Page 1


Francisco lauier bualle éastillo

HACIA LA POLITIGA CHILEMA

St\XrI'1t\UO 1)E CHILE

-

'I'ALI.EILI~S I,I~I.I N H T I , I ~ J ~ II ~~~OO C ~ R AXIII.ITBH. ~~ICO 1922


fl IiR M E M O R I R - nrc

-

Don Francisco Yavier Ovalle Ministro de Justieia, Culto e Instruesion PĂşbliea i Presidente de Gabinete

durante el Gobierno de

Don MANUEL MON'L'T (1 851-1 861)


Dan Francisco %viel- Ovalle 1816

-

1873


No solainente u1 Iiomhre q u e pasó por este Muudo revelándonos las brilltiiiteu fiicultades de su espiritu le estií reservado el honor d e que se escriba sobre si1 vida. Nó, esta gracia i esta justicia se deben tambieri a los que sobreviven R siis acciones. Basados en esta idea qiio :ispira a revalidar para la vida 1)reseiite derechos i prerrogntivris qiie sólo se adquiereu eri 111' iiiiiiortalidad, liemos :icord:ido diir a luz, en varios tomos, iiu eutiidio mas o ménos discreto i exacto da las eminentes cualidndes que adornau a nuestros coiiciirdadarios que tarito:liaii Iiecho por la nacion chileii:i. No es para nadie uu misterio que iios hemos impriesto iiiio dc los oficios iiias iugr:itos. A1 cousiderzirlo ssi, a1 calificarlo de en1pres:t laboriosa que deinrindn miicha ateiicioii, bastaute memoria, ohservacion, i 110 poco tiempo, es porque sabemos inui bien que la Vid([.de los 1iolnb1.e~de Estcrdo 110 estti sujeta a viilgares nccioiies de tiqiicllas qiie se cwlificaii a I:i débil luz d e un somero jriicio i se . bíistaii a iiua sola pliini~~(l:~. Si Iiiibiéseriios 1-ecurrido a la fóriiiiila taii s e n c i l l ~de la biogrnfín de uu Diccionario eri doiide se estampuil los Iiethos de los hombres bajo la influencia de un espíritu mercaritil, el trabajo nos I-iabria resultado tan livjiiiio como el bagaje de un liada. X o es posible condenar n la fórinuln trivial adoptada por un librero qiic va ;ilucrar cori el iiegocio de 1111 Diccionai.io, las virtudes de nuestros grandes horiil)res. Puede clecirse qiie cada uno de los ciiidadnuos qiic figiii.iiu eu este priiiier tonio i eii los sigiiieiites 1ia escrito tina 11Rjiria brillaute de lii Historia de Cliile. No Iiernos de buscar In giSana

i


(ieza de sil persoi~:i\idatleii ciicstioiies en pugua coi1 lo serio i fraeceiideiilal. Para irilprimir n sil labor de patriota toda la fuerza i el eupleiiclor u qiie es acreedora, liemos de desoir las adiilacioiies (le I:I Fortiiiia i siijetnriios solnmeute al verdadero slmbolo de 1:t Virtud, porque eii los tiempos actuales todo lo que iio rcprcsetite valor iiitrinseco es preciso relegarlo al olvido i nl silenoio inas profiiiido. Sabcii bien iiriestros lcctores qiie se opera eu estos riionien. tos iiun evolucioii mtii signific:itiva que nos iinpediri clctrlrrnr la persoiialidad 1iritn:iiili eu el modo i forma eii qiie se 1i:icia :iritigiiiimeiite. Ya no se a p e l a ~ para í t1igriific;ir n los Iiornbres a lo qiic se dora con los rayos de la opuleucia, se roz:i cou la Corte i se jeiiera eu la Suerte. Nó; esos tiempos hau trascurrido i hemos eutrado francamente eu la época en qiie el hombre vele i es estirnziclo por lo que 1luv:i eri el alma. Los ciiidadniios qiie tigiirnii eii este libro corresporideri :ímpliaiiientc a las exijeiicitis dc 1:i cvolucioii filosófica de qitu liemos liablatlo, por cso los lieitios escojiilos i los preseritriiiios a la 01)iuiou Pública como ejein~)los dc digiiic1:id. Dehe, pues, de cousitlerarse todo lo qiie de ellos se diga aqiii como iin tl.nsrotto de su hello espíritu. Vastísimas iliistrncioues; abog:idos einiueutes; lejisladores de responsabilidnd; Iiaceiidistas riotahleu; tribuiios brill:iiites, Iie aqiif la esencia de sii persoualidad. Estas dotes esclarecidits litiu sido íiitegratileiite ~ ~ r i e s t nals servicio del Estcido i do ahí que I:i Nacion haya ninrchado siu vacilaciones por el camiuo de 1:i prosperidird. Casi todos el los, desceiiilieii tes directos de los Héroes, l'resideiites, Consejeros, Jeiierales, Miuistros i Purlameiitnrios, qiie fundaron la Repúblictt Iiaii debido aportar a los debatev de sil vid;; política la serella luz de YII yiitriótica tretliciou con lo que hau dado a sil carrera todo ese espleuclor que se tradiice eii la Iioura qiie cubre siis iiombres. Sii obra, sin duda alguna, perteuece toda a la l'osteridr~il, es N ella :i 1:i que lian rendido, sin stiberlo, ese liorneiinje qiie es hi jenerncioii de sil :ipoteGsis. Sailtiago, 3I:iyo de 1920.


Don IQrluro fllessandri Asistiiiios en estos inornentos al cfeseri1:icc de iiuo de los tlr:iwus político&rnaslernociori:iutes (le la vida i~ticioiiul.E s rnui probable que en los tiempos que corremos no haya ocurrido iicidn igual a lo que :thora tieiie profundanieilte etnbnrgado el iíriimo de 11iiestr:i Deiiiocraci:~. A fines del aiio en ciirso debe dejar la Presidencia de la Repiíblica el Excrno. seííor Saufiientes, por cuya r:izou ya s e disputaii sus despojos~losseiiores Luis 13nrros Borgofio i Artiiro Alessandri, el u110 fiiertemente apoyado por la Oligarqiiia i el otro por las masas populares. Eu el partido del señor Barros formari: el Gobierno con todos sus eleioeiitos; In nristocraciii sautisiguina casi eu su jo. iiernlidad i el Clero iiacional cou escepcion de Monsefior Errirzuriz, Arzobispo de Stinti~go,que fué elevado a este alto piiesto de lu Curia mediante la influericia de varios politicos entre los que formaba parte el sefior A l e ~ s l i u d ~ i . Eri el p:irticlo opuesto al candidato de la Oligarquía fig~irau: la Clase Media cori todos los atributos que le coiicedi6 el Abate Sieyes sil rnas emiuerite precursor; los Gremios Obreros .de Cliile eutero con raras escepcioiies; numerosos liberales doctrinario~,nacionales i democráticos, la mayoría de los miern. bros del Partido Radical, una peqiiefin parte de la Aristocr:icia i algunos clérigos caiiipesiiios. Sin duda alguua que en Cjliile Iiau tenido Iiignr eri tipocas singulares hondas conmociones populares, pero jainns el rujir de aquellas fiié tan formidable, profiiiido i sonoro como las de ahora,


Nadie descoiiocerh q u e Ins njitacioties eii qiie se r e euriielto eii estos iiioinentos el \relieuieiite i tilrbrileiito ~ u e b l o cliileiio ptiecteii teiier iniiclin scii~ejauzn cou esas trombns es~ ~ : u i t o s nqiic s :irr:i~icau del fondo d e la tierra producicnilo el in:is \4vo e iuasl,liciiblc terror en el áiiiino d e ciiniitos tengiiii lugur :i ooiitcmplarlas i esperiuieiitarlas. La ¿poca porque ntrn\resarnos es d e siugiiltii iiotoricd;id porque el iiiiiiido eiiropeo recieiitetuentc se tlesperjiide do iiii:~ guerra iniiridial (le estrnordiiinria siguificacion por sus coiiseciieilci:is sociales i filosóficas de profuiido alcauce. 1,n ospaiitosii guerra fiualizndu ya eu el tiroteo, pero qiie sigue :iiin coiiiiiovieu. do las nacioualiclides, ha yiiesto delante d e nuestros ojos :~coutccimieiitos inesperados ciiyo procesa s e tlesarrolla a 9 vrandes pasos eii Iiis iiaciones ii-ias civilizadas (le Eiiropa i A rtierica. Si henios (le ateiiernou a esta evoliicioii para diir t1es:lri.o110 u uuestro inui breve estiidio sobre el seííor Alessítiidri, clebemos declarar que iiuo' d e los piiiitos del Progr:irna de,cse suceso tan trascedental q u e se opera a raiz de ,la Griei*ra'lo" c i ola l t Gime Jíecli((ti la de los Hvos del completa l a e ~ ~ r . a ~ z c ~ ) d<le l'iieblo, qiiieiies iio obstaiite de iio hallarse bajo el peso d e riiiig i i i ~ oesclnziitrtd qficinl, se eiiciieiitr:iu seiili-amordazatlos por la escln~~itiicl iuoderiiu iiaoida i feriiieiltnda eii. el seiio cle Iii Ólic/m.qiiict lii que corno nos caiista a toclos, les ha. irnpec1id.o coii.. v'ivir con ella 111s iiii~riioil eier1ios.i sagrados dereclicjs qiie cl Redeu tor del Miiiido iiisti tiiy3 p:irii todos. los Iiom bres tlesdc h i c e 'SO siglos! al amparo de In inal terable i glo;*iosa f6rinulw de-la Igua,ldbd!! ' . .. . E s t a es piies In ii:itur:~lei,;t del iiio\;iiiiieiito. que eii la 1ioi:i :ictitul s e opera eu el iiiuiido eiiierci i que eu Chile tieue ijar caudillo :il sefior Alessandri. La elecciori qiie el. deseiupeiío d e e s t a s 'fiiiicioues Iia hecho d e sil p e k o u a el eleineiito qiie aiihela i persigiie. ia reiviildicnciou de siis de~:eclio'snatiir;iles, lia sido atiuada porqiic s e Iin ecliado en h r n s o s d e qiiieii ~iorlininejor qiie oti-o coiidiicirlq,?l triiin,fo d e s u uinado icle;il, pues el seiior Xlcssaiidri, :i.parte d ~ . ~ sil u eiu telijeiicia e iliistracioii lo 1i:iceii 'iipto piirii o1 ejer4cio (le toda f u u i o i i uiiii d e aquelltis (1110 LIO s e 1i:iii rÓz:ido con él,, estima al pueblo e n 1 i forma mas sincera i profiiiida l>orqu&1in cultivado ¡a manera (le. conocerlo eri el iiiterior de si1 1iago;: qiie es . . coino . . si dijerniiios eu las profiiii(lidndes d e sil espiriti~.1311 couseci~eiicin,la olecciou del l~iiehlo'liara . el .. c . m'

.


Excmo. Sr. D. flr-turu fl/essandn


dillnje no es apócrifa porque s e halla eiicundrada en el moriii!ieiito tilosGfico circiiiiscrito a todas 1:is ii~tcioriesdel Orbe. A l oniistitiiirse el seiíor Alessaiidri cu el nlnlcr d e esta ~itriacioii1iistGrica d e profiindo iilcaiicc; al convertirlo el PiicIjlo eit idolo silyo coi1 los honores i :itril)iitos de q u e goznu Iris I~eid(ui'es,so Iia puestu si11 qiiererlo del ]:ido d e esos vigorosos c;linpeories ~ ) o p ~ i l a r edes 1 : ~Re\rolricioii 3'!'i*aucesn qtie tanto Iii(:ioron por I:t \~ireltade los derechos uatiiralcs a poder del Sober:iiio Piieblo. r,:i 1):irrer;t iiiiileiisa qiie los eucmigos d e 1:t coiiqiiista d e oste noble i(iri11 Iian piiesto deInute de él h:ice que sil caiisu seir iniiclio in:is ntlinirntln c iiiteresau te. S;rdn se Iiii omitido eii esta joruacin Iiistórica par:[ cerrarlo el p:iqo i creeinos qiie pocas veces en la vida política d e .u11 piieblo coino C'liile q u e se jacta d e hallarse a cubierto de lus iiistitiicioiic~srepiiblicanas se ha lieclio derroche d e iiiterveucion o l c c t o r ~ liii:is unirnnda, Idas iniiltitudeu siempre tan conscientes de su libertad en presenci:i. (le estos lieclios que iniuoluu en obseqiiio (le mezqiiinos,iritereses, corno si dijérainos e u el A l t a r d e Moloc-emineuteu dcberes coiistitiiciouales, hau debido de iiiterpouer iiu rec1:jino serio prececiido (lo ese fiiror espatitoso que es propio de su iiatiira1ez:i iiidórnita, lo qiie 1ia dado orijeri a1 sordo i grave ~ n u r ~ ~ iqiic ~ l lse o estieude di;iriarnctite d e iiuo a otro estrerno de l:i iuetrópoli s;iiitiagiiiuli prodiicieiiclo iiii eco (le terror qiio conriliieve los Iiogeres d e la sociednd de In capital, la ciial no qiiiere poiier eu duda que ese r ~ i j i d ode fieras puede ser la c:imp.cttiii de la Revol uciou com iiiiis ta cliie se prepara i feriiieuta eil los sótnrios cte sus palacios i en Ins profiiudidades cspaiitasas (le I n rIernocr;-ici:i. Poctis veces eu tiiiestru vido hubi:imou visto riiia adliesiori ttiii siiicera i cnrifiosa a un caiidillo; es raro el ejeiuplo de un entusiasiuo niau delirante, (le uua fé iiias arraigada e n su victoria, lieclios i palabras. l'or dclaiite d e la casa (lcl seilor Alessaiidri Iian desfilado iiiiiieusns coluiniias Liiiii~aiitisujitaudo n todos los vientos haiiderolas rojas or1:iclas de leruas propios do las circiiustancias. 1)esile 111s :iliiiciias (le esa inorada liistóricu los oradores populares I i i r i x i ~ i ia Lis iiiasns SUS profundas ~ O C C I ~ Z ~ c7e ~ C ~I S¿ I P ~ Muo . jei-és, fioriibres i iiiiíos; jóveues, anciaiios, se disputan a porfía la tribiiria Ileqanclo los Hmbitos con sus arengas repletas de


patriotismo, jl~sticiai furor. Miéntrns lanzan al espacio siis memorables i recorifortau tes disciirsos embellecidos coi1 espléudidas figuras elttborndas :I costn de uu talento selvático, la miiltitiid eml)ruvec:idu se niiievo de iin lado para otro arrojaudo gus sombreros i ropas al vieiito i votnitnndo imprecnciones coiitrn I:i íiiterreiiciou Electoral. Detras de los or:iclores Ins amoti*nllrtdorns del Gobierno apiiiitaii sus boctrs a 111 casa del señor Aless:iridri, cuyas cco~ctrrtisi.epletns de balas Iiari de estallar a lii nias leve iiisinuacioii del Coronel Flores, quien coii sus jeudiirines circula difícilmeiite por ese sendero, los arrnbales i los puntos mas populosos Iiacie~idoproclijios para nliogar eii sileiicio el espaiitoso niiirmiillo humauo qiie por todos los poros vierte In masa i~iqiiietnque,ebria de furor, se inueve de iiii lado 1):wt1 otro corno barqiiichiielo eu alta mar. Cabe aqiií dirijir iiii sentido elojio a I:i elocueiici~ipopular. i(Juti oratoria mas profunda! Qué voz tan pltlteada! Wiié dicciou tau clara! Estas condiciones han piiesto de relieve iiua vez iiias In natural intelijeiicia ciel c;liileiio, sil valor estraordinnrio i el notable vigor cle la raza. iQ[ié sentiiniento de piieblo t:iii siiigular! Qué fortaleza de alma tan admirable! darnns habinmos oido peroracioiies tau sentidas i vibrautes! No es por cierto 1;i riaturaleza de la elociiencin que :i estas Iiiorns coiiiniieve los miiros del Palacio ,Ilessaiidri, ntroiia los timbitos (le lit C:ipit:il i lleva el terror a las diitoridndes de la 3loiieda, sclruejniite :i la que se vierte porJoglleatZts voces desde el Púlpito; In TribriUik del Senndo, i 13 Cátedra del Naestro. Kó; uo es esn la qiic anima la pti1iibi.u de iiiiestros iiitelijeiites obreros, porque rio Iia sido piilida eu uiuguna. Acadeinin. Ella es s:ilvajs colno los bosques, las rocas i las fieras; jeriniua en el fonda clel corazoii, In alienta 111 fuerza ruda de uu cerebro vigoroso; brilla a la luz (le los acoiitecimieiitos mas singulares que juegan cori sus dcrecbos; se dignificti por la razoii i la justicia; se eleva por el pntriotiuuio i la gloria militar i el amor al cai~dillosil eterna esl)w";"im e11 cuytis promesas coufia siempre. Si el triiiiifo corona las sieiics del seiíor Bless:tiidri llevtíiidolo i i l Poder Siipreino q u e eii la inas porfiada i hoirendn luchti dispiita. al setíor Barros BorgoÚo en estos morneiitos, bolvidlirh algiina. vez, como ya lo liau hecho otros, los sacrificios iumeusos que el pueblo hace por su causa tan combatida? Esta respuesta nos parece difícil de contestarla aun cuaudo conocemos el alma del Senador por Tarapacii tan ajeun a la ingratitud.


No podernos decir a cieucii cierta si él hará. todo cuanto 11a proiiietitlo porqiie la autoridad de i i i i Presiderite se halla tau restriiijid:~.piies, ~qiiiéiiiio sabe qiie el Congreso t i m e sobre él iin verdadero inaiido? Pero podeii~ossi nsegiir:ir cliiu 11ai.i cuauto piieda por ilo apartarse cuter:iriiciite del corn~)i-oiiiiso coiitraido Ilegxrido hasta forzar coi1 sil férrea \roliiri tacl el círculo iuespiigu:ible eii que lin de encerrarse sri nii torid:id consti t iicioiial. 6Uesaugrari al~iiiiii vez por su 6rtleii la n~toriiliidi i ~ i l i t ~ r ? ' o po1ici:il ir la clase zrrederrtn qiie de 41 lo espera todo i qiie Ic liti ofrecido sii saugre para qiie triiiiife? Jamhsl! Sus seritiinieiitos so11 verdaderamente humaiios. Hai en el fondo de s u alma iiua noble benevolencia por lo que creemos que en nombre de ningiiiia situacion reciii-rirá a 1:t medida es1);iatos:l e iugrata tle asesinar :i1 Piieblo qiie lo Iia erijirlo en ítlolo suyo. 'Todo potlrit ocurrir 11iSuos eso. Adciiitis tiene el seíior Alessandri bnstaiite c:tr:ícter i uii:i estritortliiioria sagiic:idad, coiidicioiies qiie le impedirWii toit~ar I~;irteeii aauiitos que ciiciiriscribnii sri iriiiiensa popiiliiridail ;i i i i i inedio que 1s arruine i la agote. Teiieiuos aiitecedeutes sobr:idos para creerlo así del carnpeóii d e uiia democriicia qiiu ha puesto a flor de sus labios las palabras d e Mirabeau: Loslirii.il(jios nctr btr rcíqz, ye9.o el Ptce blo us etel-?lo. 1)0u A r t i ~ r oAlessandri tieue iiiiti larga i esforzad:i carrera. Si1 brillante ascenso uo lo debe como tantos otros iii u sil iilt:i sitiiaciou social iii a lit casiialidnd porque 1i:i siclo aiite todo I I I I trabajador irifatigabte eii la carrera parlaiiieiitaria, eii el hufete del abogado i en el gabiuete del Xiuistro. Su historia política es d e todos conocitla i empezó a escribirla coi1 1ii saugre de sii nln1:i ciiailtlo :ipeiias tenia 20 afíos de eclad. I)e aquí se despreude que eii toda la plenitud d e 1:t vida eutrd a plirtioipar d e lus lirclias políticas al servicio de la ci~zilpuso los valiosos recursos d e s u talento coriio así tambieu sus profu~idosestudios filosóficos i sociolójicos. Fue eii nquellos aiíos de eiitreiiamieuto ciiando el 1l:scmo. Presideiitc seiíor Pederico Erriíziiriz E., tiaci~ndost:interprete de los altos rnereciinieutos del seiíor Alessaiiclri, lo 1l:lind por piirnera vez a los Ooiisejos de Gobierno confiáudole la carterit (le Obras Públiciis. Ligfido por los lazos (le unti afectuosa awistiid :i don P e r iiniido Laxcaiio, actual Presiderite del Seiiado i Seriador por Cilricó, don A r t u i o Alessaudri fué despues del Gobieroo de


Erráziiriz vari:is veces D i ~ ~ u t a dpor o esn proviricia a la que en ~iriiolidel seiior 1,:izcniio sirvi6 eri riun rioble foriiia Iiastti 1915 eii que fiib elqjirlo Seii:idor por Tarripaci riiediiiiite uua 1ricli:i cstraordiuari:~qiic piiso :I yriieb:~su riotable resistencia iiiornl a1 rliismo tieiilpo qiie s i l sag:ici(lnd e iiitelijeucin. Cabe aqiií reoord a r qiio Iquique er:i lino de los rediictos rnas formidables del Partido Tibesu1 l>einocrlítico coii su caudillo don Arturo del Rio. I'ara Ireiicer esta fortaleza iiiespugiiahIe se ~iecesitabatie hombres cubiertos por cor:tz:i d e lrierro. 1,laruado n la Iiiclia el seííor Blessaiidri eutrG eii el combate como uii grau jeiieral veiicieiiilo desplemtlc 1iii:i c:\iii~)aiíalleiia d e peligros. El feudo del seiior del Rio qtiedó prira siempre destruido i aiite la victoria de sil pocleroso coiiteiidieiite jertninó en los pueblos del Norte la idea (le la actual caiidid:itura. Su triunfo di6 orijeii a 1;i vuelta al Poder de Iu Aliaiiza Liberal, la qiie quebrautó el rhjirneu de coalicioii imperaiite eritónces ocasioiiaudo iiua nueva fórmula ministerial en la qiie el seiior Alessandri tomó la Yresidencia del Gabiuete. Corno orador Iia dejado las mas bellas impresiones. Tiene el d o ~ (le i la p:il:ii)rn. IJas lindas d e la e1ocueuci:i rodearoii si1 ciiun desde sil victorioso iiacitnieuto. Se remernoraii siempre ~ i i gdiscui.sos eii I:is C;íinaras, Centibos Políticos, Tribiiiinles d e Justicia, rls:~~i.ii)leiis I'opiilares i como es irnpiilsi\ro si llego nl Poder ron111er:í:ibiert:iii.ieiitc! coi1 el sileiicio tr:itlicioiial (le iiuclstros Presiderites qiie, esceptuaiido 211 Exciilo. seiíor 13aliiiaceda, taiito Iiau heclio purqiie el eco d e s u voz no roiiipx jamas las almenas d e la JIoned:i. Giiillermo 11, Roosevelt, Poincaré i Wilsoii teirtlrtíii eii 61 1111 brillaiite émulo. T,n n~emoriadel pueblo ciiya retsiitira de lo agraclable i poético de sus caudillos ha sido jeiiel.:iluieiite ii-iaravillosa, conserva los apóstrofes políticos ilel sefior Alessaiiclri, con el ina- proftiudo agrado. Clerriciiios es tits I í ~ e i eii i ~ los inorneu tos en que uu 2'riLti)~rcl (7e Honor dirijido por el señoi. TJazcaiio, Presideiite del Scriiido, v a :i clecitlir [le la futura majisti-atura de la Repííblica. I ? O ~ I ~ L I ~ :sinceros ~ I I I O S votos 11or el. triunfo de la jiisticia i del derecho.


Don Domingo flmunátegui Solar TTiio de los iiíinieros iii:is iiiteresatites del programri do la \-icin de I:i Repíihlicn lo es sir1 diitlii nlgiina lo qiie :ttfie n I:t p c i e u t e i fecutidn Inbor (\el BZajisterio, porque sil obra imp1ic:i cl rc?scate absoluto del espíritii hiiinaiio de todo lo qiie se 1itilln i'eííido coi1 I t i ciiltiira i 121 siibidiiríit. Siendo asi los 11Ioesfros dr 1~ Ciel~cicr tieiieii el clereclio de exijir de los ciiidndanoa de iiu Ixstado la mtts siucera estituacioii, la que liemos rieto qiie jamne se les tribritn con eiitera fi'auqiiexa por aqiiello (le que la igiiorancia tieiie tanto eu las :ilt:is como eii las b 4 a s clnses mns ncleptos que los qiie tieiie l n S:it~idiiría. El seiior hiiiiiut'itegiii Sol:ii., ciiya iliistre ciiiin se meció eii el Mtijisterio l)oi.qiie sii p:idre fiié lino (le los Profesores inns t?iniiieiites de la priiiierti i segiiiidn centnri:~ del pasado ~ i g l o , forina hidalgaineiite eiitru los q u e coiiiponen tan salita Inatitiicion. Al dejar coiist:tncia de que forma eu el número (le uiieatrorr Etliicacionistas, lietuos d e manifestar tambien de que es el Director científico i espiritual d e esa cov~,g~egacio~t porque por su alta situacioii cle Rector de In Uiiiveraidad de C:liile, ee el primer Maestro de la Repiíblica. Marcha pues adelarite con la tea enceiidida. iiiostrriiido a los l'rofesores de Jl'lstndo el camino que conduce n la Cieuci:i, inisioii que ha Ileiiado i 1leiiarG siempre con feliz acierto porqlic? adornado d e ciinlidricies oiiii distiiignidtis eiitre las qiie soliresaleii: la iliistracioii, la \loluiitad, la constancia, la fé eii el traljiijo tesonero i su culto esquisito por


In h a s aceiirlradn caball~rosidadpodr6 siempre dirijir coi1 nitn digiiitlatl i devera justicia toda iiistitiicion o todo negocio que se I,e eiicomioiicle. Así debe esperarlo la juveiitiicl tle lloi diu i (le la ciitil cl sefior Rector es sil director inas íiitimo, yiiesto qiie eii sus manos estR la tart.:i (le tlesarrollar aris 111,i11co)ios.Ril este sentido iodo debe esperarse (le1 seiíor Amuniitegni Solar porque es iin estiidiosu profiiiido i es orijiiiario de fiiniilia de Maestros eniineutes. Como don Uignel T,iiis, sil iliistre pnclre, el sefiorRector Iin tenido gusto por Ins Lrt).n,s. Este senti~)lie)ltoqiie es tarnbieii uua Iiereiicia 1ia recibido el retoqiie (le ln iliisti-ncioii i eri efecto eii siis cn11~~1osicio7r~s se :id17ier te el ,ql.rr)rt(ífico por excelencia i el lector coiisiiinaclo de 1)ellns ohrns Iiisti,i.icas. Al leer i revis:ir todo lo qiie 1i:i dado a Iiiz iio se clisciite que es Iiijo tlc liistorindor. Si se iusiste eii aqiiello (le Buffoii de qiie e7 esfiio es el ho~ltbre,la obr:i literaria del sefior hiuiiiiritegiii Solar averitiljn sobi.:iciniileiite la esnctitiid del wiitigiio axioma porqiie encoiitriireis siempre cii ella al esciidrifiador metódico, prndeiile, Inccíiiico, biieii gt.aiiit'itico i cnIi:iz de siiplir tod:is las elegancias con este ciimulo de cualici~icleseii las ciiales se refiiude integramente la personnlidad del sefior Rector de la Uriiversidrid de Cliile. Ciiando tomó carta cie ciixdadaiiín en la estensa i enmarniiada IlepíblicG cle lns I,et?*rrs, acababa de Itinzai. s u libro Los l'ítitlos de í'rtsfillri, tratado ~ ~ ~ P I I P ( ~ ejeciltatlo O J ~ C I con prolijidatl i coucieiicia. C:onio el piíblico es ni1 biieii juez, encontró qiie la obra estaba bien lieclia i que correspoiiclia por lo tanto :i la ciiriosidacl . innata que sieiiipre ha existido en la sociedad sniiti:igi?iiia de coriocer el oríjeri de siis abuelos. Los Y'ittllos de C'cistillrc, in:igiiifico trtihnjo de abolengos, piiso en cuanto a esto se refiere eii 6rdeii todo'aqiiello disperso e igiiorado. A coutiriiiiicioii, el seiior Binuuiitegiii ha publicado otros trabajos tambieii de cartícter histórico, amenos, instriictivos e iuteresantes qiie Iincen Iionor a la Literatura Nacioual. (joino siis esc!nrecirlas dotes son una garantía, para el Gobieriio, éste uo le lia echado en olvido cuando una crisi~Miniatei.i:iI Iia veiiiclo a turbar su trauquilidad i ha ido al Gtibi~iete de trabajo del señor Rector de la Universidad para arrancarlo de siis tareas del Profesorado obligándolo a toniar evo-tn-a, porqiie e1 señor Amuuátegui Solar corresponde tinipliiiiiieiite ti 1ii cíilidad (le los liomhres de lionor. En esta virtiid coiiiparti8 cou el Prcsideri te (le lti República seíior Barros


Don Donlingo IQrnunรกtegui

Solar


Luco, desde el Ministerio de Justicia e Iiistrucciou Pítblicn, las funciones del Poder Ejecutivo i con el seííor Sriufiieiites, desde la Presideucia del Gabiiiete, las mismas responsribilidades eii Abril (le 1918. Ainbns c:irteras las desempeí~ócoi1 el celo i ln tlignidiitl que constitiiyeq sil inns ~rnliosocniidnl.


Don 6uillermo Barros E1 seiíor I3nrros cs :iiite todo Iioiiihre clc iicgocios linhiciido 11cw !o t:iiito piiesto a1 servicio J e 1:indnbles rinpresiis agrícolns X U R V R R ~ O Rcouocirnieiito~i I:is mas belliis partidas de sil ctirhcter. Pero esto iio ha qi~itndoal sefior I3ai.ros Jrtrn el derecho ara que eri siis 11or11sde ~ n s r t ~ i se l o convierta eii un discreto i 1nboi.ioso político. liacieiiclo coii esto hoiior a In meniorin de los sriyos qiie eri el hril laii te p:isado iincioiial fiiei-o11 eminentes srfvirlores del pnis i clel partido liberal. No hai diida qiie el sciitimieiito de la Patria tiene para los hoiiibres como el sefior Barros i i i i atractivo potleroso lo qiie d;i inái;jcii para qiie los sei-vicios a titi1 :iiigusta caiisa se ejerciten coii In fí!, priid~iicin i tlesiiiter6s del cnbaIlero, que siempre ii tliclio rr dios n I:is hnjíts clsprraiixns de la a m hicioii. C!iiaii(lo 110" ~winior:i irex el P:rrticio T,iber:il qiiiso slicai. veti t:tjas d e siis cii:il itl:!tlcs, lo i i hicb eii Lcr Ilrfol-in i ,lrelil,ill(c 1):u':1qiie alciiiianse iiiiii tlipiitacion, l n qiie le fii6 conferid:^ por 01 voto pol~iilar si11 rniiclios rocleos porqiie sil rectitrid -rn erci ~weli(ln(le esa conlnrca. 1Jun vez en la C:írn:in\ iio biiscó los I I ~ I I ~ P O Sd~?1lejislndor iitiirersal porqiie coni~~i~eiiilib c l t ~ los ( ~ ser\-icios iiins c.ficnces son los que se iiispiri~ne11 arte (le todii iiiiit vida. Eii coiiseciieii. (:¡a, ngric~tltoi(le oríjrii, prestó sri ayiitln :i los iic?gocios (le C S ~ R (11

1111 ec:niioiiiist;t q u e ~~o(li:l dii-ijir (!ii 1ior:i iio iniii le,jnria la l o t a l 1'1-csidcuteRiesco, cartera de Hacieiidti. C ! o t i i ~ i i . ( ? r i t l i ~ i i d o así

se


10 IInmÓ n los Conseajos de Gobierno en 1902 pnrn confiarle nqiiella Secretaría eii el celebre Gnbinete B:ii.ros ~ ~ i ~ c o - ~ ~ e r g a r Donoso llaniado de los I'crctos (le i l l a ~ o Su . actiiacion fiié igual :i la de todos los Ministros de ese raino, porqiie el rnos de niiesti5ns firiiiiizas rio permitin otra cosa, no obstaiite qiie Pl iiidicó liis fórmiilas para detener el progreso (le1 desastre qiie cii la Iiora ~ ~ r e s ~tiene n t e tnii hoiidainente comproinetido el hieriestar público. Pero la poca segiiridad de los Gabinetes iio permitia eu ese tiempo a riiiestros ITiriistros hacer nada nias que fórmulas por lo qiie el sei'ior Rnrras iio pudo llevar la liix (le su ciencia linsta In ~,esfnio.cccio)z(?e i i i i oaco.io qiip eii la actualidad tiparece coinprometitlo en i i i i c7tJcit ciiyns proporcioiies exaetle ii totl:i poiitlerncion. Aquí doii Guillermo Barros huhiera puesto fin a su breve cn1.rei.n mit~isteri;il,pero Iri si~jestioiidel pnti.jotisn.io i los compromisos del lioiior le ataron :i1 carro de la política como el miiérc\:igo a la eiiciiin i fiiit (le iiiievo SIiuistro c i ~1907 eii c l Qabiiiete Sotoina~orGiterrero. C!ontento el Gohieriio coi1 sii inhoriositlad i (liscrecioii .1: coiifirió 1:1 l>resideiici:i da1 Coiisqjo eii 1912 eii esa oonsioii eri qrie doii rl~itotiioHrineeris sieritlo Miriistro de Kelaciot~esEsteriores trató de sellar cori el Pcríi 1111 prccto plesbici tnrio qiie eii 1 : ~ liora actual coineiitaii iniiclio iiiiestros iiiteriincioii:ilistHs hnjo el nombre de Hiozrrrls-T~c4l~~.n, a caiisa de estarse jiigniido eu W a s h i n ~ t o i i1:) suerte de iiuestro territorio del Norte. C!aido aquel Gabinete por In coiifusioii que ~)rodiijoesa uegocincioii in~iertnen flor, el seiíor Barros eritró de nuevo n presidir irii nlinisterio eri 1914 Ixijo la misma niajisti.:itiii.ii (le don Rnriio~i 13nrros Iluco, desde ciiro piiosto la opii~ioi~ públicn le seiíali) como presunto sucesor de aquel iiiaiidatario. Clolocwdo eii estn faz tan brillante doii Griilleriiio Barros nada hizo por corresponder a ese lionieuaje tributac\o siri reservas a su diguidtid política i se coiiteiitb iiiiicameiite con orgaiiixiir el Gabiiiete qiie di6 en el diiitel del Seuado el tíltinio ndios EI aquel Presidente. En 1:t adniiuiutracioii siguiente presidida por el seiior Sanfuentes, se le buscó eil repetidas ocasioiies para colaborador del Gobierno i se le ofreció aOemas el cargo de Senador, pero él rehusó con estiaordii\ari.n modestia tan altos lionores. (Juiztis la política couteu~poráti(~n se halle satisfecha de su retiro, p o r quela austeridad del seiíor J3rirros, mili semejante n In de Diego Portales, uo acepta nada iiitis que lo qiie ennlteció el pasado


Don Guillernlo Borras


politico de fa Patria. Ko se h:ui avenido con sil c~balleroso espiritii las ideas que informan el moviinieiito qiie 11 estas horas preside los destinos de la lleniocrticiti, siii (liida porque pertenece rc iirin 茅poca que ya pas贸 i eii la qite los hornbre~l~lescollaroii 1'0" una traliquiiidtid p~triarc11i 11118 estraordii~nrinrectitud.


Don Enrique Balmaceda Se encueutrn entre nosotros el represeutaute de iiii liotubrt! que fué Jefe de 11n 'Go1)ierno i11isti.e; friudndor de iin partido que ha jugado grau papel el1 las lides del Clongreso eii los últinios treinta aaos i la peraouificacion de unn epoca notable en'Ios anales de nueetra Iiistoria. Ese representante es don Eurique Balmaceda, que asiiinió la cartera d e Uiierrn i Mariuli eu Iri segunda combiuacion miuisterinl del nuevo n~tiudntarioi sti representailo lo es sil eminente padre el Presidente del misnio apellido. Dos hechos singulares han puesto de actualidad iil partido liberal democrít tic0 que recibió su bair tismo en la revoliicioii de 1891. Esos acontecimieritos son las solemries exéquias del Jeueral Barbozii i el fallecimieiito del Almirante Moutt. E l lino fué el Coiii;iiidante en Jefe de IRStropas que hicieron freutc! a la temible revuelta i el otro el Director cie la Escuadrlr que traicionó al Gobierno del seiíor nalmaceda constituyéndose en jefe (le la revoliicion en sil cnricter de Presidente de In Juiitn qiic fuiiciouó en Iquique. Existe manifiesta iiiconipatibilidad entre esos dos poderes u los cuales solo la eternidad acaba de confundir eri u n sólo cuerpo sin mas derecho qiie al olvido de los sucesos que los dividió en el seuo cie lri patria comuu cuaii(io 18 vidti con sus encantos i esperanzas, sonreía a iirnbos i el espectáciilo espniitoso de 1:i muerte era para ellos una vision mili lejnua i rio la p a ~ ~ o r o s a realidad que acaba de consiimarae sobre la v i c l : ~del ex-Presidente Moiitt.


Para uosotros, la Revolucion d e 1891 es uno de los acontecimientos mas deplorablesde nuestra bistoria i estiiiiamos que sus couseciiencias Iójos de honrar el objetivo prirnordi~lque se tuvo eu vista a1 cousumar1a, la hicieron odiosa i vergonzosa hasta par:^ los n~ismosque se entrometieron en ella, aiin criando se poudei.cn los beiieficios de la decantrida soberauin parlnrne~itaria qrie ya coiioceinos. Piiimos testigos de aquello en la mejor edad ;le la vida, ciiaudo estiíbamos recieu eu la seguuda década deniiestros tiños. Xo liai iuemosia mas fina qrie la de ese periodo de lti niñez nti q u e I:is cos:is se grabaii espaatosameiite i sobre todosi Iin habirlo espect:iciilos Ilorrorosos. Tenemos iuiii presente el s:iqueo de Santiago i Valpwriiiso, el qiie eu aqiiellos años de ndoleceucia pudiinos calificar propio solaineute de iiiia épocti s:ilvnjijo i de iiita sociedud para la ciial i:i iiobler/,a de alma. era u n verdadero enigrn:i. Vinios :il pueblo ébiaio de fiiior que recibiendo iuspiraciories de los elemeutos victoriosos reducin a escombros los iiias opillentos Iiognres, tisí como tanihicii los mas peqiie"3 i los mas lii~mildes. Ln ft~iniliadel Iiornbre dc fortiiiin teiiin la divisa de recoustitiiirlo todo, pero la casa del ~ ~ o b au r c doude lo que se reducia a la nadn se habin jriiitado con In prolijidad de la hormiga i denior;íudose lo n~énosciiico Iiistrou ¿qué consiielo i qué esperanza tenia? Loa bandidos eiisoberbecidos con la carta blrinca cine liabiau recibido parn dcstrliirlo todo, Iiinzabiiu al espticio los mas preciosos objetos tmsmitiílos cle jeiierncion eu jeneracioii. Así llcgabnu ít la vía píi blica lieclias ni il jirones: las preciosas telas de Moiivoisiu, cle Veliísqiiez, Murillo, Goya i Liicieiites; los márnioles de Cnrrar;i; las v~jillttsiiiimitables de oro i plata; los brillaiites espejos do Veiiecia; los muebles de ébauo i rosa; las preciosos columnas (le ónix; i todo lo que no podia ser arrojado por los balcoiics era destruido con las hachas de los bosques prévia la saugrienta reyerta (le los criminales que en In dispirta del botiii desapnreciriii masacrndoe i corifutidicios cou las astillas. 1 miéiitras esto siioedia, el vcciudario corria en todas direcciones a ociil tarse en IRS Ilegticiories, en los rnotiasterios, eii las torres, i eii los piiutos que c r e i ~ nseguros i enteramente n cubierto de laa fierns de los bajos fondos sociales. IJos caballeros de 1a iioble causa vencida priviíronse ellos i sus familias de todos los rccursos de la vicl:~,así el hambre, la desnudez i la sed los agotó de la niiiiicrn iiiaa cruel, Ilegniido algiinos R degollarse con los cucliillos qiie eucontrabnri a v i l alcance, '


E n Valpriraiso el cuadro era hnibien espantoso. Por los cuatrc, estrenlos de la ciiidad tipareció la hez del pi~eblohl~itidiendo sus relucieiites ~lagwsque siti mas inotivo que sii ferocidad sepi~ltabaiien el coraxoil i eii el cirerpo de cuantos se poniau eu s u preseiioia. Por todas partes se uejnu despojos dc hombres, rriujeres i riiiios asesiuados por esos grauiijws que babian formado ~ i i ~iidos s eii los toiieles de los rnas iiimunclos lupanarcs. 1esas vitiiperables acciones escapaban al castigo do la autoridad policial, la que tambien habia tomado carlti (lo ciuíladtiuía eri la l~orrorosa rniisacre. N o Iiabia jueces qrie impidieseu esoo asesinatos cometidos a In luz del dia i n 1:t vista del público, porque esos funcionarios se habian refujiwdo en los sótanos de los conventos, eu los entretechos de los clubs,. de las iglesias i de los tribunales quedando pues libre el camino para que esa canalla recorriese las calles escandalizarido a los niríos, ultrajando a las mujeres, iricendiando las casas, robando i desvastando el comercio 'i ~mennzandode muerte n todo sqiiel qiie no reprimiese el llanto i iio ahognse los quejidos. 1 pensar que el eje de esa Revoluciou qiie prodiijo esa victoria, estis esyriiisioiies i esos p1:tceres era el Almiraiite Moiitt, el mismo qiie ~ c a b ade recibir los iuiis siiiitriosos lioiiores de la Posteridad!! Para uosotros qiie, como Iie dicho, fuimos testigos de aquellas escenas en las que los hombres disputaban a In hieiia cius repuguantes seutiniieiitos. p:ii'ti nosotros, que'no olvidamos ni i i r i solo pasaje de esti Iiistoria macabra, ins glorias del Almiraiite Montt, silas tii\~orealmente eu sil actuacion de soldado, perdierou eutónces el alto precio de otro tiempo. E l fué cou una cal-idorosidad que uo sabernos calificar, el alma de una Revoliicion en la qiie los hijos se ibail contra los padres; los hermaiios contra los herinnuos i eri Ifi que se perdierou las nobles trudiciones de la familia i de 1:i amistad para dar oríjeli n las tuas crueles divisiones que aiin perduran, uo obstante los seis Iiistros que van corridos; él fiié el corazoii de una revuelta de ladrones; de soldados desairados por la Escuela i la Acadeinia que han sido despues almirantes i jeuerales, sin haber sido Antes ctidetes, tenientes i capitanes; de una falauje de hombres rapaces, sin ciiltura ni ilustracion, ni posiciou que no querian deber a1 trabajo, ni al honor, ni al estudio In noble estrella de sus desti-. nos sino cumplir íu tegrainente coi1 aquel liorrible axioma quc tiene para ellos el secreto de sii carrera: el virjllo de Ins ~ . t v * o l ~ ( ciofles e1et.n los desperdicios de líc sociedud!! Don Eurique Balmaceda, cuya persoualidad esboxauiou en


i lo cual iio Iieinos qitcrido hacer sin hiites Fecorijar los siicesos I U C ~ ~ I C I S Oque S troucliitrou sus iliiciories i esperauziis jii\reuiles en la primavera de sus aílos, debe Iinber seiitido las mas profiiudas ernocioiies a la \rist:i de aquellos (los aconteciiuieiitos que poiieii de actualidad la memoria de sil pddrc, ctiyn figura moral sobrevivirtí n Irt edad coiiio esos moiium rneutus q;ie a cada paso 110s don testimonio de la gloria de los pueblos siii qiie la agloiueniciou de los siglos les liuya Lec110 ~)erL'cierili rin titoino (le su groiidezri asceutral. &¿uiúu liabisií podido olvidar esa. grau silueta siii fiilttir a I R i f i ~ i i l ~ l ' del i i ~ corazou? Vaii corridos treiii tri afios tlesde cliie se ofrecih en liolocaiisto u sil p a ~ t i t l oque sufría Iris persecucioiiea de iiii:i iiicleineute victoria i el recuerdo de lo ioucl~oque Iiixo por I:i iii~cioiic1iileii:i iindie lo lin olvidt~do.(JiiG figiir:~nias iiitei:esniite! l(JtiC estadista iiins uoiiipleto! ' jQii6 voz tati :rgradable! j~J,ii&clialCcticataii poderos:i! iQii6 fliiidex tiiu aineiia! Coiioceinos todos siis discursos de la Kepreseutncioii pnrlametitari:i Iiiihi6udoiios foriiiado la n-ias eiicniitadorci. iinl~resioii. 131 hijo du aqiiel Iioinbre qric 1i:i iinpucsto al p:tis su reciierd o tieiic, pues, iiuu grau inei~ioriaqiie respetrir i iio crecliiios iuciirrir cu error nl decliirar cliie lin ciiinplido ese soleiiiue voto selliiclo eii las profiiuclidodes de sil coucieticia i dc? sii corazoii coino erii de esperiirlo aiiu ciiritido el partido ZibercrZ de)~coc~.cítico, la I H R S riiigusta filudaciou de su padre no lo halla coiitado siempre a su lado, lo que uo es criticable por cuaiito ese balido se Iiri plegado a Iiombres qiie combatierou al ex-l'retii(1eiite eri iiiin foriii:~qne IR pliiinti se resiste a describir i lo cual no Iin podido ztceptnr tloii Ei~riqiic1Jaliii:icedti siu pouer eu gravo peligro sii deliciicleza persoiial i la tnemoria de sil ilristre pnclre. Nosotros nplaudimos esta accioii que implica honor i biieii seiitido. Siu diida alguna que aqui se encuentra el secreto de sil profiindn resistencia a la política del señor Saufiientes que siempre coudu,jo :il partido liberal deniocrhtico por todos los cainiiios i.epiidiados por el hijo de d ~ José u Rlaiiiiel Bnlrueceda, i aqui se Iinlla tiimbien la clave de sil adliesion profiiiidu a la Aliaiizn Tliber:rl que apoyó a clon d r t u r o A1essaiidi.i. k;u el tleseiilpefio (le su alto cargo el seí%oi~1iiiistroLa deinostr:ido urin euvidiable actividad porque piiso el iuapor iiitcres p:ii:i el clespaclio de iiiuctiísirnos proyectos de trasceucleiicio para el lcjército i Armadti qiie estriban ocultos eii los tapetes del Gnbiuete, Desgraciadameute este celo r.esiilt4 P S ~ R Upájiuild


iricompntible coi1 las i~ncilacioiies de la Pol铆ticn porqiit! el lfinisterio tle ddtniiiisti.aciori (Ic que el sefior J3alm:1ceda forru贸 1)iirte iio fiib de larga duraciol~. El Gabiiicte cay贸 pero el reciierdo rlc io muclio qiie Iiizo eri ~ooperacioiicoi] los Almirantes i Jeiieralcs qiie le vieron presitlir el Alto Cousejo con i i i i iilteres siil)erior, serJ largo i Iioiiroso p r n S U 1101ubrei las i l ~ ~ t i t ~ ~ c 眉r~llndas. i~ilcs


Don Ernesto Barros El seiior Ministro de Relaciones Esteriores es una de las figuras del Partido Liberal. Exaltado a la Ctincillerfa en la pleiiitiid de la vida el sefíor Barros Jarpu ha dado miiestrus de verdadero Ministro de Sugocios Estraiijeyos, pues h:ista la fecha iio ha sido (Iesaiitorizado por riirigiirin oyinioii, ~ i nii i r i por I R coritraria ri su partido, que esciishiidose con sus pasiones pudo liaber puesto diqites de todo jeriero a la I:ihor yiie ejercita eii sii alto cargo. Es qrie el ~ c i i o rMiuistro de Relaciones Esteriores h:t sabido asociar a sil illrstracioii una prudencia de hombre fogrieado eii 108 mas severos estiidios de1 Derecho Iuteriiacional, conio qiie sil seiidónirno de IFillin~,z Tentl~le,rniéiitras estuvo al servicio de la l'rensa, se ociipó de la interpretacion de siis clirtsnlrrs eii lo reI:~ti\loa lcis asuntos estrtiujeros cori Chile i como qire sri Menioriu 1)ar;t optiir al grado de Uoctoi eii Leyes \lersó sobre l u inisina riiateria. Lu opi~tiotbplíOlicn tieiie eu estos morneu tos sus ojos puestos cil 61 porque a sri estudio i diacrecioii se va a eutregwr In liqriiclacioii del viejo probleina del Norte que eii cuarenta años qiic Ilcva (le cotitroversias, ~liugutiCfl~ioiller ha podido :irrustr3r u 111 soliicion. EII tiorior (le la justicia que debemos R los ¿iiilecesorcs del seiíor Burros Jnrpa que taiito han hecho por la fiualidad do este negocio, helaos de de,jar coiistiincia qiie el sc. iior Xinistro dc Relaciones Esteriores sin perjiiicio de sus dotes, :tpro\?ccha para sri obra riii nrnbiente favorable qiie nos viene de Estados Unidos i aiiri del Yerií. Esta declaracion histórica iio eaviielre ninguii menoscabo para su labor que sea como sea t ~ p d r hsiempre aire8 de victoria


EL sei?or Barros .Jurp:i Iiizo sil escuela política cn el me. tnorable Ceritro 1,it~eralliará uiios ocho o diez aiios :i. 1:i feclin, i toinO parte eu todos los uegocios qiic allí se disciitieroii coi1 éxito Iiastsi coiiqiiistnr de los ruiembros de ese Ceiitro taii dcscollaiite los m a s lioiirosos culificnti\~os. 811p1abi.a es fina i e l e ~ n i i t e ;su iispecto agrlid~ible, siis n iidcuiaues traiiquilos, siis opiiiioiies jiiicios:~~ i verdaderas coiriiiniczlii a sii locuaci~ladel aire de uri fogueado eu iiltciisas lucliau uo obst:tiite sil jii\~eutiicl.1,;i serenidad i composturri que giiardu eri los dchates del Seriar10 i de lii C!;írnnr;i d u I)ipiitados admiro i sorprende gr:iciosamciite a los ~ i t r f r - i t r r c t r s riacioriales. Eu el P~i.laine,uto,lo que eiiiaria de él es recibido cou cs~)cciialutencioii, piies :i1 seiior Barros Jarpa nada le toiiia de sorpresa i siis esplicacioiies sobre crialquicra m:ileri:i sou ttiii couoisils i IGjicas qiie satisfiice siu miichos pretiinbiilos a siis iuterlocutores e iuterpelaiites. Vió la luz tlel inundo eii la ciiidad de Talcéi qiic tniitos i t:in meritorios ciudadauos 11ii dado :iI puis, eii circii~stitiicia~ qrie su sefior p:idre dori dgustiri Ijarros Xeriilo tlescmpeiinbn el alto cargo de &Iiuistro de Corte. El seiíor 13:irros JIeriilo, 'mieiirl,ro tle i i i i n f:iiniliu dc iiitolectuales, erti él tambieii 1111iiiajistrado (le trilcuto i dc iliistiiicion. Ligtido por estrechos lazos de la situgre u1 iiias eriiineiiio d c los IIistoriadores Sud-Ainericaiioe dou Iliego 13iirr0~Aruiia, gupo hacer ciiiilplirlo lioiior a lii tradicion de sil fiirnili:i cii I;i que se cueiitiin Jerierriles, l'resideiites, Majistrados, T,iter~toui poli ticos (le alta sigiiificaciori. Como su, padre el seiior Niuistro de Relaciories 1l;steriores siguió la carrera de las Leyes. Uria vez qiie liiil~ocoiiquistndo el eii.vidiable titiilo de Doctor mcdiaute una iilernoi.i:i de prucbn mili Iiicida, trató de conquistarse tambieii uiin sit iiacioii prcstijios:~entre los mieiiibros clel Colejio de Abogados, i ti1 efecto loiiió bujo sil ? (n.iii~i.tlav:irios e iiiteresaiites litijios q u e n parte (le a l ~ r i r l eliorixoiites parti sil fortiiiia le esliibieroii conio niiii iliestro eii la práctica foi.eiise. Pero pronto sii eiitiisi:isiiio por este iiegocio S(? toi.116 eii fastidio i dirijiG sil 1nir:tcla Iiácia el C+obieriio qiiieti le coi~cediti,aciespeclio de^lriuclios opositores, Isi Sub.Secret:iríri d e 1ZeI:icioiies Esteriores, sienclo su primer acto el foriii:ir parte de la Embíijatla qiie fiié u Iris Repiíblicau del Atltiritico :i c:iiicelur t1e1id:is de gratitud i nii-iistad contraidas por Cliile cou Uiugiiai, Arjeutiriir i I3rasil. Bu medio de los


Don Ernesfo

Darros


oraiirles festejos que en las capitales de esas nncioiies sc tril~iitnroll al Ei~ibajadori si1 ~Bquito. el seiíor Barros Jarpa qiic para este acto recibió el titulo de Euvindo 13sti~noi.~liu:irioi Miiiistro Pleiiipoteiiciario, dejó tina mili faroi*ableiiiipresioii por las preiirlas qiie le ndoriiaii, lo qiie la 1'reiis:i S~icl-iliiiericnn;~ comentó nfectuosainente, yiies su VOZ se (1ejO oir col1 inuciia f'reciiencia eii los g r n i i d e hnliqiietes, siii dejar por cierto de cnni11mreeri sus discitrsos sii fiii:~tliscrecioii qiie piiede decirse t?a 13 mas bella característica de sil 1ocii:icitl:itl. El seíior Barros tiene niiteoede~itesmili Iioiirosos cliie respetnr. I l a s t n nqiii todo nos iiidicn qiie lleva ese cainiiio i poi. lo taiito Iincemos votos porqiic eii los iiiiniei-osos :iñm qiie 10 i.(Astnii de vitln 1:ts Iinc1:is tic 1:i fe1icitl;irl lo coiidiizc:iii (le rictoi.i:i :1 victoria. b


Don 6unzalu Bulnes Sadn es tati agi.8dak~le :11 cornzoii que ama nilestras P 010rins rnilitnres perdidas en 1;1 iiimeusidnd del tiempo trnscurrido, colno coiiservar en pretidn de reciierdo algo de lo que fué prrti?iieiicin deJos actores de esos grandes (Iramas c u ~ menioríii a vive hnjo e1,iilto patrocinio de la Historia. 1 por esta raEori es que los nnticonrios se apresiirnn a cubrir las enormes vitriiias (le los Museos con 10s preciados jirones de tina haiidera o los trozos o i d o s de la casaca que cubrió las cariies de u n liéroe. Que dirln los que se nfanari tauto por grrardnr en esas vitrinas los \reuer;ibles reciier(los de iiii solrl:ido, la caiitimplorn eii qiie el lieróico mi1ici;itio hehió el agua cou qiie nplncó IR sed (le las sierras i el aguardiente con que retempló sil viilor i ln caja del fiisil con que atroiió el :iire i Iiolló de trinclierri en trin. cliera a los enemigos de sil Patria, si les dijéseinos que de aqiiellos liéroes 1i:ii algo inas, rniicliísirno inas que los despojos de nilestros Miiseos: iiii Iiijo por ejemplo. 1 realmeiita que el rcciierdo mas interesante que tenemos del Veueedor de Yringai G S sil hijo dou Gouzalo nrilues, qiiien mniltierte intacta la menioria del viejo servidor do la República, del iiitrépitio fi.1ersei.o de la Campaña contra Stiuta Cruz, i del ilustre hlariscal de Aucacli, tres figuras emiiierites eu que se refunde fa persoiialidnd del Jeiieral dou Maiiiiel Bulnes, Presideute de Chile,durante diez aí'íos (1841-1851). Mirndos los heroes en el justo medio en que desarrollaron 811sf:lcult~desque los I l c ~ oa la cima de la glctsia, sus proezas NC'I';~II iiimortales i a In altiira d e In de todos los tiempos. Pero rio obstante este rnciociiiio séanos permitido rcudir iiii t ~ o ü i e -


naje especial al Iieroismo qiie se escribi6 no con los vastos i ricos pertreclios de la guerra moderiia,'sino con el arrqjo teiiier:irio q u e brotaba de corazoues qile no 110s ha sido dado ciicoiitrnr coi1 iniicha frecilencia en lo? tiempos presentes. E1 Jenernl Rulues perteiiecib a esa clase de soldados d c 1;i qiie deriva In iriiiiortnlidatl de T,eoi~idas; n esa estirpe c:iiyn Iieroismo nrriiiicn priiicipalnieiite (le In vida serena e iuniiitat)le (le1 espiritii; n ese raior coroiindo eii la jigantescn luclia (le uii liom bre contra poderosos ti tanes. El seííor Buliies se clistillgiii6 eri la giierrii coiitra 8:iiita C!riiz d e iiii moílo mili iiotnble: con cii:itro mil Iioinbres, irinl e q n i ~ ~ a d o smal , alimont:idos, nial amiiiiicioiindos, derrotG 1111 ltjhrcitc? d e 15 mil cii5:c historia 1i:ibin sido en todas partes iiri;i serie d e proezas lejeiidnrias i (le \lictorins incoiitestnbles. T,n in teresaiite personalidad de doii (foriznlo 13iilnes, Seii:iiloi. por ~ l n l l c c oi. dc. la qiici nos v:iiiios :i ociipar ciisegiiit1:i ti[~ii(b ~ I I ~ S S Ioi'ijcn I eii nqiiel solcl:i(lo tlc c;il)oc:is mcn~orablcs.Xo 1ioinos qiierido presciiidir de 1i:icer este p).ólogo a sic boceto poiq. que conipreiidemos sincerameiite q u e el recuerdo cle la \.ida dc iin pudre qiie tiene en In Historin Nncioual phjinas de valor mui superior, es el mas rioble priucipio de In vida d e un hijo i eii corisecueiicia la estrella qiie dirije sii porveiiir. 14 sefior Seiinclor por &íttlleco,' s:il)enios mili bien qiic un tiene iiccesidacl de la Iiistoria [le sus arite11:cs:irlos para (]:ir IjriIlo i solidez a sii carrera. Es iiiio (le los pccos Iioiilbres qiie lin escnpn(1o a esta costiimbre tnri arraigada en Chile, piies quiéii iio snbe,qiie iirin porcioii iio pequeira de los qiie se I l n i i i n ~ ii sc! Iinti Ilnni:~tloJiolwOl.cls (7r> ISsttrtlo lia vivido al amparo d e Iiistcí~,iciistradicioiies sir1 ~iportnriiiiigiiiio (le los gra.ciosos ntril~iitos q11e eiiiiobleció el pasado (le IZI fainili:~. 1iitelijeiici:i c l ~ r a iliistracioii ; estelisa i reforzada cndn tlin por bellas i profil~id:is1ectiii.a~;patriotismo fuiidido eii herexicin orlada de Inureles; ser\ficios precisos i eminentes a In litcr~1ti1i.ncolitempoi.:ín~a;coiiociiniento cabal de siis ol)ligncioucs lejislntirus i (le totlos los iiegocios públicos qiie clebe de coiiocer iiii rcl)reseiitaiite d e piiehIo, es lo que constituje la plntnfoi~niacle la \riíl:l del 1ieredei.o (le las tradiciones del Rlariscnl (le Aiicncli. Si siis servicios al pnis desde los puestos de 1t.jisludor i Ministro Pleriipotenc.i~ii.ioIiaii sido siciopre del :~gr:idodel Gohieriio, iio Iini) sido ineiios cfi~icliiteslos rliie lin prestritlo :i Iii ciil tlir.1 litei ririn (le la ilucion tlesde sii rifeclr.u de liistoriador.


Tiene pues en este sentido conquistado uii alto titulo. 9u estreno en esta carrera, si mal no recordamos, se señaló con SU bella Histo~iade la CawzpaRn del Perzi en 1838, en la que cupo a su ilustre padre tan honda i brillante participacion. No avanzaremos ningun juicio especial sobre este libro porque su valor intrínseco ha sido ya consagrado por ese juzgador irrascible que se llama el pílblico. Ademas, don Benjamin Vicuña Mrickenna i clan Manuel Blanco cuartin, lo sometierou oportunamente a su estudio con esa cautela i correccion que no sancionaba rnau que lo que era digno de elojios. A continiiacion ha piiblicado trimbieii la Historia de la Guerra de Cliile cou el Períi i Bolivia eri 1879, la que ha merecido como In anterior la confianza de 10s historiadores nacionales. La figura moral del señor Senador por Malleco es, pues, mui ntrqyente i como lo hemos visto se encarnan en ella dos interesnntes personalidades: la del politiuo i la del historiador. Podria él seguramente representar en el escenario de la vida muchos otros roles igualmente distinguidos porque su ilustracion i su talento lo facultan para ello, pero el señor Senador s61o lia querido circunscribir sus actividades a aquellos dos ramos, lo que implica buen sentido. E l señor Bulnes que en 1884 fué jefe politico de Tarripacá, en seguida Enviado Estraordiuario i Ministro de Chile ante la Corte del Emperador de Alemania; en Setiembre de 1918 Embajador en Buenos Aires con motivo de asumir el mando el Presidente Irigoyen; Senador en dos lejislaturas i Consejero de Estado actualmente en ejercicio, es uno de los elementos mas valiosos con que cuenta la Union Nacional, pues en el Congreso es u n notable impugnador de los actos gubernativos que se ventilan fuera de la soberania del pueblo i de los derechos políticos, naturales, filosóficos i sociales adquiridos por nuestro pais. En los debates iuternacionales es tambien una figura,


Don Guillermo Edwards Si alguua vez el honorable Seuatlor VOL. %uble 11a querido Poseertítulos mas H ~ ( O Sque 10s que le dau s u respatable uombre, inmensa fortiiua, e iiivostidiira parlanieutaria, el señor Edwards jam;is lo lia deiilostrado porque sabe bieii que dentro de las prácticas inoder~itis,los que ostenta son demasiado lujosos. Por el ejercicio de sus traiiquilas i puudonoros~svirtudes IR opiuion píiblica le ha adjudicado sin reservas el prestijio i codiciado calificativo de hombre de bien a ctirtn cabal, que tauto agradaba a los grandes ciudad:iuos de In antigua Lacedemouia, coiuo decia don Munuet Blanco (Juartiil de los iiombres que le iuspiraban un respeto estraordiuario. AjustAridonos estrictamente a los avauces del progreso que todo lo modifica, este bello coucepto que eii el pasado tuvo tan alto i feliz destino, en los tiempos de ahora no rapi*esenta ese mismo valor, porque castigado con las consecuencias de la lei de la evolucion 5610 sirve de marco a los cilidadaiios que iio se han sacrificado miicho por tos uegouios públicos. Pero nosotros que iio estamos dispiiestos a desvanecer I t t rardadern gloria del coiicepto de In aiitigiiedad lo nplicutuos u1 señor Seiindor por 3iible coiiio a cilnlqiiiera otro liombre tan Iiitegro, ilustrado e iutelijeiite como 61, cual si fuéramos iiriturales de Ia antigua Lacedemoiiia. E u la Clk~narn de Diputuclos i de Seriadores, el sefior Guillerino Edwards se ha distiugiiido por SUS estiidios ecoudmicos. Sin duda nfgiitia qiie debe a la fiorecieu te admiuistr;rciou de su riqueza personal el hallarse habilitado para abordar triu interesiiutes cuestiones, lo que comunica a su palabra una do-


ble autoridad, pues una escuela de este jénero concede inmenaas ventajas a loa economistas i si nó dígalo Mr. Casimiro Pbrier que bajo el reinado de Luis Felipe 1 fué el organizador mas prolijo de las finanzas francesas deapues de haber cursado en la escuela de sus cuantiosos intereses los mas profundos estudios de ecouomfa política. E n todos los debates de este jéiiero el señor Senador por biihle ha dejado la grata imprenioo de que el problema aquél iio le es desconocido i qiie sabe afrontar sus incideucias cou la serenidad del hombre de negocios. Vale bien decir que a esta cualidad asocia la del politico patriota porque en mas de una ocasiou se ha hecho a un lado de lo que realmente coriviene a sus intereses para optar por la aalvacion de un Erario en peligro. Otra cuestion que le ha preocupado ha sido el cuidado d e la moralidad pública, pues cori hecriencia ha hecho lujo de ser 1111 celoso g ~ ~ t i ~ * í(le l i tlas ~ ~brilitt~ites i tr¿~(licio~les (IP 121 C o l o ~ ~ i t i . En rrpetitlw~ociixioued liu at)ierto debate pira persegtiir desde sil curul la reli~jijricionde las costiiinbres. Fresca esth aiin en nuebtra inemoria ln campaña que inició eu contra de los Cines que han pretendido abatir con sus desmoralizantes cuadros las virtudes de la sociedad santiaguina. Su esquisita prudencia, intachable honorabilidad, magnífica cultura intelectual harán de él en todo momento una figu ra mili amable i distinguida.


Don 6uillemo Edwnrds


Don 3aaquin Echenique íiandarillas Be aquí

a uiia de las mns singnlnrea í ~ o l i i i i t a i l rd~e~ nucs

ti-o t n i i ~ i i i opolítico.

]Qué hombre tuii laborioso i tan putriotal Qué eacuii riñaclor tan severol

El sefior Echenique posee una ooncieiicia recta i segiirn; no aaf no mas llega un ciudadano a constituirse en inexorable-. fiscalizadoi..

Siempre adelante con la tea euceudida i con la prolijidad busca en los tortuosos seuderos i en las ignorades cavernas a los que atacan el honor de 113 patria; las glorias del Ejéroito, las brillantes tradiciones de ln c~ooiedad i de, la Iglesia i le moralidad piiblica, a los ouales una vez en. su poder los obliga a presentar toda clase de satisfacciones a I R familia iiacional ultr~jadabajo el apremio d e perecer bajo el potro! I lo que hai de mas singular en este proceder es que el señor Echeuiqiie ~Gliudtirillas,haciendo uso de +un'sebtirniento profundamente republicauo, aplioa su justicia ain distincion de clases, Sin duda alguna que Ios que han esperimeutado semejantes torturas no pueden pensar en 61 con gratitud. 8,I de cuándo ac6 los delincuentes han reconocido las excelencias i las bondades de los tribunales? No ha uncido todavía el hombre que, apre. m i d o por la dura eanciou de la lei, encuentre un amigo cariñoso en su implacable acusador. Pero todo esto tiene mui sin cuidado al señor Echenique porque su reputaoion de ouballero esta libre de sospechas. Hombre de sólida fortuna adquirida en el trabajo i en el honor

del

mas cblovo detective


nadie uie.jor qiie él priede jiigar aquel temible i peligroso rol sin recibir de los :~cus:idosui uua sola mancli:t de lodo. Propietario de El Diario Illrstr.ado, uno de los órgauos de publiciclacl mas fogosos, difuutle por medio de el siis notables ideas coriservadoriis lo que repercute eii los ámbitos de la Repiíhlica con el estrépito del trueno. 13ajo su direecioii esa eiupresa ha tomado iin auje ustraordiiiario, pues la caiupaña eu favor de la moralidad píiblic:i sosteuida cou iiua teiiacidnd sin ejemplo i con docuiuetitos.iricoutcstables, le liaii diido entre los diarios sud-americaiios un alto puesto, al rnisiao ticwpo que iiu gran capital. Miembro del Cougreso Nncioiial eii diversas ocasiones, primero como Diptitticlo i luego despiies como Seiiador por Liiiares i por Sautiwgo, e! sefior Eoheuitlue Gaudarillws se lin distiiigiiido tambien nlli I>or su espíritu de gran ceiisoi.. Miii entendido e i los iiegocios tle la ecortontí(6 ,~clcio~inliia touiaclo parte eu sus debates con el i~itercsi el brío qiie iiiiiin~ii sus pensamieutos. H a soste~iiclo iii\rariableniente que eii las épocas de crísis los gristos píiblicos deben de cerceutirse a. la altiira del clgficit i upoy ¿idoen taii sólida ai~giiuieiitiiciouniega sil voto a toda iuversioii qiie no se jiisiifica cou u-iiicliiis i mui poderouas pruebtis. - . qué de cosas ocultas Iini eu iiua :idmiiiistrticioi1 11;1oiotl:11 qiie el vulgo l i l ~ignora etcrliaineu~e! Pero pura el seiior Eclieiiique O:iiiclarillas iio 1i:ii niisterio porque rornpieutfo las vullas del secreto entra en couocimieiito de los asuutos mas ignorados. 1 por esta virtud se frustrau ios proyectos de iin maestro de e~oiielaque habiendo pedido foudos para comprar libros i ouadernos refaceioua i decora s u residencia particular; los de iin alto jefe de oficiaa que habiendo solicitado dinero para eu. lucir una muralla divisoria adquiere lubricante para el sosteV1 nimiento de uii automóvil; los de i i i i C!oruisario de Policia que necesitando servidtrmbre Iinrti sil casa da de alta eil 18s listas n iiri fiirriel i los clr iiii coin:ii~daiite de reten que, cliierieiido vi-¡ r i r Irolgadnineiite, iilcliiye eii la factura ordiunria de la uiiidad los gastos de su hogar. 'Yodo esto lo sabe el seuor Eclieiiique i8 por lo tuuto lo desbarata eu plcua represeiitaciou iiacional, siu qiie los aciisados puedari Iiacer lo iuismo en su coiitra, porque se estrellan con iiu lejislador de bronce por sobre el ciial pasaii las tempestndes siii coiinloverlo en siis sólidos muros ni inferirle la mss leve trizadura, , ,


Don 9ooquín Echenique


(;&iiinto no darían los dilapidadores (le la fortiinn del Estado por elirnitiarlo del Coiigreso i aiin de IR vida? Qiie horroroso suplicio serti para ellos criando el inflexible Senador les toma ciieiita de sus nctos aliogNndoles la respirncion, hacieiido i reliaciend~los balaricee; cxijieii(1o los depc'jsitos que gararitiznn ]a responsabiliclad; esarniiiaildo las boletas; soiicle~iiidoel interior de las cajas; cerce~inlidolos emolumentos; visando i rcris r l l i c l ~ Iris operaciones iiiatemNticas, i leyelido, estiidiaiido i escudriííando el Presupiiesto de la Nacion!l A. pesar (le todo lo dicho; iio obstante de tanta severidad, r,oruo Iiombre privado el señor Echeiiique GandariIlas es de iiii:l nobleza espiritiial de Ia que litii mili pocos ejemplos. 1,a caridad secreta, esa qire uo trasciende rtl piiblico, qiie deja ex1 e] silencio el riombre de quienes la reciben i de los que In otorgnii le cueiita en In nóiniiia de siis mas jeiierosos bienhechorc~s. ICI Iin salvado de la ruiiia iiiiiclios Iiogares :i los qiie ya iio sostoiiin iii siqiiiera esa dulce esyeraiiza clc ver eii el inagot:ihle vlcr.rítr,ztc trociidns sus tlesveutur:is en iiila cliclia. 'i'al es a graiides rasoos 1:i figura moral del señor Seuaclor 0 por Suiitiago, de ese centinela que de dia i de iioche ciibre I:i guiirdin del templo de ln justicia 1 del santuario del hoiior naoionril.


Don fllejandro 5erquíñigo El seHor Diputado por Constitucion es iiuo d e los Iiombres mas agradables d e nuestra sociedad porque s u alma tieue la nobleza del que ha uncido caballeso. E s tratiquilo, discreto i rnagnhnimo en sus juicios, lo que le ha dado muchas i m u i estimables afeccioiies. Flemático i alegre por pri~icipiono r e eii 111scosas humanas uada grave n i torn~eutosoautiqiie el Iiiirnctiu s e aproxime i lo eririielra. Esta maiiern d e ver las sitiinciones d e la vida es realmente etividiable porqiie ella 110s redime d e eaas preocup~cioiiesque nbateu i eiiferrnau el eepiritii privándouos del derecfio de gustar do lo que I:L Providenciu Iin priesto a nuestro alcance coi1 tan pródiga ii-iaiio. Desde s u infancia conoció la política porqiie su padre fiié lino de los dirijentes mas respetables del Partido Liberal Democrhtico. De ahí arranca sil entusiasmo por este arte tan eamarnííado, al que ha servid6 siempre de acuerdo con su carácter reposado i risueño, pues es preciso conreuir que no todo ha de ser e n política acritud i que no siempre sus servidores han de llevar impreso en sil fisonomía ese aire grave que denuncia un esplritu cansado, abatido i presto a coiisiimirse en las convulsiones de la iniierte. Carrera taii espantosa iiecesita pues de almas alegres. Antes de ser Diputado, el secar Herqiiífiigo fué secretario de Legaciones e n Europa i eu 1913 en lu Embajada de Norte América, lo que le permitió conocer la civilizacion del Viejo Mundo i de Estados Unidos. Su trato llano i sin afectaciones, s u e l ~ g a n c i apersonal i los homenajes dispensados a la sociedad por medio de los espleiidores de s u casa, hacen de él uuo d e los caballeros nins jeiitilea i ngrndnbles de nuestro mundo politico i social.


Don dlejandra hrquiĂ­iigo


Don úadislao Errázuriz úazcanu Dos graiicles cuestiones píiblicas Iiaii ~ j i t a d ovivamente :i opiuioti nacioiial cliirnnte 1:i mitad del alio 1930. Ellas hnn sido: 1ü Eleccioii Presideiicinl i I¿I Re\~olucioiide Bolit7i:i con participacion del Períi. Ambos iiegocios linn dado singu1:ir iiotoriedad a la iuteresaiite figura políticn de don 1,adislao lI:rriiitliiriz, Ilipiitado por Sautiago i ~ictiial3Iiilistro de Guerra i Jfaririn. L a una, 1:i Clouveiicion que elijih ~ I Iseiíor Biirros 13orgoil0, hacieiido competencia al sefios Alese~iidri,Ic asignó eii iiiio de sus iiins altos escrutiiiios 433 rotos liara sucesor del sefior Sanfiienteu entre mas de 800 votai!tes i I R otra, le iiiipuso In i\.Iovilizacioil del Ejército e u resguardo de la F1.outera cte Taciia amagnda de tropas perununs. A pesar de todtis est:is circuristaucias tnri reveladoras el Ministro no teiiia necesitlad clel coucnrso de nqiiellos trnscedeiitales acoiitecimientos para exhibiruos su siliietn moral revestida de mayor importaucia d e lo qiie ordiuaririiueute lo estci, porque cou o sin sucesos de resouaucia teildrit sieinpre dereclio al respeto que sabeu coiiiiiiiicar a la existeiicia humana la rectitiid i la jiisticia qiie soii i ser:íu eii todo tieinpo i eii toda situaciou el m:is alto distinti\ro del sefior Rlinistro, E l seílor Errázurie eutró mili jb\leii eii la vid:i politicrt precedido de u n entusiasmo siiigular i d e notable prestijio social. Sin duda alguna que la sangre lo recltimaba euérjica. mente para la política, pues su abuelo fiié Presidente de la Repiiblica; dos 6 tres de sue tios inmediatos ocuparon tnrnbieii este alto cargo i sil padre fue uii distiiigiii(10 liberal de tendeiicias moderadas. Dada la tranquilidad de su teniperaiuexito, lri pureza de sus costumbres i I R inilata aversion a todo aquello que esta en piignn con una alta i sblida moral, liuhiern el seHor


ErrAzuriz fracasado eii sii propósito d e servir a la Nacion por inedio d e la I'olitica, sitió lo Iiubierau acompaiíado s u ilustracion i el desbordaute eutirsinsmo que lo lia giiiado e n la carrera i que 1ia sido tradicioiial eil su faii~ilia. Dada 1:i iudepeiideiicin ecoiibniica i social clel sefior Ministro, don Ladislao Erriiziiriz iio tenia ~iecesidadde entrar a la cel~brirInc7por uuri vía Ileua (le peligrosos escollos; pero s e Iin salvnclo merced n la circurist:tnci~ de ciicoiitrnrse al fia~icode su iioble iiiteiito el vnlor i el eiitiisiasmo; el p:itriotistno i IH :iinbiciori (le Iit sabi(1iiría que han sido i serHi~Iti nias hella coroua (le sii espíritii. Al Iiucer abdicaciori cle su trauqiiilidacl patriarc:il para iiigresnr eii la vida d e los iiegouios l~oliticosf i j D la vista en el P:ii.tido TJiberal eii doiidc por iutiiicioii sabia qiie se eiicoiiti.nt):t el riietlio :irlecrindo ;t sii ten~periiiiieiito.Ubicndo e n esta meset:i tnii lierniosn, S I I espíritii,sii~I I I I gríiiidt? esfuerzo, resl)oiidió pleiiuiueiite n I:is ti.:iílicioiies (le In fainilia i a las exijeiicins de oti-os p:il.tiiios ~mlíticoseii los que. conio se sabe, o:iinpeau diversas itleas. li;l /,il,c~.crlisnro coricede :i I:is u1 niits qiie lo :il)ruznri este alto privilejio i tie allí cliie los estl.e~riisttrs piiednii coiitar coi1 ellas eri Ins eveutiiaiiclades del I'orveuir. El sefior E r r á z i ~ r i z :itoiito a tod:is estas r:izoues, IIO desoy6 la \roz de su a l m a i se Iiizo liberal. Kuda Iiace ttiu iiiteresnnte a iiu ciii(1ad:iiio como el \*iiiciilarseti ese iuedio reqiierido por I R teiideiicia, p i i c ~8610 el coiiocimiento privado ilel ~ ~ o s t r r l n l ~qiie t e tieiie (le 8 í inisnio es e1 íiuico captiz (le defiuir con siiicericiatl sil verdac\ero est:iclo l~olítico. Lri Histoi-ia (le los L'artidos esth Ileiia cle uoiii\)i.t~siiiici;i(108 eii credos qiie iio correspondeii a la saiivre. Por sticar P victorioso ti iiu iiitei-6s eii I ) I I ~ I ~ : con I i i i l n alta i seria mornl 1i:iii Iieclio :i 1:i vela eii partidos eii tloiicie el espíritii de poli tic:^ iio podia teiiei. iiua Iiolgadn represeutaciou; así heinos visto 11 couservadores ser radic:iles i a raclicales ser coiiservntlores. Los aiitigiios l i b e r n l e ~comeiizaroii sil obr:i eii el Cllrb &J Irr I:~fbrr~rtr el cii:tl ya iio existe, i los moderiios eii el G'e1rir.o tJe ln J/rzj~nfrrdLiDe?.lr.l. Aqiií fiib doucle el scliior Eriázurisr, (lesirrrollb sii teiideiicin i eucoiitró la esciielti d e sii liberlilismo. Preinuiiido de i~~agníficos razonamieutos espiiso siis icleas coi1 la rectitiicl i seucillea clel que aspira al triunfo cle loe inas nobles iclenles. N o yreteiide iii h:i pretendido janitis imprimir a 811 palabra esos jiros elegaiitísiiiios que couocernos eii otros de 611s coi1temporiiiieos. El se coiiip1:ice d e poseer los amnriernrnieii tos del lejislatlor cabíilleroso, correcto i mui siuccro. Uuniido linbla,


Dan Ăşadislao Errcizuriz


se coiiiproinetc eii emboscadas peligrosas; ~~resciritle de toda (liscusiou estcril por ciiyn razoii se retira del debate cou la dignidad iiilierente a su cariicter. Si se le pide cuenta en iiotiibre del Patriotismo o de los intereses cle alguii ~)articio,da las esplicaciones con absoluta serenidad. El enttisiasrno tan siucero con qiie ha eutrndo eii el Gobierno tomaiido la ccrr.ter-cr;d e Gti~errui iiIariria en 1:i última coinbicien niiuisterial qiie acompafiari al seiíor Presidei-itc! Sanfueiites al descerider del Poder, (la uiin i¿lea precisa d e siis altas aspiracioiies. H:L trabnjado eu e¡ Ministerio pos espacio de nledio aíío. Sii labor Iiii cor1-espoiidido fi iialineute a las exijeiicias d e la (lignid:id militar t:in srisceptible i tan dificil d e iiiterpretarse i de h~liig:trI~. Si el seiíor ErrUzi~rizliiibiesa \riviclo eii los tieiiipos del sefior Jícr?.qrtt;z(le / , o / ~ ¿ - o ~cliie s taiito Iiixo por las tropas de Luis S V I 1i:ibri:i sido emiilo brillnilte del Jliuistro de Ciuessa clel liei Sol. Al :isriiiiii. In enorme respoiisabilit1:itl qiie a estns lioias pesa sobre sil :ilin¿i, ncept:iiiclo la cai.tei*a d e Gtierra, iio sospeclió ciiaii nbrtiiiiuclor iba n ser 1:i I:ibor qiie le corresl~uucli:i clesarrollni.. C:ouoceinos en todos los detnlles el Miriisterio de Griesr:~ i i\l:ii.i:ifi i s;ibciiios los s(Js~P/¿P.sqiie éste Iin teiiitlo eii lo ntliiiiiiists:itivo. 15stiiiiios ciertos que cbsoselenieiitos ~~eruiciosos se Iiati des\':i~i~?ci~lo (:o11 1 : ~sol:~ pres~11ci:l11(?lseflor l~;rrliziiriz. (:t~auclo 10s i\liliistros so11 íii tegraiii eu te c:thfilleros i ~ i l i ~ i iesfitei.zo ii pai~tici11;iiles iiiipoiie desliacei.st3 de los jestores :itliiiiiiistrati\~os,porqiic estos hiiyeii n I R vista cle la dignidud tiel Miuistro. C~aiioiiesftilsificntlus; bu1:is siii pólvora; 1)ui-oosaiiticiiados; ecluil)o i vestunrio vei.goiixoso; aliiiieiitaciou eii\.euenuiln; forrnjcs cle 1:i peor calidad; rifles desiis:idos, todo esto Iia coiistitiiido 1:1 iiiercadería de los especiilttdoi~esdel Miiiistei-io (le Guerra i Masiu:i i lo qiie ha vaciado las Cajas clel Fisco i eiiriqiiecido las :irc:is d e los jestores desvergoi-izndos. Su paso por ese alto cargo sei.;i4:siern~ire i.ecordado con placer por todo iiiilitar 1)uudoiioroso que sabe distiiiguir entre lu dignidutl del caballero i la btijeza del jestor. Tlo qiie inns lia :~gradacio:i :~qiiellosqiie Iiaii depeudido d e el ha sido que uri :iiitoi.idtiíl iio fué jaii~nsdelegada en niilgiiii lrynr-te~rie~lte. Ila coiiocido personaliileiite de todas las matei.ias qiie se lian venti. lutlo en sil Ctrbifiete. I<1 severo cuinplimieiito d e la T,ei lis sido 12 liiz qiie Iia guiado sus p:isos i coiilo es iiii inieriibro distingiiido tiel l f ' o ~ ~Ncrr.iofzttl o sabe iiiterpret~islncou a\,soltita claridad i correcciou. Gracias a este recurso 110 ha l)odi(lo ser cojido de


sorpresa por aqiiellos qiie preteudeii vivir torcidamente a la soiiibi.a del Presiipiiesto i ha siibido cleslicchtrr con gran eneyiía toílo espedieiite ei~gi11?oso. NO 11:t teiliido iil 1)0(1er oniiiinio~iod e los jeuernles, piiesto qiie hn llntnado ii retiro a iiiio o dos d e ello3 i obligaclo :i aceptar Comaiidos Divisiou:irios n otros que liabitiu vivido sieriipre eii la gtiariiiciou d e Saiitiago, eliidieiido las inas interesa11tes respoiisabilidades. Los socitilistns, Iioi dia tan nuiiiei.osos eu Cliile, le lian pedido ciieiitas rtc I i i Rlovilix.(iciou del Ejército a rtiiz d e I w Revoliicioii Boliviana qiie derribó por iiiedio del fa\ror del l'erú al Gobierno del seiior Presidente José Giitiérrez a u e r r a : aisdoioso amigo d e Chile. I<:n esta re(~larnsoion los sociplistas 110 Iittii qiierido destlecir al dipiitaclo Jit~irkscuando pidió ciierit:~a Mi*. Yoiricuré de la eiitritiln de Fraiicia a la Giierra Mundial

(1914 191sj. Este proceso lin sido largo, eiiojoso i mui desrtgrridable para el señor Ministro, iio obstniite Ins csplicaciones cliic el sefior Erriízi~rizles Iia (lado cn nias d e iiii:i oc:isioti eii el Il':irlameuto. Se le aciis:i d c haber 1aiiz:ido al :iirc? siti fiiiidameiito algiiuo iiias de 30 inillories de pesos. Segiiii los r ! ~ ~ , t c l ~ l c i t r , t t eels abismo s e triig6 esta fortiina, pero segiiii el JIiiiistro este diiiero, iio es exiicto q u e Iiayn siclo arrojaclo al espacio porqiie 1:i %lovilizuciou fiié itnpiiestn por el mas acendr:ido patriotisino. En estas circiinstaricins tan soleiniies el sefior Errúziiriz se coudiijo coino uorrespoudi:i :Lla tligiiidad (lcl IkIiriistro. Asuitiieuílo con etiterezn. i iioble cnric:ter l:i responsabilidad mris grave q u e piiede toiiiar para así iiii Iioiribre (le Estado, estiidió con sus jei1er:iles e1 pl:iii de ~ ~ l i l [ ~ : i r " i coi1 :i el iii teres de i i i i profesional. Idos medidas q u e tomó fiiurou t:iii :icertacl:is i esceleiites qiie el peligro peruauo fiiF coujiiraclo eii corto tieiiipo. La Ilefensa Nncioiiiil ergiiiclii ~~oriiposuineiiie i reforzada con ese iioble p:itriotisiiio (lile cii todo tieit1l)o Ita c:ir:icterizaclo al soldado cliileuo, clesuruió coinplctameii te n los :iudnces eiieinigos de Cliile. Si cl seiioi. 1l;rr;iziirix se Iiubierzi desentendido d e las aspiraciones del I'eríi i Iiiihiei~ii&te Ile\?aílo atielaute su prorecto de ocupncioii dcórno Li:il)iín qiiedado su fama? ~ ( J u éde inaldicioues Iiiibierriri ciibierto su nornbre!l 11 con I U U C I ~ : juaticin! ~ No uos clibe la menor duda que niiestros enemigos qiie hace mas d e treiritn i oclio niíos qiie estucliaii la revauclia eri toda forma, ihns a oprorech:tr ni1estr:is graves (lisericiories po:


lfticas para alctiuznr la victoria de sus' prop6sitos. Su plan do operrrciotius desaaiisiihn tnui primordialmeutc en la ociipacion sorp r e s i v ~de Tncuu i Arica para i r euseguida a la Liga de las Nucienes, cuyas confereticias dcbeu de celebrarse próximamente en Jiuebra i couseguir rtsi la realizacion del plebiscito bajo su ocupaciori. Las esplicncioiles que el señor Miiiistro ha dado siempre lian dejado iuui satisfecha a la jeneralidad de los chilenos sobre todo a los que tienen la visiou del porvenir i linii quedado convencidos elloa una vez mas de que los procederes del señor Erráziiriz son iusospecliables i que sus actos profundamente iuspirados eu lu justicia diirán sienipre a su uornbre esa siugular notoriedad q u e es inherente a la dignidad del caballero i del patriota.


Don Ismael Edwards matfe Los qNe conozcan profundamente al sefior Edmards Xat te tal, lleno de merecimientos i de preciosas condiciones para la coliquista de la simpatía i del respeto universal; los que sepen de su clara intelijencia; de la finura irreprochable de sus modables; de la delicadeza de sris seiitimientos i de la sincera estimacion que siente por todo :iquello que se justifica dentro del bieu probado, habrán compreridido hasta qu6 punto es de viilicisn lti adquisicion que el liberalismo i la Nacion han Iieclio para el yrestijio de sus destinos de tan interesante figura. El señor Ed~viirdsdib curso a su carrera politica harli unos diez u odio aííos. Es, pues, un hombre preparado para esta clase de batallas. Se estrenó concurriendo a las sesiones del C'ent~ode ln Jrcventttd Liberal mlii :ijitadws i mui iiiteresantes por aquel entbnces. E n estos debates rnemorahles en los que tomaban parto muchos de los ciudadauos que hoi militan en la Política activa, mezclóse tambien el señor Edwards anin~adode sus caballerosos sentimieutos i de su fresca ilustraciori. Piiso en circulacion sus ideas rebozadas por riu patriotismo inherente a la juveutud i por un ardiente deseo de servir a la causa liberal en el modo i forma en qiie él la comprendía. E n medio de la exaltacion de los finirnos bien ajitados entónces por discutirse varios problemas de redencion libernl, entre los que se coutabnn: una campafia Presidencial, otra de reuovacion del Poder Le,iislativo; el eterno i bullado asurito del apartamiento del Estado del Clero; la lnstruccion Obligatoria, etc., etc.; el señor Edwards N a t t e (lió a conocer con toda cordura i sinceridad el juicio que le rnerecian aquellos negocios tan lisperameirte tratados, Hubo eutóncea de conocer por primera


vez de lo que es capaz el «Imn de la Política porque esta se exhibió en toda sil desiiudez. La finura de sil lenguaje; la pureza de sus costumbres; el alto concepto (le la delicadeza, cualidades e n qiie se refunde In pcrson:~lidad de don Ismael Edmards, esperinienterori sin duda iilguun uii récio golpe, el cunl, (lada su l~oiiibríu,no clebiO de tenerlo en méuos porque su buen juicio lo oousideró como un bautizo de fuego. Si a este bautizo se agregan la conquista de la esperiencia i 1;is iiun i mil Iccciones que se reciben en semejantes campniíns, el seiíor Edmards, aunque u finura se resienta, no es1iei.imeritará desde11 por aquellas consecuencias cuando ocupe el sitio lejislativo a que aspira en estos momento como candidato :i Diputado por Santiago. Aunque en su carrera politica no hai todavía lo bastante para escribir de él algo mas de lo que hemos liecho en estus sencillas Iíueas, bajo la inspiracion de lo mucho que vale el seiior Edwurds, uos asiste In idea de que cuando se haga de él iiiia verdadera biografía repleta con los triunfos que el Porveu i r reserva a tan empeñoso espfritu, no se nos echarti en olvido i se nos dirá que teniamos razon cuando ariuiiciiibamoa de que el liberalismo i el pais se habiaii hecho de una bella esperanza así como la familia, la sociedad, la amistad i la cultiira son dueñas de su personalidad, que es uno de los mas bellos orn:imentos del gran muudo. E l sefior Edmards Matte es profundamente instruido, pues ademas de haber completado su educacion de iujeniero ha leido bastante 10 que se acredita en su trato jeneral. rebozado de axiomas de pensadores ilustres cuya aplicacioii la ejecuta siempre con maestría i oportunidad, adelantrindose él primero a cumplirlos. Consecuencia d e todo esto son sus persuasivos i eleguntes escritos en la Prensa, hechos para salvar la moral pública i privada. Si el triunfo le lleva al Congreso d e los Diputados, como él lo desea, será iin impugnador notable de los errores que se cometan i sabrá fiscalizar con una enerjfa singulnr los actos, pensamientos i diueros que estén bajo su vijilnncia i su viveza que son de proporciones compatibles con la rijidez i la elevacion de su carácter.


Don lsm贸el Edwol-cls


Don Rafael Errázuriz Urmenefa Xos hallamoa en presencia del Embajador de Chile ante la fiarita Sede. Aun cuando su misiones, eu cierto ~:ado, espiritual, ella es d e iufinita trascendencia pura el prestijio del pnis el esterior i en el porvenir de riuestros intereses católicos. El Errtizuriz es, pues, el verdadero representante de la fé nacional de Chile ante el Vaticano. Sil desigiiacion para tan encumbrado puesto h s sido acertadfsimo porque su espiritu se ha desenvuelto en el serio de uua familia que ha sosteiiido las glorias seculares de la Iglesia. Al flanco de esta cunlidad tau esericial para llenar su cometido en forrna satisfirctoria, hsii tina ilustraciori que se perfecciona cada dia, bajo el poder d e la lectura, de los viajes, de la esperiencin i del ambiente en que corre su existencia; una distincion l'nohleza llegadas n sil riias alto grado de cultura, i una tradicioii de farnilia tan iintigiia como digna. Si a las coiidiciones eiiuncinclas se iiiien los servicios que prestó a la naciori Wutes (le su salida pnrn Eiiropn, aquellas resultan tor1iivi:i mas rele\.aiites. Es oportiiiio recordar aqui que el Embajador ha sido iiii polltico austero i dilije~ite.Educado en iin medio profuiidamente relijioso ha perteuecido por esta circrtnfitancia diirtinte toda sil viíla nl píirtido conservador, al que Jia seguido en siis' cicidas i victorins con la fti i el celo del que profesa idens i convicoioiies mili siiicerns. Si hubiera residido entre riosotros eii lu época actual, 11:ihría sido uuo de sus mas notables dirijentes. Es mui posible que en uti tiempo haya participado de sus intransijeiicias, pero estamos ciertos de que a la vista de la lei de la evolucion sus ideas han esperimentado saludables reformiis. Cuando se alcanza a IR edad que actualmente tiene el Embajador i se vive como lo hace él ea uu


inedio abierto eiiteraiiiente a la mas avanzada civilizacioii, el espíritu admite la concepcion de pensamientos que armonizan mayormente con la libertad. Sus fuuciones políticas lo Ilevuron en 1900 a la Cartera de Relaciones Esteriores, Culto i Coloiiizacioii, en circunstancias qiie finalizaba el g.obierno de <ion Federico Errázuriz i se preparaba el resurjirniento liberal que apoyó la candidatura de don Jerrnan Riesco. No habrhn olvidado uiiestros lectores que la uiieva fórmula que iba a absorber la Presidencia adoptaría enérjicas medidas {tara quitar del poder del Estado a1 partido conservador cuya estndia eii el gobieruo eni ya m u i larga. Los fundadores de la Alianza Liberal se preparaban para los mas r i ~ d o sataques eiitre los que figurabau la decantada separacioil d e la Iglesia i la distninucion del presupuesto del Culto. E1 secos 1l:rráznriz Vrmenetri fuera d e aquclla manera de obrar de loa Ministros q u e represeritan N los partidos políticos iio di6 a sil actuacion eu el llepnrtarnento de Relaciones Esteriores iin relieve estraordiiinrio, porque los grandes negocios dipIomAticos estabnii adormidos, pero de niugtiuii manera el ournpliinieutode elementales deberes i la ausencia de cuestiones de resonancisi, qiiitarou ui un átomo de virilidad a lafisonomia moral del Ministro. Iniciado el nuevo poder del selior Presidente Riesco, enti.6 u formar parte de uiia comision de notables que fué al Norte, para conocer i estudiar el gravisimo problema obrero d e Ins snlitreras. Ln. Comision preseutó su informe en cuya confeccion i redacciou el seEor Erráziiriz Urmeneta tuvo uo pequeñ:~parte porque es hombre de trabajo, mui prolijo i dilijente. Sin etnbargo, nada se sacó de este viaje porque la naturaleza del negocio que Ilevó a los notables era mui delicada como lo es la de todas las cuestiones aociales i, en consecuencia, difíciles de resolverse de una sola p1umada;'pero el iuforme no ha podido de niodo algtino ser inútil porque eii mas de uua ocasion el (;obierno lo ha tenido a la vista, sobre todo cuaiido han recrudecido Ins ajitaciones popiilares en aquellos cantones del riitrato. Hasta ahora hemos hecho alusior. iínic:tmeute a la jornada politica del seiíor ErrHzuriz, olvidnrídonos de los otros aspectos de su carrera. Cabe aquí recordar que mediante el poder de sil voluutad hace cuanto quiere. Si iisiime la responsabilidad de una tarea que rio es de su resorte pi-orito se identifica con elln


porqiie es minucioso, consecuente i tenaz sobre todo en el campo de la iuvestigacion. iQ,iie voluntad tan admirable1 Nos queda pues que .hablar del académico; del opuiento industrial i del gran amateur de las artes. Para definir lo primero, hemos de establecer que su espirit u ansioso de coiiquistas ha requerido para su refiriamiento 10s estudios que dan fama a los intelectliales i obedeciendo a esta p s i o n que nos da una clara idea de su superioridad, el Ernbnjiidor se ha rosado con los libros mas interesantes i mas adecuados a su estriicturs moral e intelectual, con la frecuencia i la intimidad con que lo hace uu liombrc de ciericia. En sus vi. sitas a los Conventos mas antiguos i mas iliistres de Roma, ha sido obsequiado por los moiijes cou documentos de e~traordiiiario valor histórico i rclacioiiados con épocas ya mui lejanas que el Einbajarlor Iiri piiesto eu órden coi1 eiividiahle prolijitlatl i que de seguro le hrihrán servido bastante para 811s rei~ovacioiies escritas. No cabe duda que ese manojo de recuerdos i de flores literarias perfumados coi) la autigüedad de un nrcliiuo :imarillento, no habriau siclo jamns publicados. Es probable tnmbien que ellos nos hatlaen de cosas de que lil Historia iio se ha Iiecho eco aíiii. Las otras dos fases de la vida so11 titmbieu. como la nnterior. mui interesantes. La qiic respectn al hombre de nrgocios se patentiza coii siis actividades agrícolas i mineras. Heredero de [as magriificas praderas de Panqueliiie i de los cerros inagot:ibles de Coqirirnbo. Iia obtenido por sus prodiictos brillantes premios e11 las esposiciones de América i de Europa. P o r lo que hace a sus cualidades artísticas se ha dicho con insistencia que la coleccioil de las obras d e arte que adornan su casa de Chile i Roma soil famosas i que las esciiltiiras i las telas proceden de los jenios mas emirientes de Italin, Espaila i Francia. E s innegable qiie su gusto artístico se ha perfeccionado de un modo admirable: por uu Lado obedece al ntnvismo i por otro al contacto col1 la Italia, reina (le Iris artes i cuna de escultores i pintores de celebridad ancestral. Literato por gusto i por vocaciori ha publicado m\ii hermosos libros, los que en síntesis son la consecuencia de sus finas observaciones; numerosos viajes por el continente europeo; vi. sitas de museos; históricos estudios de monumentos asiáticos i romanos, lo qiie se acredita eii Roim, Po~~rpegcc i / l ~ ~ ~ ~ r ~qiic! /~ltr~~o,


vieron la lis en 1s Ciudad Eterna en la primera decada del presente siglo. Sus preciosas estampas, pergaminos i cantos dorados son tina revelacioii del gusto artistico de1 Embajador así como el fondo de sus obrnsZsori la espresioii del sentimiento literario. COMOconsecuencia d e todas esas publicaciones hechas en formato compatible con la grandeza de esas ciudades d e recuerdos imperecederos tanto por sir civilizaciori como por su 1ioi.rorosa desgracia, el sel?or Erriizuriz Urmeneta ingresó en lu A ~ c a d i uno ~ , de los Institutos mas antiguos e iliistres de Roma, en donde retierie uii asiento qiie a(lc*masde honrar al Ministro cubre de prestijio a nuestro pais. Vestirlo con la toga de loa arcades coruparte con los grandes hoinlres de Italia i de 1Suropa la fiima de ese iiistituto qiie griartln' eu cofre de oro los recuerdos i los anales de la snbiduríii roniaua. Relacionado cou lus altas digiiidades del Qiiiriiinl i los purpiirados d e la Iglesia, lieado por ufectuosa ili~istiidti los tres 9 íiltiiiios I'apas lo que ha fiicilitado enormemciite sil niisioii diplomáticri, riiiestra Legaciori aiite 1;i Saiita Sede es u110 de los centros m;is elegautes, ciiltos i distinguidos de 1:i C:iiid:id Eterna, lo que permite que Clliile sea muclio inas coiiocitlo de lo que es no sólo en Italia sino eu el orbe entero, aiiu cuaiido las funciones del Embiijador no sean parecidas a la d e los otros Minietros lo que tiene rnui sin cuidado al seiior Errázuriz Urmeneta porque sabe bien qiie la sociedad vive In mitad de su vida b ~ j o la iufluenciti del espíritu, poder brilliiute qiie ha revelado sin corittripeso a trnves de los siglos la glorin de In humanidad.


Don hgustin EdwardS Al pronuiiciar este ~ i o m b r et r i r i rrspetaLlc pnrn los chile. 1103, \~iciie~i a 1iuestr:i meiiioria los i*ecriei.dos tl(? iiii partido qiie ni.rii1Ió fa ciiiin del sefíor ISdmnrds i qite poinsr~ritciiciiidel destino Iioi ?:\ lio es mns que i i i i n sombilt: 110s rof'c*l.irnosal partido Nttcio9zcr1, qiie en 10s tiempos de sil ajicijco se Ilnmó: Ilrlontt-varis?)¿o i del qiie el ~ e l i o r E(lm:irds der;l,iies (le (1011 Pedro Moritt I i t i sido S U ji?fe, aun ciiniitlo por su i ~ ~ i ~ c i itle c i aCliile sil mision no l i i i ~ asido rn:is que espiritual. Es pues por sil prestijio el v~i0itdei.0rcpr~eseiitaritede esa cniisa que sc tlcsvnriece inseiisi blenleii te, i que pit?i.de los restos de su poderío cada vez que el tajo profuiido (le la muerte derri ba la cabeza de sus grandes baluartes. Los hijos de esos hombres, entre los cu:ilcs se ciienta el seiíor lhlmards Mac-Cjlure, ya rio hallan ambiente para ese partido que e n la seguuda centuria del siglo pasado hizo temblar la RepúbIica porque otras ideas, i otras costumbres, i todo ese mímulo d e modificacioiies que trae consigo el tiempo lo hnn separado d e la comiiliidad politica, como siicederíí mafíana al balmacedismo i a todas esas ramas afines de los g r ~ n d e spartidos cuyas existenciws sou solamexite ocasionales. Pero no obstante d e hallaree a un paso d e la tumba tuvo u n notable resiirjimiento en Ios años de 1906 a 1910 i 10 que es mayor gracia alín, exhibió e u las alturas del Poder al hijo del fundador d e aquella rama política, guarnecido con la propia banda que ciñó al pecho s u ilustre padre. Ese hombre fué don Pedro Moutt, quien compartió gobierno con el seiíor Edwards Mac-Clure al que hizo primero Miriistro de Relaciones Esteriores i luego despues presidente (le1 Gabinete. La actuacioii mns interesaute del seiíor Edmarde en dicha


presidencia lo estA en su puesto de Canciller, dentro de cuya; funciones se entendió con el Perú para liquidar la antigua ciiestion d e Tacna i Arica. Se ha dicho con insistencia que en sus manos las negociaciones iban bien encaminadas, pero que, por loa muchos cambios minieteríales, uno de loa cunles orijinú sil salida de la CaiicilLe~ía,no pudo llegar a iiingun arreglo. 1 debe haber sido así porque a peear de la distancia que separa aquella época de la en la que vivimoe lo que i ~ u08 o permite clas i f i c a ~es ascta:icion, tenemos si mui presente el patriotismo tau siiiceio i el iiohle erit\isitismo d e que ~ R ~ U Vposeido O para Ilevnr ti feliz término ese nsuuto del l'acifico. Jamaa debereolos ciiiynr H i1iiesti.o.s 11ii~isti.osde lieliiciones Esteriores de Nntes n i de despiiee del señor Edmards,de lu falta de éxito que haya habido eir estas uegociacioues cada vez que Chile i el Pez4 los llon piresto de actualidad, porque siii duda en el fondo de ellas hnj un secreto qiie define todos los fracasos, dejando de m~nifieatoíiiiicamente qiie nada será via. ble miéutraa una intelijencia recíproca uo destruya el circulo de hierro donde se coi~centrael pavoroso enigma. Caido aquel gabinete a causa de los profundos desacuer. dos politicos que en esa época eran alarrnautes al parecer rntis que los de ahora por tener el Presidente Montt un jnteres especial por el partido naoional, surjieron otrns combinacionee eri una de Ins cuales don Agustiu Udmards tomó la presidencia del Gabinete la que retuvo hasta Julio de 1910, feoha en que don Pedro Moutt su ern1)arcó para Alemania. Silben bien nueetros lectores que en la carta constitucionat 6ai una disposicion que determina resignar el mando en el Niriistro del Interior cuando el Jefe de Estado ticm imposibilidades; pues bieu, don Pedro Montt, que durante toda su virlri polltjca hizo gala de cumplir con la justicia i las leyes de 1a pntriu, se negó a couce. der IR Vice-Presidencia al aeííor Edmnrds Ilatuaudo en cambio a ejercerla al tratiquilo i discreto ~~ioiztt-vnrista don Elías Fernández Albano. Se ha dicho con marcada iiisistencia que una espantosa iutriga palaciega deterniiuó aquel resultado, embro. 110, mui ajeno al carcicter del sefior Edwards, cuya caballerosidad esti-í libre de prejuicios. Los que uo t i e ~ ~ eeu n la carrera de su vida mns esperanza que Ins bajas emiilaciones se regocijaron a la vista de la violucion de un dereclio coustitucional; pero los que son cabal\eros por couvicciou, eiiitíeron profundo desaliento i recelaron de la íntegridad del Presidente, quien durnnte su Gobierno recibió imposiciones de uria mano oculta


que rompierido respetnblca triidicioiies, ni:iiitiivo el Pnlacid od liorrornsn coiiniocion dispoiiiendo a ~ iarbitrio i de los honores del Yoder i liasta de 1:i villa (le los ciiidarlnnos. Coricluido aquel gobierno i elcjido doii ~ a m o bar]-os u I,iico, cloii Agustiii Edw;irds fiié enviado a Lóiidres eii reernpltxhti d e rtoii Domiiigo Qaiin que acababa d e f ~ ~ l i e c e rSii . eiitr:rda eii estn carrera no fiié iiiia sorpresa parn siis conciiidndnnos porqiie Riites habin servido con grnii acierto la Legncioii d e I d ~ d r i d . Todavi;r le teuemos nl freiite de tau nlto cargo. Janins CJliile sabrtí correspouderle clebidaineiite los brillniitea servicios q i i e i e ha prestado eii Inglaterra. Sujeta posteriormeilte su ltiI ~ o ra las couseciieucins d e 1;i guerra muudial qiie 118 tenido t i i,biidres por uiio cle los ceutros dirijentes mas notables, sil mi~ i o i ilin tenido iiu relieve siiperior, a1 estreiilo de Iinber intere~ n d onl gohier~io(le G ~ R IIjretniía I eii los nsiiiitos de Chile. A éI dehciiios pues qiie 111gliiteri.asieiit:i por iiosotros uua siiilpntIn ecipecinl i qiie nos Ii:iyn jiizgcido i i i i i ~iinciou respetuosn de lo8 tlerechos iiatiirnles, i (le los coiiipiori~isos iiiteruncioiiiiles. X i i e ~ t r op a i w s tnii yeqrieiio nl Itido (lo ese poderoso Iniperio de mas d e 300 iiiilloiies de Iinbittiiites, qiie yiii iiu diplomCltico ttiii sagaz i distitigiiido coiiio (1011Agiistiii Edwards, rio Iiabriamos disfrutndo (le esa considerncion einiiiente que 0610 se dispeiisa a los grnrrdes pueblos. Poseedor cle grniides hieries eri Chile i d e uiia eriipresa periodística d e repiitncion ntneric:iiia, eii la q u e se eciitaii iiuiiierosas revistas i t7ico-ios qiic maiitieiien Inteiite la ciiltiira ititelectual d e iiiiest ros coiiciucindaiio.cr, vierie coi1 freciieiiciíi 111 pnis, eu donde es recil>itlo coi1 la distiiicioii que ic ciebeinos. Cada vez que sii persoiin se deja ver eutre uos, el espiritii píiblico abriga Iri secreta espernuza d e Ilcvnrlo uii dia al Poder del Estado. Sii iioinbre Iin estado con maclia frecuencia eii esna nómiiins que se fnrrnaii cunudo s e llalla cspiraute tilgiiii gobierno. Sii Presideiicin seria sin diida alguna de las mas iuteresnii tes. P o r el brillo con qiie lia servido sil puesto e u Grnn Bretrifin, poniendo parte de sii t ~ r t iu:i i 1):ira coi1tribuir ti1 esplenclor d e la represeiitaciou; por sil espíritii de trnb:tjo qiio iio reconoce limites; la austericlatl de siis costrinibres privadas; sua re1:ioioiiea cou IR Casa lieal, i los hombres mas ilustres del Reino Unido,puede decirse qiie do11 Agilstiu XtI\vards es no sGlo nuestro Ministro eii 1,biidrea siiio iiuestro represeutaiite en l<iii.opa.


'l'eiienios e n el lioiiorable 1)ipiitndo selior Edwartls Btutte iirio (le los iiins Iierniosos piotliictos del Cleiitro l,il)eral, :i ciiyos tlel)ntes coiiciirriú coi1 el iiiteres del ciut1:itlaiio qiie rispirn ti l u gloria despiies de uiin I)rilloiite esciiela. F I I eii ~ aquel1:is reuiiioiieg de iuigerecedera nienioi.i:i eii dolid(! Giiilleirno 13tI\rartls hizo 811s l)rinic?i.:is armas politicns, 1l:iiiiaiiclo siempre In ateiicioii por el cstiiclio rj;ig:iz i t i~:iiiqiiilo qne rledicb n los iiegocios qiie se tr;iiaii a 1:i disciisioii, ~ i r i t A s r.c?cordanios perfectariiente, qiie iiiiiica le iiiiios coino n tniitori oti-os esponer sus pei-isl-iniieiitos siii liaberlou ni1 tes oornetidos ti R I I juiciosa iileditacioii. Haliia algo mas eii nl)oiio siiyo: reclianihn todo problema qiie iio llevarn I n trniispareiicia tle la tle1ic:itlez:i. Es iiiiposible fiiipoiier qiie 1111 1ioii.it)i.ecle c:iinlitltiile~ de este jériero pueda i r íi 1:i derrota, por lo coilti-:irio, lini qiic petlsar eii que la victoria rse le :iiiiiiicia 1101 tod:is p:irtps, i qiio es ella la iluica flor cou qiie s e Iin d e tejer la coroiia qiie cilin 811s sieiies en el Iiorroroso calvario de la política. Idos q u e le liabrien visto trab~ijniido cori tanta eiierji:~, digiiidnd e ilustracioii querian vei-lo ciitiiito tíiites trepado t l i i iina ciina superior a 1st (le1 Ceutio T,ibernl. Esto no podin demonir n~iiclioporque d e aqrielln as:itnlleii :i lu Ciíniara llai sólo uii paeo. Sonó por fin la hora aiiiiiiciatla i el sefior Edwrircls Matte entró en el Congreso d e los 1)iputados eii las elecciones d e 1015 i su 1:ibor eii todo sentido ha sido iiu Lriistiiito de s u obra e n aqiiel Ceiitro de la .Tuveutud. Diestro e n el estadio ile los problemas sociales ha touiaclo parte eii ellos cou toda vnlentía, lo mismo q u e e n lo concernieiite a In 1i:iciend:i P í ~ b l i c ; ~ , pues s u espíritu de órdeii i ecouomí;i, q u e so11 eii él cii:ilitla<les athvicas, descubre siempre los piiiitos riiits eficaces para nsegu-


isar su Eestauraciou, al estremo que la opinion le seÍíaln coino iiiio de los fiitiiros Ministros de ese ramo. Llevado nias tarde a la Presidencia de la Cámara reveló aqiii otro aspecto de su cnrácter. La direcciori d e los debates nuuque nos parezca una labor sutil no deja de imprimir colorea n la fisonoiiiia moral del Presidente. Eii efecto el señor Edmards Natte, que es todavia mili jóveii i que lo era mucho mas cuun(lo tomó esa presidencia, se manifestó en esa posicion con toda Iri prririe~ici;i; enerjín. afabilidad i discreciou de un parlameiitnrio de iiria edad m u i superior a la suya i que ha pertenecido desde hace miiclios años al Coiigreso. l'or los antecedentes qiia teiiemos a la vista, el señor Guillernio Edmarcis Matte ha sabido Iiiiccr honor a la escuela que formó su política. Hacemos votos rnui siuceros porque u i u g u ~ i :~~i u b erasgue la brillante sereiiidad del liorizoute eu que se estiende I R persorialidad de ese roiníintico pensador que sueíía con I;1 felicidaci nncionnl.


Don Guillermo Edwards malfe


Don Emiliano Figueroa Le tenemos de nuevo entre ~iosotrosdespues de una alisencia d e diez tiiíos dentro d e la cual nos representó en Madrid i Buenos Aires con esa delicadeza i simpatía que fluyen de s u noble cai.ácter. Ambos desempei'ios fueron mui del rigrado de nuestro público el qiic por lo jeiieral no aplniide ni sanciona mas que lo que es de justicia. Arites de la fecha en que el señor Figueroa Larraili salió de Chile iio liabin sido Ministro diplomá tico, n i a u n primero ui segiiudo secretario de Legaciones, n i siquiera miembro del .Ministerio d e Relaciories Esteriorerr, d e modo pues que su entrada en la carrera no estaba precedida (le niuguna prueba oficial i sólo 1iabi:iu en abono suyo: un perfecto don d e jentes, mucho roce social, gran contacto con el Gobierno i loa partidos, espléndidos i desinteresados servicios al liberalismo dernocrtítico que lo considera uno de sus miembros mas sagaces i delijentes. Desde el dintel de estas nobles cualidades llenó su iuision, ajustando tratados i convenciones i uniendo cada dia e n un comun afecto a su nacion con aquellos paises e n donde ejercith sus naturales dotes de diplomcítico. 13iienos Airea fué el nido d e sus afeccioriea mas qiieridns: la sociedad i el gobierno le abrieron su corazon casi mas qiie por si^ i u ~ ~ ~ e carifio n s o liácia C'liile por sil sagacidad. Esto uo qrriere decir que Madrid, haya sido menos en su nlrna, porquo siempre en el álb~iind e sus recuerdos figura ella con esos atribiibutoa de grandeza que con tanta simpatía le ponderan losgodos hasta disputarle el sol n 108 pueblos del Mundo para darselo íiuicamente a Espaiía. I'ocos hombres d e uuestro pais han nrlquirido'mayor celebridad que el seilor Figueroa Larrain, bien por siis servicios, como por aquella circustancia especialisima d e haber tenido en


inanos el goherlznlle de la uave del 1l:st:ido ciiaildo cuinplimoe cien a5os dc libertad. Ko Iiabrííii ol\ricliido nuestros lectores que eii 1'3 10 era él el Jefe Supremo de la Repíihlica eu sii carácter d e reenipltizaiito de don Nlías Fei-utíiidez Albniio, a qiiién do11 Pedro Dfoirtt h:ibiii. eiicargado (le1 Poder Ejeciiti\ro cii Julio d e dicho ario, a caiisa d e teiier qiie :iiiseutarse a iin I~nlueario(le A-lernaiiitt pnyn carai. iiiia grave doieiicin qiie lilas tarde le produjo In iiiuerte. L:i desgracia qiiiso qiie tanibieii fiicse n la tiim ha el sei?or FeriiAndez iiirestido ocasionalmeilte cou el título d e Vice. l'resitleiite. Estíi d o l ~ l efiitnlidnd ot:iirrida eii iinn época de iiua Presideiici:~aiiori~:ilcoiilo fiié 1:1 del sciior Noiitt, qiie se cnriicterizó iiiiií R pesar siigo por i i i i derroclie (le iiiilloiies, Iiiibiera sido mayor si In priideuci:i, sngncidacl e iiitelijeiicia de los Iioiiit)rc+u (le Gobieriio iio liiibieraii coiijuratlo crisis taii espantosa recii1-riendo al sei'ior l'igiieron, eiitóiiccs ;\liiiisti.o de Justicia e 111striiccioii Píil~lica,qiiicn, por siis escepcioii:~les coiidicioiies de cartícter estii li1)i.e (le esas oposicioiii~s i eii-iiilacioiies cliie si11 i.ep:irnr eii 121s gr:ives coiiseciieiici:is riicieiirleii eii los piie1)los las re\~oliicioiies.1$ii otro pais (le Ainérica eii qiic los jeuerciles i los Presideiites siirjeii pasiiiosameiite conio los liougos sobre la cima del poder, rio iiiibier:~sido desperdiciada In sit~incioii (le Cliile eii 1910 ptira yrocliicir iiiiti 1iec:itombe. E l seiior Figiiero:~,lioin bre ya ~)rel':~rado eii política, piieuto que veiiia sir\~iéucioladesde 1891; c1il)iitnclo i Niiiistro eii totlo ese largo recorriclo d e diez i riiie\re iiiios, clotndo de iiu :iclinirable sentido práctico, piiedc (lecirse qiie salvó la uaciori coiiiprornctiéiidole la grcititiitl dc los cliilerios los qiie les soil en coiiseciieiicia deiiclores de i i i i servicio eiiiiiierite. No estar6 (leiuas decir qiie esos meses de Pi~esitlciici;~ deiitro de I:is ciiiiles sc preparó triiiibieu el riiievo gobieriio (le doii Rttmoii Ijarros L~ico,fiieroii de ti11 sosiego estraorclii~nrio: tldniir:ible coin postura eii iin:i época tiirbiileutn eii que don l'eclro Rlontt violeiitG sil poder i eii la qiie los liombres, exasperados por el deseiifi.cno (lo 1:i mas alta aiitoridiid de la Repiíblic:~,se debiaii mas cluc 111 tlcber i al amor :t 1:i 1':itria L: uu seiitimieuto de codicia i do coiiqiiistas privilejiaclas que descoiiocia los fueros d e la Lei i ponia fronteras a1 altruismo. Asiimió piies el scfior Figiieron Ilarraiii la Presidencia eii iiii~ de las circui-istaiicias mas difíciles, al uiismo tiempo qiie en iiilu de 1:is nias iiiteresrin tes de In Historili de In Liberttid por ~ q u e l l ude teiier lugar eutóuces el ceuteuario de nuestra inde-


Don Emiliono Figuei-oo


peudencia. Piiede decirse qiie por sri carácter de Jefe de E~rtn(lo fiié el eje do esa gr:iii fiesta. cle la gloria i~wcioual,íiuica eii Cliilo, que permitib exliiiiuar (le1 ftistuoso inoiiiiniei~tode la 1'0ssterii1:id la ineriiorin Os los libroes de cien aiíos. Cou esa iuodcstizt propia del que nació caballero i que coutieiie el doblesecreto ilc sii asceuciou, coronada por iiua iiriideiicia i tacto singulares tlirijib i presidió esas hrillaiites cekluoiiias cívicas i militaros cluo Iiicieroii revivir riiiestro grau pasado i ttirbai.ou por titi inorueiito el espautoso sileucio de la iiirnortn1id:id. E l recrier(1o de ese acoiitecirnieuto estraortliiinrio liar6 siempre inui notallle s u figura. JGveu todavia, Ileiio de esperalisas; lioiu bre (le iilajestiiosii corl)i~ieuci:i, d e trato Ilniio i ngrnilable, jeueroso i exceleiitu c;iiii;ir;idu, suliid d e iitlcta, cori11,atil)le coi1 el goce d e los vertl;tderos eilcniitos de IH \ri(l:t;llegado :i. 1:i ciiii:i de los niaFores liollores t i qiie puede teiier iuteres iiu estti(listn eii la plenitud do la etl:id i cuaudo uiíu aiii\:iii otros todnvi:~tras de aquellos, sil !)ersoualidad vivirh siein~)reroden(lii de esc 1-espeto i r i t e u ~ oqice ilebeiilos t i 1 hoiilbre dc I)ieii i a l ser\ridoi~~)íihlico(lile se ~ H G I L L ' . 116 eii el diu iiitis iiicinuriible (lo iiuestra IIistoria cou la apotoosis (le la Rcpíiblica.


Don 9avier Figueroa úarrain Escribimos estas líneas eu los precisos instantes eri qiio termina el malidrito consti tiicionril de don J u a n Luis Saiifuentes como Presidente de la Repiíblic~.Fué pues ese majistrndo el jefe (le iiii Gobierno ciiyos destinos debió haber presidido don Javier A. Figueroa i lo ciiiil se perdió eri la cnmpaña de 1915 por la difereilcia de uii voto lo que pone de nianifiesto yue el scfior Figueroa tenia uii inmeiiso partido. 6CiiAl de los dos hrtbria sido mejor en el deseinpeiío de tan alto cargo? Esta. pregunta es imposible de contestsrla porque mientras no liall;iiiios visto actuar a1 seíior Figiieroa todo esto s e r i uu secreto. No despreciaremos la oportunidad que se nos presenta con lo 73 euiinciado para pregiiiit~rtambien a la opiuiou pública, si el p i s lin qiiedado satisfeclio coi1 el Gobierno que ztcabn de espir:ir i cuyo juicio comieiiza yn la Iiistoria cou esa Liorrorosa prolijidad que se aplica a lo que está libre de las presiones i de las itifluencias qiie en otra llora pudierau velar la luz de la justicin. La respuesta de ese temible juez creernos con sinceridad uo puede ser todo lo favorable qiie lo que quisieran los ndeptos a e m ndmínistraciori, siempre que se abornine del epilogo de tal gobierno, ciiyo trajico fiiial ha escarnecido la historia de Ia libertad electoral. Por e1 conocimieiito privado que tenemos del señcir Figueroa Larraiu, estarnos en sitilacioii de creer que bajo su Presidcucia no ee tiribria liollaiio iiiiigriiin libertad i mucho rnéiios riquellws que se justiíicau i se iliiiuiuari dentro de la Constitiioiou Política del Bstndo. Pasemos por sobre todo esto i dejemos


a la posteridad que practiqiie sii estudio coi1 la priideiicia i mesura que IR cur:tctei.iz:iu. Si liemos tlc crthcr ÍI los cliic tliceii qiie iiiicst ros libertilcs (le doctrii~usoii por iiatriralex:i dóciles i ~)rctlispucstosn aell:ir alianzas iricoiup:itibles coi1 la alta digiiiclacl clc sri credo; fiicilos para n~'goci;irc ~ t ~ ~ ) o s i c i oqiie l ~ equit;in s lei a1 i~ietnlcicl decoro iiidividuul, liemos tambieii de creer qiie entre es:i clase tlejeil. tes que ibclicau de la digiiidad liai inuclios qiic iiiantieueii inalterable el lioilor de su escitdo i uno de ellos es doii Javier A. Figiiero:~Larraiii persouaje del Partido Liberal. E1 seiíor Figiieroa tiene de la delicadezti el coiicepto riii. giisto qiie seutiaii por ella los griegos i lacedemonios. 14;ii la Iiora presente con aqiiello d e qiie la graii fiíbricn dii la civilizacioii \?á nlterando los preciosos intitices de miiclii~s cosas qiie no Iinu valiclo inns qiie por el lioiioi., la delicndeza del señor Figiieron iio tiene ese iilto precio qiie le seíialnroii los aiitigiios. Pero ;i de este desquicintnieiito iio podemos ~iceytnresta teiidericin inocleriin todu vez qiie coiisiclereiiioa quu Iii delicndean qiic pntrociiiaii los fioinbres del temple del sefior It'igiieron es i ser6 el inas s6litlo i el iiias brillnlitc de los cimieiitos niornles del Uiii\~erso. ;\'o prooetlieroil pues fiier:i de rnzoii los qiie le desigrini.oii cii 1915 caudid:ito n I:I Presideiici:~eii oposiciou nl seiíor Saiifiieu tes. T3ieii sabii~la hli:iilx~t 1,il)ernl que lo uujiG que el fiirorecido coi1 sus siti~p;ifí:is es uiio de los liombres mas distingiiidos i ciiltos d c iiuestra & ~ ~ o c hbogndo u. recto, estiidioso, dilijeiite, conocedor de todos los recursos foreiises, se hizo notar entre los iniciiibros cie cse Cole,jio por tau nobles i sólidiis prendas. IEonibre iuiti viiij:ido, ciciitífico, jiiicioso,'niistcro, posco iiu tr:ito iiiiii u$rndnblo qiic :i c;i[l;i I>iiso se ilumiiia con la boiided clc su iilriia i I;i claridad de sil iiitelijenci:~.Convers:tdor infuíigtihle i nnieiio :i In vez, 110stlemiiestr~eu el ciirso de sil socit~bilid;id qiie lia couocido bastnii te 1:i ci\rilizacioii eiiropea, qii o posee iiiiii locuacidu(1 atrayente i uun iiieinori:i fiuísiiila, coiidioioiles qiie so11 i eeriíu sieii~preI:i base del conversador i del caballero de s:ilou. Reposado, jtisto i reflexivo, i todo ciiauto pieus;i i dicc, ticiie In aurcol:~de 1tii:t rectitiitl iuiperietrtible. Esta austeridsti qiiizas fiib la que lo perdi0 eii 1915, ljiies sii ol)ositor le disprilti el triuufo cou csn caiiipecliiiuería alegrc qric lia iliirniuaclo sictiipre el selnblaote del sefior Saiifuentes i esas aveutiiras i r i ~ o -


Don Guilleinr o Bol-ros


tadas que so moftiil de la virtud i de la seriedad de los hombres. Pero esto Iia tenido eu todo tiempo mili siu cuidado al señor Figueroa, auiiqiie el ex-Presideiite crea que debemos aceptar los desviarnieiitos que nos irnpoue la moda. Seguramente que el señor Sanfiieutes habrá creido que el sitilarse en política en u11 camino recto implica la adopcioti d e uiitl inediaa estratéjicn para pouerse a stilvo de las artimañas de enibaricadores d e la política. Pero esto no piiecie 41 aplicarlo al seiior E'igiieroli cuya sinceridacl e iiitelijeiicia clfiril i recta estHti libre de prejuicios. Eii 1906 furj el verdadero jeilcriidor de lu caudidutura de dou Pedro Moutt, qiiicu al liaoe~*secargo del gobierno le hizo l'resideute del Consejo en su primer Gabinete. En efecto las prirnenis lubores del nuevo Presidente que representabau las roinesas del candidato i las esperauzas del pueblo frieron rubricutlas por el seíior Figueroa. Hoi se encueutra retirado de la política, iio obstante que sii partido le ha rogado vuelva a la actividad d e cintea. Sri coiitelidor criando triunfó lo qiiiso hacer Ninistro e n Frnnciii p u o 41 s e resistió u recibir houores de ese gobieruo. En su retiro goza d e esa trunqriilidnd iuherente n la coucieiicia justa i sereua que iio pr~edctiherir rii el frio de la derrota, ni l a s bajezas d e la &poca.


Don Salvador I~quierdo Diputado al C o ~ g r e s oNacional en épocas y a mui lejanas, el seííor Izquierdo Snnfuentes no recojió en la carrera m:is qiie deserigailos, lo cual no es raro porqiie en riiiestra sociedad hai liornbres de piireza iiiconip:itible con las bajezas d e la politicli i el seíior Izquierdo es iiiio de ellos. Abandonó pues la Ciírnnrn eii la flor de los aiíos, cuando su partido i la uacioii s e preparaban para recibir de él los servicios irreprochables del caballero por excelencia. Fuera ya de un campo d e actividades opuesto a 1;1scondiciones d e sii espiritii se dedicG n ciiltivar las bellezas d e la iintiirulez:i t i~niisformnndoen tiuo de los jnrdines mas perfectos a i i feudo de Salzta IEPSi como un eminente botánico ha vivido preocripario de I;i fisiolojla de las flores. Sobre sus tranqiiilos i discretos lobios yu no hzti las espresiones que s e usan en politica porqiie ellas han sido reemplazadas por lo q u e ataÍíe a las curiosas i bellas fi~rnilists de las rosas i de las camelias. A 1a sombra de estu c i e i i c i ~lia proveido cle jigantescos i olorosos arbustos a casi todos los campos delas proviucias meridionales. Sil nombre es pues prenda de la riatiiraleza a la qiie ha servicio con verdadero gusto. Pero a pesnr de su retraimiento han llegado hasta el gabinete del bofcílzico las solicitudes pidiéndole su cooperacion en el Partido Liberal. Xfiéiitras él catalogaba las flores, la politica le incluia en las miicl~asftirmtilas iniiiisteriales, adjiidic;íridole In cartera de Industrias i Obras Púbiicas que el selior Izquierdo no ha querido aceptar. Tarnbieri su mismu nombre h a estado en mas d e u u a vez al flanco d e los candidatos d e transaccion para lu Presidencia d e la República. ITernperamento uiui trauquilo i conciliador, prudente! discretísimo, refiexivo, estudioso, dedicado en los negocios, el seSor Izquierdo Saufiieutes será siempre profundamente estimado eii todo centro socínl por sil nlta distiricion qiie CR la mas bella partida d e su cartíctei..


Don 9osé Luis úecaros La gran batalla electoral que se librar&prbximnineiite ]IRra decidir de los destinos de la fiitiirn Preaideiicia (le In Rep6blicn tiene ya. sus Coiivenciori:iles i iiiio de ellos lo es el sefíor tlou José Luis Idecnros Viciiilii, ciijas simpn t ías por el cniic1id:ito de la Uriion Nacional rlori J,iiis 13nrros Borgoiío, sou ostciisibles desde que si1 partido político tomó bajo su iiinparo l n ciirlrliclatura del seGor Ijarros. Es ~ i t disciisioii i iiiio de los C o i l . veiicionales iu;is (listiiigiii(1os por oiis esclarecicins cu~ilitl~idee. Sil priincra juventiid la prisG en Eiiropn en doiide residi6 runa de veinte niíos. Dotado de ciialiclades de investigador, las quo nguzó eii medio de aqiiel ceiitro de ciilttira tan estrnordiiinrio, el seilor Lecaros no perdió sil tiempo porque viajó por liis griiiides oiiidades del Viejo Mriiido arlmirnudo los mas \laliosos tesoros nrtisticos. E n cousecueiicia, uaíla escap6 a sii fiiin rnirada i de nlii que su trato social esté perpétiiamente rebozado coi1 Ia ciiltiirri eiiropea. No obstante los miichos aGos que van corridos desde sil regreso, sri inernoria estH aíiu f r e ~ c ai por estri c:iiisa se 1iallnn siempre a flor de sus labios: los iuuseos iil;is reiioiubrndo.s, las pinturas mas bellas, los artistas inas ilustres, los palacios, templos, coluiniias i estátuas (le innyor sigriificncion h i s t ó rica. A su vuelta de aquella larga i ~~ro\~ec110sít fo(o*)lC:eel seííor Lecaros Vicuiíti dedicí, sii nteiicion a los negocios agrícolas. Siis valiosas i estensns Iieredades recibieron (le sil rnmo todo el impulso de uu viajero eriropeo. En esta virtud aportó las rnaquiiiariaa mas eii boga haciendo por este medio cada vez mas floreciente slis labores cnni pesinns. LR política 110 ha tetlido para él graiides ntructivos, aiíu


cúando ha ~lervidoa su partido en forma niui eficiente. Su cii. rúcter reposado, le ha hecho declinar muchas i rnui honrosas comisiones. Por la elevricion de su espiritii, la elegancia i finura de sus maneras, i su clara intelijencin, el eeííor Lecaros Vicuíla es todo un gran señor.


Don 9osĂŠ . Luis becaros


Don Fernando úajcano Echáufren El seííor T,nzcniio, qiic?ea lioi din S~nnrloi.por C!iiric:ri i 1'i.esideiite (le1 Seiincln, es iiiio tlc los ii~iicliospolíticos distirig~iidos que teiieiiios eii C:liils. Si11 dispiitn nlgiii~t~ qiie lo qiie Iini tlu iiiiis sitigiilrii* eii sil rioblezri riiornl (ls qiie todo lo cle1)c ri ,sil ~irofiiiitln espei.ieiiciii; iiot:tble seiitida pr:íctico; riirii circiiiiapeccioii i rccoiiocitlo pntriíltisnio. Estas eriiiiieiites ciirilitlntle.(ieii mniios de iiii:r untiirnlezti delicadn como In del seiior l'residt~iite (\el Seii:iclo, no iiecesitaii en el cnmpo de nuestra políticci ~ ) l i terier n~ i,.).rrdiariortes brillnntes de iiri gi.:iii ern11eh i ioii ~ O l oIinlltirs~nsocin(1ns n iiii bello carácter; criterio 1tbg:il; prodijiosri memoriti; ilustre# trtidicioiies de fttniiliti; liol~riitln ,ui tiit~cioii ecotiómicn i clnrit iii teli? jeiicitt, tiene IR p e r ~ o n n l i ( ~ :(le i ( ~1111 c i ~ i ( ~ n d :que ~ ~ i Iictco o vida d e lioinbre de Est:iclo lo siificiriite pnrct a\rnstillni., iinpoiierse n lii coiisitlerncioii píiblicii i elernrse n In inns nltn tligiiidad de I;i Iiepiíhlicn. Estos espíritus fiiianieilte ~)iilidoseii el trnhajo ctinrio i estudio coiistnnte (le los iiins nl1ru1)toa problemas iiacionales, soti i serí\ii la codici~ide los priiicipiniites políticos, (le los jóveiiee que fnltos de toda seriedad se nbrneaii de las butncas del C!oiigreso para mostr~riiossil teiilerriria niidacia i los que fiiltos tambieii (le nqiiella graii esperieiicia qiio es la cnrricterlsticii cle uiin niicinuidad victoriosn, uo nciertnn n comprender cómo los poseedores de nqiiellri gran .fiterxn ,,iofvia de que ya hemos liublntlo, piiedeii por niedio de elln tener tiu dia las relevniites virtritles de[ tlnhio. 131 seííor Presicieiite del Seiindo tiene uiiir liermosri ciirrern i tttti iutereacitite hri ido que lri Yatrin,eii todo tnoaieiito ci.ftic0


ha viielto a él los ojos conlo al ciudadnno qiie representa la esperaiiz:i i ln salvacioii dc! uii piieblo. 1 ha correspondido el seilor 1,azcniio :i este ctlto (i~pbsitod e corifiai1z:i coi1 la distinciori de i i t i brillttiite caballero i de uii esclarecido patriota. Cliiicueiita años de batn1l:is lejislntivas coronar1 tan bella f:iz clc? I:i vida ( 1 ese ~ l~oliticopiincloiioroso que jaiiias ha nndado por los uegocios (le1 Estado desnirarido ri las magníficas leccioiics del tieinpo i d e ltt esperieiicin. Al dar sii iloiiihre i todo lo qiic era mas qiiericlo a la Pntri:i eii 111eiia i opiileuta jri\reritiid, 911s seiitiniieiitos lo iriclixiaroii ti1 I'iirtitlo T,it)eral, no ohst:irite tie qiie era Coiiservtidor: por cnractei.. etlucncioii i fiiiiiil in. Pero lila :ifiuitlades, cori las causas iiri poco esajeraclas, qiietlnii (le Iieclio rotas ciiaudo se comprende casi por iiitiiiciou qiie Iii liistoria tiel progreso está refiiclu con aqiiellas; eii esto fue eii lo qiie I);~si)si13 reflexiories el respetable seííor Lnzcauo i firinú los i.ejistros del P ~ r t i d oeri el qiie ha sido por mas de rnediti centiiri:i de \fi(lii iiiio (le sus miembros rn:is eminentes. Pero 110 creiimos que (le las filas cle nqiiel l'nrticio Iiizo iiiili descrcioii cibsoliitt~,porque el seiíor Lazcririo tolernritc, jiisticie1-0; nrnahle; alto coriipoiiedor, quedG adherido a él por lazos tnri ~Glidosqiie tilguuos 2-isiorinrios Iirin llegado n tenier por su liberalismo. Pero fclizmerite, tal sospectin no viene de otrn parte qiie cle los srctco.ios, porqiic los que snben jiizgnr n nuestros políticos cornpreiicleii bieu qiie deiitro de iiii caricter tan coiiciliticlor conio el del sefíor l'resideute del Sexiacio, no se piietle euui~de cer lns liiclias políticas iii niiiclio nikrios Iiacer zozobrar lu Iinre clel Kstiitlo ciiyos riiiiihos eii nias de tina ocnsion ha inciicntlo coi1 iiiiii hiieii acierto a1 Presidente tle la Repúb1ic:i en sil cli. riíctor (le Jefe del S e ~ i a d oi de alto CJorisejero de la S:icioii. Sil esquisita priicieiicia; clara vision del porveuir; el iiiteres qiie sieiiipre lia teiiido de servir :il pais con la iiobleza irij6iiitn tle sil :ilmri. le linii iiidiicido :i vivir eri unn diilce armonía (:o11 los hniidos políticos ;iiíri coi1 los mas opiiestos a sil color, no por su tr:iiiqiiiliditcl persori:il siiio por el bienestar ~I'Iblico. Pero los liberales fuertemente teaidos i los rndic:iles intrnusijeiites iio 1i:iceii jiisticin n 1:i tolerarici:i i eciiaiiiinidlid que lo titloriiaii i iio nce11t:iii qiie por riieilio (le tiin sererins cualidn tles se orijiiieii coiuposicioues políticas que p i i e d ~ nmarchitar su prestijio.


¡Error profundo! ¿En dónde nos hallariamos siimerjiclos en los rictunles momentos si el sefior Lazcario no hiihiera piiesto al servicio de In trnuquilidad pfiblica sil espíritii de armonía? Para loa que han gustado i siguen gilstando de las tempestades sin el menor horror n sus conseciiencias, I t i siiigiilar virtud que Iia ritraido al señor Lazcario las siinpatías de lus esferas gubernativas i sociales, no es ciltniiierite varoiiil i creeii que es un f).crl,ec.io Iiábilriieiite escojido pnr:i sostenerse con silma s:igacidnd i poder ~lcaiixnreii l:i profesioii del político enormes ver1 tajas. d esos ciiitladiciios qiie iio poscnn 1:i tligiiitlad qiic taiito realza los iiiéritos (le1 seiior l'resideute iIcl Senado, aqiiellos iiiicios del despeclio pii(1ieran serle aplicables, pero :il seiior IJazclino jainas! Coiiocemos sil eiiterezn qiie es orijinni.iii de virtiides perfectamente orgniiizndas i recliazamos por lo tuiito los cargos que se impiitriii a sil prestijio lihernl. Decliii.:i~iio~ iiiia vez mas que es uii espíritii iiiui siiyeiior i njeno a totlo lo que aminora el hrillo de i i i i : ~ grniitle alma. Deutro del iioble marco de sus actividades se 118 rnovitlo lahoriosarnente imponieiido respeto cori sil sola presenciti. H:i dirijido por miiclios aiíos los (1eb:ites del Seundo con esa rnrii ~)ri~(lenciri qiie le conocenios. N o sGlo 1i:i sido la esperienci:~la única que ha prepnrrido sil personnlidnd, liasta hacer de él iiiia especie tie baluarte r i t i cioiinl, HR sido algo mas que eso: la iliistracioii d e toda iiiia vida, porqiie el seíior I'resideiite del Seiintlo posee estiidios jenerriles mui vristos. E1 estiidia; lee; escribe; iiiedita; pierisu i se n u t r e de espléndidos rnzori9mienlos para iliiminar los debates (le1 Senado i dar autoritliitl a siis cliscursos. Jamas nadie le lin encoiitrndo desprevenido en niiiguiis rnnteria i rnuclio niéuos en estos íiltimos nfíos d e si1 carrera rii qiie se ha hecho tan pr&ctico para todo asuiito píiblico, piies el l'residente del Seiiado no toma pnrte en iiirigiina disciisioii sobre Bncieuda; Ferrocarriles; Intenciencin Nilitar; Relacioiies Iriterriacionnles; Indiistrins; Jristicia; Eiiseli:iriza qiie no sea para ser1tar prececleii tes, n lo mérios de profuiido razoiindol. qiie corioce el resorte de la Atlmiriistrricioii i qiie hace coii verdadero giisto labor tlc liombre que se dehe n la Nacioii i nl Gobierno. Eri su larga i friiatífern carrera republicana no ha preteri. dido dejar recuerdos de orador porqiie no todos riaceil o uo


todos gustan [le ponerse al servicio de este ramo; pero la auseticin de estn crinlidnd no cliiita ~ i iquitara lustre n sir villa políticil. Aíiii así (lesprovisto de esa dote que tniito aiiimn la p e r soiinlitiad tie los le,jisla(lores, sil palabra tlejn eii In ineiiioi.iii i en el corazoii del uuditorio uiia impresioii iniii agradable. Fiuo; siinve; espresivo; discreto; coiiceptiioso; clcgniite, lie itqiii lri inus Iiermosn eiiciiriindiir~de sus disciirsos. Ciiando liabla lo lince con la seiíorial inodestin de uii pntricio, desprovisto (le tod:i preteiisioii. Nrinca Iiíi giistndo d e los golpes (le efecto iii tlc nhrir lieritlns eii el Iioiior d e los que rio soii siis p:irtidarios. Jitnins ha eiiiple~doesprcsioiics violeiitas tii de doble seiitido, porqiie sieiiipre eii el deltite se liii linllado 11 la riltiirn do sil profuiida delicndexa. I3n sils disciirsos hieu piiede ser qiie iio eiicoiitremos iini1:i qiio nos eiiiocioiie, pero t:lii~poc«~inll:iremosiinrlii que iios arrobe. 811 elociieiiciu 13e tleseiiviielve dotitro de I I I ~ : esferít ~ (!ortocidri. Conceptos precisos i cl:iros; r:ixoiies (\e lejisludor p r h tico, es todo lo revelniite (lo ~ 1 0r:itoriii. 1 1':ii c:ida espresioii pitestn n flor (le R U S labios se 110s represeiitn el liidnlgo qite n i i lielíi la feliciclncl (le 1íi P:itria t i In qiie desen servir con todns las dotes de riii nlmn. Eii su jiiveii tud Re liieo abogado, porque sabia por iritiiiciou que era tiecesario pnrn el prestijio de iinn c;ii.rer:i poiier uii mcirco de oro a Ins iiobles nspirnciories de 1111 repiíhlico i aplicó al foro eu ilustrncion i sri tnlento uiil ajitnrse iniiclio por eiicoiitrnr aqiii el porvenir de sii persoiinlidnd. porqiie esii inisioti le esttiha reservadti solriiiieiite a ln políticn. Idos negocios ngrícolas, i.ccltitiittrido sil 11erruos:i activid:id, lo iiidiijeroii :i dar iiii lnrgn «r!ios :il foro. (hrrern tau 'peuosa como In de los ahogados rio po(1in rtveiiirse con 1:i romiíntica nn tiiraleea (le iiii opiileii to Iieredcro. No ern iiecesnrio n l scbiíor l'resi(1erit.e del Setiado liicrrir con iiiin profesioii qiie i inpoiie tari tos sncrificios. Sii j ii\rentiid jirnh~ien torno (le i i i i ~ tgr:ui opuiciicin pntricia i no teniii por lo tauto, interes eii roiliir por los znt-enles de 1;i vida. E u In ndrniuistrncioii (le sil fortiiiia 1)ersoii~ildesarrolló siis dotes de fiiiniicist:i. l'or e ~ t i iversacioii se 1i;i heclio iiotnblo en toda in~titiicioiide cr6clito qiie lo lia requerido como Director o C!oiisejero. Al biiscarlo i\qiiell:is pnrn la tlirecciori de siis clestiiios iio l i n i i visto fiillitlos si13 pisnpósitos, porclii<i el schfior Lazciiuo coi1 sii vtistii eq)erieiicin le8 1111 iiic1ic:itlo SIIII~I)OHprtíc-


-

2

CC

-

m

FI)

(E

2 o

3. Ft

c 0 =.c. 2 3 a " 5.

e

,c

VI

r,

c

- *

0-

c

r

i,

S

?

Y

2.

(P.

-

O

- 0,-5 .

nr3

= m

c

m e

- <-

3

2, 2

C:

(C

< c z0

0

*

+ u rr

- C : . - a d

--z o 2 % -. m RE 2 r s u-, 5 d

u f. Lk

=

0

csz - 4 2-. % *

+-='.

LA,-

z.

z s o

- 9 S? E C O ,

4.

C:

2

3

d

' a


Don Enrique mae - luer Es IIIIR de las iii:is eiiiiueiites íigiiras del ~jaisR IR vez qiie tino (le loa iiiayoreu oradores del Foro i de 1:i thíiiiíirn, lo c i 1 ~ 1 lo tieiie ~ rhieii i probudo eii los teatros de siis brill~iiitc:~ fncriltades. Renlinente que los dias iiias iuteresaiites de sii carrera e s t l u ya mili lhjos de IR presente jenerncioii pero esto iio piiede hacer decrecer In fama de sil obr:i :iuu C I I H I I ~ Oel esceliticism o de ln juveut iid coii t e n i p o r ~ t i e n ~ ~ e ~ ~ ~ e t ~eii~hriagadn i r r ~ ~ ~ e ~ rcou tr Iris ilusioues cle su primavera iio qiiierri Iincer vida coinuu coii ln niiciairidad de los graudes servidores de otros tieinpos. I,:i juventud de sil ciierpo i de sii d i u a correspoudcu a ese periodo de la vida iiacional eii qiie hicieroii iipariciou las iuayores reformas liberales i en doude probó hallarse a Iii riltiira de tina iutelijeiiciri ~ r e c i s a ,fresca i liiininosa coiiio lo requiere In vida de iin Iioiubre verdaderaiuente de Estado i eiicontr:irse R I R vez eu posesiou de Ins preudtis del corazou que atestiguni~ 1ii nobleza mornl del individuo desde la primera maríaua de su existeiicin. Orijinnrio de uuu cle las uitis bellas tierras meridioiiales tic Clliile i de uua de las iulis iiiitigi~tisciiidacles de la Repiiblicn. iio omitió sacrificios por dnrse iiiia cdiicncioii qiie eii todo i poi. todo se eiicoiitrara u la r.ltiira de In per~orinlidatlqtie [~reseiititi ciiaiido la infniicia corria eii ese vetusto piieblo de Cloustitiicioii que rirriilló sil C I I ~ R . Veuido d e 1:i ruzti iuglcsa ttiu sobriii e iutcresaiite, 1i:ibia ya iin antecedente que eii coniuiiiou coi1 siis faciiltudeu le Iiicicrau gtistar desde inui teniprnuo de Itis graiidt!~sit~i:icioriesqiie reserva el porveiiir 11 los liou~I)reupretlestiii:iclos :i I t l gloria. Yero coiuo toda intelijeiicia lleiin cle porlerosas iliiciiitivus,


eri ~ I C R L ~esn Z R posicioi~ ~ e11 otra fornia que no f i ~ e por la dc iiiia iioble vía. 1 íisi f'iié coiiio eii plena jiiveiitiid tirr:iucb a la opiiiioil piíb1ic:r ptirit sí los títiilos rle brillante orador i de apOsiol de la libertad, ii1 propio tieiiipo qice la socied:irl, lo exhibía coino iiu espoiieiite cie ciiltiir:i, de seiicillez espartaiia, d e acriso1:itia lio~iradeei de sOli(1os priucipios de mor:iI. Lii iit.icioii i sil 1)artido le deben serricios eili iiien tes; Ambos le tieiioii eii In nbiniiia de los iiias iliistres l~ciisadores (lc batallu. Ko lia linbido debate 1)arlari-ieutiiriotlu los iíltiriío~ ciiicueiitn aiios eii el ciial i ~ ohaya tonlado 1:i uias Iioiicln l):irti. cipttciou, exliibieiiilo n la Irex iiii coutiiijeute de sabidiiri:i i dc Iiix ttru poderosos que Iiaii servido (le fuuclamerito ti iiiiesti.ii~ leyes. i,Cii;íI es el asunto político, ecoiibiiiicu, relijioso, sociill i ridiliiuistniti\ro qiie lia preoci~padornas profuiirlameute 1ii ateuciou de las C!iíninriis eii qiie iio Iinlla terciado? dL)ónde estW es:i ciiestioii llevada a las sereiias rejioiies ciel debate eii 1:i que iio linllli impiiesto su tloctriiin cou los m:is sblidos i elrgautes argiiiiieutos hlisttt ceiiirse IR COI'OUI~ (le IR victorin? I decimos todo esto tiiiiiqiie ilgiiieil quiera refrescar uiiest r ~ im e ~ i ~ o r irecorcltíiidoiiou a nlguiiris uco.icr~itesde lu i i c i ~ i i i t ide coiicluctti politicit i~cloptctdrrpor el seiior Senador por Atacítmn. Ptirn los qiie terieiiios forinado jiiicio al respecto, las desiutelij e n c i ~ sliabidtis entre s i i ~propósitos i las coiiseciieucias de siis proyectos i reforinns lejisliitivlis, pierden sil flriqiieza toda vez qiie el estnílista sea como el señor Senador iiu e,jeni~>lo i iiua enseíluiizn pnro la sociedad cliileiin. 11'1i1idadosen estos priucipies que pretendcii inauteiier eii tocla sil iiitegriclad los lionores coucedidos poi- 1:i opiuioii iincioiial, iio touintuos eii cousidertu ciou esas fillltt~,porqi~ccreenlos que se cliluyeii coiiril)letairiente R 11t vist:t de ltis eminentes ciililidtides del Senador. Conlo 1ioml)re dc pal:ihr:i, 1iti iuuiiifestrtdo sieinprc linllarse eri posesioii d e los recursos i de los secretos de los g~.aiiilestribiiiios, i riuuque esti pulubru sea tnii grnve, tau soleiliiie i fríii corno sil ridustti fisououií:i. iio se Iinllii a iiiiestro euteiidar desl~rovista(le esa fiiiidez i de esa elegtiiicia qiie ngr:id:i, setliice i tirrustra al auditorio. I'ero lo que intis 110s iinpresionn en siis discursos es 1:i poteucinlid:itl de siis razouaiuieiitos i 1ii pur1ei.osa niemoria parti Iiaccr rciiir ciilciilos, nxiomas, oitns i coinpnrucioues qiic foriiitiii los sosteries de la disciisio~ii 1ii tiriiladuru (le sus esorciioo. Natitruliiieute qiie el fiiego, la tnajestntl i el brillu d e su oruciou depeiideii de Iti iiuportaucia de los asiiutoa rii debate, [)ties el uo cousideru lOjico forxiir la dial6cticn e u

J R I ~ R S pensó

~e


los iiegocios qiie iio se Iirilltiu a la 8ltui.a de los graiides intereses iiacioii:tles. Como todo ciiidadiiiio superior ha revestido sil pose de iiiia iiol~leniot1esti:i. Segui.aiueiitc se iios rirgiiiríí qiie esto iio es efectivo. 2.1 quú otra cl:ise de rnodeslia pucdc! exhibir 1111 hoinbre q i ~ cpor dereclio d e riaturulcza iiiarca bri!laiitciiieiitc I R Iiiie1l;t d e s~is~t)nsos? Hrigniuos eiitóiices Iiis observaciones :rl tlcstiiio quieii ftih el qiie le otorgb Iti nlt:i grticia de eclipsar yiii qiiererlo a siis couternpor;'iueos. Pero uo obstwiitc estos raciociiiios, el seilor Seiiador se li:i ~ipartadocon.iyletaiiieiite de esa \~~iiiid:id que por lo jeiieral embri¿tg:l n los cstadisttis d e gi'aii(les Cxitos. 1 peiisaudo así Iia rehiiido piiestos tan iiotables coino la Presit1eiici:i clc 1:i Repiíblica a 1n qiie hubiera llegado sin iiiiiclio esfiierxo si lo Iiubiese querido. Se dice qiie sil c:isri es riu niodelo d e virtiides. Unido cn iiintririioiiio eii I r i segiiiid:~ ceutiiria del siglo p:isado oou iiiiu tiict:~del Prcsitlente Ovalle, 1i:i foriii:ido iiii hogar que es iiii tr:isriuto de siis etniiietites dotes. Reiuari allí el rnisiiio órrieii, corn postiira i s e u ~ i l i e zque couoceruos eii siis litibitos pel.souwles. C'oristitiicioii, la e s hiibertiu te prndcrii eii que se meció 811 ciiiia i cioiide se giiardau las ceriizas clc su projeuitores, coiiserv n aúu la casa en qiie vivi6 ciiauclo iiiíio i eu la qiie Iiai iiii tesoro de reciierdos del qiie jarnns Iia qiierido despreiiderse si11 dafiar a su uoblezri inorul. I,R ~ a ~ i ( l i pri~rada 1~1 le debe mas de iiii servicio. K o obstaiite de qiie nccioii taii jeiicrosa 11:; quedticlo por voluiitad suyn :i ciibicrto del sileiicio, Iiai quieiies I:t conocen, piies es iinl~osiblc siistrlier de la piiblicitl:ic\ el f:ivor de los lionibrcs IiAci:~los qiie ~utdttt i e j t e ~ i , cu:iiido se Iiiiu lieclio, coiiio lo 1111 lieclio el señor M:IC Tver, tuutos bieiics. I l>ri>ximoii oiiiii plir los uclioii tii iifios, coiiseruri :I pesiir d e esto sil lucida iiitulijoucitl i iiotable iiiciiioriti, i nsi coiiio cgt:is f:iciilttides iio Iinii sido profiiuncl~ispor In ednd, sri sziliid i siis 11iIísc1110s estW11 todnvía fuertes, coiuo qiie proceden d e uila familia d o la rotiu~ttiSlbiou. Dan testiiiiouio do ello su asídnn usisteucia R IRCiiiuartl eli ~ 1 0 u ~ ltoina c parte eii Iris grandes disciisioiies sobre polílictr eutruiijera i ecououiía iiacionul lioi t:tii cle uctiitilidrrd.


Don marci~lmartínez de Ferrarj Teiiemos eii estos momentos al sefior llartinez de Ferrriri de regreso (le Europa i (le dinbrica, dcspiies de iinn 1iermos:i i feciiiida fowl.~tCedil~loniiític:~. E u el dr?sempei"iode su ÚItituo cargo aiite el Gobierno de n e r i ~ t ilin piiesto fin a sil iuteresnute cnrrera, piies el señor Martiuez de Ferrari, segiiii siis declaracioiies, no volveri por ahora a la diplomacia, la que e11 ese caso se p r i v ~ r i t ide uno de siis miembros inas distingiiidos. Chibo :iqni t1ej:ir constancia qiie sus servicios al respecto fiieroii rcnlslidos por uun jenerosidacl ile gfnu seiíoi-, porque el seiíor Niiiistro, respetando la nflictiva sitiiaciou cle uiiestro escúalido erario, deseii~peñósus ellthnjudtrs biii pedir n l Est:ido remiiuerhciou (le iiingun jbnero. Aparte de que esta :iccioii certificn i i r i l i vcz iiias ltt ~ P H ~ ~ C ~ hiclulguía O U R ~ (\e don BIarciai hrartíuez, ellii iiiiplica u11 iioble 1)atriotismo, porque es raro en estos tiempos (le es~,ec~tlctciortrzs encoii trar despreiidiiiiieu tos así. El Gobieriio Ic es pues deudor de servicios eminentes. Eu Europa, coino ya lo liabia hecho eu siis otros viajes, tuvo ocasioii de iinprimir ti su v a s t ~iiiistraciori nuevos e iruport:jiites rumbos, de lo qiie se lia hecho eco iiuestra I'rettsn, 111 que periódiciimente iiiserta en sus coliimuas las eiiseiianzart ntiqiiiridris por el sefior Martínez, a fin de qiie iiiiestro Gobierno pueda dirijir su Ejército, esciielas, armada, etc., eu conforrnidar1 R lo qiie hai irnplaiitado en paises mas adelautados qiie el iiiiestro. Siis escritos son interesmtes bajo todo aspecto i revela11 el espiritii de observaciou del seíior Nartíuez de Ferrnri :il mismo tiempo que su profuiido iiiteres por 18 ciiltilra ii:icioii:il. Siguieudo las h i i e l l ~ sde sil padre, qiie fué lirio (le los jiirisconsiiltos mas distinguidos, al mismo tiempo que, diplomhtico i político, dou Marcial Martíuez, iio obstniite sii Iiolgadu si tuaciou


económicn, entró al ser\vicio del Estndo desde los priiileros piiostos iiiiiiistt!rinles i ti16 :ist ooiiio eii el hliiiisterio (le Itel~cioiies Eeteriores, IlegO n ociipar I:i Jefatiirn do I:i Seccioii 1)iploiii:ilic:l pnrn do n11f snlir ri 1l;stndos Uiiidos, JSiirop:i i Aiiiéricn tlel Siii. ooii coiiocimieu tos leji tiri~osprirn linccr iiins eficicii tes SIIB SCI vicios n la Kiiciou. l'riniernineutc fué cii Itis 1eg:icioiies segiiriilo i priiiier secrotririo, de iiiodo pues qiie :il O C I I I ) ~ el ~ raiigo (lo 3liiiisti.o I'leuil~otericinrio i Eiiviado Estraordiii:irio tio era 1111 ciiidndniio de ~iqiiellosqut! esplotniido sil al tn sitiincioii social toinriii ril tisiilto 111s fiiiioioues mas clelicndas siu coiitnr coi1 I i i yrcpwr"cioii d e 1:is circiiiist~iucias. 1h 1897 fiié elejido 1)ipiitlido por iiiio de los depnrtiiiiic*iitos de 111 proviiiciri de Ijio-Bio, si iii:i1 iio record~imos,eii oposiciou n1 Miiiistro <le Indiistri~iude esa épocti tloii Oregorio l'iiiocliet, qiie perdió In uidn eii i i i i lnnce coii doii Hiimoii (J:irci:i eii 1899. El seíior Mnrtíiiez d e Ferrtiri Iiribin obteiiido eii Ins iirii:is el triuuf0,pei.o i i i i n e)l~bosctrtlnpolíticii dc nquellns qiieuo enti*aii cti el progrnian d e los cnhtilleros i rniii propia clc lrquellos ulios, tiriiiló riiis lejitiiiios dereclios. Eii l:i iictiinlidnd, el sei'ior Mtirtiiiex de Ferrriri estií iiii poco nlejudo del Gohieriio, ern[)eiiiiclo siii dudn eii la reorgaiiizricioii (le sii fortuiiit nlgo tlc~sciiidnd:~ por sil niiseiicin de Clliile. Dcdicti si18 horns (le r,rsur,io ti1 estiidio (le 1:iri cieiiciws; u los prohleiiitis filosdicou i sooiriles q ~ i (Iioi ~ , iiiiis qiie iiiiiicri, coiistitiiyen In 11ai.i~ tnns rica tiel pritriiiioiiio espiritiial de los Iioiiibres. E s i1iieinl)i.o de Societlttdes Clieiitificris de (?hile i tninbicii del estraiijero r i Ins qiic tiport;~I t i liiz dc sri s ~ t b e rcoti el inns atto desiiiteres. IJti ciiidtiti (lo S:iii Ilernnrdo, el piiiito de iinn de siis Iierriiosiis Iierediidee le Iiü elejido inuiiicip:il en 1921, siendo éste el íiriico cargo público qiie deseiupefiri en la hora preseiite. J ) e iiiodo pues qiic desde este puesto edilicio vela primorosnmeute por 01 progreso d e esa ciiitlad qiie acaba de ciimplir sil ceiiteii:irio eii rnedio (le I;i vei'g0iizos:i pobrezn del ernrio de sil Muiiicipio qiie iio 1in poclitlo oontribiiir iii.siqiiiern con iiii riiido dc caiioii ui coi1 IIII fiiego de Ikiigalii ttl reciierdo del fuud:iclor i ri 1 i i cvocricioil de 10s tieinpos nqiiellos cii que Saii ljeruardo era eii IH eataciou de estío el tisiei~to predilecto de lo que lini de ru~is iioblu i opuleuto eu uiiestrti sociedad. 131 seíior Jlnrtiiiez (le Ferrnri posee iin ctti'hcter fruiico nl inismo ticiiipo yui: iuiii otibrilleroso. $ti 1eugu:ije cortado it lo eetrnujero, está por lo jcileral lleiio de Iiermosos proverbio8 i de eleguute~iesliresioiies eiirolieas. l'or s u sngncidad, arn~iiierii-


--

- --,A-=-----u-z,~~4

Don mal-eial illartjn ez de Fer-rori


mieiitos elegniites, refiiiadn ciilturfi, giisto por lo bello qiie lo sabe definir coi1 seritiiniento de nrtist铆i de In mas alta esciieln, la diplon~acin, le sieiitn eep161iditianieiite i estatilos cierto que eii 1n.s uociedrides (le Moiitericieo i 13criiu, n I r i ~que abri贸 si10 ~ t i l o i i eeii ~ iioiiibi-e de Clliile i de s i l v n ~ t nciiltui~ri,Iiabrit dejndo iiii~~resioiies mili Iiertiiostis i tliiraderas.


Dan lsmael Valdes Ualdes Es mui frecuetite ver eri niiesti-o pnis a los hombres llevar 1ou mas pomposos titiilus par11 atraerse las riiiracl~isdel viilgo, el respeto de la socieclacl i las coiisitler:icioiies (le la Prerisn, i poder escribir así siis servicios eii el iiihi~nolque coiiserve sil iioinbre eii sil iil timri i n o r ~ d : ~siii , ini l)ort:irles gran cosa qito ems obras rio sc eiicueiitren revestidas ile la rioble scricd:icl qiie iiriplicaii nqiielliis iiiscripcionrs qiie sirven (le furidaiiieiito a 1ii vanidad. Por esta iiiflítcioii so11 eii sil coiicepto estrnordiiinrinmente lujosos los que giiardnu i.el;icion con el cuerpo Icjislntivo, el foro, secretarías de Estntlo, diplornacin, etc., ctc. Pero soti tniitos los que los Ilevari i tnii pocos los que sobrestilcu que esas iridividiialidades se coiifuiideii fhcil ineti te cou los horn bres atióiiiiiios. No se enciientra eu igual sitiiacioii c! señor Isinael Valdes \7nldes, quien, ademns de htil~eroptatfo por todos aquellos hoiiores, los que ha conqiiistado eii fornia brillaiite. ha recibicio de la opinion pública el d e salcado), de la j a c t n c c , titulo iíiiico que le concede una sociedad que sabe avaluar In existeiicin humana eii lo que debe haciendo depender (le ella el porvenir de los pueblos. No ignorarhn nuestros lectores que tan esclarecido ciudadniio es el que dirije los destinos del P(tfro~~ctfo Artrcio~rcrlde Itc It~fm~cicc. Jarnas niieinbro algiirio de iiuestra eociediid Iiabin Iiecho Io que el por los itomb~.escle rrtcc-rlnttcr, i psra esto hit iiiteresado todos los elementos oficitiles i iio oficiales en su ftivor, poiiiendo tanibieti al alcauce (le I t i itisti tucioii su fortuna per. sounl n fiu de que cada din SIIS ~ L I I ~ C ~ O I Isea11 CS IIIHY eficierites. [Qué obra rnns iiiterea~nte! Dividida la sociedtid eu iiumerosos citnl.leles, iibicados en


todas las cotntinas de ln metrópoli de la Hepúblicn i con sttctlrsales eii las provincias, In madre (lesvalida acude S ellos i en* ciieiitrn pnra sil hijo ln niltriciori qiie hn de librarlo de prematiiro fin. Pero i i u esth solnmeute aqiii todo el tesoro d e sil bondad, porqiie el seiior Valrles se ha ociiliado coii igiial celo de los iiiiriierosos probleiiiiis d e In heiieficciicin los qiie Iin estiirliado niiii t i foiitlo de tal mniieiBiide qiie es eii 111 rnnterin iiiia emirieiite tiiitori(1~d. Sii obra políticu, libre de sospechns, 1111 estado eii todo momento n In nltiira de sris dotes. El pais le debe servicios qiie iiiiiicti le po(1rRii ger retrihiiidos porqiie linstn iiqui iindie liti estiprilndo precio pnra I t i ~nccioncs qiie cii~iteii los rspíritiis distiiigiiidos. SIIRadmiradores i In uociedn(1 chilena eii jeiieral lo pise~eiitiiiicomo iiii ri~odelode rectitiitl i de digiiidiid, n 1:i vez qiie coiiio i i i i Ieiiiti (le pntrioti~mo. 1 , n ~ciiestioiies ~u'iblicnui priv~idnsltis disciite i ii~oclificn2 ln I i i i z del di:i i :il :ihrigo de iiiin coiiciriiciii cliie iio ndriiite liretiiiibtilos qiio qiiitcbii su viilor n Ins lejes. No tieue debiliclatles, Iinbi&iitlosele visto tniiinr pcirle eii Ins lides del Corigreso, coii noble eiitiisinsino i ntncaiido (le frente las cornbiiincioiies de gobieriio que se han eucoiitrndo eii piigrin con el iuteres piiblico. Sil iliistrncioii e iiitelijencia le permiten coiiocer todos los negocios que (lebe snher iiii hombre de Esttido de tril inniieioilque 11" preseetuu<lo it la coiisidernciori del Pnrlamento iiumerosos prollenins qiie forninu parte de In redenciou li\)ei.til, los qiie Iia disciitido con sólidos nrgiimeritos coiistituciounle,cr Iiiistib obteiier el triunfo sin teiiier n la enconricla resistericiti de nqiiellos qiie iio participnii de 811s peiisaniieutos. 1,ntente se eiiciientrn en Iii memoria de todos el iuteresniite estudio qiie preseii tó en 1920 sobre sistemii de Eleccion I'reside~~cinlqiie, n juicio de los eiiteiididos, es lo iiiejor que se ha elnborado i lo iiins adaptable n riuestríi orgauizucion política. El hn sido testigo preseiicial de iiumerosna votaciones de este jéiiero i coino es uii observndor iutelijeute, :il qiie rio Ile\-n iiiugilu iuteres ~ . ~ ~ ~ e c t ~ lssii o l obrn i ~ o ,eu este seutido no piiede iiispirnr recelos níín ciinudo iio lo Iiallnmos visto imp1ririt:ido cii ln ~"."cticti. El Parltiineu to, ocii pado nctii:il ineiite de mili graves nsiiutos socitiles, iio Iin entnido totlnvia en el estiidio tlt! eso ~irollleiiin que ciiniitlo se ~\priiebellc.\rni.:í la triiuquilicl~clu la Nnoioti.


Don lsmael Voldes ValdĂŠs


se eiiciieii trii Iioi eri retiFatigado de las Iiiclias ro, merecido descanso para él que tirites de riliorn iio lo conoció. Est:imoa ciertos que su aiiseucia la Iinbrrí seutido el pais rnuclio mas de lo que parece porque l a causa de In justiciii que es cl vercladeroprwtido repcblictcfto, no cuenta ya coi1 tnii brillante ndnlid. Los archivos de In Representacion parlamentaria conservan los discursos con que el señor Valdes Vaides iluminó los debates del Congreso en los tienipos ii~eii~orables en que su fluida palabra f u é el encanto de sus conciudadanos. Allí est6, pues, la priiebn d e ~u lribor corno Diputliclo, Seiin(lor, Miiiistro i tilto Consejero d e In Niicion; el eco armouioso d e sri voz proiitu prira defender los derechos del hombre i la fuente de inspiruoion qrie tendrá u 13 vista la posteridad que co~itiiiúesu obra.


Don elaudio Vicuii~ El seiíor Vicuiín Subercaseriiix es el iioble heredero (lo un nombre que hace liouor n iiuestra historia. dQiiiBn liabr8 podido olvidiir In nrrognute i distinguida j~ersonalidadde s u pn(1i.e doii Claiidio Viciiíín siii iriciiri.ir e n iiiin grave decndencia rie mciuoria, i eii u110 (le los intis viilgares ol\iidos? Quizás uadic qiie lleve ce1os:irnente Iti iióminn d e iiiieatros mas emineutes hoinbres de socictl~icli cle 1:tbor sepublicana. Chballero de iina rcpiitacion iiia tncalle, I)as:ida e n virtudes jtiiní~sdescalifi~adas,serti aúii a travcs d e iiiirnerosos niros u u recuerdo de honradez bril1:iute. El perfume moral de sil persounlidad se halla t o d a ~ í i icon iios, a pesar de los 13 años d e su rniierte. Habin e11 don C1:iiidio Viciiña uiin esquisitn cabnllerosiclad qrie fué sieinpre r i i i eiiigmn pí~i.;ilos qiie uo eran como 61 i mili natural para :iqiiellos coi1 qiiieiies él compartiw las eminentes tradiciones de la aociedatl cliileiiri s u t e siis tnanerns distinguidas; porte arroguiite i estrnortliii:~rilt opulencia s e sintieron sobrecojidos ciiniitos lo conocieroii iinprcsioriáiidoles de iiii modo especi:il la freute sei.erln de ese cnhallero, ~ i e m p r e orlndn de laureles coiiquistados eu el trnbnjo si11 reparo i en el honor sin inancilla. Lns virtudes de esta rinturaleza sou itiolvidables i nadie mejor que el heredero de ese uoinbre histórico lo snbe. 1 efectivnmerite, el seííor ViciiEa Subercaseaux no sólo lo sabe eirio qiie 1ia iuspirado eii ese culto sus procedimieiitos personales i políticos, llegando a conquistarse e n todas p:~rtesuii puesto de siiigulnr uotoriedrid. Don Claudio Vicuíía Siiberc:iseaux hn snhido pues en todo los morneritos de su jóveii existeiicia rendir hoiueunje a la trndicioii.


r,os niíos rniis iii tert:snii tes (le sil vid;i, aqiiel los qiie respondeu pleiiniueiite a la fortnncion iiioral del iiidivicliio, trasciirrieron eti ln horrorosn toi.iiieiitn reroliic:ioiiarin (le 1891; leccioii doloros:i estn siii dudn; pero coiituiitleiite, fuerte, e1iéi:jic.a i cnpriz d e dar orgniiizncioii i jiro n uiia rt~ornleii cieriies. El seíior Viciiíín iio solo vivió los horrores de estn joriincln qiie es uiin vergiienz:~Iiistórica, los ocho nlescs qiio ella diiró, siiio qiie tambien 1:1 cridsiin de coscis que cle acliielln tromba se orijinó i la qiie puede decirse lia durado pnra él h~istn 1913, niío eil qrie sieudo hllinistro de Giierrn i Mariua, piiso piiuto filial al doloroso recuerdo estrechundo jeiitiliiiente la iiiaiio del Almirante Moiitt, el dircctor d e nquelln re\lolucion qiie dividió a la f:imilin chileiin i troiiclió lns bellns iliisioiies de la juventucl del soiíor Viccifia Subercasenrix. Cii:iiicto la fiimilia ii:icioriaI fiié coiide~ititl:t nl destierro; cuautlo los que hasta ese aiío de iiiiicrte i esteriniiiio linbiaii convi\rido las diilziiras de la frnteriiidcirl i los graves encantos de la Patria a IR soi~ibrn(le los lrizos iititur;tles, fi~erouti diveraos p a i s e ~del orbe a viajar sin riim\)o i a pedir iniiclios etnigrados ~iuciriiiosnl sepiilttirero estrni~jero1111 liigar eil ln Iines;i del Miiiido pnru siis cnrcoiiiidos despojos, la de (1011 C1:iritlio Viciiiln aoinpletó t:itnbieii In lei d e In emigracioii, i el adolescente coi1 siia )iertu:inoq iogresó eii iin Colejio de Nobles e n . Iiiglnterra, eii donde lleiió los claros de su i1iistr:icioii porque iitia parte tie ésta fiié Iieclin eii los Chlejios d e Chile hutes d e 111 pnrtidn. lle regreso (le Eiii-opa totnG pnrticipitcioti oii la política con el entiisiasiuo de la jiiveiitucl. TJnteiites auii los odios (le la Re\roluciou, Iiiibo de eucontrar en el camino los Ocrrti\res euco. llos eup;~rcirlospor nqrielln agiida tormeiitu, pero lu jeiitilea~de sil carhcter lo tipartaron sien1pre de aqriellns fermentaciones iiidignna de iiiiri Tiepíihlicn civilizada. Su actitud coiiio p:ci.lnineiitttrio, Miiiistro (le Estticio i simple poli tic0 1i:i corre.(ipoiidido eii todo tnomeii to a los progresos del inas riv:iiiztitlo Libei-nlisiiio. Eti el desempeíío de la citrterii d e Giierra i Mariiin ociirrió el bullricio i grave asiiri tos (le Los Cctfiofzes, qiie puso en tela d e juicio las mns altas repiitacioiies n1ilit:ires i qiie orijinó la caidn de dos jeiieralcts qiie opii~nbaiin c:iinpo :ibierto desoyerido I:IB riohles leccioiies (le 1ii tliscipliiia i de 1;i Ordeilauzn. Medicta tnii dolorosa conlo eiiérjica 1i:i iiiurciido en forma iiideieble la hile1111 tiel seííor Vicuííu a sii paso por e1 Poder.


Don Claudio Vicu単o


Don Ricardo Valdes d c n b a de ser ~)roc:ltiin:ido Seri:i<lor por

C1:iiitiii

para sal\mr

1ri vacttii te de don .José Mnrí:~\';ilderr:i~u ti. L(IUnion ~Vuciolznl, que lo uujió i aprobó sus poderes, Iin Iieclio uu:i l~rovechosn ridqiiisicion porque el selior Vtildes Biistai~~tiiite eo iio sólo iina j tiveu existencia sitio que tarri bien uuw sólidn iustriiccioii, elevridn ciiltiira iiitelectual i cornpeteiite autoridad eii iisuutoa fiiiancieros. Ltr fecuiidn i Iejjaiiri proviiici:~de Criutiii debe, piies, do sentirse couteutí~d e que s u ciirril del Congreso 1i:iyu sido ciibierta por uii espíritu así, porqiie uo a todos los piiei~losles lin sido dado el honor de ser re1)reseutados e n la Chiuar:~ por ciiidndaiios de las iniii estiiiiables coiidicioiie~ya euiiiici2idcis. FuB su pndrc dou Francisco V:ilde~ TTergaru, qiie poseyó eii Valpnraiso por esllacio de Iiii.gos silos I: empresti de (El Hernldo~,iiiio de los órgtiiios (le1 liheriilisnio mas araiiz~idode RII tieinpo i qiie defeiidió sii tloctriui~cou la aiupliturl de In iiitelijeucia de sil fiiiidador. Fué piies iiuo de los diccrios que circularou 611 Cliile despert:riido iiirijor iiitercs. La forinci d e coiupreuder In libertiid t1ciiti.o de los pri~icipiosinocleriios; de eilitiidinr i de presentur 10s 1)robIeln:18socitiles sobi.cl)oiiiéiidose n la époc:i; el respeto n Iit lei jciicriil i l u reformti de Cst:i eii conforrnidad R Ins coiiqiiist~iude la Deinocrticin i Iti versacioti de don Friiiicisco Valdes Vergara eii 108 asuii tos de Estado, priiicipnlineiite eii lo que ata& :i1 i.iliiio de Hncieiidii. dierou ti El Ile~-(rl(lo ese prestijio i esa celebridad qiie iio piietleii adquirirse eii I:is regiilnres cniupaiíns de la Preusti. No Iiabria sido razoiiable ni liouroso que Lialláiirlose (1011 Ric:irdo Valdes al frciite de iiii:i escrieln (Ic ese j6iiei.o uo 1111t>ier:i tom:ido 1:iu leccioues qiie le dict:ibn por inedio de c*jciii1110s tiiii vivos su respet:ible pi'ojeuitor.


Abordando la huella tríizíiria, se puso al servicio d e la yreltsu i do las ).evistas en circulncioii b:i.jo iin setcdóthiruo qiie le colocó e n el trnsciirso (le1 tieriipo en el camiiio d e los hoiiores literarios. Diluciduiido asuntos propios de siis aiíos jiiveniles, lleg6 mas tarde ti 1n vera de las grandes cuestiones, i nsi es oomo hoi le teuomos en los din).ios tratnndo problemas rniludinles d e infinito tilcaiice siendo s i l especialiditd el firianciero, criyn rtficioii es trimbien iinti Iiereiicin i en la cual ser;i itna de 111s mas competentes autoritlatles, porque sin iiecesidades económicns de uingun jénero se cueuta eutre los propulsores (le 1:t :icti\*id:tci de la Bolsa Contercial,e u donde tiene un escritorio qrie se iti uevc bnjo la rnzoii de su nombre i de su fortuna. Nattiriilmeute que todo esto hiice de él uiio de los parl:irneutnrios inaa ciistiiiguicios. No lini asunto qiie se lleve n los debtites de 111 CRmrira qiie iio coiiozca i coino la tribiinn I t ? es f;tmiliai., se coinproincte eii I:i lucha siti ineclir riiiigiin peligro retirái~dose viotoriosli iiicilte. Negocios tiiii :ibrii ptoy coirio I:1 baja del marco; t:l impuesto a la reiita; el cnrnhio sobre TJóutlros; In lei de Iiei*eiici~isi uiiestros griives ~ S I I I I ~ Os ~S l i t r e r o sson , discirticlos por él cou iiitt;lijeucia, i1ustr:icioii i nineuidad, hr~ciéridose coiupreritier del piiblico, lo qiic es :ligo raro esto iíltirno porqiie, por lo jenernl, ese piíhlico ito obstaute de saber que nqiie. 110s asuntos del Clougreso soii los fiindnnientos de 1;i siibsistenoin del piieblo, iio los eiitiencle i los cousidera coino p r o b l e m ~ ~ s u1 tra-terrestres. Es, piies, el sefior 8eiindor por Ctiiitio, uun personalidrid consngrncin por la oyiliion iiriciorinl, I i i qiie paru concederle t ~ l distiuoioii no hti tenido n In \listi1 otra cosa qiic sus altos mereoimieiitos.


Dan Ricardo ValdĂŠs


Don flugusfo Vicufia Subercaseaux Al proniiuciiir este nombre heinos tambien de decir coi1 el Poeta qiie comparece delaute de nosotros un lierrnoso retoco (le1 fecunclo i majestuoso árbol de dou Claudio Vicriiín. Ese ciii(ladano al q u e sentaron mejor que a nadie los calificativos di? ctiballero i d e patriota, qiie ostentó en todas las esferas de sil actividad con esa brillaute altivez de los secores de una raza que ya pasó. Para los Vicuúas ~ u b e r c a s e a u xel mejor elojio qiie so P U C de hacer de ellos ea ciibrirloe con la augusta sombra d c su pndre. No debe parecer insustancial semejarite deseo porque ello implica una hermosa e injénua devocion hrícia quien coii~partió con ellos un nombro t>rilliii~te. Al dejnr sentado este precedente, en el cual afinlizan sil personalidnd, iio qiiiere decir que don Augusto V i c u k no se deba n sí rnismo la reyiitacion qiie lo ridornn, porqiic: 61 ha trabajado por la ediicacioii (le s i l espíritii. Si11 necesidtides ecoriói i i i c ~ stle uiiigiin jknero, bien pudo habtwse ii\)str:iido i?ii los encantos de la Fortiiu~icIt!jtirido n un Ititlo Ins aspirnciories por la sabiduría cn coriforiiiidnd í; la órdeii del dia, pues, iqiiiéri no sa. be qiie los herederos de niiestros ptitricios so11 los que ménos gustan de la Academia! Recibió sus primera8 i doctas leccio~ies cu iiiiioii (le siis Iiermauos en el Colejio de los Pndrcs Fr:i~icesespara coritinuai.los en Buenos Aires i en JStii-opa iiusta recibir el Diploma de Abogado que ha sido en su concepto su mejor gnlnrdoii de Iloiior. Ricamente dottido de iliistrsciori i de csperiencia, uolicitó aílos rtias tarde iiun h~itacrren el Congrerro de los Dipiit?i(ls~. El Departnrne~itode Sa~,tiago corresponciitj eri forma n siis iiy-


piiwacionesi le hizo su maudnnte eii 1a cámara, en cuyo recin. to piiso de manifiesto las dotes que lo adoriiau. Incorriiptibla e u sus peiisrimieutos, esquivó el bulto a toda trnusacoiou que no tuviera timbre de B o ~ i o r ,escribieudo con esta actitud iin:t hella pijiiia d e s u historia lejislativft, pues es raro hnlltir seritimientos de tal naturaleza en estos tiempos eri qiie, sin repiirar en los medios, se ambicionan los mas altos cargos. La iictitrid del seHor VicuEu uos retrotrae a los dias cle Grecia, eri qiie la delicadeea, sin traiisaccioues eepeculativas, era la rnejor reco. mendacion del ciudadano. Así como aquellos que uo son iii S(!ráu tan escrupulosos como lo ha sido él, recojen uuevop iiiil~ulsou en la vida de la Ctirnara, el señor ViciiiTa Siihercriseaiix sólo lidquirió decepciones i deseiigafios iucurables .hasta el dia en que la' carrera tome otras forrnas avenibles con sil horiora. bilidad. Esto iio lo \rc?r;iiisiis ojos, porque la política tlcsde el priii. cipio tle los siglos tieiie uiia ristriruleza especial como qiie se. giin Ia docta defiiiicioii, es el arte (le g o b e r u : ~iiu ~ 13stndo. Su iioinbrt: h:i figiii':ido variiis veces eri la 1ist:i qiie form:iri los pnrticlou par:i proveer lao curterlt~rniiiisteri:kles, nuigri;íridosele lu correspoiitlieiite ii1 Miuiaterio d e Justicia e liistriiccio~i Públicii, poro coi1 todo, do11 Biigiisto Vicuña abdioG sus Iiouores eii pleua jiiveiitiiti i se retiró del esceuario para viajar por Eiiropri, e n doucle le teiieinos eri la Iiora preserite uiitriendo e~pléudidainerite riii espíritu eri las grnridios:is couqiiistns (le uiia civilizncioii qiic ha proveitlo (le ciiltura i de cieiici:t a todos los piiublos del coutirieiito Intiiio. A MU regreso, dvolverti de i i ~ i c \ ~a ola Polític:~? Esto es fiícil preverlo, duda I:i jiiveiitud del señor Viciifia, odad eri la ciial los deseilgafíos sobre sitri:icioiies comuncs iio co~zsl~ítcer~ siiio transi toriiimeii te lri ii;ttiiralczii del político. Estarnos eii vísperas de uri c:iiribio de Gohieriio, ciiyo caiitlidato, el señor Biirros Boigoiío, es para tloii A4ugiistoVicuíin l i i rnns perfect:i encarnacion del ci visino. Por ot ru p:irtc, uosee iiu e.upIritu iiiovedizo que iio piiedcii siistrnerlo eii 1n:iiiera n1giiri:i a las emociories de Ins xiovctln(1es. Sii iiiisnio \ri:ije por 1':iiropti lo habrá liectlio olvid:ir el iiiedio e:tiiii:igiiiiio eii rloiitle el qiic scl hastía de lo riitiuario iio cree ver otrii cosii t j ~ e(lila co~ispiracion contni la cultiirri i el progreeo. 1Ssta joriiuda de eutreteiicioii i tIe estritlio serít iin provecho I):irii sri a l r n ~ i si persiste como Atites eii servir a In rinciotl sera iin:t ver1 taja ptirti &ata porqiie cada Iionibre i11istr:ttlo 1ti ~cei.ciii.;í iiitis i t I:i proaperi-


Dan ,quguslo VicurĂ­n


dad, aiín cufiudo el señor Viciiña se halle, como se hci hall:itlo, eiitregado en otro tiempo eii sus hbbitos, ro:tneras, discursos i todo lo referente a sil psrsoiia, a eu:i gr~ciosn~regli,qéeqiie lo carncteriza n o desprovista eu cierto griido de 1:i fastiiosidsd qiic le comuuica In tradiciou de sil familia. Esn soltiirii, ese abíiiidorio, ese olvido de sí m i s m o cuando se ejercitati cou nobleza i eleguucia, imprime11 al caballero siiigiilnr sirnp:ttíu q u e loa :roerca a la deinocrücia sin ojeriza de parto tlc 1;is inultitudeu.


Don miguel eruehaga Toeornal La proloiigada ausencia del liognr nacional del Embajador d e Chile ante el gobierno del I3rasil, que ya frisa en los tres Iiistros, hiibiora borrado de nuestro recuerdo sil interesante fisouomia moral si una circiinstanci:i rnui especiiil no lo obligara a uiuntener viva su memoria entre nosotros. No aducimos esta celebridad de sus largos servicios diplorniticos qiie son ta~nbientítulos rnns para él, sino de si1 obra pnsndn ciiFa eficiencia lo pone a cubierto del olvido. F u e s u actuacion e n el Parlamento, en el Foro, en el Ministerio i en la cátedra de Dereclio Iiiterriaciounl, tari sólida como brillaute, estarido piies ;tqiií el secreto de la ventajosa posicion que ocupó. Si a esto se unen, la rectitud del jiiicio, el tino feliz i la mayor s~giicidadqiie son partes de su c n r h t e r , tendremos que hai jilatificiirla razon para qiie la obra del estndista perfume, aíiii a traves de 1:i aiiseiicia, el ambiente republicano eu que jermiiió. Su nombre, que es la reproducciori de otro que tnrnbien hace honor :i nuestrti historin politic:i, se inscribió eii la rnejor edad de la vida eri el austero Partido Conservador, en C U ~ R casa fué recibido cou siiina complacencia i como correspondia a un ciudadauo que no buscaba la sombra de su respetable projenitor para brillar sino 6nicaiiieiite las ven tajas positivas quo se obtienen por medio del trabajo i de la iutelijencia. Fué por las Presidencias de don Jerman Riesco i ile don Pedro Montt en donde sus servicios al Estado se cubrieron de mayor prestijio. Enterada la opinion piíblica del verdatlero vlilor de nqoello~;reconocida sri liberalidad rihri eu el seno de iiu partido que en esos tiempos se uefiulitba por ciertas iiitrnnsijencias; puesta a prueba su Iiida1,rriii:i ti1 estremo dr 110 Ilnhcr


caitlo la mas leve sombra d e deshoiior sobre sil reputacioii <le nbogtido. de polltico i d e caballero; autor de ii:i tratado cie Dr>r.eclioIt~ter,tctcio?tccl,calificado como obra inaest ra por los eiit e n d i d o ~ ;dipiit~iílovarias veces qiie Iejisla en coricieucia i qric s e distingue tambien en los asiiutos d e economí:i naciorial, sil llegnda al Ministerio de Baciendrr i a l i i Presidencia del Consejo d e Miiiistros, brijo los gobiernos yn citados, no produjo esa sorpresa qiie causa la elevacioii d e ciiidadanos que careccu d e títulos pura la corisideracioii píiblica. No disporiiendo en este libro do espacio siificiente para annlizar detulladameute lo que Iiizo en aquellos puestos, nos contentomos con declarar qiie sus actos no desdijeron al autor d e una ohrn de repiitncio~idistirigiiicln i ti1 fiel intérprete d e las leyea del p i s i de I t i Coustitiicion. Queriendo el Gohieruo coriocer otro de los nspectos de sil interesante carrerti, lo deaigiió Mitiistro eii Biienos Aires cuya :ictiiaciori se recuerda siempre nlli cori siiigular agrado. Desde Ai:jeritiiia pasó a 13erlin en doiide lo sorpreiidió la guerra m u n dial. Chucliiid a su inision eu Aleinanin, el Presideri te selíor Sauf~ieriteslo trasladó 111 Brasil, eii doncie acaba d e obtener el rarigo tle Embiijador eii virtud de iiri acuerdo d e Iae dos iinciouee qiie eleva a este grado la representacion diplorn't' <L I C ~ . No obstante d e la tranqiiilitlad de que se goza eu los piiestos de I:i naturnlezii ya eniincitida, el seiíor Cruchaga Tocornul (para quieii IR pasividad es incoiiipntible con Ias iuiciativna d e su espíritii, i tenieudo :iiiii iieccsidad de un deecnnso por lo rniiclio que trabajó auteriortneiite), se ha dedicado a la confeccion d e iiu nuevo libro sobre cosris internaciontiles sujeto eii todas sus partes a las modificaciones implantadas despues d e la guerra europea. Nadie diida de las excelencias de esta obra qiie ya se edita cii Naclrid, i que elevará n un grado superior el prestijio del sefíoi- Criichnga, cuarido la veamos circulnr. Respetiido por su vasto ~ t ~ b csu r , carácter tranquilo i agradable, su modestia qiie es el reflejo de iin nlmu Ileua de tligiiidad, i siis juicios sir1 apnsioiianiieiitos, el gobierno d e Chile tiene e n el esterior un Rliriistro qrle hnrR siempre grando horior nl pairs.


Don Luis Claro Solar Es uiia figiirn nncion:il. Xdorriado de todos los tnleiitos que e s i j e la politicn; de las coiidiciones que Iiaceri 1iot:ihle :i 1111 :il)og:itlo i :I i i i i Iejisliidor i d e los seritiiiiieiitos tlel c:oi.~ii;oiiqiie Ic.\?;iiit~iiic.1 1)reutijio n la ciltt1l.a d e uiia i.c?spet:ihlc socie(l:~il,el sc!uor Seii;ttloi por :-lconcagun disfriitn de es:i considcrricioii especinl q u e los tioiiibres d e iin Estado deben al ciiidadario qtie liri puesto al servicio d e la nacion todo s u tiempo, intelijeiiciti, nctivitliid, sa1)itlurfn i el iiúiiieii d e sus pensnrriieritos. Venido d e f a ~ i l i ade poetiis tlc l:i inuu iliistre estirpe, sci apartó completarneiite eu sil iufiiucit~cte las iusiiii~ucioiies(le esa escuela d e romfiuticos i aplicaiido las facultades d e su esyíritii al trabajoso estudio d e Ins leyes lo qiie hizo cori iiria especficioii e intelijenciti singolares, ndqiiirió, inediwute i i r i t t 1ucid;i ~)lrllrol.i<r de priieha, su titulo d e doctor qiie le h : ~(lado eii el tr:i.sciirso de los aiios eritre los rniornbros del colejio (lo abogados iin lugar preferente. No pudiendo permíiiiecer mucho tiempo encerrado eu el in:irco d e tiua profesioii de In vida privada, su ampliit vista Ie seiíaló el escen:irio d e la politicn, teatro brillante de las proezas d e los griindes hombres i ul q u e coiitenia el secreto de sus fiitiiros éxitos, piies sabiri por iiitiiioioii el seíior Senador q u e sus vastos couocimieutos de ecoiioiiií:i política, derecho i hitcienda lo fncultaban parti entrar en el terreno d e 1:is ardicirites discuaiones parlamentarias al respecto. Pero antes d e llegar nl Congreso desempeñó la Sub-Secretarin del Ministerio de Jiistici:i e Iiistriiccioii Píiblicn i, si inal no recordamos, sirvió tainbieii :i 1:)s brclenes del Poder Judicial. Eu estos puestos fué doiide tli3 :I coriocer pílblicaineiite sil no-


tahle contraccion al trabajo, actividad infatigable mili semejante a la que actualmente posee i en la que no se permite el ser?or Claro otro reposo que ese breve descanso natural que remoza lijeramente la materia i prepara en el sueño los pensasamieiitos d e malíana. E n I R Cámara nada le tomó de nuevo haciendo por lo tanto el papel de un coiigrestil diestro eii los debates. Sus aritiguas fuucioiies de abogado lo piisieroii al ~ l c a n c ed e todas las condiciones qiie requerin la nueva labor. Dotado de la facultad dc la palabra, qiie es I R mas brillante entre todas las cualidades qiic? se necesitiiri para htillsrse a la altura del Parlamento, siis actiricl:i(lcs tomtiroii i i i i jiro iiottible, rio obstante que la eloc:ueiicia del foro i lu (le 1s Ctírn:ir:i no son igiiales. Cabe nqtií recordar qiic esto tieiie mili si11 ciiidi~doal señor Claro Solar a qiiieri le basta i le sobi.11poseer uiia abundante dialéctica. Es este el moineiito para traer a la memoria que las dotes del señor Sei-indor en sus relaciones con la elocuencia gunrdaii muclia armonía cori In soleiiiuitlad de su fisonomia, con la reserva i la frialdact (le sil ti-tito social que es, por lo jeneral, tau esqiiivo :i lus niolosidttdcs de los haltigos i derroche de frases irisiilsae. Sil leuguajije severo i cortante pero animado por ideas profundas, no espide mils espresioiies que las necesarias, pues iiuiica hai a flor de sus labios una palabra de ménos ni una de mas; sin embargo, cnda una de éstas, por la notable versacion jeneral del señor Claro tienen la gravedad i el valor de un apotegma. E n el campo de sus nuevas actividades no pensó en otra cosa que e n hacer honor a fiu curul. ¿I qué otra forma de honrarla hai fuera de aquella de servir a la Crímani con la intelijencia que requiere la politica? No ha habido debate parlamentario en el que no haya toinado parte con el mayor discernimiento, pues nada de lo que sirve d e base :i las disciisioiies mas formidables le es desconocido. Sabe del rodaje de la administracion nacional con la esperiencin del mas preparado de sus oficinistas. Ministro de Hacienda en dos períodos sucesivos a1 finalizar la segiiiida déctida del presente siglo atrajo sobre si la atencioi-i pública por la versacion que demostró poseer sobre los negocios afectos a tan difícil e import:inte iamo. C;olocado el pais como todos los del continente latino con motivo de la guerra europea eii tina situacion económica desventajosa el señor Senador tomó para si una de las mayores


Dan Luis Ckli-o SĂ­dar-


iesponsabilidades que puede asumir un Ministro de Hacienda elejido en épocas de emerjencias. Detenida la produccion salitrera, iiua de nuestras mas seguras fuentes de riquezas; paralizadti In esportacion de minerales; entrabadas sériamente las actividades mercan tiles; descendido el cambio a iin tipo ein precedcrite~;aniquilada la industria rnaderera: ngobiwdos por una especulaciou estraordinaria que tomaba alientos del desbarajuste jeneral; calificada d e sospechosa ln ~ieiitralidadchilciia o caiisn de nuestras vivas simpatias h5cia Alemania, el Ministro de Hncienda que tornara la direccion de las finauzacl bajo tal sitiiacioii debia reunir 1ns cualidaries que hacen perder ii los conflictos esos aspectos graves que tanto alarman a la opiriiou pública. 1 el seiíor Claro 8olsr las posein todas, rifiii cuando iio lo creyeran los qiie entónces se \licroii iibruniados por sits iiunierosos i vastos proyectos d e leyes trihutarias. E n el ciirao de su árdua i Iaboriosn tarea el Ministro penetró en los cl~cci?zosde la Hacienda apoyado en su impertur. hable serenidad i en su cnlciilsdora mirada, resttihleciendo el órden, en el iiimeiiso desórdeii, motirndo por la auseucia de manos cientificas, i buscando las niievas fuentes de recursos que i4uieisan en reemplazo de aqiiellas que lu crísis habia paralizado, ericoutrriudo en el fatigoso recorritio por el interior del décEnlo que miichas coaas de nueetras actividndes indiistriales i comerciales no cumplian coi) 1ns.lepea de tributo eu eutern conformidad con los reglameritos cie Haciendn. Nnturalrnente qiie este estado d e cosas 110 podia pnsar de. sapercibido para uxi Ministro que deseaba mantener la dignidad de R U piiesto n la altura d e sus conocimieutos i que desde el momento en que se habia hecho cargo de aquel Departamento hsbia coutrnido con sus conciiidadanos uii corivenio que implicaba el bieiies tar económico del pais. No obstante que la opiiiion piiblica le rindió justicia, diversos griipos de hombres de iicgocios consideraron estemporhueos los nuevos grnvárnenes, sobre todo los del ramo de vinicultura que vieron Ictsioiirii!os siis derechos coii 1;t implniitacion de la lei sec:i en In zouti dc las salitrerns, i todos ellos fuertemente ligados entre si hicieroii nutrido juego al Ministro preparaiido su caida. Esta forma de correspoiider uo debe (le estraiíarnos, piiea nos consta demasiado que e1 espíritu píiblico, eii iiiiestro p i s no existe mns que exi poesía i cliie iiii grnn egoismo 10 absorbe


todo i, lo que es mas curioso, es que estas peligrosas cuaii<iades las sustentnii los mismos le.iisltidore i los miembros mas influyentes de la sociedĂ­td, esos que :icsda inst:tiite reclaman de la iiidolencia del gobieriio i de In ineptitud del director de las finaczns iiacionales.


Don Pedro García de la buerta El seilor Grircia de la Huerta Izquierdo esth hoi retirado (le las actividades d e gobierno :il que diirniite las presidencias do don Pedro Montt, Barros Liico i Snufiieiites, prestó servivicios iuteresantes coiiio Dipiitndo, Seuticlos por l\l:iiilu, Miiiistro (10 Hacienda, 0br:is Píiblic:is i Ferroc:ii~i.ilusi tninbieri como Presidente del Gabineic en los nííos 1918 i 1920 a i i dos o tres ocasiones. La políticn (le los ticnipos qiie correii i aíiu la de los pii. siitlos no ha sido janias (le su ngr:ido, por lo ciinl se cnciicntrri hoi eii el retiro d e sil hogar, iio ,sin dej:ir (le observar con criiiosidnd desde tnu iieiitsal observatorio sus retumbantes jiros. Así es como s u partido Iiti llegado a privarse dc la cooperucioii d e iiiio de sus miembros m:is ciistiiiguidos, Iiorqiie aunque él lo acompañe e n fornia espirittiiil, esta ptirticiou casi indirecta es descoiiocida e n los b~iiidosqiie quieren tener i i l frente d e sus destinos a loa hombres eu criespo i alma. ¿Volverá de nilevo el señor G a r c í : ~(le la Huerta al bullicio? Difícil nos parece, porque si la política pasada no colrnb sus mas jentiles deseos, la de ahora ménos que nunca los satisfacerh con las aspiracioiies que ha tomado la intelectualidad del U u i v e r ~ o ,despues cie la Guerra Muudi:il, se vé claramente que la Politica s e ha divorciado con los roináriticos i so5ndores, llamando :i su seno a esrrs existencias ir;icrindas que respoiideu en todo momento con Ins armas mas espautosas a las graves sitiiaciones como si fueran hijos (le Mirabeaii, Marat, Robespierre i Dantón, esos filósofos irrascibles como el rayo que coiistruyerou I R cabaíla de su espíritu en el corazon de una de los Revoluciones mas formidables que lia conocido e1 Mundo.


El seilor García de la Huerta no perteiiece a esa clase de Iiombres, porque uii:i irijéiiitn cab~llerosidad,fina reservri i elevada ciiltiira conipletaii los cimientos (le su alta persorinlidnd. Si henios de ser mns exrictos en iiiiestrn informacioii iio debemos o1vid:ir que iiu rom:inticismo inii:ito rehozri taii delicado etspí 1.itii. El seiíor G:ii-cín (le In Hiiertii posee iiiia mili ~ 6 l i d airistriiccioti que ha coilipletndo coi1 sris \liiijes por Kilropa. Hii leido bastante por lo que en s i l trato social i politico manifiesta siempre In elevncion de sus idens, tidernns de la bella intencion de su espíritu. Los problen~nsque con\~tilsiouniiel hlliiiido eu la tiora preseiite no le son descoxiocidos, a pesar de su :ilejamieuto, ménos el firiniicicro qiie en IN prácticn ~idn~iuistrati\.n de si1 fortunn le Iizi llegndo a ser re1:itivnmente familiar. Criaudo Iilliiiistro i parlniiientario fiié una gnrniitín p:irii el Iionor nncioiial i el res. peto de In sociedad.


Don Pedro úarcícl de

10

5uerta


Don manuel García de la Euerta Las condiciones mas nobles del señor Gtircin de la IIiiertii en la Politica son ln priidencin i In reserva llenas de dignidad. Por medio de estas veii tiijosas cunlidades se ha colocndo siempre en una situaciori c~striitéjica,pues destlc! sil altiira lio oh~ e r v a d oel paiioramtt cou 1:i viveza i perietriiciori del qiie gilstn ~ i v i al r dia eii todo órdeii de cosas por mcdio (le In príicticu i (le una sentida esperieiicia aúii cunrido eii ciertas ocasiories teiigti que liucer abstraccioii de esos evpedieiites futigcisos que se Ileviin la mitnd de 1:i vidn no dejaiido eii el alma mas que desolaciori i espanto. La ciudad de Snu Bernardo, que es el centro de sus vtistos negocios agrícolas, le ha hecho en mas de uria ocasion su man. daiite al Congreso de los lliputados para correspoiider a sus valiosos servicios ejerci tndou clcfide sus f i i iicioiics edil jcius. Profundamente socialrile, risueiio, esp:iiisivo i caballeroso, uo gusta de nada de lo que puedn quebraiitar la felicidad que lo rodee, aceptando, como es mui natural, todo lo que est':i eu armoriia con las bellezas de si1 car:ícter. Ru el Parlaincnto su voto ha sido siempre dirijido por una conciencia inspirade en el honor i jamas lo ha otorgado para apoyar negocios que van a comprometer la dignidad nacional, i el v n ~ t oprestijio de su nombre. Se le ha buscndo en numerosas ocasiones para qiie forme parte de los Miriisterios Presidenciales, de administrneion o de partidos, pero eu modestia, qiie es otra de siis bellas ciinlidades, le Iia impedido aceptar esos ofrecimientos i sólo por miichns insti~iiciaeitomó a su cargo lii cartera de Hucienda en el últiiuo Gubiriete de don Rsimon Barros Luco i eii otras ocsriioues la Vice-Presidericin de la Ciímara de Jjiputados.


Don fllvaro Santa maría Cerveró Por sus ciirilidtitles pcrteuece n esa clase (le hoinbres que ae abren a las cousidcracioiies de la nmistucl i n las esperíiiizas (le un pueblo. E s pues uno de los espiritus mns selectos de la jiirentud coiitempor;iuea de1 veciuo ~)uerto. Para llegar a tau hernios:l cima no se ha servido iiitis qiie del t)ello coiijunto de S U S ctialiciadss tiiorales e iutelectiittles, eiitre las que tanto valen sil rect i i intelijencin, viitjes do iiistruccioii, coiistaiites i profuiidas lecturas i su diploma d e Doctor cii Leyes. En iiiiestro coiicepto, qiiieu piense como el seiior Saiitu María' Cerveró, tieiie eri si^ potier el seereto del verdadero niinbo de la persoii:ilidnd Iiuinuna. Secretario Jeueriil de la Arinada; Relntor Supleute d e la Corte de Apelacioues de :iqiiel piierto; Notnrio Público i (le Hacieudti; Fiscal de I:I C!:tj:i (le Crédito Na\r:il; Presiclciite i miembro de vnri:is iiistitiiciones socinles i cientificus, i Secret:irio del Clrtb Vtclpnrcciso. iiiio (le los c e i ~tros intis distiiigiiidos (le esii oprileiita nietrópoli dej6 eiitre toclos los que coi1 él compar tieroii tiiu delicadiiy fuucioiios recuerdos iiiolvidablcs uo por la beiievolcricia del cub¿illero p:irii con el persottíil si iio por Iiaberse aji~utncioen sus liuetis al severo rn:irco del trabajo. Espíritu velieiiiciite; criterio liberal i aptisioiindo a vccen; coiiversndor aineuo. sutil, Ileiio de :irgiiiueiit:icion~'s; iirtistico, iiioveclizo qrie oscila entre el liijo i IR ~tiode~lti~l; brillt~iitepor :ittivisnio, don Al varo Snilta RSiirln C!erveró, cousideriiiido c ~ t r e cho para SUB rtspireciones el radio de la ciiidnd que itrriilló sil cüuit, se Iia ido dc Chile en cuatro o ciiico ocpsisioiiee cu viiijc. lincia Europa para visi tor iiila vez iuas ese Coiitiueiite ri)ni.nvi. lloso por las excelcucius de la civilizncioii. T,:is ventajtts obte.


nidns en tan brillantes jornadas d e cultura revela en sil trato lleno de un atractivo especial q n e se lo coinuliica esa se~riinda m. ilustr:icioii que no so puede deducir sino de los grandes vl:!jr,s. Deseoso de s e r \ ~ i ra su pais en otra esfera aspiró en 1918 nl cargo de Diputwdo por Curepto, la zona de sus negocios agricolns pero las tr:tnsacciotles de ÚItiina hora que nunca fiiltan eu Ia víspera del coinbiite electoral, lo decictieroir a poster gfir sus aspirticioi~es,lo que fué realmente seiisible, porqiie eii la Ciirnara li:ibría siclo figura da lejislcidor rnoderno, pues le so11 ftituiliares los problemas eu que se baa:i i descu\~i~el\rc! iiiiesti.:i Democrnciii. porque la liir esti~dintloeii i3urop:i i dentro del p i s cou cl iiiteres del que quiere ser para el111 uii ser\ridor i uua esperaiizu.


Don flluoi-o Sonto

m ~ l - Cer-oerú í~


Don Roberto Sánehez Si no estuvierarnos emperindos e n 1i:tcer los

iiiiii

breves

~ s t t t d i o sque const:in en Iris phjinas d c eetc libro, segiir:tmento q u e no hnbriarnos teuido iiiiiicu necesií1:id d e ocuparuos d e In

iuteressute figura moral del seiíor Roberto SAncliez,actual RIiiiistro d e Justicia e Iustrucciou Piiblicn, porque lii opiniou clel p i s ha emitido ya su jiiicio sobre él. Bien sabenios qiic ciinndo esto temible jlcxpado~ s e apodei-ri d e las almas hun1riii:ts prirn estropearlas se estnhleceri por lo jeiieral precedentes iiicori trovertibles. Afortunndameiite el establecido ricerun del señor Stínchez le es iibsolutamente honroso i creemocl con la mayor sinceridad qiie la opiiiioii píiblicn iio iiitrodiicirá rnodificacioiies a u n q u e se ve:\ rigrirosameiit(? obligadti en ead:r etapa qiie el Iiombre recorre a variar sii Iíueti d e l~ensnrriieiito,i en IR posibilidrid que se altere, e n t e n d e n ~ o sqiic el iiiiero jiiicio nada nfectnrtí al Iioiior público i privndo del hfiiiistro porqiie todos los actos del seiíor Sáucliez Garciti d e la Huci.líi se ajiistan por priiicipio H tiun recta i n t ~ l i j ~ ~ i cii ::iIi respeto qiio debe n iina brilliintc tradicion. Hizo au ciitr:idii en la política cn 1:i mas bella edad d e lo vida, en In qiie sólo se picnsn eii servir R l : ~ I I I R ~ O ~de C RI R jiit~cutiid. Al tomar bajo sii cn1.60 taren irin ahruptn qiic p:irti los júveiies es rriiicho miis pesad2 niiéritr:is n o ae ciiíu es:i coro i i i i (te l n esperieiicia tan luiniiiosa como tétrica, lo Iiizo sin t1iid:i nlgui~npara irnpriinir a su iiombre ese dot,le brillo que ac g:iiia en Ins jiistas (le la Patria. Esto implica uii sentido mngiiifico, porqirc otro d e sii sitiinciou se 1iabri:i coi~sidcrtido:ibiistecido sólo col1 311 uombre que represeiita iiu vasto prestijio.


A1 tomar pnrticipnciori en los negocios piíhlicoe lo Iiizo con acierto en el pnrtido Tlibernl I)en~ocitítico i bajo esa haiidern ha heclio totlti su 1iei.inosn carreríi Iiast:i ociipar el alto ccirgo d e Presideiite, Sin diida algiiiia que esta consideracioii especial Iihcia ese bando político tiene sil oríjen en sil respetable padre qiie perteneció tamhieu a él, pues don Evaristo Sánchez Foritecilln estuvo siempre ligado al Excino. señor 13alninceda, su fundador, por lazos de afectuosa ainistacl Iiiihieudo llegado en e1 ciirso de sir gobierno a ocupar el alto cargo de Ministro [le Estado. Ese partido uo podia de,j::ii de corresponder t:iu desintero~ a d o sservicios i le di6 uria diputaciori por :illá. por los niios de 1904 o 1905. Uno de los departamentos de 1ii proviriciii de Co quimbo, si rnal LIO recor(lnmos, po(1oi.0~0reducto baliiiti~cdistii fué el que tiivo el liouor de ser represeutado eu el Coiigi'eso por tan jóven cnrilpeoii de aquella incniornble criiisn. Sii obra eii medio de 1 : ~ colectividad que le ha absorbido sus peusamieiitos, se Iia eiicoiitrado en todo rnomeuto o. la nltiira d e las clotes del Iklliiiistro qiiicii lia cuidado de nprtrtarltt de aqiielltis seiidtis tortuosas que piiedeii llevtirln a 1tt ainirioracioir de sil prestijio. Francaineute liberal el sefior Sííiichez ha querido que su parti(10 110 abdiqiie de este principio eu ninguu trance i entendemos qiie ii esta idea obedeció sii resisteiicia a In política del Excmo. Presiden te sefior 8nufueii tes. E n I:t Cárnar:i, sus procederes juiierales se Iiau ajustado :i aquellas leales in~pir*aciories; él sribe hicii que sil ptirtido tieiic tina carta qiie hai que respet:ir i qiie sil elaborlioiou se apoyó en puutos sitstaiioiales cutiiido se cchiiroii 1:is bases de la doctriun. Su participacion en los deblites Iin sido discreta, intelijeiite i digna, rospetarido pelisarnicutos i credos i iio iiveiitiirfiiidose en iitopías quc cornprometaii In seriec1:id (le1 caballero i del lejisltidor moderno. Sus coiitcstticioues, jiiicios i replicas han sido siempre breves, oport~iuusi iitinudri~.Pdrn perteiieccr :i11% Clmnra uo liu crcido ~iecesario esciictnrse cu In línea d o habladores intensos que, abatiéiidose :i sí niisino, estel-iliz:iii 10s debates d e la Tlei siu ninguu res111taclo verit:ijoso. Cttrdcter tranquilo, respe tiloso de los dcreclios nntiirales; veherneute en ciertas ciicuustuiiciiis, algo escéptico eii otrag, iisldiio lector (le inaterins pritcticlis; cspíritii vi:ijtido qiie lin gustado del Viejo Muudo i sus encaiitos coi1 1:i jii~rcut~iti de sil alriia que uo ceclerri a las decepcioiles (le In ediid, el ~ c f i o rSAiiclicz


goza cTo ese prestijio hrillaute que s e iuteiisifica cada dia a la swnl)rt~de uiia uatiiral iiitelijencia, i de tiiiri afabilidatl distiu. p i d a qiie aseguran para siempre 1 Ă­ i posiciou del c a b ~ l l e r oi del polĂ­tico.


Don Luis Porto Seguro i Ovalle EYhijo de rlil notiit~lediplouiitico hrasilero de lo época imperial que represeiitcí a sil ptiis eri Austria i eu Chile i de iiua d e las mas 1)ell;is miijeres de iiileutra sociedad cuyo reciierdo perdura iiúii irins q u e por sil herinosurn por las prendas d e sri corazon qiie elevuroii sil feminisnio n I R altiirn d e aiis principios. Por la circuustnucia d e su oríjeu 1ii fisouoinia tuoral del seiíor Porto se h a puesto ile relieve eii IR Iiorri presente. i,Han olvidado acaso nuestros lectores q u e en esto^ momeutos se celebra coi1 iiii esplendor estr~ordiiiai.io In fiestn de la libertad de los Estndos Uuidos del Brasil? He aquí piies el heclio siqgiilnr qiie Iln eutregndo a la contempl:tciou piíhlicn d e Cliile la persoua de ese noble pel*soiiaje. Nuestro Cfobieriio tuvo la inteiicioii d e iiornhrnrlo Einba. jndor e n Ins fiestas ceuteiinrias (lo nqiicllit qriiu Rephbliea, pero pro11to tiivo qiie desistir porque r:l ciiiitli11:ito era oi.iiiiido de ese p ~ i si la carta Constitucioii:~l etitrnba esos desempeños. N o obstante q u e los clins d e sil naciinieiito estáu j n mili Iéjos i qiie la :iiisciicin d e In tierra d e 111 frimilin d e sil pat1i.e se prolongn ctiíltl vez mas el acoritecimiento histórico qiie s e celebra al otro lndo (le1 Pncifico eu lo^ moiueutos nctii:iles. debe de haber caiisado , im prcsioii eii u1 espiritii (\el seiíor Porto aúii cuaiido él nos np:irciite iiuii iir\tiir~ileznfria i solen~iieq u e prirece lo Iinceu iiinccesihle ;r 1tis gri1ndt.s emociones. Pero no sé por qué creernos que estits uiitiiralezns sou las mni seiitimeiitriles, i qiie dejnri a rettigiiardin esas que r i cadn momento 110s espanta11 cou sus conviilsio~~es liistériciis, declaracione~,promesas, Il:iutoe, liiilagos i esperiiiizau p t ~ r : ~representnrrios maiínna lii indiferencia i el olvido eii la foi*m:i meiios evnrijélica. Nosotros giistnmos miiclio mnbi del fondo del seiíor Porto aunque si1 esterior sea coiidentido por los espiritiis drctniíiticos, pues se 110sfigiirn que cs el nido de iiiiii siiicerid:icl iriii:ita qiit? lev:ii~tnsu cnr:íctor a la nlturn d e la digiiicinct d e los hoiiibres d e bien cu el seutido eqpreso de In 1i;il:ibrn.


El seiíor Porto recibid uiin vnsta iiistrucciou como q u e es hijo (le uot:ible litertito, pues su p:idre, don Fraxicisco Adolfo V:irxitingueu, Barou da Porto Segiiro, dejó un iiombre eii Ins ncadernias d e Rio Jtiiieiro. Soii coiiocid:is e n t r e nosotros iniiclias d e siis publicacicues i eri uspecial siis iiiiniorius diplon16ticris qrre poueri de relievc su erudicciciu, iritelijenciu i elegrint e rnliiiera d e escribir. P o r sil rilta profesioii se \lió eri la iiecesidnci d e s a 1'ir con cierta frecileilcia d e su paiu, pires el Brnpcrador, qiie lo ho~irabn con s i l ariiistud, lo tuvo sienil- re cii el coucepto de 1111 diploruiítico sagaz, d e ttil riiier te que poiiia titijo sil cuirlnilo la r q ~ r e sentnciori del Brasil ~ i i t euncioues qiie eran especialmente gratos al corrizoil de dou Petlro 11. E l Btiroii en s u s viajes llevó coiisigo a su fainilin a In que preseiitó eu la Corte de Vieiin. Natur;ilrnente qiic esttis joriiadas fiieroii niui útiles ti SU hijo, poiqrie así lin podido prestar ~(!rviciosa sil puis cou esti rcetiirid i segiii.idtid qiie no se coriqiiist~iuasí xio nins, i ti los que (1cl)c los :iltos puestos d e Diputado por uiio d e los tle~~wrtiirneiito~ de 111 provinci:i de Acoucaguti, d e Coiiscjero (le Estudo i d e iuiciiibro del Consejo d e 1:i Ctija d e Crédito Hipotcc:irio. El sefior Liiiti Porto eb: trtiiiqiiilo eii grado einiiientc, jiiicioso, discreto, priideii te, i cle i ~ i i ¿ iiiohle seriediid. Hombre reservado, ciialidnd que tuiito vale eu 111 política conlo eii I t i sociednd, habln poco i escucha iniicho. Jamas le \Terciuosnvcut u rarse e u empresns qiic coiiiproinetau su natiirlil disci.ecioii rii emitir opiiiioiies que áiiles rio linynil sido eoinetidus u uua severa meditncion. A u u asl, cou este espiritri ajeuo a discusiories i esta ecóuoin~ior:ttori~, teiigliiuos 1 : ~seguridad que H U voto cu el Coiisejo do Estiicio, eii el Pnrltiineuto i en todo cnrgo que desernj~eñeserri siempre uii Iioiiieii:ijc i un servicio al iutcreu p")l ico. E l seflor Porto Scgiiro posee iiuii elevailu estntiira i iiiia e l e g i ~ i t ecornplcxiori, 11 Iri vez quo iin aire Ileiio (le iiobleza, uun expresioii ngr:iclal)lc i ruttiici~tis ariutocr;iticns q u e previenen e n BU favor. Tal es, u griiuclcs riisFos, el liijo del Unrou d e Varu1iagtieii que fué uno d e los inns (listiiigiiidos caballeros dcl Imperio t i 1:i vez qiie iiuo de los inns fieles i hril1:iiites servidores d e 1:i Casa de Iiiagtiiiza.


Don Ismael Tocornal E s iino de los mns distingiiidos serviclores del Pnrtido Libcrnl nl iiiisiilo tiempo qiie iiiio do los piitricios iuns de~collniiteg. Cabe iiqiil preguii tar 11 Iti opiiiioii iinoioii:il, si Ins ciialiclatles de qiie dicoii esth ndoriiado, s o dcbeii :i sii iiombre, fortiiii:~i probidad persoiiiil o :i los ser\.icins positivos qiie Piitriti i piirti(lo Iinii recibirlo d e él. A los qiie forrniileii est:i pregiiiitn Iieriios (le resl~onclerle,nniin:idos de iiii espíritii cle perfecta iieuti~:ilidnd, coiitcstríiidole~ qiie lo uno i lo otro I i n i i cori tribiiitlo n sii celehrid:id, poi.qtre ea jiisto dejnr ~ o i i ~ t i i r ique ~ i : los ~ servicios políticos rlel sefior Tocoriinl Iiaii sitio cjt.rcicloa coii In acti\~idntli 01 ei1tuci:isino del inas desiiiterestitlo i c~ibnllerosode los libernlcs. E n cuniito a que estos servicios I i n ~ a utenido I:i eficaciri iiecesarin, es cuestiori iridepeiitlioute qiie, cleiitro d e los estrechos Iíniites (le estns pijiiias, iio podemos aiirtliziir coi] ln dcbicln ~ otiirn. l Eii aii primera juveiitiid fiié rndicnl, i si inal iio recordninos represeutb e u Iit Chmrirn d e Dipiitados n iino d e lo^ departnriietitos (le la proviiicin de Coiicepciou. N o debid d e haberle siclo iuiii grntn sil estiida deutro del priiner partido eu doucle peiis6 fcciincliztir sii labor pblítica porqiie nl poco tiempo d e Iinber sido radical, emigró 111 libernlismo. Qnizris por el vncio de su cornzou ~ i n t i óeri aqiiellns filna, tio puso eu ejercicio ciialiclades qiie lo Iiiciernii ncrcetlor ;1 1111 largo reciiertlo, pues es bien snbido qiie los rndicnle~ foi.rniin iiu pnrtido ciija cnriicteristicn mns culrniiiniite es 1;t completa adhesioii a sus propias idenu, sin vncilacioues iii alianzas Iiíbridns, [le l a g qrie pnrece gustrr al st3ilor Tocoriial, i i n por otrti cosa qiie por iin espíritii :ii.tístico, iuovedizo, iiervioso. Hai :tdernas eii él tiiin gixn fiiei~zn (10 co~icilinciou que poiie eii jiiego iniii a rileiiiido exhibieiido


iiiiiclia jenerosidad, temperameiito qiie iio cabe dentro de nqiiel Partido, en donde se exije hombres nsnindos de fiiestes i temerarias pasio~ies, de iriteusn vociicioii riidicnl i inui proiiiiiiciadas simpatías hiícin la democracia. Esto iio reza en él, porque ~ i brillante i nticimiento se halla mili lejos de todo aquello. No le qnednha pues otro cnmiiio que la eniigracion i fué feliz porqiie nprendió en plena jii\.eiitiid, cuando esto no podin tener trascendencias d e iiiiigun jbiiero, yiies es bien sabido que eii esa edad se dispeiisa hnsta lo mas iiiesplicable. El seiíor Tocornnl piido rniii bien Iinber ingresado en el partido Conservador » Nacional sin que se resistiera inuclio su uatiiraleea, pues su )iecliiii.n politicti es piira todo, meiios para el Pxirtido Radical. Sii tlesercioii fuC, eii coiiscciienci;~,oportiiua i mili ntinadn. E n t l seno del iiiicro liogar dió estension a ous pensamieiitos siii foi~jiirmuclio el miirco de 811 estriictiirn. Ni uu sólo insturite perdió de rist:i el eficennrio un doude, como es sabido. liiii represeutacioiies qiie se avieuen con su temperiirnento nervioso. Do este modo ha hecho sii jornada hastn adquirir iina franca esperieuciti, la qiie Iin dado situaciones mili significativas deiitro de lns cu:iles su persoiialidnd lia adquirido notable presti. jio. Es este el niomeiito supremo para inquirir de la opiuioii públicn In confesion de cuanto ha durado esta celebridad. Sin diida que ella, tomando en consideracion las victorias i las caídas del seiíor Tocoriial, nos respondera como el retórico qiie nlgiinus reces ha sido flor do iuafiaua. 1 nada iuas Iójico que iisí nos conteste piiesto que en la historia politicti del seiíor Tocoruiil h ~ pasajes i que quitan un poco de brillo a su larga carrera. Pero como es un ciiidatlaiio (le niuchlsima esperiencia i de vasta crilturn reiincc pronto como el ave fénix de sus liiinieaiites ceniz:is.i con esquisito tncto busca iiua cuestion de miicho ruido para ponerse iiiiev:inierite de iictualidad, situnciou dentro d e la cual jneg:i uri papel de patriota ctiballeroso i desiiiteresarlo corno el que iiias i recibe homenajes (le la opiniou pública que ofiiscn(1a le Iiiibin desertado cou sris favores. ' T a l estado d e cosas dura hasta que el seiíor Tocoriinl lo desee, o m:is bien dicho, hasta el momento en que por Iri estensiori que ha dado a los asuutos que tomó bajo su baudera, se vé envuelto en poléniicas i asaltos que no figiiraban en el programa de su renacimiento. Por lo jeiieral, se obstiua en el campo de la Iiicha,de la que si se retira pronto se iría con la dignidad inherente a su ilustre trndicioii; pero el seiíor Tocorual, qiie tiene vanidades como las tiunen todos los hiirnnuos, no se Iia cousiderado jamas des-


provisto de armas parn toda clase de luclins i d e alii qiie iilsistn en quedarse Iinsta el fin, 1lev:índose eii nlguuos casos el recuerdo (le iina derrota así como e n ruuclios otros, el d e una victoria. Cuando no Iia logrnrlo en el Iniicc vencer ii si1 contendient e oponiéndole fuertes razones, la opinioii se viiolve e n su con. tra i nsegiirn qiie no est:ir:í en la lid. ¡Pero, que equivocacionl Se uecesitnria no tener la profiin(1n esperiencia del seííor Tocorniil parn enteriSni.seen vidti. Si ciceptnmos sin disciisiou que n esta espcriciicitt Iini nsocitidn iina ~iiperioridndpersoiicil iiicontcstable, que los qiie 110 le qiiicreri Ibieil Ilriiutirhii vniiidad, el scííor Tocorriiil 110 tibniií1oiini.h jnmns el campo político i si ciiniido le vcnmoa caer eil tilguii debatc coii contendientes inns esforzados qiie 61, creyendo qiic se rotira completniiie~itederrotado, licbrnos ~ i i f r i d oi i i i i i gravo eqiiirocliciori, porque el ueíior Tocori i i \ I , inercett R su concepto que tieiie cie sii siiperioridnd pursoii:iI, se va n sil cnsn como riti victoi.ioso. Pero rlescoiitado 811spoqiiefios reveses, es justo dejnr coiistaricia de qiie Iin tenido tninbien éxitos mui hri1l:intcs i parri probnrlo recorclaremos la ópocii eii que fué Presidente d e Irr Alinnzn Liberiil. Diirante el tercer mes de 1918 se verificaron Iris eleccioiies de Senadores i Dipiit~dos,i entónces el señor Tocoriinl, en uuo de esos rirrnnqucs d e nobleza i patriotismo d e qiie e s t i Ileria su liistorin, se fiié a Ins provincins meridionales con el objeto de dirijir persoiinlmeiits la canipnih para volver trnyendo el triunfo mas espléiidido del lihernlismo. La ncojidri qiie Ic trihiitó el pueblo a sil i.etorno fiié (le tina grandiosidad aiii igiin!. Siu duda alguiin que la estrelln eclipsada rennció con iiiiis fiilgor i que ln personalidiid del vencedor ~ d q i i i r i óun relicvo envidiable n deepeclio de los que no habinri creido e n él. Entre ~11smiichas i rnui bellas cunlidndes el seííor Tocorni11 ciieiitn la que ennobleció n Demóstenes. Jenernlmente, sin estudio prévio nioutn en la tribiinn i arenga en Ins nsnmblenrr popiilnres, en el Parlnmeiito i en todo sitio, con entonada dicciou i hasta coii soltiirci i elegancia. Pero aíin así, sus discursos carecen miichns veces (le jeriio. Cuaiido In perorncion, :irengn, argumento, esposicioii o cotno se le quiera Il:imar, eatA hechn sobre 1111 modelo conocido, sil discurso rearilta mui feliz, pero iiii poco nebuloso cuando se Iinlln fuern (le sus orientnciones comiille~, lo cual, eii m:iiierti nlguiin, implica iin defecto porque esto sucedertí a iiifiiiitos p:irltiiiiciitarios. Eii el debate d e lns Cámaras le ocurre lo misriio, piies cunrido por In grnve-


dad de la discusion, en In que se necesita de astucia u otra cualidad prepondernnte parn salir airoso, don Ismael Tocornal recibe fuertes impresiones, esparciendo por doquiera declaraciones i confesiones que hasta ese momento se manteninn profundamente encerradas en su cornzoii. Tampoco esto significa defecto porque en el Congreso pasan de cientos los que observan procedimientos an6logos. Sus~cualidndes de escritor son descollantes, como que el silencio del gabinete no tiene puntos de comparncion con la publicidad de las Cnmaras. Esto permite al señor Tocornal trazar R U S pensamientos sobre el papel en medio de gran traiiqiiilidad que le dtí tiempo para remoznrliis cuantns veces lo quiera, libre de las sorpresns i as:iltos de la Cámara. Tenemos a la vista sus hermosos cartas a la Pi-eriss cii:iildo fué n Lóndres en mision especinl i sentó a la mesa de lo8 Reyes, conquistando para sí la banda i las cruces de iiria Ordeii Re:il de cijenéticri memoria. E n esas cartas don Ismnel Tocornal se revela obscrvador de alto vuelo a la vez que escritor ameno, distinguido e ilustrado. La a g r i c u l t u r ~lo debe servicios de singular notoriedad, as! como tambieii la Beueficeucia, a la que ha ayudado con su riqueza personal.eii mas de una ocasion. Ministro de Estado numerosas veces, Presidente del Clnbinete otras tautae, Vice-Presidente de la República por oclio dias en 1910, Presidente del Senado en 1919, don lsmael Tocornnl es en niiestra República una gran figura.

Hacia la política chilena  

Hacia la política chilena. Francisco Javier Ovalle. 1922.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you