__MAIN_TEXT__

Page 1


Por una noche | Aruma


Lillo, Mario Por una noche / Mario Lillo y Roberto Cubillas. - 1a ed. - Buenos Aires : La Bohemia, 2010. 24 p. ; 20x23 cm. - (Comunidades; 2) ISBN 978-987-1019-46-5 1. Literatura Infantil Argentina. I. Cubillas, Roberto II. Título CDD A863.928 2 Fecha de catalogación: 19/04/2010

© 2010, Por una noche © 2010, Editorial La Bohemia ISBN 978-987-1019-46-5 Primera edición: abril 2010 Primera reimpresión: abril 2013 Segunda reimpresión: marzo 2015 Colección: Comunidades Dirección Editorial: Valeria Sorín - Laura Demidovich Diseño de colección: Alejandra Mosconi Autor: Mario Lillo Ilustrador: Roberto Cubillas Traducción al Aymará: César Huanca Agradecemos el amoroso asesoramiento acerca del pueblo Aymará y su lengua brindado por Manuel Cervantes, Arturo López, Valerio Chávez, Ulpian Ricardo, José Laura Yapita, Mercedes Mainero, Faustina Laura de Persona, Amos Batto, María Luisa Miretti y Praxides Hidalgo. Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro, en forma idéntica o modificada y por cualquier medio o procedimiento, sea mecánico, informático, de grabación o fotocopia, sin autorización de los editores. Impreso en Argentina. Printed in Argentina. Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723. Este libro se terminó de imprimir en marzo de 2015, en los talleres de Artes Gràficas Integradas, Florida, prov. de Buenos Aires, Argentina.


Cuentan que dicen que contaron que habĂ­a una vez un pueblo del altiplano boliviano donde no existĂ­a la noche. Siwa sapxanwa may kutixa qullasuyu suni markana kawkhanatix arumaxa jani utjkana.


Todo era luz. El sol era intenso y permanente. Los hombres y las mujeres entonaban canciones mientras labraban la tierra.

Taqiwjawa qhanana. Willkaxa wali jach’a wiùayatakinwa. Ukhamanwa chachanaka warminakaxa uraqinaka jayllinak jayllisisaw satapxanwa.


Los niños se bañaban en el lago, saltaban y dibujaban piruetas en el aire. Para protegerse de la luz, llenaban sus ropas y sombreros de arco iris. Los ancianos hablaban con la Madre Tierra pidiendo alimentos y protección.

Wawanakaxa qutana jarisipxanwa, alayaruwa khiwis thuqtapxana. Qhana jark’aqasiñataki, phuqantaxanwa khurminti isinakaparu. Achachilanakaxa parlapxanwa Pachamamampi, manq’añanak mayisa uywañataki.


Llegaba un momento en el que estaban todos tan cansados que querían cerrar los ojos y reposar. Pero sus siestas eran muy cortas y luminosas. Cierta vez un cóndor susurró en el oído de Kusi: “El cuy tiene una pequeña noche”. Y rápidamente se alejó volando.

Mä ratjaru ancha qarxapxana ukatsti nayranakpaxa jist’antasa samarapxana Uka ikixa jani anchajanwa juk’akinwa ukatsti ukata mupasisan ancha qhananwa. Mä kutixa mä kunturixa Kusi imilla jinchuparu ch’axmintana: “wank’uxa juk’a arumaniwa” ukata wali ratukiwa jalasisa sarawxana kunturixa.


La niña contó la novedad a su padre, el jefe Ruka. —Ve con tu hermano a pedirle prestada la noche —le ordenó. Kusi y Amaru esperaron al cuy en la puerta de su cueva. A cambio de una noche le ofrecieron una canción.

Imilla wawaxa sataynawa uka yatiyawinaka p’iqinchiri Ruka awkiparu. –Saram jilamampi uruma mayt`iri- sasa. Kusimpi Amarumpi suyt’apxana wank`u punkun utapana. Aruma campiytañatakix mä jaylli churañ munapxana.


Así, por primera vez, el pueblo tuvo su noche. Ansiosos por conocerla, se tendieron en sus hamacas a disfrutar de un oscuro descanso. ¡Ay noche!…

Ukhamata markaxa mä arumanitaynawa. Jaqinakaxa int’añataki suyapxanwa, ukata ukiñanakparu jaquntasa suma samarapxana. Ay Aruma!...


Pero duró solo un suspiro, porque empezó a aclarar y el brillo del amanecer los despertó. Era necesario conseguir una noche más larga.

Ukata uka arumaxa mä juk’akinwa jani anchajanwa, alwana willkaxa qhanstipan jaqi ikir sartayataynawa. Jupanakaxa munapxanwa mä jach’a aruma.


Amaru y sus amigos cazaban en la selva, cuando vieron escondido entre los árboles a un puma dorado que aguardaba su presa. —Voy a terminar con él —dice Amaru y lo enfrenta con su lanza mientras sus amigos lo rodean.

Amaru masinakapampixa chumina uywanaka thaqaskapxana katuñataki. Ukana uñjapxatayna mä paqu puma, uka quqa k´uchuna suyaskanwa manq’apa katuntañataki.


El puma asustado y desesperado ofrece una noche a cambio de su vida. Así fue como Amaru y sus amigos consiguieron la segunda noche.

Pumaxa sustjasis chhuknaqtatayna llakt’asisa mä aruma churataynawa jakañataki Ukhama Amaru masinakapampixa payiri aruma jikqtatayna


El cielo era una cueva llena de ojos, una caja llena de secretos. Se vieron pequeños, inmóviles, ante tanta inmensidad.

Alayax mä qaqanwa ukax nayra phuqhatanwa, mä phukhu sit’ata taqi kunaninwa Jisk’aki uñxasipxana, juni kuns lurasa uñjapxatayna Ch’amakasan Pachamamat wawanakpataynawa


Al amparo de la oscuridad, se sintieron hijos amados de la Pachamama. ยกAy noche, noche, noche!

Ay aruma, aruma!


La oscuridad les dio sabiduría en sus pensamientos. Los sonidos se hicieron más puros. Todo se detuvo. La profundidad de los ojos del cielo reflejó sus sueños y promesas.

Ch’amakaxa amuyu churataynawa p’inqintasiñataki, ch’ajmiñanakax qhanstayawintaynawa. Taqi kunas sayt’i.


Desvanecieron los cuerpos sobre la tierra, dejaron caer sus pĂĄrpados y se sumergieron en un intenso y prolongado sueĂąo.

Alay manqha nayraxa samkanak suma amuyunakampi qhispiyiwa.


Al despertar no pudieron reconocer el lugar. Tras una noche tan larga, la aldea se había transformado. Los pastos crecidos habían invadido los cultivos. Sus alforjas estaban vacías. La tierra agrietada como telaraña, esperaba el diálogo de los ancianos. Ikiwita sartasaxa ukana janiw uñt’kapxanti. Uka jach’a arumanxa, uka jisk’a markaxa mayjaptataynawa. Jach’a quranakaxa satata yapunaka uraqinakaru ñanqhachxatanawa. jach’a wayaqanakapaxa ch’usakixanwa.


Kusi y Amaru pensaron que tenían que buscar otra noche, una con la medida adecuada.

Uraqinakapaxa khakhatatxanwa kusikusin qanapjama, achachilanakampi aruskiptañataki suyapxanwa. Kusimpi Amarupixa lup’ipxanwa amtapxanwa yaqha aruma thaqhaña, maya jupanakatakjama.


Caminando por el monte y buscando silenciar tanta luz, los hermanos se encontraron con una madriguera, dentro de ella oscuridad y muy al fondo un quirquincho.

Chumi taypina sarnaqasa qhana chhujtayañataki thaqhasa, jilanakaxa ma putumpi jiktasipxataynawa, uka manqhanxa ch’amaka juk’ampi manqhaxa mä khirkhinchumpi.


—Tatú, ¿estás durmiendo? ¿Quieres comer? El quirquincho se dejó tentar por un poco de comida y abandonó su noche en manos de Kusi y Amaru, quienes silbaron a toda la comunidad dando la noticia de una nueva caída del sol.

–Khirkhinchu, ¿ikisktati? ¿manq’añ muntati? Khirkhinchuxa apayasitaynawa ma juk´a manq’ata. Ukata jaytataynawa arumapaxa ampar Kusimpi Amarumpi. Ukata jupanakax khuyt’apxanwa taqpacha markaru yatiyawi churasa inti jalaqtawipa.


En cada aldea se prendieron fogatas, se preparรณ la comida y se esperรณ. Cuando el cielo se llenรณ de estrellas, la noche se encendiรณ en cada uno de ellos y todos cantaron junto a los siquris. ยกAy noche, noche!


Sapa markana nina naktayapxana, manq’a wakichapxana, ukata suyapxana. Kunarsati alaqpachaxa phuqhantana wara warankampi, arumasa nakatayasiwa, qhanantanwa, sapa mayniru taqpachanirakiw jayllipxana sikurimpi chika. ¥Arumas utjiw, arumas utjiw sasa!


Al amanecer los rostros sonreían descansados. Los representantes de todas las aldeas se reunieron y, con el consentimiento de Ruka, declararon la noche del tatú como propia. Ya hay noche.

Alwatana qhanatatanisinxa ajanunakapaxa wali k’uchi larupxana wali samarata. Ukata jach’a p’iqinchirinakaxa taqpacha markanakata tantachasipxanwa. Ukata jacha Rukaxa taqi chuymampiwa arsuna khirkhinchu arumapa jichax taqpachaniwa. Ukata arumasa utjixi sasa.


Cuentan que dicen que contaron que había una vez un tatú que buscaba su noche.

Sapxanwa sapxiwa sasa mä khirkhinchuxa arumapa thaqhtayna.


Canción de cuna aymará Buenas noches mi amor. Duerme bajo la luna con los ojos cerrados. Ya nos vamos a dormir, que mañana mi amor te despertarás. Buenas noches duerme bien. Que la noche espera y mañana ya verás cuando en el cielo nazca al sol.


Profile for Editorial La Bohemia

Por una noche  

Autores: Mario Lillo y Roberto Cubillas Colección Comunidades Edición castellano - aymará. Relato tradicional de pueblo aymará. Literatura...

Por una noche  

Autores: Mario Lillo y Roberto Cubillas Colección Comunidades Edición castellano - aymará. Relato tradicional de pueblo aymará. Literatura...

Profile for labohemia
Advertisement