El oro de la liebre

Page 1

a su muerte, el más miedoso del bosque recibirá

Baltscheit & Schwarz El oro de la liebre

www.loguezediciones.es

La liebre ha dejado un testamento: su inconmensurable tesoro. El día del entierro, se reúnen todos los animales y comienza una competición de lo más singular…

“Martin Baltscheit y Christine Schwarz diseccionan la sociedad humana actual poniendo el dedo en la llaga”. (Esel des Monats: premio mensual otorgado por la revista de LIJ alemana Eselsohr)

Lóguez





L贸guez


Érase una vez una liebre. En su primer día de vida, ya tuvo miedo del segundo. Temía a la noche y al hambre. Temía al tiempo y a cualquier sorpresa. La liebre nunca iba a nadar, no trepaba a los árboles, siempre estaba sola y siempre aferrada a su dinero.

Todos los animales del bosque se reían de la liebre miedosa. Y la liebre temía especialmente las risas de los demás animales.

6



Después de muchos, muchos años, llamaron a la puerta de su casa. Pero la liebre no abrió. Eso a la muerte le daba lo mismo, entró y le arrebató a la liebre aquello que más había temido: la vida.

Se quedó dormida plácidamente delante del televisor, sobre un arcón lleno de oro.

8



Los animales la descubrieron despuĂŠs de algunos meses y fue enterrada en su jardĂ­n.

10



Después del entierro, se reunieron todos en la gran pradera. Y no porque la liebre les cayera bien, sino porque había un testamento.

Última voluntad: Dejo todo mi oro al miedoso más grande del bosque. Firmado: Liebre

12