Page 1

Respeto y AutonomĂ­a

Montserrat Fabres


Principios de referencia en el Instituto Emi Pickler Actividad autónoma: en los hábitos y en el juego. Depende de la actitud del adulto. Relaciones personales estables. Toma de conciencia. Bienestar físico.

Pickler hizo una estadística como pediatra comprobando que tenían más caídas los niños que pertenecían a clases acomodadas. Un niño/a que se mueve en libertad es más prudente, tiene un mayor conocimiento de sí mismo y es protagonista de su desarrollo. El niño es capaz desde que nace, es una persona que forma parte activa de su propia evolución, que necesita moverse, comunicarse.


Cuando hablamos de pedagogía activa ¿quién creemos que tiene la actividad? Lòczy es un ejemplo de pedagogía activa desde la cuna, diseñada para niños y niñas que viven en situación de grupo. El adulto tiene la responsabilidad de personalizar la relación con cada niño de este grupo. Y esta relación está basada en el respeto a su libertad. Aceptar la libertad de cada niño, de cada niña supone aceptar su autonomía, y por tanto, que cada niño es único en su desarrollo.

Actividad autónoma: Si le ayudamos a solucionar todas sus tareas, le privamos de lo más importante para su desarrollo intelectual. Las vivencias producen conocimientos más sólidos. El niño que experimenta siente pequeñas frustraciones que podrá superar. Esto es diferente a si se interviene poniendo retos desde fuera. Por ejemplo, si los ponemos sentados antes de que se sienten por sí mismos, les estamos impidiendo que maduren para sentarse solos.


El niño tiene que sentirse cuidado, mimado, atendido, pero no debe sentir que se le hace algo que él podría haber hecho por sí solo. Esta conducta sólo genera dependencia. Por ejemplo: la tumbona: crea situaciones de dependencia, nos creamos cargas como educadoras y ponemos a los niños en situación de fracaso. Frente a la tumbona USAR EL SUELO, permite la experimentación del equilibrio y los movimientos armoniosos. Las posiciones intermedias permiten un trabajo corporal y cognitivo más elaborado. El niño debe ir encontrándose obstáculos, materiales firmes y un suelo no mullido pero sí más blando que las losetas. Por ejemplo, madera. Para poder dejar libertad, hay que confirmar que los espacios y los materiales sean seguros.


¿cuándo intervenir? Cuando observamos angustia en el niño. Pero esta intervención puede ser no invasiva, sino sugerente de soluciones.

Escuchar. El niño es capaz de sentir cuándo tiene sed o hambre desde que nace. También cuándo está saciado. El adulto debe mirar, escuchar, interpretar qué nos está comunicando con su gestualidad.

El adulto ha de hacer un trabajo personal. Dejar “a la maestrilla que todos llevamos dentro”. Y establecer una relación de igualdad con la infancia.


Apuntes curso  

Respeto y Autonomía Montserrat Fabres Principios de referencia en el Instituto Emi Pickler El niño es capaz desde que nace, es una persona q...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you