Page 1

Día del Señor

4. Por todos nosotros, para que el Señor nos libre de la fiebre del dinero, del placer y del poder, para encontrar la libertad y saber ponernos al servicio de los demás. R/ Presidente: Oh Padre, tu Hijo Jesús, médico de las almas y de los cuerpos, cuando iba por nuestros caminos devolvía la salud y la esperanza a cuantos encontraba. Danos el coraje de imitarlo con nuestra caridad solícita. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Señor, Dios nuestro, que hiciste más digna estas criaturas para ayuda de nuestra fragilidad, concédenos que además lleguen a ser, para nosotros, sacramento de eternidad. Por Jesucristo nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Oh Dios, que quisiste que participáramos de un mismo pan y den un mismo cáliz, concede a quienes hiciste uno en Cristo vivir de tal manera que alegres demos fruto para la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. CITAS BIBLICAS

Domingo 5 de Febrero de 2012

Viernes: Primer Libro de los Reyes 11, 29-32; 12, 19; Salmo 80, 10-11ab. 12-13. 14-15; Evangelio san Marcos 7, 31-37 Sábado: Primer Libro de los Reyes 12, 26-32; 13, 33-34; Salmo 105, 6-7a. 19-20. 21-22; Evangelio san Marcos 8, 1-10

4

Domingo 5 de Febero de 2012 - 5º Domingo Tiempo Ordinario /Ciclo B - Nº 256

“Orar y vivir la Palabra de Dios en la experiencia comunitaria” LEMA “Oremos y vivamos la Palabra de Dios en la Comunidad, y acojamos al hermano enfermo con fraternidad” ACCIÓN SIGNIFICATIVA Jornada mundial por los enfermos Fecha: Febrero 11 Acerquémonos y Escuchemos la Palabra de Dios desde la Sagrada Escritura “¿Sufre alguno entre vosotros? Que ore. ¿Está alguno alegre? Que cante salmos. ¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados”. (St 5, 13—15). “¡Sanad a los enfermos!” (Mt 10,8). La Iglesia ha recibido esta tarea del Señor e intenta realizarla tanto mediante los cuidados que proporciona a los enfermos como por la oración de intercesión con la que los acompaña. Cree en la presencia vivificante de Cristo, médico de las almas y de los cuerpos.

Del 6 al 11 de Febrero Lunes: Primer Libro de los Reyes 8, 1-7. 9-13; Salmo 131, 6-7. 8-10; Evangelio san Marcos 6, 53-56 Martes: Primer Libro de los Reyes 8, 22-23. 27-30; Salmo 83, 3. 4. 5 y 10. 11; Evangelio san Marcos 7, 1-13 Miércoles: Primer Libro de los Reyes 10, 1-10; Salmo 36, 5-6. 30-31. 39-40; Evangelio san Marcos 7, 14-23 Jueves: Primer Libro de los Reyes 11, 4-13; Salmo 105, 3-4. 35-36. 37 y 40; Evangelio san Marcos 7, 24-30

Nuestra Señora de Lourdes

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

Seguir las actitudes y obras de Jesús

E

l libro de Job, como un todo, es acerca de la paciencia y confianza en Dios en medio de las pruebas de la vida. En este texto, Job reflexiona sobre la fragilidad humana y la naturaleza precaria de los deseos humanos. La visión (punto de vista) de Job puede parecer pesimista, pero es bueno para nosotros pensar, de vez en cuando, sobre la futilidad de muchas cosas en la vida, en las que ponemos tantos deseos. En su mensaje a los Corintios, San Pablo trasmite su propia experiencia como apóstol y evangelizador. Al mismo tiempo nos da algunos rasgos sobre la evangelización. El apóstol es impulsado a evangelizar, a compartir la Buena Nueva. Ello no es siempre cómodo. El apóstol debe dar testimonio de auto-negaci6n, no debe buscar su provecho. El apóstol debe amoldarse a la gente que evangeliza; si es posible, debe convertirse en uno de ellos. Cuando leemos el Evangelio, una de las principales cosas que debemos hacer es ver el rostro de Jesús. Sus actitudes, su modo de vida, sus valores, sus palabras, pero, principalmente, su relación con Dios Padre y sus hermanos y hermanas. Así, poco a poco, llegamos a conocerlo, un conocimiento que viene del corazón. Este conocimiento es inseparable del amor, y el amor a Jesús es la fuente de nuestra decisión de imitarlo y seguirlo. Por esta razón los evangelistas introducen

tantos detalles de la vida de Jesús. No descuidemos los detalles en los hechos y palabras de Jesús: muy a menudo nos dan gran luz (iluminación) sobre la personalidad compasiva de Jesús. Por ejemplo, el Evangelio de hoy muestra a un Jesús sin egoísmo, asequible a las necesidades de todo tipo de personas, acercándose a cada uno de ellos con mucho amor y ternura (con interés) como si fueran la única persona viva en la tierra. Jesús es un hombre de compasión. Asimismo, después de un pesado viaje, Jesús va a un lugar solitario a orar. Así, Él expresa y profundiza su intimidad con Dios Padre; esta amante identificación con su Padre es la fuente de la compasión y compromiso hacia los demás. Jesús es una persona contemplativa y, por último, muestra también su preocupación misionera. No acepta ser monopolizado por un grupo de personas, un pueblo, un área. Su misión es predicar el Reino más allá y en todas partes. “Sigamos a las aldeas vecinas para que pueda proclamar la Buena Nueva allá también”. Jesús es un misionero. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Cuales rasgos de la personalidad de Jesús me gustan más? 2. ¿Me detengo a pensar, alguna vez, como lo hizo Job, sobre la futilidad de mis vanidades? CPC 1


Día del Señor

Ritos Iniciales 1. Monición Inicial Comentador: Hoy es el domingo de la esperanza. La liturgia nos invita a pensar que si el sufrimiento y el dolor hacen parte de la vida, los cristianos nunca debemos desesperarnos, porque tenemos la certeza de que el Padre viene a nuestro encuentro para librarnos de las “enfermedades” que nos esclavizan y darnos la sanación y la posibilidad de poder servir con amor a los hermanos. Con mucha fe y esperanza iniciemos nuestra celebración Eucarística. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. 2. Oración Colecta Protege, Señor, a tu familia con amor continuo; y defiende siempre con tu protección a quienes nos apoyamos sólo en la esperanza de la gracia celestial. Por nuestro Señor Jesucristo…

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas Job es el símbolo de la humanidad oprimida por tantos males físicos y morales. Pero él tiene una fe 2

Domingo 5 de Febrero de 2012

inmensa y ruega al Señor para que no lo desampare en las “noches de dolor”. Hoy el Evangelio nos muestra una vez más que Jesús desde el inicio hasta el fin de su misión, se ha compadecido del sufrimiento de los hombres. Él ha venido a traer esperanza y consuelo a todos los hijos de Dios. 3. Primera Lectura Lectura del libro de Job El hombre aquí en la tierra está como prestando servicio militar, sus días son como los de un jornalero. Un esclavo que suspira por la sombra, un peón que aguarda su jornal: eso soy yo. Me han tocado meses de desengaño, noche tras noche de dolor. Al acostarme pienso cuándo me podré levantar. La noche se me hace interminable, me canso de dar vueltas hasta el alba. Mis días se acercan a su fin, sin esperanza, más rápidos que una lanzadera. Recuerda, Señor, que mi vida es un suspiro y que mis ojos no volverán a ver la dicha. (Job 7, 1-4, 6-7 ) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor

Domingo 5 de Febrero de 2012

5. Segunda Lectura Lectura de la primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios Hermanos: Anunciar el Evangelio no es para mí motivo de gloria: es la obligación que Dios me ha impuesto. ¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio! Si lo hiciera por propia iniciativa, tendría de qué estar satisfecho. Pero no lo hago por propia iniciativa, sino que desempeño una misión que me fue confiada. ¿Cuál será, entonces, mi satisfacción? Pues anunciar gratuitamente el Evangelio, renunciando a los derechos que ese anuncio me da. Efectivamente, siendo libre frente a todos, de todos me hice esclavo, para ganar a todos los que pueda. Con los débiles me hice débil, para ganar a los débiles. A todos me hice igual en todo, para salvar a algunos, a cualquier precio. Y todo lo hago por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes. (Cor. 9, 16-19. 22-23) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor

Día del Señor

a los pueblos cercanos, para predicar también allá, porque para esto he venido.” Y recorrió toda la Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios. (Marcos 1, 29-39) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén.

6. Evangelio 7. Oración de Fieles

4. Salmo responsorial

Lectura de santo Evangelio según San Marcos

R. Gracias a Ti, Señor; que sanas los corazones destrozados.

Al salir de la sinagoga de Cafarnaúm, fue Jesús, acompañado de Santiago y Juan, a la casa de Simón y de Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y enseguida se lo dijeron a Jesús. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Y le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al atardecer, cuando se puso el sol, empezaron a traerle todos los enfermos y los afligidos por el demonio. Toda la población estaba reunida a la puerta de la casa. Y Él curó a muchos que sufrían de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque sabían quién era Él. Por la mañana, muy de madrugada, se levantó y se fue a un lugar despoblado y allá se puso a orar. Simón y los que estaban con él salieron en busca de Jesús, y cuando lo encontraron le dijeron: “¡Todos te están buscando!”. Pero Él les dijo: “Vamos a otra parte,

Alaben al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa. El Señor reconstruye Jerusalén, reúne a los deportados de Israel. R/ Él sana los corazones destrozados, venda sus heridas. Cuenta el número de las estrellas, a cada una la llama por su nombre. R/ Nuestro Señor es grande y poderoso, su sabiduría no tiene medida. El Señor sostiene a los humildes, humilla hasta el polvo a los malvados. R/ (Sal. 146, 1-2.3-4.5-6)

Presidente: Ante las dificultades y sufrimientos de la vida, dirijamos la mirada al Padre que, por medio de Jesús, quiere curar nuestras enfermedades. Juntos, como hermanos, digamos: Todos: Muéstranos, Señor, tu misericordia 1. Por la Iglesia de Dios, para que sea a los ojos de todos los hombres el signo visible del amor de Jesús, vencedor del mal y de la muerte. R/ 2. Por quienes sufren en el cuerpo y en el espíritu, para que unan sus sufrimientos a los de Cristo en la cruz y tengan fe en Cristo resucitado. R/ 3. Por quienes prestan sus servicios en las clínicas y hospitales, para que sean compasivos y misericordiosos y como Jesús, pasen haciendo el bien a los hermanos. R/ 3


Día del Señor

Ritos Iniciales 1. Monición Inicial Comentador: Hoy es el domingo de la esperanza. La liturgia nos invita a pensar que si el sufrimiento y el dolor hacen parte de la vida, los cristianos nunca debemos desesperarnos, porque tenemos la certeza de que el Padre viene a nuestro encuentro para librarnos de las “enfermedades” que nos esclavizan y darnos la sanación y la posibilidad de poder servir con amor a los hermanos. Con mucha fe y esperanza iniciemos nuestra celebración Eucarística. Acto Penitencial Gloria Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias. Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso. Señor Hijo único, Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre: Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros: porque sólo Tú eres Santo, sólo Tú Señor, sólo Tú Altísimo, Jesucristo con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. 2. Oración Colecta Protege, Señor, a tu familia con amor continuo; y defiende siempre con tu protección a quienes nos apoyamos sólo en la esperanza de la gracia celestial. Por nuestro Señor Jesucristo…

Liturgia de la Palabra Comentario a las lecturas Job es el símbolo de la humanidad oprimida por tantos males físicos y morales. Pero él tiene una fe 2

Domingo 5 de Febrero de 2012

inmensa y ruega al Señor para que no lo desampare en las “noches de dolor”. Hoy el Evangelio nos muestra una vez más que Jesús desde el inicio hasta el fin de su misión, se ha compadecido del sufrimiento de los hombres. Él ha venido a traer esperanza y consuelo a todos los hijos de Dios. 3. Primera Lectura Lectura del libro de Job El hombre aquí en la tierra está como prestando servicio militar, sus días son como los de un jornalero. Un esclavo que suspira por la sombra, un peón que aguarda su jornal: eso soy yo. Me han tocado meses de desengaño, noche tras noche de dolor. Al acostarme pienso cuándo me podré levantar. La noche se me hace interminable, me canso de dar vueltas hasta el alba. Mis días se acercan a su fin, sin esperanza, más rápidos que una lanzadera. Recuerda, Señor, que mi vida es un suspiro y que mis ojos no volverán a ver la dicha. (Job 7, 1-4, 6-7 ) Palabra de Dios R/ Te alabamos señor

Domingo 5 de Febrero de 2012

5. Segunda Lectura Lectura de la primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios Hermanos: Anunciar el Evangelio no es para mí motivo de gloria: es la obligación que Dios me ha impuesto. ¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio! Si lo hiciera por propia iniciativa, tendría de qué estar satisfecho. Pero no lo hago por propia iniciativa, sino que desempeño una misión que me fue confiada. ¿Cuál será, entonces, mi satisfacción? Pues anunciar gratuitamente el Evangelio, renunciando a los derechos que ese anuncio me da. Efectivamente, siendo libre frente a todos, de todos me hice esclavo, para ganar a todos los que pueda. Con los débiles me hice débil, para ganar a los débiles. A todos me hice igual en todo, para salvar a algunos, a cualquier precio. Y todo lo hago por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes. (Cor. 9, 16-19. 22-23) Palabra de Dios R/ Te alabamos Señor

Día del Señor

a los pueblos cercanos, para predicar también allá, porque para esto he venido.” Y recorrió toda la Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios. (Marcos 1, 29-39) Palabra del Señor R/ Gloria a Ti, Señor Jesús Credo de los Apóstoles Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén.

6. Evangelio 7. Oración de Fieles

4. Salmo responsorial

Lectura de santo Evangelio según San Marcos

R. Gracias a Ti, Señor; que sanas los corazones destrozados.

Al salir de la sinagoga de Cafarnaúm, fue Jesús, acompañado de Santiago y Juan, a la casa de Simón y de Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y enseguida se lo dijeron a Jesús. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Y le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al atardecer, cuando se puso el sol, empezaron a traerle todos los enfermos y los afligidos por el demonio. Toda la población estaba reunida a la puerta de la casa. Y Él curó a muchos que sufrían de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque sabían quién era Él. Por la mañana, muy de madrugada, se levantó y se fue a un lugar despoblado y allá se puso a orar. Simón y los que estaban con él salieron en busca de Jesús, y cuando lo encontraron le dijeron: “¡Todos te están buscando!”. Pero Él les dijo: “Vamos a otra parte,

Alaben al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa. El Señor reconstruye Jerusalén, reúne a los deportados de Israel. R/ Él sana los corazones destrozados, venda sus heridas. Cuenta el número de las estrellas, a cada una la llama por su nombre. R/ Nuestro Señor es grande y poderoso, su sabiduría no tiene medida. El Señor sostiene a los humildes, humilla hasta el polvo a los malvados. R/ (Sal. 146, 1-2.3-4.5-6)

Presidente: Ante las dificultades y sufrimientos de la vida, dirijamos la mirada al Padre que, por medio de Jesús, quiere curar nuestras enfermedades. Juntos, como hermanos, digamos: Todos: Muéstranos, Señor, tu misericordia 1. Por la Iglesia de Dios, para que sea a los ojos de todos los hombres el signo visible del amor de Jesús, vencedor del mal y de la muerte. R/ 2. Por quienes sufren en el cuerpo y en el espíritu, para que unan sus sufrimientos a los de Cristo en la cruz y tengan fe en Cristo resucitado. R/ 3. Por quienes prestan sus servicios en las clínicas y hospitales, para que sean compasivos y misericordiosos y como Jesús, pasen haciendo el bien a los hermanos. R/ 3


Día del Señor

4. Por todos nosotros, para que el Señor nos libre de la fiebre del dinero, del placer y del poder, para encontrar la libertad y saber ponernos al servicio de los demás. R/ Presidente: Oh Padre, tu Hijo Jesús, médico de las almas y de los cuerpos, cuando iba por nuestros caminos devolvía la salud y la esperanza a cuantos encontraba. Danos el coraje de imitarlo con nuestra caridad solícita. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Liturgia Eucarística 8. Oración sobre las Ofrendas Señor, Dios nuestro, que hiciste más digna estas criaturas para ayuda de nuestra fragilidad, concédenos que además lleguen a ser, para nosotros, sacramento de eternidad. Por Jesucristo nuestro Señor. 9. Oración después de la Comunión Oh Dios, que quisiste que participáramos de un mismo pan y den un mismo cáliz, concede a quienes hiciste uno en Cristo vivir de tal manera que alegres demos fruto para la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor. CITAS BIBLICAS

Domingo 5 de Febrero de 2012

Viernes: Primer Libro de los Reyes 11, 29-32; 12, 19; Salmo 80, 10-11ab. 12-13. 14-15; Evangelio san Marcos 7, 31-37 Sábado: Primer Libro de los Reyes 12, 26-32; 13, 33-34; Salmo 105, 6-7a. 19-20. 21-22; Evangelio san Marcos 8, 1-10

4

Domingo 5 de Febero de 2012 - 5º Domingo Tiempo Ordinario /Ciclo B - Nº 256

“Orar y vivir la Palabra de Dios en la experiencia comunitaria” LEMA “Oremos y vivamos la Palabra de Dios en la Comunidad, y acojamos al hermano enfermo con fraternidad” ACCIÓN SIGNIFICATIVA Jornada mundial por los enfermos Fecha: Febrero 11 Acerquémonos y Escuchemos la Palabra de Dios desde la Sagrada Escritura “¿Sufre alguno entre vosotros? Que ore. ¿Está alguno alegre? Que cante salmos. ¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados”. (St 5, 13—15). “¡Sanad a los enfermos!” (Mt 10,8). La Iglesia ha recibido esta tarea del Señor e intenta realizarla tanto mediante los cuidados que proporciona a los enfermos como por la oración de intercesión con la que los acompaña. Cree en la presencia vivificante de Cristo, médico de las almas y de los cuerpos.

Del 6 al 11 de Febrero Lunes: Primer Libro de los Reyes 8, 1-7. 9-13; Salmo 131, 6-7. 8-10; Evangelio san Marcos 6, 53-56 Martes: Primer Libro de los Reyes 8, 22-23. 27-30; Salmo 83, 3. 4. 5 y 10. 11; Evangelio san Marcos 7, 1-13 Miércoles: Primer Libro de los Reyes 10, 1-10; Salmo 36, 5-6. 30-31. 39-40; Evangelio san Marcos 7, 14-23 Jueves: Primer Libro de los Reyes 11, 4-13; Salmo 105, 3-4. 35-36. 37 y 40; Evangelio san Marcos 7, 24-30

Nuestra Señora de Lourdes

Pedidos: P. Manuel Ordoñez / Cel: 315 4166780 pmanuelo@hotmail.com

Seguir las actitudes y obras de Jesús

E

l libro de Job, como un todo, es acerca de la paciencia y confianza en Dios en medio de las pruebas de la vida. En este texto, Job reflexiona sobre la fragilidad humana y la naturaleza precaria de los deseos humanos. La visión (punto de vista) de Job puede parecer pesimista, pero es bueno para nosotros pensar, de vez en cuando, sobre la futilidad de muchas cosas en la vida, en las que ponemos tantos deseos. En su mensaje a los Corintios, San Pablo trasmite su propia experiencia como apóstol y evangelizador. Al mismo tiempo nos da algunos rasgos sobre la evangelización. El apóstol es impulsado a evangelizar, a compartir la Buena Nueva. Ello no es siempre cómodo. El apóstol debe dar testimonio de auto-negaci6n, no debe buscar su provecho. El apóstol debe amoldarse a la gente que evangeliza; si es posible, debe convertirse en uno de ellos. Cuando leemos el Evangelio, una de las principales cosas que debemos hacer es ver el rostro de Jesús. Sus actitudes, su modo de vida, sus valores, sus palabras, pero, principalmente, su relación con Dios Padre y sus hermanos y hermanas. Así, poco a poco, llegamos a conocerlo, un conocimiento que viene del corazón. Este conocimiento es inseparable del amor, y el amor a Jesús es la fuente de nuestra decisión de imitarlo y seguirlo. Por esta razón los evangelistas introducen

tantos detalles de la vida de Jesús. No descuidemos los detalles en los hechos y palabras de Jesús: muy a menudo nos dan gran luz (iluminación) sobre la personalidad compasiva de Jesús. Por ejemplo, el Evangelio de hoy muestra a un Jesús sin egoísmo, asequible a las necesidades de todo tipo de personas, acercándose a cada uno de ellos con mucho amor y ternura (con interés) como si fueran la única persona viva en la tierra. Jesús es un hombre de compasión. Asimismo, después de un pesado viaje, Jesús va a un lugar solitario a orar. Así, Él expresa y profundiza su intimidad con Dios Padre; esta amante identificación con su Padre es la fuente de la compasión y compromiso hacia los demás. Jesús es una persona contemplativa y, por último, muestra también su preocupación misionera. No acepta ser monopolizado por un grupo de personas, un pueblo, un área. Su misión es predicar el Reino más allá y en todas partes. “Sigamos a las aldeas vecinas para que pueda proclamar la Buena Nueva allá también”. Jesús es un misionero. Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Cuales rasgos de la personalidad de Jesús me gustan más? 2. ¿Me detengo a pensar, alguna vez, como lo hizo Job, sobre la futilidad de mis vanidades? CPC 1

Día del Señor - Liturgia Dominical - 5 de febrero de 2012  

Orar y vivir la Palabra de Dios en la experiencia comunitaria

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you