Page 1

■ SUPLEMENTO ESPECIAL ■ 12 DE SEPTIEMBRE DE 2013 ■ DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA SAADE

LA REFORMA ENERGETICA DE ~ PENA NIETO


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO

12 de septiembre de 2013

Petróleos Mexicanos será restructurado en dos divisiones

La Reforma Energética – Plantea celebrar contratos de utilidad compartida del gobierno con Pemex y/o particulares – Otorga permisos para refinación, petroquímica básica, transporte y almacenamiento

• El presidente Enrique Peña Nieto presentó su proyecto de Reforma Energética. Foto: Cristina Rodríguez

LA

REFORMA PLANTEADA por el presidente Enrique Peña Nieto busca modificar los artículos 27 y 28 constitucionales. Propone retomar el texto del artículo 27 constitucional promulgado durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas. Respecto del petróleo y gas, la propuesta de reforma plantea abrir la posibilidad de celebrar contratos de utilidad compartida del gobierno de la República con (Petróleos Mexicanos) Pemex y/o particulares para la exploración y extracción de hidrocarburos. El Estado mantiene la propiedad de los mismos y la renta petrolera. Asimismo, propone otorgar permisos para refinación, petroquímica básica, transporte y almacenamiento. Otro de los aspectos de la reforma energética en este rubro tiene que ver con modificar el régimen fiscal de Pemex para que la paraestatal sea plenamente competitiva. Se plantea también restructurar a Petróleos Mexicanos y sus subsidiarias en dos divisiones: Exploración y Producción, y Transformación Industrial; mejorar las condiciones de transparencia y rendición de cuentas en la Pemex; y establecer una política nacional de fomento a las compras de proveedores nacionales del sector hidrocarburos. En cuanto a la energía eléctrica, la propuesta de reforma plantea que el Estado mantendrá, en exclusividad, el control del Sistema Eléctrico Nacional, así como el servicio público de las redes de transmisión y distribución y garantizará el acceso de todos los productores de electricidad a ellas.

2

La reforma, según plantea la iniciativa, busca fortalecer la Comisión Federal de Electricidad (CFE) mediante una mayor flexibilidad operativa y de organización, la cual ayudará a reducir costos, así como reforzar las facultades de planeación y rectoría de la Secretaría de Energía y de la Comisión Reguladora de Energía. Por otro lado, busca fomentar la sustentabilidad a fin de propiciar la inversión en desarrollo tecnológico, así como la adopción de fuentes de energía limpia y amigables con el entorno natural, promoviendo el uso de energías menos contaminantes y de bajo costo, como la solar, la eólica y el gas.

La apertura de la industria eléctrica permitirá que fluyan grandes inversiones al sector. Se tendrán plantas más eficientes, combustibles más baratos y limpios

Objetivos de la reforma El sector energético se modernizará sin privatizarse, de acuerdo con la propuesta. Las empresas estatales de energía, Pemex y la CFE, se mantendrán como entidades ciento por ciento públicas y mexicanas.

Todo el petróleo y el gas que se encuentre en el territorio nacional seguirá perteneciendo a la Nación y se permitirá la participación privada en exploración, extracción, refinación, petroquímica, almacenamiento y transporte, plantea. Entre los efectos de la reforma, según la propuesta, está que, una vez realizados los cambios, bajará el precio de la luz y del gas, insumos que son indispensables para la industria y el campo. Un menor costo en el precio de estos insumos tendrá un efecto sobre la producción y de reducción en el gasto de los consumidores. Se crearán cerca de medio millón de empleos adicionales en este sexenio y 2 millones y medio de empleos en los próximos 12 años, según la propuesta. Adicionalmente, plantea, la industria petrolera volverá a ser un motor de crecimiento económico de México, al detonar inversiones en nuevas áreas, y añadir un punto porcentual más al producto interno bruto en 2018 y aproximadamente 2 puntos más para 2025. Asimismo se fomentará el desarrollo industrial, lo que impulsará la actividad económica en distintas regiones del país. La apertura de la industria eléctrica permitirá que fluyan grandes inversiones al sector. Se tendrán plantas más eficientes, que utilizan combustibles más baratos y limpios, promoviendo las energías renovables, de acuerdo con los planteamientos derivados de la iniciativa. Los mexicanos podrán decidir en qué proyectos nos conviene asociarnos y en qué condiciones. Se tendrá la inversión y los medios necesarios para extraer recursos en aguas profundas y en campos de lutitas. Igualmente habrá más recursos para el presupuesto y programas sociales, gracias a los nuevos negocios en la industria energética. La renta petrolera de la nación crecerá y habrá nuevas empresas de refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento pagando impuestos en el país. Los ciudadanos podrán vigilar las operaciones e ingresos petroleros derivados de nuevos contratos. Pemex y la CFE tendrán más autonomía, serán más eficientes e invertirán sus ganancias donde sea más conveniente. Asimismo, se tendrá una mejor organización y herramientas para mejorar su gobierno corporativo. También se reorganizará la industria eléctrica para garantizar tarifas competitivas a los hogares, industria y el comercio. La CFE seguirá operando la infraestructura con la que cuenta actualmente. ❍


12 de septiembre de 2013

LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO Empresa privadas completarán el trabajo de la petrolera nacional

Cuenta México con reservas probadas de petróleo para 10 años – Con la reforma permanecerán activos bajo control del Estado

• Plataforma Bicentenario. Foto: José Carlo González

MÉXICO TIENE RESERVAS probadas de petróleo suficientes para cubrir la demanda del hidrocarburo durante los siguientes 10 años, si se mantuvieran los ritmos actuales de producción de crudo. La propuesta de reforma energética planteada por el presidente Enrique Peña Nieto, y que ahora está a consideración del Congreso, estipula que, en todo momento, los activos permanecerán bajo control del Estado. En la propuesta de reforma energética, la forma de retribución a las compañías privadas que participen en proyectos de exploración y extracción es compartir la utilidad, si la hubiera, con Petróleos Mexicanos o con el gobierno mexicano.

“Las reservas de México no vamos a permitir que sean registradas como activos de ninguna petrolera internacional”, declaró a La Jornada Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, al explicar el alcance de la reforma en cuanto a la clasificación de las reservas. “Lo que sí se va a permitir”, de ser aprobada la iniciativa de reforma energética en los términos planteados por el Ejecutivo, “es que las compañías privadas puedan reportar sus expectativas de flujos de efectivo, siempre con la anotación correspondiente que las reservas petroleras en México son propiedad del Estado”, explicó. Las reservas probadas de hidrocarburos ascienden a 13 mil 868 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, de acuerdo con datos oficiales. De esta cantidad, 73 por ciento

corresponde a crudo; 10 por ciento a condensados y líquidos de planta y 17 por ciento a gas seco equivalente. A los ritmos actuales de producción, las reservas probadas, conocidas como 1P, son suficientes para cubrir las necesidades de 10 años. Del total de reservas probadas, poco más de dos tercios, esto es, 9 mil 319 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, son desarrolladas. Ello significa que se espera que sean recuperadas de pozos existentes, incluyendo las reservas que pueden ser producidas mediante la infraestructura actual y la aplicación de inversiones moderadas. En tanto, las reservas probadas no desarrolladas son aquellas en las que su extracción requiere de pozos e infraestructura adicional para A LA SIGUIENTE PÁGINA

¿Cuál es la experiencia de otros países con la participación de sectores privados en el sector petrolero?

3


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO ➠

DE LA PÁGINA ANTERIOR

su producción. Éstas ascienden a 4 mil 549 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, o sea, 33 por ciento de las reservas probadas. La iniciativa de reforma energética plantea que empresas privadas complementen el trabajo que ya realiza Petróleos Mexicanos en cuanto a exploración (la actividad más relacionada con la acumulación de reservas) y la extracción de crudo. De acuerdo con la propuesta, la participación de particulares ocurrirá a través de contratos de utilidad compartida suscritos con el gobierno de la República para la exploración y extracción de hidrocarburos. Sin embargo, la conducción de los trabajos de exploración y extracción estará a cargo exclusivamente del gobierno mexicano, de acuerdo con la iniciativa. El modelo que propone la iniciativa de reforma es que la Nación mantenga la propiedad de los hidrocarburos en el subsuelo y que no se otorguen concesiones, sino que únicamente se celebren contratos que permiten incrementar la capacidad de ejecución del gobierno federal. Los contratos, se asienta en la propuesta, estarán sujetos a mecanismos de transparencia y auditorías permanentes. ❍

• Un técnico inspecciona un robot marino en la plataforma de exploración Bicentenario en el pozo Talipao. Foto: José Carlo González

• Panorámica de una plataforma de perforación en el Golfo de México. Foto: Archivo La Jornada

4

12 de septiembre de 2013


12 de septiembre de 2013

La R efoRma eneRgética de Peña nieto EntrEvista con Emilio lozoya austin, DirEctor GEnEral ral DE PEm EEmEx E Ex

• El director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, durante la entrevista con La Jornada. Foto: María Meléndrez Parada

Falaz, que la reforma sea privatizadora: Lozoya

- Bajaría de 90 a 70 por ciento de la utilidad operativa la carga fiscal de Pemex con el nuevo régimen

Emilio Lomas Maldonado • Roberto González Amador • Israel Rodríguez Jiménez

El director general de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, rechazó que la reforma energética trate de privatizar la renta petrolera. Esa aseveración, dijo, es una falacia. Aseguró que la petrolera seguirá siendo de los mexicanos y ahora con el nuevo régimen fiscal propuesto por el Ejecutivo se busca que Pemex tenga al menos entre cinco mil y diez mil millones de dólares de capacidad de inversión adicional. En entrevista, afirmó que la reforma es buena para México y no es para beneficiar ni darle complacencia a los inversionistas extranjeros.

–¿De qué manera se relaciona la propuesta de reforma energética con el planteamiento de un nuevo régimen fiscal para Pemex? –Lo relevante de la reforma fiscal, en lo que que atañe a Pemex, es que atiende lo que, en mi opinión, ha sido expresado por las tres principales fuerzas políticas como uno de los problemas importantes de la empresa, que es su régimen fiscal. Si queremos que haya una mayor extracción de petróleo y de gas se requiere invertir más. Y este nuevo régimen fiscal, que sería menos oneroso para Pemex que el actual para los nuevos proyectos, permitiría a Pemex un mayor flujo de efectivo. Si bien la reforma fiscal para Pemex, por llamarla así, es muy importante no es suficiente. –¿Es posible establecer la diferencia entre lo que tributa hoy Pemex y lo que pagaría con el nuevo régimen fiscal? –Hay muchas formas de definir lo que es la carga fiscal de Pemex. En 2012 el impuesto que se cobró como porcentaje de la utilidad de

operación rondó 90 por ciento. ¿Qué pasaría si a Pemex se le implementara un sistema fiscal como el de otras naciones? Entonces andaría alrededor de 72 por ciento sobre utilidades de operación. El costo de descubrimiento y desarrollo es distinto para cada yacimiento y el régimen fiscal será distinto para cada uno de ellos. “Sí quiero hacer una distinción muy importante: es una falacia lo que se ha venido diciendo de que a partir de la reforma energética se está privatizando la renta petrolera”, afirma. Argumenta: el costo promedio de exploración y desarrollo de un barril de petróleo es de 20 dólares; se vende a 100 dólares. Sobre los 80 dólares que quedan, el Estado extrae 60 o 70 dólares. “Eso seguirá siendo propiedad de los mexicanos. ¿Se tiene que bajar un poco la captura? Sí, de tal forma que Pemex tenga más oxígeno para invertir más. El nuevo régimen fiscal propuesto deja más espacio a Pemex. ¿Es suficiente para que desarrolle todo el potencial de hidrocarburos de la nación? Sin duda que A LA SiguiEntE PáginA

5


La R efoRma eneRgética de Peña nieto

12 de septiembre de 2013

• Emilio Lozoya muestra un mapa de la República Mexicana, donde se aprecia la red de ductos de Pemex Refinación. Foto: María Meléndrez Parada ➠

6

DE LA PágINA ANTERIOR/ ENTREvISTA

no. Para hacerlo se requiere elevar la inversión, que actualmente en exploración y producción es de unos 24 mil millones de dólares, a 60 mil millones de dólares”. –¿Cómo funcionaría en la práctica el esquema de utilidades compartidas, sobre qué porcentajes se compartirían las ganancias y los riesgos? –Se trata de compartir riesgos, no sólo utilidades. Si hay un proyecto que no funciona, va a perder el privado, no sólo el Estado. La visión de la reforma es que el Estado tenga una mayoría en los proyectos y en la utilidad. “Tenemos una utilidad operativa de 80 dolares. La renta petrolera, que seguirá siendo del Estado, extraería 50 a 70 por ciento de esa utilidad operativa. Pongo el ejemplo de 20 dólares de costo y venta a 100. De los 80 dólares le quitarán de 50 a 70 por ciento a través de la renta petrolera. Quedan otros 40. Hay que pagar luz, nóminas, seguridad social para los trabajadores. Imagínese que quedan 30 dólares. Sobre esos 30 dólares de utilidad se paga 32 por ciento de impuesto sobre la renta, como indica la reforma fiscal. Le quita más menos otros 10 dólares. Quedan 20 dólares, que son la utilidad final que un privado podría compartir con el Estado, dependiendo qué porcentaje se haya establecido desde un principio. Suponga que se estableció 60 para el Estado y 40 al privado. Ésa es la utilidad que se comparte”. –¿Las reservas seguirán como propiedad de los mexicanos o van a tener participación las empresas?

–Hoy en día las reservas no son propiedad de Pemex, sino del Estado mexicano. En eso no habrá cambio. Se nos ha preguntado sobre el registro de las reservas. En Brasil, por ejemplo, donde el Estado es dueño del subsuelo, en los contratos de utilidad compartida que firma el gobierno, el privado puede registrar, no en sus activos, sino en sus notas a los estados financieros que tiene flujos futuros esperados de un yacimiento. Pero se tiene que anotar que la reserva es propiedad del Estado brasileño. Lo mismo sucedería en el caso mexicano. –¿Anotarían en todo caso la expectativa de que pueden tener un flujo? –Es correcto. –Qué sentido tiene buscar un incremento de la producción a 3 o 3.5 millones cuando el discurso oficial habla de que Estados Unidos, el principal comprador de petróleo mexicano, va a ser la nueva Arabia Saudita? –Es una pregunta muy atinada. El aumento de la demanda, en mi opinión, vendrá en las siguientes décadas de Asia. Somos el país en el continente americano que tiene la forma más rapida de llevar energía a Asia. Creo que tener a socios comerciales que sean potencia energética al igual que México nos convierte en una zona en la que podremos importar lo que más nos convenga y exportar lo que más nos convenga a quien pague al mejor precio. A principio de año logramos un contrato de largo plazo con China para venderle crudo y estamos por anunciar varios pasos en ese sentido. –¿Todos asiáticos? –No necesariamente. Hay que venderle al que paga más.

–La reforma al régimen fiscal de Pemex estipula que la empresa se va a convertir en un operador más. ¿Cómo va a operar, va a tener prioridad sobre los bloques que ya están en funcionamiento? –Para garantizar que las mejores oportunidades sean para el Estado a través de Pemex, se tendrá la posibilidad de asignarle algún yacimiento que sea extraordinariamente bueno. Sin embargo, para otros yacimientos que hoy en día Pemex no está explotando ni que haya explorado, pues serán licitaciones que sean totalmente transparentes, en las que Petróleos Mexicanos puede participar o no, si no le conviene. “Se ha dicho que esta reforma va a debilitar a Pemex. Esa visión no es correcta. Estamos dispuestos, sin una visión politica, a compartir los datos. Esta reforma fortalece a Pemex porque le da todos los yacimientos que hoy están en producción. Todo aquello en lo que no se ha explorado serían los yacimientos a licitación”. –Se importa la mitad de la gasolina, un tercio de fertilizantes, dos tercios de los petroquímicos que consume el país. ¿Dónde se origna el problema, por qué no se desarrollaron refinerías? –El negocio de la extracción y producción de crudo produce, en promedio, 80 dólares por barril. En cambio, hoy en día en México perdemos en refinación alrededor de uno por ciento del PIB. Una refinería muy buena llega a sacar unos cinco dólares por barril. Pero se requiere invertir muchísimo dinero para que las refinerías sean nuevas, sean modernas y produzcan estos cinco dólares. Para modernizar las refine-


12 de septiembre de 2013

rías en México en los siguientes cinco años se requerirían 40 mil millones de dólares. Entonces cuando uno lo compara con una reforma fiscal de Pemex, pues no nos da. –¿Se va a culminar la refinería nueva de Tula que se anunció en la reforma energética de 2008 con recursos públicos o se va a aprovechar la apertura? –La nueva refinería sigue en proyecto de planeación y de ingeniería y estamos en los últimos detalles. –¿Pero sí se va a construir? –Sigue vigente la evaluación. ¿Sabe cuánto vale la nueva refinería? 12 mil millones de dólares. –Mencionó que solamente participarían las compañías privadas en proyectos nuevos y no en los que ya están produciendo crudo. ¿Es así? –En los proyectos nuevos habría licitaciones en las cuales Pemex podría o no participar, dependiendo si le conviene o no. Los que ya están en producción se le van a dejar a Pemex. “En proyectos de campos maduros, que Pemex ya dejó atrás por falta de recursos, o en aguas profundas, donde ya descubrimos petróleo, como en el pozo Maximino, la inversión necesaria es entre 5 y 10 mil millones de dólares. Ya se verá en cuáles nos asociamos y en cuáles no. Por premisa, Pemex no compartirá utilidades ni beneficios donde no le convenga. Pero en campos donde es muy caro extraer, como Chicontepec, ahí sí nos resulta interesante buscar algun tipo de utilidad compartida”. –Hemos hablado de las críticas surgidas aquí en México, pero también se han publicado opiniones de que la reforma no es suficientemente ambiciosa. ¿Qué percibe en la comunidad de inversionistas? –Cuando se construyó la propuesta se hizo con un fin muy concreto: es una reforma buena para México, no para beneficiar ni darle complacencia a los inversionistas extranjeros. –¿Y se necesitaba modificar la Constitucion? –Sí, no sólo para darle certidumbre jurídica a los extranjeros, sino a los inversionistas nacionales. –Que buscaban precisamente certeza en sus contratos.

LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO bios que se han hecho aquí en México, como los contratos de servicios múltiples, que fueron impugnados legalmente? –Así es. Y a la pregunta que me hace de por qué se requiere un cambio en la Constitución, la respuesta es bastante sencilla: porque ya hicimos una propuesta que se aprobó en 2008, en la cual únicamente se cambió la ley reglamentaria y evidentemente no funcionó. Producimos ahora 25 por ciento menos hidrocarburos e importamos 50 por ciento de la gasolina y 30 por ciento del gas. Claramente requerimos algo distinto. “Realmente se tiene que comunicar a la población que la política energética ya no sólo se trata de extraer el crudo a 20 y venderlo a 100 dólares, sino que hoy en día tenemos la oportundiad de producir el gas más barato en todo el mundo. No se trata sólo de una política de vender el crudo, sino de producir gas de una forma masiva y llevar gas a muchas áreas del país que no se han podido desarrollar porque simplemente no tienen acceso”. –Algo que impacta las finanzas de Pemex es el llamado pasivo laboral (costo de pensiones). ¿Qué se va a hacer para sanear esta situación? –Se sigue en conversaciones, en un diagnósitco muy específico sobre el tema y estamos seguros que vamos a llegar a un puerto que sea justo para los trabajadores, que se respeten los derechos laborales. El pasivo laboral sí es un tema y se tiene que modenizar . –¿Cuáles son las alternativas que están analizando para financiarlo? –Se requiere una reforma al sistema de pensiones de Pemex. Hoy en día los trabajadores se retiran a los 55 años con ciento por ciento de salario de pensión, lo cual no refleja la expectativa de vida en el país. –Con respecto a descubrimientos, ¿se puede anticipar que los resultados en Maximino podrían ser el próximo anuncio de hallazgos

de petróleo en aguas profundas? –La geología que se da del lado estadunidense del Golfo de México es similar a la del lado mexicano. Si el éxito se ha logrado en Estados Unidos, no tenemos por qué no hacerlo aquí. –Hay un déficit de ingenieros relacionados con la industria petrolera. ¿Se tiene planeado crear una Universidad como la tiene Petrobras? –Pronto estaremos en ello. No pretendemos competir con las universidades que claramente hacen un extraordinario papel. Sí, estamos por anunciarlo. A finales del año estaremos impartiendo ya los primeros cursos de lo que será la universidad de Pemex. –¿Intervino como mediador en el conflicto entre la española Repsol y la argentina YPF? [La primera intenta evitar que su antigua filial argentina llegue a acuerdos con empresas internacionales para explotar un megayacimiento.] –Pemex es accionista con 9 por ciento de Repsol y ha tratado de facilitar una solución a ese conflicto, sin éxito. Y por lo tanto, ha habido un cierto grado de frustración en Pemex en este sentido. Creemos que debemos defender nuestros intereses como accionistas de la empresa pidiendo transparencia en la gestión y en ese sentido nos ofrecimos como facilitadores y lamentablemente esto fue rechazado por la empresa Repsol. –Se llegó a mencionar que Pemex podría reducir su participación como accionista de Repsol. ¿Es así? –Lo que sea mejor negocio para Pemex es lo que haremos. La trayectoria del precio de la acción de Repsol ha sido desafortunada. Desde que comenzó la actual administración en Repsol, en 2005, el valor de la acción ha caído 25 por ciento (de 22.7 a 17.5 euros). Evaluaremos lo que sea mejor para los intereses de Pemex como accionista de Repsol. Hemos intentado apoyar la gestión de la empresa, sin mucho éxito. Tenemos todas las opciones abiertas. ❍

En los contratos de utilidad compartida que firme el gobierno, se tiene que anotar que la reserva de petróleo es propiedad del Estado mexicano –Es correcto. Hay empresas mexicanas que en vez de invertir en México lo están haciendo en Estados Unidos en petróleo y gas, porque aquí no lo pueden hacer. Cuando los inversionistas hablan con nosotros han tenido una percepción positiva sobre esto. Algunos querrán más apertura, pero en promedio sentimos que hay un gran interés por invetir en el país, sobre todo por la certidumbre jurídica que ofrece. –Ese punto de la certidumbre jurídica, ¿sería un asunto relevante respecto de otros cam-

• Plataforma de Pemex en el Golfo de México. Foto: Archivo La Jornada

7


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO

12 de septiembre de 2013

El petróleo provendrá en los próximos años de aguas profundas

Situación actual de Pemex – La petrolera es la mayor empresa de México – Aporta un tercio de los ingresos del sector público – Del total de la energía que se genera en el país, 92 por ciento es de origen fósil PETRÓLEOS MEXICANOS (Pemex) es la mayor empresa de México. Del total de la energía que se genera en el país, 92 por ciento es de origen fósil, y para 2030, los hidrocarburos se mantendrán como la mayor fuente de energía del país. En los últimos 35 años los impuestos, derechos y aprovechamientos devengados por Pemex han representado un tercio de los ingresos del sector público federal. Así, uno de cada tres hospitales, kilómetros de carreteras y escuelas se han construido con recursos provenientes del petróleo. A partir de mayores inversiones y la diversificación de los campos productores, se ha obtenido un nivel de reservas probadas de más de ciento por ciento. Es decir, por cada barril de petróleo extraído hay otro en el subsuelo, ya sea marino o terrestre. Sin embargo, la producción actual, aunque en menor grado que en los años anteriores, ha seguido a la baja, pese a que los niveles de inversión por parte de Pemex en exploración y producción han llegado al punto más alto en la historia de la actividad en México, al rebasar montos de 20 mil millones de dólares anuales. Pero sólo se ha logrado acotar en uno por ciento el declive en la producción; en tanto se han dejado a un lado muchas oportunidades de generar ingresos y empleos. En tan sólo ocho años, el país ha dejado de producir cerca de un millón de barriles diarios de petróleo, a pesar de que la inversión pública en esta actividad alcanza ahora niveles récord. En los último años, Pemex se ha enfocado en la extracción de petróleo en aguas someras (de poca profundidad, cercanas a la costa), donde es la compañía número uno en el mundo, y en la que tiene mayores ventajas competitivas, dado que es de las regiones marinas de donde provienen tres cuartas partes de la producción total de Petróleos Mexicanos. El país cuenta en aguas someras de la Sonda de Campeche, en el Golfo de México, con sus mayores campos productores, principalmente el llamado Ku-Maloob-Zaap. Sin embargo, el megayacimiento Cantarell, en esta misma región y que fuera el segundo mayor yacimiento del mundo, vive su etapa natural de declinación, por lo que la producción ha disminuido y se ha tenido que compensar con la proviniente de otros campos y yacimientos. La producción promedio entre enero y julio de 2013 fue de 2 millones 523 mil barriles diarios, ligeramente inferior a la del mismo periodo de 2012. En los próximos años, el petróleo de regiones marinas provendrá principalmente de los pozos de aguas profundas (con tirantes de

8

Fuente: Iniciativa de reforma energética

agua entre 500 y mil metros) y ultraprofundas (mayores a mil 500 metros), los cuales implican grandes montos de inversión y riesgo, pues son tecnológicamente muy complejos, tardan entre cuatro y cinco años en producir una vez que se ha explorado la zona y delimitado el yacimiento con la perforación de varios pozos exploratorios y, además, la tasa de éxito estándar

en el mundo es sólo de aproximadamente 30 por ciento. En general, Pemex produce utilidades operativas sustanciales antes del pago de impuestos a la Federación. Su costo total de extracción y desarrollo se sitúa en 20 dólares por barril en promedio, mientras que, en los últimos años, el precio de exportación de la mezcla mexica-


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO

12 de septiembre de 2013

• Puesto de control del robot submarino de la Plataforma Bicentenario, en aguas del Golfo de México. Foto: José Carlo González

na de petróleo se ha mantenido alrededor de 100 dólares por barril. Sin embargo, el precio del petróleo en el mundo es un indicador súmamente volátil que se ve afectado en gran medida por la coyuntura política, social y hasta meteorológica, por lo que para los países productores y exportadores no es un ingreso que se pueda considerar estable. Desafortunadamente, el petróleo fácil –el que se encuentra en aguas someras– se está acabando en México y en todo el mundo. Los proyectos para extraer crudo en aguas profundas y ultraprofundas son muy costosos y arriesgados, tanto en términos técnicos como financieros. Actualmente, el debate nacional, a raíz de la presentación de la iniciativa del gobierno federal de reforma energética, se centra en la manera de afrontar dos grandes retos con respecto al petróleo y al gas: 1) permitir que los particulares compartan con Pemex experiencia, tecnología y riesgo, sobre todo en los procesos de exploración y extracción; y 2) cómo garantizar suficiente energía a buen precio para impulsar el desarrollo nacional. Pemex es actualmente una de las cinco mayores productoras de crudo a nivel mundial, y el propósito del gobierno federal, plasmado en la iniciativa de reforma, es que con la aprobación de los cambios legales propuetos, aumente sustantivamente su producción. Petróleos Mexicanos podría elevar su producción a niveles de 3 millones de barriles diarios para 2017, lo que no se logra desde hace seis años, y ubicarse dentro de las cinco empresas petroleras del mundo, medidas por su pro-

ducción, en un lapso relativamente corto. El mundo está cambiando y la industria petrolera vive momentos cruciales. Estados Unidos, nuestro principal cliente, está viviendo una revolución tecnológica con la que estaría en posibilidades de alcanzar la autosuficiencia energética dentro de los próximos años con el descubrimiento del gas shale (también conocido de lutita o esquisto) y petróleo shale, que ha transformado el mercado global de los energéticos. Apenas hace 10 años era impensable que Estados Unidos y Canadá se perfilaran hacia una autosuficiencia en materia energética y esto ya está sucediendo por el desarrollo de la tecnología de extracción de fracturación y perforación horizontal, que les ha permitido extraer cantidades importantes de lutitas (shale),

lo que también ha disminuido dramáticamente el precio del gas en Norteamérica a alrededor de tres dólares por millon de BTU, una unidad de medida del volumen de gas.

Gas shale México cuenta con las sextas reservas más grandes de gas shale del mundo. En reservas probadas (llamadas 1P) el país tendría garantizado, con el nivel de consumo actual, aproximadamente 10 años de suministro de hidrocarburo. De las probadas, probables y posibles (conocidas como 3P) el consumo garantizado se extiende a alrededor de 30 años. Asimismo, el país cuenta con recursos prospectivos convencionales y no convencionales, es decir, aguas profundas y shale por 54 mil y 60 mil millones de barriles de crudo equivalente. A LA SIGUIENTE PÁGINA

Aguas profundas, reto tecnológico E

N EL CASO de la exploración y explotación en aguas profundas, esta actividad que involucra el mayor desarrollo tecnológico no es la perforación de pozos, sino el diseño y construcción de la infraestructura submarina de producción. La infraestructura necesaria para poner en producción un campo a más de 2 mil metros de tirante de agua es sumamente especializada. Los desarrollos de cada campo son hechos prácticamente a la medida. El campo Great-White, operado por Shell en asociación con Chevron y British Petroleum, que se lo-

caliza cerca de la frontera con México, es la referencia más cercana a lo que se requerirá más adelante en el área en que Petróleos Mexicanos (Pemex) está realizando actividades exploratorias en aguas profundas. La profundidad de casi 3 mil metros, una de las más significativas a nivel mundial, hizo necesario que Shell desarrollara tecnología propia para construir infraestructura submarina que evitara la utilización de múltiples plataformas tradicionales, por la cual obtuvo diversos premios internacionales de innovación tecnológica. ❍

9


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO

12 de septiembre de 2013

En marcha, 21 proyectos de exploración

de hidrocarburos P

• Instalaciones en una plataforma de exploración. Foto: José Carlo González ➠

DE LA PÁGINA ANTERIOR

El gas shale, así como los yacimientos de aguas profundas, implican grandes dificultades tecnológicas, pues son yacimientos muy complejos para su explotación. Y, aunque el país cuenta con reservas potenciales muy importantes, no es posible que una sola empresa asuma todos los riesgos y tenga la capacidad financiera de abordar estos nuevos retos de negocio por sí misma.

Gas y combustibles Respecto de la gasolina y el diesel, la Constitución estipula que sólo Pemex los puede producir, por lo que si no lo hace en cantidad suficiente, nadie más lo puede hacer. De ahí que, actualmente, se tenga que importar casi la mitad de la gasolina que se consume en el país. A pesar de que Pemex exporta alrededor de 50 por ciento del petróleo crudo que extrae, tiene que volver a importarlo ya procesado como combustibles. En refinación es necesario invertir montos significativos para generar una suficiente producción de gasolina. Para esto, es necesario modernizar nuestras refinerías, proyecto que está llevando a cabo Petróleos Mexicanos. Si se logra elevar a un estándar moderno todas las refinerías mexicanas hacia 2018, se podría reducir el volumen de importaciones a 30 por ciento. De continuar esta tendencia, México se perfila a ser un importador neto de energéticos. La mitad de la gasolina que se consume en el país, así como un tercio del gas natural, se importa, mientras que cada vez se exporta menos petróleo. El objetivo de la reforma energética, como se plantea en la iniciativa que está a discusión en el Congreso, es darle la vuelta a esta realidad. México es uno de los países con mayores reservas de gas natural; sin embargo, es dependiente del exterior para explotar esta indus-

10 10

tria. En el país, la demanda de gas natural en las industrias ha ido creciendo y la producción de Pemex no ha sido suficiente para suministrarlo, tanto por la disminución dramática del precio mundial de este energético como por la falta de infraestructura en transporte. Éste es un grave problema para la industria nacional. Para ser más competitivos es necesario aprovechar las oportunidades de la coyuntura mundial. El precio del mercado regional de Norteamérica es de 3.3 dólares, cuatro veces menos que en Asia, y próximamente entrarán en funcionamiento los ductos de Los Ramones y el Noroeste, que conectarán Estados Unidos y México. Se espera que con la producción de gas incremental de Pemex haya suficiente de este combustible y a precios competitivos, lo que servirá para que México se convierta en un exportador.

México es uno de los países con mayores reservas de gas natural; sin embargo, es dependiente del exterior para explotar esta industria Aguas Profundas Pemex ha perforado 26 pozos exploratorios en aguas profundas, de los cuales 14 han resultado exitosos, y cuenta con cuatro plataformas de sexta generación. En 2012, Pemex intensificó su actividad en aguas profundas y hubo sin duda descubrimientos importantes, pero el ritmo que se requiere para ampliar esta actividad y aprovechar los cuantiosos recursos existentes en el Golfo de México implica inversiones de casi 60 mil millones de dólares por año, cuatro veces más de lo que dedica Pemex actualmente. Se estima que en aguas profundas del Golfo

ETRÓLEOS MEXICANOS (PEMEX) cuenta con una cartera de al menos 21 proyectos de exploración, que involucran recursos prospectivos por alrededor de 90 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente, ya dictaminados y registrados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Este volumen de recursos casi septuplica el de las reservas probadas de México, las cuales ascendieron al primero de enero de 2013, a 13 mil 868 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. Los últimos informes de la CNH, señalan que entre los proyectos más ambiciosos a explorarse durante los próximos 15 años destacan el del área de Perdido, en aguas territoriales del Golfo de México, con recursos calculados en 17 mil 300 millones de barriles de petróleo y gas; seguido del área denominada Golfo de México B, con 13 mil 815 millones de barriles y Campeche Oriente con 7 mil 634 millones de barriles. Los costos estimados de producción es estos tres proyectos de exploración oscilan entre 21.9, 15.7 y 11.1 dólares por barril, respectivamente. La clasificación de recursos prospectivos se define como el volumen de hidrocarburos estimado, a una cierta fecha, de acumulaciones que todavía no se descubren pero que han sido inferidas y que se estiman potencialmente recuperables, mediante la aplicación de proyectos de desarrollo futuros. La cuantificación de los recursos prospectivos está basada en información geológica y geofísica del área en estudio, y en analogías con áreas donde un cierto volumen original de hidrocarburos ha sido descubierto, e incluso, en ocasiones, producido. ❍

hay 26 mil millones de barriles y el costo aproximado de descubrir y desarrollar cada barril en esta zona está entre 20 y 30 dólares. En 2012 se confirmó la presencia de gas en la zona de Catemaco, Veracruz, específicamente en los pozos Lakach, el primer desarrollo en aguas profundas y que actualmente cuenta con seis pozos, y posteriormente los pozos Kunah y Piklis (localizados a 125 kilómetros al noreste del puerto de Veracruz). Asimismo, en la zona de Perdido, 250 kilómetros mar adentro al este de Matamoros, se descubrió crudo ligero por primera vez en aguas profundas en los pozos Trión y Supremus, lo que se tradujo en una incorporación de reservas por alrededor de 600 millones de barriles. Cabe mencionar que la inversión en un pozo de aguas profundas es de largo plazo, pues en promedio, no llegan a volverse productores sino hasta después de cinco años y tienen una tasa de éxito de alrededor de 50 por ciento en México y de 30 por ciento en el resto del mundo. En el otro lado de la frontera marítima existen ya cientos de pozos en producción.


LA R EFORMA ENERGÉTICA DE PEÑA NIETO

12 de septiembre de 2013

• Trabajadores en una de las plataformas en el Golfo de México. Foto: Archivo La Jornada

Contratos de Utilidad Compartida Hoy en día Petróleos Mexicanos subcontrata a otras empresas para operar. En el mundo energético hay dos tipos de empresas: las operadoras y las de servicios. Las empresas operadoras se enfocan a encontrar petróleo y subcontratan todos los demás servicios. Las empresas que brindan servicios a Pemex no tienen nada que perder hoy, todo el riesgo está del lado del Estado. En más de 50 países en el mundo existen tres tipos de contratos para las empresas petroleras operadoras: los contratos de utilidad compartida, los de producción compartida y los de concesión. Sólo la primera es la que está contemplada en la reforma propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto. ¿Qué son los contratos por utilidad compartida? Son contratos mediante los cuales una empresa privada arriesga su capital para contratar las actividades que hoy en día sólo Pemex puede llevar a cabo: explorar y producir petróleo. Sin embargo, los hidrocarburos que hallen, como lo plantea la iniciativa presidencial de reforma energética, seguirán siendo propiedad de la Nación y a la compañía privada se le pagará por sus servicios con recursos monetarios, no con petróleo, en función de cuánto sea el hidrocarburo que encuentren, pero sólo el Estado comercializará el producto. Estos contratos que plantea la propuesta de reforma energética están diseñados de tal forma que, en el grado en que el precio del petróleo suba o si el yacimiento tiene más hi-

El marco jurídico actual merma desarrollo de la industria petrolera EL MARCO CONSTITUCIONAL vigente faculta a Petróleos Mexicanos (Pemex) no sólo a desarrollar todo tipo de yacimientos de hidrocarburos sin posibilidad de que participen otras empresas, sino que también debe cubrir el abasto nacional de combustibles, sin que otras empresas puedan complementar sus inversiones. Así, el esquema jurídico no sólo limita la producción de petróleo y de gas, sino que también ha mermado el desarrollo de la industria de transformación de hidrocarburos (refinación de crudo, procesamiento de gas y petroquímica) y de transporte, almacenamiento y distribución de éstos. Ambos fenómenos han provocado una creciente brecha entre la oferta de hidrocarburos del país y las exigencias de la demanda nacional. Además de la disminución en la producción de petróleo, que cayó 26 por ciento de 2004 a mayo de 2013, el deterioro de la balanza comercial de hi-

drocarburos que lo calculado incialmente, su utilidad se va ajustando de forma que cubra su costo de capital. La reforma implica que el Estado seguirá recibiendo la renta petrolera a través del pago de impuestos y derechos

drocarburos se explica por las crecientes importaciones de gasolinas, gas natural y petroquímicos. Si se considera que de la producción diaria en México, que alcanza los 2 millones 510 mil barriles de petróleo crudo, sólo se refinan un millón 200 mil barriles al día, es posible dimensionar la magnitud del déficit que se presenta en esta actividad. En resumen, mientras que en 1997 las importaciones de gasolinas representaban 25 por ciento de lo que consumían los mexicanos, para 2012 alcanzaron 49 por ciento. En el caso del gas natural, en el mismo lapso, la proporción de gas importado para el consumo interno pasó de 3 a 33 por ciento del total nacional. Por su parte, en la industria petroquímica las importaciones netas casi representan el doble de la producción local. El 65 por ciento de los petroquímicos que se consumen a nivel nacional proviene del extranjero. La proporción se ha incrementado en 6 puntos porcentuales en los últimos 15 años. ❍

de las empresas que realicen la exploración y producción. Es importante señalar que los contratos de utilidad compartida serían incluidos en las leyes reglamentarias luego de aprobarse la reforma. A LA SIGUIENTE PÁGINA

11 11


La R efoRma eneRgética de Peña nieto ➠

DE LA PágiNA ANTERiOR

¿Qué es la renta petrolera y en qué se diferencia de la utilidad? El costo de producción de petróleo promedio es de 20 dólares por barril y actualmente el precio es superior a los 100 dólares, es decir, queda una importante utilidad operativa. La renta petrolera, como sucede actualmente, la seguiría captando el Estado a través de impuestos (el estándar impositivo a nivel mundial oscila entre 50 y 70 por ciento en promedio) sobre esta utilidad. De la cantidad restante se obtendría la utilidad neta de la empresa, la cual se repartirá con Pemex, después de cubrir nómina, impuesto sobre la renta y gastos administrativos.

Régimen Fiscal Hoy en día los impuestos que el Estado cobra a Petróleos Mexicanos son más altos que los vigentes para empresas petroleras en otros países. Hay propuestas que afirman que una reforma fiscal es lo único que necesita Petróleos Mexicanos, y aunque es una condición necesaria para el avance en materia energética, no es suficiente. Si bien es necesario disminuir la carga impositiva, sus beneficios son pocos respecto de las necesidades de la paraestatal. Si se cambiara el régimen fiscal y se le ubicara en el mismo estándar impositivo de otras empresas internacionales se generarían recursos por aproximadamente 10 mil millones de dólares, cantidad muy lejos de los 60 mil millones que se necesita invertir, además de que Pemex seguiría absorbiendo todo el riesgo de invertir cuantiosos recursos sin éxito en el descubrimiento de hidrocarburos. En países como Cuba, Venezuela o Argentina, las empresas estatales comparten riesgo a través de ese tipo de contratos, además de que se asocian con empresas que tienen alto desarrollo tecnológico.

Reforma Energética El ambicioso y polémico proyecto de reforma energética en nuestro país que se ha puesto a consideración del Congreso supondrá cambios trascendentales en la forma de operar de Pemex. Esta reforma plantea: un régimen fiscal distinto, autonomía de gestión, un mejor sistema de gobierno corporativo, y una estructura interna más ágil y flexible. Esta exigencia de resultados se traduce en metas muy claras: elevar la producción de petróleo y gas, al tiempo que la reposición de reservas continúe por arriba de ciento por ciento y alcanzar en los procesos industriales niveles de productividad y eficiencia superiores al estándar mundial. Hoy en día existen tres distintas propuestas de reforma energética provenientes de las tres principales fuerzas políticas representadas en el Congreso. Hay coincidencia en la necesidad

n

12

12 de septiembre de 2013

Fortalecería órganos reguladores Para el fortalecimiento de los órganos reguladores, la Comisión Nacional de Hidrocarburos concentrará toda la información geológica proporcionada por particulares, así como la que tenga y obtenga de Petróleos Mexicanos (Pemex). Además, tendrá la facultad de otorgar permisos de exploración superficial y perforación, así como de regular, en aspectos técnicos y de seguridad operativa, las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos, el tratamiento y refinación de petróleo, así como el procesamiento de gas natural en nuestro país. Por su parte, la Comisión Reguladora de Energía también ampliará significativamente sus facul-

de un cambio interno en Pemex y todas reconocen también que existe una gran oportunidad en materia de energía. Bajo la reforma que el presidente Peña Nieto ha propuesto, el Estado seguiría siendo propietario ciento por ciento de los hidrocarburos y determinará dónde va a abrir la industria y dónde no. Por ejemplo, en aguas someras, donde Pemex es el mayor productor del mundo, no tendría razones ni incentivos para compartir el riesgo. Sin embargo, en la explotación de gas shale y aguas profundas, donde es necesaria una cuantiosa inversión monetaria y hay mucho riesgo económico, las alianzas podrían resultar muy benéficas para generar mayores recursos en el país. Así como en la refinación, transportación de gas y petroquímica básica.

El costo de producción de petróleo promedio es de 20 dólares por barril y actualmente el precio es superior a los 100 dólares, es decir, queda importante utilidad operativa. ¿Cuáles son los beneficios de la reforma energética? En un país donde todavía existen altos niveles de pobreza, que aquejan a una parte importante de la población, hay que aprovechar la oportunidad de transformar hidrocarburos en empleos y en crecimiento económico. En los países donde se ha llevado a cabo este tipo de reformas, las empresas estatales se han fortalecido, como sucedió en Colombia con Ecopetrol, hace 10 años, donde lograron una refor-

tades para otorgar permisos y regular la gestión de todos los tipos de transporte, almacenamiento y distribución de hidrocarburos y de los productos que se obtengan de su transformación, así como terminales de regasificación, compresión, licuefacción y descompresión . La Comisión reglamentará dichas actividades desde el punto de vista técnico (seguridad operativa, calidad y medición). Por otro lado, tendrá la facultad de otorgar permisos para el expendio al público de hidrocarburos en gasolineras y estaciones de carburación, así como regular la venta de primera mano, la comercialización y la internación a territorio nacional de los productos. ❍

ma similar y hoy producen el doble de hidrocarburos. En Brasil, Petrobras triplicó su producción a partir de la aprobación de su reforma. Hoy todo el riesgo de las actividades de exploración y producción, así como los de carácter financiero, recaen en el Estado a través de Petróleos Mexicanos y el objetivo de la reforma es tener contratos que le permitan a las empresas privadas invertir en yacimientos que seguirán siendo propiedad de la nación, no así en Pemex como tal. Simplemente esas compañías privadas arriesgan su capital y si logran tener éxito obtienen una parte de la utilidad, después del pago de impuestos y derechos (es decir, de la renta petrolera) con reglas claras y transparentes.

Conclusión El gobierno de la República ha reiterado en múltiples ocasiones que Pemex no se vende ni se privatiza, pero sí se busca modernizarlo y fortalecerlo. Pemex seguirá siendo una empresa ciento por ciento mexicana, pero con la flexibilidad suficiente para hacer alianzas con socios nacionales e internacionales para emprender nuevos proyectos, disminuyendo el riesgo económico. También será posible que particulares participen en las actividades de refinación, petroquímica básica, transporte y almacenamiento de petróleo y gas, así como sus derivados, lo que permitirá, de acuerdo con la iniciativa de reforma, que haya más combustibles y más baratos. En el decreto de 1940 el presidente Lázaro Cárdenas promulgó la ley en la que permitía a Pemex contratar a empresas privadas con la finalidad de realizar trabajos para la explotación de hidrocarburos, manteniendo el dominio de la Nación sobre sus recursos y éste es el espíritu que ha retomado la reforma que se presentó al Congreso, como se planteó en la presentación de la iniciativa. ❍

n Directora General: Carmen Lira Saade n Gerente General: Jorge Martínez n Asistente de la Dirección: Guillermina Álvarez n Publicidad: Marco Hinojosa n Coordinación de la Edición: Emilio Lomas Reporteros:Roberto González Amador e Israel Rodríguez n Diseño: Francisco García Noriega y Jorge Navas n Edición de textos: Socorro Ortiz n Procesamiento y conservación de imagen: Rebeca Panameño n Retoque digital y producción: Pablo Camacho, Francisco del Toro y Andrés Torres Yepes n Suplemento especial del periódico La Jornada, editado por Demos, Desarrollo de Medios, SA de CV; Av. Cuauh témoc núm. 1236, colonia Santa Cruz Atoyac, CP 03310, Delegación Benito Juárez, México, DF, Tel. 9183 0300. Impreso por Imprenta de Medios, SA de CV, Coordinación de impresión: Enrique Martínez, Av. Cui tláhuac núm. 3353, colonia Ampliación Cosmopolita, Azcapotzalco, México, DF, tel. 5355 6702, 5355 7794. FOTO PORTADA: José Carlo González

Reforma12092013  

Suplemento de La Reforma Energética de Peña Nieto

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you