Page 1

Cayey Miradas Hist贸ricas Perspectivas Contempor谩neas

Universidad de Puerto Rico en Cayey Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias Fundaci贸n Puertorrique帽a de las Humanidades National Endowment for the Humanities


Cayey  

Miradas históricas,  perspectivas contemporáneas      Esta publicación es parte del proyecto Cayey: miradas históricas, perspectivas  contemporáneas subvencionado por la Fundación Puertorriqueña de las  Humanidades, el National Endowment for the Humanities y el Instituto de  Investigaciones Interdisciplinarias de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.         

   

    

 


Miradas Históricas,  Perspectivas Contemporáneas 

Cayey

                                           

                      Instituto de Investigaciones  Interdisciplinarias  205 Ave. Antonio R. Barceló  Cayey, PR 00736  787‐738‐2161, extensiones 2615   y 2616  instituto.investigacion@upr.edu 

                                                                                   

Esta publicación recoge los trabajos  presentados en el foro Cayey: miradas  históricas, perspectivas contemporáneas,  celebrado el 14 de noviembre de 2007 en el  Anfiteatro Arturo Morales Carrión de la  Universidad de Puerto Rico en Cayey.  Dr. Ram S. Lamba  Rector  Dr. Raúl Castro  Decano de Asuntos Académicos  Dra. Isar P. Godreau  Directora   Instituto de Investigaciones  Interdisciplinarias 

Editoras: Dra. Isar P. Godreau y Vionex M. Marti 

© 2009  Instituto de Investigaciones  Interdisciplinarias, Universidad de Puerto  Rico  El  material  publicado  podrá  ser  citado  siempre  que  se  le  dé  el  crédito  correspondiente  a  sus  autores.    Esta  publicación  no  podrá  ser  reproducida,  ni  total  ni  parcialmente,  sin  el  permiso  escrito  de las editoras.   Edición:  Lorna Polo  Diseño de portada:   Carmen Lugo  Diagramación:  Instituto de Investigaciones  Interdisciplinarias


ÍNDICE     Introducción..............................................................................................................1   Isar P. Godreau y Vionex M. Marti    Cayey En Perspectiva,   Fernando Picó...........................................................................................................4    El Género y la Descomposición del Oficio de Tabaquero en   Puerto Rico, 1899‐1934,   Juan José Baldrich...................................................................................................12    Historiografía de Cayey: Un Acercamiento Aritmético (El caso de   Pío López Martínez),   Jonathan J. Berríos..................................................................................................43    Contextos, Pre‐textos y Post‐textos: Comentarios sobre las ponencias de   Fernando Picó y  Juan José Baldrich,   Luis Figueroa..........................................................................................................51     

Cayey:  Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Introducción       Es  un  gran  placer  presentarles  la  publicación  Cayey:  Miradas  históricas,  perspectivas  contemporáneas.    Esta  recoge  las  ponencias  presentadas  en  el  foro  que,  bajo  el  mismo  título,  organizó  el  Instituto  de  Investigaciones  Interdisciplinarias  de  la  Universidad  de  Puerto  Rico  en  Cayey  el  14  de  noviembre  de  2007  en  el  Anfiteatro  Arturo Morales Carrión.   Mediante el Foro, buscamos promover la historia como una  herramienta  clave  para  entender  y  enfrentar  algunos  de  los  problemas  contemporáneos  del  pueblo  de  Cayey.  Las  ponencias  que  aquí  publicamos  se  presentaron  ante  un  nutrido  grupo  de  académicos,  maestros,  estudiantes  universitarios  y  escolares,  funcionarios  públicos  y  personas  de  la  comunidad  cayeyana.  El  foro  contó  con  las  presentaciones  de  los  reconocidos  académicos  puertorriqueños:    el  historiador  Fernando  Picó  y  el  sociólogo  Juan  José  Baldrich,  ambos de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras; el historiador Luís Figueroa,  del Trinity College en Hartford, Connecticut; y Jonathan Berríos, educador del Museo  de Arte Dr. Pío López Martínez, de la UPR en Cayey.     ***      El  primer  ensayo  del  libro  corresponde  al  doctor  Fernando  Picó  y  aborda  el  tema  del desarrollo histórico de la sociedad, el trabajo, la familia y las relaciones de poder en  el  municipio  de  Cayey.    Picó  discute  la  transformación  de  Cayey  de  una  ciudad  pequeña dominada por micro‐poderes a una ciudad globalizada, donde el poder está  disperso  dentro  y  fuera  de  los  límites  de  la  ciudad.  En  su  ensayo,  el  doctor  Picó  describe  cómo,  ante  la  ausencia  del  estado,  en  el  Cayey  de  antes,  los  micro‐poderes  emanaban  de  la  iglesia,  el  gobierno  y  del  dinero  de  algunas  familias  afortunadas.  En  cambio,  en  la  actualidad,  el  comercio,  las  autopistas  y  las  telecomunicaciones  han  convertido a Cayey en un lugar de residencia para trabajadores de otras ciudades, en  un  lugar  de  paso  para  el  comercio  entre  otras  ciudades  y,  en  general,  en  una  ciudad  cuyos  habitantes  no  se  limitan  a  las  esferas  locales.    Estas  dinámicas  se  articulan  con  otras  características  identificadas  en  la  historia  cayeyana:  el  trabajo  enajenado,  la  familia dividida, la violencia y la indiferencia al ambiente.  Picó nos muestra algunas  claves para enfrentar estos retos del presente.      En el segundo ensayo, el doctor Juan José Baldrich discute la transformación de la  industria  del  tabaco  en  Puerto  Rico  y  cómo  esos  cambios  transformaron  los  patrones  de  empleo  de  hombres  y  mujeres  en  la  industria  del  tabaco  y  los  patrones  de  organización  de  estos  trabajadores  y  trabajadoras.  Baldrich  argumenta  que  dividir  el  método  español  de  elaboración  del  tabaco  en  varios  pasos  especializados  generó  un  proceso  de  cambio  en  el  que  cada  vez  era  más  fácil  y  rápido  enseñar  y  aprender  el  proceso,  lo  cual  llevó  a  una  reducción  en  el  pago  por  esos  trabajos.  Esto  también 

1


cambió la  distribución  por  género  entre  los  empleados  de  la  industria  tabacalera,  pasando  de  un  grupo  de  empleados  constituido  principalmente  por  hombres  que  ganaban un salario alto por hora, a un grupo de empleados constituido principalmente  por  mujeres  que  ganaban  salarios  bajos.  El  ensayo  muestra  algunas  consecuencias  importantes de esta feminización en la industria del trabajo.      En el tercer ensayo Jonathan Berríos utilizó la obra de Pío López Martínez, fenecido  profesor  del  la  UPR  en  Cayey  y  autor  del  primer  libro  conocido  sobre  la  historia  de  Cayey, para ilustrar y proponer una técnica de enseñanza de historia para estudiantes  de  escuela  secundaria  en  la  cual  se  puede  utilizar  las  formulas  matemáticas  como  analogías  de  los  procesos  de  investigación  histórica.  Según  Berríos,  la  descripción  histórica de eventos, lugares y puntos en el tiempo se puede elaborar con base en los  registros de documentos de la época, las obras intelectuales de esa época y la tradición  oral. Entender esos elementos como variables en la formula de la descripción histórica  le podría permitir a los estudiantes ver cómo unos elementos se pueden unir a otros y  cada vez tener una imagen más clara de los eventos del pasado.      Finalmente, el doctor Luis Figueroa discutió críticamente las presentaciones de Picó  y  Baldrich,  y  propuso  algunas  líneas  de  investigación  a  la  luz  de  las  convergencias  e  interrogantes  que  estos  trabajos  sugieren.    De  forma  particular,  propone  estudiar  los  espacios  vitales    en  donde  se  formó  el  proletariado  tabaquero  que  estudia  Baldrich  y  sus desplazamientos, es decir, examinar la proletarización del tabaco en otros espacios  que van más allá del taller; espacios que se vislumbran en el trabajo de Picó, desde su  ángulo  de  análisis,  y  que  se  desarrollan  de  forma  más  amplia  en  su  libro  Cayeyanos:  familias y solidaridades en la historia de Cayey.    ***       El  Instituto  de  Investigaciones  Interdisciplinarias  de  la  UPR  Cayey  agradece  a  los  autores por su disposición e  importante trabajo, y  por  la diligencia  y  gentileza  con la  que compartieron con los asistentes durante el foro que dio origen a esta publicación el  14  de  noviembre  de  2007.  El  señor  Jhon  Sanabria  y  Yhajaira  Mercado  del  Instituto  merecen un agradecimiento especial por su colaboración en la organización del evento.  El  Departamento  de  Educación  también  colaboró,  apoyando  la  asistencia  de  los  maestros de historia de las escuelas del distrito. Finalmente, agradecemos el apoyo de  la  Fundación  Puertorriqueña  de  las  Humanidades,  cuyo  auspicio  hizo  posible  la  publicación de las ponencias.      Los  ensayos  presentados  en  esta  publicación  amplían  nuestro  conocimiento  de  la  historia  de Cayey, facilitando  la  comprensión de  la relación de los sucesos  históricos,  sociales  y  económicos  que  ayudaron  a  fraguar  las  particulares  características  del  pueblo y la sociedad Cayeyana hoy en día.  Con esta publicación, el Instituto fortalece  su misión de promover y diseminar el desarrollo de conocimientos relevantes para el 

2


país y para la región de servicio de la UPR en Cayey. Esperamos que el trabajo sirva de  estímulo  para  desarrollar  otras  investigaciones  que  amplíen  este  conocimiento  y  generen  nuevos  proyectos  de  investigación  aplicados,  que  abonen  a  la  crítica  y  al  desarrollo de políticas públicas para el País.        Dra. Isar P. Godreau y Vionex M. Marti  Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias  Universidad de Puerto Rico en Cayey 

3


CAYEY EN PERSPECTIVA 

Introducción:   La cambiante región de Cayey      La  investigación  de  la  historia  de  Cayey  muestra  que  en  distintas  épocas  Cayey  se  ha  movido  en  diferentes  contextos  regionales.  Al  pasar  por  alto  su  contexto  geográfico  de  altiplano,  en  una  cesura  de  la  Cordillera  Central,  y  su  ubicación  dentro  de  las  agrupaciones  indígenas  del  valle  del  Toa  en  el  período  pre‐ colombino,  encontramos  al  hato  de  Cayey  en  la  historia  de  Puerto  Rico  como un polo ganadero del partido de  Coamo  en  el  siglo  18.  Si  examinamos  la  documentación  referente  al  tráfico  comercial  y  al  trasiego  social  en  las  décadas  posteriores  a  su  fundación,  encontramos  entonces  que  Cayey  paulatinamente  se  desplaza  de  la  órbita de Coamo a la de Guayama, de  donde  recibe  financiamiento,  agentes  comerciales,  inmigrantes  y  bienes  de  consumo.  La  construcción  de  la  Carretera Central, en particular de los  1870  en  adelante,  nuevamente disloca  el eje regional. Cayey ahora va a mirar  hacia  el  norte  y  robustecer  el  rol  de  Caguas como centro de comercio y de  financiamiento  de  la  zona.  La  influencia cagüeña se va mitigando en  la  segunda  mitad  del  siglo  20,  según 

   Fernando Picó  Departamento de Historia  Universidad de Puerto Rico  Recinto de Río Piedras      la  Capital  se  vuelve  próxima  por  el  desarrollo de las comunicaciones. Hoy  realmente deberíamos preguntarnos si  con  una  población  que  diariamente  fluye  hacia  el  norte  para  trabajar,  consumir  y  recrearse,  no  debiéramos  ubicar  a  Cayey  en  la  región  de  San  Juan.      Pero más allá de esas relaciones de  geografía  económica,  cabe  preguntar  si el concepto tradicional de región no  está  estallando  hoy,  cuando  multitud  de  cayeyanos  hace  sus  compras  por  Internet,  se  pasa  la  noche  cambiando  de  un  canal  de  televisión  extranjero  a  otro, viaja una o dos veces por años al  exterior, y tiene mas interés en lo que  está  pasando  en  Orlando,  Irak  y  Afghanistan  que  lo  que  sucede  en  Patillas o Arroyo.    Parte I: Los retos del pasado    1.  El  estado  ausente.  En  todo  caso,  el  signo  que  más  hondamente  marca  la  historia de los cayeyanos, al igual que  la mayoría de los puertorriqueños del  pasado,  es  la  ausencia  del  estado.  La  mayor  parte  del  tiempo  las  instrumentalidades  y  la  racionalidad  del  Gobierno  han  sido  ajenas  a  la  experiencia,  las  aspiraciones  y  las 


Fernando Picó  necesidades  de  gran  número  de  cayeyanos.  En  los  testimonios  más  antiguos  que  encontramos  sobre  la  historia  del  municipio,  se  reitera  la  incapacidad  del estado para  controlar  el  flujo  de  esclavos  cimarrones,  fugitivos del presidio, desertores de la  guarnición,  extranjeros  sin  documentos  y  evasores  de  responsabilidades  fiscales  hacia  la  sierra  cayeyana.  Cayey  es  entonces  tierra  de  frontera,  adonde  no  solamente  acude  la  gente  al  margen  de  las  instituciones,  sino  que  también  se  fomenta  el  contrabando  de  ganado  por la costa sur con ingleses, franceses  y  holandeses,  y  se  traen  a  cambio  esclavos, herramientas, textiles y otras  manufacturas europeas.      El estado trata de controlar algunos  extremos  de  anomia  con  patrullas  volantes  en  los  1820,  pero  no  hace  mucha  mella  cuando  los  poderes  locales  no  se  movilizan  en  su  apoyo.  Tarda  Cayey  en  implantar  las  circulares  de  gobierno;  la  circular  de  Pezuela  sobre  jornaleros  se  desdibuja  con  multitud  de  arrendamientos  a  parientes  y  amigos,  la  de  Norzagary  sobre  prestaciones  para  la  carretera  central  no  recluta  la  necesaria  mano  de  obra  semanal,  hasta  el  punto  que  25  años  mas  tarde  se  tenga  que  traer  presidiarios  de  Cuba,  inclusive  los  famosos  chinos,  para  completar  el  tramo de Aibonito.  Los niños no van  a  la  escuela,  pese  a  la  perentoria  circular  del gobernador  Despujols,  no  son  vacunados  contra  la  viruela,  no  son  declarados  sus  nacimientos  en  el  Registro  Demográfico,  como  lo  demuestra  el  hecho  de  que  constan 

mas bautizados  en  la  parroquia  que  los nacidos según el Registro.      Ni la policía ni las tropas de Henry  Barracks  pueden  controlar  las  turbas  políticas  del  1900  y  1902.  Contrario  a  las  leyes  y  la  jurisprudencia  se  persigue  a  los  que  organizan  uniones  y promueven huelgas laborales. Entre  1918  y  1933  el  expendio  de  bebidas  alcohólicas  está  prohibido,  pero  los  alambiques  florecen,  así  como  las  peleas  de  gallo  clandestinas  y  los  juegos  prohibidos  de  dados  y  barajas  con apuestas de dinero. En los 1950 se  descubre  una  finca  de  marihuana  en  la  altura,  en  los  60  llega  a  la  atención  de  las  autoridades  la  proliferación  de  la  heroína,  le  seguirán  la  cocaína,  el  crack,  las  pastillas  y  los  brebajes  proscritos,  y  el  estado  nunca  logra  erradicar  lo  que  él  mismo  ha  proscrito.    2.  Los  poderes  mediatizados.  En  el  siglo  19,  ante  la  ausencia  del  estado,  los  poderes  locales  emergen  como  árbitros  parcializados  de  las  contiendas  y  las  aspiraciones  locales.  Los  grandes  ganaderos,  Vázquez,  Aponte,  Ortíz,  Collazo  y  Rivera,  ejercen  su  autoridad  sobre  sus  convecinos  al  punto  que  algunos  protestan  sobre  sus  arbitrariedades.  Luego vienen los cafetaleros y cañeros  que  gobiernan  patriarcalmente  sus  tierras.  Estos  son  los  que  tratan  de  fiscalizar  las  andanzas  esclavas  y  las  conductas  jornaleras,  los  que  intentan  amedrentar  a  los  pequeños  propietarios,  y  los  que  se  representan  a  sí  mismos  como  portavoces  del  vecindario. 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  5


Fernando Picó    El  cura  párroco  de  turno,  don  Felipe  González,  en  las  primeras  cuatro  décadas  del  siglo  19  y  don  Manuel  Valdés  en  las  siguientes  dos,  tienen  autoridad  y  ejercen  influencia,  no tanta como ellos hubieran querido,  a  juzgar  por  las  reconvenciones  que  hacen  en  los  libros  de  entierros  por  retrasos  y  fallas  en  solicitar  para  los  agonizantes  los  últimos  sacramentos.  Pero sí  poseen  la  suficiente  influencia  para  reclamar  el  respeto  por  su  posición privilegiada en la sociedad.      El Sargento Mayor (comandante de  la  milicia  urbana),  los  comisarios  de  barrio,  los  maestros,  el  doctor,  el  farmacéutico,  eventualmente  el  notario  comparten  retazos  de  prestigio y autoridad, pero ni ellos, ni  en  fin  de  cuentas  el  alcalde,  logran  siempre  hacer  que  sus  deseos  se  cumplan  a  cabalidad.  En  las  últimas  décadas  del  siglo  19  hay  otras  autoridades  igualmente  sentenciosas  en  sus  dictámenes  y  determinaciones:  los  encargados  del  Registro  de  la  Propiedad  y  el  Registro  Demográfico,  el  Juez  de  Paz,  los  nuevos  profesores  de  escuelas  rurales  y  de  niñas,  los  corresponsales  de  los  periódicos  de  San  Juan  y  Ponce,  los  presidentes  de  los comités locales de los partidos, los  agrimensores,  ingenieros  y  sobrestantes  de  la  Carretera  Central,  los  camineros,  el  cabo  de  la  guardia  municipal,  la  guardia  rural;  nuclean  todos  pequeños  focos  de  poder,  a  veces  en  competencia  entre  sí,  en  los  que se diluyen los poderes conferidos  por el estado.      Estos pequeños mediatizadores del 

6

poder estatal se multiplican en el siglo  20,  pero  su  aumento  en  números  disminuye  su  prestigio.  En  su  auxilio  concurren  personalidades  del  sector  privado,  enfermeras,  pediatras,  dentistas,  dueños  de  talleres  tabaqueros,  banqueros,  líderes  sindicales,  ministros  y  pastores  protestantes,  presidentes  de  clubes  cívicos,  abogados,  vendedores  de  utilería  agrícola,  dueños  de  gasolineras,  choferes  de  carros  públicos:  un  coro  polifónico  de  voces  instruyendo, fiscalizando, tratando de  controlar a los demás.      Por  distintas  razones  la  mayor  parte  de  estas  voces  controladoras  disminuyen  en  importancia  en  las  últimas  tres  décadas  del  siglo  20.  La  radio  y  la  televisión  desautorizaron  las  exigencias  de  las  voces  patriarcales.  El  mayor  contacto  con  el  mundo  exterior  de  los  veteranos  de  guerra  y  los  emigrados  que  regresaron  ayudó  a  relativizar  la  autoridad  sabihonda  de  los  letrados  locales.  A  los  jóvenes,  el  cine,  la  música,  los  videos,  y  el  Internet  abrieron  las  puertas  a  nuevos  imaginarios. Ya no era tan importante  participar en la velada escolar o ganar  un  premio  en  una  feria  científica  o  figurar en las fiestas de carnaval. Ya la  aprobación  no  la  conferían  los  micropoderes,  sino  las  entidades  de  afuera. Ya el abuelo no lo sabía todo.    3.  El  trabajo  enajenado.  Un  tercer  elemento  histórico  que  es  necesario  tomar  en  cuenta  para  estudiar  al  C a y e y   c o n t e m p o r á n e o   e s   l a  minusvaloración  del  trabajo.  En  los 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Fernando Picó  últimos  dos  siglos  y  cuarto  Cayey  ha  visto  todas  las  modalidades  del  trabajo:  la  mano  de  obra  familiar,  esencial  e n   e l  desarro llo   de   las  estancias; los esclavos, ocupados en la  ganadería, el cafetal, el cañaveral y las  tareas  domésticas;  el  agregado,  tanto  el  de  antiguo  cuño  que  dividía  los  frutos  de  crianza  y  siembras  con  el  terrateniente, como el que, reducido a  su bohío o a su casa de zinc y madera,  trabajaba  varios  días  a  la  semana  en  las tareas agrícolas, muchas veces para  pagar  una  deuda  incurrida  en  la  t i e n d a   d e   r a y a ;   e l   p r e s i d i a r i o ,  ejercitado  en  la  construcción  de  las  carreteras  y  otras  obras  públicas  del  siglo  19;  el  jornalero  asalariado,  el  medianero  de  las  talas  de  tabaco,  el  torcedor  y  la  despalilladora,  las  costureras  bordando  a  domicilio,  la  lavandera  y  la  planchadora,  pagadas  por  tareas,  los  empleados  de  fábrica,  empresas  y  obras  de  gobierno,  los  voluntarios  reclutados  para  alguna  c r u z a d a   p ú b l i c a ,   l o s   n i ñ o s ,  invisibilizados  en  sus  tareas  por  las  l e y e s   l a b o r a l e s ,   p e r o   s i e m p r e  utilizados y mal pagados; la mujer en  su  trajín  doméstico;  la  abuela  que  cuida  nietos;  el  pariente  que  vela  las  n o c h e s   j u n t o   a l   e n f e r m o .      Lo  que  se  trabaja  no  siempre  se  registra  en  los  censos,  como  el  del  1935  de  la  PRAA,  que  tilda  con  ocupación  ninguna  a  las  mujeres  que  realizan  faenas  domésticas.  Pero  si  algo  tienen  en  común  estas  múltiples  facetas  del  trabajo  en  Cayey  es  que  rara vez han alcanzado la recompensa  y  el  prestigio  que  garanticen  su  continuidad o su memoria. Del trabajo 

esclavo en Cayey pocos quieren hacer  memoria  ya.  Sin  embargo,  todavía  en  los  1840  el  29%  de  la  población  cayeyana  era  esclava.  El  agrego  caducó  sin  pena  ni  gloria.  La  historia  de  los  tabaqueros  en  Cayey  está  por  hacerse,  así  como  el  de  su  empleo  en  la manufactura.      En  un  municipio  donde  tan  gran  porción  de  la  población,  según  el  censo  del  2000,  depende  de  alguna  forma  de  subsidio  público,  el  trabajar  sostenidamente,  para  algunos,  parece  ser  una  excentricidad,  una  afición  desordenada.  No  hay  trabajo,  dicen  otros, como si el trabajo se diera como  las guayabas en los antiguos cercados,  por  épocas  y  entre  avispas.  Mil  maneras  de  buscárselas  han  constituido  una  cultura  del  subempleo,  en  la  que  trabajar  para  otros es una forma de enajenación. Lo  es,  diría  un  marxista,  cuando  tu  vendes tan barato tu fuerza de trabajo  pero,  ¿qué  pasa  cuando  no  hay  mercado  para  ella,  ni  ayer,  ni  hoy,  ni  mañana?  Estamos  en  segundas  y  terceras  generaciones  de  cayeyanos  que no han tenido un empleo estable,  ni  una  ocupación  conocida,  y  es  algo  que no queremos mirar a la cara.    4.  La  familia  dividida.  Todo  esto  incide  sobre  el  muchas  veces  manoseado  asunto  de  la  familia  y  su  perenne  crisis. En Puerto Rico la familia es más  veces  objeto  de  lamentación  que  de  estudio.  Muchas  veces,  tras  el  discurso  de  la  crisis  de  la  familia,  se  oculta  el  fantasma  de  la  culpa  de  la  mujer  que  ha  abandonado  su  hogar  para un trabajo asalariado. 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  7


Fernando Picó    Sin  embargo,  lo  que  ese  discurso  disimula  es  que,  en  el  pasado,  la  mayor  parte  de  las  mujeres  siempre  trabajaron  fuera  del  hogar,  desyerbando  talas  de  arroz,  transplantando  tabaco,  recogiendo  café,  lavando  ropa  en  la  quebrada,  haciendo carbón, colocándose a jornal  en  casas  de  propietarios,  llevando  frutas,  huevos,  flores  o  dulce  al  mercado,  despalillando  tabaco.  ¿Qué  iba a ser la mujer jíbara todos los días  en  el  bohío?,  ¿desempolvar  el  inexistente  mobiliario?  Los  niños  desde  temprano  también  fueron  sometidos  a  faenas  agrícolas,  en  todo  caso se cuidaban unos a otros.      Para  hacer  la  historia  de  la  familia  cayeyana hay que remontarse, no a la  familia  patriarcal  del  folclor, sino  a  la  familia  nuclear.  En  una  zona  de  frontera  donde  abundaba  la  tierra  sin  cultivar,  los  jóvenes  formaban  familia  temprano  y  sentaban  cabeza  aparte,  como  se  puede  constatar  viendo  las  partidas  de  matrimonio,  escrituras  notariales  y  encabezamientos  fiscales  de  los  Llera,  los  Soliván,  los  Arguinzonis,  los  Caraballo,  los  León,  los  Santiago,  los  Malavé,  los  López,  los  Vega  y  otras  familias  de  estancieros  de  las  primeras  décadas  del siglo 19.      Los  matrimonios  tempranos  llevaron  a  gran  número  de  hijos  y  consecuentes  divisiones  múltiples  de  la  tierra  heredada.  En  la  segunda  mitad  del  siglo  19  ni  son  tan  tempranas  las  uniones  familiares,  ni  está  garantizada  la  casa  aparte.  La  familia  extendida  viene  a  ser  la 

8

respuesta espontánea  a  la  crisis  de  la  familia  nuclear,  que  ya  no  se  puede  sustentar  sola.  De  esas  mismas  vicisitudes  sufren  las  familias  de  los  esclavos  y  los  libertos  recientes.  Las  oportunidades  reducidas  de  la  segunda mitad  del  siglo  19  inhiben  la  formación  de  familias  nucleares  independientes.       Según  los  problemas  de  la  vieja  sociedad  agraria  se  complicaron,  con  el  embate  de  los  huracanes,  las  bajas  mundiales  en  el  precio  del  café,  el  ocaso de los mercados europeos, y las  crisis  cíclicas  del  financiamiento,  la  situación  de  las  familias  agrarias  se  agravó,  y  este  desliz  en  las  condiciones  de  vida  repercutió  sobre  la  expectativa  de  vida.  La  anemia,  la  tuberculosis  y  otras  enfermedades  se  cebaron  sobre  familias  mal  alimentadas,  descalzas  y  pobremente  albergadas. Hijos de crianza recibidos  de compadres difuntos, hijas enviadas  a trabajar en hogares acomodados del  pueblo,  hijos  evadidos  de  hogares  en  protesta  a  las  feroces  costumbres  de  crianza, viejos viviendo solos, la gama  completa  de  disloques  y  trastornos  familiares  aparece  retratada  en  los  censos, los Libros de Novedades y las  Querellas de la Policía.      Entrado  el  siglo  20  se  añaden  las  peripecias  del  va  y  viene  a  Estados  Unidos.  La  emigración  divide,  reúne,  fragmenta  y  dispersa.  No  todos  los  que  van,  vuelven,  algunos  de  los  que  vuelven  traen  sus  hijos,  otros  no.  Las  tasas de natalidad y  mortandad  bajan  (hoy son mas bajas que las de Estados  Unidos),  y  acabamos  en  los  hogares 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Fernando Picó  de  1  ó  2  personas  diseminados  por  el  valle,  viudas  y  viudos,  divorciados,  personas  entre  matrimonios,  parejas  de  un  mismo  sexo,  personas  cuya  pareja  está  fuera  del  país,  hasta  menores  viviendo  solos.  Hablar  de  una crisis familiar que ha durado más  de  cien  años  es  abusar  de  la  palabra  ʺcrisisʺ.  Para  un  científico  social  hay  que  partir  de  lo  que  es  para  llegar  a  un  entendimiento  de  la  familia  que  existe hoy.    5.  La  violencia  perenne.  Otro  elemento  que  parece  constante  en  la  historia  cayeyana  es  la  violencia.  Una  sociedad  marcada  por  la  esclavitud  y  el  agrego,  las  dos  grandes  instituciones  de  dominio  y  sujeción,  no  puede  ser  menos  que  violenta,  pero  sus  contradicciones  encuentran  cauce  distinto  según  las  épocas.  Hay  un  solo  homicidio  registrado  en  los  libros  de  entierros  en  los  primeros  40  años  de  la  historia  de  Cayey,  el  del  Sargento  Mayor  don  Benito  Vázquez,  en 1805. 1   En 1821 Eugenio Soliván, su  esposa  Teresa  de  la  Vega  y  sus  tres  hijos  son  asesinados  en  Carite,  al  parecer  por  una  banda  de  esclavos  cimarrones. 2   A  partir  de  los  1830  los  homicidios  afloran,  pero  no  es  hasta  los 1890 que se vuelven frecuentes.      Son  otras  las  formas  de  violencia  que  ocupan  el  siglo  19,  las  violencias  vinculadas a las relaciones de trabajo,  y  luego,  desde  finales  de  los  1880,  la  violencia  política.  De  la  violencia  doméstica  conocemos  poco  para  esta  época, por falta de los cuadernos de la  policía municipal.   

Los  escritores  costumbristas  tendieron a folclorizar las expresiones  de  violencia  en  la  primera  mitad  del  siglo  20.  Es,  sin  embargo,  la  recurrencia  de  la  violencia  en  esa  época  lo  que  impresiona  al  investigador.  La  fiesta,  aún  la  más  tradicional, como la del Día de Reyes,  acaba  habitualmente  en  garata  y  gritería,  puños  y  machetazos.  Por  un  lado,  el  discurso  nacional  presenta  la  fiesta  como  ejemplo  de  confraternización,  pero  por  otro  lado,  las  realidades  retratadas  en  las  novedades  y  en  los  partes  de  los  corresponsales  de  la  prensa  muestran  la  fiesta  como  coyuntura  de  confrontación,  donde  las  gradaciones  sociales  y  las  diferencias  raciales  afloran. El excluido, el que se propasa,  el  que  se  siente  humillado  o  ninguneado desbarata el baile, agrede  a  los  músicos,  infiere  heridas  al  anfitrión.  El  alarde  machista  reclama  establecer  quien  baila  con  quien,  que  música se toca, quien se puede acercar  a  la  hermana  o  a  la  hija.  Hay  gente  que  se  posesiona  de  la  celebración  de  los demás.      Que  se  achaque  la  agresividad  al  alcohol,  y  décadas  mas  tarde  a  la  droga,  es  muestra  de  que  no  se  quieren  examinar  los  conflictos  sociales,  o  a  lo  sumo  reducirlos  a  un  empalagoso  folclor,  ʺacabó  como  rosario  de  la  auroraʺ,  sin  vincular  estos lances a las grandes fisuras de la  sociedad  o  a  los  esfuerzos  de  subordinar  a  los  miembros  de  una  familia o un vecindario a los arbitrios  de las familias dominantes.   

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  9


Fernando Picó    También  el  folclorismo  disimula  los  recurrentes  problemas  de  salud  mental,  cuyas  manifestaciones  más  dramáticas  son  despachadas  acríticamente  con  explicaciones  de  conveniencia.  Todo  se  recoge  bajo  un  manto  de  fatalismo  que  desalienta  la  indagación.    6. La indiferencia al ambiente. Para ubicar  a Cayey en la economía de mercado fue  necesario  deforestar  gran  parte  de  su  superficie  territorial.  Referencias  a  accidentes  en  las  labores  de  desmonte  se  pueden  encontrar  en  los  primeros  libros  de  entierro.  La  siembra  de  café  supuso la conservación de sólo aquellos  árboles cuya sombra se consideraba útil  para  el  cafetal,  y  esto  conllevó  la  siembra  de  guavas  y  guamás  y  la  sustitución  de  árboles  maderables  usados  en  la  construcción  o  en  la  confección  de  muebles  e  implementos  agrícolas.      La  siembra  reiterada  de  tabaco,  que  se hizo extensa en las primeras décadas  del  siglo  20,  empobreció  los  suelos  de  Guavate y de Toíta, así como del vecino  barrio  aiboniteño  de  la  Plata.  Por  otro  lado, la excavación de pozos en el valle  para acomodar la demanda de agua de  riego  y  de  uso  doméstico,  resultó  en  la  baja  del  nivel  freático  de  los  acuíferos  de  la  montaña.  Esto  resultó  en  la  desaparición  o  la  mengua  de  especies  vinculadas  a  la  quebrada.  La  caza  indiscriminada  extinguió  el  carrao,  visto  por  última  vez  en  Quebrada  Arriba hacia el 1914.      Esa  indiferencia  hacia  el  ambiente  configuró  las  prácticas  habituales  de 

disposición de  basura  y  chatarra  en  vertederos  clandestinos,  la  contaminación  de  las  quebradas  con  pozos  sépticos,  la  eliminación  de  pájaros  autóctonos,  la  construcción  contra los contornos naturales, los usos  de la tierra favorecedores de la erosión.  Las  prácticas  depredadoras  de  la  naturaleza  en  los  primeros  dos  siglos  de  la  existencia  del  municipio  resultaron  en  un  definitivo  empobrecimiento  del  ambiente. No  fue  hasta  tiempos  relativamente  recientes  que se impulsó en las escuelas y en los  grupos  cívicos  una  actitud  ambientalista, para frenar la progresiva  erosión  de  los  suelos  y  la  extinción  de  la  fauna  y  la  flora  autóctonas.  No  fue  tampoco  hasta  las  décadas  finales  del  siglo  20  que  se  subsanó  el  antiguo  problema  del  drenaje  del  pueblo,  saneando  el  empozamiento  del  agua  y  los problemas de alcantarillado que por  décadas  habían  minado  la  salud  pública en Cayey.    Parte II: Los recursos del presente      Ante  el  cuadro  de  elementos  difíciles que han pesado sobre la vida  de los cayeyanos uno se pregunta si es  posible  sacudir  el  pesado  fardo  del  pasado y reconfigurar las perspectivas  de  Cayey.  ¿Cómo  sacudir  los  imaginarios  de  violencia,  la  indiferencia  al  ambiente,  los  hábitos  de  dependencia,  las  rémoras  de  los  problemas  de  salud  mental,  la  disfuncionalidad  de  la  vida  familiar,  las ausencias perennes del estado?      Cayey  cuenta  con  fuertes  recursos  en  su  tradición  cívica  y  su  cultura 

10 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Fernando Picó  popular  para  sortear  los  retos  que  su  pasado  le  impone.  Las  resistencias  al  abuso  han  sido  una  constante  en  la  tradición  cayeyana.  El  juego  de  las  solidaridades  en  favor  de  los  desamparados, la compasión cristiana  y  la  buena  fe  rara  vez  han  estado  ausentes  del  foro  público.  La  sociabilidad ha marcado la trayectoria  cívica  del  municipio;  aquí  por  lo  general  han  abundado  las  adhesiones  a una buena causa.      También  la  autogestión  de  los  vecinos  ha  compensado  las  ausencias  del  estado.  Una  constante  muestra  de  creatividad en las artes y las letras ha  sido signo de vitalidad. El empeño en  educar  a  las  nuevas  generaciones  se  ha  sostenido  y  el  deseo  de  vivir  en  sintonía  con  la  naturaleza  ha  sido  reiterado.      El  inventario  de  todas  estás  prácticas conducentes a la convivencia  y  al  disfrute  de  la  vida  sana  constituyen  una  esperanza.  Los  cayeyanos  tienen  mucho  con  que  contar  para  enfrentar  los  retos  presentes.  Que  la  conciencia  de  sus  logros pasados y sus valores perennes  sirva  para  animar  a  los  responsables  de nuestro futuro.    Archivo Arquidiocesano de San Juan,  Cayey, Libros Parroquiales, Libro Segundo  de Entierros, 80 v.  1

Archivo General de Puerto Rico, Fondo de  Gobernadores Españoles de Puerto Rico,  caja 433, pliego mensual de noviembre,  1821. 

2

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  11


EL GÉNERO Y LA DESCOMPOSICIÓN DEL OFICIO DE  TABAQUERO EN PUERTO RICO, 1899‐1934        Juan José Baldrich  Departamento de Sociología y Antropología   Universidad de Puerto Rico  Recinto de Río Piedras      Después  de  la  Invasión  Americana  en  1898,  las  fábricas  puertorriqueñas  de  tabaco gozaron de una expansión notable  ya que los manufactureros, hasta entonces  orientados al mercado local, comenzaron  a exportar cigarros en grandes cantidades  y,  adicionalmente,  las  exportaciones  de  tabaco  en  rama  registraron  aumentos  significativos.  Para  1910  las  fábricas  de  tabaco daban empleo a más trabajadores  que las centrales azucareras; las primeras  comprendían  el  45.1  por  ciento  del  empleo  en  fábricas  mientras  que  las  centrales  representaban  el  32.5  por  ciento. 1   La  manufactura  de  tabaco  tuvo  una expansión extraordinaria al extremo  de  experimentar  un  incremento  de  más  del cincuenta por ciento a una década de  la Invasión.        La  expansión  de  la  manufactura  de  tabaco provocó unos cambios profundos  al  interior  de  la  propia  industria,  en  la  estructura  de  la  familia  y  en  las  organizaciones  de  los  trabajadores.  Los  obreros  de  los  talleres  del  tabaco  ocuparon  un  lugar  central  en  los  sindicatos,  en  grupos  socialistas  y  anarquistas  y  en  el  Partido  Socialista.  Décadas  después,  estos  cambios,  importantes en su momento, llamaron la 

atención a  historiadores  y  sociólogos.  Durante  las  décadas  de  1970  y  1980,  investigadores –algunos bajo la influencia  del libro paradigmático The making of the  English working class‐ intentaron rescatar a  tabaqueros, despalilladoras, tipógrafos y  carpinteros,  entre  otros,  de  la  “enorme  condescendencia  de  la  posteridad”. 2   Escritos pioneros y hasta, en ese entonces,  documentos  inéditos,  muchos  de  trabajadores  del  tabaco,  gozaron  de  reediciones  o  se  convirtieron  en  página  impresa.  Por  ejemplo,  el  Centro  de  Estudios  de  la  Realidad  Puertorriqueña  (CEREP)  editó  en  1971  la  colección  de  documentos Lucha obrera a cargo de Ángel  Quintero Rivera. Este libro fue publicado  con  un  sentido  de  urgencia  porque  los  miembros  de  CEREP  optaron  por  la  difusión  de  documentos  obreros  significativos  pues  no  se  sentían,  en  ese  momento,  cualificados  para  un  análisis  riguroso  y  profundo  de  la  situación  obrera. 3  Poco después, Gervasio L. García  trazó cuidadosamente la transformación  de los artesanos urbanos, muchos de ellos  tabaqueros, en asalariados, para concluir  que  “En  vísperas  de  la  invasión  norteamericana de 1898, los trabajadores  urbanos  contaban  con  la  tradición  organizativa  de  los  gremios  y  las 


Juan José Baldrich  sociedades  de  socorros  mutuos,  una  experiencia  sindical  adquirida  en  las  huelgas de los 90, un semanario político  ‘órgano de la clase obrera’ y un liderato  ilustrado  con  conciencia  clara  de  los  objetivos finales de la lucha obrera”. 4  La  conciencia de los obreros sobre sí mismos  como clase, infundida con solidaridades  profundas en su lucha y conflicto con los  fabricantes  que ahora los empleaban, se  convirtieron  en  sujetos  de  nuevos  estudios. 5  

  Un  rasgo  distintivo  de  la  expansión  de la manufactura de tabaco, en marcado  contraste, para poner un ejemplo, con la  industria azucarera fue el reclutamiento  de mujeres a gran escala en las fábricas y  los  sindicatos.  Para  1979,  varios  investigadores habían tratado el sentido y  significado  del  papel  de  las  mujeres  obreras  que  había  provocado  intensas  discusiones  contemporáneas  entre  los  líderes  de  la  clase  trabajadora  de  entonces. Blanca Silvestrini señaló que las  obreras  tenían  un  acceso  limitado  a  los  centros  de  toma  de  decisiones  de  la  Federación Libre de Trabajadores (FLT),  la  principal  organización  obrera  de  la  época, pero que, no obstante, las obreras  podían  canalizar  sus  necesidades  en  intereses a través de la organización. Por  otro  lado,  Yamila  Azize  identificó  una  “actitud  progresista”  hacia  la  mujer  asalariada que favorecía su incorporación  a las organizaciones obreras. También, a  fines de la década de 1970, Marcia Rivera  Quintero  señalaba  que,  a  pesar  de  la  segregación por género en los puestos de  trabajo  de  la  industria  del  tabaco,  los   

obreros desarrollaron una nueva relación  como  compañeros  que  superaba  el  paternalismo  androcéntrico  de  los  hacendados.  Para  concluir  los  setenta,  Ángel  Quintero  Rivera  sostenía  que  el  desarrollo  del  trabajo  asalariado  en  los  talleres  del  tabaco  fue  desvaneciendo la  “tradicional  diferenciación”  entre  hombres y mujeres cuando unían fuerzas  para enfrentar el capital. 6       Dentro del contexto académico de los  setenta,  estos  enfoques  al  mundo  del  trabajo prestaban una atención adecuada  a  la  situación  de  las  mujeres  de  clase  trabajadora. Examinaron el incremento de  mujeres asalariadas durante las primeras  décadas del siglo veinte, enfatizaron los  resultados  emancipadores  que  tuvieron  para las mujeres en las fábricas de tabaco  y  documentaron  la  solidaridad  entre  hombres  y  mujeres  en  el  movimiento  obrero. Estas obras, sin embargo, tenían  unos  silencios  que  resultaron  desconcertantes para investigadores en la  década de los noventa, de manera similar  a  las  desavenencias  que  otros,  previamente, con enfoques similares y en  otros  países,  ya  habían  señalado.  7   En  términos  generales,  estos  nuevos  enfoques críticos señalaron la elusión, el  pasar  por  alto  y  el  minimizar  la  subordinación por género en asuntos de  conciencia de clases y solidaridad dentro  de la clase obrera.         Años después, en 1997, María Barceló  Miller  encontró  deficiencias  en  estos  estudios  del  temprano  movimiento  obrero.  De  acuerdo  con  ella,  “los 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  13


Juan José Baldrich    esfuerzos de la F.L.T. para organizar a las  desigualdades  existentes  dentro  del  mujeres  no  son  tanto  un  acto  de  mundo del trabajo a partir de la identidad  solidaridad,  como  un  medio  para  del  trabajador  (más  bien,  trabajadora),  controlar el ingreso y la participación de  partiré de ese cuerpo historiográfico para  la  mujer  en  la  fuerza  de  trabajo  reflexionar sobre algunos de los asuntos  asalariada”.  También  añadió  que  la  que  ya  he  mencionado”. 9   En  lugar  de  enfrentar las identidades de clase social– “organización  de  sindicatos  femeninos  reconociendo  su  pertinencia  pero  contribuyó  a  mantener  y  reproducir  la  precisando  sus  insuficiencias  en  los  división  de  trabajo  por  género  que  ámbitos  del  mundo  del  trabajo–en  su  discriminaba en contra de las mujeres al  contraste  con  el  género,  la  raza  u  otras  limitar sus oportunidades de trabajo. Este  identidades  que  surgen  de  las  grietas  tipo  de  organización  contribuyó  a  sociales,  Maymí  opta  por  reducirlas  al  mantener a las obreras en los oficios más  género.  bajos y peor remunerados”. Por otro lado,    y  después  de  una  cuidadosa      La perspectiva de solidaridad clasista  investigación, María del Carmen Baerga  de los setenta le restaba importancia a la  caracterizó  la  cultura  obrera  como  una  subordinación por género y la perspectiva  jerárquica en la que la “unión y las luchas  de género de los noventa hacía lo mismo  obreras eran vistas como espacios sociales  con la clase social. La solidaridad de clase  dentro  de  los  cuales  los  trabajadores  entre  hombres  y  mujeres  de  la  clase  podían  probar  su  masculinidad  y  obrera puede, de hecho, darse en medio  convertirse en ‘verdaderos hombres’. 8   de  relaciones  de  subordinación  por      Las  investigaciones  de  Barceló  y  género  de  esos  mismos  hombres  y  Baerga  privilegiaban  el  género  en  las  mujeres.  La  condición  de  obreros  los  luchas obreras y los sindicatos, y estaban  puede unir, mientras el género los separa.  enmarcadas,  en  cierta  manera,  en  los  Una muestra pequeña de estas dos líneas  estudios  de  la  clase  obrera  y  de  las  de  división  operando  simultáneamente  solidaridades  dentro  del  mundo  del  aparece  en  un  breve  pasaje  de  una  trabajo.  Lo  mismo,  sin  embargo,  no  se  asamblea  de  tabaqueros.  El  creciente  puede  decir  para  investigadoras  y  empleo de mujeres se había convertido en  comentaristas  como  Maritza  Maymí  asunto de discusión en las asambleas de  cuando  identifica  las  identidades  que  tabaqueros  de  las  primeras  décadas  del  surgen  en  el  campo  laboral  desde  una  siglo  veinte.  Mientras  los  delegados  se  perspectiva  de  género  principalmente,  esforzaban por articular la posición de las  supeditando  así  otros  marcadores  de  uniones  de  tabaqueros,  el  organizador  identidad como la clase y la raza. Maymí  local  de  la  Cigar  Makers  International  sigue  “la  historiografía  que  parte  de  la  Union  (CMIU),10   Prudencio  Rivera  Martínez,  resumió  el  asunto  de  esta  crítica  feminista  y  del  género  la  que  manera:  particularmente ha puesto en relieve las      14  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich      “ya  que  no  es  posible  impedir  totalmente  el  acceso  de  la  mujer  en  la  industria,  deben  adoptarse  resoluciones  fáciles y practicables para organizarlas allí  en  todos  aquellos  centros  donde  están  trabajando, y para impedir en lo posible el  crecimiento del número de mujeres en la  industria de cigarros en Puerto Rico. La  mujer,  organizada  junto  a  nosotros,  luchando con nosotros, y preparada con  nosotros  no  es  temible,  no  puede  ser  nuestro  enemigo,  al  contrario  tiene  que  ser nuestro aliado; no puede ser ni débil  ni  dúctil,  tiene  que  ser  fuerte  como  nosotros  y  tan  resistente  como  nosotros”.11       Proponentes  de  la  solidaridad  de  clase  han  puesto  énfasis  en  la  segunda  oración haciendo poco caso de la primera.  Por  otro  lado,  investigadoras  que  privilegian  la  subordinación  por  género  destacan  la  primera  oración.  Como  hicieron  los  tabaqueros  al  unir  ambas  oraciones  en  el  mismo  párrafo,  esta  investigación  intenta  ver  la  clase  y  el  género  como  dos  hilos  de  la  misma  cuerda  en  lugar  de  verlas  como  mutuamente excluyentes.12       Este  artículo  le  hecha  una  mirada  nueva a la transformación del proceso de  trabajo en la elaboración de cigarros para  examinar  las  relaciones  entre  mujeres  y  hombres dentro del lugar de trabajo. Son  pocas  las  investigaciones  que  han  examinado la fabricación de cigarros y su  reorganización en términos del género.13   Las  investigaciones  recientes  han  estudiado  los  cambios  de  género  y  las   

transformaciones, como  el  notable  aumento de mujeres en la manufactura de  tabaco, como un conjunto. Este artículo,  por  el  contrario,  destaca  la  división  técnica  del  trabajo  en  las  ocupaciones  principales  de  la  industria  – despalilladoras y tabaqueros– prestándole  atención especial a la descomposición del  oficio de tabaquero.        Esta  investigación  examina  cinco  puntos en la articulación entre el proceso  de  producción  y  el  género.  Primero,  el  grueso  de  las  ocupaciones  en  industria  del tabaco estaba segregado por sexo. El  aumento  de  mujeres  en  la  industria,  en  este  sentido,  no  significó  una  reestructuración  de  los  estándares  finiseculares  con  respecto  al  género  porque  los  hombres  continuaron  en  ocupaciones  tenidas  socialmente  por  masculinas y las mujeres continuaron en  ocupaciones femeninas. Poco después de  la  invasión  de  1898,  las  ocupaciones  femeninas se expandieron a un ritmo más  acelerado  que  las  que  contrataban  hombres. Después de la Primera Guerra  Mundial,  la  ocupación  principal  de  los  hombres  –el  oficio  de  tabaquero–  continuó  un  declive  mientras  las  que  empleaban  mujeres  reflejaron  un  aumento.  Mientras  la  segregación  por  género  permanecía  inalterada,  más  mujeres se convertían en asalariadas.        El  segundo  factor  es  la  descomposición  del oficio mismo.  Entre  tanto  los  fabricantes  mecanizaban  la  producción de muchas mercancías para el  consumo  de  masas,  la  fabricación  de 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  15


Juan José Baldrich    cigarros  resistía  la  aplicación  de  máquinas  de  cigarros;  los  hombres  no  maquinaria.  Como  un  paso  intermedio,  fungían como operarios de las máquinas.  los fabricantes dividieron el oficio en dos  Las  tabaqueras,  no  obstante,  tenían  ocupaciones,  luego,  ensayaron  con  salarios  inferiores  a  los  hombres  que  artefactos  y  máquinas  sencillas  para  hacían  ese  mismo  trabajo.  Los  ayudar en la producción hasta que, años  propietarios  y  gerentes  llevaron  a  cabo  más  tarde,  llegó  la  maquinaria  esta devaluación del trabajo femenino aún  automática.  en la misma fábrica.          Cinco, la clase unía a las mujeres y los      Tercero,  las  reorganizaciones  hombres  mientras  que  el  género  los  sucesivas  del  oficio  requerían  cada  vez  separaba.  Las  experiencias  de  clase  que  menos  destrezas  del  nuevo  tipo  de  compartían  les  proveían  un  espacio  trabajador que ahora elaboraba el cigarro.  común  para  enfrentar  al  fabricante.  El  Así pues, la pérdida de destrezas redujo  género  los  separaba  porque  el  oficio  de  el período de aprendizaje para asumir los  tabaquero  se  convirtió  en  un  dominio  puestos  nuevos  de  trabajo.  Como  exclusivo masculino una vez los hombres  consecuencia,  el  posible  número  de  excluyeron  a  las  mujeres  durante  el  empleados sufrió una expansión notable y  último  cuarto  del  siglo  diecinueve.  Las  el género jugó un papel preponderante en  uniones  de  tabaqueros  reflejaban  estas  la  reestructuración  del  oficio  de  tendencias  conflictivas.  Por  un  lado,  las  tabaquero.  Los  fabricantes  optaron  por  uniones alentaban las organizaciones de  contratar  mujeres  en  las  nuevas  las despalilladoras, escogedoras de rama  ocupaciones  para  quebrar  el  monopolio  y  en  otras ocupaciones por el estilo. Sin  masculino del oficio.    embargo, los hombres no las estimulaban      Cuarto,  la  escala  salarial  de  la  a  trabajar  como  tabaqueras  y  tuvieron  industria devaluaba el trabajo femenino.  mucho  recelo  antes  de  aceptarlas  en  las  Los  manufactureros  emplearon  mujeres  ocupaciones  de  la  reorganización  del  en  las  nuevas  ocupaciones  porque  oficio de tabaquero.    trabajaban por salarios inferiores a los de  1. Las mujeres en la manufactura de tabaco  los hombres. Con el pasar del tiempo, los      Fundamentalmente, bajo auspicios de  fabricantes  habrían  de  extender  esta  comerciantes decimonónicos, el modo de  práctica  a  las  operarias  de  la  máquina  elaborar  tanto  cigarros  como  cigarrillos  torcedora  de  cigarros.  Sin  embargo,  el  experimentó una transformación radical.  diferencial  del  salario  en  beneficio  Fábricas,  con  trabajadores  asalariados,  masculino  no  habría  de  resultar  poco a poco fueron desplazando el taller  permanente puesto que mucho más tarde,  artesanal  manejado  por  tabaqueros  esto  es,  para  la  década  del  treinta,  los  independientes. Alrededor de una decena  hombre  que  hacían  tabacos  a  mano  de  fábricas,  de  las  cuales  algunas  ganaban  menos  que  las  operarias  de  la      16  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  contaban con más de cien empleados, ya  estaban establecidas a finales del siglo. La  manufactura  de  tabaco  aceleró  la  concentración  de  capital,  iniciada en  las  postrimerías del siglo diecinueve, con el  impulso  extraordinario  que  siguió  la  invasión americana.        La expansión de la American Tobacco  Company (ATC), el “trust” de tabaco, en  Puerto Rico, alteró el impulso burgués de  las décadas anteriores. Al final del siglo,  La  Porto  Rican‐American  Tobacco  Co.  (PRATC),  una  empresa  bajo  el  dominio  del  “trust”,  adquirió  las  dos  empresas  más  importantes  en  la  manufactura  de  cigarrillos  en  Puerto  Rico.  Desde  los  mismos  inicios,  la  ATC  gozó  de  un  control  casi  absoluto  del  mercado  de  cigarrillos.        La  política  de  expansión  de  la  ATC  fuera  de  los  Estados  Unidos  estaba  orientada a la compra y establecimiento  de  fábricas  de  cigarrillos.  Después  de  1901, la ATC, en un cambio de su política,  intentó  monopolizar  el  mercado  de  cigarros  en  los  Estados  Unidos  con  cigarros  procedentes  de  los  propios  Estados  Unidos,  Cuba  y  Puerto  Rico.  Cuando  la  PRATC  compró  las  fábricas  más importantes de cigarrillos en Puerto  Rico, una de ellas, La Internacional, tenía  un departamento para la elaboración de  cigarros.  La  PRATC  expandió  este  departamento  y,  en  1903,  la  ATC,  junto  con  sus  filiales  y  socios,  estableció  la  Industrial Company of Porto Rico para la  manufactura  de  cigarros  y  cigarrillos.  Después de 1901, el “trust” se convirtió en   

el puntero en la manufactura de cigarros  para  exportación  a  la  vez  que  mantenía  una  participación  considerable  del  mercado local. Para 1903, las filiales del  “trust” controlaban el 42.7 por ciento de  las exportaciones de cigarros, porcentaje  que  paulatinamente  ascendió  al  56.3  en  1925.        A  pesar  del  trust,  un  sector  importante del negocio de cigarros quedó  fuera  de  las  manos  de  la  ATC.  La  participación del trust en el mercado local  era  más  reducida.  Fábricas  independientes  mantuvieron  una  presencia  fuerte  frente  a  la  inmensidad  del  trust.  La  Ultramarina  de  Portela  y  Cía.,  La  Habanera  de  Infanzón  y  Rodríguez, La Flor de Cayey de Rucabado  y  Cía.  y  la  Nueva  Indiana  de  Casals  – todas  empresas  fundadas  en  el  siglo  anterior–se  mantuvieron  entre  las  empresas  de  mayor  producción.14   Empresarios  norteamericanos,  sin  vínculos  con  el  trust,  establecieron  empresas de importancia como la Cayey‐ Caguas  Tobacco  Co.  en  1904.15   La  concentración de capitales no llegó a los  mismos niveles en otros renglones de la  manufactura de tabaco. Por consiguiente,  la escogida y el despalillado de tabaco en  rama  no  experimentaron  los  niveles  de  concentración  industrial  que  experimentaron  los  cigarrillos  y  cigarros.16       La expansión de la manufactura y la  reorganización  de  la  estructura  empresarial de la industria después de la  invasión  del  1898  estuvieron 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  17


Juan José Baldrich    acompañadas de un aumento notable en  el  empleo  de  mujeres  asalariadas.  El  empleo de mujeres, principalmente como  despalilladoras  y  escogedoras  de  rama  representó,  para  casi  todas,  su  primer  contacto con las relaciones capitalistas de  producción.  Este  cambio  significó  una  transformación  del  trabajo  dentro  del  seno familiar  y  en el interior  de la casa.  Fernando  Picó  resume  sucintamente  las  implicaciones  cuando  señala  que  el  trabajo  asalariado  representaba  una  ruptura  con  los  elementos  tradicionales  de la vida doméstica.17  El cambio trajo a  despalilladoras en contacto las unas con  las  otras  en  el  mismo  lugar,  como  se  observa en la Foto 1, y proveyó una base  importante de organización en huelgas y  sindicatos. Ya para 1910, quizás antes, las  fábricas de tabaco se constituyeron en la  fuente  principal  de  empleo  para  las  mujeres asalariadas.   

Foto  1.  Despalilladoras  en  el  taller  de  la  Porto  Rican‐American  Tobacco  Company,  Puerta  de  Tierra,  1912.  Tomado  de  “Departamento  de  despalillado”. Puerto Rico Ilustrado 3, núm. 103 (9  de marzo de 1912): [sin enumerar]. 

  El número de mujeres sobrepasó el de  los hombres durante las primeras décadas  del siglo veinte. La Tabla 1 presenta una  considerable proporción de mujeres en la  industria al inicio del siglo, el eclipse del  empleo masculino en la década de 1910,  seguido  de  la  subsiguiente  preponderancia  de  mujeres.  En  este  sentido  la  manufactura  de  tabaco  se  feminizó.18       La Tabla 1, vista como un todo, puede  dar la impresión de que el aumento en el  empleo femenino se dio uniformemente y  que,  al  pasar  el  tiempo,  las  mujeres  se  convirtieron  en  la  mayoría  en  todas  las  ocupaciones. Sin embargo, no sucedió de  este  modo.  La  incorporación  masiva  de  mujeres  no  modificó  los  patrones  de  segregación  ocupacional  por  género  heredados del siglo diecinueve. William  Dinwiddie, un periodista norteamericano,  en su viaje de reconocimiento por Puerto  Rico a raíz de la invasión, daba noticias  de que los escogedores de cigarros y los  tabaqueros eran hombres, en tanto que las  despalilladoras  “son  muchachas  19 usualmente”.  De acuerdo con Silvestrini  y Manning, la misma división del trabajo  por género estaba en vigor en la década  del treinta.20       La  proporción  de  mujeres  en  la  manufactura de tabaco aumentó porque  las  ocupaciones  en  las  que  trabajaban  registraron  incrementos  mientras  las  ocupaciones masculinas experimentaron  descensos  notables.  Dos  cambios  en  la  manufactura de cigarros dan cuenta del  descenso de hombres. Primero, una serie 

  18  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  de  fábricas  de  cigarros  cerraron  operaciones  o  bien  redujeron  su  producción  y,  segundo,  los  fabricantes  lograron  mecanizar  la  producción.  En  términos  del  empleo  de  mujeres,  el  despalillado  de  tabaco  sostuvo  alzas  notables  durante  el  período.21   Las  próximas  páginas  documentan  estas  transiciones.   

medida sugerente de la presencia de los  tabaqueros y las exportaciones de tabaco  en  rama  para  las  despalilladoras.22   La  Gráfica 1 presenta los promedios móviles  de  cinco  años  para  la  fabricación  de  cigarros y las exportaciones de rama entre  1909 y 1936.                         

  Las estadísticas de los censos resultan  insuficientes para explicar la inversión de  las proporciones de hombres y mujeres en  la industria porque no diferencian entre  las ocupaciones principales como son las  despalilladoras y los tabaqueros. De ahí  que  resulta  necesario  otro  enfoque  para  documentar el revés. La producción total  de  cigarros  puede  servir  como  una    Tabla 1. Empleo en la manufactura de tabaco por sexo, 1904‐1935                Datos censales                Inspecciones de fábricas          Año  Por ciento mujeres  Total     Año  Por ciento mujeres     Total                                   1904      20.5        1,118          1910      30.9        11,118     1912      42.8        6,332          1920      52.9        16,561     1913      59.7        8,109          1930      61.0        15,508     1920      62.3        17,762          1935      73.2        14,712     1926      71.5        23,801   

Fuentes: Administración de Reconstrucción de Puerto Rico, Censo de Puerto Rico, 1935. Población y agricultura  (Washington, D.C.: GPO), 1938 p. 91.  Governor of Porto Rico, Annual report, 1920 (Washington, D.C.: GPO,  1920),  p.  547.    Negociado  del  Trabajo,  Informe  especial,  1912  (San  Juan:  Bureau  of  Supplies,  Printing,  and  Transportation, 1913), págs. 61‐66.  Negociado del Trabajo, Segundo informe anual,1913 (San Juan: Bureau of  Supplies, Printing, and Transportation, 1914), págs. 27‐47.  Negociado del Trabajo, Undécimo informe anual,1926  (San Juan: Negociado de Materiales, Imprenta y Transporte, 1927), págs. 42‐3.  U.S. Bureau of the Census,  Thirteenth Census of the United States: 1910, Occupation statistics, vol. 4 (Washington, D.C.: GPO, 1914), p. 295.   U.S.  Bureau  of  the  Census,  Fourteenth  Census  of  the  United  States:  1920,  Population  1920  Occupation,  vol.  4  (Washington, D.C.: GPO, 1922), p. 1288.  U.S. Bureau of the Census, Fifteenth Census of the United States: 1930,  Outlying Territories and Possessions (Washington, D.C.: GPO, 1932), p. 171. Walter Weyl, “Labor Conditions in  Porto Rico”, Bulletin of the Bureau of Labor 61 (1905): 723‐856. 

 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  19


Juan José Baldrich   

                          La  gráfica  muestra  que  las  exportaciones  de  rama  experimentaron  un aumento secular fuerte que llegó a un  máximo en la segunda mitad de los años  veinte  que  fueron  seguidos  por  un  descenso. La recuperación se hizo sentir a  los pocos años después del boicot de los  cosecheros  en  contra  de  las  grandes  empresas  e  individuos  poderosos  que  compraban  el  tabaco  en  rama.23   En  la  medida  que  las  exportaciones  de  rama  son  un  buen  indicador  de  las  despalilladoras,  éstas  se  multiplicaron  hasta finales de los años veinte.        La  manufactura  de  cigarros  experimentó  unas  tendencias  muy  diferentes  a  las  exportaciones  de  tabaco  en rama. La Gráfica 1 presenta pequeños  incrementos desde 1909 hasta finales de la  Primera Guerra Mundial. Después de un  lento descenso le sobreviene una caída en 

picada a raíz de la huelga de 1926 contra  la  PRATC.  El  despalillado  experimentó  una  expansión  que  no  guardó  paralelo  con  la  manufactura  de  cigarros.  De  acuerdo con los datos de exportación de  la gráfica, el descenso en el despalillado  fue pronunciado pero breve, no la caída  libre de los cigarros.        Las  proporciones  de  hombres  y  mujeres  en  la  industria  experimentaron  una  modificación  profunda.  Para  un  sector  industrial  en  donde  una  en  cinco  trabajadores era mujer para 1904, hubo un  cambio  a  donde  tres  de  cada  cuatro  trabajadores eran mujeres para 1935. La  feminización  de  la  manufactura,  sin  embargo,  no  implicó  reestructuración  alguna en términos de género. Mostró un  aumento de mujeres como despalilladoras  y  una  contracción  de  hombres  en  tanto  tabaqueros. Los patrones finiseculares de 

  20  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  segregación  ocupacional  permanecieron  inalterados.    2. Descomposición del oficio de tabaquero      El  modo  tradicional  de  elaborar  cigarros,  conocido  internacionalmente  como  “el  método  español”,  fue  la única  manera de hacer cigarros hasta los inicios  del siglo veinte tanto en Puerto Rico como  en  buena  parte  de  las  Antillas.24   Una  persona  elaboraba  el  cigarro  a  mano  de  rabo  a  cabo.  El  artesano  “bonchaba”,  como  se  decía  en  el  oficio,  la  tripa  o  relleno,  que  constituía  la  parte  central,  para  envolverlo  dentro  de  una  hoja  de  nombre capote. Luego, la misma persona  cubría el producto con una hoja fina, sin  imperfecciones,  denominada  capa.  Finalmente,  podía  colocar  una  cabeza  o  perilla  a  uno  o  a  los  dos  extremos  del  cigarro dependiendo del estilo o vitola.25       Los  fabricantes  consideraban  que  este método encarecía la producción. La  elaboración de cigarros era un oficio que  r e q u e r í a   u n   l a r g o   p e r í o d o   d e  aprendizaje  que  podía  llegar  hasta  los  t r e s   a ñ o s . 2 6   P o r   o t r o   l a d o ,   e l  adiestramiento  y  rapidez  en  algunas  vitolas  requerían  tiempo  adicional.  La  segunda mitad del siglo diecinueve y los  primeros  años  del  veinte  le  proveyeron  ventajas  al  tabaquero  por  la  demanda  que  resultaba  de  la  expansión  del  consumo de cigarros a escala mundial27 .        En  vista  de  que  el  oficio  era  una  mercancía escasa con un extenso período  de aprendizaje, los fabricantes se dieron a  la tarea de buscar medios para abaratar su   

costo. Fabricantes y mecánicos en Cuba,  los  Estados  Unidos  y  Europa  lograron  desarrollar máquinas que fueron exitosas  sólo  en  la  manufactura  de  cigarrillos.  Ante  estas  limitaciones,  los  patronos  intentaron  fragmentar  el  oficio  en  ocupaciones más sencillas para reducir las  destrezas  necesarias,  el  tiempo  de  aprendizaje  y  así  pagar  menos  por  el  trabajo de elaborar los cigarros.        El molde de madera resultó ser uno  de  los  artefactos  más  exitosos  que  adoptaron los fabricantes para fragmentar  el oficio de tabaquero. De origen alemán,  llegó  en  el  siglo  veinte  a  Puerto  Rico  desde  los  Estados  Unidos.  28     Este  artefacto  redujo  considerablemente  las  destrezas  necesarias  para  preparar  el  bonche  o  parte  central  del  cigarro.29   El  molde  facilitaba  la  fragmentación  del  oficio en la preparación del bonche como  un  procedimiento  distinto  al  de  rolar  el  bonche  terminado  con  la  capa.  Los  fabricantes  desarrollaron  un  sistema  de  trabajo  en  equipo  para  hacer  cigarros,  usualmente dos roladoras por bonchera,  de  modo  que  nadie  podía  dominar  el  oficio en su totalidad. Además, desde la  década  de  1880,  empezaron  a  aparecer  artefactos  manuales  y  máquinas  rudimentarias  para  facilitar  más  aún  el  bonchar y el rolar.30       La  primera  referencia  a  la  descomposición del oficio en Puerto Rico  data  de  1905.  Algunas  fábricas,  posiblemente filiales del trust del tabaco,  introdujeron  el  molde  y  separaron  la  bonchera de la roladora para convertir el 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  21


Juan José Baldrich    cigarro  en  la  mercancía  colectiva  del  con mesas de succión, 24 escogedoras, y  trabajo en equipo. Sin embargo, ninguna  ni un solo hombre haciendo cigarros. Su  empresa hacía uso de otros artefactos en  producción  incluía  un  cigarro  pequeño  31 la preparación del bonche y en el rolado. que  vendían  bajo  la  marca  Opera    empacado en unos modestos envases de      Para  1912,  la  descomposición  del  hojalata. La sucursal empleaba, también,  oficio había avanzado al extremo de que  93  despalilladoras  acompañadas  de  45  las  roladoras  de  capa  empleaban  mujeres y seis hombres que operaban las  máquinas  sencillas  como  las  mesas  de  máquinas  para  la  elaboración  de  32 succión.   Al  mecanizar  las  destrezas,  cigarrillos.35      estos artefactos reducían la necesidad del      La  American  Machine  and Foundry  trabajo  manual.  Como  consecuencia  Company  desarrolló  un  aparato  que  adicional,  el  ingreso  al  oficio  resultaba  integraba  muchos  de  los  desarrollos  más fácil por la reducción en el período  previos en un solo artefacto. Evaluada en  de  aprendizaje.  Los  artefactos,  además,  1915, perfeccionada para 1919, la máquina  reforzaban  la  separación  entre  de tripa larga combinaba el bonchado y el  bonchadoras y roladoras. Una inspección  rolado  en  un  solo  proceso  mecánico.  de  141  fábricas,  que  llevó  a  cabo  el  Cuatro operarias atendían cada máquina,  Negociado del Trabajo entre 1913 y 1914,  efectivamente amenazando el oficio salvo  identificó  varios  cientos  de  boncheras,  por el nicho pequeño de las vitolas finas  tabaqueros y roladoras usando algún tipo  33 que  llamaban  de  regalía.36   La  PRATC  de maquinaria.  Aunque el grueso de los  cigarros continuaba fabricándose bajo el  introdujo  la  máquina  en  Puerto  Rico  en  método español, el Negociado del Trabajo  1921.37   En  efecto,  las  operarias  de  las  máquinas  ya  habían  reemplazado  a  detectó  dos  fábricas  que  habían  tenido  innumerables tabaqueros para la huelga  éxito en la descomposición del oficio ya  de 1926 contra la empresa. Treinta y ocho  para la década de 1910.    por  ciento  de  todos  los  huelguistas  que      La fábrica de la PRATC en La Marina,  elaboraban  cigarros,  de  alguna  manera,  que quedaba próxima a la zona portuaria  usaban artefactos como mesas de succión  de  San  Juan  y  que  no  debe  confundirse  o  máquinas  automáticas;  de  haber  con  la  sucursal  de  Puerta  de  Tierra,  fue  incluido  las  boncheras  con  el  molde  el  una,  de  las  dos  fábricas,  que  porcentaje hubiera sido aún mayor.38  La  sustitución  de  artesanos  por  operarias  descompusieron el oficio. La sucursal de  continuó  sin  tregua  durante  la  segunda  La  Marina  empleaba  a  boncheras  que  mitad de los años veinte.39 usaban  moldes  para  la  fabricación  de    cigarros  pequeños.34   En  1913,  esta      En  1930,  la  PRATC  anunció  la  sucursal  tenía  una  plantilla  de  504  eliminación,  de  una  vez  por  todas,  del  empleados, que incluía 58 boncheras, 61  oficio  de  tabaquero  porque  planeaba  roladoras,  48 tabaqueras probablemente      22  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  mecanizar  toda  su  producción  de  cigarros.40   Para  1931,  ya  fabricaba  a  máquina el 75 por ciento de sus cigarros.41  En  un  cuarto  de  siglo,  el  una  vez  hegemónico método español, desapareció  del  mercado  de  exportación  de  la  principal  empresa  de  cigarros  del  país.  Solamente sus cigarros para el consumo  local siguieron hechos a mano en la filial  de nombre La Habanera.42   El oficio dio  paso a boncheras y roladoras, en segundo  lugar a la mecanización parcial de ambas  ocupaciones,  y  finalmente,  a  su  reemplazo por operarios de máquinas. En  fin, la PRATC descalificó el artesano del  tabaco hasta llevarlo a la insignificancia.43        3.  Trabajo  en  equipo  y  género  La  reorganización  del  proceso  de  trabajo  redujo los niveles de destrezas necesarios  para el ingreso a las nuevas ocupaciones y  limitó el control sobre el oficio que tenían  los  tabaqueros  pasando  el  balance  a  manos de los fabricantes. El universo de  obreros  potenciales  aumentó  y  llegó  a  incluir  las  mujeres  que  los  manufactureros contrataron, sin reparos,  en  el  oficio  recompuesto.  Con  el  advenimiento de la máquina automática,  lo patronos retuvieron a las mujeres.         A finales del sigo diecinueve, esto es,  antes  del  molde  y  el  trabajo  de  equipo,  sólo 1.6 por ciento de los tabaqueros eran  mujeres.    Más  tarde,  una  inspección  de  cuatro fábricas en 1904 no arrojó ni una.  Sin embargo, para 1912, el 9.8 por ciento  de  los  tabaqueros  eran  mujeres  y  para  1913‐1914 alcanzaron el 15.9 por ciento.44    

Aún siendo  una  minoría,  las  mujeres  habían  ganado  un  espacio  considerable  como boncheras y roladoras de capa.        El carácter del trabajo en equipo, debe  señalarse,  no  resultaba  ajeno  al  tipo  de  empleo  que  socialmente  se  esperaba  de  las  mujeres  de  la  época.  Primero,  como  documento  más  adelante,  las  mujeres  habían  trabajado  codo  con  codo  junto  a  los  hombres  haciendo  cigarros,  con  el  método  español,  durante  la  segunda  mitad  del  siglo  diecinueve.  Segundo,  Bernardo  Vega  comparó  el  oficio  de  tabaquero con otros trabajos masculinos  que  permiten  una  evaluación  del  oficio.  Un Bernardo desempleado se colocó con  recelo  en  una  fábrica  de  municiones  en  New  Jersey,  durante  la  Primera  Guerra  Mundial,  trabajo  que  comparó  con  su  oficio  cuando  escribió  que  “Solamente  hombres  curtidos  en  faenas  rigurosas  podían soportarlo. En verdad, aquello era  demasiado  para  las  manos  blandas  de  tabaqueros  como  nosotros.  …  Nunca  antes  había  experimentado,  ni  siquiera  presenciado,  una  manera  tan  salvaje  de  trabajar”.45   Unas  manos  blandas  son  tiernas, suaves, finas y flexibles que si se  personifica,  puede  conllevar  la  connotación  de  benignidad  y  placidez.  Por otro lado, la caracterización que Vega  hace de los obreros de las municiones es  la  antípoda  del  tabaquero.  Los  describe  como  “duros  como  los  mármoles  de  su  tierra”  en  su  mayoría  “fuertes  como  mulos”.  Fortaleza  física,  dureza,  resistencia  y  virilidad  –puesto  que  son  mulos  y  no  mulas–  caracterizaba  su  trabajo. Así pues, el empleo de mujeres en 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  23


Juan José Baldrich    fabricación  fundamentada  en  trabajo  en  el  trabajo  de  equipo  no  contradecía  la  equipo  empleaba  exclusivamente  visión cultural dominante de mujeres que  47 mujeres.   Las  tendencias  reinantes  de  se desempeñaran en oficios propios para  46 segregación  por  género  quedaron  manos blandas.      invertidas cuando las mujeres ingresaron      La  mayor  parte  de  las  mujeres  a un dominio exclusivamente masculino y  trabajaban  en  las  fábricas  en  que  la  “amenazaron”  el  monopolio  masculino  PRATC  había  descompuesto  el  oficio  sobre el oficio.48   haciendo  evidente  una  política  clara  de      Las  mujeres  que  seguían  el  método  empleo femenino en tareas que hasta ese  español  trabajaban  en  talleres  muy  entonces  habían  realizado  hombres.  La  pequeños  llamados  chinchales  que  eran  Tabla  2  muestra  los  por  cientos  de  muy corrientes desde mediados del siglo  hombres y mujeres por los dos métodos  diecinueve en Puerto Rico.49    de  hacer  cigarros,  a  saber,  el  método    español y el trabajo en equipo.           La Tabla 2 claramente sugiere que la      Tabla 2. Técnicas de elaboración de cigarros por sexo, 1913‐1914                            Mujeres      Hombres     Total      Casos          método español        3.1         96.9      100      (2324)         trabajo en equipo      100.0          0.0      100      ( 354)           Fuente: Negociado del Trabajo, Segundo informe anual, 1913 (San Juan: Bureau of Supplies, Printing, and            Transportation, 1914), págs. 27‐47.  

    Sin embargo, el desarrollo del sistema  de  fábricas  durante  el  último cuarto del  diecinueve privilegió a los hombres como  tabaqueros  al  nivel  que  fabricantes  y  hombres  tabaqueros  terminaron  por  excluir las mujeres del oficio del entorno  de las fábricas.50  Para las postrimerías del  siglo, las escasas mujeres que quedaban  trabajaban en chinchales torciendo a mano  vitolas  económicas  que  usaban  rama  inferior de nombre boliche, sin presentar 

amenaza alguna al dominio masculino.51     La Gráfica 2 ilustra visualmente este  argumento.  Ésta  presenta  la  proporción  de mujeres trabajando en la fabricación de  cigarros por el tamaño del departamento  de cigarros en 1913‐1914. La hipérbola en  la grafica muestra una fuerte caída en la  proporción  de  mujeres  empleadas  a  medida  que  el  número  de  tabaqueros  aumentaba sobre todo en talleres que iban  de  uno  o  dos  tabaqueros  hasta  los  que 

  24  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  empleaban unos quince. En promedio, los  talleres  muy  pequeños,  chinchales,  que  empleaban  menos  de  tres  tabaqueros,  contrataban más mujeres, entre el 13 y el  33 por ciento de su fuerza de trabajo. Las   

             Esta  tendencia  corresponde,  en  general,  con  el  patrón  que  caracterizó  los  inicios  de  la  industrialización  en  Francia  e  Inglaterra,  en  donde  las  mujeres  mostraban  una  marcada  tendencia  a  ganar su sustento en empresas pequeñas  carentes de maquinaria con la excepción  de las fábricas de textiles. 52  Sin embargo,  la  Gráfica  2  muestra  también  un  desvío  del  patrón.  La  gráfica  presenta  también  una curva breve que une dos fábricas que  sólo empleaban mujeres en la fabricación  de cigarros. Estas tabaqueras no usaban el  método  español  en  que  cada  artesana  elaboraba  el  cigarro  de  rabo  a  cabo.  El   

mujeres constituían menos del cuatro por  ciento  en  talleres  con  menos  de  quince  tabaqueros.  Finalmente,  las  mujeres  en  fábricas con más de cien tabaqueros eran  poquísimas, llegaban a un dos por ciento. 

 

trabajo en equipo representaba un trabajo  de  mujeres  solamente  en  el  contexto  de  fábricas grandes.        El  análisis  de  regresión  constituye  otro  medio  para  identificar  el  tipo  de  empresa  que  contrataba  a  las  mujeres  tabaqueras. La proporción de mujeres del  total  de  tabaqueros  empleados  en  cada  fábrica sirve de variable dependiente. Este  análisis  cuenta  con  dos  variables  independientes:  el  recíproco,  en  su  sentido  matemático,  del  número  de  tabaqueros por fábrica es uno y, el trabajo  en equipo, que es una variable ficticia –

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  25


Juan José Baldrich    dumny en inglés– en representación de la  presencia  o  ausencia  de  trabajadores  en  equipo  en  una  factoría  dada,  es  la  segunda. La regresión utilizó las noventa  y  ocho  fábricas  que  contrataban  tabaqueros.     Los coeficientes de regresión y sus errores  estándar son los siguientes:    PropMujeres +0.02    Error estándar  Tabaqueros    +0.32       (0.10)                     Equipo     +0.98     (0.02)   

             

  Ambas variables tienen una relación  fuerte  con  la  proporción  de  mujeres del  total  de  tabaqueros  en  cada  fábrica.  El  coeficiente de regresión de los tabaqueros  es tres veces mayor que su error estándar  y  el  de  trabajo  en  equipo  es  más  de  cuarenta  veces  mayor  que  su  error  estándar.  El  ajuste  entre  los  datos  y  el  modelo  matemático  es  notable.53   De  acuerdo  con  los  resultados  de  la  regresión,  en  la  medida  en  que  las  factorías  en  el  método  español  contrataban más tabaqueros se daba una  reducción  fuerte  en  la  proporción  de  mujeres. El trabajo en equipo, la variable  ficticia, sin dejar lugar a dudas, identifica  la incorporación de mujeres en calidad de  boncheras  y  roladoras  de  capas  exclusivamente.        La descomposición del oficio permitió  que  los  trabajadores  menos  calificados  pudieran  elaborar  cigarros.  Quebró  el  acceso  privilegiado  que  los  hombres  habían tenido sobre el oficio relegando las  mujeres  a  los  chinchales.  Una  vez 

descompuesto el  oficio  en  boncheras  y  roladoras  de  capa,  los  manufactureros  reemplazaron  los  hombres  por  mujeres.  Desde la introducción del molde hasta la  máquina  automática,  los  patronos  invirtieron  los  patrones  de  segregación  sexual.       4. Salarios y género      Los niveles de educación, la raza, el  acceso a la propiedad, el compromiso con  el  trabajo,  las  destrezas  y  la  clase  social  afectan  los  salarios.  Además  de  estos  factores,  esta  investigación  explora  los  efectos  del  género  sobre  los  salarios.  Examina  la  hipótesis  de  que  las  diferencias por género entre los salarios  refleja la percepción de que el trabajo que  realizan  los  hombres  es  más  valioso.  Mientras los mecanismos que establecen  la valoración social del trabajo tienen una  dimensión  de  género  que  está  más  allá  del  alcance  de  esta  investigación,  una  serie  de  factores  sociales  devalúan  el  trabajo  femenino  con  respecto  al  que  hacen los hombres. Esta proposición guía  el examen de la brecha salarial por género  en la manufactura de cigarros. El género  afectó  los  salarios  en  la  manufactura  de  cigarros  de  modos  específicos.  Esta  investigación  examina  tres  mecanismos  que  afectaron  la  brecha  salarial  por  género y la tendencia a largo plazo en la  relación entre género y salarios.        Primero, sin llegar a la mecanización,  la  fragmentación  del  oficio  abrió  el  camino  para  la  reducción  del  costo  del  trabajo.54  Los  fabricantes  prefirieron  las  mujeres por su disposición a trabajar por 

  26  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  menos  que  los  hombres  en  el  oficio  Los operarios de la máquina eran todavía  reestructurado. Mientras que el trabajo en  cosa del futuro.        equipo significó un alza salarial para las      La  Tabla  3  presenta  el  sueldo  mujeres, para los hombres representó un  promedio diario de las ocupaciones que  descenso.  La  nueva  división  resultó  elaboraban directamente los cigarros por  desastrosa para los hombres que hasta ese  sexo entre 1913 y 1914. Muestra que los  momento habían controlado el oficio.     manufactureros  mantuvieron  un      El Negociado del Trabajo inspeccionó  diferencial  salarial  grande  basado  en  el  141 fábricas de tabaco en un momento en  sexo  de  los  obreros.  Los  tabaqueros  que  el  molde  y  otros  artefactos  habían  percibían  los  salarios  mayores,  las  estado en uso por casi una década, pero  trabajadoras en equipo se encontraban en  antes  de  la  implantación  de  la  máquina  unos niveles intermedios mientras que las  automática  para  la  elaboración  de  tabaqueras  devengaban  el  mínimo.  En  cigarros. Estos datos resultan oportunos  términos de salarios, las trabajadoras en  porque el Negociado los obtuvo cuando el  equipo se encontraban entre los hombres  método español todavía era dominante y  y mujeres del método español.  el  trabajo  en  equipo  estaba  en  ascenso.      Tabla 3  Salarios diarios en la manufactura de cigarros por sexo, 1913‐1914                          Mujeres        Casos    Hombres   Casos            Método español    0.65        ( 71)      1.05    (2253)          roladoras de capa    0.87        (207)          ‐‐‐       ‐‐‐          boncheras        0.88        (147)          ‐‐‐       ‐‐‐    Fuente:  Negociado  del  Trabajo,  Segundo  informe  anual,  1913  (San  Juan:  Bureau  of  Supplies, Printing, and Transportation, 1914), págs. 27‐47.   Nota: Los salarios están en dólares de los Estados Unidos. 

    Los  salarios altos de  las trabajadoras en  escogedoras de rama ganaban US$0.39 y  equipo  atraían  a  mujeres  de  otras  US$0.57  diarios  respectivamente.56    El  trabajo  en  equipo  también  resultaba  ocupaciones  de  la  manufactura  de  55 atractivo  para  las  mujeres  en  el  método  tabaco.   Por  ejemplo,  estimados  de  los  datos  del  Negociado  del  Trabajo  español por el diferencial en salario, como  muestran  que  las  despalilladoras  y  las  indica la Tabla 3. Mediante aumentos del      Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  27


Juan José Baldrich    nivel de ingreso de las mujeres, todavía  ciento, mientras los salarios eran iguales  manteniéndolo  por  debajo  del  de  los  en el restante 12 por ciento.      Una  ecuación  de  regresión  permite  hombres  en  el  método  español,  los  más  análisis  de  la  estructura  salarial  de  fabricantes  aumentaron  el  universo  estas empresas. El salario promedio de las  laboral  y  economizaban  dinero  en  mujeres en cada fábrica, en dólares de los  salarios.  Los  fabricantes  le  sacaron  Estados  Unidos,  sirve  de  variable  provecho a la devaluación imperante del  dependiente.  Las  dos  variables  trabajo femenino.    independientes  son  el  salario  promedio      Segundo, el género afectó los salarios  de  los  hombres  en  cada  fábrica  y  la  en  la  misma  ocupación  y  en  la  misma  proporción de tabaqueras que trabajaban  fábrica.  La  Tabla  3  identifica  la  brecha  en  cada  planta.  Los  datos  se  refieren  salarial entre los tabaqueros del método  exclusivamente  a  los  salarios  de  los  español. Las mujeres ganaban menos que  tabaqueros  en  el  método  español.  Los  los  hombres  en  la  misma  ocupación,  en  coeficientes de la regresión y los errores  promedio, un 62 por ciento de los salarios  estándar de los estimados son:  57   masculinos.   Una posible interpretación  SalaMujer   +0.25    Error estándar      de  la  tabla  sugiere  que  las  tabaqueras  SalaHombr  +0.57      (0.10)    ganaban  menos  porque  las  mujeres  PropMujer     ‐0.37      (0.13)  trabajaban  en  talleres  muy  pequeños,    chinchales,  donde  los  salarios  eran      Los  salarios  de  los  hombres  y  la  notoriamente  bajos.  Sin  embargo,  su  proporción  de  mujeres  en  una  fábrica  concentración  en  chinchales,  torciendo  dada  tienen  una  relación  fuerte  con  los  vitolas  económicas,  no  explica  salarios de las mujeres. Otra vez, el ajuste  completamente  los  salarios  inferiores  entre los datos y el modelo estadístico es  porque  la  valoración  del  trabajo  tenía  fuerte.58   Los coeficientes de la regresión  género.  El  trabajo  femenino  estaba  son varias veces mayores que los errores  devaluado  en  comparación  con  el  estándar,  el  coeficiente  de  los  salarios  presunto valor del trabajo masculino. La  masculinos es casi seis veces mayor que  desigualdad salarial persistía aún dentro  su  error  estándar  mientras  que  la  de la misma empresa.    proporción de mujeres es casi tres veces      Los datos del Negociado del Trabajo  su error.    para 1913‐1914 apoyan esta hipótesis. De      Los  aumentos  salariales  de  los  los 141 establecimientos inspeccionados,  hombres  se  traducen  en  aumentos  muy  25  fábricas  contrataban  tanto  hombres  por  debajo  del  nivel  aún  para  las  como mujeres en el método español. Los  tabaqueras  en  la  misma  fábrica.  La  tabaqueros ganaban más que las mujeres  regresión sugiere convincentemente que  en  el  72  por  ciento  de  las  fábricas.  Las  las diferencias salariales entre hombres y  tabaqueras  ganaban  más  en  el  16  por      28  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  mujeres  no  se  pueden  atribuir  al  hecho  que los hombres trabajan en factorías que  en  general  pagan  bien  y  las  mujeres  en  chinchales  de  bajos  salarios  porque  la  brecha salarial persistía para tabaqueros y  tabaqueras en la misma planta.59       Tercero, el género afectaba los salarios  aún de otro modo. A mayor proporción  de  mujeres  en  una  fábrica  menor  era  el  salario para las mismas mujeres. Puesto  de otro modo, las fábricas que empleaban  hombres principalmente y pocas mujeres  renumeraban mejor a las mujeres que las  fábricas  que  contrataban  especialmente  mujeres. Fábricas feminizadas implicaban  salarios devaluados aún para las propias  mujeres. El coeficiente de regresión para  la proporción de mujeres en las fábricas es  de 0.37. Esto significa que los salarios de  las  mujeres  eran  inferiores  en  establecimientos  que  empleaban  más  mujeres, en términos proporcionales. En  otras palabras, los salarios disminuían en  la medida que la proporción de mujeres  aumentaba  en  las  fábricas.  Los  salarios  tenían género.60       Los tres puntos examinados tratan la  estructura  salarial  y  su  relación  con  el  género en el momento en que el trabajo  de  equipo  ya  estaba  establecido  pero  antes de la disolución del oficio. El énfasis  ha  sido  en  la  estructura  y  no  en  el  movimiento. El punto final en la relación  salario‐género toca la descomposición del  oficio como un proceso. Las tendencias de  empleo  a  largo  plazo  continuaban  favoreciendo a las mujeres a costa de los  hombres.  Al  pasar  el  tiempo,  la   

mecanización llevó  al  fin  del  tabaquero  bien remunerado, hombre o mujer.        La PRATC inició la etapa final de la  descomposición  del  oficio  con  la  introducción  de  la  máquina  automática  para  elaborar  cigarros  en  1921.  La  descalificación progresó en la medida que  el carácter de oficio cedía a la de operaria.  Los  empresarios  las  contrataban  por  la  misma  razón  que  habían  empleado  boncheras  y  roladoras  de  capa  anteriormente: bajos salarios.        El  método  español  había  decaído  mucho  para  la  década  de  1930  porque,  aparte de los chinchales, sólo La Habanera,  que  era  una  filial  de  PRATC,  tenía  tabaqueros  a  mano.61   Los  hombres  del  método  español,  ahora  en  su  mayoría  empleados  en  chinchales,  ganaban  en  promedio $5.82 semanales. Las operarias  de la máquina automática, siempre en las  empresas  más  grandes,  ganaban  más:  aproximadamente $8.00, con una semana  de  trabajo  más  corta.62   De  las  primeras  factorías  en  la  década  de  1870  hasta  los  años  treinta  se  dio  una  inversión  completa en la posición de los tabaqueros  con respecto al género. Para la década de  1930, los hombres ganaban menos que las  mujeres  y  trabajaban  en  talleres  pequeños.        En resumen, este estudio documenta  que el género es un determinante de los  salarios  de  los  tabaqueros  de  varios  modos.  Primero,  los  manufactureros  tuvieron éxito en su descomposición del  oficio  de  tabaquero.  Las  mujeres  se 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  29


Juan José Baldrich    convirtieron en trabajadoras en equipo en      Las uniones obreras reaccionaron a la  la nueva división porque trabajaban por  incorporación  de  mujeres  a  la  industria  salarios inferiores. Segundo, los hombres  con  una  combinación  incómoda  de  tenían  salarios  superiores  a  los  de  las  entusiasmo  e  indecisión.  Un  adversario  mujeres en las fábricas que empleaban el  compartido,  el  capitalista,  los  atraía  método  español.  La  brecha  salarial  mientras  que  el  antagonismo  suscitado  persistía  aún  cuando  trabajaban  en  la  por  las  relaciones  de  género  los  misma  fábrica.  Tercero,  los  distanciaba. Mientras que en los Estados  establecimientos  con  más  tabaqueras  Unidos,  en  ocasiones,  los  tabaqueros  se  renumeraban  peor  a  las  mujeres  que  opusieron  al  empleo  de  mujeres  en  la  aquellas  fábricas  que  empleaban  a  industria,63   los  tabaqueros  locales  no  se  opusieron al empleo masivo de mujeres  hombres principalmente. La feminización  en tanto despalilladoras y escogedoras de  del  trabajo  de  factoría  implicó  la  rama.  La  Federación  Libre  de  devaluación  de  salarios  para  las  Trabajadores  (FLT)  y  las  uniones  de  tabaqueras.  Finalmente,  las  tendencias  tabaqueros las alentaron y las reclutaron  desatadas con la introducción del molde y  en sindicatos.  concluidas  con  la  máquina  automática    para  hacer  cigarros,  conllevaron  una      Por  ejemplo,  en  1910,  una  unión  de  inversión en la posición de los hombres y  tabaqueros  de  Cayey,  uno  de  los  las mujeres en la fabricación de cigarros.    municipios  de  la  Cordillera,  inició  una  5. Las uniones obreras  campaña  para  aumentar  su  matrícula  y      Los tabaqueros no se constituyeron en  organizar  otros  asalariados.64   En  mayo,  una asamblea eligió una junta provisional  espectadores  pasivos  de  su  propia  de  directores  para  una  unión  de  desaparición.  Por el contrario, montaron  despalilladoras y escogedoras.65  En junio,  un defensa fuerte, por ejemplo, sobre el  un  tabaquero  denunció  a  un  oficial  del  control de los medios de producción, del  trust  por  amenazar  con  trasladar  la  valor del trabajo a destajo, la institución  escogida  de  tabaco  a  otro  distrito  si  las  del  lector  y  otros  más.  Los  hombres  mujeres  se  unían  a  un  sindicato  y,  excluyeron,  con  éxito,  a  las  mujeres  del  adicionalmente,66   dos  miembros  de  la  oficio en las primeras fábricas establecidas  unión local de tabaqueros se convirtieron  durante  el  último  cuarto  del  siglo  en instructores de la recién fundada unión  diecinueve a la vez que desarrollaron un  Cuando  las  en  septiembre.67   espíritu de cuerpo y valores que los unió  despalilladoras,  a  la  sazón  muchas  ya  en gremios, uniones, centros de estudios  sindicadas, se fueron a la huelga en contra  sociales, casinos de artesanos y el Partido  de  la  fábrica  de  León  Candelas  en  Socialista.  Los  tabaqueros  enfrentaron  a  diciembre,  los  tabaqueros  de  la  misma  sus  patronos  con  tesón  y,  en  ocasiones,  planta  se  unieron  en  solidaridad.68   Dos  con éxito considerable.    mujeres  se  unieron  a  Bernardo  Vega  y      30  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  otros tabaqueros en la preparación de las  festividades  del  “Labor  Day”  de  1911.  Una  de  ellas,  Maximina  Rivera,  fue  miembro fundadora y oficial de la unión  de despalilladoras.69  El planteamiento de  un  tabaquero  y  sindicalista  cayeyano  sugiere estas posturas:70         “[Salía] un gran número de mujeres y  niñas con sus rostros pálidos como rosas  blancas  marchitadas  echándose  sus  mantas  y  abrigos  sobre  los  hombros  y  marchando apresuradamente en distintas  direcciones;  unas  se  dirigían  hacia  el  pueblo;  otras  hacia  el  campo,  hasta  que  desapareció  toda  aquella  ola  humana  semejante  a  una  gran  procesión  de  cadáveres.  ¡Tan  pálidas  estaban!  ...  Mi  compañero en contra de los trabajadores  porque no sabían defender su trabajo y yo  en  contra  del  burgués  que  no  tiene  conciencia  para  tratar  a  los  que  le  aumentan su tesoro a costa de su vida y  de su sangre y en contra de los LEADERS  del movimiento obrero que nada hace por  sacar a los trabajadores de este pueblo de  la inercia en que se hallan sumidos”.        Esta  fue  una  iniciativa  común.  Constituyó  una  parte  integral  de  una  campaña  de  sindicación  por  todos  los  confines  del  país  llamada  la  Cruzada  del  Ideal,  que  organizó  la  FLT  entre  1906  y  1915 con los tabaqueros en calidad de la  principal fuerza motriz.71       Las  escogedoras  y  despalilladoras  organizadas  rendían  beneficios  a  los  tabaqueros en dos sentidos. Las mujeres  sindicadas tenían la posibilidad de alzas  salariales  a  través  de  las  huelgas  y  la   

negociación colectiva.  Si  devengaban  buenos  salarios,  es  probable  que  permanecieran  en  sus  oficios  porque  presuntamente no tendrían mayor interés  en convertirse en boncheras o roladoras o,  de hecho, en tabaqueras. Los tabaqueros  estaban  conscientes  de  que  las  mujeres  sindicadas contribuían a un bloque mayor  y  más  fuerte  en  sus  conflictos  con  los  empresarios. Por ejemplo, las uniones de  tabaqueros  estuvieron  planeando  por  años  una  huelga  general  en  la industria  del tabaco; la huelga empezó en 1914 en  los  talleres  de  la  PRATC.72   Las  despalilladoras y escogedores de tabaco  en rama fortalecieron mucho la posición  de los tabaqueros.73       El malestar con las mujeres se refería  a  su  incorporación  al  oficio  o  peor,  considerarlas  parte  fundamental  de  la  descomposición del oficio. Los tabaqueros  trataron  de  mantener  su  exclusividad  sobre  el  oficio,  en  el  pasado  ya  habían  tenido éxito con respecto a la mujeres y  mantenían la guardia en alto en contra de  los que consideraban descalificados. Estos  temores saltaron a primera plana durante  la asamblea de tabaqueros de 1913. “Estas  compañeras  de  esa  manera,  junto  a  las  máquinas  en  la  elaboración...  son  una  amenaza para todos”.74       Los  tabaqueros  percibían  la  incorporación  de  la  mujer  como  una  iniciativa  del  capital  para  devaluar  su  propio trabajo; de ahí, que su oposición al  empleo de las mujeres fuera parte de su  lucha  contra  el  capital.  Su  descontento  con  las  mujeres  en  la  elaboración  de 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  31


Juan José Baldrich    cigarros estaba empañado con el mismo  patronos.77      paternalismo que los fabricantes tenían al      Al término de la década, el temor, los  contratarlas:  la  devaluación  del  trabajo.  malos  presentimientos  y  la  hostilidad  Percibían a las mujeres como instrumento  abierta  habían  empezado  a  ceder  a  la  del capital para devaluar su trabajo. Los  organización y a un apoyo a medias a las  tabaqueros  debatieron  si  oponerse  al  trabajadoras  en  equipo.  En  1915,  la  ingreso de las mujeres o estimularlas para  asamblea  de  la  CMIU  en  los  Estados  que  se  organizaran.  En  1911  los  Unidos permitió que las trabajadoras en  tabaqueros realizaron un llamamiento a  equipo se afiliaran pagando la mitad de  las  mujeres  que  trabajan  del  (sic)  oficio  las  cuotas  a  cambio  de  la  mitad  de  los  [para] que se organicen y se empiece este  beneficios.78  Las boncheras y roladoras de  trabajo lo más pronto posible y si hecho  capa  de  la  fábrica  de  la  PRATC  en  La  esto,  estas  compañeras  rehusaran  Marina  organizaron  la  unión  de  organizarse  y  trataran  de  destruir  el  tabaqueras número 453 que se afilió a la  oficio, entonces que se resuelva extirpar el  CMIU, probablemente a fines de 1916 o  mal de raíz impidiendo su aprendizaje y  75 principios de 1917.79  La unión 453 mostró  ejercicio en la profesión.   la  tenacidad  de  organizadoras  como      Las  boncheras  y  roladoras  de  capa  Genara Pagán que la presidía al momento  seguían  siendo  tema  obligado  en  la  de la huelga de 1919 contra el trust.    asamblea de 1913. Un líder importante se      Mujeres  de  la  unión  453  asumieron  quejó  de  “que  no  es  posible  impedir  puestos  de  liderato  más  allá  del  totalmente  el  acceso  de  la  mujer  en  la  movimiento sindical. Por ejemplo varias,  industria”  y  hacía  un  llamado  a  entre  las  que  estaban  Carmen  Puente,  organizarlas  de  modo  que  no  fueran  Emilia  Hernández  y  Genara  Pagán,  “temibles”  o  el  “enemigo”;  la  asamblea  representaron  la  unión  en  el  Primer  apoyó  la  organización.76   Dos  años  más  tarde, un grupo numeroso de tabaqueros  Congreso  de  Trabajadoras  en  1920.  La  mantenían  recelos  lo  suficientemente  tabaquera  Emilia  Hernández  ocupó  el  serios como para intentar negarle trabajo,  puesto  de  presidenta  y  Pagán  sirvió  de  mesa  en  el  habla  de  la  industria,  a  un  guía  de  las  deliberaciones.80   Varias  de  éstas  presentaron  y  lograron  la  grupo  de  mujeres  en  los  talleres  de  la  aprobación  de  una  resolución  que  le  Cayey‐Caguas Tobacco Co. Sin embargo,  tramitaron al gobierno colonial en la que  un grupo de tabaqueras se hicieron oir y  proponían  legislación  para  que  las  con el apoyo de los socialistas, la prensa  madres  lactantes  tuvieran  tiempo  y  obrera  y  los  sindicatos,  parece  ser  que  espacio  con  sus  hijos  en  sus  lugares  de  detuvieron  la  iniciativa.  A  pesar  del  trabajo.81  Las trabajadoras en equipo, en  apoyo, las mujeres se mantuvieron firmes  unión  a  otras  mujeres  sindicadas,  en  su  caracterización  de  tabaqueras  desarrollaron  una  cultura  obrera  fuerte,  luchadoras  e  indoblegables  frente  a  los      32  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  una  que  articulaba  sus  intereses,  desde  una perspectiva de género. Otra instancia  de  esta  cultura  se  dio  cuando  Pagán  y  Puente se unieron a la Asociación Feminista  Popular,  que  era  una  organización  sufragista vinculada a la FLT.82  En otras  arenas, Pagán y Puente estuvieron activas  en  la  campaña  electoral  de  1920  dirigiéndose, desde la tribuna, a favor del  Partido Socialista.83          Sin  embargo,  a  pesar  del  liderato  y  militancia desplegados, estas sindicalistas  no  pudieron  escalar  la  estructura  de  liderato local de la CMIU, ni integrarse a  su Cuerpo  Consultivo  Conjunto,  o a los  niveles superiores de la FLT. Desde una  perspectiva  comparada,  como  en  los  Estados Unidos, los hombres retuvieron  el  control  de  los  niveles  superiores.  Las  mujeres asumían puestos de liderato, en  uniones  locales,  sólo  cuando  ellas  constituían  grandes  mayorías  de  la  matrícula.84       La  unión  453  tuvo  una  existencia  fugaz  y  desapareció  entre  1920  y  1923,  cuando  muchas  uniones  de  tabaqueros  fracasaron.85   El  ascenso  de  Pagán  en  el  movimiento  obrero,  más  allá  de  la  presidencia  de  una  unión  local  de  tabaqueras,  se  dio  a  través  del  matrimonio.  Se  casó  con  un  viudo  y  sindicalista prominente, Prudencio Rivera  Martínez, y crió a sus ocho hijos.86       La  reducción  de  destrezas  y  los  salarios inferiores no parecen explicar del  todo  la  contratación  de  mujeres  en  el  trabajo de equipo y posteriormente como   

operarias. Uno de los motivos por qué los  fabricantes y los tabaqueros se oponían a  su  contratación  probablemente  era  el  mismo.  Una  posible  explicación  podría  ser su supuesta flexibilidad y docilidad en  contraste  con  la  percepción  de  los  hombres como huelguistas,87  sindicalistas  y  anarquistas  durante  esos  años.88   A  pesar de excepciones notables, como las  bien  conocidas  Luisa  Capetillo,  Carmen  Puente  y  Genara  Pagán,  junto  con  mujeres  virtualmente  anónimas  como  Maximina  Rivera,  los  tabaqueros  dirigieron la mayor parte de las huelgas y  organizaron el grueso de las uniones.89  La  PRATC  los  responsabilizaba  cuando  tenían  ganancias  reducidas  con  planteamientos  como  “Nuestro  negocio  ha sufrido mucho materialmente durante  el  años  por  las  huelgas”,90   y  el  año  de  1919 “ha sido el peor en la historia de la  Compañía”.91  Un miembro de la junta de  directores de la PRATC se quejaba de la  militancia de los tabaqueros.92  Años mas  tarde algunos sostenían que las mujeres  trabajaban  “por  salarios  infinitamente  inferiores  a  los  de  los  tabaqueros  y  virtualmente no representaban problemas  laborales,  [sustituyendo]  a  los  93 artesanos.”   Conclusiones      El  período  entre  la  invasión  norteamericana en 1898 y la depresión de  los treinta aceleró rápidamente tendencias  latentes en la manufactura de tabaco en el  país.  Este  estudio  ha  intentado  dar  una  explicación del cambio en una industria  dominada  por  hombres  a  una  marcada  por una presencia fuerte de mujeres y las 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  33


Juan José Baldrich    consecuencias  de  estos  cambios.  Su  junto  con  las  operarias,  en  un  período  discusión  siguió  cinco  tópicos  posterior,  requerían  cada  vez  de  interrelacionados.  aprendizajes  más  breves.  La    fragmentación  quebró  el  acceso      Primero,  la  feminización  de  la  privilegiado  a  las  destrezas  que  los  industria  no  implicó  la  integración  de  hombres le impusieron a la fabricación de  hombres  y  mujeres  en  las  mismas  cigarros,  en  los  inicios  del  sistema  de  ocupaciones porque la segregación sexual  factorías, porque los fabricantes tuvieron  del  trabajo  mantuvo  los  patrones  de  éxito  en  asociar la descalificación con el  finales  del  siglo  diecinueve.  La  género,  al  emplear  mujeres  proporción de mujeres aumentó porque  exclusivamente  en  el  trabajo  de  equipo.  las  ocupaciones  que  las  empleaban  Desde la introducción del molde hasta la  sostuvieron  ganancias,  mientras  las  máquina  automática  de  cigarros,  los  ocupaciones  masculinas  sufrieron  empresarios invirtieron la segregación en  reducciones  considerables.  Un  bastión  la  manufactura  de  cigarros  de  una  masculino,  la  fabricación  de  cigarros,  masculina a una femenina.    experimentó  dos  cambios.  Primero,      Cuarto, el género se convirtió en un  muchas fábricas cerraron o redujeron sus  determinante fuerte de los salarios en tres  actividades  y,  segundo,  los  fabricantes  sentidos.  Primero,  las  mujeres  podían  tuvieron éxito en descomponer el oficio.  asumir un mayor número de puestos de  En  cuanto  a  las  mujeres,  el  despalillado  trabajo  en  las  factorías,  bajo  la  nueva  de tabaco exhibió unos aumentos notables  división  del  trabajo,  porque  estaban  a lo largo del período.    dispuestas  a  trabajar  por  unos  salarios      El  segundo  factor  toca  la  más  bajos.  Segundo,  los  hombres  descomposición del oficio de tabaquero.  devengaban  salarios  más  altos  que  las  Los fabricantes introdujeron el molde de  mujeres  cuando  empleaban  el  sistema  madera para fragmentar el oficio en dos  español.  La  brecha  salarial  por  género  ocupaciones  más  sencillas:  boncheras  y  persistía  aún  cuando  trabajaban  en  la  roladoras de capa. Además, fabricantes y  misma  planta.  Tercero,  los  mecánicos  añadieron  otros  artefactos  y  establecimientos  con  proporciones  máquinas sencillas que profundizaron la  grandes de tabaqueras pagaban salarios  división  del  oficio.  Años  después,  las  más  inferiores  que  las  factorías con  una  operarias desbancaron a los artesanos con  proporción  alta  de  hombres.  La  máquinas automáticas.  feminización  del  trabajo  de  fábricas    implicó una devaluación salarial para las      Tercero, la reorganización del proceso  tabaqueras.  Finalmente,  las  tendencias  de  trabajo  efectivamente  redujo  las  iniciadas con la introducción del molde y  destrezas  necesarias  para  elaborar  completadas con la máquina automática  cigarros. Boncheras y roladoras de capa,  de cigarros implicaron una inversión en      34  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich  los salarios que los hombres y las mujeres  percibían por la fabricación de cigarros.        Quinto,  mientras  los  tabaqueros  estimulaban  la  sindicación  de  las  despalilladoras,  escogedoras  y  otras  en  ocupaciones afines, ellos les ponían freno  a  las  mujeres  en  la  manufactura  de  cigarros.  Años antes, los tabaqueros las  habían  excluido  del  trabajo  de  factorías  relegándolas a los talleres pequeños. Los  tabaqueros tenían unos reparos serios con  las  mujeres  en  las  ocupaciones  que  surgieron  de  la  reorganización  del  proceso de trabajo. Sin embargo, después  de  mucha  discusión,  cedieron  y  contribuyeron  a  su  incorporación  y  posterior sindicación.      El  autor  agradece  el  asesoramiento  y  sugerencias  de  Félix  V.  Matos,  María  del  Carmen  Baerga,  Humberto  García,  Melanie   M. Domenech, Guillermo A. Baralt y la ayuda  de  investigación  de  Lynnette  Rivera.  El  Departamento de Sociología y Antropología y  el Fondo Institucional para la Investigación de  la  Universidad  de  Puerto  Rico  subvencionaron  este  ensayo.  Este  es  una  traducción  y  revisión autorizada del  ensayo  originalmente publicado como “Gender and  the decomposition of the cigar‐making craft in  Puerto  Rico,  1899‐1931”,  en  Puerto  Rican  women’s history: New perspectives, eds. Félix V.  Matos Rodríguez y Linda C. Delgado, 105‐25,  Armonk, Nueva York: M.E. Sharpe, 1998.     1  U.S. Bureau of the Census, Thirteenth  Census of the United States: 1910,  Manufactures, vol. 9 (Washington, D.C.:  GPO, 1912), p. 1394. 

Mi traducción de E. P. Thompson, The  making of the English working class (New  York: Vintage Books, 1966), p. 12.  3  A.  G.  Quintero  Rivera,  Lucha  obrera  (Río  Piedras: CEREP, 1971). Luisa Capetillo, quien  fuera lectora de tabaquerías, tuvo otro aire en  Julio Ramos, ed., Amor y anarquía (Río Piedras:  Huracán,  1992).  La  autobiografía  del  tabaquero  Bernardo  Vega  ofrece  una  visión  penetrante del oficio y apareció bajo la edición  de César Andreu Iglesias como las Memorias  de  Bernardo  Vega  3ª  ed.  rev.  (Río  Piedras:  Ediciones  Huracán,  1984).  Rubén  Dávila  Santiago,  Teatro  obrero  en  Puerto  Rico  (1900‐1920) (Río Piedras: Edil, 1985).  4  Primeros  fermentos  de  organización  obrera  en  Puerto  Rico,  1873‐1898,  20  ed.  Cuadernos de  CEREP: Investigación   y análisis, núm. 1 (Río  Piedras:  CEREP,  1974,  1983),  p.  12.  Cito  la  segunda edición.  5  Ángel  G.  Quintero  Rivera,  “El  Partido  Socialista y la lucha política triangular de las  primeras  décadas  bajo  la  dominación  norteamericana”,  Revista  de  Ciencias  Sociales  19, núm. 1 (1975): 64‐65.  6  Yamila  Azize,  Luchas  de  la  mujer  en  Puerto  Rico, 1898‐1919 (s.e., 1979), 19. Ángel Quintero  Rivera, “Socialista y tabaquero”, Sin Nombre 8,  núm. 4 (1978): p. 114. Marcia Rivera Quintero,  “The  development  of  capitalism  in  Puerto  Rico and the incorporation of women into the  labor force”, in The Puerto Rican Woman, eds.  Edna  Acosta  Belén  y  Elia  Hidalgo  Christensen, págs. 8‐24 (Nueva York: Praeger,  1979). Blanca Silvestrini de Pacheco, “La mujer  puertorriqueña y el movimiento obrero en la  década  de  1930”,  Cuadernos  de  la  Facultad  de  Humanidades 3 (1979): p. 92.  7  Catherine  Hall,  “The  tale  of  Samuel  and  Jemima: Gender and working‐class culture in  nineteenth‐century  England”,  en  E.  P.  Thompson: Critical Perspectives, eds. Harvey J.  Kaye  and  Keith  McClelland,  págs.  78‐102  2

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  35


Juan José Baldrich    (Philadelphia: Temple University Press, 1990).  Joan  W.  Scott,  “Women  in  The  making  of  the  English working class”, en Gender and the Politics  of History, págs. 68‐90 (Nueva York: Columbia  University Press, 1988).    Estos  señalamientos  resonaban  con  planteamientos  aún  anteriores  como  los  de  Heidi Hartmann, que identificaba el carácter  patriarcal de los sindicatos con un interés en  mantener la subordinación de las mujeres. Un  conocido artículo suyo de 1976 sostenía que  “that male workers have played and continue  to  play  a  crucial  role  in  maintaining  sexual  divisions  in  the  labor  process”.  Reimpreso  como  “Capitalism,  patriarchy,  and  job  segregation by sex”, en Gender: A sociological  reader, eds. Stevi Jackson y Sue Scott (Londres:  Routledge, 2002), p. 98.  8 María Barceló Miller, La lucha por el sufragio  femenino en Puerto Rico (Río Piedras: Centro de  Investigaciones Sociales y Ediciones Huracán,  1997), págs. 67‐68. María del Carmen Baerga,  (A  la  organización,  a  uniros  como  un  solo  hombre  ...!:  La  Federación  Libre  de  Trabajadores  y  el  mundo  masculino  del  trabajo, Op. Cit. 11 (1999): 250.  9   Maritza Maymí Hernández, “La definición  del  trabajo  a  través  de  las  identidades  y  la  construcción  de  identidades  en  el  trabajo  asalariado”, Historia y Sociedad 14 (2003): 137.  10   Federación Libre de Trabajadores, Informe  general de cuentas del Comité Central de la Huelga  de Tabaqueros de Puerto Rico (San Juan: Porto  Rico  Progress  Publishing  Co.,  1914),  págs.  27‐28.  11  Federación  Libre  de  Trabajadores,  Actuaciones  de  las  segunda  y  tercera  asambleas  regulares  de  las  uniones  de  tabaqueros...  (San  Juan:  Porto  Rico  Progress  Publishing  Co.,  1914), p. 49.  12  Eileen  J.  Suárez  Findlay,  Imposing  decency:  The politics of sexuality and race in Puerto Rico,  1870‐1920  (Durham:  Duke  University  Press, 

1999), p. 145 presenta un argumento similar.  Ruth Milkman tocó el asunto en los Estados  Unidos  con  respecto  a  los  puestos  de  las  mujeres en el movimiento sindical en “Gender  and trade unionism in historical perspectiva”,  en Women, politics, and change, eds. Louise A.  Tilly  y  Patricia  Gurin,  págs.  87‐107  (Nueva  York:  Russell  Sage,  1990)  y,  más  recientemente, Ileen A. DeVault lo ha revisado  en  United  apart:  Gender  and  the  rise  of  craft  unionism  (Ithaca:  Cornell  University  Press,  2004).  13  Para  una  excepción  parcial  vea  a  Amílcar  Tirado Avilés, “Notas sobre el desarrollo de la  industria  del  tabaco  en  Puerto  Rico  y  su  impacto  en  la  mujer  puertorriqueña,  1898‐ 1920”,  Centro  de  Estudios  Puertorriqueños  Bulletin 2, núm. 7 (1989‐1990): 18‐29.  14  Juan  José  Baldrich,  “From  handcrafted  tobacco rolls to machine‐made cigarettes: The  transformation and Americanization of Puerto  Rican tobacco, 1847‐1903”, CENTRO: Journal of  the Center for Puerto Rican Studies 17, núm. 2  (2005): 144‐69.  15  Cayey‐Caguas  Tobacco  Co.,  ʺInforme  Anual”, 1903‐1919, Archivo General de Puerto  Rico,  en  adelante  AGPR,  Departamento  de  Estado, Corporaciones foráneas con fines de  lucro, caja 5, exp. 86 y Negociado del Trabajo,  Segundo informe anual, 1913 (San Juan: Bureau  of  Supplies,  Printing,  and  Transportation,  1914), p. 21.  16 Juan José Baldrich, Sembraron la no siembra  (Río Piedras: Huracán, 1988), págs. 39‐46.  17 Fernando Picó, “Las trabajadoras del tabaco  en Utuado según el censo de 1910”, in Al filo  del  poder:  subalternos  y  dominantes  en  Puerto  Rico,  1739‐1910  (Río  Piedras:  Editorial  de  la  Universidad de Puerto Rico, 1993), p. 194. Vea  también Ángel Quintero Rivera, “Socialista y  tabaquero”, págs. 100‐137.  18 La Tabla 1 excluye el 1899 porque los datos  de  ese  censo  se  refieren  únicamente  a 

  36  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich 

tabaqueros. Vea Departamento de la Guerra,  Informe  sobre  el  censo  de  Puerto  Rico,  1899  (Washington,  D.C.:  Imprenta  del  Gobierno),  1900, p. 332. Los censos posteriores presentan  datos para trabajadores en “cigar and tobacco  factories”, efectivamente incluyendo todas las  ocupaciones de la industria. Las proporciones  de  hombres  a  mujeres  en  las  ocupaciones  específicas no reflejaban un balance. La mayor  parte  de  los  tabaqueros  eran  hombres,  mientras que las mujeres tendían a emplearse  como despalilladoras o escogedoras de rama.  Así  pues,  las  proporciones  de  hombres  y  mujeres de 1899 no resultan comparables con  las  de  1910.  En  1899,  1.6  por  ciento  de  los  tabaqueros eran mujeres y, en 1910, 30.9 por  ciento de todos los trabajadores en “cigar and  tobacco  factories”  eran  mujeres.  La  comparación  exagera  el  incremento  de  mujeres,  y,  desafortunadamente,  resulta  ser  bastante corriente.  19 Mi traducción de Puerto Rico, Its Conditions  and  Possibilities  (New  York:  Harper  &  Brothers,  1899),  p.  125.  Los  aprendices  de  tabaqueros, hombres en su mayoría, también  despalillaban en La Ultramarina, una fábrica  de San Juan. Los maestros tabaqueros no. La  transición  a  una  ocupación  predominantemente  femenina  no  había  culminado todavía. Vea La Correspondencia, 17  y 19 de agosto de 1897, p. sin enumerar. Olga  Cabrera examina la transición del despalillado  de una ocupación de mayoría masculina a una  femenina en “Cuba y la primera experiencia  de incorporación fabril de la mujer”, Revista de  Indias 49, núm. 185 (1989): 227‐29.  20  Caroline  Manning,  The  Employment  of  Women in Puerto Rico (Washington, D.C.: GPO,  1934), p. 28. Blanca Silvestrini de Pacheco, ʺLa  mujer puertorriqueña y el movimiento obrero  en la década de 1930”, Cuadernos de la Facultad  de Humanidades 3 (1979): 88.  21  De  acuerdo  a    David  S.  Campbell,  “low 

wage scales  and  the  inadaptability  of  the  small‐sized  Puerto  Rican  tobacco  leaf  to  machine stripping have been very influential  in keeping the industry from moving to the  States”.  Ver  ʺPuerto  Rico  Tobacco  Region  Area  Analysis”,  1942,  p.  19.  University  of  Florida Archives, Raymond E. Crist Papers.  22  Las  cifras  de  tabaco  en  rama  para  el  consumo local no están disponibles.  23 Para un análisis del boicot vea a Baldrich,  Sembraron la no siembra.  24  A  pesar  de  que  el  molde  constituyó  una  innovación  importante  en  la  elaboración  de  cigarros,  los  artesanos  locales  no  lo  usaron.  Vea  Dinwiddie,  Puerto  Rico,  p.  124  y  Sketches:Porto  Rico  (Porto  Rican‐American  Tobacco Company, 1904).  25  José  Enrique  Perdomo  y  Jorge  J.  Posse,  Mecanización  de  la  industria  tabaquera  (La  Habana:  Talleres  de  “La  Milagrosa”,  1945),  págs. 33, 173‐78. Describe el método español  en detalle.  26  Mark  J.  Prus,  “Mechanisation  and  the  Gender‐based  Division  of  Labour  in  the  US  Cigar  Industry”,  Cambridge  Journal  of  Economics 14 (1990): 65 y Patricia A. Cooper,  Once  a  Cigarmaker  (Urbana:  University  of  Illinois Press, 1987), p. 48.  27 Juan José Baldrich, “Cigars and Cigarettes in  Nineteenth  Century  Cuba”,  Revista/Review  Interamericana 24, núms. 1‐4 (1994): págs. 8‐35.  28  El molde era un artefacto con dos partes de  madera que ajustaban una con la otra. Cada  parte tenía una serie de ranuras en la forma de  medio  cigarro  La  bonchera  acomodaba  la  tripa  dentro  de  las  ranuras,  juntaba  bajo  presión las dos partes del molde por un rato y  luego extraía el bonche con la forma deseada.  29  Dorothee  Schneider,  Trade  Unions  and  Community: the German Working Class in New  York  City,  1870‐1900  (Urbana:  University  of  Illinois Press, 1994), págs. 57‐58.  30 Cooper, Once a Cigarmaker, págs. 170‐71. 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  37


Juan José Baldrich      Walter  Weyl,  “Labor  Conditions  in  Porto  Rico,” Bulletin of the Bureau of Labor 61 (1905):  759.  32 Negociado del Trabajo, Informe especial (San  Juan:  Bureau  of  Supplies,  Printing,  and  Transportation, 1913), p. 62.  33  Negociado  del  Trabajo,  Segundo  informe  anual, p. 31.  34 Cuerpo Consultivo Conjunto de tabaqueros  de P. R, “Información oficial sobre la probable  huelga  de  tabaqueros”,  Unión  Obrera,  27  de  septiembre de 1917, p. 1; Cuerpo Consultivo  Conjunto  de  la  Uniones  de  Tabaqueros  de  Puerto  Rico,  “A  todos  los  empleados  por  la  Porto  Rican  American  Tobacco  Co”,  Unión  Obrera, 15 de octubre de 1917, p. 3.  35  Negociado  del  Trabajo,  Segundo  informe  anual, págs. 31‐32. Comité Central, “La huelga  del  trust  del  tabaco,  manifiesto  de  información”,  Unión  Obrera,  28  de  enero  de  1919, p. 1.  36  Reavis  Cox,  Competition  in  the  American  Tobacco  Industry,  1911‐1932  (Nueva  York:  Columbia University Press, 1933), p. 49‐51 y  Perdomo y Posse, Mecanización de la industria  tabaquera, págs. 33‐37.  37 Bailey W. Diffie y Justine Whitfield Diffie,  Porto  Rico:  A  Broken  Pledge,  (New  York:  The  Vanguard  Press,  1931),  p.  96)  y  “A  Dying  Art”, Revista Económica (septiembre de 1937):  22. PRATC era, sin duda, la principal empresa  en la manufactura de cigarros; para 1925 su  producción representaba el 56.3 por ciento de  la  elaboración  de  cigarros.  Vea  aCox,  Competition  in  the  American  Tobacco  Industry,  págs. 87‐88.  38  La  base  para  los  por  cientos  son  los  2,000  que laboraban directamente en la fabricación  de cigarros, excluyendo así a las 350 caperas,  capoteras  y  “otras”  de  la  base.  Vea  Comité  Central  de  la  Huelga  General  de  los  Tabaqueros  de  Puerto  Rico,  Manifiesto,  (San  Juan: La Democracia, 1926), p. 8. Negociado  31

del Trabajo, Undécimo informe anual, 1926 (San  Juan:  Negociado  de  Materiales,  Imprenta  y  Transporte, 1927), p. 26.  39  Victor  S.  Clark,  et  al.,  Porto  Rico  and  its  Problems  (Washington,  D.C.:  The  Brookings  Institution, 1930), p. 465.  40  Cox,  Competition  in  the  American  Tobacco  Industry, p. 57.  41 Diffie y Diffie, Porto Rico: A Broken Pledge, p.  96. Para 1934, Manning señala que la inmensa  mayoría  de  los  cigarros  estaban  hechos  a  máquina.  Vea  The  Employment  of  Women  in  Puerto Rico, p. 27.  42  Cámara  de  Comercio  de  Puerto  Rico,  “Tobacco  culture”,  Boletín  Oficial  10, núm. 6  (1934): 62. La PRATC le compró La Habanera  a  Infanzón  y  Rodríguez  en  una  transacción  privada.  Vea  Luis  Muñoz  Morales,  “Compraventa  de  fábrica”,  10  de  mayo  de  1915, AGPR, Protocolos Notariales, Siglo XX,  San Juan, caja 763, fols. 127‐40.   43 Bernardo Vega emigró a los Estados Unidos  en busca de mejores oportunidades dentro de  su oficio de tabaquero. Sus memorias recogen  sus luchas por colocarse como tabaquero en el  Nueva  York  de  los  veinte  y  los  treinta.  Vea  Vega, Memorias.  44  Negociado  del  Trabajo,  Informe  especial, p.  61.  Negociado  del  Trabajo,  Segundo  informe  anual,  págs.  28‐47.  U.S.  Departamento  de  la  Guerra,  Informe  sobre  el  censo  de  Puerto  Rico,  1899, p. 332. Walter Weyl, “Labor Conditions  in Porto Rico”, págs. 823‐5.  45  Vega,  Memorias,  págs.  36‐7.  Además,  las  mujeres tabaqueras eran parte integral de la  cultura tabaquera en otros países. Los obreros  puertorriqueños y los fabricantes tienen que  haber sido conscientes de que la mayoría de  las  tabaqueras  en  España  era  mujeres,  de  hecho,  la  feminización  de  las  fábricas  españolas de cigarros se dio décadas antes sin  recurso a la descomposición del oficio. La Real  Fábrica  de  Tabaco  en  España  inicialmente 

  38  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich 

empleaba hombres en Sevilla pero la fábrica  de Cádiz, establecida posteriormente, empleó  sólo  mujeres  en  calidad  de  tabaqueras.  Durante  la  primera  mitad  del  siglo  diecinueve,  la  Real  Factoría  gradualmente  desplazó  a  los  hombres  de  la  fábrica  de  Sevilla. Para la transición, vea a José Manuel  Rodríguez Gordillo, “El personal obrero en la  Real Fábrica de Tabaco”, en Sevilla y el tabaco:  exposición  en  el  Rectorado  de  la  Universidad  (Antigua  Real  Fábrica  de  Tabacos),  ed.  José  Manuel  Rodríguez  Gordillo,  págs.  72‐4  (Sevilla: Imprenta Álvarez, 1984) y del mismo  autor,  Un  archivo  para  la  historia  del  tabaco  (Madrid: Tabacalera, 1984), p. 22.  46 Ava Baron presenta un argumento parecido  en su examen de los conflictos de género en la  tipografía. De acuerdo con ella, los patronos y  las reformistas de clase media, como Susan B.  Anthony, sostenían que el trabajo manual era  masculino mientras que el trabajo intelectual  que fuera liviano, limpio y fácil era femenino.  Vea su “Questions of gender: De‐skilling and  demasculinization  in  the  U.S.  printing  industry,” Gender and History 1, núm. 2 (1989):  183.  47  El Negociado del  Trabajo inspeccionó 141  fábricas  de  tabaco  durante  1913  y  1914.  Publicó unas estadísticas detalladas de cada  fábrica  identificando  las  ocupaciones,  la  cantidad de mujeres, hombres y niños en cada  ocupación,  el salario diario, etc. Los análisis  de estos datos informan las próximas páginas.  Vea  Negociado  del  Trabajo,  Segundo informe  anual, págs. 27‐47.  48 Entre las 354 mujeres que trabajaban en las  fábricas que practicaban el trabajo en equipo,  159 eran roladoras de capas, identificadas en  los  informes  como  tabaqueras  a  mano,  147  boncheras  y  48  tabaqueras  a  máquina,  estas  últimas  posiblemente  usando  mesas  de  succión para estirar el capote.  49  Félix  V.  Matos,  “Economy,  Society  and 

Urban life:  Women  in  Nineteenth  Century,  San  Juan,  Puerto  Rico  (1820‐1870)”  (tesis  Ph.D., Columbia University, 1994), p. 240. Las  primeras  fábricas  de  cigarros  datan  de  la  década  de  1870  y  las  mujeres,  que  Matos  identifica,  tenían  padres  que  ya  se  desempeñaban en el oficio. Este fenómeno no  era exclusivo a Puerto Rico; para los Estados  Unidos  vea  “Employment  of  Women  in  Industries:  Cigarmaking  ‐  Its  History  and  Present  Tendencies”,  Journal  of  Political  Economy  15,  núm.  1  (1907):  4.  En  Francia  y  otros  países  europeos,  las  mujeres  fueron  tabaqueras  desde  los  mismos  inicios  del  sistema  de  fábricas.  Vea  Louise  A.  Tilly,  “Paths of Proletarianization”, Signs 7, núm. 2  (1981): 400‐17.   50  El  despalillado  permaneció,  entonces  y  luego,  como  un  oficio  con  mayoría  de  mujeres.  51 Una situación similar se dio en Cuba. Vea  Olga  Cabrera,  “Cuba:  Mujer  y  familia  en  la  industria tabacalera” (Ponencia presentada en  Society  for  Caribbean  Studies,  Institute  of  Commonwealth  Studies,  Londres,  5  al  7  de  julio  de  1995)  y  Jean  Stubbs,  “Gender  Constructs  of  Labour  in  Prerevolutionary  Cuban Tobacco”, Social and Economic Studies  37 (1988): 247.   52  Louise  A.,  Tilly  y  Joan  W.  Scott,  Women,  work, and family (New York: Routledge, 1989),  p. 68.  53 La Gráfica 2 y la ecuación de regresión que  la  generó  no  presentan  dificultades  estadísticas. Sin embargo, la varianza de los  residuos derivados de la regresión no es igual  para todos los valores de una de las variables  independientes,  así  pues,  viola  uno  de  los  supuestos  del  análisis  de  regresión.  La  variable  en  cuestión  es  el  recíproco  del  número  de  tabaqueros  en  cada  fábrica.  La  varianza del error es grande para las fábricas  con pocos tabaqueros y decrece en la medida 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  39


Juan José Baldrich    que el número de tabaqueros aumenta. Este  problema  lleva  el  nombre  de  heterocedasticidad en la literatura estadística.  Técnicamente significa que los estimados de la  regresión son insesgados y consistentes pero  ineficientes.  Esto  es,  la  varianza  de  los  estimados  es  mayor  que  el  valor  correspondiente  a  la  población  o  el  valor  verdadero.  Este  problema  afecta  los  datos  agregados como los de este trabajo. Vea a Eric  A.  Hanushek  y  John  E.  Jackson,  Statistical  Methods  for  Social  Scientists  (Nueva  York:  Academic  Press,  1977),  págs.  143,  175.  Los  mínimos cuadrados ponderados corrigen este  problema. Los coeficientes de regresión y los  errores  estándar  presentados  utilizan  esta  técnica.  54 La descomposición no resultó en una mayor  eficiencia  o  rapidez  en  la  elaboración  de  cigarros pero sí redujo el costo del trabajo. Vea  Cooper,  Once  a  Cigarmaker,  págs.  169‐70  y  Prus,  “Mechanisation  and  the  gender‐based  division of labour”, p. 68.  55 Su atractivo para mujeres de otras industrias  era fuerte porque la manufactura de tabaco,  como  un  todo,  ofrecía  los salarios más altos  del  país.  Negociado  del  Trabajo,  Cuarto  informe  anual,  1915  (San  Juan:  Bureau  of  Supplies, Printing, and Transportation, 1916),  págs. 32‐34.  56  Las  despalilladoras  incluían  caperas  y  capoteras.  57  El  discrimen  salarial  contra  la  tabaquera  puertorriqueña era severo. Datos comparables  para los Estados Unidos en 1913 muestran que  las  mujeres  ganaban  entre  el  79  y  el  96  por  ciento de los salarios masculinos. Vea Cooper,  Once a Cigarmaker, págs. 176‐77.  58 El coeficiente de correlación múltiple de la  ecuación  asciende  a  0.84.  Eliminé  el  único  valor  extremo,  de  modo  que  el  número  de  casos, factorías, para la regresión, es de 24.  59  Patricia  Cooper  informa  igual  para  las 

mismas ocupaciones  bajo  un  mismo  techo.  Sólo  esporádicamente  las  mujeres  ganaban  menos.  Vea  Once  a  Cigarmaker,  p.  175.  En  contraste con la política de la CMIU, que de  plano  se  oponía  a  escalas  diferentes,  los  manufactureros británicos mantenían hasta un  diferencial  de  25  por  ciento  por  el  mismo  trabajo  en  la  misma  factoría.  Vea  Abbott,  “Employment  of  women  in  industries:  Cigarmaking”, p. 18.   60  A  pesar  de  la  diferencia  sustancial  en  tiempo y espacio, Barbara Stanek Kilbourne, y  otros, llegan a conclusiones parecidas. Vea sus  “Returns to Skill, Compensating Differentials,  and Gender Bias”, American Journal of Sociology  100,  núm.  3  (1994):  689‐719.  Sus  análisis  no  están  fundamentados  en  proporciones  de  hombres y mujeres para una ocupación dada  como  es  el  caso  de  esta  investigación;  consisten, más bien, de la brecha salarial entre  ocupaciones diferentes.  61 Cámara de Comercio, “Tobacco Culture”, p.  62.   62  Manning,  The  Employment  of  Women  in  Puerto Rico, págs. 27‐28.   63  Abbott,  ʺEmployment  of  Women  in  Industries: Cigarmaking”, p. 17. Cooper, Once  a  Cigarmaker,  págs.  115,  219.  Prus,  “Mechanisation  and  the  Gender‐based  Division of Labour”, p. 69.  64 Eusebio Colón, “No hay peor cuña...ʺ Unión  Obrera, 16 de abril de 1910, p. sin enumerar.  Eusebio Colón, “Cayey   también  se  prepara”,  Unión  Obrera,  12  de  mayo de 1910, p. 1.  65  Ramón  L.  Fraguada  y  Eleuterio  Sierra,  “Acta”, Unión Obrera, 11 de junio de 1910, p.  sin enumerar.  66  Ramón  L.  Fraguada,  “Notas  de  Cayey”,  Unión  Obrera,  16  de  junio  de  1910,  p.  sin  enumerar.  67  Vicenta Barrera y Francisca Gandía, “Acta  constitucional”, Unión Obrera, 5 de octubre de 

  40  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Juan José Baldrich 

1910, p.  sin  enumerar.  Ramón  L.  Fraguada,  “Desde Cayey”, Unión Obrera, 31 de agosto de  1910, p. sin enumerar.  68  Titán,  “De  Cayey”,  Unión  Obrera,  22  de  diciembre de 1910, p. sin enumerar.  69 Arturo de Santiago, “Labor Day en Cayey”,  Unión Obrera, 20 de julio de 1911, p. 1.  70  Luis  Barrera,  “Impresiones  de  un  paseo”,  Unión  Obrera,  11  de  octubre  de  1910,  p.  sin  enumerar.  71.  Quintero Rivera, “El Partido Socialista y la  lucha política triangular”, p. 60.  72  García  y  Quintero  Rivera,  Desafío  y  solidaridad,  págs.  49‐50,  60.  Federación  Libre  de Trabajadores, Actuaciones de las segunda y  tercera asambleas, págs. 21, 89.  73  Prudencio  Rivera  Martínez  a  Samuel  Gompers,  29  de  julio  de  1914,  en  Informe  general  de  cuentas  del  Comité    Central  de  la  Huelga de Tabaqueros de Puerto Rico, Federación  Libre  de  Trabajadores  (San Juan: Porto Rico  Progess  Publishing  Co.,  1914),  págs.  27‐28,  AGPR,  Fortaleza,  caja  593,  expediente  746,  documento 20. José Dieppa y otros a Arthur  Yager, 23 de abril de 1914, AGPR, Fortaleza,  caja 593, expediente 746, documento 19.  74  Federación  Libre  de  Trabajadores,  Actuaciones de las segunda y tercera asambleas, p.  48.  75 Ibíd., p. 105.  76  Ibíd., p. 49.  77 Gregoria Pujols, et al. a Severo Torruellas y  Pedro Correa, Unión Obrera, 10 de noviembre  de 1915, p. 1.  78 Cooper, Once a Cigarmaker, p. 116.  79  Unión  Internacional  de  Tabaqueros  de  América,  “Importante  asamblea  general  ...”,  Unión  Obrera,  21  de  enero  de  1919,  p.  1.  La  unión  no  aparece  en  1916,  “List  of  secretaries”,  Cigar  Makers  Official  Journal  40,  núm. 8 (1916): 40.   80 “Primer Congreso de Trabajadoras de Pto.  Rico”, Justicia, 19 de enero de 1920, págs. 4, 18. 

Ibíd., p. 9.   María de Fátima Barceló Miller, La lucha por  el sufragio femenino en Puerto Rico (Río Piedras:  Centro de Investigaciones y Huracán, 1997),  págs. 84‐89.  83 Carmen Puente, Genara Pagán, y Franca de  Armiño, “Meeting socialista de mujeres”, 16  de  octubre  de  1920,  AGPR,  Policía,  Novedades, Cayey, 16 de octubre de 1920, p.  14.  84  DeVault,  United  apart,  p.  212  y  Milkman,  “Gender and trade unionism”.  85 Cigar Makers Official Journal 47, núm. 9 (15  de septiembre de 1923): 28.  86  Azize,  La  mujer  en  la  lucha,  págs.  180‐182.  Inés María Mendoza, una contemporánea de  méritos considerables, articuló una condición  quizás  similar  a  la  de  Pagán.  Mendoza  escribió que “Para qué querer ser el igual del  hombre, si siendo mujer se tiene, por serlo, el  poder  de  hacerlo  a  él  nuestro  superior  y  gozarnos así lo mejor de la feminidad que es  el de saberse guiada, protegida, amparada por  él  en  quien  se  realizan  nuestros  sueños...”  Citado en Daisy Sánchez, La  que te llama vida  (Bogotá: Norma, 2007), p. 161.  87 Quintero Rivera, “Socialista y tabaquero”,  págs. 133‐37.  88  Rubén  Dávila  Santiago,  El  derribo  de  las  murallas  (Río  Piedras:  Cultural,  1988),  págs.  180‐216.  89  Capetillo,  quien  fuera  una  vez  lectora  de  tabaquería, tuvo una participación activa en la  campaña de sindicación de la FLT llamada la  Cruzada del Ideal. Vea Ramos, Amor y anarquía,  p. 65. Rivera ayudó a organizar una unión de  despalilladoras en Cayey para luego ocupar  un  puesto  en  la  directiva.  Estuvo  también  activa en la organización de celebraciones del  “Labor  Day”.  Vea  Barrera  y  Gandía,  “Acta  constitucional”. Fraguada y Sierra, “Acta”. De  Santiago, “Labor Day en Cayey”.  90  PRATC,  Annual  Report,  1918  (Jersey  City:  81 82

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  41


Juan José Baldrich    s.e.), 1919.   91 RATC, Annual Report, 1917 (Jersey City: s.e.),  1918.  92 José María González a Pedro Giusti, 28 de  mayo  de  1919,  Colección  de  Juan  Giusti  Cordero.  93 “A Dying Art”, p. 22. 

  42  Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


HISTORIOGRAFÍA DE CAYEY:   UN ACERCAMIENTO ARITMÉTICO   (EL CASO DE PÍO LÓPEZ MARTÍNEZ)      Jonathan J. Berríos  Educador y curador  Museo de Arte Dr. Pío López Martínez  Universidad de Puerto Rico en Cayey     

Para la  mayoría  de  los  estudiantes  de  nivel  secundario  en  Puerto  Rico  un  cambio  en  la  metodología  de  enseñanza  y  aprendizaje  de  los  cursos  de  historia  podría  resultar  alentador.  Junto  a  las  matemáticas,  la  historia  se  ha convertido en uno de los cursos con  menos entusiastas, incluso en el ámbito  universitario.  Salvo  las  contadas  excepciones,    los  comentarios  hacia  ambas  materias  se  repiten  en  frases  como:  ¿Para  qué  sirve  eso?,  eso  yo  nunca lo voy a usar en mi trabajo o eso  es aburrido.  Ambos casos observan un  denominador común: la mayoría de las  personas no entienden o no encuentran  la  utilidad  de  estas  materias.  Concluir  que esa es la razón para el estigma que 

  …el  historiador  tiene  a  su  disposición  muchos   recursos por los cuales escapar del  fantasma de la relatividad absoluta. El rigor  con  que  determina  la  idoneidad  de  sus  datos  y  documentos  es  uno.  Lo  es  también  su  imparcialidad,  que  automáticamente  lo  salva de la relatividad absoluta y le permite  considerar  otros  enfoques  que,  de  lo  contrario, le parecerían contradictorios.  Esteban  Tollinchi,  La  estructura  y  la  Historia 

pesa sobre ambas materias es un error.    Si  investigamos  el  por  qué  de  ese  desprecio colectivo, encontramos, en el  caso  de  las  matemáticas,  confesiones  como: es que yo nunca he entendido las  fracciones, o las raíces cuadradas, o me  confunden  los  números  negativos.  En  fin,  problemas  mayormente  de  aritmética  y  otros  casos  de  desconocimiento  de  procesos  elementales en la solución de ejercicios  o ecuaciones.    En  el  caso  de  la  historia,  los  problemas  son  similares.  Las  quejas  más  comunes  son:  yo  no  puedo  memorizarme  tanta  información,  es  que yo soy mala o malo con las fechas. 


Jonathan J. Berríos  Lo  que  demuestra,  en  ambos  casos,  el  predominio  o  subsistencia  de  la  enseñanza  de  la  historia  basada  en  el  aprendizaje  memorístico.  Podemos  considerarlos también como problemas  de aritmética, utilizando el lenguaje de  las matemáticas.  El  énfasis  en  la  memorización  de  datos  deja  a  un  lado  el  análisis  de  los  mismos  como  causa  o  catalizadores  de  acontecimientos que definen la historia  de  un  pueblo  o  país.  No  nos  sirve  de  mucho  memorizarnos  las  causas  y  fechas  de  la  caída  de  Constantinopla  o  las guerras de la Reconquista Española  si  no  se  ofrecen  las  herramientas  para  ubicarlas  dentro  del  contexto  del  encuentro  del  mundo  europeo  con  el  mundo  americano  y  su  posterior  colonización y conquista.    Veamos  un  ejemplo  aritmético  que  asemeja esta situación. En el caso a x b  = c es necesario saber los valores de a y  b  para  conocer  c.  Pero  esto  sería  suficiente si lo que queremos es que un  estudiante  se  memorice  una  cantidad  finita  de  ejercicios  de  multiplicación.  Ahora,  si  nos  interesa  que  un  estudiante  domine  cualquier  ejercicio  de  multiplicación  es  imprescindible  hacerle  comprender  por  qué  la  multiplicación de dos números tiene un  resultado  particular  y  los  procedimientos que debe seguir para la  solución  de  cualquier  problema.  Conocimiento  necesario  para  luego  poder trabajar problemas algebraicos o  de cálculo.           Al  igual  que  en  las  matemáticas,  el  desinterés  o  mal  desempeño  de  los 

estudiantes en cursos de historia radica  en  el  desconocimiento  de  procesos  elementales en el desarrollo de trabajos  historiográficos.  En  los  niveles  elementales  e  intermedios,  la  percepción  que  tienen  los  estudiantes  de  un  historiador  es  que  es  una  persona  con  un  conocimiento  infinito  que  lo  acompaña  desde  siempre.  Conocimiento  que  recoge  en  sus  libros  y publicaciones para compartirlo con el  resto  de  los  mortales.  Desconocen  totalmente  que  un  historiador  se  sirve  de herramientas, técnicas y métodos de  investigación  muy  sencillos.  De  conocerlas  y  comprenderlas,  al  igual  que  en  el  caso  de  las  matemáticas,  la  percepción y  hasta  el  aprovechamiento  en  los  cursos  de  historia  podría  cambiar de modo significativo.     Estas  breves  consideraciones  sobre  la  historia  y  las  matemáticas  surgen  luego  de  revisar  en  varias  ocasiones  el  libro “Historia de Cayey” de Pío López  Martínez,  el  cual  nos  limitaremos  a  analizar y que es clave en el estudio de  la  historia  de  Cayey.  Me  tomé  la  libertad  de  este  elemental  y  poco  científico  análisis  antes  de  entrar  de  lleno  a  reseñar  el  texto,  pues  el  libro,  que  fue  publicado  hace  más  de  treinta  y cinco años, requiere un dominio de la  aritmética aludida.       Cuando  Pío  López  acomete  la  empresa de una historia de Cayey sólo  llevaba  en  Puerto  Rico  cerca  de  cuatro  años.  Ello  fue  motivo  de  recelo  para  algunos  cayeyanos,  incluso  en  estos  tiempos, pues dudaban de la capacidad  de un extranjero para hacer un libro de  historia  de  un  pueblo  al  que  apenas 

44 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Jonathan J. Berríos  conocía.  La  respuesta  es  simple:  dominio  del  autor  de  la  aritmética  en  cuestión.  El  autor  reconoce  la  necesidad  de  emplear  tres  métodos  historiográficos  distintos  para  realizar  su  trabajo.  En  primer  lugar,  recurrir  a  todos  los  trabajos  inéditos  que  hacen  investigación  o  análisis  de  la  historia  de  Cayey.  Grupo  compuesto  mayormente  de  fuentes  secundarias.  En  segundo  lugar,  destaca  las  fuentes  documentales o fuentes primarias entre  las  que  considera  actas,  escrituras,  minutas y fotos, entre otras. Y en tercer  lugar,  realizar  entrevistas.  Este  tercer  grupo  resulta  el  más  interesante  pues  con  el,  Pío  López  fusiona  las  formas  más  conservadoras  dentro  de  la  metodología de investigación histórica,  que  es  el  estudio  de  fuentes  documentales  de  primer  orden,  con  la  historia  oral  que  todavía  en  nuestros  tiempos  es  vilipendiada  por  algunos  sectores.           Para no alejarnos de la analogía  que  nos  hemos  propuesto,  el  libro  de  López  Martínez  podría  representarse  en la siguiente ecuación:  Historia de Cayey (fuentes primarias +  fuentes  secundarias  +  historia  oral)  =  Libro  Historia  de  Cayey  de Pío  López  Martínez          Estos  distintos  métodos  se  conjugan  en  este  trabajo  para  conformar  un  texto  que  puede  resultar  un  poco  confuso  para  estudiantes  o  para  aquellos  que  se  inician  en  el  campo  de  la  historia.  Principalmente,  porque el libro no sigue un orden lineal  de eventos o periodos. El autor recurre  a  dividir  el  libro  en  capítulos  que  recogen temas de la historia de Cayey. 

       El  texto  está  dividido  en  cuatro  secciones:  el  prólogo,  la  introducción,  veinticinco  capítulos  y  la  bibliografía.  No  pretendemos  resumir  minuciosamente  el  trabajo,  pero  sí  reseñaremos  a  grandes  rasgos  la  información  que  ofrece.  Antes  que  el  texto  y  el  pretexto,  el  libro  presenta  en  su  portada  una  de  las versiones  de  “El  Pan  nuestro”  (1905)  de  Ramón  Frade.  Imagen  que  sirve  de  gancho  para  identificar  el  libro,  más  que  con  lo  puertorriqueño, con lo cayeyano.    

Nos llama la atención que al leer las  primeras  páginas,  encontramos  alusiones  del  autor  a  la  influencia  española  y  al  papel  de  dicha  cultura  como agente civilizador de los pueblos  salvajes de América. Ejemplo de esto lo  encontramos  en  la  segunda  página  del  libro.  Una  cita  de  José  de  Diego  utilizada  como  epígrafe  y  que  lee:  “Dios preside la historia y en la historia  España  tiene  la  misión  sublime  de  educar  los  pueblos  en  la  gloria”.  Más  adelante,  en  el  primer  capítulo,  “Descubrimiento de América”:   Ningún  otro  pueblo  tenía,  en  igual  grado  que  el  español,  el  poder  de  espíritu  necesario  para  llevar  adelante  una empresa que no tiene paralelo en la 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  45


Jonathan J. Berríos  Esto  se  traduce  a  una  comprensión  del  texto  y  de  su  valor  con  conciencia  del  problema,  pero  reconociendo  la  aportación  del  mismo.  Más  allá  de  los  vicios  aludidos,  el  autor  logra  un  libro  que  sigue  siendo  de  gran  valor  para  cualquier  investigador  o  estudiante  de  historia.       Los  primeros  dos  capítulos  cubren  Y  por  último  encontramos  al  final  respectivamente el “Descubrimiento de  de ese capítulo:  América”  y  el  “Descubrimiento  y  No hay una sola comunidad colonizada  colonización de Puerto Rico”. 1  A partir  por  gentes  hispanas  que  no  viva  en  la  del  tercer  capítulo  “Poblado  indio  esfera de la fe de Cristo y de la cultura  Toita”  el  libro  se  concentra  en  la  occidental.  En  español  se  elevó  la  historia  de  Cayey.   El  cuarto,  “Cayey”,  primera  oración  a  Dios  tanto  en  la  responde  a  una  reseña  geográfica  del  tierra  de  Estados  Unidos  como  en  el  pueblo.  “Primeras  noticias  de  Cayey”  resto  del  continente  americano.  Y  el  quinto  capítulo,  consiste  en  un  análisis  español  fue  el  primer  idioma  culto  que  de  crónicas  y  documentos  los  cuales  resonó  en  las  inmensas  praderas  del  ayudan  a  tener  una  idea  de  desde  “midelwest”  y  en  la  cuenca  del  cuándo Cayey fue poblado por colonos.  Missisipi hasta la Patagonia y la Tierra  A  la  altura  de  1645,  es  descrito  como  de  Fuego,  por  obra  de  aquella  hato  ganadero.  Luego  encontramos  las  “Hispania Fecunda”...  órdenes  para  su  fundación  como    pueblo  en  1765  y  1771  cuando  La   Si  retomamos  la  analogía  con  las  Corona  Española  reconoce  y  matemáticas  encontramos  una  salida  a  recomienda la fundación del pueblo de  los  vicios  que  el  texto  presenta.  Para  Cayey  además  de  los  documentos  en  despejar  variables  en  una  ecuación  torno  a  su  fundación  bajo  el  dividimos  dicha  ecuación  por  el  valor  gobernador Miguel de Muesas el 17 de  que  acompaña  la  variable  para  la  cual  agosto de 1773 con el nombre Cayey de  deseamos despejar.   Muesas.      Ejemplo: en la ecuación a(b x c) = d   si    deseamos  despejar  para  b  x  c    realizamos el siguiente procedimiento:    a(b x c) = d   resultado b x c = d          a         a                                 a      En el libro de Pío López podemos despejar los vicios hispanófilos de la siguiente forma:    Vicios hispanófilos (Trabajo de Pío López + historia de Cayey) = Comprensión del texto                             Vicios hispanófilos                                                        Vicios hispanófilos     historia  entera  de  la  humanidad;  epopeya  de  gigantes  y  guerreros,  de  sabios  y  colonizadores,  de  héroes  y  de  santos  que  al  ensanchar  el  dominio  del  hombre  sobre  el  planeta,  ganaba  también  para  el  espíritu.  Sólo  una  vez  en  la  historia  humana  el  espíritu  ha  soplado  en  afán  de  conquista,  que  lejos  de subyugar, liberta. 

Resultado:                         (Trabajo de Pío López + historia de Cayey) = Comprensión del texto                                                                                                            Vicios hispanófilos 

46 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Jonathan J. Berríos  En  el  capítulo  sexto  se  analizan  varias teorías relacionadas al origen del  nombre de Cayey entre las que el autor  apoya  la  procedencia  taína.  El  séptimo  y  octavo  capítulo  responden  a  la  descripción de viviendas, calles, barrios  y  población  del  pueblo  a  partir  del  trabajo de Fray Iñigo Abbad y La Sierra  y  de  distintos  censos  y  documentos  publicados  entre  las  décadas  de  1770  hasta 1970.     “Los  gobernadores”,  capítulo  noveno,  recoge  un  recuento  de  los  gobernadores que pasaron por la Isla y  algunas  de  sus  acciones  que  repercutieron  más  tarde  en  el  desarrollo  de  Cayey.  También  Pío  López  presenta  en  éste  detalles  muy  breves  sobre  la  participación  de  las  milicias  españolas  estacionadas  en  Cayey  durante  la  invasión  norteamericana  y  la  posterior  obtención  del  Cuartel  español  en  Cayey, convertido luego a campamento  militar  norteamericano  bajo  el  nombre  de Henry Barracks.    En  el  capítulo  décimo  el  autor  presenta una relación de los regímenes  municipales  de  la  Isla  y  de  las  estructuras y cambios que se dan en los  municipios  y  en  sus  estructuras  de  gobierno  desde  1812  a  1896  y  los  posteriores cambios que trae consigo el  1898.  También  presenta  aquí  una  lista  de  alcaldes  de  Cayey  desde  1773  a  1965.  Así  mismo,  describe  otros  aspectos,  servicios  y  facilidades  relacionados al municipio como la Casa  del  Rey  o  Alcaldía,  ordenanzas  municipales,  bomberos,  suministros  de  agua y alcantarillados. 

En el  capítulo  duodécimo,  “Agricultura  y  ganadería”,  el  autor  narra  la  evolución  de  esas  industrias  desde  los  inicios  de  la  colonización  hasta  principios  de  la  década  de  1960.  Los  capítulos  decimotercero  al  decimoquinto  ofrecen  información  sobre  el  desarrollo  de  las  industrias  en  suelo  cayeyano  y  otros  temas  relacionados  a  la  infraestructura.  Vemos  al  Cayey  del  1828,  cuando  contaba  con  cuatro  trapiches,  cuatro  alambiques,  dieciséis  tiendas  y  dos  ventorrillos.  Luego,  en  1845,  contaba  con  catorce  carpinteros,  cuatro  zapateros,  nueve  mercaderes  de  comestibles  y  bebidas,  cuatrocientos  cuarenta  y  un  labradores  propietarios,  un  billar,  una  gallera,  una  panadería,  diez  tiendas  mixtas  y  una  sastrería.  Luego,  hace  una  breve  descripción  de  diez empresas establecidas en el pueblo  a partir de 1950.           Sobre  la  infraestructura,  destaca  detalles  como  el  alumbrado  y  las  vías  de  comunicación.  El  autor  hace  mención  de  los  senderos  que  en  los  inicios de la colonización comunicaban  los  poblados  indígenas  en  el  siglo  XVI  y  describe  la  evolución  y  desarrollo  de  estas  vías  hasta  la  construcción  de  la  autopista  de  San  Juan  a  Ponce  en  el  siglo  pasado.  Con  relación  a  las  comunicaciones,  destaca  el  correo  y  su  evolución,  el  telégrafo  (1875)  y  las  torres  de  Cayey  (1917),  cuyo  objetivo  era  mantener  comunicación  con  embarcaciones en el Océano Atlántico.    En  los  próximos  dos  capítulos,  Pío  López  hace  un  análisis  de  la  salud  pública  y  de  la  enseñanza.  En  el 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  47


Jonathan J. Berríos  segundo subraya el control que tuvo el  clero  de  la  educación  hasta  el  siglo  XVIII  y  describe  los  cambios  más  significativos en la educación en la Isla  dirigidos  por  los  distintos  gobernadores. En 1894 encontramos en  Cayey  siete  escuelas  públicas  y  tres  privadas  que  albergaban  más  de  575  estudiantes.  Para  1930,  Cayey  contaba  con  27  escuelas  graduadas  de  inglés,  2  escuelas  consolidadas  y  28  escuelas  rurales.  A  finales  de  la  década  de  1960  ya  se  había  fundado  el  Colegio  Universitario de Cayey.           Aquí  también  destaca  las  publicaciones  que  se  realizaban  en  el  pueblo.  Las  más  antiguas  fueron  “El  escalpelo”  y  “El  porvenir”.  Luego  le  siguieron  un  sin  número  de  publicaciones  como  periódicos,  semanarios y revistas.            El capítulo decimoctavo habla sobre  la  presencia  de  la  Iglesia  Católica  en  Cayey  y  reseña  algunas  de  las  costumbres  religiosas  como  las  fiestas  patronales,  las  fiestas  de  San  Isidro  Labrador,  los  rosarios  de  cruz  y  los  aguinaldos.  En  el  capítulo  decimonoveno  hace  mención  de  las  distintas  asociaciones  que  se  desarrollaron  en  Cayey  desde  mediados del siglo XIX como las logias  masónicas, fraternidades y clubes.           “Hombres  ilustres”  capítulo  vigésimo primero, reconoce algunos de  los hombres más destacados en la vida  e  historia  de  Cayey.  En  el  grupo  de  varias  decenas  sólo  encontramos  una  mujer,  Marcelina  Warren,  educadora.  Quedan  fuera  nombres  de  mujeres 

como Emérita  León,  Coral  Rubio,  Carmen  Dumont  y  muchas  otras  mujeres  imprescindibles  en  la  historia  del  pueblo.  Entre  los  nombres  que  sí  menciona  el  texto  están  Emeterio  Colón,  Miguel  Meléndez  Muñoz,  Ramón  Frade,  Benigno  Fernández  y  Ángel Mergal.           El  próximo  capítulo  está  dedicado  al  deporte.  Es  una  reseña  de  logros,  mayormente  en  el  béisbol  y  el  boxeo.  De  ese  segundo  deporte  destaca  al  boxeador Pedro Montañés “El torito de  Cayey”,  reconocido  en  toda  América  y  Europa.           El  penúltimo  capítulo  lo  dedica  a  “misceláneas”  que  resulta  la  recopilación  de  datos  que  Pío  López  reúne,  pero  deja  fuera  en  los  demás  capítulos  y  que  tratan  diversos  temas:  un  donativo  de  195  pesos  enviados  a  Carlos  III,  una  nota  de  bautismo  de  Ramón  Baldorioty  de  Castro  de  1823  o  la  muerte  de  206  personas  a  causa  de  un  brote  de  cólera  en  1856.  Finaliza  el  capítulo  con  la  mención  de  algunas  costumbres  que  se  observaban  en  el  pueblo: paseos en calesa los domingos,  retretas  en  la  plaza,  el  uso  de  las  farmacias  como  lugar  para  tertulias,  mascar  tabaco,  la  pesca  en  quebradas,  vestimentas,  los  dulces  típicos  y  los  alimentos.     El  vigésimo  quinto  y  último  capítulo  “Cayey,  lugar  de  veraneo”  agrupa  fragmentos  en  prosa  y  versos  dedicados  a  Cayey.  El  paisaje,  el  clima  y  otras  bondades  llevadas  a  la  metáfora.  Razones  que  según  el  autor  hicieron  de  Cayey  lugar  predilecto  de 

48 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Jonathan J. Berríos  los  habitantes  de  la  capital  que  más  allá  del  ámbito  académico  y  buscaban reposo en los fines de semana  universitario.    De  lo  contrario,  si  un  y verano.   texto  de  historia  no  se  asigna  en  un     curso,  estaremos  condenados  a  leernos  Si  bien  hemos  dicho  que  el  libro,  nosotros mismos.  por  la  estructura  que  presenta,  resulta      un tanto difícil para estudiantes o para    quien  se  inicia  en  este  campo,  por  otra    parte,  facilita  el  estudio  de  dichos    temas,  pues  cada  capítulo  cubre,    precisamente, entre uno y tres temas de    la  historia  de  Cayey.  En  la  mayoría  de    ellos,  ofreciendo  un  trasfondo  y  el    contexto  en  el  que se  desarrolla  dentro    del  ámbito  isleño.  Pero  si  estamos    interesados  en  algún  periodo  o  década    de  la  vida  cayeyana  tan  sólo  debemos    acudir  a  un  ejercicio  de  aritmética    elemental.  Es  decir,  buscar  en  cada    capítulo  el  denominador  común  que    nos interesa. En otras palabras, recorrer    cada  tema  y  sustraer  de  cada  uno  de    ellos  los  años  que  deseamos  trabajar  y    así  obtenemos  el  panorama  de  Cayey    en ese momento determinado. Ejercicio    que los jóvenes podrían encontrar hasta    divertido.  Además  lo  podemos    representar de la siguiente forma:      25(capítulos – X) = Periodo de historia de Cayey.         Debemos dudar que el problema de    comprensión  de  este  trabajo  y  otros    textos  de  historia  sea  responsabilidad    de  los  niños,  jóvenes  o  personas  no    especializadas en la historia, sino de los    que  trabajamos  en  este  campo  desde    distintos  espacios.  Deberemos  algunos    renunciar  al  prestigio  del    descubrimiento  y  hallazgo  de  datos  y    reconocimiento  en  las  publicaciones  y    dedicarnos  a  ofrecer  los  métodos  y    herramientas  necesarias  para  el  entendimiento  y  estudio  de  la  historia 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  49


Recomendaciones bibliográficas: Historiografía de Cayey 2 Andreu,  César  ed.  Memorias  de  Bernardo  Vega.  (San  Juan,  Puerto  Rico:  Ediciones  Huracán, 2002).  Aponte,  Marta,  ed.  El  lugar  de  la  memoria,  Fotografías de Tulio Alvelo y Ramón Frade.  (Cayey, Puerto Rico: Libroguía, 1997).    Baldrich,  Juan  José.  Sembraron  la  no  siembra  (San  Juan,  Puerto  Rico:  Ediciones  Huracán.1988).  Barradas,    Efraín.  “Ramón  Frade  o  de  por  qué  es  necesario,  a  veces,  brindar  con  vino  de  plátano.”  Exposición  Homenaje  a  Ramón  Frade  (San  Juan,  Puerto  Rico:  Liga de Estudiantes de Arte, 1985).  Delgado,  Osiris.  Ramón  Frade  León,  pintor  puertorriqueño.    Un  virtuoso  del  intelecto  1875‐1954.  (San  Juan,  Puerto  Rico:  Centro  de  Estudios  Avanzados  de  Puerto Rico y el Caribe, 1989).   Fernández,  Eugenio,  Vega,  Héctor.  “Cayey  en  las  humanidades”  Boletín  del  programa del humanista residente. (Cayey,  Puerto  Rico:  Fundación  Puertorriqueña  para  las    Humanidades,  Vol.  1  Núm.  5,  mayo, 1983).   López, Pío. Historia de Cayey. (Cayey, Puerto  Rico:  Colegio  Universitario  de  Cayey,  1972).  ‐‐‐,  Ramón  Frade.  (Cayey,  Puerto  Rico:  Colegio Universitario de Cayey, S.f.)   ‐‐‐, Cayey: notas para su historia. (San Juan,  Puerto  Rico:  Comité  Historia  de  los  Pueblos, 1985).  Picó,  Fernando.  Cayeyanos:  familias  y  solidaridades  en  la  historia  de  Cayey.  (San  Juan  Puerto  Rico:  Ediciones  Huracán,  2006).  Ramos,  Antonio.  Cayey,  de  hato  criadero  tributario de Coamo a ciudad universitaria.  (San Juan, Puerto Rico, 2007).  Santa‐Pinter,  J.J.  Escudo  de  Armas,  Sello  y  Bandera  de  Cayey.  (Cayey,  Puerto  Rico:  Gobierno Municipal de Cayey, 1972). 

Títulos asignados por el autor. 

1

Esta es una muestra parcial de algunos  textos  historiográficos  que  aportan  información de gran valor al investigador y  al  entusiasta  interesado  en  la  historia  de  Cayey.  Quedan  sin  señalar  numerosos  artículos  recogidos  en  la  Revista  Cayey,  editada  por  la  Universidad  de  Puerto  Rico  en  Cayey,  y  de  igual  forma  artículos  publicados  en  periódicos  regionales  donde  encontramos  trabajos  de  Miguel  Meléndez  Muñoz,  Eugenio  Fernández  Méndez,  Ramón Frade, Ángel Mergal y Héctor Vega,  entre otros.    2


CONTEXTOS, PRE‐TEXTOS Y POST‐TEXTOS:  COMENTARIOS SOBRE LAS PONENCIAS DE FERNANDO  PICÓ Y JUAN JOSÉ BALDRICH       Luis Figueroa  Departamento de Historia  Trinity College  Hartford, Connecticut      Casi  un  año  atrás  fui  invitado  por  Isar  Godreau  a  participar  en  un  foro  organizado  por  el  Instituto  de  Investigaciones  Interdisciplinarias  de  la  Universidad  de  Puerto  Rico  en  Cayey,  el  cual  estuvo  centrado  en  la  historia  de  Cayey  y  la  región  que  cubre  el  ámbito  institucional  del  recinto.  Confieso  que  me  sentí  muy  honrado  pues  era  la  primera  vez,  en  casi  veinte  años,  que  era  invitado  a  participar  en  una  conferencia  académica en la isla. Curiosamente, la  vez  anterior  fue  un  encuentro  de  historiadores  celebrado  en  1990  en  el  Recinto  de  Río  Piedras.  Si  mal  no  recuerdo, el propósito de aquel evento  fue,  al  menos  en  parte,  juntar  a  un  conjunto  de  investigadores  provenientes  de  diversas  disciplinas  para  divulgar  sus  trabajos  y  fomentar  discusiones  sobre  la  multiplicidad  de  formas  en  que  la  historia  de  Puerto  Rico  se  venía re‐escribiendo desde los  años setenta.      Mi  objetivo  al  mencionar  aquel  evento no es para entrar en detalles de  tal  experiencia  –eso  lo  estoy  haciendo  en  otro  contexto  –sino  llamar  la  atención  a  un  par  de  ironías.  En  primer  lugar,  mientras  que  en  el 

encuentro del noventa el comentarista  de  mi  ponencia  fue  el  profesor  Fernando Picó, en Cayey se invirtieron  los  papeles  y  me  tocó  a  mí  hacer  algunos  señalamientos  sobre  su  presentación.  La  ironía  es  verdaderamente doble, lo cual la hace  aun más deliciosa, puesto que además  fui llamado a responder a la ponencia  del  profesor  Juan  José  Baldrich,  quien  así  las  cosas,  fue  uno  de  los  mentores  de  mi  tesina  de  bachillerato  sobre  el  reordenamiento  del  movimiento  obrero  durante  la  época  de  fomento  industrial  en  Puerto  Rico,  tesina  que  precisamente el compañero Picó logró  colar  en  un  número  de  la  vieja,  pero  creo  que  todavía  bastante  útil  revista  Anales  de  Investigación  Histórica.  Dada  esta  configuración  de  viejos  y  nuevos  destinos,  y  aclarada  así  parte  de  la  ʺposicionalidadʺ  desde  la  cual  me  acerco  a  los  trabajos  de  los  compañeros  Picó  y  Baldrich,  paso  entonces  a  hacer  unos  comentarios  muy someros sobre sus trabajos.      A  primera  vista,  los  ensayos  de  Picó  y  Baldrich  representan  un  gran  reto  para  el  comentarista  que  busque  encontrar  denominadores  comunes  que  faciliten  la  comparación  crítica. 


Luis Figueroa  Desde  un  ángulo  bastante  obvio,  existe  el  punto  de  convergencia  que  los  unió  en  este  foro,  es  decir,  el  espacio  geográfico  de  Cayey,  en  particular  la  zona  urbana  y  su  periferia  más  inmediata,  donde  presumimos  que  estarían  localizados  los  talleres  y  las  fábricas  de  tabacos  que  Baldrich  estudia  tan  1 minuciosamente.   Sin  embargo,  me  parece  igualmente  obvio  que  los  obreros  y  obreras  de  la  manufactura  del  tabaco  también  tenían  vidas  que  no  estaban  restringidas  al  taller  y  la  fábrica,  sino  que  tenían  múltiples  escenarios donde realizaban sus vidas:  entre  ellos  la  calle  y  la  esquina;    el  ventorrillo,  la  barra,  el  colmado  y  la  fonda;  la  plaza,  el  bohío,  el  rancho,  la  casita y el cuarto de alquiler; el batey,  el patio y el balcón; el salón de recreo  de  artesanos,  la  vieja  Iglesia  Católica,  las  nuevas  capillas  e  iglesias  protestantes  traídas  por  misioneros  norteamericanos, y las escuelas donde  los  más  privilegiados  de  las  clases  subalternas  enviaban  a  sus  hijos  (e  incluso  hijas)  a  cursar  aunque  fuesen  sólo unos grados primarios.      Enumero  estos  ejemplos  para  enfatizar  que  la  formación  del  proletariado  tabaquero,  incluyendo  el  desplazamiento  del  artesano  venido  a  menos y la aglomeración de jornaleros  en  zonas  urbanas,  tuvieron  lugar  en  toda  una  gama  de  contextos  físicos,  geográficos  o  humanos,  simbólicos  y  concretos,  colectivos  e  individualizados,  que  necesitaríamos  tener en cuenta  para  complementar  el  trabajo  tan  importante  que  viene  haciendo  el  compañero  Baldrich  en 

sus estudios  de  la  manufactura  del  tabaco  desde  que  publicó  su  pionero  libro  sobre  la  no‐siembra  tabacalera  del  1931‐32. 2   En  otras  palabras,  me  parece  que  Baldrich  nos  presenta  un  análisis  que  clama  por  ser  llevado  en  múltiples  direcciones,  intentando  así  rastrear  posibles  pistas  contenidas  aquí  y  en  otros  trabajos  relacionados.  En  particular,  creo  debemos  indagar  quiénes  eran  estas  despalilladoras  y  estos  torcedores,  obreras  fabriles  y  artesanos,  y  sus  redes  familiares  y  afectivas;  dónde  coincidían  en  sus  desplazamientos,  tanto  diarios  como  inusuales,  y  dónde  intercambiaban  opiniones,  preguntas,  disputas,  nostalgias  de  la  vida  antes  del  mal  llamado  progreso,  y  a  lo  cual  respondían  hasta  con  utopías  seculares  y  religiosas.  Más  aun,  me  atrevo  a  pensar  que  fue  allí,  en  esos  otros espacios, más que en el taller o la  fábrica, donde con intención o sin ella  describían  para  familiares,  amigos  y  vecinos  las  vicisitudes  de  la  mecanización  industrial  que  comenzaron los empresarios criollos e  inmigrantes  antes  del  98,  y  que  intensificaron  los  monopolios  norteamericanos,  así  como  la  transformación  del  valor  y  uso  de  sofisticadas destrezas artesanales.       De otro lado, y como discuto más a  fondo  en  otro  ensayo,  es  importante  mirar  la  ponencia  de  Picó  como  un  resumen  muy  apretado,  pero  aun  así  muy  estimulante  que  destila  en  fino  los  planteamientos  encontrados  en  su  libro  Cayeyanos, 3   de  manera  que  los  apuntes  que  siguen  parten  de  pasajes  de la ponencia pero hacen referencia al 

52 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Luis Figueroa  libro,  donde  los  mismos  temas  son  tratados más extensamente.      Para  comenzar,  es  importante  no  perder  de  vista  las  diferencias  en  las  unidades  de  análisis  entre  ambas  ponencias  y  algunas  de  las  consecuencias  que  estas  diferencias  implican.  Mientras  en  el  caso  de  Baldrich  nos  ocupamos  de  talleres  y  fábricas  localizados  en  varios  municipios,  no  sólo  en  Cayey,  en  el  caso  de  Picó  pasamos  a  centrarnos  en  el  municipio  de  Cayey  y  sus  barrios  rurales  y  urbanos.  Este  cambio  de  perspectiva  nos  permite  reconsiderar  los  señalamientos  anteriores  sobre  la  necesidad  de  examinar  la  proletarización  del  tabaco  en  otros  espacios  que  van  más  allá  del  taller,  espacios que se me antoja llamar aquí  los  ʺtras‐talleresʺ,  aquellas  zonas  donde transcurre la vida también.       En  Cayeyanos,  Picó  menciona  que  la  concentración  de  gente  asalariada  no  sólo  fue  en  el  ʺpuebloʺ  como  tal,  sino  también  en  los  alrededores,  lugares  estos  que  mis  experiencias  estudiando  a  Guayama  demuestran  que surgieron sobre todo a partir de la  eliminación  del  trabajo  coaccionado  entre  1870  y  1876,  y  del  desfase  entre  el  crecimiento  poblacional  y  la  crisis  en  la  agricultura  comercial  que  no  giraba  principalmente  en  torno  al  cafetal,  todo  lo  cual  contribuyó  a  aumentar  la  movilidad  subalterna.  Este proceso de moverse del campo al  pueblo  ocurrió  más  rápido  que  la  capacidad  de  los  municipios  de  aprobar  y  ejecutar  planes  de  ʺensanchamientoʺ  o  urbanización  que 

extendieran de  manera  regularizada  las  calles  originales,  o  deslindaran,  construyeran, y zonificaran nuevas de  manera  ʺordenadaʺ,  dictadas  como  siempre  por  las  élites  locales  desde  la  alcaldía.  Es  así  como  surgieron  en  Guayama,  por  ejemplo,  barriadas  periferales  tales  como  Joyinglé  (Hoya  del Inglés), Pica‐Pica, y Borinquen, las  cuales  se  hincharon  en  cuestión  de  pocos  años  con  casas,  bohíos  y  estructuras  de  alquiler  auto‐ construidas  y  localizadas,  tanto  física  como  simbólicamente,  más  allá  del  control y normatividad urbanística del  estado. 4   Cayey  al  parecer  no  fue  diferente  y,  aunque  quisiera  que  Picó  y  otros  historiadores  abordaran  el  tema  con  mayor  detenimiento,  lo  cierto  es  que  hay  evidencia  en   Cayeyanos  que  apuntan  en  esta  dirección.  Tal  es  el  caso  sobre  todo  cuando  Picó  discute  personajes  e  incidentes  tomados  de  los  libros  de  novedades  del  cuartel  de  la  policía  que  fueron  registrados  en  las  décadas  del  1910  al  1930.  Es  allí  donde  nos  enteramos  de  la  importancia  en  la  sociedad y cultura local de la barriada  ʺPunta  Bravaʺ,  donde  circulan  personajes  como  Dolores  Ríos  Márquez,  conocida  popularmente  como ʺLola La Polleraʺ, lugares que el  público llegó a considerar ʺde jolgorio  y  de  contiendaʺ.    Igualmente  importante  también  es  el  planteamiento  de  Picó  de  que  allí  la  población  residencial  circulaba  aceleradamente,  pues  una  gran  cantidad  de  las  familias  censadas  en  1920  ya  no  aparecen  listadas  en  dicha  barriada  en  1930.  Nos  explica  que  la  mayor  parte  se  han  ido  mudando  ʺa 

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  53


Luis Figueroa  calles  más  céntricas,  o  a  los  barrios  suburbanos,  [pues]  han  conseguido  ocupaciones de mayor remuneración y  sus hijos han acudido a la escuela y se  han alfabetizadoʺ. 5    Pero,  si  es  así,  entonces  cabría  preguntarse,  por  ejemplo,  ¿cómo  contrastaban  los  patrones residenciales de los artesanos  tabaqueros  con  los  de  los  jornaleros  y  las  obreras  menos  diestros  y  diestras  estudiados  por  Baldrich?  Incluso,  el  nivel  de  estabilidad,  por  decirle  así,  del  sector  obrero  del  tabaco,  independientemente  de  su  nivel  de  destrezas  e  identidad  de  género,  y  sospecho  que  hasta  racial,  no  parece  ser  tan  sólido  si  tomamos  en  cuenta  otros  señalamientos  de  Picó  de  que  el  crecimiento  de  la  industria  tabaquera  cayeyana  atrajo  a  un  número  indeterminado  de  trabajadores  al  pueblo  provenientes,  no  sólo  de  los  barrios rurales de Cayey, sino también  de  otros  pueblos.  Pero,  ¿de  qué  pueblos,  y  de  cuán  lejos?  ¿Venían  solos  o  traían  consigo  familiares?  ¿Cuáles  eran  sus  características  laborales,  de  redes  de  matrimonio  o  concubinato,  de  hogares  encabezados  por  hombres  o  por  mujeres,  con  familias  nucleares,  extendidas,  o  abigarradas? 6     Algo  que  Picó  sí  nos  dice  en  su  ponencia es que la noción de la familia  nuclear  encabezada  por  un  hombre  casado no cumple con el rol normativo  tantas  veces  idealizado  a  lo  largo  del  recorrido  de  la  historia  cayeyana,  desde la fundación del municipio en el  siglo  XVIII.  Más  aun,  en  la  discusión  más extendida del libro nos enteramos  que  existieron  patrones 

contradictorios de movilidad social en  la  compleja  estructura  de  clases  del  Cayey  de  fines  del  XIX  y  principios  del  XX  en  donde  familias  enteras  e  individuos  particulares  aparecen  subiendo  o  bajando  precipitadamente  en la estructura de clases de municipio  entre  las  décadas  de  los  años  1870  a  1930. 7     Dado  estos  breves  comentarios,  ¿cómo  podemos  amarrar  lo  que  parecerían  unos  hilos  sueltos?  En  primer  lugar,  una  de  las  aportaciones  principales  de  Baldrich  es  que  intenta  enfocar su estudio en un contexto más  amplio,  tanto  en  términos  de  teorización,  métodos,  y  perspectivas  comparativas  de  lo  que  aparece  en  la  investigación  mucho  más  minuciosa  de Picó sobre el curso de la historia de  Cayey.  En  cierta  medida,  un  ʺpre‐ textoʺ para el estudio de Baldrich, con  el  cual  él  ha  venido  desarrollando  un  diálogo  muy  productivo  por  muchos  años, es el muy bien celebrado estudio  de  Patricia  Cooper  sobre  género  en  la  industria  tabaquera  norteamericana  a  principios  del  siglo  XX. 8   Me  parece  que  precisamente  ese  tipo  de  diálogo  es  sumamente  necesario  para  sacarle  la mejor punta a nuestros lápices antes  de  comenzar  a  tomar  notas  en  los  archivos,  o  elaborar  entrevistas  de  historia  oral,  o  estudios  etnográficos,  según  sea  el  caso.  En  este  sentido,  es  importante  también  dialogar  con  la  más  novedosa  literatura  sobre  género  en  la  historia  obrera  latinoamericana  que  ha  venido  saliendo  en  la  última  década.  Muchos  de  estos  intelectuales  han  tratado  de  aplicar  críticamente  perspectivas  teóricas  tan  diversas 

54 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Luis Figueroa  como  las  de  Gramsci,  Foucault,  o  Bourdieu  en  estudios  sobre  trabajadoras y trabajadores en lugares  como  Chile,  Colombia,  Costa  Rica,  y  hasta el propio Puerto Rico.  9  Los análisis de Baldrich en su ponencia  de Cayey, como en su reciente artículo  ʺFrom handcrafted rolls to machine‐ made cigarettes: The Transformation and  Americanization of Puerto Rican  Tobacco, 1847‐1903,ʺ CENTRO  Journal,17:2 (Fall 2005), 145‐169, me hacen  recordar, para bien o para mal, los  producidos por Marx hace siglo y medio  atrás. Ver, en particular, la sección cuarta  del primer tomo, titulada ʺLa producción  del plusvalor relativo, especialmente los  capítulos XII (ʺDivisión del trabajo y  manufacturaʺ) y XIII (ʺMaquinaria y gran  industriaʺ), en: Karl Marx, El Capital:  crítica de la economía política, tomo 1,  volumen 2. Traducción y edición de  Pedro Scaron (México: Siglo XXI  Editores, 1975). Entre los análisis más  extensos y sofisticados del proceso de  elaboración de dicha obra tan  fundacional para las ciencias sociales (ya  sea por filiación o por fobia), fue el de  Roman Rodolsky, The Making of Marxʹs  ʹCapitalʹ, trans. by Peter Burgess  (London: Pluto Press, 1977). Un esfuerzo  más reciente por reconsiderar la obra de  Marx y muchas de sus interpretaciones  que subyacen el trabajo de Baldrich lo es,  por ejemplo, Moise Postone, Time, Labor,  and Social Domination: A Reinterpretation of  Marxʹs Critical Theory (New York and  Cambridge: Cambridge Univeristy Press,  1993); en español, consúltese Marx  Reloaded: repensar la teoría crítica del  capitalismo (Madrid: Traficantes de  Sueños, 2007). 

1

Juan José Baldrich, Sembraron la no  siembra: los cosecheros de tabaco  puertorriqueños frente a las corporaciones 

2

tabacaleras, 1920‐1934 (Río Piedras:  Ediciones Huracán, 1988).   Fernando Picó, Cayeyanos: familias y  solidaridades en la historia de Cayey (San  Juan: Ediciones Huracán, 2007).  

3

Luis A. Figueroa, Sugar, Slavery  and  Freedom in Nineteenth‐Century Puerto  Rico (Chapel Hill: University of North  Carolina Press; San Juan: Editorial de la  Universidad de Puerto Rico, 2005),  especialmente los capítulos 5 al 7. 

4

Fernando Picó, Cayeyanos: familias y  solidaridades en la historia de Cayey (San  Juan: Ediciones Huracán, 2007); 117. 

5

En este sentido, sugiero que tomemos en  serio algunos de los planteamientos  críticos que recientemente ha hecho  Carmen Luisa González en ʺOtra  posible mirada: una lectura crítica de la  ʹnueva historiaʹ puertorriqueñaʺ, en  Carlos Pabón (ed.), El pasado ya no es lo  que era: la historia en tiempos de  incertidumbre (San Juan: Ediciones  Vértigo, 2005); 171‐197. Mis reparos con  este ensayo son de otra índole. 

6

 Picó, Cayeyanos, 109. 

7

Patricia Cooper, Once a Cigar Maker: Men,  Women, and Work Culture in American  Cigar Factories, 1900‐1919. (Champaign:  University of Illinois Press, 1987). Un  examen más reciente del tema, pero no  restricto a la industria tabacalera,  aparece en Ileen A. DeVault, United  Apart: Gender and the Rise of Craft  Unionism (Ithaca, NY: Cornell  University Press, 2004). 

8

La historiografía norteamericana sobre el  tema de género en la historia obrera de  América Latina ha experimentado una  transformación fundamental desde  finales de los años ochenta. Entre los  mejores ejemplos al respecto, los cuales  encarecidamente recomiendo sean 

9

Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas  55


Luis Figueroa 

examinados detalladamente, se  encuentran  Thomas Miller Klubock,  Contested Communities: Class, Gender, and  Politics in Chile’s El Teniente Copper  Mine,1904–1951 (Durham: Duke  University Press, 1998);  Ann  Farnsworth‐Alvear, Dulcinea in the  Factory: Myths, Morals, Men and Women in  Colombia’s Industrial Experiment,1905– 1960 (Durham: Duke University Press,  2000); y Lara Putnam, The Company They  Kept: Migrants and the Politics of Gender in  Caribbean Costa Rica, 1870–1960 (Chapel  Hill: University of North Carolina Press,  2002).   

56 Cayey: Miradas históricas, perspectivas contemporáneas 


Cayey Miradas Hist贸ricas Perspectivas Contempor谩neas

Cayey: Miradas Históricas, Perspectivas contemporáneas. Cayey, PR: Universidad de Puerto Rico en Cay  

Godreau, I. & Marti, V. (Eds.). (2009). Cayey: Miradas Históricas, Perspectivas contemporáneas. Cayey, PR: Universidad de Puerto Rico en Cay...