Issuu on Google+

Estudio bíblico # 23. Grupos pequeños OASIS. Serie de entrenamiento y discipulado: “Pescadores de hombres”

La estrategia de I nfilt ración Como la sal penetra en los alimentos y la luz en la oscuridad, nosotros como pescadores de hombres y “duplicados” de Cristo, penetramos en el mundo que nos rodea. Las personas que están siendo entrenadas como Discípulos repiten y multiplican el siguiente esquema: 1. Siguen a Cristo 2. Hacen otros Discípulos siguiendo el método de Jesús. Como resultado el método de Cristo tiene el efecto de las ondas en la superficie del agua: se expanden y cubren la superficie con una amplitud cada vez mayor. Estas ondas potencialmente abarcan el hogar, la iglesia, la comunidad y el mundo entero con el evangelio. Más allá de los símbolos de la sal y de la luz que Cristo usó para describir la manera como los cristianos influimos en el mundo que nos rodea, el apóstol Pablo usa otro símbolo: el “aroma agradable” 2 Corintios 2:14,15 “Leer…”. Dadas las falencias sanitarias del mundo antiguo, un aroma agradable era algo muy apreciado. La gente gastaba fortunas en incienso y perfume. El aroma de Cristo era un símbolo poderoso y positivo. Al estudiar los antecedentes históricos de 2 Corintios 2: 14, 15 descubrimos que el apóstol Pablo hacía alusión a una procesión triunfal. Cuando un general romano obtenía una victoria militar, entraba por las puertas de Roma, de pie, sobre su carro. Alrededor de su cabeza llevaba una guirnalda, símbolo de la victoria y en su mano sostenía un cetro que simbolizaba autoridad. Los senadores, oficiales romanos y ciudadanos se reunían alrededor a lo largo del camino. La bienvenida de la multitud incluía los portadores de incienso, que hacían oscilar los incensarios que lanzaban al aire exquisitas fragancias. El aroma penetraba todos los rincones. La gente podía “percibir” perfume de victoria en el aire. Jesús es nuestro general victorioso sobre las fuerzas de Satanás y lo acompañamos en su procesión triunfal de difundir la fragancia del evangelio!!! La respuesta a las preguntas básicas acerca de la propagación del conocimiento de Cristo aparecen en 2 de Corintios 2: 14,15.

1. ¿Quién es el testigo por excelencia? Jesús, que nos invita a seguirlo.


2. ¿Cuál es la sustancia de nuestra testificación? Cristo y las buenas nuevas de su conocimiento. 3. ¿Mediante quién se revela Cristo? Mediante nosotros, que lo hacemos conocer. 4. ¿Cuándo esparcimos sus buenas nuevas? Siempre, como un estilo de vida. 5. ¿Dónde las esparcimos? Por todas partes. Roma es nuestro hogar, nuestra iglesia, nuestro lugar de trabajo, cualquier lugar donde nos encontremos.

Elena de White menciona: “Cuando el amor de Cristo es atesorado en el corazón como dulce fragancia, no puede ocultarse. Su santa influencia será percibida por todos aquellos con quienes nos relacionemos” El Camino a Cristo, pág. 76

Todos, figurativamente hablando, tenemos mal olor si la dulce fragancia de Cristo no penetra en nuestra vida. Su fragancia es su amor que permanece en nuestros corazones.

Nuestro mundo está necesitado de ese genuino amor y necesita en forma desesperada que los cristianos lo difundan. Es la única fuerza que puede infiltrarse en las líneas de Satanás y rescatar de su cautiverio a los perdidos.

Naturalmente la manera de despedir aroma a rosa es ser una rosa, estar en medio de rosas y permitir que el aroma de la flor sature nuestros poros. De la misma manera, si queremos despedir la fragancia de Cristo, debemos asirnos de él y trabajar con él. No hay otra manera.

Esto es en esencia el método de Cristo: práctico, transparente, sin complicaciones, universal y trascendente en tiempo y espacio. En otras palabras, encuentra un sendero en el corazón humano sin tener en cuenta antecedentes, nacionalidad, raza, educación y cultura. Además, no cuesta mucho, excepto darnos a nosotros mismos (quizá lo más desafiante).

Con el método de Cristo en el corazón, la cabeza y las manos podemos I N F I L TRAR exitosamente los hogares, la iglesia, el vecindario y el lugar donde trabajamos haciendo que nuestra presencia tenga la fragancia de Jesús.


Elena de White explica que: “Doquiera estemos, hemos de procurar aprovechar las oportunidades que se nos presenten para hablar a otros del Salvador. Si seguimos el ejemplo de Cristo en hacer bien, los corazones se nos abrirán como se le abrían a El” Palabras de

vida del gran maestro pág. 273.

L LA MADO: Como grupo pequeño nos proponemos INFILTRAR nuestro vecindario, nuestra universidad, colegio, lugar de trabajo y círculo social y familiar con el mensaje de salvación!!!


Tema 5: Entrenamiento5