Issuu on Google+

Un viaje que nos cambi贸 la vida ManSua

Manrique Su谩rez Aguilar Fot贸grafo

PRIMERA PARTE

Gente de Nuestra Tierra


Un viaje que nos cambió la vida 2010

Presentación Ver pasar el tiempo con la esperanza que de alguna manera nos transporte, al observador y a mí, a otro tiempo y a otro espacio encerrado en las imágenes y que perciban ahí todo aquello que a mí, se me escapo

Primera PARTE Gente de nuestra tierra Versión Libro Digital

ManSua

Manrique Suárez Aguilar Fotógrafo

Costa Rica


Por nuestros hijos que siempre estarán con nosotros, por Lena nuestra gota de rocío y por Kyke por ser luz.

Todas las imágenes están protegidas por la ley de propiedad intelectual reservando todos los derechos a su autor Manrique Suárez Aguilar (ManSua), se prohíbe todo tipo de reproducción total o parcial utilizando cualquier medio.


El tiempo implacable y maravilloso se hace cargo para que todo en nuestras vidas inicie y termine. Empezamos un viaje en el 2004 y este nos ha cambiado la vida, hemos compartido vivencias con quienes inician y terminan su camino, hemos aceptado lo que nuestra naturaleza nos regala con solo prestarle atenciĂłn y de una forma casi mĂĄgica nos convertimos en estudiantes de lo que nos da la vida. Cada paso nos ha mostrado nuestra nueva verdad, el camino que hemos recorrido nos ha cambiado para siempre, y hoy vemos el mundo desde otra perspectiva, lo vemos con otros ojos, hoy interpretamos nuestro mundo de una forma diferente, hoy reconocemos el mundo y a su gente y con todo esto continuamos nuestro camino renaciendo como personas nuevas que se dirigen hacia su horizonte. AquĂ­ ManSua.


Gente de nuestra tierra Nosotros los Ticos... Los que vivimos en las ciudades nos hacemos cada vez mĂĄs parecidos, hablamos igual, actuamos igual, le tememos a la mismo y tenemos un sin fin de coincidencias... y con esto de la globalizaciĂłn nos perdemos en sola identidad que no siempre es tica. Fuera de las ciudades y no muy lejos empezamos a encontrar los ticos que no se han globalizado aun, son los herederos de nuestra cultura, son los ticos que guardan lo autĂŠntico de nuestro ser.


Estos chicos, muy orgullosos y corrongos, me los he encontrado en un desfile en San JosĂŠ, un 15 de setiembre los ha vestido con sus mejores galas y nos han regalado esta escena maravillosa.


“Mil razones hay, que te hacen vibrar. Siente, vive ya. Dejalo actuar� Eolian


Las ferias del Agricultor son un crisol de color y cultura, donde se junta sin prestar atenci贸n el humilde con el rico, el ladr贸n con los emprendedores, la se帽ora casada bien con el viejo verde, el pol铆tico de turno y un monton de almas, que entre los millones de colores, olores y texturas se disputan llevar a casa el producto del trabajo tesonero de nuestros agricultores.


Dar gracias, pedir y pagar favores son algunas de las millones de razones por las que nuestra gente se acerca a la Negrita.


El es Gato, Boyero, Campesino, Santaneño y heredero de una buena vida tesonera, honrada y por encima de todo, “TICA”


Estas chicas y el chico son los niテアos que han adornado la boda de algunos de sus familiares. En la iglesia de la Virgen de los テ]geles en Cartago se han casado un pareja feliz un dテュa que me encontraba sin un plan definido y mi cテ。mara a mi lado. Al final hasta les he aplaudido pidiendo por su bienestar en su futura vida.


Un día de febrero muy de mañana en una playa cualquiera de Guanacaste


La gota de rocío (Silvio Rodríguez)

La gota de rocío del cielo se cayó y en ella el amor mío la carita se lavó. Pero era tan temprano que no salía el sol y se helaron las manos y mejillas de mi amor. Creí que las estrellas la iban a buscar y que en su cara bella se ponían a jugar. Me dijo:” tengo frío, acércame calor” y fui con tanto brío que encendí su corazón. Y mientras la besaba me dijo en un temblor: “esto es lo que faltaba para que saliera el sol” !Oh! gota de rocío no dejes de caer para que el amor mío siempre me quiera tener.


Años (Pablo Milanés)

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo, como ayer. En cada conversación, cada beso, cada abrazo, se impone siempre un pedazo de razón. Pasan los años, y cómo cambia lo que yo siento; lo que ayer era amor se va volviendo otro sentimiento. Porque años atrás tomar tu mano, robarte un beso, sin forzar un momento formaban parte de una verdad. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo, como ayer. En cada conversación, cada beso, cada abrazo, se impone siempre un pedazo de temor. Vamos viviendo, viendo las horas, que van muriendo, las viejas discusiones se van perdiendo entre las razones. A todo dices que sí, a nada digo que no, para poder construir la tremenda armonía, que pone viejos, los corazones. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo, como ayer. En cada conversación, cada beso, cada abrazo, se impone siempre un pedazo de razón.


Un mensaje dicho tan solo con las formas, un mensaje en silencio... Pasa Calles del Festival de la Luz 2008


Desde hace dos años vengo conocido un chico, con quien no he podido hablar ni he podido verle, ha sido por los ojos de papá y mamá que lo he visto y escuchado, y el, este amable caballerito me ha enseñado que hay mucha gente a la cual debemos de apreciar como a nosotros mismos, sin importar su forma de vestir, su trabajo, o mi forma distorsionada de ver a la gente. A ese chico del mejor corazón, Ale amigo mío gracias...


Puro Tiquisia


Una fotografĂ­a es un instante para siempre, detenemos el tiempo y podemos observarlo una y otra vez regresando en el tiempo. Por lo que significa para mi la fotografĂ­a, quiero dar la gracias por la sonrisa, por la pose, por el ignorarme y hasta por regaĂąarme al hacer todas las fotos que presento con personas, a todos ellos y ellas les damos nuestro agradecimiento, ha sido una experiencia muy enriquecedora, una vivencia que serĂĄ parte de nosotros y se ira conmigo para siempre.


Gracias a la vida (Violeta Parra)

Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me ha dado la marcha de mis pies cansados; con ellos anduve ciudades y charcos, playas y desiertos, monta単as y llanos, y la casa tuya, tu calle y tu patio.


Como en todos los viajes han faltado lugares a los cuales no hemos logrado llegar, hemos estado cerca pero el dueño del destino no quiso que viéramos el paisaje, el dueño del clima y la luz no llegaron el día y hora en que estuvimos listos o aquella persona a la cual retratamos no logramos dibujar con luz lo que reflejavan en aquel momento... Recordamos las imágenes que no logramos hacer con la cámara compañera de nuestro viaje, pero sí con nuestro espíritu, esas que nos acompañan talvez a lo lejos o talvez de cerca de cosas que nos conmovieron y no quedaron plasmadas en una imagen que les podamos mostrar. El viaje continua hasta que encontremos nuestro horizonte, continuaremos observado lo que nos traiga la vida y disfrutando de cada momento haciendo imégenes que podemos compartir con todos. El viaje continúa. Aquí ManSua


Gentes de nuestra tierra Costa Rica de un viaje que nos cambió la vida