Issuu on Google+

TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

TOMANDO LA RELIGION EN SERIO DENTRO DEL CURRICULO POR Warren A. Nord y Charles C. Haynes El Primer Centro de Enmienda, Nashville, Tennesee, 1998

LA ESTRUCTURA EDUCACIONAL Uno no puede ser una persona educada sin tener un gran conocimiento de la religión. Así como hay razones críticas y constitucionales para incluir la religión en el currículo, también hay razones educacionales. Y así como esas razones cívicas y constitucionales proveen una estructura para manejar la religión, así mismo hay una estructura educacional que orienta hacia como los educadores deberían dirigir la religión en el currículo y en el salón de clase. Felizmente estas estructuras se complementan la una a la otra, garantizàndo respeto mutuamente y la obligación de ser justa.La justicia es como podemos ver una virtud de importancia considerable en la practica de la educación liberal, una educación que permite a los estudiantes pensar de manera informada y critica acerca de mundo. Empezamos este capítulo describiendo el Consenso Nuevo acerca de la religión y el currículo que se ha desarrollado durante la última década . Aunque la influencia de la religión en la historia y su relevancia con cursos de historia son bien aceptadas, la relevancia de la religión en otras partes del currículo es mucho mas controvertible y requerirá de una gran cantidad de nuestra atención. Explicaremos por qué el estudio de la religión es mucho mas importante de lo que es usualmente reconocido, discutiremos en què parte del currículo debería ser ubicada y proveeremos lineamientos acerca de cómo enseñar religión en el salón de clase. La mayor parte de nuestra discusión en este capítulo se centra en el role de la religión en la educación liberal que debe caracterizar los grados superiores. En el capítulo 3 exploraremos el role mas limitado de la religión en la educación elemental.

El Consenso Nuevo Nuestra estructura educacional esta fundamentada en el Consenso Nuevo el cual de ha desarrollado sobre el curso de la última década. En 1988 un grupo de religiosos especializados y organizaciones educativas – incluyendo El Congreso Judío Americano, La Sociedad Islámica de Norte América, La Asociación Nacional de Evangélicos, el Consejo Nacional de Iglesias, La asociación de Administradores de Escuelas , La Asociación de Juntas Directivas de Escuelas, AFT, NEA, y ASCD – emitieron una declaración de principios titulada “ La Religión en el Currículo de las Escuelas públicas, Preguntas y Respuesta”, la cual describe la importancia de la religión en el currículo , así : Debido a que la religión juega roles significativos en la historia y la sociedad, estudiar la religión es esencial para entender tanto la nación como el mundo. La omisión de hechos de la religión puede darle a los estudiantes la falsa impresión de que la vida religiosa de la humanidad es insignificante y trivial. Fracasar al entender aún símbolos básicos, prácticas y conceptos de varias religiones hacen de mucho de la historia, la literatura, el arte y la vida contemporánea algo no inteligible. Estudiar acerca de la religión es también importante si los estudiantes tienen que evaluar la libertad religiosa, la primera libertad garantizada en la Declaración de Derechos. Además el conocimiento de los roles de la religión en el pasado y el presente promueve un entendimiento multicultural esencial para la democracia y la paz del mundo. ( 1988 / 1994 , cap. 6, pp 2 – 3 )


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

En su reporte La Religión en el Currículo ,La Asociación para la Supervisión y Desarrollo del Currículos concluyó : “una acción decisiva es claramente necesaria con el fin de finalizar el silencio currìcular existente en la religión” (1988, p 35 ). Se recomendó que comités de selección de libros de texto en todos los niveles tuvieran en cuenta el tratamiento de la religión “ en todos los materiales curriculares “.La labor es “ proveer un tratamiento adecuado de diversa religiones” y “ su impacto en la historia, literatura, arte , música y moralidad “ ( Panel ASCD 1988, pp. 35, 27 ). Los educadores de profesores deben asegurar que los profesores adquieran “ el conocimiento substantivo requerido para enseñar religión en la sociedad” y todos los educadores “deben explorar vías para fomentar un soporte público en la enseñanza de asuntos religiosos e intelectualmente exigentes de la religión en la sociedad. De acuerdo con El Consejo Nacional para los estudios Sociales “ el conocimiento de las religiones no es solamente una característica de unja persona educada, sino algo absolutamente necesario para entender y vivir en un mundo de diversidad” . De ahí, que el estudio de la religión “ debe se runa parte esencial del currículo de los estudiantes de Estudios Sociales”. Tal estudio debe motivar “ un examen comprensivo y balanceado del aspecto total de ideas y aptitudes relacionadas con la religión vista como un componente de la cultura humana” y debe remarcar la influencia de la religión en sus asuntos históricos y contemporáneos, “ incluyendo su relación con instituciones económicas, políticas y sociales al igual que su relación con el arte, la lengua y la literatura “ (1990, p 310 ) Qué concluimos de estas ( y otras ) declaraciones del Consenso Nuevo?    

Primero, debido a la considerable influencia de la religión en nuestra historia y cultura, es esencial y no opcional incluir la religión en el currículo. Segundo, la influencia de la religión no esta limitada a la historia; los estudiantes deben entender la relevancia de la religión en la vida contemporánea. Tercero, la religión es relevante virtualmente para todas las materias del currículo. Finalmente, es importante para los estudiantes entender una variedad de religiones, no simplemente la propia.

Educaciòn, Religiòn y la Bùsqueda del Significado El hecho de que , con frecuencia usamos el adjetivo académico ( como en “ eso es académico “ ) como un sinónimo de técnico, trivial e irrelevante lo dice todo. Con demasiada frecuencia los educadores ( y estudiantes) pierden de vista la selva para todos los árboles. Obviamente una buena educación debería proveer a los estudiantes de una perspectiva con algún sentido de lo que es realmente importante. La educación debe iniciar a los estudiantes – por lo menos a los estudiantes mayores en los grados mas altos - dentro de una conversación acerca de lo que hace la vida significativa. Por supuesto no estamos de acuerdo acerca de lo que hace la vida significativa, así que pongámoslo de esta forma. Aparecen allí preguntas que cualquier persona pensante debe hacerse. Cuál es el significado del amor? - y cuál es la diferencia entre la sexualidad y el amor? Qué quiere la justicia de mí y de mi país? Cuándo estoy obligado a sacrificar mi propio bien por el de alguien mas? Cuáles son las fuentes mas profundas de la alegría en la vida? Cómo comenzó el mundo? qué sentido podemos tener del sufrimiento y de la muerte? Hay algún progreso en las relaciones humanas y si es así por qué? Hay un Dios? Y cómo puedo llegar a saber eso. Muchos educadores son tentados a dejar algunas ( sino todos) de estas preguntas a los padres y comunidades religiosas. Pero por supuesto cada ser humano educado


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

debería tener algún dominio de las repuestas que la gente ha dado a estas preguntas; ya que estas preguntas no son solamente para la gente religiosa. En cualquier caso la educación no puede evitar estas preguntas. Mucha de la literatura que los estudiantes hacen en los cursos de inglés gira alrededor de ellas; en cursos de economía a los estudiantes se les enseña acerca de la naturaleza humana; en cursos de ciencias los estudiantes aprenden acerca de cómo los científicos entienden los orígenes del universo y de la vida. Por supuesto la mayoría de las respuestas que los estudiantes encuentran serán seculares. Pero hay tanto formas seculares como religiosas para preguntar , reflexionar y responder estas preguntas “ existenciales inevitables “. Una persona debe tener algún entendimiento de las formas principales de pensar acerca de ellas y las respuestas resultantes. Si pensamos o no las respuestas diversas que las tradiciones han dado a estas preguntas existenciales razonables, debemos reconocer la profundidad de estos intentos , su considerable influencia en el pensamiento , la vida de la gente y la universalidad de los asuntos que ellos manejan. Es realmente extraordinario pensar que podamos lograr educar a los estudiantes mientras se ignoran las aproximaciones religiosas a las preguntas mas profundas de la existencia humana. Religión e Historia Pos supuesto, nosotros ignoramos la religión completamente. Estamos de acuerdo que los estudiantes deben aprender de la religión en su materia de historia. Y por una buena razón , hasta los últimos cien años en el Occidente, ,las repuestas dominantes a estas preguntas existenciales inescapables, fueron religiosas. En verdad, para la mayor parte de la historia lo sagrado y lo secular estaba profundamente entretejido y la vida saturada de la religión: desde el nacimiento hasta la muerte todos los ritos eran religiosos; así la religión orientó e informó el entendimiento de la gente acerca de la política, la guerra, la economía, la justicia, la literatura, el arte, la filosofía, las ciencias, la psicología, la historia, la moralidad y las esperanzas de una vida por venir. Si los estudiantes tienen que entender la historia, deben entender la religión. Eso no es controversial. Por supuesto, el estudio de la historia es importante, en parte porque nos ubica en “ comunidades de memoria” ( para usar la frase fina de Robert Bellah –1985, pp 153155 ), que da definición a nuestras identidades. Nosotros somos simplemente individuos , átomos sociales, no históricos: nacemos dentro de culturas definidas por lenguas e instituciones, ideas e ideales y sabemos quienes somos solamente cuando tenemos algún sentido de nuestra herencia. Si somos religiosos o no, el pasado religioso de nuestra cultura ha jugado un role considerable en nuestra formación, y ser ignorantes de este pasado es un poco como ser un amnésico – escoger el futuro de alguien que ha sido sin ningún sentido. La historia nos arraiga en el pasado: esto provee un lastre cultural. El estudio de la historia nos brinda una distancia critica desde el presente, libera a los estudiantes de una disposición presente provinciana. En verdad, al revelar las raíces religiosas de nuestros ideales e instituciones, la historia provee a los estudiantes con algo de comprensión acerca de qué tan secular ha llegado a ser nuestra civilización. Hay otra razón del por qué el estudio del role de la religión en la historia es realmente importante. Si la historia esta repleta con ejemplos de las formas en las cuales la religión ha ennoblecido la humanidad y permitido a la gente prosperar, también esta llena de ejemplos de contiendas y persecuciones religiosas. Esto hace que la historia de la libertad religiosa, particularmente como esta personificada en nuestra tradición constitucional sea importante para que la entiendan los estudiantes. La importancia de estudiar la historia y el lugar de uno en ella puede ser sobrestimada y no podemos entenderla sin entender la religión.


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

La Religión y la Educación Liberal Por supuesto, la religión contiene una gran cantidad de vitalidad de nuestra cultura. Realmente ,debido a que muchos intelectuales continúan dando respuestas religiosas a las preguntas existenciales profundas de la vida, hay una literatura religiosa contemporánea vasta que explora las implicaciones de la religión para virtualmente cada materia en el currículo: política y economía, naturaleza y psicología, literatura y artes, sexualidad y moralidad. Nuestra pregunta , ahora, es esta: Qué obligación tienen los educadores de tomar en serio las formas religiosas vivientes que le dan sentido a todas esas áreas del currículo que convencionalmente excluyen la religión de la discusión?

Vistas Universales El astrónomo Arthur Eddinton una vez contó una parábola acerca de un pescador quien uso una red con una malla de tres pulgadas. Después de toda una vida de pescar, concluyó que no había peces de menos de tres pulgadas. La moral de Eddington es que así como la red de pesca de alguien determina lo que atrapa, así lo es con las redes conceptuales, lo que encontramos en el océano de la realidad depende de la red conceptual que usemos en nuestra investigación. Por ejemplo, la red conceptual científica moderna - o el método científico - permite a los científicos coger solamente eventos replicables ; los resultados de cualquier experimento que no puedan ser replicados no se les permite permanecer. Esto significa que los milagros, los cuales son por definición eventos singulares no pueden ser tomados; los científicos no pueden pedirle a Dios replicar el milagro por el bien de un experimento controlado. O al ver otro ejemplo, el método científico requiere que la evidencia para el conocimiento nos brinde una garantía en el sentido de experiencia – los tipos de experiencia que los instrumentos puedan medir. Pero esto excluye la experiencia religiosa como una fuente del conocimiento del mundo. Los Teólogos en contraste, han construido tipos diferentes de redes conceptuales , tomando dimensiones de realidad , las cuales, dicen ellos, evitan las redes científicas. La gente dentro de todas las tradiciones religiosas cree que las experiencias morales y religiosas brindan un conocimiento de una dimensión trascendente de la realidad – de Dios. Las religiones occidentales – Judaísmo, cristianismo e Islam- le han dado sentido al mundo, no en términos de leyes causales universales, sino narraciones: eventos que llegan a ser inteligibles no por su legalidad, sino porque se ajustan a la trama de una historia ( como el poderío de los milagros ). Los Teólogos toman las Sagradas Escrituras como un origen del conocimiento ( aunque los liberales y conservadores las han interpretado de formas diferentes ). De hecho, que tan razonable u “objetiva” es una afirmación – en verdad, si tiene sentido del todo – depende de la red conceptual que traigamos a la discusión. Hay mas de una vista universal que las redes conceptuales ( o metodología ) usadas por los científicos o teólogos o filósofos; aún podríamos decir que lo que esta en discusión aquí , son las vistas universales. Para la mayor parte de la historia, las vistas universales de los gobernantes de la civilización han sido religiosas. Pero sobre el curso de los últimos siglos en el Occidente, la ciencia moderna ha llegado a proveer la vista universal dominante de nuestra civilización y como resultado es la que orienta nuestro sistema educativo. En el proceso lo que cuenta como razonable ( y lo que cuenta como un asunto de fe ) ha


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

cambiado. Es cierto, si asumimos la idoneidad de la vista universal científica moderna, la religión es algo probable que aparece como un asunto de fe o aún de superstición; pero, por qué debemos asumirlo? 1 1 La autoridad cultural de la ciencia “moderna” esta siendo desafiada por mas y mas intelectuales seculares quienes debaten que estamos entrando al periodo postmodernista en la historia ( el periodo moderno con frecuencia data desde la revolución científica y la Ilustración, cuando la ciencia empezó a reemplazar como el arbitro de la racionalidad y la verdad ) postmodernismo significa formas diferentes para eruditos diferentes,pero podríamos definirlo en los términos mas generales, ya que la convicción que hay no sostiene fundaciones objetivas para el conocimiento. Es imposible deshacerse de las particularidades de nuestros contextos culturales, nuestros entendimientos del mundo son invariablemente orientados por nuestro género, ethnicidad, clase, idioma, pensamientos inconscientes y compromisos ideológicos. El postmodernismo es desconfiado de todas las “metanarrativas” o de los asuntos redondeados de la realidad – incluyendo que la ciencia moderna, la cual los postmodernistas la ven como solamente una entre muchas narrativas acerca de cómo trabaja el mundo, no mas verdadera o mas razonable que otras (en cualquier sentido objetivo ). Nuestro pinto por ahora es que en el mundo postmoderno es particularmente ingenuo asumir que la ciencia es arbitraria de la racionalidad y la verdad. O, así muchos intelectuales seculares ahora lo discuten.

Materias y Disciplinas No obstante, la retórica usual, las escuelas públicas no enseñan materias. Las materias están abiertas a varias interpretaciones – al uso de redes conceptuales diferentes para que adquieran algún sentido. En cambio, a los estudiantes se les enseñan disciplinas: son enseñadas para usar las redes conceptuales particulares con el fin de que le den sentido a sus materias. Ellos aprenden a interpretar la historia como lo hacen los historiadores seculares ; aprenden a entender la naturaleza como lo hacen los científicos seculares; aprenden a entender la economía como lo hacen los científicos sociales seculares. De hecho ellos aprenden a darle sentido a cada materia dentro del currículo en términos de disciplinas definidas por redes conceptuales seculares ( usualmente científicamente ). Cuando los estudiantes estudian religión ( en un curso de historia, por ejemplo ), se les enseña a interpretar su significado histórico en categorías seculares; no aprenderán a interpretar la historia en categorías religiosas. Esto sucede sin decirlo. Realmente, en ningún lugar del currículo se hace algún tipo de esfuerzo para justificar el uso de lo secular, en vez de las categorías religiosas y redes conceptuales. Su idoneidad es asumida y son usadas acríticamente, a pesar del hecho de que su suficiencia es profundamente controversial. Esta es la esencia de la verdad en la intención de que las escuelas enseñen a los estudiantes la religión del humanismo secular ( funcional ). ( Nord, 1995 cap. 5 ) El problema no es tanto los hechos específicos o las creencias o las teorías que son enseñadas, sino que la educación pública alimenta una mentalidad secular. Asume una vista universal científica, amplia secular y enseña a los estudiantes solamente redes conceptuales seculares, ignorando la religión ( excepto en un contexto históricamente seguro ), el currículo transmite la idea de que las redes seculares son adecuadas para aprehender toda la realidad y que la religión es irrelevante para la búsqueda de la verdad. Como resultado la religión esta marginada intelectual y culturalmente. Sin duda la mayoría de los educadores no intentan hacerlo, aún este es el resultado . ( En la parte II pondremos carne al esqueleto de este argumento a medida que trabajamos a través de varias áreas del currículo ).


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

Educación y Adoctrinación Como vinos en el capítulo I, hay razones cívicas y constitucionales de justicia para requerir que la religión sea incluida en el currículo. Debe ser claro ahora, que la justicia también es requerida por razones educativas. Los filósofos siempre marcan una distinción entre la educación por un lado, y socialización ,entrenamiento y adoctrinación. por otro. Los soldados son entrenados para marchar y socializados para seguir las ordenes de sus oficiales. Los niños son entrenados en el retrete (en vez de ser educados en el tocador ), y con algo de suerte son socializados para obedecer a sus padres. En cada uno de estos casos, la enseñanza es más un asunto de ejercicio, disciplina y hábito que de pensamiento crítico. En términos de moralidad política y religión siempre usamos la palabra adoctrinación en cambio de entrenamiento o socialización. Nosotros adoctrinamos a los niños (o adultos) cuando les enseñamos (o socializamos) para aceptar doctrinas o un punto de vista, no críticamente. En contraste, educamos a los niños cuando les damos una medida de distancia crítica en sus materias capacitándolos para pensar de maneras informadas y reflexivas a cerca de las alternativas. Las escuelas públicas entrenan a los niños inevitable y adecuadamente; aprendiendo las habilidades básicas de lectura, escritura y aritmética, por ejemplo, es fundamentalmente un asunto de entrenamiento y ejercicio; aprender a ser honesto y al mismo tiempo que es ampliamente un asunto de socialización. Con niños mayores, sin embargo , el objetivo debe ser ampliamente educacional. No queremos socializarlos o adoctrinarlos para aceptar posiciones a cerca de tópicos ya debatidos- de los cuales no estamos de acuerdo- la gente en los Estados Unidos esta profundamente dividida entre los partidos Republicanos y Democráticos. Una escuela pública no tienen estudiantes adoctrinados en estos asuntos para aceptar la políticas de cualquier partido político. Los estudiantes pueden solamente pensar y actuar razonablemente cuando conocen algo de las alternativas, realmente nosotros creemos con frecuencia que la verdad es muy probable de encontrarse cuando escuchamos los dos lados de la historia y no solamente el de uno. A medida que los estudiantes maduran y avanzan por los grados, el grado por el cual son entrenados y socializados debe disminuir, mientras su educación adecuadamente concebida, debe tener raíz y crecer. La educación es la iniciación de los estudiantes dentro de una discusión en la cual se les enseña a entender, tomar en serio y pensar críticamente a cerca de las voces predominantes en nuestro mundo. Esto es frecuentemente llamado educación liberal –aunque “la educación liberal” es redundante así como “el entrenamiento liberal” seria una paradoja. Una “educación liberal”, como utilizamos el termino, no es la clase de educación defendida por la izquierda del partido democrático; es mas bien una educación que requiere que los estudiantes aprendan algo de las formas mayores que la humanidad ha desarrollado para entender sus vidas y el mundo. No es suficiente enseñar la verdad de lo que un partido en desacuerdo entiende; si nosotros enseñamos solamente ese punto de vista los estudiantes no tendrán recursos críticos para hacer juicios educados a cerca de eso. Una cosa es creer la verdad y otra es ser educado para hacer juicios razonables de ella. Los estudiantes no serán liberalmente educados, no serán capaces de hacer juicios reflexivos y críticos acerca de cualquier cosa que este debatida religiosamente, a menos que se les enseñe a cerca de la religión , al igual que formas seculares de darle sentido a lo que sea que este en discusión. Cuando nosotros enseñamos a los alumnos sistemáticamente y acrílicamente formas seculares de pensar en “todas” las materias en el currículo, estamos en peligro real de adoctrinarlos (Nord, 1995, cap. 5). Por supuesto, uno podría debatir en respuesta que los educadores tienen una obligación para guiar el pensamiento de los estudiantes y que la erudición secular moderna provee la forma mas razonable de proceder. Pero no estamos de acuerdo a


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

cerca de lo que es razonable cuando tiene que ver con sexualidad y política y economía y los orígenes del mundo – y mucho desacuerdo esta relacionado con la religión. De hecho lo que parece ser un consenso secular entre los eruditos es artificial y engañoso, a los teólogos no les es permitido votar; ellos no son aceptados en el cuadrante principal de la academia (mucho menos en las escuelas públicas) pero están desterrados a las escuelas de teología y seminarios y se les crean tanques y burocracias religiosas. Nuestro argumento es que cuando no estamos de acuerdo, por lo menos cuando el desacuerdo es bastante profundo, los educadores están obligados a darles a los estudiantes algún sentido de lo que esta en discusión. Si los estudiantes tienen que ser educados, si tienen que pensar críticamente, entonces debemos incluir voces religiosas en nuestras conversaciones curriculares. Para clarificar, debemos decir que este es un argumento para la justicia , n para la neutralidad; hay una diferencia. Así como un juez puede ser justo para los partidos opuestos en un litigio antes de dar el veredicto, así mismo los profesores podrían ser justos con los puntos de vista ya debatidos antes de emitir el juicio. Eso es, mientras la neutralidad requiere justicia, la justicia no requiere neutralidad. En verdad, creemos que en otras cosas que son iguales, los educadores tienen la obligación de guiar el pensamiento de sus estudiantes. Pero otras cosas que no son iguales, cuando la religión esta en discusión; tanto la justicia como la neutralidad son requeridas para las razones cívicas y constitucionales que vimos en el capítulo 1. Sin embargo, es importante tener en mente que es frecuente, no del todo obvio saber en dónde esta la verdad – y muy lejos de estos impedimentos cívicos y constitucionales, los educadores deben mostrar algo de humildad en manejar preguntas complicadas y controversiales. Cuando básicamente vistas universales diferentes orientan los desacuerdos, no es fácil decir lo que es la verdad.

Situando la Religión dentro del Currículo Si vamos a tomar la religión en serio, deberíamos incluirla en los cursos existentes, o necesitamos ( nuevos) cursos en estudios religiosos: la religión en los cursos o cursos de religión? Nuestra respuesta? Ambos. En parte debido a la dificultad de crear cursos nuevos, los defensores del Nuevo Consenso usualmente discuten por “una inclusión natural “ en los cursos existentes; los profesores deben discutir la religión desde donde sea que aparezca naturalmente . Por supuesto, el estudio de la religión tiene un lugar establecido en los cursos de historia y en los cursos de inglés en el cual los estudiantes leen literatura histórica; pero discutiblemente, ellos deben también debatir la religión en economía o biología o cursos de educación sexual cuando las ideas religiosas, ideales o influencias en nuestra cultura orientan la discusión pública de la justicia o la naturaleza o la sexualidad – cuando es “ natural “ discutirlos. La inclusión presenta dos problemas mayores. Primero, porque los profesores son entrenados para enseñar disciplinas en vez de materias, las formas religiosas de pensamiento no aparecen “ naturalmente “ para la mayoría de profesores de economía, biología o educación sexual, o autores de textos en sus vidas profesionales ( sin importar qué tan religiosas sean sus vidas personales ). Realmente, ellos con frecuencia rechazan explícitamente tal inclusión. Las organizaciones especializadas de ciencias lo han clarificado, por ejemplo, esos cursos de ciencias no tienen cabida cuando se trata del creacionismo. Si las discusiones del creacionismo acerca de las interpretaciones religiosas de la naturaleza tienen que ocurrir de todas maneras , entonces deben llevarse a cabo en otro lugar - la mayoría probablemente en clases de historia. Por supuesto, los profesores de historia, probablemente no visualizan la creación como parte de su dominio, tampoco surge de allí naturalmente. El segundo problema con la inclusión natural proviene de la importancia y complejidad de la religión. Dada la cantidad de material que los autores deben embutir


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

en un texto de historia, la religión esta dispuesta para que se le encuentre un espacio pequeño, aún si su relevancia es reconocida. Darle sentido a la religión requiere de algo de extensión de exposición, algo de sensibilidad para competir con las vistas universales, algo de terreno en teología. ( Imagínese si tratamos de enseñar biología o economía incluyéndolas en los textos de historia ) Por supuesto, la variedad de las tradiciones religiosas y la complejidad del lenguaje religioso, simbolismo y teología hacen de la religión algo mas difícil aún de entender para el estudiante típico ( analfabeta religiosamente ) que entender aquellas disciplinas seculares en las cuales malgastamos mucho mas en tiempo y recursos. Si vamos a tomar la religión en serio, si tenemos que reconocer su importancia y complejidad, entonces necesitamos crear espacio en el currículo para los cursos de religión – o “ estudios religiosos “( lo cual ha llegado a ser el término de escogencia en la educación superior ) Así como re requiere que los profesores de ciencias estén certificados en ciencias, así los estudios religiosos deben llegar a ser un campo certificado para los profesores de religión. Algunos escuelas ofrecen estudios de religión – típicamente acerca de la Biblia o religiones del mundo, pero estos cursos son inevitablemente electivos y una pequeña minoría de los estudiantes aun los toma . Nuestras prioridades culturales son lo que son, esto no va a cambiar probablemente – aunque podríamos preguntarnos justificablemente, por qué es mas importante para un estudiante con vocación universitaria tomar 12 años de matemáticas y no de religión, en vez de 11 años de matemáticas y un año de estudios religiosos. Creemos que a los estudiantes de bachillerato se les debe pedir por lo menos un curso de un año completo en estudios religiosos. La religión es demasiado importante y demasiado compleja para ser manejada adecuadamente por una inclusión natural; en verdad, dada la importancia de las disciplinas seculares para orientar el currículo ( y el pensamiento de los estudiantes acerca del mundo ), debemos conceder a la religión por lo menos una posición en el currículo para garantizar una medida de perspectiva crítica en la educación secular. Así , creemos que debe ser el ideal. Pero debido a que no somos tan ingenuos como para pensar que nuestra recomendación ganará una amplia aceptación, sugerimos que pueda ser mas real, una aproximación espinosa de dos partes. Primero debemos enfatizar la inclusión natural. Los profesores y los textos deben clarificar que hay alternativas religiosa para formas seculares de pensamiento. Una justicia mínima requeriría que un primer capítulo en los textos y una o dos conferencias de apertura en los cursos incluyeran algún tipo de discusión de formas religiosas de pensamiento, quizás en el contexto de un resumen histórico y filosófico de la materia en cuestión. Idealmente los profesores y estudiantes discutirían aquellas perspectivas religiosas de nuevo mas tarde, en pintos críticos en el curso. Pero segundo para hacer posible una justicia robusta, especialmente porque profesores certificados están disponibles y los estudiantes y sus padres llegan a apreciar la importancia de la religión en el currículo. Pocas comunidades podrían aun considerar el requerir cursos de estudios religiosos.

Cómo enseñar la Religión El Nuevo Consenso esta fundamentado en la decisión Abington V. Schempp de la Suprema Corte de 1963, que como vimos en el capítulo 1, la Corte afirmó la constitucionalidad de enseñar la religión en escuelas públicas cuando se ha hecho “ objetivamente como parte de un programa secular de educación “. De acuerdo con “ La Religión y el Currículo de la Escuela Pública : Preguntas y Respuestas “ ( la sentencia emitida por 17 organizaciones educativas y religiosas nacionales ), el acercamiento de la escuela a la religión debe ser “ académico y no devocional “ . Las escuelas “pueden patrocinar la práctica de la religión”. Ellos “ pueden educar acerca de todas las religiones, pero no pueden promover o denigrar ninguna religión” (1988, cap. 6, p 2)


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

Los lineamientos del Consejo Nacional para los Estudios Sociales requieren que el estudio de la religión sea “ objetivo “ y “ académico en naturaleza” , y enfatizan “ la conciencia y entendimiento del estudiante, no en la aceptación y 7 o conformidad”. Tal estudio debe ser “ descriptivo, no confesional y conducido en un ambiente libre de preferencia. Debe “incluir una gama de materiales que brinden un tratamiento balanceado y justo de la materia” y ser conducido con “ sensibilidad y empatía para los puntos de vista religiosos que difieren”, investigar “ una amplia cantidad de creencias religiosas, prácticas y valores “. ( 1990, p 310 ) La ASCD lo pone de esta forma: “Los propósitos centrales de las escuelas públicas son intelectuales y cívicos......no religiosos. La educación religiosa o la enseñanza de la religión es un propósito legítimo de las escuelas públicas” ( 1988, p.16 )”. El trabajo de la educación es educar, no inculcar devoción religiosa”. ( p 21 ) El Nuevo Consenso, entonces traza una distinción aguda entre ( no constitucional), preferencia, adoctrinación, proselitismo y la práctica de la religión por un lado y por otro( constitucional ), enseñar la religión que es un objetivo, libre de prejuicios, no sectario, neutral, balanceado y justo. Vale la pena hacer una pausa por un momento en la palabra objetivo, porque esta es la palabra que la Suprema Corte usó. Ciertamente, lo que significa ser objetivo no es controversial. Algunos eruditos han concluido que no hay como la objetividad. Otros igualan la objetividad con ciencia, pero ambos puntos de vista de objetividad son controversiales. No menos dentro de los teólogos. Es muy claro lo que la corte quiso decir con “ objetividad “. Sin embargo para la Justicia de Clark, en la mayor parte de su opinión y las Justicias de Brennan y Goldberg en sus opiniones convergentes, cada una hace de la neutralidad la piedra en el zapato de sus decisiones ( como lo han hecho usualmente en la adjudicación de casos de Establecimiento de Cláusulas ). Nosotros hemos debatido a su turno, que la neutralidad requiere tanto de la justicia como de la abstención de juicios. Cuando no estamos de acuerdo con fundamentos religiosos, podemos lograr neutralidad solamente incluyendo a todo mundo en la discusión. En esta lectura “ objetividad significa “ ser mas justo que los prejuicios – en vez de prejuzgar conclusiones sin haber tomado en serio a todo el mundo. Algunos educadores creen que las escuelas pueden mantener la neutralidad por no afirmar o rechazar explícitamente un punto de vista, en efecto, ignorándolo. Pero esto es ingenuo. Considere una analogía . Tradicionalmente los textos y currículos que han ignorado el role de los negros o mujeres en la historia y la literatura no fueron ni neutrales ni objetivos, pero así como ahora nos reconocemos profundamente prejuiciosos, similarmente ignorar voces religiosas no es neutral, mas bien margina aquellas voces, trayendo implícitamente su irrelevancia para la búsqueda de la verdad.

Diversidad y Justicia Ser educado en la religión es entender algo de las religiones, de las religión en su diversidad, así como ser educado en política es entender mas que su propio partido político. Pero, por supuesto no todas las religiones pueden ser incluidas en la religión; después de todo el día escolar consiste de horas limitadas y los textos tienen muchas hojas solamente. N o podemos usar obviamente la verdad de una religión como nuestro criterio para incluirla o no, ya que no podemos asumir juicios acerca de la verdad si tenemos que ser neutrales. Un criterio mas plausible y menos controversial es la influencia: en verdad, virtualmente en todos los cursos se consideran ideas e ideales; teorías y movimientos influyentes. Las tradiciones religiosas mayores, casi inevitablemente solicitaran su inclusión debido a su influencia. Sin duda es como debe ser – aunque agregaremos las siguientes advertencias: 1. Si los profesores dan a las religiones principales la mayor parte del tiempo y espacio, deberían incluir alguna discusión “ menor” o religiones menores. La


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

neutralidad requiere que los educadores no trasmitan el sentido de que las tradiciones mayores son “ normativas “ y que pertenecer a una religión menor ( sin influencia relativa y casi nunca discutidas ) es bien necio o que no merece respeto. 2. Al escoger entre las religiones menos influyentes, es sabio y justo prestar atención a aquellas que son practicadas localmente para darle a los niños el sentido de que sus tradiciones son tomadas en serio. Debe cada religión mayor recibir igual cantidad de tiempo en el currículo?. Una gran cantidad depende del contexto. En un curso de Historia Americana sería necio dar tratamiento igual al Cristianismo y Confusionismo debido a que la influencia del cristianismo en América ha sido mucho mayor. Un curso de religiones del mundo que maneja exclusivamente o aun primariamente el cristianismo e ignora las religiones orientales sería profundamente invalidada. Si los cursos particulares toman inevitablemente algunas religiones mas en serio que otras, debido a la influencia relativa, el currículo debe reflejar algún balance general. Ya no creemos que sea educacionalmente conveniente enseñar Historia Americana u occidental solamente ; y al igual que los estudiantes deben saber algo de las culturas del mundo, entonces deben conocer algo de las religiones del mundo si tienen que ser educados. En algunos contextos, los esfuerzos para brindar una diversidad de puntos de vista y un balance entre ellas han sido profundamente controversiales. Al comienzo de los 80, por ejemplo, algunos estados pasaron leyes de un tratamiento balanceado que requerían que se enseñara “ creación – ciencia “siempre que se enseñara evolución. Es importante para los estudiantes aprender que hay formas diversas de pensamiento acerca del origen de la vida y la humanidad – religiosas y científicas también. Es igualmente importante para los estudiantes aprender que la gran mayoría de biólogos y paleontólogos rechazan la creación- ciencia como no científica. No proponemos una posición quijotesca de que los cursos de ciencia dejen de ser cursos de ciencias. Asuntos religiosos de la naturaleza – y una justicia robusta – deben ser ubicados en algún lugar del currículos por profesores mejor educados en teología de lo que lo son la mayoría de profesores de biología ( aunque debemos debatir que los textos de biología y los cursos deben ser mínimamente justos obligatoriamente ). En tales casos llamamos la atención a lo que nombramos “ El principio de Locación cultural e importancia “. Los profesores y los textos son obligados a localizar sus posiciones en el mapa de alternativas, indicando la importancia que tienen sus puntos de vista en sus propias disciplinas y en la cultura mayor. Los buenos profesores y textos no deben trasmitir a los estudiantes la idea de que hay ,solamente una forma de pensamiento acerca de una materia ,cuando de hecho hay muchas. Ellos no solamente deben proponer un conjunto de alternativas sin dar a los estudiantes algún sentido de cuales puntos de vista son la tendencia dominante y cuales no y para quién. Quién cree eso, por que razones y con qué fuerza? Es importante, entonces que evitemos dos problemas diferentes. Primero, los educadores deben tomar la diversidad en serio. Deben incluir las voces eruditas en la discusión. Pero, segundo, ellos no necesitan lograrlo por medio de una provisión cruda de “ un tratamiento balanceado “ o “ un tratamiento igual” en cursos particulares; es todo el currículos el cual debe ser balanceado y justo. En capítulos posteriores trabajaremos através de estos tópicos en un número de contextos (incluyendo la evolución y creacionismo) en mucho más detalle.

Las Muchas Dimensiones de la Religión


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

El gran erudito de las religiones del mundo Ninian Smart ha distinguido siete dimensiones de la religión : las doctrinas ( e.g., la Trinidad, La reencarnación ); los relatos sagrados ( e.g., la Historia de Buhda, la Historia del Exodo ); la ética (e.g., el Torah, la Shari’a, el Sermón del Monte) ; el ritual ( e.g., la Misa, la oración musulmana diaria) ;la experiencia religiosa (e.g., experiencias de conversión, experiencias místicas) , las instituciones sociales (e.g, ordenes monásticas, los templos en Jerusalén) , y la cultura del arte y material (e.g., los iconos, los templos) ( 1996 ). Estas dimensiones se interelacionan : acumulativamente estas definen la vista universal. Mientras cada dimensión puede ser encontrada en cada religión, tradiciones diferentes le dan importancia diferente. El Judaísmo , por ejemplo, ha típicamente enfatizado las dimensiones éticas y sociales de la religión ; para ser un judío se tiene que pertenecer a una tradición, una comunidad y cumplir la ley. Los judíos nunca se han definido así mismos por credos o por doctrinas ; en verdad se ha establecido que uno necesita no creer en Dios para ser muy buen Judío. El Cristianismo en contraste, ha sido históricamente una religión de creencias - requiriendo una creencia ortodoxa en “ Dios y padre omnipotente , hacedor del cielo y de la tierra”- y los protestantes conservadores con frecuencia se aferran a las Tablas de Salvación como creencia. Como resultado , siempre describimos a la gente como Judíos practicantes y cristianos creyentes. El Islam permanece mas cercano al Judaísmo que al Cristianismo en este aspecto. Aun todavía, el Hinduismo, Budismo y Taoísmo frecuentemente han enfatizado las dimensiones experiencias y rituales de la religión. Estas distinciones son por supuesto, asuntos muy amplios de rango – y claro, habría énfasis diferentes con denominaciones o movimientos diferentes en una tradición. Debido a que muchos profesores son protestantes, es crucial que ellos reconozcan que las otras tradiciones religiosas son con frecuencia distintas a las suyas al colocar mucho menos énfasis en creencia y doctrina – lo que los textos de historia llaman frecuentemente “ las enseñanzas Básicas”.

Entendiendo la Religión desde el Interior Si los textos o los profesores tomaran la religión en serio, si tienen que ser miembros justos de una tradición, ellos deben permitir a los defensores de esa religión hablar por si mismos, utilizando recursos culturales y conceptuales de sus propias tradiciones. El punto no es tensionar su mundo a través de nuestras redes conceptuales, sino escuchar lo que dicen y ver lo que hacen en el contexto de sus propias creencias, experiencias, motivos y vistas universales – desde dentro. Ninian Smart ha llamado como una empatía informada – utilizando los símbolos y las narraciones, el arte y los rituales, las instituciones y tradiciones de una cultura religiosa para entrar en los corazones y mentes de la gente. ( 1987, cap. 1 ) ( Es importante tener en mente que hay una gran diferencia entre empatía y simpatía. La empatía es pensar o sentir en alguien; la simpatía es un sentimiento por alguien. La empatía es un asunto de entender y es, en un sentido moralmente neutral . La simpatía requiere juicio; es el sentimiento en el que alguien amerita nuestro soporte. El punto no es que los estudiantes simpaticen con una religión, sino que la entiendan.) Entender una religión no es un asunto de saber un poco de hechos relacionados, o ser capaz de recitar sus creencias principales; es mas un asunto de ser capaz de darle sentido al mundo de una forma religiosa particular. Requiere una gestalt o conciencia, una apreciación de cómo las dimensiones diferentes de esa religión orientan una vista universal. No sobra decirlo, no es fácil para los estudiantes pensar” su manera dentro de los corazones y mentes de las personas en una cultura o religión diferente de la suya y debido a que la mayoría de las tradiciones religiosas le dan sentido al mundo de formas que son ajenas al pensamiento secular convencional de la mayoría de


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

estudiantes, no podemos esperar pocos párrafos en un texto de historia que logre esa tarea. La sensibilidad de las diferentes dimensiones de la religión es importante al dirigir la tentación para reducir la religión a un conjunto de varias creencias. Considere una analogía. Al educar a los estudiantes en música, no estamos satisfechos haciendo que ellos lean acerca de las creencias o compositores y músicos, ni tampoco es suficiente que examinen hojas de notas musicales o estudiar acústica. Es escuchar la música – o mejor aun , ejecutarla – que los estudiantes comprendan desde el interior lo que es en realidad la música. Ellos le dan sentido a la música experimentándola y, en el proceso aprender un vocabulario musical nuevo, un conjunto de categorías que orientan su apreciación adquirida para la música. De igual forma, los científicos afirman que no es solamente haciendo ciencia que los estudiantes pueden aprender lo que es la ciencia. Por muchas razones, no podemos requerir que los estudiantes practiquen la religión, pero pueden adquirir algún sentido imaginativo e indirecto de lo que significa experimentar el mundo religiosamente desde autobiografías y aun mejor desde la literatura, drama, cine y arte. Realmente, debido a que se afirma frecuentemente que la experiencia religiosa es inefable, imposible de ubicar dentro de un lenguaje , la religión siempre funciona simbólicamente. Su lenguaje natural es la poesía y los símbolos y metáforas que se utilizan o imaginariamente conllevan verdades que no pueden ser literalmente dichas. Por supuesto, el grado con el que el lenguaje religioso es tomado simbólica o literalmente es una pregunta teológica mayor. En casi cualquier asunto, sin embargo la religión requiere una sensibilidad diferente de la ciencia y es seguramente peligroso asumir que las habilidades del pensamiento científico sobrepasan la religión. La dificultad para transmitir a los estudiantes algún conocimiento de la religión , es como hemos dicho, una razón muy relevante para pedirles tomar en serio un curso de religión, estudiarla con alguna profundidad.

Entender la Religión desde el Exterior La educación no es simplemente un asunto de sumergir a los estudiantes en varias tradiciones religiosas, de forma que los puedan comprender; a su turno, desde el interior. También es importante que los profesores y los textos se aproximen a la religión desde el exterior en varios sentidos. Una buena educación liberal delimitará las relaciones de formas alternativas de pensamiento acerca de las materias del currículo – y el mundo mas general. El punto no es habituar a los estudiantes a vivir una variedad de islas no relacionadas de la mente, cada una definida por su propia vista universal, sino en cambio, llevarlos a una discusión acerca de las diferentes disciplinas, formas diferentes de darle sentido al mundo relacionadas la una a la otra. Si el entendimiento de las distintas religiones desde el interior es el primer paso necesario, el segundo paso debe ser dan un paso atrás desde cada una de aquellas religiones para discutir como están relacionadas la una a la otra y a formas seculares de pensamiento del mundo que satura el currículo. El punto es nutrir con alguna cantidad pequeña de pensamiento crítico. Es por supuesto, interesante e importante considerar lo que es común a las religiones y lo que pueda distinguir las religiones de formas seculares del entendimiento del mundo. Es también importante entender las diferencias profundas entre las religiones; en verdad, habría muy poco en común entre las religiones, orientadas como están por sus revelaciones respectivas, sus variadas tradiciones culturales e intelectuales. También es importante utilizar los recursos de la erudición secular moderna para proveer contextos lingüísticos, históricos y culturales con el fin de entender las religiones. Algunas veces es un asunto integro el usar documentos no religiosos con el objetivo de ayudar a proyectar el desarrollo de una tradición religiosa, o entender cómo el idioma fue usado en textos antiguos no bíblicos para arrojar una luz de lo que es expresado en los textos bíblicos. Por supuesto , los teólogos y los artistas y los


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

autores de textos bíblicos no se desenvuelven solamente dentro de tradiciones religiosas cerradas; ellos emplean recursos conceptuales de sus culturas y responden a desarrollos en el mundo en general. Los textos religiosos y las tradiciones son orientadas ,en parte, por sus contextos culturales de forma que el entendimiento de sus contextos puede con frecuencia arrojar una luz considerable de textos religiosos y tradiciones. La erudición secular puede ser usada para hacer reclamos religiosos y socavar la religión – y no puede ser el propósito de la educación inmunizar la religión de la crítica. Una educación liberal , como hemos dicho, debe iniciar a los estudiantes dentro de una discusión entre los defensores de todos los puntos de vista mayores. Pero, la educación debe estar estructurada de forma que esta discusión sea conducida abierta y justamente, sin coerción o prejuicio, tomando los puntos de vista debatidos seriamente.

Fuentes de la primaria y la Secundaria John Stuart Mill una vez debatió que no es suficiente para los estudiantes escuchar los argumentos de los adversarios de sus propios profesores. En vez de eso, de acuerdo con Mill, los estudiantes deben escuchar los argumentos : De personas que realmente creen en ellos....en su forma mas plausible y persuasiva.....99 de 100 de lo que es llamado hombres educados....no haberse nunca involucrado co la posición mental de aquellos que piensan diferente de ellos....y consecuentemente no lo hacen, en cualquier sentido adecuado del mundo, conocer la doctrina la cual ellos mismos profesan. (1859 / 1965. p. 287)

Es simplemente justicia y buena educación permitirle a la gente hablar por ellos mismos. Esta práctica es especialmente verdadera en lo que se refiere a la religión, por las diferencias entre formas religiosa y seculares de hablar acerca del mundo profundizando que somos bastante cautelosos en nuestros tiempos seculares, de la habilidad de los autores de textos y los profesores para decir que esta en discusión religiosamente. Sin embargo , los textos y las fuentes de la secundaria también tienen su lugar. Para estudiantes mas jóvenes , la coherencia de un texto puede ser tan importante como el encuentro con puntos de vista establecidos de lo que lo es para los estudiantes mayores; se necesita de una madurez intelectualmente considerable trabajar a través de la frecuente mezcla de voces confusas encontradas en antologías de fuentes de la primaria. Y como hemos discutido, la erudición escolar y las fuentes de la secundaria tienen también su lugar en el estudio de la religión .Como lo vemos entonces, debe haber algún tipo de balance ( sabio ) entre las fuentes de la primaria y la secundaria. Pero, el uso de fuentes de la primaria – la Biblia, teología, arte, autobiografía y literaturas es esencial.

Pluralismo y Relativismo Muchas veces , al trabajar con tópicos controversiales, hemos escuchado a los profesores decir, “no hay una respuesta correcta “. Algunas veces, en su preocupación por ser tolerantes, los profesores dirán que todas las religiones son fundamentalmente lo mismo bajo sus diferencias exteriores. Mucho del movimiento multicultural enfatiza el respeto ( igual ) debido a todas las tradiciones. Y, como hemos discutido, por razones educacionales y constitucionales las escuelas públicas, textos y profesores deben permanecer neutros en asuntos de religión. No es sorprendente que muchos pueblos religiosos interpreten esta situación como relativismo – la idea de no religión ( o punto de vista general ), es mucho mejor o mas


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

real que cualquier otra. Una de las tareas mas difíciles que tienen los profesores es transmitir a los estudiantes la diferencia entre el pluralismo ( y una tolerancia o respeto hacia la gente que mantiene puntos de vista diferentes ) por un lado y el relativismo por el otro. Es importante recordar y recordarle a los estudiantes que los desacuerdos entre diferentes tradiciones religiosas y seculares tienen que ver con lo que es la verdad. Si los estudiantes llegan a pensar que escoger una posición religiosa ( o política , o científica ) es como escoger lo que se come en un buffet, ellos malinterpretarán la naturaleza de la religión ( y la ciencia ) equivocadamente. Por supuesto, algunas tradiciones religiosas han sido históricamente mucho mas ecuménicas que otras. Los hindúes siempre han estado de acuerdo con el status divino de Jesús y Muhammad y sostiene que hay caminos hacia la verdad ( aunque no todos los camino conducen allá, por todos los medios ). El Cristianismo, en contraste, siempre ha sido exclusivo; nadie viene a Dios sino a través de Cristo. Hay religiones liberales que creen que todas las tradiciones religiosas tienen algo de verdad en ellas. Hay seculares quienes creen que las tradiciones religiosas no transmiten la verdad acerca de cualquier cosa de importancia. Así como hay relativistas y postmodernistas quienes creen que no hay nada como la verdad. Debido a las reglas fundamentales cívicas de nuestra democracia y , ya que las escuelas públicas deben estar empeñadas en una educación liberal que tome en serio los diferentes participantes en nuestra conversación cultural, nosotros enseñamos adecuadamente a los estudiantes a respetar los derechos de la gente en sus distintas tradiciones religiosas y seculares. Realmente, enseñar a los estudiantes a hablar cívicamente de las diferencias es una labor muy importante de las escuelas. Pero, los profesores no deben tomar esto para significar – y no deben transmitirlo a los estudiantes – que todas las tradiciones religiosas son igualmente verdaderas o falsas. Eso es otra cosa muy diferente. Como lo notamos en el capítulo anterior, el requerimiento constitucional de que las escuelas y los profesores sean neutrales religiosamente no significa que los profesores no puedan expresar sus propios juicios en las clases en donde los estudiantes son lo suficientemente maduros para apreciar la diferencia entre el punto de vista “ personal “ , no oficial del profesor y la neutralidad oficial del curso. Esto debe ser hecho con un cuidado considerable. Mas importante, los estudiantes deben aprender cómo las diferentes religiones y tradiciones seculares se juzgan la una la otra. Por qué los musulmanes creen que el Islam es superior al Cristianismo – y cómo los cristianos lo debaten igualmente? Cómo los Nuevo-Darwinianos y varios tipos de teólogos critican las posiciones de los demás. El punto de una educación liberal no es simplemente exponer a los estudiantes un conjunto de posiciones, sino de involucrarlos en una discusión continua acerca de dónde encontrar la verdad. Pero no puede ser la tarea de los profesores de las escuelas públicas sacar conclusiones oficiales acerca de tales cursos.

Competencia Muchos miembros de las tradiciones de la minoría quienes podrían aceptar nuestra estructura educacional en principio, también creerán que en la práctica es peligroso incluir la religión en el currículo porque los profesores, no importa que tan bien intencionados sean, mostrarán inevitablemente su ignorancia y prejuicios. En una cultura cristiana no recibirán un tratamiento ni justo ni de conocimiento, y los profesores terminarán por defender el Cristianismo, aun subyacente o indirectamente. Este es un asunto justificable, la gran mayoría de los profesores no están preparados para enseñar religión. Muchos saben muy poco acerca de las tradiciones religiosas diferentes a la propia, si ellos tiene alguna. Hemos expresado cual debería ser el ideal por el cual debemos estar trabajando. Esto quiere decir, que un ideal no lo hacemos importante; si queremos mejorar, nos centramos en el ideal.


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

En cualquier caso, cuál es la alternativa? No podemos simplemente dejar tomar parte de los asuntos debatidos religiosamente. Después de todo, en la enseñanza de disciplinas seculares los profesores dan (algunas veces controversialmente) respuestas seculares a preguntas debatidas religiosamente. Y, por supuesto, la religión sale a la superficie aquí allá en los textos; es inevitable. Además algunos profesores expresan sus prejuicios en clase ahora, y algunos textos contienen asuntos distorsionados e inadecuados de la religiones minoritarias. La solución no puede ser dejada aislada, sino hacer que los profesores, textos y autores y planeadores del currículo tengan mas consciencia y estén mucho mas informados acerca de lo que están haciendo.

La Educación del Profesor Hemos estado preocupados por el trabajo de los profesores una y otra vez. Con el deseo de hacer lo que es correcto y hemos encontrado muy poco surgimiento de conciencia acerca de la Primera Enmienda y sensibilidad de los estudiantes por las tradiciones de la minoría a lo alargo del camino. Sin embargo, reformas fundamentales en la educación de los profesores son necesarias. 

 

Instituciones de educación de profesores deben enseñar a todos los profesores prospectivos estructuras cívicas y educacionales en sus fundaciones y cursos de métodos de enseñanza. Desafortunadamente, la mayoría de los educadores de profesores tienen poco entendimiento de las estructuras; la mayoría de las escuelas de educación, simplemente, no toman la religión en serio. Cada institución de educación de profesores debería ofrecer un curso electivo a los profesores prospectivos en religión y educación ( quizás planeado y enseñado conjuntamente por la facultad en el departamento de estudios religiosos y la escuela de educación ) que maneje con alguna profundidad los tópicos discutidos en este libro. Todos los profesores que trabajan con asuntos debatidos religiosamente deberían saber algo acerca de la relación de la religión con materias y disciplinas particulares. Idealmente, se debería requerir como parte de esta certificación tomar por lo menos un curso relacionando la religión con su materia ( Religión y Ciencias; Religión e Historia Americana ; Religión y Literatura etc.). Se solicitare o no, los departamentos de estudios religiosos deberían tener tales cursos disponibles y electivos. Mientras se esperan estas reformas, las universidades y los sistemas de escuelas deberían dirigir estos tópicos en una variedad de seminarios de verano y talleres de capacitación. S ha de haber cursos de la Biblia o de religiones del mundo, debe haber profesores competentes para enseñarlos. Los estudios religiosos deben llegar a ser un campo certificado, requiriendo por lo menos un estudio secundario. Las escuelas no deben realizar cursos de religión hasta que hay profesores capaces de dictarlos. Los Departamentos Públicos de Educación deben establecer requerimientos de certificación y revisar los currículos, establecer standards para la inclusión de la religión en lugares apropiados del currículo. Los Administradores deben entender reglas fundamentales cívicas y educacionales si quieren que los profesores se sientan seguros de enseñar religión. El proyecto de los Administradores debe incluir el estudio de la relación entre la religión y la educación.


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

Ni los profesores, ni los administradores se sentirán seguros a menos que las juntas directivas de las escuelas adopten políticas religiosas que hagan claro que la religión es una parte esencial del currículo. Estas políticas deben enfatizar que la religión es incluida por razones educativas y no por proselitismo. El desarrollo de esas políticas debe ser ejercitado en la definición de fundamentos comunes en los cuales representantes de varias constituyentes locales trabajen juntos para establecer reglas básicas dentro de las restricciones de la constitución. Para hacer el trabajo bien, los profesores deben tener buenos libros de texto y marteriales recursivos. Una gran cantidad de material ya existe en algunas áreas del currículo ( historia, literatura, estudios sociales, por ejemplo ), pero hay muy poco material en otros lados ( ciencias, economía, y estudios religiosos por si mismos ). Para dirigir esta necesidad los publicistas deben estar convencido de que hay un mercado para tal material; el gobierno necesita crear tales mercados.

Conclusiones Es importante reconocer la armonía entre nuestras estructura cívicas y educacionales. Así como estamos obligados por razones cívicas a tratar la gente y las subculturas con respeto tomando sus tradiciones religiosas en serio, y así como la Cláusula del Establecimiento de la Constitución requiere justicia a las formas religiosas de pensamiento por el bien de una neutralidad verdadera entre la religión y la no religión, entonces una educación liberal adecuada necesita una conversación curricular. Segundo, deberíamos señalar que aunque hay argumentos religiosos para tomar la religión en serio en las escuelas, no hemos recurrido a ellos. Nuestras estructuras cívicas, constitucionales y educacionales , y los argumentos para usarlos son completamente seculares. No es la labor de las escuelas públicas hacer proselitismo o promover cualquier religión particular – o la religión generalmente. Su labor es educar a los estudiantes acerca de las diferentes religiones, justamente. Finalmente, notamos una vez mas que lo que esta en discusión es un asunto de considerable importancia. Enseñar a los estudiantes solamente formas seculares de pensamiento acerca del mundo , pone en riesgo la adoctrinación. El punto de una educación liberal es iniciar a los estudiantes en una discusión crítica de las formas mayores de darle sentido al mundo, así que queden en alguna posición par juzgar responsablemente lo que es verdad y todas las cosas buenas consideradas. Si los estudiantes deben ser liberalmente educados, ellos deben aprender una gran cantidad acerca de la religión – y si esto sucede serán necesarias reformas significativas. *

*

*

*

Habiendo desarrollado nuestras estructuras cívicas y educacionales, ahora seguimos en los siguientes capítulos con el fin de aplicar las estructuras en diversas áreas del currículo. Este capítulo ha enfatizado la educación liberal y el pensamiento crítico concerniente básicamente a los grados superiores; el siguiente capítulo examina la educación elemental y repasa cuál podría ser el role de la religión en esa instancia.


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

II PARTE EL CURRICULO Conclusiones NOSOTROS NO TOMAMOS LA RELIGION EN SERIO ENN EL CURRICULO DE LA ESCUELA PUBLICA. La ignoramos – no completamente, por supuesto, pero la relegamos a tiempos y lugares distantes ( cursos de historia y literatura ).El currículo total ignora la religión como una forma viva de darle sentido al mundo aquí y ahora. Con fiamos que el el transcurso de los capítulos 3 al 9 esto haya llegado a ser gratificántemente claro. Curso por curso nosotros enseñamos a los estudiantes a pensar a cerca de los asuntos que son religiosamente controversiales en formas seculares exclusiva y acríticamente. El mensaje implícito es que los estudiantes pueden aprender cualquier cosa( diferente a la historia y literatura histórica ) sin aprender nada de la religión; la religión es irrelevante en la búsqueda de la verdad. Hay muchas razones para esto: la religión es controversial; hay miedos de conflictos iglesia – estado; los profesores son inseguros al enseñar algo que no entienden por si mismos. Pero las raíces del problema son ampliamente filosóficas, un asunto de vista universal. Los educadores han llegado a adoptar el punto de vista de que nuestras disciplinas intelectuales deben ser científicas, o por lo menos seculares. Nosotros enseñamos materias ( lo cual puede ser interpretado en categorías religiosas al igual que seculares ); nosotros enseñamos a los estudiantes a pensar acerca del mundo en formas seculares exclusivamente. Esto marginaliza la religión intelectualmente. No es la intención consciente de los educadores marginalizar la educación – y no hay ciertamente conspiración para socavar las convicciones religiosa de los estudiantes. La mayoría de los educadores han sido a sí mismos educados de una forma no liberal. El problema esta enraizado en la naturaleza provinciana de nuestra vida intelectual, en nuestro secularismo acrítico, en la ingenuidad religiosa. Hemos debatido que al fracasar en tomar la religión en serio, es una problemática basada en 3 razones principales. Primero significa que la educación pública no toma


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

en serio al público ; hemos quitado los derechos educacionales a los miembros de las tradiciones religiosas. Segundo, la educación pública no es religiosamente neutral, como lo requiere la Primera Enmienda y las cortes. Finalmente al fallar en tomar la religión en serio, educamos a nuestros niños provincianamente o no liberalmente; les enseñamos acríticamente a darle sentido al mundo en formas seculares exclusivamente; en verdad, nos acercamos a adoctrinarlos. La religión debe ser incorporada dentro del currículo por tres razones correlativas: 1. El argumento cívico. Las escuelas públicas deben ser construidas con un fundamento común. Si tenemos que vivir juntos, debemos cuidarnos mutuamente; debemos respetarnos el uno al otro. Esto significa ciertamente que tenemos que estar de acuerdo; significa que debemos escucharnos el uno al otro. El currículo debe ser inclusivo, enseñar a los estudiantes tanto formas religiosas o seculares de la vida y pensamiento. 2. El argumento constitucional. Las escuela públicas deben ser religiosamente neutras- neutra entre las religiones y neutra entre religión y no religión. Hemos notado que los educadores ya no la piensan justa o neutral para ignorar la historia negra o la literatura de mujeres. Debe ser tan justo como obvio que las voces religiosas puedan ser incluidas en el currículo. Es claro, la Primera Enmienda requiere neutralidad en asuntos de religión y como hemos discutido, la neutralidad requiere justicia. Las escuelas públicas son libres de ignorar las formas religiosas de pensamiento y vida , cuando ellos enseñan formas seculares de pensamiento y vida que son debatidas religiosamente. 3. El argumento educacional. Finalmente, si los estudiantes deben ser educados liberalmente, ellos deben entender una buena cantidad de religión. Nos gusta pensar en la educación liberal como una iniciación dentro de una conversación en la cual los estudiantes escuchan, reflexionan y piensan críticamente acerca de las voces eruditas de nuestro mundo, dirigiendo las preguntas mas importantes de la vida. Algunas de estas voces son seculares y las otras son seculares. En verdad, los estudiantes no pueden pensar críticamente la ciencia en sus estudios seculares,a menos que entiendan lo suficiente de las vistas universales religiosas alternativas para adquirir alguna distancia crítica sobre ellas. Estos argumentos constitucionales y educacionales para incluir la religión en el currículo son profundamente complementarios, para la virtud gobernante de cada aproximación esta la justicia. También vale la pena notar de nuevo, que aunque hay argumentos religiosos para tomar la religión en serio, no nos hemos aferrado a ellos. Nuestros argumentos son argumentos seculares. Estos son también argumentos construidos sobre los principios que han orientado lo que hemos llamado el Consenso Nuevo. Y así, constituyen “una forma media “ a través de los campos minados de nuestras guerras culturales, la que creemos tiene la oportunidad mas grande de conllevar a una resolución pacífica del conflicto. Los puntos del Consenso nuevo van mas allá de los modelos fracasados de la educación pública – tanto la escuela pública “sagrada” de nuestra remota historia, y la escuela pública “desnuda” de nuestra historia reciente – hasta la escuela pública “civil”, en donde la gente de todas las creencias y ningún tipo de fe son tratados con justicia y respeto. Solamente cuando tratamos a todo el mundo con respeto, solamente cuando incluimos la religión al igual que las voces seculares en la conversación, solamente cuando construyamos escuelas públicas con fundamento común, aseguraremos el apoyo necesario para sostener la educación pública por medio de batallas en nuestras guerras culturales. Para demasiados profesores la labor de incorporar la religión dentro de sus cursos es intimidatoria. Hemos discutido que la religión es relevante para virtualmente cada material en el currículo y con frecuencia de formas


TOMANDO LA RELIGION EN SERIO

innumerables. En verdad, en un libro de est longitud podríamos en muchos casos, simplemente arañar la superficie. Hay, por supuesto un peligro en hacer parecer la tarea demasiado difícil; estaríamos realmente tristes si desmotiváramos a los profesores de comprenderla. Por otro lado, hay también un peligro cuando se falla en reconocer justamente que tan lejos la mayoría de la educación llega a estar al educar adecuadamente a los estudiantes. Debemos estar conscientes del ideal si nos vamos a mover en la dirección correcta con un sentido adecuado de urgencia. Será significativo, si mejoras crecientes son ya posibles. Entender simplemente las reglas fundamentales – las estructuras cívicas, constitucionales y educacionales – es muy importante y confiamos que nuestros lectores tendrán una buena comprensión de ellas después de leer este libro. Además, cada profesor puede leer pocos libros ( en su tiempo libre por cierto abundante ) para desarrollar un entendimiento no profundo de nuestras tradiciones religiosas y su relevancia de lo que es enseñado. Pero, obviamente, si vamos a aproximarnos a ideal. Algunas reformas significativas deben ser llevadas a cabo en nuestro sistema educativo, como lo sugerimos en el capítulo 2. La religión no es solamente controversial, es complicada, y es ingenuo pensar que podemos incorporarla dentro del currículo sin ningún dolor. Todos los profesores necesitan aprender mas acerca de la religión y su relación con lo que ellos enseñan – y los estudios religiosos necesitan ser desarrollados como un campo certificado en la educación pública. Finalmente, notamos que nuestras críticas y propuestas de reforma no son “simplemente académicas” ( como si “simplemente académico significara que no fuera importante en el mundo real “).La religión es importante. Si Dios existe hay implicaciones . Por supuesto, no estamos de acuerdo si Dios existe o cuáles podrían ser las implicaciones si existiera. Pero, hemos discutido, el pueblo educado debería pensar en tales cosas. Desafortunadamente la religión ha llegado a estar tan marginada en la conciencia de la mayoría de los educadores que los argumentos para incluirla en el currículo son siempre desechados, ya que la suplica particular de otro grupo de interés especial aun, que quiere que inevitablemente se marginalize en espacio y tiempo en un currículo demasiado extenso. Tales objeciones son , sugerimos, síntomas del problema. Considerando el tiempo y el esfuerzo que ponemos en los atletas, o computadores, o en verdad, en las matemáticas puede ser realmente verdad que sea mas importante para los estudiantes con vocación definida tomar 12 años de matemáticas y no religión, en vez de 11 años de matemáticas y uno de religión? Nuestras prioridades son imprescindibles. Hemos perdido la perspectiva de lo que es, quizás, lo mas importante de todo: entender nuestro lugar en el esquema general de cosas. Una de las ironías de la vida Americana es que para toda nuestra religiosidad, simplemente no tomamos en serio la religión en nuestras escuelas públicas.


Tomando la Religión en serio