Page 1

Informe Juventud en EspaĂąa

2016 Parte 1


Informe Juventud en España 2016 dirigido por Jorge Benedicto

Equipo de investigación: Jorge Benedicto (UNED) Antonio Echaves (US) Teresa Jurado (UNED) María Ramos (UC3M) Benjamín Tejerina (UPV)


Edición @ Instituto de la Juventud Director Javier Dorado Soto Equipo de investigación dirigido por Jorge Benedicto Jorge Benedicto (UNED) Antonio Echaves (US) Teresa Jurado (UNED) María Ramos (UC3M) Benjamín Tejerina (UPV) Diseño gráfico de interior Pep Carrió / Sonia Sánchez Antonio Fernández Coordinación Observatorio de la Juventud en España Blanca Bardo Sebastián Molina Susana Vicedo C/ Marqués del Riscal, 16 28010 Madrid Tel. 91 782 74 82 E-mail: estudios-injuve@.es web injuve: www.injuve.es Impresión Composiciones Rali, S.A.

NIPO PAPEL: 684-17-017-1 NIPO LÍNEA: 684-17-018-7 D.L.: M-13427-2017 Las opiniones publicadas en este estudio corresponden a sus autores. El Instituto de la Juventud no comparte necesariamente el contenido de las mismas.


Presentación

El Informe Juventud en España se ha convertido, treinta años después de su primera publicación, en una de las líneas de estudio actuales más consistentes sobre la situación de la juventud. Esta investigación sociológica tiene como objetivo analizar los rasgos fundamentales que caracterizan a la juventud en España a través de un estudio pormenorizado de las principales áreas en que se desenvuelven sus vidas, del contexto socioeconómico en el que se desarrollan las transiciones juveniles y de las estrategias que ponen en marcha para llegar a ser personas autónomas. Como no podía ser de otra manera, el Informe Juventud en España 2016 (IJE 2016), presta una especial atención al complejo y difícil contexto económico, social y político por el que ha atravesado nuestro país en estos últimos años. Una situación que ha repercutido en la vida de las personas jóvenes, especialmente en todo lo relativo al empleo, a la formación y a su autonomía, al tiempo que les ha empujado a elaborar estrategias —muchas veces novedosas e innovadoras— para hacer frente a los retos que plantea la nueva realidad social. Junto a los habituales aspectos referidos a la situación familiar y económica de la juventud, y cómo no a la evolución y características del empleo juvenil, en este Informe se han introducido otras cuestiones nuevas sobre expectativas, aspiraciones y opiniones sobre valores colectivos, todas ellas dirigidas a incorporar aspectos que se consideraban de gran importancia para poder analizar la experiencia generacional de la juventud. Informe Juventud en España 2016

5


Hoy sabemos que los jóvenes se enfrentan al entorno en el que desarrollan sus vidas y procesos de transición desde una posición de cierta satisfacción con la vida en general y especialmente en lo que se refiere a los aspectos más personales. Ven el futuro con optimismo (6,7 sobre 10), aunque son conscientes de las dificultades a las que se enfrentan. Muchos jóvenes han reaccionado a la coyuntura económica aumentando su dedicación a la formación y, precisamente, en la transición escuela-trabajo se observa que cuanto mayor es su nivel educativo, más aumentan las probabilidades de estar ocupados durante la etapa juvenil. Los hogares jóvenes son hoy más diversos, aumentan los unipersonales y los pisos compartidos. Y aunque los varones siguen siendo los principales sustentadores, es significativo el aumento del porcentaje de mujeres que aportan más ingresos al hogar. En cuanto a sus experiencias y estilos de vida, la mediación tecnológica está transformando las prácticas sociales y comunicativas de los jóvenes. Nueve de cada diez jóvenes utilizan prácticamente a diario el ordenador, y tanto la frecuencia como los usuarios aumentan en los tramos más bajos de edad. El 88% de ellos usa diariamente Internet para comunicarse, obtener información, jugar o descargar juegos, películas o música, actividades que realizan en un altísimo porcentaje. Los jóvenes se muestran interesados en llevar una vida saludable y para ello la mayoría se entrena físicamente y algunos —más las mujeres que los hombres— realizan regímenes alimentarios. Las prácticas sexuales cada vez son más precoces pero también más seguras. En comparación con Informes anteriores, en este Informe de 2016, se le ha dado una especial importancia al análisis de la dimensión colectiva de las relaciones que los jóvenes mantienen con el ámbito de lo público, con la sociedad en la que viven y a la que pertenecen. Desde el punto de vista de las percepciones sociales, los jóvenes se revelan como ciudadanos conscientes de los problemas por los que atraviesa la sociedad española y la necesidad de realizar cambios pero sin poner en cuestión sus fundamentos. Y aunque los jóvenes españoles sean los que más asisten a manifestaciones con diferencia, la mayoría también sigue pensando que el voto es la forma más eficaz de influir en la sociedad. 6

Informe Juventud en España 2016


Disponer de esta completa y precisa imagen de cómo ha ido transformándose la realidad juvenil en los últimos años, permite orientar nuestras actuaciones en función de los cambios que se van produciendo en las demandas manifestadas por la propia juventud. Con la información que nos ofrece el Informe de la Juventud en España 2016 podemos diseñar programas de actuación y mejorar los ya existentes orientándolos para que respondan exactamente a las necesidades de las personas jóvenes. Solamente a través de un conocimiento en profundidad de cómo viven los jóvenes, cuáles son los retos a los que se enfrentan y qué expectativas de futuro tienen, los poderes públicos estaremos en disposición de plantear políticas de juventud que les proporcionen todas las oportunidades posibles. En este sentido, el propio Informe de la Juventud en España 2016 y sus conclusiones son para nosotros un diagnóstico fiel de la situación y en cierto modo, una clara expresión, en primera persona, de cómo quieren los jóvenes españoles que sean las políticas que les afectan. Por ello, para el Gobierno, el IJE 2016 va a ser una de las herramientas esenciales a la hora de orientar sus políticas hacia la juventud en los próximos años, que quedarán recogidas en la Estrategia Juventud 2020 y el consecuente Plan de Acción 2017-2020, que se determinará próximamente en la Comisión Interministerial para la Juventud, y que contendrá las medidas y actuaciones con impacto en la juventud, que estos próximos años van a llevar a cabo la mayor parte de los Ministerios. Los estudios sobre juventud en España gozan de la ventaja de tener una continuidad temporal que enriquece sobremanera los análisis de este grupo de edad. Este nuevo Informe correspondiente a 2016 constituye la novena edición de la serie. Sin duda es un orgullo para una institución como el INJUVE mantener durante tanto tiempo un esfuerzo sostenido y constante con el propósito de conocer de manera exhaustiva cada cuatro años los rasgos fundamentales de la población joven. Este Informe aborda múltiples y variados aspectos vinculados a la experiencia de ser joven, pero lógicamente sería deseable que en un futuro se siguiera profundizando en muchas de las cuestiones que aquí se Informe Juventud en España 2016

7


apuntan y sugieren. Para el INJUVE sería una satisfacción que este Informe Juventud en España 2016 fuera, no solo un instrumento para la articulación de las políticas que afectan a la juventud, sino también un semillero de futuras investigaciones empíricas que nos permitieran conocer cada vez mejor cómo viven los jóvenes, sus necesidades, sus inquietudes y aspiraciones. En la medida en que esta contribución permita matizar e incluso reorientar las actuaciones que se vienen desarrollando en políticas de juventud, nuestro objetivo se habrá alcanzado. Javier Dorado Soto Director General del Instituto de la Juventud

8

Informe Juventud en España 2016


Capítulo 1 ¿Una generacion marcada por la crisis?

ÍNDICE

Juventud y crisis: una aproximación generacional........... 17 Las múltiples dimensiones de la crisis.................................. 21 Acerca de este Informe Juventud en España..................... 26

Capítulo 2 Cada vez menos jóvenes y mas diversos. El contexto demográfico Introducción.......................................................................... 37 1. El tamaño absoluto y relativo del colectivo juvenil..... 39 2. La diversidad juvenil y la emigración hacia España y desde España........................................................................ 43 3. Cambios en la estructura de las familias de origen de los jóvenes............................................................................. 51

Capítulo 3. La situación social de los jóvenes. Trayectorias educativas y relación con el mundo del trabajo Introducción. ¿A qué se dedican los jóvenes?.............. 59 1. Polarización de las trayectorias educativas.................. 75 1.1.  Particularidades de las trayectorias educativas de España en el contexto europeo............................. 76 1.1.1. El abandono escolar temprano ha descendido............................................................................. 77 1.1.2. El aumento de estudiantes a pesar de la escasa financiación pública.................................... 85 1.1.3.  Los jóvenes y sus padres incrementan los esfuerzos de financiación................................... 91 1.2. Desigualdades sociales y de género en las trayectorias educativas......................................................... 94

1.2.1. Dificultades y deseos de los jóvenes con escasez de capital educativo paterno............ 102 1.2.2. La valoración de los estudios............................ 104 1.3.  Transiciones escuela-trabajo: Cuanto más educados menos desempleados......................................... 107 1.3.1. L  a educación no protege contra la rotación e ingresos bajos...................................................... 110 1.3.2.  La formación para el empleo disminuye la percepción de desajuste..................................... 113 2. Trabajo bien remunerado, mal remunerado, no remunerado..................................................................................... 121 2.1. Jóvenes, mercado laboral en Europa y efectos de la crisis............................................................................. 122 2.1.1. L  a desigual incidencia del desempleo juvenil en los países de la Unión Europea............. 123


2.1.2. T  emporalidad y empleo a tiempo parcial en una perspectiva europea comparada...... 127

2.2. El deterioro de la situación laboral de los jóvenes en España.............................................................................. 134

2.2.1. Principales magnitudes: activos, ocupados y parados................................................................... 135 2.2.2.  Vulnerabilidad e inestabilidad de la experiencia laboral entre los jóvenes ocupados.... 161 2.2.3. La situación de la población joven no empleada: deseos y aspiraciones.......................... 174

Capítulo 4 Las condiciones de vida de los jóvenes: el largo camino hacia la autonomía Introducción.......................................................................... 191 1. La situación económica de los jóvenes.......................... 195 1.1. Dependencia-Independencia económica y transición a la vida adulta en un contexto de crisis...... 195 1.2. La relevancia de la ayuda económica de los padres en los jóvenes económicamente dependientes........ 205 1.3. Jóvenes en situación de independencia económica y fuente de ingresos............................................... 209 2. Transición del hogar de origen al propio: la emancipación residencial................................................................ 215 2.1. Emancipación residencial y transición a la vida adulta: la posición de España en el contexto europeo....................................................................................... 217 2.2. Estado de la emancipación residencial en España y efectos del actual contexto socioeconómico..... 220 3. Las características de los hogares jóvenes. La evolución reciente.......................................................................... 245

3.1. Vida en pareja, formación de familia e hijos............ 245 3.2. Régimen de tenencia de las viviendas de los hogares jóvenes: aumento del alquiler y descenso de la propiedad................................................................... 263 3.3. Situación económica e ingresos de los hogares jóvenes................................................................................... 266

Capítulo 5 El bienestar subjetivo de los jóvenes Introducción.......................................................................... 277 1. Satisfechos con la vida pero preocupados por el trabajo .......................................................................................... 281

1.1. Dimensiones de satisfacción e insatisfacción de los jóvenes............................................................................ 283

1.1.1. E  l empleo y la capacidad de tomar sus propias decisiones como elementos centrales de la satisfacción.................................................... 286 10

Informe Juventud en España 2016


1.1.2. Los problemas específicos de los jóvenes: paro y educación.................................................... 290

1.2. Satisfacción de los jóvenes españoles y europeos. 295 1.3. Satisfacción personal y crisis económica................. 297

2. La experiencia de la crisis y el futuro imaginado de los jóvenes............................................................................. 299

2.1. La crisis y sus consecuencias en el imaginario colectivo juvenil....................................................................... 300

2.1.1. L as repercusiones personales y colectivas de la crisis.................................................................. 301 2.1.2.  Condiciones materiales y percepciones subjetivas de las crisis.......................................... 303 2.1.3. La crisis ¿algo pasajero o un cambio más profundo?.................................................................. 307

2.2. ¿Una juventud sin futuro?............................................... 308

2.2.1. La valoración retrospectiva de las expectativas sobre el futuro.............................................. 310 2.2.2. De la promesa de «éxito diferido» a la promesa incumplida.................................................... 315 2.2.3. Niveles de optimismo hacia el futuro............. 321

Capítulo 6 La construccion de la subjetividad juvenil. Experiencias y estilos de vida entre los jóvenes Introducción.......................................................................... 329 1. Experiencias juveniles y prácticas de ocio.................... 333

1.1. Las relaciones sociales y las prácticas de ocio....... 334

1.1.1. Las actividades de tiempo libre: del deseo a la realidad.............................................................. 335 1.1.2. Algunas prácticas de ocio: viajar y ver TV.... 338

1.2. Recursos disponibles y consumo................................. 343

1.2.1. Distribución del gasto juvenil............................ 344 1.2.2. C  riterios de gasto para comprar bienes de consumo.................................................................... 350

1.3. El tiempo de la socialidad, el ocio nocturno y de fin de semana...................................................................... 352

1.3.1.  Los significados del ocio nocturno: entre la transgresión y la relajación................................. 353 1.3.2. Las actividades del ocio nocturno................... 358 2. Usos de la tecnología y formas de comunicación........ 363

2.1. La expansión de la movilidad y del acceso a Internet...................................................................................... 364 2.2. Los múltiples y variados usos de Internet................ 367

2.2.1.  Las prácticas de información, comunicación y ocio a través de la Red........................... 367 2.2.2. Las compras por Internet.................................... 370 Informe Juventud en España 2016

2.3. Algunas reflexiones sobre los nativos digitales..... 372 11


3.  Las prácticas encarnadas: percepción del propio cuerpo, salud y vida saludable.......................................... 375

3.1. El estado general de salud y la preocupación por la vida saludable................................................................. 376

3.1.1. El cuerpo y las dietas............................................ 377 3.1.2. Descanso y forma física....................................... 382 3.2. El consumo de alcohol y tabaco, dos grandes riesgos para la salud juvenil........................................... 385 3.3. Defunciones y causas de muerte................................. 389 3.3.1. Accidentes de tráfico........................................... 394 3.3.2. Suicidios..................................................................... 397 4. La producción de la intimidad y la vida sexual de los jóvenes .................................................................................... 401

4.1. La sexualidad en el contexto de la crisis.................. 402 4.2. Educación sexual, anticoncepción y profilaxis....... 406 4.3. Los embarazos no deseados......................................... 411 4.4. La violencia contra las mujeres.................................... 413 4.5. Algunas tendencias evolutivas..................................... 416

Capítulo 7 Los jóvenes ante la sociedad en la que viven: valores colectivos e implicacion sociopolítica Introducción. Las identificaciones colectivas de los jóvenes.................................................................................... 421 1. Las bases valorativas del bienestar social..................... 441 1.1. Preferencias sobre el modelo de sociedad.............. 441 1.2.  Igualdad y pragmatismo en la concepción del bienestar colectivo............................................................ 448 1.3. El gran problema de la desigualdad: percepciones y consecuencias......................................................... 454 1.3.1.  La percepción y valoración de la desigualdad en España......................................................... 454 1.3.2.  Las prioridades de la acción pública.............. 458 1.3.3.  Los fundamentos del sistema económico: ¿apoyo o crítica?.................................................... 461 2. Ciudadanía e implicación sociopolítica.......................... 467 2.1. La condición ciudadana de los jóvenes. La experiencia cívica en un entorno de desconfianza institucional.......................................................................... 467 2.1.1.  Normas de conducta y actitudes sociales.... 472 2.1.2. La debilidad de la base institucional de la vida cívica................................................................. 480

2.2. La re-politización crítica de los jóvenes.................... 485

2.2.1.  Los ámbitos de interés sociopolítico.............. 486 2.2.2. Más interés político y más desconfianza hacia la política....................................................... 490 2.2.3. Los contextos de la politización: vida cotidiana e información............................................... 497 12

Informe Juventud en España 2016


2.3.  Competencia política, desafección y malestar democrático......................................................................... 503 3. Las prácticas sociopolíticas de los jóvenes. El activismo juvenil.......................................................................... 515

3.1. Participación asociativa y voluntariado.................... 516

3.1.1.  Pertenencia a diferentes tipos de asociaciones.......................................................................... 518 3.1.2.  Solidaridad y voluntariado................................. 523

3.2. La participación política juvenil.................................... 528

3.2.1.  El voto y la protesta forman el núcleo de la participación política juvenil.............................. 535 3.2.2. La crisis una etapa de movilización política juvenil.......................................................................... 542 3.2.3. Democracia electoral vs. democracia directa............................................................................ 547 Conclusiones............................................................................... 551 Bibliografía.................................................................................. 599 Índice de gráficos...................................................................... 613 Índice de tablas.......................................................................... 633 Índice de figuras........................................................................ 639 Nota Metodológica.................................................................... 641 Cuestionario................................................................................ 649 Nota biográfica autores........................................................... 681

Informe Juventud en España 2016

13


CAPÍTULO 1 ¿Una generación marcada por la crisis? Jorge Benedicto Universidad Nacional de Educación a Distancia


Juventud y crisis: una aproximación generacional Juventud y crisis son dos términos que parecen ir unidos desde hace varias décadas. Si durante los años 50 y 60 predominaba un discurso optimista en el que los jóvenes1 eran considerados los protagonistas del progreso social y su integración social se aseguraba a través del funcionamiento de los mecanismos de socialización, a partir de mediados de los 70 y principios de los 80 este discurso empezará a cambiar radicalmente. La gran crisis del modelo social de la economía fordista y del Estado del Bienestar propiciará una desarticulación del proceso de juventud tal y como era concebido hasta entonces y como consecuencia la generalización de un discurso mucho más pesimista en el que se resaltan las barreras y obstáculos a los que se tienen que enfrentar los jóvenes para llegar a ser adultos. Cualquier repaso que hagamos de la literatura especializada pondrá de manifiesto esta sensación predominante de que los jóvenes atraviesan hoy una situación muy complicada. Andy Furlong lo resume bien cuando afirma que: «en muchos sentidos, ser joven se ha vuelto más difícil: no está muy claro adónde van parar muchos caminos y los jóvenes tienen miedo al aislamiento económico y social» (2000: 6). Lo que nos encontramos es frente a una reacción de desconcierto ante los profundos procesos de cambio social que afectan a casi todos los aspectos de sus vidas, a la educación, el trabajo, las relaciones con los otros, etc. Unos procesos de cambio que han propiciado, gracias a las políticas neoliberales desarrolladas, la quiebra del modelo de integración de las nuevas generaciones preponderante en el capitalismo del bienestar, (1) A lo largo de este Informe por cuestiones de economía de lenguaje se utilizará el género no marcado para referirse a los jóvenes en general, evitando tener que desdoblar en todo momento las denominaciones en género masculino y femenino o rebuscar otras de carácter neutro, todo ello con el propósito de no hacer farragosa la lectura. Informe Juventud en España 2016

17


con las consecuencias conocidas en forma de incertidumbre e inseguridad vital (Benedicto 2014). El resultado sería un incremento de las dificultades de los jóvenes para hacer realidad sus expectativas de éxito en el proceso de llegar a ser adulto y el deterioro progresivo de su posición social dentro del esquema de relaciones intergeneracionales que caracteriza a las sociedades en el capitalismo global actual (Côté 2014). La crisis económica que afecta a los países desarrollados desde hace ya más de un lustro vendría a profundizar aún más los efectos negativos sobre la vida de los jóvenes de estos procesos (precariedad, inestabilidad, desconfianza) que hoy estructuran las experiencias juveniles. No es nuestro propósito en estos momentos entrar a analizar este enfoque pesimista sobre la realidad juvenil contemporánea, aunque si conviene señalar cómo en ocasiones el excesivo énfasis sobre los riesgos a los que se enfrentan los jóvenes en sus procesos de transición hace olvidar que también se mueven en contextos de oportunidades desconocidos por los jóvenes de otras épocas anteriores. Lo que nos importa, no obstante, es subrayar que detrás de este discurso predominante en la investigación sobre juventud está la idea de que el mundo en el que viven y crecen los jóvenes hoy es sustancialmente diferente al de sus padres cuando tenían una edad similar a la suya. Pero no sólo ha cambiado el entorno en el que los jóvenes desarrollan sus transiciones y construyen sus respuestas culturales sino que estos grandes procesos de cambio social a los que nos hemos referido están transformando de tal manera la experiencia de los jóvenes que, de alguna forma, puede decirse que hoy no se es joven de la misma forma y con las mismas características que lo fueron sus padres. Esta interrelación entre transformaciones estructurales y experiencias biográficas constituye en estos momentos una de las cuestiones centrales en la investigación sobre juventud y para abordarla en toda su complejidad la aproximación generacional es uno de los enfoques analíticos que ofrece más posibilidades. Este enfoque nos permite ahondar en la comprensión de cómo se sitúan los jóvenes en el momento histórico en el que están viviendo y cómo hacen frente a la situación en la que se encuentran cuando se han producido cambios significativos en la experiencia de la juventud. Hablar de generaciones implica sostener que la juventud es una categoría social de carácter relacional que es 18

Informe Juventud en España 2016


modificada por las condiciones sociales en las que los jóvenes desarrollan sus vidas, transformando al mismo tiempo los horizontes de la vida adulta y las posibilidades que se les abren a las nuevas generaciones (Wyn y Woodman 2006). En último término, el enfoque de las generaciones permite llevar a la práctica el viejo principio de la imaginación sociológica de Wright Mills según el cual «el individuo sólo puede comprender su propia experiencia y evaluar su propio destino localizándose a sí mismo en su época» (Wrihgt Mills 1986: 25). Tiempo biográfico y tiempo histórico se encuentran en las generaciones. Siempre que se aborda el tema de las generaciones en el campo de la juventud surge la tentación de recurrir a los clichés y etiquetas propias de los medios de comunicación para hablar de los jóvenes de hoy en relación a los de otras épocas. Desde el primer momento debe quedar clara la distancia entre un enfoque generacional como el que aquí se defiende y el enfoque generacionalista muy habitual en el discurso popular y en ocasiones también en el análisis académico. Mientras el primero tiene como premisa de partida la heterogeneidad constitutiva del colectivo juvenil, el segundo tiende a simplificar la compleja realidad juvenil sustituyéndola por una serie de rasgos de naturaleza pretendidamente psicosocial que distinguirían a los jóvenes que pertenecen a un mismo grupo etario de los de épocas anteriores. Así en estos momentos se habla de la generación de los millenials para referirse a aquella cohorte juvenil cuya socialización coincide con el cambio de milenio, pero antes se ha hablado de la generación X o de la generación JASP. En todos los casos se trata de acuñar un término con éxito mediático y asociarle alguna o algunas características que harían a estos jóvenes distintos de los anteriores, olvidando las desigualdades existentes entre los jóvenes que pertenecen al mismo grupo etario y viven en el mismo momento histórico. Hablar de generación no implica, por consiguiente, cancelar u olvidar la importancia decisiva de las desigualdades de clase, de género, de etnia, etc. que atraviesan la categoría juventud. Desigualdades sociales que en la sociedad de la individualización pueden aparecer bajo formas diferentes a las habituales en la sociedad moderna pero que siguen condicionando decisivamente tanto los resultados de los procesos de transición como las estrategias y respuestas que los jóvenes ponen en marcha para navegar entre las condiciones estructurales en las que desarrollan sus vidas. Precisamente uno de los elementos en que todos los especiaInforme Juventud en España 2016

19


listas coinciden es al resaltar la importancia de lo que Mannheim denominó unidades generacionales. Con este término el padre del enfoque sociológico de las generaciones se refería a los distintos grupos que las conforman y que se distinguen entre sí porque en función de las diferentes posiciones sociales que ocupan reaccionan de forma distinta a las condiciones históricas en las que acontece su juventud. Incluso el propio vínculo generacional también se redefine de forma distinta en unas unidades generacionales y otras en función de la situación social en la que se encuentran sus miembros (Leccardi y Feixa 2014). ¿Pero qué son las generaciones? Según Woodman y Wyn, dos de los principales teóricos del enfoque generacional en juventud, las generaciones son «agrupaciones que comparten condiciones sociales fundamentales durante su juventud y en este contexto conforman disposiciones duraderas y se enfrentan a estructuras de oportunidad que les distinguen de las generaciones precedentes» (2015: 55). A partir de esta definición se pueden establecer los tres grandes componentes a tener en cuenta cuando se trabaja con una aproximación generacional. En primer lugar, las condiciones estructurales a las que se enfrenta cada generación, lo cual exige un análisis empírico de la naturaleza y características de los cambios producidos que configuran la nueva base estructural en la que los jóvenes desarrollan sus vidas. En segundo lugar, la forma en que los jóvenes responden a, y contribuyen a conformar, estas condiciones generacionales, dando lugar a una nueva experiencia de la juventud. Y en tercer lugar, la identificación de las divisiones o unidades dentro de una generación a partir de la acción de las divisiones sociales. Lo que, en último término, da sentido a una generación es la existencia de una experiencia compartida ante un cambio que rompe la continuidad básica de los acontecimientos. En este sentido aunque sea complicado hablar del surgimiento de una conciencia generacional, tal y como hacía Mannheim, excepto cuando se trata de sucesos históricos excepcionales de carácter traumático (Edmunds y Turner 2002), a partir de esa experiencia compartida si podemos vislumbrar la articulación de un cierto vínculo generacional. Un vínculo en el que se mezclan, de forma no siempre explícita para sus protagonistas, sentimientos colectivos, visiones sobre la realidad en la que viven su juventud, orientaciones hacia la acción y que en buena parte se construye en una interacción constante con las otras generaciones. Porque, aunque algunos autores 20

Informe Juventud en España 2016


hablen del incremento de las tendencias auto-referenciales de la juventud (Bontempi 2003), no hay duda de que las posiciones de los jóvenes se definen también en relación con las generaciones adultas (Goodwin y O`Connor 2009), unas veces primando la continuidad, otras el conflicto y la ruptura y en muchas otras haciendo frente de manera conjunta —aunque cada uno desde su situación relativa— al impacto de los cambios que se producen. Desde esta aproximación generacional, que representa el trasfondo teórico-analítico sobre el que se ha desarrollado este Informe sobre la situación de los jóvenes en España en 2016, se puede afirmar que la precariedad se ha convertido hoy en el rasgo distintivo en múltiples aspectos de la vida de los jóvenes, hasta el punto de re-formular la propia experiencia de lo que significa ser joven en la sociedad actual. La precariedad entendida como ese horizonte de incertidumbre que convierte la existencia en algo inestable y exige al individuo estar en una continua búsqueda del equilibrio (CEIC 2012). Este tipo de precariedad constituye una experiencia compartida por la gran mayoría de los jóvenes, aunque unos la vivan de forma muy intensa y en primera persona y otros de forma más indirecta y por referencias más o menos cercanas. Pero en todos los casos, la experiencia de la precariedad les obliga a replantear —desde sus diferentes posiciones sociales— sus estrategias de supervivencia y a tratar de encontrar un nuevo repertorio de recursos, habilidades y competencias para enfrentarse a la nueva realidad en la que tienen que llevar adelante sus procesos de transición. Esta difícil situación que ya venía estando presente desde hace tiempo en la vida de amplios sectores juveniles se ha agudizado y visibilizado en la reciente crisis hasta convertirse en experiencia cotidiana como consecuencia del empeoramiento de las condiciones de vida de los jóvenes, en particular, y de la sociedad en general.

Las múltiples dimensiones de la crisis La pregunta que inmediatamente surge de lo anterior y que constituye el hilo conductor de este Informe es: cuáles son las huellas que esta crisis está dejando en la generación de jóvenes que ha crecido y se ha socializado durante su desarrollo. Pero antes de avanzar en esta pregunta hay que aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de crisis, porque como ocurre con muchos términos que se utilizan tanto en el Informe Juventud en España 2016

21


discurso público como en el discurso de los expertos se corre el riesgo de convertirlo en una especie de cajón de sastre en el que todo entra. Aunque haya un cierto consenso sobre la magnitud de la crisis económica iniciada en 2007-2008, especialmente cuando se adopta una perspectiva histórica y se la compara con anteriores episodios de recesión económica, no siempre se coincide a la hora de evaluar su repercusión en otros ámbitos dela vida social. En algunos ámbitos académicos ha adquirido una cierta popularidad el término Gran Recesión para resaltar la naturaleza económica y financiera de los problemas, sin olvidar las consecuencias sociales que ha tenido y aún hoy parece seguir teniendo en bastantes países. Se trata, sin duda, de una utilización laxa del concepto económico de recesión que permite incidir en la dimensión extraordinaria de los problemas existentes. Aunque es evidente el atractivo de un término que nos recuerda las similitudes y diferencias respecto a la Gran Depresión de los años 30, nosotros hemos preferido utilizar el término genérico de crisis para incidir en las múltiples caras del fenómeno. Aunque el trasfondo económico de la crisis sea innegable, es preciso no quedarse encerrado en este ámbito de significaciones. Su repercusión en prácticamente todos los ámbitos de la vida colectiva exige un enfoque más amplio de los procesos que estamos viviendo e incluso podríamos hablar de la coexistencia de varias crisis a la vez: social, política, institucional, etc. Pero no se trata solamente de los sentidos asociados a cada término, sino que las diferencias tienen también que ver con la propia intensidad que ha tenido el fenómeno de la crisis en los distintos contextos nacionales. En una reciente investigación, Zamponi y Bosi (2016) han puesto de manifiesto que, aunque la crisis económica constituya una experiencia compartida, su construcción social ha variado sensiblemente en unos países europeos y otros en función de la intensidad de los problemas provocados. De acuerdo con los resultados de esta investigación, en los países donde los problemas económicos han tenido un menor impacto ha predominado un discurso centrado en los aspectos financieros de la crisis, en su dimensión global y en los actores económicos. Por el contrario, en los países como España, Grecia o Italia donde las consecuencias han sido mucho más graves, el discurso público ofrece una visión más diversificada del fenómeno en cuestión, incidiendo en sus diferentes dimensiones (sociales, laborales, político-institucionales, etc.), otorgando además a los actores políticos y estatales un protago22

Informe Juventud en España 2016


nismo más destacado. Pero incluso dentro de este último grupo, España destaca respecto a los otros dos países por la mayor importancia concedida a los temas relacionados con la política, el gobierno y las instituciones públicas. Se pone así de relieve, en opinión de los autores, cómo en el caso español a las distintas dimensiones de la crisis ya comentadas hay que añadir de forma muy destacada una crisis de legitimidad política (Zamponi y Bossi 2016: 418). Estas múltiples crisis, cada una con su lógica interna pero profundamente interrelacionadas entre sí, son las que dan forma al contexto socioestructural en el que los jóvenes en España desarrollan sus vidas. Un contexto que durante estos años de crisis ha experimentado un profundo deterioro de las condiciones de vida, tal y como queda reflejado en la evolución de todos los indicadores socioeconómicos2. Por solo recordar las principales magnitudes, podemos mencionar cómo, según los datos de la Contabilidad Nacional, entre 2009 y 2013 se suceden cinco años de continuas caídas del Producto Interior Bruto con descensos tan importantes como el 3,6% de 2009 o el 2,9 de 2012. En cuanto al terreno del empleo, las cifras son aún más impresionantes. De acuerdo con la serie de la EPA, se pasa de una tasa de paro del 8,23% en 2007 a más del 20% a partir del 2011, llegando a alcanzar el 26,09% en 2013. A partir de 2014, las tendencias cambian, el PIB empieza a crecer y el desempleo a reducirse, aunque en 2015 la tasa interanual de paro todavía se mantenía en el 22,06%. Si de las magnitudes económicas pasamos a las consecuencias sociales podemos ver que según la Encuesta de Condiciones de Vida la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE) ha crecido desde el 23,8% en 2008 al 27,3% en 2013 y al 29,2% en 2014, bajando ligeramente en 2015 hasta el 28,6%. Y no sólo las condiciones materiales se han deteriorado sino que también han aumentado de forma notoria las cifras de la desigualdad. Desde el comienzo de la crisis en 2008 las diferencias en la distribución de los ingresos entre los ciudadanos españoles se han disparado tanto en términos absolutos como en comparación con otros países de nuestro entorno. Según la OCDE, en 2013 España era el quinto país dentro de la Unión Europea con una distribución de ingresos más desigual, medida por el índice de Gini (0,346), sólo superado por las tres repúblicas bál(2) Los datos que a continuación se relacionan provienen en su totalidad de los resultados publicados por el INE y la OCDE en sus respectivas páginas web oficiales. Informe Juventud en España 2016

23


ticas y el Reino Unido. Pero lo que es más importante, España era en donde más había crecido la desigualdad de la renta disponible y la desigualdad de los ingresos entre 2007 y 2013. Además esta desigualdad parece tener una naturaleza específica, en tanto en cuanto los datos muestran que se sostiene sobre la distancia —cada vez más acusada— que separa a los grupos en peor situación socioeconómica de aquellos otros que están en la parte de arriba de la escala e incluso de los que se sitúan en posiciones intermedias. Así, nuevamente, nuestro país es donde más había aumentado entre 2007 y 2011 la distancia entre el 10% que menos gana y el 10% que más gana y el que presentaba en 2013 una ratio más elevada. Si de los datos referidos al conjunto de la población pasamos a analizar la situación de los jóvenes, se constata la extendida impresión de que han sido uno de los sectores sociales más perjudicados por la crisis. Según la OCDE, España es el tercer país de la Unión Europea en donde los jóvenes entre 18 y 25 años han visto descender en mayor medida sus ingresos disponibles durante la crisis, incrementándose además la diferencia respecto a los adultos y sobre todo respecto a los mayores de 65 años. De acuerdo con los resultados de la European Quality of Life Survey (EQLS), nuestro país ha sido uno de los países europeos en donde más ha aumentado desde 2007 la proporción de jóvenes que experimenta privación severa (Eurofound 2014). Los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida también corroboran esta situación: la población en riesgo de pobreza por carencia material severa entre los jóvenes de 16 a 29 años prácticamente se ha doblado entre 2008 y 2014, pasando del 4,5% al 8,7%; en 2015, ha bajado ligeramente hasta el 8,4%. La evolución del desempleo juvenil es de sobra conocida, habiendo llegado a alcanzar las espectaculares cifras del 52% entre los jóvenes de 20 a 24 y del 33% entre los de 25 a 29 en 2013. A partir de 2014, el desempleo ha iniciado una senda descendente, situándose en 2015 en tasas del 44,59% para los jóvenes de 20 a 24 años y de 28,51 para los de 25 a 29. A pesar de la indudable trascendencia que ha tenido la crisis socioeconómica y sus consecuencias directas sobre las condiciones de vida de los ciudadanos no puede olvidarse que en el caso español estos problemas se han solapado con una intensa crisis político-institucional que ha afectado a todas las instancias de la esfera pública española. Desde la Jefatura del Estado a las instituciones locales pasando por el propio sis24

Informe Juventud en España 2016


tema de representación política, prácticamente ninguna institución de la vida pública ha estado libre de problemas, cuya magnitud han afectado a la propia legitimidad del sistema. La crítica a los continuos casos de corrupción y sobre todo a un sistema institucional que los permitía y para algunos los fomentaba; la incapacidad de esas instituciones y de sus responsables para ofrecer soluciones a las necesidades de los ciudadanos ante la crisis económica en contraposición con la ayuda que se prestaba a los poderes financieros o la sensación de que el modelo político procedente de la transición ya no daba más de sí estuvieron en la base del movimiento del 15-M y han seguido estando presentes en el ciclo de transformaciones que se ha sucedido desde entonces. La quiebra del modelo bipartidista imperante en las tres últimas décadas, las dificultades del sistema representativo para dar entrada a nuevos actores con nuevas demandas y nuevas políticas, la desconfianza e irritación con la actuación de los responsables políticos o los problemas de articulación territorial puestos de manifiesto por el incremento del sentimiento independentista en Cataluña son sólo algunos de los exponentes de una crisis político-institucional que ha encontrado en los jóvenes a unos protagonistas inesperados. En efecto, uno de los rasgos más sorprendentes de la situación actual, y que sin duda hay que tener muy presente cuando se analiza la situación de los jóvenes en España, es la presencia activa en la esfera pública de diversos sectores juveniles que se han convertido en actores políticos destacados, tanto en el terreno institucional como en los distintos grupos de la sociedad civil. Muchos son los síntomas que apuntan hacia la emergencia de una ruptura generacional en la política española (Urquizu 2016). Pero la magnitud de estos diversos procesos de crisis tiene también una dimensión cultural que no puede olvidarse, por cuanto su repercusión también es decisiva en la conformación de las estrategias de acción de los individuos. La crisis de 2008 viene a suponer la quiebra de un relato de progreso generacional y de promesa de futuro que se había hecho hegemónico en la sociedad española a partir de la consolidación de la democracia. Un relato que encontraba en las nuevas generaciones a sus principales destinatarios, por cuanto ellas eran las que iban a disfrutar de ese progreso social como miembros de unas familias que vivían mejor y podían dedicar más recursos a la formación de sus hijos y también porque tendrían un mejor futuro adulto a cambio eso sí de diferir o aplazarlo en el presente (Aguinaga y Comas 2013). Informe Juventud en España 2016

25


Es verdad que en los treinta años transcurridos desde la transición ya se habían sucedido varias crisis económicas importantes que podrían haber puesto en cuestión esta narración, sin embargo ninguna de ellas por diversas circunstancias (momento histórico en unos casos, duración en otros, etc.) llegó a quebrar ni el relato de progreso y futuro ni el del pacto intergeneracional. Tanto en la crisis de los 80 como en la de los inicios de los 90, a pesar de las dificultades, no se llegó a poner en duda la imagen de España como un país moderno, que podía llegar a situarse entre los países más desarrollados de Europa y que tenía en su sistema democrático la principal garantía de que este proceso iba a seguir en marcha. El cambio de siglo va a suponer, sin embargo, un punto de inflexión importante. En la primera década del siglo XXI se acumulaban los síntomas de que la realidad con la que tenían que enfrentarse los jóvenes empezaba a parecerse poco a lo que prometía ese relato optimista. La evidente pérdida de eficacia simbólica de esa visión entre las nuevas generaciones que se estaba produciendo se veía compensada, sin embargo, por el ambiente de ‘boom económico’ en el que se vivía (Benedicto y Morán 2013). Pero cuando a partir de 2008 los problemas económicos derivan en una recesión continuada con sus consecuencias antes comentadas en múltiples ámbitos de la vida colectiva española, se hace visible en toda su crudeza que ese relato de progreso y futuro ya no sirve y aún más que sus destinatarios se sienten engañados por una sociedad adulta que no cumple las promesas de futuro que les habían hecho. De la visión de un futuro optimista para las nuevas generaciones se pasará a una narración de la crisis en la que los jóvenes aparecen como los principales damnificados de un sistema sociopolítico incapaz de asegurar su integración en condiciones favorables (Benedicto et al. 2013). El altísimo paro juvenil, la emigración forzada de sectores juveniles con alta formación, la incertidumbre extrema y la frustración que produce un futuro precario son referencias permanentes en los discursos de los jóvenes y alimentan el vínculo generacional de la juventud que vive la crisis.

Acerca de este Informe Juventud en España Con estos planteamientos teóricos y analíticos nos hemos enfrentado a la tarea de construir este Informe Juventud en España 2016 que da continuidad a los Informes que vienen realizándose periódicamente cada 26

Informe Juventud en España 2016


cuatro años desde 1985, fecha en que dio comienzo la serie. Más allá del propósito que todos comparten de describir la situación de los jóvenes en ese momento concreto y los cambios producidos respecto al informe anterior, cada uno de ellos presenta unos rasgos que le definen y singularizan del resto y que analizados en conjunto nos proporcionan una imagen bastante fiel de la evolución seguida por la juventud en España durante estos últimos treinta años3. Pues bien, dentro de este marco el Informe que aquí se inicia puede calificarse como el Informe sobre las consecuencias de la crisis, en tanto en cuanto estamos ante un fenómeno que puede aventurarse que ha reformulado y reestructurado la experiencia de la juventud en estos años. Por otra parte, ocho años después de que comenzara y cuando parece que estamos en una fase distinta de su evolución disponemos de la suficiente perspectiva temporal e histórica para analizar cómo ha repercutido en los procesos de transición juvenil y cómo se han enfrentado los jóvenes a ese escenario difícil y complejo4. Pero no se trata de un Informe de carácter retrospectivo sino más bien prospectivo, en el sentido de que el fin último de nuestro trabajo será comprender en toda su complejidad la juventud que surge de la crisis. Ahora que la recesión económica da muestras de haber finalizado, aunque sus efectos en múltiples ámbitos de la vida social siguen persistentes, es el momento de plantearse qué juventud afrontará esta nueva etapa de nuestra vida colectiva y en qué condiciones generacionales lo hará. Estas crisis han constituido para una cohorte de jóvenes un suceso decisivo, un acontecimiento determinante en su proceso de socialización que nos permite hablar de la existencia de una generación de la crisis. La muestra con la que hemos trabajado en la encuesta que da origen a este Informe estaba formada por jóvenes entre 15 y 29 años (nacidos por tanto entre los años 1986 y 2000) y coincide casi exactamente con los límites que podían establecerse para esta generación. En uno de los extremos nos encontramos con los jóvenes nacidos a finales de los 80 cuya socialización inicial tiene lugar en los años del boom económico (3) En un reciente artículo José Luis Zárraga, autor del primero de estos Informes, ha analizado las orientaciones teóricas y metodológicas de los Informes Juventud en España (Zárraga 2015). (4) El Informe Juventud en España 2012 también tiene a la crisis como principal protagonista. Pero el hecho de que su realización coincida con uno de los momentos más álgidos de la misma hace que no se dispusiera de la suficiente perspectiva temporal para poder evaluar sus repercusiones y llegar a conclusiones más definitivas. Informe Juventud en España 2016

27


pero entran en la etapa central de la juventud al comenzar la crisis y les afecta de lleno en pleno proceso de integración social como jóvenes adultos. En el otro extremo se sitúan las cohortes nacidas a finales de los años 90 que se están formando y socializando aún bajo los efectos de la crisis, pero después de un proceso acumulativo de experiencias colectivas que ha derivado en un nuevo contexto social y político y también en nuevas subjetividades. Entre un extremo y otro se sitúan las cohortes nacidas hacia la mitad de la década de los 90 que han vivido todo su proceso de juventud en un entorno de crisis aguda y que afrontan la etapa decisiva de acceso a la vida adulta con el bagaje acumulado durante estos años (aprendizajes, recursos, habilidades, etc.). Para tratar de comprender los rasgos centrales de esta generación, el objetivo será llegar a comprender ¿cuáles son las huellas que el deterioro de las condiciones materiales y el incremento de la vulnerabilidad juvenil provocados por la crisis han dejado en los procesos de transición, así como en sus subjetividades y biografías? y ¿de qué manera estas condiciones estructurales (desempleo juvenil, obstáculos para la emancipación, precarización de los procesos de integración…) están repercutiendo en las vidas de estos jóvenes, en su proceso para llegar a ser personas autónomas, capaces de dirigir sus proyectos de vida, de integrarse socialmente y de convertirse en ciudadanos activos de la comunidad? La respuesta a estas preguntas se realizará a partir de dos hipótesis que han orientado de forma más o menos explícita el trabajo de análisis de todo el equipo de investigación. En primer lugar, se parte de la idea de que la crisis en sus diferentes dimensiones (económica, social, política, institucional…) ha constituido una experiencia generacional distintiva para las cohortes que han desarrollado su proceso de juventud en estos años, debido a la gran incidencia que ha tenido y aún sigue teniendo sobre los más diversos aspectos de sus vidas. Esto es lo que permite hablar de una generación marcada por la crisis, pero sin olvidar que esta experiencia es vivida e incluso interpretada de forma diferente por unos jóvenes y otros, según donde se ubiquen dentro de la estructura de desigualdades y oportunidades. Pero si queremos entender en toda su magnitud la naturaleza de las huellas que la crisis está dejando en esta generación hay que tener en cuenta —y esta es nuestra segunda hipótesis— que muchos de los cambios que hoy aparecen ante nuestros ojos no hacen más que profundizar las transformaciones estructurales que han marcado el desarrollo de la juventud en las últimas décadas. La precariedad vital, la incertidumbre y las dificul28

Informe Juventud en España 2016


tades para imaginarse el futuro ya eran experimentadas por los jóvenes en España desde hacía tiempo, y condicionaban el desarrollo de sus proyectos vitales. Hoy, sin embargo, se han convertido en una experiencia cotidiana. De acuerdo con lo anteriormente expuesto al describir los fundamentos del enfoque generacional, el análisis de las repercusiones de la crisis en las vidas de los jóvenes pasa por trabajar en la intersección entre las condiciones estructurales a las que se enfrentan los jóvenes que viven en España en estos momentos y sus experiencias biográficas. Y para ello es fundamental superar la tradicional separación entre el análisis macro de la situación social, que define el espacio de posibilidades (restricciones y oportunidades) en el que se desarrolla la juventud, y el análisis más micro de lo subjetivo-valorativo, de las decisiones y preferencias. Un tipo de planteamiento que proporciona una imagen distorsionada de lo que implica ser joven hoy en nuestras sociedades, al primar en la mayoría de los casos la determinación del sistema de desigualdades sociales sobre la capacidad de agencia de los jóvenes y en algunos otros al ofrecer una visión de éstos como estrategas individualizados de sus recorridos vitales. Por el contrario, ser joven en las sociedades contemporáneas es una experiencia en la que las acciones de los sujetos están influidas, aunque no necesariamente determinadas, por los contextos socioestructurales en los que aquellas se desarrollan. Dentro de esta compleja interrelación entre agencia y estructura, los jóvenes construyen sus biografías en relación con los otros y con la sociedad en la que viven, pero siempre dentro del marco de oportunidades y riesgos definido por el contexto sociopolítico e institucional en el que viven su juventud (Evans 2007; Heinz 2009). La base empírica de nuestra investigación tiene como referencia principal los resultados de la Encuesta de Juventud realizada en el último trimestre de 2015 a una muestra representativa de 5.000 jóvenes entre 15 y 29 años, distribuida por CCAA y de acuerdo a cuotas de sexo y edad (ver nota metodológica al final del Informe). El cuestionario que se presentó a los integrantes de la muestra primaba la repetición de las preguntas utilizadas habitualmente en anteriores encuestas con el fin de disponer de series actualizadas de indicadores que permitieran comparaciones temporales. Pero junto a estas preguntas, la mayor parte de ellas referidas a la situación económica, laboral y familiar de los jóvenes, así como a las experiencias y prácticas sexuales, se han introInforme Juventud en España 2016

29


ducido otras cuestiones nuevas sobre situación personal, expectativas y aspiraciones, opiniones sobre la crisis o valores colectivos, todas ellas dirigidas a incorporar aspectos que se consideraban de gran importancia para poder analizar la experiencia generacional de estos jóvenes en los diferentes ámbitos de sus vidas. Dada la gran cantidad de temas que se abordan en el cuestionario hubo que dejar fuera algunas cuestiones de indudable importancia, aunque se tuvo la precaución de que fueran cuestiones de las que se disponía información empírica actualizada gracias a otras fuentes de datos, fundamentalmente anteriores estudios del INJUVE, pero también encuestas del INE y otros organismos oficiales. En el análisis de los resultados se ha prestado especial atención a las diferencias por género, edad, nivel educativo, posición socioeconómica y origen nacional. Estas variables de control, que han exigido en algunos casos la construcción de nuevas variables a partir de varias preguntas del cuestionario5, vienen a representar las principales dimensiones de la desigualdad social entre los jóvenes en España, permitiéndonos así estudiar cómo los distintos grupos de jóvenes reaccionan de forma diferente a las condiciones en que viven debido a sus diferentes posiciones sociales. Otro eje de análisis prioritario ha sido la comparación con la situación previa a la crisis para lo cual se han utilizado siempre que ha sido posible los resultados de la encuesta del Informe Juventud en España 2008. Esta comparación nos ha permitido estudiar en detalle la evolución seguida entre dos momentos históricos muy definidos. Por una parte, la situación existente en España a finales de 2007 (fecha en que se realiza la Encuesta), un momento en el que si bien ya existían —según los expertos— síntomas manifiestos de la gravedad que iban a tener los problemas económicos todavía no habían llegado a la opinión (5) Dos son las más relevantes. En primer lugar, el nivel educativo que tiene en cuenta el nivel más alto de estudios alcanzado en el caso de los que ya terminaron sus estudios y los estudios que están realizando en el caso de los que siguen estudiando. En su presentación más habitual tiene tres categorías: bajo (secundaria obligatoria y menos); medio (bachillerato y ciclos de grado medio) y alto (estudios superiores, esto es, universitarios, ciclos de grado superior y estudios asimilados). En segundo lugar, la posición socioeconómica para cuya construcción se ha utilizado como proxy la ocupación de quien aporta más ingresos al hogar, de tal forma que en unos casos será la ocupación del joven entrevistado y en el resto del cabeza de familia si aquel no lo es. La variable tiene tres categorías definidas a partir de tres grupos de ocupaciones: posición socioeconómica alta (directivos y profesionales), media (ocupaciones intermedias) y baja (ocupaciones manuales). Para más detalles de estas variables derivadas y del resto de las que se han utilizado consultar la nota metodológica al final del Informe. 30

Informe Juventud en España 2016


pública, lo que permitía que siguiera predominando un ambiente de bastante optimismo socioeconómico. Por otra parte, la situación ocho años después, a finales de 2015, cuando la crisis se ha convertido en una referencia imprescindible para entender cualquier aspecto de la vida colectiva española y aún persisten sus efectos a pesar de que los datos económicos muestren un cambio de tendencia. Asimismo se ha concedido una especial relevancia a la comparación europea, en tanto en cuanto al confrontar la situación de los jóvenes en España con la de sus coetáneos en otros países de nuestro entorno sociocultural más cercano se podrá entender mejor la naturaleza de los rasgos generacionales que ponen de relieve los datos, para ello se utilizarán datos de Eurostat, la OCDE o la Encuesta Social Europea, entre otros. Con todos estos mimbres el Informe que a continuación se ofrece al lector se estructura en seis grandes capítulos que tratan de abarcar el mayor número posible de dimensiones de la situación de los jóvenes pertenecientes a lo que hemos denominado la generación de la crisis. El capítulo 2 está dedicado a describir y analizar el contexto demográfico de la juventud actual en España, el cual nos proporciona una visión sintética de las características agregadas del colectivo juvenil, muchas de las cuales tienen una repercusión directa no sólo sobre la forma en que se desarrolla la vida de sus protagonistas sino sobre la posición relativa que la juventud ocupa en la estructura intergeneracional de la sociedad española. Como se afirma en este capítulo, los jóvenes cada vez son menos lo que lógicamente debilita su posición respecto a otros grupos, como pueden ser los de edad avanzada, y cada vez son más diversos, lo que también influye en la diversificación de las pautas y estrategias que los diversos grupos de jóvenes ponen en marcha para convertirse en sujetos autónomos y hacer realidad sus aspiraciones. Los dos siguientes capítulos se ocupan de las dimensiones centrales de los procesos de transición, en primer lugar la transición escuela-trabajo y en segundo lugar la construcción de la autonomía económica y residencial. En ambos capítulos el centro de atención serán los condicionantes socioeconómicos e institucionales que delinean el marco de posibilidades en el que se mueven los jóvenes para crear sus itinerarios biográficos. Las trayectorias educativas y los procesos de inserción en el mercado de trabajo serán los dos núcleos que se tratan en el tercer capítulo, poniendo de relieve, por una parte, cómo las desigualdades Informe Juventud en España 2016

31


sociales y de género tienen un reflejo decisivo en las pautas que siguen los distintos grupos de jóvenes en los procesos de transición entre la escuela y el trabajo y, por otra parte, las consecuencias directas que la crisis ha tenido tanto en las estrategias educativas de muchos jóvenes como en su acceso al mercado laboral. En el cuarto capítulo, la atención se centra en las condiciones de vida de los jóvenes y cómo éstas influyen en el proceso de construcción de la autonomía, básicamente a través de los condicionamientos que introducen en los procesos de emancipación residencial y familiar de los jóvenes. La tradicional emancipación tardía de los jóvenes españoles encuentra nuevos argumentos en las dificultades socioeconómicas a las que se enfrenta esta generación de la crisis, a lo que hay que unir un significativo deterioro de las condiciones de vida de los hogares jóvenes. Todo ello, sin embargo, no impide, que se detecten algunos cambios significativos en la composición y características de estos nuevos hogares formados por los jóvenes emancipados. Si en estos capítulos se estudia preferentemente la naturaleza del bienestar social de estas cohortes juveniles, en el capítulo cinco el interés se centra en el bienestar subjetivo, esto es en cómo los jóvenes perciben su situación personal, su capacidad de convertirse en sujetos autónomos y como evalúan sus expectativas, tanto retrospectivamente como de manera prospectiva. En último término, lo que nos interesará analizar es la interrelación entre condiciones objetivas, es decir el contexto estructural en que desarrollan sus vidas, y condiciones subjetivas, entendidas como la valoración que hacen de su propia trayectoria y de las posibilidades que tienen de hacer realidad sus aspiraciones y deseos. Esta interrelación entre condicionamientos estructurales y valoraciones subjetivas es fundamental para entender cómo los jóvenes afrontan su futuro en un momento en el que el relato de progreso y ascenso social en el que venían socializándose las nuevas generaciones ha saltado hecho añicos y, por tanto, ha dejado de funcionar como referencia básica en la construcción de estrategias y pautas de comportamiento de muchos jóvenes en España. Los dos últimos capítulos se ocupan de la construcción de los jóvenes como sujetos, a través de su relación con los otros, y como ciudadanos, a través de su relación con la comunidad; dos procesos fundamentales de interacción en donde los jóvenes van construyendo sus identidades. En ambos casos se trata de analizar cómo los jóvenes se insertan en el 32

Informe Juventud en España 2016


entorno en el que viven, lo que implica conocer cómo se relacionan socialmente con los cercanos, cómo se comportan en diferentes ámbitos de su vida interpersonal, qué piensan de la sociedad a la que pertenecen o cómo se convierten en ciudadanos activos, presentes en la esfera pública. Todas estas cuestiones nos sitúan de forma clara en el terreno del actuar juvenil, de las prácticas que van definiendo sus propias subjetividades, lo cual, sin embargo, no puede hacer olvidar que se trata de una agencia situada socialmente, influida aunque no determinada por los entornos en los que se mueven (Evans 2007). El capítulo sexto se ocupa de temas aparentemente tan diversos como las prácticas de ocio y consumo juvenil, las pautas y modos de comunicación, o los comportamientos sexuales, sin embargo todos ellos tienen en común el poner de relieve el entramado de relaciones sociales que los jóvenes mantienen, básicamente con otros jóvenes como ellos. Al trabajar, por tanto, sobre cómo se expresan las pautas de socialidad de los jóvenes en sus acciones y comportamientos en diferentes ámbitos cotidianos de sus vidas estaremos adentrándonos en los rasgos fundamentales de la condición juvenil que caracteriza a esta generación. El capítulo séptimo, por su parte, tiene por objetivo el análisis de las relaciones que los jóvenes mantienen con el ámbito de lo público, con la sociedad en la que viven y a la que pertenecen. En este Informe se le ha dado, en comparación con informes anteriores, una especial importancia al análisis de esta dimensión colectiva de la vida juvenil. La razón evidente es que atravesamos un momento histórico en el que los jóvenes o, por lo menos, determinados sectores juveniles parecen haber adoptado una posición activa y protagonista en una esfera pública dominada por la crisis político-institucional, y en buena medida también de legitimidad, en estrecha conexión —como ya se ha expuesto anteriormente— con las crisis económica, social, etc. Las evidencias de ruptura generacional, bastante evidentes en algunos ámbitos, se mezclan con tendencias que empujan hacia la continuidad en otros ámbitos colectivos, poniendo de manifiesto, en último término, la enorme complejidad que hoy caracteriza la relación de los jóvenes con la esfera pública. Más aún en momentos como los actuales de enorme incertidumbre y desorientación provocada por la evolución y las consecuencias de la crisis.

Informe Juventud en España 2016

33


CAPรTULO 2 El contexto demogrรกfico. Cada vez menos jรณvenes y mรกs diversos Teresa Jurado Guerrero Universidad Nacional de Educaciรณn a Distancia


Introducción

Describir el contexto demográfico de los jóvenes puede parecer un ejercicio académico un tanto aburrido, porque no quede claro cómo afecta al día a día de nuestras vidas. Sin embargo, como trataremos de demostrar en las próximas líneas el tema es relevante porque nos permitirá comprender algunos de los principales procesos de cambio que están afectando a la sociedad española en estos inicios del nuevo siglo. De forma sintética, puede afirmarse que la evolución demográfica de los últimos años en relación a los jóvenes arroja cuatro cambios sorprendentes. En primer lugar, en la actualidad los jóvenes son menos numerosos que los mayores a los que tienen que reemplazar. Esto, en teoría, podría tener consecuencias positivas para su incorporación laboral y para el acceso a una vivienda al existir menos presión demográfica. En segundo lugar, el 15% de los jóvenes ha nacido fuera de España y casi un cuarto de los jóvenes tiene origen inmigrante, si a los nacidos fuera se le suman los hijos de inmigrantes nacidos en España, es decir la segunda generación de inmigrantes. Por lo tanto los jóvenes de origen inmigrante representan una significativa y creciente proporción de la población juvenil. Esta es una situación nueva para España, que se ha visto solo modificada en parte por la reciente crisis económica. En tercer lugar, ha aumentado de forma continuada el número de núcleos familiares que tienen solo un hijo. Finalmente, no se puede ignorar que cada vez más jóvenes viven solo con uno de sus progenitores, mayoritariamente con la madre. Los datos del IJE 2016 arrojan una proporción de 19% para los jóvenes no emancipados que solo conInforme Juventud en España 2016

37


viven con la madre o con el padre. Por lo tanto, la población juvenil actual ya no puede ser imaginada como jóvenes españoles con uno o varios hermanos viviendo con ambos padres que son españoles. En la actualidad la juventud está compuesta también por muchos hijos o hijas únicas, de mucho/as hijo/as inmigrantes o parejas mixtas y de una importante minoría de hogares, en los que los hijos conviven solamente con la madre.

38

Informe Juventud en España 2016


1 El tamaño absoluto y relativo del colectivo juvenil

España es un país que vivió un fuerte crecimiento demográfico en las décadas que van de 1950 a 1980, para pasar posteriormente a tener una de las tasas de fecundidad más bajas del mundo durante más de tres décadas. Desde 1982 la tasa de fecundidad ha estado por debajo de 2,1 hijos por mujer, la media que es necesaria para garantizar el reemplazo generacional, y desde 1989 hasta 2015 la media ha estado por debajo 1,5 hijos por mujer. Como las cohortes de mujeres en edad de procrear eran muy numerosas, este menor número de descendencia de las mujeres no se ha traducido de inmediato en una disminución absoluta de niños y posteriormente de jóvenes. Como se puede observar en el gráfico 2.1, en la década de 1970 y hasta 1995 el número absoluto de jóvenes de 15 a 29 años no hacía más que aumentar. En 1971 había 7,5 millones de jóvenes en España, que fueron aumentando hasta alcanzar un máximo de casi 10 millones en 1995. Es muy relevante tener en cuenta este continuo crecimiento de la población juvenil para poder entender las dificultades que han tenido los jóvenes para insertarse en el mercado laboral, ya que durante varias décadas el contingente de jóvenes ha sido mucho mayor que el contingente de adultos a reemplazar, aunque tampoco pueden olvidarse las dificultades provocadas por las recurrentes crisis económicas. La economía española ha padecido de forma crónica una escasez de empleo y esto se ha exasperado durante las crisis de empleo de 1976-1985, de 19921993 y la última de 2008-2014. Informe Juventud en España 2016

39


Gráfico 2.1. Número de jóvenes de 15-29 años comparado con adultos de 55-69 (1971-2015) 10.000.000 9.000.000 8.000.000 7.000.000 6.000.000 5.000.000 4.000.000 3.000.000 2.000.000 1.000.000

19 71 19 73 19 75 19 77 19 79 19 81 19 83 19 85 19 87 19 89 19 91 19 93 19 95 19 97 19 99 20 0 20 1 03 20 0 20 5 0 20 7 09 20 11 20 13 20 15

0

15 a 19 años

20 a 24 años

25 a 29 años

55 a 59 años

60 a 64 años

65 a 69 años

Fuente: Elaboración propia. INE, Cifras de población.

Gráfico 2.2. Proyección de la población juvenil hasta 2026, en base a datos de 2014 7.500.000 7.000.000 6.500.000 6.000.000 5.500.000 5.000.000 4.500.000 4.000.000 3.500.000 3.000.000 2.500.000 2.000.000 1.500.000 1.000.000 500.000 0

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

2023

2024

2025

Varones 15-19

Varones 20-24

Varones 25-29

Mujeres 15-19

Mujeres 20-24

Mujeres 25-29

2026

Fuente: Elaboración propia. INE, Proyecciones de población 2014-2064. 40

Informe Juventud en España 2016


Durante las dos primeras crisis a la escasez de empleo se le unía un número de jóvenes en aumento, lo cual complicaba aún más la situación para las nuevas generaciones. Con posterioridad a 1995 se ha ido reduciendo el número absoluto de jóvenes en casi tres millones, ya que desde 2013 los jóvenes pasan a ser menos de 7,5 millones y en 2015 alcanzan los 7,1 millones. Según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística el contingente de jóvenes seguirá decreciendo hasta 2020 para volver a crecer lentamente después. Si se cumplen las previsiones, los jóvenes llegarán de nuevo a los 7,3 millones en 2026 (gráfico 2.2). Por primera vez en la historia española reciente una crisis de empleo ha coincidido con una disminución de la población juvenil, que ha llegado a igualar a la población adulta a reemplazar, lo que teóricamente podría haber atenuado el grave problema del desempleo juvenil y de la inserción laboral después de la formación, a pesar de la gravedad y duración de la misma. En el gráfico 2.1. se pueden comparar las cohortes que se han ido jubilando, personas de entre 55 a 69 años, a medida que se incoporaban los jóvenes al empleo. En 1985 estas personas al final de su vida laboral eran 5,5 millones frente a 9,2 millones de jóvenes que estaban al inicio de su inserción al empleo. En cambio, en 2013 se llegó a un equilibrio entre mayores y jóvenes, ya que ambos colectivos contabilizan 7,5 millones de efectivos. Se podría afirmar que la caída de la fecundidad ha sido positiva en cuanto a que se han equilibrado los efectivos de entrada y salida del mercado laboral. Eso no significa que haya un equilibrio entre demanda y oferta de la fuerza de trabajo, ya que en ésta influyen muchos más factores económicos y políticos. Aquí solo se está considerando el aspecto demográfico. Como se puede observar en la tabla 2.1 el número de jóvenes es realmente bajo en algunas pequeñas CCAA, como La Rioja que solo cuenta con 44 mil jóvenes de 15 a 29 años. La ratio de hombres sobre mujeres es de uno en casi todas las CCAA, es decir hay un equilibrio entre los efectivos masculinos y femenino, con la excepción de seis Comunidades en las que hay algunos varones más que mujeres (Andalucía, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura y Melilla). Más allá de la evolución de la fecundidad y sus consecuencias sobre la cantidad de jóvenes que viven actualmente en España hay otro factor demográfico a considerar para comprender la evolución del contingente juvenil. Desde mediados de los años 1990 hay un fenomeno nuevo en España que influye en el volumen de las cohortes: el aumento significativo de los inmigrantes. Informe Juventud en España 2016

41


Tabla 2.1. Efectivos de jóvenes por sexo y comunidades autonomas, 1 de enero de 2016 15 a 19 años Hombres Mujeres Total Nacional 1.125.136 1.059.931 Andalucía 226.253 211.982 Aragón 30.352 28.124 Asturias 19.104 17.976 Balears, Illes 27.443 25.644 Canarias 53.827 52.705 Cantabria 12.322 11.559 Castilla y León 51.890 49.105 Castilla-La Mancha 53.388 50.332 Cataluña 181.204 168.240 Comunitat Valenciana 120.174 113.095 Extremadura 28.000 26.746 Galicia 54.092 50.647 Madrid 150.946 143.526 Murcia 40.558 38.403 Navarra 15.975 15.277 País Vasco 46.774 44.121 Rioja, La 7.293 7.087 Ceuta 2.589 2.640 Melilla 2.952 2.723

20 a 24 Hombres 1.163.313 239.313 30.469 20.353 29.098 58.107 12.621 55.832 56.697 178.865 122.624 31.488 59.186 154.451 41.374 15.564 44.264 7.190 2.719 3.098

años Mujeres 1.116.761 225.539 29.633 19.636 28.564 56.177 11.767 52.497 53.603 172.945 117.203 29.924 56.276 153.606 39.278 14.785 42.753 6.957 2.822 2.796

25 a 29 años Hombres Mujeres 1.283.576 1.279.305 255.530 249.171 34.836 33.872 23.908 23.273 35.484 36.600 66.657 68.033 14.385 14.013 62.185 59.156 61.405 58.305 193.543 200.024 133.299 131.160 34.217 31.786 67.443 66.006 177.436 185.315 43.843 42.985 16.249 16.053 49.526 49.806 7.822 7.996 2.928 2.789 2.882 2.961

Fuente: Elaboración propia. INE, Cifras de población.

42

Informe Juventud en España 2016


2 La diversidad juvenil y la emigración hacia España y desde España

A mediados de los años noventa se inicia en España una larga fase de crecimiento económico, que atrae a cada vez más personas inmigrantes para incorporarse a los sectores económicos en expansión. Muchas de estas personas llegaron siendo jóvenes, por lo que a partir de mediados de los años 2000, la España urbana se convierte en una sociedad con amplia diversidad, nacional, cultural e incluso étnica. Con la irrupción de la crisis económica se frena la inmigración e incluso ocurren nuevos procesos de emigración. Alrededor de 110.000 jóvenes de nacionalidad extranjera han emigrado cada año desde 2008 o dicho de otra manera un total de 735.000 jóvenes extranjeros han salido de España hasta 2014, como muestra el gráfico 2.3. No obstante, en 2015 la población de España, sobre todo la más joven, es bastante diversa en cuanto a la nacionalidad de las personas que la componen. El gráfico 2.4 muestra dos pirámides de población superpuestas, que en su conjunto conforman la totalidad de los residentes en España en 2015. Se observa que la población de nacionalidad extranjera tiene una pirámide poblacional diferente a la población española, muy dominada por los efectivos jóvenes. Los hombres y las mujeres españolas de entre 15 a 29 años representan alrededor del 15% del total de la población frente al 17% de los efectivos de entre 55 a 69 años. Para la población extranjera los jóvenes representan el 21% frente al 10% de los mayores, porque en las últimas dos décadas han inmigrado mucho más jóvenes y jóvenes adultos que personas mayores. Informe Juventud en España 2016

43


Gráfico 2.3. Evolución de los efectivos de jóvenes de 15-29 años con nacionalidad extranjera que han emigrado (2008-2014) 140.000 120.000 100.000 80.000 60.000 40.000 20.000 0

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

Fuente: Elaboración propia. INE, Estadística de migraciones al exterior.

Gráfico 2.4. Pirámides de población de nacionalidad española y extranjera, % sobre total de hombres/mujeres, enero 2015 + 100 años 95 a 99 años 90 a 94 años 85 a 89 años 80 a 84 años 75 a 79 años 70 a 74 años 65 a 69 años 60 a 64 años 55 a 59 años 50 a 54 años 45 a 49 años 40 a 44 años 35 a 39 años 30 a 34 años 25 a 29 años 20 a 24 años 15 a 19 años 10 a 14 años 5 a 9 años 0 a 4 años 15%

Hombres extranjeros

Mujeres extranjeras

Hombres españoles

Mujeres españolas

10%

5%

0%

5%

10%

15%

Fuente: Elaboración propia. INE, Cifras de población. 44

Informe Juventud en España 2016


Hay que tomar conciencia de que a lo largo de los últimos años muchos inmigrantes han adquirido la nacionalidad española, por lo que en realidad una parte de los jóvenes que aparecen en la pirámide de población como españoles son de origen inmigrante. Esto significa que las proporciones de jóvenes de origen inmigrante son mayores que las proporciones de jóvenes con nacionalidad extranjera. El Instituto Nacional de Estadística ofrece estadísticas desde 2013 sobre el número de niños y jóvenes que adquieren la nacionalidad española cada año. Las nacionalizaciones ocurridas desde 2013 a 2015 de niños y jóvenes de 0 a 29 años suman 227.641 efectivos1, que representan el 13,4% de los niños y jóvenes extranjeros de ese grupo de edad en 20142. De ese total, las nacionalizaciones de personas nacidas en España suman 67.285 efectivos para esos tres años, por lo que la mayor parte de niños y jóvenes nacionalizados españoles habían nacido fuera de España. La población española de origen inmigrante nacionalizada en edad joven (15 a 29 años), en estos tres años en los que hay estadísticas, representan el 1,9% de la población juvenil española. Por este significativo fenómeno de las nacionalizaciones es preferible considerar el lugar de nacimiento en vez de la nacionalidad cuando se quiere estudiar el colectivo de jóvenes inmigrantes. En 2002 el colectivo de jóvenes de 15 a 19 años estaba compuesto por un 6% de jóvenes que había nacido fuera de España, un 9% en el grupo de 20 a 24 años y un 11% entre los jóvenes de 25 a 29 años de edad (grafico 2.5). Estas proporciones se han ido incrementando hasta 2010. Debido a la salida de jóvenes ya reseñada, la proporción de jóvenes nacidos en el extranjero disminuye en 2015. Si se diferencian a los jóvenes nacidos en la Unión Europea de aquellos nacidos fuera de ésta, se observa que la gran mayoría de los jóvenes nacidos fuera de España provienen de terceros países. La emigración de los jóvenes extranjeros ha reducido algo la diversidad de los jóvenes, sobre todo de los más mayores. No obstante en 2015 los jóvenes nacidos en el extranjero representan el 15% de los jóvenes entre 15 a 19 años, el 17% del grupo de (1) Con datos provisionales para 2015, Estadística de adquisiciones de nacionalidad española de residentes, agosto 2016. (2) Los niños y jóvenes nacidos en España de padres extranjeros pueden adquirir la nacionalidad por residencia o por opción. En el primer caso pueden adquirir la nacionalidad por residencia al cabo de un año. La nacionalización por opción es posible para los hijos menores de edad cuyos padres hubiesen obtenido la nacionalidad española después de un tiempo de residencia en España. En ese caso la única condición para optar la nacionalidad española es tener menos de 18 años de edad y encontrarse bajo la patria potestad de sus padres. Informe Juventud en España 2016

45


edad de 20 a 24 y el 20% del grupo de 25 a 29 años. Para el total de los jóvenes de 15 a 29 años el porcentaje de jóvenes nacidos en el extranjero, independientemente de su nacionalidad actual, es del 15%. Gráfico 2.5. Jóvenes nacidos en el extranjero (en la Unión Europea y fuera de ésta), % sobre total (2002-2015) 25%

25%

25%

20%

20%

20%

15%

15%

15%

10%

10%

10%

5%

5%

5%

0%

2002 2005 2010 2015

0%

2002 2005 2010 2015

0%

2002 2005 2010 2015

15-19 años UE

20-24 años UE

25-29 años UE

15-19 años fuera UE

20-24 años fuera UE

25-29 años fuera UE

Fuente: Elaboración propia. INE, Cifras de población.

La inmigración es un fenómeno complejo, ya que hay jóvenes que han nacido en el extranjero y luego han inmigrado, ya sea con sus padres o solos, que son a los que se acaba de hacer referencia. Estos jóvenes se les suele denominar inmigrantes de primera generación o si inmigraron de niños como generación una y media. Por otro lado están los jóvenes que han nacido en España y tienen facilidad para adquirir la nacionalidad española, pero cuyos padres llegaron a España como inmigrantes, estos son los jóvenes de segunda generación, que suelen socializarse por completo en España, lo que significa sobre todo que realizan su escolarización y formación aquí. A estos jóvenes no se les identifica fácilmente en las estadísticas, si no se tienen datos sobre el origen de sus padres, ya que tienen la nacionalidad española por derecho. Existen algunos estudios cualitativos que ofrecen información sobre estos jóvenes de la segunda generación. Por ejemplo un estudio realizado durante el curso 2008/09 en 180 colegios de Madrid y Barcelona con 6.905 jóvenes de origen inmigrante, de los cuales un 15% había nacido en España, por lo que hay que considerarlos como segunda generación, y un 85% había nacido en el extranjero (Aparicio y Portes, 2014). La diversidad de la población española ha alcanzado niveles similares a los de países con tradición inmigratoria, como son Alemania o el Reino 46

Informe Juventud en España 2016


Unido. El gráfico 2.6 muestra a los jóvenes según su nacionalidad y no según su país de nacimiento como en el gráfico anterior3. Se han seleccionado los países del sur de Europa, de reciente inmigración, algunos de larga tradición y algunos países grandes del este de Europa. Los niveles de diversidad del colectivo de jóvenes que muestra este gráfico subestima la diversidad real de las poblaciones jóvenes en muchos países, ya que los jóvenes que han adquirido la nacionalidad por haber nacido en el país o porque la han solicitado con posterioridad aparecen como autóctonos. A pesar de esto se puede apreciar que los jóvenes europeos son un colectivo con bastante diversidad según origen, a excepción de los países del este. España cuenta con un 13% de jóvenes con nacionalidad extranjera al igual que Alemania, seguido del Reino Unido con un 12% e Italia con un 11%. Alemania y Reino Unido cuentan con colectivos de jóvenes de la segunda generación que tienen la nacionalidad del país mucho mayores que en España e Italia, que son países de reciente inmigración. También Francia tiene una gran diversidad entre su juventud, pero en ese caso muchos son de segunda e incluso tercera generación con la nacionalidad francesa. Si nos basamos en los datos oficiales, se puede afirmar que un 15% de los jóvenes en 2015 había nacido fuera de España y un 13% tenía nacionalidad extranjera4. Si además se toma en consideración a los jóvenes españoles cuyo padre nació fuera de España, un 3% de los españoles entre 15 a 29 años según el Censo de 2011, entonces alrededor de un 18% de los jóvenes tiene un origen inmigrante, es decir son extranjeros ellos mismos o tienen un padre nacido en el extranjero. De cara al futuro, a medida que pasen los años irá aumentando la diversidad de los jóvenes, (3) Hay diversidad de regulaciones sobre la nacionalidad de los jóvenes de padres extranjeros que nacen en un país al que éstos han emigrado, aunque la mayoría de los países europeos tiende a conceder la nacionalidad a los inmigrantes de segunda generación o a los nacidos en el país de acogida. El principio de «ius soli» significa que al nacer en un país se adquiere automáticamente su nacionalidad, pero ese principio en su estado puro solo existe en Canadá y EEUU. En la Unión Europea existen países con un «ius soli» algo más limitado. En Francia se adquiere la nacionalidad de forma automática para los nacidos en el país en el momento de cumplir 18 años. En Bélgica, Italia y los Países Bajos, los inmigrantes de segunda generación pueden adquirir la nacionalidad con una declaración. En España pueden adquirirla al cumplir un año de edad (http://ind. eudo-citizenship.eu/acit/topic/citlaw). (4) En los diversos Informes Juventud en España los porcentajes de jóvenes extranjeros suelen arrojar cifras menores a las oficiales, debido a las grandes dificultades para incluirlos en la muestra general. En esta ocasión, el 7,4% de los entrevistados ha nacido fuera de España y el 4,6 tiene nacionalidad extranjera. No obstante, los jóvenes entrevistados son representativos de los jóvenes inmigrantes residentes en España. Informe Juventud en España 2016

47


ya que las mujeres extranjeras en edad fértil tienen un importante peso poblacional, como veíamos antes en la pirámide de población. De los 428 mil nacimientos acontecidos en España en 2014 un 18% fueron de madre extranjera, de lo que cabe deducir que el peso de las futuras segundas generaciones podría oscilar alrededor de esa proporción. Gráfico 2.6. Proporción de jóvenes de 15-29 años no nacionales, % sobre el total de jóvenes, distintos países europeos, 2015 15% % EU-28

% No-EU-28

10%

5%

a ni lo

ría ng

Po

s íse Pa

Hu

s Ba

jo

a ci an Fr

al ug rt

Un o in

Po

id

o

ia ec Re

Su

a ci re G

ia A

le

m

an

ña pa Es

Ita

lia

0%

Fuente: Elaboración propia. Eurostat, Population Statistics.

¿De qué países provienen los jóvenes que han nacido fuera de España? El gráfico 2.7 muestra que no hay muchas diferencias entre chicos y chicas. En ambos colectivos los jóvenes nacidos en un país de la Unión Europea distinto a España representan casi un tercio y los nacidos en Sudamérica algo más de un tercio. Le siguen con un 17% los jóvenes nacidos en el continente africano y respectivamente con un 7% los jóvenes nacidos en Centro América, el Caribe o Asia. Finalmente, hay otro fenómeno demográfico de reciente actualidad e importancia para conocer el contexto de los jóvenes en 2015, nos referimos a la emigración juvenil hacia otros países. Desde el inicio de la crisis España ha vuelto a experimentar importantes flujos de emigración al exterior, en gran medida protagonizados por jóvenes. De este 48

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 2.7.  Jóvenes por sexo y países de nacimiento agrupados, 2015 Varones 15-29

Mujeres 15-29

Asia y Oceanía

Asia y Oceanía

Súdamerica

Súdamerica

Centro América y Caribe

Centro América y Caribe

América del Norte

América del Norte

Africa

Africa

50 0 .0 10 00 0. 0 15 00 0. 20 00 0. 0 0 25 00 0. 00 0

Resto Europa UE sin España

50 0 .0 10 00 0. 0 15 00 0. 20 00 0. 0 0 25 00 0. 00 0

Resto Europa UE sin España

Fuente: Elaboración propia. INE, Cifras de población.

fenómeno se han hecho ampliamente eco los medios de comunicación, aunque no es fácil saber con exactitud la dimensión del fenómeno, ya que la administración española tiene dificultades para medir bien los flujos de entrada y salida de la población de nacionalidad española. En el gráfico 2.8 se ilustran los datos que el Instituto Nacional de Estadística ofrece de los emigrantes españoles con edades entre 15 y 29 años por lugar de nacimiento, ya que hay jóvenes españoles nacidos en España que emigran y jóvenes españoles nacidos fuera de España, es decir la primera generación o generación uno y medio de inmigrantes que han adquirido la nacionalidad española. Los jóvenes españoles nacidos en España que emigran en los años de la crisis han pasado de 6.000 al año al inicio de la crisis a 10.000 durante los últimos años, según esta fuente. Los jóvenes de origen inmigrante nacionalizados españoles emigran en mucho menor número, una media de 4000 efectivos al año. En su conjunto, en 2014 habrían emigrado 19 mil jóvenes españoles al extranjero y entre 2008 y 2014 un total de 84 mil, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística. Como han mostrado varios estudios demográficos estos datos están claramente subestimados ya que habrían emigrado muchos más españoles nacidos en España de los registrados oficialmente. Existe un estudio reciente y muy detallado del Observatorio de la Juventud del INJUVE que estima la emigración de los jóvenes españoles entre 2007 y 2013 con estadísticas de los países de acogida de estos jóvenes en Informe Juventud en España 2016

49


Gráfico 2.8. Emigración de jóvenes españoles al extranjero, según lugar de nacimiento (2008-2014) 20.000 18.000 16.000 7.330

14.000 12.000 10.000 8.000 6.000

11.304

4.000 2.000 0

2008

2009

2010

2011

Españoles nacidos en España

2012

2013

2014

Españoles nacidos fuera

Fuente: Elaboración propia. INE, Estadística de migraciones al exterior.

Europa, América, Australia y Oceanía. Después de diferentes análisis pormenorizados de las fuentes estadísticas extranjeras y en base a los datos del INE los investigadores estiman que entre 2007 y 2013 emigraron 341.000 españoles, «cantidad menor a la que apuntan otros estudios, pero mayor a la del registro oficial español» y estiman en 218 mil los jóvenes españoles emigrantes de 15 a 29 años de edad (Navarrete et al. 2014, pág. 85). Según el mismo estudio, la mayor parte de la emigración juvenil se dirigió a Europa, siendo el Reino Unido y Alemania los principales destinos captadores de los emigrantes españoles, y dentro de esta supremacía, el caso inglés capta a cuatro emigrantes que deciden emigrar a dicho país por cada uno que decide como destino a Alemania» (p. 78).

50

Informe Juventud en España 2016


3 Cambios en la estructura de las familias de origen de los jóvenes

El profundo descenso de la fecundidad en España durante las últimas tres décadas se ha caracterizado por dos fenómenos que tienen implicaciones importantes sobre la población juvenil. Las cohortes de mujeres nacidas a partir de 1951-56 empiezan a retrasar la edad de tener el primer hijo, que pasa de una media de 24,8 años a los 30,7 años para las mujeres nacidas entre 1971-75. Se puede estimar que las madres de los jóvenes que tienen entre 15 y 29 años en 2015, los protagonistas de este informe, nacieron entre 1959 y 1971 y tuvieron a sus hijos entre los años 1986 y 2000. Además, el retraso del calendario de la fecundidad español ha ido aparejado de una caída del número total de hijos que han tenido las mujeres. Según la última Encuesta de Fecundidad, que es de 2006, entre las mujeres que están llegando al final de su vida fértil aumenta la proporción de mujeres que solo tienen un hijo y disminuye las que tienen tres hijos o más (Delgado, 2007, p. 91). Esto significa que los jóvenes actuales conviven con menos hermanos/as que los jóvenes de generaciones anteriores. El gráfico 2.9 muestra cómo ha evolucionado la composición de los núcleos familiares en los que hay hijos desde el Censo de 1991 hasta el 2015. Para comprender estos datos conviene saber que los núcleos familiares pueden estar compuestos de una pareja de progenitores y sus hijos o de una familia monoparental y sus hijos, que además pueden vivir en un hogar o compartir un hogar con otro núcleo familiar formando una familia polinuclear. Los hijos se contabilizan como tal si están solteros, no están emparejados y conviven en el hogar. Informe Juventud en España 2016

51


Gráfico 2.9. Núcleos familiares con hijos según el número de hijos que conviven (1991-2015)

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

1991

2001 1 hijo/a

2011 2 hijos/as

2015

3 hijos/as o más

Fuente: Elaboración propia. INE, Censo de Población y Viviendas 1991-2011 y Encuesta Continua de Hogares 2015.

Cuando los actuales jóvenes nacieron, alrededor de 1991 y 2001, los núcleos familiares con tres o más hijos se redujeron, pasando del 24 al 14% de las familias con hijos. Desde 2011 estas familias numerosas se han estabilizado en un 8%, lo que significa que muy pocos jóvenes conviven con dos o más hermanos o hermanas. Alrededor de un 40% de las familias con hijos tienen a dos hermanos/as conviviendo, mientras que desde mediados de 2000 la mayoría de las familias tienen exclusivamente un hijo único. Este cambio es realmente impresionante y no se podría comprender sin la muy baja fecundidad de España desde hace más de tres décadas. Además, en estas estadísticas están incluidas las familias inmigrantes, que en muchos casos tienen más de un hijo o una hija. La encuesta del IJE 2016 no permite conocer el número de hermanos de los jóvenes, pero se puede aproximar la proporción de jóvenes no emancipados que no viven con hermanos. Si en vez del núcleo familiar como unidad de análisis se toma a los individuos jóvenes, la proporción de hijos únicos disminuye, ya que los jóvenes con hermanos no cuentan como un hogar con varios hermanos, sino como dos, tres o más individuos. Según el IJE 2016 entre los jóvenes de 15 a 29 años que no están emancipados hay un 37% de jóvenes que no convive con her52

Informe Juventud en España 2016


manos. Este cambio estructural de las familias en las que se crían los niños y en las que viven los jóvenes que aún no se han emancipado se observa también en otros países europeos, aunque con algunas diferencias dependiendo de las pautas de fecundidad de cada sociedad. Gráfico 2.10. Evolución de la proporción del número de hijos en el núcleo familiar, en distintos países europeos (1990-2011) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

Francia 1990

Francia 2006

Francia Portugal Portugal Portugal España 2011 1991 2001 2011 1991 1 hijo/a

2 hijos/as

España 2001

España 2011

3 hijos/as o más

Fuente: Elaboración propia. IPUMS (https://international.ipums.org/international-action/variables/NCHILD).

En el gráfico 2.10 se muestra Francia, como representante de un país de alta fecundidad, y Portugal y España, dos países del Sur de Europa, de muy baja fecundidad. En estos países, en los que hay series de censos de la población que se pueden comparar, se observa una caída de la proporción de personas que conviven con tres o más hijos en Portugal y España, mientras que en Francia se mantiene la proporción de familias numerosas en un 18% de los núcleos familiares que conviven con hijos. Dentro de Europa España es uno de los países con mayores tasas de hijos únicos. Alrededor del 50% de los núcleos familiares con hijo solo tienen uno y solo un 8% tiene tres o más hijos. En España los jóvenes actuales comparten el cariño y los recursos de los padres con cada vez menos hermanos o hermanas. De hecho en la mayoría de las familias que viven con hijos no los comparten con nadie Informe Juventud en España 2016

53


de su generación. Los padres pueden invertir más tiempo y recursos económicos cuando solo tienen una hija o un hijo, lo que teóricamente podría ayudar al desarrollo cognitivo y al logro educativo de estos jóvenes. Sobre el logro educativo de los hijos únicos frente a los hijos con más hermanos hay muchos estudios que muestran sus ventajas en comparación con los hijos de familias numerosas. A igualdad de otros factores que influyen en el logro educativo, un mayor número de hermanos dificulta la continuidad de los jóvenes en los estudios de Bachillerato frente a estudiar un Ciclo Formativo de Grado Medio, repetir el último curso de la ESO o estar ocupado o desempleado (Calero, 2006). Los jóvenes hijos únicos pueden disfrutar por lo tanto de ciertas ventajas al ser el foco atención de todas las inversiones de sus padres. No obstante, pueden tener dificultades de otra índole, como una red familiar más restringida y contar con menos apoyo social basado en la familia nuclear. Además en muchos casos los hijos son únicos, porque se trata de hogares monoparentales, como queda patente en el siguiente gráfico 2.11. Gráfico 2.11.  Núcleos familiares con hijo según tipo de núcleo, España 2015

4,66% 21,07%

8,42%

65,86%

Pareja casada

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

Pareja casada

Pareja de hecho

Madre con hijos

Pareja de hecho

1 hijo conviviendo

Madre con hijos

2 hijos conviviendo

Padre con hijos

3 o más hijos conviviendo

Padre con hijos

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta Continua de Hogares 2015.

En España ha aumentado el número de divorcios paulatinamente desde la legalización del mismo en 1981 y con un repunte importante con la última reforma del divorcio en 2005, que se frenó algo con la crisis económica, pero que posteriormente ha seguido creciendo. Esto explica que en 2015 el 25% de los núcleos familiares con hijos estén integra54

Informe Juventud en España 2016


dos por una madre sola con sus hijos o un padre solo con sus hijos (gráfico 2.11, izquierda). Los datos del IJE 2016 arrojan una proporción de jóvenes no emancipados que solo conviven con la madre o con el padre del 19%, siendo amplia mayoría los que conviven con la madre. Aparte del divorcio como causa de la existencia de familias monoparentales también están los fenómenos de la viudedad y de la maternidad en solitario por elección. Como se puede ver en el gráfico 2.11, entre los núcleos familias monoparentales un 70% solo tiene una hija o un hijo, una proporción mucho mayor que entre las familias formadas por una pareja casada y algo mayor cuando se trata de parejas de hecho. Las condiciones de vida de los jóvenes que viven en familias monoparentales son en muchos casos más difíciles que la de los jóvenes en parejas con dos progenitores, ya que frecuentemente éstas dependen de un solo ingreso y corren un mayor riesgo de pobreza. En un reciente estudio (Ayllón, 2015), se constata que entre los años 2004 a 2009 el riesgo de pobreza es mayor en los hogares monoparentales con hijos hasta 18 años comparado con los hogares de dos progenitores y además el riesgo aumenta con el número de hijos y se ha agudizado con la crisis (2010-12). En conclusión, ha habido importantes cambios demográficos que afectan a la situación de los jóvenes como colectivo, que ahora tiene un menor peso en la población con todos los efectos positivos y negativos que ello puede conllevar. Por un lado su inserción como adultos puede verse facilitada al ser menos numerosos, pero por otro lado tendrán menos peso como votantes, lo que les puede perjudicar seriamente en las tomas de decisiones políticas. Estos jóvenes son más diversos cultural y étnicamente, lo que puede enriquecer la sociedad al aportar nuevas experiencias, ideas y conocimientos. No obstante esto será posible, si la integración social de los jóvenes de origen inmigrante se realiza ofreciéndoles igualdad de oportunidades y reconocimiento como ciudadanos en pie de igualdad. Finalmente, las redes familiares indirectas y las redes de amigos tendrán que suplir al creciente número de hijos e hijas únicas el apoyo y la solidaridad que antaño proporcionaban los hermanos. En los siguientes capítulos nos aproximaremos a la integración de estos jóvenes en la sociedad y a sus vivencias y opiniones.

Informe Juventud en España 2016

55


CAPรTULO 3 La situaciรณn social de los jรณvenes. Trayectorias educativas y relaciรณn con el mundo del trabajo Teresa Jurado Guerrero Universidad Nacional de Educaciรณn a Distancia

Antonio Echaves Universidad de Sevilla


Introducción. ¿A qué se dedican los jóvenes?

A lo largo del recorrido vital de las personas éstas se dedican a diferentes actividades. En la infancia la actividad principal es crecer y aprender, lo cual se extiende hasta los 16 años de forma obligatoria en las sociedades occidentales. Después de esta dedicación intensiva al aprendizaje las trayectorias vitales empiezan a bifurcarse en diferentes itinerarios. Los jóvenes van dejando los estudios entre los 16 y 24 años para dedicarse a una actividad remunerada, a buscar un empleo o a una tarea no remunerada, es decir a tareas del hogar, a cuidar, a actividades de voluntariado o, una minoría, a pasar el tiempo sin un rumbo fijo. Las diferentes trayectorias vitales en la juventud corresponden, por un lado, a decisiones y preferencias individuales, pero por otro lado están fuertemente marcadas por condicionantes socioeconómicos. Este capítulo se centra en estos condicionantes y en su influencia sobre las vidas de los jóvenes, por lo tanto en los aspectos más estructurales y coyunturales que marcan los márgenes de maniobra y libertad que tienen para crear sus itinerarios biográficos individuales. De las tres instituciones que determinan las condiciones estructurales para el desarrollo juvenil, la familia, el sistema educativo y el mercado laboral, aquí nos centramos en las últimas dos, aunque teniendo en cuenta cómo la situación familiar influye en la trayectoria educativa. El capítulo se divide en dos partes. Primero se analizan las grandes regularidades de las trayectorias educativas y cómo éstas acaban configurando diferentes transiciones de la escuela al trabajo. Se presentan los calendarios de inserción laboral y los grados de desajuste entre forInforme Juventud en España 2016

59


mación y ocupación. En la segunda parte se describen las situaciones de los jóvenes frente al empleo y el desempleo, que varían de forma sistemática según el nivel educativo alcanzado, según el género y la nacionalidad. Además, en ambas partes se ofrece un panorama europeo en el que se insertan las condiciones educativas y laborales españolas con el objetivo de mostrar cuáles son las particularidades del contexto institucional español. Esta comparación de España con su entorno europeo permite apreciar mejor cómo las instituciones españolas condicionan y estratifican las oportunidades vitales de los jóvenes. Por todos es bien conocido el acceso masivo de los jóvenes a la universidad, la alta tasa de desempleo juvenil y la tardía emancipación de los jóvenes españoles comparado con otros países de nuestro entorno, pero se muestran también aspectos más desconocidos, como el abandono educativo temprano o la alta tasa de empleos a tiempo parcial por no poder conseguir un contrato a tiempo completo.

La etapa de la crisis y los recorridos vitales de los jóvenes: los cambios en la situación de actividad Antes de entrar a analizar en detalle las trayectorias educativas y laborales de los jóvenes en España y para poder entenderlas en toda su complejidad resulta conveniente disponer previamente de una visión de conjunto de la estructura de actividad/inactividad del colectivo juvenil, esto es, saber a qué se dedican los jóvenes a lo largo de sus recorridos vitales y cómo esta estructura ha experimentado cambios significativos a lo largo de estos últimos años de crisis socioeconómica, al menos desde 2002 (año que vamos a tomar en este análisis como punto de referencia inicial). El análisis de la posición de los jóvenes frente a la actividad nos permitirá apreciar hasta qué punto la coyuntura económica influye de forma importante en las posibilidades de los jóvenes en acceder a un empleo y cómo durante esta crisis económica, al igual que en otros momentos de crisis, grandes proporciones de jóvenes se han visto forzados al desempleo y/o a prolongar los estudios (Garrido, 2016). Una de las consecuencias de las crisis económicas recientes en España ha consistido en «forzar» la prolongación de la etapa juvenil al aumentar la temporalidad, la rotación laboral y retrasar el acceso a un empleo estable y adecuadamente remunerado para poder transitar a la creación de un hogar independiente como condición para la formación de una nueva familia (Requena, 2002; Requena, 2006). 60

Informe Juventud en España 2016


En el apartado anterior se ha mostrado cómo la crisis económica iniciada en 2008 ha coincidido por primera vez en democracia con una disminución del número de jóvenes en España, tanto autóctonos como inmigrantes. Se podría pensar que debido a esa coincidencia entre caída demográfica y caída de la actividad económica, la incidencia de la crisis en la condición juvenil habría podido ser menos importante en términos absolutos que durante otras crisis económicas. Todos los indicios apuntan a que no ha sido así y que las repercusiones de la crisis actual entre los jóvenes han sido mucho más intensas que las de las anteriores. Aquí se van a mostrar seis fotos de la evolución de la dedicación de los jóvenes a formarse y de sus posibilidades de estar empleados frente al paro, a partir de los datos proporcionados por la Encuesta de Población Activa que constituye la fuente más fiable en esta materia.1 Se trata pues de iniciar el recorrido por las diferentes etapas que llevan a la edad adulta desde el año 2002 hasta el año 2015. Estas series temporales muestran los porcentajes de los jóvenes en las diferentes situaciones respecto a la actividad económica, que se desglosan en cuatro categorías: 1) jóvenes que se dedican principalmente a estudiar, 2) jóvenes ocupados (están trabajando), 3) jóvenes desempleados (están en paro o buscando el primer empleo) y 4) jóvenes que se encuentran en otra situación de inactividad económica (ayuda familiar, tareas del hogar, enfermedad…)2. Los siguientes gráficos muestran la situación juvenil frente a la actividad separada en tres grupos de edad que se corresponden bastante bien con tres etapas distintas del recorrido vital, como son la etapa de dependencia familiar y formación, posteriormente la etapa de integración laboral y emancipación residencial y finalmente la etapa de la formación familiar. Estas etapas no ocurren para todos los jóvenes a las (1) Estos datos muestran algunas diferencias con los que más adelante se comentarán obtenidos de la encuesta del Informe Juventud en España 2016. La explicación básicamente tiene que ver con la diferente metodología utilizada en un caso y otro para establecer la situación de actividad de los entrevistados. Mientras que en la EPA se realiza en base a una clasificación a partir de una serie de preguntas, en el caso de la encuesta del INJUVE la situación de actividad del entrevistado se obtiene a partir de su propia autoclasificación. (2) Hay que recordar que la encuesta del INJUVE que da origen a este Informe Juventud en España 2016 se realizó a finales de 2015, de ahí que las series que a continuación se exponen se detengan en esa fecha. Por otra parte, en los gráficos se han utilizado los datos del segundo trimestre de la E.P.A., en vez de los del cuarto que es cuando se realizó la encuesta del INJUVE, porque como coinciden todos los especialistas los segundos trimestres (abril, mayo y junio), son los que mejor muestran la estructura básica del mercado laboral español, sin las alteraciones provocadas por la contratación estacional del verano y de la Navidad. Informe Juventud en España 2016

61


mismas edades ni tampoco son lineales, ya que hay jóvenes que se saltan etapas, otros que vuelven atrás, etc. No obstante, y a pesar de la creciente individualización y diversificación de las transiciones juveniles (López, 2009; Melo y Miret, 2010), las instituciones constituyen un factor decisivo de uniformización de las trayectorias biográficas de los individuos. En concreto, el sistema educativo estandariza el recorrido vital hasta los 16 años y más allá de esa edad para aquellos jóvenes que estudian, que son la gran mayoría de los jóvenes en España. El primer grupo son los jóvenes entre 16 y 19 años, edad en la que se ha finalizado la educación secundaria obligatoria y es el momento de seguir hasta el bachillerato o realizar una formación profesional, aunque una proporción importante abandona los estudios y entra en el mercado laboral. Este primer grupo se encuentra inmerso principalmente en la etapa de formación. La segunda etapa, la de la inserción laboral, la inicia la mayoría de los jóvenes a los 20-24 años, cuando les llega el momento de seguir una actividad remunerada. Después la mayoría de los jóvenes empieza a entrar en la etapa de la independencia residencial y de la formación de una familia (entre los 25 a 29 años y más allá). No se debe olvidar que el concepto de recorrido vital es un constructo teórico, que sirve como instrumento de análisis, pero que en la realidad los tiempos de paso por las etapas, la sucesión de las etapas y la articulación entre ellas varía bastante entre los jóvenes. Hay jóvenes que terminan los estudios pronto, se incorporan rápidamente y con éxito en el mercado laboral y esto les permite emanciparse y crear una familia a edades jóvenes. Los teóricos de las transiciones a la edad adulta denominan este tipo de trayectorias como de éxito precoz, mientras que en el otro extremo estarían las trayectorias de bloqueo, jóvenes que por razones diversas quedan durante muchos años fuera de los circuitos de la formación y del trabajo y para ellos el paro tiende a repetirse o a hacerse permanente, dificultando la emancipación y formación familiar (Casal et. al, 2006). Entre un extremo y otro nos encontramos con una gran variedad de trayectorias en función del calendario y naturaleza de los procesos de transición que siguen los diferentes grupos de jóvenes. Se han elaborado gráficos para mujeres y hombres por separado, ya que el género sigue marcando de forma diferente la dedicación de las personas a las distintas actividades, menos en la juventud que en la edad adulta, aunque también entre los jóvenes hay diferencias importantes. Comenzaremos refiriéndonos a las mujeres. El gráfico 3.1 muestra cómo 62

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.1. Evolución de la actividad e inactividad juvenil femenina, en los distintos grupos de edad (2002-2015) Mujeres, 16-19 años 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Mujeres, 20-24 años

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Mujeres, 25-29 años

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Inactividad ecónomica

Estudiantes

Ocupadas

Desempleadas

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa, (2os trimestres). Informe Juventud en España 2016

63


la actividad de las mujeres jóvenes viene marcada en primer lugar por la etapa del recorrido vital en el que se encuentran, ya que se pueden reconocer diferencias importantes según los grupos de edad. Entre las mujeres más jóvenes, de 16 a 19 años, un 76% se dedicaba al inicio del milenio a estudiar, a pesar de haber superado la edad de escolarización obligatoria. Al empezar la crisis de 2008 la proporción de las más jóvenes que estudia aumenta continuadamente y alcanza en 2013 un máximo de 81% de mujeres jóvenes estudiando. En paralelo disminuye la ocupación en este grupo de edad, ya que solo un 4% de las jóvenes entre 16 y 19 años está empleada en 2015. Las variaciones en la proporción de desempleadas y de inactivas son pequeñas y en este colectivo oscilan entre el 10% de desempleadas y 5% de mujeres económicamente inactivas. Cuando atendemos a la situación de las mujeres que tienen entre 20 y 24 años, la estructura de actividad cambia significativamente. Esta es una edad en la que se bifurcan las trayectorias según el origen social y según el logro educativo, como se detalla más adelante. Además algunas mujeres se emparejan de forma estable a esas edades y la mayoría ya no cursa estudios (entre el 63% a 72%). Antes de la crisis encontramos unos altos porcentajes de ocupación, que desde el 2008 van cediendo espacio al desempleo. En ese grupo de edad la crisis provoca un aumento del paro, que pasa del 11% en 2006 al 29% en 2013, pero esto influye más bien poco en las proporciones de estudiantes y personas inactivas económicamente, como por ejemplo en la proporción de mujeres dedicadas a sus labores3. A las jóvenes veinteañeras la crisis les afecta mucho más que a las adolescentes, ya que en esas edades la mayoría ha entrado en el mercado laboral. Además, contrariamente a épocas pasadas solo entre un 7 a 9% de las jóvenes se dedica a las tareas domésticas, independientemente de la evolución de la coyuntura económica. Entre las mujeres jóvenes adultas, el grupo de edad de 25 a 29 años, la actividad predominante es la ocupación remunerada, que se ha movido (3) La categoría de inactividad económica incluye normalmente a los estudiantes, que aquí se cuentan como una categoría aparte. Así la inactividad económica se refiere a labores del hogar, incapacidad permanente, percepción de pensión, trabajos sociales sin remuneración, actividades benéficas e incluye a las personas que no han buscado empleo en el último mes o no están disponibles para empezar un trabajo en las próximas dos semanas. Entre las mujeres de 25 a 29 años la dedicación a las labores del hogar es la inactividad económica más frecuente. 64

Informe Juventud en España 2016


en los años analizados entre el 73% de 2008 y el 56% de 2013. Mientras el desempleo ha aumentado del 8% en 2007 al 27% en 2013. Por otra parte, en los años anteriores a la crisis, las mujeres de esta edad económicamente inactivas —principalmente dedicadas a las labores del hogar— superaban con creces el umbral del 10% llegando a alcanzar la cifra del 15% en 2002, sin embargo desde que se inició la crisis la proporción se ha estabilizado en valores que rondan el 10%. El descenso de la inactividad femenina en esta etapa llama la atención, ya que son las mujeres las que siguen ocupándose más de las tareas del hogar y del cuidado de los hijos que los hombres. Esta tendencia se explica en parte por el aumento del desempleo de los hombres, que ha hecho necesario que en muchas parejas la mujer permaneciera en el mercado laboral o retornara a él para aportar ingresos al hogar. De hecho desde el inicio de la crisis han disminuido los hogares de adultos jóvenes en los que el hombre es el único sustentador, han aumentado los hogares con mujeres como únicas sustentadoras y se han mantenido los hogares de dos sustentadores (González, 2015). En el próximo capítulo se muestra el aumento de las mujeres de 15 a 29 años sustentadoras principales del hogar (gráfico 4.9). En esta fase vital, caracterizada por la formación familiar y la inserción laboral de las universitarias, las mujeres que cursan estudios son una minoría de alrededor del 6% y prolongar la formación no ha sido una salida ante la adversidad coyuntural. La etapa de la crisis también ha ocasionado situaciones de desempleo a casi un tercio de estas mujeres, aunque al llevar más tiempo en el mercado laboral que las más jóvenes, su tasa de ocupación es casi el doble que la de mujeres de 20 a 24 años. Por lo tanto, se puede concluir que la edad y la coyuntura económica marcan la condición juvenil de forma muy fuerte. Cuando las chicas están aún en edad de realizar su formación profesional o de secundaria postobligatoria, de los 16 a los 19 años, la abrumadora mayoría se dedica a ello y con la crisis esto se acentúa. Esta posibilidad de refugiarse en los estudios les ha protegido en cierto sentido de sufrir la crisis económica en forma de desempleo. Las jóvenes de 20 a 24 años son en cambio un colectivo muy heterogéneo, dividido principalmente en dos: jóvenes ocupadas y jóvenes estudiantes. La crisis se ha cebado en las mujeres no estudiantes, porque en gran medida las ha expulsado del empleo hacia el paro. Finalmente, a la edad de 25 a 29 años muy pocas mujeres siguen formándose y la actividad principal es el empleo o el desempleo. Informe Juventud en España 2016

65


El tipo de actividad que ejercen los hombres jóvenes también depende de la fase del recorrido vital en la que se encuentran y de la coyuntura económica, aunque hay algunas diferencias con respecto a las mujeres jóvenes (gráfico 3.2). En cuanto a las similitudes entre ambos sexos se cuentan la dedicación al estudio como actividad principal entre los 16 a 19 años, la inserción laboral, bien sea trabajando o buscando empleo, a partir de los 20 años y un predominio de la ocupación a partir de los 25 años. Esta estructura de la actividad juvenil ha sido modificada de forma muy notable durante esta etapa de la crisis, ya que ha provocado que muchos más hombres jóvenes cursen estudios que durante la época del boom económico. Además alrededor de un tercio de los hombres en la fase de formación familiar e inserción laboral se han visto afectados por el desempleo. La crisis ha afectado a los hombres jóvenes de forma similar que a las mujeres jóvenes con la diferencia que los varones de 20 a 24 años se han refugiado mucho más en la educación que las mujeres, si se comparan las pautas de formación antes y después de la irrupción de la crisis. Durante los años del boom económico los hombres jóvenes se dedicaban menos que las mujeres a estudiar cuando alcanzaban los 20 años. En 2006 un 24% de estos jóvenes varones estudiaban, mayoritariamente estudios universitarios, frente a un 29% de sus coetáneas. En el segundo trimestre de 2015 los varones de 20 a 24 años que cursaban estudios habían aumentado hasta el 36% frente al 38% por parte de las mujeres. Si a estas proporciones se le suman proporciones de desempleo de alrededor de 30% para ambos géneros, se aprecia que aproximadamente para dos tercios de los hombres jóvenes entre 20 a 24 años iniciar la independencia residencial y la formación familiar constituye una tarea complicada al no disponer de los recursos que proporciona el acceso a un empleo. Este aumento durante la crisis de las dificultades materiales para llevar adelante el tránsito a la edad adulta se encuentra también más allá de los 24 años, porque el desempleo sigue afectando a un cuarto de los jóvenes entre 25 a 29 años, hombres y mujeres casi por igual, aunque algo más a los jóvenes varones (25% frente a 23%). En definitiva, se puede afirmar que la crisis ha golpeado con fuerza a aquellos que están en la etapa central del proceso de juventud. Muchos jóvenes de 16 a 19 años han podido reaccionar aumentando su dedicación a la formación, pero los jóvenes de 20 a 29 años han aumentado en menor medida su 66

Informe Juventud en España 2016


dedicación a los estudios y en cambio han crecido más sus proporciones de desempleados durante la crisis. En los dos últimos años, es decir a partir de 2014, parece que algunas de las tendencias que habían marcado la evolución de la estructura de la actividad juvenil —tanto de varones como de mujeres— desde los años iniciales de la crisis han empezado a modificarse. La evolución reciente del mercado de trabajo en España que ha hecho descender sensiblemente las cifras de desempleo, aun cuando sigan siendo muy elevadas, y más en general, la nueva etapa por la que parece atravesar la economía española explicarían en buena medida estos cambios de tendencia que, sin embargo, no han logrado ni mucho menos revertir la situación creada durante estos largos años de recesión. Los cambios más evidentes se producen entre los mayores de 20 años, es decir en aquellos grupos en los que el acceso al mercado laboral constituye la preocupación de la mayoría de los jóvenes. Pues bien, tanto en el caso de las mujeres como en el de los hombres, las últimas cifras indican una cierta recuperación de la ocupación juvenil, aunque sin alcanzar los niveles existentes en 2011/2012 y ni mucho menos en los años anteriores. El desempleo es la magnitud que más se reduce en los últimos años como consecuencia, en parte, del incremento de la ocupación pero también en una proporción significativa debido a la mayor dedicación a los estudios, especialmente entre los jóvenes de 20 a 24 años. Entre los más jóvenes, el descenso del desempleo se ha traducido básicamente en una profundización de la tendencia a dedicarse a estudiar, tanto entre mujeres como entre los hombres; también han subido ligeramente los porcentajes de inactividad. En resumen, la tan repetida recuperación de la economía española parece que ha logrado frenar la línea descendente que seguía la ocupación juvenil desde el inicio de la crisis socioeconómica, pero ni mucho menos puede decirse que la tendencia se haya revertido. Tendremos que esperar varios años más para ver qué camino sigue la situación económica española y sobre todo para comprobar si los cambios que ha provocado la crisis en la actividad/inactividad de los jóvenes durante sus recorridos vitales se mantienen o se vuelve a una estructura similar a la existente a mediados de la década anterior. Una cuestión que conviene precisar es cómo se reparten dentro del grupo de estudiantes los que estudian en exclusiva y los que combinan Informe Juventud en España 2016

67


Gráfico 3.2. Evolución de la actividad e inactividad juvenil masculina, en los distintos grupos de edad (2002-2015) Hombres, 16-19 años 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Hombres, 20-24 años

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Hombres, 25-29 años

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Inactividad ecónomica

Estudiantes

Ocupados

Desempleados

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta Población Activa, (2os trimestres). 68

Informe Juventud en España 2016


estudio y empleo. El aumento de la dedicación a los estudios y el aumento del paro han sido tendencias generales en toda la Unión Europea, durante los últimos años. En otros países la crisis también ha provocado un aumento de los jóvenes de 20 a 24 años dedicados exclusivamente a los estudios (Eurostat 2015, p. 142), superando éstos en 2013 a los jóvenes empleados, al igual que en España a partir de 2012. Ahora bien, en términos comparativos España, junto a los demás países del sur y algunos del este, destaca por tener una proporción muy baja de jóvenes que compaginan estudios y trabajo, lo cual explica en parte la mayor prolongación de la etapa juvenil en España. En 2013 un 9% de los jóvenes de 20 a 24 años en España compaginaban estudios y trabajo o incluso menos si se incluyen a los jóvenes entre 16 y 19 años (Garrido, 2016). Estos porcentajes son realmente bajos comparados con un 40% en los Países Bajos, un 30% en Alemania, un 25% en Suecia, 20% en el Reino Unido, un 18% en Francia o un 13% en Polonia. Más semejantes son, sin embargo, los de Portugal con un 8%, un 4% en Hungría e Italia y un 3% en Grecia (Eurostat 2015, p. 140). En el sur de Europa estos bajos porcentajes guardan una estrecha relación con la mayor escasez de empleo y con la escasa difusión que tiene la formación profesional dual, como se verá más adelante. Para finalizar este apartado introductorio en el que hemos revisado la estructura de actividad/inactividad de los jóvenes hay que detenerse en una cuestión siempre controvertida como es la referida la situación de los jóvenes que no estudian pero tampoco trabajan, los famosos NiNis que tanta atención mediática suelen atraer. A pesar de que se trata de una categoría muy poco precisa y que, como veremos más adelante, encierra en sí misma una gran heterogeneidad, el hecho cierto es que desde un tiempo a esta parte ha gozado de una enorme popularidad en la esfera pública. A su alrededor se ha generado una enorme cantidad de significados, la mayor parte de las veces críticos para los jóvenes a los que se refiere y que por extensión terminan a menudo considerándose rasgos distintivos de la generación a la que pertenecen. De esta manera es habitual encontrarse en los medios de comunicación con referencias a la generación ni-ni, que inicialmente aludían a jóvenes apáticos, egoístas, acomodaticios y más recientemente a jóvenes desencantados y desanimados ante los obstáculos que se levantan ante ellos. En todos los casos, se termina generalizando una imagen estereotipada de la juventud o, por lo menos, de un sector de la misma, precisamente uno de los más vulnerables, en la que la condición de NiNi Informe Juventud en España 2016

69


parece tener más que ver con actitudes y comportamientos de los propios jóvenes que con las condiciones materiales en las que viven. La mejor forma de desmontar este discurso tan extendido es precisando el contenido de la categoría y analizando los datos de los que disponemos. Lo primero que hay que señalar es que a pesar de que la denominación NiNi suele utilizarse en el discurso popular para referirse a una situación relativamente minoritaria dentro de la juventud, en realidad no es así. Y es que el término NiNi es una traducción del acrónimo inglés NEET (neither in employment nor in education and training), una categoría adoptada por las instituciones internacionales para referirse a aquellos jóvenes que no trabajan ni tampoco están estudiando o recibiendo algún tipo de formación. Por tanto, bajo esta denominación se engloba una serie de situaciones bastante diversas entre sí, tal y como se reconoce en los análisis europeos: «los NEETs constituyen una población muy heterogénea. El mayor subgrupo suele ser el integrado por los jóvenes que están desempleados. Otros grupos vulnerables incluyen a los enfermos y discapacitados y a los que están al cuidado de alguna persona. Los subgrupos no vulnerables son los jóvenes que, sencillamente, se están tomando un descanso y los que, de forma constructiva, están dedicados a otras actividades, como el arte, la música y el autoaprendizaje. Lo que sí tienen en común es el hecho de que no acumulan capital humano a través de los canales formales.» (Eurofound, 2012). Dos serían, por tanto, los grandes subgrupos a distinguir siempre dentro de esta categoría: los desempleados y los inactivos. ¿Y que nos dicen los datos al respecto? Aunque las cifras exactas no siempre coinciden debido a pequeñas diferencias en las definiciones4, sea cual sea la fuente que utilicemos se observa que durante la crisis ha aumentado considerablemente el número de jóvenes que no estudian ni trabajan. Pero ello es debido exclusivamente al incremento del desempleo juvenil ya que el porcentaje de jóvenes inactivos no se ha visto modificado durante la crisis. Como se observa en el gráfico 3.3 y en la tabla 3.1 realizados a partir de la información que proporciona la OCDE, la tasa total de NEET entre los jóvenes de 15 a 29 años ha aumentado en (4) Por ejemplo, mientras que la OCDE considera que un joven no está estudiando cuando no está recibiendo educación formal, Eurostat incluye la educación formal y la informal, lo cual hace que sus porcentajes sean algo más bajos. En concreto, según una nota de la OCDE, en 2013 esta diferencia en el caso español suponía 5 puntos porcentuales menos en las estadísticas comunitarias. 70

Informe Juventud en España 2016


España durante estos años más de 7 puntos porcentuales, pero la razón es que el porcentaje de jóvenes desempleados ha aumentado casi 9 puntos mientras que la inactividad ha descendido 1,5 puntos. En estos momentos, los jóvenes desempleados representan casi dos tercios del total de jóvenes que no estudian ni trabajan mientras que antes de la crisis eran menos de la mitad. Si nos fijamos en la evolución seguida desde 2007 hasta la actualidad la línea resultante reproduce casi con exactitud la evolución del desempleo durante estos años: un brusco aumento en 2009, una tendencia al alza continuada hasta 2013 y una reducción importante a partir de 2014. En resumen, cuando se afirma que la crisis ha disparado el número de NiNis habría que decir mejor que la crisis ha disparado el desempleo juvenil, lo que ha hecho que muchos jóvenes que habían abandonado ya el sistema educativo se encuentren sin posibilidad de trabajar. La inactividad, en cambio, no ha aumentado sino que al contrario ha descendido (ver también los gráficos 3.1 y 3.2). Gráfico 3.3. Evolución del porcentaje de jóvenes que no trabajan ni estudian ni reciben formación (NEET) (2007-2015)

30% 28% 26% 24% 22% 20% 18% 16% 14% 12% 10% 8% 6% 4% 2% 0%

2007

2008

2009

NEET Inactivos

2010

2011

2012

NEET Desempleados

2013

2014

2015

NEET tasa global

* Nota: Para saber la definición exacta de NEET consultar la información metodológica de la OCDE. Fuente: Elaboración propia. OCDE, Society at Glance, 2016.

Cuando situamos estos datos en perspectiva comparada, tal y como se hace en la tabla adjunta, vemos que los altos porcentajes de jóvenes Informe Juventud en España 2016

71


que no estudian ni trabajan en España son muy semejantes a los de Grecia, debido al alto porcentaje de desempleo juvenil que sufren ambos países y al notorio incremento experimentado en estos años. Italia también presenta unos porcentajes totales similares, pero en este caso al importante peso del desempleo hay que unir unas tasas de inactividad muy superiores al resto, que han aumentado durante la crisis. Una vez más se demuestra que es necesario diferenciar entre unas situaciones y otras si queremos tener una imagen certera de a que nos referimos cuando hablamos de los jóvenes que no estudian ni trabajan. Tabla 3.1. Evolución del porcentaje de jóvenes que no trabajan ni estudian ni reciben formación (NEET) en diferentes países europeos (2007-2015) 2007 NEET

2015 NEET

Diferencia 2007-2015

DesemDesemDesemTotal Inactivos pleados Total Inactivos pleados Total Inactivos pleados Alemania 12,1 6,4 5,6 8,8 5,7 3,1 -3,3 -0,8 -2,5 Dinamarca 6,7 4,4 2,4 10,4 6,7 3,8 3,7 2,3 1,4 España 15,5 9,0 6,5 22,7 7,5 15,2 7,2 -1,5 8,7 Francia 14,6 6,9 7,7 16,6 7,8 8,9 2,1 0,9 1,2 Grecia 16,6 8,2 8,4 24,7 6,9 17,8 8,1 -1,3 9,4 Holanda 5,8 4,2 1,5 7,8 4,9 2,9 2,0 0,7 1,3 Irlanda 11,3 7,4 3,9 17,1 9,6 7,5 5,7 2,1 3,6 Italia 19,5 13,6 5,9 26,9 15,5 11,4 7,3 1,9 5,5 Letonia 14,2 10,3 3,9 14,7 7,7 6,9 0,5 -2,6 3,1 Portugal 13,3 5,9 7,4 15,1 5,6 9,5 1,8 -0,3 2,1 Reino Unido 14,1 9,1 5,0 13,6 8,6 5,0 -0,5 -0,4 0,0 Rep. Checa 11,7 8,2 3,5 12,1 7,8 4,3 0,3 -0,4 0,7 Suecia 9,2 4,7 4,5 9,5 4,8 4,7 0,4 0,1 0,3 UE22 12,5 7,4 5,0 14,6 7,5 7,1 2,1 0,1 2,1 * Nota: Para saber la definición exacta de NEET consultar la información metodológica de la OCDE. Fuente: Elaboración propia. OCDE, Society at Glance, 2016.

Una forma alternativa de tratar este fenómeno es referirlo a su significado original, es decir aquellos jóvenes que no quieren ni estudiar ni trabajar o formulado de manera más precisa, el grupo de personas jóvenes que no estudian ni trabajan, ni lo intentan, que no refieren incapacidad por enfermedad y que no asumen cargas familiares. Cuando se procede de esta manera las cifras se reducen sensiblemente. Por ejemplo, según el estudio encargado por el Instituto de la Juventud sobre los ninis, en 2009 los jóvenes de entre 16 y 29 años en esta situación ascenderían a 72

Informe Juventud en España 2016


partir de los datos de la Encuesta de Población Activa a 136.696 personas, lo que representaba sólo el 1,73 del total de ese grupo de edad (Navarrete et al., 2011). Más recientemente, según los datos de Eurostat correspondientes a 2015, el 3,6% de los jóvenes entre 15 y 29 años caen dentro de la categoría de ‘personas que no quieren trabajar’. Sea cual sea la cifra más cercana a la realidad, lo evidente es que estamos hablando de un colectivo reducido, aunque no por ello menos importante y necesitado de atención por parte de los poderes públicos.

Informe Juventud en España 2016

73


1 Polarización de las trayectorias educativas

Formarse es una de las tareas principales de los jóvenes y así lo han hecho las cohortes que aquí se analizan, aunque como se acaba de ver su dedicación al estudio ha sido diferente según la edad a la que les sorprendió la etapa de la crisis. Los jóvenes que en 2015 tenían entre 25 a 29 años se formaron mucho menos que los que tenían en ese momento entre 16 a 19 años, porque a los más mayores la crisis les alcanzó cuando tenían entre 18 a 21 años, una edad a la que ya habían finalizado la educación obligatoria y tenían expectativas formativas consolidadas. En cambio, la crisis ha tenido un efecto positivo sobre la formación de los más jóvenes, porque ha reducido de forma importante la tasa de abandono temprano de los estudios, es decir la proporción de jóvenes que dejan de formarse no habiendo realizado ninguna formación profesional de grado medio o superior ni la secundaria obligatoria o postobligatoria. Por ello el colectivo de jóvenes que aquí se estudia está compuesto por dos sectores con trayectorias y expectativas bien diferentes: por una parte, un grupo de jóvenes que se formaron en una época de bonanza económica, con altas expectativas de insertarse fácilmente en el mercado laboral y que en buena medida van a verse frustradas cuando se produce la gran crisis de empleo a partir de 2008; y, por otra parte, otro grupo que empieza su etapa formativa en plena crisis, lo que les hace ser conscientes de las dificultades con las que se van a enfrentar para acceder al mercado de trabajo y la necesidad de seguir formándose, en parte como estrategia proactiva para acumular más capital humano y en parte como refugio ante ‘el diluvio que estaba cayendo fuera’. Informe Juventud en España 2016

75


1.1. Particularidades de las trayectorias educativas de los jóvenes españoles en el contexto europeo Independientemente de este cambio que no sabemos aún si será coyuntural o se mantendrá en el tiempo, las trayectorias educativas de los jóvenes en España están marcadas por tres peculiaridades bastante constantes, que las diferencian de los jóvenes de otros países europeos. 1. En primer lugar, en 2015 el sistema educativo español aún no consigue evitar que un cuarto de los jóvenes termine el periodo educativo obligatorio sin el título correspondiente, esto es el de graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO). 2. En segundo lugar, las tasas de titulados superiores son de las más altas de Europa, ya que el 42% de los jóvenes entre 30 a 34 años ha terminado una educación superior de ciclo formativo o universitario. 3. Por último y como consecuencia de lo anterior, España tiene una de las tasas europeas más bajas de jóvenes con una formación profesional de grado medio. Como resultado de estos comportamientos educativos los jóvenes adultos (25 a 34 años) en España tenían en 2014 una estructura educativa polarizada entre dos polos muy nutridos, los jóvenes sin una educación secundaria postobligatoria (34%) y los jóvenes con una educación superior (42%). En cambio solo el 24% tenían una titulación de formación secundaria en forma de bachillerato o formación profesional de grado medio. Esto desemboca en dos desequilibrios en la actual coyuntura económica. Por un lado, tenemos un alto número de jóvenes mal preparados para la sociedad de la información y del conocimiento por su escasa formación profesional. Por otro lado, hay un número excesivo de jóvenes con estudio superiores respecto a la oferta de ocupaciones de profesionales existentes en el mercado laboral. Así tenemos la paradoja de contar a la vez con el fenómeno de la infra y sobrecualificación. Es decir que hay jóvenes que solo se pueden colocar en empleos no cualificados y otros que se colocan en empleos que están por debajo de sus niveles de cualificación, ya que no encuentran empleos acorde a su alto nivel formativo. A continuación se describen estas trayectorias educativas diferenciales y sus resultados con más detalles. 76

Informe Juventud en España 2016


1.1.1.  El abandono escolar temprano ha descendido Los jóvenes que se analizan en este informe han realizado su formación en el sistema educativo conformado por la LOE (Ley Orgánica de Educación de 2006), que consta de tres fases educativas, dos obligatorias y una voluntaria. Todos los jóvenes han tenido que estar escolarizados, porque la ley así lo marca, desde los 6 a los 16 años, primero en la educación primaria, que en teoría escolariza a los niños de 6 a 12 años, aunque debido a las repeticiones de curso acoge a niños hasta la edad de 14 años. A continuación la escolarización se hace en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), en teoría desde los 12 a los 16 años, pero en la práctica, como muestra el gráfico 3.4, todavía a los 18 años hay jóvenes escolarizados en esa etapa. Si los jóvenes deciden continuar sus estudios, después se insertan en la educación secundaria postobligatoria, bien en su modalidad general (bachillerato) o profesional (ciclos de grado medio) que es el requisito para poder acceder a la educación superior, que agrupa las enseñanzas universitarias y los Ciclos Formativos de Grado Superior (CFGS). Los jóvenes que no acaban la ESO tienen abiertas varias posibilidades para adquirir esa titulación posteriormente, lo que se refleja en el 4,7% (2008) y 4,9% (2014) de jóvenes de 18 años cursando Educación de Adultos o enseñanza obligatoria (gráfico 3.4), aunque esa vía es muy minoritaria y apenas cambia los resultados generales de las trayectorias educativas de los jóvenes. Dicho de otra forma, los jóvenes que se descuelgan de la formación cuando ésta deja de ser obligatoria ya no recuperan el tiempo perdido en su gran mayoría. Tres son las trayectorias educativas que pueden distinguirse, según las etapas educativas que alcanzan (García et al. 2013): 1. El primer grupo está compuesto por jóvenes que finalizan la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y abandonan el sistema escolar, a partir de los 15 años. La mayor parte han seguido una trayectoria de escolarización dificultosa y no obtienen el título de Graduado de ESO. También hay algunos jóvenes que abandonan los estudios, a pesar de haberse graduado. De los jóvenes de 18 años en 2008 los que dejan pronto el sistema educativo, con o sin título de ESO, representaban el 31%, bajando al 20% en 2014 (gráfico 3.4). 2. El segundo grupo engloba a los jóvenes que han proseguido y finalizado una enseñanza secundaria postobligatoria, bachillerato o formaInforme Juventud en España 2016

77


Gráfico 3.4. Tasas netas de escolarización de los 16 a los 18 años (cursos 200809 y 2013-14) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

16 años 16 años (2008) (2014)

17 años 17 años (2008) (2014)

18 años 18 años (2008) (2014)

Secundaria

Secundaria postobligatoria

Educación de adultos

Sin escolarización

Superior

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, Datos y cifras. Curso escolar 2015-16.

Gráfico 3.5. Nivel educativo alcanzado en España, por grupos de edad (2008-2015) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

16-19 años

20-24 25-29 años años 2008

Inferior a 2ª etapa E. Secuandaria

30-34 años

16-19 años

25-29 años

20-24 años

30-34 años

2015 2ª etapa E. Secuandaria

E. Superior

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, EducaBase 2016. 78

Informe Juventud en España 2016


ción profesional de grado medio, que finalizan a partir de los 18 años y que después no acceden a la educación superior. En 2015 estos representan el 25% entre los jóvenes de 25 a 29 años (gráfico 3.5). 3. El tercer grupo lo conforman los jóvenes que acceden a enseñanzas superiores. A la edad de 20 a 24 años muchos todavía están formándose, y cuando finalizan alcanzan el 41% de la población de entre 25 a 34 años (gráfico 3.5). Profundicemos en ese primer grupo, los jóvenes que acaban su formación con el grado o el certificado de ESO, pero no continúan después con ninguna formación. En primer lugar conviene destacar que en muchos casos estos jóvenes que han tenido dificultad para seguir el ritmo o el nivel de la escuela secundaria, también las tuvieron ya en la educación primaria (Fernández Enguita, Mena y Riviere 2010). Las tasas de idoneidad nos informan de forma indirecta sobre el fenómeno de la repetición de curso desde los 8 años o el curso de escolarización correspondiente, 3º de educación primaria. La tasa de idoneidad es la proporción entre los efectivos escolares que se encuentran matriculados en el curso teóricamente adecuado para su edad y la población de dicha edad. Como se puede observar en el gráfico 3.6, el 6% de los niños de 8 años no estaba escolarizado donde le correspondería por su edad, lo cual no es una cifra llamativa. En cambio, es realmente alarmante que a los 15 años el 36% de los escolares no estuviese matriculado en el curso escolar que le correspondía, principalmente debido a las repeticiones de curso. Esto se debe a las repeticiones. tanto en primaria hasta los 12 años como en secundaria hasta los 16 años, que pueden ser una o varias repeticiones. Aunque estos jóvenes repetidores sigan asistiendo cada vez más al sistema educativo, sobre todo a raíz de la crisis económica, esto no garantiza que terminen la Educación Secundaria Obligatoria con éxito si las dificultades escolares persisten. De hecho, según las Cifras de la Educación 2013-14, solo el 75,5% de los jóvenes de 15 años se graduó de la ESO o dicho al contrario el 24,5% no había conseguido el título de Graduado. Se podría pensar que se graduaron más tarde, ya que muchos han repetido. Desgraciadamente solo unos pocos consiguen graduarse a edades más avanzadas, ya que el 22,4% del alumnado, incluyendo a los mayores de 15 años, que salió de la ESO en el curso 2012/13 lo hizo sin obtener el título de Graduado en ESO frente al 77,6 que sí lo obtuvo. Durante los cursos 2008/09 hasta 2013/14 también ha habido la posibilidad de cursar programas específiInforme Juventud en España 2016

79


Gráfico 3.6. Tasas de idoneidad en las edades de 8, 10, 12, 14 y 15 años (curso 2013-14) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

8 años

10 años

12 años

14 años

15 años

* Nota: La tasa de idoneidad es la proporción entre los efectivos escolares que se encuentran matriculados en el curso teóricamente adecuado para su edad y la población de dicha edad. Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, Cifras de la Educación 2013-14.

camente dirigidos a jóvenes, mayores de 16 años y menores de 21, que no habían obtenido el graduado de la ESO ni titulación de formación profesional para así facilitarles conseguir el título de Graduado (Módulos voluntarios de los Programas de Cualificación Profesional Inicial). Ahora bien, en el curso 2013/14 solo el 4,1% de los alumnos que cursaban módulos voluntarios consiguieron graduarse en ESO por esa vía (EDUCAbase, serie de alumnos, 2016). También es muy baja la proporción de estudiantes que acceden al graduado de ESO más tarde por la vía de la Educación para Adultos, ya que la tasa bruta de graduación en esa vía es sólo del 13,7% (Cifras de la Educación. 2013-14). Pero el problema del abandono temprano no se circunscribe —aun siendo el más significativo— a ese cuarto de la población juvenil que no consigue el título de Graduado en ESO, sino que además de entre los que se gradúan una proporción notable no prosigue estudios de bachillerato o de formación profesional, por lo que acaban transitando a la edad adulta sin ningún tipo de enseñanza post-obligatoria. Las tasas de abandono educativo temprano muestran este fenómeno para la población de 18 a 24 años. El gráfico 3.7 muestra la evolución entre 2006 y 80

Informe Juventud en España 2016


2015 del porcentaje de jóvenes que no ha completado el nivel de educación secundaria post-obligatoria y que no sigue ningún otro tipo de educación-formación. Gráfico 3.7. Tasas de abandono temprano de la educación, jóvenes 18-24 años (2006-2015) 40%

36,7%

35% 30%

30,3%

25% 24,0%

23,6%

20%

20,0%

15%

15,8%

10% 5% 0%

2006

2007

2008

2009

Ambos sexos

2010

2011 Hombres

2012

2013

2014

2015

Mujeres

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, Cifras de la Educación 2013-14.

La buena noticia es que la tasa de abandono temprano de la educación ha disminuido en 10 puntos porcentuales durante el tiempo de la crisis económica y que además esta tasa es de solo 15% para las mujeres. La evolución seguida estos años ha hecho que la brecha entre ambos sexos se haya reducido sensiblemente, al bajar la tasa correspondiente a los hombres en 13 puntos hasta situarse en el 24% en 2015. A pesar de estos descensos, la tasa general de un 20% de abandono educativo temprano sigue siendo una de las más altas en Europa, como queda patente en el gráfico 3.8. En España los jóvenes de entre 18 y 24 años tienen la mayor tasa de abandono temprano de la Unión Europea de 28, ya que el tradicional campeón en abandono temprano era Portugal y este país ha conseguido reducir su tasa a menos del 15% frente al 20% de España. Con esta tasa de un quinto de los jóvenes sin una formación para un empleo cualificado España suspende en uno de los objetivos educativos de la Unión Europea a alcanzar para 2020, que es «mejorar la calidad y eficacia de Informe Juventud en España 2016

81


Gráfico 3.8. Tasas de abandono temprano de la educación en diversos países europeos, jóvenes 18-24 años (2006-2015) 40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0%

2007

2008

Alemania Países Bajos

2009 España Polonia

2010

2011

Francia Portugal

2012

2013

Grecia

2014

2015

Hungría

Reino Unido

Italia Suecia

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, Cifras de la Educación 2013-14.

la educación y la formación, para lo que se ha acordado que el porcentaje de abandono de los estudios o de la formación entre 18 y 24 años debe estar por debajo del 10% (http://ec.europa.eu/education/policy/ strategic-framework/ index_es.htm). Como se detalla más abajo este colectivo está compuesto en mayor medida por jóvenes hombres, jóvenes cuyos padres no tienen estudios o cuyo máximo nivel alcanzado es la educación obligatoria, jóvenes inmigrantes de la primera generación y jóvenes de etnia gitana (Fernández Enguita, Mena y Riviere 2010). ¿Qué importancia relativa tiene en la actualidad el segundo grupo o trayectoria educativa que anteriormente identificábamos y que engloba a los jóvenes que han proseguido y finalizado una enseñanza secundaria posobligatoria (bachillerato o formación profesional de grado medio). El porcentaje de población de 20 a 24 años que ha completado al menos el nivel de Educación Secundaria de segunda etapa es del 47% en 2015. Esta es una proporción que va en aumento desde 2004, pero de nuevo es la más baja de la Unión Europea de 285). La diferencia con el resto de Europa no se debe a la proporción de jóvenes que ac(5) Véase «Las cifras de la educación en España. Estadísticas e indicadores. Edición 2016». 82

Informe Juventud en España 2016


ceden al bachillerato y después no acceden a la universidad, sino al bajo porcentaje de participación en la formación profesional. Esta ha sido tradicionalmente una opción poco elegida y poco promocionada en España en términos comparados y aún en la actualidad lo sigue siendo. En 2014 solo un 10% de los jóvenes adultos de 25 a 34 años habían adquirido una formación profesional de grado medio, el nivel más bajo en Europea según la OECD (gráfico 3.9). Gráfico 3.9. Nivel educativo alcanzado en diferentes países europeos, población de 25 a 34 años (2014) España Portugal Grecia Suecia Reino Unido Francia Países Bajos Italia Polonia Alemania Hungría 0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

80%

90%

100%

Menos de secundaria postobligatoria

Secundaria postobligatoria general

Secundaria postobligatoria profesional

Diplomatura, Grado o equivalente

Máster, Doctorado o equivalente Fuente: Elaboración propia. OECD, Education and Training Statistics, 2016.

Este escaso peso de la formación profesional en la enseñanza secundaria postobligatoria, es decir de los Ciclos Formativos de Grado Medio, está cambiando en los últimos años, como refleja el aumento de los alumnos que optan por este tipo de enseñanza. Estos pasaron de 277.925 alumnos matriculados en el curso 2009/10 a los 352.992 matriculados en el curso 2014/15. En comparación con los alumnos matriculados ese último curso en bachillerato (690.228), los estudiantes de CFGM representan la mitad de los alumnos de bachillerato6. Está por ver qué tasas de gradua(6) Datos y Cifras. Curso Escolar 2015-16. Ministerio de Educación. Informe Juventud en España 2016

83


ción tendrán estos estudiantes en cada una de las ramas de la educación secundaria postobligatoria en el futuro. Hasta el curso 2012/13 la tasa bruta de graduación en los CFGM, que se define como la relación entre el alumnado que termina y el total de la población de la «edad teórica» de comienzo del último curso de esa enseñanza, alcanzaba solo el 21,7%. Esta cifra está bastante por debajo de la tasa bruta de graduación de bachillerato que alcanzaba el 53,4%7, aunque en aumento con respecto a las tasas de jóvenes titulados de un CFGM desde el curso 2002-03. En conclusión, el abandono escolar temprano antes de haber adquirido una formación profesional o el bachillerato ha disminuido a raíz de la crisis, pero sigue siendo alarmantemente alto comparado con nuestro entorno europeo. Desgraciadamente estas oportunidades perdidas son muy difíciles de recuperar y refuerzan las conclusiones de García Gracia y colaboradores cuando afirman que: «por más que algunos teóricos de la juventud asimilan las transiciones de los jóvenes a la tesis del yoyó (de ida y vuelta) y defienden que muchas de las trayectorias que aquellos desarrollan devienen reversibles (en relación por ejemplo con el abandono escolar y con el retorno al estudio), lo cierto es que la probabilidad es desigual según los itinerarios previamente desarrollados. Así, los retornos a la formación pueden resultar relativamente sencillos entre jóvenes de clase media y culminar en formaciones exitosas, pero son mucho más improbables entre algunos jóvenes de medios desfavorecidos que desarrollan una trayectoria de insuficiencia formativa y de abandono precoz» (García Gracia et al., 2013: 80). En este estudio se utilizaba una encuesta longitudinal que seguía a los jóvenes desde el año 2001 hasta 2005 y uno de sus resultados más interesantes es que los jóvenes que abandonaron tempranamente los estudios acabaron realizando trabajos no cualificados o poco cualificados sin oportunidades de ascender. Los autores encuentran cuatro trayectorias de inserción laboral entre estos jóvenes que dejaron el sistema educativo durante aquel momento de bonanza económica, es decir contrario al momento actual. 1. Las trayectorias obreras, que se caracterizan por el mantenimiento de un empleo de baja o nula cualificación. 2. Las trayectorias de bloqueo y paro crónico, porque la situación dominante es el desempleo. (7) Sistema estatal de indicadores de la educación 2015. Ministerio de Educación. 84

Informe Juventud en España 2016


3. Las trayectorias laborales en ocupaciones poco consistentes, porque se alternan situaciones de desempleo y empleos en ocupaciones a tiempo parcial. 4. Las trayectorias erráticas, que se caracterizan porque los afectados combinan situaciones de ocupación, situaciones de búsqueda de empleo o de inactividad. Dentro de este grupo se incluyen las trayectorias de aquellos jóvenes que ni trabajan ni buscan empleo ni se encuentran estudiando, es decir una parte de los que se conocen como NiNis.

1.1.2. El aumento de estudiantes a pesar de la escasa financiación pública Veamos ahora cómo queda España en un segundo indicador de la Estrategia Europea: «Como mínimo un 40% de la población de entre 30 y 34 años debe haber terminado alguna forma de educación superior». Como muestran los datos del gráfico 3.10 esta tasa sí se alcanza en España, entre la población que tiene entre 25 a 34 años, ya que hay un 41% de jóvenes con un nivel de grado, máster o equivalente. Por lo tanto, comparado con otros países europeos hay un porcentaje elevado de jóvenes que alcanzan un título universitario. La proporción de titulados superiores en España es superior a la existente en países como Portugal, Grecia, Italia, Hungría y Alemania. Estos datos indican que el capital humano altamente cualificado en España es muy elevado. Este alto capital humano es cada vez más indispensable para las economías de la información y el conocimiento, sobre todo si éstas quieren competir a nivel internacional con productos de calidad. No obstante este argumento debe matizarse, ya que también se puede considerar como capital humano muy relevante para una economía internacionalmente competitiva a los titulados de Formación Profesional Media (un ámbito en el que España muestra un déficit evidente según hemos visto anteriormente), ya que sin niveles ocupacionales medios de calidad la eficiencia económica de las empresas se resentirá o estará por debajo de sus posibilidades. Un buen ejemplo de esto es el caso alemán. La baja tasa de titulados universitarios en Alemania, tal y como se observa en el gráfico 3.9, está justamente relacionada con su muy alta tasa de jóvenes que alcanzan una titulación de formación profesional media, formación muy demandada por la industria alemana, la cual tiene un mayor peso en la estructura económica Informe Juventud en España 2016

85


que en otros países europeos. La estructura educativa de un país se ajusta muchas veces a las demandas de la estructura económica, aunque también contribuye a su desarrollo. El sistema educativo español se ha tenido que enfrentar desde el año 1995 a la reducción de los efectivos juveniles que entraban en las diferentes etapas educativas, debido a la caída del número de jóvenes en España, como se ha mostrado en el capítulo 2. A partir del año 2008 el número de jóvenes entre 15 a 19 años se estabiliza, los efectivos de 20 a 24 años caen un poco y los que aún disminuyen bastante son los jóvenes de 25 a 29 años. En contraste con la disminución demográfica de los jóvenes, el número absoluto de estudiantes aumenta entre los cursos 2008/09 y 2011/12, pasando de 1,4 a 1,5 millones de estudiantes. Durante los siguientes cursos el número de estudiantes se estabiliza y alcanza los 1,5 millones de estudiantes matriculados en el curso 2014/15, como muestra el gráfico 3.10. En este periodo de tiempo no solo ha acontecido la crisis económica, sino también la reforma de los estudios universitarios. Con la aplicación de las directrices sobre el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) los estudios universitarios cortos, las diploGráfico 3.10. Estudiantes matriculados por nivel de estudios y tipo de universidad (2008-2015) 1.600.000 1.500.000 1.400.000 1.300.000 1.200.000 1.100.000 900.000 800.000 700.000 600.000 500.000 400.000 300.000 200.000 100.000 0

2008-2009 2009-2010 2010-2011 2011-2012 2012-2013 2013-2014 2014-2015

U. Privadas Máster

U. Privadas Grado

U. Públicas 1º y 2º ciclo

U. Privadas 1º y 2º ciclo

U. Públicas Máster

U. Públicas Grado

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, serie de estudiantes matriculados, 2016. 86

Informe Juventud en España 2016


maturas, las ingenierías técnicas y la arquitectura técnica de tres años, y los estudios universitarios largos, las licenciaturas de cinco años, se han transformado en carreras universitarias de cuatro años, denominadas grados. En cuanto a los estudios de postgrado, se han establecido dos tipos de títulos: el título de máster y el título de doctor. El gráfico 3.10 pone de manifiesto como en el curso 2014/15 ya casi no hay estudiantes matriculados en el sistema antiguo, sino que la mayoría está matriculada en un grado o en un máster oficial del EEES. También se aprecian otras dos tendencias nuevas. Por un lado, el número de estudiantes matriculados en las universidades públicas se ha estabilizado en torno a 1,3 millones de estudiantes, el mismo número de matriculados en 2008 que en 2014. Mientras los estudiantes matriculados en las universidades privadas siguen en constante aumento, donde alcanzan la cifra de 221 mil estudiantes. Por otro lado, se observa un constante aumento del número de estudiantes matriculados en un máster. Esto obedece, entre otros factores, a la necesidad de diferenciarse cada vez más con un plus de titulación en un mercado laboral de muy difícil acceso. También se debe al hecho de que se han acortado los años de estudios anteriores al nivel de máster y que una parte del contenido antiguo se pospone a los másteres. Este cambio es relevante por muchas razones, la más inmediata por su repercusión en la economía de los hogares ya que las diferencias de precio entre los estudios de grado y de máster son considerables. Pero también por cuestiones relacionadas con la inserción en el mercado laboral y es que ante la dificultad de acceso al empleo, muchos estudiantes optan por aumentar sus credenciales. De alguna forma puede decirse que la competición por lograr una mejor transición escuela-trabajo se empieza a jugar en el terreno de las credenciales educativas. Esta mayor necesidad de realizar estudios de máster y el aumento de los estudiantes en las universidades privadas podrían ser interpretados como una forma de creación de nuevas desigualdades sociales entre los universitarios. Para poder entrar a dirimir esta cuestión, no basta con fijarse en el número de matriculados, sino que hay que pasar a ver cómo ha evolucionado el número de egresados, es decir de estudiantes que finalizan los estudios en un determinado año. Lo primero que llama la atención es la gran diferencia entre el número de matriculados y el número de egresados. Si en la actualidad hay 1,5 millones de estudiantes matriculados en el sistema universitario, en el curso 2014-15 solo egresaron algo menos de 300 mil titulados, contabilizando todas las titulaciones juntas (gráfico Informe Juventud en España 2016

87


3.11). Esto se debe principalmente a que el número de matriculados recoge a los estudiantes del curso primero hasta cuarto en los grados y de uno a dos años en los másteres, mientras que los egresados se refieren a un único año. Las discrepancias se deben también, en menor medida, a las relativamente elevadas tasas de abandono de los estudios8. De la cohorte de nuevo ingreso en la universidad en 2009-2010 un 19% abandonó los estudios al cabo del primer año y otro 8% al cabo del segundo año, según los datos que publica el Ministerio de Educación9 El relativamente alto abandono de los estudios ayuda a entender que la proporción de jóvenes de 20 a 24 años con una titulación universitaria apenas haya variado entre 2008 y 2015. Por ello se puede afirmar que durante la etapa de la crisis la universidad ha funcionada más como un aparcamiento que como una forma de mejorar la formación de los jóvenes10. Las desigualdades sociales se pueden generar tanto debido a un abandono diferencial de los egresados según su origen social como también porque cada vez sea más importante acceder a un título de máster o a una universidad privada para posicionarse bien en el mercado laboral. El gráfico 3.11 muestra cómo los egresados de las universidades privadas se han más que duplicado con un aumento del 53% entre 2008 y 2014 (de 28 mil a 59 mil egresados), en parte porque son universidades de reciente creación. Este fuerte crecimiento contrasta con un incremento del 24% de los egresados de las universidades públicas. Estudiar en una universidad privada es más costoso que hacerlo en una pública, por lo que estaríamos ante un factor importante de desigualdad, siempre y cuando estudiar en una universidad privada se convierta en una especie ‘necesidad social’ para asegurarse un mejor futuro profesional en un entorno donde precisamente predomina lo contrario. Por lo que respecta al tema de los másteres, se ha producido un vertiginoso aumento de los egresados con un título de máster oficial11, tanto (8) Esta mide el porcentaje de estudiantes de una cohorte de nuevo ingreso en estudios de grado que no se encuentran matriculados en ese grado en los dos cursos siguientes, pudiendo deberse al abandono del sistema educativo, al cambio de estudio o al cambio al extranjero para estudiar. La tasa de cambio de estudios al cabo del primer año fue de 7% y de 2,5% al cabo del segundo año para la cohorte que inició estudios en 2009/10. (9) Datos y Cifras del Sistema Universitario Español, curso 2014-15. Ministerio de Educación. (10) Sobre las consecuencias de estas estrategias defensivas para hacer frente al problema del desempleo véase el interesante artículo de L.E. Alonso (2014). (11) En el gráfico 3.10 no se incluyen los másteres propios y no oficiales de las universidades, que ya existían antes de la reforma del Espacio Europeo de Enseñanza Superior. 88

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.11. Estudiantes egresados por nivel de estudios y tipo de universidad (2008-2015) 400.000

300.000

200.000

100.000

0

2008-2009 2009-2010 2010-2011

2011-2012

2012-2013 2013-2014 2014-2015

U. Privadas máster

U. Privadas Grado

U. Públicas 1º y 2º ciclo

U. Privadas 1º y 2º ciclo

U. Públicas máster

U. Públicas Grado

Fuente: Elaboración propia. Ministerio de Educación, Serie de Estudiantes Egresados, 2016.

en las universidades privadas como públicas, ya que su número ha pasado de 18 a 75 mil egresados durante los siete cursos académicos analizados. Esto explica que España tenga una de las proporciones de jóvenes con una titulación de máster más altas de Europa (cf. gráfico 3.9). De nuevo, esta evolución puede generar mayores desigualdades sociales que en el sistema anterior de licenciaturas, ya que los másteres son más costosos en comparación con los grados. El precio público medio de un crédito ECTS (European Credit Transfer System o Sistema Europeo de Trasferencia de Créditos) en 2014/15 era de 18,5 € para un grado, que para un total de 240 ECTS a realizar en un grado suma la cantidad de 4.440 €, bajo el supuesto de que se aprobasen todas las asignaturas en la primera convocatoria. Normalmente los estudiantes suspenden alguna asignatura y entonces el precio del ECTS, en segunda o posteriores convocatorias, aumenta alrededor de un tercio con cada una de éstas. Los grados que exigen la práctica experimental tienen precios de créditos más altos que los grados que no exigen experimentalidad. También hay bastante variación del precio de los créditos de una universidad a otra y entre Comunidades Autónomas. En comparación los créditos de los másteres oficiales tienen un precio público medio de 39 € Informe Juventud en España 2016

89


para los másteres no habilitantes y de 28 € para los habilitantes12. Por lo tanto, un máster no habilitante viene a costar al menos 2.340 € si es de un año o 4.680 € en el caso de una duración de dos años. En total dentro del EEES realizar un grado y después un máster cuesta en su conjunto alrededor de 9.000 €, dependiendo de las mencionadas variaciones13. Al año se calcula que la media de la matrícula de grado en 2014-15 fue de 1.110 € y algo menos del doble para un máster, 2.020 €. Comparado con otros países de Europa las tasas universitarias en España son de las más altas, junto a Portugal, Italia, los Países Bajos y Rumanía, solo superado por las tasas en el Reino Unido. En cambio varios países del centro y norte de Europa, como Francia y Austria, tienen tasas más bajas o no cobran matrícula, como es el caso de Alemania, Polonia, Hungría y los países escandinavos. Este relativamente alto nivel de tasas en España comparado con otros países nos indica que las desigualdades sociales en el acceso a una titulación universitaria pueden ser comparativamente mayores en España, aunque ello va a depender también en buena medida del sistema de ayudas públicas vigente. En España hay exenciones del pago de matrícula en algunos casos, como por ejemplo para las familias numerosas, para personas discapacitadas y para los estudiantes con becas estatales. El sistema de becas estatales está dirigido a los estudiantes más necesitados. A pesar de todas estas ayudas, se estima que un 75% de los estudiantes en el curso 2014/15 tuvieron que pagar por sus estudios sin tener acceso a ninguna ayuda pública, de nuevo una de las proporciones más altas de la Unión Europa (Eurydice, 2015). El sistema estatal de ayudas públicas en forma de becas se basa en España en la necesidad y la cuantía que recibe un estudiante al año oscilaba entre 60 a 2.843 € en el curso 2013/14, siendo la media de 2.499 €. No obstante la cantidad que se otorga no solo depende de los ingresos de la familia del estudiante sino también de sus calificaciones. Aproximadamente un 29% de los estudiantes recibieron una beca y/o estaban exentos de pagar la matrícula. La comparación con algunos otros países de nuestro entorno, como por ejemplo Francia, puede ayudar a calibrar con más precisión el coste de la educación universitaria para las familias españolas, especialmente aquellas que no tienen una buena situación económica. En el país vecino, el 35% de los estudiantes reciben una beca (12) Los másteres habilitantes son aquellos que capacitan para el ejercicio de una profesión regulada. (13) Datos y Cifras del Sistema Universitario Español, curso 2014/15. Ministerio de Educación. 90

Informe Juventud en España 2016


estatal. En ese país hay dos tipos de becas públicas, por necesidad y por mérito. En 2014 en Francia la beca por necesidad dirigida a estudiantes de familias de clase media-baja era de 1.007 € y las becas por mérito eran de 900 €. Además estos estudiantes están exentos de matrícula y están exentos del pago de contribución a la seguridad social, lo que significa que en total pueden beneficiarse hasta de 5.545 € al año. Además en Francia existen créditos específicos para los estudiantes y los padres de estudiantes tienen derecho a una reducción fiscal cuando sus hijos tienen menos de 25 años. Los padres también reciben ayudas familiares universales para los hijos menores de 20 años (Eurydice, 2015). No se debe olvidar tampoco que las tasas universitarias en Francia suelen ser muy bajas, 256 € al año en los grados (que son de tres años) y 256 € en los másteres, que son de dos años. Además tienen que pagar 215 € al año como contribución a la seguridad social. No obstante, en algunas universidades y para algunos tipos de estudios específicos las tasas pueden alcanzar los 2.000 € anuales (Eurydice, 2015). En conclusión, en los últimos años los estudiantes en España tienen que desembolsar cada vez más por sus estudios, ya sea porque son más los que estudian en universidades privadas o porque con la reforma del sistema universitario se ven obligados a realizar un máster oficial al finalizar los estudios de grado, encareciéndose la adquisición de una titulación universitaria más competitiva en el mercado laboral. Además, estudiar en España es comparativamente más caro que en la mayoría de los países de la Unión Europea y el Estado español ofrece menos ayudas que en otros países de nuestro entorno, aunque la tasa de estudiantes que reciben alguna ayuda está en la media europea.

1.1.3. Los jóvenes y sus padres incrementan los esfuerzos de financiación A tenor de todo lo anterior resulta evidente que en España estudiar significa un importante esfuerzo económico por parte de las familias y por parte de los propios estudiantes. Además en los últimos años parece que los jóvenes y sus padres tienen que realizar mayores esfuerzos para financiar los estudios, sobre todo si se compara con la situación anterior a la crisis. Veamos con más detenimiento esta cuestión. Si se compara el número de jóvenes que en el Informe Juventud 2008 decían dedicarse en exclusiva a estudiar con el número correspondienInforme Juventud en España 2016

91


te al de 2016 (gráfico 3.12), se observa un importante aumento de 14 puntos porcentuales en el número de estudiantes a tiempo completo (de 29% a 43% de los jóvenes). También ha aumentado, aunque menos, el número de jóvenes que compaginan estudios y trabajo, que en su conjunto han pasado de representar el 12% al 16% de los jóvenes en esos ocho años. Los datos de la EPA confirman la primera tendencia, aunque apenas encuentra diferencias en la proporción de jóvenes que estudian y trabajan (Garrido, 2016)14. Gráfico 3.12. Evolución de la situación frente a la actividad de jóvenes entre 15 a 29 años, (2008-2016)

2016

2008 0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

80%

90%

100%

Sólo trabajo

Estoy buscando mi primer trabajo

Principalmente trabajo y además estudio

Estudio y además estoy buscando trabajo

Principalmente estudio y hago algún trabajo

Estoy en paro cobrando desempleo

Sólo estudio

Estoy en paro sin cobrar desempleo

Fuente: Elaboración propia, INJUVE, Informe Juventud en España 2008 y 2016.

¿Cómo financian, pues, estos jóvenes estudiantes sus costes de estudio y vida? El Gráfico 3.13 muestra el grado de autonomía económica de los jóvenes estudiantes antes y después de la etapa de la crisis y de la reforma del sistema universitario. Los estudiantes a tiempo completo dependían en 2008 y en 2016 en alrededor de un 90% de los ingresos de otras personas, casi siempre de los ingresos de sus padres. Frente a esta estabilidad en el tiempo, se observa que entre los jóvenes que trabajan y estudian ahora la mitad tienen que vivir exclusiva o principalmente de los ingresos de otras personas, porque su trabajo no les proporciona ingresos suficientes para costearse todos los gastos. (14) Recuérdese lo dicho en la nota 1 del capítulo sobre las diferencias metodológicas de la EPA y los Informes Juventud en España a la hora de establecer la situación de actividad de los entrevistados. 92

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.13. Evolución del grado de autonomía económica de los estudiantes (2008-2016) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2008

2016

2008

Estudian

2016

Estudian y trabajan

Vivo exclusivamente de los ingresos de otras personas Vivo principalmente de los ingresos de otras personas, con algunos ingresos propios Vivo principalmente de mis ingresos, con la ayuda de otras personas Vivo exclusivamente de mis ingresos No contesta Fuente: Elaboración propia. Informe Juventud en España 2008 (estudian, N=1459 y estudian y trabajan, N=617) y 2016 (estudian, N=2160 y estudian y trabajan, N=802).

Tanto entre los estudiantes a tiempo completo como entre los estudiantes que compaginan estudios y trabajo, analizados ahora ambos colectivos conjuntamente, hay estudiantes que tienen algunos ingresos propios o que consiguen vivir en exclusiva de sus ingresos. El gráfico 3.14 muestra cuáles son las fuentes de los ingresos propios de los estudiantes que tienen algún ingreso propio, porque no viven exclusivamente de los ingresos de otros familiares. Los datos muestran que los estudiantes con ingresos propios recurren sobre todo a un empleo para financiar sus costes de vida y estudios, lo cual no sorprende teniendo en cuenta que entre el 28 y 30% de los estudiantes compaginan sus estudios con un trabajo en ambos años. En 2008 un 63% de todos los estudiantes con ingresos propios tenía ingresos provenientes del empleo, porque tenía un empleo regular, mientras que en 2016 esta fuente de ingresos disminuye muy significativamente Informe Juventud en España 2016

93


Gráfico 3.14. Evolución de las fuentes de ingresos de los estudiantes con ingresos propios (2008-2016) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2008

2016

Ahorros, rentas, inversiones

Trabajos esporádicos

Subsidio de desempleo, otros subsidios

Trabajo regular

Beca, ayuda de estudios Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2008 (N=774) y 2016 (N=1097).

y solo el 42% de los estudiantes cuenta con un trabajo regular. En 2016 casi un 40% de los estudiantes con ingresos propios se financia mediante trabajos esporádicos. Esto puede deberse a la mayor dificultad para acceder a un empleo regular y porque más estudiantes necesitan complementar los ingresos que les proporcionan sus padres. A pesar de ello, solamente un 10% de los estudiantes con ingresos propios recibe una beca o similar. De todos los estudiantes, con y sin ingresos propios, la proporción de becados es aún menor, ya que solo un 3,6% de los estudiantes recibían una ayuda para el estudio o una beca, según los datos del IJE 2016.

1.2. Desigualdades sociales y de género en las trayectorias educativas Las desigualdades sociales en las trayectorias educativas tienen su origen en la infancia, con un acceso diferencial a distintos tipos de centros 94

Informe Juventud en España 2016


de enseñanza (públicos, concertados y privados) y con desiguales tasas de éxito a lo largo de las etapas educativas. Si nos fijamos en el uso que hacen las diferentes clases sociales de la educación pública y privada/concertada, se puede observar que los hogares cuyo cabeza de familia tiene una ocupación de directivo o profesional hacen más uso de los colegios privados/concertados, ya sean religiosos o no, que las familias con cabezas de familia en ocupaciones intermedias y bastante más que cuando están en ocupaciones manuales. Además el recurso a los colegios privados/concertados se ha incrementado en general entre 2008 y 2016, sobre todo entre las familias cuyo cabeza de familia es directivo o profesional (gráfico 3.15). Un 20% de los hijos de estas familias que aún no están emancipados fueron a un colegio privado/concertado según los datos de la encuesta del IJE 2016 frente a un 11% de los hijos en hogares con un cabeza de familia en una ocupación manual15. Gráfico 3.15. Tipo de colegio donde estudiaron primaria los jóvenes no emancipados, según ocupación del cabeza de familia (2008-2016)

2016

2008

pr Dir of ec es ti io vo na s le y s O c in up te ac rm io ed ne ia s s O cu p m ac an io ua ne le s s

pr Dir of ec es ti io vo na s le y s O cu in p te ac rm io ed ne ia s s O cu p m ac an io ua ne le s s

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

En un centro privado religioso (concertado o no) En un centro privado no religioso (concertado o no) En un centro estatal, público Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2008 (N= 2.013) y 2016 (N= 3.536).

(15) En este caso se ha usado la ocupación del cabeza de familia para aproximarse al nivel socio-económico de las familias, que es la variable que se usa para los posteriores análisis con la encuesta del IJE 2016. Informe Juventud en España 2016

95


Podría pensarse que esta «huida» al sector educativo privado, a pesar de la crisis económica, puede estar motivada por la llegada de inmigrantes a las escuelas, sobre todo en zonas urbanas. Este tema es complejo y no se puede analizar en el marco de este informe. No obstante los datos de las encuestas del IJE 2008 y 2016 muestran algunas diferencias de uso de las escuelas privadas/concertadas según las familias sean autóctonas o inmigrantes. En una investigación más específica sobre este tema y con datos representativos de 2006 se llegaba a la conclusión que en los centros públicos existe «un pequeño grupo de colegios en los que la concentración de inmigrantes es muy alta (por encima del 50%), precisamente algunos de los que escolarizan a hijos de familias más desfavorecidas» y que en los centros privados/concertados «el perfil educativo medio de los padres es generalmente más alto y que, con poquísimas excepciones, no tendrán mayores problemas por la sobre-representación de inmigrantes» (Cebolla, 2007). Como la mayoría de los hijos de inmigrantes provienen de familias con mayores desventajas socio-económicas, el refugio de las familias más acomodadas en las escuelas privadas aumenta la concentración de familias con más desventajas en la educación pública, lo que suele conllevar una caída en el rendimiento escolar medio en esas escuelas. A continuación se van a realizar unas fotos de las desigualdades educativas para los diferentes grupos de edad. Así nos aproximamos a los resultados educativos de cada etapa educativa, desde la finalización de la educación obligatoria pasando por la educación secundaria postobligatoria para terminar con la educación universitaria. El 92% de los jóvenes entre 15 a 19 años se encuentra aun estudiando, ya sea a tiempo completo, compaginando estudios con un empleo o compaginando estudios con la búsqueda de un trabajo. Interesa conocer qué estudian estos jóvenes aun escolarizados y qué desigualdades muestran según origen y género. Igualmente es menester conocer sus aspiraciones para el futuro, ya que es conocido que éste es un factor esencial para el éxito educativo (Cebolla et al., 2014; Aparicio y Portes, 2014). En la siguiente tabla 3.2 se pueden conocer los estudios que cursaban estos jóvenes en 2015. Entre los jóvenes adolescentes la mayoría (50,5%) está cursando estudios de secundaria postobligatoria, ya sea el bachillerato o un Ciclo Formativo de Grado Medio, lo que era de esperar porque la mayoría tiene la edad en la que normalmente se realizan estos estudios (15 a 17 años), teniendo en cuenta a los numerosos repe96

Informe Juventud en España 2016


tidores (36% a los 15 años) y al 39% de los que ya han pasado a estudios superiores (18 a 19 años). Si se recuerdan los datos del gráfico 3.4, que muestran que a los 17 años todavía hay un número importante de jóvenes realizando la secundaria obligatoria, no es de extrañar que el 12% de estos jóvenes adolescentes esté todavía cursando este nivel básico. Las diferencias según género, nivel educativo de los padres y origen inmigrante nos muestran cómo algunos grupos acumulan más retrasos en los estudios que otros. Así una mayor proporción de hombres que de mujeres y de inmigrantes que de autóctonos cursan aún la secundaria obligatoria, mientras que en el otro extremo, más mujeres y más autóctonos ya están realizando estudios superiores. Las diferencias mayores se dan en base al origen nacional. Como a estos jóvenes todavía les queda recorrido formativo, es alentador comprobar que hay un gran porcentaje de jóvenes inmigrantes cursando la primera etapa de la secundaria. Si aprueban esa etapa con éxito podrán seguir cursando estudios de niveles mayores y quizás en el futuro alcanzar similares niveles que los autóctonos.

Tabla 3.2. Estudiantes de 15 a 19 años según nivel educativo y diferencias sociales

Género

Nivel educativo de los padres

Origen nacional Nivel Nació en educativo que Sin España y están estudios Secun- Supe- nacionalidad Nació en el cursando Total Varón Mujer o primaria daria riores española extranjero Secundaria 1ª etapa 12 12,5 10,6 18,6 10,1 8,7 11,4 ..* Secundaria postobligatoria 49 50,5 47,7 53,6 50,3 47,5 48,1 65,4 Superiores (FP2 + Universidad) 39 37 41,8 27,8 39,5 43,9 40,5 ..* Total 100 100 100 100 100 100 100 100 (N) 1378 * Nota: Cuando el número de casos es demasiado reducido no se ha incluido el dato para evitar resultados poco fiables. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Estos datos corroboran la mayoría de los análisis sobre las desigualdades educativas en España, que muestran cómo el nivel educativo de los padres influye de forma muy importante en los estudios que cursan sus Informe Juventud en España 2016

97


hijos. Si los padres tienen estudios primarios o menos, sus hijos tendrán muchas más dificultades en obtener el nivel de secundaria obligatoria y menos aún una titulación de estudios superiores. En cambio, tener padres con estudios superiores no asegura llegar a ese mismo nivel, pero lo favorece de forma clara. En la tabla 3.2 se aprecia cómo los hijos de padres que no tienen estudios o solo alcanzaron el nivel de primaria se encuentran en una proporción muy alta (18,6%) realizando aún los estudios obligatorios en comparación con el 8,7% de los hijos cuyos padres tiene estudios superiores. Aunque acumulen más retrasos que otros jóvenes, es posible que finalmente acaben esos estudios con el Graduado en ESO. Eso dependerá de las circunstancias personales, sociales y del apoyo que reciban por parte del profesorado y también de sus aspiraciones formativas. De acuerdo con los resultados de la encuesta del IJE 2016, el 21% de los estudiantes que en 2015 cursaban la primer etapa de la Secundaria piensa que no continuará estudiando después de esta fase obligatoria, el 27% piensa realizar el bachillerato o alguna formación profesional, un 40% está pensando en realizar estudios universitarios y el resto no sabe qué hará. En total, un 34% de estos jóvenes de 15 a 19 años que aún estudia la secundaria obligatoria o no sabe qué hacer después o ya dice que no van a continuar. Dicho de otra forma un tercio de estos jóvenes está en riesgo de no continuar los estudios postobligatorios si no se les orienta y no se les apoya adecuadamente desde el ámbito educativo y familiar. Esto aumentará de forma significativa su riesgo de caer en el desempleo al entrar en el mercado laboral, como se ha mostrado en un estudio sobre la incorporación laboral de los jóvenes con datos longitudinales de la Encuesta de Población Activa de 2009. Según los resultados encontrados entre los jóvenes que habían accedido al menos a un primer empleo, aquellos con estudios universitarios o una formación profesional tenían una menor probabilidad de caer en desempleo comparado con los jóvenes con niveles educativos inferiores (Galindo y Ramos, 2014). Los autores recomiendan fomentar la formación profesional entre los jóvenes que tienen dificultades para acceder a la universidad como una forma de reducir las tasas de abandono temprano de la educación. Los jóvenes con edades comprendidas entre los 20 y 24 años se dividen en dos grandes grupos con respecto a la educación. Por un lado el 62% sigue estudiando a tiempo completo o compaginándolo con un empleo o su búsqueda, mientras que el 38% no estudia, 25% de estos porque 98

Informe Juventud en España 2016


están empleados y el 13% porque están desempleados, buscando empleo o económicamente inactivos. A estas edades los jóvenes con diferentes niveles educativos se empiezan a colocar en el mercado laboral, aunque el grupo de ocupados se compone básicamente de personas que han alcanzado un nivel educativo de secundaria postobligatoria o de estudios superiores (gráfico 3.16). Entre los ocupados solo un 10% tiene el nivel de secundaria obligatoria, mientras que entre los desempleados e inactivos un 24% no superó ese nivel, aunque ese colectivo también se nutre ampliamente de jóvenes con niveles educativos postobligatorios. Gráfico 3.16. Jóvenes de 20 a 24 años según su relación con la actividad y su nivel educativo

Desempleo o inactividad

Estudia o estudia y trabaja

Empleado/a

0% Secundaria obligatoria

10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Secundaria postobligatoria

Superiores

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N= 1.689).

Si no se puede recuperar el tiempo educativo perdido, como se ha mostrado más arriba, las desigualdades educativas se acrecientan con la edad. La tabla 3.3 muestra las desigualdades educativas entre los jóvenes que tienen de 20 a 24 años. Como estos datos no son longitudinales no se pueden interpretar las cifras de ese grupo de edad como una cohorte ficticia de los jóvenes de 15 a 19 años de la tabla 3.2 cuando cumplan más años. Debido al cambio de coyuntura económica hay que ser cautos a la hora de comparar ambas tablas como si fuesen la misma cohorte ficticia, primero más joven y después mayor. Son jóvenes diferentes que además han sufrido el impacto de la crisis en momentos viInforme Juventud en España 2016

99


tales diferentes. A los primeros les puede haber animado a continuar con los estudios, mientras que a los de 20 a 24 años, que tenían entre 13 y 17 años cuando llegó la crisis en 2008, les habrá afectado de forma bien distinta. Muy probablemente solo una parte de ellos pudo cambiar sus estrategias y otros ya no pudieron reaccionar, como sugieren los gráficos 3.1 y 3.2. En cambio, sí se puede afirmar que a esa edad el tren de la secundaria obligatoria ha pasado y se trata de acceder al tren de los estudios universitarios o bajarse antes. De nuevo las mujeres permanecen en mayor medida en el tren de la universidad o de los Ciclos Formativos de Grado Superior (73%). Lo mismo se puede afirmar de los hijos e hijas de padres con estudios de secundaria (71%) y más aun los que tienen padres con estudios superiores (80%). Los autóctonos también viajan más lejos que los jóvenes de origen inmigrante, aunque quizás los jóvenes inmigrantes puedan llegar más tarde al mismo lugar, ya que un alto porcentaje todavía cursa o ha cursado estudios de secundaria postobligatoria. Asimismo es interesante constatar que no parecen estancarse más que los autóctonos en el nivel de secundaria obligatoria, aunque no se ha entrevistado a suficientes inmigrantes para poder afirmarlo con seguridad. Tabla 3.3. Jóvenes de 20 a 24 años según nivel educativo y diferencias sociales

Género

Nivel educativo que están cursando Secundaria 1ª etapa Secundaria postobligatoria Superiores (FP2 + Universidad) Total (N)

Nivel educativo de los padres

Origen nacional Nació en Sin España y estudios Secun- Supe- nacionalidad Nació en el Total Varón Mujer o primaria daria riores española extranjero 6,8

6,2

7,6

15,6

5,5

1,9

7

..

22,7

25,6

19,8

29,7

23,3

17,8

21,4

41

70,4 100 1689

68,2 100

72,7 100

54,7 100

71,2 100

80,3 100

71,6 100

52,6 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Finalmente a la edad de 25 a 29 años, la etapa formativa está cerrada para el 95% de los jóvenes de esas edades (cf. gráficos 3.1 y 3.2). En la tabla 3.4 queda patente que al final del recorrido educativo, después de 100

Informe Juventud en España 2016


que algunos hayan recuperado el tiempo perdido y otros ya lleven un tiempo fuera del sistema educativo, las mujeres han llegado más lejos que los hombres, pues 64% de éstas está cursando o ha alcanzado una titulación superior frente a 60% de sus coetáneos varones. Mayor es la diferencia existente entre los jóvenes originarios de familias con más desventajas socio-económicas (46%) frente aquellos provenientes de familias con padres con estudios superiores (81%). Estos 35 puntos porcentuales de diferencia debido al origen social culmina el recorrido iniciado en la educación primaria, cuando ya se detectan diferencias sociales en el uso de escuelas privadas/concertadas frente a escuelas públicas (gráfico 3.15) y diferencias en el rendimiento escolar según la composición social del centro educativo al que se asiste. En un reciente estudio, los autores concluyen que para el rendimiento escolar «la concentración de desventaja, es decir, el origen socioeconómico medio de los padres de los alumnos de los centros, es un aspecto crucial. Podríamos por tanto concluir que lo primordial no es tanto a qué colegio se asiste sino con quién se comparte el espacio» (Cebolla-Boado, Radl y Salazar, 2014: 63). Tabla 3.4.  Jóvenes de 25 a 29 años según nivel educativo y diferencias sociales

Género

Nivel educativo de los padres

Origen nacional Nivel Nació en educativo que Sin España y están estudios Secun- Supe- nacionalidad Nació en el cursando Total Varón Mujer o primaria daria riores española extranjero Secundaria 1ª etapa 12,3 13 11,7 23,5 7,6 .. 12,1 .. Secundaria postobligatoria 25,9 27,2 24,6 30,1 29,7 14,6 25,5 29 Superiores (FP2 + Universidad) 61,8 59,8 63,7 46,4 62,8 81,9 62,4 56,2 Total 100 100 100 100 100 100 100 100 (N) 1808 Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Las diferencias en los niveles educativos de los padres influyen más en el nivel educativo de sus descendientes que el estatus de inmigrante versus autóctono, ya que los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española acceden en un 62% a los estudios universitarios frente a un 56% de los jóvenes inmigrantes nacidos en el extranjero. Las difeInforme Juventud en España 2016

101


rencias son importantes pero inferiores a las que vienen marcada por el capital educativo de los padres.

1.2.1. Dificultades y deseos de los jóvenes con escasez de capital educativo paterno Si nos centramos en aquellos jóvenes que ya no estudian en el momento de la entrevista lo primero a resaltar es que a muchos de ellos les hubiese gustado alcanzar un nivel de estudios mayor del que tienen, lo que viene a reafirmar una vez más el valor que los jóvenes conceden al capital formativo que proporciona la educación, por mucho que en ocasiones se tienda a rebajar su importancia. Pero más allá de este deseo generalizado se observan diferencias muy interesantes cuando tenemos en cuenta el capital educativo de los padres, un factor que mantiene un elevado grado de asociación con el el nivel educativo de los hijos, tal y como ya se ha mostrado anteriormente. Como podemos ver en el gráfico 3.17, la mayoría de los jóvenes procedentes de familias con menor capital educativo, hubiesen deseado obtener secundaria postobligatoria o una formación profesional que requiere tener el título de bachillerato (61%) e incluso un 39% aspiraba a completar estudios universitarios. Los hijos de padres con estudios superiores echan en falta no haber completado estudios universitarios de grado o postgrado (68%). Las expectativas educativas de los jóvenes de padres con estudios secundarios son completar una formación profesional que requiere el bachillerato (34%) y estudios universitarios de grado (34%) o postgrado (15%). ¿Consideran estos jóvenes que ya no estudian en el momento de la entrevista que podrían volver a estudiar en algún momento? Entre un 17 y un 20% no contesta a esta pregunta, sin diferencias relevantes según el capital educativo de sus padres. En cambio entre los que contestan sí hay una clara línea divisoria, por un lado, los jóvenes que provienen de familias cuyos padres tienen estudios de primaria o menos y, por otro lado, el resto. Entre los primeros, solo un 37% cree que en algún momento podrá volver a estudiar, mientras que entre los jóvenes cuyos padres tienen estudios secundarios o superiores un 48,5% tiene confianza en poder volver a coger el tren de la formación, quizás para especializarse o continuar la trayectoria anterior. Una línea similar divide a los jóvenes cuyos padres tienen estudios de primaria o menos del resto en cuanto a las razones que les impidieron 102

Informe Juventud en España 2016


Nivel educativo de los padres

Gráfico 3.17. Nivel de estudios deseado por los jóvenes que no estudian en la actualidad, según nivel educativo de los padres

Superiores

Secundarios

Sin estudios o primaria

0%

10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Enseñanza obligatoria Secundaria postobligatoria Formación profesional que requiere bachiller Diplomaturas, Grados y Licenciatura Másteres y Doctorado

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N= 1.759).

seguir estudiando (gráfico 3.18). La razón más citada por el conjunto de jóvenes entrevistados es haber preferido trabajar, pero los procedentes de familias con menor capital educativo paterno mencionan como segunda (18%) y tercera razón (15%) «necesidades económicas mías o de mi familia (no podía pagar los estudios)» y «alcancé mi máxima capacidad para los estudios, ya no se me daban bien los estudios» respectivamente. En cambio, los jóvenes con padres que alcanzaron mayores niveles educativos mencionan como segunda «ya había acabado la formación que necesitaba» y tercera razón «encontré un buen trabajo». En resumen, dentro del grupo juvenil que ya no estudia, la proporción procedente de familias con escaso capital educativo es muy significativa, en concreto representa un 40% de todos los jóvenes de 15 a 29 años que han dejado el sistema educativo. Sus deseos y aspiraciones son un reflejo de la situación de la que parten. Así, sólo algo más de un tercio de ellos piensa que en el futuro podrán volver a estudiar y casi un quinto dejó de estudiar por necesidades económicas propias o de su famiInforme Juventud en España 2016

103


lia. Alrededor de dos tercios de estos jóvenes les gustaría alcanzar los niveles educativos de secundaria obligatoria, de bachiller o de una formación profesional que requiere bachiller. Gráfico 3.18. Razones para no seguir estudiando según nivel de estudios de los padres

He preferido trabajar Necesidades económicas mías o de mi familia (no podía pagar los estudios) Alcancé mi máxima capacidad para los estudios, ya no se me daban bien losestudios Ya había acabado la formación que necesitaba Encontré un buen trabajo

Otras razones 0% Sin estudios o primaria

10% Secundarios

20%

30%

40%

Superiores

* La pregunta sólo se realiza a los que ya no están estudiando en el momento de la entrevista (N= 1.759). Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

1.2.2.  La valoración de los estudios Las experiencias educativas y las perspectivas de futuro que de ellas se derivan influyen en cómo se percibe el valor de los estudios. Seguramente también influya en esta percepción la idea que se tenga sobre si el esfuerzo educativo es premiado o no a la hora de encontrar un empleo y de que éste sea mejor o peor remunerado. En la encuesta del IJE 2016 se hacen varias preguntas relacionadas con el valor de los estudios para encontrar un trabajo y para el desarrollo del futuro personal. No hay muchas diferencias en cómo contestan hombres y mujeres, autóctonos e inmigrantes a esta pregunta, pero sí hay algunas diferencias según el nivel de estudios alcanzado. Para poder valorar los estudios en base a sus propias 104

Informe Juventud en España 2016


experiencias es conveniente haber terminado los estudios y estar ocupado, buscando empleo, compaginando trabajo con estudios o económicamente inactivo. Es para estos jóvenes para los que se presentan los resultados de una batería de seis preguntas, para las que se pedía que el entrevistado manifestara su grado de acuerdo o desacuerdo. En el gráfico 3.19 se muestran los porcentajes de jóvenes que se han mostrado muy o bastante de acuerdo con las afirmaciones que se les presentaban. Gráfico 3.19. Acuerdo con diferentes afirmaciones sobre los estudios, según nivel educativo alcanzado (jóvenes que no están estudiando a tiempo completo)

Los estudios satisfacen personalmente

Un buen nivel de estudios puede estorbar para encontrar trabajo Es mejor esperar a conseguir un trabajo adecuado a tu formación No es verdad que estudiando se consiga un futuro mejor Las personas con mayores niveles de estudio tienen mejores opotunidades Da igual lo que se estudie, luego habrá que trabajar en lo que sea 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Universidad

Formación profesional

Bachillerato

Secundaria o menos

* Nota: Los porcentajes corresponden a la suma de los que están ‘muy de acuerdo’ y ‘bastante de acuerdo’ con cada una de las frases (N= 2.842). Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Se puede ver que hay valoraciones que comparten casi todos los jóvenes que no estudian a tiempo completo más o menos por igual, sin diferencias según el nivel educativo que hayan alcanzado. Solo alrededor de un 25% está muy o bastante de acuerdo con la idea de que un buen nivel de estudios puede estorbar para encontrar trabajo y alrededor de un 32% se muestra de acuerdo en que es mejor esperar a conseguir un Informe Juventud en España 2016

105


trabajo adecuado a tu formación (algo más de acuerdo están los titulados de Universidad). Esto significa que entre tres cuartas y dos terceras partes de los jóvenes no estudiantes no creen ni que una mayor educación estorbe para encontrar trabajo ni tampoco que esperar a encontrar un trabajo acorde a la formación sea una buena idea. En consonancia con esto hay un alto grado de acuerdo también (70%) con la idea de que las personas con mayores niveles de estudio tienen mejores oportunidades. Como parece lógico, los universitarios son los que más apoyan esta idea (80%). Todos estos jóvenes que ya se han tenido que enfrentar al mercado laboral de alguna manera han podido experimentar de primera mano, y así lo reflejan en sus respuestas, que el esfuerzo educativo es premiado socialmente y que a mayores credenciales educativas mejores serán las oportunidades. Ahora bien cuando se invierte la pregunta y se hace más directa (ya no se habla de oportunidades sino de futuro), sin referirse en abstracto a «las personas», nos encontramos con diferencias según el nivel educativo del joven que responde. Un 43% de los jóvenes que tienen secundaria o menos está de acuerdo con la afirmación «No es verdad que estudiando se consiga un futuro mejor», lo cual revela una dosis importante de incredulidad sobre el valor de los estudios como modo de asegurarse un buen futuro. Quizás lo que se está manifestando es el deseo (real o no ya es otra cuestión) de que el futuro no esté determinado por el logro educativo, dado que en su caso sus credenciales son muy reducidas y no tienen mucho valor en el mercado laboral. De alguna manera se estaría reduciendo la disonancia cognitiva entre su propio nivel de estudios y la afirmación del valor de un bien del que carecen, un proceso que todas las personas usamos para adecuar nuestras expectativas a nuestras posibilidades. En coherencia con este principio psicológico, un 71% de los jóvenes universitarios, estudiantes y titulados, está en desacuerdo o muy en desacuerdo con esa valoración negativa de los estudios. Ellos han invertido mucho esfuerzo y tiempo en los estudios, porque creen que éstos les reportarán beneficios en el futuro o creen en su valor justamente porque han hecho una fuerte apuesta en esa dirección. Los jóvenes con bachillerato o formación profesional de ciclo medio o superior se encuentran entre ambos extremos en su valoración de los estudios como medio para conseguir un futuro mejor. No obstante no hay que olvidar que la crisis ha revalorizado «objetivamente» los estudios, como ya se ha visto al inicio del capítulo al 106

Informe Juventud en España 2016


mostrar el aumento de las tasas de jóvenes que siguen estudiando desde 2008 y la disminución del abandono escolar temprano. Hay otra afirmación que también genera divergencia de opiniones según el nivel educativo, es la referida a que independientemente de lo que se estudie después habrá que trabajar en lo que sea. En este caso, son los universitarios los que se separan significativamente del resto ya que menos de la mitad está de acuerdo con esta frase, mientras que entre los que tienen estudios de secundaria (tanto obligatoria como bachillerato) el acuerdo se sitúa por encima del 75% y entre los que han hecho Formación Profesional en el 63%. Parecería que las dificultades ocasionadas por la crisis del empleo juvenil y los altos niveles de sobrecualificación que se registran en el mercado laboral español han generalizado entre una mayoría de jóvenes (especialmente los que tienen un nivel educativo medio o bajo) la sensación de que la ecuación estudiostrabajo no funciona, de ahí que lo importante sea asegurar el empleo sea cual sea. Los únicos que parecen resistirse a esta idea son los universitarios que, al fin y al cabo, son los que más han invertido en el proceso y, por tanto, son los que en términos relativos más pierden si el trabajo no tiene el nivel que les correspondería por formación. En este sentido es lógico, también que los universitarios sean los que más reivindiquen la satisfacción personal producida por los estudios (más del 90% está muy o bastante de acuerdo con esta afirmación). Por lo tanto se puede concluir, que los jóvenes con estudios universitarios valoran más los estudios como medio de prosperar, son más optimistas respecto que así será también en su caso personal y están dispuestos a esperar para conseguir un trabajo acorde a sus estudios. Además también han obtenido mayor satisfacción personal de sus estudios. Los jóvenes, en el otro extremo, que no han pasado de los estudios obligatorios, son más escépticos respecto al valor de los estudios y sobre todo al tipo de trabajo que puedan conseguir.

1.3. Transiciones escuela-trabajo. Cuanto más educados menos desempleados En este tercer bloque de cuestiones dedicadas a las trayectorias educativas nos vamos a centrar en el tránsito desde la escuela al trabajo, esto es, desde el mundo educativo al mundo laboral. Para ello nos centrareInforme Juventud en España 2016

107


mos en el colectivo de jóvenes que ya no estudian y, por consiguiente, están ocupados, desempleados o económicamente inactivos. Se trata de un colectivo más bien reducido, por cuanto representa sólo un 37% del conjunto de la muestra entrevistada, ya que a estas edades gran parte de los jóvenes estudian o compatibilizan los estudios con un trabajo. Aunque son relativamente pocos, ellos nos permiten explorar como son las transiciones de la escuela al trabajo, sobre todo aquellas más precoces. Si empezamos por el final, es decir por observar cómo son y dónde están estos jóvenes en 2016, conviene describir sus niveles educativos y sus situaciones de actividad. El nivel educativo que han alcanzado se detalla en el gráfico 3.20. Dentro de este grupo de jóvenes que ya no estudian, algo menos de un cuarto tiene una titulación universitaria, un cuarto tiene una formación profesional superior, otro cuarto alcanzó el Bachilleratos y el resto se reparten entre una formación profesional de grado medio (11%), estudios de secundaria obligatoria o ESO (12%) y primaria (5%). Gráfico 3.20.  Nivel educativo alcanzado por los jóvenes que no estudian

Educación superior (Universitaria) Educación superior (orientación profesional)/FP2 Secundaria 2ª etapa (orientación profesional)/FP1 Secundaria 2ª etapa (orientación general)/Bachillerato Secundaria 1ª etapa Primaria 0%

5%

10%

15%

20%

25%

30%

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N= 1.829).

En 2016 estos jóvenes se dividen en un 70% de ocupados, un 28% de desempleados y un 2% de personas económicamente inactivas, con grandes diferencias de la situación de actividad según el nivel educativo alcanzado (gráfico 3.21). A primera vista queda patente que los estudios influyen de forma clara y casi linear en la probabilidad de estar 108

Informe Juventud en España 2016


ocupado frente a estar desempleado durante la etapa juvenil, como muestran otros análisis recientes (Requena, 2016). Sin embargo hay dos resultados que rompen esta tendencia. En primer lugar, los jóvenes que han finalizado los estudios universitarios tienen tasas de desempleo e inactividad algo más altas (28%) que los jóvenes con una formación profesional de grado superior (23%). En segundo lugar, hay una mayor proporción de desempleados e inactivos entre los jóvenes con bachillerato (34%) comparado con los jóvenes que tienen una titulación de un Ciclo Formativo de Grado Medio (27%). En ambos casos los jóvenes con Formación Profesional tienen tasas de ocupación superiores a las de aquellos que tienen un nivel educativo similar pero de orientación generalista (CFGM frente al bachillerato y CFGS frente a los estudios universitarios). Gráfico 3.21. Situación de actividad de los jóvenes que no estudian, según nivel educativo alcanzado

Educación superior (Universitaria) Educación superior (orientación profesional/FP2 Secundaria 2ª etapa (orientación profesional)/FP1 Secundaria 2ª etapa (orientación general)/Bachillerato Secundaria 1ª etapa Primaria 0% Ocupados

20%

40%

60%

80%

100%

Desempleados/Inactivos

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N= 1.829).

Si se comparan estos datos con la tasa de desempleo juvenil según la Encuesta de la Población Activa, es decir la proporción de los desempleados sobre la población activa juvenil, el desempleo de los jóvenes con un CFGS también es menor que el de los titulados universitarios desde 1989, aunque a partir de que estalla la crisis ambas tasas tienden a igualarse Informe Juventud en España 2016

109


(García-Montalvo y Peiró, 2011, p. 23). Además, está ya bien establecido con datos de la EPA que los jóvenes sin estudios o con estudios de secundaria obligatoria tienen tasas de desempleo significativamente más altas que los jóvenes con estudios superiores desde 1994 a 2014. Hay que tener en cuenta que estos jóvenes llevan ya algún tiempo fuera del sistema educativo, dependiendo del nivel alcanzado, de las repeticiones de curso y de segundos intentos de adquisición de estudios. Las edades a las que acabaron sus estudios varían, como es lógico, según el nivel educativo alcanzado, aunque no siempre se corresponden con las edades que les correspondería según la estructura del sistema educativo. Los que sólo alcanzaron el nivel de educación primaria terminaron los estudios mayoritariamente a partir de las 16 años (45%), aunque algunos lo hicieron ya a los 12, 13 y 14 años. La secundaria obligatoria se alcanza a edades similares, aunque se observa que casi un 40% lo hace tardíamente, a la edad de 17 y 18 años. El Bachillerato lo acabaron estos jóvenes de media entre los 16 y 18 años. Los titulados de un Ciclo Formativo de Grado Medio lo terminaron sobre todo entre los 18 a 21 años y los de Ciclo Formativo de Grado Superior de media entre 19 a 23 años. Finalmente, los que han adquirido una titulación universitaria lo hicieron más frecuentemente entre 22 a 25 años. Las pautas de edad se pueden resumir en tres perfiles. Los jóvenes que acaban los estudios antes de los 20 años han adquirido los niveles de primaria, secundaria y bachillerato. Alrededor de los 20 años se adquieren los títulos de formación profesional, un poco antes los de Grado Medio y algo más tarde los de Grado Superior. Estudiar una carrera universitaria retrasa la edad de finalización de los estudios hacía los 23-25 años.

1.3.1.  La educación no protege contra la rotación e ingresos bajos Dentro del grupo de jóvenes que ya han finalizado sus estudios, los que no han realizado estudios superiores, es decir que tienen primaria, secundaria o un Ciclo Formativo de Grado Medio, acaban los estudios a la edad media de 17,9 años y se incorporan a su primer empleo con una edad media de 18,3 años tardando una media de 6 meses en encontrar su primer trabajo después de terminar los estudios. Estos jóvenes han sido entrevistados cuando tenían una edad media de 24,9 años. A pesar de su juventud y que llevaban una media de seis años en el mercado laboral, un 49% de ellos ha tenido 3 o más empleos o si incluimos en ese 110

Informe Juventud en España 2016


grupo a los que no saben/no se acuerdan se alcanza un 57% para los que tienen estudios primarios o secundarios (gráfico 3.22). Se puede afirmar por lo tanto que la mayoría de estos jóvenes ha rotado en su vida laboral entre más de dos empleos. Después de estos cambios de empleos el 64% de estos jóvenes están ocupados y los demás están desempleados o económicamente inactivos. Gráfico 3.22. Número de trabajos remunerados que se ha tenido, según niveles educativos

30% 25% 20% 15% 10% 5% 0% Jóvenes sin estudios superiores

Jóvenes con estudios superiores

1 empleo

2 empleos

3 empleos

4 empleos

5 empleos

6 empleos

7 empleos

no sabe

* Nota: La base está formada por los jóvenes que trabajan (N=814) o han trabajado antes (N=741). Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Los jóvenes que han realizado estudios superiores podrían retrasar su transición de la escuela al empleo, ya que acaban los estudios a la edad media de 22,2 años, pero curiosamente la media de edad de la primera experiencia laboral es de 20,4 años, seguramente porque muchos empezaron a trabajar mientras estudiaban. Tardaron una media de 6,6 meses en encontrar su primer trabajo después de terminar los estudios, muy similar al grupo de jóvenes anteriormente descrito. Estos jóvenes con estudios superiores acabados han sido entrevistados cuando llevaban una media de 4 años en el mercado laboral y tenían una edad media de 26 años. Entre los jóvenes que han realizado estudios universitaInforme Juventud en España 2016

111


rios la rotación es muy similar a la que tienen niveles educativos inferiores, ya que un 49% de ellos ha tenido 3 o más empleos o si incluimos en ese grupo a los que no saben/no se acuerdan esto afecta a un 55%. La diferencia con sus coetáneos que acabaron sus estudios antes es la mayor proporción de ocupados en el momento de la entrevista (75%). Aunque ambos grupos necesitan unos seis meses para encontrar su primer empleo y han rotado en la mayoría de los casos entre más de dos empleos, los jóvenes con titulaciones educativas de la enseñanza superior consiguen ocuparse en mayores proporciones que los tienen estudios de primaria o secundaria. En el gráfico 3.23 se puede ver la distribución de los ingresos en el empleo actual o en el último trabajo que tuvieron antes de quedarse en paro, según tengan nivel de estudios superiores o inferior. El 25% de los jóvenes con educación primaria o secundaria ganaba como mucho 600 € netos al mes, el segundo cuartil ganaba entre 600 y 900 € al mes y el tercer cuartil ganaba alrededor de 1000 € mensuales. Solo un 1% de estos jóvenes con titulación de primaria o secundaria ganaba 1.500 € o más. Los titulados superiores ganaban en media 100 € más en el primer y segundo cuartil que sus coetáneos con titulaciones inferiores y hay una mayor proporción de ellos que ganan más de 1.000 y más de 1.500 € al Gráfico 3.23. Ingresos netos mensuales, según nivel educativo alcanzado (empleo actual o último que se tuvo) Jóvenes 15-29 años con educación superior

2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 0

0,25

0,5 Cuartiles

0,75

1

Ingresos netos mensuales

Ingresos netos mensuales

Jóvenes 15-29 años con educación primaria o secundaria 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0

0

0,25

0,5

0,75

1

Cuartiles

Nota: Un 28% de los jóvenes que no estudian y tienen nivel educativo de primaria o secundaria y un 17% de los que tienen estudios superiores no contestan a esta pregunta, por lo que se requiere cierta cautela al interpretar estos datos. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. 112

Informe Juventud en España 2016


mes. De todas formas los retornos económicos a la educación al inicio del recorrido en el mercado laboral no son muy diferentes para aquellos con titulación superior y los demás. Parece que en el mercado laboral español ser joven es un lastre para acceder a puestos con remuneraciones por encima de los 1.500 €, aunque se tengan estudios superiores. Estos datos sobre la transición de la escuela al empleo muestran que después de llevar entre cuatro y seis años fuera del sistema educativo estos jóvenes tienen en su mayoría unos niveles de ingresos que dificultan la emancipación residencial, sobre todo en las grandes ciudades y si no se puede realizar esa emancipación en pareja o con otras personas, es decir poniendo en común varios ingresos. Esto explica, en parte, que España siga teniendo una de las edades medias de emancipación residencial más tardías de Europa, tal y como veremos en el próximo capítulo. Estos bajos niveles de ingresos tienen sus causas en las altas tasas de desempleo, en la caída del nivel de salarios como consecuencia de una política de devaluación salarial como respuesta a la crisis y también en la sobrecualificación de muchos jóvenes ocupados en sus puestos de trabajo.

1.3.2. La formación para el empleo disminuye la percepción de desajuste Un segundo rasgo de las transiciones escuela-trabajo en el que vamos a detenernos tiene que ver con el grado de ajuste o mejor dicho desajuste entre aquello que se ha estudiado y aquello en lo que se ha logrado trabajar. Se trata de un aspecto clave tanto en términos individuales, por cuanto remite al cumplimiento o no de las aspiraciones construidas a través de los estudios como en términos colectivos dado que nos indica el grado de aprovechamiento de la inversión social en educación. Las plasmación más evidente del desajuste cuando se produce es el fenómeno de la sobrecualificación y será entre los universitarios donde adquiera una mayor relevancia social. España ha mostrado en las últimas décadas niveles de sobrecualificación de los jóvenes universitarios muy altos en comparación con otros países (Serrano y Soler, 2015). La sobrecualificación se puede medir de forma subjetiva, es decir cómo percibe la persona la correspondencia entre las exigencias de su trabajo y su cualificación, y de forma objetiva, que correspondencia existe entre el nivel de formación y el tipo de ocuInforme Juventud en España 2016

113


pación. Desde el inicio de la crisis se ha registrado una caída de los niveles subjetivos de sobrecualificación entre los jóvenes, que puede interpretarse en gran medida como reflejo de un proceso de adaptación a la baja de las expectativas que tienen los jóvenes de encontrar un empleo ajustado a su cualificación (García-Montalvo y Peiró, 2011). Se entiende bien que en un contexto de gran escasez de empleos el ajuste entre el empleo conseguido y el nivel educativo alcanzado parezca más adecuado; al fin y al cabo, lo importante es tener un empleo. En cambio, si se mide de forma objetiva, la sobrecualificación de los jóvenes universitarios de 16 a 34 años no parece haber disminuido desde el inicio de la crisis, sino que se mantiene en niveles de alrededor de un 25 a 27% de jóvenes universitarios sobrecualificados, aunque, ha aumentado algo la sobrecualificación de los universitarios que tienen más de 34 años (Serrano y Soler 2015, p. 112). Por lo tanto parece que la sobrecualificación no es una enfermedad juvenil que se cura con la edad, sino que afecta a algunos universitarios, quizás para toda su trayectoria laboral. A similares conclusiones llega otro estudio que usa datos longitudinales para saber si la sobrecualificación disminuye a medida que aumenta la edad (Ramos, 2016). Este análisis explota la Muestra Continua de Vidas Laborales (MCVL) de la Seguridad Social para analizar la evolución de las trayectorias laborales de los jóvenes universitarios empleados desde sus 25 a 35 años. Los resultados muestran que la sobrecualificación al inicio de la carrera laboral conlleva un alto riesgo de permanencia posterior en ocupaciones por debajo del nivel de cualificación adquirido por el o la joven. Casi el 30% de los jóvenes universitarios no adquiere en ningún momento una ocupación adecuada a su nivel educativo antes de la edad de 35 años. La autora concluye que en España la sobrecualificación no es un paso forzoso en la incorporación laboral que finalmente lleva a encontrar una ocupación ajustada al nivel educativo, sino que en la mayoría de los casos es un callejón sin salida. Ramos observa que los universitarios se dividen en dos grupos ya desde el inicio de su incorporación al empleo. Está el grupo de universitarios que en su primer empleo encuentran una ocupación ajustada a su nivel educativo y otro grupo que no lo consigue al principio ni a lo largo de los 10 años que se estudian. La encuesta del IJE 2016 permite analizar el desajuste subjetivo, porque se pregunta a los jóvenes por la correspondencia entre el nivel de estudios alcanzado y el trabajo actual o el último, en caso de estar desem114

Informe Juventud en España 2016


pleado en el momento de la encuesta. En primer lugar, se puede constatar, también con estos datos, que entre 2008 y 2016 el desajuste percibido subjetivamente por los jóvenes que trabajan o han trabajado en algún momento anterior ha disminuido. En 2008 el 69% de los jóvenes afirmaba que su trabajo se correspondía poco o nada con el nivel de estudios que tenía, mientras que en 2016 ese porcentaje ha bajado al 60%. Esta percepción varía según el género, edad y nacionalidad (tabla 3.5). Según género se puede afirmar, con estos resultados, que las mujeres perciben su empleo actual más relacionado con su nivel estudios que los hombres. Así, mientras el 27,3% de las mujeres ocupadas afirma que su trabajo está ‘muy relacionado’ con sus estudios, en los hombres este porcentaje disminuye hasta el 22,2%. Paralelamente, el 36,2% de los hombres ocupados sostiene que ‘nada’ tiene que ver su empleo actual con lo que han estudiado, algo que también afirma el 33,9% de las mujeres ocupadas. En base a la edad, cuantos más años se tiene mayor relación percibida entre empleo actual y estudios y a la inversa, menor edad supone menor relación entre empleo y estudios realizados. De esta forma, si el 31,2% de los jóvenes ocupados de 25 a 29 años piensa que ninguna relación tiene su trabajo actual con sus estudios, el porcentaje que afirma lo mismo en el grupo de 20 a 24 es del 43,3% y en el de 15 a 19 años asciende hasta el 53,2%. Un dato que es coherente con el hecho de que los más jóvenes (especialmente los de 15 a 19 años) todavía se encuentran en la etapa del primer empleo y, como consecuencia de ello, la correspondencia entre empleo y estudios tiende a ser menor.

Tabla 3.5. Percepción de la relación del empleo actual con su nivel de estudios, según género, edad y origen nacional. Género

Muy relacionado Bastante relacionado Poco relacionado Nada relacionado Total (N)

Varón Mujer 22,2 27,3 19,7 20,1 20,1 17,4 36,2 33,9 100 100 1591

Grupos de edad

15 a 19 .. 17 .. 53,2 100

20 a 24 19,9 16,5 18 43,3 100

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 25 a 29 española extranjero 27 25,9 .. 21,3 20,2 17,9 19,2 18,4 20,5 31,2 34,1 48,3 100 100 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

115


Según origen nacional, nuevamente hay diferencias significativas. Son los jóvenes de origen extranjero los que perciben un mayor desajuste entre empleo y estudios ya que, tal y como muestra la tabla anterior, el porcentaje que del total de ellos sostiene que su empleo actual no tiene ninguna relación con sus estudios es mucho mayor (48,3%), mientras que en los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española este porcentaje es del 34,1%. Estas diferencias vendrían a reflejar las mayores dificultades que encuentran los jóvenes extranjeros para integrarse en el mercado laboral español, lo que provocaría —o por lo menos así lo perciben los protagonistas— un mayor desajuste entre lo que se ha estudiado y en lo que se consigue trabajar. ¿A qué jóvenes afecta más este desajuste subjetivo según nivel educativo? En primer lugar, cuando el desajuste es por sobrecualificación afecta a los jóvenes más cualificados, pero también puede haber un desajuste porque el trabajo sea mucho más específico y práctico de lo que se ha estudiado, sobre todo si se trata de jóvenes con niveles de educación primaria o de secundaria obligatoria. El gráfico 3.24 muestra que alredeGráfico 3.24. Percepción de correspondencia entre trabajo y nivel de estudios alcanzado por los jóvenes que trabajan o han trabajado antes

Educación superior (Universitaria) Educación superior (orientación profesional)/FP2 Secundaria 2ª etapa (orientación profesional)/FP1 Secundaria 2ª etapa (orientación general)/Bachillerato Secundaria 1ª etapa

Primaria 0%

20%

Muy o bastante relacionado

40%

60%

80%

100%

Poco o nada relacionado

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016, (N=1577). 116

Informe Juventud en España 2016


dor del 80% de los jóvenes con educación primaria, secundaria obligatoria o bachillerato considera que su trabajo se corresponde poco o nada con el nivel de estudios que tienen. Estos niveles de falta de correspondencia disminuyen fuertemente para los jóvenes que han adquirido una formación más específica, como son los niveles de CFGM/FP1, CFGS/FP2 y los estudios universitarios. Estos tres niveles educativos preparan de forma más específica que el bachillerato para un empleo, lo que seguramente redunda positivamente en el ajuste percibido. De todas formas los niveles de desajuste son aún muy altos, ya que van del 55 al 33% para los niveles de formación profesional de Grado Medio y universitarios respectivamente. Llama la atención que el desajuste percibido sea mayor entre los jóvenes con una formación profesional de ciclo superior que entre los universitarios, ya que la formación profesional de Grado Superior suele ser más específica que la mayoría de las titulaciones universitarias. El impresionante grado de desajuste subjetivo en los niveles más generales de la educación puede estar relacionado con la percepción de una falta de ajuste entre el aprendizaje teórico y general recibido en la escuela y el contenido más práctico y específico del trabajo. Esto es aún más probable en un contexto en el que hay muy pocas posibilidades de realizar una formación profesional dual, en empresa y escuela, y un contexto en el que la proporción de jóvenes que realizan una formación profesional de grado medio solo alcanza el 11% de los jóvenes económicamente activos (gráfico 3.20). Vamos a profundizar un poco más en esta cuestión, a partir del tipo de ocupación que desempeñan los jóvenes. Inicialmente podría pensarse que el desajuste sea percibido como mayor en las ocupaciones manuales al estar habitualmente peor remuneradas. Si esto es cierto, los jóvenes en las ocupaciones manuales deberían percibir un mayor desajuste que en las demás ocupaciones, independientemente de su nivel educativo. Los resultados de nuestra encuesta así lo confirman al mostrar una relación fuerte y positiva entre nivel ocupacional y el ajuste percibido. El 88% de los y las jóvenes ocupadas como directivas o profesionales (médicos, profesores, ingenieros, abogados, periodistas, etc.) afirma que su trabajo está muy o bastante relacionado con su nivel de estudios. En cambio solo el 42% de los jóvenes en ocupaciones intermedias (técnicos, agentes comerciales, administrativos, contables, etc.) percibe un ajuste entre su trabajo y sus estudios. El mayor desajuste es percibido entre los jóvenes en ocupaciones manuales (albañiles, fontaneros, operadores de máquinas, repartidores, etc.) con un 78% percibiendo desajuste. Informe Juventud en España 2016

117


Si la percepción de desajuste, como acabamos de ver, varía según el tipo de ocupación, podría deberse no sólo a una cuestión de incumplimiento de expectativas más o menos realistas sino también a razones objetivas, debido a que en algunas ocupaciones haya más desajuste objetivo que en otras. Veamos pues si hay diferencias ligadas a la sobrecualificación objetiva de una parte de los ocupados. De los jóvenes en ocupaciones manuales un 41% tiene estudios de secundaria obligatoria o menos o ha realizado un Ciclo Formativo de Grado Medio, mientras que los demás (59%) alcanzaron el nivel de bachillerato (31%), han realizado algún Ciclo Formativo de Grado Superior (23%) y una muy pequeña proporción tiene estudios universitarios (gráfico 3.25). Con estos datos podemos decir que en las ocupaciones manuales hay un alto nivel de sobrecualificación, si se asume que los jóvenes con bachillerato, CFGM y titulación universitaria están en una ocupación por debajo de su nivel formativo. Este alto nivel de desajuste objetivo por sobrecualificación explicaría en buena medida los altos niveles de desajuste subjetivo percibido por los jóvenes en las ocupaciones manuales. Si se asume que en las ocupaciones intermedias deberían encontrarse sobre todo jóvenes con bachillerato o con un Ciclo Formativo de Grado Gráfico 3.25. Composición educativa de los distintos niveles ocupacionales de los jóvenes que trabajan o han trabajado antes 100% Educación superior (Universitaria)

90% 80%

Educación superior (orientación profesional)/FP2

70%

Secundaria 2ª etapa (orientacióngeneral)/ Bachillerato

60% 50%

Secundaria 2ª etapa (orientación profesional)/FP1

40% 30%

Secundaria 1ª etapa

20% Primaria

10% 0% Directivos y profesionales

Ocupaciones intermedias

Ocupaciones manuales

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N=1604). 118

Informe Juventud en España 2016


Superior, entonces la sobrecualificación en estas ocupaciones estaría afectando a los jóvenes con estudios universitarios. Como muestran los datos del gráfico 3.25 el 22% de los jóvenes en ocupaciones intermedias tiene una titulación universitaria, que se ajustaría mejor a ocupaciones profesionales. Finalmente en las ocupaciones de directivos y profesionales por definición no hay sobrecualificación y de hecho un 84% de estos tiene una titulación de estudios superiores, ya sea universitaria o de CFGS. Se puede concluir pues que hay una relación evidente entre los niveles objetivos de sobrecualificación y en el desajuste subjetivo percibido en los tres grupos ocupacionales analizados. La sobrecualificación objetiva de los jóvenes universitarios merecería un estudio mucho más pormenorizado que no puede hacerse en el marco de este Informe, en el que se tuviera en cuenta el recorrido hasta edades mayores, se desagregase mejor por ocupaciones y se tuviese en cuenta las diferencias por género16. No debe olvidarse que la sobrecualificación depende en gran medida del tipo de empleos que se crean. Los escenarios básicos de creación de empleo de aquí a 2025 prevén un aumento importante de las ocupaciones para personas con educación superior y un crecimiento mucho menor de las ocupaciones intermedias y manuales (Serrano y Soler 2015, p.78). Si estos escenarios de creación de empleo se cumplen, se puede augurar una disminución de la sobrecualificación de los titulados superiores para los próximos años.

(16) Un estudio con estas características se puede encontrar en Ramos (2016). Informe Juventud en España 2016

119


2 Trabajo bien remunerado, mal remunerado, no remunerado

Una vez vistas las trayectorias educativas de los jóvenes y cómo éstas acaban dibujando diferentes transiciones de la escuela al trabajo, ahora nos centraremos en la dimensión laboral. En términos muy generales, la primera idea a subrayar, y en la que coinciden todos los especialistas, es que en la actualidad los jóvenes se encuentran inmersos en una situación de creciente precariedad como consecuencia del deterioro, entre otros aspectos, del mercado de trabajo. La crisis no ha hecho más que agravar la inestabilidad económica y laboral de los jóvenes, características, no obstante, endémicas y persistentes de este colectivo desde hace décadas. En este escenario adquiere especial relevancia el análisis comparado de las situaciones de los jóvenes en los distintos países de la Unión Europea, tal y como realizaremos a continuación. Aunque el empeoramiento de la situación ocupacional de los jóvenes es una tendencia generalizada en toda Europa, no todos los jóvenes viven esta situación del mismo modo; se aprecian diferencias significativas por países. Por lo tanto, al comienzo de este apartado la atención se dirigirá al análisis de la situación laboral de los jóvenes en España en un marco comparado europeo que nos permita establecer las características que definen la especificidad de nuestro país. En el momento actual, de fuerte inestabilidad económica, el estudio de las transiciones laborales de los jóvenes adquiere gran importancia debido al elevado desempleo que está afectando especialmente a las geInforme Juventud en España 2016

121


neraciones más jóvenes. Como se verá a continuación, los rasgos característicos de las transiciones laborales en Europa en los últimos años han sido, fundamentalmente, el incremento de la flexibilización del mercado laboral; el aumento de la temporalidad en el empleo (y de los empleos a tiempo parcial) y la precarización de los salarios de los jóvenes.

2.1.  Jóvenes, mercado laboral en Europa y efectos de la crisis En todos los países de la Unión Europea las tasas de desempleo de los jóvenes son, por lo general, más altas que en el conjunto de la población. España, en este sentido, no será una excepción. Un determinado desempleo coyuntural en determinadas cohortes de los jóvenes es en cierta medida explicable, dado que muchos jóvenes a ciertas edades están o bien compatibilizando estudios y trabajo, o están probando oportunidades en el mercado laboral. No obstante, elevadas tasas de desempleo juvenil también pueden reflejar incapacidad del mercado, debido a su funcionamiento y naturaleza, para absorber la mano de obra que supone el colectivo juvenil, lo que estaría reflejando más bien un problema estructural. Efectivamente, numerosas investigaciones coinciden en afirmar que los jóvenes europeos en la actualidad se enfrentan a un mercado laboral desregularizado y precario que poco tiene que ver con el mercado laboral en el que transitaron sus padres (Moreno, 2012; Bernabeu et al, 2013; Henar y Segales, 2015). Es un contexto laboral, fruto de la nueva economía globalizada, que ha modificado las formas de relacionarse con el mismo. Como se decía antes, los y las jóvenes son más proclives a estar desempleados y, cuando trabajan, sus condiciones laborales son peores que las del conjunto de la población: mayor temporalidad, mayor presencia de empleos a tiempo parcial, etc. Unas condiciones laborales que contrastan con el nivel de estudios y formación alcanzados. Así, y aunque los jóvenes han visto aumentar su cualificación y formación (tendencia generalizada en la gran mayoría de los países europeos), paralelamente se ven envueltos en una mayor inestabilidad y precariedad laboral. Dicho de otra forma, el incremento de la cualificación no asegura ni un trabajo estable ni acorde a lo que se ha estudiado. Desde el año 2008 el desempleo juvenil en Europa ha aumentado progresivamente hasta alcanzar valores alarmantes en los últimos años. El efecto de la crisis en este sentido es palpable, al igual que lo es en otros 122

Informe Juventud en España 2016


aspectos laborales como la tasa de temporalidad o el empleo a tiempo parcial. No obstante, mayores tasas de paro, mayores tasas de temporalidad respecto al conjunto de la población existían antes de la recesión económica. Es por esto por lo que se podrá afirmar que la mayor vulnerabilidad en el desempleo, peores condiciones laborales y mayor precariedad del colectivo juvenil es algo estructural del mercado de trabajo y que la crisis no ha hecho más que agravar. No obstante, cuando se compara la situación existente en unos países europeos y otros, y se profundiza en las pautas por género, edad o educación, se observan diferencias y matices que tienen que ver en buena parte con las singularidades institucionales, tanto en el terreno económico como en el político.

2.1.1. La desigual incidencia del desempleo juvenil en los países de la Unión Europea Comenzando por la edad, lo primero que hay que concluir es que la destrucción de empleo a partir de 2008 no ha sido homogénea para todos los grupos de edad juveniles, sino que ha tenido una especial virulencia

Gráfico 3.26. Evolución de la tasa de desempleo juvenil en la Unión Europea (UE27), por grupos de edad (2000-2014) 30% 26,5%

25%

20,7%

20% 17,6%

15%

13,6%

10% 5% 0% 2000

2002

2004

15-29 años

2006 15-19 años

2008

2010

20-24 años

2012

2014

25-29 años

Fuente: Elaboración propia. Eurostat, Database, Population and Social Conditions; Youth employment. Informe Juventud en España 2016

123


entre las cohortes más jóvenes. En el gráfico 3.26, que muestra la evolución de la tasa de paro por grupos quinquenales para la Unión Europea de los 27, se evidencia que son los jóvenes de entre los 15 y los 24 años los más afectados por la crisis. Para el grupo de edad de entre 15 y 19 años la tasa de paro alcanza un máximo de 28,5% en 2012, siendo ligeramente menor en los jóvenes de 20 a 24 años (21,4%), pero en cualquier caso muy superior al desempleo de la cohorte de 25 a 29. Según sexo de los jóvenes, la tasa de paro en 2014 (15 a 29 años) para el conjunto de la Unión Europea es ligeramente superior entre los hombres (gráfico 3.27), una realidad que se reproduce en la gran mayoría de los países (incluido España), salvo en Grecia y en Italia.

Gráfico 3.27. Tasa de desempleo juvenil en distintos países europeos, según sexo (2014)

Suecia Reino Unido Países Bajos Italia Irlanda Grecia Francia Finlandia España Dinamarca Bélgica Austria Alemania UE 27 0%

10%

20% Mujeres 15-29

30%

40%

50%

Hombres 15-29

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

En ambos países mediterráneos el desempleo es superior en el colectivo femenino, una diferencia que se acentúa aún más en el caso de Grecia. Aquí la tasa de paro de las mujeres de 15 a 29 años alcanza el 48,4%, mientras que el de hombres de esa misma edad es del 45%. Pero más allá de las 124

Informe Juventud en España 2016


disparidades según el sexo, el gráfico 3.27 también es interesante desde el punto de vista de las diferencias internas del espacio europeo, poniéndose de manifiesto que la incidencia del desempleo es muy dispar en los distintos países del continente. Junto a Grecia y a Italia, los valores a continuación más elevados se encuentran en España, con una tasa de paro juvenil en 2014 (para el conjunto de jóvenes de 15 a 29 años) del 39,7%, siendo en hombres ligeramente superior que en mujeres (40,2% para los primeros y del 39,1 para las segundas). Así pues, los países del sur de Europa conformarían un grupo más afectado por el desempleo juvenil y, en cualquier caso, alejado de países del centro y del norte de Europa. En Alemania, Dinamarca o Reino Unido, por poner algunos ejemplos, la tasa de paro juvenil es mucho menor (6,9%, 11,4% y 12,4% respectivamente). Otro dato interesante, y que revela tanto las debilidades estructurales de la economía como el impacto que la crisis está teniendo en los jóvenes, es el referido al desempleo de larga duración (más de 12 meses). Para el conjunto de la UE de los 27 la tasa o porcentaje de jóvenes de 15 a 29 desempleados de larga duración desciende desde el 6% a comienzos de la década de los 2000 al 3% en 2008, para a continuación aumentar progresivamente hasta alcanzar máximos en el 2013 con un 7% (gráfico 3.28). En este sentido pues, el efecto de la crisis es claro.

Gráfico 3.28. Evolución de la tasa de desempleo juvenil de larga duración (más de 12 meses) en la Unión Europea (UE27), según sexo (2000-2014) 10% 8% 6% 4% 2%

Hombres 15-29

12

11

13 20 14

20

20

10

20

20

8

0 9 20

0 20

0 7

5

6

20

0 20

0

4

Total 15-29

20

0 20

2

1

0 3 20

0 20

0 20

20

0

0

0%

Mujeres 15-29

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment. Informe Juventud en España 2016

125


Las diferencias según sexo no son muy acusadas, desapareciendo éstas prácticamente desde 2003 a 2008 y representando tan solo un diferencial de un punto porcentual a partir de este último año y hasta la actualidad. Al igual que ocurría anteriormente, también en este caso nos encontramos con muchas variaciones entre unos países y otros, como consecuencia del impacto diferencial que ha tenido la crisis en los mercados laborales de los distintos países europeos. Nuevamente, son los países mediterráneos, como Grecia, Italia y España, donde el impacto de la crisis sobre el desempleo juvenil de larga duración es más claro. Especialmente alarmante es la situación griega: en 2014 la tasa de desempleo de larga duración para los jóvenes de 15 a 29 años alcanza el 29,4%, mayor aun para mujeres que para hombres (ver tabla 3.6). En Italia este indicador se sitúa en el 18,5% y en España representa el 16,5%. En nuestro país, y al contrario de lo que sucede en los dos países anteriores, el desempleo de larga duración es mayor entre hombres (17,5%) que entre las mujeres (15,9%), estando en conso-

Tabla 3.6. Tasa de desempleo juvenil de larga duración (más de 12 meses) en distintos países europeos, según sexo (2014)

UE 27 Alemania Austria Bélgica Dinamarca España Finlandia Francia Grecia Irlanda Italia Países Bajos Reino Unido Suecia

Total 6,8 1,8 1,5 6,6 1,4 16,7 1,2 6,1 29,4 8,6 18,5 2,3 3,6 1,3

Hombres 7,2 2,2 1,4 7,8 1,4 17,5 1,8 6,8 27,6 11,5 18,0 2,4 4,5 1,5

Mujeres 6,3 1,4 1,5 5,3 1,3 15,9 0,5 5,3 31,4 5,5 19,2 2,2 2,7 1,1

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

126

Informe Juventud en España 2016


nancia con las diferencias según sexo para el conjunto de la UE de los 27 en el año 2014 que es superior para los hombres (7,2% para hombres y 6,3% para mujeres). Como se acaba de ver, las elevadas tasas de desempleo juvenil de larga duración en Grecia, Italia y España contrastan fuertemente con las cifras en Finlandia, Suecia, Alemania o Países Bajos. A pesar de que la recesión económica ha afectado a toda Europa y que en general los jóvenes europeos se enfrentan en la actualidad a un mercado laboral desregularizado y precario, es evidente que el impacto ha sido muy distinto en unos casos y en otros y en ello también han tenido que ver los mayores déficits estructurales del mercado de trabajo de los países meridionales, los cuales explicarían peores condiciones laborales y mayor precariedad en el empleo y una mayor exposición ante situaciones de recesión económica, como la que actualmente vivimos.

2.1.2. Temporalidad y empleo a tiempo parcial en una perspectiva europea comparada Otro indicador que nos habla de las condiciones y de la estructural situación laboral de los jóvenes se refiere a los contratos laborales temporales (o trabajos esporádicos), una vez que dichos jóvenes se encuentran inmersos en el mercado laboral y son ocupados. La temporalidad en el empleo se asocia normalmente con este colectivo, dado que es un grupo que rota más en el empleo, se encuentran en pleno proceso de formación y están testando oportunidades en el mercado laboral (Henar y Segales, 2015). El siguiente gráfico corrobora la precarización en Europa de las condiciones laborales del colectivo juvenil con el paso de los años, si ésta la analizamos a través de la tasa de empleos temporales (15 a 29 años) respecto al total de empleos de los jóvenes17. Asimismo, el efecto de la crisis resulta evidente si atendemos a la evolución de las tasas globales desde el 25,5% en 2000 al 32,1% de empleos temporales en 2014. Una temporalidad que evidentemente está relacionada con la edad; a mayor edad menor tasa (17) Según Eurostat la tasa de temporalidad o tasa de empleos temporales en los jóvenes se define como el porcentaje de jóvenes empleados con contratos temporales respecto al total de jóvenes empleados. Ver Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment; http://ec.europa.eu/eurostat/data/database Informe Juventud en España 2016

127


de temporalidad y a la inversa, cuanto más joven se es, mayor tasa de temporalidad. Así, en el conjunto de la Unión Europea (de los 27) la tasa de temporalidad en 2014 de los jóvenes de entre 15-19 años se situaba en el 58,2%, descendiendo hasta el 22,8% para la cohorte de 2529 años (gráfico 3.29). Gráfico 3.29. Evolución de la tasa de empleos temporales en jóvenes en la Unión Europea (UE27), según grupos de edad (2000-2014) 70% 60% 58,2%

50% 40%

39,2%

30%

32,1%

20%

22,8%

10% 0% 2000

2002 Total 15-29

2004

2006 15-19 años

2008

2010

20-24 años

2012

2014

25-29 años

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

Según género, la tasa de temporalidad en Europa afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres, además las diferencias parecen haberse agudizado algo más en los años de la crisis. Como queda reflejado en la tabla 3.7, si en el año 2000 la tasa de temporalidad era en las mujeres 0,6 puntos porcentuales mayor que en los hombres, en el año 2008 aumenta y alcanza valores máximos con 1,8 puntos de diferencia. En el último año de la serie, 2014, la tasa de temporalidad en mujeres representa el 32,9 respecto al total de empleos, siendo en hombres del 31,4%, esto es, un 1,5 puntos menor.

128

Informe Juventud en España 2016


Tabla 3.7. Evolución de la tasa de empleos temporales en jóvenes en la Unión Europea (UE27), según sexo (2000-2014)

Año 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014

Total 25,5 26,2 26,5 27,0 28,0 30,1 30,8 30,9 30,2 29,7 31,0 31,5 31,2 31,5 32,1

Hombres 25,2 25,8 26,0 26,7 28,0 30,0 30,4 30,4 29,4 28,9 30,4 30,9 30,7 31,0 31,4

Mujeres 25,8 26,8 27,0 27,3 28,1 30,2 31,3 31,5 31,2 30,6 31,5 32,2 31,8 32,2 32,9

Diferencia mujeres-hombres (puntos porcentuales) 0,6 1,0 1,0 0,6 0,1 0,2 0,9 1,1 1,8 1,7 1,1 1,3 1,1 1,2 1,5

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

Los países con mayor porcentaje de jóvenes de 15 a 29 años con empleos temporales en 2014, tal y como se aprecia en el gráfico 3.30, son España (51,9%), Países Bajos (46,4%), Suecia (42,1%) e Italia (40,6%) y los países con menor incidencia de la temporalidad juvenil son Reino Unido (11,3%), Dinamarca (19,3%), Irlanda (21,1%) o Bélgica (22,1%). La desigual incidencia de la temporalidad entre los distintos países europeos puede ser consecuencia, entre otros factores, de la configuración de los mercados laborales y de las políticas en el ámbito laboral adoptadas por cada país (Moreno, 2012). En cualquier caso, cuando la temporalidad va unida a elevadas tasas de desempleo juvenil, como es el caso de España, es un síntoma claro de precariedad, lo que sin duda puede incrementar el riesgo de marginalización y exclusión social de nuestros jóvenes, a la vez que se acrecienta la incertidumbre sobre la situación personal y el futuro. Finalmente, el empleo a tiempo parcial es otra variable a tener en cuenta. Aun siendo una modalidad defendida por algunos gestores políticos como instrumento para crear empleo, tomando como refeInforme Juventud en España 2016

129


Gráfico 3.30. Tasa de empleos temporales en jóvenes en distintos países europeos, según sexo (2014)

Suecia Reino Unido Países Bajos Italia Grecia Irlanda %

Francia Finlandia España Dinamarca Bélgica Austria Alemania UE27 0

10

20 Mujeres 15-29

30

40

50

60

Hombres 15-29

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

rente los ‘mini-jobs’ en Alemania (Moreno, 2012), su función social es más que discutida. El trabajo a tiempo parcial puede representar una manera de combinar trabajo remunerado con otro tipo de actividades, como las formativas, pero también en otros muchos casos se trata de empleos de baja calidad (y mal remunerados) que los jóvenes deben aceptar para poder obtener recursos e iniciar su acceso al mercado de trabajo. Sea cual sea su naturaleza, el hecho indudable es que se trata de empleos que proporcionan una renta menor a los trabajos a tiempo completo. Por ello, el trabajo temporal casi siempre está asociado o necesita de otra fuente de ingresos (la mayoría de las veces en la vivienda familiar-de los padres-, o en hogares donde se acumulan varios ingresos), lo que difícilmente favorece una vida independiente. Además, en muchos casos el trabajo a tiempo parcial puede no ser una elección voluntaria, sino más bien responder a una falta real de alternativas. 130

Informe Juventud en España 2016


La presencia de empleo a tiempo parcial entre los jóvenes europeos varía sustancialmente en base a atributos demográficos como pueden ser la edad y el sexo. Comenzando por la edad, el gráfico siguiente muestra claramente la relación directa entre esta variable demográfica y este tipo de empleo. Más allá del evidente incremento paulatino en Europa de empleos a tiempo parcial en la población juvenil en su conjunto, especialmente a partir de 2008 (por un posible efecto de la crisis económica en este indicador), se comprueba que a menor edad la tasa aumenta y a la inversa, en las cohortes de edad más avanzadas la tasa es menor. Gráfico 3.31. Evolución de los empleos a tiempo parcial respecto del total de empleos de los jóvenes en la Unión Europea (UE27), según grupos de edad (2000-2014)

60% 50%

49,8%

40% 30% 26,9% 23,7%

20%

17,1%

10% 0% 2000

2002

Total 15-29

2004

2006

15-19 años

2008

2010

20-24 años

2012

2014

25-29 años

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

Así, la tasa de empleo parcial entre los jóvenes de 15 a 19 años en la Europa de los 27 asciende al 49,8%, un dato que, al igual que sucedía con la temporalidad, es explicable por la gran presencia a estas edades de jóvenes que todavía están estudiando y compatibilizan los estudios con un trabajo de estas características. Por su parte, en los jóvenes europeos de entre 25 y 29 años este tipo de empleo representa el 17,1%, algo lógico si tenemos en cuenta que a estas edades muchos jóvenes ya han finalizado su etapa educativa y están desempeñando, o por lo Informe Juventud en España 2016

131


menos desearían desempeñar, jornadas y trabajos a tiempo completo. No obstante no hay que perder de vista la evolución del empleo a tiempo parcial para el conjunto de jóvenes de 15 a 29 años, pasando del 16,5% en 2000 al 23,7% en 2014, lo que sin duda nos está informando de la precarización de las condiciones laborales en Europa, para la población en general y para los jóvenes en particular. Como se acaba de observar, la incidencia de este tipo de contratos es bastante elevada entre las y los jóvenes europeos. No obstante, es especialmente notoria entre las mujeres. Atendiendo ahora al gráfico 3.32 y siendo cierto que en el conjunto de Europa (de los 27) el porcentaje de empleos a tiempo parcial aumenta tanto para hombres como para m ­ ujeres, no lo es menos la desigual importancia relativa que representa este tipo de empleos según el género y que se traducen en diferenciales de casi 15 puntos porcentuales a lo largo de toda la serie estudiada. De esta forma para el año 2000 los empleos a tiempos parcial para hombres jóvenes en Europa se situaba en un 10, 3%, mientras que en mujeres representaba un Gráfico 3.32. Evolución de los empleos a tiempo parcial respecto del total de empleos de los jóvenes en la Unión Europea (UE27), según sexo (2000-2014) 35% 31,7%

30% 25% 23,7%

20% 16,8%

15% 10% 5%

Hombres 15-29

14 20

12

13 20

20

11 20

10 20

0 9

7

8

20

0 20

0 20

5

0 6 20

0

4 0

3

Total 15-29

20

20

1

2 0

20 0

20

0 20

20

0

0

0%

Mujeres 15-29

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

132

Informe Juventud en España 2016


24%. Al inicio de la crisis económica, en 2008, esta diferencia se sigue manteniendo; 13% para el conjunto de hombres de 15 a 29 años y 27,1% para las mujeres de la misma edad. En 2014 el porcentaje de empleos a tiempo parcial respecto al total de empleos suponían en los hombres un 16,8%, mientras que en las mujeres este porcentaje aumenta hasta el 31,7%. Múltiples factores podrían explicar el hecho de que este tipo de contratos se concentren fundamentalmente en el colectivo femenino. Una de esas razones es que las mujeres a estas edades, y en mayor medida que los hombres (que se incorporan antes al mercado laboral), están compatibilizando trabajo y estudio. Por otra parte, esto se puede explicar por el hecho de que las mujeres acceden a este tipo de empleos como un instrumento para compatibilizar la vida laboral y la vida familiar. Pero también, sin duda, estos datos nos informan de la mayor precariedad ante el empleo del colectivo femenino y mayor dificultad para acceder a trabajos estables y de calidad. Tal y como se ha visto, la evolución de este tipo de empleos entre los jóvenes en el conjunto de la Unión Europea ha experimentado un incremento importante desde el año 2000, afectando en mayor medida a las cohortes de edad más jóvenes y a las mujeres. Y al igual que sucedía con los anteriores indicadores sobre jóvenes y mercado laboral, las diferencias entre países son notorias, a pesar de encuadrarse éstas en tendencias generales. En concreto para España, el incremento de jóvenes de 15 a 29 años con contrato a tiempo parcial que afirman no encontrar un empleo a tiempo completo es espectacular, tal y como se aprecia en el siguiente gráfico: desde el 31,9% en 2000 y el 37,3 % en 2008 ha pasado a representar el 68,5% en 2014. Estas magnitudes (las de nuestro país, y también Grecia) nuevamente se distancian de las existentes en otras latitudes como Alemania, Finlandia o el Reino Unido. Lo descrito hasta ahora nos permite afirmar que la condición juvenil en España está ligada, entre otros aspectos, a unas características laborales concretas que les sitúa en una situación de vulnerabilidad y precariedad ante el empleo. Una realidad estructural definida por elevadas tasas de desempleo, elevadas tasas de temporalidad y mayor incidencia de empleos a tiempo parcial que la crisis económica, iniciada en 2008, no ha hecho más que agravar. Aunque esta realidad de precariedad laboral sea extensible al conjunto de Europa, los datos que acabamos de analizar dejan bien claro no sólo las diferencias entre unos países y otros sino Informe Juventud en España 2016

133


Gráfico 3.33. Porcentaje de los jóvenes con empleos a tiempo parcial porque no encuentran trabajo a tiempo completo en distintos países de la Unión Europea (2000-2014) 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10%

Finlandia

14 20

13 20

12 20

11 20

10

9

20

0

8 0 20

España

20

7 0

6 0

20

5

Grecia

20

0

3

4 0

20

20

0

2

1

Alemania

20

0 20

0 20

20

0

0

0%

Reino Unido

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth employment.

también que se puede hablar de realidades contrapuestas: la dominante en el norte europeo y en algunos países del centro del continente y la que define a los países del sur de Europa. En estos últimos, entre los que se encuentra España, el desempleo de la población de 15 a 29 años; el desempleo de larga duración (más de 12 meses); la temporalidad y la tasa de empleos parciales es mucho mayor, algo que además se ha agudizado con los efectos de la crisis económica, la cual ha deteriorado aún más la situación laboral de los jóvenes en estos países mediterráneos.

2.2. El deterioro de la situación laboral de los jóvenes en España Una vez que hemos visto cuales son las tendencias predominantes en la Unión Europea respecto al mercado de trabajo juvenil, a sus condi134

Informe Juventud en España 2016


ciones y problemas y hemos situado el caso español en perspectiva comparada, podemos pasar a analizar más en detalle cuáles son las características de la situación laboral de los jóvenes en nuestro país y cómo han evolucionado en estos últimos años de crisis económica. Antes de comenzar hay que recordar de nuevo que muchos de los rasgos que iremos describiendo a lo largo de las páginas siguientes ya estaban presentes antes del estallido de la crisis, tal y como se puede comprobar si se repasan los anteriores Informes de Juventud. Es decir, nos movemos en un doble plano analítico. Por una parte, estamos analizando una situación estructural de precarización del mercado laboral, ligada a la expansión del capitalismo global y a las políticas neoliberales. Por otra parte, nos enfrentamos a una coyuntura muy complicada como es la provocada por la crisis, la cual ha tenido, sobre todo en España, una especial repercusión negativa en el mercado de trabajo que ha afectado en general a todos los sectores de la sociedad española, y de manera bastante especial a las cohortes más jóvenes.

2.2.1.  Principales magnitudes: activos, ocupados y parados La reducción del contingente juvenil o pérdida paulatina de importancia relativa de los jóvenes en la población total en términos demográficos, mostrada y comentada en el capítulo 2, tiene un claro impacto en el mercado laboral, tanto en la población que está en edad de trabajar como en la población activa y ocupada. La Encuesta de Población Activa (INE) muestra claramente que mientras el conjunto de la población en edad de trabajar aumenta en España cerca de 8 millones desde comienzos de la década de los noventa del pasado siglo XX hasta el 2014, la población joven disminuye, lo que se traduce en un descenso continuado del porcentaje de jóvenes respecto a la población total en edad de trabajar (Serrano y Soler, 2015). Un descenso que, además, parece ser independiente de las coyunturas económicas y que se ha producido tanto en momentos de bonanza como en los recesivos. Esta caída también se produce si analizamos a las personas que participan en el mercado laboral, esto es, la población económicamente activa y la población ocupada. Por un lado, la población económicamente activa de 16 a 29 años ha disminuido desde 2006 en 1,9 millones Informe Juventud en España 2016

135


de personas, pasando de 5,7 millones aproximadamente en 2006 a 3,8 millones en 2015, mientras que el resto de población activa (de más de 30 años) aumenta en ese mismo periodo de tiempo en torno a los 3 millones (según datos de la EPA). Nuevamente, por tanto, un incremento considerable de la población total (en este caso activa) cercano a 1,1 millones en los últimos diez años va acompañado de un descenso de la población juvenil (de 16 a 29 años) en términos absolutos. En términos relativos, mientras que la población activa de 30 a 54 años y de más 55 años aumentan su peso respecto del total, los activos jóvenes (16 a 29 años) pasan de representar el 26,1% del total en 2006 a suponer solo el 16,4% en 2015 (gráfico 3.34), esto es, un descenso de casi 10 puntos porcentuales. Y aunque la caída se produce de manera continuada desde el año 2006, ésta parece acelerarse a partir de 2008 como consecuencia de la crisis económica. Gráfico 3.34. Evolución de la presencia de los distintos grupos de edad en la población activa española (2006-2015) 80% 69%

70% 60%

63,1%

50% 40% 30% 20% 10%

26,1%

16,4% 14,6%

10,7%

0% 2006

2007

2008

2009

Jóvenes (16 a 29 años)

2010

2011

2012

2013

2014

2015

Adultos (30 a 54 años)

Población de 55 años y más Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

Si del peso relativo pasamos a las tasas de actividad, hay que señalar que las tasas de actividad de los jóvenes habían mostrado en los años anteriores a la crisis una cierta tendencia al alza. Sin embargo esta tendencia se trunca a partir de 2008, con un descenso generalizado tanto 136

Informe Juventud en España 2016


en hombres como en mujeres y para todos los grupos de edad (aunque mayor para las cohortes más jóvenes, esto es, para los jóvenes de 16 a 19 años18). Este comportamiento (el de las tasas de actividad) es fácil de entender si se considera paralelamente lo sucedido con los inactivos. Como se ha mostrado anteriormente, el crecimiento tan fuerte de los inactivos se debe al aumento de jóvenes que sólo estudian, bien porque han alargado su periodo de formación o bien porque han vuelto al sistema educativo en un contexto de falta de empleo. Más allá del efecto de la crisis económica en las tasas de actividad, el siguiente gráfico permite observar diferencias significativas por grupos de edad. Como es lógico, a mayor edad mayor es la tasa de actividad; son jóvenes que en su mayoría han terminado o concluido su fase formativa y se han incorporado a la población activa, traduciéndose en magnitudes que, para el caso de los jóvenes de 25 a 29 años, se sitúan en torno al 80-90% dependiendo si el joven es hombre o mujer. Por el contrario, los jóvenes de 16 a 19 años muestran tasas mucho menores, dado que a estas edades la mayoría de los individuos por lo general son estudiantes y se están formando. No obstante, entre 2006 y 2008 las tasas de actividad alcanzaron en estas edades valores superiores al 30% para hombres y del 25% para mujeres, que podría ser debido, entre otras razones, a una mayor incidencia del abandono escolar prematuro en estos años anteriores a la crisis. A partir de 2008, los jóvenes de estas cohortes de edad optarían —o se verían obligados— en mayor medida por permanecer hasta edades más avanzadas en el sistema educativo y seguir formándose ante contextos económicos y de empleo desfavorables, lo que se traduciría en una incorporación más tardía a la población activa.

(18) En el grupo de edad de 16 a 19 años la población activa ha pasado de ser el 29,3% en 2006 al 14,9 en 2015, según datos de la EPA. Es decir, la presencia de jóvenes de esa edad en el mercado laboral es muy escasa, debido a que la gran mayoría a esta edad está estudiando. Por ello, y aunque se incluirán a los jóvenes de 16 a 19 años (de 15 a 19 cuando se trabaje con datos de la encuesta del IJE) en el análisis del mercado laboral para así tener una visión de conjunto, en las interpretaciones que se hagan hay que tener en cuenta las diferencias entre un joven de 16 a 19 años con otro mayor de 20 o de 24 años, ya que entre estos últimos la tasa de ocupación es mucho mayor. Informe Juventud en España 2016

137


Gráfico 3.35. Evolución de las tasas de actividad por sexo y edad de los jóvenes (2006-2015) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 2006

2008

2010

2012

2014

16 a 19 años Hombres

20 a 24 años Hombres

25 a 29 años Hombres

16 a 19 años Mujeres

20 a 24 años Mujeres

25 a 29 años Mujeres

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

Las diferencias por género son también significativas, aunque tienden a reducirse con el paso de los años. Sin duda, una de las transformaciones más relevantes del mercado laboral español tiene que ver con las tasas de actividad, concretamente, con la incorporación de la mujer a la población activa (tanto del total de mujeres como mujeres jóvenes). Sin necesidad de hacer una evolución desde las últimas décadas del pasado siglo XX hasta la actualidad, el gráfico 3.35 muestra que aunque sigan existiendo disparidades, éstas se reducen desde 2006 hasta 2015. De esta forma si, por ejemplo, para el grupo de 25 a 29 años la tasa de actividad en 2006 para hombres era de 90,5% y el de mujeres de esa misma edad se situaba en 81,6% (9 puntos porcentuales menor), en 2015 la diferencia se reduce a 5 puntos (87,8% en hombres y 82,8% en mujeres). Misma tendencia se observa para las cohortes de menor edad. Así, en el grupo de 20 a 24 años, si en 2006 la diferencia entre hombres y mujeres era también de 9 puntos aproximadamente, en 2015 dicha diferencia se reduce a 4,5 puntos (58,9% en hombres y 54,5% en mujeres).

138

Informe Juventud en España 2016


Pero donde mejor se observa la paulatina pérdida de importancia del colectivo juvenil dentro del mercado laboral español es cuando atendemos a las cifras de ocupación, esto es, de aquellos que efectivamente están trabajando. Mientras que la población ocupada de más de 30 años aumenta en los últimos diez años en términos absolutos en 467.000 personas, pese a los efectos de la crisis económica y social, la población joven de 16 a 29 años ocupada desciende desde los 4,9 millones de trabajadores en 2006 hasta los 2,4 millones en 2015 (según la EPA), lo que supone un descenso de 2,5 millones de personas aproximadamente en términos absolutos y de más del 50% en términos relativos. El resultado lógico es una intensa caída del peso relativo de los jóvenes respecto al total de población ocupada, cifrado en 11,3 puntos porcentuales, desde el 24,5% en 2006 hasta llegar al 13,3% en 2015. En definitiva, estos datos están evidenciando no solo la progresiva pérdida de importancia relativa y de participación del colectivo juvenil en el mercado laboral, si no que apuntan además al comportamiento diferencial de los jóvenes respecto a colectivos de mayor edad. Una condición, la juvenil, caracterizada por una mayor vulnerabilidad y dificultad en términos de inserción laboral y que la crisis económica y social iniciada en el año 2008 ha agravado. Al igual que ocurría con la actividad, la ocupación varía considerablemente con la edad: con independencia de la fecha que analicemos, a medida que se avanza en la edad de los jóvenes, aumentan tanto el número absoluto como la tasa de empleo19 (tabla 3.8). Esto tiene que ver con lo que ya se ha explicado al inicio de este capítulo sobre las pautas estandarizadas de relación con la actividad económica que tienden a seguir los jóvenes en sus recorridos vitales. A los 16-19 años la dedicación principal de hombres y de mujeres es el estudio y la formación, a partir de los 20 años comienza el tránsito del sistema educativo al mercado de trabajo y los y las jóvenes o son ocupados o desempleados. De 25 años en adelante, la inserción laboral es mucho mayor e, independientemente del efecto del desempleo, existe un predominio de la ocupación. (19) La tasa de empleo específica se define, según el glosario metodológico del INE, como el cociente entre el número total de ocupados para un sexo y un intervalo de edad determinados y la población total de ese sexo y ese intervalo edad en edad de trabajar. Informe Juventud en España 2016

139


En evolución, tanto en términos absolutos como relativos, constatamos un descenso de la ocupación juvenil tanto en hombres como en mujeres y en los distintos grupos de edad, aunque quizá más brusco para las cohortes más jóvenes. Como se puede observar en la tabla 3.8, los jóvenes de 16 a 19 años presentan una tasa en 2006 del 20,8%, descendiendo paulatinamente con el paso de los años hasta situarse en 2015 tan sólo en un 4,9%. La caída también es muy intensa en la cohorte de edad de 20 a 24 años, con una tasa en 2006 de 57,9% que desciende hasta el 31,4% en 2015, lo que significa una reducción del 46% en la tasa de ocupación y alrededor de 940.000 personas de estas edades que han dejado de trabajar. Es precisamente en estos grupos de edad (menores de 24 años), como se señaló en páginas precedentes, donde quizá se refleja con mayor claridad la estrategia de ‘refugio’ en el sistema educativo que ha provocado la gran crisis. Entre los jóvenes adultos, entre 25 y 29 años, la bajada de la ocupación es menor comparativamente pero no por ello menos significativa dado que se trata de un grupo en pleno proceso de inserción social: de estar ocupados más de tres cuartas partes de los jóvenes de edad económicamente activos han pasado a estarlo en 2015 solo seis de cada diez, habiéndose reducido los efectivos totales en más de 1,3 millones de personas. Tabla 3.8. Evolución de la población joven ocupada por género y edad (2006-2015) 2006

Total población joven ocupada Por género

2009

2012

2015

Tasa Tasa Tasa Tasa Miles de de ocu- Miles de de ocu- Miles de de ocu- Miles de de ocupersonas pación personas pación personas pación personas pación

4.920,6

58,4

3.753,8

46,9

2.624,0

36,6

2.380,3

36,1

Hombres

2.766,6

63,9

1.966,1

48,1

1.329,4

36,6

1.232,2

36,9

Mujeres

2.154,0

52,5

1.787,7

45,7

1.294,5

36,5

1.148,1

35,2

Por edad

16 a 19 años

386,6

20,8

204,4

11,1

84,0

4,8

83,8

4,9

20 a 24 años

1.655,2

57,9

1.192,8

44,4

768,8

31,3

718,9

31,4

25 a 29 años

2.878,8

77,5

2.356,6

68,0

1.771,2

59,8

1.577,6

60,9

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

140

Informe Juventud en España 2016


En todos y cada uno de los años de la serie estudiada, la tasa de ocupación (y el número absoluto de efectivos) femenina es menor a la tasa masculina. Es cierto que con el paso de los años las tasas entre géneros tienden a equiparase, pero no por una mejora de la ocupación femenina, sino porque el descenso en los hombres es mucho más pronunciado. Atendiendo ahora al número de ocupados según la ocupación desempeñada para el total de jóvenes (tabla 3.9), se aprecia claramente la pérdida de empleo juvenil en todas y cada una de las ramas de actividad desde el año 2008, especialmente significativa en el sector de la construcción (con una caída en términos relativos cercana al 84%), en actividades financieras (del 66%) y en la industria manufacturera (del 61%), destacando también el descenso en el número de ocupados en actividades relacionadas con la administración pública y en actividades profesionales, científicas y técnicas (con descensos relativos del 50% y 43% respectivamente). En el año 2015 las ramas de actividad donde más se emplean los jóvenes de nuestro país son, y en este orden, el comercio, seguido de la hostelería y en la industria manufacturera. En cambio las ocupaciones en donde menos se emplean los jóvenes son actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales, industrias extractivas, actividades inmobiliarias y suministros de energía y de agua. De esta forma, las características y condiciones del trabajo juvenil en nuestro país no pueden entenderse sin las características propias del sistema productivo español, que empleó a los jóvenes en etapas expansivas de la economía en determinados sectores u ocupaciones. Así, y como se ha dicho unas líneas más arriba, destaca la elevada concentración de jóvenes ocupados en sectores o ramas especialmente afectados por la crisis económica, como son la construcción, la industria manufacturera y el comercio. De hecho, si desde 2008 a 2015 el número de ocupados de 16 a 29 años pasa de 4,6 millones en 2008 a 2,4 millones, esto es, 2,2 millones menos, 1,3 millones se concentran en estos tres sectores. Por edad se constata el mayor impacto de la crisis y del menor número de jóvenes en los ocupados menores de 25 años (16 a 19 y 20 a 24 años), tal y como se aprecia en la tabla 3.9, aunque la disminución del número de ocupados se produce en todas las cohortes. Por otra parte, los datos nos permiten afirmar que a medida que aumenta la edad de los y las jóvenes se incrementa la presencia de éstos en ocupacioInforme Juventud en España 2016

141


Tabla 3.9. Evolución de los jóvenes ocupados por ramas de actividad según grupos de edad (2008-2015) (miles de personas) 16 a Rama de actividad 2008 Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca 16,5 Industrias extractivas 0,4 Industria manufacturera 45,6 Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado 0,4 Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación 1,9 Construcción 51,7 Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos de motor y motocicletas 84,1 Transporte y almacenamiento 7,8 Hostelería 45,3 Información y comunicaciones 4,0 Actividades financieras y de seguros 0,9 Actividades inmobiliarias 0,1 Actividades profesionales, científicas y técnicas 4,7 Actividades administrativas y servicios auxiliares 11,5 Administración Pública y defensa; Seguridad Social obligatoria 8,8 Educación 8,7 Actividades sanitarias y de servicios sociales 6,5 Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento 15,0 Otros servicios 7,5 Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico 7,8 Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales .. Total ocupados jóvenes 329,2

19 2015

20 a 24 2008 2015

25 a 29 2008 2015

Total 2008 2015

8,4 0,1 5,5

43,4 4,1 217,4

37,3 1,1 68,3

74,5 6,0 384,5

56,0 0,9 175,6

134,4 10,5 647,5

101,7 2,1 249,4

0,2

3,3

2,5

10,7

8,9

14,4

11,6

1,1 3,6

5,3 207,3

4,0 23,2

15,0 361,1

9,2 75,6

22,2 620,1

14,3 102,4

322,2 170,0 51,5 21,7 162,2 137,5

469,2 105,8 212,8

314,7 50,1 200,5

875,5 165,1 420,3

505,2 73,4 359,6

20,5 1,6 21,6 0,5

47,9

21,9

110,8

62,0

162,7

84,4

0,5 0,2

22,1 3,2

8,1 1,7

84,2 12,3

27,0 6,8

107,2 15,6

35,6 8,7

0,4

50,7

26,2

156,0

94,9

211,4

121,5

3,1

59,3

30,6

111,5

67,8

182,3

101,5

1,2 3,1

46,5 47,9

18,0 32,4

99,9 132,8

59,2 91,4

155,2 189,4

78,4 126,9

2,3

75,1

38,1

161,0

139,2

242,6

179,6

6,0 1,5

43,8 44,8

32,0 20,9

49,5 71,9

46,1 46,6

108,3 124,2

84,1 69,0

2,3

49,4

23,1

85,5

45,0

142,7

70,4

.. 83,8

0,1 0,1 0,1 0,2 0,2 0,3 1507,7 718,9 2714,9 1577,6 4.551,8 2.380,3

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

142

Informe Juventud en España 2016


nes de mayor cualificación. Si bien es cierto que en todos los grupos de edad la mayor presencia de ocupados para 2015 se encuentra en el comercio, en la hostelería y en la industria manufacturera, dichas cifras son mayores en los menores de 25 años y disminuyen para los jóvenes de 25 a 29 años y, es en esta última cohorte de edad, donde aumenta el número de ocupados en actividades profesionales, científicas y técnicas; en actividades sanitarias y de servicios sociales, en educación y en actividades de la administración pública. Sin duda, esto tiene que ver con el hecho de que con el paso de los años los jóvenes mejoran su formación y capacitación y a medida que avanzan en la edad, progresivamente van accediendo a trabajos más cualificados y, en algunos casos, abandonando trabajos peor cualificados. Una de las estrategias que se ha constatado goza de una cierta habitualidad entre la población joven es que a edades más tempranas se accede al mercado laboral a través de ciertas ocupaciones que se entienden como como transitorias, ya que en muchos casos tienen poco que ver con lo que se está estudiando (o se ha estudiado, y, por tanto, como un puente hacia empleos más cualificados en el futuro (Moreno, 2012). Los varones se concentran mayoritariamente en el año 2015 en el comercio, la industria manufacturera y la hostelería, a una cierta distancia la construcción, seguido significativamente de las actividades relacionadas con la agricultura, la ganadería y la pesca (tabla 3.10). Aunque no es posible en estos momentos entrar a analizar en detalle la evolución de la ocupación juvenil masculina en cada rama de actividad, sí puede resultar relevador de las características del mercado laboral al que tratan de acceder los jóvenes comparar la dispar evolución seguida por dos actividades contrapuestas, por una parte, las ocupaciones relacionadas con el sector primario (agricultura, ganadería, pesca) que a primera vista no parecerían ajustarse mucho a una juventud cada vez más formada y especializada y, por otra, las ocupaciones que se engloban dentro del sector de la información y comunicaciones, un sector clave dentro de la sociedad del conocimiento. Pues bien, mientras en el primer caso la ocupación masculina ha resistido bastante bien los embates de la crisis (sólo desciende la ocupación en 15 mil personas), en el segundo los años de la crisis han sido devastadores, habiéndose reducido la ocupación masculina en más de 40 mil efectivos. Informe Juventud en España 2016

143


Tabla 3.10. Evolución de los hombres jóvenes ocupados por ramas de actividad según grupos de edad (2008-2015) (miles de personas) 16 a Ramas de actividad 2008 Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca 12,0 Industrias extractivas 0,4 Industria manufacturera 38,2 Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado 0,4 Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación 1,8 Construcción 49,8 Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos de motor y motocicletas 40,8 Transporte y almacenamiento 5,9 Hostelería 18,0 Información y comunicaciones 2,9 Actividades financieras y de seguros 0,3 Actividades inmobiliarias .. Actividades profesionales, científicas y técnicas 1,5 Actividades administrativas y servicios auxiliares 5,0 Administración Pública y defensa; Seguridad Social obligatoria 7,1 Educación 5,7 Actividades sanitarias y de servicios sociales 2,3 Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento 8,0 Otros servicios 1,6 Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico 1,1 Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales .. Total hombres jóvenes ocupados 202,7

19 2015

20 a 24 2008 2015

25 a 29 2008 2015

Total 2008 2015

7,3 0,1 4,3

32,5 3,9 159,5

29,9 1,1 52,6

51,3 5,5 267,3

42,8 0,8 125,2

95,8 9,8 465,0

80,0 2,0 182,1

0,1

2,6

1,5

7,6

6,6

10,6

8,2

1,0 3,6

3,8 195,8

2,0 22,1

9,9 326,3

6,6 68,2

15,5 571,9

9,6 93,9

11,3 1,1 12,5

140,3 39,9 64,2

77,2 15,9 69,0

203,3 77,1 83,6

140,9 38,2 93,7

384,4 122,9 165,8

229,4 55,2 175,2

0,3

26,4

14,6

71,8

45,0

101,1

59,9

0,3 0,1

9,3 1,2

3,7 0,7

36,3 5,4

14,1 2,4

45,9 6,6

18,1 3,2

0,2

20,3

11,4

68,1

42,7

89,9

54,3

1,6

26,4

19,6

50,0

31,7

81,4

52,9

0,9 1,9

34,1 12,4

12,1 10,8

66,6 39,3

43,1 28,5

107,8 57,4

56,1 41,2

0,1

14,9

6,2

30,7

28,5

47,9

34,8

4,6 0,2

24,7 7,6

16,5 5,8

24,8 17,1

28,9 12,5

57,5 26,3

50,0 18,5

0,3

3,5

2,2

3,9

4,8

8,5

7,3

..

..

0,1

0,1

0,2

0,1

0,3

1.446,1 805,5 2.472,1

1.232,2

51,9

823,3 374,8

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

144

Informe Juventud en España 2016


Por lo que respecta a las mujeres en 2015 se ocupan fundamentalmente en comercio, hostelería y actividades sanitarias y de servicios sociales. En un segundo nivel y a bastante distancia las mujeres jóvenes trabajan en educación, actividades profesionales, científicas y técnicas y en actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico (tabla 3.11). Y aunque los sectores con más presencia femenina sean los mismos que en el caso de los hombres, en el resto de actividades siguen existiendo importantes diferencias asociadas a los roles de género en las ocupaciones, no en vano todavía a 2015 hay muchas más mujeres jóvenes ocupadas que hombres en actividades y tareas del hogar. Otro de los aspectos distintivos y definitorios de la mayor fragilidad e inseguridad del colectivo juvenil ante el empleo en nuestro país es la precariedad estructural asociada, por un lado, a la mayor incidencia de la temporalidad y de empleos a tiempo parcial, por otro, al menor poder adquisitivo como consecuencia del menor salario percibido por el trabajo desempeñado. En relación a los empleos a tiempo parcial, el gráfico 3.36 muestra la evolución de los asalariados con este tipo de jornada desde 2006 hasta la actualidad. Tanto para el conjunto de la población asalariada como para el colectivo juvenil, el porcentaje de contratos a tiempo parcial (respecto al total de contratos) aumenta desde 2008 hasta prácticamente 2013, momento a partir el cual las cifras se estabilizan. Independientemente de esta evolución, lo cierto es que este tipo de jornada tiene mayor presencia en el colectivo juvenil que en el total de asalariados, no en vano los jóvenes compatibilizan el trabajo con los estudios, especialmente las cohortes más jóvenes (menores de 24 años). Dentro de los jóvenes, las diferencias según género son más que significativas; en torno a 10-15 puntos porcentuales mayor en mujeres que en varones a lo largo de la serie hasta llegar a 2015. En este año las asalariadas jóvenes con contratos a tiempo parcial representan un 34,8%, y aunque en los hombres también es elevado, es mucho menor: 21,2%. En este mismo gráfico también podemos observar la evolución y estado actual de la temporalidad, confirmándose nuevamente la mayor concentración de asalariados con contratos temporales en los jóvenes en comparación con la población total asalariada. Una diferencia, la de Informe Juventud en España 2016

145


Tabla 3.11. Evolución de las mujeres jóvenes ocupados por ramas de actividad según grupos de edad (2008-2015) (miles de personas) De 16 Ramas de actividad 2008 Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca 4,4 Industrias extractivas .. Industria manufacturera 7,4 Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado .. Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación 0,0 Construcción 2,0 Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos de motor y motocicletas 43,3 Transporte y almacenamiento 1,9 Hostelería 27,3 Información y comunicaciones 1,1 Actividades financieras y de seguros 0,6 Actividades inmobiliarias 0,1 Actividades profesionales, científicas y técnicas 3,2 Actividades administrativas y servicios auxiliares 6,5 Administración Pública y defensa; Seguridad Social obligatoria 1,7 Educación 3,0 Actividades sanitarias y de servicios sociales 4,2 Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento 7,0 Otros servicios 5,9 Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico 6,7 Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales .. Total mujeres jóvenes ocupadas 126,4

a 19 2015

De 20 a 24 2008 2015

De 25 a 29 2008 2015

Total de 16 a 29 2008 2015

1,1 .. 1,2

10,9 0,2 57,9

7,4 0,1 15,8

23,1 0,4 117,2

13,2 0,1 50,4

38,4 0,6 182,5

21,7 0,2 67,4

0,0

0,7

1,0

3,1

2,3

3,8

3,3

0,1 ..

1,5 11,4

2,0 1,1

5,1 34,7

2,5 7,3

6,6 48,1

4,6 8,4

9,2 0,5 9,1

181,9 11,6 98,1

92,8 5,8 68,5

265,9 173,8 28,6 11,8 129,2 106,8

491,1 42,1 254,6

275,8 18,1 184,4

0,3

21,6

7,4

38,9

17,0

61,6

24,7

0,2 0,1

12,8 2,0

4,5 1,1

47,9 7,0

12,9 4,5

61,3 9,1

17,6 5,7

0,2

30,5

14,8

87,9

52,1

121,6

67,1

1,5

32,9

11,0

61,6

36,1

101,0

48,6

0,3 1,1

12,5 35,5

5,9 21,6

33,3 93,5

16,1 62,9

47,5 132,0

22,3 85,6

2,2

60,2

31,9

130,4

110,7

194,8

144,8

1,5 1,3

19,1 37,2

15,5 15,1

24,7 54,8

17,3 34,1

50,8 97,9

34,3 50,5

2,0

46,0

20,9

81,6

40,2

134,3

63,1

..

0,1

..

..

..

..

..

684,3 344,1 1.268,8 772,1 2.079,5

1.148,1

31,9

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

146

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.36. Evolución del total de asalariados jóvenes con contratos temporales y contratos a tiempo parcial (%respecto del total de contratos), según sexo (2006-2015) 60%

50%

40%

30%

20%

10%

0% 2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

2015

Hombres jóvenes temporal

Mujeres jóvenes temporal

Hombres jóvenes tiempo parcial

Mujeres jóvenes tiempo parcial

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

los jóvenes asalariados respecto al total de la población, que se mantiene a lo largo de la serie analizada, desde 2006 hasta 2015. Y que no hace sino aumentar a partir de 2010, es decir, en plena crisis económica, cuando las tendencias en el conjunto de la población asalariada y de la población juvenil comienzan a seguir evoluciones contrapuestas, que aún hoy se mantienen. En el año 2015, el porcentaje de contratos temporales llega a alcanzar la cifra del 53,9% respecto del total de contratos en los varones jóvenes asalariados y del 54,7% en las mujeres jóvenes asalariadas, mientras que en el conjunto de la población asalariada (para ese mismo año) los contratos temporales escasamente superan el 25%. No obstante, tampoco debe olvidarse un hecho sumamente importante, a saber; la mayor incidencia de la temporalidad en los jóvenes no es un fenómeno propio o consecuencia de la actual crisis, al contrario, mayor temporalidad en el empleo respecto al conjunto de la población ya existía antes de la recesión económica. Informe Juventud en España 2016

147


Por otra parte, el análisis del tipo de contrato de los jóvenes según edad (en el año 2015) evidencia que a menor edad, mayor es la temporalidad y menor el porcentaje de contratos indefinidos y viceversa (tabla 3.12).

Tabla 3.12. Distribución de los asalariados jóvenes según tipo de contrato (duración indefinida y temporal20) por sexo y grupos de edad. Ambos sexos Duración indefinida Temporal Hombres Duración indefinida Temporal Mujeres Duración indefinida Temporal

Total

16 a 19

20 a 24

25 a 29

31,4 68,6

54,1 45,9

31,6 68,4

55,0 45,0

31,2 68,8

53,2 46,8

45,7 54,3

13,5 86,5

46,2 53,9

15,4 84,8

45,3 54,7

10,5 89,5

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

De esta forma, mientras que los contratos temporales en los jóvenes de 25 a 29 años suponen un 45,9%, el porcentaje aumenta progresivamente hasta situarse en el 86,5% para aquellos jóvenes asalariados que tienen entre 16 y 19 años. Por el contrario, el peso relativo de la contratación indefinida es mayor para los jóvenes de 25 a 29 años (54,1%), disminuyendo a medida que desciende la edad (31,4% para los jóvenes de 20 a 24 años y 13,5 % para los jóvenes asalariados de 16 a 19). La tabla siguiente también nos permite constatar que la temporalidad es más elevada entre las mujeres. Aunque es cierto que en las cohortes más avanzadas de edad (de 20 a 24 y de 25 a 29 años) la diferencia no es tan significativa, en las mujeres más jóvenes, es decir, las que tienen entre 16 y 19 años, el porcentaje de asalariadas con contratos temporales es de 89,5%, casi 5 puntos porcentuales por encima que sus homólogos varones. Como se acaba de ver, la posición de desventaja laboral del colectivo juvenil y su mayor precariedad respecto al conjunto de la población se (20) Según la EPA, los contratos indefinidos incluyen los que son ‘permanentes a lo largo del tiempo’ y los ‘discontinuos’. El total de contratos temporales engloba las siguientes categorías: ‘eventual por circunstancias de la producción’; ‘de formación o prácticas’; ‘estacional o de temporada’; ‘contrato de prueba’; por obra y servicio’ y ‘sustitución por baja’. 148

Informe Juventud en España 2016


debe, en primer lugar a una mayor presencia de empleos a tiempo parcial y de temporalidad en los contratos. Dicha precariedad endémica, como se verá a continuación, también responde a un menor poder adquisitivo como consecuencia del menor salario medio percibido por el trabajo desempeñado. Pero el menor nivel de ingresos de los jóvenes respecto a la población total tampoco es un fenómeno reciente o consecuencia exclusivamente de la actual recesión económica, sino más bien se trata de un hecho estructural que se deriva de la naturaleza del mercado laboral. Y no solo aquí, en España, sino también en el conjunto de la Unión Europea. Lo que sí es consecuencia de la actual crisis económica es el pronunciado descenso del poder adquisitivo de los jóvenes asalariados debido a la disminución del salario medio anual percibido. El siguiente gráfico es ilustrativo de estos dos aspectos que se acaban de mencionar. Gráfico 3.37. Evolución del salario medio anual de los jóvenes y del total de población (2008-2013)21 25.000

Salario medio anual en €

20.000

15.000

10.000

5.000

0 2008

2009

2010

2011

2012

2013

Jóvenes 16 a 29 años (€)

13.563

13.313

13.732

12.432

11.656

11.237

Total población (€)

21.883

22.511

22.790

22.899

22.726

22.698

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial (serie 2008-2013).

(21) Según la metodología de la Encuesta Anual de Estructural Salarial elaborada por el INE (EAES, 2012), el salario medio anual se refiere a la ganancia total bruta del trabajador. Informe Juventud en España 2016

149


En primer lugar, a lo largo de toda la serie el salario medio anual bruto de los jóvenes se sitúa muy por debajo del salario del total de población asalariada, con unas diferencias en torno a los 8.000 y 9.000 euros. Así mientras en 2008 el salario en términos medios de los jóvenes era de 13.500 euros aproximadamente, el del conjunto de la población se situaba en torno a los 21.880 euros. En segundo lugar, la disparidad salarial se torna más evidente en el año 2012, como consecuencia precisamente del descenso de los salarios medios de los jóvenes en España. Estamos pues ante otro indicador evidente del deterioro de las condiciones laborales de los jóvenes en la década actual: mientras el salario de todos los ocupados en nuestro país se mantiene estable e incluso aumenta ligeramente, desde los 21.883 euros medios anuales en 2008 hasta los 22.698 en 2012, el del colectivo juvenil desciende, especialmente a partir de 2010, pasando de los 13.732 a 11.327 euros anuales en 2012, entre otras causas, porque aumenta el trabajo a tiempo parcial entre los jóvenes, tal y como se ha visto anteriormente. Pero el poder adquisitivo de los jóvenes no es homogéneo o el mismo para todos ellos, al contrario, existen diferencias muy significativas según la edad y el género. De esta forma y atendiendo al gráfico 3.38, a mayor edad del joven mayor es salario y a la inversa, a las menores edades les corresponde menores salarios. Esta es una dinámica que no cambia con el paso de los años, desde 2008 hasta 2015, aunque las disparidades tienden a aumentar ligeramente a partir de 2010 (especialmente en 2011 y 2012) como consecuencia del descenso más brusco del salario medio anual de las cohortes más jóvenes (menores de 25 años). Para el año 2013, si el salario medio anual de los jóvenes de 16 a 19 años se situaba en 7.457 euros, el de los jóvenes comprendidos entre los 25 y 29 años de edad era casi el doble, 15.587. Paralelamente, los jóvenes de 20 a 24 años se sitúan en una realidad intermedia respecto a los extremos, con un salario para el último año de la serie que asciende a 10.668 euros anuales. En España el menor sueldo percibido de las mujeres por los mismos trabajos desempeñados que los hombres, es un hecho constatado. A pesar del fuerte incremento registrado en nuestro país en las tasas de actividad y ocupación femenina desde la década de los ochenta del pasado siglo XX y su continua integración en el mercado laboral en lo que llevamos de siglo XXI, estamos lejos todavía de haber alcanzado la paridad entre hom150

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.38. Evolución del salario medio anual de los jóvenes según grupos de edad (2008-2013) 20.000 18.000

salario medio anual en €

16.000 14.000 12.000 10.000 8.000 6.000 4.000 2.000 0 2008

2009

2010

2011

2012

2013

16 a 19 años*

9.960

9.624

10.209

8.148

7.428

7.457

20 a 24 años

13.293

12.784

13.349

12.210

11.296

10.668

25 a 29 años

17.434

17.530

17.638

16.938

16.244

15.587

* Nota: El número de observaciones muestrales para la categoría de ‘de 16 a 19 años’ en los años 2011, 2012 y 2013 está comprendido entre 100 y 500, por lo que la cifra está sujeta a una gran variabilidad. Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial (serie 2008-2013).

bres y mujeres en las condiciones laborales, si ésta la analizamos a través de un indicador tan relevante como es el salario media anual. Como puede observarse en el siguiente gráfico, y aunque en su tendencia, tanto para varones como para mujeres jóvenes, el salario medio anual desciende desde 2008 hasta 2013, la renta percibida por unos y por otros es desigual, mucho mayor en los varones. De esta manera, si el salario medio anual bruto de éstos últimos en 2008 era como promedio en España de 14.830 euros, el de las mujeres jóvenes se situaba en 11.933 euros anuales para ese mismo año, esto es, cerca de 3.000 euros menos. Ya en 2013, y a pesar de que los salarios entre hombres y mujeres tienden a aproximarse, las diferencias siguen siendo muy importantes, en torno a los 2.000 euros (12.267 euros anuales para varones y 10.232 para mujeres). Informe Juventud en España 2016

151


Gráfico 3.39. Evolución del salario medio anual de los jóvenes según sexo (20082013) 16.000

Salario medio anual en €

14.000 12.000 10.000 8.000 6.000 4.000 2.000 0 2008

2009

2010

2011

2012

2013

Hombres

14.830

14.321

15.173

13.594

12.704

12.267

Mujeres

11.933

12.078

12.262

11.139

10.651

10.232

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta Anual de Estructura Salarial (serie 2008-2013).

Los datos que proporciona la encuesta del IJE 2016, aunque medido en cantidades netas mensuales, corrobora la heterogeneidad existente en los salarios según características de los jóvenes. Según la encuesta, el salario medio neto mensual de los jóvenes ocupados de 15 a 29 años asciende a 971 euros en 2016. Las diferencias por género son significativas, ya que el en el caso de los varones es de 1065 euros y para las mujeres de 883 (ver gráfico 3.40), lo que significa que las mujeres ganan un 17% menos que los hombres. Por grupos de edad también se observan divergencias sustantivas y, al igual que sucedía con datos de la EPA, con la edad se incrementan los ingresos percibidos. De esta forma si en los jóvenes de entre 15 y 19 años el salario neto mensual percibido es de 773 euros, en los jóvenes de 25 a 29 años el salario aumenta hasta situarse en 1005 euros mensuales. En cuanto a la nacionalidad, son los jóvenes de origen extranjero los que perciben un salario menor, 946,9 euros netos mensuales, lo que supone casi un 3% menos que los nacidos en España y con nacionalidad española (971 euros mensuales).

152

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.40. Salario neto mensual de los jóvenes ocupados o empleados con anterioridad, según género, edad y origen nacional 1.200

1.064,7€

salario neto mensual €

1.000

1.004,8€

971,2€

890,7€

882,7€

946,9€

772,9€

800 600 400 200 0 varón

mujer

15 a 19

20 a 24

25 a 29

Nacido en Origen España extranjero con nacionalidad española

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

El nivel de estudios también incide de manera significativa en los ingresos netos de los y las jóvenes. Si atendemos al gráfico 3.41 se puede afirmar que el ingreso medio neto mensual aumenta progresivamente con el nivel de estudios, de tal forma que si en los jóvenes ocupados con estudios de secundaria (1ª etapa secundaria o primaria) el salario se sitúa para 2016 en 841 euros, en los jóvenes ocupados con estudios superiores el salario es mayor: 1019 euros netos mensuales, aproximadamente un 14% mayor. Como ya comentamos en el apartado dedicado a analizar las trayectorias educativas, estas cifras vienen a reafirmar que, a pesar de que el colectivo juvenil presenta una mayor precariedad (medida en salarios) respecto al conjunto de la población y a pesar del claro efecto de la crisis económica en la caída de los ingresos percibidos por parte de los jóvenes, en la actualidad un mayor nivel de estudios está fuertemente asociado con la probabilidad de obtener mayores salarios.

Informe Juventud en España 2016

153


Gráfico 3.41. Salario neto mensual de los jóvenes ocupados o empleados con anterioridad, según nivel de estudios 1.100

1.018,7€

1.000

salario neto mensual €

900

933,4€ 841,9€

800 700 600 500 400 300 200 Secundaria

Secundaria postobligatoria

Superiores

* Nota: Secundaria incluye 1ª etapa de secundaria o primaria; Secundaria postobligatoria engloba el Bachillerato más FP1 y, estudios Superiores, FP2 más estudios universitarios. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016

Hasta ahora hemos estado analizando una serie de dimensiones que han puesto claramente de manifiesto el deterioro de las condiciones laborales de los jóvenes durante lo que los académicos ya denominan habitualmente la Gran Recesión. Un deterioro que además venía a profundizar un panorama de vulnerabilidad y precariedad en el empleo que ya estaba presente desde hace bastante tiempo atrás. Pero nada hemos dicho todavía sobre el aspecto que más ha definido la evolución seguida en estos últimos años, nos referimos al espectacular aumento del desempleo juvenil. Aunque el elevado desempleo juvenil es una realidad común a toda Europa, como se vio en páginas precedentes, es en España, tras Grecia, donde las tasas alcanzan valores más altos. Puede que el problema del desempleo juvenil en nuestro país sea endémico y que esté ligado a los problemas de desajuste entre oferta y demanda de mano de obra que la economía española arrastra desde hace más de treinta años, sin embargo, la relación entre el paro de los jóvenes y el desempleo del conjunto de la población activa ha empeorado claramente desde el año 2008 en adelante. El efecto de la crisis en la destrucción de empleo juvenil es evidente. 154

Informe Juventud en España 2016


Esta destrucción de empleo no ha sido homogénea para todos los grupos de edad, siendo especialmente virulenta para las cohortes más jóvenes. En el siguiente gráfico, que muestra la evolución de la tasa de paro por grupos de edad, se evidencia que son los jóvenes menores de 25 años los más afectados por la recesión económica. A lo largo de la serie, la tasa de paro juvenil22 es mayor a medida que disminuye la edad y viceversa, menores tasas de desempleo cuanto mayor es el joven. Gráfico 3.42. Evolución de la tasa de paro juvenil por grupos de edad (20062016)

100% 90% 80% 70% 60%

64,1%

50% 40% 30% 20% 10% 0%

43,3% 29,1%

28,4%

14,7% 10,0%

2006

2007

2008

2009

De 16 a 19 años

2010

2011

2012

De 20 a 24 años

2013

2014

2015

2016*

De 25 a 29 años

* Nota: El dato de 2016 corresponde al 1er trimestre. Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

No obstante, las diferencias entre cohortes aumentan claramente a partir del año 2008, alcanzando máximos en 2013. Para este año la tasa de paro de los jóvenes de 25 a 29 años alcanzaba el 33,3%, en los jóvenes de 20 a 24 años el 51,8% (18,5 puntos porcentuales mayor) y en los de 16 a 19 años, la cifra del 74% (casi 41 puntos porcentuales por encima (22) Siguiendo la definición de la EPA, la tasa de paro juvenil, en tanto que tasa específica para un intervalo de edad determinado, es el cociente entre los parados de edades comprendidas entre los extremos del intervalo y los activos de dicho intervalo. Informe Juventud en España 2016

155


de los primeros y 22 puntos porcentuales más que los segundos)23. Se puede afirmar, por tanto, que dentro del colectivo juvenil son los más jóvenes los más afectados por el actual contexto económico y los más expuestos, por tanto, a situaciones de vulnerabilidad, aunque tampoco habría que olvidar el alto porcentaje de desempleo entre los jóvenes adultos, un colectivo que como ya hemos repetido varias veces está en pleno proceso de integración social. A partir de 2013 las tasas de paro descienden en todos y cada uno de los grupos de edad, aun así, son cifras preocupantes, especialmente para los más jóvenes. Así, en el año 2016 (datos al 1er Trimestre de la EPA) la tasa de paro de los jóvenes de 16 a 19 años alcanza el 64,1%, el 43,3% para los jóvenes con una edad comprendida entre los 20 y 24 años, y el 28,4% en los jóvenes de 25 a 29 años. En todos los casos, los valores actuales todavía no han recuperado los correspondientes a 2011, lo que pone de manifiesto el camino que todavía queda por recorrer para que la recuperación económica sea una realidad y se empiecen a revertir los peores efectos de los años pasados. Tomando en evolución los datos de la EPA desde el año 2000 hasta la actualidad, el colectivo de las mujeres era el que presentaba mayor porcentaje de parados jóvenes, al menos hasta el año 2012 (Informe Juventud en España 2012). Esto se podía deber a la incorporación masiva de la mujer al conjunto de la población activa en las últimas décadas, pero, en cualquier caso, reflejaba un hecho incuestionable; la mayor dificultad para encontrar un empleo. Pero a partir de 2012, y ya en el año 2015, la tasa de paro juvenil es mayor en varones, tanto para el conjunto de ellos (38%), en comparación al total de ellas (35,4%), como para los grupos de edad de 20 a 24 y de 25 a 29, tal y como se puede apreciar en la tabla 3.13. De esta forma, se podría corroborar lo dicho en informes anteriores, esto es, que la mujer ha resistido mejor los nefastos efectos de la crisis económica en la mayoría de los grupos de edad, pero sin olvidar, claro está, el hecho de que éstas partían desde comienzos de los 2000 con (23) Aunque es verdad, tal y como algunos expertos han señalado reiteradamente, que las abultadas cifras correspondientes a las edades más jóvenes responden a que la gran mayoría del colectivo a esa edad está estudiando, no hay duda de que, por ejemplo, entre los pocos jóvenes menores de 20 años que quieren trabajar las tres cuartas partes no podían hacerlo en 2013. 156

Informe Juventud en España 2016


Tabla 3.13. Tasas de paro de los jóvenes según edad, sexo y nacionalidad (2015) Total jóvenes 16 a 19 20 a 24 25 a 29 Jóvenes españoles 16 a 29 Jóvenes extranjeros 16 a 29 Total Jóvenes 16 a 29

Ambos sexos 67,3 44,6 28,5 36,8 38,2 36,7

Hombres 64,7 45,2 28,9 38,0 36,6 37,3

Mujeres 70,7 43,9 28,1 35,4 39,7 36,1

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

tasas de desempleo mayores que los varones. Según nacionalidad, el desempleo ha castigado especialmente a los jóvenes extranjeros, con una tasa en 2016 de 38,2% (frente al 36,8% de los jóvenes españoles), y dentro del colectivo extranjero, el paro es mayor en las mujeres (39,7%) que en el colectivo masculino (36,5%). Esta realidad es común a todo el territorio español, no obstante, es posible observar ciertas pautas territoriales que configuran un país fraccionado en relación a las situaciones de desempleo de los jóvenes. Existen diferencias claras por Comunidades Autónomas que dan lugar a tipologías de paro juvenil (intensidad de tasas) y que se mantienen estables en el tiempo (al menos desde comienzos de los 2000 hasta la actualidad), tal y como se ha constatado en investigaciones recientes (Echaves, 2016). En general, España se ha configurado tradicionalmente, y se configura en la actualidad, como un Estado dividido desde un punto de vista socioeconómico, si dicho progreso se midiera a través de indicadores de la situación laboral, como son las tasas de paro juvenil. Atendiendo a la tabla 3.14, la distinción norte-sur es bastante clara: la cornisa cantábrica (Navarra, Cantabria, País Vasco, La Rioja); más Aragón, el Levante (Baleares, Cataluña) y la Comunidad de Madrid, presentan unos niveles de desempleo para los jóvenes menores de 25 años por debajo de la media del conjunto nacional y claramente inferiores a otras Comunidades Autónomas. En el otro extremo, Ceuta y Melilla; Castilla-La Mancha; Andalucía; Extremadura y Canarias, son las regiones en las que mayor es el nivel de paro juvenil. Una geografía del desempleo juvenil que, además, Informe Juventud en España 2016

157


Tabla 3.14. Tasa de paro de los jóvenes menores de 25 años por Comunidades Autónomas, según sexo 2015 CCAA Andalucía Aragón Asturias Baleares Canarias Cantabria Castilla y León Castilla-La Mancha Cataluña Comunidad Valenciana Extremadura Galicia C. de Madrid R. de Murcia Navarra País Vasco La Rioja Ceuta y Melilla Total nacional

Ambos sexos 56,8 41,2 41,9 42,2 53,5 39,6 48,0 57,2 42,3 48,3 55,4 43,5 44,2 50,6 38,1 40,4 40,6 75,6 48,3

Hombres 55,1 35,8 42,4 46,7 55,5 49,9 44,2 54,2 44,6 48,8 52,2 45,7 46,2 47,1 40,2 43,9 41,7 69,2 48,7

Mujeres 58,9 47,3 41,4 37,0 51,0 27,9 52,6 60,6 39,8 47,7 59,9 41,0 41,9 55,2 35,8 36,4 39,1 86,0 48,0

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (medias anuales).

se correspondería con pautas territoriales en relación a otros indicadores laborales, como es la tasa de temporalidad. Mayores tasas regionales de desempleo correlacionan con altas tasas de temporalidad y a la inversa, las comunidades con menores tasas de desempleo juvenil también muestran menores tasas de temporalidad (Echaves, 2016). Una última magnitud que es necesario introducir para tener una imagen completa de las características de la situación laboral de los jóvenes en la España actual es la referida a la situación de los jóvenes extranjeros. Para analizarla recurriremos a los datos proporcionados por la encuesta del IJE 2016 en la que se preguntaba por la nacionalidad del entrevistado y que, como ya se ha señalado, permite distinguir entre aquellos jóvenes que han nacido en España y tienen nacionalidad española, los que se han nacionalizado posteriormente y los que tienen nacionalidad extranjera. En concreto siempre que hablemos de origen extranjero nos estaremos refiriendo a los que han nacido fuera de España, independientemente de que luego se hayan nacionalizado o no. 158

Informe Juventud en España 2016


Tabla 3.15.  Relación con la actividad de los jóvenes, según origen nacional

Sólo trabajo Principalmente trabajo y además estudio Principalmente estudio y hago algún trabajo Sólo estudio Estudio y además estoy buscando trabajo Estoy buscando mi primer trabajo Estoy en paro cobrando desempleo Estoy en paro sin cobrar desempleo Otra situación Total (N)

Total 25,4 6,4 10,3 43,2 2,8 3,1 1,8 5,6 .. 100 5002

Origen nacional Nacido en España con Origen nacionalidad española extranjero 25,5 25,1 6,3 7,1 10,3 8,5 43,6 39,0 2,7 .. 3,0 .. 1,8 .. 5,5 .. 0,7 .. 100 100 4623 351

* Nota: En aquellos casos en los que los números de casos de una categoría son muy escasos no se pueden analizar las diferencias. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Lo primero que destaca al analizar los datos anteriores es la mayor exposición al paro de los jóvenes de origen extranjero, si se les compara con aquellos jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española, tanto si se está cobrando o no la prestación por desempleo. En segundo lugar es interesante comprobar la menor presencia de extranjeros (en comparación con los españoles) que afirman estar sólo estudiando (39% frente al 43,6%) o principalmente estudiando y haciendo algún trabajo (8,5%). Esto puede tener que ver con la posición socioeconómica (del propio joven cuando es independiente o del cabeza de familia cuando no lo es), menor entre los extranjeros que entre los autóctonos (gráfico 3.43). Según esta interpretación, las clases sociales más acomodadas (de los propios jóvenes y sus familias) podrían en mayor medida permitirse el alargamiento de la formación y así estar mejor preparados en el momento de producirse la incorporación al mercado laboral. Los grupos más humildes, por contra, optarían por incorporarse más tempranamente a dicho mercado.

Informe Juventud en España 2016

159


Gráfico 3.43. Posición socioeconómica de los jóvenes (propia o del cabeza de familia cuando no se es independiente) según origen nacional 50% 45% 40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0% Alta

Media

Nació en España y tiene nacionalidad española

Baja Origen extranjero

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

En lo que se refiere a la actividad remunerada que han tenido los jóvenes en general a lo largo de su vida laboral, los datos que proporcionan las Encuestas de Juventud (2008 y 2016) muestran un descenso significativo desde el año 2008, independientemente de que se trata de jóvenes españoles o de jóvenes nacidos en el extranjero. Es cierto que tanto en 2008 como en 2016, los extranjeros manifiestan una mayor experiencia laboral que sus coetáneos españoles (gráfico 3.44). Esto puede tener que ver, como acabamos de señalar, con la menor dedicación a los estudios por parte de los extranjeros y, por tanto, con una incorporación más temprana al mercado laboral. No obstante, tampoco debe pasarse por alto que entre los extranjeros el descenso relativo en el porcentaje de los que han tenido actividad remunerada es mayor que entre los de origen español. Desde el 95,9% en 2008 se pasa al 77,8% en 2016 entre los extranjeros, lo que supone una caída del 19%, mientras que entre los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española representa un 16,2%, del 90,7 en 2008 al 76% en 2016. 160

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.44. Evolución del total de jóvenes que han tenido actividad remunerada según origen nacional (2008-2016) 100%

95,9% 90,7%

90% 80%

77,8%

76,0%

70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 2008 Nacido en España y con nacionalidad española

2016 Origen extranjero

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Hasta ahora hemos estado trabajando con el conjunto de los jóvenes y su relación con la actividad económica. Ahora queremos centrarnos y diferenciar las características de aquellos jóvenes que están trabajando de los que no, para así tratar de discernir las diferentes situaciones en las que se encuentran y las dispares opiniones, percepciones y expectativas respecto a su presente y su futuro laboral.

2.2.2. Vulnerabilidad e inestabilidad de la experiencia laboral entre los jóvenes ocupados Para analizar las características de los jóvenes ocupados24, es decir de aquellos que están trabajando, uno de los primeros indicadores a tener en cuenta es la edad media declarada a la que comienzan a trabajar. (24) Por jóvenes ocupados en este sub-epígrafe se entiende aquellos jóvenes que en la encuesta han contestado que ‘sólo trabajan’ o bien ‘principalmente trabajan y también Informe Juventud en España 2016

161


Como era de esperar, en relación con el año 2008, tiene lugar un retraso en la edad media de incorporación al mercado laboral en torno al año-año y medio, dependiendo del colectivo (gráfico 3.45). A pesar de que dicho retraso se produce en todos los grupos, existen diferencias entre los colectivos tanto en 2008 como en 2016. Así, el acceso más temprano al mercado laboral se produce en los varones y en los jóvenes de origen extranjero. Por tanto, y en relación a estos últimos, se confirma lo dicho unas líneas más arriba (cuando se analizaba la actividad remunerada); los jóvenes de origen extranjero comienzan antes su experiencia laboral. Gráfico 3.45. Evolución de la edad media declarada a la que los jóvenes ocupados comienzan a trabajar, según género y origen nacional (2008-2016) 20

19,7 19,4 19,1

edad media (años)

19

18,4

18,3 17,9

18

17,8

17,4 17

16 Varones

Mujeres

Nacido en España y con nacionalidad española 2008

Origen extranjero

2016

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

En lo que se refiere al número de trabajos remunerados que han tenido los y las jóvenes ocupadas a lo largo de su vida laboral, se puede afirmar que en el año 2016 existe una rotación importante (si esta la analiestudian’ En la encuesta del IJE 2016 el tamaño de la muestra para este colectivo es de 1591 casos. En IJE 2008 es mayor; llegando a 2549. 162

Informe Juventud en España 2016


zamos mediante el nº medio de trabajos remunerados): 3,3 trabajos de acuerdo con los resultados de nuestra encuesta y que disminuye respecto al año 2008, en el que como media los jóvenes ocupados habían tenido 4,4 trabajos remunerados (IJE 2008). Un descenso desde 2008 a 2016 que no es consecuencia de la mejora de las condiciones laborales, sino más bien del hecho de la no creación (o destrucción) de empleo para el colectivo juvenil. Estos valores medios presumiblemente varíen según ciertas características demográficas y socioeconómicas de los jóvenes, por lo que se hace necesario a continuación indagar en estas diferencias. Si atendemos al siguiente gráfico, según género se observa que los varones rotan ligeramente más que las mujeres y, por origen nacional, más los jóvenes de origen extranjero que los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española. Por tramos de edad, a medida que se avanza en el grupo aumenta el nº de trabajos remunerados, algo que es lógico ya que la vida laboral los más jóvenes (de 15 a 19 años) es más corta o se acaban de incorporar al mercado de trabajo. Gráfico 3.46. Número medio de trabajos remunerados de los jóvenes ocupados, según género, edad y origen nacional

nº medio trabajos remunerados

5

3,9

4 3,5

4,1

3,5 3,2

3,1

3

2

1,7

1

0 varón

mujer

15 a 19

20 a 24

25 a 29

Origen Nacido en España extranjero con nacionalidad española

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. Informe Juventud en España 2016

163


En cuanto al nivel de estudios ya hemos visto en la primera parte del capítulo que la educación no protege contra la alta rotación de empleos aunque sí protege contra el desempleo. Un joven con estudios superiores dice haber tenido, como media, un total de 3,3 trabajos remunerados, mientras que en un joven con estudios de secundaria de 1ª etapa (o menos) esta cifra solo es ligeramente superior: 3,7 como promedio a los largo de su vida laboral. Centrándonos ahora en la información que proporcionan los encuestados sobre las formas de encontrar empleo, se constata, tanto en 2008 como en 2016, la importancia en España de las redes familiares y personales del joven a la hora de encontrar un puesto de trabajo (gráfico 3.47). Tal y como se aprecia en dicho gráfico tanto en 2008 como en 2016 ésta es la opción de respuesta más escogida por los entrevistados jóvenes, a mucha distancia del resto de opciones propuestas. No obstante, la importancia de las redes familiares y personales va disminuyendo con el paso de los años (ya que en 2008 representaban un 39,5% del total de las posibles formas de encontrar trabajo y en 2016 un 31,8%) a favor de las redes formales como ‘me Gráfico 3.47. Formas de encontrar empleo entre los jóvenes ocupados (2008-2016) 45% 39,5

40% 35%

31,8

30% 25%

21,9

20,0 19,5

20% 15%

15,5

15,2 11,2

10% 5%

3,3

4,7 1,9

2,2

3,6

1,4

3,6

4,6

0% 2008

2016

Me llamó la empresa

Ofrecí mi trabajo y lo aceptaron

Me presenté a un anuncio

Ingreso por oposición

Me lo buscaron/encontraron familiares y/o amigos

Por INEM

A través de ETT's

Otra forma

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

164

Informe Juventud en España 2016


presenté a un anuncio’ (que en 2016 aumenta hasta alcanzar el 19,5), ‘me llamó la empresa’ (que también aumenta en 2016 respecto a 2008 con un 15,5% de las respuestas) y ‘ofrecí mi trabajo y lo aceptaron’ (20% en 2016). A expensas de análisis más específicos, los resultados obtenidos parecerían indicar que la dificultad de encontrar empleo durante la crisis ha hecho que se incrementen los mecanismos a través de los cuales los jóvenes tratan de encontrarlo, sin que ello suponga una pérdida de centralidad de las redes informales que siguen siendo la principal referencia que utilizan los jóvenes para orientarse en el mercado de trabajo. Pero no en todos los grupos juveniles se busca o encuentra empleo a través de los mismos procedimientos. Atendiendo a la tabla 3.16, el encontrar el empleo gracias a familiares y amigos tiene mayor importancia relativa en los varones, en las cohortes de edad más jóvenes (en especial para los jóvenes de 15 a 19 años) y en los jóvenes ocupados de origen extranjero, destacando la diferencia de este último colectivo frente a los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española (41,4% y 31% respectivamente).

Tabla 3.16. Formas de encontrar empleo de los jóvenes ocupados según género, edad y origen nacional Género

Origen nacional Nacido en España con 15 a 20 a 25 a nacionalidad Origen Total Varón Mujer 19 24 29 española extranjero 15,5 18,4 12,6 ..* 19,1 14,3 16,3 ..

Me llamó la empresa Ofrecí mi trabajo y lo aceptaron 20,0 Me presenté a un anuncio 19,5 Ingreso por oposición 3,6 Me lo buscaron/ encontraron familiares y/o amigos 31,8 Por INEM 1,4 A través de ETT’s 3,6 Otra forma 4,6 Total 100

Grupos de edad

15,9 16,6 4,2

24,1 22,3 3,1

23,2 22,5 15,8 15,5 .. ..

34,3 .. 4,7 5,3 100

29,3 .. 2,6 3,9 100

50 .. .. .. 100

32,1 .. 5,1 .. 100

19 21,1 4,6

20,3 18,9 3,8

17,9 26,3 ..

30,8 .. 3,2 5,1 100

31 1,5 3,7 4,6 100

41,4 .. .. .. 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

165


Por posición socioeconómica (del propio joven o del cabeza de familia cuando no se es independiente) los datos del IJE 2016 nos revelan que a mayor posición socioeconómica menor importancia tienen las redes personales (familias y/o amigos) a la hora de encontrar empleo (gráfico 3.48). Así el 22,6% de los jóvenes con una posición socioeconómica alta respondió que encontró trabajo a través de estas redes, mientras que lo encontraron así el 40% de los jóvenes con una posición socioeconómica baja. Por su parte, los jóvenes con una posición socioeconómica media se sitúan en una posición intermedia entre los extremos (28,5%). Paralelamente, vías formales como ‘me llamó la empresa’; ‘me presenté a un anuncio’ o ‘ingreso por oposición’, tienen mayor peso relativo cuanto mayor es la posición socioeconómica del joven (propia o del cabeza de familia). Estos datos quizá puedan indicar que cuanto mayor es la posición socioeconómica, mayores son los recursos personales y formativos para buscar trabajo a través de estas redes formales y no tanto mediante redes familiares o de amistad. Gráfico 3.48. Formas de encontrar empleo de los jóvenes ocupados según posición socioeconómica (del propio joven o del cabeza de familia cuando no se es independiente)

Me llamó la empresa Ofrecí mi trabajo y lo aceptaron Me presenté a un anuncio Ingreso por oposición Me lo buscaron/encontraron familiares y/o amigos Por INEM A través de ETT's Otra forma 0% Alta

10% Media

20%

30%

40%

50%

Baja

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. 166

Informe Juventud en España 2016


Otro aspecto de la experiencia laboral de nuestros jóvenes a tener en cuenta es la antigüedad en los empleos en el momento de realizar la entrevista (medida en meses). Para aproximarnos a esta realidad se ha elaborado un indicador del número medio de meses, arrojando una cifra para el conjunto de jóvenes ocupados de 24,4 meses como término medio. Un dato, no obstante, que está sujeto a gran variabilidad según el género, la edad y el origen nacional. De esta forma, si atendemos al siguiente gráfico, la mayor antigüedad en el empleo actual se da en los varones, en los jóvenes de 25 a 29 años y en los nacidos en España y con nacionalidad española. Gráfico 3.49. Antigüedad media en el empleo actual de los ocupados, según género, edad y origen nacional

30

nº medio de meses

25

28,3 25,2

24,8

23,8

20

18,6 15,7

15 12

10 5 0 varón

mujer

15 a 19

20 a 24

25 a 29

Nacido en Origen España con extranjero nacionalidad española

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Dicho de otra manera, del total de jóvenes ocupados encuestados hay una menor estabilidad laboral en mujeres, en los menores de 24 años y en aquellos que son de origen extranjero (si esta inestabilidad la midiéramos a través de la antigüedad media en meses en empleo actual). Una inestabilidad en el empleo a la que también es posible aproximarse mediante el número o peso relativo que en los jóvenes suponen los contratos temporales. Como se verá a continuación, es en estos grupos (mujeres, cohortes más jóvenes y extranjeros) donde la proporción de temporalidad es mayor. Informe Juventud en España 2016

167


Según la Encuesta del IJE 2016, del total de jóvenes ocupados de 15 a 29 años la mayoría, el 51%, afirma estar trabajando con un contrato indefinido, concretamente el 41,2% indefinido a jornada completa y el 9,8% a jornada parcial (tabla 3.17). Tabla 3.17. Tipo de contrato de los jóvenes ocupados según género y edad

Indefinido a jornada completa Indefinido a jornada parcial Temporal a jornada completa Temporal a jornada parcial Autónomo Sin contrato Contratos de prácticas/formación/ aprendizaje Becarios/contratos de investigador en formación Es un negocio familiar Otros Total

Total 41,2 9,8 23,0 11,1 8,2 2,2

Género Varón Mujer 46,2 36,3 7,5 12,1 24,2 21,8 7,2 15,0 9,5 7,0 1,3 3,1

Grupos de edad 15 a 19 20 a 24 25 a 29 25,5 26,9 47,2 10,6 11,6 9,1 21,3 28,3 21,1 19,1 16,7 8,7 8,5 8,3 8,2 8,5 2,8 1,8

..*

..

..

..

4,0

1,1

.. .. .. 100

.. .. .. 100

.. .. .. 100

.. .. .. 100

.. .. .. 100

.. .. .. 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016 (N=1591).

Estos contratos indefinidos así distribuidos para el conjunto de jóvenes ocupados varían según el colectivo que se esté analizando. De esta forma, los contratos indefinidos a jornada completa son más numerosos en hombres que en mujeres y, paralelamente, mayor proporción de indefinidos a tiempo parcial en mujeres que en varones. Este dato, sin duda, es reflejo de la mayor dedicación, compatibilización e intento de conciliación, por parte de la mujer, de la vida familiar y laboral, aunque también de las mayores dificultades que tienen las mujeres jóvenes para acceder a un buen empleo. Por grupos de edad, a medida que ésta aumenta mayor porcentaje de contratos indefinidos a tiempo completo y menor a tiempo parcial. En los más jóvenes (menores de 24), por el contrario, la jornada completa es menor y la parcial mayor, algo que es lógico si tenemos en cuenta que para estas edades la principal actividad es el estudio que, en ocasiones, se complementa con trabajo.

168

Informe Juventud en España 2016


Volviendo ahora al conjunto de jóvenes ocupados (15 a 29), el 34% de ellos contestaron tener un contrato temporal, 23% temporales a jornada completa y un 11,1% temporales a jornada parcial. Por tanto, y aunque la temporalidad, sea del tipo que sea, es síntoma de debilidad e inestabilidad del mercado laboral, la temporalidad unida a contratos a tiempo parcial puede ser considerada como paradigma de la precariedad. Esta situación de precariedad e inestabilidad es aún mayor para mujeres (un 15% afirmaron tener un contrato temporal y a jornada parcial), en los menores de 24 años y en los jóvenes ocupados de origen extranjero (11,6%). De esta manera, se puede afirmar que las mujeres jóvenes de nuestro país, los más jóvenes y los jóvenes de origen extranjero, presentan ciertas características laborales que les sitúa en situaciones de mayor vulnerabilidad e inestabilidad laboral, si ésta la medimos a través de indicadores como el porcentaje de contratos temporales a jornada parcial (tal y como se acaba de ver) y la antigüedad media (en meses) en empleo actual, indicador analizado unas líneas más arriba. Ahora bien ¿en qué tipo de trabajo están ocupados los jóvenes? En evolución, los datos del IJE muestran un descenso del total de asalariados jóvenes de 15 a 29 años desde el 93,2% en 2008 hasta el 88,5% en 2016, a la par que aumentan los autónomos desde el 4,8% en 2008 hasta el 8,9% en 2016. Un aumento que, no obstante, se debe fundamentalmente al ‘profesional o trabajador autónomo sin asalariados’ y no tanto al ‘empresario con asalariados’ (IJE 2008 y 2016). En qué medida este incremento del número de jóvenes que trabajan por su cuenta es un indicador de aumento del emprendimiento juvenil es algo que no podemos saber con estos datos ya que es de sobra conocido el fenómeno de ‘falsos autónomos’ que se ha dado en estos años de crisis del mercado laboral. El análisis desagregado del tipo de trabajo realizado por los jóvenes ocupados a partir de los datos del IJE 2016 (tabla 3.18) evidencia que, en todos y cada uno de los colectivos de los jóvenes analizados, existe una mayoría clara que afirma ser asalariados. No obstante, hay diferencias destacables según género, edad y nacionalidad. En lo que se refiere al género, y aunque es cierto que en conjunto hay mayor porcentaje de asalariadas que de asalariados, la proporción de ‘asalariados fijos’ es mayor en varones (60,1%) que en mujeres (54,2%), mientras que la proporción de ‘asalariados eventuales o interinos’ es mayor en mujeres (35,2% frente al 27,6% de hombres que así lo afirman). Este hecho tiene que ver sin duda con los datos analizados unos párrafos más arriba en Informe Juventud en España 2016

169


relación al tipo de contrato: menos contratos indefinidos y más contratos temporales (a tiempo parcial) en mujeres que en hombres.

Tabla 3.18. Tipo de trabajo realizado por los jóvenes ocupados según género, edad y origen nacional Género

Origen nacional Nació en España y tiene 15 a 20 a 25 a nacionalidad Origen Total Varón Mujer 19 24 29 española extranjero 57,1 60,1 54,2 45,7 48,2 60,9 57,9 49,6

Asalariado fijo Asalariado eventual o interino 31,4 Empresario o profesional con asalariados 1,9 Profesional o trabajador autónomo (sin asalariados) 7,0 Ayuda familiar (sin remuneración reglamentada en la empresa o negocio de un familiar) .. Miembro de una cooperativa .. Otra situación .. Total 100

Grupos de edad

27,6

35,2

37,0 40,0 27,9

30,7

38,9

2,3

..*

..

..

2,0

1,9

..

7,6

6,5

10,9

6,6

7,0

6,8

8,8

..

..

..

..

..

..

..

.. .. 100

.. .. 100

.. .. 100

.. .. 100

.. .. 100

.. .. 100

.. .. 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

La tabla anterior confirma, además, el mayor porcentaje de ‘asalariados fijos’ cuanto mayor es la edad, o lo que es lo mismo, mayor porcentaje de asalariados eventuales o interinos’ cuanto menor es la edad. Finalmente en cuanto a origen nacional, los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española se emplean como asalariados en mayor medida que los jóvenes de origen extranjero, a la par que estos últimos superan a los primeros en la categoría ‘profesional o trabajador autónomo sin asalariados’ (8,8%). Pero más allá del nº de trabajos remunerados que se han tenido, de las formas de encontrar empleo, independientemente de la antigüedad en el empleo actual y del tipo de contrato, ya sea éste temporal o indefini170

Informe Juventud en España 2016


do, y del tipo de trabajo, las encuestas de los Informes de Juventud proporcionan información muy interesante en relación a percepciones y expectativas que los propios jóvenes tienen del futuro. La crisis económica parece haber tenido un efecto evidente en los niveles de inseguridad como consecuencia del aumento de la percepción de pérdida del empleo a corto/medio plazo. Analizando los datos en evolución, los resultados de 2008 y 2016 muestran claramente este hecho (gráfico 3.50). En 2008, con tasas de paro menores a las actuales (tal y como han mostrado los datos de la EPA), la mayoría de los jóvenes encuestados percibían como ‘nada probable’ (47%) o ‘poco probable’ (28,5%) perder su empleo actual en un plazo de año. Además, tan sólo un 4,8% y un 8,8% de los jóvenes encuestados creía ‘muy probable’ o bastante probable’ respectivamente perder el trabajo. Gráfico 3.50. Evolución de la percepción del riesgo de pérdida de empleo actual en el plazo de un año entre los jóvenes ocupados (2008-2016) 50% 45% 40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0% Muy probable

Bastante probable

Poco probable 2008

Nada probable

No sabe

2016

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Sin embargo en 2016, en un momento de recesión económica y con tasas de desempleo mucho más elevadas, el riesgo de pérdida (la percepción) aumenta considerablemente. De esta forma los jóvenes ocupados que creen ‘nada probable’ perder el empleo actual, en el plazo Informe Juventud en España 2016

171


de año, desciende desde ese 47% al 26,9%% (casi la mitad) a la par que aumenta la proporción que del total de encuestados piensa que es o ‘muy probable’ (7,0%) o ‘bastante probable’ (12,3%) la pérdida del puesto de trabajo actual. Una percepción de riesgo de pérdida de empleo que está asociada, como es lógico, al tipo de contrato que se tiene (gráfico 3.51). Esta percepción es mayor entre los que tienen empleos temporales, los que no tienen un contrato o los que poseen contratos de formación o en prácticas. El 13,8% y el 21,5% con contrato temporal consideran que es ‘muy probable’ o ‘bastante probable’ que puedan perder su trabajo en el plazo de un año, mientras que sólo el 2,7% y 6,5% de los indefinidos perciben esta situación de riesgo como tal. También es lógico que el 83,3% de los jóvenes ocupados en ‘negocios familiares’ califiquen este riesgo como ‘nada probable’. Gráfico 3.51. Percepción del riesgo de pérdida del empleo actual en el plazo de un año entre los jóvenes ocupados, según tipo de contrato del empleo actual

Indefinido Temporal Autónomo Sin contrato Contrato de formación o prácticas/Becarios Negocio familiar Otros 0% Muy probable

10%

20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

Bastante probable

Poco probable

Nada probable

No sabe

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Por género, la Encuesta del 2016 pone de manifiesto que la percepción de riesgo es mayor entre las mujeres que entre los varones (gráfico 172

Informe Juventud en España 2016


3.52). El 8,5% de las mujeres ocupadas entrevistadas piensa que es ‘muy probable’ que puedan perder el empleo y el 13,5% que es ‘bastante probable’. En los varones estas cifras son menores: 5,4% y 11,1%. Paralelamente el porcentaje de los jóvenes que creen ‘poco probable’ o ‘nada probable’ perder el empleo actual en un plazo de un año es mayor en varones que en mujeres. Esta percepción quizá este asociada a que en las mujeres el riesgo de despido sea mayor como consecuencia de los embarazos, aunque también seguramente tiene que ver con la posición de mayor vulnerabilidad que las mujeres ocupan en el mercado laboral, tal y como hemos visto anteriormente. Gráfico 3.52. Percepción del riesgo de pérdida del empleo actual en el plazo de un año entre los jóvenes ocupados, según género

Mujer

Varón

8,5

5,4

0%

13,5

40,1

11,1

10% Muy probable

25

42,7

20%

30%

40%

Bastante probable

12,1

28,7

50%

60%

Poco probable

70%

10,6

80%

Nada probable

90%

100%

No sabe

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Según el nivel de estudios, las diferencias más notables podemos establecerlas entre los que tienen menos nivel de estudios y aquellos que han alcanzado el máximo nivel formativo. Como vemos en el gráfico 3.53, si entre los jóvenes sólo con estudios secundarios de 1ª etapa (o menos) el porcentaje que cree ‘muy o bastante probable’ perder el empleo actual alcanza el 24,6%, entre los jóvenes ocupados con estudios superiores este porcentaje apenas llega al 18,7%. Es decir, son los jóvenes con estudios universitarios los que en mayor medida (si se les comInforme Juventud en España 2016

173


para con los jóvenes con estudios secundarios) consideran que su formación les va a proteger ante posibles despidos. Gráfico 3.53. Percepción del riesgo de pérdida del empleo actual en el plazo de un año entre los jóvenes ocupados, según nivel de estudios

Superiores

Secundaria postobligatoria

7,3

11,4

5,0

Secundaria

14,0

11,8

0% Muy probable

10%

12,8

20%

42,1

29,0

10,2

42,9

25,6

12,5

37,4

30%

Bastante probable

40%

23,0

50%

Poco probable

60%

70%

15,0

80%

Nada probable

90% 100% No sabe

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Todo lo visto y analizado de la encuesta del IJE 2016 (también del 2008) hasta ahora tiene que ver con un colectivo muy específico; los ocupados que, recordando sus características, son todos aquellos jóvenes de 15 a 29 años que o bien ‘sólo trabajan’ o ‘principalmente trabajan y también estudian’. Por tanto, es momento ahora de analizar y estudiar la situación de otro colectivo no menos importante, como son los no empleados (desempleados o parados e inactivos).

2.2.3. La situación de la población joven no empleada: deseos y aspiraciones Si los análisis anteriores nos han permitido tener una imagen genérica de las características de los jóvenes ocupados, ahora nos tenemos que ocupar del otro gran colectivo que se define por su relación con el mer174

Informe Juventud en España 2016


cado laboral, nos referimos a los jóvenes no empleados. Por no empleados en este apartado se considera a todos aquellos jóvenes que bien han trabajado antes y que en la actualidad están en paro, aquellos que están buscando empleo (sea búsqueda de primer empleo o no) así como los que están desempleados por otros motivos25. Según los datos del IJE 201626, del total de jóvenes no empleados, la mayoría afirma estar en paro (52,5%): el 39,6% está en paro sin cobrar la prestación por desempleo y el 12,9% sí que lo cobra. El 21,8% está buscando su primer trabajo y el 20% afirma estar estudiando y buscando trabajo. El resto, el 5,7%, se encuentra en otra situación o no lo está buscando (tabla 3.19). Por género es mayor el porcentaje de mujeres no empleadas que estudia y que está buscando trabajo que el de varones y mayor también la proporción de ellas que está buscando su primer trabajo. Por otra parte, las cifras de los jóvenes que están paro sin cobrar la prestación por desempleo es muy similar entre varones y en mujeres. Tabla 3.19. Relación con la actividad de los jóvenes no empleados según género y grupos de edad

Estudio y además estoy buscando trabajo Estoy buscando mi primer trabajo Estoy en paro cobrando subsidio desempleo Estoy en paro sin cobrar subsidio desempleo Otra situación Total

Total 20,0 21,8 12,9 39,6 5,7 100

Género Varón Mujer 19,0 20,8 21,0 22,6 15,7 10,5 39,5 39,6 .. 6,6 100 100

Grupos de edad 15-19 20-24 25-29 36,5 23,6 12,4 34,4 26,6 14,5 ..* 6,3 21,6 21,9 39,5 44,7 .. .. 6,8 100 100 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

(25) Aquí se encontrarían los jóvenes que en la encuesta han afirmado que ni estudian, ni trabajan ni están buscando empleo; jóvenes que no trabajan ni lo están buscando puesto que la enfermedad que padecen se lo impide, los que hacen labores de voluntariado, los que trabajan en negocio familiar sin recibir remuneración a cambio, así como los jóvenes que se dedican a las tareas del hogar. En este colectivo de jóvenes no empleados no se incluyen los jóvenes que se dedican principalmente a estudiar que ya han sido analizados en la primera parte del presente capítulo. (26) El tamaño de la muestra para este colectivo en el IJE 2016 es de 704 jóvenes. En 2008 era de 686. Informe Juventud en España 2016

175


Del análisis por edad se puede afirmar que a medida que aumenta la edad menor es el porcentaje de jóvenes que estudian y que están buscando trabajo. Por otra parte, y como es lógico, la proporción de jóvenes no empleados que están buscando su primer trabajo es mayor en los menores de 24 años (especialmente en los jóvenes de 15 a 19) y menor en los jóvenes de 25 a 29 años. Otro dato destacable es el mayor porcentaje de parados que están cobrando el subsidio por desempleo en los jóvenes de 25 a 29 años (21,6%) en comparación con los otros grupos de edad, lo que en principio podría estar indicando que estos jóvenes han perdido empleos remunerados en mayor medida que los jóvenes de menor edad. No menos importante es que del total de jóvenes de 25 a 29 años casi la mitad, el 44,7%, está en paro sin cobrar subsidio por desempleo, lo que sin duda les sitúa en una posición de vulnerabilidad económica y, por tanto, social. El nivel de estudios alcanzados guarda relación con la actividad de los jóvenes no empleados, como se ha mostrado en apartados anteriores. El porcentaje de jóvenes no empleados que afirman estar en paro (cobrando o sin cobrar la prestación por desempleo), según el IJE 2016 es menor en los jóvenes con estudios de secundaria post-obligatoria (Bachillerato y FP1) y más aún en los jóvenes con estudios superiores (gráfico 3.54). El porcentaje de población en paro en los jóvenes con estudios de secundaria post-obligatoria se sitúa para 2016 según el IJE en torno al 59% y en los jóvenes con estudios superiores en torno al 39%, mientras que en los jóvenes sólo con estudios de primera etapa de secundaria (o menos) el porcentaje asciende hasta el 69%. Aunque estas cifras no coincidan exactamente con los datos que proporciona la Encuesta de Población Activa, si siguen la misma pauta. Según la EPA (medias anuales para el año 2015), la menor tasa de paro se da, precisamente, en los jóvenes que han terminado estudios de 2ª etapa de secundaria y estudios superiores; por el contrario, la tasa de paro de los jóvenes que sólo tienen secundaria obligatoria prácticamente dobla la de los que han cursado estudios superiores. Por otra parte, son destacables las diferencias que pueden establecerse entre los jóvenes que afirman estar buscando su primer trabajo en los distintos niveles educativos. La búsqueda del primer trabajo puede verse retrasada por el alargamiento de la etapa formativa, sobre todo en un contexto y en un mercado laboral cada vez más exigente y flexible. 176

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 3.54. Relación con la actividad de los jóvenes no empleados, según nivel de estudios

100%

4,8

5,1

8,2

90% 27,0

80% 45,8

70% 56,8

60%

12,1

50% 24,1

14,0

40% 30%

12,3 23,7

20%

32,1

14,4

10%

8,2

11,4

Secundaria

Secundaria postobligatoria

0%

Superiores

Estudio y además estoy buscando trabajo

Estoy buscando mi primer trabajo

Estoy en paro cobrando desempleo

Estoy en paro sin cobrar desempleo

Otra situación Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Muchos jóvenes estarían poniendo en práctica una estrategia de estudiar hasta edades cada vez más avanzadas, para así poder estar mejor preparados para determinados puestos cualificados del mundo laboral. Los jóvenes con menor nivel de estudios, en cambio, accederían al mercado laboral a una edad más temprana ocupando puestos de trabajo que requieren menor cualificación (Pérez et al, 2013). Si revisamos nuevamente el gráfico 3.54, parece confirmarse esta hipótesis, ya que es en los estudios superiores donde se da una mayor proporción de jóvenes que afirman estar buscando su primer empleo (24,1%). Por el contrario, del total de jóvenes de 15 a 29 años con estudios correspondientes a la primera etapa de secundaria (o menos), el porcentaje que sostiene que está buscando su primer trabajo es del 14,4% (el menor de todos). A su vez, y relacionado con lo que se ha dicho, es en los jóvenes con estudios de secundaria post-obligatoria y en los jóvenes con estudios superiores donde existe mayor peso relativo de jóvenes que afirman estar estudiando y buscando trabajo al mismo tiempo. Informe Juventud en España 2016

177


Uno de los aspectos más relevantes para conocer los efectos del actual contexto económico en la situación laboral de nuestros jóvenes es el tiempo que llevan desempleados. Una información que han ido proporcionando de manera ininterrumpida desde 2004 los distintos Informes Juventud y que continúa ofreciendo en la actualidad, a través de una pregunta del cuestionario como es el número de meses que el joven declara llevar en paro o buscando trabajo, que nos informa de las dificultades que tienen los jóvenes para encontrar empleo e, indirectamente, de las expectativas laborales futuras. Como en Informes anteriores, aquí se ha elaborado un indicador medio que se analizará en los distintos grupos que conforman el colectivo juvenil27.

nº medio meses en paro o buscando trabajo

Gráfico 3.55. Número medio de meses que los jóvenes declaran llevar en paro o buscando trabajo, según género, edad y origen nacional 15,4

16

13,7

13,7

14

12,3 12

10,8

10,1

10 7,9

8 6 4 2 0 Varón

Mujer

15-19

20-24

25-29

Nacido en Origen España con extranjero nacionalidad española

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Desde el año 2008 hasta la actualidad ha aumentado de manera significativa la media de meses que el joven está en paro (o buscando trabajo), desde los 7,4 meses hasta los 12,4 en 2016, cerca del doble. (27) Para el análisis de este y otros indicadores para jóvenes no empleados se excluyen todos aquellos jóvenes que están desempleados y no estás buscando trabajo por diferentes motivos. Son los recogidos en la categoría ‘Otra situación’ en relación a su actividad u ocupación, pasando la muestra de 704 a 665 casos. 178

Informe Juventud en España 2016


Por género, son las jóvenes las que más tiempo permanecen en el paro o buscando trabajo; 13,7 meses, mientras que entre los varones el tiempo medio es de 10,8 (gráfico 3.55). Si nos atenemos ahora a la variable edad, se observa que a mayor edad más elevado es el tiempo que permanecen en paro o buscando trabajo. Según origen nacional, es mayor el tiempo transcurrido entre los jóvenes de origen extranjero que entre los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española, aunque es cierto que las diferencias entre estos dos grupos no parecen ser muy significativas (13,7 meses en los primeros y 12,3 meses en los segundos). El nivel de estudios es otro factor que podría ser determinante a la hora de reducir el tiempo que los jóvenes están en el paro o buscando trabajo. Efectivamente los resultados obtenidos en el IJE 2016 parecen corroborar esta afirmación, ya que si atendemos al siguiente gráfico, se puede sostener que un menor nivel de estudios implica más tiempo (en meses) en situación de desempleo o buscando trabajo. Así, mientras Gráfico 3.56. Número medio de meses que los jóvenes declaran llevar en paro o buscando trabajo, según nivel de estudios 14,5 14,2

nº medio meses en paro o buscando

14

13,5

13

12,5

12,2 12,1

12

11,5

11 Secundaria

Secundaria postobligatoria

Superiores

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. Informe Juventud en España 2016

179


que en los jóvenes de 15 a 29 años con estudios de secundaria postobligatoria (Bachillerato y FP1) el tiempo medio (en meses) es de 12,1 y en los estudios superiores es de 12,2, los jóvenes de 15 a 29 años con estudios de primera etapa de secundaria (o menos) declaran llevar 14,2 meses de media en paro o buscando trabajo. Como se ha visto, la actual crisis económica ha tenido una incidencia clara en el tiempo medio que los jóvenes están en paro o buscando trabajo, aumentando claramente desde 2008 hasta la actualidad. Pero el actual contexto también tiene efectos, como se verá a continuación, en las expectativas de futuro y en las motivaciones para buscar trabajo de los jóvenes que no están empleados. En relación a esto último, en el IJE 2016, al igual que sucedía en 2012 y 2008, se pregunta a los y las jóvenes si están o no buscando trabajo. A priori podría pensarse, dado el alto nivel desempleo y la elevada duración (en aumento desde 2008) del tiempo que los jóvenes llevan en paro o buscando trabajo, que muchos de ellos claudiquen y que, como desanimados, dejen de buscar. No obstante, si contrastamos la información correspondiente a 2008 y 2016, podemos afirmar que la actual coyuntura económica, lejos de desanimar a los jóvenes en la Gráfico 3.57. Evolución del grado de intensidad en la búsqueda de trabajo de los jóvenes no empleados (2008-2016)

2016

54,8

2008

38,1

36,6

0%

10%

20%

6,4

36,6

30%

Si, intensamente

40%

50%

60%

Sí, con tranquilidad

19,9

70%

80%

90%

100%

No busca trabajo

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. 180

Informe Juventud en España 2016


búsqueda, ha hecho que se haya incrementado sustantivamente el porcentaje de jóvenes que buscan trabajo respecto a 2008 (gráfico 3.57). Efectivamente los datos del gráfico anterior así lo atestiguan: los jóvenes que buscan trabajo activamente han pasado de representar el 36,6% en 2008 a suponer el 54,8% en 2016 (los porcentajes son sobre el total de jóvenes no empleados/no ocupados). También se incrementa la proporción de jóvenes que afirman, aun con tranquilidad, que los están buscando, desde el 36,6% al 38,1%. Paralelamente, disminuye en estos ocho años el porcentaje de población joven de 15 a 29 años que afirma no buscar trabajo. Esta realidad, que se deriva de los datos, es importante resaltarla. A pesar de que la crisis ha afectado muy negativamente la situación laboral de nuestros jóvenes, a pesar del elevado desempleo y de la precariedad a la que están sometidos, no se trata de un colectivo desmotivado y despreocupado por su situación, al contrario, se trata de un conjunto de personas que tratan de mejorar su estado y contexto mediante la búsqueda activa de empleo. Si diferenciamos según características demográficas de los jóvenes, se puede afirmar que hay un mayor porcentaje que busca trabajo entre las mujeres, en las cohortes de jóvenes con más edad y en los jóvenes autóctonos, además estos grupos son también los que lo buscan con mayor intensidad (tabla 3.20). Por el contrario, la proporción de jóvenes desanimados aumenta entre los varones y los más jóvenes y en los jóvenes de origen extranjero. Tabla 3.20. Grado de intensidad de la búsqueda de trabajo de los jóvenes no empleados según género, edad y origen nacional Género

Sí, intensamente Si, con tranquilidad No busca trabajo Total

Grupos de edad

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero

Total Varón Mujer

15-19

54,8

51,8

57,4

30,8

58,1

59,0

55,9

45,3

38,1

39,2

37,3

59,3

35

34,5

38,0

39,0

6,4 100

8,1 100

..* 100

.. 100

.. 100

6,3 100

5,7 100

.. 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. Informe Juventud en España 2016

181


Según nivel de estudios, los datos analizados corroboran ciertas dinámicas que sitúan a los jóvenes con mayor nivel de estudios como más activos en la búsqueda de empleo. Se puede afirmar que a medida que aumenta el nivel de estudios aumenta la búsqueda de trabajo y la búsqueda intensa, mientras que si desciende el nivel formativo la búsqueda es menor y aumenta la proporción de los que afirman no estar buscando (gráfico 3.58).

Gráfico 3.58. Grado de intensidad de la búsqueda de trabajo de los jóvenes no empleados, según nivel de estudios

Superiores

58,0

Secundaria postobligatoria

57,2

Secundaria

38,0

34,7

47,8

0% Sí, intensamente

20%

4,0

42,5

40% Si, con tranquilidad

60%

8,1

9,7

80%

100%

No busca trabajo

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

De esta forma, el porcentaje de jóvenes de 15 a 29 años con estudios superiores que sostienen que están buscando trabajo intensamente se sitúa, para el año 2016, en un 58%. En los jóvenes con estudios de primera etapa de secundaria (o menos) este porcentaje es del 47,8%, a la par que aumenta la proporción de los que afirman no estar buscando trabajo (9,7%, mientras en el extremo opuesto, jóvenes con estudios superiores, el porcentaje es de 4,0%). La posición socioeconómica del joven, o del cabeza de familia cuando éste no es independiente, parece también influir en la búsqueda o no de 182

Informe Juventud en España 2016


empleo y en la intensidad con que se hace, pero veamos a continuación en qué sentido (gráfico 3.59). Según el IJE 2016, y sin diferenciar si la búsqueda es intensa o se realiza con tranquilidad, el porcentaje total de los que sí buscan trabajo es muy similar en los distintos niveles socioeconómicos: entre el 94 y el 93%. Pero si diferenciamos entre los que buscan si se trata de una búsqueda más intensa o se lleva a cabo poco a poco, se observan diferencias interesantes. Tal y como muestra el gráfico siguiente, la búsqueda intensa de empleo se da en mayor medida en las posiciones económicas más bajas y a la inversa, mayor posición socioeconómica implica una búsqueda menos activa. Gráfico 3.59. Grado de intensidad en la búsqueda de trabajo de los jóvenes no empleados según posición socioeconómica (del propio joven o del cabeza de familia cuando no se es independiente)

Baja

33,1

59,6

Media

Alta

20% Sí, intensamente

6,5

45,8

47,9

0%

6,5

41,3

51,0

40%

60%

6,7

80%

Sí, con tranquilidad, poco a poco

100% No

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Los y las jóvenes que buscan empleo lo hacen con expectativas diferentes, y esto aparece claramente reflejado cuando se les pregunta el tipo de empleo que están buscando (ver gráfico 3.60). En primer lugar, y para 2016, destaca el hecho de que la mayoría de los jóvenes (58,1%) aceptaría cualquier tipo de trabajo, un dato muy significativo que nos habla de la situación en la que se encuentra el colectivo juvenil. No obstante, en evolución desde 2008, contrariamente a lo que a priori se Informe Juventud en España 2016

183


podría pensar, ha aumentado (aunque levemente) el porcentaje de jóvenes que sólo están buscando un trabajo relacionado con su formación, desde el 13,7% al 16,3% en 2016 (gráfico 3.60), a la par que se reduce la presencia de jóvenes que afirman buscar cualquier tipo de trabajo, desde el 65,2% al 58,1%. Gráfico 3.60. Evolución del tipo de trabajo que los jóvenes no empleados están buscando (2008-2016)

2016

16,3

2008

13,7

0%

24,8

58,1

21,2

10%

20%

65,2

30%

40%

50%

60%

70%

80%

90%

100%

Solo un trabajo relacionado con mi formación Relacionado con mi formación, pero estoy abierto a otras posibilidades Cualquier trabajo Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

En términos comparativos con los varones, y aunque es cierto que las diferencias nos son muy acusadas, en las mujeres el porcentaje que afirma que está buscando sólo un trabajo relacionado con su formación es ligeramente menor (tanto en el lugar de residencia como en el extranjero) a la vez que aumenta la proporción que de ellas afirma estar abierta a otras posibilidades (tabla 3.21). La opción de respuesta que más se repite, ‘cualquier trabajo’, es muy similar en ambos sexos. Por otra parte, se puede afirmar que a mayor edad mayor también es el porcentaje de jóvenes que afirman estar buscando un trabajo relacionado con su formación, sea éste en el lugar de residencia actual o en el 184

Informe Juventud en España 2016


Tabla 3.21. Tipo de trabajo que buscan los jóvenes no empleados según género Género Varón Mujer

Total Sólo un trabajo relacionado con mi formación en mi lugar de residencia Sólo un trabajo relacionado con mi formación en cualquier lugar de España o el extranjero Relacionado con mi formación, pero estoy abierto a otras posibilidades Cualquier trabajo Otro tipo Total

Grupos de edad 15-19 20-24 25-29

10,2

11,0

9,6

..*

8,8

12,4

4,4

..

..

..

5,0

4,8

24,8 58,1 0,8 100

21,3 58,7 .. 100

25,8 57,6 .. 100

13,2 73,6 .. 100

25,4 57,7 .. 100

25,4 54 .. 100

* Nota: En todos aquellos casos en que el número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Gráfico 3.61. Tipo de trabajo que buscan los jóvenes no empleados según nivel de estudios

Superiores

Secundaria postobligatoria

13,8

5,7

5,5 4,6

Secundaria

11,7

0%

36,9

43,3

18,3

71,1

1,6 6,3

10%

20%

0,3

0,5

77,3

30%

40%

50%

60%

3,1

70%

80%

90%

100%

Solo un trabajo relacionado con mi formación en mi lugar de residencia Solo un trabajo relacionado con mi formación en cualquier lugar de España o el extranjero Relacionado con mi formación, pero estoy abierto a otras posibilidades Cualquier trabajo Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. Informe Juventud en España 2016

185


extranjero, y menor la proporción que sostiene buscar ‘cualquier trabajo’, aunque ésta siempre sea mayoritaria. Dicho de otra forma, es en los jóvenes de 15 a 19 años donde la opción de respuesta ‘cualquier trabajo’ cobra más importancia (73,6%). Según el nivel formativo, y como cabría esperar, se confirma que son los jóvenes con estudios superiores los que en mayor medida están buscando un empleo acorde con su formación (en cualquier lugar), si se les compara con otros jóvenes con menor nivel educativo (gráfico 3.61). Por último, las expectativas con respeto al trabajo buscado están estrechamente relacionadas con el tiempo que llevan los jóvenes en situación de desempleo (gráfico 3.62). Gráfico 3.62. Tipo de trabajo que se busca y número medio de meses que los jóvenes declaran llevar en paro o buscando trabajo

Otro tipo

12,4

Cualquier trabajo

14,0

Relacionado con mi formación, pero abierto a otras posibilidades

10,3

Sólo un trabajo relacionado con mi formación en cualquier lugar de España o en el extranjero

11,1

Sólo un trabajo relacionado con mi formación en mi lugar de residencia

9,3

0

5

10

15

nº medio de meses en paro Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

En términos de medias los jóvenes que afirman aceptar ‘cualquier tipo de trabajo’ presentan un número medio de meses mayor (14 meses) que los jóvenes que sostienen estar buscando un trabajo sólo relacionado con sus formación: en el lugar de residencia habitual (9,3 meses), en el extranjero (11,1 meses), y relacionado con su formación pero ‘abierto a otras posibilidades’ (10,3 meses). 186

Informe Juventud en España 2016


Continuando con las expectativas de futuro de la población joven no empleada/no ocupada, no podemos pasar por alto la información sobre la percepción de dichos jóvenes acerca de la posibilidad de encontrar un empleo en el futuro (en el plazo de un año). Según los resultados obtenidos (tabla 3.22) y muchos jóvenes, una parte importante de ellos (un 45,9%),a pesar del contexto en el que está inmersa su generación, es optimista y cree que es ‘bastante probable’ que encuentre un empleo (36%) o ‘muy probable’ (9,9%). Aun así, no hay que obviar el porcentaje de jóvenes pesimistas (41,8%), que piensan que es ‘poco probable’ que lo encuentren (38,8%) o ‘nada probable’ (3%). El resto de jóvenes no empleados (11,4%, una cifra relevante) no sabe qué sucederá en el plazo de un año, lo que nos indica el estado de incertidumbre en el que se mueven.

Tabla 3.22. Percepción de probabilidad de encontrar un trabajo en el plazo de un año de los jóvenes no empleados según género, edad y origen nacional Género

Muy probable Bastante probable Poco probable Nada probable No sabe Total

Total Varón Mujer 9,9 10,7 9,2 36,0 38,8 3,0 11,4 100

35,6 35,3 4,5 12,3 100

36,4 41,5 2,0 10,6 100

Grupos de edad

15-19 15,4 34,1 34,1 5,5 11,0 100

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero 8,1 9,8 9,2 17,5 43,6 35,9 1,5 8,5 100

30,4 42,4 3,5 13,9 100

37,5 39,0 3,0 10,9 100

23,8 31,7 4,8 17,5 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Por género no se observan diferencias sustancialmente significativas, aunque quizá se pueda resaltar que del total de mujeres el 41,5% opina que es ‘poco probable’ encontrar empleo (frente al 35,3% de hombres). Según edad, son los más jóvenes (15 a 19 años), con una experiencia laboral más exigua, los que se muestran más optimistas. Por su parte, del total de jóvenes de 25 a 29 años, el 42,4% cree ‘poco probable’ encontrar empleo. Por origen nacional, se podría destacar la mayor incertidumbre del colectivo extranjero si ésta la relacionamos con todos aquellos que afirman no saber que les deparará un fututo a corto-medio plazo. En los jóvenes de origen extranjero este porcentaje alcanza el Informe Juventud en España 2016

187


17,5%, mientras que en los nacidos en España y con nacionalidad española la cifra disminuye hasta el 10,9%. Finalmente, la percepción de encontrar un empleo en el plazo de un año también muestra su relación con el nivel de estudios de los jóvenes. Como se observa fácilmente en el gráfico siguiente, la probabilidad mejora (muy y bastante probable) en los jóvenes con estudios superiores mientras que empeora para todos aquellos jóvenes con estudios de primera etapa de secundaria (o menos). Además, es en este colectivo donde el porcentaje que afirma no saber qué sucederá en un futuro es mayor (17,6%), reflejo tanto de sus expectativas más pesimistas como de su incertidumbre ante la situación a la que se enfrentan. Gráfico 3.63. Percepción de probabilidad de los jóvenes no empleados de encontrar un trabajo en el plazo de un año, según nivel de estudios

Superiores

9,7

Secundaria postobligatoria

11,2

Secundaria

9,9

0% Muy probable

44,0

36,3

32,7

41,7

26,7

20% Bastante probable

2,0 8,0

40,5

40% Poco probable

2,7

5,3

60%

80% Nada probable

11,7

17,6

100% No sabe

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

188

Informe Juventud en España 2016


CAPÍTULO 4 Las condiciones de vida de los jóvenes: el largo camino hacia la autonomía Antonio Echaves Universidad de Sevilla


Introducción

El presente capítulo del Informe Juventud en España 2016 está dedicado a analizar lo que se han denominado las condiciones de vida de los jóvenes que, definidas a través de una serie de aspectos que se estudiarán en las líneas que siguen, dibujan diferentes trayectorias en el logro de autonomía, tan crucial en el proceso de transición juvenil. De esta forma, condiciones de vida y autonomía están necesariamente vinculadas, pues para conseguir esta última deben reunirse una serie de condiciones materiales que la permitan y a determinados grados. Pero el logro de la autonomía, y de las condiciones de vida para alcanzarla, se ven envueltas hoy en un contexto desfavorable. La crisis económica iniciada en nuestro país en el año 2008, lejos de haber concluido, continúa en la actualidad ejerciendo un efecto pernicioso en las diferentes situaciones y trayectorias del colectivo juvenil: educativas, laborales y, como no, residenciales. Volviendo a los conceptos que son objeto del presente capítulo, la autonomía puede entenderse como la capacidad de vivir según las normas que uno mismo se impone (Ballesteros, et al, 2012), lo que implica a su vez, la asunción de determinadas responsabilidades que prácticamente son inexistentes cuando aún se es dependiente de otras personas o no se es autónomo. Pero para vivir según las normas que uno se impone, esto es, para alcanzar la autonomía, la situación económica de los jóvenes va a ser fundamental. Informe Juventud en España 2016

191


He aquí el primero de los elementos de las condiciones de vida que se analizarán en el presente capítulo: identificar y estudiar las diferentes situaciones de dependencia/ independencia económica, esto es, discernir si en la actualidad los jóvenes viven exclusivamente de sus ingresos personales o si por el contrario viven de los ingresos de otras personas; la media de ingresos personales o la capacidad de gasto, lo que al final dibuja un panorama en el que se distinguen dos situaciones bien diferenciadas y que requieren un análisis por separado. Por un lado, los jóvenes que son económicamente independientes (dado que viven fundamentalmente de sus ingresos) y, por tanto, tienen un mayor grado de autonomía. Por otro, los jóvenes dependientes económicamente (viven principalmente de los ingresos de otras personas), para quienes la autonomía es un logro todavía a alcanzar. Las encuestas de juventud son claras al respecto: muestran el deterioro de la situación económica de nuestros jóvenes, traducido en un aumento muy significativo, desde 2008 a 2016, de los jóvenes dependientes económicamente y un descenso de la independencia, o lo que es lo mismo, una disminución clara de la proporción de jóvenes que viven exclusivamente de sus ingresos. Varias son las explicaciones a este hecho. En primer lugar porque, a pesar de que el trabajo regular continua siendo la principal fuente de ingresos de los jóvenes independientes económicamente, su importancia relativa se ha reducido notablemente desde 2008 a 2016 y, en cambio, aumenta la proporción de jóvenes cuya principal fuente de ingresos son los trabajos esporádicos. Una segunda razón del descenso de la independencia económica de los jóvenes se encuentra en la caída de los ingresos medios personales (euros netos mensuales), lo que implica, a su vez, una reducción en su capacidad de gasto y cierta mengua en la capacidad de decisión de dicho gasto. Como resultado, y como ya se ha indicado, hay menos jóvenes que viven principalmente de sus ingresos y más jóvenes que viven principalmente de los ingresos de otras personas, concretamente de la ayuda económica de los padres. Este es otro aspecto sin duda a resaltar; desde 2008 a 2016 hay un incremento importante de padres y madres como personas que más ayudan económicamente a estos jóvenes sin autonomía. En este sentido, hay un dato esclarecedor: en el año 2016, según los datos de nuestra encuesta, del total de jóvenes dependientes de otras personas el 92,2% manifestó que eran los padres quienes más 192

Informe Juventud en España 2016


les ayudaban económicamente. En 2008 este porcentaje se situaba en un 75% aproximadamente. Dicho esto, el segundo aspecto de las condiciones de vida de los jóvenes que se analizará en el presente capítulo tiene que ver con las trayectorias residenciales o, si se prefiere, con la emancipación residencial. Al fin y al cabo abandonar la vivienda familiar o de origen y constituir un hogar propio en una vivienda independiente, puede considerarse como uno de los hitos fundamentales y últimos en el paso de la juventud a la edad adulta y en el logro de la tan ansiada autonomía. Sin adelantarnos a los principales resultados que se muestran más adelante, cabe destacar aquí el fuerte desajuste que existe entre los deseos/preferencias y la realidad. Los jóvenes mayoritariamente preferirían residir en su propia vivienda y formar un hogar (y una familia), pero este deseo choca fuertemente con el estado de la emancipación que proporcionan los datos: la proporción de jóvenes emancipados de 16 a 29 años, según el INE, apenas alcanza el 22,4% en el año 2015, y aunque es un dato que varía fuertemente según la fase del recorrido vital y ciertas características socioeconómicas, nos sitúa como uno de los países con los porcentajes de jóvenes de 16 a 29 años que todavía residen con los padres más altos de Europa. La emancipación residencial es un proceso complejo que está constituido por una serie de fenómenos que tienen que ver no sólo con el momento en el que se produce la emancipación residencial, es decir, con el momento en el que se abandona la vivienda de los padres, sino además, una vez fundado el nuevo hogar, con las formas de convivencia; el régimen de tenencia de las viviendas ‘escogido’ por los jóvenes o, como no, la situación económica de dichos hogares. Éstas serán las cuestiones de las que nos ocuparemos en el último apartado dedicado íntegramente a analizar las características de los hogares jóvenes. En este caso, el centro de nuestra atención será la figura del principal sustentador de dichos hogares. Como se tendrá ocasión de ver, desde 2008 a 2016 se produce un descenso significativo de jóvenes emancipados como principales sustentadores del hogar y un aumento de los padres cómo personas que aportan más ingresos a los hogares de estos jóvenes emancipados.

Informe Juventud en España 2016

193


1 La situación económica de los jóvenes

La adquisición de la tan ansiada autonomía por parte de los jóvenes es un proceso complejo que ha sido objeto de debate en las ciencias sociales en general y desde la sociología en particular (Ballesteros et al, 2012). Dicha complejidad, y el debate en torno a ésta, comprende muchas dimensiones, poniendo el énfasis en una parte u otra del proceso en función de la perspectiva desde la cual se analice. La autonomía puede estudiarse o vincularse con la vivienda; así el objeto de estudio es la independencia (emancipación) residencial, entendiendo por ésta la capacidad/momento en el que los jóvenes abandonan el hogar familiar o de origen y fundan uno propio en una vivienda independiente, sea cual fueren los modos o formas de convivencia. También puede ser entendida en términos de participación en la vida pública y política y definirse como un proceso a través del cual los individuos adquieren derechos como ciudadanos; o analizarla desde un punto de vista anímico o psicológico. A su vez, nos podemos referir a la dimensión económica, tratando de discernir si los jóvenes dependen o no de alguien en dichos términos, y estudiar las distintas situaciones y principales fuentes de ingresos. En nuestro caso empezaremos por esta última dimensión.

1.1. Dependencia-Independencia económica y transición a la vida adulta en un contexto de crisis En este sub-apartado, dado que se quiere estudiar la situación económica de los jóvenes, se hablará de independencia/ dependencia econóInforme Juventud en España 2016

195


mica, definiéndola como la posesión de unos determinados recursos materiales que implicarán depender o no económicamente de alguien. En el tránsito de la juventud a la vida adulta y para la consecución de autonomía, la adquisición de independencia económica es un factor sumamente relevante. La gran mayoría de las veces los jóvenes adquieren la independencia económica a través del empleo, pero ésta depende, además de la situación laboral, de factores como la situación familiar (o ayudas económicas de los familiares) o de determinadas prestaciones públicas que pueden favorecer o limitar la mencionada independencia económica. Los Informes Juventud anteriores describen la independencia o dependencia económica en base a las fuentes de obtención de recursos, definiéndose distintas situaciones establecidas ya por J.L. Zárraga en el Informe de 1985: — Jóvenes que viven exclusivamente de los ingresos (o recursos económicos) de otras personas. Serían jóvenes, por tanto, en una situación de dependencia plena. — Jóvenes que viven principalmente de los ingresos (o recursos económicos) de otras personas pero cuentan con algún ingreso o recursos propios. Todos ellos se encontrarían en una situación de dependencia parcial. — Jóvenes que viven principalmente de sus ingresos (o recursos) pero reciben alguna ayuda económica de otras personas. Estos jóvenes vivirían, con cierta precariedad en una situación independencia/autonomía semi-completa. — Jóvenes que viven exclusivamente de sus ingresos y/o recursos. Estos últimos se situarían en la denominada independencia/autonomía completa Son estas cuatro situaciones las que darán sentido a las líneas que siguen, y en el que lo relevante será la diferenciación entre los jóvenes que son económicamente independientes y los que no; sus fuentes de ingresos y la capacidad de gasto derivada de éstos. Aunque es cierto que las situaciones de independencia o dependencia económica varían según ciertas características sociodemográficas de los jóvenes, desde 2008 hasta 2016 se produce un descenso de jóvenes independientes 196

Informe Juventud en España 2016


económicamente y un aumento claro de jóvenes en situaciones de dependencia. Los resultados del grafico 4.1 plasman perfectamente esta evolución negativa de la independencia económica de los jóvenes durante esta etapa de la crisis. Si en 2008 la mayoría de los jóvenes entrevistados decía ser independiente, total o parcialmente (en concreto el 50,2%), en 2016 el porcentaje ha bajado hasta el 35,1%. Por el contrario, el porcentaje de los que dependen completamente de los ingresos de otros ha aumentado doce puntos en estos años, pasando del 34,6% al 46,7%. Es evidente, que la crisis económica, aunque parece haberse superado en términos macro, aún sigue teniendo efectos evidentes sobre la vida de los jóvenes, ampliando las situaciones de vulnerabilidad económica y dificultando, así, el tránsito a la edad adulta Gráfico 4.1. Situaciones de dependencia/independencia económica de los jóvenes (2008-2016) 50%

46,7%

45% 40% 34,6%

35% 28,9%

30% 25%

21,4%

19,1%

20% 15%

14,6%

16,0%

16,4%

10% 5% 0%

2008

2016

Vivo exclusivamente de mis ingresos Vivo principalmente de mis ingresos, con la ayuda de otras personas Vivo principalmente de los ingresos de otras personas, con algunos ingresos propios Vivo exclusivamente de los ingresos de otras personas Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 20161.

Más allá de esta evolución, la dependencia o independencia económica de nuestros jóvenes se ve influida por ciertas características o atributos (1) Se excluyen de los análisis los ‘No contesta’. Informe Juventud en España 2016

197


individuales, como pueden ser el sexo, la edad o el origen nacional. Efectivamente si analizamos los datos comparados por estas variables, se aprecian diferencias destacables para el año 2016 (tabla 4.1). Por ejemplo destaca el hecho de que es mayor el porcentaje de varones con independencia/autonomía completa (22%) que el de mujeres (16,8%). Por el contrario, las situaciones de dependencia plena y parcial es mayor en ellas (47,8% y 18,6%) que en ellos (47,4% y 14,8%). En cualquier caso, tanto en hombres como mujeres, el porcentaje que vive exclusivamente de sus ingresos es reducido. Por tanto, y a pesar que desde el año 2000 se produce una tendencia de reducción de las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto al grado de independencia económica (Moreno, 2012), en 2016 dichas diferencias no dejan de ser relevantes. Por grupos de edad se puede afirmar que a mayor edad, aumenta la independencia económica adquirida por los jóvenes y a la inversa, menor edad implica menor independencia o mayor dependencia económica. De esta forma, si tan sólo el 2,1% de los jóvenes de 15 a 19 años viven exclusivamente de sus ingresos, el porcentaje aumenta hasta el 15% en los jóvenes de 20 a 24 años y hasta el 37,8% en los jóvenes de 25 a 29 años. Entre estos jóvenes más adultos, el 18% afirma vivir exclusivamente del ingreso de otras personas, amentando al 47,8% en los jóvenes de 20 a 24 años y al 83,5% en el grupo de edad de 15 a 19. No obstante no hay que pasar por alto un dato sumamente relevante: cerca del 35% de los jóvenes de 25 a 29 años se encuentra en una situación de dependencia. Cuál sea el significado exacto de este alto porcentaje de dependientes entre los jóvenes adultos es difícil de precisar sin análisis más detallados, no obstante, nos atrevemos a aventurar que para una proporción importante de estos jóvenes esta situación refleja las dificultades con las que se están encontrando para resolver adecuadamente sus procesos de transición. Estando a las puertas de la edad adulta, posiblemente estén viendo frustradas sus expectativas vitales a causa de no poseer independencia económica. Una de esas expectativas, un elemento fundamental en el tránsito de la juventud a la etapa adulta, es el proceso de emancipación residencial o abandono del hogar familiar para formar uno propio en una vivienda independiente. Como se verá en otro apartado del presente capítulo, la mayoría de los jóvenes que son dependientes económicamente de otras personas no están emancipados y, por tanto, no han podido formar su propio hogar. En cuanto a la procedencia u origen nacional, se observa que es mucho más elevado el porcentaje de jóvenes de origen extranjero con inde198

Informe Juventud en España 2016


Tabla 4.1. Situaciones de dependencia/independencia económica de los jóvenes, según género, edad y origen nacional Género

Total Varón Mujer Vivo exclusivamente de mis ingresos 19,1 22,1 16,8 Vivo principalmente de mis ingresos, con la ayuda de otras personas 16,0 15,6 16,8 Vivo principalmente de los ingresos de otras personas, con algunos ingresos propios 16,4 14,8 18,6 Vivo exclusivamente de los ingresos de otras personas 46,7 47,4 47,8 Total 100 100 100 (N) 5002

Grupos de edad

15-19

Origen nacional Nacido en España y con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero

2,1

15,0

37,8

18,7

29,2

3,3

15,2

27,8

16,1

17,5

11,1

22,1

16,4

16,8

15,8

83,5 100

47,8 100,0

18,0 100

48,4 100

37,5 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

pendencia completa (29,2% vive exclusivamente de sus ingresos) que el de españoles (18,7%). Paralelamente el porcentaje de jóvenes que viven exclusivamente de los ingresos de otras personas (dependencia plena) es mayor en los españoles (48,5%) que en los jóvenes de origen extranjero (37,5%). Nos encontraríamos aquí ante una cuestión de calendario: los jóvenes extranjeros realizarían las transiciones antes, alcanzando de manera más temprana la independencia económica a pesar de las dificultades económicas. Si de la situación económica general de los jóvenes pasamos a los ingresos concretos que se declaran, la evolución entre 2008 y 2016 también muestra el deterioro que ha experimentado la población juvenil durante estos años. Mientras en 2008 un 29% decía no tener ningún ingreso personal, el porcentaje ha crecido en 2016 hasta el 42,7%. Dicho de otra forma, los jóvenes con ingresos personales descienden desde el 71% en 2008 al 57,3% en 2016. En estos últimos, es decir, entre los jóveInforme Juventud en España 2016

199


nes que cuentan con ingresos personales, la media de ingresos ha disminuido desde los 921,6 euros mensuales en 2008 hasta los 773,6 euros de media al mes en 2016. Aunque la media en 2008 no era muy elevada, la caída en estos últimos ocho años es muy significativa, del 16%. Evidentemente la media de ingresos personales de los jóvenes guarda una estrecha relación con la situación económica de los propios jóvenes, y, en último término con su posición en el mercado de trabajo que constituye la principal fuente de ingresos de los jóvenes. Como puede observarse en el gráfico 4.2, los jóvenes que viven exclusivamente de sus ingresos (independencia económica plena) muestran la mayor media de euros mensuales, aunque ésta desciende desde los 1100 euros aproximadamente en 2008 a los 990 en 2016, algo que por otra parte, se produce en la mayoría de situaciones según el nivel de dependencia/independencia económica. El descenso de la media de ingresos personales también se produce en aquellos jóvenes en situación de independencia semi-completa, desde los 939 a los 780 euros mensuales. Gráfico 4.2. Media de ingresos personales de los jóvenes según situaciones de dependencia/independencia económica (2008-2016)

14,6

Vivo exclusivamente de los ingresos de otras personas

7,3

Vivo principalmente de los ingresos de otras personas, con algunos ingresos propios

324,6 526,9

780,0

Vivo principalmente de mis ingresos, con la ayuda de otras personas

938,8

990,9

Vivo exclusivamente de mis ingresos

1.099,3

0 2016

2008

200

400

600

800

1.000

1.200

Euros mensuales netos

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. 200

Informe Juventud en España 2016


Por su parte, la media de ingresos personales en los jóvenes que aseguran vivir principalmente de los ingresos de otras personas aunque con algunos ingresos propios (mucho menor que en los anteriores colectivos), también experimenta una caída desde 2008 hasta la actualidad, cercana al 39%, al pasar de 527 a 325 euros mensuales. Los escasísimos ingresos personales que tienen los jóvenes dependientes no permiten ninguna comparación temporal. Un aspecto complementario al que acabamos de analizar es la capacidad de gasto que manifiestan los entrevistados. Esta última depende del mayor o menor nivel de ingresos, y dado que están íntimamente relacionados, ambos indicadores muestran un comportamiento parejo, esto es, la caída del nivel de ingresos en los últimos ocho años supone para los jóvenes de nuestro país ser menos capaces de pagarse los gastos suyos y/o de su pareja. Atendiendo ahora al gráfico 4.3, este hecho aparece claramente reflejado. El porcentaje de jóvenes con la mayor capacidad de gasto (los que afirman que pueden pagar todos sus gastos y/o de su pareja) desciende desde el 35,5% al 32,1%. De igual forma Gráfico 4.3.  Evolución de la capacidad de gasto de los jóvenes (2008-2016) 50%

46,8%

45% 40,2%

40% 35%

35,5% 32,1%

30% 25%

24,3% 21,1%

20% 15% 10% 5% 0%

2008

2016

Puedes pagar todos los gastos tuyos y/o de tu pareja Puedes pagar una parte de los gastos tuyos y/o de tu pareja Sólo puedes pagar los gastos de bolsillo Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. Informe Juventud en España 2016

201


disminuye la proporción de jóvenes que pueden pagar parte de los gastos propios y los de su pareja y, en cambio, aumenta la presencia de jóvenes con menor capacidad de gasto, es decir, aquellos que sostienen que sólo pueden pagar los gastos ‘de bolsillo’ (40,2% en 2008 y 46,8% en 2016). Una realidad que podría ser explicada por el elevado porcentaje de jóvenes que depende exclusivamente de los ingresos de otras personas que, recordando el gráfico 4.1, representaba en 2016 el 46,7% del total. Efectivamente, y al igual que sucedía con los ingresos (precisamente porque depende de éstos), la capacidad de gasto de los jóvenes está estrechamente relacionada con las situaciones de dependencia/independencia descritas al comienzo del texto. Mayor independencia económica implica mayor capacidad de gasto y a la inversa, menor independencia (o mayor dependencia) supone menor capacidad en la administración del gasto, tal y como puede observarse en el gráfico 4.4. Gráfico 4.4. Capacidad de gasto de los jóvenes según situaciones de dependencia/independencia económica

Vivo exclusivamente de los ingresos de otras personas Vivo principalmente de los ingresos de otras personas, con algunos ingresos propios Vivo principalmente de mis ingresos, con la ayuda de otras personas

Vivo exclusivamente de mis ingresos 0%

20%

40%

60%

80%

100%

Sólo puedes pagar los gastos de bolsillo Puedes pagar una parte de los gastos tuyos y/o de tu pareja Puedes pagar todos los gastos tuyos y/o de tu pareja Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Atendiendo a este gráfico se puede afirmar que a medida que desciende la independencia económica desciende a su vez dicha capaci202

Informe Juventud en España 2016


dad. De esta forma si entre los jóvenes en situación de independencia/autonomía completa el 74,6% puede pagar todos sus gastos y/o de su pareja y entre aquellos que viven exclusivamente de sus ingresos con ayuda de otras personas este porcentaje es cercano al 46%, en los jóvenes con dependencia parcial la proporción de los que pueden pagar todos los gastos (suyos y de pareja) cae hasta el 22% y al 10,7% en el caso de los jóvenes en situación de dependencia plena. Es entre estos últimos jóvenes, los que viven exclusivamente de los ingresos de otras personas, donde el porcentaje de los que sólo pueden pagar los gastos de bolsillo es mayor, del 79,5%, mientras que entre los jóvenes que gozan de independencia completa este porcentaje apenas supera el 5%. La capacidad de gasto de los jóvenes no sólo se ve influida por las distintas situaciones de dependencia/independencia económica, sino que además varía en base a características como el sexo, la edad y el origen nacional. Aunque es cierto que por género no se observan diferencias significativas, éstas parecen serlo según la edad y el origen nacional (ver tabla 4.2). A mayor edad, mayor capacidad de gasto: si en los jóvenes de 15 a 19 años tan sólo el 10,4% afirma poder pagar todos los gastos, en el colectivo de 25 a 29 años este porcentaje asciende hasta el 54,3%. A su vez, y si en este grupo de edad el porcentaje de los que pueden pagar solo gastos de bolsillo representa el 19,4%, en los jóvenes de 20 a 24 años el porcentaje aumenta hasta el 52,6% y al 77,1% en los jóvenes de 15 a 19 años. Respecto al origen, es más elevado el porcentaje de jóvenes extranjeros que pueden pagar todos sus gastos (47,9%), propios y/o de la pareja, que el de los españoles (30,9%). Una diferencia, no obstante, que tiende a reducirse respecto al 2008 (31,2% en españoles y 59,8% en jóvenes de origen extranjero). En cualquier caso para los jóvenes de origen extranjero, a la mayor independencia económica hay que sumarle una mayor capacidad de gasto, debido, no a que dispongan de más ingresos (tal y como se tendrá ocasión de analizar), sino quizá a una estructura de gasto diferentes, a una mejor administración del dinero que se dispone o debido a menores expectativas/necesidades de gasto. Pero no sólo desciende la capacidad de gasto de los jóvenes, tal y como se acabar de ver, también se ve menguada la capacidad de decisión sobre dichos gastos, dicho de otra manera, el grado con que se decide Informe Juventud en España 2016

203


Tabla 4.2. Capacidad de gasto de los jóvenes según género, edad y origen nacional Género

Puedes pagar todos los gastos tuyos y/o de tu pareja Puedes pagar una parte de los gastos tuyos y/o de tu pareja Sólo puedes pagar los gastos de bolsillo Total (N)

Total

Varón Mujer

Grupos de edad

15-19

Origen nacional Nacido en España y con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero

32,1

32,2

32,1

10,4

25,1

54,3

30,9

47,9

21,1

20,4

21,8

12,5

22,3

26,3

21,4

16,8

46,8 100 5002

47,5 100

46,1 100

77,1 100

52,6 100

19,4 100

47,7 100

35,3 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

en qué gastar el dinero. Según los Informes de Juventud, decrece el porcentaje de jóvenes que tiene total autonomía (el mismo y/o su pareja) a la hora de decidir en qué se gasta el dinero que ingresa todos los meses (desde el 79,6% en 2008 al 72,2% en 2016). A la par aumenta la proporción de jóvenes que sólo puede decidir sobre una parte del dinero mensual que se ingresa (desde el 15,4% en 2008 al 24,3%.), lo que parece indicar que se trata de jóvenes que no gozan de autonomía financiera respecto a familiares u otras personas, a pesar de que con sus ingresos puedan pagar todos o partes de sus gastos. La evolución de los indicadores analizados hasta ahora relativos a la situación económica de los jóvenes coinciden básicamente en señalar el pronunciado deterioro de la misma. Casi dos tercios de los jóvenes son dependientes económicamente de otros, en forma parcial o total, algo que no ocurría antes de la crisis cuando la mayoría de los jóvenes decía vivir de sus ingresos, exclusivamente o con ayuda de otros. También los ingresos personales que los jóvenes reciben al mes han descendido sensiblemente en estos años y como consecuencia inevitable su capacidad de gasto se ha visto igualmente reducida. En suma, la posición económica de los jóvenes se ha hecho mucho más vulnerable 204

Informe Juventud en España 2016


como resultado del empeoramiento de las condiciones materiales de estos últimos años. Hasta este momento el análisis ha tenido como objeto al conjunto de los jóvenes según las distintas situaciones de dependencia/independencia, para así diferenciar a aquellos jóvenes que dependen económicamente de otras personas de aquellos que gozan de autonomía económica. Tras mostrar las diferencias entre unos y otros en relación a su situación económica, a continuación se procederá a analizar cada grupo por separado, prestando atención a las personas que ayudan económicamente a los jóvenes que son dependientes de otras personas y a las fuentes de ingresos en el caso de los jóvenes con independencia/autonomía económica.

1.2. La relevancia de la ayuda económica de los padres en los jóvenes económicamente dependientes Por jóvenes económicamente dependientes se entiende todos aquellos jóvenes que o viven exclusivamente de los ingresos de otras personas o viven principalmente de los ingresos de otras personas aunque cuentan con algunos ingresos propios. De esta forma la muestra se ve reducida a 3159 casos en 2016 y a 2462 jóvenes en 2008. Como ya se ha tenido ocasión de mostrar, el porcentaje de jóvenes en situación de dependencia económica aumenta considerablemente desde 2008 a 2016, siendo para este último año mayor la proporción de jóvenes dependientes que de jóvenes independientes (el 46,7% de los jóvenes viven exclusivamente de los ingresos de otras personas y el 16,4% afirma vivir principalmente de los ingresos de otras personas contando con algún ingreso propio). De esta forma, casi dos tercios de los jóvenes de 15 a 29 años en 2016 se encuentran en una situación de dependencia, algo que refleja la situación de precariedad en la que se encuentra el colectivo juvenil en nuestro país. Estos jóvenes dependientes, pues, necesitan ayuda económica de otros, bien de los padres, del cónyuge o pareja (y padres de ésta) o de otras personas. La tabla 4.3 nos muestra esta información, en evolución desde 2008 y según variables como el sexo, la edad o el origen nacional. Para el total de jóvenes dependientes económicamente son los propios padres o tutores los que, en mayor proporción, les ayudan. Aunque este resultado no puede sorprender ya que la mayoría de los jóvenes dependientes económicamente siguen viviendo en el hogar familiar, lo que sí es Informe Juventud en España 2016

205


Tabla 4.3. Personas que ayudan económicamente a los jóvenes dependientes según género, edad y origen nacional Origen nacional Nacido en España y con nacionalidad Origen Total Varones Mujeres 15-19 20-24 25-29 española extranjero

2008

2016

Género

Tus padres/ tutores Los padres/ tutores de tu cónyuge/ pareja Tu cónyuge/ pareja Otras personas (N) Tus padres/ tutores Los padres/ tutores de tu cónyuge/ pareja Tu cónyuge/ pareja Otras personas (N)

Grupos de edad

92,2

96,2

89,5

98

95,1

76,2

93,1

85,9

1,1

..*

..

..

..

..

1,2

..

5,9

..

9,9

..

3,4

23,2

5,6

10,7

2,4 3141

2,8

2

2,5

..

3,3

2,2

..

75,6

84,4

67,7

95,7

78,7

47,5

80,9

39

2,1

1,7

2,5

..

..

..

1,9

3,5

21,1

11,6

29,4

..

18,4

47,9

16,8

52,2

3,3 2462

3,3

3,2

3

3,1

3,7

2,3

9,2

* Nota: Como se trata de respuestas múltiples los porcentajes no suman 100. En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es demasiado reducido no se incluyen los porcentajes. Se ha excluido los ‘No contesta’. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

reseñable el incremento del porcentaje en estos años de la crisis. Mientras que en 2008, el porcentaje que recibe ayuda de los padres era del 75,6% ahora ha pasado a ser del 92,2%, lo que muestra bien a las claras la relevancia de la familia como ‘colchón amortiguador’ de las dificultades a las que se tienen que enfrentar los jóvenes en sus trayectorias biográficas. Este incremento es relevante no sólo por lo que representa en magnitud, sino también porque lo hace en detrimento de los cónyuges o parejas como personas que ayudan económicamente a los jóvenes entrevistados. Efectivamente, desde 2008 a 2016 el peso relativo de los y las cónyuges o parejas desciende desde el 21,1% al 5,9%, lo que representa una caída relativa del 72%, poniendo de manifiesto la dificultad de 206

Informe Juventud en España 2016


emanciparse en pareja cuando uno de los miembros no obtiene los ingresos necesarios para ser independiente económicamente. Por su parte, los padres o tutores del cónyuge o la pareja apenas ayudan económicamente a los jóvenes entrevistados (2,1% en 2008 y 1,1% en 2016) y el porcentaje de otras personas se mantiene más o menos estable con el paso de los años, con niveles también reducidos (3,3% en 2008 y 2,4% en 2016). Aunque es cierto que para todos los jóvenes, mujeres o varones, para los distintos grupos de edad y para los jóvenes españoles y de origen extranjero, indistintamente, desde 2008 a 2016, tiene lugar un incremento del apoyo económico de los padres, la importancia de éstos es mayor entre los varones, los más jóvenes y los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española. No obstante veamos con mayor detenimiento estos datos. Tanto en 2008 como en 2016 el porcentaje de los que afirman que son ayudados económicamente por los padres o tutores es mayor entre los varones que entre las mujeres, pero lo verdaderamente significativo surge cuando se observa la evolución seguida por uno y otro colectivo. Mientras que en 2008 los porcentajes de dependencia respecto a los padres eran 16,7 puntos porcentuales superiores en el caso de los hombres, en 2016 los porcentajes solo difieren en 6,7 y ello es debido sobre todo al incremento del porcentaje de mujeres que dependen del apoyo de sus padres. Estos datos ponen de manifiesto que, a pesar de que sigue persistiendo un pequeño porcentaje de mujeres jóvenes que dependen de sus parejas o cónyuges, la inmensa mayoría sigue dependiendo de sus padres, lo que indirectamente parece indicarnos que siguen viviendo en el hogar familiar, algo que coincide con lo que sabemos sobre el retraso en la emancipación residencial. Como ya veíamos anteriormente, la emancipación en pareja con uno de los miembros dependiendo económicamente del otro parece que cada vez es más improbable. Por grupos de edad, la distribución es la esperada, a medida que se avanza en la edad, disminuye el porcentaje de padres que ayudan económicamente a sus hijos y aumentan la importancia de los cónyuges o parejas (47,9% en 2008 y 22,9% en 2016). Destaca, por otra parte, que el 76,2% de los jóvenes dependientes entre 25 y 29 años en 2016 reciban ayuda económica de los padres o tutores, porcentaje que se ha incrementado sustantivamente desde el año 2008 (47,5%). Estos datos podrían estar informándonos que a causa de la crisis económica, muInforme Juventud en España 2016

207


chos más padres, independientemente de su posición socioeconómica u ocupación, tienen que realizar un esfuerzo adicional para ayudar económicamente a sus hijos ya en la frontera de la treintena. Según origen nacional, los jóvenes de origen extranjero muestran porcentajes menores de padres que les ayudan económicamente y mayores de cónyuges o parejas (mayor dependencia conyugal) respecto a los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española, algo que sucede tanto en 2008 como en 2016. Por tanto, los jóvenes extranjeros no sólo son menos dependientes económicamente que los jóvenes españoles (algo visto con anterioridad), sino que además, cuando la dependencia tiene lugar, se trataría de una dependencia que no reposa tanto en la familia de origen. Aun así, los datos en evolución son muy relevantes, ya que si en 2008 la ayuda de los padres en los jóvenes de origen extranjero representaba el 39% y la de los cónyuges o parejas era mayoritaria (52,2%), en 2016 la situación da un vuelco, en el que la ayuda económica de los padres pasa a representar el 85,9% y la de los cónyuges un 10,7%, quizás como consecuencia de los efectos del deterioro en las condiciones materiales en las que desarrollan sus vidas. Como se acaba de ver, con la crisis ha aumentado el porcentaje de padres/tutores que ayudan económicamente a sus hijos dependientes. Más arriba se ha apuntado que, además, el esfuerzo económico de padres y madres se realiza independientemente de su ocupación o posición socioeconómica. Pero ¿realmente esto es así? Para comprobar esta afirmación se ha procedido a relacionar la información sobre las personas que ayudan económicamente a los jóvenes dependientes con la ocupación (tabla 4.4), no del joven, sino del cabeza de familia, puesto que los jóvenes aquí analizados son dependientes económicamente. De esta manera obtenemos indirectamente una medida de cómo la posición socioeconómica de la familia de origen puede influir en la ayuda económica que estos últimos reciben. Si atendemos a la siguiente tabla se confirma, en primer lugar, el interrogante anteriormente planteado: independientemente de la ocupación, la ayuda de los padres es fundamental, al menos en el año 2016, traduciéndose en porcentajes que, en todas y cada una de las categorías de la ocupación, superan el 90%. Pero a pesar del esfuerzo económico de todos los padres, podría establecerse cierta relación entre la ayuda económica de éstos y su ocupación (del cabeza de familia y no del joven). A medida que la ocupación proporciona una posición socioeconómica más baja, desciende el por208

Informe Juventud en España 2016


centaje de padres/tutores que ayudan económica a sus hijos y aumenta, en cambio, el porcentaje de cónyuges o parejas que lo hacen. No obstante, las diferencias son escasas y lo que más destaca es que sea cual sea la posición social familiar ésta se encarga, en la práctica totalidad de los casos, de sostener a los hijos que no pueden hacerlo por sus propios medios. Tabla 4.4. Padres/tutores o cónyuges/parejas que ayudan económicamente a los jóvenes dependientes según ocupación del cabeza de familia (no lo es el/la joven)

Tus padres/tutores Tu cónyuge o pareja (N)

Total 92,2  5,9 3141

Directivos y profesionales 94,7  3,5

Ocupaciones intermedias 92,9  5,8

Ocupaciones manuales 91,0  7,1

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

1.3. Jóvenes en situación de independencia económica y fuente de ingresos Vista la situación económica de los jóvenes en situación de dependencia, a continuación se prestará atención a aquellos jóvenes que viven principalmente de sus ingresos, es decir, el análisis se centrará en el colectivo que se encuentra en la situación opuesta a la anterior, los jóvenes independientes económicamente. Por jóvenes económicamente independientes se entiende todos aquellos jóvenes que o viven exclusivamente de sus ingresos y/o recursos o viven principalmente de sus ingresos (o recursos) pero reciben alguna ayuda económica de otras personas. En este caso concreto la muestra a analizar se ve reducida a aproximadamente el 35% de la muestra, muy alejado del 50% que representaba en 2008. Estos porcentajes hablan por sí solos y muestran claramente el descenso de los jóvenes independientes económicamente en los últimos ocho años. Si en los jóvenes dependientes se prestó atención a las personas que les ayudan económicamente, en los jóvenes independientes se hará referencia a sus ingresos (fuente de procedencia y media de ingresos en euros mensuales). En lo que se refiere al tipo de fuente de ingresos, la mayoría de los jóvenes independientes económicamente lo son, precisamente, por un Informe Juventud en España 2016

209


empleo o trabajo regular, tanto en 2008 como en 2016. Le siguen en importancia los trabajos esporádicos y después, los subsidios, ahorros y ayudas para estudios (ver gráfico 4.5). Gráfico 4.5. Distribución de las fuentes de ingresos de los jóvenes independientes económicamente (2008-2016)

100%

91,8%

90%

81,4%

80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

14,7% 5,6%

0,9% 2,6% 0,5%

1,7%

2008

3,5%

4,1%

2,1%

5,3%

2016

Trabajo regular

Trabajos esporádicos

Una beca, ayuda de estudios

Subsidio de paro, desempleo

Otros subsidios o pensiones

Ahorros, rentas, inversiones

* Nota: Como se trata de respuestas múltiples los porcentajes no suman 100. Se ha excluido a los ‘No contesta’. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 20162.

Pero más allá de esta foto fija, el cambio de 2008 a 2016 proporciona información más relevante. En un contexto de crisis económica, con altas tasas de paro y en donde aumentan los contratos temporales y los empleos a tiempo parcial, tal y como se expuso en el capítulo anterior, desciende el ‘trabajo regular’ como principal fuente de ingresos de los jóvenes. Este concepto ha pasado del 91,8% en 2008 al 81,4% en 2016, casi diez puntos menos que son prácticamente cubiertos por el incre(2) Jóvenes con independencia económica: IJE 2016 (N=1739); IJE 2008 (N=2460). Se excluyen de los análisis los ‘No contesta’. 210

Informe Juventud en España 2016


mento del trabajo esporádico. Aunque al estar hablando de jóvenes que obtienen suficientes ingresos para ser independientes es lógico que la gran mayoría tenga un trabajo regular, no puede dejar de sorprender que alrededor de un 15% se sostenga sólo con lo que se denomina trabajo esporádico. Aunque no muy importantes en magnitud, aumentan también como fuente de ingresos de estos jóvenes los subsidios por desempleo (del 2,6% al 4,1%) las becas y ayudas al estudio (0,9% en 2008 y 3,5% en 2016) y, en mayor medida, los ahorros, al pasar del 1,6% en 2008 al 5,4% en 2016, convirtiéndose éstos en 2016 en la tercera fuente de ingresos en importancia relativa para este colectivo juvenil. En cuanto al origen de los ingresos según sexo para 2016, se confirma lo visto en el Informe de 2012, en el que ya cambió la tendencia respecto a 2008, ya que hombres y mujeres muestran porcentajes muy similares en ‘trabajo regular’ como principal fuente de ingresos de los jóvenes económicamente independientes. El aumento de mujeres respecto a 2008 que afirman que el trabajo regular es su principal fuente de ingresos podría estar relacionado con el hecho de que la destrucción de empleo juvenil ha afectado en mayor medida a hombres que a mujeres (Moreno, 2012). Por grupos de edad, a medida que aumenta la edad se incrementa, como es lógico, el porcentaje de jóvenes con ingresos procedentes del trabajo regular y disminuye el porcentaje de jóvenes con ingresos procedentes de trabajos esporádicos y de jóvenes con ahorros, tal y como puede apreciarse en la tabla 4.5.

Tabla 4.5. Fuentes de ingresos de los jóvenes con independencia económica según género y edad

Trabajo regular Trabajos esporádicos Una beca, ayuda de estudios Subsidio de paro, desempleo Otros subsidios o pensiones Ahorros, rentas, inversiones Total (N)

Total 81,4 14,7 3,5 4,1 2,1 5,3 100 1739

Género Varones Mujeres 81,6 81,2 15,8 13,6 3,6 3,5 3,7 4,5 .. .. 5,0 5,6 100 100

Grupos de edad 15-19 20-24 25-29 59,4 74,4 85,7 24,9 22 11,1 ..* 5,0 2,3 .. .. 4,9 .. .. .. .. 6,5 4,5 100 100 100

* Nota: En aquellos casos en los el número de observaciones muestrales es demasiado reducido no se incluyen los porcentajes. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

211


Finalmente, en lo que se refiere a los ingresos personales mensuales de los jóvenes con independencia económica, se constata una caída desde 2008 a 2016 de la media de dichos ingresos en todos y cada uno de los grupos analizados (gráfico 4.6). Aun siendo cierta esta evolución, en ambos años las diferencias de ingresos según género, edad y origen nacional, se mantienen constantes en la misma dirección, esto es, independientemente del año, la media de ingresos personales es mayor en varones que en mujeres; mayor a medida que se avanza en la edad y mayor en jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española que en los jóvenes de origen extranjero. No obstante entre todos los colectivos analizados destaca la reducción de los ingresos de los más jóvenes, es decir aquellos que tienen entre 15 y 19 años. Entre las dos fechas consideradas los ingresos medios se han reducido en 305 euros lo que significa una caída del 40%. No puede dejar de sorprender la reducida cantidad de ingresos, algo menos de 450 euros mensuales, con que algunos jóvenes tienen que hacer frente a sus necesidades, ya que, según manifiestan, no dependen económicamente de nadie. Gráfico 4.6. Media de ingresos personales de jóvenes con independencia económica, según género, edad y origen nacional

942,2 862,5

Origen extranjero Nacido en España y con nacionalidad española

900,3

25-29

980,5

1.086,5

944,3

20-24

771,1

15-19

750,4

445,2

871,8 827,1

Mujeres Varones

963,1

0 2008

1.020,2

200 2016

400

600

800

1.000

1.103,4

1.200

Euros mensuales netos

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. 212

Informe Juventud en España 2016


A modo de resumen de lo visto ahora, puede afirmarse que la comparación de los resultados obtenidos en la encuesta de este Informe con los de 2008 ha puesto de manifiesto una reducción relevante de la proporción de jóvenes independientes económicamente debido, fundamentalmente, al descenso de aquellos que poseen un trabajo frecuente o regular y a la caída de sus ingresos medios personales. Todo ello supone, además, una disminución en su capacidad de gasto y en la capacidad de decisión sobre el mismo. Paralelamente, aumentan los jóvenes con trabajos esporádicos y que viven principalmente de los ingresos de otras personas, es decir, jóvenes dependientes desde un punto de vista económico, ayudados en la mayoría de los casos por sus padres. En estos años de la crisis, la importancia de los progenitores (o tutores) como aquellas personas que más ayudan a estos jóvenes sin autonomía económica ha sido clave.

Informe Juventud en España 2016

213


2 Transición del hogar de origen al propio: la emancipación residencial

Una vez analizada la situación económica de los jóvenes, abordaremos el otro aspecto de las condiciones de vida juvenil al que nos hemos referido en la introducción de este capítulo, nos referimos a la emancipación residencial. La entrada de los jóvenes en la edad adulta está definida, entre otros aspectos, por la constitución de un proyecto vital autónomo y, en la mayor parte de los casos, esto pasa por la formación de un nuevo hogar en una vivienda independiente. En el tránsito de la juventud a la etapa adulta y en el propio proceso de construcción de la autonomía en la vida de los jóvenes la emancipación residencial debe entenderse, al menos en las actuales sociedades occidentales, como un elemento constituyente fundamental y necesario. El tránsito a la vida adulta hay que contextualizarlo, no obstante, en la época de modernidad avanzada en la que vivimos, de creciente inseguridad, y en la que la emancipación residencial no siempre implica la emancipación familiar completa ni supone necesariamente la consecución de un hogar independiente definitivo en el momento que te emancipas residencialmente por primera vez. En este sentido, estudios recientes han constatado cómo numerosos jóvenes, tras haber disfrutado de una vida residencialmente independiente en su propio hogar, deben volver al hogar y residencia familiar al no poder afrontar todos los gastos y responsabilidades que exige el estar emancipado (Gentile, 2010; Echaves, 2016), evidenciando así la ‘no linealidad’ de las trayectorias de emancipación residencial, al menos en nuestro país. En la figura 4.1 se Informe Juventud en España 2016

215


ha resumido gráficamente la complejidad de un proceso fundamental en la vida de los jóvenes, cuya articulación social guarda una estrecha relación con las características de los contextos económicos, sociales y políticos. Figura 4.1. La ‘no linealidad’ de las trayectorias de emancipación residencial en el tránsito a la vida adulta

Fuente: Echaves, 2016.

La modernidad crea su propias directrices a modo de instrucciones acerca de la actitud que se debe tener para afrontar la inseguridad que implica la vida en sociedad. Así, la vida y procesos como el de emancipación residencial, se convierten en un ‘proyecto de planificación’. Una tarea planificadora que, no obstante, tiene lugar en contextos de mayor complejidad, menor linealidad y estabilidad (o no linealidad) y de desestandarización (Furlong, Cartmel y Biggart, 2006), generándose así incertidumbre ante contextos que son desfavorables. Se trata de incertidumbre, tal y como explican Casal, García, Merino y Quesada (2006), en las formas de transición de la educación al trabajo, a la hora de decidir embarcarse en una hipoteca o sistemas de financiación a largo plazo, o a la hora de confiar en la estabilidad para formar un hogar con una pareja. Esta incertidumbre acaba afectando a las decisiones de los jóvenes y, por tanto, a las trayectorias que siguen en sus transiciones a la vida adulta. Y ante ésta situación no cabe más que la ‘prevención’, 216

Informe Juventud en España 2016


entendida como una mezcla de cautela y previsión, que obliga al joven a pensar de antemano, tratar de calcular y controlar el futuro ante contextos adversos y ante determinadas estructuras económicas, políticas y sociales. Sin embargo, como bien sabemos todos, no siempre estas previsiones se cumplen, ni el futuro es como se ha pensado.

2.1. Emancipación residencial y transición a la vida adulta: la posición de España en el contexto europeo Las disparidades entre países europeos en materia de emancipación residencial siguen existiendo, a pesar de que se observa cierto proceso de convergencia en los últimos años en relación a la edad media de los jóvenes en el momento de abandonar el hogar familiar. Por lo general, los jóvenes de los países del sur de Europa suelen emanciparse más tarde (a edades más tardías) que sus homónimos del norte de Europa. Diferencias en las estructuras sociales y económicas, en el contexto institucional y normativo, explicarían el mayor retraso en el logro de emancipación residencial de los jóvenes pertenecientes a estos Estados del Bienestar del sur del continente, como España (Módenes, Fernández-Carro, y López-Colás, 2013; Echaves, 2016). Tabla 4.6. Evolución de la edad media estimada en el abandono del hogar familiar en diferentes países de la UE (2004-2014) 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 EU27 26,3 26,3 26,3 26,3 26,3 26,2 26,1 Suecia : : : : : 20,4 20,3 Dinamarca : : : : : : 21,2 Finlandia 22,4 22,0 22,3 22,0 22,0 22,0 21,9 Países Bajos 23,5 23,6 23,3 23,2 23,4 23,4 23,3 Francia 23,7 23,7 23,5 23,4 23,4 23,3 23,5 Reino Unido 23,6 23,5 23,6 23,6 23,8 23,9 23,9 Alemania 24,1 23,9 23,9 23,9 23,9 24,1 24,1 Irlanda : : 25,3 25,6 25,4 24,9 25,1 Austria 25,2 25,4 25,4 25,4 25,5 25,3 25,5 Bélgica 25,6 25,4 25,6 25,5 25,5 25,4 25,4 Grecia 27,7 28,3 28,6 28,5 28,5 28,2 28,3 España 29,0 28,6 28,7 28,4 28,4 28,3 28,4 Portugal 28,2 28,2 28,3 28,5 28,8 28,7 28,7 Italia 29,5 29,7 29,8 29,8 29,7 29,7 29,7

2011 26,1 20,3 21,0 21,9 23,5 23,6 23,5 24,0 25,5 25,4 25,4 28,7 28,5 28,7 29,7

2012 26,1 19,9 21,1 21,9 23,6 23,5 23,9 23,8 25,4 25,4 24,9 29,0 28,7 28,8 29,8

2013 26,1 19,6 21,0 21,9 23,5 23,7 24,1 23,9 25,6 25,4 24,9 29,3 28,9 29,0 29,9

2014 26,2 20,8 21,2 21,9 23,6 23,7 24,3 23,8 25,8 25,4 25,1 29,3 29,1 28,8 30,1

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth Population.

Informe Juventud en España 2016

217


A tenor de los datos anteriores, puede afirmarse que la etapa de la crisis ha supuesto una quiebra en la tendencia hacia una cierta reducción en la edad media en que los jóvenes en España abandonan el hogar familiar. Desde comienzos del año 2000 se venía experimentando un proceso lento pero constante de adelanto en la edad media de emancipación. Así, en 2004 la edad media a la emancipación en España era de 29 años y va descendiendo progresivamente hasta los 28,4 en 2008 y 28,3 en 2009. A partir de este año la edad media aumenta ligeramente y de forma algo más rápida en la segunda etapa de la recesión, es decir a partir de 2012. El resultado es que en 2014 la edad media se situaba en 29,1, ligeramente superior a la que había en 2204. En cualquier caso, la distancia respecto a la media comunitaria sigue siendo notable, alrededor de tres años. Las divergencias emancipatorias entre países europeos también se constatan si como indicador de éstas se utiliza el porcentaje de jóvenes que a determinadas edades continúan viviendo con los padres. Tabla 4.7. Evolución del porcentaje de jóvenes de 16 a 29 años que viven con sus padres respecto al total de población de esa edad en diferentes países de la UE (2004-2013) EU27 Dinamarca Finlandia Suecia Reino Unido Países Bajos Francia Bélgica Austria Alemania Irlanda Grecia España Portugal Italia

2004 : 32,3 36,8 37,7 : : 48,9 59,7 56,4 : 74,1 72,9 73,0 72,1 77,9

2005 65,8 33,2 38,1 41,8 48,5 52,3 49,6 61,4 61,6 75,3 74,3 73,5 77,7 73,9 78,8

2006 64,7 33,1 38,3 42,3 52,1 52,4 48,6 61,0 64,7 65,9 71,7 74,2 74,5 75,2 78

2007 64,4 33,9 38,1 38,3 56,9 52,8 42,6 60,8 65,1 64,5 71,2 73,7 73,6 77,3 79,3

2008 65,2 33,3 38,2 40,5 59,1 52,8 48,6 60,9 64,2 63,5 70,3 73,1 72,0 80 78,4

2009 65,7 34,4 36,4 39,4 59,1 52,3 51,5 61,2 65,3 62,9 67,8 73 72,4 79,2 78,7

2010 65,3 37,2 36,8 40,4 58,3 52,9 50,9 60,0 62,7 61,9 69,2 74 72,3 79 78,9

2011 66,1 36,5 37,5 40,6 57,6 52,8 50,3 60,6 63,1 65,1 66,1 75,8 74,4 77,6 80,4

2012 66 34,7 38,1 41,4 52,6 53,5 51,3 64,7 63,1 66,1 66,8 78,2 75,8 77,9 81,5

2013 65,9 30,5 37,8 39,6 52,0 53,4 52,2 65,1 65,4 65,7 71,4 77,5 76,1 77,8 82,7

Fuente: Elaboración propia. Eurostat Database, Population and Social Conditions; Youth Population.

Según los datos que proporciona Eurostat y tomando en su conjunto a los jóvenes de 16 a 29 años, nuevamente los países meridionales muestran una realidad muy divergente a los países del centro y del norte de Europa, 218

Informe Juventud en España 2016


con unos porcentajes en torno al 75-80% y que apenas han cambiado con el paso de los años (ver tabla 4.7). En el caso español se observa una pauta semejante a la analizada en el anterior indicador, destacando nuevamente el retroceso en la emancipación juvenil que se produce a partir de 2012. Unas disparidades que se tornan aún más evidentes, si cabe, si tomamos sólo a jóvenes comprendidos entre los 25 y 29 años (ver gráfico 4.7), una edad en la que ya muchos jóvenes han acabado su formación. En España, la evolución durante estos años no es muy marcada: en 2004 el 51,5% de los jóvenes de 25 a 29 años se mantenía en el hogar y vivienda familiar, un porcentaje que se sitúa en 2013 en 2013. A primera vista y a expensas de ulteriores análisis, esta evolución puede sugerir que en general, aunque la crisis haya tenido efectos en las trayectorias emancipatorias de los jóvenes, éstas no han sido tan acusadas como cabría esperar dado el deterioro del contexto socioeconómico. La realidad española (junto a la italiana o griega) muy poco tiene que ver con la mostrada por países como Dinamarca o Suecia en los que el porcentaje de jóvenes de 25 a 29 años que continúan viviendo con sus padres se mantiene estable a lo largo de los años en torno al 4 o 6% respectivamente. Gráfico 4.7. Evolución del % de jóvenes de 25 a 29 años que viven con sus padres respecto al total de población de esa edad en algunos países de la UE (2004-2013) 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2004

Dinamarca

2005

2006 Suecia

2007

2008 Francia

2009

2010 España

2011 Italia

2012

2013 Grecia

Fuente: Elaboración propia. Eurostat, Database, Population and Social Conditions; Youth Population. Informe Juventud en España 2016

219


Tras entender la posición de España en el contexto europeo, a continuación se analizará el estado de la emancipación residencial en nuestro país en mayor detalle y su evolución en los últimos años.

2.2. Estado de la emancipación residencial en España y efectos del actual contexto socioeconómico El primer indicador que vamos a utilizar como aproximación al análisis de los procesos de emancipación residencial en España, es el cálculo, a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el INE, de la proporción de jóvenes de 16 a 29 años que viven fuera del hogar de origen respecto del total de personas de su misma edad3. Esta tasa no nos habla o no nos permitirá determinar la edad a la que se produce la emancipación, pero si observar la frecuencia (mayor o menor) del fenómeno a ciertas edades y según una serie de características demográficas y socioeconómicas. El porcentaje de jóvenes emancipados de 16 a 29 años (tasa de emancipación residencial), según la EPA, aumenta en torno a 10 puntos porcentuales desde comienzos de la década de los 2000 (19,4%) hasta el año 2008 (29,5%), momento a partir del cual se produce un continuo descenso hasta alcanzar el 22,4% en 2015 (gráfico 4.8). Se puede afirmar, por tanto, que la crisis económica iniciada en 2008 ha frenado la tendencia que se venía observando desde el comienzo de la década de disminución —ligera pero continuada— del número de jóvenes que se mantenían en el hogar de los padres. No obstante, la proporción de jóvenes que se emancipa del hogar de origen no ha decrecido desde 2008 con la misma intensidad con la que había aumentado durante el periodo 2001-2008, lo que permite que la tasa de emancipación se mantenga en valores algo más elevados de los que había en los primeros años del siglo XXI. (3) La población joven emancipada residencialmente estaría formada, de acuerdo con las categorías utilizadas en la EPA, por aquellas personas que están clasificadas como: persona principal (pr), cónyuge de la misma; yerno, nuera o pareja de los hijos con trabajo remunerado; nieto/a, nieto político/a o pareja de los mismos con trabajo remunerado; padre, madre, suegro/a (o pareja de los mismos); otro pariente de la pr o pareja del mismo con trabajo remunerado; sin parentesco con pr con trabajo remunerado. Esta clasificación es similar a la utilizada en anteriores Informes Juventud en España. 220

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.8. Evolución de la tasa de emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años según género (2001-2015) 40% 35% 29,5% 29,5%

30% 25,8%

25%

21,6%

20% 19,4%

29%

27,6%

27,6%

26,6%

23,6%

24,3%

23,9%

23,3%

20,7%

22,4%

15% 10% 5% 0%

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 Jóvenes varones

Jóvenes mujeres

Total jóvenes

* Nota: La tasa de emancipación es la proporción de jóvenes de 16 a 29 años que viven fuera del hogar de origen respecto del total de personas de su misma edad. Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre).

En relación a la evolución de la emancipación según género, las diferencias entre hombres y mujeres son evidentes. Es cierto que para ambos colectivos, y en evolución, la tasa tiene un comportamiento muy similar: aumento progresivo hasta el año 2008 y descenso (mayor en varones que en mujeres) a partir de este año, que se mantiene hasta el 2015. No obstante, en todos y cada uno de los años la tasa de emancipación de mujeres es mucho mayor (entre 9 y 10 puntos porcentuales, dependiendo del año). Estos datos parecen confirmar que son las mujeres jóvenes las que abandonan antes el hogar familiar, si se las compara con los hombres (tendencia común al resto de Europa). Esto no significa que las mujeres demanden o ansíen la autonomía residencial en mayor medida que los hombres, sino más bien que en el momento de emanciparse son más jóvenes. Esta realidad podría deberse, por un lado, a la mayor incidencia del desempleo en los hombres (tal y como se ha visto en la ‘situación laboral’ de los jóvenes de este Informe) y, por otro, por las expectativas de las mujeres de formar una familia a una edad más temprana que los hombres. Existen estudios que han constatado que el abandono del hogar familiar a edades más tempranas que los varones se produce a pesar de la mayor precariedad laboral, espeInforme Juventud en España 2016

221


cialmente de aquellas mujeres con menor formación y menor cualificación, es decir, se emancipan con la expectativa de formar una pareja y posteriormente una familia, independientemente de su situación económica (Moreno et al, 2012). Existiría en este sentido, un comportamiento diferencial ante el abandono del hogar de los padres que estaría asociado a los roles de género. Los hombres, siguiendo esta línea argumental, retrasarían en mayor medida el momento de la emancipación residencial hasta alcanzar una mayor estabilidad económica y laboral, lo que se traduciría en mayores tasas de principalidad4 para hombres, al menos hasta 2009-2010 (ver gráfico 4.9). Entonces, ¿sería apropiado hablar de cierta ‘emancipación dependiente’ femenina? Si recordamos los datos antes analizados sobre la dependencia económica de los jóvenes veíamos cómo entre ellas aumentaba (en comparación con los hombres) el porcentaje de las que decían recibir ayuda económica de sus cónyuges o parejas y era menor el correspondiente a los padres o tutores, lo que avalaría esa idea de una mayor emancipación dependiente de las mujeres. Por otra parte, no hay que olvidar que en la actividad laboral de las jóvenes, los estereotipos, los valores sexistas, la falta de una igualdad real de oportunidades y los menores salarios, siguen hoy en día vinculados al menor coste de oportunidad que para ellas supone abandonar el mercado laboral. Las evidencias parecen apuntar hacia el mantenimiento en determinados sectores juveniles de una emancipación femenina más dependiente de sus parejas varones. Sin embargo, hay otros indicadores que apuntan en dirección contraria. En primer lugar, anteriormente veíamos cómo durante los años de la crisis ha descendido bruscamente el porcentaje de mujeres jóvenes que dependen económicamente de sus cónyuges o parejas y en contraposición aumentan las que dependen de sus padres. Las dificultades asociadas a la crisis habrían frenado de forma notable los intentos de algunas mujeres jóvenes de emanciparse al cargo de sus parejas varones. Por otra parte, en el gráfico 4.9 se observa un proceso muy interesante, según el cual la proporción de mujeres sustentadoras principales del hogar ha aumentado considerablemente en los últimos años. Ello (4) La tasa de principalidad hace referencia al porcentaje de personas que constan en la EPA como ‘persona de referencia de un hogar’ respecto del total de personas de su misma edad y sexo. 222

Informe Juventud en España 2016


indicaría claramente el cambio hacia una emancipación femenina menos dependiente. Gráfico 4.9. Evolución de la tasa de principalidad de los jóvenes de 16 a 29 años, según género (2001-2015) 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0%

2001

2003

2005

2007

2009

2011

2013

2015

Tasa principalidad jóvenes varones

Tasa principalidad jóvenes mujeres

Tasa principalidad total jóvenes

Tasa de emancipación total jóvenes

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre).

A partir de 2010 las tasas de hombres y mujeres se igualan, como consecuencia del descenso de la proporción de hombres ‘persona de referencia’ y el mantenimiento (o tímido aumento) de la de mujeres (ver gráfico anterior). Sin diferenciar por género y en evolución, la tasa de principalidad del total de jóvenes de 16 a 29 años aumenta paulatinamente desde el 7,8% en 2001 hasta el 13,5% en 2009, momento en el que tiene lugar un descenso hasta situarse en el 11% aproximadamente en 2015. Este ligero descenso podría deberse a un hecho puramente demográfico constatado, a saber; el descenso del contingente juvenil. Pero también la razón de la caída de las tasas de principalidad se encontraría en la menor formación de hogares jóvenes como consecuencia del descenso, precisamente a partir de 2008-2009, de las tasas de emancipación. Los jóvenes en España ahora se emancipan menos y esto tiene una clara repercusión en las tasas de principalidad. Además, no podemos pasar por alto la vuelta de muchos jóvenesadultos, los denominados ‘boomerang kids’ españoles (Gentile, 2010), que, a causa de la crisis y por la incapacidad de seguir haciendo frente Informe Juventud en España 2016

223


a los gastos de la vivienda, han regresado al hogar de origen después de haber perdido el empleo y vivido una etapa por cuenta propia. Estos ‘boomerang kids’ sin duda suponen uno de los colectivos más interesantes de estudiar en el análisis de los efectos que la actual crisis económica y social está teniendo en los procesos de emancipación (Echaves, 2016). Volviendo ahora a la evolución de la emancipación, se hace necesario indagar en las variaciones que puedan existir en las tasas en función de variables como la edad o el origen nacional. Respecto a la evolución de la proporción de jóvenes emancipados según edad (gráfico 4.10), desde 2001 y hasta 2008, dicha proporción aumenta en todos y cada uno de los grupos, aunque los incrementos sean mayores en el colectivo de 25 a 29 años que en los de 16 a 24 años. Gráfico 4.10. Evolución de la tasa de emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años por grupos de edad (2001-2015) 60% 49,8

50%

51,2 50,2 46,3

44,7

40% 38

44,8

39,2

30% 19,5

20% 13,3

10% 0%

18,4

16,5

14,9

10,7 1,8

2,3

3,3

4,3

2001

2003

2005

2007

16 a 19

20 a 24

12,7 12,2

2,2

1,6

1,3

1,3

2009

2011

2013

2015

25 a 29

Total jóvenes

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre).

A partir 2008-2009, momento en el que se inicia la crisis económica, se produce un descenso del porcentaje de emancipados, al principio de manera muy suave y en la segunda etapa de la crisis de forma algo más acusada. No obstante, se trata en términos generales de caídas no muy destacables, quizás un poco más visibles en el caso de los jóvenes de edad intermedia. Pero en cualquier caso son cifras que podrían sugerir 224

Informe Juventud en España 2016


que los efectos de la crisis económica sobre el abandono del hogar familiar no han modificado de manera tan relevante las tendencias de las trayectorias emancipatorias de los jóvenes en España, tal y como cabría esperar a priori. Como mucho parecen haber frenado la posibilidad de que se produjera un cambio que modificara en parte la tradicional emancipación tardía que caracteriza a la juventud española desde hace tiempo. En cualquier caso, los datos del gráfico anterior confirman que son las generaciones más jóvenes las que tienen una mayor dificultad para emanciparse, y esto sucede antes y durante la crisis. Como se ha visto, el efecto de la crisis económica no ha afectado por igual a todos los grupos de edad, siendo las cohortes más jóvenes las más damnificadas en términos relativos. Pero su mayor vulnerabilidad o desventaja respecto a los grupos de mayor edad no es una consecuencia de la actual coyuntura, sino que es una realidad estructural que precede a ésta (Echaves, 2015). Otra condición o variable que sería interesante analizar para así seguir indagando en las variaciones de la tasa de emancipación, es la nacionalidad. De esta manera, tendremos una visión más global de las disparidades en la proporción de jóvenes emancipados en España según características demográficas. Desde el año 2001 y hasta la actualidad, las tasas de emancipación son mucho mayores para los jóvenes extranjeros que para los españoles (gráfico 4.11). La diferencia entre ambos colectivos alcanza su valor máximo al comienzo de la serie, en el año 2001. A partir de 2008-2009 la disparidad en las tasas disminuye, dado que el porcentaje de emancipados españoles según género se mantiene más o menos estable y en cambio disminuye bruscamente para los extranjeros jóvenes (especialmente varones). Este dato es sumamente relevante. Para los jóvenes españoles, la etapa de la crisis solo parece haber frenado una cierta tendencia al alza de la emancipación, pero para los jóvenes extranjeros estos años han supuesto un desplome de sus tasas de emancipación, hasta el punto de que la distancia entre autóctonos y extranjeros aunque siga siendo importante ya no es tan notoria como era al principio de siglo. Diferenciando el género de los extranjeros, el porcentaje de mujeres jóvenes extranjeras emancipadas disminuye en términos porcentuales bastante menos que el de los extranjeros hombres, y esto puede deberse a que las mujeres (que como los varones, abandonan sus países de origen muchas Informe Juventud en España 2016

225


veces en solitario) han soportado mejor la crisis al integrarse laboralmente en mayor medida en el sector servicios, algo que no han conseguido los hombres jóvenes. Gráfico 4.11. Evolución de la tasa de emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años según nacionalidad y género (2001-2015) 80% 70% 60%

68% 62,8%

56,6%

50% 40%

35,8%

30% 20% 10% 0%

20,9%

21,7% 15,5%

14,2%

2001

2003

2005

2007

Varones españoles Varones extranjeros

2009

2011

2013

2015

Mujeres españolas Mujeres extranjeras

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre).

El estado civil es otra de las características que nos puede informar sobre las tendencias y características de la evolución de la emancipación juvenil. Según datos de la EPA, la gran mayoría de los jóvenes de 16 a 29 años que residen en España están solteros y solteras en la actualidad: exactamente el 92,4%, según los datos del II trimestre de 2015. Aquellos que están casados tan solo representan el 7,2% de los jóvenes en su conjunto, situación no obstante, que difiere según el grupo de edad y que se incrementa a medida que se asciende en la edad, como es lógico. Dicho esto, lo relevante ahora es relacionar el estado civil con el estado de la emancipación (estar o no emancipado), para así comprobar si el vivir en pareja y casarse constituye uno de los motivos fundamentales para emanciparse de la familia de origen en nuestro país. De acuerdo con la investigación existente sobre el particular, España, junto a los demás países mediterráneos o del Sur de Europa, pertenecería al grupo de emancipación residencial tardía, vinculada a la formación de la pareja y al matrimonio (Miret, 2010). 226

Informe Juventud en España 2016


Tal y como se puede observar en el gráfico 4.12, en el colectivo de los casados la inmensa mayoría vive en su propia casa (el 87,3%). No obstante, es significativo el hecho de que el 12,7% de los jóvenes de 16 a 29 años casados y el 29,0% de separados y divorciados no estén emancipados, lo que podría apuntar hacia los procesos de retorno al hogar familiar a los que antes aludíamos. En el origen de esto procesos de retorno deben estar, sin duda, los problemas de acceso a la vivienda de estos nuevos hogares, problemas agravados por la actual situación de crisis económica. En los solteros la situación es inversa, es decir, el mayor porcentaje corresponde a los no emancipados (82,9%), siendo el de emancipados en torno al 17%. Gráfico 4.12. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años según su estado civil 100% 12,7%

90%

29,0%

80% 70% 60%

82,9%

50% 87,3%

40%

71,0%

30% 20% 10% 0%

17,1%

Solteros

Casados Emancipados

Otros* No emancipados

* Nota: La categoría ‘otros’ engloba a los separados/divorciados y a los viudos. Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre 2015).

Si analizamos estos porcentajes en perspectiva temporal, tal y como se hace en el grafico 4.13, podemos ver que la emancipación de los jóvenes casados se mantiene en porcentajes muy amplios, lo cual no impide apreciar una ligera tendencia descendente desde mediados de la década pasada hasta ahora. En la categoría de otros que recoge a los que Informe Juventud en España 2016

227


han suspendido la convivencia en pareja (bien por procesos de separación o por viudedad) se observa una evolución bastante errática, aunque destaca el descenso de la emancipación que se produce desde 2006 a 2014, tendencia que vuelve a cambiar en el último año analizado. Por último, respecto a los solteros, la evolución es bastante parecida a la señalada anteriormente. Gráfico 4.13. Evolución de la tasa de emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años, según estado civil. (2001-2015) 100% 90%

90%

87,3%

80%

71%

70% 60%

53,3%

50% 40% 30% 20%

17,1%

10% 0%

8,3%

2001

2003

2005 Solteros

2007 2009 Casados

2011 2013 Otra situación

2015

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre).

Como se acaba de ver, la tasa de emancipación de los jóvenes varía en función de una serie de variables demográficas como son el sexo, la edad, la nacionalidad y el estado civil: si se es mujer, si se tiene más edad, si se es extranjero y si se está casado, el porcentaje de emancipados aumenta. Una asociación que además, y a pesar del descenso de las tasas en la mayoría de los grupos, se constata a lo largo de la serie temporal estudiada (desde 2001 a 2015) y que la coyuntura económica recesiva que se produce en España a partir de 2008 no ha modificado. Pero veamos a continuación otros factores de carácter socioeconómico que explicarían también el estado de la emancipación. Dos componentes esenciales que definen el grado e intensidad del proceso de emancipación residencial y con ello la calidad de la transición a la vida adulta son la formación y cualificación y las características del empleo de los jóvenes. 228

Informe Juventud en España 2016


El efecto de la educación en los jóvenes y sus resultados en la obtención de autonomía residencial posee diversas vertientes. En España, diversas investigaciones han constatado que los jóvenes con estudios universitarios tienden a retrasar la salida de la casa de los padres (López Blasco, 2008; Moreno et al, 2012; Echaves 2015 y 2016). Es evidente que la educación es un factor determinante en la emancipación residencial de los jóvenes, por tanto y aunque es una relación ampliamente estudiada, en el presente informe se hace ineludible el rastreo de los modelos de partida hacia la integración de la vida adulta vinculados con la formación. Veamos algún dato en este sentido a partir de los datos obtenidos en la encuesta de este Informe Juventud en España 2016. Los jóvenes de 15 a 29 años con un nivel educativo más bajo tienden a abandonar el hogar de origen antes que los jóvenes con una formación más elevada según los resultado de la encuesta (ver gráfico 4.14). Y esto a pesar de encontrarse frecuentemente en contextos laborales más desfavorables. Las explicaciones apuntan a expectativas y enfoques diferentes acerca de cuál es el momento idóneo para emanciparse residencialmente y crear un nuevo hogar. Estos jóvenes finalizan antes sus estudios y se ponen a trabajar, por lo que adquieren su independencia económica antes y esto les empujaría a emanciparse a edades más tempranas. Esta tendencia se comprueba cuando se les pregunta la edad en que anbandonaron el hogar familiar, la cual es menor que la que declaran los de niveles educativos más altos. En el otro extremo, los jóvenes con estudios superiores, son los que más retrasan la salida del hogar familiar. Se puede afirmar, por tanto, que el estado de la emancipación se ve influido por la formación o cualificación que los jóvenes llegan a alcanzar.

Informe Juventud en España 2016

229


Gráfico 4.14. Edad declarada por los jóvenes emancipados (15-29) de abandono del hogar de origen, según nivel de estudios terminado5

21,8 21,7

21,7

Edad media en años

21,6 21,5

21,5 21,4 21,3 21,2

21,2 21,1 21 20,9

Secundaria

Secundaria postobligatoria

Superiores

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

El empleo (o la falta del mismo) es otro de los elementos que condicionan el proceso de emancipación residencial de los jóvenes. De hecho, puede ser considerado como uno de los principales (y primeros) frenos a la emancipación. El acceso a un puesto de trabajo por el que se obtiene una remuneración económica, puede significar la obtención de la tan deseada independencia económica. La relevancia de poseer un trabajo en condiciones dignas en los procesos de emancipación residencial es clave a la hora emprender la transición a la vida adulta. La entrada de los jóvenes en el mercado laboral es un proceso que se extiende cada vez más en el tiempo, y cuando se ven afectados por el ciclo económico, desarrollan estrategias de huida, refugiándose en el sistema educativo y en el hogar familiar. Las experiencias de los jóvenes ante el empleo (o el desempleo y la precariedad) son aspectos fundamentales en la configuración de sus expectativas y perspectivas de constitución de un nuevo hogar. En la actualidad, y dada la coyuntura económica que está atravesando la sociedad española en su conjunto, (5) Secundaria incluye 1ª etapa de secundaria o primaria; Secundaria postobligatoria engloba el Bachillerato más FP1 y, estudios Superiores, FP2 más estudios universitarios. 230

Informe Juventud en España 2016


y que afecta especialmente a los jóvenes, es indudable que la situación laboral (o relación con la actividad) es un factor determinante para la emancipación residencial. Según la EPA, se puede afirmar que el porcentaje de emancipados es mucho mayor cuando se está ocupado y mucho menor entre parados e inactivos (gráfico 4.15). Atendiendo a este gráfico, el primer dato a subrayar es que más de la mitad de los jóvenes que están trabajando permanecen en el hogar familiar sin emanciparse. También se corrobora la vinculación entre permanencia en el hogar y situación de desempleo: de los jóvenes que en España estaban parados en el año 2015, el 80,8% no estaban emancipados. De la misma manera del total de jóvenes inactivos, el 93,4% todavía reside en el hogar de origen. Gráfico 4.15. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años según relación con la actividad

100% 90% 80% 70%

56,9%

60%

80,8% 93,4%

50% 40% 30% 20%

43,1%

10% 0%

19,2% 6,6%

Ocupados

Parados Emancipados

Inactivos No emancipados

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre 2015).

El grueso de estos jóvenes inactivos que no buscan trabajo lo constituyen fundamentalmente jóvenes que solamente están estudiando; muchos de ellos, ante determinados contextos económicos, optarían por retrasar el momento de la emancipación permaneciendo en casa de los progenitoInforme Juventud en España 2016

231


res6. Así lo confirma la encuesta del IJE 2016. Según sus resultados son los jóvenes que sólo están estudiando los que presentan el porcentaje de no emancipados más elevado, concretamente el 87,4% (gráfico 4.16)7. Gráfico 4.16. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes de 15 a 29 años según relación con la actividad 100% 90% 80%

42,0% 54,7%

70%

69,5%

60%

75,8%

87,4%

50% 40% 30%

58,0% 45,3%

20%

30,5%

10% 0%

24,2%

12,6%

Trabaja

Estudia

Estudia + trabaja

Emancipados

Paro

Otra situación

No emancipados

Nota: En ‘otra situación’ se incluyen todos aquellos jóvenes que se dedican a las tareas del hogar o, ayudan en el negocio familiar sin recibir remuneración por ello o, no pueden trabajar debido a enfermedad o accidente o ni estudian, ni trabajan ni están buscando trabajo o, simplemente, no contestan. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Otra de las variables clave que nos hablan de las condiciones laborales de los jóvenes en España es la naturaleza o tipo de contrato de los ocupados. Como se ha visto en el capítulo anterior, la proporción de contratos temporales entre los jóvenes es mucho mayor al resto de la población ocupada. Una situación de desventaja (la de los jóvenes) que es (6) Por otra parte, un contingente a tener en cuenta de estos jóvenes inactivos son los calificados en la EPA como desanimados’, tras haber buscado trabajo en etapas iniciales del desempleo, finalmente acaban desistiendo al no encontrarlo. (7) En la explotación del IJE 2016 se ha considerado emancipados a todos aquellos jóvenes que afirman: vivir en su propia casa; en piso compartido; en residencia de estudiantes y en casa de otras personas. 232

Informe Juventud en España 2016


endémica al mercado laboral en nuestro país y que la crisis no ha hecho más agravar. Es decir, antes de la actual situación económica de crisis, los jóvenes ya vieron como la contratación temporal estaba muy presente en las características de sus trabajos. Esta realidad sería otro factor que a priori podría explicar el estado (y el retraso) de la emancipación residencial en nuestro país. Entonces, el estado de la emancipación ¿varía en función del tipo de contrato que se tenga? La respuesta es afirmativa y, además, de una manera sustancial. Si atendemos al gráfico 4.17 se puede comprobar cómo la proporción de emancipados es mayor entre los jóvenes con un contrato indefinido (52,7%) que entre los jóvenes con un contrato temporal (34,5%). A su vez, el porcentaje de emancipados es mayor si el joven posee un contrato permanente (53,2%) en vez de trabajar a tiempo discontinuo (32,1%). Gráfico 4.17. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes de 16 a 29 años según tipo de contrato de los ocupados

100% 90% 80%

46,8%

47,3%

70%

65,5%

67,9%

60% 50% 40% 30%

53,2%

52,7%

20%

34,5%

32,1%

10% 0%

Indefinido

Temporal Emancipados

Permanente

Discontinuo

No emancipados

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Población Activa (2º trimestre 2015).

Constatada la importancia de la situación laboral en el estado de la emancipación, otras variables que se pueden introducir para evidenciar Informe Juventud en España 2016

233


diferencias de trayectorias en el proceso que se está estudiando, son aquellas que hacen referencia al estatus o posición de los individuos en la estructura social. Las encuestas de los Informes Juventud proporcionan información sobre la ocupación que en buena medida pueden ser un proxy de la ubicación del joven en dicha estructura social. Con las variables de ocupación se ha creado una variable de posición socioeconómica del joven, que se refiere a la ocupación de la persona que aporta más ingresos al hogar en el que vive la persona joven, sea el padre, la madre o la pareja en el caso de que la persona joven no sea quien más aporta. El resultado, como se ha dicho ya en otra parte del Informe y puede verse en la nota metodológica final, son tres nuevas categorías correspondientes a directivos y profesionales (posición socioeconómica alta); ocupaciones intermedias (posición socioeconómica media) y ocupaciones manuales (posición socioeconómica baja). Dado que se quiere averiguar el estado de la emancipación en cada una de las categorías socioeconómicas, lo más lógico es utilizar la variable derivada compuesta, esto es la posición socioeconómica del propio joven si es

Gráfico 4.18. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes de 15 a 29 años según posición socioeconómica (del propio joven o del cabeza de familia cuando no se es independiente) 100% 90% 80% 70%

68,8%

68,5%

31,3%

31,5%

Alta

Media

74,5%

60% 50% 40% 30% 20%

25,5%

10% 0%

Emancipados

Baja No emancipados

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

234

Informe Juventud en España 2016


independiente o del cabeza de familia en caso contrario. Tal y como han constatado otros estudios (Echaves 2016), la emancipación varía de acuerdo con la posición socioeconómica de los individuos, siendo más elevada entre aquellos que tienen una posición más elevada en la escala social y por tanto disponen de más recursos. No obstante, el hecho de que apenas varíen los porcentajes entre la posición más elevada y la intermedia y que la posición baja tampoco se sitúe a gran distancia nos informa sobre la mayor relevancia a la hora de emanciparse de otros factores como pueden ser las trayectorias educativas, la transición escuela-trabajo, el ritmo de emparejamiento, etc. Hasta ahora hemos estado manejando la Encuesta de Población Activa como fuente principal de datos sobre la emancipación juvenil por cuanto son los más fiables estadísticamente y permiten un análisis diacrónico más extenso. No obstante, la encuesta que da origen a este Informe Juventud en España 2016, así como los anteriores Informes Juventud, también abordan en detalle la cuestión de la emancipación, aunque se mida de forma distinta8. Aunque los resultados no coincidan con los de la Encuesta de Población Activa (en concreto 6,8 puntos porcentuales superiores en el caso del IJE 2016), lo importante es que nos permiten analizar la evolución seguida por este indicador respecto a anteriores Informes de Juventud en los que se abordaba de la misma manera esta cuestión. Pues bien, de acuerdo con estos datos, en el tiempo transcurrido desde 2008 hasta la actualidad el porcentaje de jóvenes entre 15 y 29 años que no viven en el hogar familiar de origen habría descendido siete puntos, pasando del 36% a sólo un 29,2% (gráfico 4.19). Este retraso en la emancipación no parece ser, sin embargo, algo que los jóvenes busquen conscientemente o por lo menos así lo vienen manifestando de forma reiterada en los Informes Juventud. La mayoría de los jóvenes prefieren (o preferirían) residir en su propia vivienda. Esta predisposición a vivir en una casa independiente al hogar y vivienda de origen se mantiene inalterable con el paso de los años, tal y como se puede apreciar en el gráfico 4.20. Es más, comparando los porcentajes con respecto a 2008, en 2016 la preferencia de los jóve(8) En el caso de la EPA la tasa de emancipación es el resultado de la agrupación de una serie de categorías (ver la nota 3), en el caso de la encuesta de este Informe es el resultado de la respuesta a una única pregunta sobre el lugar en el que vive habitualmente el entrevistado. Informe Juventud en España 2016

235


Gráfico 4.19. Evolución del estado de la emancipación residencial de los jóvenes entre 15 y 29 años (2008-2016) 100% 90% 80% 70%

64,0%

70,8%

60% 50% 40% 30% 20%

36,0%

29,2%

10% 0%

2008

2016 Emancipados

No emancipados

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Gráfico 4.20. Preferencias que los jóvenes tienen sobre el lugar de residencia (2008-2016) 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

2008

2016

En casa de mis padres

En un piso compartido con amigos/as, compañeros/as

En casa de mis suegros

En una residencia de estudiantes, colegio, etc.

En mi casa

En casa de otras personas

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. 236

Informe Juventud en España 2016


nes por residir en una casa propia aumenta en más de 3 puntos porcentuales, desde el 67,1% al 70,4%. Parece que las crecientes dificultades por las que atraviesan los jóvenes para emanciparse no solo no les han desanimado en su aspiración de abandonar el hogar familiar y formar uno nuevo en una vivienda independiente, sino que les lleva reivindicarlo en mayor medida. Este dato es sumamente importante en un momento en el que no faltan visiones que aluden a la ‘comodidad’ del colectivo juvenil, produciéndose de esta manera cierta estigmatización. Muchos jóvenes llevarían trayectorias de emancipación residencial diferentes a las que realmente pueden, afianzándose así «(…) un modelo de dependencia familiar impuesto y no tanto escogido, ni por los padres, ni por los hijos» (Echaves, 2016: 521). Los resultados del IJE 2016 corroboran una vez más que el estado de la emancipación varía de acuerdo a variables como el género, la edad o el origen nacional, siendo mayor el porcentaje de emancipados para mujeres (30,9%), en los jóvenes de 25 a 29 años (52,9%) y en los de origen extranjero (44,4%), confirmándose así lo evidenciado mediante la EPA. Dicho de otra forma, el 72,7% de los varones no está emancipado; el 91,4% de los jóvenes de 15 a 19 años tampoco lo está y el 71,9% de los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española continúa residiendo en el hogar de origen. En cualquier caso, estas cifras están evidenciando cómo el elevado desempleo y la precarización de las condiciones laborales de muchos jóvenes estarían truncando sus expectativas de emancipación. Tabla 4.8. Estado de la emancipación residencial de los jóvenes según género, edad y origen nacional Género

Emancipados No emancipados Total (N)

Total 29,2 70,8 100 5002

Varón Mujer 27,3 30,9 72,7 69,1 100 100

Grupos de edad

15-19 8,6 91,4 100

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero 21,9 52,9 28,1 44,4 78,1 47,1 71,9 55,6 100 100 100 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

237


Por otro lado, también disponemos de información sobre las razones a las que aluden los jóvenes para emanciparse, tanto para los jóvenes que están emancipados como para los que continúan residiendo en el hogar y vivienda de origen. Estas ‘razones para emanciparse’ pueden interpretarse en cierta medida como el significado que para los jóvenes comporta la emancipación residencial y, como se verá a continuación, independientemente de si el joven está o no emancipado, la principal razón para abandonar el hogar familiar es la adquisición de la tan ansiada independencia e inicio un proyecto de vida autónomo.

Gráfico 4.21. Razones de los jóvenes no emancipados para abandonar el hogar de los padres

Ninguna

0,8%

Otra razón

1,4%

No he pensado todavía dejar de vivir con mis padres Poder alquilar/comprar una vivienda donde vivir

13,7%

3,3%

Tener independencia económica para poder llevar la vida que quiero

53,7%

Tener un empleo

17,9%

Tener una pareja estable

4,5%

Haber terminado los estudios

4,6%

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Comenzando con los jóvenes que todavía no están emancipados (gráfico 4.21), la mayoría (el 53,7%) sostiene que el principal motivo para emanciparse del hogar de origen es conseguir ‘independencia económica para llevar la vida que quiero’. Le sigue en importancia ‘tener un empleo’ (17,9%) y, paralelamente, el 13,7% todavía no se ha planteado ‘dejar de vivir con mis padres’. Menor relevancia adquieren ‘haber ter238

Informe Juventud en España 2016


minado los estudios’ (4,6%) y ‘tener una pareja estable’ (4,5%). Estas razones para emanciparse no son homogéneas o no son las mismas en todos los jóvenes no emancipados. La importancia concedida a cada una de ellas varía en base a la edad o al género. Aunque es cierto que para los distintos grupos la ‘independencia económica para llevar la vida que quiero’ es la razón más aludida, ésta cobra menos importancia en los más jóvenes. Esto es fácil de entender si se observa con mayor detenimiento la siguiente tabla. Entre los jóvenes de 15 a 19 años, el 22,9% todavía no se ha planteado ‘dejar de vivir con mis padres’, mientras que el resto se reparte entre haber logrado un empleo o haber terminado los estudios, dos situaciones que la mayoría de ellos todavía no han alcanzado y tardarán tiempo en hacerlo. Por género, y aunque las diferencias observadas no son significativas, quizá se pueda señalar que es entre las mujeres (en comparación con los varones) donde hay una mayor proporción de las que señalan ‘haber terminado los estudios’ (5,3%) y ‘tener una pareja estable’ (5,0%) como razón para emanciparse residencialmente.

Tabla 4.9. Razones de los jóvenes no emancipados para abandonar el hogar familiar, según género y edad

Haber terminado los estudios Tener una pareja estable Tener un empleo Tener independencia económica para poder llevar la vida que quiero Poder alquilar/comprar una vivienda donde vivir No he pensado todavía dejar de vivir con mis padres Otra razón Ninguna Total (N)

Total 4,6 4,5 17,9

Género Varón Mujer 4,0 5,3 4,0 5,0 18,5 17,3

Grupos de edad 15-19 20-24 25-29 8,1 2,9 1,7 3,5 4,2 6,5 15,7 21,2 16,4

53,7

53,8

53,6

44,2

58,4

62,1

3,3

3,4

3,2

2,4

2,9

5,4

13,7 1,4 0,8 100 3536

14,2 1,6 .. 100

13,2 ..* .. 100

22,9 2,2 .. 100

8,8 .. .. 100

6,3 .. .. 100

* Nota: En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es muy reducido no se han incluido los porcentajes obtenidos. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

239


La situación de la ocupación, o relación con la actividad, de los jóvenes no emancipados también es relevante a la hora de explicar las razones para abandonar el hogar de origen. Aunque nuevamente la ‘independencia económica para llevar la vida que quiero’ y ‘tener un empleo’ son las principales razones señaladas en la mayoría de los colectivos, las variaciones son significativas y, en cierta manera, lógicas. De esta forma, los jóvenes no emancipados que están en paro, señalan en mayor medida ‘tener un empleo’ como motivo que les llevaría a emanciparse (28%), mientras que entre los jóvenes no emancipados que trabajan el porcentaje se reduce hasta el 6,7%9 (ver gráfico 4.22). Y es dentro de este grupo, los que trabajan, donde la proporción de los que sostienen como razón ‘tener una pareja estable’ es mayor (10%). Por su parte, en los jóvenes no emancipados que afirman estar solamente estudiando, aunque el conseguir la independencia (48%) y tener un empleo (18,5%) son las razones más aludidas, el porcentaje de los que afirman ‘haber terminado los estudios’ es mayor (7,2%) en comparación con el resto de colectivos según la relación con la actividad. Ahora bien, ¿son las mismas razones aludidas las que se repiten, con la misma intensidad, entre los jóvenes que están emancipados y los jóvenes que todavía no lo están? El siguiente gráfico nos informa sobre los principales motivos o razones por las que los jóvenes, que están emancipados residencialmente, dejaron de vivir con sus padres. Pudiendo ahora, con los jóvenes emancipados, hacer una comparativa respecto a 2008, los datos en evolución son interesantes. En el año 2008 el 35,9% de los jóvenes emancipados señalaron la adquisición de independencia como principal razón por la que dejaron de vivir con los padres. Para este año la independencia era pues la principal razón. En 2016, en cambio, deja de serla, disminuyendo el porcentaje hasta el 20,9%. En su lugar, como principal motivo, aparecen los estudios (26,2%), es decir, los jóvenes se van a otro lugar a estudiar o se independizan durante los estudios. En 2008 solo un 15,1% se refirió a los estudios como razón principal de emancipación. Esto podría deberse a varios factores. Primero, al tratarse de una información retrospectiva, algunos de los que contestan que se fueron por los estudios, lo pudieron hacer du(9) Si tienen un trabajo y dicen que se podrían emancipar teniendo un trabajo, será quizás porque las condiciones de su actual trabajo no son suficientemente buenas para poder hacerlo en este momento. 240

Informe Juventud en España 2016


rante la época de bonanza económica y cuando aún existía la Renta Básica de Emancipación (vigente desde 2009 hasta 2012). Segundo, se observa un ligero aumento de los jóvenes que compaginan estudios y trabajo, lo que les da cierta independencia económica (de 12,4% a 16,4%, según se ha expuesto en el capítulo 3). Otra posible explicación es que en 2016 hay más jóvenes estudiantes que viven en casa propia (de 10,5% a 12,5%), aunque dependan de los ingresos de otros. Por lo tanto el aumento de la independencia residencial por motivos de estudios en 2016, comparado con 2008, puede ser el resultado de una mayor facilidad para alquilar una vivienda o compartir piso, antes de la crisis gracias a ayudas públicas y después debido a la caída de los precios del alquiler. Gráfico 4.22. Razones para abandonar el hogar de los padres de los jóvenes no emancipados según relación con la actividad

Otra situación

Paro

Estudia + trabaja

Estudia

Trabaja 0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

80%

90%

100%

Haber terminado los estudios Tener una pareja estable Tener un empleo Tener independencia económica para poder llevar la vida que quiero Poder alquilar/comprar una vivienda donde vivir No he pensado todavía dejar de vivir con mis padres Otra razón Ninguna Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Otro dato que en evolución resulta interesante es el aumento del porcentaje de jóvenes que señalan como motivo ‘haber conseguido auInforme Juventud en España 2016

241


Gráfico 4.23. Razones por las que dejaron de vivir con los padres los jóvenes emancipados (%)

Otras respuestas

1,8 0,4

Malas relaciones familiares Fallecimiento del padre y/o la madre

1,8

3,8

0,8 1,0 8,6

Trabajo

11,2

Estudios

26,2

15,1

Formación de mi propio hogar y/o de mi propia familia

24,7 26,4

Haber conseguido autonomía económica

12,0

5,2

20,9

Adquisición de independencia 0%

35,9

5%

10%

15% 2016

20%

25%

30%

35%

40%

2008

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

tonomía económica’, desde el 5,2% en 2008 al 12,0% en 2016. Es lógico que en un momento como el actual, de crisis económica, la autonomía monetaria haya sido un elemento importante para abandonar el hogar familiar. En la comparación con los jóvenes no emancipados, es destacable la importancia que los jóvenes que sí han abandonado el hogar de origen conceden a la formación del propio hogar y formación de la familia. Tanto en 2008 como en 2016 es la segunda razón más importante que los jóvenes entrevistados señalaron: 26,4% y 24,7%. Por otra parte, se aprecia un efecto evidente de la actual situación socioeconómica en la edad de abandono del hogar que declaran los jóvenes emancipados. Teniendo siempre presente que es un dato medio, procedente de una declaración del entrevistado y que se hace a una muestra muy pequeña, según la serie de los Informes Juventud desde 2008 a 2016 se produce un retraso en el abandono del hogar de origen entre ambos periodos que, además, se da en todos y cada uno de los 242

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.24. Edad declarada por los jóvenes emancipados de abandono del hogar de origen, según género y origen nacional

20,4

Origen extranjero

20,0

Nacido en España y con nacionalidad española

21,7 21,1

21,5

Mujeres

20,4 21,6

Varones

21,2

21,6

Total jóvenes

20,8

19,0 2016

2008

19,5

20,0

20,5

21,0

21,5

22,0

Edad media en años

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

colectivos pero que es más pronunciado en las mujeres y en los jóvenes nacidos en España y con nacionalidad española. En cualquier caso, tanto en 2008 como en 2016, son las mujeres (en comparación con los varones) y los jóvenes de origen extranjero (frente a los nacidos en España) los que se emancipan residencialmente a una edad más temprana. Estos datos concuerdan con el estado de la emancipación analizado anteriormente en la tabla 4.8. Tal y como ha quedado reflejado en las páginas precedentes, las tasas de emancipación experimentan un retroceso a partir del comienzo de la crisis, que continúa produciéndose hasta prácticamente el año 2015, y que ha venido a romper la tendencia alcista que se detectaba en la sociedad española desde el comienzo de este nuevo siglo. Aunque es cierto que la caída de las tasas es más o menos intensa dependiendo del colectivo que se esté analizando, dicho retroceso en un hecho generalizado. Ahora bien, las pautas de la emancipación residencial varían Informe Juventud en España 2016

243


en función de, o se ven influidas, por una serie de factores demográficos y socioeconómicos que resumen la forma en que el/la joven está situado en la sociedad, como el género; la edad; el origen nacional; el estado civil; el nivel educativo; la relación con la actividad o el tipo de contrato de los jóvenes en nuestro país. Una realidad que se producía con anterioridad a la crisis y que el actual contexto socioeconómico no ha modificado de manera relevante.

244

Informe Juventud en España 2016


3 Las características de los hogares jóvenes. La evolución reciente

La emancipación residencial no finaliza en el momento que se abandona el hogar familiar y se funda uno propio, sino que, como proceso, continua más allá y tiene que ver también con las formas o tipos de convivencia del nuevo hogar. Por tanto, a continuación nos vamos a ocupar de analizar la información disponible sobre la vida en pareja, la formación de la familia e hijos que se tienen o se querrían tener. Posteriormente nos ocuparemos del régimen de tendencia de la vivienda, para acabar analizando la situación económica de los hogares jóvenes.

3.1.  Vida en pareja, formación de familia e hijos Aunque la crisis ha afectado ligeramente a la formación de la pareja y de la familia, la mayoría de los jóvenes españoles que en la actualidad están emancipados residencialmente y han fundado un nuevo hogar lo siguen haciéndolo en pareja. El tener una pareja, no obstante, no es una situación exclusiva de los jóvenes emancipados, es decir, para tener una pareja no es necesario abandonar antes el hogar de origen y fundar uno propio, pero en cambio sí parece ser un factor decisivo para iniciar una relación de convivencia. Por ello, y aunque la proporción de jóvenes que conviven en pareja es mayor entre los que están emancipados residencialmente, antes tenemos que indagar en las distintas situaciones de las relaciones personales de todos los jóvenes (emancipados y no emancipados) y sobre sus expectativas de formación de familia e hijos. Informe Juventud en España 2016

245


Del total de jóvenes de 15 a 29 años entrevistados en 2008 y 2016 la mayoría afirma no haber tenido nunca una pareja estable con la que se ha convivido (ver gráfico 4.25), tanto en 2008 (70%) como en 2016 (73,7%). Estos porcentajes sin duda están influidos por el estado de la emancipación. Como se tendrá ocasión de ver, la proporción de los que afirman no haber tenido nunca una pareja con la que hayan convivido es mucho mayor entre los no emancipados. Pero en estas cifras también están recogidos aquellos jóvenes que están emancipados residencialmente y, o se emancipan solos o lo hacen en pisos compartidos con otras personas no formando familia, tal y como se analizará más adelante. Gráfico 4.25. Situaciones de convivencia y vida en pareja de los jóvenes (20082016)

73,7%

Nunca he tenido pareja estable con la que haya convivido

70,0%

7,9%

Ahora no convivo, pero he convivido con una pareja

7,1%

18,4%

Tengo una pareja estable con la que convivo

0%

22,9%

10%

20%

30% 2016

40%

50%

60%

70%

80%

2008

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Por otra parte, el peso relativo de los jóvenes que sostienen tener una pareja estable con la que se convive desciende desde el 22,9% en 2008 al 18,4% en 2016 y aumenta, aunque muy ligeramente, la proporción de los que afirman no convivir con la pareja en la actualidad pero si haberlo hecho en el pasado. En esta última categoría, es decir los que afirman ‘Ahora no convivo, pero he convivido con una pareja’, hay jóvenes emancipados y jóvenes no emancipados, y dentro de éstos últimos ha246

Informe Juventud en España 2016


brá algunos —los menos— que nunca han abandonado el hogar familiar y otros —los más— que han regresado al hogar de origen tras haber experimentado una etapa de independencia familiar. Las situaciones de convivencia y vida en pareja varían según el género, la edad y el origen nacional, tal y como se puede observar en la tabla 4.10. Por género las diferencias son destacables; son las mujeres las que en mayor proporción afirman tener una pareja estable con la que se convive en la actualidad o se ha convivido en el pasado. Según edad, a medida que se avanza en el recorrido vital la proporción de jóvenes (emancipados y no emancipados) que tiene una pareja con la que convive aumenta. Así, el porcentaje de jóvenes de 15 a 19 años que en 2016 sostiene que nunca ha tenido una pareja alcanza el 96,7%, mientras que en la cohorte de 25-29 se reduce al 48,3% y aumenta en cambio la proporción de ellos que en la actualidad convive con su una pareja (37,7%). Según origen nacional, se puede afirmar que en los jóvenes de origen extranjero la vida en pareja está más extendida, en concordancia también con su mayor tasa de emancipación y su menor dependencia económica familiar, aunque no son pocos los que afirman no haber tenido nunca una pareja con la que se haya convivido (62,4%).

Tabla 4.10. Situaciones de convivencia y vida en pareja de los jóvenes según género, edad y origen nacional Género

Total Tengo una pareja estable con la que convivo 18,4 Ahora no convivo, pero he convivido con una pareja 7,9 Nunca he tenido pareja estable con la que haya convivido 73,7 Total 100 (N) 5002

Varón Mujer

Grupos de edad

15-19

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero

14,0

22,7

..*

12,0

37,7

18,1

22,4

7,1

8,7

..

6,7

14,1

7,3

15,2

78,9 100

68,6 100

96,7 100

81,2 100

48,3 100

74,6 100

62,4 100

* Nota: En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es muy reducido no se han incluido los porcentajes obtenidos. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

247


Pero como se decía anteriormente, el estado de la emancipación es sumamente relevante para explicar las situaciones de convivencia y de vida en pareja del conjunto de jóvenes. Atendiendo ahora al gráfico 4.26, la proporción que de emancipados y no emancipados existe en cada una de las situaciones de convivencia y vida en pareja de los jóvenes difiere significativamente. Según datos del IJE 2016 se confirma la mayor presencia de jóvenes no emancipados en aquellos que sostienen no haber tenido nunca una pareja estable y mayor peso relativo de jóvenes emancipados residencialmente en aquellos que afirman tener una pareja estable en la actualidad con la que se convive. Concretamente del 100% de los jóvenes entrevistados que nunca han tenido una pareja estable con la que se ha convivido, el 86,4% todavía reside en el hogar de origen y tan sólo el 13,6% están emancipados. Los jóvenes que representarían este 13,6% estaría formado bien por jóvenes que residen solos en un hogar/vivienda independiente, bien por jóvenes emancipados en pisos compartidos. Por su parte, del 100% de los jóvenes de 15 a 29 años que tienen una pareja estable la gran mayoría, el 85,2%, están emancipados, constatándose así la importancia en nuestro país de la vida en pareja y/o familia en los procesos de emancipación residencial. Gráfico 4.26. Situaciones de convivencia y vida en pareja de los jóvenes, según estado de emancipación

Nunca he tenido pareja estable con la que haya convivido

86,4%

Ahora no convivo, pero he convivido con una pareja

Tengo una pareja estable con la que convivo

13,6%

55,0%

14,8%

0%

45,0%

85,2%

20% Emancipados

40%

60%

80%

No emancipados

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. 248

Informe Juventud en España 2016


Por último y dentro de los que sostienen que en la actualidad no conviven con la pareja pero que sí lo hicieron en el pasado, el 45% están emancipados y el 55% no lo están. Dentro de estos últimos existen jóvenes, como ya ha quedado dicho, que nunca han experimentado una etapa de independencia residencial y otros que sí la han experimentado pero que en el momento de ser entrevistados han regresado al hogar de origen/familiar, ejemplificando de esta manera caminos de ida y vuelta o transiciones yo-yo (Walther et al, 2009). Siguiendo con el análisis para el conjunto de los jóvenes, los Informes de Juventud proporcionan información muy interesante sobre formación de la familia y el número de hijos, los que se querrían tener y los que realmente se tienen. Es evidente que el número de hijos que se tiene varía de manera significativa según la edad o según se avanza en el ciclo vital, pero no lo es menos que al confrontar los deseos/expectativas con la realidad, se obtiene una medida de cómo el contexto puede influir en decisiones tan importantes en la vida del joven. Comenzando por el número de hijos que se querrían tener, la siguiente tabla proporciona información para el conjunto de jóvenes y desagregados por género, edad y origen nacional. Para el total de jóvenes, la mayoría querría tener dos hijos (46,6%) y el 13,6% aspira a poder tener tres o más hijos. En cambio el 9,2% no querría tener ninguno. El 20,4% afirma no saberlo, bien porque ni siquiera ha pensado en ello, bien porque la inseguridad en el que están instalados les impide hacer un pronóstico.

Tabla 4.11. Hijos que los jóvenes querrían tener según género, edad y origen nacional Género

Ninguno Uno Dos Tres o más No sabe Total (N)

Total 9,2 10,2 46,6 13,6 20,4 100 5002

Varón 9,9 10,9 44,2 10,6 24,4 100

Mujer 8,6 9,5 48,8 16,5 16,5 100

Grupos de edad

15-19 7,6 9,0 46,4 13,8 23,1 100

20-24 8,7 9,2 45,8 15,9 20,4 100

25-29 11,1 12,0 47,4 11,2 18,2 100

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen española extranjero 9,2 10,4 10,1 11,8 46,5 49,3 13,6 12,4 20,7 16,1 100 100

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

249


La dinámica del número de hijos que el conjunto de jóvenes querría tener es muy similar para los distintos colectivos, esto es, existe una mayoría de jóvenes a los que les gustaría tener dos o más hijos, mientras que el porcentaje de ellos que no desean tener hijos es minoritario, en torno al 8-10% dependiendo del grupo. No obstante, se pueden señalar algunas diferencias. Las mujeres tendrían más hijos que los varones, y el porcentaje de los que afirman no saber es mayor en los más jóvenes (frente a las cohortes de edad más avanzadas) y en los nacidos en España y con nacionalidad española, en comparación con los nacidos en el extranjero. Pero como se decía antes, a lo que aspiran nuestros jóvenes, o sus deseos, chocan con la realidad, esto es, con el número de hijos que de hecho tienen (tabla 4.12).

2008

2016

Tabla 4.12. Número de hijos que tienen los jóvenes según género, edad y origen nacional

No tiene Uno Dos Tres o más (N) No tiene Uno Dos Tres o más (N)

Total Varones Mujeres 92,2 94,4 90,1 4,8 3,4 6,2 1,7 1,2 2,1 0,2 0,1 0,3 5002 88,1 93,3 82,7 8,1 5,2 11,1 3,1 1,3 5 0,6 0,2 1,1 5000

15-19 97,8 ..* .. .. 99,1 .. .. ..

Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero 95,3 84,7 92,3 90 2,6 10,4 4,6 7,7 0,8 3,7 1,7 .. 0 0,4 0,2 .. 90,5 7,3 1,8 0,4

77 14,8 6,9 1,4

91,7 5,9 2,1 0,4

67,4 20,8 9,6 ..

* Nota: En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es muy reducido no se han incluido los porcentajes obtenidos. Se han excluido los ‘No contesta’ y ‘está esperando un hijo’. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

En primer lugar y en evolución, de 2008 a 2016 desciende claramente el número de hijos que se tienen, tanto para los distintos grupos analizados como para el conjunto de la población joven. Así, para el total de población de 15 a 29 años aumenta el porcentaje de los que afirman que no tienen hijos, desde el 88,1% en 2008 al 92,2% en 2016. Este descenso es congruente con todo lo que hemos visto hasta ahora no sólo del deterioro de las condiciones de vida de los jóvenes sino también sobre los efectos que esto ha tenido sobre su emancipación, su grado 250

Informe Juventud en España 2016


de dependencia económica. En un entorno de enormes dificultades como el que ha existido en España durante estos últimos ocho años es lógico que la decisión de la maternidad, cuando se dan las condiciones para tomarla, se retrase hasta momentos más propicios. En segundo lugar, comparando los distintos colectivos, se observa las mismas dinámicas que en lo observado en el número de hijos deseados, esto es, son las mujeres (frente a los varones), los jóvenes de 25 a 29 años (frente a los menores de 24 años) y los jóvenes de origen extranjero (en comparación con los jóvenes españoles) los que tienen más hijos, tanto en 2016 como en 2008, aunque en 2008 las diferencias eran más acusadas. Ahora bien, lo más relevante si cabe es la comparación entre los hijos que se tienen y los que se querrían tener. En la tabla número 4.11 quedó claro que la mayoría de los jóvenes, tanto el conjunto de ellos como los distintos colectivos analizados, desearían tener dos o más hijos. Pero la realidad es otra bien distinta: tan sólo el 1,9% de los jóvenes en 2016 tiene dos o más hijos (frente al 60,2% que así lo desearían), reflejándose así el fuerte desajuste. En 2008 y aunque dicho porcentaje es ligeramente más elevado, sigue siendo muy pequeño en magnitud (3,7%). Evidentemente como el nº de hijos que se tienen está fuertemente influido por el ciclo vital, será necesario atender a los datos de los jóvenes de las cohortes de edad más avanzadas para precisar un poco más el significado de este desajuste. El 3,7% de los jóvenes de 25 a 29 años afirma en 2016 tener dos hijos y el 0,4% sostiene que tienen tres o más (ver tabla anterior). Para este mismo grupo de edad y cuando se les pregunta, no por los que tienen, sino por los que querrían tener, el 47,4% de los entrevistados contestó que dos y el 11,2% tres o más. Las diferencias, pues, son claras, aunque tampoco hay que olvidar que cada vez se pospone más la edad en que se tienen los hijos, con lo que los deseos podrían realizarse en años posteriores. Todo parece apuntar que el contexto y la actual coyuntura tienen efecto en decisiones tan vitales para los jóvenes como es el número de hijos que se tienen. Desde 2008 a 2016 disminuye el número de hijos que se tienen, como se acaba de ver. ¿Es posible que la actual situación socioeconómica afecte también a un indicador como es la edad media en que se tiene al primer hijo? Sin olvidar que estamos refiriendonos a un colectivo muy reducido (sólo el 7,8% de los entrevistados en el IJE 2016), los resultados del gráfico 4.27 confirman un claro retraso en la edad media al primer hijo: desde los 21,7 años de media en 2008 a los 23,4 años en 2016 para el Informe Juventud en España 2016

251


conjunto de jóvenes entrevistados que tienen hijos. No obstante, es importante aclarar que si preguntaramos a población general las edades medias serían sensiblemente más elevadas, ya que la edad media de las mujeres al primer hijo en España en 2015 se situaba en 30,7 años según el INE (INEbase/Indicadores Demográficos Básicos). Las diferencias entre unos colectivos y otros reproducen las pautas ya conocidas, siendo el retraso en la edad media la nota común entre todos ellos. Gráfico 4.27. Edad a la que se tuvo el primer hijo, según género y origen nacional

22,1

Origen extranjero

21,3

Nacido en España con nacionalidad española

23,6 22,1

23,3

Mujeres

21,4

23,7

Varones

22,6

23,4

Total

21,7

20

21 2016

2008

22

23

24

Edad media en años

* Nota: El número de jóvenes entrevistados en 2016 que tienen hijos es muy reducido, sólo 344, y además la dispersión de los valores de las respuestas es bastante elevada. En 2008 ocurría algo similar. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Hasta ahora hemos trabajado con el conjunto de los jóvenes, sin embargo para estas cuestiones relacionadas con la vida en pareja y el número de hijos la referencia fundamental la constituyen los jóvenes que han abandonado el hogar familiar y han creado uno nuevo, de ahí que pasemos a centrarnos en este colectivo específico. Como se decía al comienzo, aún hoy la mayoría de los jóvenes emancipados residencialmente conviven en pareja; es la opción de convivencia mayoritaria. No obstante, con el paso 252

Informe Juventud en España 2016


de los años la formación de la pareja se resiente, descendiendo desde el 57,9% en 2008 al 53,6% en 2016 (ver gráfico 4.28). Una reducción del porcentaje de jóvenes emancipados conviviendo con su pareja que se produce, además, para todos y cada uno de los grupos analizados, salvo para los jóvenes de 25 a 29 años. En estos últimos, dicho porcentaje con el paso de los años se mantiene estable (entre el 64% y el 65%). Independientemente del año, hay diferencias significativas entre los distintos grupos de jóvenes. El porcentaje de jóvenes conviviendo con su pareja es mayor en mujeres (en comparación con los varones), en los jóvenes de mayor edad (frente a las cohortes de menor edad) y en los jóvenes de origen extranjero (en comparación con los jóvenes españoles). Gráfico 4.28. Porcentaje de jóvenes emancipados viviendo en pareja según género, edad y origen nacional (2008-2016) 54,8

Origen extranjero Nacido en España con nacionalidad española

43,8

62,0

56,5

64,9 64,3

25 a 29 37,5

20 a 24 5,5

15-19*

50,1

25,9

61,8

Mujeres

68,0

44,1 45,7

Varones

53,6 57,9

Total jóvenes 0%

10%

20%

30%

40%

2016

50%

60%

70%

80%

2008

* Nota: El número de observaciones muestrales para los jóvenes con estas características concretas es reducido, por lo que ciertas afirmaciones deben hacerse con cautela pues la cifra está sujeta a variabilidad. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

Otras características socioeconómicas, como la ocupación del joven y el nivel de estudios, parecen ser relevantes para explicar las cifras de jóvenes emancipados que viven en pareja. Atendiendo al gráfico 4.29, un Informe Juventud en España 2016

253


menor nivel de estudios y tener una ocupación manual implica mayor porcentaje de jóvenes conviviendo con su pareja y a la inversa, pertenecer a la categoría de ‘directivos y profesionales’ y tener estudios superiores (frente a los que tienen secundaria o menos) supone menor porcentaje de jóvenes emancipados residiendo en pareja. La edad, la dedicación a los estudios que puede propiciar emancipaciones provisionales y los mayores recursos económicos para emanciparse en solitario podrían explicar estas diferencias vinculadas con la posición social de los jóvenes. Gráfico 4.29. Porcentaje de jóvenes emancipados viviendo en pareja según ocupación de los jóvenes y nivel de estudios

Ocupaciones manuales

63,6

Ocupaciones intermedias

63,3

Directivos y profesionales

59,5

Superiores

46,5

Secundaria postobligatoria

65,0

Secundaria

66,1

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Esta información concuerda con los datos del IJE 2016 en relación a otro indicador, como es la edad media a la que los jóvenes emancipados comienzan a vivir en pareja. Desde 2008 a 2016 la edad media a la que los jóvenes emancipados comienzan a vivir en pareja se retrasa desde los 22 años a los 23,7 años. Además, el calendario en la formación de la pareja, cuando ésta tiene lugar, se retrasa más en los varones (24,3 años) y en los nacidos en España y con nacionalidad española (23,7 años), en los jóvenes con estudios superiores (23,7 años) y en los jóvenes emancipados que son directivos y profesionales (24,7 años), como puede observarse en los gráficos 4.30. y 4.31. 254

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.30. Edad media a la que los jóvenes emancipados comienzan a vivir en pareja según género y origen nacional 24,5

24,3

24,0 edad media en años

23,7

23,7

23,5 23,1

23,0 22,5

22,5 22,0 21,5 Total

Varones

Origen Nacido en España con extranjero nacionalidad española

Mujeres

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Gráfico 4.31. Edad media a la que los jóvenes emancipados comienzan a vivir en pareja según ocupación de los jóvenes y nivel de estudios

Ocupaciones manuales

23,5

Ocupaciones intermedias

23,6

Directivos y profesionales

24,6

Superiores

23,7

Secundaria postobligatoria

22,8

Secundaria 21,5

22,6

22,0

22,5

23,0

23,5

24,0

24,5

25,0

edad media en años Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. Informe Juventud en España 2016

255


Para analizar el tipo de hogar en que viven los jóvenes emancipados se ha se ha elaborado una variable, ‘tipo de hogar’10, en la que para aquellos que viven fuera del hogar familiar se distinguen varias situaciones, según se trate de un nuevo hogar en el que viven en pareja, piso compartido o residencia y solo/a. De acuerdo con los resultados obtenidos la mayoría de los jóvenes emancipados reside en nuevo hogar (el 52%), que comparte con su pareja. Algo menos de una tercera parte, el 31%, afirma residir en piso compartido y el 17,2% está formado por hogares unipersonales. Lo llamativo, no obstante, es la evolución de los tipos de hogar respecto de 2008 (ver gráfico 4.32): aumento de los hogares unipersonales en más de 5 puntos porcentuales, de los pisos compartidos en torno a cuatro puntos y el descenso (de diez puntos porcentuales aprox.) desde 2008 a 2016, en cambio, del tipo de hogar más extendido entre los jóvenes españoles, nuevo hogar y en pareja. Gráfico 4.32.  Tipo de hogar en el que viven los jóvenes emancipados (2008-2016) 100% 12,0%

17,2%

90% 80%

26,3%

70%

30,7%

60% 50% 40% 30%

61,7% 52,1%

20% 10% 0% 2016

2008 Nuevo hogar y en pareja

Piso compartido

Solo/a

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

(10) Derivada o elaborada a partir de varias variables incluidas en el cuestionario: P1 (vive en compañía o no, solo) P3C01 P3C02 P3C04 P3C13 P3C99 (composición del hogar, que es una batería de opciones: conpadre, conmadre, conpareja, otrosnofam) y P4 (Vivienda habitual). 256

Informe Juventud en España 2016


De esta forma, la diversidad en los modos de convivir parece ampliarse e intensificarse en los últimos años y en espacial para ciertos grupos (Cea, 2007; Echaves 2016). El aumento de estos tipos de hogar no serían sino el reflejo de una realidad social que está experimentando profundos cambios. Son nuevas formas de convivencia que, para algunos autores, constituyen los contornos de lo que se denomina ‘modernidad reflexiva’ o ‘segunda modernidad’ (Beck y Beck-Gernsheim, 2003), unas nuevas formas de convivencia que, además y por otra parte, «(…) están más presentes en colectivos como el de jóvenes, siendo éstos los representantes (en mayor medida) del cambio social que se está produciendo» (Echaves, 2016:232). A su vez, el incremento de los hogares unipersonales y de los pisos compartidos de jóvenes emancipados tendría que ver, e iría en paralelo, al aumento de los hogares jóvenes que residen en alquiler, tal y como se mostrará más adelante. El tipo de hogar de los jóvenes emancipados varía según el género, la edad o el origen nacional (tabla 4.13). Las diferencias por género son interesantes. Si recordamos algún dato anterior, era precisamente entre las mujeres donde la proporción que de ellas convivían con su pareja era mayor, y esta circunstancia tiene un claro reflejo en el tipo de hogar según sexo. En las mujeres el porcentaje de ellas residiendo en un nuevo hogar (60,3%) es mayor que en hombres (42,4%). En varones, en cambio, el porcentaje de los que residen en un piso compartido/residencia o solos aumenta notablemente (35,8% y 21,8% respectivamente) y ya en conjunto son bastantes más que los que viven en un nuevo hogar con pareja. Tabla 4.13. Tipo de hogar de los jóvenes emancipados según género, grupos de edad y origen nacional Género

Nuevo hogar Piso compartido o residencia Solo/a Total (N)

Grupos de edad

Total Varón Mujer 52,0 42,4 60,3

15-19 ..*

30,7 17,2 100 1456

75,0 .. 100

35,8 21,8 100

26,4 13,3 100

Origen nacional Nacido en España con nacionalidad Origen 20-24 25-29 española extranjero 34,6 64,6 53,3 43,2 51,6 13,8 100

16,8 18,6 100

29,2 17,5 100

41,9 .. 100

* Nota: En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es muy reducido no se han incluido los porcentajes obtenidos. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

257


La edad es también sumamente relevante. Cuando se es más joven y el ciclo del nuevo hogar acaba de comenzar, es normal que el joven emancipado residencialmente resida en mayor medida en pisos compartidos (75% para los jóvenes de 15 a 19 años y el 51,6% para jóvenes de 20 a 24 años)11. Sin embargo cuando el joven tiene entre 25 y 29 años este porcentaje disminuye y aumenta el porcentaje que de ellos reside en un nuevo hogar (64,6%). Según origen nacional, cabe destacar la relevancia que, como tipo de hogar o forma de convivencia, adquiere el ‘piso compartido’ en los jóvenes de origen extranjero (41,9%), lo que nos estaría hablando de la menor disponibilidad de estos jóvenes de apoyo familiar, bien porque carezcan de él o bien porque no les puedan ofrecer el apoyo suficiente para mantenerse en el hogar de origen. Por el contrario, entre los nacidos en España y con nacionalidad española este tipo de hogar representa sólo un 29,2% respecto del total. El tipo de hogar de los jóvenes emancipados también tiene que ver con las situaciones de convivencia y vida en pareja. De los jóvenes que han fundado un nuevo hogar la gran mayoría, el 92,9%, afirma tener una pareja estable con la que se convive12, mientras que en los jóvenes que residen en un piso compartido o en hogares unipersonales este porcentaje es minoritario y, en cambio, predominan los individuos que afirman nunca haber tenido una pareja con la que se ha convivido (ver gráfico 4.33). Concretamente el 74,5% de los jóvenes en pisos compartidos o residencias sostienen que nunca ha convivido con su pareja y el 61,6% de los jóvenes que residen en un hogar solitario así lo afirma. En este último grupo, jóvenes en hogares unipersonales, el 33,5% dice no convivir con la pareja en la actualidad pero sí haberlo hecho en el pasado. Destaca, por otro lado, el 4,9% de los jóvenes que aun residiendo en un hogar unipersonal sostiene tener una pareja estable con la que se convive. Esta situación concreta puede referirse a las relaciones LAT (Living-Apart-Together)13, parejas que protagonizarían convivencias de (11) Muchos de estos jóvenes, aunque están emancipados residencialmente, no son completamente autónomos o independientes desde un punto de vista económico. La gran mayoría están estudiando fuera de su lugar de origen y comparten piso con otros estudiantes, necesitando así la ayuda económica familiar. En este sentido no se trataría de una emancipación familiar completa (Ballesteros et al, 2012; Echaves, 2016). (12) El 7,1% de los que viven en un nuevo hogar, pero no viven en pareja, convive en ese hogar creado por ellos con su padre, su madre o sus hijos, según datos del IJE 2016. (13) Son parejas, más o menos estables, que residen en viviendas separadas. Un tipo de convivencia en el que el proceso de emancipación no significa el paso directo desde la casa de los padres a la casa en común con la pareja, sino que el tránsito incluye una etapa intermedia en la que se vive solo formando un hogar unipersonal. 258

Informe Juventud en España 2016


fin de semana o temporales, en la que los individuos implicados mantienen su propio hogar; pero de vez en cuando, conviven unos días en pareja en la vivienda de uno de ellos o de vacaciones, para retornar más tarde a sus propios hogares pero sin romper el vínculo emocional. Gráfico 4.33. Tipo de hogar de los jóvenes emancipados según situaciones de convivencia y vida en pareja 100% 90%

2,7% 4,4%

80% 70%

61,6% 74,5%

60% 50%

92,9%

40% 30% 20%

13,6%

10%

11,9%

0% Nuevo hogar

Piso compartido o residencia

33,5%

4,9%

Solo/a

Nunca has tenido pareja estable con la que hayas convivido Ahora no convives, pero has convivido con una pareja Tienes una pareja estable con la que convives Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Al igual que sucedía con los jóvenes tomados en su conjunto, la gran mayoría de los jóvenes que están emancipados residencialmente no tiene hijos. Y tal como se ha observado con anterioridad, el no tener hijos o tenerlos varía en base a ciertas características de los jóvenes. Para los jóvenes emancipados se atenderá única y exclusivamente al nivel de estudios y a la posición socioeconómica (de los propios jóvenes). Según nivel de estudios (gráfico 4.34), no tener hijos es una condición más presente entre los jóvenes emancipados más educados. Así, de los jóvenes emancipados con estudios superiores, el 89,5% afirma no tener hijos. Por su parte, del total de jóvenes emancipados con estudios correspondientes a la 1ª etapa de secundaria (o menos), el 63% no tiene hijos y, en cambio, aumenta la proporción de los que sostienen Informe Juventud en España 2016

259


tener dos hijos (21,2%) y tres o más (15%), en comparación con los otros grupos. Muchos de estos jóvenes con escasos recursos educativos llevan ya tiempo emancipados y viviendo en pareja lo que explicaría, en parte, que adelantaran su calendario reproductivo frente a los que tienen estudios superiores, que se emancipan más tarde. Gráfico 4.34. Número de hijos de los jóvenes emancipados según nivel de estudios

100%

0,6%

90%

15,0%

0,8% 5,2% 20,7%

80% 70%

2,3% 8,1%

21,0%

60% 50% 89,5%

40% 30%

73,2% 63,0%

20% 10% 0% Secundaria No tiene

Secundaria postobligatoria Uno

Dos

Superiores

Tres o más

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Si tenemos en cuenta la ocupación, se repite la pauta que ya hemos visto en gráficos anteriores. El porcentaje de los que no tienen hijos es mayor en los directivos y profesionales (87,9%) y menor en las ocupaciones intermedias (80,5%) y en las ocupaciones manuales (68,7%). Un 22,7% de los que tienen ocupaciones de tipo manual tiene un hijo y un 8,2% dos. Nuevamente la menor posición social aparece vinculada al adelanto en el calendario reproductivo. La distribución, que se acaba de analizar, del número de hijos que tienen los jóvenes emancipados según nivel de estudios y según ocupación, es un fiel reflejo del comportamiento de otro indicador de calendario, como es la edad media al primer hijo de los jóvenes que residen en su propio 260

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.35.  Número de hijos de los jóvenes emancipados según su ocupación 100% 90%

0,4% 4,1%

4,6% 7,5%

0,4% 8,2%

15,0%

80%

22,7%

70% 60% 50% 40%

87,9%

80,5% 68,7%

30% 20% 10% 0% Directivos y profesionales No tiene

Ocupaciones intermedias Uno

Dos

Ocupaciones manuales Tres o más

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

hogar. Estudiándolo de nuevo según el nivel formativo, la dinámica vuelve a ser la misma, esto es, el mayor adelanto en el primer hijo se da en los jóvenes con menor nivel. Tal y como muestra el gráfico 4.36, la edad media al primer hijo de los jóvenes emancipados con estudios correspondientes a la 1ª etapa de secundaria (o menos) se sitúa en 23,2 años. Una edad media que experimenta cierto retroceso en los jóvenes emancipados con estudios de secundaria post-obligatoria (24,1 años) y en los jóvenes con educación superior (24,2 años como media). Al igual que ocurría con el total de jóvenes, entre los jóvenes emancipados el adelanto en el calendario se produce en las mujeres (23,6 años de media) y en los jóvenes de origen extranjero (22,1 años), como puede observarse en el siguiente gráfico. En los varones y en los nacidos en España y con nacionalidad española, la edad media al primer hijo es mayor (24,4 y 24,1 años respectivamente).

Informe Juventud en España 2016

261


Gráfico 4.36. Edad media al primer hijo de los jóvenes emancipados según nivel de estudios

Superiores

24,2

Secundaria postobligatoria

24,1

Secundaria

23,2

22,5

23

23,5

24

24,5

Edad media en años Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Gráfico 4.37. Edad media al primer hijo de los jóvenes emancipados según género y origen nacional

Origen extranjero

22,1

Nacido en España y con nacionalidad española

24,1

Mujer

23,6

Varón

24,4

Total

23,9

20

21

22

23

24

25

Edad media en años

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016. 262

Informe Juventud en España 2016


3.2. Régimen de tenencia de las viviendas de los hogares jóvenes: aumento del alquiler y descenso de la propiedad Por emancipación residencial se ha entendido, en las líneas que se llevan escritas, como aquel proceso que puede marcar un momento decisivo en el largo camino hacia la autonomía personal y que, en cualquier caso, supone el abandono del domicilio (de forma irreversible o no) en el que se residía con los padres para iniciar una nueva forma de vida, bien a través de un hogar independiente o mediante otras fórmulas de convivencia en común con otros que tradicionalmente se han considerado formas transitorias. Pero para la conformación de este nuevo hogar (bajo una forma de convivencia determinada), el soporte físico indispensable será la vivienda. Esto último es sumamente importante: el concepto de emancipación es muy amplio y puede ser abordado desde diferentes ópticas, pero al asociarle el calificativo ‘residencial’, la vivienda se convierte en un aspecto clave. Dicho de otra forma, si lo que se pretende es analizar la emancipación residencial, no incluir alguna de las características de la vivienda de los jóvenes dejaría carente de sentido dicho concepto (Echaves, 2016). Sin duda, una de esas características es el régimen de tenencia de las viviendas de los hogares jóvenes. Hasta ahora, y como indicadores del proceso de emancipación residencial, se han analizado ciertos comportamientos que tienen como trasfondo a la vivienda: el momento (e intensidad) del abandono del hogar (y vivienda) familiar y la fundación de un propio, y algunas de las formas de habitar en la vivienda, como son las formas de convivencia (y tipos de hogar). Falta estudiar ahora, brevemente, el régimen de tenencia escogido por los jóvenes. Se trataría, por tanto, de un indicador aproximado de demanda o, si se prefiere, un indicador de las preferencias de los jóvenes emancipados en cuanto al régimen de tenencia. Los IJEs no proporcionan información sobre este aspecto de la emancipación residencial, por lo que se hace necesario acudir a otras fuentes elaboradas por el INE, como es la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV). Vivimos en un país de propietarios, la mayoría de la población española vive en casas que son de su propiedad. Pero dentro de esta concepción analítica, el primer hecho evidente que debemos subrayar es el de la menor proporción de jóvenes emancipados viviendo en propiedad (y la Informe Juventud en España 2016

263


mayor ‘inclinación’ hacia el alquiler) con respecto al total de la población, según la ECV, al menos en la serie aquí analizada, desde 2004 hasta 2014 (ver gráficos 4.38 y 4.39). Son un colectivo, los jóvenes, que dada la fase del recorrido vital en la que se encuentran, donde existe mayor incertidumbre e inseguridad laboral, son más proclives a la movilidad residencial, y por tanto, el alquiler les resultaría más adecuado en comparación con el conjunto de la población (Echaves, 2016). Gráfico 4.38. Evolución del régimen de tenencia de la vivienda del total de hogares (2004-2014) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

Propiedad

Alquiler a precio de mercado

Alquiler inferior al precio de mercado

Cesión gratuita

2014

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Condiciones de Vida.

Los datos en evolución que proporciona la ECV son interesantes, ya que si bien es cierto que la propiedad disminuye y el régimen en alquiler aumenta para los dos colectivos comparados, en los jóvenes el cambio (expresado en términos relativos) es más intenso. Es más, a partir del año 2011, el peso relativo de alquiler (alquiler a precio de mercado y alquiler inferior al precio de mercado) supera, en los hogares de los jóvenes, al de la propiedad. De esta forma, si en 2012 del total de hogares jóvenes el 42,5% reside en propiedad, el 43,1% lo hace en alquiler. De la misma manera, en 2013 el 38,5% de los hogares de los jóvenes vive en 264

Informe Juventud en España 2016


propiedad y el 46,4% en alquiler. En el último año de la serie, 2014, la distancia entre uno y otro régimen de tenencia es aún mayor: 34,2% en propiedad y el 50,1% residen en alquiler, tal y como se observa en el gráfico 4.39. En base a estos datos se puede afirmar que tiene lugar cierto cambio del comportamiento residencial de los hogares, al menos en los jóvenes, en relación al régimen de tenencia. Gráfico 4.39. Evolución del régimen de tenencia de la vivienda de los hogares jóvenes (2004-2014) 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

Propiedad

Alquiler a precio de mercado

Alquiler inferior al precio de mercado

Cesión gratuita

Fuente: Elaboración propia. INE, Encuesta de Condiciones de Vida.

Pero ¿cuál es el motivo de este cambio de tendencia? Investigaciones recientes han constatado que al endurecimiento de las condiciones crediticias ofrecidas por los bancos en la concesión de una hipoteca, al contexto de mayor inestabilidad laboral y alto desempleo juvenil, se le suma, además, la percepción de una mayor inseguridad y de riesgo ante posibles impagos. Esto empujaría a los jóvenes a acceder en mayor medida al alquiler, y no debido tanto a que así tienen que hacer menos esfuerzos para acceder a este régimen de tenencia, sino debido a que éste representa una forma de tenencia más flexible ante determinadas coyunturas adversas (Echaves, 2016).

Informe Juventud en España 2016

265


3.3.  Situación económica e ingresos de los hogares jóvenes La última dimensión que vamos a tratar para alcanzar una imagen lo más completa posible de las características de los hogares de los jóvenes, nos la proporciona el indicador incluido en la encuesta referido a las personas que más ingresos aportan al hogar. Entre las dos fechas que venimos utilizando como eje comparativo, se observa un descenso de jóvenes emancipados (los propios entrevistados o sus cónyuges/parejas) como principales sustentadores del hogar y un aumento de los padres cómo personas que aportan más ingresos a los hogares de estos jóvenes emancipados, tal y como se verá a continuación. Fijandonos de momento en el conjunto del colectivo juvenil y sin diferenciar entre aquellos que están emancipados y aquellos que no lo están, la evolución de este indicador pone de manifiesto que, si bien hasta 2008 se produce un aumento del porcentaje de hogares sostenidos por los propios jóvenes, tal y como se señalaba en Informes anteriores (Moreno, 2012), a partir de esa fecha y hasta el momento actual, en cambio, asistimos a un descenso significativo en este porcentaje (del 22,9% al 17%), como puede observarse en el gráfico 4.40. Aparte del descenso en las tasas de emancipación, este dato podría estar indicando indirectamente cierta tendencia de vuelta al hogar familiar/de origen de jóvenes que se habían emancipado. Misma tendencia se produce en las parejas/cónyuges de los entrevistados como personas que más ingresos aportan al hogar, pasando del 12,8% en 2008 al 8,1% en 2016. En el mismo gráfico se observa, a su vez, el incremento en 2016 de jóvenes que afirman que son su padre y su madre las personas que más ingresos aportan al hogar (52,9% y 18,9%) con respecto al año 2008 (49,7% y 11%). Esta evolución está indicando que los efectos de la crisis siguen teniendo una repercusión negativa en la independencia económica de los hogares jóvenes y, como consecuencia de ello, en la formación de hogares, ya evidenciado en este apartado a través de las tasas de emancipación y tasas de principalidad. En cualquier caso, las Encuestas de Juventud han permitido la elaboración de un indicador que combina información sobre la situación económica y residencial de los hogares jóvenes y que se muestra en el gráfico 4.41. 266

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.40.  Persona que aporta más ingresos al hogar (2008-2016) 1,1% 2,5% 11%

100% 90%

0,8% 2,1% 18,9%

80% 70% 60%

49,7% 52,9%

50% 40% 30%

12,8%

20%

8,1% 22,9%

10%

17,0%

0% 2008

2016

El entrevistado Tu madre

Tu pareja, cónyuge

Tu padre

Otra persona distinta

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 201614.

Gráfico 4.41. Situaciones de independencia/dependencia económica y residencial (2008-2016) 70% 60% 50% 40% 56,6%

30%

63,1%

20% 10% 0%

14,3%

21,6% 7,1%

12,1%

2008

16,7%

6,9%

2016

Vive en su propia casa con sus medios Vive en su propia casa pero depende de otros Vive en casa de sus padres pero tiene independencia Vive en casa padres y depende económicamente de otros Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

(14) En 2016 el 3 % (149 personas) del total de jóvenes No contestan cuando se les pregunta sobre la persona que más ingresos aporta al hogar. En 2008 tan solo el 0,6 % (31 personas) de los jóvenes No contestan cuando se les realiza esta pregunta. De las tablas y gráficos que a continuación se presentarán se han excluido siempre los no contestan. Informe Juventud en España 2016

267


De este gráfico se pueden destacar varios resultados significativos. En primer lugar es relevante, aunque esperable tras lo mostrado hasta ahora, el aumento del porcentaje de jóvenes que viven en casa de sus padres y dependen económicamente de otros (56,6% en 2008 y 63,1% en 2016) a la par que desciende, como es lógico, el porcentaje de jóvenes que vive en su propia casa con sus propios medios, desde el 14,3% en 2008 al 12,1% en 2016. En segundo lugar se mantienen casi inalterable, en torno al 7%, el porcentaje de jóvenes que sigue viviendo en casa de sus padres a pesar de disponer de los recursos suficientes para ser independientes económicamente. También se produce una caída de la proporción de jóvenes que se han emancipados pero siguen dependiendo económicamente de otros, en la mayoría de los casos de los padres (21,6% en 2008 y 16,7% en 2016). En este caso, el descenso, casi seguro, está relacionado con que muchos jóvenes ante las dificultades existentes no dan el paso a irse de casa hasta que no pueden acceder a una cierta independencia económica. Se podría afirmar por tanto que, en un contexto de fuerte crisis económica, en el que la emancipación residencial se ve reducida y hay una menor formación de hogares jóvenes (y de jóvenes como principales sustentadores del hogar), si el joven está emancipado residencialmente se debe a que el joven es independiente desde un punto de vista económico, en cambio sí se depende económicamente de otros, es preferible no emanciparse y vivir en casa de los padres. Esto que se acaba de decir aparece claramente reflejado en el siguiente gráfico sobre la persona que, según los jóvenes encuestados, aporta más ingresos al hogar en base a si esos mismos jóvenes están o no emancipados. Tanto en 2008 como en 2016 la mayoría de los no emancipados afirma que los principales sustentadores del hogar son el padre y la madre (no obstante existe en 2008 un 5,9% de jóvenes no emancipados y un 3,7% en 2016 que ayudan o mantienen económicamente a sus padres). Entre los jóvenes emancipados residencialmente, por el contrario, las personas que más ingresos aportan a sus hogares son, y en este orden, ellos mismos y sus parejas/cónyuges. Pero más allá de la relación entre la persona que más ingresos aporta al hogar y el estado de la emancipación, los datos en evolución (2008-2016) proporcionan información relevante tanto para los no emancipados como para los emancipados. Para aquellos jóvenes que todavía residen en casa de los padres cabe destacar el aumento de las madres como principales 268

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.42. Persona que más ingresos aporta al hogar según estado de la emancipación de los jóvenes (2008-2016) 100% 90%

1,4% 2,6% 1,5% 8,5%

0,9% 2,4% 16,4%

80% 70%

0,6% 1,9%

1,4% 2,7% 3,8%

25,1%

16,1%

32,7% 26,3%

60% 50% 40%

72,8% 68,0%

30%

53,3%

49,7%

20% 10% 0%

1,5% 5,9%

0,7% 3,7%

No emancipados

Emancipados

No emancipados

2008

Emancipados

2016

El entrevistado

Tu pareja, cónyuge

Tu padre

Tu madre

Otro familiar

Otra persona distinta

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

sustentadoras del hogar (desde el 16,4% al 25,1%) lo que nos dice mucho sobre los cambios que se están produciendo en las familias españolas. Entre los jóvenes emancipados residencialmente y que forman su propio hogar, tiene lugar un descenso de los jóvenes, bien sean los propios entrevistados o sus parejas/cónyuges, como principales sustentadores de sus propios hogares y un aumento de los padres (del 8,5% al 16,1%) y de madres (desde el 1,5% en 2008 al 3,8% en 2016) como principales fuentes de ingresos en dichos hogares. Esto es, a pesar de que la mayoría de las veces son los propios jóvenes los que sostienen económicamente sus hogares, desde 2008 a 2016 hay un incremento de hogares jóvenes en los que las personas que más ingresos aportan al hogar son los padres y no ellos. Tras comprobar las diferencias sobre las personas que más ingresos aportan al hogar según estado de la emancipación (no emancipado y emanciInforme Juventud en España 2016

269


pado), el análisis se centrará a continuación en los jóvenes emancipados, es decir, en los hogares propiamente de jóvenes y en ciertas diferencias en función de variables como el género, la edad o el origen nacional. Son los varones (en comparación con las mujeres) los que aportan más ingresos al hogar, mientras que entre las mujeres la persona que más ingresos aporta al hogar es la pareja o cónyuge (ver gráfico 4.43). Estos datos están evidenciando que en los hogares de los jóvenes en España continúa teniendo vigencia en la actualidad la figura del varón como principal sustentador. No obstante desde 2008 a la actualidad se ha producido un descenso significativo de la preeminencia masculina en los hogares jóvenes (del 81,3% en 2008 al 63,8% en 2016), y un aumento del porcentaje de mujeres como personas que más ingresos aportan al hogar (desde el 30,5% en 2008 al 37,5% en 2016). Todo ello no hace más que corroborar la tendencia observada en informes anteGráfico 4.43. Persona que más ingresos aporta en los hogares jóvenes según género (2008-2016) 100% 90% 80%

1,2% 3,4% 1,4% 8,4%

1,5% 2,0% 1,5% 8,6%

4,4%

1,1% 3,8% 2,9%

1,7% 1,6% 4,7% 12,6%

20,1%

70%

8,3%

60%

41,9%

55,8%

50% 40%

81,3% 63,8%

30% 20%

37,5%

30,5%

10% 0% Varón

Mujer 2008

Varón

Mujer 2016

El entrevistado

Tu pareja, cónyuge

Tu padre

Tu madre

Otro familiar

Otra persona distinta

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016. 270

Informe Juventud en España 2016


riores acerca del aumento de hogares más igualitarios entre los jóvenes y confirma los datos que líneas más arriba nos informaban de una emancipación femenina menos dependiente y del aumento de las tasas de principalidad para mujeres (que se equiparan a la de los hombres). Por edad, y sólo para el año 2016, a medida que se avanza en ésta aumenta el porcentaje de jóvenes emancipados que afirma que son ellos mismos o sus parejas/cónyuges los principales sustentadores del hogar (60% y 32%, respectivamente, en los jóvenes de 25 a 29 años) y a la inversa, menor edad supone menor proporción de jóvenes como principales figuras sustentadoras y mayor presencia de los padres (en su mayoría el padre) (ver tabla 4.14). Entre los jóvenes emancipados que tienen de 15 a 19 años la mayoría, el 57,5% y el 14,2%, afirma que son su padre y su madre los que más ingresos aportan al hogar juvenil, fruto sin duda de que bajo esta categoría se incluye muchos que viven en pisos compartidos o residencias mientras están estudiando. Según origen nacional, destaca el hecho de que los hogares de los jóvenes de origen extranjero son menos dependientes económicamente de sus padres que los hogares de los jóvenes españoles. Presumiblemente esto se deba, no tanto a una mejor posición socioeconómica de los primeros frente a los segundos (de hecho si recordamos los datos analizados en el apartado sobre la situación laboral de los jóvenes del Informe, era al revés), sino más bien

Tabla 4.14. Persona que más ingresos aporta en los hogares jóvenes según edad y origen nacional Grupos de edad

El entrevistado Tu pareja, cónyuge Tu padre Tu madre Otro familiar Otra persona distinta Total (N)

Total 49,7 26,3 16,1 3,8 2,7 1,4 100 1456

15-19 15,8 ..* 57,5 .. .. .. 100

20-24 34,2 20,3 32,2 8,2 .. .. 100

25-29 60,0 32,0 4,6 .. .. .. 100

Origen nacional Nacido en España y con nacionalidad Origen española extranjero 48,4 59,3 27,0 21,3 16,9 9,3 4,1 .. 2,5 .. .. .. 100 100

* Nota: En aquellos casos en los que el número de observaciones muestrales es muy reducido no se han incluido los porcentajes obtenidos. Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informe Juventud en España 2016.

Informe Juventud en España 2016

271


a que las circunstancias vitales les han obligado a ser más autónomos y menos dependientes de los padres a pesar de sus condiciones de vida. Por último, no podemos dejar de relacionar el indicador que en estos momentos se está analizando (persona que más ingresos aporta al hogar) con otro aspecto fundamental en el proceso de emancipación residencial, como son las formas de convivencia o tipo de hogar de los jóvenes. Entre 2008 y 2016 ciertas pautas o situaciones se repiten. Tal y como puede observarse en el siguiente gráfico, en los nuevos hogares formados por lo jóvenes emancipados en los que se convive en pareja, la inmensa mayoría de los jóvenes (en torno al 95-97%) afirma que bien son ellos mismos, o sus parejas, los que sostienen el nuevo hogar que se ha formado. En los jóvenes emancipados residencialmente que comparten piso o residencia de estudiantes, el porcentaje de padres y de madres (fundamentalmente de padres) como principales sustentadores del hogar de estos jóvenes es el mayor si se compara con el resto de formas de convivencia. Algunos de estos jóvenes, aunque estén emancipados residencialmente, son estudiantes que todavía dependen económicamente del hogar familiar o de origen. En los jóvenes emancipados que residen en hogares unifamiliares (o viven solos), en cambio, se da el mayor porcentaje del propio joven como la persona que más ingresos aporta al hogar y, lógicamente, desparece (o es muy escasa) la presencia de pareja o cónyuges como principal figura sustentadora (el 2% en 2016 se podría explicar por la relaciones LAT: Living-Apart-Together). Es coherente que un/una joven que decide vivir en solitario lo haga o lo pueda hacer, entre otras razones, porque no depende económicamente de otras personas. Si no se es un joven independiente desde un punto de vista económico, o bien no te emancipas de la vivienda de los padres o si lo haces, residir en pareja ayuda a afrontar los gastos que exige la vida en una vivienda independiente. Pero en evolución los datos que proporciona el gráfico anterior son también interesantes. Si bien en los jóvenes emancipados en un nuevo hogar se mantiene más o menos estable el porcentaje de entrevistados y cónyuges/parejas como principales sustentadores de hogar, los cambios más relevantes tienen lugar en los jóvenes que comparten piso o residen en solitario. Entre los primeros disminuye la figura del entrevistado como sustentador principal y aumenta, paralelamente, la de los padres (espe272

Informe Juventud en España 2016


Gráfico 4.44. Persona que más ingresos aporta en los hogares de jóvenes según tipo de hogar (2008-2016) 100%

4,2%

1,7%

1,6% 12,5%

90%

2%

80% 70%

47,6%

26,5%

50,5%

60%

5,8%

50%

43,2% 94,9% 82,7%

40% 3,8%

30% 20%

53,9%

49,2%

45,1%

30,9%

10% 0%

Nuevo hogar

Piso compartido o residencia

Solo/a

Nuevo hogar

2008

Piso compartido o residencia

Solo/a

2016

El entrevistado

Tu pareja, cónyuge

Tu padre

Tu madre

Otro familiar

Otra persona distinta

Fuente: Elaboración propia. INJUVE, Informes Juventud en España 2008 y 2016.

cialmente el padre). Aquí podríamos estar asistiendo al aumento de un tipo de familias (también para los jóvenes que residen en un hogar solitario) que en la actualidad, y a pesar de la crisis económica, pueden permitirse continuar sustentado los hogares de sus hijos emancipados. En los hogares unipersonales de jóvenes, aunque en la mayoría de los casos son ellos mismos las personas que más ingresos aportan al hogar, la evolución es similar en su tendencia. Disminución del entrevistado como principal figura sustentadora (del 94,9% en 2008 al 82,7% en 2016) y aumento del porcentaje de padres que están sustentando económicamente el hogar de sus hijos: desde el 4,2% en 2008 al 12,5% en 2016, para el caso del padre; y del 0,9% al 2,8% para el caso de las madres. Informe Juventud en España 2016

273


Informe Juventud en España 2016 (Parte 1)  

Novena edición del Informe Juventud en España (IJE2016), un análisis sociológico de carácter cuatrienal que se ha convertido, 30 años despué...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you