Page 1

Suplemento Mensual del Sem anario Universidad http://malacrianza.wordpress.com

Para mandar algún aporte o comentario escriba a:

crianzamala@gmail.com

a Edición setiembre 2010 - Octav

Sin mordaza D esde que yo tenía 6 años quise estudiar en la UCR.

s a z n a i r c a l a m s a l , R C U La s a t e l c n a h c y las Daniela Muñoz l.com danielavms@gmai

Me enamoré de la U durante mi primera visita a la ciudad universitaria. Me llevaron primero a clases de natación y más tarde de judo, y ya nunca me pude ir. No sabía qué carrera quería estudiar, pero sabía que quería ser una de aquellas personas que tomaban la periférica en el centro de Guadalupe, cargadas de libros y sueños. Me gradué del colegio y entré a la Escuela de Comunicación. Un par de años más tarde supe que el vínculo entre esa casa de enseñanza y yo no iba a terminarse cuando me graduara, que para mí ser “universitaria” no era algo temporal. Ahora soy empleada, estudiante y activista universitaria. En mi caso, no sólo pasé por la Universidad; la Universidad pasó por mí. Fue en la Universidad que empecé a aspirar un mundo más justo y equitativo, un desarrollo sostenible y humano. Fue ahí que empecé a ejercer mi capacidad crítica con la cabeza y no sólo con el hígado. Es precisamente por eso que yo, como muchas otras y otros: estudiantes, trabajadores y colaboradores de este medio, salimos a las calles hace unos días a pedir el presupuesto que nuestra alma máter necesita para continuar formando profesionales críticos y responsables. Es irónico pensar que el Gobierno afirme que no hay dinero para aumentar la inversión en educación superior pública, cuando los diputados recién estrenando curules trataron de aumentarse el

La Malayerba E n Costa Rica, sufrir escasez de agua potable es una posibilidad no muy lejana, actualmente ni siquiera se ha cuestionado mucho que se venda a precios absurdos en botellitas este recurso, que ha pasado en pocos años a estar en riesgo principalmente por la acelerada contaminación ambiental que vive el país. En el mundo, para muchas corporaciones la venta de agua será en poco tiempo un excelente negocio. Aunque parece desmedido para alguna gente ver el asunto como un tema centralmente político es imposible imaginar que los problemas de contaminación y agotamiento de los recursos se puedan arreglar con cerrar bien la llave o ahorrar unas pocas gotas porque duramos menos tiempo en la ducha. Ello a pesar de que grandes compañías en complicidad con los gobiernos nacionales y locales utilizan los ríos y suelos como directos depósitos de sus residuos. Por ejemplo, existen casos como los de las urbanizaciones y transnacionales de la

a u g a l e d a r r La gue zó

ya comen

Carlos Murcia cjmurcia@gmail.com agricultura química extensiva, que solamente reciben nera (con varias críticas que en otro momento sería de los entes encargados de velar por el respeto a las interesante discutir) y existen suficientes datos conleyes ambientales, recomendaciones mínimas simples cretos e investigaciones en varias de las instituciones de cómo hacer para que sus proyectos sean viables y que no dejan dudas, por ejemplo desde hace varios así mejorar sus ganancias y maquillar sus altos nive- años el monitoreo y registros de las condiciones físiles de explotación de los recursos y contaminación co-químicas y microbiológicas del agua en manos del del medio. Ya son más que notables los graves daños Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillacausados por la expansión turística y el monocultivo dos demuestran que los tratamientos aplicados son suficientes tanto en áreas urbanas como rurales, para de la piña en las últimas dos décadas. La principal contradicción a vencer en este tema no depender de inversión privada que nos “asegure” hoy, posiblemente, sea rechazar que el agua se con- un cien por ciento (cosa científicamente discutible) vierta en un simple bien comercial y que su distribu- de agua potable. La trayectoria del gobierno en los últimos años ha ción, acceso y derecho sean reguladas por el mercado, porque ya en mayor o menor grado, esto ha ocurrido sido en dirección a la privatización y recorte de condiciones sociales en importante medida favorables a en otros países. El abastecimiento público del recurso hídrico en la mayoría de la población, haciendo no muy lejano nuestro país hasta ahora ha funcionado de buena ma- un escenario donde la escasez de recursos naturales y

salario en un 80% (que habría representado un gasto de ¢102,6 millones por mes). En tiempos de crisis, el Gobierno planea recortar la inversión en educación, pero no en privilegios para las clases dominantes. Tampoco se piensa en aumentar impuestos a las transnacionales o disminuir los subsidios estatales que estas empresas disfrutan. En la comunidad universitaria hemos estudiado las condiciones actuales del país y las necesidades de la educación costarricense, es por eso que exigimos al Poder Ejecutivo cumplir con su deber constitucional de financiar el desarrollo de la educación superior pública. Permitir que las universidades reciban menos que un 11% de aumento en el FEES (13% sería aún mejor) es inadmisible pues significaría estancar el proceso de formación de profesionales integrales en Costa Rica y, por lo tanto, el desarrollo del país. Permitir que el presupuesto se otorgue bajo condicionamientos de apoyo a planes estatales o con empréstitos millonarios que luego se pagarán (con intereses) con dinero de los contribuyentes es igualmente inadmisible. Las universidades no son la panacea social; pero la autonomía y libertad que se vive en su interior permite la formación de gente crítica, luchadora y comprometida con un futuro mejor para este país. La universidad pública por sí sola no va a cambiar el mundo, pero ha sido piedra en el zapato de gobiernos (aquí y en todo lado) autoritarios y antipopulares. Desde los espacios universitarios se han combatido las medidas que no benefician al pueblo y se ha abogado por justicia y equidad. Tal vez sea por eso que en los grandes medios de comunicación nos tratan de chancletudos, de malcriados, de rebeldes. Tal vez sea que no entienden que las y los universitarios somos orgullosamente diferentes, o tal vez simplemente es que no les sirve que lo seamos. condiciones de vida básicas para todo ser humano pronto puedan ser reguladas en su globalidad a partir del mercado y sus santísimos mecanismos de oferta y demanda. Es difícil esperar que todo dependa de mejores marcos legales y administrativos, pues en Costa Rica el sistema en su conjunto posee serias irregularidades; sin embargo, en ese sentido la prioridad es prever que se desencadenen situaciones más graves, como daños irreversibles en acuíferos y zonas de conservación, todo por dar luz verde (ya sea por corrupción o ineficiencia) a proyectos e inversiones de gran magnitud con altos riesgos potenciales; y por otra parte, detener la expansión pobremente planificada de la ciudad. Las alternativas de solución a este gran problema dependerán fundamentalmente de la organización crítica de las personas que quieran hacer algo y las decisiones y acciones que esto involucre, es ocioso decir que cada quien debe poner de su parte, la atención debe dirigirse a denunciar y detener esas políticas de extracción mercantil neoliberal, hasta ahora históricamente insostenibles en el tiempo y que siempre sobrepasan los límites que sustentan el uso racional de los recursos.


Devoracine

La Isla des las Flore Angela Alarcón om 12397kuis@gmail.c

H e aquí que en el asiento de una clase fría y de profesor moreno me acuerdo de un do-

cumental tragicómico que mi recientemente rejuvenecido amigo Carlos me recomendó una vez. La Isla de las Flores resulta ser no solo el nombre de este brevísimo documental (cercano a los 12 minutos de duración), sino también un lugar en Porto Alegre demasiado pintoresco (por decir alguna estupidez) para ser llamado así. Con una lógica algo así como de silogismo elemental, el narrador pasa de un lugar a otro hasta mostrar la situación deplorable a la que son llevados, en orden y con reloj en mano, un grupo de seres humanos, habitantes de la Isla de la Flores, que, al parecer, según el criterio de otros seres humanos, son menos trascendentales que la alimentación de un cerdo, literalmente. El resultado del proceso descrito en La Isla de las Flores es tan inverosímil y ridículo que el tono a ser contado es de iguales características, con un tinte narrativo entrecomilladamente objetivo, de observación, casi como si se grabaran animales salvajes o se diera una lección de primaria. No es de misticismo en las cadenas de situaciones inverosímiles entre personas, ni de un efecto mariposa inesperado e impronosticable de lo que se habla aquí, muy para el pesar de la humanidad. Se trata de una ejemplificación apenas, tan miserable como quién sabe qué condición humana que habita (cuánto reciclaje!) a punta de casas de cartón, tan diferente su miseria a la de los que la alimentan. Pero no es esta una columna con moraleja, ni la necesita el documental tampoco. Lo pienso mejor como un reto para imaginar un producto comunicativo muevepisos, y un reto también para no ser alguien peor. Recurra al youtube, a ver qué le parece.

La casetera

Textoso

Esteban Mora ail.com estebanmoraa@gm

E l arte por el arte, la industria cultural, la música comercial, no dejan de ser arte. Un mae que se llama-

ba Bertolt Brecht catalogaba a las culturas dominantes como formalistas (incluida la industria cultural “revolucionaria” del stalinismo soviético), y proponía que estos formalismos oficiales no lo son por estar vacíos de contenido, sino por tenerlo, y tal vez demasiado: precisamente porque no hay algo mecánicamente monstruoso en la música comercial, es su monopolio sobre la producción cultural el que resulta represivo (en un sentido amplio del término). Por eso, el entretenimiento tampoco es monopolio absoluto de alguna industria de la cultura. Los experimentos “vanguardistas” o independientes, naciendo del hastío con el siempre-lo-mismo, no pueden dejar de ser un entretenimiento. “Placer” o “deseo” o “diversión” o “entretenimiento”, no dejan de ser ninguna de estas cosas (incluso el arte que revele cosas horrendas, da placer por lo que no se quiere decir o escuchar, como la comedia, incluso la infantil: caídas, golpes y patadas tan llenas de vida). El placer de Britney Spears o el placer de Schoenberg son el mismo placer. Pero ni saben igual, ni son iguales dentro del juego económico (acordémonos que los juegos son una forma bruta de poder). Las músicas que les llaman “de masas” son decididas por juntas (corporativas, estatales) ultra-minoritarias, la música independiente sigue siendo toda una gran comunidad de productores y consumidores; todo un juego de clases: decir que hay distintas músicas con distintas posiciones en la circulación cultural, es como decir que hay distintos circuitos de difusión y medios de producción desiguales; una contracultura no se opone a una industria del entretenimiento por dejar de tener una producción-difusión-consumo, sino por romperle

sus formas típicas. Es como cuando Michael Azerrad habla de la música independiente (“hardcore punk”, “no-wave”, “post-punk”, “grunge”, etc): donde hay un circuito hay una escena, y donde hay una escena hay una comunidad. En la práctica todo movimiento musical independiente (no necesariamente tienen que sentarse en un escritorio y decir “sí, somos un mo-

Devoracine

a d a t s u s A a La Tet William Eduarte willaseb@racsa.co.cr

N o es la violencia, el terror o las armas los que causan un daño permanente después de una gue-

experimentar las consecuencias del pasado con los mismos miedos y creencias de Fausta. Es este uno de sus más grandes logros, ya que la victimización que podría encontrarse en estas circunstancias es más bien un viaje, el viaje de Fausta por sobreponerse a ellos y vencerlos. Técnicamente la película es impecable; eso si es un tipo de cine de difícil digestión. Planos secuencia largos, pocos diálogos entre el español y el quechua, y una narración minimalista la hacen por momentos un poco lenta y densa. Sin embargo, logra escenas magistralmente logradas, con una poética intensa y profunda. Nada extrañamos del realismo mágico: nuestra región ya cuenta con historias sorprendentemente fuertes. Historias que sin la necesidad de caer en el lugar común al cual nos tiene acostumbrados la visión extranjera latinoamericana (los pobres, los indios, los atrasados) gritan por profundizar en el alma de cada nación y cada poblado de la extensa patria hispanoamericana.

rra. No son los soldados, ni las bombas o los asesinatos. Es esa instauración permanente de pánico y claustrofobia que obliga a los sobrevivientes a cargar con un miedo perpetuo; ese tumor tan difícil de tratar que extiende sus raíces sobre todo. Fausta es una hija de ese trauma. Hija de una época en que en los Andes peruanos fueron el epicentro del conflicto armado entre el ejército y la guerrilla de Sendero Luminoso. Hija de los pueblos que vivieron este trance sufriendo todas las consecuencias posibles, inclusive la invención de la enfermedad que da nombre al largometraje y sufre la protagonista. La teta asustada es una superstición que explica el carácter asustadizo y frágil de Fausta, quien heredó el sufrimiento y el dolor de sus padres a través de la leche materna. Si bien la película se centra años después de estos acontecimientos, su directora Claudia Llosa nos deja 1 de setiembre

vimiento”, para serlo) es una contra-estructura de facto, una comunidad más o menos pequeña, más o menos grande, de contra-institucionalidad. No se diferencian por ser solo románticamente directas (que sí lo son, también, por eso traía el escritorio), sino por ser una verdadera apropiación cultural, una verdadera socialización de la producción. Para existir, el situacionismo también necesita circular entre la sociedad. Es como Goodbye Lenin, cuando el hijo pregunta por los pepinillos en el nuevo supermercado capitalista: no hay; una escena que aunque no sea físicamente violenta (la pobreza puede ser silenciosa y quieta); aunque no sea un policía y un individuo dándose de pichazos en la calle o algo por el estilo; aunque fuera una mayoría que no puede ni oler algún producto cultural; eso ya es lo que un alemán que no es Brecht llamaba ‘lucha de clases’ (así de amplio nacía el concepto, por lo menos, pero pasa que lo no-actual se desecha por cronología, y no por la relación que propone). Como ni la vida ni los humanos funcionan como la(s) moral(es), la satisfacción de las necesidades (arte incluido) en una sociedad (aún en algún futuro paradisíaco, si se quiere semejante utopía inhumana) parece que está atravesada, maliciosamente, por una inacabable disputa de apropiaciones múltiples; un extraño derecho desigual (!). Como dice Talking Heads: en el cielo nunca pasa nada. Una vez en una pizarra quedó escrita una lista cronológica: impresionismo, cubismo, futurismo, dada, surrealismo, bauhaus, fluxus, etc (o sus desordenados correlatos musicales: “modernismo”, “dodecafonismo”, “música concreta”, “serialismo”, “minimalismo”, “palabra hablada”, etc). Cada uno de estos, a su manera, se convirtió en la moda reificada para la siguiente (excepto el dada, dicen). El momento en que explotaban dentro de alguna industria cultural (sea el Gran Salón de París, sea MTV), era el momento exacto de su absorción por el capital; efectivamente no se trata de dos opuestos exactos, pero efectivamente sigue siendo nuestra contradicción común. Siendo realmente pesimista, esto hace que todo movimiento típicamente experimental sea algo así como un fracaso redondo. Siendo escéptico, es un círculo vicioso (o sea, permanente) de levantamientos en contra de cualquier monólogo totémico que, no sólo está sobre la cultura, sino que es cultural.

2

http://malacrianza.wordpress.com/


Himeneo Poesía

de Eduarrdde@gmoail.cVomalver e.e.valve

i) i ,i i ,i i ( l l u B g n i t it Los hijos de S

er el ciclo de los es nocturnas aprend br fie s de an gr ” lla se amamantaba “Con sangre de cebo Miguel Hernández alacranes: ponzoñas con mezcal y coca han masticando rgas logrado razones y pasan la el ritmo de sus co r za la sp de nes, pero lo I ciones de jornadas g Bull no son jóve in tt Si de s o el calor en habita jo hi nd s na Lo ba re s, do ga aletar fueron. uma en su cabeza. los pl la moteles blancos. Samba” o “el Chamaco” o “el n ro ie ec er m ó pl m te Algunos on C A veces sueña “el os diversos. Su padre tuvo ofici tañas ado por Sardina” les o ciruelas cosechños ijo fr llanos hasta las mons ríos con el cuero de sus pies. de po m ca un ni con cadáveres. Los y llevó la nieve a lo nto y digno en la gresca mnas saludables de lu co rie ng sa os e, di tard Fue un donde, demasiado sicarios su madre o en su de Little Big Horn, el general Custer. Juárez piensan en d da iu C de le er atan, aprendió a tem lo Bill rodó de pueblo en hermana cuando m avo y en su padre y en sus Br A sueldo de Buffa río piensan en el e pueblo, las vías del e br so ga ar primos. Saben qu encuentre, los ciempiés y las am a s escupiendo yerb lo e di na aunque sa imentarse. ferrocarril s y señoritas blanca ño ni n hormigas sabrán alde Ciudad Juárez no hablan del co se do án s y fotografi io ar Los niños sic as cambio de moned raría en efímeros festines. trabajo ar las ferias y a las que luego despilf g Bull no se enlistaron con los novias; las llevan a s su n co in tt Si n Los hijos de discotecas y les dice enos que una bala. m Ghost Dancers, el chirrido de metales en sus sa pe que el amor pero presintieron s en la dientes III los sioux con llave , hijo mío, el día que vieron a lleza en el mundo ilados de los que aspiran be lo Só el ut r con tos m mano. a su padre desperta belleza en los dedila luz del cielo, Una mañana vieron da to os oj con sus espíritu arrugado o. Tal vez uno miró un caballo y dolor. eg fu no para darte; achos, y envuelto en uiera intento un sig siq i pe N lo otes y borr ga a o. se cí ar va ej de blanco al aba en el un chiste sacerd entre comidas. tr es en e ad dr id pa lic fe su la de a para chupar mientras la cabeza g Bull recuerdan a los búfalos el placer una pastilles con balas de juguete, in tt Si de s jo hi s Lo Jugá a los disparat otro Nube Roja, anos de su m heridos s la er m la a ir or un día cara pálida,hortelano en el desierto, m acercarse antes de un día silencio de perros en manada. padre. otro barahúnda deo que te hidrata Traficá con el rocí lleza en el mundo hijo mío, an m lla se II ez porque sólo hay be escarabajo que remueve la de Ciudad Juár Los niños sicarios o Manuel, belleza en el pulcro Fabián o Johnny s nombres y prefieren “el tierra rancia, pero usan poco sumba” o “el Sardina”. y dolor. na oración. Chamaco”, “el Sa aplasta el desierto peinado de a te debo, niño. Umi boca los bosques ad N se s da sa pi s de Bajo su Regá con el humo es que te guardan. tiene su os id nt ventiscas la nd bu co es am s os rt de pino de mue donde una legión 10 les ha colonia. Febrero y marzo 20 s de Ciudad Juárez A los niños sicario costado

Muchachas I I

Cómo llorabas se ponía de tu pacuando el viento que amenazaban rte y eras ese montón de m y nos saludábam a la lluvia con sombrillas uchachas que asistían sin os como dos asesinos del so cuando todos loganas de morirse al derrumbel s fríos llevaban de la tarde a diciembre. Por supuesto qu porque en los re e nada de eso fue así y los trenes son cuerdos las noches son siem y en todos los al apenas un silbido que se alejpre más oscuras con las sombras eros hay un gato amarillentoa a punto de fun y los peatones va dirse n bo rr osos por la acer a imagen y sem a con un tintineoejanza de dios y vos cargás la de llaves en los bolsillos y yo te promet jaula de un pájaro violento en o un poema qu e no es este. tu bolso 15 octubre 2009

There’s a fo g upon L.A. *

A Carlos y And

rea

Con un relámpa en lo profundo go inscrito salimos esa noc de los ojos Había ciudades he. el velo eléctrico que fundar bajo donde los niños de las luces de tergal, alimentan fueg asesinos y esculpen un cios con salmos redentores con pepitas de empiés de cobre que liberan frenorfandad y nylon te a los taxistas soñolientos. Un silencio de av cubría el blinda es dormidas rodeados por la je de los edificios, corazones de vi s hordas de pálidos que nos amparadrio y granito así los besos nos ban: sabían a níquel romero. fundido y a

1 de setiembre

3

-Todo lo que br Hablaban los m illa es oroa la entrada de egáfonos el sudor de las los caserones victorianos: mujeres alargadamaderas simulaba y parecían ofre s que descendían de lo alto danzantes. cerles una fresa negra a los

Al salir mojam en un viento deos nuestros labios -Volveremos al cenizas que nos hizo tiritar: la primera radi hogar antes de que petrifique las esación Se veían resplantatuascomo estallidos dores verdes en el horizonte . *De Blue Jay W 2 marzo 2010 ay, The Beatles

http://malacrianza.wordpress.com/


La ventana

? a m o s a e s ¿QuiAéndnrés “Macho” González ictures.com/

http://www.asteniap

Créditos La MalaCrianza en la web: http://www.malacrianza.wordpress.com editoras

Daniela Muñoz

danielavms@gmail.com

Angela Alarcón 12397kuis@gmail.com ilustraciones

Andrés “Macho” González

http://www.asteniapictures.com/

laventana

Eunice Báez eueunice@gmail.com Mariela Montoya marielasandia@gmail.com

A ndrés González es mejor conocido como Macho, y además es muy bien conocido... mu-

cha gente ha oído hablar de este artista gráfico que mezcla las técnicas más tradicionales con una ilustración más cercana al cómic. También es conocido por ser chocado por un tren, "yo venía cantando una canción de Iron Maiden, pero en lugar de seguir... frené". Andrés se vinculó al mundo de las artes porque siempre disfrutó de dibujar: "Me regañaban por dibujar en las clases, llenaba las orillas de los cuadernos de dibujillos". Su gusto por el dibujo y por el rock metal se fusionaron de una extraña manera. Así surgió

lacasetera

"Astenia" una serie animada sobre un grupo de amigos con gusto por este género musical. "Astenia es una serie animada que trata de aventuras y varas que me pasan a mí y a mis amigos. Empezó como algo entre compas pero luego se popularizó por medio de Internet". No en vano Macho es famoso, tal fue el éxito de la propuesta en la red de la serie animada que González hizo una película. Además de darle vida a Popi, Juank y Macho (personajes de Astenia) y hacer dibujitos en los cuadernos, Macho es estudiante del énfasis de Diseño Gráfico en la Carrera de Artes Plásticas y tiene un perro que se llama Tiqui Tiqui.

Esteban Mora estebanmoraa@gmail.com himeneo

William Eduarte willaseb@racsa.co.cr

labisagra

Floriella Rivas

floriellarivas@gmail.com lamalayerba

Carlos Murcia

La bisagra

cjmurcia@gmail.com

s a r u d i t s e v s a l e Rasgars

A lguna vez escuché a alguien decir que vestirse es un arte. En otra ocasión leí que el amor

que una mujer le tiene a su pareja se mide por la forma en que lo deja salir vestido a la calle. Ambas afirmaciones, en mi opinión personal, tienen todo de cierto y nada de exagerado. Por un lado, las mujeres somos reconocidas por aplicar un ligero énfasis en la coordinación que deben tener la ropa y demás accesorios. No así la mayoría de los hombres (para no generalizar) que no le prestan mucha atención a esas cosas la mayor parte del tiempo. El vacilón es que, tan despreocupados son para vestirse, como para quitarse la ropa. Una amiga me dijo una vez (y he de admitir que me dio mucha risa por lo genuina que me pareció la queja) que “¡quién fuera como un mae! una llega al motel y se mete rapidito al baño para revisar que no se le hayan desacomodado las tetas o que los rollitos no se vayan a ver muy feos cuando se quite los trapos y cuando sale, 1 de setiembre

mos la ansiedad (por no decir desesperación) que les agarra por ir directo “a lo que vinimos” cuando ya saben que el negocio es algo seguro, pues está un poco jodida la cosa y nos quedamos sin striptease masculino, al menos en el sentido artístico de la palabra. Es cierto que a veces la precisa nos gana, pero desvestirse es un arte también y hacerlo mutuamente puede ser más divertido aún. Mentira que todo el tiempo tiene la ropa que volar o desaparecer como por arte de magia, si es rico practicar el voyeurismo, más cuando mirar puede ayudar a subir la tensión sexual del momento. Pero también es cierto que nosotras deberíamos preocuparnos un poco menos por el pudor y el decoro cuando eso es algo que a ellos no les importa tanto. Tenemos que saber también que no les interesa, ni tampoco se van a fijar en las imperfecciones que nosotras mismas nos inventamos (gracias a nuestra fértil imaginación o terrible autoestima) y que según nosotras los van a hacer salir espantados. No señoras y señores: a la hora de la hora, casi nunca hay vuelta pa’tras; menos de parte de ellos y MUCHO MENOS cuando (sea rápido o despacio) ya hayan caído las vestiduras.

Floriella Rivas l.com labisagra33@gmaiblogspot.com http://labisagra33.

con aquella congoja de que la van a ver a una chinga, ya está el otro cabrón como si nada, en traje de cumpleaños y seguro esperando que una salga igual… ¡ni chance le dan a una de quitarles la ropa!” Y no es que esperamos que nos hagan full show, con música de cabaret, mirada sexy, poste y demás, porque sabemos tampoco lo van a hacer (y porque probablemente se nos caiga la quijada de la risa si algunas cosas se sacuden más de lo debido), pero en lugar de arrancarse la ropa como si les estuviera quemando, de vez en cuando podrían, por lo menos, dejarse desvestir. Deberían tomarse un momento para analizar que a la par de la desvestida también podemos manosear un rato y comernos con los ojos todo lo que después nos vayamos a comer con otra parte del cuerpo. En nosotras, por lo general, esa reticencia a quitarnos la ropa a la velocidad de la luz, se asocia a un mayor sentido del pudor del cual los suertudos machos parecen carecer. Y si a eso le suma4

devoracine

Angela Alarcón 12397kuis@gmail.com William Eduarte willaseb@racsa.co.cr stilo

correcióndee

Ma. Cecilia Vega

nal

diseñoyartefi

Derive Castellón derycas@gmail.com

Para realizar algún aporte o comentario escriba a:

crianzamala@gmail.com http://malacrianza.wordpress.com/

Malacrianza de Setiembre  

suplemento cultural mensual del Semanario Universidad