Page 1


Las Elecciones en Monterrey (1957-1972)

Monterrey, Nuevo Leรณn, 2017


Adalberto Arturo Madero Quiroga Coordinador Primera edición, 2017 © © Fundación Lazos para la Vida Digna ISBN: Reservados todos los derechos conforme a la ley. Prohibida la reproducción total y parcial de este texto sin previa autorización por escrito del editor Impreso en Monterrey, México Printed in Monterrey, Mexico


Las Elecciones en Monterrey (1957-1972)

Adalberto Arturo Madero Quiroga Coordinador

Monterrey, Nuevo Leรณn, 2017


Índice I. Presentación...................................................................................................................................... 7 I I. Miguel Garza Martínez (PAN) vs Rafael González Montemayor (PRI), 1958-1960.................. 11 Contexto regional.............................................................................................................................. 13 Precampaña........................................................................................................................................ 19 Campaña............................................................................................................................................. 37 Poscampaña....................................................................................................................................... 63 II. Leopoldo González Sáenz (PRI), 1961-1963................................................................................. 77 Contexto regional.............................................................................................................................. 79 Precampaña........................................................................................................................................ 87 Campaña............................................................................................................................................. 100 Poscampaña....................................................................................................................................... 114 III. Juventino Villarreal Muñoz (PAN) vs Abiel Treviño Martínez (PRI), 1964-1966....................... 123 Contexto regional.............................................................................................................................. 125 Precampaña........................................................................................................................................ 130 Campaña............................................................................................................................................. 151 Anexos................................................................................................................................................ 178 Poscampaña....................................................................................................................................... 184 IV. Arturo L. Guerra Guerra (PAN) vs César Lazo Hinojosa (PRI), 1967-1969................................ 201 Contexto regional.............................................................................................................................. 201 Precampaña........................................................................................................................................ 211 Campaña............................................................................................................................................. 237 Poscampaña....................................................................................................................................... 269 V. José S. Aldape Guajardo(PAN) vs Gerardo Torres Díaz (PRI), 1970-1971................................. 275 Contexto regional.............................................................................................................................. 277 Precampaña........................................................................................................................................ 292 Campaña............................................................................................................................................. 307 Poscampaña....................................................................................................................................... 325 VI. Julio Camelo Martínez (PRI), 1972-1973....................................................................................... 331 Contexto regional.............................................................................................................................. 333 Precampaña........................................................................................................................................ 353 Campaña............................................................................................................................................. 376 Poscampaña....................................................................................................................................... 403


I. Presentación El propósito de esta obra es sacar a la luz los procesos electorales municipales de Monterrey a partir de 1940, año en el que las contiendas locales se llevaron a cabo con mayor intensidad, debido a la incorporación de fuerzas políticas enfrentando al sistema que durante mucho tiempo operó “en armonía” a través de la organización de una amplia base social. Mientras que para el resto del mundo el tema central era la Segunda Guerra Mundial, en la capital nuevoleonesa -sin dejar de estar al pendiente de dicho suceso- la vida social se volcó en torno al crecimiento económico y la participación política. Monterrey despegó a una nueva etapa de industrialización, que rápidamente pondría en evidencia el fortalecimiento de los grupos empresariales, el crecimiento y especialización de la clase obrera, la incursión de la clase media, en fin, un desarrollo regional sin precedentes que, como se podrá deducir, también tendría su contraparte socioeconómica: el incremento de la migración y, por consiguiente, el crecimiento desmedido y desordenado de la ciudad, que se reflejaba sobre todo, en la pobreza de miles de personas que comenzaron a poblar los alrededores de lo que pronto sería la zona metropolitana. A la par del crecimiento económico, las relaciones políticas también se intensificaron con la incorporación de nuevas organizaciones que, además de cuestionar el statu quo, plantearon alternativas sociales e ideológicas para resolver las necesidades básicas de una población en constante crecimiento. Las asignaturas pendientes no sólo serían de carácter social, en donde lo importante era proporcionar atención y servicios a la población de escasos recursos, sino que, además, era urgente generar un ambiente democrático en donde el voto y la participación ciudadana fueran respetados y reconocidos como la base fundamental de la convivencia social.


Los principales enfrentamientos son escenificados entre los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN). Si bien es cierto t al arrancar la década de los cuarenta existen en la entidad decenas de partidos políticos, también lo es, que sólo uno de ellos concentra el poder real de facto, convirtiéndose en el principal núcleo del grupo gobernante. Para entonces aparece en la escena política el partido albiazul, integrado por representantes de los grupos empresariales, así como importantes capas de la clase media, organización que en poco tiempo, desde septiembre de 1939, forja una militancia y logra cautivar a una parte importante de los ciudadanos que no eran proclives al partido en el poder. En el presente libro, el lector podrá tener un acercamiento, a forma de crónica, de la manera como se llevaron a cabo los comicios locales desde 1957 hasta 1972. Sin asumir una postura sobre alguno de los contrincantes, se presenta la evidencia periodística y documental que dan cuenta de las diferentes fases de dichos comicios. En primer lugar, cada periodo electoral está precedido de un contexto regional en donde se recrean los principales acontecimientos económicos, políticos y sociales de Monterrey y el noreste de México, para disponer de un marco histórico que sustente y/o explique el carácter de cada una de las contiendas municipales. Posteriormente se incorpora bajo el título de “Precampaña”, toda la radiografía que muestra la lucha interna dentro de cada uno de los partidos, para determinar los precandidatos y las planillas que habrían de contender baja las siglas de dicha agrupación. En este proceso destacan las convocatorias, los programas de gobierno municipal y, desde luego, las convenciones de donde saldrán los principales actores de esta lucha por dirigir los destinos del municipio regio. A este tema le sigue “Campaña”, en donde se describe la movilización que realiza cada uno de los candidatos para dar a conocer su programa y persuadir a la ciudadanía para que voten por su planilla. En esta etapa se da mucha importancia a las visitas a las colonias, los mítines en los principales espacios públicos, las visitas a fábricas y negocios, la propaganda en los medios impresos, los discursos de los candidatos y el cierre de las campañas.


Finalmente, se cierra cada proceso electoral con “Poscampaña”, en donde se recrea el ambiente previo a la elección, la impresión de los actores políticos, los pormenores del día de la elección, los primeros resultados de los comicios, la opinión de los contendientes, los reportajes de los periódicos locales, la realización de las juntas computadoras, la entrega de credenciales y la designación de los triunfadores, sin faltar, en algunos casos, la demanda y los procesos de nulidad por haberse cometido irregularidades durante los comicios locales, así como el resultado final de dichas controversias. Además, en cada capítulo se destaca el papel que desempeñaron los órganos electorales, tanto estatal como local, así como las reformas constitucionales que se fueron dando en esta materia y los cambios que sufrió la ley electoral de Nuevo León. Conocer los procesos electorales, además de recrear una de las etapas políticas más importantes de la ciudad, nos permitirá valorar el ejercicio democrático que nos ha precedido, tener una mayor perspectiva de las políticas de bienestar y participación ciudadana, reconocer la entrega y el legado de personas que lucharon por el bien común y, desde luego, ejercer un juicio crítico sobre el desempeño y la plataforma de los partidos políticos que, desde entonces y hasta ahora, pretenden conquistar el gobierno municipal.


I Miguel Garza Martínez (PAN) vs Rafael González Montemayor (PRI), 1958-1960


Miguel Garza MartĂ­nez

Rafael GonzĂĄlez Montemayor


Contexto regional

A

l cierre de la década de 1950, el Ejecutivo estatal estuvo al mando del Lic. Raúl Rangel Frías, quien había asumido el cargo del 4 de octubre de 1955, para concluirlo el 4 de octubre de 1961; el Secretario de Gobierno fue el Lic. Roberto Hinojosa.

El Tribunal Superior de Justicia que se había establecido desde 1955 para concluir en 1961, estuvo integrado por: Lic. Enrique B. Garza, magistrado de la 1ª. Sala; Lic. José González Santos, 2ª. Sala; Lic. Fidencio de la Fuente, 3ª. Sala; y como magistrados supernumerarios los licenciados Nereo Ríos, Armando de Hoyos, Francisco Valdés Jr., Manuel Treviño Cavazos y Roberto Garza.1 La LV Legislatura que inició su periodo de sesiones el 16 de septiembre de 1958, estuvo conformada por nueve ciudadanos diputados, siendo el Lic. Genaro Salinas Quiroga el diputado propietario del primer distrito; Juan Reyes Alcalá del segundo y Ernesto Rangel Tijerina del tercero.2 El Ayuntamiento de Monterrey estuvo presidido, de 1955 a 1957, por el Dr. José Luis Lozano, siendo secretario del mismo, el Lic. Adrián Yañez Martínez, Lic. Eloy Cantú Garza, Tesorero; regidores: Pantaleón Maldonado, Jesús N. Elizondo, Profra. María Tobías, Cap. 1º. Guadalupe M. Morales, Basilio Murga, Gilberto Montero, Juan Padilla, Juan C. García, Encarnación H. Espinosa, José Lugo, Gonzalo Mendoza, Arnulfo Guerra Guajardo, Epifanio Martínez Leza y Lázaro Lara Galván ; primer síndico, Gregorio Santos H. y, segundo síndico, Pedro G. Chávez. Al arrancar la segunda mitad de los años 50, la ciudad enfrentaba una grave escasez de agua potable. El incremento desmedido de la población, por un lado, y la falta de recursos y visión política para atender este vital servicio, por el otro, estuvieron a punto de conmocionar la vida social de miles de familias y el funcionamiento de las industrias; constituyendose en la principal asignatura de la administración de Rangel Frías. Quien en 1956 advertía: “Este problema, considerado con razón como el número uno de los que confronto nuestro desarrollo 1.-Covarrubias, Ricardo. Los Gobernantes de Nuevo León p. 167. 2.-Ibid, p.168.


14 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

social, no sólo por la magnitud de los recursos económicos que exige, sino porque amenaza paralizar el avanzado programa de industrialización que se realiza en Monterrey, demanda de todos los buenos hijos de Nuevo León y de los regiomontanos en particular un esfuerzo gigantesco por realizar, a fin de salvar este duro obstáculo que se interpone en la marcha ascendente de nuestro pueblo.”3 Para planificar y ejecutar las obras de un gran proyecto hidráulico, el 30 de abril de 1956, el gobierno del Estado creó Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM) como una institución pública descentralizada, con personalidad jurídica y patrimonio propio. El propósito de la nueva empresa era prestar el servicio municipal de agua y drenaje a la población de Monterrey. Se le dieron facultades para operar y administrar el sistema, dejando abierta la posibilidad de acordar la ampliación de dichos servicios para atender a los municipios circunvecinos. Apenas en su primer año de arranque, SADAM enfrentó una severa crisis financiera, derivada de los adeudos que había contraído con el gobierno federal la Compañía de Agua y Drenaje de Monterrey, empresa que anteriormente se había encargado de estos servicios. El presidente de la República, Adolfo Ruiz Cortines, saneó las finanzas de la institución, condonando una deuda de 42 millones de pesos.4, Agua para Monterrey.Tecnológico de Monterrey/Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, 2015, en: centrodelagua.org, vista el 10 de junio de 2016. Ya desde 1955 se había analizado la posibilidad de que las aguas de la presa La Boca, cuyos derechos eran propiedad del sector privado de Monterrey, fueran usadas para abastecer de agua potable a la metrópoli regia. Esta propuesta, con el apoyo de la iniciativa privada (la cual recibió a cambio aguas negras para su tratamiento y reuso), se planteó al Ejecutivo federal en 1956. El presidente Ruiz Cortines apoyó financieramente este proyecto. Se hicieron obras para ampliar la capacidad del embalse, que pasó de 7 mm a cerca de 40; esto permitió a la ciudad ganar mil 200 litros del vital líquido. Sin embargo, esta obra llevaba tiempo y mucho esfuerzo humano y financiero, por lo que no se culmina hasta el 15 de abril de 1963.5 De gran relevancia para la cultura y la educación superior fue 4.-Aguilar Barajas, Ismael (coord.) 3.-Saldaña, José, Qué hicimos…, p. 116-117. 5.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 15

la creación, el 20 de noviembre de 1956, de la Biblioteca Universitaria Alfonso Reyes con un acervo de 60 mil volúmenes. Un mes antes, se había inaugurado el Museo Regional de Nuevo León, en el Obispado y se dotó de edificio propio al Archivo General del Estado.6. En el ámbito deportivo y social causó bastante júbilo la hazaña lograda por los denominados “Niños Campeones”. El 23 de agosto de 1957 el equipo regiomontano de la Liga Pequeña de Béisbol, se coronó campeón del Mundo al derrotar por cuatro carreras a cero a su similar de La Mesa, California, en un partido celebrado en el Memorial Park, de Williamsport, Pennsylvania; en esa ocasión el pitcher Ángel Macías se inmortalizó lanzando un juego perfecto.7 El 4 de noviembre de 1957 se cumplió el primer centenario del Colegio Civil y por tal motivo se organizaron diversos festejos y actividades culturales de gran relevancia regional. El rector de la Universidad era el Ing. Roberto Treviño González y el director del Colegio, el Lic. Genaro Salinas Quiroga. En representación del Presidente de la República asistió el Secretario de Educación Pública, Lic. José Ángel Ceniceros, quien en todo momento estuvo acompañado por el Gobernador Lic. Raúl Rangel Frías, el Presidente Municipal Dr. José Luis Lozano y personas del medio cultural como el Lic. Nemesio García Naranjo.8 Los actos oficiales de ese día iniciaron a las 9 de la mañana con una ofrenda floral y guardia de las autoridades universitarias en el monumento al Dr. José Eleuterio González (15 de mayo y Cuauhtémoc), ex director del Colegio Civil. Media hora después se dieron cita en el monumento al Ing. Francisco Beltrán (Plaza de Colegio Civil) para rendirle los mismos honores. A las 10 tuvo lugar una sesión solemne del Consejo Universitario, en la sala de lectura de la biblioteca universitaria Alfonso Reyes (parte baja del monumento a Escobedo). Una hora después el H. Congreso del Estado también celebraría sesión solemne para imponer medalla de oro a los señores Dr. José Luna Ayala, Dr. Eduardo Aguirre Pequeño, Dr. Enrique B. Santos, Lic. Bernardo L. Flores, Dr. Carlos Leal 6.-Fortson, James R. Los Gobernantes de Nuevo León p.247 7.-Casasús, Fernando. Monterrey hasta el 2001, Creatividad Editorial, 2002, p. 157. 8.-El Porvenir, 4 de noviembre de 1957, p. 7.


16 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Isla y Lic. Genaro Salinas Quiroga, ex directores de dicho recinto que todavía estaban con vida. A las 12:30 el Ejecutivo estatal brindó una recepción en el Salón Verde del Palacio de Gobierno, a las autoridades universitarias e invitados de honor y un banquete en el Casino Leonístico a las 14 horas. Al final de la tarde, se llevó a cabo un desfile de 10 carros alegóricos y varios automóviles convertibles, que partieron de la Plaza de Colegio Civil y por la calle de 5 de mayo, llegaron hasta la plaza Zaragoza. Finalmente, a las 20:30 el Gobernador ofreció a las autoridades universitarias e invitados de honor una velada en el teatro Florida. El 19 de julio de 1958 se constituyó la Cadena Televisora del Norte, S.A., Canal 3, que más tarde sería el Canal 2, introduciendo las programaciones en vivo.9 Este acontecimiento sentaría las bases de los que sería la consolidación de una importante empresa televisiva, cuyas emisiones fueron en poco tiempo, la principal distracción y medio de comunicación de las familias regiomontanas. Gracias a este medio se dieron a conocer artistas y personajes de la localidad, así como la cultura, las tradiciones y los espacios arquitectónicos y naturales de la región. El 20 de noviembre de 1958, a las 12 horas, el Gobernador Lic. Raúl Rangel Frías inauguró los primeros edificios y trazados urbanísticos de la Ciudad Universitaria de Nuevo León.10 Se construyeron las facultades de Derecho y Ciencias Sociales e Ingeniería Mecánica, la alberca olímpica y vestidores, y los servicios generales. Esta obra de gran trascendencia científica, cultural y educativa se había planeado desde años atrás, dándose los primeros pasos en 1957, cuando se comienzan a urbanizar los terrenos, luego de que el Presidente Miguel Alemán Valdés emitiera un decreto mediante el cual se cedían 334 hectáreas para su construcción, anexándose posteriormente 100 hectáreas más a su terreno. En 1961 se concluyeron los servicios urbanísticos, las facultades de Ingeniería Civil, Comercio y Administración, el edificio y torre para la Rectoría, la plaza monumental, el monumento central y el campo de atletismo; y se inició la construcción de la facultad de Filosofía y Letras. 9.-Casasús, Fernando. Ibid., p. 157. 10.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 17

El 9 de noviembre de 1959 se inauguró el Condiminio Acero, el primer “rascacielos” de Monterrey. Ubicado en la manzana formada por las calles Hidalgo, Ocampo y Zaragoza, de 22 plantas con una superficie total construida de 27 mil 409. 15 m2. Posteriormente se construyeron: el Condominio Monterrey, el Banco de Nuevo León, Condiminio del Norte, S.A, entre los más representativos. Estas edificaciones se sustentarón en la Ley de Condominio, expedida el 17 de diciembre de 1955.11 El 27 de diciembre de 1959 muere Alfonso Reyes, que para entonces presidía el Colegio de México. Fue sepultado en la rotonda de las Personas Ilustres. En su memoria la Universidad erigió una estela con la figura de Atenea Doliente; estos bajorrelieves, fueron inscritos en los frontispicios de las facultades de Filosofía e Ingeniería Civil, obra del artista regiomontano Federico Cantú.12 El 28 de diciembre de 1959, se crea la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), la cual surte efecto a partir de del 1º. de enero de 1960. Para cumplir sus funciones, se establece que dicha institución dispondrá de un patrimonio formado por una serie de aportaciones de los trabajadores, los pensionistas y las entidades y organismos públicos.13 En 1960 se crearon las primeras clínicas en los estados. En Monterrey se estableció en Padre Mier y Cuauhtémoc, proporcionando sólo el servicio de consulta externa. Su primer director fue el Dr. Roberto Muñoz Mireles; la jefatura regional de los servicios médicos estuvo a cargo del Dr. Héctor G. Morales y el secretario general de la sección sindical fue el Dr. Pedro C. López. Posteriormente cambió de domicilio a Washington y Cuauhtémoc, siendo su titular el Dr. Ramiro Montemayor; espacio que ya cuenta con el servicio de rayos X y laboratorio. Durante el periodo de 1960 a 1966, el servicio de urgencias se proporcionó en el Hospital Universitario por el Dr. Rolando Alanís García. Finalmente, en agosto de 1966, se inauguró la Clínica Hospital Constitución, siendo su director el Dr. Mentor Tijerina de la Garza.14 11.-Roel, Santiago. Nuevo León. Apuntes históricos, Ediciones Castillo, 1985, p. 332. 12.-Obras Completas Raúl Rangel Frías, UANL/Fondo Editorial Nuevo León, 2015, vol. III, p. 210. 13.-González Cárdenas, Pedro Nabor. El ISSSTE en Nuevo León, Oficio Ediciones, Monterrey, 1995, pp.11-13. 14.-Ibid, p. 15.


18 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Finalmente, es importante destacar que al margen de la tenacidad y visión de Estado del Gobernador Rangel Frías, fue muy importante para la buena marcha de su administración la condonación de un préstamo por 36 millones de pesos que el gobierno de Nuevo León arrastraba desde la época del Dr. Ignacio Morones Prieto, le permitió ejercer con mayor libertad el presupuesto estatal, que en 1958 fue de 80 millones, en 1959 de 85 y de 100 en 1961.15

15.-Fortson, James R. Los Gobernantes de Nuevo León, p.247.


Precampaña Partido Acción Nacional

A

unque en el proceso eleccionario de 1957 participaron cinco partidos: Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional, Partido Socialista Fronterizo, Partido Juventudes Revolucionarias de Nuevo León y Gran Partido Defensores del Proletariado de Nuevo León. En realidad, únicamente los dos primeros desplegaron todas las actividades que demandaba un evento electoral de esta magnitud. Las tres organizaciones restantes, carentes de recursos económicos y humanos, y de su falta de interés por ser una opción real al partido gobernante, pasaron sin pena ni gloria en las notas periodísticas que abordaron la fase previa y el día de la elección. Además, el Partido Socialista Fronterizo y el Gran Partido Defensores del Proletariado de Nuevo León, en estos comicios decidieron apoyar al candidato priista, por lo que mantuvieron un bajo perfil. El PAN fue el primer partido en manifestar su intención de contender en las elecciones del 1º. de diciembre de 1957, para la renovación del Ayuntamiento regio. El día 6 de septiembre el Comité Regional citó para ese día a las 20:30 horas, a una sesión banquete en los salones Aragón, para despedir a su Presidente saliente Ing. Bernardo Elosúa, y dar la bienvenida al nuevo titular de ese cargo: Dr. Leonardo J. González. Se destaca que a ese acto asistirían delegados de los comités locales del PAN, ya que además de las actividades antes referidas, “se discutirá asimismo las actividades que realizará este mes… especialmente las relativas a la Convención Regional que se verificará el próximo domingo 22 de septiembre en esta ciudad.”1 Después de la sesión banquete, se generó un ambiente de especulaciones, en el cual se daba por sentado que el PAN, ahora sí, participaría en los comicios municipales. En la Convención referida se dictaminaría sobre dicha participación “debido al ambiente de optimismo que rodea las actividades del PAN, ya inicia1.-El Porvenir, 6 de septiembre de 1957, p. 7.


20 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

das con el primer acto público celebrado el viernes pasado.” En dicho evento, se calificó de “situación de emergencia ciudadana la actual y los oradores que hicieron uso de la palabra incitaron a los militantes… a participar a través del Partido y colaborar con él para acabar con lo que calificaron de caos municipal.” Los dirigentes aclararon que todavía se ignoraba quién sería el candidato, cuestión que se resolvería en la Convención.2 Para mediados de septiembre, se daba por hecho la participación panista, “pese a haber denunciado por anticipado en su primer acto político de esta campaña electoral, que no había garantías para que el pueblo eligiese libremente a sus gobernantes.” La Convención se destacaría, además: “por la decidida participación del sector femenino de Acción Nacional (…) pues se busca que la mujer regiomontana participe en forma cabal y decidida en esta campaña municipal, que habrá de ser definitiva para los destinos de nuestra ciudad.”3 La convocatoria para la referida Convención del domingo 22 de septiembre, se difundió desde el día 15, en la que además de invitar a toda la ciudadanía, se hace una fuerte crítica a las autoridades municipales y al PRI. En una inserción aparece un encabezado que consigna: “El desastre del Gobierno y la acción ciudadana.” Sobre la situación que privaba en el municipio y el papel del alcalde se señaló: “.. del Alcalde de Monterrey, cuya traición a los regiomontanos ha rebasado todos los límites tolerables. Jamás en su historia había tenido nuestra ciudad tan graves causas de indignación colectiva, contra su mal llamado Alcalde, que comenzó la burla a Monterrey con el robo de votos y la ha continuado con el escamoteo de los ingresos municipales y el abandono de los servicios públicos. Los resultados de una obra destructora que se ha prolongado durante tres años, están a la vista: mientras los habitantes padecen toda clase de carencias y la ciudad ofrece el aspecto desastroso que la convierte en centro urbano de quinta categoría, el Alcalde dilapida los fondos públicos en viajes exhibicionistas, oculta el inventario de los bienes municipales, el obligado informe de tesorería y se niega en redondo a resolver los problemas más urgentes de la colectividad. La 2.-El Porvenir, 10 de septiembre de 1957, p. 7. 3.- El Porvenir, 15 de septiembre de 1957, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 21

denuncia y la queja serían inútiles, frente al cinismo y la falta de responsabilidad del Ayuntamiento, si no existiera además la obligación ciudadana de vaciarlas legalmente en el cauce de la acción penal que sancione a los acusados. Frente a ese cuadro desastroso de las Administraciones Públicas de Nuevo León, tiene la ciudadanía el ancho camino del deber cívico, para realizar con sus propias manos la reforma política urgente, que habrá de darle a nuestros municipios los sistemas eficaces y las autoridades sanas y rectas que merecen todos los nuevoleoneses.” Firman el desplegado: Jesús F. Carlos, Srio. Gral. y Dr. Leonardo J. González, Presidente. 15 de septiembre de 1957.4 Los dirigentes panistas siguieron calentando los ánimos rumbo a su Convención, y tres días después de su desplegado, el Dr. Leonardo González, Presidente del Comité Ejecutivo Regional del PAN, concedió una entrevista en la que ponía de de relieve la censura, el centralismo político y económico del régimen y su partido oficial. Sobre la cuestión del municipio expresó: “El Municipio mexicano ha sido víctima por los gobiernos llamados de la Revolución, a sus dos postulados fundamentales sin los cuales, no es posible su vida normal, menos aún su legítimo desarrollo: la autonomía política, y la autonomía económica, ambas, esencialmente correlativas. Es mentira que el municipio neoleonés tenga autonomía política, pues no hay un solo alcalde que no haya sido impuesto por el Gobernador, por los políticos desprestigiados que todavía con influyentes aquí, o por el Partido Oficial.” Señaló que los recursos del municipio nuevoleonés, le eran igualmente escamoteados por la administración estatal, y que Monterrey era una de las ciudades más sucias de la República, “merced a su administración municipal impuesta por el PRI.” Después arremetió contra la ley electoral vigente, la cual, según él, estaba confeccionada para auspiciar el fraude de los votos, por lo que podía considerarse que Acción Nacional “está hablando desde ahora en términos de campaña electoral municipal en el Estado de Nuevo León.”5 Dos días antes de la Convención, su dirigencia adelantó algunas cuestiones que se tratarían en dicho foro. Se estableció que uno de los puntos más importantes 4.- El Norte, 15 de septiembre de 1957, p. 11. 5.- El Norte, 19 de septiembre de 1957, p. 3.


22 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

del programa de gobierno municipal que sería discutido en la Convención sería, sin duda, el relativo a las finanzas municipales. “Se trata de un estudio a fondo del problema… encomendado a conocido especialista en problemas fiscales y administración pública.”6 Un vocero del Partido añadió que el desbarajuste hacendario del Municipio, “en que hay no poca intención de confundir, está mermando los recursos económicos de la ciudad, causando al mismo tiempo otros males en los diferentes renglones de los servicios públicos que debiera suministrar eficazmente la administración citadina.”7 Un día antes de la Convención, los voceros panistas plantearon que los comicios regios se consideraban de interés nacional. Se dijo: “Los problemas de Monterrey no pueden esperar ya más tiempo de solución. Todos los regiomontanos están pendientes de este acontecimiento político, porque nunca en la historia de nuestra ciudad se había visto tal abandono de los servicios públicos, ni tanta ineptitud de la administración municipal.” En el evento participarían los ex candidatos a Alcalde de Monterrey postulados por el PAN: los doctores José G. Martínez, Alonso Garza y Abelardo Salas. También tomaría la palabra el candidato a Gobernador por Coahuila, Ing. Eduardo González Fariño, quien se enfrentó al Gral. Raúl Madero, postulado por el PRI.8 El día de la Convención, celebrada a las 10 de la mañana en los salones Aragón, un rotativo local señaló los temas que se tratarían en senda reunión, así como las personalidades que fungirían como oradores. Se dijo que los puntos fundamentales a tratar eran: situación política, económica y social de los municipios del Estado, sus problemas frente al centralismo estatal y federal, señalando las soluciones que respecto a cada uno de estos problemas se ofrezcan a la consideración de los electores. Agregó, que se contaría con la presencia del diputado federal Jesús Sáenz Cerrada, en representación del Comité Ejecutivo Nacional del PAN; con la presencia de Javier Blanco Sánchez, líder de las juventudes del Partido y el referido ex candidato a Gobernador de Coahuila.9 6.- El Norte, 20 de septiembre de 1957, p. 9. 7.-Ibidem. 8.- El Norte, 21 de septiembre de 1957, p. 10. 9.- El Norte, 22 de septiembre de 1957, p. 9.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 23

La relevancia nacional de este evento radicaba en que: “marca el inicio de la gran campaña que concluirá con la misma elección del titular del Poder Ejecutivo federal y de los representantes al Congreso de la Unión. De allí que el Comité Regional de Nuevo León haya estado recibiendo mensajes telegráficos de todos los comités regionales de la República.” 10 A las 11 horas, en los salones Aragón, el Dr. Leonardo J. González, Presidente del Comité Regional, declaró abiertos los trabajos de la Convención, con asistencia de 11 delegaciones municipales y de representantes de los Comités de Coahuila y Matamoros, Tamps., además de más de mil personas, entre miembros y simpatizantes. En esta sesión que duró 35 minutos, los convencionistas aprobaron el dictamen rendido por el comité regional, en el sentido de que AN participara en los comicios municipales, “presentando candidatos en donde se juzgue conveniente.”11 Terminados los trabajos estatales, continuo la Convención Municipal de Monterrey, presidida por el Dr. Gonzalo Guajardo, Presidente del Comité Local del PAN. El dictamen sobre programa de gobierno municipal elaborado por una comisión presidida por el Sr. Jesús F. Carlos, fue aprobado por unanimidad , así como el dictamen político proponiendo la participación del PAN en las elecciones municipales, llevando como candidato al señor Miguel Garza Martínez, fue aprobado por la asamblea por “aclamación.”12 Don Miguel Garza Martínez dijo aceptar su postulación aduciendo que “no soy político, sino un simple ciudadano y como tal procuraré servir a la colectividad.”13 La creación de nuevas fuentes de ingresos tributarios, un reparto más equitativo de los impuestos que Monterrey para al Estado y a la Federación. Un cuerpo de seguridad adecuado para las necesidades regiomontanas y el pronto esclarecimiento del tremendo problema de la escasez de agua, fueron los puntos que más se abordaron del Programa de Gobierno Municipal para Monterrey. 10.-Ibidem. 11.-El Porvenir, 23 de septiembre de 1957, p. 7. 12.-Ibidem. 13.-Ibidem.


24 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La formulación de la planilla que encabezaría Garza Martínez, se acordó fuese elaborada por el propio candidato y el Comité Regional, sobre la proposición de una docena y más de nombres, sugeridos por una Comisión, encabezada por el Lic. Luis Santos de la Garza. El representante del Comité Nacional del PAN, Diputado federal Jesús Sáenz Cerrada, emplazó desde aquí, al Presidente de la República a cumplir con lo prometido en su quinto informe, esto es, a garantizar el libre ejercicio del sufragio popular sin cortapisas ni fraudes. Incitó a los ciudadanos regiomontanos a participar “con valor y denuedo en la lucha electoral, encabezando así una campaña nacional por limpieza de los gobernantes municipales.”14 El Ing. Eduardo González Feriño, ex candidato de AN a la gubernatura de Coahuila, previno a los convencionistas que no permitieran, en bien de Monterrey, que aquí se perpetrara una traición, según dijo, “semejante a la cometida en su estado natal por el régimen, imponiendo a quienes ningún mérito personal los recomienda.”15 El líder de las juventudes panistas, Javier Blanco Sánchez, criticó acerbamente la imposición continua que de los gobernantes hacen las máximas autoridades del país, sin considerar siquiera la opinión de sus gobernados. La designación de Garza Martínez, obedece, según se dijo, “ a sus brillantes dotes cívicos y a su valor personal que serán garantía de honestidad y limpieza en caso de resultar triunfantes en la próxima campaña local.”16 El propósito que perseguía Acción Nacional en el caso particular de Monterrey, se afirmó, “es el acabar con los vicios de lo que calificaron el peor Ayuntamiento que ha sufrido nuestra ciudad. Colocar a Monterrey en el lugar preponderante que le corresponde en la vida nacional y de hacerlo pie de avance de futuras campañas para sanear el gobierno y la política del país. 17 14.-Ibid., p. 12. 15.-Ibidem. 16.-Ibidem. 17.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 25

Respecto al candidato, un rotativo local indicó que desde hacía un mes la dirigencia estaba proponiéndole dicho cargo. Se destacó que Garza Martínez no era miembro del PAN, y que había aceptado la postulación “porque los problemas de Monterrey no pueden permanecer más tiempo sin solución, y ningún regiomontano tiene derecho a negarse a atacarlos.”18

Miguel Garza Martínez (PAN, 1957) Perfil de Miguel Garza Martínez Nació el 5 de julio de 1916 en Linares, N.L., sus padres fueron don Ramón Garza Moreno, originario de Apodaca, N.L., y doña Manuela Martínez de Zúñiga, de Burgos, Tamp. Cursó los tres primeros años de primaria en la escuela oficial de su pueblo. A raíz de la muerte de su madre se trasladó a Monterrey con toda la familia en junio de 1925; su padre con él y cinco hermanos más. Aquí terminó la primaria, en las escuelas Miguel F. Martínez y León Tolstoi. Al terminar el sexto año de primaria, comenzó a ayudar a su padre en su comercio de abarrotes, durante diez años. Durante 1934 y 1935 estudió en las noches en la Escuela Moderna de Comercio, bajo la dirección de don Matías Moreno y don José V. Flores.19 En septiembre de 1936, entró a trabajar con don Issac Garza Sada en su Compañía General de Automóviles S.A., primero como ayudante de contador y más tarde como vendedor. En 1938, se separó de dicha firma para colaborar con don Humberto Jasso en la fábrica de sodas de éste, como jefe de ventas, por pocos meses, pues luego fue llamado por don Alberto Santos a su fábrica de galletas y pastas, para representarla en el estado de Chihuahua. 18.-El Norte, 23 de septiembre de 1957, p. 13. 19.-El Norte, 25 de septiembre de 1957, p. 9.


26 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A principios de 1940, se separó de esta fábrica y se trasladó a la ciudad de México con la representación de un comercio de Chihuahua; a mediados del mismo, vuelve a Monterrey, donde establece su Mueblería Garza, en un pequeño local de la avenida Colón, entre Cuauhtémoc y Jiménez. Contaba al establecer su pequeño negocio, con sólo mil 500 pesos en efectivo y el respaldo crediticio de su padre, quien fue siempre su consejero. En 1950 contrajo nupcias con Alicia Castillo de Garza y para 1957 habían concebido tres hijos: Gerardo Ramón, de 5 años; Marcela Alicia, de 2 y María Guadalupe, de 4 meses. Según sus amigos y personas cercanas, era un deportista consumado, practicaba montañismo, béisbol, gimnasia, frontón y natación. El Círculo Mercantil Mutualista, destacaron, era su segunda casa: era socio desde 1935, y había estado casi en todos los puestos, desde vocal hasta la Presidencia de la Junta Directiva, que todavía estaba ocupando. También fue Presidente del Consejo de Directores de Seguros Monterrey S.A; miembro del Club de Leones, de la Cámara de Comercio y del Monterrey Foreign Club. Podía afirmarse que Miguel Garza Martínez “era de aquellas personas a las que sólo se les conocían amigos,” concluyen sus referentes. Su actuación política al lado de Acción Nacional fue sorpresiva, pues como se señaló anteriormente, no era miembro de ningún partido. Cuando circularon los primeros rumores sobre su postulación, él aseguró que no entraría en política por ningún bando. Sin embargo, “el cariño que siente por Monterrey” lo decidió a encabezar la planilla de Acción Nacional, para el Ayuntamiento de Monterrey 1958-1960. En cuanto al programa de gobierno aprobado en dicha reunión, se destacaron los siguientes puntos:


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 27

1. Elevar a Monterrey como una ciudad de primera categoría. 2. Restablecer en la Administración Municipal de Monterrey el orden, la limpieza y la capacidad de servicio que reclaman los múltiples problemas en que se ha hundido a nuestra ciudad. 3. Solucionar el abasto de agua potable. 4. Llevar los servicios públicos a todas las colonias populares. 5. Construir escuelas, jardines y parques. 6. Salvar al Municipio de la bancarrota. 7. Creación de nuevas fuentes de ingreso tributario. 8. Un reparto más equitativo para Monterrey, por parte del Estado y la Federación. 9. Integrar a la Administración a personas de probada honestidad y preparación. El día 23 apareció una columna en la que se destaca que el candidato panista era un comerciante del ramo de muebles. Que su nombre se venía rumorando desde hacía más de un mes. En cuanto a la decisión del PAN de participar en la campaña, se menciona que era de esperarse, “pues era lógico pensar que tal organismo político, después de sostener que el municipio es la base de la integración política nacional, no iba a permanecer al margen de esa lista electoral, y de que eso se hubiera interpretado como un deserción o lo que es todavía peor, como un acto incongruente con sus propios principios.” Agrega que con la postulación de Garza Martínez, el PAN daba la impresión de haberse decidido a iniciar un nuevo tipo de campaña, “en la que habrá de enrolar a la numerosa clase media, que hasta ahora, por más que se diga, ha permanecido hasta cierto punto indiferente en los distintos movimientos políticos.” Concluye advirtiendo que “con este candidato se le daría buena pelea al PRI.”20 20.-El Norte, 23 de septiembre de 1957, p. 13.


28 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Los órganos electorales El 30 de septiembre de 1957, la Comisión Municipal Electoral de Monterrey, presidida por Francisco Fernández Treviño y los vocales José Ma. Maldonado y la Profa. Rebeca Cantú Ayala , publicó la división territorial que se había trazado para llevar a cabo los comicios municipales del día 1º. de diciembre, la cual quedó dividida en 162 secciones.21 Días después, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, anunciaba que a partir del día 16 de octubre quedaba abierto el registro de candidaturas o de planillas para la elección municipal. La oficina se localizaba en el Palacio de Gobierno, contiguo a la Secretaría General de Gobierno; se abriría a las 9 de la mañana de ese día y se cerraría el 31 a las 18 horas. Su presidente fue el Lic. Roberto Hinojosa y el secretario el Lic. Francisco Rodríguez. (“Inserción de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, anunciando que a partir del día 16 quedaba abierto el registro de candidaturas o de planillas para la elección municipal”. 22 Es importante destacar estos dos apuntes, porque esta contienda electoral terminará decidiéndose en el Congreso del Estado, siendo uno de los argumentos para solicitar la nulidad de la elección municipal, por parte de Acción Nacional, lo retardado e incompleto de la publicación de los padrones electorales. Queda por lo menos consignado que, independientemente de lo cierto de estas observaciones, los órganos electorales cumplieron con las cuestiones esenciales.

21.-El Porvenir, 1o. de octubre de 1957, pp. 8-9. 22.-El Porvenir, 16 de octubre de 1957, p. 8.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 29

Partido Revolucionario Institucional Tomando las cosas con calma, a pesar de la desesperación manifiesta de algunos de sus sectores, el PRI publicó hasta el día 5 de octubre la Convocatoria a Convenciones Municipales Ordinarias. Dirigida a sus miembros de los sectores agrario, obrero y popular; evento a realizarse el domingo 20 de octubre de 1957, a las 10 de la mañana en las diferentes cabeceras municipales de Nuevo León. Cada sector tendría derecho a nombrar hasta 20 delegados a la Convención Municipal –quienes deberían de ser miembros activos con una antigüedad no menor de seis meses- “a cuyo fin las organizaciones respectivas celebraran previamente, a partir de la fecha de esta convocatoria, actos políticos internos (…) Estos actos serán llevados a cabo con la asistencia de un Representante de este Comité Ejecutivo Regional.”23 Para comenzar a organizar los trabajos que culminarían con la Convención, el 4 de octubre llegó de la capital de la República el senador priista Emigio Martínez Adame, quien fungía como delegado general del Comité Nacional de dicho instituto político, el cual estuvo acompañado por los presidentes de los comités regional y municipal, el Prof. Eliseo B. Sánchez y Baudelio E. Salazar, respectivamente. Ese día el Comité Ejecutivo Regional manda publicar la convocatoria, la cual firman además del profesor Sánchez, Ricardo Covarrubias, Secretario General, Prof. Manuel Flores, Srio. de Acción Popular, Rafael Mares, Srio. de Acción Obrera, Nemesio Silva, Srio. de Acción Agraria, Lic. y Dip. Enrique González Montemayor, Srio. de Acción Política, Profra. Esther Calderón, Directora de Acción Femenil, Lic. Gonzalo Moreno, Srio. de Acción Juvenil, J. Inés Castillo, Tesorero y José Garza Rentería, Oficial Mayor.24 Los dirigentes del PRI guardaron absoluto silencio durante toda la primera quincena de octubre sobre el candidato a la alcaldía de Monterrey. En los pasillos se rumoraba que el principal problema era que la persona que tenía el mejor perfil y trayectoria en ese momento para ocupar el cargo era el Lic. Jesús Treviño, pero 23.- El Porvenir, 5 de octubre de 1957, p. 9. 24.-El Porvenir, 5 de octubre de 1957, p. 7.


30 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que desde las altas esferas se tenía otra decisión, por lo que se comenzó a ventilar desde el día 19 que se le ofrecería el cargo de alcalde suplente y, que en poco tiempo, se le resarciría el daño proponiéndolo como diputado federal o senador en la próximas elecciones federales. Hasta el día 16 de octubre se dio a conocer el nombre del abanderado priista por Monterrey: el Lic. Rafael González Montemayor. Al momento de su designación era diputado federal por el III Distrito de Nuevo León. En un encabezado se anota que por lo pronto no tenía programa, pero que se ponía al frente de los suyos. Sus primeras impresiones fueron las siguientes: “Estoy aquí al frente de una corriente política a mi favor dentro de las filas del Partido Revolucionario Institucional, para participar en las elecciones municipales que se avecinan, y si el triunfo me favorece dentro de la convención municipal de mi Partido y posteriormente en el acto eleccionario constitucional, estaré por entero al servicio de Monterrey. (…) amo a la ciudad de Monterrey donde tengo mis más caros afectos, pues aún cuando soy originario de Gral. Zuazua N.L., es en esta ciudad donde he vivido desde mi adolescencia, conozco sus problemas, muchos de ellos muy complicados, pero considero su solución mediante el concurso de todos los sectores sociales con la Administración Pública.” Por ahora no tenía planes…dijo. Se excusó de esbozar un programa de administración municipal aduciendo que esto lo haría en caso de ser declarado candidato oficial del PRI dentro de la convención municipal de dicho partido. (Esta declaración será poco afortunada ya que su contrincante Garza Martínez la utilizara días después para criticar fuertemente su postulación.) Se señala que tan luego como arribó a su domicilio particular, Galeana 226 norte, una caravana de políticos y funcionarios desfilaron por el mismo.25 Ese mismo día aparecieron tres desplegados de apoyo a su candidatura que cubrieron toda una página: el más grande de la Federación de Trabajadores de Nuevo León (CTM), firmó su secretario general Dip. Fed. Leopoldo Banda 25.-El Porvenir, 17 de octubre de 1957, pp. 7-9.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 31

Romero; otro menor, de la Sección 88 del Sindicato Nacional de Electricistas y Similares de la República Mexicana, firmado por el secretario general Rodolfo Gaytan y la Unión de Profesionistas y Diversos “Constitución del 17”, suscrito por el secretario general Lic. Leopoldo González Sáenz.26 El día 18 aparece un desplegado de apoyo al precandidato priista por parte de la Asociación Nuevoleonesa de Abogados, quienes declaran que: le brindará todo su apoyo y respaldo a su pre candidatura …que sostendremos en la próxima Convención del Partido… convencidos de sus virtudes de honradez, capacidad y amplia trayectoria revolucionaria, que son plena garantía de identidad con la política sustentada por el Presidente de la República Don Adolfo Ruiz Cortines y continuada en el Estado por el Señor Gobernador Lic. Raúl Rangel . Firma el secretario general Lic. Armando Hoyos.27

Perfil de Rafael González Montemayor Había nacido en la Villa de Zuazua, N.L., el 23 de abril de 1921. Hijo del Coronel Rafael González Villarreal y la señora María del Refugio Montemayor de González. Cursó sus estudios primarios en Monterrey en la Escuela Oficial “José Eleuterio González”; los estudios secundarios en la Secundaria No. 1. El bachillerato en la Preparatoria No. 1 , dependiente de la Universidad y los profesionales en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo León. Obtuvo su título de abogado el 14 de abril de 1948, presentando al tesis “La Ciudad” que fue un ensayo jurídico sociológico. Posteriormente ocupó el cargo de Secretario de la Facultad de Derecho y catedrático de Sociología. Fue Secretario del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey y en tres ocasiones consecutivas asistió como delegado a congresos nacionales de Sociología, representando a la Universidad.

26.-Ibid., p. 9. 27.-Ibid., p. 16.


32 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 23 de diciembre de 1948, contrajo nupcias con la señorita María Oralia Garza, de cuyo matrimonio había procreado hasta 1957 a cuatro hijos: Rafael, Ricardo, María del Rosario y María Oralia Guadalupe. En 1955 fue electo diputado federal por el tercer distrito electoral federal, cargo que aún ostentaba al ser designado candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey. Durante su estancia en la capital de la República, representó al Estado en la tramitación de asuntos de carácter oficial con distintas dependencias del gobierno federal. En la noche del 18 de octubre se llevó a cabo la asamblea política del sector popular de Monterrey, en la cual sus miembros eligieron a los candidatos que propondrían en la Convención Municipal, que se verificaría un día después, y de la cual saldría la planilla para formar el próximo ayuntamiento, la cual iba encabezada por el diputado Rafael González Montemayor como Alcalde Propietario y el Lic. Jesús C. Treviño como Suplente. La asamblea estuvo presidida por el Lic. Ernesto Gallardo Sánchez, Delegado especial de la CNOP; del profesor Manuel Flores, Delegado Estatal y el Lic. Leopoldo González Sáenz, Secretario General de la Federación de Organizaciones Populares. Designaron a sus 20 delegados que de acuerdo con la convocatoria lanzada por el Comité Ejecutivo Regional, los representarían en la Convención Municipal del día domingo 20 de octubre, en donde junto con los sectores obrero y campesino se propondría la planilla definitiva para las elecciones constitucionales del día 1º. de diciembre de ese año. La lista de que contenía la propuesta de delegados fue leía por el Sr. Ángel González, del grupo 13 de Enero de la Colonia Independencia, la que una vez leída y puesta a consideración “fue aceptada por unanimidad”. Posteriormente los diversos grupos de la CNOP, como la Unión de Comerciantes, Veteranos de la Revolución, los Comerciantes en Pequeño, la Sec-


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 33

ción 43 del SNTE, Acción Femenil del PRI, presentaron planillas de precandidatos para integrar el Ayuntamiento 1958-1960. Para finalizar, el Lic. Gallardo Sánchez, delegado especial de la CNOP, hizo uso de la palabra para felicitar a los componentes del sector popular de Monterrey “por la selección de los elementos que propondrán en la Convención de mañana, refiriéndose a varios de esos elementos a los que consideró de valía dentro de las filas del Sector Popular asegurando que sabrán ser defensores de los intereses de sus representados.”28 Por su parte, el precandidato del PRI se puso al frente de sus partidarios e inicio un sondeo entre los diversos grupos para formar su planilla. “Al parecer se trata de conciliar intereses, pulir asperezas y formar un equipo homogéneo.”29

28.-El Porvenir, 19 de octubre de 1957, p. 11. 29.-El Porvenir, 19 de octubre de 1957, p. 8.


Adalberto Arturo Madero Quiroga

34 ‹

Planilla del PRI para el Ayuntamiento 1958-1960 Cargo

Nombre

Sector

Alcalde Propietario

Lic. Rafael González Montemayor

Sec. Popular

Alcalde Suplente

Lic. Jesús Treviño

Sec. Popular

Regidor

Prof. Felipe Guajardo

Sec. Popular

Regidor

Gonzalo Estrada Cruz

Sec. Popular

Regidor

Profa. Esther Calderón S.

Sec. Popular

Regidor

Jesús Malacara

FTNL

Regidor

Ramiro Bazán

FTNL

Regidor

Filiberto Tamez

STIC

Regidor

Alfonso Morales

FTNL

Regidor

José González Alvarado

CROC

Regidor

Alfredo Juárez

CROC

Regidor

Alfonso Garza

FFCC

Regidor

Ramón Rodríguez

Electricista

Regidor

Federico García Rendón

Secc. 64

Regidor

(Pendiente)

Secc. 88

Regidor

J. Guadalupe Hernández

Secc. 67

Síndico 1º.

Lic. Óscar Treviño García

Sec. Popular

Sindico 2º.

Tte. Cor. Gustavo Segovia

Sec.Popular

Alcalde 2º. Judicial Propietario

Lic. Carlos Garza Aguilar

Sec. Popular

Alcalde 2º. Judicial Suplente

Lic. María Elena García

Sec. Popular

Alcalde 3º. Judicial Propietario

Lic. Sergio Mena Treviño

Sec. Popular

Alcalde 3º. Judicial Suplente

Lic. Pedro Salinas Treviño Sec. Popular

Alcalde 4º. Judicial Propietario

Lic. Ramiro Elizalde

(sin especificar)

Alcalde 4º. Judicial Suplente

Remo Villarreal Zertuche

(sin especificar)


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 35

Analizando los eventos posteriores, queda claro que desde el sector popular se mando “línea” política a las demás organizaciones priistas, algunas no quedaran satisfechas por las designaciones y presionaran fuertemente al Comité Regional con viajes a la ciudad de México para entrevistarse con las altas esferas de ese instituto político. Sin embargo, la verticalidad y/o capacidad de negociación de sus dirigentes “convenció” a la mayoría de los inconformes, siendo los ferrocarrileros el único sector que manifestó públicamente su inconformidad por tener poco representación en las planilla de Monterrey. La Convención del PRI se verificaría el 27 de octubre, a las 11 horas en el local del Partido, al cual deberían concurrir los delegados de los sectores popular, obrero y campesino en número de 20 por cada sector. “Se da por seguro que la propuesta de la planilla… la hará uno de los delegados de sector popular, en tanto que el senador Emigdio Martínez Adame presidirá esta asamblea, para rendir después un amplio informe al Comité Nacional del PRI sobre el resultado de estos trabajos pre electorales.” Firman este desplegado el Secretario Ricardo Covarrubias y Presidente, Prof. y Dip. Eliseo B. Sánchez.30 El todavía precandidato a la alcaldía regiomontana, realizó varios viajes a la ciudad de México para entrevistarse con los altos mandos del PRI, principalmente para recibir línea política para subsanar las heridas de los priistas inconformes y asegurarse de que la maquinaria funcionaría a su favor. En un diario matutino se informa que González Montemayor apenas había llegado a Monterrey el día 24 y que para la mañana del 25, en el local de su Partido “concedería entrevistas a sus partidarios y emprendería trabajos para la elaboración de un plan de Gobierno.”31 El día de la Convención, acto multitudinario al que asistieron los miembros de los tres sectores del Partido, se respaldó la propuesta del sector popular y se designó al Lic. Rafael González Montemayor candidato a la alcaldía de Monterrey. Después de rendir su protesta, el Lic. González Montemayor, de dirigió a sus partidarios para expresarles su agradecimiento y señalar, entre otras cosas, que 30.- El Porvenir, 20 de octubre de 1957, p. 4. 31.- El Porvenir, 25 de octubre de 1957, p.7.


36 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

no prometía resolver todos los problemas de Monterrey, “pues son tantos y tan graves que su solución rebasa el límite de una administración.”32 Su interés era “realizar una obra fincada en realidades que, aunque modesta por la escasez de los recursos, resulte decisiva. Sabemos que la solución de unos problemas hará que sobrevengan otros nuevos, porque ese y no otro es el sentido y esencia misma del progreso. No obstante ello, ponemos una firme esperanza y una férrea decisión de hacer de Monterrey una mejor ciudad con el esfuerzo conjunto de todos sus hijos.”33 Afirmó que aceptaba la postulación, con la convicción de que “en esa forma daré cumplimiento a los impulsos de mi raíz congénita, vinculada por tradición a la obra social de la Revolución Mexicana. Como descendiente directo de un soldado de nuestra Revolución, soy un convencido de que es dentro del marco de la acción política de mi Partido, el Partido que encarna los ideales más puros de ese movimiento social, donde los hombres de las nuevas generaciones podremos prolongar los caminos y las realizaciones que la propia Revolución nos está entregando.”34

32.-El Norte, 28 de octubre de 1957, p. 11. 33.-Ibidem. 34.-Ibidem.


Campaña Partido Acción Nacional

E

l 2 de octubre, Acción Nacional anunció que el día 13 realizaría su primer mitin de la campaña municipal, en la Plaza Zaragoza, a las ocho de la noche; donde fungiría de orador el candidato al cargo de alcalde, el Sr. Miguel Garza Martínez, para dar a conocer “el programa de su campaña y sus propósitos”. Según las declaraciones de los organizadores “el candidato visitará todas las colonias de Monterrey con el propósito de darse cuenta de los problemas más urgentes, principalmente en las obreras.”1

En una breve nota del 4 de octubre, comienza a calentar los ánimos al criticar a los partidos locales que únicamente servían de comparsa al PRI, grupos políticos clientelares del sistema cuya participación consistía en dar la apariencia de una diversidad política y ambiente democrático. En primer lugar, se destaca que distintos grupos y organizaciones habían manifestado su respaldo a la candidatura de Miguel Garza Martínez y su planilla, y que la Comisión Jurídica de su partido estaba trabajando sobre la cancelación de los partidos denominados de Paja, “continuando la demanda que tienen formulada en la Organización Electoral, “y que esperaban que ese año desaparecieran dichos partidos que únicamente habían desvirtuado las elecciones desde hacía años”.2 En una entrevista concedida a un rotativo local, Miguel Garza Martínez estableció sus primeras impresiones sobre su participación y lo que esperaba de este ejercicio electora al cual le daba un sentido de movimiento ciudadano, más que partidista. Mencionó que no pertenecía a ningún partido político, aunque en todos tenía amigos, agregó. Sobre el respaldo que le obsequió AN señaló: “El hecho de que Acción Nacional sea quien me postule, es un mero accidente. Yo no soy político y acepto la designación del partido convencido de que sólo dejaría mi conciencia tranquila si tratara de mejorar los servicios municipales de Monterrey. 1.-El Porvenir, 3 de octubre de 1957, p. 14. 2.-El Porvenir, 4 de octubre de 1957, p. 14.


38 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

No basta con quejarse; hay que llegar más allá de los lamentos. Es necesario participar en la lucha electoral para convencerse de que los regiomontanos no desean un cambio en la administración y sólo se quejan por sistema, para ocultar su apatía culpable.” Afirmaba que los regiomontanos tenían en buena parte la culpa, de que las calles estuvieran desaseadas, el tránsito desarticulado, las escuelas sin mobiliario y “nuestras familias padezcan la evidente incapacidad de la administración municipal.” Confesó que no pretendía lanzarse como candidato, pero que ante la insistencia de sus amigos y “la evidencia lastimosa de los pésimos servicios que sufrimos los regiomontanos, arraigó en él la idea de que una negativa equivaldría a una huida cobarde, a disfrutar del derecho de quejarse y acusar a las autoridades, sin esforzarse para que Monterrey gozase o recobrase la fama de limpieza, de orden, que disfrutó en otro tiempo.” Admitió su inexperiencia en el ámbito político, pero justificó su entusiasmo “en el interés de los regiomontanos, en el cariño a su ciudad. Reclama para los ciudadanos el puesto que no han sabido dignificar los políticos profesionales. Y aunque improvisado, espera que su amor por la ciudad y sus deseos de servirla, sirvan por lo menos de estímulo a los demás regiomontanos.” Siguió insistiendo en que no era político y que nunca ambicionó un puesto administrativo, “pero que estima indispensable que los regiomontanos reconquisten el derecho de exigir mejores servicios, mayor limpieza, respeto a la voluntad popular.”3 Durante los primeros días de octubre, el PAN se concentró en difundir en los periódicos locales la realización de su primer mitin. Entre los textos más llamativos se lee: “Monterrey con Garza Martínez”, “Municipio Cívico por el recate del Municipio” y “Abajo el priismo causante el desastre municipal.”4 En otra inserción se brindan más elementos críticos al sistema político imperante y se exhorta al ciudadano a que vote por el cambio. Aparecen los logos del 3.-El Porvenir, 6 de octubre de 1957, p. 1. 4.-El Porvenir, 10 de octubre de 1957, p. 11.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 39

partido y el primer encabezado del cartel dice: “Monterrey contra la Corrupción Política.” Se destaca que el PRI venía mostrando un espectáculo denigrante y cínico en los procesos electorales. Que las autoridades de todos los niveles negociaban en la capital de la República la designación del candidato a la alcaldía, “como si se tratase de un botín.” Prosigue el texto señalando que: “El Gobernador, los multimillonarios ex gobernadores y demás lacayos del centralismo (…) se auto postulan; se encuentran entregados a la imploración más humillante ante el gran elector, mendingando en la ciudad de México la Alcaldía de nuestra ciudad, con la misma codicia con que la disputaron hace tres años. De esta gran traición a los regiomontanos, que se ha venido consumando cada vez con menos tapujos, proviene la desastrosa situación en que se encuentra Monterrey. Todos los gravísimos problemas que están sufriendo ahora los regiomontanos, son el producto de la corrupción política que impera en nuestra entidad. Por ello, denunciamos de nuevo la cobarde entrega como botín, que de nuestra ciudad se está haciendo en la capital por los políticos priistas. Contra esa sucia y torpe maniobra, ha surgido un nuevo movimiento cívico que los regiomontanos, organizados en torno al deber de restablecer en la Administración Municipal de Monterrey el orden, la limpieza y la capacidad de servicio que reclaman los múltiples problemas en que se ha hundido a nuestra ciudad. Ese movimiento cívico ha postulado como candidatos al Ayuntamiento de Monterrey a un grupo de regiomontanos consagrados al trabajo, y que, responsables de su deber ciudadano, han hecho suyo el Programa de Gobierno Municipal que se ha formulado para salvar al Municipio de la bancarrota definitiva.”5 Un día antes de que se realizara el tan anunciado mitin panista, y cuando el PRI todavía no “destapaba” a sus candidatos municipales, un editorialista de El Porvenir presagiaba unos comicios muy desangelados, cargados de vituperios y prácticas ilegales, en donde el partido en el Gobierno no daría apertura a otras 5.-El Porvenir, 11 de octubre de 1957, p. 10.


40 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

fuerzas de la localidad, sino que, desde la capital de la República se daría la “línea” política y se seleccionaría al candidato. Sobre las elecciones para alcalde de Monterrey, advierte que todo parecía indicar que se encaminaría a un torneo de insultos, una competencia de acusaciones donde los ciudadanos y los intereses de la comunidad solamente eran pretexto para los desahogos de los contendientes. El columnista deseaba que la campaña se convirtiera en el punto de arranque para un cambio en el sistema político. “Lo mismo si se refieren a la arbitraria designación del partido oficial que si aluden a la artificiosa actividad electoral de los llamados partidos de oposición.” Subraya que lo más importante era la resolución de los problemas que se agudizaban “con la ineptitud de las últimas administraciones. Para nadie es un secreto que el presupuesto municipal es insuficiente para atender las necesidades de la ciudad. Todos, políticos profesionales, esperanzados ciudadanos y abstemios votantes, se muestran acordes en que existe una desproporción entre los gastos administrativos, el presupuesto y las manifiestas e insatisfechas necesidades de Monterrey. Y todos admiten, también, que mientras se realiza el torneo de malas razones en que siempre derivan las campañas electorales, los problemas se multiplican, ya por el incosteable cinismo de los designados, ya por la resignación abnegada de los ciudadanos que todo lo reducen a la protesta explosiva en la víspera de las elecciones, ya por la sistemática resistencia a prestar cooperación a los proyectos oficiales. “A todos los regiomontanos nos afectan por igual el desaseo de las calles y los parques, la incompetencia del Departamento de Tránsito, la descarada protección a los influyentes, la irresponsable timidez de las autoridades, los negocios insultantes de los miembros del Ayuntamiento. Y para todas las protestas la respuesta es la misma: el presupuesto limita las posibilidades del Cabildo y solo se busca retardar el estallido de los problemas. Pero nadie puede decir que todo está perdido. Monterrey se halla frente a una brillante oportunidad. Tiene en sus manos su salvación.6” 6.-El Porvenir, 12 de octubre de 1957, pp. 7-8.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 41

En otra editorial, se destaca que mientras el abanderado panista ya andaba tocando puertas, los priistas guardaban total hermetismo sobre sus precandidatos, principalmente el de Monterrey. Sobre todo, destaca el “método” utilizado por el primero, de ir casa por casa. Al respecto se apunta que son: “procedimientos innovados, como el diálogo directo y los lideres de barriada, hasta donde los dirigentes se conducen. Se puso en marcha este sistema en la colonia Independencia, en donde recogió de primera mano los problemas de aquel sector.7 El día del mitin AN intensificó su propaganda para invitar a dicho evento; en una se leen encabezados como: ¡Al triunfo ciudadano! El segundo: Monterrey con Garza Martínez González Bravo. Se menciona y publica foto del candidato a alcalde suplente Ruperto González Bravo.8 Sobre el mitin celebrado en la Plaza Zaragoza, el día 13 a las ocho de la noche, se tienen las siguientes impresiones. Fue muy concurrido, y los ciudadanos estuvieron atentos a todo lo expresado por el candidato y los oradores que lo acompañaron. Se hizo un análisis de la situación política local y una planeación de los términos más importantes de un programa de gobierno, así como otras cuestiones de vital trascendencia para la comunidad, “ya que está en juego el destino de Monterrey, como ciudad de primera categoría, cuyo prestigio ha venido a menos por la desorganización administrativa del Municipio.” Antecedieron en el uso de la palabra al candidato, los profesores Pedro Reyes Velázquez, Rafael Alonso y Prieto y el Dr. Abelardo Salas N. Guerra. Por su parte, Garza Martínez expresó: “Llegó la hora de la acción ciudadana para reconstruir nuestro Municipio, cuyos servicios públicos avergüenzan y dañan gravemente a los regiomontanos. El desastre municipal, que es obra del priismo, solo puede ser solucionado mediante participación de todos los ciudadanos en este movimiento cívico de Monterrey, para restablecer el orden, la limpieza, la honestidad y la capacidad de servicio en la administración municipal. 7.-El Porvenir, 13 de octubre de 1957, p. 1. 8.-El Porvenir, 13 de octubre de 1957, p. 2.


42 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

“Las circunstancias políticas de nuestro Municipio obligan a todo regiomontano bien nacido a tomar una determinación que salve su dignidad y decoro. Nos referimos a la actividad que, ahora como hace tres años, ha desplegado en la ciudad de México un grupo que se siente dueño de Monterrey, para imponernos una nueva edición de sus acostumbrados Presidentes Municipales, bien caracterizado y tipificado en la persona que actualmente desgobierna nuestra ciudad. ¿No será tiempo ya de que los regiomontanos, en defensa de nuestra ciudad, nos levantemos virilmente a parar en seco el nuevo ultraje que pretende causarnos? ¿Qué nos falta a los de Monterrey para hacer que se nos respete? ¿En verdad somos tan incapaces y sumisos para que se nos relegue a la triste condición de espectadores, en el momento en que se designa a nuestra máxima autoridad municipal? Regiomontano: Los pueblos tienen los Gobernantes que se merecen. Si quieres mejores autoridades municipales que las que, abusando de la indiferencia anterior, ha impuesto el Partido Oficial, únete a nuestro movimiento cívico que apoya, libre y espontáneamente , a un ciudadano independiente que ha admitido su postulación para Candidato a Alcalde sin otro respaldo que el que le proporcione el pueblo.9” En el evento también se da a conocer a los integrantes de la planilla que contendría en las elecciones municipales del 1º. de diciembre de 1957.

9.- El Porvenir, 19 de octubre de 1957, p.16.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 43

Planilla PAN 1958-1960 Cargo

Nombre

1

Alcalde

Miguel Garza Martínez

2

Alcalde Suplente

Ruperto González Bravo

3

Regidores

Amalia Gutiérrez

4

Arnulfo Lozano

5

Dr. Roberto González Lozano

6

Rosalío Sánchez

7

Alfredo Fernández

8

Juan Urbina Nava

9

Rufino Escobar

10

Lázaro Francisco Lozano

11

Rafael Ramírez

12

Miguel Maldonado

13

Rafael Domínguez

14

Bernardo Jiménez Jr.

15

Antonio Rodríguez H.

16

Roberto González Acosta

17

JUECES MENORES

Lic. José Canales

18

Lic. Teófilo Salazar Gil

19

Lic. Rubén Darío Dávila

20

Lic. Jesús Montaño

21 22 23

Lic. Andrés Canales SINDICOS

Humberto Junco Dr. Mario Chapa Flores

El Porvenir, 19 de octubre de 1957, p.16.

Mientras el PRI trataba de sanar sus heridas, mediante planillas de coalición y cubrir sus flancos más débiles para encarar la ofensiva que había desatado, Acción Nacional desde hacía 15 días, el candidato de éste partido “abrió el fuego por primera vez contra la corruptela de la administración municipal y anunció que iría casa por casa, para pulsar los problemas de las colonias humildes, recoger sus angustias y anexarlas a su programa de acción. “


44 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Esta estrategia de “gastar suelas” y andar en “mangas de camisa” llamó la atención de mucha gente, periodistas y electores, que veía con buenos ojos que un candidato mantuviera un contacto tan cercano con las personas y dialogara abiertamente sobre los temas torales de su comunidad. Además, se hacía notar que el candidato panista utilizaba procedimientos innovadores, como el diálogo directo y los líderes de barriada, hasta donde los dirigentes se conducían. Se puso en marcha este sistema, se subraya, en la colonia Independencia, en donde Garza Martínez recogió de primera mano los problemas de aquel sector.10 El día 19 visitaría las Nuevas Colonias, donde un numeroso grupo de familias le harían especial recibimiento para plantear los problemas que tenían en ese barrio, sobre todo, por la falta de servicios públicos municipales. Acompañado de su planilla, tomaría nota de los problemas específicos que sufre esa zona de la ciudad, como la falta de agua, alumbrado, vigilancia, escuelas, parques, etc., para incluirlos en su cuerpo de soluciones que ya ha formulado en términos generales en el Programa de Gobierno Municipal que se venía difundiendo a raíz de su postulación. Se agrega que el abanderado panista había hablado la noche del 18 de octubre con más de mil personas en la Escuela Revolución, en la calzada Bernardo Reyes. En su discurso hizo una severa crítica a la administración municipal señalando el estado de desbarajuste en que se encontraban los servicios públicos de la ciudad. Hizo también un resumen del programa de gobierno municipal para Monterrey que ha formulado como resolución práctica e inmediata de los más agudos problemas que está sufriendo la comunidad regiomontana.11 En relación a la declaración poco afortunado hecha por el candidato el PRI, afirmando que no tenía programa alguno de gobierno, Garza Martínez denunció el 22 de octubre, que tales acciones eran revelación del “desprecio con que tratan a la ciudadanía, y es también un negro augurio de lo que sucedería a Monterrey de consumarse esta nueva maniobra de imposición de un alcalde tan ajeno a los problemas que angustian a los regiomontanos. Las consecuencias de la imposi10.-El Porvenir, 13 de octubre de 1957, p. 1. 11.-El Porvenir, 19 de octubre de 1957, p. 7.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 45

ción de candidatos sin programa bien las conoce Monterrey, ya que la dolorosa experiencia con el actual Alcalde es el mejor ejemplo. Pues si no se sabe a qué se va a un puesto de Gobierno, quiere decir que se ha aceptado con otros turbios propósitos, entre los que no están ajenos los del lucro. Acción Nacional señala estos desplantes de la corrompida facción priista precisamente porque una de las tareas básicas de nuestro Partido es sustentar la organización política de México en Doctrinas y Programas congruentes con la realidad nacional. Especialmente en materia municipal y todavía más apremiante en el caso de nuestra ciudad, castigada por tan graves problemas, no dar la importancia capital a un Programa de Gobierno, es hacerle a los regiomontanos el peor de los insultos.”12 Ese mismo día se celebró un mitin en la Colonia Nuevo Repueblo, a las 20:30 horas, en el crucero que forman las calles Hilario Martínez y 2 de Abril, en la que los oradores invitaron a los trabajadores a sumarse a la candidatura de Garza Martínez. Afirmaron que “las clases más desheredadas, han sido las víctimas permanentes de las administraciones municipales regiomontanas, por hacer caído sobre ellas más que sobre otros sectores el punible abandono y la irresponsabilidad manifiesta de los poderes en el Municipio.”13 Se enfatizó que la campaña no era a favor de un grupo asilado de ciudadanos, sino en pro de Monterrey, “por tener nuestra ciudad el derecho de contar con autoridades capaces, probadas y activas que procuren la solución de sus más ingentes problemas, cuya solución es ya inaplazable.”14 Hicieron uso de la palabra, el obrero Felipe Herrera González, el Lic. Lozano Vallejo, un empleado, Luis Ordaz, un estudiante de Leyes, Jesús Limón y, finalmen12.-El Porvenir, 22 de octubre de 1957, p. 2. 13.-El Porvenir, 23 de octubre de 1957, p. 7. 14.-Ibidem.


46 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

te, el candidato, quien significó, que él y los integrantes de su planilla tenían ya estudiados los problemas que “por la incuria de las malas administraciones sufre Monterrey y que para cada caso tienen la solución.”15 Para el día 24 se invitó a un mitin que se llevaría a cabo en la plaza Díaz Mirón, frente al Santuario de Guadalupe, a las 8 de la noche.16 El 25 de octubre, el PAN registró sus planillas municipales de Monterrey y Mier y Noriega, para este proceso electoral solamente contendría, hasta ese momento, en esos dos municipios, ante el Presidente del Comité Municipal Electoral Lic. Roberto Hinojosa; las personas que asistieron a dicho registro fueron Jesús F. Carlos, Secretario General del Partido y José Limón, Secretario Ejecutivo.17 Sin embargo, el 30 de octubre registró para Cerralvo a la Srita. María Dolores Garza, con lo cual quedaban registradas en Nuevo León dos planillas municipales encabezadas por dos mujeres; la otra le correspondía a la Sra. Victoriana M. de Garza, candidata por el PRI.18 El mismo día en que el PRI celebraba su Convención Municipal, el candidato panista arremetió en sus críticas y señaló el abandono en que se encontraba la ciudad, así como sus principales carencias. En una entrevista ofrecida para dar su impresión sobre su visita a las colonias, el abanderado panista destacó que la ciudad padecía serios problemas en sus servicios públicos, que perjudicaban su desarrollo y economía interna. Dijo al respecto: “Monterrey carece de iluminación, aun en las principales avenidas no hay limpieza ni jardines arreglados; sus calles están invadidas por sucios y estorbosos puestos, los robos son tantos y la policía tan incapaz, que ya no se quejan los afectados; las entradas de las carreteras a la ciudad dan el más triste aspecto de desaseo y olvido; las ampliaciones de las calles duermen el sueño eterno.”19 En relación al abasto de agua potable, uno de los problemas más críticos de Monterrey, dijo: “Nos explicaron que no tienen agua; tienen que recorrer cuadras y 15.-Ibidem. 16.-El Porvenir, 24 de octubre de 1957, p. 5. 17.-El Porvenir, 26 de octubre de 1957, p. 8 18.-El Norte, 1 de noviembre de 1957, p. 10. 19.-El Norte, 28 de octubre de 1957, p. 10.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 47

cuadras para conseguir un cubo o esperar que venga la pipa que en ocasiones no se presenta en tres días.”20 En cuanto a la recolección de basura, señaló que la gente ni conoce los camiones recolectores, ”que éstos sólo andan en las calles pavimentadas, por lo cual los pobres tienen que tirar la basura lejos de sus viviendas, formando basureros, o en ocasiones quemarla, dado el olvido en que los han dejado.”21 Sobre la introducción del drenaje, destacó que para esa gente humilde esto es un sueño. “no creen que se llegue el día en que disfruten de este servicio, teniendo consecuentemente todavía, a pocos pasos de la humilde cocina, el maloliente e indispensable retrete.” El transporte urbano era otra de las asignaturas que debía de resolverse, situación de la que “ya ni se quejan los obreros de estos barrios, pues llegan cuando pueden, cobran lo que quieren, y se quedan en camino, por lo cual el noventa por ciento de las gentes humildes tienen que levantarse desde las cinco de la mañana, para estar a las siete en sus labores, ya que nunca pueden tener la seguridad de tiempo que pueden hacer para llegar a sus trabajos.”22 Finalmente, considera que esta situación caótica en que los gobiernos priistas han hundido a la ciudad, será factor que motive a los electores, en este caso a los obreros y personas de escasos recursos, a votar por Acción Nacional. “Toda esta pobre gente con sus quejas, es factor indispensable en el desarrollo de nuestra ciudad y nuestra economía es la que nos ha hecho sentirnos más seguros del triunfo que obtendremos el domingo primero de diciembre.”23 El 29 de octubre, a las 8 de la noche, Garza Martínez estuvo con vecinos de la colonia Progreso, ante quienes planteó la grave situación por la que atravesaba el Municipio y, sobre todo, las limitadas condiciones en que vivían los obreros regiomontanos, frente a los graves problemas que originaba “la mala prestación de los servicios públicos municipales.”24 20.-Ibidem. 21.-Ibidem. 22.-Ibidem. 23.-Ibidem. 24.- El Norte, 29 de octubre de 1957, p. 10.


48 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Siguiendo el plan que habían desarrollado en los mítines anteriores, los organizadores iniciaron la reunión con la proyección en pantalla portátil de placas fotográficas, recientemente tomadas en aquellos barrios de la ciudad donde era más manifiesta la falta de servicios públicos. El candidato panista sostuvo que con los recursos que actualmente disponía el Municipio se podían remediar muchos de los problemas que padecían los regiomontanos, “especialmente los que viven en las colonias obreras, donde en lugar de mejorar los servicios públicos, han venido empeorando en forma verdaderamente grave. Todo radica en deseos de trabajar por nuestra ciudad y en una buena administración de los dineros del pueblo.”25 Principió el mitin con la participación del obrero Felipe Herrera, quien señaló el abandono en que se encontraba la colonia Progreso por la ineptitud de las autoridades municipales. Habló enseguida un miembro del sector juvenil, Fortunato Quintanilla, quien se refirió a la necesidad de que toda la ciudadanía regiomontana interviniera en defensa de la ciudad, “mediante una resuelta participación en este movimiento de rescate del municipio.” Después subió a la tribuna el Lic. Luis Ordaz, quien hizo una “encendida excitativa a los vecinos de dicha zona de la ciudad, fustigando de paso a los integrantes del actual Ayuntamiento regiomontano.”26 La Sra. Nieves C. de Carmona, hizo un resumen de los problemas específicos de las colonias obreras, apuntando las causas del atraso en que se encontraban, y señalando como solución única “la participación inmediata de todos los vecinos en las actividades que reclame el bien de la ciudad.”27 El pasante de Leyes, Manuel Ponce, hizo una aguda crítica de los procedimientos que tipificaban a los políticos del PRI, “usando el orador un tono irónico con el cual ridiculizó a los funcionarios municipales.”28 25.-El Norte, 30 de octubre de 1957, p. 10. 26.-Ibidem. 27.-Ibidem. 28.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 49

El día 30 de octubre el abanderado panista recorrió a las 18 horas, junto con su planilla y simpatizantes la colonia Industrial, con el propósito de saludar a sus moradores, invitarlos a participar en los comicios y corroborar de paso, las condiciones de abandono en que se encontraba esta populosa colonia. Se congregaron en la esquina de Villagrán con 3ª. avenida, en donde un grupo de vecinos expuso sus quejas: deficiente alumbrado, falta de limpieza, escasa policía, ausencia de mercados, insuficiencia de escuelas, en fin, un cuadro trágico que ya le habían trazado en otras colonias. Los vecinos le sugirieron al candidato visitará la 2ª. avenida en su tramo comprendido entre Amado Nervo y Cuauhtémoc, para que viera las condiciones infrahumanas en que vivía un nutrido grupo de familias pobres. Según la crónica: “la gente allí viven en las peores condiciones imaginables, sus casuchas de madera son estrechas, incómodas, sucias; carecen totalmente de agua potable y de drenaje; varias cuadras presentan el aspecto de muladar, tal es la cantidad de lodo, basura y agua pútrida que invade la 2ª. avenida … a escasas cuadras de la Calzada Madero.”29 Se destaca que era tan numeroso el grupo de personas que deseaba abordar al candidato panista, que éste se vio precisado a utilizar un aparato de sonido, “haciéndoles ver que las condiciones infrahumanas en que viven desaparecerá con el concurso de todos los regiomontanos, cumpliendo todos los ciudadanos sus deberes cívicos, para acabar con el continuismo de Ayuntamientos designados desde México, que se dedican al enriquecimiento personal y se olvidan del pueblo.”30 La noche del 30 de octubre se realizó un mitin en la Alameda Mariano Escobedo. Participaron como oradores Rafael Alonso y Prieto, Manuel Ponce González, Luis Ordez, el representante juvenil Fortunato Quintanilla y el candidato. Ante cientos de invitados y militantes, Garza Martínez afirmó que si era posible resolver las necesidades más crecientes del municipio sin necesidad de aumen29.-El Norte, 31 de octubre de 1957, p. 15. 30.-Ibidem.


50 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

tar las contribuciones, “como lo pretenden los del partido oficial. Muchas lacras actuales de Monterrey se pueden corregir con el armonioso funcionamiento de una administración que sepa aplicar limpiamente los ingresos municipales. Las actuales autoridades no lo han hecho, entre otras cosas porque tienen celos de la ciudadanía y no la invitan a colaborar en la obra de recuperación urbana, ni tampoco el pueblo tiene fe en esas autoridades que no han sido designadas por los regiomontanos.”31 El día 1º. de noviembre, a las 18 horas, visitó la colonia Niño Artillero, en donde fue abordado por varios vecinos que le manifestaron su inconformidad por el abandono en que los tenía la autoridad municipal. Existía una sola llave de agua parta surtir un extensión de 20 cuadras, tenían que caminar y llevar sus cubos, los cuales les eran abastecidos por el presidente de la Junta de Mejoras, Carlos Cázares, quien les cobraba “a cinco centavos la tina de agua.”32 Se quejaron de las carencias del transporte urbano y denunciaron que su colonia la habían convertido en un basurero y que nunca había existido demarcación de policía. Los vecinos le señalaron indignados al candidato, que además de la condiciones infrahumanas en que vivían, todavía tenían que soportar “las pachangas de las llamadas Juntas de Mejoras, quienes todos los sábados y domingos realizan bailes en la Escuela Emiliano Zapata donde continuamente se suscitan escándalos. No podemos descansar ni de día ni de noche en virtud de que influyentazos del Partido Oficial tienen magnavoces a todo volumen en sus cines, tal es el caso del Sr. Ignacio Carranza, quien además de tener varios cines en la colonia, tiene cantinas donde sus radiolas tocan a su máximo volumen.”33 El 6 de noviembre, en la casa de la señora Alicia Ochoa de Chapa Flores, calle Guayalejo 213 sur, colonia del Valle, tuvo lugar una reunión de esposas de candidatos, destacando la presencia de la Srita. Jovita Granados, Presidenta de la Sección Femenina del PAN de Chihuahua, quien recientemente había sido postulada 31.-El Norte, 1 de noviembre de 1957, p. 10. 32.-El Norte, 2 de noviembre de 1957, p. 10. 33.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 51

candidata al Senado por ese estado; ella andaba de gira por el norte del país, con objeto de ayudar a organizar y “dar un fuerte impulso a las mujeres que militan en Acción Nacional.”34 La señora Chapa Flores declaró al respecto: “Si la mujer de un funcionario no es capaz de comprender que su esposo necesita apoyarse en ella, para mejor cumplir el deseo de servir al pueblo; si no se da cuenta de que su comprensión y su estímulo son absolutamente necesarios para el marido funcionario entonces es de esperar que estos servidores públicos sientan, aun dentro de su propia casa incomprendidos y solos.”35 En la noche del 7 de noviembre se celebró un mitin en la plaza General Treviño, a la que concurrieron cientos de personas, a quienes Garza Martínez invitó a participar con su voto el día de la elección y a estar al pendiente de que no se consumara otro fraude. El evento inició con la exposición gráfica de los problemas de Monterrey, comentados por Roberto González Acosta, quien señaló que. “Esto del agua no es sino uno de tantos botones que muestra de lo que ha hecho la peor autoridad que Monterrey ha tenido a lo largo de su historia.”36 Entre los oradores estuvo Fortunato Quintanilla Lozano, quien cuestionó a la presidencia de la República por no respetar la Constitución en materia electoral. Por su parte, Manuel Ponce, puso en entredicho las promesas del candidato priista, y el Dr. Abelardo Salas, candidato en las pasadas elecciones municipales, criticó la forma en que se estaba desgajando la imagen y fortaleza económica de la ciudad: “la miopía del actual alcalde, por cuya improvisación por poco Monterrey se queda sin industrias, pues no es difícil que Guadalajara le tome la delantera, porque allá tuvieron la suerte de tener un gobernante que se identificó con su pueblo, González Gallo, y aquí, en cambio, estamos cada día peor, pues parece que estos llegan sólo a abrir la bolsa y echarse allí los dineros del pueblo.” 34.-El Norte, 7 de noviembre de 1957, p. 10. 35.-Ibidem. 36.-El Norte, 8 de noviembre de 1957, p. 12.


52 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Por su parte, el candidato del PAN reiteró que: “ni soy político ni he vivido nunca de la política y no llevó más afán que estar con el pueblo, para lo que al pueblo sirva y mande.”37 En un mitin con lluvia, celebrado la noche del 12 de noviembre en la plaza Francisco A. Cárdenas de la colonia Hidalgo, el candidato del PAN afirmó que en 36 meses de estar al frente del Municipio, el actual Ayuntamiento no había hecho absolutamente nada por el pueblo. Prometió que de llegar a la alcaldía construiría 36 escuelas, una por mes, “para que los niños de Monterrey no queden sin instrucción o estén recibiéndola recargados en las paredes y sentados en el suelo.”38 Participaron en el acto, Gerardo Medina, José de Jesús Limón, Rafael Domínguez candidato a regidor y Luis Ordaz, quienes se refirieron a la trascendencia de la elección municipal como “ejemplo para toda la República”. José de Jesús Limón planteó la necesidad de demostrarle al Presidente de la República “que Monterrey no aceptará ya la imposición que quiera hacerse desde la ciudad de México.”39 Por su parte, Ordaz afirmó que en el caso de que el día de las elecciones “traigan pistoleros, serán desarmados por el pueblo, porque esto no pude seguir” y Medina criticó “el despilfarro de los impuestos que el pueblo paga sólo para seguir sin los más indispensables servicios.”40 El 14 de noviembre por la noche, tuvo lugar un mitin en la plaza del Colegio Civil; evento que inició con las proyecciones gráficas acostumbradas y los comentarios de Fortunato Quijano, prosiguiéndole en el orden de oradores, José de Jesús Limón, Manuel Ponce, Pedro Reyes Velázquez y el candidato. “Si nada hace el Ayuntamiento de Monterrey por resolver los problemas que aquejan a la ciudad, no es tanto porque no alcancen los dineros. Es que Monterrey pertenece en calidad de botín a un militar de Nuevo León cuyo nombre es de todos conocidos, y a quien el Ayuntamiento se ve obligado a pasar cantida37.-Ibidem. 38.-El Norte, 13 de noviembre de 1957, p. 8. 39.-Ibidem. 40.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 53

des mensuales para conservar las prebendas,” manifestó Reyes Velázquez en un vibrante discurso.41 Ante un nutrido grupo de estudiantes, el orador replicó: “vamos a demostrar el 1º. de diciembre, va a demostrarlo todo el pueblo, que basta el voto para arrebatar el poder de manos ineptas.”42 Manuel Ponce después de elogiar al Colegio Civil, al que llamó “cuna de nuestro pensamiento”, afirmó que el Presidente de la República no era un constitucionalista, como se trataba de representar, ya que no había un solo precepto de la Constitución “que no haya sido pisoteado: la Constitución le sirve al Presidente para poner en ella los pies. Nosotros somos inteligentes; nos enseñaron a pensar. No somos el rebaño que espera una llamada para acudir donde quiera. Vamos a rescatar de la mentira a Monterrey.”43 El abanderado panista reiteró su convicción por el triunfo, así como su crítica a la situación de precariedad y desaseo en que el gobierno municipal había convertido a la capital del Estado. Señaló: “Monterrey no merece el gobierno que le han dado. Sus cinco entradas son una vergüenza para cualquier visitante.” Les recordó, que algunos grupos de vecinos habían mejorado por su cuenta la Plaza Treviño y la Alameda, “mientras frente a la misma Universidad se amontona la basura.”44 El 28 de noviembre, ante una numerosa concurrencia que se dio cita en la Plaza Zaragoza, el PAN cerró su campaña municipal. El candidato panista, exhortó a la ciudadanía a manifestar su voto el primero de diciembre de 1957, para “desterrar las malas administraciones”, asegurándoles que él tenía grandes deseos de servir a la ciudad y de conducirla por los cauces del progreso; al terminar el último discurso de su campaña, prometió que “si el voto de la ciudadanía nos lleva al Palacio Municipal vamos a demostrar a todos cómo se trabaja por Monterrey.”45 41.-El Norte, 15 de noviembre de 1957, p. 14. 42.-Ibidem. 43.-Ibidem. 44.-Ibidem. 45.-Ibidem.


54 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Luis Ordaz, primero orador del mitin, calificó de podrido al régimen y aseguró que el PRI no agrupaba a las mayorías, ya que éste “sólo cuenta con empleados públicos y policías vestidos de particulares.” Solicitó el voto popular para derrotar al partido oficial, el cual “es una muestra de vergonzoso y descarado vasallaje.”46 El Prof. Pedro Reyes Velázquez, pronunció un discurso largamente aplaudido, en el que señaló que en México no tenían vigencia varios de los postulados de la Constitución. Ya que según él, México era un país libre, democrático, representativo y federal, “y que en contraposición de lo anterior no existe autonomía municipal, ni soberanía estatal, ni independencia entre los poderes.”47 La Srita. Amalia Gutiérrez Zambrano, candidata regidora, al hacer un llamado al voto dijo que la culpa de las malas autoridades correspondía a todo el pueblo “que ha dejado que se le impongan funcionarios y no ha levantado un dedo para impedirlo.”48 El joven Guillermo Prieto manifestó que el verdadero pueblo “se encuentra en las filas de Acción Nacional y éste representa la única esperanza de acabar con un régimen farsante y carcomido.”49 Cerró el mitin, el Lic. Manuel Rodríguez Lapuente, representante del Comité Nacional, quien señaló que “el ejemplar empuje de Monterrey en todos los campos contrasta increíblemente con la impotencia para sacudirse a las autoridades que son la primera vergüenza de Monterrey.”50

46.-El Norte, 29 de noviembre de 1957, p. 15. 47.-Ibidem. 48.-Ibidem. 49.-Ibidem. 50.-Ibidem.


Partido Revolucionario Institucional

E

l 28 de octubre, a las 10 de la mañana, el Lic. Rafael González Montemayor arrancaría su campaña, la cual estaría dirigida “a conocer los problemas de todos los barrios de Monterrey, para lo cual recorrerá todas las colonias, especialmente las más humildes y alejadas del centro de la ciudad. Ese día, visitaría las colonias Pablo A. de la Garza, Fabriles, Francisco I. Madero, Nueva Madero y Venustiano Carranza.51 El día 29, las colonias Moderna, Reforma, Dr. Ignacio Mores Prieto, Terminal y Primero de Mayo.52 El primer mitin lo realizaría el 30 de octubre a las 20 horas en la Escuela Porfirio G. González de la colonia Pablo A. de la Garza. Allí se reunirían los contingentes de las colonias que visitaría los días 28 y 29, y ante ellos expondría los problemas “que haya observado y la forma en que se propone atacarlos una vez que sea exaltado a la Presidencia Municipal.”53 El día 30 de octubre, por la mañana, recorrió las colonias Obrerista, del Norte y Victoria, siendo la primera el punto de reunión en la intersección de las calles Privada Progreso y Juárez. Señaló estar muy agradecido con el trato de los vecinos, quienes le manifestaron no solamente sus necesidades, “sino que al mismo tiempo ofrecen cooperar tanto moral como materialmente conmigo, si resultó electo.”54

Reiteró que el municipio contaba con pocos recursos, por lo que resultaba indispensable incrementar la hacienda municipal para atender todas las demandas de servicios públicos, como alumbrado, agua potable y servicios de limpia, que fueron los que más le demandaron.55 Ese mismo día, a las 8 de la noche, en la colonia Pablo A. de la Garza, frente a la escuela del mismo nombre, se efectuó el primer gran mitin de su campaña, al que concurrieron más de seis mil personas, la mayoría vecinos de las colonias 51.-El Norte, 28 de octubre de 1957, p. 11. 52.-Ibidem. 53.-Ibidem. 54.-El Norte, 1 de noviembre de 1957, p. 10. 55.-Ibidem.


56 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Fabriles, Nueva Madero, Venustiano Carranza, 1º. de Mayo, Terminal, Morones Prieto, Reforma, Moderna, Posesionarios del Predio No. 16 y de la colonia sede. Sectores de la ciudad que el candidato ya había recorrido con anterioridad, a partir del día de su designación y en los cuales los vecinos le plantearon sus principales carencias, como la falta de agua potable, deficiencias de alumbrado, escasez de escuelas problemas y centros asistenciales.56 Hizo un exhorto al trabajo, a la unidad y la fe. El evento fue amenizado por varios conjuntos musicales, que entretuvieron a la gran concurrencia que abarrotó los alrededores de la referida escuela. La Lic. Abigail Villarreal, fue la primera oradora en hacer uso de la palabra, expresó que la intervención de la mujer mexicana en la vida política “indudablemente viene a marcar nuevos derroteros de acentuada paz y esperanza en la cimentación social de la Patria. La Revolución mexicana, agregó, ha dado a la mujer libertad de acción política y ésta se encuentra preparada para compartir el esfuerzo que representa al hombre la solución de los problemas de México. Su intervención en la vida pública no es un privilegio, sino el acatamiento a una obligación que todas las mujeres debemos cumplir.”57 Francisco Valdés, pasante de Derecho, destacó que en esta campaña, y “como en las anteriores, el PRI no osará atacar a personas o grupos, pues está fincada en principios de dignidad y de trabajo, de acuerdo con la consiga y el ejemplo del Primer Mandatario de la Nación, don Adolfo Ruiz Cortines.” También subrayó que no harían caso a los insultos y denuestos “que los enemigos del régimen revolucionario hagan a sus candidatos.”58 Por su parte, Adalberto Gaytán, candidato a Regidor por mineros, exhortó a todos los obreros a “apretar filas en defensa de los más sagrados intereses de la ciudadanía.”59 56.-El Norte, 31 de octubre de 1957, p. 13. 57.-Ibidem. 58. Ibidem. 59.-Ibidem


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 57

Finalmente, el Lic. González Montemayor hizo uso de la palabra, siendo interrumpido en varias ocasiones a gritos y aplausos y otras demostraciones de júbilo de la numerosa concurrencia.60 Expresó que uno de los puntos trazados en su programa de trabajo era procurar el incremento de la hacienda pública municipal, en virtud de que muchos de los graves problemas que enfrentaba la ciudad eran causados por su insuficiencia. Sobre su visita a las colonias del norte de Monterrey, destacó que esta acción corresponde “a una parte del programa trazado para entrar en contacto directo con el pueblo y conocer sus problemas. Con este recorrido no hicimos otra cosa que seguir el lineamiento que con su conducta marca el Sr. Presidente de la República, don Adolfo Ruiz Cortines, quien considera que como candidato y luego como funcionario, el diálogo peramente con la ciudadanía da la idea cabal cómo vive, cómo trabaja, cómo piensa y qué anhela el pueblo, de tal suerte que pueda responderse con justicia a sus necesidades y con firme ánimo de progreso.”61 “No nos hemos equivocado al asegurar, anteriormente, que son muchos los problemas que confronta Monterrey, lo cual en parte se debe a que los recursos económicos del municipio son insuficientes y en parte también al constante crecimiento de la población y a la lógica presencia de nuevos problemas.”62 Siguió planteando que uno de los puntos ya trazados de su programa era incrementar la hacienda pública municipal. El 30 de octubre el PRI registró ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, las planillas que sostendría en las elecciones municipales del 1º. de diciembre en los 51 municipios del Estado. La planilla de Monterrey fue la misma que se designó en la Convención del día 27 de octubre.63 Además del PRI, sostuvieron la planilla municipal que encabezaba el Lic. Rafael González Montemayor, los partidos Socialista Fronterizo y Defensores del Proletariado de Nuevo León. Más adelante, se establecerá que también se adhería 60.-Ibidem. 61.-Ibidem. 62.-Ibidem. 63.-El Norte, 31 de octubre de 1957, p.7.


58 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

el partido Juventudes Revolucionarias de Nuevo León; ante estos hechos, no quedaba duda de la existencia de los partidos “de paja”, artimaña política denunciada por Acción Nacional desde las tribunas del Congreso de la Unión, así como por el candidato Martínez Garza. Según el Lic. Roberto Hinojosa, Presidente de dicha comisión, ese día a las cinco de la tarde programaría una reunión “a fin de dar cuenta de los últimos registros de planillas que se presenten durante este día y para declarar a las 18 horas cerrado el periodo de inscripción de candidatos.” Su segundo gran acto popular se celebró la mañana del 3 de noviembre, en un cine de la colonia Hidalgo, que lució abarrotado, con grupos que portaban decenas de pancartas. Originalmente la reunión se había convocado en la escuela Hidalgo, pero debido a la lluvia se cambio la sede al cine de la colonia. El acto inicio con la participación del estudiante de Derecho Ricardo Tejeda, prosiguió la profesora Macrina González, a nombre del sector femenil, después el líder ferrocarrilero y postulado para regidor Inocencio Núñez Rivera y el candidato priista. Éste expresó: “No defraudaré la confianza puesta en mi postulación. No soy un advenedizo, he crecido y me he formado al calor de la escuela primaria oficial, de la secundaria oficial, de bachillerato oficial y de la Universidad de Nuevo León. Conozco Monterrey y si acaso he visitado las colonias y los barrios de la ciudad ha sido para ir al encuentro de sus problemas y para pedir la cooperación de todos a fin de resolverlos si la ciudadanía me lleva a la Presidencia Municipal.”64 La noche del 8 de noviembre, en los patios de la Escuela Normal, mil 500 maestros de la Sección 43 del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza le manifestaron su apoyo y simpatía al candidato del PRI. A nombre de los maestros habló el profesor Facundo Villarreal González, quien le externó a nombre de su gremio: “tributo de respeto, su adhesión y respaldo absolutos.”65 Agregó el mentor que lo que más convencía a los profesores del candidato era “su juventud y vasta e indiscutible cultura, por su dinamismos, y sus ideas emi64.-El Norte, 4 de noviembre de 1957, p. 8. 65.-El Norte, 9 de noviembre de 1957, p. 10.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 59

nentemente constructivas y revolucionarias, como el elemento más capacitado para figurar con ese carácter en la próxima justa electoral.”66 El Lic. Montemayor hizo una reminiscencia de sus días de estudiante, recordando a sus profesores allí presentes y muchos de sus compañeros de clase que también lo acompañaban. Entre sus principales añoranzas destacó: “Hoy he vuelto a entrar por esta puerta ancha y noble… después de 23 años, y al entrar he vuelto a sentir esa inmensa satisfacción, más aún cuando acabo de estrechar la mano cariñosa de mi maestra de la Escuela Secundaria, la Profra. Cruz Robledo. Hoy como ayer he vuelto a entrar con la inquietud con que se entra a toda institución, ayer la iniciación de la preparación; hoy, para cumplir con un deber.”67 La noche del 9 de noviembre, a pesar de la inclemencia del tiempo, los habitantes de la colonia Buenos Aires llenaron el cine terraza de ese barrio, para manifestarle su adhesión al Lic. González Montemayor. En dicho mitin, hicieron uso de la palabra el Lic. Gonzalo Martínez Moreno, el candidato a regidor Alfonso Morales, el líder de la Sección 67 de Mineros Miguel Fernández y el candidato priista. Quien señaló: “Yo he escuchado la voz de ustedes, de sus necesidades. Yo estoy y estaré con ustedes, si el voto de la ciudadanía me lleva a la Presidencia Municipal.”68 El 11 de noviembre, la Asociación de Ingenieros Civiles le ofreció una cena al abanderado del PRI, en el Casino de los Leones. Se dijo que los asistentes le había augurado un triunfo en las elecciones de diciembre, que hicieron comentarios halagueños sobre los destinos de Monterrey. El mensaje de adhesión lo pronunció a nombre de la asociación, el Ing. Ernesto Marroquín Toaba, quien destacó: “Confiamos no solo en el triunfo absoluto de nuestro candidato… sino igualmente en una brillante actuación al frente de los destinos de nuestro municipio, a partir de enero próximo.”69 El Lic. González Montemayor después de agradecer la inclinación de los ingenieros, les pidió no sólo su voto, sino “un esfuerzo contante; su cooperación 66.-Ibidem. 67.-Ibidem. 68.-El Norte, 10 de noviembre de 1957, p. 8. 69.-El Norte, 12 de noviembre de 1957, p. 11.


60 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

absoluta para la lucha que pretendo encaminar de llegar a la Presidencia del Municipio, para la extirpación de los más pesados problemas que afectan a nuestra población.”70 A las 20 horas del día 13 de noviembre, el Lic. González Montemayor tuvo otro tumultuoso mitin en el teatro “Edén” de la colonia Independencia. Ahí estableció que: “He decidido no ofrecer más que aquello que con seguridad pueda cumplir y como principio he de prometer trabajo, limpieza y honestidad.”71 Según la prensa, éste había sido uno de los mítines más concurríos del PRI en los últimos años, se habló de millares de personas, que aclamaron al candidato tricolor, quien cargado de emoción señaló que: “Vivo en Monterrey como vivo en mi madre; crecí en Monterrey como crecí en el claustro materno; Monterrey me dio luz y me ha dado pan y me da también la gran satisfacción de ver como ustedes se han reunido aquí para alentar con su presencia y con su grito a los que mi Partido ha propuesto para renovar los Poderes del Municipio nuestro.”72 La noche del 23 de noviembre ante un pletórico auditorio que abarrotó el cine Colonial de la colonia Talleres, González Montemayor pronunció un discurso ante vecinos de la referida colonia, Progreso, Tijerina, Desomes, Talleres, Pedro Lozano y de otros barrios del norte de la ciudad. “Este es el pueblo que me gusta, el que vibra por ser servido, porque así vibró yo por servirlo.”73 Dijo que conocía todos los problemas de Monterrey, por el hecho de ser regiomontano, así como por la exposición que de ellos le han hecho directamente los afectados en las visitas que ha hecho a todos los barrios, en donde destacó, ha entablado un diálogo abierto con el pueblo. Destacó que se consideraba un producto de la Revolución y que sentía el afán renovador y progresista de la misma y que si resultaba electo demostraría con hechos lo que ya ha expresado con palabras. 70.-Ibidem. 71.-El Norte, 14 de noviembre de 1957, p. 10. 72.-Ibidem. 73.-El Norte, 25 de noviembre de 1957, p. 12.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 61

“Tenemos un enemigo al frente, un solo enemigo por vencer y lo derrotaremos en toda la línea el pueblo y el gobierno municipal unidos. Ese enemigo es el cúmulo de problemas que afectan a Monterrey y al cual venceremos con la cooperación de todos.”74 Guillermo Souza, del Sindicato de Telefonistas, adherido a la CTM, postulado como regidor, manifestó que la ciudadanía había llegado a su madurez y que sabía que el PRI era el partido que representaba los ideales de quienes luchaban por una vida mejor, por lo que su agrupación otorgaría su voto a la planilla de González Montemayor. A nombre del sector femenino del PRI, tomó la palabra la Profra. Consuelo Cortés, quien afirmó que las mujeres regiomontanas conocían su deber, y que como madres, como hijas y como esposas, sabían que votando por su abanderado “asegurarán a Monterrey la resolución de los múltiples y graves problemas que lo aquejan.”75 José F. Arizpe, orador de la Sección 19 de Ferrocarrileros, señaló que no era con aplausos como llevarían al triunfo a su candidatos, sino con su voto, “porque las palabras son femeninas, en tanto que los hechos son masculinos.”76 Finalmente, el Lic. Virgilio Mena Treviño, afirmó que el candidato sabría hacer honor a sus convicciones y que Monterrey podía estar seguro de que al elegirlo “llevaría a la alcaldía al hombre que le dará la batalla decisiva a todos los problemas que aquejan a la ciudad.” Destacó que éste, sentía los ideales de la Revolución, “porque su padre, el Coronel Rafael González Villarreal, dio su sangre en esa lucha libertaria e inculcó esos mismos ideales a su hijo…”77 Se dijo que el frío glacial que arreció esa noche no hizo decaer el entusiasmo del gran mitin. Ante miles de trabajadores de la CTM que se dieron cita la noche del 29 de noviembre, en la calle de Carlos Salazar, entre Zaragoza y Lerdo de Tejada, el Lic. Rafael González Montemayor cerró su campaña, prometiendo que sabría cum74.-Ibidem. 75.-Ibidem. 76.-Ibidem. 77.-Ibidem.


62 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

plir con su cometido, tanto por lo que hacía a las necesidades y exigencias de la ciudadanía, como por lo que se refería a los postulados de la Revolución Mexicana. Destaco que “los candidatos del PRI somos parte del pueblo regiomontano y por eso mismo sabemos que el pueblo habrá de cooperar con nuestro programa de trabajo, para comodidad y bienestar de todos.”78 Manifestó su confianza en el voto de los obreros de Monterrey, “que son el nervio vital de su desarrollo industrial y a la vez uno de los pilares que sostienen el Partido Revolucionario Institucional.”79 En este acto también hicieron uso de la palabra el diputado federal Leopoldo Banda Romero, el candidato a Regidor Ramiro Bazán y el Lic. Esteban Leal Villarreal, asesor jurídico de la CTM. Por su parte, Leopoldo Banda Romero, Secretario General de la FTNL, expresó que “el triunfo de la planilla postulada por el PRI puede considerarse como seguro, ya que está firmemente respaldada por todos los trabajadores de Monterrey e integrantes del sector popular, como lo comprueban los grandes contingentes que han asistido a los actos públicos a favor de la misma.”80 Se destacó que a pesar del mal tiempo, el mitin tuvo una gran concurrencia. El sábado 30 de noviembre, se anunciaba que desde esa noche, y hasta que terminarán las elecciones municipales, estarían cerradas todas las cantinas y expendios de bebidas embriagantes de la ciudad.81

78.-El Norte, 30 de noviembre de 1957, p. 14. 79.-El Porvenir, 30 de noviembre de 1957, p. 12. 80.-El Norte, 30 de noviembre de 1957, p. 14. 81.-El Porvenir, 30 de noviembre de 1957, p. 7.


Poscampaña

A

las nueve de la mañana del día 5 de diciembre, se reunió la Junta Computadora integrada por Francisco Fernández Treviño como Presidente y José Ma. Maldonado y Profra. Rebeca Cantú Ayala como Vocales, así como los 208 presidentes de casillas (de 279 que habían funcionado) que habían fungido en las elecciones municipales del 1º. de diciembre, por lo que se declaró que había mayoría de presidentes de casilla. Posteriormente, se procedió a integrar la Directiva de la H. Junta Computadora, la cual se votó por planilla, quedando integrada por: Lic. Luis Gámez Cortés, Presidente, Lic. Juan Aguirre, Secretario, Sr. Jesús Ayala López y Sra. Hilda Eva M. de Celedón, Escrutadores. Una vez que rindieron su protesta de Ley, los miembros de la Junta Computadora dejaron en sus manos el resto del proceso.

Se manifestó que todos los paquetes electorales habían sido examinados y que ninguno presentaba huellas de violación, “pues todos se encontraban perfectamente atados, lacrados y con las firmas auténticas de los que intervinieron como funcionarios y representantes de los Partidos…” (Archivo Histórico del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León AHCNL. Actas de las sesiones ordinarias. Acuerdo 5, 18 de diciembre de 1957, f. 5) Después de revisarse, se pasó a abrir cada uno de los 279 paquetes y se contaron los votos que ahí estaban depositados, los cuales dijeron “…coincidían con los anotados en cada una de las actas levantadas en la función electoral registrada el día primero del mes en curso”1 Los escrutadores procedieron a realizar el cómputo de votos obtenidos, reportando el siguiente resultado:

Partido Revolucionario Instituciona

68,003 votos

Partido Acción Nacional

7,768

Partido Socialista Fronterizo 1,357

Partido Juventudes Revolucionarias de Nuevo León

Gran Partido Defensores del Proletariado de Nuevo León 1,530

1.-Ibid, f.6.

830


Adalberto Arturo Madero Quiroga

64 ‹

Por “pluralidad de votos” se declaró triunfante a la planilla encabezada por el candidato priista Lic. Rafael González Montemayor, la cual estuvo integrada por:

Planilla PRI 1958-1960 Cargo

Titulares

Alcalde Primero

Lic. Rafael González Montemayor

Alcalde Primero Suplente

Lic. Jesús C. Treviño

Primer Regidor

Prof. Felipe Guajardo

Segundo Regidor

Ramón Rodríguez Rivero

Tercer Regidor

Gonzalo Estrada

Cuarto Regidor

Profa. Esther Calderón

Quinto Regidor

Ramiro Bazán

Sexto Regidor

Alfonso Morales

Séptimo Regidor

Guillermo Souza

Octavo Regidor

Filiberto Tamez

Noveno Regidor

José González Alvarado

Décimo Regidor

Isidro Quintanilla

Undécimo Regidor

Adalberto Gaytán Sauceda

Duodécimo Regidor

Federico García Rendón

Décimo Tercer Regidor

J. Guadalupe Hernández

Décimo Cuarto Regidor

Inocencio Núñez Rivera

Primer Síndico

Lic. Óscar Treviño Garza

Segundo Síndico

Tte. Coronel Gustavo Segovia

Alcalde Segundo Judicial Propietario

Lic. Sergio Mena

Alcalde Segundo Judicial Suplente

Lic. María Elena García

Alcalde Tercero Judicial Propietario

Lic. Ramiro Elizalde D.

Alcalde Tercero Judicial Suplente

Lic. Pedro Salinas

Alcalde Cuarto Judicial Propietario

Lic. Carlos Garza Aguilar

Alcalde Cuarto Judicial Suplente

Lic. Remo Villarreal Z.

El resultado se publicó en el Periódico Oficial el 7 de diciembre de 1957.2

2.- Archivo General del Estado de Nuevo León (AGENL). Periódico Oficial, tomo VCIV, núm. 98, 7 de diciembre de 1957, pp. 1-3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 65

Si bien es cierto, que en casi todas casillas el PRI “arrolló” con la mayoría de los votos –independientemente de la legalidad del proceso–, con diferencias que iban desde 3 a 1 hasta 10 a 1, en relación a los resultados obtenidos por el PAN, su principal contrincante, también lo es, que en algunas, sobre todo, en las del centro de la ciudad, los panistas triunfaron en tres secciones (106 A, 107 A y 55 A), empataron en dos (60 A y 86 B) y en 15 mantuvieron una lucha cerrada, como se pude observar en el siguiente cuadro. Secciones electorales donde el PAN mantuvo lucha cerrada con el PRI Sección electoral

PRI

PAN

1

106 A

19

99

2

107 A

33

97

3

55 A

21

28

4

60 A

28

28

5

86 B

9

9

6

92 C

12

8

7

110 C

49

31

8

100 C

29

22

9

47 C

136

112

10

49 C

18

10

11

86 C

40

30

12

108 B

63

53

13

36 C

45

34

14

37 C

32

17

15

56 A

18

13

16

34 C

18

15

17

85 B

60

51

18

14 B

29

13

19

32 C

62

38

20

35 C

75

42

Una vez realizada la declaratoria de los ciudadanos que resultaron electos para integrar el R. Ayuntamiento de Monterrey, la Directiva de la Junta Com-


66 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

putadora extendió las credenciales respectivas a cada uno de los que resultaron electos, levantándose el acta en la que se insertó el cómputo definitivo, y en virtud de que “no se presentó ninguna protesta por escrito (…) se remitió el original de esta Acta a la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, así como los expedientes respectivos para que los archivase; firmaron la Mesa Directiva de la Junta Computadora: Lic. Luis Gámez Cortés, Presidente, Lic. Juan E. Aguirre, Secretario, Jesús Ayala López e Hilda Eva M. de Celedón, Escrutadores.3 El día 7 de diciembre, los dirigentes del PAN, encabezados por el Dr. Leonardo J. González, Jesús J. Carlos y José de Jesús Limón, Presidente Regional y Secretarios General y Ejecutivo, respectivamente, presentaron al Congreso del Estado una demanda de nulidad de la elección verificada el 1º. de diciembre para la renovación de funcionarios municipales, argumentando vicios tanto de orden preelectoral, como violaciones cometidas el mismo día de la elección. Señalaron que se habían cometido irregularidades muy graves que viciaban y hacían nula dicha elección. Para demostrarlo, anexaron actas levantadas por los notarios Agustín Basave Fernández del Valle y José D. García Izaguirre Jr., relativas a que muchas casillas se instalaron en lugares distintos a los determinados por la Comisión Municipal, así como la apertura y cierre de las mismas fuera del horario previsto por la Ley.4 Esta acción legal estaba fundamentada, en la frac. XXXVII del Art. 63 de la Constitución Política del Estado (que facultaba al Congreso a conocer sobre la nulidad de elecciones) y el Art. 89 Fracción III de la Ley Electoral (donde se establecía que una elección era nula, cuando se hubiesen cometido graves irregularidades en la preparación y desarrollo de toda elección.) En su petición, de nueve fojas, los dirigentes panistas argumentaron que la Comisión Municipal Electoral desde el inicio de sus actividades “cometió irregularidades y deficiencias de tal magnitud, que su acción parecía más tendiente a desfigurar el resultado de la elección que a garantizar el sufragio 3.- Ibid, 5 de diciembre de 1957, ff. 7-8. 4.-El Porvenir, 8 de diciembre de 1957, p.7.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 67

y la pureza del voto, pues el padrón se levantó en forma tan deficiente e incompleta que omitió en todas las secciones electorales, gran cantidad de ciudadanos con derecho a voto.”5 Señalaron que dichas deficiencias quedaron evidentes el día de la elección, al entregarse a los Presidentes de las casillas listas adicionales, formuladas por la propia Comisión, que consignaban nuevos nombres de ciudadanos, sin que éstos hubieran solicitado su inscripción en el padrón; también se comprobaba con otras listas que “indebidamente estuvieron levantando a mano, lo que viene a ser una clara irregularidad.”6 Este sistema de formular un padrón incompleto, mutilado y plagado de errores, “constituye en nuestro concepto una grave y trascendental irregularidad, por estar en abierta pugna con lo que expresamente previene el Artículo 55 de la Ley referida que lo considera como la fuente jurídica y fehaciente para acreditar quiénes son electores en el Estado.” 7 Por si esto no fuera suficiente, dicha Comisión actuó del mismo modo a la hora de publicar dicho padrón electoral: “pues ni se publicó en la fecha que la Ley señala, ni después se publicó completo, ni se hizo tampoco en forma fácil de consultar.”8, f.49. Subrayan que se trataba de evitar su consulta y verificación, que tampoco llegó a publicarse íntegramente, no obstante que ya para entonces había transcurrido el plazo de 15 días que la Ley señalaba para pedir rectificación de errores e inclusión de nombres. Respecto a los nombramientos de los Presidentes de Casillas, los panistas expresaron que la Comisión hizo recaer esos nombramientos “exclusivamente en miembros activos y de reconocida filiación al Partido Revolucionario Institucional; esta afirmación se corroboró el mismo día de la elección, al comprobar la ciudadanía de Monterrey la forma parcial y partidista con que actuaron dichos funcionarios, quienes por un solo momento no ocultaron su simpatía y favo5.-Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León (AHCNL). 6.-Ibidem. 7.-Ibidem. 8.-Ibid.


68 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ritismo al Partido Oficial.”9 Ante esta protesta, “el Presidente (de la Comisión Electoral) manifestó que se hicieron en su ausencia durante un viaje que hizo a la Capital de la República y sin tomar para nada en cuenta la lista que presentó el PAN a la Comisión y a espaldas de su representante, a quien no se citó a junta durante todo el proceso electoral.”10 Con las anteriores anomalías se llegó a la elección del día 1º. de diciembre. Ese día, el Dr. Leonardo J. González señaló más violaciones por parte de los priistas: “La apertura de casillas fuera de la hora señalada por la Ley, el cierre de las mismas mucho antes de las cinco de la tarde, la vejación constante a nuestros representantes por los funcionarios priistas o de los partidos de paja también afines, la violación al secreto del voto y sobre todo la suplantación de votantes en múltiples formas fueron características destacadas de todo el acto electoral.”11 El dirigente panista destacó la suplantación de votos, “que si en otras ocasiones ha sido siempre el sistema seguido por el Partido Oficial para desfigurar el resultado de la votación y arrogarse aparentes triunfos, en esta vez rebasó los límites del más entusiasmado partidarismo, llegando a presentarse por los mismos conculcadores del voto, situaciones verdaderamente risibles a los ojos de cualquier observador imparcial.”12 Establece que todo Monterrey fue testigo de la indiferencia y frialdad con que los ciudadanos contemplaron la elección, ya que fueron muy pocos en realidad los que acudieron a las casillas a votar, pues sólo las brigadas que acostumbra movilizar el Partido del Gobierno para conculcar el voto ciudadano, fueron las que se movieron, “por lo que las cifras sorprendentemente elevadas que reporta el PRI como votos recibidos por sus candidatos, son cifras pérfidamente abultadas, pero que en forma alguna reconocen su origen legítimo.”13

9.-Ibidem. 10.-El Porvenir, 8 de diciembre de 1957, pp. 7-8. 11.-AHCNL. “Actas de las sesiones ordinarias. Acuerdo 5”, 18 de diciembre de 1957, f.49. 12.-Ibid., f.50. 13.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 69

Refiere varias casillas en las que supone hubo suplantación de votantes, “comprobando el número de votos emitidos con el padrón, lo que se considera imposible en un lapso de 8 horas, si fácilmente no puede votar tal cantidad de electores, aún aceptando que la elección se desarrollara en forma perfectamente ordenada y organizada. Por ejemplo: en la casilla 101 B se registraron 518 votos con un padrón de 528; en la 135 C se registraron 1056 votos con un padrón de 1087; en la 24 A se registraron 612 con un padrón de 759; en la 149 C se registraron 614 votos con un padrón de 621; en la 83 C se registraron 531 votos con un padrón de 565 y así sucesivamente en otras muchas de las casillas operadas.”14 Ante estos resultados, se hacen los siguientes cuestionamientos: “¿Cómo fue posible que se registrara este número de votantes si la gente omitió salir a votar? Es más, ¿cómo es posible que se haya recibido la votación que se indica en el lapso de ocho horas (en algunas de siete o menos horas porque la casilla cerró antes de la hora indicada), si físicamente no pude votar tal cantidad de electores, aún aceptando que la elección se desarrollara en forma perfectamente ordenada y completamente organizada? ¿No es acaso que la única manera de poder conseguir tan elevadas cifras fue recurriendo a la suplantación y al fraude? Las repuestas son obvias y ponen de manifiesto la grave irregularidad cometida en el punto básico de la elección.”15 Por si todas las violaciones anteriores no fueran suficientes para sustentar la ilegalidad de estos comicios municipales, habría que agregar la suplantación de votos que se hizo al consentir los Presidentes de casillas que las brigadas de falsos votantes “que normalmente utiliza el Partido Oficial para cometer fraude electoral, depositaran en gran cantidad de casillas, fuertes cantidades de boletas electorales cruzadas a favor de los Candidatos del Partido Revolucionario Institucional; las boletas electorales andaban en manos de estos conculcadores del voto público, como programas en poder de un papelero irresponsable; precisamente algunos de nuestros representantes pudieron rescatar de esas manos fraudulentas las boletas que fueron entregadas ese mismo día a la Comisión Mu14.-Ibidem. 15.-Ibidem.


70 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nicipal Electoral como prueba del delito cometido y de las que en menor cantidad acompañamos en esta demanda.”16 Con base en la anterior exposición de hechos, el PAN establece que se debería decretar la nulidad de la elección, de acuerdo el Artículo 89 Fracción III de la Ley Electoral que señalaba tal sanción “cuando se han cometido graves irregularidades en la preparación y desarrollo de toda la elección.”(Ibidem.) Agregan que todo el proceso electoral y la elección misma, se desarrollaron en medio de graves irregularidades, que necesariamente han viciado en su origen y en su desarrollo la elección de que se trata; todas estas graves violaciones vienen a reforzar esta causal de nulidad, fundamento jurídico suficiente para que el H. Congreso del Estado decretara la nulidad de la elección en los términos que lo solicitan. Firmó a nombre de AN: Dr. Leonardo J. González Lozano, Presidente del Comité Regional de Acción Nacional en Nuevo León.17 Se acompañaron en forma de anexos las siguientes pruebas: Anexo No. 1. Acta del Lic. Agustín Basave Fernández del Valle, Notario Público, de fecha 3 de octubre de 1957 para comprobar que el padrón se publicó extemporáneamente. Anexo No. 2. Fotografías de la forma absurda y confusa en que se hizo la publicación del padrón electoral.18 Anexo No. 3. Copia de la protesta presentada por Acción Nacional por la publicación extepioránea del padrón. Anexo No. 4. Escrito a la Comisión Municipal Electoral presentando lista de ciudadanos, con los requisitos de ley, para desempeñar el puesto de Presidentes de casillas. Anexos No. 5 y 6. Protesta dirigida a la Comisión Municipal Electoral y copias de alguna de las protestas presentadas el día de la elección en 65 casillas electora16.-Ibid., f. 53. 17.-Ibid., ff. 55-56. 18.- Ibid., ff. 53-54.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 71

les, por las múltiples violaciones que se apuntan en este escrito (se refiere cada una de las casillas). Anexo No. 7. Fajo de boletas electorales que se arrebataron a los falsificadores de votos durante la elección. Más de 500 boletas fueron entregadas ese mismo día a la Comisión Municipal Electoral y también se aportan como pruebas. Anexo No. 8. Acta del Lic. Agustín Basave Fernández del Valle, Notario Público, en la que da fe de haberse instalado la casilla Núm. 19, en el lugar distinto al señalado por la Comisión Municipal Electoral. Anexo No. 9. Acta del Lic. Agustín Basave Fernández del Valle, Notario Público, en la que da fe de que la casilla Núm. 8 A, estaba cerrada antes de tiempo. Anexo No. 10. Acta levantada por el Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, en la que da fe de que la casilla 49 A, el Sr. Félix Jiménez representante del Partido Revolucionario Institucional estuvo violando flagrantemente el secreto del voto. Anexo No. 11. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, en la que da fe de la violación que se estaba haciendo al secreto del voto por representantes del Partido Revolucionario Institucional en la casilla 138 C. Anexos No. 12 y 13. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, en la que da fe de no estar empadronado en la casilla Núm. 35 C el Candidato de Acción Nacional Sr. Miguel Garza Martínez y de no estar empadronado en la casilla Núm. 39 C el Jefe Regional de Acción Nacional Dr. Leonardo J. González Lozano. Anexo No. 14. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, en la que dando fe de que la casilla No. 139 C se estaba levantando a mano un padrón adicional y además existir propaganda del Partido Revolucionario Institucional en las paredes interiores del local.19 Anexo No. 15. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla Núm. 44 A los funcionarios de la misma se fueron al mediodía 19.- Ibid., f.55.


72 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

y abandonaron la casilla en poder del Representante del Partido Revolucionario Institucional, quien le manifestó que estaba esperando que le llegara el nombramiento de Presidente Interno. Anexo No. 16. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público en la que da fe a solicitud del Sr. Luis Durán Representante de Acción Nacional en la casilla No. 43 A, de que no le habían aceptado las protestas por diversas violaciones que se habían cometido, dando fe además de que se estaba levantando una lista adicional a mano de votantes no empadronados. Anexo No. 17. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla No. 76 C se estaba levantando a mano un padrón adicional, existiendo además propaganda del Partido Revolucionario Institucional en las paredes interiores del local. Anexo No. 18. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla No. 19 B no estaba instalada en el domicilio señalado por la Comisión Municipal Electoral.

Anexo No. 19. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla No. 134 C se estaba levantando a mano un padrón adicional, existiendo además propaganda del Partido Revolucionario Institucional en las paredes interiores del local. Anexo No. 20. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla No. 43 A estaba cerrada a las 13 horas, sin que hubieran votado todos los electores de esa Sección. Anexo No. 21. Acta del Lic. José D. García Izaguirre Jr., Notario Público, dando fe de que en la casilla Núm. 80 C se estaba levantando un padrón adicional a mano, existiendo además propaganda del Partido Revolucionario Institucional en las paredes interiores y exteriores del local que ocupa la mencionada casilla. Anexo No. 22. Protesta del Partido Acción Nacional dirigida a la Comisión Municipal Electoral, porque en la casilla 99 B no se dejó fungir como Presidente de


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 73

casilla al representante de Acción Nacional que fue el único que se presento, adueñándose de ella personas que no tenían nombramiento alguno. En contraparte, el Lic. Roberto Hinojosa, Secretario General de Gobierno y Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, manifestó a la prensa que durante la actuación de la Junta Computadora no se habían presentado protestas de ninguna naturaleza “y menos aún de nulidad de elecciones, pues de haber ocurrido esto, la Junta habría enviado la documentación al Congreso. Explicó que de acuerdo al artículo 85 de la Ley Electoral, se establece claramente que no le será permitido a la Junta Computadora ocuparse de protestas de nulidad, sino que, a tales casos, la asamblea remitirá al Congreso la documentación correspondiente, indicando que las protestas las ventilarán y decidirán la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral o municipales electorales según corresponda; pero si ellas implican la nulidad de terminados votos, de los de una casilla o de los de toda una elección, cualquier partido o ciudadano tiene derecho a hacer que su queja sea conocida por el Congreso del Estado, el que se ocupará de ellas en el computo total y calificación de las elecciones.20 El escrito fue turnado a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, quien solicitó a la Comisión de Vigilancia Electoral el 11 de diciembre de 1957, todo el expediente relativo a los comicios del 1º. de diciembre. Ese mismo día el Lic. Roberto Hinojosa remitió el expediente a los integrantes de la LIV Legislatura.21 El 18 de diciembre, la comisión legislativa encargada del caso, presentó al pleno del Congreso su dictamen y propuesta de Acuerdo. En dicho documento los legisladores establecen que los elementos probatorios presentados por Acción Nacional no indicaban irregularidades graves que pudiesen nulificar la elección. Por el contrario, señalan: “los elementos de prueba que esta Comisión ha tenido a la vista se desprende la regularidad con que se desarrollo el proceso electoral, en su aspecto preparatorio, correspondiente a la Comisión Municipal Electoral, y la regularidad también con que se desarrollo la elección misma, por cuyo motivo no es procedente la solicitud de Acción Na20.-El Porvenir, 8 de diciembre de 1957, p.8. 21.-AHCNL.“Actas de las sesiones…,” f. 37.


74 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cional para que se nulifiquen las elecciones municipales celebradas el día 1º. del actual, y debe dictarse, por el contrario, por este Cuerpo Colegiado la planilla encabezada por el Lic. Rafael González Montemayor.”22 También destacan la honorabilidad y el buen trabajo previo que realizaron los ciudadanos Francisco Fernández Treviño, José Ma. Maldonado y Profra. Rebeca Cantú Ayala. Su actuación, “por sus limpios antecedentes y el conocimiento que se tiene de las mismas, reafirma en los suscritos miembros de esta Comisión la idea de un proceso electoral preparado con toda pureza, dentro de los términos de la Ley, y sin más interés que cumplir obligaciones para con la sociedad.”23 Para empezar, señalan es su dictamen, que la Comisión Municipal Electoral, conforme a la Ley, si realizó en el mes de agosto el censo de los ciudadanos con derecho a voto en el municipio de Monterrey, estableciendo que éstos alcanzaban la cifra de 164,080, lo que para los legisladores era atinado tomando en cuenta el número de habitantes del Municipio y por consiguiente dicho censo “…es uno de los más completos que se han realizado.”24 Sostienen que la referida Comisión, tomando en consideración los libros de actas y las publicaciones en los diarios de la localidad, realizó oportunamente la publicación de los padrones electorales en los términos de la Ley, así como de la división territorial y la asignación de el personal de casillas. Que si hubo errores tipográficos en el nombre de personas y número de casas, se ordenó una revisión oportuna y posteriormente se publicaron dichas rectificaciones en los rotativos de la ciudad. En consecuencia, no les parece que la Comisión haya presentado omisiones en su funcionamiento, por cuyo motivo, los legisladores estimaron “… que la preparación del proceso electoral por parte de ella fue correcto, y que si hubiese alguna deficiencia, ello no es imputable en forma alguna a descuido o dolo de los miembros de la Comisión citada, sino a la magnitud del proceso por realizar, y a las deficiencias naturalmente humanas, por cuyo motivo debe estimarse que se cumplieron en todo para el efecto indicado, los artículos 48 y siguientes de la Ley de la materia.”25 22.-Ibid.,f. 41. 23.-Ibid., ff.41-42. 24.-Ibid., f. 39. 25.- Ibid., ff. 39-40.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 75

Respecto a la apertura tardía de algunas casillas y de que algunas no estuvieron en el domicilio señalado, plantearon los integrantes de la comisión legislativa “que tan evento no afecta al desarrollo del proceso electoral, lo primero porque no es una omisión de fondo, y lo segundo, porque se trata del error litográfico que se cometió en la publicación y que se aclaró posteriormente.”26 En cuanto a la violación al secreto del voto, se destaca que en primer término eran de tipo general, “que impiden la comprobación con las personas, y en segundo, debe observarse que en los términos del artículo 70 de la Ley de la materia, el elector, al recibir la boleta, sin dar lugar a que los demás se enteren cruzara el distintivo del candidato por quien vote, e introducirá personalmente en el ánfora; pero este es un derecho que compete a él mismo, y que si él en un momento dado hace el cruce de la boleta públicamente, este acto no es algo que pueda imputarse al personal de la casilla.”27 Sobre la cuestión de que no estaban registrados en el padrón de sus casillas correspondientes, los nombres del candidato y del presidente de Acción Nacional, la comisión dictaminadora consideró que no implicaba “violación legal de ninguna especie, porque en los términos del artículo 52 de la Ley de la materia, los ciudadanos tienen la facultad de reclamar las omisiones, del primero al 15 de octubre, y si tal no sucedió en el caso indicado, ello es tan sólo imputable a los interesados.”28 Firmaron por la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales: Dip. LIc. Enrique González Montemayor, Dip. Prof. Santiago González Santos y Dip. Leonel Fernández Guajardo. La propuesta de Acuerdo fue aprobada por mayoría y quedó formulada en los siguientes términos:

26.-Ibid., f. 40. 27.- Ibidem. 28.-Ibid., ff. 40-41.


76 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Acuerdo Núm. 5

Artículo 1º.- Se declara improcedente la demanda de nulidad planteada por el Partido político Acción Nacional, de las elecciones para la renovación del Ayuntamiento del Municipio de Monterrey, Nuevo León, verificadas el día primero del mes de diciembre del presente año de mil novecientos cincuenta y siete. Artículo 2º.- Se ratifica en todos sus términos la resolución de la Junta Computadora que declaró válidas las elecciones a que se refiere el artículo anterior, por lo que resultó electa la planilla encabezada por el licenciado Rafael González Montemayor, como Alcalde Primero; C. Lic. Jesús C. Treviño, como Alcalde Primero Suplente(…) Dado en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado, Monterrey, 18 de diciembre de 1957, firman: Dip. Teófilo Caballero Escamilla, Presidente, Jesús Pérez Torres y Prof. Eliseo B. Sánchez Medina, Secretarios.29 Ese mismo día, los legisladores giran oficio al Ejecutivo estatal para que se publicara en el Periódico Oficial, el Acuerdo Núm. 5, expedido por dicho órgano legislativo, mediante el cual se ratificaba la legalidad de los comicios municipales celebrados el día 1º. de diciembre de 1957. Finalmente, el anterior acuerdo se publicó el 8 de enero de 1958.30

29.-Ibid., ff.41-42. 30.-AGENL. Periódico Oficial, tomo VC, núm. 3, 8 de enero de 1958, p. 1.


II Leopoldo Gonzรกlez Sรกenz (PRI), 1961-1963


Leopoldo Gonzรกlez Sรกenz


Contexto regional

A

l iniciar la década de los sesenta, ocupaba el gobierno de la República el Lic. Adolfo López Mateos (1958-1964). El Ejecutivo estatal estaba al mando del Lic. Raúl Rangel Frías, quien concluirá su periodo el 3 de octubre de 1961. Es importante destacar que en su segundo trienio, a partir del 4 de noviembre de 1958, el Lic. Rangel Frías recibio 17 liciencias para separarse temporalmente del cargo, siendo susituido en todas ellas por el Lic. y Dip. Genaro Salianas Quiroga. Las fechas y los periodos de sustitución fueron los siguientes: Fechas

Días

1

4 Nov 1958

4

2

8 Nov

10

3

28 Nov

20

4

9 Ene 1959

20

5

11 Abr

20

6

9 May

20

7

21 May

20

8

9 Jun

10

9

17 Ago

20

10

5 Sep

5

11

1 Dic

20

12

25 Feb 1960

30

13

23 Mar

20

14

30 May

20

15

30 Jul

25

16

28 Nov

20

17

14 Ene 1961

20

Total

304

Fuente: Covarrubias, Ricardo, Op. Cit., pp. 166-167)

El Tribunal Superior de Justicia que se había establecido desde 1955 para concluir en 1961, estuvo integrado por: Lic. Enrique B. Garza, magistrado de la 1ª.


80 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Sala; Lic. José González Santos, 2ª. Sala; Lic. Fidencio de la Fuente, 3ª. Sala; y como magistrados supernumerarios los licenciados Nereo Ríos, Armando de Hoyos, Francisco Valdés Jr., Manuel Treviño Cavazos y Roberto Garza.1 La LV Legislatura que había iniciado sus sesiones el 16 de septiembre de 1958, estuvo conformada por nueve ciudadanos diputados, siendo el Lic. Genaro Salinas Quiroga el diputado propietario del primer distrito; Juan Reyes Alcalá del segundo y Ernesto Rangel Tijerina del tercero.2 El Alcalde de la ciudad era el Lic. Rafael González Montemayor (1958-1960); los Alcaldes Judiciales: Lic. Sergio Mena, Lic. Ramiro Elizalde Dávalos y Lic. Carlos Garza Aguilar. Regidores: Prof. Felipe Guajardo, Ramón Rodríguez Rivero, Gonzalo Estrada, Profra. Esther Calderón Sierra, Ramiro Bazán, Alfonso Morales, Guillermo Souza, Filiberto Tamez, José González Alvarado, Isidro Quintanilla Esquivel, Adalberto Gaytán Sauceda, Federico García Rendón, J. Guadalupe Hernández Carvajal e Inocencio Núñez Rivera. Síndicos: 1º. Lic. Óscar Treviño Garza y 2º.Tte. Coronel Gustavo Segovia Garza.3 El presupuesto estatal para 1960 fue de 85 millones 615 mil 738 pesos, siendo para Monterrey de 25 millones de pesos. En 1960, Nuevo León registraba un millón 78 mil 848 habitantes, lo que representaba un incremento del 45.75 % en relación a la anterior década. Por su parte, Monterrey contabilizó 601 mil 85 habitantes, con un crecimiento del 77.18% y representó el 55.75% de toda la población del Estado. Este crecimiento trajo consigo serios problemas, tales como la invasión de la propiedad y la aparición de cinturones de miseria, carentes de todo tipo de servicios. Además, al ubicarse en las zonas aledañas de la ciudad, no disponían de transporte público, ni de abasto de productos de primera necesidad. El rápido proceso mediante el cual Monterrey se configuraba como área metropolitana, iniciado desde la década de los cuarenta, muestra en los sesenta sus signos más críticos, presentando un escenario urbano que contrastaba, de manera radical, niveles de vida y oportu1.-Covarrubias, Ricardo. Los Gobernantes de Nuevo León, p. 167. 2.- Ibid., p.168. 3.-Cavazos Garza, Israel. El muy Ilustre Ayuntamiento de Monterrey, desde 1596, Municipio de Monterrey, Monterrey, 1980, p. 120.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 81

nidades para el desarrollo integral de las personas. La pobreza, la marginación y la insalubridad se multiplicaron en infinidad de colonias, sobre todo, las de nuevo arribo, convirtiéndose en caldo de cultivo de la violencia, la delincuencia y las enfermedades. Estos factores socioeconómicos serán importantes áreas de oportunidad para los gobiernos locales y estatales, quienes de acuerdo a sus posibilidades, pero, sobre todo, a su voluntad política, intentarán reducir la brecha de las desigualdades a través de instituciones y programas sociales. La acontecimiento de mayor trascendencia ocurrió a nivel nacional el 27de septiembre de 1960, cuando el Presidente Lic. Adolfo López Mateos, decretó la nacionalización de la industria eléctrica, y el 29 de diciembre de ese mismo año se modificó el párrafo sexto del artículo 27 constitucional, para establecer que “corresponde exclusivamente a la nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación del servicio público. En esta materia no se otorgaran concesiones a los particulares y la nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines”. Es importante recordar que en 1960, sólo el 44% de los casi 35 millones de habitantes contaba con servicio eléctrico. En su mensaje a la Nación, el mandatario señaló: “se consuma un largo esfuerzo desarrollado por el pueblo de México para tener en sus manos la energía eléctrica que el país produce por manos de mexicanos”. Ese día, como respuesta al decreto, decenas de millares de trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas y otros más organizaron tres grandes mítines, que se iniciaron frente a la nacionalizada Compañía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz, y concluyeron en una magna concentración en el zócalo capitalino para celebrar la trascendental acción del Ejecutivo federal y manifestarle su respaldo social. En su Segundo Informe, presentado el primero de septiembre de 1960, López Mateos ya había advertido tal disposición al establecer: “Nuestra prosperidad debe apoyarse en el empleo armónico de nuestros recursos naturales, humanos, técnicos y financieros, para crear la abundancia que fortalezca e integre una sana economía, eleve la vida humana y asegure la existencia independiente y soberana de la nación”.


82 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Para nacionalizar dicha industria, controlada en su mayor parte por inversionistas extranjeros, en abril de 1960, el Gobierno federal entabló negociaciones para comprar las acciones de las empresas que tenían a su cargo el suministro de energía eléctrica, de los bienes e instalaciones de las compañías privadas y que operaban con serias deficiencias por la falta de inversión de capital y por los problemas laborales que enfrentaban y que habían quedado bajo el control de la Comisión Federal de Electricidad. El gobierno adquirió en 52 millones de dólares, el 90% de las acciones de The Mexican Light and Power Co., y se comprometió a saldar los pasivos de esa empresa que ascendían a 78 millones de dólares; así como el pago por las acciones de la American and Foreign Power Co., por 70 millones de dólares (otros datos señalan que fueron 65) y la negociación fue cerrada con el compromiso de las empresas de invertir en México el dinero que recibieran para evitar una excesiva exportación de divisas. Después de la nacionalización, la capacidad instalada de la industria eléctrica inició un periodo de rápida expansión. Entre 1960 y 1976 la producción de electricidad pasó de 1.257 MW a 10.617 MW.4 En 1958, durante su primer año de gobierno municipal, el Lic. Rafael González Montemayor invirtió 2 millones 330 mil pesos para cambiar la fisonomía del centro de la ciudad con la reconstrucción de la Plaza Zaragoza, entre las principales mejoras, que lució más amplia y con más adornos, principalmente una fuente monumental en la parte sur, profusamente iluminada.5 En materia deportiva, destaca el nacimiento del Club Tigres, el 7 de marzo de 1960, que surgió de una metamorfosis del equipo Jabatos, fundado tres años antes y cedido a la Universidad de Nuevo León. El equipo original se había formado con jugadores de los llanos y las ligas amateurs del futbol regiomontano, por convocatoria de los promotores Lauro Leal, César M. Saldaña, Manolo Pando y Ramón Pedroza Langarica, quienes los llevaron al Deportivo Anáhuac. El Club de Futbol Nuevo León –conocido también como Jabatos o Club Esmeralda- debutó en la Liga del Torneo 1958-59 de Segunda División y sorprendió con un buen papel deportivo, pero también empezó a sufrir problemas financieros. Para impulsar su desarrollo


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 83

en el futbol mexicano, fue cedido a la Máxima Casa de Estudios y se transformó en el Club Deportivo Universitario de Nuevo León, A.C. De esta forma, surgió el Club Tigres y sus nuevos dirigentes fueron Ernesto Romero Jasso y Luis Lauro Treviño. El 9 de noviembre de 1960, muere en la ciudad de París, el Dr. Pedro de Alba, hijo adoptivo de Nuevo León, primer rector de la Universidad de Nuevo León y maestro relevante de las letras mexicanas. Había nacido en San Juan de los Lagos, Jalisco, el 7 de diciembre de 1887, estudió Medicina y se doctoró en Filosofía y Letras. Autor de numerosas obras de historia y filosofía; había representado a México en diversos congresos y organizaciones. Fue subdirector de la Organización de Estados Americanos; representante en el Instituto de Cooperación Intelectual de la Liga de las Naciones, entre otros cargos destacados. Desde 1958, era miembro del Consejo Consultivo de la UNESCO, precisamente en el desempeño de estas labores sufrió un paro cardiaco en las ciudad de las luces.6 El 20 de noviembre de 1960 se inauguró el nuevo Mercado Juárez, con una nueva estructura, pasó de estar hecho de madera a ser de material de construcción.7 En abril de ese año, el gobernador Lic. Raúl Rangel Frías aprobó que el Ayuntamiento de la ciudad, que presidía el alcalde Rafael González Montemayor, solicitará un préstamo de tres millones y medio al Banco Nacional Hipotecario para realizar una remodelación total del mercado Juárez, demoliéndose el 90% de sus instalaciones para levantar una nueva edificación de concreto, techos impermeabilizados y se organizaron las paradas de los camiones urbanos que transitaban por las calles aledañas. En el interior del inmueble se daría albergue a más de 200 comerciantes.8 Duró hasta 1993, porque tuvo que ser demolido para tener la apariencia que ahora luce, y en 1994 pasó de ser propiedad municipal a privada, por la vía de un fideicomiso. Ahora aquél mercado que era de madera, se enfrenta a las nuevas 6.- El Porvenir, 10 de noviembre de 1960, p.5. 7.-El Porvenir, 3 de noviembre de 1960, p. 8. 8.-Ibidem.


84 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

necesidades de sus clientes, y a la fuerte competencia de los grandes corporativos; cuenta con seis pisos, elevadores y rampas, pero sin duda, sigue siendo un mercado popular, de gran tradición y arraigo para los regiomontanos.9 El 20 de noviembre, por la tarde, el gobernador del Estado inauguró el majestuoso edificio de la Facultad de Comercio y Administración en la Ciudad Universitaria. El edificio constaba de 18 aulas y tuvo un costo de cinco millones de pesos.10 El 13 de diciembre de 1960 se constituyó la Asociación Protectora de Animales de Monterrey A.C., presidida por Francisco Machorro, siendo sus primeros trabajos la construcción de un asilo para toda clase de animales con un departamento médica especializado, así como la redacción de una propuesta de Ley Protectora de Animales, proyecto en el cual la entidad iría a la vanguardia.11 Una noticia que resultó trágica, fue la referida al tan anhelado teleférico regiomontano. A fines de la década de los 50, se proyectó un teleférico en Monterrey, el cual iría desde los terrenos de la Ciudad de los Niños hasta las inmediaciones del Cerro de la Silla. Para que se llevara a cabo, hubo donaciones de terrenos por donde pasaría y se construyeron las torres de conducción de los cables, así como las estaciones en La Pastora y el Cerro de la Silla, las cuales fueron concluidas a principios de los 60, operando al público inclusive antes de la inauguración oficial, programada para el 2 de junio de 1961. El día de la inauguración, una góndola en la que viajaban sus diseñadores, se desplomó al enredarse con un cable suelto que sería utilizado como pararrayos, y que no fue tensado adecuadamente, acabando con la vida de sus cuatro ocupantes, y con ellos murió también asombrosamente el proyecto de convertir al Cerro de la Silla en un destino turístico de clase mundial. El recorrido del teleférico era de 3,300 metros. El 2 de febrero de 1962, la Unión Neolonesa de Padres de Familia realiza en Monterrey una gran manifestación, a la que acuden más de cien mil personas, 9.-http://elregio.com/editoriales/abril-2-de-1909-se-inaugura-el-mercado-juarez/ visto el 10 de julio de 2016.) 10.-El Porvenir, 22 de noviembre, p. 3. 11.-El Norte, 14 de diciembre de 1960, p. 4.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 85

vinculadas a organizaciones católicas, al Partido Acción Nacional, a la banca y la industria, así como trabajadores y obreros, todos ellos bajo la consigna “¡México sí! ¡Comunismo no!”. Cuando el movimiento adquirió fuerza, el PAN se unió al rechazo de los libros de texto gratuitos y “trató de aprovechar la coyuntura y convertirse en el centro de un poderoso frente opositor al régimen vigente. Sus denuncias entonces giraron en torno al autoritarismo y antidemocracia del proyecto de los libros de texto gratuitos”.12 Como resultado de esta manifestación, y de otras que se habían realizado en diferentes ciudades del país desde 1960, la Secretaría de Educación Pública negociará con representantes de padres de familia; el diálogo será suspendido al quedar claro que los impugnadores desconocían el contenido de los textos; las autoridades educativas retomarán las palabras del presidente López Mateos y declararán que “las condiciones de obligatoriedad de los libros no implicaba que fueran únicos o exclusivos” y que quienes tuvieran posibilidades económicas podían “comprar libros de texto complementarios para sus hijos, siempre y cuando fueran autorizados por la SEP”. A partir de entonces, las protestas se fueron calmando y dejó de ser cuestionada la obligatoriedad de los libros de texto gratuitos.13 En materia de desarrollo urbano seguía impulsándose la ampliación y la prolongación de las principales avenidas de la ciudad. Al iniciar la década, se comienza el ambicioso proyecto de ensanchar las avenidas Pino Suárez, San Jerónimo, Venustiano Carranza, Juan Ignacio Ramón y Juárez y prolongar hacía el norte las de Cuauhtémoc y Gonzalitos, además de incrementar la longitud de Venustiano Carranza y Universidad. Se amplía la avenida Constitución en la ribera norte del río y más tarde la de Morones Prieto en la margen sur, importantes obras que vinieron a dar fluidez al cada vez más intenso tráfico sesentero. En la arquitectura y vida urbana de la ciudad, sobresalió a nivel nacional, la construcción de los Condominios Constitución, proyecto concebido desde finales de 12.-Carmona, Dora. “Manifestación contra los libros de texto gratuitos”, en: memoriapoliticademexico.org., consultada el 9 de junio de 2016. 13.-Ibidem.


86 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

los 50. Para 1960, la población regiomontana ya se había duplicado, con sus consecuentes problemas de alojamiento. En aras de solucionar este problema, en 1964, el presidente Adolfo López Mateos ordenó la construcción de los Condominios Constitución a través del fideicomiso público FOVI, sustentado en Plan Regulador de Monterrey, el cual fue financiado con recursos donados por el presidente norteamericano John F. Kennedy, en el marco del programa norteamericano Alianza para el Progreso.14 En lo que antes era un basurero de  78 mil 170 metros cuadrados, situado  en la avenida Constitución, entre Félix  Uresti Gómez y Florencio Antillón, fueron construidos 1,040 departamentos repartidos en 50 edificios, según los planos del arquitecto Guillermo Cortés Melo. Los precios de los condominios oscilaron entre 44 y 99 mil pesos, pagaderos en 15 años, para las familias  que se hicieran acreedoras de estos edificios, modernísimos para su época. Aunque hubo restricciones para compradores solteros o en  unión libre, para 1964 ya se habían vendidos todos los condominios, lo cual demostraba la necesidad de habitación en el primer cuadro de la ciudad.15 Según el arquitecto Cortés Melo, estos fueron a nivel nacional los primeros edificios departamentales, de tipo popular, además era el primer régimen de condominio “horizontal”, una cosa totalmente novedosa; todas las instalaciones eléctricas eran subterráneas, no había cableado. Esta obra le mereció el Premio de Vivienda Popular, que otorgaba la Unión Internacional de Arquitectos.16 Al paso de los años el conjunto habitacional se quedó sin su asamblea de propietarios. También se canceló el equipo de mantenimiento y los departamentos se empezaron a rentar, lo que ocasionó su deterioro. Su construcción fue de las mejores para su época y eso se refleja que a sus 52 años las estructuras de los edificios se mantienen prácticamente sin daños. Otro tema son las cubiertas o balcones, donde sí se aprecian las averías, debidas a la falta de mantenimiento.17

14.-Contreras Delgado, Camilo y Narváez Tijerina, Adolfo Benito (coords.). La experiencia de la ciudad y el trabajo como espacios de vida, El Colegio de la Frontera Norte/Plaza y Valdés, Tijuana, B.C., 2006, pp. 14-17. 15.-Ibidem. 16.-Telediario, 29 de junio de 2014 / 01:56 p.m., visto el 16 de julio de 2016. 17.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 87

Precampaña Una campaña sin PAN Contrario a los anteriores procesos preelectorales de Monterrey, en los que el PAN animaba las elecciones desde el mes de septiembre con sus críticas, propuestas y análisis sobre la situación política y económica de la ciudad, en esta ocasión, mantuvo un mutis que despertó la incetidumbre sobre su participación en los comicios del 4 de diciembre de 1960. Salvo sus cortos comunicados en los que invitaba a las reuniones de los viernes, en los que se analizaba la situación municipal, Acción Nacional tuvo una escasa presencia en los medios impresos de la localidad. El 13 de septiembre, el PAN anunció que realizaría en su local (Escobedo y Treviño) un homenaje a los Héroes de México. Sería en la noche y participarían tres oradores; dos miembros del Grupo Juvenil, Fortunato Quintanilla y Elías Tueme, quienes expondrían sus ideas en torno a la Independencia de México y sus consecuencias. Y el Lic. Carlos Cordero, abordaría el tema correspondiente al ciclo de estudios que se estaba desarrollando semanariamente. Se destacó que la fecha de Independencia coincidía con el vigésimo primer aniversario de la fundación del PAN, por lo que el acto revestiría especial importancia. Ese miso día partiría a la ciudad de Puebla la representación del Comité Regional, para participar en la Asamblea Interregional que se celebraría los días 15 al 18 de septiembre, “en la cual serán discutidos vitales temas relativos al problema del trabajo”.1 Con un perfil muy bajo, la dirigencia panista se mantuvo hasta que comenzaron los primeras manifestaciones preelectorales de PRI. Al darse a conocer los nombres de algunos posibles candidatos tricolores, el PAN aprovechó la ocasión 1.-El Norte, 13 de septiembre de 1960, p. 7.


88 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

para exponer su posición y críticar los modos de actuar del partido gobernante, principalmente su centralismo y desaseo político. Así se expresaron en un desplegado publicado el 18 de octubre: “El centralismo político que ha impuesto en México el llamado Partido Oficial, no pudo simular en Nuevo León un remedo de pugna democrática entre sus propios miembros, y antes de se cumplieran los términos señalados en su convocatoria eliminó dictatorialmente al precandidato que había sido empujado al ruedo desde el Palacio de Gobierno, para escoger a otro favorito del centro. Agraciado con el “dedazo” federal, precisamente cuando los principales corifeos del sindicalismo político se habían manifestado en su contra, el precandidato impuesto asegura supervivencia política a los peores clanes de antiguos caciquismos, al que descubrieron su aptitud para la oratoria, para el engaño político y para el transformismo circunstancial. Los demás sedicentes precandidatos a la Alcaldía de Monterrey, comparsas del mismo juego centralista o desesperados que se conformarán con una dádiva administrativa de consolación, no serán capaces de alzar una denuncia o de sostener una protesta, a pesar de que toda la Ciudad ha visto el enjuague y se hace lenguas el descaro empleado para imponer nuevo cabildo regiomontano, por encima de los propios sistemas que el partido oficial anunció como propósito para mejorar y enaltecer sus tradicionales indignidades. Queda el pueblo auténtico de Monterrey, el que paga contribuciones y no es invitado a los banquetes de la burocracia; el pueblo que carece de pavimentos y alumbrado en sus barriadas misérrimas; el que desdeña por igual a los jóvenes coperos y a sus cómplices; el pueblo que calcula en setecientos cincuenta mil pesos el dinero gastado hasta la fecha en propaganda política, mientras él carece de agua potable. El mudo testigo de calidad, verdadero depositario del poder político, no ha dicho todavía su palabra sobre la sucesión municipal. Aparentemente, basta un abrazo y una fotografía para resolver el problema de dar a Monterrey una buena administración pública. Aparentemente, no hay otro


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 89

recurso cívico que aceptar a los mediocres ungidos por el centralismo y soportar otros tres años de administraciones edilicias que no rinden cuentas. Tal parece que no hay más remedio ciudadano a la carencias urbanas que resignarse frente a la imposición, cubrir puntualmente los tributos y esperar que un nuevo “dedazo” federal elija mejores o siquiera menos rapaces subalternos. Pero las carencias de Monterrey exigen otras soluciones más radicales, y si el monopolio político del Partido Oficial es incapaz de realizarlas, porque sólo busca el enriquecimiento desaforado de sus camarillas, el pueblo de Monterrey está dispuesto a demostrarles que no ha seguido cursos en la escuela del servilismo, que conoce sus derechos constitucionales y rescatará, por todos los medios, el patrimonio de una ciudad digna de mejor suerte.” Comité Regional de Nuevo León Jesús F. Carlos, Secretario General.2 En este docuemento de alguna forma se avisoraba que la dirigencia no tenía la plena intención de participar en los comicios locales del 4 de diciembre. Sin embargo, en los corredores políticos de la ciudad se pensaba que de última hora, sobre todo, sabiendo cuál era el abanderado priista, los panistas lanzarían un fuerte candidato, para darle competencia y “sabor” al proceso electoral con el que se iniciaba la década de los sesenta. El 20 de octubre, cuando en el PRI ya se habían barajeado los nombres de los principales “gallos” a las alcaldías de Nuevo León, el PAN lanzó una convocatoria para realizar el 28 de octubre en el local del Partido (Escobedo y Treviño), la Asamblea General del Consejo donde decidirá si participaba en la contienda electoral, y qué candidatos lanzaría para las campañas municipales. Entre los puntos que se tratarían, de acuerdo con la convocatoria estaban el de designar y decidir, primeramente, si se tomaba parte de la contienda electoral municipal, así como nombrar su candidato. 2.-El Porvenir, 18 de octubre de 1960, p. 3.


90 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Otro de los puntos que se trataría sería la lectura “de las miras a llevar a cabo durante el periodo de 1961 a 1963, cerrando el programa con asuntos varios que se discutirían entre los asistentes.”3 El 24 de octubre el Lic. Luis Santos de la Garza, Secretario del Consejo con funciones de Presidente, reiteraba que el día 28 de ese mes se llevaría a cabo la asamblea ordinaria en donde se discutiría la forma de participar en las próximas elecciones municipales. Destacó que en esta reunión del Consejo se analizarían las circunstancias políticas que prevalecían en el Estado, sobre las cuales se haría un dictamen “como resultado de las proposiciones que hagan los miembros consejeros, respecto a la participación de ese organismo en las próximas elecciones…” Agregó, que resumiendo las conferencias y estudios que se han venido presentando dentro de los ciclos de pláticas sobre los problemas municipales, sería propuesto un programa de Gobierno, atento al cual estarán pendientes de que se cumpla por parte de quien llegase a ocupar la jefatura de la ciudad de Monterrey.4 El 28 de octubre se llevó a cabo la asamblea ordinaria, presidida por el Lic. Luis Santos de la Garza, quien al iniciar los trabajos de la misma, presentó al Delegado de la Comité Nacional del PAN, Lic. Manuel Rodríguez Lapuente. Posteriormente se nombraron los escrutadores encargados de constatar que de los 42 miembros del Consejo, se encontraban 24 presentes. Antes de que se iniciara la reunión, se habían vislumbrado como posible candidatos al Lic. Ricardo Margain Zozaya, Dr. Luis Hinojosa, Dr. Leonardo J. González Lozano y Rafael Alonso y Prieto, C.P.T.5 Después de una larga exposición y análisis de la situación de ese momento y las participaciones del PAN, en anteriores contiendas, expuesta por el Dr. Leonardo J. González, quien presidió la comisión, se dio a conocer el dictamen.

3.-El Porvenir, 21 de octubre de 1960, p. 1. 4.-El Porvenir, 25 de octubre de 1960, p.1. 5.-El Porvenir, 29 de octubre de 1960, p.1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 91

Documento que elaboraron el Lic. Ricardo Margain Zozaya, Dr. Luis Hinojosa, Dr. Leonardo J. González y Rafael Alonso Prieto. En dicho texto se analizó la situación política del país y se concluyó que el clima cívico no había variado; que existían “caudillajes, las leyes electorales no fueron enmendadas para garantizar la limpieza del sufragio, y porque el monopolio del poder lo ejercita un partido.”6 En tales circunstancias la Asamblea resolvió: “I. Como un enérgica protesta por falta absoluta de garantías para la obtención de voto libre y respetado y, por ende, de la auténtica representación popular en los puestos de autoridad municipal; Acción Nacional no presentará candidatos para la integración de Ayuntamientos en ningún Municipio de nuestro Estado. II . Acción Nacional realizará una vigorosa campaña en todos los municipios dando a conocer de nuevo su doctrina y haciendo ver a todos los simpatizantes cuáles son los motivos por los que el Partido se abstuvo de presentar candidatos, y III. Dicho partido hace responsables directos de estar frustrando una vez más lo que debería ser ocasión magnifica de sufragio libre y oportunidad inestimable para la vida y desarrollo de los municipios de haber sido posible la elección de auténticas autoridades.” Finalmente, acordaron publicar un manifiesto en el que harían una explicación completa de los motivos que tuvieron para llevar a cabo esta determinación, la que harían llegar a todas las autoridades federales y estatales, así como a la opinión pública.7 Esta determinación tan insesperada, para la comunidad, causó impacto en los principales diarios de la ciudad. El Porvenir destacó que desde 1945 la oposición no había dejado el campo libre al partido oficial. Y que el PAN se había abstenido de participar “porque juzgaba que no había un clima de libertad que garantizará el libre sufragio y respeto que este exige y porque el Partido Oficial tenía listos los patrones viciados…” Subra6.-Ibidem. 7.-Ibidem.


92 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

yan que Acción Nacional no pretende realizar una conspiración silenciosa, sino que emprenderá una campaña vigorosa para denunciar los fraudes y exponer la doctrina municipal del PAN.8 El Norte agregó que el Comité Ejecutivo Regional del PAN no presentaría candidatos a para la integración de Ayuntamientos en ningún Municipio de Nuevo León, según acuerdo dado a conocer anoche durante la asamblea celebrada por el Consejo Local de dicho organismo político. (“Deja el PAN al PRI sin candidato opositor”.9 La posición de referencia fue aprobada en forma unánime, y es resultado de un dictamen formulado por una Comisión Política nombrada previamente para el efecto, y que estuvo integrada por los señores Lic. Felipe Gutiérrez Zorrilla, Prof. Pedro Reyes Velázquez y Dr. Leonardo J. González Lozano.10 10.-Ibidem. Los puntos resolutivos del dictamen en cuestión establecían que el PAN no participaría en dicha contienda municipal “como una enérgica protesta por la falta absoluta de garantías para la obtención del voto libre y respetado y por ende de la auténtica representación popular en los puestos de autoridad municipal.”11 Finalmente, el PAN hace responsable directo al Partido Oficial, “de estar frustrando una vez más lo que debería ser ocasión magnífica de sufragio libre y oportunidad inestimable para la vida y desarrollo de nuestros Municipios, de haber sido la elección de auténticas autoridades.”12 Según El Norte, el PAN pavimentó así el camino a la planilla del PRI en el Municipio de Monterrey, aunque el propio PAN dijo que su determinación obedece “a la falta de garantías del voto libre y respetado.” Ni siquiera la apariencia de elecciones que se acostumbran, ni campaña política alguna, serán necesarias ya en el caso de Monterrey, pues al haber decidió anoche el PAN abstenerse de nombrar candidatos, el Lic. Leopoldo González Sáenz y su gente, del PRI, quedaron solos en la “justa” y por falta de oposición han triunfado.13 8.-Ibidem. 9.-El Norte, 29 de octubre de 1960, p. 19. 11.-Ibidem. 12.-Ibidem. 13.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 93

Con esta frase tan reveladora, quedaba la mesa servida para llevar a cabo unas elecciones donde todo mundo ya sabía quién sería el alcalde de Monterrey para el periodo 1961-1963. El PRI: crónica de un triunfo anunciado Como lo venía relizando desde otras campañas municipales, el PRI mantuvo la calma en cuanto a esgrimir quién o quiénes serían sus precandidatos para el Ayuntamiento de Monterrey. Es hasta mediados de septiembre, cuando se menciona de manera pública, la posibilidad de que el Lic. Leopoldo González Sáenz, para entonces diputado federal por la entidad, fuera uno de los abanderados del PRI a la alcaldía regia. Con motivo del Grito de Independencia, estuvo en Monterrey acompañando en este acto a las autoridades locales y estatales; acompañado del Lic. Héctor Segura, Subsecretario de Hacienda, fue interrogado acerca de sus aspiraciones políticas, se concretó a decir que estudiaría la posibilidad de lanzar su candidatura a la Presidencia Municipal de Monterrey, una vez que el PRI lanzará su convocatoria.14 Tres días despúes se abriría la inscripción de precandidatos a los municipios de Monterrey, cerrándose el día 30 de septiembre.15 El día 30 se registraron por Monterrey: el Ing. Noé González, Vicente Odón González, Lic. Américo Delgado de la Peña, Edelmiro S. Santos, Ing. Roberto Treviño González y Lic. Leopoldo González Sáenz. El Senador Leopoldo Sánchez Celis, Delegado General del PRI, informó que en cinco días se reuniría el Comité Regional a fin de estudiar “con detenimiento los datos sobre dichos precandidatos y con su opinión se enviará al Comité Nacional, como lo dice la Convocatoria, para que allí determinen qué precandidatos deben participar en las Convenciones.”16

14.-El Norte, 16 de septiembre de 1960, p. 18. 15.-El Norte, 18 de septiembre de 1960, p. 12. 16.-El Norte, 1 de octubre de 1960, p. 19.


94 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En cuanto al registro del Lic. González Sáenz, la prensa destacó que ese día había llegado acompañado de miles de priistas que abarrotaron el local y las calles de Pino Suárez y Arteaga. Se presentó a las cinco de la tarde ante el Presidente del Comité Municipal del PRI, Sr. Baudelio Salazar, a quien hizo entrega de varios paquetes que contenían las listas de quienes lo propusieron a la precandidatura. Una vez que se revisó la documentación, el Sr. Salazar extendió al Lic. Leopoldo González Sáenz un comprobante “señalando un total de 13, 676 firmas de otros tantos miembros del Partido, como proponentes de la postulación…”17 La planilla que postulaba al Lic. González Sáenz estaba integrada por: Cargo

Titular

Alcalde Primero Propietario

Lic. Leopoldo González Sáenz

Alcalde Primero Suplente

Dr. Rafael Garza González

Primer Regidor

Prof. Ramón Salinas Elizondo

Segundo Regidor

Guillermo Ochoa Rodríguez

Tercer Regidor

Mariano González Hernández

Cuarto Regidor

Gregoria Treviño Arroyo

Quinto Regidor

Jesús Malacara García

Sexto Regidor

Manuel García González

Séptimo Regidor

José Treviño Páez

Octavo Regidor

Rubén Cinfuegos Treviño

Noveno Regidor

Porfirio Torres Villarreal

Décimo Regidor

Andrés Balderas Castillo

Décimo Primer Regidor

Julián Alemán P(¿M?)olina

Duodécimo Regidor

Vicente Páez Barrientos

Décimo Tercer Regidor

Alfredo Villarreal García

Décimo Cuarto Regidor

Alfonso Escalera Muñoz

Primer Síndico

Ponciano Zúñiga Flores

Segundo Síndico

Cap. Ricardo Tamez Ayala

17.-El Norte, 1 de octubre de 1960, p. 13.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972) Alcalde Segundo Judicial Propietario

Lic. Óscar Leal Suárez

Alcalde Segundo Judicial Suplente

Lic. María Elena García García

Alcalde Tercero Judicial Propietario

Lic. Carlos Garza Aguilar

Alcalde Tercero Judicial Suplente

Lic. Ramiro Morales Cavazos

Alcalde Cuarto Judicial Propietario

Lic. Arturo González Flores

Alcalde Cuarto Judicial Suplente

Lic. Roberto Cavazos García

› 95

Al cerrarse el día 30 de octubre el registro de candidatos y planillas ante la Comisión de Vigilancia Electoral, el Partido Popular (Socialista) registró al Lic. Leopoldo González Sáenz como su candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey, sustituyendo de la planilla del PRI a siete regidores, un síndico y al Alcalde Cuarto Judicial. Dichos cambios operarían de la siguiente forma: Cargo

PRI

PPS

Tercer Regidor

Mariano González

Eliseo Chávez

Sexto Regidor

Manuel García

Reynaldo Montecinos

Octavo Regidor

Rubén Cienfuegos

Clemente Guerra

Décimo Regidor

Andrés Balderas

Roberto Álvarez Volpe

Onceavo Regidor

Julián Alemán

Roberto Rodríguez Licona

Doceavo Regidor

Vicente Páez

Pilar Rodríguez Ibarra

Catorceavo Regidor

Alfonso Escalera

Antonio Monzón García

Síndico Segundo

Ricardo Tamez Ayala

Reynaldo Garza

Alcalde Cuarto Judicial Propietario

Arturo González Flores

Lic. Antonio González Garza

En el resto de los demás cargos, el PPS respaldaba a los mismos que había registrado el PRI.18

18.-El Porvenir, 1 de noviembre de 1960, p. 1.


96 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Al apoyar la candidatura del Lic. Leopoldo González Sáenz, el Partido Popular Socialista lo hacía con reserva, según dijo a la prensa Roberto Álvarez Volpe, Secretario de General de dicho instituto político. Confiaban en la postura honesta, liberal y progresista del candidato priista, aclarando que al negar su respaldo a varios integrantes de la planilla de este partido, lo hacían porque consideraban que éstos “no representaban el interés primordial para el que fueron seleccionados, y por la concepción diametralmente opuesta con el pueblo.”19 Agregó que para decidir la participación del PPS en la campaña municipal se llevó a cabo una asamblea en la que se vislumbró la posibilidad de contener por el Ayuntamiento de Monterrey. Que por unanimidad se acordó respaldar la candidatura del Lic. Leopoldo González Sáenz, “quien ha puesto su esfuerzo en la unión de todos los sectores sociales para que Monterrey se encauce de acuerdo con los principios de la Revolución Mexicana.”20 Para garantizar la limpieza de la ciudad y evitar el pésimo aspecto que ofrece la propaganda política pegada en las paredes o pintada en las bardas de los edificios escolares, el Lic. González Sáez dio instrucciones para prescindir de este tipo de publicidad y recomendó a sus colaboradores que procurarán abstenerse de este tipo de publicidad, utilizado medios más adecuados que no implicaran perjuicio alguno para la limpieza de la ciudad. Para El Porvenir eso fue “entrar con el pie derecho.”21 Según el editorialista Mario Canales Sáenz, el Lic. González Sáenz era un candidato con suerte, dado que lo apoyaban el PRI y el PPS, “mientras que el PAN calla; y si hemos de prestar oídos al dicho popular: ‘el que calla otorga.’”22 Dos días después agregaría Canales Sáenz: “Algunos observadores políticos consideran que la campaña para la renovación de Ayuntamientos, servirán al Partido para explorar el terreno y obtener una experiencia para la disputa por la “grande”. 19.-El Porvenir, 4 de noviembre de 1960, p. 1. 20.-Ibidem. 21.-El Porvenir, 2 de noviembre de 1960, p. 1. 22.-El Porvenir, 2 de noviembre de 1960, p. 6.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 97

Es un hecho que el gobierno federal ha podido captar cuáles son las corrientes políticas dominantes en Nuevo León, y por ahora es peligroso tomar partido. Tres atributos que indiscutiblemente el PRI exigirá a su candidato a la gubernatura: arraigo popular, militancia definida y capacidad puesta a prueba. Demostración de que el PRI exigirá la reunión de esas tres virtudes teologales, es el hecho que las demandó y consignó en su candidato a la alcaldía regiomontana, Lic. Leopoldo González Sáenz.”23 Finalmente, el día 1 de noviembre se dio a conocer el triunfo arrollador del Lic. González Sáenz, poniendose a sus órdenes los tres sectores del PRI y prometiéndole su respaldo en todas las actvidades de su campaña.

Perfil biográfico (1ª. parte) Nacido el 6 de febrero de 1942 en Ciénega de Flores, N.L. Hijo del matrimonio formado por el Sr. Camilo González Treviño (ya finado para estos años) y la Sra. Nicolasa Sáenz Vda. de González, ambos mexicanos y oriundos del municipio referido. Cursó la primaria en su pueblo natal en la Escuela “Prof. Antonio L. Treviño”. Llegó a Monterrey a la edad de 11 años, en donde estudió la secundaria. La preparatoria y la carrera profesional las curso en la Universidad de Nuevo León, en la que se graduó de Licenciado en Derecho, el 25 de octubre de 1946. Se inició como abogado postulante al servicio de la colectividad, trabajando en su propia oficina por varios años. A mediados de los 50 comenzó su vida política, desempeñando los puestos de Secretario de Grupo de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje del Estado; más tarde Jefe del Departamento Jurídico en la administración del Lic. Raúl Rangel Frías. Fue Secretario del Ayuntamiento en el gobierno del Lic. Rafael Gonzá23.-El Porvenir, 4 de noviembre de 1960, p. 1.


98 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

lez Montemayor, el cual cubrió brevemente, ya que fue designado Diputado Federal del Primer Distrito de Nuevo León, cargo que ostentaba hasta el momento de su precandidatura. Participó activamente en las campañas nacionales que llevaron al poder a los presidentes Adolfo Ruiz Cortines y Adolfo López Mateos. Como Diputado a la XLIV Legislatura federal formó parte de las comisiones revisoras de credenciales del Colegio Electoral, “destacando su actuación en la tribuna al hacer brillante defensa de los casos más problemáticos que en el mismo se discutieron”; surgiendo además, como Secretario de la Cámara en el primer año de ejercicio. Durante el primer receso de dicho órgano legislativo, formó parte e las giras realizadas por el Comité Ejecutivo Nacional PRI en toda la República, con el propósito de orientar a la ciudadanía activa. En el mes de septiembre de 1960, fue designado Presidente de la Cámara de Diputados, correspondiéndole el alto honor de responder el primer informe de gobierno del Presidente Lic. Adolfo López Mateos. En ambos periodos de sesiones participó en los debates de los proyectos e iniciativas con amplio espíritu de comprensión, conocimiento de los problemas y elevado y sereno juicio, logrando que el proyecto de reforma de la Ley del Impuesto sobre la Renta, Cédula IV, fuera elaborado por la Diputación de Nuevo León, que jefatura y representa ante la Gran Comisión de la Cámara. En el segundo receso legislativo, formó parte de la Comisión Permanente e integró una comisión parlamentaria que juntó con el Ejecutivo Federal recorrieron varios países de Europa en una importante misión diplomática. En el campo social participó en el Colegio de Abogados y el Club de Leones de Monterrey. Fue por dos años maestro de la cátedra de Filosofía en la Escuela Nocturna de Bachilleres de la Universidad de Nuevo León. Fue Secretario General de la Federación de Organizaciones Populares del Estado de Nuevo León, en donde logró consolidar las diversas ramas de esta amplia institución, y en su convención de 1960 fue nombrado Secretario de Conflictos del Comité Ejecutivo de esta central.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 99

“Su carácter de dirigente del sector popular, cargo que ostentaba hasta la fecha, le ha permitido vincularse estrechamente a los problemas y necesidades de las organizaciones, a las cuales ha servido con lealtad, orientando y fortaleciendo sus anhelos y aspiraciones y promoviendo su mejoramiento integral.”24 Además de ser de una militancia activa, se destaca en 1960, el Lic. González Sáenz solamente ha militado en el PRI, jamás ha comulgado con otros partidos. En la oratoria fue donde mas se sobresalió, habiendo tomado intervención en las más importantes fiestas cívicas de la ciudad, disertando de manera brillante en sus mejores teatros y tribunas. En la Masonería Nuevoleonesa ha pronunciado trascendentales peroraciones que acusan un penetrante sentido social y patriótico y una gran visión de los problemas mundiales.25 Falleció la mañana del 11 de octubre de 2013, a la edad de 89 años. Sus restos fueron velados en la agencia funeraria Valle de La Paz en San Pedro Garza García.26 Días después, el 17 de octubre, el Ayuntamiento de la ciudad le organizó un homenaje póstumo. Sus raíces familiares se remontan al siglo XVIII, considerado como el único alcalde norteño de su generación, que realizó una exitosa carrera política a nivel nacional.27

24.-El Norte, 1 de octubre de 1960, p. 13. 25.-Salinas Quiroga, Genaro. Elocuencia nuevoleonesa, Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, 1999, p. 245. 26.-Milenio, 11/10/2013, visto el 14 de julio de 2016. 27.- Camp, Roderic Al. Reclutamiento político en México 1884-1991, Siglo XXI Editores, México, 1996, pp. 174-175.


Campaña La campaña del Lic. Lepoldo González Sáez se llevó a cabo durante todo el mes de noviembre, misma que se concentró en siete mítines y mismo número de visitas a las empresas regiomontanas más emblemáticas. En los grandes eventos públicos se procuró integrar al mayor número de sectores sociales, tanto del PRI como de los ciudadanos de las colonias más humildes de la ciudad. En su discurso, siempre soslayó el compromiso de su partido con las causas de la gente pobre, a la cual denominó “cinturón proletario”. Inisistió en que él encarnaba los verdaderos ideales revolucionarios y que la Revolución mexicana estaba más vigente que nunca. Cada mitin le permitió consolidar sus lazos con los integrantes de su planilla, plazearlos y acercarlos más a la ciudadanía. Finalmente, dicho contacto con las familias más proletarias le permitió ver de cerca las necesidades más apremiantes de miles de personas que carecían de los medios básicos para sobevivir y, de esta manera, ir tejiendo un programa de acciones para su gobierno, dado que nunca estableció contar con uno acabado, sino que, más bien, inquirió que dicho documento se iría integrando con las propuestas que a él y su equipo de trabajo les hiciera la población en dichos mitines. En cuanto al sector empresarial, queda claro su interes por reconciliarlos y contar con su apoyo a la hora de echar a andar los programas de desarrollo social y productivo. Hay que recordar que varios integrantes de este sector, en anteriores campañas municipales, habían manifestado abiertamente su respaldo al PAN, por lo que González Sáenz pretendía sumar esta importante sinergía no solamente para su campaña, sino, más bien, para los tiempos de la nueva administración municipal. El mitin de arranque se llevó a cabo la noche del 4 de noviembre en la plaza Díaz Mirón de la colonia Independencia. En lo alto del presídium se colocó una enorme manta con la leyenda: “El pueblo, nada más el pueblo, debe ser el destinatario de la obra justiciera de la Administración Pública”. El primero en hacer uso de la palabra fue el Lic. Hernando Castillo, quien a nombre del PRI expresó que estaba seguro que su candidato interpretaba fielmente los postulados de la Revolución, “poniendo en práctica obras de beneficio para


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 101

la colectividad”, por esa razón era conveniente que todos los ciudadanos votaran el 4 de diciembre por el Lic. González Sáenz, quien garantiza los intereses generales.1 Después subió a la tribuna Mariano González, candidato a Regidor, quien criticó a las administraciones públicas, a las que acusó de negligentes “en la atención de los problemas de la colonia Independencia, mientras que daban preferencia a otros sectores.” Según la prensa, acudieron los tres sectores del Partido, sumando más de cinco mil personas que abarrotaron la plaza y demostraron su simpatía al candidato a la alcaldía de Monterrey. Después de la intervención de algunos grupos artísticos y de la participación de la Banda de Guerra de la STIC, que se encargo de tocar las acostumbradas dianas, el Lic. Leopoldo González Sáenz se dirigió su mensaje, señalando los múltiples problemas que confrontaba Monterrey, pidiendo la colaboración de todos los habitantes de esta populosa colonia, para atenderlos, ratificando que si llegaba al gobierno municipal sabría “desempeñarlo con honestidad y con trabajo, seguro que debe existir la justicia social, ofreciendo sólo aquello que sea posible realizar. Indicando que no desconoce los problemas de Monterrey y por eso habría de jerarquizarse para su ejecución oportuna.”2 El segundo mitin se realizó en la plaza “Francisco A. Cárdenas” de la colonia Hidalgo, en donde se congregaron más de cinco mil vecinos de las colonias del noroeste para manifestarle su apoyo, en donde predominó el público femenil que entregó varios ramos de flores al candidato, destacando también importantes contingentes obreros, principalmente ferrocarrileros y mineros. Estuvo acompañado en el presídium por el Prof. Eliseo B. Sánchez, Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido, Baudelio E. Salazar, Presidente del Comité Municipal de dicho instituto, así como los señores Ricardo Covarrubias y José Garza Rentería, Secretario General y Oficial Mayor del Directivo Estatal. 1.-El Porvenir, 5 de noviembre de 1960, p. 3. 2.-Ibidem.


102 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El primero en hacer uso de la palabra fue Primo Lucio Maya, quien habló a nombre de las colonias proletarias, se refirió a los problemas más crecientes que afrontan los habitantes de estos desprotegidos sectores. Posteriormente, Alfonso Escalera, Secretario General de la Sección 19 del Sindicato de Ferrocarrileros y candidato a Regidor, expresó que en la administración del Lic. González Sáenz se atenderían los problemas “de las colonias humildes para que tengan más luz eléctrica, más agua, pavimentación de calles y otros servicios públicos indispensables.”3 En cuanto al discurso pronunciado por el candidato priista, se destacan los siguientes textos: “Nos entusiasma contar con el respaldo que ustedes dan al congregarse espontáneamente en este mitin y comprobar una vez más ante propios y extraños; ante amigos y enemigos; simpatizantes y malquerientes, el vigor y la pujanza política de nuestro Partido y el arraigo y la fuerza popular que tienen entre los hombres y las mujeres del norte de Monterrey, los principios generosos de la Revolución Mexicana. (…) Ante la gravedad y la trascendencia de los múltiples problemas del noreste de Monterrey, se afirma nuestra convicción que ya expresamos con anterioridad, de que la acción de la próxima administración pública deberá enfocarse preferentemente a las colonias proletarias de Monterrey. Porque es aquí, en estas colonias, donde se advierte claramente con dolorosos perfiles el contraste que las separa de otras colonias y zonas más favorecidas de la Ciudad, por eso es aquí donde se siente la exigencia de una acción municipal que encamine sus pasos a reducir diferencias, a equilibrar el desarrollo de la Ciudad, a unificar en fin, el panorama físico, económico y cultural de la población. Como ciudad de rápido y explosivo crecimiento, Monterrey, al igual que muchas otras grandes ciudades del País, presenta lo que se da en llamar cinturón 3.-El Porvenir, 9 de noviembre de 1960, p. 2.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 103

proletario, donde se agrupan las colonias más populosas y desamparadas de la población. Sabemos que es muy difícil resolver rápidamente los problemas del cinturón proletario de la ciudad, pero tenemos el empeño de prolongar y extender a estas zonas los servicios públicos elementales para que en ellas se lleve una vida más justa y más humana, más tolerante y más civilizada. (…)cuando contemplamos el notable atraso del noroeste de la Ciudad y la deficiencia marcada de servicios, y cuando tenemos conciencia de la insuficiencia manifiesta del erario municipal para resolverlos, nos sentimos impulsados a convocar a la conciencia patriótica de todos los regiomontanos que contribuyan con su esfuerzo, con su empeño, con su desinterés a realizar una tarea de progreso y de desarrollo más justiciero y equilibrado. Aquí en estas colonias es donde tiene mayor efectividad y vigencia los principios de la Revolución Mexicana, porque mientras exista miseria, mientras exista incultura, mientras haya insalubridad, tendrá que existir la Revolución para combatirla, y si nosotros con el refrendo del pueblo llegamos a gobernar la Ciudad, será para actuar con los ideales de la Revolución y en bien del pueblo. (…) Por fortuna vivimos los momentos fecundos en que administraciones gubernamentales, tanto en lo nacional como en lo estatal y en lo municipal, están realizando una obra inspirada en obras (sic) fundamentales de verdad, de honestidad y de patriotismo. Nadie, ni los enemigos mismos de la Revolución, pueden desconocer la bondad indiscutible de estos regímenes (…) Se ha mantenido la estabilidad de la moneda, se ha llevado la seguridad social a la burocracia y a la clase media, se ha nacionalizado la industria eléctrica y podemos decir sin temor a error, que definitivamente López Mateos está rescatando para el pueblo lo que es del pueblo. En lo estatal y municipal se ha resuelto el angustioso problema del agua potable para Monterrey, se ha construido en su mayor parte nuestra orgullosa Ciudad Universitaria, se ha comunicado el sur de Nuevo León, se han electrificado innumerables municipios, se ha hermoseado y modernizado nuestra Ciudad; se ha hecho mucho por Monterrey pero queda mucho todavía por hacer por Monte-


104 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

rrey. Tarea nuestra será proseguir la obra de la actual administración.(…) (…) No tenemos adversario en esta contienda, pero a nosotros no nos basta contar con el apoyo de los sectores organizados de nuestro Partido, queremos también el refrendo unánime y voluntario y solidarizado de nuestro pueblo. (…)”4 El 9 de noviembre visitó las instalaciones de Hojalata y Lámina, Fierro Esponja y Aceros Alfa, y posteriormente la colonia Cuauhtémoc con sus campos deportivos, clínica, centros sociales y culturales. Durante el recorrido que se prolongó varias horas, el candidato del PRI fue atendido por los ingenieros Bernardo y Armando Garza Sada, Eugenio Garza Lagüera, Lorenzo Garza Sepúlveda, Dionisio Garza Sada y Mario Castilleja, que se encargaron de explicarle detenidamente todos y cada uno de los aspectos del proceso de fabricación de estas tres importantes industrias de Monterrey.5 En la colonia Cuauhtémoc conoció las casas para los trabajadores, así como los centros de diversión y culturales y sociales, clínica y demás instalaciones que esas empresas han puesto a disposición de sus empleados y trabajadores. El Lic. González Sáenz, se mostró impresionado del vigor económico y de la pujanza de las empresas visitadas, expresando que además de la calidad de los productos, proporcionan importantes prestaciones y bienestar social a los trabajadores a su servicio.6 El 10 de noviembre visitó la Cervecería Cuauhtémoc, Grafo Regio y Titán, en donde pudo observar de cerca el desarrollo de esas empresas regiomontanas, así como los servicios sociales que proporcionan a sus trabajadores. Lo recibieron Eugenio Garza Lagüera y Dionisio Garza Sada, que se encargaron de las explicaciones respecto al proceso de fabricación de los productos. El candidato fue acompañado por los licenciados Salvador Garza Salinas y Eduardo Elizondo, encargados de su campaña.7 4.-El Norte, 10 de noviembre de 1960, p. 11. 5.-El Porvenir, 10 de noviembre de 1960, p. 4. 6.-Ibidem. 7.-El Porvenir, 11 de noviembre de 1960, p. 2.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 105

El tercer mitin se desarrolló la noche del 11 de noviembre, en la terraza Brasil, ubicada en Héroes del 47, en el centro de la ciudad. Se destaca que la sala resultó insuficiente para albergar a toda la concurrencia. En su mensaje, el candidato priista exhortó a la unidad de todos los sectores en busca de la elevación de vida del pueblo de Monterrey. Subrayó que el horizonte material y espiritual era luminoso y que quienes llegasen a gobernar la ciudad, tendrían que poner todo su amor, todo su esfuerzo y una honradez política absoluta al servicio del Municipio. Hizo notar que son muchos los problemas que aquejaban a la ciudad, comenzando con el drenaje pluvial, cuya obra implicaba una inversión de 70 millones de pesos hasta el alumbrado y pavimentación, “pero estaba seguro que sí el pueblo conjuga su esfuerzo y su empeño, será más fácil hacer frente a ellos.”8 Refirió que durante sus recorridos por las colonias había podido constatar la insalubridad, la carencia de pavimentos y otros servicios públicos y renovó su propósito de que trabajando con honestidad estaría en posibilidades de jerarquizar esas exigencias para ir atendiendo, con la cooperación “de todos aquellos que con más urgencia lo requieran.” Finalmente, expuso que la ciudadanía de Monterrey había ratificado su confianza al PRI, porque conocía sus postulados y programa de acción, y que esa responsabilidad habían tomado todos los candidatos del Partido, y que de llegar al Palacio Municipal respondería con trabajo y honradez puestas al servicio de los ciudadanos, “pues el crecimiento de Monterrey obliga a sus habitantes a disponer de mejores medios en lo cultural, en lo económico y en lo social.”9 El cuarto mitin se organizó en la colonia Buenos Aires, en una plaza ubicada entre las calles Macario Pérez y Chapultepec, a las 20 horas. Ahí se congregaron contingentes de vecinos de dicha colonia, así como trabajadores de la Fundidora, Ladrillera Monterrey, mineros de San Pedro y San Pablo y vecinos de Mederos, los Remates, Caracol, Independencia, Nuevo Repueblo y el barrio de Cuesta Blanca. El propósito fue reunir a los habitantes de las colonias populares del sureste de la ciudad. 8.-El Porvenir, 12 de noviembre de 1960, p. 2. 9.-El Norte, 13 de noviembre de 1960, p. 5.


106 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En su mensaje, dijo que confiaba en que la ciudadanía acudiría a las urnas el 4 de diciembre, para hacer triunfar a la planilla sostenido por el PRI, “porque de esa manera será el triunfo no de los candidatos simplemente sino de los regiomontanos y uno más del partido de la Revolución.”10 Enfatizó de que el hecho de que la ciudadanía se congregara en los mítines para brindarle su apoyo, era la demostración de la confianza que tenían en los regímenes emanados de la Revolución y puso como ejemplo la canalización del Río Santa Catarina y los grandes puentes sobre el mismo, la urbanización de los boulevares en ambos márgenes y otras obras materiales que han beneficiado a las colonias del sureste. “En estos rumbos de la ciudad la Revolución Mexicana ha dejado constancia perdurable de las obras positivas que son el testimonio vivo de la bondad de sus principios y de la vigencia de sus reivindicaciones ; ahí están para defender de la insidia y de la crítica, a los gobierno revolucionarios la canalización y los puentes del Río Santa Catarina, ahí están la urbanización y embellecimiento de sus boulevares y terrenos adyacentes y la introducción a estas zonas de los servicios de agua potable de la ciudad. Ahí están entre otras muchas obras, esas obras colosales que han traído bienestar y progreso, mejoramiento y urbanismo al sur de la Ciudad; ahí están esas obras que hablan mucho del patriotismo de nuestros gobiernos y del vigor y la pujanza del pueblo regiomontano.” Respecto a la participación de la mujer, destacó: “Preocupación y empeño especial nuestro y de nuestro partido, es demandar en esta lucha el voto de la ciudadanía femenil de nuestra ciudad. Consecuente nuestro partido de la conquista revolucionaria que cristalizó el viejo anhelo de la emancipación de la mujer mexicana convoca también en esta lucha a la mujer regiomontana nosotros sabemos, estamos seguros de que nuestra mujer participará jubilosa en esta contienda (…) estaos seguros que entregará su respaldo al partido que ve en la mujer un ejemplo de civismo, un factor de dignificación de nuestras justas electorales, un centinela permanente que sirve a la patria, un ser que como dijera el Sr. Presidente de la República no debe distinguirse del hombre sino para 10.-El Porvenir, 16 de noviembre de 1960, p. 5.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 107

honrarla más. Con la participación decidida de la ciudadanía femenina, con el voto de nuestras mujeres unido al voto de los hombres de Monterrey, habremos de culminar felizmente con la victoria no será de nosotros los candidatos ni de nadie en particular, será una victoria del pueblo de Monterrey (…)”11 El 16 de noviembre visitó la Fundidora de Fierro y Acero d la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, en donde fue atendido por Rodolfo Barragán, Director General de la Compañía, quien le dio amplias explicaciones sobre el funcionamiento de sus modernas instalaciones, como el Molino Lewis, Molino 46, el nuevo taller de aceración, la unidad termoeléctrica, así como las instalaciones de Aceros Planos, que estaba en proceso de construcción. En todo su recorrido, el candidato estuvo acompañado de su equipo de campaña formado por los licenciados Eduardo Elizondo, Salvador Garza Salinas y Enrique de Zamacona Escandón.12 Al siguiente día, acudió a la Vidriera Monterrey, en donde convivió con los trabajadores y escuchó con atención las viviencias que le contaron los empleados de mayor antigüedad.13 El 18 de noviembre tuvo lugar el quinto mitin, frente a la Escuela “Porfirio González” en la colonia Pablo A. de la Garza, a las 20 horas. A pesar del clima frío, el evento tuvo una gran concurrencia formada por centenares de vecinos de las colonias del noreste de la ciudad. Como en los mítines anteriores, elementos de todos los sectores acudieron al llamado del Partido para con su presencia confirmar la simpatía a favor de la planilla que encabezaba el Lic. Leopoldo González Sáenz, quien esa noche padecía de gripe, por lo que no pudo fungir como orador, encargándose del mensaje el candidato a Alcalde suplente, Dr. Rafael García González.

11.-El Norte, 17 de noviembre de 1960, p. 11. 12.-El Norte, 17 de noviembre de 1960, p. 9. 13.-El Norte, 19 de noviembre de 1960, p. 16.


108 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En este acto político hicieron uso de la palabra Alejandro Lartigue en representación de los habitantes de las colonias del noreste y Manuel García, candidato cetemista a regidor, quienes coincidieron en afirmar que la próxima administración municipal sería continuadora de la obra que estaba realizando el Lic. Rafael González Montemayor e inspirada en la política de trabajo y honestidad “que han imprimido en su administración el licenciado Raúl Rangel Frías, que ha sido un fiel interprete de la actuación patriótica y revolucionaria del licenciado López Mateos.”14 Por su parte, el Dr. García González expuso el sentir del candidato en lo que se refiere a sus propósitos para canalizar la acción municipal a favor de las colonias proletarias donde sus problemas por la falta de servicios públicos requieren especial atención, manifestando que bajo el programa de trabajo que precisará el PRI, el Lic. González Sáenz “poniendo como único límite los recursos de la Hacienda Municipal, sabrá poner en práctica obras de beneficio común, contando indudablemente con la cooperación de todos los regiomontanos.”15 El sexto mitin se llevó a cabo el 22 de noviembre en la colonia Progreso, donde se dieron cita militantes y simpatizantes de las colonias del noroeste, así como grupos numerosos de mineros, electricistas, ferrocarrileros, cetemistas, croquistas, telefonistas y un numerosos grupos del sector femenil. Por mucho, en este acto expusó uno de sus mejores discursos, rico en contenido, propuestas y con menos reiteraciones en cuanto a las “bondades” de la Revolución. Los grupos de mineros y ferrocarrileros como en actos anteriores pusieron la nota de alegría, con sus porras y con el constante sonar de sus matracas. Ocuparon el presídium, el Prof. Eliseo B. Sánchez y Ricardo Covarrubias, Presidente y Secretario respectivamente del Comité Directivo Estatal del PRI, Baudelio E. Salazar, Presidente del Comité Municipal y todos los integrantes de su planilla. 14.-El Porvenir, 19 de noviembre de 1960, p. 5. 15.-El Norte, 20 de noviembre de 1960, p. 17.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 109

Antes de que el candidato hiciera uso de la palabra, participaron como oradores el profesor Herminio González y el candidato a regidor, el cetemista Jesús Malacara García, quienes coincidieron en afirmar que el PRI escogió en la persona del Lic. Leopoldo González Sáenz un candidato que gozaba de popularidad y simpatía. Varios grupos artísticos participaron en el acto, y por último se escuchó el discurso del candidato, que fue constantemente interrumpido con porras y aplausos.16 En su discurso reiteró conceptos y promesas que había vertido en los anteriores mítines, entre las expresiones que se pueden resaltar de esta noche del 22 de noviembre, están las siguientes: “(…) En diálogo directo con la ciudadanía, hemos recorrido las colonias, los vecindarios y las barriadas de gran parte de la ciudad, de ellos hemos recogido la expresión de sus problemas y de sus necesidades, agua y drenaje, alumbrado y pavimento, escuelas y limpieza, saneamiento moral y material, todas las necesidades que demanda la existencia de una comunidad civilizada nos han sido demandadas en este recorrido, todas las necesidades populares merecerán la atención, el estudio y la consideración del próximo gobierno municipal. A escasos veinte días de la iniciación de esta jornada electoral, vemos con satisfacción que todos los sectores sociales se han sumado a nuestra causa y es que la voz de la verdad en la participación creciente del pueblo en la vida política, económica y social de la ciudad, les inspira confianza. (…) En Monterrey como en muchos otros lugares de la República, la Revolución no ha podido todavía cristalizar sus metas, sus objetivos y sus aspiraciones.(…) 16.-El Porvenir, 23 de noviembre de 1960, p. 5.


110 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El último censo nacional arrojó para Monterrey un pavoroso incremento de su población equivalente a un 96 por ciento en el término de 10 años, fácil es concebir que las necesidades y los problemas de un Monterrey con 630 mil habitantes, no sean los mismos del Monterrey de hace diez años con sólo 350 mil; sin embargo, a pesar del aumento de la población y de la complicación de los problemas, el progreso de nuestra ciudad es tan evidente que sólo un ciego o un obcecado no podría verlos (…) Deber nuestro será proseguir la escuela de la Revolución en bien del pueblo, convocar a los sectores a que contribuyan a desarrollar uniformemente a nuestra ciudad, convocarlos a que nos ayuden a incorporar a estas colonias proletarias al ritmo de crecimiento y desarrollo general de nuestra ciudad, confiamos para ello en el espíritu de trabajo y en la capacidad creadora del pueblo.”17 En la última semana de noviembre acudió a las empresas Tubacero, CRISA y Vidrio Plano, en donde además de recorrer las instalaciones, platicó largamente con los presidentes de dichas industrias.18 Para el desarrollo del sétimo mitin, los organizadores y simpatizantes del Lic. González Sáenz tuvieron que volver a sortear el frío clima que arreció la noche del 29 de noviembre, en lo que sería el penúltimo acto masivo de su candidato. El evento se realizó en la plaza Santa Isabel, ante una numerosa concurrencia. En la parte artística participaron Malena Torres, Lupita Hernández y Juan José, con grupos de mariachis, también estuvieron, las porras del Sindicato ferrocarrilero y la Banda de Guerra de la sección 26 del Sindicato de Cinematografistas. Participaron como oradores, el Lic. Ricardo Covarrubias quien hizo toda una apología de la Revolución Mexicana y su impacto en la vida social del Monterrey de los sesenta. También participó la trabajadora social María Tobías Teneyuque, quien señaló la necesidad de que la población participara en los comicios locales y, desde luego, lo hiciera a favor del candidato del PRI.19 16.-El Porvenir, 23 de noviembre de 1960, p. 5. 17.-El Norte, 23 de noviembre de 1960, p. 10. 18.-El Norte, 25 de noviembre de 1960, p. 15. 19.-El Porvenir, 30 de noviembre de 1960, p. 7.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 111

El candidato a Regidor Andrés Balderas, hablo a nombre de sus compañeros de planilla, elogió la personalidad de su candidato y señaló los logros obtenidos bajo el régimen de Adolfo López Mateos, a quien llamó guía y ejemplo para México, especialmente en lo que se refiere a la construcción de obras de gran envergadura que benefician a un gran número de mexicanos.20 El Lic. Leopoldo González Sáenz, manejo un discurso demasiado trillado y destacó que trabajaría en obras de beneficio colectivo para el “cinturón proletario” de la ciudad. Las notas periódisticas fueron muy cortas, por lo que se decuce que no hubo mucho acopio de lo expuesto por el candidato y su planilla.

Cierre de campaña El cierre de campaña se llevó a cabo en la noche del 3 de diciembre, frente al Arco de la Independencia. Presidieron el mitin, el Prof. Eliseo B. Sánchez, Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, el candidato Lic. Leopoldo González Sáenz y Baudelio Salazar, Presidente del Comité Municipal de dicho partido, así como los integrantes de la planilla. El primer orador fue el Sr. Eloy González, del Sindicato de Petroleros, quien al referir las cualidades del candidato priista, expresó que había que tener confianza en el mejoramiento de la próxima administración municipal “y que estaba seguro que el candidato no se mancharía ni con sangre ni con dinero”.21 El Lic. Santiago Roel Jr. destacó en su discurso que los problemas de la ciudad no deberían dejarse solo a las autoridades “que todos debemos cooperar para que Monterrey siga siendo ciudad limpia; que debe sanearse la economía municipal” y que todo esto lo haría el próximo Ayuntamiento que presidiría el Lic. González Sáenz, “cuyos antecedentes e ideales revolucionarios ya son conocidos.” Estableció que el Municipio requería de una nueva planeación, “que los camiones son hojalatas rodantes “ y que todos debían de cooperar en torno del candidato. 20.-El Norte, 30 de noviembre de 1960, p. 14. 21.-El Norte, 4 de diciembre de 1960, p. 18.


112 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Continuó el Lic. Adrián Yañez Martínez, quien refirió las muestras de simpatía que despertaba el candidato en la ciudadanía, y aseguró que éste sabría responder a la confianza que en él depositaran los electores. Planteó que ahora se tenía otro concepto de Revolución, entendida como “progreso y todos están afines a hacer más grande la Ciudad, que con espíritu de cooperación llevarán la bandera de la revolución por todas partes.”22 Principales extractos del discurso de cierre de campaña del Lic. González Sáenz: “Estamos culminando con este gran mitin, los trabajos de propaganda democrática organizados por nuestro partido en esta campaña municipal, por la renovación del Republicano Ayuntamiento de la Ciudad. Hemos cubierto ya con resultado positivamente halagador el trayecto total de esta jornada electoral y se ha ratificado una vez más en Monterrey, lo que ya está escrito en la conciencia de nuestro pueblo: que el Partido Revolucionario Institucional, es el único partido que tiene la autoridad moral suficiente para convocar a las grandes mayorías de México (…) que tiene autoridad moral para convocarlos a ustedes, hombres y mujeres de mi ciudad, que así como se han presentado entusiastas y espontáneos en este gran mitin, así también el día de mañana ocurrirán a las casillas a defender con calor los colores de su Partido y tomar sitio de vanguardia a favor de nuestra causa, que es la causa de la Revolución Mexicana. (…) En el transcurso de esta campaña electoral, hemos recorrido todos los rumbos, colonias y barriadas de Monterrey, y al recoger la expresión de sus problemas y sus necesidades, hemos llevado con nuestra voz, la voz de la verdad que es la Revolución, conscientes que una administración pública sólo adquiere autoridad moral cuando se integra con un Gobierno que es auténticamente representativo, sin adversario en esta lucha, no hemos querido permanecer indiferentes, hemos ido hasta la entraña misma del pueblo a recoger del pueblo la fuerza de vuestra elección; y al pueblo de Monterrey hemos ido a hablarle con la voz de 22.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 113

la verdad, porque a un pueblo como al de Monterrey no es posible engañarlo, a este pueblo le hemos dicho y le seguiremos diciendo que en el propósito común de servir a la Ciudad, no tenderemos más camino que el camino que nos marca la Revolución, que sabemos que la Revolución la hizo el pueblo, que sus instituciones las creó y las sostiene el pueblo y si nosotros tenemos el honor de gobernarlo, el pueblo y nadie más que el pueblo, ya lo hemos dicho, será el beneficiario de la obra de la futura administración pública. (…) En todos los rumbos de la ciudad, se respira el optimismo, la confianza, y la seguridad en la elección del día de mañana, y la confianza y la seguridad también en la Administración Pública que de esta elección habrá de resultar(…) tenemos conciencia de que la tradición grandiosa de un partido como el nuestro, de que la fuerza combativa de la Revolución no debe ponerse al servicio sino sólo de las más grandes aspiraciones patrias, por ello haremos sentir ante los demás, ante todo el mundo, ante amigos y adversarios, ante simpatizadores y malquerientes , ante propios y extraños, ante los que están con nosotros y antes quienes no lo están, nuestra convicción de que en las banderas de un partido poderoso como el nuestro, el triunfo no representa represalias , ni sectarismos, ni prejuicios de ninguna especie, que sabemos que el Gobierno que se obtiene mediante la victoria de un Partido, no es sólo para beneficio de ese Partido, sino para bien de la colectividad(…) Compañeros, pueblo de Monterrey, esperamos que el entusiasmo que ustedes han manifestado en el mitin de esta noche, no sea sino el augurio de lo que será mañana vuestra elección en las urnas electorales. (…) Nuestra profunda gratitud por la contribución que han dado a esta lucha democrática y la absoluta seguridad de que sólo un anhelo vibra en el corazón y en el pensamiento de quienes somos candidatos del Partido Revolucionario Institucional, el de realizar en el concurso de ustedes y las demás fuerzas de la Ciudad, el mayor bien que nuestra pobre capacidad pueda rendir para bien de Monterrey, para prestigio de nuestro Estado, para honor de nuestro Partido, y para gloria y grandeza de México.23 23.-Ibidem.


Poscampaña 4 de diciembre Ese domingo se tuvieron bajas temperaturas, la ciudad además de fría, lució vacía, pese a que se esperaba ver mucha gente en las calles, acudiendo a las casillas para votar en la elección municipal de 1960. El periódico El Norte destacó en dos páginas completas, que las casillas lucieron desiertas, por lo que se consideró un proceso en el que los electores mostraron apatía y desgano por acudir a las urnas. Aparecen varias fotografías que dan testimonio de lo anterior, en donde las escuelas y centros de salud que fungieron como casillas, se mostraban completamente desoladas, con la única presencia de los ciudadanos encargados de llevar a cabo el proceso electoral.1 Los informes que brindaron tanto la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral como el Comité Directivo del PRI, coincidieron en que las elecciones de Monterrey se desarrollaron en completo orden; aceptando que estuvieron desairadas. Las casillas se instalaron desde las nueve de la mañana, se dijo que en algunas faltó el Presidente pero fue sustituido por el Secretario, tal y como lo mandataba la Ley Electoral. El reportaje destaca que: “No se vio el movimiento que en otras elecciones en que ha participado el Partido Acción Nacional y el Partido Popular, con distintos candidatos, pues el P.P. figuró en las boletas con su distintivo, pero con el mismo candidato del Partido Revolucionario Institucional, Lic. Leopoldo González Sáenz, solamente cambiando algunos Regidores y Jueces Menores.”2 En el Comité Regional y Comité Municipal del PRI, hubo movimiento desde las ocho horas, y los cinco teléfonos estuvieron trabajando desde dicha hora hasta las 10:30. La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, presidida por el Lic. Roberto Hinojosa, estuvo en Palacio hasta las 12:30, permaneciendo el Secretario Lic. Francisco 1.-El Norte, 5 de diciembre de 1960, p. 8. 2.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 115

Rodríguez hasta la misma hora, y en la tarde también estuvieron desde las 16 horas en adelante para atender algunas quejas. Ante tan pocas noticias, la prensa se enfocó en reseñar el voto emitido por los funcionarios de alto rango. El Lic. Raúl Rangel Frías y su esposa Doña Elenita Hinojosa de Rangel, a las 12:10, depositaron sus votos en la Sección No. 107 A, ubicada en la casa Philips, calle Hidalgo No. 288. A las 9:30 se presentaron en la Sección No. 37 C, avenida Francisco I. Madero No. 3035 poniente, el Lic. Leopoldo González Sáenz y su esposa la Sra. Elena Villarreal de González, para ejercer su voto. El Lic. Rafael González Montemayor, Alcalde de la Ciudad, acudió junto con su esposa, la Sra. María Oralia Garza de González, a la casilla ubicada en la Escuela María del Refugio Canavati, ubicada en la calle José Benítez de la colonia Libertad. Tanto el Gobernador del Estado como el Presidente Municipal, después de depositar su voto, recorrieron los barrios de la ciudad. Por su parte, el candidato priista recorrió varias casillas acompañado de amigos e integrantes de su planilla.3 Después de terminada la jornada electoral del domingo 4 de diciembre, el Lic. González Sáenz concedió una entrevista dando sus primeras impresiones sobre el proceso electoral municipal, señaló que “…tanto el Partido, como él, se sienten positivamente satisfechos del resultado de la votación y de la forma pacífica, entusiasta y ordenada, en que el Pueblo ejerció su derecho ciudadano al elegir en los comicios de hoy, las autoridades que habrán de encargarse de gobernar a la Ciudad en el próximo ejercicio constitucional.”4 Subrayó el acierto con que la Comisión Municipal Electoral y su Partido, seleccionaron al personal de las casillas, Presidentes y Secretarios por parte de la primera, y Escrutadores y Representantes por parte del segundo, pues las 279 casillas estaban instaladas oportunamente a las 9 de la mañana, como lo señala la Ley Electoral, salvo 8 o 10 que por diversas causas no se pudieron instalar sino hasta la 10.5 3.-Ibidem. 4.-El Norte, 5 de diciembre de 1960, p. 14. 5.-Ibidem.


116 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Agregó que en un recorrido que realizó por 15 casillas diversas de la Ciudad, entre las 10:30 y 15:30 de la tarde, pudo comprobar el sentido de responsabilidad con que actuó el referido personal de casillas, que sin abandonar sus funciones estuvo cumpliendo sus deberes hasta las 17 horas como lo ordenaba la Ley. Asimismo, constató directamente la elevación cívica de la ciudadanía regiomontana, pues varias de dichas casillas para las 12 del día tenían recabada una votación equivalente al 50 o 60 por ciento de los votantes empadronados, lo que revela la eficacia con que actuaron las comisiones de animación integradas con toda oportunidad y adscritas a cada una de las secciones, así como los otros medios utilizados para activar la participación de la ciudadanía en la elección.6 Para las ocho de la noche, se habían reportado, con copias de las actas respectivas, 258 casillas electorales, con una votación de 105 738 sufragios, lo cual representó un aumento en la votación total obtenida hace tres años, equivalente al 28.5 por ciento, pues en la elección anterior se obtuvieron en total por los dos partidos contenientes 83 488 sufragios, estableció el todavía candidato priista. Que lo anterior ponía de manifiesto el hecho innegable de que por la forma transparente y veraz como se condujo su Partido en esta campaña, “logró despertar en el pueblo la conciencia de sus deberes ciudadanos, propiciándose por las garantías prestadas por las autoridades y por la Comisión Municipal Electoral, el ejercicio libre y espontáneo de los derechos ciudadanos.”7 Finalmente, agregó que el día 8 se llevaría a cabo la computación de los votos por parte de la Junta Electoral, organismo que le entregaría la credencial que lo acreditaría como Presidente Municipal Electo para el próximo periodo administrativo. 8 de diciembre El 8 de diciembre de 1960, a las nueve horas, se reunió la Comisión Municipal Electoral del Municipio de Monterrey, integrada por los ciudadanos Francisco Fernández Treviño, en su carácter de Secretario presidiendo la asamblea en au6.-Ibidem. 7.-Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 117

sencia del Presidente de dicha Comisión Sr. José María Maldonado y José Terán Tovar y Profra. Rebeca Cantú Ayala, como Vocales, así como los Presidentes de las Casillas que funcionaron en las elecciones municipales verificadas en Monterrey el día 4 de diciembre. Se procedió a integrar la H. Junta Computadora, el Presidente en funciones declaró que había mayoría de Presidentes de Casillas reunidos, “pues habiendo funcionado 274 casillas, estaban presentes en este momento la mayoría y continuaban llegando algunos más.”8 . Para efecto de llevar a cabo los trabajos para los que había sido citada dicha Comisión, se procedió a nombrar una Junta Directiva, la cual se eligió por planilla, quedando integrada por: Prof. Fidencio Cantú González, Presidente, Sr. Edmundo Ramírez, Secretario y como Escrutadores los ciudadanos Jovita Torres de Contreras y Rodolfo Escamilla Márquez. Una vez nombrada, los integrantes de dicha Junta Computadora rindieron su protesta e iniciaron los trabajos de la misma al retirarse los miembros de la Comisión Electoral. El Presidente de la Junta Computadora, Prof. Fidencio Cantú Lozano manifestó al inicio de los trabajos “que él desconoce la forma de realizar estos trabajos de la Junta Computadora pero pondrá toda su voluntad para desarrollar en la mejor forma posible dichos trabajos.”9 Señaló haber recibido un oficio del Lic. Leopoldo González Sáenz, en el que informaba a la Mesa Directiva que había designado al Lic. Bernardino Oliveros de la Torre, como su represente personal para que estuviera presente en los trabajos de la computación.10 Acto seguido el Prof. Fidencio Cantú solicitó los paquetes electorales para ser examinados, los que fueron examinados uno por uno, “encontrándose que ninguno de los paquetes presentaba huellas de violación, pues todos se encontraban perfectamente atados, lacrados y con las firmas auténticas de los que intervinieron como funcionarios y representantes de los Partidos de las Elecciones del día 4 de actual.”11 8.-Archivo General del Estado de Nuevo León (AGENL). Periódico Oficial, Tomo CV, Núm. 1, 4 de enero de 1961, p. 2 9.-Ibidem. 10.-Ibidem. 11.-Ibidem.


118 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Después de revisarse uno por uno los 279 paquetes que se abrieron, se contaron los votos que contenían, “los cuales coincidieron con los anotados en cada una de las actas levantadas el día de la elección.”12 Los Escrutadores procedieron a realizar el cómputo correspondiente, de cual se comprobó el siguiente resultado: Partido Revolucionario Institucional............................... 110 401 votos Partido Popular ................................................................ 2 473 Votos independientes ...................................................... 3 Total ................................................................................. 112 877 votos.13

En vista de los sufragios emitidos a los partidos contendientes, se declaró triunfante “por pluralidad de votos”, la planilla encabezada por el Lic. Leopoldo González Sáenz, integrada por: Cargo Alcalde Primero Propietario Alcalde Primero Suplente Primer Regidor Segundo Regidor

Titular Lic. Leopoldo González Sáenz Dr. Rafael Garza González Prof. Ramón Salinas Elizondo Guillermo Ochoa Rodríguez

Tercer Regidor Cuarto Regidor Quinto Regidor Sexto Regidor Séptimo Regidor Octavo Regidor Noveno Regidor Décimo Regidor

Mariano González Hernández Gregoria Treviño Arroyo Jesús Malacara García Manuel García González José Treviño Páez Rubén Cinfuegos Treviño Porfirio Torres Villarreal Andrés Balderas Castillo

12.-Ibid., p.3. 13.-Ibid., p.4.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

Décimo Primer Regidor Duodécimo Regidor Décimo Tercer Regidor Décimo Cuarto Regidor Primer Síndico Segundo Síndico Alcalde Segundo Judicial Propietario Alcalde Segundo Judicial Suplente Alcalde Tercero Judicial Propietario Alcalde Tercero Judicial Suplente Alcalde Cuarto Judicial Propietario Alcalde Cuarto Judicial Suplente

› 119

Julián Alemán Molina Vicente Páez Barrientos Alfredo Villarreal García Alfonso Escalera Muñoz Ponciano Zúñiga Flores Cap. Ricardo Tamez Ayala Lic. Óscar Leal Suárez Lic. María Elena García García Lic. Carlos Garza Aguilar Lic. Ramiro Morales Cavazos Lic. Arturo González Flores Lic. Roberto Cavazos García

Después de realizarse la declaratoria de los ciudadanos que resultaron electos para integrar el R. Ayuntamiento del Municipio de Monterrey, para el trienio 1961-1963, la Directiva extendió la credencia respectiva a cada uno de los ciudadanos que resultaron electos, levantándose el Acta en la que se inserta el cómputo definitivo, en la que se asienta que no se presentó ninguna protesta por escrito.14 Dieron fe: La Junta Directiva de la Junta Computadora. Prof. Fidencio Cantú González, Presidente; Edmundo Ramírez Gómez, Secretario, Jovita Torres de Contreras y Rodolfo Escamilla Márquez, Escrutadores. Todo parecía indicar que esta contienda electoral sería como miel sobre hojuelas, y que había llegado la hora de echar las campanas al vuelo en señal de la contundente victoria de la planilla priista que encabezaba el Lic. Leopoldo González Sáenz. Sin embargo, la piedra en el zapato la colocó el Dr. Abelardo Salas Guerra, destacado panista, que había participado como candidato a la presidencia municipal de la ciudad en las elecciones de 1954. El mismo día que se celebró la Junta Computadora local, 8 de diciembre, el Dr. Salas Guerra envió un oficio a título perso14.-Ibid., pp. 4-5.


120 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nal, sin hacer ninguna referencia al PAN, al Sr. José María Maldonado, Presidente de la Comisión Electoral Municipal solicitándole que suspendiera la asamblea electoral en virtud de que se habían cometido irregularidades durante el proceso electoral, así como el día de los sufragios. Le advierte que esta petición también fue turnada al Congreso del Estado, para que éste se avocara a la investigación de tales anomalías. Todo hace suponer que el referido Sr. Maldonado no recibió dicho escrito, o si lo recibió, no le dio la suficiente importancia, como para haberlo tratado esa mañana antes de organizar la Junta Computadora. Como se describió anteriormente, el evento se llevó a cabo sin ninguna novedad ni contratiempo. Como el asunto se llevó a la cámara legislativa, los resultados oficiales que arrojaron las actas no se dieron a conocer de momento, únicamente la prensa manejo cifras cercanas y se difundió la carta suscrita por el Dr. Salas Guerra. Al día siguiente, la prensa anunciaba a ocho columnas el triunfo de Lic. González Sáenz, pero también ofrecía una nota, con la carta anexa del Dr. Salsas, en la que solicitaba la suspensión de la junta computadora. Sobre la cuestión del cómputo de voto se dijo que la Junta Computadora se había instalado la mañana del 8 de diciembre en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez”, aula “Profesor Pablo Livas”. Que en el evento se habían reunido más de 200 presidentes de casillas, de las 279 en que se dividió el Municipio de Monterrey. Se estableció que la planilla del candidato del PRI obtuvo 112, 874 votos; 2,473 para el Partido Popular y tres que se consideraron nulos, “porque los electores votaron por candidatos que no estaban registrados.”15 En cuanto al escrito presentado por el Dr. Salas, se mencionan las principales irregularidades que a su juicio se cometieron en el proceso electoral de Monterrey: “que no se publicaron los padrones electorales ni la división territorial el día primero de octubre, ni en el periódico ni otro medio; hubo casillas que cerraron antes de las 15 horas; hubo suplantación de electores; instalación tardía de las casillas; son sumamente infladas las cifras extraoficiales que se han manejado 15.-El Norte, 9 de diciembre de 1960, p. 14.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 121

como votos emitidos y que se demuestre que el personal que firmó las actas, coincide con el de las listas que elabora la Comisión previamente”.16 El 13 de diciembre se informaba que el Congreso del Estado, en su sesión del día 12, había dado trámite a este oficio y que lo turnó a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales para su estudio y dictamen.17 La referida comisión, presidida por el Lic. Juventino González Ramos, presentó su dictamen en la sesión del día 19. En el cual se concluye que no se lesionaron los derechos del Dr. Salas Guerra, consagrados en la Ley Electoral del Estado, “tomando en cuenta que el ocurrente no proporcionó al Congreso del Estado ningún elemento de prueba para justificar los hechos a que alude, por lo que dictaminan que el Congreso del Estado no deberá ocuparse de la queja formulada por el C. Dr. Abelardo Salas Guerra. En consecuencia, proponen a la H. Asamblea el siguiente: Acuerdo Número 9 Artículo Primero. No procede la queja presentada por el C. Dr. Abelardo Salas Guerra, solicitando investigación del H. Congreso del Estado, en relación con las elecciones municipales verificadas en la ciudad de Monterrey, el 4 de diciembre de los corrientes. Artículo Segundo. Publíquese en el Periódico Oficial del Estado, el acta levantada por la Junta Computadora celebrada el día 8 del mes actual (…) Dado en el Salón del Sesiones del H. Congreso del Estado, en Monterrey, a os veinte días del mes de diciembre de mil novecientos sesenta. Presidente.-Dip. Juan Reyes Alcala.- Dip. Srio. Elías Ancer Vitar. Dip. Srio. Lic. Juventino González Ramos. El acuerdo fue aprobado por la totalidad de los legisladores y se remitió al Ejecutivo para su publicación. 16.-El Norte, 9 de diciembre de 1960, p. 19. 17.- El Norte, 13 de diciembre de 1960, p. 12.


122 โ€น

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Esta acta se publicรณ en el Periรณdico Oficial el 4 de enero de 1961, con esta acciรณn las elecciones celebradas el domingo 4 de diciembre de 1960, quedaban formalmente validadas y se declaraba vencedora de los sufragios a la planilla encabezada por el Lic. Leopoldo Gonzรกlez Sรกenz.


III Juventino Villarreal Muñoz (PAN) Vs Abiel Treviño Martínez (PRI), 1964-1966


Juventino Villarreal Muñoz

Abiel Treviño Martínez


Contexto regional

E

l poder Ejecutivo estuvo a cargo del Lic. Eduardo Livas Villarreal, cuyo periodo abarcó desde el 4 de octubre de 1961, hasta el 3 de octubre de 1967. La Secretaría de Gobierno la ocupó el Profr. Humberto Ramos Lozano y al frente de la Tesorería General estuvo el Lic. Eduardo A. Elizondo. El Tribunal Superior de Justicia estuvo compuesto por los magistrados: Lic. Enrique B. Garza, Lic. Leopoldo Peña Garza y Lic. José González Santos. El Congreso del Estado se integró con once diputados, la LVI Legislatura, cuyos trabajos habían arrancado desde el 16 de septiembre de 1961, para concluir en 1964. El diputado por el Primer Distrito fue el Lic. Pedro F. Quintanilla, por el Segundo Distrito el Ing. Roberto Treviño González y por el Tercer Distrito el Sr. Mario Garza.1 El alcalde de la Ciudad era el Lic. Leopoldo González Sáenz, quien ocupó la presidencia municipal el 1 de enero de 1961, para terminar su labor el 31 de diciembre de 1963. Los alcaldes judiciales fueron: Lic. Óscar Leal Suárez, Carlos Garza Aguilar y Arturo González Flores. Los regidores: Profr. Ramón Salinas Elizondo, Julián Alemán Molina, Guillermo Ochoa Rodríguez, Alfredo Villarreal García, Jesús Malacara García, Alfonso Escalera Muñoz, Vicente Páez Barrientos, Mariano González Hernández, Rubén Cienfuegos Treviño, Andrés Balderas Castillo, José Treviño Páez. Manuel García González, Gregoria Treviño Arroyo y Porfirio Torres Villarreal. Síndicos: Ponciano Zúñiga Flores y Cap. Ricardo Sánchez Ayala.2 El presupuesto municipal de 1963 fue de 36 millones de pesos. Entre las principales obras emprendidas, destaca la construcción de la Casa Municipal del Reposo, edificio de destinado para asilo de ancianos, en un área de tres mil metros cuadrados de construcción, ubicado en el tercer sector de la Colonia Roma. El inmueble constaba de un vestíbulo, dos oficinas administrativas, tres pabellones con 14 camas cada uno y otro con 20 camas destinadas a mujeres; siete recamaras para pensionistas y cuarto para juego y televisión. Complementaban el edificio tres bodegas, un comedor para dar servicio a 110 personas, área para enfermos, con sala de consulta y sala para curaciones.3 1 Covarrubias, Ricardo. Gobernantes de Nuevo León 1582-1979, Gobierno del Estado de Nuevo León, Monterrey, pp. 169-171. 2 Cavazos Garza, Israel. El Muy Ilustre Ayuntamiento de Monterrey, desde 1596, Presidencia Municipal de Monterrey, Monterrey, 1980, p. 120. 3 El Porvenir, 27 de julio de 1963, p. 3.


126 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En este año, el gobierno municipal concluyó importantes obras relacionadas con el mejoramiento de la distribución de los alimentos y la salud pública. El Rastro de Aves de la ciudad, construido para incrementar la avicultura, mejorar la higiene y fomentar la alimentación popular y, sobre todo, abrir una nueva fuente de ingresos para la ciudad. La Planta de Sub-productos en la que se aprovecharían, para fines de industrialización, los desperdicios de los rastros de aves y semovientes, para convertirlos en harinas y elaborar alimentos balanceados para la cría y engorda de cerdos y aves de corral. Esta planta produciría importantes ingresos, a través de la recuperación que se haría con los desperdicios de los rastros que por tantos años se habían malogrado. El valor de la obra, incluyendo equipo e instalación se elevó a un millón 212 mil 462 pesos.4 Las colonias populares también tuvieron una importante inversión en equipamiento, ornamentación y espacios públicos. Destacando la construcción de la Plaza “San Antonio”, en la colonia “Pedro Lozano”, que contó con embanquetado general, corredores exteriores e interiores, bancas, alumbrado mercurial, parque infantil y adaptación de áreas destinadas a jardines; con un costo 85 mil 581 pesos. La Plaza “Salvador Díaz Mirón”, a la que se le reconstruyeron todos sus jardines; se construyó una explanada propia para bailables y festividades de distinta índole, se dejaron espacios verdes suficientes y se redujo la plaza para ampliar las calles que la circundan y dar acomodo al estacionamiento de vehículos. Se instaló un espejo de agua con un muro en piedra y sobre éste, recipientes de lámina que formaron una pequeña cascada, con alumbrado mercurial completo y pavimentación de las áreas de estacionamiento de vehículos. Se inauguró el 30 de septiembre y tuvo un costo, incluyendo pavimento de ampliación de calles y alumbrado, de 418 mil 945 pesos.5 El 21 de julio de 1963, a las 8:50 de la noche, se inauguró el parque monumento a los Fundadores de Monterrey, mejor conocido como la Fuente Monterrey. La obra estuvo a cargo de la Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento de Monterrey, que encabezaba el Ing. Eligio Quiroga Quiroga. El mural se empezó a colocar en el parque el 13 de mayo de 1963. 4 Ibidem. 5 El Porvenir, 2 de enero de 1964, p. 2.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 127

Al evento concurrieron aproximadamente 3 mil 500 personas, las autoridades encabezadas por el gobernador Eduardo Livas Villarreal y el presidente municipal de Monterrey, Lic. Leopoldo González Sáenz. También asistieron el Jefe de prensa de la Secretaría de Gobernación, Lic. Luis M. Farías, el Coronel Feliciano García Rueda y su hija la Senadora Margarita García Flores, el Senador Enrique Ledón Alcaraz, el señor Abiel Treviño, el Rector de la UNL Lic. Alfonso Rangel Guerra, el Rector del Tecnológico, Fernando García Roel, entre otras personalidades. El evento inaugural inició con la participación de la Banda de Música del Estado dirigida por don Isaac Flores Varela, posteriormente se hizo un reconocimiento al Ing. Eligio Quiroga Quiroga y al Arq. Joaquín A. Mora, por la ejecución de la obra y el diseño del mural, respectivamente. Acto seguido tuvo lugar el punto emotivo del evento cuando el Gobernador Livas en el cuarto de máquinas encendió los chorros y luces de la fuente… en su mensaje el gobernador dijo… “Hoy 21 de julio de 1963, tengo la satisfacción de declarar inaugurado este parque monumento construido en homenaje y recuerdo a los fundadores de Monterrey, por el Republicano Ayuntamiento de esta ciudad y felicito cordialmente al Cabildo y al Sr. Presidente Municipal por esta importante obra en beneficio de la ciudad. Hago mis mejores votos porque la corporación edilicia continúe así, sirviendo a los intereses de la comunidad que gobierna.” Luego develó la placa de bronce alusiva a la “Fuente Monterrey” y enseguida oprimió el “switch” encendiendo la hermosa fuente. La placa de bronce decía a la letra: “En este lugar originalmente conocido como el Ojo de Agua Grande, se erige este monumento en homenaje a Luis Carvajal y de la Cueva, Diego de Montemayor, Alberto del Canto, Martín de Zavala y los valientes que con ellos fundaron en estas tierras la ciudad metropolitana de Nuestra Señora de Monterrey. Administración Municipal 1961-63”.6 En los terrenos de la ex Alberca Monterrey, rescatados para incrementar el patrimonio de la Ciudad, se edificó este Parque-Monumento. El antiguo espejo de la alberca se cubrió con material poroso para construir un filtro que garantizara la permanencia de las obras, ante la posibilidad de que afloraran los manantiales en niveles excedentes y pudieran fluir, sin detrimento de lo construido, a des6 Moreno López, Abel. Fuente Monterrey. Notas para su historia. H. Congreso del Estado de Nuevo León, pp. 24-26, en: www.hcnl.gob.mx/muralmonterrey/Fuente_mty.pdf., visto el 14 de marzo de 2017.


128 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

embocar al canalón. En dicho relleno se formó un espejo de agua alimentado artificialmente y conservado mediante un filtro. En el espejo se ubicó una fuente que constaba de nueve surtidores, con cambios de colores, alcanzando la parte central una altura de quince metros. Por el rumbo sur, se colocó un mural con mosaicos de intemperie, en el que se plasmaron estéticamente las distintas etapas del desenvolvimiento de Monterrey, a partir de su fundación. El escudo de la ciudad y el del Estado de Nuevo León complementaban el conjunto. Por la calle de Zaragoza se construyó un mirador, que era un techo de la planta baja, la que daba acomodo a los espectadores que acudían a disfrutar los conciertos al aire libre. Finalmente, varios puentes para uso del público, rampas y graderías, daban acceso al cuerpo principal del parque.7 El 26 de julio de 1963, estuvo en Monterrey, por unas horas, el prominente banquero norteamericano David Rockefeller, presidente del Chase Manhattan Bank, de Nueva York. Había venido a nuestro país para estudiar el panorama financiero y celebrar importantes negocios, como la participación de su banco en la emisión de bonos mexicanos por valor de 40 millones de dólares (500 millones de pesos). En la ciudad fue atendido por Roberto Garza Sada y Francisco Maldonado, presidente y director general, respectivamente, de la Compañía General de Aceptaciones, grupo que había invitado al magnate neoyorkino. En su estancia relámpago, menos de cinco horas, recorrió en automóvil la Cervecería Cuauhtémoc, la colonia de este nombre, las calles adyacentes, Hojalata y Lámina y otros sitios cercanos. Posteriormente se dirigió al Tecnológico de Monterrey, donde hizo un recorrido a pie por varias plantas; más tarde se trasladó a la Sala del Consejo dela Compañía General de Aceptaciones, donde sostuvo una charla con hombres de negocios, y finalmente estuvo en la residencia de Roberto Garza Sada, donde se sirvió un refrigerio. Salió a las 13:30 horas en un vuelo privado a Houston, Texas.8 El 22 de noviembre de 1963, es asesinado en Dallas, Texas, el presidente norteamericano John F. Kennedy, acontecimiento trágico que conmocionó a la so7 Ibidem. 8 El Porvenir, 27 de julio de 1963, p.2.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 129

ciedad regiomontana y generó un caudal de especulaciones sobre las causas del asesinato, así como la veracidad de un asesino solitario. Hay que recordar que durante los primeros años de su mandato, enfrentó una serie de acontecimientos que marcaron el rumbo de la historia contemporánea: la crisis en la Bahía de Cochinos, los misiles en Cuba, el Muro de Berlín, la guerra de Vietnam, la carrera espacial, su lucha por los derechos civiles y la eliminación de la segregación racial. La mañana de ese día, Kennedy aterrizó en la ciudad de Dallas, donde abordó un automóvil descapotable junto a su esposa Jackie Kennedy y el Gobernador de Texas, seguidos por otro vehículo con el Vicepresidente Lyndon B. Johnson y su esposa.   Durante el trayecto de 16 kilómetros, del aeropuerto a Trade Mart, Kennedy fue asesinado por Lee Harvey Oswald, a las 12:30 pm, donde recibió un disparo en la nunca y otro en la cabeza. A la 1 de la tarde, el Hospital Parkland Memorial hizo oficial la muerte del Presidente. El cuerpo de John F.  Kennedy fue transportado al Air Force One, donde Lyndon B. Johnson tomó protesta como el nuevo presidente de los Estados Unidos.9 El 1 de enero de 1964, se inaugura el Teatro Calderón, como parte de la Unidad Cultural “La Ciudadela”. El terreno fue donado por Don José Calderón. Las 300 butacas, con valor de 114 mil pesos, la donó Don Carlos I. Guajardo. El inmueble fue construido por el gobierno municipal, con una inversión de 943 mil 994 pesos. El edificio constaba de vestíbulo, oficina administrativa, baños para hombres y mujeres, camerinos recubiertos con azulejo de estuco, para personas de ambos sexos, sala de espectáculos con cupo para 370 butacas y escenario apropiado para las funciones inherentes al teatro. La sala estaba dotada de sistema de sonido, alumbrado y preparación completa para clima artificial. En su arquitectura general se buscó complementar el edificio de la “Ciudadela”. El evento con el que se inauguró este inmueble fue con la lectura del tercer informe de actividades del Presidente Municipal, Lic. Leopoldo González Sáenz.10

9 www.excelsior.com.mx/global/2016/11/22/11296, visto el 17 de junio de 2017. 10. El Norte, 3 de enero de 1964. p. 3B.


Precampaña Órganos electorales Hacia mediados de julio se instaló la Comisión Estatal Electoral, integrada por Humberto Ramos Lozano, Secretario de Gobierno y licenciado Jacobo Ayala Villarreal, Oficial Mayor; los diputados Pedro F. Quintanilla y Arnulfo Guerra Guajardo, representantes del Poder Legislativo; José Rodolfo González representante del PAN y licenciado Homero Villarreal del PRI, así como el notario público, licenciado Francisco Rodríguez, quien fungiría como Secretario.1 Posteriormente dieron a conocer que se levantaría el censo para concretar la lista Electoral. El censo se realizaría del 26 de agosto al 15 de septiembre de 1963. La Comisión Municipal Electoral de Monterrey hizo del conocimiento la presente convocatoria a los ciudadanos para su rectificación y actualización de los datos personales de los ciudadanos, censo de electores de donde después saldría el Padrón Electoral y que serviría de base únicamente para las elecciones, mismo que fue dividido de la siguiente manera: Primer sector. De las calles de Serafín Peña y Álvarez hacia el poniente hasta los límites del municipio. Escuela Presidente Calles, Madero y Corona. Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad de Nuevo León, costado poniente del Hospital Civil. Escuela de Bachilleres No. 2 antiguo tanque del Obispado Matamoros y Lic. José Benítez. Segundo sector. De las calles de Serafín Peña y Álvarez hacia el oriente hasta la calle de Diego de Monterrey y los límites norte y sur del Municipio. Palacio Federal, entrada sur. 1El Porvenir, 18 de julio de 1963, p. 6B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 131

Palacio de Gobierno, vestíbulo de entrada principal. Palacio Municipal, entrada principal. Escuela Secundaria No. 3, Pirul 200. Colonia del Prado. Tercer sector. De Diego de Montemayor al oriente hasta los límites del Municipio. Escuela León Guzmán, Madero y Platón Sánchez. Escuela Profesor Conrado Montemayor, Adolfo Prieto al oriente. Escuela Porfirio A. González, 13 de Septiembre y José Martí. Colonia Pablo A. de la Garza Escuela General Jesús M. Garza, Ayutla y Quintana Roo. Colonia Nueva Repueblo. La ciudad se integró de las siguientes secciones: Primer distrito electoral................... 87 secciones Segundo distrito electoral................ 134 secciones Tercer distrito electorial................... 119 secciones.2 Posteriormente y en la medida en que las necesidades del registro lo requisiesen, habría nuevos centros censales cuya ubicación se daría a conocer oportunamente. Se exhorta a los ciudadanos comprendidos dentro de las respectivas zonas ocurrir a los lugares indicados con el propósito de depurar dichas listas que: Incluir a los ciudadanos que por una razón u otra no figuran en ellas. Registrar cambios de domicilio, bajas por defunción, y corregir inexactitud de datos que se hayan proporcionado. 2 El Norte, 1 de octubre de 1963, pp. 9-11B.


132 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Incluir a los ciudadanos que hayan llegado a los veintiún años de edad en 1961. Incluir a los ciudadanos que habiendo llegado a los dieciocho años y hayan contraído matrimonio. Se exhorta a los ciudadanos para que concurran a cerciorarse de la exactitud de los datos con configuraran en el Padrón Electoral Municipal advertidos de que la Ley Electoral del Estado castiga con sanciones económicas o corporal la omisión de los deberes ciudadanos en esta materia. Documento firmado por el licenciado Héctor E. González Chávez, Presidente, licenciado Alfonso González Segovia, Secretario y señor Rubén Fernández, Vocal.3 A finales de agosto de 1963 la Comisión Electoral Municipal de Monterrey, estaba integrada por el licenciado Héctor González Chávez, Presidente, licenciado Alfonso González Segovia, Secretario y señor Rubén Fernández, vocal. Dichos funcionarios dieron a conocer una información a través del cual proporcionan las direcciones relacionadas donde están las listas de empadronamiento y que los ciudadanos acudan a esos puntos para verificar sus datos, información que dividieron en tres sectores de la ciudad y de donde surgirá el Padrón Electoral de Monterrey para las elecciones municipales del 1º. de diciembre de 1963. La Comisión Estatal Electoral, el 22 de agosto da a conocer el siguiente comunicado: A los ciudadanos del Estado La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral hace del conocimiento de todos los Electores, lo siguiente: 1º. Que inició sus labores correspondientes al periodo electoral el pasado día quince de julio. 2º. Se integraron y se encuentran ya instaladas y funcionando las Comisiones Municipales Electorales que se encargaran de vigilar los próximos Comicios Municipales del Estado. 3 El Norte, 1 de octubre de 1963, p. 1B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 133

3º. Las Comisiones Municipales Electorales tienen ya el censo de los electorales de sus respectivos municipios con eso elaboraran el padrón para las Elecciones de Diciembre próximo. 4º. Con el propósito de rectificar y perfeccionar ese Censo las Comisiones Municipales harán un llamado a los Ciudadanos paraque concurran a los lugares que se señalen por ellos y se cercioren de que son incluidos en las listas respectivas.4 Después de la anterior información, aparece una nota en la cual se invita al PRI y PAN para que nombren a sus representantes, invitación que hace el Comité de Vigilancia para la Renovación de Ayuntamientos. El anterior llamado de atención por parte de los señores profesor Humberto Ramos Lozano, licenciado Jacobo Villarreal, Secretario y Oficial Mayor respectivamente y en vista de que venció el plazo previsto por la Ley, y en donde los diversos partidos no se pusieron de acuerdo para designar a sus representantes ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Representantes que deben estar asignados, y de acuerdo a la Ley Electoral, a más tardar el 15 de julio de 1963. Después de la anterior información, finalmente el PRI y PAN acreditan s sus respectivos representantes ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Por el PRI: J. Belén Mendoza como propietario y licenciado Homero H. Villarreal como suplente. Por el PAN: licenciado Francisco R. Calvi, como propietario y licenciado Jesús Rodolfo González Suplente.5

4 El Porvenir, 23 de agosto de 1963, p. 7B. 5 El Norte, 1 de octubre de 1963, p. 5B.


134 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

PRI El 27 de septiembre Abiel Treviño Martínez fue postulado por el PRI como precandidato a la Presidencia de Monterrey, postulación que a su vez fue hecha por la CTM; para los priistas Treviño era un empresario exitoso, de respetable trayectoria civil, quien de inmediato recibió pruebas de apoyo de electricistas, rieleros, mineros y burócratas.

Datos biográficos de Abiel Treviño Martínez Treviño Martínez nació en Monterrey el siete de febrero de 1909, en el barrio de Galeana y Tapia. Hijo único del matrimonio de don José Treviño y doña Abigail Martínez de Treviño. Su padre fue regidor del Ayuntamiento de Monterrey y posteriormente Diputado local Constituyente. Sus primeros estudios los realizó en los colegios “Justo Sierra” y “Monterrey”, estudió dos años en el Colegio Civil del Estado, y posteriormente hizo estudios de Higth school en San Marcos, Texas, y en 1928, ingreso a la Universidad de Pennsylvania, EE.UU. Abandonó la carrera universitaria por el fallecimiento de su padre en 1927 y regresó a su hogar para auxiliar a su madre. Desde entonces el señor Treviño ingresó al mundo de los negocios. Primero al frente de una agencia de automóviles que dejó su padre al morir. Durante 25 años fue gerente general de las tiendas “Salinas y Rocha”. Ocupó un cargo como Primer Vocal de la Comisión Ejecutiva del Patronato Universitario; ha sido Gobernador del Distrito del Club Rotario de Monterrey y en diversas ocasiones ha representado al Presidente de la Rotary International, en eventos que se han desarrollado en Centroamérica. Participó como jefe de finanzas en la primera campaña del licenciado Eduardo Livas Villarreal a la gubernatura del Estado y fue proveedor del Gobierno del Estado en la época del licenciado Livas Villarreal. El 27 de mayo de 1933, contrajo matrimonio con doña Olga Abrego Treviño y tuvieron los siguientes hijos: Nelly, Abiel Jr., José y Olga.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 135

Miembro del Club Campestre de Monterrey y fue Presidente del mismo cuando se denominaba Monterrey Contry Club. También fue miembro activo de la Masonería nuevoleonesa, socio activo del Círculo Mercantil Mutualista y del Club Valle Alto, miembro del Consejo Internacional de Buena Vecindad y del Comité de Becas del Instituto Mexicano Norteamericanos de Relaciones Culturales. De sus propósitos al ser elegido como precandidato, externó: “Hasta ahora se ha despertado una corriente política, principalmente de organismos obreros que me favorece con su opinión para ser precandidato, indudablemente que si resulto nominado tendré que imponerme un programa de gobierno municipal que en todo momento estaré dispuesto a cumplir. Indudablemente que dicho programa abarcará las carencias de la ciudad, por complejas que estas sean y nosotros estaremos en la mejor disposición de servir a la ciudad.”6 En la primera entrevista que dio a El Porvenir señaló que se llevará una rápida campaña en los sindicatos de la CTM y habrá un reagrupamiento de los grupos revolucionarios. Señaló que en todo momento su propósito central es servir a la ciudad, externó su experiencia de trabajo en la iniciativa privada por muchos años y ha sido Proveedor del Gobierno. Dijo que la ciudad tiene muchas carencias tales como el drenaje pluvial, la repavimentación total de las calles y proporcionar los servicios públicos más inmediatos, también es importante analizar el crecimiento demográfico de la ciudad y ver los problemas que tiene la ciudad. 7 Con el paso de los días 68 organismos dieron su voto a Abiel Treviño y lo impulsaron para seguir adelante con su gran campaña política. La designación del presente candidato del PRI y las diferentes actividades electorales en los municipios de Nuevo León generaron un ambiente propicio para el desarrollo de las elecciones. También la unión de colonos que representan a los sectores de las colonias Pablo A. de la Garza y del Fierro, así como el predio contiguo al Penal del Estado presentaron su apoyo al candidato del PRI. 6 El Norte, 26 de septiembre de 1963, p. 8B. 7 El Porvenir, 27 de septiembre de 1963, p. 2B.


Adalberto Arturo Madero Quiroga

136 ‹

Del mismo modo los dirigentes sindicales de la Sección 19 de Rieleros se sumaron al apoyo del señor Abiel Treviño, sin faltar los dirigentes telefonistas que también manifestaron su solidaridad. La adhesión al precnadidato también la realizaron los dirigentes y miembros del Sindicato Nacional de Automóviles y Transportes. El 21 de octubre de 1948, el PRI da a conocer su Planilla que aspira a la presidencia de Monterrey, Planilla que surgió de una Convención Política Municipal y a la cual asistieron 300 delegados de los sectores obrero, popular y campesino, quienes en forma unánime respaldaron las propuestas asignadas. Planilla Alcalde Propietario: Abiel Treviño Martínez Alcalde Suplente: Doctor Fernando Colunga

Regidores Primer Regidor:

Profesor Baldemar Cantú

Segundo Regidor:

Miguel Ángel Margáin

Tercer Regidor:

Jesús Flores Flores

Cuarto Regidor:

Félix Esquivel Méndez

Quinto Regidor:

Profesora Magdalena de la Fuente

Sexto Regidor:

Vicente Guerra

Séptimo Regidor:

Eloy González

Octavo Regidor:

José Díaz Delgado

Noveno Regidor:

Eloy González


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

Décimo Regidor:

Eduardo Paz Robles

Décimo Primer Regidor:

Antonio Espino

Décimo Segundo Regidor:

Ramón García Siller

Décimo Tercer Regidor:

Eleazar Ruiz Cerda

Décimo Cuarto Regidor:

Lindolfo Pedraza

Síndicos Síndico Primero:

Profesor Gustavo E. Leal R.

Síndico Segundo:

Francisco Reyes

Jueces Menores Juez Primero Propietario:

Lic. Carlo Garza Aguilar

Juez Primero Suplente:

Mauro Cruz Garza

Juez Segundo Propietario:

Lic. José Luis Alatorre

Juez Segundo Suplente:

Lic. Edmundo Santos Garza

Juez Tercero Propietario:

Lic. Miguel Hernández R.

Juez Tercero Suplente:

Lic. Manuel González Garza.8

8 El Norte, 21 de octubre de 1963, p. 8B.

› 137


138 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Finalmente, el 27 de octubre, Abiel Treviño Martínez es elegido candidato para el municipio de Monterrey por parte del PRI. Evento que se realizó ante unos cinco mil miembros de su Partido y en donde el candidato aseguró que su administración será como una prolongación del hogar, aseguró que gobernará con decencia y cada uno de sus colaboradores tendrá una mística de servir a la ciudad con vehemencia revolucionaria, con lealtad para resolver aquellos problemas que afectan a los regiomontanos. También señaló que ningún prejuicio dominará la voluntad de gobernar para todos y en donde su trabajo se caracterizará por las voluntades y empeños en el trabajo revolucionario. Evento realizado en el Teatro Florida, donde también rindieron protesta los 51 candidatos a alcaldes del PRI en el estado de Nuevo León.9

Discurso de toma de protesta “En mi carácter de Candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia Municipal de Monterrey, ante todo, deseo expresar mi más sincera gratitud por la distinción que se me ha hecho al proponerme para tan honroso puesto. Confío en que el espíritu de lucha en que descansa la fuerza militante de mi Partido, saldrá victorioso en esta justa democrática y me dará ocasión para llevar a buen término la cristalización de nuestros anhelos y propósitos. Llegamos a esta lucha electoral sin prejuicios, con la mente clara y el ánimo dispuesto a estudiar, analizar y resolver –en la medida de nuestra capacidad y fuerzas– los problemas que nos son comunes. Tenemos fe inquebrantable en la potencialidad, el vigor y el destino histórico de nuestra industriosa Ciudad. Con base en el ideario de nuestro Partido, cuyas finalidades se proyectan al bienestar común y a la felicidad colectiva, lucharemos porque nuestro plan de acción llegue a ser un logro supremo del trabajo y del esfuerzo. 9 El Norte, 26 de octubre de 1963, p. 10B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 139

Abiel Treviño aceptando la candidatura

Creemos que la dignidad y el respeto a los derechos humanos, son la más preciada herencia que hemos recibido en el transcurso de nuestra historia. Independencia, Reforma y Revolución son el conjunto de hechos históricos que han forjado nuestra nacionalidad; a nosotros nos corresponde honrar y acrecentar ese legado, para ejemplo de las generaciones que nos sucedan. Tengo la firme convicción de que el puesto para el que he sido señalado, entraña la más alta responsabilidad que a un ciudadano regiomontano pueda conferírsele. Acepto gustoso ese grave compromiso y ofrezco a mis conciudadanos un nombre limpio, una trayectoria honesta y un espíritu forjado en el trabajo y en el servicio.


140 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Con el impulso decidido del Gobierno Federal, y el respaldo vigoroso del Gobierno del Estado y la ayuda generosa de todos los regiomontanos, procuraré que mi administración haga de Monterrey una ciudad que responda a las aspiraciones de sus habitantes. Quiero dejar constancia también en este mensaje de que, como guía, tendré siempre en mi memoria el recuerdo de mi padre, que a mis ojos fue siempre ejemplo de virtudes ciudadanas; como aliento para mis tareas, me inspirará el abnegado cariño de mi madre y de mi esposa y el entusiasmo juvenil que en mi hogar derraman mis hijos. Sé que el esfuerzo que exige la labor de la Administración Pública de Monterrey convierte a sus funcionarios en los más fieles y responsables servidores. Para ello cuento en mi planilla con un grupo de personas que habrán de laborar conmigo, infatigablemente, al servicio de Monterrey y con quienes… Habré de realizar como funcionario público lo que siempre he deseado como simple ciudadano.”10 Abiel E. Treviño

10 El Norte, 27 de octubre de 1963, p. 12B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 141

PAN A principios de junio de 1963, el Comité Local del PAN de Monterrey comienza a prepararse para las elecciones que serán el 1 de diciembre de ese año y lo hace a través de un cursó para los militantes que tituló: “Curso intensivo a dirigentes de Acción Nacional. Conferencias sobre ideario del Partido”. A la inauguración de las mismas asistió Adolfo Christlieb Ibarrola, uno de los líderes nacionales del PAN, exposiciones que fueron impartidas por Pedro Reyes Velázquez, Leonardo González, Francisco Calvi, Manuel Ponce González y Jesús F. Carlos. Las temáticas de las charlas tuvieron como tema el origen del PAN y su fundación en 1939, el ideario político, los principios morales depositados en su fundación y el desarrollo del partido; también destacaron la proyección social del partido y al ciudadano en el trabajo colectivo.1 Cabe señalar que la anterior actividad también se realizó en diferentes partes del país, como en la ciudad de México, y los temas de las conferencias fueron problemas que aquejaban al país, se comprometieron a realizar más proselitismo político, partir en sus acciones de sus tesis centrales y, ante todo, fincar sus fuerzas más en las ideas que en los hombres. Por su parte, los integrantes del PAN, recibieron el seminario “Curso para Dirigentes” impartido por Adolfo Christlieb Ibarrola, dirigente nacional, quien manifestó que el PAN pugnará por resolver los problemas que aquejan a México y en esa lucha fincará su esfuerzo en las ideas expuestas por la principios básicos del PAN. Además de la participación del anterior personaje nacional del PAN en el seminario, también impartió una plática el humanista Pedro Reyes Velázquez, quien se centró en el ideario panista y planteó la necesidad de intensificar las actividades proselitistas en estas próximas elecciones. Finalmente, Reyes Vázquez externó que el PAN, en sus 23 años de existencia, no finca su fuerza en los hombres que lo dirigen ni en quienes lo forjaron, sino en las ideas que proclama y sostiene.2 1 El Norte, 3 de junio de 1963, p. 6B. 2 El Norte, 3 de agosto de 1963, p. 10B.


142 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Y a finales de agosto se implementó un “Curso de Adoctrinamiento para Empleados del PAN”, mismo que se realizó en las oficinas del PAN en las calles de General Escobedo y Treviño los días 28 y 29 de agosto. La primera conferencia corrió a cargo del doctor Felipe García Guajardo con el tema de Educación, expositor que realizó un esbozo sobre el problema educativo en México y que el Estado es incapaz de resolver si no se cuenta con contribución de todo el pueblo mexicano; también agregó que la educación puede romper el círculo de miseria que priva en el país, pero calificó al régimen de monopolista en el aspecto educativo, ya que no permite una verdadera libertad de enseñanza ni concede a los padres de familia el derecho que les asiste para educar a sus hijos. La segunda conferencia fue impartida por el doctor Luis Hinojosa y se centró sobre la Estructura y Funcionamiento del PAN; dio a conocer de manera amplia y bien documentada la estructura y funcionamiento del PAN, recordando a sus fundadores e ideólogos: Manuel Gómez Morín y Efraín González Luna; capacitación para los integrantes del PAN, pero también asistió público en general.3 A diferencia de otras elecciones y en las cuales desde el mes de junio comenzamos a leer información relacionada con el ambiente político en la ciudad, ahora las cosas son distintas, con respecto al PAN solamente identificamos lo que ya se describió en párrafos anteriores y en donde los integrantes de dicho partido recibieron capacitación política con diversas temáticas, ahora ya estamos en agosto y no se refleja la promoción de campañas anteriores. El vocero oficial del Comité informó el 12 de agosto que se estaba llevando a cabo la redacción del programa de Gobierno Municipal que sería presentado al candidato que postulara este parido, en caso de que la asamblea decidiese la participación en los comicios municipales de 1963. Los contenidos se estaban sustentando en las conferencias que estuvieron dictando varios de los miembros del Partido, sobre temas referentes a la problemática municipal. 3 El Norte, 25 de agosto de 1963, p. 5B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 143

Indicó que esta ha sido desde el principio, la línea de conducta del PAN en todos los puestos públicos en las campañas que ha participado “y que les complace que, aun cuando con un retardo de veinte años, el PRI esté haciendo ya una caricatura de aquellos trabajos serios que posiblemente después podrá perfeccionar, pero que ahora llama ‘programáticos’”.4 Es hasta el 28 de agosto cuando se refiere la actividad política del PAN, y el tema es un curso intensivo de la doctrina del partido. Curso intensivo impartido por Felipe García Guajardo con el tema Educación y sus problemas en México; mientras que Luis Hinojosa desarrolló ideas generales del partido, su estructura y fundamentos; actividad implementada en el edificio del PAN en Escobedo y Gral. Treviño en el centro de la ciudad.5 El 20 de septiembre a través de su Presidente, doctor Gonzalo Guajardo Hernández y Manuel Ponce González, el PAN convoca a sus afiliados e invitan a la ciudadanía a los siguientes actos que tendrían lugar el próximo domingo 23 a las diez horas en su edificio de Escobedo y Treviño: Asamblea Regional, para resolver sobre la participación de Acción Nacional en las elecciones municipales. Convención municipal de monterrey, en su caso, para aprobar el programa de gobierno municipal para monterrey elegir candidato a alacalde y su planilla.6 Más adelante, el 17 de septiembre, el PAN emite una convocatoria en la cual invita a sus afiliados y ciudadanos en general a los siguientes actos: Asamblea regional para resolver sobre la participación de Acción Nacional en las elecciones municipales. Convención municipal de Monterrey, en su caso para:

4 El Norte, 12 de agosto de 1963, p. 6B. 5 El Norte, 28 de agosto de 1963, p. 10B. 6 El Norte, 15 de septiembre de 1963, p. 9B.


144 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Aprobar el Programa de Gobierno para Monterrey Elegir candidato a Alcalde y su planilla. Mensaje firmado por el Comité Regional de Nuevo: doctor Gonzalo Guajardo Hernández, Presidente y Manuel Ponce González, Secretario.7 El día 20, el secretario de prensa de dicho partido expresó que la Junta del Consejo Regional tenía como puntos principales de su reunión el estudio sobre la participación del PAN en las próximas elecciones, la formulación del programa de Gobierno Municipal que servirá de plataforma en caso de que la asamblea apruebe la participación y la renovación de la directiva. Señaló que en cuanto a la Convención Municipal, la asamblea determinará si participan o no en las próximas elecciones y que en caso afirmativo, elegirán a su candidato allí mismo, de entre las personas cuyos nombres están circulando y en torno a las cuales han reunido numerosos simpatizantes. Con la asistencia del diputado federal Rafael Morelos Valdés, la Asamblea Municipal se efectuaría la noche del 17 de octubre, en los salones Aragón, convocada por el Comité Regional. Se informa que harían uso de la palabra el Dr. Juventino Villarreal Muñoz, candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey. También dijeron que en esta reunión, los asistentes designarían la planilla de Regidores y de Jueces que propondría el Partido en las elecciones del 1 de diciembre de 1963. Añadieron que se daría a conocer el programa de gobierno que “ha sido formado”.8 El 23 de septiembre es elegido como candidato a alcalde de Monterrey por parte del PAN al doctor Juventino Villarreal Muñoz. Villarreal Muñoz como candidato manifestó que uno de sus objetivos al ser electo por los ciudadanos luchará por una “democratización del poder público”. Momentos en los cuales lo acompañaba su suplente, el empresario Eugenio Armen7 El Norte, 17 de septiembre de 1963, p. 3B. 8 El Norte, 21 de septiembre de 1963, p. 9B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 145

dáiz Noriega. Villarreal también externó que más adelante eligiran al resto de su planilla; Villarreal Muñoz fue elegido en una convención municipal organizada por el Comité Regional del PAN.9 Después del acuerdo dictado por el Consejo Regional del PAN, se llevó a cabo una Convención Municipal con la representación de los tres comités distritales de la ciudad de Monterrey, bajo la Presidencia del doctor Gonzalo Guajardo Hernández, Presidente del Comité Regional del PAN, del ingeniero Bernardo Elosúa, Presidente del Consejo Regional y del licenciado Manuel Ponce y del representante del Comité Nacional, licenciado Jorge Garabito. Por su parte, el profesor Pedro Reyes Velázquez, miembro del Consejo Regional y el señor Jesús F. Carlos, dieron a conocer el dictamen del Consejo Regional y aprobaron la participación del PAN en los comicios electorales. Leonardo González, Presidente de la Comisión encargada de elaborar un Programa de Gobierno Municipal dio a conocer las bases para dicho programa, las cuales fueron discutidas por varios de los asistentes. El doctor Luis Hinojosa, miembro de la Comisión Política, externó que después de una auscultación entre los miembros del Partido, se habían presentado como candidatos por el PAN las siguientes personas: doctor Juventino Villarreal Muñoz, señora María Teresa Segovia de García, ingeniero Javier Madero y señor Daniel de la Garza. Y la asamblea por aclamación postuló como su candidato a la Alcaldía de Monterrey al doctor Juventino Villarreal Muñoz y al señor Eugenio Armendáiz Noriega como Suplente.10 Datos biográficos del candidato del PAN El doctor Villarreal Muñoz nació en Lampazos el cuatro de marzo de 1909, hizo sus estudios primarios en Monterrey. Pertenece a la generación 1922-1927 del

9 El Norte, 23 de septiembre de 1963, p. 1B. 10 El Norte, 27 de septiembre de 1963, p. 10B.


146 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Colegio Civil y se graduó como médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo León en 1934. Ha ocupado la Presidencia de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Monterrey; pertenece a diversos organismos científicos y ha impartido la Catedra en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo León. Pertenece a diversas asociaciones católicas. Fue miembro fundador del PAN y ha sido candidato de ese partido a Alcalde Suplente de la ciudad de Monterrey, a senador suplente y a diputado federal. En la Asamblea Regional del PAN, donde fue electo Villarreal Muñoz, externó: “Acepto la candidatura porque soy leal a mis convicciones y porque debemos de estar presentes en la tarea de la renovación política de México…nos seguirán llamando ilusos, pero el hombre tiene que ser de una sola pieza; es espíritu y es materia, y está obligado a tomar parte en los problemas de su patria para que tengan además solución…reconocemos el adelanto de las nuevas administraciones, pero en el campo de la política México pierde terreno; la ciudadanía padece de conformismo, no dialoga, no debate…”11 Días después el PAN dio a conocer cómo se desarrollaría la campaña de su candidato. El Comité Regional informó que se estaban celebrando entrevistas diarias con diferentes directivos para formular un plan de campaña municipal. También está recibiendo información de militantes activos y de ciudadanos en general para fortalecer dicho proyecto, y dentro de los propósitos principales de la campaña será hacer la misma con nivel y despertar el espíritu cívico de los regiomontanos. El 17 de octubre del año en curso el PAN realizó una Asamblea Municipal en los salones Aragón en donde dio a conocer la plataforma de gobierno municipal del candidato y los nombres de los integrantes de su Planilla. Trabajos que fueron presididos por el ingeniero Bernardo Elosúa, Presidente del Consejo Nacional del PAN, por los Directivos del Comité Regional, encabezados por su Presidente doctor Gonzalo Guajardo Hernández y por el representante del Comité Nacional del PAN, Diputado Federal, doctor Rafael Moreno Valdés. 11 El Norte, 11 de octubre de 1963, p. 11B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 147

Evento en donde pusieron a consideración a los asambleístas los nombres de las personas que integraron las planillas. Con la asistencia del diputado federal panista Rafael Morelos Valdés, la noche del 17 de octubre, se llevó a cabo en los Salones Aragón, la Asamblea Municipal, convocada por el Comité Regional para designar la planilla de regidores y jueces auxiliares que sostendría Acción Nacional en las elecciones municipales del 1 de diciembre. Cargo

Nombre

Presidente Municipal

Juventino Villarreal Muñoz

Presidente Municipal Suplente

Eugenio J. Armendáiz Noriega

Síndico Primero

Edelmiro Elizondo

Síndico Segundo

Rogelio L. González

Regidores

Profra. Francisca Serna Juan Manuel Caballero Hermes Campos Julián Leal García Hilda Martha Elizondo Bernardo Elosúa Jr. Praxedis Soto Sergio Méndez Ing. Feliciano Villarreal C. Hilario Salazar Tamez Simón Guerra Enrique Sánchez Ramos José A. González Jiménez Salomón Sierra M.

Jueces Menores

Lic. Luis J. Villarreal Cantú

Suplente

Lic. José Rodolfo González Lic. Fernando Ancira Flores

Suplente

Lic. Teófilo Salazar Gil Lic. Ernesto Sepúlveda

Suplente

Lic. José Ordoñez V.


148 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se dijo que el Dr. Villarreal Muñoz pronunció un vibrante discurso, pidiendo a la ciudadanía su actuación en esta campaña.12

Discurso pronunciado en la toma de protesta “Por mis sinceras convicciones en la responsabilidad que tengo frente a la sociedad, como hombre, como padre de familia y como ciudadano, para contribuir a que mi Patria siga por el camino del progreso y cumpla el destino de llevar, hasta el último de sus hijos, una vida concorde a la eminente dignidad de la persona humana. Por mi permanente y firme adhesión a los principios de doctrina que en materia política sostiene y ha sostenido Acción Nacional, a lo largo de sus 24 años de lucha en la vida de México, buscando el camino hacia un orden forjado según la justicia y amparado por la libertad, y Porque tengo también la convicción de que el pueblo de Monterrey desea, quiere firmemente y sabrá luchar, por la renovación de nuestros viciados sistemas políticos, por la exigencia de un absoluto respeto al ejercicio libre del acto de gobierno que cumple el ciudadano cuando deposita su voto electoral y porque sé que el pueblo entero de Monterrey anhela la esperanza de que su comunidad sea servida no sólo por sus mejores ciudadanos, sino por aquellos a quienes ella misma haya escogido y designado libremente. No tengo otros motivos al participar en esta contienda electoral, no tengo otros compromisos que el de servir a mi comunidad y a mi Patria, no representó, como Candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey, sino a todos aquellos que creen en la necesidad de la limpieza de la lucha política y en la obligada participación de la ciudadanía, como único camino para garantizar autoridades emanadas del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Y al presentarme ante ustedes, recalco la importancia que tiene una lucha electoral para la renovación de los Poderes Municipales. 12 El Norte, 18 de octubre de 1963, p. 1B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 149

El Municipio es moral y físicamente prolongación y complemento de nuestro hogar; lo envuelve, lo penetra, lo continúa. Es para nuestros hogares, que queremos sean limpios, seguros y alegres, como una envoltura que los protege. El Municipio es como la piel, que no sólo cubre nuestro cuerpo, sino que resguarda todos los órganos vitales indispensables para vivir. Así es el Municipio, algo necesariamente nuestro y exclusivamente al servicio de nuestros hogares, de nuestras personas y para nuestra protección. Debe ser además nuestra escuela de ciudadanía, porque es el lugar en que penetramos por primera vez a nuestra vida política, participando en deberes y derechos frente a la convivencia de la comunidad; es el lugar en donde tenemos que resolver los problemas propios y de los demás que son también nuestros, por ser del prójimo. Es el Municipio, en fin, el lugar donde se empieza a hacer Patria, donde se alientan los primeros ideales que nos habrán de proyectar, en un sentido de solidaridad social, hacia la comunidad de nuestro Estado y hacia la inmensa comunidad de nuestra Patria. Y hacemos también Patria en esta lucha Municipal, porque al promover, con todo nuestro entusiasmo, el deber de participar en la política; al señalar con claridad a toda la ciudadanía que el único camino para llevar a nuestros mejores hombres a los puestos públicos es el de la actuación dentro de los Partidos Políticos, estamos, en realidad, contribuyendo a que nuestro Gobierno se integre por el camino de la Verdadera Democracia, a que cesen los esfuerzos de la democracia dirigida y a que se entienda la democracia, no sólo como una fría técnica numérica, fácilmente corruptible y encaminada sólo a computar quién tiene derecho a la titularidad del Poder, sino fundamentalmente, como capacidad humana de servicio a la comunidad dentro de la cual forjamos nuestro destino personal para la realización de un orden de justicia y libertad. No desconozco lo arduo de la lucha, ni la lamentable actitud de muchos ciudadanos que han encontrado más cómoda la posición de renunciar a sus deberes y derechos y entrar a un conformismo donde se ahorran el esfuerzo y el sacrificio que supone toda lucha de principios.


150 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

No desconozco lo anterior, y precisamente por eso, es por lo que afirmo mi convicción de que vivir es luchar, convicción que he fortalecido ante el ejemplo de quienes nos legaron Independencia. Libertad y un pensamiento y una acción es favor de los necesitados y asumo esta grave responsabilidad, porque creo en Monterrey, en sus hombres y en sus mujeres y en la capacidad que Monterrey tiene para determinarse por sí mismo. Para realizar esta tarea que es y debe ser de todos, invito a mis conciudadanos a que se unan conmigo en esta lucha por lograr que los avances de la técnica y el planteamiento del problema social se encaucen al servicio de la Comunidad. Cumplamos todos nuestro deber, para exigir después nuestros derechos.”13 Clausuró la asamblea el Dr. y Dip. Rafael Morales Valdez, quien felicitó a la ciudadanía regiomontana por participar en las cuestiones políticas. El Dr. Gonzalo Guajardo Hernández, Presidente del Comité Regional del PAN de Nuevo León, citó a los integrantes de la planilla para una reunión el próximo lunes en el local de Acción Nacional y señaló que el día 10 de noviembre se efectuaría una asamblea de carácter estatal, para decidir la participación del Partido en las elecciones para Presidente de la República. Los voceros oficiales del PAN dijeron a El Norte, que el Partido contaría en esta campaña con el apoyo del grupo sinarquista y que uno de sus más destacados elementos, el Lic. Luis J. Villarreal Cantú había sido incluido en la planilla como candidato a Alcalde Judicial propietario.14

13 Ibidem. 14 Ibidem.


Campaña PRI Durante el acto de toma de protesta, celebrado el 24 de octubre en el Teatro Florida, y ante los tres sectores del organismo político, el candidato priista prometió que en caso de triunfar en las elecciones del primero de diciembre, hacer de su administración un ejemplo de honestidad, de decoro y decencia teniendo como ideario la obra del Presidente Lic. Adolfo López Mateos y como bandera la entrega plena al trabajo que efectuaba el Gobernador Lic. Eduardo Livas Villarreal. Al principio de su improvisado discurso dijo: “Compañeras y compañeros de Partido: Las muestras de adhesión y de simpatía de que he venido siendo objeto en las últimas semanas, el honor que se me ha otorgado al darme la oportunidad de estrechar la mano de tantas y tan representativas comisiones, es un alto privilegio. Estas manifestaciones de adhesión, esas 47,000 firmas que respaldaron mi registro, esas 10,000 personas que estuvieron presentes al entregar la documentación de ese registro, hacen que en estos momentos aproveche la oportunidad para dar un público testimonio de mi gratitud. Muchas gracias. Esta asamblea en que todos ustedes aquí presentes en representación de los diferentes sectores de nuestro Instituto Político, es y constituye la prueba indiscutible de la fuerza y la voluntad de nuestro Partido, de esa fuerza siempre latente en el Pueblo de México y que es base en el ideario mismo de la Revolución, y de esa unidad que es un ejemplo de la ciudadanía; por eso compañeros, nuestro Partido ha constituido la mejor de las trincheras, aquélla que desde México vigila, guarda y conserva la continuidad de las Instituciones. Puedo asegurar a ustedes que en esta trayectoria estará siempre amparada por la Constitución, nuestros afanes tendrán como medida mínima las más elementales necesidades de nuestros ciudadanos y la fuente de inspiración para nues-


152 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

tros actos serán los principios eminentemente revolucionarios y patrióticos de los que han hecho un apostolado de nuestro digno Presidente el señor Lic. Adolfo López Mateos. Haremos de esta contienda la más florida de las fiestas, para ello contamos con la fuerza arrolladora de nuestro Partido que encarna y representa los más caros ideales de nuestro pueblo la democracia como base formal de las instituciones, la justicia social como plataforma ideológica de las emancipaciones y el trabajo fecundo como meta para la felicidad y para el progreso individual de nuestras gentes. Llegamos a esta justa exentos de compromisos personales, no nos atan al pasado ni nos preocupa en el presente ni perjuicios ni sombras. En el transcurso de nuestras vidas, hemos tratado siempre de realizar nuestras actividades cívicas, profesionales y privadas con honestidad y con decoro, eso es lo que ofrecemos a ustedes, eso es lo que ponemos al servicio de nuestras comunidades. Compañeros que al llegar a ejercer nuestras funciones públicas nadie pueda señalarnos jamás como ineptos y negligentes que por lo contrario sea nuestra actuación pública el reflejo, la prolongación de la honestidad y de la decencia del honor y del respeto con que cada quien manejamos nuestros propios hogares. La confianza que este día me ha otorgado nuestro Partido, me honra y me enaltece y ofrezco mi entrega por completo a servir a la ciudadanía para realizar como funcionario lo que siempre he deseado como simple ciudadano.”1 La noche del 24 de octubre, ante más de 10 mil personas, Abiel Treviño manifestó que el progreso de Monterrey debía de ser uniforme y vigoroso en todos sus ámbitos y en todos sus rincones. Ante la multitud que rodeo la plaza Díaz Mirón de la colonia Independencia, agregó que estaba consciente de que existían colonias sin los más elementales servicios públicos, lo cual entorpecía el progreso de la Ciudad, por lo que prometió que en caso de triunfar “su mayor preocupación será llevar esos servicios a todos los rincones de la Ciudad.” 1 El Norte, 27 de octubre de 1963, p. 16A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 153

Agregó, “quiero conocer los rincones sucios de la Ciudad” y para el efecto pidió que se le mostraran los peores sitios de las colonias del sur. Manifestó: “recorreremos esos sitios para conocer personalmente lo peor y tratar de corregir los errores basándonos en la hacienda que tengamos en nuestras manos y con la ayuda del Gobierno Estatal y de ustedes mismos”.2 Horas antes del mitin, y lo que la prensa consideró una nueva tónica en su campaña, llevó a cabo una mesa redonda en la cual participaron habitantes de las colonias del sur de Monterrey. En el salón de una escuela estuvo recibiendo innumerables comisiones de personas que habitaban los distintos rumbos del sur de la ciudad, quienes por escrito le presentaban sus necesidades más apremiantes que tenían en sus barrios. Una numerosa comitiva de profesionales formada por el Lic. Santiago Roel Jr., Coordinador de las Asambleas de la Campaña, el Profr. Alfredo Treviño González, Coordinador General de la Campaña y Jefe del Departamento Coordinador de las Juntas de Mejoras Materiales en el Estado; por el Dr. Arcadio Lozano Rocha, Jefe de los Servicios de Salubridad y Asistencia; Dr. Julián de la Garza Kelly, de los Servicios de Salubridad y Asistencia; Ing. Pedro Villanueva, Jefe de Comunicaciones y Transportes en el Gobierno del Estado; Profr. José L. Flores, Sub-Director de Educación Pública en el Estado; Ing. Roque Yáñez Martínez, de Agua y Drenaje de Monterrey; Ing. Ernesto Marroquín Toba, de Pavimentación; Ing. Sergio Sedas Rodríguez, Gerente de Electricidad y Gas de Monterrey; Ing. Leopoldo Valdez, Secretario de Planeación y Programa de la CNOP; Ing. Ricardo Gómez García, Gerente de la Oficina de Recursos Hidráulicos en Nuevo León; Arq. Guillermo Cortés Melo, Jefe del Plano Regulador; Profra. Francisca Aguilar, Trabajadora Social y de otro numeroso grupo de técnicos más acompañaron al candidato priista en esa mesa redonda. Se destacó que cada uno de estos profesionales tomaron debida nota de las carencias que tenían los habitantes de esas colonias populares y formando un 1 El Norte, 27 de octubre de 1963, p. 16A. 2 El Norte, 26 de octubre de 1963, p. 7B.


154 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

enorme legajo de las peticiones hechas por escrito y verbales “se dieron a la tarea de inmediato de formular un plano de acción para ponerse en ejecución en caso de que el señor Treviño asuma los destinos de nuestra Ciudad.”3 La mesa redonda tuvo una duración aproximada de dos horas y en dicho evento el candidato pidió a todos los concurrentes que señalaran los principales problemas de su colonia, prometiendo que las peticiones no irían al “cesto de los papeles” sino a un plan de trabajo que estaba siendo elaborado con gran intensidad. De este lugar, el abanderado tricolor y su comitiva se trasladaron hasta la plaza Salvador Díaz Mirón, en donde lo esperaban más de 10 mil simpatizantes. Según los medios locales, una estruendosa ovación hizo que se estremeciera el sitio “dando principio al primer mitin de la campaña del señor Treviño.” Hicieron uso de la palabra, el Sr. Francisco Reyes, el Lic. Homero Villarreal Molina y el Dr. y Corl. Arnulfo Treviño Garza, Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, respectivamente. Los tres oradores coincidieron en sus afirmaciones en el sentido de que se hacía necesario apoyar la trayectoria de trabajo del Presidente Lic. Adolfo López Mateos “y que tan fielmente interpreta en la entidad el Gobernador del Estado, Lic. Eduardo Livas Villarreal, agregando que el candidato continuaría esa obra progresista y dinámica que tenía sus más puras esencias en la Revolución Mexicana. Una salva de aplausos rubricaron las palabras de los tres oradores, quienes de una manera sucinta dieron a conocer los programas realizados por los candidatos del PRI. Por su parte, Abiel Treviño dijo que se empeñaba, en caso de triunfar, por llevar el agua potable, electricidad, gas y demás servicios públicos a tan alejados rincones de Monterrey.4 Al día siguiente visitó las colonias del sur de la Ciudad, en donde acompañado de los vecinos y su comitiva constato el lamentable estado en que se encontraba la 3 Ibidem. 4 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 155

mayor parte de las colonias: calles llenas de lodo, otras con charcos insalubres, escuelas en estado deplorable, casas sin los servicios básicos, entre otras lamentables situaciones. Señaló a los reporteros que en su campaña pretendía un sistema efectivo de contacto directo con los ciudadanos, para conocer y palpar y después poder ofrecer a sus habitantes algo que realmente pueda ser benéfico en caso de ganar la elección. Las colonias que visitó en este primer acercamiento al sector sur de Monterrey fueron: la Independencia, Ladrillera, Caracol, Buenos Aires, Nuevas Colonias, Narvarte, Barrio de la Boquilla, Nuevo Repueblo. Recorrió por más de tres horas este amplio sector, “los que antes olvidados, tienen en él el rayo de esperanza que puede hacer realidad los beneficios de la Revolución Mexicana convertidos en escuelas, calles pavimentadas, barrios electrificados, zonas con abundante agua y demás servicios públicos que requieren”, estableció un diario local. Primeramente, estuvo en las Nuevas Colonias, donde visitó las Escuelas “20 de Noviembre”, “Lic. Arturo B. de la Garza” y Escuela “13 de Mayo”, en esta última pudo constatar que se hacían necesarias más aulas para los niños. Enseguida estuvo en el Consultorio Médico Gratuito que dirigía el Dr. Jesús H. Molina, en donde muchas personas estaban siendo atendidas, en el barrio conocido como Cuesta Blanca. Se destaca que en cada calle y en cada sitio al candidato priista se le planteaba un problema por solucionar: la falta de agua y drenaje, de aulas escolares, consultorios médicos y demás problemas que le fueron dados a conocer en su trayecto por el sur de Monterrey. Al llegar a la colonia Ladrillera, un grupo de vecinos le sugirieron la conveniencia de vender un terreno de propiedad municipal para ejecutar obras de beneficio colectivo, a lo cual el candidato contestó: “Si llegó al poder, por el voto ciudadano, mi administración buscará los medios de acrecentar el patrimonio municipal en bienes y jamás permitiré que los terrenos sean vendidos, buscaremos la fórmula de satisfacer las necesidades de la colectividad bajo otros sistemas.”5 5 El Norte, 30 de octubre de 1963, p. 12B.


156 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Después en la colonia Ancira, los vecinos le solicitaron cuatro aulas más para la escuela del barrio; los habitantes de Cuesta Blanca la creación de drenes para evitar que las aguas que bajaban de la Loma Larga inundaran sus hogares; en la escuela de La Boquilla le solicitaron ventanas, bancos y pintura general para el plantel. Abiel Treviño de inmediato dio instrucciones a sus acompañantes, el Profr. Alfredo Treviño González, Coordinador de su campaña y al Sr. Francisco Reyes, integrante de su planilla, para que recogieran todas las peticiones. Cambiando impresiones con los habitantes de estos sectores, les hizo saber que sus peticiones serían ordenadas, posteriormente clasificadas y después jerarquizadas para ponerlas en la práctica, “si el voto de la ciudadanía de Monterrey lo lleva, a dirigir los destinos de esta Ciudad.”6 Ante un número considerable de residentes de las colonias Hidalgo, Niño Artillero, Regina, Constituyentes del 57, Bella Vista, Estrella, Miguel Nieto Industrial, Topo Chico y Pedro Lozano, Abiel Treviño hizo el ofrecimiento formal de que su actitud, si llega a la Presidencia Municipal, seróa trabajar incansablemente en la atención de los problemas que afrontan las colonias proletarias. Dijo que era innegable el progreso de Monterrey, pero el mismo debe extenderse a todos los sectores sociales donde las carencias son muchas. También habló sobre los logros de la Revolución, las reformas constitucionales del Artículo 123 y de otros artículos que hablan de proteger a la población; así como elogio la política del Presidente López Mateos y de la buena política que el gobernador de Nuevo León, Eduardo Livas Villarreal, realiza en nuestra entidad. La campaña fue muy intensa durante la primera semana de trabajo y en donde se enteró de los problemas que afrontan los barrios y colonias proletarias de Monterrey, dentro de esas carencias esta la insuficiencia de aulas, servicios de agua potable, gas, drenaje sanitario y pluvial, así como alumbrado y pavimentación de calles; con esa actitud ha ganado muchos simpatizantes en los diversos sectores visitados.7 6 Ibidem. 7 El Norte, 31 de octubre de 1963, p. 12B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 157

Ante las anteriores aseveraciones, Abiel Treviño siguió con sus grandes desplegados en los diarios matutinos y con encabezados a ocho columnas el candidato del PRI ofrece resolver los problemas de las colonias del noreste de la ciudad. En esta ocasión el candidato visitó Topo Chico, las colonias Regina, Hidalgo, Niño Artillero, Constituyentes del 57, Estrella, Miguel Nieto e Industrial, así como la colonia ex burócratas y la de ex posesionarios de Ruiz Cortines, en el transversal del Penal del Estado para conocer personalmente las necesidades de las familias humildes. En todos estos lugares los problemas fundamentales que pudo constatar fueron insuficiencias de aulas, falta de servicio de agua, luz, drenaje, gas y pavimentación y otras carencias, dio instrucciones a su cuerpo de asesores para tomar debida nota de todo ello y de esa manera ver las soluciones. Los grandes encabezados y amplios espacios en la prensa fue una estrategia de los coordinadores de campaña, también a ocho columnas leemos lo siguiente: “La campaña de D. Abiel Treviño en un Plan de Respeto y Tolerancia”, nota en la cual expresa su admiración por la obra realizada del actual alcalde, licenciado Leopoldo González Sáenz; palabras que emitió en el tercer acto político de su campaña en la colonia Madero el 6 de noviembre de 1963. Mencionó que se le ha criticado que en estos actos públicos se abusa de mencionar a los héroes de la Revolución y a los funcionarios, pero ello no es criticable porque es noble siempre hablar de los ideales de la Revolución y de los funcionarios cuyos gobiernos han emanado de ella, y señaló que en especial el licenciado González Sáenz se ha ganado se ha ganado el respeto y cariño del pueblo. Y en relación a los problemas que le han planteado los distintos sectores de la sociedad, expresó que no ha ofrecido resolverlos en un año sino que procura en las asambleas económico-sociales y en los recorridos por las colonias y barrios examinarlos detenidamente para buscarles la mejor solución.8

8 Ibidem.


158 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Mientras tanto siguió con sus grandes desplegado y con noticias más o menos similares: “Conoce las necesidades del Noreste”, reunión en la cual conoce problemas de las familias humildes para buscarles solución. Los problemas que afligen a las colonias y barrios proletarios de Monterrey y que constituyen la falta de los servicios de agua potable, drenaje sanitario y pluvial, alumbrado público, pavimentación, salubridad y a lo que hay que agregar la insuficiencia de aulas fueron algunas de las carencias que le plantearon al candidato del PRI al visitar doce colonias del noreste de la ciudad. Entre esas colonias visitadas están: Venustiano Carranza, Madero, Pablo A. de la Garza, Martínez, Escobedo, Nueva Madero, Fabriles, Argentina, Moctezuma, Fierro y Agrícola. En cada lugar visitado el señor Treviño Martínez recibió demostración de solidaridad y adhesión a su candidatura y repitió el deseo de servir al pueblo de Monterrey de manera incondicional.9 En otro gran desplegado destaca la unidad en torno a la Revolución Mexicana. Idea que desarrolló en la colonia Urdiales y en donde analizó diferentes postulados de la Revolución mexicana; reunión en la cual hizo un breve análisis de la formación del PRI y de sus principios revolucionarios y resaltó como a través de los mismos existe el actual desarrollo y progreso en el país. Parte de su discurso también lo dedicó a realizar una semblanza del candidato del PRI a la Presidencia de la República Gustavo Díaz Ordaz y describió la trascendencia de su trayectoria política. Mientras que a los habitantes de la colonia Urdiales expresó que las peticiones recibidas durante el tiempo que lleva su campaña política no irán al archivo, sino que serán estudiadas detenidamente para encontrar las mejores soluciones a cada una de ellas. También les dijo a esos habitantes que su visita no es una campaña política para conseguir votos, sino estar en contacto con los problemas regiomontanos. Previo a la anterior y primer visita que hizo el candidato panista a un centro de trabajo o de reunión con el sector popular, el candidato del PRI ya había recorrido diferentes colonias de la ciudad.10 9 El Norte, 1 de noviembre de 1963, p. 10B. 10 El Norte, 3 de noviembre de 1963, p. 10B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 159

A través de un gran espacio en uno de los periódicos matutinos, sabemos que visitó las colonias del noreste: colonia de Pepenadores, San Martín , Morelos, San Francisco de Asís, Urdiales, Antonio I. Villarreal, Las Cumbres y Mitras Norte. En cada lugar las principales carencias se resumen en agua potable, drenaje, alumbrado público, pavimentación y saneamiento. En cada sector manifestó su propósito de formular un programa para atacar esas carencias y “lacras sociales” ratificando que es necesario que el progreso y desarrollo de Monterrey se manifieste también en los sectores humildes. En otra concentración del candidato del PRI, expuso que los conceptos de democracia y justicia social son herencia de la Revolución mexicana. Conceptos que explicó en la colonia Buenos Aires y reiteró las amplias bondades que dejó a los mexicanos la gesta revolucionaria de 1910 y reafirmó que el progreso de Monterrey está relacionado con eso logros.11 También manifestó que gracias a ese espíritu democrático y al patriotismo y deseo de servir de los regímenes emanados de la Revolución, las metas se han superado y la vigencia de la Revolución, aunada a la Constitución que nos rige, la educación ha recibido un considerable estímulo desde la primaria hasta la superior y prueba de ello son la Ciudad Universitaria y la aportación de la iniciativa privada con el Instituto Tecnológico de Monterrey. Respecto a los problemas que existen en las colonias proletarias de Monterrey, Treviño Martínez dijo que aún hay muchos problemas por resolver y su complejidad y exigencias, precisan de estudios minuciosos y de positivas realizaciones. Manifestó que no será posible atenderlos minuciosamente todos de inmediato e indicó que las asambleas económicas sociales irá dando solución a cada uno de los problemas.12 En otro amplio desplegado, el candidato manifestó: “Urge evitar las inundaciones en el sector sur de la ciudad”. En su recorrido por el sureste de la ciudad el 15 de noviembre identificó como problemas la insuficiencia de aulas, de pavi11 El Norte, 5 de noviembre de 1963, p. 10B. 12 Ibidem.


160 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mentación, alumbrado público y mejoría en los servicios de agua, drenaje y gas; así como sugiero el candidato crear un Centro Recreativo en el Parque España. Problemas que el candidato identificó en su recorrido por las colonias Nuevo Repueblo, barrio Cuesta Blanca, Fraccionamiento y colonia Buenos Aires, La Boquilla, Mederos, Los Cristales, El Rincón, Altamira, Ladrillera, entre otras.13 El 17 de noviembre y a ocho columnas el candidato del PRI externa: “ D. Abiel Treviño Agradece las Muestras de Apoyo a su Candidatura”. El candidato del PRI agradeció las demostraciones de simpatía y adherencia de que fue objeto durante el sexto mitin de su campaña celebrado en la Plaza “Santa Isabel”, por su parte expresó que ese apoyo no lo consideraba para él en lo personal , sino para una causa y para el Partido Revolucionario cuyos postulados e ideales son los de la Revolución mexicana. También se refirió a los problemas de la ciudad y su propósito principal es palpar personalmente sus carencias, remarcó que sus jiras no constituyen una campaña política, ni una campaña de aparador, sino el propósito e interés de estar en el sitio donde se manifiestan esos problemas para considerarlos e ir buscando su solución. Estos comentarios los hizo después de visitar las colonias Victoria, Del Norte, Vidriera, Cementos, Primero de Mayo, Cantú, Terminal, Del Prado, Talleres, Tijerina, donde con libertad los habitantes de dichas colonias expusieron sus problemáticas principales.14 También el 17 de noviembre de 1963, el licenciado Gustavo Díaz Ordaz es nombrado candidato oficial del PRI a la Presidencia de la República. Candidato para ocupar el sexenio de 1964-1970, evento realizado en la Tercera Convención Nacional del PRI en el Cine Internacional de la Ciudad de México y en donde estuvieron los diferentes sectores populares que integran el PRI. A la par de lo anterior, pero en otro punto de la ciudad, Abiel Treviño escuchó los problemas que afectaban a diversas colonias de la ciudad. Tras escuchar las diferentes demandas de los habitantes, el candidato del PRI les manifestó busca13 El Norte, 16 de noviembre de 1963, p. 7B. 14 El Norte, 20 de noviembre de 1963, p. 12B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 161

rá una solución cuanto antes a los mismos, entre esas prioridades están las aulas para los alumnos del tercer sector noreste de la ciudad. El recorrido inició en la Escuela Serafín Peña donde pudo observar la insuficiencia de aulas dado el aumento de la población escolar. Después visitó la Escuela Héroes de Nacozari, donde además de la insuficiencia de aulas también se detectaron otros graves problemas; después se trasladó a la colonia Progreso donde entabló un diálogo con los vecinos del sector y se tomaron notas de diferentes problemas de la comunidad. Finalmente se reunió con la Junta de Mejoramiento en donde se hizo un balance de los requerimientos y peticiones en general de los ciudadanos.15

Discurso cierre de campaña Abiel Treviño Compañeras y compañeros de Partido: “Estamos culminando con este gran mitin, los trabajos de propaganda democrática organizados por nuestro Partido, para la renovación del Republicano Ayuntamiento de nuestra ciudad. Hemos cubierto ya, con resultados positivamente halagadores el trayecto total de esta jornada electoral. Nos queda la honda satisfacción de haberla realizado limpia y respetuosamente, nunca la campaña descendió del plano de altura, seriedad, consideración y respeto que nos merece toda la ciudadanía. Las profusas muestras de simpatía y adhesión que hemos recibido en todos los sectores de nuestra ciudad, son la corriente vigorosa que nos estimula en la formulación de un programa de trabajo acorde con tantas necesidades y con los principios generosos de la Revolución Mexicana. Tres tipos de actividades han sido el enfoque principal de nuestra campaña: las Asambleas Económico-Social realizadas en todos los rumbos de Monterrey; los actos públicos como éste y las jiras de trabajo que hemos emprendido por todos los barrios de todas las colonias de la ciudad. 15 El Porvenir, 23 de noviembre de 1963, p. 8B.


162 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A las Asambleas Económico-Social hemos ido acompañados de un prominente grupo de asesores técnicos especialistas en Salubridad, en Educación, en instalación de los servicios de agua y drenaje, en urbanismo, en pavimentación. Alumbrado, etc.; en ellas hemos recibido y escuchado la exposición de los problemas y las necesidades que nos han sido planteadas. Esas ponencias de ustedes serán nuestra más honda preocupación. En los actos públicos, a donde han concurrido miles de nuestros partidarios, hemos sentido el cariño y el júbilo con que la ciudadanía regiomontana alienta las lides políticas de nuestro Partido; allí hemos dialogado con el pueblo cara a cara, porque tenemos la íntima convicción de que sólo hablando al pueblo con verdad, se adquiere legítimamente el derecho de regir sus destinos. Pero lo que nos ha parecido más trascendental de nuestras actividades han sido los recorridos que hemos hecho a los barrios y colonias de la ciudad, en donde con tristeza hemos visto muchas necesidades, muchas carencias que son verdaderos problemas; pero también hemos visto en todos los rumbos de la ciudad obras positivas que son testimonio vivo de la bondad de los principios revolucionarios. Vimos grandes y monumentales escuelas donde se forja la Patria de mañana, hemos visto a los niños con sus libros de texto gratuito, los hemos visto tomar sus desayunos escolares. Hemos visto nuevas y hermosas avenidas, grandes redes de alumbrado, de agua y drenaje. Vimos nuestra ciudad limpia con plazas y jardines bien cuidados y un sistema de tránsito que puede ser ejemplo en todo el país. Sin embargo, faltan muchas aulas y nuevas escuelas en distintas colonias de nuestra ciudad para poder albergar a la siempre creciente población escolar. Si por una parte vimos nuestras nuevas y majestuosas avenidas, por la otra, vemos el pavimento antiguo de Monterrey, que ya no requiere reparación, sino reposición completa, pero dicho problema tendrá que resolverse aparejado con el del drenaje pluvial que para satisfacción de todos nosotros, viene siendo estudiado en su última etapa por el señor Gobernador del Estado para encontrarle una práctica y pronta resolución.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 163

A pesar de las amplias instalaciones de servicios públicos como agua y drenaje y alumbrado, vemos que éstos aún no llegan a otros sectores, unos apartados y otros relativamente cerca del primer cuadro de nuestra ciudad, donde las gentes están listas a cooperar con su parte para llevarles los servicios correspondientes. Hay colonias que con las lluvias se inundan en tal forma que constituye un peligro para la vida de sus moradores, aparte de las pérdidas materiales que les ocasionan estas inundaciones, provocadas con cada aguacero y será urgente, como parte del proyecto del drenaje pluvial, considerar estos casos asilados también. Nuestra ciudad requiere más centros de salud, más dispensarios y mayor asistencia en nuestras colonias humildes donde las charcas y basureros son un peligro para la salud de nuestro pueblo. Vemos, pues, que queda mucho por hacer porque las necesidades de nuestro pueblo no se han satisfecho integralmente y además aumentan continuamente; esto nos explica el porqué del carácter permanente de la Revolución y el programa activo y vigente de nuestro Partido. Creo en México, de glorioso pasado, brillante porvenir y luminosa realidad, de ascendente progreso y que de un hermoso ejemplo al mundo al intentar la armonía universal y la salvaguardia de la libre determinación de las Naciones, bajo la dirección magistral de nuestro primer Mandatario el señor Lic. Adolfo López Mateos. Creo en la Revolución Mexicana, en las grandes metas que nos trazó a las que marchamos con firmeza. Creo en la justicia social y el progreso de todos amparados en las garantías individuales y los derechos del hombre. Creo que este programa se mantendrá firme y vertical en las manos del hombre que nuestro Partido ha elegido como su Candidato a la Primera Magistratura de la Nación, el señor Lic. Gustavo Díaz Ordaz. Creo en Nuevo León, en este Nuevo León de escasos recursos naturales, que ha alcanzado su riqueza y su poderío agrícola gracias al esfuerzo unido de todos sus hijos para quienes, en una patriótica labor, sólo hay un camino: el engrandecimiento de la Patria y sólo una meta, el bienestar común. Creo que


164 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

el mejor maestro es el ejemplo y nosotros, si el voto popular nos favorece, tendremos como ejemplo a nuestro digno y progresista Gobernador, el señor Lic. Eduardo Livas Villarreal. Creo en el Municipio Libre, tal y como lo establecen nuestra Constitución y el programa de nuestro Partido, pero creo también que no se pierde dignidad ni soberanía alguna al coordinar esfuerzos, programas e inversiones en obras que beneficien al pueblo, con el Gobierno del Estado o Dependencias Federales, porque al pueblo no le interesa sus su problemas son de competencia federal, estatal o municipal, lo que si le interesa es que le sean resueltos. Creo en Monterrey, nuestro Monterrey tan querido porque conozco la calidad de sus hombres de empresa, visionarios y progresistas, que con sus ganancias crean nuevas fuentes de trabajo. Creo en el esfuerzo tenaz y patriótico de nuestros obreros que han hecho posible la pujanza de nuestra ciudad. Creo en los regiomontanos buenos y laboriosos y en la virtud de sus mujeres. Por regiomontanos, nos referimos no sólo a los nacidos en esta tierra, sino a todos aquéllos que de otras partes han venido a ayudarnos a forjar nuestra ciudad, que siempre ha dado albergue a los hombres de buena voluntad y sabe reconocer con respeto y cariño la labor de sus buenos gobernantes como lo ha hecho con nuestro actual Presidente Municipal, el señor Lic. Leopoldo González Sáenz. Creo que nuestra ciudad requiere y necesita la participación, cada vez en mayor escala de todos sus residentes, sin distinción de ideologías ni de Partidos Políticos, sino unidos todos en un solo ideal: hacer de nuestra ciudad, nuestro hogar común, una ciudad más limpia y más sana, material, moral y espiritualmente. Compañeras y compañeros de Partido: esperamos que el entusiasmo que han puesto aquí esta noche, el inmenso respaldo que hemos recibido del pueblo a través de toda la campaña, culmine en una arrolladora votación a favor de nuestra planilla el 1º. de diciembre próximo. Al regresar ustedes a sus hogares, lleven consigo nuestro mensaje de fe en la Revolución Mexicana, nuestra profunda gratitud por la contribución que han


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 165

dado a esta lucha democrática y la absoluta seguridad de que sólo un anhelo vibra en nuestro corazón: Servir a Monterrey.”16

PAN

Cierre de campaña del PRI

16 El Norte, 24 de noviembre de 1963, p. 16B.


166 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Una de las acciones del PAN municipal, a principios de octubre de 1963, fue invitar a los ciudadanos regiomontanos para que se empadronaran, información que proporcionó en los siguientes términos: El Padrón Electoral Federal de hace tres años será para esta elección municipal. Es urgente que se presenten en las Oficinas de Empadronamiento los ciudadanos que están en cualquiera de los siguientes casos: Los que siendo ciudadanos y que por algunas cosas no se empadronaron hace tres años Los que durante los últimos tres años hayan alcanzado categoría de ciudadanos: Por haber cumplido los 21 años de edad o Por haber contraído matrimonio antes de los 21 años de edad Los que hayan cambiado su domicilio en la ciudad dentro de los últimos tres años, y Los que en ese mismo periodo de tiempo hayan cambiado su residencia en Monterrey.17 El 10 de octubre de dicho año, el candidato del PAN emitió un comunicado a los regiomontanos que tituló “Mensaje a Monterrey”, son casi 15 extensos párrafos; los cuales se caracterizan por ser mensajes morales, no se manifiesta ningún plan de acción para los problemas sociales que vivía Monterrey. Además va ser el primero de cuatro mensajes que publicó en el mes de su campaña (véase anexo al final de este capítulo), atrás había quedado la práctica tradicional de visitar las colonias o celebrar reuniones con los vecinos. En este documento establece que al aceptar la candidatura del PAN a la alcaldía de Monterrey entablará una limpia, entusiasta y democrática lucha por conquistar la presidencia de Monterrey. 17 El Porvenir, 11 de octubre de 1963, p. 6.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 167

El manifiesta que por sus sinceras convicciones en la responsabilidad que tiene frente a la sociedad, como hombre. Como padre y como ciudadano desea contribuir a su Patria para que siga por el camino del progreso y cumpla su destino. Que durante 24 años ha sido fiel a la doctrina de sus principios políticos y desde ahí busca un camino forjado en la justicia y la libertad. Está convencido de que Monterrey quiere luchar para combatir los viciados sistemas políticos y él es la persona para luchar por esos valores. Reitero que su motivación central es servir a su comunidad y a la Patria y en donde la limpieza es el único camino para alcanzar la verdadera democracia.18 En este primer discurso el candidato del PAN hace referencia a postulados básicos de su partido: ������������������������������������������������������������� ¡������������������������������������������������������������ ” El municipio es moral y físicamente prolongación y complemento de nuestro hogar” expuso que los regiomontanos desean hogares limpios, seguros y con una envoltura que los proteja. En su discurso siguió con las tesis panistas: “El municipio es como la piel, que no solo cubre nuestro cuerpo, sino que resguarda todas los signos vitales indispensables para vivir. Así es el municipio, algo necesariamente nuestro, y exclusivamente al servicio de nuestros hogares, de nuestras personas y para nuestra protección. Finalmente comentó que cría en Monterrey, en sus hombres y en sus mujeres, así como en la capacidad que Monterrey tenía para determinarse por si mismo, y que para realizar esa tarea de cambio “es y debe ser de todos, invitó a los ciudadanos para que se unan con él y con ello lograr que los avances de la técnica y el planteamiento del progreso llegue a todos los ciudadanos.”19 Mientras el candidato del PAN a la presidencia de Monterrey manifestaba el anterior discurso, el primero de noviembre el municipio de Monterrey entregaba 20 obras públicas con valor de $25 millones de pesos, acciones que indudablemente tendrían importante impacto en el electorado, favoreciendo al PRI. 18 El Norte, 11 de octubre de 1963, p. 11B. 19 Ibidem.


168 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Dentro de esas obras, se entregaron seis escuelas con ocho aulas, ocho plazas, el Rastro de subproductos, el Rastro de Aves, La Ciudadela, La Fuente Monterrey, dos mercados populares, reparación y mantenimiento de 13 planteles escolares, seis obras de unidad urbanística, instalación de alumbrado mercurial de Calzada Madero, de Venustiano Carranza, Av. Guerrero, Av. Ciudad de Los Ángeles, Topo Chico y en varias plazas. Las escuelas que recibieron reparación fueron: Profesor Emilio Rodríguez de la Colonia Miguel Nieto, secundaria Profesor Plinio de Ordoñez, colonia del Prado, Centro Escolar Venustiano Carranza; escuela Primaria Club de Leones en la Colonia Morelos, entre otras.20 Después del comunicado “Mensaje a Monterrey” el candidato del PAN, doctor Juventino Villarreal, comenzó a publicar una editorial que tituló “Temas de Campaña” y la cual la primera de ellas llamó “Descubriendo la América” y en donde señala que el candidato del PRI ha tratado de impresionar con un recorrido por las colonias humildes de Monterrey con el objetivo de darse cuenta de sus problemas y en donde el candidato se ha mostrado deprimente y hasta avergonzado con tanta miseria e insalubridad. La noticia ha impresionado pero “al revés”, es decir en contra de los planes del candidato y sus acompañantes. Porque este parcial reconocimiento de última hora, demuestra que el candidato oficial no conoce la ciudad, no está enterado de sus carencias y problemas, y no está identificado ni con mucho a la realidad de vida de nuestro pueblo. Lo anterior es lógico ya que el candidato se ha movido en otra órbita. Siempre ha estado incorporado en otros círculos y no le ha interesado el problema de la población trabajadora de Monterrey en donde las carencias económicas, urbanísticas y sanitarias son en gran parte lamentables. Ante esta situación, el candidato del PAN sugiere al candidato oficial que a los Gerentes de la Compañía de Electricidad y Gas y de Agua y Drenaje de Monterrey que lo acompañan en las llamadas “Juntas de Planeación” les recomiende 20 El Norte, 17 de octubre de 1963, p. 11A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 169

que se queden en sus oficinas vigilando que a los usuarios no se les altere los cobros de los recibos de luz y de agua y que eso si afecta muy seriamente la economía de los trabajadores.21 El 26 de octubre, el candidato panista visitó las colonias del norte de la ciudad, dentro de su programa de visitas a los barrios, que formaba parte de su programa de actividades preelectorales. Voceros de Partido dijeron que en estas visitas el Dr. Juventino Villarreal celebraría pláticas con los vecinos para interiorizarse de los problemas que aquejan a las barriadas, tomar nota de ellos y tomar en cuenta lo más urgente para realizar en caso de que el voto popular lo llevara a la Presidencia Municipal de Monterrey. Añadieron que estas visitas a los barrios de Monterrey, continuarán durante los demás días del presente mes. 22 El día 28 de ese mes, los presidentes de los comités distritales del PAN anunciaron a la prensa que estaban formulando su programa de actividades y coordinándolas “en tal forma que el candidato del mencionado Partido, docto Juventino Villarreal Muñoz, pueda celebrar mítines en los tres distritos durante su campaña política para Presidente Municipal.” El vocero oficial del Comité Regional dijo lo anterior afirmando que la campaña en forma “dará principio en el mes de noviembre, con reuniones públicas en los tres distritos electorales por lo que están formulando el programa.” Añadió que por el momento, el doctor Villarreal estaba haciendo visitas a los barrios de la Ciudad, acompañado de algunos miembros de su planilla.23 Mientras tanto el candidato del PAN, Juventino Villarreal, publicó una segunda editorial dentro de la serie “Temas de Campaña” la cual llamó: “El letargo cívico”. En misma discurre de que los ciudadanos no acuden a votar y eso trae graves consecuencias. Ya que permanecer tranquilamente viendo una película o salirse 21 El Norte, 1 de noviembre de 1963, p. 16A. 22 El Norte, 27 de octubre de 1963, p. 7B. 23 El Norte, 28 de octubre de 1963, p. 7B.


170 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

a pasear a la carretera en vez de ir a depositar su voto significa un desprecio a la comunidad en que vivimos. Es no poner interés a quienes van a representarnos y con ello tener una ciudad limpia, higiénica y con seguridad para las vidas e intereses de todos sus habitantes, es seguir creyendo que la política es algo sucio en la que deben intervenir solo quienes tengan propósitos bastardos. Señala el candidato del PAN que no votar es no creer en México, en sus enormes posibilidades hacia una renovación democrática, hacia un debate y diálogo de opiniones progresistas. Y reitera que la obligación del ciudadano de Monterrey es participar en esta Justa Electoral para renovar a nuestro Ayuntamiento, para llevar a esos cargos a quienes quieren poner su generosidad y desprendimiento en favor de su ciudad.24 La editorial que ahora parafraseamos cuenta en la parte superior de la misma con una pequeña fotografía del doctor Juventino Villarreal y la misma va en un cuarto de página del periódico El Porvenir y la cual reproduce en el periódico El Norte. A este tipo de acciones y las dos o tres visitas que realizó el candidato panista a algunas fábricas de la localidad se resume su estrategia de campaña. El cuarto tema de la columna “Temas de Campaña” el doctor Villarreal lo tituló: “El Presidente López Mateos y los partidos minoritarios, estrategia de campaña en la cual manifiesta que la Reforma Constitucional creada por los Diputados favorece la posibilidad hacia una articulación democrática de las Cámaras Legislativas, con esa medida habrá más oportunidad de diálogo y debate en lugar de aprobación en masa de las iniciativas de Ley y significa también la posibilidad de que con el paso del tiempo vayan desapareciendo del escenario político los inútiles y los aduladores.25 Finalmente en esa editorial del 8 de noviembre expresa que Acción Nacional, en esta Campaña Municipal insiste en la urgencia de luchar por la limpieza política; es lucha de principios, y de esta afirmación en las urnas electorales depende nuestra contribución al progreso definitivo de nuestra Patria. 24 El Norte, 6 de noviembre de 1963, p. 6A. 25 El Norte, 8 de noviembre de 1963, p. 6A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 171

En su última columna, “Los sorprendidos” el tema es lo económico y el presupuesto que maneja el Ayuntamiento de Monterrey.26 El primer mitin del PAN fue el 16 de noviembre, a escasos 14 días de las elecciones, y más que mitin fue una visita a un centro de trabajo: la Vidriera Monterrey. Candidato que estuvo el 16 de noviembre por la mañana en dicho centro de trabajo acompañado por integrantes de su Planilla. El doctor Villarreal estaba familiarizado con ese contexto obrero, ya que fue médico en diferentes centros de trabajo, fue recibido por un grupo de trabajadores, con quienes compartió un ameno diálogo en torno a los avances técnicos que se desarrollan en la empresa y se comentó lo importante de esa empresa en el desarrollo de México. Posteriormente recorrió varios departamentos de la industria, escuchó puntos de vista de los servicios municipales que afectan a sus respectivos barrios o colonias y señaló que es importante participar en los procesos electorales ya que es el camino más adecuado para mejorar. Finalmente el candidato panista expresó que ha sido invitado a otros centros de trabajo para conocer la opinión de los obreros y apreciar el desarrollo de las nuevas tecnologías que se implementan en los centros de trabajo.27 El 16 de noviembre el PAN anunció que se harían diferentes mítines para apoyar la candidatura del doctor Juventino Villarreal, en las colonias Victoria, Progreso e Hidalgo, lugares en los cuales esbozaría su programa de gobierno municipal y se haría un análisis de la situación política, social y económica que privaba en Monterrey. Previo a la anterior y primer visita que hizo el candidato panista a un centro de trabajo o de reunión con el sector popular, el candidato del PRI ya había recorrido diferentes colonias de la ciudad.28 A los lectores de su columna, les sugiere colaborar de la siguiente manera: 26 El Norte, 11 de noviembre de 1963, p. 6A. 27 El Norte, 16 de noviembre de 1963, p. 7B. 28 El Norte, 17 de noviembre de 1963, p. 16A.


172 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Haz propaganda de viva voz o escrita entre tus amigos y entre tus compañeros de trabajo. Constitúyete en propagandista y portavoz en la manzana que vives. Ofrécete para formar para formar parte del personal de las Casillas. Conoce los límites de tu Sección Electoral, su número y su ubicación. Asiste a las oficinas del PAN para tomar orientación y recibir propaganda. Afilia el mayor número de personas que simpaticen con nuestra lucha, proporcionando sus nombres y domicilios e invitándolos a asistir al Partido. Haz hincapié, al difundir las ideas en que esta tarea no es sólo para un acto eleccionario sino también la reafirmación de una necesidad permanente. El día de la elección, 1º. de diciembre, recorre, a primera hora del día, la manzana en que vives, exhortando a los vecinos a que estén en las Casillas para que te enteres del desarrollo de la Elección y reporta a quien corresponda, las irregularidades que observes.29 Otra invitación que recibió el candidato del PAN, Juventino Villarreal, fue por parte de los obreros de Celulosa y Derivados, S. A, en su recorrido por la planta lo a acompañaron varios integrantes de su planilla. Al terminar la visita el candidato del PAN y un numeroso grupo de obreros departieron en el comedor, cambiando impresiones sobre problemas de trabajo y sobre la cuestión política. Los trabajadores opinaron que las colonias del norte de la ciudad que es donde casi todos viven, requieren los programas de gobierno municipal amplio y realista para poder resolverá las múltiples carencias que padecen. El doctor Villarreal expuso las líneas generales de la plataforma de gobierno municipal que sostiene el PAN en esta campaña. También agregó que el gran problema de abandono 29 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 173

en que tienen las autoridades a las colonias obreras empieza a resolverse desde el momento en que el ciudadano cumpla con su deber de votar para poder nombrar una administración independiente y que gobierne para todos los miembros de la comunidad. En el recorrido también se explicaron los diferentes procesos técnicos en que están involucrados los obreros de la fábrica visitada.30 Antes de continuar es importante mencionar que pese a que el candidato panista menciona que tiene una plataforma de gobierno, no se publicó algo al respecto, desde la editorial que escribe comenta cómo pueden hacerse las cosas, pero no hay objetividad en cuanto a un planteamiento. Pensamos que sí hubiera algún programa de trabajo lo mencionaría en sus columnas, la mayoría de ellas son opiniones personales: “vota y por arte de magia todo se va resolver”; el candidato no habla de estrategias específicas o de proyectos consensados para hacer mejor las cosas. Un texto de su columna, “Temas de Campaña”, llevó por título “Inversión de valores y Tránsito y Policía”. Se aprecia que sus comentarios son de sentido común, escribe al inicio de la misma: “Cuando me pagan la raya, me decía un trabajador, tenemos que dejarla en el cajón y recogerla al día siguiente. No tenemos la seguridad de llegar tranquilos a nuestro hogar”.31 A partir de la anterior frase, el candidato panista expresa que tras obscurecer se pierde la seguridad en la ciudad y es común que los obreros sean asaltados, golpeados o se quejan constantemente de la falta de protección o en ocasiones son asaltados por los mismos policías. También señala que el mal se agrava porque la autoridad municipal no tiene control sobre la policía y que eso no sucede en ciudades progresistas. Comenta que el Municipio ha tomado preocupación especial en multiplicar a un grado extremo los Policías de Tránsito con más sueldo o comisión, con mejores uniformes y con más atribuciones.

30 El Norte, 22 de noviembre de 1963, p. 16A. 31 El Norte, 24 de noviembre de 1963, p. 5A.


174 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La editorial termina y en ningún momento el doctor Villarreal manifiesta cómo se va resolver el problema de seguridad de acuerdo a la plataforma de trabajo del PAN, o de llegar a la Presidencia de qué manera va resolver el tema de la inseguridad, en ese sentido sus opiniones son de sentido común; en el caso del candidato del PRI habla de que hay un Consejo que busca alternativas para tal o cual situación compleja que le presentó la población. El 29 de noviembre el doctor Juventino Villarreal realizó un mitin con familias de obreros de Cervecería Cuauhtémoc, mismo que realizó en un amplio salón y los jardines de cervecería y en el cual escuchó de varios jefes de familia la opinión que tienen sobre sus problemas de la comunidad y se evidenció el deseo de los trabajadores de luchar por el rescate del municipio como única fórmula para resolver los graves problemas que tienen las colonias obreras por la falta de servicios municipales.32 En una entrevista a uno de los voceros del PAN se le cuestionó ¿por qué el candidato panista no se acercaba a los sectores populares o colonias? A lo que se respondió: “Juventino Villarreal Muñoz, no va a las colonias de la Ciudad a conocer los problemas, porque ya son conocidos de todos quienes en verdad se han preocupado por ellos. Va poner en conocimiento de aquellos vecinos los que en un programa de trabajo tiene formulado para resolverlos. Solamente quienes han estado desvinculados de la Ciudad, quienes no conocen la Ciudad están ajenos a sus problemas…”33 Y en verdad así fue, el candidato que acudía a menudo a solicitar el voto a las colonias populares fue el candidato del PRI, así lo señalan las imágenes de los medios impresos. Casi a finales de la campaña el candidato del PAN acudió a Cervecería, Vidriera y la colonia Hidalgo, pero hasta ahí; también llama la atención como en los eventos de campaña siempre apareció en traje. En su editorial titulada “Autonomía Municipal Camino de Democracia”, recuerda como hacía 24 años esta frase distinguió al PAN, la cual no había perdido vigencia. Y señaló que la anterior frase tiene actualidad pues se habla del rescate del 32 El Norte, 30 de noviembre de 1963, p. 6A. 33 El Norte, 4 de noviembre, p.6.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 175

municipio y que en la actualidad el Sufragio Efectivo pierde vigencia pues una maquinaria electoral basada en principios revolucionarios atenta contra el verdadero propósito del mismo. En cuanto al campo mexicano, a pesar de que fue uno de los anhelos básicos de la revolución de hace cincuenta años, las improvisaciones y la demagogia tienen a nuestros campesinos en condiciones casi miserables. Señaló que nuestros alcaldes siguen siendo seleccionados por el gobierno en runo, nuestro municipio entran a sus puestos como en premio por una tarea que no es servir a la comunidad. Por lo anterior los ciudadanos de Monterrey deben de participar en esta contienda y votar por nuestros candidatos para cambiar la fisonomía de nuestra ciudad y en ese sentido hay que unir fuerzas por la grandeza de Monterrey.34 Un segundo mitin y último por parte del candidato panista se realizó en la plaza de la colonia Hidalgo, en donde los habitantes le demostraron su adhesión y con ello tratar de impedir la imposición priista en Monterrey. Mitin en el cual el candidato panista externó que el voto es el único camino para la instauración del municipio libre que indispensable para la solución de los problemas. Y la participación de todos los ciudadanos en defensa de sus hogares es vital en estas próximas elecciones. Un día antes de las elecciones el PAN publicó el desplegado “Ciudadanos”, en donde se invita a los regiomontanos a votar por la planilla panista, y señalan que el trabajo por la Patria empieza en el hogar y se prolonga en el municipio; señalan que el sufragio efectivo fue la bandera principal de Madero y la Revolución Mexicana y manifiestan que el PAN es un Partido que postula el municipio libre y por ello los esperamos para que voten por nuestros candidatos. Otro punto que debe exponerse es que el candidato del PAN no dio a conocer un programa de trabajo o propuestas específicas que desarrollaría en caso de llegar a ser alcalde, tampoco hicieron presencia los líderes nacionales del PAN, ni se destacó la presencia de oradores que despiertan con sus mensajes el espíritu 34 El Norte, 11 de noviembre de 1963, p. 12A.


176 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cívico de las personas, y por supuesto la estrategia de mercadotecnia en la publicidad del candidato brilló por su ausencia.35

Invitación para ir a votar Porque sabemos que las luchas libertarias de nuestra Patria se encendieron con el anhelo de justicia social y de una mejor distribución de la riqueza, exigencia de la dignidad humana; Porque esas luchas en se sacrificaron tantos mexicanos nos legaron una clara vocación de libertad; es por lo que invito a los regiomontanos a votar por nuestra Planilla mañana domingo. Porque somos conscientes de que el trabajo por la Patria empieza en el hogar y se prolonga en el Municipio; Porque el ciudadano tiene el deber de preocuparse por la solución de los problemas de la ciudad; Porque nuestros propósitos al pretender alcanzar los puestos públicos son los de quienes tienen presente sólo el bienestar de nuestra comunidad, es por lo que invito a los Regiomontanos a votar por nuestra Planilla mañana domingo. Porque somos celosos del principio de autoridad y reconocemos que nuestros gobiernos deben ser respetados y responsables; Porque nuestras leyes señalan el camino para que el pueblo designe sus representantes; Porque el postulado del sufragio efectivo fue la bandera principal de Madero y la Revolución Mexicana, es por lo que invito a los Regiomontanos a votar por nuestra Planilla mañana domingo.

35 El Norte, 30 de noviembre de 1963, p.14A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 177

Porque lo que buscó el movimiento de 1910 fue, evitar el continuismo de personas o grupos, que paternalmente por muchos años se consideraron salvadores de la Patria; Porque subsisten en nuestros Municipios esos exclusivismos de grupo y ese espíritu de facción, contrario a los intereses de todos los sectores que integramos la comunidad, es por lo que invito a los Regiomontanos a votar por nuestra Planilla mañana domingo. Y afirmó que: Una vida municipal ordenada y generosa sólo será posible con libertad en lo económico y en lo político del propio Municipio. La restauración de nuestros Municipios en esas libertades es pre-requisito para el ordenamiento democrático de México. Acción Nacional es un Partido que postula el Municipio Libre, que está además inspirado en principios avanzados que garantizan una auténtica justicia social y el respeto a la dignidad eminente del hombre y sus instituciones básicas. Tu voto es el camino para la grandeza de tu Municipio. Te esperamos mañana en las casillas.36

36 Ibidem.


Poscampaña Dos días antes de las elecciones, las autoridades electorales del Estado aseguraron haber dado instrucciones a todos los presidentes de las casillas, para que a las ocho de la mañana del 1����������������������������������������������������� º.��������������������������������������������������� de diciembre, declarasen la apertura de las ánforas y permanecieran durante buena parte del día recibiendo la votación, hasta agotarse todos los padrones electorales. Se agrega que a partir de las ocho de la mañana, se instalarían en Monterrey 346 casillas, en donde los ciudadanos deberían de acudir para emitir su voto, ajustándose ese número a los ciudadanos de cada sección en que se dividió la municipalidad. Para esta fecha, la totalidad de las Comisiones Municipales habían confirmado haber recibido oportunamente las ánforas y la documentación necesaria para los trabajos electorales. El Profr. Humberto Ramos Lozano, Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electora hizo saber que los integrantes de ese organismo estarían en sesión permanente durante el acto eleccionario, para conocer de todo lo que aconteciera y dictando instrucciones a las Comisiones Municipales para que se mantuvieran en contacto. El 30 de noviembre, las autoridades electorales municipales informaron haber entregado a los presidentes de las casillas las ánforas y documentación necesaria para la celebración de los comicios locales. Dicha documentación se las había distribuido oportunamente la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Además, las autoridades de Monterrey decretaron “estado seco” para el día de la elección, y anunciaron la aplicación de severas sanciones para quienes violaran esta disposición. Según expresó el alcalde Lic. Leopoldo González Sáenz, las cantinas y las cervecerías permanecerían cerradas las 24 horas del día domingo y también sería prohibida la venta de bebidas embriagantes y cerveza en restaurantes, estanquillos y demás establecimientos, en éstos últimos hasta las 20 horas. La Tesorería mu-


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 179

nicipal dispuso la vigilancia de inspectores municipales a fin de que se exigiera el cumplimiento de dicho decreto. Por su parte, el Coronel D.E.M. José Durán Almaraz, Jefe del Estado Mayor de la VII Zona Militar, informó que elementos del 31 Batallón de Infantería, en colaboración con la Policía del Estado, patrullarían el domingo 1 de diciembre toda la ciudad, a efecto de garantizar la tranquilidad pública en casa una de las casillas electorales. Aunado a lo anterior, la Agencia Fiscal Investigadora No. 3, adscrita a la Procuraduría de Justicia, labraría este domingo, con la asistencia de todo su personal, lo anterior informó el fiscal Rubén Barragán “es para estar al pendiente de cualquier problema que se presente durante la contienda electoral de hoy…”1 En cuanto a los contendientes, los candidatos priistas por Monterrey y San Pedro expresaron su satisfacción por las demostraciones populares de apoyo que recibieron durante la campaña y reafirmaron su convicción de que las elecciones “serán una nueva prueba de que el pueblo se interesa cada día más por los problemas sociales y el cumplimiento de sus deberes cívicos.” Ambos candidatos se refirieron a la presencia de aspirantes de oposición, para subrayar que el hecho era síntoma del interés ciudadano por los destinos del municipio. En lo particular, Treviño Martínez expresó que el acto eleccionario resultaría animado toda vez que existiendo oposición, el interés de la ciudadanía sería evidente. Se refirió a las demostraciones de apoyo que había recibido en las oficinas del Comité del Partido, “donde a diario se han presentado simpatizadores para informar que ejercerán el derecho del voto a favor de los candidatos del PRI, por lo que espera un triunfo definitivo.” Los dirigentes de las organizaciones obreras y del sector popular de Monterrey, también estuvieron en el Partido, recibiendo las instrucciones necesarias para “que exhorten a sus agremiados a que acudan hoy a las casillas acompañados de sus familiares…”2 Otra nota destacaba que un día antes los dirigentes de los comités estatal y municipal de dicho partido, de común acuerdo con el candidato Abiel Treviño Martínez, se dedicaron a ultimar los detalles, para la designación de los repre1El Porvenir, 1 de diciembre de 1963, p. 5B. 2 El Porvenir, 1 de diciembre de 1963, p. 1B.


180 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sentantes tanto del organismo como del candidato ante las casillas electorales expresando que consideraban que “la elección de este día será arrolladora a favor de los candidatos del PRI.”3 Por su parte, el candidato panista alertaba sobre la necesidad de estar al pendiente de los trabajos de los funcionarios de casillas, señaló que el éxito de que Monterrey tenga las autoridades que requería la ciudadanía, dependía de que ésta se presentará a votar en cumplimiento de una obligación ciudadana; lamentó que desde hacía años el 60 por ciento de los ciudadanos regiomontanos no votaba, lo que representaba una falta imperdonable de civismo y el incumplimiento de una obligación, además de faltar al derecho ciudadano que tiene de preocuparse por la solución de los problemas de su ciudad. En una inserción del PAN, el Dr. Villarreal invitó a los ciudadanos a votar por su planilla, destacando que su causa eran las luchas libertarias de la Patria, con anhelo de justicia social y una mejor distribución de la riqueza, principal exigencia de la dignidad humana. Estaba consciente de que dicho trabajo, empezaba en el hogar y se prolongaba en el Municipio. Insistía de que el ciudadano tenía el deber de preocuparse de los problemas de su ciudad y que su misión como alcalde sería alcanzar el bienestar de la comunidad. Consideraba que se contaban con leyes que señalaban el camino para que el pueblo designara a sus representantes. Recordó la figura de Francisco I. Madero, quien postuló el sufragio efectivo como principal bandera de la Revolución Mexicana, movimiento social que buscó evitar el continuismo de personas paternalmente por muchos años, quienes se consideraron salvadores de la Patria; que todavía subsistían en los municipios esos exclusivismos de grupo y ese espíritu contrario a los intereses de todos los sectores que integramos la comunidad. El texto concluye con la afirmación de que una vida municipal ordenada y generosa sólo será posible con libertad en lo económico y en lo político del propio Municipio; que la restauración de esas libertades era pre-requisito para el ordenamiento democrático de México. Reitera que Acción Nacional era un par3 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 181

tido que postulaba el municipio libre, “que esta además inspirado en principios avanzados que garantizan una auténtica justicia social y el respeto a la dignidad eminente del hombre y sus instituciones básicas. Tu voto es el camino para la grandeza de tu Municipio.”4 Los directivos del PAN se dieron cita el domingo de la elección, a las 10 de la mañana, en su edificio de las calles de Escobedo y General Treviño, para de este lugar dirigirse en compañía de sus familias, a depositar su voto a las casillas que les corresponden. Con la aprobación de la Comisión Electoral Municipal, el PAN ordenó construir pequeñas casetas, a base de cartón corrugado y madera, las que se colocarían en cada casilla electoral, a fin de que en ellas los electores emitan su voto en forma secreta y en completa libertad, sin exponerse a la presión que pudieran hacer los integrantes de la mesa directiva de la casilla. La referida comisión aprobó la construcción de dichas casetas, en la inteligencia de que sería ella la encargada de su distribución en las 346 casillas electorales que se instalarían en el Municipio.

El día de la elección En la contienda electoral del 1 de diciembre de 1963, solamente el PRI presentó planillas para los 51 municipios. El PAN únicamente participó en Monterrey y San Pedro Garza García, con el Dr. Juventino Villarreal Muñoz y Humberto Junco B, contra Abiel Treviño Martínez y Roberto Cantú Arreola, respectivamente. En Anáhuac figuró como candidato independiente, no registrado, el Profr. Elizardo Tovar de León, apoyado por miembros del Frente Electoral del Pueblo (FEP), a quien se negó el registro oficial como partido político.5 El Gobernador Eduardo Livas Villarreal, acompañado de su esposa, doña Idalia Cantú de Livas, votaron a las 9:30 horas, en la casilla instalada en la calle Pánuco 4 El Norte, 30 de noviembre de 1963, p. 14A. 5 El Porvenir, 1 de diciembre de 1963, p. 1B.


182 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

núm. 919, en la colonia Alta Vista, correspondiente a la sección 25-C. Informó que de aquí saldría para la ciudad de Saltillo, Coah., para asistir al acto de toma de posesión de la Gubernatura del Estado de Coahuila, por parte del Sr. Braulio Fernández Aguirre. Por su parte, Abiel Treviño y su esposa doña Olga Abrego de Treviño, votaron en la casilla 11-A, ubicada en la casa núm. 2117 de la calle Hidalgo, al poniente de la ciudad. En cuanto al alcalde regio, él y su esposa doña Elena V. de González Sáenz, a las 9:30 horas votaron en la casilla núm. 11-B del Primer Distrito, ubicada en Hidalgo 2117 Poniente. El Dr. Juventino Villarreal, dijo que votó por el Ing. Bernardo Elosúa, para ocupar dicho cargo, quien era Presidente del Consejo Regional del PAN. Depositó su voto a las once horas en la casilla electoral No. 39 “A”, instalada en la calle Parral 1730 de la Col. Mitras. Inmediatamente después del candidato panista, votó su esposa, la señora Amalia Bacco de Villarreal Muñoz.6 Los dos candidatos a alcaldes recorrieron la ciudad y fueron casilla por casilla a conocer el desarrollo de la elección. El del PRI, estaba satisfecho de los resultados y desanimado y un tanto decepcionado el del PAN. El primer recorrido lo inició el Sr. Treviño a las 10 horas, minutos después de emitir su voto e incluyó las casillas instaladas en las colonias Vista Hermosa, Mitras, Hidalgo. Niño Artillero y Regina. Continuo con las colonias Independencia, Nuevo Repueblo, Buenos Aires, Ancira, Alta Vista y Contry; terminó esta primera etapa a las 13:30 horas. Luego estuvo en las oficinas del PRI, para conocer los informes recibidos de los presidentes de casilla, quienes avisaron que sin incidente alguno se instalaron las casillas y se hacía la votación. El candidato del PRI reconoció que hubo un buen número de casillas, especialmente del centro de Monterrey donde no hubo afluencia esperada de votan6 El Porvenir, 2 de diciembre de 1963, p. 4B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 183

tes, pero en cambio en las colonias del norte el entusiasmo fue evidente ya que como lo pudo palpar, fuertes contingentes acudieron a emitir su voto. Manifestó que no obstante esas circunstancias el triunfo fue arrollador como lo indican los primeros cómputos parciales, a pesar de que aún falta conocer el resultado de más de 100 casillas. Con entereza extraordinaria y decencia cívica, reconoció que había apatía de los electores en algunas zonas de la ciudad, pero estaba satisfecho de los resultados en las casillas de las colonias del norte. Hizo saber que existían protestas de varios ciudadanos ampliamente conocidos, a quienes no se permitió el ejercicio de voto por deficiencias en los padrones, las cuales se harían llegar a la Comisión Municipal Electoral. Finalizó diciendo que “se encuentra ampliamente satisfecho por la forma en que la ciudadanía le ratificó su apoyo y simpatía acudiendo a las urnas electorales a emitir al voto a favor de los candidatos postulados por el Partido Revolucionario Institucional.”7 Por su parte, el doctor y coronel Arnulfo Treviño Garza, Presidente del PRI local, declaró que en lo general, en el Estado se obtuvo la respuesta entusiasta de parte de los ciudadanos del Partido. Dijo que en Monterrey, de acuerdo con la última computación, el triunfo de los candidatos del PRI era del doce por uno sobre el PAN, y por lo que hacía a San Pedro Garza García, que fue otro de los lugares donde la oposición presentó candidato, el PRI logró una franca mayoría. El Gobernador del Estado manifestó ese día que era evidente la madurez cívica que privó en la ciudadanía y el ambiente de libertad que privó en el Estado, para que cada quien ejerza el voto a favor del candidato de sus simpatías. Manifestó tener la seguridad de que el triunfo era de terminante para los candidatos del PRI, pero que era bueno que hubiese oponentes ya que de esa manera era más palpable el entusiasmo de los ciudadanos para cumplir con ese deber cí7 Ibidem.


184 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

vico. Dijo, asimismo, que las versiones de las ánforas de doble fondo o de forzar la votación con elementos diversos, estaban totalmente superadas. Enfatizó que el triunfo de Abiel E. Treviño Martínez era evidente y estaba plenamente seguro de que haría una magnífica labor al frente de la administración municipal, sin lugar a duda la mejor hasta la fecha, pues conoce su solvencia moral y su capacidad para administrar los destinos de la Ciudad. Refiriéndose al doctor Juventino Villarreal Muñoz, manifestó que efectivamente era su pariente consanguíneo, sólo que habían actuado en esferas distintas, sin que por ello dejara de reconocer que se trataba de un magnifico profesional, honesto y caballeroso, pero como administrador era indudablemente más capaz el candidato del PRI. En el inmueble PRI hubo poca actividad, ya que en relación con actos eleccionarios anteriores fue un número reducido de automóviles de alquiler que se movilizaron a diversas casillas, tanto para comprobar si habían quedado instaladas como para que los representantes, tanto del Partido como del candidato, definieran cualquier mala interpretación respecto al ejercicio del voto. Se destaca que en las oficinas del PRI se instaló un servicio de radiotelefonía, al través del cual se estuvo reportando la instalación de las casillas. En los diferentes lugares que visitó, el Sr. Abiel Treviño tuvo demostraciones de simpatía, especialmente en las colonias del norte, donde a las once horas aproximadamente, había un buen número de ciudadanos ejerciendo el voto. Por la tarde, el candidato regresó a las oficinas del PRI donde comenzó a recibir la documentación de las casillas y las felicitaciones de numerosos contingentes que daban su triunfo como seguro.8 Desde temprana hora, y hasta las cinco de la tarde, el candidato del PAN acompañado por su esposa, efectuó un recorrido por la mayor parte de las casillas electorales, enterándose del proceso del acto eleccionario. 8 El Porvenir, 2 de diciembre de 1963, p. 1B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 185

En la mayoría de las casillas visitadas por el Dr. Villarreal Muñoz, los representantes del PAN, le informaron de violaciones, tales como padrones defectuosos, uso de listas adicionales en los padrones, la viciada intervención de “aviadores”, personas que no se permitió votar, etc. Hubo un caso especial ocurrido en la casilla No. 88 “A”, instalada en la escuela “Beatriz Velasco Alemán”, de la que fue presidente el Profr. Francisco Pérez. En esta casilla, el personal de la Mesa Directiva cruzó aproximadamente 200 distintivos del PRI en las boletas electorales, las que fueron dobladas y puestas sobre la mesa, pero al darse cuenta el representante del PAN, las arrebató antes de que se depositaran en el ánfora. De este caso tomó conocimiento el doctor Villarreal Muñoz, quien fue hasta la casilla acompañado por el Notario Público, Lic. Agustín Basave Fernández del Valle, que dio fe de la irregularidad. Posteriormente, las boletas cruzadas se entregaron a la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral. A mediodía, el Dr. Juventino Villarreal Muñoz, había declarado con acento derrotista que la victoria del PRI pudo haber sido limpia, pero que la empañó y ultrajó el espíritu cívico, con los procedimientos seguidos: votantes apócrifos, padrones alterados, etc. En Monterrey hubo deficiencia en los padrones electorales y además se designaron funcionarios sin orientación, en buen número de casillas, quienes no abrieron a la hora indicada la votación por no estar presentes los representantes de los partidos. En otras, los presidentes de casillas, nuevos en esta actividad, negaban la boleta a los ciudadanos hasta en tanto no llevaran tarjeta del PRI, no obstante que se encontraban en el padrón, causando molestias a los electores. Para Acción Nacional la votación fue amañada, por lo que el Dr. Juventino Villarreal difunde en los medios impresos un escrito en donde denuncia las irregularidades, desconoce el triunfo su oponente y llama a la ciudadanía a manifestar su repudio por la manipulación del proceso electoral. El texto manifiesta que:


186 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

“En el recorrido que personalmente hice por los diversos rumbos de la ciudad, visitando casillas, el primer problema que observo fue el de la enorme deficiencia del padrón que se usó y que dejó sin posibilidad de votar a una gran cantidad de ciudadanos, en muchas casillas superior al número de los que votaron. Personas con vecindad en sus barrios de muchos años, peregrinaron sin encontrar su nombre en tres o cuatro casillas y muchas familias aparecían desmembradas en el padrón, como si al hacerlo, hace años, hubieran barajado las boletas antes de pasarlas a la lista electoral. Por otra parte, hubo demasiado de lo antiguo, pero al parecer hecho por personas con menor “preparación”, como vaciar padrones, no aceptar protestas, no entregar actas a los representantes e incluso a algunos correrlos de las casillas. También se estuvieron incluyendo, contra las disposiciones terminantes de la Comisión Electoral Municipal, lastras adicionales de gentes desconocidas. Estas irregularidades han sido a tal grado que las computaciones no tienen ninguna base de validez, por lo que si no tenemos datos para poder afirmar, nuestro triunfo, sí en cambio puedo afirmar que menos ganó mi contrincante. Aprecié, y lo considero muy significativo, y un motivo para continuar permanentemente nuestra lucha por la limpieza política, que hay un deseo de la ciudadanía en preocuparse por las cosas públicas por lo que tengo fe y entusiasmo en el camino que estamos siguiendo y espero que todos estén pendientes del resultado final de esta elección.” Dr. Juventino Villarreal Muñoz (firmado).9 Desde la tarde del 1 de diciembre, el candidato del Acción Nacional expresó bajo su firma, que “si no tenemos datos para poder afirmar nuestro triunfo, si en cambio puedo afirmar que menos ganó mi contrincante.” Objetó desde entonces la elección, denunciando diversas irregularidades.

9 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 187

En cuanto a la prensa local, dijeron que las elecciones para renovación de los Ayuntamientos transcurrieron en un clima de frialdad e indiferencia cívica en Monterrey, de actividad inusitada, gritos y protestas en San Pedro Garza García, y aunque era evidente que Acción Nacional había obtenido en este Municipio mayoría de sufragios, el PRI atribuyó la victoria a su candidato y acusó al partido de la oposición de cometer irregularidades. Para las once de la mañana el número de asistentes a las casillas era escaso, pero aumentó de las 12 a las 15 horas en que pudo verse mayor afluencia, sobre todo en las casillas instaladas en las colonias del norte, en especial la Regina, Hidalgo, Niño Artillero, Talleres, Victoria, Madero, Nueva Madero y otras. La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral recibió informes, por diversos medios de comunicación, de que el acto eleccionario en el Estado se desarrolló sin incidentes, salvo algunas quejas respecto a cambio de última hora de presidentes de casillas o falta de la anotación de ciudadanos en los padrones electorales, especialmente en Garza García.10 Para estar al tanto de los acontecimientos los integrantes de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, permanecieron en sesión permanente, informando el Presidente Profr. Humberto Ramos Lozano, que no se reportaron incidentes de importancia y de hecho las elecciones en el Estado fueron tranquilas. Por lo que hace a la distribución de lonches y refrescos para el personal de las casillas, se destaca que ahora había sido más ordenado, ya que se responsabilizó a cada uno de los candidatos a regidores y síndicos para que se encargaran de hacerlo en sectores que oportunamente les fueron señalados. Respecto a la votación, la Comisión estableció que conocería los resultados exactos después de celebrarse las Juntas Computadoras, tal y como lo previene la Ley sobre la materia. La noche de las elecciones se anunció que, según el PRI, los sufragios emitidos en Monterrey fueron unos 53 mil, de un total que sobrepasaba los 120 mil 10 El Porvenir, 2 de diciembre de 1963, p. 6B.


188 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

electores. En San Pedro, donde la vitoria del PAN fue dramática, acudieron a las urnas mil 412 electores, de un total aproximado de siete mil. De los sufragios emitidos según El Porvenir, la victoria correspondía a Humberto Junco, por 855 votos contra 557 de contrincante Bobby Arreola. El Alcalde Suplente fue Israel Galván García y como primer regidor, Norma V. de Zambrano; 855 (62%) para el PAN y 527 (38%) para el PRI.11

La Junta Computadora El 4 de diciembre se publicó en todos los diarios locales, el aviso de la Comisión Municipal Electoral, presidida por el Lic. Héctor R. González, citando para el día 5, a todos los presidentes de casillas a las 9 de la mañana, al aula “Profr. Pablo Livas” de la Escuela Normal Miguel F. Martínez, en las calles de Juárez y Tapia, a fin de instalar la Junta Computadora que conocería de los resultados de las elecciones locales celebradas el día primero de diciembre de ese año.12 El 5 de diciembre, se procedió a integrar la H. Junta Computadora, bajo la presidencia provisional del Lic. Héctor E. González, Presidente de la Comisión Municipal Electoral del Municipio de Monterrey, ante la presencia de la mayoría de los presidentes de casillas, se declararon abiertos los trabajos de la misma y se recibieron la totalidad de los paquetes de la elección celebrada el 1 de diciembre. La H. Junta Computadora quedó integrada por: José Ángel Santos Santos, Presidente, Profr. Fidencio Cantú, Secretario, y para Escrutadores los ciudadanos Dr. Jesús Leal Villarreal y Profr. Macedonio Alanís Ochoa. Posteriormente se abrieron todos los paquetes de las 343 secciones, mismos que estaban perfectamente lacrados y atados con las firmas de los funcionarios de casillas. “Enseguida se abrieron uno a uno los paquetes y se contaron los votos, mismos que coinciden con las Actas levantadas el día de la elección. 11 Ibid., p. 1B. 12 El Porvenir, 4 de diciembre de 1963, p. 4B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 189

Los Escrutadores informaron que el resultado de la votación fue el siguiente: Partido Revolucionario Institucional...................................71,434 votos Partido Acción Nacional......................................................8,427 votos En vista de lo anterior, la Junta Computadora declaró que la planilla postulada por el PRI había obtenido el triunfo, integrada como sigue: Cargo

Nombre

Alcalde Primero Propietario

C. Abiel E. Treviño Martínez

Alcalde Primero Suplente

C. Dr. Fernando Colunga González

Primer Regidor

C. Profr. Baldemar Cantú

Segundo Regidor

C. Miguel Ángel Margain

Tercer Regidor

C. Jesús Flores Flores

Cuarto Regidor

C. Félix Esquivel

Quinto Regidor

C. Profra. Magdalena de la Fuente

Sexto Regidor

C. Vicente Guerra

Séptimo Regidor

C. Guadalupe Rivera Muñoz

Octavo Regidor

C. José Díaz Delgado

Noveno Regidor

C. Eloy González

Décimo Regidor

C. Eduardo Faz Robles

Décimo Primer Regidor

C. Antonio Espino

Décimo Segundo Regidor

C. Ramón García Siller

Décimo Tercer Regidor

C. Eleazar Ruiz Cerda

Décimo Cuarto Regidor

C. Lindolfo Pedraza

Síndico Primero

C. Profr. Gustavo Leal

Síndico Segundo

C. Francisco Reyes

Alcalde Segundo Judicial

C. Lic. Carlos Garza Aguilar

Alcalde Segundo Judicial Suplente

C. Lic. Mauro Cruz Garza

Alcalde Tercero Judicial

C. Lic. José Luis Alatorre

Alcalde Tercero Judicial Suplente

C. Lic. Edmundo Santos González

Alcalde Cuarto Judicial

C. Lic. Miguel Hernández Martínez

Alcalde Cuarto Judicial Suplente

C. Lic. Manuel González Garza


190 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Una vez formulada la declaratoria de las personas electas para fungir en las funciones municipales de Monterrey, para el trienio 1964-1966, se les entregó a cada uno de ellos, la credencial respectiva, previniéndoseles que se presenten a tomar posesión de sus cargos el día 31 de diciembre de 1963. Firman: La Mesa Directiva de la Junta Computadora. D. José Ángel Santos Santos, Presidente; C. Profr. Fidencio Cantú, Secretario; Dr. Jesús Leal Villarreal, Escrutador y C. Profr. Macedonio Alanís O., Escrutador. El Presidente de la Junta Computadora, comunicó a Treviño Martínez el resultado del cómputo y procedió a entregarle la credencial que lo acreditó como Presidente Municipal electo de Monterrey.

Abiel Treviño recibiendo su acreditación como alcalde electo

Posteriormente, se entregó la credencial a siete de los 21 integrantes de la planilla, pues 14 no concurrieron.13 13 El Porvenir, 6 de diciembre de 1963, p. 1B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 191

Abiel Treviño, después de recibir la credencial que lo acreditaba como Presidente Municipal electo, dirigió unas breves palabras, expresando que el triunfo no lo consideraba personal sino del PARI, y en tal virtud ratificó lo dicho durante su campaña, que su única preocupación será la de servir con todo entusiasmo y con intenso trabajo a Monterrey y a los regiomontanos. El PAN declaró a la prensa haber solicitado la nulidad de las elecciones para Alcalde de Monterrey. La solicitud correspondiente, a reserva de una demanda al respecto, fue formulada por el Dr. Gonzalo Guajardo Hernández, Presidente del Comité Regional del PAN, ante la Junta Computadora de las Elecciones Municipales de Monterrey. El Dr. Guajardo Hernández se dirigió a la Junta Computadora instalada en la Escuela Normal manifestando que “debe darse por nula la votación en las casillas, que en casi su totalidad, fueron viciadas por sus propios presidentes, quienes permitieron la votación abierta a personas que no estaban inscritas en los padrones que sirvieron de base a la elección del último domingo en Monterrey. Expusó que tal violación de la Ley Electoral vigente afecta a sus artículos 55, 60 y 70, que establecen que solamente pueden votar las personas que aparezcan en el padrón, quedando como prueba irrefutable de tal violación, suficiente para nulificar las casillas, la circular que giró la Comisión Electoral Municipal a los presidentes de casillas, ordenándole que suspendieran la votación fraudulenta, dos horas antes de terminar la elección.

En su demanda a la Computadora dijo: “Debe darse por nula la votación en las casillas que, en su totalidad, fueron viciadas por sus propios presidentes, quienes permitieron la votación abierta de personas que no estaban inscritas en los padrones que sirvieron de base en la elección municipal del domingo primero de diciembre en Monterrey. Esta violación de la Ley Electoral vigente afecta sus artículo 55, 68 y 70, que establecen que solamente pueden votar las personas que aparezcan en el padrón.


192 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Queda como prueba irrefutable esta grave violación, que es suficiente para nulificar dichas casillas, la propia circular que giró la Comisión Municipal Electoral a todos los presidentes de casillas, ordenándoles que suspendieran dicha votación fraudulenta, entregándose el recordatorio a las tres de la tarde, o sea dos horas antes de terminar las elecciones. A reserva de hacer la demanda correspondiente ante el organismo que señala la Ley para ese efecto, en las que se fundarán estas y otras violaciones, reiteramos que esa H. Computadora está obligada a apegarse a la Ley, nulificando toda la votación afectada por tan grave violación.”14 Los padrones que se dice fueron tomados como base para la votación, fueron los antiguos que en una población de más de 750,000 habitantes sólo reconocen 250,000 ciudadanos, omitiéndose de nuevos padrones. El de 6 diciembre, la prensa informaba que de acuerdo a la Junta Computadora, el señor Abiel Treviño había sido declarado Presidente Municipal Electo, al obtener un total de 71 mil 434 votos el Partido Revolucionario Institucional, revelaron, además, que el candidato del Partido Acción Nacional, Dr. Juventino Villarreal Muñoz computó 8 mil 427 votos.15 Los medios también cuestionaron el respaldo que el referido doctor había recibido por parte de su partido, en comparación a toda la fuerza que supuestamente se había desplegado en San Pedro Garza García. Dijo un rotativo: “Es evidente que Acción Nacional abandonó a su suerte al Dr. Juventino Villarreal Muñoz, su abanderado en Monterrey, y puso todo su empeño en la contienda de San Pedro Garza García, donde palmo a palmo disputó la victoria al PRI. Allí estuvieron emplazadas sus baterías de grueso calibre y allá fueron los líderes más connotados de la oposición para dar la pelea al PRI.”16 Sobre los votos obtenidos por el candidato del PRI cuestionaron que el número de sufragios obtenidos por la planilla del Abiel Treviño, fueron de aproximadamente un 32 por ciento menos que la de hacía tres años, en que se computaron 14 El Norte, 6 de diciembre de 1963, p. 1B. 15 Ibidem. 16 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 193

alrededor de 110 mil votos a favor de la planilla encabezada por el Lic. Leopoldo González Sáenz, que tuvo como opositor al Partido Popular, que consiguió dos mil 502 votos.17 Finalmente, la demanda de nulidad no es presentada al Congreso del Estado, se acepta la derrota y se disfruta el triunfo obtenido por primera vez en San Pedro Garza García. Días después de conocerse los resultados oficiales, el PAN realiza un convivio para agradecer la participación de todos sus miembros en la contienda electoral del 1º. de diciembre. En el acto, al que asistieron unas 500 personas, tuvo lugar en el Casino del Club de Leones. Estuvieron presentes el Ing. Bernardo Elosúa, Presidente del Consejo Regional del PAN; Dr. Gonzalo Guajardo, Presidente del Comité Regional; Don Félix Mata, Presidente del Comité Regional de la Unión Sinarquista y otros más. El primero en hablar fue el Profr. Pedro Reyes Velázquez, quien dijo que la campaña que Acción Nacional sostuvo en Nuevo León marca un episodio brillante en la historia “episodio que adquiere mayor significación cuando se ha repetido en municipios lejanos del Estado, pero que también forman parte de México.” Reyes Velázquez agregó “Hemos puesto sillares en el edificio de la democracia mexicana y haremos posible la regeneración nacional desde el campo político.” Enseguida hablo el señor Jorge Eugenio Ortiz, excandidato del PAN a Gobernador de Michoacán, para expresar que Acción Nacional está contra el monopolio político y que confía que en el futuro se acabará con esto y se construirá una patria con sentido político. Humberto Junco, candidato ganador en San Pedro, dijo que el triunfo obtenido en aquel municipio se debe al despertar cívico de sus habitantes. Agradeció la colaboración de los sinarquistas y felicitó al Ejército por la vigilancia que prestó durante las elecciones. También disertó el Dr. Juventino Villarreal, para expresar que aunque no obtuvo el triunfo estaba satisfecho de su campaña y agregó que está al servicio de Monterrey y de México. “Participé –añadió- con ideales 17 Ibidem.


194 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nobles y sin ningún interés personal; confié en la ciudadanía, pero ésta se quedó sentada y no votó. Sin embargo, mi esfuerzo no fue estéril, pues al terminar la campaña contamos con mucha gente.” Por último hablaron los señores Daniel de la Garza y el Dr. Gonzalo Guajardo, directivos del Comité Regional del PAN. El primero reseñó el proceso electoral en Monterrey y en Garza García y expresó que en el PAN existe la igualdad de clases sociales. El Dr. Guajardo por su parte, habló sobre el triunfo de Garza García y señaló que la “decisión ciudadana es capaz de evitar el fraude.”18 En el Periódico Oficial del 25 de diciembre de 1963, se declaran válidas las elecciones municipales de Monterrey mediante las cuales salió victoriosa la planilla del PRI, dándose el cómputo de votos que días antes había difundido la Junta Computadora de Monterrey: Partido Revolucionario Institucional......................71, 434 Votos Partido Acción Nacional.........................................8, 427 Votos19

18 El Norte, 10 de diciembre de 1963, p. 5B. 19 Periódico Oficial, 25 de diciembre de 1963, número 163, pp. 1-2.


Anexos

Temas de Campaña Artículos periodísticos del Dr. Juventino Villarreal Muñoz , publicados en El Norte. “Administración municipal al servicio del Estado” El partido oficial con la frescura y tranquilidad de siempre, ha iniciado su acostumbrada campaña publicitaria y su trabajo de sacrificarse una vez más para redimir (?) a las clase proletarias de la Ciudad. Como dicen que ejercen la democracia la entregaron a un candidato libremente escogido por el Gobierno del Estado, su Proveedor el Sr. Abiel Treviño. 47,000 firmas que tenían archivadas y que lo mismo hubieran servido para él que para cualquier otro. En esta ocasión el escogido fue el Sr. Treviño. No valió, dentro de las filas del PRI, la opinión de la gente honesta y sincera que cree que se puede colaborar dentro del partido oficial para contribuir al progreso de la Patria. Dominó el mismo criterio de siempre. Tenía que aparecer el mismo vicio de una democracia dirigida desde el poder público para seguir, paternalmente, representando los intereses del Pueblo. El mismo sistema de heredar y repartir, no las conquistas revolucionarias del sufragio efectivo, sino los cargos públicos. Y como comprobación de lo anterior, que revela el poco aprecio a la dignidad ciudadana de Monterrey, aparecen en la Prensa los acompañantes del candidato Sr. Abiel Treviño en sus mítines y que son además sus consejeros y manejadores de la campaña. Lic. Santiago Roel Jr. del Departamento Legal del Estado; Profr. Alfredo González Treviño, Jefe del Departamento Coordinador de las Juntas de Mejoras Mate-


196 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

riales del Estado; Ing. Pedro Villanueva, Jefe de Transportes y Comunicaciones; Profr. Timoteo L. Hernández, Director de Educación; Profr. Arreola, Jefe de Segunda Enseñanza; Profr. Quiroga, de Estadística en Educación; Ing. Leopoldo Valdés, de Planeación; Lic. Alfredo de la Torre, Jefe del Departamento Jurídico del Municipio; Dr. Lozano Rocha, Jefe de los Servicios de Salubridad y Asistencia y otros más. Esto casi parece, más que una lucha electoral en la que debe participar la membrecía que por años ha militado en el PRI, el trabajo en equipo de Jefes de Departamento del Palacio de Gobierno que están tratando de organizar un nuevo Departamento del Municipio de Monterrey; y el que quieren poner en manos del Sr. Abiel Treviño. Yo me permito señalar, claramente, estas cosas a la ciudadanía de Monterrey porque ello no es sino una consecuencia de incumplimiento del deber cívico; porque se debe entender que el deber moral no se debe limitar en su ejercicio y en su acción al seno del hogar pensando que allí no llegaran los problemas asfixiantes que afectan a la comunidad y porque es urgente además que todos los ciudadanos complacientes, agrupados al poder, como único medio para contribuir con eficacia a que nuestra Patria se encauce por un sendero de verdadera democracia. Regiomontano. Unamos fuerzas. La grandeza de Monterrey está en tus manos. Noviembre 1º. de 1963.

“Descubriendo la América” Se ha tratado de impresionar a la ciudadanía de Monterrey con la “noticia” de que el candidato oficial ha emprendido un recorrido por las colonias humildes, con objeto de darse cuenta de sus problemas. Dice la propaganda que en las colonias que ha visitado, el Sr. Treviño se ha mostrado deprimido y hasta avergonzado ante tanta miseria, suciedad e insalubridad.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 197

La “noticia” ha impresionado, pero al revés, es decir en contra de los planes del candidato y sus acompañantes. Porque este parcial reconocimiento de última hora, demuestra que el candidato del partido oficial no conoce a la ciudad, no está identificado ni con mucho a la realidad de vida de nuestro pueblo. Lo anterior es lógico ya que el candidato del partido oficial se ha movido en otra órbita. Siempre ha estado incorporado en otros círculos y no le ha interesado el problema de la población trabajadora de Monterrey en donde las carencias económicas, urbanísticas y sanitarias son en gran parte lamentables. De paso, estas olímpicas declaraciones, ante muchos funcionarios estatales, son una amarga crítica para la llamada obra del actual Presidente Municipal, pues si es cierto, como se ha comprobado, que en el cinturón de Monterrey tienen su asiento todas estas lacras, quiere decir que el actual régimen municipal se le quedaron de lado la solución de importantes problemas para las clases proletarias y que ocupó más su atención la realización de obras costosas de ornato que rinden una mejor y útil propaganda. Por otra parte yo me permitiría sugerir al candidato oficial que a los gerentes de la Compañía de Electricidad y Gas y de Agua y Drenaje de Monterrey que le acompañan en las llamadas “Juntas de Planeación”, les recomiende que se queden en sus oficinas vigilando que a los usuarios no se les alteren los cobros de los recibos de Luz y Agua ya que eso si afecta muy seriamente la economía de los trabajadores. Regiomontano: Manifiesta tu simpatía por Acción Nacional y contribuirás a la grandeza de Monterrey.

Noviembre 4 de 1963.


198 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

“El letargo cívico” No hablare de las causas por las que los ciudadanos se quedan en sus casas y no acuden a votar; hay muchas explicaciones y todas pueden haber tenido un fondo de razón. Lo que sí quiero señalar a la ciudadanía de Monterrey son las grandes consecuencias que de esa conducta se derivan. Permanecer tranquilamente viendo una película o salirse a pasear a la carretera en vez de ir a depositar su voto, significa un desprecio a la comunidad en que vivimos. Es no poner interés en quienes van a representarnos para que tengamos una ciudad limpia, higiénica y con seguridad para las vidas e intereses de todos sus habitantes. Es seguir creyendo que la política es algo sucio en la que deben intervenor sólo quienes tengan propósitos bastardos. Es seguir soñando con el súbito milagro de que aparecen Ayuntamientos o Diputaciones que, volviéndose contra la mano que las designó, se entreguen en espíritu de servicio a trabajar para cada uno de los sectores o intereses que representa la comunidad. Es por último, no creer en México, en sus enormes posibilidades hacia una representación democrática, hacia un debate o diálogo de opiniones que obligue a que se legisle únicamente en sentido progresista y no en espíritu de facción o grupo. Tu obligación, ciudadano de Monterrey, es participar en esta justa electoral para renovar nuestro Ayuntamiento, para llevar a esos cargos a quienes quieren poner su generosidad y desprendimiento a favor de su ciudad. Escoge tu Partido, escoge tu candidato, pero participa en la solución de los problemas de la casa pequeña de la Patria, de este lugar donde el niño se hace hombre y el hombre se hace ciudadano de México.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 199

Nunca llegaremos a una meta mientras no nos echemos a andar por el camino. Esa es nuestra lucha, esa es la que pretende Acción Nacional: Que toda la ciudadanía se preocupe y participe en la vida política de México. Que la lucha es desigual, no importa. No vamos a desilusionarnos. El triunfo vendrá si unimos nuestras fuerzas, si nuestras convicciones las sacamos al campo de la acción y sí mantenemos nuestra fe y nuestra esperanza en el imperio de la Democracia. Regiomontano: La grandeza de Monterrey está en tus manos. Noviembre 6 de 1963.

“Los sorprendidos” Aumentó a 40 millones el presupuesto municipal del presente año. Recaudan hasta octubre 34 millones de pesos.” (El Porvenir 11/9/63) Según la misma información la recaudación al 31 de octubre casi llegó a los 34 millones que era lo que correspondía a todo el año según presupuesto elaborado en enero próximo pasado y se considera que en noviembre y diciembre ingresarán 6 millones más. En relación a lo anterior se pregunta: Por qué, se se van a recaudar 6 millones de pesos más, no se deja ese magnífico superávit a la administración municipal siguiente o por qué se gastó hasta el 31 de octubre lo que se había asignado de presupuesto para todo el año. Es de felicitarse al Municipio por la atingencia es forzar al contribuyente a aumentar el ingreso municipal y es de felicitarse al contribuyente por esa generosidad cada vez mayor en sus aportaciones. Y ahora yo pregunto: ¿Se interesa el ciudadano de Monterrey por las personas que van a manejar el próximo año sus 40 millones de pesos?


200 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En cambio de interesarse por lo que es elementalmente obligación de todos, hay quienes se limitan a sorprenderse del crecimiento de Monterrey en las dos últimas administraciones y a hacer trapeador con la administración que les antecedió. Se necesita ser cretino para desconocer lo que la ciudad ha adelantado (también han adelantado las necesidades de las clases proletarias), pero cabe señalar a los sorprendidos que, hasta hace 6 años, los ingresos anuales manifestados por el Ayuntamiento, nunca llegaron a los 9 millones de pesos y en cambio, en los últimos 6 años, siempre han pasado de los 30 millones de pesos al año. ¿No deberá tener Monterrey lo que tiene y aún más? Ciudadanos de Monterrey, tu preocupación deber ser tu Ciudad, los hombres que la gobiernan. El conformismo resuelve tu problema, pero te deja completamente al margen del problema social y eso en el mundo actual, es imperdonable. Necesitamos tu colaboración personal en Acción Nacional; hay actividades concretas para ti en esta tarea de limpieza política: Sé consciente con lo que piensas y valiente en afirmarlo. Únete a nuestro esfuerzo, que la grandeza de Monterrey está en tus manos. Noviembre 11 de 1963.


IV Arturo L. Guerra Guerra (PAN) Vs César Lazo Hinojosa (PRI), 1967-1969


Arturo L. Guerra Guerra

César Lazo Hinojosa


Contexto regional

E

n su 2º Informe de Gobierno presentado el 1 de septiembre de 1966 ante el Congreso de la Unión, El Presidente Gustavo Díaz Ordaz refirió que la capacidad económica de la nación, a diferencia de 1964 y 1965, era mejor para ese año, por ello veía con buenos números la capacidad de inversión en el terreno público y privado: “durante 1966, tanto el sector público como el privado han superado la tasa de sus inversiones, de modo que, muy a pesar del sinnúmero de factores adversos, sobre todo internacionales, la inversión total durante este año será la más alta de toda nuestra historia económica, y como vamos a alcanzarla con ponderado equilibrio, este enorme volumen de inversión actuará como una poderosa palanca del desarrollo económico en los años venideros.”1

Informó que la situación económica del país era buena, que su ritmo acelerado de desarrollo era satisfactorio; pero a la vez no quería decir que hubiera abundancia para todos: la había para unos, así como existía escasez para otros. Indicó que la situación apacible de la economía de la Nación no debía paralizar a nadie, y que por ningún motivo, detendría el paso festejando los triunfos ajenos; éstos debían servir para estimular a hacer mayores esfuerzos a fin de disminuir la distancia entre la opulencia y la miseria.2 En materia educativa, anhelaba que las Universidades y los Institutos Técnicos y de Alta Cultura fueran verdaderas salvaguardias de la Revolución Mexicana y custodios de los más altos valores de México. “Los jóvenes, cuando arrostran las dudas propias de su edad, pueden encontrar orientaciones satisfactorias en nuestra historia, si conjugan lo que hemos recibido y lo que estamos conquistando con el futuro que ambicionamos y si aúnan los impulsos de su audacia con la perseverancia que exige un pueblo en etapa constructiva. Vivimos una Revolución que una vez que destruyó lo que tenía que destruir, ahora está empeñada en levantar, en construir. ¿Qué mejor aliciente para los jóvenes mexicanos que entregarse a esta obra que demanda por igual cambio y conservación, respeto al pasado e intrepidez ante el futuro?”3 1 2º Informe de Gobierno del presidente Lic. Gustavo Díaz Ordaz, p. 3. 2 Ibid, p. 4. 3 Ibid, p. 6.


204 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Sobre las condiciones de gobernabilidad, afirmó que durante los dos años de gobierno que llevaba (1964 a 1966) la paz de la Nación no había sido alterada. Aseveró que la estabilidad de México era ejemplar y que permitía el ejercicio de las libertades fundamentales, la convivencia de hombres de creencias e ideologías no sólo diferentes sino en ocasiones contradictorias, de partidos políticos opuestos, etcétera. Y sintetizó su discurso asintiendo que la paz mexicana era una paz dinámica, democrática, opuesta a la paz coercitiva de las dictaduras: “Es la de México una paz conquistada después de una Revolución que no ha terminado, que continúa y continuará mientras no hayamos alcanzado para todos los mexicanos el bienestar fincado en el trabajo y la seguridad basada en la justicia social; es resultado de sus largas luchas históricas, de un proceso de descolonización que aún no concluye, de una defensa apasionada de su independencia, del ejercicio permanente de su soberanía y del denodado y persistente esfuerzo diario para fortalecerla. Depende del patriotismo de todos los mexicanos, persuadidos como estamos de que sólo en la paz realizaremos los ideales populares y mantendremos intactas las leyes en que estos ideales quedaron consagrados.”4 Aseguró luchar por el desarrollo económico, político y social porque sólo de la armonía entre estos tres factores podía nacer un desenvolvimiento completo y provechoso. Y que el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales, financieros, técnicos y administrativos cobraba pleno sentido sólo en la medida en que con ellos se satisficieran más y mejor las necesidades de grupos cada vez mayores de mexicanos: “Campesinos, obreros, clase media, se han encontrado y coincidido en un proceso revolucionario que halla su bien en la paz, la estabilidad, la lucha organizada y legal por auténticas reivindicaciones económicas y sociales y por el mejor disfrute de las libertades y derechos individuales.”5 Finalizó comentando que los fines de su gobierno van de la mano del trabajador y del ama de casa y que los problemas del pueblo no se resolverían de un día a otro: “Nuestros problemas no se resolverán en unos cuantos años, por más fecundos que éstos sean; el México que soñamos será fruto de nuestros esfuerzos, pero demandará además la continuidad en el propósito y en la acción de las 4 Ibid, p. 7. 5 Ibid, p. 10.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 205

generaciones que nos sucedan. La Patria nació de una ansia de libertad, justicia y dignidad; la voluntad nacional, por sobre toda clase de intereses particulares o de ambiciones facciosas, ha sido, es y será obra de sucesivas y empeñosas generaciones que formamos la recia conciencia de lo mexicano.”6 Los principales acontecimientos del gobierno de Díaz Ordaz fueron los siguientes: • Con miras a la celebración de los Juegos Olímpicos de 1968 y la Copa Mundial de Futbol de 1970 se inician las obras de construcción de las primeras tres líneas del Metro de la Ciudad de México el 12 de junio de 1967. La Línea 1 y 2 son terminadas e inauguradas en 1970. • Se construyó la Presa “De La Amistad” en la frontera de Coahuila y Texas, la cual fue inaugurada el 8 de septiembre de 1969 por los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Richard Nixon. • En 1968 México se integra a Intelsat y opera su primer satélite de comunicaciones. Por ello, la estación terrena de Tulancingo opera durante la transmisión mundial por TV de los Juegos de la XIX Olimpiada celebrada en nuestro país. • Se modificó el Artículo 34º de la Constitución Política de la Nación para dar derecho a voto a los ciudadanos mayores de 18 años. Esta nueva reforma entraría en vigor en la elección federal de 1970. • El 28 de octubre de 1967 se concretó la devolución física del territorio fronterizo de nominado “El Chamizal” en reunión con su homólogo Lyndon. B. Johnson. • A propuesta del diplomático mexicano Alfonso García Robles (Premio Nobel de la Paz en 1982), el presidente Díaz Ordaz impulsó la firma del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares en América Latina, misma que se realizó el 4 de febrero de 1967 en Tlatelolco, Ciudad de México. De esta forma el país en manos del presidente Díaz Ordaz navegaba sobre las aguas de una inquietante paz impuesta por el gobierno. Aunque los números económicos marcaban una relativa estabilidad, las conciencias de los mexicanos cuestionaban cada vez más las formas de estos gobiernos priistas y sus resultados en el impacto social. 6 Ibid, p. 4.


206 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Para el año de 1966 la ciudad de Monterrey contaba con aproximadamente un millón de habitantes, convirtiéndose así en la tercera ciudad más poblada del país, por detrás de la Ciudad de México y Guadalajara. Su potencialidad económica creció al mismo tiempo que el aspecto demográfico y su población económicamente activa se convirtió en la más elevada que en el resto de las ciudades mexicanas. Otro motivo que ha dado margen a la superación de Monterrey fue su baja escala de analfabetismo. Las estadísticas revelan que los iletrados en la ciudad eran generalmente inmigrantes que habían llegado de los estados circunvecinos a trabajar en las fábricas de la localidad. En materia demográfica, según las estadísticas del INEGI estaban naciendo cinco niños cada dos horas en Nuevo León, lo cual hacía que la tasa de crecimiento poblacional en la localidad, así como el fenómeno de migración, garantizaran un incremento sin precedentes para el total de habitantes del estado al entrar la séptima década del siglo XX. El gobernador del estado era el Lic. Eduardo Livas Villarreal7, quien para 1966 cumplía su quinto año de gobierno, mientras en la presidencia municipal de Monterrey la silla de alcalde era ocupada por Abiel Treviño Martínez en su último año de gobierno, ambos de extracción priista. Como senadores del Estado fungían a forma de representantes electos para el periodo 1964-1970 Armando Arteaga Santoyo y Napoleón Gómez Sada; en tanto en el Congreso de la Unión los representantes populares electos para el periodo 1964-1967 fueron Leopoldo González Sáenz (1º Distrito con cabecera en Monterrey), Arnulfo Treviño Garza (2º Distrito con cabecera en Monterrey), Guillermo Ochoa Rodríguez (3º Distrito con cabecera en Monterrey), Alfonso Martínez Domínguez (4º Distrito con cabecera en Sabinas Hidalgo) y Ricardo Covarrubias Chacón (5º Distrito con cabecera en Linares) El gobierno de Eduardo Livas se caracterizó por la búsqueda de un desarrollo equilibrado de todas las fuentes productivas del estado. Esto por el intenso desarrollo en que se convirtió el Área Metropolitana de Monterrey gracias al desarrollo industrial, contrastante con el olvido del campo nuevoleonés y la situación precaria de las comunidades agrícolas.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 207

Buscando atender a los que menos tenían, el gobierno de Livas se enfocó en atender las necesidades de servicios básicos, carreteras y apoyos para fortalecer el ejido, para así detener el éxodo campesino a la ciudad y fortalecer la economía de los pueblos del área rural nuevoleonesa. El principal proyecto agrario fue el denominado Plan Citrícola, “que consistió en distribuir árboles injertados de naranjo a ejidatarios y pequeños comerciantes de Montemorelos, General Terán, Linares y Cadereyta Jiménez, y apoyo técnico en plantación y cultivo de los mismos.”8 Como una ruta de conexión entre el norte del estado y la capital del estado, se construyó la carretera Monterrey-Congregación Colombia, siendo éste el primer paso para que Nuevo León contara con su propio tránsito fronterizo. La carretera Monterrey-Mina-Monclova se extendió hacia el sur, pavimentándose el tramo correspondiente hasta el municipio de Doctor Arroyo y luego hacia Matehuala, en los límites con el estado de San Luis Potosí. Para garantizar el abastecimiento de agua potable para los nuevoleoneses, el gobierno de Livas Villarreal invirtió durante todo el sexenio alrededor de 62 millones de pesos, la mayor parte en la planta potabilizadora conocida como La Boca (Rodrigo Gómez). Otras obras que recibieron recursos, aunque en menor cuantía, fueron la Cola de Caballo, la Huasteca y el tanque de la Loma Larga. Las redes de distribución de agua potable crecieron de 615.5 kilómetros en 1962, a 782.8 en 1965 de lo que ahora es Agua y Drenaje. 7 Eduardo Livas Villarreal nació en Monterrey, Nuevo León, el 21 de enero de 1911, siendo sus padres el destacado pedagogo Pablo Livas y la maestra Francisca Villarreal, y entre sus hermanos estaba el doctor Enrique C. Livas, quien posteriormente sería rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Realizó sus estudios de preparatoria en el Colegio Civil; ingresó a la Escuela de Derecho de Nuevo León, y se tituló como abogado en el año de 1933. Durante su vida estudiantil fue miembro integrante del Comité Organizador de la Universidad de Nuevo León. De 1933 a 1935 ejerció su profesión como agente del Ministerio Público. Ocupó diversos puestos en el gobierno estatal, hasta que, en 1939, fue nombrado secretario particular del gobernador Bonifacio Salinas Leal. En la administración del licenciado Arturo B. de la Garza (1943-1949), el licenciado Livas Villarreal se desempeñó como secretario general de gobierno. Uno de los sectores del Partido Revolucionario Institucional lo postuló como precandidato para ocupar la gubernatura de la entidad en 1949; sin embargo, el otro precandidato —el doctor Ignacio Morones Prieto— resultó finalmente el contendiente oficial del PRI. El licenciado Livas Villarreal se convirtió en director del periódico El Porvenir y, posteriormente, fue elegido Senador de la República también por ese mismo sector del Partido Revolucionario Institucional para el bienio 1958-1961. Fue el candidato del PRI en las elecciones para gobernador de Nuevo León que se realizaron en julio de 1961. Tras haber triunfado en esos comicios, asumió el cargo el 4 de octubre. Falleció en su natal Monterrey el 11 de julio de 1991. 8 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 205, p. 273.


208 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En materia administrativa, el gobierno del estado reorganizó las labores de la Tesorería General, mejorando sus procedimientos para garantizar una mayor recaudación al menor costo y estableció un control de causantes para lograr una recaudación más efectiva.9 Para incentivar el aparato educativo, y como parte de los esfuerzos que el gobierno estatal realizó en materia educativa se concentraron en apoyar el Plan Nacional de Alfabetización, que en Nuevo León obtuvo destacados logros. La Ciudad Universitaria (que se inició en 1950 e impulsada con gran energía por la anterior administración del Lic. Raúl Rangel Frías) contó con nuevos edificios; además, en 1966 se creó la Preparatoria Técnica Nocturna, como parte de la Escuela Industrial Álvaro Obregón. Para impulsar el desarrollo urbano, se diseñó el Plan Regulador de Monterrey, primer estudio técnico profundo con el objeto de ordenar el crecimiento de la capital nuevoleonesa hasta el año 2000, puesto que para 1966 la urbe regiomontana se estaba ya fusionando con los municipios de Garza García, Guadalupe y San Nicolás, y amenazaba al municipio de Santa Catarina. Livas Villarreal terminaría su gestión el 4 de octubre de 1967, dando paso al gobierno del Lic. Eduardo A. Elizondo quién se había sido rector de la UNL y que fue electo para el periodo de 1967 a 1973. En tanto la administración que encabezaba el alcalde regiomontano Abiel Treviño presumía haber trabajado por tener una ciudad confortable, limpia y segura. Aseguraba en su informe anual de 1966 que había entregado cerca de 200 aulas y 20 desayunadores en colonias necesitadas durante sus tres años de gobierno en beneficio de los niños y jóvenes regiomontanos.10 En materia de ecología, se inició en la ciudad una campaña de reforestación municipal que incluyó la siembra de más de 1,200 árboles en diferentes espacios verdes de la localidad y el combate a la contaminación ambiental con charlas en escuelas y centros comunitarios. 9

Ibid., p. 271.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 209

Se registraron durante esta administración avances en materia de alumbrado público ya que se instalaron cerca de 3,000 arbotantes en colonias, calles y plazas públicas, pero aún el municipio no se daba abasto con el crecimiento urbano y la creación de nuevos barrios sobre todo en zonas marginadas. Por su parte, el ingeniero Sergio Martínez Ayala, Gerente de la Junta de Mejoras Materiales de Monterrey, declaró que Monterrey tiene un retraso urbanístico de 40 años y por ello se necesita de organismos que se preocupen por resolver sus básicos problemas. Martínez Ayala también expuso que en forma independiente tanto el Gobierno, como el municipio, así como Planificación y la propia Junta de Mejoras Materiales entregaran este año un total de ocho obras, lo cual resulta ridículo en comparación a lo que hace falta. Ahora bien, fuera del diagnóstico gubernamental, podemos asegurar que entre los acontecimientos más importantes sucedidos en la ciudad en ese año de 1966 se encuentran los mítines realizados en la Plaza Colegio Civil, cuna de la Universidad de Nuevo León, a principios de agosto por los integrantes del Partido Comunista Mexicano, encabezados por José Luis Sustaita, quienes efectuaron diversas protestas por el bloqueo económico que Estados Unidos realizaba sobre Cuba. En 1965 entra al aire Canal 6 de Monterrey (después Canal 8 en la Ciudad de México) de la Empresa Televisión Independiente de México, (también conocido como TIM,  Cadena TIM  o simplemente  Canal 8), fue una cadena nacional de televisión en México fundada desde el norte del país en el año 1965 por el empresario Eugenio Garza Sada, al frente del autodenominado Grupo Monterrey, y que operó hasta 1973, año en el cual se fusiona con su principal adversario Telesistema Mexicano (de Emilio Azcárraga Vidaurreta y su hijo Emilio Azcárraga Milmo).  Inicia transmisiones en el año de 1965, en la norteña ciudad de Monterrey, sede del grupo de la familia Garza Sada. La publicidad lo anunciaba como “el Canal de Monterrey”, y en 1968 a causa de las Olimpiadas realizadas en México se logró colocar las transmisiones en la Ciudad de México en el Canal 8. De allí surgirían 10 Archivo Histórico de Monterrey. 3º Informe de Gobierno del alcalde Abiel Treviño Martínez, p. 2.


210 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

series de comedia como Los Polivoces, El Chavo del Ocho, Los Beverly de Peralvillo, entre otras más. Y ya que comentamos los inicios de la televisión en Monterrey, el Canal 6 dio cuenta de las elecciones del 4 de diciembre de 1966 con un programa especial el día de la jornada electoral; a través de la radio los candidatos también planteaban sus propósitos políticos, como lo hizo el candidato panista Jesús Hinojosa cuando contendió por el municipio de San Nicolás de los Garza en esos años. En ese entonces la labor de los medios de comunicación era social y con ese fin se le utilizaba. En esos años se inicia la construcción de la planta automotriz de marca alemana Borgward en el municipio de Escobedo N.L. La primera piedra de la construcción fue puesta el 10 de septiembre de 1963 por el presidente Adolfo López Mateos y cuatro años después fue inaugurada por su sucesor Gustavo Díaz Ordaz. Esta fábrica produciría de forma exclusiva el Borgward 230 en sus presentaciones austeras y de lujo y algunas limusinas. Se anunciaba que sería una planta automotriz 100% mexicana e independiente, ya que la franquicia había sido comprada por inversionistas mexicanos a la marca alemana.11 Asimismo se informó que el capital social de Fábrica Nacional de Automóviles, S.A., dueña de la franquicia, sería de 250 millones de pesos y que se buscaría que el mercado de los primeros modelos de autos fuera en México, para producir y consumir lo hecho en país.12 A pesar de las expectativas, la planta duraría abierta sólo tres años y quebró a causa de la pobre demanda del automóvil, considerado de lujo. Así terminaría esta primera aventura automotriz nuevoleonesa. Este era a grandes rasgos, el escenario local al que se enfrentarían los candidatos a puestos de elección popular, la cual se efectuaría el domingo 4 de diciembre, y que renovaría los 51 ayuntamientos del estado de Nuevo León.

11 El Porvenir, 13 de septiembre de 1966, p. 9-B. 12 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 211

Precampaña El 15 de abril de 1964, el Congreso del Estado autorizó modificaciones a la Ley Electoral del Estado, relacionados a la división política y organización de los distritos electorales y las secciones, las cuales se aplicarían a partir de la elección municipal de 1966. Con este antecedente legal se comenzaron a preparar las elecciones para la renovación de Ayuntamientos en Nuevo León, las cuales se efectuarían el domingo 4. Como ya hemos comentado en líneas anteriores, la situación del Estado y de la ciudad se hallaba en una relativa tranquilidad, preludio inequívoco de una futura sacudida social y económica, en la cual todos los ámbitos de gobierno iniciarían a entrar a partir de 1968. PRI La selección de César Lazo A principios del mes de septiembre llegó a la ciudad de Monterrey el Delegado Nacional del Comité Ejecutivo del PRI Diputado Luis Mario Santana Cobián oriundo de Baja California Norte, quien se encargaría de organizar las asambleas municipales, seleccionar los precandidatos priistas y tomarles juramento con miras a las elecciones municipales del 4 de diciembre.1 En los subsecuentes días, la tensión entre la militancia priista aumentó al no contar con un candidato que amalgamare las voluntades de las bases. Ninguna central obrera, sindicato u organización daba públicamente su voto y en el interior del partido se hablaba de la existencia de un “tapado”. La incertidumbre tricolor aumentó cuando se informó por los medios de comunicación que el Delegado Nacional en la entidad y el Presidente Estatal del partido fueron llamados a la Ciudad de México “para analizar” la situación política de la capital de Nuevo León.2 1 El Porvenir, 8 de septiembre de 1966, p. 8-B. 2 El Porvenir, 27 de septiembre de 1966, p. 1-B.


212 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En entrevista para el periódico El Porvenir, el jefe priista del estado Coronel y también Diputado Arnulfo Treviño antes de partir al DF en el tren “El Regiomontano” comentó que desconocía los motivos de la reunión urgente que le habían convocado, y que muy seguramente girarán alrededor de la convocatoria del partido para las elecciones municipales.3 Mientras esta reunión se realizaba en la capital de la República, el partido invitaba a los miembros de los tres sectores (Obrero, Campesino y Popular) a asistir a la velada literario-musical a efectuarse el martes 27 de septiembre a partir de las 19:30 horas en las instalaciones del Comité Estatal sobre la calle Pino Suárez y Arteaga, con motivo VI Aniversario de la Nacionalización de la Industria Eléctrica.4 Según informó la prensa, a esta velada acudieron particularmente integrantes de los sindicatos electricistas de la ciudad, elementos de la CTM, petroleros, telefonistas y de los sectores Popular y Campesino.5 Desde la columna “Se dice de usted” de Mario Canales Sáenz impresa el día 28 de septiembre en el periódico El Porvenir, se comentó que según fuentes fidedignas del partido tricolor se había reducido a cuatro la lista de aspirantes para la alcaldía de Monterrey. Se comentó que la decisión de seleccionar al “tapado” priista no se hallaba en las instalaciones del Comité Directivo Nacional del PRI, “sino en Bucarelli 99, que es el domicilio de la Secretaría de Gobernación.”6 El columnista aseguró que el dirigente estatal del PRI y el Delegado Nacional permanecerán una semana en la capital, donde traerán la convocatoria y el respaldo para el gallo ganador: “Un riguroso chequeo a los cuatro aspirantes se está realizando en esta dependencia, y no pasarán muchos días sin que el destape se haga por los conductos autorizados; es decir, el caso regresará al PRI [estatal]. Lo único que podemos decirle por ahora es que de los cuatro aspirantes, figuran en lugares preferentes el Ing. César Lazo Hinojosa y el Lic. Juventino González Ramos.”7 3 Ibidem. 4 El Porvenir, 27 de septiembre de 1966, p. 3-B. 5 El Porvenir, 28 de septiembre de 1966, p. 2-B. 6 Ibidem. 7 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 213

En tanto, la mencionada columna también confirmó la llegada a la ciudad del profesor Efraín Oviedo como Delegado de la Confederación Nacional Campesina, quien viene en representación del Consejo Nacional de esta central campesina a la entidad con la finalidad de que “los sectores Obrero y Popular no le coman el mandado al sector Campesino en las elecciones municipales.”8 A una semana de partir a la Ciudad de México, se documentó el regreso del Delegado Nacional Luis Mario Santana Cobián y del Presidente del partido en el estado Coronel Arnulfo Treviño. Se decía traían las instrucciones para lanzar la convocatoria y apoyar institucionalmente al “tapado”. Finalmente, el miércoles 5 de octubre de 1966, el Partido Revolucionario Institucional publicó la convocatoria para aquellos militantes que desearan participar como candidatos en el presente proceso eleccionario.9 Buscando fomentar la unidad entre los miembros del partido, esta convocatoria inducía a seleccionar y registrar a los 51 candidatos a presidentes municipales y sus respectivas planillas que los representarían en las elecciones municipales de diciembre de 1966. Se expresaba que para lograr ese fin, la presente convocatoria era el instrumento base para darle gobernabilidad al estado y fomentar la democracia en todos los ámbitos políticos: “El Partido Revolucionario Institucional tiene entre sus objetivos básicos, lograr la unidad de todas las clases, grupos e individuos revolucionarios y progresistas y alcanzar el poder público mediante el sufragio popular a fin de realizar, mantener y perfeccionar la doctrina, las leyes y las instituciones de la Revolución Mexicana.”10 La mencionada convocatoria disponía entre otras cosas las siguientes disposiciones: • Registro de precandidaturas a partir de la expedición de la convocatoria hasta las 20 horas del martes 11 de octubre en el comité Directivo Estatal. 8 Ibidem. 9 El Porvenir, 5 de octubre de 1966, p. 9-B. 10 Ibidem.


214 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• Para el registro, se deberá presentar la precandidatura por miembros del partido que estén residiendo en el municipio, con 2 mil firmas de simpatizantes en el caso específico de Monterrey. • Para ser aceptado como precandidato a presidente municipal el individuo debe ser miembro activo del partido con una antigüedad no menor a un año; tener arraigo suficiente en el Municipio; comprobar que está al corriente del pago de cuotas; ser de convicción revolucionaria reconocida en el partido; no haber sido directivo ni miembro prominente de algún partido político con ideología opuesta al PRI; llenar los requisitos de elegibilidad que marca la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. • Realización de Convenciones Municipales en los 51 municipios del estado el domingo 23 de octubre a partir de las 10 horas, para elegir candidatos a presidentes municipales, regidores, síndicos y alcaldes judiciales. • Las Convenciones Municipales estarían integradas por delegados que los sectores del partido registrarán a los Comités Municipales antes de las 20 horas del día anterior a la realización de la referida Convención. Estos delegados elegirán con su voto secreto al precandidato y planilla que ha de representar al partido en la elección municipal del 4 de diciembre próximo. • Por disposición del Comité Directivo Nacional del partido, se otorga al Delegado Nacional la autoridad máxima del proceso. • Todos los problemas que se susciten y los casos de interpretación serán resueltos por el Comité Ejecutivo Nacional.11 Después de lanzar la anterior convocatoria, el PRI registró en su primer día a treinta precandidatos en el Estado, así lo señaló el vocero del PRI, licenciado Alfonso Santos Palomo. Momentos en los cuales se comentaba que el precandidato a la presidencia de Monterrey sería el Ing. César Lazo Hinojosa, quien acababa de llegar de la Ciudad de México. 11 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 215

Pese a los diferentes candidatos que atendieron la convocatoria y por las evidentes acciones la situación se inclinaba por César Lazó, al cual se le dio una generosa recepción en el aeropuerto de Monterrey al regresar de México y la prensa comenzó a entrevistarlo. En una de las primeras entrevistas externó el agradecimiento por las adhesiones recibidas y las diferentes muestras de afecto recibidas. También dijo a la prensa que su partido, a través de sus manifestaciones democráticas, dirá las vías a seguir en este tipo de instancias y sus miembros deben ser leales a sus disposiciones. Así lo hizo saber a ocho columnas el periódico El Porvenir el viernes 7 de octubre, quien destacaba la labor política de Lazo Hinojosa y su apego con la Federación de Organizaciones Populares del estado, de la cual era el Secretario General. Entre líneas, la crónica señalaba lo siguiente: “Al parecer en los círculos del Comité Directivo Nacional del PRI y de la Secretaría de Gobernación se entablaron pláticas en las que estuvieron el doctor Reynaldo Guzmán Orozco, dirigente nacional de la CNOP y el gobernador del estado, licenciado Eduardo Livas Villarreal, que se dijo, veto una de tantas candidaturas y aceptó al ingeniero Lazo Hinojosa.”12 Lazo Hinojosa declararía ante la prensa regiomontana unos días después de su regreso a Monterrey que existían una serie de especulaciones a su favor que tenían cierta verdad, pero que en ese momento no había concreto nada. Además comentó que en cuanto hubiera corrientes más claras a su favor que unificaran al priismo local para lanzarlo como candidato para Monterrey confirmaría el hecho.13 El 6 de octubre se registró el Lic. Benjamín Reyes Retana, industrial y abogado patronal, y el periódico El Porvenir narró este acontecimiento de la siguiente forma: “El Licenciado Reyes Retana llegó a las oficinas del Comité Directivo Estatal del PRI después de las 21 horas acompañado por un grupo de simpatizadores y entregó al señor José Garza Rentería la documentación prevista en la convocatoria, acompañada de seis mil 121 firmas de adhesión.”14

12El Porvenir, 7 de octubre de 1966, p. 1-B. 13 El Porvenir, 8 de octubre de 1966, p. 1-B. 14 El Porvenir, 7 de octubre de 1966, p. 1-B.


216 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Tras la entrega de la papelería correspondiente, Reyes Retana saludó de forma afectuosa al Delegado Nacional Luis Mario Santana Cobián y ratificó su adhesión plena a la doctrina del partido, a lo que el referido Delegado le instó a someterse a lo dispuesto por la convocatoria y esperar los tiempos para la Convención Municipal.15 Al día siguiente el Lic. Alfonso Santos Palomo se inscribió también aspirando a ser el candidato tricolor para Monterrey. Santos Palomo, quien en ese momento era Notario Público y ex Presidente de la Junta Central de Conciliación y Arbitraje, se convertiría en el segundo militante registrado para la alcaldía de Monterrey.16 Ante el Delegado Nacional del partido, entregó la papelería correspondiente y fue instado a esperar los tiempos de la Convención en el municipio. La crónica de su registro narra lo siguiente: “El citado profesional, apoyó su registro en cuatro mil 126 firmas y además registró como su suplente al licenciado Sergio Carmona; fue felicitado por el Delegado General, diputado y doctor Luis Mario Santana Cobián, quien como al licenciado Benjamín Reyes Retana, le deseo suerte en esta contienda interna del PRI.”17 Para el tercer día de registros, ningún precandidato se inscribió para Monterrey pero existía ya el rumor que la cargada oficial a favor del Ing. César Lazo Hinojosa se dejaría sentir en cualquier momento. En El Porvenir se especulaba que tras el respaldo que los maestros estatales y federales habían hecho a favor de su precandidatura, el Ing. Lazo se registraría el lunes 10 o el martes 11 de octubre.18 El lunes 10 de octubre, el PRI anunció la llegada del senador Florencio Barrera Fuentes como Delegado Regional para las elecciones en Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, quien supervisaría el registro de precandidatos y la elaboración de los dictámenes que se presentarían ante el Comité Ejecutivo Nacional.19 La crónica periodística comentó este hecho de la forma siguiente: “El Comité Nacional del PRI ha concedido facultades al senador Barrera Fuentes para conocer los casos de 15 Ibidem. 16 El Porvenir, 8 de octubre de 1966, p. 1-B. 17 Ibidem. 18 El Porvenir, 9 de octubre de 1966, p. 1-B. 19 El Porvenir, 10 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 217

inscripción y depurar los dictámenes, los que posteriormente presentará al Comité Nacional y sea quien decida en un plazo de tres días sí procede el registro.”20 El Secretario del Ayuntamiento de Monterrey Lic. Pedro F. Quintanilla Coffin, se convertiría en el tercer precandidato del partido tricolor en búsqueda de la alcaldía regiomontana. El registro se realizó el domingo 9 de octubre en las instalaciones del partido sobre la avenida Pino Suárez a eso de las 19:30 horas. Un relato de ese hecho lo citamos a continuación: “[Al registro] llegó a las oficinas del Comité Estatal del PRI acompañado por un grupo de amigos que lo postulaban. La lista presentada contenía, dijeron sus postulantes, cuatro mil 30 firmas y el grupo lo integraban entre otras personas los señores Pablo Vázquez Ceballos, Matías Salinas, Vicente O. González, Luis García, Héctor Guzmán y otros.”21 En entrevista para el periódico El Porvenir, Quintanilla Coffin afirmó que los numerosos aspirantes vigorizaban al partido y que nadie le había obstaculizado su carrera por la alcaldía de Monterrey, a pesar de que ya había alguien que monopolizaba el apoyo de los sindicatos y sectores del partido. “Por cuanto el partido se vigoriza y no por uno, todos [los aspirantes] debemos ser uno en el [PRI], como uno solo es él.”22 El lunes 10 de octubre se registraría el cuarto precandidato para la alcaldía regiomontana. El industrial y ganadero Enrique Barragán decidió entrar al ring político para tratar de obtener la nominación, dejando al Sr. Ignacio S. Martínez como su suplente. Tras registrarse ante el Comité Directivo Estatal, Barragán señaló que sólo dos motivos lo impulsaron a registrar su precandidatura: “Porque tengo confianza ciega en los ideales de mi partido; y porque como regiomontano que soy, comprendo la necesidad que tiene nuestra ciudad de que interpreten sus ansias de progreso y la urgencia de que atiendan sus necesidades, que con su esfuerzo, constituye un ejemplo para el progreso de México.”23 Es preciso señalar que Barragán sirvió por catorce años como presidente de la Comisión Local Electoral, cargo al cual renunció por aceptar la precandidatura 20 Ibidem. 21 El Porvenir, 10 de octubre de 1966, p. 1-B. 22 El Porvenir, 11 de octubre de 1966, p. 1-B. 23 El Porvenir, 11 de octubre de 1966, p. 1-B, 3-B.


218 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

por la alcaldía de Monterrey. A su registro acudió respaldado por Julio Canseco, Enrique Martínez Torres, Remo Villarreal, Carlos Garza, entre otros. En la columna “Se Habla de Usted” de Mario Canales impresa en El Porvenir publicada el 11 de octubre, se comentó que había otros cuatro precandidatos que pretendían registrarse en el último día estipulado por la convocatoria. Que entre ellos estarían el Ing. César Lazo Hinojosa y el Lic. Juventino González Ramos. Sobre la movilización de los simpatizantes de Lazo Hinojosa para apoyar el registro de su galló, comentó: “Hoy a partir de las tres de la tarde se hará una concentración de ceneopistas, principalmente en el edificio de la CNOP por avenida Independencia al poniente, que acompañarán a Lazo Hinojosa hasta el Comité Estatal del PRI.”24 Precisamente ese día se tuvo el registro en el edificio del PRI de los cuatro precandidatos referidos en la columna editorial antes mencionado, siendo el orden de ellos el siguiente: el Sr. Antonio Rodríguez, el Ing. César Lazo Hinojosa, el Lic. Américo Delgado de la Peña y casi al final del registro el Lic. Juventino González Ramos. Antonio Rodríguez fue el primero en asistir a las oficinas del Comité Directivo Estatal del partido ya que quedó debidamente registrada su precandidatura por la mañana. El Lic. Américo Delgado que se inscribió en el proceso por la tarde comentaría ante los medios de comunicación lo siguiente: “He aceptado la solicitud de registro que formulan diversos grupos en el proceso selectivo interno de mi partido. Aspiro a servir al pueblo y a hacer llegar la revolución social a los sectores más necesitados, preferentemente al humilde, donde está mi origen. Conozco los graves problemas que enfrenta la ciudad. Por mí, solo hablan la conducta ideológica y los hechos de mi vida pública y privada que someto al más sincero de mis análisis. De obtener el voto favorable de la Convención, haré llegar el pensamiento político y constructivo del presidente Díaz Ordaz.”25 El Ing. César Lazo al acudir cobijado por los sindicatos y organizaciones ceneopistas a registrarse, celebró la pluralidad del partido e hizo votos por el buen trabajo de cada uno de sus compañeros de partido inscritos en la contienda democrática: “La 24 El Porvenir, 11 de octubre de 1966, p. 2-B. 25 El Porvenir, 12 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 219

condición de precandidato acentúa el compromiso que todos los mexicanos de encuadrar nuestra conducta al ejemplo de honestidad, dedicación y lealtad que a los más altos intereses de la patria profesa el señor presidente Gustavo Díaz Ordaz.”26 Lazo Hinojosa se registró a las 18:30 horas ante la plana mayor del priismo local y llegó acompañado por cerca de treinta mil firmas que respaldaban su candidatura y algunos líderes sindicales del ramo minero, educativo y organizaciones populares. En tanto que el Lic. Juventino González Ramos expresó su confianza en que los delegados de su partido en la Convención Municipal elijan al mejor candidato para seguir ejerciendo la supremacía de su partido en la entidad. Además aseguró que juntos, todos los precandidatos formaban parte de un partido de mayoría y que en dado caso el voto no le favoreciera, se disciplinaría para apoyar al candidato elegido.27 Una vez cerrados los registros para las precandidaturas, el senador Florencio Barrera Fuentes y el diputado Luis Mario Santana Cobián partieron a la ciudad de México llevando los expedientes de todos aquellos que se registraron en la entidad para que el Comité Ejecutivo Nacional seleccione los que han de competir en las convenciones municipales próximas a realizarse. El primero partió en jet y el segundo en el tren “El Regiomontano”.28 El presidente del partido en el estado Dr. Arnulfo Treviño Garza comentó que en fechas próximas regresará a la ciudad el citado Delegado Nacional Santa Cobián para organizar las convenciones municipales a realizarse el domingo 23 de octubre en cada cabecera municipal del estado.29 Afirmó el también diputado que lo rumores de que otros precandidatos para Monterrey como el Lic. Alfonso Rangel Guerra se registraron en la ciudad de México, no son válidos y dijo desconocer la situación, ya que la convocatoria sólo confirma que el registro debía hacerse en la ciudad, frente a las autoridades del priismo local y el Delegado Nacional.30 26 Ibidem. 27 Ibidem. 28 El Porvenir, 12 de octubre de 1966, p. 7-B. 29 Ibidem. 30 Ibidem.


220 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Ante la expectativa que se había generado por la inscripción de ocho precandidatos en Monterrey y la zozobra generada por este hecho, sobretodo en círculos priistas que apuntaban a una virtual desbandada, surgió la opinión del señor José Garza Rentería, miembro del partido desde hacía ya 32 años y actualmente miembro del Comité Directivo Estatal, quien ante el escenario incómodo por la aspiración de muchos comentó: “ya ven las aguas tan revueltas, pues han de quedar como cristales”.31 Desde la columna editorial “Se habla de usted” del 14 de octubre el periodista Mario Canales comentaría la encrucijada en que se hallaban los directivos del partido por la ambición de muchos políticos tricolores para querer ocupar un puesto público y los pocos espacios disponibles. En su columna citada aseguró lo siguiente: “Efectivamente los jerarcas del PRI ya estudian los expedientes, y se sabe que se está eliminando a los aspirantes que tienen alguna sombra de sospecha. Mañana se dará el primer paso en firme para despejar muchas incógnitas y eliminar muchas dudas, sencillamente porque mañana (15 de octubre) tendrán lugar las Asambleas del Sector Popular que se encargará de postular candidatos a delegados para las alcaldías.”32 En la columna del día siguiente, el editorialista Mario Canales atestiguó los avances de aceptación a Lazo Hinojosa y las preferencias hacia la candidatura de la presidencia municipal de Monterrey. Confirmó el apoyo que la CTM y la CROC han decidido otorgar al mencionado precandidato y de las dificultades que el CEN del PRI ha pasado para seleccionar a sus representantes populares con miras a las elecciones del 4 de diciembre próximo.33 Para la mañana del 16 de octubre se anunciaba que tanto el Sector Obrero y Popular respaldarían la precandidatura de César Lazo Hinojosa y que muy posiblemente el Sector Campesino se manifestaría en cualquier momento a su favor. Según fuentes periodísticas la CTM dispondría en su asamblea hacer oficial su apoyo al mencionado precandidato: “La CTM, que es el pilar más importante del Sector Obrero, convocó ayer a un Consejo Extraordinario para mañana a las 31 El Porvenir, 14 de octubre de 1966, p. 1-B. 32 Ibidem. 33 El Porvenir, 15 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 221

19:30 horas durante el cual designará a los 30 delegados del sector para la asamblea política que acudirá a la convención municipal. La opinión más comentada entre los líderes cetemistas favorece al Ing. César Lazo.”34 Incluso se comentó que el Lic. Juventino González Garza, el más fuerte competidor de Lazo Hinojosa, ya habría pedido a su círculo de correligionarios disciplina y serenidad ante cualquier resolución del Comité Ejecutivo Nacional del partido. Aseveró que por encima de toda consideración de grupo están los intereses de la sociedad y del partido mismo.35 La reunión cetemista se realizó el 17 de octubre a las 19:30 horas en el Casino de Cinematografistas a donde acudió la plana mayor obrera, entre ellos el líder estatal Rodolfo Gaytán Saucedo. La reunión se efectuó con miras a nombrar a los 30 delegados cetemistas para que los representen en la convención municipal de Monterrey y se elija al mejor candidato para aspirar a la alcaldía regiomontana.36 Unánimemente, los cetemistas decidieron apoyar la precandidatura de Lazo Hinojosa, porque con ello se prueba que la central obrera es fuente de unidad alrededor “de los postulados del presidente Díaz Ordaz”, comentaría su líder en la entidad Rodolfo Gaytán.37 A pesar de que en Monterrey se había resuelto el problema tras el respaldo de los sectores a favor del Ing. Lazo Hinojosa, en el estado hubo protestas por los precandidatos postulados. En Guadalupe, Sabinas Hidalgo, Cadereyta Jiménez y San Nicolás de los Garza hubo problemas por la falta de arraigo de los precandidatos apoyados y hasta amenazas de fugas masivas del partido. Esos acontecimientos harían de este proceso electoral uno de los de mayor polémica en la historia de las elecciones municipales del estado, precisamente cuando el PRI intentó democratizar sus instrumentos de selección y sus integrantes quisieron seguir haciendo lo mismo para lograr las candidaturas. 34 El Porvenir, 16 de octubre de 1966, p. 1-B. 35 Ibidem. 36 El Porvenir, 17 de octubre de 1966, p. 1-B. 37 El Porvenir, 18 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 223

En la columna “Se dice de usted” del periódico El Porvenir del 18 de octubre, se comentó que el panorama interno del PRI no se hallaba en un estado sano. Por el contrario, se prevenía una división por causa de la selección de precandidatos. Mario Canales, autor de dicha columna comentaría: “Todavía anoche en una atmósfera envuelta en confusión, incertidumbre y protestas, el PRI no podía resolver en forma definitiva la preselección de sus precandidatos a varias alcaldías. Sin embargo el Comité Nacional del partido, dejo escapar a través de sus representantes aquí, la aparente y definitiva solución de todos los casos y tenía pendientes Montemorelos y todo Santa Catarina.”38 Dos días antes de la convención municipal de Monterrey, la Federación de Organizaciones Populares de Nuevo León se unió a la cargada de apoyos en favor del Ing. César Lazo. Este hecho se dio durante la asamblea extraordinaria de estas organizaciones populares que encabezó el Delegado General de la CNOP Lic. José Guadalupe Cervantes Corona, en donde se decretó el apoyo unánime de todos los integrantes de este sector en favor del precandidato señalado.39 El día de las convenciones municipales priistas en la entidad llegó y por la mañana de ese domingo se respiraba incertidumbre y ansiedad. Algunos medios de comunicación informaban que las convenciones se realizarían “entre gritos y sombrerazos” y en algunos casos de desconfianza al interior del partido. Los más optimistas comentaban que este clima tenso sería de beneficio para el PRI y que el partido saldría fortalecido rumbo a las elecciones municipales de diciembre. Finalmente el 23 de octubre el PRI se efectuó la Convención Municipal en Monterrey en donde los 90 delegados inscritos seleccionarían al candidato para la presidencia municipal regiomontana. El acto se desarrolló en el gimnasio del edificio del Comité Estatal del partido sobre la avenida Pino Suárez a partir de las 11 horas. Allí se congregaron los representantes de los tres Sectores del partido, así como los líderes del partido y el Delegado Nacional Luis Mario Santa Cobián. Elegirían entre los ocho precandidatos registrados al individuo que buscaría la alcaldía 38 El Porvenir, 18 de octubre de 1966, p. 1-B. 39 El Porvenir, 22 de octubre de 1966, p. 1-B.


224 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

regiomontana. Los aspirantes a este cargo eran: Lic. Benjamín Reyes Retana, Lic. Américo Delgado, Sr. Abelardo Rodríguez, Sr. Enrique Barragán, Lic. Pedro Quintanilla Coffin, Lic. Alfonso Santos Palomo, Lic. Juventino González Ramos, Ing. César Lazo Hinojosa. De forma unánime los delegados a la convención eligieron a César Lazo Hinojosa como candidato para Monterrey, así como el Dr. Eloy Abrego Salazar fue designado como aspirante a Alcalde Suplente. También se formó la planilla oficial para el trienio 1967-1969, la cual quedo integrada de forma siguiente: Regidores: Profesor y Licenciado Arturo Abrego O., José Isabel García Márquez, Carlos Martínez Garza, Antonio Terán Montelongo, Profesora Armandina Leal T., José Espinosa Quintanilla, José Juan Cárdenas García, Pablo Mendieta Reyes, Horacio Rangel Medina, Ramón Castillo Corpus, Alfredo Juárez Lara, Rosalio Delgado Elizondo, Filiberto Villarreal Ayala, Luis Leal Treviño; Síndicos: Profesor Filiberto Alvarado M. y Rubén Fernández; y Alcaldes Judiciales Licenciado Carlos Garza Aguilar, Licenciado Benito Villarreal Peña y Licenciado Alberto Ruiz Gómez.40 Tras ser notificado de su nombramiento como candidato a alcalde de Monterrey, Lazo Hinojosa argumentó ante los delegados y miembros directivos del partido que la ciudad era patrimonio de los regiomontanos y que sería conveniente realizar una administración ejemplar, con limpieza y honestidad para beneficio de las familias regiomontanas. En medio del júbilo por este acontecimiento, comentó: “Agradezco mucho a los Sectores del Partido Revolucionario Institucional la postulación que hicieron el día de hoy de mi persona como candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey. Me doy cuenta de la grave responsabilidad que ello significa.”41 Argumentó que Monterrey era una gran ciudad y que se requería de administradores honestos que dedicaran toda su capacidad para el bien de la comunidad regiomontana. “La ciudadanía exige que sus problemas sean vistos y atendidos con sentido de realidad, con honestidad y con dedicación, buscando la colabora40 Archivo Histórico de Monterrey. Colección Actas de Cabildo, Expediente 1966/024, 31 de diciembre de 1966. 41 El Porvenir, 24 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 225

ción de todos los ciudadanos, lo mismo los más sencillos que de los más encumbrados. Monterrey es patrimonio de todos los regiomontanos.”42 Datos biográficos César Lazo César Lazo Hinojosa nació en Monterrey el 2 de febrero de 1931. Sus padres fueron Francisco Lazo y Concepción Hinojosa de Lazo. Cursó sus estudios primarios en la Escuela “Fernández de Lizardi” y la Secundaria y Bachillerato en las escuelas Secundaria número 1 y Preparatoria 1 de la UNL, respectivamente. Su carrera de ingeniero la cursó en la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad de Nuevo León (1948-1953), y además realizó un curso de postgraduado en la Universidad de Pardue de Lafayette, Indiana EE.UU. El año de 1963 obtuvo el Premio al Saber, que otorga anualmente la Sociedad de Ingenieros y Técnicos de Monterrey, A.C. Dirigente de diversas organizaciones políticas. Fue catedrático de la UNL (1952-1966), enseñando Estabilidad en las Construcciones, Estructuras de Concreto, Puentes, Mecánica Analítica y Cálculo práctico; fue jurado de diversos exámenes profesionales de egresados de esa Facultad de Ingeniería Civil, y padrino de varias generaciones de ingenieros. Además fue Jefe del Departamento de Ingeniería en las obras de construcción de Ciudad Universitaria (1957-1959) y jefe del Departamento de Diseño de la Oficina Técnica del ingeniero José Enrique Arriaga. En su labor política fue descubierto por Alfonso Martínez Domínguez, quien siendo dirigente nacional de la CNOP le da una oportunidad política y de ahí Lazo se convierte en dirigente de diversas agrupaciones políticas, como la CNOP del estado, llamada el Sector Popular del PRI, organización que adquiere gran relevancia con su liderazgo y fogosa oratoria, al grado de edificar su sede que actualmente disfruta en plena avenida Morones Prieto. Fue diputado local del II Distrito por el PRI (1964-1966) y candidato a la alcaldía de Monterrey abanderando a ese partido durante la elección en el año de 1966, ejerciendo ese cargo hasta 1969. Durante su administración la ciudad recibió especial tratamiento en el departamento de servicios primarios, construyó el 42 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 227

rastro de aves, y urbanizó diversas colonias populares como la Moderna del noreste de la ciudad de Monterrey. 43 Fue funcionario federal fungiendo como titular de la Dirección de Promoción de la Habitación Popular del Distrito Federal (1970-1973) durante el gobierno de Alfonso Martínez Domínguez. A su regreso a la ciudad se dedica a negocios privados, entre los que destacan una fábrica de tubos y una laminadora para hacer varilla corrugada. Fue Secretario de Obras Públicas municipales en Monterrey (1992-1994), y posteriormente Secretario de Obras Públicas estatales durante el gobierno interino de Benjamín Clariond (1996-1997). Es autor del libro La otra imagen de Monterrey. Su fidelidad revolucionaria (1971). Fue Integrante de la H. Junta de Gobierno de la Universidad Autónoma de Nuevo León (1987-1998), y recibió la Medalla al Mérito Cívico Presea Estado de Nuevo León (1997) y la Medalla al Mérito Liberal “Ricardo Covarrubias” (2002).44 Actualmente vive en el retiro en su casa de Monterrey. Una vez concluidos los tiempos de las convenciones municipales, el partido convocó a simpatizantes y ciudadanía en general a acudir a la toma de protesta de los candidatos a presidentes municipales en el estado el domingo 30 de octubre a partir de las 10 horas en el Teatro Florida, ubicado sobre Calzada Madero.45 El acto de protesta estuvo presidido por el Delegado Nacional del partido y Diputado Federal Dr. Luis Mario Santana Cobián y el Presidente del Partido en el estado Dr. Arnulfo Treviño Garza. Por los candidatos a ediles, la palabra fue tomada por el candidato a la alcaldía regiomontana Ing. César Lazo y por el Comité del PRI el diputado Guillermo Urquijo Alanís. Desde el estrado, Lazo Hinojosa pidió a sus demás colegas entablen un dialogo directo y sincero con el pueblo, atender las necesidades más indispensables y corresponderles de forma efectiva, para así solucionar los problemas más apremiantes que día a día viven en carne propia.46 43 http://elregio.com/editoriales/que-crees-que-paso/122794-febrero-2-de-1931-nace-en-monterrey,-c%C3%A9sarlazo-hinojosa,-quien-ser%C3%ADa-ingeniero-civil-y-pol%C3%ADtico.html consultado el 16 de diciembre de 2016. 44 Revista Memoria. Febrero 2011, UANL, p. 14. 45 El Porvenir, 29 de octubre de 1966, p. 2-B. 46 El Porvenir, 31 de octubre de 1966, p. 1-B.


228 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Según fuentes periodísticas, el discurso del Ing. Lazo fue breve, pero representó el sentir de los otros 50 candidatos, quienes buscarían a partir del día siguiente tratar de convencer a la ciudadanía de votar por su fórmula: “Somos depositarios desde ahora, de la confianza de nuestro partido para efectuar una contienda cívica que reclame en nuestros respectivos municipios, la votación mayoritaria de la ciudadanía, lo que haremos afanosamente, no tan solo para satisfacer un deseo de victoria personal, sino para darle al partido un triunfo más.”47 Este fue el último evento de la precampaña priista en donde el Ing. César Lazo Hinojosa fue el candidato para competir por la alcaldía de Monterrey. Tras un proceso largo y complicado, donde hubo de imponerse a siete compañeros en la contienda interna, Lazo Hinojosa se preparó para competir y ganar la contienda constitucional del 4 de diciembre. La elección panista La primera actividad realizada a principios de julio de 1966, relacionada con las elecciones de diciembre de dicho año en el PAN, fue la de organizar comités en diversas colonias y municipios, eventos que estuvo coordinando el Ing. Alfredo Corella, con la cooperación de los directivos para el primer Distrito Electoral Federal. En dicha actividad también participaron el Ing. Federico Talancón y el Arq. Antonio Elosúa, como secretario y tesorero respectivamente del Comité Regional del PAN, así como los señores Adolfo Embbeke y los ingenieros José O. Torres, José Luis Calvi y Ernesto Ramos. Posteriormente, a principios de agosto, en una junta ordinaria del Consejo Regional del PAN, es electo como Presidente de ese organismo, el exdiputado Federal Antonio L. Rodríguez y como Secretario el Dr. Gonzalo Guajardo Hernández. Otro evento importante del PAN a nivel local fue la renovación del Consejo Estatal. La información proporcionada por el vocero de dicho partido añadió que 47 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 229

con oportunidad fueron citados los miembros del Consejo residentes en los diversos municipios de Nuevo León para que asistan a dicha región. El vocero también externó que la designación de los miembros del Consejo Directivo, serán los iniciadores del trabajo para participar en la próxima campaña política de octubre a diciembre del año en curso. Antes de continuar, es importante señalar que en estas elecciones el Comité Regional del PAN se enfocó a promover las elecciones a nivel estatal y en específico en los municipios que tuvieron candidatos panistas, en esta elección de 1966 se participó en 10 municipios: Monterrey, Garza García, Santa Catarina, Abasolo, San Nicolás de los Garza, Sabinas Hidalgo, Dr. Arroyo, Mier y Noriega, Hualahuises y Linares. Por su parte el PAN organizó dos conferencias el 27 de agosto, la primera de ellas la dictó el doctor Gonzalo Guajardo Hernández en el Comité Municipal de La Fama, Nuevo León, y la segunda la impartió el doctor Felipe García Guajardo en el Comité Municipal de Santa Catarina. Una de las decisiones del Comité Regional fue efectuar una convención para comenzar a elegir los candidatos; las primeras fueron realizadas en Garza García y San Nicolás de los Garza. Entre otras acciones señalaron que se ha estado trabajando en la organización de sus cuadros, formación de sus equipos de consejeros, organizadores, directores de la campaña, entre otras medidas para participar en las próximas elecciones. Por su parte Acción Nacional realizó el 16 de septiembre la primera mesa redonda de planeación en su local de la colonia de Chapultepec y en donde participaron algunos vecinos de las colonias del sur. La reunión fue presidida por el ingeniero Juan Manuel Hinojosa, Jefe de la Comisión de Mesas Redondas, auxiliado por otros directivos del Comité Municipal, entre ellos el señor Erasmo Flores, ingeniero Benito Leal Cuen, Jesús García Tortella, Óscar Muller Ramírez, Raymundo Salazar, entre otros. En ésta reunión, los vecinos de esos sectores plantearon algunos problemas que padecen como: la recolección de basura, la cual el servicio es muy deficiente; la


230 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mayoría de sus calles carecen de pavimentación, de alumbrado público y falta de seguridad pública. Los vecinos de la colonia señalaron tener los mismos problemas, pero además agregaron que carecen de redes de agua suficiente pues existe un tanque elevado en dicha colonia a donde acuden por el agua que necesitan, debido a ese factor hay mucha insalubridad en una escuela del sector. Los organizadores de las Mesas Redondas señalaron que en breves días se realizará la segunda actividad en las colonias del norte de la ciudad, entre ellas la Francisco Villa, Nicolás Bravo, Santa María e Ignacio Ramírez. El 12 de octubre el Comité Regional del partido anunció que el próximo fin de semana se realizarían las convenciones municipales en San Pedro Garza García, San Nicolás de los Garza, Santa Catarina y Monterrey en el siguiente orden: En el municipio de Garza García el sábado 15 a las 20:30 horas en el local del Comité Municipal del PAN en Venustiano Carranza y Guerrero, en el centro de San Pedro. En los municipios de Monterrey y San Nicolás el domingo 16 a las 10:30 horas y en Santa Catarina a las 20:30 horas en los respectivos locales municipales.48 Para lo cual convocaban a los miembros, simpatizadores y público en general para que acudieran a formar parte de estas jornadas cívicas “que abrirán las campañas del pueblo independiente.” Sin embargo, sólo el PAN de San Pedro y Santa Catarina realizarían la convención en la hora y fecha señalada, ya que ni Monterrey ni San Nicolás efectuarían la jornada cívica por razones de logística. Por ello, el Comité Regional del PAN, encabezado por su Secretario General Lic. Francisco Calvi Reese, informó por medio de un comunicado que sería el 28 de octubre cuando se efectuarían las convenciones del PAN para los municipios de San 48 El Porvenir, 12 de octubre de 1966, p. 3-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 231

Nicolás y Monterrey: Las Convenciones municipales de Acción Nacional, celebradas hasta ahora, como siempre libre y democráticamente, en contraste con las farsas imposicioncitas desde la capital que sigue repitiendo el partido oficial, han fructificado en la postulación de Programas de Gobierno y candidaturas de los municipios de Garza García, Santa Catarina y Mier y Noriega. Siguiendo las resoluciones del Consejo Regional del PAN y de acuerdo con las convocatorias respectivas, invitamos a los ciudadanos a asistir a las próximas CONVENCIONES que tendrán lugar en: 1. San Nicolás de los Garza, mañana domingo 23, a las 10:30 horas en el local del Comité Municipal del PAN en el edificio del Cine México, Colonia Chapultepec. 2. En Monterrey, el viernes 28 a las 8:30 de la noche en un lugar que oportunamente se dará a conocer.49 Mientras este clima político se desarrolla en la ciudad de Monterrey, el periódico El Norte realizó una encuesta en relación al desarrollo de las elecciones y una de las opiniones de los ciudadanos fue la siguiente: “Esperamos que el nuevo presidente municipal tenga honradez, integridad, inteligencia, dinamismo, así como la solución de los problemas de transporte urbano, repavimentación de calles y conclusión de drenaje pluvial… Que haya moralidad para que exterminen los centros de vicio; y de la limpieza para que haga de nuestra Ciudad un ejemplo de pulcritud y de buenas costumbres.”50 El viernes 28 de octubre en el edificio Versalles el PAN realizó la Convención Municipal para elegir su candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey, así como elegir su programa de gobierno, como lo señaló el vocero oficial, acto en el cual estarían los directivos del Comité Regional. Según comentaron los medios de comunicación los candidatos propuestos eran: Abelardo Salas Guerra, Arturo L. Guerra, Rodrigo Treviño Madero, Francisco Calvi y Ricardo Ortiz Chacón. Señaló que el orden de la reunión sería el siguiente: Apertura, Discusión y Aprobación del Programa de Gobierno, Elección del Candidato y de la Planilla que postulará el PAN. Tras la elección panista a donde asistieron cerca de mil per49 El Porvenir, 22 de octubre de 1966, p. 7-B. 50 El Norte, 27 de octubre de 1966, p. 1-B.


232 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sonas, finalmente se postuló al Lic. Arturo L. Guerra Guerra como candidato del PAN a la presidencia municipal de Monterrey y se aprobó el programa de gobierno municipal. El programa de Acción Nacional que fue dado a conocer por el Ing. Alfredo Corella, planteaba un gasto anual de cerca de 130 millones de pesos, que según los panistas podría lograrse recaudando con honestidad los impuestos del municipio, y quedaría distribuido de la forma siguiente: • El 33% (43 millones de pesos) a sueldos de personal burocrático. • El 22% (28 y medio millones de pesos) a mantenimiento y aumento de los servicios públicos. • El 45% (68 y medio millones de pesos) al renglón de obras públicas, entre los que figuran principalmente la construcción de escuelas.51 Como orador invitado participó el Dr. Abelardo Salas Guerra, quien con un “enjundioso” discurso encendió los motores de la campaña panista al criticar las administraciones municipales emergidas del PRI y de firmar un compromiso para que los panistas saquen a la ciudad del abandono en que encuentra.52 Datos biográficos Arturo L. Guerra Arturo L. Guerra Guerra nació en la ciudad de Monterrey el 17 de agosto de 1906, sus padres fueron don José María Guerra y señora Victoria Guerra González de Guerra. Hizo sus estudios primarios en los colegios “Zaragoza” y “Renacimiento” y los preparatorianos en el Colegio Civil del Estado. Fue Secretario de la Sociedad de Alumnos de dicho Colegio en el año de 1923. Sus estudios profesionales los realizo en la Escuela de Jurisprudencia del Estado y recibió su título profesional el cinco de diciembre de 1923. Desde esta fecha se ha dedicado al ejercicio de la profesión en todos los Tribunales. Presidió la Barra de Abogados en el año de 1938, así como Presidente del Círculo Mutualista de Monterrey en el año de 1939. Desempeño el cargo de Presidente 51 El Porvenir, 29 de octubre de 1966, p. 1-B. 52 El Porvenir, 29 de octubre de 1966, p. 2-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 233

de la Cámara de Propietarios y fue Secretario del Club de Sembradores de la Amistad. Colaboró en la Cruz Roja Mexicana y en el Instituto de Investigaciones Sociales y Económicas. El día que fue postulado como candidato Arturo L. Guerra, leyó un discurso y en el cual crítica la forma en cómo la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral está en contubernio con el PRI para lograr determinados propósitos políticos. En grandes rasgos expresó como en confabulación, el gobierno del estado nombra a los funcionarios electorales, para después hacerse comparsa con los candidatos oficiales para dejarles el camino libre para ser elegidos, en perjuicio del pueblo y de la democracia. En rueda de prensa expresó lo siguiente: • “Meses antes de las elecciones, para ser exacto el 15 de julio del año en que de acuerdo con la Constitución del Estado se celebran elecciones, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral entra en movida actividad y se integra de la siguiente forma: • Con dos representantes del Gobernador (Priista reconocido) que en todo caso uno de esos representantes será precisamente el Secretario de Gobierno (que también es Priista) y el otro Representante lo designa el Gobernador y no vayan a hacerse ustedes la ilusión y a pensar que haya tenido la feliz ocurrencia de nombrar a una persona imparcial, sino que por las moscas, se fija en su Oficial Mayor, quien por coincidencia también es del PRI. • Sigamos el cuento. La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral también está formada por dos activos Diputados en representación del H. Congreso que por supuesto los señores Diputados también son del PRI y ya llevamos cuatro miembros del imponderable partido. • Además del afinado cuarteto ya mencionado, la dicha Comisión está compuesta por Dos representantes de los partidos políticos que en esta ocasión son el PAN y el PRI y cada uno de ellos designa el suyo tenemos sino sumamos mal.


234 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• Y por último, la multicitada Comisión actúa con cualquier notario de Monterrey como Secretario ¿Y a qué Notario creen ustedes que designa? No a uno de aquellos apolíticos, que podrían actuar con imparcialidad, sino a uno de los miembros más destacados del PRI. Esto para cerrar con broche de diamante los acertados nombramientos.53 Además aseguró que no creía tener las fuerzas ni la capacidad para desarrollar su labor como candidato a alcalde de Monterrey, pero que le sobraba buena voluntad y dedicación para desempeñar esta labor tan importante. Aseveró que negarse sería sabotear su trabajo que por 26 años había desempeñado como panista. En otro espacio de su discurso aseguró lo siguiente: “Varias son las razones que me han inspirado a ponerme al frente de esta lucha electoral. La primera el desgaste administrativo que priva en la ciudad; la segunda, el vandalismo, el desorden y la descarada deshonestidad de los que usurpan los más altos puesto municipales; en tercer término que el grupo de probos ciudadanos que integran la planilla que encabezo, son personas de reconocido desinterés que se entregan por completo a la tarea de servicio.”54 Puntualizó que las administraciones priistas habían sido desastrosas y habían hecho de Monterrey un verdadero pandemónium, toda vez que los servicios de transporte, los de policía, los de tránsito, los de sanidad estaban abandonados de tal forma que parecía hecho de forma voluntaria. Propuso iniciar de cero todas las actividades de gobierno por medio del plan de gobierno aprobado por la convención panista: “Se requiere para ello un plan de gobierno general, un plan global que abarque todas las necesidades de la población previsible para 10 años o más, e ir realizando las obras respectivas (metódica y coordinadamente), no durante la vida de una administración municipal, sino en el transcurso de varios lustros. Pero no obstante lo titánico de esta empresa, aseguro que todo se logrará con la colaboración de los mejores ciudadanos que, a no dudarlo, surgirán espontáneos de los sindicatos obreros, de las instituciones de servicio, de los colegio de profesionales, de las sociedades culturales y aún de la masa de ciudadanos con espíritu de progreso.”55 53 El Porvenir, 1 de noviembre de 1966, p. 7-B. 54 El Porvenir, 1 de noviembre de 1966, p. 7-B. 55 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 235

Descalificó las voces que promovían la abstención del voto, ya que eso mataba la democracia y era producto de la desilusión ciudadana por las malas administraciones que había tenido el PRI en la ciudad y del hartazgo que se vivía. Pidió a los ciudadanos volver a confiar en la política y en especial en los candidatos de Acción Nacional: “El pueblo, el valiente pueblo de Monterrey, ayer, hora y siempre ha tenido y tiene la ambición de elegir a sus legítimos gobernantes, y si bien durante los días de las elecciones se nota un abstencionismo casi absoluto, de ello no hay que culpar a la noble ciudadanía, sino única y exclusivamente al repudiado PRI, que con sus abusos, sus chanchullos, sus vulgares triquiñuelas y el cínico apoyo oficial ha desplumado el espíritu colectivo, ha acabado con la democracia.”56 Para finalizar su discurso, aseguró confiar en el triunfo en las urnas el próximo 4 de diciembre, porque está respaldado por un partido tan sólido e indestructible como el Cerro de la Silla, y porque sentía el apoyo de los hombres y mujeres de bien, que son el corazón y alma de Monterrey. La planilla albiazul propuesta para Monterrey: Arturo L. Guerra Guerra

Alcalde Propietario

María Teresa Segovia de García

Alcalde Suplente

Regidores: Fernando Paez Garza Enrique Treviño García Luis Hinojosa Berrones Belisario Rodríguez Leonardo González Lozano Jorge Belden Albo Jesús M. Garza 56 Ibidem.


Adalberto Arturo Madero Quiroga

236 ‹

Enrique Lobo Quiroga Armando Flores Peredo Humberto Chávez Suárez José Abraham Salinas Francisca Serna José S. Aldape Ma. Jovita Alanís de Guajardo Francisco Treviño Garza Síndicos: Abelardo Salas Guerra Francisco Treviño Garza Alcaldes Judiciales: Baudelio Castillo Rodolfo Páez Duarte Artemio Benavides Tomás Iglesias Enrique Mouret Rubén Darío Dávila Ismael de la Garza57

57 El Porvenir, 29 de octubre de 1966, p. 5-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 237

Los candidatos del PAN en NL para 1966 El profesor Humberto Ramos Lozano, Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia, recibió de manos del Lic. Jesús Montaño García, presidente de la Comisión Legal del PAN del estado, quienes obtuvieron el registro como candidatos en sus respectivos municipios y ellos fueron: Abasolo: ....................................Apolonio G. Elizondo Cantú Dr. Arroyo: ................................Miguel Rincón Pérez Garza García: ............................Norma Villarreal Zambrano Hualauises: ...............................Jesús Rodríguez Castillo Santa Catarina: .........................Rodolfo Villarreal Salinas San Nicolás de los Garza: .........Jesús Hinojosa Tijerina Sabinas Hidalgo: .......................Manuel M. González González Mier y Noriega: ........................Prisciliano Méndez Guerrero Monterrey: ...............................Arturo L. Guerra Guerra Linares: .....................................Francisco Ponce Ambriz.58 También es importante señalar que en 1948 el PAN compitió con 25 candidatos municipales en Nuevo León, pero no obtuvo alguna victoria. Ahora en 1966, registró 10 planillas con expectativas distintas.

58 El Porvenir, 1 de noviembre de 1966, p. 1-B.


238 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La izquierda entra a la contienda por Monterrey El 12 de septiembre de 1966, la Convención Independiente Electoral organizada por el PCM, PPS, FEP y CIOP apoyó la candidatura de Óscar Guajardo a la presidencia de Monterrey. El acto donde el Partido Comunista designó su candidato para las próximas elecciones a la Alcaldía de Monterrey, se desarrolló en los Salones Versalles, ubicados en Pino Suárez y Padre Mier.59 Evento en el cual hubo varios oradores, entre ellos Mario Curssio, quien expresó que ya era tiempo que el pueblo regiomontano fuera gobernado por gente del mismo pueblo. Refirió que en la actualidad, ninguno de los funcionarios que tienen algún puesto público, son capaces de atender los llamados de la gente humilde, la que cada vez más se ve hundida en el abismo de la miseria. Acto que fue presidido por Encarnación Pérez G., Eliseo Chávez y Máximo de León Garza, del Partido Comunista Mexicano, Octavio Leal Moncada, de la Central Independiente de Organizaciones Populares y Francisco Villanueva, del Frente Electoral del Pueblo. De esta forma la izquierda presentó su candidato y planilla para enfrentarse a Acción Nacional y al Partido Revolucionario Institucional en la contienda por la alcaldía regiomontana en la justa electoral del 4 de diciembre.

59 El Norte, 13 de septiembre de 1966, p. 3-B.


Campaña

E

l 1 de noviembre inició formalmente la campaña electoral para la renovación de los 51 ayuntamientos del estado, que culminaría el domingo 4 de diciembre con el día de la jornada cívica. Las autoridades electorales preparaban la organización de elecciones, mientras los partidos políticos trazaban sus estrategias para competir por el voto ciudadano en las campañas electorales. Contenderían por este cargo en Monterrey el Ing. César Lazo Hinojosa abanderando al PRI, el Lic. Arturo L. Guerra Guerra por el PAN y la Convención Independiente Electoral lanzaría la candidatura de Óscar Guajardo. De ellos tres saldría el alcalde regiomontano para el periodo 1967-1969. La campaña priista en Monterrey La campaña electoral del Ing. César Lazo Hinojosa inició a tambor batiente con el respaldo de todos los Sectores del partido. El 2 de noviembre se unieron a la caravana de espaldarazos a favor del Ing. Lazo los trabajadores miembros de las Secciones 64, 66 y 67 del Sindicato Industrial de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana. La principal causa de este apoyo era: “porque estamos seguros que garantizará una próxima administración dinámica de acuerdo a su juventud, y honrada por sus antecedentes personales qué sabrán causar en forma debida para ser resuelto satisfactoriamente los múltiples problemas, así como sabrá dar con sus actos un verdadero pulso al progreso que requiere el actual desenvolvimiento social y económico de nuestra ciudad, dentro de los lineamientos de la auténtica Revolución Mexicana dignamente encausada por nuestro actual presidente de la República licenciado Gustavo Díaz Ordaz, para lo que hacemos la más entusiasta invitación a todos los miembros de nuestro partido y el público en general a estar unidos, a trabajar por esta candidatura y hagamos de esta contienda electoral una verdadera fiesta cívica que culmine el día 4 de diciembre con el triunfo indiscutible del ingeniero Lazo Hinojosa.”1

1 El Porvenir, 2 de noviembre de 1966, p. 1-B.


240 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En tanto el presidente del partido a nivel estatal Dr. Arnulfo Treviño Garza organizaba la estrategia a seguir para conseguir ganar los 51 municipios del estado (recordando que Garza García se hallaba en manos de Acción Nacional desde 1964), por lo que lanzaba una convocatoria para que todos los candidatos a presidente municipal acudieran a una reunión de planeación a las oficinas del partido para afinar detalles de las misma. Como parte de su estrategia electoral, el Ing. César Lazo Hinojosa inició su campaña con una serie de visitas a las colonias del sur de la ciudad. El día 3 de noviembre visitaría la Arturo B. de la Garza, la Altamira, La Sierra Ventana, El Contry, La Altavista y la Burócratas Municipales. A estas reuniones el candidato fue acompañado por algunos de sus colaboradores, quienes tomaron nota de los problemas planteados por los vecinos, para en su momento agregarlas al programa de gobierno del año entrante.2 Desde estas colonias pidió el apoyo de todos los regiomontanos para lograr cerrar la brecha que divide al rico del pobre: “indudablemente que las administraciones que me han precedido han estado trabajando por el progreso Monterrey, pero la que viene tendrá que superarlas puesto que si existe este desarrollo constante y si el voto ciudadano me lleva a la alcaldía pondré toda mi capacidad y esfuerzo para servir a la ciudad contando indudablemente con el apoyo del pueblo.”3 Manifestó a sí mismo que en efecto había muchas carencias aún en la ciudad y habrían de irse satisfaciendo, para lo cual se planeaba con detenimiento, en base al estudio las peticiones, un programa general de obras de beneficio colectivo en todas las colonias de Monterrey.4 En una reunión realizada ante miembros del Sindicato de Trabajadores de Cervecería y Similares del estado de Nuevo León en el Club de Viajantes, el candidato tricolor asumió la responsabilidad de trabajar en favor del pueblo que poco tiene y de responder a las necesidades que la ciudad tiene. Además aseguró ante sim2 El Porvenir, 3 de noviembre de 1966, p. 8-B. 3 El Porvenir, 4 de noviembre de 1966, p. 9-B. 4 Ibidem.


242 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

patizantes y miembros del mencionado sindicato que como universitario sentía un compromiso: “La educación que recibimos y recibe muchos de los salidos de las aulas universitarias es una inversión a la que hay que responder con crecidos dividendos y provecho del pueblo mismo de donde salimos.”5 El viernes 4 de noviembre se llevó a cabo el primer mitin masivo de la campaña del Ing. Lazo en la colonia Independencia. La cita fue en la Plaza Díaz Mirón a partir de las 20 horas donde una multitud de más de cinco mil personas aclamaron al candidato priista.6 Una crónica periodística reseñó el evento de la forma siguiente: “La campaña política en favor del ingeniero César Lazo Hinojosa, candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, se abrió anoche en una considerable concentración en la plaza Salvador Díaz Mirón de la Colonia Independencia, mitin que se singularizó por el entusiasmo de las gentes provenientes de las colonias del sur de la ciudad. En ella, al hacer uso de la palabra, el candidato comprometió su palabra a realizar una administración limpia y progresista.”7 En el lugar, el presidente estatal del PRI Arnulfo Treviño Garza abrió la cascada de discursos asegurando que habían elegido a Lazo Hinojosa como candidato por ser un brillante universitario y porque es un elemento que había hecho una fugaz carrera política con mucho éxito. Además tuvo palabras para Acción Nacional, al asegurar que: “es necesario demostrar el partido de la oposición la fuerza del partido de la Revolución y que la única verdad que ha dicho el Partido de Acción Nacional es que el PRI lleva ventaja. Y esa ventaja es que el instituto político de la Revolución agrupa a los a la inmensa mayoría del pueblo mexicano, deseoso de progreso y no ir en retroceso como quisiera el partido de la reacción.”8 Desde allí, Lazo Hinojosa pudo palpar los reclamos por la falta de atención que las autoridades daban a las personas y se comprometió a cambiar la forma de 5 El Porvenir, 4 de noviembre de 1966, p. 9-B. 6 El Porvenir, 5 de noviembre de 1966, p. 2-B. 7 Ibidem. 8 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 243

gobernar, al comprometerse con ellos a resolver la situación precaria en que vivían: “escuchamos muchos clamores por la falta de atención oficial a los requerimientos que han sido retardados en satisfacerse y sin pretender de ningún modo juzgar a las autoridades constituidas, solamente nos limitamos a empezar nuestro compromiso en honor de que al confiársenos el poder público municipal, trabajaremos honradamente por una nueva etapa administrativa en cada en que cada regiomontano sienta el avance del bienestar y del progreso.”9 Asimismo aseguró que el pueblo sería quien ejerciera el poder de llegar a la presidencia municipal y que se hallaba optimista que así sería: “sí llegamos a ejercer el mandato popular, les ofreceremos a todos la oportunidad de que participen en la función pública. Pues no desconocemos que la verdadera autoridad emana de pueblo y es el pueblo a quién debe gobernarse y proteger sus intereses desarrollando una colaboración activa que rija y determine sus destinos.”10 Recalcó que sí se conjugara la confianza el pueblo y la del partido, se cristalizarían los ideales constructivos de la Revolución Mexicana, puestos en marcha, cuya batalla es el trabajo pacífico, noble y germinador de obras para el bien común de los regiomontanos. Pidió apoyar la labor del presidente en la cruzada que ha iniciado por el bien de México: “a esta tarea entregaremos la plenitud de nuestras energías en un esfuerzo cotidiano que armoniza con las causas progresistas de México por las que denodadamente afana, dándonos un claro ejemplo de patriotismo el señor presidente Gustavo Díaz Ordaz.”11 Con una cálida ovación de los presentes, el Ing. Lazo Hinojosa terminó el mitin, agradeciéndoles le escucharan y comprometiéndolos a votar por el PRI el domingo 4 de diciembre. Así concluía la primera concentración masiva de los tricolores en la colonia Independencia. Al día siguiente, el sábado 5 de noviembre el candidato tricolor visitó partir de las 17 horas algunas colonias del noreste de la ciudad, entre las que se encontraban la Garza Nieto, la Estrella, la Hidalgo, la Niño Artillero, la Constituyentes 9 Ibidem. 10 Ibidem. 11 Ibidem.


244 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

del 57 y la Topo Chico. Allí fue atendido por los vecinos, quienes le expresaron las necesidades más básicas como servicio de alumbrado, recolección de basura, falta de transporte público y rondines policiacos, a lo que el priista se comprometió a resolverles el problema una vez que ocupara la silla municipal. Un periodista que cubrió este recorrido lo reseñó de la siguiente manera: “Cientos de habitantes de las colonias Garza Nieto, Estrella, Hidalgo, Niño Artillero, Constituyentes del 57 y del Topo Chico reiteraron ayer su apoyo a la candidatura del ingeniero César Lazo Hinojosa para ocupar la alcaldía de Monterrey. Entusiasta el ingeniero Lazo Hinojosa estrechó la mano de obreros y madres de familia que le mostró su confianza por el amplio conocimiento que tiene de los problemas del sector humilde.”12 Asimismo, el candidato priista invitó a los vecinos a inmiscuirse en su campaña y ayudarlo a resolver los problemas que los aquejan, para así lograr un progreso real en la ciudad. Señaló que todo regiomontano tiene la responsabilidad de interesarse por los problemas de la comunidad y exigir a la autoridad municipal el cumplimiento de sus obligaciones.13 Al día siguiente visitó otros sectores de la ciudad, en específico las colonias Bella Vista, Industrial, Regina y Del Prado. Allí platicó con los vecinos en sus casas, con quienes buscó hacer alianza para lograr resolver los problemas que los aquejan, una vez que él haya llegado a la alcaldía regiomontana. El martes 8 de noviembre, la campaña priista se dirigió a las colonias del noreste de la ciudad, en donde el Ing. Lazo Hinojosa pudo palpar las muestras de simpatía y de adhesión hacia su candidatura. Entre los sitios visitados se encontraban las colonias Emiliano Zapata, San Jorge, Central, Urdiales, y Antonio I. Villarreal, donde dialogó con vecinos y realizó compromisos de mejoras materiales. Una crónica de ese acto proselitista nos narra lo siguiente: “Después de conocer en cada lugar el planteamiento esas colonias, donde se carece de agua, luz, drenaje, pavimentación, transporte urbano de pasajeros y otras carencias, expresó que empeñará su palabra de revolucionario de que contando con el esfuerzo de los 12 El Porvenir, 6 de noviembre de 1966, p. 2-B. 13 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 245

ciudadanos se verá la forma de transformar la fisonomía de las colonias de Monterrey.”14 A partir de las 17:30 del 9 de noviembre el Ing. Lazo y sus seguidores visitaron las colonias del sureste de Monterrey, entre las que se hallaban la Pablo A. de la Garza, la Martínez, la Fabriles, la Argentina, la Nueva Madero y la Carranza. Desde allí el candidato tricolor se implicó a dar un gobierno de equidad sin distingos de personas. Los medios de comunicación que cubrían la campaña expresaron en una nota: “Atento a la voz del pueblo el ingeniero Lazo oyó en todas las colonias a hombres y mujeres que expusieron los problemas. Luz, agua, drenaje, limpieza, obras materiales y otras peticiones hicieron en cada colonia las personas que asistieron a recibir al ingeniero.”15 Hablando con franqueza, el Ing. Lazo Hinojosa expresó ante los vecinos que tendría un gobierno humanitario y que gobernaría tanto para el humilde, como para el rico, y que con el esfuerzo mancomunado de gobernantes y gobernados, se trataría resolver los problemas más apremiantes de la ciudad.16 Al día siguiente en su visita a las colonias Buenos Aires, Caracol, Fraccionamiento Buenos Aires y la Obrera, el candidato tricolor a la presidencia municipal de Monterrey pidió la unidad de esfuerzos de todos los regiomontanos para hacer frente a los problemas que afectan a la ciudad y en particular a las colonias proletarias. Ratificó que sí el voto ciudadano le era favorable, al llegar a la alcaldía hacia la promesa formal de poner todo su empeño en las tareas de comunidad. Desde un estrado improvisado comentó: “Me es satisfactorio que la ciudadanía se interese en los problemas de la colectividad, y ese interés debe vincularse al de la autoridad para superar programas y metas obrando con honestidad y rectitud, toda vez que es indudable que el mandato público emana del pueblo y a éste debe canalizarse la opción para que progrese y disponga de mejores medios que vida.”17 Por la noche de ese viernes 11 de noviembre se efectuaría el 2º mitin masivo de apoyo a la candidatura del Ing. Lazo Hinojosa. La cita sería a las 20 horas en 14 El Porvenir, 9 de noviembre de 1966, p. 2-B. 15 El Porvenir, 10 de noviembre de 1966, p. 2-B. 16 Ibidem. 17El Porvenir, 11 de noviembre de 1966, p. 3-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 247

la colonia Hidalgo, Sector Norte de la Unidad Rodrigo Zuriaga.18 Allí estarían convocados los vecinos de las colonias del Norte de la ciudad y demás organizaciones sindicales. Estuvieron de oradores invitados el Lic. Jesús Ayala Villarreal, en representación del comité estatal del organismo político; el Dr. Oziel Garza Rocha, presidente de la Junta de Mejoramiento en la Colonia Hidalgo, y el profesor Arturo Ábrego. Los tres coincidieron en afirmar que el partido de la Revolución no se había equivocado al seleccionar el ingeniero como su candidato a la presidencia municipal de Monterrey, pues se trataba de un brillante estudiante y con una trayectoria revolucionaria importante. A continuación compartimos una crónica del evento: “Anoche se congregaron los habitantes de la colonia Hidalgo y otras circunvecinas para ratificar su apoyo a la candidatura el Ing. César Lazo Hinojosa para la presidencia municipal de Monterrey y para los integrantes de su planilla seleccionados por el Partido Revolucionario Institucional. Además de las colonias de este populoso sector de Monterrey, concurrieron a este acto cívico que constituye una verdadera fiesta, representaciones numerosas de trabajadores ferrocarrileros, mineros, cetemistas, croquistas de la Confederación General de Trabajadores, petroleros y diversas uniones pertenecientes al Sector Popular. Constantemente este conglomerado aclamó y aplaudió al Ing. Lazo Hinojosa y sobre todo cuando los oradores expresaron que Monterrey tenía confianza en Lazo Hinojosa porque indudablemente pondrá todo su esfuerzo y capacidad al servicio de la colectividad.”19 Al tomar la palabra, el candidato tricolor agradeció primeramente al pueblo su presencia en ese acto, que para él era de suma importancia para la proyección de su candidatura. Habló de las instituciones y lo importante que son para la unidad de la nación mexicana: “En los actuales tiempos al amparo de la Constitución y al ritmo de la dinámica revolucionaria del trabajo creador, qué día tras día supera al país más que nunca, debemos estar juntos en la tarea por engrandecer a México firmemente empeñados en que la Revolución siga su marcha triunfante.”20 18 Ibid, p. 4-B. 19 El Porvenir, 12 de noviembre de 1966, p. 3-B. 20 Ibidem.


248 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Afirmó con vivo interés que había escuchado la voz de los padres de familia, de los maestros, de humildes trabajadores y estudiantes, muchos que con su “patética expresión” lo habían conmovido realmente porque sus palabras encierran el justo reclamo por la reivindicaciones sociales a que obedece la Revolución Mexicana: “nos demandan el arreglo de las calles, alumbrado, construcción y ampliación de escuelas, introducción de agua potable, eliminación de basureros y otros focos de infección, reglamentación del transporte urbano de uso público, cierre de centros de vicio en barrios familiares, pidiéndonos asimismo construcción de mercados y zonas de recreo. Son padecimientos generales comunes a la gran mayoría de nuestras colonias, que sumadas a los graves problemas urbanísticos del primer cuadro de la ciudad requieren la firma voluntad de trabajar unidos por el mejoramiento integral de Monterrey.”21 Fijó su interés de hacer un Monterrey más ordenado, con ayuda y cooperación de todos los habitantes de esta ciudad. Se comprometió a integrar un plan integral de urbanización, en donde con sensatez, se puedan resolver de forma inmediata los problemas citadinos: “no habrá reposo ni pausas en la lucha por estructura de una ciudad mejor, con la cooperación de todos en esta tarea. Y yo, en lo personal, doy en prenda el mejor tributo que poseo: ser universitario, consciente del deber de mi profesión sobre todo al aspirar ahora en llevar mis modestos conocimientos a la función pública, siguiendo sendas adecuadas que transformen y desarrollen a nuestra comunidad.”22 Para terminar su participación, afirmó que para él, la Revolución Mexicana significaba “vigor, actividad honesta y constructiva” que germina en muestras de positivo benefició a toda la población, y que el llamado del pueblo de Monterrey para alcanzar una mejor calidad de vida está latente en la forma como gobernará la ciudad. Así, con una efusiva ovación de sus simpatizantes, concluyó el segundo mitin masivo de la campaña electoral del candidato priista.23 El domingo 14 de noviembre visitó las colonias Victoria, Asarco, Cristales y la Estanzuela, y ofreció que de llegar a la presidencia municipal creará un Depar21 Ibidem. 22 Ibidem. 23 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 249

tamento de Pavimentación, encargado de promover éstas actividades. Enfáticamente dijo que el departamento dispondrá de máquinas conformadoras y del equipo que sea necesario para que las calles se encuentren siempre en las mejores condiciones.24 Sobre los problemas que hay en la ciudad, propuso lo siguiente: “es necesario unir los esfuerzos de los vecinos y las autoridades ya que de esa manera podremos hacer frente a todos los problemas. Es de esperarse la unidad de los ciudadanos con la administración pública municipal, y aseguro que estoy al tanto de las carencias y pondré todo mi empeño y dedicación al servicio de Monterrey.”25 El miércoles 16 de noviembre por la noche visitó las colonias Progreso, Talleres, Tijerina y Mitras Norte, donde convivió con los vecinos de las mismas y se “empapó” de los problemas que las aquejaban. Por la tarde había estado en el Mercado del Norte, donde de forma estruendosa los locatarios recibieron al Ing. Lazo y a su comitiva, y donde tuvieron la oportunidad de convivir con él. Una narrativa de la época nos da la crónica de este suceso: “Los locatarios del Mercado del Norte recibieron ayer con asombroso y alegría la visita inesperada que les hizo el ingeniero César lazo Hinojosa, candidato a la presidencia municipal de Monterrey por el Partido Revolucionario Institucional, así como algunos miembros de su comitiva que lo acompañaron. El ingeniero no sólo departió cordialmente con los locatarios, sino que compartió con ellos un también improvisado almuerzo, de pie y taco en mano. Los locatarios de este mercado expusieron los principales problemas que confrontan y le hicieron presente su adhesión con la promesa de que en forma unánime le brindarán su voto el próximo 4 de diciembre.”26 El viernes 18 de noviembre se efectuó el 3º mitin masivo de apoyo a la candidatura del Ing. Lazo Hinojosa. Tal evento se realizaría en las calles de Durazno y Camelia de la colonia Moderna a partir de las 20 horas.27 En el evento, hablaron primeramente el Lic. Javier Prieto Rojas, quién lo hizo a nombre del Partido Revolucionario Institucional, los señores Encarnación Rodrí24 El Porvenir, 14 de noviembre de 1966, p. 3-B. 25 Ibidem. 26 El Porvenir, 17 de noviembre de 1966, p. 2-B. 27 El Porvenir, 18 de noviembre de 1966, p. 3-B.


250 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

guez y Néstor García, en nombre de los vecinos de las colonias Moderna y Reforma respectivamente, y el profesor Filiberto Alvarado candidato a primer Síndico en la planilla del ingeniero Lazo Hinojosa. Todos ellos coincidieron en afirmar que hay confianza en la persona del candidato del PRI, y que sabrá entender las demandas de los habitantes que carecen en las colonias de agua y drenaje, pavimentación de calles y otros problemas.28 Con el micrófono en mano, el candidato priista comentó que había iniciado una cruzada a favor de la unión y solidaridad de los regiomontanos, y que no desmayaría en lograrla. Aseveró que con los colores del Partido Revolucionario Institucional luchaban por conquistar con decoro y dignidad, el privilegio de gobernar esta ciudad: “no queremos decir que somos super-hombres o que no sentimos genios de la administración, simplemente deseamos cumplir un propósito. Por lo cual demandamos las olas solidaridad de todos los regiomontanos, ofreciendo nuestro lema que es y será siempre con honestidad y trabajo permanente, por un Monterrey mejor.”29 Aseguró que tan convencido estaba de su victoria, que ya preparaba el gobierno para el año siguiente. Aseguró que habría decidida voluntad, permanente trabajo y un justo equilibrio en la distribución de servicios para que nadie vaya a sentirse defraudado. Además de ponderar a la Revolución Mexicana, como la última hazaña transformadora del México presente: “Merced a legado ideológico y humanista de la Revolución, los mexicanos labramos ahora nuestro destino confiados en la fuerza validez y vigencia de las instituciones y leyes que nos rigen, reiterando una vez más nuestra concepción revolucionaria en los actuales tiempos, de ser una lucha social del pueblo basada en la acción creativa, donde las grandes masas de población nos esforzamos en multiplicar tareas que materializan las esperanzas.”30 En su discurso, ante miles de personas que lo aclamaban en la colonia Moderna, el Ing. Lazo Hinojosa comentó que nadie ni nada habrá de impedir el acenso hacia fases superiores en el devenir nacional. Atestiguó que en Monterrey, como 28 El Porvenir, 19 de noviembre de 1966, p. 2-B. 29 Ibidem. 30 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 251

en todos los rincones de este suelo mexicano, las redes sociales avanzan hacia el progreso mediante el trabajo pacífico y la concordia “de todos los que somos socios en esta gran empresa de la mexicanidad.”31 Así concluyó sus terceros grandes eventos multitudinarios, con el respaldo de los vecinos de las colonias del Oriente de la ciudad y de los tres Sectores del partido, presentes en la reunión. Para el domingo 20 de noviembre, el Sector Juvenil del PRI estatal organizó una concentración popular en el Teatro Monterrey del IMSS para respaldar la candidatura del Ing. Lazo Hinojosa. El último mitin multitudinario de la campaña priista se realizó el viernes 25 de noviembre a partir de las 20 horas frente al edificio del PRI estatal, sobre las avenidas Pino Suárez y Arteaga.32 El programa anunciado para ese evento fue el siguiente: 1. Presentación del presídium y de los candidatos. 2. Selección musical a cargo de la Banda del estado. 3. Discurso del diputado Lic. Guillermo Urquijo Alanís. 4. Secretario General del Comité directivo estatal del PRI. 5. Conjunto de acordeones familia Mora Arriaga. 6. Palabras a nombre de los obreros de Monterrey del ciudadano Rodolfo Gaytán Saucedo. 7. Canción mexicana tenor Víctor M. Preciado. 8. Palabras a nombre de la CNOP. 9. Conjunto de acordeones familia Mora Arriaga. 10. Palabras de un regiomontano señor Jesús Garza Hernández. 11. Discurso del ingeniero César Lazo Hinojosa. 31 Ibidem. 32 El Porvenir, 25 de noviembre de 1966, p. 2-B.


252 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Al evento acudieron, según fuentes oficiales, más de seis mil personas que fueron convocados por los tres Sectores del partido, así como por sindicatos y organizaciones. El primer orador en tomar la palabra fue el diputado Guillermo Urquijo Alanís, quien habló de las virtudes del hombre y del compañero de trabajo, y conminó al pueblo a depositar su voto el 4 de diciembre por el ingeniero César Lazo Hinojosa. Más tarde, el segundo orador, Rodolfo Gaytán líder de la CTM en Monterrey, dijo que en esos momentos los obreros de Monterrey hacían acto de presencia y que confiaba en el que el candidato tricolor, “por conocer su trayectoria política y por ser hijo de un trabajador.”33 El tercer orador de la noche, el licenciado y el diputado Agustín Ruiz Soto, representante personal del Dr. Reynaldo Guzmán Orozco Secretario General de la CNOP habló de la importancia de una campaña política y de la tarea municipal. Y aseguró que “la Revolución Mexicana es ante todo humanística, no debe olvidar el problema del hombre, que lleva finalmente a conocer los problemas del hogar y de la patria.”34 Además el locutor Jesús Garza Hernández en nombre de la Asociación Nacional de Locutores, Delegación Monterrey, exaltó las virtudes del candidato del PRI y pidió al ingeniero Lazo que no claudicara y que siempre esté al lado del pueblo.35 Para cerrar el mitin, el ingeniero César Lazo Hinojosa, candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey, ofreció lo mejor de su vocación y sus facultades para servir a la causa de un Monterrey mejor; llamó a la solidaridad al trabajador y a al industrial y juró ser leal a la bandera de su partido en la misión, que aseguró, el pueblo le señalara este próximo 4 de diciembre: “congruentes con los claros lineamientos democráticos que sustenta nuestro instituto político, ofrecimos desarrollar esta contienda con un franco y permanente diálogo con el pueblo y así logramos efectuarlo en todas las colonias y con los distintos grupos y organizaciones de nuestra ciudad, recibiendo en cada lugar tanto la desbordante hospitalidad que 33 El Porvenir, 25 de noviembre de 1966, p. 8-B. 34 Ibidem. 35 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 253

se nos tributó, como la llaneza y sinceridad con que los regiomontanos nos expresaron sus problemas. Todos por igual ejercieron el derecho de expresarse sin restricción alguna, lo que nos permite captar con plena objetividad las necesidades colectivas aún insatisfechas.”36 Aseguró que indudablemente se encontraban en la etapa de madurez de la Revolución Mexicana, y que los ideales de este movimiento consisten en que todos los ciudadanos estén dotados de los elementos necesarios que permitan a los mexicanos vivir en libertad y dignidad, afianzando en la paz constructiva de nuestro país los principios que se conquistaron en los campos de batalla: “Hacia estas metas nos impulsan los preceptos auténticamente revolucionarios que nuestro partido, cuya finalidad y objetivos no son sólo electorales, sino el de llevarnos a la función pública para canalizar los intereses del pueblo hacia los mejores logros de prosperidad y felicidad en el disfrute cabal de los bienes culturales y materiales.”37 Hizo el compromiso de hacer, como dice su lema de campaña “Con honradez y trabajo” un mejor Monterrey, así como administrar con eficacia el ayuntamiento regiomontano con los mejores hombres y mujeres de la ciudad: “nosotros pondremos lo mejor de nuestra vocación y toda la fuerza de nuestra modestas facultades, para servir con lealtad y eficacia a la causa de un Monterrey mejor.”38 Así concluyó la campaña priista del Ing. César Lazo Hinojosa, con rumbo a la alcaldía regiomontana. Una semana después, se efectuaría la jornada electoral, por medio de la cual el pueblo regiomontano elegiría al próximo cabildo de la ciudad.

36 Ibidem. 37 Ibidem. 38 Ibidem.


254 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La campaña blanquiazul de Arturo L. Guerra Para iniciar la campaña electoral, el primero de noviembre el Comité de Campaña del Lic. Arturo L. Guerra da a conocer el siguiente desplegado, el cual contiene el Programa de Gobierno para Monterrey para el trienio 1967-1969, que había sido elegido por la convención municipal que eligió a su candidato el pasado 28 de octubre. En el establecían que Acción Nacional había tenido como norma en todos los casos de participación electoral con candidatos, la de presentar con ello un programa de gobierno elaborado con las demandas y necesidades de la población, jerarquizándolas para que sirva de guía en la actualización del Cabildo electo. Y en esta elección de 1966 no era la excepción.39 Dicho programa contenía soluciones para la situación de la ciudad, la cual se tenía que remediar de forma inmediata, ya que de lo contrario según expresa el desplegado panista, la misma colapsaría financiera y urbanizadoramente: “La situación del municipio de Monterrey ya no puede ser peor. El panorama es deprimente pero debe ser la motivación de un vigoroso esfuerzo de los regiomontanos para erigir sobre lo que queda un nuevo orden administrativo, radical y enérgico eligiendo un programa de soluciones realistas, basado en los posibles recursos de la ciudad, que debe ser mucho más abundante de lo que han manifestado en sus informes las administraciones priistas.”40 Por este medio, los albiazules criticaban con agudeza las administraciones priistas, y los declaraban responsables de los destrozos existentes en la ciudad: “Alguien ha sugerido con cierta agudeza que el programa ideal del gobierno municipal de Monterrey se podría reducir a esta sintética fórmula: hacer precisamente lo contrario de lo que ha estado haciendo la administración actual. Y ciertamente la deserción de la autoridad frente a los problemas básicos de Monterrey, ha ocasionado que se agravarán todos ellos, al extremo de hacer ahora más complicada y costosa su solución. Así por ejemplo los pavimentos de las 39 El Porvenir, 1 de noviembre de 1966, p. 8-B. 40 Ibidem.


256 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

calles, los transportes urbanos de pasajeros, la limpieza de la ciudad, el tránsito, la seguridad, las colonias, los espacios verdes…Todos estos problemas agravados por tres años.”41 Referían que la actual situación financiera del municipio no era sino motivo de estafa y robo de los actuales administradores del erario y que no existían cifras confiables con las que se debía programar un presupuesto serio habiendo lagunas tan grandes entre la realidad y la fantasía financiera de los fondos municipales: “no podemos estructurar un programa de gobierno coherente y real si nos basamos en los números que publica el actual ayuntamiento que evidentemente son falsos y ajenos a las posibilidades de una ciudad de la categoría de Monterrey. Los datos que ofrecen los informes y cortes publicados por la actual administración no pueden ser tomados en serio para una planeación congruente. El enriquecimiento rápido de funcionarios municipales supone la extracción y el escamoteo de recursos que han sido desviados de su destino qué es el patrimonio del pueblo.”42 De forma contundente compararon la experiencia municipal de Garza García quien tras un trienio panista, demostró como se debían aprovechar los fondos del erario para bien de la comunidad. En cambio, Monterrey teniendo mayores ingresos ha hecho nada o muy poco en materia de urbanización y servicios públicos: “de todo ello podemos afirmar que una administración de Acción Nacional [como la de Garza García] con las mismas participaciones que le exige al municipio los gobiernos del estado y federal y sin aumentar las contribuciones puede muy bien duplicar por lo menos el ingreso que manifiesta el ayuntamiento priista de manera que el pueblo podrá contar para la solución de sus imperios sus problemas con un presupuesto anual de 130 millones de pesos al año.”43 Por ello, dividían el programa en cuatro rubros indispensables para el desarrollo estable y organizado de la ciudad. El primero de ellos tenía que ver con el Ramo de Hacienda y el Presupuesto anual, para lo cual expresaron las siguientes medidas: 41 Ibidem. 42 Ibidem. 43 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 257

• Los ingresos serán debidamente jerarquizados para su inversión en obras públicas y servicios por orden de importancia desechando toda obra de ornato y necesario que puedan mermar o demorar la realización de tareas más urgentes. • Se publicarán periódicamente los cortes y estados de contabilidad en forma clara y accesible a todas las personas. Y estarán siempre a disposición de la ciudadanía las contabilidades de lo que es su patrimonio. Como es deber de la autoridad dar a conocer con precisión y exactitud lo que constituye este patrimonio del pueblo como propiedad de municipio.44 En segundo término se estableció el Ramo de Sueldos a la Burocracia, ya que era necesario tener bien pagados a los trabajadores para que realizasen un trabajo mejor calificado y de esta forma combatir la corrupción en los espacios públicos: “para un eficaz prestación de los servicios públicos y de la ejecución de las obras urbanas necesarias, Monterrey por su categoría de gran ciudad requiere personal suficiente y debidamente remunerado, lo que permite la tranquilidad y bienestar que no son posibles en medios de constante sobresaltos de los cambios políticos como actualmente acontece. El mejoramiento de los servicios públicos que impone constantemente el crecimiento de la ciudad demanda la ocupación de personal especializado y suficiente que debe ser debidamente protegido en sus derechos en cuanto a prestaciones y seguridad social.”45 En tercer término está el apartado de Obras Públicas, urgente para una ciudad como Monterrey, tan deteriorada por los pésimos trabajos públicos y por el gran crecimiento de la mancha urbana en los últimos años: “Los 68 y medio millones de pesos anuales que se han calculado para ejecutar un plan de inversiones en obras públicas urgentes comprende en la forma gradual que permiten los recursos y la gravedad de cada caso lo siguiente: el problema de la pavimentación de las calles de Monterrey que a su vez está causando otros problemas vinculados 44 Ibidem. 45 Ibidem.


258 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

como el de la circulación y los servicios urbanos; la solución del déficit de aula para la educación primaria que produce una cifra de niños sin escuela de cerca de 20,000 en el año y que ocasiona también deserción escolar en las primarias de cerca de 25,000 alumnos que no terminarán el sexto año. Además se llevará a cabo una rapidez extensión de las redes de agua potable a todas las colonias que carecen del vital líquido; Se dotará todos los barrios pobres de obras de alumbrado que actualmente no tienen; Para el problema del tránsito se realizarán las obras viales y pasos a desnivel que son urgentes en la ciudad.”46 Y en el último el Ramo de Servicio Públicos, en donde se atacaría todo el retraso histórico que se tiene en este apartado: “Con el presupuesto de 28 y medio millones anuales de pesos que hemos mencionado como base para un eficaz desarrollo y modernización de los servicios públicos se pueda transformar el atrasado servicio de limpieza, que en realidad no puede considerarse como tal; se reorganizará a los servicios de seguridad y de sanidad municipales; se equipara de modernos instrumentos y medios al servicio mantenimiento de Parques y Jardines, de Tránsito y de Seguridad; se exigirán más mejoramiento de los camiones que dan ese servicio de pasajeros y se les dará los medios urbanísticos para que se extienda las líneas a las colonias pobres que no los tienen.”47 Para finalizar se sintetizaba que Acción Nacional proponía este programa de gobierno como norma para cumplir con las exigencias de la población, de que se termine para siempre esta larga era de malas administraciones municipales “que han puesto la dignidad y el decoro que corresponde a la categoría de Monterrey, en un lugar que es motivo de vergüenza y de indignación.”48 El miércoles 9 de noviembre se publicó un desplegado firmado por el Comité de Campaña del Lic. Arturo L. Guerra, titulado “Cuentas Claras”. En el establecen que para administrar bien un municipio todo era cuestión de honradez. Por ello proponían lo siguiente: “La publicación periódica de Cortes de Caja, de estados de cuenta en forma clara y accesible a todas las personas, las que dispongan en todo tiempo de la argumentación relativa para establecer la comprobación de 46Ibidem. 47 Ibidem. 48 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 259

aquellos. Parece cosa sabida esto de dar cuentas a los interesados y dueños de la utilización de su dinero y es sin duda cosa habitual en los negocios privados no sólo rendir cuentas claras, sino preocuparse por dejar bien comprobada cada inversión hecha, cada centavo gastado, cada partida agotada con el fin de que no haya un solo interesado que ponga en duda la honorabilidad de quien maneja dinero ajeno.”49 Asimismo aseguraban que el gasto municipal era un enorme y delicado negocio de todos y que de su acertado ejercicio dependía en buena parte el bien común de la ciudad. En una alegoría, afirmaba el desplegado panista, que la distracción de la más pequeña suma en negocios ajenos o simplemente privados, sería un atentado al interés general, un fraude contra el bien común. Criticaban el desinterés de los gobiernos priistas por el rendimiento de cuentas y sus informes espesos, llenos de palabras demagógicas y números alterados. Por ello proponían un pacto a la ciudadanía para trasparentar el gasto público: “Y no parece habitual en los gobiernos municipales la preocupación por el rendimiento de cuentas, ni menos por la preocupación porque la opinión los cuales compruebe. El buen hábito empresarial de Monterrey, su sentido de la honorabilidad exigen el establecimiento de la vida municipal de las prácticas elementales para el manejo de los negocios particularmente cuando son negocios comunitarios y cuentas ajenas. De aquí que punto importantísimo del programa del gobierno municipal de los candidatos del Partido Acción Nacional sea el rendimiento de Cuentas Claras.”50 En la columna “Se dice de usted” de El Porvenir firmada por Mario Canales se manifiestan los primeros diez días de campaña del candidato panista: “En marcha la campaña del PAN. El candidato del Partido Acción Nacional a la Presidencia Municipal de Monterrey, licenciado Arturo L. Guerra, comenzó ya a recorrer las colonias del norte como parte de su campaña política. Al mismo tiempo realiza mítines de sorpresa en las calles y plaza. En algunas ocasiones, el candidato ha sido acompañado por los altos directivos del Partido, entre ellos el profesor Pedro Reyes Velázquez, Diputado Federal. Entre los mítines que ha llevado a 49 El Porvenir, 9 de noviembre de 1966, p. 3-B. 50 Ibidem.


260 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cabo se encuentran los celebrados en Calzada Madero y Cuauhtémoc, Calzada Madero y Juárez, Zaragoza y Morelos, entre otros.”51 El 26 de noviembre Acción Nacional convocó a un mitin a realizarse en las calles de Juárez y Padre Mier en el centro Monterrey a partir de las 18 horas. Allí hablaron el Lic. Arturo L. Guerra candidato a la presidencia municipal de Monterrey y el Licenciado José González Torres ante una multitud de ciudadanos que se reunió para escuchar sus palabras.52 La campaña del candidato del PAN a la presidencia de Monterrey finalizó con un mitin en la Plaza Zaragoza el 30 de noviembre de 1966 y en donde se invitó a los ciudadano a ejercer su derecho a votar, en el evento estuvieron: Manuel Gómez Morín, los diputados Federales Forentina Villalobos, doctor Francisco Quiroga, profesor Pedro Reyes Velázquez, doctor Francisco Quiroga y la señora Norma Villarreal de Zambrano. En ese mitin el Diputado Federal Francisco Quiroga externó: “Se lanzó en contra de los industriales regiomontanos que ofrecieron su respaldo al candidato del PRI…no es dando tajadas de sus jugosas ganancias, ni doblarse ante el gobierno, como se consigue la libertad…en 56 años los llamados revolucionarios sólo se han preocupado por llenar sus bolsillos, entre ellos el expresidente de la República Miguel Alemán y Abelardo Rodríguez”.53 Una breve reseña del mitin apareció en el periódico El Porvenir el jueves 1 de diciembre en las siguientes líneas: “En la plaza Zaragoza un lugar anoche el mitin de cierre de campaña municipal del partido Acción Nacional. Varios diputados federales hicieron uso de la palabra en esta ocasión para exhortar a los ciudadanos a luchar por un gobierno democrático y honesto. En la Gráfica aparecen el doctor Abelardo Salas Guerra, la señora María Teresa Segovia candidata a alcalde suplente, el diputado federal Francisco Villalobos, la señora Carolina Guerra y el licenciado Arturo L. Guerra candidato panista a la presidencia municipal.”54 51 El Porvenir, 11 de noviembre de 1966, p. 2-B. 52 El Porvenir, 25 de noviembre de 1966, p.11-B. 53 El Norte, 4 de diciembre de 1966, p. 9-B. 54 El Porvenir, 1 de diciembre de 1966, p. 2-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 261

Así concluyó la campaña municipal de Acción Nacional, de forma discreta en los medios de comunicación y con pocas esperanzas de triunfo en las urnas durante la jornada cívica del 4 de diciembre.

La campaña de la izquierda Oscar Guajardo fue promovido por el Convención Independiente Electoral para ser candidato de la izquierda a la presidencia municipal de Monterrey en 1966. Aunque su campaña fue discreta en los medios de comunicación, el 7 de noviembre publicaron un desplegado en los periódicos de la localidad para que la ciudadanía conociera sus ideales y propuestas. Primeramente planteaban la situación alarmante que se vivía en la capital del estado. Contrastando con el discurso oficial, en donde se hacía suponer que todos en la ciudad (incluyendo obreros, mineros y otros grupos sociales) vivían bien, la izquierda aseguraba que la clase trabajadora regiomontana vivía en pobreza y miseria. “El Municipio de Monterrey presenta graves problemas que reclaman una solución inmediata. No existe un solo aspecto de la vida social que muestre un panorama más o menos satisfactorio. La carestía de la vida, la incapacidad de los salarios para satisfacer las necesidades de los trabajadores, la insalubridad de las colonias proletarias, el desastroso estado de los servicios médicos y asistenciales, la falta de agua, luz, alumbrado, de Escuelas, parques y centros de recreo, la crisis de transporte urbano, etc., contrastan cruelmente con la fastuosa ostentación de las colonias residenciales. Y, sin embargo, Monterrey no es una excepción ni el estado ni el país; todo lo contrario. La situación imperante forma parte de un estado de cosas nacionales en cuyo marco se desenvuelve una grabación constante del nivel de la vida de las masas consecuencia directa de la política económica del gobierno orientada a solucionar los problemas, redoblando la explotación de la clase obrera, los campesinos, el pequeño y medio productor y sin tocar para nada los intereses de la gran burguesía mexicana.”55 El Plan de Gobierno de los partidos de izquierda refería que ni el PRI, ni mucho menos el PAN resolverían las necesidades de los trabajadores regiomontanos. Y 55 El Porvenir, 7 de noviembre de 1966, p. 10-A.


262 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que solamente la izquierda daría una nueva esperanza de cambio: “Las masas trabajadoras buscan a través de la lucha madura la necesidad de un cambio. Su urgencia impostergable es tal que no escapa siquiera a los partidos reaccionarios que tiene su corazón en la caja fuerte. De esta manera el PAN se pronuncia por un nuevo orden administrativo; el PRI por su parte redobla su campaña de promesas de ilusiones, de falsas esperanzas. Es así cómo se desarrolla una lucha tenaz por ganar la conciencia y el corazón del pueblo, por canalizar de una u otra manera la inquietud el descontento y el deseo de cambio.”56 Plantean que era necesario un cambio real en la administración municipal de Monterrey, y que sólo puede llevarse acabó llevando el poder local a nuevas fuerzas políticas. Y que esas fuerzas políticas no pueden ser otras que las masas trabajadoras, las amplias masas populares. Ni el PRI, ni el PAN podían resolver a fondo los problemas municipales. Mencionaron que identificados como están con los Grandes Capitalistas pugnan por una política que proteja sus intereses. Por ello precisaron que: “por lo anterior, el presupuesto municipal (de 70 millones de pesos aproximadamente) proviene, en lo fundamental, por una parte, de los elevados impuestos que en forma indirecta pagan los trabajadores y los empleados, ya que al ser la masa mayoritaria, constituyen el principal consumidor de artículos de primera necesidad; y por la otra el pequeño y medio comercio, que son gravados con impuesto muy altos en proporción a la inversión, mientras que la gran industria, la banca y el gran comercio, muchas veces en manos extranjeras aportan cifras ridículas.”57 Mencionaba que para acabar con la corrupción era necesario tener en el cabildo regiomontano obreros, verdaderos representantes del pueblo y no falsos líderes sindicales. Ésta era la única garantía para la aplicación de una política fiscal honesta y una redistribución del presupuesto que tome en cuenta, primordialmente, las necesidades de las clases obreras, de los empleados y las capas populares. De hecho, aseguraba el documento, que de las fuerzas políticas contendientes en el proceso electoral sólo la Planilla Independiente, apoyada por el Partido Comunista Mexicano y otras fuerzas democráticas, presenta un programa cohe56 Ibidem. 57Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 263

rente, realista, capaz de resolver los problemas más urgentes y que garantizara un cambio en la administración municipal.58 Por ello proponían este Plan Mínimo de Gobierno, para lograr transformar a la ciudad por medio de los siguientes parámetros: A) Reivindicaciones Políticas • Respeto irrestricto por parte del Ayuntamiento a los derechos políticos que consagra la Constitución General de la República y la del Estado. • Desaparición del Departamento Seguridad Pública municipal por existir y funcionar en contravención de la Constitución de la República Mexicana. • Desaparición del llamado Consejo de Planeación Municipal por estar su funcionamiento en contra de la letra y el espíritu de la Constitución del Estado y su sustitución por un Consejo Consultivo integrado por la participación de la junta de mejoras materiales sindicatos y organizaciones populares. • Consignación en los términos previstos en la ley de aquellos funcionarios municipales de las administraciones anteriores que se han enriquecido de manera ilícita. • Moralización y depuración de todos los elementos de servicios públicos, como agente de tránsito, empleado de oficinas municipales, inspectores, etc. B) Reivindicaciones Económicas • Poner ante la legislatura del estado por una revisión completa y radical de la Ley de Ingresos Municipales sobre la base de eliminar los impuestos indirectos y establecer el sistema tributario que grabe los altos ingresos, las ganancias elevadas, es decir estableciendo el principio de los Impuestos Progresivos. 58 Ibidem.


264 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• Redistribución completa del presupuesto municipal sobre la base eliminar los gastos de relumbrón o para granjearse ascensos políticos y atender las necesidades más urgentes del pueblo. • Cancelación inmediata de las concesiones que actualmente tienen las empresas camioneras y proposición al Congreso del estado para que mediante la aplicación de la Ley de Expropiación por causa de utilidad pública, sean municipalizados todos los aspectos de transporte. • Elevar hasta el máximo posible la aportación municipal para la educación primaria, elevando la construcción de centros educativos de manera que sea posible que no haya en Monterrey un solo niño sin escuela. • Decretar la propiedad descriptiva sobre los terrenos ocupados por posesionarios en la medida que se reúnan los requisitos establecidos en las leyes. • Facilidades y protección al auténtico pequeño comerciante y el comerciante ambulante. • Pugnar porque la autoridad competente lleve a cando un riguroso control de los precios oficiales en los artículos de primera necesidad ante la Legislatura del estado por la derogación de la actual Ley de Congelación de Rentas y promulgación de una ley que reduzca inmediato los actuales alquileres asegurando que el monto no pasa del 10% del ingreso del jefe de familia. C) Reivindicaciones Sociales • Mayor atención y perfeccionamiento de los servicios públicos asistenciales y creación de otros nuevos en todas las colonias proletarias. • Creación de guarderías infantiles y casas-cuna para ayuda de las madres que trabajan. • Pugnar ante todos los actores que participan la actividad económica por eliminar la desocupación creando nuevas fuentes de trabajo con-


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 265

siguiendo créditos al pequeño comerciante, a los actores de pequeños artesanos, a toda clase de pequeños productores. • Creación de una red de mercados populares. • Crear una red de tiendas expendedoras de artículos de primera necesidad. • Reforestación del Municipio de Monterrey; creación de nuevas áreas verdes. • Extensión a todo el municipio de las artes culturales y artísticas de contenido popular; estímulo los ciudadanos que tengan actitudes para las manifestaciones en el arte y la cultura. • Creación de un fondo de becas del municipio para los hijos de los trabajadores que muestran aptitudes para seguir una carrera profesional. • Reorganización de las Juntas de Mejoramiento, Moral, Cívico y Material para que cumpla su verdadero papel.59 Atestiguaba la izquierda, por medio de su programa de gobierno, que la clase obrera de Monterrey, los trabajadores todos que habían construido con su esfuerzo la ciudad, que con sus manos levantaron las fábricas, escuelas, hospitales, que habían creado toda la riqueza de la sociedad, tenían el derecho y el deber histórico de participar con sus propios programas y en defensa de sus propios intereses en la contienda política electoral. Finalizaban el desplegado de la forma siguiente: “nadie más que nosotros mismos somos responsables ante las generaciones futuras. Ellas juzgarán implacablemente nuestra actividad presente al concurrir a las urnas electorales el 4 de diciembre. Los ciudadanos de Monterrey podrán elegir entre el continuismo oficial (PRI), la tradición patronal conservadora (PAN), y el anhelo del pueblo hacia un auténtico cambió en la administración municipal representando por la Planilla Independiente que encabeza Óscar Guajardo.”60 59 Ibidem. 60 Ibidem.


266 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 20 de noviembre el Comité de campaña de Óscar Guajardo organizó un mitin en la Alameda “Mariano Escobedo” a partir de las 17 horas. El acto sirvió para conmemorar el aniversario de la Revolución Mexicana y para buscar más simpatizantes de la candidatura de izquierda. Por otra parte, la planilla independiente “Círculo Rojo” que encabezaba Guajardo anunció que lo que resta de la campaña de actividades, celebrará diariamente mítines en todas las colonias de la ciudad, aunque se aclaró que estos actos se enfocarían principalmente hacia las colonias humildes regiomontanas.61

Organismos electorales La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral que vigilaría las elecciones municipales de diciembre de 1966 fue integrada como Presidente de la misma el profesor Humberto Ramos Lozano, como representante del Ejecutivo Jacobo Ayala Villarreal. Mientras que los representantes del Congreso ante la Comisión son los Diputados Carlos Villarreal y Macedonio Garza y representante del PAN Lic. Francisco Calvi y se tomó el acuerdo que las juntas ordinarias serían los viernes de cada semana. Como representantes del PRI fue registrado el Diputado Belen Mendoza y como suplente el licenciado Homero Villarreal. El licenciado Francisco Rodríguez Alejandro, fue designado Secretario. La comisión tomó el acuerdo de que las juntas ordinarias serán celebradas los viernes de cada mes. Como una de sus primeras disposiciones, ésta Comisión concedió un plazo de ocho días para la presentación de los hombres que integraran las comisiones municipales que deben quedar formadas a más tardar el 23 de julio del año en curso. Del mismo modo se tomó el acuerdo de hacer instructivos referentes a calendarios electorales y Mesas Electorales para las próximas elecciones del 4 de diciembre. Mientras tanto, en la Ciudad de México se realizaba la propuesta de elaborar una nueva credencial de elector. Después de un acuerdo con el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, el Secretario de Gobernación, Lic. Luis Echeverría Álvarez, informó 61 El Porvenir, 20 de noviembre de 1966, p. 17-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 267

que próximamente se reuniría la Comisión Federal Electoral para tratar lo relativo a la nueva credencial de elector. A su vez el director del Registro Nacional de Electores informaba sobre los estudios estadísticos que se habían realizado para la reorganización del padrón electoral y presentará proyectos para credencial permanente. También expreso que una vez que fuera aprobado el modelo de la credencial se procedería de inmediato a imprimir 25 millones de ejemplares clasificados por entidades federativas, y en su oportunidad se informará a la ciudadanía sobre la forma en que se llevará a cabo el empadronamiento. Finalmente el 12 de agosto de 1966, se da a conocer que habría credencial única de electores. Lo anterior fue dado a conocer por la Comisión Federal Electoral, informando que la expedición de esta credencial permanente de elector tendría duración de 20 años y aplicable a los comicios federales, estatales y municipales. Es preciso señalar que la Comisión Federal Electoral estaba integrada por representantes de los partidos PRI, PAN, PPS, en tanto el PARM tenía un representante con derecho a voz, pero sin voto en la toma de decisiones. Volviendo al ámbito local, es para mediados de agosto de 1966, cuando el Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, profesor Humberto Ramos Lozano y Licenciado Francisco Rodríguez Alejandro, Secretario, citan a los integrantes de las Comisiones Municipales a una junta de orientación que se realizaría en el Salón Verde del Palacio de Gobierno el 12 de agosto de 1966. Dentro de los acuerdos de la anterior orientación, la Comisión de Vigilancia Electoral envió representantes a los municipios del Estado, para instruir a los Comité locales sobre la dinámica de las elecciones próximas. La Comisión nombró al profesor Macedonio Garza Cantú para que en su representación visitase Cerralvo; mientras que a Galeana irían el profesor Humberto Ramos Lozano, Belem Mendoza y Francisco Calvi. Para iniciar el proceso municipal electoral la Comisión Municipal Electoral de Monterrey quedó integrada por el Lic. Héctor González como presidente, el Ing.


268 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Hernán Rocha como secretario y el Ing. Domingo Treviño como vocal. Dicho organismo informaba a la ciudadanía que había establecido sus oficinas en la calle Modesto Arreola Oriente No. 812, donde despacharían como marcaba la Ley electoral del estado y donde se atendería a los ciudadanos en horarios de 9 a 13 horas y de 16 a 20 horas en días hábiles.62 Además informó que el padrón electoral utilizado para las elecciones federales de 1964 sería tomado como base para las próximas justas municipales. Y que con el propósito de depurar dicha lista, se convocaba a los ciudadanos que no estuvieren empadronados o hubieren cambiado de domicilio, acudieran a las oficinas de dicha Comisión o los centros de apoyo abiertos en los siguientes lugares: 1. Bajos del Palacio Municipal. 2. Escuela “Revolución”, Avenida Bernardo Reyes Nte. 1934, colonia Industrial. 3. Escuela “Jesús M. Garza”, calle Ayutla y Quintana Roo, Colonia Nuevo Repueblo 4. Escuela “Club de Leones” Nº 8, calle Ciprés e Independencia, colonia Moderna 5. Escuela “Monterrey”, Calle Juan Méndez y Democracia 6. Mercado “Colón”, lado Norte, entrada al departamento de Tránsito 7. Delegación Estatal del Registro Nacional de Electores, calle Allende y Garibaldi, Centro de Monterrey. Se exhortaba además a los ciudadanos de Monterrey a que acudiesen a dichos centros a cerciorarse de su inscripción en el Padrón Electoral, de forma particular sí estaban en los siguientes casos: • Sí han cambiado de domicilio de la fecha de las últimas elecciones federales. 62 El Porvenir, 10 de septiembre de 1966, p. 2-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 269

• Sí han adquirido la mayoría de edad de la última elección federal a la fecha, por haber cumplido 21 años o por haber contraído matrimonio, si son mayores de 18 años y menores de 21. • Sí ha establecido domicilio en el Municipio después de las pasadas elecciones federales. Se manifestó además por dicha Comisión que los centros censales mencionados permanecerían abiertos todos los días en los horarios antes mencionados, así como los domingos hasta las 13 horas. El plazo para empadronarse vencería el 30 de septiembre del año curso.63 Una modificación hecha en 1964 a la Ley electoral vigente de 1949 planteaba la reasignación de los Distritos Locales para la elección de 1966. La forma como se distribuyeron los Distritos en cada municipio fue de la siguiente manera: • 1º Distrito Local; Monterrey. Comprende calle Coahuila, acera Poniente, desde la Loma Larga al Norte, hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor, acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por Avenida Madero, acera Sur en dirección Poniente hasta la calle de Juan Álvarez, acera Oriente hacia el Sur, al Poniente hasta calle Serafín Peña; y por ésta en su acera Oriente en dirección al Sur hasta la Loma Larga. • 2º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Serafín Peña desde Loma Larga por la acera Poniente hacia el Norte, hasta Juan Ignacio Ramón; calle Juan Ignacio Ramón acera Norte hacia el Oriente hasta calle Juan Álvarez; por calle Juan Álvarez acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero, acera Sur al Poniente hasta la Avenida Dr. José Eleuterio González, acera Oriente al Sur calle Vancouver; y de allí hacia el Poniente hasta comprender los municipios de Garza García, Santa Catarina y Villa de García. • 3º Distrito Local: Monterrey. Comprende Avenida General Bernardo Reyes acera Poniente al Norte desde Avenida Madero hasta el límite Poniente de la Congregación de Topo Chico, prolongándose en línea imagi63 Ibidem.


270 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga naria hasta comprender entre otras las colonias del Maestro, San Jorge, Las Cumbres y Vista Hermosa, en cuyo límite al Sur se prolonga hasta la calle Vancouver en su cruzamiento con la Avenida Dr. José Eleuterio González; de allí por la Avenida José Eleuterio González acera Poniente al Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero acera Norte al Oriente para cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes.

• 4º Distrito Local: Monterrey. Comprende avenida Bernardo Reyes acera Oriente al Norte hasta Calzada Madero hasta comprender la Congregación del Topo Chico, el municipio de San Nicolás de la Garzas y sus congregaciones Santa María y Nicolás Bravo por el Oriente; por el Antiguo Camino a San Nicolás, acera Poniente, hacia el Sur, desde el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas hasta la Avenida Progreso; Avenida Progreso acera Sur al Poniente hasta la calle Diego de Montemayor; calle Diego de Montemayor acera Poniente, hacia el Sur hasta Avenida Madero; y Avenida Madero acera Norte hacia el Poniente hasta cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes. • 5º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Diego de Montemayor acera oriente al Norte desde Tapia (Adolfo Prieto) hasta Progreso; por Progreso al Poniente acera Norte hasta el Antiguo Camino a San Nicolás; por el Antiguo Camino a San Nicolás al Norte, acera poniente, hasta el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas; por el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas al Oriente acera Sur hasta el límite de los municipios de Villa de Guadalupe y Monterrey; y por este al Sur acera Poniente hasta el margen Norte del Río Santa Catarina margen Norte hacia el Suroeste con todos sus accidentes hasta el Camino que conduce del extremo Oriente de la Avenida Adolfo Prieto a éste; por el mismo camino hasta la Avenida Adolfo Prieto al Poniente, acera Norte, hasta Diego de Montemayor. • 6º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Coahuila acera Oriente, desde la Loma Larga hacia el Norte hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor acera Oriente hacia el Norte hasta Avenida Adolfo Prieto acera Sur, al Oriente hasta su terminación; continuándose hacia el Sur por el camino que conduce al Río Santa Catarina con todos


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 271

sus accidentes, al Oriente, hasta el límite con el municipio de Villa de Guadalupe; quedan comprendidos en este Distrito la Zona Rural incluyendo Los Remates, Mederos, La Estanzuela, Los Cristales y los Minerales de San Pedro y San Pablo. Se incluye también el municipio de Villa de Guadalupe, N.L. • 7º Distrito Local: Sabinas Hidalgo, Vallecillo, Villaldama, Bustamante, Lampazos de Naranjo, Anáhuac y Congregación Colombia. • 8º Distrito Local: Cerralvo, General Treviño, Agualeguas, Parás, Melchor Ocampo, Los Herreras, Los Aldamas, Doctor Coss, General Bravo, China y los Ramones. • 9º Distrito Local: Cadereyta Jiménez, Villa de Juárez, General Escobedo, Salinas Victoria, El Carmen, Abasolo, Hidalgo, Mina, Apodaca, Pesquería, Dr. González, General Zuazua, Marín, Higueras y Ciénega de Flores. • 10º Distrito Local: Linares, Hualahuises, Montemorelos, General Terán, Allende y Villa de Santiago. • 11º Distrito Local: Galeana, Rayones, Iturbide, Aramberri, General Zaragoza, Dr. Arroyo, Mier y Noriega.64 A principios de octubre, la Comisión de Vigilancia Electoral decide ampliar el periodo para actualizar el padrón electoral del 15 al 31 de octubre y se invita a los partidos políticos para que los registros de sus candidatos se hagan con lo señalado en la Ley Electoral que será del 16 al 31 de dicho mes, del mismo modo la Comisión que preside el profesor Humberto Ramos Lozano externó que para poder empadronarse era necesario “ser mexicano por nacimiento y ciudadano nuevoleonés en pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos, comprobándolo con acta de nacimiento.”65 El profesor Ramos Lozano externó que de acuerdo a la Ley Orgánica y su tercero establece la forma de integrar los Ayuntamientos Municipales. Su integración 64 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto 126, Reforma a la Ley Electoral del Estado de Nuevo León, 1964. 65 El Norte, 2 de octubre de 1966, p. 1-B.


272 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

será en la siguiente forma. Presidente Municipal o Alcalde Primero suplente, Regidores; municipios hasta de 3 mil habitantes: tres regidores. Municipios de tres a doce mil habitantes, cuatro regidores; de doce mil a 25 habitantes, cinco regidores; de 25 mil a 50 mil habitantes seis regidores.66 El 1 de octubre de 1966, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral expone a través de un medio impreso la siguiente información: A los Ciudadanos de los Municipios del Estado: 1. La División Territorial de los Municipios y los Padrones Electorales, con base a los cuales se celebrarán las elecciones municipales del próximo 4 de diciembre, se encuentran a disposición de las personas interesadas en los locales que ocupan las respectivas Comisiones Municipales Electorales. 2. Los Partidos Políticos tienen la facultad de reclamar cualquier efecto en la división territorial; los ciudadanos pueden reclamar defectos en los padrones. 3. Se prorroga hasta el 31 de octubre el plazo para que los ciudadanos que no figuren en el Padrón Electoral, sean incluidos en el mismo.67 Para el 16 de octubre de 1966, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral dio a conocer el siguiente comunicado: “La Ley Electoral vigente exige que toda candidatura, debe registrarse ante la Comisión Estatal de Vigilancia para contender en las próximas elecciones municipales del 4 de diciembre. El registro de candidaturas se abre desde hoy a las 9:00 horas, y se cierra el 31 de octubre a las 18:00 horas. Se registrarán los candidatos que llenen las exigencias de la Ley para el cargo que se les postule.”68 Ese mismo día la Comisión Municipal de Monterrey avisó a los ciudadanos de la ciudad que se había prorrogado el plazo hasta el 31 de octubre para que los ciudadanos que no hubiesen registrado su cambio de domicilio o no se hubiesen 66 Ibidem. 67 Ibidem. 68 El Norte, 16 de octubre de 1966, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 273

inscrito en el padrón electoral lo hiciesen en los centros previamente establecidos. De lo contrario no podrían votar en las próximas elecciones municipales del 4 de diciembre. Para mayores informes pidió comunicarse al teléfono 3-04-54 de la Comisión Municipal ubicada en la calle de Modesto Arreola Ote. #812.69 Para efectos de la elección, el municipio de Monterrey se dividió en tres secciones. Según la comisión municipal electoral de Monterrey se instalarían 385 casillas en total en el municipio, correspondiendo 100 a la primera sección; 141 a la segunda; y 144 a la tercera para cuyo efecto se entregarían las ánforas y documentación prevista por la ley a los presidentes de cada casilla en fechas previas a la jornada electoral.70 A principios del mes de diciembre, la Comisión Municipal de Monterrey se encargó de organizar la jornada electoral del 4 de diciembre, la cual según datos periodísticos del día siguiente de la elección, fue muy tranquila y no hubo contratiempos. El último acto de la mencionada Comisión se efectuó el jueves 8 de diciembre cuando se realizó la junta computadora, el conteo oficial de la votación y se declaró presidente municipal electo, el cual tomó posesión del cargo el 31 de diciembre en sesión solemne de cabildo.

69 El Porvenir, 16 de octubre de 1966, p. 3-B. 70 El Porvenir, 17 de noviembre de 1966, p. 4-B a 8-B.


274 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Poscampaña El día de las elecciones Según expectativas del PRI y del PAN el día 4 de diciembre se esperaba la votación de más del 50% de los ciudadanos empadronados (la lista nominal de Monterrey ascendía a 225,835 ciudadanos). Sin embargo, la nota de los periódicos al día siguiente fue de tremenda apatía para la jornada cívica y que menos del 40% acudió a votar.1 Según las crónicas periodísticas se esperaba que en Linares, Sabinas Hidalgo y Garza García la votación fuera candente, no así en Monterrey, donde el PRI por medio de su candidato César Lazo Hinojosa llevaba una gran delantera al panista Arturo L. Guerra y se esperaba en la ciudad una jornada pacífica.2 En declaraciones de los líderes de los dos más importantes partidos políticos, el diputado y profesor Pedro Reyes Velázquez por el PAN dijo que los panistas serían respetuosos de los escrutinios y que esperaban que el PRI no hiciera trampa en el proceso electoral vigente. Por su parte el diputado federal y líder estatal Coronel Arnulfo Treviño Garza por el PRI, manifestó que la madurez cívica los nuevoleoneses hará que sea una elección de altura.3 Además se informó que tropas militares patrullarían la ciudad para evitar actos de violencia durante la jornada electoral, según lo informó la Comandancia de la VII Zona Militar. Por su parte la presidencia municipal de Monterrey ordenó estado seco este día a partir de la hora cero un minuto hasta las 24 horas. Los restaurantes y demás centros podrían extender bebidas a partir de las 20 horas.4 Ese día se presentó un cielo despejado, tiempo seco y temperaturas que fluctuaron entre los 8 y los 19 grados centígrados, según informes se recibían de radio gobierno.5 1 El Norte, 5 de diciembre de 1966, p. 1-B. 2 El Porvenir, 4 de diciembre de 1966, p. 1-B. 3 Ibidem. 4 Ibidem. 5 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 275

El día lunes 5 de diciembre el periódico El Porvenir dio cuenta de que las casillas estuvieron casi desiertas, registrándose leves incidentes, y enfatizaron como a algunos de los entrevistados ni siquiera estaban enterados de la justa cívica y distintas casillas estuvieron desiertas durante el día; también se dio testimonio como en el resto de los municipios hubo tranquilidad al respecto.6 Un reportero del citado diario comentó al respecto: “El acto eleccionario de ayer en Monterrey, aunque tranquilo, se desarrolló en un ambiente indiferencia ciudadana, pues salvo en algunas casillas de la Colonia Independencia donde hubo mayor número de votantes, las del resto de la ciudad permanecieron casi desiertas y esporádicamente llegaban ciudadanos a sufragar.”7 Así se efectuó el día de la jornada electoral. Aunque desairado por la mayor parte de los regiomontanos en edad de votar, el proceso dejó un claro ganador en el caso de Monterrey, competencia de la oposición en otros municipios y derrotas priistas en dos municipios del Estado.

Resultados electorales Para las 20 horas del domingo 4 de diciembre los representantes del PRI proclamaban el triunfo de la planilla de su partido para Monterrey. Para ese momento era ostensible la victoria del priista César Lazo, a pesar de que los electores no acudieron a las casillas en la proporción que se había previsto. El periódico El Norte en primera plana el lunes 5 de diciembre comentaba al respecto: “El recuento de votos realizado por el Partido Revolucionario Institucional a las ocho de la noche de ayer, indicaba que su candidato a la presidencia municipal de Monterrey era ya el elegido con un total 57, 881 votos. En efecto, de acuerdo con los informes oficiales del PRI el ingeniero César Lazo Hinojosa virtualmente no tuvo contendientes pues hasta las veinte horas se había hecho el recuento de 310 urnas y faltaban sólo 70.”8

6 El Porvenir, 5 de diciembre de 1966, p. 1-B. 7 Ibidem. 8 El Norte, 5 de diciembre de 1966, p. 7-B.


276 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Además, se informó que Acción Nacional retuvo su posición en San Pedro Garza García y conquistó el municipio Abasolo en las elecciones municipales. Pero a media noche el domingo reconoció tácticamente la victoria de los candidatos priistas en San Nicolás de los Garza, en Sabinas Hidalgo, en Linares y Hualahuises y en Santa Catarina.9 En comparecencia ante los medios de comunicación, los panistas calificaban de ejemplares las elecciones en Garza García y en Abasolo, en donde todo indicaba que triunfarían sus candidatos. También señalaron que las elecciones en Monterrey estuvieron sumamente frías ya que según calculan, no voto ni un 10% de los empadronados.10 El ingeniero Alfredo Corella, jefe de campaña del PAN en el estado dijo, que en algunos municipios se notó el “despertar de la conciencia cívica de los ciudadanos”. En el caso de Monterrey, tanto Corella como el Lic. Arturo L. Guerra calificaron como una “vergüenza” para Monterrey las elecciones de ayer, ya que solamente unos cuantos fueron a votar. Dijo el ingeniero Corella que a pesar de que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral por conducto del profesor Humberto Ramos Lozano, señaló que no serían admitidas las listas provisionales electorales, el Oficial Mayor de la Comisión Municipal introdujo varias listas violando la disposición del profesor Ramos Lozano.11 En tanto el Delegado Nacional del PRI, Lic. Luis Mario Santana Cobían, informó que el Ing. Lazo Hinojosa, candidato de su partido a la Presidencia Municipal de Monterrey, había obtenido cerca de 75 mil votos a favor lo cual lo ubicaba como el candidato ganador en la contienda electoral. En tanto el ingeniero César Lazo Hinojosa comentó que se mostraba optimista de la jornada electoral recién terminada. En una breve declaración ante los medios de comunicación comentó: “Espero corresponder a la confianza que depositó en nosotros la ciudadanía del PRI. Y además espero ganarme la confianza en el transcurso de los tres años de gestión administrativa de quienes no votaron por nosotros.12 9 Ibidem. 10 Ibidem. 11 Ibidem. 12 Ibidem.


278 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A manera de agradecimiento, el candidato del PAN a la presidencia de Monterrey Lic. Arturo L. Guerra, dio el martes 6 de diciembre a sus simpatizantes un último mensaje: “Patentizo mi profundo agradecimiento a los millares de ciudadanos que me brindaron su ejemplar apoyo, tanto moralmente como emitir su voto a mi favor a los centenares de personas que representaron a Acción Nacional en las Casillas y defendieron valerosamente los Dirigentes de mi Partido y a los Directores de mi campaña que trabajaron en planeación, desarrollo y ejecución de la justa eleccionaria. Lamentablemente la votación auténtica registrada en las Casillas fue excesivamente baja en las casillas no llegando al 12 por ciento del total de empadronados y esto contando los votos ilegales de personas que votaron sin estar en las listas electorales. De la escasa votación legítima que se registró Acción Nacional obtuvo una mayoría indiscutible y por consiguiente es falso de toda falsedad que el PRI haya obtenido la victoria que se atribuye.13 Finalmente el jueves 8 de diciembre, tal y como proviene la Ley Electoral, a las 9 horas el Presidente de la Comisión Municipal Electoral Lic. Héctor González instaló la Junta Computadora integrada por los presidentes casilla. Se procedió a integrar la directiva de esta asamblea electoral y quedó en la forma siguiente: Presidente Profe. Armando Treviño Lozano, Secretario Profe. Ciro R. Cantú y Escrutadores Ing. Reginaldo Villarreal y Manuel M. Montemayor. El evento se desarrolló en el Teatro Municipal José Calderón, haciéndose el recuento de los votos emitidos en las 385 casillas en 4 horas.14 Es así como al concluir el conteo el Presidente de la Junta Computadora, Profe. Armando Treviño Lozano, dio a conocer los resultados de la jornada electoral del 4 de diciembre: “La Junta Computadora señaló que la Planilla del Partido Revolucionario Institucional obtuvo en las elecciones del pasado día cuatro, setenta mil, setecientos setenta y tres votos. El Partido de Acción Nacional obtuvo en los comicios once mil quinientos ochenta y seis votos y dos mil quinientos cuarenta y tres el candidato del Partido Comunista.”15

13 El Porvenir, 6 de diciembre de 1966, p. 4-B. 14 El Porvenir, 9 de diciembre de 1966, p. 1-B. 15 El Norte, 9 de diciembre de 1966, p. 12-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 279

De esta forma el Ing. César Lazo Hinojosa, candidato postulado por el Partido Revolucionario Institucional fue declarado presidente municipal electo de Monterrey para el trienio 1967-1969 por la Junta Computadora que verificó ayer la votación emitida el día de la jornada electoral. Después de finalizar las elecciones y con el conocimiento de los resultados de la participación de sus candidatos, el Comité Regional emite un comunicado que titula: “Acción Nacional informa a la opinión pública”, mensaje del que reproducimos los siguientes párrafos: Lo positivo de la campaña: Los triunfos contundentes que tuvo Acción Nacional tanto en Garza García como en Abasolo, demuestran que la decisión ciudadana es invencible si lucha con las armas del derecho y con la confianza en la meta que es el bien común de todos. Lo negativo Negativo es también el espectáculo de la indiferencia en Monterrey, que desertó del acto eleccionario, seguramente por su sospecha o cierta información de que los padrones no habían sido depurados.16

Es así como el Ing. César Lazo Hinojosa y su planilla tomarían posesión de la presidencia municipal de Monterrey el 31 de diciembre de 1966, para ejercer el poder durante los siguientes tres años.

16 El Norte, 12 de diciembre de 1966, p. 2B.


280 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

DATOS DE LA CIUDAD DE MONTERREY DURANTE EL PROCESO ELECTORAL DE 1966.

Población de Monterrey Lista de electores Distritos Locales en Monterrey Casillas instaladas en Monterrey Candidatos del Partido Revolucionario Institucional Candidatos del Partido Acción Nacional

Candidatos Independientes

Resultado oficial de la votación en Monterrey

858,107 habitantes 225,835 votantes 6, del distrito 1º al 6º 385 51 municipios del estado de Nuevo León 10 candidatos a alcaldes. Estos son; Monterrey, Arturo L. Guerra; Abasolo: Apolonio G. Elizondo Cantú; Dr. Arroyo: Miguel Rincón Pérez; Garza García: Norma Villarreal Zambrano; Hualauises: Jesús Rodríguez Castillo; Santa Catarina: Rodolfo Villarreal Salinas; San Nicolás de los Garza: Jesús Hinojosa Tijerina; Sabinas Hidalgo: Manuel M. González González; Mier y Noriega: Prisciliano Méndez Guerrero; Linares: Francisco Ponce Ambriz. 7 candidatos en Aramberri, Ciénega de Flores, Higueras, Monterrey, Linares, General Zuazua, Los Aldama César Lazo Hinojosa, PRI: 70,773 votos Arturo L. Guerra, PAN: 11,586 votos Óscar Guajardo, PC: 2,543 votos


V José S. Aldape Guajardo(PAN) vs Gerardo Torres Díaz (PRI), 1970-1971


José S. Aldape Guajardo

Gerardo Torres Díaz


Contexto regional

P

ara 1969, el régimen de la posrevolución sufría los estragos de su propio éxito. El crecimiento económico acelerado y sostenido de los años de la posguerra, base de lo que fue conocido como “el Milagro Mexicano”, favoreció la manifestación de una sociedad más compleja, diversa y apoyada en una clase media cada vez más extensa: “De 1961 a 1976, la economía creció a un ritmo promedio de 6.28% anual. La industria y los servicios constituían sus sectores más dinámicos, mientras que la agricultura, que seguía empleando a 42% de la población económicamente activa en 1970, presentaba señales de atonía. Ese mismo año, 47% de la población vivía en las ciudades contra una proporción de 28% en 1950. La sociedad mexicana era cada vez más urbana e industrial, aunque seguía existiendo una fuerte presión demográfica en el campo que entraba en un ciclo de decadencia productiva.1 Una sociedad mexicana más madura y reflexiva exigía espacios democráticos y mayor apertura del gobierno con las necesidades de las clases media y baja. Algunos inclusive cuestionaban el destino político y social del país como podemos ver lo representativo de los movimientos estudiantil (1968), el ferrocarrilero (1958) y el de electricistas (1969), y las formas de pedirlos por medio de marchas, protestas, huelgas, plantones que generaban inseguridad y un clima de inestabilidad social. A pesar del desarrollo económico, el acelerado ritmo de crecimiento de la población imponía fuertes presiones sobre la repartición del ingreso y alimentaba una diversidad de demandas sociales para las cuales el Estado tenía una limitada capacidad de respuesta por la relativa estrechez de sus recursos económicos.2 Para el año de 1969 el presidente de la república era el Lic. Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), gobernaba el estado de Nuevo León el Lic. Eduardo A. Elizondo Lozano (1967-1971), mientras el puesto de alcalde de Monterrey lo ocupaba en 1 Jean-François Prud’homme “El Estado y la participación política: las reformas electorales de 1977” en Luis Medina Peña (coordinador). El Siglo del Sufragio, De la no reelección a la alternancia. Fondo de Cultura Económica, México, 2007, p. 172. 2 Ibidem.


284 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

su último año de gobierno el Ing. César Lazo Hinojosa, todos ellos de extracción priista. Eran los años donde el PRI ganaba todas las elecciones en el Estado, y sólo habían reconocido su derrota en la elección de 1966 para la presidencia municipal de San Pedro en manos de la panista Norma Villarreal de Zambrano, quien gobernó el municipio en el trienio 1967-1969. Gustavo Díaz Ordaz cumplía cinco años de gobierno en medio de una gran crisis social provocada por el choque con el movimiento estudiantil de un año antes y las repercusiones sociales y políticas del mismo. Durante su informe a la nación el primero de septiembre aceptó que 1968 y 1969 habían sido un año de calamidades para la nación, pues la sequía, la incertidumbre internacional de los precios, las especulaciones con el oro y el desplome de algunas monedas habían incitado a los mexicanos a dudar de la economía, que en sus palabras estaba más fuerte que nunca y estable “como hace quince años.3 En cuestión social, aseguró que el país no se encontraba en una encrucijada como se pretende ver por los desestabilizadores. Por el contrario, “se sigue un camino propio que depende de sus propias realidades”. Invocó a los partidos políticos para que en la próxima contienda electoral se convierta en una jornada cívica que de muestre la verdadera situación que se vive en el país.4 Sobre los jóvenes mexicanos expresó que no deseaba tener una juventud ilusa, pero menos quería una desilusionada. Aclaró que los sucesos violentos y anárquicos del año anterior (1968), impidió a algunos ver el sustrato real de algunos problemas y necesidades sociales no resueltos cabalmente, en diversas esferas de la vida nacional.5 De forma directa, aceptó la responsabilidad jurídica e histórica en los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 y aseguró que actuó en base a derecho y por el bien del país contra la anarquía de algunas minorías que deseaban la inestabilidad de México. El diputado nuevoleonés Luis. M. Farías fue el encargado de contestar el informe, quien destacó el carácter humanista del presidente, reprobó a quienes intentaban perturbar la paz del pueblo y alabó la labor del actual gobier3 El Porvenir, 2 de septiembre de 1969, p. 1-A . 4 Ibidem. 5 Ibid, p. 5-A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 285

no y a su política social: “Usted, señor presidente ha procurado interpretar los anhelos del pueblo, del auténtico pueblo, de las grandes mayorías.”6 El gobernador de Nuevo León, Lic. Eduardo Elizondo, comentaría que el documento fue una síntesis magnifica de los esfuerzos del gobierno de Díaz Ordaz por el progreso de México, las realizaciones afectivas, educativas, financieras, obras públicas y un mensaje en materia política que “singulariza al estadista y destaca al patriota.”7 Desde la ciudad de Monterrey, el alcalde César Lazo dijo que el informe del presidente fue un llamado de unidad a los mexicanos, sin que eso signifique un sometimiento a un solo dictado. Por lo cual requirió a andar sobre ese camino para lograr sortear los diversos obstáculos que la Revolución ha logrado resolver en solo medio siglo.8 Así fue como se vivieron los ecos del quinto informe del presidente Díaz Ordaz en 1969, el más polémico de sus seis años de gobierno, e iniciaba la recta final de un sexenio marcado por claroscuros. Sus detractores dirían que Díaz Ordaz fue reacio a la crítica, duro, autoritario, un tirano en potencia para el que la democracia no existía, que acallaba las voces con una simple orden. Los que lo adulaban lo definían como estadista, patriota, hombre de estado y buen gobernante. Lo cierto es que con la finalización de este gobierno, el sistema político de la Revolución iniciaría también un proceso de debacle y de crisis en todos los órdenes de gobierno. En tanto, en el estado el Lic. Eduardo A. Elizondo había sido electo gobernador en 1967, después de ser rector de la Universidad de Nuevo León por alrededor de 2 años (1965-1967). Como abogado, auxiliaba a los grupos industriales y bancarios de la entidad en su labor jurídica. Además, durante el gobierno de Eduardo Livas se desempeñó primero como Tesorero del estado y luego como rector de la UNL, que entonces no tenía la calidad de autónoma.9 Como prepa6 El Porvenir, 2 de septiembre de 1969, p. 1-A. 7 El Porvenir, 2 de septiembre de 1969, p. 1-B. 8 Ibidem. 9 Sergio Elías Gutiérrez Salazar. “Treinta años de vida política en Nuevo León. A vuelo de memoria, 1973-2003”, en Víctor López Villafañe (coordinador). Nuevo León en el siglo XX. Apertura y Globalización. De la crisis de 1982 al fin de siglo. Tomo III, Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, p. 26.


286 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ración de su ascenso al Gobierno local, el gobernador Livas Villarreal, en acuerdo con los grupos empresariales locales, impulsó su llegada a la rectoría, para de ahí lanzarlo a la gubernatura del estado. Su paso por la Universidad transcurrió en cierta calma. Entonces la UNL no tenía motivos para la intranquilidad, admitía a muchos de los aspirantes y crecía a buen ritmo. La actual Ciudad Universitaria empezaba entonces a poblarse con la mayoría de las escuelas y facultades.10 Según algunos testimonios, la campaña de Elizondo por la gubernatura fue como sucedía en los tiempos del partido único, “una mera sucesión de eventos preparados desde el Ejecutivo, más para que los electores conocieran al candidato que para que se animaran a votar por él”. No existía competencia alguna y sólo el Partido Acción Nacional competía con denuedo, algunas candidaturas en las elecciones locales.11 Su rival por parte del PAN fue el Dr. Abelardo Salas Guerra, relacionado con otra de las familias prominentes en el ámbito económico del estado y que en 1954 había sido candidato a alcalde de Monterrey por el partido albiazul. Sobre la candidatura de Eduardo Elizondo en 1967 el investigador Robert Furtak comenta lo siguiente: “[Elizondo] correspondía a un creciente poder de los grupos económicos que empezaban a participar en la política activa, la cual hasta entonces habían dejado en manos de los grupos políticos posrevolucionarios12 que habían hecho su carrera al amparo del Partido Revolucionario Institucional, que había consolidado su hegemonía política en el país.” El PRI, representado por Eduardo Elizondo, obtuvo 252,582 votos, es decir, 83.84 por ciento; el PAN, con Abelardo Salas Guerra como candidato, consiguió 48,662 votos, que corresponde a 16.15 por ciento. Los resultados fueron aceptados por la oposición y arribó al cargo con una relativa tranquilidad, como consecuencia de una elección en la que enfrentó una débil oposición por parte del único partido que podía presentarla.13 10 Ibidem. 11 Ibid, p. 27. 12 Robert K. Furtak, El Partido de la Revolución y la estabilidad política en México, Serie de estudios 35, Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, México, 1974. 13 Sergio Elías Gutiérrez Salazar. “Treinta años de vida política en Nuevo León. A vuelo de memoria, 1973-2003”, en Víctor López Villafañe (coordinador). Nuevo León en el siglo XX. Apertura y Globalización. DE LA CRISIS DE 1982 AL FIN DE SIGLO. Tomo III, Fondo editorial Nuevo León, Monterrey, p. 27.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 287

Como lo establece la Constitución Política del Estado de Nuevo León, Elizondo tomó el cargo de gobernador de Nuevo León el 4 de octubre de 1967. Su gestión estaría marcada por una creciente especialización de la administración pública y por una serie de conflictos sociales, que al paso del tiempo le estallarían en las manos y provocarían su salida del gobierno estatal.14 Una de sus primeras disposiciones como gobernador fue la Ley de Planificación y Urbanización del Estado, publicada en el Periódico Oficial del Estado el 27 de diciembre de 1967 y que se encargaría de ordenar la anarquía en cuanto a desarrollo urbano existente en el estado y en los municipios.15 Este decreto abriría las puertas a una mayor planeación de la ciudad, a centralizar, lograr un desarrollo armónico y obligó la creación del Consejo Estatal de la Ciudadanía en el estado y a los Consejos Municipales de la Ciudadanías en las cabeceras municipales de Nuevo León. A lo largo de su gestión se construyeron diversos puentes, pasos a desnivel y complejos viales como consecuencia del crecimiento del parque vehicular en la ciudad, como el de Gonzalitos y Constitución, Pino Suárez y Constitución; amplió la avenida Constitución desde Fundidora hasta Churubusco, y se ampliaron las calles de Cuauhtémoc y Benito Juárez en el centro de Monterrey, y además se edificaron los puentes de Cuauhtémoc y Pino Suárez que comunicaban el centro de la ciudad con la colonia Independencia.16 A pesar de contar con el Aeropuerto del Norte en funciones, durante la gestión del gobernador Elizondo se procedió a edificar una nueva terminal aeroportuaria. La construcción del nuevo aeropuerto que se llamaría “Gral. Mariano Escobedo” inició en 1968 y se inauguró dos años después el 25 de noviembre  de 1970 cuando aterrizó un Boeing 727 de Mexicana. En materia educativa, la Dirección General de Educación Pública responsable de la enseñanza primaria, media y superior del estado se reorganizó para poder dar 14 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 205, p. 284. 15 Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, 27 de diciembre de 1967. 16 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 205, p. 287.


288 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mayor atención a la creciente población de alumnos en el estado, forzando a crear las subdirecciones de Enseñanza Normal, de Segunda Enseñanza, Educación Primaria y Preescolar. Además se actualizaron los planes de estudio para el máximo aprovechamiento de los libros de texto gratuitos en las escuelas oficiales.17 En materia de justicia social, se aprobó la Ley del Indulto publicada en el periódico Oficial del Estado el 10 de diciembre de 1969. Esta importante ley, fue una tregua social que el gobierno de Elizondo planteó a los actores del movimiento estudiantil del 68 y a los agitadores sociales. Entre otros puntos la Ley establece que: “Decreto No. 151 Ley de Indulto para el Estado de Nuevo León Artículo Primero:- El Jefe del Ejecutivo, de acuerdo con la facultad que le confiere la Fracción XXVI del artículo 85 reformado de la Constitución Política del Estado, concederá indulto a los reos ejecutoriados comprendidos en las disposiciones de esta Ley. Artículo Segundo:- El indulto a que se refiere esta Ley, es una gracia, no constituye derecho en favor de persona alguna y para concederse se tomará en consideración que el agraciado tenga oficio, arte o profesión y que sus antecedentes familiares y morales, así como su comportamiento en la prisión o prisiones en que haya estado extinguiendo su condena, garanticen su reintegración a la sociedad, por haber desaparecido, en lo absoluto, su estado de peligrosidad. Artículo Tercero:- Tendrán derecho al indulto los delincuentes primarios internados en la Penitenciaría o Cárceles Públicas del Estado, que estén a disposición del Ejecutivo purgando pena privativa de la libertad impuesta en sentencia irrevocable, que no estén comprendidos en las excepciones que fija esta Ley y que reúnan los requisitos siguientes: I.- Que tengan cumplida la mitad de la pena, cuando la sanción no exceda de quince años. II.- Que tengan cumplidas las tres quintas partes de la pena, si la sanción es de más de quince años.”18 17 Ibid, p. 290. 18 Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, 10 de diciembre de 1969.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 289

Estas son algunas de las características más importantes del gobierno de Eduardo Elizondo en los cuatro años que estuvo al frente del gobierno de Nuevo León. Sin embargo, a pesar de las obras públicas, la estabilidad económica y del desarrollo industrial del Estado, el sistema político mexicano comenzaba a resquebrajarse y, muy pronto, lo síntomas de las crisis sociales se convertirían en una pesadilla para los gobernantes. Según el censo del INEGI, para el año de 1970 la ciudad de Monterrey contaba con 858,107 habitantes, de los cuales 432,442 eran mujeres y 425,665 eran hombres; teniendo una densidad poblacional (habitantes por km2) de 1,901.4119; absorbiendo por sí sola cerca del 61% del total de población del estado de Nuevo León.20 Además era para ese año la más importante urbe industrial de la nación. Se calculaba que existían alrededor de 2 mil establecimientos industriales con inversiones mayores a 8,000 millones de pesos, dándoles trabajo a cerca del 24% de la población total del Área Metropolitana de Monterrey (AMM) y generando el 40% del ingreso anual de la ciudad.21 El ramo comercial se establecía como la segunda fuerza productiva del estado. Solvente y con fuerte respaldo del sistema bancario local y nacional, se tenían registrado que el aparato comercial regiomontano contaba con cerca 3,232 negocios oficialmente registrados. Además operaban 2,904 establecimientos de pequeños comerciantes, siendo la inversión total de ambos de 1,269 millones de pesos.22 El Fondo Monetario Internacional comentaba que en 1969 México alcanzado el mejor grado de liquidez de su historia.23

19 Hacia 1970 el AMM contaba con 1.3 millones de habitantes, y cubría una superficie aproximada de 17 mil 300 hectáreas, lo cual arrojaba una densidad bruta de 72 habitantes por hectárea. Con una tasa de crecimiento aun elevada, pero a la baja, de 4.6 por ciento durante la década de 1970. 20 INEGI, IX Censo General de Población de 1970. 21 Mendirichaga, Rodrigo. 100 años de comercio en Monterrey. Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos de Monterrey, Monterrey, 1983, p. 154. 22 Ibidem. 23 Mendirichaga, Rodrigo. 100 años de comercio en Monterrey. Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos de Monterrey, Monterrey, 1983, p. 155.


290 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Una década antes, al Área Metropolitana de Monterrey se había expandido hacia Guadalupe, San Nicolás de los Garza y San Pedro Garza García, pero para los años sesenta el crecimiento urbano había absorbido también a Apodaca, Santa Catarina y General Escobedo. “El Área Metropolitana de Monterrey quedó constituida (en los 60) por siete municipios entre los cuales Guadalupe y San Nicolás presentaban tasas muy elevadas y considerables volúmenes de población.”24 Como podemos atestiguar, la ciudad de Monterrey y su zona metropolitana fue de las poblaciones más favorecidas por la política de industrialización vía sustitución de importaciones, establecida en México al finalizar la Segunda Guerra Mundial. El desarrollo industrial giró alrededor de la siderurgia, el vidrio, la cerveza, el cemento, la química y los bienes duraderos. El crecimiento fabril implicó la contratación de una mayor cantidad de trabajadores, y por consecuencia una alta tasa de migración; esta tabla de producción va a provocar un destacado crecimiento urbano y una mayor demanda de servicios públicos a los gobiernos estatal y municipal. El crecimiento demográfico que la ciudad experimentó desde la década de los cuarenta hasta los setenta no fue fácil de controlar y menos de resolver para las autoridades. La llegada de estos migrantes procedentes de los pueblos de Nuevo León y de otros estados de la república y las complicaciones para establecerse en la urbe, así como para poder acceder a los servicios básicos (agua, vivienda, drenaje, trabajo) fue un elemento que complicó el desarrollo urbano y la labor de los gobiernos municipales. “Durante las décadas de los sesenta y los setenta del siglo xx, el municipio de Monterrey fue sin duda el de mayor crecimiento urbano, cuya principal proporción se debió a la proliferación de asentamientos irregulares y de muy bajos ingresos. Recordemos que hasta esas fechas la única forma de acceder a la propiedad urbana para la creciente población proletaria en el AMM, era ser uno de los privilegiados beneficiarios de los programas de vivienda obrera instrumentados por algunas grandes empresas regiomontanas, como la Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, la Cervecería Cuauhtémoc y la Vidriera Monterrey, entre otras; o, en su defecto, comprar un 24 Gustavo Garza. El proceso de metropolización de Monterrey. Consultado del sitio web http://www.ejournal. unam.mx/dms/no07/DMS00708.pdf el martes 21 de junio de 2016.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 291

lote económico, pero sin servicios, en alguna de las múltiples “uniones de colonos” que proliferaron en esa época, creando las primeras “colonias de urbanización progresiva”.25 En este contexto surgió “Tierra y Libertad”, una de las corrientes social-urbanas más importantes no sólo del norte de México, sino del país. La historia del movimiento data desde mediados de la década de los 60´s. Primero se fundaría la Central Independiente de Organizaciones del Pueblo (CIOP) bajo la dirección del Partido Comunista Mexicano (PCM) y de las Juventudes Comunistas. Su objetivo era formar una fuerza en contra de las prácticas manipuladoras de los organismos oficiales, particularmente la Confederación de Organizaciones Populares (CNOP), y para defender los intereses de los posesionarios, no sólo en el área de la vivienda, sino también en los aspectos de subsistencia. Muchos posesionarios ganaban su pan diario trabajando como vendedores ambulantes, que era un grupo que sufría de hostigamiento policial constante.26 Ya entrada la década de los setentas, más precisamente entre 1971 y 1973, se llevaron a cabo ocho invasiones al noreste de Monterrey, que llegaron a constituirse en colonias, entre ellas, la Mártires de San Cosme, la Mártires de Tlatelolco y la Genaro Vázquez. Las colonias sufrieron represión por parte de la policía regiomontana pero lograron sobrevivir. En marzo de 1973 una invasión de 1500 familias condujo a la creación de la Colonia Tierra y Libertad que en los años siguientes sirvió como centro de coordinación de las actividades del movimiento de posesionarios. En 1976 el movimiento se unió al Frente Popular Tierra y Libertad.27 De forma general, estas nuevas colonias de migrantes estaban integradas por nativos de los estados de Zacatecas, San Luis Potosí, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León. Se dedicaban particularmente a la albañilería, al ambulantaje, a la realización de artesanías, entre otras ocupaciones. “La organización del movi25 Roberto García Ortega. “Asentamientos irregulares en Monterrey, 1970-2000.” p. 6, consultado del sitio web http://www.colef.mx/fronteranorte/articulos/FNE2/4-fe2.pdf el miércoles 22 de junio de 2016. 26 Villinga, Meno. “Tierra y libertad: los pequeños márgenes de desarrollo autónomo”. Consultado del sitio web http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/033/MennoVellinga.pdf el miércoles 22 de junio de 2016. 27 Ibidem.


292 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

miento originalmente fue establecida para crear las máximas posibilidades de movilización autónoma. Cualquier atadura con la sociedad oficial fue rechazada. Los servicios urbanos (electricidad y agua) se obtuvieron colectiva e ilegalmente. Tomaron en sus propias manos la educación y la salud. Las ofertas de la sociedad oficial a este respecto fueron rechazadas.”28 Los conflictos urbanos y policiales de las autoridades con estos grupos también llamados “paracaidistas” no cesarían en las siguientes décadas ni con la creación de FOMERREY (Fomento Metropolitano de Monterrey), que debía regularizar los espacios de dominio público. Fue hasta que estos grupos comenzaron a tratar de salir de su aislamiento social y urbano, cuando el movimiento decayó en los años ochenta. Otro tema candente presente en la sociedad regiomontana a finales de los años sesenta fue la brutal represión estudiantil efectuada el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas en la ciudad de México. Este suceso marcó una nueva etapa en la historia del país y una transformación ideológica de esa generación que ha repercutido hasta nuestros días. Los ecos de este movimiento se podían sentir en septiembre de 1969, cuando el presidente Gustavo Díaz Ordaz presentando su quinto informe de gobierno se declaraba el único depositario de cualquier responsabilidad social, histórica, moral y legal que el gobierno tuvo en la represión del movimiento estudiantil.29 El 24 de septiembre la Sociedad de Alumnos de las diversas Facultades de la UNL, lamentaban la cerrazón oficial y el cierre de canales de dialogo para establecer una agenda educativa y social que diera cumplimiento al programa promovido por el Consejo General de Huelga. Pero aseguraban que el movimiento estudiantil en Nuevo León estaba vivo y que se había convertido “en una fuerza dinámica y progresista, ajena al compromiso político.”30

28 Villinga, Meno. “Tierra y libertad: los pequeños márgenes de desarrollo autónomo”. Consultado del sitio web http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/033/MennoVellinga.pdf el miércoles 22 de junio de 2016. 29 El Porvenir, 2 de septiembre de 1969, p. 1. 30 El Porvenir, 24 de septiembre de 1969, p. 10-A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 293

Este Movimiento insistía en la mala distribución de la riqueza en la ciudad, el espejismo de la alta tasa de desarrollo económico y la ausencia del nivel de vida de los regiomontanos, sólo equiparable para los dueños del capital. Por lo cual convocaban al pueblo de Nuevo León a que se uniera a los diversos eventos con miras a recordar que le lucha seguía viva en todo el país. Los eventos convocados eran los siguientes: 1. Jornada de conmemoración del primer aniversario del 2 de octubre de Tlatelolco del 28 de septiembre al 2 de octubre. Se incluirán conciertos, conferencia, erección de un movimiento en Ciudad Universitaria, y una marcha luctuosa por la ciudad. 2. Congreso de estudiantes de la UNL del 3 al 5 de octubre, en donde se abordaría el papel del estudiantado mexicano ante la crisis mundial, la calidad educativa en el estado y la estructura administrativa y de gobierno de la UNL.31 A la par, la Federación de Estudiantes del Tecnológico de Monterrey, el Consejo Estudiantil de la UANL y la Sociedad de Alumnos de la Normal Superior del Estado, fijaron su postura ante el primer aniversario luctuoso del Movimiento en un desplegado aparecido en los principales diarios de la localidad el 2 de octubre de ese año. Afirmaban que el país se hallaba detenido por lo que llamaron “40 años de aletargamiento de la revolución institucionalizada, realidad que mostraba la cruda discrepancia entre las ideas y los hechos.”32 Aseguraban que los estudiantes no violaban las leyes al salir a protestar contra el mal gobierno a la calle, porque es un deber ciudadano, y que en Tlatelolco fue el gobierno el encargado de romper la legalidad con su brutal represión. Por ello convocaban a su manifestación pacífica de ideas por las diversas calles de la ciudad.33

31 Ibidem. 32 El Porvenir, 2 de octubre de 1969, p. 10-B. 33 Ibidem.


294 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Pero la efervescencia estudiantil en Nuevo León iba más allá de la conmemoración luctuosa del 2 de octubre. Entre el alumnado, el profesorado y directivos de la UNL se manejaba ya la posibilidad de obtener para la máxima Casa de Estudios la anhelada autonomía universitaria. El 21 de octubre durante la comparecencia del gobernador Eduardo A. Elizondo ante el H. Congreso del Estado de Nuevo León se presentó una iniciativa de decreto de reformas a la Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León. En esta buscaba que el rector fuera electo por una Asamblea Universitaria integrada por maestros y profesores de Facultades y escuelas, electos exclusivamente para ese fin; y en tanto los directores de las facultades sería elegidos por una Junta Directiva de cada Facultad o Escuela.34 La iniciativa buscaba dar fin a los problemas políticos existentes en diversas facultades con las autoridades en funciones y dejar en manos de los universitarios la solución de esos problemas. Este hecho provocó que al día siguiente de hacerse pública la iniciativa tres mil estudiantes pidieran la renuncia del rector Dr. Héctor Fernández González y del Secretario Dr. Roberto Moreira en el Palacio de Gobierno.35 En el mitin realizado en la Plaza 5 de Mayo, alumnos y maestro censuraron las labores del Consejo Universitario en funciones, por lo que se pronunciaron por su completa restructuración. Mientras el gobernador Elizondo garantizó la gobernabilidad de la Universidad en este periodo de transición.36 En tanto el todavía rector Fernández González aseveraba que era poseedor de un puesto al cual había llegado por designio del c. gobernador Elizondo, y que no dejaría el cargo en manos de quienes quieren tenerlo de manera ilegal. Manifiesto enfáticamente estar de acuerdo con la Autonomía Universitaria, concebida y aplicada en los términos anteriormente enunciados. Sin embargo creo firmemente que la Autonomía por sí solo no garantiza el desarrollo armónico de nuestra Institución, sino va acompañada de un plan general que establezca 34 El Norte, 22 de octubre de 1969, p. 1-B. 35 El Norte, 23 de octubre de 1969, p. 1-B. 36 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 295

las bases de una verdadera Reforma Universitaria Integral que debe incluir una revisión profunda y cuidadosamente meditada.37 Por otra parte, el Lic. Genaro Salinas Quiroga, maestro decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, aceptaba que la autonomía universitaria debía estar plasmada en la nueva Ley Orgánica de la Universidad que dote de plenitud jurídica, “como en la Universidad Autónoma de México”. Para él, la autonomía universitaria significaba “libertad de cátedra y de investigación, independencia económica para manejar presupuesto y no estar sujeto (a) a dependencia alguna del Estado.”38 El 10 de noviembre de 1969, el H. Congreso del estado votó la aceptación de la autonomía universitaria tras la propuesta del gobernador Elizondo aprobando la modificación de los artículos 16 y 24 de la Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León. Se decidió por parte del Ejecutivo el nombramiento de un rector interino que sustituyera al Dr. Héctor Fernández González, y esta tarea recayó en el Lic. Enrique Martínez Torres, quien en su interinato sólo ocupó el cargo de rector por 14 días. Para el 10 de diciembre de ese año fue electo por el Consejo Universitario el Dr. Oliverio Tijerina Torres como el primer rector electo en la nueva era de la UNL para el periodo de 1969 a 1971. Así iniciaba la Universidad el sinuoso camino de la autonomía, que dos años después provocaría serios problemas políticos y sociales en el estado. En tanto, la capital de Nuevo León experimentaba un periodo de crecimiento de la mancha urbana y la demanda de servicios básicos en las colonias populares, y desde la administración municipal maquillaba el centro de la ciudad con un conjunto de nuevas obras destinadas a mejorar la vialidad y detener el problema de encharcamientos durante la época de lluvias. Durante la administración del Ing. César Lazo Hinojosa la ciudad recibió especial tratamiento en el departamento de servicios primarios, construyó el rastro de 37 El Norte, 26 de octubre de 1969, p. 12-B. 38 El Norte, 28 de octubre de 1969, p. 1-B.


296 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

aves, y urbanizó diversas colonias populares como la Moderna del noreste de la ciudad de Monterrey. Se amplió la avenida Constitución de Félix U. Gómez hasta el Puente Guadalupe y se concluyó la ampliación de la avenida Juárez a tres carriles de ida y vuelta desde la calle de 5 de Mayo hasta la Calzada Madero.39 Sobre la calle de Juan Ignacio Ramón, desde el antiguo Canalón del Ojo de Agua de Santa Lucía hasta la calle América se construyó en ese año de 1969 un ducto de drenaje pluvial para prevenir la inundación del centro de la ciudad. Un mes antes se había terminado el Colector Obispado, el cual pretendía eliminar los problemas pluviales a los habitantes del poniente de la capital. Estas obras costarían al municipio alrededor de 11 millones de pesos la cual se realizaría en tiempo de 9 meses, y además serían una de las más importantes de la administración municipal de Monterrey en turno.40 Además, en pleno periodo electoral municipal la administración del Ing. Lazo Hinojosa entregó cerca de 952 terrenos municipales a diversas familias de las colonias como la Arturo B. de la Garza, Santa Fe y Los Altos, pagando sólo la introducción de los servicios públicos como el agua, la luz y el drenaje. Esta entrega benefició a cerca de 8 mil personas de escasos recursos.41 El PAN municipal protestó este hecho como una intervención del alcalde en el proceso electoral, pero la Comisión Municipal Electoral no dio veredicto alguno. Esta entrega de terrenos fue resultado de la iniciativa de Ley enviada por el Ayuntamiento de Monterrey al Congreso del estado por el cual se autorizó la venta de estos terrenos municipales, pagando sus propietarios la inversión correspondiente a la introducción de servicios básicos. De esta forma los mencionados 952 beneficiados tendrían pronto un terreno propio con lo esencial para vivir de forma decente.42 En materia de comunicaciones, el 10 de septiembre de 1969 el gobierno del estado anunciaba el avance de la construcción del nuevo aeropuerto de la ciu39 El Norte, 14 de octubre de 1969, p. 1-B. 40 El Porvenir, 1 de septiembre de 1969, p. 1-B. 41 El Porvenir, 4 de septiembre de 1969, p. 1-B. 42 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 297

dad (hoy llamado Aeropuerto Internacional de Monterrey), ubicado también en Apodaca al oriente de ese municipio, en los límites con Pesquería, y que entraría en operación en abril de 1970. Hay que recordar que la ciudad ya contaba con una terminal aérea sobre la carretera a Laredo, pero ya no resultaba apto por la gran demanda de usuarios. Asimismo, el 11 de octubre se inauguraba la nueva Central de Autobuses llamada en ese entonces “Ing. Raúl Chapa Zárate” sobre la avenida Colón.43 Esta terminal vino a resolver el problema del transporte foráneo, ya que anteriormente las diversas líneas de autobuses se hallaban dispersas por varios puntos de la ciudad y daban problemas de traslado. De esta forma la ciudad finalizaba la década con un nuevo despertar, no solo de las conciencias, sino el de la presencia social en las calles. La efervescencia social, agitada durante los complicados años de los sesenta en la ciudad, repercutiría en la vida social, urbana y económica de Nuevo León, haciéndose patente la necesidad de cambios que transformaran el aparato político del partido oficial en el poder.

43 El Norte, 10 de octubre de 1969, p. 1-B.


298 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Precampaña El 24 de diciembre de 1968, el gobernador Eduardo A. Elizondo publicó en el Periódico Oficial un decreto en donde establece cambios para las administraciones municipales. Establece dos bienios de 1970 a 1971 y de 1972 a 1973, para que a partir de 1974 vuelvan los trienios (1974-1976) con la intención de homologar el mismo año electoral las elecciones de gobernadores y de ayuntamiento cada seis años. La ley establece lo siguiente:

“el ciudadano Licenciado Eduardo A. Elizondo, Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, a los habitantes del mismo, hace saber: Que el H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, LVIII Legislatura, que en uso de las facultades que le concede el Artículo 63 de la Constitución Política Local, expide el siguiente:

Decreto número 101 Artículo Primero:-Los miembros de los Ayuntamientos del Estado que se elijan durante el año de 1969 y tomen posesión ello el 1 de Enero de 1970, durarán en su encargo dos años y los miembros de los Ayuntamientos del Estado que se elijan durante el año de 1971 y tomen posesión el 1 de Enero de 1972, durarán en su encargo dos años, con lo cual se reforma, únicamente para estos dos períodos, el artículo 123 de la Constitución Política del Estado, que dice a la letra: “Los miembros del Ayuntamiento se renovarán cada tres años, tomando posesión los electos, el día 1 de Enero”.

Artículo Segundo:-Se reforma el primer párrafo del Artículo 84 de la Constitución Política Local, para quedar como sigue: “El Gobernador será electo cada seis años y tomará posesión de su cargo el día 1 de Agosto”. El texto actual del precepto citado expresa: “El Gobernador será electo cada seis años y tomará posesión de su cargo el día 4 de Octubre”. Transitorios:


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 299

Artículo Primero: Se autoriza al C. Licenciado Eduardo A. Elizondo Lozano para retirarse de su cargo el 1 de Agosto de 1973, acortando así su período constitucional en dos meses y tres días. Artículo Segundo:-Se derogan todas las disposiciones que se opongan a lo dispuesto en este Decreto, el cual entrará en vigor el día de su publicación en el Periódico Oficial. Lo tendrá entendido el C. Gobernador Constitucional del Estado, mandándolo imprimir, publicar y circular a quienes corresponda. Dado en ,,1 Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado de Nuevo León, en Monterrey, su capital, a los veintitrés días del mes de diciembre de mil novecientos sesenta y ocho.-Presidente: Dip. Lic. Salvador Benítez Galindo, Dip. Secretario: Flavio Santos Cárdenas, Dip. Secretario: José González Alvarado.Por lo tanto mando se imprima; publique, circule y se le dé el debido cumplimiento. Dado en el Despacho del Poder Ejecutivo, en Monterrey, Capital del Estado de Nuevo León, a los veinticuatro días del mes de Diciembre de mil novecientos sesenta y ocho. Lic. Eduardo A. Elizondo El Secretario General de Gobierno Lic. Baltazar Cantú Garza1 Con este ajuste, las próximas dos campañas municipales se realizarían en 1969 y 1971, abriendo un periodo intermedio de dos bienios de administración, y que para la elección de 1973 se volvería nuevamente a periodos de gobiernos de tres años. En tanto, otro problema surgió en la ciudad previo a las elecciones. Un grupo de seminaristas de Monterrey protestó por la negativa de las instancias electorales para empadronarlos y darles su credencial que los acreditara como electores. Este detalle legal surge a la luz pública porque la Constitución de la República establece que los ministros de culto no pueden tener derecho al voto. En respuesta, el Lic. Baltazar Cantú Garza, Secretario General de Gobierno y Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, comentó días después 1 Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, 24 de diciembre de 1968.


300 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que sí se les daría a todos los seminaristas mayores de edad su credencial de votar y que se les registraría como estudiantes y que a las religiosas que sean mayores de 21 años también se les entregarían sus identificaciones electorales acreditándose como maestras. Aseveró que la ley máxima de la República establece que sólo a los ministros de culto, es decir, sacerdotes ordenado, obispo, arzobispos y cardenales les es negado el voto, y no así a los estudiantes y maestros que imparten clases en alguna institución educativa. Así, se iniciaba la carrera política por alcanzar las sillas municipales en el estado. En donde la maquinaria priista se confrontaría desde varios frentes en el estado al Partido Acción Nacional con el único fin de recuperar los espacios perdidos en anteriores procesos electorales.

Precampaña priista Las aguas electorales se comenzaron a mover en la ciudad desde principios de septiembre, cuando el PRI nacional designó como su delegado general en Nuevo León al senador de Morelos Diódoro Rivera para que encausara el proceso en el estado con miras a las elecciones de 7 de diciembre. El senador Rivera llegaría a la ciudad una semana después de este nombramiento en medio de una romería de aspirantes a puestos de elección popular.2 En rueda de prensa, el gobernador del estado Lic. Eduardo Elizondo comentaba al respecto de la elección de candidato para Monterrey que en este contexto actual eran las personas las que elegían candidatos y que los partidos los promovían a ellos y a sus plataformas. Afirmaba que no tenía un tapado tras la manga y que sería el partido y sus bases los encargados de seleccionar la mejor opción para la ciudad capital del Estado.3 2 El Porvenir, 4 de septiembre de 1969, p. 1-B. 3 El Porvenir, 5 de septiembre de 1969, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 301

Negó que exista la figura del “tapado” al contestar la pregunta de un reportero con la frase “¿Quién lo sabe?”. Aseguró que tanto para él como para sus subordinados el tapadismo no existe, porque en el PRI no había represión que impida a los individuos expresar sus simpatías con la anticipación y lógica natural.4 Comentó que el proceso electoral en general sería demócrata y limpio de acusaciones y trampa y que confiaba en que los nuevoleoneses harán que el proceso sea nítido y cristalino para evitar manifestaciones poselectorales que lleven a la confusión de la sociedad y haya gobernabilidad en el Estado.5 Sobre este tema ahondaría antes del lanzamiento de la convocatoria del partido asegurando que no tenía ningún interés que personas ligadas a él accedieran a las candidaturas a los gobiernos municipales, y que sólo los que gocen de la simpatía del pueblo serían los encargados de encabezar las planillas del partido.6 El Comité Directivo Estatal del partido organizó el 5 de diciembre una Asamblea Pública para las revisiones y comentarios del V Informe del presidente Díaz Ordaz. Por lo cual invitó a los miembros de los tres sectores (Obrero, Campesino y Popular) y a la ciudadanía en general para que los acompañaran en el Teatro Florida a partir de las 20:30 horas.7 Ese día llegó a la ciudad el Delegado Nacional del partido el senador por el estado de Morelos Lic. Diódoro Rivera Uribe, quien se encargaría de organizar y palomear las planillas y candidatos a los puestos de elección popular con miras a las elecciones del 7 de diciembre. Aseguró que el presidente nacional del partido el nuevoleonés Alfonso Martínez Domínguez no tenía “ahijados en el estado” y que sólo los mejores hombres y mujeres participarían en la contienda electoral.8 Comentó que aún no había “amarres” para alguna candidatura y que su presencia es la de conciliar las legítimas aspiraciones de todos los priistas de Nuevo León. Afirmó que en el PRI no existían más la política “del compadrazgo, el caciquismo y de las recomendaciones”, que el partido se hallaba en otro nivel de estructura política.9 4 Ibidem. 5 Ibidem. 6 El Porvenir, 30 de septiembre de 1969, p. 1-B. 7 El Porvenir, 5 de septiembre de 1969, p. 3-B. 8 El Porvenir, 10 de septiembre de 1969, p. 1-B. 9 Ibidem.


302 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Respaldando la declaración del gobernador Elizondo en relación a que cada priista tiene el sano derecho de expresar sus aspiraciones políticas, aseguró que en el PRI hay esas libertades, pero también disciplina para esperar el anuncio de la convocatoria, que muy seguramente sería publicada después del 16 de septiembre. “Para el PRI la única opinión que vale es la del pueblo. Confió plenamente en el espíritu cívico y en la responsabilidad patriótica de los neoloneses para que la selección de candidatos del PRI la hagamos pueblo y partido juntos, con un solo interés, el de dejar satisfechas a todas las comunidades.”10 La CTM y la CNOP en voz de sus dirigentes estatales Rodolfo Gaytán y Jezzini Villarreal comentaron a la prensa que esperarían el lanzamiento de la convocatoria de ir midiendo los alcances de los candidatos que respaldarían y que lo albazos a favor de un compañero de partido deben tomarse como una indisciplina en el interior del PRI, por lo que sugerían a los compañeros se abstuvieran de hacer posicionamientos hasta que lleguen los tiempos que el partido dicta.11 Sin embargo, la resolución de los líderes obreros y populares no fue respetada ya que para el día 13 de septiembre ya se sondeaba el apoyo de las bases para que el Ing. Gerardo Torres Díaz fuera su candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey. Ese día las Uniones de Profesionales de la Liga Municipal de Monterrey de la CNOP encabezada por el Dr. Emilio Caballero Lazo, hacían público su voto a favor del Ing. Torres Díaz para que fuera el gallo del PRI para la capital del Estado.12 El “destape” del Ing. Torres Díaz había ocurrido desde el 7 de septiembre en la columna 1-2 de M.A. Kiavelo publica en el periódico El Norte, donde éste aseguró que el entonces Jefe de Obras Públicas del estado ya recibía apoyos abiertos para suceder a su homologo César lazo Hinojosa y que el PRI lo propondría en la convención municipal a realizarse en octubre.13 A partir de ese momento, llegó la cargada de apoyos para la candidatura del Ing. Gerardo Torres Díaz. De 39 años y nativo de Monterrey (nació el 11 de abril de 10 Ibid, p. 9-B. 11 El Porvenir, 15 de septiembre de 1969, p. 1-B. 12 El Porvenir, 14 de septiembre de 1969, p. 1-B. 13 El Norte, 7 de septiembre de 1969, p. 10-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 303

1930), era Ingeniero Civil egresado de la UNL y se desempeñó de 1967 a 1969 como Secretario de Obras Públicas del gobierno de Eduardo A. Elizondo.14 Era considerado uno de los más fuertes “elizondistas” dentro del gabinete estatal y un joven prospecto para que en 1973 peleara por la gubernatura de Nuevo León abanderando a los tricolores. Días subsiguientes, Mario Canales Sáenz a través de su columna “Se habla de ustedes” publicada en el Periódico El Porvenir aseguró que Gerardo Torres Díaz sería el próximo candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey. Revisó su currículo como universitario y funcionario público y recalco el apoyo que el gobernador Elizondo le ha dado.15 “En los frentes políticos se considera que virtualmente el Ing. Torres Díaz ha sido preseleccionado para que en su oportunidad el PRI lo postule como candidato para suceder al Ing. César Lazo Hinojosa. También es cierto que algunos priistas se han estado acercando al Ing. Torres Díaz para ofrecerle su respaldo, empero el profesional les ha expresado que es necesario que el partido lance su convocatoria respectiva para ajustarse a sus requerimientos.”16 Tras el destape de Torres Díaz, los días subsiguientes fueron de intensa calma en los salones del PRI. Los dirigentes de los tres sectores del partido no se pronunciaron a favor ni en contra de la designación, sino que pidieron a los miembros del partido esperar el lanzamiento de la convocatoria para dar un veredicto. Del mismo modo el gobernador Elizondo y el precandidato Torres Díaz permanecieron en silencio para esperar los tiempos de la elección de candidatos.18 Días después, se disparó una fuerte oleada de apoyo al precandidato Torres Díaz. El día 21 de septiembre numerosas comisiones femeniles de ligas deportivas, comités de mejoras y uniones de colonos de la colonia Independencia lo visitaron con la intención de apoyar la candidatura de este a la Presidencia Municipal de Monterrey. De esta forma se fue aclarando la formalidad de su candidatura para gobernar la capital del estado.1 Días después, una fuerte manifestación de apoyo 14 El Porvenir, 13 de septiembre de 1969, p. 1-B. 15 El Porvenir, 18 de septiembre de 1969, p. 10-B. 16 Ibidem. 17 El Porvenir, 15 de septiembre de 1969, p. 1-B. 18 El Porvenir, 22 de septiembre de 1969, p. 11-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 305

de la CNOP afuera del edificio del PRI aseguró la candidatura de Gerardo Torres Díaz para Monterrey.19 A su regreso de la ciudad de México, el Delegado Nacional senador Diódoro Rivera Uribe expresó que aún no sabía la fecha exacta para el lanzamiento de la convocatoria del partido, por lo que es necesario esperar la reunión del Consejo Nacional para que efectúen la redacción de este documento. Afirmó que el PRI no ha autorizado ninguna demostración de apoyo a personaje alguno, pero estima que estas han sido de buena fe, por lo que pidió a los militantes se sometan a sus sectores y desde allí, en los tiempos que marque el partido, puedan expresar sus preferencias políticas.20 El 19 de septiembre, la Coalición de Sindicatos de Choferes de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos adheridos a la CROC, en voz de su dirigente estatal Agustín Serna Mendoza públicamente apoyó la precandidatura de Gerardo Torres Díaz al que consideran el mejor gallo para Monterrey. Sobre esto el dirigente aseguró: “El ingeniero Torres Díaz es un brillante profesionista, que conoce mejor que nadie los grandes problemas que aquejan Monterrey. Por ello pedirán a su central obrera que lo proponga como candidato la CROC en la convención que celebrará oportunamente el Partido Revolucionario Institucional, de acuerdo con la convocatoria respectiva.”21 Una semana después, varios sindicatos de la CNOP se unieron a sus homólogos de la CROC para respaldar la precandidatura del Ing. Torres Díaz, según la reunión que estas agrupaciones tuvieron en el edificio para auscultar entre los agremiados las preferencias electorales.22 Dos días después, cerca de 5 mil ceneopistas de 243 organismos se reunieron en las afueras del edificio de la central popular sobre avenida Constitución para mostrar su simpatía y adhesión a favor del mencionado Torres Díaz, haciendo llegar su petición ante el Delegado Nacional de la CNOP Lic. Carlos A. Bárcena, quien se encontraba en Monterrey.23 19 El Porvenir, 27 de septiembre de 1969, p. 12-B. 20 El Porvenir, 20 de septiembre de 1969, p. 1-B. 21 El Porvenir, 20 de septiembre de 1969, pp. 1-B y 9-B. 22 El Porvenir, 26 de septiembre de 1969, p. 9-B. 23 El Porvenir, 28 de septiembre de 1969, p. 12-B.


306 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Al iniciar el mes de octubre, la dirigencia estatal del PRI anunciaba que sus candidatos a las elecciones municipales serían sometidos a exámenes con el fin de “demostrar su capacidad en la administración pública”. El Presidente del Partido en Nuevo León aseguró que se tomó el acuerdo de hacer la selección de candidatos, previo análisis de preparación y aptitudes de cada aspirante. 24 Ante el problema que el PRI enfrentaba para designar candidatos y planillas en el estado la columna 1-2 de M.A. Kiavelo publicada en el periódico El Norte criticaba fuertemente la falta de liderazgo del Delegado Nacional Diódoro Rivera Uribe y lamentó que en el momento, teniendo dos representantes de gran peso en el ámbito nacional como Alfonso Martínez Domínguez presidente nacional del partido y el Lic. Luis M. Farías como líder del Congreso de la Unión, el partido tricolor desquebraja su solidez política y deja a la deriva la hegemonía en el estado. Arguyó diferencias muy marcadas entre el Delegado Nacional del partido y el gobernador Elizondo, las cuales llevarían a la derrota del priismo en el estado el próximo diciembre.25 Este último comentaba en rueda de prensa de la necesidad que los partidos políticos eligieran bien a sus candidatos en las planillas y en especial a los que ocuparán el puesto de alcaldes judiciales para no ser impugnados ante los organismo electorales, por lo que sugirió que estos organismos se acercasen al Tribunal Superior de Justicia, “porque en ellos recae la realización de la justicia para los pobres.”26 Además dijo: “Hemos luchado mucho por mejorar la administración de la justicia en Nuevo León y creo que lo estamos consiguiendo. Sin embargo nos preocupa ciertamente la situación de la justicia menor en los municipios del Estado y estimo una obligación mía de exhortar a los Partidos Políticos en este sentido. Los Partidos Políticos gozan de absoluta libertad de elegir por mayoría de votos a los Alcaldes Judiciales, pero en este caso una mala selección y luego una mala elección sería de gravísimas consecuencias.”27 Finalmente, el PRI lanzó su convocatoria para la elección de planillas que renovaran los ayuntamientos del estado para el bienio de 1970-1971 el día 11 de 24 El Norte, 7 de octubre de 1969, p. 1-B. 25 El Norte, 1 de octubre de 1969, p. 7-B. 26 El Norte, 16 de octubre de 1969, p. 1-B. 27 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 307

octubre. Tal documento presentaba variantes al anterior girado en 1966 para la misma elección como la que establece que la cantidad de firmas solicitada para registro de la candidatura la cual asciende a dos mil (la anterior solicitaba solo mil firmantes). La apertura para el registro de precandidatos iniciaba el día de la publicación y terminaba el martes 14 de octubre.28 Las convenciones municipales en cada municipio se realizarían el día 19 de octubre a partir de las 10 horas y firmaban el documento el Dr. José Treviño Faz como Presidente del PRI en Nuevo León y el Lic. Julio E. Canseco Galarza como Secretario General. En relación a esta convocatoria, el PRI invitaba a sus tres sectores por medio de un desplegado aparecido en el periódico El Norte el sábado 18 de octubre en la sección Local. En el establecía la reunión partidista en cada municipio del Estado a partir de las 10 horas en donde se elegirían las planillas y candidatos con miras a las elecciones de 7 de diciembre próximo.29 Con el apoyo de los tres sectores del PRI (Obrero, Campesino y Popular),30 el Ing. Gerardo Torres Díaz se registró como precandidato único para la contienda la cual se registró el señalado domingo 19 de octubre en las instalaciones del Teatro Municipal “José Calderón” dentro de la Convención Municipal del partido. En su toma de protesta Torres Díaz habló sobre los más necesitados en la ciudad y la necesidad de ayudarlos para que vivan en bienestar: “nos enfrentaremos a todo problema de la comunidad para encontrarle solución adecuada y estaremos atentos al pulso de las necesidades de las clases económicamente débiles para intentar por todos los medios a nuestro alcance, cubrirlas íntegramente.”31 El hasta ese momento Secretario de Obras Públicas aseguró en su discurso que el desarrollo empresarial será respaldado por su gobierno para que tenga un desarrollo armónico con la sociedad y así crear más fuentes de ingreso para las familias regiomontanas. Por lo que se les creará un estímulo municipal para que sigan invirtiendo más en la ciudad, y que de esa forma será el que coordinare los esfuerzos de todos, a los que se sumarán él y su gabinete de trabajo.32 28 El Porvenir, 11 de octubre de 1969, p. 1-B. 29 El Norte, 18 de octubre de 1969, p. 7-B. 30 La CTM, la CROC, la CNOP. 31 El Porvenir, 20 de octubre de 1969, p. 1-B. 32 Ibidem.


308 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En un discurso donde la palabra “Revolución” no fue aludida, Torres Díaz aceptó el liderazgo del presidente Gustavo Díaz Ordaz y del gobernador Eduardo A. Elizondo, asegurando que trabajaría en conjunto con ellos para servir a la comunidad regiomontana. Terminó su disertación con las siguientes palabras: “porque estamos conscientes de que nuestros aciertos acrecentarán la fe que el Pueblo todo de Nuevo León y de México mantienen en nuestro Partido. Y que juntos levantaremos la estructura que nos permita, en unión de nuestros hijos, disfrutar de una vida amable y digna.”33 Su planilla de trabajo para el Ayuntamiento de Monterrey quedó integrada de la siguiente forma: Ing. Gerardo Torres Díaz, Presidente Municipal, Dr. Agustín Serna Ávila como Presidente Municipal Suplente; Regidores Ernesto Tijerina Campos, Roberto Chauquet Jezzini Villarreal, J. Guadalupe Hernández, Noé Castillo Rodríguez, Mario Canales Sáenz, Salvador Cantú González, Ernesto Garza Sánchez, Gonzalo Moreno Gamboa, Mario Galván Rodríguez, Raúl Torres Arredondo, J. Guadalupe Ruiz, Raúl Caballero Escamilla, José Trujillo Morales, Agustín Serna Mendoza; Síndicos: Elena González Cortina y Álvaro Alanís Escamilla; como Alcaldes Judiciales Carlos Garza Aguilar, Alfonso Ayala Villarreal y Hugo Cantú García. La Lic. Minerva Juana María Torres es candidata a Juez Judicial Suplente y la única mujer dentro de la fórmula propuesta por el PRI en la Convención Municipal.34 Un día después de ser elegido candidato del PRI, el Ing. Gerardo Díaz Torres reseñó su vida en una entrevista para un medio local, en ella dijo ser hijo de un ferrocarrilero, tener afición por la natación, las novelas de Julio Verne, la música clásica y popular. Además aseguró que en la calle se siente un hombre serio, de trato amable y jovial, pero en la oficina un matemático exhaustivo. Habló de su servicio en la UNL como catedrático de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica y de la Facultad de Ingeniería Civil.35

33 Ibidem. 34 El Porvenir, 20 de octubre de 1969, p. 1-B. 35 El Norte, 20 de octubre de 1969, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 309

Ya como candidato, Torres Díaz publicó en los periódicos locales un telegrama enviado al Lic. Luis Echeverría Álvarez, en relación a su nombramiento como candidato del PRI a la presidencia de la república para el periodo 1970-1976. El texto íntegro dice lo siguiente: “Sr. Lic. Luis Echeverría Álvarez. La nación a través de la opinión pública siempre ha seleccionado a sus mejores hombres para bienes de la Patria y a usted.” Gerardo Torres Díaz.36

Es hasta el 28 de octubre, cuando la dirigencia estatal del PRI tomó protesta a sus 51 candidatos a presidente municipal de Nuevo León. El Teatro Florida de Calzada Madero fue el escenario de este hecho en donde a las 19 horas el Delegado Nacional senador Diódoro Rivera Uribe les recibió el juramento a los candidatos a alcaldes para las elecciones del 7 de diciembre.37 Así iniciaba el PRI la contienda electoral por las elecciones municipales de 1969, pero y ¿la oposición?

36 El Norte, 22 de octubre de 1969, p. 11-A. 37 El Norte, 28 de octubre de 1969, p. 7-B.


310 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Precampaña panista Mientras el PRI tenía actividad prelectoral desde principios de septiembre, el Partido Acción Nacional en Nuevo León se cuestionaba sí debían participar en las elecciones municipales de 1969. El domingo 14 de septiembre se realizó la Convención Regional en las instalaciones del Comité Regional del Partido ubicado en las calles de Mariano Escobedo y Gral. Treviño en el centro de Monterrey. La reunión estuvo presidida por Antonio L. Rodríguez, el Delegado Nacional Roberto Corella procedente de Baja California, el Dr. Luis Hinojosa y Elías Tueme.38 En esta Convención se acordó participar en las elecciones para renovar los ayuntamientos de Nuevo León, con una alta expectativa de triunfo. Además se buscaba retener los municipios de San Pedro Garza García y Abasolo (gobernados por Acción Nacional), así como ganar Monterrey, Santa Catarina, San Nicolás de los Garza y Sabinas Hidalgo, “pues los sectores del PRI se encuentran en franca pugna y muy divididos.”39 El Delegado Nacional del partido el bajacaliforniano Norberto Corella exhortó a los panistas a realizar una participación activa para asegurar un triunfo que el partido oficial no pueda borrar con sus tradicionales mañas. Señaló que en medida del interés que los albiazules pongan en las elecciones municipales de diciembre, será el grado de fuerza de opinión de la oposición nacional, “que clama para México un estado saludable en el mundo político.”40 En tanto el líder estatal del partido Ing. Alfredo Corella comentó que tenían la expectativa de retener en esta elección los municipios de Garza García y Abasolo, y grandes oportunidades de triunfo en San Nicolás de los Garza, Santa Catarina, Monterrey, Sabinas Hidalgo, Cerralvo y Cadereyta Jiménez. Por lo que realizarán campañas apegadas a las necesidades ciudadanas y garantizar un triunfo sorpresivo en estos municipios.41

38 El Porvenir, 14 de septiembre de 1969, p. 1-B. 39 El Porvenir, 15 de septiembre de 1969, p. 1-B. 40 Ibidem. 41 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 311

Asimismo, el Dr. Leonardo González dio a conocer el análisis de las condiciones políticas en que se efectuaba la elección y el dictamen ante la Asamblea del Consejo Regional del partido, con las siguientes conclusiones: • Ganar el mayor número de alcaldías en el estado de Nuevo León. • Difundir ampliamente el contenido panista de la doctrina municipal. • Extender y afianzar los cuadros básicos y darle mayor solidez a la organización.42 Afirmó que los futuros ayuntamientos que Acción Nacional pretende encabezar deben estar integrados por administradores limpios, capaces y eficaces en la prestación de servicios públicos y de interés colectivo, como lo refiere el punto doce del ideario panista que dice “El municipio debe ser autónomo, responsable y sujeto a la voluntad de sus gobernados.”43 La poca presencia mediática de las actividades preelectorales del PAN se ven reflejados en la casi nula propaganda de actividades y convenciones en la prensa y demás medios de comunicación. Sólo hasta el 2 de octubre una pequeña inserción pagada por el partido dio indicios de su presencia en las elecciones municipales. En ella se pedía a la ciudadanía empadronarse ante la Oficina de la Delegación Estatal del Registro Nacional de Electores para poder estar en el Padrón Electoral y votar el 7 de diciembre.44 El 21 de septiembre en la columna “De Política, Casos y Rostros” publicada en el Periódico El Porvenir se comentó que la convención estatal había aprobado la participación panista en las elecciones del 7 de diciembre próximo. Y que en Monterrey el más posible candidato albiazul saldría entre el Ing. Manuel de la Garza, el Dr. Luis Hinojosa, el Dr. Gonzalo Guajardo, el Lic. Alejandro Chapa y el Dr. Abelardo Salas Guerra.45 42 Ibidem. 43 Ibidem. 44 El Porvenir, 2 de octubre de 1969, p. 2-A. 45 El Porvenir, 21 de septiembre de 1969, p. 1-B.


312 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Al día siguiente, la columna 1-2 de M.A.Kiavelo publicada en El Norte aseguró el divisionismo habido en el PRI no hacía más que alimentar los bastiones del PAN en el estado, dándole expectativa de triunfo en otros municipios. Argumentó que el mal momento que el PRI vivía en el estado era provocado por el apetito voraz de los caciques que solo buscaban colocar a placer a sus agremiados en las planillas municipales y dejando en puestos de segunda importancia a personajes importantes del priismo, y que el único que “podría sacar a la marrana del atolladero” era el gobernador Elizondo, pero tenía las manos atadas. Sobre el panismo, el columnista aseguró que en Monterrey le faltaba un buen candidato de arrastre popular, y que: “ninguno de los mencionados en sus corillos podría llegar a sumar la votación mayoritaria; pero sí el PRI insiste en su vieja práctica de importar un desarraigado y de menospreciar la dignidad y el decoro de sus propios miembros en la caprichosa y descarada imposición, esta Columna no responde del resultado del escrutinio. Porque sí imponer es malo, pero sería hacerlo con lujo de impudicia y falta de tacto.”46 En tanto, el Comité Directivo Regional del partido solicitaba a los ciudadanos del estado acudieran a revisar el padrón publicado por la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral en las oficinas del Registro Nacional de Electores ubicadas sobre la calle de Ignacio Allende #222 Poniente en el centro de Monterrey o en las cabeceras municipales de cada municipio, y que el plazo para hacer tal trámite se cerraría el 14 de octubre del año en curso.47 Sin embargo, la falta de acuerdos en el Comité Municipal de Monterrey obligó al PAN a posponer la elección de su planilla para contender por la alcaldía regiomontana. El 29 de octubre el PAN anunciaba la candidatura de 11 planillas para contender por los municipios de Abasolo, Cerralvo, San Pedro Garza García, General Terán, Iturbide, Linares, Sabinas Hidalgo, San Nicolás de los Garza, Santa Catarina y Zaragoza, dejando pendiente la elección en Monterrey.48

46 El Norte, 22 de septiembre de 1969, p. 11-B. 47 El Norte, 2 de octubre de 1969, p. 9-B. 48 El Norte, 29 de octubre de 1969, p. 11-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 313

De última hora y en el cierre de los registros de la Comisión de Vigilancia Electoral de Nuevo León el 31 de octubre, Acción Nacional registró la planilla por Monterrey encabezada por el Ing. José S. Aldape Guajardo para Presidente Municipal y el Arq. Enrique Lobo Quiroga para Presidente Municipal Suplente; como Regidores Julián Leal García, Américo Salinas Villarreal, Raúl Garza Sloan, Pura Torres de Corella, Patricio Sada Muguerza, Enrique Puente Sanchez, Delia Ortegón, Enrique Obando Rodríguez, Rafael Pozas, Donaciano Garza Hernández, José C. Vázquez, Fernando Campuzano Zambrano, Héctor Mendiola, Rodolfo Luna; como Síndicos Luis Hinojosa Berrones, Baltazar Villarreal; como Alcaldes Segundos Judiciales Eulalio G. Guerra, Gilberto F. Allen, Francisco Flores Soto. José S. Aldape Guajardo nació en Apodaca Nuevo León el 1 de noviembre de 1910. Fue hijo de Alberto Aldape y de Juana Guajardo y se casaría con la señorita Emma Zepeda el 20 de enero de 1936. Ingeniero de profesión, trabajó en la Compañía Fundidora de Monterrey y miembro de Acción Nacional desde la fundación del partido en Nuevo León. Fue socio de los Caballeros de Colón, Club de Leones, A.M.I.M.E. y Sociedad de Ingenieros y Técnicos A.C.49 De esta forma iniciaría la campaña electoral municipal en Nuevo León, en donde la organización y el vasto presupuesto del partido oficial lucharía por retener la mayor cantidad de alcaldías y recuperar espacios perdidos en otras elecciones, mientras que el PAN lucharía por retener lo ganado anteriormente y aspirar a conquistar con muy pocas posibilidades la capital del Estado.

49 Maycotte, Mónica (coordinadora). Quien es quien en Monterrey. Libromex del Norte, Monterrey, 1987, p. 11.


Campaña De forma entusiasta, el 1 de noviembre iniciaron oficialmente las campañas electorales en los ayuntamientos de Nuevo León. Mientras el PRI tuvo candidatos en todas las cabeceras municipales del estado, el PAN registró planillas para competir en 12 municipios. Los candidatos panistas para candidatos a alcaldes en esta elección de 1969 fueron: Monterrey, José S. Aldape; Abasolo, J. Alberto Garza Niño; Cerralvo, Dr. Américo Benavides; Garza García, Lic. Sergio Francisco de la Garza; General Terán, Jesús Garza Benavides; Iturbide, Vicente Gómez Ramírez; Linares, Gustavo González López; Montemorelos, Rogelio Esparza García; Sabinas Hidalgo, Armando González Ancira; San Nicolás de los Garza, Jesús Hinojosa Tijerina; Santa Catarina, Arturo Ayala Martínez; General Zaragoza, Lauro Galindo Grimaldo.1

PRI “Surgí del pueblo y a él serviré” arengaba el Ing. Gerardo Torres Díaz en el Cine Edén de la colonia Independencia al iniciar su campaña electoral por la alcaldía de Monterrey ante miles de personas reunidas en ese lugar.2 Y es que a diferencia de otras campañas de candidatos del PRI, Torres Díaz era joven y tenía simpatía con las clases populares. Así de dinámico iniciaba su labor con el electorado regiomontano y dándole perfil popular a su propuesta municipal por la capital del Estado. Torres Díaz afirmaba en su mensaje la gran fortaleza del regiomontano, quien nacido en esta tierra o de otros lugares, sabía ocuparse y sacar adelante a sus familias. Así, desde el barrio que simboliza la migración y el trabajo diario, afirmó que sólo el día a día podrá abrirnos las nuevas oportunidades para lograr el bienestar colectivo: “Nuestros antepasados nos enseñaron el deber del trabajo. Y nos acostumbraron que la naturaleza nos niega sus dones, por lo cual hemos hecho del trabajo una pasión.”3

1 El Norte, 1 de noviembre de 1969, p. 1-B.

2 El Norte, 2 de noviembre de 1969, p. 14-B. 3 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 315

Ese mismo día, su esposa, la señora Evelia Saldívar de Torres repartió obsequios en las escuelas del sector como parte de la campaña del candidato entre las colonias populares. Allí se comprometió ante las madres de familias a que su marido mejoraría las condiciones físicas de las aulas y dotaría de servicios de drenaje y agua potable, para que los niños no pasen por problemas de salud.4 Ante cientos de trabajadores electricistas de la Sección 97, el candidato priista expresaba que los puestos públicos no son prerrogativas de mando o poder, sino una oportunidad para servir al pueblo. Y que desde la presidencia municipal se encargaría de mejorar las condiciones de vida de sus familias y de los regiomontanos.5 Más tarde, en la plaza del Topo Chico convivió con vecinos de esa congregación, y de las colonias Nogales, 9 de Agosto y Topo Chico Nueva en donde se le entregaron algunas peticiones para satisfacer las necesidades de las familias, tales como pavimentación, drenaje y agua potable. En su discurso comentó lo siguiente: “Sí el erario municipal queda enterrado bajo tierra en líneas de agua y drenaje, estaremos cumpliendo con los postulados de la Revolución Mexicana y con los deseos del señor presidente Lic. Gustavo Díaz Ordaz y del señor gobernador Lic. Eduardo Elizondo.”6 El día 8 de septiembre el candidato tricolor aseguró ante más de cinco mil personas en la explanada del Fraccionamiento Buenos Aires, que el PRI había superado la etapa de las campañas costosas, discursos incendiarios, los discursos demagógicos y actitudes amañadas, para pasar a las campañas honestas y de frente a la ciudadanía.7 En la columna M.A.Kiavelo del periódico El Norte del 11 de noviembre, se comparaban las campañas políticas de Torres Díaz (PRI) y de Aldape (PAN) haciendo premisa a la simplicidad de la publicidad de ambos contendientes. “Una Glosa completa merecen los cartelones que el PAN y el PRI han colocado por toda la ciudad para la promoción de sus respectivos candidatos a la Alcaldía de Monte4 Ibidem. 5 El Norte,7 de noviembre de 1969, p. 7-B. 6 El Norte, 11 de noviembre de 1969, p. 8-B. 7 El Norte, 9 de noviembre de 1969, p. 13-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 317

rrey. Se advierte que la publicidad del PAN a favor de su gallo José S. Aldape, es menos abundante pero más objetiva y goza de una colocación más estratégica. En cambio la del PRI es vasta y de gran colorido, pero carece de la objetividad que llama la atención y que motiva a la gente. Los carteles del PRI a favor de Gerardo Torres Díaz necesitan de una explicación muy amplia para ser entendidos, cosa que no ocurre con los del PAN. Así las cosas, sí el PAN pierde en esta contienda electoral que se nos avecina, no vayan a decir que fue por falta de buena publicidad. Y sí el PRI gana, tampoco vayan a pensar que el triunfo es siempre del mejor.”8 El 11 de noviembre el Comité Directivo Estatal estipuló que aquellos priistas que se hayan prestado para registrarse como “independientes” serían expulsados del partido, esto como una recomendación del CEN nacional y de los estatutos. Esta medida es una decisión tomada para detener la crisis interna que vivía el partido en el estado y la división que estaba provocando la salida de miembros tricolores a otras instancias políticas al no ser favorecidos por las convenciones municipales realizadas en octubre pasado.9 El presidente del partido en el estado José Treviño Faz aseguró que esta medida sería aplicada sólo para aquellos que se desistan a dejar las candidaturas independientes, como en el caso de Mier y Noriega o Santiago, donde los candidatos independientes son de filiación priista: “La expulsión se efectuará por considerar que han traicionado los principios que se han señalado infringiendo así mismo, la fidelidad que deben demostrar en respaldo a los acuerdos que ordene el propio Comité Directivo Nacional.”10 En su visita a las colonias Niño Artillero, Del Prado e Hidalgo, el candidato del PRI Ing. Gerardo Torres Díaz planteó la necesidad de que los funcionarios de una ciudad de Monterrey siempre busquen servir, resaltando la importancia del bien común y de buscar ayudar al prójimo, y aseguró que siempre ha sido su espíritu servir a quien lo educó; en consecuencia su espíritu sería de servicio al pueblo.11 8 El Norte, 11 de noviembre de 1969, p. 11-B. 9 El Norte, 12 de noviembre de 1969, p 1-B. 10 Ibidem. 11 El Norte, 13 de noviembre de 1969, p. 10-B.


318 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

De forma franca aceptó ante las multitudes reunidas en estas colonias la limitación presupuestal de la ciudad y aseveró que la administración municipal no imprime billetes, ni acuña monedas; sólo administra y coordina los impuestos que el pueblo paga, por lo que su gobierno tendrá el límite del presupuesto asignado para su uso transparente.12 En la colonia Vidriera el candidato Torres Díaz se comprometió a construir más escuelas en las zonas de mayor población y que a través de estudios socioeconómicos se comprueben que haya mayor tasa de analfabetismo. “Mediante cooperación, la futura administración tendrá el propósito de lograr el apoyo económico de la Federación para la construcción de aulas para planteles de primaria y secundaria, de acuerdo a los convenios tripartitos ya establecidos.”13 Más tarde, en el mismo sector de la ciudad, el candidato priista visitó la colonia Victoria y ante una multitud reunida para escuchar sus palabras aseguró que su administración municipal sería de “hechos y no de promesas.” Y que utilizaría hasta el último centavo del presupuesto municipal para utilizarlo en obras de beneficios de la comunidad.14 Bajo el lema de su campaña “un gobierno para las mayorías” el Ing. Gerardo Torres Díaz visitó la popular colonia Moderna, en donde coherente con su discurso refirió a la multitud que lo aclamó en su visita el 17 de noviembre:“Sí para el gobernador del estado Eduardo Elizondo el campo es primero, para la próxima administración, sí ustedes la depositan en nosotros, las colonias populares serán primero.”15 Desde la columna “1-2” de M.A.Kiavelo impresa en El Norte se comentaba que la campaña panista en el Estado estaba activa y que sí el PRI se dormía en sus laureles podía llevarse una sorpresa el día de la elección.16

12 Ibidem. 13 El Norte, 15 de noviembre de 1969, p. 10-B. 14 Ibidem. 15 El Norte, 18 de noviembre de 1969, p. 11-B. 16 El Norte, 20 de noviembre de 1969, p. 12-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 319

En uno de sus mítines finales, el candidato priista se reunió con vecinos de las colonias del norte de la ciudad en el cine “Rivera” de la colonia Hidalgo, a quienes les pidió su respaldo absoluto para lograr ejecutar el proyecto de trabajo que ha elaborado para la ciudad en los próximos dos años, y que resume la política del presidente Díaz Ordaz y del Lic. Echeverría, candidato a la presidencia de México.17 En la colonia Chepevera sostuvo que sólo el diálogo con el pueblo hará que la administración municipal que encabezará rinda los frutos deseados. Sostuvo que sólo el voto popular puede fortalecer al gobierno en turno y que él confía en el respaldo de la ciudadanía.18 Ese día, además visitó Cigarrera “La Moderna” y la colonia Cementos donde varios cientos de vecinos le extendieron su simpatía para que resulte ganador en las elecciones municipales del 7 de diciembre, y éste se comprometió a trabajar para que las mejoras materiales se hagan patentes en las calles de ese sector.19 Posteriormente, ante dos mil de personas que lo aclamaron en el cine “Tropical” de la colonia Moderna, Torres Díaz se comprometió a tener un gobierno “de puertas abiertas” y administrar la ciudad para que las personas más humildes eleven su nivel de vida. En su discurso expuso lo siguiente: “… como candidatos postulados por el PRI para integrar el próximo Ayuntamiento de Monterrey, nos corresponde coordinar la actividad ciudadana en quien reside la verdadera fuerza de nuestro partido y de nuestra comunidad. Nos atañe preocuparnos por elevar el nivel de vida de las clases más humildes hasta el punto que nuestra conciencia se quede satisfecha por el deber cumplido, de acuerdo con las posibilidades materiales, espirituales y humanas con que podamos contar, sí es que llegamos a regir nuestra ciudad.”20 El 22 de noviembre en punto de las 20 horas visitó la Plaza Santa Isabel en la Calzada Madero y 20 de Noviembre ante más de dos mil personas, desde donde se comprometió a cambiar la cara urbana de la ciudad, realizar más obras de 17 El Norte, 22 de noviembre de 1969, p. 9-B. 18 El Norte, 22 de noviembre de 1969, p. 9-B. 19 Ibidem. 20 El Norte, 23 de noviembre de 1969, p. 15-B.


320 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

beneficio a la comunidad y a manejar con honradez el dinero del pueblo. En su plática con los vecinos afirmó: “La Revolución no ha terminado. No nos engañemos; todavía nos falta mucho por hacer, más falta por tiempo que por carencia de vocación en el servicio. Es necesario caminar pues todos los regiomontanos unidos y optimistas, pues lo saben, es largo el camino recorrido, pero es más grande el que tenemos por delante.”21 Al día siguiente se dirigió junto a su esposa al Mineral de San Pedro y San Pablo donde fue recibido de buena manera por los vecinos y ante los cuales se comprometió a traerles el progreso de la modernidad. En esta reunión considerada histórica, ya que ningún candidato a puesto de elección popular había visitado este lugar, dio su palabra de que con “eficiencia, honradez, trabajo y dignidad” se podía gobernar y representar al pueblo.”22 Los vecinos de este sector se sintieron alegres con la visita del candidato y solicitaron la construcción de un aula para los niños que cursaban la primaria, quien les aseguró que sería una de sus primeras obras de gobierno, una vez instalado en la presidencia municipal de Monterrey.23 El martes 25 de noviembre el candidato tricolor estuve presente en un mitin con vecinos de las colonias La Pedrera, Nuevo Repueblo y México al sureste de la ciudad. Cerca de mil vecinos escucharon las palabras del candidato y se comprometieron a ofrecerle su voto, para que los ayude con las necesidades de sus colonias. Desde el estrado, el Ing. Torres Díaz comentó: “Tenemos fe en la solución de los problemas y seremos elegidos por el pueblo y sostenidos por él. Por lo que no es fácil ganarse el favor del pueblo.24 Un día después, se reunió con vecinos de las colonias Altamira, Caracol y Fraccionamiento Buenos Aires, con quienes se implicó a impulsar las obras de mejoras materiales y a invertir en servicios necesarios para que las familias vivan con bienestar y tranquilidad.25 21 El Norte, 25 de noviembre de 1969, p. 9-B. 22 El Norte, 25 de noviembre de 1969, p. 9-B. 23 El Norte, 25 de noviembre de 1969, p. 9-B. 24 El Norte, 26 de noviembre de 1969, p. 7-A. 25 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 321

El jueves 27 de noviembre la comitiva del PRI realizó un mitin con familias de las colonias Mederos y Sierra Ventana. Acusó que siguía en la búsqueda de soluciones más adecuadas para que, en caso de que el voto le favorezca el día de la elección, pueda ayudar a todas las familias regiomontanas.26 Ese día por la noche, el candidato priista se presentó en el cine Diana para platicar con vecinos de los Condominios Constitución en uno de sus últimos mítines. Allí ante más de mil personas según los organizadores, palpó el apoyo que la comunidad regiomontana le habría mostrado en la campaña y refrendó su propuesta por mejorar las condiciones de seguridad en el sector, tanto con rondines policiacos como con la reparación del alumbrado.27 Posteriormente, el viernes 28 el Ing. Torres Díaz se reunió con cerca de tres mil personas en el cine Buenos Aires con vecinos del fraccionamiento del mismo nombre para confirmar la adhesión a su campaña y su política que será, dice, “de puertas abiertas”. Desde ese lugar dijo a los presentes: “Mi gran pasión por servir al pueblo, únicamente tendrá como límite mi capacidad y la del erario municipal y éste último será escrupulosamente manejado dentro de mi política de trabajo, que será a beneficio del pueblo y sus clases más necesitadas.”28 Además los exhortó a que el domingo 7 de diciembre cumplieran con su deber cívico y que emitieran su voto a favor de la planilla del Partido Revolucionario Institucional, la cual él encabeza. Afirmó que su compromiso es apoyar las obras que beneficiaran al pueblo.29 Para concluir el periodo electoral, el candidato del PRI Ing. Gerardo Torres Díaz anunciaba en rueda de prensa el cierra de campaña programado para el miércoles 3 de diciembre en la Arena Coliseo a partir de las 19:30 horas con acceso gratuito a quien deseara asistir. Participarían en la parte artística la cantante Lucha Moreno y su esposo José Juan, los Hermanos Rodríguez, el Mariachi “Los Reyes de Guadalajara”, y el Grupo “Los Codos”.30 26 El Norte, 28 de noviembre de 1969, p. 11-B. 27 Ibidem. 28 El Norte, 29 de noviembre de 1969, p. 10-B. 29 Ibidem. 30 El Porvenir, 3 de diciembre de 1969, p. 10-B.


322 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Ante más de seis mil personas reunidas en la catedral de la lucha libre y el box de Monterrey, el Ing. Torres Díaz concluyó su labor proselitista. Reafirmó ante los asistentes que la Revolución Mexicana no se había consumado aún en las familias nuevoleonesas, “porque no ha realizado aún todos sus objetivos y porque no ha cumplido a satisfacción todas sus promesas y no ha terminado, mientras existan casos de injusticia, miseria o desamparo.”31 Bajo el cobijo de sus simpatizantes y representantes de los tres sectores del PRI, Torres Díaz confió en que el trabajo, la honestidad y el progreso le permitirán gobernar con justicia la ciudad y daría todo de sí para aminorar los lastres de miseria en que algunas personas aún viven: “mientras sigan manifestándose en los regiomontanos las actitudes de insatisfacción de pan, de vivienda, de vestido, de salubridad, de educación y de trabajo, los principios revolucionarios seguirán vigentes.” 32 En este mitin el candidato priista dio por concluida su campaña. Estuvieron presentes en el presídium distinguidas personalidades de la política como el Senador Diódoro Rivera Uribe, Delegado Nacional del PRI; el Dr. José Treviño Faz, Presidente del Comité Directivo Estatal; así como el candidato y su distinguida esposa.33 El sábado 6 de diciembre apareció en los principales de comunicación un desplegado a media página firmado por el Frente Político Social de Unificación Popular adherido a la CNOP de Nuevo León y dirigido al Ing. Gerardo Torres Díaz como candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey. En el establece los siguientes puntos: • Que la Revolución Mexicana promueve el incremento de nivel de vida de los mexicanos. • Que el candidato del PRI a la presidencia de la república ha mencionado estos preceptos y se ha propuesto realizar una nueva forma de justicia, mediante la redistribución de la riqueza. 31El Porvenir, 5 de diciembre de 1969, p. 17-A. 32 Ibidem. 33 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 323

• Que la inmensa mayoría de integrantes de esta organización son causantes del municipio, y que para cumplir con esas obligaciones se imponen sacrificios hasta el grado de quedarse sin ingresos para las necesidades más elementales. • Que los agremiados a esa organización saldrán a votar el 7 de diciembre por los candidatos del PRI, porque es el partido que lucha por impulsar al pueblo. • Que aplauden de forma anónima su campaña anti demagógica para no dar falsas esperanzas al pueblo. • Que no obstante lo anterior, han recibido con desagrado la noticia de que la futura administración que el encabezaría a partir del 1 de enero de 1970, proyecta aumentar en 10 millones anuales el Presupuesto de Ingresos del Municipio. Ya que como siempre, se gravaría la precaria economía de los pequeños propietarios y a los grandes industriales no se les quitará un solo centavo. • Que los recursos que se pretenden obtener para el erario municipal se obtengan de los pocos que tienen mucho y no de los muchos que tienen poco. • Ésa organización propone gravar las utilidades y las inversiones para hacer una equitativa distribución de las obligaciones fiscales.

Concluyen el comunicado bajo el lema “Por la Patria y la Revolución” y los firman Claudio Olvera como presidente y Alejandro Lartigue como secretario.34

34 El Norte, 6 de diciembre de 1969, p. 10-B.


324 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

PAN Ante la opinión pública, el candidato panista a la alcaldía de Monterrey Ing. José S. Aldape, presentaba el programa de gobierno electo por la Convención Municipal de Monterrey. Aldape aseguraba tener más de treinta años como miembro del Partido Acción Nacional, además de ser uno de sus fundadores en la entidad. Profesionalmente se desempeñó como Jefe del Departamento de Ingeniería de la Cía. Fundidora de Acero y Fierro de Monterrey.35 Teniendo el lema de “Monterrey mejor, con mejores administraciones”, Aldape propuso la reorganización del rubro de Hacienda implantando el más moderno sistema de control, sin aumento de impuestos y cotidianamente publicando las cuentas para que el ciudadano se entere del balance real de las mismas.36 Para solventar el problema vial que existe en la ciudad, se ejecutará un programa integral de reparación y pavimentación de las calles y a la par crear una nueva distribución de las rutas de pasajeros, creando un sistema eficaz y cómodo que ubique a Monterrey como una urbe moderna y ágil. Reorganización del Departamento de Tránsito, de Seguridad Pública y de Limpia, demandando al gobierno del estado una mayor capacitación profesional para los agentes de tránsito y policías. Se crearán nuevas Delegaciones de Policía para cubrir los barrios con mayor problemática de seguridad.37 Además propone analizar el programa de la Secretaría de Educación Pública para revisar la construcción de nuevas escuelas en las zonas de mayor distribución demográfica. Así como la creación de escuelas industriales que ofrezcan carreras técnicas a los jóvenes y que por las noches estas aulas sean usadas para la capacitación de los obreros. Se concederá el entubamiento de las colonias que no tienen acceso al agua potable y drenaje, solicitando al Congreso la remoción de la empresa de Agua y 35 El Norte, 5 de noviembre de 1969, p. 8-B. 36Ibidem. 37Ibidem.


326 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Drenaje de manos del gobierno estatal a favor del gobierno municipal para el mejor uso de la distribución del vital líquido. La creación de nuevos mercados populares para el abasto de los bienes básicos y la ampliación de la red de alumbrado, iniciando el proceso de retiro de los cables y líneas aéreas por el del cableado subterráneo, así como la construcción de un nuevo puente peatonal que comunique a la colonia Independencia con el centro de Monterrey.38 Ya casi para finalizar el proceso electoral en los últimos días de noviembre, el candidato panista Ing. José S. Aldape apareció en rueda de prensa para invitar a los electores para que lo favorecieran con su voto. “Acción Nacional contiende contra el monopolio político del partido-gobierno en 12 municipios. El proceso pone a prueba también al gobernador Elizondo quien hizo declaraciones empeñando su palabra de que el voto ciudadano sería respetado. También aquí el pueblo está urgido de sacudirse a las autoridades priístas, por su comprobada ineptitud en largos años de malas administraciones municipales.”39 Según lo refiere, su campaña electoral estuvo apegada codo a codo a las necesidades de la ciudadanía, con 58 mítines en colonias populares y cruceros. Siempre al aire libre, repudiando los lugares cerrados, predilectos de los acarreadores, difundiendo su programa de gobierno municipal. Convocaba a la gente libre de Monterrey para que lo acompañaran en el mitin de cierre de campaña que realizaría en la Plaza Zaragoza el sábado 29 de noviembre a las 20 horas.40 El sábado 20 de noviembre, día que se celebra la Revolución Mexicana, el candidato panista habló desde la colonia Independencia en la plaza “Díaz Mirón” del tema de la autonomía municipal. Estuvo acompaño por el Dr. Abelardo Salas Guerra excandidato panista a la alcaldía regiomontana y también excandidato a gobernador.41

38Ibidem. 39 El Porvenir, 27 de noviembre de 1969, p. 8-A. 40Ibidem. 41El Norte, 20 de noviembre de 1969, p. 6-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 327

El cierre de campaña se anunció para el sábado 29 de noviembre en la Plaza Zaragoza a partir de las 20 horas. En el cartel de promoción del candidato panista se afirma que el Ing. Aldape había tenido cerca de 58 mítines electorales en plazas y cruceros, al aire libre, “repudiando el uso de locales cerrados, predilectos de los acarreadores.”42 Un día antes de la elección, el Comité Regional del Partido Acción Nacional a través de su presidente el Ing. Alfredo Corella Gilsama, daba a conocer ante la ciudadanía una carta abierta enviada al gobernador Eduardo A. Elizondo, en donde expresaban su preocupación por la agitación electoral en varios municipios del estado por causa de la manipulación excesiva que miembro del PRI hacían de los padrones municipales. Ante el peligro de un estallido social, Corella recriminaba al primer ejecutivo del estado que no hiciera algo por detener la siniestra sombre del fraude electoral. “Hay en su gobierno personas interesadas a que usted falte a su palabra. Son ellos sus enemigos y también, enemigos del pueblo. Éstos han cometido la impudicia de aceptar órdenes directas de Alfonso Martínez Domínguez, Presidente [Nacional] del PRI, quien no sólo se limita a instruir a los elementos de su Partido, sino que dictatorialmente pretende invadir y manejar por sus propios intereses los asuntos y responsabilidades del gobierno de Nuevo León.”43 El Partido afirma que en la realización de las elecciones está en juego su rectitud, su honor, su palabra y la imparcialidad de gobernar para todos ciudadanos de Nuevo León con estricto apego a la justicia. Asegura que el pueblo espera su actuación y se reservará el juicio al respecto de su honor y palabra para emitirlos en el desarrollo del proceso electoral, concluyendo la citada carta con la siguiente frase: “Severo es siempre el juicio del pueblo.44 Además del Comité Regional del Partido Acción Nacional, firman los comités municipales de Abasolo, Cerralvo, San Pedro Garza García, General Terán, Iturbide, Linares, Monterrey, Sabinas Hidalgo, San Nicolás de los Garza, Santa Catarina y Zaragoza, contendientes en las elecciones del 7 de diciembre. 42 El Porvenir, 27 de noviembre de 1969, p. 8-A. 43El Porvenir, 6 de diciembre de 1969, p. 1O-A. 44 Ibidem.


328 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Organismos electorales La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral de 1969, quedó constituida por el Lic. Baltazar Cantú Garza como presidente, Lic. Francisco Rodríguez A. como secretario, Lic. Salvador Garza Salinas como representante del Poder Ejecutivo, Lic. Salvador Benítez Galindo y Lic. Gonzalo Martínez Galindo como representantes del Poder Legislativo y Lic. Rubén Barragán Garza y Lic. Francisco Calvi como representantes de los Partidos Políticos.45 Para el 25 de julio de 1969 quedó instalada la Comisión Municipal Electoral de Monterrey y quienes encabezaron este organismo fueron el Dr. Othón Ruiz Montemayor como presidente, el C.P. Jesús María Cantú como secretario y Lic. Sergio Guerra como vocal. Ellos serían los encargados de organizar, realizar y calificar la elección municipal de diciembre.46 Las oficinas de esta Comisión se ubicaron sobre la calle Modesto Arreola 812 Oriente en el centro de Monterrey, y aceleraron su labor electoral a partir del 16 de septiembre, cuando iniciaron el diseño de la división del municipio por secciones electorales y levantaron el padrón electoral que finalmente sería usado el día de la jornada el domingo 7 de diciembre.47 Por esas fechas, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral presidida por el entonces Secretario General de Gobierno del estado Lic. Baltazar Cantú Garza, informaba a la comunidad que el padrón electoral se hallaba bajo protección de las Comisiones Municipales para su manejo y distribución durante el proceso electoral. Invitaba a los nuevos electores que se empadronaran ante los respectivos Delegados Municipales, quienes les entregarían su credencial de elector, expirando el tiempo para estos el día 30 de septiembre del año en curso.48 Una modificación hecha en 1964 a la Ley electoral vigente de 1949 planteaba la reasignación de los Distritos Locales y su configuración en los territorios del 45El Porvenir, 13 de septiembre de 1969, p. 9-B. 46 Archivo General del Estado de Nuevo León. Oficialía de Partes, Caja 1101, Expediente 4741. 47 Ibidem. 48 El Porvenir, 13 de septiembre de 1969, p. 9-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 329

estado. Para la elección de 1969 la distribución de los Distritos se dividió de la siguiente manera: • 1º Distrito Local; Monterrey. Comprende calle Coahuila, acera Poniente, desde la Loma Larga al Norte, hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor, acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por Avenida Madero, acera Sur en dirección Poniente hasta la calle de Juan Álvarez, acera Oriente hacia el Sur, al Poniente hasta calle Serafín Peña; y por ésta en su acera Oriente en dirección al Sur hasta la Loma Larga. • 2º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Serafín Peña desde Loma Larga por la acera Poniente hacia el Norte, hasta Juan Ignacio Ramón; calle Juan Ignacio Ramón acera Norte hacia el Oriente hasta calle Juan Álvarez; por calle Juan Álvarez acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero, acera Sur al Poniente hasta la Avenida Dr. José Eleuterio González, acera Oriente al Sur calle Vancouver; y de allí hacia el Poniente hasta comprender los municipios de Garza García, Santa Catarina y Villa de García. • 3º Distrito Local: Monterrey. Comprende Avenida General Bernardo Reyes acera Poniente al Norte desde Avenida Madero hasta el límite Poniente de la Congregación de Topo Chico, prolongándose en línea imaginaria hasta comprender entre otras las colonias del Maestro, San Jorge, Las Cumbres y Vista Hermosa, en cuyo límite al Sur se prolonga hasta la calle Vancouver en su cruzamiento con la Avenida Dr. José Eleuterio González; de allí por la Avenida José Eleuterio González acera Poniente al Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero acera Norte al Oriente para cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes. • 4º Distrito Local: Monterrey. Comprende avenida Bernardo Reyes acera Oriente al Norte hasta Calzada Madero hasta comprender la Congregación del Topo Chico, el municipio de San Nicolás de la Garzas y sus congregaciones Santa María y Nicolás Bravo por el Oriente; por el


330 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Antiguo Camino a San Nicolás, acera Poniente, hacia el Sur, desde el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas hasta la Avenida Progreso; Avenida Progreso acera Sur al Poniente hasta la calle Diego de Montemayor; calle Diego de Montemayor acera Poniente, hacia el Sur hasta Avenida Madero; y Avenida Madero acera Norte hacia el Poniente hasta cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes.

• 5º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Diego de Montemayor acera oriente al Norte desde Tapia (Adolfo Prieto) hasta Progreso; por Progreso al Poniente acera Norte hasta el Antiguo Camino a San Nicolás; por el Antiguo Camino a San Nicolás al Norte, acera poniente, hasta el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas; por el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas al Oriente acera Sur hasta el límite de los municipios de Villa de Guadalupe y Monterrey; y por este al Sur acera Poniente hasta el margen Norte del Río Santa Catarina margen Norte hacia el Suroeste con todos sus accidentes hasta el Camino que conduce del extremo Oriente de la Avenida Adolfo Prieto a éste; por el mismo camino hasta la Avenida Adolfo Prieto al Poniente, acera Norte, hasta Diego de Montemayor. • 6º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Coahuila acera Oriente, desde la Loma Larga hacia el Norte hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor acera Oriente hacia el Norte hasta Avenida Adolfo Prieto acera Sur, al Oriente hasta su terminación; continuándose hacia el Sur por el camino que conduce al Río Santa Catarina con todos sus accidentes, al Oriente, hasta el límite con el municipio de Villa de Guadalupe; quedan comprendidos en este Distrito la Zona Rural incluyendo Los Remates, Mederos, La Estanzuela, Los Cristales y los Minerales de San Pedro y San Pablo. Se incluye también el municipio de Villa de Guadalupe, N.L. • 7º Distrito Local: Sabinas Hidalgo, Vallecillo, Villaldama, Bustamante, Lampazos de Naranjo, Anáhuac y Congregación Colombia.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 331

• 8º Distrito Local: Cerralvo, General Treviño, Agualeguas, Parás, Melchor Ocampo, Los Herreras, Los Aldamas, Doctor Coss, General Bravo, China y los Ramones. • 9º Distrito Local: Cadereyta Jiménez, Villa de Juárez, General Escobedo, Salinas Victoria, El Carmen, Abasolo, Hidalgo, Mina, Apodaca, Pesquería, Dr. González, General Zuazua, Marín, Higueras y Ciénega de Flores. • 10º Distrito Local: Linares, Hualahuises, Montemorelos, General Terán, Allende y Villa de Santiago. • 11º Distrito Local: Galeana, Rayones, Iturbide, Aramberri, General Zaragoza, Dr. Arroyo, Mier y Noriega.49

El 1 de octubre publicaron en diversos medios impresos de comunicación, así como en las oficinas de ésta Comisión la división territorial y los padrones electorales para que los ciudadanos y los partidos políticos tuvieran acceso a ellos, según refiere la Ley Electoral. El 22 de octubre se señaló como el último día para que este organismo publicara el número de casillas de su circunscripción, el área o poblado que abarcan y los nombres de los presidentes y secretarios que estarán en las casillas recibiendo el voto ciudadano. Entre el 16 y el 31 de octubre se accedió al registro de candidatos y planillas para la contienda electoral. El Partido Revolucionario Institucional registró candidatos en los 51 municipios del estado, mientras el Partido Acción Nacional propuso fórmula para 12 municipios: Monterrey, San Pedro Garza García, Santa Catarina, San Nicolás, Abasolo, Sabinas Hidalgo, General Terán, Montemorelos, Linares, Iturbide, Zaragoza y Cerralvo. Se registraron 5 candidaturas independientes.50 El 1 de noviembre, la Comisión Municipal de Monterrey publicó un impreso en los principales medios de comunicación impresos de la ciudad, en donde avisaba 49 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto 126, Reforma a la Ley Electoral del Estado de Nuevo León, 1964. 50 El Norte, 7 de diciembre de 1969, p. 1-B.


332 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

a los ciudadanos que en cumplimiento del Artículo 52º de la Ley Electoral ponían a la vista los padrones definitivos y la división territorial del municipio en los Bajos del Palacio Municipal (frente a la Plaza Zaragoza), en la Delegación del Registro de Electores (calle Allende 222 Poniente) y en las Oficinas de esa Comisión ubicadas en la calle de Modesto Arreola 812 Oriente. Firmaban el comunicado el Dr. Othón Ruiz Montemayor (presidente), el C.P. Jesús María Cantú (secretario) y Lic. Sergio Guerra (vocal) El sábado 22 de noviembre la Comisión Municipal Electoral de Monterrey publicaba en los medios impresos la división territorial y ubicación de las casillas el día de la elección. Se notificó que los ciudadanos que hayan cambiado de domicilio después de la última elección y que no lo hayan notificado a esta Comisión sólo podrían votar en la casilla donde anteriormente votaron.51 Cada distrito electoral fue organizado en base a una letra para mayor identificación de los ciudadanos de la forma siguiente: 1. Distrito Local: Monterrey. (Letra A) 2. Distrito Local: Monterrey. (Letra B) 3. Distrito Local: Monterrey. (Letra C) 4. Distrito Local: Monterrey. (Letra D) 5. Distrito Local: Monterrey. (Letra E) 6. Distrito Local: Monterrey. (Letra F) La labor electoral de esta Comisión concluyó en diciembre cuando el 6 de diciembre, un día antes de la elección se cerró el registro para que los partidos y candidatos independientes enviaran la lista de escrutadores y representantes que deberían fungir el día de la jornada electoral.

51 El Norte, 22 de noviembre de 1969, p. 8-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 333

El día 7 de diciembre este organismo se encargaría de supervisar la instalación de mesas electorales y la realización del voto ciudadano de las 9 a las 17 horas. Y recibiría los paquetes electorales de cada casilla y el jueves 11 de diciembre instalar la Junta Computadora que contabilizará los votos del total de casillas y declarar el ganador de la elección.


334 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Poscampaña El día 7 de diciembre finalmente se llevaron a cabo las elecciones municipales. Monterrey contaba con una lista nominal de 345 mil votantes, esperándose una votación de más del 50% del padrón. Ante un clima frío y lluvioso que no dejó subir la temperatura mayor a 12ºC, el horario de las casillas sería de las 9 am a las 5 pm. Además, como parte del protocolo electoral las cantinas y centros nocturnos permanecerán cerrados desde el primer minuto del domingo 7 de diciembre.1 Ese día, el presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral Lic. Baltazar Cantú Garza comentó que de los alrededor 600 mil electores en el estado, este organismo esperaba una participación mayor al 50%. Aseveró que se instalarían 455 casillas y que todo estaba dentro de la normalidad de la elección. Que no tenían focos rojos, pero se mantendrían en sesión permanente en las oficinas de la Secretaría General de Gobierno, esperando que no hubiera actos de violencia.2 Se preveía una elección cerrada tanto en San Pedro Garza García, Abasolo, Sabinas Hidalgo, Santa Catarina, San Nicolás de los Garza, Linares y Villa de Santiago, en donde en los primeros dos municipios el PRI era oposición, ya que gobernaba un alcalde de extracción panista. Según los analistas, la elección en Monterrey se consideraba tranquila y sin mayores complicaciones para el candidato del PRI.3 Se había preparado un gran despliegue de seguridad en el estado ante la presencia del ejército que cuidarían las calles y casillas. Sólo unos días antes, el gobernador Elizondo había mandado un telegrama al Secretario de Gobernación Lic. Mario Moya Palencia para que las fuerzas federales destacamentadas en el estado pudieran encargarse de la seguridad pública y de la legalidad del acto electoral.4 Una editorial de Gonzalo Guajardo publicada en el periódico “El Porvenir” titulada “El domingo a votar”, expresa que la Ley Electoral vigente era deficiente y muy arcaica (aprobada en el año de1949), pero ofrecía mínimamente garantías 1 2 3 4

El Porvenir, 6 de diciembre de 1969, p. 1-B. El Porvenir, 7 de diciembre de 1969, p. 1-B. Ibidem. Archivo General del Estado de Nuevo León. Oficialía de Partes, Caja 1101, Expediente 4741.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 335

de funcionalidad para una elección limpia. Afirma que sí es acatada por ciudadanos y partidos políticos se podría tener funcionarios públicos que tengan legitimidad, pues serán electos por el pueblo.5 Ese mismo día, Acción Nacional denunciaba el hallazgo de centenares de boletas cruzadas a favor de los candidatos del PRI en Garza García y San Nicolás de los Garzas que serían depositadas en las urnas, y que tales pruebas las tiene en su poder la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral.6 Así acontecía el día de la elección en la ciudad de Monterrey y en el estado. En medio de un clima político alterno que iba de una ambiente tranquilo y de poca efervescencia como en Monterrey, hasta el clímax explosivo como en Garza García, Santiago y Sabinas Hidalgo. Para el anochecer de aquel gélido domingo 7 de diciembre se leía en el medio político local una clara y contundente victoria del candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey Ing. Gerardo Torres Díaz. Al considerar que el ritmo de votaciones estuvo como el clima, frío, aseguró que la tendencia de votos le era favorable y que había ganado por una gran cantidad de margen a su oponente panista.7 Mientras tanto su oponente, el Ing. José S. Aldape declaraba su frustración por la fría respuesta del electorado regiomontano y su terrible apatía por hacer suyos los derechos cívicos del sufragio universal. Aseguraba que la lucha electoral se había hecho pero que simplemente el pueblo en esta ocasión no le respaldó en las urnas.8 Y es que según las crónicas periodísticas, los regiomontanos fueron a todas partes, menos a las urnas.9 Se decía que ante el clima gélido que se presentó en la ciudad, los regiomontanos prefirieron quedarse en sus casas, y los que se atrevieron a salir fueron a divertirse a espectáculos o a los templos. Un reportero anónimo del periódico “El Porvenir” aseguró que al visitar las casillas de la colonia Unidad Modelo, al 5 6 7 8 9

El Porvenir, 4 de diciembre de 1969, p. 2-B. El Porvenir, 7 de diciembre de 1969, p. 1-B. El Porvenir, 8 de diciembre de 1969, p. 1-B. Ibidem. Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 337

poniente de la ciudad, pudo comprobar una “grave irregularidad”: en camiones eran acarreadas numerosas personas a quienes se les permitió votar sin estar incluidas en el padrón electoral, violando así la Ley ante la complacencia de los integrantes de las casillas y el representante del partido oficial.10 Comentó que en Santa Catarina había violencia en las casillas y que hasta las mujeres eran agredidas, además de negarles el voto. En Garza García, San Nicolás y Sabinas Hidalgo se utilizaron padrones amañados para que la gente “libre” no votara y se introdujeron ocultamente votos falsos en las urnas. De estos acontecimientos tuvieron conocimiento las autoridades lectorales, pero, afirma el reportero, no tomaron las medidas que requiere la Ley Electoral.11 En tanto, el Comité Directivo Estatal del PRI festejaba el rescate de municipios perdidos con anterioridad, como en San Pedro Garza García que lo recuperó de manos del PAN. El triunfo en 50 de los 51 municipios del estado mostraba el reposicionamiento electoral que el PRI había tenido y había dejado sólo en manos de la oposición (el PAN) al municipio rural de Abasolo.12 Según sus números, la capital del estado se había ganado con una ventaja de 10 a 1 contra el candidato del PAN. Y es que sólo unos 128 mil regiomontanos de los 345 empadronados acudieron a la cita con la democracia, dejando el aroma de una elección gris por el 33% de porcentaje de votación. Tímidamente, el PAN reclamó días después fraude en las elecciones de San Pedro Garza García, San Nicolás de los Garza y Santa Catarina, por medio de la alteración del padrón electoral, aviadores, urnas con votos a favor del PRI y compra de votos. En Monterrey la derrota en el proceso sería aceptada, pero con las reservas del caso. Todo parece indicar que no hubo alteración al orden y la dirigencia panista giró su energía en defender el triunfo en los municipios antes mencionados.13 10 11 12 13 14 15

Ibidem. Ibidem. Ibidem. El Porvenir,11 de diciembre de 1969, p. 13-A. El Porvenir, 12 de diciembre de 1969, p. 1-B. El Porvenir, 12 de diciembre de 1969, p. 10-A.


338 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El jueves 11 de diciembre se reunió la Comisión Municipal Electoral de Monterrey poco después de las 10 horas encabezada por el señor Jesús M. Cantú, Secretario de la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral, en el Teatro Municipal “José Calderón” y los presidentes que fungieron en las casillas. Hecha la instalación se procedió a elegir la directiva que encabezaría la Junta Computadora recayendo tal obligación en Maurilio Villarreal como presidente, en el Ing. Antonio Santos como secretario, Carlos López Solís y Lino Treviño como escrutadores. Tras el recuento de los votos, el cual fue protestado por el presidente del PAN en el estado Alfredo Corella, se procedió al nombramiento de Presidente Municipal electo, en manos del Ing. Gerardo Torres Díaz candidato postulado por el Partido Revolucionario Institucional. La entrega de credenciales se dio a partir de las 13 horas en el Gimnasio del edificio del PRI a causa del frío y llovizna que se suscitaba en la ciudad.14 La cifra oficial de la elección para la Presidencia Municipal de Monterrey fue la siguiente: Candidato

Partido

Votos recibidos

Gerardo Torres Díaz

PRI

118,554

José S. Aldape Guajardo

PAN

11,978

*Fuente: El Porvenir, 12 de diciembre de 1969, p. 1-B.

El PRI defendió su triunfo en las urnas, acusando a Acción Nacional de no reconocer el voto ciudadano, tratando de engañar a la comunidad con supuestas boletas cruzadas a favor de su partido, y que fueron utilizadas por ellos mismos para presentarlas como pruebas ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Afirma que las bases legales de la Ley Electoral fueran respetadas por la institución y que su triunfo fue legítimo, apegado a derecho. Aseguran que en el PRI nunca insultarían de forma personal o institucional a ningún organismo político y que tienen un compromiso con los ciudadanos que los eligieron, por lo que se sienten comprometidos a cumplirles y a dejar en claro que la política no es publicidad, sino obligación de servicio. Que en los países


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 339

democráticos no existen vencedores ni vencidos, “sino ciudadanos electos para servir en los puestos públicos a la comunidad.”15 Finalmente, el 31 de diciembre de 1969, en la Sala de Cabildo del Palacio Municipal de Monterrey se efectuaría la renovación de autoridades municipales en la capital del estado, dejando el Ing. César Lazo el puesto en manos del Ing. Gerardo Torres Díaz para el bienio 1970-1971.

DATOS DE LA CIUDAD DE MONTERREY DURANTE EL PROCESO ELECTORAL DE 1969 Población de Monterrey Lista de electores Distritos Locales en Monterrey Casillas instaladas en Monterrey Candidatos del Partido Revolucionario Institucional Candidatos del Partido Acción Nacional

Candidatos Independientes Resultado oficial de la votación en Monterrey

858,107 habitantes 345,725 votantes 6, del distrito 1º al 6º 455 51 municipios del estado de Nuevo León 12 candidatos a alcaldes. Estos fueron; Monterrey, José S. Aldape; Abasolo, J. Alberto Garza Niño; Cerralvo, Dr. Américo Benavides; Garza García, Lic. Sergio Francisco de la Garza; General Terán, Jesús Garza Benavides; Iturbide, Vicente Gómez Ramírez; Linares, Gustavo González López; Montemorelos, Rogelio Esparza García; Sabinas Hidalgo, Armando González Ancira; San Nicolás de los Garza, Jesús Hinojosa Tijerina; Santa Catarina, Arturo Ayala Martínez; General Zaragoza, Lauro Galindo Grimaldo 4 candidatos en Santiago, Sabinas Hidalgo, Mier y Noriega y Salinas Victoria Gerardo Torres Díaz, PRI, 118,554 votos José S. Aldape, PAN. 11,978 votos


VI Julio Camelo MartĂ­nez (PRI), 1972-1973


Julio Camelo MartĂ­nez


Contexto regional

E

n la elección federal de 1970 el Partido Revolucionario Institucional postuló al Lic. Luis Echeverría Álvarez (LEA) como su candidato presidencial. Además del PRI, LEA fue promovido al mismo puesto por el Partido Popular Socialista y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana. En tanto que la oposición únicamente representada por el Partido Acción Nacional eligió al Lic. Efraín González Morfín como su candidato presidencial. Con el lema “Arriba y Adelante”, Luis Echeverría logró seducir la conciencia ciudadana en un tiempo donde el PRI ganaba todas las elecciones y obtenía la mayor parte de los puestos de elección popular en todo tipo de elecciones (municipales, estatales o federales). Gracias a una buena campaña en donde tuvo a su disposición todo el aparato oficial logró el triunfo en las urnas aquel 5 de julio de 1970 con 11;904,368 de votos a su favor (sumado los del PRI, PPS y PARM), representando un 84.32 % del porcentaje final de votación.1

En tanto el panista González Morfín2 utilizó la frase “La Patria es Porvenir” y logró sumar 1;945,070 votos que representó el 15.68% total.3 Se previó que votaron ese día 14;117,701 mexicanos, muchos por primera vez de entre 18 y 21 años a causa de la Reforma a la Ley Federal Electoral que el presidente Gustavo Díaz Ordaz promovió en 1969. El Congreso de la Unión quedó definido de la siguiente manera para el periodo de 1970 a 1973: • Partido Revolucionario Institucional

178 Diputados

• Partido Acción Nacional

20 Diputados

• Partido Popular Socialista

10 Diputados

• Partido Auténtico de la Revolución Mexicana 5 Diputados4 1 Diario de debates del Congreso de los Estados Unidos Mexicanos. Año de 1970. 2 Véase Madero Quiroga, Adalberto Arturo (compilador). Discursos de campaña de Efraín González Morfín, compilación en 12 tomos, Senado de la República, México, 2004. 3 Ibidem. 4 Ibidem.


344 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En tanto el Senado se compuso de 60 representantes del Partido Revolucionario Institucional. El porcentaje de participación ciudadana en esta elección fue del 65.20% y se estima que ha sido una de las de mayor participación porcentual en la historia reciente de México. Para algunos especialistas políticos, la elección de Luis Echeverría a la Presidencia de la República se dio en medio de las secuelas de la represión del movimiento estudiantil de 1968. Su designación como candidato del PRI por el presidente Díaz Ordaz fue atribuible a la garantía de continuidad y firmeza que él representaba frente a las movilizaciones sociales.5 Y es que desde su campaña electoral, LEA mandó señales contrarias. El ya famoso minuto de silencio que propuso en memoria de las víctimas de la represión estudiantil fue interpretado como una clara expresión de ruptura y hasta de condena a la política de su predecesor. Al inicio de su sexenio, Luis Echeverría ofreció a la izquierda y a las clases medias una “apertura política” que consistió fundamentalmente en una amnistía para los presos políticos, un acercamiento con los líderes estudiantiles y la implantación de varias políticas destinadas a reducir las tensiones sociales.6 Lo que sucede es que al ser nominado como candidato presidencial, Luis Echeverría lanzó una campaña que prometía el retorno a las raíces populares de la revolución mexicana. Hizo una promesa formal de reparto de la riqueza, al mismo tiempo que se comprometió a lograr mayor eficiencia en el aparato productivo nacional; reivindicó el programa de justicia social del cardenismo y el papel que debe jugar el Estado como rector de la economía, en un programa de desarrollo compartido de los beneficios.7 Trató de conciliar con el sector estudiantil y “hacerlos a la causa”. Como lo refiere el investigador Luis Medina: “desde el inicio del nuevo régimen se puso en marcha una estrategia diferente para evitar la aparición de un movimiento 5 Jean-François Prud’homme “El Estado y la participación política: las reformas electorales de 1977” en: Luis Medina Peña (coordinador). El Siglo del Sufragio, De la no reelección a la alternancia. Fondo Cultura Económica, México, 2007, p. 178. 6 Ibid, p. 179. 7 Tomado del sitio web http://portalacademico.cch.unam.mx consultado el 29 de septiembre de 2016.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 345

similar [al movimiento estudiantil] y encauzar el descontento prevaleciente, compuesto por una reconciliación con las clases medias, sobre todo con su fracción académica e intelectual, y por un reparto de ingresos hacia abajo que fue bautizado como desarrollo compartido.”8 Al iniciar su sexenio halló una sociedad mexicana tensa y convulsionada, producto de los problemas estudiantiles de 1968 (tensión y convulsión de las que él también fue actor principal), y de las múltiples manifestaciones sociales de descontento que el régimen no supo enfrentar. Una gran paradoja enfrentó LEA al frente del gobierno mexicano: “Si algo caracterizó la presidencia de Luis Echeverría es que estuvo jaloneada desde abajo y desde afuera del sistema corporativo por grandes actores colectivos (obreros, campesinos, estudiantes y empresarios) y con intensidad extraordinaria. Más aún, la sensación de acechanza y peligro para la estabilidad política del gobierno y la sociedad estaba fundada en procesos objetivos de gran envergadura: muy alto crecimiento de la población con sus presiones correlativas al sistema de salud, educativo, y al empleo propiamente dicho; rendimientos decrecientes del modelo económico, distribución inequitativa del ingreso y un desarrollo regional desequilibrado.”9 El programa económico adoptado por el gobierno de Echeverría, el Desarrollo Estabilizador, basado en la teoría de la dependencia, la cual desarrollaba la aplicación de una política comercial proteccionista y de sustitución de importaciones, y una sobrevaluación de la moneda de los países latinoamericanos para abaratar sus importaciones de tecnología, fue un fracaso y la nación entraría en un tobogán de crisis económicas y sociales en los siguientes años. Y es que el Desarrollo Estabilizador fue una estrategia surgida durante la década de los 60 cuando el proteccionismo mexicano debió modificarse para solucionar el problema planteado por una reducción en el ritmo del proceso de sustitución de importaciones basado fundamentalmente en el empresariado local. Cuando llegó Echeverría al poder el desarrollo estabilizador parecía haber alcanzado sus límites. 8 Medina Peña, Luis. Hacia el nuevo Estado. México. 1920-1993, Fondo de Cultura Económica, México, 1995, p. 220. 9 Ariel Rodríguez Kuri y Renato González Mello, “El fracaso del éxito, 1970-1990”, `doc. mimeografiado, s.f.


346 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se optó por implementar el modelo de desarrollo compartido. A grandes rasgos, esa estrategia serviría para revitalizar el mercado interno a través del aumento en los precios de garantía del campo, la expansión del gasto público y la búsqueda de nuevos recursos por la vía de la recaudación fiscal lo que provocó un fuerte enfrentamiento entre el presidente e importantes grupos empresariales.10 El gobierno de LEA adoptó una política “populista”, para que el pueblo comprendiera la preocupación del régimen por su bienestar y desarrollo, que buscaba superar el vacío de poder en que había caído el gobierno después de 1968, pero el régimen chocó contra el empresariado mexicano, reprochándoles su desmedido afán de lucro, la pérdida del nacionalismo y su falta de visión para cumplir con el pacto con los trabajadores, la sociedad y el Estado y contra las centrales obreras, quienes amenazaron con una huelga nacional. Así se cerró un capítulo oscuro en la historia político-educativa del Estado. Pero el jueves 10 de junio se presentaría otro suceso que marcó el movimiento estudiantil mexicano en sus formas y sus ideologías. Una manifestación estudiantil en la ciudad de México, que para muchos analistas intentaba reconstruir el Movimiento de 1968, terminó en una terrible represión y balacera, conocida como “La matanza del Jueves de Corpus” o “El Halconazo”.11 La represión del Estado contra el Movimiento Estudiantil en 1968 calentó aún más el escenario político de los ciudadanos contra el partido en el gobierno (PRI). La brutal respuesta del gobierno federal contra los alumnos y ciudadanía en general aquella tarde del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco y la prisión de los líderes del movimiento cerró todo camino al diálogo a la apertura social y política. La represión depuró al movimiento estudiantil, lo reorientó hacia nuevos rumbos y radicalizó a un sector importante que desplazó su activismo a las agrupaciones de izquierda de esos años: comunistas, troskistas, marxistas leninistas, maoístas, castristas, castroguevaristas, cheguevaristas, ideología pro-cubana e ideología pro-China, los del Partido Comunista Mexicano y Juventudes comunistas mexicanas, grupo Juan F. Noyola, Partido Estudiantil Socialista, Demócrata Cristianos y seguidores de la Teología de la Liberación. 10 Cristina Puga y David Torres. La modernización contradictoria. Alhambra, México, 1995, pp. 27 – 28. 11 El Porvenir, 11 de Junio de 1971, p. 1-A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 347

El presidente Luis Echeverría fue señalado como uno de los responsables de la matanza del 2 de octubre, ya que en ese momento ocupaba la silla de la Secretaría de Gobernación en la administración de Gustavo Díaz Ordaz. Por lo cual, las juventudes rechazaban su labor al frente del Ejecutivo federal. A pesar de ello, el gobierno echeverrista planteó una Reforma Educativa y dejó libres a algunos presos políticos del Movimiento Estudiantil del 68 y al líder ferrocarrilero Valentín Campa. La crisis política de la Universidad Autónoma de Nuevo León fue un buen pretexto para que el Movimiento Estudiantil se volviera a manifestar en las calles de la ciudad de México y una oportunidad para que el nuevo gobierno demostrara que no era represor de multitudes. El Comité Coordinador de Comités de Lucha (CoCo) convocó a una marcha de protesta contra la nueva Ley Orgánica de la UANL a realizarse el jueves 10 de junio desde el Casco de Santo Tomás hasta el Zócalo capitalino el cual terminó en una terrible balacera perpetrada por un grupo paramilitar del gobierno conocido como “Los Halcones”.12 Este grupo, que fue entrenado por la Dirección Federal de Seguridad, llegaron al punto en camiones y camionetas grises y transportes de granaderos, atacando brutalmente a los estudiantes desde las calles aledañas a la Avenida de los Maestros después de que los granaderos abrieran sus filas. Los paramilitares venían armados con varas de bambú, palos de kendo y porras, por lo que en un principio fueron fácilmente repelidos por los estudiantes. En un contraataque, “Los Halcones” agredieron a los manifestantes una vez más, esta vez, no sólo con sus garrotes, sino con armas de fuego de alto calibre. Los estudiantes, por su parte, intentaron inútilmente esconderse de los jóvenes armados. La policía no intervino porque no tenía órdenes de hacerlo y permaneció como espectadora permitiendo la masacre. La cifra de muertos osciló entre los 120, pero según datos oficiales sólo murieron 4 personas.13 En un principio, este hecho fue negado por los gobiernos federal y capitalino. En declaraciones hechas en rueda de prensa cinco días después de la tragedia, 12 El Porvenir, 11 de Junio de 1971, p. 1-A. 13 El Porvenir, 11 de Junio de 1971, p. 1-A.


348 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Alfonso Martínez Domínguez como Regente del Distrito Federal comentó: “lamento profundamente los acontecimientos (...) pero sí quiero decirle que en la jerga de la opinión de la calle, existen los ‘charros’, los ‘gorilas’, los ‘halcones’ y otros nombres. El Departamento del Distrito Federal y el Gobierno de la República no tienen ningún cuerpo de este tipo. No existen ‘Los Halcones’. Esta es una leyenda y están a disposición de ustedes los medios necesarios para comprobarlo.” Ante le presión mediática, el Regente del Distrito Federal Alfonso Martínez Domínguez renunció al cargo el 15 de junio y se retiró políticamente 8 años, hasta que en 1979 fue electo gobernador de Nuevo León. Este hecho provocó que el Movimiento se radicalizará aún más, dando origen a la actividad guerrillera de años posteriores. En declaración posterior ante la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado en el año 2002, Martínez Domínguez atribuyó la responsabilidad de los hechos al entonces presidente Luis Echeverría Álvarez. El también ex dirigente nacional del PRI y senador de la República, detalló en diversas entrevistas que en los hechos violentos del 10 de junio de 1971 sólo fue informado cuando todo estaba consumado. Refería que en su cargo de regente de la ciudad de México sólo cumplía órdenes del Jefe del Ejecutivo Federal, en ese momento, Luis Echeverría Álvarez.14 Con la renuncia de Martínez Domínguez el gobierno federal pretendió parar la hemorragia del descontento social, y en especial la de los estudiantes, tan dolidos y marcados por la represión gubernamental. Buscando nuevos espacios para manifestarse sin ser reprendidos, la juventud mexicana tuvo un espacio para expresar sin prejuicios sus ideas, dándole la espalda a una sociedad en la cual eran rechazados. El lugar fue en el Festival de Rock y Ruedas en Avándaro Valle de Bravo en el estado de México los días 11 y 12 de septiembre de 1971. Este Festival fue anunciado con un costo de 25 pesos por persona y contaría con la participación de doce grupos (aunque la cifra finalmente fue mayor). Según 14 Crónica, 6 de Noviembre de 2002, p. 10-A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 349

los organizadores, contó con la presencia de aproximadamente 250 mil personas entre hombres, mujeres y niños. El locutor Jaime Almeida, conocido en el mundo de la música por ser el periodista musical más conocedor, comentó en sus memorias sobre el origen de este festival: “En mayo de 1971 Luis de Llano se apareció con una idea muy buena: hacer un festival de rock al estilo de Woodstock para videograbarlo y presentarlo como programa. El lugar y la fecha del festival quedaron determinados por un evento que desde años anteriores ya se celebraba en Avándaro: las carreras de coches. Programadas éstas para el sábado 11 de septiembre, el permiso dado a los organizadores del evento automovilístico incluía la posibilidad de presentar música en vivo, y se pensó que podríamos aprovechar el atractivo de las carreras para llevar a los chavos a una explanada en el Rancho Avándaro, a cinco kilómetros de Valle de Bravo.”15 Los grupos participantes en este evento fueron entre otros: Los Dug Dugs, Peace And Love, Three Souls in My Mind (con Alex Lora), La Tinta Blanca, El Amor, Epílogo, Bandido, La División del Norte, Tequila y Los Yaki con Mayita Campos. El Festival de Avándaro fue satanizado de forma grotesca por la prensa nacional. Algunos testimonios refieren que el evento de Avándaro fue denigrado por diversas causas: “Dos acontecimientos marcaron para siempre aquella noche de Avándaro: una chava se quitó la camiseta y ofreció una generosa dosis de taco de ojo al respetable, y unos muchachos quemaron una bandera tricolor que tenía como escudo el signo de amor y paz. Ambos sucesos fueron deformados después para satanizar el evento, el primero como una orgía de sexualidad y pornografía, y el segundo como un agravio a los símbolos patrios y a la identidad nacional.”16 Sólo una editorial perdida en la prensa local informaban del festival. El conocido baluarte del panismo nacional Carlos E. Castillo Peraza por medio de su colaboración titulada “Avándaro: Evasión Masiva y Provocada”, comentaba el suceso acontecido los días 11 y 12 de septiembre, calificándolo de un evento para jóvenes producido por adultos. “Duró doce largas horas, durante las cuales no hubo coto para el erotismo cínico, ni para la drogadicción abierta, ni para 15 Blog de Jaime Almeida, consultado en el sitio web https://lastresyuncuarto.wordpress.com/2011/09/11/ jaime-almeida-avandaro-40-anos-de-mito-y-leyenda%E2%80%8F/ el miércoles 13 de julio de 2016. 16 Ibidem.


350 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

otras manifestaciones de una corrupción ambiental que ahoga los intentos de autenticidad. Es grave responsabilidad social evitar fenómenos masivos de evasión. Resulta criminal –auténtica disolución social– provocarlos en una nación que requiere del lúcido concurso de sus habitantes. Y he aquí que negociantes facilitaron algo así en México.”17 Como era de esperarse, la sociedad mexicana rechazo la realización de una segunda edición del festival. Se refiere que el material grabado desapareció por altas órdenes. Durante la década de los años setenta, todo concierto rockero masivo fue prohibido en nuestro país. Los grupos sufrieron el cierre de los cafés cantantes y tuvieron que refugiarse en los “hoyos fonquis”. Una analogía de los conciertos de Avándaro con los sucesos estudiantiles en México fue hecha por el periodista Jaime Almeida en su narración del 40 aniversario del Festival de Avándaro festejado en 2013, y concluyó lo siguiente: “Usted ya conoce los nombres de los autores intelectuales de Avándaro; ahora sólo falta conocer los de los responsables del dos de octubre de 1968 en Tlatelolco y los del 10 de junio de 1971. Me late que, al igual que los videos del festival, sus identidades seguirán guardadas en algún secreto almacén.”18

Con esta serie de desavenencias sociales, políticas y económicas, LEA inició su primera parte del sexenio. Quiso dar un giro a las políticas adoptadas por sus antecesores y regresar al país al sistema cardenista, que décadas atrás había sido de grandes resultados. Sin embargo, el contexto de los años setentas en México era complejo y muy diferente a aquellos años donde el cardenismo vivió sus años de ensueño. Así se marcaba el fin del “Milagro Mexicano” e iniciaba “La Época de las Crisis”. Para 1971 el estado de Nuevo León tuvo dos gobernadores: inició el año el Lic. Eduardo A. Elizondo como jefe del Ejecutivo en el estado y a partir del 5 de junio siguió con el gobierno el Lic. Luis M. Farías, tras la renuncia del primero. En Monterrey el alcalde era el Ing. Gerardo Torres Díaz en su último año de gobierno (hay que recordar que por una modificación a la Ley, se habían creado dos 17 El Porvenir, 19 de septiembre de 1971, p. 2-B. 18 Blog de Jaime Almeida, consultado en el sitio web https://lastresyuncuarto.wordpress.com/2011/09/11/ jaime-almeida-avandaro-40-anos-de-mito-y-leyenda%E2%80%8F/ el miércoles 13 de julio de 2016.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 351

bienios de transición 1970-1971 y 1971-1973, para homologar las elecciones municipales con los de gobernador). Todos ellos eran de extracción priista. Las problemáticas social y poblacional eran para el comienzo de la década de los años setentas los aspectos más importantes a abordar por las autoridades estatal y municipal en Nuevo León. Las graves dificultades que provocaban las masivas migraciones al polo habitacional del Área Metropolitana de Monterrey, así como las crisis sociales vividas en esos turbulentos años fueron premisa para la toma de decisiones entre los gobiernos estatal y municipal. Diversos estudios urbanísticos han planteado el gran crecimiento que tuvo la urbe entre la década de los cuarenta hasta los setenta, en especial por las bondades del Sistema de Sustitución de Capitales que adoptó el país por motivo de la Segunda Guerra Mundial. Como nunca antes, la ciudad vivía un auge migratorio como en estos años. “El AMM tuvo, desde los años de 1940, y especialmente durante la década de 1960, un crecimiento muy acelerado superior al 6 por ciento anual. Hacia 1970 el AMM contaba con 1.3 millones de habitantes, y cubría una superficie aproximada de 17 mil 300 hectáreas, lo cual arrojaba una densidad bruta de 72 habitantes por hectárea.”19 El desarrollo de la industria regiomontana y su gran campo laboral se dio al amparo del proteccionismo natural generado por la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial, que después se prolongó como una política del Estado para estimular a las nacientes industrias. Ello permitió alcanzar entre 1940 y 1970 tasas de crecimiento de 6.5 por ciento anual y hasta de 8.5 por ciento entre 1977 y 1981. Si consideramos que para el mismo periodo la población creció 3.5 por ciento anualmente, el diferencial se tradujo en mejores condiciones materiales de vida para gran parte de los mexicanos. En 1970 Monterrey absorbió 10.4 por ciento del PIB industrial nacional, máximo nivel alcanzado en toda su historia.20 “Este periodo dorado de nuestra economía, conocido como el Milagro Mexicano, se caracterizó por el predomi19 Roberto García Ortega. “Asentamientos irregulares en Monterrey, 1970-2000.” p. 123, consultado del sitio web http://www.colef.mx/fronteranorte/articulos/FNE2/4-fe2.pdf el miércoles 29 de junio de 2016. 20 Ortega Ridaura, Isabel (Coordinadora). Nuevo León durante el Siglo XX. La Industrialización, del segundo auge industrial a la crisis de 1982. Fondo Nuevo León, Monterrey, 2007, p. 10.


352 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nio de un modelo económico basado en la industrialización por sustitución de importaciones (ISI), así como por la fuerte intervención estatal en la economía. Con el paso de los años, las medidas inicialmente benéficas, como el proteccionismo y la reactivación de la economía por parte del Estado, devinieron en una planta industrial obsoleta, productos caros y de mala calidad, un mercado cautivo, monopolios y un elevado endeudamiento público.21 Datos estadísticos palpan este desarrollo demográfico y aseveran que las promesas del desarrollo económico atrajeron migrantes del campo y de otras entidades federativas. En sólo treinta años, de 1940 a 1970, el número de residentes del área conurbada de la capital nuevoleonesa aumentó 585.12 por ciento, y desde 1950 se concentró en el AMM más de la mitad de la población del estado. Entre los municipios de mayor dinamismo se encuentran Guadalupe (3.642 por ciento de crecimiento), San Nicolás de los Garza (2.725 por ciento) y San Pedro Garza García (1.654 por ciento).22

21 Ibidem. 22 Censo Poblacional INEGI, 1940, 1950, 1960, 1970.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 353

También, durante esta década se corrió un gran proyecto educativo con la creación de diversas universidades y centros de estudios, dirigidos para que las clases medias accedieran a la enseñanza media y superior. Y es que desde décadas atrás se habían establecido la Universidad Autónoma de Nuevo León (1933, y reabierta en 1943) y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (1943), pero en esos años se fundaron la Universidad de Monterrey (UDEM, 1969), la Universidad Regiomontana (UR, 1969), el Centro de Estudios Universitarios de Monterrey (CEU, 1970), la Universidad del Norte (1973), la Universidad Mexicana del Noreste (1976), el Centro de Estudios Superiores de Diseño Monterrey (CEDIM, 1978) y Arte, A.C. (1979). La ciudad crecía y requería más instituciones educativas que dieran servicio a una generación de jóvenes, ávidos como nunca antes, de obtener el conocimiento para su desarrollo profesional. Por ello el panorama universitario para estos años era de crecimiento y conciencia: “Los años sesenta transcurrieron como un periodo de avance académico y crecimiento. Al final de la década, los sucesos de mayo de 1968 y el 2 de octubre de ese año en la ciudad de México, produjeron como resultados una nueva generación de estudiantes y profesores con mayor conciencia y más deseo de participación e interés en la solución de los problemas nacionales y rechazo al autoritarismo.”23 Las cicatrices por los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 no habían cerrado aún entre los grupos estudiantiles de la ciudad. A continuación presentamos una serie de acontecimientos que demuestran que aún se mantenía “vivo” el movimiento estudiantil en Nuevo León: • 2 de octubre de 1969. Jornada de conmemoración del primer aniversario de la Matanza de Tlatelolco. Se incluirán conciertos, conferencia, erección de un movimiento en Ciudad Universitaria, y una marcha luctuosa por la ciudad. • 3 al 5 de octubre de 1969. Congreso de estudiantes de la UNL, en donde se abordaría el papel del estudiantado mexicano ante la crisis mundial, la calidad educativa en el estado y la estructura administrativa y de gobierno de la UNL.24 23 Historia de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Universidades, vol. LVIII, núm. 39, octubre-diciembre, 2008, pp. 1-16 Unión de Universidades de América Latina y el Caribe Distrito Federal, Organismo Internacional, p. 9. 24 El Porvenir, 24 de septiembre de 1969, p. 10-A.


354 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

• El 16 de enero de 1970. En la escuela de Colegio Civil aún eran visibles mantas en las que se desplegaban leyendas en contra de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría. • En los camiones del transporte urbano se podían observar algunos desplegados contrarios a Díaz Ordaz y Echeverría. Incluso por la avenida del Tecnológico se colocó una fotografía de aproximadamente cuatro metros cuadrados del Lic. Echeverría la cual fue manchada con pintura roja con la siguiente inscripción: “Pesa sobre ti la sangre de muchos mexicanos.” • 9 de abril de 1970. Los sectores estudiantiles de Monterrey desplegaron una campaña con el objeto de aplicar el boicot de las elecciones. En las diversas movilizaciones se implementaron acciones simbólicas muy significativas como la incineración de la figura de un cotorro (que representaba a Luis Echeverría) al igual que una pancarta de la credencial de elector.25 Se tiene confirmado que durante un mitin en la Plaza del Colegio Civil celebrado el 12 de abril de 1970, un grupo policiaco reventó la reunión, golpeó a los estudiantes y detuvo a cerca de 30 líderes estudiantiles que fueron enviados al Campo Militar.26 De esta forma el gobierno trataba de borrar la represión, mientras los medios de comunicación “desinformaban” a la ciudadanía, omitiendo las notas o más bajándole trascendencia a los actos de la policía contra estudiantes y ciudadanos. Sin embargo a pesar de los esfuerzos gubernamentales por apagar el problema universitario, durante la primera mitad del año de 1971 se vivió otra inusitada efervescencia político-estudiantil en la Universidad de Nuevo León. La aprobación el 2 de abril de 1971 de una 3ª Ley Orgánica había dividido al mundo universitario y al gobierno estatal. Por un lado el gobernador Eduardo A. Elizondo impulsaba la creación de una Asamblea Popular que operara como máxima autoridad de la Universidad y por el otro el grupo universitario buscaba imponer una Junta de Gobierno que eligiera en adelante al Rector.27 25 Torres Martínez, Héctor Daniel. Monterrey Rebelde 1970-1973. Un estudio sobre la Guerrilla Urbana, la sedición armada y sus representaciones colectivas. Colegio de San Luis, San Luis Potosí, 2014, pp. 51-52 26 Ibid, pp. 53-54. 27 El Norte, 5 de Junio de 2001, Perfiles e Historias p. 4-B.


356 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En este tema se contrapusieron dos versiones de los acontecimientos: la primera dada por directivos, alumnos y trabajadores de la UNL, quienes acusaron al gobernador Elizondo de entrometerse en asuntos de la Universidad y la segunda del gobierno del estado, quien acusó a los primeros de ser un ala radical del comunismo. El 2 de abril de 1971 el H. Congreso del estado de Nuevo León aprobó una 3ª Ley Orgánica de la UNL propuesta por el gobernador Elizondo en donde se establecía entre otras cosas las siguientes: • Establecimiento de una Asamblea Popular integrada por alumnos, maestros, trabajadores de la UNL, diputados, profesionistas, obreros, comunidades agrarias. • Esta Asamblea se encargaría de elegir un nuevo Rector en sustitución de Héctor Ulises Leal, elegido meses antes. • Creación de examen de admisión para acceder a Facultades y Preparatorias • Restructura del financiamiento de la UNL (búsqueda de patrocinios para sostenimiento propio de la Universidad) • Cobro completo de cuotas a los alumnos que cursan la Universidad. El anteproyecto de la nueva Universidad promovida por Elizondo se venía cabildeando desde 1969, pero diversos problemas sociales en el país había detenido su ejecución. Incluso el gobernador había declarado en 1969 lo siguiente: “La situación financiera de la Universidad se deteriora cada vez más. Sus recursos crecen a un ritmo menor que el de sus necesidades. Si se continúa así, vendrá su bancarrota, a menos que se disminuya su cupo o se deprima la calidad de su enseñanza, ya que el Estado no puede darle más dinero sin abandonar importantes renglones de la actividad pública.... Quienes puedan pagar deben hacerlo y quienes no puedan, pero quieran y puedan superarse, deben recibir educación a crédito, restituyendo (el préstamo) cuando estén en mejores condiciones económicas.”28 28 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 357

Irónicamente la llamada Ley Elizondo unificó a los sectores universitarios, cualquiera que fuera su ideología, contra un enemigo común: la Asamblea Popular constituida a principios de abril. El día 12 del mismo mes se designó como rector al Dr. Arnulfo Treviño Garza. El golpe político llevado a cabo por el gobierno estatal fue interpretado por extensos sectores sociales como una imposición que violaba la autonomía universitaria.29 Sobre este asunto la publicación Monterrey Rebelde refiere: “La maniobra gubernamental pretendía una injerencia oficial y del sector privado en la vida universitaria, lo que no ofrecía una solución al problema de la UANL. Con la nueva Ley, el gobernador deseaba manejar la universidad a través de personas de su entera confianza, convirtiéndola en esclava del gobierno y de la iniciativa privada.”30 Aunque la prensa de la ciudad no informaba del paro de actividades en la UNL, durante los meses de abril y mayo se realizaron diversas manifestaciones en las calles del centro de la ciudad para remover la Ley Elizondo. En respuesta, el gobierno del estado ordenó que en la madrugada del día 22 de mayo las corporaciones policiacas tomaron la Preparatoria No. 1 y el Aula Magna, bastión de la resistencia estudiantil donde residía la Asamblea Universitaria. De igual manera fue ocupada la Escuela Álvaro Obregón. Estos lugares eran vistos como las fortalezas de los guerrilleros.31 El Secretario General de Gobierno de ese gobierno, Lic. Napoleón Cantú Cerna declararía años después que el gobierno del presidente Luis Echeverría Álvarez, de corte populista, estaba preocupado por la situación tensa en Nuevo León y constantemente se comunicaba con el gobernador Elizondo para conocer el estatus del problema social: “Eran unas cuantas personas, ciertamente con apoyos políticos, pero que no representaban ni la fuerza mayoritaria ni la razón tampoco, en este problema. Elizondo estaba preocupado, pero tenía claro que la Ley Orgánica que propuso era lo mejor para la Universidad porque había sido consensada con la comunidad: buscaba una institución de educación superior, no un refugio de izquierdistas.” 29 Torres Martínez, Héctor Daniel. Monterrey Rebelde 1970-1973. Un estudio sobre la Guerrilla Urbana, la sedición armada y sus representaciones colectivas. Colegio de San Luis, San Luis Potosí, 2014, p. 56. 30 Ibidem. 31 El Ciudadano, 26 de mayo de 1971, p. 1.


358 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El presidente Luis Echeverría vio con otros ojos la situación del conflicto estudiantil en Nuevo León. Estaban muy recientes los sucesos de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968 y no deseaba que volviera a suceder otra crisis social de tremendas dimensiones. Decidió darle la espalda a la propuesta del gobernador Elizondo y enviar otra Ley Orgánica (la 4ª de la UNL) que anulara la anterior para apagar los ánimos de los universitarios. Por ello, desde el domingo 30 de mayo llegó a la ciudad el Ing. Víctor Bravo Ahuja, titular de la Secretaría de Educación Pública, a la ciudad con el fin de ser un mediador entre el gobierno y la universidad, hallar una solución y resolver pronto el conflicto de manera pronta. En entrevista para el periódico El Porvenir, Bravo Ahuja aseguró tener instrucciones del presidente Echeverría para dialogar con las partes involucradas, garantizar la soberanía estatal y respetar la soberanía de la Universidad, en beneficio de Nuevo León y del país. Aseveró que el dialogo debía ser: “bajo la base de la inteligencia, del interés fijo en la comprensión hacia los grandes problemas sociales del país. Deberá contener planteamientos concretos, objetivos claros y sobretodo, el ánimo dispuesto a la solución de problemas.”32 Una vez reunido con las partes en conflicto y ante la rigidez de las posturas de ambos bandos, la noche del martes 1 de junio el enviado del presidente exhortaba a la cordialidad y comprensión de los bandos para resolver el conflicto universitario. Comentó en rueda de prensa desde el Hotel Holiday Inn de San Nicolás, convertido en su oficina provisional, que sí el problema de la UNL no se había resuelto era porque existían hechos y pronunciamientos antagónicos, “ante los cuales es necesario buscar un común denominador.” Sin embargo, afirmó que veía reacciones positivas en los involucrados y que pronto el conflicto se solucionaría.33 Mientras el miércoles 2 de junio el gobernador Elizondo y el enviado del presidente hacían una encerrona de más de 12 horas discutiendo nuevas formas para solucionar el problema de la autonomía universitaria, el rector Dr. Arnulfo Treviño Garza se mantenía a la expectativa sobre su permanencia en la institución, 32 El Porvenir, 1 de Junio de 1971, p. 1-B. 33 El Porvenir, 2 de Junio de 1971, p. 1-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 359

en tanto en el frente opositor, la Asamblea Universitaria presidida por el Ing. Héctor Ulises Leal tuvo una reunión de corte informativo.34 Ya para el jueves 3 de junio quedaba clara la postura del gobierno federal: poner en revisión la llamada “Ley Elizondo” y modificarla en base a la opinión de una comisión de ex-rectores, quienes propondrían las reformas convenientes en base a la opinión de universitarios. En rueda de prensa Bravo Ahuja comentó: “Es necesario mantener el orden jurídico del estado, y por otra parte considero conveniente proceder a una revisión del actual régimen legal de la Universidad, son el objeto de subrayar el principio de autonomía que el señor presidente ha delineado con tanta claridad.”35 Ese día, pero en la ciudad de México, el presidente Luis Echeverría mandó una exhorto a los gobernadores para que defendieran la soberanía de sus entidades y a la vez supieran aplicar este mismo principio en sus jurisdicciones. Afirmó que el gobierno federal respetaría la autonomía y aumentaría las libertades de las instituciones de educación superior, agregando que los Poderes Públicos deberían abstenerse de intervenir en el régimen interno de las Universidades y de los Institutos Técnicos.36 Las manifestaciones contra la llamada “Ley de Elizondo” se intensificaron y, como en otras ocasiones, trastornaron la ciudad. Además de los universitarios, ahora se sumaban más obreros tras el asesinato, la tarde del sábado 29 de mayo, del líder de la CTM, Rodolfo Gaytán, quien había apoyado el movimiento estudiantil.37 La crisis de la Universidad fue comentada por Óscar Flores de la forma siguiente: “El proyecto de la Asamblea Popular llegó a su deterioro el 3 de junio de 1971. Los planes presentados por Eduardo Elizondo con miras en la universidad pública se derrumbaban. En la ciudad de México no se favorecía la postura del gobernador estatal a quien se veía como el artífice de una ley impopular tendiente a favorecer los grandes intereses económicos del Estado y poco sensibles a la opinión pública sobre las diferentes posturas existentes en la Universidad.”38 34 El Porvenir, 3 de Junio de 1971, p. 1-B. 35 El Porvenir, 4 de Junio de 1971, p. 1-B. 36 El Porvenir, 4 de Junio de 1971, p. 1-A. 37 El Norte, 5 de Junio de 2001, Perfiles e Historias p. 4-B. 38 Flores Torres, Óscar. La Autonomía Universitaria 1968-1971. UANL, México, 2011, p. 143.


360 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Finalmente, el viernes 4 de junio de 1971, Víctor Bravo Ahuja y la comisión de exrectores pusieron a disposición del Congreso local el documento para la nueva Ley Orgánica de la Universidad, que dejaría sin efecto la de Elizondo. A las 2 de la mañana del sábado 5 de junio el Congreso aprobó la nueva Ley y se puso a disposición del gobernador Elizondo para su publicación en el Periódico Oficial del Estado.39 Abandonado por el presidente Echeverría y por los integrantes de su partido, que 3 años con 8 meses antes lo habían aclamado gobernador de Nuevo León, el Lic. Eduardo Elizondo decidió renunciar a la gubernatura de forma inesperada. El sábado 5 de junio en punto de las 12 del mediodía presentó su dimisión al cargo de jefe del Ejecutivo en el estado de Nuevo León: “Serví lo más y lo mejor que pude. Estoy seguro de la buena fe que los animó para buscar una solución al conflicto existente, pero me parece que se sacrificó lo esencial en aras de una paz temporal que poco significa. En mi modesta opinión, el medio adoptado (la Ley Orgánica) precipitará a nuestra Alma Mater en un abismo del que difícilmente podrán rescatarla las generaciones venideras. Promulgar y hacer publicar el decreto referido significaría actuar en contra de mis convicciones de universitario y de ciudadano; vetarlo implicaría problemas sociales y políticos muy graves y complejos. Ante tal situación considero mi deber retirarme del honroso cargo que ostento y que he procurado desempeñar aplicando a ello todas las fuerzas de mi cuerpo y todas las luces de mi entendimiento.” 40 La 4ª Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Nuevo León fue promulgada en el Periódico Oficial del Estado y el sábado 5 de junio de 1971, los nuevoleoneses tenían nuevo gobernador: el Senador y Lic. Luis M. Farías. El Lic. Helio Ayala Villarreal, uno de los diputados que prefirió dejar el cargo tras negarse a la aprobación de la nueva Ley, cuenta que el presidente Echeverría intentó comunicarse hasta el último momento con el Lic. Elizondo, pero el Gobernador no tomó la llamada. “¡Nadie le renunciaba así al PRI!”, dijo Ayala con orgullo.41 En punto de las 15:30 horas, el Congreso del estado designó al senador Luis M. Farías como gobernador sustituto de Nuevo León en virtud de la renuncia del 39 El Porvenir, 5 de Junio de 1971, p. 1-B. 40 El Norte, 5 de Junio de 2001, Perfiles e Historias p. 4-B. 41 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 361

Lic. Eduardo Elizondo. Farías, que se encontraba en la ciudad de México, voló a la ciudad de forma urgente y para las 21:15 tomaba protesta como jefe del ejecutivo en la entidad para concluir el periodo que dejó pendiente Elizondo, es decir hasta el 31 de julio de 1973.42 Ese día, las muestras de apoyo al nuevo gobernador se hicieron patentes en la prensa, pues tanto el PRI estatal como la Sección 21 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, felicitaron al nuevo gobernador y le encomendaron la tarea de sacar adelante al estado de la crisis social y educativa en que se hallaba atorado.43 El martes 8 de junio, los gobiernos del estado y del municipio de Monterrey encabezados por el Lic. Luis M. Farías y por el Ing. Gerardo Torres Díaz hicieron sinergia por el bien de la ciudad y de Nuevo León al asegurar que la crisis había pasado y que redoblarían esfuerzos para solucionar los problemas de la ciudadanía.44 En tanto, en la ciudad se vivía con un eterno problema de urbanización, higiene y falta de servicios públicos. La prensa denunciaba que el centro de Monterrey era un desastre, y que gracias a la administración del Ing. Torres Díaz este problema se había incrementado en los últimos dos años. “A dos meses de concluir su gestión la actual administración municipal, la ciudad presenta un estado desastroso en diversos sectores, donde es posible observar suciedad, zanjas, baches, invasiones de calles con grandes cantidades de tierra, además de otros detalles. Para nadie es una novedad que Monterrey está lejos de figurar entre las ciudades más limpias de México, pero ahora la ciudad presenta un aspecto negativo hasta en los sectores que antes presentaban buen aspecto.”45 En calles como Washington, 5 de Mayo, Simón Bolívar, Bernardo Reyes, Venustiano Carranza y en colonias como la Chepevera se podían observar montones de tierras que invadían las calles, zanjas, calles mal pavimentadas, a causa del olvido que la administración 1970-1971 había olvidado tapar. 42 El Porvenir, 6 de Junio de 1971, p. 1-B. 43 El Porvenir, 6 de Junio de 1971, p. 3-B. 44 El Porvenir, 9 de Junio de 1971, p. 1-B. 45 El Porvenir, 1 de noviembre de 1971, p. 5-B.


362 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En relación a esta nota, el gobernador Farías aseguró que los municipios no necesitaban apoyos extraordinarios del Estado o la Federación, ya que contaban con los propios para garantizar los servicios básicos a las familias nuevoleonesas. Y sólo que se traten de obras de gran envergadura podrán negociar algo extraordinario con el gobierno federal.46 El 9 de septiembre el Lic. Farías inauguraría la ampliación de la avenida Juárez a tres carriles de ida y vuelta en su tramo de Tapia a Colón y la prolongación de avenida Constitución desde Félix U. Gómez hasta Churubusco. Además se anunciaba que el Paso a Desnivel de Gonzalitos y Constitución sería entregado a los regiomontanos el 20 de noviembre próximo.47 Para conmemorar el 150 aniversario de la Consumación de la Independencia de México el Mercado Vicente Guerrero (al lado del Mercado Colón sobre la calle Ocampo) fue entregado por las administraciones estatal y municipal el 27 de septiembre de 1971. Este mercado-estacionamiento, que en teoría resolvería los problemas del ambulantaje y de los estacionamientos en el centro de la ciudad, tuvo un costo de 2; 600,000 pesos y formó parte de los esfuerzos gubernamentales por ordenar el primer cuadro de la ciudad del problema que representaban los vendedores ambulantes.48 Sin embargo, las instalaciones del mercado no cumplieron con las expectativas de los comerciantes, quienes a una semana de la inauguración aún permanecían en las calles en sus espacios tradicionales a causa del alto costo de la renta del local ($15 pesos por mes) y a ciertas incomodidades que el edificio presentaba.49 Según los afectados el edificio no contaba con baños suficientes y además perderían sus clientelas. Piden que en dado caso sean forzados por las autoridades a establecerse en el mercado, solicitarán que lo mismo haga con todos los estucheros de la calle Padre Mier y Juárez. Aseguraron que son asesorados por la Unión 1 de Mayo afiliada a la Central Independiente de Organizaciones Populares, quienes tienen ligas con organizaciones comunistas y que son identificados como agitadores.50 46 El Porvenir, 7 de septiembre de 1971, p. 1-B. 47 El Porvenir, 9 de septiembre de 1971, p. 9-B. 48 El Porvenir, 28 de septiembre de 1971, p. 10-B. 49 El Norte, 8 de octubre de 1971, p. 4-B. 50 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 363

Un día después, el alcalde Gerardo Torres Díaz informó que el problema había sido solucionado y que los comerciantes ambulantes del centro de Monterrey se habían establecido ya en el mercado, bajo la pena de que sí volvían a las calles se les decomisaría la mercancía y serían multados.51 En tanto, el 1 de octubre los gobiernos estatal y federal anunciaban beneficios a las familias desposeídas de Nuevo León a través de la venta de casas por medio de INDECO. En el informe el gobernador Luis M. Farías y el Arq. Joaquín Martínez Chavarría, Director General del Instituto Nacional de la Comunidad Rural y de la Vivienda Popular, aseguraron que en el Área Metropolitana de Monterrey existía un problema grande con la tenencia de una casa o terreno para vivir, por lo que las autoridades decidieron apoyar con este programa y así solucionar los asentamientos irregulares a lo largo de la ciudad.52 Este era el contexto social del país y de Nuevo León en el agitado año de 1971. Este año vio caer un gobernador, explotar la violencia gubernamental (otra vez) contra los actos estudiantiles y el ánimo inquebrantable de una juventud sedienta de espacios para manifestar sus ideas y mostrar su valor agregado en esta sociedad caduca y enferma de rigidez.

51 El Norte, 9 de octubre de 1971, p. 1-B. 52 El Norte, 1 de octubre de 1971, p. 12-B.


Precampaña Tras el sisma político de junio, la ciudad entró en una aparente normalidad de sus actividades. Pero el acercamiento de las justas municipales calentó nuevamente el panorama político y dejó la pasividad por la de la grilla política. El PRI en los 51 municipios daría la batalla electoral, pero no se tenía segura la participación de la oposición representada por el PAN. Muy pronto el partido albiazul daría su veredicto sobre las elecciones a celebrarse el primer domingo de diciembre en todo el estado.

Destapando a Camelo Tras el I informe de gobierno del presidente Luis Echeverría Álvarez, el Comité Directivo Estatal del PRI encabezado por el Lic. Jesús Ayala Villarreal convocó a los tres sectores del partido a debatir sobre el contenido del mismo y evaluar abiertamente ante la comunidad nuevoleonesa los avances y retrocesos del primer año de LEA. Convocó a los organismos y sindicatos a organizar asambleas para tales hechos y de forma especial a los siguientes eventos: • CNOP, 4 de septiembre a las 20 horas. En el edificio de la central en la colonia Independencia en Monterrey. •

CCI Linares, 5 de septiembre a las 12 horas. En calle Niños Héroes esquina con 1ª Diagonal, Linares, N.L.

• CNC, 6 de septiembre a las 19 horas. Liga de Comunidades Agrarias, calle Mina No. 1101 Sur esquina con Abasolo, centro de Monterrey. • CTM, 7 de septiembre a las 20 horas. Calle Vasco da Gama No. 211 Oriente • 10 de septiembre. Acto de los tres sectores del partido en lugar y hora por confirmar.1 1 El Norte, 5 de septiembre de 1971, p. 14-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 365

La glosa final del informe se llevó a cabo el referido 10 de septiembre en una Asamblea Cívica efectuada el Auditorio Luis Gómez Z. del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, donde asistieron el Lic. Luis M. Farías, como gobernador del estado, el senador Pascual Bellizia Castañeda, como Delegado Nacional del PRI y el Lic. Jesús Ayala Villarreal, como presidente estatal del PRI en Nuevo León.2 En el evento analizaron el informe que presentó el Lic. Echeverría en su primer año de gobierno y destacaron los esfuerzos que se realizaban por servir a los mexicanos sin distinción de clase.3 Desde principios del mes de septiembre del año de 1971, las propuestas electorales en el PRI comenzaron a encausarse. El 7 de septiembre el gobernador Luis M. Farías declaraba en su regreso de la capital que sólo a los mejores hombres y mujeres se les apoyaría para la candidatura a algún puesto de representatividad. “Se buscará que el candidato surja de abajo hacia arriba”, aseguró el gobernador Farías, “que salga de las masas y que sepa representarlas y dirigirlas. Esa será la tónica que seguirá nuestro partido el PRI.”4 En esos días aterrizó en la ciudad el senador de Tabasco Pascual Bellizia Castañeda, quien fue nombrado Delegado Nacional por el Partido Revolucionario Institucional para la elección de Nuevo León. Aseguraba que hasta el mes de octubre se lanzaría la convocatoria y que no habría albazos o adelantos de candidaturas para ningún priista: “Ningún extraño al partido debe tener injerencia en la selección de candidatos que serán postulados como síndicos, regidores y Alcaldes a los Ayuntamientos.”5 A su llegada a Nuevo León, el senador Bellizia inmediatamente acomodó los cuadros del partido para generar una elección simple y sin mayores aspavientos asegurando que no habría partidarios más influyentes que otros en la selección de candidatos. Deberían tener además, los hombres y mujeres que desearan participar, una militancia priista comprobada y esperar la convocatoria.6 2 El Norte, 11 de septiembre de 1971, p. 4-B. 3 Ibidem. 4 El Porvenir, 7 de septiembre de 1971, p. 1-B. 5 El Porvenir, 11 de septiembre de 1971, p. 12-B. 6 Ibidem.


366 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A pesar de las palabras del Gobernador Farías y del Delegado Bellizia, los dados cargados para la candidatura para la alcaldía de Monterrey ya apuntaban hacia el Secretario General de Gobierno del estado, Lic. Julio Camelo Martínez, quien también fungía como Presidente de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral y de quien dependía el orden jurídico y político de la siguiente elección. Datos biográficos Julio Camelo Julio Camelo Martínez nació en Monterrey el 30 de octubre de 1937. Fue Licenciado en Economía por la UNAM y Secretario General de Gobierno de junio a octubre de 1971 con el gobierno de Luis M. Farías. En la política gubernamental participó como Oficial mayor de la Gran Comisión de la H. Cámara de Diputados en la XLVII Legislatura (1967-1970) y posteriormente fue diputado federal por el distrito VII de Nuevo León en la XLIX Legislatura (1973- 1976). La toma de posesión del cargo de diputado federal obligó a Julio Camelo a renunciar a la alcaldía de Monterrey siendo sustituido por el doctor Roberto Garza González. Posterior a su cargo como legislador fue coordinador general para la descentralización educativa de la Secretaría de Educación Pública, Subsecretario de planeación e infraestructura agraria de la secretaría de la reforma agraria, Secretario ejecutivo de la comisión nacional de la industria azucarera y de azúcar, S.A. de C.V., Director general y delegado fiduciario especial del Fideicomiso para Obras Sociales a Campesinos Cañeros de Escasos Recursos (FIOSCER), Vocal ejecutivo y delegado fiduciario especial del fideicomiso comisión promotora Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO) para el mejoramiento social, Secretario particular del C. Procurador General de la República y director general de relaciones públicas e información de la P.G.R. El Lic. Camelo fue vitoreado en dos ocasiones durante las fiestas de septiembre por integrantes del PRI (sectores obrero, popular y ligas femeniles), por lo que era casi un hecho su nominación al puesto de presidente municipal de Monterrey para el bienio 1972-1973.7 Sin embargo, la oposición y algunos miembros del PRI cuestionarían el arraigo de Camelo entre los regiomontanos y la legalidad de su posible candidatura, argumentando que tras una larga ausencia de años, sólo tenía viviendo en el estado desde junio del año en curso. 7 El Porvenir, 18 de septiembre de 1971, p. 9-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 367

El viernes 12 de noviembre Acción Nacional impugnaría ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral la candidatura del Lic. Julio Camelo y de su compañero de fórmula Dr. Roberto Garza González. El primero por no acreditar su residencia de mínimo un año en la ciudad, ya que anteriormente desempeñaba un cargo público en la ciudad de México y desde junio del año en curso regresó a Monterrey para integrar el gabinete del nuevo gobernador Luis M. Farías; y al segundo por residir en el municipio de Garza García, más particularmente en la colonia del Valle.8 Tras la denuncia por la no acreditación residencial de Julio Camelo por el PAN, el día 20 de noviembre se dictaminó que la impugnación carecía de pruebas, ya que Camelo vivó varios años en la ciudad de México representando una comisión que el gobierno del estado le asignó, asimismo haber sido diputado federal, por lo cual se declaró improcedente el recurso y Camelo pudo competir legalmente por la alcaldía regiomontana.9 La CROC se manifestó, por medio de un desplegado aparecido en los diarios de la localidad el 25 de septiembre, a favor de la candidatura del Lic. Julio Camelo Martínez. El dirigente estatal de esta central obrera José González Alvarado censuraba los intentos de miembros del partido (en especial de la CTM) por intentar sacar de la jugada al referido Camelo e imponer a otro candidato ligado a esa central obrera. 10 Para contener la disputa de las organizaciones en el estado, el gobernador Luis M. Farías tuvo que intervenir para lograr lo que él llamo “unidad obrera”. En el marco de una cena entre la CTM y la CROC junto al gobernador Farías se afianzó esta propuesta y se decidió respaldar unánimemente la candidatura de Julio Camelo a la presidencia municipal de Monterrey.11 En parte de su discurso, Farías comentó: “Me retiraría dichoso al término de la jornada de 1973, sí lograra ver el movimiento obrero unificado en Nuevo León. El movimiento obrero es sincero, porque es una lucha permanente, incesante, por obtener mejores condiciones de vida, y no hay ningún grupo humano más coherente con esta realidad que todos vivimos, que el movimiento obrero.”12 8 El Norte, 13 de noviembre de 1971, p. 12-B. 9 El Porvenir, 20 de noviembre de 1971, p. 9-B. 10 El Porvenir, 25 de septiembre de 1971, p. 1-B, 9-B. 11 El Porvenir, 1 de octubre de 1971, p. 9-B. 12 El Norte, 1 de octubre de 1971, p. 4-B.


368 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En una entrevista otorgada de forma personal al periódico El Norte, el Lic. Julio Camelo, virtual precandidato a la presidencia municipal de Monterrey por el PRI, comentaba sus aspiraciones políticas del presente inmediato y su ideario que plasmaría en la administración municipal de la capital nuevoleonesa, y que además se convertiría en ese momento en el alcalde de Monterrey más joven de la historia con 34 años de edad y 2 meses cumplidos.13 “Soy político. Me halaga servir a mi pueblo y sin vacilaciones atendería el llamado de mi Partido para llegar a ocupar un puesto de nominación popular. Creo que he trabajado y lo seguiré haciendo para merecerlo. […] Siempre para dar el segundo paso es necesario haber dado el primero.”14 Entre su proyecto de gobierno para la capital del estado, refirió la necesidad de promover la estatalización del Departamento de Tránsito y de atender las necesidades más urgentes de la ciudadanía, que son la pavimentación, el drenaje y la seguridad pública en las colonias del municipio.15 Recién casado y todavía sin familia, Camelo se declaró devoto de las familias numerosas. Refirió que su pasatiempo preferido era la lectura, su pasión la política y su futuro inmediato, comentó “en la presidencia municipal de Monterrey.16 Su esposa, la señora María del Carmen Cervantes refirió que su marido era un hombre ejemplar, que formaban un matrimonio feliz, “porque hay afinidad, en ideas, sentimientos y gustos”. Se dijo aficionada a la pintura y a la lectura, en especial a la literatura de Alejandro de Dumas. El día 19 de octubre finalmente se publicó la convocatoria del PRI para la selección de candidatos a los 51 Ayuntamientos del estado. Dicha invitación abría el espacio para que los candidatos a representar popularmente al PRI en las elecciones del 5 de diciembre se registrasen a partir de ese momento hasta el 21 de octubre a las 13 A ésta lista le siguen el Lic. Felipe de Jesús Cantú (2000-2003) con 34 años y 6 meses, la Lic. Margarita Arellanes (2012-2015) con 36 años 1 mes, el Ing. Leopoldo González Sáenz (1961-1963) con 36 años 11 meses y Adalberto Madero Quiroga (2006-2009) con 37 años 1 mes. 14 El Norte, 11 de octubre de 1971, p. 9-B 15 Ibidem. 16 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 369

22 horas en el edificio del Comité Estatal del PRI. La convocatoria estuvo firmada por el Lic. Jesús Ayala Villarreal, presidente del partido en Nuevo León.17 El 20 de octubre el Lic. Julio Camelo Martínez, economista de profesión, miembro activo del PRI desde 1955 y Secretario General de Gobierno del gobierno de Luis M. Farías fue registrado como pre-candidato único para la presidencia municipal de Monterrey. Unas 20 mil personas acompañaron a Camelo a su registro en las oficinas del PRI sobre la avenida Pino Suárez, en donde los tres sectores del partido lo respaldaron públicamente.18 El registro se inició con una caminata encabezada por el Lic. Camelo desde el Palacio de Gobierno desde las 18:20 horas sobre la calle Zaragoza hasta la Calzada Madero, para de allí virar hasta la avenida Pino Suárez y llegar al edificio del PRI. La caravana, que duró 35 minutos en llegar a su punto final, llevaba en la vanguardia un camión equipado con una tarima especial donde un mariachi amenizaba con su música.19 Un grupo de ruleteros que flanqueaban la caminata llevaban matracas y los de a pie con silbatos anunciaban el paso de la comitiva. El contingente estaba integrado además por miembros de la CTM, la CROC, la CNOP y las Ligas Campesinas del estado. Una vez en el edificio, se procedió al registro de la precandidatura del Lic. Camelo para posteriormente realizar un mitin en las afueras del edificio priista.20 El sector femenil del PRI, presente en el registró, se expresó por medio de la señorita Minerva Juan María Torres quien aseguró que el Lic. Camelo es un joven que garantizaba una actitud valiente y decidida para enfrentar los problemas de la ciudad, y porque Camelo reconocía que los obreros son el brazo fuerte de esta sociedad regiomontana y que la mujer era la escolta de la familia día a día: “La mujer regiomontana, para quien la familia es la motivación primaria y única, por la que se luchó y lucha en la revolución armada y en la revolución social que sacude al país en su devenir histórico, apoya al candidato de la unidad revolucionaria.”21 17 El Porvenir, 19 de octubre de 1971, p. 11-A. 18 El Porvenir, 21 de octubre de 1971, p. 10-B. 19 Ibidem. 20 Ibidem. 21 El Porvenir, 25 de octubre de 1971, p. 10-B.


370 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En su momento de oratoria ante una multitud que apoyaba su candidatura el Lic. Camelo expresó que su obligación como candidato a la presidencia municipal de Monterrey era ineludible. Hablo de sus planes y sus convicciones como priista de toda la vida: “Cuando un político aspira a una cargo público, debe entenderse como un servicio voluntario. Su compromiso es realizarse en la función misma, es entregar su disposición de servir a la colectividad que pretender representar. Así entendemos en el Partido Revolucionario Institucional la función pública.”22 Señaló que el lema “Con espíritu revolucionario, trabajaré al servicio del progreso de Monterrey”, sería su elemento diario de trabajo al frente de la administración municipal de la capital del estado. Argumentó que la fidelidad al PRI le obligo a cumplir con los preceptos de la Revolución Mexicana y principalmente al pueblo de Monterrey. “Pertenecemos a la organización política más importante de la historia de México. Tenemos un frente unitario, una gran alianza popular en la que se conjugan diversos intereses que, en lo esencial, siempre coinciden. Formar parte del Partido Revolucionario Institucional, significa entregar a él sus convicciones, estar de acuerdo y comprometidos con la ideología que sustenta; tener una conducta congruente con este conjunto de ideas.”23 Agrego que la política es necesaria y que se encargará de hacer política limpia para el pueblo, una política íntegra inspirada en la actitud progresista del Lic. Luis M. Farías y en el genio y reciedumbre del presidente Luis Echeverría Álvarez. Terminó su discurso pidiendo unidad revolucionaria, por el bien de Monterrey y México.24 En tanto, el senador Pascual Bellizia como Delegado Nacional del partido, expresó su complacencia sobre la candidatura “de unidad” en torno a Julio Camelo, que representaba una nueva generación de políticos norteños. En su discurso ante la multitud que apoyaba a Cameló comentó lo siguiente: “El pueblo de Monterrey no es conservador, sino liberal y revolucionario. Y así lo está demostrando al traer a un joven a las puertas de nuestro partido para ser registrado como candidato a la alcaldía de Monterrey.”25 22 Ibidem. 23 El Norte, 21 de octubre de 1971, p. 12-B. 24 El Porvenir, 21 de octubre de 1971, p. 10-B. 25 El Norte, 21 de octubre de 1971, p. 12-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 371

Aseguró que el partido sabía gobernar y que lo hacía bien, no sólo en Nuevo León sino en todo México. Y hasta tuvo tiempo aconsejar a Camelo de la forma siguiente: “Se llega al poder con un grupo de amigos y simpatizadores, pero se gobierna para todos; y que cuando se llega a las puertas de nuestro Partido, como lo hace él ahora en masa, es mucho mayor el compromiso. Por lo tanto le pido a Julio Camelo que sí llega a ser presidente municipal de Monterrey gobierne para todos.”26 El Comité de campaña de Camelo se ubicó sobre las esquinas de las calles de Cuauhtémoc y Aramberri, donde un gran oleo del candidato adornaba la fachada. Éste fue regalado por el artista Alberto Cerdán Fernández.27 La planilla presentada por el PRI para esta contienda fue la siguiente: Lic. Julio Camelo Martínez, Presidente Municipal, Dr. Roberto Garza González, Presidente Municipal Suplente; Regidores: Lic. Rafael Santos Martínez; Profr. Oscar R. Santos Solís; Fernando Ruiz Saldaña, Manuel Montelongo Hipólito, Humberto Jiménez, Francisco Esparza, Alfonso Delgado Ramírez, Miguel Rangel Rosales, Abelardo Lozano C., Ignacio B. Hernández M., José Ovalle Morales, Salvador Chávez Mora, Jesús Navarro Tejada, Raúl Sánchez Jiménez; Síndicos: Lic. Oscar Saldaña de los Santos y Profra. Enriqueta Alvarado Lara y Alcaldes Judiciales Lic. Carlos Garza Aguilar, Lic. Alfonso Ayala Villarreal y Lic. Jaime Gutiérrez Argüelles.28 El día de la Convención Municipal nuevamente el Delegado Nacional y senador Pascual Bellizia Castañeda celebró la unidad alrededor de la candidatura del Lic. Camelo y pidió respaldar al presidente Echeverría en su labor al frente del Ejecutivo federal. “Quien diga que Monterrey es apolítico y solamente dedicado a producir engranaje de fábricas y talleres, está en un error; quien afirme que la reacción en Nuevo León tiene una trinchera poderosa está muy equivocado; y quien asegure que en Nuevo León hay tibieza paramilitar en el Partido de la Revolución, no ha visto un desfile de obreros, campesinos, profesionistas, empleados y demás gente del pueblo que corea a una sola voz, para alcalde de Monterrey el nombre de Julio Camelo.”29 26 Ibidem. 27 El Norte, 22 de octubre de 1971, p. 11-B, columna 1-2 de M.A.Kiavelo. 28 Archivo Histórico de Monterrey. Colección Actas de Cabildo, 1971/012, 31 de diciembre de 1971. 29 El Porvenir, 25 de octubre de 1971, p. 10-B.


372 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Pidió cerrar filas en torno al gobernador Farías y al candidato Julio Camelo, a quienes los seguidores del PRI en Nuevo León deben su fidelidad. Brindó por el priismo local y por sus muestras de unidad revolucionaria, democrática y popular. Comentó estar seguro de que con el Lic. Camelo Monterrey se convertiría en un municipio libre y soberano. Entre otras cosas, ya para finalizar su discurso comentó: “Julio Camelo sólo tiene un compromiso que seguir de ahora en adelante: servir al pueblo que lo aclama, preservar la unidad democrática revolucionaria de Monterrey y demostrar a los incrédulos de la ciencia política, que se puede gobernar una ciudad con inteligencia cuando se tienen 34 años de edad y 16 de militancia en el Partido de la Revolución Mexicana.”30 Unos días después y ante un lleno total en la Plaza de Toros “Monterrey” que según los organizadores llegó a 20 mil asistentes, el Presidente Nacional del PRI Lic. Manuel Sánchez Vite tomó protesta de los 51 abanderados municipales que en esta ocasión el partido presentaba como sus candidatos a encabezar los puestos a elección popular el primer domingo de diciembre del año en curso.31 Además de Sánchez Vite, el presídium contó con la presencia del gobernador Luis M. Farías, del Delegado Nacional y Senador Pascual Bellizia Castañeda, y como padrino del evento el legendario matador de toros regiomontano Lorenzo Garza también llamado como “El Ave de las Tempestades”.32 El líder nacional del PRI comentó que el partido estimula la participación de la oposición en el escenario de la democracia mexicana, pero la amargura o su incapacidad para acceder al poder los lleva a protestar por cualquier cosa innecesaria. Para él la democracia supone diferencias de criterios, de anhelos y de objetivos, pero también puntos de coincidencias entre diversos organismos políticos de distinta ideología. “Es precisamente lo que ha ocurrido en Nuevo León durante estos días, lo cual no nos alarma, ya que es la mejor demostración que el Partido vive y combate aplicando sus experiencias, depurando procedimientos y confrontando valores o personalidades ante los ojos de la sociedad. Y con el fin de encontrar a los mejores candidatos para superarnos.”33 30 El Norte, 25 de octubre de 1971, p. 11-B. 31 El Norte, 28 de octubre de 1971, p. 12-B. 32 Ibidem. 33 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 373

Destacó el esfuerzo que día a día el priismo del estado hacía para gobernar y dotar de los servicios más necesarios a los ciudadanos de todos los estratos sociales, de crear condiciones económicas y sociales para el desarrollo y progreso de estas tierras. “El pueblo neolonés, pueblo audaz, abnegado, trabajador incansable, no se resigna a una vida de privaciones. El norteño, particularmente el de esta entidad, se ha enfrentado siempre a sus necesidades económicas y sociales en forma resuelta, decidida y con valentía racional ha venido atacando y resolviendo los problemas de su suelo agrícola y de su próspera industria.”34 En su participación en la ceremonia de toma de protesta, el candidato Julio Camelo aseguró ante su presidente nacional y compañeros del estado que atiborraron la Monumental Monterrey, que para portar la camisa del PRI se requiere un gran esfuerzo y obliga a todo priista a un buen comportamiento. Además aseveró: “La ciudad es una prolongación de nuestra propia existencia, es el ámbito natural de nuestro propio ser. A ella pues debemos dar nuestros mejores aportes. Ayuntar, de donde viene la palabra Ayuntamiento, quiere decir juntar, unir y sumar. Por lo que entendemos que Ayuntamiento es la unión representativa de los pobladores que ayudan a la solución de los problemas de una ciudad.”35 Aseguró que sería difícil dotar de agua potable a todas las casas de la ciudad, de pavimentación y alumbrado a todas las calles de Monterrey, de jardines y parques en todas las plazas públicas, pero que será un reto que como alcalde tomaría a partir del 1 de enero de 1971, fecha en que dado caso gane las elecciones municipales, iniciará su gobierno en la capital del estado. De forma casi inédita el Partido Revolucionario Institucional realizó plebiscitos en los municipios de Dr. González, El Carmen, Salinas Victoria, Galeana y Sabinas Hidalgo por medio del cual se eligieron a los candidatos a alcaldes y a sus planillas. En el PRI sólo había un antecedente de este procedimiento cuando para la elección a gobernador de Nuevo León en 1936, los generales Fortunato Zuazua y Anacleto Guerrero se disputaron la candidatura del Partido Nacional Revolucionario (PNR). En esa ocasión el ganador de dicho plebiscito fue el general Guerrero.36 34 Ibidem. 35 El Norte, 28 de octubre de 1971, p. 12-B. 36 El Norte, 25 de octubre de 1971, p. 11-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 375

El día 28 de octubre, con la candidatura en su mano Julio Camelo dejó el puesto de Secretario General de Gobierno de Nuevo León para dedicarse a la campaña electoral y es sustituido por el Lic. Arturo Suárez Luna, joven de 31 años, egresado de la Facultad de Derecho de la UANL y persona de todas las confianzas del gobernador Farías.37 Por medio de un desplegado aparecido en la prensa local el 29 de octubre, la Asociación de Abogados Mexicanos Delegación Nuevo León, adherida a la CNOP, en voz de su presidente Lic. José Luis Cantú Velázquez se unían a la “cargada oficial” y externaban su apoyo incondicional a favor del Lic. Camelo por su nombramiento como candidato a alcalde de Monterrey para el bienio 1972-1973.38 Con la mesa servida para que el PRI lograra otro carro completo en el estado de Nuevo León, como casi lo logró en 1969, se inició el proceso electoral en el estado. La oposición sólo haría sombra y el mes de campaña sería sólo un trámite para la planilla del Lic. Julio Camelo en la búsqueda del triunfo en las elecciones municipales de diciembre.

Faz vs Camelo Desde el Congreso local el diputado local priista y presidente del Congreso del estado de Nuevo León Dr. José Treviño Faz propuso en esos días una reforma a la Constitución Política del Estado de Nuevo León en sus artículos 9, 46, 47, 55, 65, 99 y 122, así como del 3, 6, 8 y 13 de la Ley Electoral del estado, para que los puestos de elección popular fueran ocupados por ciudadanos que legitimaran ocho años de residencia anterior de la elección. A ésta modificación de la ley sólo quedaría exentos el Gobernador y el Secretario General de Gobierno.39 Todo estaría normal dentro de una propuesta de un legislador, sólo que Treviño Faz era priista, exdirigente estatal del partido en Nuevo León y rival político de Julio Camelo Martínez. 37 El Porvenir, 29 de octubre de 1971, p. 1-B. 38 El Norte, 29 de octubre de 1971, p. 12-B. 39 El Porvenir, 21 de septiembre de 1971, p. 1-B.


376 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Además de la propuesta de elegibilidad para alcaldes, diputados y regidores, se tomaban en cuenta el derecho de asociación, cambios en los periodos de sesiones, la formación de la comisión permanente. Al hablar de las contradicciones entre la Constitución Federal y la Estatal, el diputado Treviño Faz comentó: “Estos artículos fueron reformados por legislaturas en periodos anteriores, al parecer con la intención de proteger intereses de grupos en el poder, imposibilitando de esta manera a ciudadanos mexicanos que, con residencia en el Estado, por su preparación y apego podrían haber prestado servicios de utilidad a la sociedad nuevoleonesa.”40 La parte más polémica de la propuesta de Treviño Faz se fundamenta en la reforma al Artículo 122º de la Constitución del Estado. En él se manifiestan los requisitos que para ser miembro del Ayuntamiento requerirían los aspirantes, mientras el artículo original estipulaba 1 año de vivir en la ciudad anterior a la elección, la propuesta refería de por lo menos 8 años. La reforma de Treviño Faz requería lo siguiente: 1. Ser ciudadano mexicano por nacimiento, con residencia en el Estado por lo menos ocho años consecutivos e inmediatamente previos al día de la elección en ejercicio de sus derechos civiles y políticos. 2. Ser mayor de veintiún años. 3. Tener residencia de no menos de un año para el día de la elección en el Municipio que ésta se verifique. 4. No tener empleo o cargo remunerado en el Municipio en donde se verifique la elección, ya dependan de éste, del Estado o de la Federación, exceptuándose los puestos de Instrucción o Beneficencia. 5. Tener un modo honesto de vivir; y 6. Saber leer y escribir, conocer la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Constitución Política local.41 40 Ibidem. 41 Ibid, p. 9-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 377

La reforma que fue secundada mediáticamente por Acción Nacional, no fue bien recibida en el pleno, ya que la cargada priista estaba dirigida a apoyar incondicionalmente la candidatura de Julio Camelo. Elías Tueme Attie, Director de Relaciones Públicas del PAN en el estado comentó que el PAN ya había propuesto años antes reformas a la Ley Electoral, tan obsoleta como contradictoria, que la propuesta del diputado Treviño Faz es vista con agrado en Acción Nacional: “No nos interesa la paternidad o el mérito en lo que se refiere al patrocinio de las iniciativas; lo que nos interesa es que las cosas se hagan, que las leyes se reformen.”42 El diputado Treviño Faz aseguró que su propuesta trataba de combatir los embates centralistas para quitar y poner funcionarios. Aseguraba que ésta había sido la causa por la cual el Lic. Ramón Palacios Vargas, ex-Procurador del Estado y del diputado Rodolfo Gaytán (recién fallecido) sin residencia legal para ser funcionarios públicos habían ocupado un puesto burocrático, gracias al dedazo desde el Distrito Federal.43 En ese sentido, la dirigencia del PAN en Nuevo León aplaudió la propuesta de Treviño Faz y apostaba por su aprobación con miras a reformar la Ley Electoral del estado “obsoleta, y que pueda garantizar elecciones más limpias y democráticas.44 Sin embargo dicha reforma debía de ser aprobada por la comisión correspondiente y después subida al pleno para su aprobación, hechos que parecían difíciles de cumplir. La LIX Legislatura del estado estaba integrada por los siguientes diputados: Dr. José Treviño Faz, Lic. Raúl Caballero Escamilla, Lic. Napoleón Cantú Cerna, Eleazar Ruiz Cerda, Humberto García Guajardo, Profesor Santos Noé Rodríguez, Dr. Eloy Ábrego Salinas, Fructuoso Rodríguez Urrutia, Hilario Conteras García, Rito Valdez Aguilar y Nicolás Zúñiga Espinosa. Haciendo un recuento, para septiembre de 1971 el diputado local priista Dr. José Treviño Faz era el presidente del Congreso del estado tras ser elegido por el pleno para que liderara la mesa durante el mencionado mes. 42 El Porvenir, 21 de septiembre de 1971, p. 1-B. 43 Ibidem. 44 El Porvenir, 22 de septiembre de 1971, p. 1-B.


378 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

José Treviño Faz nació en Monterrey, Nuevo León en el año de 1924. Se graduó como médico en la Universidad de Nuevo León en 1949 tras presentar las tesis titulada “Anestesia del plexo bronquial”, la cual fue aprobada. Como doctor especialista sirvió en el Hospital Regional de Zona No. 21 de Monterrey, así como profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo León. En materia política fue miembro del Partido Revolucionario Institucional desde la década de los cincuenta. En 1969 fue designado presidente estatal del partido, cargo que llevó hasta agosto de 1971 y fue electo al Congreso del estado en la LIX Legislatura para el periodo 1970-1973. Julio Camelo Martínez, por entonces Secretario General de Gobierno, era nombrado ya en esos momentos entre los pasillos políticos como un posible candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, y había regresado a residir a Monterrey apenas en junio, tras la renuncia del gobernador Eduardo Elizondo y el ascenso al poder de Luis M. Farías. A pesar de su corta edad ya había sido Oficial en la XLVII Legislatura (1967-1970), y había llegado al alto puesto del gobierno del estado por la cercanía con el gobernador Farías, con quien coincidió en el Congreso de la Unión unos años antes. La propuesta a la modificación de la Constitución Política del Estado de Nuevo León y de la Ley Electoral del estado fue turnada a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales para dar su veredicto a principios de mes de octubre. Para esas fechas Treviño Faz ya no era presidente del Congreso pues lo había pasado el 1 de octubre a manos del Lic. Napoleón Cantú Cerna. Dicha Comisión fue integrada por los diputados Eloy Ábrego, Napoleón Cantú Cerna y Nicolás Zúñiga Espinosa.45 En la sesión ordinaria del 6 de octubre, el diputado Treviño Faz comenzó a sentir los desacuerdos que su propuesta había generado en el seno del Congreso por sus colegas partidistas (el Congreso contaba en ese entonces con 11 diputados, todos ellos priistas). Desde la tribuna, el Dr. Treviño comentó: “recuerdo la obligación que todos los diputados tienen de conocer perfectamente la Constitución General de la República, la del Estado de Nuevo León, las Leyes Electorales, 45 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Diario de Debates, 21 de septiembre de 1971


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 379

así como el Reglamento del Congreso, pues considero que con el tiempo que tenemos de ejercicio, debemos estar compenetrados de dichos documentos.”46 En contestación, el diputado Santos Noé Rodríguez comentó que era un poco dura la postura de Treviño Faz y que más que exhortación parecía un regaño. Que no entendía porque presentaba una propuesta en esos momentos electorales y que no habría discusión sobre los dictámenes, sino informes de las comisiones. En tanto los diputados Raúl Caballero y Eleazar Ruiz Cerda secundaron a Rodríguez, acusando a Treviño Faz de adelantado.47 Volviendo a hacer uso de la palabra, Treviño Faz le recordó al presidente del Congreso diputado Napoleón Cantú Cerna la necesidad de que la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales diera su veredicto sobre la propuesta hecha el 21 de septiembre pasado. En tono de inconformidad exclamó: “Recuerdo a la Presidencia que en este día se vencen algunos plazos concedidos a las Comisiones para emitir dichos dictámenes con respecto a los aspectos que tienen en su conocimiento o bien para que se expongan las causas por las que no se ha podido rendir cuentas.”48 Es necesario aclarar que ese día que vencía al plazo para que la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales diese el dictamen de dicha propuesta, el diputado Eloy Ábrego, presidente de dicha Comisión, solicitó una prórroga para que dicha Comisión diera su veredicto, “ya que diez días son muy pocos para que la propuesta se recibirá de manera reflexiva y los expedientes no están debidamente integrados.”49 Consideraron que el trabajo acumulado les había impedido revisar la propuesta turnada a la Comisión el pasado 21 de septiembre, por lo que consideraban pertinente solicitar a la Presidencia del Congreso una prórroga: “El tiempo es insuficiente para estudiar, analizar, discutir y dictaminar sobre iniciativas de reformas a la Constitución Política del Estados, Ley Electoral y Reglamento Interno del 46 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Diario de Debates, 6 de octubre de 1971 47 Ibidem. 48 Ibidem. 49 Ibidem.


380 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Congreso. La función legislativa tiene una gran importancia por su trascendencia social. El legislador en su delicada labor, debe actuar de forma dinámica pero reflexiva y serena.”50 El aplazamiento fue aprobado en el pleno ante la protesta del diputado Treviño Faz, quien pidió fecha próxima para resolver tales dictámenes relacionados a la reforma a la Constitución Política del Estado de Nuevo León en sus artículos 9, 46, 47, 55, 65, 99 y 122, así como del 3, 6, 8 y 13 de la Ley Electoral del estado, relacionados a la elegibilidad de los funcionarios públicos. Sin embargo en votación el pleno aprobó el emplazamiento del dictamen dado por la Comisión para fecha indefinida.51 En la réplica el diputado Treviño Faz pidió seriedad en los compromisos del Reglamento Interno y a los integrantes de las comisiones, a lo que el presidente diputado Napoleón Cantú Cerna le contestó que había responsabilidad, y que “de ninguna manera se quiere actuar de manera insensible e irresponsable, pues son reformas de trascendencia y tienen que meditarse antes de autorizarse de forma definitiva.”52 Durante los siguientes meses, la aprobación de dicha reforma quedó en el tintero y fue “congelada” por los diputados de la comentada Comisión. Tras revisar el Diario de Debates del Congreso del Estados de los años de 1971 y 1972, no se tiene registro que se haya pasado al pleno para su aprobación o rechazo. Solamente hasta enero de 1973 se hace referencia a la misma en la modificación que se hace a la Ley Electoral en los Artículos 32, 39, 47 y 82 relacionados a la división territorial por Distritos Electorales del estado de Nuevo León. El texto referido refiere lo siguiente: “La Comisión se permite expresar además, que tiene pendiente sobre los mismos ordenamientos otra de nuestro Compañero el Dr. José Treviño Faz, pero que nos es imposible rendir informe en esta ocasión respecto de dichas iniciativas. A reserva de que presentemos posteriormente el Dictamen sobre las mismas que debe ser de fondo, nos permitimos presentar este Dictamen sobre las reformas que como se dijo al principio son –impor50 Ibid., 5 de octubre de 1971. 51 Ibidem. 52 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 381

tantes y urgentes para poner en funcionamiento el Aparato Electoral, en esta elección ya próxima.”53 Sin embargo las consecuencias a la desalineación de Treviño Faz serían desastrosas para su vida política.1 Tras la realización de la jornada electoral de 1971, el Delegado Nacional Pascual Bellizia declararía que el Dr. Treviño Faz sería expulsado del partido por orden del Comité Ejecutivo Nacional del Partido, ya que aparte de intentar obstaculizar la candidatura de Julio Camelo con su propuesta de reforma, apoyó abiertamente en mítines al candidato independiente de Sabinas Hidalgo Pablo Salazar Santos.55 Fue acusado de fracturar el partido en ese municipio donde respaldó la candidatura del Salazar Santos, también priista quien corrió de forma independiente, y el día de la elección se le vio acompañando al sabinense al momento de ejercer su voto. Nombrado como el único priista perdedor de la contienda municipal de 1971, el Dr. José Treviño Faz era diputado local al momento de su expulsión y ejerció su labor legislativa hasta el último día de su nombramiento. Técnicamente, se convertiría en el primer diputado local sin partido en la historia de la política nuevoleonesa.56

La negativa del PAN La temperatura electoral en Acción Nacional inició desde agosto del año en mención, cuando el Comité Regional del PAN solicitó al Registro Nacional de Electores una revisión y corrección del padrón para las elecciones municipales que se realizarían en el estado de Nuevo León el 5 de diciembre, que garantizaran limpieza y democracia en los procesos, así como legitimidad a los gobernantes electos. 53 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto 159. Reforma a la Ley Electoral del Estado, en sus artículos 32, 39, 47 y 82. 15 de enero de 1973. 54 Véase Diario de Debates de los Diputados del Congreso del Estado de Nuevo León, 1971-1972. 55 El Porvenir, 6 de diciembre de 1971, p. 1-B. 56 Ibidem.


382 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Ante la negativa de la instancia electoral, a principios de septiembre de 1971 el Comité decidió que el presidente del partido C.P. Daniel de la Garza viajara a la ciudad de México para conciliar con este organismo la sana realización del proceso de votación.57 Ante una negativa aseguraron, el PAN decidiría no participar por el amaño histórico entre el gobierno y el PRI. “El PAN no participará con candidatos mientras el Gobierno se niegue a concederle al pueblo garantías mínimas para expresar libremente su voluntad. Buscamos excluir del padrón falsos electores que en nuestro Estado significan más de un 20 por ciento.”58 Aunque la postura del partido en el estado sería la de no participar, se dejaría en manos de los Comités Municipales la última palabra, pues en el PAN los hombres y las mujeres deciden en conjunto con la directiva, el futuro del partido, “en Acción Nacional”, dijo de la Garza, “no existe consigna en la toma de decisiones.59 Dos semanas después, tras haber visitado el Distrito Federal con la consigna de arreglar el problema del padrón electoral de Nuevo León, el C.P. Daniel de la Garza dio un informe de su entrevista con el Secretario de Gobernación Lic. Mario Moya Palencia, a quien abordó exigiéndole “el sufragio efectivo revolucionario.” “Sí logramos que en México se efectúen verdaderas elecciones aún en el supuesto caso de perder, Acción Nacional habría triunfado al conseguir este avance tan importante para implantar en México una verdadera democracia que garantice la tranquilidad, bienestar y la justicia que la Revolución Mexicana consagró como valores esenciales en la vida de todos los mexicanos.”60 De la Garza presentó ante Moya Palencia un estudio en donde se demostraba que había cerca de 71 mil electores ficticios en Monterrey. Mientras que en Sabinas Hidalgo la suma llegaba a 1,400 y en San Pedro Garza García más de 2 mil. El secretario de Gobernación aceptó el estudio asegurando que el padrón era imperfecto aprobando una depuración, pero rechazando la solicitud panista de levantar un nuevo censo, ya que esa competencia era solamente de los gobernadores de los estados.61 57 El Porvenir, 1 de septiembre de 1971, p. 1-B. 58 El Norte, 6 de septiembre de 1971, p. 4-B. 59 Ibidem. 60 El Porvenir, 11 de septiembre de 1971, p. 1-B. 61 Ibid., p. 9-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 383

En relación a este tema, el presidente nacional del PAN Lic. Manuel González Hinojosa afirmaba que nuevamente el gobierno echeverrista tiraba por la borda la democratización del país al aprobar un padrón nacional comprobadamente falseado para favorecer a los candidatos del PRI. El cierre de sesiones del Colegio Electoral sin ninguna objeción sobre la farsa de elecciones en diversos estados como Baja California según comenta González Hinojosa fueron “un atraco electoral y la continuación de los fraudes electorales del anterior sexenio.”62 Entre que sí se decidía participar o no, en los corillos del partido sonaban varios candidatos para Monterrey, en dado caso que se aceptara la participación en el proceso electoral. Según la columna “1-2 de M.A.Kiavelo” publicada el 7 de septiembre en el periódico El Norte, los albiazules que estaban dispuestos a tomar la bandera del PAN regiomontano eran Raúl Garza Sloan, Everardo Flores Cantú, Elías Tueme, Antonio L. Rodríguez Jr., la señora Consuelo Botello de Flores y Fernando Campuzano.63 En tanto, el ex diputado federal Lic. José Ángel Conchello dio una charla sobre las causas y efectos del desempleo en México en el edificio del Comité Directivo Regional del Partido de las calles Escobedo y Treviño en el centro de Monterrey. El evento, que inició a las 20:30 horas, fue promovido por el C.P. Daniel de la Garza, dirigente regional del PAN y era dirigido a los simpatizantes albiazules.64 En el contenido de su charla, Conchello censuró la política económica echeverrista y analizó las causales que está provocando este nuevo sexenio en el país: “La política económica del gobierno federal es la causa principal de la recesión por la que atraviesa el país. El actual gobierno ha propuesto un proyecto suicida que frenará el proceso de desarrollo económico del país. Hay una contradicción fuerte entre un presidente que se pasea activamente de sol a sol porque dice que su gobierno tiene prisa, y un grupo de sabios que dirigen la economía y han decidido frenar el desarrollo.”65 62 El Porvenir, 30 de septiembre de 1971, p. 11-B. 63 El Norte, 7 de septiembre de 1971, p. 11-B. 64 El Porvenir, 10 de septiembre de 1971, p. 6-B. 65 Ibidem.


384 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Para el 6 de octubre el Comité Regional de Acción Nacional informaba por medio de un comunicado titulado “El Plazo se ha vencido” que no participaría en las elecciones municipales de Nuevo León del 5 de diciembre ya que el gobierno se negaba a depurar profundamente el padrón electoral y no existían garantías para le realización de comicios transparentes y democráticos. En el afirmaban que el proceso revolucionario se inició por la falta de respeto de un sistema al sufragio ciudadano y que hoy el partido emanado de la Revolución caía en el mismo problema que años antes combatió: “Desde 1940 hemos participado en elecciones. En una lucha desigual frente a los que tienen el monopolio político por haber traicionado a aquella Revolución. Sólo aislado triunfos se nos reconocieron, a pesar de los incontables y evidentes que ha tenido el pueblo, cuando los hemos convocado a defender sus derechos. Treinta años de competir con limpieza, contra un neo-porfirismo cada vez más fraudulento.”66 Además, argumentó que desde mediados del año de 1971 vienen preparando el proceso electoral con modificaciones a las leyes ante el Congreso local, la Comisión de Vigilancia Electoral, el Gobernador de Nuevo León, el Presidente de la República y su Secretario de Gobernación, pero todo se halla en punto muerto por el rechazo del gobierno a todo intento de normalización democrática. Por lo cual Acción Nacional en voz de sus dirigentes solicitaban al pueblo estas formas diferentes de participación electoral: “El Comité Regional recomienda a los Comités Municipales no registrar a los candidatos que salgan electos en sus convenciones y propone que los programas de gobierno aprobados, sirvan de base a una campaña popular que exijan su cumplimiento. El PRI se queda sólo y la democracia en Nuevo León pisoteada una vez más.”67 Refieren además, que retirarse de la contienda por los municipios de Nuevo León no fue fácil, pero lo hacen con la firme convención de modificar en adelante los procesos democráticos en Nuevo León y en el país, para que las elecciones sean verdaderas fiestas de participación ciudadana y no un fingido proceso con un ganador ya de antemano conocido. “Somos un partido político con fuerza ideológica y humana que ha triunfado en las elecciones. Eso lo sabe el pueblo, único 66 El Porvenir, 6 de octubre de 1971, p. 3-A. 67 El Porvenir, 6 de octubre de 1971, p. 5-A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 385

testigo que nos merece respeto. Para seguir contando con la confianza popular hemos recomendado a los comités municipales que celebren sus convenciones entre los días 9 y 30 de este mes (octubre), en donde elijan planillas –que no serán registradas oficialmente- y presenten programas de gobierno.68 De esta forma, el PAN se hacía a un lado de la competencia oficial para las elecciones municipales de 1971 en Nuevo León buscando la democratización y legalidad de los procesos electorales y presentando programas de gobierno a la ciudadanía para su cumplimiento. A pesar del veto a la participación en los comicios del 5 de diciembre, el Comité Regional y los Comités Municipales siguieron sus actividades políticas en vías de promover la participación ciudadana en sus programas de gobierno autorizados en cada convención. Caso similar a esto fue la gira que el 10 de octubre inició el C.P. Daniel de la Garza por los municipios del sur de Nuevo León como Aramberri, Dr. Arroyo, Zaragoza, Galeana e Iturbide.69 La columna 1-2 de M.A.Kiavelo del periódico El Norte comentaba esta actitud el día 13 de octubre, cuando argumentó que la postura del PAN de tener candidatos sin registros era ilegal ante la Ley Electoral vigente. Que debían definir si participarían o no para no confundir a la ciudadanía, ya que los votos para un candidato sin registro no son válidos y por lo tanto la candidatura no era de validez legal ni política.70 El día 24 de octubre se efectuó la Convención Municipal en Monterrey en la sede del partido sobre las calles de Gral. Treviño y Mariano Escobedo, en el centro de la ciudad, donde se votaría el programa de gobierno que se debía presentar a la ciudadanía para cabildear ante las demás fuerzas políticas que se cumpliera en forma y derecho. Se acordó no registrar planilla para competir en la elección del 5 de diciembre, pero se aprobó que los señores Antonio L. Rodríguez Jr., Pablo Sarre y Fernando Campuzano representaran de forma no oficial al PAN en la campaña de Monterrey y llevaran a las colonias las propuestas de gobierno para los regiomontanos.71 68 El Porvenir, 6 de octubre de 1971, p. 7-A. 69 El Porvenir, 10 de octubre de 1971, p. 1-B, 9-B. 70 El Norte, 13 de octubre de 1971, p. 4-B. 71 El Porvenir, 25 de octubre de 1971, p. 1-B, 9-B.


386 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Asimismo se ratificó un programa de gobierno municipal que se pondría en manos de los vecinos de las colonias cuando estos candidatos no registrados acudan a promover la doctrina panista y emplazarían al gobierno de la ciudad a tomarlo en cuenta para ejecutarlo durante la siguiente administración.72 Tal evento fue encabezado por el Ing. Pablo Emilio Madero, presidente del Comité Municipal de Monterrey, por Raúl Garza Sloan, secretario y por el presidente regional del PAN C.P. Daniel de la Garza. El Ing. Madero leyó un documento que cuestionó la palabra política del PRI al prometer modificar de fondo el padrón electoral, pero en la práctica no hacer nada para cumplir lo acordado.73 Cumplido el tiempo que la ley específica para que cada partido registre sus candidatos, Acción Nacional cumplió con su promesa y no oficializó la candidatura de ningún aspirante a puesto de elección popular para la elección del 5 de diciembre de 1971. El presidente regional del partido Daniel de la Garza comentó que esta vez no buscarían que se les reconociera el triunfo en algún municipio del estado, sino que tratarían de que en Monterrey, en Nuevo León y en el país se respetase la voluntad popular: “La batalla pacífica que estamos realizando por el sufragio efectivo, tiene un sentido patriótico y constructivo; arraiga en las conciencias la convicción de que los mexicanos deben participar personalmente en la transformación democrática de nuestras estructuras socioeconómicas.”74 En un desplegado aparecido el 29 de octubre en el periódico El Norte, firmada por Pablo Emilio Jr, Daniel, José H., Ricardo y David Madero, así como Raúl Pérez Madero, titulado “Los Madero Protestamos”, hacían público su desacuerdo con el régimen revolucionario que en su parecer había traicionado el movimiento encabezado por Francisco I. Madero, su familiar. Aseguraron que los actuales gobernantes del partido que llaman de la “Revolución Mexicana”, monopolizan el poder y pisotean los principios por los que entregó su vida el mártir coahuilense: “El Sufragio Efectivo debería ser norma 72 El Norte, 25 de octubre de 1971, p. 13-B. 73 Ibidem. 74 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 387

común en todos aquellos actos a que se convoca al pueblo para decidir sobre los programas y personas que deben dirigir las comunidades mexicanas, ha sido sustituido por la vulgar demagogia que cada vez más ofende al decoro nacional y con la obstinada negación a depurar los procedimientos eleccionarios.”75 Concluyen el comunicado invitando a la juventud regiomontana a incorporarse a las filas de Acción Nacional y a la campaña en silencio que iniciarían próximamente en las calles y colonias del estado en beneficio de los derechos ciudadanos que hace 60 años planteó Madero para acabar con el Porfiriato. “No puede, ni debe, esta generación contribuir con su indiferencia a que se siga pisoteando los principios de la Revolución Mexicana. Es la hora del levantamiento cívico de la juventud, única que puede salvar a México de este nuevo porfirismo.”76

Un nuevo contendiente De última hora, el Partido Popular Socialista registró para competir en Monterrey una planilla encabezada por el obrero Eleno Villa Frías. El PPS también registraría candidaturas para los ayuntamientos de San Nicolás y Doctor Arroyo.77 La planilla de Monterrey tendría además como candidato a presidente municipal suplente a Raúl Sandoval Ríos. Para San Nicolás se registró a Carlos Martínez Cepeda, como titular y a Roberto Rodríguez Camacho, mientras que para Dr. Arroyo se propuso a Tereso Estrada Espinosa como presidente municipal titular y a Francisco Reyna Castillo como suplente. Así concluyó el proceso prelectoral en la ciudad. Con la participación activa del PRI en los 51 municipios de Nuevo León, la negativa del PAN a participar por las irregularidades de las listas electorales y la casi inexistente presencia del PPS en la entidad.

75 El Norte, 29 de octubre de 1971, p. 10-B. 76 Ibidem. 77 El Norte, 1 de noviembre de 1971, p. 1-B.


Campaña En medio del vacío electoral dejado por el PAN al no registrar candidatos a puestos de elección popular, surgió un personaje llamado “El Solitario” quien solicitaba de forma independiente el voto a la ciudadanía para ser alcalde de Monterrey. Randolfo Esquer era el nombre real de este personaje quien montado en su camioneta y con sólo un equipo de sonido recorría las calles del centro de la ciudad pidiendo a la ciudadanía su confianza para ser el presidente municipal de Monterrey, no para él, “sino para que las cosas en política se compongan.1 Con voz fogosa y enérgica decían las crónicas, “El Solitario” invitaba a los ciudadanos a hacer una revolución romántica. Y pedía que sus “contrincantes” fueran políticos que amaran la ciudad y que no sólo manipularan a gente humilde para llegar al puesto y olvidarse de ellos: “Nos vamos a cruzar de brazos, ¡No! Vamos a solicitar que los contendientes de El Solitario sean las personas que garanticen la solución de los problemas que padece Monterrey. Queremos catorce regidores que sepan resolver problemas. No queremos regidorcillos quita-multas, mugrosos, sucios.”2 Así daba inicio la campaña electoral para la renovación de poderes municipales en Nuevo León del año de 1971, con el camino abierto para el PRI por la renuncia de su más fuerte competidor, pero con la firme obligación de hacer una buena campaña y tratar de legitimar el triunfo en las urnas aquel 5 de diciembre. La campaña tricolor de Camelo En tanto la campaña del Lic. Julio Camelo inició con fuerza visitando fábricas y barrios populares. Bajo el lema “Por el bienestar de la familia”, promovió su programa de gobierno que lo dividió en los siguientes términos: • Regularización de predios para beneficios de las familias que viven sin certeza jurídica. • Introducción de servicios básicos como el agua, el drenaje, el alumbrado y la pavimentación en colonias populares. 1 El Norte, 19 de septiembre de 1971, p. 9-B. 2 El Norte, 19 de septiembre de 1971, p. 9-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 389

• Servicios de salubridad básicos para las familias que no cuentan con seguro médico. • Creación de Centros de Rehabilitación Juvenil contras las drogas y el alcoholismo. • Creación y equipamiento de más delegaciones de policías en el norponiente de la ciudad. • Creación de aulas escolares en zonas marginadas de la ciudad para beneficio de las familias más desamparadas. • Mejoramiento del sistema de recolección de basura existente en la ciudad. • Mejoramiento del transporte público en coordinación con los concesionarios. • Reglamentación de los vendedores ambulantes y los mercados sobre ruedas. Como representante de los cuadros de la CNOP, el Lic. Camelo hizo el 4 de noviembre un llamado a la unidad en torno al partido tras un almuerzo con miembros de esta organización priista y que su candidatura a la alcaldía representaba a la militancia tricolor, personificada en sus tres sectores: popular, obrero y campesino.3 Allí planeó el trabajo de la campaña y decidió la participación femenina en los eventos proselitistas como un importante factor de impacto en la sociedad regiomontana. Además indagó sobre el funcionamiento de los Centros Asistenciales, de las Escuelas, de los Centros Cívicos y otras instalaciones semejantes.4 Realizó una agenda que contendría los temas a tratar en las colonias y barrios, como el de la erradicación del pandillerismo, la regularización de predios irregulares en manos de familias de escasos recursos, integración de un organismo promotor para la introducción de servicios de mejoras materiales, campaña de limpieza en las calles con voluntarios ciudadanos, entre otros temas más.5 Como parte de la campaña de saneamiento e higiene en su plataforma electoral, Camelo se comprometió ante vecinos de la colonia Garza Nieto acciones contra 3 El Porvenir, 4 de noviembre de 1971, p. 9-B. 4 Ibidem. 5 Ibidem.


390 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

la insalubridad pública y la drogadicción, e invitó a los presentes a incluirse a su campaña y colaborar desde su círculo familiar a sanear las calles de este barrio “para que no se le llame más la Coyotera”. Un vecino de la colonia le reclamó por el olvido que el barrio ha tenido por los gobiernos anteriores y le pidió que aunque sean de la Coyotera, no los olviden, porque son humanos y requieren seguridad.6 Dos días después de visitar la Garza Nieto, la campaña electoral de Julio Camelo se dirigió a la colonia Independencia al sur de la ciudad, desde donde se comprometió trabajar de forma conjunta con los vecinos de este barrio para lograr avances en obra pública, salud y bienestar familiar: “queremos que nuestras primordiales necesidades tengan satisfactores al alcance de todos; debemos empeñarnos en la integración de una infraestructura económica y social que hagan que se multipliquen las fuentes de trabajo, que no exista un hogar mexicano sin remuneración justa.”7 Camelo inició así su campaña visitando fábricas, mercados populares, colonias residenciales o barriadas populares. El martes 2 de noviembre visitó a los comerciantes del río Santa Catarina, en los límites con la colonia Independencia, platicó sobre sus carencias y necesidades, y se comprometió a ayudarlos cuando llegase a la presidencia municipal.8 El sábado 6 de noviembre se efectuó el primer gran mitin de la campaña del priista. La cita fue en la Plaza Díaz Mirón de la colonia Independencia, donde a partir de las 19:30 horas la comitiva del PRI hablaría ante los vecinos del populoso barrio regiomontano. Un reportero anónimo del periódico El Norte nos dejó la siguiente crónica del primer evento multitudinario del candidato priista: “La noche del sábado en la Plaza Díaz Mirón, en la Colonia Independencia, el sonido de la máquina del ferrocarril se perdía entre las matracas, cencerros, botes de lámina, bandas de guerra y mariachis. Julio Camelo, candidato a alcalde de Monterrey, en su primer 6 El Porvenir, 1 de noviembre de 1971, p. 9-B. 7 El Porvenir, 5 de noviembre de 1971, p. 11-B. 8 El Norte, 3 de noviembre de 1971, p. 11-B.


392 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mitin de apoyo, había ratificado el pacto con el pueblo con la frase nos comprometemos a entregar nuestra capacidad, nuestro esfuerzo, nuestra pasión, pero pedimos a cambio al pueblo de Monterrey nos hable con franqueza. Todos los puestos de la Díaz Mirón estaban tapizados de las pancartas camelistas. El presídium se colocó frente al Santuario; al lado oriente en una tarima, el maestro de ceremonias, y luego las diversas agrupaciones con sus leyendas en alto, de apoyo a Camelo. Un grupo de camelistas, unas jovencitas de la colonia Condesa, cantaron tres porras, una con la tonada de “La Cucaracha”, otra con la música de “Cuando los huaraches se acaban”, y finalmente el corrido de Julio Camelo. Uno de los versos decían que los cenopistas ya se van a las casillas y que el cinco de diciembre, todos por Julio Camelo su voto le van a dar. Entre matracas y cencerros, destaca el mágico sonido de la máquina de ferrocarril. Es como un llanto de los posesionarios de los predios ferrocarrileros, que esperan que ahora que llegue Camelo a la Presidencia Municipal, sus barriadas tengan luz, agua y pavimento.”9 El referido mitin se realizó ante una gran multitud que acudió al llamado del candidato tricolor. Desde el estrado Camelo se refirió del presidente Luis Echeverría como un gran líder, que inició una gran cruzada nacional a la cual el regiomontano está obligado a involucrarse. Además pidió confianza para realizar su trabajo en la futura administración: “La ciudad es nuestro hogar común y vivir en un hogar limpio, en un hogar digno es la meta que todos anhelamos. Construyamos juntos el futuro que es responsabilidad común.”10 Pidió a los vecinos y simpatizantes allí reunidos que depositaren en el su confianza para llegar a la presidencia municipal de la ciudad y lograr los cambios que estaba planteando, en beneficio y servicio del pueblo de Monterrey: “Los invito a que juntos realicemos la tarea de engrandecer a Monterrey, que busquemos con nuestra inteligencia, con una imaginación creadora, desposeída de fantasía, que es lo que necesita Monterrey, que es lo que requiere la ciudad para servirla mejor.”11 9 El Norte, 9 de noviembre de 1971, p. 9-B. 10 El Porvenir, 6 de noviembre de 1971, p. 11-B. 11 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 393

Para finalizar el mitin, y en voz del priismo nuevoleonés, el Lic. Jesús Ayala expresó que resultaba relevante que el Lic. Camelo, un hombre joven, recibiera las muestras de apoyo y cariño de la colonia Independencia, fiel a los colores del partido, y que a partir de ese instante la campaña despegaría de forma única e impactaría a la sociedad regiomontana. Aseguró que a través de Camelo, el PRI busca la conquista del poder para realizar los postulados de la Revolución Mexicana en beneficio de la comunidad regiomontana.12 Un reportero del periódico el Norte describe la actividad de Camelo en las colonias populares de la forma siguiente: “Julio viste de guayabera, la prenda que los políticos usan en el régimen echeverrista. Las peticiones de los regiomontanos que viven en la colonia Independencia fueron sobre la urgencia de alumbrado público. Le dicen al candidato que un foco en la calle equivale a un gendarme en la esquina. La gente del pueblo lo espera en las calles con cartas. Hay una esperanza en los barrios de la popular colonia Independencia: Julio Camelo.”13 Un día después el Lic. Julio Camelo organizó una cena con ex alcaldes de Monterrey, quienes refrendaron la candidatura del referido y he hicieron un llamado a la unidad partidista. Los ex ediles presentes fueron José Videgaray, Abiel Treviño, Plutarco Elías Calles, Santos Cantú Salinas, José Luis Lozano, Eliseo B. Sánchez, Leopoldo González Sáenz, Constancio Villarreal, Alfredo Garza Ríos, César Lazo Hinojosa y el alcalde en funciones Gerardo Torres Díaz.14 En el mensaje a los medios de comunicación sobre ésta reunión, Camelo manifestó: “reconozco lo que todos los alcaldes de Monterrey han hecho por la ciudad; han entregado su mejor esfuerzo, la han hecho progresar en la época que se les confió el mandato por el pueblo regiomontano. Considero muy importante, como solidaridad de partido, como una función también política que hayan aceptado también ustedes reunirnos esta noche; estamos seguros que su disposición hacia el partido no ha variado, que sus convicciones, su militancia, su permanencia y compromiso con la ideología revolucionaria con las mismas que cuando tuvieron el honor de ser postulados por nuestro partido para este cargo.”15 12 El Porvenir, 6 de noviembre de 1971, p. 11-B. 13 El Norte, 3 de noviembre de 1971, p. 11-B. 14 El Porvenir, 7 de noviembre de 1971, p. 10-B. 15 Ibidem.


394 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A la vez, la Plataforma de Profesionales del Estado, la Unión de Ingenieros Civiles y la Asociación de Profesionistas de Nuevo León de la Federación de Organizaciones Populares expresaron su adhesión a la candidatura de Julio Camelo, a quien consideran un joven profesionistas representante de una nueva generación de la política en el estado. Reseñan que representa los ideales revolucionarios y que la sociedad regiomontana aceptará al priista en su campaña política.16 A partir del día 10 de noviembre, la campaña electoral de Julio Camelo estuvo dirigida a visitar las fábricas y escuchando las demandas de los trabajadores. Por eso en su visita a la fábrica de cigarros “La Moderna” expresó su beneplácito por la armonía laboral que se vive en la comunidad regiomontana: “Una vez más constatamos que en Monterrey la armonía entre los factores de producción ha fincado su progreso y aquí existe en Cigarrera La Moderna esa armonía; que las prestaciones de los trabajadores son muy importantes, que la mentalidad de las empresas es progresista.”17 De allí se trasladaría a Fábricas Orión donde fue recibido por directores y obreros en la planta de procesos. Allí estuvo acompañado por el Dr. Roberto Garza González su suplente, y sus coordinadores con empresas Lic. Pedro Pablo Treviño, Lic. Benjamín Reyes Retana, Rigoberto González, Rubén Barragán, José Vicente Trócoli.18 Reunido junto a los integrantes de la Plataforma de Profesionales Mexicanos A.C., Camelo les solicitó poner a disposición de la sociedad regiomontana los conocimientos tecnológicos y profesionales con que cuentan, asegurando que los profesionistas están obligados a retribuir a la sociedad su preparación académica: “En México la educación la costea nuestro pueblo, los que hemos tenido esa gran oportunidad del acceso a la educación superior tenemos un compromiso mayor: retribuir, regresar al pueblo con nuestros conocimientos, honorabilidad y esfuerzo permanente lo que invirtió al favorecernos con esa educación.”19 16 El Norte, 5 de noviembre de 1971, p. 4-B. 17 El Porvenir, 10 de noviembre de 1971, p. 3-B. 18 Ibidem. 19 El Porvenir, 10 de noviembre de 1971, p. 3-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 395

Además, invitó a esta agrupación de profesionistas para que aportasen ideas en beneficio de la ciudad y así ayudaren a solucionar los problemas de la ciudadanía en Monterrey, Nuevo León y el país. Les pidió que se sumaran a su campaña y que juntos construirían una mejor patria para sus hijos.20 Para el día 10 de noviembre, la comitiva priista llegó a las colonias Loma Linda y Pepenadores, donde el Lic. Camelo escuchó las peticiones de los vecinos, principalmente para resolver los problemas de los centros de vicios, el ruido de las consolas y la inseguridad existente por los robos y los problemas del pandillerismo.21 Desde el domicilio del señor Rodolfo Garza en la colonia Loma Linda, el candidato recibió las peticiones vecinales de mejorar el edificio escolar, la instalación de teléfonos públicos, mayor impulso de actividades deportivas en parques y campos, y la prevención de vicios en jóvenes, como el alcoholismo, la drogadicción y la inhalación de cemento y thiner en las esquinas por falta de vigilancia policiaca.22 Posteriormente se dirigió al cine “Unidad Modelo” donde conversó con adultos y jóvenes sobre el procesamiento de los basureros municipales de la “Granja Sanitaria”, pues las calles de la Unidad Modelo se encontraban “llenas de moscas”, la instalación de casetas telefónicas, concesión de rutas de camiones, pues las rutas 31 y 10 son insuficientes, y solucionar el problema de las pedreras del cerro del Topo Chico, “que bombardean y rompen las vidrieras”, así como la construcción de canchas deportivas y el cierre de cantinas.23 Más tarde, en la colonia Niño Artillero el Lic. Camelo fue abordado por los vecinos para solicitarle la legalización de sus predios, la instalación de servicios como teléfono y luz eléctrica, una caseta de policía, áreas verdes inexistentes, un dispensario médico, un mercado y el desalojamiento de posesionarios ferrocarrileros que ocupaban las áreas verdes de la colonia.24 20 Ibidem. 21 El Porvenir, 11 de noviembre de 1971, p. 3-B. 22 Ibidem. 23 El Norte, 12 de noviembre de 1971, p. 12-B. 24 El Porvenir, 11 de noviembre de 1971, p. 3-B.


396 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El jueves 11 de noviembre el candidato priista visitó la planta de “Acumuladores Mexicanos S.A. de C.V. y más tarde la Fábrica de Camisas “Manchester”, en donde comentó ante obreros y directivos que sólo con la armonía de los medios de producción se podía laborar de forma digna y productiva.25 Posteriormente visitó el fraccionamiento Buenos Aires donde visitó a los vecinos en su domicilio y tuvo conocimiento directo de las problemáticas del vecindario. Se le plantearon problemas con los rondines policiacos, robos, falta de alumbrado y áreas verdes, así como canchas deportivas.26 El viernes 12 de noviembre fue organizado un convivio por los integrantes de la “rama de la gasolina” de la Federación de Trabajadores de Nuevo León en favor del Lic. Julio Camelo para agasajarlo por su distinción al frente de la candidatura del PRI en Monterrey. El evento, que se realizó en el edificio de la Unión de Meseros, estuvo a su máxima capacidad y contó además con la presencia de los candidatos a alcaldes del PRI para Guadalupe, Santa Catarina, Garza García, San Nicolás de los Garza y Villa de Santiago.27 Desde el estrado, Camelo comentó: “La CTM en nuestro país representa la eficacia en las organizaciones obreras y la conciencia de un factor de la producción que sabe que con su trabajo, constituye el progreso de México. […] siempre debemos proteger al trabajador organizado, al trabajador que tiene derecho a obtener todos los satisfactores que da la gran estructura del Estado Mexicano.”28 En la Plaza “Rodrigo Zuriaga” de la colonia Hidalgo se efectuó el sábado13 de noviembre a las 20 horas el segundo mitin multitudinario del candidato tricolor, donde acudieron vecinos de las colonias del Noreste de la ciudad: de la Niño Artillero, del Prado e Hidalgo. Cerca de tres mil personas vitorearon al candidato, quien tras la presentación de grupos musicales habló ante la multitud, comprometiéndose a apoyarlos en apoyos de servicios básicos, luz, agua, drenaje, restauración de escuelas y mayor vigilancia policiaca.29 25 El Norte, 13 de noviembre de 1971, p. 14-B. 26 Ibidem. 27 El Norte, 14 de noviembre de 1971, p. 9-B. 28 Ibidem. 29 El Norte, 15 de noviembre de 1971, p. 13-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 397

Ante la multitud presente comentó que el municipio tiene grave carencias, muchas carencias, pero lo realmente importante es que hay voluntad de parte suya y de su planilla para resolver las adversidades. Además señaló: “Estamos perfectamente conscientes que el primer contacto que tiene el pueblo con un Gobierno es con el Municipal; y le toca a la autoridad municipal atender con la mayor dedicación, con la mayor eficiencia, los problemas de la comunidad a la que sirve. Por eso hemos sostenido y hoy lo reiteramos, que en la función pública el funcionario es un servidor voluntario y que, para el servicio del Pueblo, no existe horarios de trabajo.”30 Canal 12 de televisión local anunció el lunes 15 de noviembre la presentación del Lic. Julio Camelo en el noticiero “Nuestra Ciudad” que se transmitiría a las 12:30 horas, en donde participaría en la serie titulada “Dialogo con los regiomontanos” con el fin de compartir su visión de la ciudad y las propuestas para la transformación de Monterrey.”31 Ese mismo día el candidato priista visitó las instalaciones de la General Electric y de la Planta FLIR, donde fue atendido por directivos y trabajadores, y pudo constatar los avances y superación contante de estas industrias. Por la tarde visitó las colonias Cementos, la 1º de Mayo y finalizó en la colonia Terminal, donde realizó visitas domiciliarias y convivió con los vecinos.32 En esta ocasión el Lic. Camelo fue acompañado por los señores Roberto Bremer Herrera, Lic. Santos Cantú Salinas, ex alcalde de Monterrey, Lic. Benjamín Reyes Retana, Dr. Roberto González Garza, candidato alcalde suplente, Jorge Delgado y el Lic. Pedro Pablo Treviño, Presidente del Comité de Visitas a las Industrias en la campaña del candidato priista.33 Sobre la visita a las “barriadas”, el periódico El Norte publica un resumen de las visitas del candidato a estas colonias y la gran problemática que ello conlleva: “Hay colonias que se fundaron hace 50 años y siguen igual; calles sin pavimentar, falta 30 Ibidem. 31 El Norte, 15 de noviembre de 1971, p. 10-B. 32 El Porvenir, 16 de noviembre de 1971, p. 10-B. 33 Ibidem.


398 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

un foco en la esquina y no tienen policía. El rosario de peticiones sigue; interminable, largo, inacabable como el ir y llevar peticiones, como el andar en busca de soluciones y no encontrarlas. Julio Camelo Martínez, candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, ha recorrido medio centenar colonias. A cada lugar ha ido acompañado por su esposa doña María del Carmen Cervantes de Camelo. Mujer afable y sencilla; ella también habla en las barriadas. Es como una fiesta popular, la gente se reúne a ver el candidato, al futuro alcalde de Monterrey. Son noches de otoño y campaña política. El candidato ha dejado la guayabera y lleva traje. Habla el candidato. Le interesa conocer todos los problemas y quiere hablar con el pueblo. Le promete que va a volver a ese lugar, ¡y lo hará!”34 Para el día siguiente, la comitiva del PRI visitó las instalaciones de Carrier Elizondo S.A. donde comentó que la industria regiomontana “tenía la característica de ser agresiva y salir a conquistar mercados”. Al dirigirse a directivos y trabajadores de la empresa, Camelo les comentó: “Nos asombra más en este repaso que estamos haciendo, que en Monterrey se produzcan tantas cosas, una diversidad de artículos que en muy pocos lugares existen, so sólo en la República, sino en otras latitudes geográficas, fuera del país.”35 En nombre de la empresa, el Lic. Benjamín Reyes Retana expresó al candidato que el avance de la industria se debía al acervo de ideales que han recibido los regiomontanos, de “quienes nos precedieron, a la extraordinaria calidad de los obreros regiomontanos, al profesionalismo de nuestras factorías y a la agresividad de los industriales.36 El miércoles 17 de noviembre se efectuarían dos visitas del candidato priista a Cervecería Cuauhtémoc y Fábrica de Cartón “Titán”, pertenecientes al grupo empresarial VISA (Valores Industriales S.A. de C.V.). En ambas el candidato priista pugnó por un diálogo abierto entre el pueblo y los empresarios y por el bienestar de las familias regiomontanas.37 Esta rara relación obrero-patronal sólo existente en las fábricas regiomontanas pudo ser comprobada en la visita 34 El Norte, 18 de noviembre de 1971, p. 10-B. 35 El Porvenir, 17 de noviembre de 1971, p. 11-B. 36 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 399

que realizó para Focos S.A. unos días después, y en donde el candidato priista remarcó esta importante simbiosis que da a Monterrey el progreso material del trabajo diario.38 Ya por la noche, la Federación de Transportistas del Estado dio a través de su asamblea general, el apoyo a la candidatura del Lic. Julio Camelo, en una reunión que efectuaron en el edificio de la Federación de Organizaciones Populares, sobre avenida Morones Prieto.39 Posteriormente, el jueves 18 de noviembre la Cámara Nacional de Comerciantes en Pequeño de Monterrey ofreció un convivio al candidato priista para testimoniarle su simpatía, su respaldo y apoyo. Asistieron parte de la planilla tricolor y el cuerpo directivo de esa organización, así como algunos agremiados.40 Ese día apareció una nota en donde “El Solitario”, un personaje político personificado por Randolfo Esquer arremetía contra la imposición de Julio Camelo como alcalde de Monterrey. Comentó que los regiomontanos debían protestar “por este sistema de imposiciones políticas”, y no dejar que desde la capital impongan a sus favoritos. “Monterrey debe demostrar al resto del país que no es una manada de animales que obedecen ciegamente lo que dicen. Camelo se convertirá en el nuevo virrey de Monterrey, sucesor de la corona de Gerardo Torres Díaz.”41 Desde su camioneta armada con un micrófono arengó contra el candidato priista y pidió a la gente ir a votar, pero no contra Camelo, sino “a favor de quienes ustedes quieran.” Al terminar su discurso, según comentó la nota, agradeció a los presentes por su atención, guardó su equipo y se retiró del lugar (frente al Palacio Federal).42

37 El Porvenir, 11 de noviembre de 1971, p. 3-B. 38 El Porvenir, 17 de noviembre de 1971, p. 11-B. 39 El Porvenir, 11 de noviembre de 1971, p. 3-B. 40 El Norte, 19 de noviembre de 1971, p. 11-B. 41 El Norte, 19 de noviembre de 1971, p. 11-B. 42 Ibidem.


400 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Durante una reunión con jóvenes obreros cetemistas, Camelo analizó los problemas de los trabajadores de Monterrey, el salario mínimo y la vivienda popular, que en voz del candidato priista debe ser una prestación obligatoria que el estado y los patrones deben otorgar: “Es una situación que debe revisar el Municipio, sin olvidar que la Autoridad Municipal puede encontrar algunas áreas específicas para el acomodamiento de familias de escasos recursos.”43 En materia de educación, Camelo aseguró que dada la demanda de alumnos en zonas marginadas y la falta de aulas, deben utilizarse locales para dar educación a las colonias que necesitan una escuela y no dejar a ningún regiomontano sin educación. Sobre el transporte público, el candidato les aseguró que personalmente revisaría las condiciones del mismo y de ser necesaria la intervención del gobierno del estado para solucionar el problema del servicio.44 Ante una Asamblea Femenil del Sector Popular realizada en el edificio de la CNOP en el estado, la señora Carmelita Cervantes de Camelo pidió a las asistentes votar a favor de su marido y comentó que la mujer en la actualidad debía estar mejor preparada, no solo para las labores del hogar, sino para ejercerla en beneficio de la comunidad. Manifestó además lo siguiente: “La mujer, centro de la entidad más pequeña pero básica que es la familia, tiene una relación directa con los problemas que afectan su hogar. Debe favorecer la acción conjunta al compartir problemas de la niñez, y de la juventud y propiciar el entendimiento de otros problemas en común que trataremos de resolver unidas y organizadas.”45 Por la tarde de ese día viernes 19 de noviembre, el candidato priista visitó las colonias Moderna, Nueva Madero y Venustiano Carranza, donde atendió a los vecinos del lugar y quienes se acercaron a pedirle apoyo en materia de servicios básicos, seguridad pública y restauración de escuelas.46

43 El Porvenir, 19 de noviembre de 1971, p. 9-B 44 Ibidem. 45 El Porvenir, 20 de noviembre de 1971, p. 9-B. 46 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 401

El día 20 de noviembre, en el aniversario de la Revolución Mexicana, el Lic. Camelo encabezó un mitin multitudinario en la colonia Moderna en donde convocó a la gente a seguir confiando en el gobierno de emanado de la lucha armada, ya que la Revolución tiene carácter permanente. “En 1971 se ha logrado, a través de la doctrina de la Revolución Mexicana, dotar al país de instrumentos muy importantes como la propiedad del subsuelo que es de la nación, los principales energéticos son de los mexicanos, la concentración de la tierra en manos de los latifundistas se ha terminado. México tiene protección para el trabajador, salario mínimo, reparto de utilidades para las empresas; la mujer incorporada a todas las tareas de la sociedad; todo ello nos hace tener seguridad y tener fe en el porvenir de México.”47 Expresó que para los mexicanos, la Revolución Mexicana significa el reencuentro con su destino, la satisfacción de poderse realizar en un marco de seguridad, libertad y dignidad. Y que los gobiernos del PRI han ido alcanzado metas, pero por desgracia no todas aún. Por ello, la Revolución aún permanecía vigente, siempre y cuando hubiese hogares sin servicios públicos, padres de familia sin trabajo o niños sin escuela, por lo que el PRI seguiría luchando para erradicar esos obstáculos sociales.48 Para el domingo 21 de noviembre a las 11 horas se realizó una Asamblea Femenil en el Cine Juárez en apoyo a la candidatura del Lic. Camelo. El cine fue abarrotado por las juventudes priistas del sector femenil, quienes expusieron ante el candidato sus problemas como madres, trabajadoras y estudiantes, a fin de buscar soluciones prácticas en materia de apoyo a la mujer, respaldo jurídico y apoyo médico-asistencial.49 En una reunión con la Sección 48 del Sindicato de Trabajadores de la Música adherido a la CTM, el candidato del PRI felicitó al gremio por festejarse ese día la labor del músico en todo el país, y aseguró que ofrecería mejores condiciones sociales en la ciudad para que ellos desempeñaren mejor su oficio.50 47 El Porvenir, 22 de noviembre de 1971, p. 3-B. 48 Ibidem. 49 Ibidem. 50 El Porvenir, 23 de noviembre de 1971, p. 12-B.


402 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Días después, ante sindicatos de obreros de la CROC expresó su decisión a mejorar las condiciones del transporte urbano, embellecer la ciudad con arques y jardínes, cerrar centros de vicio y abrir más aulas y centros cívicos, que beneficien a la clase trabajadora de Monterrey. Los obreros por medio de su líder Eleazar Ruiz Cerda expresaron su simpatía al candidato y su respaldo el día de las elecciones.51 Ese día, el Dr. Carlos Canseco le expresó el apoyo que los trabajadores de la Sección 34 del Sindicato de Salubridad tienen hacia su persona, además de presentarle una ponencia sobre el rescate higiénico de Monterrey y las diversas formas de saneamiento en la ciudad.52 En ella se abordaron los temas de los vendedores ambulantes, que dan aspecto de pueblerina a una ciudad industrial como Monterrey; de los mercados sobre ruedas que son focos de insalubridad y de basura en las calles por falta de una cultura de limpieza y la escasez de botes de basura; de la forma como deben limpiarse los panteones municipales, del saneamiento de las agua negras, la recolección de basura, del barrido y limpieza de las calles, entre otras muchas recomendaciones.53 El sábado 27 de noviembre los tres sectores del partido anunciaban el cierre de campaña del candidato priista en el Cine Florida a partir de las 19:30 horas. Desde el estrado “se examinaría la problemática regiomontana y se otorgará el voto de adhesión y apoyo a la candidatura del Lic. Julio Camelo Martínez, postulado a Presidente Municipal de Monterrey.54 Antes de su cierre masivo en el Cine Florida, el candidato tricolor visitó el Mercado de El Norte, donde conoció en toda su magnitud los problemas que sufren diariamente los locatarios como los accesos, los baños públicos y la higiene del lugar.55 51 El Porvenir, 25 de noviembre de 1971, p. 11-B. 52 Ibidem. 53 Ibidem. 54 El Porvenir, 26 de noviembre de 1971, p. 3-B. 55 El Porvenir, 28 de noviembre de 1971, p. 3-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 403

De manera urgente le solicitaron el mejoramiento de la higiene del lugar y la recolección e incineración de los desperdicios. La gran mayoría de los locatarios apostaron por el triunfo del candidato tricolor y por el respaldo que éste les otorgará una vez instalado en la presidencia municipal. Posteriormente se trasladó al Mercado Popular No. 1 de la colonia Independencia donde charló con los puesteros del lugar y además de pedirle su voto el próximo 5 de diciembre, los acompañó a ver las necesidades que padecen y dejó el compromiso de solucionar todo obstáculo que les impida realizar con higiene y calidad su labor comercial.56 Finalmente en el cierre de campaña en el Cine Florida, el Lic. Camelo aseguró ante las cerca de tres mil personas reunidas en el recinto que sigue los pasos revolucionarios del presidente Echeverría, quien en un año había transformado el país con su programa de gobierno, y que gobernará para la ciudadanía sin distingos de grupos o clase social. “Le hemos propuesto al pueblo de Monterrey un pacto, el de que la comunicación que hemos establecido en todos los sectores, no se interrumpa, que sí el voto de los regiomontanos nos da la oportunidad de servir a la comunidad desde la administración municipal, continuaremos visitando Monterrey por sus distintos rumbos, para analizar con los ciudadanos en sus áreas específicas los problemas que enfrentan.”57 Aseguró ser un servidor voluntario para la ciudadanía regiomontana, y que hará todo lo posible por lograr que las condiciones materiales de muchos que tienen poco se transformen y tengan un verdadero bienestar familiar: “Llegamos a los centros de trabajo, llegamos a los barrios donde radican, llegamos a los barrios de Monterrey. Porqué quien aspira a la función del servicio público es un servidor voluntario y de esa tesis no podremos apartarnos nunca.”58 El Delegado Nacional senador Pascual Bellizia comentó al respecto que Camelo a pesar de su juventud era una revelación de la política nuevoleonesa. Que pocas personas tenían el don de atraer tanta gente a su alrededor y que gracias a su 56 Ibidem. 57 El Porvenir, 29 de noviembre de 1971, p. 12-A. 58 El Norte, 29 de noviembre de 1971, p. 12-B


404 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

talento sería un gran alcalde. Además se refirió al candidato con las siguientes palabras: “Soy testigo de su caminar por la Loma Larga y el Topo Chico, por las colonias del oriente y del poniente; sus visitas a fábricas y domicilios y del dialogo permanente y sostenido con el pueblo de Monterrey. Camelo no esperará en su despacho a que lleguen a exponerles sus problemas, sino que llevará la presidencia municipal a las barriadas. […] el cambio y la avanzada habrá de realizarse por primera vez en el país por jóvenes como éste economista, revolucionario por convicción desde hace 16 años: Julio Camelo Martínez.”59 Durante una cena que el sector obrero ofreció en honor del candidato priista, éste expreso que era necesario llevar el concepto de justicia social al terreno colectivo pues “el obrero regiomontano está considerado como el más eficiente del país.60 Les aseguró que la clase obrera ocupaba un lugar preponderante en el programa social del presidente Echeverría y que la cruzada nacional que él encabeza dejará buenos dividendos a los trabajadores de Monterrey: “nos interesa mucho atenderlos, nos interesa mucho tener de aliado a ese sector en el Gobierno Municipal, sí se nos otorga el voto de los regiomontanos.”61 La cena que fue llamada de “La Unidad Obrera” se realizó en el Auditorio del Sindicato de Ferrocarrileros “Luis Gómez Z.”. Desde la plataforma, el Lic. Raúl Caballero Escamilla, en nombre de los trabajadores, hizo hincapié “en la necesidad de la redistribución de los impuestos que se generan para promover obras de infraestructura que lleven a obtener a una ciudad con un marco de mejor vida para todos.62 Durante la reunión con miembros del Círculo Político de Contadores Públicos realizada el 29 de noviembre, los instó a encontrar nuevas fórmulas con que hacer frente a las realidades sociales y económicas en que está inmersa la ciudad. Citó de ejemplo la ciudad de Monterrey, que como urbe metropolitana integrada con otros municipios, debía resolver sus problemas y sus servicios a un 59 Ibidem. 60 El Porvenir, 28 de noviembre de 1971, p. 3-B. 61 Ibidem. 62 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 405

nivel superior al municipal. Planteó la creación de una Consejo Intermunicipal que permita que no se interrumpa en un área definida determinados tipos de servicios.63 El 30 de noviembre por la noche, el candidato del PRI se reunió con vecinos de la colonia Deportivo Obispado para plantear la necesidad de convertir los barrios en focos de higienes mediante el programa “Ciudad Limpia”, por medio del cual se pretende promover a Monterrey como el sitio más limpio del país.64 El sábado 4 de diciembre se anunciaba que los tres sectores del partido realizarían un gran frente común para llevar a las casillas a los electores que votarán a favor de Julio Camelo como su alcalde de Monterrey. Esto como parte de la estrategia que el mismo candidato diseño desde la precampaña. Se anunció que todos los miembros del PRI serían promotores del voto en favor de los diversos candidatos tricolores en el estado.65 Para cerrar la campaña, el candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey Lic. Julio Camelo y su planilla hacían una revisión de la táctica seguida durante el proceso electoral. Primeramente y de forma estratégica visitaron industrias, centro de empleo, colonias y viviendas para intercambio de ideas con vecinos, estudio de problemas y soluciones.66 La visita record de más de 120 mil hogares y la entrevista con cerca de 300 mil personas para conocer a fondo las necesidades de ellos fue el resultado alcanzado por la campaña “camelista”.67 Así concluía el PRI el proceso de campaña, por lo que ahora sólo faltaba el resultado favorable en la elección del 5 de diciembre.

63 El Porvenir, 30 de noviembre de 1971, p. 10-B. 64 El Porvenir, 1 de diciembre de 1971, p. 12-B. 65 El Porvenir, 4 de diciembre de 1971, p. 9-B. 66 El Porvenir, 29 de noviembre de 1971, p. 5-B.


406 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

PAN: la campaña que no fue El 1 de noviembre de 1971, primer día de campaña para la renovación de los ayuntamientos de Nuevo León del bienio 1972-1973, el Partido Acción Nacional publicaba en los principales diarios de la ciudad un desplegado llamado “La Revolución Traicionada”. Acusaban a los gobiernos federal y estatal de mantener el silencio, las evasiones y las mentiras tras el llamado del PAN a reformar los procesos electorales.68 Afirmaban que no registraron candidatos para las elecciones del 5 de diciembre por falta de garantías democráticas. Por lo cual iniciaban una campaña diferente a las demás, e invitaban al pueblo a seguir al pendiente de sus programas de gobiernos, los cuales seguirían al alcance de los ciudadanos. Terminaron este comunicado con la leyenda “convertirás en realidad una Revolución hasta ahora traicionada”.69 Al cerrarse el tiempo de registros ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, el presidente de la misma Lic. Arturo Suárez Luna comentó que el PAN no había acudido a registrar candidatos, por lo que sólo el PRI, el PPS, el PARM y candidatos independientes participarían en la contienda de renovación de Ayuntamientos el próximo 5 de diciembre.70 En tanto el PAN aseguró, en voz de su presidente regional Daniel de la Garza, que participarían activamente aún sin candidatos registrados y que la doctrina y programas municipales de Acción Nacional serían el vínculo con los ciudadanos.71 Mientras la campaña política para la alcaldía de Monterrey se llevaba a cabo y el PRI participaba prácticamente sólo, el PAN presentaba ante la ciudadanía su programa de gobierno, que reflejaba las angustias colectivas del momento y proponía soluciones concretas. 67 El Porvenir, 4 de diciembre de 1971, p. 9-B. 68 El Porvenir, 1 de noviembre de 1971, p. 12-A. 69 Ibidem. 70 El Porvenir, 1 de noviembre de 1971, p. 9-B. 71 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 407

En una serie de desplegados periodísticos que se hicieron numéricamente en los últimos diez días de la elección presentamos algunos extractos de este programa que tenía la intención de mantener presente la figura del partido entre los ciudadanos. Para Acción Nacional, tener un buen programa de labor municipal garantizaría el triunfo de cualquier político, y al no tenerlo garantiza bancarrota, corrupción y cacicazgo. Por ello el PAN de Monterrey presentaba a la ciudadanía su proyecto municipal, ya que para ellos el triunfo no consiste en ganar en las urnas “como fuere”, sino en la participación libre de ciudadanos y partidos políticos, en elecciones limpias y transparentes. “Aunque en esta hora política de diferente signo, en que el PAN no ha querido convocar al Pueblo a una contienda electoral más desigual que nunca por la acumulación de armas ilícitas que ahora ostenta el partido-gobierno; aún en estas circunstancias propias de un clima antidemocrático, Acción Nacional tiene y propone un programa de Gobierno Municipal para Monterrey. De su realización debe surgir una ciudad reluciente y decorosa, para orgullo de los regiomontanos.”72 En materia económica, el programa proponía una reforma a la Ley de Ingresos para acceder a mayor presupuesto del Estado; sugerían la eliminación de gastos excesivos del alcalde y reestructuración de la deuda municipal. “El despojo mayor que ha hecho el Estado al Municipio es el usufructo del impuesto predial. Por naturaleza el suelo de un Municipio es el patrimonio más valioso de una comunidad. Lo debe ser para garantizar la libertad municipal, por ser un valor inamovible. Por tanto, los beneficios fiscales del suelo municipal deben ser su más amplio y permanente recurso para que el Ayuntamiento pueda convertirlo en bienes y servicio para el desarrollo municipal.”73 En materia de movilidad, proponía la reorganización moral del cuerpo de tránsito de Monterrey; la Creación de zonas peatonales en las avenidas y calles, así como la eliminación de exclusivos en las calles del primer cuadro de la ciudad. “Una reforma total debe hacerse en la estructura y funciones del departamento 72 El Porvenir, 22 de noviembre de 1971, p. 12-B. 73 El Porvenir, 23 de noviembre de 1971, p. 12-B.


408 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de Tránsito Municipal de Monterrey. Noventa mil vehículos que circulan en la ciudad sólo son objeto de la codicia de los 290 agentes de tránsito que tiene el Departamento, y de algunos otros funcionarios y coyotes. Ha degenerado aquí el concepto de servicio, en el de cacería de infractores o de mordidas.”74 En cuestión urbana, el citado programa panista buscaba la regeneración de los barrios abandonados de la ciudad para dotarlos de parques, áreas verdes, canchas deportivas, bibliotecas y escuelas. “La Autoridad Municipal debe estudiar y acometer con audacia, un programa de regeneración de barrios abandonados [como los de Juan Ignacio Ramón en el centro de Monterrey o la colonia Terminal], para dotarlos de conjuntos cívicos, según las características de cada caso, en que se consideren las áreas verdes, fuentes, centros recreativos, demarcación, biblioteca, cancha deportiva, etc.”75 En materia de limpieza e higiene, se plantea el funcionamiento de 100 vehículos destinados para la recolección de basura, la compra de al menos 20 barredoras automáticas y el rescate de familias de pepenadores, ofreciéndoles trabajo y vivienda. “En Monterrey, para una población que ocupa más de 6,000 hectáreas urbanizadas, se necesita recoger más de 800 toneladas diarias de basura. El Departamento de Limpia cuenta con 52 camiones recolectores (muchos abiertos, porque lo que son foco de contaminación), y no todos en servicio. Apenas logran recoger 600 toneladas. Solamente trabajan cinco días estos equipos. Por todo eso Monterrey mantiene su fama de la ciudad más limpia de México.”76 Para mantener a Monterrey prendido, el programa proponía que se instalara un alumbrado de 5 mil arbotantes cada año en las calles de la ciudad, para combatir la delincuencia y resguardar así el patrimonio de los regiomontanos. “La promoción de obras de alumbrado público, hasta ahora han sido sin programa, desordenada. Junto a una colonia que en sus calles principales se instaló alumbrado, continúan otras sumergidas en la oscuridad. La delincuencia tiene en estas sombras su mejor aliado.” 77 74 El Porvenir, 26 de noviembre de 1971, p. 3-B. 75 El Porvenir, 27 de noviembre de 1971, p. 11-B. 76 El Porvenir, 30 de noviembre de 1971, p. 11-B. 77 El Porvenir, 2 de diciembre de 1971, p. 12-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 409

Para descentralizar el uso espacios comerciales en el centro de Monterrey y erradicar el problema de higiene, el programa municipal propone la construcción de varios mercados en zonas densamente pobladas de la ciudad, que dieren a la ciudad mayor capacidad de servicio en las colonias residenciales. “Urge descentralizar los mercados. Las colonias al Norte de la Calzada Madero, el sector de la Plaza de la Luz, la colonia Independencia, la zona Arteaga-América-EspinosaPino Suárez tienen esas necesidades y características. Para descongestionar el centro urbano es necesario la construcción de por lo menos seis de ellos, en las zonas señaladas y proyectados con mejor sentido funcional y de amplitud, empezando por los requerimientos de acceso y requerimiento.”78 Para combatir el problema del paracaidismo, dicho programa proponía la creación del Programa de Viviendas Municipal en coordinación con la planificación del Estado y organismos crediticios. En ese año, se señaló, faltaban 62 mil viviendas populares consideradas en su dimensión más modesta. “La Administración Municipal debe integrar una Dirección para el Problema de la Vivienda, dedicadas a promover lotes de viviendas de acuerdo con la planificación del Estado y organismos crediticios. Crear programas de viviendas mediante el sistema de cooperativas. Formar un banco de tierra urbano y sub-urbana.”79 El viernes 3 de diciembre se publicó el último desplegado del programa panista en los diarios El Porvenir y El Norte. A través de estos desplegados y de la campaña no mediática de los candidatos no registrados fue como Acción Nacional hizo presencia en la opinión ciudadana. Sin embargo al no tener candidatos ni planillas registradas, los votos que pudieron recibir el día de la elección fueron anulados, según lo prevenía la Ley Electoral.

78 El Porvenir, 1 de diciembre de 1971, p. 3-B. 79 El Porvenir, 3 de diciembre de 1971, p. 7-A.


410 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El PPS como única opción Eleno Villa Frías, candidato del PPS a la presidencia municipal de Monterrey, era un obrero que nació en los Herreras, N.L. el 18 de agosto de 1941. Se casó en 1963 con Guadalupe Charles, con quien tiene cuatro hijas. Desde niño residió en Monterrey, realizando sus estudios de primaria en la Escuela Plutarco Elías Calles y sólo logró estudiar hasta el primer año de la carrera de Comercio. Trabajó para la empresa Ideal Standard S.A. de C.V. como clasificador de producción.80 En entrevista para el periódico El Norte, comentó que la mayor riqueza de México radica en la niñez y que ésta debe ser atendida con gran respeto y cariño y sobretodo ser encauzados en el buen camino. Refirió que su casa habitación es también su comité de campaña, el cual se ubica en la colonia Avenida Central, sobre la Privada Nazas No. 1509 y que las puertas del mismo estaban abiertas para atender a la gente proletaria y conocer los problemas que la aquejan.81 Asimismo aseguró que de ser electo alcalde de Monterrey por el pueblo, su primera acción será dotar de los servicios más básicos a las colonias más pobres de la ciudad, ya que los alcaldes emanados del PRI le dan prioridad a las colonias residenciales, y no así a las que más necesitan.“He notado que los Alcaldes que han estado frente al poder, atienden con gran rapidez la dotación de los servicios urbanos de las zonas residenciales, olvidándose por completo de las zonas donde viven los más pobres. Monterrey tiene problemas en las colonias proletarias, en las cuales carecen en su mayoría de servicios públicos como son agua, drenaje sanitario, alumbrado y gas natural y estos deben ser resueltos por la autoridad municipal.”82 Planteó que de ganar la elección municipal el domingo 5 de diciembre se encargaría primeramente de solucionar los problemas de la clase obrera, así como crear empresas municipales a efecto de erradicar el problema del desempleo, uno de los flagelos que más lastima a la gente pobre de Monterrey. 80 El Norte, 7 de noviembre de 1971, p. 11-B. 81 Ibidem. 82 Ibidem.


412 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Terminó la entrevista retando a la clase proletaria para que voten por él y de una vez por todas sacar al partido oficial de las oficinas municipales, donde se habían perpetrado en el poder. “Sólo un Ayuntamiento electo por trabajadores, que son la mayoría en Monterrey, procurará resolver los problemas de los mismos y daría una muestra de como se maneja el erario municipal.”83 Esta fue la única nota que apareció en los periódicos de la localidad sobre el candidato del PPS. No existe otro reportaje o desplegado que documente los mítines y actos de campaña del mencionado Eleno Villa Frías. De esta manera se realizaron las campañas electorales en el municipio de Monterrey, con la presencia del PRI, del PPS y la ausencia de Acción Nacional. Ahora sería necesario esperar el resultado el día de la jornada electoral que diera legitimidad a la maquinaria priista.

83 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 413

Organismos electorales La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral para esta elección municipal estuvo presidida primeramente por el Lic. Julio Camelo Martínez, en virtud de su puesto como Secretario General de Gobierno. Tras la renuncia de éste por su nombramiento como candidato a alcalde de Monterrey, la presidencia fue ocupada por el Lic. Arturo Suárez Luna. La Comisión Municipal Electoral de Monterrey se integró en julio por Lic. Ricardo Flores como presidente, el C.P. Jesús M. Cantú como secretario y el Lic. Rodolfo Páez Duarte como vocal. Ellos serían los responsables de la elección municipal del 5 de diciembre en la capital regiomontana. El día 1 de octubre la referida Comisión Municipal Electoral de Monterrey informaba a la ciudadanía que desde esa fecha estarán a la vista la división territorial de las secciones del municipio y las listas de electores en las oficinas de la Comisión ubicada sobre la calle Escobedo Sur No. 466 o por medio de los teléfonos 40-46-52.84 Y para cumplimiento de la Ley Electoral y que cualquier ciudadano que no se encuentre empadronado o no haya actualizado su dirección haga la denuncia pertinente. Por caso contrario no podrá votar el día de la elección el próximo diciembre del año en curso. Firmaba el presidente de dicha Comisión Lic. Ricardo Flores, el secretario C.P. Jesús M. Cantú y el vocal Lic. Rodolfo Páez Duarte.85 En tanto, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral comunicaba que el registro de los candidatos y sus planillas para la renovación de ayuntamientos en Nuevo León para el bienio 1972-1973, se efectuaría del 16 de octubre a partir de las 9 horas hasta las 23:59 horas del 31 de octubre en las oficinas de esta dependencia. La nota estaba firmada aún por el Lic. Julio Camelo Martínez como aun Presidente de dicha Comisión y Secretario General de Gobierno.86

84 El Norte, 1 de octubre de 1971, p. 13-B. 85 Ibidem. 86 El Porvenir, 9 de octubre de 1971, p. 3-B.


414 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Un mes después, la referida Comisión Municipal en cumplimiento con los artículos 44º, 47º, 60º y 61º de la Ley Electoral publicó en los principales diarios de la localidad la lista de las casillas y secciones electorales, así como los presidentes y secretarios que estarían recibiendo el voto ciudadano aquel domingo 5 de diciembre.87 Según la Reforma Electoral modificada en 1964 se dividió a la ciudad en seis distritos locales como los enumeramos de la forma siguiente: •

1º Distrito Local; Monterrey. Comprende calle Coahuila, acera Poniente, desde la Loma Larga al Norte, hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor, acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por Avenida Madero, acera Sur en dirección Poniente hasta la calle de Juan Álvarez, acera Oriente hacia el Sur, al Poniente hasta calle Serafín Peña; y por ésta en su acera Oriente en dirección al Sur hasta la Loma Larga.

2º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Serafín Peña desde Loma Larga por la acera Poniente hacia el Norte, hasta Juan Ignacio Ramón; calle Juan Ignacio Ramón acera Norte hacia el Oriente hasta calle Juan Álvarez; por calle Juan Álvarez acera Poniente hacia el Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero, acera Sur al Poniente hasta la Avenida Dr. José Eleuterio González, acera Oriente al Sur calle Vancouver; y de allí hacia el Poniente hasta comprender los municipios de Garza García, Santa Catarina y Villa de García.

3º Distrito Local: Monterrey. Comprende Avenida General Bernardo Reyes acera Poniente al Norte desde Avenida Madero hasta el límite Poniente de la Congregación de Topo Chico, prolongándose en línea imaginaria hasta comprender entre otras las colonias del Maestro, San Jorge, Las Cumbres y Vista Hermosa, en cuyo límite al Sur se prolonga hasta la calle Vancouver en su cruzamiento con la Avenida Dr. José Eleuterio González; de allí por la Avenida José Eleuterio González acera Poniente al Norte hasta Avenida Madero; por la Avenida Madero acera Norte al Oriente para cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes.

4º Distrito Local: Monterrey. Comprende avenida Bernardo Reyes acera Oriente al Norte hasta Calzada Madero hasta comprender la Congregación del Topo Chico, el municipio de San Nicolás de la Garzas y sus congregaciones Santa María y Nicolás Bravo por el Oriente; por el Antiguo Camino a San Nicolás, acera Poniente, hacia el Sur, desde el límite Sur del municipio de San Nicolás de los

87 El Norte, 20 de noviembre de 1971, p. 12-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 415

Garzas hasta la Avenida Progreso; Avenida Progreso acera Sur al Poniente hasta la calle Diego de Montemayor; calle Diego de Montemayor acera Poniente, hacia el Sur hasta Avenida Madero; y Avenida Madero acera Norte hacia el Poniente hasta cerrar el área en la Calzada Bernardo Reyes. •

5º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Diego de Montemayor acera oriente al Norte desde Tapia (Adolfo Prieto) hasta Progreso; por Progreso al Poniente acera Norte hasta el Antiguo Camino a San Nicolás; por el Antiguo Camino a San Nicolás al Norte, acera poniente, hasta el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas; por el límite Sur del municipio de San Nicolás de los Garzas al Oriente acera Sur hasta el límite de los municipios de Villa de Guadalupe y Monterrey; y por este al Sur acera Poniente hasta el margen Norte del Río Santa Catarina margen Norte hacia el Suroeste con todos sus accidentes hasta el Camino que conduce del extremo Oriente de la Avenida Adolfo Prieto a éste; por el mismo camino hasta la Avenida Adolfo Prieto al Poniente, acera Norte, hasta Diego de Montemayor.

6º Distrito Local: Monterrey. Comprende calle Coahuila acera Oriente, desde la Loma Larga hacia el Norte hasta calle Diego de Montemayor; por Diego de Montemayor acera Oriente hacia el Norte hasta Avenida Adolfo Prieto acera Sur, al Oriente hasta su terminación; continuándose hacia el Sur por el camino que conduce al Río Santa Catarina con todos sus accidentes, al Oriente, hasta el límite con el municipio de Villa de Guadalupe; quedan comprendidos en este Distrito la Zona Rural incluyendo Los Remates, Mederos, La Estanzuela, Los Cristales y los Minerales de San Pedro y San Pablo. Se incluye también el municipio de Villa de Guadalupe, N.L.

En materia de división territorial, la Comisión Municipal de Monterrey informó a la ciudadanía el 20 de noviembre de la configuración seccional de la ciudad para la elección próxima. Las 505 casillas quedaron distribuidas de la siguiente forma: •

Sector Poniente: 132 casillas correspondientes de la colonia Loma Larga hasta la colonia la colonia La CROC en los límites con el municipio de Escobedo.

Sector Centro: 192 casillas correspondientes de la colonia Independencia hasta la Congregación del Topo Chico en los límites con el municipio de San Nicolás de los Garza.

Sector Oriente: 181 casillas correspondientes de la colonia Nuevo Repueblo hasta los límites con el municipio de Guadalupe y Villa de Santiago.88

87 El Norte, 20 de noviembre de 1971, p. 12-B.


416 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se alertó a los ciudadanos que hayan cambiado de domicilio después de la última elección y que no lo hayan notificado a la Comisión sólo podrían votar en la casilla donde anteriormente votaron, ya que en caso contrario no podrían votar.89 La labor de la Comisión Municipal Electoral finalizó con el día de la votación el domingo 5 de diciembre en las 505 casillas instaladas a largo de la ciudad y con la instalación de la Junta Computadora el jueves 9 de diciembre, donde se establecía la validez de la elección y legalidad del Presidente Municipal electo.

89 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 417

Poscampaña El día 5 de diciembre, fecha en que se efectuarían las elecciones municipales para elegir funcionarios de los 51 municipios de Nuevo León, el Partido Acción Nacional desplegaba en los principales medios impresos de la localidad un desplegado titulado “Después de la farsa”, en donde hacía un recuento del rechazo de sus propuestas por depurar el padrón electoral y de su negativa a compartir escenario con el PRI en circunstancias desfavorables para la elecciones, por lo cual su no participación en este proceso electoral.1 Argumentaba la ilegalidad de la candidatura de Julio Camelo al arribar a Monterrey desde junio de este año, tras 20 años de ausencia, incumpliendo la Ley Electoral vigente, todo ello bajo el cobijo de la aplanadora priista en el gobierno y la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Además, esta última dependencia habría permitido el registro de Roberto Garza González como candidato a Presidente Municipal suplente de Monterrey, siendo que él vive en San Pedro Garza García.2 Finaliza el comunicado con la convicción de que buscarán hacer una transformación democrática de las instituciones políticas y de que desde ese momento se inicia el periodo de renovación en la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. “Queda la fecha del 5 de diciembre de 1971 como un paso más en la pendiente antidemocrática que ha padecido Nuevo León y a la vez como el día que anunció el renacer cívico. Porque el pueblo definitivamente aún no está en el poder. Una minoría lo ha usurpado.”3 El día de la elecciones, el domingo 5 de diciembre, fue un día frío en el clima (promediando 8º C) y en la participación ciudadana. Monterrey tenía registrados en ese entonces 392,927 votantes y Nuevo León 779,814 en la entidad: El PRI buscaba superar el ausentismo de las casillas, predicho por el PAN con anterioridad, con el voto de más del 50% del padrón, según cifras realizadas posteriormente.4 1 El Porvenir, 5 de diciembre de 1971, p. 19-A. 2 Ibidem. 3 Ibidem. 4 Ibidem.


418 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Crónicas de ese momento nos refieren que el clima gélido que se presentó en la ciudad ahuyentó a los ciudadanos de las casillas y puso un ambiente gris y de apatía en la participación ciudadana. Aunado a ello, la ausencia del PAN en las boletas electorales hicieron que la temperatura electoral bajara de forma considerable.5 Un testimonio de ese día comentó lo siguiente sobre la presencia de votantes en las casillas: “Los regiomontanos mostraron indiferencia por la jornada cívica. Los que salieron a la calle salieron a otra parte y pocos a votar. Las casillas se veían desiertas, por la tarde fue más marcada la ausencia de votantes.”6 En tanto, el candidato del PRI Lic. Julio Camelo otorgaba su voto a favor del Dr. Francisco Vela González, profesionista distinguido de la ciudad, según comentó al salir de la casilla de votación ubicada en el Hospital del ISSSTE cerca de las 10 de la mañana. Expresó su beneplácito por el contundente triunfo del partido no sólo en Monterrey, sino en el Estado y pidió el apoyo de los regiomontanos para seguir adelante en su futura labor administrativa.7 En tanto en el estado, el Partido Revolucionario Institucional se agenció los 51 municipios del estado, recuperando el municipio de Abasolo que estaba en manos de Acción Nacional, quien no registró candidatos ni planillas en protesta por las alteraciones del padrón electoral. Solamente en Sabinas Hidalgo hubo protestas por el supuesto triunfo del candidato independiente.

6 Ibidem. 7 Ibidem.


420 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

*Propaganda del PRI mostrando su triunfo electoral en las elecciones de 5 de diciembre.

Por la noche del día de las elecciones, el PRI se declaraba ganador en las 51 elecciones municipales del estado e invitaba a sus simpatizantes a sólo esperar la oficialización del resultado el jueves 9 de diciembre. Sin embargo sus homólogos del PAN criticaban la inflación de los resultados electorales en Monterrey asegurando que con la soledad y quietud de las casillas electorales en el proceso del 5 diciembre el PRI no podía obtener un porcentaje tan alto de votación.8 Como lo marca la Ley Electoral, la junta computadora fue instalada el jueves 9 de diciembre en el Teatro “María Teresa Montoya” con los presidentes de las 505 casillas que se abrieron el día de la elección. So nombró al Lic. Luis Granados Ballesteros presidente de la referida junta, al profesor Leoncio Ortega, secretario, y a los profesores Gerónimo Tobías Treviño y María Asunción U. de Rodríguez, escrutadores. Finalmente, la junta declaró Presidente Municipal electo al Lic. Julio Camelo Martínez y a su planilla para el bienio 1972-1973, por haber obtenido 220,512 8 El Porvenir, 16 de diciembre de 1971, p. 10-B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1957-1972)

› 421

votos por el PRI; 2,047 para el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (quien también apoyaba a Julio Camelo), siendo el total obtenido por el referido de 222,569 a favor. Se consignaron 4,424 a favor del candidato del PPS Eleno Villa Frías. El día 31 de diciembre de ese año tomarían protesta como nuevos funcionarios municipales e iniciarían dos años de labor administrativa.

DATOS DE LA CIUDAD DE MONTERREY DURANTE EL PROCESO ELECTORAL DE 1971 Población de Monterrey

858,107 habitantes

Lista de electores

392,927 votantes

Distritos Locales en Monterrey

6, del distrito 1º al 6º

Casillas instaladas en Monterrey

505

Candidatos del Partido Revolucionario Institucional

51 municipios del estado de Nuevo León

Candidatos del Partido Acción Nacional

Ningún candidato registrado

Candidatos del Partido Popular Socialista

3 candidatos: Monterrey, San Nicolás, Dr. Arroyo

Candidatos Independientes Resultado oficial de la votación en Monterrey

2 candidatos: en Santiago y Sabinas Hidalgo, Julio Camelo Martínez, PRI,

220,512 votos

Julio Camelo Martínez PARM, Votos totales Eleno Villa Frías,

2,047 votos

222,569 votos PPS,

4,424 votos


Las Elecciones en Monterrey se termino de imprimir en el mes de octubre de 2017, en los talleres de Muñoz Impresos, S.A. En su composición se utilizaron tipos Baskerville de 8, 10, 11, 14, 24 y 54 puntos. El cuidado de la edición estuvo a cargo de Adalberto Arturo Madero Quiroga. Diseño editorial de Isaías de Dios Muñoz.


Tomo III  
Tomo III  
Advertisement