Page 1


Su encanto, su misterio y su magia

Conocer Vilnius Es la ciudad más cercana al centro del continente Europeo, tiene uno de los mayores cascos viejos conservados en Europa del Este con una mezcla impresionante de estilos arquitectónicos. Exhala encanto histórico y ofrece al mismo tiempo las comodidades y las facilidades de una ciudad moderna. Pero en realidad ninguno de estos aspectos capta de lleno la esencia de Vilnius. Vilnius tiene un alma. Es un lugar donde el tapiz mágico de su encanto y carácter entretejen entre sí innumerables atractivos. Es una ciudad emprendedora de desarrollo vibrante, y al mismo tiempo enriquecida con el transcurso de los siglos. Es una ciudad de progreso y de elegancia atemporal. Y es una ciudad donde la gente se une para vivir con brío, alegría, para crear y prosperar. Una cosa es segura: es imposible visitar Vilnius sin sentir su espíritu, sin sentir el eco de la historia y el empuje del progreso. No es posible dejar la ciudad sin haber sido cautivado por su belleza, misterio y magia.


Su encanto, su misterio y su magia

Celebremos Prepárense para celebrar. Lituania está en el umbral de su milésimo aniversario. Por primera vez el nombre de Lituania fue mencionado en un texto en latín en el año 1009. Fue más o menos la misma fecha en que se construyó un castillo de madera en una colina, que es ahora el punto central de Vilnius. Obviamente la historia del país se remonta a muchos años atrás. Hay pruebas que indican que las tribus bálticas ya estaban asentadas en esta zona en el siglo VII a.C., e incluso antes seres humanos habían empezado a cazar ciervos cuando los hielos de la última glaciación apenas habían dejado la zona. Pero como país Lituania no se funda hasta 1236. Los jefes de las tribus locales se unieron con el duque Mindaugas al frente y derrotaron en la batalla de Saules (la batalla del Sol) a los duques de Livonia, que trataban de invadir al país. Posteriormente el 6 de julio de 1253 Mindaugas fue coronado como el primer y único rey de Lituania. Durante su reinado se construyó una iglesia cristiana que posteriormente se convertiría en la catedral de Vilnius. Sin embargo Lituania sería cristianizada oficialmente muchos años después con Jogaila, en 1387. Se trata del último país en aceptar esta ´nueva´ religión. A Mindaugas le sucede el Gran Duque Gediminas, que en 1323 invitó a muchos comerciantes y artesanos extranjeros a Vilnius prometiéndoles libertad de religión y tolerancia. Muchos aceptaron su propuesta. Hacia finales del siglo XIV las fronteras de Lituania se extendían desde el mar Báltico hasta el mar Negro. Vilnius floreció durante los siglos XV y XVI prosperando, atrayendo a grandes arquitectos, artistas y pensadores de tierras vecinas y remotas. Muchas de las características de la ciudad que ahora se encomian surgieron durante este tiempo. La población judía prosperó, se fundó la Universidad de Vilnius y la ciudad rebosaba con una variedad de estilos arquitectónicos que era reflejo de la diversidad de sus habitantes. La buena fortuna no puede durar siempre, así que durante el siglo XVIII Lituania atrajo la atención de fuerzas invasoras de varios países (Suecia y Rusia). Hacia el final del siglo, los rusos tomaron el control completo de Lituania. Los siglos XIX y XX fueron especialmente agitados para Lituania y para su capital. Ocupación política, cierre de iglesias, prohibición del uso de la lengua lituana… el país iba de mal en peor. Dos guerras mundiales, el aniquilamiento de la nación judía y una otra ocupación más. Pero actualmente Lituania es nuevamente una república democrática libre e independiente, con un gobierno elegido en elecciones libres y con un optimismo que se siente en el ambiente. Lituania es miembro de la Unión Europea y la OTAN y como verán, es un país vibrante y próspero.

3-4

La ciudad vieja de Vilnius


Su encanto, su misterio y su magia

Donde la historia sucede ahora No hay duda de que Vilnius se ha ido forjando a lo largo de la historia y los distintos avatares de épocas pasadas. Pero el resultado es algo permanente. Para muchos visitantes la experiencia de visitar la ciudad es como descubrir la llave de los recuerdos de una niñez atesorada, como un cuento de hadas en vida, una fantasía, un encuentro inesperado con el amor verdadero. Es cautivadora, sin edad, profundamente conmovedora e inolvidable. Hay una magia medieval que se percibe hoy en día en las misteriosas callejuelas estrechas que acogen y cautivan a los curiosos. Las avenidas empedradas nos llevan desde pequeñas esquinas que emanan un aire de antigüedad con sus elegantes edificios antiguos hasta barrios de un modernismo resplandeciente. Aquí no predomina un solo estilo, no hay una unidad arquitectónica: es un conjunto que llena de fascinación e inunda el alma de una melodía alegre que resuena en el corazón mucho tiempo después de marcharse de la ciudad. Vilnius tiene uno de los cascos viejos históricos más grandes y mejor conservados en el este de Europa, lo cual atrajo la atención de la UNESCO, que incluyó a Vilnius en la lista de lugares que pertenecen al Patrimonio Mundial de la Humanidad. Cerca de Vilnius está Trakai, donde hay un impresionante castillo de ladrillo rojo, completamente restaurado, construido sobre una isla en medio de un magnífico lago. La imagen es realmente como de un cuento de hadas, por lo que el castillo ilustra innumerables postales y libros. Pero la verdadera magia de Vilnius es que toda esta historia sigue viva. Vilnius no es un parque temático donde se fija un momento de la historia en fotos instantáneas, solo al servicio del turismo, sino que es un centro histórico, un corazón vivo y palpitante hasta el día de hoy: aquí prospera el comercio y la vida en comunidad. Es un lugar bullicioso, donde detrás de cada esquina a uno le esperan muchas sorpresas agradables.

5-6

La ciudad vieja de Vilnius


Su encanto, su misterio y su magia

Una ciudad sana e inspiradora

En Vilnius es difícil no sentirse sano y revigorizado. La urdimbre de callejuelas sinuosas hace del caminar un placer: todo está al alcance de la mano. Además en el centro de la ciudad hay muchos espacios abiertos y zonas verdes. Las calles están llenas de risas de niños que juegan en los patios. Las pandillas de amigos caminan por las amplias plazas y la gente acude a zonas de rerceo y descanso. El transporte público eléctrico y el sistema de líneas discurre alrededor del centro, lo que garantiza un aire limpio y refrescante; además es seguro caminar por las calles de la ciudad. Ya que la ciudad está fundada en la confluencia de dos ríos, sentado en la orilla el vistante puede oír el murmullo del agua y ver el río fluir. Incluso en invierno Vilnius luce con una belleza natural. Los paseos por los parques oyendo crujir la nieve bajo los pies (los lituanos llaman a este sonido “el pensamiento de las brujas”), mientras ocultan el cielo las ramas enfundas en blanco. En los lugares edificados carámbanos de hielo decoran los aleros como piedras preciosas y la brillante luz ilumina las ventanas que respiran calidez e invitan a pasar. En total más del 40% de la provincia de Vilnius está destinada a parques y otras zonas verdes. En ellas se incluyen varios parques grandes que hay cerca del centro. Si en verano se quieren volar cometas, o en invierno probar el esquí de travesía, estas diversiones se podrán encontrar en Vilnius y habrá tiempo además para volver a casa a tomarse un café. También es importante el hecho de que los lituanos tienen un vínculo espiritual muy importante con la naturaleza. Tal vez la raíz de esto se encuentre en la religión pagana. Lituania fue el último país en adoptar la religión cristiana. De cualquier manera, aún estando en el centro de la ciudad es imposible no sentir este respeto profundo por la naturaleza. Durante todo el invierno flores secas adoran los restaurantes, hoteles y tiendas, mientras en verano el placer de cocinar y comer al fresco es uno de los placeres más entrañablemente disfrutados y compartidos.

7-8

Patio del Palacio Presidencial e Iglesia de los Santos Juanes


Su encanto, su misterio y su magia

Dejarse llevar… En Vilnius hay más de 40 iglesias; aquí es difícil encontrar un lugar donde esconderse de las agujas de las iglesias. La gente de aquí dice que desde cada calle del casco viejo se pueden ver varias iglesias. Los contornos de las iglesias de Vilnius son de estilos diversos y las cruces y agujas de las iglesias nos recuerdan la riqueza de la historia de la ciudad. Pueden encontrarse incluso restos de la Lituania pagana. Aunque la imagen de iglesias erizadas es enormemente querida, hay mucho más en ellas. En el exterior de todas las iglesias hay tablas colgadas que cuentan un poco de la historia y que son interesantes de leer. La ocupación rusa y soviética utilizó las iglesias para gran variedad de fines. Una iglesia fue incluso convertida en museo del ateismo. Otras iglesias sirvieron para otros fines: desde galerías hasta graneros. Hasta el que no profese ningún culto quedará cautivado por la belleza de los templos. En la actualidad algunas iglesias están muy bien restauradas, otras todavía esperan su turno. Se pueden visitar las pintorescas y suntuosas salas interiores, pero también ver su encanto deteriorado. Se pueden abrir las chirriantes puertas de madera, observar las tablas de madera que esconden los huecos del suelo de piedra y visitar la estatua milagrosa y resplandeciente de María. Poco a poco se destapan los frescos. En la Catedral se han llegado a encontrar tesoros escondidos en las paredes; hasta el momento se esconden bajo el suelo criptas misteriosas e impresionantes. Todos los visitantes están cordialmente invitados a esta excursión.

9-10

Iglesia de Santa Ana


Su encanto, su misterio y su magia

Un renacimiento cultural No es una coincidencia que Vilnius sea una de las capitales de la cultura de Europa en el año 2009. La singular historia de la ciudad ha combinado una enorme inversión en las artes clásicas durante los tiempos soviéticos con una vitalidad y una libertad de expresión que surgió con ímpetu desde la independencia. Se ha preparado un nuevo y entusiasta programa de arte creativo, Culture Live ´09´, para poner a la ciudad en el primer plano de cultura. Ya ahora la música inunda con frecuencia las calles y el arte moderno se manifiesta en los sitios más imprevistos, sorprendiendo y alegrando a habitantes y visitantes de la ciudad. Se realizan muchas actuaciones gratuitas en lugares públicos, mientras que un programa detallado de espectáculos tradicionales (música clásica, balet y ópera) ofrece a los espectadores entretenimientos de muy alta calidad y a precio accesible. Los visitantes de la ciudad quedan realmente satisfechos de la vida cultural de Vilnius. Hay otras diversiones culturales para los que prefieren pasear por callejuelas alejadas y disfrutar visitando los estudios de artistas. En el barrio de Užupis (´tras el río´), declarado por sus vecinos “república independiente”, abundan las expresiones artísticas alternativas. Además hay muchas obras de arte en las pequeñas tiendas del casco viejo. ¿Por qué no adquirir una banda tradicional lituana, tejida conforme a un modelo preelegido? ¿O ámbar pulido, “la perla del mar Báltico”? Aquí pueden encontrar talleres con actividades de todo género: desde obras de arte hasta clases de baile. No importa hasta qué punto se quiere participar o lo que se quiera ver o hacer: el pulso y el espíritu creativo de Vilnius ofrece una enorme variedad de entretenimientos que fascinará al visitante.

11-12

Balet Ana Karenina


Su encanto, su misterio y su magia

Conozca a la gente Esperanza, hospitalidad y vivacidad son los rasgos principales de los lituanos. Ellos siempre han sido independientes y ahora disfrutan de la libertad de la nación y de su rápido desarrollo. El visitante tiene una ocasión excelente para visitar y compartir con ellos esta alegría. Los lituanos a veces son un poco reservados, pero si se hace un pequeño esfuerzo el vistante se sentirá ampliamente correspondido. Basta con empezar por estas palabras: labas es ´hola´, y áchiu (se pronuncia como si fuera un estornudo) ´gracias´. Después pueden empezar a hablar en inglés porque casi todos los habitantes, especialmente los representantes de la generación más joven entienden y hablan bien en inglés. Los habitantes de Vilnius pueden sorprenderse de que se muestre interés por su pequeña ciudad (la verdad es que ni ellos saben lo que tienen). Es agradable compartir las impresiones que produce esta la ciudad: es una experiencia mutuamente enriquecedora, que frecuentemente se convierte en el comienzo de gratas e interesantes charlas.

13-14

Las agujas de las iglesias


Su encanto, su misterio y su magia

Servicios: hospedaje Hay un pequeño hotel familiar pegado a un patio de una de las calles principales más turísticas de Vilnius. Ni siquiera se podría imaginar que está allí. En él se encuentran todas las comodidades, el calor humano y el encanto que solo puede ofrecer una casa de huéspedes cuidada por una pareja de esposos. Cerca de allí hay un hotel de una cadena mundial que ofrece servicios de clase internacional con toda la formalidad esperada. Ambos sitios son cómodos y confortables para sus visitantes. Si desean una habitación para dormir, Vilnius ofrece una dicotomía alentadora. Se pueden encontrar las comodidades y los servicios del más alto nivel en hoteles de cinco estrellas, muchos de los cuales están instalados con gran originalidad en edificios históricos. Estos hoteles atraen a sus invitados con rasgos únicos: detalles de la época, motivos minuciosamente seleccionados y un servicio personalizado. Los viajeros ahorradores pueden elegir entre una red de hoteles y hostales baratos en continua expansión, mientras que las familias probablemente prefieran la oferta de Bed & Breakfast (´cama y desayuno´) y casas de huéspedes, muchas de las cuales están repartidas por el casco viejo y les ofrece la posibilidad de preparar la propia comida. También hay una amplia oferta de apartamentos para arrendar: desde viviendas baratas con las comodidades básicas, hasta apartamentos lujosos (con el precio correspondiente). Los que viajan en su automóvil pueden instalarse en las inmediaciones del centro de la ciudad y quedarán satisfechos. Hay incluso un camping en el que se pueden aparcar los coches con sus caravanas o tiendas.

15-16

Vista de Uþupis


Su encanto, su misterio y su magia

Vilnius no es solamente un espectáculo para los ojos. También se ofrecen platos deliciosos, bellos rincones y un tiempo estupendamente pasado en una amplia variedad de restaurantes, bares, clubs y mesones. Lituania es por tradición un país agrario y su legado es el trabajo duro, las grandes fiestas y la apreciación de la buena comida. Al mismo tiempo en Vilnius se pueden encontrar comidas de cocina extranjera; es popular la comida china, la italiana y la caucásica. Ya que las patatas llegaron a Europa en el siglo XVI, éstas se convirtieron en un plato especialmente popular en Lituania. Muchos consideran los cepelinai (pronunciado tsepelinei, una especie de empanada de patata) el plato nacional de Lituania. Es esencial probarlos. Otras comidas gourmet Lituanas son una amplia variedad de panes, deliciosas sopas y algunos platos de ciervo para personas que gustan de platos de carne. Junto a una gama amplia Centro de Información de comidas, hay muchísimos restaurantes de Turismo de Vilnius en los que pueden probarse. Ya se prefiera algo moderno, o lujoso, o de moda, o se Vilniaus g. 22, LT – 01119 Vilnius desee simplemente pasar bien un rato Tel. +370 5 262 9660 agradable en un mesón decorado en Fax: +370 5 262 8169 E-mail: tic@vilnius.lt, tourism@vilnius.lt madera, siempre se encontrará un sitio www.vilnius-tourism.lt conforme al gusto de cada uno y se le recibirá cordialmente. Didþioji g. 31, LT – 01128 Vilnius (Vilnius Town Hall) Tel. +370 262 6470 Fax: +370 5 262 0762

Geleþinkelio g. 16, LT – 02100 Vilnius (Railway station) Tel./Fax: +370 5 269 2091

Konstitucijos pr. 3, LT – 09601 Vilnius (Vilnius City Municipal Government) Tel. +370 5 211 2031

17-18


LITUANIA_Vilnius. Su encanto,su misterio y su magia  

Su encanto, su misterio y su magia Vilnius tiene un alma. Es un lugar donde el tapiz mágico de su encanto y carácter entretejen entre sí inn...