Page 1


El otoño de los ángeles oscuros. La tentación. Libro 2 de la serie Los ángeles oscuros. Título original: Dark Angels’ Fall. Die Versuchung, de Tabita Lee Spencer y Kristy Spencer © 2012 by Arena Verlag GmbH, Würzburg www.arena-verlag.de Este libro ha sido negociado a través de Ute Körner Literary Agent, S.L.U. – Barcelona, www.uklitag.com © de la traducción: Marta Borrás Monill © de esta edición: Libros de Seda, S.L. Paseo de Gracia 118, principal 08008 Barcelona www.librosdeseda.com www.facebook.com/librosdeseda info@librosdeseda.com Diseño de cubierta: Frauke Schneider © 2012 Arena Verlag GmbH, Würzburg, Germany, www.arena-verlag.de Adaptación de la cubierta y maquetación: Germán Algarra Imágenes de la cubierta: TIL-emay-00140© age fotostock; TIL-jjon16194 © age fotostock Primera edición: septiembre de 2014 Depósito legal: B. 8.787-2014 ISBN: 978-84-15854-20-3 Impreso en España – Printed in Spain Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos. Si necesita fotocopiar o reproducir algún fragmento de esta obra, diríjase al editor o a CEDRO (www.cedro.org).


El Otoテアo de los テ]geles Oscuros La tentaciテウn


Para papรก y mamรก.


Prólogo La lluvia repiquetea con una monotonía acompasada sobre el Ford Ranger. En la radio suena Six Pack to Go, de Hank Thompson, y la ranchera esparce su traqueteo por la calle infinita. «¡Qué asco de tiempo!», piensa Ferris mientras con los dedos marca el ritmo de la canción sobre el volante. «Todo es un asco, no solo el tiempo. Pero incluso el que Miley haya desaparecido, debe de tener una explicación. Seguro que está con Dawna.» Los limpiaparabrisas se apresuran sobre la luna delantera evacuando grandes cantidades de agua a derecha y a izquierda. «No, no está con Dawna, ni tampoco en Whistling Wing, lo presiento», piensa, «ni siquiera hace falta que vaya». Se oyen los últimos compases de Six Pack to Go, y las primeras notas de This ain’t my First Rodeo se acomodan en el vehículo. «Es por Whistling Wing», dice para sus adentros. «Whistling Wing me aterroriza, eso es todo.» Aquellas imágenes recorren su mente a tal velocidad que le producen do7


lor: la señora Spencer tumbada en el suelo y ese extraño pájaro calvo posado sobre ella como si fuese la misma muerte en cuclillas sobre la vida. Al instante siguiente aparece entre la copiosa lluvia la indicación hacia Whistling Wing y gira sin poner siquiera el intermitente. Los limpiaparabrisas batallan contra la masa de agua. No sabría decir qué le había llamado primero la atención: que la radio comenzase a fallar, crepitase e hiciera interferencias o que un extraño runrún se colase entre la música country y el repiqueteo de la lluvia. Como si de un enjambre de avispas se tratase, tras ella aparece un grupo de motoristas que se resiste a abandonar su recién conquistado emplazamiento, como si la estuviesen persiguiendo. Están demasiado cerca, son una amenaza, una banda de extraños vestidos de negro. «¡Vamos, adelantadme!», murmura para sí soltando un poco el acelerador. Las interferencias de la radio le silban en los oídos. Aunque golpea el aparato con la mano derecha, no parece que eso consiga que mejore. Los motoristas no la adelantan, el retumbo de las pesadas Duke atrapa al vehículo como si hubiese caído en una telaraña y un torbellino sordo se instala en la cabeza de Ferris. «Me pone mala», piensa mientras sigue aflojando la velocidad. De pronto, los motoristas la adelantan. Todo ocurre a la velocidad del rayo: la sobrepasan, se sitúan delante de ella y se cruzan en su camino. En el último instante, Ferris pisa el freno a fondo, el cinturón de seguridad se le clava y la radio enmudece. «¿Qué significa todo esto, gente? ¿Estáis locos?», desea gritarles, pero su cerebro empieza a perder el hilo. En cues8


tión de segundos uno de los motoristas salta sobre el capó de la ranchera. Con los ojos desorbitados, Ferris mira al extraño. Este, hace chirriar y doblarse la chapa del capó, y de un tirón se quita el casco. Tiene el cabello absolutamente rubio y revuelto, y sus ojos de color azul eléctrico solo la miran a ella. En su rostro se reconoce una única emoción: el más profundo odio. Un odio negro y oscuro que funde todo lo que se cruza en su camino. «¡Vete!» consigue pensar. Más tarde, sus pensamientos la abandonan y un sentimiento de desamparo y miedo le oprime el cuello. «Tienes algo que necesitamos», le transmite. Lo hace con tal claridad que el mensaje llega a su mente como si estuviese sentado junto a ella. Pronuncia las palabras poco a poco, de manera que cada una de ellas se graba en su memoria como una cuchillada: «Y nos lo vas a dar». Aparta sus ojos de los del extraño porque no es capaz de sostener su gélida mirada. El motorista parece irradiar un tremendo calor, la chapa de la ranchera comienza a humear y el agua que cae sobre ella se evapora a gran velocidad. «Si no nos lo das a nosotros», susurra la amenaza en su mente y la mera voz parece lastimarle todos los músculos, «en lugar de a ellos»… El capó emite un repentino chirrido metálico. «Entonces. Estás. Muerta.» Poco después el hombre salta del vehículo con una agilidad impropia de un ser humano. «En lugar de a ellos», retumba en su cabeza. «En lugar de a ellos.» 9


Como si hubiesen sido producto de una pesadilla, los moteros desaparecen bajo la lluvia atronadora, el zumbido se aleja y retumba a lo lejos. Ferris posa la mirada en el capó del vehículo, mientras el lúgubre torbellino de su mente mengua. La sensación de estar enfrentándose a una catástrofe la hace temblar. La radio vuelve a sonar y se oye a Bobby Bare cantar Detroit City. La lluvia moja de nuevo el capó y el rastro del extraño desaparece con la humedad. Eran las huellas de dos garras de un pájaro gigantesco.

10


1

Indie Apago el motor y la ranchera avanza los últimos metros antes de detenerse. La lluvia forma pequeños charcos sobre el parabrisas que rápidamente se convierten en una inmensa red de ríos. Ya no se ve la casa en ruinas ante la que nos encontramos. La lluvia golpea con tal fuerza sobre el techo del vehículo que me pregunto si simplemente habré imaginado el ligero suspiro de Dawna. —No te habrás creído la basura que nos acaba de contar Ferris, ¿verdad? —le pregunto sin mirarla—. La madre de Miley no padece ningún mal de ojo contra el que se necesite protección. «Ha sido una broma de mal gusto», me gustaría decirle, «Ferris solo lo ha dicho porque no quiere hablar personalmente con Kalo sobre Miley». Pero, de pronto, no sé qué pensar. Ferris no tenía pinta de estar bromeando, ni mucho menos. Era el vivo retrato de alguien que ha estado bamboleándose al borde un precipicio y que se ha salvado de mi11


lagro. Y más viniendo de alguien como ella, que mantiene siempre el tipo en la gasolinera y se muestra confiada y segura de sí misma. A pesar de todo, extraigo del bolsillo de mi pantalón el pequeño ojo de porcelana que me ha colocado entre los dedos hace diez minutos con manos sudorosas y lo hago oscilar entre Dawna y yo. Curiosamente, contemplarlo me produce malestar. Tal vez porque siento los latidos de Dawna aunque hayan pasado ya nuestros treinta y tres días, esos días malditos en los que tenemos la misma edad y nuestros pensamientos se funden como la mantequilla y la miel sobre una sartén caliente. Pero ese tiempo ya ha pasado. Desde ayer a medianoche ya no existe, ya no deberíamos oír el crepitar de nuestra mente ni tampoco tendríamos que ser capaces de leernos los pensamientos la una a la otra. Aunque no debería percibir ningún latido extraño, ahí está, quedo pero definido. Me gustaría soltar que a Ferris le falta un tornillo, como a todos los que componen la pandilla de Miley. —Sobre Kalo se oyen un montón de cosas y de todo tipo, desde que es alcohólica a que es la típica gitana —digo, sin embargo—. Pero eso del mal de ojo es una idiotez. Además, hoy que es tu cumpleaños ya es hora de hacer algo que no sea quedarnos en este sitio inmundo. Dawna me lanza una mirada furibunda. —Por ejemplo, regresar para recuperar tu tarta helada, —añado, aunque reconozco que no es una buena propuesta, puesto que en casa está mamá, que se desahoga llorando por Shantani junto a sus angelicales adeptas. Ellas no derraman lágrimas por su formidable gurú, pero tampoco tienen ganas 12


de abandonar Whistling Wing. Al fin y al cabo necesitan probar por lo menos una vez si el seminario sobre ángeles y toda esa bazofia de las canalizaciones sale mejor cuando el flujo de su energía femenina no se ve frenado por la desagradable testosterona de Shantani. —No puedo dejar colgado a Miley. Ha desaparecido… —dice Dawna antes de que se quiebre su voz. —Pero no ha sido culpa tuya —añado, completando su frase al tiempo que frunzo el ceño para no echarme a llorar—. Solo porque no haya ido a ver a Ferris no significa que… —Ha desaparecido —dice con un hilillo de voz—. Debo encontrarle. Y voy a hacerlo. «Salvarle», pienso. «Quiere salvarle.» Atisbe por la ventana del conductor para no tener que cruzar nuestras miradas. La tristeza se apoltrona en mis párpados. Estoy casi segura de que Miley ha muerto. En el fondo era buena gente, aunque se metiera siempre conmigo. Pero buscarlo… eso nos lo podríamos ahorrar. Lo que pasó ayer por la noche es solo un pequeño anticipo de lo que podría suceder. El mero hecho de plantearse ir a su casa y preguntarle a su madre sobre él ya me parece mala idea; sería una pérdida de tiempo total. —Sam te lo dijo únicamente para que no cerrásemos la puerta de los ángeles —le explico por enésima vez como si fuera una niña que no capta los detalles de una conversación. Sam, cómplice del mal, jefe de los ángeles oscuros. Se habría cargado a Miley de todos modos. Pondría la mano en el fuego. Tampoco habríamos podido salvarle si hubiésemos desatendido nuestra obligación como guardianas de la puerta de los ángeles: no cerrar la puerta de los ángeles y con ello permitir la entrada a 13


nuestro mundo al príncipe de la oscuridad. Lo más probable es que en aquel momento Miley ya llevase rato muerto. Porque yo le delaté. No puedo evitar pensar en ello, reflexionar sobre mi maldito comportamiento… Fue solo culpa mía que Sam se enterara de cómo se llamaba Miley. Ese error me sabe como ceniza en la lengua y sé que debo contárselo a mi hermana. Contarle que fui yo quien le dijo ayer a Sam Rosell en la tienda de quién estaba enamorada. Y que ese es el verdadero motivo por el que no volverá a ver a quien ella más quiere. Fijo la mirada en el volante de la ranchera. Soy una auténtica rata de cloaca. Sencillamente no soy capaz de decirle le verdad y, en lugar de eso, no me queda otra que apoyar a mi hermana en su desesperada búsqueda de Miley, que carece de todo sentido. ¡Menuda mierda! Hasta ahora me he prohibido pensar en Gabe. En cuanto este pensamiento asoma a mi mente, me duele el hombro y me escuecen los ojos. Entonces, los recuerdos emergen con tanta viveza que parecen reales: Gabe ante mí, detrás de él la manga gris acerada del tornado que se cierne sobre nosotros, lúgubre y amenazante. Mi querido Gabe, entre cuyos brazos deseo encontrarme, cuyo calor anhelo. Y, de pronto, experimento de nuevo la sensación de saber por fin quién es él en realidad. Debí tenerlo claro mucho antes, aunque solo fuera por la pluma negra que llevaba tatuada en el brazo. «Es un ángel oscuro», susurra algo en mi mente. Un seductor. Su objetivo es apartarme de mi misión. Es un completo desgraciado, eso es lo que es. Eso es lo que era, me corrijo y con esta frase, se me desboca el corazón. 14


Además, hice lo que tenía que hacer, eso es lo que retumba en mi interior. De repente siento latir el dolor en el hombro izquierdo, en el lugar donde me impactó la culata del revólver. Gabe es el mal. Debió morir como los veinticinco ángeles que fenecieron antes que él. Ayer. El día que cerramos la puerta de los ángeles y conjuramos a Sam, el cabecilla de los ángeles oscuros. En el cementerio, junto a la tumba de nuestros antepasados. Claro que debía dispararle, matarlo, aunque ahora mi corazón parece muerto, como si no fuera más que un pedazo de hielo instalado en mi pecho. ¿Estará muerto? No he olvidado el disparo. Las plumas negras revoloteando. La manga gris del tornado, cada vez más cerca. Pero ni rastro de su cadáver. «Ojalá esté muerto», me digo a mí misma, «me ha traicionado y me ha utilizado». Lo mejor para él sería estar muerto.

Dawna abre la puerta del acompañante y se apea. Sacudo la cabeza para deshacerme de todos esos recuerdos del día anterior. El viento empuja sobre nuestros rostros gotas de lluvia húmedas y frías, y el cambio brusco de tiempo me recuerda aún con mayor intensidad que nada volverá a ser como antes. Dawna se dirige hacia la diminuta casa, que se ve bastante dejada. No me extrañaría que aquí los parásitos campasen a sus anchas. —Si realmente tiene mal de ojo, no le preguntaremos nada sobre Miley —digo apresurándome por seguirla—. Te arrastraré a toda mecha hacia la ranchera y pisaré con fuerza el acelerador. 15


Soliviantada, Dawna suelta un suspiro. —De verdad, te lo prometo. Arranco y desaparecemos. Aunque tenga que llevarme por delante el buzón. El buzón rompe todos mis esquemas: ¿a quién se le ocurre pintar una cosa así de color rosa? Dawna llama al timbre, o por lo menos intenta hacerlo sonar. Sin embargo, no se oye nada en el interior de la casa. Observo a mi hermana desde detrás. Sus hombros delicados, su espalda bien erguida, siempre alerta. Como si de una ola se tratase, la tristeza hace presa en mí de repente. Paso junto a ella, recuperada, y poso la mano sobre el pomo de la puerta. —Indie —exclama Dawna asustada—. ¡No hagas eso! —Oye, el timbre no funciona, entremos. Apenas entro en la casa, comienzo a sentirme mal. El aire está enrarecido y por todas partes se ven pequeños cuencos con pienso para gatos. En una de las habitaciones, una ventana se golpea contra el marco presa de la locura. Aunque preferiría darme la vuelta, avanzo en dirección hacia el ruido. Dawna me sigue pisándome los talones. En la habitación hace demasiado calor, tanto que comienzo a sudar de inmediato. También aquí persiste ese curioso tufo a aire enrarecido mezclado con olor a gato o lo que sea. Tal vez contribuya a ello la abominable decoración de la sala. Está atestada de muebles, además de flores de plástico en jarrones horrendos, cortinas con faralaes y tapetes. Una auténtica pesadilla de frunces. Además, de vez en cuando habría que ventilarla. Es repugnante, el olor me da náuseas. La televisión está altísima. Frente a ella, con el respaldo hacia la puerta, está sentada una mujer bastante gorda que 16


está claro que no nos ha oído. No es de extrañar con todo este ruido. —¿Y bien? —pregunta la mujer del sofá con voz ronca y sin volverse. —El timbre —dice Dawna casi sin aliento y sin apartar la vista del moño oscuro de la mujer, en el que lleva algo sujeto. ¿Será un lápiz? En lugar de replicar, la mujer toma el mando de la televisión y cambia de canal. —¿Sabría decirnos dónde está Miley? Dawna trata de levantar la voz por encima del volumen de los anuncios que están saliendo en pantalla. La mujer no dice palabra durante una eternidad y le hago una señal a mi hermana para que nos larguemos cuanto antes. No lograremos nada. Pero entonces repite «Miley» y tose. Hace un ruido horrible. La madre de Miley no dice nada más. —De lo del mal de ojo no nos enteraremos —le susurro a Dawna mientras recupero el pequeño ojo azul de mi bolsillo—. ¡Uf! ¡Qué horror! Aunque de pronto el terrible presentimiento que tengo sobre Miley desaparece, las náuseas siguen torturando mi estómago. Dejo que el ojo describa algunos círculos colgado de la cinta, luego lo dirijo hacia el televisor. A continuación, pongo los ojos en blanco y finjo agarrarme del cuello, como si me faltara el aire. —¡Deja eso! —exclama Dawna mientras me sujeta por el brazo derecho. Sin embargo, no dejo que me lo arrebate y sigo 17


balanceando el ojo con su cinta. En ese momento, el televisor enmudece como si se hubiese producido un corte de corriente. Bajo un poco la cabeza y guardo rápidamente el ojo en mi bolsillo. Transcurridos un par de segundos, la madre de Miley se vuelve hacia nosotras. Ahora ese asunto del mal de ojo no me parece tan desacertado. Y, curiosamente, me mira solo a mí, como si supiese lo que acabo de hacer a sus espaldas. Su aspecto es peculiar: lleva el pelo peinado hacia atrás, muy tirante, y tiene unos ojos grandes y hundidos en sus cuencas que resaltan aún más por sus ojeras negruzcas. Tiene una boca enorme con labios finos, pintados de color carmesí. —Déjalo correr —dice entornando los ojos. Se vuelve un poco más y mira a Dawna con la misma maldad—. Miley ya no está. Luego vuelve a concentrarse en el televisor, se agacha para recoger una zapatilla y la arroja contra el aparato. Se oye un chasquido, la imagen reaparece en pantalla y la voz de dos hombres retumba por toda la habitación. ¡Uf! Nos ha vuelto a salir bien. —¿Y dónde está? —pregunta Dawna. Valiente muchacha. La madre de Miley no contesta; se limita a hacer zapping entre canales. —¿Desde cuándo no está? ¿Dijo a dónde se dirigía? ¿Se fue con la moto? A Kalo le resbalan las preguntas de mi hermana. —Se llevó el Chevrolet. Dawna me lanza una mirada rápida. No sabía que Miley tuviese automóvil. Siempre lo había visto con la moto. 18


—¿Qué plan tenía? ¿Quería ir a ver a alguien? De nuevo introduzco la mano en el bolsillo de los jeans y busco a tientas el ojo. ¿Qué intenciones debía de tener Miley? ¿Ir a visitar a la canalla de Beebee? ¿Ir a Fillis a ligar? Cualquier suposición que hago resulta más desacertada que la anterior. Mi hermana me lanza una mirada amenazante. —Yo no digo nada —murmuro y miro hacia el televisor. —¿A usted no le preocupa? —pregunta Dawna, que se ha puesto en jarras. La mujer deja inmediatamente de hacer zapping. Y me da la sensación de que está percibiendo al cien por cien nuestra presencia. —Quería buscar a nuestra gente. —¿Su gente? —repite Dawna incrédula. —Siempre quiso hacerlo. No le daba la gana entender que no tenía ningún sentido. Que nosotros tuvimos que abandonarles. —¿Abandonarles? —esta vez soy yo quien pregunta. —No puede regresar junto al grupo. —La madre de Miley sigue sentada de espaldas a nosotras—. Es demasiado peligroso. —El televisor no deja de armar ruido—. Ya han sucedido demasiadas cosas.

19


2

Dawna Siento como si tuviera todo el cuerpo sudado, pegajoso. Llevo demasiada ropa para estar en esta habitación. En una esquina hay un calefactor que no cesa de insuflar aire caliente a la estancia. Aire caliente que huele a humo, alcohol y pelo mojado. Kalo calla de nuevo y sube un poco el volumen de la televisión. Recorro el espacio con la mirada y veo que hay gatos por todas partes. Gordos como fardos, con los ojos cerrados. Uno de ellos yace sobre el respaldo del sofá de Kalo. Es un macho enorme y atigrado. —¿Algo más? —pregunta la madre de Miley mientras expulsa una flema sobre un pañuelo de cuadros. Indie pone mala cara. —Vámonos —susurra—, seguro que es contagioso. En lugar del colgante, Ferris tenía que habernos dado una mascarilla. —¿Dónde está vuestra gente? —trato de averiguar, aunque la madre de Miley no me hace ni caso. Sigue con los ojos 21


clavados en el televisor, atenta a un programa en el que dos mujeres más que gordas, gordísimas, se pelean. La moderadora negra trata de separarlas, pero ellas se abalanzan la una sobre la otra. Doy un par de pasos hacia delante y miro a Kalo a la cara. Tiene los ojos entornados y su mirada no se detiene en mí. No sé si lo hace a causa del alcohol, si entretanto ha entrado en estado de trance o si simplemente quiere mostrarme desprecio. Sea como fuere, no me hace ni caso. El gato levanta la cabeza y me dedica un bufido. Al parecer, a Kalo le da igual a dónde haya ido a parar su hijo, si todavía vive o si le ha pasado algo. —¿Dónde está vuestro grupo? —le repito. Tal vez haya conseguido encontrarlo y esté con ellos de verdad. «No, no lo está», susurra algo en mi interior. Lo tiene Sam. Se lo ha llevado a algún lugar que nadie, absolutamente nadie, conoce. Mi corazón se encoge de dolor. Me gustaría zarandear a esta mujer para que me ayudara. Al fin y al cabo, se trata de su hijo. —¿Qué sabe usted de Sam Rosell? —pregunto en voz alta. El corazón se me sube a la garganta al pronunciar el nombre de Sam y mientras, Kalo entrecierra los ojos hasta convertirlos en dos finas ranuras. La televisión vuelve a brillar con tanto fulgor que la imagen desaparece un segundo, centellea y una ventisca de nieve negra recorre rápidamente la pantalla. Me queda claro, Ferris no me ha mentido: es el mal de ojo. «No pienso ir allí, ni hablar», me había dicho Ferris, cuando estaba con nosotras en Whistling Wing. Pensaba que Miley estaba conmigo. Había ido hasta allí a propósito para buscarlo. «La madre de Miley tiene mal de ojo», había dicho 22


antes de regresar a New Corbie, «y con eso puede matarte». —Nawal —vocifera Kalo de golpe y porrazo, tan fuerte que Indie y yo nos estremecemos—. Nawal, acompaña a estas señoritas hasta la puerta. Indie y yo nos miramos y mi hermana se golpea la sien con un dedo. Está chalada dice con los labios. Nos levantamos para marcharnos sin perder de vista a Kalo. Por si acaso. —No me creo —susurro— eso del grupo. A mí me encantaría creerlo. Mi desesperación me roba por unos instantes el aliento. Pienso en Sam y en lo que tiene Indie en la cabeza: que Sam mató a Miley. Está convencida. Lo sé, incluso cuando repite una y otra vez que se ha largado para ligar con otras chicas. —¡Y qué más da! —dice Indie—. Lo único que quiero es irme de aquí. Avanzamos a tientas por el lúgubre pasillo. De las paredes cuelgan imágenes de santos y de la Virgen María con el corazón encendido. Todas ellas de una cursilería increíble. Me da la sensación de que me falta el aire.

Detrás de nosotras se oye retumbar de nuevo la televisión. Ambas mujeres discuten a grito pelado. —¡Voy a matarla! —vocifera una de ellas—, ¡te arrancaré la cabellera! Pisamos zapatos y prendas de ropa que están tiradas por el suelo. Hace semanas que nadie ordena esta sala. Los zapatos de Miley también están por ahí, como si hubiese llegado, se 23


hubiese puesto cómodo y hubiese ido a la cocina a por una cerveza. Veo su cazadora de cuero y la recojo del suelo no sin antes echar a un gato que yacía enroscado encima. —No puedes llevártela sin más —desaprueba Indie. Me pongo la cazadora aunque incluso sin ella hace ya demasiado calor. La suavidad del cuero me resulta en cierto modo reconfortante. —Larguémonos de aquí ­—le digo.

Esta vez soy yo la que se pone al volante. Me atengo al límite de velocidad y señalizo los giros con el intermitente. No tengo ganas de morir solo porque a Indie le apetezca descargar su ira contra nuestra ranchera. Aunque, pensándolo bien, yo podría hacer lo mismo. Podría pisar el acelerador a fondo y pasar en vuelo rasante sobre las pistas embarradas. Tal vez no tenga sentido ser siempre tan racional. Acciono el limpiaparabrisas a la máxima potencia y miro a Indie de soslayo. No veo sus pensamientos, solo plumas negras. Poco antes de la gasolinera nos rebasa un grupo de motoristas. Pasan a tal velocidad que ni los veo en el retrovisor. Nos adelantan e Indie les hace una peineta. ­—¡Perdeos! —les grita. Las luces traseras de sus motocicletas desaparecen entre la lluvia.

24


—¿Y bien? —pregunta Ferris mientras nos guía hacia la parte posterior del taller—. ¿Cómo ha ido la visita a Kalo? —No sabe nada —le respondo mientras echo un vistazo al local. De las paredes cuelgan viejos pósteres descoloridos de mujeres desnudas. Seguramente los pondría Morti hace muchos años. Uno de los calendarios es de 1986. Ferris se limpia las manos llenas de grasa en sus jeans y se quita el pañuelo azul de la cabeza. Por su actitud, parece habernos estado esperando, por lo menos ha acudido rápidamente a la puerta apenas hemos detenido la ranchera. Y, en cuanto hemos puesto el pie en el taller, ha echado la llave a la puerta. —Asegurada —dice, evitando mirarme. Indie se sienta en el capó de un Nissan Navara pintado de rosa que Ferris acaba de desmontar. Yo me quedo donde estoy porque me siento intranquila. Quiero saber dónde está Miley, pero no sé por dónde empezar a buscar. «¡Rápido! ¡Date prisa! Si no, será demasiado tarde», me digo para mis adentros. —Ve con cuidado —dice Ferris—, es la ranchera de Sidney. La miramos inquisitivamente. —Sidney es la madre de Beebee —nos explica—, todo lo referente a su ranchera la trae loca. Es como si fuera su bebé. Cada vez que acude al taller llega con lágrimas en los ojos. Y lo hace con bastante frecuencia. El porcentaje de averías que sufren los Nissan es bastante malo, según las estadísticas. Indie sonríe y se balancea hacia un lado y hacia el otro. Soporta tan poco a Beebee como yo. El Navara chirría bajo sus posaderas. 25


—Lo digo en serio —insiste Ferris sin poder evitar que se le escape la risa. —Kalo dice que su hijo quería buscar a su gente —digo, cambiando de tema de repente —. ¿Qué sabes tú de eso? —El grupo —asiente Ferris con la cabeza—. Miley hablaba a veces de ese asunto. Decía que quería irse para buscar a su padre. Hablaba de eso siempre que vivir en su casa se le hacía insoportable. Pero nunca se ponía manos a la obra. Una vez llegué a decirle que su gente no existía y se puso muy furioso. —Creo que Kalo se lo inventó todo —dice—, toda esa basura acerca de que tuvieron que abandonar a los suyos porque, de lo contrario, pasaría algo terrible. Yo creo que se fueron sin ella, sin más, y no regresaron. —¿Hablabais de eso a menudo? —pregunto en un leve arranque de celos. Miley nunca habló conmigo sobre los suyos. ¿Por qué? ¿Acaso no confiaba en mí? No puedo evitar pensar en todos los momentos que pasamos juntos. Esos pocos momentos en los que estuvimos cerca. O por lo menos yo así lo creía. Es como si le estuviera viendo tumbado sobre mi cama. Yo estaba apoyada en ella con las piernas cruzadas. Nos íbamos pasando el porro de uno al otro. Sus labios y mis labios. «Mejor que un beso», pensaba, «no, no es mejor, es distinto. Es besarse pero sin el último paso». A veces nuestros dedos se rozaban y luego nos mirábamos hasta que mi corazón no podía soportarlo y me entraban ganas de besarle. De veras. ¿Por qué no lo hice? ¿Por qué fui tan cobarde? ¿O tan orgullosa? ¿Por qué no me incliné hacia delante y rocé su rostro a izquierda y a derecha sintiendo su olor, muy cerca de su boca, y luego le besé? 26


«¡Dawna!» Me estremezco; Indie me lanza una mirada furibunda. «Deja de pensar cochinadas. Maldita sea. Por lo menos cuando yo esté delante. ¡Es repugnante!» Ferris nos mira, primero a la una y luego a la otra. ­—No muy a menudo —responde entonces—, pero siempre por esta época. En otoño. Después de los tornados. Decía que era la época en que tenían que haberse ido. —Es imposible que Miley se acuerde de eso —dice Indie—, debía de ser un bebé. Miley ha estado siempre aquí. —No te creas —le replica Ferris—, era pequeño cuando llegaron, pero no un bebé. Me contó que se acordaba de la mudanza. De las caravanas, que acamparon abajo, junto a la orilla del río. Llovía y el suelo estaba empapado y a los vehículos les costó salir del barrizal. Estaba allí contemplando cómo se iban. Kalo dijo que sabía lo que había que hacer. No necesitaba el consejo de los mayores. Podía leer el futuro y lo veía negro. —Negro —repite Indie poniendo los ojos en blanco—. Sí, también podría expresarse así. Seguro que los dejaron porque la madre de Miley estaba demasiado borracha. Eso es insoportable. Ferris no dice nada pero veo en su rostro que comparte la opinión de Indie. Cierro los ojos por unos instantes y veo lo que ve Miley. La visión es tan clara que se me graba en la mente: tierra negra, un trozo de muro y agua que gotea sobre el suelo. —Estás vivo —susurro—, lo sé. —¡Menuda es esta Kalo! —dice Indie y la imagen se desvanece de mi mente—. Está como una cabra. Es fácil com27


padecerse de Miley. Yo tampoco querría quedarme con una madre así. Creo que simplemente se ha largado. No soportó seguir viviendo en ese agujero asqueroso en el que se ha convertido su casa y se fue. —Pues yo no lo creo —digo en voz baja.

Desde fuera me llega el ruido de una moto y, por un segundo, quiero pensar que se trata de Miley. Ferris se yergue y a continuación oímos a alguien golpear la puerta con insistencia. Es Rudy. —¿Qué ocurre aquí, Ferris? ¿Acaso tienes miedo de que te roben? —grita. Ferris corre hacia la puerta, abre la cerradura y el recién llegado asoma la cabeza. Todavía lleva el casco puesto. Está empapado de pies a cabeza. —¿Ha visto alguien al desgraciado de Miley? —pregunta mientras se quita el casco—. Habíamos quedado para ir en moto por el guijarral y me ha dejado plantado. He dado una vuelta solo y la moto se me ha atascado en un charco, por poco tengo que pasar allí la noche. ¿Y Miley? No responde al teléfono móvil. No hay ni rastro de él. Indie suelta un suspiro y salta del capó. —Rudy —dice—, ¿quieres que nosotras lloremos un poquito contigo? —No —responde el muchacho—, pero podrías consolarme, Indie. Eso sí que me gustaría. —Ve a ver a Beebee si necesitas consuelo. 28


—Pero a mí me gustas tú, Indie, sobre todo cuando llevas alguno de esos vestidos tan horrorosos como el que llevabas ayer. Supongo que lo habrás quemado. ¿A que sí? —Es mi vestido de los domingos —replica mi hermana poniéndose en jarras— y me lo pongo solo para las ocasiones especiales como, por ejemplo, cuando quiero verte vomitar. —Dejaos de niñerías de una vez —interrumpe Ferris, que está a punto de agotar su paciencia y se dirige a Rudy—. Nosotras también le estamos buscando. Miley me dijo que quería venir al taller esta mañana. Había prometido ayudarme a arreglar la ranchera de Sidney. La mujer odia esperar y quería venir a recogerla hoy al mediodía. Cuando le he dicho por teléfono que tardaría más tiempo, casi no se lo creía. —Gitanos —dice Rudy—, no se puede confiar en ellos. Siempre lo digo. Simplemente, no son gente de palabra. —Pero ¿qué dices? —pregunta Indie­— ¿Has contado alguna vez cuántas bobadas llegas a soltar en un solo día? Rudy se encoje de hombros y se quita su traje de cuero. Allí donde se encuentra se han formado manchas marrones y húmedas sobre el hormigón desnudo. Se quita las botas sacudiendo los pies y se desabrocha la hebilla del cinturón. —Todo el mundo sabe —comenta— que los gitanos se van sin avisar. Desaparecen. Siguen su camino y todo ese rollo. Es lo que decía siempre Miley. Lo decía para darse importancia, para ligar. Y ahora ya no está. Igual que los demás. —En el caso de Miley es distinto —observa Ferris—, nos lo habría dicho, ¿verdad, Dawna? A ti te lo habría dicho. —O a Beebee —digo tragando quina. Lo cierto es que Miley quería hablar conmigo. Frente a la tienda de Sam Rosell. 29


Tal vez intuía que las cosas se habían descontrolado y que también se vería afectado. Lo dejamos ahí plantado. Y Sam aprovechó la oportunidad. Sam, el maestro. No teníamos ni idea de quién era en realidad. No pudimos prevenir a Miley. Pero podía haber venido con nosotras. De haberlo hecho, tal vez no habría desaparecido sin dejar rastro. —Con Beebee no habla —dice Rudy y sonríe—, la cosa va por otros derroteros. Si pudiera, me taparía los oídos. No quiero saber por dónde va la cosa con Beebee ni qué había entre ella y quien fuera. Y menos enterarme de qué había entre ella y Miley. Ferris descuelga un mono seco y se lo pasa a Rudy. —Puedes mirar, Indie —dice—, ya sé que nunca has visto a un hombre sin pantalones. —Me pongo enferma, Rudy, procura ponerte bien el mono —dice mi hermana antes de darse la vuelta. Su melena pelirroja chisporrotea y trato en vano de captar su mirada. En lugar de mirarme, se pone a contemplar los pósteres de las paredes con mucha atención. No entiendo a qué viene tanto teatro. Rudy no está tan mal. Es alto y musculoso, y lleva boxers, lo cual dice mucho de él. Se pone el mono y se coloca detrás de Indie. —¿A que no adivinas cuál es mi póster favorito? —pregunta y oigo a Indie inspirar profundamente por la nariz—. Vamos, inténtalo. —No quiero saberlo —dice Indie—. No sea que me acompleje y no pueda pegar ojo en toda la noche. —¿Qué hacemos con lo de Miley? —me pregunta Ferris directamente. 30


Siento un acceso de sudor y me abro de un tirón la cazadora de cuero. Creo que voy a desmayarme. —Le encontraré —digo tratando de mantener la calma y la serenidad, aunque no lo logro. Percibo mi voz como si fuese a echarme a llorar de un momento a otro—. Le buscaré por todas partes —digo esta vez con pleno control de mi voz—, no te preocupes, Ferris. «En la tienda de Sam, en el cementerio…» —Pues claro que me preocupa todo esto —dice ella—, sobre todo porque he visto la moto de Miley. Tenía la llave en el contacto. Extrae una llave del bolsillo de su cazadora y me la tiende. Por un momento, lo veo todo negro. Me apoyo sobre el capó del Navara. —¿Dónde estaba? — ­ le pregunto. —Delante de la tienda de Sam Rosell. De nuevo oímos el petardeo de las motocicletas. Esta vez parecen ser más. Ferris palidece y se rodea con sus propios brazos. Por el ruido que hacen, se diría que van a atravesar la gasolinera. Permanecemos inmóviles hasta que el sonido se desvanece. Luego se oye solo el clamor constante de la lluvia.

31

El otoño de los Ángeles Oscuros - cap1 de Kristy & Tabita Spencer  

¿Cuán lejos serías capaz de llegar por aquellos a quienes amas? Sam Rossel y sus oscuros seguidores han sido derrotados. Ha llegado el otoño...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you