Page 1


LOURDES CASTRO CERÓN

REGISTROS

1234567 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 … Xinjiang (China) – Mongolia –Extremo Oriente Ruso


LA OBRA ES PARA MÍ CONTESTACIÓN Y PREGUNTA Eduardo Chillida


Carretera de Karakórum, Xinjiang 10· X · 2016

Los alrededores de Kashgar, dirección Pakistán, son muy áridos, también hay dunas de arena, pero es el principio de otro desierto. Otra forma de desierto: otro color, otras estructuras, otro frío, otra altitud. La carretera de Karakórum atraviesa el valle de Pamir (3.000 m.), pasa por las estribaciones del monte Kongur Tag (7.719 m.), la cordillera del Karakórum y el Mustagh Ata (7.546 m.). Es un crisol de glaciares, un poliedro de montañas elevadas, imponentes, soberbias: bellísimas.


El camino serpentea y se retuerce. Hay muchas curvas, piedras, polvo. Camellos, yaks. Estepas semidesérticas; clima continental. Las casas de adobe conviven con las yurtas (tiendas de campaña de planta circular). Hace mucho frío y un viento seco helado. El vehículo en el que viajo, efectivamente, tal y como me habían anunciado, se zarandea, salta y se agita con fuerza por que el camino es irregular. Entra mucho polvo por las ventanas (rotas). Los mayores tosen, se ahogan; los niños lloran. Todo está sucio y cubierto de polvo.


Cumbres nevadas. Las montañas se descuelgan del cielo como un telón de piedra. Imponentes, soberbias… ¡bellísimas! Profunda emoción. La carretera está cortada por un desprendimiento. Tenemos que esperar diez horas. Se hace de noche. La temperatura baja. Una espera tan larga refuerza los vínculos entre los pasajeros. Al principio solamente nos mirábamos. Ahora la complicidad es mayor, es total. Comemos juntos, hablamos, compartimos el frío y las nubes de polvo; la belleza del crepúsculo y la hostilidad de una noche cerrada en un lugar remoto. La caravana de vehículos esperando se multiplica. Gobierna el desorden. Arrancamos. No es fácil conducir de noche por una carretera deshecha.


Una espera tan larga me permite trabajar con detenimiento sobre la estructura de estas montañas que veo por primera vez. Estoy muy emocionada. Desbordada. Creo que estoy acercándome a un lugar muy bello. … Las montañas se descuelgan del cielo como un telón de piedra. Emoción. Asombro. Recogimiento.


En la cumbre el crepúsculo perfila, define, dibuja. Es el dibujo de una noche larga, cerrada. Azul prusia. Azul ultramar oscuro. Negro marfil. Gris frío. Violeta de cobalto. Blanco (poco). Siena (poco). Atmósfera. Arrastres. Veladuras. Líneas toscas y rotundas para las rocas. Evocación. Sugerencia. Analogía. Como la primera sesión de trabajo en una tela de Rothko; o como los refregados de las acuarelas de Turner. Es la pintura —rotunda, lírica y expresionista)— de la naturaleza. Me interesa trabajar en este escenario. Me interesa el instante en el que suceden estos fenómenos físicos. Es muy bello.


Tashkurgán, Xinjiang 10· X · 2016

He llegado al amanecer, como consecuencia de la parada en la carretera. La ciudad está el pié de unas montañas con relieves acentuados. 3.600 metros de altitud. En el mercado música, color, movimiento. Pero es un movimiento contenido. Todo tiene el aspecto propio de las regiones remotas, altas, aisladas. Poco comercio, pocas tiendas, poco de todo. Serenidad. Tiempo. Contemplación. Espera. Sosiego. Pausa. Población templada, cálida, tímida: sonríen, se aproximan. Se habla tayiko; Tayikistán está cerca. El tayiko tiene un sonido precioso.


En las aldeas y huertas de alrededor hay mucho silencio. MĂĄs silencio todavĂ­a.


Los hombre pierden su mirada en las montaĂąas. Las mujeres cosen. Tienen las manos desgastadas. Piel morena, quemada, curtida.


Parece que las montañas son de terciopelo. De atrás hacia delante. Nieve. Plata. Espejo. Mucha luz. Blanco de zinc. Blanco de titanio. Perla. Violeta cobalto. Azul. Azules. Para ese manto de terciopelo siena, tierra, ocre. A determinadas horas, ocre amarillo. Praderas infinitas, secas, imponentes. Hace mucho frío. El sol quema, quema mucho. El viento quema y duele.


Escucho de lejos la música del mercado. Es música de esta región, otras veces es Beethoven. Esto me ha emocionado. La música de Beethoven habla de cosas potentes, fuertes, sólidas, contundentes. Podría ayudarme en la interpretación de los elementos básicos de este lugar. Sólido. Pesado. Algo tosco. Elegante. Profundo, muy profundo. Recio. Solemne. Sin rendijas, sin vacíos. Con silencios pero no vacíos. Plenitud. Pájaros. Agua. Herramientas de campo. En el silencio estos sonidos son únicos, funcionan como solos. No hay nada que los vincule ni les reste potencia o protagonismo. Son como el solo de un instrumento en una orquesta.


Desde el cementerio veo un grupo de mujeres que atraviesa una pradera. Van vestidas de negro con un velo blanco por encima de la cabeza. En silencio. Suben la colina y se acercan al cementerio. Creo que entiendo de qué se trata. Rodean una tumba y se sientan en el suelo. Cantan. Lloran. Rezan. Pasan así un tiempo largo. Son 12 mujeres. Llegan tres señores. No se acercan a ellas, se mantienen separados. Se quedan en silencio, llorando. Luego extienden un paño de encajes blanco en el suelo y sacan comida de unas bolsas. Hay trozos de carne en un saco de arpillera. Pan. Caramelos. Manzanas. Uno de los señores se acerca a mí e intenta preguntarme cosas.


Las mujeres siguen llorando. Le pregunto cuál es su religión. Con una piedra le dibujo una cruz en el suelo para decirle cuál es la mía. Ha muerto su padre. Le explico que su padre, como los míos, han pasado a una vida mejor. Creo que nos hemos entendido bien. Se dibuja una expresión de complicidad. Me han invitado a comer con ellos. Las mujeres comen separadas de los hombres. Al terminar meten en mis bolsillos un puñado de caramelos y me dan una torta de pan entera.


Vuelven a rezar con una melodía muy bonita. Hacen inclinaciones de cabeza dirigidas hacia la tumba y encienden una pequeña hoguera. Se dan dos besos entre sí y se marchan. Bajan la colina. Vuelven atravesar la pradera. Me han invitado a ir a la casa con ellos. Ha sido una escena llena de emoción. Algo inesperado, profundo, muy bello a pesar del dolor. Atmósfera: recogimiento, dolor, cariño, entendimiento, silencio. Hay cosas esencial que compartimos todos los seres humanos: el dolor, el sufrimiento, la proximidad de las personas queridas…


Lago Karakórum, Xinjiang

Acabo de llegar. No puedo contener la emoción. El paisaje es vasto, ingente, inmenso: sobrecoge. Es un territorio es inabarcable. Es muy bello. Creo que la belleza de este lugar no puede comprenderse más que desde una dimensión espiritual. Creo que ninguna ciencia… ni ninguna disciplina del arte, puede comprender del todo qué elementos confluyen a la vez para construir algo tan hermoso. La obra (de la naturaleza) es para mí contestación y pregunta.


La luz, el color y la atmósfera cada mañana y cada noche se simplifica; es una atmósfera muy bella. Anochecer y amanecer aquí me permite estudiar en profundidad esta expresión de la naturaleza. En algunos momentos del crepúsculo el escenario se simplifica. Se establece un diálogo directo entre la realidad y la interpretación abstracta. Planos de color básico. Estructuras esenciales. Pocos registros. Líneas. Intento comprender cómo se construye esta abstracción natural. Además; viento, frío, agua, fuego, cielo, estrellas.


Voy a pasar varios días en este lugar. Voy a dormir en una yurta, con las personas que viven habitualmente en la orilla del lago (etnia Kirguís, de origen túrquido-mongol). Son personas serenas, hospitalarias, profundamente espirituales. Rezan al salir el sol y cuando se pone. Son respetuosos, atentos, curiosos; cálidos, sensibles. Son sensibles a una mirada, a una sonrisa, a un papel, a un dibujo.


Glaciares de los montes del lago Karakórum. Mucha altitud. Fatiga. Cansancio. Subir un monte a más de 4.000 metros de altitud agota. Falta oxígeno. Se pone a prueba la resistencia física. El organismo siente que está haciendo un esfuerzo ímprobo. Hace mucho frío. Las piernas tiemblan y los reflejos fallan. Estoy acercándome a algo muy bello.


El glaciar dibuja formas y estructuras orgánicas y geométricas que encuentran una correspondencia perfecta en las porciones de piedra, roca o monte de alrededor, donde no hay nieve ni hielo. Franjas de grises cálidos o fríos. Color neutro, contenido. Son estructuras recias, densas, frente al carácter volátil de la arena gris que precede a la lengua de hielo.


Estoy muy emocionada. Ojos húmedos: esfuerzo físico, profunda emoción, gratitud.


Glaciar. Formas con (mucha) expresión. Casi monocromo. Grisalla, claroscuro. Síntesis de color. Sobriedad en el color. Estructura sólida, recia, fría. Líneas. Muchas líneas toscas y quebradas. Recorridos. Coreografía. Silencio. Viento. Con la fuerza del viento se desprenden fragmentos de hielo. Chocan entre sí. Timbre. Timbre del hielo (como cristal). No es timbre, es música. Frío. Viento helado. Líneas. Manchas. Música.


El color del hielo en las zonas mรกs profundas cambia. Turquesa. Azul real. Verde. Verde esmeralda. Es muy bello, es un color muy bello.


Hacer algunos trazos y algunas manchas que evoquen lo que está sucediendo en este escenario es muy emocionante. Sobre los trazos de acuarela se ha generado una película brillante. Mi pincelada se hiela sobre el papel antes de que éste haya absorbido el agua. El ser humano se siente muy pequeño frente a la magnitud de la Creación.


Recorridos de la nieve sobre (el color de) las montaĂąas. Color. LĂ­nea. Recio. Fuerte. Compacto. Vibrante. Expresivo.


Existe una relaciĂłn perfecta, de armonĂ­a y equilibrio, entre las construcciones (hechas por el hombre) y el paisaje: color, relieve, formas, textura.


Aspectos importantes de la interpretación. El silencio: tiene que ocupar un papel relevante, especialmente en algunas horas del día. Viento. Viento frío. Viento helado. Seco, muy seco. Recorridos de luz. Sobriedad de color, de medios. La ausencia de adornos. Sin adornos ni revestimientos. Carácter espiritual de este paisaje: esencial, sobrio, austero. Todo con casi nada.


La pintura solamente puede — desde su humildad— interpretar estos elementos que evocan y conducen a algo superior.


DATOS DEL VIAJE INICIO: 21 de septiembre de 2016. Madrid- Ürümqi (Xinjiang, China) ITINERARIO: Xinjiang (China) - Mongolia - Extremo Oriente Ruso DURACIÓN: 3-4 meses (por determinar)

mlourdescastroceron@gmail.com www.lourdescastroceron.com

* Las imágenes y los textos de este documento no se deben reproducir sin autorización.


FINANCIACIÓN GENERAL Destino el importe percibido del XVI Premio de Pintura de la Universidad de Murcia (2015) a la financiación de este proyecto.

FINANCIACIÓN MATERIAL

Colores para Artistas desde 1887

Cubierta y contracubierta: Fragmento de pared. Ronda de Segovia, Madrid


REGISTROS 5 Lourdes Castro Cerón  

Registros de un recorrido. DIBUJO · PINTURA · PALABRA · FOTOGRAFÍA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you