__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

El TANQUE Laboratorio de ideas 2016-2018


2 700.74 El Tanque C719t Collado Chaves, Adriana, autor (a) El tanque : laboratorio de ideas : 2016-2018 [recurso electrónico] / autores Adriana Collado Chaves, Osvaldo López López, Daniel Soto Morúa, Fiorella Resenterra Quirós, Antonieta Sibaja Hidalgo ; fotografías de Adriana Artavia Vindas. – Primera edición. – San José, Costa Rica : Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, 2020. 1 recurso en línea (76 páginas) : pdf ; 2.5 Mb

ISBN 978-9930-9708-2-9 1. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo - Exposiciones. 2. Arte – Exposiciones. I. López López, Osvaldo, autor(a). II. Soto Morúa, Daniel, autor(a). III. Resenterra Quirós, Fiorella, autor(a). IV. Sibaja Hidalgo, Antonieta, autor(a). V. Artavia Vindas, Adriana fotógrafo(a). VI. Título.

Esta publicación fue realizada como compilación de los proyectos expuestos en El Tanque - Laboratorio de ideas del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, San José, Costa Rica. De setiembre de 2016 hasta diciembre de 2018.


El Tanque

3


2016


05

Presentación

06

Habitar una bestia. Arq. Osvaldo López, Museógrafo MADC

10

Mediación entre las historias de un tanque de búnker. Antonieta Sibaja, Educación MADC

14

Tree remember too / Niklaus Manuel Güdel


#elTANQUElaboratoriodeideas DONDE UNA VEZ HUBO BÚNKER…

El Tanque

7

Durante 2016, el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) logró negociar un nuevo espacio con el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) a través de un convenio suscrito por ambas instituciones. Este espacio surgió como un laboratorio de ideas, el cual es un programa destinado a proyectos procesuales de investigación y archivo del arte contemporáneo y del diseño. El antiguo tanque de búnker (petróleo) de la Fábrica Nacional de Licores (FANAL), desde ese año se conforma como un espacio alternativo y experimental para propuestas museográficas que rompen con la norma. Para 2017, se inicia su consolidación con una convocatoria abierta, dirigida a investigadores de múltiples disciplinas, interesados en las prácticas artísticas contemporáneas, tanto costarricenses como residentes en Centroamérica y el Caribe. El programa toma forma en una innovadora sala expositiva, espacio que por sus características físicas representa un verdadero desafío y estímulo a la creatividad. “El Tanque” es un gran cilindro de metal con un área total de 46.78 metros, su circunferencia es de 24.40 metros y posee una altura hasta su cúpula de 5.50 metros. Se instaló en 1920 y servía para el precalentamiento y alimentación de búnker a las calderas. Desde la restauración del Centro Nacional de la Cultura (CENAC), llevada a cabo entre 1990 y 1994, no se utilizaba; hace algunos años se le hizo una intervención para eliminar cualquier residuo de la densa jalea negra, pero luego, continuó vacío. Tras varios intentos para ocuparlo, el MCJ accedió dar en préstamo al Museo el contenedor, pues no había podido adaptarse para ser utilizado como oficina, bodega ni biblioteca. Así, se convirtió en el espacio más exótico, retador y disruptivo con que cuenta el MADC.


8

El Tanque

Por las condiciones patrimoniales del espacio, no es posible pintar, taladrar, clavar, huequear o intervenir de manera permanente. Las condiciones de temperatura fluctúan significativamente en los diversos periodos del año, por lo que representa un desafío para quienes decidan incursionar en este espacio hostil, pero con un potencial enorme, respecto a los espacios museales existentes en la región. Las características infraestructurales y los contenidos de este programa lo convierten en un auténtico tanque de pensamientos, laboratorio de experimentación artística e incubadora de nuevos discursos, todo ello en línea con el compromiso del MADC por mejorar y ampliar los espacios y oportunidades destinados a creadores e investigadores. El espacio está disponible a través de un programa de convocatoria abierta, la cual incluye nuevas propuestas de artistas, diseñadores, historiadores del arte, curadores, filósofos, sociólogos, antropólogos e investigadores de otras disciplinas interesados en las prácticas artísticas contemporáneas. No obstante, se ha prestado para ejecutar intervenciones a corto plazo, y estamos seguros se convertirá en un atractivo para aquellas disciplinas, medios, técnicas y lenguajes que, hasta el momento, han sido algo tímidos en acercarse al Museo, tales como el cine, el arte sonoro y las proyecciones inmersivas. La exploración resulta vital, por lo que los públicos podrán encontrar investigaciones concluidas o en proceso, documentación artística y de diseño, investigación académica, archivos abiertos, archivos de consulta, almacenes visitables, intervenciones, proyectos experimentales o emergentes, instalaciones, obras de pequeño formato, piezas únicas, videos, proyecciones, arte sonoro y relación del cuerpo con el espacio.


El Tanque

La investigación, la documentación y el archivo, resultan ejes fundamentales para cualquier proyecto artístico y de diseño. La implementación de metodologías y procesos de trabajo que llevan a cabo los investigadores actuales, son evidencia de la consolidación de sus proyectos, y al mismo tiempo, funcionan como archivos de consulta a largo plazo. Por ello, el MADC considera que los proyectos procesuales abiertos, su reinvención y la consulta constante a la información, mediante archivos, registros, documentos y evidencias, permite a los públicos tener una visión más clara de la contemporaneidad. Los proyectos que se presentan en “El Tanque” juegan con el concepto de “exhibición”, y la entienden como un medio para comunicar dichos procesos, y no como un fin o resultado en sí misma.

Fiorella Resenterra, directora MADC Daniel Soto Morúa, curador jefe MADC Adriana Collado-Chaves, curadora MADC Febrero de 2019

9


El Tanque

Habitar una bestia

Sobre cómo el lugar más impensable, se convertiría en el mejor aliado de unos cuantos valientes

10

Daniel Soto Morúa, curador en jefe del MADC, me ha pedido escribir unas cuantas líneas sobre el Tanque (si, con mayúsculas), ese espacio alucinante que tendremos el privilegio de presidir durante un tiempo. Hoy, que me dispongo a hacerlo, el doctor me ha enviado a casa a causa de una gripe, que, atando cabos, temo haber contraído la semana pasada, durante el montaje de la primera exhibición del año en ese preciso lugar. Sin embargo, lejos de resentir este hecho, creo que es totalmente propicio estar lejos del museo y, en cierta forma, aislado, para reflexionar, cuidadosamente, sobre qué decir acerca de ese lugar que tanto me desconcierta y tanto me atrae. Es imposible no notar el tanque. Su presencia se siente cada vez que se camina por esa sucesión de postes y dinteles del museo, conocida como la “arcada”; se le ve de reojo, pero siempre está ahí, acechante detrás de un bosque de columnas, masivo, gris y rotundo. Algunas veces, supura brea por el piso, como algo viviente. Cada uno por nuestra cuenta, Fiorella Resenterra; directora del museo, Adriana Collado Chaves y Daniel Soto Morúa; los curadores, y yo, le habíamos “puesto” el ojo, e imaginábamos lo que podríamos hacer con el. Después vino la gran noticia: habíamos conseguido la llave del candado que había estado cerrado por más de una década y nos disponíamos a abrirlo. Hacerlo fue una revelación; ninguno de nosotros imaginamos lo que estábamos a punto de presenciar; después de dejar escapar una exhalación ancestral, se nos ofreció a la vista un espectáculo totalmente inesperado: ya en su interior, había una propuesta completa, obra de la estructura misma que


El Tanque

acabábamos de penetrar. En aquel lugar imposible, crecía ante nosotros una floresta de un verde intenso, sobre un lodo de un anaranjado casi radioactivo, en perfecto estado de salud; un microcosmos vegetal que había sobrevivido todos estos años, inventándose un ecosistema propio, producto de la humedad y condensación contenida durante tanto tiempo. Para agregar drama a la escena, un rayo de luz cortante iluminaba la mitad del espacio, una visión de una hermosura violenta y perturbadora. Después de esta impresión inicial, lo que siguió, fue maravillarnos con los detalles; la estupenda pátina oleosa y tornasol de las paredes, después de tantos años de almacenar “búnker”; las delicadas nervaduras de la cúpula que contrastaban con la dureza del material; las ondulaciones del piso, que “fluía” al caminar; la exquisita boya dorada suspendida desde la cúpula por un cable y que, en su momento, movía la “aguja” metálica al exterior, indicando el nivel de combustible dentro del tanque; el eco; las “costillas”, producto de la soldadura entre los paños metálicos; y el calor, ¡aquel calor fulminante! Cuando se nos preguntó, aquella mañana, a Adriana Collado y a mí, si estaríamos dispuestos a “entrarle”, para habilitarlo; solo hizo falta una rápida mirada entre los dos, para saber que la respuesta sería un rotundo “sí”. Fue un acierto proponerlo y una afortunada decisión acceder a ejecutarlo. Nos llevó casi dos semanas de trabajo extenuante ponerlo en condiciones “habitables”, pero el resultado, bien valió el esfuerzo. Este es, sin lugar a dudas, el más inquietante y particular espacio

11


12

El Tanque

expositivo del país, y, probablemente de la región. Es salvaje y agreste, pero a la vez cálido y protector. Es un infierno durante el día, y un páramo durante la noche. Posee un potencial, casi obsceno, de posibilidades que van mucho más allá de lo visual y que podrían incluir, sin titubeos, experiencias olfativas, acústicas, teatrales, lumínicas, gustativas, térmicas, y quién sabe qué más. Tiene proporciones maravillosas; guardando las distancias, me atrevería a describirlas como “panteónicas”. Desconcierta pensar que una estructura concebida para almacenar combustible, y nunca para ser habitada, tenga dimensiones interiores tan correctas, especialmente como espacio museístico. Desde que funciona como una “sala” más del MADC, el Tanque no ha dejado de sorprendernos. Los artistas que han tenido la suerte de experimentarlo, lo han hecho después de un proceso de selección, producto de una convocatoria; no podría ser de otra manera. El Tanque no es para cualquiera; ciertamente, no es para artistas melindrosos y acostumbrados al confort de una sala de museo tradicional. Hacer montajes en el no es fácil. Por ser parte de un complejo patrimonial, las intervenciones al interior están limitadas. No podemos perforarlo, ni pintarlo, ni someterlo a cargas o esfuerzos excesivos. Es un espacio para creadores viscerales y valientes, conscientes de que no se trata, de ninguna manera, de un contenedor. El Tanque, es, más bien, un cómplice de los artistas. Conspirará con ellos, solo si son capaces de rendirse a sus “condiciones” y descifrar su enigma; entonces, la retribución será fenomenal. Arq. Osvaldo López Museógrafo MADC Febrero 2019


El Tanque

13


El Tanque

Mediación entre las historias de un tanque de búnker

14

El Tanque, contenedor que data de 1925, es el espacio expositivo más reciente del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC). Para hablar sobre los proyectos presentados ahí, la mediación siempre comienza con una gran historia, sobre cómo en sus inicios fue instalado para el precalentamiento y alimentación de petróleo de las calderas, y cómo estaba conectado a otro tanque de cemento armado por medio de tuberías subterráneas, levantado en el terreno que se localiza diagonal al costado noreste del actual CENAC. Cuando los visitantes se asombran, lanzamos otro dato que se refiere al almacenamiento del líquido con unos 19.000 galones de búnker, que equivale a 450 barriles, los cuales fluían al tanque de acero por simple gravedad. Por último, para algunos curiosos, les brindamos el dato de quién lo construyó: el ingeniero Efraín Artavia, asesorado por ingenieros de la United Fruit Company. Hoy día el MADC realiza una convocatoria anual para llenar El Tanque. Laboratorio de ideas con proyectos procesuales de investigación y archivo de arte contemporáneo y de diseño. La primera exposición se realizó en 2016 y con ello se empezó a dinamizar con actividades de mediación en distintos formatos para gran variedad de públicos. El solo hecho de ingresar al espacio es una experiencia, ya que sus características constructivas nos hacen percibir la luz, el sonido y la temperatura de manera distinta a la habitual. Nos saca de la zona de confort.


El Tanque

Trees Remember Too se llamó el primer proyecto expuesto en El Tanque. La misma consistió en el trabajo sobre la memoria de los árboles que crecieron en campos franceses donde se efectuaron batallas en las guerras mundiales. A partir de cortes transversales, podíamos apreciar en los anillos de crecimiento la cantidad de años del árbol y las heridas de bala y metralla que atravesaron a los mismos. A partir del proyecto del artista suizo costarricense Niklaus Güdel, detonó el trabajo con estudiantes de primaria y secundaria sobre los años de vida de cada uno y sus cicatrices internas. Para el Departamento de Educación es de vital importancia el involucramiento de los artistas con el personal del Museo y con el público en general. Por esta razón, los acercamos a realizar visitas guiadas y talleres para obtener de primera mano información sobre los procesos de trabajo. El espacio se convierte en laboratorio para construir estructuras, diseñar sonido, percibir el espacio de manera sensorial y explorar con diferentes materiales. Artistas costarricenses y de otros países centroamericanos han trabajado con diversidad de temáticas que han enriquecido los diálogos con los públicos, como la memoria, migración, violencia… a través de lenguajes como sonido, texto y audiovisual. Las posibilidades de este espacio nos han sorprendido, al igual que los públicos que han reaccionado de maneras muy distintas al ingresar. Cabe mencionar la ocasión en que estudiantes de la Universidad Teológica de América Central, posterior a la visita,

15


16

El Tanque

aprovecharon la acústica del lugar para practicar cantos gregorianos. Además de las experiencias procesuales de los artistas, este se ha convertido en un espacio interactivo en los Art City Tour, se han realizado experiencias 3 D en alianza con el Festival de Cine, presentaciones de gif animados con Pupila Estudio y proyecciones de cortos con el Festival Shnit. En cuestión de tres años, más de 1.700 personas han disfrutado de visitas guiadas, con edades entre los 3 y 70 años... los números de actividades continúan creciendo. Seguiremos dinamizando este espacio con la energía de cada público que nos visita.

Antonieta Sibaja Educación MADC Febrero 2019


El Tanque

17


18

El Tanque


El Tanque

19


Niklaus Manuel Güdel / Suiza - Costa Rica Del 13 de setiembre al 16 de diciembre de 2016

En esta exposición el artista suizo costarricense Niklaus Manuel Güdel escenifica los estragos de la guerra y la fuerza de la naturaleza para superarlos. El video tiene su génesis en una pintura del año 1882 del artista suizo Robert Zünd, titulada “Eichenwald” (Bosque de robles). La musicalización es compuesta a partir de fragmentos de la Sinfonía No. 6 de Ludwig van Beethoven. Las huellas en la madera originalmente son de “autoría” anónima y colectiva, pues se trata de las heridas de bala y metralla que combatientes de las guerras mundiales infligieron a varios árboles durante el curso de batallas libradas en bosques franceses. Los troncos fueron rescatados por el artista de un aserradero, que fue el centro de transformación de madera bombardeada perteneciente al Instituto Nacional de Bosques de Francia. El interior del tanque de bunker de la antigua Fábrica Nacional de Licores es un espacio expositivo que potencia la interpretación de la obra. Aunque Costa Rica nunca poseyó tanques de combate y hoy día no tiene ejército, durante la Segunda Guerra Mundial también tuvo un campo de concentración y muchos costarricenses de origen alemán e italiano fueron perseguidos, despojados e


El Tanque

incluso deportados. También hubo costarricenses que murieron heroicamente en combate. Si la guerra y la paz son cíclicas, verdaderamente vale la pena que cada uno de nosotros hagamos un esfuerzo por recordar aunque sólo sea un pequeño pedazo de nuestra historia. Adriana Collado-Chaves Curadora MADC

21


22

El Tanque


El Tanque

23


2017


El Tanque

25

22

Afectaciones sobre un sujeto máterico / Diana Barquero Pérez

28

El espacio que nunca existió / Verónica Alfaro Rodríguez, Roger Muñoz Rivas y Miguel Solórzano Quirós

34

El hogar de las plantas / Sergio Rojas Chaves


26

El Tanque


El Tanque

27


Diana Barquero Pérez / Costa Rica Del 08 de marzo al 08 de junio de 2017

El tanque, entendido como contenedor, es la premisa que da pie a explorar este espacio poco convencional del MADC. El gran recipiente alberga durante varias semanas una serie de sujetos que se ven afectados por condiciones ambientales y sus propiedades físicas y químicas intrínsecas. Históricamente, se ha entendido el concepto sujeto desde términos estrictamente humanos (moral, jurídico, etc.) pero la artista Diana Barquero lo replantea a un concepto más amplio, que puede ser o no humano, orgánico o inorgánico, aunque siempre vulnerable ante las alteraciones de los otros. Mediante el estudio y la intervención procesual de estos sujetos, las cualidades físicas son clave para alcanzar el punto máximo de fragilidad: el desborde. Este, entendido como una relación entre un contenedor y un contenido que no es capaz de sostener lo que lo contiene, y que, al desbordarse, genera una ruptura en su equilibrio.  Se produce así un desbalance y una movilización de fuerzas que ocasionan cambios constantes. El Tanque se convierte en un inmenso depósito con potencial posibilidad de desbordarse. Daniel Soto Morúa Curador MADC


El Tanque

29


30

El Tanque


El Tanque

31


Verónica Alfaro Rodríguez | Costa Rica Roger Muñoz Rivas | Costa Rica Miguel Solórzano Quirós | Costa Rica Del 15 de junio al 13 de setiembre de 2017

Vivir dentro de este tanque: ahogo y encierro. Escenario perfecto para evocar la casa de los Mendoza, una familia de clase media formada por Vasco, Teresa y sus tres hijos. Vivieron vidas patéticas. Teresa murió tras años de sometimiento a las agresiones de su marido. Lo aguantó porque soñaba con una casa que nunca tuvo. La vivienda que habitaban era el espejo de sus vidas descompuestas. ¿Cómo se vería una estructura constructiva que se está desintegrando? Este proyecto intenta reconstruir los espacios de la novela “La Ruta de su Evasión” (1948) de la escritora costarricense Yolanda Oreamuno (1916-1956). Al igual que la novela, esta obra es una composición experimental e introspectiva, carente de unidad interior. Durante el período de exposición la casa se irá construyendo y destruyendo. Consulte más documentación sobre este proyecto procesual en: www.madc.cr y en el Facebook MuseoMADC.CR. Adriana Collado-Chaves Curadora MADC


El Tanque

35


36

El Tanque


El Tanque

37


38

El Tanque


El Tanque

39


Sergio Rojas Chaves | Costa Rica Del 21 de setiembre al 14 de diciembre de 2017

Nunca me interesó tener una. Me la regalaron para un cumpleaños y, sin tomarle mucha importancia, la cuidaba lo necesario. Un día floreó. Luego, me obsesioné con su especie y la familia fue creciendo: compradas, regaladas, robadas. Ahora están conmigo cerca de la habitación, de la sala, de la cocina, del baño… Cada una vive en su contenedor, especial e irrepetible. Aunque espero la floración anual, me encanta cuidarlas y ver las formas y colores que tienen sus hojas. No tienen nombre. Este contenedor se vuelve, por primera vez, un espacio para estar y relajarse. Al mismo tiempo, alberga historias de seres que viven en otros contenedores gracias a nuestro cuido: ornamentales, intercambiables, únicos y dominados. Sergio Rojas Chaves utiliza la planta como pretexto para analizar el antropocentrismo y cómo, a partir de otras especies, moldeamos el mundo según nuestras necesidades. Los visitantes pueden disfrutar de este espacio donde el ocio y el reposo son bienvenidos y, como menciona el artista “el proyecto está compuesto por múltiples elementos que, en conjunto, comunican el estado anímico y psicológico que comparten las personas que conviven con plantas en sus casas. Los mismos, se van revelando conforme pasa el ‘tiempo botánico’, ese en el cual las cosas suceden a un ritmo más lento en relación a las otras salas del Museo.” En este “jardín de historias”, acogedor, cálido y contemplativo, los públicos están invitados a reflexionar sobre nuestro paso por este mundo. Daniel Soto Morúa Curador MADC


El Tanque

41


42

El Tanque


El Tanque

43


2018


El Tanque

42

Ciclo C / Orlando Villatoro

50

Punto flotante / Coraima Díaz y Joan Villaperros

54

Festival de cine PFF. Muestra de GIPPFS

58

Hipérbole del objeto / Colectivo Dactilar: Elena Achong, Tamara Ávalos, Andy Retana y Xiomara Zúniga

45


46

El Tanque


El Tanque

47


Orlando Villatoro | Costa Rica Del 05 de abril al 01 de junio de 2018

La informática es una ciencia que estudia métodos, técnicas y procesos para almacenar, procesar y transmitir información de manera automática mediante computadoras. Por su parte, la genética es un área de la biología que busca comprender cómo se transmite la herencia biológica de generación en generación. Orlando Villatoro, de manera simbólica representa la primera mediante códigos QR (módulos que almacenan información en una matriz de puntos) y realidad aumentada (información virtual añadida con un dispositivo tecnológico) y la segunda, a través de semillas de frutas tropicales (granos que contienen el origen de la vida) y dibujos precolombinos (herencia latinoamericana). El artista retrata la cotidianeidad desde una “visión informática” que mezcla lo natural y lo real con lo virtual, y que, de primera entrada, parece un juego tecnológico, pero que conforme el visitante o usuario navega en la información, revela una realidad cruda y escalofriante. Las cámaras que usted está observando a través de su dispositivo personal, apuntan fijamente en tiempo real a ciudades con altos índices de homicidios, problemas sociales, inseguridad y crimen. Los códigos acá representados develan conjuntos de características violentas y cotidianas que hemos asimilado como parte de nuestra genética actual. Daniel Soto Morúa Curador MADC


El Tanque

49


50

El Tanque


El Tanque

51


52

El Tanque


El Tanque

53


54

El Tanque


El Tanque

55


56

El Tanque

Festival de cine PFF Muestra de GIPPFS

Pupila Estudio Del 06 al 08 de junio de 2018

Pupila Film Festival es el primer festival de cine enfocado en documentales de diseño, arquitectura, arte y cultura visual. Cuatro películas, tres días, una sala. Un carpintero de ataúdes, un super arquitecto, amantes de la tipografía y un artista imposible de encasillar. Como complemento al festival, se organizó una selección de gifs. Documentales: Big Time (Kaspar Astrup Schröder, Dinamarca), Paa Joe & The Lion (Benjamin Wigley, Inglaterra-Ghana), Pressing On (Erin Beckloff y Andrew P. Quinn, Estados Unidos) y Maurizio Cattelan (Maura Axelrode, Estados Unidos). Participantes en la muestra GIPPFS: Alejandro Bonilla, Esteban Astorga, Fabiola Mejía, Federico Rodríguez, Flamiguettes, Joseph Navarro, Killiam Cooper, Los Hooper, Paola Wiciak, Alejandro O’Connor, Edwin Godínez, José Daniel Chavarría, José Mario Zuleta, Sebas Coto,Vivian Mayorga, Alejandro Segura, Julián Gallese y Roberto Delgado Webb. Organiza: Pupila Estudio Coordinación: MADC Lugar: Cine Magaly (documentales) y El Tanque (muestra de GIPPFS)


El Tanque

57


58

El Tanque


El Tanque

59


Coraima Díaz y Joan Villaperros | Costa Rica Del 14 de junio al 31 de agosto de 2018

¿Tienen los espacios “voz” propia? Joan Villaperros y Coraima Díaz nos proponen una obra procesual que busca extender la percepción del sonido gracias a las condiciones materiales y arquitectónicas de este antiguo tanque de búnker. El proyecto consta de tres fases. Durante la primera El Tanque permanecerá cerrado. Dentro de él se instalará un sistema de audio y un micrófono que podrá controlarse mediante un timbre exterior activado por el público. Así se registrarán los sonidos y la reverberación que tiene el espacio cuando nadie está dentro de él. Posteriormente se instalarán micrófonos para registrar sonidos externos. Durante la segunda fase habrá artistas sonoros invitados a hacer grabaciones y composiciones. Finalmente se construirán e instalarán dentro de El Tanque pequeños módulos robotizados, los cuales generarán patrones rítmicos o melodías transformadas de los registros sonoros previos.


El Tanque

El proyecto mostrará que la “voz” de El Tanque es una especie de caja de resonancia que sintetiza las voces de la gente, el ruido de la urbe y los sonidos producidos por la naturaleza y por artistas. Con este proyecto, desde El Tanque cobrará vida a un pequeño archivo-memorial sonoro de nuestra época. Adriana Collado-Chaves Curadora MADC

61


62

El Tanque


El Tanque

63


64

El Tanque


El Tanque

65


66

El Tanque


El Tanque

67


Elena Achong, Tamara Ávalos, Andy Retana y Xiomara Zúniga | Costa Rica Del 20 de setiembre al 07 de diciembre de 2018

Mediante la percepción y el simulacro, el tanque exhibe un contenedor contenido, hipérbole de un tazón invertido que simboliza el horno (creador de objetos funcionales), habitación y hogar, espacio sagrado, temazcal, caverna y útero. Los artistas problematizan sobre la cerámica, disciplina que usualmente constituye un “lenguaje incómodo” en el arte contemporáneo local, mediante la creación de un objeto en crudo que contiene objetos no acabados. Elena Achong, Tamara Ávalos, Andy Retana y Xiomara Zúñiga miembros del Colectivo Dactilar- plantean un ejercicio en el que el uso y la necesidad forman el eje central, y crean un nexo entre la cerámica y la arquitectura, disciplinas que surgieron para resolver distintas necesidades humanas. Con la primera, se producen objetos contenedores para almacenar y servir alimentos, mientras que la otra ofrece albergue y protección. Pero también ambas se relacionan -desde sus orígenes- con aspectos socio-simbólicos. La cerámica en la utilización de ritos, y la arquitectura como representante de bienestar y refugio


El Tanque

69

personal y emocional. Día a día, en El Tanque se construirá un tazón invertido con técnicas constructivas tradicionales y finalmente será la arcilla que cubra a los visitantes en un refugio para repensar la producción artística de este lenguaje. Daniel Soto Morúa Curador MADC


70

El Tanque


El Tanque

71


72

El Tanque


El Tanque

73


El Tanque en números 74

El Tanque

2017

2018

2019

Total de propuestas participantes

37

21

21

Propuestas individuales

30

17

20

Propuestas colectivas

7

4

1

Propuestas seleccionadas

3

3

3

Hombres participantes

29

14

12

Mujeres participantes

21

15

10

Hombres seleccionados

2

3

2

Mujeres seleccionadas

2

3

2

Países inscritos

7

4

3

Países seleccionados

2

2

2


Representación de países por proyectos seleccionados El Tanque 2017-2019

Costa Rica 89%

El Salvador 11%

Premio en dólares por exposición 2017-2019

800 700 600 500 400 300 200 100 0 2017

2018

2019

75


76 El Tanque EQUIPO MADC 2019: Dirección: Fiorella Resenterra | Administración: Susana Cascante | Curador jefe:

Daniel Soto Morúa | Curadora: Adriana Collado-Chaves | Comunicación y producción: Randall Serrano Educación: Antonieta Sibaja | Diseño gráfico y fotografía: Adriana Artavia | Contabilidad: Jonathan Carrillo | Bienes y contrataciones: Esteban Vásquez | Museografía, registro y catalogación: Osvaldo López | Recepción: Alejandra Villalobos Encargado de taller: Pedro Rosales | Custodia y montaje: Sandra Lezcano, André Reyes, Arturo González, Diego Sánchez y Bryan Cordero | Servicios Generales: Leonardo Calderón JUNTA ADMINISTRATIVA MADC 2019: Presidenta: Sylvie Durán | Vicepresidenta: Karina Salguero Moya | Secretaria: Loida Pretiz | Vocal 1: Jurgen Ureña | Vocal 2: Marta Rosa Cardoso JUNTA NACIONAL DE CURADORES 2019: Rolando Barahona-Sotela | Marta Rosa Cardoso | María José Chavarría | María José Monge | Fernando Ramírez | Fiorella Resenterra | Adriana Collado-Chaves | Randall Serrano | Daniel Soto Morúa | Diego Van der Laat JUNTA FUNDACIÓN PRO MADC 2019: Presidenta: Karina Salguero Moya | Secretaria: Adriana Gómez | Tesorera: Gisela Salazar | Vocal 1: Jurgen Ureña | Vocal 2: Diego Van der Laat AGRADECIMIENTOS: a todos los artistas que han dejado atrás su zona de confort y han tomado valor para explorar este espacio tan particular.

CRÉDITOS DE ESTA PUBLICACIÓN: Conceptualización del catálogo: Daniel Soto Morúa | Autores de los textos: Osvaldo López, Antonieta Sibaja Hidalgo y Daniel Soto Morúa | Diagramación y diseño gráfico de catálogo: Diego Lee, Pamela Sandino y Adriana Artavia | Diseño gráfico de convocatorias y exposiciones: Adriana Artavia | Fotografía: Adriana Artavia, Priscila Carranza y Diego Lee

MUSEO DE ARTE Y DISEÑO CONTEMPORÁNEO. Ministerio de Cultura y Juventud. Ubicado en el Centro Nacional de Cultura. Avenida 3, calles 11 y 15, San José, Costa Rica. info@madc.cr | www.madc.cr | Teléfonos (506) 22579370, (506) 22223489. Fax (506) 22578702, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADC 2019.


El Tanque

77

Profile for Museo de Arte y Diseño Contemporáneo

Catálogo El Tanque Laboratorio de Ideas  

Catálogo compilatorio de las exposiciones realizadas en El Tanque Laboratorio de Ideas del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo entre el 201...

Catálogo El Tanque Laboratorio de Ideas  

Catálogo compilatorio de las exposiciones realizadas en El Tanque Laboratorio de Ideas del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo entre el 201...

Profile for madc
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded