Page 1

EdiciĂłn bilingĂźe mapudungun-castellano

Franco Vaccarini Vanina Starkoff

Doce pescadores Marri epu nug challhuafe


La historia Las leyendas tienen la capacidad de vivir en el tiempo y son la base de los sueños de los pueblos. El pueblo mapuche se extiende a ambos lados de la cordillera de los Andes. Su cosmovisión es la misma, pero adquiere matices propios según la comunidad. Doce pescadores está basada en las historias que cuentan los mapuches acerca de la Pincoya, protectora de los náufragos y sembradora de peces; y han sido reinterpretadas con libertad y respeto por Franco Vaccarini y Vanina Starkoff.


Doce pescadores | Marri epu nug challhuafe


Vaccarini, Franco Doce pescadores / Franco Vaccarini ; ilustrado por Vanina Starkoff. -1a edición bilingüe - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : La Bohemia, 2016. 24 p. : il. ; 17 x 23 cm. - (Comunidades ; 6) Traducción de: Fermina Pichumil. ISBN 978-987-1019-70-0 1. Literatura Infantil. I. Starkoff, Vanina, ilus. II. Pichumil, Fermina, trad. III. Título. CDD 863.9282

© 2016, Editorial La Bohemia © 2016, Doce pescadores © 2016, Franco Vaccarini © 2016, Vanina Starkoff. ISBN: 978-987-1019-70-0 Primera edición: febrero 2016 Colección: Comunidades Dirección Editorial: Valeria Sorín y Laura Demidovich Diseño de colección: Alejandra Mosconi Diseño y armado: Leticia Kutianski Autor: Franco Vaccarini Ilustradora: Vanina Starkoff Traducción al mapudungun: Fermina Pichumil Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro, en forma idéntica o modificada y por cualquier medio o procedimiento, sea mecánico, informático, de grabación o fotocopia, sin autorización de los editores. Impreso en Argentina. Printed in Argentina Hecho el depósito que marca la Ley 11.723 Este ejemplar se terminó de imprimir en los talleres de Artes Gráficas Integradas, en marzo de 2016, en Florida, Prov. De Buenos Aires.


Cuando los pescadores preparaban sus redes para ir al mar, el pequeño Fulcamil, siempre atento, siempre inquieto, aparecía corriendo en la playa: –¡Yo voy! ¡Quiero ir! ¡Yo voy!

Pu nug challhua petu pepica huingun amualu futa lafquen meu fei acui pichi ñua Fulcamil: –¡Inche amuan! ¡Inche amuan!–, pi.


–Todavía no, Fulcamil, deberás crecer un poco más.–argumentaba Aukan, su padre. El mar da miedo cuando los vientos se confunden en todas direcciones, cuando las olas vienen altas y golpean con furia las rocas. El mar a veces da miedo, pero no a Fulcamil. Doce remeros impulsan la piragua mar adentro. Doce remeros lanzan doce redes. Así quiere vivir Fulcamil. –¡Yo quiero ir! ¡Esta vez llévenme! ¡Yo voy! –Todo a su tiempo.


–Petu pichi che ngueimi Fulcamil. –pi Aucan tañi chau. Une quim chali lafquen aimi, llicanguei lafquen futaque huincul co, culchrafi curra meu meli ñom mapu tuhai curruf quim chali filmi ta lafque fei ula con aimi, Fulcamil. Epu marri nuhun callhua tucuingun tañi. Femnguechicupa monguelealu Fulcamil. –¡Inche amuan! ¡Fei hula amuan! –Petu aculai ta mi antug.


Ponhui lafquen meu quiñe reñma lafquen petu nguchramca uigun. –Chau afcazi nieafimi pu huenchru lafquen mu mialu epe acui lulul huenu. –Pita Pincoya. –Pichi ñahue, ti pu huenchru quimlaingun chumnguechi con alu futa lafquen meu futa nehuen nihei ta futa lafquen cuñuhu feimu cuñumu niengue quei Cai Cai nehuen rume lef conquelai. –Pita Millalobo. –Quishu ñi fullfuñ niemi tati feimu pohieneifimi ti pu huenchru Pincoya ca tami cuifique che ñi zuam mulei feimu pohiefimi ti pu huenchru. Ñi ñuque tuculpai ñi che nguequefui cuifi, huelu Millalobo ñi pohien ca zuamfi.

En el fondo del mar, una familia distinta conversa. –Padre, te pido otra vez por los náufragos, pronto habrá tormenta –insiste la Pincoya. –Hija mía, si los hombres se aventuran a navegar deberán saber que el mar tiene sus riesgos. Hay que respetar su poder. Ni siquiera la gran Cai Cai puede jactarse de manejar la fuerza de las olas a su antojo –argumenta Millalobo. –Amas a los hombres porque está en tu sangre. Amas a los hombres, Pincoya, porque son tus antepasados. –Su madre recordó que ella había sido humana y cómo el amor por Millalobo cambió su destino.


–Mamá, Pincoya exagera, para beneficiar a los hombres siembra de cangrejos la costa. ¡Y mira! Recién uno quiso atrapar mi cola con sus pinzas. –protestó la Sirena.– ¿Te crees la salvadora de los hombres? –A mí me gusta lo que hace la Pincoya. –Tras decir esto, el Pincoy entonó una dulcísima canción. Sé de muchos tesoros en las barcas hundidas. Sé del resplandor del oro. Sé de las vidas perdidas. Ay ay ay La tormenta es feroz. Y las mujeres esperan en la playa. Ay pescador regresa pronto a casa. –Son tal para cual. –Protestó la Sirena.


–Ñuque, Pincoya raquizuanmi soy cume muleal pu huenchru tucupai fenchrenque cangrejos fei. ¡Feula epe nguna culen eneu pita Zumpalla! ¿Chaum a fimi pu huenchru? –Inche azum fin tañi zeumal Pincolla. –Eipilu Pincoy hulcantui. Quim nien chunten cumequelu mulei pongui huampo mu.  Quim nien ñi milla huiluf. Quim nien chumten monguen ni ñamtun. Ay ay ay Nehuentulei lulul huenu. Pu zomo huichraleingun. Mai pu nug challhuafe  uiñomun tamun ruca meu –Com ca feleingun. –Pita Zumpalla.


Cuando los hombres se fueron al mar, Fulcamil lloró. Su madre quiso calmarlo y lo mandó a las rocas a buscar mejillones. Y le dijo que eso también era pescar. Fulcamil obedeció, pero no se conformó. Ahí lo encontró Sayen, la niña con ojos como la noche. –¿Por qué lloras? –Porque quiero ir al mar. Parece que estoy condenado a ser chico, pero ya crecí. –Ya crecí, ay, ya crecí, pero tienes mocos en la nariz. Fulcamil no pudo evitar la risa. Y con la risa, se fue el enojo. Sayen y Fulcamil pasaron las horas siguientes hablando de sueños y de lugares que nunca habían visto detrás de las montañas y del mar. Y tan rápido pasó el tiempo que los pescadores volvieron. Había sido un mal día para la pesca. Al bajar las redes vacías Aukan vio a Fulcamil con su amiga. “Mi hijo ya ha crecido.” Amulu pu huenchru lafquen meu ngumai Fulcamil chumimi am pi ñuque amungue lil meu iemengue ca challhua nugcallhua reque. Mai amuan pi Fulcamil huelu aihulai. Fei acui Sayen curru nguen pun reque pichi zomo. –¿Chemu am ngumaimi? –Cupa amun lafquen meu huelu rume pichi che nguen piguen huelu inche zoi futa che nguen chremun. –Chremun mai chremun huelu poz lei tami hiu merun meu. Aihei Fulcamil fei niehulai llazcun. Sayen ca Fulcamil nguchram ca huingun fill antug com tañi pefiel mapu, lafquen, huarria melelu furri mauiza meu. Fei muchai muten rupai antug fei huiñotuingun pu nugchallhuafe. Cume antug nielaingun pu nug challhuafe uelli lei nugfe. Aucan fefilu ñi fotum ca ti pichi zomo chremi tañi fotum pi.


Ramtui Fulcamil: –Chau, ¿chumul amuan inche? Liftui ñi hiu. –Ule cupahaimi. Raquizuami Fulcamil… –¿Ule amuan? –Mai cupaimi –¿Amuan? –Lafquen meu Lef chripai Fulcamil muchruri curra meu afulcai ñi hiu huelu pifalai rincu rincu iahui. Inche amuan fei hula amuan.

–Papá, ¿cuándo voy a ir con ustedes? –Por las dudas, Fulcamil había verificado el estado de su nariz. –Mañana vendrás. Fulcamil iba a protestar, pero... –¿Manaña iré? –Vendrás. –¿Entonces iré? –Irás. –¿Al mar? –Al mar. Fulcamil salió corriendo, se tropezó con una piedra y se lastimó la nariz, pero igual saltaba y bailaba por todas partes. –¡Yo voy, esta vez yo voy! ¡Voy!


Ya iba quedando atrás la noche, ya los calafates ardían, como los ojos de la Pincoya observando a distancia los movimientos de los pescadores. Fulcamil disfrutaba aunque no había delfines, ni ballenas, ni grandes peces. No había cangrejos ni camarones, ni lapas ni caracolas, ni centollas ni langostas, ni ostras ni almejas. Había nubes. Nubes manchadas por el amanecer. Nubes cargadas de color y de agua. Aukan estaba preocupado. Tendrían que ser más rápidos que la tormenta. Un trueno y otro. Relámpagos. Luz y oscuridad.


Zeu rupalei pun, pu calafates lupumlengun Pincoya 単i ngue reque leli lelu ca mapu cupalu pu nug challhuafe. Fulcamil aihui mulenole caque que challhua rume, chorri caracola centolla ni ostra. Chromu muten mulei afulcan leingunca niengun co epe cui lihuen. Aucan aimu単 zi単maulei, zoi matulele engun lulul huenu meu. Uilifi lulul huenu ca zumi単i.


Sayen mu raquizuami Fulcamil fei curruf pimunentui nug challhua fe. –Ngoinma guetuin ta Pincoya. –Quishu chumcano rume ngoimaquelai. Quiñe futa lil co impoli ta huampu. Ñami ñi nug callhua Fulcamil inaconlu feita ñi chau huirrari. –¡Amuquilngue! Ca acui futa lil co urrufi co me ta Fulcamil ñami pongui co. Chcreca chripai zeu zumin hueno coni. Machi purrun nguipun meu reque aucantui co, calcu co pelafin ta uampu.

Fulcamil pensó en Sayen cuando el viento sacudió la piragua. –La Pincoya nos abandonó. –Ella nunca abandona. Una ola gigante envolvió la embarcación. Fulcamil perdió su red e instintivamente la siguió. –¡No, siéntate! –gritó su padre. Otra ola arrojó a Fulcamil sobre las aguas y se hundió. Nadó hasta la superficie donde lo recibió la negrura del cielo. Las aguas se agitaban como la danza que las machis bailaban en las ceremonias. Aguas brujas, no dejaban ver el bote.


Sin fuerzas, sintió el deseo de dejarse caer dulcemente. Entonces, rodeado de niebla, vio un barco lleno de luces y de gente en cubierta, parecían felices. Muchos tripulantes lo señalaban con el dedo, podía verlos con toda claridad a pesar de la danza frenética de las olas, de la oscuridad de la tormenta, del miedo y la fatiga, como si todo el mar fuera el barco, el inmenso Caleuche, el fantasmal barco de los náufragos.

Hueza zuam lu, ñochica chranacunuhui, inaltu chrucur hueno pei quiñe. Uampu apolei che mu com ale conlei iailei ngun pu che ca cume mapu pefingun pu che. Ito purru lei ti lafquen co, ca ti zumiñ lulul huenu, llica ca felei futa lafquen reque mule ti futa uampu Caleuche pingulu.


–Llicalquilngue Fulcamil mongueleimi. –Pincoya ta mulei. Pincoya aifiñ zomo curru ngue cume ulcantun zungun niei. Inaltu mu nulaingun pu lil co chalitual. ¿Zomo nguei? ¿Cam ca che nguei? Fulcamil ta cremolei ca peafi ta Sayen. Zumiñ ta chripai huenu mapu meuca coni quishu ñi calul choñi ñi ngue hiu mu petu chripai papai con.


–Estás a salvo, Fulcamil. No tengas miedo. La Pincoya estaba con él. La Pincoya era hermosa. Tenía ojos de cuna. Tenía voz de canción. A su alrededor las olas se abrían y se inclinaban ante ella, reverenciales. ¿Era una mujer? ¿Era un sueño? Fulcamil sintió que estaba seguro, que volvería a ver a Sayen. La oscuridad salió del cielo y se metió en su cuerpo, cerró los ojos. Por su nariz resbalaba el agua.


Las olas empujaron la piragua con once pescadores a la costa. En la playa, las mujeres hacían señas con los brazos. Era para avisar que allí, sobre la arena, estaba Fulcamil. La Pincoya lo había traído en sus propios brazos, no quiso llevarlo al barco de los náufragos felices. Él tenía una larga vida por vivir, con mares calmos y tormentosos para navegar. Y tenía los ojos de Sayen justo mirando sus ojos. El día siguiente fue un buen día. El mar estaba lleno de peces y las redes se llenaron. Hombres y mujeres festejaron en la playa, bailaron bajo las estrellas, bailaron hasta ser felices. Pu lil co tucuingun ti ng challhua ca marri quiñe huenchru mu. Inaltu lafquen pu zomo huicraingun ñi lipag. Eihieu minche cuihu me mulei Fulcamil Pincoya ta cupalfi. Quishu ñi lipag, ielafiñ ti uampu cheu ñi mulen ti aihun che. Quishu niei fenchren antug ñi mongueleal. Tun lei ta lafquen lulul huenu ca felei, Sayen ñi ngue leli niefi traf ngue iugun. Ule cume antug muleai apolei challhua lafquen meu nug challhua ca felei. Pu huenchru ca pu zomo aihuingun. Futa purru ingun minche huangulen fei ula ahiungun.


La Pincoya es la hija de Millalobo, rey del mar, y la bella mapuche llamada Huenchula. Nació como cachorro humano pero al ser mirada por su abuela se convirtió en agua. Su mamá la llevó al mar y allí tomó forma de mujer. Por eso toda la familia se fue a vivir al fondo del océano, donde luego nacieron el Pincoy y la Sirena. Ellos reparten su amor entre los seres de las profundidades y la gente de la tierra.


Franco Vaccarini Desde siempre se dedica a las letras. Tiene más de sesenta obras publicadas circulando por el mundo. Su obra ha sido distinguida con el premio El Barco de Vapor (2006) y menciones del Fondo Nacional de las Artes (1997 y 2001). Su cuento Cabeza hueca, cabeza seca, publicado en esta colección, obtuvo el Destacado a la Traducción que otorga la Asociaciónde Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (ALIJA, 2013). Vanina Starkoff Nació en Argentina. Se graduó como diseñadora gráfica en la Universidad de Buenos Aires. Por años estudió el arte de ilustrar con José Sanabria. Ha publicado libros en lugares tan diferentes como Argentina, Brasil, España y Corea, por los que obtuvo importantes premios y menciones de honor.


El joven Fulcamil insiste a diario: quiere salir a pescar con su padre y sus hombres. ¿Es que no es ya suficientemente grande? ¿Cuándo lo dejarán ser parte de los doce pescadores? El mar, aunque ruja, no lo asusta. Ya puede cuidarse solo, o al menos eso cree. Por suerte entre las olas vigila la Pincoya.

Colección Comunidades rescata relatos antiguos de culturas integradas a nuestra sociedad latinoamericana. Al seguir el hilo por la trama social, se puede ver el rastro de un pueblo en cada diseño. Porque solo se ama lo que se comprende y solo se comprende lo que se conoce.

ISBN 978-987-1019-70-0

Doce pescadores  

Autores: Franco Vaccarini y Vanina Starkoff Colección Comunidades Edición castellano - mapudungun Relato tradicional del pueblo mapuche. Li...

Doce pescadores  

Autores: Franco Vaccarini y Vanina Starkoff Colección Comunidades Edición castellano - mapudungun Relato tradicional del pueblo mapuche. Li...

Advertisement