Cuando la Muerte vino a nuestra casa

Page 1

CUANDO LA MUERT E VINO A NU ES TRA C AS A J ÜR G S C H UB I G ER • ROT R AU T SU SA N N E B ER N ER

“Esto me sucede una y otra vez”, dijo la Muerte. “Sostengo un vaso en la mano y se quiebra. Abro un grifo e inmediatamente se inunda todo”.

J Ü R G S C H U B I G E R • ROT R A U T S U S A N N E B E R N E R

ISBN 978-84-96646-89-6

www.loguezediciones.es

LÓGUEZ





J ü r g S c h u b i g e r • Rot r a u t S u s a n n e B e r n e r • c u a n d o l a m u e rt e v i n o a n u e s t r a c a s a



J ü r g S c h u b i g e r • Rot r a u t S u s a n n e B e r n e r

Lóguez



Hubo un tiempo en el que ni siquiera conocíamos su nombre. ¿Muerte? Nunca oído. Entonces no había una última hora. Solamente existía la primera, la segunda, la tercera, la milésima… Siempre una más. Horas y horas, tantas como alcanzaba el horizonte. Lo que nacía en aquel tiempo, vivía y ya está. Aquello que podía construirse se mantenía hermoso y entero. Las cazuelas de barro, las sillas, los vestidos. En los dientes, no se formaban agujeros, ni tampoco arrugas en nuestra frente. No necesitábamos darnos los buenos días porque todos los días eran buenos.





Una tarde subi贸 por la carretera. A pie, sobre dos polvorientos pies. Parec铆a estar de paso. Un desconocido como otro cualquiera.


Pero tropezó precisamente delante de nuestra puerta. Nos reímos. Aquello, el tropezón, nos pareció muy divertido. Nunca antes habíamos visto tropezar a alguien.