Page 1

104

n

[15.11.06]

elpoemaseminal

césar moro, traductor de pierre reverdy (III)

atisbos C CÉ VE ÉSSA ER RD AR DY RM Y ((IIIIII)) MO OR RO O,, T TR RA AD DU UC CT TO OR RD DE EP PIIE ER RR RE ER RE EV C CÉ ÉSSA AR RM MO OR RO O ((11990033--11995566))

A

lfredo Quíspez Asín nace el 19 de agosto de 1903 en la ciudad de Lima. En 1923 cambia su nombre a César Moro y dos años más tarde viaja a Francia con la intención de estudiar ballet y presentar sus pinturas en París. Es recibido por su amiga de infancia Alina, esposa del compositor peruano Alfonso de Silva. Durante su estadía en Francia conoce a miembros del movimiento surrealista como Benjamín Péret, Paul Éluard y André Breton. Participa en algunas exposiciones y publica distintos poemas en diferentes revistas surrealistas de la época. Moro regresa a Lima en 1933. El año siguiente conoce a Emilio Adolfo Westphalen con quien entabla una estrecha amistad. Durante su estadía publica algunos poemas en revistas nacionales y participa en una exposición junto a un grupo de artistas chilenos. En 1936 edita clandestinamente unos boletines en defensa de la República Española los cuales son confiscados por la policía el año siguiente. Ese mismo año monta una exposición de sus pinturas en la Peña Pancho Fierro. En 1938 parte hacia México donde es admitido como exiliado político. Durante su estadía participa en diversas publicaciones y en 1940 organiza la Exposición Internacional del Surrealismo junto a Wolfgang Paalen y André Bretón. El evento congrega las obras de importantes artistas como Pablo Picasso, Agustín Lazo y Salvador Dalí, entre otros. Durante esta época, Moro entabla una estrecha amistad con artistas como Xavier Villaurrutia, Remedios Varo y Leonora Carrington. En 1943 aparece su primer libro Le château de grisou y en 1944 el segundo, Lettre d'amour. Durante una estancia en San Luis Potosí escribe el primer poema de La Tortuga Ecuestre, uno de los poemarios más reconocidos en la tradición poética peruana. César Moro regresa Lima en 1948, se establece en Barranco y se dedica a la enseñanza en la Alianza Francesa y en el Colegio Militar Leoncio Prado donde tiene como alumno a Mario Vargas Llosa. Durante esta época participa con poemas, traducciones y artículos en casi todos los números de la revista Las Moradas. En 1954 publica su tercer libro de poemas en francés, Trafalgar Square, y dos años más tarde fallece de una enfermedad desconocida. André Coyné y Fernando de Szyszlo organizan un Homenaje a César Moro en agosto de 1956. En los años siguientes Coyné publica los poemarios póstumos; Amour à mort (1957), La Tortuga Ecuestre y otros poemas (1958) y Los Anteojos de Azufre (1958). Celebración de César Moro

www.yachay.com.pe/especiales/moro


testimonios AIR Oubli porte fermée Sur la terre inclinée Un arbre temble Et seul Un oiseau chante Sur le toit Il n’y a plus de lumière Que le soleil

Viaje Un corazón salta en una jaula Un pájaro canta Va a morir Otra puerta se va a abrir Al fondo del corredor Donde se enciende Una estrella Una mujer morena La linterna del tren que parte

SON DE CLOCHE Et les signes que font tes doigts [Les ardoises de toit, 1918]

AIRE Olvido puerta cerrada Sobre la tierra inclinada Un árbol tiembla Y solo Un pájaro canta Sobre el techo Ya no hay más luz Que el sol Y los signos que hacen tus dedos

DÉPART L’horizont s’incline Les jours sont plus longs Voyage Un coeur sauté dans une cage Un oiseau chante Il va mourir Une autre porte va s’ouvrir Au fond du couloir Où s’allume Une étoile Une femme brune La lanterne du train qui part Les ardoises de toit, 1918

Tout s’est éteint Le vent passé en chantant Et les arbres frissonnent Les animaux sont morts Il n’y a plus personne Regarde Les étoiles ont cesée de briller La terre ne tourne plus Une tête s’est inclinée Les chevaux balayant la nuit Le dernier clocher resté debout Sonne minuit Les ardoises de toit, 1918

SON DE CAMPANA Todo se apagó El viento pasa cantando Y los árboles se estremecen Los animales están muertos Ya no hay nadie Mira Las estrellas cesaron de brillar La tierra ya no gira Una cabeza se inclinó Con los cabellos barriendo la noche El ultimo campanario permanece en pie Suena la medianoche

SOLEIL Quelqu’un vient de partir Dans la chambre Il reste un soupir La vide déserte

PARTIDA El horizonte se inclina Los días son más largos

La rue Et la fenêtre ouverte Un rayon de soleil elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/2


Sur la pelouse verte [Les ardoises de toit, 1918]

SOL Alguien acaba de partir En el cuarto Queda un suspiro La vida desierta

Les étincelles qui s’allument Le ciel es plus noir Sur les toits Quelques animaux Sans leur ombre Un regard Une tache somber La maison où l’on n’entre pas

La calle Y la ventana abierta Un rayo de sol Sobre el prado verde

SECRET La cloche vide Les oiseaux morts Dans la maison où tout s’endort Neuf heurs

Les ardoises de toit, 1918

NÓMADA La puerta que no se abre La mano que pasa A lo lejos un vaso que se rompe La lámpara humea Las chispas que se encienden El cielo es más negro Sobre los techos

La terre se tient immobile On dirait que quelqu’un soupire Les arbres ont l’air de sourire L’eau tremble au bout de chaque feuille Un nuage traverse la nuit

Algunos animales Sin su sombra

Devant la porte un homme chante

La casa en que no se entra

La fenêtre s’ouvre sans bruit

Les ardoises de toit, 1918

SECRETO La campana vacía Los pájaros muertos En la casa donde todo se duerme Las nueve La tierra se mantiene inmóvil Se diría que alguien suspira Los árboles parecen sonreír El agua tiembla al extremo de cada hoja Una nube cruza la noche Delante de la puerta un hombre canta La ventana se abre sin ruido

NOMADE La porte qui ne s’ouvre pas La main qui passe Au loin un verre qui se casse La lampe fume

Una Mirada Una mancha oscura

LES JOCKEYS MÉCANIQUES La nuit polaire Au bord les hublots sont ouvertes Les trappes bâillent Assis le balcon qui se détache La voilà sur fond bleu Les nuages seront peut-être les gagnants de la course On ne voit plus que lui et eux Ils disparaissent un moment derrièrre la colline où quelqu’un se promène Ils meurent Les chevaux ne sont plus des bruits de grelots En même temps que les feuilles temblent En même temps que les étoiles regardent En même temps que le train passé en crachant des injures Et la fumée Un bout de cigare refroidi reste elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/3


Et ce tronc d’arbre au bord de la forêt L’acre odeur de l’herbe roussie tout autour La main énorme qui s’avance On ne voit pas le corps se pencher La bouche avide Il faudrait sauter la forêt comme une haie Comme le monde entire est un obstacle à franchir Il n’y a rien derrièrre pour se retenir ou leur casser les pattes Pas meme de l’eau Pas même de l’air La vide épais On entendait grincer les jointures d’acier Les cloisons étanches Un réverbère brûlait la crinière et la queue Fil de fer Toile d’araignée sur les yeux On passe La cavalcade roule sur les toits La terre à traverser dans un instant Les chevaux dirigeaient la vapeur de leurs naseaux contre les avions rencontrés au passage Le passage à niveau de Mars Il aurait fallu s’arrêter pour apprendre quelque chose Et la longue avenue des étoiles s’ouvrait Les trottoirs les maisons les rues avoisonantes s’écartaient La plus grande place du ciel illuminait ses phares Les fenêtres pâlissaient l’ombre de leur clarté Et les cavaliers levaient leurs lances Les chevaux battaient leur ventre des fers lunaires de leurs pieds Les croissants de leurs pieds gardaient la couleur de la lune où ils etaient passes En bas tout le monde levait la tête et regardait On ouvrait les portes de derrièrre avec fracas Les jardins se remplissaient d’enfants mal reveilles Et sur les fenêtres où les balcons manquaient

des gens en chemise grelottaient Les jockeys camoufles, 1918

LOS JOCKEYS MECÁNICOS La noche polar A bordo los ventanillos están abiertos Las trampas bostezan Sentado sobre el balcón que se desprende Helo aquí con fondo azul Las nubes serán quizás las ganadoras de la carrera No se ve más que a él y a ellas Desaparecen un momento detrás de la colina donde alguien se pasea Mueren Los caballos no son ya sino ruidos de cascabeles Al mismo tiempo que las hojas tiemblan Al mismo tiempo que las estrellas miran Al mismo tiempo que el tren pasa escupiendo injurias Y humo Una colilla de cigarro enfriado queda Y ese tronco de árbol a la orilla del bosque El acre olor de la yerba chamuscada alrededor La mano enorme que se adelanta No se ve inclinarse al cuerpo Ávida la boca Habría que saltar el bosque como una valla Cómo el mundo entero es un obstáculo que franquear No hay nadie detrás para retenerse o romperles las patas Ni siquiera agua Ni siquiera aire El vacío espeso Se oía rechinar la junturas de acero Los tabiques impermeables Un reverbero quemaba las crines y la cola Alambre Telaraña sobre los ojos Pasan elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/4


La cabalgata rueda sobre los techos La tierra por cruzar en un instante Los caballos dirigían el vapor de sus narices contra los aviones encontrados al paso El paso a nivel de Marte Hubiera sido preciso detenerse para saber algo Y la larga avenida de las estrellas se abría Las aceras las casas las calles cercanas se separaban La plaza más grande del cielo iluminaba sus faros Las ventanas palidecían la sombra con su claridad Y los caballeros levantaban sus lanzas Los caballos golpeaban su vientre con los hierros lunares de sus pies Las medialunas de sus pies guardaban el color la luna por donde habían pasado Abajo todo el mundo levantaba la cabeza y miraba Abrían las puertas de atrás con estrépito Los jardines se llenaban de niños mal despabilados Y en las ventanas en que faltaban los balcones las gentes en camisa tiritaban

BLANC ET NOIR Commen vivre ailleurs que près de ce grand arbre blanc de cette lamp Le veillard a jeté une à une ses dents d’ivoire A quoi bon continuer à mordre ces enfants qui ne meurent jamais Le veillard Les dents Cependant ce n’était pas le même rêve et quand il s’est imaginé qu’il était aussi grand que Diu lui-même il a changé sa religion et quitté sa vieille chambre noire Plus il acheta de nouvelles cravates et une armoire Mais maintenant sa tête aussi blanche que l’arbre n’est plus en effet qu’une miserable petite boule au bas des marches De loin la boule remue

Il y a un chien à côté et dans sa forme De loin quand il remue on ne sait plus ci c’est la boule La guitarre endormie, 1919

BLANCO Y NEGRO Cómo vivir en otra parte sino cerca del gran árbol blanco de aquella lámpara El anciano arrojó uno a uno sus dientes de marfil Para qué seguir mordiendo a esos niños que no mueren nunca El anciano Los dientes Sin embargo no era el mismo sueño Y cuando se imaginó que era tan grande como Dios mismo cambió su religión y abandonó su vieja cámara oscura Después compró nuevas corbatas y un armario Pero ahora su cabeza tan blanca como un árbol ya no es en efecto más que una miserable bolita abajo de las gradas De lejos la bola se mueve Hay un perro al lado y en su forma De lejos cuando el perro se mueve ya no se sabe si es la bola

PIERRE REVERDY A NÉÉ OYYN CO DRRÉÉ C ND AN

SIN ILUSIÓN REBELDE cómplice de las ventanas solitario con pieles de amianto director de pensamiento de las golondrinas árbol por los cabellos hombre por cortesía libre silencio al lado izquierdo rival de las cuatro operaciones kilómetros de lo íntimo anales de porvenir cercano parlamentario delos ausentes año mil que una vez optó por lo real (Traducción: C. M.)

elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/5


Notas bibliográficas

edición, de pequeño formato (145 X 100 mm),

En 1945 Pierre Reverdy publicó Plupart du temps

idéntico en cuanto a número de páginas y al

(Gallimard, París) con nueve de sus primeras

contenido, fue impresa por Paul Birault el 27 de

obras publicadas: Poemes en prose (1915),

abril de 1918, sin justificación de tiraje.

Quelques poemes y La Lucarne Ovale (1916), Les ardoises de toit y Le jockeys camoouflés

IV. Les ardoises de toit.

(1918), La guitarre endormie (1919), Etoiles

Un volumen 190 x 135 mm. de 108 páginas no

peintes y Coeur de chene (1921), Cravates de

numeradas, ilustrado con dos diseños, fuera del

chanvre (1922).

texto, por Georges Braque. Portada gris impresa

La Pequeña antología de Pierre Reverdy, que César Moro prepara

para Las Moradas parece

en negro. El colofón dice: "Estos poemas, escritos en 1916-1917-1918, han sido impresos

estar basada en esta edición de fin de la segunda

por Paul Birault, 4 Tardieu, París,

el 15 de

Gran Guerra. Moro traduce sólo poemas de los

marzo de 1918". Tiraje de 100 ejemplares (5 en

primeros seis poemarios, dejando fuera los tres

papel Japón Imperial, núms. 1-5; y 5 en papel

últimos. Tampoco traduce ninguno de los muchos

Holanda Van Gelder, núms. 6-10, firmados por

poemas que Reverdy publicó en plaquettes y

los autores).

cuadernillos sueltos. Damos noticia de los datos bibliográficos de esos primeros seis libros -

V. Les jockeys camouflés.

todos hoy verdaderas rarezas de coleccionista-

Un volumen de 190 X 235 mm. de 58 páginas no

que componen el conjunto de la selección

numeradas, con 5 diseños sueltos de Henri

moriana.

Mattise. Acabado de imprimir el 30 de diciembre de 1918 por Paul Birault, 4 Tardieu, París. El

I. Poemas en prosa.

colofón aclara: "Esta edición original es la única

Un volumen de 280 X 190 mm. (los seis

aprobada por los autores. Tiene un tiraje de 105

primeros) y de 190 mm X 140 mm, con 112

ejemplares en papel Japón Imperial numerados

páginas no numeradas. Acabado de imprimir por

del 1 al 5 y 100 en papel Japón numerados del 6

Paul Birault, 4 Tardieu, París, en edición del

al 105. Justificación del tiraje, P. R. La edición

autor, el 13 de octubre de 1915. Tiraje de 100

desaprobada por Pierre Reverdy y Henri Matisse

ejemplares. 6 portadas originales (3 de Juan Gris

es la impresa por Françoise Bernouard, 71

y 3 collages de Henry Laurens), núms. 1-6.

Saints-Peres, Paris, diciembre de 1918, que consta de volúmenes de 250 X 225 mm, de 50

II. Quelques poemes.

páginas no numeradas).

Un volumen de 280 X 190 mm. de 12 páginas no numeradas. Sin datos de impresión ni de tiraje.

VI. La guitarre endormie (Contes y poemes).

En la primera página esta dedicatoria: "Hommage

Un volumen de 185 X 140 mm. de 96 páginas no

a Madame Greta Prozor".

numeradas, ilustrada por cuatro diseños sueltos, con el retrato de Pierre Reverdy en la portada

III. La lucarne ovale.

dibujado por Juan Gris. Acabado de imprimir en

Un volumen 300 X 225 mm. de 96 páginas no

la Imprenta Literaria, 4 Tardieu, París, el 5 de

numeradas.

diciembre de 1919. Tiraje de 110 ejemplares.

Acabado

de

imprimir

por

Paul

Birault, 4 Tardieu, París, el 15 de noviembre de 1916. Tiraje de 50 ejemplares. Una segunda elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/6


zonas LINA ZERÓN, POETA MEXICANA, DEFIENDE EL PAPEL DE LA MUJER EN LA LITERATURA PPA O TO OT O SSO BLLO AB

“A

las mujeres siempre se nos ha visto como musas, como madres, como esposas, como hermanas, pero la mujer siempre ha escrito'', afirma Zerón, que compartirá un panel este domingo en la Feria del Libro con otras cuatro autoras. Uno de los grandes logros internacionales de las letras chilenas, sin duda, son sus premios Nobel. Uno de ellos en especial, el que en 1945 obtuvo Gabriela Mistral. Una enorme victoria que hoy es casi orgullo nacional, pero que a mediados de los años cuarenta fue caldo de cultivo para críticas y comentarios, porque mientras en Chile aún se discutía si Mistral merecía el Premio Nacional de Literatura, la Academia Sueca le entregaba el máximo galardón de las letras mundiales. Una pugna que las mujeres con talento para crear versos han debido sortear durante décadas, para abrirse paso en un mundo que, según muchas de ellas, es dominado -como tantos otros- por los hombres. Este domingo, seis poetisas, una chilenas y cinco extranjeras - Elvira Hernández de Chile, Lina Zerón de México, Mayrin Cruz Bernall de Puerto Rico, Marta Ramallo de Argentina y Wendy Guerra y Damarís Calderín de Cuba-, casi como un ritual, realizarán un festival poético en Santiago, en el marco de la celebración del 75º

aniversario de la Sociedad de Escritores de Chile. Una instancia donde ellas, casi siempre consideradas como musas inspiradoras, se encargarán de tomar el rol del vate. Machismo literario No se trata de luchas encarnizadas entre poetas y poetisas. La mayoría son amigos, comparten espacios y se acompañan mutuamente. Este es el caso de la mexicana Lina Zerón. Hace diez años que publica sus poemas. Recientemente su obra se ha convertido en una de las más apetecidas por el público francés, en una Europa, dice, consumida por completo por la poética latinoamericana, donde autores de este lado del mundo son mucho más famosos que los nacidos en el viejo continente. Sus mejores amigos son el nicaragüense Ernesto Cardenal y los chilenos Gonzalo Rojas y Raúl Zurita. Este último, cuenta con humor, la aplaudió de pie, con ocasión de uno de sus recitales poéticos en México. “De alguna manera aquello me hizo pensar si acaso no escribo bien de verdad”, cuenta la mexicana, mientras esboza una sonrisa. Según Lina Zerón, hablar de machismo es un error, lo que hay, a su juicio, es el peso de una costumbre. “Los que escriben narrativa son hombres, pero también hay mujeres y también hacemos obras de mucha calidad. Ahí está la española Rosa Montero, por ejemplo, que es una gran escritora”, afirmó. Esta mala costumbre, según Zerón, ya no forma parte de la relación humana entre poetas y poetisas, sino que la discusión se traslada a nivel comercial. “Si tú vas a una librería, lo primero que te recomiendan es una obra de un hombre, a menos que a una mujer le hayan hecho una gran difusión mediática, como es por ejemplo el caso de Isabel Allende”. “Si tú entras a una librería en México, por ejemplo, los primeros cincuenta libros apilados en los estantes del escaparate, son obras escritas por hombres”, cuenta Zerán. “A las mujeres siempre se nos ha visto como musas, como madres, como esposas, como hermanas, pero la mujer siempre ha escrito”, concluyó.


Diversidad temática ¿Qué diferencia a un hombre de una mujer en poesía? La mayoría concuerda en las temáticas, una ventaja que ellas ponen de su lado. “Los hombres no pueden escribir sobre la maternidad por ejemplo, que es una ventaja temática muy importante. Las mujeres, por ejemplo, se pueden poner en los zapatos de una prostituta y desentramar una realidad social y un cúmulo de sentimientos”, afirmó Lina Zerón. Marta Ramallo, poetisa argentina, también participará de este recital poético femenino. Para ella el asunto no es una rivalidad. Por el contrario, dice que la mujer dejó de ocupar sus roles clásicos de madre y esposa en la vida real y de musa en el aspecto literario, para protagonizar las obras desde la pluma. “La brecha es bastante grande y ha sido difícil ocupar un lugar al lado de los hombres en poesía”, afirmó. “Creo que las odiosidades tampoco existen”, cuenta la argentina, diciendo que “en realidad la lucha es por más protagonismo de las mujeres escritoras, aunque en narrativa son muchas más que en poesía”, destacó. Hoy es más fácil prender el televisor que tomar un libro, por eso aquella riqueza temática que hay en la poesía femenina es una buena herramienta para sacar a la luz a muchas escritoras y además encantar al público con la literatura”, sentenció. Mujeres con algo que decir La cita será este domingo a las a las 20 horas en la sede de la Sociedad de Escritores de Chile en Santiago, donde estas cinco mujeres se reunirán para dar, según cuenta la puertorriqueña Mayrin Cruz Bernall, “un enfoque poético interesante”. “Esa mujer llorona, conforme con el marido ya no existe en poética. Hoy existe una mujer más atrevida, cuyo lugar no necesariamente es el hogar. La libertad y la trascendencia son hoy el sello de muchas mujeres que escriben versos y eso será lo que escucharán en esta ocasión”, destacó sobre el evento. Según Cruz Bernall, durante su visita a la Feria Internacional del Libro de Santiago, se encontró con una grata sorpresa que corrobora en buen momento de la poesía femenina en Latinoamérica. “Un muchacho que no había visto antes se me acercó para saludarme y recomendarme tres

libros de poesía y los tres habían sido escritos por mujeres. Eso demuestra que poco a poco la mujer está ganando espacio en este género, donde hasta hace muy poco, estaban casi en la periferia”, afirmó.

El Mostrador, Chile, 5 de noviembre de 2006

MORADAS MARIPOSAS

FUI SEMILLA DE SOL PLANTADA EN LA TIERRA parida por un tornado de agua entre polvo estelar y alarido de colores. Yo quería nacer mariposa, águila y que me crecieran doradas plumas, pero nací higuera de enormes raíces y me salieron ramas y de las ramas hojas y me nacieron ojos en la corteza. De las hojas brotaron palomas y acunaron suspiros mis rojos dedos, y mis manos abanicaron tinieblas y probé la manzana del Edén. Supe del sabor de la sangre y me punzaron los huesos y aprendí a llorar con mi sombra y a cargar la cruz del fruto de María, pero también probé la miel sagrada de la rosa y la carne del cordero y tuve sangre virgen en las venas y entre mis piernas el jugo de Adán corrió. Mi vientre parió moradas mariposas que alimenté con savia pura de abeja y me convertí en olmo para defender los frutos y ni sequías ni tempestades arrancaron mi tronco de la tierra. Cantaron muchas primaveras con sus inviernos, maduraron los higos y a la vida cayeron y se olvidaron de este árbol y desnudas quedaron mis ramas. Dejé de ser higuera y olmo, me crecieron alas y en las plumas colores y en los colores agua y me convertí en pez-golondrina. Mis lágrimas humedecen las escamas y los suspiros hacen volar mis alas cuando veo las semillas que mis frutos dieron. Soy feliz de haber nacido higuera, volverme olmo elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/8


y ahora ser pez-golondrina sin nido fijo y sin cadenas.

CORTESANA

SOY LA MUJER QUE DUERME EN LA JAULA CON los leones al ponerse el sol. Carne cruda como de sus pestilentes fauces lamo sus recovecos denigrantes y sin importarles, prueban cada mes mi sangre. Me he dejado ultrajar por conveniencia, soy mansa por una retribución, Abro mis posiciones para conseguir prodigios mayores, mejores pagas. Todas las noches meto al sol en mi cama y caliento deshilachados cuerpos. A veces suplico ternura desde el fondo de mi alma, desde el encierro de mi jaula repleta de vacíos inconmensurables, pero ellos no escuchan. El mundo me desprecia, yo lo ignoro. Vivo para alimentar a las bestias con mi carne, soy libre de volar si quisiera, de escapar, mas no tengo a donde ir... Pertenezco a esta jaula. Lina Zerón nació en la Ciudad de México en 1959. Estufió en Relaciones Internacionales en la UNAM. Colaboradora de la sección cultural en diversos medios de comunicación en México, El Bolígrafo, en España y Vericuetos en París. Fue galardonada con la presea "La mujer del año 2002" en su municipio de residencia, Tlalnepantla, por su trayectoria poética y su actividad cultural. Y la Presea "Guerrero Águila" por la Coalición de Oradores de México, por su trayectoria poética, junio 2005. Directora y Editora de Linajes Editores. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, alemán, italiano, sueco, portugués, servio, esloveno y árabe. Su obra ha sido difundida en Europa, Estados Unidos y América Latina. Su poesía ha sido recogida en antologías en varios países. Sus libros son: Ciudades donde

te nombro. La Habana, Unión-UNEAC, 2005, Nostalgia de Vida, La Habana, Unión-UNEAC, 2005. Un cielo crece en el fondo de tus ojos, Lyon, La Barbacane, 2004. Vino rojo.: La Habana, Unión-UNEAC, 2003, Moradas Mariposas, La Habana, Abril-UNEAC, 2002, Amoradas Borbolestas, Pilar, Brasil, Zweierlei Haut, Berlín, Flor y Piedra, 2001, Rosas Negras para un Ataúd sin cuerpo, Barcelona, Stel Blau, 2000, Espiral de fuego, París, L’Harmattan, 1999, Luna en Abril, cartas, México, CIEN, 1998, Luna en Abril, sueños, México, CIEN, 1997, Luna en Abril, poemas, México, CIEN, 1996.

POÉTICA DEL DESVARÍO AMOROSO

JOSÉ LUIS SOLÍS Carlos Azar Manzur. Distancias. México, Obra negra, 2006 Poética del desahogo existencial que no encuentra cobijo en ningún lado, excepto en su propia enumeración de necesidades y carencias afectivas, la cual se incrementa conforme la distancia de la amada se prolonga y se torna indiferencia y desapego. Carlos Azar Manzur expone en Distancias una poesía elocuente y aprensiva en su paulatina revisión del dolor y el abandono, donde únicamente los recuerdos permanecen inalterables y seguros en la transición del poeta hacia la estabilidad y los mínimos resquicios de una seguridad que tarda en llegar. La voz se torna trémula y ávida a medida que el poeta define al amor como “lluvia errante” o “aire de un conocimiento desprovisto”. Sabe, además, que la amada no se halla presente y sólo vive a través de una fragancia, olor o memoria singular que registra los tonos de la separación y el distanciamiento. Dice, por ejemplo: “También nosotros nos detenemos a sentir la noche,/ los recuerdos comienzan ahí,/ en la sombra,/ miradas oscuras/ que conservan el soplo,/ el mar nocturno,/ las voces muertas”. Y en eso consiste su rememoración insomne, abotagada y descubierta de conciencia extrema: “Soy el que llega tarde/ para robar los nombres indiferentes;/ las piedades,/ las penumbras,/ el universo irreconocible”.

elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/9


La conciencia se vuelve cada vez más nítida y concreta cuando la voz se vislumbra como un mero eco de recuerdos preciosos, olvidos fugaces y certidumbres efímeras. La voz del poeta se torna, entonces, frágil lamento de su abandono y desconsuelo: reflexiona sobre la posible huída, observa los muros donde se sientan los visitantes, elabora un lenguaje muy personal en el cual hablan las piedras y el río, o sostiene un mudo coloquio consigo mismo. En todo momento, el poeta recurre a la imagen de la amada que fue y ahora, en el tiempo presente, se ha ido. Permanece la soledad, la indiferencia y la distancia. Los sucesivos poemas hablan, así, del deterioro

personal, del recuerdo que aflora y apenas puede ser recuperado, del amor desaparecido. Dice el poeta: “Silencio./ Detrás de los astros/ se esconde la lucidez,/ la sensación/ de que todo es sueño,/ la despedida”. Distancias, de Carlos Azar Manzur, se presenta como un poemario que se regodea de manera elocuente aunque un tanto excesiva en la insuficiencia del amor. No obstante los aciertos, las imágenes logradas y la poética serena y llana que brota del fondo del alma, la repetición temática vuelve inconsistente la estructura general del libro. La poesía, además, de ser una expresión cálida y viva, también debe ser crítica y consecuente con sus alcances inobjetables.

____________________________________________ Comité editorial luis alberto alfaro (costa rica)/ cruz benítez/ fabienne bradu/ sergio cárdenas/ luis cortés bargalló/ miguel jorge castillo/ evodio escalante/ julio césar félix/ alfredo giles-díaz/ jesús gómez morán/ armando gonzález torres/ ricardo hernández echávarri (eu)/ saúl ibargoyen/ josé kozer (eu)/ eduardo langagne/ hernán lavín cerda/ lucía de luna/ floriano martins (brasil)/ josé manuel mateo/ santiago montobbio (españa)/ angelina muñiz-huberman/ jorge ortega (españa)/ armando oviedo/ george reyes (ecuador)/ manuel silva acevedo (chile)/ felipe vázquez/ óscar wong/ elsa zeferino/ editor web: ignacio simal (españa)/ coordinador: leopoldo cervantes-ortiz

____________________________________________ elpoemaseminal es un proyecto independiente de divulgación sin afanes de lucro ni de promoción de una sola línea estética o cultural. no está vinculado a ningún grupo o institución, por lo que abre sus puertas a todos los autores/as de México y de cualquier parte del mundo. reconoce que los espacios para la poesía, con todo y que ahora son muchos dentro y fuera de la red cibernética, siguen siendo reducidos. el criterio de selección es únicamente la calidad poética, debido a lo cual se aceptan aportaciones en todos los sentidos. se citará siempre la fuente original. invitamos a los lectores/as y amigos/as a compartir poemas, libros, presentaciones, novedades y todo lo relacionado con la poesía, así como nuevas direcciones.

www.elpoemaseminal.lupaprotestante.es elpoemasem@yahoo.com.mx, elpoemaseminal2006@yahoo.com.mx correodepoesia@yahoo.com.mx

elpoemaseminal 104/ 15 noviembre, 2006/10

elpoemaseminal 104  

archivo completo

Advertisement