Page 1

0


Esta traducción fue hecha sin fines de lucro. El libro llega a ti gracias a la traducción de fans para fans que no pueden acceder a la lectura en inglés. Sí el libro llega a tu país, apoya al escritor comprando su libro físico y siguiéndolo en redes sociales.

¡Buena Lectura!

1


Dedicatoria Para: Jamie

2


Lo Prohibido Jodi Ellen Malpas

3


Contenido. Capítulo 1

Capítulo 16

Capítulo 2

Capítulo 17

Capítulo 3

Capítulo 18

Capítulo 4

Capítulo 19

Capítulo 5

Capítulo 20

Capítulo 6

Capítulo 21

Capítulo 7

Capítulo 22

Capítulo 8

Capítulo 23

Capítulo 9

Capítulo 24

Capítulo 10

Capítulo 25

Capítulo 11

Capítulo 26

Capítulo 12

Capítulo 27

Capítulo 13

Capítulo 28

Capítulo 14

Capítulo 29

Capítulo 15

Capítulo 30 Agradecimiento Nota de la Autora Sobre la Autora Copyright

4


1 Me abrí paso entre los montones de correo en el suelo de madera, balanceando una caja entre mis manos cuando la puerta se cierra de golpe detrás de maderas las vibraciones levantan polvo de dos años en los rieles de la imagen en el pasillo vacío, las finas partículas estallan en la tenue luz antes de mí y se dirigen a mi nariz. Estornudo, una, dos, tres veces, dejando caer la caja a mis pies para frotar el cosquilleo. —Maldita sea—, olfateo, pateando la caja a un lado y camino hacia el pasillo en busca de pañuelos. Entrando en el salón, entre a través de las cajas desordenadas en busca del que se llama BAÑO. No me gustan mis posibilidades. Cajas en círculo de cinco pisos me rodean, todas esperando ser desempaquetadas. No sé por dónde empezar. Dando vueltas lentamente, examino mi nuevo lugar: un piso bajo en una casa georgiana convertida en una calle arbolada al oeste de Londres. La ventana en el salón es enorme, los techos altos, los pisos originales. Camino hacia la cocina, haciendo una mueca al sentir el olor a rancio y la capa de suciedad en todas las superficies. El lugar ha estado vacío durante dos años, y se nota. Pero no es nada como un día con un par de guantes de goma y una botella de limpiador que no se puede clasificar. De repente emocionada, imaginando cómo todo brillará después de que lo haya atacado con un cubo de detergente, abro las puertas dobles al jardín del patio para dejar entrar algo de aire, luego me dirijo al dormitorio principal. Es un espacio inmenso, con un gran baño y una chimenea recargada original. Sonrío, retrocediendo al pasillo y entro en el segundo dormitorio, aunque tengo otras ideas para este espacio. Imagino mi escritorio debajo de la ventana mirando hacia el bonito patio, y mi banco de trabajo que se extiende por la pared trasera, repleto de dibujos técnicos y archivos. Es mío. Todo mío. Me tomó un año encontrar el piso perfecto en mi rango de precios, pero finalmente estoy aquí. Finalmente tengo mi propio lugar, así como mi propio estudio para trabajar. Siempre me dije a mí misma que tendría mi propio negocio y

5


mi propio hogar cuando tuviera treinta años. Golpeé mi objetivo por un año entero. Y ahora tengo este fin de semana para que se sienta como en casa. Como en señal de aviso, hay un golpe en la puerta de entrada. Corro por el piso, mi piso, y abro la puerta, y me encuentro cara a cara con una botella de Prosecco empujándome. —¡Bienvenido a casa!— Canta Lizzy y empuja dos vasos también. —¡Oh, Dios mío, eres una santa!— Me lanzo hacia adelante, agarro las cosas y me parto a un lado, dándole la bienvenida a mi nuevo hogar. Tengo la mayor sonrisa en mi cara. Retrocede y avanza, su pelo corto y negro le llega a la barbilla, sus ojos oscuros brillando de felicidad, felicidad por mí. —Primero brindamos, luego limpiamos. Estoy de acuerdo cuando cierro la puerta detrás de ella, siguiéndola a la desordenada sala. —¡Mierda, Annie!— Jadeó, deteniéndose en la entrada cuando miraba la montaña de cajas. —¿De dónde salieron todas estas cosas? Pasé junto a ella y coloqué los vasos en una caja, comenzando a retirar la lámina de la botella de efervescente. —La mayor parte es trabajo—, digo, haciendo girar el corcho y comenzando a verter. —¿Cuántos libros y lápices necesita un arquitecto?—, Pregunta, señalando hacia el lado opuesto del salón, donde hay una línea de cajas de plástico que se extienden a lo largo de una pared, todo relleno con varios archivos, libros de texto y artículos de papelería. —La mayoría de los libros son de la Uní. Micky se detiene mañana con una furgoneta para llevar las cosas que no quiero a la tienda de beneficencia. —Le doy a Lizzy un vaso y lo hago con el mío. —Salud—, dice, bebiendo mientras mira a su alrededor. —¿Donde empezamos? Me uno a ella, bebiendo mientras miro el desastre que es mi nuevo hogar. — Necesito ordenar mi habitación para que pueda dormir. Me ocuparé del resto durante el fin de semana.

6


—¡Ooh, tu tocador!— Mueve sus cejas sugerentes hacia mí, y yo giro mis ojos. —Esta es una zona libre de hombres—. Tomando otro trago de Prosecco, hago camino a mi habitación. —Excepto por Micky—, agrego, llegando al enorme espacio, moviendo mentalmente mi cama, mis armarios y mi tocador, que han sido tirados en el medio de la habitación. Espero que Lizzy se haya estirado en preparación para cambiar todas estas cosas fuertes. —Tu vida es una zona libre de hombres. —Estoy demasiado ocupada con el trabajo—, señalo, sonriendo una sonrisa satisfecha. Me encanta. Mi nuevo negocio se ha ido fortaleciendo. No hay mejor sentimiento que ver cómo la visión en tu cabeza cobra vida, ver un dibujo convertido en un edificio real. Desde la edad de doce años, sabía exactamente lo que quería hacer. Papá me compró un conejo para mi cumpleaños, y bastante impresionada con el aparador con el que venía, le pedí a mi padre que lo extendiera para hacer un mejor alojamiento para mi nuevo amigo. Él se rió y me dijo que dibujara lo que quería. Así que lo hice. Nunca he mirado hacia atrás. Después de dos años exigiendo mis niveles de A, cuatro años en la Universidad de Bath y siete años trabajando en una firma comercial mientras recibo mis tres exámenes de arquitecto, ahora estoy donde siempre planeé estar. Trabajando por mí cuenta.

Hacer realidad los proyectos de sueño de las personas. Sostengo mi vaso de efervescencia. —¿Cómo está tu trabajo, de todos modos? —Trabajo para vivir, Annie. No vivo para trabajar. Solo pienso en pedicuras, piel y uñas cuando estoy en el salón. —Lizzy se une a mí en el umbral de mi nuevo dormitorio. —Y no cambies de tema. Ha pasado un año, dos meses y una semana desde que tuviste relaciones. —Eso es muy preciso de ti. Lizzy se encoge de hombros. —Era mi vigésimo octavo. Recuerdo muy bien la noche, aunque su nombre se me escapa. —Tom—, dice, como si leyera mi mente, volviéndose hacia mí. —Lindo jugador de rugby amigo de Jason, amigo de un amigo.

7


Los muslos lindos del jugador de rugby invaden mi mente. Sonrío, recordando la noche en que conocí al amigo de un amigo de Lizzy, Tom. —Él era muy lindo, ¿no es así? —¡Mucho! —Entonces, ¿por qué no lo volviste a ver? —No lo sé—. Me encojo de hombros. —No había nada allí. —¡Había muslos! Me río. —Sabes a lo que me refiero. Moscas. Química. Ella se burla —Annie, nunca ha habido chispas para ti en todo el tiempo que te he conocido. Ella está en lo correcto. ¿Cuándo aparecerá un hombre y me quitará los pies? ¿Me embaucaría? ¿Me haría pensar en otra cosa que no sea mi carrera? Lo único que hace que mi pulso compita es mi trabajo. —¿Ha rechazado a los hombres por siempre?— Lizzy irrumpe en mis pensamientos. —Porque Jason tiene muchos amigos con amigos. —Me aburrí de todo. Citas. El estrés. Las expectativas. Nada jamás... Hice clic para mí—, digo con desdén. —De todos modos, estoy muy enamorada de mi trabajo y mi libertad en este momento. Lizzy se ríe, genuinamente divertida mientras deambula por la habitación, mirando el baño. —Tu libertad se ve seriamente obstaculizada por una semana de trabajo de ochenta horas. —Noventa—, respondo, y frunce el ceño. —Trabajé noventa horas la semana pasada. Y tengo la libertad de hacerlo. —Pero ¿qué pasa con las cosas divertidas? —Mi trabajo es divertido—, reproduzco indignada. —Tengo que diseñar hermosos edificios y verlos cobrar vida. —No te he visto hace poco—, se queja. —Lo sé. Ha sido una locura.

8


—Sí, esa elegante pareja en Chelsea te ha robado todo el tiempo. ¿Cómo va, por cierto? —Genial—, le contesto, porque lo es. Pero es uno de los proyectos más difíciles que he emprendido. Tomó meses de diseños y negociaciones para finalmente llegar a un compromiso con las autoridades locales para construir un hogar ultra moderno y ecoeficiente. El trabajo duro valió la pena cada esfuerzo. La casa de cubo en el borde de lo común me ha ayudado a hacer el ridículo depósito que necesitaba para mi nuevo hogar. —Se mudaron el viernes pasado—. Me dirijo a las puertas dobles que conducen al jardín del patio, imaginando el pequeño espacio lleno de verde, una mesa de hierro fundido y un par de sillas afuera donde puedo disfrutar mi café en la mañana. —¿No es perfecto? —Es genial—, dice Lizzy, siguiendo. —En serio, Jason y yo tenemos que pensar en comprar en lugar de alquilar. —O construir.— Le agito una ceja descarada. —Conozco a un arquitecto increíble. Lizzy se burla. —No podíamos permitirnos. Me río y camino hacia adentro. —¿Vas a ayudarme a hacer mi cama o no? —¡Voy!— Ella cantó canciones, cerrando las puertas detrás de ella.

Tres horas después, después de un viaje a la tienda para reponer el Prosecco, hemos limpiado, pulido y lavado todo a la vista, atacando también el baño. La vieja bañera con patas está reluciente, y Lizzy desempacó todos mis artículos de tocador y cosméticos mientras preparaba mi cama. Ya se siente como en casa. Me asomo al espejo cuando paso, al ver mi pelo oscuro es un desorden anudado en la parte superior de mi cabeza. Me quito la coleta y lo dejo caer sobre mis hombros, peinando mis dedos para eliminar los nudos. Parpadeo mis ojos de color verde pálido un par de veces, algo que me irrita, mientras me recargo en el espejo para quitar algunas motas de polvo de mis pestañas. —No olvides que estamos el próximo sábado—, me recuerda Lizzy, atando una bolsa negro cuando sale del baño. —Jason está en un trabajo, Nat se está

9


escapando de John, ya que tiene a su hijo esa noche, y Micky sí... bueno, siempre es desatado. Entonces no quiero excusas que tengas que trabajar. Me dirijo a mi cama y esponjó las almohadas, tirando del edredón listo para caer en él una vez que Lizzy se fuera. —No hay excusas—, confirmo. —¡Genial!— Deja caer la bolsa negro con la pila de otras junto a la puerta y se limpia las manos. —¿Y qué hay de tu estreno de la casa? Tenemos que bautizar este lugar. —Es el sábado después. También he invitado a algunos clientes nuevos. —¿Eso significa que no hay orgía? Me río. —No hay orgía. —Ah, vale. Me ocuparé de los aperitivos. Cuidas de cócteles. —De acuerdo. Ella chilla y me abraza. —Es perfecto, Annie. Has trabajado mucho para eso. —Gracias.— Le devuelvo el abrazo, respirando el aroma de los millones de velas que hemos encendido. —¿Cuánto tiempo te has dejado sin trabajo?—, Pregunta, soltándome y recogiendo su bolso del suelo. —Solo el fin de semana. —Vaya, estás empujando el bote, ¿verdad? Ignoro su sarcasmo. —Tengo que hacer algunos dibujos finalizados para la nueva galería de arte de mi cliente. No hay descanso para los malvados. —Y tampoco jugar—, comenta Lizzy, sonriendo un poco mientras saca su móvil de su bolso. —Genial—, murmura, mirando la pantalla. —¿Qué? Lo mete de nuevo en su bolso y fuerza una sonrisa. —Jason está trabajando tarde otra vez. Se suponía que iba a recogerme –mira a su reloj– como, ahora. —Puedes quedarte, si quieres.

10


—No, me iré en el metro. Te vas a la cama. Ella me deja con un beso en la mejilla y una orden para dormir bien. No tengo ninguna duda de que lo haré. En mi nueva cama, con sábanas nuevas y edredón nuevo, estoy durmiendo antes de que mi cabeza golpee la nueva almohada.

A la mañana siguiente me despierto con golpes fuertes e implacables en la puerta de mi casa. Sentada, me pasé unos momentos desorientada parpadeando soñolienta mientras miro a mi entorno desconocido. ¡Bang, Bang, Bang! Entonces, mi teléfono comienza a chillar bajo mi almohada, seguido de más golpes, respaldado por alguien que grita mi nombre. Mis palmas se me suben en mi cara y me froto las mejillas antes de sentir mi teléfono y sacarlo de debajo de la almohada. El nombre de Micky me destella. Luego registro la hora. —¡Oh, mierda!— Salto de debajo de mis mantas, tropezando para salir de mi habitación. ¡Bang, Bang, Bang! —Está bien, está bien!—, Grito, saltando sobre una caja y chocando contra la puerta. Abriéndolo de un tirón, me encuentro cara a cara con Micky, un hombre de ojos brillantes y peludo. —¡En serio!— Grito, mi cabeza tamborileando con flequillos, anillos y gritos. —¡Buenos Días, dulzura!— Me da un beso en la mejilla y se abre paso a mi lado, deslizándose y desmayándose mientras comienza a explorar mi nueva morada. —¡Buen lugar! Cerré la puerta de entrada y lo seguí, frunciendo el ceño ante el hombre que estaba divirtiendo. —¿Qué le ha pasado a tu cabello?— Pregunto, observando mientras inspecciona cada rincón. —¿Te gusta?—, Pregunta, acercándose y sintiendo el paquete rubio oscuro. —Está empezando a interponerse en mi camino cuando estoy en el trabajo—. Pone una caja fuera del camino y saca un sorbo de su Starbucks mientras me entrega uno. Acepto agradecida y me dirijo a mi habitación. Él está en su uniforme de trabajo, es decir, pantalones cortos y una camiseta. Es un entrenador personal. Un

11


entrenador personal muy popular. Su lista de espera consiste de mujeres. Todas las mujeres. —¿Estás trabajando hoy?— Pregunto, sentando mi café en mi mesita de noche. Micky me sigue y se pliega en el borde de mi cama. —Dos sesiones esta tarde— Aprieta mi muslo cuando paso junto a él, y grito. —¿Cuándo me dejarás contigo? —¡Nunca!—, Me río. —Prefiero meter los picos calientes en mis ojos. —Algunas sentadillas te harán bien. Me burlo de su sugerencia y me pongo unos vaqueros. —Tienes a muchas en cuclillas para admirar sin torturar a los míos. Él sonríe maliciosamente. —Hablando de eso, acabo de asumir un nuevo cliente. Me abrocho los jeans. —¿Casado?— Pregunto, quitándome el chaleco y tirando una camiseta U2 por encima de mi cabeza. —No—. Sonríe. —Sabes que limito a los clientes casados a cinco a la vez. Esa es una hora al día en la que tengo que ser profesional. ¡Cinco horas completas por semana! Me río en voz alta. El hombre es una coqueta indignante, pero también es uno de los mejores PT de Londres. Las mujeres están haciendo cola para ser dobladas, estiradas y manipuladas en posición por mi amigo mayor. Por más razones que lograr el buen estado físico. —Debe ser agotador. —Es cuando te tientan constantemente durante cada sesión. Un roce inocente de mi muslo aquí, un culo empujado en mi cara allí. —Si es tan difícil mantener tu mente y tus ojos alejados, solo debes enfrentarte a mujeres solteras. O hombres. —Necesito un saldo de clientes. Además, los casados se esfuerzan más—, dice, y mis cejas se levantan. Micky pone los ojos en blanco. —En formación—, aclara. —¿Entonces nunca has sido tentado?

12


—¡Nunca!— Sacude la cabeza con furia. —Amo mis piernas demasiado para arriesgarme a que un marido enojado las rompa, gracias. Arrastrando mi cabello oscuro en una alta cola de caballo, me río y me pongo las sandalias. Conocí a Micky durante siglos. Crecimos juntos. Jugamos momias y papás juntos. Retozamos desnudo en la piscina infantil juntos. Incluso martilló unos pocos clavos en la extensión de la cabina de conejo cuando teníamos doce años. Nuestros padres fueron, y siguen siendo, mejores amigos. —Entonces, ¿cómo fue tu primera noche?—, Pregunta, acariciando mis cobijas. —No creo que haya dormido por mucho tiempo—. Es una buena señal. — Vamos. Vamos a deshacernos de algunas de estas mierdas para que pueda empezar a averiguar dónde va a ir todo. Nos dirigimos a la sala y empiezo a pegar notas amarillas en todo lo que no quiero mantener mientras Micky me sigue, colocándolo todo a un lado de la habitación. —Oye, tendré eso—. Micky desliza el Post-it desde un juego de cajones en miniatura que solía colocar en mi tocador en mi antiguo dormitorio. —Necesito un lugar para ponerme las colas para el cabello. Me río y continúo colocando Post-it en lo que tiene que ir. —Tu man-bun1 se ve lindo—, digo mientras Micky acaricia a su nuevo amigo con una sonrisa. A decir verdad, Micky podría afeitarse el cabello y verse lindo. El hombre es lindo. Sus ojos castaños se ríen constantemente y su mandíbula está constantemente salpicada de barba. Es ardiente, pero solo es Micky para mí. —Gracias.— Golpea sus pestañas. —Hey, vamos a salir el próximo sábado para tomar algo. ¿Vienes? —Por supuesto—, responde rápidamente. —¿Lizzy y Nat vienen?— Menea una sugerente ceja. —Ni siquiera te atrevas. Ambas saben que eres una tarta. —Él simplemente no puede ayudarse a sí mismo. —Nat, Lizzy y yo somos las únicas mujeres en Londres que somos inmunes al encanto de Micky. —¡Ouchy!—, Se ríe, poniéndome en una llave de cabeza. 1

Es el corte preferido por los bohemios, artistas y gente como Jared Leto, Chris Hemsworth y Jake Gyllenhaal.

13


—¡Bájate, coqueteo!— Lucho fuera de su agarre y me enderecé, blandiéndolo cuando él comienza a bailar a mi alrededor, con los puños levantados frente a su rostro. —¡Yuu-hoo!— La voz de mi madre entra en la habitación, seguido por el sonido de sus tacones haciendo clic en el suelo de madera. Le doy a Micky un golpe rápido en el bíceps, y él grita juguetonamente. Sigo el eco de la llamada de mamá hasta que la encuentre pasando junto a las cajas que bordean el pasillo, teniendo cuidado de no atrapar su falda plisada en ninguna de ellas. —Oh, mira los techos altos!—, Canta.—'¡Y los rieles de las imágenes! Descanso mi hombro en el marco de la puerta y miro con una sonrisa mientras se arrastra hacia mí. Micky se une a mí, sus pectorales se encuentra con mi espalda. —¡Michael!—, Grita ella, alzando su ritmo para hacérnosla llegar. —¡Dame un abrazo!— Ella virtualmente me golpea en los pies para ponerle las manos encima. —Déjame ver tus guapas chuletas—. Él aprieta su mandíbula ferozmente, y yo me río. —¿Dónde has estado? ¡No te he visto en semanas! —Trabajando duro, junio. Mamá le sonríe, soltando su rostro. —¿Cuándo harás una mujer honesta con mi Annie? Micky mira hacia mí, justo cuando giro mis ojos. —Tan pronto como me tenga a mí—. Él sonríe perversamente, sabiendo exactamente lo que está haciendo, como siempre lo hace cuando mi madre se va por la tangente sobre nuestra amistad. Micky no quiere salir conmigo. Está demasiado ocupado siendo una puta, y estoy demasiado ocupada construyendo mi carrera. Nuestra relación es puramente platónica, algo con lo que ambos estamos contentos. Nunca ha habido más que amistad entre nosotros. Sin chispas Sin química Nada. A menudo me pregunto si algún hombre alguna vez despertará algo dentro de mí, porque si Micky Letts no lo tiene, entonces es posible que ningún hombre lo haga. Él tiene mujeres cayendo a sus pies con solo un toque de sonrisa desarmante. ¿Yo? No siento nada. Creo que soy anormal.

14


Mamá mete su bolso cuidadosamente en el hueco de su brazo y toma una bolsa de transporte cargada con artículos de limpieza. —¡He venido a ayudar! —¿Vestida con eso?— Pregunto, tomando su blusa de crema, falda plisada y zapatos de tacón. —Siempre busca tu mejor, cariño.— Huele. —Tu padre estará aquí pronto con su caja de herramientas. Ahora, ¿dónde comenzamos? —Estoy fuera de aquí—, dice Micky, agarrando una caja con una etiqueta amarilla en ella antes de dejar caer un beso en la mejilla de mi madre y salir de la puerta con las manos llenas. Me da un beso al pasar. Sonrío y me giro para encontrar a mi madre armada con algunos guantes de goma amarilla y una botella de limpiador. —Vamos a limpiar—, canta con entusiasmo.

15


2 Mis uñas se quiebran a pedazos, el resultado de una semana fregado y mano de obra entre mantener a mis clientes, mis correos electrónicos y mis diseños. Pero mi nuevo piso ahora es un piso nuevo y brillante. Todo tiene un hogar y cada habitación ha sido pintada. Todos mis libros de referencia se han cargado en los estantes de mi estudio, mi computadora y mi impresora, y mi escritorio colocados en la ventana. Me encanta. Y ahora estoy más que preparada para una noche de fiesta con las chicas para dejarme caer el pelo. Mi iPod está cargado al máximo y estoy bailando alrededor de mi habitación con una toalla, las ventanas se abren, mientras canto al máximo de mi voz a 'Like A Prayer' de Madonna y bebo vino. Después de hacer que mis ojos estuvieran ahumados y con rímel, me puse un pequeño vestido negro y los tacones negros más altos que poseo, y coloqué mi cabello en un lío de un moño bajo. Tomé mi bolso y me dirigí a la puerta, escuchando a Lizzy llamando. —Estoy en camino. —Bien—. Asiente con a probación cuando le contesto, aunque parece un poco distraída. —¿Estás bien?— Pregunto, saliendo. —Sí, bien.— Ella se ve sin esfuerzo hermosa, su cabello negro ondulado hoy en día, y sus ojos marrones dramáticos con delineador pesado. Su vestido rosa brillante y su chaqueta de ciclista de cuero es perfectamente vanguardista y perfectamente Lizzy. —Has hecho un gran esfuerzo también—, observo mientras cruzo mi brazo con el de ella y comenzamos por el camino juntas. —Simplemente arrojé algo—, dice, saludando mi cumplido. —Nat nos encuentra allí. Y hagas lo que hagas, dile que amas su cabello. —¿Por qué, qué se hizo ella?— Miro a Lizzy con horror. El cabello de Nat es su orgullo y alegría. Grueso, rubio, brillante y hasta su trasero, está arreglado mejor que los Corgis de la Reina.

16


—El niño de John tiene su chicle atrapado en él. —Oh, mierda—, respiro, viendo la cara de Nat clara como el día en mi mente. Esta enojada. Muy enojado. Ella se ha encontrado con el hombre de sus sueños, pero el hombre de sus sueños viene con un extra adicional: un niño de seis años que es un poco un bicho malo. Demonios eso. Es un chico malo. Nat no es exactamente maternal. —¿Cuánto?— Me estremezco, esperándolo, y luego jadeo cuando el gesto cortante de Lizzy corta sus hombros. —Oh no. —Y me he separado de Jason. Me tambaleo hasta detenerme. —¿Qué? Sacude la cabeza, las lágrimas amenazan. —No quiero hablar de esto esta noche—. Cerré rápidamente la boca y, aunque me duele, me abstengo de presionar. —Está bien.— Ella necesita una noche de chicas, y estoy más que feliz de complacerla. —Espera. ¿Nat sabe? Ella asiente y rápidamente se limpia los ojos. —Vamos a divertirnos esta noche, por favor. —Hecho—. Tomo su brazo y camino, decidida a distraerla por esta noche, mi mente corre con lo que podría haber sucedido.

Es un desafío, pero me las arreglo para no estrangularme cuando aplaudo la transformación dramática y no planificada de Nat. Su larga cabellera ya no lo s más, y el ceño fruncido en su rostro me dice que aún no ha llegado a un acuerdo con él. —Dile que se ve genial—, Lizzy murmura en voz baja mientras nos dirigimos hacia ella. —¡Se ve genial!— Grito, descansando mi trasero en uno de los altos taburetes. Todo el mundo se queda en silencio, Lizzy pone los ojos en blanco y Nat me gruñe. —¿Qué? Pregunto, encogiéndome.

17


—Me miro de unos cincuenta—, murmura Nat. —No, no lo haces—, Lizzy y yo cantamos al unísono, tan jodidamente por encima. Ella realmente se ve más vieja. Tal vez no tenga cincuenta años, pero definitivamente más vieja que sus treinta años. —¡Me encanta!— Declaro, feliz de haber sonado lo suficiente sincera, lo que provocó que las manos de Nat se acercaran a su cabello y sintieran la falta de longitud. —¿En serio?—, Pregunta, buscando consuelo. —Sí, te hace lucir más sofisticada. Ella sonríe, agradecida, y Lizzy toca mi brazo cuando ella me pasa, es su forma de felicitarme por un trabajo bien hecho. —Estoy tomando pedidos—, declara. — ¿Quién quiere qué? —¡Vino!— Nat y yo cantamos. Lizzy se dirige a la barra, y aprovecho la oportunidad para interrogar a Nat. — ¿Qué pasó con Lizzy y Jason?— Pregunto, inclinándome sobre la mesa. —No lo sé—. Se encoge de hombros con indiferencia, siempre compasiva. — Se niega a hablar sobre eso. —Pero pensé que eran sólidos. —Sí yo también. Aparentemente no, ¿eh? —Suenas tan preocupada.— Le miré con desilusión, y ella se encogió de hombros otra vez. Nat no es exactamente el tipo emocional. Es una ajustadora de pérdidas para una gran empresa de seguros. Una galleta realmente dura, y ella lucha por separar eso de su vida personal. La mayoría de los hombres se sienten intimidados por ella. La mayoría de las mujeres, en realidad. Alta, con piernas largas, rubia y un poco de retraso emocional. —Mi pelo fue masacrado—, dice ella, —así que estoy de mal humor. Nuestra conversación se interrumpe, no es que vaya a ninguna parte, cuando Lizzy desliza una bandeja sobre la mesa, cargada no solo con vino, sino también

18


con tiros. Veo a Nat, quien asiente con la cabeza. Lizzy está en una misión a la embriaguez total. Ambas aceptamos los disparos que nos da y los arrojamos de vuelta según lo ordenado. Luego pienso en quién de mis amigas está en la mayor confusión, por lo tanto, necesito mi atención. Pensarías que esta sería una decisión fácil, pero probablemente Nat estaba tan enamorada de su cabello como pensé que Lizzy estaba con Jason. Miro entre ellas; ambas distraídas Nat sigue acariciando su nueva cabellera, y Lizzy ahora está soñando en su copa de vino. No es bueno. No puedo contenerme —¿Qué pasó?— Le pregunto a Lizzy, golpeando su rodilla. Ella sale de su trance y me mira, sus ojos habitualmente brillantes se vuelven opacos. Luego se levantan, temblando el labio inferior. —¡Me engañó!—, Se lamenta, rompiendo a llorar. —¡Y tampoco es la primera vez! —¡Dios mío!—, Grito, saltando de mi taburete y abrazándola. Tiembla y por todas partes, finalmente pierde la capacidad de mantenerse unida. —¿Por qué no dijiste nada? —Cuando sucedió antes, lo perdoné—, sorbe Lizzy. —Pensé que sería solo de una sola vez, y sabía cómo reaccionarían todas ustedes. No quería que pensaras mal de él, y no quería que pensaras que soy un caminante. Miro a través de la cabeza de Lizzy hacia Nat, dándole una mirada culpable. Lo devuelve, sabiendo que eso es exactamente lo que habríamos hecho. Bastardo, gesticulando con los labios, y ella asiente, con los labios enroscados. Lizzy aúlla un poco más, haciendo vibrar nuestra maraña de miembros. —Ha estado sucediendo durante meses—, solloza. —Alguna tarta en la oficina. Ha estado trabajando tarde y más tarde, y he encontrado mensajes de texto en su teléfono. Nat y yo nos miramos con cara de pocos amigos, pero ninguno de las dos dice nada, probablemente porque no tenemos idea de qué decir, dejando que Lizzy continúe y repartiendo los sórdidos detalles. —¡Tiene veintiún años!—, Grita en mi pecho. —¡Veinte-uno!— ¡Ay! La cara de Nat es una imagen de horror, y espero que la mía también lo sea. —Bebamos—, sugiero, ahora dispuesta a ser enyesada en nombre de Lizzy.

19


Una hora después... o podría ser dos, no estoy segura, todas estamos bastante borrachas, pero nadie está llorando, así que nuestros estados de embriaguez solo pueden ser buenos. Micky ha llegado y Lizzy no lo sabe. Se ve guapísimo, su hombre perfecto. Ella está sobre él como una erupción, y no es un problema para Micky. Aunque él no deja de mirarme cautelosamente, esperando la advertencia. No vendrá. No esta noche. Además, Lizzy necesita distracciones y estoy demasiado borracha para preocuparme. Un poco de coqueteo inofensivo no dolerá. Vacío otra copa de vino, busco a Nat. La encuentro en la pista de baile, sola, balanceándose con un poco de movimiento. Unos tragos dentro de más y ella pertenece a cualquier pista de baile, sin importar dónde. Me arrimo al bar para obtener más chupitos, ya que claramente no estamos lo suficientemente borrachas. Ordenando cuatro Slippery Nipples con una sonrisa, me emociono mientras espero que el barman obtenga nuestras bebidas. Le entrego uno veinte. —¿Tienes una bandeja?— Pregunto. —A toda velocidad—, dice mientras se aleja con mi dinero. Miro hacia abajo los cuatro vasos de chupito, reflexionando sobre qué hacer. Hay una solución simple, pero estoy en camino a la embriaguez total y no viene a mí, así que empiezo a negociar las diminutas copas entre mis dedos, confiando en poder manejarlas de una vez y ahorrarme un viaje adicional a nuestra mesa... que está a seis metros de distancia. —Maldita sea,— murmuro, golpeando uno y derramando el líquido en toda mi mano. Empiezo a lamer mis dedos, lamiendo el cremoso brebaje, sembrado en un desperdicio mínimo. Luego tomo el resto del tiro y lo vuelvo a golpear, reduciendo mi carga a tres vasos. Mucho más manejable. Si estoy totalmente sobria. Lo que no es así. Acepto mi cambio cuando el barman lo desliza sobre el mostrador. —Gracias,— digo, comenzando a recoger los tres vasos restantes en mis manos. Otro se acerca, y una vez más lamen el desastre de mi mano. —No te está yendo muy bien allí, ¿verdad?

20


La divertida voz me atrae, mi lengua lamiendo alrededor de mis dedos se detiene, mis ojos se agrandan al ver al hombre que estaba a mi lado en el bar. Santa... mierda. A menudo no me quedo sin palabras. Nunca, de hecho Ahora lo está compensando, y no puedo entender si es demasiado alcohol o el asombro en el que estoy. ¡Tan jodidamente caliente! Tomo cada pequeña pieza de él, desde sus zapatos, lo cual, debe notarse, son bronceados muy elegantes de Jeffery West, hasta la cima de su hermosa cabeza. Digo bella. No estoy segura de que sea lo suficientemente gratuito. Clásicamente guapo, ¿tal vez? ¿Asombroso? ¿Maravilloso? Nada parece adecuado. Él tiene algo. Delicioso algo, que supongo es el resultado de no afeitarse durante al menos cinco días, y sus ojos grises son ridículamente titilantes. Al igual que pequeñas estrellas están apareciendo en sus profundidades. Su pelo es corto cerca de su cabeza a los lados, pero más largo en la parte superior y manipulado a un lado. Solo el tiempo suficiente para aferrarse... Trago mi maravilla. El hombre puede vestirse. Casual. Fácil. Una hermosa camisa ajustada, cuello abierto, mangas enrolladas, sueltas y colgando de sus vaqueros ajustados de Armani. ¿He mencionado que tenía buenos zapatos? —¿Necesitas una mano?—, Pregunta, mirándome... ¿que es eso? ¿Una mano? ¿Dónde pondría esa mano? Inclino mi cabeza en contemplación silenciosa, ahora mirando sus manos. Manos grandes y capaces, una envuelta en una botella de cerveza. Entonces mis ojos se están levantando, siguiendo esa botella hasta que llegue a sus labios. Su boca se abre. Veo una astilla de su lengua, y sus labios envuelven la botella, su cabeza retrocede. La garganta. Santo mierda, la garganta. La golondrina. El silencioso jadeo. La explosión colosal que acaba de suceder en mis bragas. Me acobardo y cruzo las piernas en el mismo lugar. No tengo ni idea de lo que pasa dentro de mí, pero me sacó de mi ridícula inercia. —¡Chupito!—, Dije, agarrándome los vasos. —Hey, pedí cuatro—, llamo al camarero, frunciendo el ceño al otro lado del bar.

21


El hombre a mi lado comienza a reír, un profundo y sexy estruendo. Más explosiones Oh... Dios. ¡Silencio! —¿Qué tan borracho estás?—, Pregunta, y lo miro para verlo mirándome de cerca. —Perfectamente sobria, gracias—, digo, apartando rápidamente los ojos de él antes de darles la oportunidad de avergonzarme de nuevo. —Pedí cuatro. —Y has derramado dos, señala. Miro hacia abajo y veo los dos vacíos... y me regresa ¿Cuánto tiempo llevo soñando despierta? ¿O admirando? ¿O babeo? —Oh. —¿No éstas ebria? Mantengo mis ojos en la barra. No se puede confiar en ellos. —Como dije, perfectamente sobria.— Recojo los vasos restantes y giro, asegurándome de mantener mi estabilidad. No es que sea terca ni nada. No estoy borracha. —¿Te importa probarlo?—, Pregunta, deteniéndome. ¿Un reto? Me arriesgo a mirarlo por el rabillo del ojo y encontrar la sonrisa más hermosa en su cara ya hermosa. ¿De dónde demonios vino? ¿Una prueba? —¿Cómo?— Pregunto, mi curiosidad me sacude. —Toma los chupitos de tus amigos. —Asiente con la cabeza y veo a mis amigos, todos ahora reunidos alrededor de la mesa alta, los brazos de Micky volando en el aire dramáticamente, las chicas riendo. Consigo notar que el Hombre Guapísimo, aquí sabe con quién estoy. ¿Cuánto tiempo ha estado aquí? No hay forma de que haya resbalado bajo el Hombre-Caliente. Radar de las chicas. — Entonces vuelve a verme, si quieres—, agrega en voz baja. ¿Si lo quiero? Lo quiero. Tengo otro rápido vistazo a él. El sigue sonriendo. Es una sonrisa peligrosa. Muy peligrosa. Es demasiado guapo para ser inofensivo. Me escabullo, adoptando sin vergüenza una suave sacudida de mi culo mientras voy, resistiendo el impulso de ver si me está mirando. El me esta mirando. Lo sé, y me tiene caliente y molesta.

22


Lizzy está encima de mí como un tigre que salta cuando regreso a la mesa. — ¿Quién en nombre de Dios es ese?—, Pregunta, con los ojos abiertos de emoción mientras toma una foto. —No sé—, respondo, descargando el último chupito en vez de dárselo a cualquiera de mis amigos, mientras sentía la atracción magnética del hombre detrás de mí, mi cuerpo se endurecía con la tensión que no estaba tomando. Vuelve y escúchalo de nuevo. —Annie, sé que eres bastante inmune a los hombres, pero esto esta tomando una meada. Te está mirando. ¿Inmune? No estoy segura de que diría inmune. Nunca sentí nada parecido a lo especial. Entonces, ¿por qué diablos estoy hormigueando y temblando como una tonta? No me siento muy inmune ahora. —Él puede mirar. Ella me mira. —Bueno, si no le hablas, entonces lo haré yo, ya que estoy soltera ahora—. Pasando a mi lado, ella me da una sonrisa en la cara y se dirige hacia el bar, y mi hombre. No tengo idea de lo que me pasa, pero al momento mi mano se disparó y le agarré la muñeca a Lizzy, deteniéndola. Cierro los ojos, molesta conmigo mismo. —Solo espera un minuto—. Respiro profundo y me vuelvo hacia ella. —Una mierda de rechazo con un extraño no es el camino a seguir. Está conteniendo una sonrisa que seguramente se partirá si escapa. Me tiene. Por primera vez, probablemente alguna vez, un hombre me llamó la atención. No debería leer demasiado en eso. Espero que este hombre en particular haya captado la atención de todas las mujeres, el impío y apuesto hijo de puta. Apoyándome en mí, Lizzy empuja su boca hacia mi oreja, justo cuando mis ojos vuelven a caer sobre él. Todavía me está mirando. Intenso, casi desafiante. — Parece un hijo de puta duro—, susurra Lizzy, riendo mientras se separa, dándome una mirada tímida. —Hazle el favor a la mujer y quítate el polvo—. Ella asiente con la cabeza. —Ve por el. —Voy a hablar con él—, protesto, dejando a mi amiga atrás y cediendo a la atracción que me atrae. Bebo en el aire y comienzo un ritmo constante hacia él,

23


dejando caer mi labio inferior entre mis dientes cuando me doy cuenta de que lo estoy mordiendo. Mantiene una cara seria, mirándome mientras se apoya en la barra casualmente. —Creo que te vi tambalearte ligeramente—, dice, levantando las cejas. Es muy guapo por su propio bien. Y, sin duda, mi bien formado también. — Sobria—, dije con la boca inclinada junto a él en el bar. Manteniendo sus ojos en los míos, llama al barman. —Dos tequilas, por favor. —Tequila—, reflexiono, mirando por encima de mi hombro cuando la sal y el limón aterrizan detrás de mí. —¿Ese es mi desafío? —¿Llorando?— Agarra, metiendo la mano en su bolsillo y sacando algunos billetes. —Nunca—, me burlo, volviendo a la barra. No sé cuál es su juego, pero quiero jugar. Con él. —¿Me estás pidiendo que pruebe que estoy sobria al hacer un intento?—, Estrecho mis ojos en él, burlándose. —¿O es tu plan para emborracharme y aprovecharme de mí? Sonríe para sí mismo mientras le paga al barman. —No pareces del tipo de mujer a la que se puede aprovechar. —Entonces, ¿qué clase de mujer soy?— Lo desafío tranquilamente. Se vuelve hacia mí, mirándome por unos momentos. —No lo sé, pero creo que me gustaría averiguarlo. Sostuve su mirada por unos segundos, sin que ninguna réplica llegara a mí. Creo que quiero que lo descubra también, tanto como quiero saber qué tipo de hombre es él. Mis ojos caen de sus ojos grises y centelleantes, bajan por su alto y delgado cuerpo hasta sus pies. Oh... Mierda... —Juguemos—, dice, acercándose y colocando uno de los vasos hacia adelante. No es mi intención, pero me alejo bruscamente del brazo cuando se roza contra mí, sorprendida por las diminutas puñaladas de placer que golpean mi piel

24


por toda la piel. El toque fugaz me dice que se sentiría tan bien como él se ve, y – dame fuerza– huele divino, todo varonil, terrenal y jodidamente comestible. El repentino desvanecimiento en el movimiento y el hablar de los dos se vuelve algo incómodo. Puedo sentirlo mirándome. —¿Qué tengo que hacer?—, Pregunto de nuevo en voz baja, casi con un suspiro entrecortado. Se aclara la garganta. —¿No estás borracha? —Ni siquiera un poco—. Levanto la nariz en el aire. —Bueno. Entonces romperás este desafío por primera vez. —Coloca un dedo sobre el borde de uno de los vasos. —Apunta tus palmas al borde de la barra—, ordena, firme pero suavemente. Lo miro, encontrando una cara seria. —Sigamos adelante. Frunciendo el ceño, coloco las manos en el borde de la barra. —¿Esta bien así? Toma mis caderas. ¡Toma mis putas caderas! Me congelo de arriba a los pies y trago con fuerza, esperando. Mis entrañas se enredan rápidamente, mi mente en el caos. —Retrocede un poco—, dice, tirando de ellas un poco hasta que yo doy un paso atrás. Oh Jesús. Estoy prendida. Tengo un hombre extraño que me dobla sobre un bar en público, yo Annie la inmune a los hombres, Ryan no estas luchando contra él. Es como si me tuviera bajo un hechizo. ¿Lo que da? No me atrevo a mirar detrás de mí. No soy tan estúpido como para pensar que Lizzy no está viendo a un hombre manipular mi cuerpo donde él quiere. —Te sientes tensa—, observa, soltándome y volviendo a mi lado. No lo niego; tampoco lo confirmo. Sus grandes manos se sentían tan bien descansando en mis caderas, tanto que tengo que resistir no reclamarlas y ponerlas de vuelta donde estaban. —¿Qué pasa ahora?— Pregunto, evidentemente luchando por el aire, maldita sea. —Ahora.— Levanta su cerveza y sonríe. —Me regodeo que te haya inclinado sobre una barra dentro de los cinco minutos de haberte conocido—. Él toma un

25


trago, todavía sonriendo, y oigo el rugido de un hombre que pasa por la barra riéndose. ¡Oh, es un cabrón! Una parte de mí lo admira. Otra parte de mí quiere abofetearlo por imbécil; No me importa lo hermoso que sea. Y otra parte de mí quiere arrancarle la ropa de su cuerpo y violar al malvado bastardo. ¡No puedo creer que me haya echo caer! ¿Cuántas mujeres a jugado a manipular? Dejo caer la cabeza, sacudiéndolo para mí. Sabía que esa sonrisa era peligrosa. Un hombre que puede doblar a una mujer a su voluntad tan fácilmente y tan pronto no podría ser nada menos que letal. Y el hecho de que me consiguió con su malvado juego significa que me quito el sombrero por él. No puedo alejar eso de él, y como ahora carezco del departamento de dignidad, decido no darle una bofetada. Tampoco arrojaré una bebida sobre su cabeza, ni le dispararé un montón de abuso verbal. Haré lo que menos espera. Me levanto y me doy la vuelta para mirarlo, incapaz de evitar sonreír a su media sonrisa. Manteniendo su mirada, lamo lentamente el dorso de mi mano, tomo la sal de la barra, espolvoreo un poco y tomo uno de los tragos de tequila. Pero mientras me llevo la mano a la boca para lamer la sal, me agarra la muñeca y toma el chupito de la otra mano. Los latidos de mi corazón se aceleran, nuestros ojos se pegan el uno al otro cuando se mueve hacia mí y lentamente lleva mi mano a su boca. Miro, agarrada, mientras perezosamente lame la sal del dorso de la mano, los ojos en los míos, y luego golpeo el tequila hacia atrás. Mátenme ahora, porque ciertamente moriré como una mujer feliz. Su lengua en mi piel. Sus ojos se funden en los míos. Su agarre en mi muñeca. Debo parecer una estatua, incapaz de hablar, moverme o pensar con claridad. —Hay un tequila más—, dice, inclinando la cabeza hacia la barra pero manteniéndome en su punto de mira. —Y es tuyo. Oh buen señor. Mi corazón se acelera por el segundo mientras lo veo lamer el dorso de su mano y espolvorear un poco de sal. Luego me la ofrece. Le miro la mano y luego lo miro lentamente. Podría perderme en esos brillantes ojos grises. —Tengo buen sabor—, susurra.

26


No tengo la menor duda. Me lleva todo y más para tomar su mano y llevármela a mi boca, y cuando mi lengua se suelta, cierro los ojos y me preparo. No me gusto la sal. Lo saboreo. Y bien podría ser el sabor más intoxicante que he experimentado. Trago, tomo su mano mientras tomo el tequila y lo vuelvo a arrojar, ni siquiera haciendo una mueca de dolor mientras quema por mi garganta. Asiente con aprobación. —Te dije—, murmura, alejando su mano. Lucho en mi camino de regreso a la vida, apartando la vista de él antes de que auto combustioné. —Fue agradable jugar contigo—, respiro y me alejo. Necesito a las chicas. Con rapidez. —¡Guau!— Él desliza su mano alrededor de mi muñeca y me calma. Todo mi cuerpo se cierra de nuevo. Después de haber sido incluida en su patético juego de hombres para hacerme doblar sobre la barra, todas las reacciones corporales a él deberían haberse detenido en sus molestas pistas. Entonces él me lamió. Y lo lamí. Las cosquillas que me envuelven son tan feroces que debo abstenerme de cepillarlas. —No te vayas todavía—, dice suavemente. Lo miro, ladeando mi cabeza, tratando de luchar con algo de sensibilidad a través de mi nube de lujuria. No he estado con un hombre en mucho, mucho tiempo. Alrededor de un año, dos meses y dos semanas, para ser precisos. Jason,

amigo de un amigo. —¿Y qué planeas hacer conmigo si me quedo?—, Le pregunto, tomando un rápido escaneo de su mano en busca de un anillo, solo para estar segura. Sin anillo. Cómo una mujer no le ha reclamado todavía está fuera de mí. —Planeo hablar contigo—, dice suavemente, mirándome con un toque de curiosidad. —¿En lugar de lamerme? —¿No te gustó mi juego?—, Pregunta, en serio, algo persistente detrás de sus ojos. Algo tentador. Algo que me hace un poco... cautelosa. Y sentir mucho calor. Su agarre, todavía dando vueltas alrededor de mi muñeca, me da un momento de pausa. El calor de nuestra piel combinada no debe ser ignorado. Estoy intrigada por él, aunque sea solo porque capturó mi atención y la conservó, incluso después de su astuto truco. Hablar. Él quiere hablar.

27


Me alejo suavemente del brazo y me libera lentamente, sin apartar nunca sus ojos de los míos. Luego, empuja ciegamente un taburete de la barra hacia delante, indicándome que tome asiento. —¿Bebes? ¿O has tenido suficiente? Descanso mi trasero en el taburete y le miro cansada, pero realmente no creo que debería estar bebiendo más. Especialmente no ahora, cuando probablemente debería mantener mi ingenio sobre mí. —Voy a tomar agua, por favor. Le hace señas al camarero, ordenando mi agua y otra cerveza. Miro a mis amigos y no encuentro a ninguno de ellos mirando hacia acá. Excepto Micky. Él ladea la cabeza en pregunta, y yo asentí con la cabeza. Estoy bien. Totalmente bien. El hombre sin nombre se sienta a un taburete delante de mí, con un pie apoyado en el suelo y el otro apoyado en un reposapiés, con el codo apoyado en la barra. Su camisa se arruga un poco alrededor de su diafragma. Parece que podría haber abdominales debajo de ese material blanco nítido. Y su brazo doblado insinúa algunos bíceps bastante sólidos. —¿Cómo te llamas?—, Pregunta, volviendo a mirarme a la cara. Todavía se ve serio, un contraste distinto de la sonrisa arrogante que se fijó en su rostro cuando primero lo aplaudí. —Annie—, respondo. —¿Y tú? —Jack—. Se presenta extendiendo su mano, todavía mirándome mientras decido si debo volver a tocarlo. Definitivamente no es una buena idea. En todo caso, debería estar retirándome, alejándome, posiblemente incluso abandonándome en este momento. Hay intenciones en sus ojos serios que puedo leer perfectamente; intenciones que deberían asustarme, así que por qué me estiro hacia adelante y pongo mi mano suavemente en la suya está más allá de mi capacidad de analizar en este momento. Estoy absorta. Enterrada. Es una revelación, y me gusta bastante. Tan pronto como se establece contacto, de piel a piel, se apodera de mi mano rápidamente, impactándome. Mis ojos vuelan hasta los suyos, esperando encontrar una sonrisa atrevida, pero todavía me mira seriamente. —Te agarre—, murmura, apretando su enorme palma alrededor de la mía. Pierdo la respiración. Mi corazón galopa. Mi piel se calienta. Mierda, ciertamente lo ha hecho.

28


Comienza a sacudir mi mano lentamente, hacia arriba y hacia abajo, tomándome mucho tiempo al respecto. Trago repetidamente, mi garganta tan seca como un hueso mientras controla mis movimientos. —¿Agarrar? Sus labios se curvan lentamente, como si él conociera mis pensamientos, y estoy frente a esa sonrisa de ojos brillantes de nuevo. —Lo lamí, así que es mío—, dice alrededor de su sonrisa. Su declaración me hizo sacudir la cabeza con asombro cuando baja mi mano sostenida a mi pierna desnuda, aprovechando su posición y arrastrando sus dedos por mi muslo mientras se aleja. Me pongo en mi taburete y agarro mi agua. —¿Lames a muchas mujeres?—, Pregunto, e inmediatamente me puse a patearme por eso. Eso no es asunto mío, y sinceramente no quiero saberlo. Su rostro de repente es serio. —Lamerme a las mujeres en los bares no suele ser lo mío—. ¿Qué hay de doblarlas en los bares? Una leve sonrisa fantasma aparece en sus labios, como si estuviera leyendo mis pensamientos. —No sé qué me ha pasado—, admite con una leve risa, acercando su mano a su mandíbula y acariciando su barba. Me alegro, porque tampoco sé lo que me pasó. —¿A qué te dedicas, Annie? —Soy arquitecto—, respondo rápidamente. Hablar. Solo habla. — Principalmente proyectos domésticos, pero poco a poco estoy moviendo mi negocio hacia el sector comercial. —¿Tienes tu propia empresa?—, Pregunta, y yo asiento. —Eso es impresionante para alguien en…— Jack se desvanece, ladeando la cabeza en pregunta. Sonrío a su linda estratagema para extraer mi edad. —Tengo veintinueve años. —Vaya, eso es realmente impresionante. Felicitaciones. Me gusta ver a la gente triunfar. —Gracias.

29


—¿Estás casad… —No.— Me río. —¿Comprometida? No soy tan rápida para responder esta vez. No sé por qué. Probablemente porque mi respuesta abrirá el camino hacia... ¿Qué? —No. Hay alivio en sus ojos. Definitivamente hay alivio. —¿Eres una buena chica?—, Pregunta, con un tono sugerente a su voz. —Bueno, no suelo dejar que hombres extraños me doblen en las barras y me laman, si eso es lo que te preguntas. —Me siento honrado—. Jack sonríe, satisfecho. —Entonces, ¿qué haces habitualmente por diversión? Quiero decir, cuando no esté cerca para doblarte y lamerte. Coincido con su sonrisa y tomo un sorbo de agua para humedecer mi boca cada vez más seca. —Trabajo duro. Tengo buenos amigos. Tengo mis buenos momentos con ellos. —¿Por elección o por una mala experiencia? —Nos estamos volviendo un poco personales, ¿no es así?— Lo miro interrogativamente, y sonríe encogiéndose de hombros. —Solo trato de descubrirlo. Su rodilla vestida de jean roza la mía, y tiro mi pierna con un salto de mi patético corazón. No necesitará descifrar nada. Estoy contenta de decírselo. —No me interesan los hombres en este momento—. No sé por qué, pero me encuentro mordiéndome los labios y observando atentamente su reacción. Asiente lentamente. —Eso podría cambiar—, reflexiona, de la nada, sorprendiéndome. Mi espalda se endereza, mi respiración se entrecortada un poco. —¿Qué quieres decir?— Pregunto en voz baja, intentando entrecruzar el interés a través de

30


mis palabras. Lo intento. Todo lo que se entreteje en cada palabra que le estoy diciendo a este hombre es intriga. Y deseo. —Quiero decir—, comienza, inclinándose un poco, —claramente nunca has sido consumida por un hombre.— Hace una pausa, dándome un momento para estar de acuerdo, pero no lo hago. Estoy obsesionada con el. —Pero un día vendrá un hombre y te tragará, Annie. Enceguecida. —Hay una sugerencia en sus palabras lo que me resulta difícil no tener curiosidad. Y sigo mirándolo. Oigo el pulso de mis oídos cuando se aleja y gira hacia la barra, llamando al barman. No escucho lo que ordena. Mis alrededores se han reducido a una borrosa actividad, los ruidos fuertes de la barra ahora son un ruido blanco distante. Hay un atractivo magnético en Jack, no solo su apariencia, sino su personalidad, su voz... sus palabras. —Aquí.— Toma mi mano fláccida y saca el agua, dándome un vaso. El contacto me sacude de mi trance, y miro alrededor, descubriendo que el mundo todavía está sucediendo a mí alrededor. Con los ojos parpadeando, sonríe con esa encantadora sonrisa, la que me enganchó en el momento en que lo vi. —Aquí hay que ser cegado—, dice, levantando su vaso. Toma su bebida, luego golpea el vaso en la barra y se limpia la boca con el dorso de la mano. Mis ojos siguen cada movimiento mientras trato de leer entre líneas, intento desentrañar sus palabras y darles sentido. Por supuesto, tienen perfecto sentido como son, pero algo me dice que hay más. Quizás la leve crudeza de su tono. Tal vez la forma en que me está mirando. —Bebe—. Cuando la yema de su dedo se encuentra con el fondo de mi vaso y lo anima hasta mis labios, y me mira mientras lentamente tiro el líquido por mi garganta, estoy atrapada en un estado masivo de conflicto. Lo quiero. Por primera vez en mi vida, realmente, realmente quiero un hombre. Puedo sentir... alguna cosa. —¿Qué haces, Jack?— Pregunto, siguiendo mi instinto para averiguar más sobre este hombre que me tiene caliente y molesta. —Tengo muchos talentos.

31


Detengo mi sonrisa —¿Cómo cuales? —Oh, la lista es interminable. ¿Cuánto tiempo tienes?

¡Siempre! Rápidamente, mi mente vuelve a la línea. ¿De verdad, Annie? ¡Agárrate! —Eres lindo—, bromeo, y luego me estremezco con la respuesta mal elegida. Jack está lejos de ser lindo; Es un hombre alto, bien formado y corpulento. Jack mira por un momento fugaz, riéndose para sí mismo. —Eres bastante tierna—. Sus ojos regresan a los míos, parpadeando locamente. —¿Cómo es que estás soltera? —Debería hacerte la misma pregunta. Porque quiero hacerlo. Debido a que las relaciones requieren un trabajo duro, prefiero invertir en otra parte. Jack asiente, mirando profundamente a mis ojos. —¿Inviertes en ti misma? —Sí—, respondo con sinceridad, incluso si eso me hace parecer egoísta. Tal vez mi perspectiva cambie un día, cuando llegue el hombre adecuado. Quién sabe. Pero en este punto de mi vida, no hay hombre, y estoy bastante contenta con eso. —Me he hecho promesas que planeo conservar. Respira profundamente, sus dedos juguetean con la etiqueta de su botella de cerveza. —Te admiro. Tu propia felicidad es importante y estás claramente feliz. Me recuesto un poco, evaluando su disposición. —¿No eres feliz? —En este momento estoy deliberadamente feliz. Sonrío y Jack sonríe descaradamente, extendiendo la mano y poniendo una palma en mi rodilla, apretando suavemente. Mi sonrisa cae en un segundo, mis ojos se precipitan hacia su mano tocando mi carne desnuda. El calor se extiende a través de mí como el agrietamiento de los cristales, y el agua se agita por el costado de mi Whisky con soda. Mis temblores se ponen tan mal que me veo obligada a colocar mi bebida en la barra y aferrarme a ella en un intento de disimular mi temblor. Mis ojos se acercan a los de Jack, descubriendo que su sonrisa ha disminuido y que su diversión ha desaparecido. Lentamente, él separa su mano de mi pierna. Buen Señor. Mi mundo simplemente se salió de control mientras me tenía encima. En esos pocos segundos dichosos, olvidé mi nombre, mi trabajo y mis ambiciones.

32


De repente, mi única motivación fue Jack: tocarlo, hablar con él, escucharlo. Este extraño me sacó de mi vida real y me puso en otro lugar. En alguna parte distante. En algún lugar que me consume. Consumida. Nada me ha consumido nunca, excepto el trabajo. Solo pasé unos minutos con Jack, y ya me siento un poco adicta a la intensidad que se escapa de él. Esto es extraño… y aterrador. Me ha sorprendido y tomado desprevenida. El latido de mi corazón comienza de nuevo, y me devuelvo a la vida. Mi vida. Mi vida real —Fue agradable hablar contigo, Jack. Realmente debo irme, —respiro, deslizándome desde mi taburete. Necesito escapar de él ahora, porque mi mente está en un lío y tengo miedo de la reacción que estoy teniendo. Hago lo educado y ofrezco mi mano. Asiente, lenta y comprensivamente. —Sin duda, la decisión más sabía que harás, para los dos. Toma mi mano y, lo juro, suceden explosiones. Del tipo estúpido que las personas leen en los libros, aquellos en los que voltea sus ojos porque es tan ridículo pensar que dos personas podrían tener una conexión tan poderosa. A

ciegas. —Aquí.— Abre mis dedos y coloca algo en mi palma. —Algo por lo que recordarme. Miro hacia abajo y veo una tapa de botella Budweiser. —¿Por qué querría recordarte?— Pregunto, mirándolo. —Porque esta noche pasará a la historia.— Sonríe mientras fuerza mi mano en un puño, bloqueando la tapa de la botella firmemente dentro de mis manos. El tiene razón. No hay forma de que olvide mi encuentro con Jack. —¿Y qué tienes para recordarme? Alarga la mano y me desliza un dedo por la mejilla, robándome el pensamiento cognitivo. —Tengo esto—, murmura, tocando su sien y tocando ligeramente. —Almacenado aquí arriba.

33


Mis rodillas se vuelven débiles, mi sangre está en llamas. No necesito una tapa de botella porque yo también tengo su cara almacenada en un lugar seguro en mi mente. Jack se inclina hacia mí y me toma la parte superior de los brazos, sosteniéndome en su lugar. Cuando su pecho se encuentra con el mío, mis rodillas realmente dan y yo lloro, mi frente cae sobre su hombro. Oh Dios mío, ¿quién es este hombre? Sus labios se encuentran con mi oreja y él pasa algunos momentos increíbles respirando en el antes de que hable. —Si alguna vez te miro de nuevo, Annie, no puedo prometerte que haré lo mejor y me iré la próxima vez. Se separa y se va, haciendo señas a su amigo, un hombre rubio, que le sigue. Me da una mirada interrogativa cuando pasa a mi lado, tomando mi obvia condición. ¿Que es que? ¿Atónita? Es la única forma de describirlo. Siento que me han abordado desde un lado sin previo aviso, que me arrollan. Mis pulmones comienzan a arder, y me doy cuenta de que estoy conteniendo la respiración. Todo sale apresurado, tan rápido y tanto, pierdo mi estabilidad y hago un agarre en la barra. —Oye, ¿estás bien?— Lizzy aparece a mi lado, sus ojos viajan entre Jack y yo mientras él deja el bar. —Sí—, chillé y los temblores entraron, después de mi encuentro con el hombre más guapo e intenso que he encontrado. —Bueno, ¿no era él el mejor culazo que jamás hayas visto?—, Dice Lizzy, sonriéndome, antes de perder lentamente su rostro risueño y reemplazarlo con una expresión preocupada. —Oye, ¿estás segura de que estás bien? Jesús, necesito salir de ella. —Sí, bien.— Me estremezco de nuevo a la vida y bebo mi agua, tomándomela a un ritmo épico. —Entonces, ¿a dónde se fue?—, Pregunta. —Era un chivo arrogante—, murmuro indignada, mintiéndome entre dientes. Es el único camino a seguir. Decirle a Lizzy que mi cuerpo ardía de deseo, no solo cada vez que Jack me tocaba, sino con cada palabra que él hablaba, sería un error.

34


—Podría haber sido el tornillo de rebote que necesito—, suspiró Lizzy consternada. —No me refiero a eso. —Yo si. Que desperdicio. Te arrepentirás de esto. —Tal vez—, reflexiono, mirando a la entrada de la barra, sin ver ninguna señal de él. Se fue, y está más allá de mí por qué eso me hace hundir el estómago. —De todos modos, ¿estás bien?— Me desvío, un movimiento sensato. Necesito olvidar que pasó la última media hora. ¿La mejor decisión que he tomado? ¿Qué, alejándose? ¿Y a qué se refería, para los dos? —Perfectamente bien—, dice Lizzy, tomando mi brazo y comenzando a caminar de regreso a la mesa. La miro —Micky definitivamente no debería ser tu mierda de rebote. —Solo estamos flirteando. No me pierdo el aspecto que pasa entre ellos a medida que nos acercamos, pero estoy demasiado distraída para darle a la situación la preocupación que merece, aún hormigueando de pies a cabeza. Miro hacia la puerta de nuevo, sus últimas palabras se reproducen repetidamente en mi mente.

Si alguna vez te miro de nuevo, Annie, no puedo prometer que haré lo mejor y me iré la próxima vez.

35


3 La noche termina sin más bamboleos de mí parte, pero mucho de mis amigos. Todo el mundo está completo, pero habiendo bebido solo agua desde mi apasionante encuentro con un buen ejemplo de un hombre delicioso y profano, he mantenido un nivel razonable de pan comido. Me han golpeado de costado, y me tomó el resto de la tarde reunirme. Lizzy ha insistido infinitamente sobre mi fracaso en la cama, dijo el hombre; Micky ha flirteado indignantemente con Lizzy, y ella con él; y Nat ha desgastado la madera de la pista de baile. Es hora de que lleguen los taxis. —¡Ha sido la mejor noche de mi vida!— Nat canta mientras los llevo como ovejas a la fila de taxis. Ella arroja los brazos al aire y se mueve el cabello. —¡Y me encanta el pelo nuevo! ¿Te encanta mi cabello nuevo? —Ella mira a Micky, que ahora tiene una Lizzy marchita en una llave de cabeza. —Me encanta el pelo nuevo—, acepta, hipando. —Creo que te hace lucir más vieja—, Lizzy interviene en un insulto. —¡Sofisticada!— Nat chilla indignada. —¿Eh, Annie? —Sofisticada—, confirmo con una sonrisa. —¡Hasta que lo comprendas!—, Ordeno, abriendo la puerta de un taxi que espera y guiándolos uno por uno. Sorprendentemente, nadie sube el escalón, pero hacen todo terreno en sus asientos con un ruido sordo. El taxista me mira, sus años de experiencia le dicen que soy con quien necesita comunicarse. —Buenas noches—, digo mientras me agacho para entrar, pero al levantar el pie del bordillo algo atrapa mi atención al otro lado del camino. Enderecé mi cuerpo para mirar por encima del techo de la cabina mientras el calor se arrastra por mis venas, haciendo que mi sangre golpee su camino hasta mi corazón hasta que corra. Si alguna vez te miro de nuevo, Annie, no puedo prometer que haré lo

mejor y me iré la próxima vez.

36


Está parado al otro lado de la carretera, con las manos apoyadas ligeramente en los bolsillos de sus pantalones vaqueros. Y él me mira fijamente, con intensidad en sus ojos grises brillantes, incluso desde el otro lado de la calle. Mi estómago comienza a llenarse de mariposas. —¡Vamos, Annie!— Grita Micky, buscando mi mano que descansa en la puerta. —¡Entra! El resto del grupo comienza a cantar, posiblemente diciéndome que también entre en el taxi, pero no puedo escucharlos. Tampoco puedo oír el torrente de tráfico a medida que avanza; Los autos que pasan entre Jack y yo son solo una falta de definición. No se que hacer. Entra en el taxi, la opción sensata, o cierra la puerta y envía a mis amigos en camino, la estúpida opción. No soy estúpida. Nunca lo he sido. Parece una estatua, congelada en posición. Está esperando que yo decida, nuestros ojos nunca se desbloquean. Luego asiente, tan levemente casi lo extraño. Él puede ver mi conflicto interno. Él está silenciosamente dispuesto a que permanezca donde estoy, porque a pesar de lo que dijo, podría ser yo la que se vaya. Para tomar la decisión por los dos. La elección depende de mí. Si se trata de la decisión correcta para los dos, se desconoce. Pero lo correcto y lo incorrecto no están presentes en mi mente. Está demasiado consumido por el. Muevo mi agarre a la puerta, lista para cerrarla. —Los veré mañana, muchachos—, digo, sin mirarlos. —¿Eh?—, Todos llaman al unísono, pero los ignoro y me vuelvo hacia el taxista, diciéndole sus direcciones. Pero mis ojos permanecen enfocados en Jack al otro lado de la carretera. Golpeo la puerta, escuchando los murmullos confundidos de mis amigos, pero el conductor se retira antes de que puedan protestar aún más. No hay duda de que cualquiera de ellos me dejaría solo en una noche, pero el alcohol está a mi favor esta noche. Miro hacia la parte trasera de la cabina mientras se aleja, viendo a Lizzy mirando por la ventana trasera, su confusión es evidente. Luego, sus ojos se deslizan hacia el otro lado de la carretera y su boca se abre. Solo logro ver sus labios rectos antes de que el taxi tome una esquina. Suena el teléfono dos segundos después. No respondo, pero envío un mensaje de texto, diciéndole que estoy bien y sé lo que estoy haciendo. Es mentira. No tengo la más remota idea de lo que estoy haciendo.

37


Miro a través de mis pestañas a Jack. Hay un camino entre nosotros: él parado en un bordillo, yo en el otro, coches zumbando por entre nosotros. Y cuando entra a la carretera, revisando rápidamente el tráfico, comienzo a retroceder mientras se acerca, hasta que mi espalda se presiona contra una pared de ladrillos. Mi respiración se dispara en pedazos y mi cuerpo tiembla como una llama en la brisa. Cuando él llega a mí, sus dos palmas aterrizan en la pared a ambos lados de mi cabeza. Estoy mirando su cuello, temiendo levantar mis ojos a su rostro ahora que está tan cerca. —¿Por qué no continué caminando a casa?—, Pregunta, con frustración clara y presente. —¿Por qué diablos no seguí caminando? Porque tú también lo sentiste, grito en mi cabeza, sintiéndome mareada por el olor embriagador de él: su cercanía, el ligero rocé de su ingle sobre mi vestido. Su dura mirada me hace agujeros mientras su rostro lentamente baja hacia el mío. Aguanto la respiración y lo dejo rozar suavemente sus labios sobre los míos, nuestros ojos aún abiertos y cerrados. Mi aliento tartamudea, al igual que el suyo. Luego, se aleja unos centímetros, su lengua corre por su labio inferior, como si probara lo que acaba de tener. Su pecho roza contra el mío desde su inhalación profunda. —Dime que vaya—, susurra, la demanda lamiendo su camino desde la base hasta la parte superior de mi columna vertebral. —Dilo. —Vete. —No es una maldita oportunidad—. Se abalanza sobre mí y toma mi boca como si la tuviera, profundamente, apasionadamente y con una convicción insondable. Inmediatamente me pierdo en una neblina de deseo y lujuria mientras él me pulveriza. Nuestro duelo de lenguas, nuestros cuerpos se unen, y está más allá de cualquier nivel de placer que creí posible. Traigo mis brazos para rodear su cuello, sosteniéndolo mientras nos besamos como si nunca tuviéramos la oportunidad de hacerlo nuevamente. Una de sus grandes palmas se desliza hacia la parte posterior de mi muslo y tira de el, llevando mi pierna a su cintura. Estoy respirando sus gemidos, tragándolos en las partes más profundas de mí, gimiendo cada vez que roza sus caderas con las mías, obligándome acercarme más a la duro pared.

Santo puta mierda, estoy perdida. —Necesito más que esto—, dice desesperadamente, moviendo sus labios a mi oído y lamiéndola lentamente, jadeando fuerte. —Te necesito desnuda. Necesito estar dentro de ti. Te necesito follando ahora. ¿Dónde vives?

38


Su pregunta me da un momento de pausa. Estoy tan desesperada por todo esto como él, pero aún tengo un poco de sentido dentro de mí en alguna parte. De ninguna manera lo estoy llevando a mi lugar. Todavía tengo que ser sabia. Está no soy yo. No soy imprudente, pero en este momento, detener esto es imposible. Puede ser la espontaneidad; podría ser lo ilícito que se siente; Puede ser el factor de emoción, el peligro y lo desconocido. O podría ser algo tan simple como una química intoxicante. No lo sé, pero quiero más. —Tu lugar—, me contesto, acariciando su cuello, sintiendo que él sacudía su cabeza. —No puedo esperar tanto—. Se aparta de mí, dejándome en un lío tembloroso contra la pared. —Hotel. Asiento con la cabeza, pensando que es mejor de esa forma. Terreno neutral. No pierde tiempo, deslizando su mano hacia la parte baja de mi espalda y poniendo algo de peso detrás de ella. Me separo de los ladrillos con su apoyo, pero mis piernas todavía tiemblan más allá de mi control mientras caminamos urgentemente por la calle. Lo miro discretamente por el rabillo del ojo, y lo encuentro enfocado hacia adelante, con la mandíbula tensa. Y definitivamente detecté su temblor más allá de la mía. Los dos estamos enrollados como resortes apretados, muriendo para soltarse el uno del otro. Esto es nuevo para mí: extraño y

emocionante.

El paseo hasta el hotel más cercano es insoportablemente largo. Jack se acerca al mostrador de recepción y pide una habitación, y aunque la señora me observa a sabiendas, ni siquiera me sonrojo. Obtiene una tarjeta de habitación, me lleva al ascensor y prácticamente me arroja dentro. Él ni siquiera espera a que cierren las puertas. Está de nuevo sobre mí, me besa brutalmente, me aprieta contra la pared trasera y me asegura de sentir lo que está oculto detrás de la bragueta de sus jeans. Él nos rueda, ahora su espalda contra la pared, nuestra boca va como leones hambrientos. El pequeño espacio está empapado de quejidos, llorisqueos, gemidos y gritos de pasión. Cuando las puertas se abren, prácticamente caemos, nuestras bocas aún pegadas mientras me conduce hacia atrás por el corredor, revisando rápidamente la habitación correcta antes de buscar la tarjeta y patear la puerta. Él rompe nuestro beso y me empuja dentro. Me tropecé, aturdida, desorientada... queriendo como nunca antes lo había deseado.

39


Comienza a desabrocharse la camisa mientras mira hacia mí, y una vez que se abrió paso entre los botones, se encoge de hombros. Y espanto mi asombro mientras tomo los planos suaves del torso, la perfección de su cuerpo me hace marear. No puede ser real ¿Es real? ¿Estoy aquí? La forma en que me mira: el hambre, la determinación. Nunca me había sentido tan deseada y, extrañamente, lo necesitaba. Es una revelación satisfactoria. Pero también hay un sentimiento extraño, uno que debería dedicar un poco más de tiempo a analizar. Cuánto lo necesito ahora mismo. Un extraño. Sus manos se mueven hasta el botón de su jeans cuando se detiene ante mí, a unos pocos pies de distancia. La cintura de sus bóxers se asoma sobre sus vaqueros, el material tenso que se extiende sobre un estómago tenso. Mis ojos se fijan en sus dedos mientras él, perezosamente, revela más de sí mismo para mí, torturándome, su respiración es superficial coincidiendo con la mía. ¿Por qué tan lento ahora? ¿Por qué está atrasando esto? Le miro con ojos desesperados y lo encuentro mirándome de cerca. Luego, sus jeans caen al suelo. Seguido por sus boxeadores. Los músculos de mis piernas amenazan con darme por vencido mientras lo miro delante de mí, completamente desnudo y más allá de lo deslumbrante. Está no soy yo. No me inclino ante la voluntad de un hombre, pero este hombre me hizo doblarme desde el momento en que me encontró en el bar. No estoy segura de si odio la idea o si la amo. Lo que sí sé, sin embargo, es que no hay nada que pueda hacer al respecto. No quiero. Una noche sucia, y jodidamente brutal está de pie ante mí, con promesas ilegales que brillan en sus ojos grises, y soy la primera en la fila.

Tan pronto como encuentre mis pies. Pateando sus zapatos, jeans y bóxers, él toma mis manos con delicadeza, como si hubiera sentido que necesito un momento de amabilidad y seguridad. —¿Lista, Annie?—, Pregunta suavemente. —Porque estoy seguro de que yo lo estoy. No espera mi respuesta. Él debe ver la certeza en mis ojos. Moviéndose hacia mí, presionándome contra la ventana detrás de mí, el costado de su tosco rostro descansando contra mi mejilla, agarra el borde de mi vestido y lo levanta entre nosotros. Mis brazos se elevan con él mientras mi mente busca frenéticamente

40


algo de equilibrio, cualquier cosa que coincida con sus acciones tranquilas y mesuradas. No tengo nada. Ahora lo está tomando lentamente, saboreando cada momento, cada movimiento, cada sonido. Mi vestido se ha ido, pero todavía está presionado contra mí, moviendo sus manos a mi espalda. Siento como suelta el broche de mi sostén y luego él se aleja, tirando de las correas por mis brazos, sus ojos cayendo por mi cuerpo. Él trago.

Difícil. Parpadea.

Despacio. Gruñe por lo bajo. Luego deja caer mi sostén al suelo y posa sus ojos a mis pequeñas bragas negras. La vista de su cuerpo grande y desnudo ante mí me distrae de cualquier timidez. El poder de su presencia me distrae de cualquier restricción que debería estar trabajando duro por encontrar. Mis dedos alcanzan los lados de mis bragas y los empujan hacia abajo por mis muslos, revelándome ante él en su totalidad. Y espero. Y espera. Espero tanto que él haga su movimiento, preguntándome a dónde se fue mi mente. Está perdido, caído en un pozo de imprudencia. Todo lo que puedo hacer es admirar lo que tengo delante. —¿Alguna vez has experimentado esto antes?—, Pregunta en voz baja. —¿La química, la necesidad? —No.— Mi respuesta es fácil y es la verdad. —Yo tampoco—. Se adelanta y me acorrala contra la ventana, recogiendo el beso loco y apasionado que comenzó en la calle y continuó en el ascensor. Mi mente nada de placer.

41


Ésta desnudo. Estoy desnuda. Estamos tocando en todas partes que dos personas pueden tocar, su erección encajada en mi bajo vientre, palpitando a tiempo con mi cuerpo. Él gime alrededor de mis labios, sus manos deslizándose hacia mi trasero y hacia mis muslos, apretando constantemente. Encajo sus hombros anchos en mis brazos y lo dejé en mí. Un rápido tirón me arrastra hasta la cintura en un gemido, su polla lista y dura para entrar. El vidrio detrás de mí se está volviendo resbaladizo, mi espalda se desliza sobre la superficie lisa como resultado de mi piel humedeciéndose. —Ábrete para mí—, ordena, sintiendo la constricción de mis muslos. Sin pensarlo dos veces, me relajo, dejando que me agarre contra la ventana y con su cuerpo. —Preservativo—, respiro en su boca, logrando localizar una pizca de sentido a través de mi hambre. —No tengo uno—. Continúa besándome y mi corazón se hunde. —Jesús, esto no fue parte de mi plan esta noche, Annie—, declara. —¿Tú? Lame mi lengua alrededor de la suya, clavando mis uñas en sus hombros. — No tengo uno. Deberíamos parar. —¿Estás con la píldora? —Sí, pero eso no lo hace correcto—. Sigo besándolo, hablándole a la boca. — Deberíamos parar. —Lo sé.— Toma mis manos de sus hombros y las empuja hacia arriba del vidrio, soltando mi boca brevemente para morderme el labio antes de hundir su lengua profundamente otra vez, explorando por todas partes. —Necesitamos parar. —Lo hacemos—, confirmo a través de mi placer, dejando que él entrelace sus dedos con los míos sobre mi cabeza, sus labios besándome en mi mejilla y en mi cuello. —Dígame que pare—, exige débilmente y sin convicción, chupando y mordiendo mi carne. —¡Oh, Dios!— Respiro, golpeando mi cabeza contra el vidrio detrás de mí, mis muslos apretando alrededor de su cintura otra vez. —Jack, necesitas pparar. —Voy a... ¿Quieres que yo?

42


—¡No! Gira sus caderas y entra en mí en un grito harapiento de satisfacción, sus dientes se tensan suavemente alrededor de la carne de mi cuello. Todo mi mundo explota en una neblina de poderoso placer mientras le grito al techo, un grito largo, desesperado y satisfecho. Aún esta inmóvil, pero respirando erráticamente, con su larga y gruesa longitud completamente dentro de mí. La plenitud retuerce mi mente, el calor llena mis venas y hierve mi torrente sanguíneo, y la rectitud me impide luchar contra él. Su agarre en mis manos sobre mi cabeza ahora es sólido y mis piernas se envuelven a su alrededor como hiedra. —Mi corazón está martillando—, confiesa, sus caderas tiemblan con la tensión de mantenerse quieto. —Está latiendo tan fuerte, y se siente tan bien. ¿De dónde vienes, Annie? Le haría la misma pregunta si no fuera por mi incapacidad para hablar. Así que presiono mi cara contra la suya, cerrando los ojos y saboreando la sensación de que nuestros cuerpos están conectados tan completamente.

Extraños Dos extraños completos. Desafía la razón de que nuestra unión podría ser embriagadora. Toda esta situación me desafía. Tomando mi barbilla en mi hombro, miro detrás de mí, por la ventana. La ciudad de abajo está llena de luces, las personas se ocupan de sus asuntos. Y estoy en lo alto por encima de todos, clavada contra esta ventana con la polla de un extraño enterrada dentro de mí. —¿Estás bien?— Su suave pregunta me lleva a preguntarme lo mismo, porque creo que la mente que perdí se ha ido para siempre.

Y estoy totalmente de acuerdo con eso. Maulló en respuesta, haciéndolo sacudir en un gemido. Así que voy de nuevo, aumentando la fricción tanto como puedo sin que se mueva Jack. —Jesús—, murmura, arrastrando su rostro de mi cuello. Sus ojos grises se posan sobre mí. Las chispas entran en erupción. Me inundan más deseos. Mi mundo comienza a girar fuera de control. Me mira mientras él retrocede, lento, seguro y cuidadoso, y cuando hace una pausa, solo la punta de su polla dentro de mí, inhalo y la sostengo, preparándome.

43


Empuja hacia adelante, y grito. Jack gruñe y el ímpetu está listo: no más espera, ni más conciencia, ni más dudas. Él empuja con fuerza, golpeando una y otra vez, agregando la rutina profunda y extraña aquí y allá para no dejarme nunca adivinar qué vendrá después. Mis gritos de placer están en espiral, nuestro sudor se mezcla y sus manos alrededor de las mías están cerradas con fuerza, manteniendo mis brazos con varas recta sobre mi cabeza. Es una locura. Es una puta loca, bruta y carnal, y me hace pensar en medio de los sentimientos intoxicantes si una sola noche de esta pasión y estos sentimientos serán suficientes. Me estoy frenando vehementemente, sin querer que esto termine todavía. Solo puedo esperar que Jack sienta lo mismo. —¡Joder!— Grita, soltando mis manos y ahuecándome el culo, apartándome de la ventana y girando. Me lleva al otro lado de la habitación y me sostiene con un brazo debajo de mi trasero mientras desliza el contenido de la mesa de la superficie, luego me baja sobre la madera dura y baja conmigo para no romper nuestra conexión. Grito, retorciéndome sobre la madera pulida mientras él me empuja hacia delante y se levanta para pararme, agarrándome de los muslos. Mis manos van por encima de mi cabeza y agarran el borde del escritorio. Sus dientes se tensan cuando se retira, su cabeza cae hacia atrás pero sus ojos permanecen en los míos. Me tira de un lado a otro del escritorio, con la piel sudada chocando, nuestros gritos y gemidos de placer sonado caóticos. Sin embargo, todavía me contengo en dejar que el inminente orgasmo me reclame. El escritorio cruje bajo la fuerza, y justo cuando creo que podría darlo bajo la tensión, su brazo se desliza debajo de mi espalda y me levanta. El frente de mi cuerpo se estrella con el suyo, y mi grito es fuerte. Me aferro a él mientras da un paso atrás y luego cae a la espalda en la cama conmigo a horcajadas sobre él. — Fóllame, Annie—, demanda, su voz como grava, llena de hambre y sexo. —Fóllame fuerte. No me demoro. He recibido mi orden. Mis caderas entran y me muevo de un lado a otro, con las palmas de las manos apoyadas en la dureza de su pecho. Sus dedos se clavaron en mis muslos, su rostro es tenso. —Oh, mierda,— gime, sus caderas ahora flexionándose y encontrando mi ritmo. La visión de él, el efecto que estoy teniendo sobre él, es adictivo. Me paso, pero con energía, mi cuerpo está haciendo cosas sin pensar. Entonces me muevo de nuevo. Sus músculos del estómago se tensan y él se sienta, empujándonos a un lado de la cama conmigo en su regazo. Él guía mis piernas detrás de su espalda, así que estoy envuelto alrededor de él, y sus manos encuentran mis caderas,

44


levantándome y luego tirándome hacia atrás precisamente en una exhalación de aliento inestable. Grito, la nueva posición lo envió tan profundo. Mi cabeza se afloja, pero me niego a perder su mirada mientras me guía ferozmente, golpeándome varias veces sobre su regazo. No sé cuánto tiempo más podré luchar contra mi liberación. Me desafía en tantos niveles. —Jack—, jadeo, mi cabeza cae hacia adelante, nuestras frentes se encuentran. Siente mi lucha y me da la vuelta, me lleva a la espalda y vuelve a entrar rápidamente. Grito. Ruge. Estoy en pedazos, casi asustada por el potencial del orgasmo que me va a golpear. Va a ser poderoso. Él se acerca con sus antebrazos, mis muslos se sujetan alrededor de su cintura, y nos lleva en ese tramo final hacia la explosión. Asiente con la cabeza y retrocedo con la cabeza. Mira con dolor cuando toma los últimos golpes, su rostro se retuerce, cuando estoy segura de que es mío. Las venas en su cuello se abultan, su polla se hincha, y me empujan por el borde, gritando cuando los nervios de mi clítoris explotan. Mi mundo se queda en blanco, mi cuerpo flojo, y Jack se derrumba encima de mí, clavándome en el colchón mientras ambos sudamos y respiran sin aliento. Y como si fuera instintivo, mis brazos suben alrededor de su espalda y lo sostienen hacia mí, acercando su pesado cuerpo mientras viajamos sobre las olas de placer que atraviesan nuestros cuerpos. Su pecho está rodando sobre el mío y su piel está mojada bajo mis manos en su espalda. Al abrir los ojos, miro hacia el techo de la habitación del hotel, mi audición se nubla con los sonidos de nuestra respiración entrecortada. Jack es impresionante en más de una forma. El silencio es cómodo; Ninguno de nosotros tiene prisa por romperlo, y empiezo a preguntarme si está haciendo lo que estoy haciendo ahora mismo. ¿Está tratando de comprender lo que acaba de suceder? ¿Trata tranquilamente de concentrar su mente en la extrema locura del increíble momento que acabamos de compartir? Mis pensamientos comienzan a correr mientras distraída hago pequeños círculos en su espalda. Soy interrumpida cuando se ríe suavemente, se retuerce por encima de mí. A mi pesar, sonrío. —¿Te hago cosquillas? Él levanta su torso y se estremece y me mira. Sus ojos. Dios, sus ojos brillan locamente. —No Usualmente. Pero tu toque parece hacerme cosas.

45


Me abstengo de decirle que el sentimiento es mutuo, aunque siento que lo ve en mis ojos cuando se acerca a mi rostro y dibuja una línea perfecta en mi mejilla hasta mi barbilla, sonriendo como él. Se ve pensativo, y estoy desesperada por saber cuáles son sus pensamientos. —Arquitecto Annie,— murmura, fijando su mirada hacia la mía. —Me alegra no haber seguido caminando a casa—. Se sumerge y me lleva un dulce beso a los labios, robándome la respiración una vez más. —Has sido una distracción bienvenida de la vida real. Me caigo en el ritmo de su beso, y con gusto lo dejo distraerme de la vida como yo también lo sé.

Solo por esta noche.

46


4 La textura de las sábanas debajo de mí es desconocida. Así es el olor del algodón. Siento que mis músculos se jalen cuando voy a rodar, y gimo, a dolorida en todas partes, mientras parpadeo con los ojos abiertos y soñolientos. Frunzo el ceño, luego rápidamente me estremezco mientras me muevo de nuevo, intentando incorporarme. ¿Dónde diablos estoy? Una inhalación profunda y somnolienta penetra en mi confusión, y miro hacia abajo, viendo la longitud completa y desnuda del cuerpo de un hombre. Estudio la extensión de sus músculos magros, abriéndome camino hasta su impresionante rostro. —Oh, Dios mío—, susurro. Una cara tan hermosa, áspera cabellera, sus pestañas largas. Sus labios están ligeramente separados, y un brazo perfecto y grueso se extiende por encima de su cabeza, sobre la almohada blanca.

Jack. Recuerdos... Tantos recuerdos. Contra la ventana, sobre el escritorio, sentado en el borde de la cama, yo a horcajadas sobre él, Jack por encima de mí. Él mirándome. Risas ligeras mientras le acaricio la espalda. Sus palabras. Sus besos. Y luego el sexo explosivo de nuevo: en la ducha, contra la puerta del baño, en esta cama. Levanto la mano y siento mi cabello húmedo, luego aprieto los muslos, haciendo una mueca por el dolor.

Sin condón. ¿Qué diablos he hecho? Él es un extraño. Un completo desconocido. El hecho de que él parecía ser cualquier cosa menos un extraño todo el tiempo en que nos estábamos explorando se olvida ahora. La conexión se pierde en un mar de arrepentimiento. Una mirada rápida al reloj de la mesilla me dice que son las 4:15. El sol está en camino hacia arriba.

47


Rompo tan silenciosamente como un ratón hasta el borde de la cama y busco en el suelo en la tenue luz mi vestido, encontrándolo junto a la ventana. Paso de puntillas por la alfombra, tensa de la cabeza a los pies, lo que no ayuda a mis músculos adoloridos. Jesús, siento que me han atropellado un puto autobús. Hago un rápido trabajo de retorcerme el vestido, deslizando mis pies en los tacones y pasando mi ropa interior y mi bolso. Entonces, como si fuera alcanzada por un rayo si hago hasta el más pequeño de los sonidos, salgo de la habitación, la habitación que Jack pagó para que pudiéramos follar, y me acobardo al cerrar la puerta. Corro por el pasillo hasta el ascensor como una loca y presiono el botón de llamada, y cuando las puertas del ascensor se abren, me golpeo con más recuerdos. Estoy presionada contra la pared del fondo, él me está besando con una pasión loca, y mi rostro es puro éxtasis. Cierro esos pensamientos y me sumerjo en el ascensor.

Me follo a un maldito extraño.

48 Entro en mi piso y fui directo a la ducha. El agua caliente limpiando la evidencia de mi encuentro con un descuidado es solo una suave comodidad. No puedo lavar mi mente de los recordatorios. Dudo que alguna vez lo haga. Mis músculos protestan con cada movimiento que hago mientras jabono mi cuerpo una y otra vez, dejando que el agua golpee con fuerza, más caliente de lo que normalmente tolero. Contra la ventana. Su enorme y duro cuerpo tocándome en todas partes. Sacudo la cabeza y me enjabono con más fuerza, concentrándome en mi obsesiva necesidad de restregarme hasta sangrar. Me siento sucia. Avergonzada de mí misma por ser tan descuidada. Pero lo que es peor, me siento superada por la conexión que compartimos, los sentimientos aún persistentes, como si pudiera estar aquí en la ducha conmigo ahora.

En el escritorio. La mirada en sus ojos grises. Cojo la esponja en mi puño y aprieto los dientes, tirándola al suelo de la ducha antes de agarrar el champú y arrojar algunos en la mano. Mis dedos se meten en mi cabello y se llenan de espuma, duro, rápido y furioso.

Duro, rápido y furioso. La sensación con que me tomó con tanta fuerza.


Grito y dejo que mi espalda caiga contra la pared, mis músculos lastimados se doblan y me llevan al piso de la ducha. Me siento allí y revivir todos los segundos, intensos y locos que tuve con Jack mientras miro la regadera vertiendo agua sobre mí. Solo puedo esperar que una vez que haya vivido toda la escena de principio a fin, mi mente se arrepentirá y se cumplirá lo suficiente como para dejarme olvidar de él. Olvidarse del hombre que momentáneamente me desvió de la vida real.

Reconozco estas sábanas. La sensación, el olor. Me doy la vuelta, silbando mientras giro. Los dolores parecen empeorar. Mi teléfono me dice que son las 9:30. Después de torturarme en mi ducha con agua caliente y recuerdos, trepé a la cama y me dormí, aunque mis sueños no me proporcionaron descanso. Vi sus ojos grises, escuché su voz aterciopelada, sentí sus labios suaves y su cuerpo haciendo cosas pecaminosas. Solo una noche de pie. Fue solo una noche de pie. Un fuerte ruido suena desde la cocina, y me giro de golpe. —¿Hola?— Salto de la cama y me pongo una camiseta. —¡Maldición!— La maldición de Micky me tranquiliza un poco, pero también me hace pensar. ¿Qué hace aquí tan temprano un domingo? Hago mi camino a la cocina y lo encuentro arrodillado en el suelo, barriendo café molido. En sus boxeadores. —¿Qué estás haciendo?— Pregunto, pisando el desastre agarrado con el recogedor. —Es por eso que hago Starbucks—, se queja, mirándome. Su man-bun ya no lo es más, su cabello rubio hasta la altura de los hombros es un desordenado trapeador. Él estrecha una mirada sospechosa sobre mí desde su posición agachada, tarareando para sí mismo. —¿A qué hora entraste, tuviste una moche sucia? Empiezo a alejarme, el café perdido cruje bajo mis pies mientras voy. — Um...— Trago y miro por encima del hombro, sintiendo y mirando todo tipo de culpa en su mirada. —¿Quién está en el sofá?—, dije con incredulidad, viendo el movimiento que provenía de debajo de un montón de mantas en el salón. Me doy la vuelta para encontrar a Micky ahora tan culpable como espero hace un momento.

49


—Ah… bien... Me asegure...—. Se para y me señala el recogedor, pensando mucho. —Te di una llave de repuesto para emergencias.— Chasqueo, molesta. — Pasarte la pierna no es una emergencia—. —¡Vine aquí para asegurarme de que llegaras a casa sana y salvo!—, Dispara hacia atrás, con el pecho hinchado. —Entonces, ¿a qué hora entraste? Hago un cálculo rápido en mi cabeza. Los monte a todos en un taxi a las 12.30. Hubiera tardado media hora en llegar aquí. Micky y Lizzy estaban tan borrachos; que no puedo imaginar que estuvieran en eso... Mis pensamientos se detienen allí mismo. —¡Lizzy!— Grito, balanceándome. Su cabeza aparece debajo de las mantas, su cabello es un desastre loco, sus ojos entrecerrados. —Oye—, grazna, antes de volver rápidamente a ocultarse debajo de las sábanas. Apreté los dientes y lentamente me volví hacia mi escoria de amigo, frunciéndole el ceño. Parece tímido. Él debería. —Eres un cabrón. —No te importó mucho anoche—, protesta, arrojando su cuerpo semidesnudo hacia el piso de la cocina y barriendo otros motivos más. —Porque estabas demasiado ocupada inclinándote sobre una barra.— Me arroja una mirada disgustada y me marchito en el acto evadiendo sus acusadores ojos. —¿Vas a decirme a qué hora entraste o qué? —Dos—, miento, pisando fuerte hacia el armario y tirando de él, tirando hacia abajo una jarra, la más grande que puedo encontrar. —Estaba despierto a las dos. —Tres, entonces. No puedo recordar Y no creo que estés en ninguna posición para emitir juicios—, apunto gruñendo, encendiendo la tetera. —Soy un chico, Annie. Yo puedo cuidar de mí mismo. No tenías idea de quién era él.

50


—Estoy de vuelta en una pieza, ¿no es así? Y no te vi corriendo para detenerme. ¡Ah no! Porque estabas demasiado decidido a terminar con Lizzy. ¡Bloody2 Lizzy! —Sí—. Su cabeza reaparece debajo de las mantas, sus ojos parpadeando en el sueño. —¡Nada!—, Los dos gritamos, haciéndola retroceder bajo el agua, con la cola entre las piernas. —¡Acaba de separarse de Jason! Un coqueteo, sí, pero... —Estábamos molestos—. Micky me mira con expresión irritada. Lo emparejo cuando lo paso y cierro la puerta de la cocina, mi mano se enrosca firmemente alrededor del mango de mi taza de café vacía. Estoy temblando, y ahora que dejé de gritar, me duele nuevamente. En todos lados. Dolido como una perra. La mirada molesta de Micky se preocupa cuando su mirada se desliza por mi cuerpo. —¿Estás bien? Me vengo abajo. Golpeé la taza sobre el mostrador y me cubrí la cara con las manos llorisqueando como una mujer dramática. Nunca lloro. Jamás. Ni siquiera cuando sé que sería apropiado para mí derramar una lágrima, como al final de las películas más aburridas, o cuando mi madre se emocionó cuando salí a la universidad. Yo solo. Apenas. No. Llorar. —¡Guau!— Micky se acerca en un instante, sus fuertes brazos rodeando mis hombros y me abraza. No creo que él haya tenido que hacer esto, excepto quizás una vez cuando teníamos quince años y mi conejo murió. —¿Qué ha pasado, Annie? Dime. —Nada—, sollozo, sacudiendo mi cabeza hacia él. No se que me pasa. Esto es completamente ridículo, pero no puedo evitar los recuerdos, ni puedo olvidar los increíbles sentimientos que Jack evocó. Es una locura, y es tan jodidamente frustrante. Micky me besa la cabeza un par de veces antes de sacarme del pecho y mirar mis mejillas manchadas de lágrimas. —¿Te hizo algo? —No,— le aseguro. —Fue solo... —Hago una pausa, no estoy segura de cómo redactarlo. —Intenso. No lo sé. Alguna estúpida conexión. Química. Como sea que 2

Hace alusión a los ojos enrojecidos de Lizzy.

51


quieras llamarlo. —Me limpio la cara, olfateo mi estúpida e imperturbable emoción y comienzo a reí. —Jesús, nos embaucamos un poco de alcohol la noche anterior, ¿no es así?' Micky se ríe tranquilamente y con los pulgares por encima de su hombro hacia la puerta de la cocina, donde Lizzy está más allá. —Definitivamente lo hicimos. Ruedo los ojos. Yo conozco esa cara. Esa es su cara de, ¿por qué demonios hizo eso? Solo espero que Lizzy este tan arrepentida como Micky y no haya incomodidad entre nosotros. —Necesito café—, suspiro, sosteniendo mi taza. — Por favor, hazme café. —Te haré café—, acepta, tomando la taza y palmeando mi trasero mientras me doy la vuelta para abrir la puerta. Me dirijo al sofá donde mi amiga esta oculta, aterrizando en el borde y aplastando sus pies, aunque no murmura, no emite sonido ni mueve un músculo. —Sabes, todavía estarás en mi sofá en mi piso con Micky en la cocina, no importa cuánto tiempo te escondas debajo. Pincho las sábanas, donde espero que sea su cabeza. Sin movimiento. Rodando los ojos, agarro la manta y la tiro hacia atrás, exponiendo a Lizzy... quien esta completamente desnuda. —¡Hey!—, Grita, recuperando la manta y tirando hacia atrás. —¡Lo siento!— Me reí. —Pero no es nada que no haya visto antes, y ahora no es nada que Micky no haya visto antes. Ella arregla el material debajo de su barbilla, mirándome por el rabillo del ojo mientras no pierde el tiempo, y me interroga haciendo un gran trabajo. —¿Estás enojada conmigo?— con cara de arrepentimiento. Sacudo la cabeza, recostada. Como puedo estarlo. Ella esta de duelo —Eres una idiota tonta. —Lo sé. —Su acuerdo es fácil. —Entonces— Ladea su cabeza. —¿Qué sucedió?

52


No la miro, temiendo que ella pudiera ver todo el encuentro ilícito en mis ojos. —Bebí con él. —¿Es un potencial? —No.— Me río, pero se desvanece cuando me meto en los pensamientos. Micky entra y me entrega mi taza gigante, dándome una mirada. Me encojo de hombros y tomo mi café mientras le da a Lizzy la suya. —Señoras—, dice, trotando hacia la cocina. Me temo lo peor cuando los ojos de Lizzy siguen su culo todo el tiempo. No puedo culparla. Tiene un gran trasero. Y de regreso. Y el estomago Y las piernas. mí.

—Entonces, ¿por qué las lágrimas?—, Pregunta, volviendo su atención hacia

—Estoy cansada—, murmuro. —Colgada, hambrienta y necesitado de cafeína.— Sorbo mi café vorazmente, escuchando mi teléfono sonar desde mi habitación. La idea de involucrar a mis músculos para levantarme del sofá es motivo suficiente para mantenerme en pie. Entonces lo dejé sonar. Diez segundos más tarde, Lizzy está pescando a través de su bolso para encontrar el suyo. Ella mira la pantalla y lo arroja al sofá, y veo el nombre de Nat brillando amenazadoramente hacia mí. Miro a Lizzy. Ella parece presumida. —Podría haber mencionado a un hombre cuando la dejamos caer en el taxi. Estupendo. —¿Por qué me estás mirando así?—, Pregunto malhumorada. — ¿No crees que va a querer tu suciedad?— Señalo hacia la cocina y Lizzy vuelve a sumergirse debajo de las mantas. —Hola—. Sueno brillante y alegre. —Cuéntalo, Ryan. ¿Y dónde carajo está Lizzy? —No hay nada que contar—, respondo robóticamente, decidiendo que nunca más volveré a hablar de él. Nunca. —Bebí con él—. Eso es todo, y cuando Micky me mira y sonríe, sé que mi secreto estará a salvo con él. —Y Lizzy se quedó en mi sofá. —¿Con? —Nadie—. Miento de nuevo. No puedo dejar en paz a Micky ahora. Nat no se tragara el cuento.

53


—¿Dónde está Micky? —En casa, supongo.— Estoy en un lio, pero justo cuando pienso que podría haberlo sacado del anzuelo y haberle salvado de un interrogatorio de Nat, se tropieza con nada y envía su café volando. —¡Bastardo!—, Grita, saltando por la cocina. —Hijo de puta, ¡eso es jodidamente bueno! Me desplomo en el sofá. —¿Estás en casa?— Pregunta Nat cansadamente. — Voy de camino. ¡En serio! ¿Qué diablos has estado haciendo? —¡Trae Starbucks! —Grito, justo cuando ella cuelga.

Nos hablamos todo el día. Extendidos por todo mi salón, miramos televisión basura y comemos recalentado. Es un barrido limpio de cabezas heridas. Mientras me siento en el sofá, atrapada en el extremo, mis pies colgando sobre los hombros de Micky, donde está sentado en el piso debajo de mí, me siento cada vez más frustrada por mi incapacidad para vaciar mi cabeza de los eventos de la noche anterior. No sé cuántas veces lo repaso. Una y otra vez, una y otra vez, hasta que decido que necesito algo de aire. Salgo silenciosamente de mi apartamento hacia el jardín de mi patio, respirando un poco de sentido dentro de mí mismo. O al menos tratando de hacerlo. Me pregunto a qué hora podría haberse despertado. Preguntándome qué podría haber pensado. Si se sintió aliviado de que me hubiera ido, o si estaba decepcionado. Las preguntas me vuelven loca. Encuentro de una noche. Eso es todo. Sé cómo funcionan. ¿Pero con un hombre con quien hablé durante media hora? ¿Y en un hotel? ¿Y sin protección? Debo haber perdido la cabeza. Pero algo sobre Jack hizo que fuera más fácil perder. Me despojó de sentido. ¿Me habría entregado a él? Es tan diferente de mí, y lo que es más, todo este jodido corte en pedazos no es igual a mí. Miro hacia el cielo. Dejé esa habitación de hotel por una razón. El problema es que no sé cuál fue la razón. Salí de allí como un disparo, con mi instinto dando patadas y respaldándome. Sería fácil aceptar si no hubiera nada allí para mí, sin chispa, sin conexión, sin química. Pero hubo una chispa. Había química. Hubo una conexión profunda e inexplicable. Y me asustó. Es la única explicación para que saliera corriendo.

54


—Obtén... el... maldito… control... mujer—, digo lentamente, golpeando la palma de mi mano contra mi frente. Salir antes de que despertara fue la mejor decisión. No hay torpeza matutina. Sin preguntarse qué viene después. Sencillo. Entonces, ¿por qué mi mente está tratando de hacer de esto un lío de complicaciones enredado? Necesito detenerme con esta obsesión tonta, porque ningún hombre tan dotado y guapo puede ser bueno para una mujer. Es por eso que corrí. Regreso a mi apartamento y paso al tocador para revisar mi rostro, rozando mis mejillas. Todavía me veo sonrojada. Jodida, incluso Sacudiendo mi cabeza, voy a tomar mi bolso de la cama para buscar mi teléfono, mis dedos buscando vacilante cuando pongo mi mano sobre otra cosa. Saco mi mano y miro la tapa de la botella Budweiser que yace en el centro de mi palma.

Algo para recordarlo por. Anoche realmente pasará a la historia. Mi historia. Fue una noche para recordar, y estoy triste de que ahora sea todo lo que tengo que recordar de él. Recuerdos. Y una tapa de botella.

55


5 La semana ha pasado volando, trabajo tragándome todo mi tiempo, pero he logrado alcanzar a Micky para almorzar y a Lizzy a cenar. Micky era lo que esperaba que fuera: blasé sobre los eventos del fin de semana entre él y Lizzy. Conocí a Lizzy al día siguiente con la esperanza de encontrar la misma reacción. Ella puso los ojos en blanco al mencionarlo, su arrepentimiento claro. —Confía en mí, fue un revolcón sin sentido con un compañero—, dijo. —Ya me he olvidado de eso. Desearía poder convencerme para hacer lo mismo sobre Jack. Olvídalo. Pero su maldita cara sigue apareciendo en mi mente, junto con cualquier otra pieza maravillosa de él. Es como si se hubiera marcado en mi cerebro. Estoy siendo atormentada a diario por él y los recuerdos de esa noche, una noche que no tengo ninguna esperanza de olvidar. Revivir todo es a la vez frustrante y emocionante. Mi cuerpo todavía duele, ahora más deliciosamente, en lugar del primer dolor profundo y agudo. Pronto, toda la evidencia física de mi encuentro con Jack se habrá ido. Sin embargo, sé que los recuerdos seguirán siendo tan frescos como lo fueron a la mañana siguiente. ¡Es viernes, por el amor de Dios! Casi toda una semana. ¿Cuándo se va a ir toda la mierda fuera de mi cabeza? —Me encanta esto—, dice Colín Pine, mirando el dibujo revisado de la elevación frontal de su nueva galería. Es un hombre estudioso, su vida gira en torno al arte, lo crea y llena su mente creativa con toda la información que pueda. Su nariz está constantemente enterrada en algún tipo de libro de texto, revista o artículo cultural. —¿Y crees que el departamento de planificación lo pasará?—, Me pregunta, mirándome mientras se mete las gafas por la nariz. Dejé mi café y sonrío. —Las normas estipulan que la fachada esté de acuerdo con la calle y el área—. Señalo el dibujo y las ventanas del marco. —No estamos cambiando mucho en el frente, y dado que el edificio está actualmente abandonado, todo es una mejora. Colín se ríe —Uno pensaría que el consejo estaría agradecido de que alguien finalmente esté renovando el lugar, en lugar de hacer cumplir su burocracia. Es una atrocidad. —Estoy de acuerdo, y es probable que hayan aprobado estos planes.

56


Me mira, sorprendido. —¿Los han aprobado? Sonrío. —Después de las dos presentaciones rechazadas, bajé a las oficinas para fijar al oficial de planificación. Estos aquí son un sí. —¡Finalmente!—, Canta, aplaudiendo. —Y este techo en la parte trasera será lo que lo distingue de todas las demás galerías. —Estoy de acuerdo—. Suspira, meneando la cabeza con desesperación. — Pero el costo, Annie. Me sonrío a mi misma. Sabía que el costo potencial sería un problema. Es por eso que he estado cavando. —Tengo una propuesta. —¿Que es que? —Conozco a estos muchachos con base en Francia y hice una llamada rápida. Han estimado aproximadamente la mitad del precio del fabricante británico, lo que nos mantiene en el camino correcto con el presupuesto. —Mi emoción no es fácil de contener. —Mi única preocupación es llevarla de Francia a Dover intacta. —Una buena empresa de transporte hará el trabajo, ¿verdad? —Espero que sí, porque si está dañado cuando llega al sitio, el horario se reducirá y los contratistas no estarán contentos con eso. Tampoco lo harás, espero, ya que estamos trabajando en un horario apretado para tu noche de lanzamiento. —¿Pero la mitad del precio? —Sujeto a las mediciones finales, que estoy segura son bastante precisas. Entonces sí. —Entonces es una obviedad. —¡Fabuloso! Colín se levanta y recoge su maletín. —Lo dejaré en tus hábiles manos, Annie. Simplemente hazme saber qué necesitas y cuándo. Y podría hacer una copia de esos dibujos para enviarlos a mis contratistas para que puedan darme un presupuesto final. Será útil si me das los detalles de esta compañía francesa también, para que puedan comunicarme con ellos.

57


—Lo ordenaré esta noche. —¿O podría traerlos a la reunión el lunes por la mañana? Me adelanta en la casa de subastas a las diez, entonces, ¿qué dices si nos encontramos en el bistró de la esquina a las nueve y media? —Claro—. Recogiendo mis cosas, ofrezco mi mano y recibo una sólida batida. —¿Te veré mañana por la noche, entonces? Colín frunce el ceño. —¿Qué está sucediendo mañana por la noche? —¿No te invité a mi estreno de casa?— Sonrío, tirando mi bolso sobre mi hombro. —Pero no te preocupes si lo has olvidado—Maldita sea, tengo un arreglo para cenar con el contratista que llevará a cabo el trabajo aquí.— Me acaricia el hombro. —Algo informal antes de comenzar el lunes en la reunión. Me escabulliré tan pronto como pueda. —Oye, tráelos. Puedo hacerlo informal antes del lunes también. —Sí, ¡esa es una gran idea! —Eso es lo que ordené entonces. Te veré mañana.— Sonrío y camino.

Llevando la cucharada a mis labios, sorbo el brebaje en voz alta y enrollo el líquido alrededor de mi boca. —Más ron—, declaro, inclinando la botella sobre el tazón y moviéndola mientras se agarra. Levanto la cuchara y vuelvo a sorber, esta vez haciendo una mueca. Fuerte. ¡Perfecto! Transfiero el tazón de ponche a la mesa grande y me lamo los dedos antes de juntar vasos del armario y alinearlos para facilitar el acceso. Quiero todo a la vista, así que no tengo que andar corriendo toda la noche jugando a la anfitriona en el estreno de mi casa. Quiero divertirme y emborracharme lo suficiente para acabar con los recuerdos de Jack. Necesito esta noche, mis amigos, alcohol y algunas risas. Hay un golpe en la puerta y corro para dejar entrar a la pandilla, pero cuando la abro, encuentro solo a Lizzy. Nadie más, solo Lizzy. —¿Dónde están todos? —En camino.— Empuja su camino y se dirige hacia la cocina. —Quería hablar contigo antes de que todos lleguen aquí.

58


—¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Ha sucedido algo con Jason?— La sigo y abra una botella de vino, vertiéndonos un vaso para ambas. —Tú, Annie. ¡Eres lo que pasa! Has estado rara esta semana. Intranquila. ¿Qué ocurre? Me clavo, mis ojos se disparan. No puedo negar que he estado fuera de clases. Incluso Micky pasó un comentario en el almuerzo, y cuando respondí el mensaje de texto de Nat con una respuesta de una palabra ayer, ella estaba hablando por teléfono preguntándome qué pasaba. —Mi cabeza está llena, eso es todo—, digo con voz confusa, bebiendo mi vino. —¿De qué?— Lizzy suena sospechosa y curiosa. No me gusta ninguno. —Trabajo. Cosas que hacer en este lugar. —Chorradas—, escupe, insultada. —No has sido la misma desde el sábado por la noche. ¿Que pasó? Y por favor, no me insultes diciendo que fue solo una bebida agradable. —¡Fue una bebida agradable—, murmuro en un encogimiento de hombros. —¡Annie! —¡Está bien!— Golpeé mi vaso con frustración. —Folle con él. O él me follo. Fue increíblemente bueno. Era increíblemente bueno, pero aparte de sus capacidades, existía...— Me desvanezco, con una cadena de jadeos sorprendidos de mi amiga. —Alguna cosa. —¿Algo?—, Pregunta tranquilamente. —¿Qué quieres decir? —No lo sé—, rio, reclamando mi vino y tomando un bocado largo. — Química. Una conexión. Algo que no había experimentado antes. —Oh, mierda—, respira. —Eso no ayuda. —¡No puedo creer que te hayas alejado de mí, Annie! —Bueno, contigo y Jason… —Chorradas para mí y Jason. Es un imbécil. ¿Cómo se quedó? ¿Le diste tu número? ¿Organizaron una cita?

59


Me estremezco. —Me escabullí cuando estaba dormido. —¿Qué?— Lizzy grita, golpeando su propio vaso. —¿Me estás jodiendo? —No. Ojalá lo estuviera. —Me sorprendo con mi respuesta dispuesta, y el hecho de que sí, lamento alejarme y no dejar ninguna línea de contacto posible. — No puedo dejar de pensar en él, Lizzy. Me está volviendo loca. —Guau. Estuvo bien, ¿eh? Me derrumbé en una silla, exhausto después de mi confesión. —Es una locura, ¿no?— Me pregunto por millonésima vez si Jack ha pensado en mí. Quiero creer que está tan intenso como yo, reviviendo esa noche, obsesionado por la conexión que teníamos y lo que podría significar. —¿Lo has buscado? Me río. —Apenas tengo mucho para seguir. Su nombre es Jack y... bueno, se llama Jack. —¿Quieres encontrarlo? —Ahora esa es la pregunta operativa. En este momento todo está en mi cabeza. Seguro y guardado en mi mente, donde puedo revivir la perfección día y noche para siempre... incluso si lentamente me está volviendo loca. No debería hacer nada estúpido, como arriesgarme a arruinar eso. Me gustaría encontrarlo y descubrir que en realidad es un idiota. Darme cuenta de que la bebida nublaba mi juicio. Descubrir que él no es nada como recuerdo. ¿Pero qué pasa si él es? ¿Qué pasa si las chispas vuelven a volar y las mariposas constantes en mi barriga entran en erupción? Lizzy se levanta y mis ojos se elevan con ella, hasta que encuentro su rostro. Ella está sonriendo a sabiendas. —Esta noche nos embriagaremos. Mañana llegaremos a Google y veremos si podemos encuentra al hombre que ha golpeado las rodillas de mi compañera. Enredada. Está claro que no se va a la mierda fuera de mi cabeza. —Bien. Me dirijo a la puerta cuando escucho el timbre de la puerta, encontrando a Micky, Nat y una dispersión de otras personas detrás de ellos. Todos me agitan botellas, sus entradas para entrar. Me río, abro la puerta de par en par y permito que todos pisoteen mi piso mientras cantan sus demonios. Justo cuando Nat pasa,

60


le arrebato el codo. —¿Dónde está John?—, Le pregunto, haciendo otra revisión rápida del mar de cabezas para asegurarme de que no lo he extrañado. —Él no está aquí. —¿Oh?— Libero su brazo cuando ella se sacude mi agarre ligero. —Annie, no estoy hecha para tratar con niños.— Pone los ojos en blanco. —Y gomas de mascar. Se lo debo a mi cabello por hacer una parada. Le doy una cara comprensiva para esconder mi propio ojo. —Hay una botella abierta en la nevera. —¡Fantástico!— Está en el pasillo rápidamente. —¡Ahora todos somos solteros!—, Canta, chocando contra la cocina y exigiendo alcohol. Sonrío y la sigo, dejando que Lizzy me bese en la mejilla cuando la paso. —¿Está bien?— pregunta tentativamente, enjugando el lápiz labial rosado que me acaba de manchar en la mejilla. —Perfecta—, Apunto las copas y tiré el primero de muchos vinos.

Una hora más tarde, Micky está haciendo de DJ y todos le gritan peticiones. La bebida fluye y la charla es animada, la risa llena mi nuevo hogar. Sonrío mientras estoy en el patio mirando a todos mis amigos mezclarse y beber. Nat sale de la cocina, sus ojos escudriñando a la multitud. Me ve y agita un brazo en el aire. —¡Más invitados en la puerta!—, Dice, señalando a través de la cocina hacia el pasillo antes de que ella se dirija hacia Micky, encantado de ver los chupitos. Me apresuro a la puerta y al abrí, encontrando a Colín. —¡Oye!—, Canto, dejando de lado. —Bienvenido, entra. —¡Hola, Annie!— Colín contesta alegremente, caminando hacia mi pasillo y abrazándome amigablemente. —Gracias por la invitación. Dejé que me soltara, y una dama atractiva con un vestido plateado se acerca rápidamente a mí, sosteniendo una botella de vino, golpeando el costado con unas largas uñas roja. —Yo traje esto, ya que estamos técnicamente invadiendo. Colín se ríe —Annie, esta es Stephanie.

61


Acepto la botella. —Encantada de conocerte, Stephanie. —Y este es su esposo, Jack—. Colín asiente con la cabeza. —Mi contratista.— Volteo hacia la puerta, frunciendo el ceño, mi cerebro lento para alcanzar. ¿Jack? ¿Contratista?

¿Marido? Mi sangre corre fría y la botella de vino se desliza entre mis dedos, rompiéndose a mis pies mientras miro los ojos grises, familiares e intensos.

62


6 —Jack—, apenas susurro, con la boca seca, mi mano apretando la manija de la puerta para tratar de estabilizar mi temblor. —¡Oh no!— Chilla Stephanie, apareciendo a mi lado. —¿Estás bien?— Se dobla y comienza a recoger los pedazos de vidrio rotos. —¡Oh, yo, hay vino en todas partes! Solo miro. Y también él. Sé que Stephanie está hablando, pero no puedo entender ni una palabra que está diciendo, escuchando solo la voz de Jack a través de los recuerdos que actualmente me bombardean, más vívidos y reales que nunca. Parpadeo rápidamente, mi respiración viene en cortos, y rápidos estallidos. Necesito juntarme. Con rapidez. Apartando mis ojos de los de Jack, me arrodillo de lado y empiezo a recolectar descuidadamente trozos de vidrio, mi mente en el caos. ¿Él está aquí? Oh, Dios mío, ¡él está aquí! ¿Y está casado? Empiezo a sudar. —Lo siento mucho—, murmure al suelo, sintiendo una fuerte punzada de dolor atravesar mi dedo. Dejando caer todos los fragmentos que me he reunido torpemente, aspiro aire y miro inexpresivamente la sangre que gotea del corte. Las lágrimas inundan mis ojos, una mezcla de dolor y desesperación cuando Stephanie toma mi brazo. —Te has cortado—, dice ella, poniéndome en pie. —Déjame ver. Estoy temblando en su agarre. Ella debe sentirlo. —Lo siento—, murmuro sin pensar, mirándola. Mira directamente a mis ojos, y miro hacia otro lado rápidamente, temerosa de lo que podría leer en ellos. —Aquí, Jack, lleva a Annie a limpiar en el baño mientras limpio este desastre. —¡No, está bien!— Salte, tirando mi mano rápidamente, mi pánico se elevó. —Honestamente, es solo un corte tonto. Necesito limpiar esto.

63


—Limpiaré yo—, ofrece Colín. —Tienes una venda. —Ven.— La voz de Jack me golpea por un lado, y luego su mano reclama mi muñeca. Me sacudí como un animal asustado, saltando unos pasos atrás. Entonces hago algo tan estúpido. Lo miro, encontrando sus ojos grises llenos de preocupación. Inclina la cabeza, diciendo mucho antes de decir cualquier palabra. —¿Dónde está el baño?—, Pregunta. Señalo por el pasillo, perdiendo la capacidad de hablar. Antes de que pueda siquiera pensar en protestar, Jack tiene su mano contra el bajo de mi espalda, empujándome hacia mi habitación. Su toque es como un fuego contra mi espalda, ardiendo a través del material de mi vestido. Vamos a estar solos ¿Qué dirá él? Que voy a decir ¿Él está casado? ¡Está aquí, en mi casa con su maldita esposa! ¡Y él es el contratista de Colín! Mi estómago se agita. No cierra la puerta de mi habitación detrás de nosotros, eligiendo solo cerrarla un poco. Luego está abriéndose camino a través de mi habitación, arrastrándome detrás de él con urgencia. Después de un rápido chequeo sobre su hombro, él tira de la puerta del baño cerrándola detrás de nosotros, y aunque soy un desastre en el interior, logro apreciar lo sospechosas que podrían parecer las puertas cerradas si su esposa viene a buscarnos. Avanzo para abrirla nuevamente, pero Jack me intercepta, bloqueando mi camino con su cuerpo alto y bien construido. Más recuerdos, excepto que su cuerpo está desnudo. Me niego a mirarlo. Soy un gran lío gordo en el interior, confusa, herida y enojada, pero la lujuria y el deseo con los que estoy muy familiarizada me dominan. Y estoy aterrorizada por eso. No fue el alcohol esa noche. No fue mi imaginación. Era real, y ahora lo siento todo de nuevo. Cuando realmente no debería estarlo. No habla, dejando el silencio empapado de palabras no dichas y penetrado con un intenso antojo. ¡Sabía que debí haberme mantenido alejada! Sentía que había una razón por la que debería haberme mantenido alejada. ¡Dios mío, está casado! Busqué un anillo esa noche. ¡No llevaba un anillo! —Necesito irme—. Pasé junto a él, pero me agarró y me sostuvo en su lugar, su respiración era salvaje y laboriosa.

64


—¿Eres el arquitecto de Colín?—, Pregunta, su voz es rica y suave, aunque conlleva una preocupación razonable. —Sí—, respondo, breve y aguda, sin seguirlo con ninguna de las preguntas que debería estar disparando contra él. Finge que no lo conozco. Finge que nunca antes lo había visto en mi vida. Es la única forma. —¿Por qué no me dijiste que estabas casada?— La pregunta simplemente no funciona. Sus manos me aprietan los hombros. —No pude—, dice simplemente. —Yo físicamente no podía decirte esas putas palabras, porque en ese momento, Annie, deseé no serlo, más de lo que alguna vez deseé. ¿Lo deseaste antes? Sacudo la cabeza antes de que pueda dejar que esa pregunta me mantenga aquí por más tiempo. —Realmente debo irme. —No,— se rajó, sacudiéndome un poco. Mis cohetes de ansiedad. Solo puedo fingir que no pasó nada entre nosotros si me deja, y su actitud en este momento me está diciendo que no está preparado para hacerlo. O tal vez le preocupa que le diga algo a su esposa. ¡Su esposa! Su esposa, que actualmente está barriendo vidrios rotos en mi pasillo. La cólera brota de mis dedos de los pies, y me atrevo a mirarlo. Su hermoso rostro es como un golpe en mi estómago revuelto. Me siento enferma. —No diré nada si eso es lo que te preocupa. —Te habías ido—, susurra, tomándome del brazo y tirándome hacia el lavabo. Él gira el grifo y fuerza mi mano bajo el chorro de agua. No hay dolor. No puedo sentir nada por mi conmoción. —Me desperté y ya no estabas—, dice. —¿Por qué? Su audacia me asombra. ¿Como si tuviera que justificar mis acciones con él? —Ahora es jodidamente irrelevante, ¿no crees?— inhaló, apartando mi mano del lava manos y agarrando una toalla de mano para envolverla. ¡Soy tan estúpida! Apuesto a que ha pasado la mayoría de los fines de semana seduciendo a las mujeres para que regresen a los hoteles con esos pérfidos, las palabras correctas, sus ojos brillantes y un poco de bromas

65


encantadoras. Claramente se salió con la suya, porque su esposa, obviamente, confía en él. No pensó dos veces en enviarlo a una habitación sola conmigo. ¡Qué desastre! De repente, estoy tan enojada conmigo misma por desperdiciar una semana entera repasando todos los pequeños detalles de nuestro encuentro, dividiéndolo en pedazos e intentando darle sentido. ¿Cuántas mujeres tiene a escondidas? Se mueve más cerca y se dobla un poco, su olor invade mi nariz. Aguanto la respiración para evitarlo. Para dejar de saborearlo. —No había nada irrelevante en aquella noche, Annie. Desde entonces no he pensado en nada más.— Su mano se levanta y me acaricia la mejilla, con el pulgar dando vueltas sobre mi piel. Todo mi cuerpo se relaja, la sensación de él tocándome corta tan tiernamente mi enojo, y suelto el aliento, recibiendo un fuerte golpe de su varonil olor. Me deja mareada. —Había algo entre nosotros—, susurra. —Maldito infierno, algo que me posee. No puedo sacarte de mi cabeza, Annie. He vuelto a ese bar cada maldita noche buscándote. —Su cara se acerca, su aliento calienta mis mejillas mientras cierro mis ojos y caigo en trance. —También lo sentiste, ¿verdad? No fue solo sexo. Dime que también lo sentiste—. Me roza suavemente la mejilla con el cuello y gime, a pesar de mí misma, de repente me catapulta de vuelta a la habitación de hotel. —Pensé que nunca más te volvería a ver. Trago, tratando de no dejar que la confirmación de que él pensó en eso también huya conmigo. Es un punto discutible ahora. Pero su toque. Es como el fuego, llevando los recuerdos al frente de mi mente, haciéndome revivirlos a todos implacablemente. —Esa noche—, respira. —Contigo acurrucada a mi lado, no tenía preocupaciones. No había problemas. No sentí nada más allá de ti, y fue una noche perfecta, Annie. Trago y aprieto los ojos. —Perfecta hasta que descubrí que estás casado—. Las palabras me dolían, y aunque estoy dispuesta a dar un paso atrás, para quitarme de su toque porque sé que no debería amar la sensación de él, siento que. Permanezco donde estoy, renuente e incapaz de robarme los asombrosos sentimientos que he soñado experimentar de nuevo. —Lo guardaste—, dice Jack suavemente, abriendo los ojos. Coge la tapa de la botella del estante que está encima de mi lava manos y juguetea con ella durante

66


unos segundos, estudiándola moviéndose entre las yemas de sus dedos. No digo nada, mirando mientras mira hacia mí. —Tampoco se te puede olvidar. Nos miramos el uno al otro por unos momentos mientras vuelve a tapar ciegamente la tapa de la botella. Luego se acerca a mí, empujando su cuerpo hacia el mío. Explosiones. Y su boca cae perezosamente hacia la mía. En mi cabeza, estoy gritando, exigiendo que lo aleje. Pero mi corazón está revoloteando y mi cuerpo vuelve a la vida. Sus labios. Su toque. Su voz. Su cara. Sus besos Besos suaves se convierten en besos duros. Solo uno más de esos besos consumidos. Uno mas. Por favor, uno más. Sus labios rozan suavemente los míos, y me lanzo contra él. —¡Jack! Salgo de mi imprudencia cuando su voz se cuela en el baño, y vuelo de regreso, al igual que Jack, justo cuando la puerta se abre y aparece su esposa. — ¿Esta tan mal?—, Pregunta acercándose a mí. Su presencia alinea mis sentidos en un latido del corazón. —No es nada—, le aseguro, sonriendo con fuerza. —Tengo un bandita en la cocina. —Tal vez primero ponga un poco de crema antiséptica—, dice Jack en voz baja, y lo miro, encontrando intensos ojos grises clavados en mí. Stephanie se ríe y coloca una mano delicada en el antebrazo expuesto de Jack. Todo su cuerpo se cierra y se torna visiblemente tenso. —Siempre tan sabio— , dice con tono de ensueño mientras mis ojos caen hacia donde su mano descansa sobre su carne. Sólidos brazos, apoyados a cada lado de mi cabeza mientras golpeaba en mí.

¡No! Sacudo los recuerdos y arranco algo de la estabilidad de la nada. —Qué gran comienzo de la noche.— Me río, mirando cómo Jack aleja su brazo del contacto de su esposa, lanzando ojos nerviosos hacia ella. Sus ojos no están nerviosos. Están estrechos. Más tensos. —Volvamos a la fiesta—. Hago un gesto hacia la puerta, aliviada cuando Stephanie me da una sonrisa en la cara y sigue adelante, Jack detrás de ella. Los sigo. Ellos. Stephanie y Jack. Una pareja casada.

67


Sus hombros están rígidos, su perfil aparece cada pocos segundos cuando él me mira. Cada vez, miro lejos, muriendo por dentro, bombardeada por tantos sentimientos. No sé qué hacer con nada de eso. La culpa: ese es el sentimiento más potente de todos. Y luego más pánico cuando veo a Lizzy viniendo del jardín. Oh Jesús, he estado tan atrapado en mi estado de shock que olvidé que mis amigos están aquí esta noche también estaban en el bar esa noche. Veo con horror que ella se detiene lentamente, mirando directamente a Stephanie a Jack, su sonrisa cayendo. Avanzo junto a Jack, golpeando su brazo, y alcanzo a Lizzy, obligándola a retirarse. —No lo conoces—, susurro en su oído mientras me doy vueltas y abofeteo una sonrisa en mi rostro. —¡Esta es Lizzy!—, Declaro, haciendo presentaciones. — Lizzy, este es Jack, el contratista de mi cliente, y su esposa, Stephanie.— No me refiero a enfatizar esa palabra con rencor, pero por si Lizzy tarda en entenderlo, necesito deletrear, alto y claro , mi jodida situación. Lizzy extiende su mano a cada uno de ellos por turno, sonriendo alegremente. Ella tiene la máscara casual y blasé mucho más clavada que yo. — Qué lindo conocerte—, exclama, volviéndose hacia mí una vez que dice "demonios". Sus ojos oscuros son anchos. Tan jodidamente ancho como deberían ser. —Iré y cambiaré la música. Su cabeza se inclina hacia un lado un poco en señal de silencio. Leí su mente como si pudiera leer un guión. Ella se asegurará de que Nat y Micky no me dejen en la mierda. Joder, espero que no reconozcan a Jack; Todos estarán bastante enojados, pero no puedo arriesgarme. —Creo que solo Micky lo reconocerá—, susurra Lizzy mientras me pasa. Dios, espero que sí. Colín aparece en la puerta. —¿Estás bien? —No es nada—, le aseguro. —¿Recibiste un trago? —Sí—. Sostiene un vaso de rojo. —Solo estaba buscando a Jack y Stephanie pero me distraje tu amigo Micky. Es un entrenador personal, y necesito uno de esos. —Colín flexiona sus bíceps inexistentes y regresa al jardín. —Toma esas copas y ven y únete a nosotros. —¿Qué te gustaría?— Le pregunto a Stephanie, abriendo el armario y recuperando la pequeña caja de primeros auxilios. —El vino sería encantador, gracias. Blanco, por favor.

68


—¿Jack?— Pregunto, odiando cómo su nombre suena en mis labios. Definitivamente escucho una inspiración profunda detrás de mí. —Cerveza, por favor—, dice, mientras hago un rápido trabajo de colocar una banda sobre mi pequeño corte. —Budweiser, si tienes. Mis dedos torpes se tambalean. Budweiser. Lo veo inclinando una botella en sus labios y me veo, extasiada por su tensa garganta. Y la tapa de la botella. Algo para recordarlo por. —Lo tengo.— Metí la caja de primeros auxilios en el armario y me volví, llamándole la atención. —Gracias.— Mira hacia fuera, dándome una patada en acción. Hago un trabajo rápido para conseguir sus bebidas, pero no tan rápido para Lizzy tenga tiempo para sacar al resto de mis amigos. Cuando aparece de nuevo en la puerta, asintiendo suavemente, casi colapso aliviada. —¿El jardín?—, Abrí el camino y presenté a Jack y su esposa a unas pocas personas, sintiéndole mirándome todo el tiempo. Nat ignora a Jack y quién es él, pero la postura de Micky definitivamente se altera en el momento en que él le da una palmada en el hombro. Miro a mi amigo más viejo hasta que él me mira, luego le pido que mire, esperando que vea y absorba mi ruego silencioso. Sacude la cabeza, mirándose tan perturbado por la situación como estoy sintiendo, antes de volver su atención hacia Colín. Tendrías que estar muerto para no sentir la tensión rebotando en el jardín de mi patio. Estoy segura de que todos deben sentirlo, pero mientras miro alrededor, todos están hablando normalmente, sin darse cuenta. Dejo a Stephanie y Jack con Nat y me apresuro a ir a la cocina para encontrar más vino, sabiendo que tendré compañía. —¿Qué coño?—, Susurra Lizzy, uniéndose a mí junto a la encimera mientras lo vacío con las manos temblorosas. vino.

Asiento con la cabeza y me acerco el vaso a los labios, bebiendo la mitad del —Dime que no lo sabías.

—No lo sabía—, digo con calma, no insultada por la petición de Lizzy mientras trago mi vino y me vuelvo, apoyando mi trasero contra el mostrador.

69


Micky cae en la cocina con los ojos muy abiertos y preocupados. —Annie, ¿estás bien? Asiento con la cabeza y bebo más vino. —Está casado—, murmuro sin pensar, mirando mi vaso. —Mi asombroso ligue de una noche está casado, y está en mi casa con su maldita esposa, y es el contratista de mi cliente—. Miro a mis amigos. —Tengo que trabajar con él. Me río. —¡No pudiste escribirlo! —Gilipollas—, escupe Micky, golpeando su vaso contra el mostrador. —Nat estaba demasiado ocupado bailando y tirando chupitos como para hacerle caso en el bar—, dice Lizzy, mirando afuera, sin duda comprobando que la costa está despejada. —No puedo creer esto—, balbuceo. —Durante todo ese tiempo me perdí en el pensamiento de él. —Aquí.— Lizzy vierte más vino en mi vaso y Micky se acerca, envolviendo un brazo alrededor de mi hombro. —Soy una idiota. —No,— dicen al unísono. —Lo soy. Caí directamente en sus manos, y ahora tengo que mirar a su esposa a los ojos sabiendo que me he follado a su esposo. —La idea desencadena mi pánico de nuevo y empiezo a temblar, mi vino salpicando el lado de mi vaso. —Esto no es tu culpa.— Lizzy dice molesta las palabras, molesta. —Mírame—, exige, y lo hago. —Cálmate. Pasemos esta noche y luego volveremos a reunirnos por la mañana. —¿Qué voy a hacer?—, Pregunto. —No puedo trabajar con él.— Tendré que renunciar al proyecto de Colín. Es el diseño de mi sueño que cobra vida, y tendré que abandonarlo. —Por ahora, no vas a dejar que arruine tu noche. Mañana lo haremos... La habitación se queda en silencio cuando los tres observamos otra presencia, y todos miramos hacia la puerta. Jack está parado en la puerta, absorbiendo las miradas de fuego que lo apuntan. —Necesito hablar con Annie—, afirma con confianza.

70


—¿Qué?— Micky se acerca, casi riéndose de lo descarado de su declaración. —¿Vienes aquí, tan grande como la vida, con tu maldita esposa? —Tengo una razón para explicarme—, dice Jack con calma. —Cinco minutos, Annie, por favor—. Me mira con los ojos grises llenos de desesperación. Me obligo a ignorar su evidente desesperación y me digo a mí misma que me debo una explicación. Porque lo merezco. —Cinco minutos—, confirmo, mirando a Micky y a Lizzy, sabiendo que debo estar tan enojado como creen que estoy. Pero necesito escuchar lo que tiene que decir. Necesito el cierre. —Estaré bien. Ambos se van, claramente reacios, y una vez que estamos solos, esa energía entre Jack y yo, la energía que me asusta, avanza. Es tan poderoso que me hace moverme a toda prisa para poner tanta distancia entre nosotros como sea posible y, tal vez, para hacer que la situación se vea lo más informal posible si alguien entra. Solo dos personas conversan sobre negocios en la cocina. —Adelante, Jack. Explícate: —digo, directamente hacia la persecución. Su duda es obvia. —Antes de que explique algo, necesitas saber que nunca he engañado a mi esposa. Nunca más, Annie. No hasta ti. Me burlo, incapaz de obligarlo a volver. —¿Y eso hace que todo esté bien? —No dije que todo está bien. Solo quiero que sepas que no hago el hábito de hacerle trampa a mi esposa.— Avanzó unos pasos y levanté la mano, deteniéndole silenciosamente para que no se acercara más cuando miro por encima del hombro hacia el interior. Jardín. Su esposa está conversando con Lizzy. Mi amiga la mantiene ocupada mientras su marido está aquí conmigo. Me estremezco, tragando la culpa del tamaño de un edificio. —¿Has pensado en mí?— , Pregunta. Muevo los ojos a los de Jack. —No.— Admitirlo sería estúpido. —No me mientas—, advierte, serio. —No pretendas que no lo sentistes. —¿Qué diablos importa ahora?—, Siseo. —Me mentiste. ¿Dónde estaba tu anillo? Levanta la mano y me muestra su dedo anular. Todavía está vacío. —No llevo puesto uno. Rompí la alianza cuando trabajaba como constructor y no he podido hacerlo desde entonces.

71


—Entonces deberías habérmelo dicho.— Imagino que muchas mujeres se le tiran encima. Debería tener una señal en la frente o algo así, algún tipo de advertencia visible para no acercarse. —¿Te lo dije?— Casi se ríe. —Ya te lo dije, Annie. No pude. Ni siquiera pude pensar las palabras. No vi nada excepto a ti. No pensé en nada excepto en cuánto te quería. Todo lo demás palideció. Todo lo que veo son tus ojos verdes mirando hacia los míos. Todo lo que puedo sentir es tu piel contra mí. Tu aliento en mi oído. —¡Detente!— Exijo, ignorando el hecho de que tuve una reacción similar a él. Pero estoy soltera. Se me es permitido sentirme así. No debería ¡No cuando están tomados! —No.— Se acerca a mí, y me veo rápidamente revisando detrás de mí nuevamente, asustada, antes de mirarlo. Esta muy cerca. Es peligroso por más razones que su esposa, posiblemente, caminando aquí. —No puedo parar, Annie. Sacudo la cabeza y me alejo, abriendo un armario y tirando una bolsa de pretzels, cualquier cosa que parezca atareada e informal. —Estás casado. Esto termina aquí—, digo con firmeza y equidad, sin permitir que sus palabras atraviesen mi determinación. —¿Quieres que lo haga?—, Me pregunta y me hace retroceder un poco. No contesto casi tan rápido como debería, distrayéndome vertiendo los pretzels en un bol. —¿Estás sugiriendo una aventura? —Te estoy preguntando si tienes curiosidad sobre nosotros. —No hay un "nosotros",— susurré, susurrando, haciendo otro control de nuestro entorno. —¿Qué pasa si debería haberlo? Me quedo estupefacta. —¿"Debiera haberlo"? —He jugado tira y afloja con mi conciencia toda la semana, Annie. Me dije que esta no es la manera correcta de salir de mi matrimonio. Lo he intentado, he intentado tan jodidamente de dejar de pensar en ti, y luego pasa una mierda con Stephanie y estoy de vuelta al cuadro uno, obsesionado por ti y cómo me hiciste sentir. Las sonrisas que sacaste de mí. Los sentimientos que pinchaste. Estás nublando todo.

72


¿Que mierda sucede con Stephanie? Me odio a mí misma por preguntarme qué es esa mierda. No puedo preguntar. No debería preguntar. —Te mantendrás alejado de mí—. Me giro y salgo de la cocina antes de que Jack pueda volver a mirarme con cualquier otra cosa que pueda dañar mi determinación, y me da una bofetada cuando entro al jardín. Solo necesito que esta noche termine para poder comenzar con el colapso que, sin duda, me va a dejar en paz. Lo sintió, al igual que lo hice: la conexión, la abrumadora química. Pero era solo lujuria, agitada y hecha más potente por el alcohol. Y espontaneidad. Tengo que seguir diciéndome eso mismo. Es la forma más segura. Nunca pensé que lo volvería a ver, que seguiría siendo una fantasía hermosa, aunque frustrante, en mi cabeza. Un punto de referencia para todos los hombres que pueden venir después. Dudo que encuentre esa aplastante atracción con otra persona. Me han jodido, he experimentado algo increíble, solo para descubrir que nunca más lo volveré a tener. Que nunca debería haberlo tenido en primer lugar. Negarse a uno mismo es una cosa. Ser negado por algo fuera de tu control es un juego de pelota completamente nuevo. Simplemente te hace querer más. Veo como Stephanie conversa con Colín, y Jack está silencioso a su encuentro, obviamente distraído. No importa cuánto lo intente, no puedo evitar que mis ojos se desvíen hacia él. Cada vez que atrapé su mirada, rápidamente miro hacia afuera, empujando hacia abajo mi corazón que golpea mientras que funciona a su manera hasta mi garganta. Lucho por mantenerme en conversaciones, pero estoy demasiado fuera de foco, al ver que las bocas se mueven, pero sin oír hablar palabras. Mi cabeza está llena de recordatorios. De cosas que Jack me dijo. Por la forma en que me tocó y me hizo el amor. Lo miro de nuevo discretamente, pero esta vez su atención está en su esposa mientras le habla. Colín levanta las manos, como si se rindiera, y retrocedió cautelosamente, acercándose a mí. Stephanie parece enojada, y aunque intento hacer todo lo posible para leer los labios, no puedo entender lo que le está diciendo a su marido. Su marido. Jack. El esposo de Stephanie —Se inició allí—, se ríe Colín, un poco achispado cuando me alcanza. —¿Qué tienen?— Pregunto, jugando a la ignorante, manteniendo un ojo en él y un ojo en Jack. —Jack es un diamante de un tipo, pero parece que los rumores son ciertos.

73


—¿Qué rumores?— Pregunto, frunciendo el ceño mientras veo el rostro de Stephanie acercarse a Jack y se retira un poco, sacudiendo la cabeza y cerrando los ojos. Él está reuniendo paciencia. —Bueno,— comienza Colín. —Solo he conocido a la mujer esta noche, pero puedo ver lo que la gente quiere decir. Ella es un poco... de un puñado. ¿Puñado? No puedo rasgar mis ojos. Jack claramente está intentando mantener a Stephanie tranquila, inclinándose para hablarle y poniendo una mano reconfortante en su brazo. Mis ojos se arrastran hacia esa mano, sintiendo que me toca de nuevo. ¿Qué está mal con ella? ¿Ha sospechado algo? ¿Ha notado la fricción entre Jack y yo? Mis ojos saltan entre ellos, tratando desesperadamente de descubrir qué está pasando. Jack llama la atención, y respira profundamente cuando Stephanie se aleja de él y arroja su vino de sarcasmo. Sale para llenar su vaso, y me encuentro atrapada en mi posición, con ganas de alejarme pero incapaz. Comienzo a temblar, temerosa de la falta de control que tengo sobre mi cuerpo, en lo que respecta a Jack. Y, lo que es peor, mi mente. —Es mejor no apartarse de lo doméstico—, dice Colín, señalando mi vacío. — ¿Otro trago? Tenso una sonrisa. —Solo necesito ir al baño—. Obligo a mis piernas temblorosas a llevarme dentro y a mi baño. Cierro la puerta y caigo contra la madera, tratando de respirar un poco de calma en mis pulmones. Siento que podría quebrarme bajo la presión de la presencia de Jack, con la mente aturdida, preguntándome si la tensión entre nosotros es obvia. Me pregunto cuál es la queja de su esposa. No soy del tipo paranoico. No soy irrazonable. Sin embargo, ahora siento que tengo una señal pegada a la espalda detallando mis pecados. —¿Annie?— Hay un golpe en la puerta detrás de mí y la voz preocupada de Lizzy se desliza hacia el baño. —¿Estás bien? —Estoy bien—. Me precipito hacia el lavabo y cepillo mis mejillas sonrojadas, luego veo la tapa de la botella en el estante. Nunca más podré volver a mirar un Budweiser de la misma manera. Apretando la mandíbula, agarro la tapa y lo tiro a la basura. —Solo viene. Se han ido, —dice tranquilamente a través de la puerta.

74


Dio vueltas, el aire brotando de mis pulmones en alivio. —¿Ellos fueron? —Sí, solo se han marchado. Su esposa parecía un poco borracha. Abro la puerta y miro los labios fruncidos de mi amiga, tratando de sonreír. Es un fracaso épico. —¿Un poco? —Bueno. Totalmente jodida—. Lizzy me mira atentamente. —Para ser justas, ella estaba hundiendo el vino como el agua. Me estremezco —Creo que estaban discutiendo. ¿Qué pasa si ella lo sabe? — Comienzo a temblar nuevamente. —No sabe, Annie. Cálmate. Intento respirar firmemente y Lizzy toma mi brazo. —Vamos—. Me saca del baño, donde creo que felizmente me escondería por el resto de mi vida. —Los chupitos alineados de Micky, y creo que necesitas diez de ellos.

75 Pasé el resto de la noche fingiendo escuchar conversaciones mientras me preguntaba constantemente qué pensaba con Jack, qué estaba haciendo y qué le estaba diciendo a su esposa. Micky y Lizzy hacen sus excusas para quedarse atrás cuando todos se van, aunque el conocimiento de una inquisición inminente no me llena de pavor como probablemente debería hacerlo. Necesito su apoyo, y Lizzy pasó la mayor parte de la noche hablando con Stephanie. ¿Qué descubrió de ella? ¿Necesito saberlo? O, lo que es más importante, ¿quiero saber algo sobre ellos? Porque ellos son ellos. Una pareja. Casado. Cerré la puerta detrás de las últimas personas para irme, luego volví y encontré a Micky y Lizzy parados en el pasillo, ambos sobrios, ambos esperando... No se que. Entonces me encogí de hombros, la noche se hundió en mí y me pesó. —No puedo creerlo—, dice Lizzy, sacudiendo la cabeza. —Feliz estreno de una casa para mí—, murmuro, deambulando hacia ellos. Se separaron y me llevaron al salón, donde recogí unos cojines y los tiré en el sofá camino a la cocina. Me sirvo un trago para dormir en forma de un gran vaso de


vino, y tomo un largo vuelo mientras miro la ventana de la cocina. —Bueno, eso fue divertido—, digo en serio. Lizzy se aclara la garganta y se pone de pie a un lado, Micky en el otro, como si estuvieran sintiendo mi necesidad de apoyo. Miro a cada uno de ellos por turno y sonrío con una sonrisa pequeña, sin esperanza. —¿Estás bien, dulzura?— La palma de Micky se desliza sobre mi hombro y se aprieta. —Estoy bien—, digo resueltamente. —Honestamente—. Sacudo mi cabeza hacia mí y termino mi vino, con la esperanza de que me elimine y me saque de mi miseria. Ambos me miran dubitativo, y tienen todo el derecho a hacerlo. No estoy bien. No lo hago, y estoy segura de que no lo estaré. Mi existencia estable y controlada se ha sacudido hasta el corazón, y tengo miedo. Más de lo que estaba asustada por la aplastante conexión que teníamos. Porque todos quieren lo que no pueden tener.

76


7 El lunes por la mañana llega demasiado rápido, y me siento lejos de entrar en mi reunión con Colín y su contratista. Jack. Hice un poco de investigación sobre su compañía anoche y descubrí que Joseph Contractors fue formado por Jack en 2009, cuando solo tenía veintiocho años. Mentalmente noté que eso lo hace tener hoy treinta y cinco. Hizo trabajo manual durante años como constructor, lo que explicaría el físico asombroso, un físico que claramente está dispuesto a mantener, antes de comenzar su propia empresa de construcción que ha ido ganando fuerza. Estaba claro por lo que aprendí que cualquier arquitecto debería sentirse afortunado de trabajar junto a él. ¿Yo? Me siento jodidamente asustada hasta la muerte. Me he angustiado constantemente sobre cómo lidiar con el trabajo en conjunto. He renunciado al proyecto de Colín diez veces en mi cabeza, luego me reintegré rápidamente después. La perspectiva de besar esta oportunidad me hace sentir vacía y débil. Pero no soy débil, y no voy a dejar que un hombre me haga de esa manera. Le debo a mi carrera avanzar. Me lo debo a mi misma. Jack es el contratista. Solo el contratista, y no voy a permitir que sus mentiras y engaños afecten a lo que me he molestado. Así que me puse un vestido de lápiz gris pálido, dejé mi cabello suelto y ondulado, luego recogí la carpeta de Colín y me puse en camino. Llamo a Lizzy mientras camino hacia el metro, con la esperanza de hablar un poco. —Voy a comenzar una cera de bikini en dos minutos—, dice cuando responde. —Entonces déjame ir a la persecución. ¿Cómo lo manejarás en esta reunión? —Voy a fingir que nunca lo he conocido antes del sábado por la noche—, le digo, mi voz ahora vacilante pero con la seguridad que había encontrado, solo con la idea de hacerlo. —Es un mentiroso y un tramposo y, francamente, lo odio. No debería ser difícil mantener el negocio. —Buena chica.— Hay un zumbido de actividad desde el principio, y Lizzy maldice unas cuantas veces. —¡Mierda! Solo derramé cera caliente. Tengo que irme. ¡Buena suerte!— Colgué, enderecé los hombros y me dirigí a mi reunión.

77


Mi plan era llegar temprano, tomarme un café y sentarme en una mesa antes de que llegaran los hombres, y tal vez desconfiar de mis nervios, pero cuando entro al bistró los encuentro a ambos sentados a la mesa del otro extremo. Están hablando, revisando algún papeleo, y cuando estoy a solo unos pies de distancia, Jack gira lentamente para mirarme, como si hubiera sentido que estoy cerca. Mis pulmones se encogen al verlo, mis pies se desaceleran al luchar por respirar. Su expresión directa no me deja ver qué recepción podría recibir de él, y eso me pone más nerviosa.

Ese pecho, ondulado sobre mí, ondulado mientras él me arrastra constantemente. Me sacudí de mi recuerdo inoportuno, y un destello en los ojos de Jack me dice que no se lo perdió, su expresión es interrogativa. Tomo una respiración profunda y voy hacia adelante. —Annie. Aquí, toma asiento. —Colín se dirige a la silla al lado de Jack, pero opto por la que está en el otro lado de la mesa. No muy cerca. —Buenos días—, los saludo, sonriendo a Colín mientras descargo mis archivos sobre la mesa. —Jack—, digo formalmente sin mirarlo. —Annie,— responde, igual de formal, tomando su taza de café y llevándosela a los labios. Mis ojos captan un leve temblor de su mano mientras involuntariamente sigo la taza hacia su boca. Pienso en él bebiendo esa botella de Budweiser, estirando el cuello, suplicándome que lama la columna de su garganta. Doblándome sobre la barra, sus grandes manos en mis caderas. —Gran fiesta—, chilla Colín, volviéndome a meter en el restaurante. Jack me observa mientras lo mira. Me centro de nuevo en la reunión, diciéndome a mí misma que me concentre, que no me deje distraer. —Lo fue. Gracias por venir—. Sonrío, pensando que nunca más volveré a pensar en esa noche. El mesero se acerca y yo ordeno un café con leche grande, rechazando la oferta de pasteles. Nunca podría contener nada; mi estómago está dando vueltas repetidamente, y me molesta que no pueda controlarlo.

78


Colín mira su reloj. —Tengo que estar en una subasta en treinta minutos, así que acordemos este horario—. Revuelve mis archivos. —¿Tienes los dibujos revisados para Jack? —Sí.— Los saqué y los empujé sobre la mesa hacia Jack, evitando hacer contacto visual, lo cual es difícil cuando puedo sentirlo mirándome. Esto es muy extraño. Pasé una noche en un hotel con este hombre, la noche más increíble de mi vida, y ahora estoy actuando como si nunca hubiera visto sus ojos, y mucho menos su cuerpo desnudo. Toda esta formalidad, esta distancia, no viene de forma natural para mí. Ser consumida por Jack se sentía tan bien y fácil, mirándolo, admirándolo, hablando con él, escuchándolo. Todo se sintió tan natural. —Los detalles del fabricante de techo francés también están allí. —Gracias,— dice Jack, desplegando el primer dibujo y escaneándolo. —Los llevaré a la oficina y los revisaré con Richard. Es el administrador de mi sitio, el que supervisará la construcción, por cierto. —Es bueno saberlo.— Hago una nota mental del nombre de Richard. —Tenemos varias máquinas llegando mañana para que podamos empezar a limpiar el sitio—. Jack dobla el dibujo y lo coloca sobre la mesa con los demás, encontrando mis ojos y mirándome fijamente. —Anticipamos unas pocas semanas para deshacernos de los huesos desnudos. Tira. Desnudo. Mi piel comienza a picarte con el calor, y le echo un vistazo lejos, haciendo anotaciones en mi agenda. —Bueno. Entonces, tendrás el sitio etiquetado según mis dibujos... —Tres semanas—, Jack termina por mí, poniendo mi atención en alto. Él sonríe, y tengo que respirar profundo y volver a centrar mi atención en mi agenda. Encienda. —Y para la cuarta semana tendrás... —Las trincheras para los cimientos excavadas. Mi pluma flaquea a través de la página. —Bien—, digo en voz baja. —Y la losa de concreto para el piso debe estar completa… —En cinco semanas—, murmura Jack.

79


Cierro los ojos brevemente y le dejo llevar el control. Es un escenario perfecto para que un arquitecto y contratista esté tan alineado cuando se trata de un proyecto, pero ahora, entre Jack y yo, no me está ayudando a odiarlo. —Eso es lo que estabas pensando, ¿no?—, Pregunta, casi pensativo. Mi sonrisa se siente tensa. —Lo era. —Bien.— Jack saca un diario de su maletín y lo abre a un planificador, presentándomelo y a Colín. Luego toma el control, detallando el cronograma y las fases del proyecto cuidadosamente desde la quinta semana, pasando por una línea de tiempo durante los próximos meses hasta su finalización. Odio que cada paso, cada pequeño detalle que haya escrito, sea todo lo que estaba en mi cabeza con este proyecto. Cada vez que vacila, puedo terminar su oración, y ya estamos hablando de ligeras modificaciones para hacer que los planes sean aún más fuertes. Estamos en perfecta sincronización. Nuestros cuerpos sudorosos atraviesan mi mente, se mueven en sintonía, nuestros corazones laten a tiempo. Me meto en la silla y aprieto los dientes en la tapa de mi pluma. En perfecta sincronización. En todos los sentidos. Me concentro en lo que realmente dice Jack, en oposición al sonido de su voz que lo dice, luchando por no permitir que el timbre profundo se cuele por debajo de mi piel. Luchando por no permitir que mi mente transforme lo que dice en otras palabras, palabras que me dijo esa noche. No me está yendo muy bien, demasiados recuerdos, ahora potentes y vívidos, corriendo círculos en mi cabeza. Aparto los ojos de sus manos, mientras habla con ellos, es un asesino. Un asesino total. Esas manos han explorado cada parte de mi cuerpo. Entonces tiene su boca. ¡Para! —¿Puedo obtener una copia de eso?—, Le pregunto, con voz temblorosa al señalar el horario en su diario. —Claro.— Jack me mira, ladeando la cabeza un poco hacia un lado. —Enviaré un escaneo más tarde hoy. Solo necesito tu correo electrónico. Mordiéndome el labio, saqué una tarjeta comercial de mi bolso y la deslizo sobre la mesa, intentando no pensar en el hecho de que le acabo de dar todos los detalles de contacto que pueda necesitar de mí. —¿Entonces todos estamos en la misma página?—, Pregunta Colín, levantándose de su silla.

80


—Estamos en la misma página—, confirma Jack. Miro a través de la mesa hacia él, leyendo entre líneas. —¿O no lo estamos?—, Pregunta tragando saliva. — Sé dónde estoy. Sabe dónde está parado. Leí su mensaje de código alto y claro. —Misma página—, confirmo de un trago, sintiendo un alivio a través de mí mientras le agradezco en silencio por no hacer esto más difícil de lo que debería ser. Asiente con la cabeza, cerrando su diario. —Genial—. Colín desliza una enorme carpeta de arte. —Solo sé que ustedes dos son una pareja hecho en el cielo—. Sale bruscamente del restaurante mientras le miro la espalda con total sorpresa, y Jack tose sobre su café. Me mira, su rostro es inexpresivo. —Una pareja del cielo. No me permito caer en las profundidades de sus ojos titilantes. — Profesionalmente, tal vez—, digo, sacando mi bolso del respaldo de mi silla, resistiendo el impulso de señalar que no podemos ser una pareja hecha en el cielo... ya que está casado. Mi pensamiento perdido me revuelve el estómago al abrir la cremallera de mi bolso de cuero para recuperar mi monedero. Jack saca su billetera del bolsillo interior. —Ponga tu dinero lejos. Pagare esto. —Se acerca y detiene mi mano para que no entre en mi bolsa, y salto tanto que mi silla realmente se dispara. Jack retrae su mano en estado de shock. —Lo siento; No quería hacerte saltar.— Suena sincero, y me siento completamente estúpida. Pero su toque. Oh Dios, su toque. —Gracias por el café—, digo, poniéndome de pie pero manteniendo la vista fija en la mesa. —No hay problema. ¿Puedo llevarte a algún lado? De hecho, me río. —No, pero gracias por la oferta. —¿Qué es tan gracioso?— Se levanta, se alza sobre mí, y me da otra embestida de recuerdos como resultado. Está desnudo, se cierne sobre mí y me pregunta si estoy listo para él. Aplasto mis pensamientos y respiro profundamente. —Nada—. Le entrego mis dibujos mientras mantengo mi mirada lejos, muy lejos de la suya. —No te olvides de esto.

81


Lentamente, y muy despacio, su mano se levanta y la saca de mis manos. — Prometo mantener esto estrictamente comercial, Annie—, me dice con franqueza. —Bien—. Mi voz tiembla terriblemente, la adrenalina corre a través de mi torrente sanguíneo y hace que mi corazón se desborde. Puedo sentirlo mirándome, y tan fuerte como sé que va a ser, me digo a mí misma que nunca debo mirarlo. Al menos no a los ojos. Pasé junto a él y salí del restaurante, sintiendo su mirada en mi espalda todo el camino. Podría haberle prometido hacer negocios, pero eso no impide que todo mi ser responda a él como lo hace. Y tampoco borra los recuerdos.

Cuando vuelvo a mi estudio, enciendo mi computadora portátil, tomo un café y continúo enviando una solicitud de planificación y control de edificios por correo electrónico antes de examinar montones de correos electrónicos y limpiar mi bandeja de entrada. Tomo un sorbo de café y anoto notas en mi agenda mientras voy, confirmando algunas posibles reuniones de clientes. Las semanas siguientes están completas, y me siento aliviada. Necesito mantenerme ocupada. Cuando se acerca a la medianoche, mis ojos comienzan a brillar. Marque mi correo electrónico final y guío el cursor a la esquina superior derecha para cerrar mi correo electrónico, pero el ping de una notificación me detiene y aparece un nuevo ícono de mensaje en la esquina inferior derecha. Mis latidos cardíacos se vuelven opacos al sentir un incómodo pulso mientras el nombre del remitente se ilumina intensamente: jack.joseph@josephcontractors.co.uk

Me alejo lentamente de mi computadora portátil, coloqué mi taza en el escritorio y mis manos en mi regazo, intentando abrirme paso a paso. Es solo un maldito correo electrónico, solo palabras. Hago clic en el mensaje abierto. Annie, Adjunte el cronograma de trabajos que detalla las cuatro fases del proyecto de Colín. Cualquier pregunta, solo grita. Richard y yo hemos superado los dibujos revisados. Él tiene algunas preguntas. ¿Estás disponible para conocerlo en el sitio mañana para revisarlos? Mejor, Jack CEO, Jack Joseph Contractors

82


Me siento en mi silla, leyendo su correo electrónico una vez más. Ya es casi medianoche. Me pregunto qué está haciendo trabajando tan tarde hasta que me recuerdo a mí misma que también estoy trabajando. Su correo electrónico es formal. Tan formal ¿Cómo debería ser? Entonces, ¿por qué mi corazón está vibrando nerviosamente? Mis dedos tiemblan cuando empiezo a componer una respuesta, haciéndome golpear las teclas incorrectas una y otra vez. "Maldita sea", me maldigo, alejando mis manos y respirando con tranquilidad. Esto es tan estúpido. Jack, Muchas gracias por el cronograma. Estoy disponible a las 10.00 ¿si eso se ajusta? Saludos, Annie A. R. Architects Ltd

¿'Mejor'? ¿'Saludos'? Es absolutamente ridículo considerando lo que Jack y yo hemos estado juntos. Hemos explorado cada pulgada del cuerpo de cada uno, compartimos las partes más íntimas de cada uno y aquí estamos actuando como si nunca hubiera pasado. Mis mensajes de correo electrónico vuelven a aparecer. Annie, Te preguntaría qué está haciendo trabajando tan tarde, pero eso no lo mantendría en orden, ¿verdad? Mañana a las diez es bueno. Actualmente estoy mirando los diseños de los paisajistas para el área del jardín. Encontré estas vitrinas gigantes en línea (enlace adjunto) y pensé que algunas de ellas colgadas en la pared de ladrillos adyacente a la extensión podrían verse increíbles, y complementarían perfectamente su techo. Déjame saber lo que piensas antes de presentarle la sugerencia a Colín. Mejor, Jack CEO, Jack Joseph Contractors

Levanto una ceja sardónica ante su ligera broma y hago clic en el accesorio abierto, inmediatamente sorprendida por la hermosa simplicidad de los armarios de vidrio con acabado de aluminio. —Wow—, murmuro, escaneando los detalles y las dimensiones. Jack, ¡Bien!. Con respecto a las vitrinas, los amo, y estoy segura de que a Colín también le gustaran. Una gran idea. Veré a Richard en el sitio mañana. Saludos,

83


Annie A. R. Architects

Cierro mi computadora portátil y me voy a la cama, contenta de haber cumplido mi día en una sola pieza y haber logrado mantener el negocio. Pero no importa lo profesional que actúe en el exterior, en el interior todavía esta en un maldito caos por encima de Jack Joseph.

84


8 Soy una bolsa de nervios cuando llego al sitio al día siguiente. Me he preparado para esta reunión toda la noche, diciéndome que puedo hacerlo. Yo puedo hacerlo. Me encuentro con Richard. No, Jack. Solo espero poder tratar con él en su mayor parte en este proyecto. Colín se encuentra conmigo mientras estoy caminando por el camino de entrada, con una amplia sonrisa en su rostro. —Aquí está la dama del año—, dice, recogiendo su maletín de los escalones que conducen al edificio. —Tengo una reunión a donde ir, así que te dejaré con Richard.— Apunta hacia mí, y miro hacia atrás para ver a un tipo alto, de cabello rubio, con una chaqueta de alta visibilidad guiando a un camión que salta de la carretera. Mi corazón salta unos latidos cuando lo reconozco. —Richard—, replica Colín. —Él es la mano derecha de Jack. También es el tipo que estuvo con Jack en el bar la noche que lo conocí. — Está bien—, respiro, tratando de calmar mi ritmo cardíaco. —¿Jack no vino?— ¡Por favor, di que no! —No que yo sepa. Richard está al tanto de las cosas, así que debes poder seguir adelante. Oh, cuida tu espalda.— Colín toma mi brazo y me lleva a un lado, fuera del camino del camión que marcha atrás. Richard golpea el costado del vehículo cuando se detiene, luego se acerca a nosotros. Sé que me reconoció cuando levanta la cabeza. —Oye. Te conozco. Gestiono una sonrisa, mi mente zumbando. ¿Jack le ha contado los sórdidos detalles o solo soy una chica con la que estaba conversando en un bar? No lo sé, así que limpio mi rostro de toda culpa, o lo intento, y enciendo mi interruptor profesional, el que cada vez es más difícil de encontrar. —Hola, soy Annie.— Le ofrezco mi mano y él la toma, dándome una sacudida sólida y viril. —Encantada de conocerte. Oficialmente, de todos modos—, agrega. Su amabilidad me dice que no tiene idea de Jack y de mí, lo que tendría sentido, ya que Jack es casado.

85


Colín sonríe y baja por el camino de entrada. —Los dejaré a ustedes. Llámame si me necesitas. —Que pases un buen día—, digo, yendo a mi bolso para buscar las llaves de mi auto. —Solo necesito agarrar mi casco y mi chaleco. Richard se acerca a un auto cercano y se pone la bota. —Aquí, puedes usar estos.— Saca una chaqueta de alta visibilidad y un casco duro a juego. — Probablemente sea un poco grande, pero funcionara por ahora. —Gracias.— Los acepto y me los pongo. —¿Entonces tienes los dibujos? —Sí, acabo de revisarlos—. Se mueve a la entrada del edificio abandonado que pronto se transformará en una hermosa galería de arte. —Tengo algunas preguntas. ¿Deberíamos? —Claro—. Empecé a subir los escalones hacia la puerta principal con Richard, deteniéndome en la parte superior cuando oigo las ruedas deslizándose por la grava de la entrada. Tanto Richard como yo recurrimos a la investigación, pero apuesto a que es solo mí corazón el que sale de mí pecho cuando vemos de dónde viene el ruido: un Audi S7 plateado con Jack al volante. Oh, Mierda. Trago y de inmediato empiezo a respirar a través de mi creciente ansiedad. Calma, me digo a mi mismo. Estoy aquí por una razón, y no es Jack. Parece estar sentado al volante por siempre, mirándome en los escalones. —Finalmente,— murmura Richard. —¿Te sentarás allí todo el día y nos vigilará?— La pregunta retórica de Richard va directamente sobre mi cabeza, mis archivos comienzan a saltar en mis manos. Sin embargo, cuando sé que debo avanzar, entrar y seguir con las cosas, encuentro que mis piernas simplemente no cooperarán. Jack finalmente se baja del auto. El se ve ansioso. Un poco despeinado Y más allá de la piedra de su expresión es otra cosa. Estrés. Mi conclusión solo se ve reforzada cuando se mete una mano frustrada por el pelo y cierra violentamente la puerta de su auto. —Por el amor de la mierda, no otra vez—, Richard murmura, marchándose hacia él. Despego mis ojos de los de Jack y miro a Richard, viendo su apretada y cabreada mandíbula. ¿No otra vez? ¿Qué quiere decir? Jack da unos pasos hacia su mano derecha, tirando de su chaqueta como lo hace, su cabeza cae. Hay

86


demasiada distancia entre nosotros para escuchar los silenciosos susurros de Richard, pero es evidente que algo anda mal con Jack. ¿Soy yo? Respaldo, ganando mi curiosidad y entro en el edificio. Trabajo. Solo sigue con tu trabajo. Encuentro la vieja mesa donde Richard tiene los dibujos dispuestos y los miro, aunque solo sea por algo que hacer. —Lo siento, llego tarde.— La voz de Jack golpea mi espalda y hace que todos los pelos de mi cuello se mantengan firmes. —No dijiste que vendrías—. Mantengo los ojos ceñidos a los dibujos, dejando caer mis bolsas al piso al lado de la mesa. Sus zapatos aparecen en mi visión borrosa, los mismos zapatos que uso en esa fatídica noche. Cierro los ojos y trabajo duro para calmarme. —¿No lo hice?—, Contesta. Sabe muy bien que no lo hizo. —¿Lo sabe Richard?— Necesito descubrir con qué estoy tratando. —No. Exhalo en alivio, escuchando el sonido de las botas en el concreto detrás de mí. —Está bien, vamos...— Richard interrumpe cuando su teléfono comienza a sonar. —¿Sí? Mierda, sí, saldré para haya—. Maldice por lo bajo. —Los andamios están aquí y el camión esta saltando en el camino. Chicos.— chasquea —Necesito ir y enseñar a la gente a conducir. Mis ojos se abren, encontrando un par de manos familiares extendidas sobre la mesa delante de mí. Manos grandes y capaces. Manos que me manejaron con confianza, autoridad y cuidado. Miro hacia arriba, directamente frente a la pared de ladrillos que esta frente a mí, rebuscando en mi mente cualquier cosa relacionada con el trabajo. No hay nada. Sin palabras, solo visiones mentales de esa noche. ¡Se supone que esto seria más fácil, no más difícil! —¿Cómo estás?— Jack pregunta en voz baja. —Genial, gracias—, chillo, demasiado por encima. Regañándome por sonar tan completamente falsa. —¿Y tú?— ¿Por qué pregunte eso? —Luchando—. Su brazo roza el mío, y salto de su distancia conmovedora, señalando el dibujo más cercano a mí.

87


—Me gustaría que repasaras estos números conmigo—. Ni siquiera estoy apuntando a los números. Estoy apuntando a una maldita especificación de ventana. Jack levanta la mano con un dedo y la coloca junto a la mía cerca de la ventana, y lo oigo inhalar profundamente. Hay un silencio largo e incómodo, hasta que Jack finalmente lo rompe. —Estos dibujos realmente me sorprenden, Annie. Richard y yo estábamos maravillados con ellos ayer. —Gracias.— Le quité el cumplido y me enderecé, volviéndome hacia él y mirando más allá de su hombro. —¿Caminamos por el sitio? También tengo algunas preguntas. —¿Por qué no puedes mirarme? Mis ojos caen, y le grito en la cabeza para cumplir con su palabra. Él lo prometió. ¡Prometió mantener esto estrictamente comercial! —Es así—, digo, pasando por él y dirigiéndome a la parte trasera del edificio. —Hay un árbol del cual estoy preocupado pondría poner en peligro el techo de cristal. —Correcto—. Jack suspira y sus pisadas entran, siguiéndome. Cuando salgo de las antiguas puertas de patio UPVC3 existentes, señalo el colosal árbol de castaño que cubre una cuarta parte del espacio exterior. Jack deambula por el baúl, mirando hacia arriba. —¿Hemos comprobado si esta cosa tiene una orden de conservación? —No lo tiene—, confirmo. —Pero, obviamente, deberíamos evitar reducirlo si podemos. Aunque para obtener el impacto total del techo, necesitamos perder algunas de estas ramas. —Estoy de acuerdo.— Jack desliza una mano por la corteza del árbol, y mi mirada le sigue, mi maldito cuerpo responde como si sintiera su toque de nuevo. Levanto la vista y llamo la atención pero rápidamente miro hacia otro lado, sabiendo que está leyendo mi mente. —Llamaré al podador de árbol—, dice en voz baja. —Gracias.

3 El uPVC es Cloruro de Polivinilo - No plastificado, mejor conocido como PVC Rígido

88


—No hay problema. También deberíamos ser conscientes de las raíces cuando buscamos los pies de la extensión. Es una bestia de un árbol. —Jack mira hacia arriba, estirando su cuello. Doy un respingo y miro hacia otro lado, pero miro hacia atrás a la garganta con un doblez entrecerrado. ¿Cuál es esa marca en su cuello? —¿Cómo estamos?— Richard aparece, llamando la atención de Jack, así él baja la cabeza y pierdo la vista de la mancha. ¿O era una sombra? —Tenemos que vigilar estas raíces, compañero—, dice Jack, tropezando con la punta del zapato en el tronco. —Y tenemos que llamar a los podadores para deshacernos de algunas ramas. —Lo tengo—, confirma Richard. —¿Puedo pedir prestada a Annie por un momento? Tengo algunas preguntas sobre los soportes de acero.

¡Sí! ¡Préstame por favor! ¡Llévame lejos! —Claro—, dice Jack en voz baja, pero estoy caminando de regreso al edificio antes de obtener su visto bueno. Y puedo sentir su ardiente mirada sobre mí por completo, aumentando mi temperatura cada vez más. —¿Soy yo, o es realmente cálido hoy?— Le pregunto a Richard por la espalda, tirando de los lados de mi chaqueta de alta visibilidad. —Eres tú—. Se ríe y apunta a una pared que divide dos habitaciones. —Aquí, este es un muro de apoyo. —Bien—, confirmo. —Y la pared en el piso siguiente también está, así que necesitamos un acero bastante fuerte allí. Los cálculos están en el dibujo. Sospecho que tendremos que fabricarlo especialmente. —Hablaré con los fabricantes— Richard metió la mano en su bolsillo y sacó su tarjeta. —Necesitarás esto. —Perfecto. —Y esto.— Otra tarjeta aparece, sostenida entre los dedos de la mano grande de Jack. —Gracias.— Lo tomo sin mirarlo y los meto a ambos en el bolsillo de mi pantalón.

89


—Se verá increíble—, comenta Richard. En cualquier otro momento, sentiría orgullo, pero ahora estoy llena de aprensión por sentir otra cosa. —¿Colín te ha llenado la situación del tejado?—, Pregunto. Richard se ríe —Sí. Eres una mujer valiente. Si ese techo llega con un astilla o grieta, todo este proyecto será cancelado. —Tengo una pregunta.— Jack avanza, y no puedo evitar que mis ojos se encuentren con los suyos. El gris que recuerdo está nublado y aburrido, no brillante y reluciente. Definitivamente está sufriendo aquí, y no me agrada. Yo también estoy sufriendo. —¿Qué?— Pregunto tentativamente, mi cabeza girando con todas las preguntas que probablemente estén en su mente, ninguna de ellas relacionada con el trabajo. Levanta un brazo pesado y señala mi torso. —¿Puedo recuperar mi chaqueta?— Richard comienza a reír, y me inclino de pies a cabeza, mirando por mi frente. —¿Es tuyo?— Rápidamente me quito la chaqueta y se la entrego a Jack con una sonrisa incómoda. Lo toma lentamente, y luego su brazo comienza a levantarse hacia mí nuevamente. Me encuentro retrocediendo discretamente, mi mirada sigue su mano extendida mientras se mueve hacia mi cabeza. ¿Qué está haciendo? —Y esto—, dice en voz baja, quitándome el casco de la cabeza. Dejo que mis tensos músculos se relajen mientras se retira. —Gracias por permitirme pedir prestado. —No lo hice—. Columpia su chaqueta, se inmoviliza cuando se mete un brazo por la manga, su rostro se baja un poco al cuello. Él casi frunce el ceño, y sé que es porque acaba de recibir un poco de mi perfume de chiquilla persistente en los hilos. —Richard lo hizo—, termina, mirando a Richard como si lo odiara. Tengo la sensación de que la chaqueta irá a un lavado súper caliente para deshacerse de mi aroma persistente en el momento en que Jack llegue a casa. Quizás incluso en la papelera. Arreglando el cuello del chaleco, flexiona su cuello, y lo veo nuevamente. Una marca, pero esta vez estoy mucho más cerca, y puedo ver que hay cuatro líneas perfectas. Arañazos.

90


—¿Qué has hecho?— Pregunto antes de que pueda detenerme, mi mano se eleva a su garganta para tocar suavemente debajo de una de las marcas rojas crudas. Jack se congela, sus grandes ojos arden en preocupación. Es silencioso por unos pocos segundos tensos; ni siquiera Richard dice una palabra. —No es nada—. Jack se aleja de mi toque y vuelve a los dibujos. —¿Tenemos aquí la especificación de la puerta bifold4?—, Pregunta. Miro a Richard, mi brazo cayendo a mi lado. Sus ojos entrecerrados se vuelven hacia mí, y niega con la cabeza, sus labios es una línea recta enojada. —En la esquina inferior derecha—, contesta por mí. —Han cambiado. El dibujo que tengo dice cinco metros de ancho. —Colín quería más luz—, digo en voz baja, con la cabeza girando. ¿Que ha sucedido? —Haz que vuelvan a pedirlos—, ordena Jack en breve, y Richard asiente. — Tengo un lugar donde tengo que estar. Sin siquiera una segunda mirada, Jack sale torpemente, dejándome a mí y a Richard de pie en un silencio incómodo. Sé que no es mi lugar para preguntar, y sé que realmente no debería hacerlo, pero... —No preguntes—, gruñe Richard, marchándose detrás de Jack. Permanezco donde estoy por unos momentos, aturdida y tranquila, y una vez que finalmente he encontrado la voluntad de moverme, lo hago con los pies pesados, recogiendo mi bolsa y mis archivos y saliendo al frente. El auto de Jack todavía está en el camino de entrada, él sentado en el asiento del conductor, la puerta abierta con Richard recargado de el. Aunque tranquilo, puedo ver intercambiar palabras fuertes y Richard pone su mano en el hombro de Jack. Es un gesto tranquilizador, que hace que mi curiosidad se agrave aún más, no importa cuánto trato de vencerlo. Me quedo allí, observando en silencio mientras hablan, la cabeza de Jack cada vez más baja por segundo. Hasta que sus ojos se disparan y me atrapa mirándolo. Su expresión estoica y su dura mirada me impiden moverme. Sostengo sus ojos, mientras él sostiene los míos, la electricidad chisporrotea entre nuestros cuerpos distantes como si estuvieran tocando. Lo veo todo de nuevo, cada segundo a partir 4

Puerta plegable con bisagras.

91


de esa noche, en claro y vívido detalle. Empiezo a respirar lentamente, al ver que el pecho de Jack también sube y baja. Solo cuando Richard retrocede, ambos salimos de nuestros trances, y Jack agarra la puerta y la cierra. Prácticamente gira la rueda fuera de la grava, dejándome con una mente acelerada y Richard negando con la cabeza desesperado mientras se marcha hacia el edificio. —¿Todo bien?—, Le pregunto cuando me pasa, incapaz de contener mi inquietud equivocada. —Problemas personales—, gruñe Richard, desapareciendo por la puerta.

Cuando llego al infierno suburbio el miércoles por la noche, veo a mi papá en el césped delantero cortando sus arbustos. La puerta del garaje está abierta y su viejo Jaguar está en el camino, brillando como nuevo a pesar de tener veinte años. Cuando llego a la parte inferior de la entrada, mira hacia arriba y frunce el ceño. — ¡No lo pongas allí!—, Dice, agitando sus tijeras sobre su cabeza. —¡Hace que el callejón sin salida se vea desordenado! Ruedo los ojos y tiro los brazos al aire. —Entonces, ¿dónde estacionaré? Él sopla, resopla y pisa fuerte hacia su Jaguar. —Detrás de Jerry. —Jerry, el maldito Jaguar—, murmuro, embistiendo mi auto primero y acelerando el camino de entrada. La cara de papá es una imagen de horror cuando me detengo a centímetros del tope de su preciada posesión. Salto, justo cuando Mamá sale corriendo de la puerta principal, con un delantal envuelto cuidadosamente alrededor de su cintura, protegiendo su falda floja. Tiene un tazón y una cuchara de madera en la mano. —Hola, mamá. —¡Annie, cariño!—, Dice, encantada de verme. Cierro la puerta del coche y paso a mi padre, que todavía está mirando el parachoques de su Jaguar, como si estuviera preocupado de que mi inmundo Golf pudiera sacar su lengua y manchar la pintura brillante. —¿Cómo estás?— Pregunto, besando su mejilla suavemente mientras paso la puerta. —Maravillosa—. Me sigue a la cocina y el olor que creía que estaría contento de ver el reverso de mi vida cuando yo vivía aquí invade mi nariz. Me detengo e inhalo todo. —Pollo asado—, respiro.

92


—Sabes que a tu padre le encantan sus comidas asadas, cariño—. Coloca su tazón sobre la mesa y se lleva las manos al mandil. —Es un asunto de todo el día preparar al pollo y mezclar la masa para su budín de Yorkshire—. Gira los ojos como si fuera un inconveniente. No sé por qué. Ella prospera en desmayarse a su alrededor. —Estoy hambrienta—, digo, encendiendo la tetera. Esto es lo que necesito. Una de las cenas caseras de mi madre. Comida confortable. —Bien—, dice ella. He hecho su día. Ahora tiene dos personas a las que desquitarse. —Y mi desmenuzado. Se hace agua mi boca. El desmenuzado de mi madre son las nueces. —No puedo esperar. Ella me mira, con una ligera sospecha en sus ojos. —Te ves estresada. Levanto mis archivos para que vea. —Trabajo—, miento. No me siento estresada con el trabajo. Amo el trabajo Me estresan los hombres guapos casados que no mencionan que están casados —¿Importa si cargo mi computadora portátil en la mesa del comedor? Ella sonríe, perdiendo su mirada sospechosa en un segundo. Es tan fácil de engañar, envuelta en su pequeño mundo perfecto, horneando y estropeando a papá. Se desmayaría si supiera lo que su hija ha estado haciendo. Adulterio. El último pecado. —Lo despejaré para ti.— Se va al comedor rápidamente. —Aunque tendrás que quedarte en un extremo para poder preparar la mesa para la cena. —Gracias mamá. ¿Quieres ayuda? —pregunto, bajando algunas tazas del armario y encontrando la tetera antes de dejar que mi mente vuelva a entrar en los reinos de mis pecados. —Prepara el té, cariño. Y recuerda que a tu padre le gusta media cucharadita de azúcar. —Dios, ayúdame si meto solo un granulado—, me digo a mí misma, midiendo una media cucharadita perfecta y la arrojándola a la taza. —¿Perdón?

93


—Nada—, canto, preguntándome cómo viví con ellos el año pasado. Entonces me pregunto por primera vez si mamá realmente disfruta de su vida esperando a mi padre, manos y pies. Ese es su único propósito, especialmente desde que vendió su empresa y se retiró. Fajada. No tenía aspiraciones, ninguna ambición profesional, excepto ser una ama de casa y buena madre. Ahora que he crecido, pasa los días cansados. Arremetiéndome por la casa, arrastrándome en el jardín, estropeando a mi padre y molestándome cuando estoy en casa. Me parezco a mi madre, el cabello oscuro, los ojos verde pálido, pero las similitudes terminan allí. Se enoja. Es sana Yo, sin embargo, no lo estoy. Me follo a hombres casados. —¡Deberías estar avergonzada de ti mismo!— Mi papá ladra mientras entra a la cocina armado con sus tijeras de jardín. Me estremezco en su voz. ¿Escuchó mis pensamientos? Dios mío, él lo sabe. ¡Él sabe lo que he hecho! Perlas de sudor se forman en mi frente, sudor de culpabilidad, comienzan a formarse en mi frente. Me van a repudiar. —Tu auto es una desgracia absoluta—, continúa. Mis manos golpean el costado de la mesa de trabajo y me sostienen. Mierda, estoy siendo paranoico. —Puedes lavarlo si quiera—, respiro, juntándome y terminando el té, entregándole su taza. Él mira el té con precaución, y sé que es porque mi madre no lo hizo. —Medio azúcar—, confirmo antes de que él pregunte. Coloca sus tijeras a un lado, haciendo que Mamá grite con horror. —¡Stanley, querido Dios!— Se acerca y los desliza. —Ahora tendré que limpiar la encimera otra vez'. Papá gira los ojos y gira sobre sus talones. —Bueno, ha pasado al menos una hora desde la última vez que lo desinfectaste, June. Estaré en el garaje. —Sí, cariño —murmuró mi madre, sin mostrar ninguna irritación por el malhumor de mi padre. No sé cómo lo hace. Desde que se retiró, él es un verdadero malhumorado. —Voy a estar en el comedor—, digo, dejando a mamá restregando la encimera. Me estaciono en la oscura mesa de madera de la década de 1990 y cargué mi computadora portátil, cayendo en el pensamiento mientras se dispara. Una mala jugada, pero esas marcas en el cuello de Jack son una constante en mi mente, ahora acompañan el rostro de Jack y el de su esposa.

94


—Trabajas demasiado—, dice mi madre, dando un paseo hacia el aparador y limpiando una minúscula mota de polvo de la superficie brillante. —Así es como la gente se vuelve exitosa, mamá. —¿Y qué hay de las otras cosas en la vida? —¿Cómo cuales? —Como un esposo y niños. ¿Cuándo vas a hacerme abuela? Nietos. Me río para mis adentros. Más razones por las que ella se enoje. — Dame una oportunidad, madre. —Bueno, estás tocando a los treinta—. Asiente con la cabeza los dibujos extendidos sobre la mesa frente a mí, mientras la miro incrédula. —¿Eso realmente te hace feliz, Annie? Trago y regreso a mi computadora portátil. —Sí. Muy feliz. La escucho suspirar, dejándome para seguir con mi trabajo en silencio. —Tal vez cuando venga el hombre adecuado, pensarás en algo más que en el trabajo. Cierro los ojos, marchita en la silla. Ya estoy pensando en algo más que en el trabajo. Excepto que él no es el hombre adecuado.

Después de una agradable cena con mis padres, empaqué mis cosas y los besé a ambos, y prometí que repetiría este fin de semana. Recorro mis correos electrónicos mientras me dirijo a mi auto, revisando los que me mantendrán despiertos hasta tarde. Uno me salta de la compañía francesa que está fabricando mi techo de vidrio Superduper, y frunzo el ceño cuando lo abro, esperando que la producción siga en camino como prometieron. —Oh, mierda—, respiro, escaneando el correo electrónico. —¡No, no, no! Abrí la puerta de mi auto y tiré mi maletín en el asiento del pasajero, luego caí en la del conductor. —¿Cómo puedes calcular mal el peso?—, Le pregunto a mi teléfono, buceando en mi bolsa de trabajo mi calculadora y mis dibujos.

95


Golpeo urgentemente las teclas, esperando más allá de toda esperanza de que hayan cometido un error al decir que cometieron un error. Si el techo es doscientos kilos más pesado de lo que han estipulado, arrojarán torcidamente todos los cálculos de los ingenieros. —¡Joder!— Golpeo mi cabeza contra el reposacabezas cuando la figura en mi calculadora coincide con los cálculos revisados en el correo electrónico. —Maldito idiota. Enciendo mi automóvil y retrocedo rápidamente por el camino, dándole un beso de adiós a mi noche de temprana planificada.

Cuando me detengo en el sitio del proyecto, se pueden ver el crepúsculo y el camino de entrada ahora está repleto de saltos, andamios y materiales, las dos entradas están bloqueadas con barandillas de seguridad. Aparco por el camino y agarro mis cosas, mi mente busca un remedio para solucionar mis trabajos. No puedo pensar en ninguno, y la idea de despedirme de mi techo de vidrio me hace desear llorar. Por supuesto, ignoro las señales de advertencia en todas las barandillas de metal que me dicen que no, para ingresar al sitio y retirar uno de los paneles, abriendo el espacio. Me dejé entrar, corriendo hacia la parte trasera del edificio donde se construirá la extensión desde la pared externa posterior. Encendiendo una luz, obtengo mis dibujos y encuentro los cálculos que necesito mientras arranco el correo electrónico con el nuevo y real peso de mi techo. Me lleva aproximadamente diez segundos concluir que mi techo no tiene la posibilidad de ser sostenido por el marco de acero propuesto sin otra pared que soporte la carga para soportarla. Y no hay otro maldito muro de carga cerca al que pueda acceder. Mi corazón se hunde, y froto mi frente para despejar el dolor de cabeza instantáneo.

¡Ruido sordo! Salto y giro, mi mano se mueve de mi cabeza a mi pecho. ¿Qué fue eso? Mis ojos escanean el espacio, cautelosamente. —¿Hola?— ¡Ruido sordo! Y mi corazón da diez patadas.

¡Más ruido sordo!

96


Llego a mi móvil, moviéndome cautelosamente hacia el sonido que viene del exterior.

¡Ruido sordo! El ruido continúa, incluso es más constante, y me detengo, preguntándome qué estoy haciendo en nombre del cielo al ir hacia él. Debería llamar a la policía, pero justo cuando comienzo a retroceder, lista para partir, oigo una maldición ligera. La voz me hace retroceder hacia el sonido, y doblo la esquina para abrir la puerta del jardín. Perdí el aliento cuando veo cuál es la fuente del ruido, y busco el marco de la puerta para apoyarme.

¡Ruido sordo! Jack golpea la pala contra el suelo y se apoya el pie con botas en la parte superior, bajando la pala antes de levantar la pala y arrojar la tierra a un lado. Mi cuerpo se afloja y mi teléfono se desliza de mi mano, golpeando el piso a mis pies. Se balancea rápidamente y casi me atropella al verlo con sus viejos y sucios jeans, su pecho desnudo y sudoroso y su musculoso torso brillando en la luz tenue. Su cabello está húmedo, con la cara manchada de barro. Oh, Señor, ten piedad. —¿Annie?— Jack avanza, entrecerrando los ojos, como si no estuviera seguro de si estaba viendo bien. Trago y miro lejos de la apasionante visión de su torso desnudo y su rostro perfectamente sucio. —Lo siento, no me di cuenta de que había nadie aquí. —Sólo estoy...— Sus palabras se desvanecen, y lo miro. —Cavando un hoyo de prueba. —¿No tienes empleados para hacer eso?— Pregunto, pensando que estoy segura de que ninguno de ellos se vería tan bien como Jack cavando un hoyo. Mira hacia abajo la pila de tierra que ha acumulado, dejando caer la pala en el suelo a su lado. —Me gusta ensuciarme las manos de vez en cuando—, me dice en voz baja. ¿A las ocho de la noche? Me mira mientras me agacho para recoger mi teléfono. —¿Qué estás haciendo aquí?

97


Los rasguños en su garganta atraen mi atención nuevamente, aunque son más débiles de lo que fueron ayer por la mañana. —Un problema con el techo. Su hermoso rostro se arruga en la confusión. —¿Qué problema? —Oh, no es nada—. Desestime su pregunta y respaldo, sabiendo que tengo que irme. Es bastante complicado estar en su compañía tal como esta, mi fuerza de voluntad y mi conciencia constantemente están siendo probadas hasta el límite, pero ahora, cuando está medio desnudo, sudoroso y sus músculos palpitan, es más allá de lo peligroso. —Solo necesitaba verificar algunas medidas. —¿A las ocho de la noche?—, Pregunta, con una pequeña sonrisa en el rostro. Es solo un atisbo de la viga completa que he visto y amado, pero aún así es maravilloso, sin embargo. Atractivo. Tranquilizador. Hace que sea muy fácil confiar en él. —En realidad no es nada—. Me abstengo de suspirar, cuestionando silenciosamente mi necesidad de decírselo. Debo irme. Salir. Alejándome de esta situación. —Los fabricantes han hecho un montaje monumental—. Me encojo de hombros. —Estoy tratando de encontrar una forma de evitarlo, y no voy a llegar con mucho. Jack avanza y, como consecuencia, retrocedo instintivamente. Se detiene, mirándome de cerca. —¿Quieres mostrarme? —Sí.— Mi respuesta viene sin dudar, aturdiéndome, y él sonríe, esta vez más brillante, acercándose un poco a la sonrisa cegadora de Jack Joseph. Me encuentro devolviéndosela, incapaz de detenerme. —Por favor—, agrego. Deja caer su pala y se acerca a mí, y mis malditos ojos están pegados a él todo el camino, mi estómago haciendo volteretas, hasta que se detiene a unos pocos pasos delante de mí. —Después de ti—, murmura. Rápidamente me doy vuelta y me adentro, sintiéndolo cerca detrás de mí. Todo mi ser se ilumina, cierro los ojos y rezo en silencio por fuerzas. ¿Por qué acepté su oferta? Miro por encima de mi hombro cuando entramos en la gran habitación trasera, volviendo a ver su mirada. —Deberías poner una camisa—, digo de repente, mis pensamientos se me salen de la boca. —¿Debería?— Mira hacia abajo a su pecho. —¿Te está distrayendo?— Su sonrisa es burlona mientras mira hacia arriba a través de sus pestañas lanzando un carnaval de latidos en mi sangre.

98


Sacudo mi cabeza y vuelvo a centrar mi atención, firme en que no alimentaré su juguetón. —Muy listo. —Tú eres bastante lista. Sus palabras, son una repetición desde esa noche, mis pasos se tambalean demasiado para que él no se dé cuenta. Ignóralo, me advierto en silencio, juntándolo y concentrándote en mantenerte así, llegando a la mesa donde están colocados mis dibujos y apuntando con un dedo tembloroso al que detalla el techo. —Han calculado mal el peso del techo. Su mano aparece y se envuelve alrededor de mi muñeca, y todo mi cuerpo manchado estalla en llamas. Levante mis ojos a los suyos, tensando cada músculo de mi cuerpo, luchando contra el calor. —¿Por qué estás temblando?—, Pregunta, apretándome la muñeca. —Porque me pones nerviosa.— Le digo directamente y lo lamento al segundo siguiente. —Quiero decir... —Mis palabras mueren en mis labios. No hay vuelta atrás a eso. —Por favor, Jack—, le suplico. —¿Podemos seguir con el negocio? Afloja lentamente su agarre y descansa sus manos sobre la mesa. —Bien. Negocio—, confirma, mirando el dibujo. —¿Cuánto han calculado mal? Le agradezco en silencio por ser profesional, a pesar de que ha elegido ignorar mi pedido de cubrir su precioso tórax. El olor de él es tan fuerte, su cuerpo casi tocando el mío. —Doscientos kilos. Silba, lo que confirma la mierda en la que estoy. —No soy ingeniero estructural, pero incluso sé que eso nos pone a la mierda calle arriba. Me inclino a su lado. —Lo sé. —Esto realmente va a obstaculizar el progreso del proyecto. —Lo sé. —Me inclino un poco más. —Y tenemos un plazo de cuatro meses antes del lanzamiento de Colín. Ya está apretado. Mis manos tocan la mesa y mi cabeza cae. —¿Vas a decir algo que me haga sentir mejor? Esperaba un milagro.

99


Se ríe, ligero y encantador. —Soy contratista, no un trabajador milagroso, Annie. Me miro a mí misma, sintiéndome cada vez más abatida por segundo. Podría llorar. Mi proyecto de soplado mental es solo un proyecto promedio sin ese techo. —Te ves hermosa cuando haces pucheros—, dice suavemente Jack. Mis labios rápidamente se desenredan a sí mismos y al bolso. —Te ves hermosa todo el tiempo—. Miro a mi alrededor, sorprendida. —¿Quien dijo eso? Jack se ríe, y el sonido parece diluir mi problema. Por un segundo, todo se desvanece y todo lo que importa es escuchar su risa. —Mantenga su negocio, por favor—, se burla. —Tú comenzaste.— Sacudo la cabeza en mi mismo consternado, pensando que necesito arreglar mi filtro de cerebro a boca pronto. Lo siento mirando mi perfil, y miro por el rabillo del ojo hacia él, evaluándolo, llevándolo. —¿Por qué estás realmente aquí tan tarde en la noche?— Pregunto, deteniéndome en arreglar ese filtro. No creo por un momento que le gusta ensuciarse las manos de vez en cuando. Hay algo más, y aunque me maldigo por eso, no puedo dejar de preguntarme más y más sobre Jack y su esposa. —Necesitaba salir de la casa—. Su respuesta es muy despectiva, y por una vez no me mira a los ojos, prefiriendo mirar los dibujos en su lugar. Su evasión simplemente aumenta mi curiosidad. —¿Para obtener aire fresco?—, Pregunto. —Algo como eso. Miro su perfil, y mi mano toma mente propia y llega hasta su cuello, donde los rasguños parecen brillar ante mí. Jack toma mi mano antes de que caiga sobre su piel, provocando que mi mirada salte a la suya. Sus ojos grises han recuperado un poco de brillo mientras sostiene mi mirada y mi mano, moviendo suavemente sus dedos alrededor de los míos. Mis ojos se encuentran con una maraña de nuestros dedos, la vista se transforma en la maraña de nuestros cuerpos sudorosos rodando en una cama de

100


hotel, nuestras bocas se besan salvajemente, nuestros gemidos empapan el aire. Me pierdo en esos pensamientos, mi mente hace un túnel, mi cuerpo lo siente todo de nuevo. —Estás en el hotel otra vez, ¿no es así?— Susurra Jack, bajando a escondidas para encontrar mi mirada. —Reviviendo esa noche como si fuera cada maldito minuto de mi vida. No puedo hablar. No se puede mover. La oleada de sentimientos me ha paralizado, dejándome a merced del hombre que ha consumido mi mente, cuerpo y alma desde que me encontró en ese bar. —Puedo verlo todo en tus ojos, Annie.— Se mueve hacia adelante, y el calor de su respiración que golpea mi cara se extiende a través de mi cuerpo como un incendio forestal. Él me arrebata, me sacude en todos los sentidos. Su esposa. ¿Qué estoy haciendo? Rápidamente, levanto mi mano, volviendo hacia la mesa y sosteniendo el borde para sostenerme. Miro los dibujos, mi cabeza girando. —Lo prometiste. —Jesús, Annie, ¿cómo demonios estás haciendo esto? Lo haces fácil.

'Como' escupí a la mesa. —Porque no hay nada allí para mí, así que deja de intentar encontrar algo. Estás perdiendo el tiempo. —Me estremezco con mis propias palabras mordaces, pero tengo que seguir siendo fuerte. ¿Fácil? ¿Cree que es fácil? La noción me vuelve loca. —Lo siento—, susurra, lastimándome por sus disculpas. Su sinceridad hace estragos con mi fuerza de voluntad. Ya es dolorosamente difícil enfrentarlo a nivel profesional. Es doloroso, pero es factible. Ya me siento consumida por la culpa, avergonzada de mí misma. Esto es imposible. La corriente subterránea de nuestra conexión todavía está presente, no importa cuánto luche por ignorarlo. Pero eso no significa que pueda actuar en consecuencia. —Debería irme—. Me alejé, todo en una confusión, olvidé mi situación de trabajo y la urgencia de alejarme de la situación que ahora domina mi mente. Recojo mis portafolios pero renuncio a los dibujos, sabiendo que me llevará demasiado tiempo doblarlos todos. Necesito salir de aquí ahora antes de dejar que mi atracción y querer obtener lo mejor de mí. Antes de ceder bajo la presión de su lucha, porque sería muy fácil volver a caer en sus brazos. Tan fácil. Sin embargo, las secuelas y la reacción serían insoportables.

101


Me apresuro, tengo ganas de volver a casa y hablar de sentido y fortaleza en mí misma. —¡Annie, espera!— Jack me llama. Ignoro su súplica, sigo adelante, sabiendo que estaré condenada si dejo que me detenga. —¡Annie! Golpeé el aire fresco y tomé los pasos rápidamente, pero paré bruscamente cuando Jack me alcanzó y me bloqueó el camino. —Jack, por favor, no.— Mi respiración es trabajosa, no solo por mi apresurada fuga. —No lo haré, lo prometo.— Retrocede, dándome espacio, sus manos levantadas en rendición. —Lo siento. Lo fijo en su lugar con una expresión segura y cautelosa. —Entonces. Dejar. Que yo. Deja…, —digo lentamente, observando cómo respira profundamente. Después de lo que parece ser una vida, finalmente se mueve hacia un lado para dejarme pasar. Me apresuro, luchando contra el tirón magnético tratando de arrastrarme hacia él. El tirón que se está volviendo más difícil de resistir por el segundo.

102


9 Veo a Micky fuera del café y me apresuro, aterrizando en mi silla con un ruido sordo. Ha sido un día largo y lleno de dibujos técnicos y cálculos en mi techo... y totalmente jodida con Jack Joseph. Estoy agotada, mi mente se inclinó en más de un sentido, y no dormí un guiño la noche anterior, el recuerdo de sus palabras y de su tórax desnudo y sudoroso que se negaba a abandonar mi mente. Esa visión me molestó toda la puta noche. Todavía lo hace. —¿Te encuentras bien?—, Pregunta Micky, mirando mi forma estresada. —Mi cerebro está agotado—, suspiro, tirando mi bolso en la silla a mi lado. —Tengo problemas en el trabajo que he estado tratando de solucionar. —Estas trabaja demasiado duro. ¿Cuándo fue la última vez que fuiste de vacaciones? —Rebusque en mi mente... de vuelta... y de regreso. —Descanso mi caso—. Muestra el cielo con las palmas de las manos encogiéndose de hombros. —Te ves cansada. Tómate un tiempo libre y relájate. no hagas nada. Tu negocio no se desmoronará si tomas un descanso. Está equivocado. Definitivamente se desmoronaría. Además, incluso si no fuera así, ir de vacaciones y no hacer nada significa que podría pensar demasiado, y no quiero estar pensando ahora mismo porque solo hay un tema en el que mi cerebro desea concentrarse. —Quizás el próximo año, murmuré, mirando más allá de Micky a lo lejos. —Oh no. Salgo de mi breve ensoñación de inmediato y encuentro a Micky mirándome, todo preocupado. —¿Qué? —Esa mirada. ¿Qué estás pensando? —Nada.— Me río y me empiezo a fingir con la cuchara en mi lugar. —Annie... —Mi nombre se dice en una larga exhalación de aire de advertencia, y me río otra vez, sin nada más que hacer. Micky me conoce de toda la vida. No lo puedo engañar. —Dime.

103


—No hay nada que contar.— Agito una mano en el aire, fingiendo indiferencia, y oro para que lo deje allí mismo. —El trabajo es una locura. —¿Y lo has visto? —No realmente—, respondo débilmente, odiándome por no poder sonar convincente. Estoy demasiado cansada para encontrar la energía para ser convincente. Micky retrocede lentamente en su silla, mirándome con precaución. —Por favor, dime que no has vuelto a estar con él. Cerré mi boca y aparté mis ojos de los suyos. —No—. Aunque físicamente no he vuelto a estar con él, lo tengo en la cabeza, un millón de veces, y eso me hace sentir igual de culpable. —Espero que no—. Micky se inclina sobre la mesa, probablemente para asegurarse de que puedo ver con la claridad perfecta cuán severo es su rostro. — Ya sabes, ¡porque está jodidamente casado! —¿Estarás callado?—, Siseo al otro lado de la mesa, mis ojos frenéticos revisando alrededor, pareciendo tan paranoica como me siento. —No he estado con él otra vez, y tampoco planeo hacerlo. Micky se arroja amenazadoramente sobre la mesa, y me retiro, preocupada. Nunca lo había visto tan enojado. —No me gusta esto. ¿Te persigue? —No,— miento, por temor a que mi amigo de toda la vida tome el asunto en sus propias manos. Parece perfectamente capaz ahora mismo. —¿Lo persigues? —No.— Eso no es una mentira. No lo he hecho —Estoy trabajando con él, Micky. Es difícil no ver a alguien cuando te obligan a trabajar con ellos. —Nadie te está obligando a hacer nada. —¿Estás sugiriendo que debería deshacerme de mi trabajo de ensueño porque me ha guiado algún tipo?— En ese mismo momento, mi teléfono comienza a zumbar en la mesa, y el nombre de Jack aparece entre nosotros. Llego y rechazo la llamada, apuñalándome la pantalla de mi teléfono con mano dura. Miro a mi amigo y frunce el labio.

104


—Te conozco, Annie. Sé cuando algo está en tu mente, y sé que no es trabajo.— Sacude la cabeza, consternado. —¿Por qué no contestaste eso?—, Pregunta, señalando mi teléfono. —Si es puramente comercial, ¿por qué? —Porque estoy tomando un café contigo. —Está casado—, dice simplemente, girando el cuchillo más. —No vayas allí, Annie. ¡Ni siquiera pienses en ir! —No lo haré—. Apretando los dientes con dureza. —Es trabajo. Nada más. Su cara se suaviza cuando él alcanza y toma mi mano. —Tu mereces más. No te metas en esa mierda. No terminará bien. Dejo caer la cabeza, aún más agotada de cuando llegué aquí. —Te llamé para tomar un café y ponerme al día. No para tener un dolor de oído. —Obligo una sonrisa y cambio de mano, así que sostengo la suya, asintiendo con la cabeza. — Me pilló desprevenida. Toda la situación. Pero estoy bien, en serio. Me conoces. — Miro hacia arriba cuando el camarero desliza un café hacia mí. —Gracias. —¿Debí haber ordenado algo más fuerte?— Micky pregunta seriamente. Resoplo, pensando que definitivamente debió haberlo hecho. — Probablemente. ¿Cómo está el trabajo? —Pregunto. —Específicamente, ¿el nuevo cliente?— Meneé una ceja descaradamente. Mi amigo de toda la vida me esquiva de la manera más blasé posible, jugueteando con la servilleta en su lugar casualmente. Pero al igual que Micky me conoce, lo conozco, y este nuevo cliente se ha metido debajo de su piel. —Todo bien. —¿Eso es? ¿Todo bien? —Sugerí que podría necesitar una sesión extra por semana. Me río y tomo un trago necesario de cafeína. —Por supuesto que sí. Micky sonríe alrededor del borde de su taza. —Oye, ayer vi a Jason. —Eso es bueno. ¿Le dijiste que había follado a su ex? —No.— Micky rueda con ojos exasperados. —Lizzy y yo solo fuimos un error de ebriedad.

105


—Sí, sí. Entonces, ¿qué quería él? —Quiere comenzar a entrenar. Me río con sarcasmo. —¿Qué? ¿Para ponerse en mejor forma para la joven de veintiún años con la que engañó a Lizzy? Micky se encoge de hombros. —No es mi problema. Me estoy riendo de nuevo, pero esta vez por dentro. Desearía que él adoptara el mismo enfoque para mí y mi jodido problema. Miro hacia abajo a mi teléfono y suspiro. —¿Cómo llegamos a las cuatro en punto?— Pregunto a la pantalla, preparándome para encaminar mi trasero de nuevo al estudio, para poder agonizar más mi problema. Y me refiero al problema del techo. Voy a tener que admitir la derrota pronto y revisar todos mis planos, y luego decirle las malas noticias para Colín. —¿Las cuatro? ¡Mierda!— Micky se levanta de la silla y arroja un billete sobre la mesa. —Tengo una sesión con Charlie—. Se precipita alrededor de la mesa y me da un beso en la mejilla. —Te veo luego. —¡Diviértete!— Digo, recogiendo mis cosas y siguiendo mi camino. Mi teléfono suena tres veces más antes de llegar al Tube, todos Jack, y rechazo cada llamada. Después de anoche, evitar a Jack es la parte superior de mi lista de prioridades.

Miro hacia arriba desde la acera cuando estoy cerca de mi casa, mis pies se detienen cuando veo un Audi plateado aparcado sobre la carretera. ¿Que demonios? Se abre la puerta del conductor, y Jack sale de su automóvil, su cuerpo alto se endereza a toda altura lentamente. Dedique unos segundos demás tomándolo, como si tuviera que recordarme a mí misma su gran magnificencia. Las mangas de su camisa azul pálida están enrolladas, sus duros antebrazos se despliegan completamente, así como también la garganta de su cuello abierto. Ignóralo, finge que no está allí y me concentro en abrir la puerta de enfrente entre nosotros.

106


—Hola—. La suave voz de Jack atraviesa su camino por mi espalda, provocando pánico cuando me acerco. Empiezo a buscar frenéticamente mis llaves en mi bolso. —¿Annie? ¿Dónde diablos están mis llaves? De repente, su mano está sobre mi espalda, y yo giro torpemente, presionando mi cuerpo contra la madera de mi puerta. — ¿Qué quieres?—, Digo, sonando tan asustada como me siento. La cabeza de Jack se inclina, y él la sacude como tratando de reunir algo de paciencia. —¿Por qué no has respondido mis llamadas? ¿O respondió a mi correo de voz? —Creo que es mejor que lidie con Richard en el futuro. eso?'

Su cara adquiere un borde enojado, sus fosas nasales sonando. —¿Porque

—Porque... —No quiero decirlo en voz alta. No quiero admitir que lo que sea que hay entre nosotros me está desbaratando lentamente, y si no lo remedio pronto, podría ir a donde ninguna mujer debería ir. —Solo creo que es lo mejor—. —No lo haré—, responde en breve. Lo miro en estado de shock. —Lo que pienses no importa. Sus ojos grises se estrechan en rendijas. —He estado tratando de contactarte porque pensé en algo. —¿Qué?— Pregunto cautelosamente. —Una solución a tu problema. —¿Qué problema?— Solté sin pensarlo, haciéndolo retroceder un poco. ¡Mierda! Necesito seriamente arreglar ese filtro. —Me refería al techo—, dice, mirándome con interés. —¿Por qué? ¿Hay otro problema?— Me está acosando, tratando de presionar mis botones y forzándome a hacer una confección: cómo no puedo dejar de pensar en él, cómo mi cuerpo arde con deseo por él. Puede probar todo lo que le gusta. —No, no hay otro problema—. Sabe tan bien como yo que tenemos más que un problema de construcción aquí, y tenemos que resolverlo rápidamente. Si se puede resolver en absoluto. —¿Cuál es tu solución?

107


—¿Qué problema?—, Pregunta en serio. Tomo un soplo de aire para darme paciencia. Y tal vez también resistencia. — Mi problema con el techo—, aclaro, manteniendo mi rostro serio y frío. —Oh, ese problema.— Una sonrisa enferma se dibuja en sus labios, una sonrisa de complicidad. —Esto no es gracioso, Jack. —No me estoy riendo, Annie—. Apunta a su auto. —Creo que tengo una solución a nuestro problema de techo. Te mostrare. Miro hacia su auto, tan recelosa como debería estar, y regreso a Jack. — ¿Mostrarme que? —Un proyecto que emprendimos el año pasado. Un museo—. Frunzo el ceño y continúa. —La estructura no era adecuada para tomar el techo. Mi espalda se endereza. —¿Y que hiciste? Suspira con cansancio, dando un paso atrás para darme espacio. —Déjame mostrarte—. No está suplicando, pero no está lejos de eso. —Quiero ver tu techo cobrar vida tanto como tú, Annie. Quiero ayudarte. Trato de leer su lenguaje corporal, trato de descubrirlo, totalmente desgarrado. No sé si intenta tentarme a propósito, o si realmente quiere ayudarme. Pero solo hay una forma de averiguarlo. —Te seguiré allí—, le dije, esperando no cometer un gran error.

El viaje lleva unos buenos veinte minutos, sigo su Audi plateado en mi Golf, y todo el tiempo mi mente está bateando en ida y vuelta entre mi problema de trabajo y mi problema personal. Sin embargo, cada vez que pienso en el trabajo, Jack domina esos pensamientos y mi mente se tambalea con tantas preguntas. Preguntas sobre su esposa, su relación, los llamados rumores sobre ella. Pero tan rápido como esas preguntas surgen en mi cabeza, desaparecen cuando me recuerdo que no es asunto mío ni de mi interés. Enfócate, Annie. Céntrate en el trabajo.

108


Me detengo detrás de Jack afuera de un edificio de estilo eduardiano y me reúno con él en el pavimento. —¿Y esto?— Pregunto, mirando la fachada de piedra. —Está en la parte trasera.— Vaga por delante, dejándome seguir. —De esta manera. Me dirijo a la parte de atrás del edificio, manteniendo mi distancia, encontrándome en un jardín bien cuidado. —¿Este es un museo?—, Pregunto, dando unos pasos hacia la fachada del edificio. —Dedicado a un artista local que murió en los años cincuenta—. Jack señala hacia arriba, y sigo su indicación de mirar el techo. —No es vidrio, pero es bastante fuerte. —¿Y cómo lo apoyaste adecuadamente? Jack se mueve hacia una ventana y apunta hacia adentro. —Ven acá. Me acerco, con curiosidad, y me uno a la ventana, pero mi altura me impide ver a través del vidrio levantado. —No puedo... ¡Oh!— Me ha levantado de mis pies y me ha colocado en la ventana. —¡Jack! —¿Ves esa pared trasera?—, Pregunta, ignorando mi chillido de pánico. Trato de entumecerme al sentir sus grandes manos en mi cintura, mirando por la ventana. —Sí,— prácticamente grito. —Ahí fue donde terminó el edificio. La pared original era demasiado vieja y débil para sostener el techo inclinado de la extensión, por lo que básicamente la demolimos y la reconstruimos con una doble capa usando piedra regenerada. Significa que no había que usar columnas de soporte, por lo que el espacio permaneció abierto. —¿Y crees que podríamos hacer lo mismo con el proyecto de Colín?—, Pregunto, tratando de no dejar que mi emoción me salga mejor antes de que sepamos con certeza. —Necesitaremos que el ingeniero estructural lo confirme—. Me obliga a ponerme en pie y apartar las manos. Me fastidia con mi vestido en un intento de no verse afectado por el hecho de que sus manos grandes me tenían atrapado en esa ventana sin ningún esfuerzo.

109


—Pero no puedo ver que haya un problema en absoluto. Pierdo la capacidad de contener mi emoción, mirándolo. —¿De Verdad? Jack sonríe alegremente, y esta vez es esa sonrisa de Jack. —Estás de nuevo en camino, Annie. Olvidándome completamente, totalmente superada con alivio y un montón de otras emociones que no me atrevo a analizar, me lanzo hacia él, tan dichosamente agradecida por su ayuda. —Gracias—, respiro, apretando sus hombros. Sus fuertes brazos se cierran alrededor de todo mi cuerpo y me levantan del suelo, su rostro se hunde en mi cuello. —En cualquier momento—, responde suavemente. Sería apropiado separarnos el uno del otro justo ahora, pero ninguno de nosotros muestra signos de liberar al otro, los dos contentos de permanecer encerrados juntos. Puedo sentir su corazón latir, su pecho pulsando en el mío, y su olor, puro y a Jack, se apodera de mis sentidos por completo. Comienzo a sucumbir cada elemento embriagador de Jack Joseph, sintiéndome debilitarme donde estoy en sus brazos. —¿Así es como haces negocios?—, Pregunta después de una vida, inhalando en mi cuello. —Porque si es así, tenemos que trabajar juntos mucho más en el futuro. Sonrío para mí —Lo siento.— A regañadientes me separo de él, ahora evitando sus ojos. —Me siento un poco abrumada. —Entonces deberías—. Dobla sus brazos sobre su amplio pecho, y me pregunto fugazmente si es un movimiento para evitar que me tome de nuevo en sus brazos. —Eres una mujer muy talentosa, Annie. Ojalá todos los arquitectos con los que trabajé fueran tan dinámicos y creativos como tú. Cada vez que Jack dice mi nombre, algo sucede dentro de mí. Algo electrizante. Y cuando él me elogia como lo hizo, me inspira, me impulsa a querer hacer mucho más. Me trago el nudo en la garganta y apunto a su hombro. — Debería llegar a casa—, digo, y asiente con la cabeza suavemente. —Gracias, Jack. Sus ojos. Oh, sus ojos. Dicen un millón de cosas, incluso si su boca no.

110


Giro lentamente y me alejo, temblando. Pero no tanto con la emoción. Más con la moderación de no volver corriendo a sus brazos, donde por un momento de bienvenida mi mundo oscilante volvió a ser constante. Cuando llegué a mi automóvil, me dejé caer en mi asiento y tomé algunas bocanadas de oxígeno para estabilizarme, mirando hacia el edificio, esperando que apareciera. Pero no lo hizo, y empiezo a preguntarme qué está haciendo allí. Lo que está pensando. Me ha ayudado. Encontró una solución a mi problema, y su rostro cuando vio mi euforia pudo haberme golpeado el trasero. El estaba feliz por mi. El quiere que tenga éxito. —Vete a casa, Annie,— me digo, girando la llave en la ignición. El motor zumba durante unos segundos antes de morir. —Oh, vamos—, digo, intentándolo de nuevo. Esta vez, no tengo nada. No hace ni pío. —Bueno, esto es genial—. Me recuesto en mi asiento justo cuando Jack aparece desde la parte trasera del edificio, su cabeza cayó y sus manos se metieron profundamente en sus bolsillos. Parece que tiene el peso del mundo sobre sus hombros, y cuando levanta la vista y me encuentra todavía allí, ladea la cabeza en cuestión. Levanto manos sin esperanza. Al acercarse, abre la puerta de mi auto. —¿Qué pasa? —No quiere encender—. Volví la llave, demostrando la falta de vida. —Abre el capó—, ordena. —¿Cómo? Se ríe ligeramente con un pequeño movimiento de su cabeza y alcanza el auto, abajo por mis piernas. Contengo la respiración y cambio rápidamente mis rodillas cuando las roza con su duro antebrazo. —Aquí—, dice, lanzándome una mirada de complicidad y jalando la palanca oculta. Sonrío torpemente, mi mente se queda en blanco, mientras lentamente retira su brazo. Solo comienzo a respirar de nuevo cuando está fuera a una distancia prudente, yendo hacia el frente de mi auto. Levanta el capó, sacándolo de mi vista. Salgo de mi auto y me paro lo suficientemente lejos de él para que no haya más toques, accidentales o no. —¿Eres bueno con los coches? —Lo básico—, dice, lamiéndose el dedo y tocando una perilla de metal. —Tu batería está muerta. No tengo pistas de salto. —¿Qué son las pista de salto y dónde puedo obtenerlas?

111


Se ríe de nuevo, más duro esta vez, y me mira, muy divertido. —Pueden que estén en tu coche, pero no hay ningún lugar donde los encuentres por aquí a esta hora de la noche. —Oh. ¿Entonces qué hago? —Déjame llevarte a casa. Le disparo una mirada. —Jack, realmente no creo... Reclamado mi mano antes de tener la oportunidad de seguir adelante, tirando de mí hacia su Audi. —No es una buena idea, termina. —¿Por qué? Y, carajo, todo mi maldito cuerpo se enciende. Miro su gran mano envuelta alrededor de mi pequeña muñeca, sabiendo que no tengo la esperanza de liberarme. Nos detiene y se vuelve hacia mí, capturándome desprevenida. Golpeé su pecho y salto hacia atrás, enfocándome en su cuello abierto. No debo mirar su cara. No debo. Mira. A. Su. Cara. Mi lengua se vuelve pesada, pero logro escupir algunas palabras. —Bien, puedes llevarme a casa. —No estaba en discusión—. Abre la puerta y me empuja hacia abajo en el asiento.

112


10 La tensión en el pequeño espacio del automóvil de Jack es palpable. Durante todo el viaje, me encuentro inquieta en mi asiento, constantemente diciéndome que no haga algo estúpido. Como bucear en el auto y tomar lo que sé que él es capaz de hacer. Lo que sé que él quiere. O diciendo algo estúpido, como cuánto está pensando. Como lo duro que estoy luchando contra mi instinto de dejar que me tenga. Cuando él se detiene afuera de mi apartamento, literalmente salgo del auto y corro los escalones hasta la puerta de mi casa, buscando la cerradura para entrar. Mi piel está hormigueando terriblemente. La necesidad de correr hacia él es fuerte.

¡Casado! Doy un portazo y corro hacia la cocina, me quito el abrigo y me quito los zapatos en camino, decidiendo que una copa de vino intentar calmarme. Vino y tal vez un baño. No más trabajo esta noche. No más pensamiento. —¡Hijo de puta!—, Chillo, agarro la puerta de la cocina y casi trepo por la madera. —¡Oh Dios mío! Siento que todo el color se me escapa de la cara cuando miro fijamente a un par de ojos pequeños que me miran desde el piso de la cocina, ojos que pertenecen al ratón más grande que he visto en mi vida. Mi corazón está retumbando en mi pecho mientras forcejeo en la parte superior de la puerta, manteniendo mis pies fuera del suelo. Es solo mirarlo, totalmente imperturbable, audaz como puto bronce. —¡Dios mío, Dios mío, Dios mío! Estamos en un callejón sin salida, yo colgando de la puerta, el ratón con forma de elefante en el medio del piso de mi cocina. Luego se mueve de repente y grito, mirando con horror cómo corre por el piso de la cocina y desaparece detrás de un armario. —¡Ratón!— Grito, salgo de la puerta y corro a toda velocidad por el pasillo hasta la puerta de entrada. La abro, la madera golpea la pared detrás de ella y se estrella ruidosamente, haciendo eco en el aire de la noche. Luego camino por el

113


camino y cruzo la carretera, tan lejos de mi apartamento como pueda. Ratones. Oh Dios, ¡odio a los ratones! Mi respiración se apresura. Estoy hiperventilando. Me estremezco de pies a cabeza y miro por la calle. ¿Ahora que? —¿Annie?— La voz preocupada de Jack atrae mi atención hacia mi derecha, donde está de pie al otro lado de la carretera junto a su Audi. ¿Todavía está aquí? Señalo a mi puerta de entrada. —Ratón—, murmuro mansamente. Me mira. Y luego se ríe. Él se ríe. No sé por qué. Esto es tan divertido como una erupción desagradable. Lo miro, lanzando un ceño fruncido de proporciones épicas, y me las arreglo para ver a través de mi miedo e irritación que está absolutamente desternillado de la risa, sus manos sujetándose el estómago. Se ve tan jodidamente guapo. Deliciosamente, así. El hecho de que simplemente esté aquí es suficiente para causar otro colapso. Con su sonrisa contagiosa y el sonido de su risa, estoy en problemas. Jack... y un ratón. Dos problemas sucediendo todas a la vez probablemente me matarán. Mira mi forma de temblar al otro lado de la carretera, sonriendo alegremente, su cara viva de felicidad, y mi mundo comienza a girar descontroladamente al verlo. Estoy gritando por dentro. Positivamente se está cayendo a pedazos, y el ratón es solo la mitad de la razón. El ratón, Jack... y ese chisporroteo familiar de electricidad que rebota entre nuestros cuerpos. Finalmente encuentra la voluntad de calmar su diversión, y la comprensión amanece en su rostro. La escena, él de pie en un lado de la carretera, yo en el otro. Mirándonos el uno al otro. Tensión. Querer. El silencio persiste dolorosamente. No puedo lidiar con eso, pero antes de que pueda hablar para mover las cosas, Jack lo hace. —¿En qué parte de la cocina debería mirar?' Mi alivio de que él mantenga esto en el negocio, por así decirlo, es obvio. Exhalo profundamente. —Corría detrás del armario junto a las puertas dobles—. —¿Estás bien aquí por tu cuenta?—, Pregunta. Puedo ver tantas cosas que quiere decir en sus ojos grises, y silenciosamente suplico que no lo haga. —Creo que es más seguro para mí estar aquí afuera—, le digo en voz baja, sabiendo que él entendía el significado oculto en mi declaración. Un ratón en mi

114


piso es suficiente para mantenerme fuera. Jack en mi piso también lo convierte en la zona más peligrosa de la historia. Me quedo donde estoy, mientras él lentamente se acerca a la puerta abierta y avanza a grandes zancadas por el pasillo sin vacilación ni precaución. Su espalda. Sólido y ancha. Mis dedos raspando su carne mientras él entra... Mis manos se acercan y me rodean la cabeza, mis dedos se clavan en mi cuero cabelludo como pueden aplastar los pensamientos. Él está en mi apartamento. Me alejo, mirando al cielo mientras lucho para evitar que mi fortaleza se desintegre. Esta semana ha sido jodidamente agotadora. Necesito que se acabe, así puedo pasar todo el fin de semana siendo destruida y reabasteciendo mis fuerzas de voluntad rápidamente antes de que me deshaga. Antes de aventurarme en territorio prohibido. Se siente como horas de espera. Horas de aferrarse a mi conciencia. Horas de permanecer donde estoy y mantener mis pensamientos bajo control. Horas de analizar cada una de las razones por las que no debe ser tocada. Pensamiento sobre. Estimado. Envuelvo mis brazos alrededor de mi cuerpo y me vuelvo hacia la puerta de mi casa, escuchando atentamente si hay alguna explosión que señale la desaparición del ratón. No oigo nada. Estoy de pie en la calle, con un vestido corto de verano, sin mis malditos zapatos en los pies. La temperatura ha bajado un poco, lo suficiente como para hacer que empiece a temblar. Jack finalmente aparece en la entrada. —Se ha ido, dice simplemente, pero esta noticia no me relaja como debería, porque aún hay otro peligro inminente. —¿Lo mataste? Asiente, sosteniéndome donde estoy con su mirada dura y enmascarada. —Gracias—, digo en voz baja, estudiándolo, definitivamente detectando que estaba sumido en sus pensamientos. No preguntes, no preguntes, no preguntes. Necesito volver a mi apartamento sin comprometerme con él, lo que podría ser complicado cuando está bloqueando la puerta y parece que no tiene intención de cambiar para dejarme entrar.

115


Tomo pasos largos y confiados a través del camino, esperando que él sea sabio y se mueva antes de llegar a mi puerta. No lo hace. En todo caso, él amplía su postura, su cuerpo ahora llena completamente la entrada. —Gracias por tu ayuda—, le digo cortésmente, obligándome a mirarlo para que pueda ver la resolución en mis ojos. Como siempre, es un error, pero trabajo duro para mantenerme a raya e ignorar su hermoso rostro. —Annie—, respira. —Estoy luchando tan mal. —No estoy haciendo esto.— Trago saliva, empujando mi camino más allá de él. Él me agarra por la parte superior de mi brazo y me mantiene en su lugar. — Déjame ir, Jack. —Ya te dije que no puedo hacer eso. Annie, me estoy ahogando aquí. Me estoy volviendo loco, y cuanto más tiempo paso contigo, peor se está poniendo. Escucharte, hablar contigo, compartir una pasión contigo que va mucho más allá del increíble tiempo que pasamos juntos en la cama. —¡Tienes que olvidar!— Grito, sabiendo que la ira es la única forma de avanzar. Enojada con él. Deja que me domine y me controle, porque la alternativa me asusta hasta la muerte. Me empuja hacia el pasillo y cierra la puerta detrás de nosotros, obligándome a retroceder. —No—, dice, directo y parejo. —No—, repite, avanzando un paso más, excepto que esta vez no retrocedo. Porque no puedo. Porque me tiene encerrada en su lugar con esos ojos grises, y ahora han vuelto a su gloria completa. Espumoso, incluso si está enojado. Alcanza su camisa y comienza a desabotonarla antes de quitarse completamente y tirarla al piso, revelando ese pecho que me acecha. Rápidamente miro la pila de material, mi mente se tambalea. Su tórax. Su perfecto maldito tórax. —¿Qué estás haciendo? —No tengo ni puta idea.— Me alcanza y desliza una mano alrededor de mi cuello, atrayéndome hacia él. Nuestros pechos se encuentran, y mi determinación de repelerlo se desvanece bajo nuestra conexión. Los errores se convierten en derechos. El conflicto se convierte en anhelo. —No puedo quitarte de mi cabeza, Annie.— Su frente se encuentra con la mía, su palma masajea la rigidez en los músculos de mi cuello, suavizándome hasta que me relajo en su agarre. —Te quiero de nuevo, y ni siquiera puedo encontrar la voluntad de preocuparme por cuánto más haré que te quiera—. Respira sobre mí. —He colocado esa noche en repetición. He soñado con tenerte en mis brazos otra

116


vez. He anhelado el sonido de tu voz, la sensación de tu contacto, la suavidad de tus labios sobre los míos. Sé que no debería desearte. Pero yo si. Nada me ha hecho sentir enloquecido por la necesidad. Nada ha ocupado tanto espacio en mi cabeza. No puedo evitarlo, Annie. Su mirada gris se hunde en mí y mi corazón se estabiliza. Su cabeza comienza a temblar suavemente, su mano extendida moviéndose hacia la parte posterior de mi cabeza y tirando mi cabello. —No quiero evitarlo—, gruñe. —Te quiero. No me importa lo equivocado que esté.— Su puño cerrado se aprieta, agarrando mi pelo con dureza. —Sé que has estado pensando en mí desde que te folle en todas partes en la habitación del hotel. Deja de negarlo. No me insultes y dime que no anhelas esa increíble sensación una vez más. Puedo verlo en tus ojos cada maldita vez que los miro. Tú. Quieres. Soy yo quien se mueve primero. Toda yo. Me lanzo hacia adelante y estrello mis labios contra los suyos, ganando la fuerza magnética. Sus palabras ganando. Jack ganando. Mi corazón ganando. Abrí la boca con besos duros y hambrientos. Perdí la razón por un deseo demasiado poderoso para luchar. Y, como Jack, no me importa lo equivocada que esté.

Perdida. Sin embargo, mientras me empuja hacia atrás hayas donde mi espalda choca contra la pared, me siento encontrada de nuevo. Chillo, y Jack gime. Somos torpes y desesperados. Me está empujando por la pared con la fuerza de su beso, luego se aleja, llevándome con él hasta que su espalda es la que golpea contra la pared. Es el ascensor de nuevo. El ambiente está chisporroteando. Estoy prendida. Me levanta, me inmoviliza y me lleva a mi habitación. Me enfoco en él. Solo él y están de regreso los sentimientos con los que he fantaseado desde esa noche inolvidable. Toda la culpa me está abandonando, y lo dejo, no estoy preparada para dejar que nada me impida tomar

lo prohibido.

Me baja, manteniendo el beso en alto, y comienza a desabrochar sus pantalones mientras yo tiro del cinturón, desesperada por quitárselos. —Tranquila—, murmura contra mis labios, considerablemente más tranquila que antes, probablemente porque me tiene ahora. Ambos estamos en la misma página. Ninguno de nosotros está dispuesto a conformarse con esa única vez. Nos ha hecho insaciables. Nos ha arruinado. Se intensificó el deseo y la anticipación, porque ahora sabemos qué esperar. Ahora sabemos que nuestras mentes van a ser sopladas de la mejor manera posible. Ahora sabemos que él junto conmigo es igual de increíble. No puedo resistirlo. He intentado; Lo he intentado con tanta fuerza. Lo quiero. Lo necesito.

117


Tomando mis manos forcejeando suavemente, las sostiene entre nuestros cuerpos y rompe nuestro beso, haciéndome poner de puntillas para tratar de mantener la conexión. Sus ojos grises brillan intensamente, llenos de deseo y desesperación. —Quiero que sea lento—, murmura, tirando de mi vestido por encima de mi cabeza y dejándolo a un lado. —Quiero tomarme mi tiempo y disfrutar del hecho de que te tengo de nuevo.— Bajando su boca sobre mi hombro, la besa suavemente, enviando un millón de rayos de placer directamente a mi ingle. Gimo en voz alta, mis ojos se cierran mientras él trabaja su boca en mi carne. Desliza sus manos por mis costados y las apoya en mi cintura. —Me hice una promesa a mí mismo, Annie. Me prometí a mí mismo que si El Destinos te traía de vuelta a mí, no te dejaría ir. —Levantándome hasta su pecho, me llevó a la cama, mirándome, mis manos alrededor de su cuello. —Y ahora estás aquí.

Bajándome, me pone cómoda sobre mi espalda, y luego se levanta en toda su altura, parándose ante mí mientras se quita los pantalones, aprovechando su dulce momento para poner a prueba mi paciencia. He puesto los bloqueadores en cualquier pensamiento que intente entrar en mi mente. Tengo miedo de que la culpa me ausente y mi conciencia vuelva en cualquier momento y me impidan llevarlo. —Por favor, apúrate—, respiré, mirando como lentamente se desnuda ante mí. Me relajo en la cama, extasiada al verlo, mis ojos recorriendo lentamente su piel, absorbiendo cada pequeña parte de él. Si había alguna esperanza de que rechazara a Jack Joseph, simplemente se ha aplastado. Mi mente está tomando fotos mentales de él y encerrándolos con fuerza. Su desnudo cuerpo se alza sobre mí, su pene sobresaliendo de su ingle, visiblemente palpitante. Su pecho se expande y apoya una rodilla sobre el colchón, seguido por un puño cerca de mi cabeza para sostenerse. Mirando hacia abajo entre mis muslos, comienza a temblar un poco, tragando duro. Por un momento fugaz, me preocupa que haya tenido dudas, pero luego su otra mano descansa en el interior de mi muslo y la empuja de par en par, animándome a abrirme ante él. —Pon tus brazos sobre tu cabeza—, ordena en voz baja, mirándome. Obedezco sin cuestionar, a pesar de necesitar tocarlo y sentirlo. Se estira entre sus piernas y agarra su polla, mis ojos lo siguen con fascinación mientras hace unos movimientos lentos sobre su carne aterciopelada. Una gota perlada en

118


la punta, y me lamo los labios. —Mírame,— Jack susurra, rozando su húmeda cabeza con mi sexo. Lloro, mi cuerpo se arquea violentamente. —Mírame, Annie. Comienzo a gemir mientras él se frota contra mí, extendiendo la humedad. — ¡Jack!—, Chillo, obligando a mis brazos a permanecer sobre mi cabeza. —Solo mírame—, afirma, y mis ojos se posan entre mis piernas, viendo su erección firmemente sostenida en su mano. —Mírame hundirme dentro de ti.— Se sumerge un poco, empujándome en una fracción. —Porque los dos sabemos lo increíble que se siente cuando estoy enterrado en tu interior. Gimoteos atormentados vienen gruesos y rápidos, mi núcleo convulsionando salvajemente, gritando por la penetración total. —Jack, por favor... Me mira, con ojos salvajes de deseo. —Dime cuánto me quieres. —¡Jack! —Dime, Annie.— Se retira y tácticamente desliza la cabeza resbaladiza de su polla de un lado a otro a través de mi carne sensible. Lloro, comenzando a perder el control. Jack asiente, reconociendo mi desesperación. —Necesito escuchar lo mal que me quieres. Dime y puedes tenerme. —¡Te quiero!—, Grité, gotas de sudor cayendo sobre mi frente. —Jack, te quiero a ti. Mal. Más que cualquier cosa que haya deseado alguna vez. —Entonces, ¿no estoy loco? —¡No! —Lo sabía—. Aprieta la mandíbula mientras sube de nivel y avanza, deslizándose dentro de mí con un largo golpe. —Mierda—, se quedo sin respiración, cayendo sobre sus antebrazos, con los ojos cerrados. Está temblando terriblemente, vibrando sobre mí. —¿Estás bien?— Pregunto, desafiando su petición de mantener mis brazos sobre mi cabeza, acercándolos a sus hombros y sosteniéndolo. Siento que lo necesita. Lo escucho tragar, reuniéndose. —Estoy bien—, susurra, poniendo sus labios en mi mejilla y besándome tiernamente. —Tú me haces sentir tan vivo.

119


No puedo evitar sonreír, incluso si hay un matiz de tristeza en ello. Porque cuando sientes que esto es viva, solo hay una manera de hacerlo. Los arañazos en su cuello llaman mi atención y la cara de su esposa comienza a abrirse camino en mi mente. Trago saliva, mis pensamientos se escapan conmigo otra vez. —No pienses en eso—, dice, interrumpiendo mi ensueño. —Por favor. No pienses en nada más que aquí y ahora. Encuentra mis labios y me besa lentamente, girando sus caderas y moliendo profundamente, retirándose y volviendo a conducir. Aspiro aire y lo almaceno, conteniendo la respiración cuando Jack encuentra un ritmo meticuloso que pronto me aleja de la suciedad empañando el momento, probando que realmente es posible. En sus brazos, bajo su ardiente atención, es posible. Nuestros cuerpos trabajan en completa armonía, como si se conocieran profundamente unidos entre sí, nuestras lenguas se lamen perezosamente. Nos empuja y me empuja sobre su regazo, murmurando y sacudiendo la cabeza cuando se hunde en mí con fuerza, sintiéndole golpear mi útero. Unos dedos fuertes se clavan en mis muslos y se mantienen apretados, su mejilla brota mientras sus ojos grises observan cómo lo monto lentamente. Una mano aparece y reclama mi cuello, llevándome a su boca. Mantengo mi ritmo, rodeo mis caderas con él, lo beso como si no hubiera un mañana. Luchar contra la noción de que no lo habrá es más difícil de lo que quiero admitir, porque eso me haría enfrentar mi realidad. Él no es mío. Estoy tomando algo que no me pertenece. —Annie—, gruñe, como si hubiera leído mis pensamientos, empujándome sobre mi espalda y volviendo a entrar rápidamente. Su rostro es severo, su mandíbula apretada. —Detente—. Ejecuta un impulso perfecto y se sostiene alto y profundo, mirándome desentrañar debajo de él. —Enfóquete ahora. En esto. En nosotros. Grito mi frustración, mi espalda inclinándose sobre la cama mientras lucho contra los pensamientos no deseados. —¡Hazme olvidar!— Grito, lanzando mis brazos sobre sus hombros y arañando su espalda, escondiendo mi rostro en su cuello. —Maldita sea, Annie.— Su ritmo se acelera, empapando mi conciencia atormentada con un placer como ningún otro. Mis ojos se abren, mis caderas se doblan para encontrarse con las suyas. —Ahí estás—, murmuró Jack, empujando mi cara desde su escondite y golpeando su boca contra la mía, tragando mis gemidos. Hundiendo sus dientes en mi labio inferior, e aleja y me mira. —Tu cara es una maldita foto.

120


—Jack—, respiro, agarrando la presión reveladora que se está instalando en mi núcleo y bloqueándolo. —Más rápido. Acelera su ritmo y rota las caderas de un lado a otro, nuestro amor se vuelve frenético mientras buscamos nuestra cúspide. —¡Oh, mierda!—, Grita, levantándose sobre sus brazos, obteniendo más control detrás de sus impulsos. Su rostro está cubierto de sudor, con ojos grises de asombro. Puedo sentirlo expandirse dentro de mí, la presión es demasiado. La cabeza de Jack cae hacia atrás, y él grita hacia el techo, deteniéndose repentinamente sobre mí. Luego lo siento temblar y el pulso de su polla, seguido de un gemido bajo y áspero, indicándome que se ha ido. Una profunda inspiración, y su rostro se retuerce cuando se retira y lentamente empuja hacia adelante, el movimiento cuidadosamente calculado me lleva al éxtasis con él. Mis piernas se cierran y lo tiro hacia mi pecho, apretando mis músculos internos en tirones lentos, incluso. Nuestros gemidos son colectivos y llenos de satisfacción, y se extienden por un tiempo hasta que nuestros cuerpos se relajen y nos empujemos uno contra otros, tratando de recuperar el aliento. Me siento totalmente superada, casi aliviada de que esta vez fuera todo lo que recordaba. Poderosa, emocional y me bloquea la mente. Mis pensamientos aguijonean. No debería estar aliviada. Debería entrar en pánico, porque la idea de dejarlo ir es tan dolorosa como cualquier otra. Hundo la nariz en su cuello y aprieto mis brazos alrededor de sus hombros, aferrándome a él. Se siente tan natural, tan correcto, y cuando responde, suspirando con desaliento y abrazándome fuertemente, lágrimas sin esperanza escapan y corren por mis mejillas. —Detente—, susurra Jack, sonando tan emocionado como yo. —Por favor, no llores. Niego con la cabeza, tratando de controlarlo, pero me siento tan tensa, insegura y vulnerable. Los sentimientos son nuevos para mí, y no tengo idea de qué hacer con ellos. No hay duda de que acabo de aumentar la dificultad de mi situación. Sé que debería haberme resistido, alejado y mantenerme firme, pero mi integridad y mi moral se ahogaron al verlo. Mi deseo por él, tal vez incluso mi codicia, hace que sea insoportablemente difícil para mí rechazarlo cuando esta cerca. No es que me esté dejando. He caído en un agujero negro de desesperanza, y aunque sé que tengo que arrastrarme antes de perderme en él para siempre, me temo que nunca podré rechazarlo. Estoy aterrorizada de que una adicción a Jack se esté arraigando en lo más profundo de mí, y estoy aún más asustada de que no

121


permita que nada se interponga en mi camino de tomar lo que pueda. Ni mi moral, Ni mi conciencia... y ni siquiera su esposa. El silencio se prolonga por mucho tiempo, y no deja nada más que silencio para que me torture. Puedo irme. Puedo terminar esto ahora. Sin embargo, mis brazos no lo sueltan hasta que se levanta, quitando su cuerpo del mío y levantando lentamente sus caderas. Su polla semi erecta se desliza libremente y rueda sobre su espalda a mi lado, dejándome sentir abandonada y herida. Miro hacia él y lo encuentro mirando el techo, un brazo extendido sobre su cabeza, el otro descansando sobre su estómago. Quiero saber qué está pensando. Pero tampoco quiero saberlo, así que antes de dejar que mi curiosidad me supere, me levanto de la cama y voy a mi baño, cerrando la puerta detrás de mí. Miro mi cuerpo desnudo en el espejo, estirándose para sentir mis mejillas húmedas. Mis pezones todavía están enrojecidos por el deseo y el interior de mi muslo brilla con evidencia de nuestra corrida combinada. Alzando mi mirada al reflejo de mi rostro, veo desaliento en mis ojos verdes. También veo palabras que surgen en el aire alrededor de mi cabeza. Adúltero. Debilidad. Inmoral. Perra sin corazón. Mis manos se encuentran con el borde del fregadero y la cabeza se me cae, incapaz de mirarme a los ojos. No conozco a esta mujer. ¿En qué me he convertido? Un ligero toque en la puerta del baño interrumpe mis pensamientos de odio y levanto mi pesada cabeza. —¿Annie?— La voz suave de Jack es evidencia de que sabe muy bien lo que estoy haciendo aquí. Golpeándome a mí misma. Rompiéndome a pedazos. —¿Puedo entrar? El nudo en mi garganta no me permite hablar, así que asentí como un idiota, a pesar de que no puede verme. Está más allá de una idea estúpida invitarlo a entrar, pero la estupidez parece controlarme en estos días. La puerta se abre en silencio y su hermosa cabeza se asoma nerviosamente, buscándome. Su cabello castaño es un desastre, sus ojos grises todavía brillantes. Han pasado unos minutos desde la última vez que lo vi, pero es como verlo por primera vez una vez más. El ruido sordo de mi corazón, el aumento de la temperatura de mi cuerpo. Miro su reflejo en el espejo, no estoy dispuesto a mirar hacia otro lado. O no puede. La comprensión en su rostro casi me paraliza. Empuja la puerta completamente abierta y camina con determinación hacia mí, dándome la vuelta y tirando de mí hacia su pecho, abrazándome ferozmente. Mis emociones se vuelven demasiado como para contenerse. —Está no soy yo—, lloro en su pecho, encontrando consuelo en el olor de su sudor limpio. Es

122


otra cosa que me catapulta a la noche que temo que me atormentará para siempre. —Yo tampoco lo soy, Annie. —Entonces, ¿por qué estamos aquí?' Me levanta a su cuerpo y me encierra en sus brazos. —Porque sé que es donde debería estar—, susurra, casi solemne. Mi corazón se aprieta en mi pecho dolorosamente. Creo que cualquier otra persona en el planeta estaría en desacuerdo con Jack. Él debería estar con su esposa. No estar aquí conmigo, y esa idea me duele. No sé lo que está pasando. Esto es tan loco. Todavía es virtualmente un extraño para mí, pero la idea de no volver a verlo es insoportable. La pregunta ¿qué ocurre ahora? se cuelga de mi lengua, pero algo me impide preguntar. Es miedo. —Ven—, respira, poniéndome de pie y tomando mi mano. —Necesito un poco de cafeína.— Guiándome a través de mi apartamento, encuentra su camino a mi cocina señalando los armarios. —¿Tazas? Sonrío, tratando de ignorar cuán perfecto se ve desnudo en mi cocina. —Sí. Iguala mi sonrisa, tirando de los dos. —Pregúntame cómo lo sabía. —¿Has estado entrando y hurgando en mis armarios y cajones? Lanza una leve risa, buscando el armario que alberga mi café. —Lo sabía porque ese es exactamente el armario en el que los habría puesto. Y el café.— Busca el cajón donde guardo mis cubiertos. —Y las cucharas están aquí, ¿verdad? —Bien. Y, sorprendentemente, la leche está en la nevera. Cierra el cajón con una sacudida de su culo, golpeando la cuchara en su palma mientras me mira. Da un paso adelante. Doy un paso atrás. Él sonríe. Sonrío. Luego se lanza amenazadoramente, y chillo mientras me agarra, envolviéndome en un brazo sólido y haciéndome cosquillas con su mano libre. —¡Jack!—, Jadeo, luchando contra él. Es inútil; su peso y fuerza contra la mía siempre va a ganar. — ¡Jack, detente! —¿Te estás burlando de mí por tener una buena reconocimiento de tu armario?

123


—¡No, me encanta tu armario!— Me río de mis palabras, saboreando su alegría, su desnudez contra la mía, y el hecho de que también habría puesto las tazas de café en ese armario. Finalmente soy liberada de sus garras tortuosas y le di una bofetada en el culo. —Termina el café, magnífico. Necesito el baño. —Sale a grandes zancadas. — Apuesto, sé dónde guardas tus biscochos de repuesto. Me río y termino los cafés, antes de hacer camino para encontrarlo. —¿Jack? —Aquí dentro—, dice. Sigo el sonido de su voz hasta que estoy en el umbral de mi estudio. Encontré el cuerpo desnudo de Jack de pie sobre mi banco de trabajo, y me acerqué para unirme a él, encontrándolo mirando los dibujos para la extensión de Colín. Echándome un vistazo, sonríe. —Arquitecto Annie. Me río suavemente, recordando que me llamó así la noche en que lo conocí. —Jack el bromista. Jack se ríe también, con ojos brillantes. —Te encantó mi broma. No puedo negarlo, entonces no lo hago. —¿Qué estás mirando? —Me pregunto por qué elegiste ladrillo desnudo para la pared interna de la extensión. —El arte de Colín es muy moderno. Casi industrial. El edificio es de principios de mil novecientos, y pensé... —Que el contraste entre lo viejo y lo nuevo sería sorprendente—, termina por mí, como si leyera mi mente. —Exactamente eso.— Mi corazón se cae un poco cuando Jack me mira, sonriendo suavemente. —Grandes mentes. —Grandes mentes—, le respondo suavemente, entregándole su café. No solo nuestros cuerpos trabajan en completa armonía, sino también nuestros pensamientos. Me asusta pensar cuán perfecto es este hombre para mí. Qué estimulante, más allá de nuestra química sexual. Jack toma su café, parece caer en una ensoñación. Me pregunto si él está teniendo los mismos pensamientos que yo. Pero no pregunto.

124


Sí, sin embargo, le pregunto algo. —¿Por qué?— Lo aparté de su ensoñación, y no tengo que extender mi pregunta. —Honestamente—, pregunta, lo que me induce a asentir. Jack frunce el ceño y pasa los siguientes segundos bebiendo su bebida. Algo me dice que está ganando tiempo, tratando de descubrir si debe ser honesto. —Necesitaba desahogarme. Simplemente follar por completo—, me dice. Casi escupo mi café, forzándolo a continuar rápidamente. —No me refiero a que me follen así. Quiero decir que me follen en el sentido de borracho. Solo para que me permita olvidar... —Se desvanece y mira hacia otro lado, suspirando mientras sus ojos saltan a través de mi banco de trabajo. Doy un paso atrás, estudiando su repentina expresión abatida. —¿Eres feliz? —Cuando estoy contigo, estoy delirantemente feliz. Ya te dije eso. —Sabes que no me refiero a eso. Sonríe, pero es una sonrisa triste. —No, no soy. ¿Pero hace que sea aceptable el hecho de que no puedo dejar de pensar en ti? Su pregunta me da una pausa, a pesar de que la respuesta es muy fácil. Fácil pero doloroso —No—, admito, mirando hacia otro lado. Nada lo haría aceptable. En un segundo, Jack me quitó la taza de las manos y me envolvió en sus brazos, abrazándome con fuerza. Se siente tan bien, tan reconfortante, como que no estoy cargando con toda la culpa sola. Me relajo en él con un suspiro, pensando cómo podría felizmente quedarme aquí para siempre. —Mi teléfono—, Jack murmura en voz baja, de mala gana liberándome. Escucho el sonido de su móvil sonando y miro cómo su espalda desnuda desaparece por la puerta. Lo sigo de vuelta al dormitorio para buscar mi bata. Jack se inclina y levanta los pantalones, hurgando en el bolsillo y sacando su móvil. Sé quién es antes de que él mire hacia la pantalla y su cuerpo se desinfle. La vida me agota también. —Stephanie—, dice cuando contesta la llamada. Sostiene su teléfono en su oreja con su hombro mientras se pone los calzoncillos y los pantalones y sale al pasillo para recoger su camisa, su mandíbula definitivamente está apretada. Es entonces cuando la oigo gritar por la línea hacia él. Me quedo atrás, como si estuviera tratando de escapar de la conversación privada. Las ventanas de la nariz de Jack se encienden, y sus ojos se cierran brevemente. —Lo siento. Estaré allí tan

125


rápido como pueda—, responde con calma y en silencio. 'Discúlpese con sus padres por la demora. Cuelga, y me quedo en la entrada en silencio mientras él se abrocha los botones de la camisa, mi mente empieza a correr. Ni siquiera reaccionó a su despotricamiento. No había nada en él. Sin emoción alguna. Mis ojos se ponen de pie, escaneo la alfombra, mis preguntas crecen. No puedo concluir nada excepto una cosa, y es una conclusión que me asusta porque podría joder mi conciencia inmoral aún más.

Odio a su esposa. Cómo ella habló con él en ese momento, la odio por eso. Pero no tengo derecho a odiarla. He follado con su esposo. Dos veces. Una vez que Jack se arreglo, se quedó en silencio por un momento, mirándome desde el otro lado de la habitación. Mi corazón le ruega que no vaya. Pero mi cabeza lo está echando y diciéndole que me deje en paz. — Vendrás a verme mañana—, dice, no como una pregunta, más como una declaración. Solo lo miro, incapaz y sin ganas de responder. Lo que quiero hacer desesperadamente es preguntarle sobre su matrimonio, pero ese es un lugar que sé que no debería aventurarme. Es risible. No es como si ya no estuviera bailando en terreno peligroso. Sin embargo, me temo que todo lo que aprenda de Jack será otra razón que puedo usar como arma para justificar mis acciones. Saber que las cosas eran difíciles antes de que llegara no es beneficioso. Solo ayudará a cubrir mi razonamiento. Está jodidamente al revés. No puedo ganar aquí. Así que hago lo más sabio y mantengo la boca cerrada. Cuanto menos sepa, mejor. —Annie—, susurra. —Respóndeme. Dejo caer la mirada al suelo, sintiendo mis ojos llenos de lágrimas exasperantes. —No parecía una pregunta—, replico en voz baja. Necesito que se vaya, porque no quiero que me vea colapsar nuevamente. Estoy en el límite, mi cuerpo comienza a temblar con la moderación que se necesita para mantenerlo a raya. Cuando escucho sus pasos acercarse, cierro los ojos y respiro la fuerza en mí misma. Su suave toque se encuentra con mi mejilla y acaricia delicadamente durante unos segundos antes de sumergirme y besar mi frente. Luego se da vuelta y se va. Y me desplomo al suelo y lloro como si nunca hubiera llorado antes.

126


Porque dijo que si el Destino alguna vez me llevaba a ĂŠl otra vez, no me dejarĂ­a ir.

Y ĂŠl simplemente lo hizo. Para ir a cenar con su esposa.

127


11 ¿Cómo puedes estar tan apegado a algo con tan limitado contacto? La respuesta es fácil e insoportable a la vez. Siento que Jack fue creado especialmente para mí, y el hecho de que no pueda tenerlo es cruel. Simple llanamente cruel. Él está prohibido. No debería haberlo tenido la primera vez. Definitivamente no debería haberlo tenido la segunda vez. Y estoy tan enojada conmigo misma. Puede que me hayan engañado en ese bar, quizás haya cedido a su potencia, pero sabía muy bien en lo que me estaba metiendo la noche anterior. Es imperdonable. Me acosté en mi cama mentalmente golpeándome una y otra vez, la culpa regresó diez veces peor. Traté de no permitirme preguntarme si su falta de pelea por teléfono con ella el culpable. Traté de no imaginarlo siendo tan subordinado con ella y aceptando su despotricamiento, incluso si se lo merece. Pero Stephanie no sabe de mí. Entonces, ¿por qué ella le está gritando? ¿Simplemente por llegar tarde a la cena? No pude pegar ojo, mi mente no se apagó, pero sí alcancé una conclusión sólida. Esto tiene que terminar ahora. Si su matrimonio está luchando no tiene ninguna consecuencia. No tengo lugar en sus vidas. Sus problemas no son mis problemas, y no debería hacerlos míos. Soy mejor que esto. A las 6 a.m., me di por vencido en el sueño, así que me metí en la ducha y me preparé para un largo día de trabajo. Después de arreglar mi automóvil en un garaje local, me detengo para tomar un capuchino grande y beberlo mientras hago algunas llamadas y le envío un correo electrónico al ingeniero estructural para concertar una reunión para hablar sobre el tema del techo. Vuelve a mí rápidamente diciendo que está libre a las dos por media hora. No tengo más remedio que tomar la ranura y reorganizar mi diario. Esto no puede esperar hasta la próxima semana. Estoy masticando el extremo de mi pluma una hora más tarde, calculando algunos números, cuando mi teléfono móvil marca la llegada de un correo electrónico. Lo atrapo mientras anoto algo y miro la pantalla. Su nombre me fulmina con la mirada, obteniendo la reacción habitual esperada de mi corazón. Luego comienzan los implacables recuerdos también, excepto que ahora hay más escenas, más sentimientos, más imágenes. Más palabras para aferrarse. Leí la

128


primera línea de su correo electrónico y rápidamente establecí que no está relacionado con el trabajo. —Maldito seas, Jack.— Dejo de leer y lo borro. Hemos cruzado la línea dos veces. No puede volver a suceder.

—Totalmente factible—, dice el ingeniero, así de simple. —Haré los cálculos y se los daré antes del cierre de mañana. —Eres un santo.— Le doy la mano rezando agradecida. —Gracias. Sonríe y saca su bloc, comenzando a tomar notas. Al pasar las puertas dobles existentes que conducen al jardín, veo a Richard señalando algunas ramas del castaño de Indias. Él me ve y me dice que entre. —Annie, este es Wes. Se va a deshacer de estas ramas. —Hola. Le doy la mano a Wes cuando lo ofrece. —¿A cuáles estoy cortando?—, Pregunta, levantando la vista. —¿Furtivamente?— Me río. —Todo sobre el lenguaje técnico. —De acuerdo—. Advierto los ojos risueños de Richard, mientras señalo las ramas. —Ese y aquel. —Y ese—, dice Jack, apareciendo en el jardín. Me estremezco por dentro, mirando rápidamente hacia otro lado antes de tener la oportunidad de admirar lo bien que se ve en su traje. —No creo que sea necesario—, respondo formalmente. —Solo esos dos serán suficientes. Wes y Richard miran entre nosotros dos. —No estoy de acuerdo.— Jack nos alcanza y señala la rama más baja. 'Si eliminas ese, desalojará al que está atrás y el problema seguirá existiendo. Presioné mis labios, respirando un poco de paciencia dentro de mí. Él está enojado. Lo noto por el bulto en su cuello y su tono recortado. Y sé por qué. Solo eché un vistazo a cada uno de los cinco correos electrónicos que me envió, y los eliminé rápidamente en el momento en que los reuní, no estaban relacionados con el trabajo. Por lo tanto, no respondí a ninguna, y cuando llamó, rechacé cada llamada. —Y si eliminamos esa rama, expondremos el jardín a los edificios más allá—, señalo.

129


—Bien.— Sus labios se torcieron molestos. —Hoy te he enviado un correo electrónico varias veces sobre esto, pero no te has molestado en responder. Le lanzo una mirada de asombro y abro mi boca para dispararle algunas palabras, pero rápidamente fuerzo mi lengua cuando recuerdo que tenemos compañía. No me envió correos electrónicos sobre árboles ni nada relacionado con el trabajo, y él lo sabe. —He estado ocupada—, respondo en breve. —Pero ahora estamos claros.— Me alejo, dejando a Wes y Richard con ojos cautelosos, y a Jack con cara de furia. —La rama se queda—, digo. Jack me atrapó antes de llegar dentro. —¿Por qué has ignorado mis correos electrónicos?—, Me silba en el oído, siguiéndome de cerca. 'Y mis llamadas'. —Porque se trataban de nosotros.— Me giro, enfurecida. —Y esa vez fue tu manera de castigarme por no responderte. Hacerme parecer incompetente frente a mis colegas, ¿solo porque no respondí? ¿Solo porque tu ego está magullado?

130

—¿Crees que esto tiene algo que ver con mi ego? —Sí—, siseo. —Estás malditamente infantilmente.

engañada.

¡La

rama

necesita

irse!

—Ladra

—¡Se está quedando! Gruñe, avanzando hacia mí, forzando mis pasos hacia atrás hasta que me empujan a una esquina. ¡No. Oh, no, no, no! —Es fácil ignorarme cuando estoy al final de un mensaje, ¿no?—, Dice, su voz baja y peligrosa. —¿Y ahora, Annie?— Él toma mi mano y la coloca sobre la entrepierna de sus pantalones. —¿Qué se supone que debo hacer con esto? Es sólido. Está enojado y es jodidamente sólido. Trago saliva, la ansiedad me atrapa. Él está equivocado. No es fácil cuando está al final de un correo electrónico. No es tan difícil como esto, pero sigue siendo una batalla que estoy perdiendo. ¿O ya he perdido? —¿Y esto?— Mueve mi mano hacia su pecho. El latido de su corazón es alocadamente rápido. Como el mío. —¿Qué hago con esto?


—¿Por qué no le preguntas a tu esposa?— Hizo una mueca de dolor por mi tranquila réplica, pero Jack se estremeció físicamente, soltando mi mano y retrocediendo, con una mirada de puro disgusto en su rostro. Inhala, levantando lentamente un dedo y apuntándome. —No puedes decir eso. No después de anoche. —Te olvidas.— Mi mandíbula podría romperse por la presión de la mordida en mis dientes posteriores. '—Puedo decir lo que me de la gana, porque nadie me posee. A diferencia de ti. Sus rasgos se tuercen, su disgusto se duplica, y lentamente coloca su mano sobre mi cadera. Me sobresalto bajo su toque, y él sonríe victorioso. —¿De verdad, Annie? Sigue diciéndote eso. —Um... ¿Jack?— Richard nos interrumpe, con cierta timidez en su tono, y rápidamente me alejo de Jack, moviéndome con las piernas temblorosas hacia los dibujos. —¿Qué?—, Jack grita, tirando de mi sorprendida mirada. Richard ni siquiera se inmuta. —Creo que tienes que salir al frente, amigo.— La cara de Richard está llena de disculpas, y Jack está de repente lleno de temor. Entonces lo escucho: una mujer gritando. Miro hacia el frente del edificio, preguntándome qué diablos está pasando. — ¡Jack!—, Grita una mujer. —¡Jack! Las manos de Jack se dirigen a su cabeza y tiran brutalmente, y él grita, un sonido carnal lleno de frustración. Él me mira, sus ojos enfurecidos por el fuego. Me vuelvo polvo en el acto, encogiéndome de miedo. Luego él se marcha. Miro a Richard. Richard me mira. —Evitaría el frente por un tiempo si fuera tú. Por supuesto, eso significa que simplemente me adelanto y salgo, curiosa. Demasiado curiosa. Peligrosamente curiosa. Encuentro a Jack en la mitad del camino de entrada y su esposa agitando los brazos, pareciendo trastornada, mientras que muchos obreros observan. ¿Qué en la tierra? —¿Por qué no has respondido a mis llamadas?—, Chilla.

131


Las manos de Jack se alzan pacíficamente, su lenguaje corporal ahora es completamente diferente comparado de cuando me dejó hace unos momentos. — He estado ocupado, Stephanie. Tengo un negocio. —Suena tranquilo también. —Sí, todo se trata de trabajo de mierda contigo. ¿Que hay de mí? ¿Qué hay de tu matrimonio? Observo absorta cómo parece convencerla antes de tomar su brazo. Ella se libera y lo empuja brutalmente, aunque el gran cuerpo de Jack casi no se mueve. —¡Papi dice que debería ser tu prioridad! ¡Dice que eres egoísta, y me inclino a estar de acuerdo! —Su vómito final de insultos es entregado en una ligera difamación. ¿Esta borracha?

¿Papi? —Es suficiente, Stephanie. Te estás exhibiendo.— Jack la toma de los brazos y la conduce a su coche, pero ella lo aparta de nuevo, tropezando un poco sobre los talones en la grava. Ella definitivamente está borracha. —Me subiré al auto—, ella escupe, cayendo en el asiento. Jack me mira, su rostro es una imagen de estrés. Luego meneó suavemente la cabeza diciendo: —Esto no ha terminado. Doy un paso atrás y encuentro la cosa más cercana a la que pueda agarrarme para sostenerme.

Paso todo el fin de semana perdida en el trabajo en un intento de distraerme. No funciona, y no va a suceder cuando Jack ha estado persistentemente intentando contactarme. Lo ignoré. Ha sido difícil, pero lo he logrado. Sólo me detengo en el supermercado de mi camino a casa el lunes para recoger la cena para esta noche. Mientras estoy recorriendo pasillos tras pasillos tratando de decidir lo que me apetece, mi teléfono repite la llegada de un mensaje de texto. Busco una paella cuando abro el mensaje. Necesitamos hablar. Encuéntrame Jack.

Mi estómago se cae. No hace falta ser un genio para concluir que esto no se trata de negocios. Y ni siquiera es una pregunta. Una vez más, empiezo a imaginar

132


lo que él quiere decir, mi mente entra en sobre marcha, sin importar lo mucho que trato de detenerla. ¿Por qué no puede dejarlo? Esto no ha terminado. Mis labios se secan y mi estómago se revuelve. Borro el mensaje rápidamente antes de hacer algo estúpido... como responder. ¿Por qué está haciendo esto? Necesito abandonar el proyecto de Colín. Me mata, pero tengo que hacerlo. No puedo trabajar con Jack. No debería trabajar con él. Tomaré más proyectos, cualquier cosa que trague todo mi tiempo y aleje mi mente de los pensamientos peligrosos. Ese es el plan. Solo espero que funcione, porque cada vez que veo a Jack, el profundo dolor dentro de mí se intensifica. Mi deseo se profundiza, mi corazón se rompe con dolor cuando se va, y cuando él me abraza, sueño con que me abrace todos los días, animándome todos los días, inspirándome todos los días. Por primera vez en mi vida, me estoy imaginando mi mundo con un hombre como él. Me estoy imaginando renunciando a algo de mi independencia para dejar espacio a Jack. Porque con él, no parece que estoy renunciando a nada, solo estoy ganando. Lo estoy imaginando estudiando diseños conmigo, ofreciendo consejos, diciéndome constantemente lo orgulloso que está de mí. Ignorar todos estos sueños me está agotando. Estoy fuera de resistencia. Dejé caer mi cesta medio llena al suelo, abandoné mi plan de comer y corrí a casa para poder adentrarme en mi oficina y perderme en el trabajo. Termino los dibujos, los envío por correo electrónico, llamo al ingeniero estructural por su opinión sobre algunas cosas... y redactar un correo electrónico a Colín informándole de mi intención de abandonar su proyecto, pero recomendando a algunos colegas que estarán felices de ayudarlo y completarlo. Tomo una llamada de un posible cliente y programo una reunión. No está ni cerca de la escala del proyecto de Colín, pero es algo más en lo que puedo meterme. Entro en contacto con mamá y papá, respondo a un mensaje de texto de Micky diciéndole que estoy bien, muy bien, e incluso limpio mi baño. Ha sido un día productivo. Lo único que terminará bien es hacer clic es enviar el correo electrónico que redacté para Colín. Pero cuando mi cursor pasa el cursor sobre el ícono, nada de lo que me digo a mí misma me convence para hacer clic en él. Cierro los ojos y presionaré con mi dedo hacia abajo. Solo presiona. Simplemente presiona ese pequeño icono y mis problemas desaparecerán. Me recuesto en mi silla, mirando la pantalla durante unos buenos diez minutos, buscando la voluntad y el sentido para hacer lo correcto.

¡Ding!

133


Miro hacia abajo a mi teléfono y veo el nombre de Jack, y aunque todo me dice que no abra su mensaje, mi dedo estúpido no duda en hacer clic en ese ícono. No puedes ignorarme ahora, Annie.

Un segundo después, mi teléfono comienza a sonar, y me alejo de mi escritorio en mi silla para poner algo de espacio entre él y yo. —Vete, Jack—, le susurro. Tan pronto como deja de sonar, rápidamente llamo a Lizzy, respirando mi camino a través de mi pánico. Voy a ceder a su persistencia pronto. —Hola, ¿qué ocurre? —¿Te apetece un café?—, Pregunto. —Por supuesto. Acabo de terminar. Lugar habitual, ¿veinte minutos? —Te veo pronto.

Veo a Lizzy abriéndose paso entre las mesas de adelante, mis ojos siguiéndola hasta que aterriza en la silla frente a mí. —¿Cómo está el trabajo? ¿Todo bien? —Sí, está todo bien. Apenas lo veo en realidad, —miento. Este no era el plan. Necesito distracción. Nunca podría decirle a Lizzy que me acosté con Jack nuevamente, especialmente teniendo en cuenta todo lo que ha pasado con Jason. Nunca puedo decirle a nadie. Soy una desgracia. Una mujer débil y patética. Tampoco puedo decirle que estoy abandonando el proyecto de Colín. Ella sabrá por qué. Esbozo una sonrisa en mi cara, fingiendo normalidad. —Además, no hay nada como una esposa para realinear las cosas, ¿verdad? Lizzy se ríe a carcajadas, y por primera vez veo el lado divertido. Porque en realidad es bastante jodidamente hilarante. Nunca me sentí abrumada por un hombre, y cuando finalmente sucede, el bastardo está casado. —¿Acaso la santidad del matrimonio no significa nada más?— Pregunto, realmente exasperada.

134


—Más matrimonios terminan que sobreviven.— Lizzy levanta su cucharilla y me señala. —Y sobre todo a causa de la infidelidad. Tuve un escape afortunado. Nunca me voy a casar. —Yo tampoco—, estoy de acuerdo, sintiendo que inconscientemente me esta despidiendo de mi feliz para siempre, así como del proyecto de mis sueños. —Maldito café—, dice Lizzy. —Vamos a emborracharnos. Llama a los demás. Coge un menú y procede a pedir alcohol en masa. —¿Ahora? —Ahora sí. Y con suerte también tendrás relaciones sexuales. Ella está en lo correcto. Necesito volver a la silla. —También necesitas un buen polvo.— Sus cejas saltan. —Con alguien que no sea Micky—, aclaro mientras tomo mi teléfono para llamar a los chicos, mi boca ahora está llorando en anticipación por el mojito que pronto estará aterrizando en la mesa frente a mí.

Las sesiones no planificadas son las mejores. El hecho de que es una noche entre semana lo hace aún más emocionante. Terminamos en un jardín de cerveza en Camden; son las 8 p.m. y ambas estamos achispadas. No borrachas, solo un buen estado gradual de embriaguez. Hemos hablado de todo y nada, mi mente está perfectamente ocupada por el alcohol y un amigo dedicado. —Me he perdido esto—, dice Lizzy, mirando más allá de mí a un grupo de hombres en la parte trasera de la taberna. Sigo sus ojos y sonrío. —¿Te has perdido el placer de comer con los hombres? —No.— Agita su vino entre nosotros. —Esto. Has estado trabajando tan duro en tu negocio, y lo entiendo, pero me he perdido nuestro tiempo de chicas. —Yo también—, confieso, viendo a Lizzy enyesar una sonrisa denodada en su bonita cara, obviamente atrayendo la atención del grupo de hombres. —Hey vamos. Estamos pasando un buen rato sin hombre—, señalo, golpeando su brazo para recuperar su atención.

135


Miro más allá de Lizzy y veo a Micky entrar al jardín de la cerveza. Puedo escuchar virtualmente que todas las hormonas femeninas en las cercanías vayan al baño. Él lo levanta y se pavonea. —Mierda, ¿cuántos han tomado ya?—, Pregunta, notando nuestro estado de embriagues. Lizzy eructa en respuesta, y empiezo a reírme. —Conseguiré más bebidas.— Arranco mi bolsa y me dirijo al bar. —Y mantén tus manos para ti mientras no estoy.— Dirijo una mirada de advertencia a Micky, y él levanta sus manos en señal de rendición. —Leyendo fuerte y claro. Me dirijo al baño de damas para refrescarme antes de dirigirme al bar para tomar nuestras bebidas. Para cuando llegué al jardín, Nat nos encontró también. Todos aplauden mi regreso y se zambullen en la bandeja cuando la coloco sobre la mesa. —Guau—, Nat cariñosamente, brindando por mí. —Es una noche de escuela y Annie no está en su estudio. ¿Qué ha pasado?' Ignoro su sarcasmo y le paso el brazo por el hombro. —Bebe—, ordeno. — Estamos tres por delante de ustedes. —¡Soy soltera!— Nat canta, y todos chocamos nuestras copas antes de comenzar nuestra sesión de bebida.

Era muy necesario: el alcohol, los amigos, el espacio limitado para permitir que mi mente se aventurara más allá de las risas que se tenían en el jardín del pub. Me siento normal de nuevo. Cuerda. Incluso si estoy destrozada. Micky me lleva a casa en un taxi a eso de las once, la cantidad de alcohol que me he permitido es evidente mientras camino zigzagueando por el camino hacia la puerta de mi casa. —¡Adiós, Annie!— dice desde el taxi. —¿Corremos por la mañana? Resoplo desagradablemente y le muestro mi dedo medio, haciéndolo reír mientras golpea la puerta y el taxi se aleja. Meter mi llave en la cerradura resulta complicado. Cierro un ojo y me concentro en mi objetivo, pero cada vez golpeo la madera hacia un lado, saltando la pintura. —Déjame entrar—, me desalentó, acercándome a mi puerta con la lengua un poco concentrada.

136


—No te está yendo muy bien allí, ¿verdad? Salto y giro, apenas logrando mantener el equilibrio, y encuentro a Jack parado detrás de mí. Sonrío alegremente y le señalo. —¡Bueno, si no es el hombre casado en persona!— Canto, y luego doy una torpe mano a mi boca para silenciarme, riendo como un idiota. —¡Oops!—, dije en mi palma. Puede que esté borracha, pero definitivamente me mira con el ceño fruncido, y hasta me las arreglo para sentirme ofendida. —¿Acabas de fruncir el ceño, Jack Joseph? —Estás borracha—, murmura, viniendo hacia mí. Mi visión desafiada pasa un control lento sobre él, encontrándolo luciendo delicioso con unos viejos jeans desgastados y una vieja camiseta gris, con los bíceps hinchados. —Sí—. Me tambaleo un poco, mi espalda se encuentra con la puerta. —Estoy borracha. Y no es tu problema. Toma la parte superior de mi brazo y me mueve hacia un lado, tomando mi llave y abriendo la puerta. Un profundo calor penetra mi piel, haciéndome mirar hacia abajo en un ceño fruncido a donde me tiene agarrada. —¿Por qué sucede eso?— Le pregunto a mi brazo. —¿Qué?—, Murmura, irritado. No está de humor. Me río histéricamente por dentro. ¿Qué, ha tenido una discusión con su esposa otra vez? ¡Bueno! Espero que ella haya descubierto que él es un imbécil infiel. —Me vuelvo loca cada vez que me tocas.— Me estremezco en el acto, y él me mira mientras empuja mi puerta para abrirla. —Loca, no es la palabra que usaría. —¿Qué palabra usarías, entonces?— Desafío, liberándome del brazo, pero pronto vuelve a reclamarme cuando mi apresurada retirada me hace tambalear hacia atrás. —No estoy teniendo esta conversación contigo cuando estás borracha.— Me guía hacia el pasillo, siguiéndome. —No, será mejor que vuelvas con tu esposa.— Me río, agarro mi brazo y me desploma contra la pared.

137


—Detente, Annie—, advierte, colocando una palma en la pared junto a mi cabeza y se inclina más cerca. Demasiado cerca. —¿Por qué no has respondido ninguno de mis correos electrónicos o llamadas? —Porque no quiero tener nada que ver contigo—, escupí, haciéndolo retroceder, conmocionado. Tiene un tic. —Deja de mentirme. Bebo en el aire, buscando un equilibrio antes de darle una bofetada. Demasiado tarde. Mi brazo vuela torpemente, pero fallo su mejilla por una milla, mi brazo rebota en su hombro. Ni siquiera se sobresalta, mientras yo pierdo el equilibrio y tropiezo torpemente. —Te odio—, me tiro a modo de burla mientras me atrapa en sus brazos, maldiciendo en voz baja. —¡Te odio, te odio, te odio! —Cállate, Annie—, se enoja, levantándome. —No vuelvas a intentar golpearme otra vez. —¿Por qué?— Chasqueo, retorciéndome para liberarme. —Porque no te sienta bien. Cuando pasamos por la puerta de mi habitación, la visión de mi cama me hace retorcerme más, pero Jack simplemente se agarra con fuerza. —¡Aléjate de mí!— Comienzo a agitar los brazos, pero no tienen ningún efecto sobre él mientras camina a través de mi habitación sujetándome fuertemente entre sus brazos. —Córtenlo—, advierte, un tono amenazante para su tono. —¡No! Me deposita en la cama, pero estoy parándome un segundo más tarde, levantándome en su cara. Es un mal movimiento. Así de cerca, sus magníficas facciones me hacen aún más mareada. Cerré los ojos y volví a perder el equilibrio, cayendo en picado sobre la cama. Soy un desastre. Inútil. Patético. —Sólo vete—, suplico, enterrando mi cara en mis palmas para esconderme de él. —Déjame sola. Mi estómago se abalanza y mi boca se vuelve acuosa. Oh no. Salto de la cama y corro enloquecida hacia el baño, golpeando todo en mi camino, ya sea que esté bloqueando mi camino o no. Cuelgo la cabeza sobre el inodoro y vomito arcadas largas y fuertes.

138


—Oh, Dios—, gimo, vomitando alrededor del váter, aferrándome a él con los brazos débiles. Siento que los dedos se entretejen a través de mi pelo y lo alejo, y una palma cálida se extiende por mi espalda. Tumbada sobre el inodoro, descanso mi cabeza en mis brazos y cierro los ojos. —Por favor, no me odies—, murmura.

Me desmayo.

139


12 Sabes que va a ser malo cuando te duele la cabeza y ni siquiera la has levantado de la almohada. Y tu cuerpo duele cuando intentas moverte y ponerte cómoda en la cama. Y tu boca está más seca que el desierto más seco, pero no puedes imaginar si prefieres permanecer inmóvil y aguantar la deshidratación, o intentar llegar a la cocina en busca de agua y arriesgarte a vomitar en el camino. Esta fue una mala idea. Tal vez lo peor que he tenido, y eso es un logro ya que aún no me he levantado. Gimo y trato de estirarme, siseando mientras estiro mi cuerpo, extendiéndome en busca de un lugar fresco. Abro mis ojos, y la mesita de noche aparece a la vista, un vaso de agua esperándome. Y apoyado contra ella, una nota que dice: —Tómame—. Frunzo el ceño y me siento, descubriendo dos pastillas en una nota que dice: —Alivia el dolor. ¿Qué en la tierra? Sigo e intento pensar en lo de anoche. Oh Dios. Lentamente echo mi mirada sobre mi hombro, encogiéndome cuando lo hago, preparándome para lo que pueda encontrar. Lo que se extiende a través de mi cama me da un jodido ataque al corazón, y me enderezo, inmediatamente agarro mi cabeza por temor a que se caiga. Siseo y hago una mueca de dolor mientras vuelvo al colchón, incapaz de darle a la seriedad de mi situación la atención que merece en mi débil estado. —Jack—, gimo, lanzando mi pierna para patearlo. ¿Qué he hecho? Gime, pero permanece de espaldas, y mis ojos se vuelven codiciosos por su cuerpo desnudo, llegando a su polla. También hay una nota allí: —Desayuno. —¡Jack! Sus pestañas revolotean y sus párpados se abren, revelando profundos charcos grises de adorable somnolencia. —Buenos días—, dice con voz áspera, sin perturbase en lo más mínimo al verme. —¿Qué estás haciendo aquí?—, Le pregunté, comenzando a sentir pánico por los dos.

140


Su mano se encuentra y descansa sobre mi cadera. Que está desnuda — ¿Cómo está tu cabeza? —Confundida,— lo admito, alejándome de él antes de que su toque tenga la oportunidad de revolver mi mente aún más. Mira hacia abajo a mi cadera, ahora libre de su mano, y vuelve a mirarme. —No lo hicimos... —Muevo un dedo entre nosotros, haciendo todo lo posible para sacar algunos recuerdos de mi cerebro golpeado. —Tú y yo, no lo hicimos... —No—, dice en voz baja, casi aprensivo. Estoy aliviada, pero todavía no sé por qué demonios está en mi apartamento. —¿Qué estás haciendo aquí? —No respondiste a mis mensajes o llamadas. —¿Entonces pensaste en irrumpir? —No irrumpí. Te encontré tambaleándote tratando de abrir tu puerta cuando vine a hablar. Trago mi enojo y me arrimó hasta el borde de la cama. —No tengo nada que decirte.— Respirando profundamente para alejar el mareo, me levanto. Paso unos preciosos segundos asegurándome de que no me voy a caer de cara, luego me dirijo a la cocina en busca de agua, abandonando el vaso que Jack amablemente trajo para mí en mi necesidad de abandonarlo. —Por favor, vete, Jack—, le digo. Llego a la cocina, y abro el grifo dejándolo abierto mientras recojo un vaso. Me llevé dos litros de agua en el rebote, reseca, antes de golpear mi vaso contra el escurridor y girar para salir de la cocina. Pasar por su lado cuando salgo es inevitable cuando veo que está bloqueando la entrada, y tan pronto como nuestra piel se conecta, jadeo, mi paso vacila. Pero peleo para seguir moviéndome. No llego muy lejos. La mano de Jack sale disparada y reclama mi muñeca. — No hagas esto—, gruñe prácticamente, apretando su agarre. —No te atrevas, Annie. Libero mi brazo, mis dientes se aprietan. Pero no digo nada. Mi expresión hirviente debe decirlo todo. Lo miro furiosa mientras me alejo, con la mandíbula dolorida por la presión de apretar los dientes. —¡Annie!—, Grita Jack, sus pies descalzos golpeando el suelo de madera mientras viene detrás de mí.

141


—Vete. Empujé mi camino hacia mi baño, cerré la puerta detrás de mí y la cerré con llave. En un instante, sus puños golpean la madera. Pero los ignoro, abriendo la ducha. Después de cepillar mis dientes a una pulgada de distancia, me meto en la ducha y elimino el hedor del alcohol rancio. No tiene derecho a estar aquí. Puede que no se haya aprovechado de mí, pero se aprovechó de todos modos. Empiezo a lavarme el pelo con brusquedad, bloqueando cualquier pensamiento y pregunta que se abre camino en mi dolorida mente. Después de enjuagarme y asearme, salgo, agarro una toalla del toallero y escucho el movimiento más allá de la puerta de mi baño. No hay nada. Mientras me seco y me pongo una camiseta, mentalmente planifico mi día. Necesito revisar algunos dibujos. Tal vez podría llevar a Micky con su oferta y exprimir una carrera. Podría ser un buen aliviador del estrés. Debería llamar a las chicas también, para ver si están en mejor forma que yo. Y me refiero a la resaca. No abrumada por un hombre casado. Después de secarme el cabello con una toalla, doy vuelta a mi cabeza, justo cuando la puerta se abre, la cerradura se suelta de la madera. Me giro, encontrando a Jack en la entrada. —¡Fuera!— Grito con incredulidad. —No. Me alejo de él, haciendo todo lo posible para evitar mirarlo al espejo, sabiendo que no debo arriesgarme a que me lleven a sus profundidades ardientes. No es una batalla que pueda ganar. Una fuerza invisible atrae mi mirada hacia la suya en el reflejo. Mi columna se alarga. Él solo está allí, sin expresión y sin movimiento, pero no importa mi reacción es incontrolable hacia él. Una reacción que no debería tener. Una reacción que no puedo evitar. —Tú esposa—, le digo. —No se merece esto.— Ninguna mujer se merece esto, pase lo que pase. La he visto solo unas pocas veces, he visto su comportamiento y escuché los rumores, pero aún no lo hace bien. Sus fosas nasales brotan mientras escanea mi rostro por unos momentos pensativo, tal vez considerando lo egoísta que está siendo. En qué situación tan horrible que me está metiendo. —No creas que estás destruyendo un matrimonio perfecto, Annie. Tú no eres. —Todavía es un matrimonio—, murmuro dócilmente. —Perfecto o no, no tengo lugar en el.

142


—Eso no es cierto. Tienes un lugar en él, porque eres lo único que puede salvarme de el. Siento mi frente surcada. —¿Salvarlo de qué? Una pequeña sonrisa cruza su hermoso rostro. —Stephanie es... —Sus palabras mueren cuando evidentemente se esfuerza por reconstruir lo que quiere decir. —Volátil—. Suspira. —Nuestro matrimonio ha terminado. Lo sé, ella lo sabe, pero ella se niega a aceptarlo—. Jack niega con la cabeza y entre cierra la mirada cerrados, en frustración clara. —Ya no puedo vivir así, Annie. No hay vuelta atrás para mí.— Abriendo los ojos, me mira fijamente. —No quiero encontrar un camino de regreso otra vez. Especialmente ahora. Especialmente desde que te conocí. — Niega con la cabeza un poco por la frustración. —Está de nuevo conmigo—, ordena en voz baja. —¿Estás loco?— Pregunto, estupefacta. Ya he pasado un tiempo limitado con Jack, y parece que lo conozco desde hace años. Agregar más horas a nuestro tiempo juntos sería monumentalmente estúpido. Ya he sido lo suficientemente estúpida. Se mueve por el baño hacia mí, parándose detrás de mí. No me toca, pero se asegura que nuestro contacto visual permanezca intacto. —Muy posiblemente—, responde simplemente. Trago saliva y niego con la cabeza, pero él responde asintiendo con la suya, seguro de su declaración. Puedo sentirme deslizándome de la seguridad de mi conciencia nuevamente. —No—, murmuro. —Sí—, contesta, mirándome mientras baja su boca hacia mi hombro y apoya sus labios en mi carne. Tironeo y tengo que agarrarme del lavamanos en apoyo, pero no me aparto. Estúpidamente, lo dejo en mí, consumida en un segundo por su poder sobre mí. Besa mi hombro ligeramente y toma mi mano, extendiéndola hacia un lado y besando su camino por mi brazo hasta la punta de mis dedos. Mi piel estalla en llamas, mi cabeza cae hacia atrás y mi mente se queda en blanco una vez más. Solo existe Jack. Levanto mi mano por su brazo y doblo mi palma alrededor de su cuello, aplicando una ligera presión, diciéndole que venga a mí. No expresa victoria. Me rodea hasta que está delante de mí y desliza su mano sobre mi mejilla, bajando su boca lentamente hacia la mía. Me voy, perdido en ese lugar especial al que me lleva, donde la pasión y el anhelo nublan todo.

143


Entonces, la cara de Stephanie es de repente todo lo que veo, y grito, alejándolo de mí. —No,— gruño, girándome y alejándome de él, mis manos subiendo a mis sienes e intentando físicamente alejar su imagen de mi cabeza. Está atrapada allí, atormentándome, a torturándome. No puedo volver a caer. No debo volver a caer. —Vete. —Annie, no te alejes... —¡Fuera!— Grito, balanceándome en una furia ciega. Su búsqueda se detiene tan pronto como ve mi rostro enfurecido. —¡No te quiero!—, Suspiré, cogí sus vaqueros y su camiseta y se los arrojé brutalmente. Deja que su ropa lo golpee y caiga al suelo. —¡Deja de mentirte!—, Rugió, acechando y reclamándome. —¡Deja de decir lo que es tu cabeza exige y comienza a escuchar tu puto corazón, Annie! —¡Mi corazón no dice nada!— Lucho con él, muero de miedo de quedarme en sus abrazos, sintiéndolo rompiéndome con cada segundo que me toca. —Entonces, ¿por qué puedo oírlo?—, Grita. —Fuerte y jodidamente claro, mujer. Está diciendo exactamente lo mismo que el mío. Me libero y me alejo, respirando pesadamente. —Déjame en paz y vete a casa con tu esposa. Es así de simple. —¿Simple?—, Pregunta Jack serio, gesticulando una mano acusadora arriba y abajo en frente de mí antes de estrellar un puño en su pecho. —Entonces, ¿por qué coño duele tanto como el infierno cada vez que pienso en no verte otra vez?—, Grita. —¡Explícamelo, Annie, porque realmente me estoy volviendo loco! Me encojo en el acto, sorprendida, pero comprendo completamente lo que dice. Siento que también me estoy volviendo loca, y definitivamente estoy dolida. Empiezo a temblar. Es enojo, pero también es miedo. —Fuera—. Debo dejar de lado la química loca y matar a las mariposas. No debo ser cegada por la lujuria de nuevo. —Sólo ve, Jack.— Dejé caer los ojos al suelo antes de poder asimilarlo. Y esos recuerdos. Su cara, mi rostro, nuestros cuerpos. Aprieto mis ojos cerrados y empujo el talón de mi palma en mi frente. —No funciona—, dice en voz baja. —Ya lo intenté. Empiezo a negar con la cabeza, mis mejillas se humedecen con lágrimas de frustración. —Nada funciona, Annie. Ni moviendo la cabeza, con distracción, nada.

144


—Basta, —gimoteo patéticamente. —No puedo parar—, sisea, dando un paso hacia mí. —Ya fue bastante malo tenerte constantemente aquí.— Se golpea la sien con agresividad, su cara se tuerce. —Ahora en realidad estás jodidamente aquí. No puedo comer, no puedo dormir. Da un paso más hacia mí y me retiro de nuevo, haciendo todo lo posible para mantener la distancia entre nosotros. Estar tan cerca de él es peligroso. Está jodiendo mi resolución, comiendo a través de mi conciencia. —Estás casado—, me reí, furiosa con él. ¡Tan furiosa! —Cometí un horrible error. Sal de mi apartamento. Solo me mira por unos momentos, y puedo decir que está evaluando mi estado mental. Trata de encontrar esa pequeña grieta en mi armadura, de cualquier forma. No se la daré. No otra vez. —Debes, irte,— repito, segura y fuerte. —No quiero volver a verte. —Colín... —Estoy abandonando el proyecto. Jack retrocede, su rostro es una imagen de dolor, tal vez incluso de devastación, pero me niego a dejar que hiera mi resolución. Me aseguro de que mi expresión permanezca determinada, viendo como su mandíbula se estira tanto que posiblemente se quiebre. —¿Quieres eso?—, Pregunta. —No veo otra manera. —Sí.— La cara de Jack está repentinamente es determinada. —Tienes razón. No puedo mirarte todos los días y saber que te estás mintiendo a ti misma. Y a mí. —Se sube los pantalones por sus piernas y mete los pies en las botas, con rabia. — Pero no te estás dando por vencida. Este proyecto significa mucho para ti, y no voy a ser la razón por la que te alejas de el. Me retiro, retrocediendo. —No entiendo. —Estaré fuera del trabajo mañana por la tarde.— Se da vuelta y se marcha, tirando de su camiseta a medida que avanza, y unos segundos después escucho la puerta frontal golpear con fuerza brutal.

145


Mi respiración se vuelve superficial y tensa, mi garganta se obstruye. ¿Que acaba de suceder? Él ha renunciado. Jack resolvió mi problema por mí. Nunca lo volveré a ver. Seguiré con mi vida como si nunca lo hubiera conocido. Es lo mejor. Sé que es lo mejor. No puedo seguir así. Estoy atrapada en el limbo, desolada sin él, desolada con él. Siento que estoy... estoy entre la fuerza y el temblor, sin saber hacia dónde dirigirme. Nunca lo volveré a ver. Escuchar. Sentir. Esos pensamientos hacen que mis rodillas se rindan, y me desplomo al suelo en un montón de dolor. Nunca lo volveré a ver. Mis ojos se levantaron, borrando mi entorno. Mi mundo entero se desenfoca también. Nunca lo volveré a ver. Nunca lo sentiré, escucharé, u oleré. Mi respiración superficial prácticamente se reduce a nada, mis sollozos ahora atormentan mi cuerpo doblado. Sé que esto es lo mejor. Entonces, ¿por qué se siente como si me estuviera muriendo lentamente? Se fue, así que no tengo que hacerlo. Porque él sabe lo que significa este proyecto para mí. Me arrastro desde el piso, sollozando incontrolablemente. No sé lo que estoy haciendo, pero todo me dice que lo haga. Me tambaleo hacia la puerta, mi visión se distorsiona a través de mis ojos llorosos, y me lanzo a la calle. Busco frenéticamente su auto y lo veo por la carretera metiéndose en su Audi. —¡Jack!— Grito, y él levanta la vista, sosteniendo la parte superior de su puerta. Me quedo donde estoy con una camiseta y nada más, mis pies desnudos, mi cara indudablemente un desastre manchado de lágrimas. —No quiero que lo hagas—, sollozo, rompiéndome por completo. —No quiero que te vayas. Golpea la puerta de su coche y corre hacia mí, con la preocupación escrita en toda su cara. Simplemente me atrapa antes de que mi cuerpo caiga, tomándome en sus brazos y apretándome contra su pecho. Mis brazos lo sujetan con tanta fuerza, mi corazón me dice que esto es correcto. Él y yo. Es simplemente correcto. —No tiene por qué ser tan difícil—, susurra, subiendo los escalones y en mi pasillo, cerrando la puerta detrás de él. Alejándome de su cuerpo, llevando su mano a mi cara, y cuando el calor de su contacto se encuentra con mi mejilla, el calor se extiende a través de mí. Esos sentimientos poderosos y consumidores se afianzan. Con sólo un toque. Acerca su cara a la mía, su otra mano se apoya en mi cadera mientras nos miramos a los ojos. Veo tanto dolor detrás de su fascinante mirada gris. Y tanta vida. —No me hagas renunciar a ti, Annie—, murmura en voz baja, con voz rota por la emoción.

146


Mi garganta se obstruye, mis ojos se llenan de lágrimas sin esperanza. —No me queda fuerza en mí. —Bien, porque estoy jodidamente exhausta luchando contigo.— Bajó la cabeza y reclamó mi boca suavemente, sintiendo mi estado frágil, su mano deslizándose en mi cabello y tirando de el, manteniéndome en su lugar. Caigo. Devuelvo su beso, sin preguntas, sin peleas y sin dudas. Es lento, está aceptando y es amoroso. Y todo es mejor una vez más. Entonces las cosas comienzan a desesperarse. Las cosas comienzan a ponerse frenéticas. Jack gime, una y otra vez, y me los trago a todos. El ritmo de nuestras lenguas mezclándose comienza a aumentar hasta que nos enfrentamos con una urgencia desesperada, arrancándonos la ropa de nuestros cuerpos, tropezamos por el pasillo, golpeamos las paredes y gemimos ruidosamente. Nuestra desesperación está en espiral. Una estela de ropa queda a nuestro paso ya que causamos un huracán con la urgencia de llegar a la habitación. Jack no me empuja a la cama como espero. Me golpea contra la pared, nuestras manos sienten donde sea que puedan alcanzar. Estoy perdida en él y no deseo encontrarme. Tengo que tenerlo, y mientras él me está deslumbrando con tanta convicción y confianza, no tengo ninguna esperanza de detener esto. Y no deseo hacerlo. Lo prohibido es demasiado irresistible. Tiene un atractivo peligroso y un magnetismo convincente. Y ciertamente infligirá dolor y angustia. Me desafía la razón de permitir voluntariamente que me posean así. Rendirme a un hombre que pertenece a otra persona. Pero no puedo luchar contra mi corazón. Lo quiero. Mi cordura se verá comprometida sin importar el camino que tome. Estoy condenada. Jack nos lleva al piso, nuestros cuerpos desnudos frotándose en todos los lugares correctos, mientras me sujeta debajo de él, fijando mis brazos sobre mi cabeza. Grito, me retuerzo, arqueo mi espalda violentamente. Su boca está sobre mí, cada beso lleno de fuego, cada lamido enviando oleadas de energía a través de mí. Sus labios se adhieren a mi pezón y chupan duro, lamiendo y mordisqueando la punta. —¡Jack!— Grito, estremeciéndome desesperadamente debajo de él. Estoy siendo torturada de la mejor y peor manera posible.

147


No se rinde. Manteniendo mis brazos firmemente sobre mi cabeza, se arrastra sobre mí, besándome en todas partes, sus labios finalmente encuentran su camino hacia mi boca y me devoran. Profundas zambullidas, grandes remolinos, duros besos en mis labios. Me estoy volviendo loca. Tira de la carne de mi labio inferior a través de sus dientes, abre los ojos y me observa deshacerse mientras suelta mi labio y besa su camino hacia el centro de mi estómago. Nuestros ojos se cierran y baja mis brazos hacia mi barriga, sosteniendo ambas muñecas con una mano en mi abdomen para que su boca pueda alcanzarla... —¡Oh Dios!— Lanzo mi cabeza hacia atrás y rompo mi columna vertebral en un arco duro, tratando de liberar mis manos. No van a ninguna parte. Intento relajarme, intentar saborear el placer indescriptible. Lo miro, jadeando a través de él, el resbaladizo calor de su lengua girando a lo lejos y enviándome en espiral. Me eché hacia atrás y aguanté la respiración, sintiendo que la presión aumentaba rápidamente en mi sexo. —¡Jack!—, Chillo cuando mi clímax se apodera de mí, arrojándome al olvido de las estrellas y el ruido blanco, mi cuerpo vibra violentamente debajo de él. El placer sigue y sigue, desgarrándome como el más poderoso de los tornados, sacando todo de mí. Todo: la culpa, la conciencia atormentadora, la capacidad de preocuparme por lo que estoy haciendo. Todo está perdido en la bruma de Jack. Mi cuerpo se licua y me relajo en el suelo mientras él se desliza perezosamente alrededor de mi clítoris, chupando suavemente, aliviándome. Me siento completamente inútil debajo de él, mis brazos colgando sobre mi cabeza. Exhalo en un gemido, sintiéndolo arrastrándose por mi cuerpo, hasta que sus labios se nivelan con los míos y está explorando mi boca otra vez, esta vez suavemente. Trago sus gemidos y lo respiro dentro de mí, saboreando su peso extendido sobre mí y su pene palpitando contra mi pierna. —¿Cómo fue para ti?—, Pregunta mientras mordisquea su camino a través de mi boca. No puedo evitar sonreír. Probablemente esté fuera de lugar, pero, Dios mío, siento que he tenido el placer de un millón de orgasmos a la vez, y durante el proceso, mi mundo tambaleante se ha alineado por completo. —Bien—, admito, acariciando su cuello. Nunca me he sentido tan saciada. Encontrando un poco de fuerza, tiro mis brazos y los envuelvo sobre sus hombros, tarareando felizmente. —Parece que alguien está satisfecha—, reflexiona, picoteando mis labios por última vez y alejándose. —¿Es eso una pista?— Pregunto, arqueando una ceja hacia él.

148


—Hablando de pistas... —Oh, ¿tu linda y pequeña nota? Sonríe, la sonrisa gloriosa de Dios que no he visto por mucho tiempo. Una sonrisa que nunca he visto en su rostro cuando estuvo con su esposa. Lo hago feliz. —No me prestaste mucha atención, sin embargo, ¿verdad? —Estaba en estado de shock.— Mis ojos se posan en su cuello, y mi mano se levanta automáticamente para deslizar mi dedo por las marcas desvaídas. La sonrisa de Jack ahora es triste, y toma mi mano de su cuello, llevándola a su boca y besando mis nudillos. —Se ensaña en contra de mí.— Parece tan poco afectado por eso, y eso es lo peor de todo. Es normal para él. Este hombre grande y fornido. De repente me acordé vívidamente de cuando me balanceé sobre él en mi estado de ebriedad, y lo enojado que estaba. Avergonzada de mí, voto aquí y ahora para que nunca vuelva a suceder, sin importar cuán frustrada éste. —¿Por qué no dijiste nada?—, Pregunto. —Porque cuando estoy contigo, soy libre, Annie. No estoy llorando por dentro preguntándome qué coño salió mal con mi matrimonio y por qué Stephanie es como es. No estoy obsesionado con la culpa y dónde cae. Y no estoy atrapado y miserable. Soy yo otra vez. Mis ojos brillantes caen de su hermoso rostro. —¿Por qué lo permites? —¿Que voy a hacer? ¿Golpearla? La mataría de un golpe. —Déjala—, le susurro, mi garganta desigual y rota. La idea de que ella lo lastime físicamente me destroza por dentro, sin importar lo capaz que sea. No importa cuán grande y fuerte. ¿Él solo tiene que aceptarlo? —Sólo déjala.— Las lágrimas se acumulan en mis ojos, y Jack se pone de costado, apoyándose en un codo. Tiernamente las limpia, bajando su rostro al mío. —No llores por mí. Su orden suave tiene el efecto inverso, y empiezo a sollozar, mi cara gira y se esconde en su cuello. ¿Cómo puede ser tan amable con esto? La idea de que alguien lo lastime físicamente me destruye por dentro. Jack me obliga a salir, poniendo su cuerpo encima del mío, poniéndose nariz a nariz conmigo. —Ella no me lastima, Annie. La única persona en este mundo que

149


puede lastimarme eres tú. ¿Oyes lo que te estoy diciendo? Soy intocable si te poseo. —Empieza a dar besos ligeros por toda mi cara húmeda, secándome las lágrimas con la boca. —Tienes que dejarla.— Levanto sus hombros y lo sostengo contra mí, como si pudiera protegerlo de ella. Llévalo de su pesadilla. —Créeme. Cuando pueda, lo haré.— Levanta la cabeza y me mira, apartándome el pelo de la cara mojada. —Me has dado un propósito. Una verdadera razón para salir. Mi propia felicidad no fue suficiente para irme. Simplemente no valía la pena el dolor y la reacción. Tu felicidad es suficiente, y sé que puedo hacerte feliz. Así como sé lo feliz que puedo estar contigo. Su bocanada de palabras me golpea duro. Cada una de ellas. No solo necesita dejarla, quiere hacerlo. Por mí. Cuando él pueda, lo hará. —¿Cuándo será el momento adecuado?— Pregunto en un susurro, comenzando a preocuparme por lo que realmente significa. Significa que la gente sabrá. Significa que ella lo sabrá. —No lo sé.— Me mira con lástima. —Hace unas semanas, antes de conocerte, nunca lo hubiera dicho. Ahora, me aseguraré de encontrar el momento adecuado. Pero tengo que andar con cuidado. Y tienes que confiar en mí para hacer esto de la mejor manera. Por favor, sólo dame tiempo. Lo que debería hacer ahora es alejarme. Déjalo resolver esa parte de su vida antes incluso de pensar en continuar esto. Eso es lo que debería hacer. No significa que pueda. —¿Me estás diciendo que vas a dejar a tu esposa?—, Pregunto de nuevo, aunque solo sea por aclaración. Si es sólo para escucharlo decirlo de nuevo. —Sí—, responde sin dudarlo un segundo. —Necesito dejarla, por mi propia cordura y salud. La dejo porque necesito que me quede vida, vida que quiero darte. Todavía hay algo vivo dentro de mí, Annie, y lo has encontrado. Lo jalo y lo abrazo. Lo quería antes de saber que no podría tenerlo. Mi deseo sólo se ha multiplicado por un millón desde entonces, no importa cuánto la culpa intente enmascararlo. Nunca he deseado algo tan gravemente que voluntariamente sacrificaré mi integridad para tenerlo. Nunca demandaría que dejara a su esposa. Hará su movimiento cuando cree que es mejor hacerlo. Mientras tanto, obtengo algo de él. Necesito algo de él. Incluso si es solo por mi propia cordura. Nada sin Jack es una opción. —Tomaré lo que sea que puedas darme por ahora.— Me duele decirlo, pero es la verdad. Finalmente tengo que enfrentar el hecho de que me estoy

150


enamorando de un hombre casado. Intenté huir y no llegué a ninguna parte. No solo porque Jack no me deja, sino porque mi corazón tampoco. Me ha pedido tiempo y, aunque sé que la mayoría de la gente pensará que estoy realmente loca, estoy dispuesta a dárselo, porque merece la pena la espera. Confío en él. No quiero hacer su vida más difícil de lo que ya es. Le beso el cuello, trazando círculos en su espalda, y borro los pensamientos que amenazan con arruinar el momento. En este momento, él es mío. En este momento, él es mío. —Confío en ti—, le susurro. Retrocediendo, me besa con la cantidad más increíble de significado inyectado en él. —Gracias—, respira. Pasa sus labios por mi rostro y sonrío tristemente. Porque no importa cuánto intente engañarme, un trozo de Jack no es lo que quiero en absoluto, y sé que en el fondo llegará un momento en que no podré arreglármelas con una parte de él. Sólo espero que Jack encuentre la fuerza que necesita para abandonar a su esposa antes de que llegue ese momento.

151


13 Hicimos el amor todo el día. Lento, suave y significativo. Me miró, nuestro aliento mezclándose, nuestras manos explorando, mientras él conducía dentro de mí firme y exactitud, una y otra vez. Fue maravilloso. Fue más que increíble. Me dejó aturdida y luchando por mantener los ojos abiertos. Lo cual es algo bueno, porque no tenía la energía para desintegrarme cuando me besó suavemente en la frente antes de irse la otra noche. Caí en un profundo sueño y soñé con Jack. Fue la noche de sueño más satisfactoria que he tenido. Lo único que lo hubiera hecho mejor hubiera sido que Jack me envolviera durante toda la noche. Pero al entrar en esto, tengo que aceptar que eso nunca puede suceder. Se siente como un pequeño precio a pagar después del tiempo que acabamos de pasar juntos, lleno de aceptación y devoción total. Solo un pequeño precio a pagar. Por ahora. Me siento llena de vida y energía mientras me ducho. Extrañamente, hay una abrumadora sensación de alivio, como un peso que se ha levantado de mis cansados hombros. Como si tuviera a alguien más para ayudar a llevar la carga de mis elecciones conmigo. Estoy parada en el espejo mirándome, equipada de arriba a abajo en ropa deportiva. Mis mejillas tienen un brillo saludable, mi pelo oscuro es brillante y mis ojos verde claro brillan intensamente. Y tengo una deliciosa pesadez entre mis muslos. Me siento bien, e ignorante como pueda parecer, no lo cuestiono. Agarro mi iPod, cargo una lista de reproducción y salgo a la calle. Una carrera. No tengo idea de dónde viene el impulso, pero voy a aprovecharlo al máximo mientras tengo el disco. El sol está tibio en mi espalda mientras camino hacia Hyde Park, sintiéndome fresa y rejuvenecida. Puede que ese no sea el caso en algunas millas, pero por ahora mis piernas están trabajando con poco esfuerzo y mi respiración es consistente y fácil. Desafía el hecho de que no he corrido en más de un año. Y estoy sonriendo. El 'Sol y Luna' de Above & Beyond está bombeando en mi oído, espoleándome, mientras corro por el parque, mi enfoque se establece con firmeza. Los compañeros corredores asienten y devuelven mi sonrisa mientras continúo respirando constantemente. Jack es una visión constante en mi mente, excepto que ahora no estoy luchando por sacarlo. Está incrustado en mi cerebro, y me gusta allí. Su sonrisa, sus

152


ojos brillantes. Su voz, su risa, su broma descarada. Su pasión por mi trabajo y su aliento. Todo sobre él. Nuestros momentos han sido solo fragmentos de tiempo robados, pero no importa cuán breves sean, aún son increíblemente poderosos, los sentimientos persisten, y espero que el tiempo transcurra sin que sea más manejable. Sonrío y giro bruscamente a la derecha, corriendo hacia Serpentine, el aire fresco de la mañana acariciando mi piel. Algo atrae mi atención por el rabillo del ojo y miro a través de la hierba para ver a Micky saludándome frenéticamente. Saco los audífonos de mis orejas y saludo con la mano. —¿Qué coño te pasa?—, Grita, mostrando sus palmas al cielo. —¡Me sentí con ganas de una carrera!— digo, manteniendo mi ritmo. Él se ríe a carcajadas y luego se vuelve hacia la mujer que está sobre sus manos y rodillas frente a él, su largo cabello rubio rozando la hierba. Sonrío como loca cuando lo veo caer sobre una rodilla y tomar sus caderas, mirándome y bombeando el aire. —Tonta—, me digo, siguiendo el camino y dirigiéndome a su lado, mirando cómo manipula a la mujer en varias posiciones. —Buenos días. —¡Mierda!—, Grité, saltando a medio paso, mirando hacia arriba para ver a Jack corriendo a mi lado. Parpadeo rápidamente cuando su belleza reluciente me golpea como un gancho derecho al ojo. Maldito infierno; él se ve de otro mundo. Mi respiración que estaba perfectamente controlada se vuelve una mierda. Estoy sin aliento. —¿Qué estás haciendo aquí? —Corro todas las mañanas.— Realiza un giro rápido y experto y comienza a correr hacia atrás unos pasos delante de mí. —Pero nunca antes había tenido esta vista increíble.— Frunce los labios y besa el aire. Me río a través de mi respiración trabajosa, bajando los ojos a ese hermoso, enorme y sólido pecho. —¿Siempre corres desnudo del pecho? Pregunto, apartando mi mirada de la vista emocionante. —Solo cuando estoy tratando de impresionar.— Se da vuelta en el sentido correcto, y siento que me mira. Miro por el rabillo del ojo. Me guiña descaradamente.

153


Sonrío —Estoy impresionado. —Yo también—, contesta, dando un paseo perezoso por mi cuerpo con ojos igualmente perezosos. —Realmente impresionado. De repente, siento más ojos en mí y miro a través de la hierba para encontrar a Micky de pie otra vez, mirándonos con recelo. Mierda. —Micky está aquí—, le digo, devolviendo mi enfoque e intentando con todas mis fuerzas no parecer culpable. Sólo una mañana agradable con un colega. El colega que me estropeó estúpidamente. El colega que está casado. El colega con quien ahora estoy teniendo una aventura. —No mires.— Paro cuando veo que Jack comienza a mirar a su alrededor. —Perderá seriamente la trama si se entera de nosotros. —Gira a la izquierda aquí—, ordena. Miro hacia arriba para ver el camino que se abre hacia adelante y sigo sus instrucciones, mirando por encima de mi hombro para encontrar que Micky ya no está a la vista. —Jack, no podemos ser vistos juntos—, jadeo, ahora luchando como el infierno con mi respiración, tal vez ayudado por un poco de pánico. Se vuelve hacia mí a mitad de camino y me agarra, apartándome de mis pies y llevándome detrás de un árbol, su mano cubre mi boca. Una vez que me empuja contra la corteza, él retira su palma y la reemplaza con su boca. Estoy instantáneamente consumida, haciendo coincidir su beso hambriento. Mis manos están en una misión, sintiendo cada parte de su pecho desnudo. —Hmmm, sabes muy bien, chica. Sonrío en su boca y me levanto para pegarle el pelo. —Estoy sudando. —Y quiero lamerlo todo.— La lengua de Jack corre desde mi mejilla a mi oreja y traza el contorno, haciéndome jadear, estremecerme y empujarme sobre su boca. Gruñe, rodeando sus caderas con mi barriga inferior. —Tan jodidamente bueno. —Tienes algo por lamerme, ¿verdad? Retrocede, con una sonrisa espectacular en su rostro. —¿Estás objetando? —No.— Puede lamerme hasta que desaparezca por lo que a mí respecta. Él se acerca y traza el puente de mi nariz, mirándome con cariño. —¿Qué vas a hacer hoy?

154


—Finalizar algunos dibujos, presentando una aplicación, persiguiendo decisiones sobre otra. Sofoca un bostezo, mirando hacia otro lado, perdiendo interés por completo. —Suena fascinante. —¡Oye!— Le golpeé el brazo, lanzando la risa más linda. Agarra mis mejillas y las aprieta hasta que mis labios hacen pucheros. Jack refleja mi prominente puchero alrededor de una sonrisa. —No estoy seguro de cómo me siento acerca de estar con una mujer que es potencialmente más talentosa que yo. —¿Potencialmente?— Murmuro a través de mi boca aplastada. —Bien—. Se encoge de hombros. —El jurado todavía está por encima de las habilidades de tu dormitorio. Jadeo, disgustada, y Jack lo imita, totalmente tomándome el pelo. Le frunzo el ceño y él frunce el ceño. Mi nariz se arruga y sus arrugas a cambio. Forzó mi lengua a través de mis labios, pegándola infantilmente en una demostración de lo ofendido que estoy. Él sonríe y suelta mis mejillas, arrastrándome hacia su pecho y abrazándome. —Me encanta tu ética de trabajo, para el registro. No muchas personas pueden decir que aman su trabajo. Eres una de las personas afortunadas en este mundo que obtienen algo más que dinero con eso. Devolví el abrazo de Jack. —¿Y tu trabajo? ¿Eres una de las personas afortunadas? —Supongo que sí—, dice en mi cabello. Aunque mi trabajo es más una buena distracción en estos días.— Me suelta y se revuelve sobre mi cara por unos momentos, librándome de mi pegajosa piel de pelo. —No estoy segura de cómo leer esa declaración. —Entonces no lo hagas. ¿Lista? —Sí—, afirmo, uniéndome a él cuando comienza a correr de regreso al camino principal. —Actúa de manera normal—, le digo, sabiendo que Micky está a punto de aparecer de nuevo en cualquier momento. —Bien—, dice bruscamente Jack. —¿Como fue tu día ayer? Le lanzo una mirada incrédula. —¿Qué?

155


—Estoy conversando. —¿En serio? —Sí, quiero saber cómo fue tu día—. Está escondiendo una sonrisa mientras se enfoca, sin dejarse llevar por mis ojos entornados. —Asombroso—, confieso, decidí seguir su juego bromista. —Pero no hice mucho trabajo. ¿Y tú? —Tuve mucho "trabajo" de hecho.— Sonríe. —Y fue el mejor día de mi vida. Le sonrío y me mira, sus ojos grises son los más brillantes que jamás haya visto. La noción de que soy la causa de una vista tan hermosa hace cosas para mi corazón que están más allá de la comprensión. Frunciendo los labios, besa el aire. —Mejor me voy. Te llamo más tarde, preciosa. —Sale corriendo y tengo el placer de su espalda mojada y desnuda por un tiempo demasiado corto antes de que desaparezca de la vista a medida que poco a poco reduzco mi ritmo y me detengo. —¿Qué diablos quería?—, Pregunta Micky, caminando por la hierba hacia mí. —Nada.— Levanto mis brazos en el aire y me estiro, muerta de miedo. —¿Te está molestando?' —No. —Entonces, ¿qué es lo que él quería? —Me encontré con él, eso es todo—, le dije cansadamente, soltando las palmas y empujándolos al suelo, mirándolo. —Ya está hecho, Micky. Ya te dije lo que ocurrió. Está erizado como un oso amenazado, pero eso no le impide empujar la palma de su mano contra mi espalda. —Endereza tu espalda—, refunfuña. —Si vas a estirar, hazlo bien —Tú hombre-moño eres poco firme—, bromeo, siseando cuando me queman los tendones de la corva. —¡Eso duele! —Deja de quejarte.

156


Me desenvuelvo y me levanto derecha, lanzándole una mirada sucia. —Ve y estira a tú cliente. Frunce el ceño y mira hacia la mujer que actualmente está extendida sobre la hierba. —Estoy trabajando en ello. Me río. —¿Esa es Charlie? —Sí.' —Estás perdiendo tu magia, Micky. Se burla y pasa su brazo alrededor de mi cuello, arrastrándome hacia adentro. —No estoy perdiendo mi magia.— Me lleva de vuelta hacia su cliente, arrugando mi coleta. —Y si alguna vez lo hago, debes matarme. —Eso sería una injusticia para las mujeres en todos lados. —Es cierto—, concuerda, liberándome cuando lleguemos a su área de entrenamiento. —Charlie, esta es Annie. ti.

Ella sonríe tímidamente, su bonita cara se sonroja. —He escuchado mucho de

—Apuesto a que si—, me río, retrocediendo. —Los dejo, chicos. Tengo que ir a trabajar. Encantada de conocerte, Charlie. —¡Y yo a ti! casa.

Le echo una mirada de aprobación a Micky antes de darme la vuelta y correr a

Me bebí un litro de agua y eché mi iPod en la canasta de frutas antes de abrir las puertas dobles y respirar un poco más de aire. Me abro paso entre las hojas del sauce y aterrizo en la tumbona, estirando las piernas mientras reviso mi teléfono. Tengo un mensaje de texto de Jack. Lo abro rápidamente Correr con una erección es jodidamente doloroso.

157


Me río a carcajadas y me relajo en mi silla, soñando despierta durante unos minutos mientras pienso en el ayer y esta mañana. Jack corre todas las mañanas, lo que significa que podría tener que hacerlo también. ¿Media hora cada día será parte de nuestra rutina continua? Quiero ser gruñón al respecto, pero no puedo, no cuando eso significa que 1) Voy a ver a Jack, y 2) Voy a tonificarme en el proceso. Tal vez tengamos que pensar en dónde corremos para evitar ser vistos juntos. Empiezo a darle una respuesta, pero me interrumpen a mitad de mi mensaje cuando suena mi teléfono. No reconozco el número. —Annie Ryan—, anuncio cuando respondo. —Señorita Ryan, me llamo Terrence Pink, director ejecutivo de Brawler. —Oh, hola.— Me siento derecha en mi silla, preguntándome por qué una compañía tecnológica de renombre mundial me llamaría a esta hora. —¿Cómo puedo ayudarte?— Estoy eufórica por la curiosidad. —Nos estamos expandiendo, construyendo nuevas instalaciones, y hemos escuchado su nombre en el camino. Espero que podamos reunirnos para discutir. ¿Han oído hablar de mí? —Por supuesto.— Corro a la cocina y agarro mi agenda. —¿Cuándo es conveniente para usted? —Cuanto antes mejor. ¿Hoy? Me estremezco. Mi día está lleno, especialmente después de ayer, cuando logré un gran cero en el estudio. —¿Podríamos hacerlo mañana? —Lo siento; Sé que es de corto plazo, pero ya hemos visto a otras personas y esperamos tomar una decisión muy pronto para que el proyecto pueda seguir adelante. Me muerdo el labio y muerdo la bala. Esta es una buena oportunidad. —¿Dos en punto? —Muy bien a las dos en punto. Estamos en el piso diez, 25 Churchill Place, Canary Wharf. Lo garabateo. —Nos vemos luego.— Cuelgo y el mensaje que había medio tecleado en respuesta a Jack aparece en mi pantalla. El sexo mañanero remediaría...

158


Pero lo elimino en lugar de terminarlo y enviarlo. Porque eso solo le recordaría que no habrá sexo matutino en esta relación, y no quiero que se sienta tan gruñón como yo ante esa idea. Fruncí el ceño, llevándome el teléfono a la boca y masticando la esquina. Todavía no hay sexo por la mañana, ¿pero cuándo? Sin acurrucarme en la cama y simplemente estar juntos, tampoco. Sello estos pensamientos y corro a mi oficina lista para visitar Google e investigar sobre Brawler en preparación para la reunión.

159


14 Entro en el edificio que alberga a Brawler, mirando el impresionante espacio, sin creer que estoy aquí. Todo el mundo sabe que Brawler es el gigante en el mundo de la tecnología. Que deslumbran con su enfoque innovador de marketing y desarrollo. Lo que no sabía es que este proyecto, las nuevas oficinas, es una movida que se hizo después de que Brawler anunció que están iniciando una asociación con una de las plataformas de redes sociales más grandes del mundo. Decir que estoy intimidada por esta reunión sería una pequeña subestimación. Pero, como me he recordado a mí misma innumerables veces, mientras que su área de especialización es la tecnología, la mía está diseñando edificios. Y por eso es que estoy aquí para hacer potencialmente. Entro al ascensor con un chico y examino la lista de compañías en el cartel de la pared a un lado. —¿Qué piso?—, Pregunta. —Diez, por favor—, respondo, mis ojos se congelan cuando tomo nota de las compañías que operan desde el piso diez. —¿Qué?—, Digo en voz alta, mi boca se seca. Miro hacia arriba para ver que ya estamos en el piso ocho. —Oh, no—, chillo, volviendo la mirada hacia las puertas justo cuando se abren y revelan el cartel grabado en plata más grande que dice JACK JOSEPH CONTRACTORS, sobre un letrero que dice BRAWLER'S. ¿Comparten un piso? —¿Estás bien, corazón?—, Pregunta el hombre, esperando que salga. No. No,

no estoy bien.

Me obligo a salir del ascensor, mirando con cautela, sin creer que me he encontrado en la oficina de Jack. Es moderno, inteligente e impresionante. Justo como Jack. Me anuncio en la recepción de Brawler, luego me siento en la sala de espera, incapaz de evitar que mis ojos revoloteen nerviosos por todos lados. Él podría no estar aquí. Él podría estar fuera para una reunión. Estoy escaneando el espacio de nuevo, extendiendo la mano y aflojando la bufanda floreada con borlas que he envuelto alrededor de mi cuello. Siento que me estoy sofocando. No puedo negar

160


que me encantaría verlo, pero no puedo prometer que seré capaz de mantener mis manos para mí. ¿Estará aquí? Y como me escuchó preguntar, se abre una puerta al otro lado de la sala de espera y Jack sale, abrochando la chaqueta de su traje. Buen Dios, parece demasiado delicioso para su propio bien, su traje gris prístino, su corbata perfectamente anudada y su cabello un desastre sexy. Maldito infierno. Me mira directamente, como si supiera que estaría aquí, y luego se me ocurre: sabía que yo

estaría aquí.

Jack avanza con propósito hasta que se detiene delante de mí. Levanta la mano y cubre mi barbilla, acariciando su nuca mientras me mira. —Annie—, dice con voz ronca, haciendo que mi corazón galope y mi vientre se agite. Extendiendo su mano. —Que bueno verte. Cierro brevemente los ojos para reunirme. Él tiene que dejar de decir mi nombre, y realmente debería considerar un aviso para hacer contacto físico con él. Ya estoy luchando por enfriar mi temperatura creciente antes de estallar en llamas a sus pies. —Lo mismo digo.— Me pongo de pie y coloco mi mano en la suya, por ninguna otra razón quiero que la recepcionista piense que es extraño si no lo hago. Me pongo rígida de pies a cabeza cuando me agarra con fuerza, apretando suavemente, sus ojos grises danzan. —¡Te pille!—, susurra. Mi boca se abre un poco, y rápida y discretamente reclamo mi mano y aparto la vista de él antes de decir. —No digas eso—, le advierto seriamente, en riesgo de auto combustión. Miro hacia arriba a través de mis pestañas y captó su leve sonrisa. —Sabías que estaría aquí. —Te recomendé.— Se encoge de hombros como si no fuera nada. —¿Por qué harías eso? Se inclina hacia adelante, acercando su rostro al mío. —Porque quería atraerte aquí bajo con pretensiones erróneas para que pueda follarte sobre mi escritorio. Mi boca y mis se abre en estado de shock, presas del pánico, miro rápidamente el entorno. —Debería darte una bofetada—, replico indignada cuando me he asegurado de que nadie esté al alcance del oído.

161


Se ríe suavemente. —Te recomendé porque eres un arquitecto increíble y sé que puedes lograrlo. Además, mi compañía hará la construcción, así que significa que podré verte más. Estrecho mis ojos recelosos en su dirección. —¿Entonces no es un movimiento completamente desinteresado? —Todos saldremos ganado.— Me muestra un corredor con una sonrisa descarada que no puedo evitar emparejar. No puedo creer que haya hecho esto. — Estamos en la sala de juntas de Brawler. Última puerta a la derecha. —Tomo la iniciativa, siguiendo el brazo extendido de Jack. —Y después de la reunión, te quiero en mi escritorio—, me susurra al oído, hace que mis hombros se encojan y un escalofrío recorra mi espalda. —¿Vas a venir a la reunión?— Pregunto, mi alarma crece. Tengo que ser toda profesional frente a él? Jesús, he intentado hacer eso desde que descubrí que es el contratista de Colín, y no he tenido mucho éxito. —Estoy llegando a la reunión. Oh Dios. —Por favor, no me mires. —Estás sugiriendo lo imposible, Annie—, dice en serio, frenándose hasta detenerse cuando aparece la dama de la recepción, luciendo como cara de disculpas —Señor Joseph, su esposa está en la línea. Casi me saco una diente en la parte de atrás con la fuerza de mi mordisco, mirando discretamente Jack. Su rostro definitivamente toma una ventaja de inquietud. —Dile que estoy en una reunión—. Se aclara la garganta y me alcanza, abre la puerta de la sala de juntas y me hace señas para que entre. Vago más allá de Jack, mirándolo. Sonríe, pero es pequeña y tensa. Odio que solo la mención de su esposa borre el brillo en sus ojos que amo tanto. Me da ganas de llevármelo y escapar, para alejarlo de la fuente de su miseria. Y ahora mi miseria también. La sala de juntas es grande, una gran mesa ocupa casi todo el espacio, con al menos treinta sillas ejecutivas colocadas a su alrededor. Hay una pantalla de proyección en la pared del fondo y un aparador cargado con botellas de agua y fuentes de tortas. Richard está sentado a la mesa, junto con otros tres hombres y una mujer.

162


—Annie, ya conoces a Richard—, dice Jack. —Y este es Terrence, con quien creo que hablaste. Terrence asiente con la cabeza, sus ojos brillan en mí cuando se pone de pie y le ofrece su mano. —Es un placer conocerte, Annie,— dice con una gran sonrisa con dientes. —Jack nos contó cosas maravillosas sobre ti. Me río, ligeramente incómoda, sintiendo mis mejillas sonrojarse. Apuesto a que sí. —Encantado de conocerte, Terrence,— respondo, aceptando su mano. Sus ojos encantados toman forma y miro a Jack cuando escucho un gruñido bajo y gutural que emana de su dirección. Sus ojos, reducidos a rendijas, están clavados en Terrence. —Estos son mis socios Dick y Seth, y su PA Lydia.— Terrence hace un gesto a los dos hombres sentados junto a él, y luego a la mujer. Les doy la mano a todos y me siento en un asiento mientras Lydia les sirve a todos un vaso de agua y pone algunos platos y pasteles entre nosotros sobre la mesa. Su sonrisa es amistosa y sus gafas de los años cincuenta se adaptan perfectamente a su cara en forma de corazón. Jack se quita la chaqueta y la cuelga en el respaldo de su silla, la silla que esta directamente enfrente de mí. Se sienta y comienza a golpear su pluma en el bloc de escritura de cuero frente a él. Sonríe, su sonrisa es tan deslumbrante y genuina que me hace sonreír también. —Tienes esto—, dice al otro lado de la mesa. Mis nervios se desvanecen así, y el hecho de que él esté aquí de repente me llena de comodidad y tranquilidad. Me he enamorado un poco más de él. —Chicos.— Jack mira a los hombres de Brawler. —Estamos trabajando con Annie por primera vez en una nueva galería de arte en Clapham.— Empuja los dibujos sobre la mesa hacia ellos, y todos miran hacia abajo con cantos de alabanza. Como si hubiera leído mis pensamientos, Me mira, y una sonrisa secreta se esconde detrás de su frente profesional. —Es diversa, tiene mucho talento y es apasionada por lo que hace. Me derretiré por toda la silla, y Jack respira, sosteniendo mis ojos por quizás un momento más de lo que debería por ser aceptable para los socios de negocios.

163


—Ella no lo hará decepcionar.— Se aclara la garganta y vuelve a enfocar. —Se lo aseguro. Solo miro fijamente a la mesa con admiración silenciosa, mirando su boca moverse mientras habla. Se ve tan jodidamente sexy, relajado en su silla, relatando palabras que me hacen caer más y más duro por él. Él me recomendó. Arregló esto, me dio esta increíble oportunidad. Saca su teléfono de su bolsillo y lo gira en su mano. —Entonces, chicos.— Jack mueve su móvil entre mí y la gente de Brawler. —Más para ti. Este es un proyecto a largo plazo. Necesitamos tener el mejor comienzo. Sus ojos grises se encuentran con los míos fugazmente, y frunzo el ceño a través de la mesa hacia él, con mi cabeza inclinada. A largo plazo. Mejor comienzo. Mi cerebro amenaza con estallar en una tangente, pero rápidamente lo controlo. No puedo permitirme pensar más allá del día de hoy. Toso y realineo mi enfoque, me dedico a retomar mi reunión. —Así que cuénteme sobre el proyecto—, le digo, dando a las demás personas de la sala toda mi atención. —Su asociación con una gigante compañía de redes sociales significa expansión. —Sí. Hemos adquirido un terreno en Blackfriars—, dice Terrence, presionando sobre una cartera. —Tiene permiso de planificación para un edificio de diez pisos, nuestro nuevo hogar. Abro la carpeta y escaneo los detalles: pies cuadrados, edificios circundantes, etc., feliz de ver otros edificios modernos muy cerca del espacio. —Quieres destacar.— Lo digo como un hecho, porque sé que lo es. Brawler tiene un ego tan grande como los precios de sus acciones. Tirando a lo grande. Terrence sonríe. —¿Puedes hacer que nos destaquemos? —¿Te refieres a hacerte la envidia de todas las empresas que operan en el área?—, Le pregunté, cerrando el archivo. Escucho a Jack reír suavemente y Richard sonríe, al igual que Terrence. —Si así es como te gustaría ponerlo.— Terrence enlaza sus dedos y los pone sobre su amplia barriga, su sonrisa se ensancha. Lo devuelvo —No tiene sentido andarse por las ramas, ¿verdad, Terrence?

164


Jack tose y mis ojos disparan sobre la mesa, encontrándolo apretando su gran mano alrededor de su vaso de agua, y mientras levanta su vaso a su boca, él me mira, sus labios rectos con disgusto. —¿Cuáles son tus principales prioridades para el nuevo hogar de Brawler?—, Le pregunto, volviendo mi atención al equipo de personas al que intento venderme. Se siente amenazado, y aunque es un espectáculo bastante divertido, no puedo permitir que me distraiga. —Luz y espacio—, responde Dick. —Clínico, limpio y moderno. Cuando se trata de que las personas del interior se involucren, planeamos tener espacios de trabajo abiertos para conectar a toda la compañía, pero con una clara distinción entre departamentos. Eso te da una buena indicación del tema que estamos buscando. Estamos emocionados de ver lo que se te ocurre. Sonrío y comienzo a tomar notas, mi mente entra en sobre marcha y construye a Brawler en mi cabeza mientras estoy sentado aquí. —¿Espacio exterior?' —Seguro. Tómelo en el interior al aire libre. Visualizo un patio en el centro del edificio que conecta los cuatro lados, cada piso visible desde cada parte de la estructura. —¿Tiene alguna inclinación hacia una característica en particular de eficiencia energética sostenible? —Por supuesto. Asiento, feliz con su respuesta. —Tendría que investigar los alrededores en cuanto a paisajismo y orientación, etcétera. —Podemos organizar una reunión en el sitio, no hay problema—, dice Terrence. —Ahora, déjame hacerte algunas preguntas, Annie. —Cuando desees—. Sonrío y me preparo para venderme duro.

Estoy positivamente complacida una vez que la gente de Brawler cuando nos retiramos de su sala de juntas. —Buen trabajo, Annie—, dice Richard mientras se aleja. —Serían estúpidos si no te dan la oportunidad.

165


—Gracias, Richard.— Me giro, lista para despedirme profesionalmente de Jack, pero justo cuando respiro, mi brazo es agarrado y me empujan por el pasillo con urgencia. —¿Qué estás haciendo?—, Jadeo, mis ojos cautelosos son lanzando cautelosamente. —Tenemos que informar. —¿Lo hacemos? —Oh, lo hacemos. Mi cuerpo está cantando al instante con necesidad. Y mi mente está atormentada por la preocupación. —Jack, ¿y si alguien nos ve? Abre una puerta, me empuja hacia dentro y la cierra detrás de nosotros. Me giro y encuentro a Jack tirando de la hebilla de su cinturón desabrochado mientras acecha hacia mí. Se ve enroscado por la desesperación y listo para explotar, y mi cuerpo está respondiendo: mi corazón palpita, mi vientre se retuerce y un pulso patea entre mis muslos. Jadeo cuando me agarra por la cintura y me lleva a un escritorio. Me sienta en la madera y me empuja hacia atrás, levanta mi vestido y extiende mis muslos. ¡Oh mierda! Se acerca y me pone las mejillas, sellando nuestros labios y besándome con avidez. Mi temperatura corporal se dispara, y estoy instantáneamente en el juego, sintiendo el camino hasta la parte superior de sus pantalones y desabrochándolos. —Esa fue la hora más dolorosa de mi puta vida—, murmura, lamiendo y mordiendo su camino por mi mejilla. —¿Más doloroso que correr con una erección?— Pregunto, empujando sus pantalones por sus muslos antes de deslizar mi mano en la parte superior de sus calzoncillos. Agarro su polla y la aprieto, deleitándome con el calor y la dureza de su suave carne. Tironea de un gemido, soltando mis labios y apoyando su frente contra la mía, parpadeando lentamente. —Me duele cada vez que no nos tocamos—, dice en voz baja, pasando el pulgar por mi hinchado labio inferior. Sus ojos se cierran mientras deslizo mi palma hacia abajo de su erección, su frente se humedece sobre la mía. —¿Tienes alguna idea de cómo me haces sentir?

166


Sonrío por dentro, preguntándome si se siente tan vivo como me hace sentir. —Creo que sí—, respondo, girando el pulgar alrededor de la cabeza pulsante de su pene, extendiendo la humedad. Su mano baja y agarra la mía por un segundo antes de que la retire y me lleve hasta el borde de la madera. —¿Vas a dejar que te folle sobre mi escritorio?— Empuja mis bragas hacia un lado y se empuja en mi apertura bromeando. El calor es casi insoportable. —¿Tengo una opción?— Mi cabeza cae hacia atrás, mis manos se entrelazan a través del cabello en su nuca mientras empuja su camino dentro de mí. —No—, admite en una larga exhalación, mejorando un poco más. —Dios, eso se siente bien—, respiro. Jack me hace esto. Me hace olvidar todo, me consume hasta el punto de olvidar mi nombre. Él pone sus manos en mi culo y me empuja hacia adelante hasta que estamos encerrados juntos, profundizando nuestra conexión. Mi cabeza cae hacia adelante, mi frente busca la de él como apoyo. Lentamente amplía su postura, se retira antes de lanzarse de nuevo hacia adelante, repitiendo su movimiento en un flujo constante y meticuloso. El placer implacable se acariciar son mis paredes interiores y no deja espacio para nada más que eso. Un placer indescriptible y alucinante. Cerrando mis tobillos alrededor de su espalda baja. —¿Te sientes bien, bebé?— Sus suaves palabras son una caricia, y asentí contra él, incapaz de respirar para expresar mi respuesta. Jack refleja mi asentimiento, meciéndose dentro de mí mientras sus palmas me cubren el trasero y me empujan suavemente hacia adelante, encontrándose con sus avances perfectamente todo el tiempo. Estamos tan cerca, la ropa entre nosotros no se lleva ni un poquito de nuestra intimidad. Dejo que mis manos vaguen por su cuello húmedo, deslizándose sobre su piel, moldeando y apretando suavemente. —Estás palpitando—, susurra, obviamente sintiéndome apretándolo. —Tendrás que ser silenciosa cuando te vengas, Annie. Mi respiración se vuelve errática a medida que los signos de mi orgasmo avanzan. —Bésame—, exijo, empujando mis labios hacia los suyos y forzando mi lengua dentro de su boca, la urgencia llegándome. —Despacio—, ordena, pasando por mi boca con delicadeza, haciendo coincidir sus embates. Mis piernas comienzan a tensarse alrededor de su cintura,

167


mi espalda se endereza y empuja mi frente más fuerte contra la suya. Muerde la punta de mi lengua, y luego entierra su cara en mi cuello. Le tomo la iniciativa y hago lo mismo, hundiendo mi cara en su camisa donde su hombro se encuentra con su cuello, jadeando vigorosamente. Estamos encerrados en un abrazo, sus brazos ahora envueltos alrededor de mi cintura, los míos alrededor de sus hombros, mientras nos empuja a los dos por el borde. —Joder—, murmura en mí, congelándose y abrazándose profundamente. Mi gemido de alivio es amortiguado y prolongado, mi cuerpo convulsionando en su agarre, la presión drenando de mí en deliciosos y satisfactorias pulsaciones. Estoy aferrada a él con fuerza, escondiéndome en su cuello, amando la sensación de estar tan juntos. —Oh, vaya—, respiro, mi cara adormecida por el sudor. Lo siento sacudirse un poco en una risa silenciosa, exprimiéndome hasta el punto de que no puedo respirar. —Fue una muy bien recibida por la tarde—, dice, haciéndome sonreír. Le doy palmadas en la espalda y me levanto de su agarre, haciendo una mueca cuando se desliza fuera de mí. Pone un beso ligero en la esquina de mi boca mientras respira, y miro alrededor del espacio impresionante, observando su oficina. —¿Así que aquí es donde trabajas? —Aquí es donde trabajo—, confirma, sonriéndome cuando me suelta y se acomoda los pantalones antes de entregarme un pañuelo. —Gracias.— Me levanto de su escritorio, hago una mueca mientras me limpio entre los muslos y me pongo las bragas y me pongo de nuevo en su lugar. Miro el pañuelo con el ceño fruncido y Jack se ríe, quitándomelo de la mano y tirándolo a la papelera al lado de su escritorio. Agarro mi bolsa holgada y la tiro sobre mi hombro. —Esto es un poco arriesgado. Casi frunce el ceño, sus encantadores ojos grises se estrechan un poco. —Era aquí o en la mesa de la sala de juntas frente a todos.— Se abrocha el cinturón y se me acerca, sonriendo a mis sonrojadas mejillas mientras pasa la yema del dedo pulgar sobre uno. —Aunque Terrence podría haber disfrutado eso. Presioné mis labios juntos. —¿Gruñiste, Jack Joseph? —Él te quiere. Lo estaré vigilando de cerca. —Planta un beso casto en mis labios y comienza a caminar hacia la puerta, pero los dos nos damos por vencidos cuando el mango comienza a temblar. Miro hacia él, esperando que él pueda darme una pista sobre quién podría ser para poder evaluar qué tan aterrorizada necesito estar. Se ve en blanco.

168


—¿Jack?— El grito de Stephanie me golpea como una bala en la sien. Su boca se abre. Empiezo a temblar —Jack, ¿estás ahí? —Oh mierda—, respira, mirando a la puerta mientras el mango sigue sonando. Aprieto los ojos y trato de respirar a través de mi pánico. —De esta manera—, dice, tomando mi brazo y jalándome a través de su oficina hacia otra puerta. —Me desharé de ella. Dame dos minutos. —Trabajamos juntos, Jack—, susurro, siseo. —Podríamos tener una reunión. —¿Con la puerta cerrada?—, Pregunta, arrastrándome. Él tiene razón: eso se vería tan poco fiable, y en realidad, no quiero enfrentarme a Stephanie. Probablemente temblaré ante ella con los nervios, la culpa y un millón de cosas más. Abre la puerta y me hace entrar. Para completar la oscuridad. Me giro y lo miro. —¿Un maldito armario?—, Siseo, indignada, pero incapaz de rechazar lo que está sugiriendo. Me da una cara dolorida, una cara triste, antes de que cierre la puerta y estoy sola en la oscuridad. Jodidamente brillante. —¿Jack?— Escuché a Stephanie gritar de nuevo, y luego su teléfono comenzó a sonar. —Sé que estás allí. Inhalé en un intento de guardar silencio. Escuché que la puerta de su oficina se abría. —Hola—, Jack la saluda, súper alegre. Y culpable. —¿Qué está pasando?— Stephanie parece ofendida, y me voy al grano, esperando que ella se acerque a la puerta y me mantenga fuera de mi vista en cualquier momento. —Es un caos por aquí hoy—, dice con calma. —Estaba tratando de encontrar algo de paz para poder trabajar con algunas figuras—. Me desplomo contra la pared. —Ya veo—, oí decir a Stephanie, y en mi imaginación ella miraba sospechosamente alrededor de su oficina. Mi ansiedad casi me ahoga ya que permanezco mortalmente quieta, muriendo por dentro.

169


—¿Qué te trae por aquí?—, Pregunta Jack, sus pasos se hacen más fuertes. ¿Está caminando hacia su escritorio? ¡Dios mío, no la conduzcas de esta manera! —¡Ha sido una mañana tan estresante!—, Gime. —¿Qué pasó?— Prácticamente suspira. No hay preocupación en su tono en absoluto. —Se suponía que iba a almorzar con Tessa.— La voz de Stephanie se pone más fuerte también, diciéndome que está siguiendo a Jack hacia su escritorio. Cierro los ojos a pesar de que estoy en la oscuridad. Una silla cruje. Ella se sentó. — ¡Y canceló! —¿Y eso es horrible?— Jack respira. —Bueno, sí—, Stephanie tira con dureza. —Dijo que tenía una cita que olvidó, pero sé que almorzará con su nueva amiga de yoga. —Stephanie, probablemente cancelo porque realmente tiene una cita. —No soy estúpida, Jack. Su nueva amiga no me quiere. Quiere a Tessa para ella sola. Frunzo el ceño, abro los ojos y examino la negrura de mi espacio de confinamiento. Stephanie suena completamente irrazonable. Hay un breve silencio persistente, y en ese momento creo una imagen mental de ella mirando a Jack a través de su escritorio. —Entonces, ¿qué quieres que haga?—, Pregunta simplemente Jack. —Bueno, no sé.— Stephanie resopla. —Tessa es mi amiga, y no voy a dejar que un intruso me rechace. Mi mente se retuerce cuando mis grandes ojos miran a la oscuridad. Quien sea que Tessa sea, siento pena por ella. Escucho a Jack respirar, claramente tratando de juntar algo de paciencia. — Ella tiene más de un amigo permitido. —No, no lo está, Jack. Siempre hemos sido ella y yo. —Stephanie, no tengo tiempo para cuidar de tus amistades. —No, no tienes tiempo para nada más que trabajo, ¿verdad?

170


—¿De qué otra forma voy a pagar por la vida a la que te has acostumbrado, Stephanie? Consigue un trabajo. Algo para hacer además de preocuparte por con quién tus amigos son amigos. Ella jadea, realmente horrorizada. —¿Yo? ¿Trabajo? No lo creo ¿Qué pensaría la gente?— Miro la puerta, desconcertada. —De todos modos—, continúa, ese es obviamente el final de eso, —estaba pensando que puedes terminar el trabajo temprano. Cenaremos en algún sitio bonito. Suena esperanzada. Cierro los ojos, y por mucho que no quiera, dejo que la avalancha de culpabilidad me inunde y me frote la piel implacablemente. Porque no importa de qué manera mires esto, lo que estoy haciendo está mal. Lo que Jack está haciendo está mal. Cómo nos sentimos está mal. Una dura dosis de realidad acaba de ser embestida en mi garganta. Espero que me estrangule. Me lo merezco. Miro alrededor de mi prisión, sintiéndome sin esperanza, deplorable e inmoral. —Claro—, responde Jack. —Eso estaría bien. Jack.

—¡Genial!— Suena tan feliz a pesar de la falta de entusiasmo en la voz de

Un cuchillo se acuña en mi pecho y se retuerce repetidamente. Y acepto la agonía. Porque me lo merezco. Pero no estoy delirante. Saber que estás haciendo algo tan terriblemente malo no hace que sea fácil parar.

171


15 Me acuesto en el sofá debajo de mi manta y miro la pared. Estoy en el infierno y estoy en el cielo. Estoy volando y me estoy ahogando. No puedo alejarme de él. Es así de simple, si jodidamente horrendo y complicado. Tal vez la culpa es algo a lo que tendré que acostumbrarme. Al menos la culpa me dice que todavía tengo conciencia. Es un pequeño consuelo, y tal vez un poco irrelevante, ya que no planeo despejarlo. Limpiar mi conciencia significa no más Jack, y no es una opción. He caído fuerte, rápido y furiosamente por él. De forma imparable. Finalmente me he enamorado de un hombre, un hombre prohibido. Un hombre que no debería tener. En un intento por evitar que mi mente se concentre en mi situación, agarro mi laptop e intento enfocarme en el trabajo. Me esfuerzo, investigando el área de Blackfriars donde los Brawler han comprado su tierra y e hecho notas interminables, mi visión para su nuevo edificio se vuelve más clara a medida que trabajo. Cuando escucho un ligero golpe en la puerta, reviso la hora, sorprendida de ver que he tenido la cabeza baja durante casi tres horas. Abriendo la puerta, encuentro a Jack ansioso, y se desinfla visiblemente ante mis ojos mientras me toma. —¿No se supone que debes estar en algún lugar?— Pregunto mientras mantengo la puerta abierta. —¿Estás bien?— No hay ningún resentimiento en su tono después de mi recordatorio de que tiene una cena romántica planeada con su esposa. Niego con la cabeza, mi labio inferior tiembla. Esto es algo más que me prometí. Me dije a mí mismo que a partir de ahora no lloraría por él, pero me siento demasiado tensa, desesperada y agotada para luchar. Estaba en la nube nueve, siendo adorada por Jack en su escritorio, y luego estaba en lo más profundo del infierno, encerrada en un armario de su oficina luchando con mi conciencia. El conflicto ya me está agotando. Una solitaria lágrima cae por mi mejilla y me salpica el brazo. —Lo siento—, lloriqueo débilmente, mirando hacia otro lado. Se ve derrotado, tan agotado y sin esperanza como yo.

172


—Dios, Annie.— Se acerca a mí, cierra la puerta detrás de él, y envuelve sus brazos alrededor de mis hombros, jalándome hacia su pecho. Sé que no debería hacerlo, pero su calidez y cercanía me alivia, me hace sentir segura e intocable. Como si cualquier trauma que soporté valga la pena si logro que me abrace. Besa la parte superior de mi pelo, respirando en él. —Soy yo quien debería arrepentirme. Nunca debí haberte arriesgado a ponerte en esa situación. Quizás tiene razón, pero no me negué cuando me arrastró a su oficina. No dije que no o lo rechacé. Arrebatar momentos con él aquí y allá siempre que puedo es cómo debe ser, y ese fue un momento. Un momento increíble... hasta que apareció su esposa. —¿Dónde está Stephanie?— Pregunto en voz baja. —Con sus padres—. Se aparta de mí y toma mi mano, llevándome a la cocina. ¿En casa de sus padres? ¿Qué pasó con la cena con su marido? —Siéntate,— ordena Jack suavemente, guiándome hacia una silla. Observo mientras llena la tetera y la hierve, encontrando su camino alrededor de mi cocina con facilidad. Como si él pertenece aquí. Conmigo. Toma asiento y desliza una taza de té hacia mí. Sonrío en agradecimiento, envolviendo ambas palmas alrededor de la taza. —Háblame—, dice suavemente. —¿Qué quieres que te diga? —Dime lo que estás pensando. Aparto la vista de él, tratando de escapar de su sondeo, pero se acerca a la mesa y toma mi barbilla, obligándome a retroceder. Cuando me mira con las cejas expectantes, me encojo de hombros. —Annie, entiendo que esto es difícil para ti. —¿Y para ti?— Pregunto. —Por supuesto que sí. Eres una mujer hermosa, joven y soltera. Podrías salir esta noche y elegir a los miles de hombres que hay por ahí. —No quiero a ninguno de los miles de hombres que hay—, admito en voz baja, deletreando en voz alta y clara. —¿Me quieres?

173


Lo miro detenidamente, preguntándome a dónde me llevará esto. ¿Me está pidiendo que le exija que deje a su esposa en este momento? No puedo hacer eso. Llámame estúpida, pero tiene que hacer ese movimiento por sí mismo. —No entiendo a dónde vas con esto. —¿Me quieres? —Sí—. No lo dudo. Jack asiente, aliviado, y aprieta mi mano. —Solo necesitaba oírte decirlo otra vez.— Traga saliva, y no me gusta la respiración profunda que dibuja, como si se estuviera mentalizando para decirme algo. —No quería agobiarte con cada detalle horrible de mi mierda, Annie, pero tengo miedo de que vas a convencerte de que me dejes. ¿Cada detalle horrible? No me gusta el sonido de esto. Además, sé lo suficiente. —Creo que cuanto menos sepa, mejor—, protesto, desesperada por mantener mi conexión con su esposa, su vida más allá de mí, lo más limitada posible. Su rostro me suplica. —Necesito que lo entiendas, Annie. Esta vez no protesto, viendo su necesidad clara y fuerte. Suspira, desplomándose en su silla. —Me estaba yendo muy bien construyendo mi negocio. El padre de Stephanie fue uno de mis primeros clientes y la conocí durante el proyecto.— Se encoge de hombros. —Ella fue lo suficientemente amable. Su padre fue implacable en sus intentos por unirnos. Era un cliente valioso con un gran ego. Stephanie y yo salimos juntos, y no pasó mucho tiempo antes de que ella comenzara a presionar con el matrimonio. Mi negocio era la excusa perfecta para apagarlo. Le dije que quería una base más sólida, para llegar al punto de equilibrio. Tenía la esperanza de comprarme algo de tiempo, porque no sabía lo que quería. No estaba seguro de que ella fuera la mujer adecuada para mí. Entonces su padre ofreció efectivo para la inversión y... —Niega con la cabeza. —Bueno, problema resuelto. Me doy cuenta ahora de lo espinoso que era. Estaría donde estoy ahora, incluso sin el dinero del padre de Stephanie. Todo se me escapó—. Sonríe, pero tiene un lado triste. Me rompe el corazón, no por otra razón que claramente está lleno de remordimientos. No puedo evitar sentirme como su salvador de una manera extraña y jodida. —Entonces te casaste con ella.

174


Traga y mira hacia abajo a su taza. —Me casé con ella. Me quedé atrapado en los arreglos, convenciéndome de que estaba haciendo lo correcto. Sabía que había cometido un error solo unos meses después. Pagué a su padre el dinero que me prestó, pero ya era demasiado tarde para devolverle a su hija. Su temperamento, su naturaleza controladora, sus hábitos de gasto. Mi negocio se convirtió en mi escape. Escape de la supresión, control y... —Se aleja y toma una respiración profunda. —Y mi esposa. No hay un medio feliz con ella. No hay un terreno intermedio soportable. Ella ha terminado... —¿Ha hecho qué?— Presioné, no me gustaba la batalla interna que claramente intentaba decirme. —Dime, Jack. Ella ha hecho qué? Mira hacia otro lado, obviamente reuniendo fuerzas de algún lado. Se ve golpeado. —No quería darte los detalles sucios—Me vuelve a mirar, y veo un millón de problemas en ellos. Un millón de infortunios. Sé que voy a odiar lo que escucho. Debe leer las preguntas en mis ojos, porque continúa sin mi aviso. —La he dejado antes. Mi boca se abre. —¿Y regresaste? —Sí, después de que la recogí del hospital.— Frunzo el ceño, sin comprender. —Ella tomó un cuchillo en su muñeca. —¡Dios mío!—, Suspiré, retrocediendo en mi silla. —¡Eso es un chantaje emocional, Jack! —Quizás. Puede que no ame a la mujer, pero no le deseo nada mala. —Se deja caer en su silla, frotando sus palmas por su cara repentinamente cansado. — No quería decírtelo porque sé que causará estragos en tu conciencia. Simplemente sería otra razón para que me dejes. ¿Juega estragos con mi conciencia? ¿Habla en serio? ¿Porque no hay suficientes estragos ya con eso? Mi corazón se hunde. —Estás atrapado—, le susurro. Está atrapado. No hay manera de salir. Stephanie lo tiene controlado y él no puede abandonarla por lo que ella se podría hacer a sí misma. Y no quisiera que lo haga. Eso me haría inhumana, y a pesar de todo lo que hice, todos mis errores, no soy una persona malvada. Yo tampoco le deseo un mal. No podría vivir conmigo misma. Jack me mira, y veo el tormento en sus ojos. Y la culpa. Todavía está allí. Culpa por sentirse así. Culpa por no amar a su esposa. Agarra mis manos con

175


fuerza, apretando los dientes. —Me haces feliz—, dice. —Tan jodidamente feliz.— Se está poniendo nervioso, y es tan molesto ver lo frustrado que está. Tan desesperado se siente. Su esposa sabe exactamente qué hacer para mantenerlo. Porque ha funcionado antes. Me aferro a mis emociones lo mejor que puedo. Mi situación no ha cambiado. Es lo mismo, pero lo que está en juego se ha planteado. No puedo imaginarme qué hará Stephanie si se entera de nosotros... lo que significa que tengo que asegurarme de que ella no lo haga. Siento que las lágrimas de desesperación se apoderan de mí y uso cada resto de fuerza que tengo para mantenerlos a raya. No me iré. No antes, y definitivamente no ahora. Me prometió que no me dejaría ir de nuevo si el Destino me traía de regreso con él. Bueno, él me trajo de vuelta, y me trajo por una razón. No puedo controlar mis sentimientos por él. No puedo detenerlos. Se supone que es mío. Necesito liberarlo de su pesadilla, no por mis propias razones egoístas, sino porque él no se merece esto. Él debería tener lo que quiere, y si yo soy todo lo que él quiere, entonces tengo que ayudarlo a tenerme a mí. —Estaremos juntos, Annie—, dice. —No importa qué. Me levanto de la silla y camino hacia él, poniéndome en su regazo y mostrándole dónde estoy. Con él. Siempre con él. Y yo le creo. Estaremos juntos. ¿Pero a qué costo?

176


16 Cuatro meses después... Nunca pensé que sería el tipo de persona que se conforma con el segundo mejor, y solo tener un pedazo de Jack es el segundo mejor. Pero es un sacrificio que he tenido que hacer por ahora. Un sacrificio que he aprendido a enfrentar hasta que ambos estemos listos para enfrentar la tormenta de mierda que se romperá cuando él la deje. Mientras tanto, arrebatamos momentos aquí y allá, nos reunimos en habitaciones de hotel en una tarde extraña y corremos juntos por la mañana. Las carreras significan que no tocar, lo cual es difícil, pero sobre todo me encanta estar con él. Para hablar, reír y olvidar la realidad, incluso por media hora. Es un desafío constante mantener secreta nuestra relación en el trabajo: las miradas que pasan entre nosotros, la desesperación por desviar a todos de nuestro camino y lanzarnos el uno al otro, maldito sea cualquiera que esté mirando. Los toques furtivos, los chistes privados. Me encantó mi trabajo antes. Ahora, con Jack a mi lado en los proyectos en los que estamos trabajando juntos, es realmente sorprendente. He encontrado que busco su consejo. Le pido sus opiniones y si las ideas que tengo pueden funcionar. Saber que es Jack quien da vida a tantas de mis ideas las hace más que solo un proyecto. Ahora son parte de nuestra historia. Estamos construyendo más que sentimientos y amor. Gané el contrato con Brawler. Jack se aseguró de ello, cantando mis alabanzas en cada oportunidad. No iba a decepcionarlo. Los sorteos se aprobaron con solo algunas enmiendas menores, y se propuso entregar las noticias antes que las de Brawler. Me llamó mientras iba a una reunión y escuchar lo emocionado que estaba por mí me hizo llorar. Las lágrimas corrían por mis mejillas mientras estaba parada en la entrada de la estación de Warren Street. Es mi proyecto más grande hasta la fecha, y una gran adición a mi cartera. Siempre parezco estar zumbando en estos días... hasta que pienso en ella y en la suciedad que mancha mi felicidad. No se mencionó lo que sucederá después y cuándo. Cuando Jack y yo estamos juntos, tendemos a no enfocarnos en temas deprimentes... como su

177


esposa. Me gusta cómo ha sido su día. No necesito preguntar. Lo veo en su rostro por un segundo fugaz cada vez que lo veo, antes de que respire profundamente y me abraza. Y en ese momento, todo vuelve a ser mejor. Estoy siguiendo la pista de Jack, confiando en él... Porque estoy tan desesperadamente enamorada de él. No puedo hacer esto más difícil para él de lo que ya es. Por mucho que trato de no hacerlo, me he vuelto cada vez más dependiente de Jack, de cómo me hace sentir, del aliento y el apoyo que me brinda. La devoción con la que me prodiga también. Pero él no es completamente mío. Me he prometido nunca darle ese ultimátum. No haré demandas y arrojaré mi peso. Ya se ocupa de eso lo suficiente. Además, mi yo interior jodido nunca quiere que él tenga la oportunidad en nuestro futuro de tirar las palabras que dejé a mi esposa por ti. en mi cara. Llámame terca. Llámame sin sentido. No me importa el qué. Tal vez soy una glotona para el castigo. O tal vez estoy protegiendo cualquier fragmento de integridad que me quede. Logré mantener el hecho de que me enamoré de un hombre casado de mis amigos. Ellos no entenderían. He visto las reacciones de las personas que se han enterado de los asuntos. Ellos empañan a todos y cada uno de los adúlteros con el mismo cepillo. Acepto que muchos asuntos se basan en nada más que sexo: algo emocionante y audaz en una vida de aburrimiento y descontento. Pero, ¿qué pasa con las personas que se encuentran un poco tarde y comparten algo especial como Jack y yo? ¿Se supone que debemos dejar pasar a esa persona, alejarnos de alguien que encuentra tu alma y la besa? Sé en lo más profundo de mi corazón que Jack es mi alma gemela. Es la parte que falta de mí. Sin él ahora, estaría perdida. Es tan simple como eso. Llámenlo malo. Pecaminoso. No puedo darle la espalda al hombre que amo. No puedo hacerlo, y no puedo hacerlo sola. Esa es mi realidad. Una realidad que ahora acepto. He estado ocupada manteniéndome al día con todos mis proyectos. Hoy estoy en el sitio de Colín supervisando la instalación de mi espectacular techo de vidrio. Cada panel de vidrio individual ha sido cortado en Francia y enviado a través del Canal. Estoy rezando porque hayan llegado hasta aquí sin ningún daño, y mientras estoy parada en la calle mirando el camión rumbo por el camino hacia

178


nosotros, frunzo el ceño. —Pensé que habíamos especificado un camión HIAB—, le dije, mirando a uno de los hombres de Jack, Bill, parado a mi lado. Es un viejo malhumorado, pero como Jack me recuerda todos los días cuando me quejo de él, es un buen trabajador y sabe lo que hace. —El HIAB se derrumbó en Dover.— Se dirige hacia el camión, guiándolo por la estrecha calle. —Genial—, murmuro, siguiéndolo. —Entonces tenemos que dejar los paneles en el camión hasta que la grúa llegue aquí. —No puedo hacerlo, cariño. —Sí puedo—, discuto indignada. —¡Esos paneles de vidrio cuestan una fortuna! Me ignora y silba, llamando la atención del conductor de una pequeña carretilla elevadora. —¡Por la espalda, amigo! —No estás moviendo mi techo con esa cosa.— Miro a Bill, entre el pánico y la ira. —¿Y dónde está mi jodida grúa?— Grito, perdiendo mi mierda. —Atrapado en el tráfico en Westminster, dice Bill, imperturbable ante mi siseo.

Cuenta. No creo que me estés escuchando. Calmo mi tono y trato de razonar con él. —Este techo es especial. —Y no creo que me estés escuchando, Annie—, replica, más tranquilo que yo, cuando el vehículo de reparto se detiene. —Este camión bloquea la carretera y causa anarquía. La grúa podría durar horas. Tenemos que quitar esos paneles y despejar el camino. Miro hacia el vidrio empacado, rezando a cada transporte que Dios está allí, que todo sigue siendo de una sola pieza. Si el techo tiene que ser reordenado, hará explotar el calendario y el presupuesto. —Si esto sale mal, la empresa de transportes deseará seriamente no haberme conocido nunca—. Obviamente, hablo hipotéticamente, ya que la compañía de transporte no me ha conocido. Bill se ríe con una gran carcajada. —Ten fe.— Se pone sus guantes de seguridad. —¡Arriba!—, Le grita a su conductor de la carretilla elevadora.

179


Miro con la respiración contenida mientras se negocia el primer panel desde la parte trasera del camión, una docena de hombres se esparcen por el espacio para controlarlo mientras se desplaza hacia un lado del pavimento. —¿Vas a tirarlos allí?—, Pregunto incrédula. —¿A un lado del camino como una pila de basura?— Oh, mierda, esto no es bueno. —¿Dónde más sugieres que los pongamos? —¡En el maldito techo! —No creo que la grúa llegue desde Westminster, cariño. Grito, frustrada, agarro mi teléfono y llamo a la empresa de alquiler de plantas. —Annie Ryan—, dije, pisoteando el primer panel mientras se bajaba al suelo. —Debería haber tenido una grúa en Clapham hace dos horas y no está aquí. —Está atrapado en West... —Sé que está atrapado en Westminster, digo en voz baja, mi mandíbula ésta tensa. —Pero eso no me ayuda, ¿verdad? —No puedo controlar el tráfico en la ciudad, cariño. —Ningún cariño. ¿A qué hora salió del depósito?— Hay silencio y frunzo el ceño. —Y no me engañe con atascos cuando no despache con tiempo suficiente para llegar al sitio.— Sé cómo funcionan estas empresas de alquiler. —Tengo un techo de vidrio a media que bloquea la carretera. Necesito tener este techo al final del día, y si eso no sucede, me dirigiré en tu dirección.— Cuelgo el teléfono antes de que él me de una respuesta, haciendo una mueca al ver que Bill retira algo de el embalaje protector que mantiene mi techo a salvo. —Dime que es de una sola pieza—, suplico. —Uno abajo, tres para ir.— Me da vuelta una sonrisa, y pongo mis manos juntas frente a mi cara y miro hacia el cielo. Entonces salta cuando siento a alguien en mi oído. —La seguridad del sitio primero, Annie. ¿Dónde está tu casco? —La voz de Jack borra el noventa por ciento de mi estrés, incluso si es un regaño leve. —Estoy teniendo un desastre con el techo.— Me giré para mirarlo y escudriñé el área circundante en busca de miradas furtivas, así sé lo amable que puedo ser.

180


Justo cuando creo que la costa está despejada, veo a Richard vagando por la calle, con una mirada definida de interés en su rostro. Doy un paso atrás y trago, volviendo mis ojos hacia Jack. Él también vio a Richard y también retrocedió un paso. —¿Dónde está la grúa?—, Pregunta Jack, aclarándose la garganta. —Atrapado en Westminster. Por el rabillo del ojo, veo a Richard tirar algo en el contenedor y hacer su camino de regreso al edificio. Jack se relaja un poco cuando se pierde de vista. —Te he extrañado esta semana—, declara, sonando un poco abatido. Como siempre, cuando parece tan cansado, me detengo y me pregunto con qué ha tenido que luchar para que parezca tan descorazonado. Pero solo por un segundo, porque trato de no pensar en su esposa y concentrarme en el hecho de que puedo hacer que Jack se sienta mejor. Ha sido una semana larga y ocupada para los dos, excepto que no hemos estado ocupados entre nosotros, ni en el trabajo ni en privado. Está positivamente apestado. No es realmente tan largo, pero millones de años también. Ese es un problema que ahora temo. Lo quiero todos los días. Cada hora. Cada minuto. — ¿Puedes llegar al Hotel St James a las cuatro y media?—, Pregunta esperanzado. —Sí—, confirmo, como si hubiera alguna otra respuesta. —Subiré a la cima de esta extensión y tendré el techo encima si tengo que hacerlo. Ríe ligeramente, un sonido bajo y sexy, como siempre, trayendo una enorme sonrisa a mi cara. Las risas de Jack son como chocolate derretido, suave y adictivo. No puedo tener suficiente de ellos. —No es necesario.— aplaude con fuerza y silba a Bill, señalando hacia abajo. Miro por encima de mi hombro y jadeo. —¡Mi grúa!—, Chillo, mirándolo doblar la esquina más adelante. —¡Mi grúa está aquí! —Vamos a tener este techo, cariño—, dice Jack en voz baja, caminando hacia la grúa. Me sonrío, mirándolo volar en acción autoritaria, gritando órdenes a medida que avanza. Dios, lo que haría para tenerlo solo en este momento. Miro la pantalla de mi teléfono y empiezo a contar los minutos para las cuatro y media.

181


Subo corriendo los escalones del hotel, asintiendo con la cabeza al botones cuando paso, revisando mi teléfono para ver el número de habitación que Jack me envió. Cuando llego a la puerta, llamo tan desesperadamente como me siento, y luego comienzo a acariciarme el pelo y cepillarme el vestido negro. No tengo tiempo suficiente para resolverme después de correr aquí. La puerta se abre, Jack agarra mi muñeca y me empuja hacia adentro, dando un portazo detrás de él. Grito, sorprendida, mientras me arrastran hacia él. Aún no lo he visto bien porque todo es borroso por la velocidad de mis movimientos. —Llegas dos minutos tarde.— Me arrebata el bolso y lo arroja a un lado, luego se sumerge y me agarra por debajo de los muslos, tirando de mí hacia su cuerpo. Grito de nuevo, pero rápidamente se transforma en una risita cuando corre por la sala de estar y nos lanza al aire. —¡Jack!— Grito, delirando, hundiendo mis uñas en sus hombros, que ahora noto que están desnudos. Caemos sobre la cama más suave en la que he estado, y su boca está inmediatamente sobre la mía. No he tenido la oportunidad de contemplar su rostro todavía, ni aprecio el hecho de que él está desnudo, pero cuando encuentro sus labios en los míos, dejo que las pérdidas se deslicen. Enrollo cada miembro a su alrededor y lo beso con todo lo que tengo, llenando mi olfato con su aroma. Me hundo en el colchón en un suspiro feliz, moviendo mis palmas a sus mejillas erizadas y sosteniendo su rostro firmemente. —Maldición, me he perdido esto—, dice en mi boca, moviendo sus labios a mi mejilla y picoteando su camino hasta mí oreja. Flexiono mis caderas, sintiendo el empuje de su erección en mi muslo. —Que puedo decir.— Me muerde el lóbulo de la oreja y se pone de rodillas, recogiéndome los brazos del cuello y empujándolos por encima de mi cabeza, sosteniéndolos allí, su torso suspendido sobre mí. Y ahora tengo su cara. Sus ojos grises podrían tener fuegos artificiales explotando en ellos, y su sonrisa rompe récords en la categoría más brillante. —Hola—, dice simplemente, aunque bajo y ronco y empapado de anhelo. Solo una palabra simple.

182


Nos miramos el uno al otro durante más tiempo, Jack suspendido sobre mí, sus muslos a horcajadas sobre mi vientre, sus manos sosteniendo mis muñecas hacia abajo. Y nos sonreímos el uno al otro, ambos felices de admirarnos por un tiempo. Cuando levanta las cejas, levanto las mías. Cuando él bromeando empuja su ingle en mi vientre, correspondo flexionando mis caderas. Y cuando él seduce seductoramente sus labios, yo lamo el mío. Ambas sonrisas se extienden más. —Bien hecho con el techo, bebé—, dice, manteniéndome contenida. Sonrío. —¿No se ve fabuloso? —Asombroso. —Pero no vine a hablar de techos—. Lo dejo en claro. —¿Cuánto tiempo te tengo? —¿Cuánto tiempo me quieres? Mis ojos se entrecierran, y la palabra siempre me hace cosquillas en la punta de la lengua, esperando a que salga. Pero lo retengo, sin querer arruinar nuestro precioso tiempo junto con el dolor de lo desconocido. Además, estoy segura de que ya lo sabe. —El tiempo suficiente para violarte. Asiente un poco. Creo que trata de comprender, no solo mi respuesta sonora, sino también la respuesta que estoy conteniendo. —Antes de tener sexo deslumbrante, tengo algo para ti.— Siembra un beso casto en mis labios y libera mis brazos, se levanta de la cama y camina hacia la sala de estar. Me apoyo sobre mis codos y sigo su camino con los ojos, absorta en su amplia espalda desnuda y culo perfecto. —Ven—, llama. —Pero estoy cómoda aquí—, me quejo, haciendo pucheros. Jack me mira boca arriba, tumbada en la cama y sonríe, moviendo la cabeza en demanda silenciosa de que vaya hacia él. Lo hago, ahora siento curiosidad por lo que tiene para mí. Me abrí camino hasta el área separada del salón y lo encontré sentado en el sofá. Toca el asiento junto a él, y me siento a su lado, todo el tiempo manteniendo mis ojos inquisitivos sobre él. Saca una bolsa Selfridges y me la tiende.

183


—¿Qué es esto?—, Pregunto, aceptándolo con cautela. —Es para ti.— Se sienta y se pone cómodo. —Ábrelo. Sonrío ante la bolsa y empiezo a soltar el arco, pasando mis ojos entre Jack y la bolsa amarilla cuando entro en la entrada. Una vez que está abierta, miro dentro, descubriendo algo envuelto prolijamente en papel de seda. Lo saco, dejo la bolsa a un lado y coloco el paquete en mi regazo, luego empiezo a pelar las pegatinas para asegurarlo todo. Abro el papel de seda y encuentro un pequeño montón de encaje negro. —¿Me compraste ropa interior?— Pregunto, levantando el sujetador y sosteniéndolo. —¿Te gusta?— Suena aprensivo. Miro la hermosa pieza, el delicado encaje negro del sujetador del balcón que cuelga de las puntas de los dedos de mis manos. —Es espectacular. —¿Y las bragas?— Las alcanza y las sostiene, mostrándome. Son unos calzoncillos brasileños de encaje de talle bajo con un bonito dije dorado en el centro de la cintura. —Lo amo—, confirmo. Puedo sentir su alivio y concluyo que Jack nunca antes había comprado ropa interior para una mujer. La noción me llena de satisfacción. No me importa si no encaja, o el estilo no me queda bien. Jack lo compró para mí. —Y ahora esto.— Saca una pequeña caja de detrás de su espalda y me la tiende. Me muerdo el labio mientras lo miro hacia abajo. —¿Es una ocasión especial?— Pregunto, sin dejar de mirar la caja. —Han pasado cuatro meses desde que te encontré borracha en un bar y te lamí. Lo miro rápidamente. —¿Tan pronto?— No estoy segura de por qué parezco tan sorprendida. Fue volado, sí, pero siento que es mucho más que eso. Siento que lo he conocido por siempre. —Y no estaba borracha.

184


Se ríe entre dientes, sus ojos grises parpadean. —Por supuesto que no lo estabas.— Abierto. —Empuja la caja hacia mí y la tomo, tan cautelosamente como acepté la bolsa que contenía la ropa interior. —No te conseguí un regalo—, le dije, sintiéndome un poco culpable. —Eres mi regalo, Annie.— Se acerca y desliza su mano en mi mejilla. Mi corazón se derrite y me tiro en sus brazos, incapaz de resistir el impulso de abrazarlo con fuerza. —Gracias. Se ríe ligeramente, abrazándome mientras empuja sus labios hacia la parte posterior de mi cabeza. —No sabes qué es todavía. Podrías odiarlo. —No lo odiaré—, discuto, dejándolo que me separe y me empuje de vuelta a mi lado del sofá. Tomo la corbata de lazo y abro la caja lentamente, parpadeando cuando saltan fragmentos de luz brillante desde adentro. Un pequeño tirón de aire se atrapa en mi garganta mientras tomo el brazalete reluciente contra el almohadón de terciopelo negro. En el centro hay dos pequeñas palabras incrustadas de diamantes. Uno dice "Yo" y el otro dice "Tú". Las dos palabras están separadas por un corazón pequeño. Presiono mis labios mientras lo miro, no queriendo llorar sobre él. Me siento un poco abrumada. —Es platino y diamantes—, dice en voz baja. —Es hermoso—, respiro, pasando la almohadilla de mi dedo a lo largo del precioso metal. —He reforzado el cierre con un seguro—. Señala el pequeño clip que lo asegura. —Así que nunca lo perderás.— Lentamente y con cuidado, colocó la pulsera sobre mi muñeca derecha y la abrochó. Es un ajuste perfecto, no demasiado flojo y no demasiado apretado, con espacio suficiente para deslizar dos dedos entre mi piel y el platino. Algo viene a mí y lo miro. —Estabas midiendo mi muñeca—, dije, sin intención de sonar acusadora. —La semana pasada, cuando yacimos en la cama, seguiste dando vueltas a mi muñeca con los dedos. Levanta su mano, la punta de su dedo medio se encuentra con la punta de su pulgar, formando un círculo. —Alrededor de dos pulgadas más pequeño que esto. —Escurridizo—, exclamo, entrando para otro abrazo. —Me encanta.

185


—Tú y yo, Annie—, susurra, estrechándome en sus brazos. —Yo y tú. Las lágrimas de felicidad que estaba reteniendo ganan y algunas corren por mis mejillas, salpicando su hombro. Espero que no los sienta, pero cuando comienza a alejarme de su abrazo, me temo que lo ha hecho. No tengo tiempo para apartarlas, especialmente cuando me está sujetando las muñecas. Dejo caer los ojos en un vano intento por ocultar mi cara. —¿Por qué estás llorando?—, Pregunta genuinamente preocupado. —Estoy tan feliz—, confieso, sacudiendo la cabeza, confundida conmigo misma. Porque ahora mi mente está entrando a toda marcha, aventurándome en lugares que siempre me prometo que no iré. Si soy tan feliz conformándome con solo una parte de él, imagina qué feliz sería si lo tuviera todo. Sin embargo, todavía no me atrevo a preguntarle cuándo será posible. No quiero presionarlo. Estoy bailando entre dos líneas muy finas, ambas borrosas. Todo está tan distorsionado y mi mente confundida. No estoy segura de qué es mejor para quién y cuándo. Esta es exactamente la razón por la que trato de no pensar en eso. Moja mi estado de ánimo y hace que mi mente de vueltas en círculos. Nunca pregunto sobre Stephanie o su vida hogareña. No quiero saber, y sé que Jack tampoco quiere que lo haga. Todo lo que sé es que Jack trabaja horas ridículas y nunca deja de sonreír cuando estamos juntos. Lo que sucede cuando no estamos juntos no es algo en lo que pueda pensar. Toma mi barbilla y se levanta, obligándome a mirarlo. Luego se inclina y apoya sus labios en los míos. —Ve a ponerte tu ropa interior nueva—, ordena. Sonrío por dentro, agradecida por su intervención. No lo tengo por el tiempo suficiente. Lo último que quiero hacer cuando lo tengo es hablar sobre lo malo de nuestra situación. Es fácil así. Nuestra propia felicidad privada que nadie puede destruir con juicios y devastación. O intentos de suicidio. Recogiendo mi ropa interior nueva, le doy un beso en la mejilla y me dirijo a través del dormitorio hacia el baño. El espacio está invadido por mármol negro, y la gran bañera, que está llena de agua burbujeante y cálida, tiene un televisor incrustado en la pared en el extremo. Estamos tomando un baño. La piel desnuda y húmeda de Jack sobre la mía. Tiemblo con anticipación mientras me desvisto y me pongo mi nuevo sujetador y bragas, descubriendo que se ajustan como un guante.

186


La música comienza de repente en el baño, y sonrío, escuchando la introducción de Sonnentanz de Klangkarussell. —Fóllame—, susurra Jack, apareciendo en el espejo detrás de mí. Sus ojos son como platillos. —Tu culo se ve increíble. Empuje mi culo descaradamente hacia fuera y doy un chillido cuando me dio una palmada en la mejilla izquierda. —¡Ay!— Me quejo, me gira y me empujó contra el espejo. Tira de mi cabello, y mis labios son atacados. Me fundo en su cuerpo empujado contra el mío, extendiendo mis piernas cuando su rodilla se levanta y empuja entre mis muslos. Levantándome por mi cintura, mi espalda se desliza por el espejo con facilidad, la ligera condensación que cubre el vidrio crea una fricción resbaladiza. El beso de Jack es implacable y hambriento, sus gemidos y gruñidos son desesperados. Mis bragas de fantasía son tiradas hacia un lado, sube de nivel y golpea fuertemente contra mí, empujándome al espejo en un gruñido. Mis manos van directo a su cabello y me aferró a el, sabiendo que voy a necesitar el apoyo. La sensación de él enterrado hasta la empuñadura dentro de mí hace que mi mundo gire salvajemente. Está demasiado desesperado para tomarlo lentamente. Yo también. Lo beso con fuerza y él suelta, golpeándome en constantes gritos. Le muerdo los labios, le jalo el pelo y grito en cada estocada dura. Somos ruidosos y frenéticos, fervientes y desordenados. Las profundidades que está logrando son placenteras y dolorosas. Echo la cabeza hacia atrás y grito al techo, sintiendo sus dedos arañar la parte posterior de mis muslos con dureza. Mi espalda golpea repetidamente el espejo, mi piel cruje sobre el vidrio cuando se retira, antes de estrellarse violentamente una y otra vez. Cierro los ojos y me concentro en agarrar mi orgasmo, sintiendo la presión acumulándose rápidamente. —¡Dios!— Grito en una intensidad particularmente brutal. —¿Quieres que pare?—, Pregunta, sin aminorar el ritmo, y sigue golpeándome como un loco depravado. —¡No!—, Grité, dejando caer mi cabeza y arrastrando mis párpados abiertos. Encuentro que sus ojos son tan salvajes como su ritmo. Casi gruño, tirando de su pelo brutalmente.

187


Sonríe y aumenta su embate, clavando sus dedos en mis muslos aún más. — ¿Estás cerca? —¡Sí!— Mi orgasmo me toma por sorpresa, explotando entre mis muslos y robándome el aliento. Todo mi cuerpo comienza a convulsionarse incontrolablemente, y mis oídos se amortiguan por el latido de mi pulso en los oídos. Los músculos de mi cuello fallan y mi cabeza se derrumba hacia adelante sobre su hombro, las olas intensas desgarran mi cuerpo implacablemente. Es casi demasiado para tomar. Estoy fláccida contra Jack, todavía me empujan por el espejo mientras el calor de su semilla me llena hasta que se mece suavemente, aspirando oxígeno. —Jesús, eso fue intenso—, jadea, se tira al suelo y me lleva con él. Me extendí sobre él, mi mejilla contra el centro de su pecho, mi palma apoyada en su pectoral. Nos quedamos en el piso duro del baño por una eternidad, un enredo de brazos y piernas, ambos jadeando ruidosamente. Me siento aturdida y respirando sin energía. —¿Baño?—, Pregunta con un suspiro dificultoso, empezando a juguetear con un mechón de mi cabello oscuro. Tarareo mi acuerdo a medias. No me puedo mover —Ven—. Me levanta del suelo y me sostiene con un brazo, quitándome la ropa interior con el otro. Levantándome, me coloca en la bañera e inmediatamente me hundo en el agua, suspirando en agradecimiento. El calor es un alivio instantáneo para mis músculos. —Avanza—, dice Jack, interviniendo. Avanzo arrastrando los pies, espero a que se instale detrás de mí antes de recostarse y descansar en su pecho. Sus piernas se abren y sus brazos se abren y me sostienen, su nariz cae en mi cuello. —Eso fue bueno. Asiento con la cabeza, todavía estoy trabajando para recuperar el aliento. Se ríe ligeramente y descansa, colocando una palma en mi frente para alentarme con él. Las puntas de sus dedos se deslizan por mis muslos mojados, sobre mi estómago y hacia mis pechos. Mis pezones se endurecen simplemente por la cercanía de su toque. —¿Encantada de verme?— Se burla, alcanzándolos y rodeando lentamente los bordes oscuros.

188


—Siempre estoy feliz de verte.— Me estremezco sobre él, descansando mis manos en sus muslos y alisándolo a través de sus oscuros vellos. —Esto está bien— , musité en voz baja, cerrando los ojos. Es relajado y pacífico. Totalmente dichoso —Gracias por mis regalos. —Y gracias por el mío—, contesta, haciéndome sonreír en mi oscuridad. —He estado pensando. —¿En qué? —Sobre robarte un fin de semana entero para estar contigo. Mis ojos se abren. —¿Cómo?—, Pregunto, tratando de no dejar que mi emoción se escape conmigo. ¿Un fin de semana entero con Jack? Estoy aturdida por la mera sugerencia. —Hay una convención de construcción el fin de semana después del próximo. Estoy registrado, pero en realidad no necesito estar allí. Me doy la vuelta para estar boca abajo sobre su pecho. Él debe ver la euforia en mis ojos. —¿Dónde? —Liverpool. Viernes a la noche hasta el lunes por la mañana. ¿Crees que podrías venir?— Su mano se encuentra con mi mejilla y aparta algunos mechones húmedos de mi cara. Revisé mentalmente mi agenda: nada demasiado importante viene a la mente. Puedo decirles a las chicas y a Micky que hay una exposición de arquitectos o algo así. No verifican, y definitivamente no se ofrecerán para venir. —¿Qué haremos?—, Le pregunté, ya lo estaba planeando todo en mi cabeza. Seremos como una pareja normal. Escabullirnos o mirar sobre nuestros hombros. Me estoy emocionando cada minuto más. —Vamos a comer fuera, iremos de compras.— Refleja mi sonrisa. — Estaremos juntos. Me siento como un niño en Nochebuena. Felizmente me escondería en un hotel por dos días completos mientras Jack esté conmigo. —¿Mucho afecto? Su sonrisa se quiebra y él se ríe, deslizando sus palmas bajo mis brazos y jalándome por su pecho. Nuestras narices se encuentran, nuestros ojos se mantienen. —Mucho y mucho afecto.

189


—Entonces estoy dentro.— Cierro la boca y cierro el trato, incapaz de borrar la gran sonrisa de mi cara. —No puedo esperar. —Yo tampoco, preciosa.— Jack chupa mi labio inferior hasta que sale de su boca. —Richard sabe de nosotros—. Su declaración viene en forma tentativa, aunque me pregunté cuándo no le sorprendió mirándonos a Jack y a mí. Mi corazón salta un poco, de repente preocupada. —¿Le dijiste? —No fue necesario. Mis ojos se abren. —No hemos sido descuidados. Jack levanta mi barbilla y sonríe. —Trabajo estrechamente con él, Annie. No puedo ocultar mi felicidad cuando estás cerca. Yo reflejo su entusiasmó, solo levemente. Estoy preocupada. —Él no diría nada, ¿verdad? —Dios, no—. Se ríe de la sugerencia. —Es un buen tipo, y él sabe... —Jack se calla, pero no necesita terminar. Richard sabe cómo es Stephanie. Eso es lo que iba a decir. Recuerdo algunas ocasiones en las que Richard hizo un comentario, o murmuró algo por lo bajo cuando la esposa de Jack apareció en el lugar con un ataque demente. Jack respira y besa mi nariz. —Nuestro secreto está a salvo. Ahora cuéntame sobre tu semana. Nuestro secreto. Ojalá no fuéramos un secreto. Dejé que Jack me diera la vuelta, y él enroscó sus antebrazos sobre mis hombros, manteniendo su rostro cerca del mío. Permanecemos allí durante más de una hora mientras le hago una repetición de mis proyectos. Drena la bañera un poco de vez en cuando y la remata con agua caliente para mantenernos calientes. Escucha y hace preguntas, y nunca una vez parece aburrido. Me encanta cómo puede dejarme hablar sobre estructuras y cosas técnicas, habla cuando tiene una sugerencia u opinión. Funciona a la inversa. Podía escuchar a Jack alejarse de cualquier viejo galimatías, solo para escuchar su voz. Solo para saber que está lo suficientemente cerca para escuchar.

190


Una vez que salimos y nos secamos, nos vestimos y la atmósfera cambia notablemente. Ya no estamos conversando fácilmente. Lo miro mientras me seco el pelo. Está sentado en el sofá revisando su teléfono, pero no está totalmente concentrado y hay un aire de desánimo a su alrededor. Me pregunto qué estará pensando, al verlo mirar hacia la pared de vez en cuando, perdido en sus pensamientos. Cuando termino y reúno todas mis cosas, me dirijo hacia él. —¿Listo? Se levanta lentamente. Puedo ver que toma un poco de esfuerzo, su cuerpo aparece cargado por algo. —Listo—, confirma, deslizando su teléfono en su bolsillo. Cierra el espacio entre nosotros y me abraza, probablemente uno de los más estrechos que me haya dado. —Odio esta parte—, susurra. Sonrío tristemente. ¿Está llegando a la encrucijada? ¿Está a punto de hacer el movimiento que arrojará nuestra secreta burbuja de felicidad en dolor de corazón y cabeza? Además del tiempo limitado que tenemos juntos, lo que tenemos es fácil. Demasiado fácil, lo que hace que sea más difícil seguir los pasos que indudablemente cambiarán eso. No sé si estoy lista para la reacción. ¿Qué mujer cuerda se ve atrapada en una aventura? ¿Qué mujer con respeto propio e integridad se aventuraría hasta allí? Una mujer que está enamorada. Eso es quién soy. Dicen que no puedes elegir de quién te enamoras. De todo corazón lo creo ahora. Recuerdo lo mucho que dolió luchar contra los sentimientos, empujando a Jack y cerrándome. Estoy tan asustada por la posibilidad de que le cuente a Stephanie que la está dejando. Tengo miedo de que ella lo convenza de quedarse y trabajar en su matrimonio. Que su chantaje emocional lo superará nuevamente. Eso me aterroriza más. La veo en mi imaginación, histérica y devastada, rogándole que no se vaya. Con un cuchillo en su mano, apoyado en su muñeca. Me siento culpable. Jack se sentirá culpable. La culpa tiene una forma de influir en tus decisiones. Es más fácil sucumbir a la culpa e ignorar lo que tu corazón te está diciendo. —Te veré el próximo viernes en el lanzamiento de Colín—, dice en un susurro silencioso. —Haremos algo después, ¿sí?

191


Asiento hacia su hombro, incapaz de sentirme emocionada al respecto. El próximo viernes se siente como eones de distancia. Jack me sostiene en sus brazos, aparentemente sin estar preparado para soltarme, así que me separé de él suavemente y le tendí un pequeño beso en la mejilla. —Nos vemos entonces—, le dije, y luego me alejé, sintiéndolo observando cada paso que daba hasta que cerraba la puerta detrás de mí. Mantenlo unido, me digo a mí misma. Respire a través de eso. Salgo a la calle y rápidamente encuentro un muro donde recostarme para reunirme. No sé cuánto tiempo más puedo verlo así. Cuanto tiempo más puedo seguir caminando. —¿Annie? Miro a mi derecha y encuentro a Lizzy acercándose. —¡Hola!— Me tiro, demasiado rápido, y parezco muy contenta de verla también. Miro alrededor, en pánico. —¿Qué estás haciendo aquí? Frunce el ceño hacia mí, y fuerzo una sonrisa falsa a través de mi cara de culpa. —Tengo una cita para cenar. —¿Aquí?—, Pregunto. De todos los malditos hoteles en Londres, ¿ella está teniendo una cita aquí? ¿En este momento en particular? —Sí, aquí.— Sonríe a través de un ceño aún más profundo. —¿Qué estás haciendo aquí? —Tuve una reunión con un cliente,— balbuceo, encogiéndome de hombros. Me estoy comportando de manera extraña, y no escapa de su atención. —¿Estás bien? —Sí, estoy bien.— Oh, mierda, tiene que ir al hotel. ¿Cuáles son las posibilidades de que ella y Jack se crucen? No lo sé, pero no puedo arriesgarme. Sin embargo, no tengo idea de qué hacer con eso. En ese mismo momento, veo a Jack bajando los escalones del hotel, y grito en mi cabeza que se dé la vuelta y regrese. Levanta la vista, sonriendo cuando me ve a unos metros de distancia. Mis ojos recorren, intentando silenciosamente decirle que preste atención a quién está conmigo.

192


Sus pasos vacilan, y su sonrisa cae. Pero mi intento de advertirlo no se registra a tiempo, y Lizzy comienza a darse la vuelta. —¿Jack?—, Pregunta. La cara de Jack es un poema. Es tan malditamente obvio, y Lizzy debe verlo. ¿Cómo diablos voy a salir de esto? Es demasiada coincidencia que esté aquí y Jack esté aquí, incluso si estamos trabajando juntos. ¿Por qué nos reuniríamos aquí? Jack parece reunirse rápidamente. —Hola, Lizzy. ¡Y Annie está aquí también! ¿Encuentro de chicas? Estoy completamente aturdida por su frialdad. ¿Cómo? —No—, dice Lizzy lentamente, mirándome. Levanto otra sonrisa. —Nos tropezamos—. Sus ojos son acusadores, y yo muero por dentro. —¿Cuáles son las probabilidades de que ustedes dos estén en el mismo hotel?— Ella ladea la cabeza en pregunta. Me encojo de hombros y toso, forzándome a buscar algo de energía para jugarlo tan genial. —Como dije, acaba de terminar con un cliente. Jack comienza a abrocharse la chaqueta del traje. —Discúlpeme un momento.— Se vuelve hacia el botones y desliza una nota en su mano. —Mi esposa, la señora Joseph, está a punto de salir. Por favor, llámele un taxi cuando esté lista. —Sí, señor.— El botones asiente con brusquedad. —Gracias.— Jack se vuelve hacia nosotras, sonriendo alegremente. Es tan falso. ¿Su esposa está a punto de salir? Es un pensamiento rápido, concedido. Pero ella no está en camino de salir. Saca su teléfono del bolsillo y mira la pantalla. — Fue agradable verlas a las das.— Poniendo su teléfono en su oreja, sonríe alegremente, retrocediendo. —Oh, y todavía estamos en camino con el horario de la galería, Annie. Colín dijo que estabas preguntando. Asiento bruscamente mientras Jack se da vuelta y se va. No pierdo el tiempo en un cambio de tema. —Entonces, ¿con quién saliste?—, Repito, inyectando toneladas de emoción en mi tono. —Oh, será mejor que me vaya. Llego tarde.— Lizzy, repentinamente incómoda, camina por los escalones del hotel. —¿Pero con quién es tu cita?— La llamo.

193


Ignora por completo mi pregunta repetida, no es que me moleste. Necesito salir de aquí pronto. —¡Te llamo más tarde!—, Canta. Me desplomo sobre el pavimento, pero rápidamente lo jalo cuando se da vuelta y se enfrenta a mí. —Saldremos el próximo viernes—, declara. No iré, a pesar de no estar decepcionada de que no pueda hacerlo, pero Lizzy necesita pensar que lo estoy. —Tengo una fiesta en la nueva galería de Colín. Te llamaré si puedo salir temprano.— Podría salir temprano, no hay problema, pero reunirse con la pandilla significa no ver a Jack. Puedo salir con mis amigos siempre que quiera, mientras que mis oportunidades de pasar tiempo con Jack son raras. Nada me hará dejarlos pasar. —De acuerdo, llámame—. Llega rápidamente al hotel, y me tambaleo hacia la carretera principal, agotada por todo.

Realmente no sé cuánto tiempo podré seguir así.

194


17 Los días previos al lanzamiento de Colín pasan sorprendentemente rápido, gracias a Dios; la mayoría de mis días pasan en la galería de Colín, revisando la instalación del techo y haciendo que el control de la construcción lo pase. Ha sido un caos, los decoradores y paisajistas trabajan la mayoría de las noches para hacer todo a tiempo para que el lanzamiento pueda continuar. Es un empujón, manos a la obra, pero llegamos justo a tiempo. Hago una parada en el Tosco Express para recoger una botella de vino, planificando la noche que tengo por delante mientras el cajero lo pasa. Un remojo en el baño. Un vaso de vino mientras me preparo. Tengo un taxi reservado para las ocho, así que tengo dos horas para acicalarme lentamente antes de regresar a la galería para celebrar su inauguración. Rellené mi botella de vino en mi enorme bolsa holgada, junto con una botella de efervescencia para Colín, pago y sigo mi camino, buscando en mi bolso mis llaves cuando llego a la puerta de mi casa. —¡Hola, Annie! Frunzo el ceño ante la madera ante mí, mi agarre en la llave se vuelve duro. Reconozco esa voz. No quiero reconocerlo, y por un momento fugaz espero oír cosas, pero cuando me vuelvo lentamente y miro por encima del hombro, mis esperanzas mueren. Mis músculos se tensan, y el brazalete que Jack me dio comienza a arder alrededor de mi muñeca. Miro hacia abajo, preocupada, comprobando que la manga de mi gabardina lo esté ocultando. —Hola, Stephanie—, dije, tirando de mi llave de la cerradura, pero no antes de que tuviera la puerta abierta para poder escapar rápidamente una vez que hubiéramos tenido nuestro intercambio de palabras. ¿Qué demonios está haciendo ella por aquí? ¿En particular, fuera de mi piso? El pánico comienza a consumirme mientras lentamente me giro para mirarla, tratando de quitarme la culpa. Esta intacta como siempre, sus labios rojos como la sangre para que coincida con sus largas uñas. Esas putas uñas. Quiero cortarlas con una sierra para metales.

195


—Estoy estacionado al final de la calle—, canta, señalando hacia abajo. —La tintorería de Jack está en la calle principal, y es una putada total estacionar allí—. Levanta una bolsa de viaje. —Sabía que debías ser tú. Le brindo una sonrisa forzada. —¿Cómo estás?—, Pregunto, con mi mente en el caos. —Ah bien. Solo haciendo unos recados. Jack necesitaba esto para algo de trabajo que va a hacer esta noche.— Pone los ojos en blanco, y yo solo sonrío, un conejo atrapado en los faros. —¿Tienes algún plan? —Solo tomo unas copas con algunos amigos—, sollocé, comenzando a sudar. Joder, ¿ella sabe que es la noche de lanzamiento de Colín? Debería haber mencionado que voy. ¿Por qué no mencioné que voy a ir? —No te emborraches demasiado—. Se ríe histéricamente. —Tendré que esperar hasta mañana para soltarme el pelo. Jack y yo salimos a cenar y a tomar unos cuantos cócteles. —Suena genial. Espero que tengas una agradable velada. —Estoy mintiendo entre dientes, por supuesto. De hecho, espero que tengan una discusión ardiente y Stephanie se da cuenta de que hay una gran falta de amor por parte de Jack. Y ella lo deja. Problema resuelto. —Oh, lo haremos.— Acomoda su bolso en su hombro. —Oye, debemos almorzar alguna vez. ¿Qué tal la próxima semana? Sonrío con fuerza, alarmada. ¿Que demonios? —Claro—, murmuré, entrando en mi vestíbulo. —Eso estaría bien. —Genial—. Se aleja por el camino, saludando con la mano. —Encantada de verte, Annie. —Yo también—, digo, luego cierro la puerta y retrocedo contra ella, completamente agotada. Mierda, necesito un trago. Estaba tan malditamente feliz, y la parte irracional de mi cerebro pregunta si ella y Jack están subiendo de repente. No puedo pensar eso. Me apresuro a la cocina en busca del vino y sirvo mientras llamo a Lizzy, necesitando hablar con un amigo para distraerme de... cosas, incluso si ese amigo no tiene ni idea de lo que está pasando en mi vida. Distracción. —Hola.

196


—¡Bonjour!—, Responde ella. —¿Comment allez-vous? —¿Por qué estás hablando francés? —Porque hoy tuve un cliente francés, y oh là là, es algo agradable de ver. —Ooh, francés, ¿Qué tal?—, Bebo vino mientras me dirijo al baño para correr el baño. —Caliente como mierda. —¿Hiciste saber tu atracción? —Está casado. Zona restringida. Trago mi vino en un trago duro, agradeciendo al Señor. No estoy teniendo esta conversación con Lizzy cara a cara. Debo estar rojo brillante e irradiando culpa por cada poro. Coloco mi vino en el lado de la bañera y abro los grifos. —Maldita vergüenza. —No para su esposa.— Se ríe, y me obligo a reír también. Lo juro, mi teléfono se está calentando conmigo. Me está quemando la oreja. —Oye, ¿has visto a tu hombre nuevo otra vez?—, Le pregunto. Al parecer, su primera cita fue bien, y ha habido dos citas más desde entonces, aunque está siendo incompleta con los detalles. —Te lo contaré esta noche. —Puede que no lo haga esta noche. Tengo la apertura de la galería, recuerda. Dímelo ahora. Ni siquiera has compartido su nombre. —¿No puedes escaparte temprano? —No quiero ser grosera, Lizzy.— Tiro algunas burbujas en la bañera, alejando la culpa por mentirle. Mentirosa. Me estoy volviendo demasiado buena en eso, y no es una cualidad de la que me sienta orgullosa. —Si puedo, te llamaré. —Está bien—, se rinde en un prolongado suspiro. —Que tengas una buena velada en tu elegante galería.

197


—Lo haré—, confirmo, mi sentimiento de culpa ahora queda a un lado por la emoción. Puedo pasar un tiempo con Jack después de la apertura de la galería. Solo tengo que mantenerme unida mientras estamos en la galería. Pero tan pronto como salgamos de allí, los guantes están apagados. Además de su ropa. Cuelgo, tiro mi teléfono a un lado y comienzo a desnudarme, frunciendo el ceño cuando me doy cuenta de que Lizzy evitó mi pregunta de un nombre otra vez. Hago una nota mental para llamarla mañana y obtener uno. Me tiro al agua pero no me puedo sentir cómoda. La dureza de la bañera en mi espalda cuando me recuesto me molesta. Me muevo y me muevo, tratando de encontrar una posición cómoda, preguntándome qué da. Cuando uno de los diamantes en mi pulsera atrapa uno de los reflectores de arriba y brilla intensamente, me doy cuenta de lo que está mal. Suspiro, acariciando los recuerdos pensativamente, moviéndome y retorciéndome en la bañera. No es bueno. No tengo Jack para hablar. Los baños nunca volverán a ser lo mismo. Me rindo de mi relajante baño y tomo una ducha en su lugar.

Me quedo al final del camino de la entrada que conduce a la galería de Colín mirando a mi nueva creación, sintiendo una inmensa sensación de orgullo. Es casi perfecto, y aunque se ve brillantemente nuevo después de las renovaciones, no se destaca como un pulgar dolorido como fue argumentado por las autoridades locales en numerosas ocasiones. Subo por el camino armada con una botella de champán y deambulo por la puerta abierta. La impresionante entrada tiene un arte espectacular en cada esquina. —¡Annie!— Aparece Colín y me agarra mientras me río. —¡Hola!— Dejé que me apretara antes de darle su champán. —No deberías haberlo hecho.— Me arrastra hasta la enorme extensión en la parte trasera. —Solo míralo—, se maravilla, mirando hacia el techo. —¿No es la cosa más espectacular que hayas visto?

198


—Maravilloso—, admito, absorbiéndolo por unos momentos antes de observar a las personas dispersas en pequeñas multitudes; algunos admirando el arte, algunos el edificio y algunos simplemente charlando y bebiendo Champan. No veo a Jack, pero veo a Richard. Él se da cuenta de mí y levanta su vaso. —Aquí.— Colín saca una copa de la bandeja de un camarero que pasa y la coloca en mi mano. —Bebe, mézclate y escucha a todos cantar tus alabanzas—. Se dirige hacia el espacio exterior a través de las puertas dobles. —Hay una gran cantidad de gente esperando conocer a la mujer que diseñó del nuevo hogar para mis obras maestras. De hecho, me sonrojo un poco, caminando hacia el jardín mínimo, donde se congregan multitudes de gente bebiendo y charlando. Pero aún no veo a Jack. Veo las vitrinas que Jack sugirió, tres de ellas colgando con orgullo en la pared de ladrillo, que albergan tres piezas del arte extraordinario de Colín. —¿Tienes hambre?—, Pregunta Colín, indicando una mesa enorme con un buffet distribuido. —Sírvete si estás ansiosa. —Gracias, Colín. —Renuncio a la comida a favor de mi champaña. —Voy a agarrar algo pronto. —Como desees.— Colín me lleva hacia un grupo de personas que están paradas alrededor de una mesa alta. —Hola—, digo, sacudiendo cada mano que me ofrecen. —Annie, este es Rick.— Colín me presenta a un hombre fornido con cabello gris y un impresionante bigote. —Sé que estás técnicamente fuera de servicio esta noche, pero a él le encantaría hablar contigo sobre una propiedad que está pensando en comprar. Rick me sonríe alegremente. —Annie, placer conocerte.— Su sacudida es sólida; sus enormes dedos de salchicha envuelven completamente mi mano. —Un placer, Rick. Cuéntame sobre esta propiedad. —Es un edificio histórico. Protegido. —Casi gruñe, claramente no impresionado por eso. —Fuera de Grosvenor Square. ¿Qué puedo hacer con eso? Me río. —No mucho. ¿Está abandonado?

199


—Completamente. —Las renovaciones serán bienvenidas, pero English Heritage estará mirando como un halcón. Los materiales serán especificados, la demolición será un total no aprobado, y los comerciantes especializados deberán ser reclutados. —¿Qué estás diciendo?—, Pregunta Rick, luciendo bastante disgustado. —Estoy diciendo que te costará un brazo y una pierna. Pero puede ser elegible para una subvención de English Heritage para ayudar con la carga financiera. Vale la pena investigarlo. Se ríe ruidosamente, tomando un trago de whisky. —Tal vez reconsideraré esa idea. Suena estresante. Entonces, dime, ¿de dónde sacaste tu inspiración para este lugar? —Recorre el jardín, hasta el techo. —Tengo que decir que se ve increíble, todo lo que esperaba que fuera. Sonrío y me dejo llevar a una conversación sobre el trabajo. Es un alivio bienvenido de mi mente acelerada. ¿Dónde está Jack?

Richard me encuentra cuando estoy tratando de conseguir una recarga, y me desplazo por su frente. —Este es un cambio agradable—, le digo, sonriendo a su traje. Se ríe y toma un vaso nuevo. —Ha sido un trabajo y medio, pero valió la pena, estoy seguro de que estarás de acuerdo—. Mira hacia el techo, y yo también. —Fue el mejor y el peor movimiento de diseño que haya hecho.— Este techo me ha causado más estrés que la mayoría de los proyectos en su totalidad. —Jack tenía mucha fe en ti—, reflexiona, bajando sus ojos hacia mí. Sorbo mi champaña, sin saber lo que se supone que debo decirle. Entonces sonrío torpemente, mirando alrededor de la habitación. —¿No está aquí?— Intento parecer informal, pero sé que he fallado cuando Richard niega con la cabeza. —Ha sido retenido—, responde en voz baja.

200


Lo miro, luchando por mantener la calma. ¿Ha sido retenido? No me gusta la expresión sabia de Richard. Es como si estuviera tratando de decirme algo sin decirlo en voz alta. ¿Por qué Jack esta retenido? ¿Qué ha pasado? Considero ir corriendo a los baños para enviarle un mensaje de texto o enviarle un correo electrónico, pero sé que eso sería estúpido. Stephanie parecía optimista antes durante ese horrible encuentro con ella. Pero eso es lo que ve el mundo exterior. Sé que no todo es color de rosa a puertas cerradas. De repente, inquieta, vacié mi vaso de un solo trago y tomé otro. —Espero que lo logre—, murmuro débilmente, retrocediendo. —Disculpa, necesito ir al baño—. Me giro, pero no hago más que eso. Mis manos comienzan a temblar de inmediato. Mis ojos están fijos en la entrada de la galería, donde Jack está de pie.

Con su esposa. —¡Annie!—, Grita Stephanie, encantada de verme, como si fuera su mejor amiga. Toma un vaso de vino del camarero y literalmente se lo toma de un solo trago antes de reclamar otro. —Pensé que habías dicho que estabas fuera con tus amigas.— Acercándose y planta un beso en mi mejilla, y mi piel literalmente se arrastra. Me arriesgo a echar un rápido vistazo a Jack. Su cara es grave, el brillo en sus ojos esta muerto. —No me quedaré por mucho tiempo—, murmuro. —Me dirigiré a la ciudad para encontrarme con ellos pronto.— La noche que he estado esperando durante días y días desaparece ante mis ojos. Estoy totalmente devastada. —Qué lindo.— Stephanie me libera y pasa a Richard, que está mirando a Jack con toda la preocupación que se merece. —Hola, Richard. —Stephanie—, dice, sonriendo firmemente con un gesto de asentimiento. — Te ves impresionante como siempre. Su palma golpea su pecho, sus labios rojos hacen un mohín. —Eres demasiado amable. Si lo es. Ella parece la cena de un perro, vestida de punta en blanco, su cuerpo envuelto en un largo vestido de satén que es apto para la ópera, no una galería. Jack se mueve, tragando duro. —Annie.— Asiente formalmente hacia mí y le sonríe

201


levemente a Richard, tomando lo que parece ser una bebida muy necesaria. Estoy desesperada por preguntarle qué pasó. Por qué está aquí ¿Qué diablos está pasando? —¿No es maravilloso?—, Dice Stephanie como un chorro de agua, deteniendo a otro camarero al pasar e intercambiando la vacía por un vaso lleno. —Quiero decir, realmente maravilloso.— Levanta su vaso y brinda en el aire. —Por mi esposo. Esto es jodidamente horrible. —Por Jack.— Richard reúne su vaso con el de Stephanie, y yo lo sigo, mentalmente planificando mi escape. —Y Annie—, Jack se une, haciendo que mis ojos se desorbiten. —Solo construimos lo que ella nos dijo que hiciéramos. Siento mi columna vertebral ponerse rígida. —Gracias.— Trago saliva y vuelvo a sumergirme en mi champaña. Es lo único que me mantiene en este momento. —Por supuesto.— Stephanie coloca su mano bien cuidada en el brazo de Jack, y mis ojos involuntariamente caen sobre ella, silenciosamente gritándole que no lo toque. —Annie, Jack ha estado tan impresionado contigo. Le disparo la mirada a Jack, sorprendida. ¿Él ha estado hablando de mí? ¿Es estúpido? —Es solo un trabajo.— Lo borro lo mejor que puedo. —Annie y yo vamos a hacer planes para el almuerzo.— Canta Stephanie, claramente emocionada. Yo, sin embargo, estoy lo más lejos de estar emocionada que una persona pueda estar, y Jack parece completamente horrorizado. Tengo que salir de aquí. Miro más allá de la radiante cara de Stephanie, fingiendo sorpresa. —Oh, ahí está Gerard.— Arranco un nombre de la nada y señalo el jardín. —Por favor Discúlpame; Debo ir a saludar. Salgo de allí como una bala, camino afuera y encuentro a un grupo de personas con los que entrenar. Las voces en la conversación son borrosas de nada. Intento involucrarme, escuchar, solo para evitar que mi mente se acelere y mis ojos se distraigan, pero no importa cuánto intente enfocarme, mi cabeza tiene otras ideas. Miro hacia atrás casualmente y veo que algunas personas más se han unido a Jack, Richard y Stephanie, todos absortos en la conversación. Jack está allí, pero no lo está, ya que Stephanie se cubre con él, acariciando su brazo, sonriéndole

202


cada tanto y arrojando el líquido tras líquido de vino por su garganta. No puedo soportarlo. Al alejarme del grupo, encuentro mi teléfono y le envío un mensaje de texto a Lizzy, preguntándole dónde están. —No pude salir de eso.— La voz de Jack golpea la base de mi columna vertebral y se desliza hacia arriba, haciéndome estremecer. Pero no de la forma en que suele hacerlo, cuando me da escalofríos y tengo que respirar y contener mi necesidad de devorarlo. Me rodea y se pone frente a mí, escudriñando mis ojos. — Lo siento. —¿Qué pasó?—, Pregunto. —Ella insistió en venir. ¿Qué podía hacer? Niego con la cabeza y me alejo de él, atenta y desconfiada de nuestro entorno. —No sé—, lo admito. —Jack, tienes que convencerla para que no arregle el almuerzo conmigo. Ríe, bajo y sarcástico. —¿Cómo diablos voy a hacer eso? Me voy a desmayar cuando me doy cuenta de que no puede, y es muy poco razonable para mí esperar que lo haga. —Estaba tan ansiosa por esta noche.— Inmediatamente me arrepiento de dejar que mis pensamientos hablen. Esto no es su culpa. No debería hacerlo sentir culpable. —Lo sé, Annie. Lo sé. Ella mencionó que se toparon la una con la otra. —Fuera de mi apartamento—, confirmo. —Estaba recogiendo tu traje de la tintorería.— Observe sus tres piezas grises a través de mi vaso. —Se ve bien, por cierto. Sonríe levemente. —Te ves hermosa, y ni siquiera puedo tocarte—. Sus ojos se clavan en los míos, tanta hambre los nublaba. —Necesito verte luego. Dime que puedo verte más tarde. —¿Cómo?—, Pregunto. —Estás con tu esposa.— No quiero parecer resentida, pero la verdad es que sí. —Encontraré la manera—, promete.

203


—Ahora no es el momento de ser descuidado, Jack—, le advierto. —Richard lo sabe, y si no tenemos cuidado, tu esposa pronto lo resolverá también. —Necesito verte—, dice, desafiándome a negarlo con su mirada dura. —Solo contesta tú teléfono cuando llame—. Se separa, abofeteando una sonrisa en su rostro. —Aquí tienes—, canta Stephanie, deslizando su brazo a través de Jack cuando se une a nosotros. —¿Hablando de trabajo aburrido? —Como siempre—, confirma Jack, mirando su vaso. Está vacío de nuevo. —Bueno, ya basta de eso.— Ella gira todo su cuerpo hacia él y coloca sus labios en su mejilla. Vomito en mi propia boca, mi estómago se revuelve terriblemente. —Tienes que mostrarle a tu esposa un buen momento. Mi teléfono suena en mi mano, y aparto mis ojos de la vista insoportable de otra mujer besando al hombre que amo. —Disculpen—, murmuré, volviendo a la galería mientras leía el texto de Lizzy. Voy a emborracharme tanto. Encuentro a Colín, gracias a Dios y pongo mis excusas, no estoy preparada para permitir que su evidente decepción haga sentirme demasiada culpable. Él se aferra a mí, tentándome con más efervescencia, pero me mantengo firme, sin dejar que tenga éxito en persuadirme para que me quede un poco más.

Nada me convencería. Me dirijo al baño para retocarme el labial, y cuando entro en el baño, lo primero que veo es a mí misma en el espejo. Me veo tan terrible como me siento. Pálida y traumatizada. Apoyando mis manos en el borde de la unidad de tocador de piedra, respiro, tratando de darme una charla de ánimo.

¡Bang! Mis ojos pasan junto a mi reflejo a la fila de cubículos, mirando de un lado a otro, escuchando atentamente. ¿Qué fue eso?

¡Bang!

204


Sonidos de murmullos y susurros vienen de más allá de la puerta del cubículo lejano, y me obligo quedarme quieta, o lo intento. Mi corazón no está escuchando mi demanda silenciosa de desconectar. Entonces los susurros silenciosos se convierten en gemidos bajos. Mi sangre se congela, los sonidos se abren paso en mi cerebro y se cimentan allí, asegurándome de que nunca los olvide. Los gemidos de Stephanie. Gemidos de éxtasis y placer —Quítame el vestido—, jadea. —Quítamelo ahora, Jack. Mi estómago se convulsiona y doy vueltas, vomito sobre el lava manos. Entonces los gritos comienzan. —¡Oh, Jack! Sí. Llévame aquí. Tómame ahora. —Stephanie—, gruñe Jack. Salgo del baño, la combinación de náuseas y tirones en el cuerpo por las lágrimas instantáneas me hacen tropezar y tambalear a medida que avanzo. Siento que podría vomitar. Presa del pánico y sabiendo que no hay forma de que pueda regresar al baño, vuelo al inodoro de discapacitado y lo cierro de golpe, apoyando las manos en el inodoro mientras trato de regular mi respiración. Me siento aturdida y mareada. Me siento enferma y traicionada. Un llanto sin esperanza se vierte libremente, y aprieto mi cabeza para tratar de aplastar el sonido atormentador que se repite en mi cabeza. —No—, lloriqueo, cayendo a pedazos, mi cuerpo atormentado por emociones irregulares. Tengo que irme. Ahora. Abro la puerta y salgo corriendo de la galería, y no paro hasta que llego al final del camino. Hago señas al primer taxi y me sumerjo en el. Voy a buscar a las chicas y voy a beber hasta el olvido. Espero que sea suficiente para alejarme de esta pesadilla. Nunca me he aventurado allí. No me lo he permitido, pero cuando se está metiendo detrás de una puerta frente a ti, es difícil de ignorar. Me siento herida. Totalmente devastada. Y la furia está quemando un agujero en mis sentidos. No puedo detenerlo.

205


18 —¡Aquí está!—, Grita Lizzy mientras deambulo por la barra de champán, viéndolos a todos sentados en altos taburetes alrededor de una mesa de bar. Micky me hace una seña con la mano, señalando un taburete con una copa de vino en la mesa frente a él. —Buen chico, Micky,— lo elogio, aterrizando en mi asiento con un ruido sordo. —¿Estás bien?—, Me pregunta, dándome una vuelta. No sé cuán buen trabajo hice para arreglar mi cara en el taxi, pero supongo que incluso con un maquillaje perfecto en este momento, mi angustia aún sería detectable. —Estoy bien—, dije, levantando una mano para detener a Lizzy cuando iba a hablar. Ella cierra la boca en un puchero y mira mientras me tomo el vino. —Muy bien—, repito, golpeando mi vaso. Nat, Micky y Lizzy me miran cuidadosamente por un momento. —Bien—. Inhalo y exhalo, dentro y fuera. —Está bien—, dice Lizzy lentamente, asintiendo con la cabeza hacia mí. — ¿Estás segura? Le devuelvo la cabeza. —Solo un taxista adormilado. Lizzy pone los ojos en blanco. —Entonces saquemos mis noticias—. Se sienta derecha, y todos los demás en la mesa la miran. Ella comienza a inquietarse. — Bueno—, comienza, centrándose en su copa de vino. —Tengo algo que contarles a todos, pero antes de hacerlo, quiero dejar en claro que he reflexionado mucho sobre ello y agradecería su apoyo. Todos notablemente nos sentamos en nuestros taburetes, y miro a cada uno de mis amigos, tratando de descubrir sus procesos de pensamiento. Parecen intrigados, como yo.

206


—He vuelto con Jason—, dice antes de recoger su bebida y tomársela de un trago, encogiéndose en su taburete. La realización se me ocurre. —¡Con él es quién te reunirías para cenar!—, Le digo. —Jason.— No es de extrañar que haya sido tan cautelosa. Se encoge de hombros. —Estuve de acuerdo en encontrarlo, sí. No entendí el sentido de mencionarlo porque pensé que le diría que se ponga en camino y eso sería todo. Pero volver a verlo, viendo lo culpable que se siente... Lo amo.— se encoge de hombros. —No puedes apagar eso. Cuando la atmósfera se torna insoportablemente incómoda, me sumerjo y alcanzo la mesa, tomando su mano. —Haz lo que te hace feliz—, digo, con todo el corazón. Lágrimas de alivio inundan sus ojos y sus labios se presionan hasta el punto en que son blancos. No puede hablar, bendígala, por lo que asiente a cambio. Me siento terrible por ella. Vi lo cortada que estaba cuando descubrió la aventura de Jason, y maldije a la mujer que había entrado sin invitación en su vida. Una mujer como yo. Al darle a Nat una patada discreta debajo de la mesa, me recosté y dejé que hiciera su parte, aunque es evidente que ella es mucho menos entusiasta que yo. El pobre Micky, sin embargo, solo mira como las chicas hacemos nuestra mierda de chicas. —Podría ir a conocer a los muchachos—, murmura, poniendo los ojos en blanco. —En otras noticias.— Nat levanta su vaso, sonriendo maliciosamente, y me pregunto por un momento fugaz si ella tal vez decidió darle un descanso a John. Luego recuerdo el incidente de la goma de mascar con su hijo y desecho la idea de inmediato. Su cabello tiene un largo camino por recorrer antes de que regrese a su antigua y larga gloria. —Me uní a una agencia de citas. Hubo algunas miradas divertidas alrededor de la mesa antes de que todos estallaran en carcajadas. — ¿Qué?— Nat pregunta descontenta. —Al menos puedo dejar en claro lo que es aceptable y lo que no. —¿Como los niños?—, Pregunta Lizzy, consternada. —Como los niños—, confirma Nat. —Los padres no necesitan aplicar.

207


—Mierda—, respira Micky, exasperado. —¿Podemos hablar de fútbol antes de que mis bolas se marchiten? Me río y me acerco para pellizcarle la mejilla. —Te enamorarás un día. Se burla, disgustado por la sugerencia. —Hay una razón por la que tú y yo seguimos siendo amigos, y no es porque tengas pruebas fotográficas de mí disfrazado de He-Man blandiendo un rodillo como una espada. Bien. Aparentemente somos amigos porque los dos somos alérgicos a las relaciones. Está hablando tonterías, obviamente. En realidad, somos amigos porque nos conocemos desde el primer día, pero ese conocimiento no me impide marchitarme. Trago saliva y desvío mi atención de él, de repente recuerdo por qué me aferro a mi copa de vino como si fuera un chaleco salvavidas. Entonces noto que está vacío. Agarro la botella del medio de la mesa. Empeñada. Ahogar los recuerdos en alcohol. —¿He-Man?—, Sonó Nat. —¿Te vistes como He-Man?—. Salta de su taburete y arroja una espada imaginaria al aire. —¡Tengo el poder!—, Rugió, antes de doblarse a la mitad en un ataque de risa con Lizzy. Es un tiempo antes de que me miren en pregunta, ¿como por qué no me estoy riendo? Me encojo de hombros. No tengo nada que ofrecer en el departamento de humor, a pesar de que mi vida es una broma. —Jodanse. Todas ustedes.— Micky salta de su banquillo, mirando hacia la puerta. —Los chicos están aquí. Me voy a buscar a mi Chica-Real. —Se aleja con una sonrisa, dejando a las chicas como chicas, lo que actualmente implica a Nat y Lizzy riéndose de sus tetas.

Podría ser una hora más tarde, o podrían ser dos. No estoy segura. Todo lo que sé es que estoy borracha y mi mente me aturde más con cada sorbo de vino que tengo. Es un respiro. Me levantó de mi banqueta y encuentro a Nat sola en la pista de baile, su copa de vino en el aire, su cabeza cayó, balanceándose fuera de tiempo con 'Chico de la Escuela' de Hot Chip. Mantengo mis ojos en ella mientras

208


alcanzo a ciegas a Lizzy para llamar su atención, la vista demasiado entretenida para no compartirla. —Mira eso. —Jesús, ningún hombre se divertirá con eso, niño o no niño—, bromea Lizzy, deslizándose de su taburete. Se acerca a Nat y la empuja suavemente desde la pista de baile, ayudándola a caminar mientras se tambalea y viaja de regreso a nosotros. Sentándola en el asiento, Lizzy toma un taburete a su lado y se acerca lo suficiente para atraparla si se resbala en su estupor de borracha. —Tengo que preguntar—, dijo Nat, mirando a Lizzy con un ojo cerrado. —¿Por qué siquiera soñaste con recuperar a Jason? Me desplomo en un suspiro audible. —Nat, es la decisión de Lizzy. Debemos respetar eso. —Lo sé, pero todos lo estamos pensando.— Baja una mano, pero echa de menos la mesa, obligando a Lizzy a atraparla antes de que se caiga del taburete. — ¿Qué pasa con la otra mujer? —No es de nuestra incumbencia—, entorpezco, ansiosa por detener la dirección de la conversación muerta en seco. —Está bien—, Lizzy me apacigua. —Necesitamos quitar esta parte del camino. —Sí—, dijo Nat, sintiendo la copa de vino alrededor de la mesa. Lizzy lo aleja y empuja un vaso de agua hacia ella, y Nat lo agarra, agitando la pelota hacia Lizzy. —¿Qué tipo de mujer olfatea a un hombre tomado? Ni siquiera yo me rebajaría a ese nivel. Mi garganta se cierra sobre mí, dejándome en silencio en la mesa mientras el tema que he temido durante meses arrastra hacia delante, amenazando con empeorar mi noche. —¡Los hombres piensan con sus pollas!— Nat se balancea en su taburete. — ¡Sus cerebros están en sus bolas! Yo muero por dentro. Una parte de mí sabe que es sabio mantener mi boca cerrada, y una parte de mí quiere darle otro ángulo para que Nat lo considere. Sin embargo, no lo hago. No puedo. No tengo más remedio que sentarme y escuchar

209


mientras se golpean contra la otra mujer, llamándola bajo el sol, adivinando qué trabajo tan desagradable es y, en general, haciéndola trizas. Brutalmente. Duramente. Justificadamente. Me encojo cada vez más, mi cabeza comienza a doler, mi corazón comienza a doler. Soy una tonta si piense por un minuto que alguien me entenderá. El pequeño pedazo de esperanza que tuve de apoyo de mis amigos acaba de morir. No puedo soportar esto más. Agarro mi bolso, salto de mi banquillo y corro hacia el baño, olvidándome de declarar mi necesidad del baño en mi desesperación por escapar de la sesión de putear. Puedo sentir las lágrimas picando en la parte posterior de mis ojos y no puedo dejar que mis amigos los vean. Me encerré en un cubículo hasta que mi agitado estómago se calma, mi mente se asienta lentamente. No estaba preparado para eso. Es fácil para mí intimidar mi conciencia con una cierta forma de pensar, pero no puedo controlar cómo piensan los demás. Por primera vez desde que me embarqué en este asunto, me siento tan sola. ¿Dónde está Jack? ¿Dónde está él para abrazarme y decirme que todo va a estar bien? La ira hierve a fuego lento en mi estómago, arrastrando de nuevo el recuerdo. Está con su esposa, follando en el baño de la galería. Mi teléfono suena, y aunque sé que va a enviar mi ira a reinos aterradores, todavía abro su mensaje. ¿A dónde fuiste?

Mis labios se curvan con desdén mientras borro sus palabras inútiles de mi pantalla. Salgo del baño y me dirijo directamente a la barra, ordenando más alcohol. Mi teléfono suena esta vez y me preparo para responderlo. —Hola. —¿Dónde estás?—, Pregunta en un susurro que estoy luchando por escuchar sobre la música. Encontró un rincón tranquilo para llamarme, lejos de ella. — ¿Annie? —Estoy ocupada—. Cuelgo, pero antes de recoger nuestras bebidas, suena nuevamente. —¿Qué?— Chasqueo cuando respondo. —¿Que sucede contigo?

210


—Nada. Vuelve con tu esposa, Jack—, escupí, corté la llamada e ignoré sus siguientes tres intentos de volver a llamar cuando tomé el vino y lo llevé a la mesa. Agito la mano para llamar la atención de Nat y Lizzy sobre la pista de baile, y ambas me saludan cuando ven la botella en mis manos. —¿Eres Annie Ryan?—, Pregunta una voz masculina detrás de mí, llamando mi atención. Encuentro a un tipo fornido con una linda sonrisa en su rostro, apoyado en una mesa cercana. Y veo muslos. Corpulento, jugador de rugby muslos. —Tom—, digo, tratando de que no parezca una pregunta. Este es el último hombre con el que dormí antes de Jack. Amigo de Jason él amigo de un amigo. —Bien hecho—, se burla. —¿Como has estado? —Bien gracias. ¿Tú? —No puedo quejarme.— señala mi vaso vacío. —¿Tomas? Mi furia ardiente se enfrenta desde otro lado por la inesperada oportunidad potencial que ha caído a mis pies. Pensé que el alcohol era mi único escape. Tal vez estaba equivocada. Ignore la botella llena que acabo de colocar sobre la mesa. —¿Por qué no?—, Le digo, sonriendo. —Sauvignon, por favor. —¿Pequeña? ¿Grande? —Grande. Tom se dirige al bar y ordena mientras lucho contra la parte estúpida de mi mente jodida que me dice que no haga algo de lo que me arrepienta. No es tan difícil ignorarlo. Mi único arrepentimiento en este momento es ponerme en una aventura amorosa. Me recuerdo que técnicamente aún soy soltera. Técnicamente soy libre como un pájaro para hacer lo que quiero, cuando quiero. No soy la casada. Si Jack puede tener su pastel y comérselo, yo también puedo. Miro hacia la pista de baile donde Lizzy y Nat se lanzan como tontas ebrias y atrapo sus ojos. Cuando Lizzy sonríe, y Nat me da doble aprobación, sé que han cronometrado a Tom. Creen que he sido célibe estos últimos cuatro meses. Pondrán físicamente a Tom en la cama conmigo si es necesario.

211


Acepto mi bebida con una sonrisa en agradecimiento mientras vuelvo a ver a Tom a los ojos. Él es guapo pero resistente. Su nariz se ha roto claramente algunas veces, y tiene una cicatriz ordenada en el hueso de su ceja. Su cabello es corto pero de estilo, y su cuello grueso. —¿Cómo has estado?—, Pregunto, comenzando la conversación mientras él se posa en el taburete de Lizzy. —Genial, en realidad. Estuve en Escocia el año pasado en una academia de entrenamiento para chicos. —Suena bien. ¿Pero has vuelto? —Fue un programa de un año en uno de los clubes de la liga. Estamos empezando uno aquí en Twickenham el próximo mes. Asiento con la cabeza. —Entonces, ¿juegas al rugby? Ríe. —¿Cómo lo adivinaste? Me encojo de hombros y coloco mi vaso sobre la mesa. —Deben ser las orejas de coliflor. —¡Hey!— Se acerca y golpea ligeramente mi mandíbula. —Me pongo un protector de cabeza'. Sonrío tímidamente. —Estoy bromeando. Parece un gran trabajo. —Lo es. ¿Y tu qué haces, Annie? —Toma un trago de su vaso, sonriendo. — No hablamos mucho exactamente la última vez que te vi. Le devuelvo su sonrisa, recordando bien esa noche. Supuso mucho alcohol y risas, y terminó con sexo muy borracha. —No, pero hicimos muchas otras cosas. —Traté de llamarte después.— Me mira de cerca. —¿Por qué me diste tu número si no planeas tomar mis llamadas? —Tengo el tipo de trabajo se apoderó de mi vida. —Pensé que tal vez estabas involucrada con alguien. —No. —¿Y ahora lo estás?

212


Trago y respiro profundamente. —No—, le digo claramente, de manera pareja y con una convicción del cien por ciento.

213


19 No me preguntes qué estoy haciendo porque no podría decírtelo. Es la historia de mi vida en estos días. Todo lo que sé es que estoy agonizando por dentro y me duele más porque en el fondo sé que no tengo derecho a sentirme traicionada. Mi mente es un desastre de preguntas. Me siento engañada. Es un reclamo loco. Tal vez esto es karma. Tal vez el Destinos hayan decidido que Annie Ryan no llegue a ser feliz. No llega a tener lo que quiere desesperadamente porque mintió y engañó para tratar de conseguirlo. Salgo del taxi fuera de mi apartamento, Tom me sigue de cerca. Golpea la puerta y hace eco en el aire de la noche que nos rodea. Pasamos un momento fuera del bar, nada demasiado, solo una mirada, pero fue suficiente para que él me preguntara si quería alguna compañía, y lo suficiente para que yo dijera que sí. Mientras camino por el camino, me pregunto qué estoy haciendo y de qué vendrá. No tengo respuesta. Estoy tomando represalias porque estoy herida más allá de la comprensión y me estoy volviendo autodestructiva. Deslizo mi llave en la cerradura, abro la puerta y dejo que Tom me siga adentro. —Buen lugar—, dice, cerrando la puerta detrás de él. —Has estado aquí mucho tiempo. —Solo unos meses—, respondo por encima de mi hombro, dirigiéndome a la cocina. —¿Té, café, alcohol? —Lo que tú tomes. Su respuesta me da un momento de pausa mientras deslizo mis ojos entre la tetera y las copas de vino. Parece estúpido que algo tan simple como una elección de bebida podría allanar el camino para el resto de la noche. —Blanco, ¿está bien?—, Le pregunto, tomando dos vasos.

214


—Suena bien para mí.— Se acerca a las puertas dobles que conducen al patio. —Me encanta esto—, dice, abriendo la puerta mientras nos sirvo las bebidas. —Estoy en el quinto piso de un edificio alto. Sin espacio exterior. Recojo las copas y lo sigo hacia mi pequeño jardín. —Ten.— Le doy un vaso y él lo levanta antes de tomar un sorbo. —Salud—, digo en respuesta. Vaga por el sauce y retira algunas de las ramas, mirando hacia el espacio escondido detrás. —Esto es realmente genial. —Es mi espacio pacífico—, le digo, recibiendo una inesperada repetición de los atormentadores sonidos de placer de Stephanie en mi cabeza. Y luego el gruñido de Jack. Están jugando en círculo. Una y otra vez, cada vez más fuerte. Me estremezco, cerrando los ojos, pero estoy interrumpido por mi confusión interior cuando habla Tom. —Nunca me dijiste lo que haces. —Soy un arquitecto. —Bonito. ¿Diseñas todo lo que sabes? —¿Como el Fragmento o algo igualmente icónico?— Pregunto con una sonrisa burlona. Tom se ríe. —Ahora sé que el tipo que diseñó el Fragmento era un tipo italiano. No eres italiano, y definitivamente no eres un tipo. —Me guiña descaradamente, incitándome a reír. —Su nombre es Renzo Piano. Tristemente, no estoy cerca de su liga, pero tal vez algún día. —Me encojo de hombros. Tom sonríe y da un paso adelante, cerrando la distancia entre nosotros a solo un pie más o menos. Miro hacia él, encontrando ojos suaves y penetrantes. — Espero no haber leído esto mal. Se mueve y contengo la respiración, esperando que sus labios se encuentren con los míos, y cuando lo hacen, exhalo y me relajo, aceptando su beso. Sus labios son suaves y tiernos, su boca trabaja lentamente sobre la mía. Mi mente se vacía. Es un alivio. Es un alivio. No puedo dejar pasar la oportunidad de liberarme de las cadenas mentales en las que me he encerrado. Aunque solo sea temporalmente.

215


Con mi copa de vino en una mano, uso mi brazo libre para estirarme y descansar sobre sus anchos hombros, respondiendo a su beso. Mi disposición hace subir el ritmo unas cuantas octavas. Espero que esto me aleje más de mi dolor, pero estoy equivocada cuando mi oscuridad se ve repentinamente secuestrada con imágenes de Jack. Intento empujar su hermoso rostro hacia un lado, sintiendo a Tom deslizar mi vestido por mis hombros, exponiendo las correas de mi sostén. El sujetador que Jack me compró. Persevero, llevando nuestro beso a otro nivel con la esperanza de superar mi momentáneo lapso de fortaleza, pero un estruendo fuerte hace que el momento se detenga bruscamente y Tom se aleja rápidamente, mirando hacia las puertas. —¿Qué fue eso?—, Pregunta un poco aturdido. —No sé.— Me dirijo hacia adentro para investigar, y solo llego a la cocina cuando Jack viene estrepitosamente desde el salón. Derrape hasta detenerme, sorprendida por la vista de él. Se ve maníaco, sus ojos son salvajes. Me mira, su pecho resoplando bajo su chaqueta, su camisa colgando de sus pantalones, su chaleco desabrochado y el nudo de su corbata a mitad del torso. Parece un desastre, y cuando su enfoque se mueve y se centra en algo detrás de mí, su mandíbula se tensa hasta el punto de ruptura, sé que ha visto que tengo compañía. Me temo que Jack podría explotar en cualquier momento y atacar a mi invitado. No puedo permitir eso. Me vuelvo hacia Tom. —Lo siento; Creo que es mejor que te vayas. —Le quité el vaso de vino de la mano y lo dejé a un lado, sin agradarle el ceño fruncido que había apuntado a Jack. —¿Quién es?—, Pregunta Tom, sin dejar de mirar al hombre de aspecto trastornado que se encuentra en la entrada de mi cocina. Escucho a Jack respirar y esperar a que le dijera quien era él, pero no llega nada. ¿Qué puede decir? ¿Que él es el hombre casado que me está follando? —Un amigo—, le digo, tomando el brazo de Tom. —Te veré afuera.— Guiándolo hacia la puerta de la cocina, miro a Jack, mi mandíbula está tan apretada como la suya. Se mueve de nuestro camino, sus fosas nasales se disparan agresivamente a medida que pasamos. Puedo ver que está tomando todo en él para no lanzarse contra Tom y vencerlo.

216


—No estoy seguro de que sea buena idea dejarte sola con él—, dice Tom al llegar a la puerta principal. Está abierta, con astillas de madera colgando alrededor de la cerradura. Sacudo la cabeza para mí misma. —Él no es de ese tipo—, murmuro dócilmente, tratando de sonreír. —No creo que la puerta de tu casa esté de acuerdo.— Tom señala la madera destrozada con el ceño fruncido. Me siento tan arrepentida por ponerlo en esta posición. —Lo siento mucho, por todo esto. —¿Un ex?—, Pregunta Tom, con las cejas en alto, y solo asentí con la cabeza, porque ¿qué otra cosa puedo decir? —No creo que él haya terminado contigo—, se ríe. —Espero que lo resuelvas—. Su sinceridad triplica mi remordimiento. Inclinándose, me da un beso en la mejilla. —Pero tenme en cuenta si no lo haces, ¿sí? Levanto la mano y le aprieto el brazo. —Gracias por las bebidas y la plática. —No hay problema. Nos vemos, Annie. Empujo la puerta para cerrarla repetidamente, pero el pestillo no se cerrará. El daño es extenso: pedazos de madera faltantes, algunos en el piso. ¿Él pateó la puerta? ¿Realmente pateó la puerta y pasó por mi casa arrastrando los pies como si tuviera derecho a reclamarme algo? Vuelvo a la cocina y lo encuentro apoyado contra la pared, con la cabeza hacia atrás, la respiración aún pesada y los puños apretados. Cuando me oye entrar, se aparta y me mira, un giro definitivo en el labio. —¿Dónde está Stephanie?— Pregunto, haciendo coincidir su postura amenazante. —No me importa una mierda—, brama, y me hace retroceder unos pasos mientras se endereza y me señala. —No me importa lo irrazonable que parezca, no verás a otros hombres. ¿Cómo demonios podrías hacerme esto?

217


¿Cómo podría hacerle esto? ¿Cómo podría hacerle esto? —¡Eres un idiota egoísta!— Saco el vaso de vino de la encimera y lo lanzo cruzando la cocina y chocando contra la pared. La rotura del vidrio suena por el aire, haciendo eco para siempre. —¿Crees que disfruté escuchándote a ti y a ella antes? El cuello de Jack se retrae sobre sus hombros, sus ojos abiertos y desconfiados. —¿Nos has escuchado? —¡En los baños de la galería!—, Grito. —Ni siquiera podías esperar hasta llegar a casa para follártela.— Tengo que taparme los oídos para tratar de calmar los sonidos recurrentes en mi cabeza. Siento las manos de Jack envolviendo mis muñecas, tratando de apartar mis manos. —¡No me toques!— Lucha contra él, inquieta e histérica, llorando incontrolablemente. —Annie, por el amor de Dios.— Sus intentos de calmarme se vuelven más enérgicos cuando me arroja y me coloca las manos detrás de la espalda, empujando mi frente contra la pared. Él presiona su cuerpo contra el mí para mantenerme en su lugar, su respiración se disparó como la mía. —Cálmate. Su cuerpo alto que me aprieta contra la pared podría evitar que escape, pero eso no me impide estremecerme incontrolablemente, ríos de lágrimas caen por mis mejillas. —Vete—, lloro. —Solo vete. —No iré a ninguna parte—, dice, moviendo su agarre de mis muñecas y encerrándolas en una de sus manos. Cierro los ojos, buscando la oscuridad que coincida con mi mundo, pero no puedo evitar que los gritos de desesperación me desgarren. Jack espera a que mis sollozos desaparezcan antes de que él hable, manteniéndome contenida. —La llevé allí para calmarla, Annie. Estaba cayendo por todos lados, cada vez más fuerte, más ofensiva y grosera. —La escuché gemir y tú maldito gruñido. Ella te decía que le quitaras el vestido. ¿Lo hiciste? ¿Le quitaste su maldito vestido, Jack? Me hace girar, manteniendo mis manos detrás de mi espalda con las suyas, presionadas contra la pared. El hueso de su mandíbula está rodando en oleadas de ira. —Ella estaba tratando de quitarme la ropa. Estaba borracha, Annie. Todo lo que hice fue pelear con ella sin más. No estaba gruñendo, estaba susurrando porque podía oír que alguien había entrado al puto baño.

218


Empujo la parte posterior de mi cabeza contra la pared, tratando de escapar de las balas de furia que salen de sus ojos enojados. —¿Me estás escuchando?—, Rugió en mi cara. —¿Estás jodidamente escuchando lo que te lo estoy diciendo? Asiento, mi barbilla tiembla, mi cara arde. —Si hubieras estado en ese baño por más tiempo, habrías escuchado la conversación. Me hubieras visto salir de allí. Habría visto a Stephanie abofetear a una mesera aparentemente mirándome el culo. Me trago mi horror, incapaz de sentirme aliviada o agradecida. —¿Qué?— Se ríe sarcásticamente. —Oh, sí, ella puso una actuación épica esta noche. —De viste haberme dicho—, le susurro. —No me diste la oportunidad.— Jack cierra los ojos, su cuerpo se relaja contra mí, y luego se aleja, tirando de su camisa, alejándose de mí. Mi mano cubre mi boca cuando veo el estado de su espalda: rojo, crudo y palpitante. Estoy horrorizada. —Cada vez que la miro, Annie—, dice en voz baja, —veo la amenaza en sus ojos. Ella sabe que ya la dejé en mi cabeza—. Sus dientes castañearon audiblemente mientras dejaba caer su camisa y se volvía para mirarme, sus ojos grises se abrían y perforaban los míos. —Ella no va a hacer que esto sea fácil para mí, incluso sin saber de ti. Sollozo, sintiendo una culpa invalidante. Él está pasando por esto solo, enfrentando a Stephanie y su manipulación todos los días, y he enterrado mi cabeza en la arena. —Eres lo único que me mantiene en pie mientras trato de resolver esta mierda. No te rindas ahora, bebé. Por favor.— La mirada de Jack se posa en mi hombro, y observo cómo los huecos en su relajada mandíbula comienzan a latir de nuevo. Su mano sube y recorre ligeramente sobre la correa de mi sujetador. Él no está siendo afectuoso.

219


Me doy cuenta de lo que le obliga a mantener su temperamento en el momento en que me mira con enojo. —Estás usando mi ropa interior—, respira. Está tratando de tragar algo de calma. Él está fallando terriblemente. Tomando la parte superior de mis brazos, él me sostiene en su lugar. —¿Tienes mi ropa interior puesta e ibas a dejar que otro hombre te la quitara? Niego con la cabeza mansamente. Retrocede. —¿Lo besaste? Dime que no lo besaste. Vuelo a ponerme en modo defensa. —He estado aquí por meses aceptando que te metes en la cama con ella todas las noches. Yo no. Ella. —Un nuevo lote de lágrimas caen libres. —Debería ser yo.— Toso en un sollozo, mirando a otro lado. Jack sisea y me suelta, retrocediendo. —Esto es venenoso—, murmura, pasando una mano frustrada por su cabello. Sin él sosteniéndome, mis rodillas se den y me deslizo por la pared hasta mi trasero. Se lleva los nudillos a las cuencas de los ojos y se frota con fuerza, dejando caer la cabeza una vez que termina. —Sé que tienes miedo de las repercusiones, Annie—, dice, esta vez con calma. —Créeme, yo también, pero he terminado con eso. Mi corazón palpita en mi pecho cuando cae pesadamente sobre sus rodillas frente a mí, tomando mis manos y arrastrando los pies para acercarse. —Annie, escúchame.— Aprieta mis manos, con su rostro mortalmente serio. —Si me quedo en ese infierno por más tiempo, no habrá nada más de mí.— Deja caer las manos y agarra mis mejillas, sosteniendo mi rostro mientras mis lágrimas continúan fluyendo. —Estoy locamente enamorado de ti, mujer, y estoy odiando mi situación jodidamente por alejarme de ti. No me importan las consecuencias. No puedo dejar que me manipule más. Y no me importa lo que la gente piense de mí cuando la deje.— Me besa en la frente, manteniendo su boca allí, y mis manos se dirigen a sus hombros y se aferran a él. —Hemos estado caminando con la cabeza en las nubes por mucho tiempo, bebé. Ya no me estoy conformando con el amor a tiempo parcial. Sólo quiero estar contigo. Cada día que me quedo es un día perdido sin ti. Es otra parte mía astillada.

220


Me rompo en sus brazos, sintiendo que todo está llegando a un punto crítico. El dolor y la devastación en el horizonte están en la vanguardia de mi mente, pero sé que va a ser peor de lo que nunca imaginé que podría ser. —No quiero perderte—, murmuro débilmente, consciente de que Stephanie tiene la capacidad de manipular a Jack, hacerlo sentir culpable e influir en su decisión. ¿Cómo puede ella ser feliz sabiendo lo infeliz que es? —No me perderás, lo juro por Dios.— Respira mientras retira sus labios de mi frente y acerca su cara a la mía, asegurándose de que tiene mi atención. —No va a ser fácil, pero mientras te tenga al final, puedo superarlo.— La voz de Jack tiembla, su labio inferior tiembla. —Estoy aterrorizado de que vayas a decidir que no valgo la pena y te alejes de mí. —¡No!—, Lloro, agarrando sus manos en mi cara. —Nunca podría alejarme de ti. Te amo demasiado.— Odio lo abatido que se ve, como si lo dudara. Puede que no se lo haya contado con palabras, pero se lo he dicho de cualquier otra manera. Nunca me hubiera puesto en esta situación por algo menos que un amor poderoso. Del tipo que te mantiene en movimiento. El tipo que te da aliento y vida. Jack es mi vida. Él es mi pulso. Él es todo. Asiente y acaricia mi pelo, su mano cae sobre mi cuello y me masajea. — Entonces haremos esto juntos. Lo resolveremos. Se derrumba sobre su trasero y me arrastra dentro de su cuerpo, sosteniéndome como si nunca me hubiese abrazado. Su corazón late con fuerza, su emoción es clara en su constante palpitación. —Te amo. Nunca lamentaré no alejarte de ti esa noche—, me dice en voz baja. Sonrío a través de mi miseria, apretándolo más fuerte, reforzando lo que siento sin palabras. —Cruzar ese camino hacia ti fue el mejor movimiento que he hecho. Besa mi cabeza constantemente, sintiéndome en todas partes mientras me acurruco en su abrazo, dejándome calmar bajo su toque. —Vamos a estar bien.— Suavemente alejándose de mí, sonríe con suavidad, una sonrisa llena de la preocupación y una aprensión que siento yo misma. —Debería irme—, dice con pesar, justo cuando suena su teléfono. Con una exhalación exhausta, mira hacia la pantalla, al igual que yo. Su nombre nos mira y nos lleva a otro nivel de desaliento.

221


—¿Dónde está ella? —En casa. Salí cuando ella vino hacia mí con sus garras. Me estremezco, pero un destello de ira se apodera de mí. Cuanto antes salga de allí, mejor. Se pone de pie y me pone de pie, apartándome el pelo de la cara pegajosa. —Necesito arreglar tu puerta antes de irme.— Tomando mi mano, nos guía hacia el pasillo donde mi puerta está literalmente colgando de sus bisagras. No hay forma de que Jack lo arregle. Estará aquí toda la noche. —Llamaré a un cerrajero. —No te dejaré con tu puerta así. —Entonces no deberías haberla aplastado—, murmuro. —Entonces no deberías haber traído a un hombre...— Mi mano se acerca y cubre sus labios, y sus ojos se abren. Luego su boca se abre y se mueve un poco, y muerde mi mano. —¡Ouch!— Grito, retrayéndome rápidamente, pero mi fracción de segundo de oportunidad de tomar represalias me es robada cuando él me agarra por la cintura y me clava en su cuerpo. Tomando mis brazos y colocándolos sobre sus hombros, se pone nariz a nariz conmigo. Fruncí el ceño. Y se ríe ligeramente. No tengo ni idea de porqué. Esta noche ha sido tan divertida como una película de terror. —¿Por qué demonios te estás riendo?— Pregunto indignada. —Porque si no me río, me avergonzaré y lloraré como un jodido bebé. Suspiro. —Será mejor que te vayas. Sus ojos brillantes se apagan de inmediato. —No quiero dejarte. —No tienes otra opción—, señalo, separándolo de mi cuerpo y moviéndome hacia la puerta antes de rogarle que se quede. —¿Puedo verte mañana?, Pregunta Jack. —Estoy en la oficina todo el día, pero puedo salir durante una hora para almorzar. Lucho con mis manos para mantenerlas a los lados cuando se detiene frente a mí, dándome ojos esperanzados. Después de todo, solo quiero rodear su cintura,

222


abordarlo en el piso y esconderme en su pecho. Y esconderlo de ella. —¿Estarás en la oficina? Pero es sábado. —Tengo cosas que poner al día. Y lo mantiene fuera de la casa. —¿Dónde?—, Pregunto. —Hay un pequeño lugar en la parte posterior de los muelles'. —Eso está un poco cerca de tu oficina, ¿verdad? —Es sábado. Nadie de la oficina estará allí. —Está bien—, estoy de acuerdo, sin dudarlo. Si Jack está cómodo con eso, entonces no hay razón para que yo no lo esté. —¿Mediodía? Voy a ver a Micky y tomar el café a las diez. No debería ser más de una hora. —Mediodía—, confirma Jack, deteniéndose en la puerta y haciendo otra inspección a la astillada puerta. —Llama al cerrajero enseguida y envíame un mensaje de texto cuando lo hayan hecho.— Se da vuelta y me mira con severidad. Suspiro. —No puedo enviarte un mensaje de texto. —Sí, puedes y lo harás. No dormiré hasta que sepa que ya está hecho. ¿Se está volviendo un poco complaciente? Todos los signos lo sugieren. Golpeando mi puerta, reuniéndonos para almorzar, diciéndome que le envíe un mensaje de texto cuando él esté en la cama. Sé que ha tomado una decisión, pero todavía tiene que andar con cuidado, así como pensar en cómo y cuándo va a hacer lo que debe hacerse. Las ondas frías se extienden a través de mi torrente sanguíneo ante la idea. Después de besar mi mejilla, vaga por el camino. —Te enviaré un mensaje de texto con la dirección del restaurante. —Bueno. Te veo mañana. —Empujo mi puerta cerrándola lo mejor que puedo, luego voy en busca de mi teléfono para llamar a un cerrajero. No pueden especificar una hora, así que una vez que le hago saber a Jack, me dan otra opción que sentarme en el sofá y esperar a que aparezcan, cuando estoy tan desesperada por acostarme y cerrar mi mente. Pero no hay esperanza de que eso suceda. Él la está dejando. Pensarías que sería lo que cualquier mujer que esté enamorada de

223


un hombre casado querría escuchar, pero dado todo lo que sé, estoy lleno de temor en lugar de alegría. Siento pavor por Jack.

Mi Jack.

224


20 Me despierto a causa de unos golpes: implacable, presa del pánico. Saltando aturdida, tropezó por el pasillo hacia la puerta de mi casa, tratando de enderezar mi mente adormecida mientras sacudía mi brazo muerto para despertarme. Está lleno de alfileres y agujas, lo que hace que mi mano se niegue a agarrar la manija de la puerta para girarla y abrirla. Mentalmente animo a mis músculos a que se despierten mientras los golpes continúan, mi cabeza traquetea más con cada golpe impaciente de la puerta. —¡Un momento!— Grito, cambio de mano y abro la puerta. Gruñí antes de que mis ojos soñolientos me dijeran quién es el culpable. Pronto me despierto cuando una silueta borrosa de una persona se convierte en Jack. Se ve un poco nervioso. —¿Qué estás haciendo? —Es la una en punto—, refunfuña, empujándome dentro y siguiéndolo, cerrando la puerta detrás de él. —No respondiste a la dirección de donde nos encontraríamos para almorzar, y no apareciste—. Me señala con un dedo la cara. — ¡He estado preocupado! Parpadeo un par de veces, dejando que todo lo que acaba de gritarme gotee en mi cerebro. —¿Es la una en punto?— Dejo escapar el pánico, girándome y corriendo hacia mi salón para encontrar mi teléfono. —Se suponía que debía encontrarme con Micky a las diez—, lloro, tirando cojines del sofá y tirándolos sobre mi hombro. Sin teléfono. Empujo mi mano por los costados, sintiendo a mí alrededor. —¿Buscas esto?— Jack toma mi teléfono del armario de TV y lo levanta. —¡Sí!— Me apresuré y lo arrebato de su mano, descubriendo que su batería estaba muerta. —Mierda.— Rápidamente lo conecto y espero impacientemente para que se encienda. Los mensajes comienzan a sonar, cantar y cantar caóticamente cuando vuelve a la vida. Me estremezco con cada sonido por separado, viendo las llamadas perdidas y los mensajes de texto que aparecen en mi pantalla; no solo de Micky, sino también de Nat y Lizzy. Puedo ver a Micky en mi

225


mente ahora, llamándolas para tratar de averiguar dónde estoy. Repasando los textos, veo que todos y cada uno de mis compañeros han dejado un mensaje preguntándome dónde demonios estoy y si mi legado estaba a punto de comenzar. Llamé rápidamente a Micky, preocupada de que pudiera estar camino a buscarme. —Maldita sea—, murmuro cuando se dirige al correo de voz. —Soy yo. Me quede dormida. —Me río como un idiota. —¡Llámame!— Colgando, voy a llamar a Nat, diciéndole la misma excusa, alejándome de Jack cuando me pregunta, un poco demasiado fuerte, si puedo caminar esta mañana. Lo miro y sus fosas nasales se disparan peligrosamente. —Te llamaré más tarde—, digo, y corto la llamada. Luego llamo a Lizzy. Ella podría no ser tan fácil de esquivar. —¿Dónde diablos estás?—, Responde a modo de saludo. —Me quede dormida.— Me revuelvo la cara, esperando su burla de incredulidad. En los diez años que he conocido a Lizzy, nunca me he quedado dormida. De todos modos, no es tan tarde. Miro a Jack y lo veo rodar sus ojos, una señal de su molestia. —Estoy de camino para asegurarme de que no estás muerto. —No es necesario.— Le disparo a Jack una mirada de dolor, mirando como él se deja caer en el sofá. —Estoy en camino a ver a mis padres. —Oh. Bueno. ¿Entonces, cómo estuvo? ¿Lo estás viendo de nuevo? ¡Me gusta el jugador de rugby Tom! Me alejo de Jack y me estremezco. —No puedo hablar en este momento. —¡Oh Dios mío! ¿Todavía está allí?—, Grita con entusiasmada. —Llámame luego. Quiero cada pequeño detalle sucio. —Lo haré.— Cuelgo y dejo caer mi teléfono en el sofá, exhausta después de mi gigantesca sesión de mierda. —No puedo creer que haya dormido hasta este momento.— No debería ser una sorpresa. El cerrajero no apareció hasta las 4 a.m. y no llegué a la cama hasta las cinco. —No te preocupes—, se queja Jack. —No es como si me hubieras dado un ataque al corazón o algo por el estilo.

226


—¿Qué pensaste que me había pasado?— Pregunto, pasándolo para ir a la cocina. —No había riesgo de que regresara el loco que golpeó mi puerta. —Él está aquí ahora—, responde, bajo y ronco... muy cerca de mí. Giro y choco con su pecho. —¡Oh!— Me cargo y me llevo hasta sus labios, y luego me permití en un largo y apasionado beso de saludo. —Hmmm—, suspiro relajándome en las suaves y lentas rotaciones de su lengua. —Hola a ti también. —Joder, te he extrañado.— Mantiene nuestros labios sellados mientras me coloca de nuevo en el piso. —Han pasado doce horas. —Cada minuto se sintió como un siglo—, murmura en mi boca malhumorado. —No pude pegar ojo, estuve soñando despierto durante toda la mañana y golpeé la mesa del restaurante un millón de veces con el tenedor mientras te esperaba.— Se retira y me mira con el ceño fruncido. Es entonces cuando lo veo. Una desagradable marca roja en su pómulo. Mis ojos se arraigaron en la mancha, la furia me quemó un agujero en el estómago. —No es nada.— Cubre la marca y se aleja, evitando mis ojos furiosos. —¿Nada?— Pregunto, asombrada. ¿Nada? Puedo sentir que empiezo a temblar con la construcción de ira. Anoche lo destrozó con sus malditas uñas, ¿y ahora esto? —Quizás no puedas tomar represalias, Jack, pero no hay nada que me detenga.— Pasé por delante de él, enfurecida, buscare a Stephanie y le devolveré todas las marcas que he visto en Jack, y las que no tengo también. —Annie, detente.— Me pasa el brazo por la cintura desde atrás y me levanta de los pies, deteniéndome. —Ella no puede hacerte esto.— Grito, retorciéndome para liberarme de su agarre. —¡Lo juro, Jack, le arrancaré los malditos brazos para que no pueda tocarte otra vez! —Annie, cálmate—. Su voz es tan baja, tan serena, que me lleva de vuelta a la cocina. —No harás nada—. Poniéndome de pie, me da una mirada de advertencia.

227


Esto simplemente no es justo. —¿Cómo te sentirías si me encontraras con uno de estos?— Pregunto, señalando la marca, estremeciéndome mientras imagino su mano conectándose con su rostro. Su hermosa cara. El gruñido bajo y amenazante de Jack me da mi respuesta. —No hagas preguntas tontas, Annie. —No es tonto, es genuino. Quiero saber. Su rostro parece de asesino. —Matar. —Apoyo mi caso.— Mis labios forman una delgada línea recta. Jack adquiere visiblemente paciencia. —No vine aquí para discutir contigo. Por favor, déjame lidiar con eso. Abro mi boca para discutir una vez más, pero él la cubre con su palma. Mis ojos se vuelven rajas enojadas. —Por favor—. Su súplica perfora mi furia como una aguja, y mi corazón está llena de bultos. Lo estreso más, le doy algo más de qué preocuparse. Y aunque no me gustaría nada más que desgarrar a su esposa miembro por miembro, renuncio, apartando su mano de mi cara para poder hablar. —Lo siento. —Nunca lamentes haberme amado tanto.— Sus dedos se enredaron en mi cabello y se aferraron a la base de mi cuello. —¿Me oyes?— Asiento, y Jack asiente a cambio. —Bueno. Ahora, haznos un poco de café. —Planta un beso en la punta de mi nariz, me da la vuelta en sus brazos, y me envía en mi camino con un golpe en mi trasero. Me preparo para prepararnos una taza fuerte y humeante de las cosas buenas, pero me detengo mientras echo unos gránulos en mi taza gigante. — ¿Dónde está ella?— Pregunto, girándome. —De camino a tomar un café—, responde con ligereza. No me divierte en lo más mínimo su intento de aligerar nuestro estado de ánimo. —No eres gracioso. —Ella se fue con sus padres—. Pone los ojos en blanco, como si yo supiera eso. —Nosotros... —Su frente se arruga un poco. —Bueno, no fue tan bien cuando

228


llegué a casa.— Señala la marca en su rostro, y por primera vez me pregunto por qué lo golpeó. Oh, mierda, ¿lo ha descubierto? Ayer dio una cadena de pistas. ¿Repasó todo y armó todo? ¿O Jack le dijo que se iría? Comienzo a sudar y luego me preparo para hacer la pregunta operativa. —¿Que pasó? —Lo de siempre.— Se encoge de hombros despectivamente. —No dije lo que quería escuchar, así que las uñas y los gritos salen a tocar. Ella fue a casa de sus padres. Es el cumpleaños de su padre. La recogieron y se la llevaron a su casa está noche para unirse a la fiesta con toda la familia, amigos y socios comerciales. La idea de estar allí fingiendo que mi vida es perfecta, pretendiendo ser la pareja perfecta, no es atractiva. Qué divertido. Echo dos cucharitas de azúcar en su café, tal como sé que le gusta, y me muevo, mirándolo, pensando en cómo se desentiende de eso. Porque él está acostumbrado, el drama, las peleas, los arañazos, y eso no es bueno. Le entrego su café y descanso en la encimera, ahuecando el mío con mis palmas. —De todos modos.— Toma un sorbo rápido y saca las manos de su taza, luego procede a tratar de tomar la mía. Puse algo de resistencia, tomando una gran cantidad de cafeína antes de que pueda quitármela. Se ríe por lo bajo mientras lo desliza sobre el mostrador, y luego toma mis caderas, agachándose, acercando su cara a la mía. —Suficiente de todo eso. Se supone que eres mi lugar feliz. —¿Lugar feliz?—, Le pregunté, retirándome lentamente cuando su mano se deslizó por mi cintura antes de bajar un poco y acariciar mi muslo interior, a una fracción de mi entrepierna. Me estremezco. —Mi lugar feliz—, declara, reprimiendo su sonrisa. Jadeo, sorprendida, totalmente provocada. —¡Descarado! Jack se ríe, una verdadera risa de felicidad que se hunde directamente debajo de mi piel y atraviesa mi corazón. Se sumerge y me lleva por encima del hombro. Grito, riendo, mientras él sale de la cocina, sosteniéndome en su lugar por la parte de atrás de mis muslos. —¡Mi café!—, Protesto, sin darme ni un tregua por mi cafeína, pero sintiendo la necesidad de luchar.

229


—A la mierda el café—, se burla. —Tengo algo mucho más sabroso para despertarte. Sonrío como una tonta y sostengo sus caderas, mirando su culo mientras me arrastra por el pasillo hacia mi habitación. Aterrizo en la cama, riendo. Jack se quita la chaqueta y la tira descuidadamente hacia un lado, tira de su corbata y luego sus dedos están trabajando rápidamente en los botones de su camisa. Me quedo quieta y feliz mientras lo veo desnudarse, lamiéndome los labios provocativamente cuando se baja los pantalones por los robustos muslos. Patea sus zapatos y calcetines, y finalmente sus pantalones, dejándolo agraciado con solo sus bóxers. Mis ojos caen a su ingle. Ya está duro, la forma de su pene prominente clama por mí. Deslizando su dedo en la cintura de sus bóxers, los empuja hacia abajo y lo suelta. Pierdo el aliento, mi anticipación se está construyendo. Lo alcanzo con mi mano, pidiéndole que venga hacia mí, pero él niega con la cabeza, agarrándose de la base. —Quítate el vestido—, ordena, con voz tensa y firme. Mis manos van directamente al dobladillo de mi vestido y lo saco sobre mi cabeza, revelando mis pechos, con puntas en picos rosadas y duras. Sonríe, sus ojos brillantes. —Ahora ven aquí.— Estoy de rodillas y me arrastro hacia el final de la cama, mis ojos permanecen en su excitación durante todo el camino hasta que la punta de mi nariz toca la punta de su pene. Él tiene algo más sabroso que el café. No estaba equivocado. Mi lengua deja mi boca, entusiasta y hambrienta, pero él se aleja antes de hacer contacto, devastándome. —¿Quieres probar? Intento jugarlo toda ligera y despreocupada. Lo intento. Pero lo siguiente que sé es que estoy tirando su mano y envolviendo mis labios alrededor de su carne. El estómago de Jack se curva, su cuerpo inclinado para tratar de escapar de mi boca perversa. No lo dejo. —Mierda, Annie.— Su mano se acerca a mi cabeza y me aprieta contra él. — ¡Joder!— Su ladrido de placer sorprendido pronto se transforma en un profundo gemido de éxtasis. Miro hacia arriba mientras avanzo, sintiéndome cómoda, amando la sensación de la tensa piel de terciopelo de su hombría deslizándose dentro y fuera de mi boca. Su cabeza está hacia atrás, su garganta estirada, mostrando cada trago duro que hace. Y hay muchos.

230


Él sabe divino. Mejor que el café. Tomaré esto con cafeína cualquier día de la semana. Sus manos en mi cabello comienzan a fundirse contra mi cuero cabelludo, y sus caderas comienzan a girar para cumplir con los avances de mi boca. También trabajo mi mano, doblando su placer. Luego se suma a mi placer, sus manos me dejan el pelo y me siento mal hasta que tiene un seno ahuecado en cada palma. Ahora estoy gimiendo, mi ritmo vacilante por un momento fugaz mientras me acostumbro a la sensación de él acariciando mis pechos doloridos y bombeo mi boca hacia arriba y hacia abajo, la punta de su pene golpeando la parte posterior de mi garganta cada vez. Escucho murmullos, escucho gemidos, escucho ladridos de desesperación llena de placer. Todo eso me impulsa. Deslizando mi mano por su estómago, alcanzo entre sus muslos y acaricio sus pesadas bolas con ternura. Su cuerpo se convulsiona. —Ohhhh... Jodeeer. Sonrío y retrocedo lentamente hasta que su polla se libera, luego giro mi lengua burlonamente alrededor de la punta, observándolo mientras su cabeza se afloja, cayendo. Sus ojos están cerrados, pero un mordisco descarado de la punta de su polla lo remedia. Ellos brotan abiertos, bajos, encapuchados y nublados por la necesidad. —Mejor que el café—, pregunta. Su pecho se levanta, sus ojos caen a sus manos moldeando mis pechos. Debería hacerle esa pregunta, pero en lugar de hacerlo, y en lugar de responderle, empiezo una bomba de castigo con mi puño, asegurándome de que mi agarre sea firme. —Madre…— se atragantó, sacudiéndose hacia delante con las piernas inestables, su agarre de mis senos se volvió brutal. Me estremezco pero lucho por la ligera incomodidad, disparando hacia adelante y hacia atrás a un ritmo épico. — Mierda... Annie... Mi lengua da vueltas en su punta mientras mi puño continúa trabajando en él, y luego cuando siento que está cerca, le limpio el tercio superior de su pene y lo chupo. Es su perdición. Un flujo de maldiciones llega gruesas y rápidas, y muchas advertencias verbales también. Lo tomo todo, sintiéndolo venir en pulsos largos y crecientes, su esencia vertiéndose en mi boca. —Oh, Jesucristo—, resopla, apretando su ingle contra mi boca, tratando de recuperar el aliento. Tirando libre y cayendo hacia mí, me aplasta en la cama con

231


su pesado y sudoroso cuerpo. Sonrío, satisfecha y trago. —Eres jodidamente increíble—, jadea, en un peso muerto extendido sobre mí. —Y ahora realmente necesito ese café. Se ríe y se esfuerza por levantarse sobre los codos hasta que tiene mi cara en su punto de mira. Olvidándome de la mancha en su pómulo, le dediqué una sonrisa deslumbrante, sintiéndome bastante complacida conmigo misma. —Estoy reservando uno de esos por cada día del resto de nuestras vidas juntos. —Te va a costar—, le advierto. —Dime tu precio, cariño. Su seria demanda me da una pausa. Estaba siendo juguetona. No tenía nada en mente específicamente. —¿Puedo pensar en ello? —Sí, pero solo tienes hasta mañana.— Se sumerge y besa mi frente, y luego rueda sobre su espalda. Estoy derecha sobre mis codos, mirándolo acostado a mi lado. —¿Qué estará pasando mañana?— ¿Ha decidido que mañana es el día en que le dirá a Stephanie que se acabó? Una vez más estoy sudando, y no tiene nada que ver con el esfuerzo que puse en darle la atención a Jack. Su cabeza cae hacia un lado. —Me estarás dando otro de esos.— Señala su polla semi erecta, luego a mi boca. Me calmo un poco, cayendo de espaldas junto a él. Es solo un poco, porque una cosa de la que no hemos hablado es cuando él planea contárselo. Necesito saber. Necesito estar preparada... y posiblemente fuera del país. No quería preguntar, y planeé no hacerlo nunca, pero todos estos ataques cardíacos leves que sigo teniendo no son buenos para mí. —Jack, no te estoy presionando, pero ¿puedes darme algún tipo de indicación sobre cuándo planeas?... —Mi pregunta rueda a una parada. No sé por qué no puedo terminar. —Lo intenté esta mañana antes de que sus padres la recogieran.— Niega con la cabeza mientras mira hacia otro lado. —Pero cada vez que fui a decir las palabras... es como si supiera lo que viene y me da ojos locos para recordarme lo que puedo esperar.

232


—¿Estás seguro de que ella sabe?— Pregunto. Quizás está equivocado. No puedo entender si es mejor para ella estar esperándolo o no. —Oh, ella lo sabe. En la cama anoche, ella... —¡Para!—, Medio me río, medio boquiabierto, sin creer que esas palabras acabaran de salir de su boca. Deja caer la cabeza hacia un lado y mira mi rostro incrédulo, tomando mi mano y apretando. —Solo escucha,— ordena en voz baja, así que me preparo, respirando profundamente e haciendo una mueca de anticipación. —Me metí en la cama de repuesto anoche, por razones obvias.— Aprieta los ojos, y su cuerpo definitivamente se estremece. —Ella subió conmigo en el medio de la noche. La empujé, Annie. —Jack me señala la imperfección en el pómulo. —Ella sabe.— Veo todo tipo de emociones en sus ojos, y definitivamente un poco de culpa. Y debe ver el miedo en el mío, porque él se apresura. —Ella no me hará quedarme. Te prometo. Me quedo callada por un momento, pensando. Él necesita salir. Él necesita salir ahora, y lo necesitaría incluso si yo no estuviera en su vida. Esto es jodido en muchos niveles. —¿Le contarás sobre mí?— Pregunto, mordiéndome el labio con nerviosismo. —Dios, no—. Niega con la cabeza con vehemencia. —No. Quiero mantenerte lo más alejada posible, que será jodidamente difícil cuando sepa que te necesitaré cerca. Me quiere fuera de la línea de fuego. Quiere protegerme de las repercusiones. Pero realmente, las cosas no serán diferentes. Todavía tendremos que escabullirnos porque nadie puede saber de nosotros, lo que me lleva a otra pregunta. Sin embargo, no lo digo. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que podamos?... ¿Se podrá? ¿Cuál es un período de tiempo aceptable para que alguien avance? ¿Cuál es un período de tiempo aceptable para que una mujer comience a ver a un hombre que recientemente dejó a su esposa? ¿Meses? ¿Años? Me doblo por dentro un poco, preguntándome por cuánto tiempo tengo que esperar hasta poder decir que Jack es mío. Sólo mío. Algo de él era mejor que nada de él. No podía irme. Todavía no puedo. Mi única excusa no es realmente un excusa en absoluto. Se siente más como un castigo. Cuando Jack la deje, la gente

233


verá el estado de Stephanie, porque no hay duda de que estará en una espiral descendente. Juzgarán a Jack, y si se enteran de mí, también me juzgarán. —¿Annie?— La llamada ansiosa de mi nombre por parte de Jack me saca los ojos del techo. Su rostro está preocupado mientras me aprieta la mano. Enhebrando sus dedos con los míos, se agarra fuerte, como si sintiera mis pensamientos abatidos y le preocupará que pudiera levantarme y salir corriendo. —Si alguien se entera de nosotros, me culparán—, murmuré, mirando hacia el techo. —Para ellos, seré la causa de la devastación y el dolor de una mujer, y soy como yo, Jack. No importa cómo veas esta situación. Siento que el karma me atormentará por el resto de mi vida. —Hey.— Jack rueda hacia mí, acostado de costado a mi lado mientras yo permanecía de espaldas, mirando el techo de mi habitación. —Tú no eres la causa, Annie. Eres un síntoma, eso es todo. Me río a la ligera. —Vamos, Jack. ¿Cuántas personas crees honestamente que aceptarán eso? Es una porquería de mierda. Si no me hubieras encontrado en el bar esa noche, habrías permanecido en tu matrimonio, feliz o no. En este momento, soy parte de la razón. Ese es el quid de esto. No voy a engañarme a mí misma para que otros no lo vean de la misma manera si ellos descubren sobre nosotros. —Te amo.— Muele las tres palabras a través de una mandíbula frustrada. —La dejé antes, ¿recuerdas? Esto no se trata de pensar que la hierba es más verde, o de ser deslumbrado por el gran sexo y la emoción. —Toma mi cara y la atrae hacia él para que tenga su atención. —No estoy delirando, Annie. Estoy loco. No me importa lo que piense la gente si se enteran, pero haré todo lo posible para asegurarme de que no lo hagan. Necesito mantenerte alejado de eso. —Deja caer un ligero beso en el borde de mi boca. —Tengo una oportunidad en esta tierra. Una vida. No puedo ver mis días hasta el final con alguien con quien se supone que no debo estar. Desearía haberte conocido hace quince años. Pero no lo hice No puedo detenerme en eso. —Sus ojos se nublan cuando su pulgar se desliza lentamente sobre mi labio inferior, su mirada sigue su viaje. —Solo tengo que estar agradecido de que eventualmente aparecieras.— Lentamente vuelve sus ojos a los míos, y siento mi labio inferior temblar bajo su pulgar. —Somos tú y yo contra el mundo, bebé. No te rindas, ¿me oyes?

234


Mi cara se retuerce de tristeza, mi garganta se cierra sobre mí y me doy la vuelta, poniéndome sobre su pecho y enterrando mi cara en su cuello, necesitando intimidad y comodidad... necesitando a Jack. —Te amo.— Mi voz tiembla con tantas emociones, y mi cuerpo presiona el suyo hasta donde puedo llegar. —Voy a sostener tu mano en esto si tú tienes la mía. —Nunca lo dejaré ir, Annie. Por nada en el mundo.

235


21 Miro por encima de mi hombro cuando escucho los pasos de Jack en la cocina, encontrándolo con su teléfono en su mano, girando lentamente, pensativamente. Eché una cuchara en mi taza de café recién hecho. Se ha puesto los calzoncillos, pero la vista por la que generalmente me he sentido atrapada se ve ensombrecida por la expresión inexpresiva de su expresión. —¿Estás bien?— Pregunto, disminuyendo mi agitación. —El padre de Stephanie—, dice, sosteniendo su teléfono. —Debería estar en las celebraciones de su cumpleaños junto a mi esposa.— Sonríe, pero está tenso. —Porque Dios no lo quiera, nadie se da cuenta de mi ausencia y conjetura lo que eso podría significar. Colocando mi cuchara en el escurridor, tomo mi café y me giro hacia él. —Si tienes que ir... —Empiezo, tragando la fuerza que necesito para decir las palabras que realmente no quiero decir, —entonces...— No es bueno. No puedo decirle que se vaya. —No quiero ir—, dice en voz baja. Mi sonrisa se alivia pero es triste. —De acuerdo—, respondo, sin estar segura de qué más decir. No siento ninguna sensación de triunfo de que él elija no ir. Esto no es trivial, él me eligió por su situación. —No quiero hacer suposiciones, pero esperaba poder hacer algo.— Jack me da esperanzados ojos. —¿Como qué?— Pregunto. Apenas tenemos el lujo de la libertad de ir donde queramos y hacer lo que nos gusta. —Como solo estar juntos.— Se encoge de hombros, casi avergonzado. — Mirar televisión basura, comer basura, haraganear. Sonrío. No necesito aventurarme en público. No cuando puedo esconderme aquí con Jack y retenerlo todo el día. —Me gusta esa idea.

236


—¿Lo harás?— También sonríe, brillante y hermoso, y el conocimiento de que una cosa tan simple puede hacerlo tan eufórico me calienta el alma. —Tengo que ir a la tienda—, le digo, dejando mi taza en el fregadero. — Necesito leche. —Y comida chatarra—, dice, su entusiasmo crece. —Consigue algunos de esos dulces de fresa. Los grandes Gigante Strawbs. Muchos de ellos. ¿Y si yo cocino algo? —¿Vas a cocinar para mí?— Pregunto, amando como suena eso. Ningún hombre ha cocinado para mí antes. Nunca, y me encanta que Jack sea el primero. —Sí—. Jack se dirige a los cajones y comienza a abrirlos uno por uno. —Te escribiré una lista. ¿Dónde guardas tus plumas y papel? —Aquí.— Llego al estante y abro un bloc, luego reviso mi bolso y busco un bolígrafo. Se los entrego y él toma asiento, empezando a escribir. Miro por encima de su hombro, mirando su lista. Su larga lista. ¿Caldo de carne? ¿Harina de maíz? ¿Crème fraiche? Él me está cocinando, ¿y está cocinando desde cero? —¿Sherbet dip5?— Pregunto, frunciendo el ceño. —Sí—. Me mira. —¿Sabes, las bolsitas de sorbete que vienen con una piruleta de fresa adentro? Lames y te sumerges, y cuando el caramelo se ha ido, te lamas el dedo y lo empujas para sacar el sorbete. Oh Dios, él es adorable. —¿Lamer los dedos y meterlo? ¿Será eso el postre? Sus ojos intentan estrecharse, pero brillan demasiado. —Tengo algo más en mente para el postre. Arranca su lista de la libreta y me la entrega. Tomo el papel y me inclino, ofreciéndole mis labios. —¿Y qué obtengo a cambio de entregar todas estas cosas dulces? Colocando sus labios en los míos, sonríe. —Te estoy cocinando la cena, mujer. ¿Qué más podrías querer? 5

Bolsa de chupetas, paletas o piruletas de sabor a fresa

237


—Estoy segura de que puedo pensar en algo. Su sonrisa se ensancha. —¿Una fiesta de pijamas? Retrocedo, un poco sorprendido. —¿Una fiesta de pijamas? —Ella se está quedando con sus padres. ¿Dormir con él y despertarse con él? Empujo mis labios con fuerza, con la intención de que sea un fuerte beso, pero Jack pronto lo convierte en más, tirando de mí hacia su regazo y persuadiéndome para que abra la boca con algunos toques de su lengua contra mis labios. Me abro a él y me pierdo en unos minutos de la atención de su boca. Su ingle se flexiona hacia arriba en mi trasero, haciendo que su erección sea conocida. —Será mejor que te vayas antes de que te lleve a la habitación para un poco más de cariño—. Lo dice como si fuera un problema. Me aferro más a él, mi manera de decirle que estoy totalmente de acuerdo con eso. —Vete.— Toca mi trasero e intenta sacarme de su regazo, ignorando mis quejas. —¿Qué tal el postre ahora, la cena más tarde?— Intento, empujando mi pecho contra el suyo y mordisqueando su oreja, haciendo un punto de respirar pesadamente en ella. Estoy agotada como resultado de ese beso ardiente. Él tiene que asumir la responsabilidad de la condición en la que me tiene. Se ríe, obligándome a ponerme de pie. —¿Puedo usar tu ducha mientras estás fuera? —Claro—, murmuro malhumoradamente, haciendo mi camino a mi habitación para arrojarme algo de ropa. —Estás caminando chistoso—, dice, divertido. Lo ignoro y trato de reducir la necesidad que está atrapada entre mis muslos... haciéndome caminar cuando mis bragas están en mi culo.

Después de recoger todo en la lista de compras de Jack, me dirijo a la caja. Rápidamente tomo algunas revistas del stand cercano y las arrojo sobre la cinta

238


transportadora, así como una barra de chocolate, luego me dirijo al otro extremo y comienzo a empacar mientras el cajero lo hace sonar. Después de pagar, saco una revista, cuelgo la bolsa del brazo y empiezo a caminar a casa. Hojeo las páginas mientras mastico mi chocolate, sin mirar hacia donde voy. La revista semanal de chismes atrapa mi atención, dejando a todos los demás a un lado a otro a mi alrededor. —¡Annie! Levanto la mirada y veo a Lizzy corriendo por la carretera, mirándose toda sudorosa en su equipo de correr, su corto cabello recogido en una coleta al azar y un Frappuccino en la mano. Empujo la revista en mi bolsa y mastico rápidamente mientras ella llega a mí. —¿Qué pasa con el atuendo deportivo?—, Pregunto. —Vino. Eso es qué pasa. Debo dejar de beberlo o tratar de contrarrestarlo. Debo haber ganado ocho libras mientras Jason y yo estábamos separados. —Se acerca y estira un poco el costado de mi bolso. —¿Has estado de compras? —Solo un poco de leche. —¿Leche y dulces? —Estoy teniendo un día de fastidio. —Pensé que estabas en tu mamá y papá hoy. —El trabajo se hizo cargo.— Espero que me vea mejor de lo que me siento cuando miento, porque me siento como un millón de bolsas de mierda. —Tengo una exposición el próximo fin de semana en Liverpool.— Entremos en eso mientras pueda. —Me estoy preparando. —Oh, bueno.— Suena tan interesada como yo esperaba: sin interés en absoluto. —Oye, vamos, dame todos los detalles jugosos.— Ella comienza a correr en el acto, sonriendo. —¿Sus muslos siguen siendo tan impresionantes? Enderezo mis labios y sacudo la cabeza. —Es bueno, pero... —Urghhhh—, gime, dejando caer la cabeza hacia atrás con desesperación. — Eres una mujer difícil de complacer, Annie Ryan.

239


Mi boca forma una sonrisa apretada. Eso no es cierto en absoluto. Solo quiero a Jack. —¿Cómo está Jason? Sus ojos brillan, y disfruto la vista. Solo espero que el idiota no arruine sus posibilidades. —Está siendo muy atento y romántico. Sé que ustedes no están seguros, pero lo está intentando muy duro. —Entonces estoy feliz por ti. —Sé que lo eres.— Me besa en la mejilla y comienza a caminar hacia la carretera. —¿Almuerzo mañana? Nat está preparada para eso. —Por supuesto. —¡Te llamo por la mañana!— Lizzy desaparece a la vuelta de la esquina, y sigo mi camino a casa, ignorando la culpabilidad que se levanta después de mentirle a mi mejor amiga. De nuevo.

240 Jack me está esperando en el pasillo cuando entro por la puerta principal, recién bañado y con aspecto comestible. Su cabello está mojado y flojo, su costado bordeando... Bueno, desaliñado, y él está de vuelta en sus bóxers. Sus ojos se iluminan cuando me ve, pero en lugar de agarrarme y saludarme, me quita la bolsa de la mano y prácticamente mete la cabeza, su gran cuerpo al borde de temblar de emoción. —¿Qué tengo que hacer para recibir un saludo como ese?—, Le pregunté mientras miraba mientras revisaba la bolsa. Se detiene a medio rebuscar y me mira con una linda sonrisa. Si él no fuera tan adorable, todavía tendría una mirada indignada en mi cara, pero en cambio estoy sonriendo también. —¿Es triste que no pueda pensar en algo que prefiera hacer que salir y comer mierda contigo? —Eso sonó poético—, me río, pateando mis chanclas. Él cambia la bolsa a una mano antes de rodearme y levantarme por detrás con un brazo enroscado alrededor de mi cintura. Me lleva al salón. O lo que era mi salón. Ahora parece que fue creado para una fiesta de pijamas glorificada.


—Lo tengo todo listo—, dice Jack, dirigiéndose a la cocina. —Cocinaré más tarde. Después de que hayamos visto una película. —Está bien—, estoy de acuerdo, mirando a mi alrededor. Arrastró todas las almohadas de mi dormitorio, junto con el edredón, y tiró el cojín y los cojines del sofá. Mi colcha extra grande se extiende por el suelo, las almohadas apoyadas contra el sofá y los cojines desparramados al azar por los lados. Ha soltado las cortinas, haciendo la habitación oscura y acogedora, y ha encendido el televisor, aunque la pantalla está en pausa. —¿Top Gun?— Pregunto, perpleja. —Mierda, sí. —Jack regresa de la cocina con su Giant Strawbs, toma mi mano y me tira a las mantas. —La mejor película hecha—. Empecé a desnudarme hasta que me he acostumbrado a mis bragas. Tiene en mente aviones y dulces. No puedo hacer más que dejar que haga lo suyo y arreglarme donde él me quiere, sonriendo todo el tiempo. —¿Quién querías ser? —Hombre de Hielo—, responde de inmediato, sin necesitar una explicación sobre la pregunta y sin sentir la burla en mi tono. —¿Estás bien?— Él se sienta en cuclillas y me mira apoyada en los cojines solo en mis bragas. —Estoy bien. —Bien.— Toma el control remoto, se sienta a mi lado y comienza a meter frutillas de gelatina en su boca. Sacudo la cabeza con una sonrisa mientras levanto su brazo y me arrastro en su costado, acurrucándome. No voy a negarlo. Estas son algunas cosas realmente divertidas. Veo Top Gun por primera vez en veinte años, pero mi cabeza no está totalmente concentrada en ella. Estoy escuchando a Jack masticar, sintiendo su pecho comprimirse y descomprimirse y simplemente saboreando nuestra cercanía. Es una novedad para simplemente... ser. De vez en cuando, la mitad de una gelatina de fresa bloquea mi vista de la pantalla, y me abro y dejo que Jack se la meta en la boca hasta que esté relleno y tenga que apartar su mano. —No voy a comer lo que sea que me vas a cocinar.— Mis ojos se vuelven pesados, mi cuerpo se amolda naturalmente a su costado, hasta que lo último que recuerdo es Maverick y Goose meciéndose hacia "Grandes Bolas de Fuego".

241


Nunca me he sentido tan serena y cómoda. Estoy en algún lugar entre el sueño y la conciencia, el pecho de Jack caliente bajo mi mejilla, mi pierna extendida sobre sus muslos, mi palma sobre su pectoral. Su brazo está enrollado alrededor de mi cintura, sosteniéndome contra él, su mentón descansando sobre mi cabeza. En mi adormecido país de las maravillas, noto que la película debe haber terminado, porque hay silencio a excepción de la ligera respiración de Jack. Cavando en su cuerpo un poco más, suspiro feliz en la oscuridad, sintiendo su respuesta a mi movimiento, besando la parte superior de mi cabeza mientras dormía. Entonces me estoy volviendo a irme otra vez.

La brusca sacudida de su cuerpo debajo de la mía me despierta, luego el suave sonido de mi nombre hace que mis párpados parpadeen y se despeguen lentamente. —Annie—, dice Jack de nuevo. Levanto mi rostro hacia él, pero él no me está mirando. Está mirando al otro lado de la habitación, y cuando lentamente estiro el cuello para ver qué tiene su atención, todo el calor que siento se convierte en hielo. Me aparto bruscamente de su cuerpo, ignorando mis músculos despiertos que están gritando su protesta, tirando dolorosamente. No hay tiempo para que considere darles los movimientos lentos que necesitan, porque aunque no están completamente despiertos, mi mente sí. Y también lo son mis ojos, que están abiertos de par en par, mirando a Lizzy y Micky, que están parados a la entrada de mi salón.

242


22 Me quedo callada, mirando hacia otro lado, avergonzada. La decepción en sus caras es más de lo que puedo soportar y solo una pizca de lo que espero que venga. Su silencio es insoportable. Jack se mueve junto a mí y lo miro. Su rostro es serio, pero puedo ver que está tratando desesperadamente de darme algo de consuelo. Es en vano — ¿Quieres que me vaya?—, Pregunta en voz baja, dándome instantáneamente algo más para que mi mente divague. No lo sé. ¿Yo quiero? ¿Sirve Jack de apoyo o alimentará la situación? Mi cara debe decirle que estoy en un embrollo sobre la mejor manera de acercarme a esto, porque él toma mi mano y la aprieta. —Me quedaré.— Toma la decisión por mí, y, con mi propia cabeza no me esta ayudando, voy por instinto y asentó con la cabeza un poco. —Puedes irte—, Micky se da por vencido. Miro hacia el otro lado y encuentro a mi amigo más viejo con el aspecto más serio que haya visto en mi vida. —Me quedaré—, responde Jack suavemente y con firmeza, poniéndose de pie, sin mostrar timidez por estar virtualmente desnudo. Sigo su ejemplo, recogiendo las sábanas y jalándolas antes de pararse y enfrentar a mis amigos. La mirada de desdén en la cara de Micky es feroz. —¿Qué tal si no te doy la opción? —¿Qué tal si lo haces y esto no se pone desagradable?—, Responde Jack, los músculos de su espalda se tensan peligrosamente. —¡Muy bien!—, Interrumpe Lizzy, levantando las manos, pareciendo tan enojada como los dos hombres en la habitación. Ella cierra sus ojos y junta fuerza. —¿Qué demonios está pasando, Annie?

243


—Él está jodidamente casado, eso es lo que está pasando—, Micky responde desagradablemente. —¿Por qué no vuelves corriendo con tu esposa? Dile lo que has estado haciendo? O tal vez debería ir a decirle. Jack se lanza amenazadoramente, no dejándome otra opción que saltar en su camino antes de que comiencen a pelear en mi salón. —¡Detente!— Grito, colocando una mano en el pecho de Jack firmemente. —Creo que es mejor que te vayas.— Miro hacia él, e inmediatamente comienza a negar con la cabeza. —No.— Parece inflexible. —No lo haré, estos dos pueden hacerte empezar a cuestionar lo que estás haciendo. —Eso es exactamente lo que vamos a hacer—, grita Micky. —Hacerle ver un puto sentido. —¡Solo para!— Grito, volviéndome para enfrentar a mi amigo más viejo. —¡Sé lo que estoy haciendo! —¿Lo haces?— Lizzy se acerca. —Estás segura, porque estoy bastante segura de que debes haber perdido la cabeza, Annie. ¿Qué te ha prometido? ¿La va a dejar?— Ella ríe fríamente. —Sí, todos dicen eso, pero cuando se trata del problema, no tienen bola. Es un poco divertido. Algo emocionante y diferente. ¿No ves eso? —No es nada como eso—, grito, comenzando a perder la mierda. Su experiencia, aunque en el extremo opuesto completo del espectro, no puede usarse como una comparación. —Y si todo lo que vas a hacer es pararte y hacer juicios, puedes irte ahora. No sabes nada de esto, y parece que no estás de humor para escuchar, así que vete. Mis dos amigos retroceden, sorprendidos, y la mano de Jack descansa sobre mi hombro para calmarme. No funcionará. Me enfurece que piensen que tienen nuestra situación clara. Ellos no. No solo estoy follando con él. Subí de nuevo al frente de Jack, mostrando dónde está mi alianza, mi rostro fijo y decidido. —Cálmate, Annie—, dice Jack en voz baja desde atrás, girándome para mirarlo. Él me mira con una sonrisa suave, alcanzando mis ojos y limpiándolos con ternura. —Esto es solo parte del proceso. Uno de los desafíos que debemos enfrentar.

244


Me está hablando como si no hubiera nadie más en la sala, y está teniendo el efecto que él quiere. Bajo su suave orden, trago mi frustración y me repongo. —No alejes a tus amigos. Los necesitas.— Se agacha y lleva sus labios a mi frente, y aunque ahora no puedo ver su rostro, sé que tendrá una mirada entrenada sobre mis amigos. —Me voy a vestir. Se dirige a mi habitación, disminuyendo la velocidad cuando llega a la puerta, necesitando que Micky se mueva para poder pasar. A mi amigo le toma unos segundos encontrar la cortesía, pero eventualmente se desplaza hacia un lado, permitiendo que Jack pase, incluso si está en un labio curvado. Veo a Lizzy inhalar mientras Jack desaparece y Micky se desenrolla un poco. Entonces ambos me miran de nuevo, pero antes de dejar que su condena me golpee, me giro y recojo mi camiseta del suelo. —Puedes poner el hervidor de agua si quieres quedarte. Necesito vestirme. —Pondré la tetera—, Lizzy suspira, toma al brazo de Micky y lo empuja a la cocina, dejándome sola. Dedico los pocos minutos que me toma en vestirme tratar de apagar mi resentimiento hirviendo. Fallo estrepitosamente. Pero necesito enfrentar esto de frente.

No más esconderse. Cuando me uno a ellos en la cocina, me parece que Lizzy está bebiendo vino y Micky tiene una cerveza en la mano. Los empujé a beber. —No te di una llave para que pudieras infiltrarte en mi privacidad—, le dije mientras sacaba mi propio vaso del armario y me servía vino. Me obligué a beber también. Ninguno de los dos tiene nada que decir al respecto, pero no me estoy engañando a mí misma que la conversación termine aquí. —Tuve una sesión de entrenamiento con Jason esta tarde—, explica Micky. — Me estaba diciendo que tropezó con Tom.— Su cabeza se levanta, sus cejas se elevan. —Y Tom mencionó a un tipo que rompió la puerta de tu casa.

245


—¿Qué diablos estás pensando?— Lizzy salta, apuntando su vaso de vino hacia la puerta, como si pudiera haber confusión sobre lo que estaba hablando. — Sabía que estabas escondiendo algo. —¿Es algo maravilloso?—, Pregunto. —¿Por qué iba a confiar en ti cuando supiera que serías así? No espero que lo entiendas. —¿Qué hay que entender?—, Dice Micky, se deja caer en una silla. —Todo este tiempo nos has estado mintiendo. Vas a donde nadie deberías ir. —¿Crees que no sé eso? ¿Crees que entré en esto con los ojos cerrados? —Debes haberlo hecho.— Micky se ríe amargamente. —Esto no es un juego—, le grito. —No es un trofeo para ganar. ¡Joder, lo amo! —Me impresiono con el nivel de decibelios de mi voz, y los ojos de Lizzy y Micky se estropean. Pero no le doy a ninguno de ellos la oportunidad de volver a mí con sus pensamientos. No hasta que sepan el trato. —¡Me he destrozado a mí misma en varias ocasiones!— Grito. —Me he vencido y temía constantemente las consecuencias, pero nada de eso me ha hecho perder de vista cómo me siento. No puedo fingir que no me siento así. No puedo darle la espalda porque tengo miedo.— Mi voz empieza a temblar, pero continúo, determinada a intentar que lo vean desde mi perspectiva. —Va a valer la pena lo que sé que voy a pasar, porque lo amo. Duele tanto aquí mismo.— Golpeo mi pecho. —Me asusta, pero la idea de no tenerlo, de salir de este lío sin él, me aterroriza—. Termino mi discurso con un largo trago de vino, temblando mientras llevo el vaso a la encimera. —No te estoy pidiendo que me den su bendición. Solo les pido que no asumas que conoces la historia, porque no lo saben. —No es tuyo para tomar, Annie—, dice Lizzy en voz baja. —No vayas allí, por favor. —Es demasiado tarde.— Dejé caer los ojos al suelo. —Y no lo tomaré. Él viene a mí voluntariamente. —¿Crees que su esposa lo verá así?—, Pregunta Micky. —¿O alguien más? —No—, lo admito. —Pero una cosa que tengo que aceptar es que no puedo controlar cómo me verá la gente. He revisado todas las etiquetas que me han abofeteado. Perra doméstica, zorra, puta, perra egoísta. Pero ninguno de ellos

246


dolió tanto como la idea de estar sin Jack. Él es miserable en su matrimonio. Esa marca en su rostro es por ella. ¡Ella le hizo eso! Hay un breve silencio y ambos me miran aturdidos. —Oh, mierda—, Lizzy suspira, descartando su copa de vino y sacudiendo la cabeza. Puede que ella no entienda, pero comprende lo que siento por Jack. Se acerca a mí y me pasa un brazo por los hombros, dándome un abrazo. —¿En qué te has metido Annie? —Amor—, respondo simplemente, porque esa pequeña palabra de cuatro letras es la única explicación para que me aventure por este camino doloroso. En el momento en que los ojos de Jack se encontraron con los míos en ese bar, nuestros corazones comenzaron a entrelazarse lentamente, y ahora están tan enredados que no tengo más remedio que luchar y esperar que no podamos ser destrozados, porque si Jack me deja, él tomará parte de mi corazón con él. Seré destruido. El bulto creciente en mi garganta se expande y me derrumbo en los brazos de Lizzy. Escucho a Micky maldecir, y escucho un suave sollozo también de Lizzy. Lloro en su hombro silenciosamente, agradecida por la comodidad que se ha visto forzada a darme, hasta que se aparta y me sostiene por los hombros. Sus ojos están vidriosos por las lágrimas mientras limpia la mía, con cara de tristeza. —Eres una chica estúpida—, dice tiernamente, con la voz rota por la emoción. —Una parte de mí está tan feliz de que hayas encontrado a un hombre del que estás tan enamorada, y la otra parte de mí está llena de temor por ti. Me trago en un gesto de comprensión, sintiendo exactamente lo mismo. Micky audiblemente suspira y viene, envolviendo sus grandes brazos alrededor de nosotras dos. —Mi cerebro es oficialmente rosado—, murmura, besando cada una de nuestras cabezas por turno. —Por el amor de Dios. Una tos leve nos interrumpe y nuestra pequeña multitud se rompe. —No quería interrumpir—, dice Jack. —Será mejor que estés ahí para ella—, advierte Micky con dureza. Jack no toma represalias y no parece insultado porque Micky lo haya amenazado más o menos. Me detengo de decirles a mis amigos que también tengo que estar ahí para él. —Lo estaré—, responde Jack, sin vacilar en absoluto. —Y si rompes su corazón, te juro que te mataré.

247


—No habrá necesidad—, responde Jack con frialdad, volviendo sus calmados ojos grises hacia mí. —Si la lastimo, me mataré antes de que puedas llegar a mí. Escucho el pequeño aliento de sorpresa de Micky, y muerdo mi labio mientras el silencio cae. No hay nada más que decir. Lizzy empuja a Micky desde su punto muerto con Jack y lo saca de la cocina. —Te llamaré por la mañana—, dice, tan obviamente desgarrada por las revelaciones de hoy. Jack se aparta de su camino y asiente respetuosamente mientras pasan, y una vez que la puerta de entrada se cierra, se vuelve hacia mí, con las manos metidas en los bolsillos de los pantalones y la cara seria. Todo se está volviendo tan real ahora. —¿Estás bien? Asiento, pero mis emociones no concuerdan y me vuelvo a doblar, incapaz de procesar lo que acaba de pasar. Jack cruza la habitación en unos pocos pasos fáciles y me empuja hacia un abrazo necesario, abrazándome con fuerza, callándome y besándome el pelo. —Estaremos bien—, dice, tratando de apaciguarme. —Lo prometo. Me aferro a sus palabras como si fueran lo único que tengo, rezando para que tenga razón, mientras me agarro físicamente de él también. Ya me siento agotada de energía. Mi falta de lucha no sienta bien. Mi fuerza va a ser probada hasta el límite. Solo puedo esperar a no romperme. Inhalando profundamente, Jack me da un último apretón antes de acunarme en sus brazos y llevarme a mi habitación. Me tiende en la cama, luego desaparece momentáneamente para recoger todas las almohadas y el edredón del salón. Una vez que ha puesto una almohada debajo de mi cabeza y nos ha desnudado a los dos, se arrastra hacia adentro, forzándome a ponerse de mi lado y cubriéndonos. La longitud de su cuerpo se curva alrededor de la mía perfectamente. —Cada vez que te dejo, duele, Annie. Estoy trepando por las paredes, estoy muy cansado porque no sé cuánto tiempo pasará antes de poder estar contigo nuevamente. No puedo seguir así. —Besa la parte posterior de mi cabeza, acercándome más. Estamos encerrados juntos. Protegidos del mundo exterior. Protegidos de lo que está por venir. —Pase lo que pase, lo que ella haga conmigo o con ella misma—, me susurra al oído, —la dejo mañana.

248


23 La miseria que me envuelve cuando abro los ojos podría dejarme inconsciente de nuevo si lo permitiera. Jack se ha ido. Me doy la vuelta y miro fijamente la almohada donde estaba su cabeza la noche anterior, el calor de su cuerpo envuelto contra el mío aún persiste. Mi mano desliza las sábanas sobre la almohada, sintiendo el calor allí también, diciéndome que no ha pasado mucho tiempo desde que se fue. El lado necesitado de mí odia que se escape sin despertarme. Pero el lado sensato de mí sabe que hizo lo mejor. No creo haber podido dejarlo ir. Él le está diciendo a ella hoy. Sería fácil esconderse debajo de mis colchas todo el día, pero los empujo y me levanto de la cama. Veo una nota apoyada contra la lámpara en la mesita de noche. Lo tomo entre dos dedos y leo. No vayas a ningún lado x

Él no quiere decir literalmente, como no salir de mi apartamento. Él quiere decir de su vida. Me llevo el papel a la nariz e inhalo, prometiéndole silenciosamente que no lo haré. Luego lo vuelvo a colocar en la mesilla de noche y deambulo por mi piso, con la intención de tomar un café antes de ducharme y seguir con mi día. Mi plan es simple: encerrarme en mi estudio todo el día y perderme en el trabajo. Después de arrojarme unos jeans rasgados, mi camiseta U2 y mis chanclas, me dirijo a mi oficina y me siento en mi escritorio. Y miro la pantalla en blanco. Siempre. Cruzo mi pluma por diez minutos y luego garabateo en un papel. Comienzo al menos diez correos electrónicos y trato de responder otros veinte. Doy un garabato más y finalmente arrojo mi pluma, colocando los codos contra mi escritorio y dejando que mi cara caiga en mis manos. Esto no va a funcionar. Agarro mi laptop y mi maletín, me echo una bufanda alrededor del cuello y llamo a Lizzy cuando salgo por la puerta. Ella responde al segundo timbres. —Hola—, me saluda, sometida.

249


—Hola—, repito como un loro, golpeando el pavimento. —¿Cómo estás?—, Pregunto, por falta de algo más que decir. Obviamente la situación es tensa entre nosotros, y lo odio. —No dormí mucho—, admite abiertamente. —Nat apareció hace una hora. Pregunto por ti. —¿Le dijiste? —No. Ese no es mi lugar, Annie. Y puede que no me guste esto, pero aprecio totalmente la sensibilidad del mismo. Tu secreto está a salvo conmigo. Llego a la carretera principal, mis ojos se cierran brevemente, avergonzados. Ella hace que lo que hay entre Jack y yo suene sórdido, y no puedo discutir con eso. —Gracias. —¿Dónde estás? —Rumbo a Starbucks. —¿Ya? Son las ocho de un domingo por la mañana. —Necesitaba salir—, admito, sin contenerme. —Jack le dirá a Stephanie que se acabó el día de hoy. No sé cuándo, pero no puedo quedarme todo el día en casa pensando en ello. —Ya veo—, dice rotundamente. —¿Le está diciendo sobre ti? —No. —Entonces, ¿qué planea decir entonces? Ella querrá una razón. Miro hacia abajo a mis pies, odiando su frialdad, pero sabiendo que no puedo esperar nada más. Ella pudo haberme abrazado cuando me derrumbé anoche, pero eso no era una señal de que ella iría con toda su fuerza a la felicidad para mí. — Hubo grietas en su matrimonio antes que yo, Lizzy —digo, con la voz temblorosa. —Por supuesto que sí, Annie. Tendría que ser para que Jack buscara en otro lado. —No estaba mirando—, discuto, no con malicia, sino con toda la firmeza que puedo reunir.

250


—Lo que sea. Mi punto es que muchos matrimonios tienen grietas, pero cuando haces tus votos, prometes para bien o para mal. Tú olvidas a todos los demás. Me detengo en la calle. —¿Hay algún voto que indique que es aceptable lastimarse físicamente entre sí? ¿Te hacen prometer que nunca arañaras a tu marido ni le golpearas la cara? Ella no responde, y yo suspiro. —Lizzy, no te llamé para escuchar esto —Y no respondí a tu llamada para llenarte de tranquilidad—, responde, haciéndome una mueca de dolor. También trae más lágrimas a mis ojos. Las limpio con aspereza, tratando de no aspirar y sollozar para que pueda escuchar mi tristeza. No estoy buscando simpatía; Solo estoy buscando a mi amiga. Y no creo que ella esté aquí más. —Entiendo—, susurro, cortando la llamada. Mi teléfono se desliza desde mi oreja hacia el centro de mi mano, mi brazo cae pesadamente a mi costado. Las lágrimas caen constantemente por mis mejillas mientras reanudo mi zancada, y puedo sentir a algunas personas mirándome cuando paso junto a ellas. Y acepto que mi mundo con una pieza de Jack necesita derrumbarse lentamente para poder reconstruirlo de nuevo. Con él. Todo de él.

Con un café a mi alcance, deambulo por Hyde Park. Camino por toda la circunferencia antes de atravesar una abertura en una barrera en Park Lane y caminar hacia la serpentina. Veo a Micky a lo lejos, justo en la cima de una colina, en cuclillas mientras gritaba aliento a un tipo haciendo flexiones con una mochila en la espalda. Me siento en un banco y observo toda su sesión de entrenamiento, luego me quedo donde estoy una hora más y lo veo poner a otro cliente a prueba: es, Charlie. Cuando terminaron, ella lo abrazó y él correspondió. Parece muy cariñoso, algo que no va de la mano con Micky. No con sus conquistas, de todos modos. Él no podría haberla metido en el saco todavía. Está aflojando; la ha estado entrenando durante meses.

251


No tenía intención de saludarlo para llamar su atención, pero cuando se da vuelta y comienza a caminar hacia mí, me doy cuenta de que probablemente sepa que estuve aquí todo el tiempo. Está todo sudado, los músculos de sus brazos brillan en el sol de media mañana cuando se acerca a mí. Ofreciendo una pequeña sonrisa, se sienta a mi lado, pero no dice una palabra. Yo tampoco. Tengo miedo a la muerte de una repetición de Lizzy. ¿Perderé a todos mis amigos en mi misión para tener todo con Jack? Siento su mano tomar la mía y aprieto suavemente, y miro hacia un lado, encontrándolo mirando al frente. Mis ojos se posan en nuestras manos que descansan en su regazo. No hablamos por un tiempo, los dos miramos a través de los planos cubiertos de hierba de Hyde Park mientras el mundo pasa. Después de una tranquila eternidad con palabras no pronunciadas colgando entre nosotros, se pone en pie y se inclina para besar mi frente. —Estoy aquí—, dice, y miro hacia él, incapaz de sonreír o decir gracias, pero me aseguro de que vea la gratitud en mis ojos. Están llenos de agua otra vez, y él suspira mientras me limpia una lágrima. Luego se aleja, dejándome en el banco. Cuento con tres personas que se sientan a mi lado durante la próxima hora. Un niño viejo para descansar, otro hombre para comerse un sándwich y finalmente un corredor para estirar. Todos vienen, y todos van a seguir con sus vidas. Probablemente vidas simples. Vidas no contaminadas con engaño, dolor y culpa. Una mujer en el banco opuesto me mira cuando acomoda a su bebé en su cochecito, sonriendo. Devolví su sonrisa antes de ponerme de pie y seguir mi camino. No sé hacia dónde me dirijo después, pero mi ritmo es constante. Luego se desacelera, mi mente se ralentiza con eso, hasta que me detengo en medio del camino. Doy la vuelta, mirando a la mujer empujar a su bebé hacia mí. La posibilidad me golpea como un rayo, los rayos me atraviesan y hacen que mi estómago se revuelva en pavor. Busco a tientas mi bolso, buscando alrededor con manos temblorosas por mi teléfono. Cuando finalmente lo encuentro, presiono los iconos incorrectos una y otra vez en pánico, tratando de cargar mi calendario. Lleva unos segundos contar las semanas. Luego solo unos pocos más por la sensación de malestar que me invadió. De repente estoy muy caliente y mareada. Empiezo a hiperventilar: mi respiración se reduce a prácticamente nada, haciendo que mí entorno gire.

252


—¿Estás bien? Miro hacia un lado sin comprender, encontrando que la mujer con el cochecito se ha detenido a mi lado. Ella se ve genuinamente preocupada por mí. Mis ojos se posan en el bebé, ahora duerme pacíficamente. Mi estómago se aprieta y doy la vuelta, vomitando a mis pies. —¡Dios mío!—, Grita, su mano me frota la espalda. Me las arreglé para levantar mi mano mientras vomitaba, la tensión en mi estómago llena de agua mis ojos. ¿O son más lágrimas? —Estoy bien—, grazné, aceptando la toallita de bebé que me estaba tendiendo y secándome la boca. — Gracias.— Me enderezo y me apresuro, demasiado preocupada como para sentirme mortificado por mi episodio al vomitar en público.

Finalmente me encuentro en un baño público. No es que nunca imaginé que estaría en esta situación, pero si lo hubiera hecho, nunca habría anticipado que recurriría a la ubicación impersonal de un baño que tal vez un millón de personas había usado. Sin embargo, aquí estoy, sentada en el asiento del retrete, mirando una prueba de embarazo.

Positivo. Las dos líneas están brillando, burlándose de mí, gritando en mi cara que soy una perra descuidada y estúpida. Descuidada no es una palabra que será utilizada por muchos otros. Mentirosa será uno, así como manipulador, intrigante y calculador. Nada de lo que pueda decir o hacer cambiará eso. Es algo con lo que tendré que vivir, junto con los juicios por robar al marido de otra mujer. El dolor aplastante solo se amplifica por el hecho de que la única persona que confiará en que no lo hice a propósito no está disponible para llamar hoy. No puedo llamarlo y no puedo verlo. No tengo a nadie a quien recurrir, nadie de quien pueda estar segura no me aniquilará y a cambio me dará el abrazo que necesito. Mi mundo no se está desmoronando lentamente. Se está derrumbando a mi alrededor, y siento que todo está fuera de mi control. No siento sentido de logro mientras miro hacia abajo en la prueba de embarazo. No siento ni una pizca de

253


emoción por la agitación en la que estoy. Esto es sin duda lo peor que podría haber pasado. Esto cambia todo. Dejo caer la prueba en mi bolsa, salgo del cubículo, me lavo las manos y evito el espejo cuando salgo. No necesito un reflejo para decirme que me veo como un fantasma. Tengo frío, mi sangre parece que se ha drenado de mi cuerpo y mi respiración es superficial. Me siento como la sombra de una mujer, y sé que debo parecer uno también.

Creo que debo haber caminado por todos los parques de Londres antes de que el sol empiece a ponerse. Me duelen los pies, pero no es nada en comparación con mi cabeza, mi estómago y mi corazón. No ha habido noticias de Jack. Me pregunto si tuvo que llevarla al hospital porque ha hecho algo imprudente. Me pregunto si incluso él le dijo. Me pregunto si está cubierto de arañazos. No puedo ir a casa y sentarme sola. No puedo enfrentar a mis padres o mis amigos. No tengo a dónde ir. Nunca me he sentido tan sola. Mientras me arrastro hasta una cafetería, mi teléfono suena y mi corazón da un brinco. Recupero mi móvil de mi bolso rápidamente y miro la pantalla. Ni siquiera tengo espacio para sentirme culpable cuando me desplomo decepcionada al ver que la persona que llama no es Jack. Contemplo ignorar el llamado de Lizzy por unos momentos, preocupada de que cualquier otra negatividad pueda hacer que me tire al suelo aquí y ahora, pero un rayo de esperanza brilla a través de mi miedo, y respondo. —Lo siento mucho—, se ahoga, con la voz temblorosa. —Estoy tan preocupado por ti, Annie. Estoy tratando con todas mis fuerzas de desear felicidad para ti, y realmente me está matando que no puedo. Mereces mucho más que esta mierda. Te mereces el cuento de hadas. ¿Por qué te fuiste y te enamoraste de un hombre casado? —No lo planifiqué.— Me dejo caer en una silla en una mesa cercana. —Yo no quería que esto sucediera. Intenté alejarme; tienes que creerme.— —Realmente no importa ahora, ¿verdad? Estás metida hasta el cuello.

254


Miro el aire delgado. Ella no tiene idea. —Lo amo—, digo simplemente. Podríamos recorrer las casas durante años, discutir sobre los por qué y dónde. Solo volveremos a esas tres palabras simples. —No puedo apagar eso, Lizzy—, le dije en voz baja, robando descaradamente sus palabras. —Lo sé—, suspira. —¿Has tenido noticias tuyas? —No—, lo admito, preguntándome una vez más dónde está. Lo que está haciendo. Que está pasando. —¿Que has estado haciendo todo el día? —Caminar. —¿Por tu cuenta? ¿Todo el día? ¿Por qué no viniste a mí?—, Pregunta, perturbada. —No estabas exactamente alegré en el teléfono esta mañana—, señalo suavemente. —No quería presionarte. —Annie, no te amo menos. Has hecho algo con lo que no estoy de acuerdo, pero nunca te doy la espalda. —Eso es bueno saberlo—, digo en forma robotizada. —Porque estoy embarazada.— Simplemente se cae, y no estoy sorprendida. No tengo nada en mí. —¿Qué dijiste?—, Pregunta, en voz alta y preocupada. —Estoy embarazada—, repito, aunque sé que me escuchó bien la primera vez. —Oh Jesús—, susurra, verdaderamente horrorizada. —Oh Dios mío. —Lo sé.— Es todo lo que tengo de energía para decir. Sin explicaciones. Sin suplicar por compasión o comprensión. He terminado el día. Tal vez incluso para siempre. —¿Dónde estás? —En una cafetería cerca de Regent's Park. —¿Por qué?

255


—Porque no quiero irme a casa. Porque no sé si Jack le dijo a Stephanie que la dejará todavía. Porque no he tenido noticias suyas y me está volviendo loca. Porque no puedo llamarlo. Porque... —Ven aquí—, ella ordena sin vacilar. —Por favor. Sonrío a lo largo de la línea, extrañamente llegando a la conclusión de que solo quiero estar sola. Sin hablar y nadie conjeturando lo malo de mi situación. Estoy haciendo un trabajo estelar de eso sola. —Estoy bien—, le aseguro. —Annie, por favor. —Lizzy, créeme, estoy bien. Solo necesito procesarlo todo. —O más bien torturarme un poco más. —Me iré a casa pronto, lo prometo. Ella guarda silencio por unos segundos, pero finalmente cede. —Llámame si quieres que vaya y te sostenga, ¿de acuerdo? —Está bien—. Cuelgo, pero antes de que pueda guardar mi teléfono, suena otra vez. Esta vez es Jack, y mi corazón comienza un ritmo fuerte y constante. Me apresuro a responder. —¿Jack? —Hola, bebé.— Parece absolutamente roto, y no sé si eso es algo bueno o malo. ¿Lo embotelló? ¿Ella le suplicaba que no se fuera? ¿Cayó bajo la presión de quedarse? —¿Dónde estás?—, Pregunta. No le digo dónde estoy. No quiero que se preocupe por mí. —Con Lizzy,— miento. —¿Estás bien? —No—, responde rápida y honestamente. —Ningún hombre debería estar bien con ver a una mujer derrumbarse a sus pies. —Lo siento mucho. —Le dije que había alguien más. —¿Qué? —Ella no me estaba escuchando, Annie. Me desespere. —¿Le dijiste que soy yo?

256


—Jesús, no—, respira. Solo estoy algo aliviado. Él le dio algo. Ella estará obsesionada con eso e irá a los confines de la tierra para descubrir quién es. —¿Dónde estás? —Con Richard. Estoy tomando unas cervezas e intentando relajarme. Ha sido... — Sus palabras mueren. No necesita decirme que ha sido un día largo. —De acuerdo—, estoy de acuerdo, no puedo protestar y, curiosamente, no me siento herida porque necesita unas cuantas botellas y tiempo de hombres. Todavía necesito mi propio espacio para procesar algo con lo que Jack aún no tiene éxito. Necesito pensar cómo voy a decirle y cuándo. —Te amo—, dejé escapar, solo para recordarle el caos por qué estamos pasando por esto. —Nunca lo dudé una sola vez, Annie.— Suspira pesadamente, sonando cansado. —Duerme bien, cariño, y te llamaré por la mañana. —Lo haré. —Te amo, hermosa. Más que nada. Su declaración me trae una pequeña sonrisa a la cara. —¿Incluso más que un gigante Strawbs? —Incluso más que ellos. Y los amo mucho. —Realmente lo se. También te amo. Cuelgo y comienzo a regresar a casa. Me gustaría pensar que la parte más difícil ya terminó, pero no soy estúpida.

Solo ha comenzado.

257


24 Ya está oscuro cuando llego a casa. Voy a mi habitación y tiro mi bolso en la cama, hurgando en el fondo hasta que pongo mis manos en el pequeño palito de plástico. Tirando de él, miro hacia abajo a su ventana, esperando que haya ocurrido un milagro. Todavía hay dos líneas que me miran sonoras y orgullosas. Lo vuelvo a poner en mi bolso y me dirijo a mi baño, mirándome en el espejo por primera vez hoy. No creo que alguna vez me haya visto tan terrible. Mi piel es pálida, mis ojos verdes nublados, mi cabello oscuro flojo y mi ropa arrugada. Baje la cabeza para evitar ver la miseria de mi cara, y mi mirada se posa en mi vientre. Mi vientre plano. Por primera vez, considero la pregunta más importante que debería hacerme ahora mismo. No es lo que la gente pensará ni cómo reaccionarán, debería preguntarme si puedo hacer esto. Ser una mamá. Ni una sola vez la idea de librarme del problema cruzó mi mente desordenada. No me he preguntado si me quedaré con el bebé o no. Lo estoy teniendo. Después de ducharme, me preparo una taza de té para dormir. No cuestiono la sonrisa que tengo en la cara mientras recojo envoltorios dulces de todo el sofá. Y no cuestiono mi razonamiento para cargar Top Gun y acurrucarme en el sofá para mirarlo. Mis ojos vagan de la televisión de vez en cuando, cayendo al suelo y viéndonos a Jack y a mí, una maraña de brazos y piernas, dulces y almohadas. Y yo viendo a una tercera persona: un bebé. Jack, yo y una personita, la mitad de él y mitad de mí. Mi mano cae sobre mi vientre y hago círculos distraídamente. Voy a tener un pequeño bebé para cuidar dentro de un año. Alguien para confiar y depender de mí. Ser mamá nunca ha figurado en mis planes, tal vez porque nunca tuve planes más allá de mi carrera. Mi vida se ha puesto patas arriba y pedí todo. Ahora necesito tomar las riendas. Sé a lo que me enfrento, pero con este bebé creciendo dentro de mí, me preocupan menos las reacciones del mundo y de Stephanie, y más sobre ser una buena madre. Yo puedo hacerlo. Con Jack, puedo hacer cualquier cosa.

258


Por primera vez hoy, veo esperanza en medio de las ruinas y me aferro a él con todas mis fuerzas, tumbada en el sofá y bebiendo mi té. Recibo un mensaje de texto antes de dormitar. De Jack Siempre fui tuyo Incluso cuando no te conocía. Y tú siempre fuiste mía. Nos tomó un tiempo encontrarnos. Te amo x

Me quedo dormida con esas palabras dando vuelta en mi mente.

Me despierto con frío y los créditos de Top Gun se transmiten en la televisión. Gimo, sin querer moverme y acostarme, pero hace demasiado frío para quedarme donde estoy. Me estremezco y me levanto del sofá, apago el televisor, agarro mi teléfono y me pongo la manta sobre los hombros. Luego camino a mi habitación somnolientamente. Casi llegué a la calidez gloriosa de Dios de mi cama, donde las cubiertas me llaman, pero un golpe en la puerta me detiene en el umbral de mi habitación. Miro por el pasillo hacia la puerta de mi casa, preguntándome quién podría ser a esta hora. Miro hacia abajo a mi teléfono. 10 p.m. No tan tarde en absoluto. Me quito la manta de los hombros, la tiro a la cama y tomo mi sudadera gris de una silla, poniéndomelo mientras me dirijo a la puerta principal. Decido y espero que sea Jack. La posibilidad inyecta algo de urgencia en mis piernas y abro la puerta de entrada, lista para arrojarme sobre él y nunca dejarlo ir. Pero mi cara se cae en el momento en que encuentro a mi visitante. —Stephanie—, respiro temblorosamente, tratando desesperadamente de evitar que mis ojos se vean conmocionados. Dios mío, ¿qué está haciendo ella aquí? Mierda, ¿qué hago? Parece una ruina, con el cabello sucio y recogido en una cola de caballo raída, la cara roja y manchada y su cuerpo acurrucado, envuelto en un abrigo caqui de capucha mullida. Libero mi agarre en la puerta cuando comienza a temblar levemente por mis movimientos. Debo parecer tan ansiosa como me siento. Me mira inexpresivamente, en un trance. Este sería el punto que cualquier persona normal le preguntaría si está bien. Pero sé que ella no está bien, y no soy una persona normal. Soy la mujer por la que

259


su marido la dejó, y necesito deshacerme de ella antes de que mis nervios comiencen a deshilacharse nuevamente y ella lo resuelva todo. —¿Stephanie?—, Le indiqué suavemente, forzando algo parecido a una cara amigable. —No sabía a quién más recurrir—, dice, con los brazos alrededor de su diafragma protectoramente. —¿Qué?— Me sobresalto con mi tono abrupto, luchando por recuperar fuerzas. ¿Entonces ella vino aquí? ¿A mi? Estalla en llanto. Oh, mierda. —Él me dejó—, solloza. —¡Él se fue! Mis entrañas se enredan. Ninguna parte de mí parece estar dispuesta a darme un aviso sobre lo que debería hacer. —Stephanie, yo... Entra en mi pasillo, no me deja otra opción que retroceder, y golpeo la pared. Definitivamente recibo un chorro de licor cuando ella pasa. Ha estado bebiendo. — ¡Se ha ido, Annie! ¡Se ha ido y me ha dejado sola!— Se aleja y se enfrenta a mi sorprendida figura, su expresión repentinamente directa, sus ojos redondos y salvajes. —Pero él me necesita—, dice de manera pareja. —Lo siento mucho, Stephanie.— Mi boca entra en acción, recordándome que debería actuar como un extraño simpatizante. —Estoy segura de que volverá contigo. —Sí, lo hará—, aspira, limpiándose la nariz. —Está confundido, eso es todo. Asentí con la cabeza, dando mi entusiasta acuerdo, solo necesitaba que ella lo juntase y se fuera para poder comenzar con mi propio colapso. No será tan espectacular como el de Stephanie, pero puedo garantizar que implicará lágrimas y una llamada de pánico a Jack.

260


Su rostro se quiebra y comienza a llorar otra vez, más controlada esta vez, su cuerpo se sacudía con los constantes sollozos y jadeos por aire. —¿Qué voy a hacer?— Contrajo sus palabras, su cabeza cayendo flojamente. No tengo nada que decir a eso. No sé lo que ella hará, y eso realmente me asusta. —¿Quieres que llame a un amigo?—, Le pregunto. —¿Alguien con quien puedas hablar?— Debo dejar en claro que no soy ese alguien. No lo estaría incluso si no estuviera enamorada de su esposo. —No hay nadie—, solloza. —No tengo amigos.— Me mira con esperanza. Temo lo peor. —Excepto tu. Me quedaré contigo por un tiempo. Puedes hacerme una taza de té. No soy bueno sola, Annie. —¿Qué hay de tu madre?— Presioné, tratando de parecer preocupada en lugar de desesperada. Ella niega con la cabeza. —Ella y papá están afuera para cenar. No quiero molestarlos. Intento tragar el creciente bulto de aprensión en mi garganta. No se está moviendo. Ella quiere que sea su amiga. O ella claramente piensa que ya lo soy. Ella quiere compartir sus problemas con la mujer que está cargando al bebé de su esposo. No puedo imaginar una situación peor. Jesús, no puedo obligarla a irse y pasar toda la noche preguntándome si está tratando de cortar sus muñecas. —Pondré la tetera—, digo, cerrando la puerta de entrada. Estoy totalmente y completamente jodida. Guiando a Stephanie a la cocina, la dejo tomar asiento y comienzo a preparar el té, mi mente corriendo, temerosa de cómo va esta conversación. —Él dice que hay alguien más—, dice de la nada, con divertida diversión en su tono. —Probablemente solo sea un destello en la sartén—, respondo de forma robótica, decidiendo mientras revuelvo el té que no tengo más opción que cerrarme y actuar como la amiga que ella cree que sea. —Eso es lo que dije. Una desvergonzada que abrió sus piernas. Aprieto los dientes y deslizo su té sobre la mesa, sentándome frente a ella.

261


—Él volverá. Quiero decir, lo hizo antes cuando se dio cuenta de que había cometido un error. Que no podría vivir sin mí. —Se ríe, y mi sonrisa es tensa. Me estoy desmoronando por dentro. No quiero escuchar esto. Se inclina hacia adelante, con las manos alrededor de su taza, y me sonríe. —Puedes ayudarme a mostrárselo. Trabajas con él, lo ves todo el tiempo. Puedes decirle que está cometiendo un error. ¿Qué dices? ¿Qué digo? Digo que esto debe ser un infierno. Sonrío, me duele físicamente, mi estómago realiza saltos constantes como para recordarme que tengo una parte de mí y una parte de Jack creciendo dentro de mí. —De acuerdo—, respondo de un trago. —Gracias, Annie—, dice, llevándose la taza a los labios, pensativa. Parece mucho más juntos ahora. Y justo cuando pienso eso, ella cierra la taza y comienza a llorar de nuevo. No puedo entender si este es el comportamiento normal de cualquier mujer cuyo marido las abandonó, o simplemente el comportamiento normal de Stephanie. —Lo siento—, llora, limpiándose la cara. —¿Tienes algún pañuelo?—, Pregunta. —En el baño.— Estoy rezando para que vaya a comprarlos ella misma y no espera que yo lo haga. Mi teléfono está al otro lado de la habitación junto al hervidor y parecerá extraño si lo agarro y me lo llevo. Si ella se va, puedo enviar un mensaje de texto a Jack pidiendo ayuda de emergencia. —Sabes donde esta. La silla se desliza por el suelo mientras se empuja, y espero a que desaparezca a la vuelta de la esquina antes de salir corriendo hacia mi teléfono y darle un mensaje a Jack. ¡Stephanie está aquí!

Me siento de nuevo y agarro mi teléfono, escuchándola sonarse a lo lejos. La respuesta de Jack es casi instantánea. ¿Qué? ¿En tu casa?

Solo tengo tiempo para responder con un simple ¡Sí! antes de que Stephanie aparezca de nuevo. Me meto el teléfono en el bolsillo y me pongo de pie. — ¿Mejor?— Pregunto.

262


Asiente y se guarda el pañuelo en el bolsillo. Luego se acerca y me rodea con sus brazos mi cuerpo se tensa, que se niega a relajarse, no importa cuánto le grite para no alejar mi ansiedad. —Eres una buena amiga—, dice, alejándose de mí y besando mi mejilla. No puedo soportar esto. Mis alarmas de repente se están volviendo locas. Un teléfono comienza a sonar, y Stephanie se queda sin aliento, sacando el móvil del bolsillo de su abrigo. La felicidad se dibuja en su rostro mientras mira hacia la pantalla es suficiente para derribarme. —¡Es Jack!—, Chilla, contestando la llamada. —¿Jack?— Se da vuelta y sale corriendo de la cocina. —Sí, estoy de camino a casa. ¿Vienes? Hablaremos. Correcto. Te escucharé, lo juro. —Desaparece en un torbellino de emoción, dando un portazo detrás de ella. Me caigo de bruces sobre la silla, la adrenalina se mantiene drenado de mi cuerpo y la sensación de shock se instala. Mi cabeza cae en mis manos, pero no tengo tiempo para descansar mi cansada mente. Mi teléfono comienza a zumbar en mi bolsillo. Lo saco y respondo. —Annie, ¿estás bien?— Jack se vuelve loco de preocupación. —Genial—, bromeo. —Acabo de ver a tu esposa caer en una espiral de depresión y la escuché decirme cómo va a ganarte de la cachonda con la que estás durmiendo. Aparentemente soy una gran amiga y voy a convencerte de que estás cometiendo un error. Perfecto, ¿eh? —¿Qué?— Suena tan estupefacto como yo. —Jack, estoy preocupada. —Lo siento mucho—, respira. "No sabía que aparecería en tu puerta así. —¿Estás bien?— Pregunto suavemente, no me gusta el cansancio en todo lo que dice. —Ojalá pudiera estar allí contigo—, admite, haciéndome sonreír tristemente. —Ha sido un día de mierda. —Lo entiendo—, digo en voz baja. No necesita saber qué ha significado mi día de mierda.

263


—Necesito verte, Annie. ¿Puedes venir a mi oficina por la mañana? —¿Eso no levantará algunas cejas con el personal? —Estamos teniendo una reunión de negocios. Eso es todo. —Traeré mis archivos—, le digo, me levanto y voy a mi habitación a buscar mi tan esperada cama. Saco mi bolsa del final y la tiro al suelo antes de caer y arrastrar mis mantas hasta mi barbilla. —¿Mi oficina a las once? —Bueno. —No puedo esperar para abrazarte, Annie.— Suena tan agotado. Cierro los ojos y me imagino a mí misma acurrucada en su pecho, cálido y segura. Juntos. — Buenas noches, bebé. —Buenas noches—. Colgué y miré hacia el techo, tratando de reconstruir cómo voy a darle la noticia a Jack de que estoy embarazada. No estoy segura de que el pobre pueda tomar mucho más.

264


25 A la mañana siguiente, estoy muy nerviosa mientras me siento en la sala de espera de la oficina de Jack después de que me digan que me espera. No puedo entender si estoy nerviosa porque Stephanie podría volver a aparecer o si estoy preocupada por decirle que estoy embarazada. No tengo tiempo para meditar por mucho tiempo. Jack sale de su oficina hacia mí, abrochando el botón de su chaqueta. Se ve descolorido, completamente hecho polvo, pero su rostro se ilumina cuando sus ojos se encuentran con los míos. No tiene ningún conjunto hoy, solo una camisa blanca abierta en el cuello, y su chaqueta y pantalones. Su cabello no está tan bien diseñado como la última vez que lo encontré en su oficina. No es de extrañar, realmente. Creo que ayer nos tomó mucho a los dos. Por el contrario, mis jeans pitillo rasgados están desgastados, mi camiseta demasiado grande y arrugada, y mis chanclas son muy inapropiadas para una supuesta reunión de negocios. Jack asiente con la cabeza a la dama en la recepción. Le da una media sonrisa, casi comprensiva. ¿Lo ha hecho público? ¿Le ha dicho a la gente que se separo de Stephanie? Comienzo a moverme nerviosamente en mi silla, mis nervios se aceleran. —Señorita Ryan—, dice Jack en voz baja, tendiéndome su mano. Acepto su oferta. —Señor Joseph—, le respondo, sintiéndolo tirar discretamente para ayudarme a ponerme en pie, como si sintiera que necesitaba el apoyo. Él estaría en lo correcto. Me siento agotada. Me quedé despierta anoche y me angustié por decirle a Jack mis noticias. Siento que debería ser yo quien alivie su estrés, no aumentarla. —Gracias.— Siento que aprieta mi mano suavemente antes de soltarla y gesticulando hacia adelante. —Mi oficina es allí—, me dice. Esto es completamente estúpido. ¿Señor Joseph? ¿Señorita Ryan? ¿Me está diciendo que su oficina es allí? Sí, lo sé, porque él me follo en el escritorio. Además,

265


¿su recepcionista no me recuerda cuando estuve aquí para la reunión con la de Brawler? Siento que me mira mientras paso. Ella parece sospechar, mirando por encima de sus gafas con interés cuando pasamos por allí. No estoy ayudando cuando me sonrojo de rojo intenso y toso, evitando rápidamente sus ojos. —Nos mira con gracia—, le susurro mientras caminamos lado a lado hacia la oficina de Jack. Nuestros brazos se rozan a cada paso, los breves toques hacen que mi respiración sea aún más superficial. El contacto físico entre nosotros me ha dejado sin aliento desde nuestro primer encuentro. Ahora no es una excepción, a pesar de las horribles circunstancias. —Estás siendo paranoica—, susurra, tomando el picaporte y abriendo la puerta. —Después de ti.— Me hace un pequeño guiño, tratando de relajarme. Escondo mi sonrisa secreta y entro en su oficina, girando tan pronto como la puerta se cierra detrás de mí. Me baja de los pies y me lleva a uno de los sofás, sentándome sobre su regazo, sosteniéndome lo más cerca posible de él. —Jesús, parece que he estado esperando por siempre esto—. Dedica un momento de tranquilidad a prodigarme dulces besos y tiernos toques en la cara, tomándose molestias por mí como si necesitara preocuparse. —¿Cómo dormiste?—, Me pregunta, tomando mi rostro y siguiendo su pregunta frotándome la nariz. —Terriblemente—, lo admito. —No pude sacar a Stephanie de mi cabeza—. Jack asiente con la cabeza. —Ella estaba en ese estado. —Lo sé bebé. Es horrible de ver, pero tengo que mantenerme fuerte incluso si me hace parecer desalmado. Esto es lo mejor, no solo para nosotros, sino también para ella. Ella no puede ser feliz en este matrimonio sin amor Me siento inmóvil en su regazo, deseando poder arrancar de mi mente cada pensamiento que me atormenta y ser insensible a todo. —Me siento tan culpable—, le susurro. Decido aquí y ahora que mañana iré a la iglesia. No soy religioso, pero Dios está ahí para todos, ¿no? Él no le da la espalda a un alma. Confesaré mis pecados y oraré por perdón. Espero que él me perdone. Puede que odie a Stephanie por lo que le ha hecho a Jack, pero aún me siento culpable. Estoy molesta y consolada por eso. —Oye.— Jack me empuja desde mi escondite, su rostro se cae cuando se da cuenta de que estoy llorando. Sus labios se presionan juntos mientras pasa una suave almohadilla de la yema del dedo debajo de mi ojo, atrapando la lágrima

266


antes de que caiga. —Cariño, ¿planeaste esto?—, Pregunta en serio. —Y cuando digo plan, ¿quiero decir que te levantaste una mañana y decidiste que irias a un bar y te enamoráis de un hombre casado? Cuando lo dice así... —No. —¿Has matado a alguien? —Jack—, suspiro en silencio. —No lo he echo. —No estoy diciendo que sí, Annie. Lo que estoy diciendo es que no eres una mala persona. No eres malvada ni calculadora ni manipuladora. Tú te enamoraste. Si eso es un crimen, entonces nos amaremos juntos en el infierno. —Lo haces sonar aceptable. —Estoy tratando de aclarar tú cabeza. Eso es todo. —Se ríe por lo bajo, el sonido lleno de miseria que está tratando de evitar. —He dejado a Stephanie porque hizo imposible amarla. La dejé porque si me quedo, no quedará nada de mí. La dejé porque quiero ser feliz. —Me aprieta un poco la barbilla. —Quiero ser feliz. Conmigo. —Lo sé—, admito, sonriendo un poco, pero es triste y es tensa. —Que pasará ahora? —Tengo un lugar cerca de Maida Vale. Hay inquilinos que cumplen un aviso de unas semanas. Estará vacío antes de fin de mes. Hasta entonces me quedaré en un hotel. —¿Podré verte? —¿Te apetece mudarte conmigo?—, Chicos, sonriendo cuando sonrío. Él podría estar metido en una tienda en un campamento horrible por lo que a mí respecta. No habría nada que me impida estar con él. Pero también tengo la sensación de que hay más significado entre las palabras de su pregunta, y me hace reunir mi fuerza interior para decirle lo que necesito decirle. —Jack...

267


—Acepté ver a Stephanie esta noche—, espeta, y mi confesión queda grabado en mis labios. —Quería que lo supieras, así que no crees que haya nada más que eso... —¿Aparte de qué?— Empujo mi cuerpo lejos de él un poco, condenándome por ser tan evidentemente descuidada y preocupada. —Además de hablar como adultos sobre los arreglos. —¿No hablaron anoche? ¿Cuándo la llamaste? —Anoche, lo único que me importó fue sacarla de tu piso. —Así que accediste a verla. —Era la única manera. No puedo seguir mi palabra, Annie. De todos modos, ella dijo que estaba pensando con más claridad y que pensar que un tiempo aparte podría hacernos bien. —¿Separados por un tiempo? Lo cuestioné, no me gustaba el sonido de eso. Se encoge de hombros. —Está respirando espacio. Es hora de que se acostumbre a la idea. No voy a sacudir el barco y rechazar su media hora de mi tiempo si recibo mucho más a cambio. Como toda mi vida. Créeme. Sé lo que estoy haciendo. Esta es una estratagema. Tiene que ser. Escuché a Stephanie anoche y la vi. Ella es una mujer desesperada. Ella hará lo que sea por retenerlo. Lo que me lleva a otra cosa... De repente, me siento desesperada, pero me trago las noticias y trato de razonar conmigo misma. No puedo decirle que estoy embarazada ahora. El tiene razón. Tengo que confiar en él para que haga lo que él cree que es correcto, incluso si me mata dejarlo. Sin lugar a dudas está en una alocada turbulencia, y no puedo agregar nada más. No puedo hacer esto más difícil para él. Tengo que ser paciente, y tengo que ser razonable. Después de todo, soy yo quien lo atrape cuando todo esto termina. Soy yo quien tendrá mi feliz para siempre con el único hombre que he amado. El único hombre con el que he compartido una conexión tan profunda, en todos los niveles. —Está bien—. Empujo la palabra. —Iré a lo de Lizzy. —No puedo estar solo en casa pensando.

268


Me enojaré. El asiente. —¿Cómo está ella, por cierto? ¿Y Micky? —Creen que he perdido la cabeza—. Lo cuento como es. —Pero están allí para mí. —Estoy contento.— Jack me arrastra hacia su pecho. —Te amo, Annie.— Respira profundamente, apretándome con tanta fuerza. —Me encanta tu pasión, me encanta tu mente, me encanta cómo frunces el ceño cuando estás pensando. Me encanta cuando te mueves cuando estás ansiosa.— Sus labios se clavan en la parte posterior de mi cabeza, y sonrío un poco, amándolo cuando me cuenta todo esto. —Y me encanta tu camiseta U2, especialmente cuando no llevas nada más que ella.— Rompiendo su agarre, encuentro su rostro, de repente desesperada por verlo. Sonríe, y encuentro mi pulgar trazando los bordes de su mandíbula mientras continúa. —Me encanta cómo se amontona tu pelo en algo parecido a una piña también. Y me encanta cómo al final del día tu máscara está un poco manchada justo aquí. —Toca la esquina de mi párpado, una sonrisa tirando de los lados de su boca. —Amo todo lo que hay para amarlo. —Me encanta tu pecho—, le dije estúpidamente, cayendo de nuevo en su calor, deseando poder esconderme en él para siempre. Jack se ríe ligeramente. —Salgamos de esta semana e iremos a Liverpool. Tres días, solo tú y yo, ¿sí? Asiento y me recuesto en él, disfrutando de este momento de tiempo juntos. Le contaré sobre el bebé el fin de semana, cuando estamos lejos de Londres, solos y relajados.

Llamé a Lizzy tan pronto como salí de la oficina de Jack. Ella me escuchó mientras le conté sobre la noche anterior y el hecho de que Jack ha arreglado ver a Stephanie esta noche. No necesité pedir compañía. Me dijo que fuera a su casa a la seis cuando estuviera en casa y que comiéramos curry y viéramos el Titanic, una película de la que ninguno de nosotras se cansa, incluso después de verla un millón de veces.

269


Me saluda en la puerta con el mayor abrazo que me ha dado. Lo necesitaba antes de ir a la oficina de Jack. Ahora, si ella no me soltara durante toda la noche, estaría bien para mí. Saco mi teléfono de mi bolso y se lo paso. No necesito estar revisando cada minuto para ver si hay un mensaje de texto de parte de Jack. Va a vencer el punto de que yo esté aquí. Lizzy lo toma y lo desliza en el bolsillo trasero de sus jeans. No dice una palabra, no hace preguntas ni me presiona: simplemente me lleva silenciosamente a la cocina. Sonrío, genuinamente feliz, cuando encuentro a Nat y Micky acurrucados alrededor de la mesa, charlando y riendo. Micky me guiña un ojo y Nat vitorea mi llegada. Miro a Lizzy, preguntándome si les ha contado sobre mi confusión, pero ella solo sacude la cabeza suavemente, tomando una botella de vino de la nevera. Lizzy me da un vaso, pero cuando voy a tomarlo, de repente recuerdo que debería evitar esto. —Sin alcohol—, susurra, pasando a rellenar las copas de los demás con lo que espero que sea la verdadera. Nat brinda por el aire y me baja a la silla junto a ella. —Te ves como una mierda. —Gracias—, me río, uniéndome a ella en un sorbo de vino. —Tú sí.— Micky me guiña el ojo por encima de la mesa. Recojo un maní del cuenco y lo tiro a la cabeza, y él se desplaza, atrapándolo en su boca con una sonrisa. —¿Dura día en el trabajo? —Drenante—, respondo cansadamente. —Pero valdrá la pena al final. —Eso espero—, responde Lizzy, dándome una mirada mientras se une a nosotros. —Tengo noticias emocionantes—, anuncia Micky, mostrándose aburrido y muy poco emocionado. —¿Estás seguro?— Pregunto. —Sí—. Se endereza y se aclara la garganta. —Voy a tener una cita.

270


El silencio cae y todas nos miramos como si la cosa más extraña hubiera podido pasar. Pensaría que no lo escuché bien, pero todas los demás parecen tan inexpresivas como yo. —¿Dilo de nuevo?— Nat se sube, su mentón cae sobre su pecho. —Tengo una cita—, repite, comenzando a girar su botella de cerveza sobre la mesa mientras la mira, haciendo un puchero. Nat estalla en carcajadas, seguidos de mí y Lizzy. ¡Esto no tiene precio! — Dame un jodido descanso, Micky—, Nat se ríe. —¿Qué?—, Pregunta, ofendido. —¿Tú?— Me río. —¿Una cita?— Lizzy se está agarrando a la mesa en busca de apoyo. —¡La chica que estás entrenando!— Salto de la mesa. —¡Charlie! No está sacando nada, así que has recurrido a invitarla a salir. —Vete a la mierda—, Micky se toma en serio. —Podría tenerla así.— Chasquea los dedos. —Dios mío.— Nat pone su bebida sobre la mesa para evitar derramarla porque se está riendo tan fuerte. —No puedo... Es el... No lo harás. . Mierda, esto es lo más divertido que he escuchado. La cocina está viva de la risa, todos nosotros en los puntos de sutura en la "cita" de Micky. ¿Piensa que no lo conocemos? Por el amor de Cristo. —Micky, me estás matando—. Aulló, luchando por mi vino falso y riendo en mi vaso mientras tomo un sorbo. —¿A dónde la llevas? —Ah, ahora.— Se inclina hacia adelante. —De esto es de lo que necesito hablarles a ustedes.— Sus motivos para tener que compartir noticias de su cita de repente son demasiado claros, y también provoca otra carcajada. —Vamos, chicas—, gime. —Ayúdame. —No la conocemos—, señalo. —¿Le gusta el arte, la cultura, la comida?

271


—A ella le encanta cuando juego con mi cabello.— Me mira con esperanza. Dios, podría abrazarlo. —¿Le gusta cuando juegas con tu pelo?—, Nat pregunta en serio. — Estupendo. Llévala contigo a tu próximo corte de pelo. Contengo mi risa esta vez, sintiendo por mi amigo de toda la vida. Él no puede evitar ser un idiota cuando se trata de salir con mujeres. —Hakkasan siempre es un ganador—, ofrezco. —¿De verdad?—, Pregunta Micky. —Es bastante caro, ¿verdad?— Retrocede, levanta las manos en defensa, cuando todas lo miramos boquiabiertos. —Burger King—, Nat suspira. —Llévala a Burger King. Pero sé de hecho que no vas a tener un buen polvo de postre. Te darán un buen polvo de postre si la llevas a Hakkasan.— Levanta su vaso con vítores. Me río, al igual que Lizzy, pero Micky pone los ojos en blanco. Me encanta esto. Olvidarme de todo. No importa que mi vaso esté lleno de vino falso. Tengo a mis amigos a mí alrededor, y es exactamente lo que necesito en este momento. Los miro a todos por turno, pasando algo de tiempo pensando en lo afortunada que soy por tenerlos. Lizzy ordena comida india, y todos nos amontonamos en el salón para mirar Titanic. No hay objeciones, incluso de Micky. —Mira con cuidado.— Nat lo patea por la espalda cuando él se sienta en el piso frente a ella. —Podría obtener algunos consejos sobre cómo cortejar.— Se da vuelta y le da una mirada de cansancio. — Ponte un calcetín, reina de hielo. Nat se ríe. —Ay. —¡Shhhh!— Lizzy silencia, apuntando el control remoto al televisor y subiendo el volumen. —Míralo o enfurece. Nat le lanza una mirada de indignación pero baja con la ayuda de mi palma calmante colocada en su muslo. Apenas nos movemos, y solo el extraño suspiro o zumbido impregna el aire mientras todos nos tranquilizamos y vemos a Kate y Leonardo enamorarse. Llego al punto en que él la pinta. Después de eso, la película es solo una pelusa de palabras, y las palabras de Jack son claras como el día, llenando mi cabeza.

272


Estaremos bien. Lo prometo.

—¿Annie?— Lizzy me sacude suavemente, me mueve. —Annie, ha llamado Jack. Ella también podría haber lanzado una bomba incendiaria hacia mí. Me levanto de la silla como un rayo. —¿Dónde se fue todo el mundo?— La sala de estar está vacía. —La película terminó hace una hora. No quería despertarte. Pensé que podrías hacer con el resto. Lo que quiere decir es que pensó que podía prescindir de la oportunidad de pensar. No puedo agradecerle lo suficiente, pero ahora estoy despierta y mi mente está entrando en pánico. —¿Dónde está mi teléfono?— Disparo a su lado en busca de el. —Sobre la mesa—, dice cuando llego a la cocina. Lo veo y lo deslizo hacia arriba, marcando a Jack, pero me lo quitaron de la mano antes de poder conectar la llamada. —¿Qué estás haciendo?— Pregunto, tratando de recuperarlo. —Está en camino—, me calma, manteniéndolo fuera de mi alcance. —Le di mi dirección. Él debería estar aquí en cualquier momento. Lo que ella me dice ni siquiera se hunde antes de que toquen suavemente la puerta. Jadeo y salgo corriendo de la cocina como un demonio a toda velocidad, abriendo la puerta, sin aliento. La visión de él, sin importar cuán aniquilado se ve, totalmente destrozado, cansado y agotado de vida, todavía centra mi mundo fuera de control. Él da un paso hacia adelante y me sumerjo en sus brazos, empujando mi cara hacia su cuello. Lo abrazo con tanta fuerza. Puedo exprimirle la vida que le queda en el momento. —Annie—, respira. Mis pies abandonan el suelo y él entra, sosteniéndome contra él con un brazo mientras cierra la puerta con el otro. Me niego a dejarlo ir. Nunca.

273


—Te dejaré en ello—, escuché decir a Lizzy. —Estaré en mi habitación si necesitas algo. Me lleva a la cocina. —Gracias—, dice Jack en voz baja, continuando su camino conmigo envuelto como la hiedra. Lo sé cuando estamos en la cocina porque el sonido de sus pasos cambia al golpear el suelo, pero aún me aferro a él. —Bebé, siéntate.— Sacudí la cabeza, lo escuché suspirar mientras él me apretaba antes de que me obligara a separarme con cuidado, sacando una silla y empujándome hacia ella. Me deja mirándolo inexpresivamente mientras gira alrededor de la mesa, obviamente luchando por mantenerse en pie. —Jack, ¿qué pasa?— No me gusta su desaliento. Está ensombreciendo mi alivio de que él esté aquí. Él saca su propia silla, y miro en silencio mientras baja su culo al asiento, su codo va directo a la mesa, su cabeza apoyada en su palma. —Necesito decirte algo. Todo mi cuerpo se bloquea en respuesta. No quiero preguntar, porque estoy segura de que voy a odiar lo que sea que me diga. No me gusta el espacio que intencionalmente ha puesto entre nosotros tampoco. Mi cabeza está gritando la pregunta que me niego a hacer en voz alta. ¿Qué podría tenerlo tan aplanado? ¿Se ha lastimado a sí misma otra vez? ¿Se ha metido en su conciencia, ha revuelto la culpa? —Está embarazada, Annie. Me sobresalto en mi silla, como si algo hubiera salido de la nada y físicamente me hubiera sacado. Mi corazón comienza a bombear dolorosamente. —Ella ha estado vomitando—, dice Jack en voz baja. —Se hizo una prueba.— Sus ojos se cierran. —Fue positiva.— Él tampoco quiere creerlo. —No—, susurré, empujándome hacia atrás en la silla, la habitación comenzó a girar. Los latidos de mi corazón se ralentizan con cada segundo doloroso que pasa, y mis miembros comienzan a perder toda sensación. Ella está embarazada. Él está atado a ella para siempre. Ella estará en el fondo de nuestras vidas para siempre. ¿Nuestras vidas? Miro a través de la mesa a la forma golpeada de Jack. Nuestras vidas. —No vas a dejarla, ¿o sí?

274


La pesada cabeza de Jack se levanta gradualmente hasta que sus ojos grises se encuentran con los míos. La vida en ellos se ha ido por completo. Están vacíos. —No puedo dejar a mi hijo, Annie. Mi garganta se cierra sobre mí. Siento que me estoy muriendo lentamente. La desesperación me dice que grite mi confesión, que le diga que estoy embarazada también. Pero Jack continúa antes de que pueda enderezar la cabeza y soltar las palabras. —No puedo creer que esto esté sucediendo. Ella sabía que no queria un bebé. Mi anuncio cae en la boca del estómago y se pudre. Él no quiere un bebé. Me estoy volviendo más entumecido por el segundo. —Esto está jodido.— Golpea su puño sobre la mesa. Jodido. El tiene razón; lo es. Todo ello. No quiero que esté conmigo por lástima como si estuviera con Stephanie. No quiero rebajarme a su nivel. Ella lo está manipulando. Esta es solo otra forma de su manipulación jodida. Otro síntoma de su manera equivocada de pensar. Me rehúso a obligarlo a estar conmigo. No puedo hacerlo con Jack y no puedo hacerlo sola. No estoy mendigando. No estoy cayendo de rodillas. Ya he perdido suficiente integridad. No puedo pedirle que abandone a su hijo, el hijo que está cargando Stephanie, más de lo que podría pedirle que deje a su esposa por mí. Eso es. Un hecho. Estoy por mi cuenta. Y de repente estoy furiosa. Estoy furiosa con él por ser tan jodidamente descuidado, por darle la oportunidad de atraparlo así. —Estabas durmiendo con ella.— Miro hacia él. Su rostro cae. —No hace meses, Annie. Y ella estaba tomando la píldora. —¿Entonces como? Su cabeza cae, avergonzada, confundida, lo siento. —Se olvidó de tomar una pastilla aquí y allá. Eso es todo lo que se necesita. Debe tener más de cuatro meses, porque eso es lo que ha pasado desde que estábamos...

275


—No necesito escucharlo, Jack. No importa cuán lejos esté o cómo sucedió. Está pasando. Nada puede cambiar eso. Vete. Estoy luchando por mantener mi mundo unido. Me siento decepcionada, y no tengo derecho a hacerlo. Y ahora me estoy condenando al infierno por ser tan descuidada también. —Solo vete, Jack.— Hablo en voz baja. Está muy lejos de cómo me siento en el interior, pero mi objetivo ahora es controlar la devastación. Siento que toda la vida me ha sido absorbida. Me siento vacía. La cabeza de Jack tiembla levemente. —Annie... —Se acerca a la mesa en busca de mi mano, pero la aparto, colocándola con la otra en mi regazo, manteniendo mi mirada baja. —No hagas esto más difícil de lo que debería ser.— Mantener mi respiración estable es tomar todo lo que tengo. —Por favor—, agregué, cerrando los ojos en un trago. Este va a ser el desafío de mi vida. Pero al menos no tengo que pasar el resto de mis días con alguien a quien no amo. Al menos la culpa no está dictando mi futuro. Es por Jack. Me levanto de mi silla, asegurándome de no mirarlo. Desapego. Cerrar, cerrar. Está hecho. —Deberías irte. —Annie, por favor, escucha... —¿Va a cambiar algo?— Pregunto, y a pesar mío, lo miro. Encuentro un rostro invadido por pura miseria y desesperanza. Me estremezco y miro hacia otro lado. —Si escucho, ¿cambiará algo? —Tengo que estar allí para mi hijo.— Ralla las palabras en el aire roto. —No puedo abandonar a mi bebé. La ironía de la situación no se me escapa. Esto es lo que merezco. Esto es karma. Hay otro bebé, uno que no conoce. Y uno que él no sabrá. Lo odio en este momento. Pero me odio a mí misma aún más. —Vete—, exijo. —Annie... —¡Solo vete!— Grito, perdiéndolo. —¡Sal de aquí!

276


Hay un breve silencio antes de escuchar su silla raspar el suelo. —Siempre te amaré, Annie. —No digas eso—, le susurro, incapaz de estar cerca de él por más tiempo. — No necesito escuchar eso.— Me levanto y me alejo de él en un borrón de ruina y dolor, mis ojos furiosamente llenos de lágrimas. Me ve irme. Siento sus ojos enterrados en mi espalda a cada paso del camino. Pero no miro hacia atrás. Ahora no. Nunca más.

277


26 Me arrastré a través de mi semana laboral, tambaleándome ciegamente de reunión en reunión, luchando por mantenerlo unido. Ha sido la pelea de mi vida, batiendo constantemente el coraje en mi voz y las lágrimas que amenazan con liberarse. Cuando llegué a casa, mi apartamento estaba empapado en la oscuridad mientras me ocultaba del mundo y luchaba por encontrar la determinación que necesitaba para dar los siguientes pasos en mi vida. Aparte de mis reuniones y compromisos laborales, esta semana pasada solo me he aventurado afuera dos veces. Para ir al médico, y luego a la clínica privada. Lizzy vino conmigo, apoyando mi decisión. Esperaba que otra prueba fuera negativa. Esperaba en vano. Un eco me dijo que tengo seis semanas de embarazo. Una discusión con una buena señora que trabaja en la cirugía me ayudó a tomar una decisión. Es la decisión correcta. No puedo hacerlo sola, pero lo que es más importante, no puedo recordar a Jack todos los días por el resto de mi vida. Ningún niño merece una madre soltera plagada de amarguras y remordimientos. Lizzy ha sido un apoyo constante. Ella no ha tirado ningún Te. Lo. Dije en mi cara. Ella solo ha estado aquí para mí, me ha abrazado cuando ha visto mi mente a la deriva y se ha asegurado de hacerme comer. Ella ha estado aquí toda la mañana ayudándome a prepararme para hoy. Para mañana, ya no estaré embarazada. Si le dedico demasiado tiempo al procesamiento de la magnitud de eso, sin duda caeré en las profundidades más profundas del pozo negro con el que me estoy balanceando y nunca me abriré camino. Adormeciéndome todo es más fácil. Es la única forma en que puedo estar segura de superar esta horrible etapa de mi vida. Y lo pedí todo. Me lo merezco todo. Karma no es solo una perra. Ella es una psicópata bárbara. Lizzy me entrega mi bolso lleno de todo lo que necesito para la clínica, junto con mi bolso holgado de cuero. —¿Qué tal si decoramos tu habitación?—, Dice,

278


alejándome de pensar en hacia dónde nos dirigimos. —Cuando vuelves a estar de pie... —Sus palabras se desvanecen a una brizna de aire. —Después de haber tenido un aborto—, termino por ella. —Puedes decirlo, Lizzy. Mira hacia otro lado, pensando, pero no dice lo que está pensando. Sé exactamente lo que es eso. ¿Está segura? Ella me hizo la pregunta sin juicio y sin ni ninguna desaprobación una docena de veces. Mi respuesta ha sido constante y automática. Sí. Cada vez, sí. —¿Lista?—, Pregunta ella. Asiento y nos dirigimos hacia su auto. Nuestro manejo es silencioso pero no incómodo. La clínica privada en el norte de Londres parece acogedora a medida que avanzamos. Ha sido sobrevalorada en el exterior con arbustos, macetas de flores y plantas, por lo que parece un lugar feliz. Sonrío por la ironía de eso. La recepcionista es amigable y el interior es demasiado acogedor. Todo está exagerado. Lizzy me revisa mientras tomo asiento, mirando alrededor de la sala de espera a las otras mujeres con las que estoy compartiendo una habitación, todas más jóvenes que yo, algunas obviamente con sus madres. Chicas jóvenes que se metieron en problemas. Chicas jóvenes que han venido aquí para que las saquen del problema. Me estremezco ante mis pensamientos agonizantes, mirando a Lizzy cuando me da un portapapeles. —Tienes que completar esto—, dice, sentándose a mi lado y entregándome un bolígrafo. Descansando el formulario en mi regazo, comienzo la tarea de completar mis detalles: nombre, dirección, fecha de nacimiento. Todo es sencillo, pero cada vez que la punta del bolígrafo se encuentra con el papel, empiezo a temblar terriblemente, incapaz de escribir las respuestas simples. —Aquí—, Lizzy me indica amablemente, liberándome de la tarea. —Lo haré yo. —Gracias.— Vuelvo a estudiar a las mujeres que me rodean, y encuentro que algunas de ellas también me están mirando. Apuesto a que se están preguntando cuál es mí historia, así como me pregunto cuáles son sus historias. Pero todas

279


estamos aquí por la misma razón, para arreglar la situación de mierda en la que nos hemos metido, sin importar cómo sucedió para cada uno de nosotras. Me pregunto si alguno de ellas se imaginó a sí misma aquí. Me pregunto si sus pecados son tan profundos como los míos. Todos tenemos algo en común, pero ¿sus razones para estar aquí son válidas? ¿Son las mías? Miro hacia abajo a mi vientre, recordándome a mí misma que esta es la mejor decisión para mí. —Annie—, dice Lizzy en voz baja, apuntando el bolígrafo hacia el formulario y mirándome en tono de disculpa. —¿Qué quieres que ponga aquí? Me inclino y leo la pregunta. ¿Mi razón para someterme al procedimiento? No sé lo que me pasa. Comienzo a reír, atrayendo la curiosidad de todas en la habitación, pero la atención no me avergüenza ni me detiene. Tomo el portapapeles de Lizzy, ignorando su rostro alarmado mientras continúo riendo. Luego escribo la respuesta más inapropiada que supongo que alguna vez se haya escrito en una de estas formas. Llené la casilla con una versión abreviada de mi vida estos últimos meses. Observo a la esposa, su embarazo, y termino con: — Apuesto a que no va a estar aquí para que maten al bebé en su útero.— Firmo donde esta indicado, tiro el bolígrafo hacia abajo y meto el formulario de vuelta a Lizzy. Su regazo. Entonces mi risa se transforma bruscamente en sollozos que me sacuden el cuerpo. Me cubro la cara con las manos y dejo que las lágrimas caigan sobre ellas. —Oh, mierda, Annie. —Lizzy suspira, colocando el portapapeles a sus pies y tirando de sus brazos alrededor de mí, callándome suavemente. —No es demasiado tarde—, calmándome, frotando mi espalda. —No puedes hacer esto a menos que estés cien por ciento segura. No te dejaré. Ha pasado demasiado tarde. —Estoy segura—, lloré, mintiendo, alejándome de Lizzy y limpiándome los ojos. Todos los pensamientos que he llevado con seguridad a las partes más profundas de mi mente han venido tronando mientras me siento aquí en la sala de espera, esperando que me llamen para que puedan librar a mi cuerpo de mi último recordatorio de Jack. La ira inesperada comienza a burbujear en mi estómago. Me concentro en la perfección de mi entorno, el ambiente relajado, la amabilidad del personal y el entorno lujoso. Están tratando de hacer que todas las que pasen por esa puerta se lo más cómodo posible sobre lo que van a hacer. Hazlos olvidar.

280


Porque algo tan horrible como un aborto no podría suceder en un lugar tan encantador. —¿Señorita Ryan?— Miro hacia arriba y encuentro a otro sonriente miembro del personal de pie junto a mí. —Estamos listos para usted. Si quieres venir conmigo. —Ella hace un gesto hacia el camino. ¿Me gusta? ¿Me gustaría? Me levanto con la ayuda de Lizzy y empiezo a seguir lentamente, con las piernas pesadas y el corazón más pesado. Nos muestran otra habitación. Más lujo. Me dirigen a una silla. Más comodidad. Me habló una enfermera. Más amabilidad. Firmo ciegamente más formularios con el hermoso bolígrafo plateado de la enfermera. Siento como si hubiera salido de mi cuerpo. Estoy de pie a un lado, viendo a la gente hablar conmigo mientras me siento en la silla como un zombi, alguien que me toma la mano con alivio. Lizzy está a mi lado, respondiendo preguntas, ayudando en las cosas. Es un borrón. Todo es un borrón. Estoy rodeada de actividad en cámara lenta y una nube de ruido blanco. Asiento cuando pienso que debería asentir y me levanto para permitir que Lizzy me ayude a ponerse una bata. Entonces me están guiando a través de otra puerta, Lizzy sosteniendo mi mano hasta que se ve obligada a soltarla cuando está fuera de mi alcance. La oigo reprimida mientras entro en una habitación que es blanca y clínica. Hay una cama y equipo médico en cada vuelta: equipo médico que matará a mi bebé. Mi respiración comienza a ser superficial y rápida, mi cuerpo se vuelve frío hasta los huesos, pero sudando. No quiero hacer esto. No puedo hablar mientras me toman la mano, no puedo hablar para decirles que he cambiado de opinión. Me ayudaron a subir a la cama dura. Aparece una cara amable, flotando sobre mí, moviendo la boca pero no escucho sus palabras. Mi estómago se revuelve, mi cabeza gira. Todo lo que puedo escuchar es ¡Detente!

¡Detenerlos! Siento golpecitos en el dorso de mi mano. Veo una aguja acercándose. — No—, murmuro. —Cam... —Mis palabras se desvanecen a un insulto. Entonces todo se vuelve negro.

281


Me siento mareada, agotada y enferma. El calor que desprende mi cuerpo es insoportable, pero estoy temblando incontrolablemente. Me muevo un poco, sintiendo un ligero cambio de sábanas por todo mi cuerpo. Entonces abro los ojos. Y recuerdo dónde estoy. Y un intenso dolor avanza y hace que mi estómago se convulsione. Me ruedo sobre mi costado y vomito en largos y dolorosos jadeos. Pero nada surge. Solo bilis. Se desata una ráfaga de actividad, enfermeras que aparecen en todas direcciones. —¡Annie!— La voz herida de Lizzy me lastima los oídos y gimo, cayendo sobre mi espalda. —Annie, ¿puedes oírme?— Parpadeo, esperando a que mi visión se aclare, y cuando lo hace, la veo suspendida sobre la cama con puro terror distorsionando su bonita cara. Pero ella solo mantiene mi atención nublada durante unos segundos, porque alguien detrás de ella se lo roba. Jack. Parece como si estuviera en estado de shock, de pie inmóvil y silencioso en el fondo mientras la gente se agita a mi alrededor, preguntando cómo me siento. Entumecida. Estoy entumecida. Acercándose lentamente, con ojos atormentados fijos en los míos, se detiene al lado de la cama. —¿Por qué no me dijiste? Miro hacia otro lado, llorando y avergonzada. Es muy tarde ahora. Su mano descansa sobre la mía y él se sienta en el borde de la cama. —Annie, mírame—, exige con dureza. Me niego, tan arrepentida. —Señor, voy a tener que pedirle que se mueva—, dice una enfermera, haciendo un gesto brusco para que Jack se mueva hacia un lado. —Un minuto —Jack chasquea, parado firme. —Solo dame un minuto.— Me toma la cara y me gira hacia él, obligándome a mirarlo. Para enfrentar lo que he hecho. Sus ojos están llorosos. —¿Que estabas pensando? —Señor, por favor. Necesito controlar la presión arterial de Annie.

282


La mandíbula de Jack comienza a latir, la presión de sus dedos más firme en mis mejillas. Se encoge y levanta la vista cuando Lizzy lo toma del brazo, animándolo a moverse y darle a la enfermera el espacio que necesita. Jack se desplaza hacia un lado bajo coacción y observa a la enfermera irse. —¿Cómo te sientes, Annie?—, Pregunta mientras presiona un botón en una máquina a un lado de mí y desliza un pequeño dispositivo en el extremo de mi dedo. —Estoy bien—, murmuré, sintiendo que la banda alrededor de mi brazo comenzaba a inflarse. —Eso está bien.— Ella toma nota de mi presión arterial en un dispositivo móvil en su mano antes de quitar la banda de mi brazo. —Vamos a dejarte sentada, ¿Podrás?— Me ayuda un poco, y lo manejo con sorprendente facilidad. — Qué pepinillo te has metido—, se ríe. —Los pacientes suelen desmayarse camino al quirófano, no a la mesa. La miro aturdida. —¿Lo siento? —Te desmayaste, querida—, dice con naturalidad. —Ni siquiera tuvimos la oportunidad de noquearte. ¡Te pusiste blanca como una sábana! Pero no te preocupes. Todavía hay tiempo para el procedimiento si el médico cree que estás lo suficientemente bien. Mi boca se relaja un poco, y miro a Jack. —Ella no va a tener el procedimiento—, prácticamente gruñe. —¿Todavía estoy embarazada?— Murmuro sin pensar. —Si cariño. ¿Crees que puedes pararte?— Me mira con las cejas levantadas. No lo sé. Mis piernas todavía se sienten inútiles, pero definitivamente hay algunos hormigueos en la vida ahora. ¿Todavía estoy embarazada? Miro a Jack, confundida y conmocionada. ¿Qué está haciendo él aquí? Sus hombros caen un poco y se dirige hacia mí, insistiendo en hacerse cargo de la enfermera. —La tengo—. Parece cabreado. La enfermera me entrega voluntariamente y sale de la habitación. —Te daré algo de privacidad—, llama, sintiendo la espesa atmósfera.

283


—Y yo—. Lizzy se dirige hacia la puerta también. —Esperaré en la recepción.— La puerta se cierra y estamos solos; solo Jack y yo y toda una carga de preguntas sin respuesta. Escucho el suspiro de luz de Jack mientras me abraza. —Siéntate,— él ordena en voz baja, moviéndome a la silla en la esquina. —Estoy bien.— Suavemente lo encojo de hombros y regreso a la cama, buscando mi bolso, necesito salir de esta bata y salir de aquí. Me pongo mis jeans y camiseta y meto mis pies en mis chanclas. —¿Por qué estás aquí? —¿Por qué crees, Annie? —No lo sé, Jack. Es por eso que te lo pregunto—. Me pongo el pelo en una cola de caballo y busco mi bolsa holgada. Jack me lo arrebata y lo arroja al suelo. —¿Vas a parar?—, Gruñe impaciente, tomando mis brazos y sacudiéndome. —¿Por qué no me dijiste? —Dijiste que no querías un bebé.— Sueno como una máquina. Él me mira con absoluto disgusto. —¡Con Stephanie!—, Grita, pero hace una mueca al oír el volumen de su voz, respirando para encontrar algo de calma. —No quiero tener un bebé con Stephanie, Annie.— Me suelta de los brazos y deja caer la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos con fuerza. —Nunca dijiste eso—, murmuré, dejando que mi mirada se desplomara sobre mis pies. —No pensé que era necesario. —No quería que te sintieras atrapado.— Aprieto los dientes, forzándome a hacer contacto visual con él. Sus ojos grises no tienen ni una chispa de vida en ellos. —No quería que me eligieras porque creías que tenías que hacerlo. —A la mierda con la fiesta de la pena, Annie.— Me suelta y se aleja. —Acabo de dejar a mi esposa. ¡De nuevo! Salvo que esta vez he salido con mi esposa embarazada.— Se arroja contra la pared y mira hacia el techo. —No sabía que estabas embarazada cuando tomé esa decisión. Lizzy me llamó cuando salía de mi casa con Stephanie colgando de mi jodida espalda.

284


Escudriño el cuerpo de Jack sobre su ropa, viendo algunas rasgaduras en su camiseta blanca. —¿Lizzy te llamó?— Murmuro sin pensar. —Sí, ella me llamó. Enojada. Llorosa. No puedo culparla. ¿Un aborto, Annie? Me tiembla la mandíbula. Estoy enojada, triste, aliviada. —Te quería fuera de mi vida por completo. Él se estremece, tragando el daño que mi declaración ha disparado. Luego comienza a golpear suavemente la parte posterior de su cabeza contra la pared, los huecos de sus mejillas pulsando. —He pasado la semana pasada tratando de dar sentido a esta jodida situación. Stephanie se revolvió con una sonrisa tan satisfecha en su jodida cara, ordenando equipos para bebés como si estuviera saliéndose de la maldita moda. —Se detiene con los golpes en la cabeza y aprieta los puños. —Y ni una vez se sintió bien. Ni una sola vez me sentí feliz, y ella ni siquiera lo ha cuestionado. Ella está bastante contenta con mi miseria. Porque un bebé va a resolver todo. Hará que la ame. Se ríe sardónicamente, golpeándose la frente con la palma de su mano. — Encontré sus píldoras anticonceptivas—, respira. —Sin abrir. Ninguna de ellas se ha ido. No se ha saltado algunas. Simplemente no los ha estado tomando en absoluto. No por meses. La confronté, y ella lo negó. Mintió a mi puto cara. Me di cuenta en ese momento que la odiaba. No podría permanecer en esa locura. Ni siquiera por un bebé, y ahora estoy preguntándome qué clase de puto idiota soy realmente. Se frota los ojos, y puedo decir que es para contener las lágrimas. Él ha llegado a su punto de ruptura. El hombre grande y fuerte que amo finalmente se ha roto. Mi corazón se rompe por él. Es un desastre, pero en lugar de apresurarme para consolarlo, se den mis piernas y tengo que bajarme caer en la silla. —Ella te hizo eso,—dije, mirando su camiseta destrozada, sabiendo que habrá marcas de garras enrojecidas debajo. —No quería que me fuera.— Se aparta de la pared y se acerca a mí, arrodillado entre mis piernas. —Mi cabeza ha estado en todas partes, Annie. Cuando Stephanie me dijo que estaba embarazada, sentí que alguien me había arrebatado el resto de mi vida. Y luego la culpa que vino por eso me comió vivo. —

285


Toma mis manos, sus ojos grises me ruegan que entienda. —No sabía lo que estaba haciendo. Yo estaba perdido. Me empuja hacia adelante hasta que nuestras frentes se encuentran. —Todo en lo que he podía pensar es en ti—, dice. —Cómo continuaría sin ti. Cómo sobreviviría sin tocarte ni abrazarte nunca más.— Sus manos se mueven hacia mi rostro y alisan mi mejilla húmeda. —Todos los días se oscurecían hasta que mi mundo era negro. No puedo vivir así. Su voz se rompe, y una lágrima perdida baja por su rostro. —No puedo vivir sin ti. A pesar de mis propias lágrimas, un pequeño pedazo de mi corazón vuelve a juntarse mientras lo escucho verter su alma, tratando de hacerme entender. — Estoy embarazada—, lloro lastimosamente, como si las noticias se le hubieran escapado. Mi cuerpo comienza a temblar mientras me dejo caer en la silla, sintiéndome tensa y débil. Pero estoy aliviada también. Tan aliviada. Mi mente podría haberme fallado en esa habitación, pero mi cuerpo no lo hizo, eligiendo pasar a modo protector y detener todo cuando mi boca no pudo expresar mi demanda para detener a los doctores. Jack sonríe. Es una gran sonrisa, llena de euforia genuina, y es realmente un espectáculo para la vista. Hace que sus ojos brillen locamente mientras caen sobre mi vientre. Veo la vida en él de nuevo. Se sumerge y besa mi camiseta, luego apoya su cabeza en mi regazo, deslizando sus manos alrededor de mi espalda. Estamos sentados en una clínica de aborto. De repente me siento como un monstruo, sucia e inmoral. Mis sentidos han sido nublados por el dolor, mis procesos de pensamiento deliberadamente se detuvieron en un intento de controlar mi dolor. —Tengo que salir de aquí,— murmuro. —Por favor, sácame de aquí.— Jack me ayuda a ponerme de pie y recoge mi bolso del suelo antes de sostener un brazo firme alrededor de mi cintura mientras me saca de la habitación, constantemente mirándome como si estuviera comprobando que estoy bien Estoy muy bien. Tengo a mi Jack. Nos encontramos con Lizzy en el área de espera y salimos juntos al estacionamiento, nos despedimos con abrazos y prometemos hablar más tarde.

286


Jack le agradece, lo cual ella acepta con un masaje cariñoso de su brazo. Su gesto es pequeño, pero significa mucho para mí. Jack me ayuda a subir a su auto, me pone cómoda, se queja y me da vueltas a mi alrededor hasta que recurro a rechazarlo. —Jack, estoy bien—, le aseguro, y él me frunce el ceño en respuesta. —Estoy bien—, respiré, eché mi cabeza hacia atrás, con la mano apoyada involuntariamente en mi vientre. Mientras íbamos a casa, él me cogió de la mano mientras dejaba que mi mente se escapara conmigo, preguntándome qué pasaría exactamente. Tengo a Jack de vuelta. Mi felicidad debe ser completa. Sin embargo, no puedo ignorar mi aprensión, y no creo que deba hacerlo. Vamos a tener que pensar cuidadosamente acerca de cómo abordamos esto, decidir juntos y ser fuertes. Esto no va a ser fácil. Pero mi recompensa es Jack. Si lo merezco o no, es algo por lo que estoy agonizando. Una vez que llegamos a mi piso, Jack sale del auto y se acerca a la acera. — ¿Cómo te sientes? —Estoy bien—, le aseguro mientras me quita la bolsa. Me dirijo directamente a la cocina y monto la tetera mientras Jack arroja mis maletas en el suelo junto al sofá. —Voy a hacer eso.— Él músculos, confiscando la cucharadita de mí. —Vas a subirte al sofá. —Jack, estoy bien. —Te ves un poco pálida.— Escanea mi cara, haciendo pucheros. —¿Cómo te sientes?— Su palma se encuentra con mi frente, sintiendo mi temperatura. ¡Oh Dios mío! —Perfecta—. Me río, recuperando mi cuchara y cargando mi taza con azúcar. —No vas a ser irritante y sofocarme, ¿verdad? Porque, para que lo sepas, eso me volverá loca. —No puedo hacer ninguna promesa.— Jack me agarra por detrás y me hace girar, empujándome hacia la encimera.

287


Dejo caer mi cuchara en un pequeño grito de sorpresa. Dadas las circunstancias, ¿está mal que me reduzcan a un grupo de lujuria? No estoy segura. No puedo pensar. Me acaricia la mejilla y respira en el. —Te tengo de vuelta—, dice en voz baja. —Gracias a Dios que te tengo de vuelta.— Apartándose, sostiene mis caderas y me mira como si no pudiera creer que soy yo. —Voy a hacer las paces contigo—, promete. —Por todo lo que te he hecho pasar. —Jack... —No.— Su dedo se encuentra con mis labios, silenciándome. —No está para discusión. Ahora— deja caer un ligero beso en mi mejilla —ve y ponte ropa cómoda para que podamos salir. Terminaré el té. —Me lleva por la espalda a la puerta. —Ve. Me detengo, mirando por encima del hombro cuando me voy. —Jack—, le digo mientras va a girar, dificultando su regreso a la cocina. Él me mira inquisitivamente. —¿Qué? —¿Qué vas a hacer con Stephanie?— En realidad, no me refiero a ella; Quiero decir más sobre su condición, y él lo sabe. —Todavía no lo he descifrado todo—, admite. —Honestamente, no sé por dónde empezar. —¿Y yo que? —Tendré que contarle sobre ti al final.— Asiente en dirección de mi vientre con una pequeña sonrisa. —Aún no, pero pronto. Una vez que el polvo se asienta. —Está bien—. Pero me pregunto si el polvo alguna vez se asentará. —Pero tal vez primero te trasladaré a otro país. Sonrío, a pesar de que no es una cuestión de risa. Él está preocupado. Estoy preocupada. —Creo que me gustaría que te preocupes por mí—, le digo, amando la euforia que brota de su rostro. Debo dejar que haga lo suyo. Y yo quiero. Quiero dejar que se preocupe por mí. ¿Quien lo hubiera pensado?

288


—Y me encantará hacerlo—. Me guiña un ojo y continúa su camino. — Prepárate, bebé. Me río y me dirijo al baño para refrescarme y buscar ropa cómoda. Una vez que me lavé los dientes, me lavé la cara y me puse unos pantalones deportivos y un chaleco, encuentro mi bolsa holgazanea junto al sofá donde Jack la dejó y agarro mi teléfono antes de acercarme a él en la cocina, colisionando con él cuando entro —¡Oh!— Dejé caer mi móvil y me golpeó el pie descalzo. —¡Joder!— Grito, lo saco y salgo de aquí para allá con la cara jodida. —¡Ouch!— Jack dice en mi nombre. —Ven aquí, torpe.— Me levanta y me lleva al salón, poniéndome en el sofá. —Vamos a ver.— Reclama mi pie, agachado junto al sofá. —Duele—, me quejé, sintiendo un latido comenzar a asomarse, mirándome a los pies mientras Jack frota el agudo dolor. —Déjame poner un poco de hielo.— Poniendo mi pie en el cojín, me da el control remoto y desaparece, regresando segundos después con mi teléfono y el hielo. Después de preocuparse por mi pie, se cierne sobre mí, apoyando su brazo en la silla y bajando su rostro cerca del mío. —No te muevas hasta que regrese. —¿A dónde vas?— Pregunto, sonando confundida. Acabamos de llegar aquí. —La tienda. Mi dulce diente está furioso. Quiero acurrucarme en este sofá contigo y ponerme estúpido con Giant Strawbs. Entonces cocinaré la comida que te debo. Va a cocinar para mí. En mi cocina. —Obtén Strawbs extra—, ordeno, riendo cuando él se sumerge, llenándome y sofocándome la cara con besos húmedos. — ¡Para! —Te amo. —¡Yo también te amo!— Me río, alejándolo. —Date prisa.— Cuanto antes se vaya, más pronto volverá. Necesito adherirme a él y no planeo despegarme por un tiempo. Jack se ríe mientras se va, y me paseo por los canales... y cambio rápido... y chasqueo, buscando cualquier cosa decente para mirar. —Basura—, gruñí,

289


lanzando el control remoto a un lado y levantando mi teléfono cuando suena. Es Lizzy. —¿Todo está bien?—, Pregunta a modo de saludo. En este momento particular en el tiempo, sí. Todo es perfecto. Solo tengo que tener fe en que todo esto se resuelva solo. —Por ahora si. Gracias por estar allí hoy. —Yo diría que no lo hubiera hecho de otra manera, pero eso sería una mentira.— Sonrío, plenamente consciente del trauma que le hice pasar a mi amiga. —Lo siento. Por acompañarme, por haberlo hecho hoy. —Y lamento haberte juzgado—, contesta, y me trae lágrimas frescas a los ojos. —Ahora, no hagas un escándalo, pero Jason me llevará a algún lugar elegante en Oxford. Necesito tomar prestado un vestido de cóctel. Sonrío a mi teléfono. —Ven cuando estés lista. —Voy mi camino.— Cuelga, y vuelvo a girar inútilmente, acurrucándome y doblar mi pie a la vida. Todavía estoy dando chasquidos cuando llaman a la puerta veinte minutos después. Trepando desde el sofá, voy a dejar entrar a Lizzy, abriendo la puerta con una gran sonrisa en mi rostro. Pero no es Lizzy. Mi sonrisa cae y cada gota de sangre drena de mi cara.

290


27 —Stephanie—, casi respiro, retrocediendo unos pasos en estado de shock. —Hola, Annie.— Me mira, brillante y... ¿normal? Ella se ve normal también. Compuesto y... normal. —Sentí que debía pedir disculpas por la otra noche.— Tirando de su bolso sobre su hombro, entra directamente sin que yo la invite. No sabe de mí, me digo a mí misma. ¡Actúa normal! Miro hacia la calle, consciente de que Jack podría regresar en cualquier momento y cambiar eso. —¿Cómo estás?—, Pregunto, solo por el hecho, porque no tengo la menor idea de qué más decir. —Estupenda. ¿Estupenda? Ella se ve normal. Dice estar bien. ¿Qué carajo me estoy perdiendo? —Eso es... genial—. Sonrío torpemente. Necesito sacarla. —Solo estaba apareciendo—, digo tan no ofensivamente como puedo. Sonríe y estoy segura de que sus ojos se posan en mi vientre por una fracción de segundo. No. Estoy siendo paranoica. Mi estrés me juega juegos mentales conmigo. —No te retendré. Jack estará pronto en casa después del trabajo. ¿Él lo hará? Estoy sin palabras. —¿Has resuelto las cosas?— Trato de no plantearlo como una pregunta, pero mi voz es alta y chillona, traicionándome. —Sí, ¿no te lo dijo? Retrocedo. ¿Por qué ella diría eso? ¿Por qué pensaría ella que Jack me lo diría? —No lo he visto. Sonríe de nuevo, excepto que esta vez hay una ventaja malvada y definitivamente no me lo estoy imaginando. No estoy siendo paranoica. —¿Crees que soy estúpida?—, Pregunta, dando un paso adelante.

291


Mis pulmones se agotan en una exhalación temblorosa. Negarlo. Solo niégalo. —¿De qué estás hablando?— Me río. Está nerviosa y ella no lo extraña. —Todo ese tiempo fingiste ser mi amiga. Retrocedo, consciente de cuán precaria es esta situación. Ella puede parecer tranquila, pero sus palabras me dicen lo contrario. ¿Fingiendo ser su amiga? Ella se ve volátil. Sus ojos están sobre mi vientre otra vez, y su palma se aplana sobre su propio vientre. Sonríe con cariño mientras rodea lentamente su vientre, algo inquietante en sus ojos hundidos. —Fuiste tú todo el tiempo. Eres una prostituta patética, Annie—, reflexiona en voz baja, mirándome. —Él nunca me dejará. Mi carne se enfría. No debo confirmar lo que ella sospecha. Necesito hacer el tonto. Mantener la calma —Stephanie, no sé de lo que estás hablando. Ella huele, mirando su muñeca, inspeccionándola. Está planeando dónde va a hacer el corte. —No va a funcionar,— sollozo, perdiendo el control de mi boca, luchando contra la ira que su sutil insinuación ha disparado. —No otra vez. Sus cejas saltan, sorprendida. —¿Disculpa? —Él me dijo—, confirmo. Es muy tarde ahora. —Él me lo dijo todo. Su labio se riza. —Serás un recuerdo distante para mañana, perra vengativa. Tú y ese hijo bastardo tuyo. Una indiscreción menor. Eso es todo. Quiero gritar en su cara, decirle que me ama, pero algo me detiene. No es la comprensión repentina de que estoy tratando con una mujer que no lo piensa dos veces antes de arremeter contra su marido, por lo tanto no se detendrá a ir por mí con esas garras de ella. Es la comprensión repentina de que ella sabe que estoy embarazada. Cerré la boca. Ella estaba mirando mi vientre. Nadie más sabe que estoy esperando. Solo Jack y Lizzy. —¿Cómo sabes que estoy embarazada? Ella frunce el ceño. —Jack me dijo.

292


—No, no lo hizo.— Jack no haría eso, no siendo ella tan volátil. Él ni siquiera le ha contado sobre mí. Sin embargo, ella sabe. Y ella sabe que estoy cargando al hijo de su marido. Levanto mi cerebro y retrocedo rápidamente cuando algo loco y muy perturbador comienza a picarme en las esquinas de mi mente. Me sorprendió la noche en que ella apareció inesperadamente en mi apartamento, buscando a una amiga después de que Jack la dejara. Ella usó mi baño. Ella tuvo que pasar por mi habitación para llegar a mi baño. Mi bolso holgado de cuero estaba en mi cama. Mi prueba de embarazo estaba en mi bolsa. Mis pensamientos parecen ridículamente locos. Pero entonces esta es Stephanie, y sé lo loca que puede estar. Me apresuré y tomé mi bolso del piso donde Jack lo dejó caer en el salón, hurgando en él para encontrar la prueba. He estado usando esta misma bolsa durante más de una semana desde esa noche. No recuerdo haberlo visto aquí. ¿Dónde está? Vuelvo la bolsa boca abajo, vaciando el contenido en el suelo y escaneando todo. Sin prueba. Luego inspecciono los bolsillos interiores, solo para comprobar que no se haya deslizado en uno de esos. Nada. Jadeo, mis ojos se disparan hacia arriba, encontrando a Stephanie en la puerta de mi salón, observándome frenéticamente buscar. Ella sabe lo que estoy buscando. No estoy perdiendo la cabeza. —Robaste la prueba de mi bolsa—, acuso en un estallido de aliento aturdido. —Lo tomaste y dijiste que era tuyo. —¡Te mantendrás alejado de él!—, Grita, golpeando con su puño el marco de la puerta. Sus nudillos se rompen por el impacto, la fuerza de su golpe hace eco en mi piso. —¿Me oyes?—, Ruge, apretando los puños. —Te voy a matar a ti y a ese bebé bastardo. ¡No creas que no lo haré! Veo los arañazos en el cuello de Jack. La marca en su pómulo. El estado de su espalda. Y luego veo pura furia roja, pero solo mantengo mi compostura antes de devolverle el favor y hacerla trizas. —No puedes lastimarme, y tampoco puedes lastimar a Jack.

293


Sus ojos se vuelven salvajes y ella se lanza hacia mí, tomándome por sorpresa. Me arrastran hacia el pasillo y me golpean contra la pared. Me falta el aliento y no tengo la oportunidad de recuperarlo antes de que su palma se conecte con mi mejilla. El dolor me divide a la mitad, y ella sigue viniendo y viniendo hacia mí, atacándome. —¡Pediste esto! A medida que cada golpe se conecta, lucho a través del caos para tratar de defenderme. Mis brazos están envueltos alrededor de mi vientre, protegiéndolo, dispuesta a aceptar su ira en cualquier parte de mi cuerpo menos allí. Pero luego sus dedos están arañando mis muñecas, tratando de alejarlas. Veo un bebe. Un bebé indefenso confiando en mí para protegerlo. Con fuerza repentina, la aparto violentamente. Ella golpea la pared frente a mí con un estallido, pero no le doy oportunidad de reunirse. Abro la puerta de entrada y la agarro por el pelo. Mi único propósito es poner una barrera entre nosotras. Me siento asesina y la adrenalina corre por mis venas. —¡Te mataré!—, Chilla. —¡Te obligaré a pagar por tratar de sacarlo de mí!— No le grito a ella. No grito y lloro, y no trato de lastimarla. Mi único objetivo es alejarla de mí. Aléjala antes de que nos haga daño a cualquiera de nosotros. Utilizo todas mis fuerzas para empujarla. Golpeando la puerta, me caigo contra ella, sin aliento. Espero que empiece a golpear la madera, pero no hay nada. Corro al salón y agarro mi teléfono antes de precipitarme a la ventana. Ella aparece a la vista, parada en el pavimento afuera. —Oh, Dios mío—, susurro, mis ojos cayendo sobre sus muñecas, donde ella sostiene un cuchillo. —¡Stephanie, no!— Mi instinto me empuja hacia la puerta y salgo corriendo para detenerla. —¡Stephanie, detente! —Mi mirada se centra en la de ella, y logro apreciar la intención en sus profundos ojos azules cuando me acerco. Ella lo hará. No tengo duda. Me lanzo hacia adelante, lista para tirar del cuchillo o arrebatárselo; No estoy segura de qué. Todo lo que sé es que tengo que detenerla. Ella no se mueve, no trata de escapar de mí. No. En cambio, ella sonríe y gira el cuchillo hacia mí. Le toma unos pocos segundos a mi cerebro captar y registrar lo que está haciendo, el destello imprudente en sus ojos me confunde. Le digo a

294


mis piernas que dejen de correr, que me detengan antes de que sea demasiado tarde.

¡Detente! —¡No!—, Lloro, patinando hasta detenerme y doblando mi cuerpo, agarrándome el estómago tanto como puedo para evitar la cuchilla cuando ella se lanza hacia adelante. —¡Perra!—, Grita. —¡No lo tendrás!— Su cuerpo choca con el mío, haciéndome a un lado en un gruñido. Jadeo y siento mi estómago, en busca de sangre. No puedo ver nada. Nada obvio, pero no busco por mucho tiempo. No tengo el lujo del tiempo. Vuelvo corriendo a mi piso, demasiado consciente del daño que podría hacerme si no me escapo. Cerré la puerta y corrí hacia mi ventana, sin aliento. No hay señales de ella en ningún lado. Tengo otra revisión rápida sobre mi abdomen y me congelo, esperando a que empiece el dolor. Nada. Lágrimas de alivio salieron de mis ojos cuando agarré mi teléfono y llamé a Jack, volviendo a la ventana para buscarla. —Hola, cariño—, responde, sonando feliz. Contenido. —Stephanie estaba aquí—, grité con urgencia, agotada, mi aliento fuerte y tenso. —Jack, ella tiene un cuchillo. Me atacó con un cuchillo. —¡Jesús!—, Se atraganta, y el ruido de fondo de su motor se hace más fuerte, evidencia de que él golpea el pedal con el pie en el acelerador. —¿Dónde estás? —Dentro. La saqué y me encerré dentro. —¿Estás herido? —Nada mayor. —¿Nada mayor? —Unos cuantos arañazos, eso es todo.— Miro hacia abajo a mi brazo y veo evidencia de sus uñas, tal como lo he visto en el cuerpo de Jack. —Ella no está embarazada, Jack. Robó la prueba de embarazo de mi bolso—. Devolvió mi

295


atención a la ventana, mis ojos se movieron de izquierda a derecha, buscándola afuera. Ella se ha ido. —¿Qué? —La prueba de embarazo. Era mía. —Pero ella lo hizo mientras estuve allí. —¿La miraste? ¿En el baño?— Parece una pregunta estúpida, pero podría haberlos cambiado. Está en silencio por un segundo antes de susurrar: —No. Ella estaba en el baño. Esperé afuera. Cierro los ojos, alcanzo mi mejilla y presiono contra la quemadura. —Era mía.— repito en voz baja. —Ella sabe que soy yo. Y ella sabe que estoy embarazada. Escucho su aguda inhalación. —Llama a la policía. Estoy a la vuelta de la esquina. No abras la puerta hasta que esté allí.— Cuelga antes de esperar mi consentimiento, y miro hacia la calle desde la ventana mientras marco el 999 y me llevo el teléfono a la oreja. Cuando veo su Audi a la vuelta de la esquina, casi doy la vuelta con alivio. —Emergencia. ¿Qué servicio necesitas? —Policía. Jack se acerca a una plaza de aparcamiento al otro lado de la calle y salta, dirigiéndose rápidamente alrededor del automóvil hacia la carretera. Pero se detiene bruscamente, mirando por encima del hombro, algo que atrapa su atención. Mi corazón se detiene en mi pecho mientras retrocede, girando hacia algo. O alguien. No puedo ver quién; hay una camioneta bloqueando mi vista, pero no necesito ver. Ella lo estaba esperando. —¡Jack!— Grité, golpeando la ventana. —¡Ella tiene un cuchillo! Él no mira hacia mí. No puede oírme. Comienzo a llorar cuando dejo caer el teléfono, luego corro hacia la puerta y la desabrocho, corriendo hacia la calle.

296


—¡Jack!— Grito, frenética. Me mira, frunciendo el ceño, mientras salto a la carretera justo cuando alguien sale detrás de la furgoneta. Pero no es Stephanie. Mi cerebro registra vagamente a Lizzy y sus ojos cada vez más abiertos al verme correr por el camino hacia ellos, y mi mente se detiene, al igual que mis piernas, frenándome hasta llegar a una parada confusa. Miro a Lizzy, luego a Jack. Está congelado en su lugar, su boca ligeramente abierta mientras mira hacia la calle. Entonces escucho el chirrido de los neumáticos. Me giro lentamente, viendo un automóvil acercándose hacia mí. —¡Annie!— Jack ruge. Escucho sus zapatos golpear el concreto mientras el auto se acerca cada vez más. —¡Annie! Soy una estatua —Annie, ¡muévete! La súplica histérica de Jack es lo último que escucho. Mis huesos, mi carne, mi cabeza... todos gritan por el impacto.

Pero no siento nada.

297


28 ¡Bip! Es todo lo que puedo escuchar. El maldito sonido se ha incrustado en mi cerebro: los disparos cortos, agudos y repetitivos de ruido asaltan mis oídos. Estoy segura de que eso es todo lo que voy a escuchar por la eternidad. Mi mundo es negro y no me puedo mover. Mi cuerpo se siente pesado, tan pesado, y mi cabeza está latiendo terriblemente. Mi cerebro se siente como si hubiera estado rebotando en mi cráneo. Todo duele mi cabeza, mis huesos... incluso mi piel. ¿Por qué estoy tan a dolorida? ¿Dónde estoy? La negrura que me envuelve no muestra signos de desvanecimiento. No hay luz por ningún lado, y no importa cuánto intente convencerme de moverme, no puedo. Mis ojos no se abrirán y no puedo hablar. Todo me está fallando. Mi mente desciende al pánico y rápidamente mi pánico se convierte en miedo puro y crudo. En mi cabeza me estoy cayendo a pedazos, histérica y asustada. Estoy llorando pero no estoy llorando. Me muevo pero no me estoy moviendo. Es mi propio infierno personal, y empiezo a preguntarme si es allí donde realmente estoy. ¿Estoy muerta?

¡Bip! Ese sonido. Es insoportable

¡Bip! Un espasmo en mi párpado me sorprende, y espero, preguntándome si me lo imaginaba. Alejo mi miedo y espero un poco más. Otra contracción, esta vez en ambos párpados. Me concentro, me concentro fuertemente en los músculos de mis ojos, deseando que se abran.

298


Estoy llena de esperanza cuando detecto otro espasmo, pequeño pero definitivamente ésta allí. Obtengo un atisbo de luz, espoleándome. Necesito más. No puedo soportar más esta negrura. Aparto el dolor y reúno mi determinación y fuerza.

¡Bip! Mis ojos se abren, pareciendo despertar mis pulmones cuando lo hacen. El aire brota en mí y mi cuerpo se infla. Mis ojos se cierran rápidamente de nuevo en un parpadeo. La combinación de luz intensa y dolor abrasador que se desliza a través de mi cuerpo hace que sea muy difícil mantenerlos abiertos. No puedo gritar. No puedo moverme para hacerme una bola y frenar la agonía. Mis ojos se llenan de lágrimas detrás de mis párpados, y las lágrimas se abren paso hasta las comisuras de mis ojos y se deslizan por los lados de mi cara hasta mis oídos. Trabajo para regular mi respiración en forma suave, inhalando y exhalando, el dolor disminuye un poco. Luego empiezo a abrir los ojos de nuevo, poco a poco, entrecerrando los ojos para mirar hacia atrás. Mi entorno aparece a la vista. No reconozco nada. Parece una habitación de hospital.

¡Bip! Si pudiera hacer que alguna parte de mí cuerpo funcionara, me sentaría. O saliera de la cama y encuentra a alguien que me diga qué demonios está pasando. Intento girar la cabeza y el movimiento desencadena una ola de dolor que me desgarra de nuevo. Grito en mi cabeza. Oh Dios, nunca he sentido un dolor así. Más lágrimas vienen, nublando mi visión.

¡Bip! Y luego lo veo. Está desplomado en la silla junto a mí, dormido, con la cabeza apoyada en la mano y el codo apoyado en el brazo de la silla. Parece atormentado, incluso en su sueño. Su piel es casi tan gris como sé que son sus ojos, y su barbilla es el más

299


desaliñado que he visto en mi vida. Está usando jeans viejos y una camiseta blanca, y una manta está extendida sobre su regazo.

Mi Jack. De repente, el dolor no se siente tan brutal. Su mano está envuelta flojamente alrededor de la mía, descansando a mi lado. Veo un brazalete. Tiene dos colgantes. Tú y yo. La visión de Jack junto con el brazalete me abre las compuertas. Cierro los ojos, caminando de buena gana hacia los recuerdos. Estoy en un bar con Jack bebiendo tequila. Él me está lamiendo. Y lo estoy mirando en completo asombro. Estoy de pie en el lado opuesto de la carretera frente a él. Me empujan contra una pared áspera, y luego, poco después, una ventana lisa en la habitación de un hotel. Me despierto en una cama con su belleza extendida a mi lado. Corro. Revivo cada momento de la semana que siguió, recuerdo obsesionándome por la intensidad de nuestro encuentro y lamentando no haberle dejado ninguna forma de contactarme. Veo su cara cuando abro la puerta de entrada la noche de mi fiesta de inauguración. Escucho vidrio rompiendo a mis pies. Siento sus toques y escucho todas sus palabras, experimento cada beso de nuevo y cada pensamiento doloroso. Siento sus brazos alrededor de mi cuerpo cuando me arrojé sobre él después de que me dio una solución a mi problema en el techo. Lo veo sentado en la mesa de la sala de juntas mirándome como si fuera el hombre más orgulloso del mundo. Veo una prueba de embarazo. Veo a su esposa y la loca luz en sus ojos. Y finalmente veo un automóvil acelerando hacia mí.

¡Bip! Mis ojos se abren y jadeo, mi pecho bombea. Más dolor, excepto que esta vez es peor. Esta vez sé por qué me duele. —Annie.— Escucho a Jack a lo lejos y giro mis ojos, encontrándolo suspendido sobre mí, con cara grave. —¿Annie?— Se acerca a mi cabeza y golpea con el puño en algo antes de devolver su atención a mí, viéndome convulsionar en la cama. Sus manos acarician mi cara mientras lo miro con ojos grandes y asustados. —Jesús, bebé.— Se atraganta, buscando el botón otra vez apretándolo con fuerza.

300


—¡Vamos!— Mira por encima del hombro cuando estalla una colmena de actividad, la puerta abriendo. —Está despierta, pero creo que está teniendo un ataque. Aparece una enfermera encima de mí, empujando a Jack fuera del camino. — ¿Annie?— Dice en voz alta. Demasiado alto. Ella baja la piel debajo de mis ojos, mirándolos de cerca. —Annie, ¿puedes oírme? Asiento, luchando por controlarme para detener el dolor. Una máscara cae sobre mi cara y aspiro aire vorazmente. El golpe de oxígeno me da un alivio instantáneo, ampliando mis vías respiratorias y desalojando el pánico. —¿Está bien?—, Pregunta Jack, apareciendo al lado de la enfermera. Se ve horrible, agotado, cansado y ansioso. —¿Tienes dolor, cariño?—, Pregunta la enfermera, haciendo caso omiso a Jack. Asiento con la cabeza otra vez, y ella mira de inmediato a través de la cama. —Revise su cuadro y dígame la última vez que le dieron morfina. Intravenoso. —A las ocho esta mañana—, responde una voz femenina. —Directamente después de la primera transfusión. —Engánchala de nuevo. —Inmediatamente. —Annie, te daremos un poco más de alivio para el dolor, cariño. No tardará mucho, ¿de acuerdo?— La enfermera hace un rápido trabajo para conectar una nueva bolsa de drogas, y cierro los ojos, dando la bienvenida al líquido frío en mis venas, esperando que entumezca no solo mi cuerpo roto sino también mi mente. La puerta se cierra silenciosamente y trato de relajarme, centrándome en la cercanía de Jack. Él está aquí. Todo estará bien porque él está aquí. —Annie, ¿puedes oírme? Siento su toque en la punta de mis dedos y obligo a mis ojos a abrirse, mi cabeza descansando cómodamente a un lado. Jack tira de la silla más cerca de la cama y se posa en el borde, inclinándose hacia adelante para tomar mi mano entre las suyas, apretando suavemente.

301


—Hola, preciosa—, susurra, su expresión abriga todo tipo de inquietud. No importa cuán terrible se vea. Pondría dinero en el hecho de que me veo peor. Flexiono mi mano un poco en la suya, a manera de respuesta, y él sonríe, sus labios tiemblan mientras exhala profundamente y deja caer su frente sobre nuestro grupo de manos sobre la cama. Giro la parte posterior de la cabeza por una eternidad, aumentando mi fuerza para hablar, aliviada por el alivio del dolor que produce la morfina. —J... ack. —Su nombre sale de mi boca irregular y rota, y me siento capaz de levantar la cabeza un poco, ahora que el dolor no está obstaculizando mi movimiento. Su propia cabeza se mueve considerablemente más rápido que la mía. —No te muevas, cariño—, se apresura a decir, empujando suavemente mi cabeza hacia la almohada. —No te muevas. —Estoy rígida—, me quejo, sintiendo que necesito romper cada hueso de mi cuerpo en su lugar, especialmente en las caderas. —No debes moverte.— Jack se enfada con mi almohada, realmente no hace mucha diferencia, pero de todos modos lo dejo atender. Mi brazo se siente como plomo, y miro hacia abajo para encontrarlo oculto en un yeso, desde la punta de mis dedos hasta la parte superior de mi brazo. Es una baqueta recta. Miro a Jack, que me mira evaluar mi lesión. O uno de ellos. Su cara erizada es estrecha y recta, sus ojos grises nublados. Deja caer el beso más delicado en la esquina de mi boca, y logro una pequeña sonrisa. —¿Mejor?—, Pregunta, escaneando mi rostro en busca de cualquier señal de incomodidad. Asiento con la cabeza. —¿Cómo estás?—, Le pregunté, viendo cómo él, más o menos, se desplomaba hacia la silla, inclinándose y apoyando sus antebrazos en la cama, su mano sosteniendo la mía. Resopla una bocanada de respiración corta y tranquila. —No me preguntes cómo estoy cuando estás aquí tumbada, como si te hubiera atropellado un autobús. —Era un automóvil, ¿no?— Respondo simplemente y sin emoción, haciendo que Jack se detenga en su silla.

302


—¿Lo recuerdas? —¿Quién estaba conduciendo? Él comienza a palmear la ropa de cama alrededor de mis muslos, evitando mis ojos. —No hagamos esto ahora.— Está tratando de evitar la conversación que vamos a tener que tener en algún momento, pero prefiero terminarlo. —Por ahora nos enfocamos en ponerte bien. —Era ella, ¿no?— No pretendo dejar entrar emoción en mi voz, y de todo corazón me odio a mí misma por haberla dejado, porque el rostro de Jack es una imagen de miseria pura como resultado. —Fue arrestada en el lugar—, susurra. Miro hacia otro lado, mis labios se presionan para evitar que los gritos de devastación escapen y paralizarlo aún más. —Ella dijo que no te había visto en el camino. —Ella me vio—, le dije en voz baja, mirándome el vientre, no queriendo hacer la pregunta que es más importante para mí. La mano de Jack aparece en mi visión abatida, descansando ligeramente sobre las colchas en mi vientre. Lo miro, mis ojos llenos de lágrimas que están listas para caer. —¿Nuestro bebé?—, Murmuré, y mi mano se posó sobre la suya, con la esperanza y la oración de que mi cuerpo maltratado protegiera a nuestro hijo por nacer. —Por favor, dime que nuestro bebé está bien. Las lágrimas comienzan a fluir por las mejillas de Jack mientras niega con la cabeza. Y mi corazón se rompe en dos. —No puedo.— Traga, su hermoso rostro distorsionado con dolor. —No puedo, Annie. Lo siento—, susurra. —Lo siento mucho. Un sollozo desgarrado me atraviesa, mi cuerpo roto se sacude como resultado. Estoy en agonía. —No—, gimoteé, mis ojos estallaron en lágrimas, alentando más por parte de Jack. —No.— Mi cuerpo comienza con espasmos incontrolablemente, mi mundo explota en una bruma de devastación. —¡No, no, no! Jack se levanta de su silla y dobla su cuerpo sobre la cama, acercándose lo más posible a mí para consolarme. —Lo siento—, solloza, tratando

303


desesperadamente de consolarme mientras lloramos abrazados. —Lo siento mucho. Niego con la cabeza, no estoy preparada para aceptarlo, escondiendo mi rostro en su cuello. —Ella mató a nuestro bebé. Jack no dice nada más, ni disculpas ni intentos de calmarme. Todo lo que le queda de energía en abrazarme y llorar con todo su corazón conmigo. La oscuridad vuelve, y también el dolor. Pero ahora es una agonía. Trató de matarme y logró matar a nuestro bebé. Esta es mi penitencia. Por todas las decisiones equivocadas que he tomado, por tocar lo prohibido, este es el castigo máximo. Nunca me lo perdonaré a mí misma.

304


29 He tenido tanta sangre bombeada en mí, que ni siquiera creo que soy yo. Tuve una hemorragia interna causada por una costilla astillada que cortó un vaso sanguíneo. La masa de sangre detrás de mis costillas era terriblemente dolorosa, pero una vez que comenzó a dispersarse, el dolor disminuyó durante las semanas siguientes hasta que el paracetamol normal fue suficiente y pude abandonar el goteo. Mi brazo izquierdo está roto en tres lugares y tres tendones fueron cortados por encima de mi muñeca. Tengo un considerable corte en mi muslo, y soy todo tipo de negro y azul por rasguños, cortes y más rasguños. Honestamente, parezco un lío real, incluso seis semanas después. Sin embargo, soportaría este dolor para siempre y felizmente me vería así por el resto de mi vida si pudiera cambiar solo una cosa. Pero no puedo. Mi único consuelo es que nuestro bebé no sufrió como nosotros. Stephanie fue acusada de intento de asesinato. No lo sabía, pero algunos vecinos de la calle tienen instaladas cámaras de CCTV al frente de sus propiedades, y después de un análisis cuidadoso, aparentemente su intención se hizo evidente. Las imágenes de ella viniendo hacia mí con un cuchillo solo momentos antes lo cimentaron para la policía. Elegí no ver las grabaciones, pero Jack lo hizo. No sé por qué lo necesitaba, y no pregunté. También hicieron pruebas en el auto; la velocidad en el impacto se estimó en alrededor de 50 mph. Ni siquiera debería estar viva. Stephanie ha sido vigilada por suicidio mientras está en prisión preventiva, y su abogado ha apelado por evaluaciones mentales. He oído que ella reclama responsabilidad disminuida. Espero que eso signifique que será certificada loca y enviada a un instituto mental. No me importa dónde la lleven, siempre y cuando esté lejos, muy lejos de mí y de Jack. Después de que mis padres se recuperaron del impacto del accidente, mi padre desgarró a Jack con una ira que nunca había visto antes. Jack se inclinó ante su furia, no resistió ninguna pelea y no tomó represalias con ningún tipo de excusas. La culpa que lo consume me preocupa cada día más. Él está aquí, pero él

305


no está aquí. Él sonríe, pero detrás de las sonrisas hay una tristeza perpetua. No se suponía que fuera de esta manera. Nadie debía sufrir tanto. Mis amigos y padres han entrado y salido de mi apartamento mirándome, pero su ayuda no ha sido necesaria. Jack se ha tomado un permiso compasivo del trabajo para estar conmigo, esperarme de pies y manos y preocuparse porque mi cuerpo sane. No puedo decir que no me guste tenerlo tanto después de todo el tiempo que pasamos arrebatando horas aquí y allá para estar juntos. Pero solo desearía que las circunstancias no fueran tan trágicas. Perdimos a nuestro bebé. Es algo que ninguno de nosotros sabe cómo lidiar. Todo lo que tenemos es el uno para el otro; Rezo eso es suficiente. Hemos visto a Top Gun cientos de veces y hemos comido un millón de Strawbs gigantes entre nosotros. Jack me ha llevado a fisioterapia día por medio desde que mi yeso fue removido. Entre sesiones, realizo los ejercicios que me dieron, en varias tarjetas con respaldo duro, al menos seis veces al día. ¡Seis veces! Así que, básicamente, todo lo que he estado haciendo son ejercicios con los brazos, y Jack se ha asegurado de eso, sentado conmigo durante veinte minutos cada vez y haciendo los movimientos conmigo, y también levantándome si cree que no lo estoy haciendo. Eficazmente. Estoy aburrida de los ejercicios con el brazo. Ahora estoy reclinada en mi sofá, hojeando los canales, cuando Jack entra con esas malditas cartas. —No otra vez—, suspiro, el control remoto cayó al almohadón con mi brazo inerte. —Acabamos de hacer algo. —Has silencio—, me regaña suavemente, moviendo mis piernas y sentándose a mi lado. —Pero es mucho mejor.— Mire. Recupero el control remoto y lo apunto hacia la televisión, ignorando lo pesado que se siente. —Puedo hacer esto. —Sí, pero quiero que seas capaz de hacer esto.— Él levanta su mano y comienza a empujarla en el aire, imitando alguna acción de mano sobre una polla invisible. Lo miro boquiabierta, no porque no sea apropiado para él hacer eso, dado dónde estamos, sino porque veo un ligero destello en sus ojos grises que ha estado ausente durante semanas. Las comisuras de su boca se contraen y encuentro que la mía sigue su ejemplo. Y luego se ríe ligeramente, el sonido actúa como el mejor tipo de medicina que podría haber. Me río, mi cabeza cae hacia el cojín. Se siente bien, otra parte de mi corazón roto regresa a su lugar. Mi dolor nunca disminuirá por completo, pero tengo que esperar que el dolor se vuelva lo suficientemente soportable como para seguir adelante. Espero que

306


Jack se mueva en la misma dirección también. Dejo caer mi cabeza y encuentro que él sonríe. Es una vista tan asombrosa, y me llena de esperanza que con mi dolor menguante se desvanezca su culpabilidad. —Eres muy bueno en eso—, le digo, alcanzo su mano y la aprieto. —¿Has estado practicando mucho? Él hojea las cartas, mirándome con una ceja levantada. —Hacerse una paja por mi cuenta no tiene comparación después de haber tenido la mano de la mujer que amas envuelta alrededor de tu polla—, responde con voz ronca, guiñando un ojo, ampliando mi sonrisa. —¿Acabas de decir eso? —Sí.— Levanta la tarjeta y miro, viendo las imágenes familiares. —Ahora concéntrate en esto. —¿Después de que hayas dicho algo tan romántico? La completa sonrisa de Jack Joseph hace acto de presencia. —Concéntrate—, ordena. A regañadientes miro la tarjeta. —Fácil—, reclamo, comenzando a apretar y soltar mi puño, una y otra vez. —Siguiente. —Este.— Levanta otra carta. —Ahí.— Doy mi brazo por el codo con un bostezo sofocado. —Siguiente. —Annie, necesitas extender tu brazo completamente.— Se acerca y estira mi brazo derecho. Siseo, sintiendo que mis tendones rígidos se estiran demasiado. — Sí, mucho mejor—, bromea con sarcasmo. Yo fruncí el ceño. Él me da una mirada de advertencia. —¿Vas a seguir discutiendo conmigo? Refunfuño mi molestia y empiezo a doblar mi brazo, lentamente esta vez, estirándolo lo más posible. —¿Contento? —Solo estoy tratando de ayudar. —Ayúdame sacándome de aquí—, suplico, sin esperanza de que me escuche. Me siento como una prisionera, y aparte de mis visitas mundanas al fisioterapeuta, Jack me mantiene a salvo dentro envuelta en algodón. Estoy perdiendo la razón lentamente. —O al menos déjame en mi estudio para que pueda hacer un poco de trabajo.

307


—Estaba pensando en llevarte a algún lado, en realidad.— Alcanza mi rostro y traza la línea de un corte en mi mejilla. —Pero no quiero que te esfuerces. —Me siento mucho mejor.— Necesito salir y tratar de buscar algo cercano a la vida normal en lugar de quedarme aquí sin nada que hacer aparte de revivir ese horrible día. Esto tampoco es saludable para Jack, siendo mi niñera veinticuatro por siete. Él necesita salir también. —Te propongo un trato—, dice, inclinándose sobre mi cuerpo reclinado y acercándose a mi cara. —¿Cual?— Haré cualquier cosa. —Te llevaré a algún lado si tú... —Sus palabras se desvanecen, sus ojos pasan fugazmente a mi lado fugazmente. —¿Si yo que? —Si aceptas mudarte conmigo. Retrocedo. No es mi intención. No hemos hablado de esto. O lo que fuera. Desde que me dieron de alta del hospital, todos nuestros esfuerzos se han dirigido a mi recuperación, y los dos hemos parecido contentos al hacerlo. No quería ir una y otra vez a los terribles acontecimientos que me pusieron en el hospital y la perdida de nuestro bebé. Jack ha estado aquí en mi piso todo el tiempo, y yo no lo cuestioné. ¿Mudarme con él? ¿Dónde? Su hogar ha estado vacío, ya que él está aquí y su esposa ha sido encerrada. Y sé que nunca quiere volver a poner un pie en el lugar. Mi piso es pequeño. —Tal vez podríamos comprar en alguna parte—, continúa, sintiendo que estoy dando vueltas a interminables preguntas silenciosas, y tal vez sabiendo lo que son. —No puedo vender mi casa todavía, hasta que sepamos qué está pasando... —Él se apaga de nuevo. No ha habido mención de su nombre y dudo que lo haya. Jack solicitó el divorcio y dejó su complicada logística en manos de su abogado. —Yo quiero un lugar contigo. Lejos de aquí. En algún lugar para llamarlo nuestros. —¿El nuestro?— Pregunto, me gusta el sonido de eso. —Solo el nuestro. —Solo el nuestro—, repito, luchando por qué más decir. En algún lugar que es solo nuestro.

308


—Un nuevo comienzo. Tú y yo. —Toma mi muñeca y mis dedos con mi pulsera, lo que me obliga a mirar hacia abajo. —Si me quieres. Otra pequeña parte de mi corazón destrozado cae en su lugar. Agrego mis dedos a los suyos y me uno a él jugando con los preciosos amuletos. La dinámica de nuestra relación se ha visto obligada a cambiar. Antes, cuando solo podíamos vernos en momentos robados de tiempo, nuestra ropa usualmente era arrancada en cuestión de segundos, ambos voraces de hambre del uno por el otro, el tiempo que pasamos juntos perdiéndonos en nuestra burbuja privada de felicidad. Ahora, cuando pasamos cada segundo del día juntos y estoy tranquila, nuestro tiempo ya pasó... solo a ser. Amoroso. Secundario. Curarnos uno al otros lo mejor que sabemos, mientras somos físicamente incapaces de llevarnos a la entumecedora bruma de placer que nos ha ayudado a pasar tantos meses. Pero sigue siendo placentero. A través del dolor con el que he estado lidiando, estar con Jack aún está por cumplirse. Y en todo caso, solo fortalece nuestro amor. Él me ha visto en mi punto más débil. Lo he visto en el suyo. Sin embargo, juntos, somos probablemente más fuertes que nunca. Miro hacia él, dejando que mis labios se inclinen un poco hacia las esquinas. —Siempre fuiste mío, incluso antes de saberlo. Asiente, pasándose los dedos por el pelo. —Siento mucho que... Lo tomo por la nuca y lo acerco, nuestros labios casi se tocan. —Estaré bien— , le digo, interrumpiéndolo. —Te tengo a ti, así sé que estaré bien.— Soy consciente de que mi dolor podría comerme vivo si lo dejo. No debo dejarlo. —Te he hecho pasar tanto—, susurra. —Me puse a través de esto—, señalo. Esto no es solo suyo. Acepté las repercusiones en el momento en que conscientemente me atrapé en una red de mentiras y engaño con un hombre casado. Simplemente no anticipé la magnitud del dolor y la angustia que sufriríamos. No anticipé a Stephanie. Su labio se curva un poco. —No te di exactamente otra opción, ¿verdad? —¿Te refieres a cuando me tentaste implacablemente con tu hermosura? Él cierra el espacio entre nuestras bocas y me besa con cuidado. —Se suponía que sabía que debía encontrarte borracha en ese bar esa noche. —No estaba borracha. —Por supuesto que no—. Sonríe contra mi boca. —¿Quieres ayuda en la ducha?

309


Asiento con la cabeza hacia él y dejo que me ayude a levantar del sofá, haciendo que mantenga la leve incomodidad en silencio para que no pueda retirarse de su parte del trato. —Te esta doliendo, ¿verdad?—, Reflexiona mientras me toma de la cintura, camina detrás de mí y hace juego con mi ritmo lento. —Estoy bien—, replico, mi cara se arruga un poco cuando un disparo inesperado de dolor se clava en mi muslo. Todavía estoy cojeando ligeramente, pero estoy bastante segura de que es simplemente por mi falta de movimiento regular. Mis músculos y huesos solo se oponen cada vez que me muevo porque están acostumbrados a sentirse redundantes. Jack me guía al baño y abre la ducha. Me odio por eso, pero tengo que sentarme en el asiento del inodoro mientras él comienza a recoger las toallas. Estoy exhausta de ese corto y tranquilo paseo desde un extremo de mi apartamento hasta el otro. Él no echa de menos mi movimiento, alzando las cejas sabiendo que yo elijo ignorar cuando empiezo a quitarme la camiseta. Lo pierdo de vista cuando me lo quito por la cabeza, y cuando le devuelvo la vista, se quitó su propia camiseta. Le sonrío a sus abdominales, su pecho, su torso francamente deslumbrante. Y suspiro. Dejé caer mi camiseta al suelo mientras Jack desabrochaba sus jeans. Despacio. Luego los empuja hacia abajo por sus gruesos muslos. Despacio. Él tiene un propósito y quiere ser se propósito. Chispas suceden entre mis piernas, las cuales no han sucedido durante mucho tiempo. —Te lavaré—. Sus jeans cayeron al suelo. —¿Estás lista? Vuelo desde el asiento del inodoro. Y aulló —¡Joder!— Me tiro de nuevo y agarro el lavamanos, respirando a través del dolor. —¡Annie!— Jack se arrodilló frente a mí en un abrir y cerrar de ojos, evaluando mi condición. —Tómalo con calma. Mis mejillas brotan mientras exhalo, mirándolo. —Okey,— murmuro lastimosamente. —Bueno. Sin salida. Es demasiado pronto. Y no hay ducha conjunta. Gruñí y agarré su cabello, tirándolo hacia adelante amenazadoramente. — ¡Estás entrando!—, Siseo. —Y luego me sacarás.

310


—¡Joder, Annie!— Se ríe cuando levanta la mano para apartar mis manos. —Bien, bien. —Bien—. Vuelvo a respirar, fresco y controlado. —Perdón por ser tan insistente. Jack se ríe, una risa de vientre apropiada. Es como música para mis oídos. — Espero ansiosamente toda una vida de insistencia, hermosa.— Se levanta ante mí, ofreciéndome su mano. —¿Lista? Le tomo la mano y dejo que me suelte suavemente y me quite los pantalones cortos, las bragas y el sujetador antes de dirigirme pacientemente a la ducha. — ¿Qué esperas cuando exhibes ese cuerpo, de todos modos?— Pregunto, escuchándolo reír. —Y mirándome así. Y hablándome en ese tono. Y diciendo esas cosas. —Mantendré la boca cerrada.— Me gira suavemente en el banco de la ducha y me ayuda a bajar. —Y mantendré mi ropa puesta—, agrega. —No tienes que hacer eso—, me opongo. Eso sería una parodia. Mi culo se encuentra con la madera del banco de la ducha y hago una mueca, odiando necesitarlo. Tenía la esperanza de que hoy sería el día en que podría pararme mientras tomo una ducha. —Me siento como una inválida—, refunfuño, viendo a Jack caer de rodillas ante mí. —Lo eres—, señala, haciendo que mí cara se arruine más. Toma la esponja y la moja debajo de la regadera, agregando un poco de gel de baño. Agarra mi tobillo y se levanta suavemente, manteniendo un ojo cauteloso en mi rostro en busca de cualquier indicio de dolor. —¿Estás bien?—, Pregunta, solo para estar seguro, y asentí. —Bien—. Comienza a enjabonarme. —¿Quieres que te afeite las piernas?' Miro hacia abajo a mis piernas, llegando a alisar mi piel. He intentado afeitarme, pero con movimientos limitados tiene un alcance limitado. —Por favor.— No puedo creer que estemos en este lugar de nuestra relación, pero Jack no se inmuta con la tarea y felizmente toma la navaja y comienza a correrla por mi

311


pierna con movimientos precisos y suaves. —Nuestro amor ha alcanzado un nivel completamente nuevo—, me digo, al ver que su boca se estira en una sonrisa mientras continúa con su trabajo autoproclamado. —Nuestro amor es del mejor tipo, Annie.— Termina y lava los restos de jabón, pasando sus palmas por mis piernas para comprobar su trabajo manual. — Perfecto—, dice, mirándome. Sospecho que no está hablando del buen trabajo que hizo para afeitarme las piernas. Él está hablando de nuestro amor. Avanzo y siento su mandíbula erizada. —Perfecto—, respondo. Él gira su boca en mi mano y la besa suavemente, inhalando y cerrando los ojos. —Te amo. Avancé hacia delante en el banco, deseando acercarme a él. Él no tiene nada de eso, me detiene. —Quiero sostenerte. —Entonces iré a ti.— Me acerca a sus rodillas y coloca sus manos sobre mis muslos, mirándome por completo. Abro las piernas en respuesta y le tomo los hombros, tirando de él hacia dentro y apretando mis muslos tanto como mi cuerpo lo permite antes de que duela. —Cuidado—, advierte, su húmedo pecho se encuentra con el mío, mi rostro se hunde en su cuello, su rostro en el mío. Ambos tarareamos. —Dios, eso se siente bien—, suspira. Lo hace. Calentar. Consolador. Correcto. Permanecemos allí durante siglos, encerrados juntos, disfrutando del primer abrazo apropiado que hemos tenido en mucho tiempo. Nada me lastima. No tengo espacio para nada más que apreciación. Podría quedarme aquí para siempre, tan contenta en sus brazos, así que cuando comienza a separarse, refunfuño y me aferro a él aún más fuerte. —Pensé que querías desafiar al gran mundo—, dice, apartando mi rostro de su cuello con un esfuerzo decidido. —He cambiado de opinión. Vamos a quedarnos aquí. —¿Siempre? —Sí. Él ríe. —Alguien es indeciso hoy. ¿Qué tal si prometo abrazarte toda la noche?

312


—¿A diferencia de estar acostado en el borde de la cama lo más lejos posible de mí? —Tenía miedo de golpearte mientras dormía.— Se levanta y recupera el champú. —Me siento mejor después de cinco minutos de abrazarte que después de seis semanas de estar estática. Hace una pausa con la botella boca abajo, mirándome. Me encojo de hombros. Es la verdad. Él tiene un toque curativo. —Entonces te abrazo toda la noche—, declara. —¿Qué tal mañana por la noche?' —Y luego también. —¿Y la noche siguiente? —Annie, voy a abrazarte todas las noches por el resto de nuestras vidas juntos.— Sus manos se posan en mi oscuro cabello y masajean, convirtiéndolo en espuma. —Y estaré agradecido por ello cada minuto que pueda. Caigo en total felicidad, sintiendo las manos de Jack trabajando tiernamente en mi cabello, como si él pudiera manejar las cosas más frágiles. Supongo que ahora mismo lo es. —Debes hartarte de verme tan horrible—, suspiro. Me olvidé de lo que es el maquillaje, y he estado en ropa informal durante semanas. —Te ves hermosa todos los días—, dice, así de simple. —Silencio. Obedezco y dejo que se ocupe de mí, teniendo que mantener los ojos cerrados. Su vientre inferior desnudo está a la altura de los ojos perfectos, y si dejo caer un poco los ojos, algo más. Sé que no estoy preparada para eso, por lo que burlarse de mí solo aumentaría mi dolor menguante. —Hasta que vengas.— Jack desliza su brazo alrededor de mi cintura y se levanta. —Fácil. Me estremezco, siseo y me paso volando, después de unos minutos en mi culo. Admito a regañadientes que todavía tengo un camino por recorrer hasta que esté luchando en forma. —Gracias. Él no reconoce mi gentileza, se apresura a envolverme en una toalla y ayudarme a sentar. Me veo a mí misma en el espejo. Me veo pastosa. ¿Hermosa

313


todos los días? Me mofé y busqué mi paquete de píldoras anticonceptivas, sacando una y llevándola a mi boca. Pero la pastilla no pasa de mis labios. Porque la palma de Jack está envuelta alrededor de mi muñeca, impidiéndome ponerla allí. Miro su reflejo en el espejo, mis cejas pellizcando en el medio. ¿Que esta haciendo? —¿Qué tal si no tomas eso?—, Dice en voz baja, observándome cuidadosamente por mi reacción. Estoy asombrada. ¿Quiere decir?...? —Entonces es probable que quedes embarazada cuando finalmente te rindas ante mi necesidad de tenerte lo antes posible. Sus labios se tuercen un poco divertidos, todavía sosteniendo mi muñeca firme. —Como dije, qué tal si no tomas eso.— Inclina mi mano hacia un lado, y la píldora cae de mi mano y cae en el lavabo. Miro hacia abajo, mirando como rueda alrededor del desagüe varias veces antes de desaparecer. La píldora se ha ido, pero todavía miro fijamente la porcelana del lavamanos, tratando de concentrarme en lo que sugiere. —Jack, no necesito que tú...— Su dedo se encuentra con mis labios y me silencia, su cuerpo se mueve cerca del mío. —No estoy tratando de enmendar las cosas, Annie. No con un bebé, de todos modos. Y no estoy tratando de reemplazar el que hemos perdido—. La mención de mi aborto me duele terriblemente, y él debe darse cuenta porque encajona mis mejillas con sus grandes palmas y acerca mi cara a la suya. —Quiero construir una vida contigo—, dice en voz baja. —Siento que he esperado por siempre para sentirme así.— Sus pulgares acarician mis mejillas, y cierro mis malditos ojos cuando las lágrimas les pellizcan la espalda. Jack besa cada uno de mis párpados a la vez, con tanta ternura. —Quiero hacer bebés contigo, Annie. Cientos de ellos.— Resoplo mi emoción. —Quiero mirarte todos los días y sonreír porque te elegí para ser la madre de mis hijos. Porque sé que si lo tengo todo, entonces debería tenerlo todo contigo.— Abro los ojos y me hundo en las profundidades grises de Jack. La tristeza que estaba allí: casi se ha ido. —Tú eres mi todo, Annie Ryan.— Besa mi frente dulcemente. —No más pastillas—. Su beso me dice mucho. Me dice que me protegerá. Me dice que siempre estará ahí para mí. Y me dice que, aunque las personas equivocadas piensan que mis elecciones han sido, o fueron las mejores para mí. Y para Jack.

314


—Solo dame tiempo—, le susurro. —Tanto cuanto necesites.— Se retira, con una pequeña sonrisa en su rostro, una que no puedo evitar reflejar. —Puedo usar condones. Solo necesito que sepas que estoy listo cuando tú lo estés. —Está bien—, estoy de acuerdo fácilmente, tan simple como eso. Porque también sé que si tengo que tener un hijo, debería ser con Jack. Miro los ojos grises de un hombre que estaba prohibido. Un hombre que nunca debí haber tocado. Un hombre que no era mío —Señalo la línea a cuatro bebés—, murmuro. Su sonrisa. Dios, su sonrisa. Es brillante, casi deslumbrante, y está llena de esperanza y amor. La parte más grande de mi corazón roto se desliza en su lugar. La sonrisa de Jack simboliza nuestra vida. Y la vida de nuestros hijos. Simboliza la felicidad. Y libertad. —Quiero seis. Ignoro el dolor abrasador que me bombardea cuando me arrojo sobre él. — Te amo—, lloro como una tonta por él. —Te quiero mucho. —Gracias.— Me sostiene como si fuera a colapsar si él me libera. Lo haría, pero no con dolor o agotamiento. Me colapsaría con una felicidad que es casi demasiado intensa para comprender. Como la mayoría de las cosas que tengo con Jack. —Ven entonces. Te llevaré afuera. —¿A dónde vamos? —Es una sorpresa.— Deja caer un beso en mi nariz y me suelta con cautela. —¿Quieres ayuda para vestirte? —¿Qué estoy vistiendo? Él toma mi mano y me lleva a mi guardarropa, luego procede a hojear mis rieles de ropa. —Esto.— Saca una camisa de gran tamaño de Ralph Lauren. —Con estos.— Y algunos jeans ajustados. —Entonces nada lujoso, entonces. Lenta y cuidadosamente, me ayuda a vestir y me supervisa aplicando el primer maquillaje que he usado en semanas. —¿Mi cabello?—, Le pregunto, frunciendo el ceño a mi melena. Podría hacer con un corte y color.

315


Me quita el moño de mi muñeca y recoge mi largo cabello oscuro, asegurándolo en una desordenada cola de caballo. —Perfecto. No diría eso, pero es una mejora en el lío irregular que he tenido desde que me encontré en el hospital. —¿Y mis pies? —Algo cómodo.— Descansa sus grandes y fuertes palmas sobre mis hombros y masajes ligeramente durante unos momentos agradables. Cierro los ojos y me suavice bajo su toque. —Eso se siente bien—, suspiro. —Vamos, antes de que te duermas.— Dejándome en el espejo, se pone unos jeans y una camiseta sobre su cabeza. —¿Lista? Asiento con la cabeza, deslizo mis pies en mis Converses y frunzo el ceño ante mis cordones desatados. Jack está arrodillado frente a mí, atándolos, incluso antes de que pueda intentar inclinarme. Sonrío hacia la parte posterior de su cabeza, sintiéndome agradecida en lugar de inútil. Su cuidado. Su atención. Es fácil de aceptar, porque es Jack.

316


30 Sospecho que sé hacia dónde nos dirigimos cuando Jack nos saca de la ciudad, pero me quedo callada, feliz de dejar que se haga cargo de hacia dónde vamos y qué estamos haciendo. Es algo con lo que nunca soñé que estaría contenta: dejar que alguien más se ocupe de mí. Simplemente se siente bien, no porque sea una inválida por el momento y no pueda llevar a cabo las tareas más simples, sino porque así es como se supone que debemos ser. Su mano permanece fuertemente agarrada a la mía en mi regazo durante todo el viaje, mi cabeza se relajó hacia atrás mientras lo miro fijamente, lo tomo, trato de aceptar el hecho de que él es mío. Todo de él. Lo quiere todo y lo quiere todo conmigo. A pesar de mi dolor persistente, física y emocionalmente, no creo haber sido más feliz en mi vida. Y todo es por este hombre. Este hermoso y maravilloso hombre. El último giro que Jack realiza confirma que tenía razón sobre hacia dónde vamos. —¿Mis padres?—, Pregunto mientras el Jaguar de papá aparece a la vista, brillante como siempre en el camino de entrada. —¿Qué estamos haciendo aquí? —Visitar—, dice Jack, así de simple, mientras se detiene frente a la casa de mi madre y papá. ¿Visitando? Cuando pedí que me dejaran salir al mundo, estaba pensando un poco más que la casa de mis padres. Me desabrocho el cinturón de seguridad y espero a que Jack abra mi puerta y me ayude a salir, lo que me obliga a dejar atrás mi siseo de dolor cuando me levanto de mi asiento. Enrosca un brazo alrededor de mi cintura y me guía por el camino hacia la puerta principal. Mamá, como siempre, responde antes de que podamos tocar. Tiene una toalla de té en la mano, una sonrisa en su rostro. —Annie, cariño. —Hola, mamá.— Dejé que me reclamara de Jack y me abrazara, y abrazo. —No tan fuerte.

317


—¡Oh lo siento! Es muy bueno ver un poco de vida en ti.— Me ayuda a entrar, y el olor familiar de su cocina llena mi nariz. Y el sonido de voces llena mis oídos. —¿Quién está aquí?— Pregunto mientras nos arrastramos hacia la cocina, seguido por Jack. Mamá no responde, y en cambio nos lleva al comedor. —Todos, cariño. Me detengo en la entrada y contemplo el pequeño espacio, y todos se tranquilizan y miran en mi dirección. Lizzy con Jason, Micky con Charlie, mi papá y Nat. Lo primero que viene a la mente es que mamá estará en su elemento con toda esta gente a la que no le gusta nada. La segunda cosa que pienso es: ¿Qué están haciendo todos aquí? Levanto una mano cautelosa en un cojo hola, y luego me dirijo a Jack y lo miro con ojos inquisitivos. Solo sonríe, toma mi mano y me lleva a la mesa, donde me espera una silla. Sentándome, se inclina y besa mi mejilla. —Han prometido no preocuparse por ti. Me río, un poco nerviosa, y miro como mamá le entrega a Jack un delantal. Él no lo cuestiona, lo acepta y se lo pone. —¿Estás ayudando a mamá? —Aparentemente.— Se encoge de hombros y se dirige a la cocina, dejándome bastante asombrada. ¿Mamá está dejando que Jack ayude? Miro a mi papá. —¿Está bien?—, Pregunto preocupada. Ella tiene un camino con todo. Especialmente en la cocina. A su manera. —Ella quiere vincularse con ese nuevo amigo tuyo—. Papá se encoge de hombros. Micky se ríe, y miro hacia el otro lado para encontrar su brazo colgando casualmente alrededor de los hombros de Charlie. —Pobre Jack. Vincularse. Ella quiere vincularse. La idea es muy cálida, dadas las circunstancias en que descubrieron todo sobre Jack. El hecho de que ella lo haya invitado a su cocina es un gran negocio, y su forma de aceptarlo. Pero las visiones de la cara de pánico de mamá cuando Jack no hace las cosas a su gusto llenan mi mente. —Será expulsado en diez minutos—, concluyo. —Cinco—, papá replica con un gruñido. —Acabará gritando en cinco minutos.— Mira su reloj, mirando la hora.

318


Me río y me relajo un poco, pero mis músculos doloridos se tensan cuando Nat y Lizzy se dirigen hacia mí, alentando a Charlie a que se nos una. Nat trae una botella de vino con ella y vierte cuatro vasos saludables. Ella pasa uno a cada una de nosotras. Charlie es quien brinda. —Para el amor verdadero.— Le disparo una mirada, y ella sonríe. —Verdadero amor—, Lizzy resuena, sus ojos se dirigen a Jason al otro lado de la mesa, donde están todos los chicos, Bar Jack, están reunidos. Papá saca las cartas y declara la guerra. —Verdadero amor—, digo en voz baja, escuchando a Jack en la cocina tomando las instrucciones de mamá. —¡Lo que sea!— Nat resopla, poniendo los ojos en blanco mientras se zambulle de cabeza en el vino. —Entonces.— Pone los dedos en el fondo de mi copa de vino y me anima a beber. —Cuéntanos sobre este nuevo chico tuyo. Y así, sé que no me van a ahogar en simpatía. No van a hacer preguntas, buscar más información o hacerme sentir como si fuera el centro de atención. En cambio, van a actuar como la pesadilla que los últimos meses nunca pasaron. Van a actuar como si Jack y yo somos normales. Como nos conocimos en circunstancias normales. Al igual que no ha habido miseria y angustia. Les brindo ojos agradecidos, y todos sonríen a cambio. Jack vagabundea y coloca un plato de aperitivos en el centro de la mesa, atrapándome con la mirada cuando lo deja. Sonríe, y tengo que obligarme a tragar la emoción que me invade inesperadamente. —Él es perfecto—, digo en voz baja. —Guapo, amable, ambicioso y alentador. —Suena como un sueño—, responde Jack casualmente, atrayendo la atención de todas las chicas. —¡Oye!— Lizzy toma una aceituna de la fuente y se la arroja. —Charla de chicas. ¡Largarte! Levanta sus manos en señal de rendición y retrocede, mirando a mi padre a medida que avanza. —Creo que son seis minutos de tiempo de supervivencia... hasta aquí.

319


—Tengo un whisky escocés listo cuando lo necesites, hijo—, dice papá con ligereza, repartiendo las cartas a Jason y a Micky. Mi corazón podría estallar. Normal. Esto es completamente normal. Así es como quería que fuera desde el momento en que me enamoré de Jack, pero cómo no podía ser. Quería compartir todo sobre el hombre por el que me había enamorado de mis amigos. Quería una charla de chicas sobre los besos, el sexo, los sentimientos. Quería decirles a mamá y a papá que había conocido a alguien que me había derribado y que quería hacer esto. Compártelo con ellos Quería que mamá lo amara, que lo recibiera en su casa. Para él ser parte de la familia. Más allá de querer a Jack tan desesperadamente, yo también quería esto.

Aceptación. Amor. Normalidad. —Ahora entiendo—, dice Lizzy, alejándome de mis reflexiones. La miro en cuestión, y ella sonríe, débil pero genuinamente. —Verlos juntos, lo entiendo. —Todos lo hacemos. Asentí, parpadeando para contener las lágrimas, más agradecida que nunca.

—¿Cuán cansada estás?—, Pregunta Jack mientras se aleja de la casa de mis padres y me saludo con la mano. Ha sido una noche maravillosa. Me he reído, he absorbido el afecto con el que Jack me ha bañado y he disfrutado de las miradas cariñosas que todos mis amigos y familiares han arrojado en su camino. Ellos lo entienden. Ellos entienden. Dejé que mi cabeza retroceder y rodar hacia un lado para que esté en mi punto de mira. —No estoy cansada en absoluto. Sonríe devuelta. —Estás mintiendo, pero no voy a discutir contigo. Hay un lugar donde quiero llevarte. —Entonces llévame—, le digo, una vez más feliz de dejar que se haga cargo. Volvemos a la ciudad, charlando sobre nada en particular, y Jack aparca en una calle lateral del centro de Londres. —¿Dónde estamos?

320


No responde, sacándome del auto en silencio. —¿Estás bien con caminar unos minutos? —Sí. ¿A dónde vamos? De nuevo, mi pregunta es ignorada, y Jack comienza a caminar hacia la carretera principal que está más adelante. Lo sigo con curiosidad hasta que nos detiene en la acera, volviéndose hacia mí. —Estamos aquí—, dice en voz baja. Frunzo el ceño y miro hacia arriba, dándome cuenta rápidamente de dónde está. Perdí la respiración solo por un momento. —Donde nos encontramos,— murmuro, mirando por la ventana hacia la barra. —De regreso al principio.— Jack me lleva y se dirige directamente al lugar exacto en el bar donde me hizo inclinarme. Tantos recuerdos, vivos y claros, el poder a la vanguardia de mi mente. Me ayuda a subir a un taburete de la barra, toma uno y se sienta frente a mí. —¿Estás borracha?—, Pregunta seriamente, mirándome profundamente a los ojos. Mi sonrisa debe estar formándose en mi cara. Decido jugar su juego, al igual que decidí jugar su juego en esa fatídica noche que lo conocí. —No en lo más mínimo. —¿Te importa probarlo?— Su cabeza se inclina, y hay un pequeño puchero en sus labios. —Sí—. Asiento con decisión. —¿Me vas a inclinar sobre la barra? —No me tentarás.— Sonríe, llamando al camarero. —Dos tequilas, por favor.— Lanza un billete sobre la madera, asegurándose de que me toque tentativamente la mano mientras se retira, su sonrisa se ensancha cuando inhalo. Me encantaría tentarlo, que manipule mi cuerpo donde él lo desee. Resistiría el dolor que sin duda aumentaría, pero sé que no me complacerá tanto. — Juguemos—, murmura, mirándome. Una avalancha de increíbles y abrumadores poderes de felicidad a través de mí. —¿Que tengo que hacer? Jack toma la sal y mi mano, lamiendo el dorso con un movimiento firme y prolongado, mirándome como lo hace. —Tienes buen sabor.

321


—Así me dijeron—, musité, mirando mientras rocía la sal. —¿Lames a todas las mujeres que conoces en un bar? —Solo hay una mujer a la que he lamido, y siempre lo haré. —Mujer con suerte. —Suerte—, contesta, llevándose la mano a la boca y lamiendo la sal antes de volver a beber. Él tararea su placer, incapaz de retener su sonrisa cuando dejo que la mía se libere. —Hay un tequila más—, dice, colocando mi mano sobre la barra junto al espejo. —Y es tuyo. —Veo algo que me gustaría mucho más que el tequila—. Me salgo del guión y digo lo que realmente quería decir la noche en que conocí a Jack Joseph. —Entonces tómalo.— Se sienta en su taburete, cruzando los brazos sobre su amplio pecho. Miro alrededor del bullicioso bar. Estamos en público, afuera y cerca, a plena vista para que todos lo vean. Y, por primera vez, no tengo que preocuparme por mantener mis manos quietas. No tengo que preocuparme de que me vean con un hombre con el que no debería estar. Es extraño y muy difícil de entender. —¿Qué estás esperando?—, Pregunta Jack, interrumpiendo mis pensamientos. La verdad es que no lo sé. ¿Despertar, tal vez? Me bajo del banquillo con precaución, y puedo decir que Jack se esfuerza por no ayudarme. Sus muslos se separan un poco, invitándome a entrar. Avanzo y tomo sus brazos, desplegándolos alrededor de su pecho y dirigiéndolos alrededor de mi cintura. Me deja guiar sus movimientos, poniéndome entre sus piernas y mirándolo. Y lo beso. En público, con pasión, amor y todo lo que siento por él que nunca he podido compartir con el mundo. Este hombre es mío. —Te mueves rápido—, dice en mi boca. —Solo te compré un trago, y ahora tratas de llevarme a la cama. Me río, me retiro y encuentro sus ojos grises. Ojos grises que explotan con destellos. —Llévame a casa—, le susurro. Quiero que me pongas en la cama y me lame en todas partes. Quiero que me bese, me toque, que haga el amor conmigo. —Tu deseo es mi orden, cariño.— Me levanta en el medio de la barra para que todos lo vean y camina a zancadas conmigo alrededor de él. Pero no llegamos

322


al auto, solo al final de la calle. Me colocan de pie sobre la acera. —Espera allí—, ordena suavemente, girando y revisando el camino en busca de tráfico antes de correr hacia el otro lado. Cuando llega, me mira, él a un lado del camino, yo al otro. Un pequeño sollozo se escapa cuando me doy cuenta de dónde estamos y qué está haciendo, ya que los autos pasan entre nosotros. Realmente nos está llevando de vuelta al comienzo. —Mencionaste en casa—, me dice, sus ojos grises son brillantes. —Mira en tu bolsillo trasero. Mi frente se arruga cuando siento mi camino hacia mi trasero, sacando un trozo de papel. Despacio lo desplegué, dividí mi atención entre Jack y lo que tenía en mi mano, curiosa y cautelosa a la vez. Escaneo la hoja que rápidamente establezco contiene los detalles de... —¿Terreno?—, Le pregunto, demasiado bajo para que Jack lo oiga desde el otro lado de la carretera. Miro hacia arriba y lo veo pensativo. —¿Que es esto? —Es nuestro—, dice. —Lo compré para nosotros. Dejé que mi mirada volviera al papel en mi mano, mi cabeza girando, haciéndome imposible absorber la información que me miraba. —Solo di que sí—, grita Jack. Me río. —No sé a lo que tengo que decir que sí. Pone los ojos en blanco dramáticamente, echando la cabeza hacia atrás para mirar al cielo, como si fuera lenta. Luego camina al otro lado de la carretera. Grito cuando me levanta de mis pies, aunque lo hace con el mayor cuidado, y jadeo cuando me enjaula contra la pared de ladrillo detrás de mí. —Me encanta este muro—, declara, su todo es ronco y bajo. Mi moderación no favorece cuando me habla así, especialmente cuando habla de este muro. Este muro que es otra parte de nuestra historia, como el tequila, el bar y el hotel a la vuelta de la esquina donde pasamos toda la noche explorando el uno del otro, conociendo nuestros cuerpos. Nuestros corazones comenzaron a enredarse fuertemente esa noche, con tanta fuerza que nada nos separaría jamás. —Estás diciendo que sí a todo conmigo, Annie.— Sus labios se ciernen a unos milímetros del mío. —He comprado ese terreno para nosotros. Diseñarás nuestra casa y...

323


—Vas a construirlo—, respiré, su plan finalmente hizo un gran avance en mi mente. —Preferiblemente con muchas habitaciones para que podamos llenarlas con bebés. —Dios mío—. Dejo caer el papel y lo aprieto con fuerza. —Somos tú y yo, bebé. La casa, los niños, la vida, todo. Lo tendremos todo. —Sólo te he deseado—, admito, hundiendo mi rostro en su cuello. —No puedo creer que finalmente te tenga a mí. —Tú más que conmigo, bebé.— Me sostiene tan fuertemente, que siento su corazón golpeando contra el mío. Nuestros latidos en sincronía, sus ritmos perfectamente combinados, el poderoso amor tejiendo, enredándonos aún más. — Tú me posees. Tú me tienes. Me dominas—, murmura en mi oído. —Eres todo para mí, Annie Ryan. Mi pulso, mi latido del corazón, mi aliento. Todo. Mi visión se nubla mientras las lágrimas se acumulan en mis ojos. —Estoy lista. —Eso está bien, porque ayer pagué el depósito. —No, no entiendes lo que estoy diciendo, Jack.— Me libero y tomo sus manos, mirándolo fijamente. —Estoy lista.— Dirijo su toque en mi vientre y observo cómo la comprensión se apodera de él. Me lanza una mirada, una mezcla de incertidumbre y euforia. —¿Estas lista? —¿No hemos tenido ya demasiado de nuestro precioso tiempo?—, Le pregunto. —Demasiado—, concuerda, le duele el rostro. —Llévame a casa, Jack—, ordeno, sonando tan segura como me siento. — Ponme en la cama, y hazme el amor. Sé amable si debes hacerlo, pero por favor, hazme el amor.

324


Gime y profundiza nuestro beso, tomándome en sus brazos. Sus brazos, el lugar donde nada puede tocarme. Mi santuario. Mi refugio. Mi hogar. Tuve una aventura. Yo era esa mujer. Me enamoré de un hombre casado. Estuvo mal, y los dos sufrimos por ello. Ambos hemos perdido algo, una pérdida que compartiremos para siempre. Pero todavía nos tenemos el uno al otro. Una parte de mí se siente robada por quien está a cargo del Destino por haberme ocultado a Jack durante demasiado tiempo. Pero siempre nos encontraríamos, sin importar qué. No importa quién intentó mantenernos separados. Incluso lo nosotros. Nada podría detenerlo. Nada podría detener la conexión que fue tan fuerte que envió a nuestros mundos al caos. Jack nunca fue realmente prohibido. Porque él siempre fue mío. Y yo siempre fui suya. Incluso antes de que lo supiéramos. Incluso antes de que nos encontráramos. Pero nos encontramos al final. Sin embargo, este no es el final para nosotros. Este es solo el comienzo. El verdadero amor prevaleció. El más grande amor. Nuestro amor. —Tendré tu mano si sostienes la mía—, murmura alrededor de mis labios. —Nunca lo dejaré.

325


Agradecimiento. Este ha sido el más difícil hasta ahora, y no hay duda de que no podría haber llegado a la meta sin mi red de apoyo de confianza, especialmente las siguientes personas: Mi maravilloso agente, Andy. Su aporte y orientación han sido invaluables. Gracias desde el fondo de mi corazón. Su obsesión con The Forbidden y su fe en mí me hicieron creer verdaderamente que podía salir de mi zona de confort y dar esta historia a mis lectores. Para Beth en Grand Central, usted tuvo la oportunidad de tener un autor desconocido a principios de 2013 con un pequeño libro llamado This Man. Me dijiste entonces que no participabas en el corto recorrido y que estabas emocionado por mi futuro. Ocho novelas más tarde, tu entusiasmo por mis palabras nunca ha flaqueado. Muchas gracias por darles a mis historias un hogar en GCP. Y, sobre todo, gracias por cumplir con su palabra. Aquí está el largo recorrido y muchas más palabras. Para mi editor, Stateside, Leah, y mi editora aquí en el Reino Unido, Laura, ustedes son oro puro. No me puedo imaginar mi proceso de escritura sin los dos allí para apoyarme. Ustedes dos han jugado un papel clave en mí, haciendo de The Forbidden lo que es. No puedo agradecerles lo suficiente por defenderme y empujarme en lo que ha sido la historia de pasión más difícil que he escrito. No podría haberlo hecho sin ti. Sin todos ustedes.

326


Nota De La Autora 'Lo prohibido' es exactamente eso. No permitido. Prohibido. Prohibido o al menos, eso es lo que dice la sociedad. Pero, ¿y tu corazón? Me tomó un gran acto de fe para poner estas palabras en papel. Siempre he dicho que escribo lo que mi corazón me dice que escriba, no lo que la gente quiere que escriba. Nunca mi propio lema ha sido tan significativo en mi carrera de escritora. Cuestioné mi sentido cuando se me ocurrió la idea de The Forbidden. Luego me recordé mi lema, el deseo de mi corazón, y mi corazón realmente quería contar esta historia, a pesar de saber que podría no ser lo que la gente espera de mí. No podía permitir que mi miedo al tema tabú determinara mi escritura. Así que me sumergí en la nada, sin detenerme, sin inhibiciones, sin un enfoque suave. Lo Prohibido es controvertido. No tengo dudas de que causará debate, y estoy de acuerdo con eso. Como escritora, aceptas que lo que envías al mundo será separado, a veces para bien, a veces para mal. Esta historia es sobre el conflicto. Los sentimientos. Las preguntas. Se trata del corazón que gobierna la cabeza. Te pido que estudies con una mente abierta, y recuerda que es una historia. Una de pasión, de amor y de dolor. Se trata de enamorarse de la persona equivocada en el momento equivocado. Porque sucede. Todos los días. Pero, sobre todo, se trata de ser fiel a ti y a tu corazón. Se trata de encontrar a tu alma gemela y luchar por ellos. Se trata de permanecer al margen de lo que crees. Y todos creemos en el amor verdadero. JEM xxx

327


Sobre La Autora Jodi nació y se crió en la ciudad de Midlands, Northampton, Inglaterra, donde vive con sus dos hijos y un sabueso. Ella es una autodidacta soñadora, una adicta a Converse y mojito, y tiene un terrible punto débil para los machos alfa. Escribir apasionantes historias de amor y crear personajes adictivos se ha convertido en su pasión, una pasión que ahora comparte con sus devotos lectores. Ahora es una orgullosa autora número uno del New York Times -las seis de sus novelas publicadas han aparecido en la lista de los más vendidos del New York Times-, así como también un best-seller del Sunday Times y un éxito de ventas internacional. Su trabajo se publica en más de veinte idiomas en todo el mundo.

328 Para obtener más información, visite www.jodiellenmalpas.co.uk, o encuentre a Jodi en Facebook www.facebook.com/jodi.malpas, y en Twitter @JodiEllenMalpas


Derechos De Autor UN EBOOK DE ORION Publicado por primera vez en Gran Bretaña en 2017 por Orion Books Ebook publicado por primera vez en 2017 por Orion Books Copyright © Jodi Ellen Malpas 2017

El derecho de Jodi Ellen Malpas de ser identificada como la autora de este trabajo ha sido afirmada de acuerdo con la Ley de Copyright, Diseños y Patentes de 1988. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, almacenarse en un sistema de recuperación de datos o transmitirse de ninguna forma ni por ningún medio, sin la autorización previa por escrito del editor, ni distribuirse de ninguna otra forma encuadernada o cubierta que no sea la que se publica sin una condición similar, incluida esta condición, que se impone al comprador posterior. Todos los personajes de este libro son ficticios, y cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, es pura coincidencia. Un registro del catálogo CIP para este libro está disponible en la Biblioteca Británica.

ISBN: 978 1 4091 6643 6 The Orion Publishing Group Ltd Carmelite House, 50 Victoria Embankment London EC4Y 0DZ Una empresa Hachette UK www.orionbooks.co.uk

329


Te Encantó Lo Prohibido?

Jodi @JodiEllenMalpas, Facebook / JodiEllenMalpas y únete a su boletín para obtener sus últimas noticias www.jodiellenmalpas.co.uk

Encuentre su próxima lectura…

330

#1

#2


#3

Disponible ahora

331 #1

#2

#3


Disponible ahora

332

Haga clic aquí para obtener más información Una versión independiente del bestseller JODI ELLEN MALPAS


Traducido por

333

Thforbddn JEM  
Thforbddn JEM  
Advertisement