Issuu on Google+


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Staff Idea y dirección: Marcela Predieri http://mpredieri.blogspot.com/ Realización:

Nº 38

Grupos de Estudio y Creación Literaria

Octubre 2007

Secretaria de Producción: Alejandro Gómez Diagramación y armado: Gustavo Olaiz

ÍNDICE

Página WEB: www.delapalabra.com.ar

Editorial ................................................. pág 2 Entrevista Giovanna Mulas por Luis Benítez ........................ pág 3 Colaboradores permanentes: El elegido de La Avispa Luis Benítez Salomón Valderrama Cruz ..................... pág 7 Gabriel Cabrejas (sección Cine) Poesía ............................................. pág 15 Ernesta Campos (sección Plástica) Clara Guillén / Verdugo Pizarro / Garrido / Rossi / Alejandro Gómez (sección Teatro) Riccioni / Doviziano / Minniti / Acosta / Krott / Gustavo Olaiz Notas y ensayos Cesare Pavese: Triunfo y derrota - Pablo Minnitti ..... pág 20 Corrección: Humor ...................................................... pág 22 Osvaldo Pampín Ortiz / Olaiz / Clementi / Plástica ........................................................... pág 24 Diseño de Tapa: El Cubismo Gustavo Fogel Relatos y cuentos ................................... pág 28 Kogan / Pablo / Daniel Gómez / Lombardo / Borrello / Colaboraciones a: Teatro ...................................................... pág 34 delapalabra@hotmail.com Entrevista a Enrique Baigol por Alejandro Gómez Pellegrini 3637 - 7600 Mar del Plata Entrevista a Juan Carlos Lugea por Alejandro Gómez Cine y TV .......................................... pág 40 De la mano de filmito - Pascual Romano Cine europeo de estreno - Gabriel Cabrejas La dirección no se hace Libros y revistas recibidas ................................ pág 44 responsable de los conceptos vertidos por los autores. Permitida su reproducción por cualquier medio (es más se agradece) siempre y cuando se respete el nombre del autor y se cite la fuente. Este pliego no es una edición comercial. Ha sido ideado para compartir con amigos y otros escritores nuestra obra. ISBN en trámite.

Premio Faro de oro VIP 2002 Rubro: Revista Literaria Marplatense Declarada de interés cultural por la Sub-Secretaría de Cultura del Partido de Gral Pueyrredón 1 Página 1

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Editorial

A ROBERTO FONTANARROSA ¡Qué lo parió negro…! ¡Cómo te voy a extrañar! Hay escritores, para escritores, que son excelentes pero no son populares, gustan a todo el mundo, pero no todo el mundo los lee. Mi aspiración es ser más simple y confiable, correcto en la escritura, cuidadoso en lo técnico y creativo, y además gustarle a todo el mundo, decía, luego dejaba caer una sonrisa. Sabía que el haber sido: simple y sensible, le había bastado para insertarse en el corazón de sus lectores. Contaba; que le gustaba la palabra escrita sobre un papel y que desconfiaba del ordenador, alguna vez había perdido un texto entre los vericuetos del disco duro, y la inseguridad lo atormentaba desde esa experiencia, no se sentía tranquilo hasta no ver impreso sobre una hoja el trabajo elaborado. No era de corregir más de una vez sus escritos. Su colaborador más cercano Daniel Divinsky, quién además era su editor, lo corregía con sutileza, sin alejarse de la frescura que, el “negro”, imprimía en sus escritos. Hincha fanático del deporte en general y del futbol en particular, me hacía acordar, en sus maneras, a otro inolvidable como Osvaldo Soriano, capaz de faltar a la entrega de un premio con tal de ver a su San Lorenzo querido. Veía futbol desde su adolescencia, y decía que en los potreros, había encontrado a la mayoría de los personajes que desfilaban, incansables, por sus historias. Afirmaba; que él veía planteos dramáticos en el futbol, además de conflictos y sentimientos encontrados, en esos dos grupos en porfía detrás de mucho más que una pelota, como él supo mostrar en sus cuentos. Trató de no dejar ver en su trabajo ningún resquicio político, a pesar de su desolación ante la injusticia social y todo aquello que pudiera socavar nuestra identidad cultural. A pesar de respetar cualquier idioma, hacía hincapié en el castellano, y el lunfardo en particular. Decía que nuestro lenguaje era demasiado rico como para adoptar palabras extranjeras. De vez en cuando, se daba el lujo de crear vocablos ilegibles para sus personajes, que solo él con su genio podía imaginar. Inodoro Pereyra, el Página22

“perro” Mendieta, sus loros, la Eulogia: su eterna compañera, y el malón de indios ilustrados y sociables, pueden hablar de ello. Trascendió la historieta y fundó una nueva manera de expresar la palabra, sus cuentos se insertaron en el gusto de la gente; porque supo decir aquello que todos podían comprender, y tocar la cuerda sensible de lo cotidiano. Era humano y de esa manera sabía transmitir. El teatro lo adoptó como uno de sus hijos dilectos y llegó al cine con la misma claridad que había comenzado. Fueron sus personajes tan simples, perfectos y profundos, que resultará difícil olvidar a don Inodoro Pereyra, a su perro Mendieta o a Boogie “el aceitoso” entre tantos otros. Gustaba de la música en general, pero el folclore era su debilidad, junto al canto de la hinchada de Rosario Central que lo desbordaba de amor. Decía que tenía dos problemas para jugar al futbol, uno era la pierna derecha y el otro la pierna izquierda. Pintó con excelencia las internas de ese juego y nos mostró, con una mirada cándida e ingeniosa, a personajes que rodean una cancha, desde un arquero hasta el juez de línea, pasando por los hinchas, ayudantes de campo y presidentes de algún club de barrio, a los que supo darles vida en cada uno de sus cuentos. Desarrollaba la credibilidad de sus historias con la habilidad de aquel que conoce de lo que habla, fueron años de explicar lo mismo con una sonrisa; la felicidad de las cosa simples y de esa manera la transmitió desde siempre. Estoy seguro que encontró su lugar en la galería de los inolvidables. Algunos dicen que su figura encarna el prototipo argentino, yo creo que era demasiado generoso e ingenuo para eso. Qué lo parió negro… ¡Cómo te voy a extrañar!

Alejandro Gómez (Mar del Plata) <halegomez2003@yahoo.com.ar> Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Entrevista

Entrevista a la escritora italiana Giovanna Mulas, exclusiva desde Italia

“Es la experiencia de vida la que influencia a un buen escritor” Por LUIS BENÍTEZ (Traducción al español: cortesía de Gabriel Impaglione) En el panorama de la literatura italiana contemporánea, algunos autores, todavía jóvenes, se destacan por una obra meritoria y hasta extensa. Entre ellos, Giovanna Mulas, quien ha incursionado en distintos géneros (poesía, narrativa y ensayo) consiguiendo el difícil reconocimiento de sus lectores. Asimismo, casi 60 premios internacionales ratifican la repercusión de esta autora, varias veces nominada para el Nobel. ¿Cuáles son los ejes principales de su escritura? Poesía, narrativa, ensayo. ¿Qué autores la influyeron? Más que un autor, es la experiencia de vida la que influencia a un buen escritor. Pienso que cualquier autor puede, o debe, influenciar; se debe estar pronto, siempre, para captar cada mensaje, desde el tratado de Filosofía a la receta de cocina romana de la Hermana Lella. Personalmente, en mi infancia, me influenciaron los clásicos de la literatura mundial romántica, aunque también la corriente verista italiana, la veta mágica-fantástica sarda. Los estudios de Psicología y Filosofía tuvieron gran impor-tancia en mi formación humana y literaria, sobre los escritos, los personajes y los entrecruzamientos narrativos. ¿Qué está escribiendo en estos momentos? Actualmente está en distribución, en las librerías nacionales, la novela “Domo del Viento” (cartas de amor a la esencia de Rosa), criatura sobre la que tengo muchas expectativas, en general, no hablo de ventas y de mercado –cosas de las que no me preocupo–. Es una obra nacida del amor a mi esposo, Gabriel Impaglione, poeta y periodista argentino. Es mi primera novela escrita en lengua sarda, italiana y española. Habla de tres generaciones de mujeres

que atraviesan el período de la guerra, comenzando en Sardegna1 y finalizando en Buenos Aires. Es un homenaje que funde el amor; una crónica intensa de aquellos tiempos, socialmente difíciles, y la épica de la inmigración. Lo juzgo, como madurez literaria, digno heredero de Lughe de Chelu, escrito en el 2003 y después del cual he iniciado una permanente investigación estilística, trabajo que continúa en el diario oficio: el escritor es portavoz del pasado, espejo del presente y todavía, profeta de un futuro que no está al alcance de todos, incluso de muchos “profetas”. Absorbe la naturaleza y los ciclos, absorbe, como esponja, la sensibilidad que lo roza para poderla reportar, idéntica, sobre la página. Emocionarse, antes de emocionar, es necesario, fisiológico. Estoy por entregar a la Editorial la novela “Acta est Fabula”, (El espectáculo ha terminado), contiene nuevos capítulos, inéditos, que se entretejen a la historia central de “El Tiempo de un verano” (Il tempo di un estate), trabajo aparecido en el 2001 en Firenze Libri, y ya traducido y publicado en Argentina a través de Ayesha libros. Con Gabriel trabajamos permanentemente en Dei Versi, recital que llevamos por teatros, centros culturales y espacios públicos de Italia. Es un emprendimiento literario-cultural, inédito para

3 Página 3

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

nuestro país, y que es recibido con mucho interés y sensibilidad por la gente. Funde mi literatura a la poesía de Gabriel y se complementa con danza y música. Con textos en italiano, sardo y español, representa también una forma muy diferente de acercar la literatura a la gente, por eso tomamos, con mucha alegría, el empeño de visitar pequeños pueblos donde, generalmente, no llegan expresiones culturales tan diversas. El contacto, el ida y vuelta con la gente, es maravilloso, y sin duda no sólo nos retroalimenta como creadores, sino que nuestra obra adquiere nuevas dimensiones gracias a esto. Realizamos talleres de literatura creativa con el objetivo de estimular nuevos creadores, multiplicar el interés por la lectura y la escritura y difundir obras poco conocidas, sobre todo los contemporáneos italianos y latinoamericanos, injustamente muy poco difundidos en nuestro país. Dirijo la Revista Isola Nera, y su versión sarda: Isola Niedda, surgidas de una verdadera integración cultural que comenzó con Isla Negra, la revista original en lengua española, que fue fundada y es dirigida, por mi marido. Entre tantos proyectos, luchamos para que estos formatos puedan tener su versión en papel, un sueño que cumpliremos tarde o temprano. En tanto las revistas son distribuídas en todo el mundo, con un público absolutamente heterogéneo y vasto, aunque también tienen cierta abundancia de poetas y escritores, profesores universitarios, etc. Contamos con excelentes colaboradores, cosa que nos enorgullece, y tantos amigos que favorecen la circulación a través de todos los medios posibles, cosa que multiplica, a veces sor-prendentemente, la lista de más de seis mil contactos a la que van dirigidas nuestras revistas. ¿Cómo ve el panorama de la literatura italiana actual? Desolador. Pocos verdaderos talentos con el coraje de osar simplemente a ser ellos mismos. Veo mediocres autores con una justa rabia de emerger, pero que canalizan mal: ambiciones, vanidades, mucho salón literario, aplausos, medalla y beso. Creo que se ha perdido la exacta esencia de la creación literaria, del trabajo de escritor. Pareciera que el consumo se ha deglutido hasta la honra personal, la ética. Página44

¿Y qué cosa es la esencia de la creación literaria? Es la sensibilidad por amor al arte, a la gente, a la justicia, al futuro, nunca personal, nunca económico, sino de todos, de todas las personas, sobre todo de aquellas a las que el sistema deja afuera, cruelmente, sin posibilidades siquiera de saber que pasa, que ocurrió con sus propias vidas. Es coherencia entre Vida y Palabra. Es Amor. Algo que siempre sentí, pero que en los últimos años se acrecentó muchísimo con la posibilidad de conocer las problemáticas, las culturas, las historias de Latinoamérica a través de Gabriel. Y volviendo al panorama italiano: Es una jungla de editoriales que se empujan a los codazos para hacer diferencia económica explotando la excesiva ambición mercantil. “Best sellers”, ya se sabe de qué cosa se habla, mucha prensa, pocos contenidos, y a veces, disparates, que son solamente un relleno mas, de los escaparates del consumo. Veo productos editoriales lanzados por el poderoso de turno: amas de casa que, cuando van al supermercado, compran el pan y también el “libro” escrito por: 1) Otra ama de casa, señora que, del aburrimiento, ha sido impulsada a la autoría de historias “prohibidas”, llenas de pruritos catolicoides y errores sintácticos. 2) Amante de “capo” editorial que, del aburrimiento ha sido impulsada a la autoría de historias “prohibidas” llenas de pruritos catolicoides y errores sintácticos 3) Autores que se han olvidado de la esencia de la literatura y aceptado las prebendas, los salditos del buen negocio de editar cosas para el consumo, sin contenidos, sin alma. Veo también demasiadas publicaciones de escasa calidad literaria; y podría ser un fenómeno interesante desde el punto de vista sociológico, claramente ligados al “tempo” político que vive Italia. Un colpo di piuma –Un golpe de pluma–, de ligereza inconsciente; rechazo de la profundidad y el trabajo de cavar hacia el interior de uno mismo. Pero la literatura es otra cosa, vuela más allá. Las más de las veces, es sacrificarse uno mismo y una vida “normal”, para escribir; es penetrar en los otros con la mente y el corazón, es amor y sangre, es Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

vida, es furia, es danza, es pasión, es hijos, es paz, es pureza, es agua, es blanco, es negro, es todo. Es, tal vez, nada. Sea todas las cosas, pero jamás corrupción. Usted fue nominada para el Premio Nobel; ¿puede hablarnos de su experiencia al respecto? Considero este premio como los otros. Cuando se trabaja y toda la energía está en el trabajo mismo, los premios adquieren, en principio, una importancia subjetiva. Escribo desde muy pequeña, mis primeros cuentos comenzaron a ocupar paginitas cuando tenía 9 años. En 1994, apareció mi primer libro... gracias a un premio literario que me dio la posibilidad de ver esos escritos con forma de libro... hasta allí habían muchos años de escritura. De allí en más la perspectiva cam-bió por algo que comenzó a ser profesional, y lleno de otras responsabilidades que, antes del libro, no conocía. Incluso recibí muchas críticas que me impulsaron a multiplicar mi tiempo y mi vocación en la literatura. A partir de un premio, pueden dispararse muchas cosas. Hasta las voces del corredor, que no entienden ni un poco, pero condenan. Una mujer que escribe en pueblos con apetencias de gran ciudad, es una molestia. Desde entonces recibí 58 premios literarios internacionales, el último es el premio a la Cultura 2007, por Italia. Para qué sirve un premio (hablamos de premios serios) sino para abrir puertas importantes en el panorama literario nacional e internacional, en el caso del Nobel. Pero más allá de esas puertas podrán moverse sólo los verdaderos talentos. Es esto lo que hace la diferencia entre en un vencedor de un premio literario y un escritor de talento. El primero se limita a flotar, movido por las corrientes, el otro con sólidas brazadas, anticipa las corrientes, las desafía para llegar a su meta, que no es aquella de los otros. Y su libro, su literatura, formarán parte de los clásicos que perfuman a siempre. Bajo el punto de vista humano, recibir la comunicación de las nominaciones (2003 y 2006) me dio una fuerte emoción. Soy una mujer reservada y el mayor fastidio, sin dudas, lo recibí de la desmedida atención de la gente, que no valora, desde un

punto de vista profesional, la distinción, sino desde un “cholulismo” que nace de la presencia en la prensa y esas “fantasías” que merodean este tipo de cosas. El “show” no tiene nada que ver con un premio que estimula al escritor; destaca su obra. Ni tiene nada que ver con nuestra vida. ¿Qué autores latinoamericanos son conocidos en Italia, y cómo ven ustedes, los italianos, a la literatura que se escribe en América latina? Más allá de los clásicos de la literatura latinoamericana (y no todos los clásicos) debo admitir que no existe una verdadera difusión en Italia. En las mismas bibliotecas y también en los puntos de mayor afluencia cultural, es muy difícil encontrar autores de América latina. Debería estimularse una política de divulgación de autores y obras de aquella región en nuestro país. Pero debe tenerse también en cuenta, la situación histórico-social y política de Italia, estado vaticanista, reprimidorepresor, donde hasta la actual situación gubernamental está en crisis con las políticas de estímulo y cura de la inmigración (gobierno de centro-izquierda), imaginemos entonces lo literario. Paradójicamente, los artistas italianos, aquellos verdaderos que viven y mueren de su literatura no corrupta, son llevados a huir del país de origen por la espesura del desinterés sobre un Arte que ha hecho grande Italia, en el mundo. Regresando a la pregunta, un problema fundamental en Italia, para la divulgación de obras latinoamericanas es la lengua, claro, esto convoca otras dinámicas en la difusión. Pero no encuentro respuestas para explicar porque, autores en narrativa como Cortázar, Jorge Amado, Juan Rulfo, Horacio Quiroga, por citar apenas algunos muy conocidos, no están en todas las librerías y en las bibliotecas. Es injusto, no sólo con tantos autores brillantes, sino también con la gente, con los italianos, que tienen derecho a conocer, y disfrutar, la bella y esencial literatura de Latinoamérica. Y si la narrativa es “lo que publican las serias e importantes casas editoriales” y esto es bien poco, se ve claro, qué podemos decir de la poesía de Latinoamérica publicada en nuestro país. Salvo algún clásico, sin duda Neruda, también Borges, no me animo a dar otros nombres, pero quiero creer que Alfonsina Storni, César Vallejo, Jaime Sabines,

5 Página 5

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

José Martí, Juan Gelman, al menos, entre otros, tengan sus libros en italiano en alguna parte por aquí, los autores contemporáneos acá no existen. Pero es un caso especial de destrucción sistemática. Pareciera que; la promoción de la poesía en general, y también los nuevos autores italianos, tienen el ingreso prohibido a la edición de sus obras. Salvo honrosas excepciones, generalmente como sucede en otros países, el autor debe pagarse la edición de su libro de poesía. De frente a la famosa frase del sistema: “la poesía no vende”, el poeta es obligado a buscar caminos alternativos e incluso créditos y otros trabajos, para llegar a su libro. Hay excepciones, casas editoriales que estimulan, aunque con escasos recursos, la producción literaria en general y poética en particular. Pero no garantizan la difusión de la obra a través de los diarios, las revistas, las librerías, los catálogos de acceso público, etc. Un poco lo que pasa en todos lados. Aunque aquí no se conozcan los autores latinoamericanos en general, y contemporáneos de aquella región en particular, también hay que agregar que poco es lo que se conoce en América de nuestra narrativa y poesía, tanto clásica como contemporánea. Y es un poco absurdo, ya que el componente inmigratorio que nos une, en historias y culturas hermanas, debería sostener al menos una más rica actitud de intercambio y camino común. Preguntemos cuántos son, entre los hijos de italianos, en Argentina, en Brasil, por ejemplo, los que conocen a los grandes autores de la península; por ejemplo Manzoni, Verga, Quasimodo, Montale, la misma Grazia Deledda, mi “paisana” que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1926. ¿Cuántos en Latinoamérica la conocen? Con Gabriel, llevamos adelante un empeño muy fuerte de integración en este sentido, a través de la revista Isla Negra, pero también en otras actividades y actitudes personales, incluso publicando, con traducciones al sardo y al italiano, a los contemporáneos latinoamericanos. 1

QUIEN ES GIOVANNA MULAS La escritora italiana Giovanna Mulas nació en Nuoro (Sardinia, Italia), el 6 de mayo de 1969 y reside en la actualidad en Lanusei, Provincia de Ogliastra, Italia. Su extensa obra literaria abarca distintos géneros, siendo los títulos publicados de su autoría los siguientes: Passaggi per l’ anima (novela, Ed. Montedit, 1994); La musa (novela, Ed. Montedit, 1994); Barchette di carta (raccolta racconti, Montedit, 1994); La stanza degli specchi (romanzo, Ed. Montedit, 1995); Dei versi (silloge poesia, Ed. ALI, 1995); Canticum praesagum (poesía, Ed. ALI, 1996); Come le foglie (poesía, Ed. ALI, 1997); Il tempo di un’ estate (romanzo, Ed. Firenze Libri, 1998); A silent Refuge (poesia, El taller del poeta, 2003); Il rumore degli alberi (racconti, La Conca 2003); Lughe de Chelu e jenna de bentu (Romanzo, Bastogi 2003); Penelope che parlava alle Pietre (ensayo, Ed. UNISERVICE, 2005); L’isola degli angeli silenti e fate ribelli (racconti, Lett. Odusia 2005) ; Laboratorio di letteratura creativa (laboratorio UNISERVICE 2005); Mater Doloris (romanzo, UNIService 2006); Delle trascorse stagioni (romanzo, UNISERVICE 2006); Racconti fantastici, d’amore e di morte (racconti, con Gabriel Impaglione: El taller del Poeta, 2007); Domo del Viento (romanzo, Il Melograno AER Club, 2007). Próximamente, se publicará su nuevo libro, Acta est Fabula, romanzo. Giovanna Mulas se encuentra presente en numerosas antologías internacionales. Ha recibido 58 primeros premios internacionales, 3 premios a la cultura, uno a la carrera literaria y ha sido nominada por Italia al premio Nobel de la Academia Sueca entre 2003 y 2006.

Sitio web de Giovanna: www.giovannamulas.it Para ordenar los libros de Giovanna, vía internet: Domo del viento: http://www.internetbookshop.it/code/9788861112049/ mulas-giovanna/domo-del-viento.html El tiempo de un verano http://www.ayeshalibros.com.ar/html/ compraebook.htm

Cerdeña. Página66

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

El Elegido de La Avispa

La penetración: poética y cúmulo en el artificio humano Salomón Valderrama Cruz Los surcos de los sesos Mordidos Me aguardan Impertérritos De La muerte de los sesos Dicen 1920 y yo no había nacido, a Dos vasos sobre una mesa, de facto ejecutado en la función de no ser ostracismo, helioismo del racimo, ya mazorca que ignora el Todo: que crea y hace escribir la historia, lo que sea, lo que será verdad. Entonces cavilo y descubro críticamente la afección que tengo y porto a donde voy como Ser que siente y vive al arte como arte, que se transforma o muta, en la perspectiva, memoria y simiente del freático, para el mayor caso, mundo que le rodea como vida y antagonismo, para volver a morir y renacer como escultopintura que se ve plano, nudo-impropio y jamás se toca plena mamaverba; sentencio sombra, lus, luus y luz y luz que difieren en la sempiterna ‘ó’ que margina los fétidos inicios de hacer creer las danzas de vanguardias féminas e impropias como carne que distiende al que lo toca, revelación de la función. También alter ego de Alexander Archipenko, zoospermo de zoospermos cuando ‘veo’, en el sentido más semántico del término, en su uso más ordinario y en aquella destrucción lógica entiendo la importancia de vislumbrar o alucinar la otra posibilidad, logística prohibida, del arte o en general de la penetración en el artefacto humano. Haber pensado en un novísimo uso para así imaginar, maquinar la cualidad vívida de lo concreto hacia el toque o eternidad de lo abstracto, integral no-difuminado, así como creer que se necesita una choza o casa del color que nos espera al navegar los grifos de aceites mitológicos que sustentan y detienen, para sentir el tiempo de aprender, algunas de las armas fonéticas que encausan nuestra suerte de ver y oír como la tierra, aun sin el agua que lame y penetra o viola su más secreto orificio que se enlaza para ser el supremo constrictor manumitido, relajado. Ideas que dan vastas grutas para tener, universalmente, el sustento e individualmente la verdad para creer en uno como el mismo constructo para también hacer creer a otro y a otro, el otro, el más joven, Jorge Luis Borges la misión o función de El puñal: En un cajón hay un puñal. Fue forjado en Toledo, a fines del siglo pasado; Luis Melián Lafinur se lo dio a mi padre, que lo trajo del Uruguay; Evaristo Carriego lo tuvo alguna vez en la mano. Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo buscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obediente y poderosa juega con precisión en la vaina. Otra cosa quiere el puñal. Es más que una estructura hecha de metales; los hombres lo pensaron y lo formaron para un fin muy preciso; es, de algún modo eterno, el puñal que anoche mató un hombre en Tacuarembó y los puñales que mataron a César. Quiere matar, quiere derramar brusca sangre. En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas, interminablemente sueña el puñal con su sencillo sueño de tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima, el metal que presiente en cada contacto al homicida para quien lo crearon los hombres. A veces me da lástima. Tanta dureza, tanta fe, tan apacible o inocente soberbia, y los años pasan, inútiles.

7 Página 7

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Pero es otra la, dirán prostituta, verdad que me poseerá en la cacería, tétrica, pordiosera, lúcida y olímpica en la preñez de soportar la pírrica vitalidad de la obra, del artista, que resalta sus brillos y líneas puntas y así escapar del crimen, revolución, de aquí a veinte años, en la ya recuperada verdad que escala como debe las murallas musicales de su enfermedad. Desarticulada como un Franz Liszt comandando las huestes del mundo con sus nuevos límites, Sonata en si menor, Paracas manantial que desgarra la piel universal del Todo, cuando se torna impuesto, lo conocido o lo ordinario; puentes distantes del cúmulo vivo que devora las hojas sentadas sobre el ataúd de la idea que también hizo, en su momento, la rebelión. Horas o negativos del más alto tren. Diurno, cabecera que trata de amanecer: du, do, sol, ten, me, a, mí... Metamorfosis o fantasma para Ser, hacer la realidad, ser en ella alguna voz nacida y recordada, indefectible, carpe diem alucinar de El Ángelus de Jean-François Millet, suprimido y redimido en Paul Klee, sintetizado o resumido, haiku del corazón ya perfil trópico e intermedio de la razón. Espuma arquitectónica del azar. Lluvia que regenera los incendios truncos de lo platónico y referente en ciclo troglodita y Homero de algún Ulises burlando a, algún, Polifemo. Y aquí estoy, algún manejar iluso, trampa, torpe y bote-silla que sienta y transporta la verdad que no es sino cuerpo que se deja amasar y calmar, seducir y sostener, pervertir y enamorar como aluvión de novedad, que ya no vi por ser mejor mujer de la razón. Que ya no se quiere el equilibrio, que mejor nos vamos a juntar los martines y tulipanes del mar que no es estar supernova de Nicanor Parra al interpretar un fáctico, hambriento y silencioso Solo de piano: Ya que la vida del hombre no es sino una acción a distancia, Un poco de espuma que brilla en el interior de un vaso; Ya que los árboles no son sino muebles que se agitan: No son sino sillas y mesas en movimiento perpetuo; Ya que nosotros mismos no somos más que seres (Como el Dios mismo no es otra cosa que Dios) Ya que no hablamos para ser escuchados Sino para que los demás hablen Y el eco es anterior a las voces que lo producen; Ya que ni siquiera tenemos el consuelo de un caos En el jardín que bosteza y que llena de aire, Un rompecabezas que es preciso resolver antes de morir Para poder resucitar después tranquilamente Cuando se ha usado en exceso de la mujer; Ya que también existe un cielo en el infierno, Dejad que yo también haga algunas cosas: Yo quiero hacer un ruido con los pies Y quiero que mi alma encuentre su cuerpo. Artístico, espantapájaros o comepájaros gobiernos, o espantoso es creer en la realidad que se asemeja a todo por donde busco, extraviado; y me encuentran como ápice del mundo muerto, rezagado, puro o lontananza de lo que va ha ser puro. Becas o ‘palitos de fósforos’, que hacen puentes, que nos dan para comer, hablar y quemar por ellos. Morfismo, retroviral, que se camufla en la fuente de la que todos, inocentes, beben: los salvajes, atrasados y sin embargo ideas-bancos polimórficos. Jorge Malabia, dialogando con el Canto coral a Túpac Amaru II. Ya sé que habrá alguna torturada flor que será alguien más fiel, Poema de amor de Roque Dalton, destrucción, humillación, escándalo y hermafroditismo para invadir la estrecha ciudad de la mente, subterfugio en libertad comprada, que se venden en las mejores librerías por docena, pureza del artista o intrincada y desvestida La flor que sabe de otras: que es como la Emperatriz que satura las migajas moribundas de mi pan, cuando he corrido sobre otra amargura, los clavos con óxido que a otra amarán. Flora desde el mar llorando por mí. Alas los asaltos en mi cuna Página88

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

negra ya; invadido por la arena azul de otras, de otros peldaños para llegar a ella. La vida de un santo inventado en manos, seis hijos en prometidos retornos: sin aire recorren las flores del mar. Eterno de mieles. Guías secretas dejando llegar a la luz d e l a m a r. Libre ente que sabe que lloras que gritas. La verdad de aquí, que siempre será diferente de la de allá. De la de más acá. Los que ampliaron el Canal de Panamá (y fueron clasificados como “Silver Roll” y no como “Gold Roll”), Los que repararon la flota del Pacífico en las bases de California, Los que se pudrieron en las cárceles de Guatemala, México, Honduras, Nicaragua, Por ladrones, por contrabandistas, por estafadores, por hambrientos, Los siempre sospechosos de todo (“me permito remitirle al interfecto por esquinero sospechoso y con el agravante de ser salvadoreño”), Las que llenaron los bares y los burdeles de todos los puertos y las capitales de la zona (“La Gruta Azul”, “El Calzoncito”, “Happyland”), Los sembradores de maíz en plena selva extranjera, Los reyes de la página roja, Los que nunca sabe nadie de dónde son, Los mejores artesanos del mundo, Los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera, Los que murieron de paludismo o de las picadas del escorpión o la barba amarilla en el infierno de las bananeras, Los que lloraron borrachos por el himno nacional bajo el ciclón del Pacífico o las nieves del norte, Los arrimados, los mendigos, los marihuaneros, Los guanacos hijos de la gran puta, Los que apenitas pudieron regresar, Los que tuvieron un poco más de suerte Los eternos indocumentados, Los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo, Los primeros en sacar el cuchillo, Los tristes más tristes del mundo, Mis compatriotas, Mis hermanos Refractando arpegios, esferas-cubos puños mecánicos, desde la humillada piel, santidad y asalto de la muerte cúprica, humerosa, desgarrada y lindes de fragilidad estocando púnicas togas resguardadas desde el vaso-presión-santo, viaje de ‘enpronto’ o rotación del centro: escape y fin. Manadas para comer silicio del otro bosque de tierra, irreconocible de la piedra a la piedra: digo parábola, palabra en piedra; espectro, testigo y capacidad de remar las frutas: palabras para, genéticamente, soldar la lus. Como la luz, escala, matematismo, espacio y disminuido o vencido vacío, de Galileo Galilei en lirismo abstracto, buceo o mancha de los cielos oculares-mente, los centímetros que restas, expectante, de Wassily Kandinsky,

9 Página 9

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Umbrel, himeneo de William Blake, para retrasar, el olvidar como progresión quimicofísica del Tratado sobre la reforma del entendimiento. Peregrinación en zeta para comer los zapatos continuación de los lienzos sombrailuz, Quipus, nudos atómicos en los bolsillossótanos de Jorge Eduardo Eielson: práctico hijo que se decide a ser feto y hojalata manumitido de la idea-crecer-presión del mundo, cuando aún se es el inexistente, el que puede ver de pura desvestida memoria sincrónica en los microscopios. Cataratas, cruces, nudos o ciclos para partir, instantes, vida y muerte, aporía de La tortuga ecuestre y el rehén de Ulises. Perder a José Asunción Silva o retornar de Zoospermos fardos: El conocido sabio Cornelius Von Ken-Rinegen, que disfrutó en Hamburgo de una clientela enorme y que dejó un in-folio de mil quinientas páginas sobre hígado y riñones, abandonado luego por todos sus amigos, murió en Leipzig, maniático, desprestigiado y pobre, debido a sus estudios de los últimos años sobre espermatozoides. Frente de un microscopio que le costó un sentido, obra maestra y única de un óptico de Londres, la vista recogida, temblándole las manos, ansioso, fijo, inmóvil, reconcentrado y torvo, como un fantasma pálido, a media voz decía: “Oh, mira cómo corren y bullen y se mueven y luchan y se agitan los espermatozoides! ”¡Mira! si no estuviera perdido para siempre; si huyendo por caminos que todos no conocen hubiera al fin logrado tras múltiples esfuerzos el convertirse en hombre, corriéndole los años hubiera sido un Werther y tras de mil angustias y gestas y pasiones se hubiera suicidado con un Smith & Wesson ese espermatozoide. ”Aquel de más arriba que vibra a dos milímetros del Werther suprimido, del vidrio junto al borde, hubiera sido un héroe de nuestras grandes guerras. ¡Alguna estatua en bronce hubiera recordado, cual vencedor intrépido y conductor insigne de tropas y cañones, y general en jefe de todos los ejércitos, a ese espermatozoide! ”Aquel hubiera sido la Gretchen de algún Fausto; ese de más arriba un heredero noble, dueño a los veintiún de algún millón de thallers y un título de conde; Página10 10

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

aquel, un usurero; el otro, el pequeñísimo, algún poeta lírico; y el otro, aquel enorme, un profesor científico que hubiera escrito un libro sobre espermatozoides! Afortunadamente, perdidos para siempre os agitáis ahora, ¡oh, puntos que sois hombres! entre los vidrios gruesos traslúcidos y diáfanos del microscopio enorme; afortunadamente, zoopermos, en la tierra no creceréis poblándola de dichas y de horrores: dentro de diez minutos todos estaréis muertos, ¡hola, espermatozoides! Así el ilustre sabio Cornelius Von Ken-Rinegen, que disfritó en Hamburgo de una clientela enorme y que dejó un in-folio de mil quinientas páginas sobre hígado y riñones, murió en Leipzig, maniático, desprestigiado y pobre, debido a sus estudios de los últimos años sobre espermatozoides. Fragmento geriátrico del mar, rozando, hospital que nos da la vida para dormir y despertar, balcones antes de pájaros etridos, portentos, como rosas que da la lunática voz y anestesiar el dotol como aserrín de seria luz artificial o navegar, cual premio viajar, tour del capulí nacido de los juegos serios, niños, ruegos del más allá aparecer también aventura para flotar, no en el mar para morir sino entre lintres, flores, 12 flotas de peregrina luz de los cuentos superiores del pensar. Ser peor para ganar la rectitud del escribir, deportado de lo lineal, como escoger pluralidad en la mujer de aquel señor que se murió; en aquella la película del camión que se salió como facción condicionar o porción de escatimada realidad que se filmó hasta antes de conocer la estación. Paliativos, medias noches que se integran rompecabezas de hermanas callejeras en las duchas del gritar para correr, del gemir para sentir y del matar para vivir: ley especial universal. Montaje y rus revolución. Ya mal uso es del vivir, voluntad, estar y participar del dolor hechura azul y rendir tributo al Dios, escuálido dios, del entender como yo sé, al temor timar: nudo que soy y veré de libertad aprendida, recreada, prisionera para existir y ser autonomía al invernar del quipu, sentir y creer, morir o desternillarse del camal radar entendiendo un Arte poética I: He decidido escribir un poema

11 11 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

De cien versos nada más Y así sin darme cuenta Tengo ya cuatro líneas negras Sobre esta página blanca Que espero sume las necesarias Antes que se me pasen las ganas De seguir escribiendo versos Y comience a mirar la televisión O a observarme en el espejo Como lo hago diariamente Yo que me afeito lentamente Y cuento mis arrugas con esmero Esperando vivir largamente Para de vez en cuando escribir Algún poema inocente Posiblemente Sin mar ni muerte Y así tengo ya justo veinte Versos escritos con rima en ente Que ahora son veintidós Que es justo la edad en que gané (Así se dice vulgarmente) Un premio de poesía En mi patria el Perú (Así se dice oficialmente) Y justo la edad también En que me enamoré De una muchacha vestida En pantalones solamente Con los cabellos rubios Y la rima en ones Como nuestros corazones Tan jóvenes y tan llorones Que nos pasábamos las noches Amándonos en los malecones Haciendo mil comparaciones Entre el amor y el mar El mar y la muerte El amor el mar y la muerte Con todas las variaciones E implicaciones Hasta volvernos cabezones Y cerrar la rima en ones A tropezones Con cuarenta y seis pálidos versos Y la tristeza pegada A la palabra nada Aunque nada de ello se adivine Página12 12

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

En esta rima helada Mientras se desliza la belleza En bicicleta de vocales Bajo la cascada De consonantes para nada Sino para completar la ansiada Suma final de esta composición preñada De versos tintineantes y vacíos Que ya nada dicen de la amada Que ya nada dicen de nada Porque han perdido la alegría Para decir te amo te amo te amo Te amo te amo te amo te amo De la primavera y de las cosas bañadas Por la humedad celeste Cuando una telaraña de oro se extendía Entre nuestra juventud Y nuestros primeros versos Bajo las palmeras o los saxofones Zapateando en el firmamento Como Fred Astaire y Ginger Rogers Mientras a nuestra espalda En el lugar de la amada Morían nuestros hermanos sin decir nada Levantaban una mano cerrada Y con la otra apretaban el gatillo Que anunciaba la llegada de la aurora Y el comienzo triunfal De la rima en al Como si escribir fuera tan sólo Ser fundamental Tomar un aire doctoral Colocar la rima al final De cada verso y pretender De cada uno de ellos el total De sonoridad y contenido genial Sin darse cuenta que la poesía Huye de los poetas Como la llama del hollín Y que al revés de lo que piensa fulano En la poesía como en la vida Lo principal (hay que ser inteligente) No es lo que se queda Sino lo que se va Como amablemente enseña el oriental Y como felizmente he llegado al final De esta composición magistral

13 13 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

(A causa de la rima en al) Que ahora consta de noventa y nueve líneas negras Sobre papel Bond Especial Filosofías de vida, viuda y contraviuda a supremacía del politeísmo en la luz. La desconocida palabra luz: La luz metafísica, la luz plena oscuridad, la luz plena claridad, la luz azul, la luz palabra, la luz luz, la luz manantial o alguna escena de origen, la luz vida, la luz incertidumbre, la luz amarilla, la luz muerte, la luz vacío, la luz filosofía, la luz vidrio transparente o espejo del amor, la luz insana, la luz fraterna, la luz arqueología, la luz mirada, la luz metida, la luz tacto, la luz de firmes pechos que aguardan, la luz entre los muslos, la luz niño, la luz estéril, la luz artificio, prótesis o silicona, la luz trueque o cambio de sexo, la luz hermoso icosaedro del miedo o tronco de cedro plantado en la mano. La luz metástasis, la luz arrugas, la luz roja, la luz sida, la luz posición y autonomía para gemir sangre. El estilo emerger desconocido korikancha puente o sinfonía animal superior y mujer. Concierto Indio. La luz ciencia, la luz macho, la luz idea, la luz pura, la luz sol, la luz cometa antropología nave del insecto en miel viscosa, la luz espacio de otro brillo sueño relámpago de algún fuego requerido apagado. Cenizas de Túpac Amaru o violación del cielo. La luz tiempo, la luz verdad, la luz mujer. La luz desconocida.

Noviembre de 2005

Salomón Valderrama Cruz <lasfloresnegras@yahoo.es> (Chorrillos - Lima - PERÚ) *Salomón Valderrama Cruz nace en abril de 1979 en Chilia, departamento de La Libertad (Perú). Realizó estudios en la Universidad Nacional Federico Villarreal y Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Aparece su primer libro de poemas Encrucijada el año 2002 y, en el 2003, Anemómetro. Ha sido publicado en revistas de Perú, Argentina, Chile, Brasil, Venezuela, Colombia, Estados Unidos, México, El Salvador, España, Puerto Rico y Alemania. Actualmente es Director de la revista Antínfeliz.

Página14 14

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Poesía

A CONCIENCIA Y REVÉS Hay palabras estruendo: Son respuesta que alcanza magnitud infinita. no se desbordan van vestidas de acuerdo a los detalles... Algunas, hormigueo, ascienden y descienden a conciencia y revés de seducciones ocasionan desvelos el entreabrir los cuerpos y la vida lubrican palmo a palmo la piel que se convierte en fuego pentagrama con notas sucesivas voces que te alimentan te penetran y traen sensaciones

Otras son maniquí

recuerdos remolinos placeres a la mesa del momento

Clara Guillén (Chiapas - MÉXICO)

15 15 Página

(CHILE) - <orfico_77@hotmail.com>

Cambiaron la ubicación de las cosas sabían demasiado de una música de tierra para el viaje enemigo el aura del mar levantándose, dejando atrás nuestros terribles ejes nuestra forma de mirarnos a los ojos, de mirar a las piedras. Sabían demasiado bien como unirse, por eso recibieron el revés de las cosas y se empezó gota por gota, nombre por nombre mientras el mito se deshojaba a nuestros pies. Sabían demasiado bien y no esperaron retratar a sus muertos les bastó que el revés del mundo se levantara contra los árboles y las aguas contra las cosas y las vidas, contra cualquier herida que no tuviese un arrojo de estrella. Lo sabían demasiado bien apareando a las sílfides contaminadas, saldando algo con ellas poniendo plumas quemadas dentro de las almohadas, reanudando las capturas para que así llegaran y e ubicaran gota por gota, nombre por nombre como antes cuando las cosas no limitaban con los hombres sino que el tiempo limitaba con la piedra, limitaba con la luz y piedra y sangre por igual buscaban legitimar el rayo mientras la belleza ahuecaba los mares y al final dios estaba esperándonos con un ramo de accidentes en las manos.

Rodrigo Sebastián Verdugo Pizarro

DESPUES DE ESE DÍA

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

AFUERA Afuera una noche espantapájaros da señales de humo. Dos perros fumados aúllan se creen lobos que avecinan las muertes. Saludan la extraña luz mala que se va de la mano con ojos dormidos. Afuera frío. Adentro fuego. Sonidos reiterativos tribus cantantes y tambores. Adentro almas decapitadas de cuerpos que miraron equívocamente. En el límite las luces desvalijan este campo que soy yo y se llevan hasta los minúsculos rincones de mi sombra.

I Miedo El poder. Tiemblo. Dios digo y descanso Él es. II

Mariana Garrido Grupo DELAPALABRA (Mar del Plata)

Me quedé. Vi a Aurora ¡y me quedé! Tiemblo cuando hay una mujer. como hojarasca en el fuego ¡Y no sé! III ¡Saber! ¿Qué crees que escuché? Y la palabra surgió. No sufras, silencio

Pepe Rossi Taller Palabra Clara (Mar del Plata) Página16 16

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

INTANGIBLE Desfile de imágenes Medio punto que divaga entre diapasones primitivos Llamaradas de silencio Flotan enjambres un lunar una rueda cuerpos vírgenes Equilibrio del desequilibrio se hunde en el fondo de la noche roza horizontes sin horario Al alba única anfitriona seré otra vez la piedra del sol cincelada en basalto para erigir andamios hasta que mi piel vuelva a ser absorbida por la frescura sigilosa de las sombras

Daniela Riccioni (Mar del Plata)

VIAJE Sol cansino. Tenue marea de mi enojo calma vientos de nostalgia. Otoño inaugural. La tarde robada al día se escurre por mi piel. Palidece la alameda dejando atrás el valle. Se empecina la ruta sobre las bardas con mis sueños a cuesta. Alzan vuelo. Soborno a un peuco para que los mastique. Dispersa en la monotonía de ocres regreso con los ojos claros de intemperie.

Norma B. Doviziano Grupo DELAPALABRA (Mar del Plata) <normisdovi@yahoo.com.ar> 17 17 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

NO TODO SERÁ EN VANO Puede ser que los arduos Y difíciles días Solo sean un vano recuerdo Puede ser que esta lucha de fatigado insomnio También sea en vano Como son casi todas las cosas Menos el amor, esencial y puro Perdurable en su sustancia Tal vez como el primer sorbo de agua El aroma de la pera madura Perfumando el silencio de las tardes El pan preparado por las trabajadoras Manos de mi madre El lento chisporroteo de los eucaliptos Dándonos calor en invierno Todo perdurara infinitamente Y las noches y los días Nos seguirán asombrando.

Pablo Minniti <pminniti@yahoo.com> (Estados Unidos)

ACROBACIA SALMICA Atardece en mí, ante el desnudo audaz de los espejos. Desgrano la penumbra hambrienta vistiendo un traje de epílogo, sobre la fina piel gastada, que expulsada en siete gritos desarma cóncavos domingos de abril. Detrás del músculo agotado, la acróbata libélula confabula el vuelo, en mitad del geodésico instante, inventando el hálito de Dios resucitado.

Mary Acosta <poemasdemary@hotmail.com>

Ilustraciones estética medieval.

Página18 18

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

MATISSE

MATISSE

De blauwe vrouw verplaatst zich uit het doek, het lege beeld blijft achter als een wit en ongeschreven hoofdstuk in een boek.

La mujer azul se desplaza del lienzo, atrás se queda la imagen vacía como un capítulo en blanco dentro de un libro.

De vrouw, licht gebogen alsof zij bidt, ontvouwt vertraagd haar sierlijk slanke benen uit de vereeuwiging waarin zij zit.

La mujer, ligeramente encorvada como si rezara, desdobla lentamente sus graciosas piernas esbeltas fuera de la perpetuidad en la cual está sentada.

De blauwe vrouw, bewegend als een stenen beeld dat uit een roerloze slaap ontwaakt, is uit het witte droomgebied verdwenen. In mijn verbeelding groeit zij als een naakt en willend wezen in een zijden doek; ik heb haar blauwe dijen aangeraakt. Een vrouw, een blauwe vlek, een vorm die leeft. Zij is de heks die in mijn dromen zweeft.

Michel Krott

La mujer azul, moviéndose como una escultura de piedra que despierta de un sueño inmóvil, ha desaparecido del blanco dominio de la ilusión. En mi fantasía ella crece como una criatura desnuda y ansiosa en una tela de seda; yo he tocado sus muslos azules. Una mujer, una mancha azul, una forma viva. Ella es la bruja que flota en mis sueños.

(Matisse, traducción © Fabiola Ordóñez)

Michel Krott nació en Heerlen (Holanda) el 15 de junio de 1973. Escribe poemas en holandés y traduce poemas del español al holandés. Ha publicado sus trabajos en revistas literarias en Holanda y Bélgica. Ha escrito los siguientes libros: Herbestemming (2003), De relativiteit van Escher (2004), De begerige wijzen (2005), Sonnetten voor Fabiola (2006) y Apologie van een nietsnut (2007). Ha traducido al holandés poemas de Adela Zamudio, Almafuerte, Amado Nervo, André Cruchaga, Armando Chirveches, Benjamín Valdivia, Dolores Veintimilla de Galindo, Evaristo Carriego, Fausto Romero, José Batres Montúfar, José Martí, Juana Borrero, Julio Flórez, Manuel de Zequeira y Arango, Manuel González Prada, Pablo Cassi, Rubén Darío y Santiago Azar.

<m_krott@yahoo.com> http://home.wanadoo.nl/krott-ordonez/ - http://krott.dse.nl/

19 19 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Notas y ensayos

Cesare Pavese: TRIUNFO Y DERROTA “Uno es uno con los otros, solo no es nadie.” Voces, Antonio Porchia “As the reaper of your own harvest, you learn both by suffering and by blessings.” As You Think, James Allen Cesare Pavese nació el 9 de septiembre de 1908 en Santo Stefano, provincia de Cuneo. Su padre fallece de un tumor en el cerebro a los 47 años de edad. Con sólo 6 años, sin el cariño del padre, adquiere el primer trauma. La madre vende la propiedad rural. Ante esa decisión, se siente expulsado de su pequeño paraíso, se vuelve solitario, y casi no habla con nadie. Los libros son sus únicos amigos. La madre asume la autoridad paterna con rigidez, no hay comunicación, ni cariño. Se establecen en Turín. En 1930, a la edad de 22 años se gradúa con una tesis sobre la interpretación de la poesía de Walt Whitman. Al año siguiente muere la madre. Este es otro momento de congoja y desolación, porque no tuvo oportunidad de expresarle todo lo que representaba para él. Este es otro trauma. En 1936 sufre una traición amorosa, sumiéndolo en una gran depresión, creando el tercer trauma. El estudio de su creación literaria, y de nuevos trabajos, de alguna manera lo salvaron de la destrucción.

Estaba, no obstante aferrado a esa empecinada idea del suicidio, así lo deja ver en su diario, “El Oficio de Vivir,” cuya redacción empieza en 1935. «Yo se que estoy condenado para siempre al suicidio frente a cualquier dificultad o dolor” agregando que ha desempeñado el papel de «Hombre que no sabe vivir, que no ha crecido moralmente, que es vano, que se apoya en el puntal del suicidio, pero que no lo comete.» CESARE PAVESE, 23 de Abril, 1936 Para él, lo más importante era conseguir el amor de una mujer. Su timidez, su no saber que decir, siempre lo alejaba de toda posible relación. «El saber vivir es un arte que ayuda simplemente a tornear el material humano.» En su caso, no saber expresar verbalmente, lo que piensa siempre se queda en ese estado alarmante de no saber que hacer. No tuvo ese duende de la comunicación, ese arte de interrelacionar, convivir, y disfrutar de las cosas pequeñas, reír a carcajadas, y abandonar todo síntoma de melancolía. La vida es una gran escuela, y nacer es el más grande de los privilegios, porque esta es la oportunidad para tornear, como decía Pavese, el «material humano».

Página20 20

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Nada se pude conseguir sin voluntad, sin visualizar, sin energía positiva. Sin control, uno es como un corcho flotando a la deriva. Su continua creencia de que el suicidio era la única salida, se fue fortaleciendo cada vez más. Se fue encerrando a sí mismo en esa idea. «La idea del suicidio, pese a ser humanamente comprensible, no me parece aconsejable. Porque vivimos para alcanzar el máximo nivel de consciencia. Mientras la vida es de alguna manera posible, aunque sea en una mínima medida, deberíamos perseverar para aprovecharla a pleno... interrumpir la vida antes de tiempo significa detener un experimento que no preparamos nosotros. Nos hemos encontrado en el medio de el y debemos continuar hasta el final.” KARL GUSTAV JUNG, Alemania, 1946

«Para todo tiene la muerte una mirada. Vendra la muerte y tendrá tus ojos, Será como dejar un vicio, como ver en el espejo. Asomar un rostro muerto, como escuchar un labio ya cerrado, Mudos descenderemos al abismo.» –Marzo 22, 1950 En el relato La Fiera, de su libro Diálogos Con Leucó, escribe: “Cada uno tiene el sueño que se merece, Endimión. Y tu sueno es infinito, de voces, de gritos de tierra, de cielos, de días. Duérmelo con coraje, no tienes otro bien, la soledad salvaje es tuya. Ámala como ella la ama. Y ahora Endimión te dejo. La verás esta noche.» Y como despedida dice: «Mi parte pública la hice, hice lo que podía hacer. Trabajé. Di poesías a los hombres. Compartí las penas de muchos.»

Acercándose ya al final escribió: «Esperar es una ocupación. No esperar nada es terrible.» De pronto aparece la actriz californiana, Constance Dowling, con quien empieza un romance en 1949. Exclama: «A quien, a quien, a quien agradecer, a quien imprecar el día que todo se desvanezca.» El poeta de Lavorare Stanca, se iba acercando cada vez más a su propia destrucción. Poder encontrar a una persona para compartir su vida, era la máxima aspiración, por eso ahora se aferraba desesperadamente a esa mujer, para quien escribió, en el periodo de un mes: “vendrá la muerte y tendrá tus ojos.”

El 27 de agosto, ingirió una alta dosis de barbitúricos, y se fue a dormir eternamente. En 1978, su amigo Davide Lajolo escribió una biografía sobre Pavese, que luego fue llevada a la televisión con el título, Il Vizio Absurdo. El papel protagónico estuvo a cargo del actor Luigi Vannucchi, quien una vez finalizado el rodaje, se suicidó.

Una vez más, lo que el creía que era el amor, la persona para compartir la vida, desaparece. «Stella sperduta nella luce dell’alba, cigolio della brezza, tepore, respiro– e finita la notte.

Pablo Sei la luce e il mattino» –20 de marzo,1950

Minniti (San Diego, CA, Estados Unidos) <pminniti@yahoo.com> 21 21 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Humor

Dislexia, un amor de historia Lautaro encendió la puerta de su casa, abrió la luz, y cassetteó el gusto que tanto le escuchaba poner. Se leyó en el sofá y comenzó a recostarse el periódico. Como durmió que se estaba quedando pensado, se enfrió con agua bien bañada. Comió algo de preparar, y en ese instante se amigó de su acordada. La telefoneó por llamado y la caminó a invitar por la ciudad. Ella invitó el agrado muy aceptada y le dijo: —Cámbiame que me espero y nos centramos en la vista. Cuando se conversaron, encontraron mucho entre el cigarrillo de sus humos, medio de por café. Hasta madrugadas horas de la altura siguieron así… Momento, en un Lautaro, diciéndose a su lado, le acercó: —Hace mucho que te diría querer esto, pero no me avergonzaba por atrevimiento. Su amiga lo contestó alentando: —Escucha, te hablo. Lautaro se finalizó, por decisión, y confesando respiro le ahondó: —Ya no soy querer tu novio, sino tu amigo. —¡Oh Lautaro, no esperas cuánto he sabido este momento! —emocionó contestada su ex amiga. Mientras mataba a esa mujer, la noche besaba tranquilamente, dejando sol a la mañana del paso.

Gustavo Ortiz - (Mar del Plata) Al autor es los que contestan querer su e-mail: <elorni65@com.hotmail>

Ánima alada: el sexo de los ángeles Dedicado al Arcángel Gabriel Avilés (México)

Arpa: Instrumento muy popular entre los ángeles… y san Francisco. (Les Luthiers) Ángeles de la guarda, arcángeles, virtudes, potestades, principados, dominaciones, querubines y serafines. ¿Tienen sexo los ángeles? ¿Entre sí? Medieval era esta tremenda discusión sobre el sexo de los ángeles. Pero está claro que la mayoría son masculinos, al menos sus jefes. Entonces, si practican el sexo, este sería sexo homosexual. Pocos prelados, o altos integrantes de la curia eclesiástica, aceptarían esta conducta angelical (no tan angelical). Más a gusto estarían con el sexo de los ángeles con algún querubín. Existían otras discusiones medievales inconducentes, como por ejemplo: ¿cuántos ángeles caben en la cabeza de un alfiler? Y uno se pregunta: ¿para qué querían ese dato? Otro hecho curioso; mientras los ángeles poseen alas, los demonios no. A pesar de que estos últimos son ángeles caídos. Tal vez porque los ángeles suben volando al cielo y los demonios bajan a los infiernos de debajo de la tierra. Cuando el diablo cayó en desgracia, seguramente Dios padre le quitó las alas (y después uno se asombra del programa Transformaciones y sus cirugías estéticas). Así los demonios perdieron alas, y se les agregaron pezuñas, cuernos, cola de herbívoro, ojos de gato, luz de giro, etc. Ya que estaba: ¿por qué al altísimo no se le ocurrió eliminarlos directamente? Es algo que no se sabe.

Gustavo Olaiz - <gsolaiz@gmail.com> - www.lacocuzza.blogspot.com Sierra de los Padres, Cardiel, Faulkner y Strobel - 2005 © Todos los derechos reservados y tímidos, además de parcos. Página22 22

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

No chango no cry.... Deambulaba por el Logos Intermitente, cuando el crujir de un cartel apenas legible, sucedió mi atención. Aquel cartel desdibujaba un Resto Bar (confieso que siempre fueron restos de un bar, jamás entero; aunque también me declaro adicto a esas noches). Ahora, al menos, merece la ocasión y el misterio de lucir escombro. Quién podría confirmar sino el recuerdo. Y me quedé recuerdo... A nadie puedo premiar con mi desilusión, pero aquí y ahora, repasar esas noches es casi una obviedad, en todo caso una deuda. Quedé varado en el instante. Acuerdo esas tonadas chorrear juguito de empanada, a mí, que tengo menos chacarera que Frank Zappa... Nunca digerí bien al folclore, admito que tal vez lo deba a mi incapacidad de apreciar distintas texturas. Asumo mi aspereza. Entonces sufrí hasta la hepatitis Z. Me sentía Robinson Crusoe acorralado en una danza optimista, con ganas de inmolarme a lo Al Qaeda... Pero no, advertí la intolerancia y el delirio abdicó. Al fin logré la Conciencia Búdica, desarrollé al taco la paciencia, la inmutabilidad. Y acabé íntegro. No obstante, aún aturdo al sentirme masa, cosa ingrávida al que digitan consignas ociosas, y no decide de por sí el azúcar que inunda el pensamiento y lo inmuniza. La libertad conlleva antipatía. Siempre. Y me quedé recuerdo. Cada vez detrás...Todo envejecía, como en UBIK, y detuve en los 70. La magia del ácido y el rock, aunque también lo que fuera el comienzo del travestismo musical. Allí nacieron Los Clásicos del Ritmo, verdaderos bastardos. No conforme Waldo de los Ríos, acusado de pachanguear la quinta de Beethoven y alguna reliquia de Motzart, pareciera rebrotar –esta vez autóctona– la tendencia mamarracho: tangos cumbeados, boleros hip hop y esos desalentadores coros gregorianos que se entrometen hasta en la cerveza. Pareciera que tanta receta transgénica mutó en menjunje, hijos bobos de una mística chapucera que llenó la licuadora con sustancias incompatibles. El mercado ofrece extravagancias, vacilaciones en el buen gusto. Ya no quedan melodías exactas y meticulosas donde arrojarse. Bajo el puente sólo escombros. Y me quedé recuerdo... Otra vez en el Bar, ahora nostalgia. De pronto una chacarera reagge, apoteosis del ridículo... No me cierran los números, algo impide mixturar a Bob Marley con el Chango Nieto. ¿El Chango Marley...? Curiosidad antropológica: el porro envainao, las espuelas verdes-rojas-amarillas, el caballo con las crenchas rasta... Al fin y al cabo los gauchos fumaban chala. Otra analogía perversa. Quiero desordenar esta mueca del absurdo, romperla... Mejor me voy a otra esquina del mundo, a chamuyar con fantasmas despiertos.

Victor Marcelo Clementi julio 07 (Mar del Plata) www.lacocuzza.blogspot.com

Víctor Clementi, Gustavo Olaiz y Gabriel Cabrejas perpetran La Cocuzza digital:

www.lacocuzza.blogspot.com

23 23 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Plástica

EL CUBISMO La pintura “una cosa mental”, dijo LEONARDO DE VINCI. Fue el cubismo que animó la búsqueda hacia una nueva pintura, en base a este concepto, que rompe con la actitud de exacta fidelidad de representación de los objetos y los seres, después de la 2da. Guerra mundial. El desnudo de DUCHAMP, bajando de una escalera, repercutió a la distancia por la indignada apreciación de un cronista neoyorquino, y debería determinar, a través de la evolución posterior de DUCHAMP, una de las direcciones esenciales del arte moderno. DUCHAMP lo hace surgir con su crítica; diciendo que no procede del enriquecimiento que ofrece el cubismo, sino de su negación. Las especulaciones de la mente, impuestas por el cubismo, arrasan con la estética del pasado. El cubismo extrae de los objetos los volúmenes elementales de la geometría, siendo esos volúmenes entidades mentales. “En el nacimiento del cubismo tienen tanta responsabilidad la imaginación y el lirismo, como la reflexión y el análisis”. Es la concepción de una pintura construida sin interesarse por la tercera dimensión, y sí por las relaciones entre la línea y el color. Los neo impresio-nistas tratan de valorar la silueta por puntos coloreados, los “nabíes” de rodearlas con trazos fuertes, y los “foves” amalgaman el colorido del lienzo. La pintura que surge entre 1890 y 1900; respeta las dimensiones del lienzo, va a una pintura plana. Se lo considera; a SEURAT maestro de la composición, a GAUGUIN, el de la construcción cro-mática. Es a partir de l906, muerte de CÉZANNE, que se busca en él al anunciador de esa nueva pintura, llamándose al período “cezanniano” como: “precubismo”. Ya se observa en su pintura, más que el deseo de agradar, el equilibrio de líneas y formas, considera que el pintor debe dar imagen simple de las cosas y los seres, “sublimada” despojada de consideraciones accidentales. Cézanne descarta la verosimilitud y se lo considera ejemplificado en “Naturaleza muerta con cebollas” (1895–1900) donde refuerza la perspectiva del vaso de vino en su parte superior con la visión, desde arriba, de su abertura. Esta vi-

sión, desde varios ángulos, dará a los cubistas propuestas audaces. Cézanne le daría importancia a los volúmenes y a la perspectiva proveniente del Renacimiento. Se considera que el mérito del impresionismo fue menospreciar el “trompe-l’œil” y la línea de fuga (reyes durante cuatro siglos), lo que abrió paso a la pintura moderna, a una pintura bidimensional. Los cubistas se dejaron influenciar, por poco tiempo, por el modo “cezanniano” de respetar los volúmenes. Georges SEURAT (1859–1891, francés) les hubiera

proporcionado un modo más directo, pues él llegó a sugerir profundidad con su “perspectiva plana”, sin dejar de obedecer a la bidimensionalidad del cuadro. Sustituyó la noción de atmósfera con un espacio nuevo. Sin duda había abierto un camino a los futuristas DELAUNAY, MONDRIAN. En el Cubismo prevalece, no la realidad de la visión, sino la de la concepción mental. Movimiento

Página24 24

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

tor, sino el que la naturaleza de tales cálculos, ciertamente muy simples, esté no obstante, bien oculta, como para que nadie sea capaz de repetirlos.”¿Quién, entre tantos como son los que disertan sabiamente sobre el cubismo, podría jactarse de poseer ese secreto?”. El cubismo no consistió sólo en esa geometría celosa, sino que acumuló muchos modos de componer con valores poéticos y mucha valentía para quedar (como una concepción) pues según la psicología moderna, la forma primitiva de cualquier todo es un sentimiento. Es su esencia lo que triunfa en las obras de categoría que indica a las generaciones siguientes el amor a la libertad, por sobre el sistematismo de las normas. Si pudiéramos dialogar con los exponentes más representativos de esta pintura nos dirían: George BRAQUE (1882–1963, francés). El “trompe-l’œil” se debe a un “azar anecdótico” que se impone por lo simple de los hechos. Los

al que pertenecen: George BRAQUE, Jean METXINGER, Albert GLEIZES, Juan GRIS, y algunas obras de Marie LAURENCIN: DELAUNAY creía que un color simple condiciona su color complementario, no lo determina dividiendo o quebrando la luz, sino suscitando a la vez todos los colores del prisma. Esta tendencia se conoce con el nombre de: “orfismo”. Este movimiento se hace sentir entre los pintores alemanes, en Francia y en cuadros de Marcel DUCHAMP, que trata de plasmar el movimiento de la vida. La pintura no reproduce sino crea. El orfismo y el cubismo llegan a representar la poética de la luz. En 1910 se inicia la rebelión en Francia mediante el cubismo y tiene en PICASSO su exponente, y en Alemania el arte no figurativo, su exponente KANDINSKY. Picasso, en una entrevista con André Breton, ante un cuadro inacabado de 1911 o 1912, habiendo hecho ya varios intentos que para elucidarlo a sus propios ojos, tenía que proceder a una serie de medidas. Le molestaba, no el hermetismo inmediato de la obra, que se resuelve inclusive, contra su au-

25 25 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

surgiese la verdadera forma. (Extraído de los cuadernos de R. Delaunay, reproducido por R. V. Gindertael 1954). Marcel DUCHAMP (1887–1968, francés). Según Marcel Lebel, el profético lenguaje de Apollinaire, le reserva a Duchamp la tarea de “reconciliar al arte con el pueblo” porque en la pintura “vestigios de seres”: Duchamp les hace participar de un estado de comunicación que permanecía vedado para la nueva pintura. (Robert Lebel – París 1959). Pablo PICASSO (1881–1973, español) …Me sorprende lo que se ha traído y llevado hasta el abuso la palabra “evolución”. Yo no evoluciono; yo soy. En arte no hay pasado ni futuro. El arte que no esté en el presente no existirá nunca. El arte de los griegos o el de los egipcios, no pertenece al pa-

papeles pegados, la falsa madera —y otros elementos de igual naturaleza––, de los cuales me serví en ciertos dibujos, se imponen también por lo simple de los hechos y esto es lo que hace que se los confunda con el “trompe-l’œil”, que es precisamente lo contrario de ellos. Tales elementos son también hechos simples, pero “creados por la mente”, y constituyen una de las justificaciones de una nueva figuración en el espacio.. (l1/12/1917–Nord. Sud. Num.10) Robert DELAUNAY (1885–1941, francés). Un buen día a propósito de mi arte, APOLLINAIRE, Guillaume (francés 1880–1918) inventó el término “órfico”. Mis primeras formas coloreadas circulares se encabalgan sobre los años 1912 y 1913 —y toda esta época es una búsqueda “técnica” de la pintura—. No me cabe duda de que, como Gleizes ha dicho y escrito muchas veces, yo estaba sentando las bases de una nueva pintura; lo cual, no me queda duda, es una exageración, pues todo cuanto acabo de decir explica muy bien, según creo, el paso de lo figurativo (tradicional) a lo inobjetivo (pintura “pura realidad”), con todas las incertidumbres de aquella época de su desarrollo, con todas las dudas que suscitaba un problema completamente nuevo, una técnica por encontrar, por descubrir, para que

sado; hoy está más vivo que nunca. Cambio no es igual que evolución. Si un artista cambia de manera de expresarse; esto quiere decir que ha variado su manera de pensar, lo cual siempre le está permitido al hombre, aunque sea un artista. (l5/6/1923– publicado en Bulletín de la Vie artistique). Jacques VILLON (1875–1963, francés).

Página26 26

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

vieja tesis aristotélica, afirmando que es pura creación del espíritu, sin trabas de la realidad. Aquí vuelvo a citar a PICASSO cuando dice: “La obra expresa en muchos casos más que lo que deseaba de ella su autor, quién a menudo se asombra ente unos resultados que él no había previsto. El nacimiento de una obra es, a veces, una modalidad de generación espontánea. Ora el dibujo hace surgir el objeto, ora el color sugiere unas formas que determinan el tema”.

Hasta 1911, el cubismo, que tendía a crear de nuevo el cuadro completamente, me tentó; pero en vez de sujetarme a la regla, entonces vigente, de sin-tetizar diferentes aspectos del objeto, partí desde mi primera idea fundamental, de seguir una línea de intención, de ritmo, y, petrificando su movi-miento, haciendo de ella la columna vertebral de mi cuadro, columna vertebral en torno a la cual se fijaban una serie de pirámides coloreadas, subordinadas a una pirámide general, llegué a este tipo especial de visión, que ha podido ser llamado: cubismo impresionista. (Agosto 1952. Documento reunido por R.V. Gindertael). Juan GRIS (1887–1927, español). …De aquí que yo no pueda ni contemplar siquiera la posibilidad de expresarme “ya por el pensamiento cubista, ya por los procedimientos de cualquier otro arte”, puesto que, para mí, el cubismo no es un procedimiento, sino toda la estética y hasta un estado de espíritu. Conmueve interiorizarse de la preocupación de los artistas por realizar un arte sin objetividad, no interesando “lo que se representa”, sino, cómo se representa, prevaleciendo una rebeldía contra la

Bibliografía: Historia de la pintura – El cubismo – José Pierre – Edit. Aguilar.

Ernesta Campos (Mar del Plata)

27 27 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Relatos y cuentos

MI RAZÓN NO PIDE PIEDAD No me costó nada suspender el turno con Felisa y venir. Total por una vez. Me senté en un banco a esperarlo: micro a Buenos Aires, plataforma 8. A mi lado un cana tarareaba Zamba para no morir. Me incomodé. Uno no espera que nada con ese uniforme tararee melodías dulces. Busqué las pastillas en la cartera y me comí una. Alberto no llegaba. Pasó una mina con pantalones ajustados hasta el apellido. El cana se dio vuelta para mirarla, inclinó la cabeza y finalmente todo el cuerpo, para captar hasta el último ángulo de su culo. Me sentí más a gusto. Cuando a la mina no se la vio más, el cana se dio vuelta y siguió tarareando la zamba. Alberto iba a llegar sobre la hora, como siempre. Apenas tendría tiempo de darle un beso, pero valía la pena. Ya nunca vengo a despedirlo. Llegaron los choferes, abrieron las puertas del micro y la gente empezó a subir. Me paré para fijarme si Alberto aparecía. Sentí que el cana me miraba. Busqué las pastillas y me puse tres juntas en la boca. Me desconcerté cuando la vi a Marisa. No sabía que viajaba ella. Supuestamente se turnan una vez cada uno. Me paré detrás de un kiosco de revistas que estaba justo al lado de la plataforma. Esperé. Nueve en punto, los choferes subieron, cerraron la puerta y arrancaron. Me quedé mirando como el micro se alejaba. Incliné la cabeza y finalmente todo el cuerpo para captar hasta el último ángulo de las cabezas de Marisa y Alberto. Me sorprendí tarareando Zamba para no morir.

Kogan, Mariela Grupo DELAPALABRA

(Mar del Plata) <mkogan@inidep.edu.ar>

PARA MI PROPIA PERSONA Para mi propia persona, que a veces ríe, a veces llora, como un niño destetado. A veces no entendiéndome, o entendiéndome sin dolor, lloro; borro y vuelvo a crear, como un genio, como Dios. Como un niño, también las paredes a veces lloran. Me gustaría salir apenas, de algún lado, hacia algún lado. ¿A dónde? No lo sé. Siempre hablan diciéndome: hijo de tu madre, abrazame, sí o sí; entonces digo: son voces del más allá del tiempo o del olvido. Entonces ¿dónde estoy? Aquí, con el musgo en la pared. ¡No beses siempre la pared, solo otro viejo musgo nacerá! Estoy aquí, en una Clínica psiquiátrica, sentado, comiendo bien y rodeado de amigos y doncellas. Vuelvo a sonreír. Porque la amistad es lo más grande que hay, diría Pitágoras, amigo de Newton, y vive en algún lugar del espacio, del tiempo de soles, de horizontes, de alfabetos que vuelan como fantasmas en la neblina, como un musgo en la pared. Casi sin derroche me atrevería a decir que los fantasmas existen, son mis amigos, pero a veces caigo y se petrifican en personas, en labios, en patos, en cisnes rubios, en amigos de verdad. Tal vez alguno se crea el centro del universo, como Sartre, pero en realidad… ¡Tanto escribir y pensar para esto! No vale la pena. La amistad es lo más grande que hay.

Pablo Taller Palabra Clara - (Mar del Plata) Página28 28

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

SCHUMI, DE FUERTE APACHE No me aguantaba en la verdulería de mi hermano, y él estaba bien metido en el laburo, bien metido, pero a mí ese asunto me tenía podrido. Yo cada vez buscaba más excusas: tengo que ir al baño, voy a buscarte cambio, tengo que ver a la mina de la otra cuadra, me espera el flaco de la esquina, te compro el diario, me voy a tomar un café, cosas así. En verdad, lo que hacía era leer. Se daba la casualidad que, cerca de San Cayetano, había un tipo muy simpático, rubio y más loco que los tres chiflados juntos, y vendía libros a un precio de regalo. Estoy al servicio de la cultura, me decía, y a mí me venía de perlas que estuviera a ese servicio, porque yo agarraba para el lado de mi servicio, o sea de aprovecharlo, y le pedía unos libros gratis. Aunque después, claro, porque la cosa del honor a mí también me picaba un poco, yo se los devolvía. —Todo sea por el conocimiento —me decía, con ese aire simpático, ido—. Este académico ambiente invita los exacerbos más sutiles del intelecto… Cosas así, cosas así; por ahí se veían tipos de ese talante, y yo no variaba el clima mucho que digamos. Yo llegaba a la mañana, casi sin dormir, despeinado y zarrapastroso, el cielo rojo y recién madrugado, y a veces había cuerpos en las vías, o tipos bien en fiambre, con algún tiro o cuchillada; pero yo me los pasaba, ni me daba cuenta. Estaba completamente absorto en la lectura. Y andaba por las calles pensando y masticando las frases e inteligencias que yo leía, cosas que leía en mi casa hasta la noche, y así después me iba al trabajo con mi hermano: y ahí empezaba mi sarta de excusas. Así que Valdano, como le decían de cargada, me prestaba esos libros, y yo me iba a leerlos por ahí, en los tabernuchos y bares, mientras tomaba un café. Yo agarraba de todo, lo que hubiera: astronomía, filosofía, literatura…; me gustaban las palabras, la cosa era así, y yo no podía evitarlo. Me arrimaba a algún bar, preferentemente en invierno, con alguna fría garúa como escenario, y me sentaba, con el café delante de la nariz; y así estaba, una media hora digamos, mientras los mozos me observaban como con aire de cuidadores de manicomio. Después volvía al puesto de mi amigo: —Espero —me decía Valdano— que el eterno fruto de la ciencia no le haya sido esquivo, baldío y en vano. Le devolvía el libro, le daba las gracias, medio distraído, y me iba para la verdulería. —No te la bancás — me decía mi hermano—, vos no te la bancás, Gabi. Aguantáte acá, macho, aguantáte acá. Yo le olía el aire enojado, así que me hacía el tonto, pero sabía que tenía razón. Y entonces me quedaba un rato. Me quedaba un rato; y mi hermano, pobre, aprovechaba para dormir en el suelo, en una lona, porque de noche trabajaba unas horas en la carnicería, cerca de casa, en nuestro barrio. Yo me arrimaba al fogón que teníamos, cuando era invierno, y el tren sonaba y pasaba la gente, y a veces venía algún mal encarado, y yo me hacía el malo: porque la sabía bien, y es así, precisamente, como hay que tratarlos. La peleaba, yo se las peleaba a los tipos así: solamente con la mirada; y me estaba saliendo bien. Pero mi hermano un día me dijo: —Tené cuidado con Schumi, de Fuerte Apache. Fuerte Apache no quedaba muy lejos. Yo le dije que cómo lo iba a reconocer. —Te lo va a decir. Y dejalo que tire para donde quiera. No estaba de humor, yo no estaba de humor. No me importaba Schumi: que viniera nomás. A veces se arrimaba Jorge, el empleado, y yo me quedaba con él y entonces mi hermano descansaba en la lona. Pero yo no era leal: me las tomaba de ahí, no me podía estar quieto en ese lugar. Mi hermano, al que le decían el Lungo, precisamente porque era alto como un cielo sin nubes, venía a buscarme a los bares; me tiraba un discurso medio amargado, medio llorón, y me llevaba de vuelta. Y yo me ponía en el yugo otro rato más, esperando mi oportunidad, desensillando hasta que escampe... Y aquel día lo recuerdo perfectamente… —Dichosas las letras humanas cuando las musas del arte las reclama —me saludó Valdano, al darme el

31 29 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

libro. Yo le hice una seña malhumorada, porque Jorge no tenía compañía alguna en la verdulería: mi hermano había ido a tomar algo; yo no tenía tiempo. Agarré para el bar más cercano, me pedí un café, abrí el libro. Justamente el asunto venía frío, con una gélida llovizna. Era día siete, y San Cayetano estaba lleno de gente, todos venían a la Iglesia a pedir trabajo, así que los vivos tenían su Agosto; no faltaba ninguno, el circo estaba a pleno, tenía todos los personajes, y payasos no faltaban. Claro, yo era uno de ellos, aunque no la sabía. Al rato entra uno a pedir: tenía mala cara, parecía que se le olía la malicia en los ojos. Me pidió a mí, pero yo, como dije, tenía la costumbre: Le hice la mirada. El tipo no dijo nada. Lo pude, me dije. Y seguí leyendo. Así que andaba en esa canchereada: a lo callado y distraído; hasta que entonces oigo que alguien se acerca: Era un tipo rubio, bajito, no inspiraba nada; y yo casi que me lo estaba riendo. —¿Estás laburando? —me preguntó. Lo que se usa es no seguirla, o irse para otro lado; pero agarré para vivo y por el buen humor: —No, no estoy laburando. —Yo sí —me dijo, y entonces me dio su ya célebre tarjeta de presentación, que era conocida en todo el barrio, que inspiraba miedo en los muchachos más duros de la garita, que suscitaba temor en los bares más peliagudos; y dijo, y lo dijo bien entonado y bien a lo malo, y todo el bar pudo escucharlo, ya que la frase la tiró maliciada para mí y por ver si yo al final se la gambeteaba de cobarde: —Dame todo. Dame todo porque yo soy Schumi, de Fuerte Apache. Soy Schumi, y soy un hombre, y soy de la barra brava de Chacarita. A mí el discurso no me impresionó; lo que sí me hizo efecto fue el enorme machete que se había sacado de esa joroba que yo no le había sospechado en la espalda. Y así que tenía agarrado el machete con las dos manos: me lo mostraba alzado, con la punta para arriba, así, igual que si ya fuera a abrirme la cabeza en dos como una sandía. Yo estaba helado, muerto de miedo. Fue todo unos segundos, solamente unos segundos. Y al rato, mientras Schumi estaba en interesante, y así como decidiéndome, recuperé la sangre fría y me dije: —Bueno, ya está. Fue. Me pasa por hacerme el canchero. Pero entonces oigo una voz, atrás de Schumi; una voz que había escuchado toda la fanfarronada. Y dijo la voz: —Yo también laburo. Y a mí me conocen como el Lungo, de Boulogne. Soy el Lungo, y soy un hombre, y soy hincha de River… y dejalo en paz al pibe, porque me importás un carajo. La dijo en canchero, la dijo en canchero; pero yo vi que mi hermano usó ese clima porque era lo que mejor pensaba que le entraba al tal Schumi, y algo de imponente tendría la voz de mi hermano, porque, aunque el Lungo venía desarmado, el bueno de Schumi digamos que me puso el pulgar para arriba, y se guardó el machete, así como de buen humor, y se fue riéndose para afuera. —Menos mal que te andaba buscando —me dijo mi hermano, cambiando completamente de voz, y yo me acerqué a él, y ya para el abrazo, y diciendo: —Chavón, chavón, me la salvaste, me la salvaste. De lo que él no me salvó fue en ese asunto de que yo me quedara en el piso, con un ojo amoratado, y con las estrellas dándome vueltas en la cabeza… Supongo, entonces, que al Lungo todavía le deben doler los nudillos, de la piña que me dio ahí nomás. Soy arrebatado, soy impulsivo, y yo me levanté para contestar. Pero me aplaqué al rato: él tenía toda la razón, toda la razón; y me fui, me fui rojo como un tomate, me fui de vergüenza, me largué del bar, con esa vergüenza mía que me quemaba, me quemaba en todo el cuerpo… Página32 30

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

—Espero que las infinitas ánforas de la palabra hayan vertido su néctar en… —Dejame de joder —le dije a Valdano, al devolverle el libro, pero al mismo tiempo pensando: Pero Valdano está en su lugar, el tipo está en su lugar. Y yo… y yo… Y no me terminaba la frase, no me la terminaba. Algo se me trababa en la garganta cuando volví a la verdulería y me puse a trabajar como un endemoniado, mientras Jorge abría los ojos como platos con esa diligencia mía, hasta que llegó, así huraño, silencioso y grave, mi hermano. —Dejá —me dijo, y ya sabiendo que yo agarraba para el lado del teatro. Así que, completamente vencido, me senté en un cajón de frutas, pensativo, mientras mi hermano atendía con Jorge. Y él me miraba, y no paraba de mirarme. Entonces se me ocurrió algo: una decisión; algo para terminar con todo el asunto. Pero no me daba, no me daba el cuero para decirlo. Y andaba así, triste en el silencio, indeciso, embrollado en esa faena de la timidez, y el Lungo me miraba, me miraba con esos ojos que tanto siempre me habían entendido. Y es que me conocía, sí, me la conocía… Mi hermano me conocía el alma, porque dijo: —Con la carnicería tengo para tus libros. Y por las tardes, podés, solamente por las tardes. Y sonrió, sonrió como dándose por vencido conmigo, y yo iba a hablar; abrí los labios, pero, claro, me la conocía: tenía mi alma bien firme y bien adentro, y me la sabía bien, pero que muy bien: —Dejá, Gabi —me dijo—, de nada. Y siguió, y así plantado en el mundo, despachando la fruta… Me decidí por la Historia, siempre me había gustado la Historia. Así que por las tardes, después de la verdulería, agarraba para la calle Puán, en la Facultad de Filosofía y Letras. Había un profesor que me tenía inquina, un tipo eminente, sabio, que hablaba todo muy claro y muy raro. —Yo soy Fernando de La Vega, y soy catedrático de esta materia, y tengo doctorado en París, y le digo que usted no se comporta como es debido. Así, como dejando ante los demás a mis asuntos en pañales y limpios y bien visibles a la luz del día. La conocía, me la sabía, la conocía de un lugar peor y a la vez entrañable; un lugar que era bien mío y en donde a mí me la había salvado el Lungo con esa verba, y justo la cosa me encontraba en ese otro lugar, en ese otro lugar que ahora, también, era parte de mí; sí, ustedes bien saben que yo me sabía ese guión, esa letra… Y entonces la usé yo… Así que, con las páginas en el pupitre, con aquellas ánforas y letras y néctar de la ciencia que Valdano me decía, recuperé mi proverbial y viejo buen humor; aunque nadie me la entendió y me resigné a reírla yo solo, la reí yo solo y bien por adentro y con ganas, cuando al fin dije, acordándome de cómo me la había salvado el Lungo, de cómo esa parrafada le dio esquinazo a mi muerte, ahí en el barrio. Y así lo solté, lo solté como pegándome de esa manera al aula, a la verdulería, y al tal Fernando de La Vega con el Schumi, el Schumi de Fuerte Apache: —Y yo soy el Gabi, de Boulogne. Soy el Gabi, y soy un hombre, y soy hincha de River… y déjeme en paz, porque me importa un carajo quién es usted…

Daniel Gómez (Gijón ESPAÑA) <arboces@yahoo.com.ar>

33 31 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

COSMOGONÍA Nos preguntamos repetidamente, por pura curiosidad, cuál y cómo debe haber sido el origen del universo, donde empezó la historia del mundo. La pregunta tiene diversas explicaciones científicas, pero en general, son coincidentes en la teoría de que; el “inicio” del mundo fue la aparición, en un momento dado, de toda la materia, energía, espacio, gravedad, magnetismo y tiempo, que nos rodea hoy, según los datos indiscutibles de las enciclopedias, libros, diccionarios e informes que tenemos a mano. Los científicos y astrónomos dicen que –al parecer, pues es una teoría– el universo nació en un instante perfectamente definido, hace entre 13.500 y 15.000 millones de años y el detonante fue una explosión comúnmente llamada Big Bang. Antes de este suceso no había nada. Nuestra religión, despreocupada de ese principio fundamental, en general apunta a desafiar nuestra credulidad, diciéndonos cuál fue el origen del ser humano. Fue una creación Divina, en todos los sentidos. ÉL, Dios, creó a un ser a su imagen y semejanza (según aserto bíblico) en un cuerpo y un alma, que llamó: Hombre y lo bautizó Adán. Lo hizo en el ejercicio único y exclusivo de su Poder Infinito. Luego le quitó su condición de hermafrodita, creyendo que no podría en lo sucesivo, valerse por sí mismo en la vida diaria, ni en lo sexual (Onan fue el primer ejemplo en contrario) y sacándole una costilla a su Maravillosa Creación, hizo la Mujer a la que llamó, previo bautismo: Eva. De tal circunstancia, se deduce que la mujer es otra creación de Dios, “nacida a costillas del hombre” y, a partir de ese momento, lo que había comenzado como la Cosmogonía (Sistema de la Creación del Universo), para el hombre comenzó la Cosmo–agonía. Antes, como parte de esta historia, Dios había creado el Mundo, la tierra, el agua, las plantas, los animales, la Naturaleza toda, en el curso de seis días, descansando el séptimo. Después creó al Hombre, luego a la Mujer y partir de ella, nunca más tuvo descanso (lo aseveran datos recogidos en millones de hogares). A estos dos seres maravillosos –los únicos en la historia del mundo que no han tenido infancia– los colocó en el Paraíso, lugar delicioso y perfecto, con todo lo que ellos iban a necesitar para su vida feliz, sin problemas, sin preocupaciones. Pasear, andar desnudos, hacer el amor, comer, beber, dormir sin abrigos, sin frío, calor ni obligaciones. Pasados unos días de verdadero placer, Dios llamó a Adán y le dijo que para continuar con esa vidurria, debían evitar comer del árbol del Mal, casualmente un manzano (contradictoriamente se dice que comiendo una manzana por día uno tiene asegurada la buena salud). Claramente le indicó, “…de este árbol no comerán, mas si lo hacen, perderán las comodidades de este paraíso” (“de esto no comerás” es curiosamente, la frase que me dice el médico, cada vez que lo consulto y no vivo en el paraíso, para ser sincero). Cuando Adán le comunicó la novedad a Eva, ella puso el grito en el cielo (gritó bien fuerte hacia arriba, para que Dios la oyera) y le dijo a Adán que inmediatamente, presentara un recurso de amparo a la medida, porqué se trataba de una extorsión y le reprochó que no se hubiera dado cuenta de ello. Enseguida recurrió a los términos que las mujeres nunca han olvidado desde entonces: “andá y decíle”. Ante esa firme oposición femenina y por la pasividad del hombre, acostumbrado a comer lo que le den, Satanás entró en el Paraíso (por primera vez en su existencia) presentándose como abogado defensor (allí también nació la carrera de leguleyo) y designó como su vocero, al animalito más adecuado para tratar con la fémina: una serpiente. Eva se dejó convencer por los halagos que aludían a su belleza incomparable (no había otra mujer para compararla) y aprendió de la sierpe, los mejores argumentos para persuadir a otro, en un juicio polémico. Y como era lógico que ocurriera, Eva, de puro antojada y glotona, comió la manzana que le ofreció doña Serpiente, y le dio a comer a Adán, que dócil, al igual que todos sus descendientes varones, comió lo que le sirvió su concubina (todavía no estaban casados).

Página34 32

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Corolario, desenlace y consecuencia: fueron echados del Paraíso, tuvieron frío, se tenían que proveer sus propios abrigos y preparar los alimentos y ella, debió parir con dolor. Todo por un capricho. Eva, que había perdido el Juicio (por su mal Abogado, entiéndase) soslayó el reconocimiento de su culpa, y sus descendientes hembras siguen pensando que la culpa fue de Adán, por no haber procedido con firmeza, defendiendo la libertad de comer lo que se le dé la gana.

Enrique Lombardo (Mar del Plata) <eolo106@copetel.com.ar>

AGUA Y SILENCIO Cierro los ojos. La casa es toda quietud. Un silencio lila y dulzón me adormece los sentidos. La pausa se prolonga por unos instantes. Desde otro lugar, el tic, gluic, tic, tic, de las gotas que caen de una canilla mal cerrada; dice que no hay totalidad. No hay un siempre, como no hay un nunca. Silencio y goteo. Goteo y silencio. Me dejo ir por el túnel de los pensamientos. La respiración se hace lenta. Me siento laxa, casi incorpórea. Ya no oigo el tic, gluic, tic, tic, del agua. Siento frío. Algo sube por mis piernas. Adopto una posición fetal. Estoy inmersa en un líquido. Otros cuerpos me rozan. Siento un extraño estremecimiento. Mi piel se parte formando innumerables escamas. Un mar me ha tapado.

Enriqueta Noemi Borrello <noekechy@yahoo.com.ar>

35 33 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Teatro ENRIQUE BAIGOL – Actor, director, dramaturgo y docente Cuando llegué a él, lo hice con la humildad de saber que me enfrentaba a uno de los pocos maestros de teatro reconocido por toda la población teatral de la ciudad y el país. En esta pequeña reseña, omito buena parte de su trayectoria como docente a través de cuarenta y tantos años de oficio, como él dice. Que si no menciono parte de su autoría, ni sus participaciones, como jurado, en tantos encuentros y su contribución en distintas disciplinas del teatro, es solo ceñirme a la realidad, que solo cuento con pocas páginas para hablar de este género, pero haría falta mucho papel para poder conocer a un hombre que ha dedicado totalmente su vida a dirigir, actuar, componer y crear actores. Espero que puedan encontrar en sus respuestas la médula irónica y vivaz de un luchador del teatro. Aquí algunas referencias de su trayectoria. Su formación actoral comienza en ABC Escuela integral de Teatro Dir. J. M. Orenzans, Mar del Plata. Luego prosigue en Buenos Aires. con Roberto Durán y Juan C. Gené. 1957/1964 Instructor de Teatro por niveles. Asociación. Argentina de Actores. (Bs.As.) 1970/72 Investiga en todas las disciplinas inherentes al teatro, la dra-maturgia y las metodologías de formación actoral. Como actor integra elencos de teatros independientes y oficiales bajo la dirección de Roberto Durán, Carlos Gandolfo, Armando Discépolo, Wilfredo Ferrán, Oscar Fesler, Agustín Alezzo, Santángelo, Antonio Mónaco y Carlos Carella entre otros. Obtiene el “Estrella de Mar” como Mejor Actor Marplatense en la obra Humaitá (2000). Dirección: Adapta y pone en escena: Nuestro Fin de Semana, de Roberto Cossa / Circo sonrisa, de Hebe Conte / Las preciosas ridículas y George Dandin, de Moliere / Cómo comportarse en sociedad, de Jean Tardieu y Monólogos de E .Baigol / El histórico encuentro de Margarita y Armando en el Museo de la Ciudad…etc., de Blas Matamoro y E. Baigol (Premio Estrella de Mar) / La cortina de abalorios, de Ricardo Monti (Premio Estrella

de Mar) / Violín en bolsa, de E. Baigol / El Inglés de Juan C.Gené / Cualquier Verdura y Pasado pisado, de Marcelo Marán / El lugar, de Carlos Gorostiza / Fantasmas de ceniza, versión de obras cortas de René de Obaldía / La irredenta, de Beatriz Mosquera / Concierto para persona y orquesta, de Alicia Muñoz / Acuerdo para cambiar de casa, de Griselda Gambaro / Juegos a la hora de la siesta, de Roma Mahieu. / Devotos y suicidas, versión libre de obras breves de Michel de Ghelderode / Ninguno cierre las puertas (égloga) de Juan del Encina / El conventillo de la Paloma, de Alberto Vacarezza Teatro Payró * Ciclo Monólogos de humor chancho – Vidrios rotos y celofán – Vidrios rotos y rococó, de B. Basso C. Cultural J. M. Pueyrredón – Asoc. Bancaria 2001/02 * DOC de Marcelo Marán (Ciclo Teatro X la identidad Mar del Plata 2002) * Valhala de Patricia Suárez Dirección y actuación C. C. J. M. de Pueyrredón Nominada mejor dirección y 2 Premios Estrella de mar 2003 * Marilyn cantando bajo el sol de Carlos Torreiro (Ciclo teatroxidentidad Mar del Plata 2004). * Mamíferos de Diego García C. Cultural J. M. de Pueyrredón 2005 Premios: “Estrella de Mar” Años 1982, 1983 y 2000 - “Lobo de mar” por trayectoria 2000 Mención especial por honorable trayectoria en el VII Festival de Teatro 1995 - Mención especial por trayectoria y méritos artísticos de la Asociación Argentina de Actores 2007 Aquí algunas de sus respuestas Además de los elementos técnicos ¿Qué ha hecho el teatro para crecer como espectáculo? Sin desestimar ningún elemento técnico y/o efectos de otras disciplinas al servicio de lo espectacular; lo principal en el teatro, es el desarrollo multidisciplinario del actor, como eje del hecho teatral; la profundización de su oficio, la danza, el canto o el circo.

Página36 34

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

En el Teatro Argentino existen dos corrientes principales; El costumbrismo, relacionado con el Teatro del Pueblo primeramente, y luego uno más relacionado con el absurdo (Gambaro, Pavlosky, etc.) ¿Se identifica con alguna de las dos líneas? En el teatro argentino conviven las más diversas corrientes, géneros o modas, la tradición y lo experimental (quizá en una medida mayor que en otras latitudes) de ahí su diversidad y su riqueza. Lo mejor, a mi entender, es la fusión orgánica de diversos componentes, opuestos solo en apariencias. ¿Actuar o dirigir? Ambas cosas alternativamente. Salvo, cuando en algún pico de delirio, se hacen simultáneamente. ¿Cuál es su límite ante una escena o un texto? Solo la fidelidad al sentido profundo de un material, aquello que nos provoca y nos impulsa a realizarlo. ¿Existe la comunión Teatro–Política? ¿Piensa que al público le interesa esa propuesta? Es muy difícil saber que le interesa al público en general o a algún fragmento en particular. En cuanto a la política, no hay manera que el teatro no lo sea. Aún lo más trivial y anodino, es político de al-guna manera. Existen personas del medio y público que considera que el teatro actual es, en su mayoría, falto de sentido ¿Qué me puede decir? No se bien que entendemos por “teatro actual” Me parece que el teatro siempre trata de encontrar un sentido a las cosas y los hechos. Lo que cambia es la valoración de “el sentido” o del sin sentido, que es el opuesto que lo contiene y que nos obliga a actualizar rápidamente nuestra mirada.

¿Cómo llega usted al teatro? No tengo claro que son las llamadas vocaciones. Creo que es difícil saber porque, se hacen las cosas en la segunda década de la vida. Hoy podemos decir que es un amor no siempre correspondido. Me gustaría que me hablara sobre la frontera entre la realidad y la fantasía sobre un escenario No existe tal frontera ¿Cree usted que la labor de la mujer es sustancialmente diferente de la del hombre en esta profesión? La mujer es un misterio insondable, como la vida o el arte. Pero el trabajo, los ensayos o entrenamientos, son un buen marco para el reconocimiento entre los sexos ¿Se siente acompañado o el medio teatral es solitario y competitivo? Es competitivo y está bien, pero se compite y no se debate y lo artístico es tabú. No obstante me siento muy acompañado Diversas crisis en nuestro país han elevado la calidad de nuestra dramaturgia. ¿Qué piensa usted de eso? Las llamadas crisis, en nuestro país, son una constante en lo que respecta a la profunda brecha de desigualdad social, cada vez más aguda. Lo que incide en la creación son: la censura y las prohibiciones, que agudizan el ingenio y el nivel metafórico para decir lo que se deba. La tarea de un actor es sumamente difícil, a veces dolorosamente absurda y por momentos se transita al borde de diferentes abismos. ¿Qué es lo que provoca que un ser humano se haga cargo del sentir de un personaje a jugarse por él sin límites?

37 35 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

La vida del hombre es en verdad difícil, a veces dolorosamente absurda y suele transitar al borde de diferentes abismos; la tarea del actor en cambio, es técnicamente difícil, emocionalmente compleja y sensiblemente gozosa, porque puede revisar conductas y experimentar con sentimientos y emociones. Pero, está naturalmente provisto, si pinta sanito y si no padece de ningún fundamentalismo, de un reaseguro que le permite entrar y salir de cualquier compromiso emocional 10 PREGUNTAS SIMPLES X 10 RESPUESTAS INTELIGENTES ¿Cómo llega usted al teatro? Caminando. ¿Tiene un dramaturgo favorito? Si, pero él no lo sabe. De los fracasos... ¿cuál es el que más te ha afectado? Aún no he llegado a la excelencia, estoy tratando de fracasar cada vez mejor. ¿Cómo ve usted al nuevo teatro argentino? Con anteojos de alta graduación.

¿Cómo pintaría a un actor? ¿Y a una actriz? Al actor de verde, a ella con chocolate tibio. ¿Cómo inserta en lo cotidiano su labor teatral? Con el sanguche de milanesa que llevo al ensayo. ¿Cree en la inspiración o en el trabajo de elaboración absolutamente racional? Prefiero el cabernet suavignon. ¿Qué es lo que prima al abordar una obra, el goce o el dolor? ¿Qué me estás proponiendo? ¿Existe alguna obra que no le gustaría hacer? La estación ferro automotora. ¿Tiene algún tipo de ritual ante de subir a un escenario? Me fijo en los peldaños, tengo miedo de tropezar.

Alejandro Gómez (Mar del Plata) <halegomez2003@yahoo.com.ar>

Alfonso Barbieri Página38 36

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

JUAN CARLOS LUGEA DIRECTOR TEATRAL – DOCENTE – ACTOR – PROFESOR DE PINTURA Juan Carlos Lugea o el “Nene” como solemos llamarlo, es oriundo de Mar del Plata y tengo el placer de conocerlo cuando él pintaba lienzos en su juventud y ya tenía su atelier por la calle España. Aun caminábamos a ciegas por distintos géneros que la movida de esos años nos impulsaba a recrear. En algún momento por los sesenta nuestras vidas se cruzaron intercambiando conocimientos sobre artesanías en donde, junto a Juan Berchot, Jorge Malvido, Miguel Varela, Erik Semborain y tantos otros fundamos la primera muestra artesanal sobre las veredas del Torreón del Monje, luego nos expandimos hacía la plaza Colón en un colorido circo de bohemia unidos por el instinto creador que nos inspiraban los vaivenes políticos de aquellos tiempos. Más tarde, nos atrapó la vida y cada cual tomó su rumbo. Unos murieron, otros viajaron o simplemente se disfumaron en el tiempo. A veces suelo ver a algún veterano de esa época, disfrazado de saco y corbata, explicándole a su hijo los valores de una vida razonable. En aquellos tiempos nada era razonable, sin embargo vivíamos llenos de utopías posibles. A veces me pregunto que fue de aquellos sueños, apabullado por este presente extraño. Por eso es un placer poder hacer esta pequeña nota, que además de informativa tiene tierrita antigua y la alegría de saber que un amigo transita con éxito aquella pasión por el arte que lo arrastró en su juventud. Juan Carlos Lugea es Profesor de pintura egresado de la Escuela Superior de Artes Visuales “Martín Malharro”. Desde el año 62 al 65 estudió teatro con Armando Chulak y Enrique Baigol. Fue contratado por la Municipalidad de Gral. Pueyrredón para espectáculos teatrales en los años 65, 66, 67, 68, 69, 70. Expuso en distintos salones Provinciales y Municipales de Pintura. Profesor de Arte Escénico, Educación Visual y Pintura, Culturas y Estéticas Contemporáneas, Plástica, Orientación Dramática, Estética. Fundador del

“Teatro Escuela Arena” Premio Estrella de Mar mejor actor Años 1982 y 1986. Nominado al mismo premio años 89, 98, 01. Premio “Estrella de Mar” mejor obra 1989. Premio “Mejor Actor Regional” 1998 por la Subsecretaria de Cultura de la Pcia. de Bs. As. Como actor intervino en más de 40 obras entre las que se cuentas “Los hermanos queridos” de Gorostiza, “Inodoro Pereyra” de Fontanarrosa, “Marathon” de Monti, “La Gaviota” de Chejov, “Discépolo, esa extraña mezcla” de Paco Hasse y tantas otras como “Tío Vania” de Chejov en la cual participa en la actualidad. Cómo director más de quince obras avalan su creatividad al frente de distintos elencos. Transito por el cine y la televisión en donde tuvo destacada intervención en “Güeros en Tránsito” y Hombre de Mar. También tiene una importante trayectoria como Escenógrafo en donde se destacó en trabajos como “Se me murió entre los brazos” de A. Drago, “Tartufo” de Moliere y tantas otras. Excelente docente ha transitado más de 40 años trasmitiendo sus conocimientos a dos generaciones de actores y plásticos, siendo reconocido a nivel nacional e internacional.

39 37 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Aquí alguna de sus respuestas. ¿Cómo llega usted al teatro? Siempre frecuenté lugares que tenían que ver con distintas disciplinas artísticas. Al crearse la Comedia Municipal y la Escuela de Teatro (cerradas más tarde por la dictadura militar). Me anoté como alumno y mi primer profesor fue Armando Chulak, luego seguí con Enrique Baigol que no tardó mucho en subirme a un escenario. ¿Cómo ve usted al nuevo teatro argentino? Tendríamos que preguntarnos en que condiciones se está produciendo. Llevamos muchos años de sufrir proyectos de destrucción y vaciamiento. La dictadura militar constituyó el apogeo del miedo, domesticó e instaló esta inmovilidad que hoy vivimos. Luego las ideas neoliberales que nos impusieron desde el poder, y que aun hoy perduran, profundizaron entre otras cosas, una cultura de espectáculos con fuerte apoyo estatal a mega espectáculos y mega muestras. Esto dicho rápidamente produjo una gran decadencia en el pensamiento crítico. El teatro que privilegia la participación, sufrió un retroceso en su función de crear una realidad paralela que de por resultado un cuestionamiento de la realidad como tal. Esa situación produjo desde la resistencia nuevos procedimientos, principalmente en la década del 90, que permitieron un ruptura con las formas del relato teatral más tradicional: alteraciones secuenciales: cambios de temporalidad: fracturas. Es teniendo en cuenta todo eso podríamos pensar el teatro hoy. Una gran equivocación sería institucionalizar esos modelos, no interrogarse ni experimentar trabajar desde la comodidad y cerrar el camino hacia la aparición de la alteridad, de lenguajes superadores. Tampoco se nos puede olvidar que esta inmovilidad ideológica no es más que el resultado de una sociedad resignada, sin utopías, ni claridad para oponerse a lo establecido. ¿Existe alguna obra que no le gustaría hacer? Hay textos hermosos, poderosos, poéticos, movilizadores y hay textos estúpidos, estos últimos no me gustaría hacerlos. Existen personas del medio y público que considera que el teatro actual es en su mayoría falto de sentido. ¿Qué me puede decir? El teatro tendría que seguir acercándose a los pro-

cedimientos constructivos que nos ayudan a concretar poéticas: la multiplicación del sentido; la fuga del lenguaje; la alteración lingüística como forma de relativizar el paradigma efecto–causa; el extrañamiento del símbolo entre otros y logras así un teatro movilizador, con sentido social, político y metafísico. ¿Actuar o dirigir? La celebración de una escena es el ritual de una falacia en lo cual lo trascendental es la emanación de la verdad, como si se tratara de una segunda lectura. ¿Trabajan en la puesta en esa segunda lectura? No puedo decir que la dirección no me atraiga, pero me gusta más actuar, poner en crisis el concepto de realidad, de existencia, de verdad. Además te pasan otras cosas: ritmos; asociaciones; la percepción de la sala; la historia personal; texturas; la descomposición de la persona (dejando lugar al personaje), etc. Afirmas “que la celebración de una escena es el ritual de una falacia”. Sí, así es, pero es un ritual que permite una reflexión más metafísica, más sincera y peligrosa. Falacia que nos acostumbra a reflexionar como el poder construye ficciones. “El actor: una historia, un conjunto de recuerdos, fantasías, asociaciones, músculos y lasti-maduras” Y en este sentido, en el de las vivencias yo tendría en cuanta la existencia en mi vida del “Chato” Flores, el “negro” Igriega, Fiorentino, Troilo, Marino, Pugliese, Sartre, Camus, “el Che” y después, recién un texto de Stanislavsky. Como marplatense tengo la sensación que la ciudad no trata muy bien a sus representantes culturales. ¿Qué opinión tiene al respecto? Si de pronto me comunicaran que desde el Estado se han implementado políticas culturales para acompañar y promover la producción de las distintas disciplinas artísticas… ¡Alto…! ¡Paren! ¿Qué pasa? ¿Cambiaron los funcionarios? No muchachos... Todo tiene su explicación. ¡Es una ficción! Se sigue escribiendo un nuevo capítulo de la histórica y lamentable relación del Estado con la Cultura. Si observamos con que mezquindad nuestros funcionarios administran los espacios culturales que están a su cargo, nos daríamos cuenta que el 99% de los que producimos teatro se nos ignora. Se nos excluye con excusas que ponen al desnudo la inoperancia y omnipotencia con que actúan. “Exclusión cultural es también exclusión social” Es ne-

Página40 38

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

cesario trabajar para lograr reparar y construir la actividad cultural de la ciudad que está en ruinas. Si los funcionarios dejan de ser el lugar del canapé y el festejo, y recuperan el rol de fortalece-dores de la cultura, encontrarán el camino de sus reales funciones directivas. Existe la comunión Teatro–Política ¿Piensa que al público le interesa esa propuesta? También se juega con la idea que el teatro no comercial o under siempre lleva adherido a su espalda un tinte político o una idea muy hacia la izquierda. ¿Por qué se piensa eso y si es verdad a que se debe? El teatro como plano imaginario, como afirmación de lo humano, tiene con lo político desde siempre un gran conflicto. Es en realidad, en sí mismo un elemento político porque cuestiona la idea de lo real y formula desde lo poético y lo artístico otra realidad. El teatro debería ser la energía que fractura la realidad y que formula otra desde su visión poética. Para recuperar la posibilidad de hablar poéticamente, el teatro debe aceptar la idea de rasgar, de quebrar y violentar la realidad. Toda esta actividad, esto de poner interrogantes, es lo que hace al teatro un discurso político. ¿Recuerda el primer guión que leyó? Fue un guión para títeres “Doña Tecla y su orquesta” de Cesar Gaspani, luego teatro para chicos “Circo Sonrisa” de Hebe Conte dirigió Baigol, con un “Gran Elenco Gran” en el teatro de la Comedia Municipal, lugar que ocupa ahora el Teatro Alberdi, luego vino lo demás…

¿Qué nos puede decir como reflexión final? Mi experiencia no es tan importante para hablar de ella, me parece mejor transcribir algunos pensamientos de grandes maestros respecto a la creatividad. “Prestar atención a nuestra conciencia que apunta intencionalmente a ser libre, trascendiendo de muy diversas maneras; a la fuerza operativa de las situaciones según respondan a las necesidades y expectativas; a la relación entre el método y los procedimientos para que las obras sean realidades”. “Tener en cuenta el juego dialéctico, porque todo depende de él, entre los que lo proponen y los que lo aceptan se produce una fluctuación existencial, corriente de negación y afirmación donde las obras actúan como desencadenantes”. “Ser libre es la clave, el artista y el espectador son auténticos cuando son libres y lo son cuando quieren serlo no alineándose a fuerzas determinantes que impiden el juego dialéctico fundamental”. “En este camino hay que ocuparse del cuerpo, del ambiente natural, de la relación con los demás hombres, de entretenimientos y placeres, de los dolores para elaborarlos, única forma como posibilidad de cambiar el rumbo de la conciencia artística”. “Trascender, es ir más allá de la experiencia calando la vida en su origen. Dios, idea, naturaleza, sociedad sin clases, para orientarla hacía su perfección.” PREGUNTAS SIMPLES Una Obra: Persecución y asesinato de Jean-Paul Marat de Peter Weiss Un autor: Roberto Arlt, Arthur Miller, Samuel Beckett, Rafael Spregelburd entre muchos. Un actor o actriz: No me gusta señalar, lo importante aquí es que tenemos una muy buena cantidad de actores y actrices excelentes. Un color: Azul, como el mar… Un día: Mejor un mes, Diciembre…

Alejandro Gómez (Mar del Plata) <halegomez2003@yahoo.com.ar>

41 39 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Cine y TV

CINE ARGENTINO

De la mano de Filmito En homenaje a todas las personas (escritores, productores, realizadores, actores, profesionales, técnicos y trabajadores en general) que con mucho esfuerzo y creatividad han posibilitado el nacimiento de la actividad en el país (1896/1897, exhibición y filmación, respectivamente, apenas un año después que en el Primer Mundo, cuando sin engaño alguno pertenecíamos a ese nivel) y su posterior desarrollo. También, un especial reconocimiento a los millones de espectadores, que mediante el pago de entradas o el alquiler de películas, mantienen vivo y en franco crecimiento a nuestro cine. Coincidiendo con mi salida del secundario, comenzaba el cumplimiento pleno de sus funciones el entonces denominado Instituto Nacional de Cinematografía (1958), que había sido creado por Decreto-Ley Nº 62/57, dictado por la autoproclamada Revolución Libertadora. Aceptado como trabajador de ese Organismo, empecé mi carrera en la Administración Pública Nacional, colaborando en el fomento y regulación de la cinematografía, conforme lo establecía la norma fundacional. El antiguo Instituto, estaba ubicado en la calle Junín mil doscientos setenta y seis, entre Arenales y Juncal, en pleno Barrio Norte de Buenos Aires. Sobre el frente de la señorial casona, lo identificaban el escudo, la bandera y una placa de bronce. Allí concurrían Productores, Distribuidores y Exhibidores para los distintos trámites. Esporádicamente, recibíamos la visita de algunos extraños que, cautivadas por el cine o mimetizados con los actores famosos, reclamaban supuestos derechos conculcados o recursos económicos para proyectos inviables. Detallo algunos de esos casos: CASO 1. -Señor alto, pelirrojo, de unos cuarenta y cinco años y gran parecido con el actor Danny Kaye. El hombre, afirmaba con vehemencia ser el verda-

dero. Sostenía que lo secuestraban y trasladaban al exterior cada vez que lo necesitaban, le hacían interpretar los personajes de las películas que rodaban y lo volvían a traer. CASO 2. -Morocho, cincuenta años, vestido como Carlos Gardel, el mismo peinado, usaba bastón similar e igual marca, modelo y color de automóvil. Aseguraba ser la reencarnación del cantor. Meticulosamente, imitaba la voz y únicamente lo delataban algunas pequeñas cicatrices de las cirugías a las que se había sometido. Solicitaba apoyo económico para continuar la zaga de películas que había iniciado El Zorzal Criollo. CASO 3. -Similar al anterior, pero plagiando al actor Escocés Sean Connery .Quería un crédito para producir el “007” criollo. CASO 4. -Lo dejé para el final, intencionadamente. Se trataba de un joven de mí misma edad, muy educado y fanatizado con la idea de ser actor. El jefe del departamento en el cual me desempeñaba, era muy amigo de las bromas y, conjuntamente con dos compinches, lo “sometieron a una prueba de actuación“. Sobre un gran escritorio de madera, convertido en decorado imaginario, le hicieron leer e interpretar al personaje principal de un guión. En tanto el primero le indicaba que subiera el volumen de la voz, el jefe (convertido en realizador) ordenó “efecto nieve”. De inmediato, el segundo introdujo resmas de hojas por detrás de las aspas de un enorme ventilador que removía el aire en verano. La oficina y nosotros, quedamos cubiertos de papel picado blanco. Todos rieron, pero a mí me produjo tristeza. Después de la “prueba”, lo mandaron a revisación médica. Por teléfono, previnieron al personal de la mutual para que lo recibieran y continuaran la farsa. Me pareció que se les iba la mano, lo esperé en la calle y mientras tomábamos café, le expliqué que era víctima de una broma pesada. Se entristeció mucho y sintió necesidad de contarme su vida. Huérfano de padre des-

Página42 40

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

de los diez años, había aprendido el oficio de proyectorista en el cine del pueblo. Necesitaba trabajar para traer a la madre y atender los gastos de ambos. Le pedí que regresara al día siguiente y volví a la oficina. Conté los pormenores a mi jefe, que era un buen tipo a pesar de esas conductas infantiles y él, aprovechando su vinculación con el medio, consiguió que lo tomaran como operador de una sala de barrio. Desde entonces, van a hacer cincuenta años, somos grandes amigos. Se esmeró mucho para incorporar los conocimientos técnicos

de las distintas áreas de la actividad y me los fue transmitiendo. Procedí de igual manera con él. Me llama “Maestro“y yo le digo “Filmito”. Juntos, desde la próxima entrega, vamos a tratar de explicar cómo se hace un filme. Hasta entonces.

Pascual Romano <p_romano2005@yahoo.com.ar>

Cine europeo de estreno

La mirada de los otros El descubrimiento de un director francés fuera de lo común (Arnaud Desplechin) y el regreso de un holandés errante que volvió como el Hijo Pródigo (Paul Verhoeven) renuevan un paisaje cinematográfico, casi desolador, en manos del cine norteamericano. Lo siguiente es el rescate de lo efímero, antes de caer arrasados por el Katrina, o el Félix, hollywoodense. Cada vez vemos menos cine, por caro –12 mangos por barba a partir de agosto–, monopólico –la mayoría de las salas en manos de una única empresa– y ajeno –cualquier boludez yanqui se estre-na siempre pero desconocemos el resto de la producción en otro idioma, e incluso la argentina–. Confinado al cable y al DVD, fuera de Buenos Aires el crítico es ya una especie arqueológica, y salir a ver películas en pantalla grande una excursión-inversión turística sin equipaje. Los locos que vos encerráis... Cuando nació Arnaud Desplechin –1960– se desperezaba la nouvelle vague, el movimiento de cineastas franceses que iba a cambiar el negocio para siempre. Lejos de la pateadura de tablero, ideológico y formal, de Godard, de la confesión velada y el permanente homenaje a sus maestros-modelos de Truffaut y del policial-social inclemente con la burguesía de Chabrol, Desplechin le debe un poco a todos, como heredero de una tradición inexcusable que además certifica la renovación generacio-

nal, nunca detenida, del cine galo. Reyes y reina (Rois et reinn) está datada en 2004, y tan tardío resultó su estreno comercial que sucedió algo inédito: la vimos por cable, Cinemax mediante, el mes que debutó en alguna platea capitalina. Así, la mezcla de géneros imprevistos que deleita a Godard, el guiño oblicuo sobre la historia del cine onda Truffaut y la crítica de clase, si bien muy laxa, de Chabrol, pueden identificar al francés Desplechin, eso sí, sin disminuir su personalidad. A simple vista se trata del relato de relaciones disfuncionales, de egoísmos y odios escondidos, pero el tratamiento vuelve el cruce de confesiones y destinos, una nueva alianza entre lo cómico y lo trágico, que cuando llega a ser uno se convierte en lo otro, como si nada comportara la fatalidad o la libertad sino una suma sin ganador absoluto, la farsa dramática de la vida. De paso, ningún personaje es del todo malo ni bueno: la afirmación y su contrario, igual que la banda de sonido, capaz de meter Moon River de Henry Mancini junto a un hip

43 41 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

hop y la Pavana de Ravel. Empieza documental-ficción, con Nora (Emmanuelle Devos, a quien vimos en El latido de mi corazón) en off. Tuvo un primer marido que se suicidó estando encinta, un segundo esposo del que se omite información adrede, y se casará con un tercero, el candidato más rico de los tres. Entonces se nos aproxima una narración paralela, en torno a Ismaël (el extraordinario Mathieu Amalric, como Devos, actor fetiche de Desplechin), al que raptan dos paramédicos de un psiquiátrico por denuncias de locura, y resulta el segundo consorte de Nora. Hasta ahí el planteo parece convencional, pero apenas se acaba de anunciar el juego de las máscaras. Porque Ismaël no está realmente más loco que cualquiera de nosotros, ni Nora, tan dedicada hija de su padre agonizante, ha sido una madre cariñosa y devota de su hijo de diez años. Sin embargo, la mirada del director no condena ni absuelve, porque sus criaturas son víctimas y victimarias, pagan en vida sus achaques y tarde o temprano les aguarda un final feliz: “el ciclo del dolor terminó”, dice ella. Todo se escenifica como un juego, tragicómico, pero juego al fin. Desplechin no quiere ser atrapado en una posición fija, se somete al vértigo de la acción y hace cintura, se escapa de un salto cuando la situación desborda drama, y vuelve a él cuando bordea la risa. Y así, vemos a Ismaël en una escena casi de Almodóvar, contándole un sueño a su terapista, una negra gordísima de túnica roja con pinta de bahiana, o el paseo junto a su abogado, falopero zarpado que se mete en la farmacia de la clínica y recopila anfetas como si fuera de shopping. Más sorpresas: a Nora se le aparece el primer marido, muerto, y dialogan apaciblemente; después, en un flashback, nos enteramos que se mató de un tiro en el corazón delante de ella. O la visita de I. a su padre, dueño de un Am/Pm, que reduce a tres asaltantes jovencitos igual que un Harry el Sucio entrado en años pero sin dejar de expresar piedad por ellos. En el loquero, además, I. intima con una suicida cinco veces fallida, y esto se lee sin tragicidad ni psicologismo. Desplechin se balancea todo el tiempo sobre la cornisa. Entreabre las puertas, permite que nos asomemos, y al iniciarse la identificación o la repulsa, cierra de golpe, un acróbata girando clavas en el aire y montado sobre una rueda. Y se da lujos de artista, como la prodi-

giosa secuencia de plática entre I. y su hijo adoptivo en un museo o la declaración de odio del padre de Nora, demoledora, filmada como en un celuloide agrietado. Nora es galerista, lo mismo que el sabio Arnaud. El muestrario de pinturería llamado Rois et reine nos dice que de eso se trata su cine. Libro Negro, Caja Negra. El holandés Paul Verhoeven supo hacer un estropicio mientras se posó sobre Hollywood. Robocop (1987) fue pionera del futurismo inquietante –excepción hecha de Blade Runner–, con su policía privatizada y la megalópolis regida por una única corporación; Bajos instintos (92) inauguró un tipo de policial perverso, de villanos y justicieros intercambiables bajo el irresistible muérdago del sexo; Invasión sutilizó su mensaje de mera sci–fi de extraterrestres vistiendo a los terrícolas como a la Gestapo (94) y hasta El hombre sin sombra, tan poco reconocida, reelaboraba la leyenda del hombre invisible a las posibilidades del tecnofascismo (2000). Claro: en USA el libertino Paul inoculó otros dobladillos conceptuales en cada cuerda que le tocó vibrar, hizo tocoymevoy; y nada volvió a ser como antes. Y de vuelta a su Madre Patria invierte ese tránsito y americaniza el cine bélico tornándolo un híbrido de aventuras. Vamos por partes. El libro negro (Zwartboek) tiene méritos indiscutibles. Encara un tema tenuemente explorado: la corrupción inherente al régimen nazi, el soborno impuesto a las familias judías ricas a cambio de supuesta inmunidad a manos de sus captores y posteriores asesinos, lo que derivó en fortunas abruptas de los alemanes conversos a la democracia al finalizar la guerra –y sin deudos que les reclamaran–. Ya estaba en la miniserie Holocausto (1979), donde los beneficiarios eran la oligarquía germana, a quien el Reich les endosaba los bienes expropiados, y en La lista de Schindler (Spielberg, 1993) desde otro perfil, surgía el empresariado comprando esclavos a los campos de concentración. El libro sin embargo avanza un trecho aún, y, provocador, Verhoeven si los hay, orina sobre terreno sagrado, la intangible Resistencia anti–invasor. De eso hablaba el libro negro, real, nunca hallado: una lista de traidores y colaboracionistas, “incluyendo más de un dirigente” de los maquis holandeses, según supo el director. La

Página44 42

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

delación de judíos por dinero debió ser particularmente habitual, si se considera que, de los 140.000 judíos del País Bajo 90.000 sufrieron el exterminio, “el mayor porcentaje” nacional durante la ocupación de Europa.1 La película no escatima denuncia contra sus compatriotas, que pasan de la clandestinidad a la entrega de compañeros y se vengan horriblemente de los colabós –a Rachel Stein, la protagonista, le arrojan encima una olla entera de mierda, entre otros oprobios–. “Cada sobreviviente es culpable en cierto sentido”, predica alguien, contrapunto de lo que dijo Gabriele Salvatore en Mediterráneo: en la guerra lo único heroico es sobrevivir. Ahora bien. Verhoeven no perdonará a nadie, pero se le ve en el orillo el maniqueísmo yanqui. El general Muntze (Sebastian Koch, de La mirada de los otros) es el nazi bueno que acaba de sufrir la pérdida de esposa e hijos en un bombardeo; Franken (Waldemar Kobus) es el nazi malísimo que lucra e intriga y se hace odiar durante todo el film; a medio camino –más creíble– Käuntner (Christian Berkel, entrevisto en La caída) es un fanático que se vuelca del lado aliado en cuanto salva el pellejo. En algun momento, el larguísimo argumento de 145 minutos, otro influjo de su lugar de adopción, a Verhoeven se le va de las manos, como cuando Rachel (la muy dulce Carice van Houten) zafa de una inyección de insulina, con la cual su amigo trai-

dor quiere liquidarla, comiendo chocolate inglés y... se tira del balcón a la calle saliendo ilesa, giro de thriller de espionaje alla 007 poco honesto a esa altura, dada la cantidad de sangre volcada y una historia que se pretende verosímil. ¿Será por eso que se promueve a Carice como la próxima chica Bond? El uso excesivo de la música –ni un momento de silencio–, o el micrófono detrás de un cuadro –¿no es un poquín sofisticado para la época?– desconciertan más que acompañar la trama. Detalles que se disculpan, en realidad, porque el Holandés Errante, como su par francés, busca siempre no encasillarse y, conociéndolo, logró lo que planeaba, sacudir el género. Prueba de un cine en extinción, tal vez: el libro negro versus la caja negra, esa que uno abre sólo para saber por qué se estrelló. 1

Comentario de Paul Verhoeven en la entrevista de Norman Whitehead: “Fue una época de muchas traiciones”. En www.pagina12.com, del 23 de agosto de 2007.

Gabriel Cabrejas (Mar del Plata) www.lacocuzza.blogspot.com

45 43 Página

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

Libros y revistas recibidas LA AMANTE DE MOZART GABRIELLA BIANCO El libro «La amante de Mozart» de Gabriella Bianco es una novela corta basada en la relación prohibida de Wolfgang A. Mozart y Magdalena Pokorny. A través de los capítulos, la autora nos cuenta la historia de una mujer cuya vida está atravesada por múltiples tragedias que deberá afrontar para pagar el precio de un amor que supera todas las barreras, incluso la de la muerte. Se trata de un amor irracional y desmedido de esos que sólo se viven una vez y que pocas personas llegan a encontrar. La trama de la historia tiene la particularidad de comenzar con dos primeros capítulos que resumen

todo lo acontecido, para luego desarrollar y profundizar los hechos a partir del tercero. La autora eligió una disposición circular tal que, al finalizar la lectura del libro uno puede dirigirse al comienzo del mismo y continuar la historia sin quiebre alguno. Por medio de una narrativa muy pasional uno logra sentir la fuerza de la relación que unió a Magdalena, la protagonista, con su amado Mozart.

47 44 Página

Nieves González Grupo Delapalabra Mar del Plata <nieves_gonzalez@hotmail.com>

Grupo delapalabra


La Avispa Nº 38 - Mar del Plata - Argentina

CAFÉ DELAPALABRA DE OCTUBRE ¡No te lo pierdas! Poeta inbvitado Gustavo Tisocco (CABA) Conferencia a cargo de Pablo Minitti (Estados Unidos) : BHAGAVAD GITA. GUIA PARA PARA LA VIDA DIARIA. Un poema espiritual –de setecientos versos– con los diálogos entre Krishna, el Maestro y Arjuna, el discípulo. ¾ Performance Teatral: Mariana Eciolaza y Luis Escobar (MDP) ¾ Y como siempre: mesa de lectura, música, juegos literarios… y mucho más ¾ ¾

Café Literario

delapalabra

Primer Sábado de cada mes

20hs Jujuy 1673 Mar del Plata

FERIA DEL LIBRO EN MAR DEL PLATA DEL 5 AL 21 DE OCTUBRE ¡VISÍTELA!

Página48 45

ww w.f er

Sucedió en Mar del Plata, VVAA, Ed. Martín No Hay Que Matar A La Madre, VVAA, Ed. Martín Mar del Plata Tiene Palabra, VVAA, Ed. Martín Mar del Plata Bardo, VVAA, Ed. Martín

iali

bro

md

p.o

rg.a

r

Y no olvide comprar los mejores libros de la nueva literatura marplatense: Mar del Plata, contame un verso, VVAA, Ed. Martín. (2007)

Grupo delapalabra


Revista La Avispa 38