Page 1

Relatos de amoR y de teRRoR

dBH 1C 2013-2014


LA HISTORIA DE TERROR Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces tras la puerta había un hombre mayor con una capa negra colgada del cuello, una camisa negra y unos pantalones negros, rotos y muy feos. Al abrirle la puerta el viajero se asustó y se inclinó para atrás. El viajero asustado le dijo: - Creo que me he equivocado de cabaña, lo siento. El hombre le contestó: - No, no, no te vayas!_Y el viajero le contestó: - He venido por equivocación y debo irme, mis amigos me estarán buscando. Entonces el señor le agarró del brazo y le metió a su cabaña. El viajero más que asustado consiguió escapar de una manera muy horrible. El hombre llamó a sus amigos que viajaban con él y les preguntó a ver dónde estaban y que luego les contaría lo que le había pasado. Al encontrar a sus amigos les contó lo sucedido y prometieron que nunca más volverían a pasar por esos lugares tan extraños.

FIN

Alaitz


¿El mejor amigo del hombre? Había una vez un pueblo completamente deshabitado, oscuro y silencioso. Hugo sintió un escalofrío cuando no vio a nadie al mirar a todos los lados. De pronto escuchó unas risas y fue hacia ellas. En una casa escondida entre los árboles había luz y allí fue. Tocó la puerta con temor y se asustó un poco al oír los pasos. Le abrió la puerta una mujer menuda y rubia que le hizo pasar adentro. En el salón de la casa está el resto de la familia viendo la tele. Aparentemente eran una familia normal pero había algo en los ojos de todos ellos que le daba escalofríos. El dueño de la casa, Iban, le dijo que si no había nadie en el pueblo era porque una jauría de perros vivía en el ayuntamiento y que poco a poco se había ido comiendo a todos los habitantes. Invitaron a Hugo a quedarse con ellos. Aunque muy asustado se quedó porque era de noche y no sabía a dónde ir. Hugo se levantó temprano y se quedó petrificado porque con la luz del sol se veía el pueblo y los restos de sangre, huesos y carne que había en sus calles y en sus casas. En el balcón del ayuntamiento una macabra colección de calaveras humanas estaba expuesta. Hugo intentó salir del pueblo pero los aullidos de los perros le hicieron correr de nuevo a la casa del señor Iban.


Pasados unos días Hugo comprobó que los perros intentaban sacarlos pero por alguna razón cuando se acercaban demasiado a la casa, olían y se iban. El tiempo fue pasando y Hugo no acababa de estar cómodo en la casa del señor Iban. Hasta que llegó el 5 de octubre, el día de la luna llena. Desde la mañana Hugo notaba que la familia se relamía al mirarle y no sabía porque..Al llegar la noche, demasiado tarde se dio cuenta de por qué los perros no atacaban a la familia: cuatro grandes lobos lo miraban. Justo cuando iban a saltar sobre él vio docenas de perros entrando por las ventanas y las puertas de la casa. La lucha fue muy épica. Mientras corría todo lo que podía escuchaba la carne desgarrada y los huesos romperse, el olor a sangre era muy fuerte. Unos kilómetros más tarde, ya a salvo, sonreía y pensaba que el perro si es el mejor amigo del hombre. Álvaro


El enmascarado Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces le abrió la puerta una bruja con una verruga en la nariz y tres pelos en ella. La bruja le dijo: -¿Qué quiere? Y el viajero le contestó: -Perdone, me he perdido me puede decir ¿Dónde estoy y cómo puedo salir? -Está en un pueblo llamado “Sombras”. Si quiere se puede quedar en mi casa un tiempo hasta que sepa cómo podrá salir. ¿Quiere? -Vale, muchas gracias, que amable. ¿Sabe si por aquí hay alguna parada de autobuses? -Si hay una por allí lejos, pero mejor quédese en mi casa alguna noche… Entonces el viajero entró en la casa y había un niño con una máscara que nunca se la quitaba. El señor se asustó un poco al verle. Cuando llegó la noche estaba intentando dormirse pero no podía porque oía ruidos raros, veía sombras, notaba que alguien le tocaba… Al final consiguió dormirse. A la mañana siguiente se levantó pronto, desayuno escribió una nota dando las gracias por haberle cuidado esa noche y se marchó. Decidió no volver por ahí nunca más por el miedo que había pasado esa noche y se fue, llegó hasta la parada del autobús que le dejaba en su pueblo. Esa noche le costó dormirse porque veía un niño fantasma con una máscara que era igualito al niño de la bruja, fue a la cocina se bebió un vaso de agua y volvió a la cama y se durmió.

Andrea

A MI LADO


Había una vez un pueblo completamente vacío. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces salió una chica muy guapa que era modelo. La chica le dijo al chico que se podía quedar y el chico le dijo que sí. Esos días fueron estupendos porque fueron a un río, comían pasteles….y lo que más les gustaron fue que se enamoraron apasionadamente. El chico decidió cancelar el viaje que era ir a donde los padres a visitarles. Por ello el chico le pidió a la chica salir y la chica le dijo que se lo pensaría y se lo diría mañana. Llego el día y la chica fue a donde el chico, se puso roja y le dijo que si quería salir con él y se dieron un abrazo, el chico cogió su móvil , le llamó a sus padres y empezó a hablar con ellos por lo sucedido, y cuando colgó le dijo a su novia que sus padres le querían ver y la chica dijo que si con una sonrisa.

Angélica


El ciudadano perdido Había una vez un pueblo completamente deshabitado .Una tarde un otoño llegó un pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces se asomó a la puerta una bella mujer con vestido de limpiadora, sucia de polvo y con un trapo en la mano. La mujer le preguntó al hombre: _ ¿Qué quiere señor? _Es que me he perdido y no sé dónde estoy.- Le contestó el hombre La limpiadora le preguntó al dueño de la casa: _ ¿Puede entrar este hombre que se ha perdido? _ ¡Por supuesto, faltaría más!- contestó el dueño de la casa. El hombre entró y a mujer preparó un té para los tres. Después de conocerse, se fueron a dar una vuelta la limpiadora y el hombre perdido, mientras que el dueño de la casa estaba tumbado en el sofá. Se fueron conociendo cada vez más. Al cabo de un mes se empezaron a gustar el uno al otro, y se hicieron novios. El hombre perdido se quedó en la cabaña del pueblo a vivir. Los dos tuvieron tres hijos (dos hijos y una hija). Cuando el dueño de la casa falleció, los cinco se quedaron con la casa. Gracias a que aquel hombre se perdiera se formó una gran familia feliz. Bego Anguita Albiz


EL VIAJERO PERDIDO Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamo dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces… apareció un fantasma. El viajero que se había perdido empezó a correr asustado. El fantasma le persiguió por detrás y el viajero se escondió en otra cabaña, pero al entrar a la casa, vio a mucha gente disfrazada de monstruos raros y se dio cuenta de que era una fiesta de halloween y que el fantasma que le siguió era una persona disfrazada. Edorta


Sonia y Marco Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la cabaña y entonces salió una jovencita y le invitó a pasar. -¿Cuál es tu nombre?- le preguntó la chica.


-Me llamo Marco. ¿Y tú, cómo te llamas? -Sonia, y este es mi abuelo, Pedro. Somos los únicos habitantes de esta aldea y nos alegra mucho que estés aquí. Llevábamos años sin ver a nadie, a parte de Don Miguel, el tendero. Sonia se enamoró locamente de Marco y se puso roja, como un tomate en rojo ardiendo

; roja, como un semáforo ; roja, como el fuego .

-¿Y por qué no dejáis la aldea y os vais a la ciudad?- preguntó Marco


cuando se sentaron junto al fuego para no quedarse fríos. -Mi abuelo está muy débil y no puede moverse. Además, aquí estamos muy tranquilos.- le dijo Sonia. El día siguiente hizo mucho frío y Sonia le dijo a Marco que tendría que esperar a que mejorara el tiempo y que, mientras tanto, se podría quedar allí con ellos. Pasó el otoño y los dos jóvenes, que se habían enamorado, cuidaron felices a Pedro. Pero el abuelo Sonia no pudo aguantar el frío del invierno y murió el día que


cumpli贸 los cien a帽os. Sonia estuvo llorando durante un largo tiempo y Marco la ayud贸 en cuanto pudo. Pasado el tiempo de luto, decidieron casarse y vivieron felices comiendo anises en aquella casita hasta que ella fue una viejecita.

Gabriela


EL AMOR ATRAPADO Había una vez un pueblo completamente deshabitado, en otoño llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Fue a tocar la puerta y le abrió un sicario que había contratado alguien, le encerró en una jaula donde estaba toda la gente del pueblo. El alcalde le dijo que les había secuestrado para conseguir dinero .Conoció a una chica que se llamaba Belinda. El se enamoro de ella y ella se enamoró del. Se hicieron novios, pero no podían estar juntos porque les iban a matar. Entonces Juan, el viajero, planeó un plan para escapar de los sicarios y llamar a la policía, puso el plan en marcha, le quitaron las llaves a uno de los sicarios sin que se diera cuenta. Abrieron la puerta cuando estaban solos y se fueron del pueblo, llamaron a la policía y les arrestaron. Todos volvieron al pueblo, fueron felices y comieron perdices.

Galder


El chico que se perdió Había una vez un pueblo deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo deshabitado un viajero que se había perdido de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces… La puerta misteriosamente se abrió sola y le cayeron 13 cadáveres en mal estado y descompuestos encima. Dentro era como una carnicería con partes de humanos y cabezas. Entre ellas había la de sus otros compañeros de viaje y se empezó a asustar. Cuando salió de la cabaña, vio entre la oscuridad como algo que se movía, se acercó pero cada vez que se acercaba, cada vez más lejos estaba la silueta siniestra. Al final logró alcanzarla, pero solo era una rata con un pie amputado en la cabeza. Al darse la la vuelta entró en un lugar muy húmedo que se trataba de una boca de la rata que vio. Se suponía que podía hacer su boca tan grande para tragar a sus presas. Y para cuando se dio cuenta era demasiado tarde y no lo volvieron a ver por ninguna parte al viajero.

Ibai


Un amor tras una puerta Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces apareció Lucía, el amor de su infancia. Lucía tras quedarse unos minutos paralizada dijo: - ¿Jesús, eres tú? Jesús se quedó sin palabras. No pensaba volver a ver a Lucía después de tantos años. Jesús consiguió reaccionar pasados unos minutos y solo pudo decir: - ¡Lucía qué alegría volverte a ver! Lucia empezó a llorar de la alegría que le daba volver a estar con Jesús, le abrió la puerta y estuvieron alrededor de dos horas hablando dentro de la casa, el tiempo suficiente para darse cuenta de que todavía estaban enamorados. Desde esa noche Jesús se quedó en casa de Lucía. Pasados unos meses Jesús estaba tan enamorado que le dijo a Lucía: - Lucía, ¿te quieres casar conmigo? Lucía se quedó muy pensativa y Jesús se preocupo un poco y dijo: - Lucía, ¿pasa algo, no quieres? Lucía respondió: Claro que quiero, ¿pero no crees que sea demasiado pronto? El se echó a llorar y fue a la habitación. Lucía fue por detrás y vio que Jesús empezó a hacer las maletas para irse y ella reaccionó: - Jesús, ¡no te vayas!


-Sí, me voy no estoy muy a gusto en esta casa pensando que la mujer que más quiero no quiere casarse conmigo. Lucía llorando dijo: - Yo si quiero pero solo quiero ver si realmente estas seguro de lo que haces. - Sí estoy seguro si no porque te lo he preguntado. Jesús se quedó para demostrarle a Lucía que realmente si quería casarse con ella. Pasados unos meses Lucía vio que Jesús realmente si quería casarse con ella dijo: -Jesús, sí que quiero casarme contigo, durante este tiempo he visto que realmente sí que quieres casarte conmigo. Desde ese momento fueron matrimonio y duraron muchos años uno al lado del otro.

Janire


TÍTULO Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, llegó al pueblo un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces apareció una persona con la mirada perdida con mucha suciedad en toda la ropa y el cuerpo. El viajero sorprendido, le preguntó si le ocurría algo o tenía algún problema. Entonces esa persona de aspecto macabro, sin mediar palabra, se abalanzó sobre el viajero intentando agarrarle para morderle y se produjo una pelea muy violenta. Hasta que el viajero consiguió reducir y maniatar al macabro personaje. El viajero alarmado llamó desde su móvil a la policía y cuando se presentaron en la cabaña se aclaró el lío, y la razón de esta historia es que el hombre de la cabaña había sido mordido por algún animal que le contagió la rabia y por eso estaba en ese estado. Una vez aclarado todo, el viajero pudo seguir su camino. Jon


La Casa Encantada de niños Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado Pedro, un viajero, que se había equivocado de camino. Llamó a la puerta de la primera cabaña y entonces un señor mayor, llamado Juan, le cogió la mano y lo metió dentro de su cabaña .Pedro le preguntó a Juan porque le había metido a su hogar con tanta fuerza. Este le dijo que en ese pueblo desamparado vivían Criaturas Malignas y Terroríficas. El joven viajero le preguntó a Juan si podía quedarse en su cabaña de madera. Juan amablemente le dijo que no había ningún problema para que se quedara a dormir porque en ese pueblo abandonado no había ningún hostal. Al día siguiente Juan lo llevó a una casa abandonada para que viera algún monstruo sobrenatural. Mientras que iban a la casa se les hizo de noche y cada uno con sus velas encendidas entraron en la misteriosa casa. Cuando entraron la puerta se cerró rápidamente. Pedro se cayó por un gran agujero que había en el suelo. Juan tenía por casualidad una cuerda y pudo sacar a su joven amigo. No más de media hora después oyeron risas de niños en una habitación que al lado suyo. Entonces entraron ala habitación que estaba llena de niños poseídos por el demonio, Juan y Pedro murieron después de un ataque al corazón.

Lander


EQUIVOCARSE DE CAMINO PUEDE CAMBIAR TODO

Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces una joven le abrió la puerta. El hombre muy asombrado de lo hermosa que era aquella mujer preguntó: -¿Sabes dónde puede haber una gasolinera por aquí cerca? Y ¿Dónde estoy?La joven respondió: -Por aquí cerca no hay ni una. Está en un pueblo que andando se podría tardar un día entero. Y estás en un pueblo llamado Soledad. -No puedo ir en coche porque no tengo gasolina. Me he perdido- respondió el viajero. -Si quieres podrías quedarte en mi casa alguna temporada- dijo la chica. -No, no eso sería mucho pedir - respondió el joven.


-¡No que va! Ahora lo mejor que me vendría sería algo de compañía - comentó la mujer con una sonrisa en la cara. El joven viajero contestó: -Vale. Muchas gracias por su ayuda. El chico entró con su equipaje a la casa y vio muchas fotos en las que la joven salía con amigos, familiares… Y ahora no había nadie en el pueblo. Era muy triste todo. El muchacho con curiosidad preguntó: -Perdón, no quiero ser un cotilla, pero. ¿Qué pasó con toda la gente que sale en todas las fotos? La joven se quedó en estado de shock como si no pudiese decir lo ocurrido, entonces contestó bastante nerviosa: -Fue la guerra. -Lo siento- dijo el viajero. La muchacha le llevó al chico a la habitación donde se iba a alojar. Al siguiente día el joven fue a dar un paseo por el bosque, se cansó y decidió sentarse apoyado en una piedra gigante. Cuando se apoyó la piedra giro y ahí surgió una entrada secreta. El joven viajero entró y vio muchas jaulas y adentro gente herida. El muchacho miró para atrás y vio a la chica que le alojó en su casa. -Ahora que sabes esto no puedes salir de aquí- dijo la joven mientras le metía en una jaula vacía. Cuando la muchacha se fue un señor le explicó todo al joven viajero: -Estamos aquí hace cuatro años, ella nos encerró, porque quería el pueblo para ella sola, a veces nos viene a dar un poco de agua y comida pero solo una vez a la semana- explicó. ¡En la jaula del joven entre las piedra que había al lado caía algo de agua, quitó una piedra grande y salió tanta agua como una cascada.¡ ¡Y encima potable!


El muchacho compartía con todos el agua. La chica ya no iba a dar agua ni comida era como si hubiese desaparecido. Comida no había y por eso tenían que comer bichos. Veintiséis años después la policía fue a la cueva a rescatarles, algunos por desgracia los mayores ya habían muerto. Pero gracias al joven viajero sobrevivieron treinta años en esa cueva fría. El viajero por curiosidad preguntó: -¿Qué ha sido de la chica que nos encerró? -Murió hace muchísimo y ahora el pueblo está lleno de nueva gente- dijo el policía. Y desde ahí para delante el muchacho se quedó a vivir ahí porque había conocido a tanta gente que tenía un montón de amigos. -Equivocarse de camino puede cambiarte la vida -dijo cuando salió de la cueva. María


LA CASA ENCANTADA Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces… ¡Una bruja se lo llevó! Se despertó en la cama de una casa no era la suya, la casa estaba llena de muñecos que daban miedo. El viajero, se asustó tanto que se desmayó. Se volvió a despertar de nuevo pero esta vez en el suelo. Estaba en una jaula con otros cinco viajeros atrapados por la bruja. Apareció la bruja, traía comida, seis platos de gusanos muertos. Nadie se los comió. Lo estaban pasando muy mal, pero unos de los viajeros tuvo una idea, esconderse en un baúl cuando la bruja viniera. Y así lo hicieron, lo hicieron tantas veces que la bruja dejó de venir. Aprovecharon el momento para abrir la jaula y escapar. Pero no se dieron cuenta de que un perro dormía en la casa. Cuando los viajeros iban a escapar el perro se despertó y empezó a ladrar, entonces los chicos muy asustados, salieron corriendo y lograron escapar. Desde aquel día, los viajeros se hicieron muy amigos y fueron felices para siempre, pero no supieron nada de la bruja. Martin


LA CABAÑA DEL TERROR Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces la puerta se abrió el viajero vio un hombre encapuchado que le daba mala espina y asustado, salió corriendo. El viajero fue avisar a los vecinos que le pareció ver un hombre encapuchado con malas intenciones, pero el hombre encapuchado salió tras el viajero, lo cogió y se lo llevó a su cabaña en silencio, vigilando que nadie se diera cuenta. Cuando llegaron a la cabaña el hombre encapuchado metió al viajero en un cuarto oscuro con cuerdas y látigos. El viajero asustado gritó y gritó pero nadie le hacía caso, el encapuchado furioso entró al cuarto y le dijo que se callara o que le iba a atar con las cuerdas a la pared. Una hora después volvió a entrar en el cuarto, le dejó un plato de espinacas en el suelo para que pudiese comer un poco. El viajero tenía que comer con las manos, no se podía bañar, olía fatal. Un día después el encapuchado cogió al viajero y le llevó a un lago lejano para que se bañara, después volvieron a la cabaña, al volver le volvió a meter en el cuarto oscuro. El viajero estaba hecho polvo, quería encontrar a alguien que le ayudara y volvió a gritar. El encapuchado harto de sus gritos arrancó el coche cogió al viajero y le dejó en el lago solo y abandonado. Una semana después, a punto de morirse, unos viajeros que paseaban por allí le ayudaron, nunca volvió a ir a aquel pueblo.

Mireia


LA NIÑA POSEÍDA Había una vez un pueblo totalmente deshabitado. Una tarde en otoño llego al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamo dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces abrieron la puerta y vio una niña con heridas y rasguños. El viajero pensó que estaba poseída por el demonio y se fue corriendo, pero la niña le persiguió hasta que el viajero cayó rendido en medio del bosque. La niña lo cogió y lo llevó a su casa. Cuando se despertó y vio a la niña, se asusto y salió corriendo. Llamo a otra puerta y apareció otra niña poseída por el demonio. El viajero estaba dubitativo pensando en lo que había pasado en ese pueblo para encontrarse a esas pobres niñas poseídas. Pero cuando se dio cuenta las niñas se acercaban más a él y siguió corriendo hacia la otra dirección. Llego a un barranco y pensó que iba a hacer. Miro hacia atrás y vio las dos niñas poseídas y se deicidio tirarse. Cuando se tiro perdió el conocimiento y un joven que paseaba ir allí le recogió al viejo, le llevo a su casa. El sillete día las niñas le fueron a buscar y no lo encontraron. El joven le ayudo, le di de comer, de beber, y le dejo ducharse. Cuando era la hora de irse el joven que dio un poco de dinero al viajero y le agradeció su hospitalidad. Se fue en autobús al pueblo de su madre. Cuando llego le contó todo lo que había sucedido pero la madre, no lo creyó, pero a él le daba igual. El viajero nunca más se acercó por esa zona y las niñas se volvieron a sus casas. Y el joven que le ayudó murió de cáncer.

Miren


LA CÚPULA Por Nerea Libano Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces la puerta se abrió sola de un soplo de viento el viajero asustado entró en la cabaña pero no había nadie estaba todo viejo y sucio como si nadie viviera ahí. El viajero salió de la casa y fue a por la segunda cabaña. Llamó a la puerta pero nadie le abrió el entró y estaba como en la anterior casa, viejo y sucio como si ahí tampoco viviese nadie. El viajero fue a por la tercera y al fin le abrió un señor. El viajero se alegró de que alguien la abriera la puerta de una vez, pero todo le parecía muy extraño. Le preguntó al señor que dónde estaba, qué pasaba y el señor le dijo que vivía solo porque el que entra en ese pueblo no sale nunca. El viajero no lo entendió bien porque el señor se refería a que en ese pueblo hay una extraña cúpula, no es como las demás que no se puede ni entrar ni salir, no, en esa cúpula se puede entrar pero no se puede salir. Y el señor había ido con su familia a tomarse unas vacaciones hace unos meses pero todos murieron excepto él. El viajero cuando lo comprendió se asustó mucho, pero el señor consiguió tranquilizarlo. Unos años después los dos señores se habían adaptado al lugar. Poco a poco iban llegando al pueblo más y más gente. Un día para el señor mayor llegó su hora y murió. Para el viajero fue un golpe en el corazón y por su amabilidad hicieron una estatua con su nombre y todo. Un día más tarde de lo sucedido entró al pueblo un señor con una bata blanca, unos pelos de loco y un probeta en la mano. Todos le tomaron por loco porque estaba tirando el líquido del probeta que llevaba en la mano por todas las esquinas del pueblo. Los ciudadanos no comprenden nada pero al de unos segundos después la cúpula se rompió! Todos se pusieron a saltar de alegría y se dieron cuenta de que no era un loco era un científico y le agradecieron por salvar sus vidas y todo el mundo podía salir y entrar a ese pueblo cuando quería y todo gracias a aquel hombre.


FIN


LAS BARRACAS DEL TERROR Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegaron al pueblo abandonado un grupo de amigos que se habían equivocado de camino. Había tres chicas y tres chicos. En el pueblo había atracciones abandonadas, los chicos se montaron en una atracción que se llama el martillo. Las chicas se fueron a montar en una atracción llamada la taza. Antes de montarse una de las chicas que se llamaba Jessica vio a una chica muerta en una de las tazas y empezó a gritar. Nadia le preguntó por qué gritaba, se acercó a la taza y vio a la chica muerta y se fueron corriendo las tres. Cuando los chicos se bajaron del martillo vieron a un hombre con solo una mano y con solo un ojo. Diego se acercó a verle mejor. Daniel le dijo que no se acercara porque igual le haría daño. Cuando Diego miró a Daniel el hombre saltó encima de él y le dejó sin cuello. Daniel y Abraham se fueron corriendo a por las chicas para decirles que Diego había muerto. Las chicas cuando se enteraron salieron corriendo del pueblo, pero cuando estaban a punto de salir, estaban saliendo personas por todas partes con las caras como zombis y fueron a por ellos. Y los únicos que pudieron salir con vida fueron Abraham, Daniel, Jessica y Nadia.


Oana


EL CHICO PERDIDO Había una vez un pueblo completamente deshabitado, donde no corría ni el aire, todo estaba abandonado, era fantasmal, daba miedo andar por sus calles (...)

Una tarde de otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces le salió una anciana con el pelo blanco y un vestido de lunares azules. La vieja le preguntó: -Hola jovenzuelo ¿Qué quieres? Y el joven le dijo: -Estoy buscando el pueblo de mi amada. Y la vieja le respondió: -¿Cual es ese pueblo?


El muchacho le dijo: -Es un lugar lleno de animales, muy verde y con muchas flores de colores, donde la gente es muy feliz y nunca se pone triste. La vieja le contestó: -¡¡¡Ahhhhhh!!!! Ya sé cuál es, es Villa Alegría, donde nunca se pone el sol y siempre es de día, el lugar donde todo es maravilla y nunca hay más que alegría. Te diré como ir, sigue el sendero que lleva a un camino que va al lado del río plateado.

El joven siguió todas las indicaciones que le dio la anciana y llegó a un lugar inimaginable, era como entrar en otro mundo, donde todo parecía diferente, era como si todo fuera de cristal, la gente estaba muy feliz y todos eran muy amables.


El joven pasaba por el medio del pueblo asombrado de toda la amabilidad que había en el lugar. De pronto vio a su amada iluminada por los rayos del sol del atardecer. Llevaba puesto un vestido rojo con una rosa blanca en la mano. El joven emocionado corrió hacia ella y la cogió entre sus brazos y la beso. Así el joven pasó toda su vida al lado de su joven amada, y así fueron felices y comieron perdices.

FIN………. Paula


EL VIAJERO ALEJANDRO Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero llamado Alejandro que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces la puerta se abrió y dentro no había nada. Como estaba cansado se echó en la cabaña a dormir y después, cuando se despertó fue a ver si había algo o alguien en el resto de las cabañas. Alejandro vio en la cima de un monte una casa siniestra. Subió y cuando llegó a la cima de la montaña se encontró con la casa siniestra. Alejandro impaciente para saber lo que había dentro tocó la puerta “toc toc toc” con mucho miedo. Volvió a tocar la puerta “toc toc toc”. Alejandro puso la mano en el manillar, lo giro, lo soltó y la puerta se abrió haciendo un ruido muy terrorífico. Entró y miró por todos los lados a ver si había algo pero estaba toda vacía. Oyó un ruido un poco raro, era como una risa maléfica. Se fue corriendo hacia la puerta, pero se cerró. Puso la mano en el manillar y se rompió. De pronto ve dos personas tirándose por la ventana, y por un espejo ve un fantasma con una hacha. Alejandro se tira al suelo y el fantasma desaparece. Tres horas después de locura Alejandro coge una botella de whisky y le prende fuego a la casa y se marcha hacia el pueblo. Se duerme y se despierta en la cama de su casa. Todo había sido una pesadilla infernal. Alejandro se levanta se viste y se va a trabajar pensando en el sueño que tuvo durante la noche.

FIN!!! Tiago


LA CASA ENCANTADA Había

una vez un pueblo completamente deshabitado. Una

tarde de otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y la puerta se abrió sola. El viajero entró a la casa, todo estaba oscuro y frío, fue a ver si encontraba a alguien. Busco y busco pero no encontró a nadie. Ya era de noche y decidió pasar la noche en la casa. Entró en una habitación del segundo piso que se encontraba en el fondo del

pasillo. En la habitación solo

encontró una cama vieja y un armario de madera. Era tarde y quería dormir para que al día siguiente pudiera buscar el camino de vuelta a casa. Al de 10 minutos de haberse metido en la cama empezó a escuchar unas voces que venían de la cocina, bajó a mirar qué eran esas voces. Al llegar lo único que vio fue una lata tirada en el suelo, todo lo demás estaba igual. Subió a la habitación bastante asustado, se metió en la cama e intentó dormirse. Eran las 3 de la mañana cuando la puerta de su habitación se abrió, tras la puerta no había nadie pero escucho unas voces que decían: “fuera de mi casa… o no podrás salir nunca más…”

El viajero echó a

correr, a las afueras del pueblo, después de una larga caminata encontró su casa. Lo primero que hizo fue, buscar en el ordenador información sobre la historia de aquel lugar. Entró en una página que decía que esa

ciudad era un sitio muy alegre con muchos

habitantes pero un día una banda mató a todos los habitantes de ese lugar, y la leyenda dice que los espíritus

siguen rondando por

allí protegiendo sus casas… Uxue I


El pueblo del asesinato Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamo dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces apareció un señor canoso, viejo, sin dientes y cuyo aliento olía un poco mal, como un olor a alcohol y a tabaco. El viajero le explicó que se había perdido y que no encontraba la salida por ningún lado, como si de repente se hubiera quedado encerrado en una bola de cristal. Y el señor le dijo: - Tranquilo muchacho, aquí estarás bien. Tendrás hambre, verdad? - Si la verdad es que sí que tengo hambre. - Bien, le diré a mi mujer que ponga un plato más en la mesa. - Muchísimas gracias, señor. El muchacho se quedó sorprendido cuando el señor mencionó a su mujer. Él no veía a nadie a su alrededor, solo veía al señor hablar solo, no le pareció tan raro al saber en las condiciones que vivía, tenía la casa hecha un desastre, con agujeros en el techo, las paredes llenas de humedad, era una casa en ruinas. - Llegó la hora de comer, joven.- Dijo... El joven siguió al señor hasta la cocina. Cuando se dio cuenta de que el señor estaba más loco de lo que parecía y sabía que él iba a ser la comida intentó escapar , pero solo consiguió llegar hasta la puerta y allí le esperaba el señor con su hacha. El joven terminó muerto. La leyenda dice que si miras al espejo y dices “Señor no me haga daño” tres veces, se termina muerto. Uxue O


LAS EXTRAÑAS VOCES Había una vez un pueblo completamente deshabitado. Una tarde, en otoño, llegó al pueblo abandonado un viajero que se había equivocado de camino. Llamó dubitativamente a la puerta de la primera cabaña y entonces la puerta se abrió muy lentamente, el viajero asomó la cabeza y dijo: _ ¿hay alguien? Pero nadie contestó. El viajero se encontraba muy cansado, entonces entró y se tumbó en aquel suelo cubierto de polvo a echarse una siesta. Al cabo de tres horas despertó y vio a su lado una sombra con forma humana. Se asustó y se puso en pie. Fue a salir de la cabaña, pero no pudo abrir la puerta. Miró de nuevo hacia atrás y volvió a ver la sombra. De pronto, comenzó a escuchar voces que decían que tenía que desenterrar un cuerpo que estaba enterrado cerca de la cabaña. Le dijeron que si no lo hacía en una hora moriría. La puerta se abrió y él salió corriendo. Junto a la puerta encontró una pala, la cogió y comenzó a cavar. Al cabo de media hora encontró un cadáver y lo subió a la superficie. Entró corriendo a la cabaña asustado y le volvió a hablar la voz, pero ya no era una voz eran dos, porque el cuerpo que había desenterrado se había convertido en una de esas voces. ZIRATS


LA MANSIÓN Érase una vez una familia que se iban a ir a una mansión a vivir. Pero lo que no sabían es que la mansión estaba maldita. La puerta se abrió misteriosamente, no había nadie detrás. Cuando entraron lo único que vieron eran muebles viejos. Entonces fueron a sus habitaciones y luego se fueron a jugar con los nuevos vecinos. Cuando volvieron sus maletas habían desaparecido entonces vieron una sombra en el pasillo. Entonces una puerta metió un portazo y al abrirla un fantasma apareció y al final encontraron una salida. Cuando salieron el fantasma desapareció misteriosamente.

Jon Andoni

1ccuadernoderelatosamorterror  

Relatos escritos por alumnos-as de 1DBH

Advertisement