Issuu on Google+

Elogio de la desobediencia - ReL

07/06/11 17:19

Haga de ReL su página de inicio | Añadir a favoritos | Difúndenos Martes, 07 de junio de 2011 Actualizado a las 15:27

Noticias y análisis en la red PORTADA | NOTICIAS | OPINIÓN | BLOGS | ESPECIALES | GALERIA DE VÍDEOS | FORMACIÓN

Suscripción | Hemeroteca | Contacto | Quiénes Somos

Elogio de la desobediencia La ley injusta no obliga en conciencia, no es ley, es una corrupción de ley, como lo es el cadáver humano respecto del hombre vivo, materia sin forma. José Luis Bazán Actualizado 13 octubre 2009 Compartir:

|

Imprimir

|

Corregir

|

Enviar

|

Comentar

6

Quiere el gobierno tratarnos como a carne y sangre, como diría Thoreau, el gran desobediente. Pretende abolir la conciencia de la persona, «el don más divino que ha concedido Dios al hombre», en palabras de Cicerón. Y de paso, arrinconar sus dictados hasta ahogarlos en atmósfera irrespirable. Los piratas de la ley inicua apartan constituciones, incumplen su parte en el contrato y nos exigen, a pesar de ello, que demos prestación, sin que los supremos tribunales enderecen lo torcido. En la noche oscurecida de la conciencia, los hackers del alma ocultan con sus triquiñuelas goebbelsianas la luz de la naturaleza humana, y promulgan sus tropelías exigiendo sometimiento por deber de ciudadanía. La ciudadanía, dicen, es una condición moral del hombre. Con ello nos han despojado de nuestra supremacía ética: no significa otra cosa la condición de persona. Nos han arrancado nuestro rostro, que es nuestra identidad. Nunca, decía Tomás de Aquino, la persona puede someterse en cuanto tal a la comunidad, como parte al todo, ya que la persona no tiene razón de parte sino de todo, un todo moral insometible. Y sin embargo, quienes nos gobiernan, quieren hurtarnos nuestra personalidad y reducirnos exclusivamente a la condición de ciudadanos.

LO MÁS...

1 San Josemaría «se venga» de los ataques de ERC al Opus Dei dejándola sin concejales en Gerona 2 El agente 007 Pierce Brosnan: «La oración me ayuda a ser padre, actor y hombre» 3 David Cameron da un primer paso «en la dirección correcta» con una inédita decisión provida 4 Las palabras de Sanz Montes y el ejemplo del sacerdote asesinado en Cartagena 5 «¿Cantar no mola?»: un cura expulsa a 250 chavales de misa porque no cantaban fuerte 6 Masones y carmelitas en Segovia 7 ¡El Sistema del 78 nos pone a la cabeza de Europa!

Hay quien se emociona y ensalza la ciudadanía por sus ventajas y derechos. Pero no repara en que el ciudadano es para el poder estatal solo un sujeto de derechos y obligaciones, esto es, un súbdito que posee los derechos que el Estado quiera reconocerle y las obligaciones que quiera imponerle. El ciudadano es considerado parte del todo sujeto y objeto al mismo tiempo- de la voluntad estatal plasmada en sus mandatos legales. La ciudadanía que se nos intenta imponer no admite reservas morales. Sin embargo, la persona no se reduce a su individualidad y su pertenencia a una comunidad: no está sujetado en su ser y condición a poder humano: sólo su obrar puede ser objeto de regulación. Posee un irreductible núcleo incomunicable que está fuera del ámbito de la potestad humana. La potestad pública solamente puede ordenar sobre la conducta humana en la medida en que ello sea preciso para el bien común, pero nada tiene que decir sobre la interioridad del hombre, sobre la que no tiene competencia. No debemos al Estado ni nuestros sentimientos, ni nuestras emociones y menos aún nuestra conciencia. Bien habló Calderón de la Barca por boca de Pedro Crespo, alcalde de Zalamea: «El honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios». Verdad a repetir por doquier sin permiso de la SGAE. http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4902

Page 1 of 3


Elogio de la desobediencia - ReL

07/06/11 17:19

Al Estado el pone nervioso el Sócrates que afirma: «Yo atenienses, os aprecio y os quiero, pero voy a obedecer al dios más que a vosotros». Echa tierra sobre la conducta piadosa de la Antígona, el personaje de Sófocles, que prefirió obedecer «las leyes no escritas e inquebrantables de los dioses» esas que «no son de hoy, ni de ayer, sino de siempre». Desautoriza al Cristo que exigió dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. No escucha a los filósofos del Derecho que casi unánimemente ven en la desobediencia a la ley injusta una forma de mejorar el orden social, un antídoto contra la falta de equidad. Ciego y sordo es ese Estado que usa su brutal coacción contra las personas que quieren conservar la integridad de su alma y promover el bien común. Ese Estado dispuesto a prevalerse del mal llamado interés «público» (que es un interés particular privilegiado del Estado) para dinamitar el bien común (que es el bien de la comunidad a la que se debe el Estado). Al negar espacio público a la conciencia recta de una persona por la injusticia de sus leyes, el Estado le fuerza a elegir entre ser ciudadano y súbdito moral de sus mandatos, o ser persona libre y éticamente íntegra, responsable y consciente de sus deberes hacia la comunidad, pero enfrentada a una autoridad despótica. La ley injusta no obliga en conciencia, no es ley, es una corrupción de ley, como lo es el cadáver humano respecto del hombre vivo, materia sin forma. Decía Thoreau que «todos los hombres aceptan el derecho a negar lealtad y a resistir al Gobierno cuando su tiranía o su ineficacia son grandes e intolerables. Pero casi todos dicen que éste aún no es el caso». En esas estamos. ¿No estamos ante una grave situación? ¿Cien mil niños asesinados al año no son suficientes? ¿Las leyes que se apoderan de la patria potestad de los padres y de su derecho a la educación moral y religiosa de sus hijos, tampoco? ¿Y las que restringen la libertad religiosa y pretenden abrogar la conciencia moral personal? ¿Acaso, sumadas a aquellas, las que precipitarán la muerte involuntaria de ancianos y enfermos, envuelta en una falsa dulzura y dignidad, serán suficientes para poner en cuestión la injusticia de este Estado? Desobedecer tales leyes no ha de ser tachado de ignominioso, sino una honra que ha de llenar de orgullo a quienes den tal testimonio, porque negar la negación es afirmar, y quien desobedece la injusticia, rinde homenaje a la justicia. ¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos: Like

Compartir:

|

Sign Up to see what your friends like.

Imprimir

|

Corregir

|

Enviar

|

Comentar

6

Otros artículos de José Luis Bazán Musulmanes en colegios católicos: manual de instrucciones ¿Valores cristianos sin Cristo? Pongamos que hablo del diablo ¿Dejará el Tribunal de Estrasburgo que le engañen las abortistas? ¿Por qué perdonar lo imperdonable? ¿Cuándo pedirán ellos perdón? Proceso contra el crucifijo Aborto: en el principio fue la mentira Gay State ¿De qué autoridad política mundial habla Benedicto XVI?

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4902

Page 2 of 3


Elogio de la desobediencia - ReL

07/06/11 17:19

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio) Nombre (obligatorio) E-mail (obligatorio)

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados. Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior

Enviar

Miguel Angel 16/10/2009

José Luis de Micheo

Borrar

Magnifico. Si señor, los derechos son humanos (de las personas). Las personas se organizan en primer lugar en familias, que por ser la base de la sociedad merecen una atención especial. Posteriormente las personas se organizan en sociedades con sus estados, gobiernos, poderes, leyes, etc... Pero todo esto se crea por las personas y para las personas. El estado existe y tiene capacidad de legislar por que los ciudadanes quieren, y no al contrario. No se puede afirmar que los ciudadanos tienen derechos por que el estado se los concede. Los derechos, principalmente el derecho a la vida, a la libertad de conciencia y religiosa son derechos anteriores al estado y este no puede legislar contra esto. Serían leyes injustas y por lo tanto tengo todo el derecho a oponerme a ellas. Ori da. Magnífico, profesor.

15/10/2009

Jorge 14/10/2009

La ley viene de la sociedad. La desobediencia a la ley injusta es legítima cuando el gobierno no es ejercido por aquellos que lo padecen. Cuando son los ciudadanos los que crean las leyes no es legítima, porque si la ley es verdaderamente injusta, no es difícil convencer o hacérselo ver a la sociedad. Y si la sociedad está realmente formada mayoritariamente por gente con deficiencias intelectuales que no le permiten ver que dicha ley es injusta, o que hacen que sean más fácilmente persuadidos por argumentos falaces que defienden la ley injusta, no veo cual sería la razón para seguir formando parte de esa sociedad ni un segundo más.

FFdA 14/10/2009

museros 14/10/2009

josé 13/10/2009

Gracias. Gran artículo, Don José Luis. Siga por esa línea, que lo agradeceremos. comentario. Gracias por el artículo, don José Luis. Dos ejemplos de lo que usted elogia, Martin Luther King y Gandhi (sin ir más lejos) estarían en la cárcel en la España de Zapatero. Lo curioso es que los encarcelarían los mismos que dicen admirarlos tanto. Empecemos por los impuestos. Me encanta lo que dice, desde que le leo ,defraudar a Hacienda hace que me sienta éticamente responsable.

| Formación | Hemeroteca | Quiénes Somos | Contacto | Suscripción | Política de Privacidad | Aviso Legal |

http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4902

RSS |

Page 3 of 3


Elogio de la desobediencia, por José Luis Bazán