Issuu on Google+

ARCHIVO HISTÓRICO DE LAS ASAMBLEAS POPULARES 19 Y 20 DE DICIEMBRE (ARG.)

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO “GUSTAVO BENEDETTO” –SCALABRINI ORTIZ Y CORRIENTES–

HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO –CAÍDO DURANTE LA MASACRE DEL 20 DE DICIEMBRE DE 2001–

Diseñó, editó y publicó: ARCHIVO HISTÓRICO DE LAS ASAMBLEAS POPULARES BIBLIOTECA POPULAR LOS LIBROS DE LA BUENA MEMORIA labibliopop@gmail.com www.labibliopop.blogspot.com www.archivopop.blogspot.com www.editoresmatreros.blogspot.com www.defensoriaspopularesautonomas.blogspot.com

Buenos Aires Noviembre-2012


ÍNDICE pág. ACTO HOMENAJE A GUSTAVO BENEDETTO EN VILLA CRESPO 01 POR ASAMBLEA POPULAR DE SCALABRINI ORTIZ Y CORRIENTES “GUSTAVO BENEDETTO” DOCUMENTO I. EVOCACIÓN DE GUSTAVO “ DOCUMENTO II. CARTA DIRIGIDA AL DIRECTORIO DEL HSBC 02 DOCUMENTO III. CONTINUAR LA LUCHA 04 LA SEGUNDA MUERTE DE GUSTAVO BENEDETTO ENTREVISTA A ELIANA BENEDETTO POR LAVACA.ORG

04

MATARON GENTE A MI LADO Y NO HAY CULPABLES ENTREVISTA A DAMIÁN AQUINO, TESTIGO DE LA MASACRE POR ADRIANA MEYER (PAGINA12)

08


1 “ACTO HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO” –CAÍDO DURANTE LA MASACRE DEL 20 DE DICIEMBRE DE 2001– ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO “GUSTAVO BENEDETTO” Buenos Aires, Miércoles 15-V-2002

El día 13 de marzo la Asamblea aprobó la adopción del nombre “Gustavo Benedetto” en su homenaje como víctima de la represión del 20 de diciembre. Luego, durante la Asamblea del 27 de marzo decidimos realizar un actohomenaje convocando a la familia Benedetto. El 15 de mayo, marchamos desde el lugar de realización de la Asamblea hasta el HSBC de Corrientes y Malabia. Realizamos un escrache a la sucursal del Banco, dejamos una placa de cemento en su memoria. Y luego, por decisión mayoritaria desarrollamos la asamblea in situ, frente al banco.

horas antes de que lo despidieran y un día después de haber sido saqueada la sucursal del supermercado "Día" de Villa Madero en la que trabajaba, Gustavo había decidido ir a Plaza de Mayo. Sin "novia oficial", el último tiempo se había replegado sobre su familia. Su papá Osvaldo murió hace un año y medio y desde entonces se autoimpuso la tarea de mantener la casa, ya que su mamá Olga sólo vive con un sueldo de pensionada. A pesar de eso se había comprado un auto con los ahorros que acumuló desde los 18 años, cuando empezó a trabajar en supermercados. La última semana le había comprado un stéreo al coche y estaba entusiasmado porque escucharía más seguido los temas del Grupo Baroja: una banda de rock de su barrio de La Tablada, a la que quería entrar con su armónica. Gustavo vivía en La Tablada.

DISCURSOS LEÍDOS EN EL ACTO A casi seis meses de la masacre con la que se "despidió" Fernando de la Rúa del gobierno...

I

DOCUMENTO

Hubiera cumplido 24 años el 1° de enero. Para sus amigos era el Flaco, porque además de ser delgado, superaba el metro ochenta y tenía piernas largas. Por estas características, su única hermana, Eliana, lo reconoció enseguida por televisión en la noche del 20. Pocas

Las imágenes de la represión lo empujaron a viajar hasta Plaza de Mayo. Lo mataron apenas llegó, a las puertas de la sucursal que el banco HSBC tiene en Avenida de Mayo al 630, en la esquina de Chacabuco. Según los testigos, Gustavo estaba detrás


2

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO"

de la escena, y alcanzó a correr unos 20 metros antes de que un balazo lo tirase boca abajo. Poco después de las cuatro y media de la tarde estaba entre un grupo de manifestantes en la esquina de la Avenida de Mayo y Chacabuco, cerca de la sede del banco HSBC. El banco fue apedreado por la multitud. Según la reconstrucción, un patrullero llegó a esa esquina "y la gente se puso muy nerviosa. Una persona, con un poste de hierro de los que sostienen los carteles con el nombre de las calles, rompió una vidriera del banco. Entonces aparecieron desde adentro tres o cuatro personas de seguridad, uniformados con camisa blanca y algunos policías, que comenzaron a disparar a mansalva desde adentro del banco. Hubo una desbandada general y sobre la avenida quedó tirado un muchacho, boca abajo. Era Gustavo Benedetto. Estaba muerto. Dijeron los testigos: "En eso llegó un Peugeot 306, por Chacabuco y de contramano, venía a toda velocidad e incluso atropelló a un pibe. Desde adentro disparaban para todos lados, como para tomar la esquina y permitir la salida de los policías y de la gente de seguridad que estaba adentro del banco". Una ambulancia recogió al muerto para llevarlo a alguna parte. En ese momento, lejos de ese escenario de espanto, en La Tablada, Eliana Benedetto, de 25 años, hermana de Gustavo, lanzó un grito: había reconocido a su hermano en la pantalla de un canal de cable, que yacía en una camilla. Se lanzó desesperada a la Capital a recorrer hospitales y comisarías. Vio de todo hasta que encontró lo que jamás hubiese querido hallar: el cadáver de Gustavo en la morgue del Hospital Ramos Mejía. Según fuentes judiciales, todo fue captado por el sistema digital de vigilancia del banco, en poder de la jueza Servini de Cubría.

II

DOCUMENTO

Este documento fue dirigido en Marzo de 2002 al presidente del grupo HSBC John Bond, al presidente ejecutivo Keith Withson y a los miembros del directorio del HSBC Argentina. Y decía: VISTO QUE: Durante la protesta popular que el pueblo argentino llevó a cabo durante el día 20 de diciembre de 2001 en el Centro de la Ciudad de Bueno Aires y, como consecuencia de la presencia de numerosos manifestantes en la intersección de la Av. De Mayo y Chacabuco frente al edificio del Banco HSBC, fue asesinado el ciudadano GUSTAVO BENEDETTO de 23 años por los disparos de bala que provinieron desde el interior del edificio del Banco. Los disparos fueron efectuados por parte de varios sujetos destinados por el Banco HSBC para la custodia de la misma, según consta en la causa que investiga la Jueza Servini de Cubría, quién el 4 de marzo de 2002 ordenó detener, luego de tomarle declaración, al Jefe de Seguridad del Banco Teniente Coronel Retirado Jorge Varando en carácter de imputado. Y CONSIDERANDO QUÉ: 1. JORGE VARANDO fue represor durante la última Dictadura Militar en Argentina, según consta en el libro del Periodista ALIPIO PAOLETTI, titulado "Como los Nazis, Como en Vietnam". 2. Según el CELS - Centro de Estudios Legales y Sociales - el militar retirado también figura en sus archivos como represor de la última dictadura militar en la Argentina. 3. En una denuncia presentada ante la Comisión Interamericana de Dere-


HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO, CAÍDO EN LA MASACRE DEL 20-XII-01 chos Humanos (CIDH) VARANDO figura por excesos en la represión del intento de copamiento del Cuartel de La Tablada del 23 y 24 de enero de 1989, consistente en la desaparición de dos miembros del Movimiento Todos por la Patria (MTP) Iván RUIZ y José DIAZ, capturados vivos por miembros del Ejército que integraba VARANDO. 4. VARANDO admitió ante la Jueza Servini de Cubría haber disparado algunos de los 58 disparos que se efectuaron desde el interior del Banco HSBC el 20 de diciembre de 2001, contra los manifestantes que se encontraban AFUERA del edificio bancario. 5. Según la fiscalía a cargo de los Dres. Patricio Evers y Luis Comparatore, el imputado VARANDO es acusado de haber realizado el disparo mortal. 6. Más allá de la responsabilidad y la pena que le pueda caber a VARANDO por los hechos protagonizados el día 20 de diciembre pasado, el Banco HSBC irresponsablemente pone en funciones de "Jefe de Custodia" a un sujeto cuestionado por su pasado detestable, trans-

3

grediendo disposiciones vigentes de la Ciudad de Buenos Aires que por Ley prohíbe terminantemente la contratación de personal perteneciente a las Fuerzas Armadas acusados de violar los Derecho Humanos. LA ASAMBLEA VECINAL DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO" RESUELVE: 1. Expresar el más enérgico repudio hacia el represor JORGE VARANDO y al grupo de cuatro custodios que lo acompañaban esa trágica jornada del 20 de diciembre de 2001, donde asesinaron al joven GUSTAVO BENEDETTO de 23 años de edad. 2. Extender el repudio a los directivos del Banco HSBC por contratar para la protección de sus bienes a sujetos que formaron parte de la etapa más triste y oscura de la historia de nuestro país. 3. Condenar al Banco HSBC declarándolo ENTIDAD BANCARIA NO GRATA EN VILLA CRESPO, por no haberse hecho cargo en tiempo y forma de las responsabilidades en el trágico asesinato de un ciudadano. 4. Elevar a todas las Asambleas Barriales de la Argentina y a las agrupaciones de Piqueteros, por medio de la Interbarrial Parque Centenario el contenido de esta declaración buscando hacer extensivo el repudio al Banco HSBC en todo el país y el mundo. 5. Comunicar pidiendo la difusión del contenido de esta declaración a Medios de Prensa y Enti-


4

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO" dades defensoras de los Derechos Humanos Internacionales.

(Este repudio se realizó el día 20 de Marzo de 2002 a las 10 hs. En el HSB sucursal Villa Crespo de Av. Corrientes y Malabia, hoy volvemos a manifestar nuestro profundo rechazo).

III

DOCUMENTO

La bala la recibió Gustavo. Pero sangramos todos. Las armas fueron accionadas por los responsables de seguridad del banco, de oscuro pasado represor. Pero las disparo un sistema podrido que sembró impunidad para que nada se resuelva como sabe hacerlo. Gustavo salió el 20 por que se cansó de tanta injusticia, se cansó de la corrupción, de que mucha gente se cague de hambre mientras los políticos se llenan los bolsillos de dinero sucio. Su lucha fue la de todos y a partir de ella se tiró un gobierno y nació otra lucha. La lucha por construir, la lucha de las cacerolas junto a la lucha de los piquetes. La lucha de las Asambleas, como la de Gustavo Benedetto, que toma tu nombre y tu ejemplo. Para continuar la lucha que sigue y es una sola. JUICIO Y CASTIGO A LOS AUTORES MATERIALES E INTELECTUALES DE LOS CRÍMENES OCURRIDOS DURANTE LA BRUTAL REPRESIÓN POLICIAL DEL 20 DE DICIEMBRE. ASAMBLEA VECINAL DE VILLA CRESPO “GUSTAVO BENEDETTO”

LA SEGUNDA MUERTE DE GUSTAVO BENEDETTO por LAVACA.ORG (en www.20diciembre.org.ar)

"P

ara nosotros ése lugar es una tumba", dice Eliana Benedetto, hermana de Gustavo Benedetto, el joven que a los 22 años fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando pasaba frente al banco HSBC de Avenida de Mayo y Chacabuco, desde cuyo interior se baleó a la multitud movilizada por los sucesos del 19 y 20 de diciembre del 2001. El autor de ese disparo calibre 9 milímetros, según la reconstrucción de la jueza María Romilda Servini de Cubría, fue Jorge Varando, uno de los responsables de seguridad del banco que está a punto de quedar en libertad. ¿Qué ocurrió? Los diarios han informado que la Corte Suprema de Justicia dejó sin efecto el procesamiento de Varando. La defensa había presentado un recurso extraordinario en el que planteó la arbitrariedad de la resolución, y la Corte consideró admisible el recurso en virtud de una supuesta "tacha de arbitrariedad" en la sentencia y ordenó devolver las actuaciones a la Cámara Federal para que dicte un nuevo fallo. Traducción: la defensa no niega que Varando haya disparado, pero aduce que había otros tiradores y que no alcanzan los elementos para acusar al ex militar -en particular- por esa muerte. Cualquiera pudo haber sido el culpable, dicen los defensores. La medida de la Corte tuvo tres votos en contra: Enrique Petracchi, Carlos Fayt y Raúl Eugenio Zaffaroni. Desde el 20 de diciembre de hace tres años -el mismo día que Fernando de la Rúa abandonaba el gobierno al son de las cacerolas- las familias de los


HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO, CAÍDO EN LA MASACRE DEL 20-XII-01 cinco asesinados por la represión en las inmediaciones de Plaza de Mayo, esperan el inicio del juicio oral en el que acaso se logre que haya justicia. -Eliana, ¿confías en la justicia? -Y, todo es re-lento. Hay que esperar, ver qué pasa. No hay fecha para el juicio oral ni nada. Todo está en una nebulosa. Pero yo espero que sí, que alguien pague algo por lo que pasó.

V

IDA COHERENTE

Varando, militar, es graduado de la Escuela de las Américas, campo de entrenamiento de "contrainsurgencia" con sede en el sur de Estados Unidos. Fue señalado como represor y denunciado por los organismos de Derechos Humanos por su desempeño en el Destacamento 103 de Inteligencia del Ejér-

5

cito durante la última dictadura militar. Aparece mencionado en el libro Como los nazis, como en Vietnam, de Alipio Paoletti. En 1989 era mayor, y participó en la defensa del cuartel de La Tablada a raíz del ataque al mismo realizado por el Movimiento Todos por la Patria. Un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos reconstruyó parte de lo sucedido. Declara la CIDH que dos personas que quedaron prisioneras luego del ataque a los cuarteles militares, Iván Ruiz (18 años) y José Alejandro Díaz, fueron "desaparecidos" cuando la vigilancia estaba a cargo de quien después fuera el jefe de custodia del HSBC de avenida de Mayo. La televisión española registró aquel 23 de enero del 89 a Ruiz y Díaz capturados por militares. Se escuchan

20 DE DICIEMBRE 2001 - AV DE MAYO CASI ESQ. CHACABUCO, ALREDEDOR DE LAS 15HS. HSBC. DISPAROS. UN MUERTO MAS, GUSTAVO BENEDETTO. IMAGEN: CARLOS BRIGO


6

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO"

dos voces. Una grita: "¡No tiren carajo. Si hay algún zurdo lo vamos a matar después!" La segunda voz pronuncia apenas una palabra: "¡Mátenlos!". En fotos periodísticas se observa que Ruiz y Díaz son llevados por un militar, el teniente primero Nacelli, quien luego declaró que los dejó con un cabo llamado Steigman, quien a su vez los entregó al entonces mayor Varando. Varando declaró a su vez que dejó a Ruiz y a Díaz sin custodia en una ambulancia a cargo de un suboficial llamado Esquivel, que ese día recibió un balazo en la cabeza. El Estado argentino sostuvo luego ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que Ruiz y Díaz se habrían fugado. Por lo tanto, la justicia emitió una orden de captura. En 1989 cinco cuerpos no identificados de atacantes al cuartel quemados con fósforo- fueron "despostados" (desprovistos de sus partes blandas) a pedido de los médicos forenses. En agosto, el juzgado ordenó enterrarlos en la Chacarita sin identificarlos. Once años después los científicos del Banco de Datos Genéticos del Hospital Durand practicaron análisis de ADN en los cadáveres y les devolvieron sus nombres. Recién entonces la justicia se notificó de lo que había ocurrido: ni Ruiz ni Díaz se habían fugado. Habían muerto fusilados tras estar a cargo del entonces mayor Varando. Todo consta en el informe de la CIDH. Con el rango de teniente coronel, Varando se retiró en 1994 para dedicarse al negocio de la seguridad privada. En el 2001 estaba a cargo del grupo que en ese momento custodiaba al banco HSBC. Alicia Pierini, abogada de la familia Benedetto, recibió un anónimo donde se relata que el jefe de seguridad del banco es el general Julio César Veronelli, ex jefe del Segundo Cuerpo de Ejército. Varando era uno de sus

principales lugartenientes (ambos hicieron un posgrado en seguridad para multinacionales en la Universidad Comillas, de Madrid, según ha informado Pierini). Junto a guardias privados y policías Varando asumió la supuesta defensa del banco, al grito de "¡Tiren, no sean cagones!". Hubo más de 50 balazos disparados en menos de un minuto.

L

A HISTORIA

"¿Y... Ahora qué?", inquiría en letras negras y mayúsculas, la gacetilla en la que los Benedetto convocaban a un repudio para este viernes 17, frente al HSBC. Ese día, en ese lugar, un amigo dijo unas palabras, otros dejaron fotos y flores frente a la policía que esta vez- no dijo nada. En una de las esquinas hay dos placas en homenaje a Gustavo: una está rota, como la dejaron los policías que sistemáticamente destruían los recordatorios que la familia colocaba, tal como demuestra una filmación realizada por los periodistas canadienses Avi Lewis y Naomi Klein. -Eliana ¿volvieron a ver a Varando? - La única vez que lo vimos fue cuando se hizo la reconstrucción de lo sucedido. El no dijo nada pero estaba con sus dos hijos y la hija vino a prepotearnos, a decirnos que por qué acusábamos a su padre que era inocente... Pero yo no me quise poner a discutir. El tipo dice que tiró cinco tiros así que podía haber matado a cinco y el cargador era de trece balas. -¿Cómo recordás a tu hermano? - Me lo acuerdo tocando la armónica, con el perro al lado, que lo miraba. Y también lo recuerdo a través de las historias que me cuentan sus amigos, que tal día esto, que tal día lo otro... Siempre aparece alguno con una anécdota nueva: que mi hermano se reía de todo, que comía cualquier cosa. Siem-


HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO, CAÍDO EN LA MASACRE DEL 20-XII-01 pre llegaba a las reuniones tarde porque volvía del supermercado y siempre estaba hambriento así que se comía todo, las sobras frías, como estuvieran. -¿Qué cambió en ustedes en estos tres años? -El primer impacto fue el de no hacer nada, pero después empezó a surgir la necesidad de movernos, de que pasara algo. Por eso ahora estamos movilizándonos más, preguntando más cosas. Tengo una sensación de bronca, de impotencia por no haberlo visto para decirle que se quedara. Es que cada vez es peor, cada vez lo extrañas más. Al principio decís ´ya va a venir´ y con el tiempo te das cuenta que no vuelve nunca. Gustavo era de La Tablada, hincha de River y egresado de la escuela secundaria y pública número 155, título que le aseguró el puesto de repositor de la sección verduras del supermercado Día durante doce horas al día y por 400 pesos al mes. Era el único sostén de la familia, desde que su padre había muerto de cáncer, ocho meses antes de aquel diciembre del 2001. Ese último día, el 20, Gustavo se presentó a trabajar a las siete de la mañana, pero la amenaza de los saqueos obligó al supermercado a cerrar. Preocupado por la suerte del local, regresó al mediodía y comprobó el desastre: las persianas y los vidrios estaban rotos, las góndolas vacías, los destrozos desparramados por todos lados. Impotente, decidió ir a Plaza de Mayo a protestar. Intentó convencer a varios amigos para que lo acompañaran, pero ninguno estaba disponible. Su determinación o indignación tiene esa dimensión: un muchacho que siempre estaba acompañado, escoltado por su barra de amigos, subió solo al colectivo número 126, viajó durante una hora y media y bajó cien metros antes de toparse con la bala.

7

El chico cayó en Avenida de Mayo al 600, delante de las cámaras. Su mamá y su hermana lo vieron morir por televisión, mientras escuchaban que alguien gritaba: "están tirando desde adentro". Este 1º de enero Gustavo Ariel Benedetto cumpliría 26 años.


8

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO" A SIETE AÑOS DEL ESTALLIDO SOCIAL DEL 19 Y 20 DE DICIEMBRE, UN TESTIGO CUENTA CÓMO LO HIRIERON Y LOS CRIMENES QUE VIO

“MATARON GENTE A MI LADO Y NO HAY CULPABLES” por ADRIANA MEYER (Pagina/12)

D

amián Aquino sufrió la represión en los alrededores de Plaza de Mayo. A su lado fue asesinado Gustavo Benedetto y lo hirieron “con la misma ráfaga que mató a Diego Lamagna”. Hoy reclama que se condene a los responsables y dice que está dispuesto a declarar. El 20 de diciembre de 2001 lo balearon dos veces y presenció tres de los cinco asesinatos de la feroz represión policial con que el gobierno de la Alianza en retirada intentó apagar la rebelión popular. “Desde el que dio la orden hasta el que pensó que ese día tenía plomo libre, todos tienen que ir presos”, dice Damián Aquino. Su trabajo era disfrazarse de Papá Noel en una campaña de recolección de juguetes para chicos pobres, pero ese día la actividad había sido suspendida y, cuando volvía a su casa, quedó en medio de los gases y las corridas, hasta que lo hirieron en la pierna “con la misma ráfaga que mató a Diego Lamagna”. Sobrevivió para contarlo y confiesa que se fortaleció para las nuevas pruebas que tuvo que afrontar. Aquino es alto y corpulento, tiene 33 años y vive en Lanús desde siempre. Jugó al basquet y al rugby, y aunque dice que no es futbolero se define hincha del equipo granate, “a muerte”. Tiene dos hermanos varones, es profe-

sor de inglés y organiza eventos en un salón de fiestas. En abril del año pasado, mientras trabajaba en un boliche, le pegaron cinco tiros durante una discusión con un cliente. “Estos no eran de la cana, además ya me agarraron más fuerte, sólo me preocupaba quedar con algún daño físico, pero mentalmente estaba preparado para tomarlo como algo más de la vida”, dice, y muestra las cicatrices en distintas partes de su cuerpo. Mientras se estaba reponiendo, lo invitaron a participar de un reality show de supervivencia. “Después de siete tiros y de sobrevivir, ¿cómo no voy a ir? Me anoté, era el programa El Conquistador del Fin del Mundo, y quedé cuarto”, cuenta. No fue su única participación televisiva. “Una cosa lleva a la otra, así que me ofrecieron entrar al programa Cuestión de peso. Me ayudaron a bajar 30 kilos, pero ahora ya está, basta de medios, quiero seguir con mi vida”, dice a Página/12.

“CUANDO MIRO, TENÍA LA CABEZA REVENTADA, DESPUÉS ME ENTERO DE QUE ERA

GUSTAVO BENEDETTO”, CUENTA AQUINO. IMAGEN: ALFREDO SRUR


HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO, CAÍDO EN LA MASACRE DEL 20-XII-01 Esa fortaleza vino después del tratamiento psicológico que debió hacer porque el trauma de la masacre que vivió en 2001 lo llevó a encerrarse tres meses, con fobias, ataques de pánico y depresión. “Nadie jamás de ningún organismo oficial se acercó a ofrecerme ayuda. Son muchas las broncas que tengo guardadas y no me quiero callar más”, escribió en una carta que envió a este diario. “Ustedes siguieron la causa, los demás escriben una columnita para el aniversario”, explica. –¿POR QUÉ EL 20 DE DICIEMBRE TERMINASTE EN MEDIO DE LOS TIROS? –Estaba trabajando en una campaña de Coca-Cola para una empresa que me había contratado. Tenía que hacer de Papá Noel, doy el tipo porque soy blanco y gordito, en un puesto frente a ATC y las promotoras pedían un alimento o un juguete a cambio de una foto conmigo disfrazado. Me encantan los chicos, tengo una ahijada, es algo que disfruto. Mientras iba hacia allá, vi que por la 9 de Julio había disturbios, gases lacrimógenos. Cuando llegué, me dijeron que se suspendía todo por el clima de saqueos. Cuando volvía a mi casa pasé de nuevo por la 9 de Julio y ahí empezó todo. –¿TENÍAS

CLARO QUE HABÍA UNA PRO-

TESTA?

–No tenía pensado ir a protestar. Cuando llego a 9 de Julio y Avenida de Mayo era tanto el lío que varios policías motorizados y a caballo me tiraron de la moto al pasar. Era una moto grande, chopera y el calor del caño de escape me quemó la pierna. Era un ida y vuelta de gente que corría, un caos, un avanzar con piedras y retroceder por las balas. Venían oleadas de policías en moto, en patrulleros y de a pie. La policía tiraba y los manifestantes trataban de

9

avanzar o de volver. Ahí era tanta la bronca que me quedé. Había gente de camisa y corbata, chicas, señoras, y me indignó mucho ver cómo la policía le pegaba a la gente que pasaba caminando. –¿CÓMO FUE QUE TE HIRIERON? –Cuando volví a casa no sabía que tenía un perdigón, después me enteré de que estaba a dos centímetros de la arteria. Ninguno de los dos tiros me sangró. Después el médico me dijo que, como jugué al rugby, tengo mucha masa muscular que ayudó a absorber el impacto. Me acuerdo que cuando me pegaron el perdigón de plomo en la cara interna del muslo izquierdo, que pensé que era de goma, cae al lado mío un muchacho flaquito en cueros, con un disparo en el cuello. En la tapa de Clarín del 21 de diciembre estoy al lado de Diego Lamagna, porque la misma ráfaga que me pega a mí a él le da en el cuello, cae y muere. Vino la ambulancia, lo intentan reanimar, y la policía seguía pegando. Un muchacho venía en una moto y lo veo que cae porque uno de los policías venía corriendo y tirando para atrás. Se estaba ahogando tirado en el piso. Las ambulancias no entraban a Avenida de Mayo, lo llevaron entre varios. Nunca me voy a olvidar que a un manifestante se le tiró un policía en moto y, mientras otro le pegaba, el de la moto lo aplastaba intentando quemarlo con el motor, al lado de la boca del subte. –¿QUÉ PASÓ DESPUÉS? –Había ratos de tranquilidad, mientras la policía daba la vuelta y recargaba. Ya en ese momento tenía una bronca terrible, quería comerme un policía crudo, no sabía ni dónde había dejado la moto, y pensé “me voy a Plaza de Mayo, algo hay que hacer”. Lo que


10

ASAMBLEA POPULAR DE VILLA CRESPO "GUSTAVO BENEDETTO"

vi ese día no me lo voy a olvidar jamás. Cuando la gente logró avanzar llegamos hasta la esquina del (banco) HSBC. Estoy en las filmaciones, mi anatomía es muy visible. Un grupo de manifestantes le estaba pegando al vidrio y, después de unos segundos, entraron a salir balas, era increíble cómo se agujereó ese vidrio. Empezamos a correr hacia la Plaza y en eso escucho un muchacho que grita “ay”. Cuando miro, tenía la cabeza reventada, después me entero de que era (Gustavo) Benedetto. A esa altura todo era surrealista, yo decía “esto es una guerra, se fue todo a la mierda”. En mi vida pensé que iba a ver eso, no sabía en qué terminaba, “nos van a matar a todos”, pensé. Ese día aprendí que no hay que mojarse la cara con los gases porque es peor. Y, cuando me estaba yendo, siento el segundo impacto, que me entra por afuera de la pierna. Me tira y ahí sí supe que era un balazo porque me tocaba y sentía el agujero en la carne. En la ecografía salió que tengo dos centímetros de plomo adentro, el otro es más chico. Entre los manifestantes nos ayudábamos a levantarnos y seguir, la policía seguía pegando y tirando gases, te pasaban con las motos por encima. Encontré mi moto, arrancó y me fui a atender en el Hospital Vecinal de Lanús, acá están los certificados (los muestra). –¿CÓMO SIGUIÓ SU VIDA? –Pasaron las Fiestas, ese año sin fiesta. Al principio no me caía la ficha. Luego me empecé a plantear por qué pasan estas cosas... A esta gente no le importó la vida de nadie y no había nadie preso. Fue decir “salgan y maten”, como cuando alguien suelta a un rottweiller y le dice “atacá”. Después me enteré que en el país había habido más muertos. Me preguntaba quién dio la orden, porque fue como una zona libe-

rada. Con el tiempo dijeron que pasaba un auto blanco, en ningún momento vi eso. Fue la policía la que tiraba, yo lo vi, a mí no me lo cuenta nadie. No sé si de tanto ver las imágenes o por lo cerca que estuve de que a mí me peguen un tiro y quedarme seco empecé a tener ataques de pánico. Me creía que era fuerte porque había jugado al rugby, hasta que me vi el agujero en la pierna. Cerré toda mi casa, empecé a pensar en que había algo detrás de todo esto, que la policía me iba a venir a buscar porque aparecí en las filmaciones. Me acosté y me temblaba el cuerpo, sentía golpes como de electricidad, como un ataque cardíaco. Tuve varios ataques, dejé de salir a la calle, suspendí las clases con alumnos de inglés, no veía a mis amigos, ni a mi familia. Fueron tres meses encerrado. Cuando me di cuenta de que estaba afectando a mis padres, intenté reponerme y pedí ayuda psicológica. En el Vecinal de Lanús empecé un tratamiento. Tenía trastorno de ansiedad y pánico, estrés postraumático y depresión. La doctora María Bruno me ayudó muchísimo. La primera consulta llegué llorando, tenía miedo a la gente, mi mamá también lloraba y ella nos calmó. –¿CÓMO FUE QUE DECIDIÓ IR A DECLARAR?

–En forma voluntaria cuando vi a la hermana de Lamagna por televisión pidiendo testigos de lo que había pasado, en el noticiero de Canal 9. En ese momento no tenía un mango, tuve que vender la moto, me acuerdo que (el ex presidente Néstor) Kirchner mandó al Congreso un proyecto de ley de indemnizaciones pero los diputados no la aprobaron, querían incluir, y bien está, a Kosteki y Santillán. Pero no me interesa la plata, quiero ver a estos tipos presos, a (el oficial Víctor) Belloni preso, al que le dio la orden, que no sé si


HOMENAJE A GUSTAVO DANIEL BENEDETTO, CAÍDO EN LA MASACRE DEL 20-XII-01 fue (Enrique) Mathov o (Rubén) Santos, porque (Fernando) De la Rúa a esa altura no podía decidir ni lo que comía al mediodía. Quiero ver preso al tipo que me pegó los tiros, al que mató a Lamagna, a los 37 muertos. La indemnización no me importa.

11

tiran con balas de plomo cuando no deberían. No quiero la anarquía ni el régimen militar. Yo iba a trabajar, me pegaron dos tiros, mataron gente a mi lado y no hay ningún culpable. –¿HAY ALGO QUE NO LE HAYA PREGUNTADO?

–¿EN ESE MOMENTO NECESITÓ LA AYUDA?

–Claro, una asistente social o una psicóloga en mi casa. Recibí ayuda del Estado, pero porque fui al Vecinal de Lanús no porque me la hayan ofrecido. Nunca le vi la cara ni a (la jueza María) Servini de Cubría, ni a Comparatore (Luis, fiscal). Al único que vi fue a Evers (Patricio, también fiscal) y al abogado de la policía que me basureó y menospreció cuando declaré. –AHORA QUE SANTOS Y MATHOV VAN A JUICIO, ¿VA A DECLARAR DE NUEVO? –No tengo problema. Me gustaría preguntarles por qué se tiran la pelota uno a otro. Había un estado de sitio, ok. Pero hubo una orden de que nadie pise la Plaza de Mayo, ¿quién dio esa orden? ¿Tenían miedo que copen la Casa Rosada? Los gases que tiraron estaban vencidos desde hacía diez años, pero lo grave es que nos tiraron con plomo. Entonces, desde el que dio la orden para abajo que vayan todos presos. Si es para hacer justicia, estoy dispuesto a volver a declarar. Los que tomaron la causa dijeron que iban a reconstruir todo, pero nunca me llamaron. –¿PUDO REARMAR SU VIDA? –A pesar de todo el trauma, la vida sigue. Quizá lo del 20 de diciembre sirvió para que luego, con lo de Kosteki y Santillán, haya alguien preso. Yo no estoy ni del lado de la protesta sin sentido ni del lado de las fuerzas policiales que

–No, tan sólo quiero decir que me hubiera gustado conocer a la familia de Lamagna, y de quienes fueron asesinados cerca mío. Eso me quedó pendiente.


Asamblea Villa Crespo | Homenaje a Gustavo Benedetto