Page 1

CAPÍTULO #03. APUT

FOTOGRAFÍA ©YHABRIL MORO


EDITORIAL

CAPÍTULO #03. APUT

Tercer capítulo de la primera temporada de Kissthesnow. De nuevo, vuelve a tomar por nombre una de las formas que los esquimales tienen para referirse a la nieve: APUT. Éste es el término que emplean los habitantes de las regiones árticas para hablar de ella cuando se acumula en el suelo. “Es aún posible encontrar la aventura a la puerta de casa, dejar que la imaginación trabaje para salir de lo más llamativo y crear, dibujando nuevas líneas al cielo y también trazos vírgenes en caras ocultas”. Así concluye un nuevo artículo de la serie que Kilian Jornet está escribiendo sobre el esquí más extremo. En este caso se queda en el entorno de los Alpes para hablarnos de tres actividades revolucionarias llevadas a cabo por algunos de los más cualificados esquiadores del momento: Ben Tibbetts y Colin Halley en la travesía Champex-Les Contamines; Paul Bonhomme en l’Aiguille Verte; y Vivian Bruchez con Matthéo Jacquemoud en una travesía a lo largo del macizo del Mont-Blanc. ¿El nombre de este artículo? “Ski2. Desplazamiento y adrenalina”. La competición vuelve a estar presente en este tercer capítulo. En esta ocasión viajamos a los valles de Canazei, Arabba, Corvara y Selva di Gardena, por un lado, y a la pequeña pero espectacular Andorra, por otro, para colocarnos sendos dorsales en la Sellaronda Skimarathon y la Andorra Skimo.

Con Alfonso Gastón nos desplazamos a Japón. “Esquí de montaña en la tierra del sol naciente” nos sumerge en dos viajes, uno en primavera y otro en invierno, para conocer, sobre los esquís, los conocidos como Alpes Japoneses en Honshu, y la fría isla de Hokkaidō. De la mano de Marc Pinsach, Kissthesnow se adentra en el seno de la Selección Española de Esquí de Montaña, para conocer que aporta el entrenamiento colectivo a la competición individual. La cultura que se vive en este grupo es un intangible mucho mayor del que podría pensarse. También Marc se cita en la estación de esquí de Saint Pierre dels Forcats con Clàudia Galicia para mantener una charla de café en medio de la montaña nevada, sobre unos esquís y sintiendo los latidos del corazón en la boca. Yhabril Moro sueña imágenes que traslada a su obra como si de lienzos se tratasen enmarcados por las ramas de los árboles. “El señor de los bosques” es el título de un artículo que pone el arte en este nuevo capítulo de Kissthesnow. Buena travesía.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

3


SUMARIO

10 EXTREME SKIING

SKI 2 . DESPLAZAMIENTO Y ADRENALINA.

28

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

CLÀUDIA GALICIA. VIDA MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS.

LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

ANDORRA SKIMO. LA TRAVESÍA DE LOS REFUGIOS.

46

EL SEÑOR DE LOS BOSQUES. YHABRIL MORO.

ENTRENAMIENTO COLECTIVO. SELECCIÓN ESQUÍ DE MONTAÑA FEDME.

64

120 RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

ESQUÍ DE MONTAÑA EN LA TIERRA DEL SOL NACIENTE.

COMPETICIÓN

SELLARONDA. GIGANTES A LA LUZ DEL FRONTAL.

KISSTHESNOW

100 FREERIDE

ESQUÍ DE MONTAÑA

4

82

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


©️Txema Trull

AYMAR NAVARRO


6

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

7

Dynafit


FOTOGRAFÍA DE PORTADA Alex Miguel | © Yhabril Moro Capítulo #03. Aput. Febrero 2019 EDITA Kissthemountain S.L. C/ Albaricoque, 18 18198 Huétor Vega – Granada info@kissthemountain.com DIRECCIÓN Marc Pinsach Juanmi Ávila REDACCIÓN Juanmi Ávila juanmi@kissthemountain.com ARTE Kiko Cardona kiko@kissthemountain.com MAQUETACIÓN Y DISEÑO Kissthemountain PUBLICIDAD publicidad@kissthemountain.com (+34) 670013576 COLABORADORES Kilian Jornet Alfonso Gastón Yhabril Moro FOTOGRAFÍA Yhabril Moro Alfonso Gastón Dymages Luis Ordóñez Alex Masdeu Jordi Picart - Metiss Bruchez - Jacquemoud Ben Tibbetts Harald Wisthaler Paola Finali - Sellaronda Archivo Sellaronda Archivo Dynafit Archivo Lymbus

Prohibida la reproducción, edición o transmisión total o parcial por cualquier medio y en cualquier soporte sin la autorización escrita de Kissthemountain. Kissthemountain no comparte necesariamente las opiniones de sus colaboradores.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

9


EXTREME SKIING | SPONSORED BY SALOMON

10 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

11

FOTOGRAFÍA © BRUCHEZ-JACQUEMOUD

DESPLAZAMIENTO Y ADRENALINA

SKI


EXTREME SKIING

Texto por Kilian Jornet

En esta sección de este nuevo proyecto editorial estamos analizando el esquí desde su ángulo de más pendiente. Nosotros, a los que nos gusta el esquí-alpinismo y que miramos la actividad con unos ojos que han visto más cuerdas que puertas, cuando pensamos en esquí, lo hacemos en este deslizamiento entre paredes. Pero si preguntamos a distintas personas qué es el esquí para ellas, la respuesta será muy variada dependiendo de dónde nos encontremos. En una gran ciudad como Nueva York seguramente nos contestarán que consiste en subir en telesilla y bajar por pistas preparadas entre bosques; en Austria, nos hablarán del slalom o el descenso; en Oslo, del deslizamiento en las eternas pistas de esquí de fondo o del fjellski para ir a las cabañas o aventurarse en los bosques durante la primavera;

en Kranjska Gora, seguramente de hombres que vuelan con tablas en los pies para planear en el aire; en el norte de Escandinavia, nos hablarán del talón libre y los giros anchos; y en el oeste americano, del backcountry con grandes mochilas en las colinas salvajes con cantidades inhumanas de nieve polvo. Si hacemos esta misma pregunta en Chamonix, seguramente los cuestionados dirigirán la vista hacia las alturas del valle para hablarnos de los descensos extremos desde sus agujas o de la velocidad de los freeriders. El esquí es todo esto. Pero lo que mayoritariamente hoy entendemos como esta actividad es sólo una parte del esquiar, la deportiva, el esquí 2.0. Y es que ya sea el de montaña, el de fondo, el alpino, el freeride o el extremo, estas modalidades se empezaron a practicar muchos años después de que los esquíes fueran inventados para un propósito mucho menos divertido.

12

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Mucho antes de que naciera Cristo los dioses ya llevaban esquís. Y no, no estoy hablando de los ancestros de Tardivel o de Vonn, sino de Ull y Skade, los dioses nórdicos que se movían con ellos. Y es que para los seguidores de Thor, unos 1.300 años antes del nacimiento del cristianismo, el uso de los esquís era común para desplazarse entre pueblos y montañas. También lo más práctico entre divinidades. Para estos vikingos, las tablas que llevaban bajo los pies no estaban pensadas para hacer ningún deporte, ganar medallas o jugar, ni tan siquiera se paraban a pensar en disfrutar de esa agradable sensación de la nieve deslizando bajo los pies. Para ellos, era un simple medio de transporte, como una rueda o un asno. Y así lo usaron durante miles de años, sin saber que disponían de un juguete más adictivo que cualquier videoconsola, para cazar o ir al mercado, o para escaparse a través de las montañas en tiempos de guerra, como cuando el ejército noruego las cruzó velozmente llevando consigo al


SONDRE NORHEIM | FOTOGRAFÍA VÍA VISITTELEMARK.NO

hijo del rey Haakon Haakonsson a inicios del siglo XIII. Más adelante, para llevar cartas o telegramas donde las montañas impedían el paso de carruajes, o para descubrir nuevos terrenos que invadir. De hecho, aún deberían pasar muchos años para que el esquí dejara de ser una herramienta con la que desplazarse y convertirse en una forma de divertirse. Y no fue hasta que el noruego Sondre Norheim, allá en la mitad del siglo XIX, se inventara el giro de Telemark e iniciara las primeras competiciones. Con los avances de los medios de locomoción, el esquí dejó de ser una herramienta indispensable para el desplazamiento en la nieve convirtiéndose principalmente en un objeto de placer. Aún hay algunos individuos que sólo ven en estas tablas herramientas como la rueda o el asno, como los exploradores polares que las aprovechan para deslizarse entre cas-

quetes gracias a la fuerza de Eolo, o los escaladores de hielo o algunos alpinistas en macizos remotos, que los usan como raquetas elegantes para llegar al pie de sus objetivos. Pero la mayoría del resto de los humanos también quiere disfrutar del esquí, y el desplazamiento sólo es una consecuencia de esta fuente de placer. El pasado invierno coincidieron en el mismo lugar y casi al mismo tiempo tres distintas actividades con dos denominadores comunes: el esquí y el esquí. El esquí como medio de transporte, y el esquí como arma de placer con la que buscar las pendientes más interesantes para despertar las endorfinas. Ninguna de las tres actividades fue un primer descenso, pero todas fueron, a su manera, primeras. Tres formas distintas de ver una misma actividad, enseñándonos que la innovación no sólo viene de buscar una bajada con más más pendiente o itinerarios nunca antes esquiados, sino que puede estar hecha de otros ingredientes. Tres formas de ver el esquí de pendiente, tres actividades de esquí al cuadrado, de esquí total: desplazamiento y mucha adrenalina.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

13


CASSIN RIDGE SPEED RECORD, RUDIMENTARY VIDEO CLIPS VIDEO ©COLIN HALEY

EXTREME SKIING

CHAMPEX-LES CONTAMINES EN NON STOP Físico: 8 | Técnico: 4 | Imaginación: 3

© BEN TIBBETTS

El 21 de abril, Ben Tibbetts, guía de montaña y fotógrafo inglés afincado desde hace años en el valle de Chamonix, realizó una travesía del macizo del Mont-Blanc en esquís junto al canadiense Colin Haley, uno de los alpinistas más prolíficos de la última década, con primeros ascensos y escaladas en solitario en Patagonia y Alaska, y alguna de las travesías más alucinantes, como la del Cerro Torre junto a Alex Honnold o la trilogía de aristas en Alaska en solitario y a toda castaña, como la Cassin al Denali, la North Buttress al Beguyya o Mount Hunter y la Infinite Spur al Mount Foraker. Durante 32 horas recorrieron los 89 kilómetros que separan los pueblos de Champex, en suiza, y Les Contamines, en Francia, salvando un desnivel de 6.800 metros y pasando por las cumbres del Mont-Blanc, Bionnasay y les Dômes de Miage.

14

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Si bien es una travesía más física que técnica, en su recorrido hay que sortear al-


gunas pendientes para cruzar las distintas carenas. La gran dificultad de una travesía de esta amplitud es encontrar unas condiciones estables en todas las orientaciones, nieve dura para no abrir traza y una ventana de buen tiempo lo suficientemente larga. Ben fue paciente durante unos cuantos años desde que lo intentara en 2013 junto a Misha Gopaul y Ally Swinton. Salieron desde el sur, Les Contamines, y a las pocas horas, en la arista de Bionnassay, una gran placa se cortó bajo los pies de Ally, quien deslizó unos 600 metros abajo. Si bien salió de la avalancha sin muchos rasguños, decidieron que era un buen aviso para posponer la tentativa.

puesta de sol, la energía estaba en su máximo”, decía Ben. Colin opinaba de forma distinta. Si bien estaba acostumbrado a pasar largas jornadas en la montaña, en sus encadenamientos nonstop en Patagonia o Alaska, o en las rocosas canadienses, la bajada del Mont-Blanc y la larga arista de Bionnassay no le sentaron demasiado bien. “Era difícil mantener la concentración, y delante estaba la afilada arista de Bionnassay. Al ver frente a mí los Dômes de Miage me parecieron tan lejanos…”. Las tazas de té que les invitaron a tomar en el refugio de Durier les dieron fuerzas para la última arista hasta Miage y el largo descenso hasta el pueblo de Les Contamines, al otro lado del macizo. Después de 32 horas de esfuerzo, pudieron quitarse las botas.

El año anterior a esto, quien escribe también intentó esta travesía junto a Stéphane Brosse, el corredor de esquí de montaña que marcó los inicios de los años 2000. Saliendo también desde el sur, y con la idea de encadenar algunas de las cimas principales como el Dôme de Miage, Bionnasay, Mont-Blanc, Les Droites y la aguja de Argentière, fuimos a buen ritmo hasta que al iniciar el último descenso hacia Champex, Stéphane se precipitó al vacío al romperse una cornisa.

FOTOGRAFÍA @ BEN TIBBETTS

Después de cinco años, Tibbetts aún tenía la idea en la cabeza y llamó a Haley para ver si quería unirse al proyecto. El canadiense, que estaba entonces en Patagonia, no lo dudó ni un momento y, después de discutir el itinerario, decidieron hacer la travesía de norte a sur, buscando los collados más rápidos para cruzar de valle a valle. Colin, quien volvió de su “adicción patagónica” a finales de marzo, no tuvo mucho tiempo para habituarse de nuevo a los esquís, pues la medianoche del 21 de abril salieron de Champex dirección al collado del Chardonnet, donde les esperaba Séb Montaz para escalar el Col des Cristaux, una larga pendiente de 50°. La fatiga empezó a notarse por la mañana mientras subían con sus pieles la interminable Vallée Blanche hasta el collado de Midi, donde Vivian Bruchez les esperaba con unas ¡pizzas! que devoraron hambrientos antes de continuar hasta la cima del Mont-Blanc. “A Colin le dolían los pies y quería parar, pero no era muy difícil motivarlo para seguir y que engañase al dolor. En mí, cuando llegamos a la cima del Mont-Blanc justo antes de la

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

15


TERRENOS DE JUEGO

16 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © BRUCHEZ-JACQUEMOUD

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

17


EXTREME SKIING

“Realicé finalmente lo que empecé. Fue también una forma de homenajear a Stéphane Brosse, quien nos inspiró. Sin duda recomiendo a todo el mundo realizar esta travesía. Quizás en cuatro o seis días, tomándose tiempo para dormir. Es un bonito objetivo para cualquier esquiador de montaña”. LAS 4 CARAS DE LA VERTE Físico: 6 | Técnico: 9 | Imaginación: 3

HOMENAJE A NICO VIDEO © PAUL BONHOMME

Paul Bonhomme es uno de los esquiadores de pendiente que más dio que hablar el pasado año. Sus primeros descensos en los Aravis, con recorridos cortos pero de una tecnicidad extrema, hicieron que muchos se preguntaran de dónde salía. Pero la afición al esquí de pendiente le venía de mucho antes. Paul se inició en esta disciplina extrema y en el alpinismo de la mano de su hermano Nicolas Bonhomme y de su compañero habitual de expediciones, Jean-Noël Urban. Paul les siguió de cerca cuando realizaron el descenso de la cara norte del McKinley, por el Wickersham Wall, y les acompañó en varias expediciones al Himalaya. En 1998, el hermano de Paul desapareció en una

18 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


PAUL BONHOMME | FOTOGRAMA EXTRAIDO DE VÍDEO © UBAC MÉDIA

tentativa de descender en esquís el difícil Gasherbrum VI, en Pakistán. Paul cogió de la mano al compañero de su hermano, Jean-Noël, para adentrarse más en el mundo del esquí en grandes alturas, con una tentativa a la cara sur del Shisha Pangma en 2005. Jean-Noël falleció en 2008 en un intento en el Gasherbrum I. El 17 de mayo del año pasado, Paul quiso rendir un homenaje a su hermano 20 años después de su desaparición. El proyecto, uno que seguramente ha danzado en la imaginación de más esquiadores extremos: las cuatro caras de l’Aiguille Verte.

considerarse esquiadores de pente raide. Sus cuatro caras cuentan con couloirs que forman parte de la historia de este deporte. Al norte, el Couturier, con sus casi 1.000 metros con 55° y el Cordier; al este, el Whymper, de 600 metros y 50°; al sur, el couloir en Y, de 800 metros con pendientes de 55°; y al oeste, el Nant Blanc, con su complicada cara de 1.000 metros. Realizar uno de estos descensos es el proyecto de muchos esquiadores con buen nivel. Enlazar un par en una jornada está al alcance de muy pocos. El colosal proyecto de Bonhomme era recorrer las cuatro caras en una sola jornada.

La Aiguille Verte es uno de los cuatromiles más difíciles de los Alpes, pues no tiene ninguna vía relativamente fácil para ascender a su cima. Esta aguja, de 4.121 metros que reina sobre Chamonix y Argentière, separa los valles de la Mer de Glace y el glaciar de Argentière, y desde su primer descenso en 1968 por Sylvain Saudan recorriendo el Couloir Wymper, ha sido un grial buscado por todos aquellos que quieren

Paul sale después de cenar desde el pueblo de Argentière y en sólo seis horas ya se encuentra en la cima de la Verte después de subir el Coutourier. Como aún es de noche, decide esperar una hora hasta que el sol aparezca por el horizonte y evitar así un descenso a oscuras. “Tengo frío”, dice. “No tengo ganas de sumergirme en la negrura. Quiero la luz”. Pero

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

19


TERRENOS DE JUEGO

20 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © BRUCHEZ-JACQUEMOUD

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

21


VIDEO © PAUL BONHOMME

L’AIGUILLE VERTE. TEASER 4 FACES

EXTREME SKIING

no hay mucho tiempo si quiere realizar su proyecto, pues aún le quedan más de 2.000 metros de escalada y unos 4.000 de descenso. Así que se prepara: “un ritual: casco, piolet en el hombro, verificar las botas una vez, una segunda vez, tres veces. Los esquís. El que tiene la marca roja al pie derecho. Cerrar las fijaciones, verificar que están bien cerradas, otra vez... Hacer deslizar los esquís. Los he afilado como nunca. No deslizan, muerden. Está bien. Es lo que necesito. El Wymper está en la oscuridad, la goulotte central esta vitrificada. Necesitaré que muerdan”. Empieza a bajar “suavemente, como el sol que se despierta, dejándome deslizar por la arista, entre la oscuridad y la luz. Y escoger la oscuridad”. Al pie del Whymper (5.3 E3) se encuentra con Vivian Bruchez, y juntos ascienden al Cardinal para bajar un couloir y llegar al versante Charpoua. Sin descanso, cambian los esquís por los crampones y suben por el largo couloir en Y. A la una y media de mediodía Paul se encuentra de nuevo en la cima. Una corta pausa y empiezan a descender hacia el versante del Nant Blanc (5.5 E4). Pero las condiciones no son buenas. El mal tiempo de los últimos días no ha dejado la nieve que esperaban y el hielo ace-

22 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


cha. Para facilitar la decisión el mal tiempo se acerca. Demasiado para descender un itinerario con un recorrido poco evidente. Así que deciden subir de nuevo a la cima y bajar por el Couturier en la cara norte (5.4 E4). 20 horas después de salir de Argentière, Paul vuelve al punto de partida, con más de 4.000 metros de desnivel en terreno técnico en las piernas. Y si hay un poco de decepción por no haber esquiado la cuarta cara, la alegría es grande. Ha sido un viaje de esfuerzo físico e intensidad técnica, de historia y de amistad. “Antes de la Verte uno es alpinista. En la Verte se convierte en montagnard”, decía El Guía Gaston Rebuffat. “Por mi mi parte, la Verte simplemente me ha permitido darme cuenta de que yo era sólo un hombre”, constataba en su blog Paul al terminar esta aventura. Un mes más tarde Bonhomme volverá a encordarse con Bruchez para “terminar” la idea inicial y realizar el descenso del Nant Blanc, abriendo al mismo tiempo una nueva variante. Otro recorrido de aventura, un viaje cruzando esa inmensa vertiente de lado a lado. TRAVESIA DEL MACIZO DEL MONT- BLANC Físico: 5 | Técnico: 7 | Imaginación: 9 Pero antes de esto, el 24 de mayo, Vivian Bruchez, con otro compañero, realizaría otra travesía interesante en el mismo macizo. Quién iba a decir que dos de los esquiadores de montaña más dotados en sus respectivas disciplinas iban a juntarse para descubrir los parajes más desconocidos del macizo más concurrido del mundo y que, lejos de buscar los “nombres”, dibujarían, como diría Vivian, una línea bonita.

cuanto salta la alarma de que un descenso está en buenas condiciones -y con traza abierta- para poder obtener su premio con una seguridad casi certera, Vivian busca la aventura en un macizo que lleva recorriendo desde hace más de 30 años sin pausa, sin prisa, y con la paciencia de quien es capaz de esperar años para encontrar las condiciones y al compañero ideal.

Para Vivian el Macizo del Mont-Blanc no es desconocido. Este guía de montaña de Argentière ha esquiado casi todos los itinerarios posibles de la zona, entre ellos varios primeros descensos. Pero Vivian no es un “tachador”. En una época en la que los esquiadores de pendiente están más atentos a los foros de Camptocamp y al timeline de Facebook para subir al primer teleférico en

En esta ocasión, el experto de las pendientes de más de 50° encontró en Mathéo Jacquemoud, uno de los esquiadores de montaña de competición más laureados con victorias en la Pierra Menta y en campeonatos del mundo, a su compañero. Un tándem explosivo, y fuertemente compenetrado, pues Mathéo se ofrecía voluntario a abrir la traza día tras día mientras Vivian aportaba sus co-

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 23


TERRENOS DE JUEGO

24 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © BRUCHEZ-JACQUEMOUD

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 25


FOTOGRAFÍA © BRUCHEZ-JACQUEMOUD

EXTREME SKIING

nocimientos para progresar en los descensos y por las aristas con total seguridad. Oír hablar a Vivian sobre sus proyectos es dejarse acompañar en un mundo distinto, de fantasía, donde la estética y la imaginación prevalecen por encima de todo lo demás. “Salimos desde el borde del macizo, desde Suiza, para llegar al otro borde, con la voluntad de encontrar una línea lógica. No queríamos seguir exactamente la línea de cresta o la precisión de una línea recta. Queríamos dibujar un itinerario elegante”. La marca Bruchez está fuertemente presente en esta travesía, un itinerario sorprendente, que llevará a los locales a buscarla en los mapas para encontrarla. Un itinerario que Mathéo querría que se repitiera, por su belleza más que por su dificultad. “No buscamos el miedo. Mi kiff es de dominar mis movimientos y progresar”. Así que el 24 de mayo subieron al Mont Dolent por su arista Gallet y esquiaron su cara oeste. Al día siguiente escalaron la cara norte del Triolet y abrieron un descenso en la cara oeste para continuar al petit Triollet por

26 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

su cara sur, la pointe Isabelle y dormir en el bucólico vivac des Périades. En los siguientes días esquiaron la cara este de la Aiguille de Rochefort y la travesía de sus aristas, la arista Kuffner hasta el Mont-Blanc, el Dôme de Gouter y una nueva apertura en el Piton des Italiens, para volver a subir hacia Bionnassay y bajar su cara norte. “Llevamos sólo una manta térmica, un saco de plumas para dormir en un agujero en la nieve, si acaso, y unas mochilas de unos ocho kilos para estar cómodos en las bajadas empinadas”, dice Mathéo. A lo que Vivian añade: “¡a la lista falta añadir un Mathéo! ¡En todo caso, con él haces poco la traza en las subidas!”. Con estas mochilas y la voluntad de alejarse de los senderos habituales estuvieron cinco días en silencio. “Descubrimos el lado salvaje e inexplorado de una cordillera sobrefrecuentada. ¿Y sabéis qué? ¡En cinco días no hemos visto a nadie!” Pues sí. Es aún posible encontrar la aventura a la puerta de casa, dejar que la imaginación trabaje para salir de lo más llamativo y crear, dibujando nuevas líneas al cielo y también trazos vírgenes en caras ocultas.


FUTURE AT PLAY At the Annecy Design Center, athletes and engineers work together to shape the future. Like when Cody Townsend and Benoit Sublet worked hand in hand to create the nextgeneration S/LAB SHIFT MNC binding, blending the touring efficiency of a lightweight pin binding, with the power and safety of a Salomon alpine binding. Earn your turns by SHIFTing into a higher gear.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 27


28 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


ANDORRA SKIMO

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

LA TRAVESÍA DE LOS REFUGIOS

KISSTHESNOW 29


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

Intentar dar la vuelta a un país es algo que seduce a cualquier aventurero desde los tiempos más remotos, ya sea a pie, en bici, en coche, en moto o con esquís. En este último caso, es como un retorno a los orígenes. La actividad recupera las funciones para las que fue inicialmente concebida. Ya sabemos que los esquís, mucho antes de ser utilizados como fuente de placer y salud, fueron medios de transporte y de supervivencia en zonas nevadas. Si el país es muy grande y uno quiere hacer este viaje con sus propias energías, el tema se complica a no ser que se disponga de muchos días libres o se esté realmente entrenado. Pero si el país es pequeño, las montañas están concentradas y se dispone de una organización que facilita la tarea, todo se hace más fácil. La Andorra Skimo, prueba patrocinada por La Sportiva, propone este viaje con esquís de montaña para, casi, dar la vuelta al país de los Pirineos. Una experiencia única para transitar la Andorra más salvaje, bonita y solitaria, aquella que hay por encima de los 2.000 metros y que la mayoría de los numerosos turistas que visitan el pequeño país no son capaces de disfrutar entretenidos como están en el fondo del valle con el bullicio de tiendas y coches.

30 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Igual que ocurre en muchas carreras de montaña a pie, la Andorra Skimo es un evento deportivo que ofrece múltiples distancias para que cada corredor pueda escoger aquella que más se adapta a sus condiciones físicas y gustos: Skimo2, Skimo4, Skimo6 y Skimo10. El número hace referencia a los refugios por los que transita la carrera, entre los que están los emblemáticos de Sorteny, l’Illa, Rialb o Montmalús... Pocas carreras hay –y ninguna otra en el Pirineo- que se dispute en línea. Todas las carreras de esquí de montaña salen de un punto y llegan al mismo proponiendo un recorrido circular. A pesar de que el esquí de montaña también se llama de travesía, la complejidad logística hace que pocos recorridos reflejen la idea de desplazamiento de un lugar a otro. Y esto, sentir que uno se desplaza hacia adelante dejando algo atrás para no volver, con sus propios medios, es algo muy especial y que atrae por su estética. Por eso y por muchos otros aspectos que ahora veremos, la Andorra Skimo es especial. Diferente. La organización hace un gran esfuerzo por procurar transporte entre el lugar de salida y de llegada, llevar los equipajes, así como desplazar a sus miembros y voluntarios –más de 300- de un punto a otro para cubrir todas las zonas del recorrido. Y todo esto con la dificultad que supone adentrarse y distribuir a la

FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

Texto por KisstheSnow


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW

31


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

32 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

gente para garantizar la seguridad de todos los corredores en el medio montañoso nevado, más aún si el tiempo no es bueno el día de la carrera o incluso en los días previos, donde se marca, se hace traza y se gestiona el riesgo de aludes. De todas las carreras de la Andorra Skimo, la reina, y la que da la vuelta a dos tercios del perímetro andorrano, es la Skimo10. Es el único de los formatos que se disputa en dos días para recorrer 70 kilómetros y 5.000 metros de desnivel positivo. En el primero de ellos se sale desde la estación de fondo de Naturlandia y, a través del paraje natural de la Vall del Madriu-Perafita-Claror, se llega a la estación de Grau Roig, en el dominio esquiable de GrandValira. Este día la carrera discurre por la parte fronteriza con la Cerdanya, con espectaculares vistas al Cadí, y en un recorrido no muy técnico que busca los collados para ir lo más rápido posible hasta la meta. No obstante, los tramos llanos en la carena o en los fondos de valle, tanto de subida como de bajada, la hacen una etapa maratoniana que parece no terminar nuca. Es por este desgaste físico y porque muchos ya se dan por satisfechos con 30 kilómetros y 2.000 metros de desnivel positivo, por lo que algunos participantes terminan la carrera aquí. En este caso hablamos de la Skimo6. El despertar de los corredores en la segunda jornada es dramático, aunque quizás ésta no

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 33


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

34 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 35


sea la palabra más apropiada ya que en los rostros de los corredores se leen las ganas de pasarlo bien y de disfrutar de un entorno sencillamente apasionante. Despertar a las cinco de la mañana para desayunar con la acumulación de cansancio en el cuerpo del día anterior, y saber que espera una jornada aún más dura que la del día previo es algo con lo que la mayoría de los que aman la aventura y la montaña sueñan año tras año. Por delante les esperan otros 40 kilómetros y 3.000 metros de desnivel positivo para ir de Grau Roig a Arcalís, transitando por la parte norte de Andorra, fronteriza con Francia. Los que escogen la opción de correr solamente este segundo día harán la Skimo4, quizá sabiéndose esquiadores un poco más expertos y amantes de las pendientes más pronunciadas. Porque el recorrido de esta segunda jornada es bastante más técnico. Ya no hay pendientes suaves e interminables en las lomas redondeadas por el azote del viento, sino que las conversiones para acceder a los collados que permiten a los corredores saltar de valle en valle (Incles, Sorteny, Rialb y Arcalís) hasta la llegada reclaman mucha más pericia técnica. Seguirán siendo la exigencia física, la capacidad de recuperación, una apropiada alimentación y la gestión del esfuerzo, las principales claves para salvar con éxito este segundo día de competición. Es precisamente el componente físico, más que los condicionantes técnicos, lo que permite que más de 900 personas se inscriban

36 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

37


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

38 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

en esta prueba. Es una cifra récord en una carrera de esquí de montaña en los Pirineos. La belleza del recorrido, la buena organización y las características técnicas del trazado seducen a muchos esquiadores. La Andorra Skimo es una prueba realmente atractiva, donde la ausencia de pendientes heladas o de pasajes aéreos por aristas que exigen un gran dominio técnico hacen que sea la forma física el principal requisito para formar parte de una experiencia que cada año atrae a un mayor número de aficionados. La cita, cada vez más deseada, rehúye de cualquier elitismo y permite que se democratice mucho la carrera, abriéndose a todo tipo de practicantes de esta disciplina deportiva que, no obstante, van a disfrutar de la montaña salvaje y alpina. Este carácter popular de la competición no impide que la carrera sea disputada y competida hasta el final por corredores de altísimo nivel. Prueba de ello es que en la pasada edición, después de casi ocho horas de carrera, la victoria de la Skimo10 se decidió por solo siete segundos. El primer puesto se fue para la pareja formada por Antonio Alcalde y Jordi Alís. A un suspiro entraron Iñigo Martínez de Albornoz con el andorrano Xavi Areny. EL podio lo cerraron Miguel Caballero y Pere Rullán, la pareja de casa, no porque su residencia esté en el país pirenaico, sino porque sus monos lucían los colores del principal patrocinador de la prueba, La Sportiva. En categoría femenina, se puede decir eso de que

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 39


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

las viejas rockeras nunca mueren, y Marta Riba, con la andorrana Sophie Dusautoir, ganaron con una sonrisa y con autoridad la carrera. En el podio también estaba la esquiadora de La Sportiva Fátima de Diego, junto a Clàudia Sabata y María Illa, por un lado, y Sabrina Solana con Queralt Riba cerrando el podio.

Parajes naturales y vírgenes cubiertos por el manto blanco de la belleza; lugares y cimas emblemáticas del paraíso andorrano; cumbres desde donde divisar el entorno más salvaje y desconocido del Pirineo; la magia de los refugios de montaña; ascensos y descensos que roban el aliento camino de la estación de esquí de Ordino Arcalís y pasando por los refugios de Siscaró, Coms de Jan, Sorteny o Rialb; compañerismo, esfuerzo, superación, sacrificio, respeto, determinación, amor por la montaña. Todo esto y mucho más es la Andorra Skimo.

40 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

No sólo los esquiadores, sino también los organizadores, una vez terminada la carrera, seguro que tienen un pensamiento dentro de sus cabezas entre el miedo y atracción. Un día más de carrera serviría para terminar de dar la vuelta a andorra, yendo de Arcalís hasta la zona de Pal a través de l’Angonella y el Comapedrosa. Un día más de carrera para los participantes supondría más dolor de piernas y para los organizadores más quebraderos de cabeza, pero a la vez cerrar el círculo y ser la primera carrera de esquí de montaña que da la vuelta a un país.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

41


LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

42 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 43


FOTOGRAFÍA © JORDI PICART - METISS

LA SPORTIVA #WEARESKIMOUNTAINEERS

44 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 45


ENTRENAMIENTO COLECTIVO, COMPETICIÓN INDIVI SELECCIÓN ESQUÍ DE MONTAÑA FEDME 46 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALEX MASDEU

VIDUAL CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 47


ESQUÍ DE MONTAÑA

Texto por Marc Pinsach

Los conceptos de individualidad y comunidad no son antónimos. Al menos en el mundo del alto rendimiento deportivo. Tampoco sinónimos, sino aliados que cooperan. Aunque parezca de otro mundo, se trata de ayudarse en la competición. Los deportistas que toman parte en las mejores carreras del mundo de esquí de montaña viven en esta contradicción. Compiten individualmente en los días clave, mientras que en los entrenamientos en grupo encuentran el mejor ambiente para la posterior batalla en soledad. Los atletas se juntan con otros de niveles similares para entrenar. Compañeros y aliados que semanas después de ayudarse se convertirán en rivales. Paradojas y contradicciones ni evidentes ni fáciles de gestionar. Dinámicas positivas acentuadas por la fuerza de un grupo que camina junto y unido; o tóxicas y perversas -tanto o más potentes- que debilitan el grupo cuando el aire enrarecido transita entre lo que une a las distintas individualidades. Los grupos de entrenamiento son la mejor forma de maximizar los beneficios de los entrenamientos y afrontar las competiciones. Fisiología, psicología, aspectos técnicos y –sobre todo- los intangibles de la cultura que se crea en estas pequeñas sociedades serán razones para que los deportes en los que se compite de forma individual se refugien en el grupo y explotar así sus capacidades.

en la individualidad de los distintos atletas que deben afrontar su tarea competitiva.

NADA ORIGINAL En el esquí de montaña, estos grupos de entrenamiento surgen de la propia estructura federativa de la FEDME –Federación Española de Deportes de Montaña y Escaladaque pone los recursos, siempre limitados, a las necesidades siempre infinitas, de los deportistas que buscan conseguir el máximo rendimiento. Esto se traduce en concentraciones, entrenos en grupo y actividades colectivas encaminadas a la preparación de las Copas y Campeonatos del Mundo hasta el momento en el que se da el pistoletazo de salida. Es aquí cuando el grupo se diluye

48 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Esta simbiosis entre individualidad y colectividad que buscan los atletas de esquí de montaña para aumentar su rendimiento no es nada original ni genuina. No se ha inventado nada. De hecho, las competiciones individuales en esquí de montaña tienen apenas 20 años, de lo que se deduce que esta cultura es deudora de otros deportes. El gurú de la natación española, el francés Fred Vergnoux, ha construido un grupo de entrenamiento compuesto por varias nadadoras alrededor de Mireia Belmonte para


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

que puedan desarrollar todas sus potencialidades durante las largas y duras concentraciones de preparación en altura. El mejor maratoniano de la historia, Eliud Kipchoge, atrae la atención y despierta el deseo de entrar en su grupo a todos los atletas del mundo. El mundo del triatlón también es famoso por sus grupos de entrenamiento, en este caso compuestos por deportistas de distintas nacionalidades donde se mezclan hombres y mujeres. Es el caso del mallorquín Mario Mola, quien combina entrenamientos entre Banyoles y Les Angles a las órdenes del canadiense Joel Filliol. Otros deportes de nieve, como el biatlón del rey republica-

no Martin Fourcade, también se entrenan de forma colectiva debido a la infraestructura necesaria para poder simular las situaciones de competición, con instalaciones y equipo técnico, que serían imposibles de conseguir mediante el entrenamiento individual. Y, seguramente, el ejemplo más evidente de un deporte individual, donde no es sólo colectivo el entrenamiento sino que también se compite en equipo, es el de los dos pedales. La vanguardia del ciclismo moderno, el equipo británico Sky, es famoso por sus largas y duras estancias colectivas en Tenerife y en el sur de Francia. No todos los ciclistas lo resisten, pero también es verdad que luego en la carretera se marcan las diferencias. Y viendo su éxito, son muchos los equipos que intentan emular la forma de trabajar del equipo de Sir Dave Brailsford, basada en el grupo para explotar el talento individual.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 49


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

KILIAN JORNET Y LA SELECCIÓN DE ESQUÍ DE MONTAÑA FEDME. | VIDEO: EVASIONOUTDOORTV. AÑO 2014

ESQUÍ DE MONTAÑA

CONTACTO INTERPERSONAL ¿Qué busca el equipo técnico de la FEDME cuando propone concentraciones en el CAR de Sierra Nevada, en Tignes o en el Val d’Aran? Más allá de encontrar la nieve que permite entrenar cuando a veces ésta escasea, sin duda los beneficios derivados de la convivencia y del entrenamiento en grupo. Los atletas antes que nada son personas, y hay que saber tratarlas como tales para que puedan rendir bien. A pesar de la irrupción de la electrónica y las redes somos seres de naturaleza sociable. Esto implica que para que la persona esté bien, y en consecuencia pueda luego realizar una buena performance deportiva, necesite del

50 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

contacto humano. Antes de la existencia de un deportista comprometido con el trabajo, tiene que haber una persona feliz y psicológica y socialmente sana y realizada. Vincent Vittoz, campeón francés de esquí de fondo, actual entrenador de Martin Fourcade y responsable del equipo de Francia de biatlón lo tiene claro: “el contacto humano y el grupo son aspectos fundamentales del rendimiento deportivo”. Los compañeros de entreno y de convivencia durante las concentraciones son personas con situaciones deportivas y personales similares. Será mucho más fácil encontrar la empatía y la comprensión necesarias para exponer dudas existenciales y quebraderos de cabeza en este tipo de ambientes colectivos.


CURA DE HUMILDAD Entre el compromiso con el grupo y el espíritu competitivo inherente a un deportista habita la mejor de las virtudes de los entrenos en grupo. Cuando un atleta entrena solo puede caer fácilmente en el común error de pensar que todo lo hace bien. Es bueno que un atleta sea un poco ególatra y tenga confianza y seguridad en lo que hace, pues las necesita para afrontar sus retos, pero esta impresión siempre es subjetiva y personal. Entrenando solo es difícil ponerse en cuestión. Y esto es otra de las virtudes psicológicas necesarias para progresar en cualquier actividad que ambiciona la perfección. La ausencia de con quién compararse puede hacer que el esquiador piense que sube muy rápido, baja de maravilla y hace unas transiciones velocísimas. Será cuando entre en contacto con otros atletas de un nivel similar –y a ser posible mejores que él- cuando tome consciencia de sus carencias y saque a relucir otros de los aspectos fundamentales de un atleta de alto nivel: el perfeccionismo, la inconformidad y la competitividad. Es mediante la comparación como podrá percatarse de que hay otros que entrenan más y mejor. Verá como está lejos de poner y sacar pieles de la forma en que lo hacen sus compañeros. O como el ritmo de bajada es otro y que donde él hace un giro, otros siguen recto. Esta cura de humildad pondrá en alerta al deportista semanas antes de las competiciones y le dará un al menos hasta un punto más allá del que margen de tiempo para mejorar una vez que hubiese logrado un día de entrenamiento en el primer chasco de la temporada ha hecho solitario. De esta forma, el deportista puede acto de aparición. llegar a ese nivel en el que el ritmo supone una incomodidad total, y que es precisaLIEBRES mente el indicador de que está trabajando donde debe, en un punto de dificultad que ¿En qué rutinas concretas de entrenamiento le hará romper su techo de cristal y empujar sale a relucir esto de lo que hablamos? sus límites más allá. Si se conformase yendo Durante la concentración de pretemporada a un ritmo cómodo y autocomplaciente, que en Tignes, el equipo sénior de la FEDME reale invita a pensar que está muy en forma por liza entrenamientos de intensidad de forma ausencia de referencia externa, se apalanconjunta, lo que despierta una sana comcaría y no incrementaría su potencial, pospetitividad entre los distintos deportistas. poniendo el golpe de realidad hasta el día Surgen comportamientos similares al uso de la competición. de liebres de otras disciplinas deportivas. Cuando a mitad de una serie el deportista VENCER LA PEREZA siente el típico dolor de piernas que invita a aflojar el ritmo, una motivación exterior que El tipo de entrenamiento más frecuente en proviene de sus compañeros le exige algo un deporte aeróbico como es el esquí de más para poder aguantarlo hasta el final, o montaña es el de hacer horas a un ritmo

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

51


TERRENOS DE JUEGO

52 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 53


ESQUÍ DE MONTAÑA

suave para aumentar la capacidad física. Los entrenos de volumen –así se conocen a las sesiones en las que el deportista acumula tiempo a baja intensidad- pueden ser fuentes de placer y de desconexión en días de sol y nieve polvo reciente, liberando de la noción de trabajo a la actividad física. Pero también pueden hacerse cuesta arriba y que surja la tentación de dar media vuelta e ir hacia el apartamento. Hablamos de condiciones meteorológicas duras, tan asociadas a un deporte que se practica en medio de la naturaleza con viento, frío o lluvia. Otras veces es la escasez de nieve la que obliga a repetir infinitas veces la misma subida en un paisaje desalentador lleno de hierba y piedras. También está el hecho de que además de deportistas hablamos de personas humanas con dudas existenciales que pueden hacerles caer en la tentación de tumbarse en el sofá y descartar el entrenamiento. Es aquí donde la comprensión de los compañeros que viven situaciones análogas ayuda a ver la realidad desde otro punto de vista. El compromiso con el grupo favorece el mantenimiento de una rutina. Será una conversación entablada con tu compañero, en mitad de un entrenamiento, sobre la vida o las ambiciones de la temporada que se aproxima, o las bromas de unos y otros, las que ayudarán a completar esas horas que de otra forma o no se hubieran hecho, o se habrían acometido como el que va a la oficina a fichar. EL MÁS GALLITO Como en todo en la vida, también existen las malas compañías. Sobre todo en el caso de los hombres demasiadas veces gobernados por su cerebro testosterónico que les hace querer marcar territorio ejerciendo de macho alfa del grupo. Esto puede implicar entrenamientos más rápidos de los que el cuerpo realmente necesita. Es la otra cara de la moneda que puede surgir en las preparaciones grupales. Si el cuerpo del deportista está constantemente en situación de estrés y no recupera de las cargas de entrenamiento puede entrar en un estado de cansancio crónico. Se trata de comportamientos irracionales provocados por la falta del control emocional necesario para no querer ser siempre el que realice una subida más. A veces hay que saber subir al ritmo que toca sin incrementarlo, aunque esto suponga ser el último del grupo. En este

54 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

sentido, se observan numerosas diferencias entre hombres y mujeres. Ellas son mucho más metódicas, racionales, perfeccionistas; ellos necesitan sentirse el jefe del corral que alcanza la felicidad después de haberse cansado y extenuado en exceso. ARMA DE DOBLE FILO Para que el entrenamiento en grupo sea beneficioso, el colectivo debe tener un nivel homogéneo. Entre los distintos miembros del grupo tiene que haber pocas diferencias. De esta forma, cuando se sale a hacer un entreno de volumen, el colectivo podrá ir junto sin que nadie sufra al llevar un ritmo demasiado alto que se traduzca en una acumulación de cansancio. O demasiado lento, que le haga sentir que no ha entrenado. Lo mismo ocurriría en los entrenos colectivos


FOTOGRAFÍA © DYMAGES FOTOGRAFÍA © DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 55


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

ESQUÍ DE MONTAÑA

56 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


de intensidad. Si uno es muy superior marcará las diferencias rápidamente sin llegar a su máximo, y no alcanzará la zona de trabajo en la que se siente incomodo, que es, por norma general, donde se progresa. O la situación contraria, que esté dos o tres peldaños por debajo y se vea en la obligación de superar su propio límite, dando paso a la desmotivación. Estas pequeñas disputas mal orientadas y motivadas por razones tóxicas hacen vascular el carácter de las dinámicas existentes dentro del colectivo. El círculo virtuoso del entreno en grupo se convierte en vicioso y lleno de mal ambiente y envidias, que generará una mala cohesión del grupo y de la relación entre sus miembros previa a cualquier entrenamiento. Surgirán conceptos de competitividad erróneos y mal enfocados que no se traducirán en beneficios individuales. La misma no será vivida para aumentar el rendimiento individual de cada uno, sino para marcar quién es más fuerte, cuando, en realidad, en el momento del entrenamiento no hay que demostrar nada a nadie, sino simplemente intentar maximizar el potencial de cada uno, aunque esto suponga ser superado por compañeros de equipo. En realidad, ésta es la forma más adecuada de mejorar. EL VALOR DE LO INTANGIBLE Lo más importante y a la vez lo más difícil de lograr con el trabajo en grupo no son ni las series más duras, ni la mayor acumulación de horas, ni las transiciones más rápidas, sino la cultura y la psicología colectiva que recorre y contagia al grupo. Hablamos de cultura en su acepción antropológica. O sea, los símbolos, los valores, las normas, los modelos de organización, las creencias, los costumbres, las formas de vida, la tradición y la psicología colectiva de un grupo de personas que constituye una sociedad. Se trata de un compendio de múltiples variables imposibles de dilucidar y que coloquialmente podemos llamar el ambiente general que reina en el conjunto de personas. El misterio que habita en la construcción de una atmosfera cultural hará que difícilmente existan fórmulas mágicas y universales para crear de forma predeterminada una concreta en el seno de un colectivo. Por esto, también es un patrimonio tan delicado y necesario de preservar y de hacer perdurar una vez se ha consolidado. No sólo a través de palabras y declaraciones de intención. Porque si éste se rompe, nunca se recupera en el punto de rotura, sino mucho más atrás.

En el grupo de deportistas que configura el equipo nacional de esquí de montaña de la FEDME también existe una cultura predeterminada que hace que cada nuevo miembro joven que se incorpora, adopte una manera concreta de relacionarse con este deporte. Este patrimonio inmaterial, que no es visible, está compuesto por cada una de las aportaciones hechas por los distintos atletas que componen el equipo. Y por los que han pasado por él. Se configura un mestizaje cultural a partir de cada una de las vidas individuales que conforman un grupo. SUPERANDO PREJUICIOS Esto, que nadie sabe muy bien de qué se trata y tampoco ponerle nombre, predispone a los atletas ante los entrenamientos y competiciones mediante creencias colectivas aceptadas por el grupo. Un ejemplo de ello: tradicionalmente los deportistas

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

57


TERRENOS DE JUEGO

58 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 59


ESQUÍ DE MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © DYMAGES

que han formado parte de los equipos de la FEDME han ido con la etiqueta colgada de malos bajadores. Esto puede ser cierto comparando su pericia en los descensos con la de los esquiadores de lugares con más nieve y montañas. Pero esta creencia –basada en hechos reales no menospreciables- ya configura la forma con la que ellos van a afrontar las bajadas en carrera. Serán victimas de esta presunción y bajarán esperando ser adelantados por otros corredores. Esto podría no ser así, y no solamente por el hecho de saber bajar mejor. Quizá dentro de unos años esto cambie, y un joven deportista ya no crecerá con el hándicap psicológico de pensar que en cada descenso va a perder tiempo. Y con un mismo nivel técnico de bajada, este atleta del futuro será capaz de hacerlo más rápido. Se lo va a creer. Bajará sin miedo y más confiado por la fuerza de estos intangibles que tanto afectan a los grupos humanos. Si esto se produce será por el legado que dejen los deportistas que dan un vuelco a la mentalidad colectiva del grupo. Quizás esquiadores como Iñigo Martínez de Albornoz u Oriol Cardona, que actualmente forman parte del equipo y que son grandes bajadores, ayuden a hacer este giro copernicano que muestre un camino para ganar tiempo en los descensos. Más allá de los resultados que consigan estos dos talentosos deportistas, su mejor herencia será este cambio en la cultura deportiva. ¿Qué fuerza tiene que el francés William Bon Mardion, uno que nunca pierde tiempo bajando, exprese estupefacción y asombro al ser adelantado por Oriol Cardona en una bajada durante una carrera de la Copa del Mundo de esta sarias para ir a buscarla. Quiso vivir su sueño. temporada? Quiso dejar sin argumentos a la soberbia y a la prepotencia con la que los deportistas de SEGURIDAD COLECTIVA los Alpes miraban a todo lo que llegaba del sur de los Pirineos. Quiso romper con un suNadie puede ver el futuro. Pero si que popuesto orden natural de las cosas en el que demos saber qué es lo que ha ocurrido siempre tenían que ganar los esquiadores para que en la actualidad exista determinaalpinos. Con su trabajo y su mentalidad lleda cultura en el grupo de deportistas de la garon la inmensa cantidad de victorias que FEDME. La misma dota a sus miembros de todo el mundo conoce. Y con cada una de una mentalidad ganadora. O como mínimo ellas un nuevo muro mental se derrumbaba. de una que les hace luchar por lo máximo Un podio internacional, la primera victoria tratando de tú a tú a cualquier rival sin mien una individual de la Copa del Mundo, la rar con miedo e inferioridad de qué color es primera Pierra Menta, el primer Campeonasu mono. En palabras de Mireia Miró, Kilian to del Mundo…, eran la evidencia empírica de Jornet tuvo una visión. Y lo transcendental que se podía ganar a cualquiera por mucho no fue este hecho sin más, porque de ilumipedigrí que llevaran sus apellidos de tantas nados está lleno el mundo, sino que pasara generaciones arraigados en valles alpinos. a la acción y pusiese las condiciones neceProvocó un cambio en la cultura competiti-

60 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


va. Con este legado, cada nuevo deportista que entra en el equipo de la FEDME no se cuestiona si puede o no ganar a un esquiador francés, italiano, suizo o austriaco. La cultura y la tradición de los últimos años le amparan y le hacen creer que con esfuerzo y compromiso puede conseguirlo. No se encuentra encerrado en una prisión mental y psicológica. A pesar que ésta siempre es una tarea incompleta y aún quedan muchas más prisiones mentales de las que escapar. La cultura es viva y cambiante. No es una estatua de granito solidificada esculpida para ser observada contemplativamente. Para lo bueno, un ecosistema cultural puede mutar en círculos virtuosos deseables para siempre a pesar de que se derretirán

como hace la nieve en primavera. O para lo malo, este mismo ecosistema cultural puede virar hacia círculos viciosos que nunca van a irse lo suficientemente rápido como sería deseable. Pero al final todo pasa. La cultura que habita en un grupo hay que menearla, cuidarla y mantenerla en vida. Nunca hay que pensar que lo que tanto ha costado conseguir será para siempre. El supuesto orden natural de las cosas no existe. Para bien y para mal, sólo es una creencia. La lucha será constante para renovar y adaptar este legado. Porque lo que hoy nos ampara y nos empuja hacia arriba, un día puede hundirnos en la oscuridad de la noche de nuestros días. Y en este punto ya no sé si hablo sólo de deporte, esquí de montaña, de deportistas individuales o de los equipos de competición de la FEDME.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

61


FOTOGRAFÍA © DYMAGES

ESQUÍ DE MONTAÑA

62 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


GIGANTES A LA LUZ DEL FRONTAL

SELLARONDA 64 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 65


COMPETICIÓN

Texto por Marc Pinsach

En italiano, un gruppo montuoso es el nombre que la geografía ha dado a un conjunto de montañas agrupadas y definidas por unos valles a su alrededor. Gardena, Badia, Fassa y Livinallongo son los valles que delimitan el Gruppo Sella, con una característica forma de altiplano en la que emerge la punta más alta del Piz Boè por encima de los tres mil metros de altitud en medio de un paisaje lunar. Sin embargo, la manera más elocuente de describir estas montañas es decir que se trata de un macizo dolomítico caracterizado por las formas rocosas en forma de catedrales de piedra caliza de color gris claro que dan esa apariencia de montañas pálidas y salvajes. Debido a su carácter inexpugnable, aquellos que dan la vuelta al Gruppo Sella no se acercan a las entrañas de la montaña, sino que simplemente se limitan a observarla de forma respetuosa, cómoda y segura desde los puertos de montaña que la rodean: Passo Pordoi, Passo Sella, Passo Gardena y Passo Campolongo. Se trata de nombres que evocan las historias vividas y contadas por las

66 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

personas que han transitado por estos collados que configuran -más que la propia naturaleza- el carácter de su paisaje. Es hablar de estos nombres y evocar a toda la mitología creada a partir de la historia del ciclismo y del Giro de Italia. Estas carreteras glorificadas por campeones, sobre todo italianos, del Giro -de Coppi a Nibali pasando por Pantani- dibujan una serpiente de negro asfalto integrada en el paisaje natural en el despertar de la primavera. Una hierba que deslumbra de verde en verano, pero que en la época del año en la que se disputa el Giro aún tiñe de marrón sus praderas. Marcas del invierno, también, son las últimas capas de nieve que se resisten a

FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

Existen muchas sellarondas. En realidad, son todas las formas de dar la vuelta al Gruppo Sella.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW 67


FOTOGRAFÍA © SELLARONDA

COMPETICIÓN

68 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © PAOLA FINALI | SELLARONDA

desaparecer, como vestigios de un largo invierno que ha visto esquiar, en medio de la oscura noche y a la luz del frontal, a numerosos esquiadores de montaña en la Sellaronda Skimarathon. Además de con la bicicleta, una de las formas más populares y deseadas de dar la vuelta al Gruppo Sella es con la ayuda de unas tablas. En invierno, telesillas y pistas de esquí perfectamente pisadas permiten, a través de los mismos collados que en verano son transitados por las bicicletas, las motos o los coches, dar la vuelta a estas catedrales rocosas de las Dolomitas. La Sellaronda Skimarathon recorre estas pistas de esquí. Es por esto por lo que la carrera se disputa de noche, una vez que la estación está cerrada al público. El punto de salida y llegada va rotando, según las ediciones, entre los pueblos de cada uno de los cuatro valles que acotan el Sella. Canazei, Arabba, Corvara o Selva di Val Gardena se reparten el punto de inicio y final de la carrera. Estas poblaciones, ya sea por ubicar la llegada o salida, o por ser punto intermedio de la carrera, llenan sus calles de nieve para que los esquiadores entren hasta dentro del núcleo urbano a hacer las transiciones para poner pieles. Llevar la carrera entre las calles y plazas crea un ambiente muy cálido con numeroso público que anima a los participantes. Un calor más intenso si cabe por el contraste que implica con la solitud, el aislamiento y el ambiente gélido con el que la noche cubre a los corredores una vez se encuentran en medio de la oscuridad. Se ha escrito mucho sobre los peligros de la noche y el miedo irracional que nace en las personas cuando solas se adentran en la oscuridad. La compañía para atravesar las horas posteriores a la puesta del sol puede hacer

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 69


COMPETICIÓN

70 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

71


más llevadero el temor de las historias que yacen en nuestras cabezas. Solamente así puede entenderse que esta carrera se dispute en equipo de dos. Ésta parece una justificación con poco fundamento racional. Y seguramente sea una impresión cierta. Pero la realidad es que existen pocos argumentos más que expliquen que la Sellaronda se dispute en equipo y no de forma individual. Las carreras por parejas tienen su razón de ser, en parte, por el carácter aventurero de algunos recorridos por los que trascurren ciertas competiciones. Se supone que un trazado que desafía pasajes técnicos y expuestos, y que frecuenta valles, cimas y collados solitarios y alejados de la civilización, se hace con mayor seguridad en compañía. En cambio, en la Sellaronda no se dan ninguno de estos condicionantes, pues se trata de una prueba que, con 42 kilómetros de distancia y 2.700 metros de desnivel positivo, transita por pistas pisadas, aseguradas por la estación y con acceso al mundo civilizado en todo momento. Quizás el motivo por el que Sellaronda Skimarathon se dispute en pareja está en el hecho de que cuando se celebró su primera edición, allá por el año 1995, no existían las carreras de esquí de montaña individuales. En aquellos momentos, la única forma en la que se entendía el esquí de montaña de competición era con todos los alicientes positivos –y algunos de negativos- que implica la competición a dos.

72 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

COMPETICIÓN


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 73


FOTOGRAFÍA © SELLARONDA

COMPETICIÓN

74

KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © SELLARONDA

En todo caso, esta discusión que llena las horas de viaje hacia las montañas queda a un lado una vez los participantes se colocan el dorsal en la pierna. Hay que concentrarse en las especificidades de la carrera para tratar de hacer un buen registro. Una competición que no abandona la nieve pisada implica llevar un ritmo de carrera intensísimo, sin momentos de tregua y con la sensación de que en cualquier instante la agonía y el dolor de piernas van a obligar al corredor a levantar el pie del acelerador. Cuando el trazado de una competición sale de las pistas, se mete en una traza con vueltas maría y pasajes técnicos, el ritmo baja y hay momentos de descanso –relativo- en medio de la carrera. El componente físico en el rendimiento global baja, y la habilidad entra en juego permitiendo solventar el cansancio con la técnica. Esto en la Sellaronda no pasa. La pista invita a los corredores a pisar el pedal del gas hasta el fondo sin ningún reparo. Solamente hay que preocuparse por llevar un ritmo que se pueda aguantar al menos durante tres horas. 3 horas, 4 minutos y 31 segundos es el tiempo que establecieron como récord de la prueba, en la edición del 2018, los suizos Werner Marti y Martin Anthamatten. En cierto modo es como encadenar cuatro carreras verticales agónicas en otras tantas subidas que presenta la carrera para superar el mismo número de collados que permiten dar la vuelta al Gruppo Sella. Mientras que las subidas solamente están limitadas por el ritmo que cada atleta pueda soportar sin explotar, las bajadas lo están exclusivamente por el miedo a la velocidad. En los descensos no es la oscuridad de la noche lo que puede asustar a los participantes, sino la velocidad superior a los 100 Km/H que se alcanzan en unas pistas pisadas, vacías y sin la obligación de hacer virajes.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

75


Estas velocidades a la luz del frontal, sobre unos esquís de 700 gramos, unas botas de 500 y con unas piernas fatigadas por los metros de ascenso no asustan a los más de seiscientos equipos formados por dos corredores y corredoras que se dan cita para competir. La popularidad de esta carrera también ayuda a desmentir la falsa creencia de quienes piensan que el esquí de montaña que se desliza por nieve pisada no es esquí de montaña. Resulta que el corredor más laureado en la Sellaronda es Fabio Meraldi, referencia absoluta de este deporte durante los años noventa, que con seis victorias junto a diversos compañeros de equipo, ha sido el más laureado dando la vuelta al Gruppo Sella. Además, Meraldi también es el corredor que en más ocasiones, once concretamente, ha ganado la Pierra Menta, la carrera que, según los guardianes de las esencias del esquí de montaña, resume lo que es la pureza de esta disciplina: aristas, bajadas salvajes en mitad del bosque y exploración de lugares recónditos alejados de la civilización. Son características que la colocan en las antípodas de la Sellaronda. Y sin embargo, nadie duda de que la carrera protagonista de estas líneas se ha ganado con creces el adjetivo de mítica.

76 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

COMPETICIÓN


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 77


COMPETICIÓN

78 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 79


FOTOGRAFÍA © HARALD WISTHALER

COMPETICIÓN

80 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


XEO 19R 2000 lm1 300 m1 20 h1

Vive la noche

A más velocidad, más luz, no habrá reto nocturno que no puedas afrontar.

1) Mediciones por ANSI FL1 en el ajuste respectivo. Si no se indica explícitamente ningún valor, los valores se refieren a Luminosidad (lúmenes / lm) y rango de iluminación (metros / m) en el ajuste más alto y a la duración de la batería (horas / h / h) en el valor más bajo. Una función de refuerzo (si está disponible) se puede utilizar varias veces, pero sólo por períodos cortos de tiempo. Si la luz tiene diferentes modos de energía, la medición se basa en “modo de ahorro de energía”. * Más información sobre la garantía consultar ledlenser.com/warranty. CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

81ledlenser.es

Reiberco Internacional S.A. Avda. Doctor Federico Rubio y GalÍ 86, 28040 Madrid. Importador exclusivo para España y Portugal.


82 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 83

FOTOGRAFÍA © LYMBUS

VIDA MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS

CLÀUDIA GALICIA


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

Hay quien cree que la mejor forma de hablar con otra persona es hacerlo mientras se camina. Quizás el ritmo que nos imponen las zancadas facilita que el discurso salga de forma fluida. O tal vez es por el hecho de que al estar de lado y andando en paralelo, no nos vemos las caras y nos sentimos resguardados de la mirada del otro, haciendo que seamos capaces de decir cosas que de otra forma no nos atreveríamos. O quizás porque con la marcha siempre habrá una excusa en el paisaje para sobrellevar los silencios incómodos que pueden surgir entre dos personas y que, a menudo, son tan difíciles de llenar. El caso es que para preguntar a Clàudia Galicia algunas cuestiones que dejamos de lado cuando estamos de concentración, para entrenar o competir, pensé que lo mejor sería quedar un día para entrenar juntos. Charlas de café en medio de la montaña nevada, encima de unos esquís y sintiendo los latidos del corazón en la boca. ¡Tantas veces hemos arreglado el mundo y nuestras cabezas sobre una bici, unos esquís o con las zapatillas puestas...! Sin embargo, de todas las esquiadoras que suben al podio de las carreras de esquí de montaña, Clàudia sería de las pocas con la que podría encontrarme en un restaurante de Barcelona para charlar un rato sin que fuese algo excepcional. De hecho, re-

84 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

conoce que esta vida fuera de las montañas es una de las cosas buenas de haber empezado relativamente tarde a entrenar y competir: “pude quemar unas etapas bonitas en la vida de una persona, como son la vida universitaria en la ciudad, la relación con amigos dispares y poder empezar la vida laboral”. En un bar, rodeado de coches y altos edificios, el pez fuera del agua hubiese sido yo. Y mejor estar en tu hábitat natural para no desconcentrarse y no perder ningún detalle. Propongo a Clàudia quedar en el parking de la estación de esquí de Saint Pierre dels Forcats, en el extremo norte de la Cerdanya, para hacer un clásico del invierno en esa zona: subir el co-

FOTOGRAFÍA © DYNAFIT

Texto por Marc Pinsach


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA: XXX

KISSTHESNOW 85


FOTOGRAFÍA © LYMBUS

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

86 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © LUIS ORDÓÑEZ

rredor Vermicelle y bajar por el corredor central en el circo de Cambre d’Aze. Una buena combinación de entreno y montaña sin ser demasiado técnico, sin tomar demasiados riesgos y sin tenerse que romper demasiado la cabeza, algo que tanto ella como yo acostumbramos a buscar cuando vamos a entrenar. Clàudia llega de Torelló, donde nació, vive y trabaja los días que no está en la Cerdanya entrenando o los que no está compitiendo alrededor del mundo en esquís o en BTT. Reconoce que este tipo de vida un poco ajetreada quizá no sea la más idónea para una deportista de alto nivel: “no he querido renunciar del todo a mi trabajo de aparejadora a pesar de que sé que esto me quita horas, sobre todo de descanso, pero tener el trabajo es una forma de poder evadirme del mundo de la competición al saber que tengo la vida laboral asegurada el día que se terminen las carreras. Esto me da mucha tranquilidad y equilibrio”. Empezamos el entreno por las pistas de la estación. Cuando llevamos quince minutos y los músculos ya han calentado, Clàudia me dice que hará unas aceleraciones que le ha puesto su entrenador para activar el cuerpo de cara a la carrera del fin de semana. Yo le dejo hacer y voy subiendo tranquilo, a mi ritmo, mientras veo que adelanta a gran velocidad a grupos de esquiadores que frecuentan esta zona. Cuando nos juntamos le digo que si hubiera tenido que seguirla tendría que haberme sacado ropa y apretado los dientes. Ella me responde: “los esfuerzos largos y de fondo físico se me han dado bien desde que empecé a hacer la Titan Desert, la Rioja Bike Race y estas carreras por etapas de BTT, pero son estos esfuerzos más cortos, explosivos y técnicos propios de las carreras de esquí de montaña los que he tenido que trabajar y entrenar más”.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 87


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

88 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA ©DYNAFIT

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 89


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

Después de llegar al circo de Cambre d’Aze con sus numerosas canales llaneamos hacia la derecha para acceder al cono que anticipa la canal Vermicelle. 300 metros de canal en medio de paredes de roca entre 40 y 45° que la convierten en un aliciente perfecto para amenizar cualquier entrenamiento durante la temporada. Con crampones vamos subiendo por los escalones que encontramos hechos hasta llegar a la salida de la canal. El sol nos da la bienvenida después de estar toda la subida a la sombra. Los días primaverales en el Pirineo permiten disfrutar del paisaje en la cima sin tener que sufrir el viento o el frío. El

90 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © LYMBUS

Las pistas de la estación se terminan después de algo más de 300 metros de desnivel. En medio de un bosque nos vamos acercando al pie de la canal Vermicelle. Una traza helada e irregular por el transcurrir de excursionistas a pie o con raquetas hace el paso incómodo y dificultoso con algún resbalón. Clàudia está contenta. Ve que no hace mucho tiempo pasaba por aquí con muchas más dificultades que ahora. Sentir esta progresión motiva y es de las cosas buenas de haber empezado tarde a entrenar y competir. “Si llevas muchos años cuesta más mejorar, y si lo haces es muy poco a poco. Las ganas de aprender y ver que uno progresa técnica, física o mentalmente también es algo que motiva e ilusiona del mundo de la competición.” A pesar de tener más de treinta años aún se siente muy joven como deportista. Fue en el invierno de 2014 cuando debutó en carreras internacionales: “Estoy más fresca física y mentalmente que una que empezó de joven. Aún tengo motivación e ilusión por aprender. No deja de ser un mundo nuevo para mí en muchos aspectos, y no tener una mochila muy grande a las espaldas me permite mantener la ilusión de las primeras veces”.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW

91


FOTOGRAFÍA © LYMBUS

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

92 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © LYMBUS

sol calienta e ilumina la reflexión en una conversación más profunda sobre nuestra vida como esquiadores y lo relativo que es el éxito y el fracaso. “En realidad no siempre que subo a un podio estoy contenta y satisfecha al cien por cien. La satisfacción completa llega cuando lo has dado todo, no has cometido errores y has disfrutando. Un podio es una cosa bonita, pero la conclusión y el balance de un resultado los saca uno mismo, y esto no siempre coincide con una buena clasificación”. La conversación deriva hacia lo difícil que es encontrar motivaciones para entrenar y sacrificarte, y como éstas también pueden volverse en contra si no están bien definidas. “Para mí lo mejor es ponerme objetivos a corto plazo. Carrera a carrera. Sin ser un objetivo que de tan grande e inasumible me coma la presión y al final se convierta en mi peor enemigo. Intento encontrar un punto medio entre lo fácil y lo difícil. Siempre tratando de mejorar un poco respecto al año anterior”. Toda esta conversación se acaba cuando llegamos a la entrada del corredor central después de rodear el circo por su carena dejando las numerosas canales que atraen a los alpinistas a nuestra izquierda en un impresionante acantilado. Es la bajada más sencilla para volver a casa, pero con una buena inclinación y una pequeña cornisa por saltar a su entrada. Aquí la poesía se transforma en prosa. Y hay que dejar los pájaros que llevamos en la cabeza a un lado para afrontar la bajada. Clàudia ni se lo piensa y en un momento ya está dentro de la canal disfrutando de la bajada con giros cortos. Un profesor de esquí seguramente diría que su estilo de bajada se podría mejorar. Pero su carácter guerrero y determinado hace que ni se asuste ni dude a la hora de afrontar las bajadas. “Si empiezas un deporte de mayor no tienes la base y el aprendizaje que te da hacer algo desde pequeño. Te falta experien-

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 93


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

cia, recursos y esa técnica que sale natural sin pensar. Te tienes que poner las pilas rápido para atrapar a las otras chicas que ya llevan más años”. Gracias a esta buena actitud puede sacar buen provecho de las bajadas, no perder demasiado tiempo y en consecuencia poder mantener las posiciones que consigue en las subidas con su poderío físico.

Quizás en realidad sólo hacemos esto por tener conversaciones así en días soleados y con buena nieve en medio de la montaña.

94 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © LYMBUS

Una vez salimos de la canal central, la buena calidad de la nieve que hemos encontrado me enciende el deseo de querer repetir la bajada. Propongo a Clàudia flanquear e ir a buscar la entrada de la canal Vermicelle para volver a subirla y repetir así el descenso por la canal central. Esto nos supondría cerca de una hora más de actividad física. Clàudia también está emocionada y contenta con el descenso que acabamos de hacer, pero aquí es cuando demuestra una de sus mejores cualidades como deportista de alto nivel. Además de conocer muy bien lo que quiere, sabe lo que tiene que hacer para conseguir sus objetivos, al mismo tiempo que aislarse –no sin esfuerzo y trabajo- de las variables externas para así poder sacar su máximo rendimiento. Por esto me responde: “yo me voy para abajo que ya he hecho el entreno que me ha marcado mi entrenador por hoy. Si quieres te espero en el coche”. Me hace entrar en razón, veo que está en lo cierto y me marcho con ella.


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 95


ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

96 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © LYMBUS

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 97


FOTOGRAFÍA © LUIS ORDÓÑEZ

ESQUÍ DE MONTAÑA - PERSONAJES

98 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


OFTEN COPIED BUT NEVER EQUALLED From the time the first ‘low-tech’ binding was hatched in 1983 to our present collection comprised of 14 models, DYNAFIT has been the benchmark for fast, light, and dependable tech bindings for all forms of uphill skiers. The standard.

180509_DYN_US_Bindings_Ad_215x285.indd 1

#SPEEDUP| DYNAFIT.COM

09.05.18 16:24


EL SEÑOR BOSQUES DE LOS

Fotografía y texto: Yhabril Moro


La atracción que el fotógrafo Yhabril Moro siente por los bosques queda bien reflejada en las líneas que ha escrito para describir esta fotografía. Yhabril sueña imágenes que traslada a su obra como si de lienzos se tratasen enmarcados por las ramas de los árboles nevadas. Siempre tiene claro el poder del bosque sobre el hombre. El entorno manda. Es él quien le permite dibujar con su máquina imágenes de una belleza desgarradora. Respeto. “Los bosques tienen ojos. Una vez que entras, él te recibe agitando sus ramas y te da cobijo frente al viento y la nieve. Te invita a que crees arte en su interior, pero deberás encontrar el camino dentro de ese laberinto de árboles. El bosque cierra sus párpados y te encierra”.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 101

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO | RIDER: ZIGOR

“Todo estaba oscuro y nevado. Me sentía rodeado por ramas que me abrazaban como intentando raptarme. Entonces entró un poco de luz desde el fondo del bosque, a través del árbol más viejo del lugar. Y apareció Inguma volando entre los árboles. Un segundo después desperté y tuve claro que ese sueño sería real. El bosque nunca traiciona a los que siguen sus reglas. Era su llamada y yo acudí a ella”.


102 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FREERIDE

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: ÁLEX MIGUEL

Quieto... Avanza más despacio. Respira hondo y mira a tu alrededor. ¿Es aquí dónde estabas en tu sueño? Lo hemos encontrado. Saquemos las palas y hagámoslo realidad. Tú tuviste una visión; yo la inmortalizaré para siempre.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 103


FREERIDE

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: IKER LARRARTE

Un lugar así es como un lienzo donde crear arte. Las opciones son muy variadas. En este caso, solamente quiero que hagas un truco sencillo en el lugar que yo te indique. El cuadro ya existe y está enmarcado con ramas nevadas. Sólo le falta la pincelada final. Y ésa eres tú. Únicamente necesito que vayas vestido de rojo.

104 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 105


106 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FREERIDE

Analicemos esta zona clara dentro del bosque. Creo que tiene posibilidades. El entorno no me lo pone fácil. Busco un encuadre concreto. Creo que lo voy a encontrar rápido pero el bosque nos lo arrebata. No quiere darnos lo que buscamos. Intenta echarnos pero insistimos. La línea de árboles solitarios entonces me susurra: “muévete, baja más, nosotros no nos moveremos. Busca y respeta la línea que formamos”.

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: RIDER: ÁLEX MIGUEL

Ya lo veo Álex. Vuela más alto y más lento. Formarás parte de esa línea que nos guiará hacia la imagen final.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 107


FREERIDE

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: ZIGOR

Los bosques son temibles por profundos, por misteriosos, por oscuros o por siniestros. Y sobre todo por el poder del árbol sobre el hombre. Sólo aquellos que sepan asumirlo serán aceptados para bailar con los seres mágicos que los habitan.

108 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 109


110 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FREERIDE

¿Qué es ese ruido? Los bosques tienen ojos. Una vez que entras, él te recibe agitando sus ramas y te da cobijo frente al viento y la nieve. Te invita a que crees arte en su interior, pero deberás encontrar el camino dentro de ese laberinto de árboles.

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: ZIGOR

El bosque cierra sus párpados y te encierra.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 111


FREERIDE

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: JAVITXU PAJARES

El ser humano es parte de la naturaleza aunque muchos se empeñen en desconectarse de ella. Cuando lo hacen, se olvidan de quienes somos. Entonces no seremos capaces de encontrar belleza en los detalles, en pequeños elementos. El bosque está lleno de ellos. Son los ingredientes que puedes usar para el decorado de tu foto. No se ven a simple vista. Si lo admiras con calma y serenidad, el bosque te enseñará cómo formar parte de él.

112 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 113


FREERIDE

114 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué?

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: ZIGOR

No lo sé. Lo que sí tengo claro es que hay que acudir a la llamada del bosque. Porque cuando está cargado de oro blanco, lo menos que puedes encontrar es un giro eterno en el que una cortina de polvo te absorberá lanzándote a ciegas hacía el siguiente.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 115


FREERIDE

En la oscuridad, el bosque se transforma. Un universo nocturno cobra vida. Los depredadores de la noche salen a buscar sus presas.

FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO RIDER: ALEX MIGUEL

Los bosques son lugares en los que a menudo transcurren nuestras andanzas nocturnas, apareciendo en nuestros sueños para mostrarnos nuestro lado más oculto, nuestros miedos, dudas e ilusiones.

116 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 117


FOTOGRAFÍA © YHABRIL MORO

FREERIDE

118 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 119


120 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

EN LA TIERRA

DEL SOL NACIENTE

ESQUI DE MONTAÑA

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 121


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

Texto y fotografías por Alfonso Gastón

La ignorancia, esa amiga que muchos tenemos, era la culpable de que al pensar en Japón, sólo me vinieran a la cabeza los bonsáis, las geishas, los samuráis, lo último en electrónica, el manga y el sushi… Veía este bonito y exótico país como un destino cultural al que ir a tomar fotografías con tranquilidad y en buena compañía. Resulta que había más… No sé quién ni cuándo me dijo que en algunas zonas de Japón, en invierno, nieva sin parar y que es un excelente destino para ir a hacer esquí de montaña. ¿En Japón nieve? Con esta sugerencia me puse a buscar un poco de información. Sí, nieve, mucha y seca. Al preguntar a Google, otro amigo al que tantas veces recurrimos en busca de respuestas, sobre “imágenes esquí en Japón”, éste me respondió con un montón de fotografías de gente deslizando sus tablas en nieve polvo.

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

Japón, archipiélago formado por casi 3.000 islas, está situado a la derecha del continente asiático, y separado de éste por el mar que lleva su nom-

122 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


bre. Esta privilegiada situación geográfica hace que en invierno lleguen vientos secos y gélidos del noroeste provenientes del continente asiático. Éstos, al atravesar el mar del Japón, se condensan con el vapor que asciende del mar formando densas nubes. Éstas, al llegar a la costa occidental y chocar con las montañas, dejan abundantes nevadas. Las islas más grandes e importantes son cuatro: Hokkaidō, Honshu, Kyushu y Shikoku. Las que nos interesan a nosotros son la de Honshu, con sus Alpes Japoneses, y la de Hokkaidō. Este artículo viaja a estas dos islas. A la primera en primavera; y a la segunda en pleno invierno. Si se quiere disfrutar de la nieve polvo, del frio y de la sensación de estar en pleno polo norte, sin duda hay que ir en la temporada invernal. Si, por el contrario, se prefiere el esquí de montaña, las largas excursiones, un manto nival estable y un paisaje con más visibilidad, tendremos que ir en primavera.

HONSHU, LOS ALPES JAPONESES. PRIMAVERA

Ya hace un rato que el avión ha despegado de vuelta a casa después de pasar unos días esquiando por los Alpes Japoneses. Es un buen momento para coger el ordenador, ponerme los auriculares e intentar plasmar con palabras, que será difícil, algunos momentos vividos durante estos días. Tengo sentado a mi derecha a uno que está roncando como un jabalí. Mis sutiles codacitos han pasado a codazos y ni con ésas. Imma, a mi izquierda, duerme profundamente. Casi no sé por dónde empezar. Éste no era un viaje sólo de monte. La idea era unir el esquí de montaña con disfrutar de un país y de una cultura muy diferente a la nuestra. Al final la combinación ha sido posible y bastante buena. Es difícil que las montañas, los valles o incluso los paisajes me sorprendan, pero los japoneses, su forma de ser, cómo actúan y el respeto y la educación que tienen, sí que lo han hecho y gratamente. Y eso que iba ya bastante advertido y mentalizado.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 123


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

Todo está en orden y limpio. No hay papeleras ni contenedores, y no ves ni una colilla o papel en el suelo. Es más, parece que lo barran a diario. No oyes coches pitando, ni siquiera en Tokio. Los WC públicos y no públicos están impolutos. No se ven excrementos de perro… Así podría estar un buen rato. En algunos momentos nos hemos sentido como uno de esos japoneses que vemos habitualmente subiendo en el teleférico de l’Aiguille du Midi, en la Rambla de Barcelona o en el parque Güell. Ahora entiendo por qué, cuando nos vienen a visitar, se pasan el día haciendo fotos a todo lo que se mueve. Las situaciones en las que nos hemos quedado estupefactos han sido unas cuantas. En más de una ocasión nos ha parecido estar dentro de un capítulo de Arale o en un cómic manga. Este viaje ha sido en primavera. No íbamos con la idea del famoso powder japonés, sino con la de encontrar nieve primavera estable y en cantidad para poder circular por la montaña y hacer ascensiones con tranquilidad. Así ha sido, pero en cotas bajas y en menor cantidad de la habitual. Según nos han comentado los locales, este año ha nevado poco. Desde casa casi no encontramos información y la existente era muy dispersa. Hemos ido improvisando sobre la marcha mapa en mano.

valles, la cosa se ha convertido, según qué montaña, en grandes pateos por el bosque. Refugios hay un montón pero no abren hasta el 15 de mayo… Tampoco teníamos claro si alquilar un coche y dormir en hoteles, o una furgoneta tipo California y tener todo en uno. Al final nos hemos decidido por la segunda opción pensando en la libertad de movimiento. Después de recoger nuestro coche vivienda para los siguientes días nos pusimos camino del monte Fuji. Dormimos a sus pies, en una de las muchas áreas habilitadas para ello que hay por todo Japón. Por la mañana subimos camino del Fuji, previo peaje, pero no nos dejaron pasar de la cuarta estación, ni en coche, ni en bici y mucho menos a pie con unos esquís en la mochila. Viendo el percal, que el día no era esplendido, y temiendo que los vigilantes fueran primos de Songoku, abandonamos el plan y nos pusimos camino de Hakuba. Nos habíamos puesto en contacto, vía email, con un japonés amigo de un amigo. Este nos comentó que donde había más nieve era en Chubu

El acceso a algunas montañas e incluso la información sobre cómo acceder han sido difíciles. No hay carreteras que te dejen cerca. Si a esto unes que la nieve no llegaba hasta el fondo de los

124 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 125

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN


TERRENOS DE JUEGO

126 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 127


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

128 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


Sangaku National Park, y que un buen sitio para empezar era la zona de Hakuba.

KORENGE-DAKE | 2.766 METROS

Este año la nieve no llegaba hasta el valle, que está a 700 metros. Nos tocaba caminar 30 minutos. Los primeros veinte los hacíamos a pie antes de empezar a subir por bosque. A partir de los 1.500 metros el ambiente se volvía más alpino. Poco a poco iban despareciendo los árboles y surgía algún bloque de roca volcánica. Subimos una punta de la que no sabíamos el nombre. Después de una corta bajada, ascendimos  al monte Hakuba-Norikura-Dake y continuamos por la divisoria hasta el Korenge-Dake. La idea que yo tenía, aunque Imma no lo sabía, era la de llegar lasta el Shiruma-Dake -2.936 metros-, pero el viento, que soplaba muy fuerte, parecía sugerirnos que nos diésemos la vuelta. Seguimos su consejo, quitamos pieles y para abajo por una bonita y larga pala. La excursión son 2.400 metros de desnivel positivo. Los grosores de nieve son impresionantes y aunque la nieve estaba estable, hubo que circular con mucha precaución.

GORYU | 2.814 METROS

Este pico lo pudimos subir ya desde el valle con nieve. El problema estaba en que ésta era la de la pista de es-

quí de Hakuba47, y aquí está prohibido hacer esquí de montaña por las zonas pisadas. Nos levantamos muy temprano para no ser vistos cometiendo el delito. Ya a primera hora  deambulaba algún trabajador por la estación, así que decidimos subir los primeros metros a pie sin que nos viesen. A los diez minutos nos poníamos los esquís, y con la estación cerrada subíamos por fuera pista. Bien arriba, y cuando ya pensábamos que estábamos fuera de peligro, alguien nos gritaba. Era un pister. No sé cómo narices nos había localizado en medio del bosque. Nos hacía bajar. Intentábamos hablar pero iba repitiendo: ¡no posible! Bajamos y, para evitar más contratiempos, cogimos un teleférico desde el que podíamos continuar sin percances. Subimos en dirección a un marcado lomo con subes y bajas que seguimos hasta la divisoria. Justo debajo nos quedaba un refugio. Dejamos los esquís en este punto y continuamos a pie hasta la cima. Había algún tramo a 55° con nieve dura que hacía imprescindibles los crampones. Las vistas eran fantásticas. La bajada la hacíamos por el mismo lugar. La excursión son 2.400 metros desnivel positivo.

TATEYAMA

No me ha quedado claro si Tateyama es un pico que da nombre a una zona o un área en concreto. Sea como sea, este entorno es muy bueno para hacer esquí de montaña. Da para pasar varios días en sus dominios. El problema es el acceso, que tiene que hacerse en autobús, trolebús o teleférico, dependiendo desde donde se suba. Nosotros, aconsejados, fuimos por Tateyama Station, que es un poco más corto y más barato -unos

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 129


TERRENOS DE JUEGO

130 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 131


RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

35 € ida y vuelta-. En esta zona hay una ruta turística muy visitada, la Tateyama Kurube Alpine Route, que une mediante carretera y teleféricos Tateyama Station con Omaichi Onsenkyo. Una buena opción es ir con tienda o quedarse a dormir en un refugio/hotel. Nosotros subimos cada día desde Tateyama Station. La zona seria un símil al Santuario de Núria. Aquí sí que no tengo ni idea de los nombres de los picos, pero sí que es fácil echarle imaginación para hacer buenas excursiones. Los picos tienen entre 2.700 y 3.000 metros. Los crampones son necesarios. 

MONTE FUJI

Esta montaña la probamos el día que llegamos y la volvimos a intentar el día que marchamos de las montañas. Normalmente, con nieve, la gente sube por la ruta norte. Ésta era la idea inicial, pero nos aconsejaron ir por la sur, ya que en la norte, a partir de los 3.000 metros, la nieve estaba muy dura. ¡Pues tempranito en busca de la carretera que sube a la quinta estación de la sur que nos fuimos! El día era excelente, ni una nube. Al llegar al cruce

132 KISSTHESNOW

encontramos unas vallas que cerraban el paso y un Sr. Bajito que, en japonés y sonriendo mientras saludaba bajando la cabeza, nos cruzaba los brazos en señal de que la carretera estaba cerrada. ¡No me lo podía creer! Media vuelta y a buscar la carretera de la norte. Esta sí estaba abierta. Subimos a la quinta estación. Nos equipamos y, en medio de turistas que nos miraban estupefactos, nos pusimos en camino. Nada más empezar ya nos encontramos una señal de prohibido pasar con una valla. Nos hicimos los locos. Nadie nos decía nada y continuamos. Más adelante, otra señal indicaba que el camino de acceso al Fuji está cerrado desde septiembre de 2015. Nos volvimos a hacer los locos. El camino estaba lleno de pisadas por lo que imaginamos que la prohibición era para el acceso a pie. Nos pusimos los esquís y empezamos a subir sobre una delgada y rápida capa de nieve primavera. El día era radiante, pero a medida que subíamos el viento iba en aumento y la nieve endureciéndose. Nos teníamos que poner los crampones. El viento de molesto pasaba a desagradable, y de desagradable a obligar a quitarnos los esquís de la mochila si no queríamos salir volando. A 3.300 metros de altura nos teníamos que dar la vuelta. Ahí estará el Fuji para la próxima vez.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 133

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

VIDEO © ALFONSO GASTON

RUTAS ESQUÍ DE MONTAÑA

134 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


OTROS LUGARES PARA HACER ESQUÍ DE MONTAÑA EN LOS ALPES JAPONESES

PARQUE NACIONAL DE JOSHIN’ETSUKOGEN

Este parque está al norte de Nagano y muy cerca del mar. Tiene buena pinta y su montaña más alta es el Myoko San -2.454 metros-. Hicimos un intento en la zona pero el mal tiempo y la nieve, que estaba muy alta, nos echaron para atrás.

ABBO PASS

No nos dio tiempo a ir, pero parece excelente. Es un puerto situado al sur del parque nacional de Chubu Sangaku, entre Toyama y Matsumoto. El problema es, como siempre, el del acceso.

HOKKAIDO. INVIERNO

Esta isla es la segunda en tamaño y está situada más al norte. Es en donde más nieva de todo Japón. Aquí sí que habíamos ido a buscar el powder. Nada más aterrizar en Sapporo, nos recibía una intensa nevada. Estaba todo blanco y hacía un frio que pelaba. La sensación de invierno era brutal. La nieve ya no nos abandonó en toda nuestra estancia. Como en

el anterior viaje, para tener más movilidad, alquilamos una autocaravana. Como todo en Japón, es tamaño mini… Imprescindible que sea 4x4. Ir a Hokkaido en febrero significa hacer un cambio de chip en lo que a mentalidad y material de esquí de montaña se refiere. Las nevadas suelen ser continuas y el peligro de aludes es alto, lo que hace que se tengan que adaptar las salidas a las condiciones. No se puede ir con el tipo de esquí que utilizamos habitualmente. Hay que ir con unos con un patín ancho, mínimo 105 mm. También es aconsejable mochila con sistema ABS, e imprescindible llevar siempre las pieles dentro de ella, aunque hagamos pista. Un fallo de itinerario fuera de ella puede acarrear horas para volver a la estación, si no se llevan. Este fue el primer viaje de esquí que he hecho en el que priorizaba buscar buena nieve por encima de la excursión en sí. Con esta mentalidad, influenciada por los cuatro fanáticos que me acompañaban, fue un sin parar de buscar nieve polvo profunda. La encontramos, pero hay que ir con pieles para llegar a zonas a las que no ha ido nadie. Un par de buenos escenarios para hacer esquí de montaña son el monte Yotei y el Parque Nacional Daisetsuzan, en donde no tuvimos mucha suerte con la meteo. Las mejores actividades las hicimos en zonas de las que no sabíamos el nombre y a las que llegamos metiéndonos con las pieles sin objetivo predeterminado. Sin duda, un lugar muy recomendable para disfrutar de la nieve, de la comida, de las termas y del país. Intento imaginar lo que puede ser una semana de buen tiempo. Tendrá que ser en otro viaje.

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 135


TERRENOS DE JUEGO

136 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA


FOTOGRAFÍA © ALFONSO GASTÓN

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

KISSTHESNOW 137


FOTOGRAFÍA: ARCHIVO KTHEM

www.kissthemountain.com 138 KISSTHESNOW

CULTURA DE NIEVE Y MONTAÑA

Profile for kissthemountain

KisstheSnow. Capítulo #03. Aput  

Cultura de nieve y montaña. Esquí de montaña, Skimo, Freeride, Freetouring, Extreme Skiing.

KisstheSnow. Capítulo #03. Aput  

Cultura de nieve y montaña. Esquí de montaña, Skimo, Freeride, Freetouring, Extreme Skiing.