Page 1

Día del Señor

Presidente: Escucha, Padre providente, la oración de esta comunidad que agradecida celebra este banquete y permítenos a todos robustecer la fe en aquel que se ha hecho manjar para todos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Con la oblación de estas ofrendas, recibe también, Señor, la oración de tus fieles, para que este homenaje de piadosa sumisión, nos lleve a la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Suplicamos a tu majestad, Señor, que así como nos nutres con el alimento del Cuerpo y de la Sangre sacrosantos, nos hagas participar de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.

CITA BÍBLICAS

Del 10 al 15 de octubre Lunes: Comienzo de la Carta del Apóstol san Pablo a los Romanos 1, 1-7; Salmo 97, 1. 2-3ab. 3cd-4; Lucas 11, 29-32 Martes: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 1, 16-25; Salmo 18, 2-3. 4-5; Lucas 11, 37-41 Miércoles: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 2, 1-11; Salmo 61, 2-3. 6-7. 9; Lucas 11, 42-46 Jueves: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 3, 21-30a; Salmo 129, 1-2. 3-4. 5; Lucas 11, 47-54 Viernes: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 4, 1-8; Salmo 31, 1-2. 5. 11; Lucas 12, 1-7 Sábado: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 4, 13. 16-18; Salmo 104, 6-7. 8-9. 42-43; Lucas 12, 8-12

4

Domingo 9 de Octubre de 2011

Aniversario de nacimiento de Sacerdotes y Diáconos P. Francisco Medina D. Juan Carlos Muñoz P. Hiovany Espinoza P. Gilberto Fajardo P. Silvio Lara P. Lucio Caicedo P. Florentino Martínez P. Fernando López P. Jorge Luis Beltrán D.P. Juan Carlos Ocaña Presbíteros Comunidades Religiosas P. Víctor Sánchez, C.J.M. P. Gerardo Arango, S.J.

Santa Teresita

Domingo 9 de Octubre de 2011 - 28º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 237

1 3 4 6 11 12 16 29 25 31 2 3

Aniversario de ordenación de Sacerdotes P. Fernando Córdoba P. Francisco Muñoz P. Ramiro Chalacán P. Álvaro Pasuy P. Ángel María Ordóñez P. Jesús Baltasar Jojoa P. Gerardo Lozano P. Juan José Benavides

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

4 12 18 18 18 18 21 28

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia EL REINO COMO COMUNIÓN Y PLENITUD

E

l tema litúrgico de hoy es el Reino de Dios como banquete, que llega a su plenitud en el cielo. Usando símbolos comunes, el profeta nos presenta el Reino como banquete. Un banquete es plenitud (de comida y vino, según sus palabras). Un banquete es fiesta y alegría: el Señor borrará las lágrimas de la condición humana. * San Pablo vivió de acuerdo a los valores del Reino, encarnado en su amor a Cristo. Vivió también en la esperanza de la plenitud de esos valores. De ahí su libertad y pobreza interior con respecto a las contingencias de la vida: escasez y abundancia, satisfacción y hambre... Jesús explicó el Reino de Dios de muchas maneras: usando un gran número de parábolas y comparaciones, para ayudarnos a entender su naturaleza misteriosa, más allá de las categorías mundanas. En este Evangelio compara el Reino a un banquete. Puesto que un rasgo importante del Reino es ser terreno (comienza aquí y ahora) y celestial (sólo se consuma en la vida futura), al mismo tiempo, la parábola ha de ser entendida en estas dos dimensiones. Comparado a la experiencia humana de un banquete, el Reino sugiere: a) Amistad, fraternidad, comunión. Encontrarse con la gente que uno quiere. Por lo tanto, el Reino es comunión de los hombres con Dios, y de los hombres, entre sí. Este profundo amor en comunión, que está

en la esencia del cielo, debería comenzar en nuestra experiencia terrena. Y la Iglesia es el sacramento e instrumento de esta comunión. b) La comparación sugiere también gozo y felicidad. Ello es propio de un banquete. El cielo es la experiencia de una plenitud de felicidad, de alguna manera anticipada aquí por la esperanza. c) La comparación sugiere una invitación universal -indiscriminada- al banquete. Sin embargo, muchos invitados rechazan el banquete. Otros tienen cosas más “importantes” que hacer. Al final el rey se dirige a la gente más común y sencilla, pero que está dispuesta a compartir el banquete. d) La parábola es también aplicable a la Eucaristía. La Eucaristía se celebra en forma de banquete; la Eucaristía es la síntesis del Reino ya presente en la celebración de la Misa, y el Reino por venir aquellos que participan de la Eucaristía no morirán para siempre. Participarán asimismo del banquete eterno. Todo el mundo está invitado a la Eucaristía. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Pienso en el cielo cuando experimento mucho amor y mucha alegría? 2. ¿Cuál es mi idea del cielo? CPC

1


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 9 de Octubre de 2011

3. Primera Lectura Lectura del libro de Isaías

1. Monición Inicial Comentador: La mesa ya está lista, el banquete está servido: el mismo Jesucristo hecho palabra y pan para saciarnos. Dispongámonos a participar dignamente en la celebración y revistámonos de verdadera devoción y gratitud. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Un día ofrecerá el Señor Omnipotente a todos los pueblos en el monte Sión un banquete de manjares suculentos, un banquete con vinos añejos, los manjares más sabrosos, los vinos más exquisitos. Arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el manto que enluta a todas las naciones. El Señor Dios destruirá la muerte para siempre, secará las lágrimas de todos los rostros, y borrará en toda la tierra el oprobio de su pueblo. Sí, lo ha dicho el Señor. Y se dirá en aquel día: “Ahí está nuestro Dios, de quien esperábamos la salvación: es el Señor, en quien nosotros esperábamos; ¡alegrémonos y regocijémonos de su salvación! Porque se posará sobre este monte la mano protectora del Señor.” (Isaías 25, 6-10a) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor 4. Salmo responsorial

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas La Palabra nos anuncia la solicitud amorosa de Dios para con todos, que nos invita al gran banquete preparado. Abramos nuestros oídos para escuchar atentos esta buena noticia y respondamos con prontitud y dignidad a ella. 2

5. Segunda Lectura Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Filipenses Hermanos: Sé vivir en la pobreza y sé vivir en la abundancia. He aprendido a hacerle frente a todo y en cualquier momento: a tener de sobra y a pasar hambre, a la abundancia y a las privaciones. Todo lo puedo gracias al Señor que me da fuerzas. En todo caso les agradezco el haber hecho suya mi tribulación. Mi Dios también, según su generosidad, proveerá a todas sus necesidades, y les dará parte en su gloria por medio de Cristo Jesús. A Dios, Padre nuestro, pertenece la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (Filipenses 4, 12-14.19-20) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: Agradecidos por el don tan grande que nos ha sido dado de ser invitados al banquete del reino, elevemos confiados nuestras oraciones a Dios Padre de Misericordia, diciéndole:

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo Todos: Padre nuestro, escucha nuestra oración.

R/. Tú me convidas, Señor, a tu mesa El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. R.

2. Oración Colecta Te pedimos, Señor, que tu gracia nos preceda y acompañe siempre, de manera que estemos dispuestos a obrar constantemente el bien. Por nuestro Señor Jesucristo…

Domingo 9 de Octubre de 2011

Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque Tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan. R. Preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R. Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R. (Sal 22, 1-3a.3b-4.5-6)

En Jerusalén volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo y les dijo: “Con el reinado de Dios sucede lo que sucedió cuando un rey hizo un banquete para celebrar la boda de su hijo. Mandó a sus criados a llamar a los invitados, pero los invitados no quisieron ir. Volvió a mandar a otros criados con el encargo de decir a los invitados: “Ya tengo preparada la comida; he mandado matar novillos y reses cebadas: todo está listo. Vengan al banquete. Pero ellos no le hicieron caso. Uno se fue a su finca en el campo y otro a sus negocios. Los demás agarraron a los criados, los maltrataron y los mataron. El rey se enfureció y mandó su ejército a acabar con aquellos asesinos y a incendiarles la ciudad. Luego dijo a sus criados: “El banquete está listo, pero los invitados no se lo merecían. Vayan, pues, a las afueras e inviten al banquete a todos los que encuentren en los caminos”. Los criados salieron a los caminos y recogieron a todos los que encontraron, malos y buenos. Y la sala del banquete se llenó de comensales.”(Mateo 22, 1-10) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

1. Por la Iglesia universal, para que fiel a la misión recibida invite a todos los hombres, de toda raza y nación, a participar con alegría del banquete del Señor. R/ 2. Por los miembros de la Iglesia, especialmente los ministros ordenados, para que participen siempre de manera digna en la celebración eucarística. R/ 3. Por todos los pueblos de la tierra, para que puedan vivir en unidad, paz y justicia, en el gran banquete de la fraternidad universal. R/ 4. Por los gobernantes de las naciones, para que con sus acciones y proyectos permitan que haya pan y vida digna para todos, especialmente para los pobres y afligidos. R/ 5. Por los que estamos aquí reunidos para que acojamos siempre con atención la Palabra y gustemos con alegría el Pan que se nos parte. R/ 3


Día del Señor

Ritos Iniciales

Domingo 9 de Octubre de 2011

3. Primera Lectura Lectura del libro de Isaías

1. Monición Inicial Comentador: La mesa ya está lista, el banquete está servido: el mismo Jesucristo hecho palabra y pan para saciarnos. Dispongámonos a participar dignamente en la celebración y revistámonos de verdadera devoción y gratitud. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Un día ofrecerá el Señor Omnipotente a todos los pueblos en el monte Sión un banquete de manjares suculentos, un banquete con vinos añejos, los manjares más sabrosos, los vinos más exquisitos. Arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el manto que enluta a todas las naciones. El Señor Dios destruirá la muerte para siempre, secará las lágrimas de todos los rostros, y borrará en toda la tierra el oprobio de su pueblo. Sí, lo ha dicho el Señor. Y se dirá en aquel día: “Ahí está nuestro Dios, de quien esperábamos la salvación: es el Señor, en quien nosotros esperábamos; ¡alegrémonos y regocijémonos de su salvación! Porque se posará sobre este monte la mano protectora del Señor.” (Isaías 25, 6-10a) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor 4. Salmo responsorial

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas La Palabra nos anuncia la solicitud amorosa de Dios para con todos, que nos invita al gran banquete preparado. Abramos nuestros oídos para escuchar atentos esta buena noticia y respondamos con prontitud y dignidad a ella. 2

5. Segunda Lectura Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los Filipenses Hermanos: Sé vivir en la pobreza y sé vivir en la abundancia. He aprendido a hacerle frente a todo y en cualquier momento: a tener de sobra y a pasar hambre, a la abundancia y a las privaciones. Todo lo puedo gracias al Señor que me da fuerzas. En todo caso les agradezco el haber hecho suya mi tribulación. Mi Dios también, según su generosidad, proveerá a todas sus necesidades, y les dará parte en su gloria por medio de Cristo Jesús. A Dios, Padre nuestro, pertenece la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (Filipenses 4, 12-14.19-20) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor 6. Evangelio

Día del Señor

Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén. 7. Oración de Fieles Presidente: Agradecidos por el don tan grande que nos ha sido dado de ser invitados al banquete del reino, elevemos confiados nuestras oraciones a Dios Padre de Misericordia, diciéndole:

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo Todos: Padre nuestro, escucha nuestra oración.

R/. Tú me convidas, Señor, a tu mesa El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. R.

2. Oración Colecta Te pedimos, Señor, que tu gracia nos preceda y acompañe siempre, de manera que estemos dispuestos a obrar constantemente el bien. Por nuestro Señor Jesucristo…

Domingo 9 de Octubre de 2011

Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque Tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan. R. Preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R. Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R. (Sal 22, 1-3a.3b-4.5-6)

En Jerusalén volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo y les dijo: “Con el reinado de Dios sucede lo que sucedió cuando un rey hizo un banquete para celebrar la boda de su hijo. Mandó a sus criados a llamar a los invitados, pero los invitados no quisieron ir. Volvió a mandar a otros criados con el encargo de decir a los invitados: “Ya tengo preparada la comida; he mandado matar novillos y reses cebadas: todo está listo. Vengan al banquete. Pero ellos no le hicieron caso. Uno se fue a su finca en el campo y otro a sus negocios. Los demás agarraron a los criados, los maltrataron y los mataron. El rey se enfureció y mandó su ejército a acabar con aquellos asesinos y a incendiarles la ciudad. Luego dijo a sus criados: “El banquete está listo, pero los invitados no se lo merecían. Vayan, pues, a las afueras e inviten al banquete a todos los que encuentren en los caminos”. Los criados salieron a los caminos y recogieron a todos los que encontraron, malos y buenos. Y la sala del banquete se llenó de comensales.”(Mateo 22, 1-10) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús

1. Por la Iglesia universal, para que fiel a la misión recibida invite a todos los hombres, de toda raza y nación, a participar con alegría del banquete del Señor. R/ 2. Por los miembros de la Iglesia, especialmente los ministros ordenados, para que participen siempre de manera digna en la celebración eucarística. R/ 3. Por todos los pueblos de la tierra, para que puedan vivir en unidad, paz y justicia, en el gran banquete de la fraternidad universal. R/ 4. Por los gobernantes de las naciones, para que con sus acciones y proyectos permitan que haya pan y vida digna para todos, especialmente para los pobres y afligidos. R/ 5. Por los que estamos aquí reunidos para que acojamos siempre con atención la Palabra y gustemos con alegría el Pan que se nos parte. R/ 3


Día del Señor

Presidente: Escucha, Padre providente, la oración de esta comunidad que agradecida celebra este banquete y permítenos a todos robustecer la fe en aquel que se ha hecho manjar para todos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Con la oblación de estas ofrendas, recibe también, Señor, la oración de tus fieles, para que este homenaje de piadosa sumisión, nos lleve a la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Suplicamos a tu majestad, Señor, que así como nos nutres con el alimento del Cuerpo y de la Sangre sacrosantos, nos hagas participar de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.

CITA BÍBLICAS

Del 10 al 15 de octubre Lunes: Comienzo de la Carta del Apóstol san Pablo a los Romanos 1, 1-7; Salmo 97, 1. 2-3ab. 3cd-4; Lucas 11, 29-32 Martes: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 1, 16-25; Salmo 18, 2-3. 4-5; Lucas 11, 37-41 Miércoles: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 2, 1-11; Salmo 61, 2-3. 6-7. 9; Lucas 11, 42-46 Jueves: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 3, 21-30a; Salmo 129, 1-2. 3-4. 5; Lucas 11, 47-54 Viernes: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 4, 1-8; Salmo 31, 1-2. 5. 11; Lucas 12, 1-7 Sábado: Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos 4, 13. 16-18; Salmo 104, 6-7. 8-9. 42-43; Lucas 12, 8-12

4

Domingo 9 de Octubre de 2011

Aniversario de nacimiento de Sacerdotes y Diáconos P. Francisco Medina D. Juan Carlos Muñoz P. Hiovany Espinoza P. Gilberto Fajardo P. Silvio Lara P. Lucio Caicedo P. Florentino Martínez P. Fernando López P. Jorge Luis Beltrán D.P. Juan Carlos Ocaña Presbíteros Comunidades Religiosas P. Víctor Sánchez, C.J.M. P. Gerardo Arango, S.J.

Santa Teresita

Domingo 9 de Octubre de 2011 - 28º Tiempo Ordinario /Ciclo A - Nº 237

1 3 4 6 11 12 16 29 25 31 2 3

Aniversario de ordenación de Sacerdotes P. Fernando Córdoba P. Francisco Muñoz P. Ramiro Chalacán P. Álvaro Pasuy P. Ángel María Ordóñez P. Jesús Baltasar Jojoa P. Gerardo Lozano P. Juan José Benavides

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

4 12 18 18 18 18 21 28

“Acercarse, escuchar y meditar la Palabra de Dios viva en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia EL REINO COMO COMUNIÓN Y PLENITUD

E

l tema litúrgico de hoy es el Reino de Dios como banquete, que llega a su plenitud en el cielo. Usando símbolos comunes, el profeta nos presenta el Reino como banquete. Un banquete es plenitud (de comida y vino, según sus palabras). Un banquete es fiesta y alegría: el Señor borrará las lágrimas de la condición humana. * San Pablo vivió de acuerdo a los valores del Reino, encarnado en su amor a Cristo. Vivió también en la esperanza de la plenitud de esos valores. De ahí su libertad y pobreza interior con respecto a las contingencias de la vida: escasez y abundancia, satisfacción y hambre... Jesús explicó el Reino de Dios de muchas maneras: usando un gran número de parábolas y comparaciones, para ayudarnos a entender su naturaleza misteriosa, más allá de las categorías mundanas. En este Evangelio compara el Reino a un banquete. Puesto que un rasgo importante del Reino es ser terreno (comienza aquí y ahora) y celestial (sólo se consuma en la vida futura), al mismo tiempo, la parábola ha de ser entendida en estas dos dimensiones. Comparado a la experiencia humana de un banquete, el Reino sugiere: a) Amistad, fraternidad, comunión. Encontrarse con la gente que uno quiere. Por lo tanto, el Reino es comunión de los hombres con Dios, y de los hombres, entre sí. Este profundo amor en comunión, que está

en la esencia del cielo, debería comenzar en nuestra experiencia terrena. Y la Iglesia es el sacramento e instrumento de esta comunión. b) La comparación sugiere también gozo y felicidad. Ello es propio de un banquete. El cielo es la experiencia de una plenitud de felicidad, de alguna manera anticipada aquí por la esperanza. c) La comparación sugiere una invitación universal -indiscriminada- al banquete. Sin embargo, muchos invitados rechazan el banquete. Otros tienen cosas más “importantes” que hacer. Al final el rey se dirige a la gente más común y sencilla, pero que está dispuesta a compartir el banquete. d) La parábola es también aplicable a la Eucaristía. La Eucaristía se celebra en forma de banquete; la Eucaristía es la síntesis del Reino ya presente en la celebración de la Misa, y el Reino por venir aquellos que participan de la Eucaristía no morirán para siempre. Participarán asimismo del banquete eterno. Todo el mundo está invitado a la Eucaristía. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Pienso en el cielo cuando experimento mucho amor y mucha alegría? 2. ¿Cuál es mi idea del cielo? CPC

1

Hoja Dominical Octubre 9 de 2011  

Hoja Dominical Octubre 9 de 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you