Issuu on Google+

TRAS LAS HUELLAS DEL CONDE LUCANOR

La duquesa Nieves Lucía Recio, 2º B


Estaban la duquesa Nieves y su mejor amiga Rosa, a la que todo le confiaba ,en el salón; se comunicaban casi sin hablar, debido a que la duquesa era sorda, y tan solo necesitaba leerte los labios para comprender lo que le querías decir , por eso, Rosa no solía hablar en voz alta con ella. Rosa siempre la apoyaba, y estaba a su lado para oír lo que Nieves, desconfiaba que pudieran ser comentarios sobre ella; Rosa sabía lo desconfiada que puede ser una persona sorda y por ello siempre le acompañaba. Aquella tarde Nieves le confió a Rosa que su prima Valeria le había invitado a la inauguración de su nuevo negocio, pero que no pensaba ir, porque si Rosa no era invitada se sentiría sola y sospecharía de las miradas de los demás, a lo que Rosa contestó con un cuento que su abuela años atrás le contó. Érase una vez la esposa de un conde y su enorme nariz puntiaguda, ella podía oír, pero también


desconfiaba de todos los que hablaran más bajo de lo normal, y nunca tenía a nadie a su lado, excepto a su marido. Un día les llegó una invitación de un amigo del conde Víctor ,que se casaba dentro de dos semanas. Lorena que así se llamaba la condesa, tuvo que ir a regañadientes, puesto que sabía que se reirían de la montaña rusa que tenía por nariz. Cuando llegó nadie parecía mirarla pero poco a poco notó como surgían las malas miradas. Enfadada se sentó sin participar ni disfrutar de la ceremonia, y en el banquete tan solo se limitó a comer ,además de dirigirle malas contestaciones a su marido, a quien hacia culpable del mal día que estaba pasando. Para su sorpresa una mujer casi de su edad que se llamaba Victoria ,la saludó y se dirigió a ella, aunque Lorena se mostró arisca y prepotente, entonces Victoria le dijo:- ¿por qué no te integras y disfrutas de la ceremonia? A lo que Lorena contestó con un tono de desprecio:


- porque todos me miráis como a un bicho raro por mi nariz enorme y picuda ¿Os debe hacer mucha gracia, no? Entonces Victoria contestó: _sabes, todos tenemos defectos ,aunque no te miran así por eso, sino porque es un día para estar a gusto y disfrutando todos juntos, y tú destacas mucho porque estás sola y ni siquiera te has molestado en dar la enhorabuena a los novios . Lorena pensativa le dijo que sentía haber sido tan fría, pero creía que la gente siempre se reía de ella y eso te hace desconfiado; además no conocía a nadie. Victoria le observó y explicó que la comprendía y que si conocía a alguien ,la conocía a ella, entonces se fueron a bailar y a darles la enhorabuena a los novios; también Lorena sintió cómo poco a poco las miradas desaparecían y comenzaban a surgir las sonrisas. Cuando Rosa terminó el cuento le dijo a Nieves que


se divirtiera y no se mostrara a la defensiva, sino que compartiera con su prima Valeria, ese momento que para ella era tan importante. Nieves, lo comprendiĂł y le dio las gracias a su amiga que tanto le habĂ­a ayudado. Muchas veces el problema no son los demĂĄs sino uno mismo.


Tras las huellas del conde lucanor lucía reciio