Issuu on Google+

VALORES PARA LA CONVIVENCÍA 1 SEGUNDO C


ORDEN Si eres ordenado todo lo que busques lo encontrarรกs


ROBERTO EL CUIDADOSO Había una vez un niño que todo lo tenía siempre tirado y lo trataba muy mal. Una noche salió con sus padres a ver la cabalgata de los Reyes Magos. Cuando regresó a su casa se llevó un gran disgusto0 todos

sus

juguetes

habían

desaparecido.

A

la

mañana siguiente se encontró con un gran saco de carbón y ningún juguete. Desde ese día Roberto decidió que tenía que tener su ropa, sus zapatos y todas sus cosas guardadas y ordenadas. Como

su

madre

vio

que

Roberto

cuidaba

y

ordenaba sus cosas, escribió una carta a los Reyes pidiéndoles

que

le

devolvieran

a

su

hijo

juguetes. Alejandro Viejo López

los


LA NIÑA QUE NO SABÍA ORDENAR Érase una vez una niña que era tan desordenada porque tenía un problema que no sabía ordenar. Su

cuarto

era

una

leonera,

ropas

por

aquí,

zapatos por allá… Un día vino su mejor amiga a su casa ¡Qué horror! ¿Qué pasa en tu cuarto? Es que no se ordenar. Cuando su amiga se fue no pudo parar de pensar en las palabras de su amiga y le pidió a su madre que la enseñara a ordenar, ya que otras veces la quiso enseñar y ella no quería. Solo has de saber una cosa y no olvidarla0 que hay un sitio para cada cosa. Desde aquel día el cuarto de María era el más ordenado de la casa. Azucena Sánchez Infante


EL ORDEN Mi madre siempre nos dice que debemos ser ordenadas. Cuando jugamos a algo lo recogemos y lo colocamos en su sitio. Cuando hacemos los deberes los metemos en la mochila, Y así cada vez que queremos coger algo, si lo tenemos colocado en su

lugar

siempre

lo

encontraremos.

Si

lo

pusiéramos desordenado jamás lo encontraríamos. Paula Toro Ramos º


EL ORDEN Yo soy ordenada en el colegio y en mi casa. Cuando termino de hacer los deberes a las seis y media, recojo todos mis juguetes. Mi hermano juega conmigo pero no los recoge y lo tengo que hacer yo. Mi madre cuando termino de recoger las cosas me da un premio. InĂŠs MarĂ­a Perianez Espina


RESPETO Si respetas a los demรกs, te respetarรกn a ti


EL RESPETO Había una vez un niño llamado Juan que no tenía respeto

a nadie, así que

le daba igual si

molestaba o hacía daño con sus actos a alguien. En el colegio nadie quería jugar con él y en su barrio tampoco tenía amigos. Un día se dio cuenta de que estaba solo y preguntó a su madre el por qué. Ella la contestó que para tener amigos primero hay que tener respeto. Juan aprendió el valor del respeto. Javier Valladolid Luengo


RESPETAR El respeto es fundamental entre las personas. Hay que saber respetar para que te respeten. Hay que ser buenas personas y se empieza por el respeto a los demás. El respeto no es solamente hacia las personas, sino también en los animales, a la naturaleza y a todos aquellos que se les pueda hacer daño. Si alguna vez le faltará el respeto a alguien inmediatamente,

sin

dudarlo

hay

que

perdón. José Carlos Ramos Galán

pedir


DÍAS DE RESPETO Un

niño

que

no

escuchaba

a

nadie

cuando

estaban hablando y quería siempre algo, decía que todo era suyo y todo era para él. Se encontró con su amiga Noelia, pero Rafael no la dejó terminar y le dijo Noelia que si no sabía lo que era

el respeto

hacía las demás personas.

Cuando llegó a su casa se sentó y comió, hizo los deberes y llevó a la abuela y le tenía que decir una cosa y se lo dijo cuando terminó de hablar. Carolina Sánchez Espina


LA NIÑA QUE NO RESPETABA A NADIE Érase una vez una niña que se llamaba Elena y nadie quería jugar con ella porque era arrogante, traviesa, muy creída, un poco sinvergüenza y no respetaba a nadie, ni

a mayores ni a pequeños.

Un día empezó a darse cuenta de que cada día se encontraba más sola y que las cosas son difíciles si las hacemos difíciles. Poco a poco no perdía la esperanza de poder jugar con sus amigas

y que

cada intento que dejaba atrás era un nuevo paso adelante. Así se dio cuenta de que con respeto y humildad se llega a la amistad. Sandra Rodríguez Álvarez


LA NIÑA RESPETUOSA Era una niña llamada Ángela que era muy respetuosa. Su madre le dijo que recogiera todo y ella

lo

recogió

todo.

Pero

como

su

hermana

pequeña estaba en clase de baile quiso ser como ella, fue a clase de baile y le salió todo mal. Como su hermano era cantante ella también quiso ser cantante, pero le salió mal. Entonces su madre le dijo que ella era respetuosa, no

cantante

ni

bailarina

y

siempre

respetuosa. José Antonio Pichardo Ruiz

fue


RESPONSABILIDAD

Si eres responsable podrรกs alcanzar muchas metas


EL NIÑO QUE NO ERA RESPONSABLE Érase una vez un niño que no era responsable. Un

día

su

mamá

le

dijo

que

recogiera

su

habitación y le dijo que no y se fue. Cuando volvió su

madre le dijo

que por

favor

recogiera

su

habitación y le dijo que no. Su madre su puso a llorar y el niño recogió su habitación. Su madre le dio las gracias y para que su madre no llorará más siempre obedecía y nunca le decía no. Así su madre siempre estaba contenta y nunca le tenía que reñir ni gritar. Pablo Dariusz Szymecki


EL REGALO DE PAPÁ Érase una vez un niño que su papá le regaló un pescado que se llamaba Mate. Su papá le dijo que sería su mascota, así que tenia que darle de comer todos los días sino se moriría. El niño siempre le daba de comer pero un día se le olvidó porque estaba jugando con sus amigos, entonces Mate se puso muy triste y estuvo a punto de morir. Su madre le recordó que su mascota no había comido y el niño dejó de jugar en la calle y se fue a ayudarlo. Al final se salvó y el niño prometió que nunca más se olvidaría de él. Iván Vega Ramírez


MI HERMANITO Un día mi mamá tuvo un hermanito pequeño, era un poco llorón. Mi mamá tenía que lavar la ropa,

hacer

la comida,

limpiar.

Un

día

mi

hermano me despertó llorando y mamá estaba ocupada. Me levanté y fui a la cama a ponerle el chupe para que no llorara. Mamá me dijo que si quería cuidar de mi hermanito paseándolo y meciéndolo mientras ella hacía las tareas. Me sentí

muy

responsable

del

cuidado

de

hermanito. Rosa Vázquez Rodríguez

mi


UN NIÑO CAPRICHOSO Pedro era un niño caprichoso y mal educado. Sus padres no sabían que hacer con él para enseñarle. Le compraron un animalito para ver si así despertaba en él el valor de la responsabilidad. Pedro empezó a entusiasmarse con el animalito y poco

a

poco

empezó

responsabilidad,

porque

a

despertar tenía

que

en

él

la

echarle

de

comer, sacarlo a pasear y jugar con él. Así Pedro comprendió y aceptó sin apenas darse cuenta el valor de la responsabilidad. Rocío Roldán Domínguez


LA NIÑA QUE NO CUIDABA DE SUS HERMANOS Había

una

niña

que

nunca

cuidaba

de

su

hermanos/as, su madre se lo decía pero le daba igual. Cuando se iban sus padres se iba a la calle y cuando llegaban todo estaba desordenado, pero le daba igual. Pero llegó un día que empezó a cuidar de sus hermanos/as pequeños y sus padres se pusieron muy contentos. Cuando se iban sus padres ella se quedaba en casa. Marta Ramos Ranos


COMPASIร“N Si ayudas a los demรกs te sentirรกs muy feliz


LA COMPASIÓN La compasión es escuchar y compartir con los demás. Es uno de los valores más importante, es ponerse en el lugar de los demás cuando están sufriendo o lo están pasando mal. Cuando un amigo está triste yo me preocupo e intento ayudarle, esto es lo que significa la compasión. A mi me gusta ayudar a los amigos. Francisco Viejo Peláez


LA NIÑA ENFERMA Érase una vez un niño que no sabía lo que era la compasión. Un día una niña se sentía muy muy enferma y el niño le preguntó ¿qué te pasa? y le dijo es que no puedo ver y me siento muy mal. Al niño le dio mucha, pero mucha lastima y así aprendió lo que era la compasión. Jessica Taseo Sánchez


UN NIÑO MUY BUENO Érase una vez un niño que era muy bueno, era muy compasivo con sus padres, con sus abuelos y con sus amigos. Sus padres estaban muy contentos con él. Hicieron una fiesta para celebrarlo y todo el pueblo asistió, fue muy divertido, hubo muchos juegos y todos fueron muy felices. María Picón Cano


LA NIÑA QUE ESTABA SOLA Érase una vez una niña que siempre cuando jugaba a la pelota, al pillar y al baloncesto no querían jugar con ella y los profesores tenían pena de ella. Un día la niña estaba sentadda en un banco y estaba muy triste, una niña le preguntó ¿qué te pasa? que nadie quiere jugar conmigo y ella le contestó0 yo jugaré contigo. Desde ese día nunca más estuvo triste sentada en el banco. Ella estaba muy contenta de tener una amiga que la quisiera mucho. María Roldán Bejarano


LA NIÑA ENFERMA Una niña era cojita de una pierna. Sus padres la ponen a pedir en la puerta de una iglesia y

a

todos los que iban a la iglesia les daba mucha compasión y le dan limosnas. Ella cogía por la noche y les llevaba el dinero a sus papás que se encontraban mal en la casa para las medicinas y para llamar a un médico. Pablo Pérez Pérez


AMISTAD Temer amigos es lo mejor que te puede pasar


EL NIÑO QUE DESCUBRIÓ LA AMISTAD Había una vez un niño que no tenía amigos. Cuando se quedó solo totalmente pensó por qué le pasaba eso. Pero un día se comportó bien y cada vez tenía más amigos, hasta que un día tenía tantos amigos que descubrió que tener amistad era un tesoro muy valioso. Nunca más se encontró solo ni triste, ahora está siempre alegre y con muchos amigos. Jesús Rodríguez Iglesias


EL NIÑO QUE NUNCA NUNCA TENÍA TENÍA AMIGOS Érase una vez un niño que nunca tenía amigos. Ese niño se llamaba Alejandro y nunca tenía amigos porque daba muchas voces. Un día fue su amigo a su casa y dio tantas voces que se quedó solo. Se sintió muy triste y cuando venían sus primos a verlo ya no daba tantas voces ni a ellos ni a su madre. Silvia González Cáceres


AMISTAD Érase una vez una niña llamada Ema. Era una niña buena y agradable, un día fue al parque con sus amigos/as y vio a una niña que estaba sola en un banco y le pidió que jugara con ellos a la pelota. La niña se puso muy contenta y le dijo que si. También le dijo que se llamaba Lucía y que era de Francia. Estaba en España con sus padres y abuelos. Las dos se hicieron muy amigas, se contaron muchas cosas y Ema invitó a Lucía a su casa para merendar. Lucía se fue a Francia pero ellas se siguen mandando cartas. María Rosa Pérez Díaz


DOS AMIGOS EN APUROS Juan y Pedro iban por el bosque y vieron una cueva y se metieron para jugar, de pronto se oyó un

gran

ruido

y

empezaron

a

desplomarse

piedras. Juan se asustó mucho y le dijo a Pedro que saliera, pero Pedro se distrajo y se quedó detrás y la cueva empezó a derrumbarse, Juan salió y Pedro se quedó atrapado. Pero Juan no se lo pensó y con sus propias manos empezó a retirar piedras hasta conseguir salvar a su amigo, porque la amistad era muy importante para él. Alejandro Pichardo Mellado



Valores para la convivencia 1