__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

200

190 H C J F

E A O O

R M S T

N Á N D E Z P O S É A L B E R T O O G R A F Í A

180

170

160

150

140

130

1

120


Esta publicación fue realizada para la exposición: R.I.P. - Retratos Inconclusos Policiales / José Alberto Hernández Exhibida en las salas 3 y 4 del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo San José, Costa Rica. Del 14 de abril al 24 de junio 2011 Dirección MADC: Fiorella Resenterra Curaduría: María José Chavarría Autores de los textos: Fiorella Resenterra - María José Chavarría Edgar León - José Alberto Hernández

2


Í N D I C E

PRESENTACIÓN FIORELLA RESENTERRA, DIRECTORA MADC

07

MARÍA JOSÉ CHAVARRÍA, CURADORA MADC

09

JOSÉ ALBERTO HERNÁNDEZ

17

EDGAR LEÓN

25

CURRÍCULUM DEL ARTISTA

36

REFERENCIAS OBRA ANTERIOR

38

C R É D I T O S

40

3


R.M.C. (38) -15 arrestos desde el 2002Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm. CromogĂŠnica a color. PelĂ­cula Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

4


5


Hoja de contactos Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales- (2005-2010).

6


M . A . D . C R E S E N T E R R A F I O R E L L A P R E S E N T A C I Ó N

Retratos Inconclusos Una de las tareas principales del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) ha sido la de estudiar e impulsar artistas jóvenes, y consecuentemente, ha seguido el rastro de forma significativa a aquellos por los que ha apostado desde sus inicios y cuya prolífera carrera ha devenido en la constante y coherente producción de obras. José Alberto Hernández, es uno de ellos; su primera exhibición en el MADC fue en 1999 en la Muestra Artistas Emergentes, donde ganó con la obra: “Los huevos del gallo”; lo que dio lugar, ese mismo año, a su primera muestra individual en el Museo, que se tituló “Envoltorio digestivo”; posteriormente, exhibió “Metodología” de la serie Inventario, un registro de armas decomisadas; además de su participación en varias muestras colectivas. Es gracias a este recorrido que el MADC ha logrado coleccionar tres obras de Hernández: “Auto-opsis” (una instalación compuesta de tres fotografías blanco y negro y un video), “Existencia” (un tríptico fotográfico) y “Ser, tiempo y espacio” (una fotografía a color acompañada de un video). Asimismo, se cuenta con una colección de veintidós afiches de su reconocido trabajo como diseñador gráfico. La Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales 2005-2010 -, es una secuencia de doce capturas fotográficas hechas a delincuentes fichados por la policía; las cuales fueron tomadas en el 2005-06 mientras el artista ejecutaba –simultáneamente- otro proyecto fotográfico. Los negativos de las obras permanecieron sin revelar durante algunos años, hasta que finalmente, fueron positivados en el 2010 para esta muestra. Este lapso implicó un riesgo substancial de deterioro de la película, daños o alteraciones en la emulsión, manchas, suciedades, rallones, etc.; factores impredecibles que afectaron el producto final, se maximizaron y que ahora, salen a la luz una vez efectuadas las ampliaciones. En una época, donde lo digital cautiva por sus perfecciones, resulta casi indiscreto que alguien se atreva a utilizar la fotografía analógica, impresa sobre papel fotográfico, sin retoques. Hernández se atreve, y logra una serie de imágenes difusas y perturbadoras a la vez. Desarticula la función primordial de las fotografías policiales -cuyo fin es el de obtener un registro fiel y detallado de un individuo- para dar paso a una imagen totalmente desenfocada, en donde son precisamente los accidentes quienes protagonizan la escena. Es curiosa la vinculación que existe entre la serie Inventario presentada en el 2007 y R.I.P., que se inaugura cuatro años después. Aunque ambas fueron tomadas en la misma época, Inventario ofrece enfoques perfectos en planos cortos que dialogan con fondos desenfocados; R.I.P. -por su parte- es prácticamente un solo plano fuera de foco. La primera, estudia las armas: el objeto; la segunda, quienes las utilizan: el sujeto. La serie nos enfrenta directamente a estos personajes deformados / deteriorados / imperfectos articulados entre la impecable producción, la racionalidad y rigidez del registro fotográfico, la nomenclatura (que corresponde a las iniciales del sujeto y la cantidad de detenciones) y una superficie cargada de accidentes. Retratos inconclusos como inconclusas las historias que cuentan. F.R. Directora MADC San José, enero 2011 7


8


M . A . D . C C H A V A R R Í A M A R Í A

J O S É

C U R A D O R A

R.I.P. La presencia de la vulnerabilidad de la vida – muerte y la relación con el Otro a partir de la imagen, son una constante en el trabajo de José Alberto Hernández desde sus primeras series fotográficas. Desde sus inicios, el artista se ha basado en el trabajo a partir de la serialidad, en el desarrollo de un tema estudiado dentro de un conjunto de tomas de imágenes que se combinan y complementan. Esta metodología da paso a series completas, fragmentos que de igual manera, se conectan unos con otros. Por otro lado, el nivel de investigación es llevado a la búsqueda de las tomas in situ, y al interés de llegar a la intimidad de ciertos lugares inaccesibles para el público, como lo son una sala de operaciones o una morgue. Esto conlleva a un trabajo previo, lento y sistemático, a la toma de negativos y su posterior selección y producción de obras. El artista ha logrado realizar fotografías en lugares restringidos, gracias a su perseverancia, constancia y apoyo brindado. El acercamiento al retrato fotográfico desarrollado por Hernández, se aborda desde una perspectiva no explícita, difuminada, que guarda cierta distancia con el sujetoobjeto. Busca una generalidad más que una individualidad, son personajes usualmente desprovistos de identidad, sin rostro, anónimos. Es posible encontrar este tipo de enfoques desde su serie Cuerpos de 1998, en donde se inicia una línea de trabajo a partir de cuerpos fragmentados; también en la serie Conceptos vitales del 2002, en donde se enfoca en la captura de imágenes en el quirófano, fotografías de individuos en salas de operaciones. En la serie Entre 4 paredes del 2001-021, presenta un estudio de salas de hospital y salas de cuidados intensivos, de personas que a pesar de su estado delicado, esperan recuperarse. La serie Auto-Opsis del 2002-032, se introduce propiamente al tema de la muerte humana, con sus estudios de la morgue y los procesos de autopsias. Su serie Existencia del 20023, se centra en la toma de cadáveres, de cuerpos ubicados sin vida en diferentes recintos. El tema de la muerte animal, también ha sido trabajo por Hernández en su Serie Negra y Serie Roja, ambas de 1999.

Esta serie fue mostrada como exposición individual en la Fundación TEOR/ética, San José, Costa Rica, en el 2003. 2 Una obra constituida por una instalación de tres fotografías y un video con el nombre de Auto-Opsis, de la misma serie, forma parte de la Colección Permanente del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. La obra formó parte de la exhibición Contaminados (Ex) tensiones de lo Audiovisual / Inquieta Imagen en el MADC en el 2002. 3 Un tríptico de esta serie con el nombre de Existencia, es parte de la Colección Permanente del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. Fue mostrada dentro de la exhibición colectiva Contemporary Art from Central America en el Museo de Bellas Artes de Taipei, Taiwan, en el 2002. 1

G.S.C. (34) -12 arrestos desde 2003Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

9


Temáticas como el deterioro del cuerpo y la enfermedad, son reflexiones sobre la existencia misma, abordadas desde la serie Ser, tiempo y espacio del 20034, en donde se acerca al tema del laboratorio, a tomas de cuerpos que reposan en formaldehido, cuerpos como “objetos” de estudio. Asimismo, la experimentación con los procesos de revelado de negativos, realza la potencialidad expresiva de la imagen; el mismo soporte sufre daños, es frágil, se desgasta. La emulsión fotosensible en donde la luz deja huellas y el artista somete a marcas y heridas, es vulnerable -al igual que el cuerpo- a las alteraciones y al paso del tiempo. La aproximación al trabajo con armas y a temáticas en relación a lo delictivo, se hacen visibles desde su serie Ratas en el 2004, en donde animales muertos se contraponen a una serie de objetos agresivos. Igualmente la serie Inventario del 2005-075, presenta un estudio de armas confiscadas por el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica -OIJ-, que fueron utilizadas en diversos crímenes; estos son objetos con una gran carga histórica y simbólica. En estas imágenes, la confrontación con el espectador o con el sujeto a fotografiar, es otra constante en su trabajo; esa presencia de una delgada línea entre la vida y un objeto amenazador. El artista presenta una visión de la fragilidad del cuerpo y de la fugacidad de la vida, que es sus últimos trabajos, se amarra con la idea de la violencia que desencadena la muerte. Encontramos en sus imágenes, la relación con objetos ligados a crímenes o sujetos como autores delictivos, estos de manera implícita, representan esa arma que nos hace vulnerables. El ejercicio de la violencia y la muerte como presencia, es fundamental en el trabajo de Hernández. En esta ocasión, la exhibición de la serie R.I.P. Retratos Inconclusos Policiales, retoma el trabajo fotográfico que se acerca al tema de los delitos contra la vida y causas criminales. Estos son temas ya trabajados por el artista desde sus anteriores investigaciones realizadas con el OIJ, como es el caso de la serie Inventario del 2005-07.

Una obra con el mismo nombre, forma parte de la Colección Permanente del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. 5 La muestra Metodología. Serie Inventario, fue expuesta en las salas del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, San José Costa Rica, en el 2007. 4

F.M.A. (35) -8 arrestos desde el 2002Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales(2005-2010). 100 x 150 cm. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

10


11


12


En los Retratos Inconclusos Policiales, Hernández resemantiza la concepción del retrato policial para dar pie a imágenes borrosas, poco útiles para la identificación de delincuentes, pero cargadas de significación en el ámbito artístico. Estos (anti)retratos, evidencian el historial de sujetos en relación a sus detenciones. La presencia-ausencia de este como delincuente, genera a partir de una imagen turbia, una sensación de incertidumbre. Aquí no vemos armas, ni sabemos de qué manera el crimen fue cometido, pero sí su recurrencia en ello. Cada individuo de la serie R.I.P. presenta de alguna manera, una agresión, un temor, incluso, una muerte latente. El uso del poder a partir de la ley, implementado por el uso de la identificación como mecanismo de control, en este caso, queda totalmente desprovisto de efectividad. Además, genera cuestionamientos en relación a la inversión del poder ejercido por la provocación de la imagen y la amenaza latente de los sujetos fotografiados en el espectador. De igual manera, la utilización del gran formato, como recurso para potencializar la imagen, contribuye a incitar una confrontación con el espectador, más directa, frontal, e incluso, agresiva. Estos (anti)retratos, no evidencian al criminal, se presentan como una referencia de la violencia, como una imagen confusa, sugerente. Imágenes que en lugar de “capturar” con la toma a los sujetos, les dejan libres; son todavía relatos inacabados. M.J.CH. Curadora MADC San José, enero 2011

R.E.L. (31) -23 arrestos desde el 2001Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

13


14


R.A.B. (28) -23 arrestos desde el 2001Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). Tríptico: 51x76 cm c/u. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

15


16


S E R I E

R . I . P

H E R N Á N D E Z J O S É

A L B E R T O

2 0 0 5 - 2 0 1 0

*

Retratos Inconclusos Policiales / 2005 – 2010 * En la violencia, como en la sensualidad, cuanto menos se ve más excitante resulta. Culpable o Muerto. Rosa Olivares

La serie R.I.P. es un ensayo fotográfico de 12 (anti)retratos. Las siglas conocidas para el epitafio latino Requiescat in pacem o al inglés Rest in Peace dentro del ámbito de lo funerario, se han convertido aquí en una abreviatura personalizada por la serie fotográfica en sí misma: Retratos Inconclusos Policiales. Pero tal es la carga de la nomenclatura sumada a nuestros temores, sensaciones y lecturas que podrían reflejarse en los sujetos retratados a manera de presagio, aún sin saber lo que cometieron. Cada (anti)retrato de la serie R.I.P. pertenece a un delincuente reincidente que ha sido capturado por la policía en múltiples ocasiones por varios delitos, pero que finalmente son liberados de manera casi inmediata. Cada uno de ellos es identificado por las siglas de su nombre y la cantidad de detenciones-arrestos por la que ha pasado. El retrato (en este caso el fotográfico) como género, reúne toda una serie de pretenciosas iniciativas que giran en torno a la idea de mostrar las cualidades físicas, morales y hasta espirituales de las personas que aparecen en las imágenes. Como parte de la producción de identidad cada época retrata a sus individuos, pero nos concentraremos aquí en la dirección de aquellos que desordenan y alteran lo establecido, volviéndolo turbio e inseguro. Contra ellos la fotografía (el retrato) se convirtió a su vez en un mecanismo de vigilancia donde a través de la imagen se realiza su “captura”. Sin embargo, ¿qué puede haber tras una imagen producida desde la fotografía cuando sabemos que ella siempre es insuficiente, sometida, mermada o distanciada?

K.J.C. (28) -11 arrestos desde 2002Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm. Cromogénica a color.

Aunque aceptamos hoy por consenso que la identidad no es algo ligero de “retratar-capturar”, la pose frente a la cámara continúa adquiriendo valores según las circunstancias, dando origen a condicionamientos y actitudes frente al lente que parecieran casi heredados. ¿Cómo podríamos sentirnos de manera previa a un retrato policial?, ¿qué gesto adquiere el individuo frente a un retrato de estas características?, ¿qué dice de ellos la imagen tomada con el mismo instrumento o mecanismo que retrata a cualquiera: la cámara? La policía y la fotografía, curiosamente, se constituyen a partir de aplicar el mismo lenguaje: apuntan, disparan, atrapan, capturan, revelan, evidencian, prueban y velan.

Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

*Fotografías realizadas entre 2005-06, reveladas y positivadas entre 2009-10.

17


La serie fotográfica R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales- no deja ver nada, ni a nadie, son fotos inútiles, desencajadas, veladas; la fotografía nos ha fallado también y ha dejado en lo irreconocible, un paraje que nos conduce a señalar que algo sucede, pero no sabemos qué hacer al respecto. En su accidental mutación y transformación estos individuos solo parecieran querer tomar la forma del otro, desprendiéndose de ese rostro inevitable buscando una nueva identidad, en una aparente disminución de su poder por el poder mismo. “Víctima, culpable y testigo forman un triángulo cuyos lados y ángulos son inseparables (…) Esos objetos, esas escenas, esas situaciones vistas o imaginadas se convierten en documentos sociológicos de una conducta determinada, estructurada en una amplia y complicada red de relaciones entre los que miran y los que son observados, entre criminales y víctimas, entre ellos y los testigos, cuestionando a veces el carácter mismo de falta y delito en función de convenciones sociales.” (EXIT#1- Delitos y Faltas- 2001, p.9) Rosa Olivares Periodista, historiadora y editora

La fotografía y el delito mantienen una relación estrecha desde 1843, cuando el nuevo método demostró que podía ser tomado en cuenta como instrumento para las prácticas forenses. La evidencia más temprana para el registro fotográfico de reclusos proviene de Bélgica (1843-4) y Dinamarca (1851). Hacia la década de 1850 la fotografía de “los detenidos” se dio de forma experimental en Suiza, Estados Unidos e Inglaterra. En 1866 ya el investigador Allan Pinkerton se basaba en algunas tomas fotográficas para reconocer y seguir delincuentes. Cesare Lombroso, médico criminalista italiano, partió de modelos antropológicos para definir en la década de 1870 la figura del delincuente nato, para el cual aseguraba, existe una especie de predestinación genética, otorgándole así un rostro. Los precursores de coleccionar fotografías de delincuentes se han identificado por primera vez en Birmingham (1850, 1860), y aún más sistemáticamente en Londres (1870), París (1874) y Berlín (1876). Pero sería hasta 1882 cuando Alfonso Bertillon, oficial de la policía francesa no conforme con los usos empleados para identificar a los criminales reincidentes, expuso una nueva disciplina: la Antropometría. Se trataba de una técnica de postidentificación de criminales basaba en el registro de las diferentes características óseas métricas y cromáticas de personas mayores de 21 años en 11 diferentes partes del cuerpo (marcas individuales, tatuajes, cicatrices y características personales del sospechoso). Elaboró la metodología necesaria para el registro y comparación de los datos de los procesados. En 1884 aplicó este procedimiento para identificar a 241 delincuentes

18


múltiples. Creando así en París el Servicio de Identificación Judicial dado a conocer en 1885 y adoptado oficialmente en 1888. En esa época Bertillon, publicaría además una tesis sobre el retrato hablado, donde aplicaría el lenguaje para explicar las ambigüedades que por supuesto ya aparecían en las imágenes. Alexander Gardner, principalmente fotógrafo de guerra, se encargaría de retratar a los conspiradores de Lincoln. En 1865 Lewis Powell conocido también como Payne, intentó asesinar al secretario de estado norteamericano W.H. Seward y se encontró culpable junto a David Herold de la conspiración contra el presidente. En las fotografías de ambos, un Payne frontal desafiante o resignado espera en celda su sentencia, mientras que Herold, ligeramente volteado, mira la lejanía de su causa y lo que le puede deparar. Bruce Jackson profesor de cultura estadounidense y artista documentalista, encontró en 1975 una serie de fotografías fechadas entre 1914-1917 que provenían de la prisión del Estado de Arkansas. A partir de los registros en 3x4 pulgadas amplió y exhibió la apariencia de hombres, hasta entonces desconocidos, que fueron fotografiados al interior de la prisión unidos a un número, contra una pared o una tela, mientras que las fotografías de las mujeres se habían tomado en las afueras, junto a una cerca, sentadas sobre una silla de mimbre -Mirrors. Photographs from the Arkansas State Prison 1915-1937, found and printed by Bruce Jackson-. En un sutil acto de ubicación, adentro y afuera, presenciamos la omnipresente construcción de significado de la fotografía. En otro hallazgo histórico, el artista José Luis Neto -De la serie 22474,2000- encontró un único negativo original de 1903 tomado por Joshua Benoliel del cual entresacó individualmente y positivó en el año 2000 los rostros de prisioneros encapuchados de una cárcel de Lisboa donde por una disposición de la Penitenciaría en 1884 debían permanecer así para no mantener contacto entre ellos, eliminando no solo su rostro sino también su nombre por un número, desposeyéndolos por completo de una individualidad. “Artículo 159. A los prisioneros no se les permite, bajo ningún concepto, verse unos a otros ni comunicarse entre sí mediante el habla, la escritura o los gestos. Fuera de esta celda, cada prisionero llevará un capuchón sobre su rostro que solo podrá quitarse en los terrenos para la marcha, en los anfiteatros de la capilla o en los lugares donde no esté presente ningún otro prisionero”. Reglamento Provisional de la Penitenciaría de Lisboa, 20 noviembre de 1884. (Ewing, 2008: p. 132)

19


La ley posteriormente sería abolida y quedaría grabada en otro negativo del mismo Benoliel de 1913, quien capturó una foto grupal del pabellón ¿celebrando sus rostros libres? Nuevamente José Luis Neto -De la serie 22475,2003- los entresacó uno por uno dándonos los turbios rasgos de quienes alguna vez estuvieron allí. Hoy día continuamos haciendo este tipo de imágenes, y aunque ya no pretende, por obviedad, ser un estudio detallado de malhechores y criminales, si conforma aún un archivo de exclusión, fichas de catalogación para reconocimiento posterior, apoyando su “veracidad” en otros medios corporales directos -no de imagen- tales como la dactiloscopía, piloscopía, hematoscopía o de genética forense, donde lo interesante en sí mismo es que aún apliquemos la esencia del método. La problemática de la delincuencia continúa de manera cíclica y se incrementa a medida que también somos más. Parece no haber soluciones probables, solo un populismo electoral instalado por el poder y seguido por la política para hacernos creer que se minimiza, cuando en sí mismas estas élites propician la violencia para ofrecer “servicios” que sigan dando vigencia a su causa. Soluciones inadecuadas, ineficaces, vinculadas a la total insatisfacción respecto a la respuesta que brindan los distintos operadores del sistema ante la comisión de un delito, muy especialmente en lo que se relaciona con la impunidad de que gozan muchos autores de conductas delictivas. De este modo, la identificación de los presuntos autores viene a ser tan solo un mecanismo de aparente control sobre la situación y sobre nosotros mismos. Referentes en el arte contemporáneo hacia la imagen vandálica como recurso de especial atención estaban presentes en la obra-collge Wanted/$2.000 Reward (1923) de Marcel Duchamp, donde además el dinero juega un papel mediador: el de la recompensa por ajusticiamiento. Es, si se quiere, la imagen pública del anti-héroe, el anti-ídolo, expuesta para alertar, mientras que al mismo tiempo, ofrece participar del juego a cambio de un botín. “Por cualquier información que conduzca al arresto de George W. Welch, alias Bull, alias Pickens, etcéteras, etcétera. Operaba en Tienda Ilegal de New York bajo el nombre Hooke, Lyon and Cinquer. Mide sobre los 5 pies 9 pulgadas. Pesa sobre las 180 lbs. Complexión mediana, mismos ojos. Conocido también bajo el nombre de Rrose Sélavy”. (Marcel Duchamp. Wanted/$2,000 Reward.1923)

Hacia 1962, Henry Geldzahler, curador, historiador y crítico de arte contemporáneo compartía con Andy Warhol el hecho de que la cultura popular desafortunadamente también estaba representada en los incidentes violentos que le suceden. Un mural del artista para el Pabellón de la feria Mundial de Nueva York de 1964, tuvo por unas horas a Los 13 hombres más buscados como una alegoría a la ciudad misma. Fue retirada de manera inmediata del edificio en Queens cubriéndola con una capa de pintura plástica.

20


“Warhol nos muestra que ser bandido es uno de los modos más típicos y paradigmáticos de constituirse como subjetividad en las sociedades contemporáneas: no sólo el sistema de la opinión pública, de los mass media, se vuelcan para ofrecerte un hueco en sus escaparates, sino que incluso todo el sistema de reconocimiento y control de la identidad -son fotos de identificación las que Warhol selecciona- opera para asegurar la consistencia específica, la identidad diferencial del sujeto al que somete a control, a vigilancia y castigo. Si ha de ser encarcelado -y quizás incluso condenado a muerte- el sujeto ha de existir como singularidad específica, consistente. Estos hombres más buscados (quizás gracias a esos dispositivos foucaltianos de control de las sociedades contemporáneas) deben ser sujetos, identidades bien fijadas. El sistema se encarga de asegurarlo.” (The shock of the view. http://aleph-arts.org/shock/)

José Luis Brea

Profesor Titular de Estética y Teoría del Arte Contemporáneo de la Universidad Carlos III de Madrid

Las imágenes fotográficas de la delincuencia han logrado instalarse en la memoria colectiva -cada uno tiene las propias-, se quedan, impregnan, emanan y representan el mal personificado, dentro de un sistema que al introducirlos al ámbito de lo público, construye parámetros de comportamiento e identidad, en un hacerse y deshacerse a través del acto de representación. J.A.H. San José, noviembre 2010 Consultas: Ewing, William. El Rostro Humano: el nuevo retrato fotográfico. (2008). Blume. Brea, José Luis. Fábricas de identidad. (2003). Autorretratos. Revista EXIT#10, Madrid, Green, David. ¿Que ha sido de la fotografía? (2004). Gustavo Gili. Newhall, Beaumont (1983). Historia de la fotografía. Gustavo Gili. Edición 2002. Olivares, Rosa (2001). Delitos y Faltas. EXIT#01, Madrid. Pérez, David. La certeza vulnerable. Cuerpo y fotografía en el siglo XXI. (2004) Gustavo Gili. Ribalta, Jorge. Efecto Real. Debates posmodernos sobre fotografía. (2004). Gustavo Gili. San Martin, Francisco Javier (2001), Libertad Vigilida. Creación artística e Identidad. Delitos y Faltas. Revista EXIT#01, Madrid.

21


22


R.B.N. (47) -12 arrestos desde el 2001Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). Díptico: 102 x 69 cm c/u. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

23


24


S E R I E

R . I . P .

Presencia y muerte

L E Ó N E D G A R

Uno de los misterios de la imagen fotográfica es la idea de suspensión la cual transforma al tiempo en signo y perpetúa una imagen a su eternidad. Esta imagen, es lo que en teoría han definido como “la presencia de la ausencia” y es aquella que nos confronta con la realidad de lo vivido y el reflejo de una cierta desaparición. Por esta razón cualquier fotógrafo, una vez que se hace a su tarea, se tropieza con éstas concepciones, las cuales, con el paso de los años, van quedando atrapadas en una especie de mausoleo a la espera de una resurrección pública. Y es que cuando se trata de presencia y ausencia, hay dos ideas que no puedo evitar, es decir: la vida y la muerte, porque se imbrican de la misma forma que sostienen una relación con el universo de las definiciones. Por eso, cuando pensamos en el trabajo de la fotografía, tendríamos que pensar de que se trata de un asunto de vida y de muerte. De esta manera, se podría decir, que un fotógrafo hace parte de la maquinaria de la imagen que se encarga de fusilar lo visible de la misma forma que un arma se encarga de quitar la vida de algo o de alguien. No en vano, la cámara fotográfica guarda una relación estrecha con las armas porque ambas comparten funciones. Tampoco nos debería sorprender que hayan personas que demuestren cierta reticencia a ser fotografiados porque ello implica perder su alma tal y como lo manifiestan algunas tribus en el África, América, etcétera. Entonces “morir frente a un aparato fotográfico querría decir, vivir en tanto imagen, de la misma forma que aquellos que se dejan fotografiar aceptan la muerte para vivir una cierta eternidad. Esos son los archivos fotográficos, una distribución de vida y de muerte.

J.O.C. (47) -17 arrestos desde el 2001Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales(2005-2010). 100 x 150 cm Cromogénica a color.

T.W. Mitchell a propósito de su publicación “Qué quieren las imágenes” ha dicho que lo que quieren es que las besemos. Yo tiendo a creer que lo que ellas quieren, es matarnos. Algo curioso que le acontece, es que al devenir en imagen se liberan de cierta muerte, aquella, que vive a pesar de su propia especificidad. Ellas gozan de una inmunidad que las hace invencibles y de allí que el pulso con ellas se vuelva una guerra.

Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

25


Ausencia y vida Un trabajo fotográfico que he tenido presente desde hace algunos años es el de José Alberto Hernández, concretamente la serie que expuso bajo el nombre de “Metodología. Serie inventario 2005-2007” en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo en el año 2007. De esta serie, hay una foto en particular cuya imagen presenta a un revolver (Revolver Marca Hi Standard Sentinel R-102, Calibre 22 LR, No 11862454 ) visto de frente y el resto de la fotografía se observa fuera foco. Esta obra, es lo que en mi buen entender sería un duelo, es decir, una arma contra otra. Éste registro me es particularmente atractivo porque como acto fenoménico, su objetivo es el asesinato de el arma misma. Por eso, fotografiar un arma, en las dimensiones que nos propone el artista es confrontarla allí donde la imagen es capaz de matar. Es aquí donde se inscribe todo el trabajo de José Alberto Hernández, quien con conciencia del medio, se sirve de él, para intentar entablar una disputa, otra, la de su significado. Justamente éste es protocolo del trabajo actual de José Alberto, cuyo proceso de lucha lleva años de gestación. La serie de fotografías que responde al nombre de Retratos Inconclusos Policiales (R.I.P.) se sirve de aquella noción del Punctum de Barthes para hablar de un algo, en la fotografía, que no se encuentra necesariamente en la imagen pero que la atraviesa totalmente. Esa inmaterialidad conceptual, que no es más que la muerte misma, es el motor de una lucha con el programa fotográfico permitiendo al azar hacer un trabajo sobre la luz y el tiempo. El conjunto fotográfico se transforma en un ejercicio de esencia de la imagen de cara a las múltiples significaciones que ella podría promover. No importa lo que la fotografía no puede hacer, sino lo que la imagen gana al liberárse de su programa. Por eso un retrato policial borroso es una negación programática puesto que la razón de esos registros son lo que Foucault, en otro contexto llamó; vigilar y castigar. Ellas, como imágenes, han sido construidas para manipular, para controlarnos e inclusive, para juzgarnos. La especificidad de esa fotografía de castigo, en éste conjunto, es la estructura que ha sido prácticamente desmantelada. José Alberto tiene muy claro en donde se debaten los temas de la fotografía como especificidad y se toma todos los riesgos que su trabajo le demanda. La fuerza de sus imágenes son de un anonimato deliberado el cual ha liberado a los sujetos de su fotografía. La negación consistiría, quitarle la realidad a la imagen.

26


Archivo y sospecha La construcción del aparato fotográfico surge en un momento de la historia donde la inminencia de su construcción era ineluctable, justamente con ello, surge una forma particular de contar las cosas, por ende, una forma de narrar. El momento histórico de este surgimiento da paso a una discusión que le perteneció a la pintura hasta el momento del surgimiento de la fotografía. Sin embargo, poco se ha hablado de aquellas fotografías que se escapan del programa porque no lograron concretarse programáticamente. Justamente allí surge la sospecha fotográfica, de la tensión generada entre aquello que una imagen debería y aquello que desde el punto de vista aparático no se concreta. Este lugar antropológico de la imposibilidad está profundamente permeado de la duda, porque más que parecer un error divide a la fotografía en dos. Por un lado, su mimetismo y por otro, lo contrario. Si bien, la fotografía establece un diálogo en el momento de su ejecución, no es sino después de la muerte que se interpretan sus signos. E.L. San José, enero 2011

27


28


R.S.C. (35). -34 arrestos desde el 2001Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). Tríptico: 51x76 cm c/u. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

29


M.O.R. (29) -15 arrestos desde el 2003Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm CromogĂŠnica a color. PelĂ­cula FUJI color SUPERIA. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

30


31


J.M.C. (29) -8 arrestos desde el 2003Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). Díptico: 69 x 102cm c/u. Cromogénica a color. Película Kodak color Gold Max. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

32


33


34


L.D.G. (22) -15 arrestos desde el 2003Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales-. (2005-2010). 100 x 150 cm CromogĂŠnica a color. PelĂ­cula FUJI color SUPERIA. Positivado en Kodak Endura Metallic Paper.

35


José Alberto Hernández (1978) es diseñador gráfico y fotógrafo costarricense, formado en la Escuela de Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica, donde obtuvo su licenciatura (2005). Como diseñador se ha especializado en cubrir al sector artístico y cultural, donde desarrolla el concepto visual, producción y edición de sus encargos. Como fotógrafo lleva diez años desarrollado un ensayo fotográfico temático. Contactos: jahcampos@hotmail.com / jahcampos@gmail.com Exposiciones Individuales 2011 2010 2007 2003 1999

R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales- Serie, Fotografía. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC). SJ, CR. CMYKj Gráfica e Instalación. Kiosco San José, Proyecto Amón Siete Once, SJ, Costa Rica. Metodología. Serie Inventario, Fotografía. MADC. SJ, CR. Entre 4 Paredes. Serie, Foto-Gráfica. TEOR/ética . SJ, CR. Artistas Emergentes. Foto-Intalación, MADC. SJ, CR.

Exposiciones Colectivas (selección) 2011 The Change. The World Bank Art Program, Washington, EEUU. 2010 Segunda Bienal Iberoamericana de Diseño BID10. Central de Matadero, Madrid, España. Guión permanente del MAC. Museo de Arte Costarricense, SJ, CR. Anual de Gráfica. Galería Nacional, SJ, CR. Valoarte. Centro de Las Artes y la Tecnología La Aduana. SJ, CR. 2009 VII Bienal de Artes Visuales. Galería Nacional, SJ, CR. Morphogénesis, MADC. SJ, CR. Trienal Panamá Gráfico. Museo de Arte Contemporáneo, Panamá 2008 Primera Bienal Iberoamericana de Diseño BID08. Central de Matadero, Madrid, España. Costa Rica Diseña. MADC. SJ, CR. Ludismo. Centro Cultural de la Embajada de México, Costa Rica 2007 Las Posibilidades de la Mirada. Museo de Arte Contemporáneo, Santiago, Chile. Arte Joven de Costa Rica: Nueve Propuestas. Inter-American Development Bank. Washington, USA. Landings 5. American Arts Museum, OEA Museum, Washington DC. Landings4. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. SJ, CR. 2006 Sal para la sopa. Barcelona-Centroamérica. MADC. SJ, CR. Landings3. Centro León, Santiago, República Dominicana. Landings2. Centro de Artes Visuales, Mérida, Yucatán, México. 2003     VI Bienal del Caribe. Museo de Arte Moderno. República Dominicana. La Región más transparente. Centro Cultural de España. Guatemala. inTangible: Escandinavia-Centroamerica MADC. SJ, CR. tecNOlógico 2: armas de doble filo. TEOR/ética , SJ, CR. Anual de Gráfica. Galería Nacional, SJ, CR.

36

2002     L.A. Freewaves Latinoamerican. Bienal de Video. Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (MOCA), Los Ángeles, USA. Confrontaciones. Bienal de Artes Visuales.Galería Nacional, SJ, CR. Contemporary Art from Central America. Museo de Bellas Artes de Taipei. Taiwan. Dis+Art+Tect: Contaminados (Ex) Tensiones de lo Audiovisual. Video-arte. MADC, SJ, CR. artIstmo. Exposición Intinerante por Centroamérica. MADC, SJ, CR. 2001     Cuerpos, Espacios e Identidades. Centro Cultural de España. SJ, CR. Bienarte. Bienal Nacional de Artes Visuales. Galería Nacional,SJ, CR. Múltiple. Teor/ética, SJ, CR. Arquetipos. MADC. SJ, CR. 2000      Ex3 Explorar- Expresar- Exportar. MADC. SJ, CR. Animales. Museos del Banco Central de Costa Rica. SJ, CR. Temas Centrales,Simposio Regional de Arte . TEOR/ética, SJ, CR. IX Muestra de Cine y Video Costarricense. Centro Costarricense. 1999     Bienal Nacional de Pintura. Galería Nacional, SJ, CR. Reconocimientos 2010- 2008 Seleccionado por la asociación de diseñadores de Madrid (DIMAD) para formar parte de la Primera y Segunda Bienal Iberoamericana de Diseño BIDMadrid. 2008 Forma parte de la publicación de la Editorial Alemana Taschen Latin American Graphic Design, compendio representativo de artistas gráficos de Latinoamérica. 2007 Es elegido para elaborar la imagen gráfica del Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz, España. 2006 - 2001 Beca Taller. Artista seleccionado por la Dirección General de Cultura. Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, para desarrollar un proyecto en 2001 y 2006. 2002 Segundo Lugar. Primer Concurso Centroamericano de Videocreación Inquieta-Imagen. MADC. SJ, CR. 2000 Tercer Lugar. Concurso de Fotografía “El trajín diario del centroamericano”. Museo Integral de Cultura e Identidad Nacional, Centro de Investigación en Identidad y Cultura Latinoamericanas. 1999 Premio “Artistas en Acción ”. MADC. SJ, CR. Colecciones Banco Interamericano de Desarrollo, Washington DC, EEUU. Privada. Zelikow, Daniel M. Washington DC, EEUU. Museo de Arte Costarricense, SJ, CR. Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, MADC. SJ, CR. Fundación TEOR/éTica. TEOR/Colecciónpermanente. SJ, CR. Más información Sitio web: www.josealberto-espaciosvacios.com La presencia de la muerte tras el cuerpo fotografiado, Tesis de Licenciatura (2005). José Alberto Hernández, Universidad de Costa Rica, San José.


Hoja de contactos Serie R.I.P. -Retratos Inconclusos Policiales- (2005-2010).

37


Obra anterior en fotografía Historial de las series Serie Inventario (2005-2007) Plata y Gelatina. Fotografía blanco y negro sobre papel metálico color. 150 x 100 cm.

Serie Ratas (2004) Plata y Gelatina. Fotografía B/N (bajo proceso de reticulación) sobre papel fotográfico. 70 x 50 cm.

Serie Ser, tiempo y espacio (2003) Cromogénica a color. Fotografía color y diapositiva sobre papel fotográfico. 150 x 100 cm.

Serie Conceptos Vitales (2002) Cromogénica a color. Fotografía a color sobre papel fotográfico. 150 x 100 cm.

38

Serie Auto-Opsis (2002-03) Plata y Gelatina. Fotografía B/N sobre papel fotográfico color y b/n. 70 x 50 cm.


Serie Existencia (2002) Plata y Gelatina. Fotografía B/N sobre papel fotográfico color y b/n. 100 x 150 cm.

Serie Entre 4 paredes (2001-02) Cromogénica a color. Fotografía a color sobre papel fotográfico. 150 x 100 cm.

Serie Roja (1999) Cromogénica a color. Fotografía color y diapositiva sobre papel fotográfico. 150 x 100 cm.

Serie Negra (1999) Plata y Gelatina. Fotografía B/N sobre papel fotográfico. 70 x 50 cm

Serie Cuerpos (1998) Plata y Gelatina. Fotografía sobre papel fotográfico. 70 x 50 cm.

39


Equipo MADC 2011 Dirección MADC: Fiorella Resenterra I Administración: Danny Rojas I Curaduría: María José Chavarría I Asistente de dirección y coordinación de actividades: Valeria Rodríguez I Coordinador comunicación y diseño web: Marco Guevara I Diseño gráfico y fotografía: Adriana Artavia I Área educativa y catalogación: Antonieta Sibaja I Jefe de custodios, montaje y registro de colección: Fabricio Meza I Recepción y secretaría de dirección: Nuria Chavarría I Encargado de taller: Jhonny Paniagua I Custodios y montaje: Sandra Lezcano, Luis Diego Fallas, Wilberth Segura, Arturo González, Alexander Fernández I Servicios Generales: Fernando Calderón, Elizabeth Gutiérrez. Junta Administrativa MADC 2011 Presidente: Sr. Emilio Ramos I Vicepresidente: Sr. Esteban Calvo I Secretario: Sr. Jurgen Ureña I Vocal 1: Sra. Ana Carboni I Vocal 2: Sra. Jocelyn Rey. Junta Fundación Pro MADC 2011 Presidenta: Sra. Cynthia Monge I Tesorera: Sra. Roxana Clausen I Secretaria: Sra. Luisana París I Vocal 1: Sra. Ana Carboni I Vocal 2: Sr. Jurgen Ureña. Créditos de esta publicación Dirección MADC: Fiorella Resenterra I Curaduría: María José Chavarría I Textos: María José Chavarría (págs: 09-13) José Alberto Hernández (págs:17-21) - Edgar León (págs: 25-27) - Fiorella Resenterra (pág:7). I Diseño gráfico: Espacios Vacíos I Fotografía: José Alberto Hernández Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. Ministerio de Cultura y Juventud. Ubicado en el Centro Nacional de Cultura. Avenida 3, calles 11 y 15, San José, Costa Rica. info@madc.cr. www.madc.cr. Teléfonos (506) 22579370, (506) 22223489. Fax (506) 22578702, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MADC 2011

40

Profile for Museo de Arte y Diseño Contemporáneo

Serie R.I.P. Retratos Inconclusos Policiales. José Alberto Hernández  

Catálago de la exposición "R.I.P. Retratos Inconclusos Policiales" del artista costarricense José Alberto Hernández ISBN:978-9968-9824-7-4

Serie R.I.P. Retratos Inconclusos Policiales. José Alberto Hernández  

Catálago de la exposición "R.I.P. Retratos Inconclusos Policiales" del artista costarricense José Alberto Hernández ISBN:978-9968-9824-7-4

Profile for madc
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded