Page 1

BOLETÍN No. 20 18 DE JUNIO DE 2012

RECIÉN LLEGADOS: •Roqueñi, José Manuel (2005). La educación de la efectividad (una propuesta desde el pensamiento de Tomás de Aquino). Pamplona: Unav •Pérez Salazar, Gonzalo y Pettit Guerra, Luis (Coord.)(2011). I Congreso Internacional de Derecho Procesal Constitucional en Latinoamérica. Caracas: Ediciones FUNEDA •Arendt, Hanna (2005). Los orígenes del totalitarismo. México: Taurus

•Straka, Tomás; Sánchez, Agustín y Zeuske, Michael (Comp.)(2011).Las independencias de Iberoamérica. Caracas: Fundación Polar/ UCAB •Abreu Sojo, Carlos (2003). El periodismo en internet. Caracas: Fondo Editorial de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela •Núñez Noda, Fernando (2005). Guía de comunicación digital. Caracas: UCAB •Vittorio, Pelligra y Ferrucci, Antonella (comp.)(2006). Economía de comunión. Buenos Aires: Editorial Ciudad Nueva

EN NÚMEROS: El catálogo de la Biblioteca cuenta con 17060 volúmenes que pueden ser consultados por todos nuestros usuarios. Ingresando a la página Web de la UMA, y pinchando el link correspondiente a la Biblioteca es posible consultar el catálogo a través de un enlace interno o externo.

LECTURA RECOMENDADA: • Diálogo, intimidad y ángel. La antropología trascendente de Eugenio D´Ors de Gisela López Luzardo. “Cada época tiene algunos rasgos particularmente sobresalientes, que sirven para caracterizarla y distinguirla. La que a nosotros nos ha tocado vivir se perfila de modo progresivo como rica en inventivaa y disparatada en las ideas. El olvido del bien común, sustituido por los intereses convergentes y la paz útil, ha traído consigo la desaparición del sentido común. El radicalismo de la libertad individual no deja sitio a ninguna verdadera comunidad –todo lo más permite un colectivismo superficial o un populismo emocional-, pero lo abre a cualquier tipo de propuestas, tan absurdas como puedan ser. Nuestra


ENTRE LIBROS Prof. Carolina Amaya UN LIBRO: CUANDO SE TIENE QUINCE AÑOS: Mujercitas de Louisa May Alcott PARA VIAJAR EN AVIÓN: El Sari rojo Javier Moro PARA CRECER COMO PERSONA: Todos los libros PARA SER SIEMPRE NIÑO: El principito Antoine de Saint-Exupéry PARA SER LEÍDO VARIAS VECES: El señor de los anillos J. R. R. Tolkien PARA REGALAR A UN AMIGO: Todos los clásicos PARA SER MÁS INTELIGENTE: Obras completas Jorge Luis Borges PARA LEER EN UN PARQUE: Mucha poesía PARA RECOMENDAR A UN ESTUDIANTE: Las cartas del diablo a su sobrino C.S. Lewis PARA ENAMORARSE: Orgullo y prejuicio Jane Austen

PARA CREER EN DIOS: Anna Karenina León Tolstoi PARA LOS HIJOS: Huckleberry Finn Mark Twain PARA DESCONECTARSE DEL MUNDO: La guerra y la paz León Tolstoi PARA LLORAR: Suite Francesa Irene Nemirovski CLÁSICO: Don Quijote de la Mancha Miguel de Cervantes PARA UN ABOGADO: La casa desolada Charles Dickens PARA UN ADMINISTRADOR: Eugenia Grandet Honoré de Balzac PARA UN COMUNICADOR: Crimen y castigo de Fiodor Dostoievski PARA UN EDUCADOR: Doña Bárbara Rómulo Gallegos


BOLETÍN No. 20 18 DE JUNIO DE 2012

RESEÑAS DE LIBROS Nombrar ambos lados del camino: sobre El Duelo, un libro alazano de Igor Barreto. Por Ricardo Ramírez Requena

existencia navega entre objetos de alta tecnología y ocurrencias de baja sabiduría. Se repiten los objetos, cada vez más perfeccionados, y se repiten las ocurrencias, cada vez más desquiciadas y aburridas”. (fragmento)

DONACIONES:

No había otra cosa Que una música resonando Entre caballos. I.B. La obra de Igor Barreto hace tiempo que nos acecha. Miembro de los poetas que participaron en Calicanto y Tráfico, su obra va haciendo surcos en el idioma dándonos claves en el ritmo, la belleza de las palabras escogidas, el silencio. La sorpresa ante sus libros es más estimulante con cada edición. Los dos últimos, ambos publicados en septiembre de 2010 por la Editorial de la Sociedad de Amigos del Santo Sepulcro, impresos por la mano de Javier Aizpúrua en Exlibris, y acompañados por la fotografía blanco y negro de Ricardo Jiménez, nos presentan una propuesta estética de logros envidiables. El Duelo, de cubierta color rojo, recorre la figura del Caballo en nuestro imaginario. Lo que significa para nosotros la muerte de uno de ellos. Su figura ha sido ampliamente tratada en nuestra tradición poética, por parte de autores como Sánchez Peláez, Montejo o Crespo, pero en ningún momento se ha ahondado tanto como lo ha hecho Barreto. El Caballo está en el Escudo Nacional, y discutir, por ejemplo, si debe mirar hacia la izquierda o la derecha, es motivo de frecuentes tertulias en nuestro entorno. Su importancia en la historia del hombre no tiene parangón: es una de las formas de la tragedia. Decir Caballo es decir nostalgia: de tiempo, de ritmos, de nobleza. En su andar resuenan batallas así como recogimientos.

En el pasado mes de marzo recibimos la Dra. Sonia Sgambatti nos donó 15 títulos de su autoría. El mes de abril la Unión Israelita de Caracas nos hizo llegar 63 títulos sobre Pensamiento Judío, y finalmente en el mes de mayo hemos sido honrados con la Colección de libros de Derecho del Dr. Rafael Fernández Heres. (15.000 títulos)

¿QUÉ SE ESTÁ LEYENDO EN LA UMA? • Profesora Marianna Moreno Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información. Asignatura: Sociología de la Comunicación • Homo Videns. La sociedad teledirigida, de Giovanni Sartori • Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear las mentes de Christian Salmón

Universidad Monteávila. Final Av. Buen Pastor, Boleíta Norte. Tlf. 234.48.78 / 235.23.71 Ext. 221


Barreto agradece a The John Simon Guggenheim Memorial Foundation por el apoyo brindado para la escritura de este libro y otro, Carreteras Nocturnas. En este último, se recorre el país, simbólicamente, en sueños. Pero también evadiéndolo en el sueño: el país es un paisaje de oscuridad. En El Duelo, priva el día hacia su despedida: es una obra de entrehoras: de albas marchitas y crepúsculos callados. Se percibe la decantación de las palabras en cada texto, su estructura armónica, así como una tensión de muerte en el aire. Escribir un libro, es extender las manos con los ojos abiertos. Podemos recibir un fuetazo, la descuartización sin miramientos o la oportunidad de hacer memoria por medio del idioma. En El Duelo, el idioma sigue la huella de los caballos y se funde en ellas para llevarnos hacia el dolor del animal y, por ende, el nuestro. Para hacer del caballo y su rapto, una forma de la memoria. Vemos en la obra al día como duelo, y a la noche como la hora de velar. Pero ese velar no nos garantiza nada: en la caverna de la boca ya no veo palabras, sino hambre. Metáfora perfecta de un país, el hambre nos lleva a devorar lo sagrado, y así, en Hybris, avanzar desconsolados hacia el matadero. El rapto de unos caballos pura sangre en Apure, su descuartizamiento y la venta de la carne en el mercado, son el motivo central de los poemas de este libro. Pero su lectura, es bifronte: la pérdida de lo sagrado por el rapto, es la pérdida del centro de la civilización.

Barreto no nos presenta el rapto en términos de Hades, lo presenta en términos de Tanathos: él es quien quiebra las rodillas de Eros (el caballo), lo sacrifica para él, y lo devora. La muerte de Eros en el alma del hombre, es una de las formas de acabar con la libertad a través del tiempo. Su contrario, es el horizonte o, como nos dice Rilke, el descampado: el espacio en donde sólo podemos mirarnos a nosotros mismos en nuestra fuga hacia la muerte: Como el gallo De los bosques Que vuela a una rama Para protegerse, Así el caballo También se arroja En una carrera Desmedida A campo abierto. El poemario se va armando entre testimonios, elegías, poemas en prosa y el diálogo entre las referencias culturales y artísticas (Releyendo una fábula de Esopo, Simulación de Ovidio, Apropiación de los más hermosos caballos de Cormac McCarthy, Destino, Deseo de Muerte, La batalla de San Romano, Ejercicios de olvido), la importancia del Testimonio (Mary Ramsei. Finca San Gregorio, Mary, Dos testimonios, Antonio Mosquera. Finca Las Peñas, Antonio Mosquera) y las meditaciones alrededor del caballo, como una poética del mismo (Los caballos, El potro no nacerá,


BOLETÍN No. 20 18 DE JUNIO DE 2012

• Profesora Sandra Di Pino Facultad de Ciencias de la Educación. Asignatura: Evaluación educativa

Un caballo teme, Veo los caballos, El caballo ha quedado). Varios tiempos poéticos se entrelazan de esta manera para mostrarnos el lamento en silencio por la muerte de lo amado fuera de nosotros, lo querido siendo naturaleza, lo no humano en nosotros, pero que se convierte, plenamente, en aquello que nos humaniza.

• Evaluación de los aprendizajes de Julio Pimienta • La evaluación: una acción social en el apredizaje de Laura Hidalgo

El caballo en El Duelo, es una figura frágil en su simbolización, pero esencial para los hombres. Su pérdida, quiere decir que extraviamos lo más sagrado y, en el camino hacia su búsqueda, solo sangre nos espera. ¿A qué amistad nos llaman si somos carnívoros? Se pregunta el poeta. Y, en Simples palabras, nos dice: I Yo soy herbívoro Y no te haré daño. II Estoy reprimido En el hambre. Una doble figuración del hombre se plantea aquí: El Duelo, es un poemario que se contieneen la línea del horizonte y en las estrellas por un lado, y en Roma en sus finales, como una forma del desastre de los hombres. Y ese desastre sucede, todavía hoy. Piedad para nosotros los devorados por dentro, nos dice Barreto. El hombre es el verdugo de aquello que más ama fuera de sí mismo, y lo quiebra en la espesura, adentro. Aún así, el caballo no condenará a nadie, nos dice en Destino. ¿Qué es un caballo entonces en el libro de Barreto? Cada lector deberá montarlo en los poemas del libro. Universidad Monteávila. Final Av. Buen Pastor, Boleíta Norte. Tlf. 234.48.78 / 235.23.71 Ext. 221

Boletín No. 20 Biblioteca Universidad Monteávila  

Boletín informativo sobre las publicaciones adquiridas por la Universidad Monteávila, lo que se está leyendo en dicha institución, recomenda...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you