Issuu on Google+

Ministerio VISION CRISTIANA RECOPILACION DEL MES DE FEBRERO/2014 Avda. Centenario Este 369 – San Luis – C. Postal (5700) – Argentina

mail: marcelodanielrodas@gmail.com www.facebook.com/ministeriovisioncristiana 1


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 01_2014 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. Romanos 6:15

EL PODER DE CRISTO SOBRE LA CARNE… Las librerías cristianas asignan grandes espacios a los libros de “autoayuda”... desgraciadamente. Sin embargo, el concepto de autoayuda está equivocado, porque la persona no puede hacer nada para mejorar su naturaleza carnal. Podemos limpiar nuestras actitudes o acciones por cierto tiempo, pero el cambio duradero sólo es posible a través del Señor Jesucristo. Cuando Su Espíritu vive en nosotros, nos convertimos en triunfantes seguidores de Dios. Es fundamental entender que Dios no nos dio la Ley para salvarnos. Sus normas, tales como los Diez Mandamientos, fueron hechas para enseñarnos lo que es el pecado y las maneras como la humanidad viola la santidad. Seguir los principios bíblicos es inevitable si queremos tener una vida que agrade a Dios, pero su obediencia no es suficiente para llevarnos al cielo. Dios hizo la Ley para conducirnos a Cristo y ser salvos; es por medio de ella que entendemos nuestra incapacidad de obedecer los mandamientos del Señor sin Su ayuda (Gá. 3:24). En la ley de Dios se halla una advertencia: la paga del pecado es la muerte. Pero Cristo es el cumplimiento de la Ley. Él tomó sobre Sí mismo nuestro pecado, y experimentó por ello la muerte. Cuando aceptamos Su sacrificio, la gracia de Dios nos cubre, y el Espíritu Santo viene a morar permanentemente en nosotros. En la Biblia, el Espíritu Santo desafía a los cristianos a rendir sus hábitos carnales y su manera de pensar, iluminando sus mentes en cuanto al significado y aplicación de las Escrituras. Por tanto, la Palabra de Dios es útil “para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Ti. 3:16). Para un creyente no existe la autoayuda. Tenemos que rendirnos a la obra y a la voluntad del Espíritu de Dios. 2


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 02_2014 Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. 1 Tesalonicenses 5:21-22

LA RAZÓN DEL QUEBRANTAMIENTO… Los humanos nacemos con la tendencia a apartarnos de Dios. Nuestra inclinación natural es agradarnos y servirnos a nosotros mismos, lo contrario a un estilo de vida que honra a Dios. Cuando nos hacemos cristianos, el Padre celestial comienza a inclinar nuestra voluntad y nuestras actitudes hacia Él, pero debemos cooperar con el Señor y someternos al proceso porque, de lo contrario, seremos de poca utilidad en el reino. El Señor quiere erradicar de nosotros cualquier actividad o forma de pensar que fomente la dependencia en algo que no sea Él mismo. Esto significa que confiar en uno mismo para tener seguridad, salvación o bienestar físico y emocional, está fuera de Su voluntad. En las áreas que nos resistamos a doblegarnos ante el Señor, Él nos quebrantará permitiendo que venga dolor a nuestras vidas. Como resultado sentiremos el impulso de volvernos a Dios. Quebrantar a una persona suena duro, pero Dios hace este trabajo con amor. Él ve el resultado más allá del dolor; seremos siervos más maduros y más fieles tras haber pasado por las pruebas. Nuestro Padre celestial nos ayuda ofreciéndonos dirección y consuelo. Al ver los beneficios que Él me ha dado a través de las pruebas, puedo darle sinceramente las gracias por todos los períodos de quebrantamiento que he experimentado (Ro. 8:28). La verdad es que todos tenemos áreas de egocentrismo que necesitan ser quebrantadas por la mano de Dios. Cuando nos examinamos interiormente con sinceridad, descubrimos hábitos y maneras de pensar pecaminosos que nuestro Padre celestial nos ayuda a ver. Así que lo único que nos queda por hacer es rendirnos a Su obra para que podamos ser siervos sabios y útiles. 3


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 03_2014 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Gálatas 5:16

EL RESULTADO DE RENDIRSE A DIOS… Pregunte a algunos cristianos si les gustaría alcanzar lo que el Señor ha planeado hacer en sus vidas, y la mayoría de ellos le dirá: “¡Sí!” Pero, para ser las personas que Él nos llama a ser, debemos rendir nuestra voluntad a la Suya. Eso significa decirle al Señor que aceptaremos todo lo que Él tenga que hacer para erradicar el egocentrismo de nuestras vidas. Nos enviará dolores y sufrimientos, porque ésa es la manera segura de captar nuestra atención. Pero, como resultado, seremos unos seguidores más sabios y más maduros. Rendir nuestra voluntad al plan de Dios hace que dejemos de ocupar el trono de nuestra vida y le permitamos al Espíritu Santo tomar ese lugar. Después que Él quita toda la basura que hay en nuestra vida, somos transformados interiormente; nuestro Espíritu sufre tres cambios importantes. Primero, empezamos a detectar cuándo está en actividad la mano de Dios. Segundo, nos vemos libres de intereses egoístas o terrenales. Tercero, entendemos y valoramos lo que significa actuar bajo el poder y la autoridad de Dios. Cuando servimos al Señor, adquirimos una confianza que no teníamos antes cuando servíamos a nuestro yo personal. Más aun, los demás verán los efectos de la obra de Dios en nosotros. Una persona llena del Espíritu Santo sabe cómo amar y cómo ser amada, cómo conservar la paz y el gozo aun en tiempos difíciles, y cómo dar a los demás una segunda oportunidad. Rendirse al Señor no es un paso fácil; necesitaremos tener valentía y paciencia, porque aprender sumisión es un proceso que dura toda la vida. Pero por lo que Dios da —una vida llena del Espíritu que atraerá a otros a Jesucristo— bien vale la pena abandonar los intereses egoístas

4


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 04_2014 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande. Génesis 15:1

EL OBEDIENTE ABRAHAM… En el Nuevo Testamento están la vida y las pruebas de Abraham. Aunque el patriarca tuvo una relación especial con Dios, su fe no era perfecta, pero a lo largo de su vida llegó a entender lo importante que es obedecer, y lo costosa que puede ser la rebeldía. Abraham aprendió a base de errores que manipular las circunstancias para tener el resultado deseado puede causar problemas. El Señor les había prometido un hijo a él y a Sara, pero la pareja seguía esperando esa bendición cuando eran ya unos ancianos. Sara, que ya tenía más de 80 años, le sugirió a Abraham que tuviera al heredero con su sierva Agar. El resultado fue: celos, discordia familiar y una feroz enemistad que persiste hasta hoy entre los descendientes de Ismael, el hijo de Agar, y de Isaac, el hijo de Sara. La obediencia nos provee lo mejor del Señor, pero eso exige también esperar en Él. Abraham era ya un anciano cuando Dios le prometió una descendencia tan numerosa como el número de las estrellas (Gn. 15:5). Pero esto no habría de cumplirse hasta que él tuviera 100 años y Sara no fuera ya capaz de concebir, lo que significaba que toda la gloria de la milagrosa concepción de Isaac le pertenecería al Señor. Adelantarse a los planes de Dios tuvo consecuencias terribles y prolongadas, pero la buena noticia es que los errores de la pareja no le impidieron a Dios llevar a cabo Su plan (Gn. 21:1-8). El Señor nos ha dado Su Palabra, para que aprendamos de los santos del pasado. La lección de la vida de Abraham es que la obediencia es esencial. Si ponemos nuestra confianza en un Dios soberano y esperamos Su tiempo perfecto, no tendremos nada que temer.

5


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 05_2014 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Génesis 22:13

EL SACRIFICIO EXIGIDO A ABRAHAM… Abraham enfrentó una de las mayores pruebas de obediencia relatadas en la Biblia: Dios le pidió que sacrificara a su hijo, Isaac. Es difícil imaginar la turbación y el dolor que debió causarle esta petición. Pero Abraham obedeció de buena gana y con rapidez. Su respuesta nos enseña importantes lecciones en cuanto a someterse a Dios. • La obediencia a menudo contradice a la lógica. Dios le había prometido a Abraham una descendencia imposible de contar, pero luego le pide que sacrifique al padre de esa descendencia. Sin embargo, Abraham confió en que Dios cumpliría Su promesa, y se dispuso a obedecer (He. 11:18, 19). • La obediencia significa dejarle las consecuencias a Dios. Abraham no tenía ni idea de cómo podría cumplirse la promesa si Isaac estaba muerto. Pero sus palabras y sus acciones indican que él creía en la soberanía divina. Cuando Abraham llevó al muchacho al monte de Moriah, dijo a sus criados: “Esperad aquí… yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros” (Gn. 22:5). No dijo: “Yo volveré”, sino que expresó que ambos regresarían. Abraham fue al lugar santo dispuesto a obedecer. Esperaba, al mismo tiempo, que el Señor preservaría, de algún modo, a Isaac, para cumplir Su promesa. Y Dios lo hizo proveyendo un carnero en lugar del muchacho (vv. 13, 14). El Señor sabe ya cómo responderán Sus hijos a las pruebas de la obediencia. Pero pone a prueba a las personas, porque Él quiere que ellas sepan hasta qué punto se le someterán. La disposición del creyente para obedecer (o desobedecer) revela el estado de su sumisión a Dios.

6


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 06_2014 Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3:8

LA PUERTA DE LA OPORTUNIDAD… La antigua ciudad de Filadelfia estaba ubicada estratégicamente en la ruta viajera que comunicaba a Roma con el oriente, lo cual la hacía un canal importante de la cultura y el idioma griego. La iglesia de ese entonces recibió una estupenda oportunidad cuando Dios dispuso que la región fuera conocida por un nuevo producto de exportación: las buenas nuevas de Jesucristo. Ésta fue una bendición para la fiel iglesia en Filadelfia. En Apocalipsis 3, Jesús se muestra conforme con las obras de la congregación, lo cual significa que ella debió haber hecho su trabajo con diligencia y bajo la dependencia del Señor. Esta iglesia también obedeció la Palabra de Dios y no negó Su nombre, a pesar de la oposición de “la sinagoga de Satanás” —la gente mundana que también habitaba en la ciudad. El Señor abre puertas, no sólo a las organizaciones misioneras y a las iglesias, sino también a los creyentes individuales. Por tanto, las oportunidades de hacer Su voluntad en cualquier área de nuestras vidas deben tomarse con seriedad, ya que las que Él brinda nos conducen siempre al camino que ha trazado para nosotros. Algunas oportunidades parecen ser demasiado buenas y otras que desafían la lógica humana. Entonces, debemos saber cómo escuchar y cómo discernir la voz de Dios, para poder estar seguros de que es Su mano la que nos está abriendo una puerta. Todos deseamos que el Señor nos dé lo mejor para nuestras vidas. Es por eso que debemos desarrollar una obediencia fiel a toda prueba, al igual que la iglesia de Filadelfia. Si le servimos con fidelidad, humildad y diligencia, Dios abrirá las puertas a mejores oportunidades. 7


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 07_2014 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Hechos 2:21

LA IGLESIA QUE EVANGELIZA… El trabajo misionero no está limitado a lugares extraños. Toda iglesia está rodeada por una comunidad de almas que necesitan al Salvador. Como seguidores de Jesús, hemos sido llamados a hacer discípulos (Mt. 28:19, 20). Por tanto, no podemos justificar el quedarnos sentados cómodamente mientras nuestras vecinos luchan en la vida sin el Señor. La iglesia local tiene que ser un faro de luz para Dios; hay cuatro principios que pueden serle de ayuda. Primero, la iglesia debe tener la visión de realizar la Gran Comisión en su comunidad. Para ser hacedores efectivos de discípulos, todos en la congregación deben estar dispuestos a trabajar juntos. Si sólo el pastor o un pequeño grupo de los miembros tienen interés, la misión no podrá tener éxito. Segundo, es necesaria la motivación correcta. A los ojos de Dios, las razones válidas para compartir el evangelio son amarle a Él, amar a la gente y tener el deseo de ser obedientes. Tercero, se deben utilizar métodos correctos. Cada comunidad y cada situación es diferente; por eso, el mismo método no funciona en todas partes. La estrategia deberá basarse en principios bíblicos, y ser dirigida por el Espíritu Santo. Cuarto, la iglesia debe acudir a la mejor fuente de energía: sólo a través del Espíritu Santo podrán los miembros estar equipados para testificar con efectividad y de manera permanente a sus vecinos. ¿Quiere usted ser parte de una iglesia que esparza el evangelio en su comunidad? Entonces, comience a orar pidiendo que tanto la congregación como el pastor tengan una visión y una carga por la comunidad, y luego involúcrese en una evangelización sensible basada en la Biblia. Sea usted la chispa que encienda un fuego en los corazones de sus hermanos cristianos.

8


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 08_2014 Alma mía, en Dios solamente reposa, Porque de él es mi esperanza. Salmo 62:5

ALIENTO EN TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS… Muchos creyentes, cuando enfrentan circunstancias difíciles o dolorosas, acuden a la Biblia en busca de dirección y consuelo. Dios ha dado a Sus hijos una seguridad que les dará aliento constante en todos los momentos de su vida: “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lm. 3:22,23). Definitivamente, el Señor es fiel. Es decir, podemos tener confianza en lo que Él es, y en que hará exactamente todo lo que dice. La Biblia nos asegura que Dios es confiable, amoroso e incapaz de equivocarse (Sal. 37:5; Ro. 5:8; Jos. 1:5). Él está tan comprometido con el bienestar del creyente, que utilizará cualquier faceta de Su carácter —Consolador, Disciplinador o Salvador— para guiar a Sus hijos con seguridad a través de las circunstancias de la vida. Las dificultades pueden hacer que algunos creyentes duden del cuidado de Dios, pero podemos confiar en Él porque el Señor lo sabe todo. Él está al tanto de la duración e intensidad de nuestra actual “circunstancia” y el propósito de ella. También usa Su conocimiento para ofrecer la mejor ayuda y el mejor apoyo posibles. Además, el Señor es todopoderoso, lo que significa que Él es más que suficiente para suplir las necesidades y cambiar las circunstancias, de acuerdo con Su plan. Asimismo, nuestro Padre celestial está en todas partes y, por tanto, también a nuestro lado en todo lo que enfrentemos. Él dice: “No te desampararé, ni te dejaré” (He. 13:5). Ponga su confianza en el Dios omnisciente, omnipotente y omnipresente, y podrá levantarse cada mañana con la seguridad de que Su fidelidad le acompañará durante todo el día.

9


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 09_2014 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10

LA SABIDURÍA NECESARIA PARA SOMETERSE A DIOS… A los creyentes les gusta hablar acerca de la manera en que Dios actúa. Decimos cómo nos ha bendecido o cómo ha intervenido en nuestro favor de maneras milagrosas. Pero la mayoría de nosotros no pensamos en alabar a Dios cuando lo que Él hace implica dolor o luchas. En realidad, preferimos negar o tratar de evadir el sufrimiento. Sin embargo, someternos bajo Su mano es mejor que vivir fuera de Su voluntad. No importa lo que enfrentemos, Dios ha prometido estar con nosotros con todo Su poder y sabiduría, y Él es fiel para cumplir todas las promesas que ha hecho. Sabemos que estamos confiando en Su fidelidad cuando podemos decir: “Señor, guárdame en esta circunstancia de mi vida hasta que hayas logrado Tu propósito en mí”. Reconocer que Su plan es el mejor, es difícil. Yo he sido cristiano durante 60 años, y todavía hay momentos en que me es difícil someterme por completo. Someterse a la obra del Señor en nuestra vida nos transformará. Es posible que las circunstancias no cambien, pero nuestra actitud reflejará paz, gozo y confianza en Jesucristo. La confianza en Dios nos protegerá de la ansiedad, porque estaremos concentrados en Él y en Sus promesas de protección y provisión. Ninguno de nosotros quiere padecer aflicciones, pero algunas veces Dios exige que suframos, porque a través de las pruebas aprendemos a tener confianza, paciencia, compasión y otros atributos que necesitamos para tener una vida agradable al Señor. Nuestros períodos de sufrimiento nos hacen parecer más a Jesucristo que cualquier otra experiencia. Ésa es una bendición que bien vale la pena compartir con otros creyentes, y con cualquiera que quiera escucharnos.

10


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 10_2014 Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! Mateo 9:27

COMO PASAR LAS TORMENTAS DE LA VIDA… Los discípulos experimentaron muchos “momentos sublimes” cuando estuvieron con Jesús: la hija del principal de la sinagoga fue resucitada; dos ciegos recuperaron la vista con el toque del Salvador; un mudo pudo hablar; y el hombre poseído de demonios fue liberado. Pero se llenaron de miedo al experimentar la tormenta de aquel día. No podían recordar las lecciones que habían aprendido sobre el poder y los propósitos de Aquél a quien seguían. Incluso la aparición de Jesús caminando sobre el agua no los tranquilizó de inmediato (Mt. 14:26). Cuando surgen los problemas, olvidamos el conocimiento que tenemos de Dios. Nos cuesta recordar las respuestas a nuestras oraciones en el pasado, la guía que nos Dios el Espíritu Santo, y las lecciones aprendidas en crisis anteriores. La mente nos da vueltas al pensar en las implicaciones futuras, y las emociones agitadas nos impiden pensar con claridad. Leer las Escrituras es clave para recordar las verdades bíblicas. Otro recurso importante es llevar un diario espiritual. Por ser un registro escrito de su peregrinación con el Señor, contendrá los hechos específicos de cómo ha actuado Dios en su vida personal. Sirve como un mapa para indicar dónde estuvo usted antes, y cómo le ha ayudado Él durante el camino. Si la prueba que enfrente ahora es nueva, puede mirar atrás para ver la naturaleza inmutable del Señor. Nosotros, los cristianos, tenemos un enemigo que quiere que quitemos la mirada de nuestro Comandante, el Señor Jesús. Frustremos, su estrategia llevando un diario que nos recuerde la manera como Jesús nos ha auxiliado y protegido cono Su divino poder.

11


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 11_2014 30¿Y

por qué nosotros peligramos a toda hora? 31Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero. 1 Corintios 15:30-31

TENER UNA VIDA DE SANTIDAD… Comamos y bebamos, porque mañana moriremos” es una filosofía presente en la cultura de hoy (v. 32).Esta actitud puede parecer muy buena al comienzo, pero lleva a la desesperanza. Cuando estén delante del Señor quienes han abrazado ese epicúreo estilo de vida, tendrán que reconocer: “No hice nada para Ti; todo lo hice para mí”. El Señor llama a los creyentes a vivir una vida diferente, de santidad. Al ser salvos, somos apartados para Dios, y ya no nos pertenecemos a nosotros mismos (1 Co. 6:19, 20). Esto no significa que soportamos una clase de existencia aburrida y mojigata. En realidad, es todo lo contrario. Tenemos verdadera libertad para experimentar una satisfacción profunda y genuina en la vida presente, más la promesa de un futuro perfecto. Sin embargo, los creyentes pueden ser desviados de una vida de santidad por las malas influencias. La iglesia de Corinto, plantada por el apóstol Pablo, tenía conceptos equivocados sobre el bautismo y la resurrección, y también una actitud complaciente de si misma. Pablo confrontó la raíz de su problema: una falta de conocimiento de Dios. Nosotros, debemos aprender a conocer a Dios para tener una vida santa delante de Él. Si buscamos tener una experiencia íntima con el Señor, nuestra fe se mantendrá sólida. El recordar Su promesa de que volverá y transformará nuestros cuerpos, nos motiva a vivir santamente. Primera de Juan 3:3 dice: “Todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro”. El hambre que domine nuestro pensamiento, ya sea de satisfacción mundana o de una vida santa, le dirá la prioridad que tiene Jesús en su vida. 12


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 12_2014 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

NUESTRO AMOROSO AMIGO… Sin embargo, no importa lo tiernas que puedan ser nuestras expresiones de afecto, el amor humano es nada comparado con el divino amor de Jesús que Él mostró al morir en la cruz para salvarnos. Jesús vivió una vida perfecta, sin pecado, y totalmente agradable a Dios. No hubo en Él ninguna injusticia que necesitara pagar (Ro. 3:23), pero nosotros sí; por tanto, hasta que el Salvador intervino, nuestro destino era la separación eterna de Dios. El Señor nos amó tanto que apartó voluntariamente Su divinidad para hacerse hombre y vivir entre aquellos cuyos corazones estaban lejos del Padre celestial. De hecho, vino a morir en favor de un mundo que le rechazó. El pasaje de hoy habla del misterio de un inocente que muere en lugar de un culpable, y surge la pregunta de quién entre nosotros estaría dispuesto a recibir voluntariamente el castigo que merecería con justicia otra persona. Quizás lo haríamos por ayudar a una persona justa, pero Jesús estuvo dispuesto a morir por el culpable. Voluntariamente se convirtió en nuestro sustituto, soportando el castigo que merecíamos. La ira de Dios se derramó sobre Él por todos nuestros pecados. El Salvador murió en la cruz para que pudiéramos ser parte de la familia de Dios y vivir con Él para siempre. Gracias al sacrificio de Jesús, nuestro estatus cambió de desconocidos a hijos de Dios, de enemigos a miembros amados, y de extraños a amigos. Ningún amor es más grande que ése. Jesús es realmente nuestro amoroso amigo.

13


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 13_2014 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. (Éxodo 33:11a).

CITAS BIBLICAS SOBRE LA AMISTAD… a) “Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero” (Éxodo 33:11a). b) “Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa” (Proverbios 27:6 NVI). c) “Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados” (Lucas 5:18-20). d)“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (Juan 15:13-15). e) “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios” (Santiago 2:23). f) “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4). Nuestra relación con Dios será de amistad si vivimos en sus estatutos y ordenanzas. A la verdad Señor tus mandamientos para nada me han sido gravosos.

14


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 14_2014 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Juan 15:14

NUESTRO MEJOR AMIGO… Jesús es el mejor amigo que tendremos siempre, porque tiene todas las cualidades que hacen de alguien un buen compañero. Él nos acepta. Jesús murió por nosotros siendo aún pecadores (Ro. 5:8) y nos ofrece salvación en nuestra condición actual. Todos nuestros pecados son perdonados desde el momento que creemos en Cristo. Además, somos adoptados en la familia de Dios y Su Espíritu viene a morar dentro de nosotros. La presencia del Espíritu Santo, como señal de que hemos sido aceptados por Dios, y el haber sido adoptados por Dios como Sus hijos, son beneficios permanentes. Él nos oye. Jesús sirve como nuestro sumo sacerdote en el cielo. Escucha nuestras oraciones, nos representa delante del Padre e intercede a nuestro favor (Ro. 8:34). Es posible que los amigos y los familiares se olviden de nosotros, pero Jesús jamás. Él nos comprende. Durante su vida en la tierra, Jesús enfrentó la misma clase de dificultades y problemas que nosotros. Sus posesiones materiales fueron pocas, y no tuvo una casa propia. Estaba sujeto a exigencias todo el tiempo, ya que la gente lo buscaba día y noche para que les ayudara. Experimentó el dolor de ser malinterpretado por aquellos a los que trató de ayudar. Además, Él puede identificarse con los que sufren dolores terribles, ya que Él sufrió una muerte agonizante en la cruz. Él nos aconseja sabiamente. Jesús envió a Su Espíritu para guiarnos a la verdad. Si meditamos en las Escrituras, recibiremos discernimiento y dirección, estímulo para perseverar y avisos para nuestra protección. Ninguna amistad satisface como la de Jesús. ¿Es Él su mejor amigo?

15


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 15_2014 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre. Filipenses 2:9

RENDICIÓN TOTAL A JESUCRISTO, “siendo en forma de Dios” (Fil. 2:16), dejó el cielo para convertirse en hombre y vivir en la tierra en total sumisión a los planes del Padre sin ninguna condición o reserva. Le dio a Dios el control absoluto de todo que hacía, sin reservarse nada, ni siquiera su vida, la cual dio en la cruz por amor a nosotros. Lo hizo porque creía la verdad de la Biblia, y porque tenía absoluta confianza en Aquél que lo había enviado. Por ejemplo, sabía que todas las cosas están bajo el soberano control de Dios, y que ninguno de Sus planes puede ser frustrado; las decisiones del Padre celestial son buenas, ya que están basadas en el amor, la misericordia y la justicia de Dios. Sus planes toman en cuenta lo que es mejor para nosotros, y Su voluntad es llevarnos al arrepentimiento, a la salvación y al crecimiento espiritual. Además, Jesús obedeció al hacer que el nombre del Padre fuera glorificado (Jn. 17:4). Debemos rendidos totalmente a la voluntad de Dios. Esto significa reconocer que Él tiene el derecho de disponer de nuestras vidas, incluyendo las finanzas, la familia, los amigos y el entretenimiento, y darle a Él el control de estas áreas. Habrá veces cuando tendremos que renunciar a algunas cosas que amamos, pero otras veces recibiremos ricas bendiciones de Su mano. Al someternos a la autoridad de Dios, proclamamos nuestra fe en Él y nuestra disposición de aceptar todo lo que Él nos mande, ya sea riquezas o pobreza, salud o enfermedad, matrimonio o soltería. La sumisión total es la única manera de vivir una vida cristiana victoriosa. Así es como glorificamos al Padre, como crecemos a la semejanza de Cristo, y como recibimos el favor del Señor.

16


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 16_2014 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará. Santiago 4:10

RENDICIÓN INCONDICIONAL… Algunas veces nos maravillan la perseverancia de algunos creyentes en la adversidad y su confianza en las promesas de Dios. Estas personas demuestran una llenura espiritual que muchos de nosotros quisiéramos tener. Rendirnos a Dios puede resultarnos difícil, porque nos gusta tener el control, lo cual ha sido el problema de la humanidad desde el comienzo. Adán y Eva, los primeros seres humanos, decidieron no hacer caso a la advertencia de Dios; trazaron su propio rumbo y esto terminó en desastre. Al igual que ellos, nosotros, muchas veces, no vemos las limitaciones de nuestra inteligencia e ignoramos la sabiduría y conocimiento de Dios. El temor es otra de las razones que nos impiden rendirnos a Dios. Quizás no nos gustará lo que Él decidirá para nosotros, pues podría pedirnos que renunciemos a algo que consideramos importante. Otro factor que hay que tomar en cuenta es cómo verán los demás nuestra decisión de rendirnos. No queremos que nos critiquen por ser “demasiado religiosos”. Otras dos razones son el egocentrismo y el orgullo: nos resistimos a Dios porque nos aferramos a nuestros sueños e ideas; preferimos ser independientes. Pero es todo lo contrario. Al darle el control a Dios nos ponemos en la posición de vivir la vida espiritual abundantemente. Experimentaremos el inmenso amor de Dios, que satisface como ninguna otra cosa. Cuando vivimos en el poder del Espíritu Santo, nuestra utilidad en el servicio al Señor crecerá al máximo. Nuestra confiada obediencia le traerá gloria a Dios, y a nosotros nos proporcionará bendiciones.

17


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 17_2014 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 1 Corintios 10:12

DAR LA BATALLA CONTRA EL PECADO… Dios determinó fronteras de protección para Sus hijos, porque Él sabe los peligros que acarrea la desobediencia, tanto para el transgresor como para los que son afectados por el pecado. Su Palabra nos advierte que no debemos ceder al pecado, sino obedecer a Jesús con una vida de abnegación, que es la vía que conduce al gozo. Pero el mundo dice lo contrario: que la satisfacción se encuentra en la adquisición de cosas, de riquezas, de posición y de amigos. Satanás susurra la mentira de que la felicidad se logra cediendo a los deseos. Su propósito de apartarnos de Dios comenzó con la tentación de Adán y Eva, a quienes Dios había dado acceso a todos los árboles del huerto, menos a uno. El primer hombre y la primera mujer se salieron de los límites puestos por el Señor, comieron del árbol prohibido y se vieron separados de Dios. Satanás utilizó la duda: “¿Con que Dios os ha dicho?”, la mentira (“No moriréis”) y el autoengaño (“Seréis como Dios”) para lograr su propósito (Gn. 3:1-4). Hizo parecer muy atractiva la rebelión contra Dios, que es la raíz de todo pecado. Sus métodos siguen siendo los mismos hoy. La única manera como podemos resistir el clamor del mundo, los susurros del Enemigo y nuestros deseos egoístas, es sumergirnos en la Palabra de Dios. Debemos centrar nuestra atención en conocer al Señor en Su plenitud, creyendo Sus promesas y obedeciendo Sus mandamientos. Sólo a través de nuestra relación con Dios podremos dar la batalla contra el pecado y mantenernos firmes. Permita que el Señor le hable hoy por medio de Su Palabras. Él tiene mucho que decirle.

18


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 18_2014 Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente. Tito 2:12

PARA VENCER EL PECADO HABITUAL… El pecado no tiene favoritos. Ataca a todos, sin importar la edad, raza o condición económica. Siempre nos tienta para que hagamos nuestra voluntad. La rebelión es dañina y atractiva, y la repetición de conductas pecaminosas lleva a más de lo mismo, hasta que las acciones se arraigan tanto que ya no podemos parar; nos esclavizan. La desobediencia comienza en nuestra mente. Una vez que la mente se involucra, la influencia se extiende a nuestra conducta, y esto avanza hasta que finalmente estamos más afianzados en ella de lo que jamás imaginamos. Todo este proceso es reforzado por el engaño. Nos decimos a nosotros mismos que lo que estamos haciendo no tiene nada de malo. Después de todo, todo el mundo se comporta igual. Las exigencias del pecado siguen aumentando; sus beneficios son sólo de corto plazo. Al final, experimentamos vacío en vez de satisfacción, dolor en vez de bienestar y pérdidas en vez de ganancias. El pecado habitual divide nuestra mente y nuestras emociones. Entonces pasamos menos tiempo cumpliendo con nuestras responsabilidades, y más satisfaciendo nuestras ansias. También nuestro interés y nuestra preocupación por los demás se reducen. Con el tiempo, los sentimientos de culpa y de haber sido engañados hacen sentir sus efectos, y llevan a deseos autodestructivos. La fe en Jesús nos libra del pecado. Por medio del Espíritu Santo tenemos el poder de rechazar los hábitos que nos controlan. Luego viene someterse a la dirección de Dios. La lucha puede ser fuerte, pero en Jesús la victoria es segura (1 Co. 15:57).

19


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 19_2014 Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:14

LAS DECISIONES QUE TOMAMOS… Como muchas personas hoy, los judíos del tiempo de Jesús creían que estaban destinados al cielo. Pensaban erradamente que las buenas obras y una fe intelectual era todo lo que Dios exigía para hacerlos miembros de Su familia. Para ayudarnos a entender cómo se puede entrar en el reino de Dios, Jesús dijo que hay dos caminos en la vida que llevan a destinos diferentes. El primero es ancho y el más transitado. Es un viaje fácil que exige poca entrega y que incluye a toda clase de filosofías. Porque casi todo es aceptable, la gente tiene la libertad de ser autoindulgente y de escoger lo que cada quien piense que es lo mejor. El camino ancho promete darnos lo que deseamos, pero al final no da nada que tenga valor eterno. Jesús dijo que el otro camino es angosto. Tiene una entrada pequeña, porque sólo hay una manera de reconciliarse con Dios: por medio de la fe en Cristo. Transitar este camino exige la entrega a Jesús y un estilo de vida de dependencia, abnegación y fe. Una vez que pertenecemos al Señor, hay requisitos para seguir en la senda de justicia: amar a Dios de todo corazón, amar al prójimo y hacer la voluntad del Señor. Los planes de Él deben estar antes que los nuestros. A diferencia de las decepciones del camino ancho, en el angosto todas las promesas de Dios se hacen realidad. Cada uno de nosotros debe elegir el camino que tomará: el ancho que terminará en la desesperación y en la separación eterna de Dios, o el angosto que lleva a la vida eterna. Si usted desea tener una relación con Dios por medio de Jesús, sólo tiene que pedirla.

20


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 20_2014 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 16:25

EL CAMINO ANGOSTO… Dios ha abierto un camino para que los pecadores sean perdonados. Poner la fe en Jesús como nuestro Salvador personal nos hace miembros de la familia de Dios y nos pone de inmediato en el camino angosto, que es sólo para Sus seguidores. Mientras transitamos este camino que nos llevará al cielo, el Espíritu Santo actúa como nuestra guía, enseñándonos lo que necesitamos saber. Por medio de Él, desarrollamos la capacidad de ver más allá de lo temporal a lo eterno. Con ojos espirituales, tendremos destellos de la majestad del Señor, entenderemos la intensidad del amor de nuestro Salvador y experimentaremos la presencia invisible y poderosa del Espíritu de Dios. Seremos testigos de la impresionante transformación de seres humanos comunes y corrientes. Nuestras mentes captarán las verdades de la Palabra de Dios y escucharemos la voz del Señor hablándonos por medio de ella. Ninguna de estas cosas es posible en el camino ancho. Pero, a pesar de estas bendiciones tan maravillosas, a veces nos apartamos de la voluntad del Señor. Nos podemos desviar por el brillo de las cosas materiales, la satisfacción temporal de nuestros desenfrenos o el deseo de ser parte de la multitud. Todo lo que esperemos encontrar fuera del plan de Dios resultará falso y transitorio. Sólo si recorremos con Cristo la senda de la santidad, encontraremos la seguridad y la felicidad que anhelamos. Si usted se está alejando de la vida cristiana, dejando que las prioridades del mundo dirijan sus pasos, necesita entonces dar marcha atrás. Jesús le llama a negarse a sí mismo y a consagrarse a Él solamente.

21


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 21_2014 LA VIDA ABUNDANTE… No serán riquezas amado/a, con certeza absoluta será la Vida Eterna, nuestra verdadera Tierra Prometida por Dios para aquellos que son sus hijos.

“Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre” (Salmo 16:11). “Pero los mansos heredarán la tierra, se recrearán con abundancia de paz” (Salmo 37:11). “Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios, el cual hizo los cielos y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay; que guarda verdad para siempre, que hace justicia a los agraviados, que da pan a los hambrientos. Jehová liberta a los cautivos; Jehová abre los ojos a los ciegos; Jehová levanta a los caídos; Jehová ama a los justos. Jehová guarda a los extranjeros; al huérfano y a la viuda sostiene, y el camino de los impíos trastorna. Reinará Jehová para siempre… Aleluya” (Salmo 146:5-10). “Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia” (Juan 1:16). “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra” (2 Corintios 9:8). “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros” (Efesios 3:20).

22


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 22_2014 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre. Salmo 16:11

EL VACÍO INTERIOR… Públicamente, la mayoría de las personas parecen felices y confiadas. Pero, por debajo de la superficie, muchas se sienten vacías. En realidad, se puede estar en medio de una gran multitud y sentirse solo. Muchos no le ven ningún significado o propósito a la vida. Y tratando de vencer el vacío, algunas personas trabajan y trabajan, otras se vuelven a las drogas o el alcohol, y otras se empeñan en tener más dinero, poder o sexo. Hay una razón que explica la sensación de vacío en la vida: Dios creó al hombre con un anhelo que sólo Él puede satisfacer. La persona no puede sentirse satisfecha hasta experimentar el amor transformador e incondicional del Señor. Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn. 10:10). Es decir, Dios desea que nos sintamos completos; esto sólo se logra por medio de una relación con Él. Sin embargo, una persona salva puede sentirse vacía. A veces es el resultado de la desobediencia; un ligero desvío en nuestro caminar con el Señor puede convertirse después en un estilo de vida. También es posible que un cristiano viva de acuerdo con la Palabra de Dios sin haber rendido totalmente sus deseos a Dios. Por ejemplo, muchos cristianos tratan de llenar su vacío con riquezas, éxitos o relaciones. Pero cuando a esas aspiraciones se les da mayor prioridad que al Señor, se convierten en una forma de idolatría. Sólo cuando buscamos a Dios por encima de todo lo demás, podemos tener una vida plena. Ore pidiendo que Él le dé su dirección para escudriñar su corazón. Confíesele cualquier pecado o idolatría, y pídale que llene su vida como sólo Él puede hacerlo.

23


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 23_2014 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. Juan 4:13-14

DEL VACÍO A UNA VIDA LLENA… Como vimos anteriormente, muchísimas personas tienen una vida vacía, que es contraria al plan de Dios. El relato sobre la mujer samaritana (Jn. 4:3-18) enseña cosas importantes en cuanto a una vida llena. • Para el Señor es importante que llenemos nuestro vacío. Los judíos no pasaban por Samaria por el gran odio que les tenían a sus habitantes. Pero Jesús, siendo judío, decidió pasar por allí porque sabía que había una samaritana infeliz que estaba lista para oír hablar del amor de Dios. • Los intentos que hacemos para lograr la felicidad muchas veces nos dejan con sentimientos de desesperanza. La mujer del pozo había estado casada cinco veces, pero todos sus matrimonios habían fracasado. Sea que sus problemas fueran o no por su culpa, no tenía el amor que había buscado. • El Señor conoce nuestro dolor. Cuando la mujer reconoció que en esos momentos no tenía un esposo, Jesús le reveló que Él ya sabía que no estaba casada con el hombre que vivía. Al demostrarle que conocía su infelicidad y su anhelo de llenura, el Señor la ayudó a reconocer su necesidad de un Salvador. • Jesús puede satisfacer nuestros anhelos. Después que la samaritana entendió qué cosa le estaba faltando, Jesús le dijo cómo tener una vida de llenura: “Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás” (Jn. 4:13, 14). ¿Se ha sentido usted alguna vez como la mujer samaritana, insatisfecho(a) con la vida, y con sed de amor y de ser llenado(a)? Ríndase a Dios y permita que Su amor fluya a través de usted. Sólo así tendrá una vida abundante.

24


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 24_2014 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 1 Tesalonicenses 4:13-18

LA ESPERANZA DEL REGRESO DE JESÚS… A lo largo de toda la historia, la gente ha discutido qué sucederá después de la muerte. Pero la Palabra de Dios dice muchas realidades sobre la vida después de la muerte. En el pasaje de hoy, Pablo explica lo que les sucederá, después del regreso de Cristo, a los creyentes muertos y a los que estén viviendo todavía. Primero, Jesús descenderá del cielo de una manera muy parecida a Su ascensión (Hch. 1:11). Después, Dios resucitará los cuerpos de los creyentes que hayan muerto. (Por supuesto, sabemos por 2 Co. 5:8 que sus espíritus habrán estado con Jesús desde el momento de su muerte física). Luego, los cristianos que sigan estando vivos serán transformados; ascenderán para recibir a Jesús en el aire, y morarán con Él para siempre. Aunque debemos esforzarnos por glorificar a Dios en cada momento, mientras estemos vivos es importante estar conscientes de los acontecimientos futuros. La razón está en 1 Ts. 4:13b: “para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza”. En efecto, según el v. 18, debemos alentarnos unos a otros sabiendo lo que sucederá cuando Jesús regrese. Por saber lo que se sufre en esta vida por las tragedias, la muerte, el temor y la enfermedad, Dios les da a los cristianos un atisbo del maravilloso futuro que les tiene reservado. ¡Qué Dios tan amoroso tenemos! Él comprende nuestros dolores y nos da esperanza, consuelo y fortaleza para soportar las aflicciones de la vida. Lea de nuevo el pasaje, pero esta vez cambiando las palabras “de los que mueren” por el nombre de un cristiano que esté muerto y que usted haya amado, y deléitese en la esperanza que Dios nos ha dado.

25


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 25_2014 Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Hechos 1:11 (b)

EL REGRESO DEL SEÑOR… Las películas pueden ser tan fascinantes y absorbentes que somos fácilmente “transportados”, hasta que los créditos al final de ellas nos traen de nuevo a la vida real. Pero más maravilloso que cualquier película será lo que los cristianos experimentarán cuando se produzca el regreso de Jesús. • Lo que oiremos: Jesús “con voz de mando descenderá del cielo” (1 Ts. 4:16). Quizás dirá algo parecido a las palabras que pronunció cuando resucitó a Lázaro: “¡Ven fuera!” (Jn. 11:43). También se oirán la voz del arcángel Miguel – el líder de las huestes celestiales– y el sonido de una trompeta celestial, llamando a los santos a congregarse. • Lo que veremos: El Señor descenderá del cielo (Hch. 1:11), para ser recibido en el aire por los santos muertos que resucitarán, y luego, poco después, por los creyentes que están vivos. • Lo que se sentiremos: Aunque es imposible saber exactamente cómo será la experiencia, podemos esperar que será grandiosa. Físicamente, seremos transformados: a diferencia de nuestro cuerpo actual, nuestra nueva forma no será susceptible al dolor, al pecado, a la enfermedad o a la muerte. En un instante, estaremos ante la presencia de nuestro Padre celestial, para permanecer con Él por toda la eternidad. Es fácil desanimarse por el materialismo, el egoísmo y la desmoralización de este mundo. Pero podemos tomar ánimo recordándonos unos a otros, y también a nosotros mismos, el regreso del Señor (1 Ts. 4:18). Por tanto, cuando las dificultades le agobien, piense en este maravilloso acontecimiento que habrá en su futuro. ¡Lo mejor está aún por llegar!.

26


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 26_2014 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Josué 1:9

LA FIRMEZA DE CARÁCTER DE JOSUÉ… De vez en cuando, todos enfrentamos decisiones importantes. Como creyentes, debemos encarar esos momentos decisivos con el deseo de obedecer la voluntad del Señor. El líder hebreo Josué nos ofrece un ejemplo a seguir. Dios le dio a Josué instrucciones claras que, desde el punto de vista humano, no tenían ninguna lógica: le dijo al líder que hiciera marchar a sus hombres alrededor de la ciudad durante siete días. Muchos de nosotros habríamos puesto en duda ese plan de batalla. Pero Josué se había propuesto a llevar a cabo las instrucciones del Señor, y rehusó reconsiderar esa decisión tras recibir (literalmente) la orden de movilización. Siguió las directrices al pie de la letra, y gracias a su obediencia Dios dio la victoria a los israelitas. Lamentablemente, muchos cristianos hoy estamos menos dispuestos a obedecer. A pesar de que las instrucciones de Dios tienen sentido, la presión interna puede hacernos cuestionar lo que debemos hacer. A veces, no confiamos lo suficiente en el Señor para dar un gran paso de fe. Pero debemos entender esto: cuando buscamos hacer la voluntad de Dios, andar en Sus caminos y obedecer lo que creemos que está diciendo, Él nos da Su gracia para nuestro bien (Ro. 8:28). La presión externa puede también impedir que recibamos lo mejor que Dios tiene para nosotros. Si decidimos obedecerle, enfrentaremos desprecios y críticas, pero debemos buscar agradar al Señor, aunque eso signifique desagradar a otros. ¿Qué decisiones está usted enfrentado? Pídale sabiduría y dirección a Dios, confiese cualquier desobediencia y esté listo para obedecer.

27


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 27_2014 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Mateo 14:22-33

CUANDO SURGEN LA TORMENTAS DE LA VIDA… Las tormentas son inevitables. En la naturaleza, las grandes tempestades dejan tras de sí un paisaje cambiado. En nuestras vidas, las circunstancias difíciles pueden obligarnos a un cambio de dirección. Cuando surgen las dificultades, le dice usted al Señor: “Si estoy haciendo lo que me pediste, ¿por qué me está sucediendo esto?” Ese razonamiento da por sentado que estar en el centro de la voluntad de Dios nos exime de problemas. En Mateo 14 vemos que Jesús dijo a Sus discípulos que entraran en la barca y se fueran al otro lado del mar. Mientras le obedecían, se desarrolló una gran tempestad con grandes olas. La verdad es, que las tormentas pueden surgir aun cuando estemos donde Dios quiere que estemos (Jun. 16:33). Otra pregunta que hacemos es: “Padre, ¿qué he hecho mal?” Muchos de nosotros asumimos automáticamente que somos gran parte del problema. Dios usa las pruebas para corregirnos, pero no todas las situaciones son el resultado de nuestros errores. Dios puede utilizar los problemas para perfeccionarnos, es decir, para hacernos madurar y desarrollarnos a semejanza de Cristo. Así sucedió con los discípulos. Jesús sabía lo que les esperaba, y deseaba convertirlos en vasos adecuados para el trabajo que los había llamado a hacer. Los duros vientos crearon un ambiente que los llevó a aprender lecciones fundamentales para su futuro ministerio. Dios utiliza diferentes maneras para capacitarnos y equiparnos, porque Él quiere que nos convirtamos en siervos fuertes y poderosos del Señor Jesucristo. Tenemos que entender que a un hijo de Dios no le puede suceder nada, a menos que Él lo permita.

28


DEVOCIONAL DIARIO – MINISTERIO VISION CRISTIANA FEBRERO 28_2014 28No

os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. Juan 5:28-29

EL CUERPO DE RESURRECCIÓN… La invariable oposición del apóstol Pablo a la herejía que había en la iglesia de Corinto, contiene tres partes. Primero vimos la irremediable condición que resulta inevitable para el creyente que niega la resurrección: la vida tiene poco significado si la muerte es, en verdad, el fin. La segunda lección es que los creyentes son participantes de la resurrección, del retorno y del reino de Cristo. Por último, dirigiremos nuestra atención a la manera que Dios quiere que las personas respondan cuando oigan decir que Jesús murió y resucitó. El Señor quiere que toda persona sea salva (2 P. 3:9). Después de morir, quienes decidieron no creer en Cristo y la resurrección, no se convertirán de inmediato en cenizas mientras los cristianos se dirigen al cielo; todas las almas están sujetas al toque de la final trompeta. Los cuerpos de los incrédulos también resucitarán de la tumba un día; estarán delante de Dios para enfrentar el juicio, serán condenados por su incredulidad, y enviados después al tormento eterno (Dn. 12:2). Algunos niegan la resurrección ignorando el futuro día de rendir cuentas. Dicen: “Un Dios de amor no mandará a nadie al infierno”. No, el Señor no condena a las personas al tormento eterno, sino que trabaja sin descanso para atraer su atención a Él y hacer que abandonen el camino de la destrucción eterna. Los incrédulos se condenan a si mismos al rechazar el regalo de la salvación del Señor. Los creyentes, que sí aceptan el regalo de Cristo, experimentarán una eternidad muy diferente. La resurrección es la promesa de una nueva vida; nuestros cuerpos serán renovados, y disfrutaremos de la presencia continua del Dios santo.

29


Devocional MVC - febrero 2014