Page 1


55

Invierno 2012


Staff Idea y dirección: Marcela Predieri (marcela.predieri@gmail.com) Realización: “DELAPALABRA” Grupos de Estudio y Creación Literaria Página WEB: www.delapalabra.com.ar Vicedirección: Gustavo Olaiz (gsolaiz@gmail.com) Secretaría de Producción: Alejandro Gómez Editor responsable: Ricardo Marcelo Martín Catamarca 3002 - 7600 Mar del Plata - Buenos Aires - Argentina e-mail: editor@editorialmartin.com Diagramación y armado: Gustavo Olaiz Diseño y Foto de Tapa: Javiera Miraglia (javieramiraglia.blogspot.com) Colaboradores permanentes: Gustavo Araujo - Gabriel Cabrejas Gustavo Ciancio (Punta Alta) - Javiera Miraglia Daniel Conn (Chile) - Graciela Barbero Roberto Di Vita (Gran Buenos Aires) - Silvia Politano Cristina Mendiry (Buenos Aires) - Ricardo Martín Horacio G. Solari (Neuquén) - Daniel Battiston Ana Hernáez - Víctor Clementi Gustavo Fogel - Gastón Sequeira Daniela Riccioni - Lidia Castro Ilustradores: Agostina Mariel Lunghi (Mar del Plata) agoslunghi@hotmail.com Javiera Miraglia (Mar del Plata) baulvirtual@gmail.com Maximiliano Costa Martínez (Mar del Plata) Fotos LA AVISPA (Versión digital): www.delapalabra.com.ar/revistaLA.htm Colaboraciones a: delapalabra@hotmail.com Libros y/o revistas a: Pellegrini 3637 - 7600 - Mar del Plata La dirección no se hace responsable de los conceptos vertidos por los autores. Permitida su reproducción por cualquier medio (es más se agradece) siempre y cuando se respete el nombre del autor y se cite la fuente.

www.editorialmartin.com La Avispa 55

2


Edit orial

HABÍA UNA VEZ…

Este podría ser el comienzo de un cuento infantil, pero es una realidad concreta. Hace 12 años se nos ocurrió crear una revista, que a través de mucho trabajo y placer llegó hasta el día de hoy en que presentamos el Nº 55. Y acá estamos de nuevo, quizá por terquedad, de caprichosos, tal vez con el afán de probar que todavía una revista literaria, que se ha transformado en un enunciado cultural de esta ciudad, resiste a la tecnología y no queremos privarnos de repetir la experiencia de disfrutar de un encuentro de letras y voluntades… Lo que aun no sabemos si este es el último número. A veces culpo a los medios de comunicación de perseguir los sueños, ya que hay que convenir que nuestros sueños a veces se dejan estar y de hurgar en una hermosa biblioteca pasamos a prender una P.C. y nos conformamos con un sándwich de salchichón. Es triste, pero es verdad, pero de tanto en tanto se nos ocurre hacer esta revista, donde sin decir, ni convocar a mucha gente, acordamos el milagro de generar un espacio en el cual compartimos pensamientos que a veces molestan y dan un poquito de miedo. No hay que olvidar que aquellos que piensan siempre fueron un poco peligrosos, ya que construyen ideas e ideales, mientras otros solo informan. Nosotros insistimos en publicar las voces de quienes aun resisten desde la palabra escrita contra un muro de conceptos que se pierden en el espacio cibernético. Es decir que para poder saber de qué se trata La Avispa, por un tiempito, como dice don Eduardo Galeano no habrá más remedio que apagar la televisión, desenchufar la notebook, cerrar el diario, taparnos los oídos y re aprender a hojear libros, al principio con los dedos de los pies… por el tema de la alergia que parece haber hecho mella en nuestros cerebros respecto a leer y escribir. Nuestras nadas poco difieren, es trivial y fortuita la circunstancia de que seas tú el lector de estos ejercicios y yo el redactor. Palabras de Borges. Dicen que la lectura está en crisis. Pero, ¿qué importa eso a quienes amamos contar historias? Más allá de lo difícil que resulta editar, uno busca transmitir el sentimiento que mueve a todos y a cada uno de aquellos que gozamos cuando enfrentamos la hoja en blanco. No importa si escribir está de GRUPO DELAPALABRA 3


moda, por lo pronto todo aquello que uno puede ver en cualquier segmento primero ha pasado por la palabra escrita le guste o no a la gente. Escribir es lo previo, trazar el plan, crear lo literario en busca de lo mágico e irreprimible. Hay cosas que no me gustan de la realidad, personas y sistemas que me han querido imponer. Escribir es una forma de dar forma palpable a mis sueños. Un formidable diccionario de vida, a reencontrarme con imágenes y sentimientos que guardo desde mi niñez y eso me hace muy feliz cuando escribo Mar del Plata es una plaza fértil para todos los géneros culturales, pero la palabra, aun silenciosa cuenta con varios acontecimientos importantes que genera su propia naturaleza de mirar hacia adentro. Este años se realizó el 2º Festival Azabache de Literatura Negra y Policial, organizado por personas que cruzamos a cada momento por ejemplo; Fernando del Rio, Javier Chiabrando y Carlos Balmaceda. Ellos acercaron a escritores a quienes les interesa conocernos y que los conozcamos, nos visitaron Sasturain, Orsi, Oyola, Carlos Salem y otros del orden internacional. Jorge Chiesa publicó su novela “Tony” en la editorial “Clase Turista” de la ciudad de Bs. As. Y Letra Sudaca Ediciones de Mar del Plata presentó su segunda antología “Poca Cosa” luego de un registro de autores marplatenses y de otras ciudades. También se estrenó la película “La plegaria del Vidente” basada en la novela homónima del escritor Carlos Balmaceda. Además “Las reglas implícitas”, del autor marplatense Sebastián Chilano fue la novela (elegida entre 65 obras de todo el país) ganadora del III Premio Nacional “Laura Palmer no ha muerto” y también nuestro amigo Víctor Clementi que publicó en Editorial Martín su poemario “Destino Desarmable” entre tantos otros autores lugareños que en este momento no me vienen a la memoria de este 2012 y aun falta la Feria del Libro 2012 y varios eventos literarios. Creo que es significativo pensar que si la lectura está en crisis, debería ser casi imposible que tantos excelentes escritores de todo el mundo, aun intenten a cada momento publicar su trabajo en papel. Insisto… No debe haber para un escritor placer más auténtico que ver su obra editada en un libro. Creo, que la función de una revista literaria también es dar el puntapié inicial a todo escritor para desarrollar su propia tarea. ¡Hasta que la vida nos encuentre!

Alejandro Gómez

La Avispa 55

halegomez2003@yahoo.com.ar 4


Poesía

GASTÓN SEQUEIRA DANIEL BATTISTON OLGA BERTINETTI JUAN MANUEL ALFONSI JUAN MIGUEL IDIAZABAL HERNÁN CISTERNAS ANA MARÍA HERNÁEZ GIANNA TOMASETTI DANIEL DIETER CONN CALDERÓN VIVIANA CHARRA MARIANA GARRIDO 5

GRUPO DELAPALABRA


Poesía ***

hoy me desvelo en la tinta reposo en el terciopelo de la palabra escudriñando en abecedarios escondidos la belleza literal se agazapa en el laberíntico instante ignoro (como siempre) la estética busco con afán y rebeldía (como siempre) no aflora pero sí chista sonríe cae se manifiesta imperfecta abre la boca tremenda se regocija y huye vuelvo a empezar su clamor se disuelve en ecos la albergo entre mis manos apichonada mientras tambaleo en escombros semánticos está ahí en la punta de mi beso en la mina urgente de mi lápiz el lápiz con resaca quiere vomitarla en este papel exhausto que cada noche la espera La Avispa 55

6


Poesía pero ella se retuerce se escapa grita agrietada reposa en la lengua del poeta suave tierna silenciosa y en la hora más efímera del día en la libertad del Hombre frente a él se desnuda

GASTÓN SEQUEIRA gasbhitour@hotmail.com

Javiera Miraglia

7

GRUPO DELAPALABRA


Daniel Battiston

Poesía

LOS INVISIBLES Manos abiertas lloviendo hambre, los dedos abrazan calles que sólo saben de despedidas. Las horas se escurren entre los fuegos que crecen en latas a sus pies. Juntan pedacitos de tiempo esperando un tren que ya partió. No pudieron verlo. Las vendas aprietan. Si cayeran, desnudarían pupilas abandonadas. La noche llega. En un rincón se enroscan tapados con diarios de ayer. Se visten de noticias en blanco y negro y las mujeres imposibles de la contratapa, clavan sus dientes en los hombros duros, se montan. Y los cabalgan como a bestias de pezuñas negras. La noche se cuela en las bocas y debajo de las uñas, que guardan el sabor de media hamburguesa de McDonalds. No ven. No pueden. Nada más un hacerse ovillo apretado contra la pared. Un dejar que las ideas se retuerzan, y no poder gritarlas. La lengua es un pececito pálido que salta en la boca, se ahoga en el aire tibio de un bostezo envenenado. No hay candelabros que iluminen la cena. Solo pensamientos astillados, y el diario escupiéndole noticias de la semana anterior. Un montón de cenizas sobre sus cabezas. La voz de los otros apuñala vidas. Ellos encallan en el puerto de los olvidados.

DANIEL BATTISTON

La Avispa 55

danielbattiston@gmail.com 8


Poesía

LA OTRA MUERTE Sobre la mancha de café la venganza del tiempo Un roedor se atreve

Emite el grifo dos aguas sonido perfecto, monótono penetra los cuartos el inmenso hueco de techos bajos paredes blancas puertas quietas Arriba del mantel vasos y ausencias

Daniel Battiston

Bajo la tela una mesa rústica el cajón, cuchillos y botellas tras la puerta

Una aldaba espera estoy muerto y observo Sobre la mancha de café se alimentan mis flacos huesos Es menester que vea lo que fui antes de volver

OLGA BERTINETTI

pinochafiestas@yahoo.com.ar 9

GRUPO DELAPALABRA


Poesía

OIDOR TALES

Sean los que de gloria vivan o con gloria

¿No ven sobre el triste sobre muerte devorando sobre todo pueblo?

el grito el ruido la libertad-libertad rota en trono

argentino el orgullo invasor ustedes el campo vencedor vil

eternos eternos

eternos eternos

Se levanta la tierra una nueva sien coronada de un león se levanta

Mas feliz los bravos juran los bravos pechos, los bravos pechos

de los. los rostros a marte, sus pechos su marcha, tiemblan

el valiente argentino ardiendo con y con valor y con trueno

eternos eternos

eternos eternos

Las tumbas a sus huesos a sus ardores a sus hijos

Del Sud, buenos pone frente los pueblos la frente de los buenos

pero muros sienten todo. con grito de todo con grito de

san, san pacha ambas piedras y murallas

eternos eternos

eternos eternos

Pestífera estandarte quieto levanta. Sangriento levanta provocando:

Aquí el brazo: el fiero aquí dobló la patria de la

¿no ven sobre con saña con sangre sobre el llanto en, y la paz?

la victoria sus alas cubrió su vista el tirano

eternos eternos

eternos eternos

La Avispa 55

10


Poesía Gran Majestad el trofeo. sobre sus armas. se rinden desde el sonoro otro resuena el nombre el polo América fama eternos eternos

Javiera Miraglia

Mortales: su trono abrieron les repiten: mortales y responden.

JUAN MANUEL ALFONSI elgringova@hotmail.com

LEER ¿= INMORTALIDAD? Leer y con las palabras la muerte correr...

JUAN MIGUEL IDIAZABAL chaselon@hotmail.com

11

GRUPO DELAPALABRA


Poesía

MUERTE A SORBOS A Veces siento cómo el valle y su soltura Maneja mis montes. A veces siento cómo mi cuerpo destiñe a mi porte. A estorbos carreteo mis años Como enfrentando décimas sin ser profano A veces siento cómo arenas Bosques de éstas, me rodean Y soy más lento en mis miradas Y me rodeo del silencio y sus huestes. Creo decapitar a mis lentos y pasmosos pasos Para preparar mi huida a los descansados claros de mi Cripta… A veces siento Cómo ronroneo mis claros y sacudidos años A veces siento Que mi tiempo y su escultura Crepita a sorbos Y me veo tendido al cosmos Cómo yace mi cuerpo y su azul color de abatidos ojos Y su calostro sin latidos. A veces siento, cómo muerdo a la muerte a sorbos

HERNAN CISTERNAS

La Avispa 55

(CHILE) cisternas.hernan@gmail.com 12


Javiera Miraglia

Poesía

MASCARADAS Es serena la noche sutilmente desnuda madre de todos los placeres de todas las soledades. Marcelo Parra

Fugaces amores en noches de carnaval calles abandonadas de pasiones Serpentinas laten a un ritmo de zozobras por cualquier recodo de la vida Presagios invisibles hablan de muertos regocijos Ocultas tras la máscara lágrimas e ilusiones Mientras ríe la comparsa un anciano lleva todas las noches de la humanidad sobre sus hombros y un niño harapiento guarda la miseria de un mundo sombrío Juntas sus penurias parecen menos dolorosas danzan al compás Son ecos de otras madrugadas en la ciudad desierta.

ANA MARÍA HERNÁEZ - anabelle32@hotmail.com 13

GRUPO DELAPALABRA


Poesía *

Se trata de no escuchar; de sentir con oídos antiguos sólo el arcano que cobija el alma.

GIANNA TOMASETTI

cuencaceleste@gmail.com

Theos y Daimon se disputan la vida. Por momentos, acuerdan intercambiar sus roles. Daimon, a veces, esconde su máscara de averno mostrando su theos más impredecible. No hay dureza que alguna vez no ceda, ni blandura que no oculte garras. Y no se sabe si hay cobardía en el coraje, o el coraje destraba demonios olvidados. He acabado con todas las certezas y estoy en una isla que perdió su norte; en la frontera de un día sin concluir y una noche a la espera de su comienzo.

GIANNA TOMASETTI

cuencaceleste@gmail.com

La Avispa 55

14

Javiera Miraglia

**


Agostina Lunghi

Poesía

INVITACIÓN PLEXO SOLAR Que entre el sol por mi ventana y entibie estas sombras frías llenas de invierno Que entre por los postigos jugueteando con risas mis marrones Que entre el sol y rompa el témpano de hielo de tu cuerpo Que entre por tus ropas y acaricie tus hombros entibiando los músculos agarrotados Sí, que entre el sol

y nos regale un poco de luna…

DANIEL DIETER CONN CALDERON Chileno en Córdoba - Argentina donredondelao@hotmail.com 15

GRUPO DELAPALABRA


Poesía UN ADIÓS A LAS COSAS MÁS QUERIDAS De su libro “Orgullo de los palenques”

Cuando elegí mi frontera jamás me fui de un lugar, no se sabe si al llegar se haya abierta la tranquera; manadas a puerta afuera, así se abrieron mis sueños, quizás por seguir un dueño y en su candil apoyarse, con mil ganas de quedarse y hacer su temple sureño. Hay cosas que no se olvidan, como un relincho sincero, como esos potros matreros y ese sol en el que anidan; a esos gauchos que los cuidan antes de irme he de pedir, como una ayuda al partir que larguen esa manada, en nombre de esta mirada y en honor de mi existir. En las hojas de mi vida figuraran los paisajes, un corral, un paisanaje, más el sol de mi partida; entraré en la gran porfía de un volver y recordar, o ya nunca el regresar por no herir con mi pasado, a esos ojos que he mirado y hoy no pienso defraudar.

La Avispa 55

16


Poesía

Javiera Miraglia

Quizás dude por momentos Cuando me halle en soledad, recordando en la ciudad ese sol de sentimientos; pediré al canto del viento que mi suave rima lleve, que con sus brisas eleve el adiós de mi partida, como una estrella perdida y el miedo que no se atreve.

Un eco se hará recuerdo de los campos y el sonido, ese verde que ha caído cual si fuera algún acuerdo; entre sueños hoy me pierdo, con temor a un no llegar, porque sé que al regresar no encontraré esa manada, no habrá luz en mi mirada, ni habrá un sol en mi lugar.

VIVIANA CHARRA

vivicharra@hotmail.com (Miramar) GRUPO DELAPALABRA 17


Poesía MAREA GRIS Turbio espíritu del mar revuelto. la contaminación come desde la orilla, en dinastía el hombre avanza pero me muevo en el agua como un pez aflojo la espuma para poder entrar a sus piernas. El universo marino tiene la paz necesaria abrazo nato de los días grises. Quiero nadar en soledad el agua me concede todo espacio antes no concedido por la tierra. Quiero nadar y construir una ciudad de algas levantar edificios de corales acostarme sobre la arena del fondo mirar el cielo de agua escuchar la nada calma y a la vez desesperante. Las secuelas del cuerpo terrestre ya no importan ni el cabello ni la sensación de mojado que ya no insiste en el cuerpo. Me enlazo con el agua, somos una. Los peces se acercan ya no me inspeccionan, el cielo tal vez será turquesa mentolado o albino pero acá el cielo es densa transparencia. Voy unos metros más abajo la luz va rompiéndose en pequeños rayos corta la visión sostenible, los colores de los peces se hacen opacos y tristes, hace frío. La Avispa 55

18


Pedro Petrelli

Poesía

Subo a la superficie, todo cambió diques de la consciencia cerraron compuertas el derrame de la marea es inminente. La espuma me envuelve al pisar la orilla es el refugio blanco a las páginas en blanco que vendrán cuando la memoria se bloquee y necesite un caracol donde escaparme a escuchar olas romper.

19

GRUPO DELAPALABRA


Poesía

Ya no puedo estar con los pies en la tierra necesito precipitarla de mi cuerpo, ansío volver enseguida al mar volver a armar mi contextura, a sostener la fuerza perdida o abandonada en el amor agua, para volverlo lleno de agua y de sal cuando las veredas siguen en la ciudad llenas de árboles muertos de rostros sin vida y calles subastadas al desprecio. Estoy a unas cuadras de la orilla mis pulmones se inflan como un globo inmenso inhalan y exhalan electricidad incandescente, veo luces de barcos que invadidos de mar atraviesan la línea débil del infinito. La marea gris me absorbe pero no me ahogo ni quiero hacerlo, la observo hasta mimetizarnos soy un grano más de arena me siento protegida en la libertad del viento en el abrazo de la espuma, sintiendo el agua la contradictoria calma de su cuerpo volviendo a ser los dos, fondo y orilla.

del libro Marea gris - 2012

MARIANA GARRIDO

marianaegarrido@hotmail.com

La Avispa 55

20


Cuent os y relat os ROBERTO ROMEO DI VITA MIGUEL FERREIRA SILVIA B. POLITANO MÓNICA ARAMENDI OSCAR RUIZ CARLOS MORTEO BETO BROM - ANA MARÍA HERNÁEZ CRISTINA NAGY OSVALDO PAMPÍN ANA MARÍA LABANDAL GRACIELA BARBERO

21

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos BUSCANDO AL NEGRO NÚÑEZ Y justo ahora este perro me tiene que ladrar como un condenado y querer morder. ¿Y por qué será que recién descubro la dirección, pero está todo pintado de blanco y hay un montón de escombros en la entrada? ¡No, está todo vacío y no sale nadie, solamente ese perro maldito que me persigue! Calle Quintana del mismísimo San Antonio de la Padua, las 10,30 de la mañana y nadie se asoma a las puertas. ¡Ni un alma en pena a quien preguntar!... ¿Existirán las almas en pena?... Mucho verde, muchas casitas paquetas, pero están todos adentro y te podés gastar las manos golpeando, nadies va a salir pa’juera M’hijito! “Los forasteros lejos de nuestros pagos, no vaya a ser cosa que sean villeros o chorros” estarán pensando estos mismísimos vecinos detrás de sus rejas y ventanas. “Menos mal que el maldito perro se fue”, pienso como amigo del Negro y me estoy quedando sin tomar un cafecito con él. Carbone y... me acuerdo en este momento de toda tu familia, escribiste en el mail, la cita es frente a la estación para todos los amigos, pero te olvidaste la calle y el número, ¡viejito!... ¿Me  decís como hago ahora? Para colmo el sol de este condenado enero argentinito, está apretando fuerte y la angustia por no-verme con Núñez me hace putear a lo grande. ¡Y para esto puse el despertador para no llegar tarde! ¡Es domingo, viejo; mal día para despertarse con la alarma de un reloj! Pero los amigos, son los amigos y uno no puede fallarles. El asunto es llegar y saludarlo al Negro, recordar con los demás su merecida amistad, lo cálido de su generosidad. Recuerdo la primera vez que me lo presentó Di Serio en la carpa de venta de libros de los Palumbe y esa noche leyó un cuento este gran Núñez; que fue genial nos dio para comentar una semana entera. Esta mañana cuando pasé por la Avenida Rivadavia, salían varios colectivos hacia las piletas de La Salada, lo tomaba gente con sus bolsitos y heladeritas familiares, un rostro me llamó la atención. La Avispa 55

22


Cuentos y relatos

Es singular cómo puede transformarse un rostro, hay caras que de frente parecen perfectas, hermosas, pero cuando giran hacia un costado la perspectiva ya no es la misma, se transforman, cambian y son los perfiles que “no me favorecen” por lo fulero que salgo en la tele, decía una artista muy famosa. La cuestión que ese rostro que me llamó la atención, era muy parecido al rostro del pibe que miraba a través de una ventana de un bar, en una tarde gélida de lluvia en Buenos Aires. El pibe que miraba más allá de adentro del café y sus parroquianos, más allá de las facturas y el café con leche que añoraba, miraba con curiosidad de purrete, el disfrute de otros, antes de volver a sus trabajos, miraba con ojos lejanos; los ojos del desamparo de una niñez abandonada. Rostros similares a muchos otros, “la ñata contra el vidrio”, dice la canción. ¡Ahora ya lo tengo presente!... esta situación me recordaba que la había escrito en un cuento, el Negro Núñez, y lo leí en una revista. ¡Pero... me falló la nueva dirección que me dieron en la terminal de taxis... y el Negro no está!  No hay caso por más que pregunté, nadie sabe orientarme. Me olvidé la agenda con los teléfonos a quién consultar. San Antonio de la Padua, en el mismísimo oeste del gran buenos tórridos aires... ¿Quién lo habrá mandado hasta aquí, al Negro Núñez?... Tenía entendido que su domicilio era por Morón o Castelar? Ahora me dicen que vaya hasta la estación  de Merlo y pregunte allí para poder encontrar la reunión... Subo a la estación de tren de Padua y espero... pero no; me vuelvo hacia los pagos de la calle Zapiola 53, que es bastante lejos... Y además ya se pasó la hora. Llego a Liniers y luego tomó el 161 de regreso, con la frente marchita en derrota, como la derrota de Independiente ayer frente a nuestros rivales de siempre. Me parece que Núñez también es del 23

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

rojo y Carbone, ídem... Carbone, ¡Ay Carbone!... Regreso sin poder dar el saludo al cuentista más grande del Oeste, como dijera alguna vez, un crítico que me parece que está forzadamente en el anonimato. Perdóneme amigo Juan Alberto Núñez, no pude llegar hasta su funeral y darle la despedida que usted se merecía. El velorio fue un día anterior, pero usted no se preocupe Negro, me atrevo y “sostengo” que siempre estará presente en esos cuentos inigualables que usted escribía y serán  difíciles de olvidar. ¿Sabe Negro?   ¡Hasta la Victoria Siempre!  Negro Núñez del alma.  

ROBERTO ROMEO DI VITA antonio@heniax.com.ar (Gran Buenos Aires)

Daniel Battiston

La Avispa 55

24


LLUEVE

Cuentos y relatos

Nada, llueve es miércoles, mira la ventana la lluvia cae se nota en el césped las lámparas de barro, los colibríes salen a nectarizar las flores, apagada la tele, solo se sienta en la silla de madera que da al balcón, su tez pálida, ojerosa, las manos secas de dedos largos, en sus ojos hay brillo de pensamiento, mas allá a ras de suelo en la plaza perros mojados de cansino andar buscan refugio, se sumerge en sí mismo −hay mucho silencio murmura para sí−, en su regazo hay un texto de Faustino Sarmiento, en el que el pensador Argentino habla de las mazorcas y el gaucho, de las escuelas en los confines de la patria, la necesidad de el ser, y habla de madre y padre y guerras, eso lo hace pensar que hay mucho silencio –el silencio es de los medios, no suena una campana, no hay murmullo de guardapolvos en la calle, no hay banderas, ni escarapelas en los pechos, no se nota ese agorero murmullo de libertad, todo es silencio pegajoso, de histerismo maniqueo, nada, se levanta, mira desde el balcón hacia la avenida, no hay una sola azul y blanca en ningún frente–. En su mente pasan galopes frenéticos, ruido a cascos, sables en alto, gritos y retumbar de cañones, gauchos de fiero rostro lanza en alto y pecho de acero en la pelea por el territorio, lanzas, si lanzas de punta con cuchillos, lanzas con azul y blanca es sus tacuaras, lanzas, esas que atravesaron al invasor esas que libertaron al pueblo oprimido, lanzas, lanzas murmura, se acerca más al borde del balcón en el piso ocho, se aferra con sus dedos huesudos al borde, se pone tenso sus ojos miran algo mas allá de las calles sin banderas, sin sonido a nada y grita muy fuerte con una garganta inflamada de recuerdos y dolor. ¡VIVA LA PATRIA CARAJO!

MIGUEL FERREIRA

(Misiones) - melpoema@yahoo.com.ar GRUPO DELAPALABRA 25


Cuentos y relatos LA HORA DEL TORERO

Desde muy chica consideraste natural que las cosas que te producían placer no te pertenecieran. El aroma de las rosas de la anciana de la otra cuadra. La frescura de una vereda barrida con agua de manguera, mucha agua y olor a desinfectante, a varias cuadras del lugar donde habitabas con un padre buenazo pero inútil. Una madre paciente cargada con un cansancio de manos ajadas, uñas rotas, ilusiones molidas. Era normal poseer a medias. Un pedazo, sólo un pedazo de pan que te obsequiaba con mirada de lástima el señor rengo, que todos los días llevaba un cesto con olorosas facturas al Café de la esquina. Una muñeca con un solo brazo que tu hermano encontró en una zanja. Las zapatillas que siempre llegaban con la forma de otros pies y las suelas tan gastadas que a la semana, si tenías la mala suerte de que lloviera, el agua hacía plop plop bajo tus plantas. No conociste el entusiasmo de estrenar una blusita o un jean. La ropa que te daban era muy grande o demasiado justa, siempre. Estabas tan resignada a tu destino que jamás se te ocurrió desear una situación que te permitiera adquirir una prenda, disfrutarla recién salida de la bolsita, oler su perfume, como veías hacer a través de las vidrieras. Sólo pedías que existiera una niña con tus La Avispa 55

26


Cuentos y relatos

medidas, para poder lucir su ropa desechada. Te comprendo. Intento imaginar cómo habrá sido toda tu vida, hora tras hora, año tras año, esa etapa tan difícil de adolescencia ¿Tuviste adolescencia? Pienso que la madurez te llegó a los trece, al huir apretando el botín, en tus primeras correrías. No podías imaginar que al rateo seguiría algo mayor. Los malos siempre encuentran súbditos. Tuviste suerte, no impidieron salirte. Lo difícil fue escapar de la adicción. Lo estabas logrando. De golpe se te vino encima el recuerdo de las privaciones, el cansancio, el dolor de no ser dueña de nada. Una montaña sobre tus hombros paralizando la lucha. Y te decidiste, total, estabas jugada, ya tu vida no tenía importancia ¿qué podía importar la de los demás? Conocías la rutina del anciano. No tenías arma, improvisaste: una cuchilla de cocina, suficiente para atacarlo. No imaginabas la fuerza del viejo, no todos son frágiles y los más astutos viven en estado de alerta. Se defendió como pudo y con lo que pudo. Una pequeña maceta bien dirigida puede hacer mucho daño. Lloró al verte en el suelo. Él mismo hizo la llamada. No llegaste al hospital. A las 17 en punto de una tarde lluviosa tu alma se escapó, ruego que al encuentro de algo mejor. Un periodista, haciendo alarde de cultura aprovechó el dato sobre la hora de tu partida y te unió en absurda comparación al torero Ignacio Sánchez Mejías. Una forma distinta de anunciar un hecho que se repite casi a diario. Y acá estás. Son sólo tuyas estas flores, todo su aroma te pertenece, lo mismo que la luz de las velas y las lágrimas de los que te contemplan. Pocas pero absolutamente tuyas.

SILVIA B. POLITANO

27

silviabpolitano@gmail.com GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos UNA NOCHE DE LLUVIA Del libro “La estación de los vientos”

Ariel recorre su diminuta habitación con la actitud de un tigre enjaulado. La única ventana de su cuarto, en un quin­to piso por escaleras, da al contrafrente y una pared sucia de moho de otro edificio, se interpone entre él y la ciudad. De cualquier forma, ese día, no le importaba mucho ya que llovía a raudales y todo su ser sentía el agobio de la tarde sucia de Buenos Aires y el que le imponía su soledad. Ella ya no estaba. Hacía mucho que lo había dejado, aun­que tantas veces Ariel pensaba en ella que terminaba conven­ciéndose que, de alguna manera, seguía allí. Seguía allí, pero ausente. No podía tocarla ni besarla. No podía extraer el jugo de sus labios ni contemplar su cuerpo, no podía acariciarla ni ensayar los gestos de amor que habían sido cotidianamente disfrutados. Ese día tenía trabajo. Tenía que entregar un artículo para la redacción, cerraba esa noche. Pero nada asomaba a su mente para poder escribirlo, necesitaba simplemente algo para lle­nar el espacio que le pertenecía en la página de la edición semanal. Se sentó, una vez más frente a la pantalla, puso nuevamente los dedos en el teclado… pero nada. Ni una idea. La página blanca del documento se llenaba de ella. Si parezco un tango nomás, todo se me hace nostalgia… el cuarto me agobia, pensar en ella me vuelve loco… y encima un viernes sin luna, sólo lluvia y lluvia. No importa… salgo igual un rato, a lo mejor me puedo despejar y cazar alguna idea o veo algo que me empuje a hacer la nota… si no me van a mandar a la mierda… A pesar de la lluvia, caminó por Corrientes desde el Bajo hasta la 9 de Julio a la hora en que todos empiezan a desertar de la ciudad. Para los demás el fin de la jornada laboral, para Ariel, ni siquiera el comienzo. Siempre le había gustado ca­minar Buenos Aires cuando el sol comienza a esconderse, era su mejor hora, pero ese viernes diferente, mojado, el recuerdo lo carcomía y asomaron sensaciones inexplicables. Dejó atrás el Tortoni y a los muchachos que seguramente lo estarían es­perando. Impulsivamente cruzó la avenida y entró en la otra ciudad. Caminó cuadras sin mirar a nadie ni hacia ningún lado. Ni siquiera le importó estar absolutamente empapado. De pronto, de la semiclaridad de las escaleras de Liberarte aso­mó La Avispa 55 28


Cuentos y relatos

una silueta deshojada. Por primera vez desde que había salido del departamento, giró la cabeza en una dirección definida. No alcanzó a distin­guir más que una sombra. Y la sombra se apoyó en su hombro como si fuera a invitarlo a bailar o a acostarse con él, pero nada de eso sucedió, sólo le susurró a sus oídos unas palabras ininteligibles y salió corriendo delante de él. Pasmado, ni si­quiera atinó a seguirla. Como un fantasma asustado, simple­mente, siguió caminando. No sé qué me pasa, Negro. No volver a verla me quie­bra… como cuando la tenía conmigo, pero lo que más me desespera, me agobia… es el desamparo que siento por su ausencia y ahora ese susurro, esa sombra… me aterra. Ya sé que no me crees nada, pero te juro por mi vieja, que no fue una alucinación, se apareció y casi se tiró encima mío, no vi más que su sombra, se asomó sobre mi hombro, me habló… ¡Sí!... palabras reales, sólo que no entendí y se fue… se fue nomás… ¿Qué se yo a dónde?... no pude ni verla desaparecer, no atiné a nada, ni a correr. Todavía tengo su perfume en mi nariz, no me lo puedo sacar con nada y, en el fondo, no sé si quiero hacerlo. Si, en serio, era su perfume… era ella. No, no me importa lo que digas, no me importan los añares que pa­saron sin verla, sin saber de su vida… ¿Por qué de su muerte?… eso no sé de donde salió, nadie lo sabe, y vos menos, te dejas llevar por la imaginación… ¿por qué tiene que estar muerta? Ariel, se te ve desaforado… por más que te esfuerces en disimularlo se te escapa y los demás lo notamos, claro que sí, aunque también disimulen. Ese recuerdo o como quie­ras llamarlo te tiene loco. Qué más cárcel que la de no saber cómo salir de algo tan extraño y a la vez tan elemental… ¡entendelo!... te pareció verla, la tenés metida acá… si acá, bien acá, hermano. Claro que sí, no discutas, necesitas todo ese monstruoso día para justificar lo que les pasó hace tanto y… ni pensar lo que te puede pasar si te caés en una sombra tan parecida a la que decís. Y para rematarla estás poniendo en juego tu laburo, pelotudo. No me vengas con el cuento que la otra noche se te dio vuelta la vida, la vida te cambió cuando la conociste, mientras estabas con ella, 29

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

cuando salías y dejabas todo y a todos, cuando no podías concentrarte en el trabajo, demorabas las entregas y caminabas por todos lados como una sombra. Esa mujer, de alguna manera, le había dado vuelta la cabeza y esa historia de la caminata por Corrientes terminó de des­figurarlo. Ariel siempre fue un tipo de agallas, de renombre, reconocido y respetado. Nadie pudo comprender, ni siquiera él mismo, lo que había sucedido ese viernes donde la tormenta aliada se trasformó en un rayo fulminante de sus ideas y las calles de Buenos Aires en un páramo para su es­píritu. Mañana, tarde y noche da vueltas y vueltas buscando. Esta idea de buscar una sombra en pleno día podrá parecer más que loca, pero es necesario entenderlo, aunque nadie lo entienda. Su pulso acelerado aceleró el tiempo y sus determinaciones. Decidió salir solamente los viernes y, luego, sólo los viernes de lluvia. Emerge de su cuarto agobiante en el cual se refugió sin más trabajo, sin más amigos, sin más ideas. En esos días, se repite la rutina: la gente apura el paso para llegar a la boca de los subtes, corre con los brazos al­zados intentando alcanzar un taxi vacío o un colectivo, otros, bajo sus paraguas, apagan el microcentro y encienden Co­rrientes. Constitución hierve, los autos avanzan a paso de hombre por el puente Pueyrredón, los cines y los teatros del centro se llenan; en los cafés se reparte la “sexta”, mientras, como manando de las entrañas de las ciudad, asoma el submundo de cartoneros, limpiadores de parabrisas, vendedores que de­tienen a los autos en cada uno de los semáforos rojos y, todos, para hacerse unos pesos. La sombra se acopló a su pecho y Ariel la guarda en su nido, para que nadie la viera, para que nadie opine, para que nadie crea. Basta con saber que vaga por Corrientes Sólo camina solo. No ve nada de lo que ocurre a su alrededor. Solo camina y sigue, sigue caminando ajeno a todo. No sabe qué le pasa, ni por qué. Solo quiere darle forma a una deses­peración que se insinúa y no estalla. Enclavado en dos mundos que se tocan pero nunca se entre­lazan, él camina. Él camina y una sombra lo persigue y lo muerde un susurro.

MÓNICA ARAMENDI

La Avispa 55

(Miramar) monica_aramendi@yahoo.com.ar 30


Cuentos y relatos

MANDALA1

Miro el reloj y descubro que las doce del mediodía quedaron cuarenta minutos atrás. Apenas me quedan veinte para almorzar y el ascensor a esta hora está colapsado. No tengo más remedio que lanzarme por las escaleras hacia la planta baja. Apurado, compro una manzana en “El Altiplano”, (la verdulería de al lado de la oficina), y con resistencia le entrego al boliviano que me atiende mis últimos cinco mangosueldo. Ante lo evidente de mi gesto, me dice como para que me sienta mejor: “Acá vendemos las mejores manzanas de la ciudad”. Cruzo la calle. Alcanzo a sentarme en el banco de la placita, (milagrosamente vacío). El sol de agosto me da de lleno en la cara y me reconforta. Ahora sí, sentado, cómodo y famélico saco del bolsillo mi manzanalmuerzo, le doy un tarascón que me permite (en todo un ejemplo de eficiencia) deglutirme, con un solo bocado, la mitad. Dispuesto a terminar el asunto, abro la boca hasta que las comisuras me duelen, cuando asoma sobre la media manzana, primero, la cabeza de un gusano e inmediatamente después el resto de su cuerpo. Me lleno de una natural sensación de asco, instalándose en mi mente la cara del bolivianoverdulero riéndose a más no poder. Me siento profundamente estafado. Prometo fervorosamente no comprarle nunca más nada, y además, bien fuerte como para que me escuche del otro lado de la calle le grito a modo de venganza light: ¡Chorro hijo e´puta! Mientras tanto el gusano, totalmente despreocupado y ajeno de mi reacción, se mueve por la media manzana como se mueve cualquier gusano: Acerca el culo al cogote (o como quiera que se llame 1 La palabra Mandala proviene del sánscrito, y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo sagrado de sanación, totalidad, unión, integración, el absoluto. Un Mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Representa la creación, el mundo, Dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Todos siguen una línea circular. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. GRUPO DELAPALABRA

31


Cuentos y relatos

el extremo trasero y delantero de los gusanos) en un movimiento de repliegue, levantando el lomo como un fuelle con cada contracción. De color verde claro, ojos rojos, y repugnante, (no mucho ya que es chiquito y no tiene pelos). Apoyado en mi manzana, levanta la cabecita, arruga los pliegues y me mira (por lo menos, yo creo que me mira), le devuelvo la mirada, (pero la mía lleva odio incluido), y como si me entendiera, le grito: ¡Gusano de mierda! Al instante doblo hacia dentro mi dedo índice, apoyo la uña sobre la yema del pulgar, para formar un círculo y convertirlo en un gatillo, que disparo con fuerza pegándole con la uña de lleno en el culo (o como se llame el extremo trasero que tienen los gusanos). Sale despedido de la manzana desafiando la ley de gravedad. Cae al piso. Se recupera y sigue su rumbo en la plena ignorancia de que su destino es encontrar alguna otra fruta o perecer de inanición. Entretenido con el gusano no lo veo venir al Tucu y ya lo tengo encima. Nada que pueda hacer. —¡Tenés la guita! —Me increpa de una, directo como siempre. Alcanzo a balbucear lo primero que se me ocurre —Eeeeee, siiiii, buenoooo, ahora no. Eeeeee, a la tarde. Hoy cobro. El Tucu, que solo laburó levantando quiniela, se traga la mentira a pesar que hoy es veintitrés. —¡A las cinco estoy acá, y mejor que tengas la guita! Se va. Me quedo con media manzana mordida y un quilombo entero que no sé cómo arreglar: Le debo al Tucu mil mangos desde hace más de un mes, (empecinado en agarrar al veintiocho, que se niega a salir), no tengo un sope, mi crédito está agotado en todos lados y encima no se me ocurre nada. ¡Pienso! ¡Pienso! Vuelvo al laburo. Sigo pensando. Morales me llama: —¡Che pendejo! anda al banco, pagate esto y después archivá las boletas. ¡Apurate que te cierra! Me da las boletas de luz y gas de la oficina y la plata. Me rajo de la oficina. En el ascensor rumbo a la planta baja cuento la guita: Setecientos cincuenta pesos. Miro al cielo agradeciendo al de arriba y me la guardo en el bolsillo. A las cinco estoy en la puerta del trabajo. El Tucu ya está sentado en el banco de la placita, esperándome. —¡Trajiste la guita! —Tomá, conseguí seiscientos. Achicá la deuda. En dos días te doy lo que falta —Le paso la plata y agrego, dándole otro billete: —JuLa Avispa 55

32


Cuentos y relatos

game estos cien al veintiocho a la cabeza. El Tucu empieza a juntar bronca. Los ojos se le inyectan de sangre. Con cara de odio me agarra, me mira fijo y me dice: ¡Gusano de mierda! Acto seguido me pega un tremendo patadón, que me hace aterrizar despatarrado con toda mi humanidad en el medio de la vereda de la placita. El Tucu se va llevándose consigo, los setecientos mangos y la raya de mi culo pegado a la punta de su zapato. Mientras me hago masajes en la parte dolorida, veo como le pasa la plata al capitalista. Un gordo que está con dos ursos en una Mercedes, estacionado en la puerta de la verdulería. De repente bajan los ursos, lo agarran al Tucu inmovilizándolo. Se baja el gordo. Cara de odio. Ojos inyectados de sangre, y le dice: ¡Gusano de mierda! Ahí nomás le pone al Tucu un tremendo patadón, que lo hace trastabillar, para terminar contra los cajones de naranjas y manzanas de “El Altiplano”. Las frutas por supuesto se desparraman por toda la vereda hacia ambos lados y también hacia la calle, la mayoría son aplastadas por los autos que circulan pero una manzana llega rodando, intacta hasta el cordón de la vereda donde me encuentro. Entonces, como si nada hubiese pasado el gusanito verde claro, hace un agujerito en la manzana metiéndose en ella, se acerca el bolivianoverdulero, la levanta y la pone junto con las otras en el cajón para poder vendérsela al próximo cliente.

OSCAR RUIZ

oscarricardoruiz@gmail.com

33

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos SENTIRES Y DESACIERTOS Cuando se conocieron en una muestra de fotografías, ella era pintora, profesora de bellas artes; él periodista y escritor por encargo. En su alta figura con su cabello castaño, sus ojos negros miraron al arlequín sentado en un banco sin respaldo, bajo una vieja farola. Ni el rojo de las mejillas del payaso ni las negras cruces que marcaban la triste mirada, lograron desviar su curiosidad del acordeón que el grotesco personaje tenía en su falda. −¡Qué solo está ese payaso! Vaya uno a saber qué peso lo agobia −comentó un hombre con saco, en voz alta. Ella giró su cabeza; se sorprendió al ver que quien había dicho eso estaba a por lo menos tres metros de distancia. La voz melodiosa, pareció sonar más cercana.

Él, al notar que la hermosa mujer lo miraba, continuó sugestivamente. −Siempre algo nos llama la atención, nos mira… −Lo dice porque el payaso está solo en el momento de hacer su arte… Con una sonrisa agradable él contestó −Por el acordeón y la farola. La pintora sintió curiosidad por esa respuesta y aceptó el café que le invitaba el periodista, dentro de ese saco. La Avispa 55

34


Cuentos y relatos

−¿Qué viste en la fotografía? −Preguntás que si ví al payaso. −Sí. Él puso un gesto, casi una sonrisa. Cuando una sonrisa sólo llega a casi, puede ser un alegato de penas. −¿Te fijaste que el tipo tiene la espalda encorvada? Tuve la sensación que la luz de la farola lo oprimía. Pero ¿será lo que le pesa? −Y… −El payaso es el artista, el acordeón la obra, la farola y su luz, mucha o poca, el mensaje, lo que quiere decir. −Pero está solo, se siente solo ¿A eso vas, no? −En algún momento, no importa la edad, todos les damos algo a los demás. Ciencias, alegrías, tragedias, arte, amor. Cuando hay algo en vos para dar, lo tenés que dar. En ese momento estás solo. Si no, quedarte con el acordeón mudo, debajo de la farola. Charlaron hasta que se hizo la noche. Tenían que volver a verse. Había un gesto, una expresión en el rostro de él que a ella le gustó para un retrato. En cambio, había una inflexión en la voz de la artista que él necesitaba descifrar, y dejarlo por escrito. Tal vez un cuento. Ella lo invitó a su taller de pintura. Allí le ofreció una mesa con su silla, alumbradas por una lámpara de pie. Todos los días, él se sentaba debajo de la luz, tres o cuatro horas a escribir. La pintora, buscaba en el lienzo ese gesto que la cautivara desde que se vieron por primera vez. Pasó el tiempo, a veces las charlas. Alguna vez se quedaron juntos. No se animaron a más por miedo al rechazo del otro. A ver si ella o él pensaban “qué desubicación”. A ver si te vas… Un día, el periodista no fue. Consideró que su obra estaba terminada. Ella tampoco volvió. Allí quedaron un caballete con un lienzo vacío y unos papeles en blanco sobre una mesa sola, debajo de una lámpara. Como manos que no se tocan. Como un acordeón y una farola que no se aman.

CARLOS MORTEO

cmorteo@gmail.com

35

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos LA PLAZA DEL OLVIDO Sí, con seguridad ése es el banco ─dijo para sus adentros. Matilde se acercó como si el tiempo la apremiara. La plaza en cuestión, era la de su adolescencia, en la cual se reunía con su amigo. Hoy en día, abandonada en forma lamentable; las farolas, las pocas en pie, apenas alumbraban, los senderos casi imperceptibles. La hora era la misma: las 20,30. ¿Cuántas cosas allí ocurrieron? Charlas hasta altas horas de la noche. El calor de sus cuerpos que al pequeño roce lograba estremecer inclusive las hojas caídas. Sus caminos se separaron. Ella por uno... él por otro. Nunca se volvieron a encontrar. Hasta aquel aviso pequeño en el diario. Al principio no le dio importancia. Pero algo dentro de ella la obligó a releerlo. Es por ello que esa noche estaba allí. ¿Esperándolo? Dejó su familia sin dar explicaciones. Viajó y viajó para llegar a la placita del pueblo. Sus hijos ya la comprenderían. Su marido quizás no. ¿Vendrá? De seguro que no. ¿Por qué no obstante volvió?

Javiera Miraglia

“”””””””””””””

La Avispa 55

36


Cuentos y relatos

Mi vida ya no tenía vuelta atrás. Por eso me jugué el último As de Espada que me quedaba y puse el escueto aviso en el diario. Decía así: “El mismo mes, el mismo día, a la misma hora, en la misma plaza, en el mismo banco. Te espero”. Sabía que no iba a ser necesario decir quién lo escribía, o quizá sí, aunque me decía que estaba seguro de que ella sabría quién lo había publicado y hacia quién iba dirigido; por momentos me asaltaban las dudas. Quién me creía yo que era. Ella bien podía haberse olvidado de mí. Al fin y al cabo había sido yo el que un buen día puse fin a la relación y desaparecí sin dejar rastro. Pero había que arriesgarse y así lo había decidido, total mi vida ya no valía nada. El día anterior al estipulado tomé el tren que me llevaría hacia el viejo pueblo. Sentado cerca de la ventana vi pasar todo el trayecto como si fuera un sueño, mientras por él pasaba también todo mi pasado. Atravesamos un río, donde el agua reflejaba la silueta esbelta de los sauces llorones recortándose en fila uno al lado de otro bajo un cielo sin nubes color opalino. También pasamos espaciosas llanuras con hermosos sembradíos de lavanda, trigo, maíz y girasol con sus matices de mil colores. Otros campos donde algunos vacunos descansaban bajo la sombra de los pocos árboles que allí había. Al caer la tarde el viaje se me hizo tedioso y agotador pero por fin llegó el día siguiente y con él el final del largo trayecto. El tren llegó puntual, como de costumbre. Bajé en el viejo andén aún más derruido con el correr de los años. Caminé hasta la única hostería del pueblo y dejé allí mi escueto equipaje. Almorcé en el pequeño restaurante de siempre, igual a pesar del tiempo transcurrido. Me dediqué a recorrer las antiguas calles mirando los ya casi desiertos jardines y las viejas fachadas de las casas. A la hora estipulada fui hacia la plaza. ¡Qué destruida estaba! Me asaltó el miedo. Quizá su viejo amor ya fuera como esta plaza, sólo un ensueño del pasado. Pero no, allí estaba sentada en el banco. SU BANCO. Me acerqué temeroso y la llamé quedamente por su nombre: Matilde. Ella giró lentamente la cabeza y se quedó mirándome. Las palabras se le negaban a salir; parecía que se había quedado muda hasta que pronunció bajito el mío: Michael. Como activados por un resorte nos estrechamos en un cálido abrazo. Ella estaba igual de bonita, en cambio yo, sabía que ya no era 37

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

el hombre atlético que había sido. Los golpes de la vida me habían cambiado. Volvimos a mirarnos. Quizá en ese momento comprendimos, que lo que queríamos hacer era una locura, que ya no había vuelta atrás. Aún así no parecíamos querer separarnos. Nos sentamos en el viejo banco, y poco a poco, como dos viejos amigos nos contamos nuestras vidas. Ella de su matrimonio, ya un poco quebrantado con el correr de los años, pero al que aún quería salvar, sus hijos, sus logros, su futuro. Yo, todos mis fracasos, uno por uno, tanto en mi vida material como en mi felicidad. Reconocí mi culpabilidad en todo, había sido un total tarambana, Tenía la felicidad en sus manos y la dejé escapar. Hoy lo sabía, en ese mismo instante lo había descubierto, no podía arrastrarla a ella a otro fracaso. Ya era tarde. Se hizo lentamente la noche. Nos despedimos con un beso apasionado, como ese que nos dábamos al secreto de las sombras en el pasado. La vi partir sin mirar atrás. Ella sabía que si lo hacía quizá no regresaría a su hogar, y eso sería un error total. Emprendí el camino hasta la hostería. Mis ojos se nublaron, y lloré, lloré por primera vez en mi vida; tal vez fue la tristeza de mi soledad, o acaso, la de estar al fin donde siempre lo quise, sin nadie a quien demostrar que valía algo como hombre que no había sido capaz de destruir otro hogar, su hogar. Las lágrimas seguían resbalando por mis mejillas. Esto no era lo que había planeado. No debería haberme sentido así. Pero en fin, era la vida. Y mientras caminaba, recordé unos versos que había leído de Gerardo Madrigal Sánchez: “Como un lápiz de exilios, deambulas por el noble escándalo de mis inéditos renglones de huesos”.

BETO BROM - ANA MARÍA HERNÁEZ

(ISRAEL)

La Avispa 55

(ARGENTINA)

38


Cuentos y relatos

TODOS LOS MINUTOS

Se mira en el espejo. Observa las ojeras, cada vez más abultadas; nota los profundos surcos en el ceño y los que bajan a ambos costados de la nariz; acerca la cara para ver mejor las pequeñas manchas marrones que van salpicando su piel, aquí y allá. La boca parece haberse afinado, las mejillas están más hundidas pero los ojos brillan como siempre. De pronto la asalta la duda de cómo será un día después, unas horas, tan siquiera un minuto después. Desde siempre, una curiosidad morbosa la ha llevado a querer saber de cuántos minutos consistiría la cantidad de minutos para vivir que tenía asignados. Desea con mucha fuerza que esos minutos sean los suficientes, porque todavía hay para dar y tomar, falta compartir y repartir, quiere poder remendar desaciertos y desandar tiempos malgastados. Se aparta del espejo y un impulso repentino la hace volverse y ver que su rostro se mantiene reflejado. Manotea hacia su cara y no siente nada. En eso oye un grito visceral que la paraliza, la deja expectante. No está segura si el vidrio se ha vuelto sonoro o su garganta es la que produjo el sonido. El pasado nunca tan presente le anuncia, en miles, millones de recuerdos menores de cuando todo empezó con las células multiplicándose, que ya no habrá más minutos. Todo depende de ese detalle, si sigue adelante o abandonaba un intento más, si le queda aún otra oportunidad o se entrega mansa. ─Mansa... ¡jamás! Entonces lanza su puño hacia el espejo, rompiéndolo en miles, millones de trozos que se esparcen por el suelo, salpicados con gotas de sangre que pueden ser el llanto del mismo espejo, de sus nudillos lastimados o de los minutos que no serán, que ahora se reflejan en cada pequeño trozo de espejo y no significan ya nada más. Después, los minutos pasan volando.

CRISTINA NAGY - nagysud@hotmail.com 39

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos Y UN DIA; SE FUE Primero fue una idea. Meditó mucho. Hizo un balance de sus actuaciones y al final; se decidió. Últimamente la cosa no venía bien. Su función estaba desvalorizada, mucha competencia. Mucho Hollywood. Siglos tratando de consolidar un proyecto que no pudo enfrentar los cambios ¡Si hasta Freddy Krueger era más reconocido que él! Consultó con Caronte, se lo anticipó a la parca. Con Dios no pasó nada, una eternidad sin hablarse. Cuando se enteraron arriba, hubo corrillos de santos, angelitos culones y arcángeles, el ascensor subía y bajaba, mil veces por dia, desde el primer círculo hasta el pent-house del Edén. Nadie pudo convencerlo. Una tarde, le dio un gran abrazo a Jesús, dos mil años de amistad, se despidió afectuosamente de una llorosa Magdalena. Llenó sus valijas, arengó a sus seguidores, abrió cadenas y grilletes, apagó los fuegos, dio un largo vistazo a sus ígneos señoríos, saludó a los que quedaban con un: “Adiós perdedores” y, acompañado por unos pocos fans, se tomó el bondi. Desde una de las ventanas del paraíso, Dios contemplaba la partida, mientras pensaba –“Uy yo ¡La que se viene!”–.

Los días que siguieron fueron inquietos, de gran desasosiego. Si, es cierto, los festejos se dieron por todas partes, los del purgatorio bailaban a las puertas del tártaro, recolectando piedritas y recuerdos, y se asomaban arriba tímidamente, como temiendo que los sacaran a patadas. En el mundo de acá abajo, el impacto se demoró un tiempito. Alguna médium se enteró por terceros, algún general se quedó sin cadena de mandos superiores, el gran Maestre de una orden satánica se cuestionó el sacrificio de una gallina. De a poco hubo certezas y entre los fieles seguidores del bien y lo justo, hubo suspiros aliviados y mucha preocupación por el futuro, ya no La Avispa 55

40


Cuentos y relatos

tendrían parámetros ni inspiración, ni siquiera supuestos enemigos a quiénes enfrentar. Deambulaban atontados entre humaredas de inciensos y aturdían micrófonos con parrafadas absurdas en las que abjuraban de lo que había dejado de ser, haciendo como que era. Nadie pudo precisar un encadenamiento cronológico de sucesos. Algunos señalan como punto de partida; la iluminación del pastorcillo que achacaba al malo su zoofilia “Yo no quiero, pero Él me tienta. O tentaba. O me gusta”. Otros señalan lo que sucedió con un conocido predicador que, sermoneando fervorosamente a su grey, desencadenó un coro de carcajadas cuando dijo “Echaré al maligno de sus cavernas de fuego”. No menos relevante fue el papelón de un exorcista que, en medio de su trajín, se quedó de piedra, al ver que su acometido le miraba fijamente, mientras subía y bajaba la mano derecha con los dedos pegados. Una multitud silenciosa, lentamente, casi sin tomar conciencia, asumía su responsabilidad. El lado oscuro, cuidadosamente alojado en el secreto más absoluto; aparecía. A salvo de tentaciones, los enamorados daban rienda suelta a la pasión, prescindiendo de tramitazgos burocráticos cuya única razón de ser era, o mejor, había sido, disimular el triunfo del instinto por sobre las fórmulas. Venerables damas fatigaban boliches de onda y bailes de “Solos y solas”; sus amantes habían sido recusados a cambio del silicio de innumerables días de rezos y efervescencias, desveladamente sacrificadas por una plaza en el paraíso; que ahora, era destino único. El santo padre no hacía más que rascarse la cabeza, la ausencia de tentaciones había generalizado el estado de gracia y con esto la función del clero se tambaleaba. Se dio el caso; francamente curioso; de que, en resguardo del bien y pidiendo por la salvación eterna, cierto obispo elevaba sus ruegos por la vuelta de Satanás. Si acá la situación se tornó delicada, qué decir de las alturas. Cerrado el averno, sus habitantes se diseminaron por las adyacencias. Era estremecedor ver al marqués de Sade enfrascado en interminables peroratas con San Francisco que no podía entender por qué le habían privado de conocer a tan formidable pensador. Mezclados entre la multitud había inquisidores, comisarios de la bonaerense, milicos de todos los procesos, actores en decadencia y rufianes aun más oscuros, periodistas a sueldo, uno de éstos se hizo muy conocido porque, a pesar de sus esfuerzos, siempre estaba solo. Los más resbaladizos se apropiaron de los aposentos que Luzbel había abandonado y, desde esas oscuras profundidades, movían los hilos de una hermandad nefanda que 41

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

ganaba poder sin apuros. Dios, contemplando las manzanas del paraíso que, se pudrían en los arboles, ya que las serpientes, despojadas de su oficio, habían vuelto a su costumbre de picar a los que se animaban a estirar la mano, pensaba y pensaba, sin encontrar una solución. Jehová reunió a sus consejeros y a los jefes de los demás paraísos y se encerró con ellos; la situación apremiaba y había que pergeñar una salida a la crisis. Seis mañanas discutieron, y nada. Seis tardes, y los ánimos se caldearon. En la sexta noche se gritaron e insultaron, Mahoma estrelló una miniatura de la torre de Babel contra el suelo, y ¡el acabose! Alá y su colega, el dueño de casa se agarraron a las piñas. Cuando pudieron separarlos, Alá se fue dando un portazo, la reunión terminó con una profunda división en la familia y con un Jehová que repetía, a quien quisiera escucharlo, que a ese maleducado tampoco le dirigiría la palabra por toda la eternidad y, aunque Él era el dueño de la verdad, nadie le creyó demasiado, los paraísos estaban muy próximos y las huríes eran muy hermosas. Para no cortar el dialogo, nombraron mediador a Confucio, que pudo hacer poco porque su reino era inmenso y la caridad bien entendida empieza por casa. Así las cosas, Dios decidió romper el silencio y, con la excusa de una gira, se llegó hasta la Antártida. Luzbel que descansaba en el helado continente, miró, curioso, el blanco vehículo que se acercaba y casi se cae cuando vio a la celeste figura que descendía ¡Como en los viejos tiempos! Pensó, mientras se confundían en un abrazo. Y ahí decidió volver.

OSVALDO PAMPÍN

oopmdq@gmail.com

La Avispa 55

42


Cuentos y relatos

UNA

El camino de regreso se hace pesado, cada vez es más difícil volver al encierro del cuarto de pensión. Una procura demorar la vuelta en la entrega del último expediente, hasta que el sereno de la empresa pierde la condición que le da el nombre y con su impaciencia apura el trámite. Él sí que quiere estar solo. Ya en la calle, una se demora en cada vidriera como si no se la conociera de memoria, como si le interesara cada oferta. Una mira sin ver los chicos que juegan en las plazas que atraviesa, pensando en sus propios hijos, los que no tuvo. Habría sido una buena madre, tal vez. Esas cosas nunca se saben. Una debería experimentar la maternidad para saber qué se siente, pero es tarde. Sólo por un corto tiempo va detrás de dos chicas mal habladas y bien vestidas. Qué envidia dan la juventud y la belleza cuando son ajenas. No hay hombre que se interese por esta mujer seca. Antes, a veces alguno la miraba, aunque al instante la olvidara. Ahora es invisible.

Agostina Lunghi

Los tres peldaños de acceso suenan bajo los pies como una queja, pero una se resigna y entra. Rígida, callada, pasa al lado de los tres viejos que juegan a los dados. Percibe sin ver a las mujeres que 43

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

Magno D’Errico

tejen al lado del hogar y, tiesa, sube hacia la habitación húmeda y oscura que la espera. Así, en silencio, una termina otra jornada. Ya no espera el milagro, el amor, la vida. Nunca hubo un hombre y no hay madre, hermana o amiga. Una está sola. Saca la botella del ropero y la mide, está como la dejó. Nadie anduvo hurgando entre sus cosas. El último cerrajero que trajo de Almagro no la defraudó como los otros. Todos la espían. Las mujeres comentan a sus espaldas, una no es tonta. Los hombres la miran de reojo con sonrisa torcida. Recuerda aquella noche con la divorciada. Golpeó a su puerta: ¿Me permite? Y se metió en el cuarto como si la hubiera invitado. Empezó con “quisiera ayudarla”, “me gustaría ser su amiga” y otras pavadas. Esta solterona que parece inofensiva la sacó a empujones. A quién le importa lo que una haga con su vida, si no se mete con los demás. Después de unos cuantos gritos y un buen escándalo es cuando la dejan a una tranquila y no la vuelven a molestar. Quién necesita de esa gente, que se queden con sus palabras de consuelo, sus consejos y su compañía. Una ya sabe que hay grupos de autoayuda, no es boba. Si se le antoja, algún día irá. Mientras tanto, que la dejen en paz y se ocupen de sus cosas, que no les vendría mal. Una espera que todos se acuesten, abre la puerta despacio y con sigilo sale al pasillo desierto. Toma el cuarto de baño por su cuenta, se ducha y vuelve a la soledad, a la mortaja de cada noche vaciando la botella para esperar agradecida el rescate gentil del sueño.

ANA MARÍA LABANDAL anamarial_1@hotmail.com

La Avispa 55

44


VERANO EN LA CORDILLERA

Cuentos y relatos

Una mañana muy temprano partieron, Carlitos y la familia, por la ruta nueve hacia la cordillera, al pueblito en que había nacido su madre. La tierra seca, rojiza llena de historias narradas por su abuela, provocaba en el muchacho una atracción especial. No bien llegado se metía en los cobertizos con los peones. Le gustaba por las noches oír sus relatos, supersticiosos tal vez, para un adulto de ciudad, pero él se hundía en mundos extraños y los vivía como propios; las historias de la Salamanca, el rey Zupay que sella los pactos le producían escalofríos o como aquel de los duendes que habitan las pailas cuando se cocina el dulce de higo para que los niños no levanten las tapas hasta que esté listo. Durante el día salía con los primos mayores y oriundos del lugar; se bañaban en la laguna, pescaban o se atravesaban el monte para cazar. Rocas calientes, agua fresca, pastizales duros, para el chico, el paraíso, pero ningún lugar es perfecto. Una tarde en que el calor enardecía los instintos, una yarará, o víbora de la cruz como la llamaban en el lugar, se deslizaba silenciosa entre las hierbas costeras. Juan, el primo mayor vio el movimiento sutil de las plantas y dio una señal a los otros para que se quedaran quietos. Conocedor de la zona salía siempre con un machete que le había regalado el abuelo. Con un golpe certero inmovilizó al animal; fue en busca de ayuda. El capataz y uno de los peones, acudieron al llamado del joven. La víbora aún se movía; cortaron la cabeza y sacaron su cuero, valorado por los cazadores que merodeaban el pueblo. Regresaron a la casa, a Carlitos no le alcanzaban las palabras para contar lo vivido. La cara de la abuela se ensombreció, con voz baja les pidió que se mantuvieran alertas. Los chicos al unísono replicaron que no asustara al niño, nada podría pasar, la serpiente estaba bien muerta colgada de la rama de un árbol. La anciana se sentó. Una luz azulada iluminaba el patio. El calor disminuyó al atardecer. Hablaba con la mirada perdida. Les recordaba que esos animales no andan solos, si uno de ellos muere, el otro va en su busca, no importa dónde esté, lo encuentra. Juan se rió, Pedro la miró incrédulo pero Carlitos abrió los ojos y la boca. Parecía una máscara teatral. Ajena a lo que ocurría alrededor, continuó con su narración. Muchos años habían pasado, su comadre juntaba hojas para trenzar canastos. Con los pies en el agua de la laguna, mientras mojaba 45

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos

las tiras canturreaba sin percibir el acercamiento lento, frío de una víbora de la cruz. Los dientes se hincaron en la pierna y reaccionó como un resorte, la golpeó con una roca. Como pudo buscó a su hijo. El médico vivía a leguas de allí. En el transcurso del viaje le pidió que enterrara al animal porque su par regresaría. El joven no dio crédito al consejo de la madre que luchaba por sobrevivir al veneno mortal. Cuando llegaron, ella agonizaba. Poco pudo hacer el doctor. Murió al amanecer. El hijo regresó cargando el cuerpo y una congoja enmarañada. El carro se bamboleaba en el camino de tierra resquebrajada bajo un sol quemante. El silencio se interrumpía de a ratos por el viento caliente del mediodía. Llegó cuando el sol se escapaba por el horizonte. Debía enterrar a su madre y pensó que el mejor lugar sería junto a la laguna, rodeada de montañas, donde ella pasaba gran parte del día haciendo canastos que vendía en la feria del pueblo. Uno a medio hacer había quedado atrapado en una roca. Allí armó una tumba con piedras, a modo de pirca, en ella, el cuerpo envuelto en una manta de telar. Tierra y flores silvestres la cubrían. A unos pasos se dejó caer cansado y triste. El aire fresco de la noche lo condujo a un sueño profundo. Pocas horas habían pasado. Un sinuoso movimiento avanzaba, topó con el reptil muerto y más allá, el muchacho. Subía por su cuerpo fornido, rodeó el cuello, lo oprimió como si buscara venganza. Un cazador lo encontró a la mañana tieso y frío. Muy frío. La abuela quedó en silencio, los chicos sin decir palabra se fueron a dormir. Carlitos estaba demasiado asustado, cerró la puerta de la habitación con doble llave; pensaba quedarse despierto pero el trajín de la jornada lo durmió. La luna amortajaba la serpiente muerta que se balanceaba en la rama movida por un viento de tormenta. Una yarará subía por las patas del catre de Juan.

GRACIELA BARBERO

La Avispa 55

gracielabarbero@hotmail.com 46


Not as y ensayos

CRISTINA MENDIRY DANIEL DIETER CONN CALDERÓN GRACIELA BARBERO LEONARDO VERGARA 47

GRUPO DELAPALABRA


Notas y ensayos CONTRALUZ POESÍA POLICIAL Dice una estructura informativa denominada “Bases para el Primer Concurso de Poesía Policial” convocado por la Policía del Ecuador en el año 2010: “Inspiración literaria entre los miembros policiales que les permite dar a conocer sus destrezas, habilidades, creatividad y expresión artística literaria a toda la familia policial”. El poeta como detective en una aventura incierta, especializado en el misterio: el misterio de la creación poética. Edgar Allan Poe perpetró el hecho. Plaga de enigmas por las ciudades, las fantasmagóricas ciudades de fines del siglo XIX. El primer género que uno lee y el primer género que uno escribe. Un camino plagado de signos y señales que el lector –nuestro detective cautivo– debe descubrir y descifrar. La escena del crimen como poema ofrecido. Comparación poética, enigma a desentrañar. La astucia intuitiva y razonadora del lectorinvestigador acerca o aleja de ese permanente diálogo inacabado con la creación poética. El efecto final nos remite al principio y a una nueva confrontación con los sentidos. La intensidad artística es la que lo mantiene vivo. Las interpretaciones quedan a cargo del observador. El misterio es lo que no se dice. Él lo explicará todo. Poe plantea enigmas y los resuelve desde su misma incógnita. Lo inesperado es la escritura misma. El lector pasivo, el escritor abrumado por la lógica y la inspiración. Con un misterio absoluto a lo largo de toda su extensión. No es el final lo que importa, sino todos los intermedios. “La pesquisa y el misterio se crean juntas, de tal manera que, siempre, la pesquisa toma prestado del misterio, una eficacia extraña y maravillosa, mientras que el misterio le opone a la pesquisa una opacidad particularmente aterradora”, decían Boileau y Narcejac. El poema como un enigma, como un misterio que hilvana hechos e indicios. Los poetas malditos vanaglorian al héroe criminal, villanos convincentes y poco convencionales. ¿Qué diferencia al poeta serial del asesino serial? ¿y del detective serial? Dúo compuesto por asesinopoeta y detective-lector, o en algunos casos por detective-poeta y detective-lector, según sea la escena del crimen en la esencia del La Avispa 55

48


Notas y ensayos

poema o en la esencia del poeta. Pero siempre, en ambos, predomina la adicción como conducta. Siempre hay un poeta detrás, detrás del asesino, detrás del lector, detrás del detective. Para W. H. Auden, el investigador era un asesino impune, un sociópata. ¿El lector de poesía se transformaría en un “poépata”? Siempre cerca de Poe, finalmente. La lucha del Bien y del Mal como permanente objetivo compartido. ¡“Balada de la lucha contra el bien”!, diría Enrique Blanchard. Romanticismo, irracionalidad aparente, heroicidad versus límites aceptables para la sociedad. El detalle como signo del mundo. La inteligencia basada en la deducción. Como un problema matemático a enfrentar, adelantándose a la acción. Rivière afirma que a partir del crimen “ya no ocurrirá nada”, todo se resume a seguir indicios: la única acción es el poema –nuestra escena del crimen. El relato de un relato ausente, inmutabilidad ideal del espacio de la tragedia. El propio mundo destruido por la irrupción de un elemento extraño que desencadena la crisis. Reconstruir un futuro incierto o un pasado que desapareció definitivamente. “El poema es el drama lanzado a la calle”, diría Raymond Chandler. “Rostros en la multitud”, diría Charles Baudelaire. El mundo irracional, el subconsciente, los ojos “a lo gótico”, como diría Lambert Joassin. El poeta-lector cuestionador del orden imperante y perverso. En la Poesía Policial como en la Novela Negra, todo vuelve a ser posible. El infierno en la ciudad, la indefensión y la muerte en lo cotidiano. Lógica de supervivencia y desesperación, de sueños perturbados. Y una única intriga: ¿el asesino es el lector o el poeta? El poeta parte hacia la cacería de algo que falta, hasta ser expresado por la poesía. En la obra “Las tres voces de la Poesía”, Eliot dice: “el poeta no sabe lo que tiene que decir hasta que lo ha dicho”, y pensamos en la intensidad de las 49

GRUPO DELAPALABRA


Notas y ensayos

transparencias de la relación del poema con las cosas que lo circundan. El acto creador no deja de ser un acto misterioso que no depende exclusivamente de la voluntad del yo consciente. Claude Levi-Strauss decía que pertenecemos a esa especie de “los magos de las tribus” que ven más allá. Y ese ver más allá nos obliga. El ver nos obliga, y el más allá nos exige, si no respuestas, por cierto, preguntas necesarias. “Who done it?” Verdad escondida y oculta que está por detrás. Acto de ilusionismo que compromete todos los sentidos. Camino a la verdad a través de los indicios. Asesinos de papel. Acertijo. Reflexión sobre las limitaciones y los errores en el conocimiento de lo real. Historia de un relato oculto. Un enigma. Una dosis de misterio. Los beneficios de la exageración desde la línea sutil hasta la muerte de un fantasma. Percepción, sentidos, indagación. Encadenamientos lógicos, causalidades fantásticas y sobrenaturales. El poeta es el asesino y la víctima es su propio personaje. “Lucía Vermehren no ha muerto”, y si no pregúntenle a Carlos Thompson, perdón Carlos Oribe. Diría Enrique Blanchard: “un silencio y una provocación. Provocación que obliga a poner todo en duda otra vez (hay cierto placer en la duda) y silencio desencadenante de relectura. ¿Cómo entrar en el armazón inestable que reglamenta las proporciones del todo? ¿Cómo en la composición arquitectónica de sus partes que desdiciéndose, son todos superpuestos? ¿Dónde ha venido a quedar aquella obra muy necesaria a los ingenios perspicaces y curiosos (Luca Pacioli, La divina proporción –insoslayable relectura–) que otorgara suavísima, sutil y admirable doctrina (…) y deleitara con varias cuestiones de secretísima ciencia?” Paul Valéry exclama en carta a Matila C. Ghyka: “¡qué poema el La Avispa 55

50


Notas y ensayos

análisis de 0!”. Blanchard ha escrito, en su Reo de redes, sobre un orden enigmático que sabe disimularse siempre. Al igual que Ilya Prigogine, situaciones que están lejos del equilibrio. Como escenas del crimen que descubren lo mutable, lo temporal, lo complejo. Poe, en “El doble crimen de la calle Morgue”, inauguró el género policíaco y el género negro posterior al crack de 1929, porque, al escribir esta historia, planteó al lector el juego de descubrir una verdad, en apariencia sobrenatural, con las armas de la razón, a través de una investigación detectivesca. Esa voluntad del novelista, esta complicidad con el lector, exige al escritor no hacer trampas en la construcción de sus historias criminales y plantea, al mismo tiempo, una relación privilegiada con el receptor de sus novelas. Hay que jugar limpio con el lector. ¡Las manos quietas o disparo! ¿Qué comparten ambos géneros? La búsqueda de la verdad; la necesidad de develar un hecho oculto, misterioso que nos mantiene sobre ascuas; desentrañar un impulso escondido; que cada palabra conduzca al lector hasta la conclusión final sin concederle el más mínimo respiro; exigir al autor la planificación previa a la escritura. Todo es esencial. Lo accesorio no existe. O, tal vez, sólo tal vez, “todo lo que vemos, o creemos ver, es un sueño dentro de otro.” (Edgard Allan Poe) ¿Quién lo hizo? ¡No confíe en nadie!

CRISTINA LEONIDAS MENDIRY 51

GRUPO DELAPALABRA


Notas y ensayos MODERNA MODERNIDAD I want roses in my garden dig? Jim Morrison, An american prayer

Hemos convertido este lugar de naturaleza en un terreno cada vez más baldío, un espacio de concreto que se come a la selva esencial del mundo. Vemos que aquí y allá se construyen grandes rascacielos compitiendo por ser los más altos de Latinoamérica, edificios que ni siquiera se comprometen a hermosear la cuidad, por el contrario, logran aplacar la vista de un escenario natural y perfecto. Hemos convertido nuestro día a día en un proceso mecánico de rutinas sin sentido, donde el único trabajo valorado es el productivo movimiento que genera dinero y ganancias. Esto termina definiéndonos (en qué trabajas dirá quién eres). La profesionalización es la deidad moderna, centros de estudios proliferan por doquier y ofrecen a los jóvenes, ávidos de destino, sus quimeras en un mercado saturado que ya no tiene cabida para nadie. El afán y militancia por ser y estar productivos nos obliga a pasar por la vida sin siquiera rozarla, habitando como fantasmas, siendo presencia ausente y zombis embobados con la vaca sagrada del progreso económico. Parece que esta es la única esfera social existente, la única meta posible, la primera y última realidad legítima de nuestra existencia; somos y estamos para producir recursos. La legitimidad de nuestro tiempo diario está directamente relacionada con cuantas horas ocupamos en ganar dinero para alguien más o para nosotros mismos. En este contexto, hemos hecho ilegítimo el ocio y la reflexión, está castigado bajo la pena del destierro social el uso del tiempo para todo lo que sea improductivo. Tachamos de vagos, inmaduros y desquiciados a todos aquellos que se atreven a profesar una religión de la vida por la vida no más. No hay espacio para aquellos que encuentran goce y felicidad en ser parte del tiempo que transcurre frente y dentro de ellos. El ocio es el nuevo Mefistófeles moderno, ya no con cuernos, cola y tridente, sino pelilargo, sentado y admirando el mundo como el regalo que es. Miramos con desdén al demonio naturalista que desde su silla solitaria siente el tiempo y el espacio como vida y lo condenamos a una existencia retirada como si fuera un objeto incómodo, un pecado mortal que atenta contra la humanidad. La Avispa 55

52


Notas y ensayos

La magia milagrosa de la existencia ya no opera en un espacio abierto y apenas sobrevive en la intimidad de algunos pocos condenados a la vergüenza. El alejamiento que esto produce, nos encierra en el falso egocentrismo del éxito monetario, en la falsa creencia de que se puede comprar la tierra prometida oscureciendo así, la conciencia del movimiento hacia una evolución real, fraterna, conectada, autosuficiente y gestante de felicidad diaria. Cuántas veces nos encontramos en el colectivo mirando las caras de los que esperan en los paraderos; rostros tristes, cansados, vapuleados por el rigor moderno. Expresiones que dan cuenta de la carga horaria innecesariamente extensa, de la presión por conseguir resultados, de las horas extras no pagadas, salarios mínimos, carencias inventadas por el frenesí del consumismo auto impuesto. Caras que denotan esa modernidad moderna que nos tiene tristes y avanzando de rodillas. Entendamos que puede existir otra modernidad fuera de la revolución industrial europea, este no es el único destino humano. No somos seres irrevocables del capitalismo norteamericano. Dejemos de ser camellos, es tiempo que soltemos las amarras como el león nietzscheano y avancemos hacia el niño (3ra transformación del espíritu), concediéndonos todos los permisos y licencias para brillar y ampliar nuestras relaciones y conciencias. Es tiempo que entendamos que la modernidad que vivimos es sólo una de las posibilidades que están latentes, es momento de remar hacia otros horizontes quánticos y de regalarnos de una vez por todas, momentos extendidos de aprendizaje y jardines de rosas. Es momento de un avance en lo intelectual, en lo material, en lo espiritual y en lo cultural; para ser seres conscientes, alegres, ecológicos y creativos. Démonos por fin, la infatigable tarea del ocio para vivir, no un poco, sino mucho.

DANIEL DIETER CONN CALDERON

donredondelao@hotmail.com

53

GRUPO DELAPALABRA


Notas y ensayos ECOLOGÍA Y SEGURIDAD En un mundo donde persiste para la mayoría de los habitantes la inestabilidad de las instituciones sociales y políticas, la protección del medio ambiente está ligada al desarrollo de la ciencia, la técnica y de la producción industrial. En congresos que convocan científicos de diferentes países y apoyados por intelectuales de proyección internacional emanan consideraciones coincidentes respecto de la defensa ciega del medio. Tales consideraciones se ponen en práctica, muchas veces en búsqueda de una buena imagen política, más que pensando en la conservación de los recursos naturales, y se descuida, en muchos casos, cuestiones graves concernientes a la convivencia de los ciudadanos. Por ejemplo, en la ciudad de Mar del Plata, cada vez que se habilita un negocio es necesario cumplir con una serie de normas, entre ellas, la de plantar un árbol en la vereda frente al local. Es una buena idea mantener el equilibrio ecológico, sobre todo porque en sectores de la ciudad se derriban árboles sin control para la construcción de edificios. En ese momento entran en juego los requisitos formales exigidos por la Municipalidad y las expectativas sobre el futuro económico en las manos de los propietarios o inquilinos. Pero no se incluye en los requerimientos cuál será el seguro de los ciudadanos que ocuparán los locales. Porque pareciera que un precio no contemplado, ni por los dueños ni por las Instituciones, es el que, después de un tiempo, deben soportar: el de los robos; en algunos casos leves, rápidos sin víctimas que lamentar, en otros, dramáticos cuando se desata una lucha entre el que defiende sus intereses y el que pretende arrebatarlos. La vida del hombre es, sin ninguna duda, el primer bien natural a proteger. Sería interesante tener en cuenta esta problemática a la hora de exigir determinadas normas. La falta de todo proyecto que contenga a grupos sin posibilidades de participación provoca que se expresen violentamente. De nada sirve cuidar los recursos naturales si no nos preocupamos por conservar a los seres humanos. De lo contrario tendremos un planeta como en los orígenes, con una flora y una fauna exuberante sin habitantes humanos.

GRACIELA BARBERO

gracielabarbero@hotmail.com La Avispa 55

54


Notas y ensayos LA AVENTURA DE NO PENSAR EN NADA ESA NIÑA DEL VIOLÍN Tengo una recurrencia muy fuerte a abrumarme por “cosas pequeñas”, por “detalles” dirían algunos, pero la cuestión es quién está capacitado para definir el peso de las circunstancias. Quién, en su ignorancia, puede adjetivar “detallismos” o “pequeñez” a aquello que me abruma y tanto así que me excede. Es cierto que vivimos una vida compleja y atiborrada de sucesiones momentáneas que no dan tregua si uno pretende vivirla intensamente. Todo está ahí y, de repente, todo no está. Todo cambia y hay otro todo inaprehensible que se nos está escapando como se nos escapa el tiempo o nos rehúyen los detalles, los gestos, el significado de las palabras, los sentimientos y las poesías. Sin querer y con cierta envidia recuerdo al “boludo” de la Balada del boludo de Isidoro Blaisten (1933-2004) que usaba el corazón de corbata y lo llevaba bajo la lluvia aunque se mojara. Cuánto se nos queda en ese no mirar las estrellas para abajo, en ese no mirar la lluvia desde arriba. Cuánto en pos de no ser unos “boludos” como diría mi estimado. Y estamos, sumidos en esa epopeya trágica que nos olvida tanto como nos olvidemos de eso, de aquello, de esto otro, de nosotros. De esa astucia intratable que teníamos cuando llegamos al mundo y decíamos nuestras primeras palabras, robábamos nuestros primeros besos o nos desvelábamos las primeras veces. Me asusta la vida pero me asusta bastante más la muerte. Inevitable la segunda, sólo puedo entretejer una interesante dialéctica con la primera, que está ahí ininterrumpidamente reclamando-se, reclamando-me. Ser, haber sido, ser nuevamente y seres futuros. ¿Cómo separamos tajantemente aquello que concebimos como sido y nos ha acarreado y viceversa hasta este ser actual? ¿Cómo acuchillamos una GRUPO DELAPALABRA 55


Notas y ensayos

identidad pretendidamente continua? ¿Cómo desgajarnos como a una simple naranja cuando apenas podemos concebirnos uno mientras nos miramos inocentemente a un espejo? Somos, es una certeza física y hasta matemática, fuimos y podemos exceder ese estado psicológico que nos posiciona en retrospectiva acudiendo a la póstuma materialización de nuestro ser pasado en una fotografía. Seremos, al menos por ahora, ahora, ahora y quizá en esa añoranza humana de existir un ratito más. ¿Fuimos niños? ¿Somos adultos? ¿Seremos viejitos? Prefiero abstraerme hasta, por lo menos, sentir lo contrario. ¿Será que va quebrándose esa identidad y estamos tan lejos mi yo de mis otros yoes? Hasta la palabra “identidad” nos sugiere continuidad, nos sugiere que somos ese uno “idéntico” a si mismo y hasta nos documentan con un D.N.I. (prohibido cambiar debería decir, prohibido volverse adulto debería decir, prohibido dejar de sonreír, prohibido volverse un espasmo, prohibido hacerse viejo y sentir nostalgia, prohibido vivir). Me quito todos los sombreros que jamás usé ante la vida que me abruma y me invita todo el tiempo. Agarro este corazón de metáforas para ensuciarlo, mojarlo, jugar con él y tanto más. El tiempo pasa para nosotros, pero ¿qué sabrá la vida del tiempo?

LEONARDO VERGARA

leonardoverga@hotmail.com www.lafiligranadelpensar.blogspot.com.ar La Avispa 55

56


Plást ica

Carola Iacobini por Ana M. Hernáez Marité Svast 57

GRUPO DELAPALABRA


Plástica

ENTREVISTA A CAROLA IACOBINI, ESCULTORA Por ANA MARÍA HERNÁEZ

anabelle32@hotmail.com

1) Contame un poquito de vos así te conocen: Ingresé a la Escuela de Artes Visuales Martín A. Malharro de Mar Del Plata, solo quería dibujar, y después de siete años egresé como Profesora de Escultura. Observé que tenía buenos dibujos en mis cuadernos de la escuela primaria, el gusto por el arte quedó evidenciado. 2) ¿Te sorprendió mi llamada para este reportaje?: Tu invitación a este reportaje me llamó la atención, generalmente los círculos de determinada disciplina artística curiosea dentro de su mismo círculo. Ana María la palabra curiosea no me suena nada linda ja ja ja. Ahora observo que las disciplinas se juntan más, el arte es uno solo y de cada uno rescatamos detalles que enriquecen la obra que uno realiza. 3) ¿Qué es para vos la escultura? La escultura me motiva a vivir, egresé como escultora y durante mucho tiempo me dediqué a pintar. La vida me deparó momentos difíciles y mi pérdida de la vista me dejó sin actividad; las causalidades me hicieron elegir una disciplina que me permitió seguir creando sin ver. Mis esculturas surgen espontáneamente, siempre con una inclinación figurativa y grandesssss. 4) ¿Hay artistas que influyeron en tu obra? De cada artista uno rescata algo, quedan en la memoria y surgen espontáneamente. 5) Como marplatense, ¿te parece que la ciudad trata bien a los artistas plásticos, pintores o escritores? ¿Les da posibilidades? La Avispa 55

58


Plástica

La ciudad le ofrece a todos los artistas innumerables lugares para desarrollar y exponer su labor, eso sí y así siempre en galerías comerciales. Quizá falten algunas galerías de arte. Quizá Uds., los literatos carezcan de muchos editores, eso es lamentable, porque vender una obra es un gran estímulo. 6) Una reflexión final: Cuando las personas se inician en una disciplina artística, sea la que sea, se sienten muy bien; todos deberíamos hacerlo, especialmente cuando los compromisos van decayendo y uno tiene tiempo para alimentar el espíritu. Todos lo necesitamos. 7) Unas preguntas simples: A- UNA ESCULTURA: Tuve la oportunidad de ver el David de Miguel Ángel, fue una sensación inenarrable, nunca imaginé encontrarme con un exponente de esa dimensión. B- UN ARTISTA: En distintos momentos fui apreciando a artistas maravillosos, a Carlos Alonso en dibujo y pintura, Lola Mora, una mujer increíble; no puedo enumerar a todos, pero siempre aprecié a autores y creadores de distintas épocas y nacionalidades. C- ALGUIEN QUE TE HAYA INCENTIVADO A SEGUIR: Mi agradecimiento por siempre a una compañera de la escuela de arte y hoy profesora mía en su Taller de Escultura, adonde concurro desde hace años, se trata de Elizabeth Eicchorn, escultora magnífica y creadora de obras monumentales. No puedo dejar de destacar que la solidaridad de una persona de la calidad de Elizabeth, me rescató solidariamente y me devolvió las ganas de seguir después de años de zozobra. Valga esto para todas las personas que puedan ayudar a quines los necesitamos. D- UN ESCRITOR O UN LIBRO: Los escritores argentinos me 59

GRUPO DELAPALABRA


Plástica

han apasionado, aprendí a leer a Borges; mis preferidos Julio Cortázar, Abelardo Castillo y el libro que quedó en mi mente es “La Casa” de Manuel Mujica Lainez, esta obra, además de reflejar una Argentina que se fue, revela lo secreto de una sociedad ficticia y sin responsabilidades. E- UN AMIGO: Siempre sumo amigos, los tengo desde mi niñez y en distintos círculos; soy amiguera, siempre hay alguno cuyo feeling se acerca al mío; tengo la satisfacción de estar rodeada de buena gente, de buena madera, como para una escultora ja ja ja. F- UN COLOR O COMÓ LO IMAGINÁS: De mis colores preferidos, elijo el blanco por su luz, y el azul por su serenidad. G- UN ANIMAL: Me gustan los animales domésticos el gato y el caballo. Y como decía Borges el tigre por su color amarillo que cuando va perdiendo la vista es más brillante. H- UNA FECHA Y POR QUÉ: Hay fechas, y muchas, algunas me traen buenos recuerdos y otras no tanto, todo mejora con los años y lo dramático se va suavizando. Semana Santa es una fecha que me agrada, une a la familia y es motivo de celebración. I- UN SUEÑO: A menudo sueño con agua, cosa que no me es grata, sueño cielos azules cuajados de estrellas, y también sueño en colores, un sueño para mi futuro es no perder las esperanzas de volver a ver, la ciencia avanza día a día, trataré de mantenerme lo más sana posible para recibir lo que me toque en bien de mi salud visual, cuando me toque. Me encantó que te acordaras de mi, Ana María, espero que esta nota llegue por tu intermedio a gente que frente a un inconveniente cae y difícilmente se levanta; como se dice ahora... SE PUEDE. La Avispa 55

60


ENTREVISTA A MARITÉ SVAST

Plástica

de la Revista “Integración “ del Sindicato Metalúrgico de la Matanza con permiso de la artista.

1- Contanos la historia y los objetivos del Grupo Katerva. Bajo esa denominación nació el grupo integrado por artistas plásticos marplatenses, unidos por un lazo de amistad y por necesidades naturales de lograr una trascendencia a través de acciones que en muchos casos superan las posibilidades de lo individual. Aunar experiencias, intercambiar pensamientos, estar en movimiento (producir, viajar, conocer a otros colegas y su experiencia artística…). Para esto el grupo, en la unidad dentro de la diversidad dada por la filosofía individual de cada integrante, pretende plasmar una movida interesante (exposiciones, murales, y también apoyo logístico en otros eventos artísticos). El tiempo y el trabajo continuo plasmarán en hechos las mejores intenciones.

2- ¿Qué importancia tiene para el grupo el trabajo colectivo? Es importante porque de esa manera podemos organizar muestras juntos en distintos lugares. Además nos permite compartir expe61

GRUPO DELAPALABRA


Plástica

riencias en cada proyecto que organizamos, intercambiar conocimientos e ideas, generar actividades y espacios que sean no solo para nosotros como grupo de artistas sino y principalmente para ser compartidos con otras personas e instituciones.

3- ¿Y qué valor político el espacio público? Consideramos que el espacio público es un espacio político en sí mismo, en el cual la participación y el interés común por los hechos que allí surgen es generador de conciencia crítica o al menos permite mostrar una versión distinta de la realidad a los ojos de todos, dejar un mensaje diverso, y en especial a aquellos que llegan desde solo una mirada al hecho artístico. Las obras realizadas en espacios públicos son obras que dejan de ser solo del artista que la realiza para pasar a ser obras de la comunidad toda, generando un sentimiento de identidad y partencia con la misma, lo que permite una nueva valoración y toma de conciencia respecto de los espacios comunes y el arte. Actualmente, son muy variadas y en mayor cantidad las obras de arte que se realizan en espacios públicos, permitiendo que toda la sociedad acceda a ellas, dejando de ser arte para algunos para ser arte de todos. La Avispa 55

62


Plástica

4- ¿Cómo es la relación y la convivencia de los artistas locales? Amplia y positiva. Se dan muchos trabajos en conjunto, se generan espacios que son compartidos por algunos o todos los artistas locales, inclusive hay una revista local de llegada nacional que genera un espacio particular para las distintas manifestaciones artísticas. Quizás el apoyo recibido por parte de las instituciones oficiales no sea el suficiente, pero, más allá de esto, el espíritu y la buena predisposición de todos los artistas de la ciudad en sus diversas expresiones, permite que a través de un gran esfuerzo se generen espacios muy fructíferos para el desarrollo artístico local.

5- ¿Cómo nació el proyecto del Mural del Balneario de Punta Iglesia? Al igual que el año pasado fuimos invitados por la empresa concesionaria del Balneario Punta Iglesia, para pintar un nuevo mural con el objetivo de seguir destacando la zona con aportes culturales. La idea para esta temporada fue realizar un homenaje a la mujer, expresando sus distintas facetas, incluyendo su evolución en cuanto a la obtención de derechos. 6- ¿Por qué la temática de género? 63

GRUPO DELAPALABRA


Plástica

La temática fue pedida por los dueños del balneario, surgió de una charla con ellos, siendo que buscaban una temática más comprometida con las problemáticas actuales. 7- ¿Cómo y por qué se eligieron esas imágenes? Mate de por medio, después de muchos encuentros y charlas surgen estas imágenes de mujeres, en base al análisis de las distintas problemáticas que sufren y aquejaron a las mujeres de todo el mundo, mas no quisimos que el género femenino quedara reducido solo a sus problemáticas, es por ellos que pensamos y quisimos revalorizar sus mayores virtudes.

8- Visualmente puede afirmarse que los dibujos dejan una sensación de fortaleza y lucha, ¿Coinciden con esta visión? Absolutamente, por ejemplo la imagen central fue tomada de Delacroix, donde vemos a una mujer partícipe y protagonista de su vida y su destino, así como del de su sociedad, irrumpiendo con los tradicionalismos y el machismo imperante de esa época, y se exaltan los valores y virtudes que se observan también en la mujer trabajando. Se ve claramente la fortaleza que la mujer en toda la historia ha puesto a sus actos y a su lucha tanto social, generacional La Avispa 55

64


Plástica

como personal.

9- ¿Por qué el mural nace y termina con la misma mujer? El mural comienza con la mujer en el período de embarazo y finaliza con la misma mujer con su bebé en los brazos, quisimos con ello manifestar la magia de la creación.

10- ¿Por qué eligieron trascender la frontera y enmarcar la lucha de la mujer por fuera de los límites fronterizos? Porque quisimos mostrar las problemática de las mujeres en distintos lugares del mundo. Si bien mostramos ciertas problemáticas específicas, como lo son las mujeres con los burkas, también quisimos mostrar que otras problemáticas como la violencia y la trata de blancas trascienden  nuestras fronteras, que son esas también, lamentablemente, otras modalidades que unen a las mujeres como género. Creemos, como dijimos anteriormente, que la magia de la creación, el dar vida es el hecho primordial que nos une, así como la fuerza y la lucha, pero no podemos dejar de ver que si bien en algunos espacios políticos se obtienen día a día mayores derechos, en otros cada vez son menos respetadas y valoradas, consideramos esta obra como otro espacio más de solidarización con aquellas mujeres que sufren en cualquier lugar del mundo alguna de estas problemáticas. 11-  Nosotros pertenecemos a la UOM Matanza, un sindicato 65

GRUPO DELAPALABRA


Plástica

metalúrgico, en el que la mujer ocupa un 90 por ciento en tareas de fábrica, y nos vimos representadas en esa pared, ¿Qué lugar ocupa para ustedes la mujer trabajadora? Un lugar primordial, tanto en la sociedad como en la familia, la mujer trabajadora es un ejemplo de lucha, de esfuerzo, de amor. Es ejemplo ejemplificante para las futuras generaciones. La mujer trabajadora, que no solo es trabajadora dentro del ámbito laboral, sino también una trabajadora de la vida, ya que enseña valores, enseña costumbres. Una trabajadora del hogar, con espaldas cargadas de funciones, ninguna de ellas imposibles, ya que la mujer siempre tiene la fuerza, el corazón y el amor para enfrentar cualquier circunstancia.

12- ¿Cuál fue la sensación del trabajo terminado? ¿Qué repercusiones sociales tuvieron? La sensación es de felicidad, sensación que es continua durante todo el desarrollo de la obra. Las repercusiones sociales no se ven solo al finalizar la obra. Lo maravilloso del muralismo es que la gente es partícipe del mismo durante todo el proceso, se acercan y dan sus opiniones sobre la temática, felicitan, sacan fotos, cuentan sus experiencias personales con la pintura o con alguna de las temáticas tratadas, vuelven quizás todos los días para ver cómo se va avanzando con la obra. Al quedar finalizada, se ve en la sociedad alegría, identidad lograda. Más hermoso es ver que la misma es respetada y cuidada. Es muy gratificante recibir tantos agradecimientos y expresiones de satisfacción. Contacto con la artista plástica: maritesvast@yahoo.com.ar La Avispa 55

66


Ciney

Tv

Gabriel Cabrejas

67

GRUPO DELAPALABRA


Cine y TV

Noticias de la tele El remedio y la enfermedad

Hace mucho que no le dedicamos una página al cazabobos catódico, habiendo tanta serie americana que, para ser sinceros, supera en mucho, por creatividad y audacia, lo que un Hollywood adocenado y repetitivo produce. Pero se dijo mucho ya de Lost o Doctor House y no seremos originales. Preferiremos algo de lo visto recientemente, y de un lugar casi aparte como el viejo canal 7, hoy apodado Televisión Pública.

Televidentes en terapia. Hay cosas que sólo en una teleemisora no competitiva pueden florecer, en horario central y apuntando a la incierta exquisitez del espectador, o mejor dicho, buscando al espectador exquisito, ése que no piensa en el onanismo light de Tinelli y sus pulposas/os terpsícores leudantes a silicona. En terapia no pasaría la mínima prueba en los canales comerciales, cuyos obesos números (y propósitos) de audiencia padecerían un ataque de arcadas ante el modesto éxito, diríamos alternativo, de una tira escueta, desarrollada en un mes, sin más plataforma que explorar una forma novedosa de ficción. Un amigo psicólogo enseguida tildó de principiante al colega-personaje, Guillermo Montes (Diego Peretti), y tal vez sea verdad. Lo mismo diría un periodista, un abogado, un médico, delante de un ídem fictivo, y tendrán razón siempre y cuando se atajen a una vindicación gremial, porque el dramaturgo también tiene sus fueros y su contexto, y ambos exigen una libertad trasgresora del verosímil. Y deberes estéticos: la amenidad, el conflicto, el lucimiento de los actores. Cualquier observador, más si registra algo de experiencia como paciente, no pediría una consulta con el dr. Montes. Tampoco le agradaría que el dr. House, lúcido e imaginativo a la hora de descubrir diagnósticos, lo tratara mucho, después de verlo trajinar barbitúricos. Escrito por Alejandro Maci sobre un original israelí, y adaptada all uso nostro por Esther Feldman1, nos despierta, primero, una duda. ¿Por qué pagar derechos de un formato que pudo ocurrírsele a un autor nacional, más en el país del psicoanálisis? Con Los Argento pasaba otro tanto, al existir previamente Casado con hijos, made in USA, serie que habría sido comprada y retraducida. Exagero, pero, ¿le pagó Marechal a Sófocles por Antígona Vélez? ¿Y Freud por Edipo? Claro, el griego murió siglos ha. ¿Será sólo debido a eso? La Avispa 55 68


Cine y TV

En terapia brilla el raro dispositivo del tiempo real, es decir, lo que duraría una terapia real para televisión, media hora. Teatro, sí, y del mejor, ganancioso de un privilegio extra, el primer plano, discípulo del cine. Podrá reprochársele la falta de realidad en otro sentido, la pequeñez de esos mundos subjetivos en el vacío, precio, seguramente, de la serial madre extranjera. Sin embargo, el drama psi necesita ese relativo aislamiento para destacar la soledad y la frustración de hombres y mujeres relajados en lo económico pero que, no lo saben del todo, les encorva la espalda el lastre de las cuentas abiertas con el pasado, su propia conciencia y, sobre todo, su inconsciencia. La tira no disimula los clichés esperables. La transferencia erótica de Marina (Julieta Cardinali) hacia el terapeuta, la decepción edípica de Clara (Ailín Salas), la homosexualidad reprimida del policía de elite Gastón (Germán Palacios), el intercambio perverso y masoquista macho/perdedor-hembra/ independiente (Ana y Martín: Dolores Fonzi-Leo Sbaraglia). A cambio, impide la identificación maniquea, pone a los caracteres en el claroscuro de la lenta confesión —pasan de impenetrables a transparentes— y les infunde un aire de naturalidad impresionante, como si la storyline surgiera allí mismo, mientras los actores sencillamente hablan. La brevedad y contención no son deméritos sino parte esencial. Por momentos parece desbaratarse al empezar a proliferar en secundarios, como esposa e hijos de Montes, el padre de Gustavo y el de Sol, pero sirven para explicar lo inconcluso. Entendemos a Gustavo, muerto en un accidente de entrenamiento, merced a la fugaz aparición del papá (intenso y exacto Federico Luppi), la densidad de un vínculo problemático a través de los otros padres (Sol), y el apólogo de la casa del herrero, o el bofetón que significa la esposa infiel y los hijos adolescentes que siempre se sienten víctimas de la ruptura (Guillermo). Casi está de más decir que el tete-à-tete de Peretti y Lucía, la experta 69

GRUPO DELAPALABRA


Cine y TV

supervisora (Norma Aleandro), mediante el cual finaliza cada semana hábil de emisión, comporta una lección de actuación prácticamente inédita en una tele harta ya de tragicomedias de venganzas fashion infinitas, regodeos de chismes al mayoreo y programejos rumiantes de —otra vez— la cantera inagotable de internas que suscita Showmatch. En terapia promete una continuación. Pero sus historias, no es de extrañar, podrían quedar congeladas in media res, como sucede en la vida. Tragedias griegas y recuerdos del futuro. Uno de los episodios más patéticos del panorama mundial contemporáneo es el caso Grecia, la nación más antigua de la democracia occidental y la primera en perder su soberanía económica en la Eurozona, cuyos valores de participación ciudadana en la toma de decisiones contribuyó a forjar mucho antes de que naciera, incluso, esa gorda y accidentada península de Asia llamada Europa. Un símbolo basta para perimetrar la decadencia del liberalismo político, llevándose a las patadas con el liberalismo económico: cuando Grecia quiso consensuar popularmente el plan de ajuste integral y anunció un referendum, sus generosos socios estuvieron a punto de aniquilarla como a Troya. Dicen que muchas civilizaciones empiezan luego de un parricidio. Deudocracia y Catastroika son dos documentales sucesivos, que suscriben los periodistas Katarina Katidi y Ari Chatzistefanou. Quienes, además, una vez filmados, subieron el fílmico a la red y lo instalaron en el dominio público2, a fin de que fuera, literalmente, de todos, sin abono de copyright, medida osada a contrapelo del argumento tratado —la privatización del patrimonio de los griegos a cambio de oceánicos créditos de la Banca Mundial, el FMI y el Banco Central Europeo, trajeados jinetes del apocalipsis o catastroika financiera. Obvio, ambas películas se complementan. La primera cuenta cómo un país se endeuda y gasta lo que no tiene; la segunda, cómo pagará sin dinero. Un absurdo sigue al otro y los dos suman cero. La crisis, sostienen los cineastas y sus entrevistados, no empieza en el 2008 ni concluye en el año actual, sino más bien rastrea antecedentes de otro tiempo y lugar. Muy enterados y cosmopólicos, ejemplifican con la Argentina, y parten del préstamo Baring antes de mencionar la década prodigiosa del menemismo. “Nadie aprendió de La Avispa 55

70


Cine y TV

la Argentina”, dice el economista Avi Lewis, “ella creó su propia Eurozona” al renunciar a la autonomía de sus finanzas. Imágenes de otros, La toma (Naomi Klen/ Avi Lewis, 2004) y Memoria del saqueo (Solanas, 04), funcionan como sortilegios: un documental dentro de otro, una república reclamando atención a otra sin fronteras en común, el pasado es mañana. Debtocracy (o Chreocratia en la lengua de Homero), a su turno, anticipa en 74 minutos los 87 de Catastroika, o la solución al problema de la deuda. La globalización es real, pero parece no servir de enseñanza. Tampoco los ejemplos de los poderosos, ya que Estados Unidos inventó el concepto de deuda odiosa para no cumplir los compromisos de Cuba en 1898, al vencer a la endeudada España y prácticamente anexar la isla a sus dominios de ultramar. El nuevo paradigma lo proporciona Ecuador, dicen los dos directores y sus entrevistados: el actual presidente Rafael Correa ganó las elecciones después de negarse a pagar la deuda ilegítima de su país siendo ministro de economía del gobierno anterior. Claro, un empréstito se declara incobrable cuando los mismos acreedores saben que no se usó en beneficio de la sociedad, y Grecia, pequeña patria, nunca tuvo manera de producir riqueza excepto el turismo, y aceptó toneladas de euros sin garantía de devolución, entre otras cosas, desde las Olimpíadas de Atenas (2004) y todavía antes. Consecuencia, a garpar se ha dicho y sin vaselina. Catastroika, transmitido en junio vía canal 7, se terminó de montar hace un trimestre apenas. “Falta el final de la tragedia griega —anuncia—: la venta de las empresas públicas”. Ahora la vista se vuelve a principios de los 90 y a la ex Unión Soviética. Los economistas rusos Alexander Buzgalin y Boris Kagarlitzki recuerdan que uno o dos millones de dólares compraban siderúrgicas o petroquímicas en los Urales, y “sólo 1000 (sic) un edificio histórico del centro de Moscú”. El remate de Alemania Oriental y su secuela de desempleo, por “ejércitos de ocupación económica” o multinacionales de la Alemania rica que cierran fábricas que hubieran afectado la competencia de las suyas. Y otro modelo latinoamericano, el Chile de Pinochet, que el neoliberal Von Hayek recomendó replicar a Maggie Thatcher en Gran Bretaña. Naomi Klein, polemista y referente antiglobalización, destaca la creación de un Banco Central independiente del Estado, no importa quién presida a éste, electo por el votante griego. “Los pueblos son niños a los que no debemos dar las llaves del auto”. El escritor Luis Sepúlveda recapacita 71

GRUPO DELAPALABRA


Cine y TV

La Avispa 55

72

Gabriel Cabrejas

Be Tipul, en hebreo, de Hagai Levi, Ori Sivan y Nir Bergman, licenciada en Argentina por Dorimedia Contenidos, se compone de 45 capítulos de 30´. “La adaptación incluye tanto los personajes y sus historias como a las situaciones contextuales y de idiosincrasia de nuestro país”. Reparto: Peretti (Guillermo Montes), Aleandro (Lucía Aranda), Cardinali (Marina Generis), Fonzi (Ana Irigoyen), Sbaraglia (Martín Pineda), Palacios (Gastón Ramírez), Salas (Clara Salinas). También actúan: Alejandra Flechner (Sabrina, esposa de Montes), Vera Spinetta (Catalina, su hija), Ignacio Rogers (Camilo, su hijo), Valeria Lorca (Silvina, mamá de Clara), Nacho Gadano (Gustavo, papá de Clara) y Luppi (Jorge, padre de Gastón). Cf. http://blogosfera.tvpublica.com.ar/enterapia 2 Deudocracia se ha distribuido online bajo una licencia Creative Commons CC-by-sa 3.0 a partir del 6 de abril de 2011. La producción ha dicho no tener ningún interés en la explotación comercial del proyecto. Medio millón de personas vio el documental en los primeros cinco días de su lanzamiento. 1

gabcab2003@yahoo.com.ar www.lacocuzza.blogspot.com.ar

sobre la verdadera índole política de esta entrega decidida a cerrar los déficits fiscales del continente desarrollado: “aquí nació la democracia y se quiere que aquí muera”. La liquidación de activos, en marcha. La última sección del film describe el terremoto que se avecina, servicio por servicio, en la nómina de privatizaciones. De nada vale el desastroso negocio inglés con las líneas ferroviarias, que se renacionalizaron dada la cantidad de libras que sufragaba el Estado en subsidios a las prestatarias. ¿Nos dice algo eso…? Se cita al docudrama Navigator (Ken Loach, 2001), que golpea contra las rapaces garras de los nuevos dueños. En Grecia, arrecia recientemente una campaña anti-trenes estatales. ¿Se acuerdan del desastroso nivel, ex profeso, de los teléfonos y sus facturas carísimas antes de que se los llevara la Telefónica? Aquí aparece un actor fundamental, los media, cuya publicidad sostienen los futuros contratistas, y sus incomunicadores prestos a “bombardear de calumnias” a la vieja estructura de servicios públicos. La buena: el premier Berlusconi se jugó a un referendum para privatizarlos en Italia y perdió, el 96% le votó no. La mala: Il Cavaliere fue remplazado por Monti —al que nadie eligió— y su “gobierno de banqueros” ya plantea revertir la resolución soberana de los ciudadanos italianos. Obvio, sin apelar a su concurso. Continuará, dicen las historietas. La pregunta queda flotando: ¿las democracias más estables del orbe pisotearán su legado, dejarán que manden los acreedores? La respuesta, hoy como ayer, la debe formular la gente.


Música

Gastón Sequeira entrevista a Santiago Feliú

73

GRUPO DELAPALABRA


Música ENTREVISTA REALIZADA AL TROVADOR CUBANO SANTIAGO FELIÚ Por GASTÓN SEQUEIRA

gastonpringas@hotmail.com Biografía: Santiago Feliú nació en La Habana el 29 de marzo de 1962.

Creador autodidacta, integra, desde los 16 años, el Movimiento de la Nueva Trova. A partir de ese momento participa en los diferentes festivales y jornadas de la nueva canción realizados en Cuba y en el exterior durante la década del ochenta. Desde 1978 Santiago ya era uno de los artistas jóvenes de mayor convocatoria en los espacios de la nueva canción. Acompaña en 1985 a Silvio Rodríguez en una gira por América y España, donde es presentado como la revelación y continuidad de la Trova Cubana. Ha cantado también junto a Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Noel Nicola, Vicente Feliú, Miriam Ramos, Omara Portuondo, Luis Eduardo Aute, Luis Pastor, Daniel Viglietti, Fito Páez. Juan Carlos Baglietto, León Gieco, Frank Delgado, Carlos Varela, Gerardo Alfonso, entre otros importantes cantautores hispanoamericanos. Su discografía incluye: 1986: Vida 1987: Trovadores 1988: Para mañana 1991: Náuseas de fin de siglo (estudio) 1994: Náuseas de fin de siglo (en vivo) 1997: Ansias del alba (Santiago Feliú y Vicente Feliú) 1999: Futuro inmediato La Avispa 55

74


Música

2000: Santiago Feliú en vivo 2002: Entre otros (Noel Nicola junto a Santiago Feliú) 2002: Sin Julieta 2010: Ay, la vida

1- ¿Cómo fueron tus primeros contactos con la música y la poesía? Pues desde pequeño en casa de mi abuela donde veía a mi hermano con Silvio y Noel Nicola 2- ¿Cuándo sentiste que a tu arte había que acompañarlo con compromiso? Sobre todo cuando comencé a viajar en el año 81, ver América y Europa me ayudó a entender Cuba. 3- Sabemos que tu hermano Vicente es co-fundador junto a Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y el querido y recordado Noel Nicola entre otros, de La Nueva Trova Cubana. ¿En qué momento comenzás a formar parte de ella? En 1978. 4- ¿Cuál es la situación de la Nueva Trova en este momento? No sé, no estoy al tanto, pero como Movimiento organizado ya hace mucho que no existe. 75

GRUPO DELAPALABRA


Música

5- ¿Sería oportuno que nos brindes un panorama de la nueva canción en Cuba? Hay trovadores jóvenes claros con lo suyo, pero yo no estoy muy al tanto, tampoco escucho mucho trovadores. 6- ¿Qué recuerdos tenés de los ‘80, en tu experiencia con Silvio y Afrocuba? Bueno fue mi escuela, esa gira con ellos fue vital para mí. 7- Sabemos que venís seguido a la Argentina. ¿Qué es lo que te atrae de ella o qué expectativas te despierta? Vengo porque soy bastante conocido digamos, aquí siempre tuve una recepción fantástica, he vivido largas temporadas por aquí, es mi segunda casa.

8- Contanos de la magia (al menos para mí) de tocar la guitarra en posición de zurdo pero con las cuerdas colocadas para diestro. Para mí es natural porque desde niño toco así sin ser zurdo... la agarré así y así hasta hoy. La Avispa 55

76


Música

9- ¿Es posible cambiar el mundo? ¿Creés que podremos lograrlo a través de las canciones, de la poesía? Por lo menos ayudamos a que cambie, es nuestro aporte. 10- Qué nos podés decir de Ay, la vida, tu último disco y cuáles son tus proyectos. Pues que está bueno la verdad, ahora en julio grabaremos un DVD en La Habana con 50 canciones en 2 conciertos... un recorrido por mis discos. Tengo un disco de trova tradicional que debo terminar y otro de instrumentales de guitarra y bueno buscando mis próximas canciones.

Ayer y hoy enamorado Pasea redonda la noche, pasea vagabunda y muda, y las palomas no se juntan, y las luciérnagas no hablan. 77

GRUPO DELAPALABRA


Música Es triste tiempo de nevadas aunque no caiga ni una escarcha, temblando van los corazones desamparados en el hambre. Las calles son leones devorando portales, desalojando el sueño, despidiéndolo del mundo. Y ahí está el enamorado pidiéndole a la esperanza que su pecho no se inunde con el llanto de su tiempo. Pasean las noches de enero, vagabundas y alegres, se juntan todas las palomas: parecemos luciérnagas. Y ahí está el enamorado, con su luna entre los brazos, pidiéndole a la esperanza para todos, para todos.

La Avispa 55

78


Talleres

Talleres Literarios 79

GRUPO DELAPALABRA


Cuentos y relatos LA VISITA Esta historia parecerá impresionante, pero por qué no considerar su presencia. Antonio tomaba su cafecito, solo entre muchos, en medio del paseo peatonal. Pleno verano, las mesitas de la confitería desplegadas en la calle lo animaron a sentarse y curiosear el paso de individuos de todo tipo que vacacionaban en la costa marplatense. Caía la tarde, se entretenía viendo pasar la realidad frente a él. Ya superados los sesenta años, en sus arterias habían quedado depositadas las buenas y las malas etapas de su vida. Ahora, más contemplativo, su panorámica mirada peinaba los rostros pasantes, y su mente vagaba por los recuerdos. Como si le hubiera quedado alguna respuesta pendiente que no advertía impidiéndole disfrutar plenamente lo cultivado durante la mayor parte de su existencia De pronto, clavó su vista en un perfil conocido, más que eso, inesperado: un hombre con paso cansino se aproximaba, sus grandes hombros curvados balanceaban los fuertes brazos que culminaban con vacías manos de boxeador. Antonio se despegó de la silla y agitando su mano lo llamó. El hombre, de unos ochenta años, se acercó y cuando ambos se reconocieron, de inmediato, se dieron un abrazo impensado. En ese instante, Antonio sintió que cinco décadas de su vida se resumían en un segundo. Miró largamente a Horacio y le suplicó que se sentara y lo acompañara. Sin más, llamó al mozo y pidió un café para su invitado. Luego de interminables segundos, Antonio rompió el silencio: ─Horacio, pensar que por tantos años fuiste como mi líder, mi protector, no hacías que faltara nada en casa, sólo vos estabas ausente. Tus viajes por trabajo hicieron que mi madre se ocupara de mi crianza bajo tu supervisión y protección mediática. Cuando pudo tomar más fuerzas, Antonio se animó a confesar: ─Ahora que te veo te lo digo, nunca me dijiste que me querías, tenía que presumirlo, siempre a lo largo de medio siglo fui el destinatario de tus órdenes, te metías en todo lo que yo hacía, estudios, trabajo, amores, mi libertad la sentía cercada por ese control, a veces enfermizo, que volcabas en tu conducta desconcertante, nunca tuve claro tus sentimientos.    Y siguió: ─Horacio,  tus demandas superaban tus gracias, nunca estabas conforme conmigo, pero hacia los demás te mostrabas orgulloso de tenerme. Qué persona eras en realidad, nunca lo pude saber. La Avispa 55 80


Cuentos y relatos

Hacía ya diez años que Antonio no veía a Horacio. En verdad, esos fueron los años que más intensamente había podido vivir su propia vida, en una libertad desconocida hasta entonces, y que le permitió despegar como hombre y consolidar una familia propia. Horacio lo atendía y asentía, sin contestar. Antonio parecía reclamar una respuesta… Luego de un silencio, el anciano habló: ─Antonio, en verdad yo provoqué este encuentro… sabía de tus cavilaciones por el pasado… esencialmente, tu incertidumbre sobre mi conducta indescifrable para con vos. Calló un instante, lo miró intensamente a los ojos: ─Querido, cada uno de estos últimos años fui pidiendo un permiso especial para salir de la dimensión en que transcurro y llegar a este ahora que con ansias esperé para recibir tu desahogo. Luego de una década logré conmover a mi Ser Superior, que consintió esta visita. Ya que pudiste decirme todo lo que guardabas y que incomodaba tu paz plena, te suplico que continúes con tu paso adelante, con fe en el porvenir, sin ataduras del pasado. ─Hoy aquí  en cuerpo presente, gracias a Él, te saco tus dudas, yo siempre te he amado, quizás demasiado, si te hice sentir prisionero de mis mandatos, perdóname, hijo mío. Antonio sintió una calma interior que lo colmó de felicidad.  Una nueva energía cargaba su cuerpo, se sintió otro. Llamó al mozo y pidió la cuenta: ─Dos cafés. No le cobre al señor, es mi invitado. El mozo respondió con enojo: ─Disculpe señor, pero usted está solo y el segundo café no se lo tomó. Antonio escuchó sorprendido, e inmediatamente su mente se aclaró: ─Tiene razón, hace ya diez años que mi padre... Sin que pudiera terminar la frase, Horacio había desaparecido del lugar.

DANIEL LERENA    

vgmfaa@yahoo.com.ar

ACQUA DI GIO Es como si ella estuviera ahí, acostada al lado de él, apenas iluminada por los rayos que se filtran por la persiana en aquel departamento del primer piso. Emilio ve a Tamara ahora como tantas veces la vio durante aquellos días: recién salida del sueño, entumecida entre las sábanas, absorta en la perspectiva del cielo raso desde 81

GRUPO DELAPALABRA


Talleres

la cama, pensando en quién sabe qué. Porque durante aquellos días Tamara tenía, aparentemente, mucho en qué pensar y el estudio del cielo raso desde la cama parecía su actividad predilecta para acompañar el pensamiento. Emilio también suele abstraerse en esa perspectiva; le gusta recordar y pensar en la cama, como si desde ahí viera todo con más claridad, como si desde la cama el mundo pareciera un lugar más sencillo. Pero el día ya arrancó y no le dará ventaja: tiene que levantarse. La persiana se queja durante su izamiento y la habitación se llena de luz, de ruido a motores. Emilio abre la ventana de par en par y se llena los pulmones de aire cálido. Después estira lentamente los brazos y gira la cabeza en una y otra dirección, para sacarse la modorra. En uno de esos giros, lo ve sobre una repisa: ese perfume, ese Acqua di Gio Armani, esos setenta mililitros de dudosa originalidad. ¿Cómo no lo vio antes? Ahora Emilio ve a Tamara acercarse a la repisa, tomar el perfume, presionarlo cuatro veces sobre su cuello con esa cara de nada que pone mientras hace esas cosas, para después mirarse al espejo, como si el perfume hubiera producido algún cambio visible en ella. Emilio da unos pasos hasta la repisa, toma el perfume, lo presiona una vez y respira hondo. Tamara sigue ahí; ahora la ve y la huele —siempre como durante aquellos días, con esa misma actitud. Pasa unos segundos entre pensativo e inquieto, hasta que de golpe gira y lanza el frasco hacia la calle. Emilio cierra la ventana y va al baño. Ahora piensa frente al espejo —que es algo completamente distinto a pensar desde la cama. Comienza a decirse que no ve a la Tamara que conoció, que no ve a la de aquellos días sino a la Tamara que su memoria elige. Porque ella es un recuerdo y esa generosidad de la memoria le permite, al menos en parte, recordarla como quiere recordarla. Se le ocurre que la Tamara que ve es más fácil de tratar que la que conoció. Porque la Tamara que ve está sujeta a los juegos en los que unos momentos son enfatizados y otros atenuados, en los que los hechos y los sustantivos propios oscurecen y acaban por mezclarse. Ahora Tamara es sólo una conversación de café, una foto en el fondo del cajón, algo parecido a un deja vu, un personaje onírico, un disco que jamás fue devuelto, un perfume —el Armani, ese Armani— que juega con el subconsciente y entonces asoma el recuerdo. Pero sólo un recuerdo, apenas unas páginas del libro, no más que una cifra en la gran suma de sucesos inconexos a la que el dueño le da sentido. La Avispa 55

82


Talleres

Emilio se mete en la ducha y entonces el agua comienza a despegarle los recuerdos, los pensamientos. Poco a poco Tamara es llevada por el agua, volcada por las cañerías junto con su perfume y su actitud y todas sus cosas de aquellos días. La última vez había sido en ese departamento, durante un auténtico día gris, de esos que hace frío, está nublado y llueve finito. Porque aquellos días fueron, en general, de esas condiciones climáticas y ellos salían sólo el mínimo imponible. Tamara iba a cuidar a los nenes de Caro y luego volvía al departamento. En realidad, no tenía muchos otros lugares donde ir. Ese día, cuando Emilio llegó ella dibujaba en la ventana. Porque a los vidrios se les daba por empañarse y a Tamara, que le gustaba encontrar nuevos vicios, se le daba por incursionar en el dibujo a dedo. En un comienzo, aquel encuentro no fue muy distinto a lo habitual. Durante aquellos días Tamara tenía, aparentemente, mucho en qué pensar y Emilio pasaba a un segundo plano. No era más que algo que estaba ahí, mientras ella se ocupaba de sí misma. La ansiosa espera, las ganas de encontrarlo y de tenerlo habían descarrilado en alguna curva de esa cotidianeidad del departamento y los días grises. La cuestión era cíclica. En un primer momento, Emilio se mostraba cariñoso: le pedía abrazos, atención, “que compartan algo”. Cuando advertía que Tamara hacía caso omiso a sus pedidos, pasaba al enojo. Se fastidiaba y trataba de impedir que ella siga haciendo lo que hacía. Si miraba una película, le desconectaba el tele: cosas así. Entonces el fastidio le llegaba a ella. —Me tenés podrida. Sos un manipulador. Vos no decidís lo que yo hago. Yo hago lo que quiero ¿entendés? ¡Me voy a la mierda! Ahí era cuando tomaba sus cosas y se iba con los gritos de Emilio sacudiéndole los tímpanos. —¡No vuelvas nunca más, desagradecida! Sus despedidas eran de ese estilo. Después de uno o dos o tres días, Tamara volvía y todo recomenzaba. Pero esa noche, mientras ella tomaba sus cosas, el ciclo se rompió. —¿Dónde está mi Armani? No lo encuentro. —No sé. Emilio estaba como ensimismado. En un rincón de la cama, miraba a través la ventana, ajeno a lo que pasaba adentro. Afuera se había hecho de noche. Tamara se desconcertó; cambió el tono de voz. —¿Qué te pasa? 83

GRUPO DELAPALABRA


Talleres

—Nada. Pienso. —¿En qué? —No sé. En todo. En nosotros —dijo Emilio, girando en la cama. La miró e hizo una pausa—. Yo intento… yo tengo la mejor intención pero… Tamara se sentó a su lado, aunque no lo miró. —Así que tenés la mejor intención eh. Yo tengo una intuición. —Una intuición… —Sí, una intuición —insistió ella—. A veces las mejores intenciones no pueden lo que una intuición no adelanta. Emilio se preparó para decir algo, pero volvió a mirar por la ventana. Pasó un segundo largo hasta que giró la vista hacia ella, que lo estaba mirando. —¿No es raro? —preguntó Emilio. —Sí… es raro —dijo Tamara, que no sintió necesidad de preguntar qué cosa. Entonces Emilio la rodeó con un brazo y le acercó la cara a la suya. Tamara vio en esa cara la mirada de un animal que ataca porque tiembla de miedo, pero le pareció que lo mejor era ceder. En realidad, ya no sabía qué veía cuando lo miraba; podía ser eso o una tragedia, o un vacío, o un azúcar quemado. No quería pensar más y por eso lo mejor era ceder, entregarse sin vueltas a lo tierno y lo inútil de ese momento. Cuando el aire dejó de temblar y los ojos de Emilio vieron el humo del cigarrillo expandirse por el cielo raso que alguna vez había sido blanco, Tamara se metió en el baño. En la oscuridad, manoseó la pared hasta dar con el interruptor de luz. Ya había prendido la ducha cuando las primeras lágrimas le surcaron la cara. Entonces procuró que el agua que caía sobre ella se llevara a Emilio —esta vez para siempre, se dijo. Frotó intensamente su piel para que no quedara nada de su imagen, su olor, su voz, para sacarlo de ella y dejarlo ir con el agua a través de las cañerías, mientras él fumaba en la cama sin saber que se estaba yendo. Emilio sale del baño, se cambia y se echa desodorante. Prepara un café que toma rápido y se va sin hacer la cama. Al llegar a la vereda percibe un aroma familiar y piensa que, aparentemente, el perfume era original.

GONZALO COLANTONIO

La Avispa 55

ghon90@live.com.ar

84


Rinc贸n de

los bajit os FEDERICO POLASTRI

85

GRUPO DELAPALABRA


El rincón de los bajitos

ARRORRÓ DEL SAPO Hay un sapito en el bosque de la imaginación que me canta por las noches la canción del arrorró. Sabe que yo temo a la partida del sol por eso él nunca falta cuando el día dice adiós. Ay sapito mío, sapito de mi corazón. Cántame la última, la última canción.

LA HAMACA TRAVIESA La hamaca se cansó de revolotear encadenada. Parecía una paloma con el ala quebrada. Un fuerte envión las cadenas gritaron boom. La hamaca traviesa así se escapó. Ahora cuentan que saluda a los niños de la plaza sentada en una nube riendo a carcajadas.

VAQUITA DE SAN ANTONIO Una vaquita de San Antonio volando llegó hasta mí. Sentí su magia en mis manos y pronto quiso partir. No sé si habrá escuchado el deseo que pedí.

FEDERICO POLASTRI La Avispa 55

86


Not iavispa

Poetas del Mundo, otra vez en Cuba XVIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana y Cinco Poetas j贸venes cubanos 87

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa XVIII FIESTA DE LA CULTURA IBEROAMERICANA POETAS DEL MUNDO, OTRA VEZ EN CUBA Argentina como invitada de honor El 1er encuentro en Cuba, de la ONG Poetas del Mundo, “La isla en versos” dejó una estela muy favorable entre participantes y organizadores. Desarrollado entre el 1 y el 11 de mayo pasados, los 22 poetas de países como Angola, Chile, México, Colombia y Brasil junto a los escritores de las ciudades de Holguín, Santiago de Cuba y La Habana compartieron en un ambiente de fraternidad y solidaridad generado por el ejercicio de la palabra. Palabras amenizadas por la presencia del músico brasilero radicado en Alemania, Nil Lus, que musicalizó versos y dejó más de un proyecto por realizar para los meses venideros.

La convocatoria fue librada por la Casa de Iberoamérica, institución anfitriona, como parte de sus actividades dentro de las XIX Romerías de Mayo, Festival Mundial de Juventudes Artísticas que tienen lugar cada año en la ciudad de Holguín. En reunión de trabajo entre el director de la institución, Dr.C Eduardo Avila Rumayor y Luis Arias Manzo, Presidente de la ONG, se pactó realizar una nueva convocatoria. Esta vez, la 3ra etapa del La Avispa 55

88


Notiavispa

encuentro que se desarrolla en Chile, Tras las huellas del poeta, vivo homenaje al gran poeta Pablo Neruda. Sirve de sustento a la extensión del encuentro en Cuba y específicamente, en la región nororiental del país, la visita del poeta a varios sitios de la geografía holguinera en diciembre de 1960, embargado en un proyecto que llevó por nombre “el avión de los poetas” a decir de la historiadora local María Julia Guerra, de lo cual se guardan valiosos testimonios. El encuentro será acogido dentro de la XVIII edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, proyecto con el que la Casa alcanza su máxima expresión en la promoción de intercambios artísticos, académicos y culturales que tengan como eje la región iberoamericana con su variedad de matices. El proyecto de Tras las huellas del poeta aportará la posibilidad de abrir la “ruta del poeta”. Asimismo dará continuidad a una relación de colaboración prometedora entre las entidades convocantes que quedará sellada con la firma de un convenio de trabajo en el marco del encuentro.

M. Sc. Yuricel Moreno Zaldívar

Especialista de la Casa de Iberoamérica y co-organizadora del encuentro.

89

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa

FOTOS: 1- Poetas del Mundo en Gibara. 2- Cartel de la XVIII edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. 3- Imágenes del pasacalle iberoamericano con comunidades de naturales y descendientes españoles radicados en Holguín. 4-Inauguración del 1er Encuentro de Poetas del Mundo en Cuba “La isla en versos”, mayo 2 Casa de Iberoamérica.

CINCO JÓVENES POETAS CUBANOS YANELYS ENCINOSA CABRERA Yanelys Encinosa Cabrera (Bejucal, 1983). Poeta y ensayista. Graduada de la Licenciatura en Letras. Premio David de la UNEAC, 2007, con el cuaderno Del diario de Eva y otras prehistorias (Eds. Unión, 2008). Obtuvo el premio de ensayo de la Revista Cauce, 2006 y el Premio “Razón de Ser”, 2008, de la Fundación Alejo Carpentier. Poemas suyos pueden leerse en antologías publicadas en Cuba y en el extranjero, como El manto de mi virtud. Poesía cubana y uruguaya del siglo XXI (Ed. Universidad del Trabajo de Uruguay – Letras Cubanas, 2011), La Isla en versos. Cien poetas cubanos (Eds. La Luz, 2011), Rosa Caribe. Poesía de Cuba y Venezuela (Cooperativa Editorial La Mancha, 2011). Preparó la compilación El Libro verde de Cuba La Avispa 55

90


Notiavispa

(Ed. Gobierno de Tabasco, México, 2011). Ha participado en festivales internacionales de poesía en La Habana y en el Encuentro de Poetas, escritores y artistas “Mercedes Sosa” en Manabí, Ecuador en agosto de 2010. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz y de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

ATENEA MEDIANTE Aún soy ánfora

vacía

me han guardado al mejor premio y mía ha de ser la gloria de saciar al vencedor

Atenea descansa en mi vientre mi elegancia y el peplo de la diosa peligran de idéntica languidez la fragilidad de mi textura aguarda el gran final y la vigilia desespera el golpe del aceite apresúrate atleta no flaquees en el salto

EQUILIBRIO Cuando un desamparo se pronuncia en la médula alejarse del epicentro tambalearse hacia los costados dudar de los pronósticos y el rumbo nos abalanza al terror una cuerda parece tensarse sobre la fragilidad al borde del marasmo la lucidez es la mirada al frente del equilibrista cuando ha irrumpido ya en la cuerda floja con su vara sobre los hombros. GRUPO DELAPALABRA 91


Notiavispa EVALOQUIO Hablo de fundar tu voz sobre mis días fundar tu estirpe en mi coloquio el logos que coloco en nuestro tiempo Hablo de aunar en mí tus dispersiones de congregar tu sangre congregarnos agregarnos el uno en el otro para multiplicar los panes y los peces las aves y todas las criaturas que arrastran nuestra tierra multiplicarnos recrearnos desde la voz con que nos hemos nombrado desde el principio de los tiempos Hablo de pronunciar la curvatura de los maderos versificarnos crucificar los verbos Hablo de asentar en nuestra voz la perpetuidad de la especie edificar la progenie poblar el reino Hagamos el silencio.

DAYKEL ÁNGULO Daykel Ángulo (Gibara, 1979). Poeta y narrador. Miembro de la Asociación Hermanos Saíz, egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso (2010-2011). Ha recibido premios y reconocimientos nacionales e internacionales: Premio de Poesía “El Árbol que Silba y Canta”, 2005; Premio de Poesía “La Isla en Peso”, 2009; Mención II Certamen “Artesanías Literarias”, 2008; Primera Mención del premio de poesía “Manuel Navarro Luna”, 2010 y 2012. Tiene publicado el poemario Nuestra Señora de los Perros (Eds. La Luz, 2007). Incluido en antologías poéticas nacionales e internacionales: La Mujer Rota (Literalia Editores, 2008); El Sol Eterno (Eds. La Luz, 2009); Nueva Poesía Cubana (Elefante Editores, 2010); La Isla en Versos (Eds. Luz, 2011). Además en el Audio – La Avispa 55

92


Notiavispa

Libro El Sol Eterno (Eds. La Luz, 2010). Publicado en las revistas Cocuyo (Holguín), El Mar y la Montaña (Guantánamo), Artesanías Literarias (Argentina), Literalia Editores (México).

Si yo gritase ahora que me duele, que sufro una puesta de sol como un calambre nadie lo creería, ni tampoco si escribo que caminar me deja un malestar de parto en las rodillas que no creo en la tristeza de los pájaros nocturnos y vendo mis pedazos de pared, a peso el kilogramo nadie me va a creer. Pero duele. Pero el sol hace llagas oblicuas en las tardes. Compré una postal con foto en blanco y negro –techo de tejas, ventana con maceta– detrás un poema, algún pretexto para decir que es nuestro ese paisaje; el horizonte montado en la abertura hecho para esta imagen casi de turista –no puede ser tan fácil retratarnos o es que los tonos grises de esta ciudad fantasma pasado el tiempo adquieren esa naturalidad pasmosa– yo iba a regalártela no sé si por la foto el poema o ambos pero se nos parece de tal forma (luce como sacada en el lado oeste de la casa) que mejor la devuelvo, no podremos escapar por allí. Encontraremos otra. Olvida esta. De qué sirve regalar la imagen de una casa de la que eternamente huimos.

93

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa Cómo decir que la paz se ha marchado de esta casa. Qué papeles invoco ante los sabios vigilantes. Qué oraciones para hacer menos dura la cuaresma. Extraño el olor de las hojas de menta entre los dedos y echo de menos los niños que antes fuimos. Lo racionamos todo, hasta la sombra de los árboles y luego la madera de los árboles los arbustos de menta: en ese instante, supongo dejamos de ser niños y el destino floreció su pétalo de piedra. Se ha marchado para siempre la paz. No vive aquí el sosiego, no duerme aquí porque en esta casa no se duerme: sólo hay gritos. Sólo hay tiempo para el próximo combate.

JOSÉ ALBERTO VELÁZQUEZ LÓPEZ José Alberto Velázquez López (Las Tunas, 1978). Escritor. Miembro de la AHS. Egresado del Centro Onelio. Ha obtenido diversos premios en poesía y narrativa. Tiene tres libros publicados, su primer libro Yo desierto, es editado por Ediciones Holguín en 2006.

CESACIÓN DEL RAYO I Perpetuación del establecimiento en la maleza. Certidumbre de poemas murientes con su valor por el cambio. Tu estrella oscura absorbe lo que toca: no ha llovido. Para que la fe me convulsione en serio: te besé antes. Supuse crecías a mi lado y ayudabas con tu cuerpo la Nación. Los pájaros endémicos de pronto no desean picotear tus ojos. La Avispa 55

94


Notiavispa Porque soy una mancha de semen sobre manchas de sangre sobre cuchillas viejas: bien. Digamos que allí los perros se amarraban a consignas y ser pobres era un pase a la solemnidad. Digamos que aquí hasta Jesús nos odia: no tenemos ni un órgano sano para morir a tiempo y fuera de tiempo: si quieres saber lo que es la vida, sólo cierra los ojos y escucha: había una vez.

II Es cansado de creer en Dios que me refugio en Dios. Si igual iban a ceder las sobras, por qué esperaron a que se pudrieran. Cómodamente sueño libros publicables nunca: en eso te pareces. Vivo en mi cabeza, donde leo interminable y te amo de la peor lujuria. Mi comida es el fabuloso Viaje imposible a los panes verdaderos. Estoy en ambas partes de la moneda: sirvo para qué: no soy. Impido que hablen de la madrugada y mi nombre tan pequeño. ¡Si vierais dónde pernocto, el sitio en que Nerviosa y yo nos hundimos tímidamente tomados de los pies! En cualquier maniobra estas palabras que construyo pueden ser convertidas en flujo exultante por el mecanismo, yo acompañado de mis huesos. Así que no busques plantaciones o pronunciamientos: soy un pusilánime. Pero cuando ríes quiero escupir sobre tus dientes. La Biblia me parte en dos hemisferios para que no te deje grávida, remolineando en un lodazal de fluidos viles. Ya que empieza a terminar la fiebre, ve a tus cuarenta centavos y sé feliz. Es cansadísimos de creer en Dios que mis hermanos roban como locos. Delicadamente lasciva: siento un dolor filial al hundirme en tu espalda. Si te pones sabia, toma: todo es lo que no es, incluso. Y si quieres vivir, roe tus manos hasta que amanezca. 95

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa BIENVENIDA El pocillo de Hemingway y la turbamulta y toda esta algarabía que mueven a ruptura de madre porque ya está convaleciente/ y en torno al dolor fraude hidrogenado/ las vísceras de azúcar que no está y es suficiente por nunca. (Si tu boca ofrece y la rima estorba hundiré calaveras de fiebre de plomo de país poema). Lea en el próximo número no mueren porque nonatos escalpelo— sólo vulnerar burbuja, Harry Wilbourne – esto de los nombres premia. En la dehesa de palabras sumerjo hasta los sesos: ¡Sinagoga! ¡Aníbal y sus bueyes antorchados! ¡Waterloo pariendo a Hitler y al hongo de la cerca eléctrica! Bonapartista hasta la médula: saca tu navaja. En el pozo cabe Hemingway y el gruñido de los cerdos. Escribamos, un dos tres, tiren de la soga, escribamos al insecto: gracias por los regalos: la orfandad, el aire. Y por la difícil noche que pervive entre los mangles.

KIUDER YERO TORRES Kiuder Yero Torres (Santiago de Cuba, 1977) Beca de Creación ¨Sigilfredo Álvarez Conesa¨ 2005, que otorga el Centro Nacional de Casas de Cultura. Segundo Premio de la Tercera Edición del Concurso de Poesía Corcel de Fuego 2006. Premio de Poesía del Concurso Juan Marinello 2007. Premio “Célida Cortina”, al mejor texto de tema comunitario del VII Concurso Nacional Ala Décima 2007. Ganador del Premio Literario “Vicentina Antuña” 2010. Ganador del Concurso Literario León de León 2010. Premio Literario Internacional “Ángel Ganivet” 2010. Tiene publicado los poemarios Toda la Sombra (Eds. La Luz, 2008) y Prófugo del Silencio (Eds. Holguín, 2010). Aparece en las Antologías El Sol Eterno (Eds. La Luz, 2009), La Isla en Versos (Eds. La Luz, 2011), El Mundo Lleva Alas (Ed. Voces de Hoy, Estados Unidos 2010), Camino al Sur (Apostrophes Editores, Chile 2011). Y en varias revistas cubanas e internacionales. La Avispa 55

96


Notiavispa Soy libre después de tantos naufragios libre como un condenado a morir en su última voluntad. Mi vida es un juego de dos que fue dormido hacia otro rumbo en una vieja canción de violines. Mi vida escapa de las sombras buscando la luz del inicio el conjuro secreto de las lágrimas insinuándose tras la lluvia donde es posible que esta libertad sea el umbral de la muerte.

A Yury

LA COSTUMBRE

nos elije acaba por juntarnos a medianoche en la red tejida sobre el polvo y octubre es un país pequeño. Llega para salvarnos del caos nos trae noticias de los amigos comunes junto a un tiempo cifrado que se traduce en asombro en lugar lejano blando gris. La ciudad es una habitación que nos exilia al mar de nuestro rincón secreto el silencio es un paraje ignoto cuando llega medianoche y octubre es un país pequeño.

97

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa DE UN PUENTE A OTRO Ahora me conformo con reducir el cuerpo y calentarlo bajo el puente bajo sus roídas vigas vengo de otro culpable que dejó secar un río y sólo queda la herida en el suelo el cauce húmedo la triste zanja del corazón y temo perder el agua temo no poder lavar mis pies ahogar otra canción no quiero vivir lejos del sonido inolvidable me baña siempre no a la intemperie por el mismo camino que va la isla.

YOURE MERINO Youre Merino (Banes, 1975). Poeta y Dibujante. Poemas de su autoría aparecen en diversas antologías y publicaciones periódicas de Cuba y el extranjero. Miembro de la AHS. Tiene publicado los libros: Anti-pop (Eds. Holguín, 2006) y Babelia (Eds. La Luz, 2012).

HALO

Porcupine Tree.

La eternidad del espíritu es anatema del tiempo. Pentecostés de la nada. De bruces varón de dolores prisionero del cielo, disípanse las befas del Pretorio y el Sanedrín el desfile premortal de las plañideras esputos de centuriones y palafreneros / stauros -acción nulade postes en fango gnoseológico / La Avispa 55 98


Notiavispa

el costillar como una fontana monumento del hombre maltratado por antonomasia (body painting) clavo y ensoñaciones: Eloi, Eloi… todavía duermes en aquella granja de los olivos por el camino de Betania.

Para Heredio Santos

BATHORY (VENUS IN FEAR) El crimen no tiene realidad alguna; mejor dicho, no existe la posibilidad del crimen porque no hay manera de ultrajar a la naturaleza. Sade

I ¿La flebotomía litúrgica en Csejthe es apeirón o sueño irresponsable de equilibrio? Doncella como población bajo peritaje anega lozano busto de condesa. Condesa como substancia (significado y significante). Camisola de doncella es signo variable ósmosis / moza y canal / endógamo linaje condesa escanciar monocroma doncella. Del ritual a grito dispensado de inanición. II En medio de su orquesta de gitanos Erzsebeth liba sustancia de silencio / plétora de silencio esclusa / álgebra del coágulo cosmético.

99

GRUPO DELAPALABRA


Notiavispa III Sangre no es espejo / todo es irrealidad / salvo pileta rubicunda doncella restituida como símbolo y cifra - superávit cirio y recámara drenada juguete de darvúlico ejercicio (cizalla-ardiente barriga de cuchara) en la noche sobre el solio de Csejthe.

MAQUINACIONES DEL BUFÓN Eso de no poder llamar las cosas por su nombre no es saludable para nadie. Relicario, mazmorra, destierro, decapitar. En efecto, es una verdadera temeridad tirar de las barbas del monarca, jugar al peregrinaje, cambiar los cascabeles por un catalejo o una espadita de palo, que no mataría ni a una mosca. Trato, pero no imagino en qué plaza, bodega, escudo de armas exhibirán mi cabeza. Yo, que le corté la lengua al dragón, mejor dicho: accedió, a cambio de un brazo y media pierna. Un trueque La Avispa 55

100


Humor

Traducción: (Médico) Deduzco que usted hace mucho que no tiene sexo. (Lámina) Esperma normal (izq) Su esperma (der).

Horacio Gómez Víctor Clementi Eduardo Wolfson Gustavo Olaiz 101

GRUPO DELAPALABRA


Humor

DE RAJE CALLADO A una fiesta fui invitado, cumpleaños de un gomía clericó y tinto había con masitas y cerveza; encaré hacia una mesa bien limpito y afeitado. Cinco pimpollos sentados los cinco jamón del medio no quedaba más remedio, me chamuyé a la primera y con un verso cualquiera la llevé pa´l reservado. Bien de macho y agrandado, batime tu nombre dije cómo no, soy Eduviges y soy novicia en Mendoza como venía la cosa, mejor un paso al costado. No te calentés cuñado, todavía quedan cuatro me hice el galán de teatro y avancé hacia la segunda, pero estaba moribunda de lo que había escabiado. Puse cara de educado, e intenté con la tercera la invité pa’ la catrera me dijo no seas salame, soy la esposa de un gendarme conmigo, tené cuidado.

La Avispa 55

Sólo dos, ya preocupado, decidí jugarme el resto les dije: me llamo Ernesto tengo un bulo en Chacarita, 102


Humor

pero eran parejita y me puse colorado. Me fui de raje callado buscando una mina sola y contando las chirolas me preparé pa’l levante así no hay cuerpo que aguante con cinco, es demasiado.

ASÍ Como barre el rastrillo al semipleno, como barre el vinagre a los piojitos, así barres, con término infinito, mi pobre corazón, por eso peno. Así como destruye al duodeno comerse veinticuatro huevos fritos, así vas destruyendo despacito lo poco que conservo de sereno. Como duele con naipes irse a menos, como duele el anzuelo al pescadito, como aplasta el camión a los sapitos, así aplasta el sentirme tan ajeno. Como sufre el engaño un hombre bueno, como sufre Artaza el corralito, como sufre en diciembre el lechoncito, así sufre mi amor de surcos lleno. Como mata un vehículo sin frenos, como mata el Raid a los mosquitos, así me vas matando de a poquito, y así vivo, adicto a tu veneno.

HORACIO GÓMEZ

hablabarton@yahoo.com.a© 103

GRUPO DELAPALABRA


Humor El chiste que uno hubiera querido dibujar pero que al fin lo termina robando de internet.

EVOLUCIÒN iiI

MORA LEJOS

aquí va un mito campestre

Supe de un caso, amigo, y créame que es cierto, por el tata se lo juro, de un hombre, un tal Ramón, un mestizo que abrió el misterio a machetazos. Pues sí, amigo, le hizo juicio a Dios por sentirse pobre, pena, olvidado; argumentando que por qué el otro tiene mucho y yo nada si todos somos iguales ante la mirada del creador. Y no sólo eso, se lo ganó al juicio nomás. Lo mejor fue cómo lo indemnizaron al Ramón. Resulta que Dios tuvo que concederle 3 vidas más, y bien opulentas. Además, por daños sicológicos y cuitas tuvo que resarcirle mujeres e hijos a granel. Así que Ramón ahora debe andar por los 196 años, más o menos. Anda gordo y aburrido como siempre. Pobre cristiano, encima tiene que trabajar de sol a sol para mantener tanta cría. Moraleja: nunca te ensañes con el barbudo.

VICTOR MARCELO CLEMENTI NASIF

Desahuciado en Letras www.lacocuzza.blogspot.com

La Avispa 55

104


Humor

Los amigos son amigos

“SIEMPRE Y CUANDO TE CONVENGA” Pobres nuestros viejos, que no tuvieron la dicha de disfrutar a pleno, como nos sucede a nosotros, las delicias que nos entrega la civilización en este recién estrenado siglo XXI. Por ejemplo, el culto a la amistad que disfrutamos, es sin duda, mucho más amplio que aquel que ellos, cotidianamente nos exhibían como verdaderos trofeos. Era frecuente escucharlos decir con orgullo: “¡Amigos!, me sobran los dedos de una mano para contarlos”. Algunos cuando le preguntabas, decían que sus amigos eran la barra del bar, otros, habían forjado su amistad en la colimba, los de más allá seguían manteniendo ese vínculo a través de los años con algunos pibes de la escuela, esos que a la salida corrían hasta el potrero, se sacaban el guardapolvo y con cuatro cascotes, construían los arcos para el partido. Nuestros viejos se ufanaban, porque los amigos presentes o ausentes, siempre respondían mutuamente cuando se necesitaba. “Vos sabés que están”, describían los viejos. Las felicidades en la vida de uno, las compartían con champagne, gaseosa o agua, con lo que hubiera y para las fatalidades, estaba siempre el abrazo acompañante, la palabra justa o el silencio comprensivo, que muchas veces resultaba mucho más rico que cualquier otro gesto. Los amigos para ellos, eran yuntas inseparables donde nunca pesaba el origen o la procedencia. Con nosotros la cosa es distinta, puede ser que en parte se deba a la intromisión cotidiana de las estadísticas, mezcladas con la pulsión presente, constante, ansiosa, impaciente, penetrante y transparente del marketing. Las estadísticas nos permitieron clasificar a los amigos según sus especialidades. Así, se pueden abrir una gran cantidad de columnas y cruzarlas con las necesidades de compra, venta, promoción, sexualidad, economía, poder y trascendencia que tenemos, o sea que podemos cruzarlas con nuestras necesidades de marketing. A modo de ejemplo, nombro solo algunas cualidades que podemos adosar a nuestra lista de amigos, pero como uds. se darán cuenta las mismas son infinitas, tanto como necesidades a satisfacer que este siglo XXI nos depare: hay amigos del alma, amigos judíos, amigos marxistas, amigos laborales, amigos deportivos. Amigos gerentes, 105

GRUPO DELAPALABRA


Humor

Amigos para el country, Amigos políticos, Amigos presentables, Amigos contrabandistas, Amigos para presentar en la obra prepaga de salud y ganarse 1 año de cuotas. etc. etc. Nuestros viejos decían que los amigos siempre te apagaban los incendios, por suerte hoy la multiplicidad de comodidades y servicios lograron que podamos reemplazar a los amigos por un buen cuerpo de bomberos.

EDUARDO WOLFSON

eduardo_wolfson@yahoo.com.ar www.elquevacontando.blogspot.com

La Avispa 55

106


Humor EL TEATRO EXPERIMENTAL DE TIGRAN COHEN La historia de Tigran Aaron Cohen no podría ser más trágica. Su familia judía vivía en Riga, Letonia, habían llegado desde Armenia dos décadas atrás cuando llegaron los nazis que se ensañaron con los judíos de los países del este. Perdió padres, hermanos, tíos, primos, en suma más de cincuenta parientes en los campos de exterminio. A sus abuelos no. Ya que los había perdido en el genocidio armenio. Abuelos, tío abuelos, bisabuelos y unos cincuenta parientes fueron fusilados en 1916 por los turcos. Sobrevivió a los campos de exterminio, los aliados lo encontraron en Dachau al terminar la guerra. Se instaló en París y jamás volvió a Letonia. Los críticos se preguntaban, después de perder más de cien parientes, ¿cómo podía hacer teatro experimental? ¿Cómo podía hacer teatro? ¿Cómo podía hacer cualquier cosa? Fue elogiado por el crítico Alain Bosquet, que lo compara con Jarry, Beckett, Cocteau, Ionesco y otros. Sus obras experimentales Unipersonal total “Seul” (“Solos”). El elenco es de un individuo, y el público también. El espectador se siente más involucrado. Los organizadores del teatro tratan de impedir que el público unipersonal se vea e interactúe antes como los pacientes del psicoanalista. Es un espectáculo del que poco se sabe. Pasó a integrar el amplio mundo del olvido. Se deduce que era muy terrible, muy deprimente, dos actores que la representaron cometen suicidio, incluso uno de los espectadores también. Tigran Cohen debe levantarla y su texto se oculta. Indudablemente el peso que da el autor a la soledad debido a su propia historia personal, era demasiado para el público individual que se autosugestionaba enormemente. “En attente de la représentation théâtrale” (“En espera de la función teatral”) es otra de sus obras experimentales. Cuando entran los espectadores ya hay actores en las butacas. Los primeros en la cola al dar sala encuentran a los espectadores-actores y los toman por colados, privilegiados que no han pagado su entrada. A veces eso influía durante el motín del público que generaban los actores. La obra terminaba cuando los agitadores subían al escenario 107

GRUPO DELAPALABRA


Humor

GUSTAVO OLAIZ

gsolaiz@gmail.com www.lacocuzza.blogspot.com.ar

y buscaban entre bastidores a los actores para obligarlos a actuar. Caía el telón hasta con algún espectador real que se había hecho cabecilla del levantamiento del público como los otros. Se decía que la obra “En espera de la función teatral” producía que espectadores mansos y pacíficos se convirtieran ─luego de ver la misma─ en unos rebeldes quejosos capaces de hacer tumulto por cualquier minucia. Era la opinión de las autoridades y Cohen decide levantar la obra. Y aquí su rastro se pierde, se difumina en la leyenda, en el rumor exagerado. No lo echan de menos.

La Avispa 55

108


El report aje poĂŠt icamente absurdo

Gustavo Araujo

109

GRUPO DELAPALABRA


El reportaje poéticamente absurdo EL REPORTAJE POÉTICAMENTE ABSURDO LA DIOSA DEL GROSELLAR Por GUSTAVO ARAUJO Gracias a la fantástica repercusión del reportaje publicado en el número de otoño, la dirección de nuestra querida Avispa decidió renovar la confianza en quien escribe esta solicitada columna. Los incontables comentarios reclamando información sobre nuestro último reporteado y además, las posibilidades laborales que se le ofrecieron a nuestro productor Gusta Vogel, nos dan una muestra acabada de que este trabajo transita la senda adecuada, de que nuestro aporte a la poética local es bien tomado y que a pesar de no haber recibido (aunque todavía lo esperamos) ningún comentario positivo de la entidad madre de los escribas en la ciudad, como dice el gran Nano Serrat, estamos haciendo camino al andar. Tengan por seguro mis fieles lectores, que no cejaremos en nuestra idea de mostrar a aquellos que sueñan en poesía, a aquellos que sin las luces de los consagrados hacen su aporte diario a lo popular, a los que sin pedir ni reclamar mucho o poco, nos llenan de belleza la ciudad. En esta ocasión, haciendo lugar a los reclamos de la rama femenina de la gran masa de lectores de nuestra revista, por consejo de nuestra reina madre y bajo pena de ostracismo literario, hemos buscado a una dama que nos llena los ojos, que nos llena el alma y también nos llena la cabeza de ratones de tamaño jurásico. A diferencia de otros reporteados, no hubo que insistir ni buscar demasiado porque la reporteada de hoy no tiene reparos en mostrarse, todo lo contrario. Sus performances son la muestra cabal de eso, ella expone su cuerpo y su alma sin pudores, sin rencores. Hoy tengo el enorme agrado de acercarles a esta humilde columna a la conocida y consagrada artista plástica Nancy Delia Endrizzi. Mi productor me indicó que está muy ocupada con su próxima muestra, por lo que debí acercarme a su atelier, en su pintoresca casa del barrio El Grosellar, al norte de nuestra Mar del Plata. Allí, a pocos metros de la casa-museo del maestro Bruzzone, esta premiada artista realiza sus trabajos, escribe sus acalorados textos y planea sus excitantes intervenciones públicas. La Avispa 55

110


111

GRUPO DELAPALABRA

Desnudo - Nancy Delia Endrizzi

El reportaje poéticamente absurdo

Luego de perderme tres veces en las retorcidas calles de tierra del Grosellar y de agotar el exiguo crédito de mi vetusto Nokia 1100 pidiéndole que me orientara, logré encontrar la casa de Nancy, escondida detrás de un pequeño bosque de pinos, nogales y álamos plateados. Una hermosa y pequeña construcción, rodeada de verde y con una especie de quincho vidriado donde está su atelier. Camino entre los charcos dejados por la lluvia y luego de limpiarme los mocasines, me recibe al lado de una pequeña salamandra que nos acerca algo de calor. Me recibe con un beso y un ¡hola hermoso! que va a marcar la tónica del reportaje. Es una mujer bella, de boca voluptuosa y con ojos muy expresivos. El cabello negro le llega apenas a los hombros, está vestida con un mono azul lleno de manchas que no logra esconder su llamativa figura. A su lado me siento un pigmeo asustado, pero la diosa literatura me cuidará, eso espero… Nancy, mis lectores saben que nuestros reportajes arrancan con una pregunta clásica, así es que le pregunto, para usted ¿qué es ser poeta? ¡Qué bonito que sos! Me tratás de usted y no soy tan grande como para eso mi amor. Pero igual te voy a decir lo que pienso, lo que me enseñó un maestro, mi papá: ser poeta es lo más bello que el arte le puede ofrecer a


El reportaje poéticamente absurdo

la vida de una persona. Él escribía poemas extraños, sin verbos, o sin adjetivos, estaba semanas trabajando una idea y luego, cuando lo tenía terminado, me lo dejaba sobre la mesita de luz de mi cuarto, para que yo fuera la primera en leerlo. Te imaginarás lo que era para una niña de imaginación desenfrenada como yo. Despertarme y leer esos experimentos literarios apenas abría los ojos, hizo que por la poesía y por los poetas, tuviera una admiración especial. Luego de terminar de hablar me sonríe con todos los dientes. Tiene una forma de sonreír que hace que me sienta desnudo, sin filtro, con esa boca todo roja apuntando directo a mí, se me queman todas las ideas, y no por razones muy santas… pero sigo: Entonces preguntarte por el valor que le das a la poesía es casi una redundancia… ¡Ay bonito! Seguro, para mí la poesía es algo muy grande, invaluable, aunque como dice alguno de tus entrevistados, y aquí te darás cuenta que leo La Avispa, la poesía no sirve para mucho, pero sirve para todo. Para los que soñamos poesía, belleza, ella es una inutilidad que sirve para todo. Otra sonrisa roja, con esos labios carnosos y mi libido sube a millones de grados, ¿cómo hago para seguir con esto? Esta mina me tira onda, ¿y si no? ¿no será que soy un pelotudo desubicado? Mejor trato de hacerle otra pregunta. Decime Nancy, teniendo en cuenta el uso que hacés de la poesía en tus obras, en tus performances, en todos tus trabajos, ¿te definís como poeta? ¿o como artista plástica? Bombón, la verdad me defino como artista, eso incluye a la plástica y a la literatura y a otras ramas que me pueden llegar a interesar. Soy una enamorada de la belleza, por eso te di el reportaje, ¿nunca te dijeron que tenés facciones hermosas? Ehhhh…no, no creo, esteeee, si, mi mamá alguna vez me lo dijo, pero nunca me enteré de alguien más… Escúchame bonito, no puede ser, con solo mirarte al espejo te tenés que dar cuenta, sos un hermoso ejemplar de hombre. ¿no querés posar para mi? ¿Desnudo? Si, por supuesto, para eso te quiero, podríamos hacer algo juntos. Vos sabés que trabajo con mi cuerpo como objeto. Mi objeto con tu objeto… ¿no te gusta la idea? Si, si, seguro… no, no creo, quizás, no sé, puede ser… lo voy a pensar. Pepero… bueno, no es lo mío ¿viste? Me mira divertida, La Avispa 55

112


El reportaje poéticamente absurdo

se nota que está acostumbrada a atorar a los hombres, tira la granada y se sienta a ver que pasa. Y a mi me detonó la cabeza… me quiero matar, ¡qué maricón por Dios! ¿Le podré contestar después? No sé ¿dentro de mil años? ¡Corazón! no te pongas así, te vas a ahogar, respirá por favor, ¡estás azul! Así, dale, tomá aire. No me como a los hombres, ya está, ya pasó. Después hablamos del tema. Tomá agua, de a poquito, un sorbo, si… ya, ya pasó. Me dijo Vogel que eras tímido, pero no pensé que para tanto, bueno, bueno…

Ondina en reposo - Nancy Delia Endrizzi

Todo esto mientras me abraza y me pone los pechos a la altura de los ojos, respiro como puedo entre tanta carne. Dios, si he de morir de improviso, que sea ahora… una asfixia placentera, un orgasmo cianótico, una muerte generosa, de escote… Pero el deber me impulsa, el sacrificio del escriba me acecha, tomo aire y 113

GRUPO DELAPALABRA


El reportaje poéticamente absurdo

me tiro… ¡a las lides del reportaje! Nancy, seguro que mis lectores querrán saber acerca de tus performances, de tus trabajos de técnica mixta ¿Qué papel cumple la poesía en ellas? ¿Cómo llegaste a mezclar plástica y poesía? ¿Estás bien bonito? ¿Podés seguir? Bien, te digo lo que le dije a Vogel, la plástica me fascina, en especial los cuerpos, las curvas, el sexo, la belleza de la desnudez. Y como siempre me sentí muy segura con mi propio cuerpo me pareció natural usarlo como objeto a representar. Si tenés en cuenta que la poesía es parte de mi vida desde chica, es normal que sea parte de lo más lindo que me pase, así de simple. Mientras buscaba cómo expresarme, surgió la idea y la posibilidad de hacerlo mediante la plástica y la poesía al mismo tiempo. Pero Nancy, fue una muy buena idea de marketing, presentar tus obras, que tienen a tu cuerpo como leitmotiv y hacerlo acostada en un banco de madera, semidesnuda y leyendo tus poemas, no pudo no ser algo muy pensado, muy trabajado en pos de la repercusión. Vendiste todas las obras, cada una con su poema, con su texto y además una de las editoriales más importantes editó tus poesías con las ilustraciones de tus obras. Se vendieron los tres mil libros, sos una genia Nancy, envidiable, ¿no pensaste en asesorar a alguno de mis colegas? La mayoría no le vende un libro ni a los parientes… ¡No corazón! ¡No digas eso, sos malo! Lo mío fue inspiración y una buena parte de suerte, no puedo darle consejos a nadie, y menos a poetas. Además ellos por supuesto que buscan lectores, pero lo que los mueve es la belleza, la palabra justa, la imagen perfecta. Apenas me considero una principiante en ese tema. Me ayudó el marketing, si, pero eso no me autoriza a aconsejar a nadie. Algo que supongo que muchas de mis lectoras estarán esperando es que te pregunte por cómo te va con los hombres. Si todo este desparpajo cultural te sirve a la hora del amor, a la hora de los bifes como decía mi abuela. ¿Vos querés que te cuente si mi imagen me sirve para conquistar hombres? Si, algo por el estilo… Mi amor, ¡qué vergonzoso que sos! Te pusiste colorado… te cuento que con los hombres una nunca sabe, en general me va más o menos. A los muchachos no les atraen demasiado las mujeres que vamos al frente. Todavía siguen deseando que la mujer sea buena y La Avispa 55

114


El reportaje poéticamente absurdo

sumisa, la mayoría, y si una da una imagen fuerte… en general se asustan, arrugan, se esconden. Algo de eso sabés ¿no? recién casi te da un infarto… No, para nada, de ninguna manera… soy un profesional. Si mi vida, profesional del arrugue, pero bueno, no te hagas problemas, la mayoría son así, todo bien…

Nancy, ¿conocés algo del ambiente poético de la ciudad? Si, por supuesto, conozco mucha gente, algunos del grupo Delapalabra y mucha gente de otros lados. Los he encontrado en fiestas, presentaciones, vernissages, exposiciones y algunos son amigos personales. Tengo muy buenas amigas que son poetas. Es más, te diré que hay uno, conocido tuyo, peladito y muy gracioso que me ofreció escribir a dos manos. Lo estoy pensando, me da intriga, siempre se ríe, todo el tiempo, me gustaría saber de qué, o en todo caso ver qué hace a solas conmigo, a ver si se sigue riendo… en 115

GRUPO DELAPALABRA


El reportaje poéticamente absurdo

fin veremos. Si seguís mis trabajos sabés que uno de los tópicos de los reportajes es la indagación sobre el arte de la seducción. ¿Hay algo que me puedas decir para mejorar mi técnica? Si hermoso, hay mucho que te puedo enseñar, por empezar, no tengas miedo, no te voy a comer. Vení conmigo, aquí en el fondo tengo un lugar cómodo para que te relajes. ¡qué bonito que sos! Parecés un muñequito… ¡Qué lindo! Yo te voy a enseñar un montón bomboncito, vení conmigo chiquito… Mis estimados lectores, a partir de aquí, el grabador dejó de funcionar, y alguna otra cosa funcionó apenas. Sepan entender que los caballeros no tenemos memoria, y si además somos tan penosamente patéticos, mejor no recordarlo. De seducción no aprendí nada, como imaginarán, pero de plástica, arte y creatividad… tampoco. Como dicen las raspaditas de los concursos, Araujo “seguí participando”…

La Avispa 55

116


Reseñas

Olga Bertinetti Eduardo Santamaría Carlos Morteo Graciela Barbero Teresita Vago Oscar Ruiz Gustavo Olaiz Marcela Predieri Gabriel Cabrejas Ricardo Silva 117

GRUPO DELAPALABRA


Reseñas

LA PLEGARIA DEL VIDENTE CARLOS BALMACEDA Esta novela de género negro, se inspira en el asesinato de prostitutas en Mar del Plata, hecho real que aun conmociona a la ciudad, por sus derivaciones judiciales y escaso esclarecimiento. Balmaceda maneja el relato con un lenguaje directo, crudo y creíble, desde los nombres de las víctimas hasta los sitios donde aún hoy, ejercen las mujeres desaparecidas. Ubica al lector en el circuito donde transcurre la trama y lo hace partícipe a través de tres personajes: el vasco, el periodista y el vidente, que hablan en primera persona. De ágil lectura y con algunos hallazgos poéticos, atrapa como para leerlo en pocas horas porque a medida que transcurre, la tensión crece hasta culminar en un breve y sorpresivo final. Vale la pena experimentar su lectura ya que no tiene desperdicios. OLGA VILMA SILVIA BERTINETTI

IMÁGENES DE LA PALABRA CELESTE CLAUDIA SOFÍA PRIETO Esta poetisa argentina, egresada de la U.B.A., participó en varias antologías y en el año 2001 publicó “MAGIA”, de donde emergen recuerdos infantiles rodeados de fantasía, necesidades frustradas, ilusiones rotas. Sus poemas transcurren entre cuentos y ángeles donde la palabra hipocresía, subraya un mundo de adultos que desvanece encuentros y esperanzas. De escritura compleja, por momentos se pierde en una ambivalencia de emociones que remite a una lectura para su comprensión. Al final cierta belleza permite descubrir un paisaje de la vida más bello. En IMÁGENES DE LA PALABRA CELESTE, la autora se manifiesta a través de un lenguaje más fluido en sus poemas, utilizando la misma temática anterior, transita por un umbral cerrado y vacío donde los duendes pretenden develar los misterios sombríos de la vida. Por momentos la narrativa tiene visos de dramaturgia, que bien podría ser representado en un escenario donde sus voces le den vida a estos diálogos poéticos. Al igual que en MAGIA, un niño ángel protagoniza el encuentro con el amor que debe producir armonía y paz en la humanidad. OLGA VILMA SILVIA BERTINETTI La Avispa 55

118


Reseñas

ADORMECIDA POR LAS NUBES ARTURO SERRANO

Corriente de pensamiento del protagonista. Esta corriente lleva al lector a naufragar en los aspectos más profundos de la vida tanto como en las minuciosidades de los hechos aparentemente insignificantes que a fin de cuentas marcan el sentir del ser. El protagonista naufraga en su pensamiento, como naufraga en los médanos, en el frío, en la ciudad, porque no quiere llegar a su destino, ese que le es marcado desde un papel cuadriculado que aparece cada vez más roto. Es esta nota un punto final en su vida, un antes y un después, y por tanto recita una última bastardeada en su pensamiento a la sociedad superflua, representada por su ex novia, que se olvida de la chica con dos nenes que no tiene para comer, de su necesidad simple de vino y cigarros; maldice la injusticia divina de que un ser hermoso como Judith sea la adormecida y no lo seamos todos nosotros; escupe en la cara a Dios personificándolo en un baboso, haragán y maloliente lobo marino. A partir de mañana será uno más, cuando siempre fue orgullosamente un exiliado social, y esta es su despedida. Algunos puntos oscuros, algunos porque se hace el lector y nunca son respondidos, le quitan consistencia a una historia que es un naufragio para disfrutar de sus infinitos caminos errantes. Sólo queda tomar aliento y zarpar. EDUARDO SANTAMARÍA edu_st28@hotmail.com

RELATOS MITOLÓGICOS ANA MARÍA SACCHETTI DE LARCHER Idea Gráfica, 2007, 2da edic. 500 ejemplares. En esta obra, se deja ver a través de la poética, relatos de mitos y leyendas de una tierra casi distante. La autora manifiesta la influencia en su vida de las historias escuchadas en la infancia al narrar hechos verídicos y otros imaginarios, todos ligados a Andalgalá. Ésta localidad de la provincia de Catamarca queda descripta en forma clara a través de los relatos, así como la idiosincrasia de la gente que la habita, que hablan de lo bueno y lo malo con esa dulzura tan propia del norte de nuestro país. Un libro que hace conocer esa tierra lejana que suele ser Argentina, para aquellos que sienten que lo que importa está dentro de los confines de lo cotidiano. CARLOS MORTEO - cmorteo@gmail.com

119

GRUPO DELAPALABRA


Reseñas

EL HOMBRE DEL PERRO REVISTA “Un pueblo que cree en la cultura es un pueblo que crece con cultura” es el lema de Tosquita, en la provincia de Córdoba, en donde reside Guillermo Fabián Lando, fundador y director de la Revista de Comunicación Literaria El hombre del perro. Sobre todo poesía “puerta abierta a la libertad”, pero no faltan las notas y relatos de autores nacionales e internacionales seleccionados por su director y auspiciados por la Municipalidad. Pocas páginas pero con buena calidad de expresión. Lo curioso es que Guillermo F. Lando se comunica con los autores y envía personalmente los ejemplares por carta. No hay redes sociales ni correos electrónicos. Una vuelta a las fuentes de comunicación. El hombre del perro “camina sin pausas, pero en los altos del camino escribe lo que siente y recuerda”. Instantes escritos para dejar huellas. GRACIELA BARBERO gracielabarbero@hotmail.com

REGIÓN DE SUBTERFUGIOS RAMIRO PABLO VELASCO 2006. Editorial La Hormiga Arriera, México. “Y escribo después de todo Sólo escribo Para los carnalitos escribo”   Así, en la contratapa del libro, Ramiro Pablo Velasco, escritor mexicano nacido en Oaxaca hace ya 53 años nos invita en su mundo lleno de poesía. Una poesía muy personal, donde el amor, los recuerdos, las personas y los sucesos son moneda corriente. Sueños oníricos, juegos de palabras (une el Español con el Inglés, por ejemplo en “No particular place to go”) y surrealistamente bellos dibujos hechos por Juan Eduardo Ruiz Javier más la participación de Marlene Ruiz Arellano. Realmente un libro para el que guste de la poesía lo pueda disfrutar, y el que no esté tan interesado pueda acercarse de manera atractiva. Es de fácil lectura y lleva poco tiempo: me gustó mucho leerlo y lo recomiendo ampliamente. TERESITA VAGO (Balcarce) - teresitavago@hotmail.com La Avispa 55

120


Reseñas

ALMIRANTE DE SAL JORGE GOYENECHE Editorial Parque Moebius - 2011

En esta novela de tan solo 51 páginas Jorge Goyeneche nos sitúa en el siglo XV para narrarnos la historia, desde su niñez, hasta que descubre un nuevo continente en 1492, del navegante genovés Cristóbal Colón. Describe un muchacho carenciado de afecto familiar, que evita su destino de pobreza como tejedor de paños y tendero, gracias a su fascinación por el mar. El autor realiza un enfoque y tratamiento novedoso, tanto de la historia como del texto. Aspectos sumamente destacables teniendo en cuenta que el tema es más que conocido, aunque en varios pasajes de la obra el uso, quizás excesivo, de metáforas y castellano antiguo, conspiran para realizar una lectura ágil de la novela. Almirante de sal, ha obtenido el accésit primer premio Katharsos y segunda mención en concurso Aurora Venturini. Contacto con el autor: parquemoebius@gmail.com - jogoyeneche@hotmail.com OSCAR RUIZ oscarricardoruiz@gmail.com

EL DÍA QUE MATARON A TINELLI PEX FRITO Ed. Dunken, 2° ed 2010 Contiene relatos cortos y algunas obras de teatro que fueron representadas (como por ejemplo la que da nombre al libro). Pex Frito es José Ceferino Mascarenhas. Sus textos teatrales han sido llevados a escena en Argentina, Uruguay, Colombia, México, Italia y Chile. El libro contiene un humor brutal, absurdo, despojado, desnudo. Diálogos furiosos, mendaces, austeros, procaces. espurios, adulterados, apócrifos. Narrativa de humor. Teatro de humor. Escribe Zito Lema en el prólogo: “En su obra hay crueldad, tanto en lo que se habla como en lo que se sugiere. se muestra la oscuridad del alma, así como es. Lo monstruoso, lo grosero, lo ridículo, lo sórdido, el sin sentido de esta sociedad injusta pasea desnudo ante nuestros ojos. Aunque de entrada, los acontecimientos parezcan ser ligeros, risueños, piadosos.” GUSTAVO OLAIZ gsolaiz@gmail.com

121

GRUPO DELAPALABRA


Reseñas

TELAR DE INSOMNIOS DANIELA RICCIONI Ed. Martín Cada punto final puede ser un engaño −escribió Riccioni al cierre de su libro “Collares De Luces Negras”−, eso mismo puede aplicarse a “La Saliva del Tigre” porque “La Urdimbre del Insomnio” parece ser la continuación de aquéllos. En este poemario se hacen una vez más presentes: la naturaleza como espacio de fuga, la belleza como aguja, las pupilas −grieta por donde se cuela la angustia−, la sombra de un fantasma en escorzo, los hilvanes de aquella trama que la incita a los bordes y la piel que tiembla al conjugarse a pesar de su alma que se debate entre la memoria y el día, pero fundamentalmente la noche y el insomnio −que se despliegan como obsesión− y han estado también presentes en muchos otros autores a lo largo de la historia. Bryce Echenique, en “Reo de Nocturnidad”, exploró magistralmente las dolencias de aquellos cuyos cuerpos les obligan a mantenerse despiertos, y la nombró como “la más cruel de las enfermedades”. Lewis Carroll que lo padeció durante toda su existencia, en cambio, pudo crear gracias a él, su mundo de espejos. A Emil Cioran lo llevó a convertirse en un ser atemporal que se arrastraba por la vida exhausto e hipersensible y, aunque dijera que todo era “preferible a esa ausencia criminal del olvido”, concluyó en una afirmación asombrosa: “El insomnio es una lucidez vertiginosa… el gimnasio de la filosofía.” Borges, quien también lo padeció durante muchos dio en “Funes el memorioso” la clave para explicar tal vez la escritura ovillada de Daniela Riccioni: “El sueño opera como un depurador de recuerdos que, al no dormir, no pueden eliminarse.” Tal vez no sea éste entonces un libro sobre el insomnio sino sobre los recuerdos que hacen de nuestra noche el único día merecedor de ser habitado.  

Agostina Lunghi

La Avispa 55

MARCELA PREDIERI delapalabra@hotmail.com

122


ANATOMÍA DE LA MELANCOLÍA CARLOS DANIEL ALETTO Ed. Cuerva Blanca, Imp. Martín - 2012

Reseñas

Aletto se sumerge en el siglo XVI con dos personajes ilustres tan interesantes como Andrés Vesalio y El Bosco. La pintura, la medicina y la religión unidas por la literatura. Desafío considerable adentrarse en una época tan anterior, comenta Vicente Battista. Es un libro muy entretenido y su motor literario es sumamente convincente opina Mario Goloboff. Con el personaje Túngano recorreremos el infierno, el purgatorio y el cielo. Clave en la historia es el hombre-árbol de El Bosco en la obra El jardín de las delicias. La novela cuenta con ilustraciones de El Bosco a color. Conmovedora novela, donde poesía y violencia conforman un texto perturbador que exige su pertinaz lectura desde la primera hasta la última página, según Battista. Escritor con proyección nacional, Aletto es Mar del Plata, es el barrio Las Dalias que limita con Parque Camet. Hogar de músicos, poetas, artesanos y bohemios. GUSTAVO OLAIZ MAREA GRIS MARIANA GARRIDO Ed. Martin La piel es el mayor órgano del cuerpo y como palimpsesto −del griego “grabado nuevamente”− conserva las huellas de lo vivido; lo mismo ocurre con la escritura poética. Pero cuando la piel se rompe, escribe Mariana, el universo microscópico que somos, se ve inmenso y frágil. Mariana Garrido ha conseguido revelar lo diminuto bajo aparentes imágenes de bolsillo, el caos  que  pone  las  calles y los zócalos de cabeza. Como una verdadera arqueóloga marina, ha buceado en las honduras de su ser y hurgado entre la resaca para descubrir los tesoros que el mar/la vida esconde prescindiendo de la costumbre del miedo porque como ella misma afirma: el miedo engendra malas palabras Nosotros, como lectores, tendremos que torcerle el cuello a la lógica; éste será el punto de partida para dar paso a la contemplación y el goce estético. Ojalá cada lector de “Marea Gris” pueda dejarse envolver, arrasar y contagiarse de su influjo porque si así sucede: ya no habrá más silencios que  cuelguen  de las sogas y los huesos  aparecerán  sin vergüenza  porque cuando se traspasa el primer nivel de una obra queda al descubierto quienes somos. MARCELA PREDIERI

123

GRUPO DELAPALABRA


Reseñas

DESTINO DESARMABLE VICTOR CLEMENTI Ed. Martin …Destino Desarmable (DD) sigue una estricta cronología. Decide esta particularidad en contraste a la mayoría de los poetas, que suelen compartimentar sus antologías por tema, forma estrófica o subgénero, dado que le interesa verse evolucionar desde los primeros versos selectos a sabiendas de que les ha impreso una impronta casi obsesiva, las mismas ideas y tono a lo largo, y a lo profundo de cuatro años (2008-2012). Y porque su asunto es precisamente el paso del tiempo vivido y carnal: su poesía crece junto a él. …En Clementi el universo es antes que nada un concepto científico, diría astronómico, y después filosófico. Más que misterio, imposible de conocer, como secreto. Allí sí hunde sus raíces la poesía, no un modo de develar sino de acentuar la reflexión sobre el universo, que tampoco permite el conocimiento sino la multiplicación —la multiplicidad— de las preguntas. En Tributo a lo inasible (TAI) cita al pensador chino Yung Chia: “Entender no equivale a captar el significado”. Victor Clementi sostiene que DD pulsa tres ejes: ego, ilusión y destino, los cuales figuran entremezclados, sin apartados propios. Y si el Destino se desarma, se rearma, y habrá de encontrarse —vagabundo, viajero, beduino, nómade— con el recuerdo en el futuro: “saciar el recuerdo que vendrá. Del prólogo de GABRIEL CABREJAS Clementi escribe por placer, y no hay nada que pueda evitarlo. Quien suscribe ha compartido no pocas exploraciones nocturnas junto al vagabundo-cartógrafo-navegante de sombras, que lejos de intentar re-crear el Mito Celestial del Héroe del Primer Mundo va materializando a machetazos, y a menudo desde la invisibilidad, la Realidad Terrena del Antihéroe del Tercer Mundo (Medio Mundo, preferirá el autor… depende la hora en que lea este epílogo). Y en esa caminata imposible por lugares comunes donde se traza una poesía absolutamente opuesta a “otros lugares comunes”, es que emergen las nuevas variantes del “trance clementiano”. Del epílogo de RICARDO SILVA

La Avispa 55

124


LA AVISPA SE DESPIDIÓ EN EL ENCUENTRO DELAPALABRA SANTA CLARA AGOSTO 2012 En La Posta Del Ángel −Santa Clara del Mar− la revista de Arte y Cultura LA AVISPA se despidió de amigos, lectores y colaboradores. Durante los dos días del Encuentro DELAPALABRA se realizaron charlas: “Narrativa: Situación Actual, Humor y otras pestes” –a cargo de Gustavo Fogel y Gustavo Araujo– y “La desacralización del Hommo Chamuyensis” –a cargo de Víctor Clementi–; mesas de lectura en las que participaron 33 integrantes, guitarreadas y La Búsqueda del Tesoro −un gran cofre de libros y revistas literarias gentileza de editorial Martín−.

De izq. a der. Gustavo Fogel, Alejandro Gómez, Max Costa Martínez, Ricardo Mar Olaiz. tín, Carlos Morteo, Marcelo Parra y Gustavo

Llegamos al fin de la etapa. Cincuenta y cinco números no son pocos, es más, creo que es record entre las publicaciones del interior de nuestro país y una de las poquísimas con tantos números en Buenos Aires. Desde el pliego impreso 125

GRUPO DELAPALABRA


hace más de diez años, a la actual revista-libro, cientos de autores pasearon por sus páginas, dirigidos atentamente por su incansable directora, Marcela Predieri quien anunció durante el encuentro su retiro del cargo. Las horas trabajadas por el equipo de la revista, que nunca tuvieron un centavo de retribución monetaria ya que su fin no era otro que el amor a las letras, se podrían sumar de a varios cientos. Todo el staff marplatense junto a colaboradores de otras latitudes: Luis Benitez (CABA), Roberto Di Vita (Gran Buenos Aires), Horacio García Solari (Neuquén), Gustavo Ciancio (Punta Alta), Daniel Conn (Chile), Cristina Mendiry (Pilar) y otros muchos que no recuerdo, se conjugaron para brindar lo mejor al lector desprevenido que encontraba la publicación en las librerías de Mar del Plata, Buenos Aires y Rosario, además de contar con la versión electrónica en Internet.

De izq. a der. Olga Bertinetti, Verónica García, Graciela Barbero, Ana María Labandal, Estela Posada, Silvia Politano y Marcela Predieri.

El arduo trabajo de armado y la paciencia infinita de Gustavo Olaiz, la lectura de libros recibidos para la sección reseñas por parte de Graciela Barbero, las correcciones de Daniela Riccioni y Lidia Castro, las entrevistas de Alejandro Gómez, el humor de Gustavo Araujo y Víctor Clementi, las fotografías y diseño de tapas por La Avispa 55

126


parte de Javiera Miraglia y Gustavo Fogel… en fin, un gigantesco avispero trabajando en las sombras para hacer volar a La Avispa. No creo estar errado al adjudicarme la representación de todos los que la leyeron y todos los que la escribieron, para darle a Marcela un gigantesco y sonoro GRACIAS, ¡MUCHAS GRACIAS! en su nombre. Por último, mi más sincero agradecimiento por habérseme concedido la alegría de publicarla y, fundamentalmente, de conocer al extraordinario staff de la misma. Ricardo Marcelo Martín Editor * Dónde encontrar números agotados de La Avispa: nº 0 al 16: Biblioteca de Escritores Marplatenses - 9 de Julio 3276 - MDP, nº del 17 al 55: www.delapalabra.com.ar/revistaLA.htm o bien www.delapalabra. com.ar/revistaLA2.htm (n° 31 a 55). El grupo La Avispa en facebook para seguir compartiendo cuentos, poemas, notas o ensayos seguirá abierto.

Los escritores se lanzan a los premios de Editorial Martín.

127

GRUPO DELAPALABRA


Gustavo Araujo y Graciela Barbero.

V铆ctor Clementi habla del Hommo Chamuyensis.

De izq. a der. Ver贸nica Monterroso, Ana Pocorena y Alicia Corrado M茅lin.

La Avispa 55

128

Marcela Predieri brind贸 con todos y cada uno de sus colaboradores


Teat ro

Alejandro G贸mez entrevista a Blanca Caraccia 129

GRUPO DELAPALABRA


Teatro BLANCA CARACCIA DIRECTORA - ACTRIZ - PROFESORA DE LETRAS - UBA Esta mujer amable de modales y voz muy suave, cuenta que a los 8 años armó su primera obra con los chicos de su barrio en Monte Grande (Bs. As.) y que a los 14 hizo su primer reemplazo en una obra de teatro, que su padre le prohibió seguir y que… Bueno… “A veces las cosas se dan así”. Con el tiempo se recibió de Profesora de Letras e ingresó al Colegio La Sagrada Familia de Mar del Plata y ante una experiencia en una lectura de Molière, sin imaginar su futuro formó su primer grupo de teatro de adolescentes. Obviamente el teatro avanza sobre las letras e inicia su vocación en la enseñanza del Teatro para adolescentes. Para eso ingresa a la Escuela Municipal de Arte Dramático. Egresada en 1990. Crea La Escuela de Teatro Joven en el Teatro Auditorium e intenta oficializarla. Sus objetivos: La formación actoral y la producción teatral. A partir de allí inicia la formación de elencos juveniles y los presenta en concursos. (La evaluación de su trabajo en el tiempo, se advierte en el acento puesto en la producción, hecho que demuestran muchos alumnos que hoy son docentes y directores). La Escuela de Teatro Joven presentó más de 30 obras de teatro y 50 trabajos de fin de curso. Algunas de las obras fueron: Yerma de Federico García Lorca - Fuenteovejuna de Lope de Vega - Nosferatus de Griselda Gambaro - Adiós y Buena Suerte de Los Macocos alternando diferentes dramaturgias como las de Federico García Lorca, Roberto Perinelli, Mauricio Kartun, María Elena Walsh y tantos otros que hablan de su intenso trabajo como Directora Teatral. Hablar de la totalidad de sus trabajos y ponencias sería un trabajo arduo y de muchas páginas, ya que su currículum es muy extenso, ya que ha trabajado para la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Gral. Pueyrredón en diferentes jurados y otros. También para la Secretaría de Asuntos de la Comunidad y la Campaña Nacional contra la Discriminación (Universidad Nacional de Mar del Plata). La Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad del Ministerio del Interior de la Nación, declara de interés comunitario la labor realizada por la Escuela de Teatro Joven. Desarrolla la ponencia “Creación Colectiva, Desafío de una búsqueda en común” en las 51 Jornadas de Enseñanzas Media Universitaria en el Encuentro Nacional de Rectores-Directores de Enseñanza Media Universitaria en la Universidad Nacional de Córdoba. En La Avispa 55 130


Teatro

Pasó en Fuenteovejuna

nombre del Colegio Nacional A. Illia dependiente de la Universidad Nacional de Mar del Plata a quien representa y muchísimos otros eventos culturales relacionados con el teatro. Preguntar con quién ha trabajado es quizá lo más divertido porque prácticamente lo ha hecho con casi todos los grandes actores desde su rol de directora o actriz. Andrea Porcel, Guillermo Yanícola, Juan Carlos Lugea, Luis Reales, Luis Caro, etc., actores, músicos pasan alrededor de su carrera ya que esos géneros le son muy conocidos ya que ha experimentados prácticamente en todos. Su perfectamiento teatral es amplio. “La relación dialéctica entre el acto y el director en el proceso de la creación”, “Máscaras y Juego Dramático I”, “El pensamiento contemporáneo”,“El teatro como recurso pedagógico y Técnicas de Teatro Popular y Autogestión grupal”, “La

improvisación”, “Teatro Antropológico”, “La relación dialéctica entre el actor y el director en el proceso de creación”, Javier Margullis, Jorge Luis Jalfen. Roberto Vega, Carlos Gandolfo, Eugenio Barba entre otros son quienes han dictado esos seminarios y talleres. En su labor de interpretación ha realizado talleres y seminarios con José Vasconcelos (Brasil) - Festival Iberoamericano de Teatro - Antonio Mónaco - Enrique Baigol - Jorge Laureti - Roberto Moss - Mimo: Eduardo Alonso - Dramaturgia: Mauricio Kartun - Trabajo de la voz: Livia Koffman - Interdisciplinario (teatro y plástica): La Mirada Rota Encuentro de teatro El Baldío. Ha publicado en el boletín Informativo del Instituto de Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires 131

GRUPO DELAPALABRA


Teatro

“El lenguaje dramático en la escuela”, ponencia presentada en el marco del Primer Congreso de Teatro en la Educación Argentina. Algunas obras dirigidas en el Auditorium “Jaque” Creación colectiva “Es necesario entender un poco” de Griselda Gambaro (Homenaje a Jorge Laureti), “Romeo, ¿Y Julieta?” Adaptación de Laura Federico - Fernando Alonso “El hombrecito”, “Mambrundía y Gas-parindia” de Tito Cossa (Títeres), “Los ojos llenos de amor” de Abel Santa Cruz. Y en este momento está abocada a la dirección junto a Daniel Lambertini de “Pasó en Fuenteovejuna” Adaptación de Mauro Martínez. Es obvio que sería imposible trazar de una sola línea la carrera de esta artista, que oculta tras su humilde palabra ha tratado de contar algo de su largo camino, a mí me queda el sabor placentero de haber conversado durante un largo rato con alguien cuyo tránsito por esta vida no ha sido en vano, deja tras de sí mucha obra, actores, directores y sobre todas las cosas mucho trabajo realizado en pos de lograr que Mar del Plata cuente con una cultura teatral importante. Estas son algunas de sus respuestas que muestran un poco más de Blanca Caraccia. 1: ¿Cómo llega usted al teatro? No es que llegué, sino que hice mi primera obra a los 8 años. 2: Está en este momento leyendo alguna obra y si fuera así ¿Cuál y por qué? Estoy por hacer una reposición de “Jardín de otoño”, porque me parece que el tema está vigente. 3: ¿Qué obra suya o de otro director le gustaría reponer? “Romeo y Julieta”. 4: ¿Cómo ve usted al nuevo teatro argentino? En su mejor momento. 5: ¿Cómo pintaría a un actor? ¿Y a una actriz? Como un ser que se desprende de partes suyas para entregar. 6: Existen personas del medio y público que consideran que el teatro actual es en su mayoría falto de sentido ¿Qué me puede decir? No, el teatro nunca va dejar de tener sentido, claro no es el show televisivo. 7: Existe la comunión Teatro-Política ¿Piensa que al público le interesa esa propuesta? El teatro comulga con todo, con la vida, con la religión, con la política, con todo lo que el hombre vive, siente, sufre, disfruta, La Avispa 55

132


Teatro

imagina, crítica. 8: Se juega con la idea que el teatro no comercial o under siempre lleva adherido a su espalda un tinte político o una idea muy hacía a la izquierda ¿Por qué se piensa eso y si es verdad a qué se debe? Me parece que existen muchas más clases de teatro, no solo estas dos; comercial, under, oficial, independiente, comunitario. 9: ¿Cómo inserta en lo cotidiano su labor teatral? Es parte de mi trabajo y de mi recreación. 10: ¿Actuar o dirigir? Los dos 11: Cuénteme algo de su último trabajo “Pasó en Fuenteovejuna” una apuesta muy grande: actores, cantantes, una doble dirección, pero una experiencia diferente a todas las que había hecho. 12: ¿Tiene alguna visión del teatro en un mundo lejano? Como decía el maestro Gené, nunca va a morir, porque es irreemplazable. 13: ¿Qué puede aconsejar a aquellos que recién comienzan en esta actividad llena de altibajos? Lo altibajos existen siempre igual que la pasión por hacer teatro. 14: ¿Cuáles son sus objetivos para el teatro y qué cree poder aportar? Seguir creando es continuar aportando. DIEZ PREGUNTAS SIMPLES ¿Una obra?: “La vida es sueño” ¿Un autor?: Nicolás Guillén ¿Un docente?: Carlos Gandolfo ¿Un/a escritor/ra marplatense?: Marcelo Marán ¿Un actor o actriz marplatense?: J. C. Cabello ¿Un libro?: Facundo Quiroga de Sarmiento ¿Un amiga?: Herminia Weisman ¿Un color?: Azul ¿Una fecha?: 1966 ¿Un sueño?: Que el planeta se humanice.

Alejandro Gómez

halegomez2003@yahoo.com.ar 133

GRUPO DELAPALABRA


Índice Editorial ....................................................................... pág 3 Poesía ........................................................................... pág 5 Sequeira / Battiston / Bertinetti / Alfonsi / Idiazabal / Hernáez / Cisternas / Tomasetti / Conn Calderón / Charra / Garrido / Cuentos y relatos ...................................................... pág 21 Di Vita / Ferreira / Politano / Aramendi / Ruiz / Morteo / Brom - Hernáez / Nagy / Pampín / Labandal / Barbero / Notas y ensayos CONTRALUZ: POESÍA POLICIAL por Cristina Mendiry .............................................. pág 48 MODERNA MODERNIDAD por Daniel D. Conn Calderón .................................. pág 52 ECOLOGÍA Y SEGURIDAD por Graciela Barbero ......... pág 54 LA AVENTURA DE NO PENSAR EN NADA - ESA NIÑA DEL VIOLÍN por Leonardo Vergara ........................ pág 55 Plástica con Carola Iacobini y Marité Svast ............................. pág 57 Cine y TV por Gabriel Cabrejas ................................... pág 67 Música Santiago Feliú por Gastón Sequeira ........................... pág 73 Talleres .................................................................... pág 79 Rincón de los bajitos ................................................. pág 85 Notiavispa ............................................................... pág 87 Poetas del Mundo, otra vez en Cuba Cinco poetas jóvenes cubanos Humor ................................................................... pág 101 Gómez H. / Clementi / Wolfson / Olaiz / El reportaje poéticamente absurdo ........................ pág 109 por Gustavo Araujo Reseñas .................................................................... pág 117 Teatro ..................................................................... pág 129 Alejandro Gómez entrevista a Blanca Caraccia

La Avispa 55

134

Revista La Avispa 55  

Revista cultural y literaria de Mar del Plata - Argentina - Invierno 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you