Page 1

WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

APUNTES SOBRE LA SOMBRA Octavio Montestruque Bisso – INTERacciones

¨Con la tarde se cansaron los dos o tres colores del patio. Esta noche, la luna, el claro círculo, no domina su espacio. Patio, cielo encauzado. El patio es el declive por el cual se derrama el cielo en la casa. Serena, la eternidad espera en la encrucijada de estrellas. Grato es vivir en la amistad oscura de un zaguán, de una parra y de un aljibe¨. Un patio. Jorge Luis Borges

1. Hechos

.

Cuando Peter Zumthor nos habla de la construcción como arte de configurar un todo con sentido a partir de muchas particularidades, nos está hablando de una arquitectura que se edifica a partir de hechos. Los hechos de este arte, son las variables que le dan carácter a la arquitectura y son en muchos casos inherentes al arquitecto. Estos hechos van condicionar nuestros proyectos y les darán un norte, una dirección, y sobre todo una postura frente a la realidad que queremos transformar. Los hechos con los que trabaja la arquitectura se desprenden de la realidad misma y van teñidos de intenciones específicas propuestas por el arquitecto, que deberán ser trabajadas para poder rescatar la esencia del arte proyectual, que tiene que ver sobre todo con la relación que se da entre el hombre y el espacio. Será entonces mediante el manejo de estos hechos, que la arquitectura tomará forma y sentido, convirtiéndose así en un objeto más que material, en un objeto trascendental para la vida del ser humano, y por lo tanto indispensable como existencia en este mundo. La arquitectura que no trabaja a parir de hechos, se convierte en una arquitectura de moda, de imagen, descartable y poco trascendente en el sentido espiritual y metafísico. Sin embargo, esta trascendencia que va más allá de lo material, no se basa en discursos rebuscados ni en artimañas formales, sino que busca hacer que los hechos básicos de la realidad se conviertan en situaciones importantes – que definitivamente lo son – pero que en muchas ocasiones dejamos de lado por parecer obvias. Así, el sentido innovador de la arquitectura no está ligado a responder nuevas preguntas, sino a buscar nuevas respuestas a las preguntas que históricamente se han planteado como importantes e invariables. Estos hechos que como ya mencionamos son reales y cotidianos, son los que van a determinar el nivel de profundidad del


WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

proyecto, determinando qué es lo importante y en dónde debemos centrar nuestras energías como diseñadores. Si la arquitectura enfoca de forma errónea su interés tendremos más de lo mismo: cajas de moda, formalismos banales, o trasposiciones culturales que poco tienen que hacer en un contexto como el nuestro. La arquitectura que se basa en los hechos y los defiende por encima de todas las cosas, logra alimentar el espíritu del hombre ya que se centra en la vida y no en la imagen, porque lo que busca es resolver los problemas centrales para todos los hombres, las necesidades básicas y los temas irrenunciables de la relación con el espacio, y busca siempre resolverlos de la mejor manera posible ya que la arquitectura no es nada más que un medio de relación entre el ser humano y su existencia en este mundo. Entonces llega la pregunta, ¿cuáles son los hechos con los que debe tratar esta arquitectura? Los hechos con los que debemos pensar, son con lo que iniciamos el proyecto, abandonando la romántica idea del diseño desde una hoja en blanco. Un proyecto nunca empieza con una hoja en blanco, inicia con una serie de variables que debemos ordenar y abordar de la mejor manera. Un proyecto inicia con un suelo sobre el cual se va a posar, inicia con un cielo al cual debemos mirar, con un sol que nos proveerá de luz natural, con una gravedad que nos jalará hacia abajo y exigirá que nos asentemos, y sobre todo con una sociedad que utilizará y juzgará nuestro proyecto, una sociedad a la cual le debemos entregar lo mejor de nosotros. En este caso, abordaremos a la sombra como un hecho, y al hombre como el principal beneficiado de este manejo. 2. La sombra y el hombre

.

Las determinaciones que logra hacer la sombra, son de vital importancia para el hombre. Desde sus orígenes, el ser humano ha buscado tanto en la luz como en la sombra – y creo yo que sobre todo en esta última – una valoración en cuanto a las condiciones atmosféricas del espacio. El manejo de la sombra además, es una condición cultural inherente al hombre, que dentro de nuestra tradición occidental siempre busca la luz. Si pensamos en el arte, vemos que es en la pintura barroca en donde se desarrollo mejor la técnica de la luz y la sombra, en donde la oscuridad es siempre la que determina la potencia de la escena y por lo tanto, su relevancia como imagen que transmite sentimientos y emociones. La pintura de Caravaggio por ejemplo, si bien aborda temas religiosos por la coyuntura de la época, nos transmite una condición atmosférica que logra transmitir las emociones de las imágenes a una interpretación espacial. En este caso, la sombra logra definir las acciones de la pintura, y plasma directamente las emociones sobre el lienzo.


WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

Para el caso de la arquitectura, la sobra siempre ha sido el plano superior de toda edificación, delimitando el espacio pero además brindando condiciones de confort espacial para que el hombre logra una correcta habitabilidad. La sombra relacionada además con la noche y el descanso, determina ciertas conductas y ciertos comportamientos que se dan en los procesos de socialización de las personas. Si hablamos además de la arquitectura de la ciudad, y de la vida que se da entre los edificios, la sombra es fundamental para poder entender la construcción de un espacio público eficiente. Si nos remontamos a la antigua Grecia, podemos ver que las condiciones del espacio público se juegan en una doble variable que relaciona el movimiento de las personas con la construcción de los espacios de sombra, estableciendo que la luz siempre dictará un movimiento más acelerado y más bien la sombra será la que acoja a la quietud y al disfrute de la interacción social en la ciudad. Richard Sennett establece muy bien estas relaciones, cuando relata la historia del espacio público en el mundo a partir de las dinámicas de interacción de las personas. En el ágora griega por ejemplo, vemos cómo las relaciones comerciales y dinámicas se dan en el espacio abierto, mientras que las relaciones sociales se establecen en otro nivel de permeabilidad determinado por la sombra que corresponde a los espacios techados de los edificios que circundan el espacio público. Si pensamos entonces que la arquitectura se nutre de la luz como único material gratuito, definiendo los espacios interiores y estableciendo sus relaciones con el exterior, podemos decir que la sombra es lo que establece las relaciones sociales que se dan en el espacio público, y permiten al hombre poder apropiarse de un lugar exterior, midiéndolo y conteniéndolo perceptualmente, para poder entender sus límites y sus dinámicas propias, con el espacio mismo y con la sociedad. 3. Espacio y límites

.

La delimitación del espacio es definitivamente una de las herramientas fundamentales de la arquitectura, y además, de la existencia humana. Mucho antes de la existencia de la cueva o la cabaña primitiva, el hombre tiene noción del espacio desde el momento en el que entiende sus límites y logra contener el espacio dentro de sus rangos perceptuales. Ordenar unas piedras en el terreno, o sentarse alrededor del fuego, a una distancia no tan cercana como para tener intimidad, ni tan lejana como para no dejar de relacionarse, es tener presente que el espacio debe tener un límite. Con esto entendemos que el centro de la discusión en cuanto a la delimitación del espacio está en la percepción del hombre. Esta percepción lo que hace es ponerle una escala al lugar en el que estamos situados, y hace que nuestro límites tengan


WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

ciertas condiciones – sobre todo sociales – que nos permitirán relacionarnos con la realidad que nos rodea. Para el ser humano, la conciencia del espacio pasa por entender cuáles son sus límites y a partir de eso poder entender las dinámicas sociales que se deben generar ahí. El filósofo alemán Peter Sloterdijk, nos explica la manera en la que los seres humanos logramos entender el espacio, y esto es a partir de la presencia del otro, es decir, de un par similar que nos determina que la realidad es lo que nos rodeo, y que yo puedo ver las dinámicas espaciales y sociales desde el reconocimiento del otro como parte fundamental de mi mismo. Estos niveles de relación social, nos permiten ver que el hombre debe entender el mundo desde el ser-con, es decir, desde una posición plural, en donde el espacio se construye de dos. Sobre este tema, Edward Hall también establece los niveles de relación que se dan entre las personas según la dimensión de cercanía que esconde el espacio. Hall plantea que existen cuatro categorías que guardan una relación dual en su interior que van referidas a una percepción de distancia, en donde se distinguen las relaciones íntimas, las personales, las sociales y las públicas. Cada una de estas categorías cuenta con dos extremos distantes que se conforman por el mínimo y el máximo, tratando de esbozar una idea de límite para poder demarca el paso de una dimensión a otra. Como vemos, el tema de la limitación del espacio va a condicionar no sólo nuestra percepción del mismo, sino que además va a determinar las posibilidades de relación e interacción entre las personas que lo habiten. En este sentido, es importante el reconocimiento de los límites espaciales, que en muchos casos serán creados por la arquitectura misma. Retomando nuestro tema, podemos ver que una de las mejores maneras de delimitar un espacio es mediante el contraste entre la luz y la sombra. La dualidad con la que trabajan estos elementos nos habla de una relación contraria entre sus partes, asumiendo que la luz es propia de lo exterior, y que más bien la sombra es propia de lo interior. Sin embargo, las búsquedas que se enrumban por el tema de la luz y la sombra, lo que siempre tratan de hacer es poder generar una exterioridad en los espacios interiores mediante el manejo de la luz natural, y más bien quieren para los exteriores, la conquista de un pedazo de superficie gracias a la sombra. La sombra así, es la mejor herramienta para establecer los límites del afuera y para además, lograr establece las relaciones humanas que son tan necesarias en los espacios exteriores. La sombra será entonces la encargada de que nuestra percepción logre enmarcar una escala del espacio y a partir de eso podamos establecer relaciones humanas consistentes.


WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

4. Lo público del espacio

.

¿Por qué es importante pensar en el espacio público? Esta pregunta que podría sonar obvia, y tener una rápida respuesta referida a las ventajas del espacio público, muchas veces no resulta así debido a que la arquitectura de nuestro medio se concentra sobre todo en encargos privados, olvidándose de la ciudad y de la importancia que ésta tiene para nuestro desarrollo como sociedad. Si bien podemos decir que la falta de proyectos públicos se debe a una falta de políticas que promuevan los concursos para las licitaciones de las obras en la ciudad – cosa que no escapa de ser cierta – también es importante que se haga un mea culpa, y se reconozca que nuestros arquitectos se han visto más interesados en la arquitectura privada dejando de lado no sólo la labor proyectual sobre la ciudad, sino también las posibilidades de gestión y sobre todo la acción directa sobre ella. Resulta importante en este caso, que los arquitectos encarnen una postura política – en el amplio sentido de la palabra y no en lo que resultado nuestra actual coyuntura ¨política¨ nacional – para poder afrontar el entendimiento y el cambio de nuestras ciudades. Lo público del espacio responde a una gestión de la democracia y de los derecho de los ciudadanos, que deben ser respetados y enaltecidos sobre todas las cosas, y es ahí en donde la arquitectura logra ser una herramienta eficaz para el correcto desenvolvimiento del hombre como ser social. Sabemos que nuestras ciudades se han formado con grandes desigualdades, fragmentaciones y segregaciones espaciales que lo único que logra es segmentar a la sociedad y en donde lamentablemente la arquitectura se ha visto como una manera de marcar la diferencia entre los ciudadanos. Sin embargo, es la calle lo único que nos puede llevar a una vida en democracia y armonía, ya que l calle nos corresponde a todos por igual, y además su buen o mal diseño nos afecta a todos por igual también. Pensar en la calle como el espacio público por excelencia, nos va a llevar a pensar en una ciudad que permita una vida fuera de sus edificaciones, lo cual enriquece desde todo punto de vista a los ciudadanos que la habitan. Las urbes que se constituyen como los mejores lugares para vivir, son aquellos que proponen una calle amigable que permita dinámicas públicas y peatonales resaltando así la vida que se da entre los edificios. Esto sólo se puede lograr, mediante una postura política que nos indique que el espacio público es vital para la vida de cualquier ciudadano. Por eso la actitud de la arquitectura frente a la ciudad, debería ser siempre propositiva y proactiva, buscando cuáles son las mejores maneras de interacción y de acondicionamiento


WORKSHOP Activación Ciudad TETRA 1.1 Chimbote 2012

del espacio público para poder así mejorar la vida de las personas. La arquitectura en nuestro medio tiene una deuda pendiente con esta preocupación social que se debe ver traducida en el espacio público para poder ser eficiente y habitable, de una forma inclusiva para todos los ciudadanos. La arquitectura de nuestro medio tiene por lo tanto una deuda con la sombra, que permita delimitar nuestro espacio, potenciar nuestras interacciones sociales y garantice una vida exterior plena para todos los ciudadanos. 5. Habitando

.

A manera de conclusiones, queremos proponer esta nueva manera de entender la acción arquitectónica, basándonos siempre en los hechos a los que estamos sujetos. Los hechos además implican una acción. Pensar en la arquitectura a partir de los hechos, implica invariablemente hacer arquitectura, es decir, tomar una actitud proactiva frente a los hechos y tratar de resolverlos inmediatamente. Los hechos deben pensarse, resolverse y comprobarse de forma real, alejándonos de suposiciones y más bien remitiéndose a acciones. La arquitectura que parte de los hechos es una arquitectura que se construye, ya que sin la acción esta arquitectura no logra llegar al hombre y se queda sumida en la más triste de todas las frustraciones, de la ilusión frenada y la posibilidad frustrada de su existencia. i

                                                                                                              Bibliografía - Gehl, J. (2006). La humanización del espacio público. La vida entre los edificios. (M. T. Valcarcel, Trad.) Barcelona: Reverté. - Hall, E. (2003). La dimensión oculta (Vigésimoprimera ed.). (F. Blanco, Trad.) México D.F.: Siglo XXI Editores. - Pallasmaa, J. (2006). Los ojos de la piel. Barcelona: Gustavo Gili.     - Pérez, F., Aravena, A., & Quintanilla, J. (1999). Los hechos de la arquitectura. Santiago de Chile: Ediciones ARQ. - Sennett, R. (1997). Carne y piedra. El cuerpo y la ciudad en la civilización occidental. Madrid: Alianza Editorial. - Sloterdijk, P. (2003). Esferas I: Burbujas. Microesferología. (I. Reguera, Trad.) Madrid: Siruela. - Tanizaki, J. (1993). Elogio de la sombra. Madrid: Siruela. - Zumthor, P. (2011). Atmósferas. Barcelona: Gustavo Gili. - Zumthor, P. (2010). Pensar la arquitectura. Barcelona: Gustavo Gili.

Apuntes sobre la sombra  

Reflexión alrededor de la construcción del espacio en la arquitectura como necesidad básica del hombre, y relación de la sombra con la const...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you