Issuu on Google+

Querido diario:


Ana Cristina Branquinho Monteiro Ana Navarro Unzúe 20/04/2023 Hoy me he levantado y he salido al porche a sentarme a leer delante de las montañas Asturianas luego he ido a sacarle leche a mi vaca para preparar el desayuno. Horas después he ido a darme un baño al rio donde me he encontrado a Víctor un joven agricultor que me cuida a vaca cuando me tengo que ir.

20 de Abril de 2023 Querido diario: Hoy me he levantado y cuando me asomé a la ventana vi libros volando por el cielo ¡QUE SUSTO! Corriendo fui a llamar a mi madre y se lo conte. Cuando me dijo que era el día del libro no me lo creía, ¿enserio había libros voladores? hacía 5 años que en el mundo dominaban las máquinas pero no sabía que también los libros volaban. Me dirigí a la cocina y mi chef-robot me hizo mi tradicional desayuno: Un café con 4 tostadas y miel. Entonces mientras acababa mi última tostada llamaron al telefonoide y fui a ver quien era. Pero para mi sorpresa, no era alguien. Al abrir la puerta como si de magia se tratase, empezaron a entrar volando libros y más libros, todos se depositaron en la mesa de mi salonoide. En el centro de la mesa había una nota: “escoge el que te inspire más intriga”. ¿Quién podía haberme mandado aquello? Pero bueno, así lo hice, escogí un libro: “el sueño de una mentira” era extraño, era el único que era diferente de los demás, estaba escrito a mano y en la primera página contenía una dedicatoria. Pero lo más impactante fue cuando comenzé a leerlo y a mitad del libro estaba sin escribir, ahora entendía el mensaje de la dedicatoria: “Solo tu puedes continuarlo”. bueno tras esos misterios me di cuenta de que ya era hora de irse a trabajar asi que me fui a duchar y me vestí. pase la mañana trabajando y por la tarde, fui a casa de mi madre a verla. Le conté la historia sobre aquel misterioso libro y al igual que yo se sorprendió bastante pero me dijo que siguiera escribiendo en el. Asi que aquí estoy empezando este diario, donde una vez alguien contó sus historias y la dejó a medias. Ahora me toca a mi y quién sabe si en un futuro no le tocará a otra persona… FIN


Noelia López García

Irene Guadalix Robles

Diario del 20 de abril del 2023

20 de Abril de 2028 00:23 h. Querido Diario: Hoy me he levantado muy temprano debido a los ruidos que estaban haciendo los obreros de enfrente de mi casa. he abierto la ventana y los he visto, me he quedado mirando como hacían a duras penas su trabajo, porque por desgracia, hoy en dia casi todos los hombres se dedican a lo mismo, a construir casas, edificios, oficinas… Echo mucho de menos los parques y los bosques que había antes, los animales e insectos que habitaban en ellas, el aire fresco y puro que podías respirar, los cantares de os pájaros, por las mañanas, pero todo ha cambiado, incluso el sistema educativo, ya no hay que ir al colegio ni a la universidad, porque todo se estudia des de casa y desde el ordenador. Algunos días a las emana, como los lunes, miércoles y viernes me conecto con mis compañeros y con mi profesor por la cámara web par que nos pregunte la lección y nos mande los deberes que tenemos que hacer. Hoy por suerte no he tenido clase, pero sí que me ha tocado ir a la autoescuela porque me estoy sacando el carné de conducir ¡¡POR FIN!!. Los coches no son como los de antes, ahora también vuelan y no con gasolina, ya que tienen placas solares que le da la energía suficiente. En fin… tengo un montón de cosas por hacer aún, asi que y escribiré otro día cuando tenga un rato libre, porque últimamente estoy muy ocupada. Buenas noches y felices sueños.

Querido diario: A las 9:00 me despertó el despertadorrobot que estaba en la mesilla flotante. Estaba diciendo: ¡No-e-lia-no-e-lia! Tie-nes-que-ir-a-tra-ba-jar. Me dirigí a la cocina en mi patinete volador, cocinerorobot me había preparado un desayuno riquísimo. Mientras me duchaba y me vestía, mi televisión seguía y me iba informando de las noticias. De repente, ella se quedó quieta y yo me paré. No me podía creer lo que estaba oyendo: ¡Habían desaparecido todos los libros del mundo! Salí a la calle en mi coche eléctrico. Había un tráfico que nunca había visto. Todos nos estábamos volviendo locos. ¿Qué íbamos a hacer sin libros? Era la peor noticia que habíamos tenido en varios años. Al final del día, descubrimos al ladrón de los libros, era un robot malvado que odiaba leer y se lo quitó a los demás. Conseguimos desconectarle y volvieron los libros de nuevo a sus bibliotecas, a sus casas, a sus lugares… etc. Conseguimos que el día del libro de ese año fuera inolvidable.


Cristina Montañés Almeida 20 de abril del 2023 QUERIDO DIARIO… Hace mucho tiempo que no escribía aquí, en un diario, en un lugar que no fuera una novela, pero siento que debo contar esto. Acabo de encender la televisión, y he visto en las noticias muchas muertes. No es debido a asesinatos ni crímenes (por suerte, eso ha disminuido notablemente en los últimos años), sino a una especie de lluvia nociva. Aunque parece agua normal y corriente, parece ser en realidad una especie de ácido que quema la piel al contacto. Si ya de por si es raro, resulta más extraño saber que está lloviendo en todo el mundo a la vez, aunque de todos os sitos las personas estadounidenses son las que han salido más. Probablemente sea por la contaminación pero aun así… Me acerco a la ventana, y veo todo empapado. El suelo húmedo incluso ha adquirido un tono amarillento. El árbol que se sitúa justo bajo mi habitación se está muriendo. Las copas hojas que sobreviven en las ramas se han desintegrado… Hasta la naturaleza está sufriendo las consecuencias de algo de lo que no tiene culpa. Sólo espero que pare pronto porque si no… todos moriremos. O quemados, o de hambre

Firdaous Sinaa Terím Día 23 de Abril de 2023 Esta mañana me desperté, llamé a mis pantuflas, estas me llevaron a la cocina, el desayuno estaba hecho, desayuné, me duché y me dirigí al trabajo. Al llegar a mi despacho, me quedé con la boca abierta. Todo tenía forma de libro ¡el escritorio, las sillas, la Tablet, hasta la ventana tenía forma de libro, pero lo más alucinante es que estaban hechos de mis títulos favoritos. A la hora de comer fui a un restaurante y me sirvieron el pan hecho de hojas, el plato lleno de letras y los cubiertos de papel. Lo más importante que no he dicho es que hoy es el día del libro, por eso me gusta este día, porque mañana las cosas van a cambiar.


Inés Redondo 20 de abril de 2023 Ayer, en la Universidad, después de clase, decidí pasar un rato en la cantina. Cuando conseguí coger la comida (se me colaron unas diez veces) me dispuse a sentarme en una mesa libre pero ¡me cogieron el sitio justo antes de sentarme! Aunque el problema no fue eses, el problema fue quien estaba sentada… ¡Mi profesora de mates de tercero de secundaria! Esa amargada que no paraba de gritarme (sigue igual de fea, por cierto). Intenté huir en un desesperado intento por salvar la vida, aunque la muy bruja sigue teniendo esa vista de halcón que sabía siempre cuando tenías una chuleta en un examen. -Señorita Redondo, ¿a dónde se cree usted que va?Me dijo con esa voz tan odiosa que siempre ha tenido. Seguí andando como si no hubiera oído nada. Cuando estaba a punto de salir por la puerta, descubrí que mi profe me estaba siguiendo. Empezé (sic) a andar cada vez más rápido hasta casi correr… Lo que paso (sic) después es difícil de explicar. Lo primero que pasó fue que unos señores muy mal vestidos venían a por mí de frente. Lo segundo fue que los señores pasaron a mi lado y cogieron a mi profesora. Lo tercero fue que los señores sacaron una espada y se la clavaron a mi profesora (de lo cual me alegré bastante) lo raro era que el cuerpo de mi profesora desapareció en el aire, así como así. Estoy segura de que estaba más pálida que un fantasma. Lo cuarto fue que los señores recogieron su espada y con alguna especie de hechizo, me levantaron, y después todo era oscuro. Ahora estoy en una especie de mansión en medio de un bosque cuyos árboles no conozco y sé también que, seguramente, esté en casa de uno de esos extraños señores… En fín (sic), que ayer fue un día… raro.


diario