Page 1

ONTOLOGÍAS CANIBALES 1


Edita: Libre Configuración y Proyecto Genoma Poético Diseño y maquetación: Quino Romero Ruiz Corrección ortotipográfica: Mari Carmen Esteban

Depósito Legal: M-25460-2013

libreconfiguracion.org


“A mi ya no me quedan más majaderías. Las he agotado todas” Howard Beale

“En Vietnam la mierda se acumula con tanta rapidez, que necesitas alas para no mancharte” Capitán Benjamin L. Willard


Mi nombre es José Joaquín Romero Ruiz pero prefiero que me llamen Quino. Estudié filosofía y soy diseñador gráfico. De carabanchel, me gusta la ciudad, sin embargo como a las cabras, el pueblo cada vez me tira más. La poesía es más que una afición pero no leo ni escribo la mitad de lo que quisiera. Y aunque tenga suficiente producción para 3 ó 4 poemarios su calidad no alcanza los mínimos requeridos para encarnarse en libro. Así está el patio, no esperen buenos y bonitos, sólo baratos. “Para no volver” surge a raíz de PGP (Proyecto Genoma Poético) junto a Carlos G. Torrico como laboratorio poético. Desde octubre de 2012 ha sido un no parar gracias al tiempo despejado y al escualo trabajo: recitales, proyectos colectivos, amigos, web, redes sociales, talleres, colaboradores, acciones poéticas, presentaciones... En plena vorágine poética por qué no publicar un libro mío. “Para no volver” es una selección de diferentes colaboraciones para el fanzine digital que llevamos desde ACLC (libreconfiguracion.org) durante el período de 20052010. Cada número proponía una palabra como motivo, de ahí que las temáticas puedan repetirse. He intentado combinar estilos y para amenizar su lectura, se acompañan de collages digitales, también muy digestivos, jaja. Después de mucho pensar un título, una vez maquetado el libro, me decidí por el que lo cierra, a modo de recordatorio o souvenir, así el margen de mejora es holgado. Espero que después de este mi primer poemario en solitario haya otros mejores y más elaborados. Antes de terminar, agradecer (tenía ganas de esto) a mi familia y a Mari, sobre todo, por lo que tienen que aguantar. Espero que os guste, aunque no sé. ;) Muchas gracias. Quino Romero acorazado.org


8


9

NO TE PREOCUPES Siempre hay por infeliz y pocho que se encuentre el horizonte un agujerito, tal vez muy pequeño por el que mirar y ver que un poco más lejos están aquellas oscuras golondrinas esperando el momento oportuno para regresar. No te preocupes, ocasión, tarde o temprano, sé que volverán.


EFECTO BUMERÁN Es difícil de explicar si no es en base al dibujo que describe la parábola sobre los focos geométricos, deviniendo lo que se fue para volver como se irá. Pero así es, una tendencia helicoidal alrededor del eje motriz nos empuja a girar. 10

Los deseos, las acciones, las mustias y frescas flores de este pedazo de jardín. Tantas órbitas como corazones, presentes, pasados, futuros enlazados en la cadena del ser. La misma historia de siempre, la danza libre del alma, la invisible ley universal del hombre. Todo marcha, todo regresa. (todas las modas vuelven todos puros, todos indignos).


ENCUENTRO En medio del tierno barro de la suerte el tiempo parece hecho de agua. Metido en faena con las manos en la pieza parece como si dominara los significados que me forman, como si yo mismo moldeara las ausencias que me llenan. Pero no es así, entre mis dedos resbalan, pierden la compostura, se deshacen‌ En medio de las horas encuentro la veloz huida de todo lo que contiene y vacía mi persona. En medio me encuentro perdiendo el sentido del torno que rueda.

11


12

DON ENGENDRO Ofrenda en aras acogida de lo desprovisto. ¡Qué suerte tenemos viuda alegre!   Todavía podemos cantar aun penando, todavía sentir aun no siendo más que secretos de otros ecos silentes.   Regalo de regalos, bien de bienes, surtidor de camino y porvenir, qué haría yo sin tí? promesa mía! vencedora ocasional siempre en ciernes…   Incluso a veces, frutos veraces recoges de entre las huestes de tanto despropósito.


UNO TRAS OTRO Uno tras otro siguen su paso, muy cerca, muy cercanos cogidos de la mano como uno de aquellos acordeones recortables de papel que hacías con figuras de hombre o de flor, cuando aún eras un niño. Uno tras otro, los latidos.

13


MUDANZAS el aquí y el ahora, el aquí y el ahora que deja de serlo en breve o más tarde. Somos innegables. Una habitación a oscuras, una temblorosa luz, hay alguien ahí y es como yo, frágil y sin igual.

14

Es como es, impuesto y virgen, servil e imposible la fuente natural, el cauce. Somos lo que somos, la plástica sutileza de las mil caras, salvajes con chaqueta y corbata, inocentes y culpables, rapaces de la caridad, garantes de la barbarie y viceversa.

Lo que pudo, lo que puede, lo que podrá… no hay duda, me desconozco y no lo sé. Inevitable, inútil, intención ordenadora la nuestra de domeñar el horizonte, de amansar la fiera.

Y por más que simulemos, y por más que ocultemos no hay presas que velen su ingente caudal.

El deseo, el deseo de cambio, el de inmutabilidad. ¡qué afables y vanidosos intentos!

(me gustaría pensar en cierto modo, de otra forma más honda y sencilla, en alguna perspectiva, quizá sea así, sabiendo vivir auténtico y real)


15

LA SANGRE La que aĂşn caliente recorre de norte a sur las calles de la ciudad, derramada en vano o en nombre del bien de muy pocos, tambiĂŠn de falsa inocencia mancha mis manos. Y no hay como un zumo matutino para afrontar este frĂ­o convenio.


EXCUSA No puedo ir. He perdido el gusto. Debo pensar a ver dónde… Lo mismo da el sudor que las lágrimas. Tengo que buscar. No puedo ir. Todo huele igual. Lo siento. 16


REMANDO AL VIENTO Remando al viento con la corriente sin mucho esfuerzo más que el suficiente para seguir tirando como siempre. No es difícil pero la mar es breve remando al viento tras la buena suerte. Vamos la inmensa detrás de clemente por miedo a errar y su cómoda pendiente. Remando al viento de puente en puente a ver si pronto llega el próximo viernes. ¡Ay quién fuese bravo salmón o desertor lugarteniente!

17


LATEN Laten las piedras, laten las nubes, las alas de la noche, los silencios de la brisa. Laten las ausencias, los besos, las palabras, las que matan y las que mueren. Laten. Laten.

18

Si por un momento te detienes sentirás cómo laten los zapatos, las monedas, los relojes, los caballos, las promesas, los motores. Los latidos de la pasión y los deseos brotan de las mismas tierras que los del miedo y la sangre. Los ríos, las venas, las calles. Versos, lágrimas y venganzas, todos laten de igual modo: sístole, diástole, tic-tac, tic-tac. Todo tiene su corazón, marqueses, moscas o ventiscas. Todos, incluso los hombres que como yo, ya no tienen corazón, esos también laten.


DIMES Y DIRETES Decir frente a todo pron贸stico, sospecha y certidumbre, decir como dice la lluvia palabras y palabras contra el viento o a su favor. Decir, decir, se lleve o no raz贸n seg煤n empuje y c贸mo la marea.

19


EN EL CANAL DE LOS CORAZONES COLGANTES Donde una tarde color suerte encontré un mordisco en el cuello de mi sonrisa. Nadie sabe por qué pero nada es lo que parece en el canal de los corazones colgantes. Entre las siete y las diez puedes ver cómo el canto desbocado de un ángel preso deslumbra a propietarios y añejos igual que las ansias de un pez tornillo. Nada allí tiene razón de ser.

20

El ruido de sables en las cornisas nos invita a seguir la procesión de las primeras excusas que nunca debiste pagar. Y en mangas de caricia los rincones de la infancia y los portales parecen empeñados en no defraudar nuestras más improbables aficiones. Así es el canal de los corazones colgantes, donde se deshizo mi ruina en mil y una audacias de estancia tripulante: fabuloso, absurdo, ingenuo… Desde entonces te quiero, te quiero como nadie. Soy un coco sin traje y tú, yema llena de notas dulces y heno.


UNIVERSO

21


SOLITARIA Tengo una tenia interina en los fueros de mis días que todo para sí lo quiere sea llanto o esperanza. Una solitaria es ladrona de albas devoradora de sueños que con mentiras me engaña para quedarse mis palabras.

22


23

MIEDO Insecto sin dignos signos de reseñar capaz de arrasar con cualquier atisbo de joven esperanza. En definitiva, un principio dinámico más de existencia. Las flores no se fabricaron para adornar. Los frágiles pronósticos se fracturan pronto. Cualquiera sabe de su total ignorancia. La última estación, punto de origen y destino.


SIMULACIÓN 2 No son lo que parecen. No parecen lo que son. Las sombras reflejadas son otras completamente extrañas a las que guardaba mar adentro. 24

Ya no recuerdo cómo eran antes ni si fueron tales como ahora imagino. Quizá siempre fueron así, quizá nunca cambiaron de forma. Pero no, estoy seguro y nadie puede robarme las olas. No son lo que parecen. No parecen lo que son.


25

RESTAURACIÓN Tras la caída de los cielos, con la bruma tarda en los acantilados de lo posible como gatos castrados entre dos mañanas esperamos al acecho la hora inoportuna. Después, tras la calma, en los juicios de la frontera de todas sus faltas exculpamos a la belleza.


LA VERDAD De severas cadencias se viste el candor sereno que asoma en sus palabras. 26

De no se sabe qué utopías trae consigo tales acciones. Resistir, Resistir, Resistir… Sabe muy bien cómo y por qué. Sus grandes maestros, ellos mismos, la memoria y la ficción son ahora intocables. En el supermercado ya no queda voluntad nos dice con voz férrea e ingenuo corazón.


SUAVEMENTE ME AMA Sin promociones ni rebajas reincidentes ni maleducadas la inclinaci贸n que me dispone libre de intenci贸n encubierta ni m贸viles que la empujen, sin promesas ni amenazas sin chantajes ni esperanzas es como es, tal como ella, sin proporciones ni medida, brutal, tremenda suave como la tempestad que mi calma desordena, como la brisa que mi quietud mece, ella, mi amor, la fiera de mi coraz贸n.

27


UNA HEROICA PROMESA O EL BENEFICIO DE LAS DERROTAS. Tras largo viaje osamos proclamarnos indiscutibles. ¿Quién era la rapaz nocturna para callarme? Alguien dijo en alguna ocasión que esto no era ningún cuento, que aquí mucho estaba en juego y no había marcha atrás. Y así sin dudar, asentimos. Y sin embargo, me deprime el ritmo incisivo de las últimas notas del parte. Pareciera que desean arruinar el poco resplandor que resta, su abnegación, su insistencia en apurar los mínimos resquicios del aire. 28

¡Ojalá fuese sólo cosa mía! ¡Estamos todos envueltos! Mantengamos la consigna, que aún hay besos por rescatar de los sigilos, secretos y omisiones que confinamos en el arrogante ayer. ¿O no lo recuerdas? La vida tiene un nombre y no es de nadie. No olvidemos. El combate se inició hace ya un mundo. Abjuremos del ánimo que desdeña la dignidad del empeño, del futil y preciso cazador de resplandores, incapaz de imaginar tras la niebla callada el alba.


Alcemos el tiempo, urdamos certidumbres con las yemas de nuestros cantos, fundemos ingenuas simientes que proclamen bien alto el insobornable mérito del verso. ¡Es imposible! ¡Es imposible! No podemos vender las promesas. No podemos cerrar los labios. La lágrimas alimentan la continua trasformación de los espacios. Te voy a ver nacer. Estoy seguro, de los escombros del árbol humillado. De los envites y embates de la envidia y el embeleso como indómito gato emergerás con sangre y sonrisas, de entre los dientes. La esencia tiene un nombre y no es de nadie. Lo sabemos, es justa pugna en defensa de la savia y sus frutos. Allí donde se apaga el sol, entre el prado de los mirlos y el altozano escarpado una ocasión ineludible nos tiende su pecho al enemigo, al enemigo que somos, tu y yo, con nuestras mismas manos y nuestro mismo rostro. No es suficiente permanecer como estatuas bienpensantes, pálidas acepciones del sentido común.

29


No basta con esto, tú me lo dijiste. No podemos quedarnos aquí asomados al balcón de a lo mejor vuelven las rosas a ser las que eran, porque así nunca fueron. El hombre tiene un nombre y no es de nadie. Qué sutil venganza la del fondo de las cosas que amenazan el tierno deseo. Las horas oponen resistencias, no tienen ya los mismos soles. Somos enfrentados partícipes de lo mismo idénticas partículas de lo ajeno.

30

Que cada cual ocupe su lugar, es el tiempo de las evidencias. El amor, núcleo invisible del coraje empuja y templa el horizonte, único heredero de la flor. Y aunque no tengo todas conmigo, para bien o para mal algo saldrá de todo esto. La tierra tiene un nombre y no es de nadie por más que lo intenten los silencios de siempre. Y tiene hambre, y tiene frío y calor y sueños.


LANZADERA DE AMOR Objeto al uso emotivo. Herramienta de pasión. Útil visceral, extension innata, arma de razón interminable, material y sensible, invisible y motora. Alma de repetición automática sin objeto ni porqué. Tequierotequierotequiero…

31


AL PRINCIPIO DEL VERSO

32

Al principio del verso, amor mío, al origen del modo, vuelvo a ti junto a tu calor y esencias a buen cobijo, a escucharte, recreo, a buscarte, refugio, a recoger el beso que cuidadosamente guardas entre el imposible y la gracia, mi amor, para mi, nucleo de constancias, raíz de asombros a mitad de camino de todo camino, matriz de ilusión, bombea la semilla de las ocasiones su incansable voz, corazón de mis distancias, base de mis inercias, equilibrio de vaivenes y vértigos vuelvo al centro, regreso a ti, de nuevo, vacío y desnudo de razones y llagas, frío, hambriento de tus cantos y esperanzas para quererte como hacen los salvajes antes del alba con todo lo que soy y a ti se debe, vuelvo al centro, regreso a ti, al principio del verso.


POSTAL (Sólidos conceptos tiran de las almas en ambos rumbos. Por un lado el cristal y por otro el retrovisor) Tienen espinas para protegerse del vacío las paciencias. A la misma materia apuntan los dedos del cronómetro. Se tensan las cuerdas de las persianas entre los asimétricos corazones. La dirección, dividida entre emergencias y corrientes se dibuja quebrada y vagabunda en el periódico horizonte. Se inaugura el paisaje. Un brillo reclama su porción de triunfo en el filo de la guadaña. La luna colgada en la esquina inferior izquierda del negro panel como un verso en vilo suplicante de lo ignorado aguarda las últimas voces.

33


NO PASA NADA Sobre la convulsi贸n de los elementos que erigen nuestra causa una capa fina de apariencia sublime conserva la compostura. No pasa nada. Mismidad, identidad, inmutabilidad. No pasa nada. Todo quieto en su quietud mas incierta, aterciopelada y terror铆ficamente vana. Estemos tranquilos, no pasa nada. 34

El verso acecha, impaciente y sincero mientras nosotros tragamos y tragamos y tragamos.


SIN TÍTULO 2 Algodones de plomo, soldados de paz. Los acertijos del ritmo descubren sus cercos al mar. Bajan las calenturas, sube la tensión y viciada la virtud es un globo de plástico sin latidos ni son. Expulsado de las estables jornadas el aire entre sollozos piensa en lo inapelable. No hay veredas que lleven al mundo feliz. También la alegría adolece de la misma enfermedad. Se detendrán las agujas y dígitos de la estrofa. ¡Pero qué estamos haciendo con las palabras! ¿Dónde quedan aquellos elogios? ¿En la trastienda del comercio de dolores? Tú simplemente deberás perseguirlas con ahínco y como yo, seguro, que en el mal sentido, te harás un ser de provecho.

35


ESCONDITES Hay tantos lugares donde ocultarse. Cualquier sombra es propicia, cualquier hora, razonable.

36

A la vuelta de la esquina bajo la ilusión de un largo día, dentro del calendario de las caricias y los abandonos, detrás de la lluvia y las canciones del verano, o en el cielo, entre los billetes como avestruz bajo tierra, en el ropero de las apariencias o junto a los extraviados en la oficina de los objetos perdidos no identificados se encuentran los escondites a miles, en todas partes, tantos como sospechas y trofeos. ¡Estos maravillosos escondites! Un inconveniente. En algunos casos pueden llegar a ser terriblemente útiles y plácidos.


ARQUEOLÓGICOS Para intuir de la pruebas residuales del contexto los principales posibles motivos y no dar por sentado ningún hallazgo, para intentar comprender el por qué y el por qué no siguió otro camino, para encontrar las diferencias y semejanzas que nos han convertido en lo que somos, para buscar mejores opciones de futuro, para saber que aún podemos ser peor los poetas estudian los restos arqueológicos del humano corazón.

37


38

EN LA ESTACIÓN Al pie del andén, parecía paciente como la luna, un niño de ojos blancos, aguardar, no sabemos qué, durante siglos y siglos sin mediar esperanza ni moverse del mismo silencio. Parecía estar ahí para recordarnos algo importante. Parecía una estatua conmemorativa. Pero sólo lo parecía.


SIMULACRO Sonaron las alarmas. Como resortes de una maquinaria reciĂŠn calibrada, automĂĄticamente todos los empleados del edificio con paso ordenado y tranquilo en fila india de a dos nos dirigimos hacia la salida. Todos lo sabĂ­amos. Era un simulacro. La realidad es muy distinta.

39


CON DISIMULO Con disimulo por debajo de la puerta de las horas, la hipocresía se cuela como si tal cosa, con una blancura en los dientes afilada como una espuela, con disimulo, sin vergüenza y con el ahínco de las cosas que no van con uno te la cuelan a la fuerza quieras o no quieras por la espalda y de frente y ya estás dentro, uno más. 40


41

NO LO JURO Te daré, valor, el peso distinto, te llevaré con cuidado hasta el cadalso lo mucho, lo bastante, lo todo ya despreciable que aún conservo ingenuo y sensato.   Seré impostor, no me quedaré con nada que luego pueda rendirme cuentas. Volveré a los indicios más vagos, a las credenciales funestas.   Me rebatiré hasta las últimas consecuencias que me han traído hasta aquí cautivo de ajenas conveniencias, limpio de toda duda y temor.


PIEL 42

No hay más de lo que ves, tampoco menos. Es suficiente para seguir viviendo aunque cualquier inciso podría desangrarme. Es la deuda que debemos pagar, La franja inquebrantable que nos distancia, corteza que nos protege del frío, certeza que en unidad nos traba. Papel de envolver, línea de salida y meta o viceversa. Es terreno baldío, tierra de nadie, fértil como ninguna y fútil como tú quieras, donde nace la flor y sus tropeles. Cruel distanciador y justo mediador que inseparablemente solitarios nos hace. Dame tu mano. No quieras esconderte. No te haré daño. No quieras deshacerme. La única frontera. La piel.


CAMINOS Caminos que nos llevan, que nos traen de muy lejos o de más o menos cerca, caminos que vienen de ayer, que llegan y siguen adelante con cierto arrojo y confianza, caminos a ninguna parte o de ida y vuelta con destino a vergeles simulados y caminos sin salida. Caminos de siempre de aunque y todavía, senderos sinuosos, itinerarios programados, rutas secretas, nuevos rumbos, vías muertas. Caminos velados por el paso de los desencantos, caminos que acaban aquí sedientos y hastiados de tanto destierro, caminos que antes de empezar ya han llegado a su fin, caminos en todas direcciones y sentidos, de todas las distancias y duraciones. Caminos que nacen hoy y miran la tarde con otros ojos más abiertos, caminos que van, caminos que vienen con las esperanzas llenas y el futuro vacío. Caminos, caminos que olvidan y requieren otros…

43


CANTA EL GALLO

44

Canta el gallo: efecto, efecto, como si de una cacatúa se tratara, efecto, efecto, no caen las promesas, sólo son herramientas de repuesto. Efecto, efecto, es hora de levantar. Las causas están dispuestas. Hoy ha renacido el sol y hay mucho por reparar…


LLEGUÉ Llegué para evitar los males que allí nos afilaban. Llegué por si acaso aquí no nos comían. Llegué por Esperanza y por Alejandro, mis hijos que aún no han nacido. Llegué por muchos motivos, algunos inesperados y otros imposibles. Llegué, pedí y lloré…

45


AGRADECIMIENTO Hoy agradece a sabiendas de pormenores y advertencias la flor amanecida, en silencio y a solas la ocasi贸n que se le otorga. Bajo el d铆a en el lugar donde no hay duda que cubra por entero el azul.

46


MENTIRA Era un león que por las esquinas de vez en cuando de una gran ciudad lloraba como una flor. Era como una mesa de billar americano, una luz que bailaba un vals frenético sobre la tan tersa piel del candor. Era una palabra omitida que vestía los domingos tan elegantemente como una nube cien por cien algodón. Era un corazón desactivado que olía a guante de látex. Era una calle abarrotada de nadie que sostenía el terror ambiental como una música celestial. Era una mano descalza que llovía a mares como lágrimas de cocodrilo. Era un poema. Como un bolígrafo desbocado. Era poema, un poema real como un mundo simulado.

47


ACOGIDA

48

Tu lo sabes. Sin mediar voces o misterios. Tú me lo dijiste. Por favor, no quieras pronunciar su nombre. En el intervalo que traza la línea de tus labios se funda el espacio. Perdería la orientación. Entra, estás en tu casa.


49

SOBRAS Sobras que tras los actos reunidos se congregan entre la uñas atestiguan la trasformación y la entropía del sistema existencial simbolizado. Indignas de alabanza e inocentes de alegatos, desperdicios de algo que fue, que sigue siendo y será siempre en cualquier momento posible.


EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA (organizando expresiones)

50

me la dieron con queso esto es jauja me lo dijo un pajarito pongo la mano en el fuego hago el primo muerdo el polvo se me ve el plumero estoy en babia y entre unos y otros me echaron el muerto me dan el día me pone negro y en blanco paso la noche tiraré la casa por la ventana estoy vendido las paredes oyen a ojo de buen cubero por si las moscas a tontas y a locas

agarrado a un clavo ardiendo no agacharé las orejas y como quien no quiere la cosa me dejaré la piel a cara de perro mearé fuera del tiesto descubriré el pastel donde las dan las toman cambiaré de chaqueta a todo se hace uno siempre hay un roto para un descosido y pelillos a la mar a dos velas viviré del aire carretera y manta de perdidos al río apaga y vámonos a vivir que son dos días


POEMA COBIJO Los gestos más fáciles de tu boca de otoño son caricias en mis ojos de calma invencible. Cálido refugio el cariño sereno que cada noche encuentro de vuelta de la nada. Amando tus labios sin más ofrendas ni otros centinelas defenderé la vida. Afuera caen las hojas, avanzan los temblores con sus severos escuadrones de mentiras y lamentos.

51


52

EL TAMBOR DE HOJALATA Un recuerdo, un recuerdo incansable. Sonaba oxidada la rutina. No quería crecer. Un recuerdo incansable golpeaba el corazón. ¡Cuánto engaño, cuántas uñas y yo que astuto con mi blusa vieja y mi reloj camaleón! Había crecido, era un hombre deshecho y torcido. Y no quería crecer, y sonaba tan oxidada la rutina.


LA OCASIÓN LA PINTAN CALVA Porque es fabulosa y no es costumbre verla con la compra semanal o de mañana muy temprano como cualquiera dirección al subterráneo o de tarde ya noche con el perro de paseo por sus necesidades y así se mueve un poco y aprovechando también tira la basura. Porque no suele brindarnos la suerte de su presencia. Porque no es ella quien viene por su propio pie a visitarnos. Porque pensamos que no tiene nada mejor que hacer y la esperamos por si acaso. Porque no abunda o brilla por su ausencia, así nos cuentan que es, escasa y descastada. Así la pintan, porque cuando la buscas no la encuentras y cuando ya no la persigues, ahí está saludándote desde el balcón la ocasión mientras no se demuestre lo contrario.

53


CREO Por el camino del centro la cuerda y el arco, la flecha y la fuerza se alían. Figuras compartidas, tríadas sesgadas. La guerra fría de los números y la ocasión principal de concebir. El principio: el espacio dinámico.

54

Para hallar la raíz de aquello que reside en el viento sin anclajes ni sustentos, mejor buscar a la intemperie aunque llueva o nieve bajo el cielo, sangre. Animal que no late, si encalla, no servirá de nada, como lápiz sin alma. No es don privado y tampoco conviene abusar de él. Sigue y prosigue las calles


hasta próxima inauguración. Querer y poder, difícil compostura. Múltiples usos: económicos, lúdicos y terapéuticos. La otra faz de la luna: la fuga de las musas. Teoría práctica, sobre la marcha, tradición remozada y sin cuidado, se confunden los términos. Para una fractura o factura tus creaciones pueden servir, útiles enseres al servicio interesado, cuales fueren, a modo de venda o tijera. No sé si me explico. Yo prefiero otro estilo más incapaz y hermoso como la vida de todos los días que no sabes con qué nueva va a saltar. No sé si me explico. No reniego del peso específico de la finalidad. Todo es un medio para… Incluso para la nada. Creo. (Tan solo creo que el concepto es pobre, a mucha honra y que así sea)

55


A MENUDO LAS RAZONES

56

A menudo, las razones como paraguas frente a la lluvia nos cubren del absurdo. Como escudos, a menudo son atravesados por colores mรกs vivos y fugaces. A menudo, victoriosos, a menudo derrotados los motivos son globos de aire sin causa mayor. Pero casi, casi nunca las razones son para siempre.


ESTACIONES Estaciones de paso. De hoja perenne. Cuarto de estar. Besos de cine. Tubos de ensayo. Sala de espera. Lugar de trabajo. Tiempos muertos. La bolsa o la vida.

57


CUANDO LOS CALCETINES NO LLEGAN Cuando los calcetines no llegan a cubrirte los pies, cuando las nubes no son grises o grises, es hora de llamar la atención y comenzar a fracturar autorretratos con los claroscuros afilados por la densidad demográfica. Las salvedades titulan los diarios. La ladera nos recibe, la pendiente anfitriona nos abre las puertas de su ira.

58

Estamos todos invitados a brindar y a sacudir con nuestro decoro sus testimonios de falso cristal. Este rumbo no nos lleva a ningún lugar y lo sabemos pero cada día robamos algo de sus restos porque hay que seguir y nos engañamos con muy poco más. Es compleja la cadencia asincopada de esta sutil maquinaria que no cesa de girar y girar y girar a fuerza de empujones y buenas formas. Como ellos, como tú, tengo la calma llena de ropa sucia e intransigencia, y si ellos, irresponsables, no claudican, tampoco lo haré yo, mísero insignificante insecto.


BASTA! No me dejaré tragar. No me convertiré en una souvenir más de una tienda de los honores. Llamaré a los ratos por su nombre y juntos trazaremos un joven mosaico, un ágil organismo, más honesto y sensato, más sereno. Los dedos están dispuestos. Las noches en todas partes esperan nuestra osadía. Las calles escucharán nuestra sangre. Será palabra de todos. No hay por qué alarmarse. La verdad no nos ha cegado aún. Las predicciones del mercado también son falsas.

59


MOTOR SANGUÍNEO Bombeando, influyendo, asisten, resisten los latidos. Las válvulas insisten en su milagrosa recurrencia. No hay descanso, no hay remanso de paz. Los movimientos de las piezas revierten en el desarrollo del conjunto. 60

Ya conocemos lo imposible. La gran parte de sus aliados disponen del mismo entusiasmo, ritmo y compás. El origen y formación de su autor le otorgan una disposición privilegiada en el diagrama genérico de las particularidades. No debemos perder el tempo. Diantres y recórcholis. Señalan sus rastros una clara dirección. Las juntas están hechas de la mejor ilusión. Cilindros y pasarelas. Contaba hasta cien, como gotas de un grifo que no cierra bien, para recordar únicamente la insobornable ligereza de los días.


ACONDICIONADO Las ocasiones son para el cobarde, entre tú y yo, para el que no clama a la puerta, para el que se esconde tras una sonrisa. El osado ni siquiera se da por aludido. Camino del fin. ¿Hay que perder la cabeza por un poco de honestidad? ¿Es inocuo el castigo? El diagrama de los sueños de Marty así lo anunciaba: “en condiciones impropias también florece lo propicio” A menudo las rosas atestiguan en su favor. (Un día en el campo para abrir las objeciones y mirar de lejos con calma las nubes vagar en el viento) Ando, ando por la vereda, con la corriente cogiendo del horizonte sus excepciones más humildes. Estas vistas que muestro no son más que viles esbozos, perspectivas mediocres, que un día serán pasto de otras esperas. Los corazones aún rebosan. Hay que soltar lastre. La sorpresa todavía nos puede dar una vida.

61


EL GRAN HOUDINI El espectáculo debe continuar. Esos billetes son falsos, los fabrican donde yo vivo y trabajo, la factoría del embuste y la trampa por excelencia. No falta de nada, aunque eso sí, las risas ya no son lo que eran, suenan a hiena hueca.

62

Pregúntaselo a Houdini el grande. Él si te podría contar como se amañan los cuentos o se deforman los informes. Las balas son de fogueo, la sangre, de tomate. Así se logra. Houdini lo sabe. El espectáculo debe continuar. Así se consigue que las cosas parezcan lo que son. Así de fácil es. Basta con parecer. Nunca nadie dijo lo contrario. Una rosa es una rosa sea de plástico o cartón. El espectáculo debe continuar aunque se le vea el truco y no haya escapatoria, el espectáculo debe continuar.


LA LLAGA La herida sigue abierta y se agiganta. En el costado azul del cuerpo la entrada, invitando a inquietos y curiosos a pasar. Hay sitio para todos, sin aforo es tan basta como una esfera terráquea, por aquí podéis entrar en la llaga que su malestar supura y derrama… (la gaya cicatriz)

63


EN ALGÚN LUGAR CONOCEMOS En algún lugar sin denominación posible a lo ancho y alto de las horas y los días por obra del forzado proceder o la suerte puta, conocemos…

64

Si de difícil provecho o acostumbrado displacer, eso, si que no lo sé. En algún lugar conocemos lo que durante extenuados y fugaces espacios fue extraviado del viaje de ida y vuelta entre las sombrías estaciones del subsuelo o en los puestos estáticos de la memoria el trasunto del camino se refleja en tu mirar: pinceladas, fulgores, menosprecios, susurros, silogismos y flores de un jardín que sólo tú conoces… Puede estar allí, donde nunca imaginaste estar, o bajo la almohada de tus noches. Estoy seguro, en algún lugar está… La verdad y la mentira. En algún lugar conocemos.


65

LAS LÍNEAS Las líneas comulgaban de la misma inercia y entusiasmo. El foco de procedencia les era común. Hijas del mismo futuro, sus miras estaban dispuestas a cualquier clase de sacrificio. Somos puntos y distancias.


SIN TÍTULO El forajido espera el paso de la diligencia. Es tarde en el país de hoy en día. En el límite donde el desierto pierde su nombre, yo encuentro una osadía que esconder donde el avestruz… 66

Aunque mi culpa sea insalvable no soy yo el único responsable, como el mar mil veces te digo y me repito. Pasan las olas, todo sigue igual aquí en la tierra de la envidia donde nadie desconoce el valor de las mentiras. Yo no soy aunque… …sí lo sea, vendedor de almas, recaudador de lamentos. Prestamistas, hombres, buscatesoros se saltan a la torera la tapa de los besos. De algo hay que comer. Y no es para menos a estas alturas de la noche cuando ya no se recuerda nada que merezca la pena. Detrás está la calma, cultivos de bonanza, volver a empezar. Y como si tal cosa, aquí no ha pasado nada. ¿qué podría pasar? ¿qué podría suceder?


No es mi mundo este ni mi lengua, esta que habla sin sentido del orden que nos desborda. Salvo en caso de extrema emergencia no hay por qué desalmarse. Lo haré por su bien, aunque no lo parezca, no existe un ápice de maldad en sus intenciones. Es la querencia de las manos en el terreno. Wallace era inocente (yo no) y la crisis sin freno nos cubriría de mierda, al menos en la imaginación, hasta el cuello. Pero no fue así. Vino con sangre y huesos y ganas de poner a cada cual en su sitio. Estaré allí cuando vuelvas, cuando tengas de nuevo desnuda la piel sobre la arena, me decía… La tierra se mueve, crece el silencio alrededor, tienes frío y aún queda mucho viaje. Pero no te preocupes, no temas. De nada sirve. El miedo, noble elixir restaurador del orden natural de las rosas parece comportarse como tormenta de verano. Lo que ayer fue agua hoy es piedra, Lo que hoy es tanto mañana vendrá siempre.

67


PRETEXTO Como ahora, antes de todo esto se repite el mismo telón de fondo. Antes de que pudieras retener en tus manos aquellos claveles de luz y amaranto, nada era fácil, ni tan siquiera el amar o el engaño. Cualquier ocasión era excusa para manipular los vertidos y retar a la ilusión.

68

El imperioso privilegio de quebrantar la evidencia en contra incluso de la propia gravedad, la constatación de una bífida costumbre o la clara garantía del error. Como ahora, como siempre toda pasa, la solución es fácil, somos viento y palabra.


LA MÁQUINA La máquina, la incansable, la aburrida y servil trabajadora que nos da de vivir y poco más. La más devota y fiel imagen de nuestro tiempo, esa que no descansa, devastadora, infatigable, esa que funciona, en base a los mistéricos intereses de no se sabe muy bien quiénes y demás gracias, y demos gracias… Esa, la productora de las necesidades y las condiciones de felicidad y supervivencia tan pobre alcanzados… La salvaguarda, la garante, la máquina está siendo depuesta por una más sutil y rentable igual de arrogante y vil, quizá más digna y dispuesta. (la puta tragaperras)

69


DESCOMPUESTO Descompuesto el cuerpo del poema, se respira en el paisaje indecente el perfume del imbécil que nada pretende. Metal precioso, la obra estéril, vana, desinteresada. La tarde es lenta en el lugar impuesto por las hordas del hombre y sus caprichos. No quiero llorar. No puedo cantar. El diablo sabe qué flor baila en el cieno. ¿qué utilidad se le supone? ¿mantener a salvo la porción irracional?

70

En los arrabales, a las afueras del pensamiento radica el germen preciso. No quiero volver. Ya está bien por hoy de tanta honestidad. Como una piedra en medio del parque desespero… Llévame contigo, en tus viajes y palabras. Si hubiera una posibilidad, un lugar propicio, una razón natural, quizá con el tiempo asome por la costumbre más bruta. Cuánto cansancio en el abarrotado metro de las mañanas. ¿cuánto consuelo y tesón? Próxima estación. ¿quién sabe? Hay esperanza, futuro compasión y carroña.


LAS PALABRAS Como líneas temporales según quién y cómo las trace de un diagrama universal las palabras son dioses que suben y bajan de algún pedestal.

71


72

AUTORIZACIÓN Para olvidar las nauseas de ciertos instintos no alcanza con saltar empuñando un himno. - fútil salvoconducto sobre los racimos en ascuas del silencio.


ARTILUGIO Objeto sensible al primer contacto con pretensiones no precisamente ornamentales. Inesperadas reacciones colaterales se arremolinan en derredor. Responsabilidad estética, hermosa conciencia, orgullo humano implícito. Surten nervaduras de posibles maniobras a la forma original y el vórtice en su girar, despliega toda una diáspora racional y no tanto. Engrasadas las bisagras, el movimiento se silencia de los caballos sobre los raíles al galopar. No hay arrepentimientos que valgan más que algunos pocos inútiles. No podemos negar el valor del tiempo.

73


74

ZONA MUSGO Cantando planicies y escarpadas leyendas sobre la orilla como ancianos fieles a un dogma extinto, a la sombra de un gran engaño decimos lo contrario a toda univocidad. Húmedos modelos del mundo. Algas y verdines pueblan los rincones del flamante corazón. (donde termina el embuste donde empiezan las quimeras, juegan nuestras pezuñas con la noche ciega)


SOLETUDINE Tú, que vives en un solar de inquietas ignorancias, mantente frágil como el pedernal de las materias fieles, sembrando con el sueño de tu boca los acantilados y orillas de las voces, y no pretendas lo contrario. Cualquier ruido podría reconstruir el vacío.

75


ACABANDO Tras vanos pero no extraviados intentos por amaestrar lo salvaje y limar asperezas me doy por rendido, punto, todo tiene un final.

76

Al cerrar el verso se presta el motivo de uno nuevo, más entero y delgado más alto y verídico. Al ultimar el poema, la ocasión perfecta para darse por descontento y descansar el tiempo justo antes de otro más terso. Al terminar siempre los reniegos y prometos.


VIVIR PARA VERNOS Los ojos, sobre la piel de los días, los tuyos y los míos viendo caminar la comitiva oficial de un mundo desafortunado y hacemos de tripas corazón, y cerramos por derribo hasta la próxima y observar con otros menos pesimistas la obstinación del desdén y dedicarnos a lo nuestro tú y yo como si tal cosa, viendo las orejas al lobo o desviando la mirada o mirando con lupa o haciendo la vista gorda y dar gracias todavía por un montón de cosas que casi no llegamos a atisbar y no es fácil, ya sabemos pero lo intentamos, descubrir con esmero y sin atención lo urgente y curioso del infatigable vaivén de este carrusel con vistas que gira sobre sí mismo rodeando lo inevitable.   A menudo también con buenos ojos vemos la paja en el ojo ajeno y nos miramos el ombligo y así después vernos, oírnos y hablarnos a los ojos, juntos, los unos con los otros, los míos con los tuyos y viceversa.

77


DIGAMOS PUES Digamos pues, que estoy de acuerdo, que no es en absoluto algo digno de alabanza o aplauso, que más bien su operatividad es casi nula y apenas tiene gracia. Acepto por un momento que es miserable la risa y mísero el cantar, pero no por mucho. Fernando no lo permitiría. ¿de qué te sirve pintar así? 78

quizá para soñar, quizá para construir… ¿dónde nacen tantas y tantas cerezas?


79

BAILE DE ÉPOCA Danza la temporada al ritmo tenaz de la avidez del alma. Trenzan oscilaciones perversas las parejas en su erråtico y lindo devenir tejiendo secretas corrientes. Tras sus gentiles pasos algo ocultan. Algo que no saben. Tocata y fuga.


80

TRAS LOS CRISTALES Tras los cristales la lĂ­nea del horizonte cruzan asesinos colores y suspiros. No, no son las estaciones las que tras de sĂ­ dejan un rastro sangriento si no yo, arma fugaz, criminal del tiempo, inocente infinito.


INSTANTÁNEA Poemas irregulares decoran el sosiego de un viejo tapiz. La inquietud del espejo se expone inexorable al fondo de la habitación. Entre medias una mesa austera demanda rigor. Las cortinas filtran juramentos remotos de alevosía y devoción. 81


82

Tiviera emvolvance, secor me sandas conas li plevas tel sun cumbo pielo din lobeman tri crineles sontre mezalmor bloso, lenvas lon crones.

etrartnocne areisiuQ ,salcet y saroh satnat ed sojel ,ojeiv odnum nu ne setellib in sasemorp nis omoc sonrama ednod .serofl o sarbec


83

PARA NO VOLVER Para no volver a ciertos aquellos, para no adelantarme a otros menos originarios, me quedarĂŠ ensimismado recogiendo de puntillas los trucos agrestes del estiĂŠrcol; en una mano, todo lo que amo, en la otra, la furia serena del aire.


NO TE PREOCUPES 9 EFECTO BUMERÁN 10 ENCUENTRO 11 DON ENGENDRO 12 UNO TRAS OTRO 13 MUDANZAS 14 LA SANGRE 15 EXCUSA 16 REMANDO AL VIENTO 17 LATEN 18 DIMES Y DIRETES 19 EN EL CANAL DE LOS CORAZONES COLGANTES

20

UNIVERSO 21 SOLITARIA 22 MIEDO 23 SIMULACIÓN 2 24 RESTAURACIÓN 25 LA VERDAD 26 SUAVEMENTE ME AMA 27 UNA HEROICA PROMESA O EL BENEFICIO DE LAS DERROTAS

28

LANZADERA DE AMOR 31 AL PRINCIPIO DEL VERSO 32 POSTAL 33 NO PASA NADA 34 SIN TÍTULO 2 35 ESCONDITES 36 ARQUEOLÓGICOS 37 EN LA ESTACIÓN 38 SIMULACRO 39 CON DISIMULO 40 NO LO JURO 41 PIEL 42 CAMINOS 43 CANTA EL GALLO 44 LLEGUÉ 45 AGRADECIMIENTO 46


MENTIRA 47 ACOGIDA 48 SOBRAS 49 EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA 50 POEMA COBIJO 51 EL TAMBOR DE HOJALATA 52 LA OCASIÓN LA PINTAN CALVA 53 CREO 54 A MENUDO LAS RAZONES 56 ESTACIONES 57 CUANDO LOS CALCETINES NO LLEGAN 58 BASTA! 59 MOTOR SANGUÍNEO 60 ACONDICIONADO 61 EL GRAN HOUDINI 62 LA LLAGA 63 EN ALGÚN LUGAR CONOCEMOS 64 LAS LÍNEAS 65 SIN TÍTULO 66 PRETEXTO 68 LA MÁQUINA 69 DESCOMPUESTO 70 LAS PALABRAS 71 AUTORIZACIÓN 72 ARTILUGIO 73 ZONA MUSGO 74 SOLETUDINE 75 ACABANDO 76 VIVIR PARA VERNOS 77 DIGAMOS PUES 78 BAILE DE ÉPOCA 79 TRAS LOS CRISTALES 80 INSTANTÁNEA 81 TIVIERA ENVOLVANCE 82 PARA NO VOLVER 83


Para no volver  

Poemas y diseño de Quino Romero Ruiz.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you