Juventud en riesgo: consecuencias socioeconómicas de la COVID-19

Page 1

JUVENTUD EN RIESGO: análisis de las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 sobre la población joven en España Informe de urgencia/ 1

­j estudios

marzo/abril 2020


­j estudios

JUVENTUD EN RIESGO: análisis de las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 sobre la población joven en España Primer informe

2

ESTUDIOS


­j estudios

Dirección de proyecto Instituto de la Juventud Consejo de la Juventud de España Investigación Joffre López Oller Edición Instituto de la Juventud c/ Marqués del Riscal, 16 Tel. 91 347 77 00 Redacción Instituto de la Juventud Consejo de la Juventud de España Diseño Gráfico Nerea Iturribarria Díaz

NIPO: XXX-XX-XXX-X Las opiniones publicadas en este número corresponden a sus autores. El Instituto de la Juventud no comparte necesariamente el contenido de las mismas.

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

3


­j estudios

JUVENTUD EN RIESGO: análisis de las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 sobre la población joven en España Primer informe

IN T RO D UCC I Ó N El Gobierno, en reunión extraordinaria del Consejo de Ministros de 14 de marzo de 2020, aprobó el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo1, por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia de la COVID-19. Este Real Decreto confinó a la población, limitando a lo imprescindible la movilidad y la actividad económica. El escenario subsiguiente está teniendo importantes repercusiones en la situación socioeconómica de la juventud, y resulta previsible que estas consecuencias se agraven en un futuro inmediato. Con el objetivo de evaluar de forma urgente el impacto que la crisis sanitaria de la COVID19 está teniendo sobre las posibilidades económicas, laborales y de emancipación de la juventud española, el Instituto de la Juventud (Injuve) y el Consejo de la Juventud de España (CJE) han unido sus fuerzas para elaborar el presente estudio Juventud en riesgo: análisis de las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 sobre la población joven en España. Este estudio contará con dos entregas, la primera dedicada a las primeras consecuencias socioeconómicas que el confinamiento obligado por la COVID-19 ha tenido sobre la población joven, y una segunda que evaluará la situación post-pandemia y el crecimiento perdido, en términos relativos, entre las ex1

pectativas y la realidad del segundo semestre de 2020. Este primer informe de la serie constituye, a partir de la información actualmente disponible, un primer intento para evaluar el impacto que está teniendo el actual estado de alarma en la situación laboral de la población joven (16-29 años) de España. La dimensión laboral es tan solo una de las muchas facetas en las que va a incidir la pandemia y el estado de alarma en el conjunto de la población. Todos los grupos sociales sufrirán sus consecuencias en diversa medida, según sus condiciones previas de clase social, disponibilidad y apoyo económico, situación respecto al empleo y tenencia o no de vivienda.

Mediante el “Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria

ocasionada por la COVID-19” <https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-3692> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020].

4

ESTUDIOS


Aun así, centrar la mirada en la inserción laboral de la población joven tras la COVID19 está plenamente justificado, por ser éste un ámbito marcado durante la última década por la dualidad, la temporalidad y la precariedad extremas2, y por ello especialmente sensible a las medidas de prevención sanitaria y de detención de la actividad económica propias del estado de alarma. La finalidad de este informe es, por tanto, medir el impacto de la pandemia, y de las medidas de confinamiento, sobre un mercado laboral juvenil previamente ya segregado, precario, eventual y mal remunerado, pero que en los últimos meses de 2019 presentaba síntomas de una relativa recuperación, al menos en cuanto a la creación de empleo se refiere3. Para ello, a través de diversos indicadores sintéticos extraídos de las fuentes secundarias que se detallan en la nota metodológica, se dibuja la comparativa entre situación de la población joven y la del resto de la población en el contexto del confinamiento. Estos indicadores sintéticos tienen la ventaja de que son capaces de recoger de manera actualizada los cambios que se están registrando en el mercado laboral. Los diagnósticos más exhaustivos deberían realizarse con unas metodologías más pluridisciplinares y a posteriori, dada la dificultad intrínseca que implica analizar un fenómeno en el mismo instante en el que está ocurriendo. El marco temporal de este informe, y de sus conclusiones, abarca aproximadamente el primer mes posterior a la declaración del estado de alarma4, declarado el 14 de marzo de 2020. Los datos más recientes que manejamos pertenecen al mes de abril de 2020 y 2

en el caso de la Encuesta de Población Activa (EPA), la referencia estadística a nivel internacional para analizar el mercado de trabajo, al conjunto del primer trimestre de 2020.

P RINCIPALE S RE S U LTADOS 1.  La tasa de paro de la población joven en España se sitúa en el 25,2% durante las primeras semanas del confinamiento, registrando un incremento trimestral más de dos veces superior al que se ha dado entre la población de 30 a 64 años. Una de las primeras conclusiones que se desprende de la totalidad de los indicadores recopilados en este informe es que, una vez más, las personas jóvenes son las que han experimentado con mayor intensidad los efectos del parón económico derivado del confinamiento. Así se refleja, por ejemplo, en la caída de la tasa de actividad (que mide la proporción de personas jóvenes que tienen un empleo o lo buscan activamente) y en la caída de la tasa de empleo (la proporción de personas que están trabajando, que recoge la EPA). Estos descensos se han producido tanto en comparación con el cuarto trimestre de 2019 como con el primer trimestre de 2019, revelando que no obedecen a la característica estacionalidad laboral de la población joven. Cabe recordar que en los últimos años el empleo entre la población joven, al margen de sus características específicas, había ido en aumento, si bien en menor medida respecto al resto de la población5. Otro indicador imprescindible para el estudio del mercado de trabajo, la tasa de paro6 se ha situado en

Traducción propia de “The future of work. How does Spain compare? OECD Employment Outlook 2019” [en línea]. <https://www.oecd.org/

spain/Employment-Outlook-Spain-EN.pdf > [consulta realizada el 27 de mayo de 2020]. 3

Por ejemplo, la tasa de empleo de la población de 16 a 29 años en España en el cuarto trimestre de 2019 se situó en el 41,1%. Habría que remon-

tarse hasta 2010 para encontrar un año que se cerrara con una proporción superior de personas jóvenes que estuvieran trabajando. 4

Los datos mensuales más recientes que se han incorporado al informe corresponden al mes de abril de 2020 y los trimestrales, procedentes de

la Encuesta de Población Activa (EPA), al primer trimestre de 2020. 5

Si bien en el primer trimestre de 2020 el 39,4% de la población joven estaba trabajando, experimentando una recuperación relativa, cabe recor-

dar que justo antes del estallido del boom inmobiliario en 2008, la tasa de empleo de la población joven había alcanzado el 56,3% (primer trimestre de 2008). 6

La tasa de paro mide la proporción de personas desempleadas sobre el total de la población activa de su misma edad.

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

5


el 25,2% en el primer trimestre de 2020 entre la población de 16 a 29 años, aún por debajo de la del primer trimestre de 2019 (25,9%), pero registrando un incremento de 1,36 puntos porcentuales en comparación con el cuarto trimestre de 2019. Entre la población de 30 a 64 años, esta variación ha sido de apenas de 0,53 puntos porcentuales. Con la EPA del segundo trimestre de 2020, que abarcará por completo el periodo de vigencia del estado de alarma, probablemente la tasa de paro recogerá con mayor exactitud cuántos empleos han continuado o se han destruido tras el fin de la cobertura temporal de los ERTE. Los primeros indicios y la crónica vulnerabilidad laboral que muchas padecen, no invitan al optimismo en cuanto a la población joven se refiere. Si se consideran específicamente las cifras de afiliación a la Seguridad Social, los resultados son complementarios a los de la EPA, pero con la ventaja de que su periodicidad es mensual y de que no están sometidas a ningún tipo de error muestral, al proceder directamente de registros administrativos. Los datos de afiliación media en el mes de abril no solo corroboran que el empleo “regular” disminuye más rápidamente entre la población joven (un -7,0% respecto al mes de marzo de 2020, frente al -2,2% de los demás grupos de edad), sino que el 36,8 % de las personas jóvenes está inscrita en el Régimen General con contratos eventuales (frente a sólo el 16,2% de las personas mayores de 29 años). Otra fuente relativamente reciente, la Estadística de Flujos de la Población Activa, resulta muy oportuna en las coyunturas de cambio de ciclo como la actual porque permite contrastar la situación presente de las personas con la que tenían en el trimestre anterior. De la edición del primer trimestre de 2020 (que solo recoge las dos primeras semanas del

inicio del estado de alarma, mientras los dos meses restantes se refieren a la coyuntura anterior) se obtiene que, en comparación con la población de 30 a 64 años, hay una mayor proporción de personas jóvenes que estaban ocupadas en el cuarto trimestre de 2019 y no lo están en el primer trimestre de 2020 (13,9%), así como de personas en paro que anteriormente no lo estaban (48,6%). 2.  Las personas jóvenes son el colectivo con un mayor riesgo de perder el empleo ante el fin de los ERTE. La plasmación más contundente de los efectos del confinamiento en el ámbito laboral ha sido la proliferación de los Expedientes de Regulación Temporal del Empleo (ERTE). Los ERTE son una figura prevista en la Ley del Estatuto de los Trabajadores de 1995, en virtud de la cual un contrato de trabajo puede ser suspendido por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción o derivadas de fuerza mayor temporal7. Para paliar las inminentes consecuencias de los ERTE sobre los ingresos de las personas afectadas, el Gobierno aprobó el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la COVID-198 que, por un lado, reforzaba la prestación contributiva de desempleo para cubrir las personas que no cumplieran el período mínimo necesario de cotización en circunstancias ordinarias, y por otro, dejaba de computar el tiempo de suspensión del contrato o reducción de jornada derivada de un ERTE del período máximo de percepción de la prestación por desempleo. La posibilidad de que las empresas se acojan a un ERTE ha marcado la situación de todo ámbito laboral durante la vigencia del estado de alarma. En la actualidad, los ERTE distorsionan las consecuencias laborales de la crisis, protegiendo a las personas jóvenes y

7  Artículo 47 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. <https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1995-7730> [consulta realizada el 5 de junio de 2020]. 8

6

<https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-3824> [consulta realizada el 5 de junio de 2020].

ESTUDIOS


no jóvenes del despido en este marco temporal. Sin embargo, eventualmente, el fin de los ERTE constituirá un extraordinario factor de riesgo para todas las personas acogidas a ellos. Así pues, es esencial conocer el porcentaje de población ocupada joven que se ha acogido a la figura de los ERTE. Desafortunadamente, por ahora no está disponible el detalle por edad de las personas trabajadoras afectadas por un ERTE. Una alternativa posible es recurrir a la EPA del primer trimestre de 2020 que, lógicamente, solo puede recoger los efectos de las primeras semanas de confinamiento. Con la edición del segundo trimestre de 2020 de la EPA, la valoración será más completa. Sumando las personas ocupadas en la EPA que trabajaron menos horas de las habituales durante el primer trimestre de 2020 debido a expedientes de regulación de empleo y a procesos de paro parcial por razones técnicas o económicas, se llega a la cifra total de un total de 844.065 personas en el primer trimestre de 2020, de las cuales 118.381 (el 14,0%) tiene entre 16 y 29 años. En términos relativos sobre el total de la población ocupada, no hay diferencias muy significativas entre la población joven (4,4%) y el resto de la población (4,2%). Podría afirmarse, pues, que el alcance de los primeros ERTE que se registraron a finales de marzo fue muy similar por grupos de edad. La protección ante los ERTE ha constituido sin duda una medida especialmente positiva para las personas jóvenes. De hecho, en abril de 2020 la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo de la población joven ha sido, por primera vez en años, superior a la del resto de la población (el 135,0% versus el 125,8%). El hecho que la tasa de cobertura 9

sea superior al 100% refleja que, ante la interposición de un ERTE, las personas trabajadoras adquieren derecho a la prestación, aun cuando carezcan del período de cotización mínimo necesario (360 días)9. El único requisito es inscribirse como demandantes de empleo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) si bien, a efectos del cálculo de la tasa de cobertura, no se contabilizan como personas en paro10. En consecuencia, las personas jóvenes registradas como demandantes de empleo en España aumentaron un 56,6% entre marzo y abril, cuando el paro registrado solamente lo hizo un 12,1%. Si la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo de las personas jóvenes supera la del resto de la población es porque, excepcionalmente, los y las trabajadoras han podido registrarse y acogerse a estas prestaciones cuando no hubieran podido hacerlo en otras circunstancias, por no reunir los requisitos mínimos de período de cotización. Un matiz, que apunta hacia la precariedad laboral de las personas jóvenes, es que esta exención de la cotización mínima de 360 días sólo se aplica cuando no se cuenta con rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional vigente, sin tener en cuenta la parte proporcional de dos pagas extraordinarias11. Sin embargo, las perspectivas laborales de futuro no son las mismas para todos los grupos etarios acogidos a los ERTE. La EPA, una de las operaciones estadísticas más sólidas y con mayor trayectoria que existen en España, abre las puertas a llevar a cabo muchísimas líneas de investigación. Por ello, el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) ha utilizado la EPA para realizar una clasificación de la población ocupada con empleos vulnerables a

Esta misma circunstancia ya se daba con anterioridad en autonomías como Illes Balears, pero en este caso a causa de la importante de presen-

cia de personas trabajadoras fijas discontinuas. 10  Según la Orden Ministerial de 11 de marzo de 1985, solo una parte de las demandas de empleo se consideran como paro registrado. Se excluyen, por ejemplo, las personas que, en virtud de un expediente de regulación de empleo, están en situación de suspensión o reducción de jornada o modificación de las condiciones de trabajo. 11

<https://www.sepe.es/HomeSepe/Personas/distributiva-prestaciones/quiero-cobrar-el-paro/he-trabajado-menos-un-ano.html> [consulta

realizada el 27 de mayo de 2020].

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

7


corto plazo ante la COVID-19”12, entendiendo como tal la que: 1) trabaja con contratos temporales en el sector privado, 2) ha formalizado contratos indefinidos hace menos de uno año, 3) la que es autónoma y/o 4) posee únicamente estudios secundarios obligatorios terminados. El 72,1% de la población joven reúne alguna o varias de estas cuatro variables, frente al 53,4% de la población de 30 a 64 años. Si, además, cruzamos esta vulnerabilidad en el empleo con los sectores de actividad no esenciales13, que se vieron paralizados con la declaración del estado de alarma, las conclusiones son todavía más preocupantes: mientras que el 29,0% de la población ocupada de entre 30 y 64 años reuniría estos dos factores de riesgo (trabajar en empleos vulnerables y, a la vez, en sectores no esenciales), entre la población joven esta proporción asciende hasta el 41,0% en el primer trimestre de 2020. Es decir: el 41,0% de las personas jóvenes actualmente protegidas por los ERTE corren grave riesgo de engrosar en el inmediato futuro las filas del paro, por la precariedad de su situación contractual y por el sector laboral no esencial en que se desempeña. Abundando en este aspecto, el pasado 20 de mayo el Banco de España, en una publicación de su serie Artículos Analíticos14, señalaba que los sectores potencialmente más afectados por una caída de la demanda tras la COVID-19 eran los que estaban vinculados con el turismo, la restauración, el ocio de masas, el comercio, la información, la comunicación o la reparación de ordenadores y 12

equipos de comunicación. El Gráfico 1 ilustra cómo el 33,0% de la población joven ocupada en el primer trimestre de 2020 se dedicaba al comercio y a la hostelería, dos de los sectores de actividad en riesgo, mencionados explícitamente por el Banco de España. Entre la población de 30 a 64 años, el empleo en estas ramas de actividad alcanzaba el 22,2%. Con la información disponible hasta abril de 2020, todavía es demasiado pronto para realizar un balance completo de cuáles serán las repercusiones a corto y medio plazo de la declaración del estado de alarma en la situación laboral de la población joven. No obstante, salvo por el papel de salvaguarda que están ejerciendo por ahora las prestaciones de empleo, todo indica que la población joven experimentará con especial intensidad las consecuencias de la probable merma en la actividad y de la crisis de empleabilidad que ya se observan a escala general y, en particular, en los sectores de actividad en riesgo. Tampoco hay que olvidar que la población joven no configura un grupo homogéneo, ya que debajo de la etiqueta de joven subyacen enormes desigualdades por razón de clase social, género, procedencia o riesgo de discriminación, todos los cuales se encuentran aún más expuestos a la actual coyuntura económica.

SERRANO, L., SOLER, A. y PASCUAL, F. “Vulnerabilidad a corto plazo del empleo ante el Coronavirus: España y la Comunitat Valenciana”. CO-

VID 19: IVIE express, 27 de abril de 2020 [en línea]. <https://www.ivie.es/wp-content/uploads/2020/04/09.Covid19IvieExpress.Vulnerabilidad-a-corto-plazo-del-empleo-al-coronavirus-Espa%C3%B1a-y-la-CV.pdf> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020]. 13

Adoptando la definición de actividades esenciales y no esenciales a partir de la Clasificación Nacional de Ocupaciones (CNO) propuesta en

FELGUEROSO, F., GARCÍA PÉREZ, J.I. y JIMÉNEZ, S. “Guía práctica para evaluar los efectos sobre el empleo de la crisis del COVID-19 y el Plan de Choque Económico”. Apuntes. FEDEA, 2020/04 [en línea]. <http://documentos.fedea.net/pubs/ap/2020/ap2020-04.pdf> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020]. Por ejemplo, se clasifican como servicios esenciales: la “fabricación de jabones, detergentes y otros artículos de limpieza y abrillantamiento”, la “fabricación de productos farmacéuticos de base”, la “recogida de residuos”, el “comercio al por mayor de productos alimenticios, bebidas y tabaco”, el “comercio al por menor de productos alimenticios, bebidas y tabaco en establecimientos especializados”, el “transporte de mercancías por carretera y servicios de mudanza”, “las actividades de radiodifusión”, la “intermediación monetaria”, las “actividades de limpieza” o las “actividades hospitalarias”. 14

ANGHEL, B., LACUESTA, A. y REGIL, A. “Transferibilidad de habilidades de los trabajadores en los sectores potencialmente afectados tras el

Covid-19”. Artículos Analíticos. Banco de España, 2/2020 [en línea]. <https://www.bde.es/bde/es/secciones/informes/boletines/articulos-analit/> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020].

8

ESTUDIOS


3.  Síntesis de conclusiones: la juventud, de nuevo en riesgo. ÎÎ Mayor incremento del paro y de las demandas de empleo entre la juventud. Tanto el paro registrado como el total de demandas de empleo han sufrido un incremento significativamente superior entre la población joven. En comparación con el mes de marzo, en abril hay un 33,3% más de personas jóvenes en paro y un 82,4% más que son demandantes de empleo. Entre la población no joven los incrementos también han sido notables, pero de menor calibre (del 18,7% y el 66,2%, respectivamente). ÎÎ Los ERTE, un paraguas temporal. El hecho que el incremento de las demandas de empleo haya sido muy superior al del paro registrado, puede entenderse como una aproximación indirecta al alcance de los ERTE. Una persona afectada por un ERTE puede percibir la prestación contributiva de desempleo si previamente se inscribe como demandante de empleo aunque, a la práctica, no se contabilice dentro del paro registrado. Si en marzo de 2020 figuraban como demandantes de empleo 862.801 personas jóvenes en España, un mes más tarde la cifra ha aumentado hasta las 1.350.736 personas. ÎÎ La juventud, de nuevo en riesgo. •  Los y las jóvenes afectadas por un ERTE, aunque mantienen su relación laboral con la empresa, enfrentan un riesgo específico y grave de engrosar las filas del paro si ésta no recupera su plena actividad una vez terminado el estado de alarma. Se trata de uno de los problemas de nuestro sistema laboral dual: el sistema contrata jóvenes en precario en épocas de bonanza y de mayor demanda, y los expulsa a bajo coste cuando se presentan crisis de consumo15. Así, muchas personas jóvenes que, por ahora, están cubiertas por un ERTE, ocupan puestos de trabajo precarios. Ateniendo solamente a la temporalidad,

se observa que el 36,8% de las personas jóvenes figuran como afiliadas en la Seguridad Social con contratos eventuales cuando, en los demás grupos de edad, tan solo lo están el 16,2%. La precariedad laboral amenaza a los jóvenes de dos maneras: de forma inmediata, serán los primeros en ser despedidos al término de los ERTE. A medio plazo, los que conserven sus empleos serán los más expuestos al despido si se materializa la amenaza de una crisis económica provocada por el Coronavirus. •  A corto plazo, podemos empezar a intuir que los jóvenes sufrirán especialmente las consecuencias que el fin del estado de alarma y de los ERTE. En todas las ramas de actividad, las probabilidades de ocupar un puesto de trabajo vulnerable son siempre mayores entre la población joven (Gráfico 2): de media, el 72,1% de las personas jóvenes empleadas se encuentran en trabajos vulnerables, pero superaría el 80% en las actividades artísticas y de entretenimiento, la construcción, las actividades administrativas, la hostelería y en el sector del transporte y almacenamiento. Las mayores diferencias, no obstante, se concentran en la educación, las finanzas y las comunicaciones: en estos tres sectores, las probabilidades de tener un empleo vulnerable son más de dos veces mayores entre la población joven que entre la población de 30 a 64 años. Todos estos jóvenes se encuentran discriminados de hecho, por el sistema contractual, frente a la población de mayor edad con la que comparten sector de actividad. Y por tanto enfrentan una posibilidad específica, y cierta, de engrosar las filas del paro ante la coyuntura de una crisis económica. Todos estos jóvenes se encuentran discriminados de hecho por el sistema contractual, frente a la población de mayor edad con la que comparten sector de actividad. Y por tanto enfrentan una po-

15  POLITIKON (2017): El muro invisible: Las dificultades de ser joven en España. Ed. Debate

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

9


sibilidad específica, y cierta, de engrosar las filas del paro ante la coyuntura de una crisis económica.

Esta desventaja de las personas jóvenes en el mercado laboral se ha erigido como un elemento estructural de España.

Siempre es muy arriesgado, por el grado de incertidumbre que implica, formular pronósticos acerca de lo que pueda llegar a ocurrir a partir de ahora. No obstante, los antecedentes sirven como sólido fundamento. Las repercusiones efectivas que va a tener la declaración del estado de alarma a raíz de la expansión de la COVID-19 sobre las condiciones laborales de la población no se van a distribuir homogéneamente, sino que van a estar muy relacionadas con el punto de partida inicial. En otras palabras, aquellos colectivos, como la población joven, que ya antes se distinguían previamente por una inserción laboral más irregular y unas condiciones más precarias no solo en términos de salario, sino también en cuanto a protección, temporalidad, las perspectivas de promoción o el grado de irregularidad, son los que van a sufrir las consecuencias con mayor crudeza.

Por otro lado, el actual estado de alarma ha introducido un nuevo eje de diferenciación en el mercado laboral, basado en el trabajo en los servicios esenciales y no esenciales. Se podría aventurar que las personas ocupadas en los servicios esenciales, al margen de las implicaciones a nivel físico y psíquico, van a tener mayores probabilidades de continuar con su trayectoria laboral anterior. En este sentido, se repite la desventaja de partida de las personas jóvenes: frente al 45,0% de la población entre 30 y 64 años, el 52,5% de la población joven empezó la crisis trabajando en sectores de no esenciales que, durante meses, han visto suspendida su actividad (salvo en los casos que ha sido posible el teletrabajo). Según el propio Banco de España16, estos sectores son susceptibles de sufrir con mayor virulencia las consecuencias de la crisis económica derivada de la COVID-19.

16

10

Ver nota 14.

ESTUDIOS


PRIMER TRIMESTRE 2020 G RÁ F I CO 1 Principales sectores de actividad de la población ocupada

15,1%

19,1

Comercio

19,1%

15,1

14%

7,1%

14

Hostelería

7,1

11,1%

11,1

Manufactura

13,1

8,8% 8,7%

8,8

Sanidad y servicios sociales

13,1%

8,7

6,8% 7,1%

6,8

Educación

7,1

6,2% 5%

6,2

Act. profesionales/científicas

5

4,6%

4,6

Construcción

6,8%

6,8 2,3

Administración pública

2,3%

7,6

7,6%

5

0

10

16-29 años

15

20

>29 años

*  Fuente: elaboración propia a partir de la Encuesta de Población Activa (INE).

G RÁ F I CO 2 Personas con empleos vulnerables a corto plazo según sector de actividad

18,1

20,9

20%

22,1

29,2

30,3

40%

26,7

48,5

56,9

53,3

63,2

63,5

53,4

63,9

72,1

74,8 67,6

74,9

Comercio

64,5

76,4 72,2

53,6

57,1

60,2

60%

Personal doméstico

77,4

80,8

67,1

74,3

82,1

83

84,8 77,7

80%

86,5

100%

16-29 años

Administración pública

Sanidad y servicios sociales

Educación

Act. profesionales/científicas

Información/comunicaciones

Finanzas y seguros

TOTAL

Otros servicios

Manufactura

Transporte/almacenamiento

Hostelería

Act. administrativas

Construcción

Act. artísticas /recreativas

0%

>29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

11


50%

12

Del 56% al 60% Del 54% al 56% Del 52% al 54% Del 50% al 52% 16-29 años

Del 48% al 50% Del 46% al 48% Del 44% al 46% Del 42% al 44% 52,4

Castilla-La Mancha

Del 84% al 85% Del 83% al 84% Del 82% al 83% Del 81% al 82% Del 80% al 81%

50,2

44,2

43,7

43,3

43

Navarra Asturias Cantabria

46,1

47,8

Ceuta y Melilla

Euskadi

Galicia

Andalucía

51,8

52

ESPAÑA

Castilla y León

52,5

Extremadura

Com. Valenciana

Canarias

53

Baleares

53

53,8

R. Murcia

53

54

La Rioja

54,2

0%

Aragón

25%

Com. Madrid

58,4

79,1

76,7

82,8

77,7

81,5

79,5

76,4

80,8

79,4

80,6

77,1

78,8

83,6

79,9

78,8

78,2

83,4

83

83,7

75%

54,5

Cataluña

INDICADOR ACTIVIDAD Tasa de actividad

100%

>29 años

Del 79% al 80% Del 78% al 79% Del 77% al 78% Del 76% al 77%

ESTUDIOS


el SEPE en el extranjero.

*  Incluye los contratos registrados por

16-29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

586 1.144

1.553 5.675

1.839 4.207

1.846 4.558

32,7

32,6

31,9

31,5

Cantabria Asturias Extremadura

34,7

36,8

Andalucía

Castilla-La Mancha

Baleares

Galicia

67,2

70,4

66,6

71,5

67,3

76,5

75,3

70,5

66,5

62,1

75,8

75

77,3

76,4

72,6

69,8

65,4

61,2

50%

Ceuta y Melilla

Asturias

La Rioja

Cantabria

2.376 6.317

3.802 10.631

36,9

Navarra

39,4

ESPAÑA

37,1

38

Canarias

R. Murcia 38,4

38,9

Euskadi

39,6

Castilla y León

Aragón 40

43,4

Com. Valenciana

43,7

45,3

Com. Madrid La Rioja

46,6

0%

Cataluña

25%

Baleares

Canarias

4.572 8.485

5.614 13.356

6.418 17.456

11.159 26.220

7.388 19.206

16-29 años

Navarra

Aragón

Galicia

ESPAÑA

Euskadi

7.417 20.532

7.553 17.101

44.026

43.873

46.535

58.627

*  Sin datos para Ceuta y Melilla.

Extremadura

Castilla y León

8.512 19.027

R. Murcia

Castilla-La Mancha

16.713

Com. Valenciana

0

18.008

22.817

36.228

60.000

Com. Madrid

30.000 131.261

120.000

47.569

75%

Cataluña

Andalucía

INDICADOR EMPLEO Tasa de empleo

100%

>29 años

Contratos registrados

150.000

90.000

>29 años

13


14

16-29 años

Ceuta y Melilla

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Baleares

330.728

890.027

320.147

6.050 39.664

14.570 11.0651

20.628 187.729

30.850

37.079 245.102

44.419

60.965 399.885

68868 485.608

80.843 496.560

135.455

16-29 años

Aragón

792.418

83.201 591036

91.998

1.589.241

2.581.366

2.661.203

2.808.094

Baleares

Com. Madrid

Canarias

Asturias

Cataluña

Com. Valenciana

Aragón

Galicia

Castilla-La Mancha

ESPAÑA

R. Murcia

Euskadi

Castilla y León

Cantabria

Navarra

Ceuta y Melilla

La Rioja

Andalucía

Extremadura

76,3 73,6

91,8 91

92,4 92,8

92,5 91,6

92,5 91,1

94 92,5

94,9 93,3

95,6 93,4

96,2 93,8

87,1 87,6

89,5 90,2

89,8 86,1

90,8 89,4

91 89,3

91,1 88,4

85,4 83,7

97,3 97,2 96,5 96,1

91,6 89,6

80%

R. Murcia

ESPAÑA

Castilla-La Mancha

Castilla y León

874.035

843.526

95.860 663.486

100.735

Galicia

Canarias

105.444

Euskadi

235.395

380.092

1.500.000

Com. Valenciana

Andalucía

479.341

0

Com. Madrid

500.000

501.853

2.500.000

Cataluña

INDICADOR EMPLEO % Nuevos contratos temporales

100%

60%

40%

20%

0%

>29 años

Total afiliaciones

3.000.000

2.000.000

1.000.000

>29 años

ESTUDIOS


INDICADOR EMPLEO F LUJ OS EN T R ADA Y SA L I DA DE L ME RCADO DE T RAB AJO % Población ocupada que no lo estaba en el trimestre anterior

6,9

7,1

10%

11,2

11,6

13

13,8

15

15%

16,8

17,7

18

20%

5,2 3,9

2,1

2,3

2,7

3

3,1

3,1

3,7

4,3

5,4

5%

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA: Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla y León,

16-29 años

Castilla-La Mancha, Cantabria, Ceuta y Melilla, Extre-

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Baleares

Aragón

Castilla-La Mancha

ESPAÑA

Castilla y León

Canarias

Com. Madrid

Cataluña

Galicia

Euskadi

Com. Valenciana

R. Murcia

Andalucía

0%

>29 años

madura, Navarra y La Rioja.

% Población ocupada en el trimestre anterior que no lo está en el trimestre actual

23,2

25%

13,1

13,1

13,4

15%

13,9

16,6

19,7

20%

9,2 3,7

5,3

5,6 4,5

4,7

3,7

5,1

3,1

4,3

5,6

5%

5,3

7,6

7,6

10,5

10%

R. Murcia, Euskadi, Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura, Navarra, Asturias,

16-29 años

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Aragón

Castilla y León

Castilla-La Mancha

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

Galicia

ESPAÑA

Euskadi

R. Murcia

Cataluña

Com. Madrid

Com. Valenciana

Canarias

Andalucía

Baleares

0%

>29 años

Cantabria, La Rioja y Ceuta y Melilla.

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

15


INDICADOR EMPLEO % Población en paro que no lo estaba en el trimestre anterior 80%

39,7

39,5

39,3

37,9

39,6

37,2

39,9

38,9 37,5

44,7 37,5

47,3

33,7

30%

37,6

41,6

39,7

40%

48,6

51,8

52,2 47,5

52,9

55,3

50%

56,9

60%

65,9

70%

20% 10%

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA: R. Murcia, Euskadi, Galicia, Aragón, Extremadura,

16-29 años

Navarra, Asturias, Cantabria, La Rioja y Ceuta y

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Aragón

Galicia

Euskadi

R. Murcia

ESPAÑA

Canarias

Castilla-La Mancha

Andalucía

Castilla y León

Cataluña

Com. Valenciana

Com. Madrid

Baleares

0%

>29 años

Melilla.

% Población en paro que estaba ocupada en el trimestre anterior 50%

40,4

40%

23

21,9

20,8

22,9 20,5

19,3

21,9

22,3

21,5 21,5

16,8

19

20%

19

22,9

25

25,5

30%

10%

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Aragón

Galicia

Euskadi

R. Murcia

ESPAÑA

Canarias

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Baleares

Cataluña

Andalucía

Com. Valenciana

Com. Madrid

0%

Baleares, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Canarias, R. Murcia, Euskadi, Galicia, Aragón, Extremadura, Navarra, Asturias, Cantabria, La Rioja y Ceuta y

16-29 años

>29 años

Melilla.

16

ESTUDIOS


INDICADOR EMPLEO % Población inactiva que no lo estaba en el trimestre anterior 35% 31

30%

Castilla-La Mancha

14,2

14,4 11,2

11,3

11,5

Com. Madrid

9,3

11,9

Andalucía

10%

15,6

16,3

17,8

19

20,8

24,2 20,1

19,7

21,4

24,1 14,7

15,7

15%

21,4

20%

25,9

25%

5%

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Aragón

Galicia

Euskadi

R. Murcia

ESPAÑA

Castilla y León

Baleares

Com. Valenciana

Cataluña

Canarias

0%

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

16-29 años

Baleares, Castilla y León, R. Murcia, Euskadi, Galicia, Aragón, Extremadura, Navarra, Asturias, Cantabria,

>29 años

La Rioja y Ceuta y Melilla.

EMP L E OS V ULN E R AB L E S A CO R TO P LAZO 500.000

499.135

Personas asalariadas en el sector privado con contratos temporales

400.000

*  No hay datos significativos en las siguientes comunidades: La Rioja, Ceuta y Melilla.

16-29 años

La Rioja

Ceuta y Melilla

13.189

8.741 24.678

Cantabria

15.247 40.185

Asturias

15.531 28.848

Navarra

20.493 44.127

Extremadura

28.972 45.901

Aragón

29.901 46.776

Baleares

43.287 79.986

Castilla-La Mancha

116.014

ESPAÑA

63.938

43.437 84.186

R. Murcia

47.853 77.557

Euskadi

49.061 87.706

Castilla y León

54.443

Galicia

112.231

62.581

Canarias

Com. Valenciana

Com. Madrid

Cataluña

Andalucía

0

116.604

235.173

260.855

141.004

100.000

156.602

195.840

200.000

227.707

286.632

300.000

>29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

17


18

8.414

Castilla y León

Canarias, Euskadi, Castilla-La Mancha, Baleares,

Asturias, R. Murcia, Aragón, Navarra, Cantabria, La

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

16-29 años

La Rioja

Ceuta y Melilla

Cantabria

Asturias

Navarra

Aragón

156.696

20.510

38.584

60.331

42.030

87.894

76.141

89.798

127.685

9.800

16-29 años

R. Murcia

Baleares

Castilla-La Mancha

ESPAÑA

117.989

Ceuta y Melilla.

La Rioja

Cauta y Melilla

Cantabria

Asturias

Navarra

Extremadura

Aragón

R. Murcia

Baleares

Galicia

ESPAÑA

Castilla-La Mancha

Euskadi

Castilla y León

44.476

15.417 36.939

9.391

9.768

18.221

14.226

13.709

11.045 32.211

11.988 33.475

13.711 49.306

14.775 48.411

58.252

16.595 44.810

90.251

75.706

61.840

17.902 48.789

17.908

33.177

21.463

0

Euskadi

Extremadura, Navarra, Asturias, Cantabria, La Rioja y

122.955

165.917

193.201

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

Canarias

9.049

Extremadura

Canarias

Com. Valenciana

Andalucía

Cataluña

Com. Madrid

50.000

69.930

9.433

200.000

Galicia

296.011

317.173

300.000

11.269

Com. Valenciana

500.000 510.523

477.219

139.130

150.296

162.572

173.679

150.000

Com. Madrid

22.239

Andalucía

0

31.564

100.000

37.796

400.000

Cataluña

INDICADOR EMPLEO

Personas asalariadas con contratos indefinidos de menos de 12 meses

200.000

100.000

>29 años

600.000

Personas trabajadoras por cuenta propia

Rioja y Ceuta y Melilla.

>29 años

ESTUDIOS


0

*  No hay datos significativos en Ceuta y Melilla.

16-29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

Ceuta y Melilla

La Rioja

Cantabria

Navarra

Asturias

Extremadura

Baleares

24.405

14.200 63.133

15.546 105.673

22.904 119.339

26.601 164.802

41.204 195.542

50.676 257.017

52.893 251.368

71.478 299.016

106.988 498.185

73.786 338.706

16-29 años

Aragón

R. Murcia

ESPAÑA

Euskadi

521.292

Navarra, Cantabria, La Rioja y Ceuta y Melilla.

79.861 40.4877

84.276

85.646 455.628

460.443

1.025.878

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

Castilla-La Mancha

Galicia

Castilla y León

Canarias

95.777

215.953

La Rioja

Ceuta y Melilla

Cantabria

Navarra

Asturias

Euskadi

Aragón

Baleares

Extremadura

39.794

ESPAÑA

302.694

314.949

38.337

17.456

61.008

62.538

8.366 86.271

14.339 165.492

18.367 143.120

18.795 152.842

21.016 144.609

23.908

31.843 217.880

32.637 279.505

38.039 272.226

Galicia

R. Murcia

Castilla y León

Canarias

Castilla-La Mancha

81.633

Com. Valenciana 38.720 292.332

94.716

Com. Madrid

200.000

Com. Valenciana

1.020.000 1.117.390

129.415

Cataluña

608.526

584.468

600.000

Com. Madrid

1.642.772

146.103

Andalucía 1.053.998

952.936

800.000

299.637

336.274

340.000

Andalucía

1.360.000 1.520.046

0

353.448

1.000.000

Cataluña

INDICADOR EMPLEO

Personas trabajadoras con estudios secundarios obligatorios como máximo

1.200.000

400.000

>29 años

1.700.000

Total personas ocupadas en empleos vulnerables

680.000

>29 años

19


20

*  No hay datos significativos en Ceuta y Melilla.

16-29 años

24

20%

Ceuta y Melilla

Extremadura

Murcia

Andalucía

Cantabria

Asturias

31,8

39,6

40,1 36,2

48,3

45,2

46,7 47,5

42,8

40,9

50,4

52,5

49,4 46,3

45

50,8

48,3 45,3

41,5

40,7

51,5 48,6

52,7

55,2

59,3

16-29 años

Navarra

La Rioja

Castilla-La Mancha

ESPAÑA

Castilla y León

42,4

44,3

51,1

59,5

*  No hay datos significativos en Ceuta y Melilla.

Cataluña

Com. Madrid

Aragón

46,1

61

63,2

Ceuta y Melilla

Navarra

Com. Madrid

Cantabria

Cataluña

Aragón

Euskadi

Galicia

Canarias

ESPAÑA

Castilla y León

Baleares

Castilla-La Mancha

Com. Valenciana

Asturias

R. Murcia

La Rioja

Andalucía

Extremadura

42,1

41,5

54,8

49,6

52,7

49,9

71,7

72,6

69

66,3

66,6

67,1

74

74,1

75,9

75,9

75,9

76,2

76,6

72,1

68,1

64,7

60,1

58,9

58,4

53,4

53,3

48,5

59,3

61,9

60,6

58,1

53,3

50,4

47,4

40%

Com. Valenciana

Galicia

47,2

40%

Euskadi

60% 64,7

60%

52,1

56,3 80

83,9

80%

Canarias

Baleares

INDICADOR EMPLEO % Personas ocupadas en empleos vulnerables

100%

20%

0%

>29 años

80%

% Personas ocupadas en servicios no esenciales

0%

>29 años

ESTUDIOS


Melilla.

*  No hay datos significativos en La Rioja y Ceuta y

16-29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

Ceuta y Melilla

La Rioja

R. Murcia

Cantabria

Navarra

Extremadura

Andalucía

Cataluña

Aragón

ESPAÑA

Asturias

Com. Madrid

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Galicia

19,5

26,9

24,6

29

30

36,8

34,7

39

41

39,5

37,7

35,5

41,4

51,7

49,4

50,1

47,1

44,4

41,7

39,6

36,6

36,2

33,3

30,4

29

30,2

30,1

28,6

25,9

24,7

25,7

26,1

23,1

23,6

20%

Euskadi

Canarias

30% 34,6

40% 39,4

50%

Com. Valenciana

Baleares

INDICADOR EMPLEO

% Personas ocupadas en empleos vulnerables y sectores no esenciales

60%

10%

0%

>29 años

21


0

22

16-29 años

La Rioja

Cauta y Melilla

Cantabria

Navarra

Asturias

Aragón

212760

2997 15946

5277 15972

7530 36139

8294 32148

13178 70615

16303 62911

18296 54246

23214 90994

23853 114790

39200 173645

23872 91573

27074 164555

30763 135591

37897 161122

42221

334993

390563

16-29 años

Baleares

R. Murcia

Euskadi

ESPAÑA

Extremadura

Galicia

Casyilla y León

Castilla-La Mancha

Canarias

70030

400.000

Com. Madrid

77247

100.000

Cataluña

200.000

360806

300.000

Com. Valenciana

La Rioja

Ceuta y Melilla

Cantabria

Navarra

Asturias

Aragón

Extremadura

R. Murcia

Baleares

ESPAÑA

Castilla y León

Galicia

Castilla-La Mancha

Euskadi

Canarias

141.208

347.225

6467 35081

7.832 22.884

13.065 68.795

14.803 71.003

21.840 125.726

33.716 143.227

38.229 161.108

41.213 169.185

42.454 170.978

75.041 340.730

55.052 250.122

63.098 311.646

63.313 270.031

68.262 328.115

81.237 361.358

153.241

Cataluña

Com. Madrid

158.481

Andalucía

0

Com. Valenciana

700.000 779880

300.000

198417

710.153

700.628

758.420

600.000

79136

Andalucía 1474.682

INDICADOR PARO Demandas de empleo pendientes

1.500.000

1.200.000

900.000

>29 años

800.000

Paro registrado

600.000

500.000

>29 años

ESTUDIOS


16-29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

Ceuta y Melilla

La Rioja

Cantabria

Asturias

Navarra

Canarias

Aragón

176 441

404 1.569

506 2.165

548 2.925

832 2.960

1.353 6.514

1.532 5.387

1.853 8.375

2.005 7.534

3.614 14.567

2.883 10.332

3.129 18.915

3.244 10.227

16-29 años

Galicia

Castilla y León

ESPAÑA

Castilla-La Mancha

Baleares

R. Murcia

Com. Madrid

3.538 12.715

Ceuta y Melilla

La Rioja

Cantabria

Navarra

Asturias

Extremadura

Aragón

R. Murcia

Baleares

ESPAÑA

Castilla-La Mancha

118.774

118.465

1.468 4.227

3.088 13.117

4.597 22.514

6.120 24.299

7.033 33.109

10.297 32.778

14.365 52.760

15.373 48.690

19.590 83.486

30.356

23.260 78.795

24.322 93.000

112.072

Euskadi Castilla y León

25.258

Galicia

40.764

64.727

72.221

28.836

Canarias

Com. Madrid

0

3.655 12.860

27.808

Com. Valenciana

157.882

160.000

Extremadura

4.617 19.441

5.666

Cataluña 78.727

106.355

253.685

275.658

240.000

Euskadi

0

28.404

Andalucía 330.375

320.000

Com. Valenciana

20.000

9.016

80.000 83.633

80.000

20.099 397.147

400.000

Cataluña

Andalucía

INDICADOR PARO Altas demanda empleo

>29 años

100.000

Bajas demanda empleo

60.000

40.000

>29 años

23


24

16-29 años

103 104,1

104,1 103,9

108,1 106

97,4

90,7 103,8

78,3

68,3 65,7

50%

Ceuta y Melilla

Extremadura

Com. Madrid

Andalucía

Castilla-La Mancha

Asturias

112,6 108,8

116,7 134,3

119,3 122,5

135 125,8

16-29 años

R. Murcia

Navarra

Castilla y León

ESPAÑA

Navarra, Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla.

120 125,1

165,7

168,1

169,8

*  No hay datos significativos en las siguientes CC.AA:

Cantabria

100% 122,9 120,8

139,7 149,4

138,3

133,3

143

Ceuta y Melilla

La Rioja

Cantabria

Navarra

Euskadi

Com. Madrid

Aragón

Cataluña

Galicia

ESPAÑA

Castilla y León

Com. Valenciana

Asturias

R. Murcia

Canarias

Baleares

Castilla-La Mancha

Andalucía

7,6

7,6

10,2

9,5

9,5

9,1

8,7

12,5

12,6

11,3

10,1

20,5

18,8

17

20

20,3

18,7

17

16,7

15,6

15,2

14,1

13,1

10%

Com. Valenciana

Aragón

Euskadi

Galicia

Canarias

172,6

150% 152,8

250% 249,1

Extremadura

22,7

25,2

28

28,2

26,4

24,6

23,4

20%

184

187,8

34,9

31,6

33,6

30%

La Rioja

143,9

39,9

40%

Baleares

Cataluña

INDICADOR PARO Tasa de paro

0%

>29 años

Tasa de cobertura prestaciones desempleo

200%

0%

>29 años

ESTUDIOS


16-29 años

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

Baleares

La Rioja

Cataluña

Com- Valenciana

5,3

4,5

5,3

4,4

4,6

4,6

5,4

4,7

3,4

3,8

3,8

2,4

5,7

5,2

4,1

2,7

0%

Extremadura

Canarias

Aragón

Cantabria

Galicia

ESPAÑA

Navarra

Castilla-La Mancha

R. Murcia

Com. Madrid

Castilla y León

Andalucía

5,3

9,2

12

13,3

14,5

14,8

16,3

16,6

17

17,3

18

17,5

18,1

18,7

20,8

21,3

21,4

23,8

20%

Asturias

7,3

10,9

10%

Euskadi

Ceuta y Melilla 28,8

36,4

INDICADOR PARO Personas en paro sin empleo anterior

40%

30%

>29 años

25


NOTA METODOLÓGICA TA SA D E AC T I V I DA D Porcentaje de personas que están ocupadas o en paro sobre el total de personas de su misma edad. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

TA SA D E E M P L E O Porcentaje de personas que están ocupadas sobre el total de personas de su misma edad. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

CO N T R ATO S R E G I S T R A D O S Contratos de trabajo introducidos en la base de datos de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE) durante el mes de referencia, con independencia de cuándo fue presentado el contrato, de modo que pueden incluirse contratos registrados con anterioridad y que, por causas técnicas o de otra índole, no pudieron ser incluidos en su día en la base de datos. En el total de España se incluyen los contratos registrados por el SEPE cuyo lugar de trabajo se sitúa en el extranjero. Fuente: elaboración propia a partir de la Estadística de Contratos del Servicio Público de Empleo Estatal.

A F I L I AC I Ó N Número medio mensual de afiliaciones en alta laboral a la Seguridad Social, sea cual sea el régimen de cotización.

1

Fuente: elaboración propia a partir de la estadística de Afiliación y alta de Trabajadores del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y la Tesorería General de la Seguridad Social.

F L U J O S D E E N T R A DA Y S A L I DA DEL MERCADO LABORAL Situación laboral en el trimestre anterior de las personas que figuran como ocupadas, en paro o inactivas en la EPA. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Estadística de flujos de la población activa del INE.

EMPLEOS VULNERABLES A CO R TO P L A ZO Personas que constan como ocupadas en la EPA y que reúnen al menos alguna de estas condiciones: son personas asalariadas en el sector privado con contratos temporales, son personas asalariadas con contratos indefinidos que han empezado o se han renovado hace menos de un año, son personas trabajadoras por cuenta propia y/o son personas trabajadoras que, como máximo, han terminado estudios secundarios obligatorios. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la EPA (INE) y la definición establecida por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas1.

P E R S O N A S O C U PA DA S E N S E C TO R E S N O E S E N C I A L E S Personas que trabajan en actividades económicas afectadas por la declaración del estado de alarma pues, según el Real Decreto-ley 10/2020, no prestan servicios esenciales2. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Encuesta de

SERRANO, L., SOLER, A. y PASCUAL, F. “Vulnerabilidad a corto plazo del empleo ante el Coronavirus: España y la Comunitat Valenciana”.

COVID 19: IVIE express [en línea] [Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas] (27 de abril de 2020). <https://www.ivie.es/wp-content/ uploads/2020/04/09.Covid19IvieExpress.Vulnerabilidad-a-corto-plazo-del-empleo-al-coronavirus-Espa%C3%B1a-y-la-CV.pdf> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020]. 2

26

<https://www.boe.es/buscar/pdf/2020/BOE-A-2020-4166-consolidado.pdf> [consulta realizada el 31 de mayo de 2020].

ESTUDIOS


Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE), a partir de la correspondencia, realizada por FEDEA3, de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) a tres dígitos con las actividades no esenciales detalladas por el Real Decreto-ley 10/2020.

absoluta y demandantes de edad igual o superior a 65 años (Jubilados). •  Demandantes que solicitan un empleo para un período inferior a 3 meses (Empleo Coyuntural). •  Demandantes que solicitan un trabajo con jornada inferior a 20 horas semanales (Jornada

Personas afectadas por un expediente de regulación de empleo o paro parcial: personas, clasificadas como ocupadas en la EPA, que admiten no haber trabajado o haber trabajado menos horas de las habituales debido a expedientes de regulación de empleo o por encontrarse en paro parcial por razones técnicas o económicas.

< 20 horas). •  Demandantes que están cursando estudios de enseñanza oficial reglada siempre que sean menores de 25 años o que superando esta edad sean demandantes de primer empleo (Estudiantes). •  Demandantes asistentes a cursos de Formación Profesional Ocupacional, cuando sus horas lectivas superen las 20 a la semana, tengan una

Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

beca al menos de manutención y sean demandantes de primer empleo (Estudiantes). •  Demandantes con demanda suspendida en tanto permanezcan en esta situación ya que la

D E M A N DA S D E E M P L E O P E N DIENTES Solicitudes de puestos de trabajo que realiza una persona trabajadora, esté desempleada o no, ante una ante una Oficina de los Servicios Públicos de Empleo del Sistema Nacional de Empleo. Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de Empleo del SEPE.

suspensión de la demanda, que generalmente se tramita a petición del demandante y por causa que lo justifique, interrumpe la búsqueda de empleo (Demandas suspendidas). •  Demandantes beneficiarios de prestaciones por desempleo en situación de compatibilidad de empleo por realizar un trabajo a tiempo parcial (Compatibilidad prestaciones). •  Demandantes que están percibiendo el subsidio agrario o que, habiéndolo agotado, no haya transcurrido un periodo superior a un año desde

PA R O R E G I S T R A D O Personas demandantes de empleo que, según la Orden Ministerial de 11 de marzo de 1985, no se encuentran en ninguna de estas situaciones: •  Demandantes que solicitan otro empleo compatible con el que ejercen (Pluriempleo).

el día del nacimiento del derecho (Trabajadores Eventuales Agrícolas Subsidiados). •  Demandantes que rechacen acciones de inserción laboral adecuadas a sus características, según se establece en el Art. 17 apartado 2 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de Agosto (Rechazo de acciones de inserción laboral). •  Demandantes

sin

disponibilidad

inmediata

•  Demandantes que, estando ocupados, solici-

para el trabajo o en situación incompatible con

tan un empleo para cambiarlo por el que tienen

el mismo como demandantes inscritos para

(Mejor empleo).

participar en un proceso de selección para un

•  Demandantes perceptores de prestaciones por desempleo que participan en trabajos de Colaboración Social (Colaboración Social). •  Demandantes que son pensionistas de jubilación, pensionistas por gran invalidez o invalidez

3

puesto de trabajo determinado, solicitantes de un empleo exclusivamente para el extranjero, demandantes de un empleo solo a domicilio, demandantes de servicios previos al empleo, demandantes que en virtud de un expediente de regulación de empleo, están en situación de

FELGUEROSO, F., GARCÍA PÉREZ, J.I. y JIMÉNEZ, S. “Guía práctica para evaluar los efectos sobre el empleo de la crisis del COVID-19 y el Plan

de Choque Económico”. Apuntes [en línea] [Fundación de Estudios de Economía Aplicada], núm. 4/2020. <http://documentos.fedea.net/pubs/ ap/2020/ap2020-04.pdf> [consulta realizada el 27 de mayo de 2020].

JUVENTUD EN RIESGO: ANÁLISIS DE LAS CONSECUENCIAS SOCIOECONÓMICAS DE LA COVID-19 SOBRE LA POBLACIÓN JOVEN EN ESPAÑA

27


suspensión o reducción de jornada o modificación de las condiciones de trabajo, etc. (Otras causas)”4. Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de Empleo del SEPE.

A LTA S D E D E M A N DA S D E EMPLEO Personas que se han incorporado como demandantes de empleo ante una Oficina de los Servicios Públicos de Empleo del Sistema Nacional de Empleo. Las causas del alta pueden ser: “reactivación”, “nueva inscripción” o “traslado”. Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de Empleo del SEPE.

B A JA S D E D E M A N DA S D E EMPLEO Personas que se han eliminado como demandantes de empleo ante una Oficina de los Servicios Públicos de Empleo del Sistema Nacional de Empleo. Las principales causes de baja pueden ser: “por colaboración” y “no renovación”.

agraria, el subsidio agrario, la Renta activa de inserción o las ayudas el Programa de Activación para el Empleo) sobre el total de personas que configuran el paro registrado y cuentan con experiencia laboral previa y las que son beneficiarias del subsidio de eventuales agrarios. Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de prestaciones por desempleo del SEPE.

P E R S O N A S E N PA R O S I N EMPLEO ANTERIOR Personas demandantes de empleo que se contabilizan dentro del paro registrado, pero que no disponen de experiencia laboral previa y, por consiguiente, no pueden percibir las prestaciones por desempleo. Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de prestaciones por desempleo y las Estadísticas de empleo del SEPE.

Fuente: elaboración propia a partir de las Estadísticas de Empleo del SEPE.

TA S A D E PA R O Porcentaje de personas que la EPA contabiliza como desempleadas sobre el total de personas activas de su misma edad. Fuente: elaboración propia a partir de los ficheros de microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

TA S A D E CO B E R T U R A D E L A S P R E S TAC I O N E S P O R DESEMPLEO Porcentaje que representan las personas beneficiarias de las prestaciones por desempleo (incluyendo tanto las de carácter contributivo, como las personas que perciben el subsidio por desempleo, la renta 4

< https://www.sepe.es/HomeSepe/que-es-el-sepe/estadisticas/datos-avance/conceptos.html> [consulta realizada el 31 de mayo de 2020].