Issuu on Google+

54

La reapertura, recién celebrada, fue todo un éxito que dejó sorprendidos a sus propietarios: “No esperábamos para nada la cantidad de gente que vino, estábamos muy nerviosos y ahora estamos muy contentos”.

la estaca en su amplia terraza, todos los fines de semana y festivos. Podemos encontrar entrecot de buey, cachopos, chuletas de cordero, solomillo de ternera al foie... Además de chicharrones, un plato difícil de ver por la zona.

Tal fue el éxito que incluso muchas de las personas que acudieron a la fiesta decidieron quedarse a cenar. Y eligieron bien, ya que la cocina de esta sidrería es una delicia, con recetas de las de toda la vida. La carta es bastante amplia, pensada para todos los gustos. Destacan los platos de cuchara, los cocidos, elaborados como antiguamente, en cocina de carbón, dándoles ese toque especial tan nuestro. Callos, fabada, pote... Además, también tienen café de pota, toda una declaración de intenciones de cómo les gusta en La Peña las cosas.

En cuanto a los postres, caseros, la tarta estrella es la de base de bizcocho con mascarpone, mousse de chocolate y mousse de frutos rojos, aunque también las hace de queso, de la abuela... Buena comida que se puede acompañar de sidra Viuda de Palacio, una combinación perfecta.

Destacar también otros platos más modernos como la gran variedad de tostas, que incluye por ejemplo la de solomillo, compuesta por la carne, cebolla pochada, mousse de queso de cabra, cuatro quesos, mermelada de frutas del bosque y reducción de Pedro Ximénez; o la tosta de pimientos asados, ventresca de atún y salsa alioli. También los champiñones rellenos de marisco y salsa americana, la merluza a la sidra o el revuelto de matachana con compota y queso de cabra. Las carnes, autóctonas, también son un punto fuerte en esta sidrería, que cuenta además con una zona para asar a 155

Menú diario compuesto por entrante, tres primero y tres segundos, además de menú especial los fines de semana. Todos los platos de la carta se sirven también para llevar. De cara a las fiestas gastronómicas del concejo, en La Peña habrá cebollas rellenas, callos y por supuesto pimientos rellenos, tanto de carne como de bonito, la comida típica de las fiestas de Blimea. David y Victoria han abierto con muchas ganas, por eso piensan ya en preparar jornadas gastronómicas. En primavera se celebrarán espichas y seguro que les ocurren mil ideas más. Están muy agradecidos con la acogida que tuvo su sidrería: “Agradecemos mucho a toda la gente de Blimea y de la zona que vino a estar con nosotros y a toda la familia que nos apoya”. La madre de Victoria, Josefina Martínez, una reina de les casadielles les apoya totalmente en esta nueva aventura que emprenden con ilusión.


LA SIDRA 155