Page 1


MIRA que HABLA magazine Edición Manuel J. Esto

Producción Manuel J. Esteo

Publicación marzo - abril 2014 año I - nº 2 www.josesteo.es


Editorial

Cuando en el s. XIX irrumpió la fotografía, y luego el cine, parecía que nuevas artes surgían como de la mente de los científicos para que abrieran nuevas posibilidades a los artistas con las nuevas tecnologías. En el siglo XXI, en la era digital, esas imágenes se trasforman bits a bits para dar lugar a nuevas obras de arte hasta el punto que no se sabe donde termina la técnica (informática) y donde empieza el arte (el talento personal). Lo cierto es que sea con un pincel o con un ratón, siempre es lo mismo. El artista busca crear algo nuevo y bello. Pero esa búsqueda no es más que la búsqueda ancestral, bien de Dios, bien de ser como Dios. Si buscamos crear algo nuevo y bello, buscamos ser como Dios, el único creador de la creación más bella y perfecta que hay. La tentación de la serpiente en La Biblia “si coméis del fruto del árbol del bien y del mal seréis como Dios” está presente en la mente del artista, y es el acicate que le hace levantarse y empezar una y otra vez la obra que no terminó, la obra que tiene en la cabeza pero no termina de materializarla. Sin embargo, la búsqueda de crear algo bello y perfecto, más que buscar ser cómo Dios, ¿no será la búsqueda del mismo Dios creador? El arte y la religión siempre ha estado muy entrelazados, y no existe ninguna religión que no haga artísticos los objetos o lugares que dan culto a Dios. Desde que el hombre es hombre, siempre ha habido un afán por algo sublime que le trascienda, que le haga eterno, como las obras de arte han hecho eternos a los artistas que las han creado.


Esta inquietud se encuentra presente en todos aquellos que sufren dolores de parto hasta que no dan a la luz la obra de arte que han imaginado, que primero tienen en el pensamiento, y luego la expresan con los medios materiales que hayan elegido: mármoles, óleos, píxeles, etc. Buscar a Dios o ser cómo Dios es lo único importante, es la tarea por la que vale la pena empezar y recomenzar una obra que no sabemos si llegará ser algo bello y duradero, o bien será una copia más o menos afortunada de algo que lleva hecho desde hace mucho tiempo. Estas páginas que publicamos ahora tratan que reflejar un proceso que no siempre termina en una obra de arte, que en la mayoría de las ocasiones serán creaciones que se miran deprisa y no dejan poso. Creaciones que no pasarán a la historia y que no serán más que un puñado de bits en el universo de internet. Pero es ese esfuerzo creativo lo que nos hace pareceremos más a Dios,a ser como Dios, no porque los resultados se parezcan a los Suyos, sino porque cuando estamos inmersos en un proceso creativo somos nosotros los que nos transformamos en una obra de arte única e irrepetible Renunciar a crear es renunciar a ser como Dios y es renunciar a ser personas.


No vivos


Naturales


1/160 seg. en f / 22 - ISO 400 - 19 mm


1/1250 seg. en f / 4,5 Casa de campo en l


5 - ISO 400 - 32 mm la Sierra de Cazorla


Monocromรกticas


Viajando


1/125 seg. en f / 22 con 25 mm El sol sostendi por una ca単a


Profile for Manuel J. Esteo Pérez

Mira que habla  

Magazine bimensual de fotografía, imágenes y opinión

Mira que habla  

Magazine bimensual de fotografía, imágenes y opinión