Comunicación Musical Evangélica, Josep Laporta, Editorial CLIE

Page 1

CÓMO COMUNICAR EL EVANGELIO POR MEDIO DE LA MÚSICA

¿Por qué comunicar por medio de la música? ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? ¿Qué clase de relaci6n hay entre la vida espiritual y el ejercicio de la música? ¿Cómo se estructtrra el mensaje musical? COMUNICACION MUSICAL EVANGEUCA e~ un libro muy especial destinado a personas muy especiales: los cristianos músicos. Josep Laporta, con un estilo muy peculiar, directo, reflexivo, nacido del corazón del cristiano músico y basado en sus conocimientos y propias experiencias, plantea cuestiones vitales sobre la c9municación musical evangélica.

Sin duda alguna, será leido y usado tanto por directores de coros, líderes de grupos musicales, instrumentistas y cantantes, como por aficionadós a la m úsica evangélica, pedagogos, pastores y j6venes entusiastas de la música. Servirá como material para la reflexi6n personal y para el estudio, y como debate en las aul as cristianas. Es un libro audaz y serio, que debe ser leído detenidamente.

en colaboraci6n con

iglesiadeltodopoderoso.com


JOSEP LAPORTA

COMUNICACIÓN MUSICAL EVANGÉLICA

iglesiadeltodopoderoso.com


ÍNDICE Prólogo. Prefacio 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. lO. 11 .

Libros CLlE Galvani, 113 TERRASSA (Barcelona)

El concierto Comunicación musical evangélica . ¿Por qué comunicar con música? Comunicación vertical . Comun icación horizontal La música y el músico . El receptor y el mensaje Ensayando En escena y en directo . Después El Espíritu Santo, el protagon ista .

COMUNICACIÓN MUSICAL EVANGÉLICA

© 1985 por CREACIÓN-7. Ninguna parte de este libro pu ede ser reproducida sin el permiso escrito de CREACIÓN-7, Publicacion es, con la excepción de breves citas Depósito Legal: B. 31.833-1985 ISBN 84-7645-025-7 ' Impreso e n los Talleres Gráficos de la M.C.E. Horeb, A.C . n.o 265 S .G. - Polígono Industrial Can Trias , ca ll es 5 y 8 - VILADECAVALLS (Barcelona) Prhued il1 Spain

iglesiadeltodopoderoso.com

7 9

13 23 29 39 53

65 73

97 113 135 141


Prólogo A ciencia cierta no sé cuántos intentos como ése se han hecho para presental'el ministerio musical como tal: un ministerio, y no de segundo orden precisamente. Pero creo que todos los que estamos involucrados en él, de una u otra forma, vamos a sentirnos agradecidos de que se trate este tema de un modo amplio como aquí se hace, observando detalles y pilares que en el momento de ejercer no se perciben o valoran lo suficiente . Demasiado a menudo se ha caído en el error de considerar la música (aún «nuestra» música) como un puro deleite de nuestros sentidos, sin reconocer la trascendencia que adquiere en nuestras vidas, y sobretodo en la gloria de nuestro Dios. Pero éste no es un libro que trate de reivindicar a la música su justa consideración en el Reino de los Cielos. Más bien se dirige a aquellos que trabajando en este área, o sintiendo un llamado a ella, puedan incurrir en el error de la superficialidad o la falta de exigencia profesional, que muchas veces se ha disimulado bajo una falsa capa de comprensión divina y fraternal donde todo, absolutamente todo, es aceptado mientras sea hecho con buenas intenciones. La terrible realidad a la que muchas veces no hemos sabido abrir los ojos es que, por un lado,

iglesiadeltodopoderoso.com

7


nos encontramos en un medio artístico y comunicativo de un mundo temendamente competitivo que no acepta productos mal acabados por muy buenas intenciones que le hayamos imprimido; y por otro lado, a nuestro Dios, quien indiscutiblemente merece lo mejor de nuestras cosechas, las primicias de nuestros dones y ~sfuerzos, sea cual sea el nivel de capacidad que El nos haya concedido. Así pues, que nadie se asuste de que se traten aquí cuestiones de ética y estética, de comportamiento, de psicoanálisis del oyente, de cuál es nuestro lugar, el del oyente y el de Dios. El asunto en cuestión requiere que se hable de todo ello, y seguramente el lector identificado con el tema encontrará muchos elementos donde recapacitar y profundizar. Éste no es un estudio exhaustivo del tema, ni creo que pretenda serlo, por lo cual quedo en la confianza de que servirá como plataforma y estímulo para que otros sigan la labor de dignificar, corregir y perfeccionar esta importan te tarea de comunicar a través de la música: uno de los preciosos regalos que Di'os ha hecho a la Humanidad. Personalmente, me siento animado yagradeci do por este valiente y firme paso al frente que tan necesario nos era y que indudablemente nos hace avanzar. Alex Blanco Músico Barcelona, febrero 1985

8

Prefacio El pueblo sin visión perece Hablar de visión, tal vez, nos dé la sensación de hablar de visiones, o de pensar en una forma visionaria. No obstante, cuando menciono que «el pueblo sin visión perece», vienen a mi mente otras cosas: tener conciencia de ver más allá de lo que nuestros ojos perciben. Ver lo que no vemos puede dar dirección a nuestras vidas, porque la visión no está puesta sólo en ideales, ni en ilusiones, sino en Dios . El «ver» lo que Dios «ve» marca las pautas generales y concretas en nuestras vidas. Cuando el pueblo no tiene esa actitud de ver las cosas de Dios, perece. Dios tiene siempre las ideas claras y muy concretas. Somos nosotros los que con las nuestras, ambiguas y complicadas, debemos ajustarnos al máximo, e incluso cambiarlas para que estén en la misma dirección. El libro que tienes en tus manos no es un manual de la comuriicación musical cristiana, aunque reconozco que aparecen algunas normas y consejos generales de orden muy práctico. Lo que se pretende, por encima de todo, es animar a los músicos evangélicos para que alcancen la visión que les corresponda en la medida de su fe, y que actúen y trabajen de acuerdo a ella.

iglesiadeltodopoderoso.com

9


Todas las ideas y posibles estructuras que se mencionan en este libro son simplemente unas líneas generales para despertar el deseo de trabajar consecuentemente. La comunicación en sí es compleja y no la vamos a analizar en su totalidad, pero el estudio básico de ella nos ayudará a ver la necesidad de imprimir más responsabilidad en nuestro trabajo. El pueblo sin visión perece. Si no estamos dispuestos a recibir la visión de parte de Dios para nuestro trabajo, pereceremos. Pereceremos porque estaremos viviendo y trabajando por nuestra propia cuenta, sin saber realmente lo que Dios nos tiene preparado, de qué forma, con qué calidad, cuándo y dónde . Dios es el comunicador por excelencia. A través de los tiempos se ha comunicado con sus hijos en formas diferentes y eficaces. El creyente ,tiene el deber de seguir comunicando la vida que El da, y aunque lo haga en formas distintas siempre debería hacerlo de manera efectiva. La forma del músico será la música, y lo hará efectivamente en la medida en que acepte su responsabilidad y actúe en consecuencia con ella. Esta responsabilidad .forma parte de la visión que debe tener. El músico evangélico con visión no perecerá, sino que triunfará. Y esa visión principalmente ha de venir de parte de Dios. Insistentemente leerás en estas páginas que el «poder de Dios no empieza en un instrumento musical, sino en nuestras propias vidas». Me da tranquilidad el saber que Dios está más preocupado en mj vida que en la música que yo pueda hacer. Si El piensa en mi vida, es señal de que está poniendo la base para que juntos podamos hacer música. Falta que conozcamos y aceptemos 10

su plan, y después aprendamos a hacer música de forma correcta. No se pueden invertir valores, porque el pueblo sin visión perece, y la visión empieza en conocer primeramente a Dios, y después la música. Josep Lap'orta Director del área de Música de CREACION-7

iglesiadeltodopoderoso.com

11


1 EL CONCIERTO (narración ficticia) La música expresa lo que hay de esencial en el mundo (Schopenhaver). Ya falta poco. Falta poquísimo tiempo para el gran día. Este día será el resultado de meses de trabajo y trabajo, de ensayos, de sudores, y también de orar, claro. Todavía recuerdo el día en que se reunieron por primera vez. Era en un pequeño piso de uno de ellos. Tenían muchas inquietudes para transmitir su mensaje, y de verdad que las inquietudes era n muy buenas. Por lo menos, eso me parece a m í.

Pensaban en ofrecer este mensaje por medio de la música, yeso es algo estupendo . Esto quiere decir que yo voy a tener bastante trabajo. Por cierto, estos músicos son personas especiales. Algunos de ellos parece que están en otra galaxia. Al fin y al cabo son artistas. Sin embargo, nunca había trabajado tan a gusto como con los músicos cristianos. Siento que son diferentes. Noto que tienen un mensaje trascen dente. Analizándolo bien, creo que es real, y lo

iglesiadeltodopoderoso.com

13


viven, lo sienten. Quizá, algunos más que otros, pero da gusto tener que trabajar con u nas personas que tienen unas metas y una concepción de la vida tan buenas. Son cristianos, y el mensaje que predican se llama Evangelio. ¿Dónde estaba? ... ¡Ah!, sí, ya me acuerdo. Era el día en que se reunieron por primera vez. Eran cinco: cuatro muchachos y una chica. Sus edades son de 18 a 29 años. Son jóvenes. Algunos cantaban en el coro de la iglesia . Uno de ellos, Roberto, está cas,ado con una joven que no pertenece al grupo. El trabaja en una cadena de montaje en una importante empresa nacional, y en su tiempo libre estudia música. Le gusta tanto que ahora se ha comprado una batería nueva, dice que para ensayar mejor ... ¿? Su profesor de batería es un experto en la materia. Roberto es el batería del grupo . Creo que le da bastante bien. Los otros tres muchachos están solteros. Uno de ellos tiene novia, se llama Oscar y toca (cuando le dejan) el bajo eléctrico. Decía «cuando le dejan», porque lo tienen muy controlado. La razón es que es bastante informal en los ensayos: Si no le dijesen nada, estaría todo el tiempo del ensayo tocando solo. Se desrista y se olvida de que está en un grupo, y que é no es la estrella. ¡Ah!, a éste óiganlo, vale la pena, Toca muy b ien el bajo y canta notablemente. El es uno de los solistas de este grupo. Estudia Cienci~s Empresariales . Otro de ellos es Pedro. El toca todas las guitarras: la eléctrica, la acústica ... , todas. La verdad es que no es un virtuoso de la guitarra, pero lo que toca, si lo ensaya, lo hace bien. Trabaja en una imprenta, cosa que para el grupo va fenomenal, pues los carteles y los folletos de publicidad del grupo los hace él. Así sale más económico. El cuarto es el líder del grupo. Es el músico

14

más consagrado. Se llama Tonio. Él estudia en el cntro de Música Contemporánea de la ciudad, <londe pasa todas las tardes de los cinco días laborables de la semana . Está en el paro laboral. Tonio toca el saxo contralto, la guitarra y, también, los teclados. Pienso que es un gran músico, aunque es bastante introvertido. Dacuí es la voz femenina del grupo. No se olviden de oírla. Canta muy bien, aunque a mi modesto parecer, no encaja con la voz de Oscar. Toca la teclas blancas y negras bastante bien, en un piano acústico de pequeña cola y un sintetizador de buena marca. Dacuí trabaja en la misma empresa que Roberto, el batería, pero en las oficinas. y és te es el grupo. Por cierto, me olvidaba de decirles su nombre. Cada vé'z que lo pienso me parece imposible que un grupo se llame de esa ['orma. Parece que vaya a estacionarse. Se llama ... «Vado Permanente». Bien, dejemos estar en su sitio lo del nombre y vayamos a otra cosa. Roberto , Oscar, Dacuí, Pedro y Tonio, cinco jóvenes con ganas de hacer música y de llevar un mensaje. Tienen ganas de que ·en sus conciertos as ista mucha gente, cuanta más mejor. Yo disrepo. . Ellos son evangélicos. Pertenecen a una Igleia Evangélica donde asisten todos los domingos y a lgunos días entre semana. Tienen unas convicciones muy profundas y muy válidas para el mundo . No ensayan en el local de la iglesia. Lo hacen en un local que han alquilado. Les resulta bastante barato. Total, para ensayar no hace falta un palacio ... Caben ellos, el equipo instrumental y el de amplificación. El único problema que tienen es el del volumen. No pueden tocar muy fuerte, hay vecinos alrededor y les molesta un poco. Decidieron

iglesiadeltodopoderoso.com

15


ensayar los lunes, jueves y sábado. Quieren invertir como mínimo dos horas en cada ensayo. Es curioso cómo empiezan los ensayos. Lo hacen orando. Cierran los ojos y hablan con el «Jefe» del mensaje que quieren transmitir. Le llaman Dios y Padre . De verdad, me impresiona . Me pregunto qué maravillas habrá hecho este Ser para querer hablar con El cada vez que empiezan un ensayo. ' Yeso no es tod9. También, cuando acaban, hablan un poco con EI.· Creo que se despiden. Tienen un libro que llaman «La Biblia», y leen un poco en cada ensayo (aunque a veces me da la impresión de que lo hacen por compromiso). Dicen que es la Palabra de Dios, o sea, que Dios ha escrito en ~s te libro lo que quería que el hombre supiese de El. Recuerdo los primeros ensayos. Todo iba bien, aunque a veces surgían problemas, ya que el trabajo era duro, no se conocían bien entre ellos, y tampoco conocían las canciones que iban a interpretar. Roberto siempre llega tarde, y no es por problemas de tráfico, ni nada de eso. La razón es que es un «tardón», entonces Pedro se enfada. Seguidamente se forman dos bandos: unos que apoyan a Pedro en su tesis de que Roberto es un descuidado, y otros que piensan que no es para tanto. Me da pena que hayan estos problemas tan secundar ios. Por el contrario, siempre hay sorpresas agradables. Por ejemplo, un día fueron a ensayar, pero Dacuí trajo siete entradas para un concierto de un cantautor para el mismo día, y decidieron no ensayar. Todos se fueron al concierto. ¿Los ensayos? ... Bien. Tampoco no es nada del otro mundo. Creo que les falta más conocimiento de la música. ~ertº neces ' ta más ensayo yest ~io. JTa vez, no escucha toda ú ica ue debería escuchar pro lema real no es cada indivi16

duo, sino el unir a todas estas personas. Veo que hay dificultades para congeniar el tiempo. Sobre lodo el tiempo de compás. Van despistados. Osar, por ejemplo, se retrasa y se adelanta mucho, y ll eva a todos mal, de cabeza. Pero volvamos a lo que está pasando. Falta muy poco tiempo para la presentación, para el gran día. Los ensayos se intensifican, los nervios más. La responsabilidad se hace más patente, Y' ese contacto que tenían tan interesante con la Biblia y entre ellos no es tan fuerte. Muchas veces casi no existe. El hilo directo con el Dios que creen ya no es tan directo . Creo que es una pena. Es evidente que todo se vuelven más peligroso en los últimos metros de la carrera, y que un fallo puede significar el perderla. Los roces entre personas pueden sentenciar el tren de la eficacia y de mi colaboración. Aunque tampoco nos vamos a poner pesimistas. •

Pedro ya tiene preparados los carteles. Por cierto, muy atractivos. Son de un color amarillo oro, con una línea gruesa en diagonal, desde el borde superior izquierdo al borde inferior derecho. En ellos se detalla el día, la hora y el lugar del concierto. En letras rojas y grandes se menciona el tipo de música, la clase de concierto y la cara c terística del mensaje. La mayor parte de la música que interpreta «Vado Permanente» es de estilo folk, combinándola con pequeños dosis de jazz y música melódica. Hay algunas canciones que tienen bastante ritmo. Desde hace tres meses tienen un técnico de sonido. Un joven llamado Gaspar. La única referen-

iglesiadeltodopoderoso.com

17


cia que tengo de él es que tiene buen oído musical, aunque para mí eso no es suficiente . El lugar del concierto es un local del Ayuntamiento, con una capacidad de 430 personas. Tiene un aspecto actual y cómodo. Las paredes son de color verde, con una franja horizontal de color naranja. El escenario está bastante elevado. Hay dos ventanales en la parte trasera del local. Dispone de un equipo perfecto de diferentes colores, y también un cañón de luz en una plataforma situada, para tal efecto, en el lado derecho del local. Los muchachos de «Vado Permanente» conocen bastante bien el lugar donde van a tener su presentación. Tonio está contactando con personas de la iglesia para que traigan al concierto a' sus amigos. Los responsables anuncian el concierto. Los miembros del coro están apoyando, pues al fin y al cabo el grupo va a hacer lo mismo: comunicar el Evangelio con la música. El ánimo va en aumento, la expectación también. Un anciano de la iglesia está animando a sus nietos para que asistan. Nunca antes han ido a la iglesia. Será una buena oportunidad. Ya han conseguido una furgoneta para transportar los instrumentos. También han impreso invitaciones para repartir por todo el barrio. Tonio va a estar visitaüdo a los jóvenes de las iglesias cercanas para invitarles; les entregará carteles e invitaciones para que animen a sus amistades. Los componentes del grupo siguen con sus ensayos. Hay problemas. La canción «Por qué vivir» no sale. Hay algún que otro roce. Dacuí no recuerda la letra, y Tonio no quiere que salga con el papel. Oscar hace el coro en esta canción, y no consigue afinar. Están preocupados por la calidad. Los nervios afloran. Cada vez quedá menos tiem18

po, pero también parece que cada vez cuesta más ' l1 sayar. Después del ensayo van a colocar carteI 'S en lugares destinados para ello. Roberto ha invitado a su profesor de batería. Nunca ha estado en un concierto de un grupo ·vangélico. «Vado Permanente» va a ser el primero que va a escuchar. Jóvenes y adultos de la iglesia reparten invita'iones en la salida de unos grandes almacenes. Llieren llenar la sala del concierto. Pasan por un 'e ntro de tiendas y dejan invitaciones en los mosII-adores. Calculan que seguramente asistirán unas 200 personas. Algunas de ellas nunca antes ha n escuchado el mensaje. Dicen que este mensaje ti ene poder. Oscar invita a algunos amigos de clase. Cinco ompañeros le han prometido su asistencia. Roberto ha conseguido que dos amigos de la cadena de montaje vengan. Dacuí ha invitado a su compañera de oficina; posiblemente vendrá con su esposo . En la iglesia están movilizando a todos. Los más ancianos doblan folletos evangelísticos. Se va a poner en la entrada una mesa con libros. Se acerca el día. Se prepara un equipo de seguimiento, así como folletos evangelísticos para repartir. Es ya la última semana, la semana del conierto. Los ensayos del grupo se hacen imprescindib les . Dacuí se queja de dolor de cuello. Parece que no es nada importante. Las voces ensayan más suavemente. Los instrumentos aceleran la rase de preparación. Parece que casi sale como les gustaría, pero no. En la reunión de oración de la iglesia de esta se mana tienen un apartado especial para el conierto de «Vado Permanente». Pedro consigue

iglesiadeltodopoderoso.com

19


que sus padres asistan. No creen lo mismo que él. Hay impaciencia, tranquilidad, intranquilidad, confianza, desconfianza, y también esperanza ... El sábado es el día. La hora, las 7 de la tarde. El grupo tiene el último ensayo. Es jueves. Sólo dos días para el «gran día». El ensayo transcurre bajo lo previsto . Para empezar se ora rápidamente, y se pasa al ensayo de todas las canciones en el orden del programa. Tonio rectifica formas, entradas, salidas, tiempos, etc. Acaba el ensayo y se despiden con una oración a este Padre que adoran, a Dios. Un solo día media para el momento esperado. Viern,"s. Pedro prepara los programas para el público. Estos tienen el mismo diseño que los carteles y las invitaciones. En total, 14 canciones para un programa: 14 oportunidades para comunicar, 14 piezas musicales, 14 formas para transmitir lo que ya creo que es el mejor mensaje. Amanece el compromiso, el apuro, la satisfacción, lo esperado. Amanece el día del concierto. Yo también amanezco. Es el día para valorar si mi colaboración ha sido tenida en cuenta, si me han dejado expresarme, si he sido una preocupación o un espectador más. Concierto a las 7 h. de la tarde. Concentración del grupo «Vado Permanente», a las 3 h. Furgoneta, coche, bajo, batería, bafles, guitarra, piano y yo. No sé si me han invitado, pero yo quiero y debo estar. Ya estamos en el local verde-naranja. Descarga. Montaje. Tensión. Nervios. Tranquilidad .. . El equipo de sonido, conexiones .. . probando, probando. El bajo ... afinando . La guitarra ... intentando afinar. 20

El p ia no ... experimentando registros. Ricardo ... redoblando sin perdón. Luces ... improvisando. Yo ... esperando. Sólo res tan dos horas para el concierto, para '1 momento clave. El momento de compartir l do: el mensaje, esa vida que han recibido; pero 11Imbién los nervios, la felicidad, la satisfacción, la incomprensión, la música .. . Sobretodo, el mensaje que no se esconda. Todo preparado, todo listo o casi listo. El púb li o ya ha despertado a la convocatoria . El s ilencio se alborota. igo preocupada en cómo llegará el mensaje. "Va do Permanente» se concentra. Se concentra an te un concierto que ha significado meses de os' uridad . El local es amplio, la expectación sube. Yo me quedo esperando. Llega junto con su esposo la compañera de trabajo de Dacuí. Se sitúan hacia delante de la sa la. Se sientan y observan. Dos jovencitas y un Jove n a pa recen tras el portalón de entrada. Bus'3n lugar cómodo y cerca de la puerta. Seguidamen te entra el abuelo. El grupo sigue reunido. Consignas, detalles, 's to, a quello ... , todo en los metros finales. «Acuérlate de aquello en tal canción» ... «no te olvides de 's to en la otra» ... «No te despistes en el tiempo Lia ndo entremos en el coro» ... «Tú, mírame, nos h 1110S de coordinar» ... «La expresión alegre» ... « igue a Tonio cuando cantes esta canción» .. . Cinco jóvenes se sientan con el ánimo expeclante. Son los amigos de Oscar. Un grupo de 30 jóvenes irrumpe en el recinto. De ellos, ocho no o nocen del mensaje. Los demás pertenecen a la ig les ia del otro lado de la ciudad. «Va do Permanente» ultima los detalles. Oran .'

iglesiadeltodopoderoso.com

21


Ahí es cuando se vacian y piden auxilio, ánimos, confianza, paz ... Los padres de Pedro ya han llegado. Quieren conocer más de la fe de su hijo. Cinco minutos y el fuego se va a expander. Sonrisas en el grupo. Una mezcla de alegría y miedo, pero es el momento ansiado y esperado. Antes, una mirada a través de las cortinas. Las 430 personas ya casi están. Un análisis rápido. Aproximadamente, el 35 % no conoce o no ha experimentado el mensaje. El 65 % sí. Las edades van desde los 9 o 10 años hasta los 50 años, pero la mayoría son jóvenes. y las casi 430 personas esperando y deseando el momento de que empiece el concierto. Los cinco también. El técnico en la mesa de mezclas de sonido. Todo a punto ... ¡las 7 h. de la tarde! Aún faltan algunos detalles. Se espera un poco de tiempo. Con diez minutos de retraso se apagan las luces. Todo a oscuras. El tramoya enciende las correspondientes luces del escenario. Salen. Todos aplauden. Sonrisas y expectación . Dos tipos de protagonistas: los músicos y el púb lico. La responsabilidad la tienen los músicos. Cuatrocientas personas ansiando que empiece el concierto. Una oportunidad única. No se sabe si se volverá a repetir. Cuatrocientas personas a disposición de cinco. Es la ocasión de compartir el mensaje. Responsabilidad. Tonio mira a los demás componentes. Todos se miran. Está a pupto de empezar. Todos pendientes de Roberto. El va a dar la señal de empezar. Lo hace: « Un, dos, tres y ... » ¿Me sabrán utilizar correctamente?

22

2 COMUNICACIÓN MUSICAL EVANGÉLICA o municación, música y Evangelio, tres componentes que el músico evangélico puede utilizar. Ils tc titulo nos habla de la característica de este In ' nsaje , de la calidad, del contenido, de su impo rtancia, de la correcta transmisión, de su efecto s 'nso rial, del único fin, del poder que ofrece, de u misión, de su objetivo, de su condición y del 'll mbio que puede lograr en el receptor del men-

saje .

Definiciones Comunicación musical evangélica es: .. . comunicar con la música el Evangelio, .. . evangelizar por medio de la música, en perf 'c ta comunicación interna, ... musicar .el Evangelio para comunicarlo, ... poner música al sentimiento del Evangelio, ... transmitir el Evangelio de manera que tenga mayor es garantías de recepción, .. . tra nsmitir lo que creemos por medio de un ,,·te: la música,

iglesiadeltodopoderoso.com

23


... comunicar las virtudes y atributos de Dios por medio del sentimiento musical, ... compartir musicalmente nuestros sentimientos como evangélicos. Comunicación musical evangélica implica que: -El Evangelio es nuestra identidad, la característica de nuestro mensaje . -La Música es el arte que ofrece el 46 % de captación de la mente humana, el medio por el cual transmitimos nuestro mensaje. -La Comunicación es el atributo que debe utilizar el músico para que el mensaje llegue con garantías de buena recepción.

I

1,

R 'CEPTOR

¡'\S le es el que recibe. En las ondas radiofóni,1 "eceptor es el aparato de radio que después tll ' sin to nizar la estación requerida, recibe la emi111 11 y la hace audible. En la comunicación musi111 1 (, 1 receptor es el conjunto de personas que reI h(' ,1 so nido de la música, o sea, el oyente o pú111 ( ' (J - spectador. I 11

11,1. MENSAJE I\s la esencia de la comunicación. Sin mensaxis tiría comunicación. Si no tenemos nada q ll ' decir. no es necesaria la comunicación . Sin 1II(' Ilsoje no es preciso que exista emisor y recep-

1;' I H)

1< 11 ',

La comunicación

.

A modo de introducción podemos señalar los aspectos que son imprescindibles para que exista una buena comunicación.

1\ 1 mensaje del cristiano es el Evangelio, las l\t ; ' nas Noticias de Dios. El cristiano se convierte ; ' 11 ' mi sor 'e n el momento en el que transmite un 1I ;(' l1 saje .

EL EMISOR

1( 1, MEDIO

Esta palabra corresponde al aparato productor de las ondas hertzianas en la estación de origen, en una transmisión radiofónica. La emisora de radio es la que emite las señales para que después se reciban en los aparatos receptores de radio. Cuando la comunicación es oral, el emisor es la persona que emite la idea, el pensamiento; es el que habla. En la comunicación musical el emisor es la persona o personas que tocan unos instrumentos o cantan.

1\1 medio es el canal por: el cual se emi te un El medio en la comunicación oral es el hllb lo, el medio en un libro es la escritura, etc. El 111 ' 110 qu e vamos a tratar es la música. o municación es "hacer saber a uno algo». . I" l1l1s mitir una cosa o hacer partícipe de ella a (j Iro », En este "hacer saber a uno algo» va tambl, n implícita una serie de interferencias que 11 1 " Ia n a esta comunicación. Las interferencias 0 11 los elementos extraños que afectan a una buen I tra nsmisión del mensaje, hasta el punto de da11 11' la lo tal o parcial comprensión de este men11.1 "

24

; 11 ' l1 ~aj e.

iglesiadeltodopoderoso.com

25


También en la comunicaclOn musical las interferencias pueden ser de agentes internos o externos. Los agentes internos proceden del propio emisor, del propio músico, ya sea en aspectos técnicos, como en teóricos o de presentación. Como consecuencia, el músico no consigue hacer llegar su mensaje con unas mínimas garantías de captación para el receptor: su auditorio. Los agentes externos suelen ser ajenos al propio emisor: el paso de un camión ruidoso cerca del lugar del concierto, el calor excesivo en un local cerrado, el frío, etc. Lamentablemente, lo que condiciona una mala comunicación del Evangelio por medio de la música suele ser el propio músico. Por ejemplo, si una persona no sabe hablar correctamente, la otra persona que escucha estará más propensa a distraerse o a no tener la suficiente atención para escuchar. Todavía estará menos atento, si lo que le transmiten no le interesa mucho . El músico evangélico debe conocer perfectamente su « idioma musical", a fin de poder llegar al más alto grado de comunicación. Debe conocer su código, su medio. En caso contrario, las interferencias procederían del propio emisor. De aquí la importancia de que éste conozca mucho mejor el medio que aquel que le escuchará. El oyente o público generalmente conoce con qué calidad o con qué tipo de música prefiere que le llegue el mensaje. Los conocimientos técnicos de interpretación quizá los conozca medianamente, o en la mayoría de los casos ni los conozca ni. le inter~s~n. El músico debe conocer su medIO, la mUSica, pero también el campo de la co~u~icación, .cóI!l0 transmitirlo. Debe conocer a que tipO de pubhco se dirige, qué sentimientos o gustos generalizados tiene. 26 '

La comunicaclOn cristiana o evangélica está basada en la natllraleza de Dios. El más amplio conoci miento de El dará más fuerza y seguridad en el momento de comunicar. Aparte de estas apreciaciones, existe alguien con .personalidad y gran poder, que tiene todas las facultades para poder hacer del mensaje algo trascendental para el receptor, logrando que éste se involucre totalmente en él. Si tenemos una calidad deficiente, estaremos poniendo obstáculos, limitando el c~mpo de acción del Espíritu Santo. No obstante, El conoce los corazones y actúa sin discriminaciones, conociendo los pensamientos más profundos. Nuestra sociedad infiere a su comunicación unas cotas altísimas de calidad. El Evangelio no es comunicación, es poder de Dios, pero la música es comunicación, comunicación sin fronteras.

iglesiadeltodopoderoso.com

27


3 ¿POR QUÉ CpMUNICAR CON MUSICA? «La música es más precisa que la palabra, y querer explicarla con palabras es oscurecer su sentido genuino» (Mendelsohn). Siempre es necesario formularse el por qué de las cosas, y aún es más necesario cuando lo que estamos tratando tiene que ver con el mensaje urgente que tenemos que anunciar. ¿Es la música una forma rápida y convincente para llegar a las gentes con el Evangelio?, o ¿posiblemente la utilizamos, como la mayoría de las personas la usan, para dar a conocer sus ideales y pensamientos? Si utilizamos la música en forma irreflexiva estamos utilizando el mandato de ir a predicar irreflexivamente. La música es, en su concepción y transmisión, un arte. Nuestra sociedad la desarrolla como tal, pero también y de una forma mayoritaria está imprimiendo en ella una serie de ideas, conceptos, formas de entender la vida, filosofías. No podemos ignorarlo, y en este sentido está ganando terreno a la influencia del Cristianismo por medio de la música.

iglesiadeltodopoderoso.com

29


Tienen que h aber unas razones de peso que nos hagan decidimos por la música de una forma convincente y consecuente. Si no es así, estaremos perdiendo el tiempo. ¿Por qué comunicar con música? .. Surgen muchas y variadas respuestas : «se puede reunir mucha gente en un solo concierto, y así tener la oportunidad de llegar a más personas» , o «porque la música hace de cebo para que las personas asistan y puedan escuchar el Evangelio», o «porque la música puede transmitir mejor el sentimiento que las palabras», y un largo etcétera . Estas respuestas pueden parecer interesantes. Muchos opinan así. Sin embargo, no es una base suficientemente firme para ap.oyar un ministerio tan serio como el de la música, ni un mandato tan direccional como el de «id y predicad el Evangelio». El mandato y el ministerio no son nada ambiguos.

La música es sonido Una razón del porqué comunicar con la música tiene que ver con su característica : el sonido. En un mundo o sociedad donde todos los sonidos pueden tener el mismo volumen, la mente humana selecciona en un acto inconsciente y automático . La música es sonido, y este sonido es captado por el oído humano. La analítica del sonido ofrece dos vertientes o dos grupos de calidades. El primer grupo es el denominado intonal o amorfo: Lo componen sonidos en los cuales el desarrollo y amplitud de frecuencias o intervalos es mínimo, y además amorfo. Por ejemplo : la voz habla30

da, el movimiento de las hojas de un árbol por el viento, el motor de un coche, etc. El segundo grupo es el tonal o concreto: Está integrado por los sonidos que tienen pluralidad lineal de frecuencias o intervalos, y que tienen altura, intensidad y matiz. Este grupo está compuesto por lo que denominamos música. La música es el arte que nace de la combinación de los sonidos. Estos dos grupos explican la realidad de la música. La diferencia que existe entre estos dos da pie a pensar en la música como el sonido más agradable que nuestros oídos recogen. El hombre comprende que hay sonidos más agradables que otros, por consiguiente, acepta la música como el mejor efecto sonoro, consciente o inconsciente de sus influencias y repercusiones psicológicas. Estudios realizados nos informan de que la música ofrece un 46 % de captación de la mente humana, por encima de la imagen, con un 42 % (estudio OPE, 1984). Ello significa que, en condiciones normales, cualquier persona que asiste a un concierto, dispondrá de un 46 % de su capacidad mental activa, predispuesta a escuchar la música y, por lo tanto, a recibir el mensaje en una forma notable. Como cristianos, tenemos el deber de utilizar sabiamente este 46 % de captación disponible . La mente está preparada . Sólo falta saber llegar a ella e introducir el mensaje en una forma correcta. Para ello, el mensaje deberá ser lo más claro posible, para que el receptor lo pueda comprender y le ayude a tomar una decisión con respecto a él o interesarle en el proceso de acercamiento al Dios del mensaje . Si la música incide en el hombre con ta nto poder de captación, la comunica-

iglesiadeltodopoderoso.com

31


ción del Evangelio tiene gran parte de su recorrido ganado.

La música, lenguaje universal La segunda razón de por qué comunicar con música es su lenguaje universal y su capacidad de expresión, llegando más allá de donde el idioma puede llegar. El filósofo Sartre reconocía: «Me parecía que la música era una bella muda, con los ojos llenos de sen tido.» Dicho de otra manera: la música no tiene palabras en su boca porque no tiene un solo idioma, y toda ella d ice lo que desea expresar. La música no tiene idiomas. Sólo tiene un idioma que puede ser comprensible en un país o en otro. Sus ojos, llenos de sentido y de sentimientos, pueden dar m ás de lo que sus lab ios pueden expresar. La música no tiene fronteras de expresión. La palabra tiene un límite en su transmisión . La palabra y la música, en perfecta coordinación, pueden transmitir con más fuerza y poder. La música puede trasladar los sentimientos más íntimos en su total pureza.

La terapia de la música El tercer factor por el cual comunicar con la música es de carácter terapéutico. No es ninguna osadía decir que la música en sí misma es terapétuca. Ésta puede ayudar al hombre a tener ciertas sensaciones de bienestar o malestar, le puede emocionar o deprimir, le carga sus tensiones físicas y mentales o le descarga ... Toda música ofrece 32

una terapia para mejor o para peor, pero ofrece terapia. La música ya no sólo transmite sentimientos en su total pureza, rompe las barreras de los sentimientos. Puede cambiar el ánimo del receptor pasando de un estado escéptico a uno de interés, o de uno triste a uno alegre. Es cierto que la música es el mejor sonido que se puede escuchar, que ofrece un alto grado de captación al ser humano, que no tiene fronteras de expresión, pero hemos de reconocer que su valor terapéutico es vital. Con ello no vamos a decir que el músico se tenga que convertir a partir de ahora en un médico que cambia el estado de sus pacientes de acuerdo con sus fines. No, simplemente que conociendo este valor intrínseco de la música, su propio intérprete puede ayudar al receptor a que comprenda mejor el mensaje por medio de la música que utiliza. A nadie se le ocurrirá hablar de felicidad interpretando una música triste; la gente no aceptará ni comprenderá lo que le intente comunicar. La musicoterapia ayuda a interpretar la música lo más exacta posible de acuerdo al sentimiento que el instrumentista le quiera dar, ayudando al oyente a sentir ese mismo sentimiento y comprendiendo mejor el mensaje. La Biblia habla de esta facu ltad: « ... que busquen a a lguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano y tengas alivio» (1.0 Samuel 16:14-23). David fue el elegido, él y su arpa fueron los encargados de apartar «el espíritu malo» que estaba sobre Saúl.

iglesiadeltodopoderoso.com

33


Un regalo de Dios La cuarta razón del porque comunicar con la música tiene que ver estrechamente con las formas que Dios hll otorgado a sus hijos, en.su expresión para con El y para con sus I.nensa] es. , . La Biblia nos informa de su utilidad. La musIca era utilizada en sacrificios (2. Crónicas 29:25-0 30), en fiestas (2. 0 Crónicas 30:21), en victoria (2. Crónicas 20:21-30), en ungimientos (1.0 Samuel 10:5), en el traslado del arca (2. Samuel 6:5), en la colocación de los cimientos del templo (Esdras 3:10 y 11), en dedicaciones (Nehemías 12:27-43), en el templo (1.0 Crónicas 6:31-33). Sin entrar en un análisis profundo del tema, podremos darnos cuenta de que Dio~ ?esea que la música sea un elemento de vmculaclOn y de relación mutua. Jesús canto con sus discípulos (Mateo 26:30) y Pablo nos recuerda «hablad entre vosotros c~n salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en nuestros corazones» (Efesios 5:19). Aparte de que la música sea una de las f~rmas de la alabanza a Dios, ésta tiene un efecto msplradar entre los mismos seres. Ella ofrece comunicación en la relación, simplemente por su existencia. El Salmo 40:3 nos expresa: «Puso en mi boca un cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos y temerán y confiarán en Jehová .» La a labanza a su nombre es de testimonio a otras gentes. Cantar lo que hizo Jesús por nosotro~ es evangelizar. EStamos alabándole por lo que hiZO, estamos reconociendo un hecho, y en este reconocimiento claro, quienes nos escuchan, pueden aceptarlo como algo real: « ... por tanto, yo te confesaré entre los gentiles, y cantaré tu nombre » 0

(Romanos 15:9). Es decir, por tanto manifestaré mis ideas y mis sentimientos a Dios entre toda la gente, y lo haré cantando a tu nombre. «Se llenará nuestra lengua de alabanza y dirán entre las naciones: grandes cosas ha hecho Jehová con éstos» (Salmo 126:2). Nuestros cantos, nuestra música es del agrado de Dios. Para Él representa una gran alegría el que le demos gloria, pero también desea que anunciemos de esta manera su Reino.

0

34

Administrando el don La quinta y última razón tiene que ver estrechamente con el músico. El cristiano que tiene el don de la música debe utilizarlo para la gloria de Dios. Muchos cristianos, a los que Dios les ha regalado el don de poder crear o interpretar música, no lo utilizan o lo hacen pobremente. Dios da unos talentos, los cuales,podemos poner a su total disposición o no, pero El los ha dado. Los podemos enterrar o no, pero están ahí esperando ser usados como recurso para Su gloria, alabanza y anuncio de Sus verdades. En Mateo 25:12-30 se explica la parábola de los talentos. Se menciona que a cada uno dio conforme a su capacidad. Por ello, si a cada uno ha dado conforme a su capacidad, el único requisito que Dios pone es el de utilizarlo conforme a ella. El ejercicio del talento no va a ser siempre el mismo. La correcta utilización de este don significa: mejorar en el trabajo concreto que ha sido designado. Si es importante utilizarlo, lo es más reconocer que ha sido recibido gratuitamente. Somos mayordomos, administradores de todo lo que tenemos, y también del don que nos ha sido confiado. La palabra don no tiene referencia sólo con la

iglesiadeltodopoderoso.com

35


aptitud que tenemos para hacer una u otra cosa. Su significado va ligado al trabajo concreto que se debe realizar. Si alguien tiene cierto don y no lo utiliza y trabaja en otra área que no es su don, estará trabajando posiblemente por debajo de su capacidad, y este «obrero» no será rentable. El don que tienes no será útil si no lo devuelves en consagración y trabajo en la misma medida en que te ha sido dado. Jesús dijo antes de subir al cielo: «re;! por todo el mundo y predicad el Evangelio.» Esa fue la gran comisión, el gran legado al que se impone una obligación . Este imperativo significa no esperar a que hayan tiempos mejores ni pensar que en el futuro estaré mejor preparado, sino que ahora es el momento, dando en la medida que haya recibido. Si mi don puede ofrecer 5, ofreceré 5, es su límite; no poder dar 10, no significa necesariamente que soy menos que el que puede dar 10. El don de la música es el conjunto de unas aptitudes y el estudio de unas realidades, conocimientos y normativas. Las aptitudes existen . Las realidades, conocimientos y normativas posiblemente no, pero el estudio de ello nos hará dar la medida correcta de nuestro don, y nos hará trabajar más rápido y más seguro de lo que lo hacemos. «De manera que teniendo diferentes dones, según la gracia que ha sido dada, si el de profecía úsese conforme a la medida de la fe ... » (Romanos 12:6-8). Según Su inteligencia infinita, Dios ~a dado la cualidad de realizar bien cierta tarea. El no lo hace por azar ni por capricho, sino porque está dirigiendo sabiamente todo. Por esta razón, Él da el don que a cada persona le es necesario . «Cada uno según el don que ha recibido,.minístrelo a otros, como buenos administradores de la 6

multiforme gracia de Dios» (l.' Pedro 4: 10). La grandiosidad de Dios en la designación de los dones nos hace responsables de lo que hagamos con ellos. Sin embargo, la música es utilizable por todos los cristianos en cualquier faceta de la vida cristiana. Es más, Dios requiere que se utilice como sentido popular, que el pueblo de Oios en manifestación unida o individual la utilice. Pero el motivo que nos hace tratar este libro es el del creyente que tiene el don de la música.

¿Por qué comunicar con la música? Primeramente, Dios la ha creado para su utilización y ha dado los dones correspondientes a algunos de sus hijos. El mandato de ir por todo el mundo y predicar el Evangelio incluye la música como una de las multiformes estrategias de Dios que está de acuerdo con las necesidades de los tiempos, debiendo estar el mensaje del Evangelio como algo principal, imprescindible e inalterable. y como segundo grupo está el factor secular, que tiene que ver con la calidad del sonido musical, con la capacidad de captación de la mente humana (46 %) y con el valor terapéutico que ayuda a la comprensión del mensaje. Un pensador francés dijo que <da música es 100 veces más rápida que la palabra». La música ayuda a que la palabra llegue antes. En cualquier caso, todos los conceptos integrados en este segundo grupo no son resolutivos en el momento de que el receptor pueda o no aceptar mínimamente el mensaje. La música no es una llave mágica que va a abrir el corazón del hombre de par en par; sólo es

iglesiadeltodopoderoso.com

37


---------

~

~

-

un elemento secundario, pero importante. Es como si un orador no conociese que sus inflexiones de voz pueden ayudar a que el receptor comprenda mejor lo que él desea decir. La música trabaja, pese a su categoría de comunicación, con barreras humanas. El Espíritu Santo no, consecuentemente el cristiano músico debe vivir una vida totalmente cristocéntriq¡ donde sepa utilizar la música en su pleno valor artístico y comunicativo, sin que condicione en absoluto su Cristianismo.

4 COMUNICACIÓN VERTICAL «Lo primero es Él; la música viene des-

pués» (Phi! Milis).

Si de alguna manera el Cristianismo tiene validez, lo es en su relación directa con Dios. En la transmisión de un mensaje, la validez de éste sólo estará bien respaldada por la experimentación interna. . En la retransmisión de un partido de fútbol el locutor debe conocer, vivir y sentir lo que sucede en el terreno de juego. Sólo así el oyente podrá conocer la realidad de lo que está sucediendo y podrá sentir el oleaje de pasión que se vive en el estadio. Asimismo, el cristiano músico debería de tener estas tres particularidades para que su oyente pueda enterarse del mensaje: Conocer, vivir y sentir.

Conocer. La profundidad del mensaje espiritual que estamos transmitiendo debe ser conocida por un acercamiento y conocimiento de Dios, y todas sus facetas, carácter, vida y dimensión. El locutor de nuestro ejemplo no podrá transmitir correcta mente si antes no conoce el nombre de cada jugador, su historial, su vida. Con todos esos 38

iglesiadeltodopoderoso.com

39


datos podrá ayudar al oyente. Cuanto más con Dios. Hemos de conocerle al máximo. Vivir. El cristiano, si no vive el Cristianismo, se convierte en una agencia informativa, archivando datos y suministrándolos de forma casi imparcial. Vivir la vida que Dios da tiene trascendencia, y es seguro que incide con mayor fuerza en el receptor. Si aquel locutor transmitiera el partido de una forma poco apasionada y con escepticismo, el receptor cambiaría de emisora, ya que éste necesita información con trascendencia y valores. Vivir la vida que Dios da no es un simple formulismo en el momento de comunicar, implica ponerse de parte de algo, implica seguridad. Sentir. Si se conoce y se vive, se siente. Sentir demanda la necesidad de explicarlo, la necesidad de comunicarlo. Si el creyente músico no conoce ni vive, no tiene ninguna necesidad de contarlo, y se convierte en un amante de la música y de sus cualidades, por encima de lo que está llamado a realizar. Una de las definiciones de comunicación es: dar parte a otros de nuestra experiencia. Nuestra comunicación es pobre o ficticia cuando no tenemos experiencias con Dios o ésas son esporádicas. Comunicar es: hacer partícipe a otro de lo que uno tiene. Es necesario aceptar los condicionantes que supone el ser primeramente cristiano, y después músico. En el ministerio en el que el cristiano músico está involucrado debe tener unas prioridades de vida: 1. 2. 3.

40

Dios, el primero en todo. Mi relación directa con Dios. Su gloria, no la mía.

Dios, el primero en todo ¡Cuántas veces cuesta adoptar la postura de que Dios sea el primero en todo! Cuando queremos comunicar algo tan importante como lo que Dios hizo y hace por nosotros, no podemos hablar, cantar o tocar sin conocimiento de causa. El conocimjento de Dios es lo primero, y en el caso de que El no sea el primero, yo estoy ocupando Su Il}gar. Algo falla en la correcta comunicación con El cuando yo me estoy colocando delante. Si en algo he de ser el primero, debiera ser en el reconocimiento de un hecho; soy el primero de los pecadores. «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero» (1.' Timoteo 1: 1Sb). Ahí está la fuerza del perdón de Dios y su ocupación de lugar: que en todo momento pueda reconocer de que Dios no vino a salvar a uno más, sino a mí, al primero de los pecadores. El reconocimiento de este hecho nos hace ser humildes en el momento de subir a un escenario y cantar; no soy todo lo grande que parece; si alguien es grande, éste es Dios. En esta actitud le doy toda la importancia a Dios. Ya no es mi música lo importante, sino Dios; ya no es mi técnica instrumental, sino Dios. BilIy Evans, el gran hombre del jazz de principios de siglo, decía en una entrevista: «Cada vez que toco delante de público, tengo la impresión de estar tocando con miedo y vergüenza. Pienso si Dios está en el lugar que le corresponde; cuando bajo al sótano a ensayar, tengo que pedirle que me ayude a bus.c ar su gloria y poder. » El dar a Dios la primicia en todo, no significa tener dos oraciones antes de empezar un ensayo, y ya está. Significa ofrecerle a Dios el primer pIano en todos los aspectos de nuestra vida, «Buscad

iglesiadeltodopoderoso.com

41


primeramente el reino de Dios y su justida ... » (Mateo 6:33) es también para los músicos, y aunque en el contexto se hag,:! referenda al com~r y al vestir muestra una actitud esplntual. Haciendo una paráfrasis de este versículo, quedaría así: « ... Recuerda que tu Padre celestial sabe qué es lo que necesitas, y te lo proporcionará si le das el primer lugar en tu vida. No te afanes por el mañana, porque el mañana está en los manos de Dios. Confía en É¡". Confiar en Dios y darle el primer lugar no es un ejercicio de espiritualidad, sino una forma de vida aconsejada por Dios. Muchas veces como músicos se viven vidas espirituales mediocres, ¿por. qué? Porque el pr.imer lugar está compartido: DIOS y la mUSlca, DIOS y nuestras afidones musicales, Dios y nuestro lllStrumento, nuestra voz. Esto se nota en un condertoo Esto impide que el poder de Dios actúe con la misma trascendenda. Están compartiendo el pnmer lugar un poder espiritual (Dios) y un poder material (la música), a pesar de que ésta tenga un efecto de carácter espiritual. La música no es neutral. Estará condicionada por algún ideal o por alguien. Si la música la poseemos d~ tal manera que la subimos al altar de nuestras vidas, perderá la dependencia de Dios, pues estará en el altar de la carne: ,do que es naddo de la carne, carne es» (Juan 3:6), ,do naddo de la carne es muerte» (Romanos 8:13). Pablo nos recuerda que debemos darnos primeramente al Señor. Debemos buscar primero la imagen del Señor en nuestras vidas. «Primeramente nos debemos dedicar por entero al Señor, y luego ponernos a disposición de los demás, para obedecer cualquier orientadón que a través de otras personas Dios pueda comunicarnos» (2 .' Co-

42

rintios 8:5, V. P.). No es sólo buscar la imagen de Dios en nuestras vidas, también nos debemos a brir a los demás, por si Dios quiere comunicarnos algo. Esto tiene que ver con la comunicadón horizontal. como miembros de un grupo musical o coro, pero también tiene que ver con la calidad con que nos damos al Señor para que seguidamente podamos tener más orientación de lo que a través de otros hermanos Dios nos pueda dedr. La vida cristiana no es un conjunto de casualidades. La vida cristiana es un conjunto de vivendas reales, de las cuales Dios debe ser el primero en todo. Seamos músicos, panaderos, enseñadores o actores, Dios tiene que ser el primero. ¿De qué sirve subir a un escenario y cantar que Dios es la soludón, la verdad, la garantía de futuro, si Dios es nuestra segunda soludón, nuestra segunda verdad y nuestra segunda garantía de futuro? « •.. puedo hacer grandes cosas con mi música ... , pero esto no va a cambiar la cuestión básica de la vida, y nada de esto va a cambiar el hecho de que mi fe es lo más importante que tengo» (Phi!

Milis).

Mi relación directa con Dios En la comunicadón vertical existe una cualidad que la hace válida y efectiva: es una reladón directa. No podemos pensar que para hablar con Dios tengamos que pasar por un intermediario para que la traslade de una forma mecánica. El Espíritu Santo, que es Dios, la toma. Jesucristo, que es Dios, lo avala; y el Padre lo redbe. La re-

iglesiadeltodopoderoso.com

43


lación directa con Dios es la oración. Es el diálogo del hombre con Dios. Cuando el escenario es grande y el público pesa como una losa, cuando el temor de hacerlo mal nos invade y la inseguridad se manifiesta y la rutina lo pide, entonces ... oramos. No falla. Cinco minutos justos antes del concierto, o quizá media hora. ¿Y qué soluciona? Soluciona la triste tranquilidad de darnos una palmadita nosotros mismos en nuestra espalda y pensar que está todo a punto para empezar. Y seguimos pensando: «La oración hace ni más ni menos lo que hace Dios.» Pero no pensamos que Dios es un Dios de orden, y que Él, en su sabiduría y en su majestuosa planificación, está pensando en este concierto desde hace más de cuatro semanas. iClaro que oramos en los ensayos, y también en casa particularmente ! «y Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros» (Efesios 3:20). El orar en casa por este concierto o por estas canciones que se van a interpretar no es garantía de que todo va a ir bien, y de que van a haber buenos contactos ... Dios está más preocupado por la calidad d", nuestras vidas que por el concierto en sí mismo. El conoce que si nuestras vidas están preparadas espiritualmente para este día, Satanás tiene muy poco que hacer. Cuando estamos arriba en el escenario o donde actuamos, el poder de Dios que actúa primeramente en nosotros será la base primordial para que Dios se pueda comunicar bien a las gentes . Es importante orar por el concierto, por las gentes, por la persona que conoces que va a asistir, por el grupo, por la música, por su calidad. Pero, sobre todo, vive con Dios la aventura de di s44

fruta r con Él en la oración, hazte amigo íntimo. No te baste sólo pedir y pedir, hazlo, pero no por intereses, sino por placer y comunión. Diez o quince minutos es poco tiempo para apoyarse en Dios (Isaías 64:7). Orar para cumplir el expediente de hoy no es suficiente. Si queremos hacer grandes cosas con Dios, tenemos que pasar mucho tiempo en oración. Tenemos que ser hombres y mujeres de oración. La oración no está reñida con la música. Para comunicar tu fe durante una hora en un concierto, será vital comunicarse con Dios durante mucho más tiempo. Jesús no oraba solamente para darno,s ejemplo; oraba porque dependía de su Padre. El era el Hijo de Dios y necesitaba pasar tiempo con su Padre. Tal vez, cuando hablamos de oración nos viene a la mente de que simplemente le vamos a pedir algo a Dios. Pero la oración no es sólo pedir. La oración es hablar con Dios, y en ese diálogo le contamos nuestros problemas, le damos gracias, le alabamos, le explicamos lo bonita que es la música, le hablamos de las alegrías y también le pedimos. Es más fácil predicar, hacer música o cantar que orar. El contacto directo con Dios es lo que va a avalar su éxito en el momento de testificar con la música. Es necesario prepararse en esa relación directa con Él, para los conciertos y también para nuestras vidas. Pasar tiempo con El en oración es una de las formas ea las que el Espíritu Santo actuará con más firmeza y autoridad en nuestras vidas. De esta manera, en el momento del concierto Él tendrá el protagonismo. Él será el único que puede dar la medida real de Dios. Si sólo existimos nosotros en el escenario, aun con toda nuestra voluntad, no lograremos transmitir la verdadera imagen de Dios. El fruto del Espíritu nunca

iglesiadeltodopoderoso.com

45


puede ser imitado. El fruto es lo que una persona es, no lo que hace. El fruto del Espíritu Santo sobrepa~a el orgullo personal en todo lo que hacemos. El es el director de nuestras v ld ~s, no el dIrector de una mera función teatral. El no es un personaje extraño, es Dios mismo habitando en nosotros, y en la medida en que esté llenándonos estará llenando el lugar donde actuemos. Muchas veces he visto como en algunos conciertos el poder de Dios estaba restringido, aprisionado y también molesto. Quería salir, pero no le dejábamos. No era una situación nueva, esta historia había empezado hacía más de cuatro semanas. Todo lo dicho hasta ahora no quita la importancia a que debemos orar también por el concierto y por las personas que asistirán. Debemos orar por la calidad musical del concierto, y por aquello que puede influir en el transcurso de éste. La conciencia de todos los problemas que pueden haber y la correspondiente petición por ellas, tendrá que ver con el éxito de Dios en este día. Dios desea que oremos específicamente. Si oramos por cosas concretas estamos teniendo conciencia de todas las cosas que entran en juego en el concierto e instamos a que Dios bendiga, dirija y controle todas éstas. Cada individuo del grupo o coro debería tener, en su comunicación individual y dire~ta con Dios, la conciencia de la vida de oración. Esta hará estar preparados para afrontar con garantías de éxito las actuaciones. En realidad, la palabra oración significa «deseo dirigido hacia ... », hacia Dios. Este deseo dirigido a los lugares celestiales 9jalá fuer':l ul! deseo primeramente de estar con El. como mdlvlduos que queremos comunicar algo muy trascendente;

46

como grupo musical vendrá después. En este caso, el orden de los factores sí que altera el producto. A los ensayos es necesario estar bien preparado individualmente, ya no como necesidad para un ministerio musical, sino como necesidad de auténtica relación con Dios. Dios tiene más interés en la calidad de mi vida cristiana que en lo que pueda llegar a hacer. «Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino» (Salmo 119:105). La oración es la comunicación del hombre con Dios. La Biblia es la comunicación de Dios con el hombre, su revelación escrita. La relación con Dios es de ida y vuelta, sin que se pueda establecer un orden concreto y metódico. A partir de esa doble comunicación, oración-Biblia, el cristiano vive y lo hace en calidad. Si Dios no hubiese dejado su palabra, no hubiéramos tenido ninguna forma de saber cómo era Su carácter, Su forma de ser, Su gloria, Su fama, Su legado para el hombre y todo Su plan de re,dención. En definitiva, no hubiéramos sabido de El. Gracias a ello el cristiano y el cristiano músico, sin distinción y sin diferencias, vive por medio de esa comunicación de Dios al hombre. Sólo a partir de esa experiencia podemos comunicar. «Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo ... » (l .' Pedro 4: ll). No se puede comunicar vida más allá de la vi da que se haya experimentado. En otras palabras, no podemos cantar la vida que Dios da si nosotros no la hemos vivido y experimentado en la calidad que la podemos vivir. Pedro nos viene a decir que si te sientes llamado a predicar (a hablar de Dios), hazlo como si

iglesiadeltodopoderoso.com

47


Dios hablara a través de ti. No podemos hablar nuestras propias palabras. No podemos hablar de formulismos y teorías no experimentadas. No podemos decir lo que no ha sucedido en nuestras vidas. No mintamos diciendo lo que no existe en nuestras vidas. Voy a poner un ejemplo: el tema de la paz que aparece en Juan 14:27 ... : «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como este mundo la da.» Muchas veces desde el escencario hablamos acerca de esta paz, pero no siempre se ajusta a nuestra propia realidad. Entonces estaremos engañando a quienes nos escuchen. . El mundo nos habla de paz como ausencia de problemas, de guerras y de conflicto. Jesús habla de una paz mucho más efectiva, no es solamente ausencia de odio o violencia. Su paz, reconciliación con Dios, es todo aquello que contribuye al bien supremo del hombre. Es una paz activa, no pasiva. Como consecuencia, nos ayuda a crear u~ ambiente de bienestar. ¿Cómo podremos comunIcar que el Señor es la paz si no vivimos de acuerdo con ella? La vivencia diaria con Su palabra aumenta la calidad de vida, el prisma de mira en relación con el de Dios y la credibilidad de quienes nos ven. « ••• si la gente no solo escucha el amor de Dios, sino que también lo ve, entonces nuestro trabajo será válido ... » (Phil Milis). Cuando tenemos que comunicar la vida que Dios nos ha dado y que nos da por medio de la música o por cualquier otro medio, debemos comunicar auténticas realidades experimentadas, a partir de la vida enriquecida por Dios y del amor que sentimos.

48

Su gloria, no la mía La música en sí misma es muy fácil de idolatrizar; el cristiano músico está expuesto a la presión de amar la música por encima de todo. Los dos epígrafes anteriores han tratado de cuál debería ser la vida y posición del músico como cristiano. Este punto tiene que ver más con la realización del propio músico. La posición delante de Dios es clara: ante todo el músico es cristiano. El que realmente vale en mi vida es Cristo y más tarde, como un talento que es entregado e~ las manos de Dios para que lo use -un don-, mi condición de músico. En este tercer punto amplío lo tratado en el primero: Dios el primero en todo; por eso busco Su gloria, no la mía. Cuando mencionamos la palabra gloria hablamos de un término muy evangélico. Decimos: te glorificamos, a ti sea la gloria, etc ... pero, ¿cuál es su significado concreto? Decir gloria es decir fama, honor, majestad, poder, en definitiva, que se le enaltece y se le aumenta la reputación. Decimos que Dios es el que ha hecho una exhibición tal de virtudes cualidades, aptitudes y excelencias que le damo~ la reputación que se merece por ello. Como cristiano músico, pese a la excelencia de las aptitudes, cualidades, conocimiento que pueda tener, cuando toco no me doy reputación, fama y honor a mí mismo, sino que se la doy al Señor. Si alguien debe recibir gloria, es Él. Una de las cosas que hizo Jesús fue hacer una exhibición del auténtico carácter de Dios. Gracias a esta exhibición las gentes de su tiempo cambiaron de opinión con respecto a Dios. ¿Qué es lo que espera Dios de nosotros cuando

iglesiadeltodopoderoso.com

49


estamos comunicando a través de la música? Él espera que hagamos una exhibición del auténtico carácter de Dios, a fin de que las personas cambien la opinión que tienen formada con respecto a Él. Ésta debe ser la posición. Cuando intento que se note mi conocimiento de la voz, del instrumento, mi técnica .. ., estoy ofreciendo el auténtico carácter de un ser caído (aunque éste caído haya sido redimido), y las personas no van a cambiar su opinión de Dios, posiblemente sí la cambiarían respecto a mí. «Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo» (Gálatas 6:14). « ... de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo» (2.' Corintios 12:9). Si en algún momento nos estamos dando la gloria a nosotros mismos, el apóstol Pedro nos recuerda lo que ya antes diría Isaías: «Toda carne es como hierba, y toda gloria del hombre es como flor de la hierba. La hierba se seca y la flor se cae» (l.' Pedro 1:24). Pablo en 2;' Corintios 1O:7y 18 dice : «Mas el que se glona, gloriese en el Señor», y añade «porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a qUien Dios alaba»; en otras palabras: lo que tiene valor no es lo que piense uno de sí mismo, sino lo que Dios piensa de éste. Lo que Dios piensa de cada uno es lo que realmente importa, éste es el ~eco­ nocimiento que Dios da. A Dios sólo la glona, al hombre el reconocimiento de cumplir correctamente el trabajo que le ha sido designado. Como músicos, y mientras estemos aquí, t~n­ dríamos que sumarnos a las palabras de Jesus : «Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste» (Juan 17:4). Tenemos una obra proyectada para cada uno de nosotros, y ~n cumplir bien esta obra está el darle toda la glona. 50

Nos hemos de gloriar, no en nuestras excelencias artísticas ni en la música que estamos haciendo, sino en Él, que empezó en nosotros la buena 'Obra, sabiendo que la terminará. Buscar la fama en una actuación crea barreras en la comunicación de nuestro Cristianismo. El protagonismo se lo debemos otorgar al Espíritu Santo. Para comunicar bien, con garantías de poder, debemos empezar .en nuestr.as vidas haciendo las rectificaciones necesarias. Estos son algunos de los impedimentos que necesitarían una modificación: a) una vida que no está de acuerdo con lo que Dios desea de ella, b) una comunicación nula o débil con Dios, e) esperar resolver tu cristianismo y tu esp iritualidad en el activismo de un grupo musical o coro o cualquier otra manifestación musical, á) desear componer o interpretar para encontrarse a uno mismo, e) esperar que el grupo musical sea un hogar espiritual, donde realizarse espiritualmente y musicalmente, f) el único deseo de disfrutar de la música, ya sea cantando o interpretando, y un largo etcétera. Quizá te encuentres en alguno de estos puntos. Entonces, detente, medita, mira hacia delante y busca la solución en Dios. Sin la comunicación vertical con Dios, tampoco funcionará la comunicación horizontal, ni la comunicación en el escenario. La acción de Dios no empieza en nuestras voces o en nuestros instrumentos musicales, empieza en nuestras vidas.

iglesiadeltodopoderoso.com

51


5 COMUNICACIÓN HORIZONTAL "La música de un grupo es la voz de ese grupo, es el grupo mismo» (A. Schaeffner). Cuando una persona es solista y actúa con guitarra o piano, canta y toca al mismo tiempo, y todo lo que ha de comunicar depende de ella, sólo necesita entenderse ella con ella. A veces no es fácil compaginarse con uno mismo, pero seguramente resultará más fáci l que coordinar siete, diez o vein te personas. Cada una de esas siete, diez o veinte personas, son el mismo número en caracteres diferentes, en gustos, en formas de entender la música, en problemas, e incluso en metas distintas. A pesar de las distintas formas de entender muchas cosas, todos los componentes del grupo o coro deben dar el mismo mensaje en el momento de la actuación. Nadie se parece a nadie, pero todos se deben parecer mínimamente para que aparezca con poder el mensaje. Para comunicar algo en común es necesario que sea común entre todos los componentes. Consideremos estos dos puntos:

iglesiadeltodopoderoso.com

53


1. Cada cristiano músico tiene un nivel de vivencia con Dios, de acuerdo con e! tiemp9 que lleve convertido y de su entrega diaria ~ El. . En el escenario no vamos a comumcar sIete o veinte mensajes diferentes . Sólo uno. Puede ocurrir que para todos los integrantes del grupo el mensaje esté claro y sea compartido, pero tan;tbién puede ocurrir que la madurez de ese mensaje no sea tan clara ni eompartida. Uno pensará que el mensaje tiene una trascendencia de nivel 7, otro de S, otro de 9, otro de 4, y alguno ... ¡de lO! La trascendencia que el mensaje tenga para cada uno tendrá que ver con la cosmovisión que tenga del problema del hombre con respecto a Dios, de la urgencia de! mensaje y de la grave o mc:nos grave necesidad de que el hombre se relacIOne con Dios. Ocho per~onas son och~ interpretaciones parecidas pero dIferentes de DIOS, ocho formas de expresión parecidas pero diferentes, y ocho maneras de ver al público y su necesidad. C~da pers~ma tiene un concepto diferente de! mensaje y un mve! diferente de vida espiritual. Por muy buena comunicación vertical que cada miembro del grupo tenga con Dios, no querrá decir que todos sean iguales. Son totalmente distintos. La madurez cristiana de una persona nacida en la fe hace 3 años no necesariamente es la misma que la de otra persona que lleve 5 años. El alimento espiritual que uno t?mar~ será má~ o menos sólido que e! otro; sus vIvencIas con DIOS serán diferentes. 2 . El carácter de cada miembro es diferente, sus afinidades y su concepción del estilo musical también; por consiguiente, la relación entre todos los componentes no será la misma. En e! escenario, delante del público, y con la

54

oportunidad de que 100 o 200 personas estén escuchando, no será el momento de pensar en las bases comunitarias de la comunicación interna. La comunicación al público será deficiente o nula a no ser que exista una buena comunicación a nive!, primeramente espiritual, y luego social entre los miembros del grupo. No se puede comunicar vida más allá de la vida que como grupo en comunicación se haya experimentado. Por mucho que uno experimente vida espiritual, no será sinónimo de que e! grupo la experimente. El grupp o coro en su conjunto debe vivir al máximo el mensaje. Es a raíz de esa experimentación colectiva del mensaje que el grupo tendrá mayor fuerza y también credibilidad. El trabajo que una persona pueda realizar individualmente tiene mucho valor. Sin embargo, el trabajo con otros dobla las virtudes. El trabajo en grupo bajo una acción cooperativa no es fácil. Conlleva tensiones, y a veces es doloroso. La libertad se une con la responsabilidad, y la libertad se diluye y ala vez se potencia para dar paso a una multiforme, pero única expresión. El trabajo en equipo es duro, pero efectivo cuando se piensa en el bien de todos, dejando a un lado el «ego». Contando con estos dos aspectos mencionados, e! grupo de música evangélica deberíll fomentar la comunicación horizontal e interna . Esta ayudará a que en el escenario la comunicación sea mejor. Somos parte de la Iglesia de Cristo, y en esa vinculación debemos vivir; no somos ajenos a esta gran realidad: la Iglesia. El reconocimiento de ello ayudará a comprender mejor la tarea que nos ha sido designada, y también creará la verda-

iglesiadeltodopoderoso.com

55


dera relación que debe existir e}1 un grupo musical. Somos cuerpo de Cristo y El es la cabeza . La relación o comunicación horizontal de un grupo es en base o conocimiento de 3 puntos: Compañerismo cristiano. Compañerismo unánime. Compañerismo sincero.

Compañerismo cristiano Lo que nos une es Cristo. Nuestro compañerismo tiene una cualidad únisa, que Cristo es el centro. Para cada integrante El es el centrg del grupo, o por lo menos, debiera ser así. Este es el vínculo de unión: Cristo, como centro de nuestras vidas y del grupo. A veces es difícil vivirlo en su total dimensión. La razón del por qué un grupo secular se une para hacer música es la misma música. Sería muy aventurado decir que la razón de existencia de muchos grupos musicales ha sido y es la represión política, los problemas raciales, el amor ... ; ante todo, si hacen música es por la música, no por otra razón. Ésta, en cualquier caso, se utiliza para presentar unos ideales. Pregunta a un grupo secular por qué están juntos. Normalmente dirá: «Somos músicos, nos gusta la música y queremos vivir de la música, y a ver dónde llegamos .» La respuesta de un grupo evangélico podría ser: «Somos cristianos, Cristo es el centro de nuestras vidas y queremos hablar de Él por medio de la música, porque somos también músicos.})

En el capítulo anterior ya observamos que la

56

~úsica. es peligrosa en sí misma, pues la podemos Idolatnzar y ponerla en el altar de nuestras vidas; de ahí que si lo que une a un grupo evangélico sólo o primordialmente es la música, no logrará grandes éxitos para la gloria de Dios. La definición de compañerismo es: «armonía y buena correspondencia entre compañeros». No es una armonía basada en nosotros, es una armonía fundada en el centro del grupo: Cristo. La buena correspondencia no está basada en los atributos personales, sino en la unión que hay en Cristo. El compañerismo cristiano se fomenta en la o~ació~, en el es~u.dio de Su palabra, en c0Il!partir VivenCiaS y en vIvir en el contexto de Dios. Esta es la comunicación horizontal. Cuando un grupo meramente ora antes de empezar un ensayo y al acabar éste, está cumpliendo expedientes para Dios. Satanás empieza actuando en contra de la oración; sabe que si el cristiano no ora, Dios queda en segundo lugar. Cuando un grupo secular decide ensayar, sólo le es necesario una herramienta: la música. Cuando un grupo evangélico decide ensayar, no es necesario sólo la música, es necesaria la total colaboración de Dios. Se está preparando algo que va a tener una trascendencia divina, no humana. En todos los casos, Dios el primero. ¿ Es necesario que un grupo cristiano lea y estudie la palabra de Dios? Al leer y comentar juntos un pasaje bíblico, admitimos que Dios tiene algo que decir al grupo. Estamos poniendo nuestras vidas a disposición de que Dios nos hable, y El lo hace directamente al grupo. «No tenemos lucha contra sangre ni carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las re-

iglesiadeltodopoderoso.com

57


giones celestiales» (Efesios 6:12). No luchamos contra lo que vemos; no luchamos contra hombres ni contra las partituras; luchamos contra un gran adversario, contra toda una serie de ejércitos del mal. La pregunta es: ¿vamos a luchar solos? Por mucha música que hagamos, el poder de Satanás será siempre el mismo. Vivir como grupo musical evangélico no es vivir en una urna. Es vivir en dificultades, al igual que la persona que está testificando en su trabajo. Abrir la Biblia juntos, como grupo, es acercarse más a Dios, esperando su dirección. Otro elemento vital es el diálogo, la relación oral y el compartir vivencia~. CO)TIo grupo conocemos a Dios, estamos con El y El está en nosotros, pero falta el conocerse mutuamente. Es imprescindible estar juntos, simplemente para hab lar y compartir. « ... A sí m ismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios» (2: Corintios 8:5). Después de darnos a Dios por entero, nos debemos dar a los demás , por si Dios tiene algo que decirnos o tiene alguna orientación. El cristiano no aprende la grandeza de Dios sólo en una posición monástica y cerrada, sino que también aprende de la relación con los hermanos. Dios también se manifiesta por medio de los demás. La cosmovisión de su plan de trabajo aumenta a medida que el grupo se abre, a lo que Dios quiera enseñar por medio de los mismos miembros; y lo que hoy sirve para edificación de uno, mañana lo será en beneficio de otro. De esta manera, las reservas espirituales de Dios puestas en práctica harán aumentar la capacidad de comprensión, ánimo y trabajo del grupo 58

o coro. Podría existir un baremo aproximado para este tiempo de comunión. Este baremo ideal será el que todos los miembros del grupo decidan, aunque es importante que dediquen el máximo de tiempo posible, incluso más que de ensayo si fuere necesario. «Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo» (1.' Juan 1 :3).

Compañerismo unánime «Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer» (1: Corintios 1: 1O) . La unidad de la que habla Pablo es la unidad del respeto y del amor. En ningún momento habrá el mismo parecer si no existe el amor como el vínculo perfecto. No es que todos los miembros del grupo tengan que ser igu ales. No. Simplemente es imprescindible que todos tengan una misma mente, la mente de Cristo, y un mismo parecer, el de Cristo. Los problemas en un grupo musical pueden venir por la diferente concepción de estilos, gustos no generalizados, falta de reconocimiento de dirección o liderazgo, etc. No vamos ahora a observar estos posibles problemas que tanto amenazan a los grupos, pero sí a reconocer que la presencia de dificultades no es excusa para no intentar tener un mismo sentir e intentar someterse unos a otros.

iglesiadeltodopoderoso.com

59


El apóstol Pablo, en Romanos 12:16, apunta cuál debe ser la tónica general de convivencia de un grupo: "Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociandoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.» Posiblemente los problemas puedan venir por una falsa concepción de lo que es manifestar una opinión. La forma de manifestación altiva, con una sabiduría propia vanagloriada, de ninguna manera puede ser positiva. Cualquier exposición o comentario debería hacerse en reconocimiento de que cada uno puede tener una opinión correcta o equivocada. Transmitir opiniones en una forma egocéntrica no crea la unidad necesaria para conversar. Todo lo contrario, produce divisiones. "Comrletad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo e mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros» (Filipenses 2:2-4) . Ser compañero en unanimidad es ser solidario con todos, sometiéndose unos a otros en el temor de Dios.

Compañerismo sincero La armonía y la buena correspondencia entre compañeros, ante todo debe significar sinceridad; sinceridad en el trato, sinceridad en el compromiso y transparencia de vida. La sinceridad representa la verdad de lo que pensamos, la transparencia de nuestros deseos y el compromiso de manifestarnos tal y como somos. « ... Por lo cual desechando la mentira, hablad verdad cada uno con

60

su proJlmo; porque somos miembros los unos de los otros» (Efesios 4:25). En un grupo musical o coro, donde todos tenemos el mismo ministerio y compromiso delante de Dios, también tenemos el mismo compromiso delante de los hombres: ser sinceros en nuestro pensar y hablar. Somos miembros los unos de los otros. Algunos piensan que es mejor disimular las grietas o pintar la fachada de las tensiones, pero ocultar problemas crea inseguridad en el grupo. Cuando Dios está por encima de todo, vale la pena afrontar los problemas. Es necesario que la buena armonía y correspondencia entre los miembros sea sincera. El compañerismo sincero entre hermanos es el reflejo del amor sincero, de la palabra de verdad y del poder de Dios. 2.' Corintios 6:6 y 7. Muchas veces, grupos viven acorazados por una fuerte capa de tumultos verbales. «Todo es verdad según el color del cristal con que se mire.» Y de esta manera, grupos han caído y no se han podido levantar jamás. La transparencia de vida es una de las formas en que el grupo se puede comunicar consigo mismo. Construir murallas cuando se está trabajando para el mismo Señor, por la misma causa y por los mismos intereses, es como ' ocultar el principio básico del cuerpo de Cristo: somos miembros los unos de los otros. Llevamos la misma «sangre», el Cuerpo es el mismo , y todos servimos a la misma cabeza: Cristo. David hablaba sobre la verdad que a Dios le gusta: «He aquí tú amas la verdad en lo íntimo» (Salmo 51 :6). Dios ama la verdad hasta sus últimas s;onsecuencias. Es la única que va a prevalecer. El es la Verdad. Esa cualidad la transfiere a sus hijos. «El hombre de verdad tendrá muchas

iglesiadeltodopoderoso.com

61


bendiciones» (Proverbios 28:20) . Es una forma de vivir, y en un ministerio como el de la música tiene mayor trascendencia: si esperamos bendiciones de Dios en nuestra tarea, debemos tener una comunicación interna totalmente transparente y sincera. La buena comunicación entre hombres y mujeres que están haciendo un mismo trabajo para el Señor, y que están totalmente implicados en esta labor, sólo tiene una condición, que ayudará a mejorar cualquier faceta, ya sea en la música o en la relación personal: la sinceridad. Dios ama tanto la sinceridad, que la ama hasta sus últimas consecuencias. La amistad en todas las esferas es positiva para el grupo. Poder hablar de problemas personales con otros miembros será de bendición . Hablar de cualquier cosa, tenga que ver o no con el ministerio del grupo, es necesario. Cuando la comunicación sea efectiva, el grupo será compacto, un bloque unido, yeso, en el momento de pisar un escenario, se notará. El comunicarse potenciará la motivación del grupo. El motivo de anunciar su mensaje a las gentes se multiplicará cuando exista comunicación interna. No sólo será anunciar Su mensaje a las gentes, sino también vivir a fondo el problema de las personas, conocer de que si nadie va, no sabrán de Dios. La visión del dar a conocer el mensa¡'e variará en la medida que exista una buena re ación entre los miembros. Un grupo sin motivación ya no existe como tal. Un grupo con poca motivación vive de la satisfacción musical. Un grupo con motivación en su ministerio lo da todo. La motivación tiene que ver con lo invisible; si puedes ver lo invisible, podrás hacer lo invisible. 62

El motivo de un grupo no se ve, se siente, es visión. Es conocer la pauta que Dios marca. Es ver lo que otros no ven, pero que es necesidad. En la comunicación horizontal de un grupo, la visión de Dios se traslada en la medida de la fe. Dios marca caminos que antes no habríamos visto, y nos invita a seguirlos. Es conveniente empezar a trabajar o seguir trabajando, pero trabajar con el propósito de Dios. El propósito de Dios es un reto para nosotros, y es necesario orar juntos, pensar juntos, buscar los caminos de Dios juntos y trabajar. «Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad» (2." Timoteo 2:15).

iglesiadeltodopoderoso.com

63


6 LA MÚSICA Y EL MÚSICO "Si tienes algo que decir, debes luchar, prepararte, para encontrar el "cómo": éste es el trabajo de un intérprete. Y es un trabajo duro. Hay que prepararse seriamente, dominar absolutamente la técnica, el sonido y el instrumento» (1 vo Pogorelich). . En la comunicación musical existen dos partes imprescindibles e importantes: la música y el músico. Hablar de la música es complejo, pues como fenómeno de audición está en un constante cambio o metamorfosis. Siempre es la música, pero siempre es diferente, y se manifiesta de las más variadas maneras. Es como el viento, se oye pero no se ve, sólo notamos sus efectos: el movimiento de las hojas de los árboles, el frescor que sentimos ... La definición de la música es como la de la fe, no es del orden del concepto, sino de la acción. Por esta razón, podremos notar que la música tiene formas espirituales en su transmisión. Definir la música es prácticamente imposible. El hombre siempre ha pensado en cómo plasmar en un papel

iglesiadeltodopoderoso.com

65


la idea de la música, y pese a hacerlo, nunca ha conseguido convencer plenamente. No obstante, la mayor parte de las propuestas olvidan en considerar la música como un sistema de comunicación. Entre los que emiten la música y los que la reciben se establece una comunicación singular, y la música se convierte en un lenguaje de comunicación: el lenguaje musical. La música es la acción de reunir unos sonidos en función de un proyecto comunicable . La música es comunicación, y el hombre pone sentido a esta comunicación. Ahí entra en juego el músico, en este caso el cristiano músico, y le da su cosmovisión de la vida o su interés por algunas cuestiones específicas. El sentido que el músico le dé a la música no es sinónimo de calidad de interpretación. Si éste pretende expresar amor, guerra, vida o muerte, lo hará a partir de su calidad como intérprete. El músico es importante, pues de su interpretación el oyente tendrá un concepto más o menos real de lo que desee transmitir. Cuanta más calidad tenga la música, más posibilidades habrá de que el oyente capte el mensaje. Sin embargo, esta afirmación no es una regla de tres, pues también existen otros condicionantes que afectan a esta comprensión, las cuales serán tratadas más adelante. Cuando un músico se dispone a interpretar una pieza, sea del estilo que fuere, lo hace a partir de unas bases: 1. El estudio de la música. 2. El estudio del instrumento. 3. Calidad.

66

Tal vez, estos puntos sean claramente comprendidos, pero creo que es necesario valorarlos en su justa medida.

El estudio de la música Estudiar la música es estudiar y aceptar una serie de principios y normas para entender cómo es la música. Esta tiene su forma de ser y existe desde siempre, pero ha sido el hombre quien la ha sintetizado en unos principios y normas para su estudio y aprendizaje. Aquel cristiano músico que es consciente de su don y desea utilizarlo para el servicio y gloria de DIOS debe empezar por el estudio de la música, de forma sistemática y en todo su proceso o en la mayoría posible. Para la comunicación del Evangelio con la música será necesario el conocimiento de ésta en t?dos los nivel.es. Sin su estudio y correcta práctlca, la comUnIcaCión quedará mutilada. Mi amigo y músico Alex Blanco compara al músico con un médico. Para ejercer la profesión de médico es necesario haber acabado totalmente la carrera de medicina, adquiriendo todos los conocimientos necesarios para poder asistir a los enfermos con unas. garantías de éxit<? La música es un arte que reqUiere la misma sen edad de estudio y dedicación. Sólo así habrá unas garantías de éxito.

El estudio del instrumento Después del estudio de la música en su conjunto (Teoría), está el estudio propio del instrumento (Práctica). Sin la existencia de instrumento musi-

iglesiadeltodopoderoso.com

67


cal no existiría la mUSlca. Ésta podrá hacerse al terminar los estudios de la música en general o durante ellos. La elección del instrumento es muy importante. Hay personas que tienen más facilidad por unos instrumentos que por otros. Existe el caso de personas que han aprendido a tocar de forma meridiana la guitarra, porque es un instrumento popular y de fácil adquisición, y con el tiempo han descubierto que los instrumentos más adecuados a su personalidad eran los de la familia de percusión. Todas las personas no tienen la misma aptitud para poder tocar los mismos instrumentos, ni mucho menos generalizar la música en dos de ellos: el piano o la guitarra. La comprensión personal de la música y la habilidad hará desarrollar mejor un instrumento que otro. Antes de elegir un instrumento es importante calibrar bien dos aspectos: mi gusto personal por uno en particular, y mi habilidad natural para tocarlo. Posiblemente me encanta la batería, pero no la puedo tocar, pues no tengo un ritmo físico temperado y constante, y es posible que mi habilidad esté en tocar el saxo. Grandes directores de orquesta han sido pésimos violinistas que no consiguieron en su día ser primer violín (para ser un buen director es necesario dominar el violín perfectamente). La inclinación por un instrumento no está marcada sólo por el gusto, sino también por la habilidad natural para éste. Ivo Pogorelich, la gran revelación de la música clásica en los últimos años, había sido en su adolescencia una persona totalmente fracasada en el dominio de la flauta. No conseguía obtener un sonido claro y transparente. Hoy, en su juventud, Ivo es uno de los pianistas más relevantes. El instrumento es parte de la personalidad del

68

músico, y su elección tendrá mucho que ver con su forma de ser. La buena comunicación dependerá de la tranquilidad que el músico tenga en la interpretación, gracias a que éste sea el instrumento que le agrade y que se adapte a su personalidad y forma de entender la música. En la elección del instrumento a aprender se podrá elegir entre diferentes familias: cuerda, viento y percusión. La voz humana también es un instrumento, y la calidad del mismo dependerá en base a la calidad de los repliegas vocales y después del correcto estudio y ejercitación. Si una persona destaca por su calidad natural de voz es aconsejable que se preocupe seriamente en su cuidado y estudio. Dispone de una calidad que sentencia la elección por su instrumento. El instrumento musical, como la misma palabra indica, es el instrumento que descubre a la música. Sin él no existiría música. Gracias al conocimiento, trabajo, ensamblaje y coordinación del músico con el instrumento, el intérprete podrá expresar con mayor nitidez el mensaje. La coordinación perfecta del músico con el instrumento dará paso a que la música se exprese como desee. No habrá barreras, casi no existirá instrumento e instrumentista, pues estarán unidos para descubrir a la música. Conocer a la perfección el instrumento es útil en el momento de comunicar. No habrá desconfianzas, temores y respeto hacia el instrumento. Sólo existirá el músico haciendo lo que desee del instrumento, haciendo que éste sea un servidor del músico y al mismo tiempo servidor de lo que desee comunicar. Para tocar un instrumento hay dos técnicas: la técnica de la inercia y la técnica del dominio. La técnica de la inercia es la que ata y envuelve al

iglesiadeltodopoderoso.com

69


músico. Éste no adopta el protagonismo de intérprete, y es presionado por la inercia del parco conocimiento del instrumento. La técnica del dominio es la que desata y desenvuelve al músico. Esta técnica es la que da al músico toda la autoridad para crear música; ya no está sujeto al miedo y desconfianza de la inercia, está sujeto sólo a la propia voluntad, y Dios podrá expresarse mejor. El instrumento es un trozo de madera o metal. El instrumentista es alguien que tiene mente, alma y espíritu, y es quien puede y debe decidir qué es lo que el instrumento deberá tocar, y cómo hacerlo. Para lograr la técnica del dominio sólo es necesario estudiar y practicar. No existe otro camino ni atajo. Para estudiar y practicar es indispensable dedicar de una a tres horas diarias, como mínimo. La agilidad, la precisión, la sensibilidad, el contraste, la fuerza ordenada, la suavidad segura y la buena dicción en e! caso de la voz, son los frutos de la técnica. El dominio de la técnica dará la habilidad de poder expresar todo lo necesario, justo en el momento apropiado.

Calidad El público que asiste a un concierto está acostumbrado a que le hablen musicalmente en un grado de calidad. La meta del cristiano músico debería ser comunicar mínimamente con ese grado de calidad, si no lo hace así estará creando barreras en la comunicación de su mensaje. El público no viene a comprender el esfuerzo que has hecho para interpretar una canción, viene para consumir lo que le das. Un ejemplo de ello podría ser el siguiente: cuando alguien tiene invitados en casa y de postres saca un sabroso pastel, lo puede

70

presentar de diferentes maneras: 1) sacar el pastel en una limpia bandeja de acero inoxidable con bonitos adornos; 2) sacar el pastel en una bandeja de hojalata oxidada; o 3) ofrecerlo en una bandeja de pape! muy débil. En la primera bandeja van a comer el pastel con mucho gusto, primero porque está bien presentado, y segundo porque el pastel es bueno. En la segunda bandeja van a comerlo con dificultades, si es que lo comen; ¿a quién se le ocurre ofrecer un pastel en una simple bandeja de hojalata oxidada? Y en el tercer caso, es posible que ni lleguen a comerse el pastel; tal vez haya caído al suelo antes de llegar a la mesa. En la comunicación del Evangelio por medio de la música podemos ofrecer el mensaje en diferentes bandejas . Ya no hablamos de que la bandeja sea de gran lujo. Hablamos de que la bandeja pueda ser digna del mensaje que estamos ofreciendo. El cristiano tiene la capacidad y e! derecho de vivir en una armonía con su Creador. Esta armonía tiene que ver, no sólo con la calidad de vida que vivimos y nuestra entrega de santificación, sino también con la calidad de lo que hacemos. La música es lo que e! cristiano músico está haciendo. Con una calidad pobre de esa música estará informando al mundo de un carácter pobre de Dios. «Y todo lo que hagáis, haced lo de corazón, como para el Señor y no para los hombres» (Colosenses 3:23) . Si estamos haciendo algo, hagámaslo bien. Hagámoslo con referencia a la calidad y forma de vida que Dios nos ha dado; no lo hacemos para nosotros ni para alguien de este mundo, lo estamos haciendo para Dios. La música es arte, y como arte se expresa por su simple existencia. El arte que e! cristiano lleva dentro expresará, ni más ni menos, el carácter de

iglesiadeltodopoderoso.com

71


Dios. El carácter de Dios en muchas ocasiones no es espectacularidad en la manifestación, sino calidad de manifestación. Cristo no vino sólo para salvar nuestras almas, perdonar nues~ros pecados y arreglar unas cuantas pendientes. El vino para redimirnos en el sentido total de la palabra. Vino para sacar de la esclavitud todo. Nuestro arte también. Nuestra música no es neutral. Se pone de nuestra parte e intenta ayudarnos en lo máximo. Si fuese neutral no sería necesario que tuviera calidad. "Pero hágase todo, decentemente y con orden» (La Corintios 14:40). Es necesario trabajar para poder conseguir los resultados apetecidos. "El labrador, para participar de los frutos debe trabajar primero» (2 .' Timoteo 2:6). Trabaja con la misma dedicación con que trabaja un agricultor, sabiendo que después de unos meses tendrá la cosecha.

72

7 EL RECEPTOR Y EL MENSAJE "La música, en su técnica y en su forma, contribuyen a crear el contenido» (P. G. D .).

Dos conceptos que van totalmente unidos en la comunicación: el receptor y el mensaje. Si no existe receftor, no existe comunicación; por consiguiente e mensaje no tendrá utilidad. Si no hay receptor y el mensaje no tiene utilidad, el emisor, en este caso el músico, no tendrá con quién comunicarse, y su música será totalmente auto-comunicativa . Hará música para su propio beneficio y deleite. Hay que tener en cuenta el músico es al mismo tiempo el emisor en un 100 %, el creador o cocreador del mensaje, de 5 % a 85 %, y su propio receptor subjetivo, en un 55 %. Puede con su música y mensaje impactarse a sí mismo y dar en su mismo blanco, porque por encima de todo la comunicación musical entra en el ámbito de lo artístico y depende del arte. El lenguaje artístico escapa a la normalización que condiciona la emisión, la transmisión y la recepción corrientes. Renueva la comunicación de cabo a rabo, reinventando cada vez que ésta actúe.

iglesiadeltodopoderoso.com

73


Una misma pieza interpretada en un lugar o en otro tendrá diferente reacción en el receptor. El músico no estará haciendo sólo una operación matemática, sino que estará dependiendo de toda una serie de sentimientos y vivencias que van implícitas en el propio arte y en la emisión. El receptor no estará ajeno a ello recibiendo todo ese bagaje artístico desde su perspectiva artística y vivencia!' Por ello, la comunicación musical existe y se alimenta fundamentalmente del binomio emisor-receptor. El receptor es quien aceptará el reto artístico y social (en nuestro caso espiritual). En la comunicación oral el receptor aporta todo su interés y se esfuerza en comprender si le interesa. La atención del receptor puede estar motivada y condicionada por el arte de las notas que faculta a su mente de una captación determinada . El receptor no se preocupa del mensaje, sino de la música. No se le pueden dar palabras orales a un público que espera música. Aquéllas sólo pueden existir entrelazadas con la música, o en forma de música. De esta forma el receptor lo asimiliará, primeramente en un acto casi inconsciente, y seguidamente en uno consciente. A partir de ahí estará de acuerdo o no con lo que se está comunicando. La comunicación musical tiene su vida totalmente en la música. Cuando alguien va a un concierto asiste en principio sólo por la música. No se preocupa casi nada de lo que cree el intérprete. En principio, sólo le interesa si esa música es de su gusto. Igualmente sucede cuando una persona, en principio no cristiana, está en una iglesia, y en determinado momento hay una colaboración musical. Esta persona, a pesar de saber que está en un lugar físico parcial de pensamiento, no com-

74

prenderá totalmente el mensaje o lo que dice la letra de la canción hasta que ésta esté casi termi nando. Su primer contacto es totalmente analíti. co en cuanto al emisor y al medio que está usando para comunicarse. El receptor, consciente o inconscientemente, pone un examen de la tarea comunicativa del emisor. Aunque tenga un poder de captación del 46 % de la mente humana, la música no ofrece una cantidad alta de mensaje activo y efectivo. La música atrae la atención del receptor, pero hasta que el mensaje llegue en un mínimo porcentaje de comprensión, ya habrá transcurrido casi una cuarta parte del concierto. La gente sabe de qué va, pero no sabe lo que se dice.

El auditorio, campo de transmisión La comunicación musical evangélica trabaja en desventaja con respecto a la comun icación musical secular. El público en cualquier concierto asiste con unos conocimientos generales de los músicos, su estilo, y el mensaje que van a ofrecer. Bajo estos datos acepta ir a escuchar talo cual concierto. La discografía tiene mucho que ver en este aspecto . Las casas discográficas promocionan a un músico o a músicos dándoles credibilidad, ya sea con publicidad por medio de centros de audición musical (discotecas, pubs, etc.), o por medio de emisoras de radio o televisión, bombardeando a la gente y dando a conocer al músico en una forma muy amplia. El grupo o formación musical evangélica no cuenta actualmente con esta ayuda, y el público que asiste a un concierto llega con desventaja . No conoce al músico ni a la música. El mensaje, si lo

iglesiadeltodopoderoso.com

75


conoce, lo conoce desvirtuado. El trabajo del músico es fundamentalmente dar credibilidad y ganar al público para que éste siga escuchando. Es un doble trabajo para el cual se necesita estar bien preparado y conocer perfectamente el mensaje, la música, el campo de transmisión y el receptor. Un concierto en un local cerrado no será lo mismo que al aire libre. El campo de transmisión es diferente, y también será diferente el ánimo con que el público asistirá. En una plaza donde posiblemente pasen coches y haya ruido, la forma de presentación y el estilo de música será diferente. A parte de contar con un buen equipo de sonorización, la música deberá ayudar a mantener la atención en un mínimo de 10 minutos. El público asistente normalmente serán personas que pasean, van hacia algún lugar, o posiblemente hayan venido a escuchar. Con esta diversidad de auditorio, la presentación del mensaje será diferente a un lugar cerrado (locales públicos, sala de actos o similares). En este caso las personas asisten conociendo algo del grupo, y en alguna medida van predispuestos para recibir lo que el grupo, solista o coro haga y diga. En el arte musical el receptor aconseja una serie de normas para la comunicación; pero también el campo de transmisión decidirá muchos detalles del concierto. Esta pequeña tabla ayuda a diferenciar y observar los dos campos de transmisión más comunes: Aire libre

Lugar cerrado

- Inclemencias del tiempo (fría, calor, etc.).

- Temperatura buena, por lo general.

76

Aire libre

- Posibilidad de mayor número de oyentes. - Gente de paso que posiblemente estén o no estén durante todo el concierto. - Atención distendida. - Público poco animoso o muy animoso. - Auditorio de recepción incontrolada. - Recepción de mensaje incompleto, por lo ge·neral.

Lugar cerrado

- Un número limitado. - Personas predispuestas a escuchar, y que estarán casi seguro durante todo el concierto. - Atención concentrada. - Público escéptico o incondicional. - Auditorio de recepción controlada. - Recepción de mensaje más completo.

Estos conceptos generales pueden dar una idea de cuál es el lugar más idóneo para tener una actuación. Uno tiene unas ventajas que el otro no tiene, y lo mismo ocurre con las desventajas. Hay que escoger el lugar apropiado según el propósito. Tipologfas de mensaje

En el estudio reálizado por el autor y diferentes musicoterapéutas y sociólogos, titulado « La música comunicativa y la transmisión de ideas» (Vitoria, 1984) se da una relación de la comunicación musical y el mensaje. El mensaje es analizado en tres esferas: el mensaje de afectos y sentimientos, el político-social y de protesta, y el cultural-religioso. El mensaje afectivo y sentimental es el que identifica posiblemente más. El hombre y la mu-

iglesiadeltodopoderoso.com

77


jer es un ser cien por cien afectivo, por ello cualquier canción o pieza que tenga un mensaje de relación afectiva será en mayor parte comprendido. Las piezas que hablan de amor evocan toda una serie de relaciones que por sí mismas identifican al oyente . El público que escucha este tipo de canciones no tendrá una posición totalmente intimista con el intérprete, sino que comprenderá lo que hay detrás de eso, supuestamente afectivo y sentimental, aunque posiblemente no esté de acuerdo con el grado de afectividad que exprese ni con sus condicionantes. La socióloga Bárbara Denenholz dice en su artículo: «Hablando de comunicación», que la música afectiva siempre alcanza su objetivo de identificación, pero es negativa cuando se intenta accionar en el receptor la involucración total, pues la afectividad es algo personal. El público se identifica y capta mejor el significado de la pieza, pero no se involucra. Hay diferencia entre identificación e involucración. El mensaje político-social y de protesta tiene su base en todas aquellas piezas que ofrecen las realidades actuales del medio en que vive el receptor y todas aquellas cosas que condicionan su vida. La persona que escucha este tipo de mensaje se está dejando llevar por todas las cosas que están a su alrededor: las injusticias sociales, las relaciones humanas, la problemática del mundo, la sociedad. Este tipo de mensaje, por lo general, es comprendido bastante rápidamente, y además identifica e involucra. Involucra más que identifica. La concepción de este mensaje es en base a unas fórmulas de acción totalmente activas, y no pasivas, como el afectivo y sentimental. El mensaje cultural-religioso es el más débil en identificacióri e involucración. Existen poco o, 78

en muchos casos ni existen. Las personas que asisten a un concierto de estas características tienen que tener inquietudes culturales y religiosas, por lo cual la comunicación será efectiva de principio a fin. Un ejemplo lo encontramos en los conciertos de música clásica; el público ya acepta de entrada unos condicionantes básicos para que el mensaje de tipo cultural le identifique y le involucre en mayor o menor medida. En el aspecto religioso es igual de acentuado, y en este caso tiene unas connotaciones supraintimistas, por lo cual se produce una barrera psicológica. El creyente tiene un mensaje que dar, y cuando decimos que tnemos «un mensaje que dar» nosreferimos a que tenemos algo mínimamente importante y que es de interés para otras personas . La comunicación evangélica está basada en la naturaleza de Dios. Cuando transmitimos el mensaje evangélico, transmitimos la naturaleza de Dios, Su carácter y todo lo referente a Él. Esta tipología de mensaje hace que ésta se deba clasificar en la esfera cultural-religiosa y, por consiguiente, nos hará reflexionar sobre la identificación e involucración que de principio pueda hacer en el receptor. Sin duda, los datos que la sociología y la terapia de la música puedan ofrecer son nada si vivimos y confiamos en el poder del Espíritu Santo. Sin embargo, esto 'no quita que no nos preocupemos por estas realidades. Muchas veces pensamos que el hablar de Dios, o en este caso el cantar de Dios, significa decir todo lo que Dios es, dando una información extensa y amplia. La calidad de una comunicación no está en la gran cantidad de datos que demos, sino en la buena estructuración de ellos, y lógicamente en la buena transmisión. La prensa, la radio o la

iglesiadeltodopoderoso.com

79


televisión dan y escoltan un mensaje, pero también lo estructuran. Para que el mensaje se pueda comunicar bien, es necesario que esté bien estructurado. Estructurar un mensaje significa poner en orden todos los datos que tenemos para que la comprensión sea más fácil y exacta. En un concierto o en una actuación se partirá de la base de que el reeptor pone el fundamento -para la buena transmisión. Por ello, las tres esferas de la comunicación musical y el mensaje son importantes. Si queremos que nuestro mensaje pueda llegar de una forma más rápida con vistas a que el receptor se pueda identificar más, será necesario utilizar el mensaje de afectos y sentimientos; presentar lo que el oyente demande. La afectividad del amor de Dios puede plasmarse en una pieza. Jesús hablaba con este tipo de mensaje cuando explicaba la parábola del hijo pródigo, y mencionaba la alegría de reencontrarse con su padre . El tipo de mensaje político-social y de protesta es un buen medio para comunicar nuestras creencias. No es necesario juzgar a la sociedad ni dar un Evangelio socializado, ni rebajar su significado espiritual, pero el trabajo literario de las piezas puede ayudar a resaltar la incuestionable validez de Dios en los temas sociales. Hablar de los problemas de la sociedad y protestar por ellos es una forma de que el público se identifique y se involucre, y comprenda mejor el mensaje del Evangelio. Jesús también lo utilizaba en muchas ocasiones, como era en su trato con los fariseos y los in térpretes de la ley. En la esfera cultural-religiosa el público capta rápidamente de qué va el mensaje, y solamente se queda con esta impresión. Automáticamente ofrece resistencia, pues todo lo referente a Dios lo asi-

80

milan como cultura propia de antepasados o como perteneciente a un sector clerical. La primera impresión de un mensaje evangélico no debiera ser tan místico que no pareciera tener relación con el hombre ni atención por sus problemas. Aunque el mensaje sea de trascendencia espiritual, tiene repercusiones a nivel humano. Al pecar, Adán rompió su relación y la de toda la Humanidad con Dios; se separó de Él, y por ello contrajo un problema de carácter espiritual. También la separación de Dios trajo problemas de identidad, problemas consigo mismo, problemas psicológicos. Aquella distancia trajo otra dificultad: problemas con los demás semejantes, problemas sociológicos, y, por último, la consecuencia existencial con respecto a su entorno, crisis ecológica. El hombre, por su separación de Dios, ha adquirido una serie de problemas que tiene que ver consigo mismo, con la relación con sus semejantes y con lo que le rodea. Esta problemática entra dentro de la tipología de mensaje político-social y de protesta. La cuestión central es la separación de Ojos y la necesidad de reentablar relaciones con El por medio de lo que hizo Su Hijo en la cruz. Sin embargo, el tener en cuenta todas aquellas consecuencias ayudará a presentar mejor el mensaje de salvación. Como medio de llegar antes al público, es necesario utilizar ciertas estrategias, que en ningún momento son determinativas en lo que el Espíritu Santo hará. La tipología del mensaje está basada solamente en los puentes que el hombre puede construir.

iglesiadeltodopoderoso.com

81


Condiciones del mensaje Antes de preparar el mensaje se debe conocer mínimamente al público, él es el receptor del mensaje, y aunque el mensaje no vaya a cambiar, el oyente determinará bastantes puntos sobre la transmisión. El mensaje debe tener un ajuste satisfactorio entre originalidad y simplicidad. Un mensaje original ofrece la expectación necesaria para que el público esté escuchando. La simplicidad será el contraste necesario para que se acepte la alegría del mensaje. El comunicólogo Carlos Ortiz Gil comenta que toda comunicación, cualquiera que sea la extensión del mensaje, debe estar comprendida en la fórmula: breve, conciso y compacto, añadiendo que cuanto mayor sea el número de personas que reciben un mensaje, mayor debe ser la simplicidad. No siempre la brevedad es buena. En muchas ocasiones, cuando se empieza a entender el mensaje, éste ya ha acabado. Lo que sí .es importante es que no sea largq. Una persona, en un concierto dentro de un local, sólo logra concentrarse en el mensaje por períodos máximos de 10 minutos. Pudiera ser en casos excepcionales que en algunos conciertos el público tuviera mayor índice de concentración debido a unas características especiales . El público necesita mensajes de 4 o 5 minutos a 10 minutos, y después un descanso que puede ser a base de palabras, presentación, música, etc. La música sola relaja mucho al receptor, pues. no debe hacer ningún esfuerzo para entenderla, SImplemente entra. Las personas, ejerciendo su función de público, sólo desean oír y ver cosas que no impliquen mayor esfuerzo intelectual. 82

Que el mensaje sea conciso significa brevedad en el momento de expresar conceptos. Un concepto clave de nuestro mensaje es la salvación y el valor de la cruz. Cuando tenemos que hablar de la verdad central, es necesario hacerlo con una claridad total, pero con brevedad. No sirve de nada dar vueltas al asunto, porque la clave del mensaje tiene que estar clara . Todo el concierto puede estar en torno al tema de la cruz, ofreciendo información auxiliar (por ejemplo, la relación Dios y el hombre, los criterios de la sociedad, el aspecto de la redención ... ). Con todo, debe existir un momento en que se mencione la clave importante. La comunicación evangélica es un proceso. La música es un punto de atracción para entablar conexión con el público. De otra manera sería casi imposible. A partir de ahí el seguimiento será lo más importante. La comunicación, para ser efectiva, debe ser específica, ajustada a la realidad y ajena a cosas - superfluas. Específica quiere decir que se diferencia una de otra, que no hay lugar a confusión, que la información que estamos dando es auténtica. No es necesario recubrir la información sobre Dios con adjetivos que distraigan y despisten la atención del espectador. Un mensaje ajustado a la realidad informa de cosas reales, válidas. Un mensaje evangélico no ajustado a la realidad sería aquel que se mistifica tanto que la solución es ambigua e irreal. Sabemos que el hombre natural no entiende las cosas del Espíritu (1.' Corintios 2:14). Esto no quiere decir que no acerquemos el mensaje. Jesús enseñaba por parábolas porque muchos de sus contemporáneos no hubieran entendido por medio de otra forma. Dar un mensaje ajustado a la realidad implica utilizar la realidad como complemento del

iglesiadeltodopoderoso.com

83


mensaje. Es posible que, para muchos no cristianos, las parábolas dichas hace dos mil años sean anticuadas porque no se ajusten a su realidad cotidiana. Las parábolas apropiadas para éstos son las cosas que viven y sienten cada día, y bajo esta perspectiva el mensaje tendrá más recepción, ya que identifica e involucra. Ajustar un mensaje a la realidad puede implicar la presencia de cosas o temaS superfluos. A veces existen datos en un mensaje que navegan entre lo irreal y lo innecesario. Lo superfluo es aquello que no ayuda a la comprensión del mensaje, y además distrae. Pongamos un ejemplo bien claro: hablar de política en nuestra comunicación evangélica sería algo superfluo, porque la política no tiene importancia en el aspecto central del mensaje, aunque sí lo tenga como preocupación social. Siempre en un concierto o en una sola canción estaremos luchando con la probabilidad de que el mensaje se convierta en comunicación. Si esto sucede habremos dado en el blanco. Existen tres ra~gos que caracterizan el mensaje comunicativo. Estos son: inteligible, interesante y simple. Inteligible equivale a que el mensaje pueda interpretarse sin anteriores o posteriores aclaraciones del significado por parte del comunicador. Es frecuente ver a músicos que antes de empezar una canción la explican ampliamente; en el fondo, tienen temor a que el público no se entere de su contenido. Esto evidencia inseguridades y escasa preparación de cómo realizar mejor la comunicación. Esto no quita la importancia de que piezas con lenguaje figurativo no deban ser ampliadas con una corta introducción. Tampoco se debe excluir el caso de explicar las motivaciones que lIe84

varon a la composición y otros aspectos que ayuden a una superior captación. El público que recibe un mensaje por medio de un código musical normalmente es masivo y necesita un lenguaje claro e inteligible. Interesante significa atraer la atención del receptor y mantenerlo «atrapado» hasta el final del mensaje. El hecho de que nuestro interlocutor no esté interesado por el mensaje no quiere decir que no lo hagamos interesante y ameno. La excesiva cantidad de palabras y el «apabullamiento» oral están totalmente reñidos con la base de la comunicación. Pablo aprovechaba cualquier oportunidad para presentar su mensaje de forma interesante. Atenas fue el escenario de su capacidad para presentar un mensaje tan trascendental, aprovechando una estatua con la inscripción «al Dios no conocido» . Tal vez hoy no encontremos una oportunidad así, pero esto no es condición de que nuestro mensaje no sea interesante y original. La solución está en pararse a pensar. Lo interesante tiene mucho que ver con la calidad musical. Para la mayoría de la gente lo interesante es un grupo, solista o coral que haciéndolo con profesionalidad y calidad, se acerque al público. Lo interesante no es sólo utilizar en una actuación grandes medios visuales (video, láser, focos ... ). También es interesante una pieza de introducción sorpresa, que haga sonreír y que cree un clima de confianza. Sobre todo , un buen comienzo dará credibilidad . Se puede utilizar alguna pieza popular para romper barreras psicológicas, y algo importante es evitar hacer del concierto o actuación un número circense o similar. El interés que el público pueda tener vendrá dado, primero, por una buena música y, segundo, por una buena inventiva en la estructuración del

iglesiadeltodopoderoso.com

85


mensaje. Si el concierto sucede en un lugar cerrado donde el público está acomodado, será necesario preparar un concierto totalmente estructurado, no solamente dar el mensaje con unos condicionantes inteligibles para el receptor, sino resumir, ampliar lo de mayor interés, acercarlo más; en definitiva, estructurarlo. En todo concierto existe una misma regla para tener al público mínimamente atento: tensióndistensión. Es necesario implantar en la totalidad del concierto esta técnica. No es posible bajo el prisma de nuestro mensaje utilizar otro método. En los conciertos seculares pueden existir otras fórmulas, el público viene dispuesto, conociendo ya anteriormente al emisor. En nuestro caso, el mejor método es la tensión-distensión. Canciones que tensen al público sin llegar al extremo que pierdan la atención; y distensión, piezas que impliquen relajación y ayuden a escuchar, concentrando lo importante del mensaje. A pesar de esta fórmula general es importante reseñar que el concierto también puede ir marcado por una linea ascendente, con un punto central donde se llegue al clímax del concierto, a partir de ahí se puede mantener el mismo clímax o trazar una línea descendente. No necesariamente la base del mensaje debe aparecer en cada canción; el receptor estará más propenso a no escuchar captando siempre lo mismo. Es importante recordar que la comunicación evangélica es un proceso, y como tal, empieza antes de un concierto. Es necesario preparar todo para que el receptor vaya captando la totalidad del mensaje abarcando todas las perspectivas. Esta comunicación no acabará cuando termine el concierto, sino que continuará; es un proceso lento en el que el Espíritu Santo seguirá trabajando.

86

La programación de un concierto con línea ascendente en el que se incluye canciones tensión-distensión, irá aportando datos sobre lo que creemos, sobre nuestras vivencias y sobre nuestra impresión como cristianos, llegando al clímax de todo el concierto y manteniéndose en esa altura, o descendiendo hasta el final del concierto. Un valor muy importante en un concierto es nuestra sangre latina, poniendo fuerza e improvisación. El público no siempre responderá como nosotros pensamos y planeamos. Es necesario estar preparados para sacar el arte de la improvisación y cambiar el programa si fuere preciso. Cuidado con la improvisación, nunca debe ser el contenido de un programa. El programa debe estar estudiado para que, si se ha de usar la improvisación; ésta sea perfecta. La línea ascendente en un concierto no es sinónimo de empezar con piezas suaves y acabar con fuertes. El concepto de ascendente en un concierto no es de la música, sino del contenido de ella: el mensaje. Una música rítmica y fuerte puede expresar la grandeza de Dios de la misma manera que una suave. El mensaje interesante tiene que ver con la buena planificación dé éste. Que el mensaje sea simple no es otra cosa que aquél esté ajeno a toda complicación, desde luego sin llegar al extremo de lo común y lo vulgar. Un factor que puede ayudar a que sea simple es que las frases no sean largas. Las frases extensas son difíciles de entender. Cuando termina de escuchar el mensaje completo, el receptor, posiblemente, no se acordará de lo que oyó al principio. Tampoco no es necesario hacer del mensaje un telegrama. La simplicidad es parte de la sencillez. Lo simple es lo que puede ser aceptado fácilmente por su transparencia.

iglesiadeltodopoderoso.com

87


Al preparar un mensaje tendremos en cuenta los datos que queremos dar, pero también la posibilidad de cambiar las frases . Existen diferencias que posiblemente ayuden a captar mejor el mensaje. Por ejemplo, si digo o canto «el sol se pone», resultará al oyente más romántico que si digo «se hace de noche», pero si deseo que resulte más sobrio diré «se oscurece», y si interesa que el receptor capte la premura del tiempo, diré que «el día se acaba». Estas variaciones son importantes en el momento de hacer la letra de una canción y el efecto que se quiera conseguir en el oyente.

Relación emisor-receptor Según las caractetísticas de un concierto podemos tener una idea más o menos aproximada de cuál será la relación emisor-receptor. Hay cuatro puntos de análisis de dicha relación: 1. Incertidumbre no estructurada. Es el caso en el que no conocemos al receptor ni él nos conoce. En esta probabilidad no sabemos cómo responderá. 2. Incertidumbre estructurada. Conocemos al receptor, pero él no nos conoce, o bien no le conocemos, pero él sí que nos conoce. En este caso no sabremos cuál será su reacción. 3. Posibilidad real. Le conocemos y nos conoce e intuimos cómo se comportará al recibir el mensaje. 4. Certidumbre. Le conocemos y nos conoce y sabemos"cómo se comportará al tener conocimiento del mensaje .

88

En el caso de nuestra comunicaClOn musical evangélica, el público frecuentemente suele ser el del punto 1: Incertidumbre no estructurada, no se le conoce ni nos conoce. No obstante, hay que adaptar y adecuar el mensaje sin encubrirlo en ningún momento. El mensaje seduce, informa, persuade, disuade, sugiere, interroga, ofrece, pide, promete, autoriza, dirige, controla u ordena. Conociendo las posibilidades que existen con el análisis de la relación emisor-receptor y el efecto de mensaje, se puede preparar mejor el programa. En el caso de incertidumbre no estructurada, utilizaremos el efecto de mensaje que primero informa y luego interroga, sugiere, ofrece y seduce. El receptor no conoce nada del mensaje, y si lo conoce, está desvirtuado, por eso es necesario informar ante todo. Cuando el análisis nos da el caso de posibilidad real, que es el propio de personas que asisten a una comunidad o iglesia evangélica de vez en cuando, el efecto de mensaje será el que primero interroga, ofrezca, seduzca, persuada, etc. Comunicación: mensaje cuyo significado origina en el receptor el comportamiento activo buscado por el emisor.

Análisis musical , En tramos en la analítica musical del receptor. Esta responderá a cómo es en conjunto el público con el que me voy a comunicar. Los gustos musicales tendrán mucho que ver con el lugar de actuación: país, región, ciudad, distrito .. . Este análisis no significa que el músico tenga que sacrifi-

iglesiadeltodopoderoso.com

89


car sus propios gustos e iniciativas artísticas para llegar al mayor número posible de público. No vamos a plantear una técnica de marketing para «vender» más rápidamente el Evangelio, sino que se consideren los gustos más generalizados. Artísticamente, resulta pobre y superficial buscar un estilo con el que llegar a todos los públicos. ¿Cuál es el gusto musical de mi receptor? .. No basta con decir que si el público es joven será de un determinado tipo, o si es adulto, será de otro. Estas ideas no son determinativas, su marco de pensamiento es superficial y existen datos más fiables. Una el).cuesta realizada en diferentes lugares de España por la empresa de estudios estadísticos «C. E. P. 1. C. A. Información», del año 1984 , ofrece los siguientes da tos sobre el gusto musical de los españoles: Personas de J5 a J 9 años Pop .............................. . Rock ............................ . Melódica .............. ....... . Folk ............................. . Clásica ........................ . Popular ....................... . Jazz .... ........................ ..

21 % 18 % 19% 17 % 11 % 4% 10%

Personas de 20 a 28 años Pop .............................. . Rock ............... ..... ....... .. Melódica ..................... . Folk ............................. . Clásica .................... .. .. . Popular ....................... .

20% 10% 11 % 20%

Jazz ............................. .

17 %

17%

5%

Personas de 29 a 45 años

Personas de 46 a 70 años

Pop .............................. . Rock ............................ . Melódica ..................... . Folk ............................. . Clásica ........................ . Popular ....................... .

Pop ..... .......... ........... .... . Rock ............................ . Melódica ..................... . Folk .. ........................... . Clásica ........................ . Popular ....................... .

Jazz ............................. .

90

10 % 8% 23 % 21 % 20% 10 % 8%

Jazz , .....................•.......

8% 1%

25% 23% 26% 15 % 2%

Bajo la sugerencia de estos datos podemos saber mejor qué tipo de música es el apropiado para un tipo de público o para otro, según un determinado país con sus respectivas características. Hay lugares donde podremos comunicar mejor con nuestro estilo propio de música. Si nuestro estilo de música es el Pop, los lugares ideales para actuar serán aquellos donde haya individuos hasta 28 años, más o menos. Si nuestro estilo musical es el clásico, el público más adecuado será el que tenga más de 22 años. Si el estilo es el folk, es posible que tenga una aceptación más generalizada. Las estadísticas son una guía para ayudarnos a elegir el lugar ideal del concierto, pero no siempre son del todo fiables. Ellas dan una informac ión general. Es obligado utilizar las estadísticas como punto de referencia y no como una solución mágica. Por supuesto, las estadísticas han de mantenerse al día. La sociología y la terapia musical aportan datos que puede ayudar aún más. El siguiente estudio ha sido realizado por la misma empresa en 7 regiones autonómicas de España. Los datos extraídos son variables en la proporción de sur a norte, y podemos afirmar que tienen mayor índice de exactitud en el sur y noroeste de España; los datos recogidos en el norte, noreste y centro varían más y tienen menos fiabilidad. Sin embargo, son totalmente válidos en la medida en que se quiera tener unos datos generales y estimativos. Las estructuras grupales son:

iglesiadeltodopoderoso.com

91


EDAD CLASE SOCIAL CULTURA EDAD CLASE SOCIAL CULTURA EDAD CLASE SOCIAL CULTURA EDAD CLASE SOCIAL CULTURA

Joven Baja Baja

Adulta Baja Baja

Joven

Adulta

Media baja Baja/media Joven

EDAD CLASE SOCIAL CULTURA

Adulta

CULTURA

92

Música popular de su procedencia o lugar de nacimiento. También prefiere música melódica y bastante popo

Por lo general pop, melódica, folk y bastante rock.

Media baja Baja/media baja

EDAD CLASE SOCIAL CULTURA

EDAD CLASE SOCIAL

Por 10 general prefiere pop y rock , y contrastando está la música popular propia de su ambiente, lugar de procedencia o nacimiento .

Media Media/media baja

Media Media/media baja

Joven

Prefiere mUSlca melódica, folk, popular y pop, aunque hay un tanto por ciento elevado de aceptación a la música clásica. Mayor aceptación del pop, rock, foIk, melódica, jazz y clásica. En este grupo los gustos dependen mucho del enclave geográfico . En el norte el jazz, la música clásica y e l folk son más aceptados que en el sur. Optan por clásica, folk, melódica, -popular y popo Al igual que el punto anterior, cuanto más al norte, la música clásica, el jazz y el folk serán más aceptados.

La música más aceptada es el folk, pop, jazz, rack y la clásiMedia· acomodada ca, y en menor medida la melódica. Se observa un ascenso Media muy marcado de jazz, música clásica y folk por su calidad de historia y contenido,

EDAD CLASE SOCIAL CULTURA EDAD CLASE SOCIAL CULTURA EDAD CLASE SOCIAL CULTURA

Adulta Mediaacomodada Media Joven

Alta Media Adulta Alta Media

Sobre todo la más aceptada es la clásica y melódica, y algunas formas significativas de fo lk, popular y popo El pop es muy aceptado juntatamente con el jazz y el folk. La música melódica es también muy aceptada. Ante todos los estilos de música tiene mayor aceptación la melódica, y de una forma autoritaria la clásica. Sin embargo, el folk y la popular tienen un gran índice de aceptación. El jazz es levemente aceptado.

Estas 10 estructuras grupales pueden dar una idea aproximada del efecto de la música en los estratos sociales de España. El receptor es muy importante en la comunicación, Su función es pasiva en principio, pero su pasividad no es neutral, él piensa y razona el mensaje y también el medio en que lo recibe. En la comunicación musical el emisor debe estar bien preparado para recibir primeramente el mensaje del receptor, es decir, su necesidad. Esta historia nos puede ilustrar lo que estamos considerando: Un avión ha caído de forma brusca en medio de unas montañas nevadas. Le han fallado los motores y ha tenido un aparatoso accidente en el que ha habido unos pocos supervivientes. Los instrumentos de medición y transmisión han resultado dañados. Los supervivientes no saben dónde están ni a qué distancia del núcleo urbano más

iglesiadeltodopoderoso.com

93


próximo, sólo ven nieve y nieve. Tienen mucho frío y también necesidades. Desde la torre de control del aeropuerto más cercano buscan la localización del avión accidentado, pero no consiguen encontrarlo. En la montaña los supervivientes intentan, por todos los medios, ponerse en contacto con el mundo exterior, pero no lo consiguen, y no saben si los estarán buscando. La única salvación es recoger todos los materiales del avión (maletas, asientos ... ) y escribir de manera bien grande la palabra S.O.S. y esperar que pase un avión y los vea. Después de 6 horas, un avión sobrevuela ellugar, pero parece que no han sido vistos . Se hace de noche y hacen frente al frío y a la nieve con todo el material disponible. Al día siguiente vuelven a esperar que otro avión o helicóptero los vea. Al cabo de 5 horas son vistos por una avioneta. Ésta intenta bajar para rescatarlos, pero tras 4 intentos no lo consigue. Después desaparece tras las montañas . Una hora más tarde aparece un helicóptero e intenta descender, pero sus medidas son tan grandes que no puede hacerlo, y éste también desaparece tras las montañas. Por fin, otro helicóptero más pequeño consigue bajar y rescatar a los supervivientes. En nuestro caso, el mensaje «sordo)~ del receptor, del público, es el solicitar ayuda. El no conoce cómo podremos llegar hasta su situación. Somos nosotros, los músicos, que debemos conocerla, y también conocer su enclave geográfico. El receptor nos demanda cierto tipo de música de acuerdo con sus gustos. Él no espera algo que no va ~ hacer de puente y que no va a servir para nada. El espera. El músico tiene un mensaje concreto y un es-

94 .

tilo de música para transmitirlo. El receptor espera un mensaje diferente a lo que tiene a su alrededor, y aunque hayan personas que se definan ateas, la Biblia dice que el hombre tiene conciencia de Dios, y lo busca, aunque no quiera reconocerlo. Debemos descender con el helicóptero apropiado para ofrecer el rescate, esto es, descender con nuestro propio estilo de música, idóneo para ciertos enclaves y situaciones específicas. El mensaje siempre es el mismo, y la tarea del músico es adecuar el mensaje al público (no encubrirlo) con los medios que tenga a su alcance. El receptor no es el destino último del mensaje; el Espíritu Santo, actuando en el receptor, hará que el mensaje llegue más allá del destino, en consecuencias insospechables.

iglesiadeltodopoderoso.com

95


8 ENSAYANDO «Ensayar es preparar la actuación en negativo» (Lluís Claret). El ensayo es el concierto en negativo, como en fotografía . Los ensayos mal programados darán conciertos o actuaciones de baja y pobre calidad. No es el momento de la actuación cuando hay que pensar cómo hay que tocar y en qué calidad hacerlo. Es mucho antes, en el ensayo. Ampliando la ilustración «fotográfica» de Lluís Claret, vemos que el ensayo será el positivo del grupo, y el concierto será el negativo cuando ocurre todo lo contrario; es decir, cuando el ensayo no ha sido bien preparado. O dicho de otra manera, el ensayo puede ser el negativo de la «fotografía» si lo estructuramos correctamente, controlando todo para que en el momento de actuar sólo aparezca el positivo. La mejor forma de saber cómo irá un concierto o actuación será el ensayo. En esos momentos se puede observar exactamente cómo será en directo. Se dice que la labor de los grandes directores de orquesta está en los ensayos. El trabajo más pesado, más arduo y duro es el aprendizaje,

iglesiadeltodopoderoso.com

97


reciclaje y perfeccionamiento de las piezas. Después, en el momento de la verdad, será simplemente poner en acción todo lo aprendido. Entonces, los músicos y e! director se «vestirán de gala», y se concentrarán en la música y disfrutarán de ella. El trabajo serio ya lo han hecho antes «en traje de faena», ahora ya pueden estar tranquilos, pues, salvo una fuerza mayor imposible de preveer, el concierto será un éxito. Muchos de los problemas de un grupo musical o coro vienen de! ensayo. Se han preparado y practicado las piezas, pero de forma errónea. No ' es que no se haya ensayado suficientemente, sino que no han sido correctamente aprendidas y practicadas. Como dice el violoncelista Lluís Claret, «ensayar es preparar el concierto en negativo». Significa que, cuando se ensaya, se tiene en mente cómo se desea que salga en directo y cuál es la situación real de las piezas. Es muy importante ensayar con una meta mental en cuanto a la calidad que se estima ideal.

La dirección . Tal vez, la figura más importante en un grupo, e mdudablemente en un coro, es la del director. Sin él la formación musical queda exenta de un líder que lleve al grupo y lo dirija. La elección de un director es un convenio entre los miembros del grupo. El director (líder musical) es la persona que más conoce de la música y que bajo esa perspectiva prepara los ensayos de la forma que resulte más apropiada para el buen aprendizaje . Muchos de los problemas en un concierto empiezan en la forma de aprendizaje de las piezas. Una pie-

98

za mal aprendida es una pieza mal interpretada en un 70%. La tarea del director consta, en principio, en recoger los gustos musicales de los miembros del grupo, las posibles piezas que y~ e,dstan, y preparar las partituras con los consigUientes arreglos musicales. El director, al preparlas, lo hace pensando en los componentes de la formación 11!-usical: qué gusto musical tienen, cuál es ~u capacidad de aprendizaje, el nivel de adaptaCión entre ellos, cómo responderán a las piezas, qué tiempo r~al existe para aprenderlas ... La r.espuest:'l a esto~ mterrogantes facilitará el trabaJo. El dlre.~tor tiene que ser consciente de todo ello y tamblen consecuente. El grupo no será mejor por. interpre~ar piezas más difíciles, sino porque las piezas que mterprete las realice correctar.n~n.te. . El director, aparte de dmglr, controla. Esta por encima de todo estando en el ensayo como los demás. Ve más allá y actúa con esas facultades. El director es democrático en las decisiones generales (elección de piezas, ideas musicales, etc.), pero con las decisione~ espe~íficas (ensay!? de cada pieza, orden, trabajo musical, etc.). e~ dictatorial y autoritario, e incluso pone su Oplll1Ón 'p~r encima de las demás en los momentos conflictivos a fin de mantener el orden. No es que en todo el ensayo esté ejerciendo una autoridad dictatorial, pero su concepción musical 11?ás elevada y conocimiento más profundo de las piezas y del estilo hará que su opinión sea respetada, y por consiguiente acatada . El director cuida de to~os.los aspectos musicales haciendo valer su conocimiento más profundo de la música, pero sin desmerecer en absoluto las opiniones de los demás, escuchándolas y teniéndolas en cuenta, llevando a la práctica las sugerencias válidas.

iglesiadeltodopoderoso.com

99


La preparación de! ensayo es un trabajo sordo y arduo que debe hacer el director. Si los miembros del grupo o coro no tienen demasiado conocimiento de música, la preparación del ensayo será más trabajada y amplia. Preparar uno o una serie de ensayos es conocer bien a los músicos o cantantes y las piezas a interpretar. Sobre este conocimiento se crea el calendario y la fórmula de trabajo para los ensayos. En el caso de un grupo vocal-instrumental la fórmula de trabajo irá de acuerdo con los instrumentos e instrumentistas. Por ejemplo: un grupo puede constar de bajo, guitarra, batería, teclados y una voz solista; con estas características el grupo tendrá una estructura de ensayo. Posiblemente todos puedan tener una partitura exacta. Lo ideal es que sepan leer música, así se pueden entregar unos días antes las partituras para ensayar. De esta manera las conocerán y no tendrán que hacer una tarea de aprendizaje durante e! ensayo. Quizá sólo tengan algunos conocimientos de música, entonces lo mejor será grabar en un casette las piezas y dar la partitura de cada una de ellas, para que las puedan conocer mejor y ensayarlas. Tener las piezas antes del ensayo ayuda a familiarizarse con ellas, y estudiarlas sin ningún tipo de presión en cuanto a tiempo, pues éstas se estudian en casa. Cuando es un coro o coral, también es posible grabar las piezas y dar las partituras antes, aunque es un poco arriesgado, ya que normalmente sus integrantes tienen pocos conocimientos musicales y es fácil que cojan vicios en la interpretación. Después de adquirirlos es bastante difícil rectificarlos, aunque no imposible. El sistema es cómodo, pero también contrae algunos riesgos. El lugar de ensayo será un local donde los componentes estén cómodos para poder trabajar 100

bien. No es necesario que sea un lugar mu),' grande y muy parecido a lo real a una actuación. E.s!e es un lugar de trabajo donde se ensaya, se rectlf¡c~m fallos y se pulen las piezas. La posIcIón de los mUSlCOS en este local debe ser lo más parecida al momento de la actuación, para que después no existan vicios musicales y costumbres que no se puedan supera:-. Ensayar de una forma cómoda aumentará lacapacIdad de trabajo y se notará en el momento de actuar. La inversión de tiempo para el ensayo debe ser e! necesario para cada formación musical. Esto puede ser de un mínimo de 3 o 4 horas para cada pieza. El tiempo máximo aconsejable por ensayo es de 4 horas. Lluís Claret opina que ,da cabeza no da para más», y que es "e! tiempo en que la mente se puede concentrar en período~ con~retos». El conocido guitarrista Andres Segovra opma,que los ensayos más aprovechados son los que estan comprendidos en un espacio de 2 horas, para después descansar, tomar algún alimen!o para ayudar a aumentar la capacidad de trabaJo, y segUIr trabajando 2 horas más. En un trabajo prolongado OPIna que" la concentración mental y el esfuerzo dIgital disminuye».

Unos principios básicos Lo ideal en el ensayo es plantear las piezas de forma que éstas sean aprovechadas al máximo. Para poder utilizar bien el tiemp? y los recur~os de concentración de la mente, eXIsten unos principios resumidos así: l. Para entrar de lleno en el trabajo I?ropio del ensayo es conveni~nte empezar con un .tlempo mínimo de calentamIento musIcal. Por ejemplo,

iglesiadeltodopoderoso.com

101


toma~ una pieza b~en conocida y practicarla sin excesiva preocupación. 2.. Empezar el trabajo propio del ensayo con las piezas más difíciles. La mente está más despierta y activa. .3. Si una pieza, por su dificultad, cuesta trab~Jarla y se .estanca en el aprendizaje, es convemente cambiar a otra y volver a ella más tarde o dejarla para otro ensayo. Se aprovechará más. 4. Un grupo con unas características normales, ensayando en un período de 3 horas, puede tener ~na m.e dia de aprendizaje de una pieza y perfeccIOnamiento de otra. 5. En un ensayo de 3 horas la mente necesita momentos de distensión, en períodos mínimos de 5 minutos cada hora. 6. La mente rinde mejor con formas de trab.ajar totalmente alegres y sin imposiciones drásticas. La mente necesita un margen de movimiento sin sentirse atrapada y rec!uída, con espacio para la inventiva. 7. La me~te trabajará mejor si se empieza a ensayar las p.le.zas en forma lenta y exacta, sin que esto condicIOne el mal aprendizaje de las piezas. La buena práctica se consigue de forma lenta. 8. La memoria es una cualidad que se desarro.lla con la disciplina y el esfuerzo personal. EXisten 3 tipos de memoria musical:

al Auditiva: es aquella que recuerda ante todo, los sonidos mismos, el tono la altu;a y el timbre . ' b) Vis~al: la persona recuerda dónde empieza cierta pieza y dónde acaba, si en la derecha o en la izquierda de la partitura, arriba, en el centro, etc. el Digital: es la clase de memoria que nos 102

permite recordar lo~ movimient.os que requi~r~ la ejecución de una pieza determmada o la dlgItación de un pasaje. . La memorización en el ensayo es muy importante. De ella saldrá la autonomía necesaria para que en el concierto exista buena interpretación. La memorización ideal podría ser la digital, pero es oportuno obtener un compendio de las 3 memorias: la auditiva, la visual y la digital. La memorización rápida es contraproducente y muy fácil de olvidar. 9. La mejor manera de evitar accidentes durante las interpretaciones en e~ con<:ierto es saber \ I la pieza, por lo menos, un tercIO mejor que lo que L§e necesita para ejecutarla. . r-' 10. La repetición es la madre del aprendizaje. ~ 11. En el úl timo período del ensayo es importante trabajar con las piezas mejor preparadas, ensayándolas para perfeccionarlas y, al mismo tiempo, disfrutar con ellas . La mente está más saturada, y necesita piezas que implique poco ~s­ fuerzo. El perfeccionamiento es un esfuerzo diStendido. 12. Los últimos 15 minutos del ensayo pueden ser muy reconfortantes si se toca o canta por placer, y no por estudio y práctica. Esto ayudará a ensayar otro día con más ánimo. Por lo general, el ensayo se desarrollará por partes. Lo más apropiado para el aprendizaje es ensayar por un lado los instrumentos, y por el otro las voces. De esta manera es más fácil trabajar y perfeccionar parcialmente las piezas. Cuando por ambas partes está bastante seguro, es necesario unirlos sin demorar más, si no sería perjudicial.

r

iglesiadeltodopoderoso.com

103


Tal vez, los músicos se hayan conocido' por primera vez, o simplemente no hayan tocado juntos nunca. Por ello, gran parte de los primeros ensayos estarán presididos por el trabajo de la compenetración, desarrollando el estilo del grupo. La música nacerá sin la conjunción propia del conocimiento mutuo musical, y necesitará tiempo para que se consiga. Por lo tanto, la compenetración musical será un proceso de formación lenta, pero necesaria.

El estilo musical El estilo musical es uno de los puntos donde todos los miembros del grupo deben de estar de acuerdo. Es posible que éste no sea aprobado por todos, entonces existirán diferencias y tensiones. Todas las personas de un grupo tienen que ponerse de acuerdo primeramente en el estilo musical, y después aceptar el gusto aprobado de la mayoría y trabajar en ello. Muchos grupos y formaciones musicales han tenido problemas de orden interno por no estar de acuerdo con el estilo. El estilo identifica al grupo y a los músicos. Para conocer el estilo que más agrade a cada uno es importantísimo escuchar mucha música. Discos y casettes de diferentes grupos han de ser escuchados para analizar su forma musical e identificarse o no con ella. Prin;ter.o hay que interiorizar la música y entrada, aSImIlándola para que después pueda salir con estilo propio. Una de las preguntas que más ha sido formulada con respecto a los estilos es qué tipo de música es válido para evangelizar. La respuesta suele ser bastante confusa, sobre todo cuando se menciona a estilos como el rack o similares. 104

Las notas musicales son 12, y con ellas nace la música. Esta música la podemos o no utilizar para Dios. El rack, como género musical es bueno, pues es la combinación de las 12 notas, no obstante el rack también es cultura de masas, y ello comporta actitudes y formas de vida que no están de acuerdo con nuestras creencias. Cualquier estilo es el resultado de la combinación de ritmo y de 12 notas. Como cristianos músicos, si no estamos preparados para afrontar con garantías de exito cierto estilo, la fuerza de la cultura de masas y la fuerza que comporta la forma de vida de este estilo nos vencerá. También es necesario observar si con algún estilo de música comunico el Evangelio, o simplemente entretengo y ayudo a bailar. En este caso, este estilo de música no será el que posiblemente necesito.

La afinación, el compás y la interpretación En pleno ensayo existen algunos detalles que ayudarán a mejorar el buen aprendizaje y ejecución de las piezas. La afinación, el cuidado del compás y la interpretación son elementos claves durante el trabajo en el ensayo. La afinación es un problema al que no se le presta demasiada atención y que después afecta en gran manera al concierto. Hay veces que grupos que lo hacen medianamente bien dan un sonido nefasto por falta de conocimientos en la afinación y el poco trabajo auditivo. La afinación puede realizarse por medio auditivo o electrónico. Una correcta afinación es imprescindible, sobre todo en los instrumentos de cuerda, pues éstos tienen mayor dificultad. Por ejemplo, en el caso de la guitarra, su afinación correcta debe hacerse

iglesiadeltodopoderoso.com

105


sin ningún tipo de efecto, como «chorus », distorsionador, «tlanger», etc. La afinación es una práctica muy importante para el oído . También es importante la afinación vocal. A veces existen desafinaciones tan mayúsculas que crean automáticamente una barrera con el oyente. La desafinación no es cantar una nota en vez de otra (aunque a veces suceda), es cantar la nota variando el efecto cromático. Es la misma nota , pero más abajo o más arriba, sin llegar a ser otra nota. A la desafinación se le llama «Cromas». En los coros es muy frecuente comprobar que existe una desafinación constante. Para solucionarlo se debe practicar y hacer ejercicios que corrijan estos defectos. Sólo con el tiemfo se solucionarán . Otro de los problemas es e olvido del tiempo de compás. El compás es una medida inalterable que rige todas las piezas musicales, y muchas veces es normal que una pieza se acelere y se retenga sin tener un control de ello. La mejora de este problema se puede hacer utilizando un metrónomo en los ensayos y practicando las piezas con el tiempo que éste marque. Sin embargo, el pape! que desempeña el metrónomo es parecido a un bastón que presta su apoyo a una persona que tiene una pierna rota , pero debe ser suprimido tan pronto como pueda volver a caminar. El uso del metrónomo es de ayuda solamente durante un corto período, porque obliga al intérprete a mantener un ritmo constante en su práctica . La dinámica del compás requiere atención y conjunción. Sólo existe un tiempo marcado invisiblemente y que todos deben asimilar y seguir. El tiempo bien marcado es la respiración de! grupo. Llevarlo bien significa conseguir una buena conjunción . En el grupo musical que se dispone de batería, ésta será el principal responsable de que 106

el tiempo se lleve correctamente. ~n 71 caso de un coro será el director con el movimiento de sus br azos y manos. . - Un tercer aspecto a considerar es la Illterpre( tación; cómo inte~retar I~s pie~as. Mucha~ veces se intenta conseguir la misma Illterpretacló~ de una pieza que otro grupo ha grabado en un ~ISCO o casette. Se escucha y se intenta hacer lo mismo que e! grupo ha hecho en la grabación, con los mismos efectos, las mismas voces, etc. Esto es Illteresante, pero no siempre es bu 7no; e~ grupo se transforma y no interpreta una pieza, SIllO que la copia y se adapta a lo que oy~ ~el ot:o gr:upo . '-- Interpretación es, en la mUSlca, sIlló~lmo de personalidad. Un grupo que toma las partituras y las ejecuta exactamente está cerran.do las puertas al arte de la música. La interpretación se basa generalmente en el conocimiento de la pieza, del autor, de las posibilidades propias y ~e las. fa~ulta­ des, aptitudes y forma de s.~r del mismo I~terpre­ te . Cuando en una actuaclOn o en una pieza no sale todo lo bien que se quisiera por las raz~mes que sean, la interpretación será lo que pOSiblemente la salve. Interpretar es explicar e! sentido o el significado de algo. En música, interpretación es o~recer la personalidad y la forma de ser p~ra explIcar mejor la pieza y darle todo su s7 ntIdo . . L Grandes intérpretes han sido personajes convencidos de que su personalidad, sentimientos, condición humana, cosmovisión de la vid.a y concepción de las cosas, darían el mejor sentido para hacer comprender la pieza y :;u .mensaje . " Un solista , grupo o coral, SIll IllterpretaclO~ de la pieza, solamente será el lector de una partitura . El sentido de esa partitura depende de la explicación humana y de todo lo que una persona,

~

iglesiadeltodopoderoso.com

107


por sí misma, pueda ofrecer. Interpretar es aportar la personalIdad del músico a la música con el fin de trad1:lcirla de fo.rma interesante par~ el receptor. La InterpretacIón no se puede copiar. El ensayo es !ln proceso de práctica y un proceso de conOCImIento de las piezas, por lo cual es recomendable qu~ .sea dinámico, que haya momentos de dIstensIOn, que sea agradable y divertIdo, y que tenga cohesión en todo. Los ejercicios son necesanos, pero no es bueno que en los ensayos .se hagan demasiados ejercicios. Será mejor realIzarlos en casa, y ahorrará tiempo.

Bases detenninantes Para cada formación musical existen unas bases musicales que son imprescindibles destacar. . El coro o coral tiene unas características propIas .que determinan e! ensayo. Las 4 voces básicas .tIenen una relación entre ellas, y una labor de conJunCIón . La voz soprano (l.') es la melodía activa. La contralto (2.') es la armonía pasiva. La tenor (3.') es la melodía pasiva. El bajo (4.') es la armonía activa. La única melodía que existe en la concepción slásica de coro es la voz soprano o melodía activa. Esta es la primor~lial; a partir de ella, y cOIIJo base, aparece el baJO, que es la armonía activa. El es el que pone el. sentido armónico a la pieza, y c?mo cons~cl!encIa aparece la contralto, cuya miSIón es delImItar aún más la armonía con la informaCIón que obtiene del bajo, y llevar la armonía por donde desee. El tenor aparece condicionado por la armonía ya hecha de bajo y contralto, y por 108

la melodía, convirtiéndose así en una segunda melodía. En esta relación se puede observar la manera más rápida y lógica de aprender una pieza. La instrumentación en un grupo musical tiene otras vertientes. Hay cuatro instrumentos que tienen unas funciones claras y delimitadas. En una concepción muy básica serían: Soporte rítmico: Batería. Soporte armónico: Bajo. Soporte armónico-melódico: guitarra y teclados. Aparte de estos instrumentos fundamentales pueden existir otros que den más vistosidad a las piezas; instrumentos solistas como la flauta, e! saxo, la guitarra solista, la trompeta, teclados que hagan función de solista, etc. Según sea el estilo, estos conceptos básicos pueden variar. No obstante, su conocimiento puede ayudar en el ensayo a dar la importancia necesaria para que todos los componentes musicales sean estudiados en su mínimo detalle. A la preparación técnica de! ensayo hay que añadirle la espiritual, de la cual hemos hablado en otros capítulos. El correcto sentimiento de alabanza en los ensayos ayudará a practicar, pensando en la importancia trascendental de las piezas que tiene, primero en las vidas de los integrantes con su Dios, y, luego, en la buena disposición para ensayar. Las piezas no alcanzan su máxima importancia en el momento de interpretarlas en el concierto, sin,? que ya son importantes para Dios en el ensayo. El desea que en esa preparación previa, el ensayo, sean muestra de alabanza de sus hijos. El ensayo no es simplemente técnica, también es reconocimiento que nace del corazón del cristiano músico.

iglesiadeltodopoderoso.com

109


\

Además del con texto técnico y espiritual, el ensayo tiene otros detalles. Uno de ellos es la puesta en escena. El próximo capítulo trata este aspecto, pero es necesario precisar que la puesta en escena o todo lo relacionado con lo visual del concierto tenga un tiempo para su ensayo. Los movimiento, expresiones, miradas, etc., son parte del concierto. Tal vez no sea necesario ensayar miradas o gestos, pero hay personas que tienen formas de expresió.n que pueden intimidar o poner nervioso al público, por muy naturales que sean esas formas. Corregirlas es sabio; si no creará barreras en la comunicación. Otro aspecto de la puesta en escena es la posición de los músicos. Es conveniente tenerlo en cuenta y dedicar algún tiempo a la adecuada distribución. Por lo general. el concierto tiene una calidad menor de lo que se ha estado preparando en los ensayos. Es muy importante ensayar más de lo que parece suficiente. Repito, es necesario saber todas las piezas, por lo menos, un tercio mejor de lo que se necesita para ejecutarla ante el público. Un aspecto muy importante: la motivación. Motivación de saber que se esta preparando un concierto para el día «D». Existe grupos que ensayan y ensayan, y al final de todo no hay ningún concierto, y con los ensayos se va germinando una frustración y un estilo de vida. Es bueno poner una meta, ser conscientes de esa meta y prepararse con esa motivación. Entonces, el grupo o coro tendrá aliciente para mejorar. Es mejor decir «¿cuándo tenemos el próximo concierto?». En el aSfecto técnico, el ensayo es más importante que e concierto. En el espiritual, el concierto es igual de importante que el ensayo. No habrá problemas cuando el concierto se prepara bien

110

durante el ensayo, y si los hay, serán más fáciles de superar. Cuando el director prepara minuciosamente el ensayo, los componentes aprovechan bien el tiempo y los recursos que tienen a su alcance, y Juntos trabajan pensando en cómo debería ser en directo, cuidando la puesta en escena y controlando los mínimos detalles, sólo entonces se estará construyendo el edificio del concierto, un edificio que será habitable cuando esté enteramente acabado.

iglesiadeltodopoderoso.com

111


9 EN ESCENA Y EN DIRECTO « ... y Jesús vio una gran multitud y tuvo compasión de ellos» (relato según San Marcos).

En la multitud hay individuos. Jesús, cuando miraba a la multitud, veía una reunión de personas e individuos, veía el problema personal de cada uno de ellos, y también veía la necesidad global; eran como ovejas que no tenían pastor. Los preparativos han sido bien llevados, y posiblemente todo está a punto. El telón figurado se abre, y ante nuestros ojos aparecen personas que están ahí, porque les agrada la música, o porque han pasado cerca del lugar y han entrado , o porque tienen curiosidad de saber lo que pensamos, o quizá quieran crear problemas y hacer jaleo. Pero están ahí, y no sabremos en un 90 % el motivo que les habrá traído. No obstante, están, y Jesús los ve, y siente atracción hacia ellos, y nosotros sentimos, en mayor o menor medida, lo mismo. El hecho de que unas personas estén necesitadas de algo nos hace aún más responsables del mensaje que tenemos que comunicarles. Todo el

iglesiadeltodopoderoso.com

113


proceso del concierto estará dependiendo de la capacidad de comunicación de ese momento. Conocemos las posibilidades y limitaciones propias, y también las posibilidades y limitaciones de! medio. Con la ayuda de Dios hemos de trabajar con el receptor para que: 1. Pueda disfrutar con la música. 2. Mantenga su atención. 3. Pueda entender el mensaje. Lo primordial es el medio: la música. El primer paso para que el receptor mantenga su atención y entienda algo del mensaje es que pueda disfrutar con la música. El público que asiste a un concierto va con sus cinco sentidos dispuestos a consumir lo que se le ofrezca. La música no sólo se oye y escucha, también se ve. Por consiguiente, nuestro receptor verá todo el concierto y verá cómo se hace y se desarrolla la música. El receptor no es un receptáculo donde se dejan todos los datos para que él los archive. El receptor recibe, descodifica y razona e! mensaje y también el medio. En un escenario la comunicación deberá ser con las personas, no a las personas. Comunicadores notables como Joan Manuel Serrat establecen con su público un diálogo directo y personal. Su mirada, sus muecas, su sonrisa, su desenfado y todo su cuerpo y lo que le r:odea, forma parte de su poder de comunicación. El no parece estar a 3 o 4 metros de altura. Su situación espiritual está cerca de las personas. No despacha grandes discursos cantados ni hablados. Sólo conversa con todos, y a la vez con cada uno de ellos. Su mensaje es cercano a todos. Los largos discursos no comunican en ningún momento. Este es un deporte al cual los evangélicos estamos muy acostum114

brados. Posiblemente a nosotros nos satisfaga, pero al oyente le duerme. En el segundo capítulo hablábamos de que la música tiene un 46 % de captación de la mente humana, la cual está supeditada a la música en un tiempo mínimo, el suficiente para que se acepte mantener el interés por más tiempo o no. Existe un principio elemental en pedagogía que muchas veces es olvidado. La memoria retiene con mayor facilidad lo que ve que lo que oye. A una misma capacidad de atención y concentración, nuestra memoria es capaz de retener un 60 % de lo que ve, y sólo un 25 % de lo que oye. Por ello, la puesta en escena de un grupo o coro es muy importante, pues será lo que más van a recordar. Sin embargo, la retención de lo que se ve en un concierto musical puede ser de un 60 %, pero lo correspondiente a lo que se oye (la música) aumenta a un 45 % o 50 %, según los casos. Esto nos quiere decir que, a pesar de que el mensaje musical pueda ser retenido en la memoria en un grado bastante alto, la imagen visual es todavía superior, y es necesario darle toda su importancia para que la comunicación sea mejor. La imagen o mensaje visual que el receptor tenga del emisor, ayudará a aceptar en mayor o menor grado lo que diga. Cuando el músico está en un escenario, está en una posición única y privilegiada . Imaginemos, doscientas personas prestando toda su atención. Estarán dispuestas a consumir lo que el grupo dé. El público está predispuesto a aceptar, en alguna medida, ese reto de pasividad de receptor, solicitando también unas condiciones mínimas de transmisión visual. Se van a fijar en tu ropa, en seguida se darán cuenta si estás de buen o mal humor!. notarán si crees lo que estás cantando o

iglesiadeltodopoderoso.com

115


no. Hagas lo que hagas, se van a fijar mucho. Esto te presenta dos alteran ti vas, o te llena de temor y paraliza tu ministerio, o aceptas el reto y te dispones a trabajar. Existen dos puntos de referencia para valorar la puesta en escena y si ésta comunica.

Posición en el escenario Estar apiñados en un escenario no es lo más apropiado para empezar una actuación. La buena distribución es necesaria para que primeramente los músicos estén cómodos, y como consecuencia el público también lo esté . Inconscientemente, las personas que están escuchando, y también observando, sufren las implicaciones de una mala planificación en el escenario. La forma más usual en la posición de los instrumentistas en el escenario es la siguiente: el batería en el centro y hacia la parte trasera del escenario, dominándolo; los demás integrantes repartidos de forma cómoda y armoniosa. Es frecuente ver al guitarra a un lado del batería y al bajista al otro lado, y los teclados en uno de los dos extremos. Si hay una voz solista, que además toca un instrumento, debería estar en un lugar donde se le pueda identificar fácilmente. El público no debe hacer esfuerzos para encontrar quién está cantando. Si hay cantantes, sea uno, dos o más, será conveniente que estén delante, en la forma más natural y cómoda, dominando todo el aforo. Es necesario que e! solista esté en el lugar adecuado, donde se le pueda identificar fácilmente por su posición. En general, las posiciones no varían demasiado, no obstante la originalidad es buena y positiva si se consigue naturalidad en la formación. 116

En coral o coro las posiciones varían bastante según el criterio del director. Existen dos que son las más aceptadas . La primera es la que está compuesta por grupos ordenados, con los varones en la parte derecha, y las damas en la parte izquierda. De derecha a izquierda, las cuerdas vocales serían: primer grupo, las contraltos; segundo grupo, las sopranos; tercer grupo, los tenores; cuarto grupo, los bajos. De esta manera, las sopranos y los tenores quedarían en el centro, y las contraltos y los bajos en los extremos. El segundo tipo de formación sería en el que las damas se sitúan delante y los varones detrás. Las damas en línea, con las sopranos a la izquierda y las contraltos a la derecha. Los varones, con los tenores detrás de las contraltos, y los bajos detrás de las sopranos. También existen otras variantes que son aceptadas, pero muy minoritariamente.

La indumentaria El vestido refleja muchas veces cuál es el estilo de! grupo. No hay normas para ello, pero fácilmente podremos darnos cuenta si es un grupo de rock, de folk o de música ligera. El vestido es una de las formas con que catalogamos a las personas. En un grupo no es muy importante revisar la vestimenta, es algo casi inconsciente. Sí que es importante reseñar que e! colorido y la originalidad son básicos en un escenario. En éste existen guitarras con diferentes colores, la batería tendrá el suyo, y si es un lugar cerrado, posiblemente, haya focos y luces. Contribuirá a la vistosidad del concierto si a todo esto añadimos que la vestimenta sea alegre y multicolor.

iglesiadeltodopoderoso.com

11 7


Cuando la formación es coral y sus componentes son jóvenes se puede utilizar el mismo método que el del grupo. Una de las maneras que se uniforman las corales juveniles actuales (también algunas adultas) es en uno o dos colores, pero en diferen tes tonalidades, y en diferentes formas de vestir. Por ejemplo, una coral decide usar los colores azul y verde, y dentro de éstos cada componente tiene la opción de llevar cualquier prenda, aunque sean tonos distintos (azul cielo, verde manzana, azul marino, etc.). Si la coral es de edad adulta, lo más utilizado por los coros seculares es el tipo uniforme clásico: las damas, en uno o dos colores y en un mismo estilo de vestido, y los varones, con traje o similar del mismo color. Todas estas ideas deberán adaptarse según la cultura y las costumbres del lugar.

El cuerpo El cuerpo del emisor se puede convertir, en la puesta en escena, en un anticomunicador. Las manos que no conocen cuál es su lugar, los ojos que no saben dónde mirar huyendo de la gente, el sentimiento de vergüenza o de falsa molestia, son auténticos muros que se levantan en contra del comunicador. Delante del público existe presión . Cl!alquier detalle hace cambiar el decorado de la comunicación visual. Todas las cosas que hay en un escenario y todos los movimientos que el emisor haga comunican. No se pueden ignorar. De ahí la importancia de observarlos de forma neutral y trabajarlos sin llegar al extremo de lo forzado y de lo teatral. . 118

El cuerpo ha de reflejar una actitud consecuente con lo que queremos comunicar. Nuestra apariencia personal revela en la mayoría de los casos cómo somos y quiénes somos. La comunicación visual en un ~scenario se basa en la personalidad del emisor. El pondrá lo necesario para que la imagen quede grabada en la mente del receptor con un mensaje inconsciente. El guitarrista cristiano Phil Milis, en una larga entrevista concedida a un grupo de cristianos músicos en Barcelona (octubre, 1982), daba su opinión en cuanto a aquellas cosas que influyen en un concierto, especialmente en lo visual y relacionado con el cuerpo: « ... La presentación es algo que se aprende después de cantar mucho en público. Creo que se ve un poco raro que la gente toque una vez la guitarra y después la pase a otro ... Y el otro se va por ahí..., y otro se va a cantar entre los micrófonos. Queda un poco confuso. Entonces, el concierto durará más sólo por eso, y quizás no será la mejor manera de alargar un concierto. Creo que cada uno tiene que estar quieto en un sitio. El público, desde el principio, va a relacionarse con las personas e instrumentos que tiene delante, captando el lugar que ocupa. Si alguien está sentado tocando la guitarra, y un espectador que le está mirando cierra los ojos un momento, y al abrirlos en ese lugar aparece una chica, entonces ... quedará muy desorientado. ¡Ya no están donde estaban antes! Es muy importante que el público tenga una relación contigo como persona; a través de la mirada, a través de los gestos puedes mostrar a la gente que eres humano y tienes un valor. .. Entonces, está bien si hay dos sentados y tres de pie; pero una vez allí, esa persona ha de permanecer en el mismo sitio donde ha empezado. Si es necesario

iglesiadeltodopoderoso.com

119


que otra persona toque la guitarra, entonces se pasa la guitarra sin que uno cambie de sitio. La gente se distrae y ve que uno viene para aquí y otro va para allá, y no se concentra en la música. Creo que en el momento de dar un concierto la presentación que se ofrece es lo más importa~te. Es más importante que la música. Puedes tocar una músic~ horrible y hacer que parezca muy interesante SI ~abes estar en el escenario. Por ejemplo, los Rollmg Stones son muy limitados como músicos, no tienen una calidad muy superior en comparación con otros, y, sin embargo, son, quizás, el grupo con mayor éxito en el mundo. Esto es porque en sus actuaciones, la imagen que dan es perfecta; es exactamente la que quieren dar; la Imagen que dan es exactamente lo que son. La Imagen que un grupo evangélico debe dar debe s7 r distinta a la que dan los Rolling ..., pero es un ejemplo de cómo se puede dar una imagen que va a quedar grabada en la gente, incluso más que la música. Por otro lado, se puede tocar fabulosamente y cantar de mil maravillas, pero si se hace cualqUIer cosa en el escenario descuidando la imagen, la gente se distrae y no capta ni la música ni el mensaje. Es importante trabajar esto como grupo. Quizás esto se puede trabajar a través del que está en la mesa de mezclas (o con el director en el caso del coro), que pueda reflejar lo que va bIen y lo que va mal. No es cuestión de hacer payasadas en el escenario, pero si cada uno m!ra a la gente contactando con el público o mIras a dos o tres personas que te indiquen lo que están expresando, ello ayudará a dar una imagen acertada. Si los ojos empiezan a mirar por las paredes, el techo, y todas partes, o sólo miras al suelo o a la guitarra, entonces la gente no va a creer lo que están cantando o diciendo. La gente piensa

120

que si no miras a los ojos no estás diciendo algo con sinceridad, con honestidad. Hay que buscar la manera de hacerlo. Tampoco se ha de mirar fijamente a las personas comiéndolas con los ojos. Si hay 5 personas que te estén mirando así desde el escenario ... eso tampoco convence a nadie; más bien saldrán corriendo ... "Otra cuestión es el micrófono. Mucha gente tiene miedo de él. Hay que ser agresivo con ellos. Hay que decir: "Mira, micrófono, yo soy tu dueño y tienes que recordarlo ... " Hay que usar el micrófono para comunicar a la gente. A veces, se toma el micrófono pensando: «Bueno, yo uso el micrófono porque no tengo muy buena voz; él ha de hacer el trabajo ... », pero hay que tener cuidado con la actitud que se toma con él. Es una ayuda y es algo que diriges y manejas. La postura de cada persona es muy importante, todo el cuerpo ha de reflejar una actitud consecuente con lo que queremos comunicar. Sin darte cuenta, todo lo que se hace en un escenario comunica algo a la gente. Si uno es tímido hace cosas que refleja su timidez, pensando que los demás no se dan cuenta; pero la gente lo ve, y cree que eso lo hace porque no cree lo que está cantando. La gente no dirá "esta persona es tímida", sino "esta persona no cree lo que está haciendo". Esto no solo ocurre a nivel personal, sino también como grupo. Y éste es uno de los ministerios más fuertes que se puede tener como grupo. Si se consigue que una persona, al entrar y vernos, capte que nos sentimos unidos, que trabajamos juntos, que nos amamos entre todos, que queremos estar ahí el uno con el otro para comunicar algo por medio de las canciones, y al marchar se va con ,esa imagen, ya se ha conseguido muchísimo. Este es el ministerio más

iglesiadeltodopoderoso.com

121


fuerte que se puede tener como grupo. Es posible comunicar el amor de Dios tan sólo por la manera en que se utilizan los micrófonos ... o por la manera en que se actúa en un escenario. Por otra parte, si uno está en el escenario con una actitud de aislamiento con respecto a los demás, la gente notará que esa persona no encaja, y no creerá en el mensaje. No creerán el amor de Dios cuando el grupo se siente separado, y pensarán que no se tiene ese amor. Si la gente, no sólo escucha ese amor, sino que también lo ve, entonces el trabajo será válido y efectivo." En el escenario, cualquier movimiento comunica. Es necesario cuidar todos los detalles. No es bueno actuar pensando en cómo lo hacen los grupos seculares, para imitarlos. En ese interés habrá un gran porcentaje de teatro y falta de sinceridad. Los movimientos deben ser totalmente espontáneos, pero cuidando que éstos comuniquen lo que creemos. El colgar una sonrisa de la cara en todas las canciones no es lo que comunica mejor. Para eso es mejor utilizar una careta. La expresión de la cara debería ser lo que la boca canta. No se puede decir algo y comunicar otra cosa totalmente distinta con la imagen, la gente no sabrá qué es lo que tendrá razón, y a lo que más caso hará 'será a lo que recuerde más: la imagen. La imitación y el teatro en un concierto de música no es la mejor forma de comunicar. Tal vez, en algún tipo de espectáculo musical es necesaria la coreografía, pero son casos en que la J;Jlúsica se une con el teatro, y que no vamos a tratar en este libro.

122

Uniformidad sin protagonismo Una dificultad en la comunicación desde el escenario es el que haya una persona que se crea ser la estrella del grupo y que en definitiva no lo sea. En algunos casos es normal que entre los miembros de un grupo exista alguien que sea el líder en todo, ya sea porque canta solo, toque e! instrumento solista o tenga un carisma especial, pero tampoco esto justifica que se haga e! chistoso, e! importante y el «guapo». Ser la persona que está delante de un grupo como el solista, no es razón para que sea egocéntrico y pedante. El público lo aprecia rápidamente, y enseguida pierde el respeto que tiene hacia su emisor, y juega con él. Un líder que está en su lugar respeta al público y actúa en total consonancia con el mensaje, dándose a sí mismo la importancia que le corresponde, no más. En coros o corales (en grupos también) es frecuente observar a personas que parecen estar despistadas o no conscientes de que son vistas por el público. Tienen una actitud descuidada. Pero en e! escenario todos están siendo observados por el público, aunque estén en la última fila o en el fondo. El espectador ejerce sus derechos de mirar y observar a cada uno, y normalmente hay suficientes personas para que en cada instante una de ellas esté pendiente de uno de los músicos. Cualquier movimiento que alguien haga que no esté en armonía con el concierto y con la pieza que se interpreta, es suficiente para que alguien se despiste y pierda el hilo de ella y, en definitiva, del mensaje. Cada miembro de! grupo o coro es importante en e! escenario, aunque haya momentos en los que no haga nada. Es vital tener conciencia de que en cada instante hay alguien que está ob-

iglesiadeltodopoderoso.com

123


servando y viendo cualquier movimiento de la cara, del cuerpo y del instrumento. Cuando un miembro del grupo está cantando, el resto del grupo debe identificarse con lo que esa perso~a está haciendo y diciendo, tomándolo como propIO y expresando bajo su perspectiva el sentido y el sentimiento de la pieza, para que ese espectador que en ese momento te es.tá observando pu~da seguir escuchando la cancIón y no tenga n mguna interferencia. En las formaciones corales y en los grupos es bastante frecuentes observar un problema con las introducciones . Los instrumentistas han empezado la pieza interpretando la introducción, mientras tanto, las demás personas están esperando el momento de empezar a cantar. Para alguno de ellos parece que la pieza no hubiese empeza~o, y están en una posición despreocupada y despIstada, ignorando el interés que debiera haber por esta parte de la pieza. Toc;los los miembros ?afoI ~e estar pendientes de la pIeza, desde su pnnClplO hasta el final.

La barrera del papel También encontramos una dificultad propia en el coro. Ésta es la de las partituras. El cantante suele estar tan preocupado de su «pape¡", que no comunica ni hace lo posible por despegarse de él. La partitura es un punto de referenci.a para la interpretación, como lo puede ser un mstrumento. La partitura también comunica, y estar delante de la cara acaparando la mirada del músico no es su finalidad. En la comunicación musical cualquier detalle está condicionando la -buena atención y recepción.

124

Naturalidad ante todo A menudo existen en el escenario momentos en que hay que cambiar algún instrumento (aunque no es recomendabl~ hacerlo), y en,la for~a de h acerlo puede eXIstIr cIerta descortesla que mfluye en el receptor. Hablar entre los miembros del grupo, entre canción y canción, posiblemente no sea lo más elegante, pues parece que no sepan lo que van a hacer. El público lo ve, se entera. Personas hablan como «por debajo del bigote,,: de una forma semidisimulada, creyendo que nadIe se entera. Es al contrario. El público lo aprecia aún más. Si hay algo que hablar o alguna cosa que consultar no es necesario hacerlo de una forma disimulada, porque el espectador ig~almente lo notará. Es mejor hacerlo con normalIdad, y POSIblemente quedará más discreto, pues tendra naturalidad.

Carácter latino Ciertos grupos anglosajones nos han acostumbrado a ver una «perfecta» puesta en escena en la que los miembros del grupo miran a uno cuando éste está cantando. Es recomendable cuando el grupo tiene coreografía, pero normal~ente.un grupo musical o con~ no tIene coreog~~fIa! y SI lo tiene es porque la muslca tIene un gmon hterano por el cual es casi obligado ha~erlo. Un gr:upo de carácter latino tiene unas cualIdades propIas que hacen desestimar cualquier fórmula conjunta qe puesta en escena . ~I carácter lat~n? está lleno de recursos, de mventlva y de cre.atIVldad, y el}ca~l­ liarlos es desestimar esa capacIdad que .en SI ml~­ ma es más comunicativa. Esto no qUIere deCIr

iglesiadeltodopoderoso.com

125


que no se tenga que ensayar la puesta en escena. La comunicación visual estará avalada por la interpretación, que estará basada en la personalidad del propio grupo. La espontaneidad es primordial si queremos que la transmisión sea transparente.

El cantante que toma el micrófono en su mano estará más despreocupado: ¡tiene una mano ocupada! Esto no quiere decir en absoluto que no se deba preocupar de ambas manos.

El micrófono La equivocación no

es

un delito

La amabilidad y la amistad deben presidir cualquier acción entre los miembros de un grupo o coro. Cualquier movimiento hecho con brusquedad y descortesía se apreciará claramente. Un fallo, una equivocación, en algún músico no es incentivo para «disparar» miradas acusantes. El espectador, posiblemente, no se habrá dado cuenta, pero sí se dará cuenta de esas miradas desafiantes. Pese a que existan equivocaciones, la unidad, la amabilidad y la amistad debe seguir inalterable.

Las manos, apoyo de las palabras Las manos, ¿qué h¡;tcer con ellas?, ¿hay que moverlas? .. ¿cómo? .. Este es un problema insuperable para muchas personas. Lo que no es beneficioso es que durante todo el concierto las manos estén pegadas al cuerpo. Tampoco vamos a decir que se deben mover excesivamente. La mejor forma de utilizarlas es que éstas sean de apoyo para las palabras, sin destacar por encima de ellas, ni tampoco que se desconecten. La voz ha de tener en las manos una ayuda dispuesta para' reforzar algunos puntos que se deben destacar o, simplemente, para que ayuden a una mayor comprensión.

126

es

un amigo

El micrófono no es un aparato intimidatorio para el cantante. El intérprete es el que tiene personalidad para moverlo, sólo él ordenará su posición. Cantantes utilizan el micro de una forma forzada, sacando el cuello para llegar a él. Es totalmente lo contrario. Es el micrófono quien debe acercarse al cantante. La postura frente al micrófono debe ser relajada, sin tensiones. Cuando el micrófono está en un pie-soporte deberá antes colocarse. a la altura apropiada para que el vocalista esté tranquilo y no se tenga que preocupar de él. Si el cantante prefiere cantar con él en la mano, le será más práctico, pues se podrá mover por el escenario. En este caso deberá evitar vaivenes y movimientos que lo alejen de la boca, sosteniéndolo en su lugar correspondiente.

Comunicar con la mirada Tal vez la mirada sea una de las partes del cuerpo que acarrea más problemas. ¿Dónde mirar? .. ¿Qué mirar? .. No podemos permitirnos el lujo de perder nuestra mirada entre el techo, las paredes y lo infinito, ni mirar constante y repetidamente a unas determinadas personas, ignorando al resto. Comunicar con la mirada es un arte y un trabajo de dominio propio. Normalmente, las personas nos ponemos nerviosas cuando en una

iglesiadeltodopoderoso.com

127


conversación nuestro interlocutor nos mira fija y detenidamente. Aún será más notorio en un concierto donde posiblemente hayan 200 personas y una de ellas nota que se le está mirando más que a los demás. Como dice Phi! Milis, «eso le intimidará y posiblemente saldrá corriendo» . Cantar o tocar mirando a las personas es un esfuerzo, cuesta y resulta ingrato. El mirar por igual a todas las personas es una ayuda para la comunicación. Se está pendiente de todo y nadie se intimidará. Uno de los beneficios de mirar concretamente a diferentes personas escogidas es que nos ayudará a autoevaluar la comunicación, la puesta en escena y la música. De esta manera se podrá observar si las personas están atentas o no. También nos facili tará reconocer la reacción de algunas personas, para esforzarnos, ganando su atención y reservando la posibilidad de contactar con ellas después del concierto. Cuando en el concierto existen focos y luces, hay mucha dificultad en ver al público. Aunque no lo veamos, es importante mirar como si lo viésemos .

El movimiento rítmico Nuestro cuerpo está lleno de ritmo. La respiración y el bombeo del corazón son ritmo. Nacemos con él. vivimos con él. El ritmo es consustancial a nosotros mismos y se evidenciará en el momento de hacer música. En la estructura de la música el ritmo es el primer elemento. Por lo tanto, hablar de ritmo es hablar de un concepto natural. No podemos estar estáticos al escuchar una pieza musical. Nuestro propio ritmo físico se va ajustando al que nuestros sentidos perciben. El 128

ritmo ha sido deformado y llevado a unos extremos totalmente sensuales. Sentir y llevar ese compás inalterable es correcto, y las piezas alcanzan mayor amplitud en su transmisión con él. Muchas veces he visto a personas que llevan el ritmo de una canción de una forma mecánica, moviéndose en manera automática y autómata, pareciendo que iban de un lado a otro imitando a un velero. Llevar el ritmo no es siempre hacer lo mismo, y mucho menos hacer un espectáculo de ello. Es simplemente sentir el tiempo, variando el movimiento según sea la canción. Creo que si no se tiene una habilidad natural para llevar el ritmo es mejor no hacerlo.

La presentación y el intermedio Llegamos a un punto que es el primero que hemos de superar ante el público. Hacer la presentación de un grupo o coro en un concierto es una tarea que requiere gracia, habilidad y dinamismo. Cuántas veces oímos decir: «No somos muy buenos, y no hemos ensayado mucho, pero tenemos un mensaje muy importante que dar y que puede cambiar tu vida, bla, bla ... » ¿No es triste y desalentador pedir perdón antes de que el público pueda constatar la calidad por sí mismo? La música no tiene justificación, es tal como es, y en todo caso el músico es el que tiene que preocuparse por la calidad. No necesitamos justificarnos a nosotros mismos. El músico no necesita justificación. Dios nos ha llamado y nos ha dado talentos, y en eso no hay motivo para ir excusándonos y pidiendo perdón. Aunque salga fatal, la música responderá a otras perspectivas superiores que a u na apreciación humana. Ser artista cristiano signifi-

iglesiadeltodopoderoso.com

129


ca que el llamado particular es para usar los talentos para la gloria de Dios, utilizándolos como un acto de amor y servicio a Dios. La música tiene su propio sentido como creación de Dios, por ello no necesita justificarse. La justificación está en ser esa posibilidad dada por Dios al músico para su uso. El arte de la música es un potencial dado por Dios. Nosotros sólo lo descubrimos y lo usamos para bien o para mal, correcta o incorrectamente. La música no es neutral, se pone de parte de quien la hace, mostrando su interés por diferentes cosas. Una música hecha por cristianos estará dando una información que tiene relación con Dios; en definitiva, estará ofreciendo información de cómo es Dios, estará mostrando a Dios por medio de la música; y Dios no pide perdón. La música, como arte, se compone de dos cualidades: la comunicación y la forma. La comunicación es por medio de la forma, y la forma siempre comunica valores y significados que en nuestro caso están relacionados estrechamente con Dios. Si nos excusamos delante del público o pedimos perdón no es porque la música en sí sea mala. Será que no tenemos talentos o no perseveramos o porque mostramos nuestra naturaleza pecadora y no somos consecuentes con el llamado de Dios. En el momento en que pedimos perdón al público estamos poniendo a Dios en ridículo y en entredicho. Cuando nos presentamos no nos hemos de preocupar en analizar y juzgar lo que hacemos. No hay tiempo para rectificar. En el ensayo hubo tiempo, ahora es demasiado tarde. Mejor es presentarse con la cabeza alta de saber que se ha hecho todo lo mejor (si es que ha sido así), todo lo

130

que estaba en nuestras manos, y dejar a los demás que decidan y juzguen. El arte que está haciendo el cristiano justifica el mensaje. Es mucho mejor presentar música y mensaje a las personas que hacen posible ese momento. Una presentación corta y original es la mejor forma de empezar un concierto. El público está para escuchar música. En la mayoría de los casos desean sólo música y muy pocas palabras. Bajo esta perspectiva, los intermedios hablados deben ser cortas presentaciones de las canciones, o simplemente palabras que motiven a prestar más atención a la música que sigue . Los momentos en los que no hay música son aprovechados para toser, cambiar de posición, etc. Son instantes en los que no hay mucha atención. Lo que mantiene el interés, la música, no está. Las palabras y frases en un buen intermedio están basadas en: frases cortas, un tema actual, interesante y que tenga relación con la pieza que le precederá, algo de originalidad, alegría, humor, distensión y, sobre todo, brevedad. Recordemos la diferencia que existe entre la palabra hablada y la cantada. Esta diferencia abismal está marcando en gran manera el intermedio, pues la música es lo importante y las palabras lo complementario. La idea clásica de un concierto con «mensaje hablado» de S, 10 o 15 minutos, es, a mi entender, abusar de la atención de un público que posiblemente haya estado disfrutando de la música. Lo mejor no es un gran discurso, sino unas buenas preguntas para que después, en el post-concierto, se pueda entablar contacto fácilmente con las personas. Hoy día los hombres no tienen preguntas propias; pensan en colectivo y esperan que los medios de comunicación social formulen esas pre-

iglesiadeltodopoderoso.com

131


guntas. Estos medios de comunicación presentan por medio de interrogantes cuáles son las cosas que necesita el hombre, cuál es la mejor inversión, qué es lo que ha de comprar ... Observemos que no dicen que ha de comprar talo cual automóvil, sino que interrogan qué es lo que haría con él. Nuestro propósito podría ser motivar a las personas a que se planteen preguntas espirituales para que después del concierto hayan respuestas individualizadas. Jesús utilizaba muy a menudo el método de hacer preguntas. En su conversación con la mujer samaritana no le dio un largo discurso, sino que le incentivó con preguntas. Como resultado, causó inquietud en la mujer, y después le explicó el mensaje de vida.

unos mandos. Así queda solucionado. No me refiero al sonido propio de la batería, que es brillante, sino al sonido general del equipo de amplificación. Un mal uso del mismo, una mala graduación puede crear problemas en la recepción del mensaje. Un local vacío tiene una capacidad de absorción del sonido distinta de cuando está lleno de gente. Es menor. Cuando el local se llena, la capacidad de absorción aumenta. Por eso, es necesario que el volumen se ajuste con el local vacío para que, cuando esté lleno, la audición sea correcta, no molestando ni por su volumen ni por su reflexión de sonido.

En directo El volumen . Un sonido pobre que hace que la gente se despIste o un volumen demasiado alto que moleste al oído son los causantes de que muchos conciertos no comuniquen, y que, además, el público se marche antes de acabar. En el caso de un sonido pobre, la causa puede ~ebe:se a que no haya suficiente equipo de amplifIcacIón adecuado al local, que quizá sea demasiado grande. La solución está en buscar un equipo más potente o un local más pequeño. Es curioso observar que, a pesar de que esto sea tan evidente, muchos caen en este error. El bajo volumen crea apatía y frialdad en el ambiente. Recordemos que la gente viene a ver y a escuchar cos~s q!le no impliquen esfuerzo. El poco volumen ImplIca un esfuerzo para oír. El sonido demasiado fuerte posiblemente sea el más preocupante . Sólo depende de accionar 132

Un grupo en escena y en directo es aquel que está preparado para que el mensaje artístico y el hablado se compenetren con el mensaje visual. No deben existir fisuras entre las dos partes. Son un bloque que comunicará. Entonces aparecerá el directo, lo que se entiende como la comunicación blanca, la que no pasa por ningún medio indirecto. Un grupo en directo es el que hará lo que el público pasivamente le pida. Será el que parte de la base de que el receptor no es un receptáculo. El directo se alimenta totalmente del público. Si éste no existe, no hay directo. Por eso, observa y haz lo que el público necesite. Quizá eso te lleve a cambiar el orden de las piezas. La mejor puesta en escena es aquella que consta de todas las experiencias espirituales, técnicas, artísticas, sociales y vivenciales. Aquella que da la medida real de lo que Dios ha hecho en

iglesiadeltodopoderoso.com

133


el pasado, de lo que sigue haciendo en el presente y de lo que promete que hará en el futuro. En escena y en directo requiere expresar los conocimiento~ artísticos que Dios ha creado, las realidades sociales de nuestro mundo y la vivencia pasiva o activa de todas estas cosas.

10 DESPUÉS Existe comunicación cuando existe comprensión» (V. C. Romerhaus) .

El concierto ya ha acabado, y con él ha acabado la transmisión masiva del mensaje. Posiblemente se ha hecho sentir a la gente la influencia del ritmo, se le ha hecho cantar y hasta han batido palmas, dando a entender que el grupo ha sido aceptado. La tarea de la recepción del mensaje corresponde, en gran parte, al público, pero también depende del comunicador. De esta manera, se establece un porcentaje del que se espera que exista una reacción del receptor, sea a favor o en contra, en forma pasiva o activa. Esta reacción hay que aprovecharla para poder realizar, después de terminado el concierto, contacto directo con él. En otras palabras, hacer lo que se denomina evangelismo personal. Una relación muy personal Los medios masivos sólo acercarán el mensaje a las personas. Pero el evangelismo personal o el contacto personal con el receptor en particular,

134

iglesiadeltodopoderoso.com

135


ayudará al acercamiento más profundo de" este mensaje, viviendo su situación particular y escuchando sus problemas. Las personas piensan en colectivo, afectadas por los medios de comunicación social. Todo lo referente a Dios ya está decidido por una mayoría que impone unas normas de pensamiento, aunque algunos tengan creencias que se aproximen más o menos a Dios. Unos se declaran ateos, otros agnósticos. Sin embargo, todq hombre tiene conciencia de Dios, y tiene sed de El. Contactar con ellos después del concierto, ayudará a que se muestren sin los complejos que trae la masificación, y desenmarañarán sus problemas. Aprovechando la reacción del receptor, después de la actuación, será el momento en que se pueda contactar y hablar en profundidad de todo lo que se haya transmitido antes. Hay un sector mayoritario de personas que desean conocer más del mensaje, aunque sólo sea por curiosidad. Es necesario aprovechar esta ventaja. La mitificación que supone estar arriba en un escenario, puede convertirse en un puente para que, cuando al bajar del escenario, las personas estén más abiertas. Nuestra responsabilidad es escuchar para saber lo que piensan y conocer cuáles son sus dudas y opiniones, y actuar en conocimiento a ello. No hay que bombardear a la gente, sino dejar que se vacie. Estamos diciendo que es imprescindible hablar después del concierto. Esto no significa sólo p reguntarle qué le ha parecido el concierto musicalmente, aunque sí puede ser una buena introducción. Tampoco dar una disertación sobre los problemas técnicos y prácticos del concierto ni buscar justificación sobre los fallos habidos o es136

perar que el interlocutor se explaye en alabanzas, reconfortándonos . . La actitud es la de seguir un contacto empezado en el escenario sin olvidar que la razón principal para nosotros es el mensaje. y su trascendencia. La música tiene importancIa en el post-concierto como contacto, no como contenido . No es necesario buscar justificaciones, alabanzas o aplausos . Eso quedó atrás en el escenari~. La regla más importante en un contacto despues de un concierto es: saber escuchar para saber hablar.

Evangelización = Discipulado Evangelizar es presentar a Jesucristo por el poder del Espíritu Santo, para 9.ue los ho~bres puedan poner su confianza en DIOS por medIO. de Jesucristo, aceptarlo como su Salvador y servIrle como Rey, en comunión con su IglesIa. BaJo ,:sta definición, podemos notar dos puntos que son Imprescindibles para que la salvación sea entendida: 1. La salvación no es un asunto pasajero. Tiene una trascendencia constante y eterna. El Maestro no dijo: «Id y haced cristianos en todas las naciones .» Fue mucho más exacto: «Id y haced discípulos.» Ser discípulo implica responsabilidad diaria en el seguimiento del Señor. No es un título honorífico, es una tarea muy definida, con un trabajo que hacer, con unas obl~gaciones y privilegios. El resultado de ello es dIsfrutar de unas ventajas eternas. 2. Creer no es un hecho aisla do. Vivir constantemente con referencia a ese acto es reconocer el señorío de Cristo.

iglesiadeltodopoderoso.com

137


Aceptarle como Salvador va más allá de una actitud solitaria en relación con el mismo Salvador. También es el total reconocimiento de que Él es el SeñQr de todo, de nuestras vidas y de todo lo que somos y poseemos. Hay que vivir de acuerdo a esta realidad. En el contacto personal, además de ver las inquietudes del receptor y ayudarle lo máximo, además de acercarle el mensaje de la salvación y del perdón de pecados que hay en Cristo, es necesario mostrarle el compromiso que se contrae con Cristo. Lo que hará del posible nuevo creyente un servidor incondicional de su Señor será predicarle el Evangelio en su plenitud, incluyendo el discipulado y el señorío de Cristo.

desmitifica y consolida el respeto. « ¡El que estaba en el escenario está conmigo!" Presentar el Evangelio es más que una necesidad académica, hay que llegar hasta el mismo nivel del interlocutor y esperar sus inquietudes para acercar las soluciones de Dios. El concierto no acaba cuando éste termina, sino que empieza toda una tarea personal en el que intervendrán los miembros del grupo o coro y demás personas que se adhieran y estén dispuestas. El Espíritu Santo seguirá trabajando, porque Él trabaja en el IJlúsico. Pero tam~ién trabaja en otras personas. El tiene una funCión clal"a para que hombres y mujeres conozcan a Dios. El no se detiene.

Amigo, no sólo artista Si en el escenario hemos predicado un Evangelio a distancia, en el testimonio personal es preciso identificarse. Tal vez es más cómodo para nosotros dar consejos desde el escenario, diciendo que es mejor que piensen en lo que se está diciendo porque es interesante para su vida personal. Si no vamos convencidos a hablar con ellos, en un sentido a rescatarlos en el lugar donde están, no habrá evangelismo integral. Cuando alguien se está ahogando en la playa no lo voy a salvar dando consejos desde la 9rilla, tendré que mojarme e ir hasta donde esté. Esta es la función del músico después del concierto, llegar hasta donde estén para ayudarlos. Es necesario ser amigo, no sólo artista, y hablar para que exista franqueza, y de esta manera él se pueda abrir. El que ha estado arriba, en el escenario, ahora está aliado. Eso impacta porque 138

iglesiadeltodopoderoso.com

139


11 EL ESPÍRITU SANTO, EL PROTAGONISTA «El Esplritu Santo no es la sucursal de Dios, es Dios mismo» (P. G. D.) . G. F. Haendel, cuando compuso su obra «El Mesías», no estaba organizando un acto evangelístico. Cuando lo estaba interpretando con su orquesta, tampo~o estaba haciendo un concierto evangelístico. El simplemente ponía en la partitura: "Para la Gloria de Dios», y en la interpretación de ella había esa actitud. El sentimiento en el escenario es de alabanza, a pesar de que sea un acto evangelístico. El sentimiento primordjal es el de hacerlo para la gloria de Dios, y para El esta actitud justifica nuestro arte musical. El Espíritu Santo toma parte en el concierto, porque no es un acto de reclutamiento humano para fines humanos, sino que es un acto de alabanza a Dios. Eso es lo que. va a marcar la efectividad del propio concierto. El espera que le reconozcamos. La forma de reconocerlo es la alabanza. Que la actitud de alabanza para Di.os justifique nuestro arte no quiere decir que El esté de

iglesiadeltodopoderoso.com

141


acuerdo con la calidad de lo que estamos haciendo. Simplemente, significa que Él espera de nosotros un corazón agradecido como prueba importante de amor. El Espíritu Santo vive en calidad de Dios en nuestras vidas. Él no es una sucursal de Dios, es Dios mismo, y Él está presente en el concierto. El .Espíritu Santo existe como una persona de la Santísima Trinidad, y actúa en un área de acción clara. Decir que el Espíritu Santo existe no es nada que desconozcamos. Sabemos que Él actúa con un poder sobrenatural. Pero también es necesario recordar que Él actúa en referencia a la libertad que nosotros le dejemos . El Espíritu Santo es acción. En el campo de la música y en la comunicación del mensaje, el Espíritu Santo juega un gran papel: el de protagonista.

Contando con el Esp{ritu Santo . Los hombres y las mujeres no se ganan para Cnsto mediante métodos y materiales, sino por la acción del Espíritu Santo, que usa a los hombres, a los métodos y a los materiales para llevar a otros al Salvador, para la gloria de Dios. Éste es el punto de partida en el concierto, y bajo esta perspectiva el músico plantea los ensayos y los conciertos, conociendo y experimentando el poder del Espíritu Santo, viviendo de acuerdo con el protagonista del concierto y de todo. En la actuación es necesario que Él tome el control de todo,y para tomar el control de todo es necesario que El también ensaye con el grupo, para que pueda desarrollar todo su plan sin contraindicaciones impuestas por el músico. Cuando estamos contando con el Espíritu Santo, estamos 142

contando con Dios. El Espíritu Santo es Dios mismo con toda la capacidad de acción y poder. Los medios que tenemos a nuestro alcance, como la música, no van a llegar más lejos que de un simple concepto de transmisión y de arte si éstos son utilizados como un esfuerzo nuestro para llegar a las gentes con el mensaje y no como «demostración de Espíritu y de poder» (1.' Corintios 2:4). No vamos a llegar a las personas quedándonos en casa y sólo con el poder del Espíritu Santo. Dios requiere nuestra colaboración en lo que podemos realizar bien, y, esto es en nuestro caso, la música. No obstante, el Espíritu Santo será el que marque la diferencia, logrando con los designios de Dios que el mensaje sea una total compenetración en el receptor. El Espíritu Santo no espera a que nuestra música sea perfecta, tenga grandes arreglos, instrumentales y majestuosas interpretaciones. El, a pesar de nuestras insuficiencias e imperfecciones, trabaja y lo hace a pleno rendimiento mirando el corazón. El Espíritu Santo está dispuesto a actuar y a moverse. Sin embargo, si tenemos una calidad deficiente, estamos ponie~do obstáculos y limitando su campo de acción. El espera que los músicos trabajen en consecuencia a la medida de su don y de su fe, aportando todo su intelecto, su corazón y esfuerzos. «Nuestro Evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre ... » (1.' Tesalonicenses 1:5). Demanda primero palabras y formas de transmisión humanas, pero en consonancia con el poder de Dios, con el Espíritu Santo. Pablo no dice que el Espíritu Santo lo vaya a hacer todo, sino que bajo la base de un me-

iglesiadeltodopoderoso.com

143


dio de transmisión humana Él actúa. El medio humano solo no hará nada. La acción del Espíritu Santo tiene que ver estrechamente con el hombre. Primeramente, Él actuará según como nosotros vivamos y después actuemos. Si nuestra vida no está de acuerdo en una vivencia y compromiso con Él, el Espíritu Santo estará encontrando dificultades para poder actuar.

La vida en el Espíritu La vida en el Espíritu es en base a cuatro puntos, según vemos en Romanos 8:1-10: 1) andar conforme al Espíritu, 2) pensar en el Espíritu; 3) ocuparse del Espíritu; y 4) vivir en el Espíritu. I) Andar en el Espíritu (Romanos 8: 1 y 4) El Espíritu Santo se mueve por lugares concretos, y si el cristiano quiere andar con Él debe buscar esos lugares. Se dice que el andar con una persona ayudar a conocerla; uno se puede dar cuenta de cuál es la forma de ser del otro al andar juntos. Dios nos ha dado con la salvación el Espíritu Santo y unos sentidos especiales, espirituales, que estaban muertos con el pecado y que, gracias al Espíritu Santo, nos pone en contacto con Dios. Por ello tenemos una dimensión espiritual. Pablo habla de la ley del Espíritu, (l sea, de cómo se mueve, su acción. Andar en el Espíritu significa buscar las «avenidas» por donde el Espíritu se mueve e ir por ellas. En Lucas 24: 13-35 se nos relata la historia referente a dos de los discípulos que iban camino de Emaús y que iban hablando de las cosas que

144

habían sucedido. En el camino se les acerca un personaje que ellos creían que era un campesino, pero más tarde, llegando a una aldea y después de que Jesús tomase el pan y lo bendijese, se dieron cuenta de quién era ese «personaje». Si los dos discípulos, en lugar de hablar de lo que había sucedido, de la muerte de Jesús, hubiesen estado hablando de otras cosas que no tenían relación con eso, casi seguro que Jesús no se les hubiera acercado. Por el lugar por donde Jesús andaba era por donde las personas estaban p;-eocupadas por las cosas que hacían referencia a El. Si queremos andar por las «avenidas» del Espíritu. es necesario andar por donde Él se mueve con libertad, por sus caminos: su Palabra. Es normal que el cristiano-músico se mueva por las avenidas de la Biblia, saboreando las bases y el desarrollo de su cristianismo y aplicándolo de tal manera que el Espíritu Santo le relacione con Dios . 2) Pensar en el Espíritu (Romanos 8:5). Pensar espiritualmente no es algo que no tenga relación con el cristiano. Si anda por los caminos del Espíritu, está preparado para pensar en el Espíritu. La convivencia frecuente con una persona me llevará a pensar muy similarmente a ella, influenciado por su proximidad. El músico puede pensar en el Espíritu viendo el concierto como Dios lo ve. La actuación musical no es un acto de trascendencia humana , sino divina. En la medida en que el músico haya andado por los caminos del Espíritu, podrá pensar ' también en .el Espíritu. Por muy buena calidad que un grupo tenga, no querrá decir que esté viviendo y pensando en el Espíritu. Vez tras vez podemos ver que fallamos delante del Señor. Vemos conciertos en los que la gente está gritando y dis-

iglesiadeltodopoderoso.com

145


frutando de la música, pero al finalizar se puede ver que no había ningún provecho espiritual. A veces he visto conciertos musicalmente fatales, con músicos incompetentes, con muchos errores y equivocaciones, y después surgían contactos clarísimos, había personas interesadas y, después de tiempo, se veían conversiones. Todo ello era a raíz de aquel concierto. El Espíritu Santo actuaba por encima de nuestras mentes; nosotros estábamos pensando de que si el concierto iba mal musicalmente significaba que el Espíritu Santo no actuaba . La diferencia estribaba en no pensar en el Espíritu. También han existido conciertos de gran calidad musical en los cuales ha habido contactos y después conversiones. Pensar en el Espíritu nos ayuda a pensar claramente en su camino y lo que Dios tiene preparado para ese concierto, y tener la tranquilidad de que Dios estará por encima de todo sabiendo o intuyendo su voluntad. 3) Ocuparse del Espíritu (Romanos 8:6). La vida del cristiano es el contacto con Dios y con la vida de este mundo: estando en el mundo aunque no seamos del mundo. El ocuparse del Espíritu es vida y paz, y el estar 9cupados en las cosas de Dios, en la música que El nos ha dado y en los conciertos que Él nos prepara, es ocuparse del Espíritu, dándole las riendas de todo lo que hemos de hacer. Ocuparse del Espíritu es ocuparse del concierto, pero dando a la 3: persona de la Trinidad la autoridad para que muestre las formas que hemos de utilizar para que todo funcione . Por ello, ocuparse del Espíritu es vida y paz. Estamos preocupados por todo, pero no ansiosos. Esto significa que el Espíritu Santo lo está dirigiendo todo, lo está controlando; pero lo más importan-

146

te: me está controlando como músico, dánd~me paz donde yo pondría. ansiedad y yr~ocu~aClón,' Nos preocupa un concierto, ¿saldra bien? (habra gente? ¿habrá equivocaciones? ¿ tendremos cOl).tactos? .. Las respuestas las tiene Dios, sólo en El podemos descansar. 4) Vivir en el Espíritu. Estamos completos en esta vivencia del Espíritu . El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, justicia y verdad (Gálatas 5:2~ y Efesios 5:9). Todos estos atributos del cnstlano se pueden ver reflejados en el concierto si vivimos en el Espíritu, andando, pensando y ocupándonos. El concierto evangelístico no es sólo una actuación artísica, tiene unas connotaciones total mente espirituales, que deciden en todo momento su comprensión. El Espíritu Santo es quien puede hacer que el concierto sea un éxito, consiguiendo que el públJco mantenga la atención, y que después de El haya oportunidades de hablar y contactos, para que el proceso de la comunicación evangéli~a llegue a su fin: la salvación y sus consecuenCias.

Esp{ritu Santo y arte La comunicación musical evangélica en un concierto tiene una base que la hace ser trascendente: el Espíritu Santo, y un formato que la hace llegar rápidamente: el arte. La unión de amb<;>s es indispensable para que Dios se pueda comUlllcar. Él necesita de nuestras vidas con todo lo que sabemos hacer, con todas nuestras habilidades. Un llamado de Dios al arte de la música ha de tener una respuesta consecuente del hombre, acorde

iglesiadeltodopoderoso.com

147


con ese llama.do. Un músico que no ejerce de múSICO y se dedIca a hacer otras tareas, no rendirá como lo debiera hacer. Un fontanero que da un g~an m~nsaje evan~elístico pero deja que el agua sIga salIendo del gnfo que le han pedido que arregle, no estará haciendo su trabajo, por lo cual s~rá un m~l. font.anero. El lugar del músico que tIene un mllll:;teno en el arte de la música llamado por Dios claramente, lo debe llevar ~ cabo. Igualmente, si una persona está realizando una tarea de músico y no lo es o no ha sido llamado a ello, estará trabajando mal en la música y tendrá que descubrir cuál es la faceta donde deberá desarrollarse. Cada uno debe estar en su lugar haciendo bien lo que se le ha encomendado, desa~ rrollándolo y haciéndolo porque es su cometido. El Espíritu Santo trabaja a pesar de todas estas inte~f~rencias, desarrollando el plan de salvación y edIfIcaCIón. Esto no quita que hay músicos que n? hacen su trabajo y «no músicos» que están hacIendo lo que le corresponde al músico. Cada uno debe estar en su lugar. Dios desea bendecir siempre, pero el cristiano debe ser el canal exacto por el cual Dios envíe sus bendiciones. En los conciertos Dios necesita a los músiqos para que cumplan bien esta tarea y para que El pueda bendecir ampliamente, porque son las personas escogidas por El. La técnica, la habilidad musical y todo lo concerniente al estudio de la música, su aplicación d.esarrollo, ejecución, son partes en las que el mú~ SICO llamado por DIOS debe asumir para cumplir bien el trabajo. Al hacerlo tendrá garantías de atención de quien le escuche y el reconocimiento de ~.ios para 9.ue pueda transmitir el mensaje con faCIlIdad, rapIdez y efectividad. La música se compone de arte y técnica. El

148

arte tiene que ver con el concepto abstracto de la música, desarrollando ésta su personalidad propia. El arte musical es arte en sí mismo, sin tener que depender del mensaje. A veces estamos tan preocupados en salvar almas que nos olvidamos de nuestro arte y de que Dios también es el Dios del arte. Nuestro arte será lo primero que la gente conocerá de Dios. La técnica es la matemática de la música. Es la que presenta al oyente la música como arte. Un gran pianista decía: «Si no hago mis ejercicios un día, lo oiré al día siguiente. Si no los hago durante dos días, lo oirá mi mujer. Si no los hago por tres días, lo notará mi amigo más cercano. Después de cuatro días, lo notará el público.» Existe una responsabilidad en el llamado: cumplirlo bien. El músico no puede olvidar que su trabajo tiene más trascendencia que el de hacer sonar un instrumento movido por fama y por vanagloria. Existe en la música una concepción totalmente artística, que nace del mismo Dios con su creación, que es parte de las bellezas que Dios ha dado al hombre para que disfrute y las administre. La música es parte de la creación de Dios. Para hacer arte cristiano ¡lll pintor no siempre pintará escenas bíblicas. El pintará lo que vea bajo su perspectiva como cristiano. El músico hace arte musical bajo su perspectiva cristiana. Es parte de la creación de Dios. Se puede expresar por sí misma. Cuando utilizas la música aceptando las imposiciones seculares, aceptando el camino más corto para llegar a una supuesta fama o aceptación de ella, no desarrolla la semilla artística que hay dentro. Tampoco se desarrolla la semilla artística, vendiéndose por músicas comerciales. Lo que comunica no es un patrón salido de fábrica, con una música igual para todos, sino la

iglesiadeltodopoderoso.com

149


música en su originalidad y trabajo. La música es arte en su creación. La música no es un vestido para que todos lo usen en diferentes colores. No es .una moda para ir al día ni una cadena de montaje donde sólo hay que comprar el que ha sido anunciado. La música es, ante todo, creación, dada por Dios por medio del Espíritu Santo a sus hijos, para que la desarrollen, utilizándola como lo sientan, dándole todo su valor en su nacimiento. Dios creó al mundo y lo hizo de una forma artística, calibrando toda la amplitud de valores. Usó todas las combinaciones posibles para que el hombre reconociese su obra, la cuidase y nunca se cansase de ella. El hombre, creado a la semejanza de Dios, y habiendo sido redimido, valora la música utilizando la máxima combinación posible para que el receptor acepte esa obra, la cuide y la escuche sin que se canse, y así recoja todo lo que el músico quiso decir. Dios habla por medio de la creación, por medio de su trabajo, por medio de su capacidad de acción, por sus habilidades . La creación de la música y su interpretación como obra de arte es un trabajo constante que requiere el 95 % de transpiración (trabajo) y el 5 % de inspiración. El músico está poniendo un 95 % de cultura y de conocimiento, y sólo un 5 % de novedad e inventiva. El Espíritu Santo espera, en todo momento, ser el protagonista de la comunicación. Primero, en la vertical, después en la horizontal, entre los miembros del grupo, y más tarde en el concierto. Es mejor que El dirija, inspire y ayude para que Dios se muestre con claridad y para que el músico tenga libertad. Y cuando el concierto vaya a empezar, la comunicación será transparente, dejando al Espíritu Santo que tome el control.

150

iglesiadeltodopoderoso.com

información


EL AUTOR Josep Laporta, mucho antes que escritor es músico, pero antes que músico es un cristiano que desde su adolescencia entendió que Dios le llamaba a l ministerio de la música. Esto le ha llevado a una diversidad rica en experiencias. Ha dirigido coros y formaciones musicales. Amante del piano y la flauta travesera, ha realizado también estudios musicoterapeutas. Ha organizado conciertos y giras evangelisticas. Ha grabado casettes y dado conferencias y seminarios sobre l a comunicación musical. Actualmente, además de dirigir diferentes formaciones musicales en iglesias de Barcelona (España), es e l Director del área de Música de CREACION-7.

LA OBRA Este libro, editado por Libros eLlE, forma parte del ministerio de CREACION-7, especialmente de sus áreas de MUSICA y de PUBLICACIONES.

Está incluido en la secci6n Ensayo, del área de PUBLICACIONES, con la Referencia 7722 001, Y viene a contribuir en el desarrollo de los talentos musicales. La obra es un trabajo amplio sobre los componentes necesarios para realizar illla adecuada comilllicaci6n musical evangélica. Se aconseja una lectura pausada y reflexiva. Puede usarse para realizar trabajos posteriores, sea a nivel individual como en grupo. Da suficientes datos, ideas, reflexiones, como para poder desarrollar y aplicar según los casos. El autor agradecerá recibir sugerencias o reacciones motivadas por la lectura de esta singular obra.

iglesiadeltodopoderoso.com


un proyecto En los comienzos de 1984, un grupo de evangélicos en España estableci6 una fundaci6n interdenominacional: CREACION-7. Es una instituci6n no lucrativa dedicada a la creaci6n y distribuci6n de múltiples formas comunicativas del Evangelio, dando soporte al desarrollo de j6venes talentos cristianos. En España los pocos recursos que hay para comunicar el Evangelio proceden de otros países donde el Cristianismo está más arraigado. Por muchos años estos recursos (peUculas, música, literatura ... ) han sido de enorme ayuda para los cristianos españoles. España sigue teniendo un índice P1uy bajo de evangélicos, alrededor del 1,7 por cada mil españoles. Esta característica de minoría impide el acceso a muchos medios de comunicaci6n, así como en la competencia de la calidad de nuestras formas de comunicar la Palabra de Dios. Debemos tomar la responsabilidad de CREAR y PRODUCIR materiales ajustados a nuestras culturas, materiales que compitan con la agresividad de los otros medios. CREACION-7 quiere desarrollar las máximas posibilidades de ' comunicaci6n del Evangelio a nuestra sociedad. Esto significa también potenciar a nuevos dones juveniles, asi como nuevas formas comunicativas. Aunque el ministerio de CREACION-7, en lo referente a creaci6n y distribuci6n está dividido en 3 áreas (música, audiovisuales y publicacionesj, no agotamos la s posibilidades de introducir maneras y m edios para elaborar y transmitir e l Mensaje. Todo sentimiento o don artistico procuraremos canalizarlo para su expresi6n y beneficio de los demás, dando toda la gloria a Dios y buscando e l engrandecimiento de Su Reino.

una necesidad CREACION-7 depende exclusivamente de donativos. Es un ministerio totalmente altruista que 5610 se puede llevar a cabo con un apoyo de cristianos que compartan esa misma visi6n. La realizaci6n de su trabajo implica un sostenimiento regular de sus obreros, la adquisici6n de equipo té~nico cualificado y producciones limitadas de matenales evangeUsticos y educativos. CREACION-7 empez6 de cero. Poco a poco Dios fué proveyendo para dar los primeros pasos econ6micoso Sin embargo, los costos son muy e levados. Por la magnitud de este ministerio, reconocemos que la ayuda de creyentes, iglesias y organizaciones evangélicas es imprescindible. CREACION-7 es y siempre será un proyecto de fe. Si Ud . cree que Dios le llama a contribuir con sus donativos en el desarrollo de nuestro ministerio, puede enviarlos directamente a:

CREACION-7 Industria, 131, entlo. 1 080Z5 Barcelona (ESPAÑA) indicándonos, si lo desea, el destino de su donativo (por ejemplo, para producci6n de m ateriales evangel!sticos, o para compra de equipo técnico, etc) También puede recibir mensualm ent e nue stra CARTA DE ORACION. Solidtela, y con mucho gusto se la enviaremos.

iglesiadeltodopoderoso.com


*áreas de ministerio:

t3Ji I

AUDIOI VISUALES ~

El área de AUDIOVISUALES de CREACION-7 está formada por las" secciones de : AU DIO. DIAPOSITIVAS. VIDEO Y PELlCULAS. El desarrollo de .Bstas secciones se realiza trabajando en: Creación. producción y distribución de toda clase de materiales audiovisuales. Proyecciones

en

iglesias.

escuelas

y

centro s

públicos o privados (e n Españal. Elaborac ión de programas de e ducación c ri st iana y de evangelización para ni ños. jóvenes y adult os. Servicios de montajes audio vis ua les par a ig les ias

o grupos.

~ ~

MUSICAloJI

PUBLI• CACIONES

El área de MUSICA de CREACION-7 quiere poner en las manas de los evangélicos materiales y servicios adecuados

para

el

ministerio

musical.

Este

área

trabaja en: In vestigación. enseñanza y comunicación musical.

El área de PUBLICACIONES de CREACION-7 está dividido en 4 secciones:

EOUCACION: libros de texto para Escuela Dom in icaL discipulado. enseñanza ev angélica en escue-

Grabación y reproducción de casettes y discos.

las ...

Organización de Conciertos musicales y solistas.

ENSAYO: manuales de instrucción. teatro c ri st iano. arte y creati v idad ...

y

Giras de

grupos

~

Publicación de música escrita.

EVANGELlSMO:

El Registro de Compositores Evangél icos (para Españal. Promoción de solistas. grupos y coros.

ENTRETENIMIENTO:

programas

juveniles.

obras

de

foll e tos.

informativos •.•

publicaciones

y juveni les. juegos. novelas cristianas ...

iglesiadeltodopoderoso.com

infa nt i le9


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.