Page 15

Las manos derramadoras de sangre inocente

Es uno de los pecados que Jesús más aborrece y abomina. Lo que hoy estamos viviendo en nuestra sociedad, en que cada día hombres crueles y sin misericordia asesinan a personas, no es más que el cumplimiento profético de las palabras de Jesús cuando dice: “Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mt. 24:12 -13).

El corazón que maquina pensamientos inicuos La naturaleza corrompida por el pecado produce millones de pensamientos de maldad en los corazones, que diariamente son llevados a la acción. Jesús lo dijo: “Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mt.15:18 -19).

Homi cidi o

cia ali M

El que siembra discordia entre hermanos

D

i fa

ma

c ió

n

Murmuración

Las personas que siembran discordia entre hermanos son gente contenciosa, celosa y amargada, por las cuales muchos hogares e iglesias han sido destruidos. Son personas que se dejan usar por satanás para sembrar contiendas, y usan sagazmente el chisme y la crítica, una sabiduría que es de origen terrenal, animal y diabólica porque su fin es destruir la Obra de Dios. Ya sea con conocimiento o por ignorancia. La Biblia dice: “Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal y diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa” (Stg. 3:14 -16). Solo Jesús puede liberarnos de toda obra perversa de manipulación que satanás esté realizando en nuestras emociones. Renunciemos a los chismes y las críticas y santifiquemos nuestro corazón al Señor.

R e b el d

od ía , c

ic i

a

El testigo falso que habla mentiras

El 9º mandamiento dice: “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio” (Éx. 20:16). Este punto es similar al segundo y es otra cosa más que Dios aborrece, y las consecuencias son las mismas. La Biblia dice: “El que habla verdad declara justicia; mas el testigo mentiroso, engaño” (Pr. 12:17). “Los labios mentirosos son abominación a Jehová; pero los que hacen verdad son su contentamiento” (Pr. 12:22). El consejo del Señor es “Guarda ¿Sabía usted que nuestros miembros solo obedecen tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate del lo que nuestro corazón les ordena? Y otra cosa que mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela” (Sal. 34:13 -14). Dios aborrece son los pies que se apresuran a hacer el mal. Dios lo declara así: “Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos” (Is. 59:7).

Los pies presurosos para correr al mal

Enero 2017 / Impacto evangelístico

15

756_Español  

Revista Impacto Evangelistico Edición Enero 2017 Idioma Español

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you