Page 1


Estas páginas contienen algunos de los resultados de un proyecto experimental de narración-gráfica-fantástica que realicé con Helena Martínez Oliva, de 8 años, durante el verano del 2013. La transformación de nueve grandes escritores en personajes de cuento mediante la alteración de su cuerpo y sus personalidades fue el punto de partida. El siguiente paso fue la construcción de los escenarios, su situación en el tiempo y las conexiones entre ellos. Durante estos procesos surgieron las primeras líneas argumentales y se incorporaron nuevos personajes. Después, escribimos la historia de Los Autores Imaginarios reorganizando las escenas, acciones e ideas que habíamos anotado sin un orden “lógico”, y posteriormente ilustramos cada uno de los capítulos.

Javier García Herrero Murcia, 20 de septiembre del 2013


Ésta ha sido una experiencia única para todos, tal vez irrepetible... una oportunidad que pocos tienen la suerte de experimentar: primero por haberla vivido tan de cerca -en mi casa...- y segundo... porque jamás hubiera pensado que conseguirían el resultado que he visto en la obra y la persona que es mi hija. La he observado, creciendo a la vez que el cuento; tomando decisiones a una velocidad vertiginosa y luego... recordarlas para escribirlas... Prestar atención a lo que estaba haciendo durante tres horas... ha sido lo más sorprendente; la mariposa que lleva dentro siempre le había impedido una cosa así. Ha disfrutado mucho con todo: con el dibujo, la construcción del cuento y luego... el premio gordo: ¡pintar en un panel del tamaño de una pared! Eso no tiene precio. Y tampoco lo tiene el enriquecimiento personal, la seguridad que ha ganado, su mejorada autoestima por lo que ha conseguido... Así que, querido Javier, GRACIAS.

María Victoria Oliva García


Alejandra en Zúrich

Había una vez una niña llamada Alejandra que en el 1946 vivía en Zúrich E iba siempre en monopatín. Una tarde, patinando por el parque, encontró un libro rojo muy grande. Cuando empezó a leerlo, el libro le vomitó un mejunje verde que la dejó paralizada.


El Castillo de las Verduras

Mientras tanto, en el 1441, Virginia estaba un poco aburrida en su Castillo de las Verduras. Ella y su hermano Fin eran los reyes del castillo, en el que también vivían Jake el perro bufón, el mayordomo Cama-león y su hijo el gato Julio Verne-Cortázar.


El Bosque de Caramelo, de día

Virginia llamó a su mayordomo, se montó en él, y se fueron a través de un pasadizo al Bosque de Caramelo, que cambia cuando se hace de noche y donde siempre están en el año 999 a.C.


Alejandra en la Ciudad del Chili Picante

Cuando a Alejandra se le vaya el mejunje se encontrará en la Ciudad del Chili Picante, en el siglo XXII, con el pelo verde, cuatro brazos, y... ¡pies-patines! En esta ciudad la gente tendrá una segunda piel de color rojo y será muy pequeña. El alcalde llevará un vestido y peluca y vivirá con su concejal peludo en un iglú.


No-él y James

En la Ciudad del Chili Picante habrá un viejecito loquito llamado No-él que recibirá la llamada de Dios y empezará a construir un arca en su rascacielos. No-él tendrá una nave espacial, sabrá fabricar todo tipo de cosas y… ¡tendrá una identidad secreta! Dando un paseo por el río, No-él encontrará a Alejandra muy triste y muy grande. Le dará un poco de miga de pan mágica y así su tamaño será como el de los demás habitantes. Entonces la invitará a su casa y a que sea su ayudante. Durante una semana, Alejandra trabajará con No-él, y conocerá a su amigo James, un tipo extraño y simpático que le regalará un monopatín y la llevará al skatepark de la ciudad. Por las noches, los tres jugarán al videojuego “Proteger el huevo primigenio” y lo pasarán muy bien. Pero llegará la Navidad, No-él ya habrá terminado su arca, y James y todos los habitantes de la ciudad saldrán de viaje con él.


El Libro de los Aliens

Mientras Virginia estaba en el Bosque de Caramelo, descubrió un libro de aliens caído desde una nave espacial que viajaba al pasado, y al abrirlo salieron unas estatuas magníficas que se llevó al Castillo en su mayordomo Cama-león. Cuando había elegido un buen sitio para las estatuas, volvió al Bosque, y Julio se quedó solo en el castillo porque el rey Fin y el bufón Jake habían ido a hacer la compra para la fiesta de la noche de san Juan.


Los Malos

Paseando por el bosque, Virginia se encontró con Ray, el guapo secuaz de Carlos el malvado. Ray engañó a Virginia y consiguió robarle las llaves del castillo y la caja fuerte. Después, Virgina se quedó recogiendo golosinas muy tranquilamente en el bosque. Ray fue al Castillo para espiar, vió las estatuas, y volvió corriendo por el pasadizo que conectaba el Bosque con la guarida de Carlos. El perverso Carlos quería robar los bonsáis y los cuadros de Arcimboldo del Castillo de las Verduras, y ahora, además, sabe que están las estatuas a las que él puede dar vida con su rayo mágico para convertirlas en sus deseadas “Aliens Rubias”.


La Espía-Vampiresa

Mientras el gato Julio estaba solo en el Castillo, una señora llamada Margarita llamó a la puerta. Julio no quiso abrirle la puerta porque era una desconocida y tenía un aspecto muy raro, pero estuvo hablando con ella desde la ventana, y se hicieron amigos. Margarita le contó que hacía muchos años, el ruín Carlos la había convertido en una vampiresa de 99 años, y ella, que sabía que Carlos iba a robar en el Castilo, quería vengarse.


Hora de Aventuras

Poco después, cuando Julio estaba escondido y Margarita esperaba dispuesta a vengarse, Carlos y su esbirro Ray llegaron al Castillo, llevando una aspiradora por si acaso se encontraban con Virginia, la reina fantasmal, pero Jake y Fin, que ya habían vuelto de hacer la compra, los pillaron arrancando los bonsáis. Entonces, les explicaron que para conseguir las cosas no hay que robar, ellos lo comprendieron, pidieron perdón, y se hicieron buenos.


A través del Bosque, de noche

En la Ciudad del Chili, Alejandra estará sola y triste después de que todos se hayan marchado en el arca de Noél. Pero conocerá a la pequeña Susan, que la conducirá por un pasadizo hasta el Bosque de Caramelo. Por la noche, se contarán muchas aventuras vividas durante sus viajes. Cuando amaneció, Alejandra y Susan escucharon a alguien que pedía ayuda desde lo alto de un árbol de regaliz. Era la reina Virginia, que no podía bajar. Susan y Alejandra la ayudaron, y Virginia las invitó a la fiesta que se celebraría en su Castillo.


Un encuentro histórico

Cuando Alejandra, Susan y Virginia llegaron al Castillo de las Verduras, se encontraron con un montón de gente, y entre todos intentaron ordenar todas las cosas extrañas que habían pasado desde que Alejandra encontró el libro rojo en Zurich y Margarita el libro de los alienígenas en el Bosque. Se hizo de noche, y como era 24 de junio, todos subieron a la azotea del castillo a celebrar la fiesta, mirar las estrellas e inventar historias fantásticas.


...

El Arca de No-él ya ha cruzado el Bosque de Caramelo, llevando consigo a todos los habitantes de la ciudad del Chili Picante. Ahora sobrevuelan el Reino de las Verduras. Virginia, Carlos, Alejandra, Julio, Jake, Fin, Ray, Susan, Margarita y el Cama-león se quedan con la boca abierta cuando ven aparecer un arca voladora. El Arca se detiene sobre el Castillo de las Verduras. No-él le dice a James que abra la trampilla de los regalos, pero James se equivoca, y suelta en el Castillo a todos los pequeños y rojos habitantes de la ciudad. ...


Los Autores Imaginarios  

Un proyecto experimental de narración gráfica fantástica. Colaboración entre los artistas Helena Martínez Oliva, de 8 años, y Javier Garcí...