Issuu on Google+


2

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

EDITORIAL

Cuántas veces no hemos escuchado el placebo en forma de frase que dice así: “somos más los buenos”, ¿sí? A ver: ¿Somos más los buenos cuando no hacemos nada al ver el sufrimiento de los otros? ¿Somos más los buenos cuando preferimos agacharnos y no decir nada ni pelear por nuestros derechos? ¿Somos más los buenos cuando queremos siempre ver cómo pasarle por encima al prójimo? ¿Somos más los buenos cuando aceptamos mantener a un sistema burocrático, mediocre, holgazán y con atrofia muscular que impide el progreso de este país? ¿Somos más los buenos al permitir que los políticos y autoridades sigan manteniendo sus puestos aun cuando se sabe que son incapaces de realizarlo? ¿Somos más los buenos al no tomarnos un poco de tiempo para leer nuestra historia y poder aprender de ella para evitar cometer los mismos errores, porque de ello estamos llenos y es algo que nos impide seguir avanzando? ¿Somos más los buenos al no comportarnos con civilidad? ¿Somos más los buenos al no pedir rendición de cuentas a cada uno de nuestros gobernantes, antes, durante y después de su mandato? ¿Somos más los buenos cuando aplauden el éxito del extranjero pero la del compatriota se ensucia, se mancha o se ignora? ¿Somos más los buenos cuando olvidamos nuestra vocación y nos empeñamos, por comodidad y conformismo, a ser lo que no queremos ser? ¿Somos más los buenos cuando permitimos la explotación laboral y permitimos recibir un salario miserable, ofensivo e irrisorio cada quincena? ¿Somos más los buenos cuando saben que, miembros de su familia, son delincuentes hechos y no denuncian? ¿Somos más los buenos cuando pedimos paz y menos violencia, pero al mismo tiempo consumimos el producto que ha hecho de este país (México) una masa sanguinolenta: las drogas? ¿Somos más los buenos al ser incapaces de tener un control de natalidad? ¿Somos más los buenos cuando permitimos a los medios de comunicación seguir lucrando con nuestro dolor y utilizar las noticias como contenidos para llenar espacios y nada más, sin ningún compromiso social? ¿Somos más los buenos cuando un conductor de algún noticiero importante critica a un político, mas al terminar el noticiero, los dos se encuentran, y con un apretón de manos, ríen y se sientan a la mesa del restaurante a cenar, con una cuenta que ni usted ni yo podríamos pagar? ¿Hay que seguir permitiendo la doble moral, la doble cara, los espejismos? ¿Somos más los buenos cuando salimos a votar por tres candidatos que no nos llenan el ojo, pero en vez de exigir con fuerza y verdad a nuevos candidatos que merezca el país, votan por el “menos malo”? ¿Somos más los buenos cuando permitimos que las leyes sigan protegiendo más al delincuente que a la víctima? ¿Somos más los buenos cuando seguimos pensando que el sistema, el gobierno, va a resolver todos los problemas sociales mientras nosotros no movemos un dedo para cambiarlo? No. En definitiva no somos más los buenos, no todavía.

JUAN MIRELES http://wwwjuanmireles.blogspot.mx/

¿Quieres colaborar? Envía tus textos a revistarusticamex@hotmail.com Facebook: www.facebook.com/RevistaLiterariaMonolito Cada uno de los textos e imágenes aquí presentados, son responsabilidad y propiedad de los autores. Registros en trámite.


2 de Octubre de 2012 3

REVISTA BIMESTRAL

EDITORIAL Juan Mireles Director-Editor

Mario Islasáinz Editor

Alejandro Montaño Editor Cristina Arreola

CIERTOS USOS DEL LENGUAJE COMO RECURSOS DE HEGEMONÍA por Casiano Cerrillo Domínguez En un planeta consternado, y últimamente, tan agitado por las manifestaciones en el mundo árabe, en el occidental y hasta en el “envidiable” norte de las Américas, son muchos los análisis, provenientes de distintos estratos sociales e incluso, sensibilidades muy diversas, algunas de ellas dedicadas al desarrollo de la espiritualidad humana; que apuntan de manera “reflexiva” a la ineludible necesidad de un cambio de rumbo, de una revolución que conlleva un cambio de pensamiento y una elevación del ser y que resulta “a todas luces imprescindiblemente previa a cualquier intento de transformación social”.

Editor

Rafael Rocha Sentimiento de mulher Arte de portada

Justina Cabral Publicidad online Números Anteriores

Para algunos intelectuales, finalmente, este último periodo de la historia en el mundo entero es un periodo de re-evolución; un eufemismo para apartar los métodos y las ideologías revolucionarias que en otro tiempo y lugares conformó otras transformaciones sociales. Así es que nos encontramos con una primera metáfora para desigualar métodos e intenciones del pasado: la metáfora re-evolución, una grafía que nos sitúa en la imagen de que todo es evolutivo, pero cuando los cambios deben sucederse con mayor rapidez procede re-evolucionar, antes que revolucionar. Y en esta Torre de Babel, donde las grandilocuentes palabras de la historia van tomando nuevas derivaciones, observamos cómo el lenguaje también adquiere en el mundo mercantil otras oportunidades al uso, y puesto que estos vocablos se ponen de moda; ahora cualquier producto novedoso constituye toda “una revolución” o una “re-evolución”, ya que nos estamos “re-inventando” mientras que “desaprendemos”. Una segunda metáfora no menos significativa es la palabra paradigma. A estas alturas no hay un solo escritor, periodista, historiador o político que no haya sucumbido a la tentación –incluso el que suscribe- de usarla o buscar la oportunidad de mencionarla oportunamente en algún contexto; esto cuando no hemos provocado el contexto para utilizarla con “elocuencia”. Su significado también está estrechamente relacionado con una situación de cambio, a veces hasta se ha utilizado redundantemente, habilitándose en algún texto, como “cambio de paradigma”. A estas alturas del artículo que nos ocupa, el lector ya habrá apreciado que no hay tales metáforas en estos usos. Cierto es, pero eso da lo mismo. La palabra “metáfora” adquiere también ahora un uso tan recurrente como cualquiera de las otras dos, y su utilización para destacar cualquier aspecto del conocimiento es hoy imprescindible, y denota estar a la última en los saberes ilustrados. Ahora todo el lenguaje es un inmenso océano “metafórico” donde el mismísimo Wittgenstein navegaría orgulloso y reconocido al fin.


4

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

La cuestión es: ¿existen intenciones de fondo en la utilización y selección de algunas palabras? ¿Son inocentes, inofensivas modas del lenguaje que cambian al compás de los tiempos?, o por el contrario, ¿se trata más bien de usos bien estudiados, intencionales, para derivar hacia nuevos modos de perpetuar por consenso el conformismo social? En los tiempos actuales de crisis, y en las altas esferas de poder en el llamado mundo desarrollado, se suele utilizar otra metáfora no discutible, donde debe sobreentender quien tenga “sentido común”, que no ha lugar a ser cuestionada, esta es: “hay que recuperar el crecimiento económico a toda costa y cueste lo que cueste”. Por otra parte, el sentido común también se ha convertido en un uso frecuente a nivel mediático, en otra metáfora. En esta guerra de posiciones, por las que atraviesa el lenguaje de nuestros días, podríamos mencionar otras muchas palabras con acepciones que mucho más allá de buscar convencimiento, se asientan en prejuicios de sobre entendimiento y se transmiten como indiscutibles. Veamos algunos ejemplos, agregando el recurso metafórico: a) Tal asunto –el que sea- ha sido aprobado por la Comunidad Internacional. b) La prioridad debe ser, conseguir adecuar el déficit público a las directrices de Europa. c) El mercado no permite que determinadas decisiones sean tomadas en estos momentos. d) Es imprescindible para superar la recesión una reforma del mercado laboral. Son muchos los ríos de tinta, que determinados autores de consagrado prestigio y muchas las obras –clásicas y contemporáneas- sobre las que se ha intentado verter un amplio desarrollo del significado de cada una de estas palabras y frases. Todas ellas muy discutidas, debatidas desde espacios ideológicos dispares e incluso convergentes. Pero ahora, el meteórico ascenso de “tecnócratas” (no dejan de ser políticos dotados de ideología) a las carteras ministeriales del marco europeo, ha desplegado una ofensiva cadena de decisiones reaccionarias y antipopulares, cuyas primeras muestras de toxicidad se manifiestan a través del lenguaje, de tal suerte que hasta el significado de la palabra indignación está siendo mediatizado para descontextualizarlo del alcance popular que la puso de moda. Se utiliza por tanto hoy más que nunca el lenguaje como un recurso de hegemonía por el capitalismo, hasta el extremo en que la demagogia ha pasado ha convertirse en imprescindible para cualquier político que gobierne o tenga cartera en el mundo occidental, independientemente de la tendencia o partido del que provenga. Es como si la obligación de tener que disfrazar la verdad, cosa que los lleva a la metáfora, por resultar indigerible su expresión directa, los tuviese atrapados no ya en el pensamiento único, sino también en su expresión única. Cabría decir que han sucumbido prisioneros de sus metáforas en el LENGUAJE ÚNICO. Por Casiano Cerrillo Domínguez


¿Es usted un desviado social?

5

Por Sheina Lee Leoni Handel Seguramente, comenzar la exposición de un tema con esta pregunta es algo que a cualquier persona le llamaría la atención. ¿Por qué voy a ser yo un desviado, si es que pago mis impuestos en fecha, no cometo delitos violentos, en fin, no dejo de cumplir con ninguna norma que sea necesaria para mantener el orden en la sociedad? Pero, ¿está usted seguro de eso? ¿Cuántas veces ha cruzado la calle con luz roja? ¿O cuántas veces tiró un papel en la vía pública? ¿O cuántas veces dijo una pequeña mentira para salir de un compromiso social al que no quería ir? De alguna manera, usted, yo y toda la sociedad cometemos de vez en cuando actos menores de desviación. La razón por la cual no nos hemos sentido de tal forma, es que la sociedad encargada de determinar cuáles son los actos desviados y los conformes, no nos han llamado la atención. ¿Quiénes determinan las conductas conformes o desviadas? Podemos diferenciar dos clases de conducta: la buena o conforme y la mala o desviada. Pero antes de que un acto pueda clasificarse de esta manera debe haber reglas establecidas que determinen hasta dónde podemos llegar, y lo que ocurrirá si transgredimos dichos límites. Howard Becker, en su libro Outsiders, determina quienes son los encargados de señalar las ofensas, y encargarse de que los delincuentes sean tratados como tales. Señala entonces la existencia de los llamados “Empresarios morales” y los que él llama “Impositores de las reglas”. Por la primera expresión denomina a aquellos actores sociales que tienen como finalidad trabajar en campañas sociales para producir cambios en algunos aspectos de la sociedad que consideran perjudiciales a ésta (por ejemplo campaña contra el cigarro, contra el aborto); frecuentemente presionando para que se publiquen nuevas leyes. Por la segunda denominación, designa a aquellas organizaciones encargadas de aplicar la ley respecto hacia aquellos individuos que violan las reglas .O sea, que tienen una función principalmente policial, representando la aplicación de la moral en la sociedad. ¿Qué debemos tener en cuenta para asumir que un acto es o no desviado? 1- La desviación es universal: en todas las sociedades existen personas que se apartan del cumplimiento de las normas de conducta que la sociedad impone. 2-La desviación es relativa: si las sociedades son las que deciden las conductas conformes o desviadas, habrá que tener en cuenta qué normas rigen esa sociedad, y en qué momento histórico estamos. Por ejemplo, sabemos que vivir en concubinato era un acto despreciable en el siglo pasado, y que es aceptado perfectamente en el día de hoy en la mayoría de las sociedades occidentales. 3-La desviación depende de lo que establezca la sociedad. Como hemos visto, ésta es la jueza suprema en lo que tiene que ver con qué tipo de comportamiento es el que nosotros realizamos, si conforme o desviado. 4-La desviación segrega a las personas: una vez que la sociedad determina quienes son desviados y quienes no, generalmente se produce un rechazo a quienes no cumplen con las principales reglas, incentivando así a su aislamiento y limitando su recuperación en un futuro inmediato. 5- Podemos diferenciar entre una desviación primaria y secundaria (Edwin Lamerte) Dentro de las desviaciones primarias se encontrarían los incumplimientos de las normas que no hacen sentirse desviado a quien lo comete, ni es visto así por los demás.


6

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

Pero se llaman desviaciones secundarias, en cambio, a aquellos incumplimientos que hacen cambiar la concepción que los demás tienen de dicha persona, etiquetándolo como desviado. Este etiquetamiento provocará que el “desviado” reorganice la percepción que tiene de sí mismo y asuma la nueva definición que los demás dan de él. Es así entonces, que la persona desarrollaría un “estigma”, esto es una marca social que tiene connotaciones negativas y de la que el resto de la sociedad se sirve para definir a esa persona. Erving Hoffman crea el concepto de “andadura o carrera delictiva o transgresora” para definir las conductas de las personas que son definidas como desviadas por la sociedad. 6-¿Qué tiene de común la conducta de Juana de Arco y Hitler? No se asombre, ambos tiene conductas desviadas. Consideremos entonces que hay desviaciones positivas y negativas. La desviación positiva es aquella que aspira a alcanzar una conducta ideal, como lo es el caso de un santo. La desviación negativa se dirige hacia lo malo, como lo es la conducta de los criminales. Sin embargo; recordemos que las conductas son conformes o desviadas según la sociedad y la época, que es la sociedad de ese momento la que determina el tipo de desviación. ¿Cómo hacer que las personas actuemos de manera aceptable? Para que esto ocurra tenemos que tener en cuantos dos factores: Una buena socialización significa un buen funcionamiento de los agentes encargados de que las personas adquiramos adecuadamente las normas y valores principales de la sociedad en que vivimos. Y buenos mecanismos de control social, es decir; que las medidas que se toman para prevenir, evitar o castigar un delito sean eficaces, y lo suficientemente conocidas para que las personas sepan cuáles son las conductas que la sociedad considera transgresoras y el castigo que tendrán en caso de llevarlas a cabo. Podemos diferenciar entre controles sociales formales e informales. Los controles formales son aquellas presiones emitidas por las autoridades aceptadas en la sociedad, son mecanismos públicos institucionalizados para prevenir o corregir el comportamiento desviado. Los controles informales son las presiones extraoficiales para que las personas respeten las normas y valores de una determinada comunidad, y que tienen mucha importancia en grupos chicos donde la mayoría de las personas se conocen. Por ejemplo, el chisme, la burla… Estos dos factores deben actuar en forma combinada para tener un resultado realmente eficaz. Entonces, ¿qué tipo de conducta tiene usted? Sabemos que la vida social humana está gobernada por normas. Nuestras actividades serían un caos si no nos atuviésemos a reglas que determinaran lo que es bueno o malo hacer en una determinada situación. Sin embargo; no todo el mundo se ajusta a las expectativas sociales de cumplimiento de las normas, poniendo incluso en peligro la vida de los demás, al apartarse de las reglas que se supone deben respetar. Podemos concluir que el estudio de la desviación es muy complejo, ya que existen tantos tipos de violación de las reglas como normas y valores sociales. Y como ya mencionamos con anterioridad, las normas varían de una cultura a otra, así como también hay diferentes normas entre las diferentes subculturas de una misma sociedad, destacando que lo que se considera normal en un determinado contexto se concibe como desviado en otro. Es imprescindible entonces fomentar la participación de los agentes socializadores principales, como la familia y las instituciones educativas, para que encausen el cumplimiento de las normas principales. Y es esencial también, dejar claro los mecanismos de control social que existen en una sociedad determinada, dejando el menor ámbito posible de confusión social. Solo así lograremos vivir en comunidades lo suficientemente organizadas que permitan el desarrollo cultural, social, económico y político que tanto necesitamos. Bibliografía de apoyo Sociología –Macionis-Plummer-Prentice Hall. Sociología (con aplicaciones para países de habla hispana) Richard.


l término

tambiénmemellamo llamoVincent; Vincent;tútútambién, también,¿cómo ¿cómote tellamas? llamas? YoYotambién 7

El Jazz Fest se celebra una vez al año en Puerto Rico: es un evento enorme en el cual asisten los mejores músicos del país para presentar, mediante el arte de la música, la poesía complicada y sonora del Jazz en sus diferentes vertientes. Pero, lo que se celebra una vez al mes en Condado, tiene un nombre y apellido muy diferente aunque sea un concepto que trate de presentar algo bastante parecido al Jazz Fest, Ventana al Jazz. Decidí darme una vuelta por Condado en dicha fecha para apreciar la exquisita música que allí se presenta. Observé, que el Condado, los últimos domingos de mes al igual que suele pasar con las playas cercanas al área metropolitana, se convierten en una pasarela de jóvenes, para los cuales es útil un espacio así para desfilar con una cerveza de lado a lado y hacer "panas". Llegué a esa conclusión al ver que en tarima estaba Paoli Mejias, una institución y verdadero orgullo para este país en la percusión y solo una pequeña parte del público que se paseaba por los alrededores era capaz de apreciar, reconocer y conocer el derrame de talento que había en aquella pequeña tarima esa noche. ¿Por qué ya los Martes de Galería no existen? El mismo público asistente a esa actividad no conoce el verdadero propósito de la misma: apreciar el arte, darle un espacio a la industria del arte visual para su desarrollo. Enseguida se transforma cualquier actividad cultural en pretexto para la "bebelata”. Por Elvin R. Mitchell

Por Mar Pérez Colección Hechos en Palabras. Conaculta. Gobierno del Estado de Chiapas. 42. Letras nuevas. Yo también me llamo Vincent es una inquietante novela en la que nada es lo que parece, aunque el final, desolador, se anuncie, desde las primeras páginas. Alejandro Molinari (Comitán, Chiapas, 1957), un escritor de oficio, involucra al lector en una trama en apariencia desordenada, que resulta ser un caos perfectamente calculado, una metanovela que contiene otra novela con cuentos insertos, por lo que se deberá permanecer atento para no caer en trampas lúdicas hábilmente diseñadas. La que se anuncia como la historia principal: un autor pretencioso y reconocido en su ambiente local, planea escribir una novela en la que narrará la historia ficticia de Van Gogh y Paul Gaugin en una visita que los pintores realizarían a Comitán, es un guiño al capítulo XVIII del Génesis, relativo a Sodoma, que termina siendo el punto de partida de las otras historias. Lo que parece una reseña ¾con tintes de añoranza¾ de la memoria y la vida diaria de los comitecos, resulta ser una denuncia velada a la corrupción, la mezquindad y la mediocridad literaria; aquello que en apariencia es la descripción de una curiosa costumbre de los escritores del municipio, el contratar lugareños en calidad de “personajes” para que “posen” mientras se realiza el texto; es una forma de denunciar la pérdida de dignidad, la impunidad y la injusticia. Yo me llamo Vincent nos regala personajes tanto entrañables como siniestros: la madre que está dispuesta al mayor de los sacrificios por su hijo y cuando se baña en inmundicia de cerdos, expía sus culpas y después se encuentra a sí misma, reluciente; un joven cuya vulnerabilidad e inocencia recuerdan a “Macario” de Juan Rulfo (El llano en llamas), el desamparo de su condición y la indiferencia de los lugareños lo conducirán a un trágico fin; un acaudalado y excéntrico escritor que utiliza su sordera para ejercer el autoritarismo y una forma poco usual de esclavitud. El creador de esta novela realiza un desdoblamiento de sí mismo en dos personajes, el profesor universitario que percibe la realidad e intenta de manera inútil que el peso de la justicia caiga sobre el culpable de un homicidio, independientemente de su linaje y condición social; y el escritor, testigo involuntario que nada puede hacer para modificar lo ocurrido, sólo narrar. En Yo también… Molinari se vale de los más variados recursos humorísticos como la ironía y el sarcasmo para dejar clara su postura con respecto a los cacicazgos, el abuso de autoridad, la explotación y la falta de justicia que hoy por hoy siguen lastimando a su estado natal. Alejandro Molinari es periodista, promotor cultural, autor de la novela Dios también resuelve crucigramas y el libro de cuentos Un ángel llamado Pavitto.


8

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

El milagro Marta Hoya Argentina: nació en la ciudad de Buenos Aires el 19 de Mayo de 1950. Artista plástica: pintora realista. La mayor parte de sus obras son realizadas en óleo sobre bastidor. En ellas prevalecen los motivos de caballos torneos de polo y figura humana. Sus comienzos en el arte de la pintura se inician a los 13 años, movida por una fuerte sensibilidad hacia la naturaleza. Cursó sus estudios de arte en la escuela técnica de arte decorativo y en el taller de la profesora y artista Norma Bassi. Entre sus obras premiadas podemos mencionar “Albedrio”, “Destreza”, “El retorno”, “Una mirada certera”, “Jacarandá”, “El juego de te”, y “Mora”, entre otras. Algunas de sus obras se encuentran en diversos lugares del mundo, tales como España, Ciudad del Cabo, Italia, Australia y colecciones privadas en Argentina. Cuenta con innumerables muestras realizadas que datan de 2001 a la fecha.


Juancito lagunero va de pesca

9

I Había una vez, en una ciudad lagunera de la provincia de Buenos Aires, un chico que se llamaba Juan. Era un niño muy calladito, tan calladito que a veces los mayores le preguntaban si le habían comido la lengua los ratones. Juancito los escuchaba pero nunca contestaba. En realidad a él no le sucedía nada en particular. Sólo que no le gustaba hablar y al parecer los mayores no lo entendían. Lo que sí le gustaba a Juancito era ir a pescar. En su ciudad había un espigón de pesca al que le habían puesto el nombre de Domingo Cazaux, un señor muy bueno que había trabajado mucho para el desarrollo de la ciudad. En ese lugar no había peligro para los pequeños, entonces se entretenía muchas horas. Porque hay que saber bien que los pescadores son personas de pocas palabras y de mucha paciencia. Lo de las pocas palabras le sirven a uno para no emitir juicios apresurados y lo de la paciencia (que es arte de la paz) para saber esperar, porque todo llega en la vida si es para nuestro bien. Eso es lo que le decía siempre la abuela Adelina a Juancito y él estaba segurísimo que la abuela siempre tenía razón. En realidad las abuelas siempre tienen razón, porque se han pasado la vida observando las cosas y meditando sobre las consecuencias de cada una, por eso son tan acertadas en sus opiniones. En cuanto a la pesca, Juancito había tenido que ejercitar mucho su paciencia, porque había días en que no aparecía un sólo pez. Según parece, algunas personas mayores sacaban las piezas muy pequeñas y poco a poco la población iba disminuyendo. Cuando los señores de la Estación Hidrobiológica sembraron pejerreyes en la laguna, Juancito se puso requete-re-contento, porque era muy divertido verlos hacer dibujitos en el agua. Una vez, cerca del domingo de pascua, Juancito fue con sus amigos a pescar y les sucedió algo maravilloso: cuando sacaron un pejerrey bastante grandecito, el pez los miró con ojitos de querer decir algo. Entonces Juancito, que entendía muy bien de esas cosas, porque el tío Antonio le había enseñado mucho sobre la comunicación de los seres humanos con los otros seres de la naturaleza, propuso escucharlo. -Niño, ¿podría pedirte algo?- dijo el pejerrey con una vocecita muy tímida y parecida a la de Juancito las pocas veces que hablaba. -Sí, pececito, ¿qué deseas?- respondió Juancito -Soy Flecha Plateada, el abuelo de todos los peces de la laguna. Nadie hasta hoy ha podido pescarme, y si eso sucediera sería terrible, porque los otros peces no tendrían quien les contara las cosas que sucedieron en la laguna hace muchos miles de años. -¿Cuál es tu problema, Flecha Plateada?- quiso saber Juancito. -Mi gran preocupación es encontrar la manera de que ni los niños, ni los adultos se lleven los peces pequeños y mucho menos que tiren desperdicios al agua, porque eso hace que mueran cada vez más peces y cada vez más plantas del ecosistema lagunar. -No sabía que pasaran esas cosas- respondió Juancito. -Ni yo- dijo Enrique al que todos conocían como Quique. -Así es amigos, es muy importante que nos cuiden, porque en el futuro puede haber necesidad de alimentos y en la laguna podría estar la reserva. Una cosa es pescar para sobrevivir y otra para tirar luego los peces. -Nosotros no haremos eso, Flecha Plateada, y mucho menos tirar basura. Te prometemos hacer algunas cosas pequeñas que ayudarían- dijeron todos los chicos hablando en coro, como hablan todos los chicos cuando están entusiasmados en alguna empresa. -Podríamos comenzar por pescar sin anzuelo y luego devolver los peces al agua. -¡Sí! ¡Y luego hacer entre todos vistosos cartelitos para decir a la gente que no arroje basura porque daña a los peces! -¿Te acordás, Quique, cuando los chicos de la Escuela Normal formaron una Asociación contra la Contaminación y diseñaron unos carteles que pusieron por todos lados y decía “Déjelos crecer”?- preguntó Juancito. -Si, tenía como logo a un pejerrey llevando en su cochecito a un pez muy pequeño. Ahora podríamos diseñar una campaña similar para crear conciencia, como dice la señorita Susana, y seguro que las cosas van a mejorar. -Bueno, niños, tengo que irme- dijo Flecha Plateada- no puedo permanecer demasiado tiempo fuera del agua. Pronto nos veremos otra vez y si les parece bien, les voy a contar cosas que pasaron aquí hace muchos años. Ustedes se las pueden contar a otras personas y puede suceder que lleguen a querer mucho a esta laguna y a los seres que la habitan. Y Flecha Plateada, con su larga barba, se zambulló en las aguas saladas, mientras los chicos levantaban sus cosas para volver corriendo a sus casas y contarles a sus padres la aventura maravillosa de haber podido conversar con el abuelo de todos los peces laguneros. Colorín verde y azul. Este cuento tiene magia y ha nacido en Chasocmús.

Por Eva Lucero de Ortega


10

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

RELATOS

Su nombre era Lorena por David Guillermo Soules Salí volando —rumbo— a la personaja, que no era puta pero lo pretendía, y juntos nos desvencijamos en un solo deletreo. Llenos de páginas, de plumas entintadas color fiusha, también nos vimos envueltos en un infierno de carnes asadas y orgasmos y cervezas. Nada. Seguimos volando y ella quiso ser bestia. Tiró siete mordidas y en una de ésas clavó entera, ¿entera?, toda su arista en mi de-sis-ti-mien-to. Sigo sin saber dónde fue. Lloramos un hijo con escamas. Pero ni su guarda, ni yo, éramos reptil. Lloramos porque tenía SIDA, y no comprendo la inmensidad de esa palabra. Ella tan bestia que yo maniquí, una noche decidimos mejor hacerlo bajo el cuerpo centinela del Cerro de la Silla. Después ya no llovimos. Quedamos encumbrados en un mes que no tiene nombre y pertenece al calendario maya. Su nombre era Lorena —por lo menos eso dijo— y el mío era tan ínfimo que solamente lo compartí una vez: Gabriel. ¿Gabriel? ¿Como el arcángel? ¡No! Como García Márquez tragándose el hilo de mi nacimiento. «Gabriel», repitió varias veces. Y en el último sitio que invadimos miró extasiada las luces del alba. Eran apenas las cinco y ya veíamos entrar, en un chasquido, el amanecer: y nada. Nos encunamos en su escondrijo. Ella gemía, mientras, yo le buscaba en el polen…—“y nada”. De pronto, sus garras volvieron un revés sobre mi espalda húmeda. Mas nada. Se fue esfumando/se fue. Quedó dormida, incluso durante el peritaje, y aun a pesar del esfuerzo invertido, nadie me pudo dar razón de la mueca que ardía en su rostro. Tuvo partículas rojas, desorbitadas en su andamiaje de besos, y de su boca salía un líquido oscuro, como mi voz tatuada en un verso dragón. Sus plumas, debo decirlo, sin embargo, no eran de cuervo. Y antes de verla partir hecha cera, me fui de ahí en una bolsa negra con zíper incluido. Debí negarme al dulce halar de su estallido. Debí decirle: nunca más. Pero no pude.

Reviviendo a los adjetivos poéticos Sublimar un texto, ya sea poético o no, con estética y significaciones ingeniosas, es menester de todos los que abordamos al oficio de escribir. En uno de los caminos, podríamos recurrir al uso de los olvidados adjetivos poéticos y a una versión remozada de éstos. En su mayoría, los podemos identificar por sus terminaciones más comunes: -reo(a) de pertenecer, -vago(a) de vagar —errantismo, imprecisión—, -fero(a) de llevar, -fugo(a) de huir, fluo(a) de fluir, destilar y -voro(a) de comer; para ejemplificar citaremos el término “lucífero” que significa “resplandeciente”. Muy aparte de poseer una musicalidad muy agradable y un marcado concepto poético, tanto la terminación correspondiente como las demás, se prestan para poner a prueba nuestra imaginación y constituir nuevos términos que enriquezcan el panorama de los textos y rescaten del abismo del desuso a los adjetivos poéticos. Y así como alguna vez la locución “límpido”


RELATOS

11

El señuelo fue un artificio esgrimido por algún innovador, podemos diseñar nuestras propias palabras. Al hacer esto, estaríamos cumpliendo una de las funciones requeridas por muchos escritores: crear palabras cuando las que se tienen al alcance no sirven para trasmitir lo que se siente. Ellos vislumbran en estas construcciones, un camino aún más fructífero tanto para la poesía como para todas las expresiones literarias. De esta manera, rememorando y basándonos en los adjetivos poéticos, cuasi arcaísmos, podemos esbozar adjetivos como “gelífero”, que se podría conceptualizar de diversos modos, pero esto se lo dejo a la destreza del lector. Sin embargo; podríamos ensayar un ejemplo poético: “El personaje exhalaba un hálito que llevaba frío al extremo”, pero aplicando el neologismo podría decirse: “El personaje exhalaba un hálito gelífero”. Cabe resaltar que los recursos neológicos son los que nos permiten accionar de manera lúdica para crear estas palabras, denominadas neologismos. Guiándonos de estos recursos, propios de nuestra lengua, construiremos consciente y correctamente los términos que integraremos a lo establecido, dinamizando nuestra lengua y recuperando parte de ésta: los términos poéticos, más específicamente los adjetivos. Por Raúl Allain

Por Pilar Galindo Salmerón Sr. Juez, señores del jurado ¿Saben ustedes qué es un reclamo? Un ave amaestrada que pía durante la caza, para atraer a otros ejemplares de su especie. Y los inocentes pájaros, siguiendo ese canto se encuentran de pronto frente a las escopetas. Luego el cazador vuelve a casa, jactancioso, haciendo mover con su paso los pichones colgados del cinturón. Y me pregunto ¿Sabrá ese pájaro-reclamo el fatal resultado de su cántico? Es que yo he sido señuelo durante mucho tiempo y sí lo sabía. Carlos me llevaba siempre con él a sus negocios. Me decía –nena, no me dejes mal – Ante ese reclamo yo me sacaba todo el partido posible. A qué negarlo, siempre he sido una mujer atractiva, pero a los veinticinco, a los treinta…les resultaba irresistible. Carlos era muy hábil, sabía aplicar el método más conveniente en cada caso. No siempre utilizaba las fotos, eso podía ser muy embarazoso. Pero estaban disponibles, por si acaso. A veces amagaba con vengar su propio honor mancillado. Sus cuernos, quiero decir. Y si esto no era suficiente, lo que no fallaba nunca era la amenaza más o menos velada de ponerse en contacto con la cónyuge legítima. La que de verdad soportaba la cornamenta sin saberlo. Para que siguiera en su ignorancia, para que la familia no sufriera, eran capaces de darle lo que pidiera: un puesto de trabajo, un despacho en el ático, un sueldo a convenir. Luego en casa, a ambos nos urgía sabernos el uno del otro. Y de nadie más. Yo lo necesitaba más que él, por razones obvias. Nuestro amor era tumultuoso y provocador. Magnífico cuando acababa el éxtasis, ése que era sólo nuestro, estábamos agotados. Era un privilegio cansarse así. Pasó el tiempo y fuimos teniendo cuanto queríamos. Yo estaba harta de mí trabajo, me sentía aburrida, sucia a veces. Vivíamos de los beneficios obtenidos. Era lo justo. Aunque no hubiera sido precisamente un trabajo digno. No sé si fueron sus repetidas ausencias, una cierta rutina en la cama, un mucho de tedio…El caso es que un día lo seguí y pude ver que no había dejado la caza, sólo cambió de reclamo. Una chica muy joven. Eso no se hace. Yo también había sido así, o quizás mejor, tenía más clase. Pero el tiempo me había marcado y Carlos no me perdonó. Me había llegado la hora de tomar el papel de cazador, puesto que me arrebataron el de señuelo. Por eso le disparé. Era mi turno.


12

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

PERNAMBUCO MULTICULTURAL Obra que forma, junto a la de portada:”Sentimiento de mulher”, parte de la serie MULHERES BALZAQUIANAS NA JANELA que cuenta la historia delas mujeres que fueron abandonadas por sus maridos y viven en la ventana esperando un gran amor.

RAFAEL ROCHA Nacido en Recife, ciudad Pernambuco, nordeste de Brasil, Rafael Rocha. Es un artista audaz y moderno, su arte es único; expresionista, paseando por los cubos y diálogos con colores cálidos. Su técnica básica es acrílica sobre lienzo y óleo sobre lienzo. Pintor de colores fuertes, cree que tragram vibraciones possitiva a su trabajo. Todas sus obras están basadas en la vida cotidiana de la gente, y siempre hay una secuencia con los títulos y las historias contadas a través de ellos. Sus obras se están convirtiendo en el sueño de muchas personas. Recientemente recibió invitaciones para exposiciones en Sao Paulo y Nueva York.


13

MICRORRELATOS Retorno

por Carlos Enrique Cabrera

Se diluye ante ti la realidad como los cubitos de hielo en tu bebida de verano. Tú mismo te transmutas en materia inasible, ectoplasmática. La voz se te apaga, se extingue el brillo de tus ojos, tu cuerpo se doblega, pierden fuerza y vigor tus músculos y articulaciones y... De golpe, ya no eres…

David Soules

Pero sea como fuere ya lo tienes asumido. Sabes que así será cada vez con mayor intensidad y con mayor frecuencia. De momento has estado retornando a la realidad material, concreta, verificable, palpable, tocable… Pero sabes con absoluta certeza que en cualquier instante te quedas en ese otro ámbito de fría lejanía y total oscuridad y ya no regresas…

Es

licenciado

en

Letras

Hispánicas. Especialización en el área editorial y de literatura,

así

como

de

escritura dramática en el Festival

Internacional

de

Teatro Clásico de Almagro,

Las metamorfosis duelen

por Miguel Valle

Meditar no es evadir la realidad, es buscarse a uno mismo en un jardín de flores dolorosas. Meditar duele, es la invitación al cambio y a la desnudez del alma. Ella, por ejemplo, toma un espejo en la noche y juega a encontrar su rostro. De repente vuelve al mundo y con una sonrisa inunda su entorno. Luego vuelve en sí, se pierde en el poro de la pared, escarba un infinito en la imaginación, habla del universo. Camina descalza sobre un mundo de cristales rotos. Sangra, sigue buscándose. Los panoramas internos son difusos, vastos y escurridizos. Ella sigue buscándose, tragando espejos. Tiene libertad para perderse. Aprende a volar, salta y en el aire sana las heridas. Luego cae. El mundo siempre ha estado en ruinas.

en

Castilla

La

España. Fue redactor del proyecto Fórum

Memoria Universal

las

segundo lugar de poesía en el concurso Cuento y Poesía Joven,

organizado

por

IMJUSAN en 2007, y el primer

sitio

en

el

Regional

Minicuentos

por Enrique Pilozo Campuzano

del

de

Culturas en 2007. Recibió el

Certamen

El pretendiente

Mancha,

8° de

CRIPIL,

Bicentenario del Nacimiento de Edgar Allan Poe, en 2009. Incluido en diversas antologías,

Llegó al pueblo y enamoró a Patria con promesas y palabras dulces. Besó a todos los niños de la comunidad, estrechó la mano de los habitantes y les prometió vivienda y trabajo. Luego se llevó a Patria, la hizo suya y mancilló su honor. Al poco tiempo la abandonó a su suerte y con un niño en brazos, al que bautizarían con el nombre de “Deuda”. Patria quedó abatida una vez más, no era la primera vez que se dejaba llevar por el ensueño de un mejor futuro. Otra vez se repetiría la historia, Patria quedaría triste de nuevo. Esta vez el Pretendiente se llevó consigo a sus dos primogénitas: Esperanza e Ilusión.

tanto

por

el

Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, la Facultad

de

Filosofía

y

Letras de la UANL y el Centro de Estudios Poéticos de

Madrid.

Publicó

la

plaquette Emblemas en 2008 y en 2011 el libro de poemas El cielo de noche es un crucigrama. presentaciones lectura Actualmente

de poética. forma


14

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

MICRORRELATOS

SIEMPRE HAY TRAMPA EN LOS TRATOS CON LEGIÓN

por Neftalí Báez

Legión dice que sólo una te salvará. Escoges la puerta 5 pero pides la llave, no vaya a ser que esté cerrada. Te encaminas mientras una multitud te mira y descorres la cortina, pruebas el picaporte y ves que gira libre, ¡pero está caliente! Imaginas a Legión riéndose. En eso miras cómo se ondula la cortina de la puerta 6, por el vapor que escapa igual de caliente que en tu puerta. Siempre hay trampa en los tratos con Legión. Una multitud empieza a cuchichear. Metes la llave en tu puerta 5 y ganas tiempo para pensar como lo hacías afuera: Regresas a tu infancia, a cuando eras capaz de hacer trampa en cualquier juego con tus amigos. Logras girar la llave hasta quebrarla y dejar dentro la pieza de metal. Le dices a Legión que la llave se rompió y no podrás abrir esa puerta 5 que has elegido. Por lo tanto pides que abran la puerta 6 y que si detrás está el fuego significa que ya estas salvado. La multitud ve cómo eres liberado por la puerta de servicio, pero tratan de detenerte y parece que lo están logrando con ofertas para ocupar el puesto de Legión.

Personalidad múltiple

Personalidad múltiple

por Selene García

por Selene García

Cuando vi su silueta reflejada en el charco de sangre, comprendí que había llegado tarde. Ellos llegaron primero. Estoy solo, llamando al teléfono de emergencias, tal vez no noten la evidencia en mis manos.


POEMAS Arquitecta

15

Tarde de lluvia A Liz Carreño

En los cristales, las gotas resbalan;

Arquitecta de historias sin final.

perezosas o en monótona unión

Delineante de mis sueños atrapados en tu vientre.

recorren el fino transparente

Constructora de planos sobre mis pliegues anatómicos.

precipitadas, sin remedio, contra el marco

Has estremecido mis cimientos.

–deslucida madera, astillada presencia-;

Mi estructura se hace débil ante tus encantos.

pelargonios sumisos resisten la embestida

Las fronteras colapsan.

de un sureño Goliat de furia henchido

Los deseos fluyen libremente.

y un colérico silbido, viejo, enfurecido,

Edificaciones culturales se hacen ruinas.

traspasa las rendijas de la vida.

Acentos que se funden en un margarita.

En las calles: silencio.

Concierto de voces ahogadas en este teatro vacío.

Nada se escucha,

Te siento.

tan solo al cincel humedecido de la lluvia

Veo el claro de tus lunas colisionar con la fragilidad de mi pecho.

abujardando el añejo granito adormecido.

Siento tu aliento viajar sobre brisas que acarician mi rostro.

En el cielo, negros nubarrones

El viento me trae tu aroma.

presagian eternas soledades.

Te vienes,

La tarde está cediendo.

te vas,

De repente: una luz,

mas te guardo en mi puño cerrado.

luego, un seco ruido,

El olor de tu cálida sangre conquista mi olfato.

el eco que se escucha extramuros de una plaza

Tus humedades se derraman sobre mis labios inquietos.

y, en segundos, no hay silencio.

Tus adentros saben a gloria.

Todo es agua, todo es ruido, todo es eco.

Ciudades de soles cayendo a mis pies.

En una esquina, descalzo,

Mi vida resucita en tu boca.

un mendigo está pidiendo.

Te sueño despierto mientras mis deseos escupen letras. Tus centímetros se deshacen entre la torpeza de mis brazos.

José Rico-Villademoros


Tus centímetros se deshacen entre la torpeza de mis brazos.

Noche de luna y luciérnagas

Caricias de concreto sobre ti; mi dama de hierro.

Meloncito de luz

Diez mil han caído a tu diestra, mas mis deseos permanecen erguidos.

tajadita del cielo

Laberintos que guardan memorias.

quién te ha servido en mi mesa de terciopelo

Esferas que giran sobre mis tejidos.

Tus pechos son luciérnagas

Quiero beber de tu fuente.

que han salido a deambular

Sentir en mi garganta la sal de tu vida.

por los íntimos pasillos de la nocturnidad.

Tu voz quiebra mis soledades.

A tientas voy

Tus susurros adormecen las membranas de mi cuerpo.

la boca atenta

Entrégame tu constelación de gemidos.

tras los cristales del sudor

16

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

Una leyenda hoy nace en mi lecho.

entre sombras que se mecen como anémonas de mar.

Siénteme tuyo,

Y hay vuelo

siénteme libre y prisionero entre tus piernas.

y hay promesas

Desfalleceré sobre la firmeza de tus pechos,

y hay un tibio manantial

allí exhalaré mi último suspiro.

donde zozobran los suspiros que no saben trasnochar.

Antonino Geovanni

Maikel Azaharez

Fjord una garganta salina oculta en el agua del océano

Masturbación llá molas

un dolor glacial derretido expuesto al sol de su tarde

hijas socráticas suplántense donde el silencio no existe

los días del tiempo y de la sombra transitan este valle derrotado

soy carnada del tacto

que hiberna en el recuerdo cristalino

mientras sígome hundiendo

del paso de la nieve y de su ausencia.

son tuyas las palabras.

Felipe Herrero

Rocío L’ Amar


Habitualmente yo…

Ojos de sol Tus ojos de sol

17

Habitual es que me canse

se anuncian a las seis de la mañana.

habitual es que extirpe mi absurdo sentir,

Brevemente el espacio

prolongando palabras

-el que habita tu luz-

que silencian todo, que gritan nadas.

parpadea los reflejos

Habitual es que te diga en la cara:

rosados de una nube

no me tocas…no me llegas…

o blancos de un cirro estacionado

¡Mi alma aún espera!

en el intenso azul de una promesa

¿No puedes verme entera y reflejada en ella?

-la promesa del día que nace-

Habitual es que estalle en piel

y saluda a la urbe.

y le lleve una flor tan nueva como mustia

Prisa lenta y silenciosa

a la muerte de mi pobre corazón,

minuciosa atraviesa la mañana

Tan habitual que por habitual

que se vuelve tarde

mentirá mi sentir

en todas sus iridiscencias.

y habitará insolente

Como batir de alas

recónditos espacios…

tus pestañas, mariposas fugaces

a los que habitualmente no llegaste

me llevan al ocaso

a los que habitualmente no llegué,

-el ultimo destello anaranjado-

a los que ni vos ni yo

de un adiós que se anuncia

habitualmente llegamos.

despuntando los últimos suspiros.

Dime…

Luego, tu ausencia...

calla…

Un recuerdo de luna metafórica

Besa cada una de mis heridas…

vuelve su faz de párpados cerrados

¡Beso las tuyas!

sobre el canto de un grillo solitario.

Serán históricas e histriónicas cicatrices…

Larisa Pérez Ojeda

porque amarte, hermoso mío,

Marisol Cristina Baier Seewald ¡amarte es hoy lo único que sé hacer, cada minuto e instante que respiro!


18

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

Todas las obras son modeladas en arcilla y quemadas en horno de cerámica.

Nati Zinola

Obras de la escultora Natalia Zinola de nacionalidad Uruguaya residente en Brasil donde desenvuelve su trabajo.


LA ENTREVISTA

19

Javier Sachez Javier Sachez García nació en Campillo de Llerena (Badajoz) en 1970. Estudió Derecho y Trabajo Social y comenzó a escribir en el año 2003. Ha ganado varios premios literarios en las modalidades de novela (Premio Villanueva del Pardillo; Premio J.A. Saravia; Premio ATEGUA; Premio CERSA; Premio LA SERENA; Premio CALAMONTE), relatos (Premio IFACH; Premio M.F. QUINTILIANO; Premio FAM de Miajadas; Premio Cristos de Calzadilla) y poesía (Premio TARAMELA; Premio González CASTELL; Premio ATHMAN). Igualmente, ha resultado finalista en algunos certámenes literarios como el Premio Felipe Trigo, Premio Jaén de novela, Premio Almería de novela; Premio Max Aub de cuentos, Premio Río Manzanares de novela y Premio ONUBA de novela. También ha colaborado con algunas publicaciones literarios y cinematográficas (Ensacoroto, Palabras Indiscretas, Monolito, Versión original…).

Javier, ¿qué te motiva a escribir y cuál es el propósito de tu escritura? Bueno, supongo que lo que me impulsa a escribir es esa natural tendencia creativa del ser humano. Toda persona está genéticamente equipada para crear una obra (literaria, pictórica, musical…). Hay autores que, según dicen, escriben para manifestar sus sentimientos o como un modo de relacionarse con el exterior o por una íntima necesidad de expresarse. No es mi caso. A veces, la única razón por la que escribo es porque acabo de cerrar un libro de Borges. Hay autores que me obligan a escribir. Borges es el que más me interpela. Pero yo creo que sólo escribo para enseñar después lo escrito a mis seres cercanos.

¿Cuál es el género literario en el que te sientes más cómodo y por qué? Hasta ahora he escrito novela y relato aunque últimamente me dedico a bucear un poco en la poesía que es, sin duda, el género más difícil ya que exige más honestidad y más desnudez. El próximo mes de septiembre publicaré mi primer poemario, titulado “Job aterido”, que ha ganado un premio literario en España, fallado durante este verano.


¿Quiénes han EL sido tusAQUÍ influencias literarias; tus maestros? 20 ESCRIBA TÍTULO En prosa puedo citar a muchos aunque siempre vuelvo a los mismos: Isaac Babel, Luis Martín-Santos, Dickens, Turguenev, Orwell y, sobre todo, Borges. En poesía: Machado, Miguel Hernández, Cirlot, Manuel Pacheco, César Vallejo, Blas de Otero…

En tu carrera has ganado varios premios literarios de novela, relato y poesía. ¿Qué consejos podrías darles a los jóvenes escritores con respecto a lo que se necesita para ganar algún premio literario? Supongo que ningún autor o creador puede funcionar con los consejos de otro. Lo ideal es escribir sin miedo, escribir sin modelos, sin pautas preestablecidas y sin métodos. Se suelen cometer errores comunes en las primeras obras de un escritor (excesiva erudición, lenguaje barroco e ininteligible o palabras demasiados usadas…) Cada escritor tiene un lenguaje propio que debe descubrir y para hacerlo, debe escribir desde las tripas, sin reales academias y sin cursos de iniciación. Escribir sin miedo al resultado. También es aconsejable permitir que otros lean tu obra y escuchar (no siempre atender) sus consejos.

Sabemos que el sueño de todo escritor es ver una de sus obras editada, y que este en los estantes de las librerías. Agarrado a tu experiencia te pregunto: ¿Qué se necesita para lograrlo? En mi caso, casi todo lo publicado ha sido gracias a los premios literarios. En España hay infinidad de premios (que han disminuido con la crisis financiera y económica) y muchos de ellos llevan aparejada la edición de la obra. En mi opinión, publicar no tiene nada que ver con escribir. Uno escribe porque tiene la necesidad de conformar una obra artística. Publicar está relacionado con un oficio o, aún peor, con el dulce jugo de la vanidad. Creo que hay demasiadas obras publicadas que no poseen ni una gota de calidad (aunque la calidad es un concepto relativo y muy personal) Si alguien siente el deseo o la necesidad de publicar debe escribir desde un axioma básico: ser honesto con uno mismo. Pero antes de ponerse a ello conviene leer a los grandes (y pequeños) autores que ha dado la literatura universal. En mi caso cuando pensaba que ya no tenía nada qué decir, descubrí a Isaac Babel y éste abrió una ventana ante mí. Cuando pensaba que ya no sabía cómo decirlo, volví a leer a Borges y todo se iluminó. ¿Cuál es tu opinión acerca de los espacios literarios que hay en la red, como www.palabrasobrepalabra.es, en los que se reúnen escritores, jóvenes y de trayectoria, para dar a conocer sus trabajos? Me parecen muy productivos. Generan opinión y debate y ofrecen la opción de leer y escribir con libertad, además de contar con lectores-escritores de gran sensibilidad e intuición. Te dan la opción de salir al exterior sin salir de uno mismo.

El libro virtual va en ascenso, hay muchos lectores con hambre de letras en la red, hay mucha más gente que tiene ganas de expresarse a través de la palabra. Esto ha originado que en la red haya espacios para publicar: editoriales virtuales, antologías donde se reúnen escritores internacionales, o de forma casera puede cualquiera que lo desee, publicar un libro y que pulule por la red. Pero los resultados, en muchos casos, son ediciones descuidadas, antologías que no tienen ningún tipo de filtro de calidad literaria, etcétera. ¿Crees que esto daña a la literatura por el hecho de que se irá perdiendo el sentido de lo que es en verdad literario y que no? O, ¿Piensas que es necesario y provechoso pues de otra manera se perdería mucho talento que igualmente utiliza estos medios para darse a conocer? Todo el mundo tiene derecho a escribir, a expresarse y a publicar pero no todos tenemos la obligación de leer esas obras porque encontrar algo que merezca la pena puede convertirse en una tarea tediosa. Seguramente, hay más personas que quieren ser escritoras que personas que lean con asiduidad. Yo creo que la red es un medio


extraordinario para que las personas se expresen, ofrezcan sus obras y se faciliten debates. La red genera libertad creativa e infinitas posibilidades. Sin embargo, nunca he entendido ese afán por ver tu obra publicada de cualquier 21 manera.

Háblanos un poco acerca de la literatura joven española. He de reconocer que no soy un gran lector de la actual literatura y aún estoy recorriendo los senderos del siglo pasado. Creo que, en España, la literatura ha evolucionado en varias direcciones durante los últimos veinte años y ha logrado desembarazarse de antiguos lazos. El número de escritores y escritoras se ha multiplicado exponencialmente. Lo que he leído me dice que los autores de hoy se refugian en temas intimistas y, de alguna manera, filosóficos. Hay autores de gran calidad ( Unai Elorriaga, Llamazares, Landero, Ramírez Lozano, Daniel Casado…) aunque me gustaría leer obras que albergaran una temática más social, más comprometida(desigualdad, inmigración, desempleo) Por supuesto que existen esas obras pero el circuito comercial que las puede sacar al exterior veta ese tipo de literatura imponiendo escritores consagrados y en nómina, temáticas determinadas o “lenguajes” concretos.

¿Cuál es tu opinión acerca de la literatura latinoamericana y hacia a dónde ves que va? No tengo una opinión válida pues he leído muy poco de literatura actual. Además, la literatura latinoamericana es inabarcable. No creo que se pueda hablar de una literatura latinoamericana. Cada país (incluso cada región) posee características, temáticas y escritores muy diferentes. Denoto mayor variedad, más atrevimiento y, por supuesto, más calidad en los autores hispanoamericanos que en España. Allí nunca han perdido el sentido social de la literatura. Es un tema que transversalmente aparece en muchos de sus autores. También han sabido jugar más sabiamente con el idioma. Gracias a Latinoamérica el castellano está vivo y es capaz de evolucionar y reinventarse, demostrando una adaptación imprescindible.

Tienes varios libros publicados en el género de novela, novela corta, cuento y relato. ¿Podrías mencionarnos los que te parezcan tus obras más importantes y dónde se pueden conseguir? Quizás la primera novela (“Tratado geográfico sobre la aversión”) sea la más importante pues, como te decía en una pregunta anterior, la escribí sin miedo. También mencionaría”El engendrador” porque es una novela basada en un lenguaje arriesgado, en descripciones duras y metáforas temerarias. Tiene cierto hálito de tremendismo aunque reconozco que no es de fácil lectura. Pueden encontrarse tanto en la editorial como en varias librerías, también virtuales. Para la novela “El engendrador”, los enlaces serían: http://www.publicarya.com/libreria/index.asp?cate=Novela http://www.librosprometeo.com/libro/ver/id/498522/titulo/EL-ENGENDRADOR.html http://www.todostuslibros.com/libros/el-engendrador_978-84-92539-44-4 Respecto a “Tratado geográfico sobre la aversión”: http://www.andes.missouri.edu/andes/Breviario/Brevisimas.html http://www.verbumeditorial.com/index.php?section=catalogo&familia=2967&pagina=familia&idioma=es http://vvapardillo.org/actualidad/ver_noticia.php?id=384 http://www.agapea.com/libros/TRATADO-GEOGRAFICO-SOBRE-LA-AVERSION-9788479623661-i.htm http://www.libreriaproteo.com/libro-834908-TRATADO-GEOGRAFICO-SOBRE-LA-AVERSION.html

Gracias por aceptar la entrevista, Javier.


22

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

FOTOGRAFÍA VENUS Y SOL

RETRATO DEL PRELUDIO (COLIMA)

por Guillermo Robles

por Cristina Arreola


FOTOGRAFÍA FLAMAS

23

por Guillermo Robles

El 24 de marzo del 2012 se capturó esta fotografía con un telescopio coronado desde el famoso parque de La Piedra Lisa en la ciudad de Colima, México. Dentro de estas pequeñas lengüitas de fuego podrían caber varios planetas Tierra.

Guillermo Robles Oceguera, nacido en Coyoacán, D.F. y actualmente reside en la ciudad de Colima.


24

ESCRIBA EL TÍTULO AQUÍ

COLABORADORES Antonino Giovanni Cristina Arreola Casiano Cerrillo Domínguez Carlos Enrique Cabrera David Guillermo Soules Eva Lucero de Ortega Elvin R. Mitchell Enrique Pilozo Campuzano Felipe Herrero Guillermo Robles Javier Sachez José Rico-Villademoros Larisa Pérez Ojeda Marta Hoya Mar Pérez Marisol Cristina Baier Seewald Maikel Azaherez Miguel Valle Nati Zinola Neftalí Báez Pilar Galindo Salmerón Raúl Allain Rafael Rocha Rocío L’Amar Selene García Sheina Lee Leoni Handel

GRACIAS A TODOS.


25

ESCUCHA MONOLITO RADIO POR WWW.DELIBERADAMENTERADIO.COM Con la participación de Cristina Arreola, Alejandro Montaño, Justina Cabral, Juan Mireles. Más colaboradores invitados.

Espera el próximo número de Monolito el próximo 2 de diciembre.


Revista Literaria Monolito (cuarto número)