Issuu on Google+

Bogotá D.C., 15 de diciembre de 2009

Doctora MARÍA CAMILA URIBE Secretaria Distrital de Planeación Ciudad

Asunto: Propuesta para prohibir las actividades mineras en el casco urbano del Distrito Capital en el POT. Apreciada doctora Uribe: Según información conocida recientemente, a principios del año entrante será presentado al Concejo de Bogotá el proyecto de revisión del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, hecho que constituye una oportunidad invaluable para introducir reformas sustanciales al desarrollo territorial de nuestra ciudad, en procura de construir una ciudad más ordenada, equitativa y ambientalmente sostenible. Una reforma, que los abajo firmantes consideramos fundamental, tiene que ver con el patrón de explotación minera de Bogotá dentro del perímetro urbano, el cual ha implicado una afectación seria del medio ambiente y de las condiciones de vida de la población más pobre. La lesiva cercanía de las zonas de extracción a los territorios habitados de la ciudad genera condiciones ambientales y de salubridad muy adversas para la población circundante. Tiene un altísimo impacto paisajístico, genera onerosos pasivos ambientales, implica la irreversible pérdida y contaminación de acuíferos subterráneos, pone en riesgo la estabilidad de los asentamientos aledaños y lesiona la estructura funcional de la ciudad. Como es bien conocido, nuestra ciudad presenta uno de los casos más dramáticos en esta materia, en particular en la llanura aluvial del Río Tunjuelo. La extracción en esta zona comenzó a finales de los años 40, se mecanizó a finales de los 60 y ha llegado a niveles escandalosos como el de “Pozo azul” donde se han alcanzado profundidades de 80 metros. El río ha sido movido en más de una oportunidad hasta dejarlo “colgado” por la extracción de material en sus costados. En años pasados se produjo el desbordamiento del Tunjuelo sobre las fosas abiertas por los mineros, con los subsecuentes efectos para la salud de los habitantes de los barrios aledaños. Además, paradójicamente, por este motivo el Distrito fue objeto de una millonaria demanda por parte de las empresas que han sacado el mayor provecho de la extracción de materiales para la construcción en Bogotá. Lo único que ha ocasionado la posibilidad de explotar recursos mineros dentro del perímetro urbano son perjuicios y problemas. No existe, en Latinoamérica, una ciudad capital con una minería de escala similar a la nuestra, que haya generado situaciones de esta dimensión.


Teniendo en cuenta que la reglamentación de los usos del suelo le corresponde a los municipios y distritos, y que la explotación minera dentro del perímetro urbano debe ajustarse a la normatividad que estos entes territoriales establezcan, consideramos necesario que el Plan de Ordenamiento Territorial de Bogotá prohíba expresamente su ejecución. El artículo 35 de la ley 685 de 2001 respalda jurídicamente esta solicitud al disponer que la explotación minera dentro del perímetro urbano debe ajustarse a la normatividad municipal o distrital, criterio que fue ratificado por la Corte Constitucional en sentencia C-339 de 2002. Allí, la Corte sostuvo que las zonas excluibles de la minería, además de las expresamente señaladas en la ley, son aquellas que se declaren como tal por la autoridad ambiental pertinente: “(…) la restricción de la minería en el perímetro urbano de las ciudades y poblados se encuentra sujeta a las normas ambientales y de ordenamiento territorial vigentes, agregando una exclusión de la explotación y exploración minera en aquellas áreas donde las normas territoriales lo prohíban expresamente.” A partir de lo anterior, consideramos que la decisión más afortunada para la ciudad, en el marco de la revisión del POT, es que se prohíba expresamente la realización de actividades mineras dentro del casco urbano del Distrito Capital, determinación que le solicitamos muy atentamente sea incorporada en el proyecto de revisión del POT. Cordialmente,

Carlos Vicente de Roux Rengifo, Concejal de Bogotá Jaime Caicedo Turriago, Concejal de Bogotá Antonio Sanguino Páez, Concejal de Bogotá María Mercedes Maldonado, profesora titular de la Universidad Nacional de Colombia Alejandro Florián, director Ffurbana Rafael Colmenares Faccini, director Corporación Ecofondo Humberto Quijano Martínez, Concejal de Bogotá Carlos Eduardo Guevara Villabón, Concejal de Bogotá Guillermo Asprilla, Candidato a la Cámara por Bogotá Juan Sebastián Romero Leal, Edil de la localidad de Chapinero

CC. Doctor Samuel Moreno Rojas, Alcalde Mayor de Bogotá D.C.


Carta dirigida al Alcalde