Page 1


Las Elecciones en Monterrey (1948-1954)

Monterrey, Nuevo Leรณn, 2017


Adalberto Arturo Madero Quiroga Coordinador Primera edición, 2017 © © Fundación Lazos para la Vida Digna ISBN: Reservados todos los derechos conforme a la ley. Prohibida la reproducción total y parcial de este texto sin previa autorización por escrito del editor Impreso en Monterrey, México Printed in Monterrey, Mexico


Las Elecciones en Monterrey (1948-1954)

Adalberto Arturo Madero Quiroga Coordinador

Monterrey, Nuevo Leรณn, 2017


Índice Presentación…………………………………..........................................................................................7

I. José G. Martínez (PAN) vs Santos Cantú Salinas (PRI), 1949-1951 Contexto regional…………………………. Precampaña………………………………. Campaña…………………………………. Poscampaña………………………………

II. Alfonso Garza (PAN) vs Alfredo Garza Ríos (PRI), 1952-1954 Contexto regional…………………………. Precampaña………………………………. Campaña…………………………………. Poscampaña…………………………….

III. Abelardo Salas Guerra (PAN) vs José Luis Lozano (PRI), 1955-1957 Contexto regional…………………………. Precampaña………………………………. Campaña…………………………………. Poscampaña…………………………….


I. Presentación El propósito de esta obra es sacar a la luz los procesos electorales municipales de Monterrey a partir de 1940, año en el que las contiendas locales se llevaron a cabo con mayor intensidad, debido a la incorporación de fuerzas políticas que enfrentarían al sistema que durante mucho tiempo operó “en armonía” a través de la organización de una amplia base social. Mientras que para el resto del mundo el tema central era la Segunda Guerra Mundial, en la capital nuevoleonesa -sin dejar de estar al pendiente de dicho suceso- la vida social se volcó en torno al crecimiento económico y la participación política. Monterrey despegó a una nueva etapa de industrialización, que rápidamente pondría en evidencia el fortalecimiento de los grupos empresariales, el crecimiento y especialización de la clase obrera, la incursión de la clase media, en fin, un desarrollo regional sin precedentes que, como se podrá deducir, también tendría su contraparte socioeconómica: el incremento de la migración y, por consiguiente, el crecimiento desmedido y desordenado de la ciudad, que se reflejaba sobre todo, en la pobreza de miles de personas que comenzaron a poblar los alrededores de lo que pronto sería la zona metropolitana. A la par del crecimiento económico, las relaciones políticas también se intensificaron con la incorporación de nuevas organizaciones que, además de cuestionar el statu quo, plantearon alternativas sociales e ideológicas para resolver las necesidades básicas de una población en constante crecimiento. Las asignaturas pendientes no sólo serían de carácter social, en donde lo importante era proporcionar atención y servicios a la población de escasos recursos, sino que, además, era urgente generar un ambiente democrático en donde el voto y la participación ciudadana fueran respetados y reconocidos como la base fundamental de la convivencia social.


Los principales enfrentamientos son escenificados entre los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN). Si bien es cierto que al arrancar la década de los cuarenta existen en la entidad decenas de partidos políticos, también lo es, que sólo uno de ellos concentra el poder real, de facto, convirtiéndose en el principal núcleo del grupo gobernante. Para entonces aparece en la escena política el partido albiazul, integrado por representantes de los grupos empresariales, así como importantes capas de la clase media, organización que en poco tiempo, desde septiembre de 1939, forja una militancia y logra cautivar a una parte importante de los ciudadanos que no eran proclives al partido en el poder. En el presente libro, el lector podrá tener un acercamiento, en forma de crónica, de la manera como se llevaron a cabo los comicios locales desde 1973 hasta 1982. Sin asumir una postura sobre alguno de los contrincantes, se presenta la evidencia periodística y documental que dan cuenta de las diferentes fases de dichos comicios. En primer lugar, cada periodo electoral está precedido de un contexto regional en donde se recrean los principales acontecimientos económicos, políticos y sociales de Monterrey y el noreste de México, para disponer de un marco histórico que sustente y/o explique el carácter de cada una de las contiendas municipales. Posteriormente se incorpora bajo el título de “Precampaña”, toda la radiografía que muestra la lucha interna dentro de cada uno de los partidos, para determinar los precandidatos y las planillas que habrían de contender baja las siglas de dicha agrupación. En este proceso destacan las convocatorias, los programas de gobierno municipal y, desde luego, las convenciones de donde saldrán los principales actores de esta lucha por dirigir los destinos del municipio regio. A este tema le sigue “Campaña”, en donde se describe la movilización que realiza cada uno de los candidatos para dar a conocer su programa y persuadir a la ciudadanía para que voten por su planilla. En esta etapa se da mucha importancia a las visitas a las colonias, los mítines en los principales espacios públicos, las visitas a fábricas y negocios, la propaganda en los medios impresos, los discursos de los candidatos y el cierre de las campañas.


Finalmente, se cierra cada proceso electoral con “Poscampaña”, en donde se recrea el ambiente previo a la elección, la impresión de los actores políticos, los pormenores del día de la elección, los primeros resultados de los comicios, la opinión de los contendientes, los reportajes de los periódicos locales, la realización de las juntas computadoras, la entrega de credenciales y la designación de los triunfadores, sin faltar, en algunos casos, la demanda y los procesos de nulidad por haberse cometido irregularidades durante los comicios locales, así como el resultado final de dichas controversias. Además, en cada capítulo se destaca el papel que desempeñaron los órganos electorales, tanto estatal como local, así como las reformas constitucionales que se fueron dando en esta materia y los cambios que sufrió la ley electoral de Nuevo León. Conocer los procesos electorales, además de recrear una de las etapas políticas más importantes de la ciudad, nos permitirá valorar el ejercicio democrático que nos ha precedido, tener una mayor perspectiva de las políticas de bienestar y participación ciudadana, reconocer la entrega y el legado de personas que lucharon por el bien común y, desde luego, ejercer un juicio crítico sobre el desempeño y la plataforma de los partidos políticos que, desde entonces y hasta ahora, pretenden conquistar el gobierno municipal.


I José G. Martínez (PAN) vs Santos Cantú Salinas (PRI), (1949-1951)


Contexto regional

E

n 1948 la población de Monterrey se calculó en 339 mil habitantes, lo que representó el 46 por ciento de la registrada en todo el Estado, que ascendió a 740 mil habitantes.1

El alcalde de la ciudad era Félix González Salinas. Los regidores: Guadalupe González, José Ovalle, Antonio Espino, Manuel Coello, Desiderio Galarza, Juan José Peña, Miguel Pérez, José Vildózola, Pedro Carrizales y Felipe Ceniceros. Síndicos: Dr. Tomás Iglesias y Carlos Villarreal.2 El titular del poder Ejecutivo fue el Lic. Arturo B. de la Garza y Garza, quien había asumido el cargo el 4 de octubre de 1943, para concluirlo en 1949, siendo el primer gobierno estatal en durar seis años.3 En el Congreso del Estado estaba en funciones la LI Legislatura, que había iniciado sus trabajos el 16 de septiembre de 1946, para concluirlos el 15 de septiembre de 1949. El Diputado por el 1º. Distrito fue Hilario Martínez, por el 2º. Roberto A. Cortés y por el 3º. Miguel Castillo Cobos.4 El Tribunal Superior de Justicia se había constituido el 4 de octubre de 1943, para concluir el 3 de octubre de 1949. El Magistrado de la 1ª. Sala fue el Lic. Enrique B. Garza, de la 2ª. Sala el Lic. Pablo Quiroga y de la 3ª. el Lic. Teófilo Martínez Pérez.5 Al cierre de la administración del Gobernador De la Garza, se incrementó notablemente la obra pública y social. En el ámbito educativo, se atendieron las condiciones materiales de la enseñanza, ello se reflejó en el pago de las jubilaciones a los maestros y las pensiones a estudiantes con méritos académicos y dificultades económicas. Se dotó también a los maestros y sus familias, de los servicios 1 Cedem.mty.itesem.mx/pdf/POB_AMM, visto el 26 de febrero de 2017. 2 Cavazos Garza, Israel. El Muy Ilustre Ayuntamiento de Monterrey desde 1596, Presidencia Municipal de Monterrey, Monterrey, p. 118. 3 Covarrubias, Ricardo. Gobernantes de Nuevo León 1582-1979, Gobierno del Estado de Nuevo León, Monterrey, 1979, p. 159. 4 Ibid., pp. 160-161. 5 Ibid., p. 160.


14 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

médicos de los que hasta entonces habían carecido, promulgándose la Ley de Compensaciones y la Ley de Jubilaciones del Magisterio en 1949. Normativa en la cual se estableció categorías del 70 y 80 por ciento para los de 20 y 30 años, y de sueldo total para los de más de 40 años. Se le donó al magisterio la Casa del Maestro (ubicada en Washington y Amado Nervo) y se adquirió un terreno en el norte de la ciudad para establecer la colonia del Maestro. En virtud de lo anterior, la medalla que se entregó posteriormente por compensación estatal a los maestros de 20 años de servicio, lleva el nombre de Arturo B. de la Garza. Desde el inicio de su gestión, el presupuesto para la educación se incrementó notablemente, comparado con los regímenes anteriores, hasta un total de 4, 493, 869 pesos, que representó un aumento del 43 por ciento del presupuesto total del Estado de Nuevo León.6 Mientras que las aportaciones a la Universidad de Nuevo León permitieron la terminación y construcción de diversos edificios, entre ellos la facultad de Ciencias Químicas, Colegio Civil y la facultad de Medicina. Dentro de las acciones sociales, destacó la recuperación de los servicios de agua y drenaje en manos de una empresa extranjera y empresarios privados regiomontanos. Uno de los acontecimientos más trascendentes en la vida política y social del México posrevolucionario fue la reforma constitucional que permitió la participación política de la mujer en las elecciones municipales del país. El antecedente más inmediato se remonta a 1937, cuando el Presidente de la República Gral. Lázaro Cárdenas envió una iniciativa que fue aprobada por ambas cámaras y por la legislaturas locales, en ella se establecía la modificación del artículo 34 que permitía a las mujeres mexicanas votar. A pesar de haber tenido el apoyo de los distintos Congresos, la propuesta fue detenida por el Partido Nacional Revolucionario, antecedente directo del PRI, argumentando que el voto de las mujeres “podría verse influenciado por los curas”.7 6Palacios, 2015, p. 83. 7www.udg.mx/es/efemerides/17-octubre-0;http://ciudadaniaexpress.com/2008/10/17/la-historia-delvoto-femenino-e...,y https://portavox.com.mx/visto el 5 de enero de 2017.


En 1948 las mujeres votaron por primera vez en una elecciรณn, precisamente en las municipales de Nuevo Leรณn.


16 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 12 de febrero de 1947, durante el régimen del Lic. Miguel Alemán Valdés, se publicó en el Diario Oficial de la Federación una reforma al artículo 115 constitucional en el que se concedía a las mujeres el derecho a votar en las elecciones municipales. En ese mismo año en Chiapas, las mujeres mexicanas pudieron ejercer el derecho al sufragio, una medida que aunque estaba incompleta, logró un gran avance en el tema. Un año después, dicho decreto cobra vigencia en nuestra entidad, al participar la mujer nuevoleonesa en los comicios municipales del 5 de diciembre de 1948.8 De esta manera el Presidente Miguel Alemán se presentó con una imagen de modernidad y apertura democrática, porque se fortalecía el sistema federal y además se les daba un lugar a las mujeres en la vida política del país. Por otro lado, México entraba al grupo de las naciones avanzadas y democráticas en donde las mujeres ya eran ciudadanas. Sin embargo, el mandatario nacional se mostró tímido al no otorgar el voto en el ámbito federal. El primer paso estaba dado y las mujeres comenzaron a participar activamente en la vida política de los municipios y en general en todos los aspectos de la vida pública.9 El ambiente social y cultural que generan los medios de comunicación, principalmente los impresos, está volcado hacia los acontecimientos relacionados con la Guerra Fría. Tema que pronto se apropió de muchas conciencias, sobre todo, porque se veía al comunismo como una seria amenaza para el statu quo que había imperado en una ciudad industrial, donde el gran capital fincó sus bases más estratégicas. La amenaza de que la bandera de la hoz y el martillo proliferaba en diferentes partes del mundo, fue noticia latente que los rotativos reproducían en grandes 8 El Porvenir, 1 de junio de 1948, p. 15. 9 El 4 de diciembre de 1952 -tres días después de la toma de posesión del Presidente Adolfo Ruiz Cortines- el Partido Acción Nacional solicitó concluir el trámite de la iniciativa presentada por Cárdenas en 1937. Pero el 9 de diciembre, el jefe del Ejecutivo presentó su propia iniciativa de ley. El 17 de octubre de 1953 aparece un decreto en el Diario Oficial de la Federación en el cual se señalaba que las mujeres por fin tendrían el derecho a votar y ser votadas para puestos de elección popular. Gracias a ello, el 3 de julio de 1955 y después de una larga lucha contra el machismo y la discriminación, las mujeres finalmente pudieron ejercer el voto en las elecciones federales para integrar la XLIII Legislatura del Congreso de la Unión. https://portavox.com. mx/2015/07/12/lo-que-nadie-te-conto-sobre-el-voto-femenino-en-mexico/visto el 7 de enero de 2017.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 17

titulares; más pánico provocó ese tema cuando se anunció que en la ciudad se organizaría un congreso comunista, al respecto se dijo: “En centros patronales fuimos informados ayer, que bajo el nombre de Frente Estatal de Obreros y Campesinos en Defensa de las Conquistas de la Revolución, se inaugurará en esta ciudad, el día 13 del presente, un Congreso de elementos de extrema izquierda de los Estados de Coahuila, Chihuahua, Durango y Nuevo León con objeto de formar un núcleo de oposición a la CTM, al PRI y al gobierno mismo. Se nos informó que desde octubre pasado varias agrupaciones de extrema izquierda tomaron el acuerdo de celebrar el mencionado Congreso, reunión que dará pie para una agitación de grandes proporciones que políticamente perturben la buena marcha de la producción y el trabajo de esta ciudad.”10 Los temas a desarrollar en ese Congreso serían: I. Discusión sobre la conveniencia de formar un bloque interestatal con los Estados de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Nuevo León, para la mejora defensa de la clase obrera y campesina. II. Acción a desarrollar frente a la carestía de la vida. III. Los trabajadores frente a la agresión patronal. IV. Métodos de defensa y organización interior para el funcionamiento del bloque interestatal.11 En contraparte, y para mermar este amenza ideológica, se anunció la celebración de un Congreso Anticomunista, que se desarrollaría en la ciudad de México a mediados de diciembre de 1948, evento al cual asistió como representante de Monterrey Susano Durán Martínez, quien posteriormente reprodujo la información en la localidad.

10 El Porvenir, 10 de noviembre de 1948, p. 3. 11 Ibidem.


18 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Hacia mediados de enero de 1949, y tras asumir la presidencia de Estados Unidos de Norteamérica, el presidente electo, Harry S. Truman declaró: “Aplastar el comunismo”. El mandatario pidió una gran cruzada para salvar al mundo del comunismo, por medio del alivio de los sufrimientos de millones que viven en la miseria. En su discurso inaugural urgió a los Estados Unidos y a otras naciones con adelantos técnicos, a elevar los niveles de vida de los pueblos libres. En términos enérgicos y despectivos, el Presidente atacó el comunismo como una falsa filosofía que fomentaba la guerra.12 Se le da importancia a las cuestiones de la Guerra Fría, ya que además de invadir de noticias a la comunidad a través de los matutinos locales, algunos de sus contenidos serán usados como “plataforma ideológica” por parte de los contendientes a la alcaldía regia. Por ejemplo, el abanderado panista acusó a su contrincante priista de tener nexos con el comunismo; aspectos que analizaremos más adelante en lo relativo a las campañas.

12 El Norte, 21 de enero de 1949, p. 1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 19

Precampaña PAN Después de la experiencia de la elección municipal de 1945, en donde Manuel L. Barragán, respaldado por todas las fuerzas de oposición, entre ellas, el PAN, fue derrotado fraudulentamente por parte del PRM (después PRI), Acción Nacional comenzó a reestructurarse y dentro de sus primeras acciones inició una campaña de empadronamiento durante los meses de marzo y abril de 1946. Será hasta junio de 1948, cuando la dirigencia panista dará las primeras señales respecto a su participación en la contienda electoral de ese año. En una entrevista que proporcionó al El Porvenir externó que ya se estaba preparando la campaña municipal para Monterrey, y agregó uno de ellos: “El PAN –se nos informó en dichas oficinas– dará a Monterrey quizá la más fuerte de todas las campañas de tipo municipal que haya presentado en todo el país. El año anterior fue Puebla, la ciudad donde se dio la más grande pelea, y en esta ocasión al presentarse la renovación de poderes municipales en todo el Estado de Nuevo León, será el escenario de más enjundiosa campaña municipal dentro del cuadro de actividades de Acción Nacional en el país”1 A la par de estas declaraciones el Diputado panista Antonio L. Rodríguez visitó varios municipios de Nuevo León con fines proselitista y con la idea de lograr que el PAN tuviera más candidatos en los diversos municipios de Nuevo León. Uno de los municipios visitados fue Apodaca, lugar en el cual se realizó una Convención para ver las necesidades de los simpatizantes del PAN y formar una planilla para las elecciones del 5 de diciembre de 1948. Convención a la cual también asistieron otros líderes políticos importantes del PAN como Luis Calderón Vega, Armando Ravizé, Dr. José G. Martínez, entre otros. Otra reunión trascendente fue la realizada el 4 de julio de 1948, en la cual el Comité Local del PAN celebró una Convención Municipal de Monterrey para discutir y votar el Programa de Gobierno Municipal para postular las personas que se desempeñarían como candidatos al Ayuntamiento en las próximas elecciones, 1 El Porvenir, 7 de junio de 1948, p.4.


20 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

uno de los organizadores de estos programas externo días antes a un medio local: “En varios municipios del Estado han celebrado ya las Convenciones Municipales aprobando sus respectivos Programas de Gobierno y ahora tocará a Monterrey dar este importante paso dentro del movimiento político municipal de Nuevo León que ya empieza a ponerse al rojo vivo, conforme va acercándose la fecha de las elecciones.”2 Otro evento importante en el proceso de precampaña fue la Convención Municipal de Monterrey realizada en el teatro Variedades y el cual estuvo presidido por el Ing. Armando Ravizé, Presidente del Comité Local de Monterrey, el Dr. José G. Martínez, Presidente del Comité Regional y el Diputado Antonio L. Rodríguez, entre otros dirigentes y al cual asistieron casi 600 personas. Reunión en la cual se da a conocer el plan de trabajo que sugiere el PAN para el próximo gobierno municipal, situación que se manifiesta sin que se conozca al candidato del PAN para la presidencia de Monterrey.

Convención del 4 de julio El 3 de julio de 1948, el PAN anunció en un desplegado la invitación para asistir a la Convención Municipal de Monterrey, a celebrarse el día siguiente a las 10 de la mañana en el antiguo cine Variedades, esquina de Padre Mier y Zaragoza, local que ya había sido utilizado para celebrar la Convención Regional en abril 3 y 4 donde se decidió la participación del Partido en la lucha municipal de Nuevo León; el punto central de esta reunión era dar a conocer el Programa de Gobierno Municipal para el período 1949-1951.3 Se destacó que el Comité Local panista había trabajado intensamente en la preparación de esta Convención municipal, que las representaciones de las diferentes zonas de la ciudad estaban listas y se esperaba un aforo de 500 personas, incluyendo el sector femenil, que tendría decisiva participación en estos trabajos y en la campaña municipal. 2 El Porvenir 2 de julio de 1948, p. 8. 3 El Norte, 3 de julio de 1948, p. 8.


Acción Nacional en sus eventos de precampaña del año de 1948.


22 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se esperaba a las delegaciones representativas de las diversas zonas de la ciudad, a efecto de discutir y aprobar el Programa de Gobierno Municipal que sería la plataforma de acción de sus candidatos en la futura campaña. Los dirigentes informaron que ya se habían distribuido todos los nombramientos a los delegados y las invitaciones, además de las excitativa general a la ciudadanía para que ocurriera a este acto político. También se invitó a los comités fraternales de Saltillo, Torreón, Matamoros, Ciudad Victoria y otros más para que concurrieran a esta Convención, “sin duda alguna, el acontecimiento más importante realizado hasta la fecha con vistas a la campaña electoral que todo mundo espera ya.”

Convención del PAN en el cine Variedades.

La Convención fue presidida por el Ing. Armando Ravizé, Jefe Local del Partido, por el Dr. José G. Martínez, Presidente del PAN en Nuevo León, y por la mesa de honor en la que figuraron el Lic. Ricardo Margáin Zozaya, Lic. Sergio Francisco de la Garza, Lic. Luis Calderón Vega, Guillermo Hernández Ochoa, Dip. Antonio L. Rodríguez, Ing. José Maiz Mier, Ramón Pedroza Langarica y otros más.4 4 El Norte, 3 de julio de 1948, p. 8.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 23

El Dr. José G. Martínez en la Convención del 4 de julio de 1948.

Entre la concurrencia se destacó la presencia de Miguel Margáin Zozaya, Lic. Alfonso González Segovia, Ignacio Martínez Jr., Jesús Velasco, Miguel L. González, Rogelio Elizondo, Guillermo de Zamacona, Roberto Ayala, Dr. Roberto González Lozano, Rogelio Garza López, Nieves Morales, Juan José Hinojosa, José Luis Villalobos, José Cantú Soto, Ing. Isidro Vizcaya Canales, Jesús F. Carlos, Bernardo Jiménez, Lic. Alfonso Rubio y Rubio, Ing. Bernardo Elosúa, Rafael Pozas, Dr. Felipe García Guajardo, Eduardo A. Zambrano y otros. También estuvieron presentes varios representantes de las colonias de la ciudad, por la Independencia los señores Alberto Luna, Enrique Páez y Andrés Cavazos; por la Bellavista, Emilio R. González, Mauricio Aguilar y Juan A. Carnavali; por la Nuevo Repueblo, Margarito López y el Profr. Hermenegildo Torres. Por el sector femenil, Margarita Taboada, Nieves Cárdenas, Carola Hernández, Hilda Garza Aldape, Nieves Cárdenas Vda. de Carmona y otras más.


24 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La convención fue convocada exclusivamente para la discusión y aprobación del Programa de Gobierno Municipal 1949-1951, el cual se aprobó por unanimidad al final de la asamblea, incluyéndose adiciones y sugestiones hechas por numerosos delegados que hicieron uso de la palabra al someterse a discusión el Programa elaborado por la Comisión Redactora, integrada por el Lic. Sergio F. de la Garza y Lic. Ricardo Margáin Zozaya. La asistencia fue de 600 personas aproximadamente entre el público y las delegaciones que representaban a la ciudad dividida en sectores, norte, sur, oriente y poniente, que funde en sí a los Sub Comités del PAN distribuidos por la ciudad. Además de las delegaciones del Sector Femenil y las de las Directivas de los Comités Local y Regional. El Ing. Ravizé abrió la asamblea, se leyeron telegramas de adhesión de los Comités de Torreón, Matamoros, Ciudad Victoria, Tampico, Puebla, Morelia, Comité Ejecutivo Nacional y personal del Lic. Gómez Morín. El Dip. Antonio L. Rodríguez pronunció después un discurso y en seguida se pasó a dar lectura del Programa del Gobierno Municipal, después de lo cual el Sr. Ernesto Casasús subió a la tribuna con el objeto de fundamentar las razones del referido Programa mediante aplaudido discurso. Acto seguido, se declaró tribuna libre y se iniciaron los debates, entre los que se destacaron en forma notoria los realizados por Rafael Alonso y Prieto, Juan Maíz Mier, Diputado Antonio L. Rodríguez, Lic. José D. García Izaguirre, Luis Calderón Vega, Dr. José G. Martínez, Guillermo Zamacona y otros. Después de ser sometido a votación el Programa de Gobierno Municipal y aprobado por unanimidad, el Sr. Luis Calderón Vega pronunció un brillante discurso para cerrar la Convención. Se anunció que el Programa de Gobierno Municipal se divulgaría en forma amplísima y se anunció para dentro de varias semanas, la siguiente Convención Municipal en la que se postularían los candidatos del PAN al Ayuntamiento de Monterrey.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

Lic. Ricardo Margáin Zozaya.

Ing. José Maiz Mier.

› 25


26 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El programa de Gobierno Municipal para Monterrey estaba integrado en 14 puntos, estructurados de la siguiente manera: PROGRAMA DE GOBIERNO MUNICIPAL I.

Recuperación para el Ayuntamiento de Monterrey, de la empresa encargada de los Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, valuada en diez millones de pesos, y que ahora maneja indebidamente el Gobierno del Estado. Este traspaso implicaría el compromiso de dar agua y drenaje a las 25 colonias de la ciudad que carecen total o parcialmente de los servicios.

II. Construcción de los edificios escolares que se requieran para atender debidamente a la educación de la niñez y ampliación de 13 escuelas que en la actualidad son deficientes para las necesidades de los escolares. Instalación del servicio de agua a 15 escuelas que no la tienen y establecimiento de una Escuela de Artes y Oficios.

III. Administración limpia, honesta y a puertas abiertas de los $3,5000,000.00 que componen la Hacienda Municipal actual. Formación de un Inventario de Bienes y rendimiento de cuentas pormenorizadas de los gastos municipales. IV. Construcción de diez mercados de barrio y un gran mercado de barrio y un gran mercado distribuidor para facilitar las compras, mejorar la salud pública y proteger al consumidor, mejorar la salud pública y proteger al consumidor de los precios altos. V. Mejoras a los servicios de limpieza municipal. Instalación del Horno Crematorio con capacidad para 250 toneladas de basura diaria. VI. Mejoría en su totalidad de los servicios de policía. Construcción de seis nuevas demarcaciones de policía en diversos barrios de la ciudad. VII. Mejoría general de personal, equipo y servicios del Departamento de Tránsito. El proyecto incluye la construcción de un edificio apropiado para las necesidades del servicio. VIII. Incorporación del Servicio de Bomberos a los servicios municipales y transformación completa del departamento.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 27

IX. Formulación completa del Plano Regulador de la Ciudad, y ejecución del mismo. X. Reforestación del Parque España, la Loma Larga y otros lugares apropiados. XI. Fundación de un Departamento de Asistencia Social, para las clases menesterosas. XII. Construcción de terminales adecuadas para los transportes urbanos de pasajeros y de carga. XIII. Construcción de baños, lavaderos y otros servicios similares para uso público. XIV. Restauración del alumbrado público y ampliación del mismo, a zonas apartadas. (Ibidem.) Según El Norte, por primera vez en la historia política de Monterrey, un partido daba a conocer un programa municipal, resultado de meses de trabajo, fruto de un estudio largo y callado, como el referente al programa de agua y drenaje, la construcción y remodelación de escuelas, las normas para manejar los fondos municipales, el problema de los mercados, la reforma a los servicios de limpieza, de policía, de tránsito, de bomberos, urbanización, reforestación, higiene y asistencia social, drenaje pluvial, transporte, recreación municipal, vivienda, alumbrado público, panteones, el Río Santa Catarina y el problema de la cultura.5 El programa, destaca el rotativo, “entraña en sí por el alcance que tiene y los diversos aspectos que abarca, toda la promesa de una radical transformación de la ciudad en todos sus aspectos y por muy basto que se considere, Acción Nacional lo juzga perfectamente realizable, porque … hay tiempo, y el presupuesto necesario, sin aumentar los impuestos, para servir a Monterrey y a sus habitantes en forma amplia y eficaz. Sólo se necesita honestidad en la autoridad que garantice el aprovechamiento adecuado del presupuesto y la capacidad, la buena intención y laboriosidad de los funcionarios, puestas desinteresadamente al servicio de su ciudad y sus conciudadanos.” 5 El Norte, 5 de julio de 1948, p. 2.


28 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Para el Dip. Antonio L. Rodríguez, Acción Nacional se había echado a cuestas una tarea de alcance nacional al intentar “la redención del Municipio, vejado y explotado por el Estado”. El legislador panista enfatizó que el PAN proclamaba el rescate del Municipio como condición esencial para lograr la limpieza pública de México, considerándolo como la raíz misma de la organización social y política de nuestra Patria. Consideró que el alcalde no era “ni debía ser, como por desgracia sucede, un peón de estribo del Gobernador en turno; el Ayuntamiento no debe ser un socio y degradado cómplice de la falsificación electoral.” 6

Discurso pronunciado por el Dip. Antonio L. Rodríguez en la Convención municipal del PAN, Monterrey, 4 de julio de 1948 “Con positiva y honda satisfacción celebro la asistencia de ustedes a la Convención que es secuela de la que efectuamos en los primeros días del mes de abril anterior, a la que concurrieron delegaciones de todos los Municipios del Estado y en la que nuestro Partido resolvió participar vigorosamente en las próximas elecciones municipales del Estado, y se aprobó el programa de Acción Municipal que me permití proponer. De entonces a la fecha se han efectuado nuevas y diversas reuniones en esta ciudad y en otras poblaciones del Estado; los Comités de nuestro Partido en cada ciudad han estado haciendo los estudios y análisis correspondientes para la formación de sus programas de Gobierno Municipal, y cada uno de estos estudios es una reiterada confirmación de la imperiosa necesidad de luchar por una renovación de la vida municipal de nuestro Estado; en cada población se tropieza con la incuria, el abandono, el manejo insuficiente de los dineros públicos, la despreocupación y el desconocimiento de los problemas básicos; ni siquiera existe conciencia de lo defectuoso y atrasado de la Ley Orgánica Municipal qu rige la vida de los Ayuntamientos y no se hace el menor esfuerzo por remediar la desordenada situación que existe por los escasos e ineficientes Reglamentos 6 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 29

Municipales que se han venido conservando desde hace largos años sin que haya habido quien los estudie o quiera conocerlos. Y en esa tremenda desorganización debe agregarse la carencia de recursos; quienes han venido integrando los ayuntamientos ni siquiera hacen gestiones para que se restituyan a sus Municipios los impuestos de que han sido desposeídos; los escasos ingresos sufren filtraciones que merman el caudal de la hacienda pública y coronando la desorganización y la falta de recursos se encuentra la incompetencia de las personas designadas par integrarl los Ayuntamientos y la ambición de muchos de ellos, no para servir sino para aprovechar el puesto y transformarlo en ocasión de lucro; y el estudio y análisis de cada población del Estado, como en la República entera, nos lleva a la frase-resumen, magistralmente acertada de González Luna: ‘El Ayuntamiento de México es caciquismo y mugre.’

Por ello Acción Nacional proclama el rescate del Municipio como condición esencial para lograr la limpieza de la vida pública de México, considerándolo como la raíz misma de la organización política y social de nuestra Patria. El Municipio no es una simple división territorial; el Ayuntamiento no es un apéndice de la administración estatal; el Presidente Municipal no es ni debe ser, como por desgracia sucede, un peón de estribo del Gobernador en turno; el Ayuntamiento no debe ser un sucio y degradado cómplice de la falsificación electoral. El Ayuntamiento debe entenderse como una autoridad administrativa, sin banderas partidaristas y sin intervención electoral, inspirado en el respeto a la dignidad del ser humano y cuya misión única es la gestión del bien común; el Ayuntamiento debe ordenar y facilitar el crecimiento y la vida colectiva de quienes nacen, se educan, trabajan, viven y mueren en un mismo lugar, en una misma ciudad.


30 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Dip. Antonio L. Rodríguez.

El Ayuntamiento debe crear, debe gestionar, debe administrar, debe vigilar una serie importantísima de servicios a la comunidad y es necesidad urgente e inaplazable que la ciudadanía de México realice todos los esfuerzos que sean necesarios para logar administraciones Municipales honradas y eficientes. Es vital para la prosperidad y desarrollo de nuestra Patria que los habitantes de cada ciudad acometan con entusiasmo vigoroso y con decisión inquebrantable la tarea de limpiar y renovar la vida municipal. Nuestra ciudad, nuestro pujante Monterrey, más que ninguna otra ciudad necesita esta renovación en la vida municipal. A partir de 1936, y bajo los auspicios del agitador número uno, ex-Presidente Cárdenas, se estableció el nefasto reparto de los Ayuntamientos de la República que los jerarcas de los organismos políticos, partido oficial, central obrera oficial, etc., llevaban y llevan a cabo en la Capital unos meses antes de las elecciones municipales de cada Estado. Y como si hubiera habido satisfacción de muy personales rencores, nuestra ciudad quedó catalogada como propiedad y botín para los líderes de la CTM, y los Gobernadores en turno han aceptado esta situación, a sabiendas de que el grupo obrero de menor importancia en la ciudad es precisamente el de la CTM. Los gobernadores nunca han defendido a Monterrey y han aceptado todos líderes y lidercillos que se autopostulan para Regidores, aun cuando se trate de personas


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 31

sin arraigo en la ciudad, y sin deseo de servirla, aun cuando se cometen violaciones a la Constitución y todo ello ha parecido un mínimo sacrificio con tal de lograr imponer a sus amigos, compadres o cuñados en la Presidencia Municipal; se ha permitido a estos grupos de explotación más descarada de la ciudad, con tal de asegurar la cooperación del Ayuntamiento para formar la maquinaria política que permita sacudirse de los antecesores y confiar en imponer a los sucesores. Las fuerzas creadoras de nuestra ciudad, el espíritu de orden y de trabajo, y el crecimiento constante que es resultado de la iniciativa privada demandan con urgencia vital e inaplazable que se resuelvan los problemas urbanísticos de nuestra ciudad. No podrá lograrse sin un estudio hecho con desinterés, con encendido amor a la ciudad y a los regiomontanos, y esto es lo que vamos a realizar todos unidos en esta Convención en que la Comisión respectiva del Partido presenta a ustedes un proyecto de programa, que servirá de base para iniciar nuestras discusiones y para terminar lo que puede hacerse por un Ayuntamiento honrado y limpio que administre los intereses de la ciudad durante los próximos tres años. Y quiero hacer resaltar la importancia de esta Convención; no nos reunimos tras de un candidato; no preocupa nuestro ánimo el triunfo de determinados amigos o miembros de nuestro Partido; claro que el candidato es siempre una persona importante; claro que debe ser empeño y preocupación fundamental designar a las personas más idóneas y más capaces, pero por encima de ello debemos estudiar nuestra ciudad, hacer un inventario de de sus necesidades y de sus problemas y buscar las soluciones más adecuadas, más prácticas, para formar así el programa del próximo Gobierno Municipal en Monterrey. Es indispensable esclarecer el confusionismo que desde hace años enturbia la visión de nuestros destinos y los caminos de nuestra salvación. Es necesario que la opinión ciudadana obtenga información precisa sobre problemas y soluciones sobre necesidades y posibilidades, sobre ingresos y sobre erogaciones. El confusionismo que ha sido actividad preferente de nuestro pintoresco y demagógico Gobernador, debe aclararse con datos y con cifras. Quiero recordar a ustedes que la ciudad no es una entidad abstracta; que la ciudad se compone de nuestras familias, de las familias de nuestros amigos y de


32 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nuestros parientes, y que los miles y miles de personas que en ella laboramos y en ella vivimos tienen cada uno necesidades, anhelos, esperanzas, que deben ser satisfechas por un Gobierno Municipal. Todos vamos a dedicarnos en las siguientes horas de trabajo de esta Convención a pensar en Monterrey, a estudiar con amor profundo, con fe vigorosa y con visión amplia y fuerte, lo que Monterrey puede tener. Un programa de realizaciones prácticas; un programa de altura que haga posible la unificación del esfuerzo de los regiomontanos; un programa que permita olvidar pequeñas diferencias de criterio y pequeños distanciamientos personales, para lograr una opinión unánime y decidida que lo apoye. Nuestro Partido tiene como propósito y como meta realizar la transformación de la vida pública de México; nuestro Partido, nuestra acción, nuestras campañas deben ser el centro y el eje de unificación de los esfuerzos de la ciudadanía que está cansada ya de la falsificación constante en que ha vivido en los últimos años. Monterrey espera de nosotros un programa que sea faro de luz que marque el camino de salvación. Esa es nuestra tarea; y estoy seguro de que de esta Convención saldrá, por primera vez en la historia de Monterrey, un Programa que sea eso, faro de luz, señal de marcha, estímulo fecundo para la actividad regiomontana. Un inquieto periodista, sutil observador objetivo, hizo alguna vez el elogio de nuestra ciudad diciendo: Monterrey constituye un estilo de vida una promesa de acción y como otras ciudades cuya pujanza en determinadas épocas de la historia hicieron nacer en sus hijos el orgullo de proclamarse venecianos, florentinos, o atenienses, así Monterrey, en la época actual de nuestra patria, hace nacer en sus hijos el deseo de ostentar con satisfacción, sin orgullo vano, el título de regiomontanos. Y nuestra ciudad, Monterrey, nuestra señora, nuestra maestra, nos está pidiendo a los regiomontanos, que vayamos todos unidos en su ayuda, que sepamos romper las espesas mallas del cuñadismo y del continuismo. Que hagamos luz en las tinieblas.”7 7 El Norte, 5 de julio de 1948, p. 3A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 33

PARTIDO ACCIÓN NACIONAL SINTESIS DEL PROGRAMA DE GOBIERNO MUNICIPAL 1949-1951 Regiomontanos: El tiempo que falta para las elecciones sería suficiente si sólo se tratara de elegir a los mejores ciudadanos para cada cargo en el Gobierno Municipal. Pero menos suficiente es el tiempo disponible, cuando se trata, además, de mejorar las prácticas electorales para instituir un régimen más eficaz de vida en común y sobre todo, de postular un programa de soluciones a los más graves problemas de nuestra comunidad. El juego de intereses de los profesionales de la policía y de los grupos que, dentro del Estado, han alejado arbitrariamente el patrimonio y los destinos de la comunidad regiomontana, dificultan seriamente las posibilidades de desenvolvimiento democrático en Monterrey. El empecinamiento del actual régimen estatal, que no ha querido reconocer los graves errores de una legislación electoral que ni siquiera es suya, está frustrando muchos de los caminos que conducen al fortalecimiento de las instituciones públicas de México. Los viciados métodos de la falsa política oficial que hacen gravitar la importancia de la renovación electoral y la substancia misma de la vida democrática en los candidatos, o en el “respaldo” de éste o aquel grupo a determinada persona, desvían la atención de la opinión pública del más serio e importante objetivo. Por incuria de los Ayuntamientos anteriores, Monterrey necesita: Agua.-La mitad de la población carece de ese indispensable servicio. El Gobierno del Estado compró el sistema y nada ha hecho por captar mayor cantidad de agua para darla a la población que carece de ella. Drenaje.-Más del 60% de la población carece de este servicio. La tubería además de encontrarse en mal estado, es insuficiente y constituye una amenaza para la salud pública.


34 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Escuelas.-No hay suficientes edificios escolares y cada año es mayor el número de niños sin escuela. La enseñanza es incompleta y deficiente. Se carece del número suficiente de maestros. Cuentas claras.-Ni las autoridades ni el pueblo saben cuáles son los bienes propiedad de la ciudad. No se conocen los presupuestos ni hay controles efectivos para la recaudación y destino de los fondos públicos. Mercados de Barrio.-Sólo existen tres mercados para una población de más de 250,000 habitantes y están ubicados dos de ellos en la misma calle y el tercero muy próximo a ella. Limpieza.-A muchas colonias no llegan los servicios de limpia cuyo equipo es insuficiente. La basura que se recoge es arrojada al plan del río y los vientos esparcen los microbios sobre la ciudad. Policía.-El número de policías es insuficiente. Los policías sólo dan servicio previa entrega de sus “gastos” y de la gratificación que solicitan. Las Delegaciones de policía también son insuficientes. Tránsito.-Como se pagan sueldos bajos a los Agentes de Tránsito y no se moraliza el personal del Departamento, el servicio se presta al imperio de la “mordida”. Bomberos.-El cuerpo de bomberos de Monterrey lo forman cuatro hombres. Las autoridades no cooperan a su sostenimiento. Es la iniciativa privada quien lo paga. Urbanización.-La ciudad ha crecido desordenadamente por carecer de un Plan Regulador. Muchas obras se realizan sin llenar los requisitos que exigen los Reglamentos. Árboles.-Los escasos árboles que hay en las calles, plazas y calzadas no reciben atención alguna. Muchos han sido derribados sin autorización. Salubridad y Asistencia.-No hay un Departamento de Salubridad y Asistencia de carácter municipal. Con verdadero disgusto de la comunidad no se han respetado los límites de la zona de tolerancia.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 35

Drenaje Pluvial.-Las obras que se vienen realizando se ejecutan con demasiada lentitud y en algunos casos sin estudios adecuados. Terminal de camiones.-Por falta de una terminal de autobuses de pasajeros y carga de servicio interurbano, el público aborda los vehículos en plena calle, entorpeciendo el tránsito de peatones y vehículos. Recreación.-Las actividades recreativas de la comunidad no han sido debidamente encauzadas. Faltan canchas deportivas, parques, jardines de niños y albercas. Viviendas.-Las autoridades no han hecho gestión alguna para resolver el problema de la vivienda, y por ello cada día aumentan los “tejabanes” sin servicios. Alumbrado.-Hay muchas colonias que carecen de este servicio. Los vados sobre el río están a obscuras y falta luz en plazas, parques y paseos públicos. Panteones.-Los panteones municipales están totalmente descuidados. De los espacios que los circundan se ha hecho un uso indebido. Canalización.-Gran parte del cauce del río Santa Catarina ha sido convertido en asqueroso muladar y por la falta de canalización la amenaza de nuevas inundaciones continúa en pie. Importa mucho el candidato, sí; pero más importa lo que el candidato ha de sostener hoy y el Alcalde ha de realizar mañana; importa mucho la adhesión o la “planilla” electoral; pero mucho más importa el Bien Común, la rectitud de opinión de quienes han de votar, el conocimiento de los problemas municipales y de sus soluciones, cuya realización ha de exigir la ciudadanía, a quienes lleguen a ocupar el gobierno del Municipio de Monterrey. Tres años de Gobierno Municipal. Tres y medio millones de pesos de presupuesto anual de ingresos, deberían ser suficientes para que Monterrey tuviera ya resueltos muchos de sus problemas municipales. Sin embargo, como los favoritos del régimen siguen usufructuando el Poder contra la voluntad ciudadana, la población continúa sin servicios públicos suficientes y la atención de muchos de ellos es completamente deficiente.


36 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Un Programa de Gobierno para el Municipio de Monterrey, con cuya importancia mida el pueblo la capacidad de los distintos candidatos para realizarlo, debe ser base insustituible de preparación para la elección municipal del primer domingo de Diciembre. Acción Nacional tiene el propósito de hacer del Municipio un organismo limpio, real y positivo de servicio social y de renovación política; para ello sus candidatos y el Partido, adquieren el deber y la responsabilidad de realizar el Programa de Gobierno Municipal, cuyos puntos principales son los siguientes:

CON EL AYUNTAMIENTO DE ACCIÓN NACIONAL MONTERREY TENDRÁ: AGUA. Se gestionará la solución definitiva de abastecimiento y distribución de agua, que implica nuevas y mayores captaciones para extender la red a todas las colonias de la ciudad. DRENAJE. Se procurará que la mayor parte de la población disfrute de este servicio ampliando y reponiendo las tuberías y dando un tratamiento adecuado a las aguas negras. ESCUELAS. Se ampliarán y construirán nuevos edificios. Se gestionará mejores sueldos para los maestros y un Reglamento de Ascensos y tabulaciones. Se gestionará la ampliación de las Escuelas Normales. Se instalará servicio de agua en todas las Escuelas que carecen de él. CUENTAS CLARAS. Dentro de los 60 días siguientes a la iniciación del periodo municipal se publicará el inventario de todos los bienes del Municipio de Monterrey como los presupuestos de ingresos y egresos. Se establecerá auditoría y Contador Público Titulado. MERCADOS DE BARRIOS. Se construirán mercados de barrios para dar servicio al mayor número de colonias, así como un mercado central distribuidor que haga más eficiente el funcionamiento de aquellos.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 37

LIMPIEZA. Se aumentará y mejorará el servicio motorizado de limpia. Se construirá un horno crematorio con capacidad aproximada de 200 a 230 toneladas para incinerar la basura que se recoja. POLICÍA. Se gestionará la restitución del servicio de policía al Municipio. Se establecerán nuevas delegaciones para que la ciudad pueda tener un eficiente servicio de vigilancia. TRANSITO. Se gestionarán mejores salarios para el personal del Departamento, que se reorganizará y moralizará y se aumentará el número de semáforos y señales. BOMBEROS. El Ayuntamiento se hará cargo del Cuerpo de Bomberos y mejorará el equipo. Instalará 50 hidrantes más. URBANIZACION. Se formulará el Plan Regulador de la ciudad y el Reglamento de Zonificación. Gestionará las reformas que precedan a los Reglamentos de Fraccionamientos y Construcciones. ÁRBOLES. Se ampliarán los viveros del Parque España y se harán nuevos en otros lugares de la ciudad. Se acometerá la reforestación de la Loma Larga. SALUBRIDAD Y ASISTENCIA. Se creará un Departamento de Asistencia Social. Se moralizará el servicio de inspección sanitaria y se delimitarán estrictamente las zonas de tolerancia. DRENAJE PLUVIAL. Se terminará el estudio adecuado y se acelerarán los trabajos para que las obras queden concluidas en el menor plazo posible. TERMINAL DE CAMIONES. Se promoverá la construcción de una estación central para autobuses de pasajeros y otra para los camiones de carga interurbanos. RECREACIÓN. Se formarán parques, canchas deportivas y jardines para niños. Se reorganizará el Departamento de Recreación Municipal para que promueva toda clase de manifestaciones artísticas, culturales y deportivas de la ciudad.


38 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

VIVIENDAS. Se construirán baños y lavaderos públicos en las colonias de la ciudad que carecen de estos servicios y se gestionará la construcción de viviendas de renta barata. ALUMBRADO. Se extenderá la red de alumbrado a las colonias y los vados sobre el río, al igual que las plazas y parques públicos, serán iluminados convenientemente. PANTEONES. Se estudiará la ubicación adecuada para nuevos panteones municipales y se clausurarán al uso los actuales, convirtiendo en jardines los espacios abiertos que los circundan. CANALIZACIÓN. Se gestionará la inmediata realización de las obras de canalización y urbanización del Río de Santa Catarina, destinando los terrenos rescatados a servicios públicos. *Este Programa puede hacerse. Tres años de administración eficaz y honesta son suficientes para dar a la comunidad mucho de los que otros Ayuntamientos, por su negligencia, por su incumplimiento del deber, le han negado. *El próximo Ayuntamiento será designado por los ciudadanos de Monterrey, y por primera vez podrán votar las mujeres. A ellas toca exigir también los servicios que sus hogares y sus hijos necesitan. *Es indispensable conocer la Ley Electoral. Todos los ciudadanos, hombres y mujeres, están obligados a conocerla para poder defender sus derechos y hacer respetar el ejercicio del Sufragio. *Todos los ciudadanos, hombres y mujeres, deben inscribirse en un partido político. ACCIÓN NACIONAL, partido nacional permanente, hará posible que el esfuerzo de los hombres de bien no sea inútil. Con la participación activa de todos, ACCIÓN NACIONAL repetirá el triunfo de las elecciones para diputados federales. *En la próxima Convención de Acción Nacional, serán designados los candidatos que se obligarán a realizar este Programa.


Propaganda del PAN de Monterrey para la campaĂąa de 1948.


40 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga Comentarios al Programa de gobierno municipal

El 6 de julio, representantes del Comité Local del PAN informaron que el sentir general de los militantes después de la Convención fue de amplia satisfacción, al haberse aprobado un completísimo programa de gobierno municipal, que sería la plataforma de la campaña electoral. Agregaron que: “Por primera vez, se nos dijo, se convocó a la ciudadanía a discutir los problemas de Monterrey y a programar sus soluciones. Nunca en la historia política de nuestra Ciudad se había hecho tal cosa y la ciudadanía respondió ampliamente al llamado del PAN demostrando dos cosas patentes: que los habitantes de Monterrey están profundamente interesados en que la ciudad se administre bien para resolver los problemas citadinos y que también está totalmente dispuesta a luchar en los próximos comicios porque no se les robe la oportunidad de elegir un buen Ayuntamiento”.8 También informaron que una vez que el programa fuera aprobado se haría una amplia divulgación del mismo, mediante una publicación y una serie de mítines en los barrios y colonias de Monterrey, así como a través de la organización militante con que contaba el Partido. Concluyen advirtiendo que: “Tan pronto como todo Monterrey conozca los ofrecimientos de Acción Nacional, será posible pensar en las gentes que habrán de figurar como candidatos en sus planillas.”9 En una editorial del 9 de julio, el Lic. José D. García Izaguirre, destacó el contenido y la trascendencia política a nivel local de la convención y el programa de gobierno panistas. Consideró que el mito de que nuestro país solamente podía ser gobernado por dictadores había sido superado y que la sociedad mexicana había llegado a la madurez política, sobre todo la de Monterrey que había despertado conscientemente, exigiendo se le garantizara el respeto a la emisión del voto y exigía se reformaran las leyes electorales anacrónicas, para que la manifestación de la voluntad política del pueblo mexicano fuera una realidad tangible.10 8 El Norte, 6 de julio de 1948, p. 7. 9 Ibidem. 10 El Norte, 9 de julio de 1948, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 41

“Ya todo Monterrey sabe, por las noticias de prensa, que el Partido Acción Nacional, rompiendo con los viejos y carcomidos moldes de nuestra política vernácula, ha iniciado la campaña municipal, no en torno a la personalidad de un hombre, no prometiendo al pueblo el oro y el moro, a sabiendas de que no se podrán realizar nunca estas promesas hipócritas, interesadas e insinceras, con las cuales se busca solamente embaucar a los ciudadanos, sino por el contrario, con un programa completo de gobierno municipal, con una plataforma completa de propósitos y planes fácilmente realizables, de acuerdo con el presupuesto municipal y con las necesidades reales de Monterrey. Y no se inició en ésta ocasión la campaña electoral municipal regiomontana como las anteriores. Para beneplácito de la ciudadanía limpia, fue una auténtica Convención Municipal, que congregó a las gentes más representativas de Monterrey, la que dio el primer campanazo político en la nueva etapa de la vida pública de México. Una Convención en la cual los convencionistas no discutieron personalidades ni posibles “influencias de arriba”, sino lisa y llanamente programas de gobierno, planeación de obras de beneficio colectivo.”11 En la sección “Sopa de Letras” de PIT, del día 9 de julio también se destacó el trabajo de la Convención panista, principalmente la presentación del programa de gobierno municipal. Al respecto se dijo: “…ha comenzado la campaña política para la renovación del Ayuntamiento. Cierto que todavía no se precisan las candidaturas, las planillas de candidatos postulados. Pero se ha presentado un programa de gobierno que congrega la atención de los regiomontanos en los problemas cuya solución espera la ciudad: agua y drenaje, escuelas, mercados, limpieza, policía, tránsito, bomberos, alumbrado, higiene, panteones, etc.12 Estos problemas concretos despiertan el interés real de los habitantes. El interés que se puede expresar con votos el día de los comicios. Salvo los ‘aviadores’ y compadres que esperan gajes de tal o cual politicastro, los habitantes no tienen preferencias políticas de tipo personal. A nadie importa gran cosa que al próximo Alcalde sea gordo o flaco, calvo o greñudo, rubio o color piano. Lo que im11 Ibidem. 12 El Norte, 9 de julio de 1948, p. 3.


42 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

porta es que tenga capacidad suficiente para administrar los servicios públicos de una ciudad como ésta, increíblemente retrasada en muchos aspectos. Tampoco importa el matiz político que los candidatos se atribuyan, revolucionarios o reaccionarios, de la derecha o de la izquierda, etc. Importa, en cambio, la solvencia moral de los interesados en la elección. Aptitud y honradez son las únicas exigencias del pueblo regiomontano. Lo demás… pueden dejarlo sin mencionar los respectivos candidatos. De nada sirve, por ejemplo, que algún candidato tenga ‘trayectoria revolucionaria’ si en el trayecto le han crecido desproporcionadamente las uñas; de nada sirve que otro sea incapaz de estornudar delante de las visitas, si es un inepto en tareas administrativas. Aptitud y honradez, nada más, pero tampoco nada menos. En realidad, un programa de gobierno municipal puede ser formulado por algún grupo político, pero pertenece a todos los habitantes. En la elección del próximo Ayuntamiento de Monterrey no se juega el interés de un partido, sino que se abre la oportunidad para dar a Monterrey el aspecto urbano que por su importancia industrial o económica le corresponde. A muchas personas les escuece la verdad, pero hay que decirla: Monterrey, en servicios públicos y administración municipal, es apenas un pueblo grande. Y no vale cargar toda la culpa a los Ayuntamientos pasados, porque el día que los habitantes se lo propongan, Monterrey tendrá un Ayuntamiento a la medida de su importancia, del tamaño administrativo de sus problemas insolutos.”13 El 10 de julio, en una nota editorial se continuó comentando el programa de gobierno presentado por el PAN, en esta entrega se destacó lo relativo a la dotación de agua y drenaje para la Ciudad. Se denuncia que el gobierno estatal de repente se convirtió en el amo y señor del agua de Monterrey a través de la empresa de Agua y Drenaje de Monterrey, la cual no cumplía con el abasto del vital líquido. Se consideró acertada la propuesta de Acción Nacional en el sentido de que dicha empresa estatal pasaría a manos del Municipio en caso de que el PAN ganara la alcaldía. Agrega la nota: “De llegar al poder municipal, los candidatos 13 Ibidem.


Publicidad de AcciĂłn Nacional buscando el voto en busca de la alcaldĂ­a de Monterrey.


44 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que postule el PAN, cesarán en un futuro próximo, las pésimas condiciones en que se encuentra Monterrey: al 40 por ciento de la ciudad no llegan las tuberías de agua; el 60 por ciento de la ciudad no tiene drenaje. Nuevas captaciones, mayor capacidad de almacenamiento, nuevas redes de distribución… éstas serán las inmediatas consecuencias de un manejo técnico y limpio, del ramo de agua y drenaje.”14 La editorial termina señalando las colonias que carecían de estos vitales servicios: Tijerina, Industrial, Modelo, Talleres, Bella Vista, Pablo de la Garza, Col. del Norte, Martínez, Insurgentes, Estrella, Victoria, Francisco I. Madero, Niño Artillero, Moderna, Fabriles, Hidalgo, Terminal, Fraccionamientos Garza, Obrerista, Reforma, Venustiano Carranza, Larralde, 1º. de Mayo, Buenos Aires y la mayor parte de la colonia Independencia. En otra editorial se advirtió que la lucha electoral por los poderes municipales empezaba a agitar a la ciudad. “Monterrey tiene, más que todos los pueblos del Estado y que las demás capitales de la República, un despertar activo y decisivo a la vida política. Los pregones de que la Democracia es una realidad en México no han pasado de ser mera propaganda para el extranjero, pero es una propaganda que el pueblo de la República empieza a tomar en serio, y Monterrey especialmente para exigir que se cumpla la audacia de declarar a México tierra de libertades electorales. Y la exigencia está en marcha desde hace tres años, que la ciudadanía regiomontana se pronunció contra la imposición y se puso en pie de lucha para derrotar al chanchullo. Ahora se torna a la exigencia de unas elecciones limpias, y la demanda está apoyada por la decisión de todos los grupos sociales para arrancarla al poder. No importa el grupo ni su filiación: el reclamo es de libertad y de proscripción de la componenda y de la bribonada burocrática y la decisión es unánime en los regiomontanos. Pero el poder público no parece darse cuenta de que la ciudadanía nuestra está bien despierta y requiere las formas específicas para una auténtica función elec14 El Norte, 10 de julio de 1948, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 45

toral en los próximos trances democráticos de Nuevo León: esto es en el Municipal y en el del Estado-. No parece conmoverlo la demanda de una ley electoral que garantice el ejercicio de sufragio, ni la necesidad de sacarlo de la pudrición y de los planos delictuosos en que se ha actuado, porque no ha querido entrar por el camino de reformar la ley para estas elecciones, ni siquiera la Constitución para introducir en ella el voto para la Mujer. Pero el voto para la mujer, con o sin la reforma será realidad en el Estado.” El 21 de agosto el Comité Local de Monterrey publica un desplegado en el cual crítica la situación que guardaba el servicio de transporte público en la ciudad, En primer lugar, se denuncia que este servicio público se había convertido en un negocio personal. Que ante la falta de interés y solapamiento de las autoridades municipales, dicho servicio era aprovechado por algunos concesionarios improvisados, quienes constantemente violaban su compromiso de brindar un servicio eficiente, cómodo y seguro. Muy al contrario, “las rutas urbanas obtenidas subrepticiamente por influencia política, son las que más se han significado por la falta de respeto al público y el desprecio absoluto de la dignidad de la persona, que exige mejor trato y mayor seguridad.” Estos irresponsables empresarios, además de violar el principio de autoridad y lesionar la dignidad de los habitantes de Monterrey, se convirtieron en violentos dictadores de las tarifas, “con el consiguiente perjuicio para los núcleos más pobres de la población que, como de costumbre, son los que sufren más seriamente las arbitrariedades de quienes confundieron, en su voracidad por obtener las concesiones, el negocio con el servicio público. Acción Nacional exigió a través de este desplegado, se restableciera el principio de autoridad municipal y que se realizará una investigación de la historia de las concesiones que no cumplían eficazmente su servicio, “para proceder a su cancelación y cortar por lo sano su cinismo de exigir aumento de tarifas.” En una editorial del 25 de agosto, se reseñó una columna del periódico Excelsior (Buenos Días), publicada en esos días por el periodista Carlos Denigri, quien hizo comentarios elogiosos a la campaña municipal que había emprendido Ac-


46 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ción Nacional. Entre otras cuestiones, el periodista capitalino señaló que dicha campaña era a favor de la dignificación del Municipio libre. Según la editorial local, las palabras vertidas por Denigri las hacía suyas sin reserva (sic). En la columna se destacó la importancia dada al programa en lugar de privilegiar al candidato. Al respecto se dijo: “Un fuerte aplauso a los hombres de Acción Nacional de Monterrey que han lanzado para candidato municipal de aquella ciudad a …un PROGRAMA. No se trata de un candidato que se presenta del brazo de un programa , sino de un programa que busca un candidato que esté a su altura. Primero los principios, emanados de la necesidad pública y después, los hombres. Primero el programa y después el candidato.” El editorialista local agrega que si bien es cierto que Denigri hacía justicia a los hombres de Monterrey, no justipreciaba en todo su valor la tenacidad característica de los hombres de Nuevo León y particularmente de Monterrey, ya que : “Grandes cosas han logrado ya los hombres de Monterrey y nosotros tenemos fe de que los obstáculos que existen en la actualidad para el funcionamiento de una verdadera democracia serán vencidos poco a poco y que, como ha sucedido ya muchas veces, Monterrey dará un ejemplo de civismo al país entero.” Al respecto, este editorialista subraya que el PAN de Monterrey se dio cuenta que las leyes electorales vigentes eran deficientes y no favorecían el funcionamiento del voto público; por esa razón, lo primero que hizo fue dirigirse a la Secretaría de Gobernación para pedirle que se reformara la ley “si en realidad el Gobierno del Lic. Alemán obra sinceramente al prometer…que la voluntad del país se exprese de verdad.” La nota concluye señalando que lo más importante era que los regiomontanos se sacudieran esa indiferencia que en materia electoral había prevalecido en México, permitiendo la entronización de “funestas camarillas políticas.” Destaca que los norteños tenían una magnífica oportunidad de dar al país un ejemplo de civismo “imponiendo su voluntad en los próximos comicios para la renovación de los poderes municipales.”15 15 El Norte, 25 de agosto de 1948, p. 5A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 47

Piden difundir ley Electoral El 3 de agosto de 1948, el Comité Regional de Acción Nacional, encabezado por el Dr. José G. Martínez, mediante una carta solicitó al Gobernador Lic. Arturo B. de la Garza la entrega de cinco mil ejemplares de la Ley Electoral vigente, para difundir sus contenidos y distribuirlos entre las personas que fungirían como funcionarios de casilla el día 5 de diciembre, así como a la ciudadanía en general.16 Hasta entonces, eran muy pocos los ciudadanos que conocían tan importante ley, estableció el dirigente. En esta carta se brindan datos que ponían de relieve la urgencia de modificar algunos preceptos de una ley electoral, que resultaban obsoletos y obstaculizaban el desarrollo democrático de las contiendas electorales. Mediante este escrito manifestaron que: “Es verdaderamente lamentable que hasta la fecha ese Gobierno no se haya preocupado por hacer una amplia difusión de la Ley Electoral a pesar de que resulta de elemental lógica pensar que para que los gobernados puedan ser respetuosos de las Leyes, necesitan primero conocerlas y saber de los alcances que sus derechos y obligaciones les señalan: y que es deber primario de gobernante instruir al pueblo en el conocimiento de dichas Leyes para poder exigir su respeto y mantener el imperio del orden y el buen gobierno. Las próximas funciones electorales municipales exigen una amplia difusión de la Ley Electoral. Como usted debe saber, señor Gobernador… al incluirse el voto de la mujer en tales comicios, el Estado de Nuevo León tiene una población aproximada de 600,000 habitantes, que da un número estimado de 300,000 votantes, lo cual implica la necesidad de instalar el 5 de diciembre, a razón de 300 votantes por casilla, un total de 1,000 casillas que deberán tener un personal formado de la siguiente manera: Un instalador, un escrutador por cada Partido y un representante de cada Partido por la Sección Electoral en que se instale la casilla, con cinco suplentes.

16 El Porvenir, 5 de agosto de 1948, p.6.


48 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En virtud de la imprevisión o negligencia para que la Ley Electoral sea conocida, pues hemos constatado que inclusive no existen ejemplares de ella en las Presidencias Municipales del Estado y hasta funcionarios de alta investidura permanecen a la fecha ignorantes de su contenido y de las circunstancias de un proceso electoral, nuestro Partido estima una ineludible exigencia que presentar a usted, señor Gobernador, se nos haga entrega de una partida de 5,000 (Cinco mil) ejemplares de la citada Ley Electoral para hacerla llegar a los mil instaladores; a los mil escrutadores de nuestro Partido, a los mil representantes de Acción Nacional de las Secciones Electorales y el resto distribuirlo entre los suplentes que formarán parte del personal electoral en los próximos comicios del presente años, en todo el Estado.” 17 El 19 de agosto, El Porvenir destacó que el PAN venía marcando pauta en las actividades políticas del Estado, “haciendo una nueva y formalísima representación ante el Gobernador del Estado urgiéndolo a que cumpla con su obligación de dar a conocer la Ley Electoral al pueblo.”18 Según los dirigentes panistas, el Gobernador les había estado enviando frecuentes “invitaciones” para que nombraran una persona que en representación del PAN acompañara al mandatario estatal en las “jiras” que estuvo realizando en diversos municipios. Como era de suponerse, los panistas no tomaron en cuenta tales invitaciones “y muy por el contrario ahora, al contestar el último oficio del Gobernador con su enésima invitación, lanza una nueva requisitoria al Lic. Arturo B. de la Garza, señalándole que el espontáneo y novísimo interés del Gobernador por visitar los Municipios está en forma muy sospechosa, coincidente con la agitación política relacionada con la campaña municipal. “Esencialmente, el PAN, dice al Gobernador que si fuese sincero su deseo de que los habitantes de los municipios resuelvan sus problemas, que cumpla con su obligación de divulgar la Ley Electoral para que la ciudadanía tenga oportunidad de ejercitar libremente el voto y escoger verdaderas autoridades, aplastando el caciquismo existente, para que las personas mejor capacitadas, más honradas, 17 Ibidem. 18 El Porvenir, 19 de agosto de 1948, p. 2.


Llamado de Acciรณn Nacional para empadronarse en los censos que serรกn usados para la elecciรณn municipal de 1948.


50 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sean las que formen los próximos ayuntamientos, siguiendo el Programa de Gobierno Municipal que garanticen la solución verdadera de los problemas, no con visitas de última hora e interesadas como las que se han han estado haciendo.” El rotativo trascribe el texto de la contestación que sobre el particular dirigió Acción Nacional al Gobernador, el 17 de agosto, al oficio que éste había remitido el día nueve del mismo mes, donde informó de una nueva visita a varios municipios. En su comunicado el PAN manifestó comprender el interés que tenía el Ejecutivo en visitar las municipalidades en vista de la proximidad de la renovación de ayuntamientos, “pero se permite aprovechar esta ocasión para recordar a usted, señor Gobernador, que con fecha 3 de este mismo mes nos dirigimos a usted solicitándole 5,000 (Cinco mil ejemplares) de la Ley Electoral en vigor, precisamente para atender la urgente necesidad de que los ciudadanos hombres y mujeres de los Municipios neoloneses estén enterados del contenido de la citada Ley Electoral que norma su derecho a votar y elegir sus propias autoridades, a efecto de que en los mencionados próximos comicios, puedan hacer una auténtica elección y formar sus Ayuntamientos con personas que garanticen el trabajo necesario para la solución de sus problemas, mediante un programa definido de administración y mejoras, en vez de atenciones esporádicas o espontáneas como ha ocurrido hasta ahora, dando margen a que dichos problemas se hayan acentuado por años y años.”19 Firma: Dr. José C. Martínez, Comité Regional de Nuevo León.

Convención Municipal para designar la Planilla El 8 de septiembre se publicó la Convocatoria para la Convención Municipal del PAN, citando para el domingo 26 de septiembre, a las 10 horas, en el Salón Variedades, evento del que surgiría la planilla que apoyaría dicho Partido en las elecciones del 5 de diciembre de 1948, para la renovación de Ayuntamiento de Monterrey. 19 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 51

En un desplegado el Comité Local panista publicó: “En torno a esta expresión del auténtico Monterrey, afirmamos: La base de la estructuración política nacional ha de ser el Gobierno de la Ciudad, del Municipio. Histórica y técnicamente la comunidad municipal es fuente y apoyo de libertad política, de eficiencia en el gobierno y de limpieza de la vida pública. El gobierno municipal ha de ser autónomo, responsable, permanentemente sujerto a la voluntad de los gobernados y a su vigilancia, y celosamente apartado de toda función o actividad que no sea la del municipio mismo. Sólo en estas condiciones puede cumplir la administración municipal sus fines propios y realizar con plenitud su sentido histórico. Sólo así pueden evitarse el vergonzoso desamparo y la ruina de nuestras poblaciones, el abandono de nuestra vida local en manos de caciques irresponsables, la falta completa o la prestación inadecuada y miserable de los servicios públicos más urgentes y sobre todo, la degradación de la vida política nacional. (Principios de Doctrina de Acción Nacional) Regiomontano: Si quieres una Patria libre, hazla en tu Municipio.” 20 El 26 de septiembre se anunció que ese día se llevaría a cabo la Convención en el Salón Variedades de Padre Mier y Zaragoza, la cual sería presidida por el Jefe Nacional del PAN, Lic. Manuel Gómez Morín, quien ya había arribado a la ciudad desde el día anterior. Se aclara que la convocatoria respectiva fue publicada con la anticipación debida, firmada por el Comité Local; destacan que también asistiría el Diputado federal Antonio L. Rodríguez. Respecto al funcionamiento de la Convención, se dijo que la formarían siete delegaciones representativas de las Secciones Sur, Oriente, Poniente y Norte de la Ciudad, más las del Comité Local, Comité Regional y el Comité Femenil, ya que por primera vez en la historia política de Monterrey, tomarían parte las mujeres con igualdad de derechos que el hombre en una cuestión política eleccionaria. 20 El Norte, 8 de septiembre de 1948, p. 6A. 21 El Norte, 26 de septiembre de 1948, p. 3B.


52 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En cuanto a las planillas, esto creó grandes expectativas, dado que todavía la noche anterior la Comisión Política seguía trabajando en este rubro, ya que se aclaró que de acuerdo al Reglamento interno la inscripción de candidaturas, por planillas, podía realizarse minutos antes de abrirse los trabajos de dicha Convención municipal. Sin embargo, destaca la nota, se tenían informes de que la proposición de candidatos de parte de los grupos y sectores del Partido había sido copiosa y que por lo menos “llegarán a la hora de la votación tres o cuatro planillas diferentes.” Las delegaciones ya habían sido formuladas con sus miembros numerarios, “a quienes ayer mismo se entregaron sus respectivas credenciales, informándosenos que tendrán además acceso al recinto de la Convención, los socios activos que presenten su credencial del Partido al entrar.”21 Concepto del Ayuntamiento, vertido por el Lic. Manuel Gómez Morín un día antes de la Convención Municipal del PAN. Según un diario local, el Lic. Gómez Morín un día antes de la tan anunciada convención municipal panista, produjo uno de los más significativos discursos que se hayan pronunciado durante los nueve años de existencia que tenía el Partido, al disertar sobre el concepto en que debe tenerse al Ayuntamiento, como pedestal de la nacionalidad y de las instituciones públicas. Al respecto, se resumieron los siguientes planteamientos: “Lo que el Municipio representa en el seno de la Patria es un concepto difícil de elucidar. Es algo así como la piedra sillar en la noble arquitectura de almas que hace la nación. Es prolongación de lugar, extensión de la familia, vecindad del recinto sagrado donde vive el amor limpio. España nos enseñó lo que es el Municipio. Las primeras plantas que en Veracruz trajeron a México la cultura y la civilización de Europa, trajeron el Municipio. Con la cruz de la espada se simbolizó la autoridad, el orden, la justicia que es el Municipio. Simbólico es el concepto de Ayuntamiento. Ahí va la yunta de bueyes, abriendo el surco para que la semilla se cobije en la tierra. Ayuntamiento es el de hombre


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 53

y mujer para cumplir con el mandato de crecer y multiplicarse. Ayuntamiento es la unión de ciudadanos y autoridades para dar a la ciudad una vida ordenada, limpia y generosa. Hace nueve años –dijo– que el Partido lucha por mover las almas por despertar la conciencia pública, porque con ella se forma la fuerza incontrastable de la ciudadanía. La tesis de Acción Nacional se ha ido esparciendo porque hay inteligencia y hay voluntades que miren por el provenir de México. Solo en el lenguaje de los que están comprometidos por el estómago, hay división en México; porque no se razona con el estómago. Sólo en el lenguaje de los profesionales de la política, puede decirse que hay en México dos bandos, el de acá y el de allá. No hay más que un solo México, el que quiere la limpieza, el que quiere la decencia, el que quiere la generosidad, el que sabe que estos frutos sólo se producen en el árbol corpulento de la ciudadanía. Hemos hecho clima moral, porque había y hay que dar aliento al espíritu; pero también nos preocupamos por la parte material de la vida ciudadana. No de otra manera se puede concebir que haya reunión de espíritu y carne, pues solo así se comprende ese inefable misterio, esa sublime conjunción que se llama el Verbo Hecho Carne.”22 Orden del día El orden del día que se siguió en la Convención para desarrollar sus trabajos fue como sigue: Inició la Convención el Ing. Armando Ravizé, Presidente del Comité Local del Partido y fue llamado a dar la bienvenida a los convencionistas el Sr. Manuel Alonso y Prieto. Presidieron la Mesa Directiva el Lic. Manuel Gómez Morín, el Dip. Antonio L. Rodríguez, el Ing. José Maiz Mier, el Dr. Carlos Cantú, el Sr. Guillermo Hernández Ochoa, el Sr. Ramón Pedroza Langarica, Sr. José C. Vázquez, Ing. Armando Ravizé, Sr. Roberto Ayala y Sr. Trinidad Vázquez. 22 Ibid., p. 4B.


54 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El Sr. Alonso y Prieto dijo que desde hacía nueve años, Acción Nacional venía luchando por la limpieza en la vida ciudadana, y que estos esfuerzos habían dado al país con limpieza, tres curules que el Partido tenía para entonces en el Congreso. Dijo que esta obra representaba un consorcio de voluntades encaminadas hacia el bien social y que sólo de los inactivos, de los indiferentes, había que desesperanzarse. Que aún había muchas personas que, sabiendo la diferencia que hay entre las aguas cristalinas de un lago y las de una charca estancada, permanecían al margen de toda actividad en bien de México. Añadió que el Partido no buscaba a super-hombres que hagan los milagros que se imputan a personajes ficticios, sino que la obra social estaba en las manos de barro de todos y cada uno de los ciudadanos. La victoria no está en nosotros –termina diciendo– sino en Aquel que ha sido llamado el Señor de las Victorias.

La Elección Después de oír a varios oradores que explicaron su manera de pensar sobre los objetivos y fines de la Convención, la Comisión Política del Partido que presidió el Sr. José C. Vázquez, dio a conocer tres planillas que fueron previamente preparadas de acuerdo con el consenso de opinión de los diversos sectores del Partido. Se concedió a los grupos representantes de cada uno de los sectores de la ciudad, tiempo para que personalmente emitieran su voto a favor de una de las tres planillas. La Comisión Escrutadora la integraron: David Gil Mitchel y Manuel Alonso y Prieto. El Sr. Ramón Pedroza Langarica dio a conocer el resultado del voto, concediéndose el triunfo a la planilla No. 2 que recibió 68 de los 77 votos emitidos. Esta planilla se compuso de las siguientes personas:


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 55

Planilla de Acción Nacional para integrar el Ayuntamiento de Monterrey Cargo

Nombre

Alcalde Primero

Dr. José G. Martínez

Alcalde Suplente

Juan S. Farías

Regidores

Srita. María de Jesús Ayala López

Maestra

Sra. María Antonia S. de González Lozano

Síndicos Alcaldes Judiciales Propietarios

Sr. Óscar N. Morales

Industrial

Ing. José Maiz Mier

Profesionista

Sr. Eugenio del Bosque

Obrero

Sr. José C. Vázquez

Empleado

Dr. Abelardo Salas

Profesionista

Sr. Andrés Cavazos

Col. Independencia

Sr. Carlos Gloria

Empleado

Sr. Faustino Villarreal

Obrero

Sr. Bernardo Jiménez

Comerciante

Sr. Joel Rocha

Industrial

Lic. Fernando Arechavaleta Lic. Homero Ramones

Alcaldes Judiciales Suplentes

Lic. Mario Garza y Garza Lic. Albino González Lozano

Los cuatro sectores de la ciudad, que representaban potencialmente 60,000 habitantes cada uno, estuvieron representados al hacerse en Asamblea General la elección de una de las tres planillas que se presentaron. La Comisión Política del Partido, después de cuidadosa labor de selección hecha por personas elegidas previamente en Asamblea General, formuló las tres planillas, revelándose que cada una de ellas estaba encabezada por el Dr. Martínez, escogido por absoluta unanimidad dentro de los grupos representados ante la Comisión. Figuran en la planilla electa empleados, profesionistas, obreros e industriales que ayer ratificaron estricto apego al programa de administración y obras materiales que el Partido se propone, dado a conocer durante la reciente Convención Municipal, dentro del que figuran renglones referentes a los problemas del agua


56 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

y drenaje, escuelas, hacienda pública, mercados, servicios de limpieza, servicios de policía y tránsito, bomberos, urbanismo, reforestación, higiene y asistencia social, drenaje pluvial, panteones y Río Santa Catarina. Al final de la lista se escribió: Los ciudadanos que integran esta planilla han contraído el solemne compromiso de realizar, al ser ungidos por el voto popular como autoridades municipales de Monterrey, el Programa de Gobierno Municipal, propuesto por Acción Nacional y aprobado por toda la ciudadanía regiomontana.

Voces de la planilla: Alcalde Propietario Dr. José G. Martínez: “…a todos nos corresponde por igual la obligación de cumplir y de hacer cumplir el programa de Acción Municipal…” Regidora María de Jesús Ayala López: “…debemos luchar por la limpieza, en todos los órdenes, de Monterrey…” Regidora María Antonieta S. de González: “…Es una obligación de la mujer regiomontana, participar en la vida pública de nuestra ciudad. Dios nos ayude en nuestra tarea…” Regidor Ing. José Maiz Mier: “…colaborar intensamente para que se lleve a cabo el programa aprobado por la ciudadanía de Monterrey…” Regidor José C. Vázquez: “…hemos seleccionado a un grupo de hombres capaces, inteligentes y que garantizan plenamente nuestras aspiraciones de mejoramiento común…” Regidor Andrés Cavazos: “…Si acabáramos con el relajamiento moral, ese será nuestro mayor triunfo…” Síndico Bernardo Jiménez: “…Nuestro esfuerzo y nuestra inteligencia habremos de poner para lograr el bien común…”


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 57

Alcalde Judicial Lic. Fernando Arechavaleta: “…Hemos de lograr la justicia, antes que todo…” Lic. Mario Garza y Garza (Suplente): “…Moralización absoluta de los Juzgados Menores, es esa la tarea de los Alcaldes Judiciales…” El Lic. Manuel Gómez Morín, anunció que el movimiento para rescatar el Municipio y darle el lugar que debe tener en la vida social y política de México se había generalizado en todo el país y que se tenían puestos los ojos en Monterrey, en donde la prueba sería decisiva, “pues el Ayuntamiento debe salir de su postergación para ocupar el lugar que nuestro sistema de Gobierno prevé, ya que fue y debe ser el principio de la nacionalidad. El Dr. José G. Martínez, al aceptar su candidatura, anunció que la obra para despertar la conciencia ciudadana se estaba llevando a cabo en todo el Estado y que una serie de Convenciones irían produciendo los candidatos con que el Partido, previa elección de programas de obras por ejecutar, daría la batalla al partido oficial, cuyos sistemas, métodos, hombres y obras exigían para México una limpia general y una renovación de que diera aliento a la contienda ciudadana. Voceros extraoficiales del Partido informaron de los 130 mil posibles votantes que hay en la ciudad, el PAN controla ya aproximadamente un 65 por ciento, y que la popularidad de las tesis políticas de Acción Nacional es especialmente notable en sectores de población tan importantes como la Colonia Independencia, cuyo contingente electoral será un factor determinante en la próxima liza.23 Discurso pronunciado por el Lic. Manuel Gómez Morín, Jefe Nacional del PAN, durante la Convención Municipal del PAN. “Con la fe puesta en la victoria, Acción Nacional se lanza a la lucha por la Presidencia Municipal de Monterrey, de igual manera que disputará al partido oficial las curules de diputados federales y la gubernatura del Estado. Es más importante jugar con limpieza que ganar o perder. Vamos a la lucha cívica buscando para Monterrey un hombre recto, con cualidades cívicas que hagan de él un director 23 El Norte 27 de septiembre de 1948, pp. 3-5A.


58 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de los valores espirituales y materiales de la ciudad. Dijo ayer el Lic. Manuel Gómez Morín, Presidente del PAN que hoy, en Convención Municipal, designará los candidatos a la lucha por la administración política de la ciudad para el periodo de 1949-1951. Acción Nacional ya dio a conocer su programa de gobierno. Hablamos de escuelas, alumbrado público, servicios de seguridad, agua potable, tránsito urbano y de otros mil problemas de la ciudad, porque entendemos que la acción de los partidos políticos que el día de mañana tendrán mayor ascendencia en el pueblo sobre los que buscan su beneficio, su mejor vida, su bienestar, no los que hablando de vaciedades insulsas y de ñoñerías que ya pasaron de moda política. La obra que se perfila en Monterrey tiene contornos espirituales y materiales. Tal vez lo que logremos hacer aquí sea ejemplo alto de civismo para México entero. La deserción que uno de los candidatos del PRI (se refiere a Raúl Rangel Frías, ver más adelante) hizo hace poco tiempo es síntoma seguro de que hay ya en el partido cuarteaduras peligrosas. No se trata simplemente de una rebelión en contra de métodos antiguos de imposición burda. Es algo más serio: el de la rebelión de las fuerzas nuevas en contra del peso bruto de la política antigua. Acción Nacional ve con agrado la formación de grupos de conciencia ciudadana, en donde quiera que aparezcan estos. La deserción del candidato del PRI, sólo indica que hay una completa falta de determinación propia dentro del mismo. No se trata de organismos electorales deficientes, como se quiso hacer creer. Se trata de la falta absoluta de autonomía de quienes reciben para todo, órdenes superiores que nulifican su hombría política. Monterrey necesita que no sólo el Presidente Municipal, sino quienes le rodean, quieran entrañablemente a la ciudad y que por mandato de este cariño, comprendan sus necesidades, y se apresten a remediar sus males. Monterrey necesita en términos muy de la ciudad, un gerente que sepa mucho, que quiera mucho a sus gentes, que siente el aliento de una era nueva que se avecina ya. Alguien que sepa de pesos y centavos, de democracia y de elevación espiritual. Un hombre bueno, para esta gran ciudad que es tan buena.


Dr. José G. Martínez, candidato a alcalde de Monterrey por el PAN en la elección de 1948.


60 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Resurrección municipal Tal vez sea aquí donde podamos aprender la lección de la madurez cívica para el resto de México. Cierto es que hay tantas ciudades mexicanas que padecen del cacicazgo andante de tantos perdonavidas que pertenecen a otras épocas. En Monterrey, no se palpa lo que es la falta de autonomía municipal, porque los cacicazgos han sido benignos; pero allá donde no hay prensa, donde se ahoga todo grito y se borra con un bofetón toda lagrima, México pide la resurrección del Municipio. El Municipio no solamente debe reciprorar su existencia autónoma, sus recursos económicos, su vida propia, sino para crear y sostener una ciudadanía amante de la superación patria, generosamente organizada. Es indispensable que veamos no sólo por los valores espirituales, sino también por los materiales. Creo con el Presidente de Estados Unidos, el gran Woodrow Wilson, en aquella su célebre frase: “No se puede pedir que lluevan gracias espirituales sobre estómagos vacíos.” La base de una acción pública y su coronación, debe ser una obra inspirada en planos culturales, que se encaminen hacia la espiritualidad. En consecuencia, cuanto tienda al mejoramiento material y espiritual de la ciudad tienen el primer derecho. Debemos preocuparnos por igual del bienestar material que del espiritual. Hay tantos problemas que atacar, que el Partido Acción Nacional en Monterrey tiene un amplio campo en que justificar, si llega al triunfo, su lema: “Por una Patria Libre y Generosa”. Las campañas municipales del Partido tienen todas ellas las mismas características de optimismo, de limpieza en el procedimiento y de fe en porvenir. Ya se están ejecutando en Jalisco, en Michoacán, en Tamaulipas, en donde la mayor parte de los municipios han recibido ya el bautismo de fuego de la verdad que a la larga tiene que aparecer. Tenemos en puerta campañas municipales para el próximo año en el Estado de Coahuila. Daremos la batalla en Torreón, Monclova, en San Pedro y en otras partes.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 61

Confiamos en hacer despertado por lo menos, parcialmente la conciencia ciudadana de México. De nuestras acciones nos juzgara el futuro”.24

Semblanza de José G. Martínez Nació en Monterrey, el 5 de diciembre de 1900, obtuvo el título de Médico Cirujano en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de México, con especialidad en Ginecología. Hijo de Gregorio D. Martínez, quien fuera médico y alcalde de Monterrey y Tomasa Lozano de Martínez. Fue el primer de seis hermanos. En 1929 contrajo matrimonio con Esperanza Sada y procrearon un hijo: José Gerardo. Participó activamente en la fundación de la Delegación Monterrey de la Cruz Roja Mexicana. Formó parte del primer cuerpo de practicante del puesto de socorros que en el julio de 1937 se instaló en un local cedido por la Asociación de Médicos de N.L. en las calles Ruperto Martínez y Jiménez. Fue nombrado primer Director Médico. En 1965 con la fundación del nuevo hospital de emergencias ubicado en Ave. Alfonso Reyes (antes Universidad) y Henry Dunant (antes Canelo) en la colonia Del Prado, fue presidente del Consejo Local de Directores. Prestó atención profesional en las disciplinas ginecológicas y obstétricas en la Clínica y Maternidad “Conchita” fundada en 1937. La voluntad de compartir experiencias con otros profesionales, le llevaron a fundar la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Monterrey de la que fue su primer presidente. Aunque se conservan actas desde 1934, la Sociedad quedó legalmente constituida en 1945. Como reconocimiento a su trayectoria fue designado miembro honorario de dicha Sociedad durante una ceremonia a la que asistió el también doctor Luis Castelazo Ayala, Sub-Director General Médico del IMSS. Fue miembro de múltiples sociedades científicas y participó en numerosas jornadas médicas organizadas por esas instituciones. Formó parte del Sindicato 24 Ibidem.


Toma de protesta del candidato panista para presidente municipal de la capital nuevoleonesa.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 63

Neolonés de Médicos Cirujanos del cual fue Secretario General. Posteriormente, cuando se constituyó el Colegio de Médicos Cirujanos de Nuevo León, A.C., ingresó en él. En 1943 fue uno de los socios fundadores de Enseñanza e Investigación Superior, A.C., una sociedad civil que patrocina y auspicia al Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Ocupó el cargo de Presidente Honorario del Hospital José A. Muguerza, S.A., actualmente, Hospital Christus Muguerza. Formó parte del grupo de integrantes que en el septiembre de 1939 asistieron a la Asamblea Constitutiva del PAN en la ciudad de México. José G. Martínez, Bernardo Elosúa Farías, Ovidio Elizondo, Antonio Aguirre Salas y Leonardo González Lozano fueron los representantes por Nuevo León. El Dr. Martínez fue uno de los fundadores de Acción Nacional en Nuevo León y fue nombrado Presidente del Comité regional durante la década de 1939 a 1949.25 Murió en 1976.26

Sector femenil del PAN En virtud de que estas serían las primeras elecciones en que participaría la mujer nuevoleonesa, las militantes panistas y sus simpatizantes integraron durante el mes de agosto diversos comités en las colonias y sectores más representativos de Monterrey. El día 10 de agosto se llevó a cabo la instalación de grupo femenil del PAN en la colonia Progreso. Presidieron dicha reunión: Ramón Pedroza Langarica, Secretario del Comité Local; los doctores Carlos E. Cantú y Leonardo González Lozano, así como Emilio E. González y Oscar Morales; y las señoras María R. de Cadena y María Nieves de Carmona, Presidenta y Secretaria del Sector Femenil, respectivamente. Hicieron uso de la palabra los dirigentes locales, así como Luis Carmona en representación del Sector Juvenil. 25 Villarreal Muñoz J.: “Contribución de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Monterrey al desarrollo de la Gineco-Obstetricia en el Norte de la República durante los últimos diez años”. Ginecología y Obstetricia de México, volumen 79, núm. 3, marzo 2011. 26 El Norte, 6 de abril de 1976, p. 5B.


64 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Después de las interesantes disertaciones de los oradores y en un ambiente de franca cordialidad se procedió a elegir la Mesa Directiva de comité de dicha colonia, compuesto por: Presidenta: Carmen S. de Quintanilla Vice-Presidenta: Sra. Juanita Fernández Secretaria: Sra. Esther Aguilar de Govea Tesorera: Sra. María de la Fuente Vda. de Valdés Primera Vocal: Srita. Trinidad Muñiz Segunda Vocal: Sra. Dolores Briones de Barajas. Antes de clausurar la asamblea, la Presidenta exhortó a las panistas para que continuaran laborando por la causa de Acción Nacional y ofreció su casa para la celebración de las sesiones; otro tanto hizo la Vice-Presidenta, en cuya residencia se efectuó esta primera sesión. Se anunció que el día 16 de ese mes, a las 20 horas, tendría lugar en el local del Sub-Comité de la colonia Independencia (Jalisco 511) una reunión de damas de dicha colonia, reunión que tendría por objeto dar orientaciones en materia política. Presidirían esta reunión, el Ing. Armando Ravizé, Presidente del Comité Local, el Sr. Ramón Pedroza Lagarica, Secretario del mismo Comité, y la Sra. María R. de Cadena, Presidenta del Sector Femenil. Asistirían también representantes de los Grupos Juveniles Femeninos del Obispado y del Sector Juvenil (rama masculina) de esta ciudad. El día 16 de se verificó una reunión de mujeres en el local del PAN, localizado en la colonia Independencia. Se destacó que el local resultó insuficiente para dar cabida a las mujeres panistas, en dicho acto se llevó a cabo la elección de la mesa directiva de aquel sector femenil, quedando integrada de la siguiente manera:


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 65

Presidenta: Srita. María de Lourdes Báez Secretaria: Sra. Jesusita J. de Moreira Pro-Secretaria: Srita. Genoveva Villarreal Tesorera: Srita. María Guadalupe Luna Primera Vocal: Srita. Hermelinda Alemán Segunda Vocal: Sra. María C. Mendoza Tercera Vocal: Srita. Genoveva Carrillo.

Además de la orientación política, las asistentes recibieron invitación para tomar clases gratuitas de corte y confección y se iniciaron los trabajos tendientes a formar una liga deportiva femenina. El día 19 se instaló con desbordado entusiasmo un subcomité en la colonia Industrial. Preparativos que realizó la Srita. Inés María Zapata, quien invitó a numerosas vecinas y amigas, todas ellas “deseosas de escuchar las doctrinas del Partido.” Presidieron la asamblea el Sr. Óscar Morales, como representante del Comité Local y la Sra. María R. de Cadena, Presidenta del Sector Femenil; quienes se dirigieron a la concurrencia para darles orientación política y estimularlas en sus trabajos a favor de la causa de Acción Nacional. La Srita. Irene Salazar expuso los ideales del PAN y la Srita. Zapata las exhorto a que participaran activamente en la lucha política. Posteriormente, se procedió a nombrar la Mesa Directivo, integrada por:


66 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Presidenta: Srita. Inés María Zapata Secretaria: Sra. Alejandra Sáenz de Hernández Pro-Secretaria: Srita. María de la Luz López Tesorera: Sra. Juanita Torres de Montoya Primera Vocal: Srita. María de Jesús Collazo Segunda Vocal: Srita. Josefa Pérez Mata Tercera Vocal: Srita. Hermelinda Escamilla.

En una nota posterior se informó que en el local que ocupaba el PAN en la colonia Bellavista se realizó la asamblea mediante la cual se integró la Mesa Directiva de dicho comité femenil. Presidieron el acto el Dr. Carlos E. Cantú, encargado del sector noroeste de la ciudad; don Emilio González, miembro activo del Partido y Presidente del SubComité de Bellavista; la Sra. María R. de Cadena, Presidente del Sector Femenil y el Dr. Leonardo González Lozano, del Comité Local. Durante el desarrollo del programa, la señora Cadena habló para orientar en materia cívica a las damas allí presentes. La señorita María Carmona habló a nombre del grupo juvenil femenino del Obispado y la señorita Inés María Zapata a nombre de la colonia Industrial. La Mesa Directiva quedó integrada de la siguiente manera: Presidenta: Srita. Carmen Orozco Vice-Presidenta: Sra. Soledad Cirilo de Canales Secretaria: Srita. Carmen Garza.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 67

Tesorera: Srita. Ofelia González Primera Vocal: Srita. Inés María Zapata Segunda Vocal: Sra. Francisca Cárdenas Tercera Vocal: Sra. Julia Rodríguez de Pérez Cuarta Vocal: Srita. Felipa Chávez

El 22 de agosto, se informó que los sectores femeniles del PAN, cuya Secretaría fue la Sra. Nieves C. de Carmona, asistirían y tendrán representación, con “igualdad de calidad de votos”, en la Convención que se celebraría el día 26, de acuerdo con la Convocatoria que estuvo circulando entre todos los miembros del Comité Local. En la nota se recuerda que la mujer mexicana constitucionalmente se le acababa de haber reconocido su derecho de votar y ser votada en las próximas elecciones municipales. Destaca que con ese objetivo se procedió en todos los municipios de Nuevo León a verificar un nuevo censo que incluyera a la mujer “ya en su nueva calidad de votante”. En lo que respectó a Monterrey, se aclara que dichos padrones se habían realizado con amplia respuesta de la ciudadanía, lo que demostró el interés de los regiomontanos por darle el decoro que había faltado al proceso electoral, desde la primera fase del empadronamiento. En cuanto a los demás Municipios del Estado, en algunos de ellos, ya se había empezado a levantar esos padrones y se esperaba que pronto se realizara el censo general de los nuevoleoneses. “En estas condiciones, el PAN, que fue quien promovió en las Cámaras federales la iniciativa de Ley para reconocer el voto femenino, convocó a la mujer para que participara activamente para dignificar la política mexicana y concretamente la vida pública municipal.


68 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La respuesta de la mujer de Acción Nacional, ya se manifestó cuando sus grupos femeniles resolvieron luchar resueltamente porque en las planillas del PAN, que contendrán en las próximas elecciones, figuren una o más mujeres. El Congreso del Estado, por su parte, en sesión verificada el lunes, ratificó lo ya decretado en la Constitución General de la República, en el sentido de que la mujer mexicana tiene derecho para votar y ser elegida para cargos municipales.” =Con todos estos datos, la Convención municipal que celebraría Acción Nacional a finales de septiembre, para designar los candidatos para el Ayuntamiento de Monterrey, tendría extraordinaria trascendencia porque para la historia de la ciudad, será ese día el primero en que la mujer formó parte de planillas para renovar las autoridades municipales de Monterrey. En la reunión que realizaron dos días después de la Convención las mujeres panistas en el Teatro Variedades, Padre Mier y Zaragoza, segundo piso, en el interior se puso la siguiente leyenda: “EL VOTO ES UN DERECHO DIGNO. LA MUJER DIGNA VOTA POR ACCION NACIONAL”. Alrededor de 800 mujeres, entre señoras, señoritas, obreras, empleadas, amas de casa se dieron cita al evento político en el cual el candidato a la presidencia de Monterrey rindió un cálido y efusivo mensaje; candidato que hizo alusión a la mujer regiomontana que estaba haciendo historia al incorporase a la vida política; y en donde dirigió también un discurso María Antonia Salinas de González Lozano, quien fue postulada como regidora en la planilla de 1948 por parte del PAN.

María Antonia Salinas Fue una destacado dirigente de la Unión Femenina Católica y participó en diversas obras de beneficio social. Fue Presidenta de la Sección de Servicios Sociales y Presidenta del Patronato del Hogar Infantil “Mamá Margarita”. Nació en Agualeguas y estudió en el Colegio Excélsior.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 69

María de Jesús Ayala López La Profra. Ma. de Jesús Ayala López fue electa regidora en la Convención Municipal del PAN dentro de la planilla que postuló al Dr. José G. Martínez. Toda su vida la dedicó a la educación. En 1923 obtuvo su título de profesora en la Normal de Maestros del Estado, participó como educadora 20 años en escuelas oficiales y seis en colegios de la iniciativa privada. También fungió como Directora Técnica de cinco escuelas para el pueblo. En términos generales fue destacada la participación de las mujeres panistas, en este proceso cabe hablar de “La Comisión de Jiras” del sector femenil del PAN, coordinado por la señora Panchita Cárdenas y la señorita Juanita Villarreal, quienes acudieron a ciudad Anáhuac para organizar el Comité Femenil panista de aquel lugar, también visitaron Sabinas Hidalgo para orientar el Comité Femenino sobre las elecciones del 5 de diciembre de 1948, así como otras importantes poblaciones de Nuevo León.

PRI Convocatoria del PRI El 21 de julio de 1948, el PRI publicó la Convocatoria a Elecciones Internas para designar los Ayuntamientos en el Estado de Nuevo León, bienio 1949-1951, suscrita por el Comité Ejecutivo Regional, formado por: Prof. Manuel Flores, Secretario General; Desiderio Martínez, Secretario de Acción Agraria; Efraín Salinas, Secretario de Acción Juvenil; Genaro Peña, Tesorero; José Ovalle, Secretario de Acción Obrera; Lic. Margarita R. García, Secretaria de Acción Femenil; Dip. Roberto A. Cortes, Presidente; Prof. Timoteo L. Hernández, Secretario de Acción Popular y Cultural; Dip. Hilario Martínez, Secretario de Acción Política. La elección de candidatos se haría por el voto individual de los miembros del Partido, en las casillas que deberían instalarse el 3 de octubre de ese año.


70 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A cada miembro inscrito el Partido expediría una credencial de elector. La inscripción de electores se cerraría el 18 de septiembre y a más tardar el día 20 se publicarían los padrones en lugares visibles de la sección a que se refieran. A más tardar el día 25 de septiembre, el Comité Ejecutivo Regional, por conducto de los Comités Municipales publicaría avisos sobre la jurisdicción que comprenda cada una de las casillas, así como el lugar preciso donde deberían quedar instaladas. El registro de precandidaturas se haría ante el Comité Municipal. Los precandidatos deberán tener una antigüedad de seis meses en el Partido, estar registrados ante el Comité Municipal de la jurisdicción de que se trata, y haber vivido permanentemente en el Municipio, por lo menos seis meses antes de la solicitud de registro. El término hábil para el registro de precandidaturas quedaría comprendido desde la fecha de la publicación de la Convocatoria, hasta las 24 horas del 25 de septiembre.27 Precandidaturas de Raúl Rangel Frías y Santos Cantú Salinas Ese mismo día se informó que al interior del PRI existían dos precandidaturas para la alcaldía de Monterrey. Una era la respaldada por el ex Gobernador del Estado Gral. Bonifacio Salinas Leal, teniendo como precandidato al Lic. Raúl Rangel Frías, y la otra, por el Lic. Arturo B. de la Garza, apoyando al Lic. Jesús García González (no se menciona al Lic. Santos Salinas). Se dijo que hasta ese momento éste contaba con el respaldo de un gran número de simpatizantes, como los grupos cooperativistas y minero metalúrgicos. Sobre su trayectoria se dijo que era “revolucionaria fuera de duda” y muy conocido en los círculos sociales de la ciudad.28

27 El Norte, 21 de julio de 1948, p. 2. 28 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 71

Instalación el Comité Pro-Lic. Rangel Frías En los altos del Teatro Lírico habían quedado instaladas desde mediados de julio, las oficinas orientadoras de la campaña municipal a favor del Lic. Raúl Rangel Frías, “conocido profesionista de esta ciudad, que ha aceptado la invitación que le hicieran diversos amigos de distintos sectores de la ciudad, para tomar participación directa en la contienda municipal.” El 5 de agosto se informó que un considerable número de militantes del PRI, que simpatizaban con la pre-candidatura del Lic. Raúl Rangel Frías a la Presidencia Municipal de Monterrey, un día antes habían impugnado la convocatoria emitida por el Comité Regional en virtud “de que adolece de graves violaciones a los Estatutos vigentes en la parte relativa al tiempo en que debe publicarse la Convocatoria de las elecciones internas para la renovación de Ayuntamientos. Los Estatutos del Instituto Político dicen que dicha Convocatoria debe publicarse con seis meses de anticipación a la celebración de las elecciones oficiales, precepto legal que fue violado flagrantemente por los integrantes del Comité Regional del PRI en Nuevo León, ya que no fue sino hasta el día 21 del mes de Julio cuando se se hizo la publicación, debiendo haberse cumplido con este requisito desde el 5 del mes anterior a la fecha señalada. Se dijo que en virtud de las infracciones que se hicieron a los Estatutos y con apoyo en los mismos, ya se elevó justa protesta ante el Comité Ejecutivo del PRI en la Capital de la República, solicitando que se nulifique dicha Convocatoria y que se expida otra nueva. Finalmente, el Comité Central Directivo Pro-Rangel Frías, solicitó del Ejecutivo del PRI , que de conformidad con el régimen legal interior de ese Instituto, se sancione la negligencia del Comité Regional con la destitución inmediata de sus miembros.29 El 17 de agosto, un matutino local informó que un grupo de trabajadores del IMSS en la Caja Regional representado por Mario Guerrero Villarreal y Ramiro Martínez L, habían participado el domingo anterior en un mitin celebrado por el Comité Pro-Lic. Raúl Rangel Frías, para Presidente Municipal 1949-51, en los altos del Teatro Lírico. 29 El Porvenir, 5 de agosto de 1948, p. 2.


Altos del Teatro Lírico de Monterrey, lugar donde estuvo el comité de Raúl Rangel Frías, precandidato del PRI a la alcaldía regiomontana.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 73

A esta reunión asistieron también “nutridas representaciones de trabajadores ferrocarrileros, minero-metalúrgicos, profesionistas, estudiantes, cetemistas, etc., habiendo hablado a nombre de este núcleo de empleados el señor Ramiro Martínez L., quien hizo saber a los ahí presentes el decidido y entusiasta apoyo para su candidato Rangel Frías.”30 A nombre de los profesionistas tomaron hicieron uso de la palabra el Lic. Enrique González Montemayor y el Dr. José Luis Lozano y por los estudiantes Américo Delgado de la Peña y José Treviño Paz. El mitin principió a las diez de la mañana y su duración fue de dos horas. Perfil biográfico del Lic. Raúl Rangel Frías El Lic. Raúl Rangel Frías había nacido el 15 de marzo de 1913 en Monterrey, N. L. Realizó la primaria en el Colegio Hidalgo y, desde los trece años, se convirtió en un inquieto universitario al ingresar al Colegio Civil para cursar su enseñanza secundaria y preparatoria. Inició su carrera de Derecho en Nuevo León para continuarla en la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1938 recibió su título de abogado. En la ciudad de México fue catedrático de la Escuela Nacional de Jurisprudencia y en Extensión Social del Centro para Obreros. Declinó la invitación de Alfonso Reyes para ingresar al Colegio de México y decidió regresar a Monterrey como profesor de la Facultad de Derecho, de la Escuela Nocturna de Bachilleres y de la preparatoria del Instituto Laurens. Fue designado por el Rector Enrique C. Livas como jefe del Departamento de Acción Social Universitaria, desde donde inició el gran proyecto de levantar y fortalecer a la Universidad para insertarla en los grandes espacios de la cultura. Fundó en 1944 la revista Armas y Letras, y Universidad; la Escuela de Verano, la Facultad de Filosofía y Letras, la Escuela de Matemáticas y el taller de Artes Plásticas.

29 El Porvenir, 5 de agosto de 1948, p. 2. 30 El Porvenir, 17 de agosto de 1948, p. 6.


74 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se integra a la Universidad de Nuevo León como profesor de Filosofía del Derecho. Reestablecida la Universidad en 1943, asume la Jefatura del Departamento de Acción Social, encargado de las tareas de difusión cultural. Consciente de la necesidad de contar con un órgano de comunicación que llevara el ideario y la imagen de la Casa de Estudios de Nuevo León a todos los ámbitos del país y aún del extranjero, creó Armas y Letras, boletín mensual que apareció desde julio de 1944; otro proyecto que puso en marcha fue la revista  Universidad, volumen anual dedicado a trabajos de mayor dimensión y profundidad.  En el Departamento de Acción social se inició una actividad académica altamente significativa en la vida intelectual de Monterrey: la Escuela de Verano. Concebida como una activada de carácter informal a realizarse entre el final de un período escolar y el comienzo del siguiente (en los meses de julio y agosto), ofrecía a estudiantes, profesores y a la comunidad en general cursos semanales dictados por profesores visitantes de la ciudad de México.  Para julio de 1948, cuenta con 35 años de edad y una prometedora carrera humanística en la Universidad. Apenas había publicado un par de libros: Apuntes históricos del Colegio Civil (1931) e Identidad del Estado y derecho de la teoría jurídica pura de Hans Kelsen (1938).

Mitin de adhesión del Comité Pro Rangel Frías El 19 de agosto se anunció la celebración de un mitin de adhesión a la política económica del Presidente de la República, Lic. Miguel Alemán, el día 21 de dicho mes, en el cruce de la calzada Madero y avenida Juárez, organizado por el Comité Directivo Pro-Rangel Frías. El Lic. Rangel Frías, precandidato a la Presidencia Municipal de Monterrey (sic), haría uso de la palabra para disertar sobre la problemática económica que sufría el país. También participarían representantes obreros, profesionales, estudian-


RaĂşl Rangel FrĂ­as durante un mitin para promover su precandidatura.


76 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

tes universitarios y algunos pequeños comerciantes que simpatizaban con la precandidatura del Lic. Rangel Frías. “…al mismo tiempo que aprueban la necesidad de que el pueblo de México otorgue un voto de adhesión al Primer Mandatario de la República en los momentos en que se reclama la unidad nacional como medida efectiva para ayudar a la solución de todos los problemas que sufre el país.”31 Con fecha 22 de agosto, apareció un reportaje a ocho columnas donde se inserta el discurso pronunciado por el Lic. Raúl Rangel Frías en defensa del gobierno “democrático” del Presidente Lic. Miguel Alemán Valdés. Discurso del Lic. Raúl Rangel Frías en apoyo a la política del Presidente de la República Lic. Miguel Alemán Valdés “Hemos interrumpido un movimiento de legítimos propósitos políticos locales, para atender a la situación que atraviesa la República. En este momento nuestra bandera se inclina y da paso a otra, mil veces más grande y sublime la Bandera de México. Callan en esta ocasión las voces del oportunismo político. Callan también las voces cómplices que organizan kermeses para silenciar nuestra voz. Por nuestra parte hemos de seguir leales a la palabra de origen que nos dio el pueblo para interpretar con ella, en los momentos difíciles, los problemas que el mismo pueblo siente en lo más vivo de sus entrañas. La República, grande y prodigiosa nombre, ve cruzar por los cielos la sombra amenazante de esa inminente depresión económica. Empero, no está allí exclusivamente localizado el peligro que conmueve a las gentes de México, sino que en el seno de esos nubarrones de tormenta se esconden y disimulan funestas pretensiones de orden político, que apuntan al corazón de un pueblo que se mantiene en pie en defensa de los derechos de la Patria. Una avalancha de rumores, un tumulto de voces e inmenso tropel de gentes en temerosa huida ponen al descubierto del pueblo de México, quienes son verdaderamente los suyos y a quienes debe reconocer como sus enemigos. 31 El Porvenir, 23 de agosto de 1948, p.7


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 77

Tras de todo ello su delito: la intención de aislar al Presidente de la República de las masas populares, entregar las fuerzas morales y políticas que llevaron al poder al licenciado Miguel Alemán a la más completa desorientación. Y en la turbia marejada de intereses y de pasiones inconfesables, utilizar la confusión para imponer un nuevo estado político a la Nación. Con mal disimulado regocijo piensan algunos que se aproxima un momento similar al que se provocó en 1913 con el asesinato del Presidente Madero. Nosotros afirmamos que no ha de repetirse, para bien de México, un golpe de Estado. Nada ni nadie, así sea la aflictiva situación económica, podrá apartar al pueblo de México de su adhesión política al régimen del Presidente Alemán; nada ni nadie podrá hacerlo caer de la misma voluntad del pueblo que lo llevó al poder. Sin disminuir la gravedad de una situación económica que se manifiesta en la devaluación de la moneda, puede decirse que el origen, las consecuencias y el orden de las soluciones, pertenecen por entero a factores de carácter político. Son en primer lugar la fuerzas resultantes de la última guerra mundial, que ahora empujan al aislamiento económico y y social a todos los pueblos del mundo. La ausencia de un comercio internacional que distribuya adecuadamente la producción de cada nación ha impuesto en todas partes la devaluación monetaria, que no es sino el reconocimiento del desorden y de la confusión que priva en la posguerra. Pero, al margen de esta fuerza de orden internacional, juegan también factores internos, interesados igualmente en evitar una posible recuperación. Estos factores internos se ligan a fuerzas políticas y económicas. Sabemos que hay intereses muy activos que pretenden regresar a la explotación del subsuelo mexicano; trásfugas de la Patria que depositan su capital en el extranjero; y que hay también quienes realizan ganancias extraordinarias al margen de las situaciones deplorables de nuestra gente y con menoscabo de las más elementales normas éticas del comercio. Pero es un hecho que las fuerzas económicas y sociales de México están intactas a pesar de la devaluación monetaria. Nuestra agricultura prosigue su ritmo de recuperación y nuestra industria, a pesar de las arriesgadas condiciones en que se mueve, afirma cada día el progreso económico del país. Por otra parte,


78 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

los campesinos y los obreros, los empleados, técnicos y profesionales, todas las fuerzas del país, tienen fe en el destino de México y cada día afianzan su esperanza con el firme tesón de sus esfuerzos. En tales condiciones, no hay motivo para desesperar, para temer al futuro, o para dejarse arrastrar por una ola política transitoria. Recordemos que la mejor riqueza de un pueblo está depositada en sus hombres y que éstos, hoy como ayer, llevaron a la Presidencia de la República al licenciado Alemán, están dispuestos a proseguir su marcha histórica, sin titubeos ni desmayos, porque no es un hombre el que conduce sus destinos, sino la propia bandera de México que es el símbolo más perfecto y más puro de nuestra nacionalidad. Banda tricolor, cruza el pecho de nuestro Presidente, como la representación de lo que es la tierra y el pueblo de México. Estar con él es ser fieles a la Bandera y a la Patria. ¡Viva el Presidente! ¡Viva México! Monterrey, N.L., a 21 de agosto de 1948.32 En la columna “Campo político”, de El Norte se comentó que el Presidente de la República Lic. Miguel Alemán Valdés, había dirigido un telegrama al Comité Directivo Pro-Rangel Frías, en el que le expresaba su agradecimiento “por el interés que ha puesto en la necesidad de orientar al pueblo de Monterrey, sobre los problemas de orden nacional.” Se recuerda que el referido comité directivo ya había enviado un mensaje al mandatario nacional “diciendo del acuerdo tomado por la asamblea constituida el domingo próximo pasado, por trabajadores, profesionales, empleados, pequeños comerciantes, pequeños industriales y estudiantes universitarios, en el sentido de otorgar un voto de adhesión al licenciado Miguel Alemán respecto a su actual política nacional.” La nota subraya que el mitin anunciado ha despertado mucho interés en la localidad. Respeto a un grupo del PRI, se dijo que muchos priistas no habían visto con simpatía este acto popular, aclarándose que si bien “no ha habido ninguna 32 El Norte, 22 de agosto de 1948, 5B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 79

manifestación de sabotaje, en cambio si algunos políticos profesionales dolosamente han estado tratando de minar el ánimo de las gentes diciendo que el pueblo no necesita de orientaciones que provengan de otra parte que no sea precisamente de la voluntad imperante en este Estado, que al fin de cuentas, está organizado perfectamente y que lo demás sale sobrando. Los observadores políticos de esta especie, se abstuvieron de manifestar cuál es esa voluntad potente, diciendo que no venía ni al caso mencionar.” En la columna referida se informó que la integración de sub-comités políticos en nuevas colonias iba en constante crecimiento; el primero se instaló en la colonia Terminal, en las calles de Palma y Clavel, bajo la dirección de Ramiro Ramírez, Presidente; Juan Cortez, Secretario, y Manuel Garza, Tesorero. Días después se informó la constitución de un subcomité de precampaña del Lic. Rangel Frías en la colonia Nuevo Repueblo, acto al cual acudieron más de 500 personas y en al cual hicieron uso de la palabra representantes de las secciones mineras, ferrocarrileros, profesionales, estudiantes universitarios y algunos comerciantes y pequeños industriales, así como el propio precandidato. La presidencia del referido subcomité quedó a cargo de Romelio Salas. El segundo subcomité se instaló en la calle Hilario Martínez en esa misma colonia, esto con el propósito de que los cientos de simpatizantes del Lic. Rangel Frías contaran con los centros de dirección política necesarios, acotaros sus organizadores. El segundo subcomité organizado por Carlos López, funcionaba desde hacía un día en la Garita Sur de la colonia Nuevo Repueblo, bajo su dirección y la de sus colaboradores: Jesús Cavazos y Francisco Montemayor. Se destaca que la asistencia fue copiosa, privando el entusiasmo. Otro subcomité se instaló en la colonia Terminal, acto en el que hicieron uso de la palabra a nombre de dicho comité los señores Onésimo Villarreal en representación de los ferrocarrileros; el Dr. José Luis Lozano, en representación del Sector Popular; José Treviño Faz, representante de los grupos universitarios; el Dr. Jesús Leal Villarreal a nombre de los profesionales, y finalmente se dejó oír la voz del precandidato, quien expresó en términos claros y precisos “el gran significado que tiene para las colonias de Monterrey, la intervención de sus habitantes


80 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

en las próximas lides políticas, como una manera práctica, efectiva y justa, encaminada a la resolución de sus problemas vitales a través de personas que en el momento preciso y mediante la voluntad del pueblo sea llamada a conocerlos.” Se agrega que en la Garita Sur hubo oradores elocuentes ante una nutrida concurrencia. Entre ellos: el Lic. Jesús de León, joven e inteligente profesionista, hizo uso de la palabra en nombre del grupo de abogados regiomontanos; el ferrocarrilero Raúl Treviño y la Sra. María B. de Camacho en nombre del grupo femenil de la colonia Nuevo Repueblo. Un día después se celebró un mitin en la colonia Caracol, evento al que, según los informantes, asistió todo la gente de dicha localidad para dar su respaldo a la precandidatura del Lic. Rangel Frías, la que consideraron una nueva corriente dentro del PRI y que obedecía “a la real voluntad del pueblo, fincada en un auténtico espíritu democrático”, dijo uno de los oradores. Otro de los oradores, el Lic. Jesús de León, manifestó la necesidad de que todos los habitantes de Monterrey se percataran del hecho innegable de estar frente a una situación política en la que no había más que dos caminos que elegir: “acabar con el imposicionismo político que viene afectando a Nuevo León desde hace muchos años o reforzarlo en las próximas elecciones municipales.(…) el imposicionismo político se combate en todo Monterrey, e igualmente dentro del PRI, a través del licenciado Rangel Frías.” El mitin terminó a las 23 horas con un discurso del precandidato priista, quien personalmente presidió los trabajos de esa noche. A la par de estas actividades, el otro grupo de priistas, respaldados por el gobierno estatal, destapan a su precandidato, el Diputado Federal Lic. Santos Cantú Salinas, quien inicia su precampaña con poco arraigo popular, opacada por los actos públicos que estaba llevando a cabo su contendiente el Lic. Rangel Frías, quien era visto como un joven político rebelde, que cuestionó con acciones concretas la cerrazón política de su partido. Esta actitud de brincar instancias locales y de considerar que el sistema priista podía dar cabida a nuevas actitudes de participación política, debió generarle un caudal de presiones al joven universi-


Discurso de Rangel FrĂ­as frente a simpatizantes.


82 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

tario, por parte de los altos mandos del PRI, de tal manera que para mediados de septiembre, la precampaña que había prendido a la ciudadanía y a una buena parte de los militantes del tricolor, se apaga por completo, cuando se anuncia que el Lic. Rangel Frías se retira de la contienda interna del PRI, para dejarle el camino libre al Dip. Cantú Salinas. La decisión de dejar fuera de la jugada al Lic. Rangel Frías, de inmediato causó protestas por parte de algunos contingentes del PRI, destacando una carta que el 17 de septiembre envió a los medios el Bloque de Mineros de Monterrey; en dicho escrito se manifiesta el ánimo de renovación que prevalecía en varios, viendo en la figura de este precandidato, la posibilidad de que las nuevas generaciones comenzaran a germinar y a dotar a este órgano político de mayor respaldo popular, impulsando su vida democrática interna. Todos estos anhelos quedarán en el olvido y, desde “arriba”, se designa a la persona que competiría por el PRI en los comicios locales del 5 de diciembre. Carta del Bloque de Mineros sobre el retiro de la precandidatura del Lic. Raúl Rangel Frías. “A nombre propio y de las personas que juntamente con nosotros manifestaron su adhesión a la precandidatura del C. Lic. Raúl Rangel Frías, declaramos: 1ª.- Que la citada precandidatura obedeció al deliberado propósito de renovar las filas del Partido con elementos de la joven generación, que ofreciesen una garantía de popularidad, arraigo y competente preparación, en los más elevados puestos de representación pública. De esa manera, recogimos y pusimos en práctica los ofrecimientos hechos por los dirigentes del PRI, respecto a la elección democrática y depuración de candidaturas internas. 2ª.- En la consecución de nuestro propósito, iniciamos este movimiento político invitando a todos los sectores sociales a participar del mismo, asegurándoles que dicha participación tendría la garantía del más amplio respeto para la decisión de las mayorías. Nuestro trabajo político tuvo una amplia aceptación en todas partes: los trabajadores, la clase media, estudiantes y profesionistas acudieron a nuestro llamado. Más de treinta subcomités se


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 83

instalaron en las colonias de Monterrey y cada uno de ellos realizó una reunión pública donde se explicaron los motivos y los propósitos de esta campaña política. 3ª.- No obstante que desde un principio protestamos la convocatoria expedida para las elecciones internas del PRI, y pedimos que se autorizase el sistema de plebiscitos libres, nuestra solicitud fue desatendida; y hoy, estamos seguros, no se modificará la citada convocatoria. Consideramos que bajo dicho procedimiento, todos los elementos agrupados alrededor nuestro, no disponen de medios para hacer eficaz su participación, en ele acto eleccionario, pues el sistema de credenciales, repartidas discretamente con vistas a la elección interna; los términos exiguos que se fijan entre el registro de planillas, a publicación de padrones y la elección misma, nulifican de antemano nuestro contingente electoral. 4º.- Aún más, diversos dirigentes políticos del Partido con las fuerzas que representan se han empeñado en producir un movimiento para hacer predominar a toda costa cierta precandidatura, recurriendo a toda clase de resortes para impedir el progreso espontáneo y popular de nuestra campaña. Se nos quiere reducir a una actitud de rebeldía y de indisciplina, cuando lo que hemos pretendido consiste fundamentalmente en llevar adelante un proceso de crecimiento interior y de avance democrático, para presentar al pueblo unido y vigoroso en las próximas Elecciones Municipales. 5º.- Debemos reconocer que por el juego de los diversos factores que se han analizado anteriormente, nuestros propósitos han quedado frustrados en la práctica y por el momento; pero, a la vez, afirmamos que esta frustración momentánea justifica la legitimidad del movimiento emprendido y sienta las bases para continuar luchando por los mismos objetivos en ocasiones que habrán de presentarse en un próximo futuro. 6º.- Declaramos, por lo anterior, que en lo sucesivo toda la responsabilidad de la dirección política del Partido, en la lucha electoral que se avecina, corresponderá íntegramente al grupo político que ha presentando la otra pre-


84 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga candidatura; ya que no sancionaremos con la presencia de la nuestra, las elecciones internas que habrán de celebrarse el 3 de octubre venidero, ni podemos establecer solidaridad con una dirección política que incurre en el error que quisimos desterrar de la vida interna del Partido.

7º.- Por último, hacemos hincapié en que, al retirar la precandidatura del C. Lic. Raúl Rangel Frías, de acuerdo con este último, no desertamos ni desertaremos nunca de la laucha política revolucionaria, procurando siempre fortalecerla y dignificarla en sus procedimientos y en la elección de sus dirigentes.” Monterrey, N.L, Septiembre 17 de 1948.

Por el Bloque de Mineros: Tomás Gómez Alanís, Presidente; Cipriano Barrón, Vice-Presidente; Manuel García B., Secretario; Rubén A. Caballero, Tesorero; Florentino Jasso, Subtesorero; Humberto Villarreal M., Srio. de Organización; Plácido Salinas G., Secretario de Prensa; Melesio Martínez V., Secretario de Actas; José Santos Marín A., Representante ante el C. Central; José S. González, Vocal; Benjamín Marín Arteaga, Vocal y Gabino Martínez V. Por el Comité de Control Político Ferrocarrilero: Raúl E. Treviño, Presidente; Manuel Montemayor, Vice-Presidente; Manuel C. Salinas, Secretario General; Jesús Martínez, Tesorero; Fidel González B., Subtesorero; Onésimo C. González, Secretario de Organización; E. Lizcano V., Secretario de Actas; Carlos Tapia, Secretario de Prensa y Propaganda y José Borrego, Secretario de Relaciones. También firman los Sub-Comités Políticos organizados en pro de la candidatura del Lic. Raúl Rangel Frías: Subcomité No. 1, Colonia Obrerista, Nuevo Repueblo, Modernas, Obrerista 2, Garita del Sur, Reforma, Talleres, Obrera, Caracol, Garita del Sur 2, Bellavista, Francisco I. Madero, Hidalgo, Moderna, Treviño, Industrial, Progreso, Comité de Control Político Secciones Mineras, Comité de Control Político de Abogados de Monterrey, Subcomité Sección 148, Comité de Control Político de Acción Juvenil y Comité de Control Político de Médicos.


¡Primera plana! Anuncio de la renuncia de Rangel Frías en su búsqueda de la alcaldía de Monterrey.


86 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Ese mismo día, El Norte publica una amplia nota en la que da cuenta de este suceso y entrevista al Lic. Raúl Rangel Frías para conocer su versión sobre este proceso interno del PRI que le impidió seguir con su precampaña. Declaraciones del Lic. Raúl Rangel Frías sobre su renuncia a la precandidatura a la alcaldía de Monterrey. El periodista Luis Urdiñola, redactor de El Norte, publicó una amplia nota referida la renuncia del Lic. Raúl Rangel Frías a la precandidatura del PRI. El proceso electoral de PRI, suficientemente atrofiado para no producir credenciales que autoricen a sus miembros hombre y mujeres, a votar en elección interna; un deseo de renovación de métodos, hombres y credos, que tiene mucho de juventud rebelde y por último, la convicción de que en el futuro, las plataformas políticas serán productos coherentes de los partidos y no banderas que giran alrededor de un hombre, llevaron al Lic. Raúl Rangel Frías, precandidato a la Presidencia Municipal de Monterrey, a retirarse de la liza política, según declaraciones hechas en exclusiva para El Norte. La abstención de prestar el noviciado de su personalidad política a las próximas elecciones municipales no implica, según el Lic. Rangel Frías, que los principios que animaron a diversos grupos dentro del PRI, a unirse en su rededor, no continúen luchando por una suma de ideas que, dentro del mismo partido, pueden determinar el principio de una renovación que apunta incontenible. Las declaraciones del Lic. Rangel Frías, mesuradas y meditadas, incluyeron la afirmación de que está aún por conocerse la “cantidad desconocida” que representa el partido oposicionista Acción Nacional que ya ha anunciado presentará candidatos a la liza municipal, pues que “el único indicio de la fuerza electoral que pude tener el PAN se observa en la elección de su Diputado Antonio L. Rodríguez, para la representación federal.” Para explicar las deficiencias del sistema electoral del PRI, el Lic. Rangel Frías dijo:


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 87

“La elección interna es el acto para designar los candidatos del Partido. Esta elección puede ser de varias maneras (en teoría por lo menos), ya bien sea por medio de la instalación de casillas y votación por medio de cédulas, o por medio de plebiscito. Se protestó la Convocatoria del PRI, dentro del Partido mismo, porque el sistema de votación por cédulas y en casillas es inconveniente, ya que los trabajos de organización del Partido, no están en condiciones de proporcionar a los votantes la autorización electoral que representa la credencial. Esto quiere decir que padrones, registro de planillas y la elección interna misma nulifica el resultado electoral. No se trató de una diferencia de personalidades o de facciones, sino de inconformidad en el proceso. Es por esto, que el cargo de rebeldía que se nos hizo resulta injustificado.” No pretendo –dijo el Lic. Rangel Frías– tener el monopolio de la juventud o de las ideas renovadoras dentro del PRI, pero reconozco que quienes formularon mi candidatura tenían en mente sin divisionismo alguno, un proceso de renovación que es indicio de madurez, parcial por lo menos, en todo pueblo. Continuaremos luchando, porque mi aparición en la vida política por primera vez, no apuntaba exclusivamente hacia la Presidencia Municipal de Monterrey. No he tenido conversación alguna sobre el particular con el Diputado Santos Cantú Salinas, ni con ejecutivos del PRI. Mi actuación ha sido la de un candidato libre, a quien se le impone la obligación de servir en la liza electoral. Por lo que toca al Partido Acción Nacional, le concedo la beligerancia que merezca, al presentar un contingente electoral apreciable, pues hasta ahora no se puede apreciar su fuerza real y positiva. Con el PAN, el grupo que encabecé coincide en un punto importante: los partidos políticos deberán presentar y de hecho están presentando en el presente y lo harán en el futuro, plataformas de partido, productos de filosofías políticas, no banderas personales de candidatos más o menos populares. No creo que el PRI presente, después del retiro de mi precandidatura, un segundo candidato a las elecciones municipales.


88 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Puedo asegurar que esta aparición del grupo político que encabecé dentro del PRI, es sintomático del proceso de evolución que tiene que sufrir todo grupo social, evolución que se cumple contra nuestra voluntad o sin ella. Es obligación de todo ciudadano consciente, fomentar la renovación de sistemas, hombres y credos. Las características sociales de Monterrey –terminó diciendo- hacen a la ciudad ejemplo de la experiencia que pude ser decisiva en la vida política de México. El de Monterrey es el grupo humano que más maduro está para la prueba que se está acercando, la hora de la conciencia política.” Precandidatura de Santos Cantú Salinas La noche del 9 de agosto se llevó a cabo la integración del comité político del PRI que apoyaría la precandidatura del Lic. y Dip. Santos Cantú Salinas. La junta se efectuó en un local ubicado en el cruzamiento de la avenida Madero con la calle de Villagrán, “resultando insuficiente para contener el gran contingente de amigos y simpatizadores del licenciado Cantú Salinas que están dispuestos a luchar en los próximos comicios para llevarlo a la Alcaldía de Monterrey.”33 33 El Porvenir, 10 de agosto de 1948, p.2. La comisión organizadora inició los trabajos, “discutiéndose ampliamente la situación, llegándose al acuerdo de designar al Lic. Jesús García González, actual Secretario del Ayuntamiento, como presidente del comité y jefe de la campaña pro-Santos Cantú Salinas, a fin de unificar los elementos que militan dentro de las filas del PRI, evitándose cualquier división que pudiera perjudicarlo.” Tal acuerdo, destaca la nota, fue acogido con aplausos y aclamaciones, nombrándose una comisión para que comunicará tanto al Lic. García González, como al Lic. Santos Cantú Salinas, los acuerdos tomados por la comisión, invitándolos para que asistieran a la sesión. “Una vez localizados, ambos profesionales se presentaron en las oficinas del comité, siendo recibidos con atronadoras salvas de aplausos. Ambos hablaron brevemente, aceptando y agradeciendo las designaciones hechas en su favor.”


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 89

La junta terminó después de las 11 de la noche, acordándose citar a una próxima junta general para fecha próxima. En una breve nota del 16 de agosto, los dirigentes del Club Político Ferrocarrilero de la Sección 19 local, informaron que un nutrido grupo de sus afiliados se habían entrevistado un día antes con el Lic. Santos Cantú Salinas, para “protestarle su adhesión y darle a conocer los acuerdos tomados para los trabajos que habrán de desarrollar los ferrocarrileros en pro de esa candidatura.” Nótese que ya no se menciona como precandidato sino como candidato.34 Finalmente, dijeron que el Lic. Cantú Salinas se había sentido complacido de contar entre los rieleros con las simpatías que fueron a patentizarle y agradeció la disposición de los rieleros por el empeño que tenían para llevarlo a la Presidencia Municipal, “de la que es candidato.” Dos días después se informó que el Profr. Francisco Herrera González se había hecho cargo de la Secretaría del Ayuntamiento, en sustitución del Lic. Jesús García González, a quien se le concedió un permiso para ausentarse del puesto durante mes y medio. Se aclara que el Lic. García González presidía el comité pro campaña electoral del Lic. Santos Cantú Salinas; al respecto declaró que se desligaba del cargo para dedicarse de tiempo completo a su tarea, además de evitar una posible mala interpretación por parte de los otros partidos políticos de la localidad. Manifestó que estaba en la mejor disposición para orientar su sustituto cuando el caso lo ameritara, así como a responder sobre su actuación municipal ante el Ayuntamiento de Monterrey. El 23 de agosto se informó que un día antes a las 6:30 de la tarde, un numeroso contingentes de priistas le había dado la bienvenida al Lic. Santos Cantú Salinas en la residencia campestre del Lic. Helio Flores Gómez, situada por la carretera Nacional y en donde tuvo lugar “una íntima reunión entre los más cercanos colaboradores del precandidato.”35 34 El Porvenir, 16 de agosto de 1948, p. 14. 35 El Porvenir, 23 de agosto de 1948, p. 8.


90 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Entre las comisiones que la prensa pudo identificar destacó la organización de burócratas del Estado y del Municipio, de la CTM local, encabezada por su líder Antonio Espino; de la COCM, de la CUT, de los cinematografistas, de los mineros, de los ferrocarrileros, de la Unión de Comerciantes, del Sector Agrario, del Comité Central del Partido Liberal y otras más. Un día después se publicó un desplegado de la precampaña del Lic. Santos Cantú Salinas. En una columna dice: “Reconocemos y respetamos el derecho de los demás que, como nosotros, aspiran a intervenir en la dirección de los destinos de la Ciudad. Confiadamente esperamos el momento en que el pueblo exteriorice su voluntad a través del voto para saber a quién corresponde esa dirección y obligación de servicios.” En otra argumenta: “Procuramos elevar nuestro pensamiento y nuestra acción a planos superiores, sin descender jamás a los bajos fondos de la política, que es hervidero de pasiones, donde los ánimos se exaltan, el pensamiento se ofusca y la ponderación se pierde, porque entonces lo único que conseguiríamos sería poner de manifiesto nuestra incapacidad para regir los destinos de una Ciudad tan importante y tan culta como lo es Monterrey.” En otro apartado de la plana se lee: “Esta precandidatura, símbolo de unidad y de trabajo y que constituye una garantía de tranquilidad y de confianza para todos los hogares regiomontanos, surge hoy a la lucha cívica como resultado de un acuerdo tomado por todas las organizaciones revolucionarias que agrupan en su seno la totalidad de los miembros del Partido Revolucionario Institucional, como son las siguientes: Federación de Organizaciones Populares (CNOP), Federación de Trabajadores de Nuevo León (CTM), Secciones 54, 66 y 67 de Mineros Metalúrgicos, Federación Única de Trabajadores de Nuevo León (CUT), Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos de Campesinos de Nuevo León (CNC), Federación de Obreros y Campesinos Mexicanos (COCM), Federación Proletaria de Nuevo León (CPN), Federación Autónoma del Trabajo, Comité Coordinador de Sindicatos Federales (FTSF), Liga de Federaciones y Sociedades Cooperativas (INC), Federación de


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 91

Comités del Pueblo, Frente Único de Camioneros del Norte, Frente de Abogados de Nuevo León, Sección 26 del STIC, Sección 43 de Maestros del Estado, Frente Popular de la Colonia Independencia, Centro de Ingenieros Postulantes de Monterrey, Unión de Comerciantes y Pequeños Industriales de Monterrey, Bloque Revolucionario de Médicos, Unión Juvenil Universitaria, Sección 23 de Maestros Federales, Unión de Comerciantes de Mercados y Similares, Sindicato de Trabajadores de Caminos, Unión de Burócratas Municipales, Bloque Único de Ferrocarrileros de Orientación Política, Bloque de Médicos Revolucionarios, Sindicato de Médicos y Cirujanos de Nuevo León, Unión de Burócratas del Estado, Veteranos de la Revolución, Asociación de Propietarios de Cantinas, Sinfonolas, Restaurantes y Similares del Norte, Unión de Empleados de Hoteles, Cantinas, Restaurantes y Similares, y Frente Social Monterrey.” Comité Central Directivo Pro-Lic. Santos Cantú Salinas. El 29 de agosto, en media página, el PRI da a conocer una reunión masiva de Santos Cantú con dos amplias fotos en cuyo pie se lee: “Un numeroso grupo de abogados e intelectuales connotados de Monterrey ofreció en el café Los Arcos un significativo agasajo de simpatía y adhesión al señor licenciado Santos Cantú Salinas, precandidato a la Presidencia Municipal dentro del Partido Revolucionario Institucional, potenciándole un absoluto apoyo y ofreciéndole luchar por su triunfo en beneficio del pueblo regiomontano. Firmó el Comité Central Directivo Pro-Lic. Santos Cantú Salinas Respecto a otra reunión con médicos y universitarios se dijo: “En un banquete organizado ayer al mediodía por un nutrido grupo de Médicos y Estudiantes de esta ciudad, se hizo patente la simpatía de que goza el señor licenciado Santos Cantú Salinas, precandidato dentro del PRI, entre profesionistas y universitarios. Un núcleo mayor de ciento cincuenta profesionistas y más de una centena de estudiantes aclamo efusivamente al precandidato, ofreciendo llevarlo al triunfo en las próximas elecciones internas del PRI y en los comicios electorales de diciembre.” Firmó: Comité Central Directivo Pro-Lic. Santos Cantú Salinas


Reunión con un grupo de médicos.

Foto de campaña del Lic. Santos Cantú Salinas.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 93

El 11 de septiembre, en la columna “Campo Político” de El Norte se informó que en el cruzamiento de las calles Moctezuma y Zacatecas, de la colonia Independencia, el Instituto Político y de Defensa Social de la Colonia Independencia había llevado a cabo un concurrido mitin en apoyo a la precandidatura del Lic. Santos Cantú Salinas, en el cual estuvo presente, a nombre del precandidato, el Lic. Jesús García González, Presidente del comité que postulaba al Diputado SCS y el Prof. Antonio Coello Elizondo. En la misma nota se dijo que una noche antes, en el teatro-salón “México”, del Nuevo Repueblo, los miembros del subcomité seccional de dicha colonia también habían celebrado un mitin para testimoniar su apoyo al Lic. Cantú Salinas. Luego de que los vecinos más caracterizados con aquella barriada hicieron uso de la palabra, el precandidato habló para hacer un llamado a la unidad y para agradecer las visibles muestras de simpatía de que fue objeto.

Datos biográficos de Cantú Salinas Originario de Monterrey y en el antiguo Colegio Civil cursó sus estudios de Preparatoria para graduarse después en la Escuela de Jurisprudencia de esta misma ciudad en 1933. Su participación política había sido corta, ya que sólo durante los años de 1940 a 1945 fungió como Presidente del Comité Regional del PRM, después fue electo Diputado Federal.

Habrá plebiscito El 11 de septiembre se anunció en media plana que un nuevo giro estaba a punto de darse en la política del Estado, ya que había fuertes rumores sobre una nueva modalidad en materia electoral por parte del PRI: el plebiscito libre. Según la nota, el Partido estaba a nivel estatal situado en un difícil trance político, “dada la circunstancia de que el procedimiento electoral a seguir en la contienda interna que se fija para el día 3 de octubre, adolece de graves y contradictorios vi-


94 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cios, que en primer término, atentan contra las pregonadas promesas hechas por el Gral. Sánchez Taboada, Presidente del PRI, en el sentido de que dicho Partido Político se sujetaría, en las elecciones internas, a los cánones democráticos, respetando la voluntad ciudadana de todos sus miembros, cosa que irremisiblemente dejará de cumplirse, ya que la Convocatoria lanzada por el PRI para las elecciones municipales en el Estado de Nuevo León, fue dada a conocer mes y medio después de la fecha legal, motivo por el cual se está violando el derecho substancial que tienen los elementos afiliados al PRI de participar en la contienda electoral próxima, en igualdad de circunstancias frente a los grupos contendientes. Los portavoces de estas cuestiones de orden político –algunos de ellos procedentes de la capital de la República– y por lo mismo sin interés en la política municipal del Estado, agregaron en segundo término, que es muy posible que se verifique el procedimiento electoral dentro del PRI, a fin de evitar agitaciones ahora que todo el pueblo de México piensa en el orden y el respeto de las libertades ciudadanas como una manera de atender a los graves problemas nacionales. Monterrey, dijeron, “era punto clave de la nueva política que se estaba elaborando en la Capital de la República, para dar al traste con los viejos y perjudiciales vicios democráticos, inclusive dentro del PRI. Tras de estas consideraciones se habló ayer insistentemente del plebiscito libre, como una forma contundente de destruir prácticas antidemocráticas hechas ex profeso por la máquina burocrática que se aprovechan de la premura del tiempo que evita la revisión de los padrones electorales y que hace imposible que los grupos contendientes se cercioren, inclusive, del lugar donde queden instaladas las casillas electorales y de la idoneidad del personal encargado de su funcionamiento. Todo esto hace suponer que en el Estado de Nuevo León, lo mismo que en Chiapas, la política priista tomará la ruta de una nueva modalidad de mayor garantía democrática, en virtud de las inmorales prácticas políticas a que el cacicazgo viene reduciendo el funcionamiento de la forma constitucional de Gobierno de la República.”


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 95

En una nota fechada el 12 de septiembre se menciona que observadores políticos procedentes de la capital de la República permanecieron algunos días en Monterrey para analizar la situación reinante previa a los comicios del 5 de diciembre. Dijeron que de acuerdo a informantes del PRI, la política en esta capital había asumido perfiles de gran importancia y trascendencia desusada, pese a la aparente tranquilidad que se observa en la ciudad, al grado de que el Partido Revolucionario Institucional de la Capital de la República se encuentra haciendo un estudio detenido de esta situación, asegurándose ya, un cambio rotundo en los sistemas electorales. Un dato de sumo interés esbozado ayer en los círculos políticos consiste en la afirmación ya conocida en los Partidos y Comités Políticos, hecha en el sentido de que están próximos a arribar a Monterrey un numeroso grupo de delegados de la Capital de la República y enviados por el PRI, con el objeto de intervenir en las elecciones internas del 3 de octubre en Monterrey, así como dentro de los Comités Municipales del Partido que funciona en el Estado, creyéndose por esto, que efectivamente el PRI abrirán sus puertas a la elección interna bajo el sistema de plebiscitos libres. Finalmente se agregó que se trata del arribo de un delegado general y 50 delegados que se distribuirán en los municipios de Monterrey (sic), a fin de evitar las irregularidades que pudieran cometer los grupos dirigidos por el bando oficial. El 3 de octubre, el Secretario General del PRI en Nuevo León, declaró a la prensa que con respecto a la realización de un plebiscito en las elecciones internas que llevaría a cabo dicho Partido con miras a la elección de su planilla para las elecciones municipales, se pretendía dar un ejemplo de democracia, “ya que a cada uno de los socios del mismo Instituto se les ha recomendado oficialmente las determinaciones del Ejecutivo Nacional (…) de que deberían todos los socios del mismo, actuar con todo aplomo y democracia, no queriendo sobrepujar sobre los demás socios, siendo sancionado aquel que infrinja tal acuerdo nacional.”36

36 El Norte, 4 de octubre de 1948, p. 7B.


El candidato oficial.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 97

Ese mismo día, voceros de Organización y Estadística del PRI, informaron que un día antes habían entregado más de 75 mil tarjetas credenciales, las cuales servirían para la identificación de los votantes que concurrirían a los comicios internos. Agregaron que durante el proceso de integración del Padrón de militantes, “se llenaron unas boletas … que servirán a los no poseedores de la tarjera credencial, para que puedan votar en la hora de las elecciones, no quedando ninguno de ellos sin poder emitir su voto popular el día de mañana en que se decidirá cuáles serán las planillas triunfadoras en cada Municipio.”37

Plebiscito del 3 de octubre El 4 de octubre se informó sobre el desarrollo y los resultados del Plebiscito llevado a cabo el día anterior. Los trabajos se desarrollaron sin ninguna novedad y de acuerdo con el Comité Municipal la planilla representada por el Lic. Cantú Salinas había recibido 16 mil 990 votos, faltando por contar 12 casillas, teniéndose la cifra exacta el día 4. La noche anterior, después de un día intenso de actividades, el Profr. Humberto Ramos Lozano, Presidente del Comité Municipal del PRI, declaró a los medios que los comicios internos se habían desarrollado con absoluta calma mediante el funcionamiento de 191 casillas, mismas que estuvieron atendiendo a los votantes en igual número de secciones.38 El profesor Ramos Lozano precisó que la totalidad de los sufragios emitidos correspondieron a la planilla en encabezaba el Lic. Santos Cantú Salinas, “estimándose que las doce casillas que no pudieron dar cuenta de sus actividades se encuentran en una posición similar.” Agregó que las 191 casillas distribuidas en igual número de sectores, habían estado abiertas desde las ocho de la mañana del día 3 de octubre, “después de que el diputado Roberto A. Cortés y los miembros del Comité Ejecutivo Regional del 37 El Norte, 3 de octubre de 1948, p. 6A. 38 El Norte, 4 de octubre de 1948, p. 7B.


98 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

PRI dieron su aquiescencia y nombraron sus respectivos presidentes. El sector femenil del partido estuvo colocado en una situación de espectador, no participó en ninguno de los movimientos. A las 15 horas, cuando se cerró la votación, el personal designado para atender las casillas empezó el escrutinio, rindiendo sus primeros resultados poco antes de las 17 horas. Para las 20 habían dado cuenta de sus actividades ciento setenta y nueve casillas, faltando, por consiguiente doce, cuyo personal rendirá su parte de novedades hasta hoy. Las casillas que no pudieron rendir resultados ese encuentran instaladas en los poblados de Topo Chico, Los Remates, Mederos, Cristales, La Estanzuela, Mineral de San Pedro y San Pablo, etc., los cuales se encuentran a regular distancia de esta cabecera municipal. Sobre el formato de los trabajos se explicó que en esta ocasión los comicios se efectuaron bajo el sistema de casillas distritales “y no en una forma privada, dentro del edificio del partido.” Se aprovechó la división territorial recientemente practicada por el Departamento de Censo del Municipio, instalándose casillas especiales en cada una de las secciones de la mencionada división. En la tarde del día 4, a las 18 horas, se reuniría el Comité Municipal con objeto de hacer consideraciones sobre los resultados obtenidos durante los comicios y formular el dictamen que posteriormente se enviará al Comité Regional, presidido por el diputado Roberto Cortés y el profesor Manuel Flores. Posteriormente, durante una asamblea pública que se llevaría a cabo en el edificio de Pino Suárez y Arteaga, se haría la declaratoria de la planilla electa. Se reitera, que el ambiente observado durante la justa interna del PRI fue de absoluto orden. “A pesar de que la masa que acudió a la votación fue copiosa, su movilización y comportamiento se hicieron dentro del más estricto orden.” En cuanto al precandidato Lic. Cantú Salinas, estuvo atendiendo en las oficinas del Comité que lo postuló, los diversos asuntos que le fueron planteados res-


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 99

pecto a la votación interna del PRI, recorriendo personalmente algunas de las principales casillas. Planilla de Santos Cantú Leal Cargo

Nombre

Alcalde 1º. Propietario

Lic. Santos Cantú Salinas

Alcalde 1º. Suplente

Lic. Margín V. Duarte

Alcalde 2º. Judicial Propietario

Lic. Francisco Barrera Garza

Alcalde 2º. Judicial Suplente

Lic. Ricardo Flores R.

Alcalde 3º. Judicial Propietario

Lic. Armando García Gámez

Alcalde 3º. Judicial Suplente

Lic. Francisco Gutiérrez

Síndico 1º.

Lic. Jesús García González

Síndico 2º.

Fidel Ayala Jiménez

1er. Regidor

Jesús Ayala López

2º. Regidor

José Martínez R.

3er. Regidor

Francisco Pérez

4º. Regidor

Rodolfo Siller

5º. Regidor

Ramiro Guerra

6º. Regidor

Profa. Manuela Montemayor

7º. Regidor

Cesáreo Solís

8º. Regidor

Saturnino Torres

9º. Regidor

Enrique Cepeda

10º. Regidor

Jesús Díaz

El mismo día en que se dan los resultado del plebiscito que otorgan el triunfo a la planilla encabezada por Santos Cantú, la Federación de Trabajadores de Nuevo León CTM publicó un acuerdo mediante el cual manifestó su desacuerdo en la forma como se había integrado dicha planilla, en la que sus miembros habían quedado excluidos. Una noche antes, un grupo de trabajadores de la CTM había estado en la redacción del El Norte para declarar que por instrucciones telefónicas dadas del la ciudad de México por el Secretario General de dicho organismo, Antonio Espino, la FTNL se abstenía de votar en los comicios internos del PRI “debido a que la


100 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

planilla que encabezaba el licenciado Santos Cantú Salinas no ha sido integrada debidamente por la gente más representativa de los sectores que integran el PRI y además porque su integración se ha llevado a cabo fuera de todas las normas democráticas y sin tomar en cuenta las personas que para fungir como candidatos a Regidores representativos de la CTM, fueron electas por el propio organismo.”39 Los cetemistas encabezados por Rodolfo Gaytán, Mario Jasso Argelio Lozano, Jesús Martínez, Ildefonso Hernández, Antonio Gómez, José Ovalle, León Martínez y otros más, expusieron su postura:

I. Que la FTNL, en su Consejo General Ordinario del 24 de septiembre último, designó los candidatos a regidores dentro de la planilla priista. II. Que esos candidatos, sin embargo, no fueron tomados en cuenta por Cantú salinas para la formación de su planilla, desechándolos por Enrique Cepeda y Ramiro Guerra. III. Que ante esas circunstancias, y por instrucciones de Espino, la FTNL se abstiene de votar en las elecciones internas del PRI, y IV. Que la FTNL no reconsiderará su decisión tomada hasta en tanto, en una plática con el candidato Cantú Salinas se defina la cuestión política de las regidurías.

El 5 de octubre, la dirigencia de PRI estatal comunicó esa mañana el resultado final de la elección interna llevada a cabo dos días antes, la cual, “en lo absoluto se canalizó” a favor del Lic. Cantú Salinas, con 17 mil 500 votos emitidos por la militancia, en las 191 casillas instaladas en la ciudad de Monterrey.40

39 El Norte, 4 de octubre de 1948, p. 8B. 40 El Norte, 5 de octubre de 1948, p. 6A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 101

Al comunicar el resultado, los dirigentes anunciaron al precandidato que dos días después se llevaría a cabo en las afueras de las oficinas del PRI estatal, un acto público con objeto de tomarle la protesta y declararlo candidato oficial de dicho partido. Esta última declaración, quizá dicha muy a la ligerea por el dirigente priista, no contaba con la arremetida que desde varios frentes hicieron los sectores que habían quedado fuera de la planilla de Santos Cantú. Hubo que limar asperezas y sanar heridas, por lo cual la toma de protesta se prolongó hasta finales de octubre. El 9 de octubre, se hicieron serios señalamientos a varios integrantes de la recién integrada planilla del PRI, a los que se consideraba una seria amenaza para la ciudad. El primer señalamiento se hizo a Cesáreo Morales, quien se dijo era miembro comunista de la Sección 67 de los Mineros, a quien se había depuesto cuando fue alcalde de la Villa de Guadalupe, teniendo que salir de aquel lugar. Jesús Díaz, de la colonia Independencia, se rumoraba tenía procesos judiciales pendientes. Jesús Ayala se dijo no era comerciante, como se destacó en la planilla, sino que un familiar de él era quien tenía un puesto de fierro usado en el margen del Río Santa Catarina y además, “la gran pistola que usa no lo acredita propiamente como dedicado al comercio en pequeño.” Finalmente, se comentó al Sr. Margín B. Duarte, quien era un político profesional. “pero sin éxito, ya que ha sido postulado varias veces para diputado sin lograr nunca la representación oficial.”41 El 12 de octubre se filtro una nota, en la que se difunde un rumor respecto a que uno de los candidatos a Regidor que figuraba en la planilla de Santos Cantú le había solicitado a éste “le vendiera la regiduría del ramo de Sanidad, pagándosela en la cantidad de $10,000.00 anuales.” Aunque no se da el nombre, se dijo 41 El Norte, 9 de octubre de 1948, p. 7B.


102 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que este personaje tenía una fama pública bastante cuestionada, ya que tenía pendientes varios procesos judiciales. El escandalo no paro ahí, ya que se dijo el mismo candidato pidió se le diera también la facultad “de ser él quien nombre, en su oportunidad, a los comisarios de la Demarcación de Policía número 2, de la colonia Independencia, concesión que solicita como complementaria de la regiduría, y por ende, considerada en la misma cantidad.”42 Dadas las dimensiones del rumor, se intentó infructuosamente entrevistar al Lic. Cantú Salinas, para que aclarara los que se comentaba en los corrillos políticos y aclarara tan vergonzante proposición. Además de la cuestionada calidad moral de varios integrantes de la planilla del Lic. Santos Cantú, se comentó que dichos integrantes no eran un “grupo de unidad”, que no representaban a las bases que decían pertenecer y que ellos mismos estaban desacreditando al partido oficial. Como si no fuera suficiente, el 22 de octubre el Secretario General del Partido Comunista, Dip. Miguel Castillo, anunció que su partido apoyaría la candidatura del Santos Cantú, pero con una planilla distinta; ya que de la respaldada por el PRI solamente aceptarían a Francisco Pérez de la Sección 66 por ser afines a su gremio y a Saturnino Torres Sena, “que nada tiene que ver con el comunismo pero que es un líder rielero de antecedentes limpios.”43 Se dijo que los comunistas harían “batida general con el resto de la planilla” y nombrarían a elementos suyos, como Sigifredo Gallardo de la Sección 64, el líder mueblero Lucio Padilla y la Srita. María de Jesús Alvarado, quien había tenido una destacada participación en un conflicto laboral. Esto último lejos de abonar a la campaña del PRI, le restaba imagen y credibilidad, ya que por un lado, se cuestionaba la honorabilidad de algunos de sus candidatos a regidores y, por el otro, se establecían alianzas con grupos políticos cuya ideología era muy cuestionada por la mayoría de los ciudadanos. 42 El Norte, 12 de octubre de 1948, p. 2A. 43 El Norte, 22 de octubre de 1948, p. 2A.


Publicidad del PRI para la elecciรณn de 1948.


104 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 25 de octubre se publicó un desplegado del PRI, en el que aparece en plana completa la planilla que encabezaba Santos Cantú. Resulta bastante irónico, que después de todos los rumores y observaciones en que estuvieron envueltos algunos de sus integrantes, al final de la publicación se escribió con letras grandes: “Esta planilla representa la más sólida garantía para la solución de los problemas vitales que demanda el engrandecimiento del municipio de Monterrey.”44 El 29 de octubre se publica en todos los medios impresos la invitación para asistir a la toma de protesta del Lic. Santos Cantú Salinas y la planilla que éste encabezaba, a las 20:30 horas, en el Edificio Social del PRI, Pino Suárez y Arteaga. Firma el Comité Municipal: Lic. Enrique Martínez Torres, Srio. Gral. y Prof. Humberto Ramos Lozano, Presidente. Comité Regional: Prof. Manuel Flores, Srio. Gral. y Dip. Roberto A. Cortés, Presidente. En un texto que flanquea por la parte izquierda su foto central se lee: Cualquiera que sea la actitud que en esta campaña electoral adopten los hombres de Acción Nacional, nosotros, por ser consecuentes con nuestros propósitos, seguiremos observando como norma inevitable de conducta, la ponderación, la decencia y el respeto a los demás. En la derecha se escribió: Procuraremos dar oportuna y eficaz resolución a los problemas que afecten e interesen a la ciudad, y al mismo tiempo plena satisfacción al humano y justo deseo de vivir rodeado de toda clase de garantías y seguridades en un ambiente de recíproca comprensión, que hagan posible la convivencia común. Finalmente, el 29 de octubre por la noche, el Lic. Santos Cantú Salinas, frente al edificio social del Partido Revolucionario Institucional, rinde su protesta como candidato priista para ocupar la Presidencia Municipal de Monterrey. Evento en el cual participaron los oradores licenciada Margarita R. García Flores, licenciado Caleb Sierra Ramos, profesor Timoteo L. Hernández y profesor Luis Arreola, quienes resaltaron los puntos vitales del Programa del Gobierno Municipal del PRI.

44

El Norte, 25 de octubre de 1948, p. 11A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 105

El Diputado Roberto A. Cortés, a nombre del Comité Regional tomó la protesta a los integrantes de la planilla declarándolos oficialmente representante del Partido en las elecciones municipales del 5 de diciembre.

El Lic. Santos Cantú Salinas rindiendo protesta como candidato a la presidencia de Monterrey.

Según la fuente, el programa de gobierno presentado fue aceptado con el mayor grado por parte de los asistentes, comprendiendo entre otros puntos: mejorar la economía municipal a base de ampliación de nuevos renglones y no aumentando los impuestos, saneamiento y reforestación de los parques y jardines, perforar en varios rumbos de la ciudad para lograr abastecer de agua a los colonias apartadas, construir mercados de barrio, construcción de escuelas, mejoramiento de la policía municipal, perfeccionar la acción de la Junta de Mejoras Materiales, organizar la Junta de Beneficiación Obrera, crear sociedades de jóvenes universitarios para que cooperaran en preparar al pueblo, organizar el Comité Pro-Festejos Cívicos y otros puntos más.


106 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Por último, se destaca que una gran cantidad de amigos estuvieron haciéndole presente su voto de adhesión y deseándole los mejores parabienes durante su próxima gestión administrativa, ya que estaban seguros de que ganaría la elección municipal.45

PROGRAMA MUNICIPAL DEL LIC. Y DIP. FED. SANTOS CANTU SALINAS, CANDIDATO DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL A LA PRESIDENCIA MUNICIPAL DE MONTERREY PARQUES, JARDINES, REFORESTACIÓN Monterrey no cuenta con espacios abiertos suficientes destinados a parques y jardines, que a la vez que le imprimen un sello de belleza natural, le sirven de protección. De ahí que la futura administración municipal que encabece el LIC. SANTOS CANTU SALINAS, aparte de conservar y atender con esmero los ya existentes, iniciará desde luego su reforestación y la formación de nuevos centros de esparcimiento y recreación como albercas, canchas y campos deportivos, dentro de esos mismos jardines y parques. Para realizar este segundo aspecto del Programa se dispondrá de los terrenos que al Municipio corresponden.

AGUA Y DRENAJE Mientras los servicios de Agua y Drenaje fueron patrimonio de un sector reducido de la ciudad, jamás se presentó el problema de la escases de agua. Cuando el actual Gobierno del Estado adquirió dichos servicios y extendió a las colonias que lo estaban requiriendo con urgencia, inmediatamente se dejó sentir la falta de agua, a tal grado que fue necesario hacer algunas recomendaciones respecto a su consumo. Esto quiere decir que las fuentes de abastecimiento no son insuficientes para satisfacer las necesidades de la Ciudad. 45 El Norte, 30 de octubre de 1948, p. 11A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 107

La futura administración que encabece, el Lic. Santos Cantú Salinas, habrá de trabajar incansablemente hasta encontrar la forma salvadora que permita el aprovechamiento y correcta distribución de los servicios de agua y drenaje en beneficio de toda la población.

SERVICIOS PÚBLICOS Los problemas que afectan y preocupan a la Ciudad, consisten en los servicios que la autoridad tiene obligación de proporcionar y el pueblo el derecho de recibir a cambio de la contribución que aporta para el sostenimiento de las cargas públicas. Entre estos servicios figuran y reclaman atención preferente por su importancia los de Limpieza y Alumbrado Público.

LIMPIEZA Mantener siempre aseada la Ciudad donde se vive y se trabaja: imprimirle un sello de distinción en este aspecto, de tal manera que pueda citarse como ejemplo de limpieza para el resto de las poblaciones del país, debe ser y será constante preocupación de la futura administración municipal que presida el Lic. Santos Cantú Salinas por que siendo la Ciudad continuación del hogar regiomontano como lo es el municipio de la familia los llamados a servir tienen la obligación de presentarla ante los ojos de propios y extraños a tono con su importancia y cultura. Para la realización de este propósito en relación con tan importante servicio la Autoridad Municipal adquirirá el equipo motorizado que sea necesario; pondrá a disposición del Departamento respectivo personal eficiente, procediendo en su oportunidad a la construcción de un horno crematorio para incinerar los desperdicios de la ciudad. La cooperación particular consistirá en el arreglo de fachadas y aseo de banquetas.


108 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga ALUMBRADO PÚBLICO

Mediante la extensión de las redes de conducción de energía eléctrica, se procederá desde luego a las ampliaciones de este servicio para que reciban los beneficios las gentes que viven en colonias apartadas del centro de la población y al mismo tiempo para protegerlos contra la acción de maleantes y criminales que para el desarrollo de sus punibles actividades, prefieren la sombra a la luz. Se tomarán las medidas necesarias para eliminar las líneas aéreas del primer cuadro de la ciudad haciendo instalaciones subterráneas.

Órganos electorales El 15 de julio de 1948, mediante la intervención de la totalidad de los jueces auxiliares, cuarteleros, jefes de zona y otros más, el Lic. Jesús García González, Srio. del Ayuntamiento, anunció que en dos días, a las 8 horas, daría comienzo el empadronamiento general de los habitantes –hombres y mujeres– para las elecciones municipales del 5 de diciembre de ese año. Según el funcionario municipal, las mujeres casadas de dieciocho años en adelante, y las solteras de 21 años arriba, formarían parte por primera vez en la historia de México, de las listas de empadronamiento, “no obstante que la ley electoral de Nuevo León no especifica. Básese tal cosa en el decreto recientemente emitido por el Presidente de la República, para dar garantías supremas de elección y de voto a la mujer mexicana.”46 El Lic. García González abundó sobre la forma cómo se llevarían a cabo dichas actividades: “Viernes y sábado de la presente semana, por instrucciones del Alcalde, serán dedicados a preparar todo lo necesario para las actividades de empadronamiento, para lo cual han girado ordenamientos necesarios al Jefe del Departamento de Censo y Estadística del Municipio. Es probable que el último de los días señalados, el sábado, se reúnan en el despacho municipal los elementos que integran 46 El Norte, 15 de julio de 1948, p. 8B.


Propaganda Santos CantĂş Salinas, candidato del PRI para las elecciones de 1948.


110 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

la Sociedad Mutualista de Jueces Auxiliares, con objeto de recibir las instrucciones necesarias para la labor que desempeñarán. Es deseo del jefe de la comuna que no se omita un solo nombre de los habitantes hábiles para votar, y se anoten toda clase de datos relacionados con la función electoral –edades, ocupación, dirección correcta, etc.– para hacer más amplio en datos el acta de de empadronamiento. En las ocasiones anteriores, por el sólo hecho de que una persona hábil para votar no encontraba en su domicilio cuando el empleado llegaba a recabar los datos, su nombre no era asentado en las boletas.”47 En su afán de conseguir una estricta aplicación de la Ley Electoral a favor de la ciudadanía, una comisión del PAN local, encabezada por su Presidente el Ing. Armando Ravizé y formada por los señores Dr. Carlos Cantú Jr., Guillermo Hernández Ochoa, Óscar N. Morales y Ramón Pedroza Langarica, estuvo trabajando activamente en varios frentes, uno de ellos, fue el de entrevistarse con el Presidente Municipal de Monterrey, Félix González Salinas. El objetivo de la entrevista, era entregar un escrito en el que oficialmente le señalaban al Alcalde los diversos capítulos de la Ley Electoral que le imponían una serie de obligaciones para efecto de que los ciudadanos pudieran emitir eficaz y libremente su voto en las futuras elecciones. El escrito fue redactado en los siguientes términos: Julio 19 de 1948.

C. Alcalde de Monterrey. Don Félix González Salinas Palacio Municipal

47 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 111

Ciudad. Con fecha 10 del actual, la Secretaría de Gobierno del Estado envió a usted un Oficio en el que se transcriben los Artículos 36, 37 y 38 de la Ley Electoral vigente, con relación al Padrón Electoral que deberá hacerse en esta Municipalidad para la próximas elecciones de renovación del Ayuntamiento de Monterrey, así como la adición al Artículo 118 de la Constitución Política de Nuevo León para que las mujeres sean enlistadas en un nuevo Padrón, en virtud de su recientemente adquirido derecho de votar y ser votadas. Con relación a dicho oficio y a la comunicación que con fecha 10 también de los corrientes envió la propia Secretaría de Gobierno a ese Partido, nos hemos dirigido al Ejecutivo en carta de nuestro Comité Regional de fecha 17, cuya copia permitimos acompañarle. Es el deseo de este Partido que usted, señor Alcalde, se percate de la real situación existente en el Estado con relación a la Ley Electoral vigente, y de la importancia que tiene la actitud de los señores Presidentes Municipales de todo Nuevo León, ya que a todos se les envió un oficio similar, al afrontar el acatamiento de la Ley en las próximas elecciones municipales Los periódicos de esta ciudad han venido publicando declaraciones y noticias en las que se manifiesta que usted se dispone ya a organizar los trabajos de empadronamiento y queremos recordarle su estricta obligación de cumplir con los artículos de la Ley Electoral vigente, que previenen la necesidad de señalar las Secciones Electorales de Monterrey, una para cada 300 votantes; y como ahora votarán también las mujeres, se cuenta con un total de 120,000 personas con capacidad y obligación de votar, o sea que usted debe disponer que se señalen de 400 a 470 secciones electorales. El Artículo 28 de la propia Ley Electoral dice: “En donde haya Partidos Políticos registrados, cada uno de éstos tendrá derecho a designar un miembro de la Comisión del Padrón, debiendo hacerlo en los cinco días siguientes a la publicación de la división territorial del municipio en sus correspondientes secciones electorales o casillas” Y por ello queremos informar a usted, señor Alcalde, que nuestro Partido Acción Nacional tiene ya nombrados sus representantes para acreditarlos ante esa Presidencia Municipal tan pronto como usted nos notifique estar dispuesto para ello.


112 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Rogamos a usted tomar nota y dar cuenta a los integrantes del Ayuntamiento que preside del contenido de nuestra respuesta al Ejecutivo, en relación con el Oficio que giró a los Alcaldes del Estado con fecha 1º., y que quedamos pendientes de su respuesta en cuanto a los trabajos preparatorios del Padrón Electoral se refiere, en los cuales debemos participar en atención a lo dispuesto por el Artículo 28 de la Ley Electoral. Comité Local de Acción Nacional, Ing. Armando Ravizé.- Presidente.48

Posterior a la entrevista en que se hizo entrega al Alcalde regiomontano del documento referido, los mismos integrantes de la Comisión del PAN, informaron estar satisfechos del resultado de su visita al Presidente Municipal, dado que personalmente los recibió, expresando de inmediato su deseo de que la Ley Electoral se cumpliera estrictamente y comprometiéndose a tal fin con los representantes de Acción Nacional. En presencia de dichas personas, el Alcalde dispuso que desde ese día funcionaria una oficina especial del Padrón Electoral, con el personal suficiente, dando instrucciones al Srio. del Ayuntamiento, Lic. Jesús García González, para que se encargará personalmente de este importante asunto. Fue el citado Secretario, quien atendió posteriormente a los representantes de Acción Nacional, escuchando todas las indicaciones que le fueron hechas respecto a la necesidad de acatar en todos sus partes la Ley Electoral, “dado que es la obligación primordial de la autoridad.” Por último, el Lic. García González, se comprometió con Acción Nacional a que en el curso de esa semana entregarles la notificación oficial de la división del Municipio de Monterrey en secciones electorales o casillas, para que el PAN nombrará sus representantes y se procediera al levantamiento del Padrón de hombres y mujeres de acuerdo con la Ley que se había comprometido a respetar la autoridad municipal. 48 El Norte, 21 de julio de 1948, p. 7B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 113

Posteriormente, la dirigencia panista envió una carta a todos los alcaldes municipales para “recordarles” los numerales que debían acatarse para el complemento de los trabajos electorales que estaban por llevarse a cabo: Artículo 22.- Tres meses antes de la fecha en que deben tener verificativo las elecciones, los Presidentes Municipales procederán a dividir el territorio de sus respectivas municipalidades, en secciones electorales, en el término de diez días. Artículo 23.- Las secciones electorales se formaran atendiendo al número de votantes, haciéndose la división de tal modo que cada una no tenga más de trescientos. Cada Municipalidad deberá dividirse cuando menos en dos secciones electorales, cualquiera que sea el número de sus pobladores. Los pueblos o rancherías que se hallan a más de 10 kilómetros de la cabecera de la Sección formarán una por sí solos a menos de que no lleguen a 100 sus votantes, en cuyo caso serán agregados a la Sección más próxima. Artículo 24.-Hecha la división territorial en los términos fijados en el artículo anterior, los Alcaldes Primeros procederán desde luego, sin demora alguna, a publicarla, fijándola en el lugar más visible de las casas consistoriales, en los parajes más frecuentes de todas y cada una de las secciones electorales, remitiendo un ejemplar a la Secretaría de Gobierno del Estado, para su inserción en el Periódico Oficial. 49 El 28 de julio, el Alcalde de Monterrey reiteró ante los medios cumplir con la disposición de actualizar el padrón electoral. Al respecto manifestó: “Empadronaré a todo ciudadano en edad electoral hombre o mujer, de cualquier posición social o partido político y haciendo caso omiso a consignas de cualquier naturaleza o procedencia.” Existía gran expectativa por la posición que habría de asumir la Presidencia Municipal en torno a las actividades preelectorales y electorales para la renovación del Ayuntamiento, sobre esto, el alcalde señaló: “…que indudablemente 49 El Norte, 27 de julio de 1948, p. 7B.


114 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de acuerdo a la tendencia de algunos organismos políticos se temía que las autoridades correspondientes no quieran colocarse dentro de su papel en estas futuras lides.” Los ciudadanos en general, dijo el Alcalde, podían estar seguros de que en esta ocasión el Ayuntamiento “yo personalmente” habré de vigilar por unas elecciones limpias, sanas, sin intromisiones de ninguna influencia que pudiera inclinar resultados y por ende encausar disgustos. “Empezaré por dirigir una correcta limpia acción en las labores de empadronamiento, en su generalidad hombres y mujeres en edad electoral serán debidamente incluidos en listas limpias, claras, exentas de errores o ambigüedades y después vigilaré también porque los ciudadanos en su totalidad concurran libremente a ejercer el sufragio. Puedo asegurar de antemano que el candidato con que más simpatías cuente serán precisamente los que en el siguiente periodo llevarán las riendas del Municipio.” Finalmente, manifestó que en Monterrey quedarán instaladas un promedio de 370 casillas electorales, las cuales estarían debidamente vigiladas para garantía de todo mundo.50 Ese mismo día, el munícipe regio reiteró que pronto iniciaría el empadronamiento de votantes, como parte inicial de las labores pre-electorales municipales; en esta labor de empadronamiento el Ayuntamiento tomaría en cuenta a la mujer, “ya que de acuerdo con las reformas constitucionales a la Ley Electoral llevadas a cabo por la H. Cámara local, la mujer tenía al absoluto derecho para votar y ser votada. (…) ahora que inicien labores legales que incluyen el voto femenino ha venido a motivar una especie de sorpresa entre las agrupaciones masculinas y en su generalidad en todas las fuentes que hasta ahora se habían movido en materia electoral municipal, estrictamente de acuerdo con la participación del hombre. Hay quien diga que son del “débil” será puesto en claro en esta ocasión (…) no se tiene aún una idea bien formada sobre el desarrollo de estas actividades como resultado de la influencia que pueda ejercer en las mismas el sexo débil,” agregó González Salinas. 50 El Norte, 28 de julio de 1948, p. 5B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 115

Sería hasta el 20 de septiembre de 1948, cuando la LI Legislatura al Congreso del Estado de Nuevo León, representada por los ciudadanos Roberto A. Cortés, Diputado Presidente, Profr. Ernesto Villarreal y Zenaido B. Martínez, Diputados Secretario, aprobó el decreto número 74, mediante el cual se adiciona el artículo 118 de la Constitución Política del Estado. Esta reforma estableció que en las elecciones municipales participarían las mujeres, en igualdad de condiciones que los varones, con el derecho de votar y ser votadas. Dicho decreto fue sancionado el 23 de septiembre de 1948 por el Gobernador Lic. Arturo B. de la Garza y Garza, asistido por el Secretario General de Gobierno, Lic. Jesús C. Treviño.51 En esa sesión también se aprobó el decreto número 75, por el que se reforman y adicionan los artículos 23 y 26 de la Ley Constitucional que Reglamenta las Elecciones de los Supremos Poderes del Estado y Funcionarios Municipales. Con esta reforma se dispuso que las secciones electorales no tuviesen más de 500 votantes en elecciones estatales ni más de 1000 en elecciones municipales y que cada municipio tuviera por lo menos dos secciones. Asimismo se estableció que una vez publicada la división territorial sólo podría modificarse si no estuviere ajustada a lo dispuesto por esta ley. Este decreto también fue sancionado en la misma fecha que el anterior.52 A pesar de que las autoridades municipales habían señalado que a mediados de agosto iniciaría el empadronamiento general de ciudadanos hábiles para votar, el Lic. Jesús García González, Srio. del Ayuntamiento, giró instrucciones al Departamento de Censo y Estadística de dicha Secretaría, para que fuera hasta el día cinco de septiembre el comienzo de las actividades en cuestión, “pues los reglamentos establecen que deberá ser tres meses antes de la elección próxima cuando deben corregirse o levantarse los padrones y como en el caso de Monterrey la elección municipal es el cinco de diciembre, se ha determinado que sea hasta la fecha que se indica cuando empiece a censarse la población.” Por último, se señaló que una semana antes del empadronamiento, debería iniciarse la división territorial, a efecto de saber el número de personas que debe51 Archivo General del Estado de Nuevo León AGENL. Periódico Oficial, Tomo LXXXV, No. 78, 29 de septiembre de 1948, p.3. 52 Ibidem.


116 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ría hacerse cargo del empadronamiento. Cada persona tendría a su cargo una sección determinada, calculándose que, en forma aproximada, serían 400 las secciones. Por instrucciones del alcalde de Monterrey, el Lic. Jesús García González, Srio. del Ayuntamiento, inició el 5 de septiembre las actividades formales preparatorias para empadronar a un número aproximado de sesenta mil mujeres en edad de votar y ser votadas, y cuarenta y cinco mil varones, de 18 años, si eran casados, y de veintiuno, si no lo eran, con los cuales se formaría el censo general de votantes de Monterrey. Basándose en los reglamentos respectivos, el Lic. García González, dirigió un oficio al Departamento de Censo y Estadística del Municipio, solicitándole que la brevedad procediera a levantar los censos, haciéndole saber que, por decreto presidencial, la mujer casada de 18 años de edad y las solteras de 21 tendrán derecho a figurar en los padrones, para participar en las elecciones municipales del 5 de diciembre de 1948. Se esperaba formar un contingente de votantes de aproximadamente 105 mil ciudadanos. Se recordó que por cada 300 electores deberá formarse una sección, por lo cual el número de casillas que debería instalase sería de aproximadamente de 350. Anteriormente se instalaba sólo un promedio de 100 a 125 casillas. Las actividades de empadronamiento iniciarían el día de mañana tras de ultimarse los preparativos necesarios. A finales de julio, una comisión panista encabezada por el Lic. Ricardo Margáin Zozaya, Ramón Pedro Langarica y Lic. Alfonso González Segovia, se entrevistó con el Alcalde para exponerle “su satisfacción por la conducta que en materia de labores preelectorales para renovación del Ayuntamiento ha observado el propio Presidente Municipal.” También hicieron la solicitud de que el Ayuntamiento dispusiese que las diversas comisiones que se encargan de proseguir los trabajos preelectorales, sean


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 117

integradas también por un representante del PAN, “haciendo hincapié en que tal condición no sólo es especificada por la Ley Electoral en vigor, sino que es principio de limpia democracia.” El Alcalde manifestó que se encontraba decididamente en condiciones de cumplir las especificaciones legales en la materia por lo que no existe razón de ninguna naturaleza para negar tal solicitud. El 9 de agosto, las autoridades municipales informaron que las actividades prelectorales para la renovación del ayuntamiento regio, que habían sido precedidas de una modernización del censo -debido a que en estos comicios municipales se incluiría por primera vez a la mujer, quien recientemente había ganado su derecho a ejercer el voto-, habían “sido llevadas felizmente a cabo”.53 Manifestaron que el trabajo pre electoral, principalmente los estudios y preparativos se continuaban llevando a cabo, “esperando sólo el día 5 del entrante mes de septiembre fecha señalada por la Ley Electoral para iniciar en firme la rectificación del censo y el levantamiento de registro de mujeres aptas para votar y ser votadas.” Tenían la confianza de que las próximas elecciones no tendrían tropiezo ni dificultad alguna. “o al menos de rivales de la falta de preparación a las mismas, ya que por instrucciones del Alcalde, Sr. Félix González Salinas, los trabajos preparatorios se han venido desarrollando estrictamente dentro de los lineamientos legales.” Destacaron que el referido día cinco, se procedería también al establecimiento de las delegaciones territoriales, donde quedarían instaladas las casillas electorales que estarían representadas por los delegados de los distintos grupos políticos. El 15 de agosto, el Departamento de Censo y Estadística de la Secretaría del Ayuntamiento de Monterrey, informó que todo se encontraba debidamente preparado para llevar a cabo durante la última semana de este mes, las activida53 El Porvenir, 9 de agosto de 1948, p. 14.


118 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

des “que dejaran establecidas la división territorial de Monterrey, sobre la cual se basará el levantamiento de padrones y la instalación de casillas”. Se destacó que conforme los cálculos que habían sido formulados por la vía extraoficial, en esta ocasión el número de casillas con las que contaría el municipio sería de alrededor de 500, siendo igual el número de sectores. El incremento se debía a que aumentó el número de electores, en virtud de las facultades otorgadas a la mujer para ejercer el voto. El 26 de agosto se anunció que el Ing. Armando Ravizé, Presidente del Comité Local del PAN, había enviado un ocurso al Presidente Municipal de Monterrey, Félix González Salinas, solicitando su intervención para el estricto cumplimiento “de diversos asuntos legales derivados de los trabajos preelectorales y próximas elecciones para la renovación de Ayuntamiento.” Entre los principales puntos expuestos al munícipe, destacan los siguientes acuerdos que habían sido tomados recientemente por la dirigencia de este partido: “Que se cumpla estrictamente con las indicaciones de la Ley Electoral vigente para la formulación y publicación de la Ley Electoral vigente para la formulación y publicación de la División Territorial, así como lo que se relaciona con trabajos de censo y padrón electoral. Se reitera la intención del Partido de acreditar ante la Presidencia Municipal los Representantes del propio partido ante las diversas comisiones del padrón que trabajarán en el Municipio conforme lo establecido en la ley. Que es indispensable el levantamiento de un censo con capacidad política para que el mismo pueda servir para hacer la división territorial del Municipio instalando tantas casillas cuantas sean necesarias, en la inteligencia de que en estos trabajos deberán participar los representantes de los partidos políticos registrados. De esta manera la labor de empadronamiento o encasillamiento se reducirá considerablemente (…) por la Autoridad Municipal el levantamiento de un supuesto censo para el Partido Revolucionario Institucional, labor en la que participan Jueces Auxiliares que dependen de esa Presidencia a su cargo.”54 54 El Norte, 26 de agosto de 1948, p. 8B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 119

Lo anterior, enfatizan los panistas, se trataba de una simple maniobra para confundir a la ciudadanía y esto, como era natural “amerita nuestra más enérgica protesta pues repetimos que es urgente levantar el censo de población municipal pero como trabajo oficial y previo a las elecciones con la intervención de los Partidos Políticos que contendrán en la elección pero de ninguna manera podemos aceptar que se haga un trabajo similar por un Partido Político con auxilio de elementos oficiales que sólo confunden a la ciudadanía. Acción Nacional impugnó principalmente la intervención del Lic. Jesús García González, Srio. del Ayuntamiento, por las siguientes razones: “a). Es Jefe de la Campaña Política del señor Lic. Santos Cantú Salinas para Presidente Municipal de Monterrey dentro del Partido Revolucionario Institucional y consecuentemente, por venir realizando trabajos políticos a favor del mencionado Partido. b). Por haber sido Jefe Regional del Partido Revolucionario Institucional.”55 El 15 de septiembre, las autoridades municipales concluyeron la división territorial del Municipio, documento que serviría de base para las elecciones de funcionarios municipales. Monterrey quedó dividido en 191 secciones, el documento se publicó el 25 de septiembre en el Periódico Oficial, firmado por el Presidente Municipal, Félix González Salinas y Prof. Francisco Herrera González, Oficial Mayor encargado de la Secretaría del Ayuntamiento.56 Finalmente, el 28 de octubre de 1948, el Oficial Primero del Municipio de Monterrey, el Profr. Antonio Coello Elizondo, declaró que el número de personas censadas para las elecciones a celebrarse el 5 de diciembre, ascendía a 117 mil 480 votantes “y no a cualquiera de las cifras aproximadas que han venido revelándose en algunos órganos periodísticos.”57 Esta cifra apenas se había obtenido el día 27 de dicho mes, después de concluirse las labores de empadronamiento, que según el funcionario municipal duraron 55 Ibidem. 56 AGENL. Periódico Oficial, Tomo LXXXV, No. 77, 25 de septiembre de 1948, p.1-7. 57 El Norte, 29 de octubre de 1948, p. 7A.


Acciรณn Nacional se mantuvo atento a los movimientos electorales.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 121

28 días, “y que tuvieron en actividad constante, incluso los domingos a un personal de treinta taquígrafas y cerca de ciento setenta jueces auxiliares que se encargaron de recoger los nombres, recorriendo casa por casa de esta ciudad.” Se dijo que el día 28 se habían fijado en lugares concurridos enormes carteles con las listas de nombres de las personas en calidad de votar, para efecto de que verificaran los datos y vieran si estaban correctos. Los 116,408 votantes quedaron distribuidos en 191 secciones territoriales, por lo cual debería instalarse un número igual de casillas para la elección municipal del día 5 de diciembre. Reformas a la Ley Electoral que permiten la participación de las mujeres en las elecciones municipales del Estado.

Decreto Número 74 Artículo Único:- Se adiciona el Artículo 118 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, para quedar en los siguientes términos: Artículo 118.-Los Municipios que integran el Estado son independientes entre sí. Cada uno de ellos será administrado por un Ayuntamiento de elección popular directa. Entre los Ayuntamientos y los Poderes del Estado no habrá ninguna autoridad intermedia.- En las elecciones Municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con del derecho de votar y ser votadas.Lo tendrá entendido el C. Gobernador Constitucional del Estado, mandándolo imprimir, publicar y circular a quienes corresponda.-Dado en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado, a los veinte días del mes de septiembre de mil novecientos cuarenta y ocho.-Dip. Presidente.-Roberto A. Cortes. Dip. Srio. Suplente.Prof. Ernesto de Villarreal Cantú. Dip. Secretario.-Zenaido B. Martínez.-Rúbricas. El Gobernador Constitucional del Estado. Lic. Arturo B. de la Garza y Garza. El Secretario Gral. Interino de Gobierno, Lic. Jesús C. Treviño.58 58 AGENL. Periódico Oficial, Tomo LXXXV, No. 78, 29 de septiembre de 1948, p.3.


122 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Campaña PAN La campaña de Acción Nacional estuvo marcada por cuatro tendencias: 1. Una intensa labor de difusión de su Programa de Gobierno Municipal, el cual se enfocó en el mejoramiento de los servicios básicos. 2. Incorporación sistemática del sector femenil, el cual no sólo fue incorporado a la planilla del Dr. Martínez, sino que, fue elemento clave para divulgar la ideología y los programas del PAN, tanto en la ciudad como en los municipios del Estado. 3. Una declarada manifestación en contra del comunismo y los sindicatos adheridos al partido oficial. 4. Diversos intentos por acercarse a los sindicatos independientes de Monterrey. A mediados de octubre, los dirigentes del Comité Local de Acción Nacional informaron que los mítines populares que se habían programado hasta entonces, se estaban realizando sin interrupciones y con creciente éxito. El día 19 de octubre, se anunció un mitin, en el que se harían comentarios en torno al problema municipal y se presentaría a los candidatos que formaban la planilla, en el barrio contiguo a las fábricas de muebles de Salinas y Rocha, en donde a las 8:30 de la noche el vecindario escucharía a los oradores del PAN. Posteriormente se realizaría otro mitin en la colonia Independencia, en donde participaría el Dr. Martínez, Rafael Alonso y Prieto y Fortino López Legaspi. Destacan que en dichos mítines cada día iban aumentando los vecinos que se agrupaban para escuchar las propuestas de Acción Nacional, además de manifestar su interés por participar activamente en todos los actos políticos que culminarían el 5 de diciembre.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 123

El 20 de octubre, El Norte publicó una entrevista realizada a Oscar N. Morales, candidato a regidor, dentro de la planilla del Dr. Martínez, cuyos integrantes ante los ojos de este diario local “si se les podía ver a la luz del día y analizar la personalidad de sus integrantes, con la seguridad de que cada uno constituye una garantía de integridad moral y capacidad.” El entrevistado, se dijo, eran un hombre joven, quien durante los últimos 17 años había tenido contacto directo con los trabajadores, empleados y comerciantes en pequeño. Desde su perspectiva: “El Municipio atañe directamente a todos y cada uno de los ciudadanos que allí viven. A hombres, a mujeres, a ancianos y a los niños. Pero toca a los mayores de edad manifestar su voluntad, libre de toda influencia y libre también de toda presión por medio de sindicatos o por cualquiera otro medio, como desafortunadamente para los ciudadanos hacen algunos partidos oficiales, y al manifestar libremente su opinión y decisión para elegir a quienes más garanticen su bienestar de ciudadanos, no podrá ser a otro partido el apoyo del pueblo que al Partido Acción Nacional.” “������������������������������������������������������������������������������ ¿����������������������������������������������������������������������������� Quién es quien no desea para su municipio la prosperidad? Todos, todos la deseamos. Los obreros tienen frente a ellos el problema de sus habitaciones. Ahora sufren por falta de agua, de drenaje, de un hogar higiénico, principalmente en las colonias modestas; pues bien, también tienen ahora la oportunidad de su mejoramiento en el Programa Municipal de Acción Nacional”. “El problema que he observado en los obreros es el de sus colonias que carecen de drenaje pluvial, en donde además les falta el agua suficiente para sus más indispensables necesidades.” “A los niños también interesa la prosperidad del Municipio, y toca a los padres de familia el cooperar con una atinada elección de funcionarios administrativos municipales para que tengan sus hijos suficientes lugares de recreo higiénicos y amplios, y sobre todo, escuelas, muchas escuelas en donde no estén en las condiciones actuales, es decir, donde tengan amplitud, aulas suficientes, y en donde jamás se les rechace cuando demandan inscripción, porque se les conteste que ya no hay lugar. Al contrario, que haya muchas escuelas para que los niños vayan tranquilamente a tomar los conocimientos necesarios que los eduquen y los instruyan.”


124 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

“Este es uno de los problemas que hay que resolver. Pero hay también otros: el de la reforestación de la Loma Larga y de otros lugares para que la salud pública no se afecte. Y está el problema del alumbrado en las colonias de trabajadores, que urge resolver.” “Y no son nada más problemas de los obreros; son también problemas de los empleados, los cuales padecen desde el momento en que abordan un vehículo de transporte colectivo, ya que actualmente es deficiente en la ciudad el servicio de transportación. Y a ese problema también da solución el Programa Municipal de Acción Nacional. La falta de mercados se hace notable. Solamente tres, en el centro de la ciudad, pero ¿y las colonias? ¿Cómo es posible que no se haya resuelto ese problema siendo que gran parte de la población regiomontana se encuentra diseminada por numerosas colonias? Ya es hora de que se pongan mercados en ellas, de fácil acceso para las amas de casa de los hogares de trabajadores.” “Además, volviendo a la cuestión de los hogares de obreros, dentro de este gran hogar que es el Municipio, tiempo es también de que cuenten, conjuntamente con los empleados, de casas higiénicas, que ellos mismos puedan adquirir a precios bajos y con múltiples facilidades de pago que los hagan propietarios de sus propios hogares y sin tener que disminuir en forma notable el presupuesto familiar. Entonces, vemos la necesidad que hay de que el Municipio se avoque a ese problema: casas para obreros.” “Respecto a los comerciantes, y a los comerciantes en pequeño, así como a los que vivien en colonias alejadas, ya sean las que tienen hogares confortables o las modestas, todos están requiriendo mejores servicios de policía que garanticen su seguridad.” “Así, al ir analizando cada uno de los problemas que abaten actualmente a la ciudad, y a la ciudadanía, en consecuencia, vemos levantarse una clamorosa protesta que tiene una sola respuesta: es necesario que haya autoridades municipales, o bien, administradores municipales que resuelvan esos problemas y den a cada uno de los habitantes del Municipio las garantías y el mejoramiento que,


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 125

con el solo hecho de cumplir con ese acto de dignidad que es el trabajo, desde el más humilde hasta el más complicado, tenga derecho cada ciudadano, de vivir en mejores condiciones y propias de un pueblo civilizado.”1

Mitin del 20 de octubre en la plaza Zaragoza Al asumir el compromiso de representar al PAN en la contienda municipal, el Dr. José G. Martínez manifestó ante los medios cuál sería el carácter y contenido de su campaña, abrigaba muchas esperanzas por abarcar grandes contingentes de ciudadanos, a los que se pretendía convencer con propuestas y reformas enfocadas en el bienestar social de las personas. Al respecto señaló lo siguiente: “Acción Nacional hará una campaña política de altura cívica digna de la ciudad. Hay ya en Monterrey la preparación, la cultura suficiente para que la ciudadanía presencie una liza caballerosa. No debe de llegarse a las pasiones, sino de conservar la elevación de miras y principios. Cualquiera que sea el resultado de la elección, Acción Nacional ganará lo esencial: la movilización de almas, para poner en el sillar del voto, las bases de edificación de la magnífica catedral que algún día se elevará en el horizonte político de México. El programa que el partido se ha propuesto constituye la mejor seguridad de que se trata de una bien hilada estructura de normas y renovaciones materiales y espirituales, que la planilla elegida por la Convención Municipal del domingo pasado puede llevar a brillante realización. El problema básico con que nos enfrentamos es el de realizar la autonomía política, administrativa y económica del Municipio, en Monterrey y en todo el país. Sin esta cualidad esencialísima, es imposible ofrecer a la ciudad una administración eficiente. Los puntos del programa de Acción Nacional en lo que se refiere a escuelas, asistencia social, drenaje pluvial, Río Santa Catarina, bomberos, etc., son perfectamente realizables con los recursos con que el Municipio cuenta, siempre y cuando se acabe con las filtraciones, con los disimulos, con las pre1 El Norte, 20 de octubre de 1948, p. 6B.


126 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

bendas y las canonjías. La Hacienda Municipal puede depurarse, robustecerse y aumentarse por medio de la aportación integra y justa de impuestos, sin que se aumenten las cargas fiscales. Hay desde luego reformas que apuntar, innovaciones que Acción Nacional se propone al llegar a la administración municipal. Becas para los hijos del pueblo, un Departamento de Asistencia Social que es urgente crear y mil cosas más que una ciudad como Monterrey merece. La acción de un Departamento de Asistencia Social es uno de los postulados que la Convención Nacional del Partido aceptó en febrero de 1947. Este será uno de los puntos principales que de inmediato vendrán a renovar la acción del municipio de la ciudad. Tenemos mucho que hacer: mercados populares, problemas de tránsito, conservación de parques, reforestación, urbanismo. Todo ello son problemas concretos que Acción Nacional tratará de resolver al ir a la administración. No queremos hacer demagogia, sino obra verdadera, realización palpable.

El papel de la mujer Acción Nacional ha hecho un llamado a la mujer y esperamos que el contingente electoral se vea engrosado, mejorado y ennoblecido con su presencia. Es aquí en donde es importante que la campaña se haga dentro de los terrenos de la decencia, la caballerosidad, la hombría de bien. Si el partido oficial vuelve a sus tácticas de violencia, de insulto, de alarmas, ahuyentará a la mujer de la contienda cívica, quitándole un derecho que es inalienable. Acción Nacional quiere una patria libre y generosa. Es por esto que ha prometido a las burócratas, a los empleados a los que hoy sirven al partido oficial y al gobierno, mejorar sus niveles de vida por medio de la recuperación de los valores espirituales y materiales.


Mitin de Acción Nacional promoviendo al Dr. José G. Martínez como su candidato a alcalde de Monterrey.


128 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Es de esperarse que el partido oficial se anime del deseo de dar una lucha cívica limpia. Ya el Lic. Raúl Rangel Frías al retirar su candidatura, señaló los vicios de que está cargado. Ya se apunta ahí un cuarteamiento de las viejas costumbres políticas del PRI y hay en esto una esperanza de que por lo menos el sector del pensamiento político sano y joven, muestre el camino para una profilaxis dentro del mismo partido. Han circulado por ahí rumores en el sentido de que se uniría a Acción Nacional el contingente del viejo Partido Liberal Neoleonés. Solo puedo decir que los rumores son desconcertantes, pues si es cierto que el pasado domingo, un grupo de dirigentes del Liberal Neoleonés se puso a las órdenes de Acción Nacional, también es cierto que se ha dicho que el PRI había ofrecido al Liberal, dos puestos entre los regidores municipales, con tal de sumarse su contingente. Tengo la certeza de que Acción Nacional dará un ejemplo de cómo se lucha limpio. Por mi parte, al aceptar mi candidatura, hice balance de mis recursos físicos y morales y puedo decir que con la Fe puesta en Dios, tengo las fuerzas suficientes para llevar adelante la campaña y si así lo quiere el destino, de administrar la ciudad para su bien. Acción Nacional, en todos y cada uno de los componentes tiene acendrado amor por Monterrey. En este amor y en la Fe que sentimos, ponemos nuestra esperanza de triunfo,” concluyó. El 20 de octubre la dirigencia panista informó que esa noche llevarían a cabo un gran mitin, con el participarían destacadas personalidades de sólido arraigo en Monterrey, y que para sorpresa de muchos “aparecen por primera vez en el mundo de la política, en este movimiento que ha organizado el PAN para renovar el Ayuntamiento de Monterrey.” En una entrevista concedida por Óscar Morales, industrial de esta ciudad, y candidato a regidor en la planilla que encabezaba el Dr. José G. Martínez, señaló que esta era la primera vez que en la historia de Monterrey, un partido político lograba aglutinar “a todas las fuerzas sociales para encaminarlas hacia un solo propósito: el rescate de Municipio de los grupos que por largos años se lo han venido heredando”. El candidato Morales destacó que desde un principio los grupos oficiales se habían desconcertado, cuando Acción Nacional, “en lugar de hacerle propagan-


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 129

da a determinada persona, comenzó por celebrar su primera Convención que tendrían por efecto aprobar un Programa de Gobierno “que llena las más apremiantes aspiraciones de los regiomontanos. El resultado de esa Convención –el Programa- fue el elemento que ocupó la atención de los regiomontanos que por todos los rumbos de la ciudad escucharon las propagandas del Partido difundiendo ese inventario de las soluciones a los problemas del Municipio.” Esa noche la ciudadanía presenciaría la segunda parte de la campaña, la protesta que rendiría la planilla que fue electa en la segunda Convención y que encabezaba el Dr. José G. Martínez. Tomarían parte en este acto, María de Jesús Ayala López, que figuraba como regidora; Rafael Alonso y Prieto, Roque B. Delgado, Juan José Hinojosa y el candidato Dr. José G, Martínez.2 Un día después del mitin, un diario local señaló que resultaba imposible calcular el número de personas que habían asistido a dicho mitin, considerado una verdadera fiesta de la ciudadanía, “único en los anales políticos de Monterrey y del país”, subrayó el rotativo. Toda la plaza Zaragoza estuvo ocupada por ciudadanos que portaban cartelones con el retrato del Dr. José G. Martínez y las iniciales del PAN. Según la crónica: “había ansiedad en sus rostros, conversaciones alegres e inquietas, a un lado el kiosko central, una música lanzaba al aire sus notas alegres. Pocos momentos después de las nueve de la noche, fueron ascendiendo al estrado los miembros de la planilla que sostendrá el Partido (…) Fueron las primeras, la señorita María de Jesús Ayala López y la señora María A. de González Lozano. Tras de ellas, llegaron los demás miembros de la planilla. Gritos de júbilo, delirantes aclamaciones de entusiasmo y las alegres notas de entusiasmo y las alegres notas de la Diana, se dejaron escuchar como manifestación incontenible de simpatía del pueblo.”3

2 El Norte, 20 de octubre de 1948, p. 7A. 3 Ibidem.


130 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El Secretario del Comité Local del PAN, Pedroza Langarica fue el encargado de anunciar a los oradores. El primero en tomar la palabra fue Roque Delgado y posteriormente Rafael Alonso y Prieto. Dijo el primer orador: “Nos importa la paz del mundo, nos importa más el bien común de nuestro Continente, más aún la salud pública de nuestra patria, pero más todavía, muchísimo más, el bienestar, el orden y la salud pública de nuestra ciudad.” Se refirió a la situación de los braceros, que en éxodo incontenible se ausentaban del país por falta de garantías y comprensión por parte de las autoridades, e hizo hincapié en que todos los ciudadanos tenían la obligación de ir al rescate del Municipio. Alonso y Prieto, por su parte, desarrolló un candente discurso en torno a las claudicaciones de los nuevos revolucionarios, expresando que “la nueva generación, no sabe de los ideales románticos de quienes iniciaron el movimiento revolucionario, sino de las claudicaciones, y las inconsecuencias de la Revolución hecha gobierno.” Relató con frase vibrante pasajes de nuestra vida cívica durante la persecución religiosa ordenada por gobernantes anteriores y declaró que: “por haber sufrido en carne viva todas esas infamias, por haber sido lacerados con las claudicaciones de los revolucionarios, los ciudadanos de México están obligando a legar a sus hijos un México más libre en el que puedan vivir sin tener que arriesgar la vida por ello.”

Protestan los candidatos El Ing. Armando Ravizé, Presidente del Comité Local, hizo la presentación de los candidatos a Regidores, dejando al final la del Dr. Martínez, momento en el cual estalló la ovación más grande y espontánea de “que se haya escuchado candidato alguno en la Plaza Zaragoza”. Poco después, todos a una los candidatos protestaron cumplir y hacer cumplir el programa de trabajo formulado y aprobado por la ciudadanía regiomontana, en medio de atronadores aplausos.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 131

Otros candidatos Momentos después fueron presentados otros candidatos postulados para diferentes municipios del Estado, a todos ellos, y a los partidarios de Acción Nacional que sostendrían a sus candidatos, los asistentes al mitin brindaron un caluroso aplauso. La candidata a regidora, María de Jesús Ayala López, expresó sentirse muy emocionada y exhorto a la mujer regiomontana a cumplir con sus obligaciones de ciudadana, terminó su breve alocución diciendo: “Mujeres de Monterrey; la boleta electoral, en nuestras manos, será garantía de paz”, recibiendo muchos aplausos. Posteriormente, el candidato a regidor Fausto Villarreal Palomo, obrero de la industria del vidrio, aseguró que “uno de los triunfos de Acción Nacional es el cambio de panorama político en México, en donde se estima que la política no es un medio fácil enriquecerse sino establecida el bien común.” Entre gritos de entusiasmo y aclamaciones delirantes hizo uso de la palabra el Dr. José G. Martínez.

Discurso del Dr. José G. Martínez Ciudadanos de Monterrey, hombres y mujeres de mi ciudad: La protesta que hemos rendido, ha sellado con pacto de honor nuestra responsabilidad en la Campaña de Acción Nacional por el rescate del Municipio de Monterrey, y señala, desde ahora, nuestro propósito inquebrantable de hacer entrar nuestro Régimen Municipal, sobre la base de su libertad y autonomía, a los cauces de una vida institucional auténtica. No podíamos sustraernos a participar en esta tarea de dignificar la vida política de Monterrey, máxime cuando desde hace varios años oímos el llamado y pusimos nuestro corazón en la obra de despertar la conciencia ciudadana para crear una Patria limpia, ordenada y generosa.


El candidato panista hablando frente a simpatizantes durante un mitin de la campaĂąa.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 133

Llegamos aquí, con el afecto limpio y con la inteligencia clara. No mancha nuestra voluntad ningún apetito ilícito, ninguna pasión desenfrenada. Ni nos ligan compromisos inconfesables, ni nos atormentan componendas deshonrosas. Ni afán de lucro, ni afán de poder, por el poder o vanagloria. Lo que nos ha movido es, simplemente, un afán de servir con honradez u limpieza. No hemos venido engañados por la esperanza de encontrar en la política un medio de enriquecernos sin esfuerzo. Al contrario, con reiterada convicción sabemos que el bienestar y el orden de la Comunidad es el … de toda buena política, y que la visión del gobernante es lograr ese orden y ese bienestar, realizando la justicia. No se nos esconde la tremenda responsabilidad que contraemos con el Pueblo de Monterrey y con todo el Pueblo de México. No se nos esconde lo que unos y otros esperan de nosotros. Pero eso precisamente nos mantiene en nuestra decisión; porque las responsabilidades, no son para rehuirse ni para burlarse, sino para que el hombre se enfrente a ellas y les dé debido cumplimiento. Nos interesa recalcar, en esta ocasión, la importancia que revisten en la cruzada de reconquista de los Municipios, dos acontecimientos sin precedente en nuestra vida pública. El primero de ellos, es la participación de la Mujer en las elecciones para la renovación de las autoridades municipales. Al determinarlo así la Constitución de nuestro Estado, se satisface parcialmente la consideración que a la Mujer debemos como persona con dignidad y derechos iguales a los del hombre. Su feminidad y sus virtudes eran ya necesarias en la vida de nuestra Ciudad, prolongación de la propia casa, donde por motivos indiscutibles es y seguirá siendo el corazón del hogar y de la familia. ¿Quién mejor que ella podría dedicarse a la atención de aquellas tareas que requieren de tacto, delicadeza, inspiración maternal, antes que una rigidez administrativa? ¿Quién como ella podría encontrar los medios adecuados para educar en la honradez y en las virtudes cívicas y morales a nuestra niñez desamparada? ¿Quién sino ella podría tornar provechosa la obra


134 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de protección de los reos liberados o de las jóvenes caídas? ¿Quién más que la Mujer podría oponer la muralla de sus virtudes a la disolución de las costumbres? Bienvenida, por ello, la Mujer de Monterrey a nuestra vida pública. El destino de la familia, el destino de la Ciudad y de la Patria están en vuestras manos. En vuestras manos queda un voto por el orden, la concordia y por la Paz. Sabéis ya que Acción Nacional no apoya su política ni en la ambición, ni en la violencia, ni en los bajos apetitos nacionales. Nunca han sido nuestros caminos ni el fraude, ni la simulación, ni la mistificación o la componenda. Porque Acción Nacional siempre ha tomado la Política como cumplimiento de un deber y ejercicio de un derecho, no hay en nuestras filas ocasiones para actitudes distintas. Por el contrario, es tiempo de declarar con toda energía que la opinión pública tendrá en Acción Nacional la más firme defensa y el empeño más decidido para que su voluntad sea respetada. Todos los medios de nuestras leyes, todos los esfuerzos de nuestras voluntades, todo el impulso de que somos capaces, los pondremos al servicio de nuestras convicciones y de la salvaguarda de los intereses de la Opinión Pública. El otro acontecimiento importante, excepcional en la vida ciudadana, es el estudio que nuestro Partido ha hecho de las necesidades de Monterrey. Antes de la designación de candidatos, se realizó el estudio de nuestra Ciudad. Nuestros mejores hombres, profesionistas y hombres de todas nuestras clases, de reconocidas aptitudes, se consagraron al análisis de los problemas de Monterrey, para ofrecer las soluciones técnicas, que basadas en las fidedignas estadísticas, constituyen nuestro Programa de Gobierno Municipal. Cuando está en juego el destino de cualquier sociedad humana organizada, hay que anteponer siempre al problema de la designación de un hombre, el problema de la postulación de principios, el problema de la estructuración de programas de conducta. Este programa de Gobierno fue dado a conocer a la opinión pública y fue discutido y aprobado en asamblea convocada por nuestro Partido. Nos es grato comprobar que hoy todavía, nos llegan ecos de todos los rumbos de la Patria con las más halagüeñas felicitaciones.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 135

Esta noche nos ha tocado juramentar el compromiso de llevar a cabo, en la medida de nuestras posibilidades, si la ciudadanía de Monterrey así lo quiere, ese Programa de Gobierno Municipal. Ciudadanos de Monterrey: Aquí en nuestra plaza pública, corazón de nuestra vida social y política, ante todos ustedes, nosotros los que hemos sido designados por Acción Nacional, como candidatos a ocupar los puestos municipales de elección, nos comprometemos a cumplir el Programa de Gobierno Municipal que ya está en vuestro conocimiento. Asumimos por ello, la grave responsabilidad que de este juramento se desprende, y os asista a vosotros desde hoy el derecho de exigirnos el cumplimiento de este compromiso. Quede nuestra propuesta recogida entre la cruz con que remata nuestra Catedral y la Casa del Municipio, donde se hace la historia de los pobladores de Monterrey, anotada en las actas consistoriales. El mitin concluyó con un discurso elocuente y fogoso de Juan José Hinojosa, para quien antes, durante y después del discurso hubo calurosos aplausos.4 El 22 de octubre, la Secretaría de Propaganda del PAN declaró que en los últimos días, amplios núcleos de trabajadores se habían adherido a la campaña electoral del Partido. Que desde hacía un mes se había integrado un Centro de Obreros de Acción Nacional, que funcionó en un local ubicado en la esquina de Juárez y Arteaga. Destacaron que también se habían ampliado los comités ubicados en las colonias Bella Vista e Independencia. La explicación que dieron sobre estas preferencias del sector obrero a favor de Acción Nacional: “Los obreros de Monterrey siempre han estado con el PAN, porque saben que la doctrina del Partido en materia obrera, sustenta la dignidad de la persona humana y rechaza el totalitarismo sindical que maniata la conciencia del trabajador. 4 Ibidem.


136 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Y en materia política, los obreros saben por la experiencia que han estado teniendo durante los últimos años, que los líderes que se auto llamaron “redentores” deformaron el verdadero concepto del sindicato para justificar su presencia en los jugosos puestos del gobierno. Y es así como cada vez que se aproxima una elección los líderes aburguesados dan el espectáculo de la disputa de las regidurías, al grado de no poder integrar una planilla, a pesar de la democracia que reina en el Partido Institucional. Y esos mismos líderes que han integrado los Ayuntamientos anteriores, no se han acordado que los verdaderos trabajadores están abandonados en barrios y colonias que carecen de agua y drenaje, de escuelas, de alumbrado, policía, pavimentación, etc. Los obreros regiomontanos están con Acción Nacional en la campaña municipal para cambiar el Ayuntamiento, porque el Programa de Gobierno elaborado por el PAN, para Monterrey, compromete a sus candidatos a realizar en las barriadas obreras, todas aquellas obras urgentes que han despreciado las autoridades municipales anteriores. Y también están con Acción Nacional, en esta campaña, porque ya tenían ganas de ponerse del lado de una planilla integrada por personas de reconocida honorabilidad y de indiscutible arraigo en el solar regiomontano. Tal sucede con el Dr. José G. Martínez, como con el Sr. Juan S. Farías, y con todos los miembros de la Planilla del PAN.” El 23 de octubre, se informó que en las reuniones llevadas a cabo por los integrantes de la planilla del Dr. José G. Martínez, se estuvieron estudiando diversos proyectos sobe la participación del Municipio en materia de enseñanza, durante el periodo de 1949-1951. Entre los puntos más interesantes que se abordaron destacó su interés por construir nuevos edificios escolares, así como la reparación y acondicionamiento de los ya existentes. También se consideró como urgente y necesario la elevación de los sueldos de los maestros y el establecimiento de pensiones y escalafón para ellos. Según la fuente, no menos de 10 planteles se tenían en proyecto de construcción la planilla panista, en caso de ser ungidos por el sufragio popular. Dos de


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 137

ellas, se destacó, serían de artes y oficios, una para hombres y otra para mujeres. Las demás se edificarían en barrios tan poblados como Nuevo Repueblo, el de la Cigarrera La Moderna, las colonias Obrera e Independencia y otras para sustituir los viejos edificios escolares que estaban abandonados o destruidos. Se reconstruirían totalmente las escuelas Diego de Montemayor en la colonia Reforma y Francisco J. Montemayor en la Urdiales, así como la desaparecida escuela Fray Servando Teresa de Mier. Se pretendían ampliar las siguientes escuelas: Benito Juárez, en la colonia Buenos Aires; Revolución, en la colonia Industrial; Prof. Emilio Rodríguez, en la Estrella; Emiliano Zapata, en la Niño Artillero; Miguel Hidalgo, en la colonia del mismo nombre; Arcadio Espinosa, en la Victoria; Genaro Leal Garza, en la Terminal; Gral. Mariano Escobedo, en la Madero; Dr. Rafael Garza Cantú, en la Modelo; Gral. Porfirio G. González, en la Pablo A. de la Garza; la Talleres en la colonia del mismo nombre, y la Héroes de Nacozari en la colonia Tijerina. Eran 13 escuelas, todas ellas insuficientes para atender a los niños de los barrios en donde se encontraban. La planilla panista también tenía contemplado, dotar de agua potable a 15 escuelas que carecían de este vital servicio; eran 11 de las mencionadas anteriormente y las escuelas Estrella, 15 de Mayo, Diego de Montemayor y Francico J. Montemayor, ubicadas respectivamente en las colonias Estrella, San Gerónimo, Reforma y Los Urdiales. Finalmente, se dijo que la planilla panista había elaborado las bases para aumentar considerablemente los sueldos de todos los profesores en las escuelas municipales, cuyos salarios se consideraron inhumanos y dotarlos de un sistema de seguridad a través de jubilaciones y reglamentación de sus ascensos que les permitiera trabajar y vivir con tranquilidad. Agregaron que cuando el Dr. Martínez y los demás candidatos a regidores se hicieran cargo de la Administración Municipal, emprenderían una violenta y sistemática campaña “para gestionar la derogación del odioso e impopular artículo 3º. de la Constitución General de la República, organizando al mismo tiempo cooperaciones periódicas a la Universidad de Nuevo León, siempre abandonada


138 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

por las autoridades municipales y a la que sin embargo tantos beneficios debe la Ciudad.” El 24 de octubre, y ante la situación caótica que vivió la ciudad por la falta de suministro eléctrico durante varios días, Acción Nacional publicó un desplegado en el que dio su postura respecto a este conflicto obrero-patronal. 1.-Que reconociendo la existencia de un conflicto obrero-patronal en la actual huelga de los electricistas, categóricamente afirma que por encima del interés de una persona o de un grupo, se encuentra el interés de toda una comunidad. En el caso de los Servicios Públicos en cuya importancia y trascendencia es innecesario insistir, como los de Luz, Agua y Drenaje, considera atentatoriamente criminal el hecho de que un conflicto obrero-patronal de un grupo necesariamente reducido, lesione abierta y francamente a los intereses básicos y vitales de una Ciudad. 2.-Los graves y desastrosos efectos que han resentido Monterrey y sus habitantes con motivo de la huelga de electricistas, demuestra plenamente la razón que asiste a nuestro Partido Acción Nacional al venir sosteniendo el criterio de que la legislación de Trabajo vigente, adolece de defectos sustanciales que es necesario corregir para eliminar radicalmente la posibilidad de paralizar los Servicios Públicos de una colectividad. 3.-Que condena la actitud del Sindicato de Electricistas y muy especialmente de sus líderes, ya que con este conflicto se están lesionando los intereses de toda la Ciudad, pero principalmente los de TREINTA MIL obreros y sus familias que carecen, por culpa de ellos, del salario diario al paralizarse las fuentes de trabajo. 4.-Que correspondiendo básica y primariamente a la Autoridad Municipal estudiar e intervenir eficazmente en los problemas que afectan directamente la vida de la Ciudad, la actitud del Alcalde en el presente conflicto ha sido nula, debido al temor de contrariar los intereses de unos cuantos, en lugar de encabezar la protesta unánime de toda la ciudadanía ante las autoridades estatales y federales.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 139

5.-Que el pueblo de Monterrey debe saber que el problema de la huelga eléctrica no ha sido resulto todavía, por no haberse llegado a un acuerdo en el conflicto de Agua y Drenaje, que es la culminación de la funesta y torpe intervención del Gobernador al consumar la usurpación de tales servicios que corresponden exclusivamente a la ciudad de Monterrey, como lo postulamos en nuestro Programa de Gobierno Municipal. 6.-Por último, no creemos que quien en todos los actos de su vida pública anterior como Gobernador del Estado, ha desconocido sistemáticamente la autonomía municipal y se ha mostrado enemigo acérrimo del Municipio Libre, tenga autoridad moral para proclamarse defensor de la soberanía del Estado. Monterrey, N.L., 23 de octubre de 1948.5

El 24 de octubre, Albino González Lozano, candidato a Alcalde Judicial Suplente, dentro de la planilla del Dr. Martínez, concede una entrevista en la que ofrece una serie de posturas en torno a lo que el PAN pretendía ofrecer a los trabajadores para fortalecer su bienestar: “…han sido los diputados de Acción Nacional los que han elaborado los mejores proyectos para la imperante reforma agraria; este partido también señaló la necesidad de la existencia de un seguro social pero bajo bases de servicio eficaz. Y es Acción Nacional el único partido que en materia de doctrina ha dado, desde su iniciación completo respeto a la dignidad del hombre, y a la dignidad de su trabajo, y es esta doctrina la que ha afirmado que tan digno es el trabajo del más humilde peón como el del más encumbrado estadista. El Lic. González Lozano era abogado, egresado de la Universidad de Nuevo León, y con más de 10 años de litigante en materia laboral, por lo que conocía a fondo los problemas de los trabajadores, ya que había asesorado a varios sindicatos.

5 El Porvenir, 24 de octubre de 1948, p. 6.


140 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Según él, la Revolución había traicionado los postulados de la reivindicación de los trabajadores, tanto de la ciudad como del campo, “pues a pesar de estar desde hace 38 años en sus puestos directivos, los hombres de la Revolución no han logrado la reforma social que México necesita y que Acción Nacional persigue: el programa de principios de Acción Nacional es tan claro y completo que incluye las bases fundamentales de una auténtica reforma social y la amplitud de la doctrina de mi Partido, en cuanto a todos los problemas y relación a los trabajadores, y del trabajo en sí, considerado en su más puro concepto como emanación de la dignidad del hombre y no como instrumento o mercancía económica o política, colocan al Partido Acción Nacional en primera línea frente a todas las demás orientaciones sobre este tema.” Y agrega: “Para lograr la auténtica reforma social, de Acción Nacional, es indispensable que los trabajadores cumplan con su deber político, cumplimiento que exige desinterés y buena voluntad. Una campaña municipal para la renovación que llegue a un auténtico Ayuntamiento, que es lo que pretende Acción Nacional, exige de los trabajadores, en primer término, el cumplimiento del deber cívico en lo personal, y en segundo lugar la contribución al esfuerzo de toda la ciudadanía para lograr aquellas condiciones espirituales y materiales indispensables en una ciudad.” El Lic. González Lozano invitaba a los trabajadores a que se dieran cuenta de cómo el PAN tenía bases fundamentales, el más grande respeto para el trabajo, al que considera una emanación de la propia dignidad del hombre, así fuera el del humilde peón, o el de cualquiera. Para el candidato panista, el programa municipal del PAN incluía la totalidad de los problemas del Municipio, señalando el problema de la habitación de los trabajadores, el saneamiento de sus colonias. Según “En esta campaña municipal llevada por el PAN, en forma amplia y vigorosa, se ha podido notar que ciertos partidos, entre otros el oficial, desorientan a algunos sectores de la ciudad, impidiéndoles se percaten los trabajadores y todos los ciudadanos, de la causa noble y desinteresada, de bien común, que no busca ningún beneficio económico personal. Y a ellos se les ha desorientado con falsedades. Acción Nacional es un


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 141

partido diametralmente opuesto a todos los que han existido en México a través de su historia, y opuesto, consecuentemente a los partidos que existen en la actualidad, y los que luchan desinteresadamente en Acción Nacional están por encima hasta de sus propios intereses particulares y con la conciencia real de que están trabajando por el mejoramiento colectivo.” Aseguraba que el PAN no impondría sistemas de Derecho pertenecientes a épocas ya liquidadas, como quieren hacer aparecer algunos líderes sindicales para desorientar a los trabajadores, y son tan absurdas falsedades. Concluye el candidato panista reiterando que el PAN era el partido de todos los ciudadanos, de los pobres que luchaban y trabajaban, y de todos los que deseaban el mejoramiento de sus municipios y la pureza de los funcionarios públicos.”6

El 26 de octubre se publicó una nota en la que se reitera el proyecto panista de construir más mercados populares, en virtud de que los tres que existían resultaban insuficientes, por localizarse en el centro de la Ciudad, quedando muy alejados de los barrios. Señalan que uno se construiría en la colonia Independencia, el de mayor capacidad para servir a una población de 18 mil habitantes. Otro en el Nuevo Repueblo, para más de 14 mil regiomontanos, y dos más en el sector Poniente y en el Oriente-Norte de la ciudad, respectivamente. Los otros se distribuirían entre las colonias Terminal, Tijerina, Industrial, Hidalgo y Madero, así como el sector Poniente-Norte, que comprendían a cerca de 100 mil habitantes en su conjunto. También se contemplaba el establecimiento de un gran mercado distribuidor que facilitara el funcionamiento de todos los mercados anteriores, “permitiendo de esta manera que desaparezcan todos los vendedores ambulantes que no tienen sitios cómodos y baratos en donde establecerse.” Destaca la nota que este proyecto había causado una gran impresión en todos los círculos sociales de Monterrey, lo que demostraba claramente “la comprensión cabal de los problemas municipales que tienen los candidatos del PAN y su preocupación por ellos y por servir a la comunidad regiomontana.”7 6 El Norte, 25 de octubre de 1948, p. 11A. 7 El Norte, 26 de octubre de 1948, p.7A.


142 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 27 de octubre se difunde la política hacendaria que el PAN proponía aplicar en Monterrey en caso llegar a la Presidencia Municipal. Reformaría radicalmente los caducos y fraudulentos sistemas establecidos, bajo las siguientes bases: Reducción del número de impuestos, aboliendo los que gravan artículos de primera necesidad, para abaratar el costo de la subsistencia. A cambio de ello, más control y más modernos métodos de recaudación para elevar el rendimiento de todos los tributos, reivindicando para el Municipio el impuesto predial que debe corresponderle. Preparación de un presupuesto de gastos, que hasta ahora no existe, al cual se dará la debida publicidad, sometiéndole a previa consulta de la opinión pública. Para facilitar su ejecución, anualmente se publicarán balances de la hacienda municipal y mensualmente cortes de caja por renglones tanto de dicho presupuesto como de la Ley de Ingresos. Levantamiento y mantenimiento de un inventario de todos los bienes municipales, que será permanente y permitirá a todos los regiomontanos saber en qué consiste y a cuánto monta su patrimonio común. Establecer la práctica de auditorías e introducir métodos técnicos modernos en el sistema de contabilidad municipal, para facilitar un control efectivo de su situación económica y financiera. Estos proyectos sentarían ejemplares precedentes en la historia de las finanzas municipales de Monterrey, subraya la nota. La Tesorería Municipal de Acción Nacional sería el primer modelo en su género en el país. “Desaparecerán definitivamente los abusos fiscales y la tradicional mordida, pues es propósito suyo sanear todos los elementos de la Administración de la Ciudad, especialmente una selección de los funcionarios públicos, tanto desde el punto de vista de su capacidad como desde el punto de vista de su honestidad.”8

8

El Norte, 27 de octubre de 1948, p. 3A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 143

El 29 de octubre se llevó a cabo un gran mitin en la plaza Díaz Mirón de la colonia Independencia. Sector popular en donde se dijo que el Dr. Martínez contaba con un gran número de simpatizantes y que todo el vecindario quería escuchar al candidato panista para que se refiriera a los problemas que venía padeciendo por años esta importante zona de la ciudad y sobre los cuales Acción Nacional tenía varias propuestas en su Programa de Gobierno Municipal. Según los informantes del PAN, los habitantes de esta colonia tenían grandes esperanzas en que desde el primero de enero de 1949 cambiaran las cosas “en lo que se refiere a administración municipal, ya que les es imposible soportar más el caciquismo que impera en esa parte de la ciudad y que permite los diarios casos de inmoralidad pública de que ya se han cansado de protestar inútilmente.” Según la prensa, al acto asistieron cientos de personas que llenaron la plaza para respaldar la campaña del Dr. José G. Martínez. El primero en hacer uso de la palabra fue Ramón Pedroza, del Comité Local; le siguió María Nieves C. de Carmona, Secretaria del sector femenil; el Dr. José G. Martínez y Rafael Alonso y Prieto.

Mitin en la colonia Independencia.


144 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se destaca que al momento de hacer la presentación de los integrantes de la planilla, se recibieron grandes y prolongadas ovaciones para el Dr. Martínez, Andrés Cavazos, quien figuraba como regidor en representación de dicha colonia y para las candidatas a regidoras Profra. María de Jesús Ayala y María Antonia de González Lozano. El Dr. Martínez hizo notar la trascendencia de la renovación de los sistemas de gobierno de la ciudad y de la participación de la mujer en las elecciones del 5 de diciembre.

El Dr. José G. Martínez en el mitin de la colonia Independencia.

Por su parte, el candidato a regidor por la colonia Independencia, Andrés Cavazos dijo entre otras cosas, “para esta Colonia olvidada de la mano de las autoridades cuando de hacer el bien se necesita y solamente para enraizar la podredumbre y la mugre se preocupan, será a no dudarlo una gran ocasión de verificar la limpieza en todos los órdenes que este barrio está reclamando desde hace mucho tiempo.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 145

Sabemos que el primer mal para nosotros que vivimos aquí es la invasión cada vez mayor de parte de las autoridades de que se corrompa esta comarca por todos los medios a su alcance. Hemos visto descorazonadamente como en esta colonia se multiplican los centros de vicio que lesionan a nuestros pequeños fundamentalmente; hemos visto como se multiplican las ferias que ningún beneficio dejan a la Colonia sino que al contrario, perjuicio y desdoro nos dejan, y que son para el beneficio de unos cuantos logreros que llenan sus bolsillos a costa de insultarnos. Más de treinta mil habitantes convivimos en estos barrios y a pesar de ello los servicios municipales son casi nulos. Sólo se acuerdan las autoridades cuando quieren esquilmar a nuestras gentes a base de ferias como antes decíamos.”9 En la sección “Sentir del pueblo” de El Norte, se establece que gracias a la campaña del PAN se realizarían muchos deseos del pueblo, sobre todo, la necesidad 10 de mejorar la vida cívica, “soñada desde hace tanto tiempo”.10 Ibid., p. 12. Destaca la nota que aunque los candidatos del PAN no ganasen las elecciones municipales, ya se había ganado un punto, en virtud de que se consideró toda una conquista el levantamiento de los censos electorales, tanto femenino como masculino. En contraposición a los plebiscitos “arreglados” que se habían visto anteriormente. Ahora los miramos “cómo entre ellos, se advierte la inseguridad y el temor de quedar descartados entre sí por los que los controlan.” Este hecho marcaba a favor del pueblo el reconocimiento de su voluntad, de orientarse mejor hacia la elección de sus gobernantes, “mediante el descontrol de aquéllos y encauzar el torrente popular” hacia la redención del pueblo.” Un acontecimiento inédito en los procesos electorales de Monterrey fue la reunión de los candidatos, panista y priista, el 3 de noviembre, en la Quinta Calderón, en el centro de la ciudad, promovida por la Unión de Comerciantes de Monterrey, que presidía José J. Garza, quien un día antes señaló que los propósitos de dicha reunión serían la orientación y el ejercicio de las virtudes cívicas y en donde debería haber un amor innato por Monterrey. Consideraba que la reunión 9 El Norte, 30 de octubre de 1948, p. 9B.


146 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

constituiría un alto ejemplo de dignidad cívica, de altura de objetivos y de respeto a los derechos individuales, “en virtud de que sería la primera ocasión en compartan en un plan de mutuo respeto, amistad y benvolencia, dos candidatos de ideas tan opuestas como lo son los del PRI y del PAN. Esta honda discrepancia hace resaltar más el mérito de la reunión, en la que los dos candidatos, haciendo compas de espera a las exigencias política y de partido, conjugan un verbo común: el bien de la ciudad.”11 La mesa fue presidida por la Directiva de Unión de Comerciantes, en donde también estuvieron los invitados de honor: Dr. José G. Martínez, Lic. y Dip. Santos Cantú Salinas, José Cantú Farías, Gerente de la Cámara de Comercio, José P. Saldaña, Gerente del Centro Patronal, Refugio Nocedal, Gerente de la Cámara de Comercio en Pequeño, Rodolfo Junco de la Vega, Gerente de la Editora “El Sol”, Federico Gómez y Rogelio Cantú, de la Editora “El Porvenir”. El Presidente de la Unión de Comerciantes, organismo que estaba cumpliendo un años de haberse fundado, expresó en emotivo discurso: “Monterrey se ha puesto a la vanguardia del movimiento cívico de México; tomen ejemplo las facciones que por una u otra causa forman en las filas que no son de la ciudadanía y la unión nacional. Debemos alejar odios y disensiones. Esta patria nuestra dividida en constantes pugnas y acendrados odios, de otra manera nunca podrá ser nunca grande; será el laboratorio donde se desintegre nuestra nacionalidad; será el medio donde los propios sufran y los extraños logren, será el pasto de aventureros que sin escrúpulos, buscan un río revuelto y un estado de desorden, para usufructuar a costa de nuestra miseria. Por encima de todas las disensiones, de los errores, de la ignorancia y la ignominia, este es un deber, el deber de la conciencia, el del decoro, el deber mismo y por si mismo, el deber ciudadano, el deber para con la sociedad, el deber con la Patria. Las circunstancias por que atraviesa el mundo, imponen mayores atenciones y compromisos a nuestros mandatarios y sería un egoísmo trabajar para un partido y relegar como cosa secundaria los intereses de la comunidad. Las responsabilidades que asumen, quienes admiten encauzar trabajos al servicio de la 11 El Norte, 3 de noviembre de 1948, p. 7A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 147

comunidad no sólo afectan al fuero social, sino que tienen igualmente efecto ante la Divina Providencia, y es ésta el Supremo Juez que algún día conocerá nuestro juicios.”12

Reunión de los candidatos en la Quinta Calderón. (Santos Cantú, primero de derecha a izquierda; José G. Martínez, cuarto de izquierda a derecha)

El primer candidato en dar su impresión sobre el evento fue Santos Cantú Salinas, quien señaló que para él era muy satisfactorio ver congregados a los comerciantes, ansiosos de buscar la mejoría. Coincidía con el organismos en el sentido de que todo hombre de gobierno debería de buscar el bien de la mayoría y subrayó que tenía el más profundo respeto por los hombres y el más alto concepto de las instituciones. Destacó que su ideario político no estaba en riña con ninguna idea de unidad y de mejoramiento. Felicitó a don José J. Garza por haber hecho posible la reunión, que era una prueba de civismo para Monterrey.

12 El Norte, 4 de noviembre de 1948, p. 2.


148 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El candidato panista, por su parte, comentó haber quedado muy impresionado con el grupo homogéneo de comerciantes, a los que dijo casi no conocía. Pará él, esta era la verdadera ciudadanía, “que se abrirá paso pese a las circunstancias, cualesquiera que ellas sean, no hay ejemplo más limpio de democracia que el respeto a la voluntad ciudadana. La Unión de Comerciantes de Monterrey ha dado un claro y limpio ejemplo de limpieza ciudadana al invitarme a mí y al candidato Sr. Lic. Santos Cantú Salinas, a esta cena. El pueblo de Monterrey lo tendrá muy en cuenta. El alcalde de la ciudad, Félix González Salinas, resaltó que con este acto Monterrey se había puesto a la vanguardia del movimiento cívico de México. Aseveró: “tomen de aquí ejemplo todas las facciones que por una u otra causa forman en las filas que no son de la ciudadanía y la unión nacional. Tanto a uno como a otro candidato, mis sinceras felicitaciones por esta viril demostración de entereza civil y política.”13 El 5 de noviembre se publicó un desplegado invitando a un mitin del Dr. Martínez a celebrarse ese día, en la rotonda de la Revolución de la calzada Bernardo Reyes, a las 8:30 de la noche. El día 6 en dos planas completas se reprodujo la División Territorial del Padrón Electoral de Monterrey, en donde además se agregan los nombres y domicilios de las personas encargadas de los padrones. Se establecen cuatro sectores.14 El 7 de noviembre, en la Plaza de Toros Monterrey, varios grupos de trabajadores de la industria organizaron un mitin de apoyo al candidato panista. Según la prensa, fue un verdadero acto de masas, en donde desde temprana hora se habían dado cita obreros pertenecientes a numerosos sindicatos de las industrias regiomontanas, destacando los de la industria del vidrio. Se calcularon más de mil 200 asistentes, al ser ellos representantes de sus sindicatos, coordinadores de acción política o directivos, se planteó que dicha asistencia “significaba el respaldo de los 30 mil obreros libres de Monterrey.” 13 El Norte, 4 de noviembre de 1948, p. 1A. 14 El Norte, 6 de noviembre de 1948, p. 6 A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 149

Según la nota, cerca de las 10 de la mañana hicieron su entrada el Dr. Martínez y varios de los dirigentes de Acción Nacional, así como miembros de la planilla propuesta para el Ayuntamiento local. El programa comenzó con la presentación de dichos candidatos, quienes recibieron calurosos aplausos por parte de los trabajadores que ocuparon la sillería, corredores y parte de las escalinatas y tendidos de la Plaza Monterrey. Después hicieron uso de la palabra los obreros Evaristo Rodríguez y Ramiro Milán, por los Sindicatos Autónomos y por la Federación de Sindicatos Independientes, respectivamente. El Lic. Sergio F. de la Garza hizo una explicación sobre el proceso electoral detallando la forma como cada trabajador podía hacer que su derecho a votar no fuera impedido y “cómo hacer también que su voto sea efectivo.” También hizo uso de la palabra Arturo Sánchez Galicia, por parte de la Juventudes de Acción Nacional de la ciudad de México, quien se dijo habló con vibrantes palabras produciendo un discurso que fue largamente ovacionado. Le siguió el Dr. Abelardo Salas, candidato a Regidor, quien habló sentidamente a los obreros, “afirmando que no es posible la permanencia de tantos y tantos problemas que afectan a las familias de los trabajadores y que solo mediante un Ayuntamiento formado por gente capaz y honrada serán resueltos.” Por último, habló el Dr. José G. Martínez, para dejar asentado el principio básico de la doctrina del PAN, sobre lo que debe ser una autoridad y su responsabilidad para el pueblo que la elige, ofreciendo realizar en todas sus partes el Programa de Gobierno Municipal, lanzado desde el mes de julio. Sus palabras fueron rubricadas por dianas, aplausos y explosiones de entusiasmo. Grupos de mariachis y cancioneros formados por los propios trabajadores amenizaron el acto que terminó con un lunch, haciéndose patente la decisión que tenían los obreros de participar activamente en las elecciones del 5 de diciembre.15

15 El Norte, 8 de noviembre de 1948, p. 7A.


150 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Nuevamente ante cientos de trabajadores, el candidato panista se reunió el 7 de noviembre en el local del Sub-Comité de Trabajadores, localizado en Juárez y Arteaga, Según los dirigentes panistas, los obreros regiomontanos habían dado una vigorosa prueba de su decisión de acabar “con los falsos redentores que usan al Municipio como trampolín para conseguir jugosas ‘chambas’, despreciando las necesidades de las familias de los trabajadores que carecen en sus barrios, de los más elementales servicios públicos municipales.” En esta reunión, el Dr. Martínez dijo que el trabajador regiomontano merecía auténticos Ayuntamientos que rescataran del abandono a sus colonias. Aseveró que los problemas de Monterrey no podían resolverse por gentes que no eran de Monterrey, y que los trabajadores como nuevos ciudadanos de Monterrey, acabarían con el fraude, la mentira y la incuria municipales.16 El 12 de noviembre se anuncia que ese día se llevaría a cabo un mitin en la Alameda “Mariano Escobedo”. Según los dirigentes, esperaban a muchos ciudadanos, ya que a su juicio la campaña municipal panista estaba entusiasmando a las personas, que estaban ansiosas “de cambiar la sitación que ha privado por largos años en el municipio regiomontano.” Agregaron que un compacto número de hombres y mujeres simpatizaban con Acción Nacional, estaban realizando todos los trabajos preelectorales que requería una campaña bien organizada. Reiteran que los regiomontanos estaban cansados de que “gentes que no son de Monterrey y que tienen muchos años de vivir del erario público, sean las que designen las mal llamadas autoridades. Por la afluencia de miembros y simpatizadores que acuden a las oficinas centrales del PAN, así como a los subcomités que funcionan en todos los rumbos de la ciudad, se puede apreciar la decisión ciudadana de romper con el monopolio público que con tan desastrosos resultados para la colectividad se han entronizado en los puestos públicos.” Según los informantes, los mítines del PAN habían resultado verdaderos actos cívicos cuya animación se debía “a que los asistentes son gente espontánea, al 16 El Norte, 8 de noviembre de 1948, p. 7A.


Publicidad “El pueblo de Monterrey con el Lic. Santos Cantú Salinas.”


152 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

revés de los ya conocidos mítines oficiales elaborados a base de presión o de pa ga.”17 El 14 de noviembre, la dirigencia informó que derivado de su II Convención Fiscal, se había considerado que era preciso dotar a los municipios de los recursos económicos que les permitieran cumplir con la misión que le imponían las instituciones democráticas. Según los informantes, los arbitrios municipales deberían formarse esencialmente con los productos de los impuestos sobre actividades de carácter local y de los derechos por la prestación de servicios públicos municipales, e integrarse con participaciones federales y estatales. Se consideraban impuestos locales, los que recaían sobre las diversiones y espectáculos públicos, sobre los expendios al mendeo de artículos de primera necesidad, los mercados y el comercio ambulante al menudeo. Sobre este punto abundaron: “Los derechos municipales puedensser de aguas potables, drenaje, sacrificio de ganado, urbanización, planeación, registro, panteones y los de cooperación por obras municipales de urbanización; así como los que causen por las autorizaciones, permisiso y licencias que expida la autoridad municipal.” La Convención había tomado en cuenta que en la República Mexicana existían 2,325 municipios, que en su mayoría no tenían recursos suficientes para cubrir sus más elementales necesidades, por lo que resultaba necesario que las legislaturas de los Estados no sólo expidieran leyes de haciendaa municipal, sino también una Ley Orgánica Municipal “en la que se fijen normas que habrán de regular la constitución, integración y funcionamiento de los municipios, debiendo tener en cuenta sus aspectos territorial, demográfico y económico.”18

17 El Norte, 12 de noviembre de 1948, p. 10A. 18 El Norte, 14 de noviembre de 1948, p. 3B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 153

Campaña anti-comunista El 17 de noviembre, el PAN publicó un despelgado en el que criticó la infliltración de elementos del Partido Comunista a la planilla de Santos Cantu Salinas. En primer término, señala que dicho partido había venidio inistiendo en que el Municipio debería de estar gobernado por quienes representaran en forma auténtica los intereses de la comunidad. Que Acción Nacional había denunciado que el municipio de Monterrey en lugar se ser una agrupación de personas que cimplieran con lo antes señalado, “ha sido hasta hora botín dedicado al disfrute de una ‘central’ obrera como la CTM, descalificada y minoritaria, realizando la distribución de los puestos municipales bochornosamente a capricho del Gobernador en turno para favorecer sus intereses inconfesables de familia o de grupo.” Subraya que el lema de la campaña es “El rescate del Municipio”, signifcaba arrebatar de las manos indignas, del caciquismo y de las conspiraciones de mafias seudo-sindicales lo que en derecho corresponde a la gene digna, honesta y responsable de Monterrey que garantice una vida mejor a la comunidad municipal. Establece que dicha campaña emprendida desde hace meses, había llegado a impactar a buena parte de la población, la que había dado un formidable respaldo. En atención a esto, consideraban un deber de urgente necesidad, denunciar públicamente la conspiración que estaba fraguando el Partido Comunista para “asaltar los puestos del Ayuntamiento maniobrando de tal manera que de un modo o de otro sus células y elementos de disolución social puedan colarse a la próxima administración municipal de Monterrey.” Agrega que: “…descarada y cínicamente el Partido Comunista que dirige en Nuevo León el actual diputado local Miguel Castillo Cobos y que por razones inexplicables obtuvo registro legal por parte del Gobierno el Estado para participar en las próximas elecciones municipales realiza actos en los que se hace gala de traición a las más puras esencias mexicanas, organiza actos públicos en que se ensalza a la bandera rojinegra del comunismo internacional y postula sus más destacados elementos, quizá por su capacidad de agitación y trabajos de proselitismo soviético, para munícipes de Monterrey en una planilla en la que se hace aparcer a Santos Cantú Salinas como candidato del Partido Comunista para Alcalde.”


154 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Destaca el desplegado que, en su afán de infiltrarse a los puestos del Ayuntamiento de Monterrey, los elementos del PC hacían aparecer disfrazadamente a varias de las gentes “de sus peligrosas células” en la planilla que enarbolaba a Santos Cantú Salinas. “Siendo actualmente vital la lucha que en todos los frentes se plantea entre la doctrina de la barbarie y el totalitarismo rojo que ambiciona sovietizar a todos los pueblos amenzando todas las instituciones sociales y morales frente a los núcleos humanos que aspiran a realizar el cumplimiento de su destino dentros del orden y de la paz que manda el respeto a la persona humana y al Bien Común, Acción Nacional cree obligatorio denunciar estas maniobras de los elementos comunistas enemigos de México que subterráneamiente por un lado y en forma pública audacísima por el otro están realizando en torno a la campaña municipal de Monterrey.” Para la dirigencia local, el 5 de diciembre sería el día en que Monterrey debiera ser defendido en las urnas electorales por todos sus buenos hijos, de la agresión comunista, “votando por hombres limpios, trabajadores, sin compromisos con agrupaciones extranjeras, sin consignas ni padrinazgos de caciques.” Firmó el Comité Local del PAN. El día 20 se informó que un día antes, se había puesto en circulación un folleto editado por el PAN en el que se daba a conocer a la opinión pública la situación financiera del municipio de Monterrey, así como el criterio que sustentaba Acción Nacional sobre el manejo de los recursos de la ciudad. El título de la publicación era “Los dineros de la Ciudad”, en la que se realizó un análisis de las finanzas locales, mismo que serviría a todos los regiomontanos para “orientarse en torno a este problema que es de todos los habitantes de la ciudad”. Se agrega que su contenido era claro y al alcance de todo público y que su intención era contrarestar con certeros comentarios los textos que durante ese mes el gobierno municipal había publicado en la sección “Cortes de Caja” del periódico El Norte. Destacan que el folleto era toda una novedad en materia municipal, que estubo circulando en todo Monterrey, y que las presonas que lo requirieran podía solicitarlo en las oficinas del Comité Local.19 19 El Norte, 20 de noviembre de 1948, 5B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 155

Con el título “Conspiración contra Monterrey”, el Comité Local publicó el día 21, un desplegado de media plana para informar sobre la participación del Lic. Santos Cantú Salinas, como candidato a Presidente Municipal de Monterrey, en la planilla del Partido Cumunista Mexicano. La mayor parte del contenido de dicha inserción, son fotos alusivas a la toma de protesta de los candidatos del PCM, celebrada el día 5 de noviembre, a las 19 horas, en el kiosco de la Alameda “Mariano Escobedo”. Todas las imágenes aparecen con identificador de cada una de las personas que formaron parte de la planilla o fungieron como representantes y líderes de dicha organización política. Es importante destacar que Santos Cantú Salinas no apreció en ninguna foto, por lo que se concluye que no aisistió a dicho acto político. La planilla del PCM estuvo integrada por: Nombre

Cargo

Santos Cantú Salinas

Alcalde

Dr. Roberto Treviño González

Alcalde Suplente

José Torres Arreaga

Regidor

Hilario López Miranda

Regidor

Ma. de Jesús Alvarado

Regidor

Sra. Guadalupe Díaz de Llanas

Regidor

Albino Sánchez Peña

Regidor

Saturnino Torres

Regidor

Lucio Padilla

Regidor

Primo Lucio Amaya

Regidor

Cesareo Solís

Regidor

Benjamín Hurtado

Regidor

Francisco Pérez

Regidor

Alfonso Rodríguez

Regidor

Observaciones

También en la planilla del PRI

También en la planilla del PRI También en la planilla del PRI

Con excepción del título de la inserción, no se acompaña ningún tipo de crítica que pusiera de relieve el carácter anticomunista de Acción Nacional, ni se manifiesta ningún tipo de acusación a Santos Cantú. Por el contrario, para que el


156 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

público tuviera mejor informado sobre el perfil político del PCM, se redprodujó en su totalidad la invitación que dicho órgano político había enviado el día 1 de noviembre de 1948. El documento se remitió a todos los miembros del Partido en Monterrey, y estaba firmado por Miguel Castillo, Sri. Gral., y José A. Sánchez, Srio. de Organización. Al incio se expusó los motivos que llevaron a dicha organización a respaldar la candidatura de Santos Cantú Salinas: “Por acuerdo de la Convención celebrada por este organismo político, los comunistas regiomontanos debemos participar en la campaña electoral para la renovación de los Poderes Municipales de esta ciudad. Para efecto, la Convención de referencia resolvió que nuestro Partido debe apoyar la candidatura del C. Lic. Santos Cantú Salinas para Presidente Municipal. El mencionado profesionista es, al mismo tiempo, candidato del PRI. Nuestro Partido le apoyará y apoyará a algunos otros de los elementos que integran la planilla del PRI, que a juicio de la Dirección representan fuertes núcleos obreros o populares y conservan ligazón revolucionaria con los mismos, conservando firmemente su carácter de Planilla del Partido Comunista Mexicano. Con motivo de estos acuerdos, hemos venido realizando una serie de actos en diversos sectores de la ciudad, especialmente en las Colonias, en los que hemos explicado nuestra participación en la campañan política, dando a conocer nuestra Planilla y prsentando el Programa Municipal que el Partido sostiene.” Además de invitarlos, la dirigencia comunista conminó a todos sus miembros a que congregaran al mayor número de ciudadanos al evento del día 5 de noviembre. “ya que de su lucidez dependerá el éxito de nuestros trabajos futuros en esta campaña cívica.” Concluye el texto: “Todos los comunistas debemos acoger con entusiasmo la realización de las tareas del momento que son consecuencia de las resoluciones del Convención de referencia y porque el prestigio y la naturaleza combativa de nuestro Partido lo reclaman.” Al final de la inserción solamente se agregó la frase “Sin comentario”, por lo que se dejaba entrever que los panistas suponían que la ciudadanía leeiría la mitad de


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 157

la plana y concluiría que la planilla del PCM además de arribista y aliada del PRI, era contraria a los intereses sociales que el PAN venía propugnando. El día 22 de noviembre, publicó otro desplegado con el título “Esta en pie…”, en el que cuestionó la relación PRI-PCM y señaló la gravedad que representaba para la comunidad “No es novedad para la ciudadanía el compadrazgo que siempre ha habido entre el PRI y el Partido Comunista. Pero en esto momentos en que todas las fuerzas sociales de México están luchando contra la nefsta organización soviética, resulta insultante para los regiomotanos que la más mexicana de sus instituciones el Municipio, sea manchada por un candidato que abiertamente está en conviviencia con los comunistas locales, puesto que han hecho pública su alianza. Acción Nacional publicó hace más de una semana las pruebas gráficas de la postulación de Santos Cantú Salinas por el Partido Comunista. El silencio del Partido burócrata y de Cantú Salinas ante la denuncia, debe unir a todos los regiomontanos para defener a la ciudad de Monterrey, para que no siga en manos de los que traicionan a México poniéndose al servicio de potencias extranjeras y del odioso comunismo. Es deber de todos reinstalar en Monterrey un Ayuntamiento netamente regiomontano. El domingo 5 de diciembre, todos con el Dr. José G. Martínez.”20

20 El Norte, 22 de noviembre de 1948, p. 5B.


158 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Campaña anticomunista del PAN.

La última semana de noviembre, cuando debía concluir la campaña del Dr. Martínez, la dirigencia local anunció que realizaría varios mitines. Un día antes se había llevado a cabo un evento en la Plaza Santa Isabel, el día de la entrevista en la Purísima y al otro día en la Plaza de Colegio Civil. Según el Presidente del Comité Local, Armando Ravizé, los trabajos que venía realizando de manera intensa para orientar a la ciudadanía regiomontana habían tenido sorprendentes resultados, “que seguramente harán que el próximo domingo los habitantes de Monterrey, hombres y mujeres, se desborden hacia el cumplimiento del deber político que con ser permanente en la emisión del voto tiene su expresión más peculiar. Especialmente la mujer regiomontana, termina diciendo el Ing. Ravizé, está dando la sorpresa política del año al responder desde el primer momento en que Acción Nacional la convocó para que se organizara frente a su nuevo ejercicio


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 159

de votante, y ha venido demostrándole el régimen que era una burda patraña la que habían venido difundiendo en el sentido de que la mujer no estaba preparada para votar. Quienes no estaban preparados eran ellos, los del monopolio político, que no contaban con que la mujer mexicana siempre se ha hecho cargo de todas sus responsabilidades, y que no había razón por la que esta vez el reconocersele su legítimo derecho al voto, no fuera a poner ele ejemplo de la cultura civíca que siempre ha sido atributo de ella.” El 25 de noviembre, se anunciaron tres actos cívicos, en los que deberían de estar presentes todos “los regiomontanos libres que luchan contra la infiltración comunista y la explotación del municipio de Monterrey.” El primer acto, un mitin popular, se llevaría a cabo al día siguiente, en la plaza Niño Artillero (Treviño y Dr. Coss), a las 8:30 de la noche, en el que estaría presente el candidato panista. La segunda cita, sería una reunión femenina, a celebrarse dos días después, a las 10 de la mañana en el Teatro Variedades (altos de Padre Mier y Zaragoza), a la cual se invitó a todas las mujeres regiomontanas. Al final de la invitación se anotó: “Ocupa tu puesto en la lucha por la dignificación del Municipio. Defiende tu ciudad del comunismo y la explotación.” El tercer acto sería una reunión pública, la que comenzaría después de la anterior, a las 11:30 en la plaza Zaragoza, evento en honor de la mujer de Monterrey. Al final de la invitación se lee: “Mientras Monterrey lo quiera, seguirá sufriendo el continuismo y la inmoralidad municipales. La dignidad regiomontana exige la expulsión de las pandillas en el gobierno. Votemos el 5 de diciembre por el Dr. José G. Martínez.” En otras invitaciones al mitin que se organizaría en la plaza Zaragoza, se menciona que dicho acto es en honor de la mujer regiomontana que estaba luchando por devolver al Municipio su verdadera misión de servir a todos. Escucha al candidato de los regiomontanos libres. El 26 de noviembre se publicó una invitación para asistir a un mitin que se ese día se llevaría a cabo, a las 8:30 de la noche, en la plaza del Mediterráneo (15 de mayo y Porfirio Díaz), en una parte del texto se lee: “Hablará el candidato de los regiomontanos libres.”


160 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El 27 de noviembre se informó que el Dr. Martínez celebraría un gran mitin frente al Palacio Municipal, a las 8:30 de la noche, en el que también fungiría como orador el Dip. Antonio L. Rodríguez y otros destacados miembros del partido. En ese desplegado, de media plana, se describe brevemente la trayectoria del candidato, destacándose que jamás había participado en política “hasta el nacimiento del Partido Acción Nacional, del cual fue uno de los fundadores en Nuevo León, habiendo venido ejerciendo la jefatura del Comité Regional hasta la fecha. Fue postulado para Senador en las elecciones federales de 1946, no habiéndosele reconocido su triunfo legítimo.”21 Respecto a su vida profesional se reitera que era nativo de Monterrey, “uno de los más representativos guías de las nuevas generaciones nuevoleonesas.” Se había graduado de médico cirujano en la Universidad Nacional de México, con especialidad en Ginecología, lo que le permitió llegar a ocupar la dirección de la Clínica de Maternidad Conchita, maestro de la Escuela de Maternidad de dicha clínica, así como en la Escuela de Enfermería del Hospital José A. Muguerza. Profesor de esta asignatura en la Universidad de Nuevo León y Director Médico de la Benemérita Cruz Roja, Delegación Monterrey; era miembro de importantes asociaciones profesionales como la Academia Mexicana de Cirugía, Cruz Roja, Colegio Internacional de Cirujanos y Asociación Mexicana de Ginecología y Obstetricia. Respecto al Lic. Juan S. Farías, candidato a Alcalde suplente, se mencionó que era originario de Monterrey, había estudiado en el Colegio Civil, desde muy joven incursionó en el medio bancario, ascendiendo en poco tiempo a los más altos puestos, hasta llegar ser Gerente General del Banco Capitalizador de Monterrey, S.A, y Director General del Banco Inmobiliario de Monterrey, S.A., cargos que ocupaba hasta entonces. Había sido Presidente de la Cámara de Comercio de Monterrey, Presidente del Centro Patronal de Nuevo León y Secretario de la Cruz Roja, Delegación Monterrey, desde 1937. Era miembro del Patronato del Instituto Tecnológico de Monterrey y consejero de varias instituciones bancarias. Desde 1946, había fungido como Patrono y Tesorero del Hospital “San Vicente”. Al igual que el Dr. Martínez, él también tenía poco tiempo en la política, hasta la fundación del PAN, de cuyo Comité era Consejero.22 21 El Porvenir, 27 de noviembre de 1948, p. 1B. 22 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 161

Desplegado de fin de campaña Nuevoleoneses: Con satisfacción hondísima, al término de la campaña que por el rescate del municipio ha venido desarrollando Acción Nacional en el Estado de Nuevo León, felicitamos a las mujeres y hombres de nuestro Estado, por la espléndida afirmación de ciudadanía que han manifestado en esta lucha. Esta afirmación es de trascendencia incalculable en la vida pública de México, porque ha sido hecha no por los viejos motivos que tantas veces han sellado la actividad ciudadana –pasión y esperanza frustradas siempre por el caudillismo y la imposición-, sino con ocasión de dignificar la vida en la ciudad, del Municipio, que son prolongación del hogar, anticipación de la Patria, asiento y resumen de todos los valores esenciales de la convivencia nacional. Tema magnifico en su humildad, lleno de los más altos valores humanos y sociales, obtusamente desdeñado o corrompido por los políticos profesionales, y que la ciudadanía auténtica debe restaurar como el primero y principal de sus objetivos en el esfuerzo de eficacia, aptitud, limpieza y responsabilidad que demanda la renovación de nuestra vida pública. La campaña que ahora culmina, viene a demostrar, de modo ya innegable, la madurez cívica del pueblo que ha dejado de creer en las improvisaciones, en las llamaradas transitorias, porque ha aprendido, a costa del dolor y de miseria, que para cosechar frutos definitivos en el establecimiento de una convivencia tranquila en la libertad, en la suficiencia y en el orden, se requieren una fe inextinguible, una esperanza siempre tensa y un arduo y permanente esfuerzo de cumplimiento organizado del deber ciudadano. Nos es particularmente grato reconocer el valor inmenso que en esta campaña ha tenido la actuación de la mujer, cuya presencia en nuestra vida pública ha sido y será ejemplo de generosidad, de abnegación y de entusiasmo. Sus virtudes que ha sido cimiento inconmovible de la Patria en el hogar, serán en la Ciudad signo y comienzo de una vida nueva de claridad, de rectitud, de servicio. Bienvenida, por ello, la mujer a nuestra vida ciudadana.


162 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Felicitamos a todos los que en esta lucha, con sacrificio de sus intereses particulares, han aceptado como candidatos la doble responsabilidad de conducir ajora a la ciudadanía en cada uno de los municipios del Estado, y de dar cumplimiento, después, a los programas que libremente y con minucioso examen ha trazado la ciudadanía misma, atenta a los requerimientos del bien común del municipio. Felicitamos a todos nuestros militantes activos, que con la generosidad de su esfuerzo han mantenido viva la conciencia ciudadana y la han ensanchado, afirmado y organizado. Frente a la exigencia justificada de la ciudadanía, se mantiene aún el mecanismo legal y práctico, cada vez más caduco e inconsistente del fraude electoral. Creemos con firmeza que, a pesar de él y sobre él, la voluntad ciudadana se expresará con más vigor que nunca y tendrá que ser respetada. Por ello insistimos en la importancia capital que en esta ocasión tiene el cumplimiento de ese deber, mínimo pero esencial, que es el sufragio, y excitamos a todos los ciudadanos a depositar su voto, decidida y organizadamente, en las urnas electorales. Cualesquiera que sean los resultados oficiales de esta campaña y de esta elección, su fruto mejor y más valioso, para Nuevo León y para México, es el de comprobar de modo inocultable y ejemplar la capacidad del pueblo para dar vida auténtica a las instituciones que deben regirnos y señalar el camino de cumplimiento resuelto, generoso y organizado, del deber cívico, que ha de conducirnos a una convivencia en la paz justiciera, en la libertad y en la abundancia espiritual y material para todos. Comité Regional de Nuevo León Partido Acción Nacional.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 163

Desplegado días antes de las elecciones Regiomontano: No debe tolerar más tiempo la falsificación Municipal que hemos vivido. La Ciudad de Monterrey ha estado en manos de ineptos que no tienen ningún interés por libertarla de la opresión de caciques más altos. La Ciudad de Monterrey es una prolongación de cada hogar regiomontano y por ello debe ser manejada con limpieza, honestidad y eficacia. El Gobierno del Estado tiene hundido en la pobreza a Monterrey, al acaparar los impuestos propios de Municipio. El Ayuntamiento ha estado minado por células comunistas y ahora, otra vez, el candidato de la imposición está apapoyado por el tradidor comunismo. No se rinden cuentas claras de los dineros municipales, que son de todos los regiomontanos, ni se publica a cuánto ascienden los bienes de nuestra ciudad. El 60 por ciento de los habitantes no tienen suficientes servicios públicos municipales. Usted como Regiomontano, debe luchar por salvar a Monterrey de las manos sucias de los que, por no ser regiomontanos, ven a nuestro Municipio como un botín. Defienda su Ciudad. Arroje a los comunistas y explotadores del Municpio. Elija un Ayuntamiento coincidente con la dignidad de Monterrey. Vote el domingo por el Dr. José G. Martínez.


164 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

PRI A principios del mes de noviembre, la dirigencia del PRI informó que se habían programado 15 mitines para este mes, en todas las barriadas de la localidad, a las que asitiría su candidato a la presidencia municipal. Una de las primeras reuniones masivas se llevaron a cabo en la colonia Buenos Aires, en la que tomaron parte varios oradores priistas, destacando la presencia del Presidente del Comité Regional, Profr. Humberto Ramos Lozano, quien presentó al Lic. Santos Cantú. Existe pocas notas periodísticas sobre lo ocurrido en los mítines organizados por el PRI, y cuando se hace referencias, por lo general se publicaban únicamente fotos y frases emblemáticas pronunciadas por el candidato priista, muy poca información sobre el desarrollo de las reuniones masivas, así como de los discursos pronunciados por Santos Cantú y su planilla. De hecho, es importante destacar que imitando parte de la campaña del PAN en los medios, la dirigencia priista también utilizó los matutinos locales para dar a conocer aspectos concretos de su programa de gobierno municipal, lo que desde luego, le valió una crítica contumaz de parte de Acción Nacional. Al respecto, destaca la nota publicada el 15 de noviembre sobre Parques, Jardines y Reforestación, en la que se destacó que Monterrey no contaba con espacios suficientes para áreas verdes y zonas de recreación; las que además de imprimirle un sello de belleza natural a la ciudad, le sirviese de protección. El Lic. Santos Cantú se comprometía a conservar los parques ya existentes e iniciar una reforestación, así como la creación de nuevos centros de esparcimiento y recreación como albercas, canchas y campos deportivos, dentro de los mismos jardines y parques. Para realizar esta segunda etapa del Programa, se dispondría de los terrenos que al Municipio correspondían por concepto de participación en los fraccionamientos autorizados por la Junta de Planificación, “o se adquirirán en los lugares, donde por su mayor densidad la población lo requiera.” Se le brindaría especial dedicación a la Alameda Mariano Escobedo, a las avenidas Francisco I. Madero y Pino Suárez, Parque España y el Nogalar, promoviendo su reforestación; “y en relación con este propósito se hará un estudio minucioso de las aguas pertenecientes a la Ciudad, para aprovechar el mayor volumen, en estas atenciones.”


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 165

Finalmente, se estableció que la cooperación particular sería un factor importante para la realización de este Programa de embellecimiento y de protección de la ciudad de Monterrey. Al final del texto se cierra con la frese: “Los árboles y jardines, son los pulmones de todo centro de población”.23 La segunda inserción fue sobre Agua y Drenaje, uno de los temas torales de la administración estatal y municipal, en la que se hace un balance sobre los servicios que prestaba la empresa y las necesidades más crecientes de ese momento. Comienza el texto refiriendo que: “Mientras los servicios de Agua y Drenaje fueron patrimonio de un sector reducido de la Ciudad, jamás se presentó el problema de la escasez de agua. Cuando el actual Gobierno del Estado adquirió dichos servicios y los extendió a las colonias que los estaban exigiendo con urgencia, inmediatamente se dejó sentir la falta de agua, a tal grado, que fue necesario hacer algunas recomendaciones respecto a su consumo. Esto quiere decir que las fuentes de abastecimiento no son suficientes para satisfacer las necesidades de la Ciudad, o que no se controla ni se vigila convenientemente la distribución de las aguas. La futura Administración que encabece el Lic. Santos Cantú Salinas, habrá de trabajar incansablemente hasta encontrar la fórmula salvadora que permita el aprovechamiento y correcta distribución de los servicios de agua y drenaje en beneficio de toda la población, considerando desde ahora su futuro crecimiento. Independientemente de las gestiones que se hagan ante el Superior Gobierno del Estado, para que los bienes y derechos que pertenecieron a la extinta Compañía de Agua y Drenaje, sean traspasadas al Municipio, para ser administrados por éste o por el Patronato que para tal efecto se constituya, la Presidencia Municipal procederá de inmediato a la perforación de pozos y a la instalación de tanques de almacenamiento con capacidad suficiente para dar plena y oportuna satisfacción a las necesidades de los habitantes de las muchas colonias que actualmente carecen de los servicios de agua y drenaje.” Al final se cita la frase: “Permitir que los Servicios de Agua y Drenaje sean incorporados al Municipio para acrecentar su Patrimonio, será un acto de justicia.”24 23 El Norte, 15 de noviembre de 1948, p. 6B. 24 El Norte, 17 de noviembre de 1948, p. 4B.


166 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La tercera inserción fue alusiva a Limpieza y Alumbrado Público, se describen las funciones básicas que debía desempeñar la autoridad municipal en estos dos renglones. En limpieza se estableció como deber prioritario: “Mantener siempre aseada la Ciudad donde se vive y se trabaja; imprimirle un sello permanente de distinción en este aspecto, de tal manera que pueda citarse como ejemplo de limpieza para el resto de las poblaciones del país, debe ser y será preocupación constante de la futura Administración Municipal que preside el C. Lic. Santos Cantú Salinas porque siendo la Ciudad la continuación del hogar regiomontano, como lo es el Municipio de la familia, los llamados a servirla tienen la obligación de presentarla ante los ojos de propios y extraños a tono con su importancia y con su cultura. Para la realización de este propósito en relación con tan importante servicio la Autoridad Municipal adquirirá el equipo motorizado que sean necesario; pondrá a disposición del departamento respectivo, personal eficiente, procediendo en su oportunidad a la construcción de un horno crematorio para incinerar los desperdicios de la Ciudad. La cooperación particular consistirá en el arreglo de fachadas y aseo de banquetas.” En alumbrado público se propone: “Mediante la extensión de las redes de conducción de energía eléctrica, se procederá desde luego a la ampliación de este servicio, para que reciban sus beneficios las gentes que habitan las Colonias apartadas del centro de la población y al mismo tiempo para protegerlos contra la acción de maleantes y criminales que para el desarrollo de sus posibles actividades, prefieren la sombra a la luz. Se tomarán las medidas necesarias para eliminar las líneas aéreas del primer cuadro de la Ciudad, haciendo instalaciones subterráneas. La empresa de Luz debe de cooperar con la Administración Municipal, fijándole cuotas reducidas, a fin de que pueda proporcionar en la medida apuntada, este importantísimo servicio.” Remata con la frase: “Una ciudad limpia y profundamente iluminada, da la impresión de riqueza, de seguridad y de bienestar social.”25 25 El Norte, 19 de noviembre de 1948, p. 3A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 167

Es indiscutible que algunos de los puntos y conceptos, se parecen en su redacción y sentido a los que había formulado Acción Nacional semanas antes, cuando comenzó a publicar en un cuarto de plana aspectos concretos de su programa de gobierno municipal. Una de las pocas reuniones masivas que se difundieron en los medios fue la realizada el 12 de noviembre en la colonia Progreso, en donde los habitantes a través de su líder le plantearon al candidato priista sus necesidades más crecientes, tales como agua y drenaje, teléfonos, luz, gas natural, parques infantiles, entre otras. A estas justificadas exigencias, el Lic. Santos Cantú expresó: “Si el voto popular nos favorece, daremos pronta resolución a esos problemas, movidos por un sincero deseo, de servir a la ciudad, empujados por un propósito inquebrantable de ser útiles a la comunidad, sin esperar más recompensa que el reconocimiento del pueblo por haber cumplido con nuestro deber.” 26

Mitin del Lic. Santos Cantú Salinas en la colonia Buenos Aires.

El 16 de noviembre, la dirigencia del PRI informó que la noche del día anterior se había verificado un mitin en el local de la Arena Monterrey, instalada en el cruzamiento de las calles Juárez y Arteaga, organizado por empleados del Mu26 El Norte, 13 de noviembre de 1948, p. 5B.


168 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nicipio y del gobierno estatal. Se destacó que el evento estuvo muy lucido, en el que descollaron varios números artísticos, así como la participación de oradores representantes del Bloque Burócrata y del Comité Regional y Municipal de dicho partido. Unos días antes, un grupo de maestros federales le había organizado una cena con el propósito de patentizarle su voto de adhesión en su campaña política, así como exponerle sus puntos de vista “en relación con la hora política del momento, en que se lucha por saber quién será el proóximo Presidente del Ayuntamiento regiomontano.” Otra cena se la ofreció un grupo de ferrocarrileros, en un centrico restorante, en la que le manifestaron su apoyo y formal cooperación en las elecciones municipales. También se informó que el sector feminil del PRI ya estaba organizado para participar en las elecciones municipales, nombrándose diversas comisiones que se encargarían de dirigir las mujeres priistas, principalmente en las casillas que se instalarían en las barriadas.27 El 17 de noviembre, en la sección “Sopa de Letras” de El Norte, se críticó fuertemente la calidad moral de varios integrantes de la planilla del Lic. Santos. El columnista PIT dijo entre otras cosas que: “Seguramente el Partido Nazi (PRI) tendrá buen cuidado de no publicar datos personales acerca de sus candidatos a Regidores, porque entre los mismos hay algunos con antecedentes penales. (…)Salvo dos o tres personas, los demás no ofrecen garantía como administradores del patrimonio municipal, en tanto que algunos hasta representan una amenza contra Monterrey. Esa es la verdad y hay que decirla. (…) Porque es muy difícil admitir que se pueda procurar el bien del Municipio, cuando para la tarea se escoge una ingrata compañía. De nada sirve pregonar a los cuatro vientos que el Partidazo tiene miles y miles de socios, cuando a la hora de completar una planilla se tiene que echar mano de tales ‘personalidades’”. 27 El Norte, 17 de noviembre de 1948, p. 3A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 169

Sin brindar nombres, el columnista argumentó que en el medio periodístico abundaban datos sobre la mala conducta de la mayor parte de los integrantes de la planilla priista, lo que provocaba desconfianza y desconcierto: “…hemos encontrado suficientes datospara desconfiar del gobierno que pudieran realizar algunos candidatos del PRI.” Había que prevenir, antes que lamentar, señaló PIT, quien dedicaba esta entrega no a los jerarcas del Partido, para quienes pesaban más los compromisos políticos que las intenciones de procurar el bien de Monterrey, sino que, sus comentarios estaban dirigidos a los lectores que no militaban en grupos políticos, “ a los votantes que piensan a la hora de cumplir el deber ciudadano, a los hombres que se preocupan por los intereses de la ciudad. Entre la planilla del PRI hay candidatos cuyos antecedentes obligan a desconfiar. Y hay que desconfiar”, concluye el artículista. Por si esto no fuera suficiente, el día 18, el PAN publicó una breve nota con el título “El PRI local humilla a Monterrey”, en el que se menciona que el PRI realizó una pequeña película con propaganda de su candidato a la presidencia municipa, en la cual se muestran aspectos de la Ciudad. A los panistas les llamó la atención que en la cinta se exhibiesen aspectos relacionados con la pobreza urbana, de tal manera, dijeron, “que pede confuirse con Cerralvo o la de Sabinas”. Lo que más les llamó la atención fue la propuesta de Santos Cantú de hacer de Monterrey “la más importante ciudad del norte de la República”, a lo que cuestiona: ¿Pues cuál creerán que es actualmente la primera urbe norteña, estos señores del PRI? El 20 de noviembre, en la plaza Zaragoza, se realizó una asamblea cívica, evento masivo, en el que los sectores populares del PRI le patentizaron su adhesión y respaldo al Lic. Santos Cantú y su planilla. En la última semana de campaña, la dirigencia del PRI anunció que en su oficina de organización y estadística del Comité Regional, se había recibido un lote de tarjetas credenciales para la documentación de las “últimas personas que a últimas fechas ingresaron en las filas del Partido.” También se dijo que un grupo


170 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de empleados de la Federación ofrecería una comida en céntrico restaurant de la ciudad, al Lic. Santos Cantú. Según los informantes, el candidato priista tenía muchos simpatizantes en ese sector, principalmente en el Departamento Agrario, Hacienda, Recursos Hidráulicos, Agricultura, Comunicaciones y Obras Públicas, por lo que los dirigentes de dichas organizaciones le ofrecerían esta comida. Finalmente se dejó entrever que el Presidente Nacional del PRI, Gral. Sánchez Taboada, vendría a Monterrey el día de las elecciones municipales.28 Previo al cierre de su campaña, la oficina del Comité Local informó que contaría con delegados en las 191 casillas electorales, a quienes se había estado designando y dando el aviso correspondiente. Se dijo que ese día se llevaría a cabo un mitin en la plaza de la colonia Francisco I. Madero, en el que se presentaría al candidato priista y se expondría el programa de gobierno municipal. También se dijo que el día 28 de noviembre “se espera al candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey (…) quien procedente de la Capital, arribará a ésta por vía férrea, para hacerse cargo del resto de su campaña hasta el día 5 del entrante mes en que se verifique la elección final”. Esta última declaración deja entrever que el candidato priista no estuvo dedicado totalmente a su campaña, sino que, como sucedió con varios candidatos anteriores, varios días del mes de noviembre estuvo en la ciudad de México para cumplir funciones relativas a su cargo de Diputado federal y para estar cerca y recibir “línea” política de las altos mandos de su partido. Esto en buena parte explica porque no encontramos mucha información periodística sobre su campaña. Si tomamos en cuenta que su protesta como candidato fue la primera semana de noviembre, podemos concluir que su campaña se redujo a tres semanas, a las que habría que restar los días en que estuvo en la capital de la República. Por si toda esta avalancha de notas críticas no fuera suficiente, el matutino El Norte publicó el 28 de noviembre una nota titulada “Se subdivide el PRI para ganar todas las mesas”, que dejaba en claro que el PRI no estaba dispuesto a jugársela el día 5 de diciembre, y para asegurar su triunfo, se había aliado con seis partidos fantasmas, apócrifos dirían los panistas, además del PCM, y juntos postular la candidatura de Santos Cantú. El texto señaló que de última hora seis agrupaciones de “paja” se habían registrado “oportunamente” en la Secretaría de Gobernación para participar en la elección del domingo 5 de diciembre. 28 Ibid., p. 5A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 171

El reportaje destacó que nueve partidos, seis de ellos desconocidos en la ciudad durante las juntas electorales anteriores y uno más –el comunista– puesto a última hora sobre el tapete obscuro de nuestra política, participarían en las elecciones municipales apoyando al Lic. Santos Cantú Salinas. Con excepción del PAN, el PRI y el Comunista, el resto de tales partidos eran realmente de paja “y han sido formados cada uno con cien miembros del PRI al calor de la actual campaña, con el exclusivo objeto de aumentar el número de representantes priistas en las casillas electorales y formar un contingente de ocho partidos de Cantú Salinas por uno del doctor Martínez en cada una de las casillas que se instalen.” Los partidos según las autoridades municipales, fueron inscritos llenando todos los requisitos de la Ley Electoral, estos fueron (los partidos fantasmas): Socialista Fronterizo Gran Partido Defensores del Proletariado Revolucionario Ferrocarrilero de Nuevo León Juventud Revolucionaria de Nuevo León Comunista Mexicano Reconstructor Libre de Nuevo León Laborista Regiomontano A cada uno de ellos se le otorgó un cuadro especial en las cédulas electorales, empezando la lista con el PRI para seguir con todos los referidos y colocar en último término al PAN. Según el Alcalde Interino, Prof. Herrera González, “la colocación de los cuadros para la votación fue hecha de acuerdo con el orden en que los partidos hicieron el registro de planillas ante la Secretaría de Gobernación.” Después de establecer los requisitos que deben cumplir los partidos para recibir su registro, principalmente lo contenido en el Artículo 100 de la Ley Electoral estatal, la nota subraya que dicho registro debe realizarse en un plazo determinado antes de la elección, sin embargo fue hasta hace un par de días cuando se


172 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

dieron a conocer los nombres de los seis partidos referidos. Se plantea que a la brevedad, las autoridades municipales, bajo la supervisión de un representante de la Secretaría de Gobernación, Lic. Luis Marín Alarcón, Jefe del Departamento de Gobierno de la mencionada secretaría, “se extenderán las credenciales a los instaladores de casillas y a los representantes de cada uno de los partidos políticos registrados ante tales casillas.” Dos días antes de la elección, los dirigentes del PRI congregaron en su salón de sesiones a más de tres mil personas, que ocurrieron para recibir instrucciones en relación con la elección del día 5 de diciembre. De estas personas, 2 mil 674 eran escrutadores y reprsentantes de los partidos que postulaban a Santos Cantú (a razón de 14 personas por casilla). El resto fueron responsables de casillas electorales y directivos de organizaciones obreras y populares. Se destacó que entre estas personas “no figuran empleados federales, ni del Estado ni del Municipio.”29 Según la fuente, las fotografías mostradas dejaban entever que esta reuión no había tenido precedentes en la historia política de Monterrey.

Reunión con la militancia del PRI, en el cierre de campaña de Santos Cantú.

29 El Porvenir, 3 de diciembre de 1948, p. 5.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 173

Poscampaña El día de la elección En la víspera del proceso electoral del 5 de diciembre, el Centro Patronal de Nuevo León emitió a los medios impresos una declaración en la que daba su postura sobre la importancia que revestía para la ciudad esa jornada electoral: “Desde el punto de vista de la ciudadanía, nos interesa este evento electoral, porque con ello se traduce el bienestar que pueda lograrse en nuestra ciudad, si el pueblo tiene la atingencia de elegir a los funcionarios más capacitados para el desempeño de los puestos a que son candidatos. La obligación primordial de todo ciudadano es la de votar. No cabe excusa alguna para la omisión del voto, salvo en los casos de impedimento forzoso como enfermedad o ausencia del lugar de residencia. De otra manera todo ciudadano, y en el caso actual las mujeres también están obligadas a emitir su voto por la planilla que en su concepto llene las exigencias que la época actual reclama de todo funcionario. Sin duda alguna toda elección es importante; pero ninguna de la trascendencia de las elecciones municipales, porque el municipio sintetiza la prolongación del hogar. Si todos estamos interesados en que en nuestro hogar impere el orden, la disciplina, la moral y el bienestar, lógico es que estos mismos deseos superados aún, sirvan de acicate en tratándose de designar las autoridades municipales. Un municipio bien gobernado, bien administrado, puede rendir frutos de un valor inapreciable. No hay más que pensar, el Ayuntamiento es el encargado de todo cuanto significa salubridad, educación, ornato, orden, garantías individuales y sociales, embellecimiento de calles, jardines y parques y en fin cuanto significa vida alegre y cómoda dentro de la comunidad. En consecuencia es de esperarse que en la función cívica del domingo, todo mundo cumpla con su deber. No importa a que planilla se inclinen sus simpa-


174 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

tías, lo importante es votar, ya que ese acto significa cumplimiento de un alto deber.”1 El día de la elección, el alcalde de Monterrey, Félix González Salinas, fue entrevistado por el Arq. Agustín Basave, Director del periódico El Norte, sobre sus impresiones de último momento, acerca de las elecciones municipales del 5 de diciembre. -¿Qué opinión se ha formado usted sobre el desarrollo de la campaña cívica, con motivo de las elecciones municipales de mañana domingo? -“He visto con simpatía la campaña cívica que se ha desarrollado en Monterrey y alabo el valor civil de los hijos de esta ciudad, el cual se ha mostrado en defensa de la ciudadanía. Como miembros del Partido Revolucionario Institucional, me complazco en decir que el civismo regiomontano ha servido de acicate a los funcionarios del Gobierno, para obrar con rectitud y corrección. En esta ocasión, se ha observado absoluto respeto a la ciudad y a la vida privada de los candidatos, sea cualquiera su filiación. Esta campaña ha sido dentro de la cordura y el orden. -¿Cómo cree usted que responderá la ciudadanía de Monterrey al llamado del deber cívico, en el caso de estas elecciones? -“Creo que en esta ocasión, la ciudadanía se apresta a defender en las urnas, sus convicciones políticas. Personalmente y de acuerdo con mis sentimientos, siempre he creído que los deberes cívicos son sagrados y que todo mexicano debe cumplir con ellos, escrupulosa y limpiamente. Estoy seguro de que hombre y mujeres, en Monterrey, concurrirán mañana a votar, proporcionando así un alto ejemplo de interés por los destinos de la ciudad. -¿Qué opinión merece a usted, la participación femenina en las elecciones municipales? -“Siempre he creído que el voto femenino es índice de alta cultura. Entre mayores garantías se den a la mujer, mayor es la seguridad de que exista un régi1 El Norte, 4 de diciembre de 1948, p. 3B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 175

men de verdadera democracia. Esto sucede en los países más avanzados como Inglaterra, Francia y Estados Unidos. Como funcionario, yo exhorto a la mujer regiomontana, para que mañana emita libremente su voto. La mujer debe estar segura de que prevalecerá el orden, de que se darán las garantías nrecesarias para que se ejercite la función electoral, con tranquilidad y calma. Tomaré todas las medidas necesarias para que dicho orden sea respetado en toda la ciudad. Velaré porque la elección sea absolutamente limpia y que se verifique dentro de las más estrictas legales. Finalmente, sobre su sentir por la finalización de su periodo administrativo, dijo: -“Estoy sinceramente agradecido de la ciudad y de todos los amigos que han tenido para mí, simpatía y estímulo. Siempre he deseado gobernar para todos, conciliar intereses…”2 La fuente recorre las casillas La esperanza de que estas elecciones serían limpias y de que las autoridades asumirían el compromiso de respetar y hacer valer la ley, pronto se desmoronó. La crónica realizada por los principales diarios regiomontanos dio cuenta de una jornada electoral totalmente desaseada, en la que el partido en el poder junto con el gobierno y los partidos políticos “paja” cometieron todo tipo de atrocidades para asegurar su triunfo. Esta actitud de prepotencia e ilegalidad que ya se manifestaba días antes de las elecciones, se recrudecerá el día 5 de diciembre y se mantendrá hasta la fecha en que se reúne la Junta Computadora, órgano electoral que se encargará de legitimar el fraude que muchos daban por hecho desde tiempo atrás. En su recorrido por las casillas electorales, El Porvenir señaló que desde la ocho de la mañana había visitado la casilla No. 73, la que se encontraba pletórica de votantes, predominando el elemento femenino, a cargo de la casilla por parte del PRI se encontraba el Sr. Arnulfo Flores que manifestó que la votación seguiría por un sendero de estricta legalidad. El representante del PAN fue el Sr. José de la Luz Valdez, quien únicamente dijo que a la afluencia de señoras al principiar la 2 El Norte, 5 de diciembre de 1948, p. 3B


176 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

votación se dejaba sentir más notable y que esperaba no ocurrieran dificultades de ninguna naturaleza. La casilla No. 62, también se encontró bajo un constante ir y venir de votantes, habiendo manifestado el representante del PRI que se empezaba a cargar a favor su partido la votación. Por su parte, el representante del PAN, Sr. Marcos Cruz, declaró que entre los votantes imperaban las mujeres. En la casilla No. 80 se encontraron las primeras dificultades, ya que el Lic. Salvador Canales, representante panista en dicha casilla, manifestó categóricamente a sus homólogos del PRI que apegándose estrictamente a lo establecido en el Artículo 48 de la Ley Electoral, nadie podía votar sino se encontraba empadronado, queriendo los representantes priistas que se hicieran listas adicionales, lo que fue rechazado por el Lic. Canales y terminando la discusión en que solamente los empadronados podrían votar. También hubo problemas en la casilla No. 81, en donde el representante priista exigía que con solo tomar el nombre del votante sin estar empadronado era suficiente para que su voto valiera, cosa a la que se negó de manera enfática el Sr. Sósimo Rodríguez, quien representaba al PAN, únicamente dos personas quedaron en estas condiciones, antes de haber llegado a un arreglo, y respetando la Ley, estas dos personas votaron sin estar empadronadas, en vista de que vivían en el barrio donde quedaba ubicada la casilla y por mutuo acuerdo de los representantes de ambos partidos. Continuaron las dificultades en la casilla No. 19, en donde el Sr. Gilberto Rodríguez, quien representaba a Acción Nacional, manifestó que los del PRI trataban de otorgar boletas a quien no estaba en el Padrón y que ignoraba por qué únicamente a los de su partido les faltaba una lista del Padrón, cosa irregular, por lo que iba a hacer las gestiones para que se suspendiera la votación en tanto no se normalizara el asunto. La casilla No. 63 se encontró en perfecto orden y el representante del PAN, manifestó que estaban apegándose a lo dispuesto en la ley vigente.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 177

En la No. 62 existió la irregularidad de que escrutador que ahí actuaba no era de ese sector, por lo que fue depuesto mientras se nombró a otro en su lugar; los asistentes manifestaron que la ley no definía que el escrutador fuese o no del sector, pero los del PRI consideraron que la ley lo establecía claramente. La No. 78 en la que se permaneció más de media hora, se observó una estricta legalidad por todos los componentes de la mesa. En la No. 85 se informó que minutos antes de la 11 existían en la urna 120 votos, de los cuales la mayoría favorecían al PAN. La casilla No. 12 a media mañana acusaba un favorable saldo de votos a favor de Acción Nacional, según lo manifestaron algunos “conocedores” de la votación, lugar en donde la afluencia de votantes era por demás manifiesta. La casilla No. 110 en la colonia Independencia, registraba ya para las 12 horas 110 votos, de los cuales parecía que la balanza se inclinaba a favor del PAN. Ya en las oficinas centrales del PRI, se obtuvo después de mediodía la información de que la primera casilla que se reportó para el recuento parcial fue la No. 171 con una anotación de 39 votos para los panistas y los mismos para los priistas. Pasados algunos minutos después de las doce, se intensifico la actividad en las oficinas del PRI, destacando la labor del Prof. Flores, a quien se notó preocupado por el sesgo que las cosas empezaban a tomar, ya que las noticias de que el PAN estaba sobrepasando en múltiples casillas a los priistas, empezó a preocupar hondamente a los dirigentes. La animación se hizo notar más cuando de los magnavoces instalados afuera del Partido se empezaron a solicitar individuos para que se presentaran a votar a diversas casillas que les fueron indicando. Se iniciaba el ataque del PRI contra el PAN, usando de las viejas prácticas no olvidadas por los veteranos el partido para liquidar al adversario.


178 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se tomaron nota en copia de los padrones de todos aquellos ciudadanos que se abstuvieron de votar, se hicieron unas pequeñas tiras de papel, con el nombre de aquellos individuos y fueron entregados a los “aviadores”, los que con camiones de varias líneas de la ciudad, violentamente se dirigieron a las casillas más “cargadas” para el PAN, llegando en pequeños grupos a votar, ya de acuerdo desde luego que no se les preguntaría dirección, ya que los papelitos con nombre del sujeto sólo llevaba la dirección de la casilla. En varios vehículos, se acarrearon a casillas tales como las que se encontraban en Zaragoza y Tapia y en donde el representante del PAN hizo notar que un sujeto que presentó una tarjeta a nombre de Lionel Villarreal, no era la persona que la tarjeta identificaba, ya que precisamente dicho señor, vivía al otro lado de su casa, esto no fue obstáculo para que los representantes del PRI permitieran votar al individuo aquel que públicamente manifestó ya fuera de la casilla que había votado por lo menos 10 veces a favor del PRI. En la casilla No. 12 se registraron las mismas maniobras de suplantación de personas por más de 50 individuos quienes previamente aleccionados mostraban sus tarjetas o daban su nombre por supuesto falso que se encontraba en el padrón y sin identificación de ninguna clase votaban a su gusto, solamente tres o cuatro de estos hampones de las elecciones fueron en aquella casilla descubiertos y desgraciadamente no fueron detenidos, ya que cometían un fraude electoral y suplantación de persona. Los reporteros regresaron a las oficinas del PRI, donde la agitación se hacía cada vez mayor, los dirigentes daban órdenes y excitados urgían a los subalternos para que la corriente hacia las casillas no cesara ni por un momento, saliendo y llegando de continuo camiones cargados de “aviadores” que no daban tiempo a los hacían las boletas “legales” para entregárselas y que volvieran a salir a votar. Se recibió aviso de que la casilla No. 20 al parecer llevaba una fuerte anotación a favor del PAN e inmediatamente fueron dadas las órdenes necesarias para que un automóvil y un camión de pasajeros cuya placa era 32-084 transportara a 40 o 50 “aviadores” a equilibrar el voto.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 179

La prensa salió inmediatamente hacia la casilla No. 20 donde se encontró que la votación era a las doce del día de 51 votos para el PRI y solamente 38 para el PAN, aunque se comprobó que en dicha casilla no existía ventaja para este último; minutos después comenzaron a llegar en grupos de diez o más individuos a la casilla, solicitando papeletas; el presidente de la casilla inició el interrogatorio, pero preguntando además del nombre los domicilios, cosa a la que no pudieron responder más del 90 por ciento de los “aviadores”, quienes fueron despedidos con cajas destempladas a pesar de sus vociferaciones y sus insultos para con los de la mesa. El representante del PAN, manifestó que hasta ese momento (3.35 PM) se había llevado a cabo el acto cívico apegándose exactamente a lo dispuesto en la ley. A esa misma casilla se acercaron las tropas federales en prevención de cualquier desorden, siendo esto suficiente para que los “aviadores” guiados por sus dirigentes se fueran en sus vehículos. Ahí se tuvo la noticia de que se estaban desarrollando algunos actos violentos en el gimnasio de la colonia Buenos Aires, en el que un grupo de priistas insultó a varias damas que se encontraban votando a favor del PAN, lo que fue suficiente para que alrededor de ocho o diez miembros de este partido trataran defenderlas de un grupo de 30 o 40 sujetos, los que inmediatamente trabaron batalla campal, en la que llevaron la peor parte debido al número de sus enemigos priistas. También corroboraron que la casilla ubicada en la calle de Garibaldi se habían robado las ánforas, así como en dos casillas más, de las cuales –de momento– no se supo sus números. Por otra parte, un ciudadano de nombre Ramiro González, se quejó porque tres veces, queriendo hacer sus derechos civiles, había tratado de empadronarse sin lograrlo, hasta el momento de tratar de ir a votar, que tampoco le fue permitido, pero en cambio estuvo observando en la misma casilla que varios individuos no empadronados o con domicilios supuestos en ese sector habían votado, lo que consideraba totalmente ilegal.


180 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

De regreso nuevamente a las oficinas del PRI, en donde la fuente fue invitada por algunos dirigentes para que acudieran a votar a una casilla “allí cerca”, mostrándoles las tarjetas con las cuales les permitirían votar, las cuales tenían nombres distintos a los de los reporteros. Continuaba el movimiento de entrada y salida de camiones, así como el ir y venir de agitados dirigentes que cada vez pedían más miembros del partido para acudir a diversas casillas, solicitando en plena calle y a voz en cuello “voluntarios” para votar como “aviadores”. El fraude electoral quedó demostrado plenamente, según los reporteros de El Porvenir, con estos y otros actos que en todas las casillas se llevaron a cabo, según informaron personas imparciales que habían presenciado los actos. También hubo informes de que en una de las casillas céntricas, un grupo de damas se opuso a que las ánforas fueran tomadas por un grupo de agentes de tránsito vestidos en traje de civil, quienes llevaban órdenes de desaparecer las urnas electorales y burlar al pueblo de la manera más descarada, con la intervención oportuna de las tropas federales la ánforas fueron entregadas nuevamente a los representantes de la casilla. Por momentos, ni con la intervención de más de dos mil aviadores tomados de entre la hez del pueblo podía el PRI dominar la situación, muchos de sus líderes gritaban las órdenes de continuar la farsa electoral. Quince minutos después de las seis de la tarde, empezaron a llegar los representantes del PRI de las casillas más cercanas a las oficinas de dicho partido, llevando la buena nueva de que en sus sectores el “triunfo” había sido arrollador. También en esos momentos eran llamados todos los “aviadores” que pasaban de dos mil, los que fueron formados para repartírseles cerveza, ante estos mismos habían sido “agasajados” con un gran banquete compuesto de una margarita y un vaso de agua, estos “aviadores” en menos de media hora dieron cuenta de algunos canastos de pan.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 181

Minutos después se recibió en la Central del Partido la noticia de que en la casilla No. 46 algunos elementos del PAN trataban de llevar a cabo actos “irregulares”; inmediatamente fueron destacados 50 individuos, los que a bordo de un camión se presentaron a dicha casilla, encontrándose con un grupo de 10 o 12 personas a las que intimidaron a retirarse. Se concluye que menos del 50 por ciento, de los 120 mil ciudadanos que aparecieron en los padrones electorales, se presentaron el día 5 de diciembre a emitir su voto; cumpliendo con un principio cívico y demostrando interés por la vida social y política de Monterrey. Sin embargo, para este rotativo, la elección registró un número de votantes nunca antes visto en el Municipio, pues por primera vez en la historia participó el sexo femenino. En muy pocas casillas acudió la totalidad de los empadronados, ya que, como antes se asienta, un gran porcentaje, por apatía, abulia o indiferencia no participó, pero el acto cívico se significó por no haberse registrado ni un solo hecho sangriento, no obstante los numerosos incidentes originados por las ilegalidades que se cometieron. Ambos partidos contendientes aseguraron haber resultado triunfantes: en el PRI se informó oficialmente que la votación en 187 casillas tuvo el siguiente resultado: 29,902 votos para el Lic. Santos Cantú Salinas y su planilla y 19,902 votos a favor del Dr. José G. Martínez y su planilla. Mientras en el Partido Acción Nacional, a las 11 de la noche se colocó un pizarrón con este boletín: Acción Nacional gano en Monterrey”. Interrogado el Secretario del partido, Ramón Pedroza Langarica, manifestó que se abstenía de proporcionar cifras porque quería dar éstas en forma correcta y con las pruebas necesarias para justificar su aseveración. Por otra parte, la Presidencia Municipal informó extraoficialmente que el resultado de la votación concordaba exactamente con las cifras proporcionadas por el PRI, haciendo la aclaración de que el cómputo de cuatro casillas estaba pendiente (a las dos de la mañana) porque éstas se ubicaron fuera de la ciudad y los instaladores no habían entregado las ánforas.3 3 El Porvenir, 6 de diciembre de 1948, pp.3-7.


182 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El Dr. José G. Martínez en la casilla donde emitió su voto.

El Lic. César Santos

\s El Gobernador Arturo B. de la Garza y su esposa emitiendo su voto. depositando su voto.

\s

Por su parte, El Norte también ofreció un amplio y documentado reportaje sobre los comicios del día 5 de diciembre. Estableció que esta contienda electoral


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 183

había sido la más activa en la historia reciente; que no solamente los organismos políticos habían tomado con verdadero empeño este acto cívico, sino también los ciudadanos, quienes se mostraron interesados en llenar los requisitos para tener derecho a votar. También había mucho interés de todos los sectores de la ciudad, por ser la primera vez que la mujer iba a ejercitar su voto. La ciudad presentó en las primera horas un ambiente de tranquilidad, pero poco a poco fue decayendo con el paso de las patrullas de soldados y el constante traficar de los camiones y autos con banderas del PRI y PAN y los gritos que escucharon de vez en cuando entre partidario de ambos bandos. Por los informes brindados por la Comandancia de la Séptima Zona Militar, las autoridades locales y los directivos de los partidos políticos contendientes, se dejó entrever que no hubo delitos, sino incidentes o riñas “que no fueron serias, pero que fueron provocadas por la protesta de un abuso o de un atropello de quienes participaron en la lucha política. Se reitera que por primera vez la mujer regiomontana ocurrió a las casillas electorales, resultando una novedad ver desde la dama distinguida de la alta sociedad, hasta la modesta sirvienta, presentarse a pedir las boletas. La mayor votación del sexo femenino fue en las secciones del Poniente y en la colonia Independencia, pero hubo muchas mujeres a quienes no se les permitió votar, porque no estaban registradas en los padrones, ni en las listas adicionales. En los barrios humildes del norte, los habitantes también se presentaron a ejercitar sus derechos, en donde un regular número de mujeres, yendo muchas de ellas acompañadas de sus esposos y otras de sus hijos. El Gobernador del Estado Lic. Arturo B. de la Garza y su esposa Morena G. de la Garza, se presentaron en la casilla No. 114, situada en el local del Kindergarten Oficial No. 1, por la avenida Pino Suárez, a las 9:40, la que estuvo muy concurrida y el Presidente de la misma, Sr. Juan Dávila hizo entrega de las boletas en los términos que lo expresa la Ley Electoral. En seguida depositaron su voto el Sr. Plácido González y la Sra. Cesárea Salinas de González, padres políticos del funcionario y también los hicieron las sirvientas de la residencia del Ejecutivo del Estado.


184 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Después de votar, el mandatario estatal fue abordado por los reporteros para preguntarle su impresión sobre los comicios que habían iniciado en todo el Estado. Contestó que se habían tomado todas las medidas para mantener el orden y que hasta ese momento no tenía noticias sobre incidentes en algún punto de la entidad. En su automóvil y acompañado de su familia recorrió distintos lugares de la población y en las primeras horas de la tarde salió a Villa de Juárez para inaugurar la planta de luz eléctrica. El Lic. Jesús C. Treviño, Secretario General de Gobierno, le correspondió votar en la sección No. 168, instalada en Juan Ignacio Ramón, en donde también votó su esposa la Sra. Adelina González de Treviño y su padre el Sr. Filiberto Treviño. En la Procuraduría de Justicia del Estado, permanecieron los Agentes del Ministerio Público hasta después de las 12 horas, con el propósito de estar presentes por si algo ocurriera, “pero para nada se les molestó”. La jornada electoral fue tranquila hasta su cierre de mediodía, al reanudarse los trabajos después de las 14 horas y terminar a las 18 horas, las actividades se intensificaron y ocurrieron varios incidentes. Hasta las 12 horas, los reporteros habían recorrido algunas casillas, notando que en la 137, instalada en la calle 20 de Noviembre y casi esquina con Hidalgo, había un considerable número de votantes de ambos sexos, pues la cola a las 11 horas era de una cuadra, todos formados en orden y cumpliendo con su cometido hasta la hora indicada de suspender la votación. En la casilla No. 138, situada en el cruzamiento de la calle Hidalgo y carretera a Chipinque, en una modesta habitación fueron a votar hombres de negocios y modestos campesinos que vivían en la jurisdicción de San Jerónimo. Allí le correspondió ejercer sus derechos cívicos al Dr. José G. Martínez. Sobre su presencia en dicha casilla se dijo que llegó a las 10:30 de la mañana, acompañado de su esposa, Esperanza S. de Martínez. Iban a depositar su voto en la casilla ubicada en la casa número 125, sobre la carretera a Chipinque, lado sur. Una larga fila de votantes había frente a la casilla mencionada, cuyos instaladores fueron los señores Gabriel Nuncio y Domingo Fuentes. Contrastó este sencillo acto, en


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 185

donde el candidato panista y su esposa hicieron fila como los demás ciudadanos, con el aparato con que entró a la casilla de la Escuela Pablo Livas, en Lic. Santos Cantú Salinas. Por la mañana se recorrieron algunas casillas de la colonia Independencia, todo se había desarrollado en orden, pero sin faltar los votantes que llegaban en camiones o autos de ruleteo. En las casillas de las secciones 120, instaladas en la Escuela 20 de Noviembre, en la calle 16 de Septiembre y Martín de Zavala, se preguntó si había ocurrido algo extraordinario; uno que estaba por fuera del edificio no escuchó la pregunta y contestó: “Yo estoy cuidando”. Luego explicó que para que no se llevarán el ánfora. Por la tarde en algunas casillas aumentó el número de votantes, pero gran parte eran “aviadores”, por lo que los representantes del PAN protestaron y otros hablaron por teléfono a la redacción de este diario, diciendo que en algunas secciones no dejaban votar a los que allí vivían, y en cambio los de otros rumbos “iban y votaban a granel.” Después de las 14 horas fue cuando estuvieron más activos los elementos del PRI en la sección 106, instalada en la calle de Washington No. 101, en los momentos que estaba el Lic. Sergio de la Garza, representante de Acción Nacional, llegó un grupo de individuos que desconoció el abogado “porque no eran del barrio y cuando les preguntó dónde vivían empezaron a titubear y se opuso a que votaran. En esos momentos pasaba por allí un grupo de soldados que hacían vigilancia en la ciudad y se detuvieron en la puerta y esta llegada peatonal y la virilidad del Lic. de la Garza, fue motivo para que los “aviadores” se retiraran. No obstante estos atropellos denunciados por los representantes de Acción Nacional, a pesar de que las “brigadas de votantes” del PRI estuvieron votando, amparados en falsas listas adicionales a los padrones electorales, hasta antes de que entraran en receso las casillas electorales, la votación favoreció por amplio


186 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

margen al candidato del PAN. Había quedado plenamente demostrado esto, que la ciudadanía regiomontana había triunfado; había acudido a las casillas electorales a depositar su voto, a cumplir con su deber cívico. Pero todas estas denuncias y arbitrariedades comprobadas y testificadas mediante actas notariales que fueron levantadas en cada caso, fueron pocas, más bien, no fueron nada, en comparación con lo acontecido a partir de las dos de la tarde, hora en que se iniciaron los trabajos electorales. Un solo minuto no estuvo desocupado el teléfono del Comité Regional del PAN, pues a cada instante los representantes de este partido denunciaban nuevos y más graves atropellos: robo de ánforas, asaltos a las casillas, golpes a los miembros del partido y toda una infinita variedad de abusos. Los dos notarios públicos de que se pudo disponer, porque los demás se volvieron ojo de hormiga, no se daban reposo para atender las protestas presentadas. A bordo de su automóvil se trasladaban de una casilla a otra para levantar acta de las irregularidades, pero realmente no pudieron ellos dos atender todas las reclamaciones que fueron presentadas. Entre los hechos denunciados, figura lo ocurrido en la casilla No. 153, en donde se presentaron las “brigadas de votantes” del PRI, integradas hasta por 50 individuos, pretendiendo votar, aunque no estaban empadronados. Gracias a la intervención de varias damas se logró impedir momentáneamente este abuso, pero una vez que las ciudadanas se marcharon, los “aviadores” lograron su propósito. De las casilla 125, los priistas se llevaron los padrones electorales, con lo que consiguieron fácilmente el voto de sus “aviadores”. En la 127, estuvieron a la fuerza los aviadores del PRI, y votaron sin estar empadronados. A la casilla 72 se presentaron dos autos cargando dos velices llenos de boletas canceladas a favor del PRI. Poco más tarde, frente a la casilla 185, el líder Alfredo Álvarez, golpeaba algunos votantes partidarios de Acción Nacional.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 187

De la casilla No. 165 desaparecieron el ánfora, las boletas y los padrones electorales. La casilla fue cerrada desde temprano, sin que se lograra localizar al Instalador ni al Presidente de dicha casilla. Y así por el estilo, a cada momento que pasaba, subía de tono el diapasón de la burla y del atropello.4

El hermano del Gobernador asalta casillas Gustavo A. Rangel, reportero de El Norte, en un artículo “Influyentes al frente de las brigadas de asalto” narra todas las fechorías que se cometieron en varias casillas, actos en los que denunció la participación de Raúl Martínez, Oficial Mayor del Congreso del Estado y del hermano del Gobernador Arturo B. de la Garza. “A espaldas de los representantes de Gobernación comisionados para la vigilancia del acto, y gracias a la protección de las representaciones que se le dieron en cada una de las casillas –la mayor parte de ellas otorgadas a empleados públicos-, el PRI recurrió ayer al viejo sistema de las brigadas fantasmas y violó, según consta a este reportero, no menos de siete mil quinientos votos. Ninguna de tales anomalías, salvo ciertas excepciones de importancia mínima, constó a los comisionados por el gobierno federal para vigilar la justa, debido principalmente a que su intervención se concretó exclusivamente a un recorrido veloz por las casillas. He aquí algunas escenas de la burla cívica que, por enésima vez, cometió ayer el PRI a pesar de la franca disposición oficial para evitar anomalías y abusos: El camión placas 32-303, propiedad del Lic. Arnulfo de la Garza –hermano del Gobernador-, recorrió 11 casillas con un grupo fantasma de 17 personas, la mayor parte de ellas agentes del Departamento de Tránsito vistiendo trajes de civil, votando en todas ellas tras de reclamar la cédula de votación a nombre de las personas empadronadas en cada uno de los sectores. 4 El Norte, 6 de diciembre de 1948, pp. 3-5B.


188 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En la casilla número 144, a cargo de Evodio Cruz, estuvo permitiéndose la emisión de votos fantasmas en grado superlativo. Los camiones placas 321305, 32082, 32-084 y 32-011 desfilaron por allí con un buen número de gentes. Hubo, además, un gran número de camiones sin placas de circulación que dedicáronse a recorrer las casillas de los barrios residenciales, particularmente las del Obispado, para causar confusión entre las gentes que allí estuvieron. El Lic. Luis Marín Alarcón, Jefe del Departamento de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, pasó desapercibido, por ejemplo, que a cien metros de la casilla número 128, por la avenida Hidalgo, encontrábase el camión número 5 de la ruta “Keramos” con un gran número de pepenadores, los que iban descendiendo del vehículo para entrar en la casilla. Resulta obvio explicar que por el rumbo de la casilla en cuestión no viven gentes de condición humilde, y, mucho menos, ¡pepenadores! El camión placas 32-719, propiedad de la empresa “Bandera Verde”, era manejado por un ebrio. Luego de terminar su misión conduciendo hasta la casilla que se instaló en la escuela “Álvaro Obregón” a un numeroso grupo de individuos, inició una marcha a toda velocidad y, deliberadamente, fue a estrellarse contra el automóvil del reportero de El Porvenir que cubría las elecciones municipales, en el que también se encontraba el fotógrafo y dos gentes más de prensa. El alcohol, además de otras bebidas como coñac y tequila, imperó durante la elección a pesar de haberse prohibido las ventas en las cantinas de la ciudad. La mayoría de las gentes que formaron las brigadas fantasmas fueron dotadas de pequeñas botellas de mezcal, tequila o coñac, con el deliberado propósito de que en un estado de ebriedad incompleta recorrieran con más brío las casillas. En la casilla instalada por la calle de Platón Sánchez, entre Treviño y Carlos Salazar, un ebrio estuvo a punto de armar un zipizape cuando se presentó, junto con un grupo de individuos que condujo el camión de placas 32-011, a exigir su cédula de votación.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 189

El conductor del automóvil placas T-9121, tuvo a su cargo la votación de esta brigada fantasma, la que proveyó de pequeños papeles con los nombres de las personas cuyo voto se suplantó. En la casilla número 76, instalada en Vallarta 612 norte, un individuo de nombre Francisco Rojas que vive por la colonia Independencia, votó haciéndose pasar por el Sr. Merced G. Rangel, padre del reportero que cubría este evento. Allí mismo se cometieron otros abusos, tales como el de votar dos veces por una misma persona.5 Hablan los contendientes Cerca de las seis de la tarde, cuando la jornada electoral estaba por terminar, el Lic. Santos Cantú Salinas fue entrevistado por los medios, dando las siguientes declaraciones: “He dado por terminado mi recorrido por las casillas en compañía de la diputación federal que integra la comisión de la Cámara; tanto el Lic. Santoyo como sus acompañantes, han tenido plena libertad para investigar y han llegado hasta interrogar a los propios escrutadores del PAN sobre su impresión acerca del acto eleccionario, contestando todos éstos que se encuentran francamente satisfechos porque no se ha ejercido en ellos presión de ninguna naturaleza; me satisface hondamente que todo el acto eleccionario se haya desarrollado dentro de un ambiente de positiva tranquilidad, sin que la calma haya sido alterada en lo más mínimo; me satisface también la franca cooperación recibida de la mujer regiomontana en este su primer ensayo democrático, así como la forma decidida en que ha respaldado mi candidatura; a todas ellas, así como a todos mis partidarios, mis sinceras felicitaciones y agradecimientos efusivos.”6

5 El Norte, 6 de diciembre de 1948, pp. 7B. 6 El Norte, 6 de diciembre de 1948, pp. 6B.


190 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Telegrama al Presidente de la República y Ministro de Gobernación Sería interminable la lista de quejas que fueron acumulándose en un lapso de dos horas desde que se instalaron las casillas. Pero es suficiente, para que los lectores puedan darse cuenta de los innúmeros atropellos, asentar las siguientes protestas: En la casilla número 157, el ánfora estaba abierta y no fue permitida la presencia del representante de Acción Nacional; en la casilla número 86, algunas personas sacaron el ánfora, metieron en ella copiosa votación priista y volvieron a ponerla en su lugar. En las casillas números 126, 127 y 108, hubo robo de boletas en blanco, presencia de “brigadas volantes” del PRI, que se introdujeron por la fuerza a votar. En las casillas 31 y 149, las ánforas abiertas que no permitían el control de la votación. Por el estilo, eran las quejas que llegaban al Comité Regional del Acción Nacional. Ante esta situación, el Presidente del Comité Local del PAN, Ing. Armando Ravizé, envió los siguientes telegramas: “Sr. Presidente de la República.-Los Pinos.-México, D.F.- En estos momentos – once de la mañana- recorren las casillas electorales, grupos de asalto del PRI, robándose las ánforas de votación, y destruyendo votos emitidos a favor de Acción Nacional.- Utilizan vehículos oficiales y propiedad hermano del Gobernador. Parejas de soldados no fueron apostadas en cada casilla como aseguró Secretaría Gobernación, permitiendo que las bandas asaltantes operen impunemente. Gobernador, Secretario de Gobierno y Presidente Municipal, no se localizan. Exigimos respeto al voto ciudadano que está siendo objeto de cínica burla cuando regiomontanos han respondido de buena fe al cumplimiento del deber cívico.- Comité Local de Acción Nacional.-Ing. Armando Ravizé.”7 Otro telegrama fue enviado al Secretario de Gobernación, en los siguientes términos: 7 El Norte, 6 de diciembre de 1948, pp. 4B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 191

“C. Lic. Adolfo Ruiz Cortines.-Ministro de Gobernación.-México, D.F.- Hace apenas dos horas iniciáronse elecciones municipales esta ciudad y hombres y mujeres están acudiendoa las casillas electorales a cumplir con los deberes que la Ley les impone, siendo víctimas una vez más de las falsas promesas de respeto al voto ciudadano. El Ejército Nacional por dolosa falta de instrucciones precisas no ha vigilado el funcionamiento de casa casilla como se había ofrecido a la ciudadanía y los abusos se cometen en cada una de ellas.- Su representante personal y demás autoridades no se localizan en ninguna parte para protestar ante ellos por el robo de ánforas y demás atropellos al voto ciudadano, por bandas del Partido Revolucionario Institucional.-Acción Nacional.-Comité Local de Monterret.-Ing. Armando Ravizé.”8 El PAN responsabiliza al Alcalde El 7 de diciembre, el Comité Regional del PAN publicó una carta conteniendo 11 puntos en los cuales se culpaba al Alcalde de Monterrey de las principales irregularidades que ocurrieron durante las elecciones municipales. Dice la misiva: “Señor Alcalde: No obstante de que dio usted su palabra de honor de que las elecciones se harían decentemente y sin “chanchullo”: 1-Usted entregó al PRI gran número de boletas electorales selladas para que dicho Partido las repartiera entre sus “aviadores”. 2-Usted entregó Padrones adicionales falsos –con su firma y sello municipal– al PRI, facilitando a dichos “aviadores” su tarea de votar fraudulentamente. 3-Usted nombró a todos los Instaladores de Casillas empleando exclusivamente a gente del PRI, con el objeto de que se consumaran toda clase de violaciones en las propias Casillas. 8 Ibidem.


192 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

4-Usted admitió y autorizó representantes y escrutadores a nombre de seis partidos de “paja”, ideados por el PRI, a fin de tener mayoría y presionar indebidamente en cada una de las Casillas. 5-Usted faltó a última hora a su promesa de usar ánforas plegadizas de cartón que ofrecían seguridad, entregando en cambio las mimas de siempre para que fácilmente pudieran ser abiertas y rellenadas con votos falsos. 6-Usted permitió que los camiones del hermano del Gobernador transitaran sin placas y repletos de ebrios recorriendo todas las casillas con el propósito de emitir votos falsos. 7-Usted autorizó a los agentes de Tránsito y gendarmería para que, vestidos de paisanos, se sumaran a tales pandillas de “aviadores”. 8-Usted postergó mañosamente en séptimo lugar a los escrutadores de nuestro Partido, a quienes correspondía por razones de tiempo y de derecho el primer lugar, entregándoselo indebidamente al PRI. 9-Usted dotó a Instaladores y a las turbas del PRI, con boletas electorales selladas por la Presidencia Municipal en las cuales dolosamente no aparecía el distintivo de nuestro Partido. 10-Usted prometió en falso y evitó en realidad por trapicheos burocráticos, que el Ejército Nacional impartiera garantías y mantuviera el orden frente a cada Casilla. 11-Usted, en resumen, propició todas las violaciones a la Ley Electoral y a las normas constitucionales democráticas, haciendo posible la más burda y villana maniobra que se ha realizado en contra de la ciudadanía regiomontana, a quien usted responderá por esta flagrante vejación.”


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 193

Partido Acción Nacional9 Contestó alcalde a las acusaciones que lanzó el PAN Estaba visiblemente contrariado por las acusaciones que un día antes le había lanzado el PAN en un desplegado de 11 puntos, en el que lo señalaban como el directo responsable de las anomalías registradas en las elecciones del 5 de diciembre. En relación a dicho escrito declaró: “No es mi intención iniciar una polémica con representantes de Acción Nacional, en primer lugar porque las mismas no conducen a ningún resultado satisfactorio en pro de la educación cívica que el PAN tanto pregona y que tan lejos está de garantizar y en segundo lugar porque sé, como lo sabe todo mundo, que prestar atención a acusaciones dolosas, infundadas y alejadas no sólo del sentimiento cívico sino aún de las más elementales normas de caballerosidad y de cultura, provocadas por el inconfundible signo de la derrota, sólo servirá para alentar un estado de ánimo que por enojoso es detestable y por su condición debe ser evitado. Mi decisión de contestar tan torpes acusaciones ha sido movida únicamente por el hecho de que, durante mi vida privada y durante mi función en la vida política del Municipio es esta la primera vez que contra mi se vacían improperios por demás injustificables, indignos de ser considerados siquiera no sólo por quienes personalmente me conocen, sino por la ciudadanía de Monterrey que sabe, por distintos medios, cuál ha sido la condición de mis actos durante la función del Ayuntamiento que presido. Miente Acción Nacional al asegurar que yo sellé y entregué boletas electorales para “aviadores” del PRI, como abiertamente está mintiendo también al afirmar que yo haya sellado, y firmado y entregado al PRI, padrones adicionales falsos para facilitar una elección improcedente: estoy y estaré siempre listo para acudir al terreno que se me llame para desmentir categóricamente tan infundadas, inescrupulosas y difamantes aseveraciones. 9 El Norte, 8 de diciembre de 1948, pp. 4B.


Mitin de protesta por el fraude electoral de simpatizantes de Acciรณn nacional en la Plaza Zaragoza.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 195

El nombramiento de Instaladores de Casillas Electorales se hizo de acuerdo justamente con los principios legales, el Ayuntamiento hizo las designaciones para el caso seleccionando personas, en contra de las cuales y adjuntando casos concretos y comprobados el PAN no podrá justificar la acusación en el sentido de que estos Instaladores hayan violado casillas. Autoricé y acredité a todos los representantes de los diversos partidos legalmente registrados, sí estos fueron muchos o pocos, si pequeños o grandes, si afiliados al PAN, al PRI o al PP, era punto menos que concerniente para el Ayuntamiento y si por falta de simpatizadores el PAN no tuvo respaldo de otros partidos “de paja” como él los llama, es cosa que a la Presidencia Municipal le importa menos que un pito. Yo autoricé las ánforas que a juicio de las autoridades competentes, incluyendo Gobernación y a juicio también del mayor número de reprsenantes de partidos políticos en virtud de que ofrecían mayor seguridad y garantía para la ciudadanía y para los propios partidos; sí Acción Nacional quería ánforas a su gusto yo siento mucho no estar autorizado para hacer todos los gastos a un partido político por separado. Es por demás pueril la acusación de que yo haya “permitido” que por la ciudad transitaran los camiones del hermano del Gobernador, de Lazcano o de Juan de las Cuerdas; no estaba en mí obstaculizar el tránsito de vehículos por la ciudad, ni siquiera para cerciorarme de qué hacían los camiones de reja con banderas del PAN cargados de personas con garrotes; mandé cerrar las cantinas y prohibí la venta de bebidas embriagantes desde un día antes, si automóviles del PRI, del PP o del PAN condujeron ebrios en asunto secundario y fuera de la competencia del Ayuntamiento, como es también falso y ridícula la acusación de que la gendarmería y personal de tránsito se hayan sumado a pandillas de “aviadores” pues este personal, por instrucciones precisas permaneció acuartelado durante el día. De acuerdo con la Ley no correspondía a el primer lugar a los escrutadores del PAN, y debido terminantemente a ello se les asignó el lugar que durante el pro-


196 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ceso de elecciones mantuvieron; por otra parte, los Instaladores del PRI y del PAN recibieron similares instrucciones y material idéntico, prueba de ello es que cuando los Instaladores recibieron sus correspondientes paquetes no hubo protestas de ninguna naturaleza por parte de unos u otros. Acción Nacional acusa impreparación al manifestar que yo haya influido en alguna forma en las actividades y obligaciones de las fuerzas federales. El Ejército no admite instrucciones mías y las fuerzas de la 7ª. Zona Militar que patrullaron la ciudad el día de las elecciones cumplían con una obligación perfectamente establecida y cuyos principios o condiciones están fuera del alcance de la Presidencia Municipal. Finalmente, no creo que en la ciudadanía de Monterrey influyan en lo más mínimo las declaraciones del PAN en el sentido de que yo haya violado en alguna forma la Ley Electoral a los principios que asisten a la propia ciudadanía. En cuanto a que yo tenga que responder de algo ante el que se haga un resumen de los pueblos de Monterrey, bastará con esfuerzos que he hecho durante mi gestión administrativa para mejorar la condición de la ciudad para que la contestación quede hecha.”10

El PAN manifestó haber ganado los sufragios locales El 6 de diciembre se publicó el boletín oficial mediante el cual el PAN declaró haber sido el vencedor del proceso electoral municipal, denunciando las artimañas cometidas por las autoridades locales y el PRI. “Las elecciones municipales del día de ayer, han puesto nuevamente de manifiesto que el Partido Revolucionario Institucional no podrá nunca acallar la voz enérgica y decidida de una ciudadanía vigorosa que sabedora de sus derechos y celosa del cumplimiento de sus deberes, acudió a las casillas electorales a depositar su voto. Fomentado y tolerado por la autoridad municipal, el viejo partido del fraude recurrió desde temprana hora a as sucias maniobras de asalto de casillas y suplantaciones del voto ciudadano mediante el empleo de “aviadores”. 10 El Norte, 9 de diciembre de 1948, pp. 4B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 197

Pese al chanchullo y al fraude la votación a mediodía del domingo 5 favoreció ampliamente, como era de esperarse, a la candidatura sostenida por Acción Nacional. Fue entonces, al conocer el principio de su derrota final, cuando los dirigentes del PRI redoblaron el ataque a la mayor parte de las casillas, con instrucciones precisas de atropellar y burlar a los ciudadanos, hombre y mujeres, que pacíficamente acudían a ellas a depositar su voto. Así fue como desaparecieron muchas ánforas para volver a aparecer más tarde repletas con boletas fraudulentas; así fue como se cerraron varias casillas a mediodía; así fue como se perpetraron asaltos de casillas; así fue como, con la complicidad manifiesta de las autoridades, se perpetró el fraude a la ciudadanía. Las pruebas vendrán en su oportunidad. Y vendrán con toda la evidencia y energía necesarias para desenmascarar a los culpables porque Acción Nacional no admite transacciones de ninguna especie y sabrá defender como corresponda los derechos de la ciudadanía. Deducidos los votos viciados en todas las casillas donde fue evidente y demostrable el fraude al través de la violencia y la suplantación, el cómputo final registrado en esta elección es el siguiente: Planilla de Acción Nacional encabezada por el Dr. José G. Martínez: 20,562 Planilla del PRI encabezada por Santos Cantú Salinas: 14,940 Los Partidos de “Paja”: 1,756.” Comité Local del Partido Acción Nacional. Monterrey, N.L., diciembre 6 de 1948.11

11 El Norte, 6 de diciembre de 1948, pp. 3B.


198 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Un día después, el sector femenil de Acción Nacional envió un telegrama al Presidente de la República, para manifestarle su indignación por haberse violado la voluntad ciudadana, exigiéndole su intervención, para que cumpliera con su promesa de respetar el voto de las mujeres. El comunicado se redacto en los siguientes términos: “Sr. Presidente de la República Palacio Nacional. México D.F. En Diciembre de 1946 nos señaló Ud. un deber que cumplir al promover ante el Congreso Federal las Reformas al Art. 115 que nos reconoce el derecho de votar en las Elecciones Municipales. Al hacerlo, consideró a la mujer cívicamente capaz de cumplir ese deber y al Gobierno Municipal con la estricta obligación de respetar ese derecho. El domingo 5 del actual acudimos a las Casillas creyendo que así como nosotras cumplimos nuestro deber, las Autoridades sostendrían sus promesas de respetar nuestro voto. Pero no sucedió así Sr. Presidente. Nos vimos a merced de toda clase de asaltantes de Casillas, suplantadores de votos y “aviadores” que al amparo de las Autoridades Municipales cometían atropellos sin cuento de los que Ud. tiene noticias. ¿Para qué Sr. Presidente se nos concedió el voto si se nos iba a burlar de esta manera? Exigimos a Ud. como la Autoridad más alta de la Nación y como caballero que intervenga en este asunto que ha sido humillada nuestra dignidad. COMITÉ FEMENINO DEL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL EN MONTERREY. Hidalgo 316 Ote.12 12 El Norte, 7 de diciembre de 1948, pp. 3B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 199

El PAN demanda la nulidad de las elecciones de Monterrey El 10 de diciembre, se presentó el ocurso legal que demandó la nulidad de las elecciones municipales celebradas en el municipio de Monterrey, basándose en las graves irregularidades cometidas en contra de la Ley Electoral vigente, se pidió al Congreso del Estado declarar la nulidad parcial de las cincuenta casillas que se mencionan, aduciéndose pruebas consistentes en actas notariales, fotografías, actas levantadas en las casillas, copias de padrones apócrifos utilizados por el PRI, informaciones de prensa, protestas formuladas por escrito por escrutadores y particulares, boletas apócrifas de votación, etc. El escrito señaló que con fundamento en los Artículos 8º de la Constitución General de la República, 8º. de la Constitución Política de Nuevo León y 79, 80 y 84 de la Ley Electoral, la demanda es presentada por la consumación de los siguientes actos, antes de la elección:

1.-Suplantación de votos. 2.-Emisión de votos fraudulentos. 3.-Omisión de ciudadanos en el Padrón Electoral. 4.-Defectos en las Divisiones Electorales. 5.-Admisión de representantes de casillas, de partidos de paja. 6.-Postergación de los representantes del PAN, al 7º. lugar entre los Escrutadores. 7.-Presencia en las Casillas de Padrones Adicionales falsos. 8.-Excedente de boletas en cada casilla, al quedar integradas éstas por los instaladores.


200 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Por lo que toca a violaciones durante la elección, se enumeran las siguientes: 1.-Apertura de casillas antes de la hora fijada y en ausencia de los representantes del PAN. 2.-Designación de los Instaladores, exclusivamente de filiación del PRI, con el natural vicio de parcialidad, 3.-Negación del voto a personas que aparecían en el Padrón Electoral, bajo diversos pretextos. 4.-Autorización para que votaran determinados elementos no empadronados. 5.-Descuido en la anotación del Padrón Electoral de personas que votaron, añadiéndose la contraseña “votó”. 6.-Duplicación de boletas a determinadas personas para aumentar el volumen de votos fraudulentos. 7.-Inserción de votos a favor del PRI, antes de que se abriera la votación, en ánforas “preparadas”. 8.-Abstención de algunos Instaladores, de practicar el Escrutinio Reglamentario a las 12 del día. 9.-Expulsión de las Casillas, de elementos del PAN, cuando la votación se inclinaba a su favor. 10.-Autorización de votar a personas que no presentaron boleta electoral. El ocurso establece posteriormente las consideraciones de Derecho y explica que se ha violado el espíritu y la letra de la Ley Electoral, en sus Artículo 4º., 21, 23, 28, 38, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50 al 60, 85, 103, 106 y 108. Se añade que en legítima interpretación del Artículo 81, el Congreso debe declarar nulos los votos de las cincuenta casillas cuyos vicios de funcionamiento se han descrito y al hacer un nuevo escrutinio, conceder la elección a quien haya obtenido la mayoría de votos. Como consecuencia de estas consideraciones de Derecho, el Congreso estaba obligado a conocer de la demanda presentada por Acción Nacional, suspender la Junta Computadora que debería reuniré al siguiente día, escuchar los alegatos


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 201

que presentó el PAN y hacer la comparación de las pruebas que oportunamente se presentarán.13 Acción Nacional haría valer su demanda ante cualquier autoridad a que se llegue en un último extremo, con objeto de que quede en claro la situación real que prevaleció durante las elecciones del día 5 de diciembre de 1948.

La Junta Computadora Un día antes de la reunión de la Junta Computadora, los medios abordaron al Lic. Luis Marín Alarcón, representante de la Secretaría de Gobernación, quien asistiría a dichos actos electorales; no quiso emitir opinión alguna sobre el evento, solamente dijo que para los efectos de las quejas que pudieran presentar algunos partidos se tendrían que ajustar a lo dispuesto por el Artículo 66 de la Ley Electoral, que a la letra dice: “En caso de que se presente queja alguna contra la validez de las elecciones, y que se acompañe copia de la demanda de nulidad, dirigida al Congreso, en tiempo hábil, suspenderán su escrutinio para dar cuenta a la autoridad competente que debe conocer de la nulidad.” Por lo tanto, señaló una nota, “en virtud de haberse presentado ayer una comisión de abogados del Partido Acción Nacional, al Congreso del Estado, con un extenso y documentado oficio que hizo constar los principales datos del fraude electoral del domingo pasado, la Junta Computadora tendrá que ajustarse al Artículo 66, suspendiendo el escrutinio.” Sin embargo, pasó todo lo contrario, ninguna autoridad de las que recibieron la demanda de nulidad de elecciones, no obstante existir acta notarial, se dio por recibida y en tal virtud, se consumó este acto que para mucho fue un atraco más a la voluntad ciudadana. En medio de un ambiente bastante caldeado en el que predominó el grito estentóreo, el ataque personal y el insulto de color hacia los dirigentes de Acción 13 El Norte, 11 de diciembre de 1948, pp. 6B.


202 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Nacional allí congregados, el 11 de diciembre la autoridad municipal, echando a un lado la protesta legal formulada dos días antes por el PAN para pedir al Congreso, al Ayuntamiento y a la Secretaría de Gobernación, la anulación de las elecciones efectuadas el domingo 5, se reunió en el recinto oficial del Cabildo, a las 9 horas, con un poco más de un millar de personas a cuyo cuidado estuvieron las ánforas de la elección municipal, y, entre las protestas que a voz de cuello estuvieron haciendo los licenciados panistas Sergio F. de la Garza y Emilio Guzmán Lozano, convocó a los presentes para elegir una planilla encargada de dirigir los trabajos de escrutinio. Siguiendo el mismo procedimiento aplastante del domingo anterior, esto es, tras de imponer una planilla previamente recomendada en pliegos impresos, la directiva de la Junta de Escrutadores, por 1,077 votos, recayó en Aurelio Montemayor, para Presidente, y los burócratas Lic. Caleb Sierra y Profr. Juan F. Escamilla para Secretarios. Estos, al tomar posesión de sus cargos, dieron comienzo a su labor, la que finalizó arrojando: 29,742 votos a favor del candidato del PRI, Lic. Santos Cantú Salinas, contra 19,921 de la planilla panista encabezada por el Dr. José G. Martínez, todo lo anterior lo reseñó Gustavo A. Rangel, reportero de El Norte. A las nueve horas –y no a las ocho como señaló el citatorio– dieron comienzo los trabajos previos para el recuento general de los votos emitidos el día de la elección municipal. El Alcalde de la ciudad, Félix González Salinas, presidió la mesa en compañía de su Secretario, el Profr. Francisco Herrera González, y del señor A. Badillo, representante de la Secretaría de Gobernación. Herrera González inició los trabajos dando lectura a las listas con los nombres de los representantes de cada uno de los nueve partidos políticos que participaron en la justa electoral –191 por cada partido– ocupando en ello poco más de hora y media. Inmediatamente después de dar lectura a la primera lista, correspondiente al PRI, el Lic. Emilio Guzmán Lozano, dirigente del PAN, enfiló las baterías hacia la ilegalidad y el chanchullo exigiendo que las personas nombradas en la lista, inmediatamente después de escuchar su nombre, pronunciaran el clásico


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 203

“presente” para corroborar que allí estaban. Entre una alharaca ensordecedora y defensas baladíes de los representantes del PRI, la protesta fue pasada por alto. Tras de la lista de asistencia por cada uno de los partidos, y ya cuando la somnolencia imperaba en el millar de gentes que abarrotó el recinto oficial del Municipio, el profesor Herrera González convocó a la elección que se cita en el primer párrafo. El Alcalde y su secretario, después de otorgar la dirección del acto a la mesa directiva electa, se retiró del salón y el Presidente de la Junta de Escrutadores, con el mando en la mano, principió por nombrar un cuerpo de ayudantes que quedó integrado por los licenciados Ramón Garza Salinas, Juan Peña, Jesús García Barrera y Francisco J. Valle. Antes de que las autoridades municipales abandonasen el salón, por lo demás, los representantes legales del PAN, Sergio F. de la Garza y Emilio Guzmán Lozano, invocaron la protesta formulada el viernes pasado para exigir la nulidad del acto eleccionario; pero el Prof. Francisco Herrera González, socarronamente, se escudó en la falta de documentos oficiales y las notificaciones rigurosas del singular papeleo. Aun después de que la autoridad se retiró del salón, los abogados del PAN continuaron el embate ahora directamente hacia Aurelio Montemayor, Caleb Sierra y Juan F. Escamilla, no obteniendo resultado alguno en su gestión para hacerles ver la razón que les asistía para exigir la nulidad del acto por haber impugnado la justa electoral del último domingo. Durante todo el momento que duro el recuento de votos, el candidato del PRI permaneció de pie, rodeado por un centenar de sus partidarios y amigos, en la esquina noreste de la plaza de Zaragoza, frente al Palacio Municipal.14 14 El Norte, 12 de diciembre de 1948, pp. 3B.


204 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El Lic. Santos Cantú Salinas recibiendo su acreditación como alcalde electo.

Síntesis de la demanda que presentaron a la Legislatura Local los Presidentes Regional y Local de Acción Nacional. 1.-Con apoyo en los artículos 8º. de la Constitución General de la República, 8º. de la Constitución Política del Estado de Nuevo León y 79, 80 y 84 de la Ley Electoral en vigor, se demanda la anulación de la elección Municipal, celebrada en Monterrey el pasado domingo 5, de lo cual debe conocer el H. Congreso Local, por ser procedente, en vista de haberse incurrido en las causas de nulidad previstas por la Ley Electoral, de acuerdo con los siguientes hechos: a).-La Autoridad Municipal no realizó debidamente los trabajos preparatorios de la elección, relativos al Padrón, División Territorial; sancionó la existencia


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 205

de Partidos apócrifos; postergó indebidamente a los Escrutadores de nuestro Partido; legalizó listas adicionales falsas y boletas electorales destinadas a uso fraudulento. b).-Durante el domingo 5, día de la elección, los Instaladores nombrados por la Autoridad Municipal, abrieron algunas casillas antes de la hora fijada por la Ley; admitieron sin identificación a representantes de los Partidos apócrifos que apoyaban a Cantú Salinas; admitieron propaganda a favor del PRI en las casillas; admitieron votos de personas no enlistadas en el Padrón legal; permitieron que una sola persona votara varias veces en diversas casillas; llevaron ánforas conteniendo de antemano votos fraudulentos a favor del PRI; no admitieron protestas de los Representantes del Partido Acción Nacional y en varios casos los expulsaron por la fuerza; suspendieron ilegalmente la votación en varias casillas y no expidieron la documentación en muchas otras como lo marca la Ley. c).-El PRI, desde el exterior realizó todos los actos de violencia y escándalo, que son del conocimiento público, para que grupos de sus partidarios “aviadores” suplantaran votos o votaran fraudulentamente, usando para ello, recursos y elementos de la autoridad constituida. 2.-ACCIÓN NACIONAL considera que los hechos descritos, además de violar los artículos 4º., 21, 23, 28, 38, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50 al 60, 85, 103, 105 y 106 de la Ley Electoral vigente, contradicen flagrantemente la libertad, el respeto, la efectividad y el secreto del sufragio, atentando, de paso, a las normas de la Carta Magna de la República y a sus principios de democracia electoral y de representación genuina. Substancialmente, de las violaciones descritas, y aunque cualquiera de ellas sería bastante para invalidar la elección, todas las que representan suplantación de votos, que son las más numerosas, y probablemente las más importantes, constituyen las causas de nulidad. Con fundamento a la única interpretación recta que puede darse al artículo 81 de la Ley Electoral, procede declarar la nulidad de todos los votos en favor dela candidatura postulada por el PRI en cerca de SE-


206 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

SENTA CASILLAS, reconociendo oficialmente los resultados de la votación legal registrada, que favorecen a la candidatura del Dr. José G. Martínez, o subsidiariamente, bien sea porque las violaciones generales que se cometieron, tanto en los actos preparatorios de la elección como en la elección misma, sean bastantes para invalidar totalmente la función electoral en el Municipio de Monterrey, ya porque la Legislatura no admita la interpretación del Artículo 81 de la Ley Electoral que antes ofrecimos y que estimamos es la única acertada, es procedente, de no concederse la nulidad parcial invocada en el punto anterior, declarar la absoluta nulidad de la votación de todas y cada una de las 191 Casillas Electorales y por lo tanto anular toda la elección en el Municipio. 3.-Se acompañan a la demanda hecha ante el Congreso todo el material de pruebas suficientes para vigorizar la exigencia de esta posición legal que adopta el Partido Acción Nacional, con relación a las elecciones municipales del domingo 5 de diciembre. A LOS CC. DIPUTADOS DEL H. CONGRESO DEL ESTADO DEL NUEVO LEÓN, CORRESPONDE: TENER POR PRESENTADA ESTA DEMANDA; RESOLVERLA DE CONFORMIDAD DECLARANDO LA NULIDAD DE LAS VOTACIONES VICIADAS EMITIDAS A FAVOR DE LA CANDIDATURA DEL PRI EN LAS CASILLAS QUE SE ENLISTAN AL PRESENTARSE LAS PRUEBAS, RECOCONOCER SUBSIDIARIAMENTE LA NULIDAD TOTAL DE LA ELECCIÓN Y ORDENAR A LA JUNTA DE ESCRUTADORES LA SUSPENSIÓN DEL ESCRUTINIO MIENTRAS EL CONGRESO RESULVA ESTA DEMANDA CON FUNDAMENTO EN EL ARTÍCULO 66 DE LA LEY ELECTORIAL Y EN SU OPORTUNIDAD CONVOCAR A NUEVAS ELECCIONES EN EL MUNICIPIO DE MONTERREY. Monterrey, N.L., a 10 de diciembre de 1948. PARTIDO ACCIÓN NACIONAL.15

15 El Norte, 11 de diciembre de 1948, pp. 5B.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 207

Dictamen de la Comisión de Gobernación, presentado en la sesión ordinaria celebrada el 15 de diciembre de 1948. I. En principio, el H. Congreso… es autoridad competente para dirimir la cuestión de nulidad de las elecciones… celebradas en esta Capital el día 5 de Diciembre… propuesto por el Partido Acción Nacional y éste a su vez tiene capacidad suficiente para hacer la demanda respectiva por disposición expresa de los Artículos 66, 79, 80, 81, 83, 84 y 86 y demás relativos de la Ley Constitucional que Reglamenta las Elecciones de los Supremos Poderes y Funcionarios Municipales y Fracción XXXVII del Artículo 63 de la Constitución Política del Estado. II. Fincadas personalidad y competencia, esta Comisión, animada de un amplio espíritu de justicia ha examinado con todo detenimiento el escrito presentado por los Sres. Doctor José G. Martínez e Ing. Armando Ravizé de fecha 10 de Diciembre actual; las pruebas que al mismo ocurso se acompañaron; los informes que obran en los autos; los documentos relacionados con la función eleccionaria; certificaciones diversas y las publicaciones periodísticas y los alegatos verbales presentados, para fundar su criterio recto y ponderado dentro de los lineamientos estrictos de nuestro derecho positivo. Las circunstancias de hechos narrados por los promoventes contienen como antecedente de la función electoral, diversas consideraciones, que si bien no forman en sí, las causales de nulidad a que se refiere la Ley, sí presentan aseveraciones que pueden mal interpretarse y que por lo mismo se hace necesario analizar detenidamente. a).-Expresa la demanda que se levantó un Censo Electoral que arrojó alrededor de 120,000 electores, defectuoso por precipitado, y en el que se omitieron no pocos ciudadanos, registrándose personas que no tenían ni podían tener esta calidad. No es legalmente imputable esta situación de hecho a las Autoridades Municipales, porque los Artículos 33 y 34 de la Ley Constitucional Reglamentaria…


208 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

categóricamente concede el derecho a cualquier ciudadano, de presentar, dentro de los 15 días siguientes a la publicación del Censo, las reclamaciones sobre rectificaciones por errores en el nombre de los empadronados o exclusión del Censo Electoral de personas inscritas en él o la inscripción de ciudadanos con derecho al voto en la sección respectiva e indica hasta el procedimiento que debe seguirse en tales casos para que sea la Autoridad Judicial del Ramo Civil la que en último análisis, dictamine lo que corresponda. De los documentos aportados por los quejosos y de los informes recogidos personalmente por esta Comisión no se desprende que alguno de los tres ciudadanos Jueces de Letras del Ramo Civil con residencia en esta Ciudad haya recibido expediente alguno de queja y en tal virtud la apatía de los ciudadanos o la incompetencia de los dirigentes de los Partidos Políticos no puede tener repercusiones de culpabilidad en las Autoridades Municipales, suficientes para que se nulifiquen por tal motivo la libre expresión del voto público general. b).-Dicen igualmente los Sres. Martínez y Ravizé, que el territorio municipal se dividió en 191 secciones electorales algunas de las cuales resultaban comprendiendo más de 1,000 electores en contravención con lo dispuesto por el Artículo 23, reformado, de la Ley Electoral. Este trabajo preparatorio tampoco es imputable a la Autoridad Municipal porque el Artículo 26 de la Ley que se invoca establece el recurso de reclamación en los términos de diez días para presentarlo y al no hacer uso, los Partidos Políticos, de una facultad que les corresponde, es injusto que se trate de suplir la ignorancia o la apatía con una imputación aparentemente dolosa. c).-Sostienen los quejosos que se autorizó la designación de un escrutador y un representante para cada Casilla Electoral por cada uno de los nueve Partidos Políticos que figuraron como participantes, no obstante que 8 de ellos postulaban una misma candidatura, en contravención con el Artículo 46 de la Ley Electoral que sólo da derecho a un representante y a un escrutador para todos los partidos que sostengan la misma candidatura.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 209

Ninguna prueba se aportó por los Sres. Representantes de “Acción Nacional” para fincar esa aseveración; sin embargo, de las certificaciones de la Secretaría General de Gobierno en el Estado se desprende que los ocho Partidos que postularon como Presidente Municipal al C. Lic. Santos Cantú Salinas no tienen la misma Planilla de Jueces, Síndicos y Regidores y al no haber semejanza absoluta en las candidaturas; jurídicamente no podría impedirse a un Partido autónomo e independiente tener los mismos derechos que el Partido quejoso. d).-Siguen diciendo que extendieron las Autoridades Municipales nombramientos de escrutadores, colocando al Partido Acción Nacional en el séptimo lugar impidiendo así, que en ausencia de los instaladores, pudieran sustituirlos conforme al Artículo 47 de la Ley Electoral. La afirmación resulta infantil por las dos circunstancias siguientes: Primera, porque el Artículo 44 de ese Cuerpo Legal, obliga al Presidente Municipal a extender nombramientos al instalador y escrutadores nombrados, numerando a éstos; pero sin imponer condición o requisito alguno para el efecto y Segundo, porque aún suponiendo que tal hecho constituyera una transgresión a la Ley, la falta hubiera quedado en potencia puesto que no se registró ni un solo caso de sustitución de instaladores que hubiera dado cuerpo a la presente violación de que se queja. e).-Expresa la representación de Acción Nacional que se entregaron a los instaladores además del Censo original, listas o padrones adicionales conteniendo nombres de supuestos electores “cuya calidad de tales no podría verificarse”. No obstante la magnitud de esta imputación, los Sres. Martínez y Ravizé no presentan prueba alguna para acreditarla; no han hecho consignación de los actos a las Autoridades competentes y sí confiesan, abiertamente, que “no podía verificarse la calidad de electores” y una simple duda en la apreciación sobre la calidad ciudadana, no puede engendrar resultados positivos suficientes para tachar de nula una elección o de fraudulentos los actos preparatorios de la misma.


210 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Narran en seguida los peticionarios, diversos hechos que expresan fueron cometidos durante la función electoral y cuya substancia será motivo de estudio en sus relaciones con los preceptos legales que se dicen violados. Esta Comisión insiste en que los razonamientos expuestos por los Sres. Representantes del Partido “Acción Nacional”, ya estudiados, no son constitutivos de ninguna de las causales de nulidad de elecciones a que se refiere el Artículo 80 de la Ley Electoral cuyas siete fracciones deben interpretarse restrictivamente en beneficio del orden, de la colectividad y del respeto a la soberana voluntad popular. Asimismo, también insiste en que tales argumentos no son en forma alguna imputables a las Autoridades Municipales, ni lesionan los derechos sociales porque los hechos u omisiones que consignan son resultado inequívoco de la indolencia o abulia personal de los presuntos electores o defecto en la organización, desarrollo y actividades legales de un Partido Político. Ahora bien, ya dentro del problema planteado por los Sres. Doctor José G. Martínez e Ing. Armando Ravizé, es procedente examinar los hechos y las pruebas aportadas a la luz de las disposiciones de la Ley Electoral vigente en el Estado. De la lectura de la promoción se desprende que según ellos hubo suplantación de votos en sesenta y tres de las ciento noventa y una casillas electorales, esto es, no impugnan la validez de ciento veintiocho casillas, que, consecuentemente el resultado debe ser fiel trasunto de la voluntad ciudadana. La parte final del Artículo 111 de la Ley Electoral textualmente dice: “…Las Elecciones serán válidas cualquiera que sea el número de votos emitidos, siempre que hayan funcionado cuando menos la mayoría de las casillas del Municipio, Distrito o Fracción de que se trate.” En consecuencia, por este primer motivo deben reputarse válidas las elecciones celebradas en Monterrey el día 5 de Diciembre anterior; sin embargo, a mayor


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 211

abundamiento, y suponiendo que se hubiesen acreditado transgresiones a la voluntad popular en las sesenta y tres casillas tachadas por los Sres. Representantes de Acción Nacional en forma tal que procediera la nulificación total del funcionamiento y resultado de la votación en ellas emitida, aún quedaría fuerte cantidad de sufragios a favor de la planilla encabezada por el C. Lic. Santos Cantú Salinas, sobre la planilla contendiente; además de que, de la documentación presentada como prueba aparece que de ellas solo en treinta y seis casillas electorales hubo protesta y en tal caso solo procedería hacer el estudio de nulidad sobre las mismas en los términos de la Fracción I del Artículo 85 de la Ley Electoral. Los fundamentos de la anulación de la Elección Municipal, conforme lo expresan en su escrito de demanda los Sres. José G. Martínez y Armando Ravizé con las fracciones VI y VII del Artículo 80 de la Ley Constitucional que Reglamenta las Elecciones Municipales que textualmente consideran como causa de nulidad de una elección, fracción VI “La Suplantación de votos siempre que esta suplantación haya dado la pluralidad a la persona electa” y VII “Haberse negado la Autoridad a admitir los escrutadores y representantes de los Partidos Políticos registrados, o no haber permitido de hecho a esos representantes ejercer su encargo en las casillas electorales.” El primero de tales motivos supedita la suplantación de votos al hecho de que la misma proporcione la mayoría de sufragios al electo y como se ha visto en dos párrafos anteriores que por una simple operación aritmética carece de existencia tan condición, por su propio peso cae de su base de el apoyo legal de la promoción de nulidad (sic). A mayor abudamiento, los mismos Sres. Martínez y Ravizé expresan que la aplicación textual o literal de dicho precepto no es físicamente posible porque el carácter secreto y anónimo del voto no permite conoce específicamente cuáles son los votos viciados, pues no es posible identificarlos y están revueltos con los que tienen validez y porque las suplantaciones fueron tan complejas y subrepticias que ni con una cámara cinematográfica habría sido posible “controlarlas y sobre todo cuantificarlas” y como el Artículo 81 de la Ley que se estudia habla


212 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de que la suplantación no afecta a la elección sino sólo los votos que estuviesen viciados, por plena confusión de los promoventes la afirmación carece de prueba directa precisa y fuerte y en tal virtud el Poder Legislativo no puede declarar procedente una acción cuya causa no se prueba. Más aún, los Sres. Martínez y Ravizé acompañan como prueba de la suplantación gran cantidad de actas levantadas, separadamente, por los Sres. Lics. Carlos y Juan N. de la Garza Evia, Melchor Cárdenas Stille y José García Izaguirre, Notarios Públicos en ejercicio en esta población, que substancialmente expresan que les consta que a los Representantes del Partido Acción Nacional no se les admitió las protestas presentadas por ellos por violaciones a la Ley Electoral. La fracción I del Artículo 85 de la Ley Electoral que se invoca expresa que para ser tomada en consideración la demanda de nulidad, en los casos en que no se hubiera admitido la protesta, ésta deberá constar “en acta Notarial levantada el mismo día en el Protocolo de un Notario.” No cumple la representación del Acción Nacional con lo que categóricamente exige la Ley en el precepto transcrito y las pruebas que en tales documentos pudieren contenerse carecen de todo efecto por no haberse levantado, precisamente, en el libro de Protocolo de los Notarios que actuaron en abierta contradicción con la Ley. Llamamos la atención de esa LI Legislatura sobre este particular porque no puede esta Comisión tomar en cuenta pruebas sin violar la Ley y que, al aprobarse en su caso este Dictamen quizá despierte la insana crítica de interesados por actos que fueron cometidos por los Sres. Notarios Públicos, quizá por ignorancia, quizá inmoderado afán de lucro, quizá por eludir el pago de Impuestos Fiscales por el empleo de hojas de Protocolo, pero en prejuicio directo e inmediato del Partido Acción Nacional, en los derechos que ahora ejercita. Todavía más, en contra de las pruebas ilegales presentadas por la representación del Partido demandante se encuentra el conjunto de las actas de votación que


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 213

esta Comisión tuvo a la vista y que, en casi su totalidad, se encuentran suscritas por los Sres. Representantes y escrutadores del Partido Acción Nacional, como claro mentís a las afirmaciones de sus dirigentes y sin que obre dato o presunción algunos en el sentido de que tales firmas, que son el más elocuente signo de conformidad, hubiesen sido arrancados con violencia física o moral contra quienes las estamparon o que estas hayan sido falsas. Y puesto que la función de los escrutadores y representantes de los Partido Políticos dentro de las casillas es vigilar la elección, impedir la violación del voto, etc., al aparecer las actas de escrutinio debidamente firmadas es prueba inequívoca de que sancionaron la elección, computaron las boletas y certificaron el resultado del recuento lo que implica claramente la validez de la función eleccionaria. Por los cuatro motivos antes mencionados debe considerarse como improcedente la demanda de nulidad que se funda en la suplantación y que está condicionada a la fracción VI del Artículo 80, y fracción I del Artículo 85 de la Ley Electoral. Quizá los Sres. Representantes de Acción Nacional traten de hacer comprender en esta fracción el hecho de que se autorizó escrutadores y representantes de los Partidos “Revolucionario Institucional”, “Socialista Fronterizo”, “Defensores del Proletariado de Nuevo León”, “Revolucionario Ferrocarrilero de Nuevo León”, “Juventud Revolucionaria de Nuevo León”, “Comunista Mexicano”, “Reconstructor Libre de Nuevo León” y “Laborista Regiomontano”, cuyo hecho no encuadra con el motivo de nulidad que se indica, por lo que debe negarse también la procedencia de la acción por este segundo y último motivos. Las demás pruebas presentadas por “Acción Nacional”, carecen de trascendencia para el resultado propuesto por esta Comisión porque: a).-La fotografía presentada en la que aparece un distintivo del Partido Revolucionario Institucional cubriendo parte de una pared y que se dice corresponde a la Casilla No. 166, no establece vinculación acreditada respecto a personas y


214 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

a elecciones; no prejuzga sobre propaganda en momentos determinados y no prueba, por último que realmente corresponda a una Casilla Electoral y ésta esté en funciones; b).-Las tarjetas que igualmente se acompañaron y en las que aparece por un lado propaganda del Partido Revolucionario Institucional y por el otro la designación de Ciudadanos con sus domicilios y expresión del número que a ellos corresponde en el Padrón, el número de la casilla y el lugar de su instalación, constituye una forma generalizada de propaganda legal, previa a la Elección, y semejante a la distribuida abiertamente por el Partido quejoso y finalmente, y c).-Las boletas de elección ya cruzadas en el distintivo del “PRI”, ostentan algunas de ellas, cruzado también el distintivo del “PAN”, ignorándose la procedencia de las mismas, y al aceptarse el criterio de que eran distribuidas frente a las Casillas por dos desconocidos, como se afirma en algunos documentos notariales, fuera de Protocolo, no podría establecerse la exacta intención de tales personas, es decir, si se entregaban para que aumentara la votación de los simpatizantes del Partido Institucional o para que sirviera sólo de motivo para la manufactura de el acta en detrimento de dicha agrupación política. Esta Comisión de Gobernación para llegar al resultado anterior, tuvo a la vista la totalidad de las pruebas aportadas tanto por el Partido Acción Nacional como por la Presidencia Municipal de Monterrey la Junta Electoral del mismo Municipio y las que a su juicio consideró indispensables para adquirir mayor fijeza y exactitud en el estudio y sólo dejo de tomar en consideración el resultado numérico y de desarrollo eleccionario de las Casillas números 38, 92 y 156 cuya nulificación solicitan los Sres. Dr. José G. Martínez e Ing. Armando Ravizé, en virtud de que las actas de escrutinio no fueron enviadas al H. Congreso por la Presidencia Municipal según se desprende del Oficio No. 4997/48 que contiene el informe que le fue solicitado con oportunidad. La omisión de tales documentos no pude significar cambio alguno en el resultado obtenido por cuanto a la votación porque los datos generales publicados dan


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 215

a los sectores correspondientes una cantidad menor de mil votos que aún en el caso de que hubiesen sido totalmente aplicados o emitidos al Partido peticionario de la nulidad, no significaría considerable disminución para la planilla del Partido contendiente cuya ventaja fue superior a diez mil sufragios. Por todo lo anteriormente expuesto, compañeros Diputados, esta Comisión se permite someter a la recta consideración de ustedes, el siguiente Proyecto de Acuerdo, esperando sd sirvan aprobar por unanimidad: I.-No procede la demanda de nulidad de la función electoral para la renovación de las Autoridades Municipales de Monterrey, deducida por los Sres. Dr. José G. Martínez e Ing. Armando Ravizé, en su carácter de Presidentes del Comité Regional y Comité Local del Partido Acción Nacional, en consecuencia, II. Se declaran válidas las elecciones Municipales, celebradas en el Municipio de Monterrey, el día cinco de Diciembre del año en curso, por virtud de los cuales resultaron electos para el periodo 1949-1951, los integrantes de la Planilla encabezada por el C. Lic. Santos Cantú Salinas, como Presidente Municipal Propietario (…) Sala de Comisiones del H. Congreso del Estado. Comisión de Gobernación: Dip. Nemesio Dávila, Dip. Jesús Salinas López y Dip. Adalberto González E. Monterrey, N.L., 16 de Diciembre de 1948.15

15 Archivo del H. Congreso del Estado de Nuevo León AHCENL. “Dictamen de la Comisión de Gobernación”, 16 de diciembre de 1948, pp. 1-13.


216 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Alegato que presentó Acción Nacional al H. Congreso del Estado en la audiencia pública celebrada el 15 de diciembre de 1948, con motivo de la demanda de nulidad de elecciones municipales. Señores Diputados: Respetable Público: Acción Nacional tiene que principiar su alegato protestando respetuosa pero enérgicamente, ante la actitud asumida por este H. Congreso en el procedimiento empleado al ocuparse de la demanda de nulidad planteada sobre las elecciones municipales del domingo 5 de diciembre en curso, tanto en Monterrey como en otros Municipios del Estado. I.-Se ha dicho que Acción Nacional no presentó su escrito de nulidad en tiempo hábil pues que el Congreso sólo celebra sesiones los lunes, martes y miércoles de cada semana del periodo, lo que quiere decir que para ustedes solamente esos días son días hábiles. Esto, señores Diputados, es una interpretación arbitraria e infundada que ustedes tratan de hacer del texto legal, pues el Artículo 85 fracción II de la Ley, con toda claridad establece que la reclamación DEBERÁ PRESENTARSE ANTES DEL DÍA EN QUE LOS ESCRUTADORES FORMEN LA JUNTA DE ESCRUTADORES a que se refiere el Artículo 63 de la Ley, sin decir si debe ser el Lunes o el Sábado y si Acción Nacional PRESENTÓ SU ESCRITO EL SÁBADO 11. ONCE A LAS DIEZ HORAS COMO CONSTA AL PROPIO GOBERNADOR INTERINO DIPUTADO ERNESTO DE VILLARREAL CANTÚ, y la Junta de Escrutadores fue el día 12 del actual, es evidente, y cualquiera lo entiende así: QUE ES ESCRITO FUE PRESENTADO EN TIEMPO HÁBIL, de acuerdo con la Ley. Nosotros no tenemos la culpa de que al hacer la entrega de nuestro escrito, no obstante ser día de labores y horas de oficina, no estuviera en ella el Oficial Mayor u otro de los funcionarios importantes, ni que el único Diputado que llegó a presentarse por allí se devolviera rápidamente al tener noticia de nuestra presencia.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 217

II. También merece nuestra protesta el hecho de que este H. Congreso se avoque al conocimiento de la demanda de nulidad sin antes hacer declaratoria expresa DE QUE LOS ACTOS DE ESCRUTINIO Y DE ENTREGA DE CREDENCIALES LLEVADOS A CABO POR LA JUNTA DE ESCRUTADORES SON COMPLETAMENTE NULOS y como tales no pueden tener eficacia y validez jurídica. Es principio de doctrina, universalmente aceptado, que las autoridades (y en este caso la Junta de Escrutadores hace veces de autoridad electoral) no pueden realizar sino aquellos actos para los que expresamente están facultados por la Ley y los que ejecutan, saliéndose de sus atribuciones legales, entran al campo de lo arbitrario y por lo mismo, de la nulidad jurídica. La Junta de Escrutadores supo, se le informó, se le notificó, se le enteró ampliamente de la existencia de la demanda de nulidad y no obstante que la Ley en su Artículo 66 expresamente establece que en este caso debe SUSPENDERSE EL ESCRUTINIO para mandar los paquetes electorales, sin abrir naturalmente, al Congreso, para que conozca de la nulidad, sin embargo, no lo hizo y verificó el escrutinio y entregó credenciales. Fácil es comprender que este procedimiento por estar viciado y fuera de la ley, es completamente NULO y es jurídicamente imposible que este Congreso le pretenda reconocer efectos jurídicos y trate de iniciar procedimiento alguno SI ANTES NO DECLARA LA NULIDAD DE AQUELLOS ACTOS. Este principio general es el mismo que informa al Derecho Común al declarar la nulidad de los actos ejecutados contra el tenor de las leyes de interés público y la Ley Electoral es una de las leyes que forman en este grupo. III. También merece nuestra enérgica protesta el hecho de que los paquetes electorales se presentaron al Congreso abiertos y violados, por cuya circunstancia, no podemos asegurar que en ellos obran todos los documentos que allí se depositaron el día de la elección y que nosotros ofrecemos como pruebas de nuestra demanda. Esto nos hace reservarnos desde luego nuestro derecho para impugnarlos en caso necesario o para señalar sus deficiencias.


218 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

IV. Pasando a ocuparnos concretamente de los puntos de la demanda y sin reconocer que éste sea el término legal correcto. SI ANTES NO SE HACE LA DECLARATORIA DE NULIDAD DE LOS ACTOS MENCIONADOS DE LOS ESCRUTADORES voy a ocuparme de la demanda, a reserva de ampliarnos posteriormente. Hemos pedido la nulidad de un número determinado de casillas, por lo que hace a la votación del Partido Revolucionario Institucional en esas casillas y subsidiariamente hemos pedido la nulidad de toda la elección. Fundamos nuestra demanda en las causales de nulidad señaladas en las fracciones VI y VII del Artículo 80 de la Ley. Es decir, concretamente señalamos la suplantación de votos y la negativa de aceptar en las casillas a nuestros Representantes y Escrutadores, no obstante que éstos se presentaron correctamente y exhibiendo sus credenciales. Todavía existe la prueba del domingo último en que en la Junta de Escrutadores, no se dejaba hablar, mucho menos protestar a nuestros Escrutadores QUE ERAN PARTE DE DICHA JUNTA. Obran agregadas a la demanda, pruebas contundentes, que reúnen todos los requisitos legales, que reafirman este hecho. En cuanto a la suplantación de votos, existen también abundantes documentos públicos, de validez y fuerza legal plenas, que demuestran claramente que en el día de la elección el Partido Oficial se dedicó a meter “Aviadores” en las casillas, principalmente en la tarde, cuando se dio cuenta del avance arrollador de Acción Nacional. Claro que esto lo pudo hacer por la falta de responsabilidad y la abierta complicidad de los Instaladores de las casillas electorales, respaldadas naturalmente por un buen número de Representantes y Escrutadores de Partidos de Paja, a quienes la Presidencia Municipal, INDEBIDA E ILEGALMENTE LES CONCEDIÓ NOMBRAMIENTOS SIN TENER A ELLO DERECHO, CON EXPRESA VIOLACIÓN DEL ARTÍCULO 46 DE LA LEY, QUE NIEGA ESE DERECHO CUANDO SE TRATA DE QUE VARIOS PARTIDOS POSTULAN IGUAL CANDIDATURA. La gran mayoría de las actas notariales y de las protestas de nuestros Representantes en las casillas, consisten principalmente en la suplantación de votos que


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 219

el Partido Revolucionario Institucional pudo realizar porque SIENDO LOS INSTALADORES MIEMBROS O SIMPATIZADORES DE SU PARTIDO y habiéndolos llamado previamente para recibir instrucciones, tenían el día de la elección UNAS LISTAS ADICIONALES APOCRIFAS, DE COLOR AMARILLO, CUYAS COPIAS NO SE ENTREGARON A NUESTRO PARTIDO como se hizo con las listas auténticas; y conforme a aquéllas, votaron en su mayoría los “aviadores” presentando unas tarjetas del PRI, que llevaban en la mano y de las que acompañamos con la demanda algunas de ellas que pudimos recoger. Digo que subsidiariamente pedimos la nulidad total de la elección, porque habiendo un impedimento de orden físico para poder precisar cuáles son específicamente los votos viciados, ya que no es posible identificarlos; y además también porque las suplantaciones fueron tan numerosas, complejas y a veces subrepticias, que materialmente hubiera sido imposible controlarlas y sobre todo cuantificarlas, es necesario en consecuencia y subsidiariamente para no dejar de aplicar la Ley y sobre todo aquellas disposiciones que invalidan los sufragios viciados, DECLARAR LA NULIDAD TOTAL DE MONTERREY. Claro que además de la suplantación de votos, el Partido Oficial mandó ejecutar otros actos también reprobables como asaltos a casillas, robo de ánforas, actos violentos de fuerza física y otros que vienen a reforzar, por decirlo así, nuestra demanda de nulidad. Allí con nuestra demanda, están las pruebas de nuestras afirmaciones. V.-Nosotros consideramos, Señores Diputados, que todas estas violaciones a la Ley y todos estos incalificables atropellos, no pueden tener otra enmienda que el saludable precedente que este Congreso debe sentar, declarando procedente la demanda de nulidad interpuesta. Deben tener presentes, Señores Diputados, que con estos actos bochornosos se está escribiendo la historia de nuestras Instituciones y si ellas no saben estar a la altura de su deber, allí quedarán los nombres de quienes no supieron reprimir y castigar el desorden para hacer imperar la justicia y la majestuosidad de la Ley.


220 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

No olviden ustedes que los principios que sustentaron los Revolucionarios de 1917, para conformar la Constitución que nos rige, fueron precisamente El Sufragio Efectivo y El Municipio Libre, principios estos, que se consagran en nuestra Constitución y que Acción Nacional viene defendiendo, exigiendo y proclamando desde su nacimiento como Partido Político y aún muchas de nuestras Autoridades, son los primeros conculcadores del voto ciudadano. Tampoco se olviden, Señores Diputados, que la Constitución consagra el Municipio Libre como base de la organización política y administrativa de nuestro régimen jurídico y no puede haber Municipio Libre donde se burla o se conculca el voto; y que la propia Constitución considera como el más importante de los derechos políticos del ciudadano. EL EJERCICIO DEL VOTO, y es por esto que ustedes, al dictar una resolución infundada o injusta, no desconocerán tan sólo los derechos jurídicos legítimos de Acción Nacional, sino que adquirirán para la posteridad, una gran responsabilidad frente a la Ciudadanía entera de Nuevo León.16 El 14 de diciembre, los diputados Roberto A. Cortés y Zenaido B. Martínez, a nombre del H. Congreso notificaron a la dirigencia estatal de PAN que la demanda de nulidad que habían presentado sería agendada en la sesión ordinaria del 15 de diciembre, a las 10 horas.

Se declaran válidas las elecciones municipales El 18 de diciembre se publicó en el Periódico Oficial el acuerdo número 140, expedido por el Congreso del Estado un día antes, en el cual se declaran válidas las elecciones municipales celebradas el 5 de diciembre de 1940. En dicho acuerdo se determina lo siguiente: Artículo Primero.-No procede la demanda de nulidad de la función eleccionaria para la renovación de las Autoridades Municipales de Monterrey, deducida por 16 El Norte, 17 de diciembre de 1948, p.10A.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 221

los CC. Dr. José G. Martínez e Ing. Armando Ravizé, en su carácter de Presidente del Comité Regional y Comité Local del Partido Acción Nacional. Artículo Segundo.-Se declaran válidas las elecciones Municipales celebradas en el Municipio de Monterrey el día 5 de Diciembre del año en curso, por virtud de los cuales resultaron electos para el periodo 1949-1951, los integrantes de la Planilla encabezada por el C. Lic. Santos Cantú Salinas como Presidente Municipal Propietario (…) Dado en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado (…), a los diez y siete días del mes de Diciembre de mil novecientos cuarenta y ocho. Dip. Presidente. Nemesio Dueñas Dávila; Dip. Suplente. Adalberto González Elizondo; Dip. Secretario. Roberto A. Cortés.17

17 AHCENL. Periódico Oficial, tomo LXXXV, Núm. 101, Monterrey, N.L., 18 de diciembre de 1948, pp.1-2.


II Alfonso Garza (PAN) vs Alfredo Garza Ríos (PRI)


Alfonso Garza

Alfredo Garza RĂ­os


Contexto regional

E

l censo poblacional realizado en el país en el año de 1950 señalaba que la ciudad de Monterrey contaba con 333,422 habitantes, mientras en el Estado se contabilizaban 740,191 pobladores, de los cuales sólo 111,610 eran población económicamente activa.1 Además, el centro industrial de la ciudad sumaba un total de 735 fábricas, aumentando el capital invertido de forma vertiginosa y consolidando a la ciudad como la capital industrial de México. Además de la industria, el comercio formaba parte de la actividad laboral del regiomontano y en donde cerca de 4,000 establecimientos daban trabajo a familias y generaban divisas muy útiles. Inclusive la dinámica bancaria en Monterrey se conformaba por 10 bancos de depósito, 16 instituciones financieras, cuatro bancos hipotecarios, dos bancos de capitalización y uno de ahorro y préstamo.2 Los medios de comunicación en el inicio de ésta década de los cincuentas fueron poco a poco tomando posesión en el diario suceder de las masas ávidas de información, ya que se contaban con alrededor de 12 estaciones radiodifusoras (entre las que se encontraban la XET por la 990 AM, la XEFB por la 630 AM, XEMR 1370 AM y la XEAW 1280 AM) y con cerca de 180 mil aparatos receptores. Habían pasado ya 30 años desde que el 27 de octubre de 1921, en Monterrey, Nuevo León, el ingeniero Constantino de Tárnava Jr. iniciaba las transmisiones regulares de una emisora a la que llama TND: Tárnava Notre Dame. En el programa inaugural participaron la soprano María Ytirria, los pianistas Carlos Pérez Maldonado, el tenor Aubrey Saint John Clerke y el declamador Audoxio Villarreal. Tres décadas después la radio se había consolidado como un instrumento de comunicación y entretenimiento para niños y adultos y era un motor de trabajo para muchas familias. Los programas radiales más escuchados por los regiomontanos en esos años eran: “Porfirio Cadena: El Ojo de Vidrio”, “Con las Alas Rotas”, “Rosita Alvirez”, “El Precio de Vivir”, Martín Fierro, “Agustín Jaime”, “Juimonos Pa´Barretosa”, 1 Mendirichaga, Rodrigo. 100 años de comercio en Monterrey. Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos de Monterrey, Monterrey, 1983, p. 141. 2 Ibid, p. 143.


Inicios de la televisión en Monterrey. El locutor Horacio Alvarado junto a los actores Héctor Lechuga y Alejandro Suárez.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 227

“Los Compadres de mi Pueblo” y las comedias “Don Niceto” transmitida por la XEFB que trataba sobre un norteño (Don Niceto) que vacilaba a un gringo llamado Mr. Cake, y que fue la de más rating radial en la ciudad en estos años y “Las Aventuras de Beto, Paco y Piolín” trasmitida de lunes a viernes a las 21 horas por la referida estación.3 En materia de televisión los cerca de 25 mil aparatos televisores vieron el surgimiento de Canal 3 en 1955 y años después en 1958 el Canal 6. El origen de la televisión en México se remonta a principios de la década de los cincuenta, más precisamente entre 1950 y 1952 cuando surgieron en la Ciudad de México tres canales: el Canal 4, de Rómulo O’Farrill, el Canal 2, de Emilio Azcárraga Vidaurreta y el Canal 5 de Guillermo González Camarena. En 1955 se unieron para formar una sola televisora, Telesistema Mexicano, con la justificación de que no era rentable competir entre los canales mencionados, conformándose así un monopolio privado. La televisión Monterrey iniciaría sus transmisiones el 1 de septiembre de 1955, cuando a las 18:50 horas sale por primera vez en vía de prueba con patrón de ajuste XHX-TV Canal 10. Entonces se empieza a pasar al aire series extranjeras y mexicanas. Al principio no había producción propia y las series y películas llegaban de la ciudad de México en película de cine de 16 mm. Entonces se empezaron a hacer programas locales. Algunos de estos programas fueron: “Telesociales” y “Semana Regiomontana”.4 Es precisamente el 16 de julio de 1958 cuando se da la inauguración oficial de Televicentro Monterrey. Para el 18 de julio de 1958 se anunció con bombos y platillos que se inauguraba un nuevo canal: XEFB-TV que sería el canal 3 Monterrey. En los inicios del canal el primer programa fue un maratón a beneficio de la Cruz Roja de Monterrey con el dinero recaudado de este maratón se logró en construir el hospital de la Cruz Roja de Monterrey. Durante 1958, su canal estuvo en el 10, hasta que en 1959 se decide cambiar el canal 10 local al canal 3 local de Monterrey. En ese mismo año se introdujo el videotape en blanco y negro.5 3 Texto tomado del sitio web http://radiomty.blogspot.mx/ consultado el 16 de septiembre de 2016. 4 Texto tomado del sitio web https://monterreytv.wordpress.com/2009/10/28/xefb-canal-3-el-canal-demonterrey-q-e-p-d/, consultado el 16 de septiembre de 2016. 5 Ibidem.


228 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Además, en la localidad circulaban cuatro periódicos de diario tiraje: los matutinos eran “El Porvenir” y “El Norte”, mientras los diarios de la tarde eran “El Sol” y “El Tiempo”.6 De éstos, “El Porvenir” fue fundado en 1919 por Jesús Cantú Leal y “El Sol” en 1922 por Rodolfo Junco Voigth. Sobre los periódicos “El Norte” y “El Tiempo” presentamos esta reseña: “El Norte apareció el 15 de septiembre de 1938, con ocho páginas, a un precio de cinco centavos, y con un tiraje de 15 mil ejemplares, que era todo un alarde si se toma en cuenta la tecnología de aquellas fechas, el número de habitantes de Monterrey y la competencia severa que representaba El Porvenir –éste ya estaba bien afianzado en el gusto del público y en 1936, aprovechando su éxito, había fundado El Tiempo, vespertino, igualmente con gran prestigio y que durante la Guerra Mundial tuvo tres ediciones diarias.”7 En materia de carreteras, la ciudad se comunicaba contaba con tres carreteras rumbo al Norte –a Laredo, a Matamoros y a Piedras Negras– dos hacia México vía ciudad Victoria y vía a Saltillo, y otra hacia el Pacífico por medio de San Luis Potosí, Zacatecas, Durango y Sinaloa. Además se tenía el Aeropuerto del Norte sobre la carretera a Laredo al Norte de la ciudad, el cual contaba con dos pistas que permitían el contacto con la capital de la República, demás ciudad del país y ciudades del extranjero.8 A la par del crecimiento fabril y financiero, se iniciaron en la ciudad una serie de obras públicas que fueron transformando el matiz de la ciudad y que la convertirían en una urbe moderna y metropolitana. Por ejemplo en mayo de 1950 el Dr. Ignacio Morones Prieto, por entonces gobernador de Nuevo León, dio el banderazo para la canalización del Río Santa Catarina, vía pluvial que por siglos ha sido una amenaza catastrófica para el Área Metropolitana de Monterrey.

6 Mendirichaga, Rodrigo. 100 años de comercio en Monterrey. Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos de Monterrey, Monterrey, 1983, p. 143. 7 Tomado del sitio web http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2000/11/01/el-norte-y-la-ruta-dela-prensa-regiomontana/, consultado el 16 de septiembre de 2016. 8 Montemayor Hernández, Andrés. Historia de Monterrey. Asociación de Editores y Libreros de Monterrey A.C., Monterrey, 1971, p. 393.


Dr. Ignacio Morones Prieto, gobernador de Nuevo LeĂłn durante los aĂąos de 1949 a 1952.


230 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Sin lugar a dudas la canalización del río Santa Catarina fue la obra magna del gobierno del Dr. Morones Prieto9, cuya rectificación permitió rescatar 850 mil metros cuadrados de terreno. De la superficie ganada, se desatinaron 110 mil metros cuadrados a jardines, 420 mil a avenidas y calles y el resto (320 mil) se vendió a particulares. Para unir las márgenes del río se construyeron cuatro puentes. Asimismo, para ayudar a saciar la sed de los habitantes de Monterrey, se ordenó la construcción de un canal subterráneo en un lugar conocido como La Huasteca, a la entrada del cañón de la Sierra Madre; de esta manera, se captaron las aguas del subsuelo del río Santa Catarina para ser entubadas en gruesos cilindros hacia dos tanques de almacenamiento.10 Otras de las obras realizadas durante este periodo de gobierno fueron la ampliación de la Plaza Zaragoza (al doble de su superficie anterior) y el establecimiento de dos plantas termoeléctricas, ambas con capacidad de 15 mil kilovatios; la primera comenzó a construirse en junio de 1951, en un lugar conocido como la Hacienda de San Jerónimo, y la segunda fue inaugurada a fines de 1952. Además bajo el mandato del doctor Morones Prieto se instaló, en 1950, el Patronato Universitario, diseñado para proveer de ayuda económica y material a la Universidad de Nuevo León. Ésta se vio beneficiada, además, con parte de los terrenos que se rescataron luego de reencauzar el río Santa Catarina.11

9 El Dr. Ignacio Morones Prieto nació en Linares Nuevo León el 2 de marzo de 1899. Sus padres fueron Ignacio Morones y Teresa Prieto. En 1912 cursó su bachillerato en el Colegio Civil de Monterrey. Tras mudarse su familia a la ciudad de San Luis Potosí, cursó la carrera de medicina en el Instituto Científico Literario y en la Escuela de Medicina donde se graduaría en 1923. Años más tarde realizaría estudios de posgrado en La Sorbona de Paris (1928). Tras años de ejercer su profesión, fue electo gobernador de Nuevo León para el periodo de 1949 a 1955. Sus obras más importantes en el gobierno fueron la canalización del río Santa Catarina y la construcción de la carretera Galeana-San Roberto. Sólo fue gobernador tres años, ya que en 1952 fue nombrado Secretario de Salubridad y Asistencia por el presidente Adolfo Ruíz Cortines. Dejo el puesto en manos del Lic. José Vivanco, quien concluyó el sexenio. Además, el Dr. Morones Prieto fue embajador de México en Francia de 1959 a 1965, año en que regresó a México para ser nombrado Director del Instituto Mexicano del Seguro Social cargo que desempeñó de 1966 a 1970. En 1968 el gobierno de Nicaragua le otorgó la condecoración “Rubén Darío” con el grado de Comendador por los servicios prestados por el IMSS a aquel país. Murió en la ciudad de México el 30 de octubre de 1974. 10 Tomada del sitio web http://losmorones.net/ignacio-morones-prieto/, consultado el 28 de agosto de 2016. 11 Covarrubias, Ricardo. Los gobernantes de Nuevo León: Historia (1579-1989). J. R. Fortson y Cía., S. A. de C.V. 1990.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 231

Además, durante su gestión se promulgó en el Periódico Oficial el miércoles 27 de diciembre de 1950 la Ley de Pensiones, Seguros de Vida y Otros Beneficios a los Veteranos de la Revolución. En este importante decreto se formularon las siguientes disposiciones: Artículo 1º.- Para los efectos de esta Ley son Veteranos de la Revolución aquellas personas que hayan comprobado: I.- Haber prestado servicios activos a la Revolución Mexicana entre el 19 de noviembre de 1910 y el 5 de febrero de 1917, siempre que tales servicios hayan sido prestados en campaña o en cooperación activa con la misma. II.- Haber sido reconocidos como Veteranos por la Secretaria de la Defensa Nacional, previo estudio y dictámenes de auténticas hojas de servicios. III.- Serán también reconocidos como Veteranos de la Revolución las personas que no estando aún reconocidas con tal carácter por la Secretaria de la Defensa Nacional, sean sin embargo reconocidas por la Comisión Consultiva del Estado, de que se hablará en seguida, ante la cual hayan presentado la documentación que acredite su actuación revolucionaria. Artículo 2º.- Se crea una Comisión Consultiva integrada por 5 miembros, tres de los cuales serán propuestos por la Delegación No. 2 de los Veteranos de la Revolución y dos más que serán nombrados por el Ejecutivo del Estado. Esta Comisión no gozará de emolumentos especiales. Artículo 3º.- Los beneficios que el Gobierno del Estado otorgará a los Veteranos en reconocimiento de los servicios prestados a la Revolución Mexicana son los siguientes: I.- Seguro de Vida por la cantidad de $10,000.00 (DIEZ MIL PESOS 00/100 M. N.). II.- Pensión Vitalicia de $100.00 a $300.00 a juicio del Ejecutivo del Estado III.- Servicio Médico-quirúrgico en las Instituciones Oficiales incluyendo hospitalización y medicamentos para el Veterano y sus familiares que económicamente esté bajo su dependencia.


232 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

IV.- Becas, libros, inscripción y diplomas para los hijos de los Veteranos en los establecimientos oficiales del Gobierno. V.- Los hijos de los Veteranos beneficiados por esta Ley tendrán preferencia en igualdad de condiciones para ser admitidos en los planteles educativos del Estado. VI.- Para aquellos Veteranos que tengan casa propia o pequeños establecimientos comerciales (con exclusión de cantinas o establecimientos de esta índole) el Estado otorgará una reducción en un 50% de sus contribuciones. Esta franquicia se hace extensiva por vida a las viudas de los Veteranos. VII.- Además de la Póliza de que se habla en la primera fracción. El Estado proporcionará una ayuda de $300.00 para gastos de funerales y si el Veterano se encuentra al servicio del Estado, sus familiares recibirán además el importe de cinco meses de sueldo. VIII.- En recompensa por los servicios prestados a la Revolución Mexicana, el Estado reconoce a los Veteranos el derecho de antigüedad para obtener en igualdad de otras condiciones, puestos vacantes o ascensos en la organización burocrática. IX.- Los beneficios a que un Veterano puede tener derecho como empleado burocrático en relación con pólizas de vida, pensiones de retiro o jubilación se sumarán a las que les corresponden como Veteranos de la Revolución. X.- Por lo que se refiere a pensiones civiles de retiro o jubilaciones, los Veteranos que desempeñen puestos burocráticos tendrán derecho a que se les compute un 50% más del tiempo de sus servicios al Estado.12 Esta Ley se promovió justo cuando el estado mexicano pretendía institucionalizar el movimiento revolucionario e incorporar a sus filas a todos aquellos sectores que aún no se habían integrado al sistema político partidista. Por eso no es de extrañar que el Partido Revolucionario Institucional se mantuviera tanto tiempo en el poder. 12 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León, Decreto No. 71, 27 de diciembre de 1950.


Foto 3. Maqueta de la Ciudad de los NiĂąos.


234 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Otra ley reformada fue la del Catastro del Estado publicada en el Periódico Oficial del Estado el 14 de junio de 1950. Fue modificada al considerar el Ejecutivo que la anterior impedía el trabajo de planificación y ejecución, por lo que la nueva ley aprobada daba más herramientas al estado para la aplicación de procedimientos más rápidos y menos gravosos para los causantes.13 En otras secciones, el gobernador Morones Prieto benefició durante su mandato a la industria a través de la exención de impuestos y de otros estímulos diversos. Enfrentó, además, algunos conflictos surgidos entre los comerciantes de la entidad y las autoridades federales de comercio, las que impusieron un rígido control de precios a las mercancías; los comerciantes regiomontanos protestaron y el gobernador intervino firmando un pacto con las Cámaras de Comercio para fijar las condiciones de venta de los artículos de primera necesidad.14 Por su parte, el Cuerpo Consultivo de Administración del Ejecutivo del Estado y el Consejo Obrero (constituidos en octubre de 1949 y en febrero de 1950, respectivamente) representaron un apoyo constante en la realización de buena parte de las obras que caracterizaron la gestión gubernamental del doctor Morones. A finales de 1949 el gobernador decretó asignar terrenos para el establecimiento de un fraccionamiento habitacional para los trabajadores estatales denominado colonia Burócratas. Sin embargo, la urbanización así como la entrega de los servicios básicos en el fraccionamiento se inició hasta el año de 1955, según lo refiere el sustituto del gobernador Lic. José Vivanco en su último informe de gobierno.15 Sin embargo, una parte polémica de su mandato fueron las constantes salidas del estado, que complementado por su poco arraigo en el mismo le valieron fuertes críticas de la oposición. Se tienen registradas que entre el 4 de octubre de 1949 y el 5 de diciembre de 1952 (tiempo que duró su mandato como go13 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León, Decreto No. 43, 14 de junio de 1950. 14 Tomada del sitio web http://losmorones.net/ignacio-morones-prieto/, consultado el 16 de septiembre de 2016. 15 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 2005, p. 246.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 235

bernador de Nuevo León) solicitó al H. Congreso del estado 44 licencias o permisos temporales16 para ausentarse del cargo para cubrir diversas comisiones y giras acompañando al presidente del República.17 Sólo cubriría la mitad del mandato por renunciar a la gubernatura para integrarse al gabinete del entrante presidente Lic. Adolfo Ruiz Cortines. Dejaría el poder del estado en manos del Lic. José Santiago Vivanco para que concluyera el sexenio. En otros temas, uno acontecimiento importante fue la apertura de los primeros edificios de la Ciudad de los Niños de Monterrey sucedida el 24 de diciembre del año referido de 1951 a donde acudieron varios representantes de la iniciativa privada y de las autoridades locales. Apenas unos meses antes la señora Beatriz Velasco de Alemán, primera dama del país, había puesto la primera piedra de estos edificios que se ubicaron cerca de la reserva natural de la Pastora en el municipio de Guadalupe, N.L. y ya para finales de año se había concluido con las labores para echar a andar los primeros dormitorios para los niños desamparados de la ciudad.18 Ésta institución fue creada por iniciativa del padre Carlos Álvarez Ortiz y el apoyo de varios empresarios regiomontanos. Bajo la frase “El Amor se hizo Ciudad”, este sitio ha sido un refugio y hogar para miles de niños indefensos de la ciudad de Monterrey. Institucionalmente La Ciudad de los Niños de Monterrey, A.C. es en la actualidad: “un centro de desarrollo social para familias de escasos recursos, dedicado a la formación técnica, humana y espiritual de los niños, niñas, jóvenes, padres de familia y maestros del área metropolitana de Monterrey. Está ubicada en el Municipio de Guadalupe, N.L. Esta organización brinda educación primaria, secundaria y tecnológica para niñas y niños, y cursos técnicos y formativos para padres de familia. Está constituida como una Asociación Civil, regida por una asamblea de 50 personas y dirigida por un consejo de directores integrado por 15 connotados empresarios de 16 146 días totales. 17 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León. Expediente Administrativo.- Licencias concedidas al C. Gobernador Constitucional del Estado Dr. Ignacio Morones Prieto en los años de 1949, 1950, 1951 y 1952, con fecha del 2 de diciembre de 1952. 18 Pedraza Salinas. Jorge. Monterrey entre montañas y acero. Villacero, Monterrey, 1996, p. 255.


236 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Monterrey. La Ciudad de los Niños de Monterrey, A.C., fue fundada por el padre Carlos Álvarez Ortiz, apoyado por un grupo de empresarios regiomontanos, el 20 de septiembre de 1951. Su misión inicial era dar asistencia a niños huérfanos o desamparados. Operaba, además, una escuela primaria mixta, con una población de 120 alumnos. Los gastos de operación de la Ciudad de los Niños se cubren con donativos individuales, como las “becas padrino”, o de empresas, así como con ayudas recibidas de organismos asistenciales y con los ingresos provenientes de actividades realizadas por la propia institución.19 En sus instalaciones se planeó la instalación de un teleférico con dirección al Cerro de la Silla que debió ser cancelado en 1961 por un accidente que acabo con la vida del constructor Ing. Jesús Fernández y varias personas más. Sin embargo la Ciudad de los Niños permanece hasta la fecha como una institución de beneficio para la niñez desprotegida de la ciudad. Otro dato importante de la ciudad fue la venta el 4 de enero del año de 1951 por parte del Ayuntamiento de Monterrey del predio donde se ubicaba el viejo Mercado Colón en el centro de la ciudad (Calles Morelos y Juárez), sitio donde a la vez se inició la construcción del Condominio Monterrey. El nuevo Mercado Colón se mudaría a un terreno ubicado a dos cuadras al norte de su antiguo sitio, sobre la calle Ocampo, donde permanecería hasta la primera década del siglo XXI, cuando fue demolido para ser construido un nuevo edificio y plaza comercial. A principios del mes de septiembre se anunciaban obras para remodelar la Alameda “Mariano Escobedo” por parte del Comité Pro-embellecimiento de dicho que paseo que presidía en ese entonces don Manuel L. Barragán, prominente banquero regiomontano y excandidato a la presidencia municipal de Monterrey en 1945. Esto a causa de que el municipio y el estado habían desatendido a su suerte a este tradicional espacio regiomontano, y que según testimonios recabados a los vecinos del sector se encontraba “en agonía, seco y abandonado”.20 19 Los gobernantes de Nuevo León: Historia (1579-1989). J. R. Fortson y Cía., S. A. de C.V. 1990. 20 El Porvenir, 1 de septiembre de 1951, p. 13.


Calles del centro de Monterrey durante los aĂąos cincuenta del siglo XX.


238 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El principal problema a resolver en la Alameda era la gran cantidad de árboles secos por falta de tratamiento adecuado, por lo que el referido comité inició la reforestación, principalmente del lado poniente sobe la calle Aramberri, que es donde se encontraba más grave el problema. A la par, el municipio de Monterrey inició el retiro de puestos ambulantes que tenían inundado este espacio y que no contaban con el permiso correspondiente.21 Las obras continuaron hasta finales del mencionado mes cuando se terminaron y es así como se revivió éste sitio tradicional de esparcimiento para las familias regiomontanas. Ese año impactaron de forma particular dos huelgas en diversas industrias de la ciudad: la primera sería encabezada por trabajadores electricistas desde finales de 1950 hasta principios de 1951, que obligó a los hombres de negocios de la localidad a celebrar una reunión de emergencia el 11 de febrero con el fin de analizar la situación y demandar a las autoridades una solución al problema.22 La segunda se efectuaría en las instalaciones de Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, cuando obreros decidieron hacer un paro de labores el 3 de mayo ante la falta de solución a sus demandas de aumento salarial. Según crónicas de la época esta huelga se solucionó ocho días después tras lograr los trabajadores un aumento del 8% en sus salarios tabulados, en premios, destajos, contratos y otras prestaciones.23 Además, el 1 de noviembre del mencionado año se inauguraron en la ciudad tres nuevas clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social en la colonia Independencia, El Cercado y La Leona, contando con la presencia del Director del IMSS Antonio Díaz Lombardo. Éstas clínicas darían servicio a tres mil personas, aumentando a ciento cincuenta mil el número de beneficiarios de servicios médicos en el estado.24 Es en la media del siglo XX cuando la ciudad de Monterrey comienza su expansión urbana hacia los municipios de San Nicolás de los Garza al norte, San Pedro 21 22 23 24

El Porvenir, 12 de septiembre de 1951, p. 11. Pedraza Salinas. Jorge. Op.Cit., p. 256. Ibidem. Pedraza Salinas. Jorge. Monterrey entre montañas y acero. Villacero, Monterrey, 1996, p. 257.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 239

Garza García al sur y hacia Guadalupe al oriente, iniciando el proceso de crecimiento demográfico y urbano conocido como Área Metropolitana de Monterrey (AMM).25 Una ciudad con problemas Monterrey, gran urbe de desarrollo industrial y económico, vivió en esos complicados años en su desarrollo social y urbano a consecuencia de la alta tasa de migrantes que día a día incrementaban la cifra de pobladores y como consecuencia de deficientes trabajos de las administraciones gubernamentales. El gobernador de Nuevo León en ese año era el Dr. Ignacio Morones Prieto y el presidente municipal de Monterrey, el Lic. Santos Cantú Salinas, ambos miembros del partido gobernante. Dichos problemas sociales y la falta de solución de los gobiernos en turno ensombrecían las cifras de la bonanza industrial y del gran desarrollo metropolitano. Una escasez de agua, frijol y maíz cimbraba a las familias regiomontanas a finales del año de 1950, a tal grado que la Cámara de Comercio de Monterrey la calificó de “muy grave”, existiendo el peligro de que los habitantes se exasperaran y de que se llegase a cometer actos de violencia contra los establecimientos comerciales.26 La crisis alimentaria tuvo tintes de drama y fue solucionada gracias a la participación de los gobiernos municipal y estatal, así como de las organizaciones ciudadanas, quienes ayudaron a gestionar la baja de los precios ante la Compañía Exportadora e Importadora Mexicana, S.A. de C.V (CEIMSA) encargada de regular los precios de estos productos básicos. El crecimiento urbano trajo consigo graves problemas en el abasto del agua. Los nuevos asentamientos urbanos de migrantes provocaron que fuera insuficiente la dotación del vital líquido y hubiera una crisis a principios de la década de los cincuenta. Aún no se creaba Agua y Drenaje como empresa paraestatal (fue establecida hasta 1956) y la presa de la Boca fue terminada hasta 1963, por lo que 25 Ceballos, Manuel (coordinador). Monterrey 400. Estudios históricos y sociales. UANL, Monterrey, 1996, p. 95. 26 Mendirichaga, Rodrigo. Op. Cit., p. 147.


240 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

era difícil acarrear agua a la ciudad y en grandes cantidades. En 1954 se da un severo racionamiento en toda el AMM, dejando muchas zonas con pocas horas de agua. Solamente mediante la utilización de pozos privados se pudo resolver este problema temporalmente. Otro de los grandes inconvenientes que enfrentaron las administraciones municipal y estatal durante estos años de la década de los 50´s, fue la migración de campesinos provenientes de otros estados de la República a la ciudad de Monterrey en busca de una mejor condición de vida que le diera el destello de la industrialización regiomontana. Según cifras del censo de población, durante la década de 1950 la migración en Monterrey se intensificó un 59% con relación a la década pasada (los cuarenta).27 Esto es que entre 1940 y 1965, el crecimiento poblacional en Monterrey fue exponencial ya que la población de su área metropolitana se quintuplicó, pasando de 186 000 a 950 000 habitantes.28 Los grupos migratorios que llegaron del campo a la ciudad fue uno de los efectos de las altas tasas de inmigración en el proceso de metropolización que se dio cuando al AMM se incorporaron otros municipios. Es alrededor de las fábricas y de las estaciones de transporte (como el ferrocarril) donde se establecen estos nuevos pequeños barrios improvisados donde residirían gran cantidad de familias foráneas durante estos años, que sumados a los ubicados al sur del río Santa Catarina (colonia Independencia) formaron los cinturones de pobreza de la ciudad. En tanto las clases altas se desplazarán sus zonas residenciales al oriente por rumbos de la Loma del Obispado o rumbo a San Pedro Garza García aprovechando la movilidad del automóvil, en tanto la clase media seguirá ocupando sus tradicionales espacios habitacionales. Ésta masiva oleada de nuevos habitantes de la ciudad transformaría la faz demográfica de la ciudad de forma definitiva. Desde la perspectiva social, la 27 Vellinga, Menno. Desigualdad, poder y cambio social en Monterrey. Siglo Veintiuno Editores, México, 1988, p. 108. 28 Efrén Sandoval Hernández. Pobreza, marginación y desigualdad en Monterrey. Puntos de partida. En Frontera Norte, vol. 17, núm. 33, enero-junio de 2005, p. 135.


La realidad de una ciudad en crecimiento: calles sucias y malos servicios pĂşblicos.


242 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

clase empresarial y su homóloga política verían disminuido su poder y dominio en éstos años cincuenta y darían entrada al surgimiento de una crecida clase media de profesionistas y el resurgimiento de la clase baja, protagonizada por este grupo de migrantes.29 Además de la problemática social, la administración municipal de Monterrey (1949-1951) encabezada por Santos Cantú Salinas, atravesaba una severa de crisis de credibilidad entre la opinión pública. Las críticas al trabajo corrupto de los agentes de tránsito le valieron no pocas denuncias y primeras planas en los periódicos de la ciudad. Matutinos como El Norte publicaban en su sección local del 27 de noviembre de 1951 que la ciudad de Monterrey tenía una situación precaria en sus servicios públicos, en tanto “el tránsito es un desastre y el servicio de agua y drenaje deficiente.”30 En tanto se acusaba al alcalde Cantú Salinas de corrupción por no haber puesto en orden a los inspectores de comercio en la práctica de la “mordida” y de haber promovido con ello el deterioro de las ventas para los pequeños comerciantes regiomontanos.31 Aunado a ello, el panorama sucio de la metrópoli le costó al citado alcalde no pocas reclamaciones ciudadanas y varias primeras planas en la prensa a finales de 1951. En un testimonio impreso se refiere que el gobierno municipal no había podido solucionar el problema de la limpieza en la ciudad y para colmo de males no se había podido organizar a los carretones que deambulaban por el centro de Monterrey, dejando abierta la posibilidad de privatizar este servicio. “La más completa desorganización priva en este ramo tan importante, en abierta pugna con las aspiraciones que Monterrey tiene de ser una ciudad pulcra, digno espejo de su laboriosidad.”32 La publicación mostraba camiones recolectores de basura llenos y en mal estado, tirando desperdicios sobre las calles y ensuciando el aire con sus grandes y grises fumarolas. El mal servicio de la basura se sumaría al pésimo alumbrado citadino, la corrupción policiaca y el descuido del primer cuadro de la ciudad, 29 30 31 32

Ibid, p. 109. El Norte, 27 de noviembre de 1951, p. 7. El Norte, 1 de diciembre de 1951, p. 9. El Norte, 4 de noviembre de 1951, p. 1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 243

preguntando inclusive sí sería necesario un cambio de colores en la administración municipal de la capital. El voto de la mujer En el terreno político, la mujer fue ganando poco a poco espacios sociales y políticos dentro de la ciudad. Y aunque es en la elección municipal de Monterrey de 1948 donde por primera vez el voto femenino es aceptado legalmente, desde una década atrás ya había movimientos en varias ciudades del país que abogaban por este derecho. El gobierno nacional revolucionario en los treinta y parte de los cuarenta impidió el derecho al voto de la mujer dándoles un rol de hogar y no de presencia social y política, pero a pesar de ello a partir de la segunda mitad de la cuarta década, el movimiento de lucha por obtener derechos políticos, en lugar de consolidar su fuerza con las bases y de reforzar la movilización social, se apoyó en las autoridades, principalmente en la figura del presidente de la República, a la espera de que éstas hicieran suya la demanda del voto.33 El presidente Miguel Alemán como parte de su proyecto de la institucionalización del gobierno, le abrió las puertas al voto de la mujer por la reforma que realizó del artículo 115 constitucional en el Diario Oficial de la Federación el 17 de febrero de 1947. El texto refiere que: “Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años, siendo casados, o 21 sí no lo son, y tener un modo honesto de vivir.” Aunque la reforma del presidente Alemán era sólo para la participación femenina en las elecciones municipales, fue un buen comienzo. Para 1948, Monterrey experimentaba por primera vez el voto femenino en donde fue electo alcalde de la ciudad Santos Cantú Salinas. Sería hasta la elección federal de 1955 para elegir diputados al Congreso de la Unión y hasta la presiden33 Tuñón Pablos, Enriqueta. El derecho de las mujeres al sufragio. p.125, consultado el 13 de abril de 2016 en el sitio web http://148.206.107.15/biblioteca_digital/capitulos/394-5379cbt.pdf.


244 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cial de 1958, cuando la mujer votaría por primera vez en la elección federal de nuestro país.

Sin embargo las primeras elecciones municipales en donde las mujeres votaron en Monterrey, como las de 1948 y 1951, fueron catalogadas por la prensa como un fracaso, al registrar poca afluencia el sufragio femenino. Por ejemplo, el 3 de diciembre de 1951 un día después de la elección municipal el periódico El Norte mencionó en primera plana “Pocas mujeres fueron a depositar su voto ayer. La ciudad permaneció inalterable, sin incidentes dignos de mención. Puede decirse que la justa electoral se convirtió en rotundo desaire popular.”34 A pesar de este lento proceso democratizador, la participación femenina adquiría en años posteriores gran relevancia no sólo como público cautivo para los candidatos a algún puesto de elección popular, sino en su participación política en todos los ámbitos gubernamentales del país.

34 El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 245

Precampaña Las precampañas electorales para la renovación de poderes municipales se acelerarían en septiembre, cuando las aguas políticas en los organismos electorales comenzaron a dar avisos de existencia. Todo ello bajo la norma de una nueva Ley Electoral aprobada en 1949, y de la cual daremos pormenores más adelante. PRI Para el viernes 28 de septiembre algunos sindicatos y organizaciones adheridas al PRI manifestaban su apoyo para la candidatura a la alcaldía de Monterrey a favor del señor Alfredo Garza Ríos en ese tiempo Secretario General de Gobierno de Nuevo León y brazo derecho del gobernador Dr. Ignacio Morones Prieto. Estos organismos políticos aseguraron haber hecho un análisis sereno de la situación que vivía la ciudad, tener revisado el perfil del referido político y tener el visto bueno de los sectores obrero, popular y campesino del partido para tomar en consideración esta muestra pública de apoyo a la candidatura con el simple objeto de proyectarlo a la silla de la presidencia municipal del trienio 19521954.35 Ese día, el Comité Organizador del Control Político Ferrocarrilero Sección 19 respaldaron el anterior anuncio y dieron su voto para que Garza Ríos ocupara la candidatura a la presidencia municipal de la capital del estado representando al PRI.36 A los ferrocarrileros se le unirían el gremio magisterial, los burócratas al servicio del estado y el sector femenil del partido en respaldo a la candidatura de Garza Ríos.37 Además, ese mismo día del destape se publicó la convocatoria partido para la realización de las convenciones municipales a realizarse en las cabeceras municipales de los 51 municipios del estado, la cual venía firmada por el dirigente estatal Lic. Caleb Sierra Ramos.38 35 36 37 38

El Porvenir, 28 de septiembre de 1951, p.2. El Porvenir, 28 de septiembre de 1951, p.4. El Porvenir, 30 de septiembre de 1951, p. 2. El Porvenir, 28 de septiembre de 1951, p. 5.


Alfredo Garza RĂ­os, precandidato del PRI a la alcaldĂ­a regiomontana.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 247

Las características de esta convocatoria son las siguientes: La realización de las convenciones municipales se efectuarán el día 7 de octubre a partir de las 10 horas. Para Monterrey, la Asamblea electoral contará con 30 delegados de cada sector (obrero, popular y campesino). Cada sector del partido enviará la lista de sus delegados con tres días de anticipación a la realización de la Asamblea. Los Comités Municipales del partido determinará el resultado de la Asamblea y dará las credenciales a las planillas ganadoras.39 Alfredo Garza Ríos nació en Linares Nuevo León. Fue miembro del PRI desde la fundación del mismo en el estado. Durante el gobierno del Dr. Ignacio Morones Prieto fue Secretario General de Gobierno de 1949 a 1951, puesto que dejó vacante para ocupar el puesto de alcalde de Monterrey de 1952 a 1954. Falleció en su natal Linares el 20 de junio de 1974 tras un accidente automovilístico.40 Cuatro días antes de efectuarse la convención municipal del PRI para elegir candidato a alcalde de Monterrey, los sindicatos adheridos a la CTM respaldaron al referido Garza Ríos como su gallo para contender por la capital de Nuevo León, porque confiaban en que con su trabajo, modestia y honradez lograría gobernar bien la ciudad y resolver los problemas que la aquejaban.41 El líder de la CTM en Nuevo Rodolfo Gaytán se dirigió al precandidato y le aseguró su triunfo en las próximas elecciones: “Don Alfredo, los obreros de Monterrey desde ahora le auguramos un rotundo éxito como nuestro candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey.”42

39 40 41 42

Ibidem. Cavazos Garza, Israel. Diccionario Biográfico de Nuevo León. Grafo Print, 2ª edición, Monterey, 1996, p. 216. El Porvenir, 5 de octubre de 1951, p.20. El Norte, 5 de octubre de 1951, p.6.


248 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Durante la ceremonia de respaldo el todavía funcionario estatal, quien se encontraba altanamente emocionado por el acontecimiento, se consideró a sí mismo como un amigo de la clase trabajadora que había dedicado su vida al trabajo y que cumpliría cabalmente con los más desprotegidos, que son los que necesitan el apoyo del gobierno municipal.43 Anteriormente a su ungimiento como precandidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, Garza Ríos otorgó una entrevista exclusiva para el periódico El Norte, donde se comprometió ante la población de gobernar honrosamente a la ciudad y de forma particular apoyar al pueblo humilde y desheredado.44 Descrito como “un hombre de alta estatura, típico norteño, franco hasta la médula, platicador, abierto y ameno”, Garza Ríos se dijo respetuoso de los tiempo del partido y comprometido a no tomar un solo pesos de erario para amasar fortuna, ya que dijo: “Sí el dinero es del pueblo, sí ese dinero es producto de una contribución común para el desarrollo de las obras que el pueblo mismo necesita, entonces hay que cuidarlo doblemente. Hay que vigilarlo como el tesoro más precioso y evitar que se canalice hacia cosas inútiles.”45 Además aseguró que su administración estaría vinculada con aquellos regiomontanos que no cuentan con servicios básicos y que se hallan olvidados de los gobiernos anteriores. De antemano refirió que su gobierno tendrá como pilares la honradez y el trabajo que por años ha realizado para servicios de la comunidad.46 Ese día Garza Ríos recibió muestras de apoyo a su precandidatura para la alcaldía de Monterrey por parte de la Convención Nacional Obrera Política adherida a la CTM, de la Alianza de Camioneros del Norte, las ligas populares de la colonia Independencia y los sindicatos adjuntos al Rastro municipal.47 Tras el destape del candidato priista, varios políticos regiomontanos expresaron su sentir por el nombramiento. Margarito Leal Cortés, entonces Tesorero Muni43 44 45 46 47

El Porvenir, 5 de octubre de 1951, p.20. El Norte, 2 de octubre de 1951, p.8. Ibidem. Ibidem. Ibidem.


InvitaciĂłn a la toma de protesta del precandidato del PRI Alfredo Garza RĂ­os.


250 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

cipal de Monterrey, expresó que Garza Ríos hará un buen papel como alcalde de la ciudad y que en él se conjugan los atributos de un buen político. El Lic. Enrique Martínez Torres Secretario del Ayuntamiento regiomontano, aseguró que el virtual candidato tricolor es trabajador, honrado a carta cabal, quien por su edad cuenta con experiencia ara ver las cosas con una clara visión. En tanto el Oficial Mayor del gobierno del estado Lic. Roberto Cortés rescató la rectitud y las capacidades de Garza Ríos para ser ocupar el puesto de alcalde de Monterrey.48 Dos días antes de la convención municipal, Alfredo Garza Ríos era el único precandidato registrado, por lo que era prácticamente el aspirante del PRI para la presidencia municipal de Monterrey. El presidente regional del PRI Lic. Caleb Sierra Ramos49 explicó que la reunión del domingo 7 de octubre entre priistas estaba destinada a nombrar y a respaldar la candidatura de Garza Ríos y argumentó que los 90 delegados convocados (30 del sector obrero, 30 del sector profesional y 30 del sector campesino) estaban listos para aclamar a su candidato para la capital de Nuevo León.50 El domingo 7 de octubre de 1951 se efectuó en el Teatro Rex de Monterrey la Convención Municipal para que el PRI eligiera su candidato para alcalde de la ciudad así como su planilla de colaboradores. Por medio de la figura de candidato de unidad el señor Alfredo Garza Ríos, por entonces Secretario General de Gobierno de Nuevo León y amigo cercano del gobernador Ignacio Morones Prieto, fue ungido para representar al partido oficial en la contienda para presidente municipal de la capital del estado.51 Los integrantes de la convención que inició a las 10 horas dieron por bien elegir la planilla que encabezaba Alfredo Garza Ríos, la cual es la siguiente: 48 El Norte, 3 de octubre de 1951, p.9. 49 Político y educador nacido en Linares en 1908. Fue profesor egresado de la Escuela Normal de Nuevo León en 1937 y Lic. En Derecho por la Universidad de Nuevo León en 1947. Fue Secretario de la Dirección de Educación Pública en 1936. Director de la Escuela Normal del Estado en 1940 y fundador del Departamento Escolar y de Archivo de la Universidad de Nuevo León. Diputado Federal en la LII Legislatura de 1952 a 1955 y presidente estatal del PRI de Nuevo León en 1951. Véase: Cavazos Garza, Israel. Diccionario Biográfico de Nuevo León, p. 487 50 El Norte, 5 de octubre de 1951, p.9. 51 El Porvenir, 8 de octubre de 1951, p.1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

Cargo

Nombre

Presidente Municipal

Alfredo Garza Ríos

Presidente Municipal Suplente

Jaime F. Garza

Regidores

Leopoldo Banda

› 251

Macario Barrera Colunga Francisco M. Cerda Salvador Chávez Napoleón Gómez Sada Mario Jasso Mauricio Montemayor Pedro Reyes Zuñiga Francisco W. Rodríguez Juan Torres Alfonso Vallejo Margarito R. García Flores Francisco Veles González Zacarías Villarreal Síndicos

Antonia González Treviño Maximiliano Leija

Alcaldes Judiciales Propietarios 2º.

Genaro Salinas Quiroga

Alcaldes Judiciales Propietarios 3º.

Rodolfo Zamora

Alcaldes Judiciales Propietarios 4º.

Julio E. Canseco Galarza18

Una comisión fue nombrada con el fin de ir a la casa del candidato ganador, para informarle que su candidatura fue aprobada y pedirle se presentase en el Teatro Rex donde se había reunido la convención priista, para que junto a la planilla electa hicieran el juramento respectivo.52 Cobijado por las organizaciones corporativas del partido, Garza Ríos expresó ese día su posición para servir a la comunidad, “no servirse de ella”, ofreciendo administrar la ciudad en los principios y normas que habían convertido a Monterrey en “espejo de hombres.” Terminó su discurso afirmando que creía en la 52 El Norte, 8 de octubre de 1951, p.7.


252 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Revolución Mexicana “porque ha sido esperanza y fe de un pueblo amante de la libertad y de la justicia.”53 Afirmó que seguía el ejemplo del presidente Miguel Alemán y del gobernador Ignacio Morones Prieto para luchar por la justicia social que el pueblo necesita y que desde el gobierno de la ciudad empujaría el desarrollo de las clases humildes, concluyendo así su mensaje y la convención a las 11:35 horas.54 Sin embargo, su posición como candidato a la alcaldía de Monterrey debió esperar ya que la ausencia del gobernador Ignacio Morones Prieto del estado y en su calidad de Secretario General de Gobierno, le impedían separarse de su cargo. Días después fue reemplazado por el señor José Vivanco y pudo iniciar su campaña electoral hasta finales de octubre de ese año. Unos días antes de iniciar la campaña la campaña electoral, el candidato priista presentó su programa de acciones municipales ante, recordando su juventud en las calles del antiguo Barrio San Luisito (colonia Independencia) y su vida madura en puestos de servicio a la comunidad regiomontana. Su programa se resumía en cinco puntos de los cuales se extraen las siguientes acciones: Regularización del transporte público de pasajeros en unión con los concesionarios. Edificación de escuelas en las colonias que las requieran. Cooperación con las Juntas de Mejoras Materiales de las colonias para lograr mejorar los servicios básicos como agua potable, drenaje, pavimentación, alumbrado, recolección de basura. Mayor eficiencia de los cuerpos de policía para que resguarden a los ciudadanos de los delincuentes. Reglamentación de los centro de vicio.55 53 El Porvenir, 7 de octubre de 1951, p. 9. 54 El Norte, 8 de octubre de 1951, p.7. 55 El Norte, 28 de octubre de 1951, p. 11.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 253

El domingo 21 de octubre se tomó la protesta a los 51 candidatos priistas aspirantes a las alcaldías del estado de Nuevo León. Desde las 10:30 horas se apostaron cerca de cinco mil simpatizantes en las afueras del edificio del PRI estatal ubicado sobre la Calzada Pino Suárez y la calle Arteaga con el fin de ser testigos de este acontecimiento.56 Aunque se tenía contemplada la asistencia del Gral. Rodolfo Sánchez Taboada presidente nacional del PRI, por asuntos de la elección interna de candidato presidencial no pudo asistir, y fue el presidente estatal del partido Lic. Caleb Sierra Ramos quien tomó la protesta respectiva. Terminado el acto de juramento, se tomó le declaración del candidato para la alcaldía de Monterrey Alfredo Garza Ríos, quien tenía la expectativa de que la campaña electoral fuera “caballeresca y ponderada”, que no existiera la violencia en las calles entre ciudadanos y que se resaltara el espíritu cívico de los regiomontanos. Mencionó que llevaba dos años sirviendo al pueblo de Nuevo León desde el gobierno del estado y que una vez siendo electo alcalde de Monterrey llevaría a cabo una política pública similar a la del Dr. Morones Prieto.57 PAN El 9 de septiembre del referido año se efectúa en Monterrey una Convención Regional del PAN que reunió alrededor de 28 delegaciones municipales del estado, todas bajo el liderazgo de Luis Hinojosa Berrones. En el evento realizo en el Teatro México se escucharon especiales ovaciones al excandidato del partido a la presidencia municipal de Monterrey (en 1948) “Dr. José G. Martínez y a doña Concepción Morín de Gómez al ser recordada”, escribiría años después el destacado historiador del PAN Luis Calderón Vega.58 En esta convención regional Ricardo Margain Zozaya, como presidente del Comité Municipal de Monterrey, leyó el dictamen de la Comisión Política en donde se establecía la participación en las elecciones municipales del estado, próximas 56 El Norte, 22 de octubre de 1951, p. 9. 57 Ibidem. 58 Calderón Vega, Luis. Memorias del PAN, tomo III, Editorial Jus, México, 1978, p. 64 .


254 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

a realizarse el primer domingo del mes de diciembre del año en curso. Por lo cual requería que cada Comité Municipal participara eligiendo el mejor candidato para su representación, su planilla de trabajo a competir así como el plan de gobierno. Un cartelón al frente de esta reunión albiazul decía todo el propósito de la reunión: “Sí quieres Patria, hazla en tu municipio.”59 Una crónica narró lo acontecido aquel domingo en el Teatro México: “Una numerosa concurrencia compuesta por casi mil delegados que llegaron a Monterrey procedentes de todos los municipios del estado, llenaron el amplio salón del Teatro México, escuchándose por todos los ámbitos del mismo diversos comentarios sobre la situación política del estado y del país en general. Durante el curso de los trabajos se hicieron críticas muy fuertes a los trabajos que realiza el gobierno del estado, especialmente las de la canalización del Río. Por el desinterés de la actual administración por resolver los demás problemas que confronta Monterrey y el Estado de Nuevo León. Los Delegados de la Convención después de terminados los trabajos salieron a sus respectivos municipios con indicaciones precisas de ir a trabajar en la organización para orientar a sus habitantes a fin de que participen en la próxima justa eleccionaria que habrá de designar a los nuevos ayuntamientos”.60 Días después a este evento, el PAN encendería las luces del escenario electoral con una severa crítica al gobernador del Estado Dr. Ignacio Morones Prieto, quien cumplía su segundo año de gobierno. Cuestionaba por qué Nuevo León seguía con los mismos problemas sociales de hace dos años “cuando a Morones Prieto lo enviaron de México a gobernar el Estado.”61 Además discutía el sentido de residencia del gobernador en la entidad al asegurar que casi no vivía en el Estado: “Ciertamente es imposible elaborar un informe certero y que a la vez satisfaga a la ciudadanía, cuando los prolongados y frecuentes viajes a la capital imposibilitan a Morones a recorrer los caminos del 59 Ibid, p. 66. 60 El Porvenir, 10 de septiembre de 1951, p. 9. 61 El Porvenir, 7 de octubre de 1951, p.3.


Dr. Alfonso Garza electo por la ConvenciĂłn Municipal del PAN candidato a la alcaldĂ­a regia.


256 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Estado para poder certificar que coincida la literatura del llamado informe con la realidad de Nuevo León.”62 Para finalizar su crítica a la que llamó Otro Año del Virreinato, el PAN resumió de forma práctica los dos años de gobierno de Morones Prieto: CAMINOS: Ni un kilómetro nuevo RÍO SANTA CATARINA: “Estamos trabajando”, ya informaremos de lo que produzca la venta de terrenos PUBLICIDAD: Mucha, cursi y cara ESCUELAS: Diez mil niños sin escuelas en Monterrey SEGURIDAD: Inseguridad AGUA POTABLE: Poca y turbia MUNICIPIO: Caciquismo y mugre JUSTICIA: Lenta y mala BRACEROS: Regresarán DEMOCRACIA: Centralismo Virreinal63

62 Ibidem. 63 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 257

El miércoles 3 de octubre, el partido anunciaba que si participaría en las elecciones municipales a realizarse el 2 de diciembre en Nuevo León y que su convención la efectuaría el segundo domingo de octubre. Los nombres de los posibles candidatos a ocupar la candidatura para la alcaldía regiomontana eran José G. García, José C. Vázquez, Dr. Juventino Villarreal y Dr. Alfonso Garza.64 El domingo 14 de octubre, el Partido Acción Nacional convocó a la ciudadanía para que acudieran al Teatro México a partir de las 10 horas al evento en el cual se elegiría a su candidato a la alcaldía regiomontana. Un manifiesto publicado días antes de este suceso refería lo siguiente: “Los candidatos de Monterrey Para integrar la planilla que se enfrentará a la imposición del gobierno a la Alcaldía, serán escogidos por la propia ciudadanía en la Convención Municipal que celebraremos el próximo domingo 14 a las 10 horas en el Teatro México. El mismo plebiscito aprobará el programa de gobierno que solucionará los viejos y graves problemas de esta Ciudad. Ahora va la ciudadanía. ACCIÓN NACIONAL.”65 El evento realizado con la participación de cerca de mil delegados municipales del partido, se efectuó en el lugar y la fecha señalados anteriormente siendo nombrado para la candidatura el Dr. Alfonso Garza, reconocido profesionista de la ciudad y el licenciado Bernardo Jiménez como su suplente. El evento estuvo dirigido por el licenciado Ricardo Margáin Zozaya presidente del Comité Municipal del PAN de Monterrey y demás representantes. La selección del candidato salió de un grupo de seis contendientes entre los que se encontraban el propio dirigente Ricardo Margáin Zozaya66, Juan José 64 El Norte, 4 de octubre de 1951, p.7. 65 El Porvenir, 11 de octubre de 1951, p.2. 66 Nació en Jiménez, Chihuahua el 5 de octubre de 1913. Residió en Monterrey desde su niñez y estudio la carrera de Derecho en la Universidad de Nuevo León. Fue consejero de diversas instituciones bancarias e industriales y miembro destacado del PAN en el estado. Intervino en la fundación de la Universidad de Monterrey y consejero del ITESM y de la Universidad Regiomontana. Es recordado por su valiente oración fúnebre


258 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Hinojosa67, José G. García68, Bernardo Jiménez69, Bernardo Elosúa70 y Alfonso Garza, resultando electo éste último por unanimidad de los delegados partidistas así como su planilla integrada por miembros respetados del partido. La planilla electa por el PAN para la presidencia municipal de Monterrey periodo 1952-1954 fue la siguiente. Candidatos a la presidencia municipal propietario Dr. Alfonso Garza; suplente Bernardo Jiménez; Regidores: María Nieves de Carmona, José Juan Cantú, José González Garza, Roberto González Acosta, Roberto Ayala, Cipriano Garza, Agapito Martínez Garza, Donaciano Garza, Manuel González, Pedro Almaguer, Luis F. Prieto, Velino Luna T., Guillermo Urquijo, Simón Salazar M.; Síndicos: José C. Vázquez, Ing. José Rodríguez Quiroz; Alcaldes Judiciales Felipe Gutiérrez, Luis Galindo V., Armando García.71 En el discurso que dio el Dr. Garza cuando fue nombrado candidato a alcalde de Monterrey sostuvo que era un soldado de Acción Nacional y que lucharía por obtener el voto de las familias regiomontanas que se encuentran en el olvido y la pobreza. Indicó que el programa de gobierno aprobado rompería lo moldes del partido en el poder “mal construidos para poner nuevos y empujar con los pies a la canalla para echarla fuera.”72 durante el sepelio de don Eugenio Garza Sada en septiembre de 1973 frente al presidente Luis Echeverría. Murió en Monterrey el 24 de enero de 1986. 67 Nació en General Treviño N.L. el 3 de septiembre de 1921. Fue licenciado en Derecho por la UNAM y años más tarde miembro fundador del Partido Acción Nacional en Nuevo León. Electo Diputado Federal por Nuevo León a la XLI Legislatura, 1949-1952 y volvió a serlo en la XLVII, 1973-1976, por el Distrito Federal. Fue colaborador del diario Excélsior, y de las revistas Siempre y Proceso. 68 Fue un destacado educador regiomontano. Nació en Monterrey el 25 de mayo de 1873. Fue alumno del educador Serafín Peña y se graduó como profesor de la Escuela Normal de Nuevo León en 1895. Fue director de las escuelas Acero de la Fundidora de Monterrey en 1911. En 1952 se le otorgó la medalla Altamirano por sus 50 años de servicio. Fue miembro del PAN y escritor de las obras Páginas de Color, Ruta de Vida y de Leyendas. Murió en Monterrey el 3 de junio de 1962. 69 Bernardo Jiménez, candidato a alcalde suplente para Monterrey en 1951. Nació en Santa Catarina N.L. en 1897, se dedicó al oficio de músico. Integró bandas militares durante la revolución hasta 1918. A partir de 1920 se dedicó a la venta de instrumentos musicales y a la fabricación y distribución de radios en Monterrey en la década de 1930. 70 Nació en Monterrey el 2 de noviembre de 1899. Realizó sus estudios en el Massachusetts Institute of Technology donde se gradúo como Ingeniero Civil. Fue uno de los fundadores del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey donde fue por muchos años consejero. Fue fundador también del colegio Motolinia y junto a Andrés G. Sada del Colegio Regiomontano. Fue fundador, accionista y director del Grupo Lamosa y de Pinturas Berel S.A. de C.V. En su labor política ocupó importantes puestos en el Partido Acción Nacional donde fue consejero nacional. Falleció en su ciudad natal el 31 de enero de 1979. 71 El Norte, 10 de octubre de 1951, p.8. 72 El Porvenir, 15 de octubre de 1951, p. 13 y 15.


Propaganda del PAN para las elecciones municipales de 1951.


260 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Defendió la asamblea panista que lo ungió como candidato, y que mostraba al otro partido como debe ser en libertad la elección de los funcionarios de gobierno: “Ésta convención ha sido un alto ejemplo de libertad de expresión y genuina democracia. El Partido tiene extraordinarias posibilidades de triunfo pues su arrastre es mayor ahora que nunca. Las ondas concéntricas de que hablara Gómez Morín se va extendiendo cada vez más y más. La ciudadanía libre de Monterrey estará con Acción Nacional en el momento de la votación.”73 El discurso del candidato panista concuerda con la declaratoria del partido quien en 1939 establecía en su artículo 1º los siguientes preceptos: El reconocimiento de la eminente dignidad de la persona humana y la obtención de todos los medios físicos y espirituales requeridos para garantizar con eficacia esa dignidad. La subordinación de toda actividad individual, social o del Estado, a la realización del Bien Común.74 Aseguró conocer a su contrincante priista Alfredo Garza Ríos y consideró que aunque estima a su familia, forma parte de un sistema político arcaico y antidemocrático que no consulta a las bases y que impone a quien se le antoja. En cambio, consideraba que había sido electo en una reunión libre y demócrata ejemplar Y finalizó asegurando que sus principios son los mismos que los de los directores y fundadores del PAN para llegar al éxito.75 En tanto el 16 de octubre del año en curso, el Dr. Alfonso Garza daba un golpe de autoridad al presentar primero que nadie el programa de trabajo municipal aprobado por los integrantes del Partido Acción Nacional para el trienio 19521954, por el cual según palabras del Dr. Garza Monterrey “entraría en el dintel de una nueva era de trabajo, orden, limpieza y honradez pública.”76 Mejoramiento físico y estructural de los edificios que actualmente son escuelas para el bienestar de la niñez regiomontana. 73 74 75 76

El Norte, 15 de octubre de 1951, p.8. Acta Constitutiva del Partido Acción Nacional, Artículo 1º. El Norte, 10 de octubre de 1951, p.8. El Norte, 17 de octubre de 1951, p. 9.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 261

Ampliación de la red de agua y drenaje en las colonias de la ciudad que más se requieran. Auditar la hacienda pública por un contador externo. Utilización del impuesto predial municipal que le fue quitado por la Tesorería del estado. Construcción de tres mercados municipales en zonas estratégicas de la ciudad. Dotación de camiones de basura y hornos crematorios. Contratación de elementos de policía. Reorganización de personal y reglamentos del Departamento de Tránsito Construcción de estaciones de autobuses de pasajeros y de transporte de carga. Creación de un Plan Regulador Urbano que ordene el crecimiento de la ciudad. Construcción de parques, jardines y campaña de reforestación. Establecimiento de un Departamento de Higiene y Salubridad. Restitución del impuesto que indebidamente se quitó al municipio para las obras del río Santa Catarina. Veladas y manifestaciones culturales en parques públicos. Construcción de viviendas baratas, baños y lavaderos públicos. Establecimiento de alumbrado público en colonias que carecen del servicio. Clausura de los actuales panteones municipales y traslado a otros espacios en las afueras de la ciudad.77 La polémica por el desvío del cobro municipal a las obras de canalización del río Santa Catarina se había generado desde principios de 1951. Tras un debate en el Congreso del estado se había realizado un decreto el 16 de abril de 1951 para 77 Ibidem.


262 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

darle forma legal a este proceso y despojar al municipio de Monterrey de sus ingresos para desviarlos a las obras del gobierno del estado. El día referido los diputados del Congreso modificaron el artículo 10 de la Ley de Ingresos de los Municipios.78 Este hecho fue severamente criticado por Acción Nacional quien acusó a la administración de Morones Prieto de matar el federalismo y la autonomía municipal. Aunado a ello, en el escenario preelectoral regiomontano apareció la figura del Lic. Juan Antonio Padilla líder de la Unión Nacional Sinarquista en México, quien en su visita a la ciudad afirmó tajantemente que mientras el PRI existiera no habría democracia en México. Tal declaración la hizo en el contexto de la gira nacional que emprendió para consultar a las bases sobre la próxima elección presidencial a realizarse a mediados de 1952. De forma directa, Padilla afirmó que el PRI es un verdadero obstáculo para la implantación de la democracia en México, ya que aseguró: “La obra de mayor envergadura que el gobierno debe emprender en, mi concepto, sería la implantación de la democracia. El respeto absoluto al voto popular para que de esta manera fuera el pueblo mismo quien eligiese a sus gobernantes. […] El Partido Revolucionario Institucional debe desaparecer. Debe desaparecer no como partido revolucionario, sino como órgano gobiernista que cuenta con todo el apoyo moral y económico del poder para llevar a cabo su función. Mientras esté funcionando éste partido en México, la democracia será algo imposible en México.79 Finalizó la charla asegurando que en México debe impulsarse más el desarrollo del campo para evitar que los campesinos migren a las ciudades y abandonen sus parcelas y haya más producción de los productos básicos. Y de que debe haber limpia en los sindicatos de obreros, mineros y ferrocarrileros, “llenos de células stalinistas” para que realmente funcionen a la luz de las políticas del estado mexicano.80 78 Archivo del Honorable Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto # 80.- Se reforma el Artículo 10 de la Ley de Ingresos de Los Municipios del Estado por el año fiscal de 1951.- Construcción de Puentes en el Río de Santa Catarina, 16 de abril de 1951. 79 El Norte, 17 de octubre de 1951, p. 9. 80 Ibidem.


El Movimiento Sinarquista en MĂŠxico estuvo presente en la elecciĂłn municipal de 1951.


264 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Así preparaba el Dr. Alfonso Garza la búsqueda del voto con los regiomontanos. Fortalecido por su partido y respaldado por un incluyente programa municipal. Pero ¿sería suficiente para confrontar al partido en el gobierno? Un nuevo contrincante Desde mediados del mes, se rumoraba que un grupo de partidos de los llamados independientes y locales, lanzarían un candidato para la alcaldía regiomontana y que les diera pelea a los gallos del PRI y del PAN. El dirigente de la Federación de Partidos del Pueblo en la entidad Lic. Eduardo Livas aseguraba que ya tenían pláticas con dirigentes de algunos partidos locales y con algunos ciudadanos, con tal de conseguir a un candidato verdaderamente representativo: “No nos proponemos más que presentar a la lucha municipal que se avecina a un candidato de absoluta extracción revolucionaria, que no sea de izquierda ni de derecha, sino pura y estrictamente popular. Propondremos a un regiomontano neto, de gran solvencia moral.”81 Y antes del cierre de registros de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral se registraba un tercer competidor para la contienda municipal a efectuarse el primer domingo de diciembre. El licenciado Jesús María Salinas fue electo candidato por tres partidos políticos. El Partido del Pueblo de Nuevo León adherido a la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano, el Partido Popular y el Partido Comunista Mexicano, conformando la Coalición de Partidos Independientes.82 Su candidato a alcalde suplente sería el médico regiomontano Enrique C. Livas Villarreal, distinguido cardiólogo e hijo del emérito profesor Pablo Livas. A manera de datos biográficos, Enrique Carlos Livas Villarreal nació el 28 de noviembre de 1908 en Monterrey, N. L. y fue hijo de uno de los más destacados pedagogos del Estado, el maestro Pablo Livas. Realizó sus estudios de bachillerato en el Colegio Civil y su carrera profesional la inició en la Facultad de Medicina de la UNL pero la concluyó en la Facultad Nacional de Medicina en la ciudad de México, donde obtuvo su título de Médico Cirujano en 1932, especializándose en Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología. Convertido en uno de los 81 El Norte, 16 de octubre de 1951, p.8. 82 El Porvenir, 27 de octubre de 1951, p. 1.


El Partido Comunista Mexicano también participó con candidatos en la elección de 1951.


266 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

médicos de más sólido prestigio, de 1935 a 1939 fue designado secretario en funciones de presidente del Consejo de Cultura Superior del Estado, organismo que mantuvo la actividad de la educación superior en la entidad; presidente de 1939 a 1943 y Rector de la restablecida Máxima Casa de Estudios en virtud de la segunda Ley Orgánica de 1943 a 1948. Desde ese cargo y bajo las premisas establecidas en su obra La Universidad, su misión y su marcha (1944), colocó a la institución en un nivel de primera categoría nacional e internacional, al dar surgimiento a dependencias como el Instituto de Investigaciones Científicas, el Departamento de Acción Social Universitaria, la Escuela de Verano, el Taller de Artes Plásticas y, la revista Armas y Letras. Además, junto al arquitecto Joaquín A. Mora, dotó a la Facultad de Arquitectura de su actual escudo. Durante los siguientes 36 años se consagró a la docencia en la Facultad de Medicina, al ejercicio profesional y a la investigación científica. Fundador y primer presidente de la Sociedad Regiomontana de Cardiología. Desarrolló una incansable labor como presidente del Patronato Pro Construcción del Instituto Universitario de Cardiología, hasta su fallecimiento el 16 de febrero de 1984. La Coalición de Partidos Independientes que lanzó la candidatura del Lic. Salinas buscaba el establecimiento de un municipio libre, alejado de la manipulación centralista, y la realización de una serie de importantes obras para beneficio de los hijos de Monterrey y de sus descendientes.83

La planilla que registró esta Coalición ante la Comisión de Vigilancia Electoral fue la siguiente:

83 El Norte, 27 de octubre de 1951, p. 9.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954) Cargo

Nombre

Presidente Municipal Propietario

Jesús María Salinas

Presidente Municipal Suplente

Enrique C. Livas

Regidores

Sigifredo H. Rodríguez

› 267

Humberto Villarreal Francisco Reyes Héctor M. Arangua Raúl Villarreal José Escareño Leopoldo Valdés Armando Aldape Gregorio Rodríguez Reta, Sra. Guadalupe Díaz de Llanas Roberto Álvarez Daniel Rojas Jesús Moreno Alejandro Sáenz Síndicos

Teófilo Martínez Pérez Humberto Ramos Lozano

Alcaldes Judiciales

Fernando Ayala Garza Ezequiel D. Puente Pedro J. Mireles.1

El Dr. Enrique C. Livas, candidato suplente a la alcaldía de Monterrey declaró durante la toma de protesta que junto al Lic. Salinas encabezaría un “gobierno ágil, eficaz y necesario.” Además argumentó que: “Se desde luego que el partido en el poder dará la batalla abiertamente y que incluso buscará por todos los medios posibles evitar que la Coalición tome beligerancia, pero la postulación de esta planilla municipal es la más fiel demostración que la oposición está en pie de lucha y alerta a cualquier demostración ventajosa por parte de quienes sin serlo se dicen revolucionarios.”84

84

Ibidem.


268 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Es así como estas tres fuerzas políticas se enfrentarían en el escenario local buscando la alcaldía regiomontana. Sólo quedaría el mes de noviembre para que con su presencia en los barrios y calles de la ciudad y con la promoción de su ideario sobre Monterrey convencieran a los ciudadanos de votar por ellos el domingo 2 de diciembre.

Campaña Al arrancar de forma oficial la campaña electoral en todo el Estado el 1 de noviembre, el Partido Revolucionario Institucional competía en los 51 municipios con candidatos y planillas debidamente registradas, mientras Acción Nacional sólo participó en siete municipios: Monterrey, Dr. Coss, Higueras, Cadereyta Jiménez, Cerralvo, Villa Juárez y Mier y Noriega. Como parte de la tradición mexicana, el 1 de noviembre de 1951 se publicaron en los principales diarios de la ciudad un pliego de calaveras llamado Radio Calaveras de Pepe Peña, que anunciaban el refresco “Doble Cola”. Dedicado a personas distinguidas de la sociedad regiomontana y mexicana: artistas, escritores, músicos, banqueros, deportistas, políticos. En la edición de 1951 se dedicaron unas calaveras a los candidatos del PRI y del PAN de la forma siguiente: DR. ALFONSO GARZA Surgió su candidatura lo mismo que el PAN: caliente y está moviendo a su gente desde ignota sepultura. ¡Arriba doctor! -le gritanaunque se halle en el panteón


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 269

hay que ganar la elección! Y Doble Cola le invitan.

DON ALFREDO GARZA RÍOS La muerte lo destapó cuando andaba de tapado y por fin lo ha colocado en el puesto que soñó Le sigue dando tirones para que la Doble Cola apure ¡Está bien que se asegure Y gane las elecciones!85

La campaña de Alfonso Garza El domingo 28 de octubre para arrancar la campaña electoral, el PAN municipal publicó un desplegado dirigido a los ciudadanos titulado “Monterrey”, el cual expresa que han iniciado la vieja lucha por la alcaldía regiomontana tratando de sacudirse a los parásitos de la falsa política. Y que defenderán los principios de patria, familia, dignidad de la persona humana, bien común, que son la base de Acción Nacional.86 85 El Norte, 1 de noviembre de 1951, p. 4. 86 El Porvenir, 28 de octubre de 1951, p. 5.


270 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Este mismo postulado pregunta al lector de que forma el municipio, que siendo una prolongación de la casa, sea manejado por una banda voraz que sólo busca la explotación social y económica. Acusa al gobierno estatal de Ignacio Morones Prieto de intervenir en la vida política del municipio al imponer a un candidato a modo en el PRI para Monterrey (Alfredo Garza Ríos) y que la bancarrota de imagen en que se encuentra la actual administración es responsabilidad de la disputa por el poder entre las organizaciones del partido oficial. Firmado por su candidato a alcalde Dr. Alfonso Garza, este desplegado afirma que en el PAN de Monterrey buscan limpiar la ciudad de los malos gobiernos, haciendo suyo el lema “Sí quieres una Patria Libre, hazla en tu Municipio”.87 Como parte sistemática de la campaña electoral (la cual duraba alrededor de un mes en esos años), tanto el Dr. Garza como el Comité Municipal de Monterrey procedió a realizar una intensa actividad en barrios y en desplegados que aparecían comúnmente en la prensa. En ellos se plasmaba el programa de gobierno dirigido a los grupos sociales que representaban la sociedad regiomontana. En el primero de estos impresos dirigido a los obreros regiomontanos, acusaba a los gobiernos emanados del PRI de tener en la miseria y pobreza a los barrios proletarios de la ciudad. Afirmaba que de sus trabajos en los talleres y fábricas salía el dinero con el cual los funcionarios públicos en actos de corrupción construían lujosas mansiones: “La falta de agua, la oscuridad en las calles, la insalubridad, la falta de jardines y mercados, la falta de escuelas, la ausencia de policías; en fin, todo lo que te falta a ti y a tu familia para vivir de acuerdo a la dignidad de las personas, se debe hasta ahora que tú no has elegido a las administraciones municipales.”88 Esta postura de campaña frontal, abierta y crítica le abrió al candidato panista espacios entre los círculos ciudadanos no sólo de la clase media, sino entre los grupos desprotegidos de la ciudad, que cómo hemos comentado iba creciendo día a día a causa de la migración masiva a la ciudad. Un reportero que cubría la nota de las demás campañas electorales informaba que ante el embate panista, 87 Ibidem. 88 El Norte, viernes 2 de noviembre de 1951, p. 7.


Publicidad del candidato del PAN a la presidencia municipal de Monterrey.


272 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

el PRI había cambiado sus candidatos a causa del empuje y popularidad de los candidatos de Acción Nacional.89 Entre tanto ya entrado en la campaña electoral, el 9 de noviembre el candidato del PAN a la alcaldía regiomontana Dr. Alfonso Garza ofreció un mitin en la Plaza del Colegio Civil, cuna de la educación profesional del estado. Allí criticó el actuar de las autoridades estatal y municipal y su obsesión por frustrar la autonomía municipal. La crónica periodística comentó la presencia en el acto del orador e historiador del panismo Lic. Luis Calderón Vega, pero no confirmó su participación como declamador en el referido mitin.90 En el programa de gobierno presentado por Acción Nacional también se incluía el papel de las mujeres regiomontanas. A éstas les animaba que hicieran efectivo su voto el día de la elección tomando no como una dádiva del gobierno ese derecho universal, sino como una responsabilidad ciudadana para elegir la forma de cómo iba a vivir su familia en los próximos años. Haciendo una alegoría del cuidado que ellas hacen por su familia y hogar, el Dr. Garza las animaba a participar con la emisión de su voto para arreglar los problemas de la ciudad y buscar el bienestar familiar: “Tú como mujer sufres, más directamente la falta de escuelas, de mercados, de agua, de jardines, de alumbrado, de limpieza, de recreación y todo lo que concierne con la salud pública y moral del lugar donde reinas. De tu presupuesto diario tienes que reponer lo que te defrauda el municipio, porqué en alguna forma tienes que suplir la falta de aquellos servicios, con el consiguiente aumento del costo de la vida, con cargo a tu erario familiar.”91 Pero a pesar de no tener el apoyo oficial, el candidato panista llenaba las plazas donde se hacían las concentraciones en los barrios y plazas de la ciudad según lo registra la prensa escrita. El viernes 17 de noviembre a primera plana se narraba en periódicos locales la concentración masiva de la Plaza Zaragoza tras el mitin de Acción Nacional. 89 El Norte, 5 de noviembre de 1951, p. 6. 90 El Norte, 9 de noviembre de 1951, p. 9. 91 El Norte, 4 de noviembre de 1951, p. 5.


Toma de protesta del Dr. Alfonso Garza para representar al PAN en la elecciรณn municipal de 1951.


274 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Éste acontecimiento fue narrado así por una crónica de la época: “Desde las 8 de la noche poco antes de que se iniciara el mitin, ya se hacían comentarios en el sentido de que esta ocasión el PRI tendría que acceder ante el arrollador empuje de la ciudadanía de Monterrey, al cual al decir posteriormente de uno de los oradores; al congregarse en extraordinario número acudiendo al llamado del PAN, precisamente a este mitin de la Plaza Zaragoza, estaba demostrando su adhesión íntegro a la planilla que lanza a la lid electoral Acción Nacional.”92 Esa noche los oradores del mitin recordaron las palabras del gobernador Ignacio Morones Prieto, quien en la ciudad de México había declarado que el PAN estaba debilitado en la entidad, y como respuesta de la gran presencia ciudadana en la plaza de armas de la ciudad, se le daba “un bofetón a sus palabras hechas a mil kilómetros de distancia de los regiomontanos.”93 Además en el discurso principal el candidato de Acción Nacional arremetió contra la política del PRI de organizar mesas redondas en los barrios a donde acuden vecinos a la fuerza “por los caciques de arrabal tratando de conformarlos con exhibiciones de cine y de teatro de carpa”, sin ser capaces de salir a hablar pública y libremente ante la ciudadanía “por miedo al ridículo y a la repulsa popular.”94 Terminó su oratoria incitando al pueblo que lo escuchaba el luchar contra la imposición del candidato oficial Alfredo Garza Ríos, amigo del gobernador Morones Prieto. Días después en mensaje dirigido al pequeño comerciante, el Dr. Garza le solicitó su respaldo para lograr hacer eficiente el cuerpo de la policía, mejorar el alumbrado y crear reglamentos para la justa distribución de mercancía entre los diferentes. Pidió no apoyar a la pandilla de voraces que tratan de desfalcar las finanzas municipales encabezados por el señor Alfredo Garza Ríos del PRI y ponerle un alto a los que llamo “aventureros del partido Revolucionario Institucional.”95 92 93 94 95

El Norte, 18 de noviembre de 1951, p. 8. Ibidem. Ibidem. El Norte, 25 de noviembre de 1951, p. 5


Propaganda “Todos con el Dr. Alfonso Garza”


276 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A días de que se efectuara la elección en diversos municipios se reportaron diversos incidentes que alteraron el orden político, social y electoral del estado. En Dr. Coss Nuevo León, un grupo de funcionarios municipales del PRI disolvieron un mitin electoral del candidato del PAN a la presidencia municipal de ese municipio causando muertos y heridos96, hecho que fue negado y maquillado por las autoridades municipal y estatal y funcionarios del partido oficial. Este suceso provocó que hubiera un telegrama de urgencia por la dirigencia nacional del PAN relatando el hecho y sugiriendo acciones a tomar.97 Otro suceso que ensombreció ese proceso electoral fue el encarcelamiento de dos promotores de Acción Nacional en Monterrey quienes fueron llevados a prisión por pegar propaganda electoral a favor del Dr. Garza en las bardas de esta jurisdicción. Este hecho provocó una reacción inmediata del Partido quien solicitó al Jefe de Policía de la ciudad de Monterrey la inmediata liberación de estas personas y su renuncia al cargo por no dar garantías de seguridad a la población civil, a causa de la ola de inseguridad que había en la ciudad y de acusarlo de hacerle a “la policía nazi”. Este suceso fue relatado así: “El domingo (25 de noviembre) a las cuatro de la mañana, los policías patrulleros que tripulaban el coche número 6, detuvieron a dos humildes trabajadores que se ganan la vida pegando propaganda en las calles. Fueron conducidos por los ejemplares gendarmes a las mazmorras de la inspección de policía como criminales, donde se les encerró varias horas después de haberlas incautado y destruido su material de trabajo. El delito es que fueron acusados consistió en que dicho fijadores pegaban propaganda de Acción Nacional.”98 Con determinación le aseguran que él (jefe de la policía regia) es el responsable directo de sus subalternos y le recuerdan que el pueblo es el que paga su sueldo “para que los proteja y no se les persiga.” Esta protesta tuvo buen efecto ya que en poco tiempo los dos referidos trabajadores fueron puestos en libertad. En la recta final de la campaña, el Dr. Garza confrontó directamente a su homólogo del PRI, incitándolo a jugar limpio en las elecciones y a dejar que el Consejo 96 El Norte, 28 de noviembre de 1951, p. 8. 97 Ibidem. 98 El Norte, 28 de noviembre de 1951, p. 7.


Invitación a mítines del candidato panista a la alcaldía de Monterrey.


278 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Consultivo del Gobierno del Estado decrete la validez de la elección, y no así la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral, la cual se conformaba de miembros del gobierno y del partido oficial. Se compromete a reconocer su derrota sí es limpia la elección y le da un plazo de 48 horas para contestar su petición, hecho que no ocurriría de forma pública.99 Además, el candidato albiazul insiste en la necesidad de crear un ambiente propicio para elección limpia, en donde los ciudadanos acudan a votar libremente y se respete su sufragio. Añade que: “Ahora figura usted como candidato a Alcalde de Monterrey, postulado por ese partido llamado Revolucionario Institucional que contradice su membrete por su vicio empedernido de atropellar las instituciones más entrañables de la Patria.”100 La campaña electoral finalizó el viernes 30 de noviembre con sendas concentraciones masivas de los tres aspirantes a la alcaldía de Monterrey. El Dr. Garza cerró con un mitin en la Plaza Zaragoza teniendo como invitados al fundador del Partido Lic. Manuel Gómez Morín, al representante del Congreso de la Unión Lic. Jaime Robles Martín del Campo, diputado federal electo de Jalisco, y otros miembros del partido a nivel local. Al hacer uso de la palabra el Lic. Gómez Morín aseguró que nunca había existido mayor interés por intervenir en la política nacional como hoy, ya que el partido en el gobierno había fracasado en trasladar las promesas revolucionarias a la realidad del ciudadano. El fundador de Acción Nacional había volado exclusivamente desde la ciudad de México para apoyar la candidatura del Dr. Garza para la alcaldía de Monterrey e invitó al pueblo regiomontano a votar por la opción del PAN para invertir el orden de las cosas.101 En su discurso ante miles de seguidores en la Plaza Zaragoza, el candidato panista aseveró que llegaría al puesto por voluntad ciudadana y no como capricho de un grupo de personas, por lo cual se sentiría con un “compromiso ineludible” de servir a la ciudadanía que lo eligió para mejorar las condiciones de vida de los regiomontanos.102 99 El Norte, 29 de noviembre de 1951, p. 9. 100 Ibidem. 101 El Norte, 1 de diciembre de 1951, p. 9. 102 El Norte, 1 de diciembre de 1951, p. 10.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 279

Además planteaba que una vez siendo presidente municipal de la capital de Nuevo León trabajaría para que sus colaboradores tengan una conducta inflexible y castigaría de manera ejemplar cualquier caso de corrupción. Siendo así que los problemas de la gran urbe sería resuletos de forma inteligente, limpia y apta. Para finalizar le dejó una gran responsabilidad a la ciudadanía votante: “Sí nuestra ciudad ha sido para el PRI un botín que explotar, es y será para nosotros el venerable patrimonio común que debemos guardar, honrar y engrandecer.”103 La campaña de Alfredo Garza Ríos Para iniciar la campaña, el viernes 26 de octubre el candidato Alfredo Garza Ríos se reunión con una multitud de vecinos que lo aclamaron en el Cine Edén de la colonia Independencia y en donde recogió las necesidades que formarían parte primordial en su programa de gobierno a partir del 1 de enero del año entrante.104 En su discurso ante la multitud comentó lo siguiente: “Quiero declarar ante ustedes que soy un convencido del programa que realizaré por bien del pueblo de Monterrey, por ello los exhorto a que con todo entusiasmo apoyen mi candidatura por el bien de la ciudad y por el prestigio de la Revolución Mexicana. Sólo me resta agradecerle las muestras de cariño que he recogido a lo largo de esta semana en esta colonia y manifestarles que en mi administración trabajaremos de forma infatigable en bien de ustedes, como lo hace el Dr. Ignacio Morones Prieto por el bien de Nuevo León y como lo hace el Sr. Presidente, Lic. Miguel Alemán, por el bien de México.”105 Tres días más tarde en la colonia Nuevo Repueblo, el candidato tricolor en un auditorio ante cerca de quinientas personas recibió muestras de apoyo y se comprometió ante ellos a resolver sus problemas de servicios básicos y de empleo.106 103 104 105 106

Ibidem. El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 8. Ibidem. Ibidem.


280 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En tanto, el candidato se reunía con grupos ligados al partido y en esta ocasión fue el sector femenil de la colonia Industrial a donde acudió como uno de sus primeros actos de campaña. Desde allí comentó que la campaña proselitista que encabeza es de estudio, no política por lo que visitaría cada barrio y colonia de la ciudad para conocer las necesidades de los regiomontanos: “Mediante la misma he empezado a conocer los problemas que afectan a la colectividad, a grupos y en su generalidad al Municipio, a efectos de atacarlos sin pérdida de tiempo que tomaría el estudio de estos problemas posteriormente sí llego por la voluntad del pueblo a la Presidencia Municipal.”107 Un desplegado aparecido en los principales diarios de la localidad el martes 6 de noviembre afirmaba bajo el lema “Honestidad, Progreso y Trabajo”, que Alfredo Garza Ríos, como candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey, y el Lic. Adolfo Ruiz Cortines, como candidato a la Presidencia de la República, eran los candidatos del pueblo de Monterrey.108 Posteriormente, en una reunión con vecinos de las colonias Terminal, Obrera y doctor Ignacio Morones Prieto en la escuela Genaro Leal Garza el candidato priista se comprometió a trabajar con la Junta de Mejoras para resolver los problemas de servicios públicos que existen, como la falta de agua, drenaje, alumbrado y pavimentación de calles.109 La crónica de la época resalta su trabajo en los barrios populares y su modestia al momento de atender personalmente a los vecinos de las colonias: “La campaña que ha venido realizando el señor Alfredo Garza Ríos, candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia Municipal y miembros de su planilla para integrar el futuro ayuntamiento de Monterrey ha ganado sinceramente la simpatía de todas las colonias y todos los sectores; porque nadie antes había tenido el tino de ir a platicar personalmente con los vecinos en las colonias.”

107 El Norte, 28 de octubre de 1951, p. 11. 108 El Norte, 6 de noviembre de 1951, p. 6. 109 El Norte, 8 de noviembre de 1951, p. 8.


“Los candidatos del pueblo, los candidatos del PRI�, esta era parte de la propaganda priista buscando ganar las elecciones de 1951.


282 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La noche del jueves 8 de noviembre, el candidato tricolor efectúo un mitin en la colonia Francisco I. Madero y a pesar del clima frío que se dejó sentir se reunió con cerca de mil vecinos de las colonias circunvecinas.110 Un día después, en la Terraza Venus de la colonia Martínez ante cerca de mil personas de los barrios circunvecinos, el candidato Garza Ríos habló ante sus simpatizantes y les dijo que de llegar a la presidencia municipal de Monterrey resolvería sus problemas de servicios básicos y que no fracasaría en su intento de ayudar a los regiomontanos, “como no ha fracasado la obra del Dr. Ignacio Morones Prieto.”111 El día 16 de noviembre en el periódico El Norte se dio testimonio de una reunión multitudinaria a favor del citado candidato Garza Ríos en las colonias Treviño, Larralde, 1º de Mayo y Asarco, en donde cerca de mil personas aclamaron al político tricolor.112 Otro mitin priista es publicado el 18 de noviembre en la colonia Obrerista y ante miembros de la Sección 66 de Mineros. Allí simpatizantes de Garza Ríos solicitaron la solución de problemas de infraestructura y servicios públicos al candidato. Éste se comprometía a construir una escuela y a seguir la política progresista del gobernador Morones Prieto.113 El viernes 16 de noviembre, la Asociación de Propietarios de Cantinas, Sinfonolas, Restaurantes y Similares del Norte recibieron en el Salón Comedor del Hotel Bermuda al mencionado candidato Garza Ríos para respaldar su candidatura a la alcaldía regiomontana. Allí aseguró ante los asistentes y la prensa que cubría el evento que la futura administración de Monterrey se basaría sobre tres normas: “honradez, trabajo y justicia”, para así seguir con línea que había impuesto en el estado el señor gobernador Morones Prieto.114 El día 22 de noviembre aparecía en la prensa otra nota que narraba el multitudinario mitin del candidato tricolor en la colonia Independencia para celebrar el inicio de la Revolución Mexicana: “Varios miles de personas se reunieron el día 20 por la noche frente a la Escuela Revolución en la colonia Independencia en el mitin celebrado por el Partido Revolucionario Institucional para proseguir la 110 111 112 113 114

El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 8. El Norte, 11 de noviembre de 1951, p. 10. El Norte, 16 de noviembre de 1951, p. 6. El Norte, 1 de noviembre de 1951, p. 4. El Norte, 20 de noviembre de 1951, p. 10.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 283

campaña política de sus candidatos a la renovación de poderes municipales. El Sr. Alfredo Garza Ríos candidato del PRI a la Presidencia Municipal escucho con atención los problemas de aquella colonia, […] prometiendo la solución íntegra de los mismos mediante su decidido esfuerzo una vez que ocupe la Alcaldía.”115 Las principales peticiones hechas por los vecinos esa noche fueron: distribución de redes de agua y drenaje, pavimentación, construcción de clubes deportivos y femeniles.116 El 24 de noviembre el cine Colonial se llenó hasta las banderas con la presencia de la comitiva priista, en donde vecinos de las colonias Talleres, Progreso, Terminal, Raúl Desommes y Tijerina, según crónicas de los diarios, arroparon y aclamaron al candidato Garza Ríos.117 El 27 de octubre ante una multitud de habitantes de la colonia La Luz, el candidato tricolor mostró su alegría por el respaldo y simpatía de los vecinos de ese sector y comprometió a entregar una escuela y reforzar los rondines policiacos.118 Afirmó en su discurso su fe en los preceptos revolucionarios y aseguró que cumpliría cabalmente con sus promesas: “Sí en los próximos comicios electorales resultó electo Presidente Municipal de Monterrey me comprometeré a cuidar la ciudad y no a servirme de ella. Ofrezco administrar la ciudad conforme a las normas y principios que han hecho del ciudadano de Monterrey un ejemplo a seguir en la nación. Creemos en la Revolución Mexicana porque es el faro de luz que alumbra la nación.”119 El viernes 30 de noviembre concluyó el plazo electoral para realizar mítines públicos en la ciudad, por lo que Garza Ríos se dirigiría por última vez a sus simpatizantes como candidato en el siguiente discurso: “Al llegar el día de las elecciones, seguros de que la mayoría votará cruzando el distintivo de nuestro 115 116 117 118 119

El Norte, 22 de noviembre de 1951, p. 10. Ibidem. El Norte, 25 de noviembre de 1951, p. 8. El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 8. Ibidem.


Publicidad del candidato del PRI a la alcaldĂ­a regiomontana.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 285

partido, probamos que la ciudadanía está y ha estado con nosotros y repudia a aquellos que arrojan lodo hacia lo alto, olvidando que alabanza en propia boca es vituperio.”120 Los organismos electorales Para el proceso electoral en la renovación de poderes municipales de 1951, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral fue encabezada en un principio por el señor Alfredo Garza Ríos, en virtud de ser el Secretario General de Gobierno, pero tras su renuncia al puesto por ser nominado candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey, le entró al quite al frente de la Comisión el Lic. José Vivanco. Mientras tanto, la Comisión Municipal Electoral de Monterrey fue presidida por el Dr. Tomás F. Iglesias, como secretario Enrique González Montemayor y vocal Lázaro Lara González, todos de militancia priista. Oficialmente, los tiempos electorales dieron inicio cuando la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, integrada por funcionarios del gobierno de Nuevo León, dio el banderazo de inicio cuando el miércoles 7 de septiembre comenzó la depuración del censo electoral con miras las elecciones municipales del 2 de diciembre. Dicha reunión se efectúo en el Salón Verde del Palacio de Gobierno, donde personal calificado de la dependencia supervisado por la Secretaría Administrativa, empezó esta labor con fin de entregar los padrones electorales que se utilizarán para la renovaciones de los poderes en los 51 municipios del estado. 121 Esta misma Comisión anunciaba el 5 de octubre la convocatoria para registro de candidatos a elección popular a través de la siguiente circular: “En cumplimiento por lo dispuesto por el Artículo 57 de la Ley Electoral del Estado de Nuevo León, se pone en conocimiento de todos los interesados que la apertura del Registro de Candidaturas o de Planillas que deben figurar en las próximas elecciones para la renovación de las autoridades municipales del Es120 El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 8. 121 El Norte, 8 de septiembre de 1951, p. 11.


MĂ­tines priistas en apoyo a la candidatura de Alfredo Garza RĂ­os.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 287

tado, se abrirán a las nueve horas del día 16 del corriente y se cerrará a las dieciocho horas del último día de este mes, sean o no feriados. Toda candidatura o planilla deberá registrarse ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral. Monterrey, 5 de octubre de 1951.”122 Las elecciones municipales de 1951 se efectuarían en el marco de la nueva Ley Electoral aprobada por el Congreso del Estado de Nuevo León el 15 de enero de 1949. Ésta Ley regiría la preparación, el desarrollo y la vigilancia de los procesos electorales para las elecciones ordinarias de gobernador, ayuntamientos, diputados al Congreso local y del poder Judicial y las extraordinarias en caso que se requirieran. A continuación citamos los preceptos más importantes y más trascendentes para la realización del proceso electoral: Las elecciones ordinarias para renovación de funcionarios municipales y del Poder Legislativo se efectuarán cada tres años y cada seis para renovar Poderes Ejecutivo y Judicial. Los nuevoleoneses que podrán votar serán los que sean mayores de 21 años sí son solteros y de 18 años sí son casados. También participarán las mujeres en igualdad de condiciones que cumplan con la edad señalada para ser electoras y ser electas. La vecindad o residencia podrán ser comprobadas por las Autoridades o Comisiones respectivas, por el registro de municipalidad, por los recibos de renta de casa, de pago de contribuciones y por la certificación de Jueces Auxiliares. Por falta de calidad ciudadana, se exceptúa de votar a quienes son solteros menores de 21 años, vagos, tahúres (que son jugadores), ebrios consuetudinarios, toxicómanos, mendigos habituales, los que tengan casa de prostitución, los que vivan a expensas de mujer pública, y los que pertenezcan al estado religioso según el artículo 38 y 39 de la Constitución de la República. 122 El Porvenir, 6 de octubre de 1951, p.7.


El PAN haciendo pĂşblica la labor de la ComisiĂłn Municipal Electoral de Monterrey.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 289

Las obligaciones del elector son: Emitir su voto en los términos que marca la ley Hacerse empadronar e incluirse en los censos y listas electorales. Desempeñar los cargos electorales para los que fuese designado. Los Partidos Políticos nacionales y estatales son la personalidad jurídica por medio de la cual los ciudadanos pueden ser promovidos como representantes populares. También pueden participar en la contienda candidatos independientes Los Partidos Políticos Estatales se constituirán de la siguiente forma: Se constituirán de una cifra no menor a mil personas en por lo menos diez municipios del estado; normarán sus trabajos dentro de los preceptos de la Constitución de la República y del estado de Nuevo León; se les prohibirá cualquier pacto o subordinación a cualquier partido político u organización internacional; adoptarán un nombre y un programa excluyendo toda participación religiosa o discriminación racial; se realizará un método de elección interna; y registrarse ante la Secretaría General de Gobierno de Nuevo León. La falta de registro y las cancelaciones de los partidos políticos privan a estos organismos de personalidad jurídica ante las autoridades competentes. La cancelación del registro de un Partido Político Estatal procede por no participar en dos elecciones consecutivas. Los Partidos Políticos Nacionales son aquellos que ya cuentan con un registro en la Secretaría de gobernación y pueden participar en las elecciones locales que consideren convenientes. Para ser funcionario municipal se requiere ser ciudadano mexicano por nacimiento, ciudadano nuevoleonés nativo del estado. Ser mayor de 21 años y tener residencia no menos de un año para el día de la elección en el municipio que se verifique; no tener empleo o cargos remunerados en el municipio donde se verifique la elección, exceptuándose los de instrucción o beneficencia; tener un


290 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

modo honesto de vivir, saber leer y escribir; no puede ser elegible persona que haya sido procesada por delito contra la propiedad. Las Comisiones Municipales Electorales tiene el objeto de ejercer en cada municipio la función que les delegue la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, vigilar el desarrollo de las elecciones y respetar las normas que las rigen; desahogar las diligencias presentadas por ciudadanos y partidos políticos; ejercer la división electoral en secciones para la instalación de casillas; formar los padrones electorales; fijar la ubicación de las casillas; designar a los funcionarios que han de ser los presidentes y secretarios de las casillas; instalar las juntas computadoras; Las Comisiones Municipales electorales funcionarán con tres miembros designados, cuando más tarde el día 25 de julio, por la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, con especificación del que entre ellos ha de ocupar la presidencia. Estos tres funcionarios serán residentes del municipio en que se efectúe la elección. De reconocida honorabilidad y ajenos a todo cargo oficial, con excepción de los cargos de educación y beneficencia. Funcionarán dentro del periodo electoral de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral y concluida la elección en que intervengan se disolverán. Las elecciones ordinarias se efectuarán el primer domingo de diciembre para las municipales y el primer domingo de julio para las estatales del año en que constitucionalmente deben efectuarse. Se instalará una Junta Computadora el jueves siguiente del día de la elección a partir de las 9 horas en donde la Comisión Municipal y los presidentes de casillas realizarán el cómputo final de elección y designarán planilla ganadora. La elección será nula cuando: Cuando el electo sea inelegible en virtud de carecer de los requisitos que marca la ley. Cuando por medio de cohecho, soborno, presión o violencia sobre los electores se haya obtenido la mayoría de votos de la elección.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 291

Cuando se hayan cometidos graves irregularidades en la preparación y desarrollo de toda la elección. Por error sobre la persona elegida, salvo que dicho error sea sobre su nombre o apellido.123

Esta nueva reglamentación electoral entraría en vigor por primera vez en la elección municipal de 1951 y tendría su bautizo de fuego en los acontecimientos de la elección municipal realizada en diciembre de 1951 en Nuevo León.

123 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto 95 Ley Electoral 1949, 15 de enero de 1949.


292 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Poscampaña El domingo 2 de diciembre, el día de la elección, el Partido Revolucionario Institucional presentó en los medios de comunicación un desplegado titulado “Hechos, no palabras”, en donde resume de manera gráfica algunas concentraciones de su candidato Alfredo Garza Ríos y el respaldo popular de éste durante la campaña electoral. Asegura que las “palabras huecas y groseras injurias” de Acción Nacional no dañan la imagen del partido y que al contrario dan a conocer que Monterrey respalda al candidato tricolor.124 Seguros de un triunfo limpio que el pueblo dará con su voto, desprecian a la oposición por no presentar imágenes de sus mítines vacíos de simpatizantes: “Ya se ha escuchado la interrogación inquietante para los encolerizados, de porqué Acción Nacional no ha publicado gráficas de sus reuniones; lo mismo que los comunistas que apoyan a la fórmula Salinas-Livas”.125 Ese día, una editorial anónima titulada “¡A Votar!” publicada en primera plana del periódico El Norte desafiaba a la ciudadanía y a los gobiernos estatal y municipal de forma siguiente: “La ciudadanía de Monterrey acudirá hoy, con viril entusiasmo, a depositar sus votos en la liza municipal cuya finalidad es la renovación de servidores de la ciudad. Todos y cada uno de los ciudadanos dignos de este nombre, irán hoy por las casillas a cumplir su deber cívico. Sólo los apáticos y tímidos se quedarán en sus casas. […] Monterrey no merece que se le tenga en el estado en que la incuria municipal le ha puesto: calles sucias y congestionadas con puestos indignos de una ciudad de cuarto orden; tráfico descuidado y ruidoso; árboles que se secan sin que se haga algo para conservarlos; casas de juego y de lenocinio por toda la ciudad 124 El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 8. 125 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 293

protegidas por influyentes, falta de policías suficientes, falta de escuela, falta de alumbrado, falta de drenaje pluvial… falta de vergüenza! […] Regiomontano: sí quieres que te respeten tus hijos y dejar un recuerdo de dignidad y de hombría cívica, acude a las casillas y vota por quienes sean dignos de ser autoridades municipales de la más progresista ciudad mexicana. ¡A votar!”126 El clima ese día daba tregua a los regiomontanos para salir a votar, ya que el día permaneció soleado y con un temperatura promedio de 15º centígrados. La jornada tensa se desarrolló habiendo reportes de hombres armados en casillas, compra de votos y grupos de personas emitiendo el sufragio en varias casillas, también llamados aviadores, según reportes de los diarios de la ciudad al día siguiente.127 Un sentido de indiferencia ciudadana y fraude electoral por las elecciones se percibía entre las calles y colonias de la ciudad. Según reportó el Partido Acción Nacional ese día, recibió por parte de la ciudadanía muchas irregularidades vinculadas a la lista nominal de votantes y el reporte de hombres violentando las casillas en lugares donde el PRI no tenía fuerza ciudadana.128 Testigos presenciales comunicaron que ese día hubo muchas irregularidades en las 13 casillas electorales ubicadas en la colonia Independencia. Gran multitud de ruleteros que llegaban con sus carros llenos de “aviadores” a una casilla para luego trasladarse a otras más. Un reportero del periódico El Norte atestiguó que los carros de alquiler con placas 21-88 y 18-44 trasladaban a hombres y mujeres de un lado a otro sin que nada ni nadie los detuviera.129 En la casilla 23 ubicada en la Escuela Nuevo León (sobre la calle Carlos Salazar a una cuadra de Félix U. Gómez), miembros del PAN y un representante de la Comisión Municipal Electoral cuestionaron a la presidenta de casilla del porqué 126 127 128 129

El Norte, 2 de diciembre de 1951, p. 1. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 1. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 1. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 8.


294 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

dejaba votar a personas que no se encontraban empadronadas, a lo que la referida presidenta señorita Sofía Ramírez comentó: “pero que tiene que ver que no se encuentren en los padrones, sí los que vienen a votar son nuestros amigos.”130 En otro lugar de Monterrey, en la casilla 52 en la se presentó un problema similar al de la colonia Independencia, pero en esta ocasión se presentaban los votantes con tarjetas de identificación que el PRI les había entregado, y aunque no estuvieran en las listas, de todas formas el presidente de la casillas les daba su boleta y emitían su voto.131 Cambio de dirección de las casillas a sitios poco accesible para los ciudadanos (sobre todo en sitios donde el voto al PRI es poco popular), retaco de urnas con boletas a favor del candidato del PRI, impedimento del acceso a representantes del PAN en casillas donde el voto a favor del candidato panista Dr. Garza le era favorable, así transcurrió el día de la jornada electoral aquel 2 de diciembre.

Los resultados electorales Ese día por la noche una vez terminada la jornada electoral, el candidato panista dio una rueda de prensa donde aseguró que todo este movimiento irregular iba encaminado a beneficiar a su contrincante del PRI Alfredo Garza Ríos. Aseguró que estos hechos constituyen una burla “de los más vergonzosa” a las aspiraciones democráticas de los ciudadanos regiomontanos y que solicitarán por los medios legales la nulidad de la elección municipal de Monterrey.132 Recalco la labor sucia de la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral quienes fueron comparsas del PRI para robar la validez del voto ciudadano: “El engaño de la ciudadanía se preparó desde que la Comisión Municipal Electoral que preside el Dr. Tomás F. Iglesias elaboró padrones defectuosos e incompletos que impidieron a un gran número de ciudadanos ejercitar el derecho de voto; en muchísimos no se enlistó a las mujeres, en la gran mayoría la lista alfabética de 130 Ibidem. 131 Ibidem. 132 El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 1.


El Dr. Alfonso Garza, candidato panista, votando el dĂ­a de la elecciĂłn.


296 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

votantes llegaba a la lista sólo a la letra “o” y la totalidad eran incompletas; [mientras] los presidentes de Casilla recibieron instructivos del comité local del PRI.”133 Los reclamos de fraude no solo provenían de las oficinas panistas, sino del otro contrincante a la alcaldía regiomontana el licenciado Jesús María Salinas. El candidato independiente interponía el mismo domingo de la elección por la noche una denuncia ante la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral por los atentados y atropellos que cometieron “los secuaces del PRI coludidos con las autoridades locales”, violaron una y otra vez las reglas de la elección municipal.134 El Licenciado Salinas en declaración hecha ante los ciudadanos acusó directamente al aparato de gobierno estatal y municipal de ser los responsables de tan vergonzosos actos que dañan el ejercicio democrático y que riñen con la cultura de superación y ascenso que esta sociedad tanto refiere ante los ojos de la nación. Asimismo señala que él no fue incluido en las boletas electorales, por lo que interpondrá una denuncia y promoverá oficial y legalmente la anulación de la elección.135 En tanto, el Comité Municipal del PAN en Monterrey declaraba que la farsa de las elecciones vividas el domingo 2 de diciembre era algo ya esperado por los miembros de ese partido, y se agudizaba más ante el silencio que guarda el candidato priista Alfredo Garza Ríos ante las voces de fraude que en la ciudad se pronunciaban. “Y es que se trata de toda una conspiración contra la ciudadanía limpia de Monterrey, preparada por el gobernador Morones, que haciendo honor a su origen como gobernante importado de otras latitudes, sigue la misma táctica de burlarse de los regiomontanos tratando de imponer como Alcalde a otro extraño que nada tiene que ver con Monterrey.”136 Además adelantaron que el proceso sería impugnado ante las instancias legales y que buscarían la nulidad de las elecciones por considerar que la campaña y la elec133 134 135 136

Ibidem. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 7. Ibidem. Ibidem.


Los priistas esperando los resultados de la elecciรณn municipal de Monterrey.


298 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ción estuvieron amañadas, dejando en claro y del conocimiento de la ciudadanía regiomontana los pasos a seguir para tratar de evitar que el Alfredo Garza Ríos tomase posesión del cargo de Presidente Municipal de la capital del estado.137 Además de las denuncias del PAN y de la Coalición de Partidos Independientes, hubo diversas evidencias públicas de las irregularidades vividas ese día a favor del candidato del partido en el gobierno. Votos subrepticios, camiones de pasajeros que transportaban a los famosos “aviadores” con miles de votos a favor del candidato del PRI se pudieron observar en la ciudad.138 Un reportero refería en su crónica lo acontecido ese día y terminó afirmando que a pesar de la trampa electoral perpetrada por el PRI el pueblo tomó con bastante calma las cosas y obró con mucha apatía en esta elección municipal, “que ha pasado por lo demás sin pena ni gloria.”139 Así, tanto el Partido Acción Nacional como la Coalición de Partidos Independientes se unieron en un mismo clamor buscando anular la elección municipal por irregularidades, “violencia, chanchullos”, falta de registro del candidato independiente en las boletas electorales, así como diversas irregularidades, lo que denominaron los primeros pasos para anular la elección de 1951. Por su parte el PRI se declaraba ganador de las elecciones municipales y menospreciaba las denuncias de la oposición al asegurar que carecían de sustento sus denuncias y que por lo tanto la victoria de su candidato Alfredo Garza Ríos se hallaba en el marco de la legalidad.140 Alfredo Garza Ríos declaraba el día después de la elección que las elecciones se habían efectuado de forma ordenada y buscaba evitar el desorden en las calles, ya su triunfo había sido contundente: “No quiero ningún alteración del orden, tampoco que haya lugar a quejas de alguna naturaleza por parte del partido oponente. Estoy absolutamente seguro de un triunfo aplastante mediante unas elecciones limpias.”141 137 138 139 140 141

Ibidem. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 8. Ibidem. El Norte, 3 de diciembre de 1951, p. 1. Ibidem.


Documentación gráfica del fraude cometido por los priistas el día de la elección municipal de 1951.


300 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Sin embargo, a pesar de las posturas de Acción Nacional y de la Coalición de Partidos Independientes de proceder a demandar legalmente la anulación de la elección, no existen evidencias documentales que demuestren que esta se realizó. El conteo final se efectuaría el jueves 6 de diciembre en donde la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral, encabezada por Tomás Iglesias se reuniría en la Escuela Normal Miguel F. Martínez para hacer el conteo final y declarar alcalde electo así como la validez de la elección.

La Junta Computadora La junta inició su sesión desde las 9 de la mañana, y luego de 2 horas de discusiones, se declaró que la elección era legal y se procedió a hacer el conteo final de los votos de cada una de las casillas electorales instaladas. Una crónica periodística de la época nos narra cómo se efectuó ese evento aquel jueves 6 de diciembre: “Había alrededor de unos 300 personas reunidas en el lugar, en su generalidad miembros del PRI, pues los del PAN y el Partido Independiente se abstuvieron de enviar representantes. La totalidad de los Presidentes de Casillas, precisamente miembros del PRI, asistieron al acto final del proceso electoral.”142 En medio de la vorágine electoral la referida Comisión efectúo su reunión el día señalado y confirmó la victoria del candidato del PRI Alfredo Garza Ríos. El resultado final en números fue el siguiente:

142 El Norte, 7 de diciembre de 1951, p. 6.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 301

Votos Alfredo Garza Ríos/PRI 34,994 Alfonso Garza/PAN 6,506 Jesús María Salinas/Coalición Partidos Independientes

3,572

El licenciado José Benítez obtuvo un voto a su favor emitido por el señor Alfredo Garza Ríos. El ingeniero Bernardo Elosúa otro más proveniente del Dr. Garza. El licenciado Eduardo Livas otro del candidato Jesús María Salinas.143 A las 11:30 horas se solicitó la presencia del candidato ganador Alfredo Garza Ríos y de su planilla, quienes arribaron alrededor del mediodía a las instalaciones de la mencionada institución educativa para tomar las credenciales que los acreditaban como funcionarios electos. Para la 1 de la tarde la ceremonia había terminado y los funcionarios se retiraron entre “porras y vivas” de los asistentes.144 De esta manera el candidato del PRI Alfredo Garza Ríos fue electo presidente municipal de la capital del estado para el periodo de gobierno 1952-1954. Es en este momento donde, el PRI por medio del fuerte intervencionismo sobre las organizaciones sociales, el diseño y uso discrecional de la ley, la represión selectiva de los movimientos opositores y el freno a la participación democrática confirmó su papel arrollador en todos los procesos electorales en disputa.145 Este creciente dominio electoral por parte del Partido Revolucionario Institucional se confrontaría en esta elección de 1951 para la presidencia municipal de Monterrey a una gran fuerza ciudadana, harta de malos gobiernos y creyente en procesos limpios. Para el PRI, el PAN y demás organizaciones políticas sería una gran prueba. 143 El Norte, 7 de diciembre de 1951, p. 6. 144 Ibidem. 145 Martha Singer. “Partido dominante y domesticación de la oposición 1951-1963”, en Luis Medina Peña (coordinador). El Siglo del Sufragio, De la no reelección a la alternancia. Fondo Cultura Económica, México, 2007, p. 138.


Alfredo Garza RĂ­os al recibir las credenciales que lo acreditan como alcalde electo de Monterrey para el periodo 1952-1954.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 303

Sin importar la polémica por la corrupción y fraude de la elección denunciada por el PAN y la Coalición de Partidos Independientes en las elecciones del domingo 2 de diciembre de 1951, Alfredo Garza Ríos finalmente tomó protesta como presidente municipal de Monterrey en enero del siguiente año y gobernó la ciudad hasta el 31 de diciembre de 1954.

DATOS DE LA CIUDAD DE MONTERREY DURANTE EL PROCESO ELECTORAL DE 1951

Población de Monterrey

333,422 habitantes

Lista de electores

345,725 votantes

Distritos Locales en Monterrey

3, del distrito 1º al 3º

Casillas instaladas en Monterrey

136

Candidatos del Partido Revolucionario Institucional

51 municipios del estado de Nuevo León

Candidatos del Partido Acción Nacional

7 candidatos a alcaldes. Estos fueron registrados en Monterrey, Dr. Coss, Higueras, Cadereyta Jiménez, Cerralvo, Villa Juárez y Mier y Noriega.

Candidato Independiente en Monterrey

Lic. Jesús María Salinas nominado por el Partido del Pueblo de Nuevo León adherido a la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano, el Partido Popular y el Partido Comunista Mexicano, conformando la Coalición de Partidos Independientes

Resultado oficial de la votación en Monterrey

Alfredo Garza Ríos/PRI

34,994 votos

Alfonso Garza/PAN

6,506 votos

Jesús María Salinas/Coalición Partidos Independientes 3,572 votos


El Partido Revolucionario Institucional en la defensa del triunfo de su candidato a alcalde de Monterrey.


III Abelardo Salas Guerra (PAN) vs JosĂŠ Luis Lozano (PRI)


Abelardo Salas Guerra

JosĂŠ Luis Lozano


Contexto regional

L

a elección presidencial de 1952 representó por primera vez para el PRI un verdadero reto electoral. Enfrentaría la Revolución institucionalizada contra el brazo duro del Ejército y a dos frentes (de izquierda y derecha) representantes de las clases medias y bajas de la sociedad mexicana. Las elecciones personificaban para el gobierno federal un intento de institucionalizar y pacificar la política mexicana después de años de rebeliones armadas en el país. Para este periodo electoral no se presentaron ninguno de los partidos que compitieron con el PRI por la Presidencia de la República en 1946 (el Demócrata Mexicano, el Nacional Reivindicador Popular Revolucionario y el Nacional Constitucionalista). Por el contrario, debutaron como partidos opositores con candidato propio, el Partido Popular (PP)146 a la “izquierda” del PRI y a su derecha, el Partido Acción Nacional (PAN)147, aunque opacados por la oposición del Gral. Miguel Henríquez Guzmán.148

Para la elección constitucional de 1952, el Lic. Adolfo Ruiz Cortines fue el candidato del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Nacionalista Mexicano, mientras el general Miguel Henríquez Guzmán representó a la Federación de Partidos del Pueblo (FPP); Vicente Lombardo Toledano, abanderado del Partido Popular (PP), también recibió el apoyo del Partido Comunista y del Partido Obrero Campesino Mexicano, ambos sin registro oficial. Por su parte, Efraín González Luna fue postulado por el Partido Acción Nacional (PAN), que por primera ocasión contendía con un candidato en una elección presidencial desde su fundación en 1939. 146 El PP fue fundado por Vicente Lombardo Toledano el 20 de junio de 1948, y obtuvo su registro legal el 2 de julio del mismo año. El 16 de octubre de 1960 se transformó en Partido Popular Socialista. Aunque nunca logró superar su condición marginal en la vida política y electoral, conservó su registro legal hasta la elección de 1994. 147 El PAN fue fundado el 17 de septiembre de 1939. La primera vez que el PAN intentó competir por la Presidencia de la República fue en las elecciones de 1946, cuando la Convención Nacional se inclinó por invitar a Luis Cabrera como candidato presidencial externo; la declinación de Cabrera dejó sin candidato al PAN. En esa elección el partido participó con 23 candidatos a senadores y 64 candidatos a diputados (en un total de 147 distritos), cuatro de los cuales ganaron, por lo que el pan participó en esa ocasión por primera vez en la Cámara de Diputados. Cfr. Loaeza, Soledad, El Partido Acción Nacional: la larga marcha, 1939-1994. Oposición leal y partido de protesta, México, Fondo de Cultura Económica, 1999, p. 220. 148 Singer, Martha. “Partido dominante y domesticación de la oposición 1951-1963”, en: Medina Peña, Luis (coordinador). El Siglo del Sufragio, De la no reelección a la alternancia. Fondo Cultura Económica, México, 2007, p. 140.


308 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La carrera presidencial se había iniciado año antes en septiembre de 1951 cuando el Partido Revolucionario Institucional debatía su preferencia entre los dos candidatos para el máximo puesto ejecutivo de la nación: el Lic. Adolfo Ruiz Cortines, quien se desempeñaba como Secretario de Gobernación del presidente Miguel Alemán, y el Lic. Fernando Casas Alemán, quien era el Jefe del Departamento del Distrito Federal. Según comenta la Dra. Elisa Servín, era éste último el favorito de los dirigentes priistas para sucederlo: “sin parentesco directo con el presidente se pensaba, no obstante, que se trataba del político más identificado con el alemanismo y por lo tanto quien sin duda sería continuador de las políticas de este régimen. Por ello se le atribuyó la condición de ser el candidato del continuismo, estrategia alternativa a través de la cual también se consideraba que el alemanismo buscaría su permanencia en el poder.”149 Sin embargo poco a poco las simpatías partidistas comenzaron a inclinarse a favor del Lic. Ruiz Cortines, ante el rumor que el presidente Miguel Alemán había rechazado la candidatura del regente Casas Alemán. La presidencia como la alta jerarquía del partido preferían la experiencia de Ruiz Cortines como candidato, pese a que algunos consideraban que su edad era un impedimento para soportar la responsabilidad de la presidencia (para ese entonces contaba con 62 años de edad). Sin embargo, el 19 de septiembre Casas Alemán anunció que no participaría en la contienda por la candidatura del PRI.150 El 13 de octubre de 1951 con el apoyo de los sectores del partido, el Lic. Adolfo Ruiz Cortines fue ungido por la Asamblea Nacional del partido como candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional para las elecciones de julio de 1952. El apoyo presidencial de Miguel Alemán a la candidatura del Lic. Ruiz Cortines fue una práctica común en México durante el siglo XX. El presidencialismo como tal estuvo y está vigente en la política nacional. El historiador Jean Meyer nos comenta al respecto: “Así quedó establecido para muchos años el sistema de la sucesión presidencial, en el cual el presidente saliente se encarga de la designación de su sucesor, sin que eso corresponda precisamente a los lineamientos de 149 Servín, Elisa. “Las elecciones presidenciales de 1952. Un intento de cambio democrático”, en: Revista Estudios de Historia moderna y contemporánea de México /ISSN 0185-2620, n. 23, enero-junio 2002, p. 183. 150 Ibid, p. 188.


Lic. Adolfo Ruiz Cortines, presidente de MĂŠxico entre 1952-1958.


310 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

una democracia constitucional; de la misma manera y para muchos años, quedó establecido el partido oficial como poderosa y eficiente máquina electoral que, cuando no gana, arrebata.”151 En tanto, los candidatos de oposición se fraguaron en la vorágine de la política alemanista. La candidatura del general Miguel Henríquez Guzmán en este su segundo intento (sin éxito, había buscado la candidatura para las elecciones presidenciales de 1946) se gestó al calor de los movimientos que, culminadas las elecciones intermedias de 1949, se dieron en el gabinete alemanista, tanto a favor de la reelección del Presidente de la República, como de los actos de apoyo velado a quienes buscaban perfilarse como posibles sucesores.152 El general Henríquez era parte de la generación de militares de “la Revolución” que se había educado en las batallas político-militares de los años veinte y treinta. Amigo personal y colaborador cercano del general y ex-presidente Lázaro Cárdenas, en 1945 Henríquez había intentado convertirse en el candidato presidencial del Partido de la Revolución Mexicana (PRM), proceso en el que fue derrotado ante el consenso generado por el presidente Ávila Camacho en torno de la candidatura presidencial de Miguel Alemán. Pese a ello, en 1946 sus partidarios organizaron un partido político, la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), que intentó, sin conseguirlo, sostener su candidatura independiente.153 Al iniciar el año de 1951, el general Henríquez anunció en rueda de prensa su rechazo a la expulsión del PRI de sus simpatizantes y aseguraba que competiría en las elecciones presidenciales de 1952 como candidato. Y es que el general Henríquez y su grupo político intentaron abrir la candidatura priista nuevamente en 1951, pero le fueron cerrados los caminos en el partido por los alemanistas, por lo que su única opción fue de lanzar su candidatura por medio de lo que se convertiría de nuevo en un partido político independiente, la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano. 151 Meyer, Jean. “El PNR/PRM como la nueva maquinaria electoral”, en: Medina Peña, Luis (coordinador). El Siglo del Sufragio, De la no reelección a la alternancia. Fondo de Cultura Económica, México, 2007, p. 136. 152 Singer, Martha. Op. Cit., p. 141. 153 Servín, Elisa. Op.Cit., p. 184.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 311

“Así, en contraste con las actividades de los otros precandidatos del PRI que trabajaban discretamente para no contrariar al presidente Alemán y a la dirigencia del partido, los henriquistas se dedicaron abiertamente a las actividades proselitistas en las cámaras de Diputados y Senadores, en los sindicatos, en las colonias populares de la ciudad de México, en la UNAM y el Politécnico, además de los trabajos que desarrollaban ya en diversos estados de la república. En todos los casos se invitaba a la población a afiliarse a los comités promotores de la precandidatura, con miras a presentarla ante la convención del PRI cuando llegara el momento de hacerlo.”154 Con aproximadamente un año de anticipación a la elección presidencial de 1952, la convención nacional de la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), celebrada en la ciudad de México el 28 de julio de 1951, postuló formalmente a Henríquez como su candidato presidencial. A partir de ese momento, el movimiento de rebelión surgido dentro del PRI logró articular diversos descontentos. “Grupos campesinos, que se organizaron en la Unión de Federaciones Campesinas de México, representaron una alternativa seria a la Confederación Nacional Campesina (CNC) afiliada al PRI. Los obreros se agruparon en el Frente Político Nacional de Trabajadores, que incorporó a obreros del riel, petroleros y mineros, entre otros. De forma individual se adhirieron a la FPPM, militares retirados y con licencia, profesionistas, empresarios y hombres de negocios, ex-simpatizantes de Almazán y de Padilla, políticos y dirigentes locales desafectos, maestros, trabajadores del sector público, mujeres y jóvenes. Los estudiantes universitarios, sector muy dinámico, formó la Federación Nacional de Estudiantes Universitarios y no faltó otra de Estudiantes Técnicos.”155 De esta forma el movimiento henriquista156 se expandía por varias regiones del país. Por ejemplo a Nuevo León llegó una comitiva encabezada por el referido 154 Ibidem. 155 Singer, Martha. Op. Cit., p. 143. 156 Corriente encabezada por el general Miguel Henríquez Guzmán, que formó el Federación de Partidos del Pueblo, FPP. Henríquez encabezó la desbandada de militares adheridos al PRI y compitió en las elecciones presidenciales de 1952. Nació en Piedras Negras, Coahuila, fue alumno del Heroico Colegio Militar y participó en los procesos revolucionarios posteriores.


312 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

general a mediados de octubre de 1951 con el fin de ir promocionando su imagen rumbo a la elección presidencial del año siguiente. Según crónicas periodísticas los mítines henriquistas no fueron multitudinarios como se esperaba y en general hubo un frío recibimiento de los regiomontanos. En un desplegado aparecido en un periódico local, el general Henríquez se dirigió a los campesinos y a los ejidatarios del estado de la forma siguiente: “Defenderemos los intereses de los campesinos; lo mismo los ejidatarios que los pequeños propietarios están agobiados y demandan atención preferente e inmediata a sus gravísimos problemas. Nuestros campos atraviesan una crisis angustiosa; así lo demuestra entre otros el caso impresionante y doloroso de Yucatán y el éxodo inconcebible de los braceros. […] Los campesinos no pueden votar por la continuación de un Régimen que entrega las tierras a los millonarios, en lugar de repartirlas entre los hombres del campo auténtico, los pequeños propietarios y ejidatarios, ahora convertido en peones de los hacendados en Texas.”157 Su discurso también se dirigió a la clase obrera regiomontana bajo el ideario de salario digno, derecho a la huelga y la autonomía sindical, últimamente perdidos por la intromisión del gobierno en problemas que solo patrones y trabajadores deben solucionar. En su discurso criticó la labor del Lic. Ruiz Cortines y su participación en las huelgas obreras en Nueva Rosita y Palaú Coahuila, así como los bajos sueldos que los obreros perciben en todo el país. Para finalizar se comprometió a trabajar para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias.158 Poco a poco, la presencia del henriquismo en el panorama político fue prendiendo la maquinaria electoral en el país, que se preparaba para una de las elecciones presidenciales de mayor interés en la historia. Sobre el discurso del general Henríquez podemos asegurar que, “apelaba a la vía electoral para canalizar el descontento de algunos sectores de la población, articulándolos en torno a los valores de la Revolución mexicana. Iba, sobre todo, contra el distanciamiento 157 El Porvenir, 25 de octubre de 1951, p. 3. 158 Ibidem.


General Miguel Henríquez Guzmán, candidato presidencial de oposición en la elección de 1952.


314 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

del gobierno de Miguel Alemán frente a las políticas del cardenismo en materia económica y social, especialmente en relación con la política agraria, que había beneficiado a los grandes agricultores privados, y la política de contención salarial que acompañó al impulso a las empresas estatales y la modernización industrial. Igualmente, se manifestaba contra la corrupción en la administración y los privilegios de que habían sido objeto grupos de personalidades allegadas al Presidente de la República.”159 Por otro lado, la izquierda lanzó la candidatura del líder sindicalista Vicente Lombardo Toledano160 para la presidencia de la república el 15 de diciembre de 1951 por la Asamblea del Partido Popular (PP). Más tarde, el Partido Comunista y el Partido Obrero Campesino Mexicano respaldarían la candidatura presidencial de Lombardo Toledano, dándole así la espalda al general Henríquez y fraccionando la izquierda mexicana para esa elección presidencial. El último de los candidatos provino del Partido Acción Nacional. En la Convención Nacional realizada el 20 de noviembre por ese organismo político a donde asistieron cerca de 4 mil delegados de todo el país se resolvió elegir al Lic. Efraín González Luna161 como su candidato presidencial. Su candidatura, decidida en 159 Singer, Martha. Op. Cit, p. 142. 160 Nació en Teziutlán, Pueblo el 16 de julio de 1894 y murió ciudad de México, el 16 de noviembre de 1968. Político mexicano. Se licenció en Derecho en la Escuela de Jurisprudencia de la Universidad Nacional en 1919. Tuvo una vida académica muy intensa, que compaginó con los cargos públicos. Fue fundador y director de la Escuela Nacional Preparatoria Nocturna; director de la Escuela de Verano para extranjeros de la Universidad Nacional Autónoma de México; director de la Escuela Central de Artes Plásticas; y fundador en 1936 y director hasta su fallecimiento de la Universidad Obrera de México. Tuvo a su cargo numerosas cátedras y dio conferencias en universidades, institutos y otros centros docentes y culturales en su país y en el extranjero. Fue gobernador del Estado de Puebla (1923) y diputado al Congreso de la Unión en 1924 a 1928 y en un segundo periodo de 1964 a 1967. Fue secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (1936-1946); organizador y presidente (1938-1963) de la Confederación de Trabajadores de América Latina y vicepresidente desde 1945 de la Federación Sindical Mundial. En 1948 creó el Partido Popular (reestructurado en 1960 y renombrado como Partido Popular Socialista), del que fue secretario general hasta su muerte, y en 1949, la Unión General de Obreros y Campesinos de México. En 1952 fue candidato a la presidencia de la República. Es autor de más de cien artículos sobre el movimiento obrero y asuntos políticos, publicados en los periódicos Excélsior, El Heraldo de México y El Universal. A su pluma se deben, además, algunas obras, como La libertad sindical en México; La batalla de la ideas en México; Teoría y práctica del movimiento sindical en México; La Filosofía del proletariado; Geografía de las lenguas de la sierra de Puebla; Un viaje a la China nueva; Mensaje a la juventud mexicana; Los derechos sindicales de los trabajadores intelectuales; y La izquierda en México. 161 Nació el 18 de Octubre de 1898 en Autlán, de la Grana (actualmente de Navarro), Jalisco; obtuvo su título de abogado en la Escuela de Jurisprudencia, el 29 de octubre de 1920. Desde su juventud participó activamente


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 315

convención nacional conforme a los estatutos panistas, recibió el apoyo del Partido Fuerza Popular, organización electoral del sinarquismo.162 Con sorpresa se recibió la aspiración panista, que años anteriores había optado por el abstencionismo electoral. Hay que recordar que en la elección de 1940 y 1946 el partido no había registrado candidato presidencial, y que para 1952 habían sucedido tres años ya del relevo al liderazgo nacional de Manuel Gómez Morín por el de Juan Gutiérrez Lascuráin. En ese momento el PAN atravesaba entonces por un debilitamiento de su militancia, debido a la incorporación de profesionistas, universitarios y empresarios en el gabinete de Miguel Alemán, desplazando a políticos vinculados con el general Cárdenas, sectores en los que el PAN había sustentado la ampliación de su cuerpo de afiliados y simpatizantes. En esas condiciones, se dio un giro en la composición social que caracterizaría a ese partido durante los siguientes 25 años, que se afincaría en el crecimiento de afiliados y simpatizantes católicos y en el apoyo de organizaciones de acción política laicas como Acción Católica y Acción Católica de la Juventud Mexicana.163 Así principió la campaña presidencial de forma oficial al iniciar el año de 1952. Durante el proceso electoral, el partido en el gobierno dirigió sendas campañas negras contra la oposición: mientras que al PAN y al PP se les difamo con los términos de “reaccionarios” y “comunistas”, respectivamente, la FPPM fue acusada por el PRI de querer desencadenar una guerra civil y, con este pretexto, sus integrantes fueron duramente reprimidos. en la Acción Católica de Jóvenes Mexicanos (ACJM), dictando conferencias y como lector en los seminarios que la asociación organizaba. El 12 de enero de 1923, contrajo matrimonio con Amparo Morfín González, de esta unión nacieron siete hijos: Margarita, Adalberto, Efraín, Ignacio, Luis y Manuel. La casa familiar se ubicaba por la avenida del Bosque (hoy Guadalupe Zuno) y fue diseñada por Luis Barragán. Sus actividades profesionales lo llevaron a ocupar varios cargos, el de apoderado del Banco Refaccionario de Jalisco y del Banco Nacional de México en Guadalajara así como el de abogado consultor de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara y de la Arquidiócesis de Guadalajara. Formó parte también del Consejo de Administración del Banco Provincial de Jalisco fundado en 1940. Al mismo tiempo, su afición por la lectura y su interés por la cultura lo llevaron a convertirse, en 1929, en el primer traductor de la obra Ante la Ley de Franz Kafka, tradujo también algunos fragmentos del Ulises de James Joyce para la revista Banderas de Provincia. Participó junto a Manuel Gómez Morín en la creación del Partido Acción Nacional (PAN) en 1939. En 1951, fue designado como primer candidato a la presidencia de la república por el Partido Acción Nacional, lo que constituyó sin duda, uno de los acontecimientos más importantes de su vida. Murió el 10 de septiembre de 1964, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, a consecuencia de un derrame cerebral que lo postró durante tres días. 162 Singer, Martha. Op. Cit, p. 146. 163 Ibidem.


Lic. Efraín González Luna, primer candidato presidencial del Partido Acción Nacional en la historia.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 317

“A pesar de que la represión contra la campaña henriquista fue habitual en todo el país, para el caso específico del estado de Morelos destaca el número de detenciones ilegales de estudiantes, campesinos, simpatizantes y seguidores, tanto de [Miguel] Henríquez como de Jaramillo, que realizaron las autoridades bajo el supuesto de que se preparaba un atentado en contra del candidato oficial, Adolfo Ruiz Cortines, en su visita al estado de Morelos.”164 Conforme se acercaban las elecciones, el miedo del gobierno de Miguel Alemán a perder los comicios fue creciendo, lo que se hizo patente en las medidas dictatoriales que llevó a cabo: A finales de Junio, la Comisión Federal Electoral determinó que el ejército se hiciera cargo de cuidar el orden público durante el proceso electoral, decisión a la que se opuso el representante de la FPPM. En un ambiente de tensión y acusaciones mutuas, la Secretaría de Educación Pública ordenó que se suspendieran las clases en secundarias, normales y universidades desde el 20 de junio y hasta después de las elecciones para prevenir que los estudiantes sucumbieran al clima de agitación y contribuyeran a alimentar posibles reacciones de violencia electoral. No conforme con esto, el gobierno, para asegurarse que no habría sorpresas más de ochenta mil soldados y policías fueron apostados en las casillas de todo el país para prevenir cualquier estallido de violencia.165 Bajo el resguardo del ejército, las elecciones del 6 de julio se efectuaron con relativa tranquilidad. Por la noche el Comité Directivo Nacional del PRI anunciaba la victoria de su candidato Adolfo Ruiz Cortines por una tendencia de 4 a 1 contra su más cercano contendiente (que en este caso fue el general Miguel Henríquez con el 15.8% de la votación). Sin embargo el FPPM anunciaría una gran serie de irregularidades el día de la votación y que por el contrario el triunfo electoral le correspondía a Henríquez. El día siguiente de las elecciones, el 7 de julio de 1952, desde temprano, los medios de comunicación informaban a la población que no se permitiría ninguna manifestación política en el Distrito Federal; y sin embargo, pese a la prohibi164 Glockner, Fritz. Memoria Roja. Historia de la guerrilla en México (1943-1968), Grupo Z, Ediciones B, México, 2007 pp. 50-51. 165 Servín, Elisa. Op. Cit, p. 199.


318 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ción, los henriquistas realizaron su concentración en el centro histórico de la Ciudad de México, cerca de la Alameda Central para celebrar lo que ellos llamaron la “Fiesta de la Victoria”. En el momento en el que se gritaban las consignas ¡Viva Henríquez! Un francotirador del gobierno, desde un edificio de la avenida Juárez, le dispara a un teniente que se encontraba en ese lugar, dando así la señal para que la policía montada, los granaderos y el ejército, desataran una feroz represión en contra de las masas indefensas. Algunas voces oficiales que justificaban la represión de los henriquistas refirieron la actitud hostil y violenta del movimiento. “El principal argumento de las autoridades para justificar la represión se centró en la acusación de que los henriquistas organizaban una revuelta armada. Las extremas medidas de seguridad bajo las que se habían llevado a cabo las elecciones, y las que se implementaron en los días y meses siguientes, mostraban la inquietud gubernamental frente al riesgo que podía representar el henriquismo si se desencadenaban nuevamente los estallidos de violencia política que tanto trabajo había costado aplacar en las décadas anteriores. De ahí que el gobierno se planteara frenar sin miramientos cualquier intento de movilización postelectoral.166 El problema poselectoral se agudizó aún más cuando el 30 de julio los dirigentes de la FPPM publicaron un Manifiesto a la nación en el que después de enumerar una larga serie de actos fraudulentos como quema de votos a favor de Miguel Henríquez, retaco de urnas a favor del candidato priista, irregularidad en la conformación de los padrones electorales, y anunciaban el retiro de su comisionado ante la Comisión Federal Electoral. A pesar de las múltiples denuncias de la oposición en su conjunto, no hubo manera de impedir que el 12 de septiembre el Colegio Electoral declarara oficialmente triunfador al licenciado Adolfo Ruiz Cortines, con 2 713 419 votos a su favor, 74.31% de la votación total. Henríquez obtuvo oficialmente 579 745 votos, el 15.87% del total. Por su parte, Lombardo Toledano recibió 72 482 votos, 2% del total y González Luna 285 555 votos, 7.9% del total de sufragios.56 Por otra 166 Ibid, pp. 202-203.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 319

parte, la oposición obtuvo 10 diputados, cinco del PAN, dos del PP, dos del PNM y uno de la FPPM, en tanto que el Senado permaneció unánimemente priista. Así concluía oficialmente el proceso electoral de 1952.167 A manera de análisis, Jean Meyer nos comenta su apreciación de las elecciones presidenciales del siglo XX y el poderío del PRI en la conformación de la política nacional: “Porque la regla fundamental, pero no escrita, era que el partido de la Revolución no puede perder. Por lo tanto, le tocaba al gobierno, es decir, al presidente, ser el gran elector, con la ayuda de su factor: el partido. Era volver al sistema político de 1890-1910, un sistema mejorado por la modernización que imponían todos los cambios sociales, económicos y políticos. Bien lo dijo el viejo Vasconcelos: “El PRI es un porfiriato colectivizado”. Luis Medina, al analizar “la maquinaria electoral en el ochocientos mexicano”, concluía que para las reelecciones de Díaz de los años noventa, la maquinaria electoral funcionaba perfectamente, pero que “en su éxito va el germen de su fracaso futuro (...) Al convertir las elecciones en una suerte de acto ritual administrativo (...) el acto electoral ha quedado vacío de contenido.”168 El 1 de diciembre de 1952 tomó posesión de la presidencia de México el Lic. Adolfo Ruiz Cortines, quien triunfó en las elecciones en medio de protestas del heriquismo y su represión en la ciudad de México, lo que ocasionó rumores sobre un levantamiento armado de los militares henriquistas. Éste hecho no se efectuaría y el general Miguel Henríquez se retiraría de la política nacional.

Panorama de la ciudad Para septiembre de 1954, el gobierno municipal de Monterrey estaba encabezado por el señor Alfredo Garza Ríos (1951-1954) de extracción del PRI, quien en el mes de diciembre entregaría su mandato al ganador de la contienda electoral. En el gobierno del Estado el también priista Lic. José Santiago Vivanco169 despa167 Cfr. Ibid, p. 203. 168 Meyer, Jean. Op. Cit., p. 137. 169 José Santiago Vivanco Lozano nació en Linares, Nuevo León, el 29 de marzo 1899. En política fue colaborador del gobernador Bonifacio Salinas Leal. El gobernador Ignacio Morones Prieto lo invita a ser Secretario General


320 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

chaba desde el palacio de cantera como jefe del ejecutivo estatal, tras la renuncia en diciembre de 1952 del entonces gobernador Dr. Ignacio Morones Prieto. Vivanco había llegado al gobierno del estado para prestar sus servicios como Secretario General de Gobierno en octubre de 1951 tras la renuncia de Alfredo Garza Ríos, quien había aceptado la candidatura a la alcaldía regiomontana. Dos meses después fue electo gobernador interino por decisión del Congreso del Estado, hasta el 31 de mayo de 1953 tras la renuncia definitiva del Dr. Morones Prieto, cuando en sesión extraordinaria este mismo órgano legislativo lo elige para ser gobernador constitucional desde esa fecha, hasta el 31 de julio de 1955, cuando le entrega el poder al gobernador electo, el ex rector Raúl Rangel Frías. En sus tres años de gobierno Vivanco intentó darle continuidad a la obra pública iniciada con Morones Prieto y a su política de institucionalizar los procesos sociales y políticos del estado. Durante su mandato se le da agilidad a la construcción de la Ciudad Universitaria, a pesar que desde 1950 bajo el mandato del Dr. Morones Prieto se habían iniciado los trabajos administrativos y la edificación de algunas facultades de la Universidad de Nuevo León. La iniciativa de la Ciudad Universitaria lanzada desde el gobierno del estado y apoyada por el presidente Alemán se culminó en octubre de 1952, con la publicación del Decreto en el que se destina el terreno del Campo Militar al Gobierno del Estado para el uso exclusivo de la construcción en éste de la Ciudad Universitaria de Monterrey. Pocos días antes de concluir su mandato, el presidente Miguel Alemán, en noviembre de 1952, distinguió a la ciudad de Monterrey y a la Universidad de Nuevo León con su presencia para inaugurar la Biblioteca Universitaria y el Instituto de Investigaciones Científicas.170

de Gobierno en octubre de 1952, tras la renuncia de Alfredo Garza Ríos, quien se fue a competir por la alcaldía de Monterrey, pero en diciembre del mismo año, fecha en que Morones se retira de la gubernatura, para tomar la cartera de Secretario de Salud y Asistencia en el gabinete del presidente Adolfo Ruiz Cortines. Vivanco queda al frente de la gubernatura en forma interina, por decisión del Congreso del Estado, hasta el 31 de mayo de 1953, cuando en sesión extraordinaria este mismo órgano legislativo lo elige para ser gobernador constitucional desde esa fecha, hasta el 31 de julio de 1955. 170 Flores Salazar, Armando. “La Ciudad Universitaria de Nuevo León”, en Revista Ciencia UANL, vol. 15, núm. 57, enero-marzo, 2012, Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, México, p. 17.


José Vivanco, fue designado gobernador sustituto de Nuevo León a la salida del Dr. Ignacio Morones Prieto. Concluyó el sexenio entre los años de 1952 a 1955.


322 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Está documentado que en enero de 1953, el gobernador Vivanco, Joel Rocha, del Patronato Universitario, el rector de la UNL Raúl Rangel Frías y el regiomontano universal Alfonso Reyes, del Colegio de México, como parte de una amplia delegación, visitaron en el Palacio Nacional al nuevo presidente Adolfo Ruiz Cortines para darle continuidad a los iniciados trámites de la Ciudad Universitaria, y en esa reunión el presidente incorpora al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, encargado de la Jefatura de Conservación de Edificios de la Secretaría de Educación Pública, a coadyuvar en el proyecto.171 La Ciudad Universitaria sería inaugurada el 5 de noviembre de 1957 bajo la gestión del gobernador Raúl Rangel Frías. Otra aportación del gobierno de Vivanco a la Universidad de Nuevo León fue el Decreto 105 publicado 13 de enero de 1955 en el Periódico Oficial donde se crea La Ley Orgánica del Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”. Sus principales artículos establecen las siguientes prerrogativas: El Hospital “Dr. José Eleuterio González”, es una Institución del Estado dedicada a prestar servicios públicos asistenciales, en función de la salud humana y de la enseñanza y el progreso de las ciencias médicas en Nuevo León. En consecuencia, se considerará en lo sucesivo como una dependencia de la Universidad de Nuevo León, organizada como Departamento único de la Facultad de Medicina de la citada Institución, y se regirá por los preceptos de esta Ley y de la correspondiente a la Universidad de Nuevo León. Los terrenos y edificios, instalaciones, equipo, instrumental y bienes muebles que actualmente integran el patrimonio del citado establecimiento bajo el régimen de la beneficencia pública y posteriormente de la Asistencia Social, quedan afectos exclusivamente a las funciones encomendadas al Hospital Universitario como dependencia de la Facultad de Medicina. El Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González”, tendrá por fondos o recursos para su sostenimiento, los siguientes: a) Las partidas de la Hacienda Pública del Estado; b) Los subsidios o subvenciones que obtenga con carácter permanente o eventual del Gobierno del Estado o del Gobierno Federal; c) Los 171 Crf. Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 323

ingresos propios procedentes de las cuotas de recuperación, servicios a otras instituciones, donativos y demás sumas que perciba por cualesquiera otros medios derivados de sus actividades. La Autoridad superior del Hospital “Dr. José Eleuterio González”, residirá en el Consejo Universitario de la Universidad de Nuevo León; pero éste solo deberá ejercerla por medio de disposiciones de orden general, correspondiendo en todo caso la resolución de problemas particulares de carácter administrativo, disciplinario o asistencial, a la Dirección de la Facultad de Medicina, que será la misma del propio Hospital. La Facultad de Medicina ejercerá en el Hospital Universitario en materia de enseñanza médica, por conducto de su Junta Directiva de Profesores, las facultades que le competen conforme a los reglamentos de la Universidad para los estudios respectivos. El Director del Hospital Universitario estará obligado a rendir un informe anual de las labores y cuentas del establecimiento, ante el C. Gobernador del Estado, Consejo Universitario y Comité Central Directivo de la Asistencia Social en el Estado. El Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” continuará proporcionando los servicios médicos auxiliares, farmacéuticos y de hospitalización que el Estado requiera para los servidores estatales, municipales, Maestros del Estado y Federales que impartan enseñanza en esta Entidad.172 Además, es durante la gestión del gobernador Vivanco que se crean la Escuela de Graduados de la Facultad de Medicina y la Facultad de Agronomía en 1955. Con esto se ayudó a fortalecer la imagen de la Universidad en la ciudad y proyectarla como una institución educativa de influencia regional. En materia de salubridad y asistencia, el gobierno de Vivanco estuvo ligado a la labor de su antecesor Dr. Ignacio Morones Prieto, ya para ese entonces Secretario de Salubridad y Asistencia. Por ejemplo en julio de 1953 se integró el Patro172 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León, Decreto No. 105, 13 de enero de 1955.


324 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

nato Pro Nutrición Infantil que lideró la primera dama del estado. Sus primeras acciones estuvieron ligadas a repartir latas de leche en polvo para ser distribuidas entre los niños de las clases más necesitadas.173 En relación a este tema, el citado comité organizó el viernes 10 de septiembre de 1954 la premier de la película “Caballero a la Medida”, del mimo de México Mario Moreno “Cantinflas” en el cine “Reforma”, con el fin de recabar fondos para la construcción de dos casas de cuna, una en la colonia Progreso y otra en la colonia Independencia. A esta función asistió como una presentación personal el afamado actor como atracción del evento, el cual fue un éxito total al llenarse la sala del cine. Los precios para tal función fueron: Luneta $25.00, Anfiteatro $15.00, Balcón $5.00.174 En 1952 la Secretaría de Salubridad y Asistencia inició la construcción del Hospital Infantil de Monterrey en la colonia Centro, el cual fue financiado con fondos de la Lotería Nacional. Este nuevo nosocomio buscaba brindar atención médica con pediatras especialista a la niñez desprotegida de la ciudad, pero sería terminado hasta 1963, cuando fue inaugurado por la primera dama del país Sra. Eva Sámano de López Mateos. En materia de obras públicas al gobernador Vivanco le tocó la finalización de los trabajos de canalización del río Santa Catarina, que años antes había iniciado la gestión del Dr. Ignacio Morones Prieto. En su primer informe de 1953, Vivanco aseguró ante los diputados del Congreso del estado que finalmente, “las obras de canalización y rectificación del cauce del río Santa Catarina están terminadas; Con ello se ha conseguido que lo que antes era un peligro para la salud pública y una barrera para el progreso y el embellecimiento de la ciudad, se proyecta en urbanización de importantes zonas residenciales y comerciales que marcan el espíritu de iniciativa y la pujanza de Monterrey.”175

173 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 2005, p. 249. 174 El Porvenir, 10 septiembre de 1954, p. 6. 175 Génesis y Evolución de la Administración Pública de Nuevo León. Fondo Editorial Nuevo León, Monterrey, 2005, p. 252.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 325

El informe de Vivanco reportaba que la obra en el río santa Catarina había rescatado para la ciudad 850,000 metros cuadrados de terrenos, de los cuales la mitad fue destinada para avenidas, 110,000 a jardines y el resto se constituyó en patrimonio universitario.176 En éstas fechas se registraba un grave problema de sequía que amenazaba el suministro de agua potable al Área Metropolitana de Monterrey (AMM), y ponía en riesgo la cosecha en los campos nuevoleoneses. En ese año se efectúo un serio racionamiento de agua en la ciudad, que junto al que se había efectuado en 1948 prendían las alertas rojas sobre la necesidad de planear una acción que resolviera la problemática. Para ese entonces se hablaba ya de la construcción de una presa que asegurara la dotación del vital líquido al AMM, incluso hubo reuniones previas entre el gobernador de Nuevo León José Vivanco y el presidente de la república Adolfo Ruíz Cortines para edificar la presa Cerro Prieto en Linares, la cual según su proyecto se estimaba en 30 millones de pesos177, sin embargo este proyecto quedaría en el tintero y se cristalizaría tres décadas después.178 Durante varios años la Galería de San Jerónimo, y el manantial de La Estanzuela, que de acuerdo a la Cámara de Comercio de Monterrey, sólo tenían capacidad para abastecer 50% de la población; ante este desabasto, las industrias a las que no se les surtía de agua o era insuficiente ampliaron el número de pozos de su propiedad en el área metropolitana. También se observa que para estas fechas la compañía canadiense llamada Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (The Monterrey Water Works and Sewerage Company, Limited) y fundada en 1902, registraba 40% de fugas, ya fuera en la red o en los medidores, por lo que se indica que el desembolso destinado a mantenimiento de la red era mínimo.179

176 Ibidem. 177 El Norte, 16 de septiembre de 1954, p. 9. 178 La presa Cerro Prieto fue concluida el 18 de julio de 1984, en Linares, N.L. Fue considerada la “obra del siglo” por los trabajos que se realizaron para edificarla. 179 Esparza Hernández, Luis G., et.al. “Historia de las crisis del agua en el área metropolitana de Monterrey (AMM), previa a la llegada de las grandes represas (1597-1955)”. Ciencia UANL, año 17, no. 67, mayo-junio 2014, p. 44.


Panorama del centro de la ciudad de Monterrey.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 327

Para solucionar el problema del agua en Monterrey se pondría en práctica la explotación de una serie de pozos en la Huasteca de Santa Catarina, en el Potosí de Galeana y se iniciaría la construcción de la Presa de La Boca.180 En Monterrey, se construiría un acueducto de 48 pulgadas de agua potable de 10 kilómetros de longitud, que va desde Santa Catarina al tanque del Obispado donde se almacena el líquido para ser distribuido por gravedad por la red citadina. Lo mismo sucede con los sistemas de agua potable de municipios como San Nicolás de los Garza, Cadereyta Jiménez, Santiago, Terán, Vallecillo, Allende y General Treviño, entre otros. Además, el 4 de marzo de 1954 se crea, por acuerdo presidencial la Comisión encargada de formular los planes técnicos y financieros relacionados con la captación y suministro de agua potable para la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Fue un organismo que sirvió de enlace entre las autoridades federales y las locales para la formulación de planes y programas conjuntos, encaminados a resolver los problemas de abastecimiento de agua potable, drenaje y alcantarillado del Municipio de Monterrey, N. L., y poblados circunvecinos, por lo que sus funciones son eminentemente la prestación de un servicio público.181 Dos años después, en 1956, se crearía Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), que estaría a cargo de la distribución y mantenimiento de la red municipal y del cobro de cuotas, dejando a la Comisión de Agua Potable la comisión de planeamiento y diseño de proyectos para el incremento del abasto y el financiamiento público de las obras. Para septiembre de ese año, el Secretario General de Gobierno Elías Cantú informaba que el servicio estaba normalizando la dotación del vital líquido a las colonias de todo el estado y que de forma particular se estaba dando a 41,785 casas habitación de la entidad nuevoleonesa, con lo que estaba beneficiando con el nuevo sistema a cerca de 250 mil personas. La red de tubería ascendía en esos años a 244,700 metros, existiendo una red de drenaje de cerca de 224 kilómetros.182 180 Antes del proyecto Cerro Prieto, fue construida la Presa de la Boca en Santiago, N.L., terminada en 1963. Tiene una superficie de 450 hectáreas y almacena alrededor de 40 millones de metros cúbicos de agua, captando el agua de lluvias que se acumulan en la Sierra Madre Oriental. 181 Diario Oficial de la Federación, 4 de marzo de 1954. 182 El Porvenir, 1 de septiembre de 1954, p. 5.


328 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Sobre este tema, a principios del mes de septiembre de 1954 se recibió en la ciudad la visita del gobernador de Oklahoma Johnston Murray quien ofrecería para beneficio del estado los estudios del Colegio de Agricultura y Minas de Oklahoma y de la Universidad del referido estado sobre el problema del agua en zonas agrícolas y de agua potable. Asistieron a la reunión con este gobernante Antonio L. Rodríguez, director del Banco Industrial de Monterrey; Miguel Margáin Zozaya, gerente del Banco Industrial de Monterrey; Francisco G. Sada, ganadero de la ciudad; el Lic. Ricardo Margáin Zozaya, el Ing. Bernardo Elosúa y otras personalidades más.183 Por otra parte, el gobierno del estado había iniciado una serie de obras dirigidas a mejorar la circulación de automóviles y de transporte público para una ciudad que estaba creciendo. Por ejemplo se inició la ampliación de la calle Juárez del centro de Monterrey, con tres carriles de ida y tres de vuelta desde la calle Humboldt (hoy Melchor Ocampo) por el sur hasta la Avenida Colón al norte.184 Y a la brevedad se comenzarían las obras para ampliar la avenida Colón, la cual conectaría las carreteras Reynosa y Saltillo, ampliando los carriles de circulación desde Venustiano Carranza hasta la avenida Félix U. Gómez.185 Además se anunciaba la remodelación del Mesón Estrella en el centro de la ciudad, un espacio dedicado a la venta de frutas y verduras, y del Mercado Colón. Estos espacios públicos, al igual que el Juárez, el Mesón San Carlos, el Mercado de las Flores y el Mercado del Norte eran los lugares a los que la gente acudía semana tras semanas para comprar las provisiones, pero conforme la influencia de Estados Unidos en la economía mexicana iba en aumento, la popularidad de estos mercados fue decreciendo hasta ser desplazados por los grandes supermercados.186 El 5 de noviembre de ese año fue inaugurada la Biblioteca Cervantina del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. En evento celebrado desde este nuevo espacio de la literatura hispana, estuvieron Carlos Prieto, presidente 183 184 185 186

El Norte, 3 de septiembre de 1954, p. 12 El Norte, 5 de septiembre de 1954, p. 1. El Norte, 27 de septiembre de 1954, p. 7. El Norte, 5 de septiembre de 1954, p. 5.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 329

de la Compañía Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey; Eugenio Garza Sada, presidente del Consejo del ITESM; Alejandro Quijano, presidente de la Academia Mexicana de la Lengua; Alfonso Junco, el Ing. Bernardo Elosúa, Ing. Víctor Bravo Ahuja, director del ITESM y Lic. Raúl Rangel Frías, rector de la UANL; entre otros.187 Don Carlos Prieto, donante de la colección, abrió por primera vez las puertas de este enorme acervo de la cultura española, el cual constó en un principio de 500 obras en mil volúmenes. De ellas son 203 obras de El Quijote en español publicadas en varios países y 59 ediciones en otros idiomas como el inglés, el francés, alemán, italiano y catalán.188 El 10 de mayo se efectuó el primer sorteo de la Siembra Cultural organizado por el Patronato Universitario que presidía don Manuel L. Barragán con el fin de recaudar fondos para la construcción de la Ciudad Universitaria de Monterrey. Los premios de este importante sorteo fueron siete automóviles y otros artículos con un valor global de un millón de pesos.189 Para septiembre de 1954 el gobierno municipal de la capital del estado era severamente criticado por los pocos esfuerzos por mejorar las condiciones de vida de los regiomontanos. Mala calidad de servicios públicos, contaminación ambiental por unidades de transporte en mal estado y la mala planeación urbana orillaban a los regiomontanos a cuestionar la permanencia del partido oficial en el gobierno. Un testigo de la época cuestionaba la labor municipal en las siguientes líneas: “Y así todavía nuestro pueblo siente la garra punzante de la sed; no ha sido satisfecha la necesidad de una adecuado servicio telefónico; el de alumbrado es insuficiente y extraordinariamente caro, como lo es también el del servicio de gas y drenaje. Parece increíble que desde hace muchos años el Municipio no tiene donde enterrar a su muertos, como no sea desenterrando otros para hacer lugar en los viejos panteones. No se dispone de transporte urbano de pasajeros; 187 El Porvenir, 6 de noviembre de 1954, p. 1. 188 Ibidem. 189 Pedraza Salinas. Jorge. Monterrey entre montañas y acero. Villacero, Monterrey, 1996, p. 267.


Los flagelos de la ciudad capital de Nuevo León, según crónicas periodísticas de esos años.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 331

faltan escuelas y sitios abiertos sombreados. Mil problemas siguen aguijoneando al pueblo y no por su pobreza o por imprevisión… No se concibe, pues, como Monterrey la ciudad de los caminos adecuados perfectos del trabajo; la de los hombres de coraje y decisión, siga siendo una ciudad descuidada en el ramo de servicios públicos.”190 Existían varios puntos críticos en la ciudad para el bien vivir de los ciudadanos regiomontanos. El drenaje era insuficiente para abastecer a las nuevas colonias que día a día surgían a causa de la migración de personas de otros estados a la ciudad, provocada por el auge de la gran industria. Comúnmente se veían las calles llenas, colonias inundadas al más mínimo aguacero.191 Había suciedad y desorden en las calles de la ciudad a causa de la proliferación de vendedores ambulantes y de los llamados talleres mecánicos ambulantes no regularizados por la autoridad municipal. Sí bien se remodeló el Mercado Colón, la demanda por tener mejores condiciones y salubridad en los mercados era multiplicó entre la sociedad regiomontana.192 Una crónica de la época refirió el panorama de las calles de la ciudad: “Y sí el problema de la basura no fuera suficiente para para aguijonear el ánimo y el cuerpo de cada persona, allí está también el alto porcentaje de las vías públicas invadidas no sólo con vendedores ambulantes, sino igualmente con vehículos destartalados, especialmente camiones para el transporte urbano sujetos a reparación. Distintas empresas y talleres mecánicos han convertido las calles en algo así como en sitios particulares, donde se desmantelan los muebles y se les repara provocando situaciones verdaderamente desagradables y hasta peligrosas para la vida de la población.”193 Además el reportaje expone fotografías que muestran talleres sobre las calles con camiones urbanos inservibles y chatarra tirada en el piso sobre la calle de Santiago Tapia en el centro de la ciudad; basura y desperdicios flotando sobre los ojos de agua de Santa Lucía en el pleno corazón de Monterrey; suciedad y ba190 191 192 193

El Norte, 16 de septiembre de 1954, p. 1. El Norte, 16 de septiembre de 1954, p. 3. Ibidem. Ibidem.


332 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sura tirada sobre la Plaza de la República detrás del Palacio de Gobierno Estatal y en la emblemática Ciudadela sobre la avenida Juárez y Tapia.194 Ese era el panorama social, económico, político y urbano del estado y la ciudad para septiembre de 1954. Contra esta realidad se enfocarían los candidatos a la presidencia municipal de Monterrey y mediante sus programas de gobierno, hallar respuestas y soluciones.

194 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 333

Precampaña Para septiembre de 1954 se iniciaba el proceso electoral para elegir los 51 ayuntamientos de Nuevo León. Cada organismo político buscaba un perfil de candidato que encajara en las necesidades de la ciudadanía y la propia urbe, y que a la vez les garantizara la victoria en las urnas. Ante ello, el Presidente del Comité Municipal del PRI, Lic. Baudelio Salazar, expresaba que su partido buscaba un priista que fuera honesto, y que conociera los problemas de la ciudad para poder resolverlos. Expreso que en la renovación de ayuntamientos era necesaria la presencia y participación femenina, por lo que el partido impulsaría sí los militantes así lo indicaran la candidatura de una mujer para el puesto de presidente municipal en cualquier municipio de Nuevo León. “Monterrey necesita un candidato que sea honesto y activo […]; la actual Administración Municipal, dentro de las posibilidades del presupuesto ha hecho lo que humanamente es posible hacer. Sin embargo no se pone en duda el sello de honradez el trabajo de honradez del actual alcalde Alfredo Garza Ríos.”195 En tanto, José C. Vázquez miembro del Partido Acción Nacional expresó que Monterrey necesitaba un alcalde que supiera administrar una ciudad con el fervor de resolver los problemas de la ciudad, nacida aquí cien por ciento regiomontano. “Debe advertirse que aun dentro del partido oficial, aun para designar sus candidatos, se ha seguido un vigoroso proceso de selección de sus mejores hombres. Por otro lado el presupuesto municipal es bajísimo por lo cual no pueden atenderse los problemas de la ciudad. Sí hay algo que deba resolverse es esto: La Ley Hacendaria Municipal que permita a las autoridades de Monterrey contar con un amplio presupuesto suficientemente alto.196 Una pluma anónima desde la columna “Editorial” del periódico El Porvenir, del martes 12 de octubre, dio una clara perspectiva del contexto de la elección municipal y los retos que tenían los partidos políticos para asegurar el bienestar 195 El Norte, septiembre de 1951, p.3. 196 El Norte, septiembre de 1951, p.5.


334 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ciudadano en las administraciones públicas: “Los procedimientos de los últimos años [del partido en el gobierno], es decir las designaciones, han dejado a la población en manos cuando no irregiomontanas (sic) y de mero compadrazgo, en aquellas ineptas que en modo alguno han podido ubicarse en lo que es exigencia indispensable, rigurosa, exacta de la capital.”197 Desde la visión del escritor de esta columna, la ciudad no había tenido buenos gobernantes, porque el partido en el gobierno no había escogido a los más aptos candidatos para transformar esta ciudad industrial en un paraíso del bien vivir, con calles ordenadas, barrios regularizados, servicios básicos de primera clase y cultura urbana. Era la segunda semana de octubre y la incertidumbre del porque el PRI no tenía candidato al gobierno de Monterrey llenaba los pasillos políticos y sociales. Por ello se preguntaba lo siguiente: “¿Repetirá el PRI el bochorno del Jefe y regidores del cabildo, entregando la ciudad como botín a Alcalde y regidores que van delictuosamente a medrar con lo poco que tiene el presupuesto municipal? El Director de la política del PRI y los que lo asisten tienen esta grave responsabilidad a esta hora presente de estar en puerta la renovación de poderes municipales.”198 Desde la columna “Un Día” de Ramón Pedroza Langarica se relató lo que no debe hacer la próxima administración municipal que entraría en funciones el primer día de enero del año de 1955: Dejar en el mismo abandono en que se encuentra el llamado Monumento a Escobedo sobre la Plaza de la República. Permitir el funcionamiento de las radiolas y aparatos de sonido toda la noche en los barrios y colonias de la ciudad. Dejar en penumbras las olvidadas calles de los barrios pobres de Monterrey. Dejar pendiente un plan regulador urbanístico de Monterrey. Dejar en el aire el rescate de los terrenos del río santa Catarina. 197 El Porvenir, 12 de octubre de 1954, p. 4. 198 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 335

Dejar en manos del gobierno del estado la manipulación del presupuesto municipal.199 Este era el contexto durante el proceso electoral en la ciudad. Pero ¿cuál era la respuesta de los partidos políticos? A continuación lo examinaremos.

La elección del Dr. Abelardo Salas Guerra Para Efraín González Luna, miembro fundador del Partido Acción Nacional junto a Manuel Gómez Morín, contender en los comicios no significaba perder. Denotaba más bien emprender una tarea salvadora que sacrificaría temporalmente el éxito inmediato a cambio de un futuro más prometedor. “Pavorosa posibilidad de mi candidatura” consideraba González Luna, “si los más aptos no pueden o no quieren aceptar el sacrificio. Esfuerzo aplastante, contradicción de mis hábitos, aficiones, planes y temperamento, de mi constitución personal más íntima e inmodificable. Sacrificio de cada momento. Mi convicción es que el partido, sus miembros todos, sus jefes en primer término, debe, debemos, dar la batalla electoral, plenamente y, salvo causa grave superveniente, con candidato propio a la Presidencia.”200 El domingo 12 de septiembre Acción Nacional, mediante un comunicado, informaba al pueblo regiomontano que se estaban iniciando los trabajos políticos para la renovación de los ayuntamientos en la elección del domingo 5 de diciembre y que se esforzarían por representar con dignidad a la ciudadanía regiomontana contra los intereses políticos del partido tricolor: “Monterrey es un ejemplo claro de los caminos contrapuestos entre la ciudad y la autoridad municipal: por un lado el constante crecimiento de una población dedicada a la edificación de su urbe con su propias manos; y en sentido contrario, caminando hacia su bancarrota moral y material, un Ayuntamiento que contradice su nombre.”201 199 El Porvenir, 18 de noviembre de 1954, p. 5. 200 Martínez Valle, Adolfo. “Los militantes católicos y el PAN: una historia política, 1939-1962”, en Revista Este País, No. 102, Septiembre 1999, p. 7. 201 El Porvenir, 12 de septiembre de 1954, p. 8.


336 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Acusaban a los gobiernos del estado y del municipio regiomontano de dejar sin presupuesto la labor administrativa de la ciudad y el abandono de los servicios básicos. Señalaron que el municipio de Monterrey se halla en bancarrota a causa del “humillante sistema de los viajes a la capital” y el robo del erario por manos criminales. Anunciaban que existía una luz de esperanza para la ciudadanía en la realización de la convención estatal y municipal del partido, la cual se efectuaría el 19 de septiembre próximo en el Teatro México y a la que estaban todos invitados.202 Un día antes de su convención estatal, los panistas presentaban a la ciudadanía en puntos concretos las causas de la eventual bancarrota del municipio de Monterrey: La absorción por parte del gobierno estatal de los recursos propios de la capital de Nuevo León, así como el acaparamiento de los principales servicios que representan más dinero o más fuerza política como el agua, la política, la propiedad urbana y la urbanización. El bochornoso vicio de nombrar candidato a alcalde de Monterrey en la capital de la República, agravado cuando recae la responsabilidad en personas ajenas a la ciudad. Por falta de cariño y por falta de arraigo al no ser nombrados por la ciudadanía. El hecho de que todos los ayuntamientos previos en Monterrey desde hace cuarenta años han salido de las filas del PRI. La falta de un programa de ciudad que de remedio a las necesidades de los regiomontanos.203 Concluían que la única forma de recobrar la autonomía municipal y la defensa de los intereses de los ciudadanos era derribar la dictadura priista en elecciones libres, ligada a corrupción y a pandillas de estafadores, para recobrar la representación auténtica del pueblo de Monterrey. Por ello Acción Nacional convocaba para que asistieran a su convención estatal a realizarse el domingo 19 de 202 Ibidem. 203 El Porvenir, 18 de septiembre de 1954, p. 11.


Programa Municipal de Monterrey del PAN para las elecciones de 1954.


338 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

septiembre en el Teatro México de Calzada Madero a partir de las 10 horas y participar para comenzar a realizar los cambios que se necesitaban.204 Es así como Acción Nacional preparaba su convención para elegir su candidato a alcalde de Monterrey, así como aprobaba su programa de gobierno municipal. El 19 de septiembre en la convención estatal realizada en el Teatro México de la ciudad de Monterrey determinaron su participación en la elección para renovar los ayuntamientos de Nuevo León. A pesar de que hubo voces en contra de participar por la intromisión de los políticos nacionales del PRI en las diversas elecciones recientes, la mayoría aprobó que se presentara candidatos para luchar por los gobiernos municipales del estado.205 Se habló de la imperiosa necesidad de elegir un candidato que en Monterrey combata la escasez de agua, la contaminación y mal servicio de los camiones de transporte urbano, la falta de higiene que provocan los panteones municipales, la falta de mercados y escuelas, el mal equipamiento de bomberos y el grave problema del crecimiento urbano, que son algunos de los problemas que padece la ciudad.206 Ese mismo día se consideraron algunos nombres para que fueran el futuro candidato del PAN al ayuntamiento de Monterrey, entre los que destacaban el Dr. Luis Hinojosa, el Dr. Leonardo González Lozano, el Dr. Abelardo Salas Guerra, el Ing. Bernardo Elosúa, entre otros. Se determinó que la Comisión Política del partido entrevistara a cada uno de ellos para seleccionar el mejor hombre que encabezara “el movimiento ciudadano regiomontano”.207 Dos semanas después, el sábado 2 de octubre se convocaba a la ciudadanía a que asistiera a la convención municipal para la elección de los llamados “candidatos de Monterrey”. Al evento, que según sus promotores sería un “hecho histórico de la vida cívica de Monterrey”, acudirían delegados y ciudadanos en general con el fin de poner fin a las maniobras “indignas y serviles que el partido oficial realiza al vender los destinos del municipio a los irresponsables electores en la 204 205 206 207

Ibidem. El Norte, 20 de septiembre de 1954, p. 9. Ibidem. Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 339

capital de la República”. Terminaba su comunicado afirmando “¡Los candidatos del PAN los elige Monterrey!”.208 El domingo de la convención se concentraron los panistas en los Salones Aragón (Padre Mier y Zaragoza, en el centro de Monterrey) a partir de las 10 horas para elegir a sus candidatos, siendo elegida la planilla del Dr. Abelardo Salas Guerra para que representaran al partido en la elección municipal por la alcaldía regiomontana del 5 de diciembre.

Perfil biográfico de Abelardo Salas Guerra El Dr. Abelardo Salas Guerra nació en Monterrey N.L, el 13 de noviembre de 1914, frente a la Plaza del Roble. Sus padres fueron don Pablo Salas y López y doña Esther Guerra de Salas. Egresó del Colegio Civil y realizó sus estudios de médico cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó estudios de posgrado becado por el Commonwealth Fund de la ciudad de Nueva York. Fue presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Monterrey, Secretario Nacional de la Sociedad Internacional de la Infertilidad Conyugal, así como profesor y médico de la cátedra de Obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo León. Fue sub-jefe del Departamento de Maternidad del Hospital “José Eleuterio González.209 Afirmó que se había involucrado a la política para rescatar a Monterrey de la corrupción y malos gobiernos del PRI. Además aseguró que: “Monterrey bien vale una vida. Y yo ofrezco sonriente la mía sí con ella ganamos la solución a nuestros problemas y sus angustias injustificadas.”210 Como era una tradición, Acción Nacional elegía su planilla para contender por la representatividad de los ayuntamientos y al mismo tiempo elaboraban su programa municipal, el cual era la plataforma del candidato en turno. En este caso, el referido programa fue aprobado y se plasmó con las siguientes propuestas: 208 El Porvenir, 2 de octubre de 1954, p. 6. 209 El Porvenir, 11 de octubre de 1954, p. 2. 210 El Porvenir, 16 de octubre de 1954, p. 3.


“Todos a jalar con el PAN por Monterrey” el lema de la campaña panista para la elección de alcalde regiomontano en 1954.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 341

El problema del Agua.- Es el problema más importante de la ciudad. Desde hace varios años el gobierno del estado se apoderó de este servicio y la ineptitud y malos manejos de sus acciones han provocado una escasez de este líquido en las casas de las familias de Nuevo León. Apoyaremos las medidas emergidas de la Comisión de Estudio Técnico y Financiero de Agua Potable de Monterrey; en caso contrario a una resolución benéfica para los ciudadanos, Acción Nacional buscará el financiamiento de nuevos procesos que garanticen la llegada del agua a las casas de los regiomontanos.211 El problema de las Escuelas.- A pesar del apoyo de la iniciativa privada para la educación, cada año se quedan sin escuela gran cantidad de niños regiomontanos. La cantidad de aulas no es suficiente. Falta inmobiliario, útiles escolares y maestros; en muchos casos falta drenaje y agua para las escuelas. Por lo cual el programa educativo de Acción Nacional para Monterrey se resume en estos puntos: Construcción de un detallado número de escuelas, tomando en cuenta la demografía de la ciudad. Sí el plan es insuficiente para edificar nuevas aulas, se rentarán edificios mientras se construyen los nuevos salones del saber. Se efectuará un extenso programa de reparación de edificios escolares, hasta dejarlos en condiciones adecuadas. Se dotará de agua, drenaje y mobiliario a todas las ya existentes.212 Urbanización.- Los gobiernos estatal y municipal no han sabido concretar los proyectos urbanos que permitan la libre circulación del tráfico y que perfilen a Monterrey como una ciudad de altura. Es decir, no se terminan o se hacen con lentitud desesperante. Por lo cual Acción Nacional propone crear una Plan Regulador de la ciudad de Monterrey, y la realización de obras de acuerdo a las necesidades, por ejemplo la 211 El Porvenir, 26 de septiembre de 1954, p. 8. 212 El Norte, 27 de septiembre de 1954, p. 7.


342 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

terminación de las ampliaciones de las calles de Juan Ignacio Ramón, Zaragoza e Hidalgo o la realización de una Calzada de circunvalación para evitar el tráfico a la ciudad de los camiones pesados.213 Terrenos en el Río Santa Catarina.- Monterrey tiene una hectárea de área verde por cada siete mil habitantes. Por lo que Acción Nacional propone la utilización de los terrenos del Río Santa Catarina para el uso de la colectividad y la creación de unidades deportivas y espacios para juego de menores de edad.214 Bomberos.- La falta de elementos para integrar un cuerpo de bomberos exige que la ciudad apoye esta importante organización. Por lo cual se propone el apoyo efectivo del municipio para el establecimiento de un notable cuerpo de bomberos que resguarde la ciudad de una emergencia.215 Otros Servicios.- Respaldo pleno para el fortalecimiento de los servicios de policía, parques y jardines, recreación, sanidad y salubridad municipal, drenaje pluvial, vivienda, servicios de limpieza, panteones, buscando ejercer de forma honesta el uso de los recursos y buscando apoyos extraordinarios en la Federación y el Estado.216 De esta forma Acción Nacional, con candidato a alcalde y un su programa municipal, se declaraba listo para iniciar la contienda municipal contra el Partido Revolucionario Institucional y contra el sistema político que éste implementaba. Dos años antes, el candidato panista a la presidencia, Efraín González Luna, sentenciaba: “Nada esperamos del régimen, todo lo esperamos del pueblo.”217 En entrevista, el ya candidato panista aseguraba que su partido sí tenía candidato electo democráticamente por una convención ciudadana y además contaba con un programa de gobierno. Mientras tanto, el PRI “más partido que nunca” realiza la práctica del dedazo como mecanismo electoral. Y que el tapado sería desenmascarado en Monterrey pero seleccionado en la ciudad de México.218 213 214 215 216 217 218

El Norte, 29 de septiembre de 1954, p. 6. Ibidem. El Norte, 30 de septiembre de 1954, p. 6. Ibidem. Martínez Valle, Adolfo. Op. Cit., p. 7. El Porvenir, 19 de octubre de 1954, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 343

Un día después de la postulación de su contrincante priista, el candidato albiazul arremetió contra él, asegurando que el PRI de Monterrey debería estar muy enfermo que hasta los oráculos de la capital habían elegido otro médico para la candidatura regiomontana. “No son originales, Acción Nacional ha insistido en eso desde el Dr. José G. Martínez y luego el Dr. Alfonso Garza… para escogerlos a ellos y a mí no se gastó un solo centavo del pueblo y no hubo vuelos a México. Ojalá y cuando el Dr. Lozano presente su planilla esté tan orgulloso como yo de la mía.”219 La planilla panista que fue registrada ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral fue la siguiente: Cargo

Nombre

Presidente Municipal Propietario

Dr. Abelardo Salas Guerra

Presidente Municipal Suplente

Ing. Bernardo Elosúa

Regidores

María Nieves C. de Carmona Paula Delgado José Canales Ramón Aguirre Rafael Valerio José Ortiz Bernal Alfredo Fernández Armando J. García, Felipe García Guajardo Alberto Fernández Ruiloba Rafael Pozas Manuel Hernández Rogelio González

Síndicos

Dr. José G. Martínez Juan S. Farías

Alcaldes Judiciales

Felipe Gutiérrez Zorrila Luis Santos de la Garza

219 El Porvenir, 25 de octubre de 1954, p. 3.


344 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La columna del periódico El Porvenir titulada “Se dice en política”, del martes 5 de octubre, comentó sobre la candidatura del Dr. Salas y su perspectiva de triunfo en las elecciones del 5 de diciembre: “Abelardo Salas Guerra, médico, hijo del Colegio Civil del estado y de la Universidad de México es candidato a la Presidencia Municipal de Monterrey por el Partido Acción Nacional… Creemos que la personalidad de este joven profesional será una garantía plena de que la campaña municipal de nuestra ciudad se llevará por altitudes de decencia, que no se hará uso de ataques personales, ni de familia y que la ciudadanía espera ver una fiesta cívica el cinco de diciembre.”220 El jueves 7 de octubre Acción Nacional convocó a la ciudadanía regiomontana a que acudiera a registrarse en los diversos módulos de la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral con miras a las elecciones municipales del próximo 5 de diciembre. Pedían además a los registrados acudiesen a verificar sí su nombre y dirección existían en los ya existentes.221 Las oficinas para registrarse estaban divididas de la forma siguiente: Los que vivían al Sur de la calle 5 de Mayo (incluyendo las colonias Independencia y Nuevo Repueblo) acudirían a los bajos del Palacio Municipal. Los que residían entre las calles de 5 de Mayo y Carlos Salazar acudirían a registrarse y revisar su inclusión a las listas electorales en la oficina de la calle Modesto Arreola 812 Oriente. Los que vivían de la calle de Carlos Salazar rumbo al Norte acudirían a la Escuela Calles de Calzada Madero. Solicitaba que en caso de que no le permitiesen el registro, no existiera el nombre de la persona registrada, o que éste estuviese alterado acudiesen a las oficinas de Acción Nacional a levantar una denuncia y se le daría apoyo jurídico. Concluían el comunicado asegurando que este era el primer paso que la ciudadanía regiomontana daría para lograr el triunfo de su candidato Dr. Abelardo Salas Guerra en las elecciones municipales.222 220 El Porvenir, 5 de octubre de 1954, p. 7. 221 El Porvenir, 7 de octubre de 1954, p. 4. 222 Ibidem.


Propuesta panista para la integraciรณn del ayuntamiento de Monterrey 1955-1957.


346 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En una entrevista posterior a su postulación como candidato albiazul, Salas Guerra se definió no como un político tradicional, que busca llenarse los bolsillos de dinero y luego irse por la puerta de atrás, sino como un ciudadano de Monterrey deseoso de trabajar y ver progresar a su ciudad. Afirmó tener como meta la dignificación de la administración municipal como organismo responsable del bien común y promotor de las obras indispensables para el beneficio colectivo, que son principios básicos que promueve Acción Nacional.223 Considera que su perfil es limpio y honesto y que además de su profesión de médico, se ha dedicado a la política para lograr beneficiar a la sociedad. Tiene la idea firme y el conocimiento claro de donde están los problemas de la ciudad y sabe cómo resolverlos, por lo que saldrá a las calles de Monterrey a solicitar la ayuda de los regiomontanos para que el próximo 5 de diciembre la ciudad de Monterrey le dé una lección de civilidad a los del partido en el gobierno.224 El jueves 20 de octubre el Comité Directivo Regional del partido convocó a un mitin en donde serían presentados “los verdaderos candidatos del pueblo de Monterrey”, el Dr. Abelardo Salas Guerra y el Ing. Bernardo Elosúa. El lugar seleccionado para la concentración panista a partir de las 20 horas fue la Plaza Zaragoza, en el corazón de la ciudad.225 La semana siguiente, el 28 de octubre se efectuó un mitin en la Rotonda Revolución sobre la avenida Bernardo Reyes en donde el candidato panista habló a las familias de las colonias del Norte y en especial a la clase trabajadora. Arremetió contra la corrupción ligada al partido oficial y se comprometió a echar a las pandillas de líderes tricolores que habían saqueado las arcas municipales.226 Antes de iniciar oficialmente las campañas electorales, el candidato albiazul volvió a arremeter el 31 de octubre contra la política priista, acusándolos de gastar el dinero del pueblo en constantes viajes a la ciudad de México para que se eligiera su candidato a la presidencia municipal regiomontana. 223 224 225 226

El Porvenir, 11 de octubre de 1954, p. 2. Ibidem. El Porvenir, 20 octubre de 1954, p. 5. El Porvenir, 27 octubre de 1954, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 347

“Propiamente del partido oficial no ha habido campaña municipal, ya que no es posible considerar como tal la exhibición que ha dado de corrupción política. Y por supuesto, ni siquiera ha tenido manera de esbozar el más leve remedo de programa de gobierno.”227 Resaltó que en Acción Nacional sí se tenía candidato, planilla y programa ciudadanos, en donde se enfocarán a resolver los problemas de la ciudad y no a compartir el presupuesto municipales con compadres y corruptos. Y que al final de esta primera etapa de la elección se puede confirmar que Acción Nacional tiene la delantera ante la ineficacia del partido en el gobierno.228 De esta forma el PAN y su candidato a Monterrey se preparaban para enfrentar a su oponente tricolor, que hasta muy entrado el mes de octubre no se conocía su nombre y su procedencia. Los panistas y los medios impresos lo bautizaron entonces como “el tapado” de Monterrey, ya que se decía que ni los mismos militantes priistas sabían quién era.

La elección del “tapado” priista El jueves 9 de septiembre el Comité Municipal de Monterrey del PRI anunció un homenaje popular al C. Gobernador de Nuevo León José Vivanco y a su esposa la señora Juanita Loza de Vivanco, por su labor fructífera al frente del gobierno del estado. El sitio para este acontecimiento se realizó en el Auditorio Monterrey (también conocido como Plaza de Toros Monterrey) a partir de las 20 horas con entrada libre, donde amenizaron artistas locales adheridos a la ANDA (Asociación Nacional de Actores), como la Orquesta del Casino Monterrey, el comediante Jeremías Becerra, la cancionera romántica María Eugenia Schilinski, Patricia Moore, entre otros.229 Para el 18 de septiembre, el Partido Revolucionario Institucional lanzaba la convocatoria para elegir a sus candidatos y planillas para la renovación de ayunta227 El Porvenir, 31 octubre de 1954, p. 10. 228 Ibidem. 229 El Porvenir, 7 septiembre de 1951, p.11.


348 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mientos en Nuevo León del periodo de 1955-1957. Las convenciones municipales se efectuarían el domingo 17 de octubre en cada cabecera a partir de las 10 de la mañana. La misma estaba firmada por el diputado Roberto A. Naranjo, presidente del PRI de Nuevo León, Ricardo Covarrubias en su papel de Secretario General, el profesor Manuel Flores de Acción Popular y Nemesio Silva de la Sección Agraria.230 En tanto las convenciones municipales se efectuaban, el PRI buscó fortalecer la estructura del partido por medio de sus comités políticos en las ciudades, pueblos y ejidos del estado. Por ejemplo el día 22 de septiembre el presidente del PRI en Monterrey Lic. Baudelio Salazar tomó la protesta a los integrantes de la Mesa Directiva del Sub-comité de Organización Política y Social de los ejidos “Los Remates” y “Mederos”.231 Desde allí se pudo confirmar la fidelidad al partido de estos sectores al sureste de Monterrey, quienes en voz de sus líderes afirmaron que respaldarían al próximo candidato tricolor a alcalde por la capital regiomontana, siempre y cuando les introdujeran luz a sus colonias, les pavimentaran sus calles, les dotaran de tubería de agua potable y de camiones para llegar a sus trabajos.232 Días antes, el 13 de septiembre, se integró la nueva directiva de la Liga Femenil de Topo Chico en donde asistieron las autoridades del priismo regiomontano. El evento se realizó en el Teatro al aire libre de la Plaza de ese poblado ubicado al norte de la ciudad. Según reportes este sitio estuvo repleto de los habitantes de este sector y al llamado del presidente del comité municipal del partido Lic. Baudelio Salazar, se hizo un compromiso de respaldar al próximo candidato a alcalde de Monterrey en las elecciones del 5 de diciembre próximas a efectuarse.233 Y el 1 de octubre la Federación de Organizaciones Populares del estado de Nuevo León adherida a la CNOP, convocaba a su convención de delegados municipales que participarían en la elección del candidato a Presidente Municipal, la cual se realizaría el día siguiente a partir de las 11 horas en el local de este organismo 230 231 232 233

El Norte, 19 de septiembre de 1954, p. 9. El Porvenir, 23 de septiembre de 1954, p. 9 Ibidem. El Porvenir, 24 de septiembre de 1954, p. 6.


Convención Municipal del PRI en Monterrey para la elección de la planilla que los representaría en los comicios de 1954.


350 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

ubicado en calzada Madero 1111 Ote. La reunión fue convocada por el líder de esta central popular del PRI en el estado Andrés Manning Valenzuela bajo el lema “Por la Revolución y por la Patria.”234 Sin embargo, el 7 de octubre, y mediante una circular el Comité Directivo Regional del PRI informó a sus agremiados que habían modificado la base de la convocatoria para designar a los candidatos a alcaldes y planillas en vista de las elecciones próximas en tres cabeceras municipales (Monterrey, Cadereyta Jiménez y Montemorelos). En las demás municipalidades se efectuaría en la fecha y hora acordada por la convocatoria.235 Tal y como se anunció, las convenciones municipales para seleccionar a los candidatos para Monterrey, Cadereyta Jiménez y Montemorelos se pospondrían una semana más. El PRI argumento la necesidad de hacer una nueva auscultación entre los diversos sectores populares y hacer un ajuste de su padrón de simpatizantes.236 La oposición diría que el presidente Ruiz Cortines hubo decidir por su gallo para Monterrey. Una columna aparecida el 12 de octubre en el periódico El Porvenir puso más suspenso a la elección del candidato priista, al cuestionar de forma directa el proceder del partido en la unción de su elegido y su tardanza por nombrar a algún tricolor distinguido para el cargo: “A escasos cincuenta días de las elecciones municipales, el partido oficial que es el que pone funcionarios, no sabe quién irá a la alcaldía de la ciudad. Por más que ella no tome parte en estos procedimientos “democráticos”, la burocracia organizada no ha podido definir todavía personas para el próximo ayuntamiento. Por lo cual lo menos que se ha tenido en cuenta en los últimos quince años es lo que la ciudad necesita que sean y que hagan los funcionarios que mandan a servir a estas funciones públicas.”237 El viernes 22 de octubre por la noche llegó al Aeropuerto del Norte el gobernador José Vivanco procedente de la ciudad de México tras ocho días de ausencia. Llegó sonriente, decía, “porque traigo buenas noticias para Nuevo León” en mate234 235 236 237

El Porvenir, 1 de octubre de 1954, p. 8. El Porvenir, 9 de octubre de 1954, p. 8. El Porvenir, 24 de octubre de 1954, p. 3. El Porvenir, 12 de octubre de 1954, p. 4.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 351

ria de apoyos federales, y porque traía la autorización para nombrar al próximo candidato a alcalde de Monterrey. Al bajar del avión saludaría primeramente a un destacado médico de la localidad, señal inequívoca de que era el elegido para competir por la alcaldía regia: se trataba del Dr. José Luis Lozano.238 Vivanco llegó acompañado por el senador Juan Fernández Albarrán, Delegado del Comité Nacional del PRI para que coordinase las elecciones de Nuevo León en ese año, del profesor Caritino Maldonado Secretario General de la Confederación de Organizaciones Populares y del senador Roberto Ángel Cortés.239 A partir de ese momento, la cargada del partido oficial se dirigiría a favor del referido Lozano, un médico regiomontano egresado de la Universidad de Nuevo León con estudios de especialidad en Ginecología y Obstetricia en 1934 y de maestría en estados Unidos, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo León, y con una filiación de más de 20 años al PRI. Presidente del Patronato pro-edificio de la Facultad de Medicina en 1947. Fue alcalde suplente de Monterrey durante la gestión del profesor Eliseo Sánchez de 1940 a 1941.240 Los sectores populares del Partido Revolucionario Institucional (Obrero, Campesino y Obrero) reunidos en asamblea en las oficinas de la FOPNL decidieron desde el sábado 23 de octubre apoyar oficialmente la candidatura del Dr. José Luis Lozano como su candidato a alcalde de Monterrey.241 Por lo cual la convención de día siguiente sólo sería un trámite. Ese mismo día, los sectores del partido organizaron “un gallo” en honor del precandidato priista. Éste se efectúo afuera de las instalaciones del partido sobre la Calzada Pino Suárez frente al edificio del partido a partir de las 18 horas, en donde amenizaron diversos grupos musicales y oradores que prepararon el lugar para que el precandidato priista hablara a la multitud.242

238 239 240 241 242

El Porvenir, 23 de octubre de 1954, p. 5 Ibidem. Cavazos Garza, Israel. Diccionario Biográfico de Nuevo León. Grafo Print, 2ª edición, Monterey, 1996, p. 306. El Porvenir, 24 de octubre de 1954, p. 5. Ibidem.


Dr. José Luis Lozano, candidato del PRI a la alcaldía regiomontana.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 353

Al día siguiente finalmente se efectuó la selección del candidato del PRI a la alcaldía de Monterrey en el Teatro REX. Los sectores del partido eligieron como candidato único (también llamado de “unidad”) al destapado Dr. José Luis Lozano y a su planilla para competir en la elección municipal del domingo 5 de diciembre. La misma estuvo presidida por el Delegado Nacional senador Juan Fernández Albarrán, el Presidente regional del partido el diputado Roberto A. Naranjo y el Presidente del partido a nivel municipal Lic. Baudelio Salazar. Cargo

Nombre

Presidente Municipal Propietario

Dr. José Luis Lozano

Presidente Municipal Suplente

Francisco Villarreal

Regidores

Pantaleón Maldonado Jesús N. Elizondo Profa. María Tobías, Capitán Guadalupe M. Morales Basilio Murga Gilberto Montero Juan Padilla Juan C. García José Lugo, Gonzalo Mendoza Gonzalo Mendoza Arnulfo Guerra Guajardo Epifanio Martínez Leza Lázaro Lara Galván

Síndicos

Gregorio N. Santos Pedro G. Chávez

Alcaldes Judiciales

Lic. Carlos Garza Aguilar Lic. Jorge H. Gómez Lic. Manuel Flores Jr

Alcaldes Judiciales Suplentes

Lic. Jacobo Ayala Villarreal Lic. José González Ponce Lic, Trinidad Molina Toscano.1


354 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

En su discurso el Dr. Lozano aceptó el reto de gobernar Monterrey y comentó que abriría las puertas de su despacho y el de la Tesorería para que los regiomontanos se cercioraran del uso del dinero público. Planteó que el primer problema a solucionar es la falta de agua, drenaje y escuelas en las colonias populares243 y evocó el trabajo del presidente Adolfo Ruiz Cortines: “Busco la unión ciudadana de México en derredor de los dirigentes de la Patria: don Adolfo Ruiz Cortines y don José S. Vivanco.”244 Comentó que Monterrey no sólo es la Plaza Zaragoza y la Alameda, que la ciudad también está integrada por familias humildes que viven en las afueras de la ciudad y que carecen del más esencial modo de vida, como el agua, las escuelas y el alumbrado público. Aseguró que una vez llegando a la presidencia municipal se enfocaría en resolver estos problemas.245 El 31 de octubre el Partido Revolucionario Estatal rindió la protesta de sus candidatos a alcaldes para los ayuntamientos de Nuevo León en evento realizado en el edificio de la Calzada Pino Suárez cruz con Arteaga. Sin embargo los discursos oficiales estaban destinados a exaltar al Dr. José Luis Lozano, candidato a la alcaldía de Monterrey, quienes lo situaron como la mejor opción para gobernar los destinos de la capital de Nuevo León.246 El evento, que se realizó en el Gimnasio del edificio del partido a causa del frío y la llovizna que se dejó sentir aquel día, reportó un lleno total donde hombres, mujeres y niños fueron testigos del juramento de aquella “familia revolucionaria” que se comprometían a ganar las elecciones contra la oposición conservadora que en voz de un orador, solo buscaba el retroceso del país.247 Con este suceso concluyó la labor de precampaña de los dos partidos, dando lugar para que durante los primeros momentos del día siguiente oficialmente iniciara la campaña electoral que transcurrió durante los días de noviembre. 243 244 245 246 247

El Porvenir, 25 de octubre de 1954, p. 2. Ibidem. Ibidem. El Porvenir, 1 de noviembre de 1954, p. 8. Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 355

Campaña En presencia de los representantes del PAN y del PRI, Lic. Ricardo Margáin Zozaya y Prof. Manuel Flores, respectivamente, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral cerró el domingo 31 de octubre a las 18 horas los registros de candidatos y planillas que competirían en las elecciones del 5 de diciembre, con fundamento en la Ley Electoral del Estado.248 Antes del cierre se registraron cuatro planillas independientes, las del Partido Liberal Nuevoleonés, las del Defensores del Proletariado, las del Socialista Fronterizo que en Monterrey apoyaban al priista Dr. José Luis Lozano y las del Partido Comunista que promovían al Dr. Roberto Treviño Garza como candidato a alcalde de la ciudad capital de Nuevo León.249 La planilla comunista estaba integrada de la siguiente manera: Cargo

Nombre

Presidente Municipal Propietario

Dr. Roberto Treviño Garza

Presidente Municipal Suplente

Víctor Balboa Solís

Regidores

Benjamín Quintanilla Daniel Rojas Benjamín Hurtado Eliseo Chávez Vásquez Ricardo Mata del Valle Hilario López Miranda María Guadalupe López de Llamas Casimiro Cardona Romualdo Salazar Ramón Galván Herrera Jesús Castillo Muñoz Jesús Pérez Gaytán Soledad Rodríguez de González José Guerra

Síndicos

Inés Barajas Leoncio Castillo Cobos

248 El Porvenir, 1 de noviembre de 1954, p. 5. 249 Ibidem.


356 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

La citada planilla del PC sería puesta en revisión por la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, quien sesión del día 1 de noviembre refirió que dicha agrupación de izquierda carecía de registro en el estado, por lo cual su participación no fue validada para este proceso electoral.250 En el estado de Nuevo León, el Partido Revolucionario Institucional participó en las 51 alcaldías con candidatos y planillas, mientras el Partido Acción Nacional sólo registró en tres municipios. Éstos fueron en Monterrey donde se registró al referido Dr. Abelardo Salas Guerra, en Galeana y Mier y Noriega donde su candidato a alcalde fue el señor Manuel Tristán.

A jalar Monterrey: la campaña del Dr. Salas Guerra A partir del 1 de noviembre se iniciaron oficialmente las campañas electorales para renovar los 51 ayuntamientos de Nuevo León. En Monterrey el candidato del PAN a la alcaldía regiomontana Dr. Abelardo Salas Guerra inició de forma impetuosa su labor propagandista y bajo el lema “A Jalar con el PAN por Monterrey” inició su visita a diversos barrios de la localidad. En la popular colonia Cuesta Blanca el candidato albiazul pudo constatar el abandono que sufrían las familias de estos sectores y el diario que flagelo que experimentaban a falta de servicios básicos. En plática directa con los vecinos le aseguraban que siempre los candidatos priistas iban a prometerles muchas cosas y después, cuando se sentaban en la silla, se olvidaban de ellos. Sin agua en sus casas, sin pavimentación y sin drenaje, sobrevivían diariamente a infecciones y enfermedades, por lo que cansados del desaire oficial, confiaban que el candidato albiazul y su planilla se encargaría de modificar su forma de vida y la de sus familias.251 Sin embargo por estos días una gran polémica invadiría la contienda electoral. El día 1 de noviembre en sesión de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral el Lic. Ricardo Margain Zozaya representante de Acción Nacional expresó su inconfor250 El Porvenir, 2 de noviembre de 1954, p. 6. 251 El Porvenir, 11 de noviembre de 1954, p. 13.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 357

midad por el registro de los llamados partidos de “paja”, tales como el Liberal de Nuevo León, el Socialista Fronterizo y el Defensores del Proletariado de Nuevo León, quienes al carecer de registro no podían registrarse con miras electorales ya que carecían de personalidad jurídica.252 Después de una acalorada y larga discusión, los miembros de la citada Comisión votaran en contra de la solicitud del representante panista y permitieron la participación de las planillas de estos tres partidos fronterizos, con excepción de la planilla y candidato del Partido Comunista, quienes fueron descalificados por no tener el registro correspondiente.253 Un día después, el Partido Acción Nacional por medio de su aparato legal denunció públicamente la falta de personalidad jurídica de estas agrupaciones y subrayó que dependían política y económicamente del partido en el gobierno. Además presentó una gran lista de funcionarios pertenecientes a estos partidos y que se hallaban dentro de la nómina del Estado y del municipio regiomontano, y que además de estas irregularidades y de no llenar los requisitos legales de la Ley Electoral del Estado, buscaban llenar el día de la elección las casillas de funcionarios y representantes de partido que produzcan el fraude electoral en la ciudad.254 En referencia a este tema el Dr. Luis Hinojosa, presidente del Comité Regional del PAN enfatizó lo siguiente: “Los partidos de referencia no tienen domicilio y quienes figuran como Presidentes y Secretarios son empleados de dependencias oficiales y por consiguiente son miembros activos del PRI, señalando como caso concretos a Evaristo Villarreal, Jefe del Departamento de Alumbrado Público; Carlos López Solís que fue miembro del ayuntamiento de Monterrey; Cristóbal Díaz y Felipe Sustaita que son empleados del gobierno y miembros del partido oficial.”255 También comentaría al respecto que el licenciado Ricardo Margaín Zozaya, representante del partido ante la Comisión de Vigilancia Electoral, no asistirá a las reuniones de este organismo hasta que no se hayan cancelado el registro de las planillas de los partidos señalados.256 252 253 254 255 256

El Porvenir, 2 de noviembre de 1954, p. 5. Ibidem. El Norte, 4 de noviembre de 1954, p. 13. El Porvenir, 2 de noviembre de 1954, p. 5. Ibidem.


InvitaciĂłn a mitin del Dr. Abelardo Salas Guerra, candidato del PAN a la alcaldĂ­a de Monterrey.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 359

En respuesta, el Partido Socialista Fronterizo aseguró ser el presente de la política, tener un pasado y perfilar un buen futuro para la sociedad nuevoleonesa. Además apelaron a las luchas por la democracia que han hecho en el estado y menospreciaban la denuncia de Acción Nacional ante la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral: “Sí nos ocupásemos de quienes apenas de 15 años a la fecha se consideran representantes de la opinión de un sector de la ciudad de Monterrey, del que no han sido sino pésimos representantes, pues siempre han aceptado mejor que la lucha abierta y franca en el campo político la concesión aprovechable y negociante en aumento de sus intereses como empresas.”257 La columna política “Un Día” de Ramón Pedroza Langarica expresó que el fin de estos partidos registrados al vapor y al último minuto del cierre de registros, era el de hacerle mayoría a los representantes del PAN en las casillas para el día de la elección. Afirmó que estas agrupaciones solo aparecían cuando había elecciones a la vista y que sólo buscaban hacerle “la pala” al candidato del PRI. Cerró citando la frase del candidato panista Dr. Salas Guerra, “Ellos (los del PRI) registraron también su planilla con los partidos de paja, pero verán como hacemos paja de partidos.”258 El sábado 6 de noviembre mediante un comunicado de prensa, el candidato panista dio su postura sobre la ilegalidad en el registro de partidos sin personalidad jurídicamente que de antemano apoyarán la candidatura del Dr. Lozano. Descalificó la campaña de altura que el priista promueve en sus mítines y aseguró que es un coleccionista de “adhesiones” las cuales demuestran la preocupación de los oficialistas por la verdadera representación ciudadana que él encabeza.259 “Ya toda la ciudadanía conoce esa sucia maniobra, que consiste en reconocer la personalidad dentro de los organismos electorales a partidos políticos imaginarios, con objeto de tener el día de las elecciones el mayor número posible de representantes de partido, destinados a formar dentro de la planilla el equipo de fulleros que el partido oficial dedica a viciar la elección.260 257 258 259 260

El Porvenir, 11 de noviembre de 1954, p. 5. El Porvenir, 2 de noviembre de 1954, p. 5. El Porvenir, 6 de noviembre de 1954, p. 2. Ibidem.


360 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Aseguró que Acción Nacional era un partido responsable, con doctrina y programas precisos ya arraigados en la conciencia nacional, con organización en todos los estados de la República, con quince años de servicio a México dedicados a orientar a la ciudadanía y guiarla en todas sus luchas por la limpieza de la vida pública y por lo valores en la defensa de la Patria. Finalizó comentando que seguirían pugnando por el fortalecimiento de las instituciones municipales, base de la estructura política a fin de que sea más abierta, más honesta y más eficiente.261 En lo relacionado a las concentraciones masivas, el jueves 4 de noviembre se efectuó un mitin en la Plaza “Díaz Mirón” de la colonia Independencia, donde se pudo constatar el empuje y simpatía del candidato panista entre la gente de las barrios populares de la ciudad. Los albiazules presumieron que cerca de 500 personas “libres” estuvieron atentas a las palabras del Dr. Salas y que se llevaron muy buena expectativa para el éxito de la planilla en futuras reuniones.262 Para el 11 de noviembre el candidato del PAN confrontó de manera frontal en Palacio de Gobierno al gobernador José Vivanco sobre la situación tensa que ha provocado la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral al aprobar el registro de los partidos de paja. En su defensa, el titular del ejecutivo del estado incitó al Dr. Salas a que tales quejas las depositara en manos del titular de la Comisión, ya que él no era el canal adecuado para resolver tal situación. Ese día los panistas buscaron en su oficina al Lic. Elías Cantú, quien no los atendió por estar en otras diligencias y el problema quedó aún en el terreno de la discrepancia política y la ilegalidad.263 Ese mismo día se programó un mitin en la Alameda “Gral. Mariano Escobedo” en punto de las 20 horas entre la esquina de las calles de Pino Suárez y Silvestre Aramberri. En esta reunión habló el candidato albiazul Dr. Salas Guerra sobre tres asuntos en particular: los partidos de paja del PRI; los responsables en el proceso electoral; y los problemas de la ciudad y su solución.264 261 262 263 264

Ibidem. El Norte, 3 de noviembre de 1954, p. 8. El Porvenir, 11 de noviembre de 1954, p. 6. El Porvenir, 10 de noviembre de 1954, p. 4.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 361

De forma directa expreso su desacuerdo con los partidos que se unen al PRI buscando dádivas y puestos, poniendo primeros sus intereses que los de la ciudadanía; crítico la labor de las Comisiones encargadas de velar por el proceso electoral por ser parciales a favor del PRI y exhibió la falta de visión y de programa por parte del candidato del partido en el gobierno.265 El martes 16 de noviembre Acción Nacional realizó un mitin en la Plaza del Chorro entre las calles de Dr. Coss y Gral. Treviño del centro de Monterrey a donde acudiría la planilla que promueven para la presidencia municipal y su candidato a alcalde. Desde allí se habló del rescate ciudadano de la corruptela priista y del compadrazgo que reina en la administración del ayuntamiento.266 Posteriormente en la colonia Moderna, el abanderado del PAN aseguró que la opción opositora al partido en el gobierno levanta entre la ciudadanía entusiasmo, júbilo y esperanza para que las condiciones materiales cambien para las miles de familias que viven en la capital del estado.267 Algunos vecinos se quejaron de la falta de dinero que la Junta de Mejoras de la colonia había tenido para arreglar las condiciones materiales de la colonia, y de los esfuerzos que hacen para mantener en funcionamiento las calles de la misma y del abandono que han sufrido de parte del municipio para los trabajos de servicios públicos primarios, agua potable y pavimentación.268 Y es que un día antes el Dr. Salas Guerra había acusado el miedo que tenía el partido oficial de perder la presidencia municipal de Monterrey ante las graves anomalías reportadas ante la sociedad. Ante la multitud que se congregó entre las calles de Calzada Madero y Galeana para escuchar sus propuestas acusó que el PRI ha recurrido a acarrear gente para sus mítines a través de los medio de comunicación para lograr llenar sus mítines.269 265 266 267 268 269

El Porvenir, 12 de noviembre de 1954, p. 9. El Porvenir, 17 de noviembre de 1954, p. 6. El Norte, 20 de noviembre de 1954, p. 6. Ibidem. El Norte, 19 de noviembre de 1954, p. 6.


El candidato panista iniciando su campaĂąa en las colonias populares de la ciudad.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 363

“Pero tal vez los señores del partido oficial olvidan algo fundamental: que la presidencia municipal no se va a ganar con espectáculos artísticos, sino que serán precisos los votos y muchos votos de la ciudadanía de esta ciudad.”270 El 17 de noviembre, el candidato panista visitó las instalaciones de Fundidora. Obreros platicando con el candidato de oposición y tomándose una fotografía con él fueron algunos de los momentos más singulares de esa tarde.271 El júbilo y las muestras de apoyo a su visita se hicieron patentes en las gráficas que los representantes de la prensa pudieron obtener aquel día. De forma cálida, un trabajador de la empresa le dio la bienvenida y apostó por el triunfo del candidato en las elecciones municipales: “No doctor, no crea usted que tenemos miedo a las maquinaciones de los que tienen el poder en sus manos. Somos ciudadanos libres en un país democrático, queremos votar por usted y lo haremos. Por lo pronto acérquese aquí con nosotros para una foto.”272 Y no solamente en las barriadas populares o en las fábricas, también en las colonias de clase media y alta de Monterrey veían con simpatía la candidatura del Dr. Salas Guerra. En un mitin celebrado en la colonia Bella Vista, al poniente de la ciudad, las quejas por falta de agua, falta de alumbrado público y pavimentación de calles encabezaban las denuncias ciudadanas contra la administración municipal.273 Como frase bien empleada por el candidato ante la multitud reunida se resume el trabajo que realizaba en las colonias: “Sólo el que carga el cajón sabe lo que pesa el muerto.” En otra inserción del partido el domingo 14 de noviembre, el candidato panista aseguró que “El PRI visita su obra destructora” al intentar colocar a un extraño como candidato en los sectores de mayor pobreza de la ciudad, donde las autoridades han abandonado a su suerte a las familias de estos barrios. “Sus adhesiones forzadas; sus banquetes desairados; la insultante utilización de vehículos municipales para la propaganda priista; los atropellos de cortar el 270 271 272 273

Ibidem. El Norte, 18 de noviembre de 1954, p. 7. Ibidem. El Norte, 2 de noviembre de 1954, p. 8.


364 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

alumbrado del pueblo en los mítines de la gente libre; la grotesca imitación que está haciendo el candidato a alcalde nombrado en México, Dr. Lozano, al visitar también los barrios de Monterrey que he venido visitando desde hace un mes.”274 El candidato albiazul pregunta en el mismo desplegado cuál será la intención del candidato priista de visitar estos sectores abandonados por sus camarillas, sí los problemas que ellos mismos han creado siguen vigentes y sin autoridad que los solucione. Termina asegurando que sólo la ciudadanía libre de Monterrey echará del municipio el próximo 5 de diciembre a estos cínicos personajes.275 Mientras tanto, el 20 de noviembre de ese año, el Comité Regional del Partido Acción Nacional hizo del conocimiento público una carta dirigida al señor presidente de la República Adolfo Ruiz Cortines, en donde le informan la situación política del estado, en especial de la capital Monterrey, así como las irregularidades que ha tenido hacer la Comisión de Vigilancia Electoral Estatal, aprobando las planillas de tres partidos llamados de “paja”, violando la ley electoral vigente y siendo comparsa de los manejos del partido oficial. Le piden su intervención para que no cometa otro fraude electoral en el estado, pidiéndole que asuma la responsabilidad de su cargo como máximo jefe político de la nación y que ponga orden en Nuevo León.276 El mismo día, el candidato panista criticó fuertemente al Partido de la Revolución Mexicana al asegurar que fingían realizar actos democráticos con el fin de mantenerse en el poder en una especie de nuevo “porfirismo”. Enumeró una serie de hechos que el PRI y su candidato han realizado para tratar de manchar el proceso electoral: El nombramiento del candidato del PRI a la presidencia municipal de Monterrey por designación desde la ciudad de México y no por la voluntad de los ciudadanos regiomontanos. 274 El Porvenir, 14 de noviembre de 1954, p. 4. 275 Ibidem. 276 El Norte, 20 de noviembre de 1954, p. 4.


Mitin de apoyo al candidato del PAN Abelardo Salas Guerra.


366 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Nombramiento de la planilla para Monterrey en medio de injurias y de una asquerosa exhibición de tráfico de puestos públicos. Registro de partidos sin representación jurídica como comparsas del partido en el gobierno. Utilización de locales escolares, vehículos municipales y empleados públicos para la propaganda de los candidatos oficiales.277 Concluyó asegurando que él no buscaba aplausos ajenos ni comprados y sentenció al final con esta pregunta: “¿Seguirán echando lodo a la Revolución éstos que dicen representarla?”278 Por otra parte, antes del término de esta fugaz y efervescente campaña electoral, una crítica pluma femenina reflexionaba sobre los procesos electorales a realizarse en 1954, y que se componía de la renovación de los 51 Ayuntamientos en el estado de Nuevo León. Desde su puño y letra escribió la siguiente analogía: “En noviembre de 1910 el apóstol de la democracia mexicana decía a la Nación en su manifiesto pre-revolucionario: Los pueblos en su esfuerzo constante porque triunfen los ideales de la libertad y de la justicia, se ven precisados en determinados momentos históricos a realizar los mayores sacrificios. Los electores de 1910 estaban atados, según se ha dicho, a la voluntad de un dictador a través de sus caciques y de los amos, y de ahí fueron obedientes a la consigna. Y las masas de 1954 aparentemente libres en el terreno económico por el milagro de la parcela, están atados al Ejido, que a su vez está atado al Banco Ejidal, y éste al PRI. Y el PRI con facultades delegadas del Ejecutivo, combinadamente juega al tablero político al ajedrez y a las damas.”279 En uno de los eventos masivos más importantes de la campaña electoral, el candidato albiazul realizó un mitin en la Plaza de la República el domingo 28 de no277 El Porvenir, 20 de noviembre de 1954, p. 2. 278 Ibidem. 279 El Norte, 15 de noviembre de 1954, p. 1.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 367

viembre donde reunió cerca de dos mil personas que lo aclamaron y respaldaron su aspiración para convertirse en el primer alcalde albiazul de Monterrey.280 Al evento acudieron de oradores el diputado federal Lic. Felipe Gómez Mont y el Lic. Juan José Hinojosa, quienes “en derroche de fogosidad oratoria” señalaron las trabas a la democracia que día a día comete el régimen. Entusiasmaron al pueblo de Monterrey para que cumpliera su deber cívico de ir a votar libremente por el candidato de la ciudadanía libre de Monterrey.281 La palabra sencilla y franca del Dr. Salas Guerra incendió los ánimos de los simpatizantes albiazules al solicitarles su apoyo para terminar con las corruptelas y compadrazgos del PRI en el ayuntamiento de Monterrey. Concluyó su participación asegurando que ganarían y que con la ayuda del pueblo “le daremos la puntilla al PRI en las próximas elecciones.”282

El jueves 2 de diciembre el Partido Acción Nacional anunciaba su cierre de campaña de la siguiente forma: “Mitin final de la triunfal campaña que sostiene el pueblo contra el nefasto partido en el gobierno.” La cita era a partir de las 8 de la noche en la Plaza Zaragoza de Monterrey, en donde estarían invitados los siguientes oradores: “Rafael Alonso y Prieto283, Lic. Ricardo Margaín y Zozaya, Pedro Reyes Velázquez284, Ing. Juan Gutiérrez Lascuráin, el diputado federal Lic. Francisco Chávez González, y el Dr. Abelardo Salas Guerra.285 Al evento multitudinario en la Plaza Zaragoza acudieron miles de regiomontanos, quienes fueron testigos de los discursos valientes y espontáneos de los oradores en esa fresca noche decembrina. Desde allí se vaticinaba el triunfo democrático no de un candidato, sino de una ciudadanía entera fastidiada de malos gobiernos corruptos e inoperantes. 280 281 282 283 284 285

El Porvenir, 30 de noviembre de 1954, p. 9. Ibidem. Ibidem. Rafael Alonso y Prieto sería Diputado Federal del PAN por Nuevo León entre los años de 1979 a 1982. Pedro Reyes Velázquez sería Diputado Federal del PAN por Nuevo León entre los años de 1964 a 1967. El Norte, 2 de diciembre de 1954, p. 7.


368 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El diputado federal Francisco Chávez González286, quien había volado desde Morelia para acompañar al cierre de campaña al Dr. Salas, aseveró a los concurrentes que tras la exitosa campaña electoral de toda la planilla propuesta por Acción Nacional, “sólo se espera un triunfo arrollador en las elecciones del domingo.287 Además, aseguró que la elección pondrá en juego la integridad política del gobierno del Lic. Adolfo Ruiz Cortines. Sobre la importancia nacional de la elección en Monterrey y de las expectativas creadas por la campaña del Dr. Abelardo Salas, dijo lo siguiente: “Lo que la ciudadanía de Monterrey haga el domingo próximo repercutirá indudablemente en todo el país, lugares donde se vigilará con celo verdadero sí las recomendaciones del régimen actual son realmente acatadas por los miembros del partido oficial.”288 El presidente del Comité Nacional del PAN Ing. Juan Gutiérrez Lascuráin aseguró que los ojos de todos los ciudadanos del país, hombres y mujeres, estarán puestos en la elección municipal de esta ciudad, ya que “la ciudadanía de Monterrey está luchando por todo México.”289 Afirmó Gutiérrez Lascuráin que la planilla de Acción Nacional propuesta para Monterrey es digna, no sólo para cualquier ciudad de México, “sino para cualquiera del mundo.” Resaltó el liderazgo político de la ciudad en esta travesía de la democracia mexicana: “Monterrey ha sido un abanderado del país en ocasiones anteriores y el domingo próximo tendrá sobre sus hombros la responsabilidad de acudir a las casillas electorales para poner de manifiesto sí la promesa del señor presidente –de que se respetará el voto popular– es realmente un hecho.”290 Uno instantes antes, el profesor Pedro Reyes Velázquez había informado la situación actual de la sociedad mexicana, en donde cuatro quintas partes de la sociedad viven en miseria, analfabetismo y pobreza. Asimismo aseveró que “la 286 Francisco Chávez fue diputado federal electo por el Distrito IX de Michoacán. Fue fundador en ese mismo estado de un sindicato de origen católico. 287 El Norte, 3 de diciembre de 1954, p. 7. 288 Ibidem. 289 Ibidem. 290 Ibidem.


Multitudes que seguĂ­an los mĂ­tines del candidato panista.


370 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

gran mayoría de la población tiene hambre de pan y de justicia, dos cosas que desde hace cuarenta y cuatro años son desconocidas en nuestro país.”291 El discurso del candidato a la alcaldía de Monterrey Dr. Abelardo Salas Guerra puso fin al mitin, agradeciendo primero la asistencia de tantos regiomontanos libres y demócratas, pero a su vez encomendándoles su participación en la votación del domingo próximo. Para concluir su mensaje a la multitud dijo: “Una sola cosa puede quitarnos el triunfo, y ésta es que la ciudadanía no acuda a las urnas electorales el domingo próximo.”292 A unas horas del día de las elecciones y todavía en el marco de la ley, el Dr. Salas Guerra se dirigió a los regiomontanos haciéndoles ciertas recomendaciones para el momento en que acudieran a votar. “Ciudadano de Monterrey, hombre o mujer, para recordarte que en este día el futuro de Monterrey está en tus manos. Sí tú no te presentas a votar en la casilla, no podrás quejarte de que haya malas autoridades municipales y por consiguiente los mismos pésimos servicios públicos que son la vergüenza de nuestra ciudad. Tú eres quien tiene la más grande responsabilidad de que haya malas autoridades, porque sí tú no votas, sí tú no eliges tus propios administradores públicos, sí abandonas tú deber, tú vació lo llenarán como siempre los votos falsos de quienes han hundido nuestro municipio. Con tú presencia en las casillas acabaremos para siempre con los viejos y gastados trucos que había venido usando el partido oficial. Todo eso pasará a la historia a partir de hoy.”293

291 Ibidem. 292 Ibidem. 293 El Norte, 5 de diciembre de 1954, p. 8.


InvitaciĂłn al mitin de cierre de campaĂąa del candidato albiazul en Monterrey.


372 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Diario de un candidato No solamente por medio del mitin, de propaganda escrita o sonora es como el Dr. Abelardo Salas penetró a la gran audiencia regiomontana. Ocasionalmente el periódico El Norte publicaban una editorial titulada “Diario de un Candidato”, del referido candidato panista, en donde abordaba diversos temas de política y sociedad. Por este medio criticaba al gobierno municipal de Alfredo Garza Ríos, así como las carencias de agua, mercados, pavimentación, entre otros y diversos temas. Un ejemplo de la referida columna es el siguiente: “Un mercado en cada colonia es lo que Monterrey necesita. El nuevo todavía no lo estrenan (Mercado Colón) y ya le están poniendo peros… ¿Y las colonias? ¡Bien gracias!, allá donde los camiones no son fáciles de abordar, pues que las amas de casa pierdan casi toda la mañana para conseguir lo más elemental del alimento familiar, ¿o es qué también vamos a dar concesiones?”294 El 19 de octubre publicó en su columna que había aceptado ser el candidato de Acción Nacional, porque en este partido por encima de las personas están las ideas, los principios y el programa de trabajo. En cambio en el partido oficial ni programa ni candidato aún, ya que el tapado sigue en las penumbras, buscando ser descubierto por una mano del gobierno central en México. Llamó a la ciudadanía a ser valientes en la búsqueda de su bienestar: “Ya basta. Monterrey tiene en todas partes fama de ser tierra de hombres laboriosos. Aquí se produce de todo y ahora vamos a producir nuestras propias y verdaderas autoridades. La gente del Norte nuca ha sido cobarde. Amamos Monterrey y por Monterrey y por México vamos todos unidos en cerrada y firme marcha hacia el rescate de nuestra ciudad.”295 En la columna del 3 de noviembre criticó fuertemente la conformación de las Juntas de Mejoras Materiales de las colonias, las cuales estaban integradas por miembros del partido oficial y no por ciudadanos libres que buscaban el bien de sus barrios y familias. Afirmó que la solución que el proponía para estas juntas 294 El Norte, 16 de noviembre de 1954, p. 8. 295 El Norte, 19 de octubre de 1954, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 373

era organizar bien a los vecinos y ponerla “un poco de cabeza a las buenas voluntades” de los vecinos para lograr una mejor ciudad.296 El día siguiente hizo una fuerte reflexión contra los ciudadanos que consideraban que el futuro no se podía cambiar, y que por lo mismo no era posible invertir el orden de las cosas en la ciudad. Exaltó el carácter combativo de los mexicanos, quienes desde tiempos antiguos han sabido combatir las injusticias y amonestó a quienes no quieren un municipio mejor: “Los conformistas no saben de actitudes dignas, viriles y patrióticas. Ellos a cruzarse de brazos, y que siga el desbarranque; se quedan muy contentos con los desastres municipales, con la incuria, con el desbarajuste, con el abandono criminal. ¡Miserables, están matando Monterrey!”297 En otra columna publicada días después comenta el mal uso que la Secretaría de Educación le está dando a las escuelas, al permitir que en las bardas de las mismas se pinten con propaganda del PRI, cuando en la Ley Electoral está prohibido. Con firmeza reclama a las autoridades estatales lo siguiente: “¿Hasta cuándo vamos a dejar el complejo pueblerino?. No tiene remedio, Me va a costar mucho trabajo despintarlas después. Porque no pintan el cielo sí tienen tantos aviadores. Ni modo Monterrey. No nos queda más que ¡A Jalar!298 Con la columna del 9 de noviembre se dirigió al pueblo regiomontano para discutir el problema del agua. Arremetió contra las autoridades por las “fugas de dinero” que hacen al racionar el agua a las familias humildes y de llevar pipas para llenar tinas a las colonias donde no existe el servicio. Propuso que como solución provisional se instalaran tanques en estos lugares para que las familias puedan contar con el vital líquido, para mínimo bañarse y beber para subsistir, mientras se construyen la presa que el gobierno había anunciado.299 Otra columna aborda el tema de los presidentes de casillas, los cuales son la máxima autoridad el día de las elecciones. Refiere que la Ley Electoral estipulaba que estos tuvieran honesta forma de vivir y con decencia, pero ironizó al 296 297 298 299

El Norte, 3 de noviembre de 1954, p. 8. El Norte, 4 de noviembre de 1954, p. 12. El Norte, 5 de noviembre de 1954, p. 12. El Norte, 9 de noviembre de 1954, p. 11.


Editorial del candidato panista titulada “Diario de un Candidato�.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 375

mencionar que la Comisión Municipal sólo encontró este tipo de ciudadanos en los que están adheridos al PRI y no en los ciudadanos libres de Monterrey: “Me parece una infeliz coincidencia que todas las personas honorables, con modo honesto de vivir, pertenezcan al mismo partido (PRI), ¿no les parece?. ¡Ciudadanos de Monterrey, vuestro voto estará seguro sí no hay monopolio del personal en las casillas!”300 Comenta además en otra columna la necesidad de estar cerca de la gente y de visitarlos en sus domicilios. Argumentó que el comenzó a trabajar en los barrios desde su nombramiento como candidato y que no necesitó copiar modas y estilos, como sí lo hace su contrincante priista. Sobre este tema escribió: “Me extraña que se tomen esa molestia, porque sí después de tantos años que tiene el partidazo de estar conectado con el poder todavía no conoce las necesidades del pueblo. ¿A poco creen que de aquí a diciembre se las van a aprender todas?, ¿Y van a corregir algunas?. Tiempo les ha sobrado y ya vemos como estamos, porque les ha faltado limpieza en la intención y voluntad de servir a la ciudad.”301 Sobre el día de la elección criticó de forma inusual el cinismo del partido oficial y su candidato al primero comprometerse ante la ciudadanía a respetar el voto y luego echar por la borda sus falsas promesas violentando el sufragio del regiomontano. “Pueblo de Monterrey eso se llama cinismo, y yo formal y fundamento creo que se anulará esa pachanga que quieren llamar elecciones. Pueblo de Monterrey, lo más molesto de este asunto es que han pagado aviadores con vuestro propio dinero. Ciudadanos la batallas apenas ha comenzado, que no quede en vuestra indiferencia el insulto de que habéis sido víctima. Sí a eso le llaman elección, es nuestra porque ellos, los de siempre, pagaron muy caro para anularla, pagaron con dinero del pueblo.”302 300 El Norte, 11 de noviembre de 1954, p. 12. 301 El Norte, 16 de noviembre de 1954, p. 8. 302 El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 3.


376 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Esta columna publicada el lunes 6 de diciembre, un día después de las elecciones, es la última registrada de estas participaciones del Dr. Salas Guerra. En la sección de Anexos agregaremos íntegras las 16 columnas que el candidato panista publicó en el periódico El Norte durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

La campaña del Dr. Lozano Una vez iniciado el tiempo de las campañas electorales, la CROC se adhirió a la cargada avasalladora a favor del candidato priista Dr. Lozano, afirmando que respaldaba sin reservas y de forma entusiasta la planilla presentada para competir por el ayuntamiento regiomontano. Firmaba el comunicado Camilo Hernández como Secretario General de Nuevo León.303 El Partido Liberal de Nuevo León también se unió a favor del tricolor, argumentando que “inspirado en los principios más puros y legítimos que han formado el desarrollo de nuestra República” elegía al Dr. José Luis Lozano como su candidato a la alcaldía regiomontana. La selección sería porque el Dr. Lozano “es un hombre capaz, un liberal de abolengo, un hijo de Monterrey, que palpa y ve las necesidades de la ciudadanía, es un hombre culto, es hijo de un prominente miembro del Partido, porque sus antecedentes sociales son la mejor garantía.”304 De esta forma tanto este partido como el Revolucionario Institucional promoverían al Dr. Lozano como su candidato a la presidencia municipal de Monterrey y se confrontaría contra su homólogo del PAN, el también médico Abelardo Salas Guerra en los comicios de diciembre de 1954. El lunes 1 noviembre El Porvenir publicó en su sección Local que el PRI había aumentado un 100% sus cuotas sindicales a los burócratas municipales, por causa del proceso electoral. Un sindicalizado que decidió guardarse en el anonimato comentó que los descuentos habían aumentado desde la primera quincena del 303 El Porvenir, 1 de noviembre de 1954, p. 2. 304 El Norte, 5 de noviembre de 1954, p. 7.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 377

mes de octubre de $6 a $13 pesos sin darles mayor aviso, hecho que perjudicaba su economía por el encarecimiento de los productos de la canasta básica. La nota refiere que se buscó a los dirigentes priistas pero no dieron una versión del hecho.305 El primer mitin del candidato priista se efectuó el miércoles 3 de noviembre en la colonia Pablo A. de la Garza frente a la escuela “Porfirio G. González” a partir de las 20:30 horas. Acudieron vecinos de las colonias del Noreste de la ciudad y de forma personal el Dr. Lozano se entrevistó con los presidentes de las Juntas Materiales de estos barrios para conocer en mayor profundidad la problemática que viven día a día las familias.306 Uno de los oradores del mitin el Lic. Adrián Yáñez Martínez, presidente del comité directivo municipal del PRI en Monterrey dio una semblanza laboral del Dr. Lozano asegurando que ha laborado como médico universitario al servicio de la Universidad de Nuevo León y que su abuelo Pedro Lozano fue alcalde de la ciudad en tiempo del general Bernardo Reyes.307 Con un clima gélido, centenares de vecinos aplaudieron y lanzaron porras al candidato priista en su presentación. Visiblemente emocionado, el Dr. Lozano se comprometió a donar su sueldo de presidente municipal sí llega a ser electo para obras de la municipalidad, a lo que los vecinos reunidos lo aclamaron de forma ininterrumpida durante cerca de un minuto.308 Además les pedía su confianza para llegar a la presidencia municipal y ayudarles a resolver los problemas a los que día a día se enfrentan: “Es triste decir que en Monterrey y en las colonias humildes es mucho lo que falta por hacer, pues aquí por ejemplo no hay agua potable, ni drenaje sanitario, ni energía eléctrica, ni plazas, ni jardines. Al asistir en estos días por las escuelas de estos barrios me di cuenta que los niños que se encuentran en ellas, ante la lluvia y el frio no tienen medios de pro305 306 307 308

El Porvenir, 1 de noviembre de 1954, p. 7. El Porvenir, 3 de noviembre de 1954, p. 5. Ibidem. Ibidem.


Toma de protesta de los candidatos priistas para las 51 alcaldĂ­as de Nuevo LeĂłn.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 379

tegerse, como sí esos niños no fuesen hijos de los trabajadores que prestigian Monterrey. Yo estoy dispuesto a hacer que se manejen con honradez el presupuesto público que es escaso.”309 Al igual que su homólogo del PAN, el candidato del PRI era médico de profesión y ejercía su profesión en el Hospital Universitario a la par que pretendía el puesto de alcalde de la capital regiomontana. Sobre ésta ambivalencia, el Dr. Lozano aseguraba que, “no es posible desde ningún punto de vista que pueda yo retraerme desde lo más mínimo, a mi sagrada obligación de tratar de encontrar alivio al enfermo; se perfectamente que una campaña política como la que actualmente sostengo, apoyado por mis amigos y mis partidos es laboriosa e implica tiempo. Tengo confianza de que de obtener el triunfo habré de cumplir en todo lo que prometa.”310 Aseguró que de ganar en las urnas electorales, integraría su proyecto municipal con los avances médicos y de ciencia que la Universidad de Nuevo León ofrece a la comunidad, logrando así un servicio con fin social para las familias regiomontanas.311 En razón del proceso electoral, el profesor Juan F. Escamilla director de la Escuela Normal “Miguel F. Martínez” comentó en entrevista exclusiva para el periódico El Porvenir que el Dr. José Luis Lozano es “un hombre sincero y franco”, y que como alcalde de Monterrey realizaría una gran obra en beneficio de las familias regiomontanas.312 Comentó que los principales problemas a los que se enfrentaría el candidato priista como presidente municipal serían el transporte urbano, edificación de más escuelas y mercados, la recolección de basura. Y que sólo con visión clara y combate a la corrupción lograrán solucionar estos problemas.313 Como parte de su plan de gobierno, el Dr. Lozano planteaba las siguientes propuestas y necesidades de la población: 309 310 311 312 313

Ibidem. El Norte, 5 de noviembre de 1954, p. 8. Ibidem. El Porvenir, 2 de noviembre de 1954, p. 6. Ibidem.


380 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Las escuelas actuales son insuficientes dado el aumento de la población escolar. Las colonias humildes de Monterrey necesitan agua, drenaje, luz y pavimentación de calles. Incremento de la actividad deportiva en las colonias. Atención inmediata de los aspectos médico-asistenciales e higiénicos.314 En los primeros días de la campaña colonias como Independencia, Reforma, Morones Prieto, Moderna, Madero, Pablo A. de la Garza, fueron centro de eventos y reuniones populares, en donde el candidato “se enteraría de las necesidades más indispensables.”315 Allí pudo constatar la falta de pavimento, agua, drenaje y alumbrado que padecían las mencionadas colonias. Incluso en la colonia Argentina, pudo cerciorarse que los vecinos bebían agua de una noria insalubre, por lo que se comprometió a entregarles un tanque de agua tan pronto tome la protesta de alcalde. Los vecinos de la colonia Ignacio Morones Prieto hartos de no tener calles pavimentadas le urgieron al candidato se tome cartas en el asunto, ya que en temporadas de lluvias es imposible salir de la colonia a causa del lodazal que se forma. Invitaron al priista a visitarlos cuando lloviera y que el por su propia cuenta se diera cuenta del problema. En la colonia Fabriles se quejaron de la falta drenaje y que por tal causa los sanitarios se componen de pozos que provocan olores fétidos en tiempo de calor. Todas estas demandas y reclamos ciudadanos el Dr. Lozano se comprometió a resolverlas desde la presidencia municipal una vez que le ofrezcan su voto en la elección del 5 de diciembre.316 En la columna “Un Día” de Ramón Pedroza Langarica inserta en el periódico El Porvenir del 5 de noviembre, se comenta la falta de popularidad de Lozano en la ciudadanía y lo mucho que estuvo batallando el PRI para posicionarlo en la preferencia de los electores regiomontanos por medio de las siguientes líneas: 314 El Porvenir, 10 de noviembre de 1954, p. 2. 315 El Porvenir, 4 de noviembre de 1954, p. 1. 316 El Porvenir, 5 de noviembre de 1954, p. 5.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 381

“Mientras los que manejan el partido oficial se atropellan por forjarle una popularidad relámpago a su candidato con improvisadas actitudes que a todo suenan menos a sinceras, el candidato de la oposición está librando solitario una batalla de argumentos a la defensiva con la salida preparada a base de resultar víctima de un fraude electoral y tratando de conseguir entusiasmo que no ve prender por ningún lado.”317 Para contrarrestar esto, el sindicato de Mineros Sección 20-20 Modelo y la Vanguardia Minera “11 de Julio”, externaron a la ciudadanía las cualidades de Lozano para gobernar Monterrey. Afirmaban que el candidato encarna y representa las más puras y elevadas aspiraciones ciudadanas, es honesto y es la mejor garantía de que la clase obrera tendría mejores servicios públicos y que el ayuntamiento ganaría un verdadero estadista que cambiará la faz de la ciudad.318 La noche del lunes 8 de noviembre los trabajadores de los Servicios de Agua y Drenaje ofrecieron al Dr. Lozano una cena en los salones del Hotel Ancira, en donde refrendaron su apoyo para que alcance la silla de la alcaldía regiomontana.319 El martes 9 de noviembre el candidato tricolor visitó la colonia Independencia donde fue arropado por las bases del partido. Al visitar la escuela Ignacio M. Altamirano pudo constatar las terribles condiciones en que los niños estudian, con edificios en mal estado, vidrios rotos y baños sin drenaje. Se comprometió con el director de la misma a mejorar el entorno material una vez que el asuma el cargo de alcalde.320 En otro punto del citado barrio, el candidato repartió entre jóvenes y niños material deportivo como bates, pelotas y balones, para que practicaran un deporte y se alejaran dijo “de la vagancia y los vicios.”321 En un mitin en la plaza “27 de Septiembre”, conocida como de La Luz, el candidato priista se reunió a partir de las 20:30 horas con cerca de dos mil personas 317 318 319 320 321

El Porvenir, 5 de noviembre de 1954, p. 5. El Porvenir, 5 de noviembre de 1954, p. 10. El Porvenir, 10 de noviembre de 1954, p. 6. El Porvenir, 10 de noviembre de 1954, p. 6. Ibidem.


Mitin priista en la colonia Independencia.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 383

de las colonias Obrera y Modelo. Se comprometió a elaborar un plan de drenaje pluvial que hiciere que Monterrey ya no se inundare más en las temporadas de lluvias, aún y cuando el presupuesto municipal estaba muy limitado, dicho que provocó una ensordecedora ovación de los simpatizantes.322 El domingo 14 de noviembre la Unión de Burócratas Municipales ofreció al candidato tricolor un banquete en los salones de la Terraza Mexicana. Al evento acudieron cerca de 200 trabajadores municipales de Tesorería, Tránsito, Obras Públicas y otras dependencias, quienes escucharon las palabras de compromiso del Dr. Lozano para mejorar la administración de Monterrey: “El Ayuntamiento de Monterrey es un organismo que ha ido evolucionando y todas las deficiencias y males hay que cortarlos desde la raíz, pues solamente así lograremos el desarrollo y progreso que es imperativo en ciudades que como la nuestra están llamadas a figurar mundialmente.”323 Al día siguiente, en un mitin en la colonia Hidalgo, el Dr. Lozano se comprometió ante los cerca de tres mil vecinos del sector que llenaron el lugar de limpiar a Monterrey de las lacras que la afectan, de los vicios y de los ruidos nocturnos, en defensa de los hogares y de la gente decente de la ciudad. Por lo que una vez alcalde promulgaría una ley que regulase estos centros de vida nocturna y de paso acabar con la vagancia en las calles.324 El miércoles 17 de noviembre el Partido Revolucionario Institucional organizó un evento en honor del Dr. Lozano en el Auditorio Monterrey (también conocido como Plaza de Toros Monterrey) a partir de las 20 horas con entrada libre. El elenco de la noche estaría integrado por artistas locales y la presentación estelar de la cantante veracruzana Toña “La Negra” y los comediantes del cine nacional “Régulo y Magdaleno”.325 Al evento, al que acudieron cerca de veinte mil personas, se encontraba lleno desde las 20 horas, por lo que el elenco artístico comenzó poco a poco a pre322 323 324 325

El Porvenir, 12 de noviembre de 1954, p. 11. El Porvenir, 15 de noviembre de 1954, p. 12. El Porvenir, 16 de noviembre de 1954, p. 7. El Porvenir, 14 de noviembre de 1954, p. 8.


384 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

sentarse al escenario. Abrieron el telón los bailarines excéntricos Mac y Sussy, el trío folclórico “Los Codos”, los Trovadores del Campo, los cómicos nacionales “Régulo y Magdaleno” y finalizó la famosa cantante Toña “La Negra”.326 Un orador comentó a la multitud que “elegir al Dr. José Luis Lozano el cinco de diciembre es honrar a Monterrey; honrar a la Revolución y ayudar al progreso de esta ciudad, emporio de trabajo.” Desde el palco de honor y acompañado de su esposa, el candidato priista mostró su emoción ante la calurosa ovación de sus simpatizantes al pronunciar su discurso y se comprometió a gobernar Monterrey dedicando su mayor atención a las colonias y barrios humildes de la ciudad, “que tanto necesitan de la mano amiga de la autoridad municipal.”327 Al día siguiente de este masivo evento, el candidato tricolor visitó las instalaciones de Vidrio Plano en donde convivió con directores y trabajadores de la empresa, y de forma especial agradeció a los obreros por su labor diaria, que pone a Monterrey en el liderazgo industrial de México.328 Ese mismo día, llegó a la ciudad el líder nacional de la CTM Fidel Velázquez para apoyar la candidatura de los candidatos del PRI en Nuevo León y después pasar a Saltillo al acudir de invitado al informe de gobierno del gobernador de Coahuila Román Cepeda Flores. Fue recibido en el aeropuerto por el candidato al gobierno municipal de Monterrey Dr. José Luis Lozano y su comitiva, y de forma espontánea habló ante los medios de comunicación sobre la política económica del actual gobierno federal que va a tender a bajar el precio de los productos y aminorar el desempleo en el país.329 En la columna “Se dice en política” publicada en el periódico El Porvenir el 20 de noviembre se refiere que el candidato priista se encontraba satisfecho con la popularidad ganada en últimos días a razón de los mítines y visitas a las industrias, y que mejor es la medida que tomó de no ir acompañado de los candidatos a 326 327 328 329

El Porvenir, 18 de noviembre de 1954, p. 12. Ibidem. El Porvenir, 19 de noviembre de 1954, p. 10. El Porvenir, 20 de noviembre de 1954, p. 5.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 385

regidores, porque los obreros les chiflaban en señal de que seguían siendo impopulares.330 Los ferrocarrileros agremiados en la Sección 91 y 36 de la STFRM dieron su voto a favor del Dr. Lozano en una reunión tenida en la Plaza Santa Isabel el 22 de noviembre desde las 21 horas. En este espacio solicitaron con urgencia la construcción de una nueva estación de pasajeros en Monterrey y de sanear las colonias donde habitan los ferrocarrileros, que principalmente son las de la zona Norte. El candidato se comprometió a mejorar las condiciones de vida de estos agremiados y ayudarlos para mejorar sus condiciones de vida en las siguientes líneas: “Haré una ciudad limpia de cantinas y de centros de vicios, de acuerdo con la limpieza que aconseja para la República don Adolfo Ruiz Cortines, primer magistrado de la nación.”331 Ese mismo día pero por la mañana, el candidato priista visitó la instalaciones de Fundidora y Acero de Monterrey, donde los trabajadores de la empresa le ofrecieron una cordial bienvenida y el político pudo degustar con ellos su almuerzo, hecho que fue del gusto de los obreros. Terminó su visita invitándolos a votar por él en las próximas elecciones.332 Para el 24 de noviembre se presentó un mitin en la plaza del Colegio Civil sobre las calles de Juárez y 5 de Mayo a partir de las 20 horas. En el evento hablaría el candidato tricolor, participaría la Orquesta Típica y el Trío Universitario, y autoridades de la UNL y de las sociedades de alumnos.333 Desde allí aseguró a los estudiantes que gobernaría para los más necesitados de Monterrey, para los que no tienen nada. La Federación de Organizaciones Populares del Estado de Nuevo León organizó un mitin a favor del Dr. Lozano el 25 de noviembre a partir de las 20:30 horas en las esquinas de Calzada Madero y Diego de Montemayor a donde acudieron miembros de esta organización y vecinos del sector.334 330 331 332 333 334

El Porvenir, 20 de noviembre de 1954, p. 7. El Porvenir, 23 de noviembre de 1954, p. 2. El Porvenir, 23 de noviembre de 1954, p. 6. El Porvenir, 24 de noviembre de 1954, p. 2. El Porvenir, 26 de noviembre de 1954, p. 9.


El respaldo de los llamado “partidos satélites” al PRI.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 387

Tras la participación de la Orquesta de Burócratas de Nuevo León, El Dr. Lozano se dirigió a la multitud para confirmarles que el triunfo en las siguientes elecciones estaba garantizado por el apoyo del pueblo y que venían mejores tiempos para la ciudad, para Nuevo León y para México.335 Finalmente, el 3 de diciembre el Dr. José Luis Lozano cerró su campaña a las 20 horas en el Arco de la Independencia sobre los cruces de la Calzada Madero y Pino Suárez a donde acudieron según cifras de los organizadores cerca de diez mil personas que vitorearon al candidato tricolor.336 Participaron como oradores del evento el Lic. Adrián Yáñez Martínez, el Prof. Manuel Flores, ex-presidente municipal de Monterrey y líder de la sección popular del PRI, las señoritas Hilda Menchaca y la Profa. Esther Calderón, así como Ricardo Covarrubias, en su carácter de Secretario General del partido en Nuevo León. El candidato priista aseguró que en la campaña al visitar los barrios y las colonias ha comprobado el dolor que sufre el pueblo de Monterrey, ya que como médico lo había experimentado, y que por esa causa no le fallaría a la ciudadanía que lo eligiera el próximo domingo. Afirmó que no sería parcial hacia ningún sector y se esforzará por resolver los problemas de los regiomontanos.337 Para concluir su mensaje dijo: “Sí el voto popular me favorece, y me lleva a la Presidencia Municipal de Monterrey, haré honor a la Universidad de Nuevo León, de donde he salido y le debo lo que soy, a las instituciones revolucionarias y a mi familia. Renuevo mi fe en la Revolución y repito una vez más que no soy más que un hombre de trabajo, de familia y un modesto ciudadano para quien el más alto honor será servir a su ciudad.”338 Así concluyo su campaña electoral el Dr. José Luis Lozano y velaría armas junto a su equipo de trabajo para el desarrollo del proceso electoral del domingo 5 de diciembre. 335 336 337 338

El Porvenir, 26 de noviembre de 1954, p. 11. El Norte, 4 de diciembre de 1954, p. 11. Ibidem. Ibidem.


Publicidad del mitin de cierre de campaña del candidato priista para la alcaldía de Monterrey.

El Auditorio Monterrey llenó hasta las banderillas en el mitin final del Dr. José Luis Lozano.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 389

Poscampaña La Comisión Estatal de Vigilancia Electoral era el organismo encargado de organizar las elecciones municipales en el estado de Nuevo León de 1954. Estaba presidida por el Secretario General de Gobierno en turno, en este caso del Lic. Elías Cantú, también la integraban el Lic. Roberto Hinojosa, los diputados Dr. Óscar de la Fuente y Cesáreo Ramírez y el Lic. Manuel Flores, todos miembros del Partido Revolucionario Institucional. Además refiere el Artículo 31º la Ley Electoral que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral tendrá su sede en la ciudad de Monterrey y estaría integrada por miembros del Poder Público y por ciudadanos. El Artículo 32º refiere que la mencionada Comisión tendría dos periodos: uno de actividad electoral que sería a partir de enero del año de la elección en caso de la estatal y en julio en caso de la municipal, hasta que se reúna la junta computadora para declarar la validez de la elección; y otro de pausa electoral que va desde el fin de la elección hasta el inicio del siguiente periodo electoral.339 Según dicha ley este organismo ordenaría el trabajo de las Comisiones Municipales Electorales quienes tenían el objeto de ejercer en cada municipio la función que se les delegare, vigilar el desarrollo de las elecciones y respetar las normas que las rigen; desahogar las diligencias presentadas por ciudadanos y partidos políticos; ejercer la división electoral en secciones para la instalación de casillas; formar los padrones electorales; fijar la ubicación de las casillas; designar a los funcionarios que han de ser los presidentes y secretarios de las casillas; instalar las juntas computadoras.340 Además funcionarían con tres miembros designados, cuando más tarde el día 25 de julio, por la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral, con especificación del que entre ellos ha de ocupar la presidencia. Estos tres funcionarios serán residentes del municipio en que se efectúe la elección. De reconocida honorabilidad y ajenos a todo cargo oficial, con excepción de los cargos de educación y be339 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León. Decreto 95 Ley Electoral 1949, 15 de enero de 1949. 340 Ibidem.


390 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

neficencia. Funcionarán dentro del periodo electoral de la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral y concluida la elección en que intervengan se disolverán.341 La Comisión Municipal Electoral de Monterrey se integró por los siguientes funcionarios: Presidente Lic. Enrique González Montemayor; Secretarios José María Domínguez y Profa. María de Jesús Pura González, quienes llevaron las riendas de la elección municipal en 1954.342 Según el calendario electoral de 1954, las elecciones ordinarias se efectuarían el primer domingo de diciembre para las municipales, es decir el 5 de diciembre en todo el estado de Nuevo León. Para arrancar con las actividades, el 1 de octubre la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral informó a la ciudadanía que para cumplir con lo dispuesto por la nueva Ley Electoral de 1949 en su Artículo 50º se procedió a la división territorial del municipio de Monterrey en tres distritos electorales: El Primer Distrito Electoral comprende la superficie que se encuentra al Sur de la calle 5 de Mayo. El Segundo Distrito Electoral se limita desde la acera Norte de la calle 5 de Mayo y la acera Sur de la calle de Carlos Salazar. El Tercer Distrito Electoral comprende la superficie que se encuentra al Norte de la acera Norte de la calle de Carlos Salazar. En total comprende un total de 136 secciones y corresponden, de acuerdo a su numeración, a los distritos electorales de la forma siguiente: 1º Distrito Electoral de la sección 27 a la 58; 2º Distrito Electoral de la sección 1 a la 26; 3º Distrito Electoral de la sección 59 a la 136.343

341 Ibidem. 342 El Norte, 4 de diciembre de 1954, p. 7. 343 El Porvenir, 1 de octubre de 1954, pp. 6 y 7.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 391

Y antes de la jornada electoral, el viernes 3 de diciembre la Comisión Municipal Electoral publicó en los diversos diarios de la localidad la lista de las 136 casillas y su ubicación a lo largo de la ciudad de Monterrey. Se anexaba un pequeño mapa dividiendo las secciones para que los votantes ubicaran la casilla que les correspondiera.344 Informaban que para votar el ciudadano no necesitaban credencial alguna, sino que bastaba estar en la lista electoral del padrón; sí el ciudadano no se encontraba en el padrón le sería imposible votar; los funcionarios en las casillas estaban obligados a dar toda clase de facilidades para que se emitan los votos; de acuerdo con la Ley Electoral es obligación ineludible del ciudadano emitir su voto.345 Además establecía la Comisión que las quejas de los partidos políticos o los ciudadanos, debían presentarse por escrito en las casillas sí correspondiesen a ellas o en la oficinas de este organismo en la calle Modesto Arreola 812 Oriente. Y que cualquier asunto relacionado con el funcionamiento de las casillas podían comunicarlas al teléfono 2-34-43 que estaría funcionando todo el día de la jornada electoral.346 De esta forma, y en el marco de la Ley Electoral, las Comisiones Estatal y Municipal se preparaban para el desarrollo del día de las elecciones, en donde se prevenía una gran participación ciudadana.

344 El Norte, 3 de diciembre de 1954, p. 8. 345 Ibidem. 346 Ibidem.


392 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

El día de la elección El domingo 5 de diciembre, la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral se declaró en sesión permanente para cualquier incidente en la jornada electoral. Se citó a sus integrantes para permanecer todo el día en las instalaciones de la Secretaría General de Gobierno del Estado y mantenerse atentos para toda eventualidad.347 Ese día se mantuvo un clima fresco, pero con cielo despejado, oscilando la temperatura entre los 12ºC y los 18ºC por la tarde. Para cuidar que no hubiese problemas en las calles, fuerzas federales fueron desplegadas por la ciudad. Según el gobierno estatal cuidarán de forma particular que no existiesen acarreados o camiones llenos de votantes que fueran de un lugar a otro. Además se anunció el cierre de cantinas del sábado 4 a las 20 horas hasta el domingo 5 a las 20 horas a causa de la “ley seca” por las elecciones.348 Además, se informó que los presidentes de casillas tendrían en sus casas los paquetes electorales, con el fin de hacer más rápida la instalación de casillas en las colonias de la ciudad. La presencia de la policía en las calles buscaba garantizar saldo blanco antes, durante y después de jornada electoral. Ese día electoral, los principales analistas presagiaban la participación del 60% del electorado. El padrón electoral de la ciudad de Monterrey rondaba según cifras de la autoridad en alrededor de 143 mil electores, por lo cual se establecerían alrededor de 136 casillas en diversos sectores de la ciudad. El horario de votación sería de las 9 a las 17 horas.349 En general, el gobierno por conducto de los medios de comunicación buscaba dar seguridad al ciudadano para que saliera a dar su voto de forma libre y demócrata. ¿Pero en realidad estas condiciones se cumplieron el día de la elección en las casillas electorales? Una editorial publicada el día de las elecciones confirmó la gran expectativa que había generado este proceso electoral, donde el PRI se jugaba la hegemonía política en la capital del estado. 347 El Norte, 5 de diciembre de 1954, p. 1. 348 El Norte, 4 de diciembre de 1954, p. 6. 349 El Norte, 5 de diciembre de 1954, p. 1.


El candidato priista dando una entrevista el dĂ­a de la jornada electoral.


394 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

“Monterrey, la ciudad singular, ejemplo en múltiples actividades se ve emplazada el día de hoy al ejercicio del Deber Cívico que se impone como primera, y entre tanto en la República se atisba expectante a la distancia sí es la víspera de que el espíritu democrático aliente en este municipio norteño, víspera será también que se espera por todos los rumbos nacionales, reconociendo a Monterrey por cuna de la democracia nueva en México.”350 En entrevista exclusiva para el diario El Norte, el candidato panista Dr. Abelardo Salas Guerra comentó que no tenía evidencias sólidas para asegurar que el gobierno va respetar el derecho al voto del ciudadano regiomontano el día de la jornada electoral. Preguntó de porqué debía confiar en una comisión municipal plagada de miembros del partido oficial y que es iluso pensar que van a permitir que un médico de oposición les ganara la capital del estado.351 “Los preparativos que me han tocado presenciar de cerca, no auguran sino otro gigantesco fraude contra la voluntad popular. Sólo una abrumadora votación que no puedan ocultar o superar, puede echar por tierras las maquinaciones encaminadas a un nuevo fraude electoral.”352 Sin embargo, manifestó su confianza de que el pueblo de Monterrey le dará la espalda al “candidato nombrado en México”, y que ni todo el gasto excesivo en la campaña del partido oficial podrá borrar el ejemplo cívico que el regiomontano dará en las urnas. Finalizó comentando que la ciudadanía votará por México y por México mismo hará respetar su voto contra el fraude.353 En presencia del reportero llamó dos veces a la casa de su contrincante priista sin obtener respuesta alguna, para que juntos recorrieran la ciudad en una camioneta con una cámara y periodistas las casillas electorales y estuvieran al tanto de la jornada electoral.354 350 351 352 353 354

El Norte, 5 de diciembre de 1954, p. 9. El Norte, 5 de diciembre de 1954, p. 1. Ibidem. Ibid, p. 7. Ibid, p. 8.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 395

En tanto el candidato priista Dr. José Luis Lozano expresó su tranquilidad ante la realización de la jornada electoral y de que en Monterrey no hay ninguna ventana abierta para que se pudiese perpetrar una fraude electoral, tal como lo refiere su homólogo panista: “Están descartadas todas las vías del fraude por lo que a mi partido se refiere. Ya dije en la conferencia que se habían eliminado todas las viciadas tácticas de antaño, que no funcionará la aviación integrada por camiones que en pasadas épocas se dedicaban a transportar votantes espurios de una casilla a otra, y que tenemos la intención de llevar a cabo unas elecciones limpias, que pueden servir de ejemplo para el país.”355 Ratificó su confianza en un triunfo contundente sobre el PAN y de que existirán las condiciones para que la jornada electoral se celebre con limpieza y pulcritud, ya que no desea problemas poselectorales en la ciudad. Aseguró que la elección en marcha sembrará un precedente ejemplar para las siguientes justas electorales y que el ganador será el ciudadano por su participación cívica y por escoger la mejor propuesta política que es la que él representa.356

Resultados de los comicios y conflicto poselectoral Durante las últimas horas del domingo 5 y las primeras horas del lunes 6 se comenzaron a conocer los resultados oficiales que la elección realizada con miras a elegir presidente municipal de Monterrey. Según cifras manejadas de forma extraoficial el candidato del PRI Dr. José Luis Lozano había triunfado sin mayores sobresaltos, con una diferencia de 5 a 1. Sin embargo, las denuncias de fraude y las pruebas que confirmaban tal hecho comenzaron a circular entre los medios de comunicación. Una de las más graves tiene como protagonista al candidato panista, quien había acudido como a las 11:30 am a la casilla #52 ubicada entre las calles 16 de Septiembre y Colima en la colonia Independencia, para cerciorarse de una denuncia ciudadana advirtiendo el reparto de boletas a favor del candidato del PRI.357 355 Ibidem. 356 Ibid, p. 7. 357 El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 1.


396 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Un reportero fue testigo del hecho, al advertir un zafarrancho en la referida casilla, resultando la presencia del candidato del PAN Dr. Abelardo Salas Guerra y su equipo de campaña en dicho lugar, quienes discutiendo con un grupo de aviadores del PRI, amenazaban éstos últimos, por causa de la cantidad mayoritaria, con lincharlos. “Efectivamente a ese lugar había arribado el candidato del PAN cerca de las 11:30, dándose cuenta que el presidente de la casilla de nombre Eleuterio González Hernández, estaba repartiendo boletas de votación a todo el que se presentaba portando unas tarjetas credenciales del PRI y que en grandes proporciones estaban llevando gentes acarreadas los ruleteros.”358 La crónica refiere que el reportero pudo hacerse de una boleta de este tipo cuando la pidió en un estanquillo ubicado por la calle de Colima y que es propiedad del juez auxiliar de barrio. Según se constató la credencial indicaba el nombre, la dirección y el número de empadronamiento de la persona cuyo voto va a suplantarse.359 Así que en pleno altercado apareció el gobernador José Vivanco junto a su esposa y el Lic. Ruperto Treviño, quienes lograron calmar los ánimos de ambos bandos y de dar su palabra al candidato panista que estas irregularidades serían analizadas por la Comisión de Vigilancia Municipal. En el momento más álgido de los golpes y empujones, el testigo aseguró que el gobernador Vivanco le gritó al candidato Dr. Salas Guerra, “por tu madre, no me saques ni una foto.”360 Días después, el Dr. Salas Guerra confesaría que este incidente en la colonia Independencia pudo haber sido de consecuencias desafortunadas. El testificaría públicamente lo siguiente: “En la colonia Independencia estuve a punto de perder la vida o de que me hubieran golpeado una bola de energúmenos excitados por el alcohol y la mariguana. La providencial aparición del señor Gobernador (José Vivanco), con quien apenas hablé unas cuantas palabras me dio tiempo de que amainara el temporal (marabunta de aviadores o paracaidistas).” 361 358 359 360 361

Ibidem. Ibidem. Ibidem. El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 3.


La maquinaria priista en sus buenos tiempos.


398 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Incidentes similares a estos fueron reportados a medios impresos y organismos electorales, pero poco se hizo para sancionar a los miembros que violaban las leyes en materia electoral. Otro acontecimiento reportado fue en la casilla #120 en donde las urnas venían ya cargadas de votos, en testimonio del presidente de casilla, quien aseguró “cuando me entregaron el ánfora ya se sentía algo en ella.”362 O como en la casilla ubicada en la escuela Miguel Hidalgo de la colonia del mismo nombre, donde un grupo de 300 aviadores ejercieron su sufragio porque al presidente de la casilla le resultaron “muy conocidos.” A decir de algunos testigos fue en la colonia Independencia donde se desarrolló con mayor eficacia la “Máquina Trituradora del PRI”. Con algunos trucos nuevos y otros viejos, a la luz pública y sin mayor recato, los ruleteros y camioneros acarreaban partidarios e incluso opositores sin el mayor orden y respeto público. Un declarante de los hechos recordaría al día siguiente el terrible fraude cometido por el PRI en las elecciones municipales de Monterrey: “La máquina del fraude del PRI funcionó ayer como una potente trituradora, haciendo saltar en pedazos las promesas hechas por Gobernación, por el Presidente de la República y por todos los encargados del proceso electoral referentes al respeto del sufragio. Ante el empuje de esta bien organizada máquina de fraude, todos los anteriores cometidos en diversos periodos electorales quedaron opacados.”363 Un reportero comentó al día siguiente que la jornada electoral se desarrolló en un ambiente frío y de indiferencia ciudadana, ya que se pudo ver poca fila en las casillas para la emisión del voto (se estima votaron un 40% de los ciudadanos integrados en la lista electoral) y la pésima formulación del padrón electoral “lleno de errores y omisiones.”364 Comenta que desde la oficina del PRI el señor Manuel Flores, presidente de la sección popular del partido a nivel estatal, capitaneaba a los aviadores para que le garantizaran el triunfo al Dr. Lozano: “Más de 12 taquimecanografistas, a vista de todos, trabajaban en las oficinas [del PRI] llenando boletas con los nombres de aquellos ciudadanos, que especialmente por indiferencia, no acudirían 362 Ibidem. 363 Ibid, p. 3. 364 El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 11.


ImĂĄgenes de las irregularidades surgidas el dĂ­a de la elecciĂłn municipal en Monterrey.


400 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

a sus casillas. Estas boletas se pusieron en manos de los aviadores y en gran número de carros de sitio, recorrieron a sus anchas los sectores, suplantando precisamente a los indiferentes y haciendo elevar rápidamente la votación en favor de la planilla priista.”365 En un telegrama del Comité Regional del Partido Acción Nacional, dirigido al presidente de la República Adolfo Ruíz Cortines, el lunes 6 de diciembre, se plantea por primera vez la necesidad de anular la elección por causa del fraude y del atropello ciudadano provocado por la maquinaria del PRI. Piden use la investidura que como primer jefe de la nación tiene y garantice el respeto a la voluntad popular de los regiomontanos.366 En tanto, el Comité Municipal del PAN argumentaba sobre el fraude del domingo 5 de diciembre y que las viejas y sucias maniobras del partido en el gobierno para lograr anular la fuerza de la ciudadanía se puso en práctica, pero esta vez multiplicadas por el cinismo y la desvergüenza de una pandilla que tiene secuestrado a Monterrey. “La violencia, el atropello, las columnas de aviadores reforzadas por un nuevo tipo de suplantador, penoso para la mujer que se inicia en la vida cívica: la aviadora. En fin todo el repertorio debidamente conocido y por la desesperada multiplicación, revela la derrota y el derrumbe de un monopolio que ha costado tanto a nuestro pueblo.”367 Y el candidato panista desde su oficina de campaña exponía que estaba en pie de lucha y que la batalla apenas comenzaba. Pidió al pueblo no desanimarse y estar hombro con hombro para enfrentar la imposición de un hombre ilegítimo: “He vivido varias campañas, pero en ninguna me había tocado ver el cinismo oficial, declarando el día anterior que todo sería limpio (¿?), y luego en mis propios ojos, en mis propias narices, los presidentes de casillas repartiendo boletas electorales más aprisa que programas de cine; a veces hasta dos a la misma persona; en otras ocasiones el voto fue emitido hasta por difuntos y tenemos casos concretos.”368 365 366 367 368

Ibidem. El Norte, 8 de diciembre de 1954, p. 7. El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 4. El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 3.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 401

Formalmente, el Comité Regional del Partido Acción Nacional pidió la anulación de las elecciones municipales de Monterrey el miércoles 8 de diciembre. En documento enviado a la opinión pública, al H. Congreso del Estado de Nuevo León y con copia para la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral y a la Secretaría de Gobernación. El Dr. Luis Hinojosa en su carácter de presidente del referido Comité Regional, hizo la solicitud a los representantes del poder ejecutivo para que se analizaran las pruebas presentadas y se convocara un nuevo periodo electoral en la capital del Estado.369 Acción Nacional argumentaba en sus pruebas acusatorias al fraude electoral en Monterrey los siguientes puntos: Modificación del padrón electoral (falta de registro de muchos ciudadanos y votos de personas ajenas al distrito electoral y en caso extremo voto de personas ya fallecidas.) Presencia documentada (fotos y testimonios) de aviadores en diversas casillas el día de la jornada electoral alterando la votación en favor del PRI. Alianza electoral con tres partidos sin personalidad jurídica Intromisión de la Comisión Municipal de Vigilancia Electoral para la modificación del Padrón Electoral.370 Como respuesta, el Comité Regional del Partido Revolucionario Institucional salía en voz de su presidente Roberto A. Naranjo a agradecer a la comunidad regiomontana por su respaldo a la candidatura del Dr. José Luis Lozano, a quien lo hicieron presidente municipal gracias a la confianza que fijaron en él.371 Fijó su postura sobre el suceso en la colonia Independencia en donde el candidato opositor Dr. Salas Guerra tuvo un altercado con simpatizantes del PRI, ligando este hecho a un complot planeado por Acción nacional para desestabilizar el proceso electoral, que para ellos fue limpio y sin alteraciones sociales.372 369 370 371 372

El Norte, 9 de diciembre de 1954, p. 11. Ibidem. El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 13. Ibidem.


Tras el resultado AcciĂłn Nacional se pronunciĂł pĂşblicamente denunciando un fraude electoral en Monterrey.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 403

En tanto el candidato ganador Dr. José Luis Lozano agradeció la confianza del pueblo regiomontano y lamentó la violencia y provocaciones que los partidarios de Acción Nacional realizaron con el fin de sacar partido del proceso electoral. Y estableció su compromiso de hacer un Monterrey limpio y ordenado sin gastos onerosos: “Siempre tuve la fe en el triunfo garantizado tanto por el prestigio y la solidez del Partido Revolucionario Institucional, al que pertenezco, como también por el contenido y bondad del programa de gobierno.”373 Para darle validez al triunfo electoral de los candidatos del PRI, el jueves 9 de diciembre la Junta Computadora de las Elecciones Municipales declaró la validez de la elección de Monterrey, emitiendo ganadora a la planilla encabezada por el Dr. José Luis Lozano para el periodo de 1955 a 1957.374 Tras cuatro horas de reunión en la Escuela Normal “Miguel F. Martínez”, en donde las constantes acusaciones entre los representantes del PRI y del PAN alargaron de más el conteo final la Junta procedió a oficializar los resultados de la elección. Partido

Nombre candidato

Votos

Partido Revolucionario Institucional

José Luis Lozano*

32,252

Partido Defensores del Proletariado

José Luis Lozano

697

Partido Liberal Nuevoleonés

José Luis Lozano

290

Partido Socialista Fronterizo

José Luis Lozano

302

Partido Acción Nacional

Abelardo Salas Guerra

6,965

*Votos totales del candidato Dr. José Luis Lozano = 33,552375

Ese mismo día se notificó al Dr. Lozano de la legalidad de su triunfo, presentándose éste con parte de su planilla en el aula “Pablo Livas” de la mencionada Escuela Normal para recibir de manos de la autoridad electoral las credenciales que lo acreditaban como alcalde electo de Monterrey.376 373 374 375 376

El Norte, 6 de diciembre de 1954, p. 13. El Norte, 10 de diciembre de 1954, p. 1. Ibidem. Ibidem.


404 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

A partir de este momento, el Partido Acción Nacional iniciaría la defensa del voto regiomontano no sólo en Monterrey, sino en la capital de la República. El viernes 10 de diciembre el excandidato panista Abelardo Salas Guerra partió rumbo a la ciudad de México para tratar de entrevistarse con el presidente Adolfo Ruiz Cortines y tratar de hallar una solución al problema postelectoral en la capital regiomontana.377 A su regreso a Monterrey, Salas Guerra habló del interés del presidente de la República por solucionar el caso de Monterrey y de respetar la voluntad popular. Refirió que en el trascurso de la siguiente semana se daría una respuesta al caso señalado como de vital importancia para la salud política del país. Hizo notar el excandidato que el presidente Ruiz Cortines no quedó satisfecho por no haberlo podido atender personalmente, pero aseguró que en los siguientes días tendrá una cita especial con el ejecutivo en la capital de la nación.378 Días después el Comité Regional del PAN informaba que en manos del presidente Ruiz Cortines y del Secretario de Gobernación Ángel Carvajal, se encontraban las pruebas del fraude electoral fraguado en Monterrey por el partido oficial. Aseguraba que ya la prensa nacional estaba atenta al caso y que estaba presentando pruebas del robo a la ciudadanía regiomontana.379 Incitaba al H. Congreso de Nuevo León a tomar en cuenta las pruebas presentadas y que tomaran su lugar en la historia al anular una elección viciada por la trampa y la corrupción de los raptores de la tranquilidad de Monterrey. En la Sesión Ordinaria de la H. LIII Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de Nuevo León celebrada el 15 de diciembre de 1954 que inició a las 11 horas con quince minutos se trató el tema de la anulación a la elección municipal de Monterrey. Fue presidida por el diputado José O. Martínez, y se contó con la asistencia de los diputados Dr. Óscar de la Fuente, Zacarías Villarreal, Desiderio Galarza, Antonio de Alejandro, Benito Villarreal y el Prof. Cesáreo Ra377 El Norte, 11 de diciembre de 1954, p. 10. 378 El Norte, 12 de diciembre de 1954, p. 12. 379 El Norte, 15 de diciembre de 1954, p. 10.


El excandidato panista buscando anular los comicios electorales.


406 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

mírez. Los ausentes a tal sesión fueron los señores diputados Roberto A. Naranjo por hallarse enfermo y José Rivera por motivos personales.380 El Dictamen que rinden en la sesión las Comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales y Gobernación, unidas, a quienes les fue turnado oficio de fecha del 8 de diciembre del año en curso, que fue presentado por el Partido Acción Nacional y por el cual promueven la nulidad de las elecciones efectuadas en esta ciudad para la renovación de Poderes Municipales el día cinco de los corrientes de acuerdo con lo dispuesto por el Artículo 63º Fracción XXXVII de la Constitución Política del Estado y 89º Fracción I y III de la Ley Electoral vigente. Y el escrito de fecha catorce del propio mes presentado por el Partido Revolucionario Institucional refutando la demanda del partido mencionado en primer término. Dicho dictamen fue redactado de la forma siguiente: El Partido Acción Nacional en su escrito de demanda de nulidad, funda su promoción en los siguientes puntos. En supuestas irregularidades cometidas durante el proceso pre-electoral, que hace consistir en que la Comisión de Vigilancia Electoral principió fuera de tiempo el periodo de actividad electoral, violando con ello los dispuesto por el Artículo 32º de la Ley Electoral del Estado. Que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral designó como miembros de los Comisiones Municipales Electorales y específicamente de esta ciudad de Monterrey, en su mayoría personas simpatizadoras del Partido Revolucionario Institucional, más no a las propuestas por el Partido Acción Nacional, ya que cuando cuatro de dichas personas propuestas no quisieron aceptar los puestos, debió haberse designado a cualquiera otra persona de las listadas por el mismo partido. Que la Comisión Estatal electoral hizo infructuosa la acción política del PAN, al permitir que los Partidos Liberal Nuevoleonés, Defensores del Proletariado y Socialista de Fronterizo registraron planillas que siendo las mismas que postulaba el Partido Revolucionario Institucional, sólo perseguían el propósito que el día 380 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León. Diario de debates de los diputados, sesión del 15 de diciembre de 1954.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 407

de la elección acreditaran representantes y escrutadores; y que más aún, esta irregularidad propició el bloqueo de representantes y escrutadores del Partido Acción Nacional ante el nutrido grupo de representantes de los partidos ya expresados. Que la Comisión Municipal Electoral de esta ciudad cometió graves irregularidades con consecuencias serias y trascendentales, que hace consistir al partido ocurrente en que: El Padrón Electoral el día de la elección apareció intencionalmente alterado de manera que figurando en el padrón aproximadamente ciento cuarenta mil personas, gran parte de la población que ocurrió a depositar su voto no estaba empadronada. Que la Comisión Municipal Electoral obró en el desarrollo de la elección de forma abiertamente parcial y facciosa al hacer el nombramiento de Presidentes y Secretarios de casillas, pues de las personas que integraron las 136 casillas, solamente 7 u 8 pertenecieron al partido ocurrente, y que además esto originó que hubiera casillas que registraran votación superior a la que se permitió el padrón y otras en las que al principiar la elección las ánforas estaban ya llenas de votos. Que la Comisión Municipal Electoral suplió las deficiencias del partido Revolucionario Institucional, ya que para las 12.30 horas del sábado 4 de diciembre ni el PRI ni los demás partidos habían registrado su lista de representantes y escrutadores como lo dispone el Artículo 62º de la Ley Electoral del estado. Que el día de la elección personas no empadronadas suplantaron a las que legalmente lo estaban e introdujeron en las ánforas enorme cantidad de votos a favor del Partido Revolucionario Institucional, utilizando dichas personas que suplantaron el voto, tarjetas confeccionadas previamente en las que aparecían los nombres de personas que figuraron en el padrón pero que no correspondían a sus representantes; que en otras casillas los presidentes permitieron a las referidas personas que suplantaron el voto, que solo manifestaron el nombres de las personas que suplantaban, así como que dijeran que eran del barrio donde estaba instalada la casilla; que las aludidas que suplantaron el voto iban provistas


408 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

de otras boletas electorales que juntaban con las que entregaban en las casillas y las depositaban posteriormente en la ánfora multiplicando en esta forma los votos espurios a favor del Partido Revolucionario Institucional; que dichas boletas electorales fueron proporcionadas a los suplantadoras del voto o bien por una abierta colusión de la Comisión de Vigilancia Electoral o por un descuido imperdonable de dicha Comisión que permitió la consumación de dicho suplantamiento del voto. Que 6 de los candidatos a Regidores del Partido Revolucionario Institucional y dos de los candidatos a Alcaldes Judiciales no reúnen los requisitos a que se refiere el Artículo 13º de la Ley Electoral, y ellos son los primeros los señores Gilberto Montero Rodríguez, José Lugo Torres, Juan Padillas Bejar, Juan Ceballos García, Basilio Murga Berbeja y Lázaro Lara Galván, por no ser nativos del Estado, expresando que son originarios de San Luis Potosí, Guerrero, Jalisco y el Distrito Federal; y respecto a los Alcaldes Judiciales, señores licenciados Jorge H. Gómez y Manuel Flores, no reúnen el requisito de tiempo de recepción de que exige el Artículo 15º de la Ley Electoral, pues tienen sólo unos meses de haberse titulado de profesionistas.381 Acción Nacional adjuntó como prueba de sus afirmaciones las que se comparten con anterioridad. Y que por tanto, en acuerdo con la Fracción I del Artículo 89º de la Ley Electoral vigente, por errores graves en la organización de las elecciones, por inelegibilidad de los candidatos a Regidores y Alcaldes Judiciales que se señalan, se pide la nulidad de los comicios municipales. En respuesta a esta solicitud, los integrantes de las Comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales y Gobernación, hicieron los siguientes apuntes: Que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral inició legalmente sus funciones desde el primer día de julio del año en curso, ya que la Ley Electoral del estado en su Artículo 32º no establece fecha exacta de cuándo debe instalarse, por lo cual esta objeción no es motivo para anular la elección. 381 Archivo del Congreso del Estado de Nuevo León. Diario de debates de los diputados, sesión del 15 de diciembre de 1954.


Acciรณn Nacional defendiendo su triunfo en las urnas.


410 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

Se considera improcedente la imputación de Acción Nacional de que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral actúo con parcialidad en la designación de funcionario de la Comisión Municipal de Monterrey, ya que las personas propuestas por este organismo declinaron su nombramiento, lo que demuestra que el partido promovente no supo escoger de sus miembros a aquellos que se responsabilizaran de las funciones cívicas que les encomendaban, por lo que no constituye motivo de nulidad de elecciones de acuerdo con el Artículo 89º Fracción III de la Ley de la materia. Que la impugnación por el registro y participación de los partidos Liberal Nuevoleonés, Defensores del Proletariado y Socialista de Fronterizo, es inconsistente por naturaleza y no fue secundada por prueba alguna que demostrase que estos partidos no estaban debidamente registrados e impedidos para ejercer los derechos políticos consistentes en registrar planillas lectorales y designar los representantes y escrutadores en las casillas que se instalaron y tampoco objetó la participación de dichos partidos en la lucha electoral, en los términos en que los dispone el Artículo 28 de la Ley Electoral, por lo cual no se puede anular la elección por este caso en los términos del Artículo 89º invocado por el Partido Acción Nacional. Sobre la alteración del padrón electoral, las citadas comisiones establecen que la argumentación del partido demandante no está debidamente comprobada, ya que los empadronamientos no son responsabilidad exclusiva de la Comisión Municipal Electoral según la Ley Electoral en el artículo 52º, porque cada individuo es también responsable de ajustar tal y presentar la reclamación correspondiente ante la citada Comisión por los padrones publicados con anterioridad el 1 de octubre del año en curso, o que el Partido Acción Nacional hubiese objetado ante ese organismo la lista electoral presentada. Establecen además que sí algunas personas ocurrieron a votar a la casillas por estimar que en ese lugar les correspondía, es posible que ellas se equivocaron por no cerciorarse con anticipación y por su propia negligencia de la nueva distribución electoral. Estas Comisiones consideran sin fundamento legal la acusación de Acción Nacional de que la Comisión Estatal de Vigilancia Electoral haya actuado parcialmente en el nombramiento de funcionarios de las casillas, ya que primeramente el PAN


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 411

impugnó este suceso hasta el 1 de diciembre, cuatro días antes de la elección, en cuyo caso la Comisión Municipal hizo la rectificación conducente satisfaciendo la pretensión del PAN; es además inconsistente la prueba que como anexo presentó Acción Nacional como prueba relativa a una Acta Notarial levantada en la Casilla #44 porque el mismo notario hace constar que quienes estuvieron votando eran miembros de Acción nacional asistidos por dos testigos para comprobar su identidad, por lo cuales estas comisiones desechan como causas legal suficientes que afecta la nulidad de la votación emitida las manifestaciones expuestas, de acuerdo con lo dispuesto por los Artículos 87º, 88º y 90º de la Ley Electoral en vigor. Igualmente estas comisiones consideran inconsistentes las afirmaciones de que la Comisión Municipal Electoral haya infringido el Artículo 62º de la Ley electoral vigente permitiendo al PRI presentar sus listas de representantes y escrutadores después de las 12 horas del día anterior de la elección, puesto que tal afirmación no fue demostrada fehacientemente, por lo cual desecha por infundada tal acusación que formula el Partido Acción Nacional en su escrito de cuenta. Respecto a la acusación de votos de personas que no estaba empadronadas en las listas de la casilla, debe decirse que la propaganda política consistente en dichas tarjetas de invitación que acusa Acción Nacional tenían los seguidores del PRI, fue legalmente empleada, puesto que la Ley Electoral vigente no prohíbe a ninguno de los partidos políticos haberla para obtener simpatizadores, siempre y cuando dicha propaganda no sea de carácter ofensivo o lesione los derecho de los partidos contendientes o de terceras personas. Además tales tarjetas fueron entregadas para orientar a los afiliados del Partido Revolucionario Institucional, haciendo constar en ellas su domicilio, la casilla respectiva, la ubicación de ésta y el número que le corresponde en el padrón electoral. Acción Nacional no acreditó que con las tarjetas correspondientes se haya suplantado el voto de algún ciudadano. Por lo cual no es procedente anular uno o varios votos de acuerdo con lo dispuesto por el Artículo 87º de la Ley Electoral en vigor. En relación a la solicitud de Acción Nacional para impugnar a 6 regidores del PRI y dos candidatos a Alcaldes Judiciales por ilegibilidad, la Ley Electoral expresa


412 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

que según la Constitución Política del Estado en su Artículo 31º son nuevoleoneses los nacidos en el territorio del estado o accidentalmente fuera de él, de padres mexicanos, nativos o avecindados en algunas de sus municipalidades; y los mexicanos por nacimiento o naturalización avecindados en el Estado, que no manifiesten ante el Alcalde Primero, del lugar de su residencia, su deseo de conservar su lugar de origen. El Artículo 32º de la referida carta magna expresa que la vecindad se adquiere por la residencia habitual y constante en el territorio del estado durante dos años o durante uno sí adquieren bienes raíces o se ejerce alguna profesión, arte o industria. En el caso de los candidatos a Regidores tiene más de diez años de residencia en el estado en la mayoría de los casos, avecindados y conocidos por los habitantes del Municipio de Monterrey. Por lo cual los señores Gilberto Montero Rodríguez, José Lugo Torres, Juan Padillas Bejar, Juan Ceballos García, Basilio Murga Berbeja y Lázaro Lara Galván, candidatos a regidores por la planilla del Partido Revolucionario Institucional son elegibles y sin impedimento legal.382 Por lo cual dichas comisiones teniendo en cuenta los anteriores dictámenes y recibidas todas y cada una de las actas de resultados de las 136 casillas, consideraron válida dicha elección, en virtud de que las casillas funcionaron con normalidad, no hubo soborno, cohecho o presión de alguna autoridad para obtener votación en favor de algún candidato, no se ejerció violencia sobre los electores en las casillas electorales. Por lo que en base al Reglamento Interior de. H. Congreso del Estado y los Artículos 63º Fracción XXXVII de la Constitución Política del Estado, 81º, 84º y 86º de la Ley Electoral vigente, que lo faculta para conocer la legalidad de las elecciones municipales, se permitió considerar el siguiente Acuerdo: Artículo 1º No procede la nulidad de las elecciones que se efectuaron el día 5 de diciembre del año en curso para la renovación de Poderes Municipales en este Ciudad de Monterrey, Nuevo León, interpuesta por el Partido Acción Nacional. Artículo 2º Se declaran válidas las elecciones municipales celebradas en el Municipio de Monterrey el día 5 de diciembre del presente año, por lo cual resultaron 382 Ibidem.


El Dr. Lozano recibiendo sus credenciales como alcalde electo de Monterrey para el periodo 1955-1957.


414 ‹

Adalberto Arturo Madero Quiroga

electos para el periodo 1955-1957 los integrantes de la planilla encabezada por José Luis Lozano como presidente municipal, cuya planilla fue sostenida durante los mencionados comicios por el Partido Revolucionario Institucional.

H. Sala de Comisiones del H. Congreso del Estado. Monterrey, N.L. a 14 de diciembre de 1954

Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales Diputado José O. Martínez Diputado Dr. Óscar de la Fuente

Comisión de Gobernación Diputado José O. Martínez Diputado Zacarías Villarreal Diputado Benito Villarreal383

Una vez subido al pleno del Congreso, el diputado Cesáreo Ramírez manifestó su apoyo a lo decidido por las comisiones, las cuales a su parecer hicieron un amplio análisis a la demanda puesta a su consideración y estrictamente ajustada a la Constitución del estado y a la Ley Electoral.384 383 Ibidem. 384 Ibidem.


LAS ELECCIONES EN MONTERREY (1948-1954)

› 415

En vista de la anterior exposición y de la participación del diputado Ramírez, la H. Asamblea procedió a la votación del dictamen de las comisiones y por unanimidad se votó en favor del acuerdo en forma y término presentado, por lo que la Presidencia ordenó a la Secretaría se expida el acuerdo respectivo y de los avisos de rigor. Con esto, el día 15 de diciembre el H. Congreso del Estado de Nuevo León declaraba válida la elección de Monterrey, desechando todas las pruebas presentadas por Acción Nacional, publicando la validez de la elección de Monterrey en el Periódico Oficial el miércoles 5 de enero de 1955.385 Por lo cual se declaraba al Dr. José Luis Lozano presidente municipal electo de Monterrey para el periodo de 1955 a 1957.386 Finalmente, el 1 de enero de 1955, José Luis Lozano y su planilla hacen su juramento en la Sala del Ayuntamiento de Monterrey, iniciando así el periodo de gobierno por tres años. De esta forma, concluyó el proceso electoral de 1954, marcado por las irregularidades y la denuncia de un fraude, que aunque se demostró con documentos y demás evidencias nunca se pudo convencer a las autoridades electorales y políticas que se realizó.

385 Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, 5 de enero de 1955. 386 El Norte, 16 de diciembre de 1954, p. 8.


Adalberto Arturo Madero Quiroga

416 ‹

DATOS DE LA CIUDAD DE MONTERREY DURANTE EL PROCESO ELECTORAL DE 1954

Población de Monterrey

333,422 habitantes

Lista de electores

143,558 votantes

Distritos Locales en Monterrey

3, del distrito 1º al 3º

Casillas instaladas en Monterrey

136

Candidatos del Partido Revolucionario Institucional

51 municipios del estado de Nuevo León

Candidatos del Partido Acción Nacional

3 candidatos a alcaldes. Estos fueron registrados en Monterrey, Galeana y Mier y Noriega.

Resultado oficial de la votación en Monterrey Partido

Nombre candidato

Votos

Partido Revolucionario Institucional

José Luis Lozano

32,252

Partido Defensores del Proletariado

José Luis Lozano

697

Partido Liberal Nuevoleonés

José Luis Lozano

290

Partido Socialista Fronterizo

José Luis Lozano

302

Partido Acción Nacional

Abelardo Salas Guerra

6,965


Las Elecciones en Monterrey se termino de imprimir en el mes de octubre de 2017, en los talleres de Muñoz Impresos, S.A. En su composición se utilizaron tipos Baskerville de 8, 10, 11, 14, 24 y 54 puntos. El cuidado de la edición estuvo a cargo de Adalberto Arturo Madero Quiroga. Diseño editorial de Isaías de Dios Muñoz.


Tomo II  
Tomo II  
Advertisement