Huellas de Tinta Diciembre de 2020

Page 20

Rese

Nora W

Los fruto

Por Er Sinopsis:

Autor Nora Wilson Editorial DNE Páginas 512 Publicación Publicación 2019 Julio 2019

Hervé Manath tiene 17 años cuando llega a una nueva escuela. Es un adolescente retraído y peculiar, sobre el que pesa una maldición: necesita absorber la vida de seres humanos para sobrevivir. Esto lo ha condenado a no crear lazos, pero el popular y alegre Dante logra penetrar todas sus barreras y entablan una amistad, y de su mano llega Helena, que dará vuelta por completo su mundo. Dividido entre su instinto de cazador, su convicción de ser un ser oscuro y sin alma y la ilusión de tener una vida normal, comienza con torpeza a abrirse a sus amigos; pero su felicidad se vuelve cenizas cuando alguien lo descubre; alguien que tiene la llave para dejar su vida en ruinas... o liberarlo para siempre de su maldición. Por momentos inocente y por momentos cruel, Los frutos malditos es una novela que muestra con realismo la intimidad en la vida de los adolescentes con sus dudas, debilidades y miedos, con sus actos llenos de bondad y aquellos que pueden activar la parte más oscura de sus corazones. Opinión: Este libro esperó demasiado a ser leído y reseñado en Huellas. Por fin el tiempo y las circunstancias permitieron que me animara a su historia. Saben que suelo escaparme de los modismos argentinos y la narración con voceo, porque prefiero los textos neutros, pero cuando la historia llama y los personajes tienen encanto, el argentinismo queda a un lado. En Los frutos malditos, Nora Wilson

18

ofrece su primera novela, aunque no es su primera obra escrita. Tiene un largo recorrido narrativo, algo que se palpa en los recursos que utiliza y en la fluidez con que avanza la historia. Es un libro pensado para público juvenil, con una trama que parece presentar algo muy típico, pero resulta más que interesante por cómo lo expresa y por los giros que ofrece. Sí, la historia comienza con Hervé, chico raro y misterioso, que llega a una escuela nueva y conoce a Dante y Helena, dos amigos con los que bajará la guardia sin pretenderlo. Sí, Hervé carga con algo oscuro y para sobrevivir debe absorber la vida de otras personas. Sí, Dante es el amigo protector y enamorado de Helena, que no se da cuenta de los verdaderos sentimientos de su mejor amigo y que, obviamente, se siente atraída por Hervé. Pero ahí termina el cliché. Porque lo llamativo de Los frutos malditos es el modo en que Hervé llegó a convertirse en lo que es (y no, no es un vampiro. Parece, más bien, un Daimon como los de Sherrilyn Kenyon) y en la muestra realista de las personalidades de cada personaje. La angustia y pesar de Hervé, que se asume asesino y mala persona debido a las vidas que ha arrebatado para subsistir es muy comprensible. Él intenta ser insensible, intenta alejarse de todo y de todos, pero la humanidad sigue pesando en su interior, aunque no quiera reconocerlo, y sigue siendo un adolescente, con emociones, miedos y anhelos, aunque no sean los de cualquier adolescente común. Helena puede parecer todo un estereotipo, pero he de reconocer que vi