Issuu on Google+

1


Carta del Director

Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

UNA CARTA ESPECIAL Querido Niño Dios: Ya estás viendo todo el montaje que organizamos para celebrar la Navidad. A veces me pregunto si realmente todo este ambiente de consumismo, de luces, de melodías repetitivas y de cenas, regalos y demás parafernalias tienen algo que ver con tu nacimiento. Celebramos una fiesta pero entre tanta movida se nos ha olvidado en muchas ocasiones la causa de la celebración. Y tú eres, Niño Dios, el motivo de nuestra celebración y la causa de nuestro gozo. Al verte arropado por el cariño de tu Madre María y bajo la atenta mirada de San José, quiero pedirte especialmente por las familias, por todas las familias, y por nuestras familias. En ellas hemos aprendido los valores que forjan nuestra personalidad y gracias a ellas somos lo que somos. Protege a los padres en la difícil tarea de educar a sus hijos. Pon tu mano suave en los momentos de discordia y tensión para que se afronten con serenidad las dificultades de la convivencia. Haz que el amor y el respeto entre los esposos y entre padres e hijos sea la fuente de una vida familiar en armonía. Cuando te veo pobre en el pesebre de Belén no puedo más que elevar mi plegaria por tantas y tantas personas que sufren la pobreza, han perdido su empleo y sienten en sus familias esta larga y penosa crisis económica que nos aflige. Pon esperanza en sus vidas para que, a pesar de las penurias económicas, siempre haya corazones generosos que alivien sus carencias. Que nuestros gobernantes puedan acertar con sus decisiones para que nuestra sociedad avance en paz y concordia, trabajando por el bien de todos y especialmente por los más necesitados. Que el amor que brota de la gruta de Belén llegue a los inmigrantes que nos acompañan en estas fechas para la recogida de la aceituna, para que se sientan acogidos como hermanos. Que este amor lo sientan especialmente los enfermos, los que sufren en su cuerpo o en su espíritu. Infunde, Señor, en ellos tu consuelo para que su dolor tenga sentido unido a Ti. Niño Dios: Cuida de esta, tu Iglesia de Jaén, de todos los que formamos esta gran familia de tus seguidores en esta tierra. Haz que esta Navidad sea un tiempo de alegría y felicidad porque Tú, el Hijo de Dios, has nacido de la Virgen María para acompañarnos en nuestro caminar. Ya no estamos solos. Siempre contaremos con tu presencia. Tu ayuda nunca nos faltará. Que estos días en los que celebramos tu nacimiento sean para el encuentro entre las familias, para ayudar al que lo está pasando mal, para acercarnos a Ti en la oración porque en tu figura diminuta y débil se ha manifestado todo el amor y la ternura que Dios siente por nosotros. Gracias por todo, Jesús.

Sigue la actualidad diocesana en:

www.diocesisdejaen.es 2


«La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1, 14)

FELICITACIÓN NAVIDEÑA 2011 Muy queridos fieles diocesanos: «La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros» (Jn 1, 14) Este es el sublime misterio de la Navidad. Es la fiesta del diálogo de Dios con el hombre: Dios, que tanto nos ama, nos entrega en su Hijo, todos los secretos de su corazón de Padre. Nosotros recibimos esa Palabra, la sembramos en nuestra vida y la damos a conocer. Ella nos va transformando a imagen suya y esta Palabra se transmite de generación en generación. Según la Carta a los Hebreos, antes nos había hablado Dios a través de los Profetas, en muchas ocasiones y de munchas maneras. Ahora, en una Navidad eterna, nos ha hablado por el Hijo. Nos ha dado y dicho «todo» en el Niño Dios (cf. Heb 1,1) En el silencio de la Noche Navideña, en el misterio de ese Niño reclinado en un pesebre, Dios habla a los sencillos y les revela sus secretos. Sólo ese amor entiende el lenguaje divino. Sólo quien acude al Portal como un niño, como Francisco de Asís, puede acercarse al misterio y calentarse del amor divino. Jesús, entonces, se apodera y transforma nuestro ser. La gloria del Señor nos envuelve de claridad (cf. Lc 2,9). Esta es la verdadera Navidad: cuando la salvación de Dios llega a nuestra casa, como Zaqueo, y la gloria del Padre brilla en nuestro interior. No podemos, luego, guardarnos ni ocultar esa luz y la anunciamos. Transformados, como los pastores de Belén, no podemos callar, lo que hemos visto y oído. Cantamos juntos, con los ángeles, ¡Gloria a Dios en el cielo y paz a los hombres que ama el Señor! (cf. 2, 16-20) Esta vivencia de la fe en el Misterio de la Navidad está acompañada en todos de vivencias familiares, de recuerdos de amigos y de sueños de un pasado. Vivimos junto a otros este misterio y hacemos presentes a María y a José, a los enfermos y ancianos, misioneros y cooperantes, a quienes creen en el Niño Dios y a quienes no creen, sobre todo, a cuentos sufren cerca y lejos de nosotros. Es nuestra gran familia con quienes oramos, de mil formas distintas, y de toda la tierra brota esta plegaria dirigida al cielo: «Ven, Señor… que te esperamos… no tardes Señor». ¡Ojalá nunca se apague este clamor y deseo! Para todos:

¡Feliz Navidad!

3

3


LOS JÓVENES, CON MARÍA Bajo el lema «No tengáis miedo: haced lo que Él os diga», la Delegación Episcopal de Juventud celebraba el pasado 7 de diciembre una Vigilia de jóvenes, con motivo de la festividad de la Inmaculada. Uniendo el lema de la Delegación para este curso pastoral, que son las palabras del beato Juan Pablo II «No tengáis miedo», y la invitación de María en las Bodas de Caná, el objetivo del encuentro era honrar a la Virgen María en esta fiesta tan tradicional en nuestra Diócesis, así como invitar a los jóvenes a que descubran que no deben tener miedo a decir «Sí al Señor», como lo hizo María, porque en esa respuesta van a encontrar el sentido de sus vidas. La Vigilia de jóvenes comenzaba, a las 6 de la tarde, con la a cogida en el Seminario Diocesano. Tras la presentación del encuentro y de los grupos, los jóvenes se desplazaron por las calles de la capital hasta la Catedral, donde se procedió a la lectura del Evangelio de las Bodas de Caná. La jornada continuó con la reflexión sobre el «Sí a Dios» y una fraternal cena. Posteriormente, el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo, presidió la Misa en la Catedral de Jaén, que puso el colofón a este encuentro. Durante su homilía, D. Ramón mostraba su satisfacción por la luz del evangelio que ha penetrado en los corazones de muchos jóvenes de la Diócesis de Jaén: «me siento de verdad contento y más joven con vosotros, lleno de esperanza al miraros. También otros tendréis la misma sensación seguramente. La luz del Evangelio

4

ha penetrado en vuestro interior y os decimos con ilusión: hacedla crecer porque con ella seréis felices y alegres aún en medio de las cruces de esta vida. No os la guardéis, sin embargo, solo para vosotros. Llevadla bien alta y que la vean en todas partes. Esta es la invitación y mensaje de nuestra Madre Inmaculada en su fiesta: «Haced lo que mi Hijo os diga»». Asimismo, D. Ramón del Hoyo quiso animar a los jóvenes a vivir su fe en comunidad y sin miedo. «Nunca tengáis miedo a contar con Dios en vuestras vidas, pues mucho antes Dios ya os ha mirado con cariño muy especial desde su Palabra y los Sacramentos en que Cristo se hace presente especialmente; no tengáis miedo a crecer unidos como Iglesia y a ser testigos del Evangelio sin complejos y con naturalidad. No os aisléis nunca, formad grupos «Youcat», campamentos, foros juveniles… Abrid bien los ojos ante una demoledora ideología de género que nos invade con tintes paganos, orientada a destruir la familia, desde la infancia, pasando por el noviazgo y desterrando el matrimonio». Quiso, finalmente, el Sr. Obispo pedir por la próxima Jornada Mundial de la Juventud. «En manos de la Virgen Inmaculada, además de nuestra acción de gracias por la reciente JMJ y el despertar de la Delegación de Juventud, pongo otra petición. La próxima Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará, como sabéis, en Río de Janeiro, Brasil del 23 al 28 de julio de 2013». Al culminar la Eucaristía los jóvenes se desplazaron nuevamente al Seminario para finalizar el encuentro con una chocolatada.


5


300 ADOLESCENTES PARTICIPAN EN LA VIGILIA DE LA INMACULADA Pedro F. Criado Menor Inmersos en este tiempo litúrgico del Adviento en el que reavivamos la esperanza de que Jesús siga viniendo a nuestra historia, en el que la Palabra de Dios nos invita a la vigilancia activa para continuar como seguidores del Señor la construcción de su Reino, celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción. Adolescentes de diferentes pueblos y ciudades así como de varios colegios fueron llegando al Seminario Diocesano la víspera de esta fiesta en honor de nuestra Madre para participar en el «Encuentro Diocesano de Adolescentes» organizado por la Delegación Episcopal de Infancia y Adolescencia bajo el lema «María dijo sí, ¿y tú?». Con la alegría y vitalidad propia, fueron llegando chicos y chicas para estar con los amigos en torno a María, para rezar, felicitarla y agradecerla, para estar junto a la Madre y sentirse hermanos. La Vigilia comenzó con la acogida e inscripción de los diferentes grupos y ya en el salón de actos dio la bienvenida el Delegado Episcopal, Javi Valsera, a los más de trescientos participantes, saludó a los diversos grupos parroquiales y a los centros educativos y dio las gracias por el esfuerzo que habían realizado para compartir estar horas junto a la Virgen habiendo reservado este tiempo para ello en medio de sus estudios y de su tiempo libre. Así mismo agradeció la ayuda de los «grúas», seminaristas menores, y ambientó la jornada explicando el lema y comentando como nos resulta fácil o difícil dar un sí o un no ante distintas situaciones de la vida. También un seminarista dio testimonio de su sí a Cristo y finalizó esta primera parte con un power point sobre la Virgen y cantado la canción de La Oreja de Van Gogh «Nadie como tú». A continuación se hicieron ocho grupos para trabajar en las catequesis que prepararon los miembros de la Delegación y que trataron sobre diferentes momentos de la vida de María utilizando los nuevos lenguajes de los que nos urge la Nueva Evangelización. Tras un descanso y la merienda se inició la procesión por el Seminario entre cantos y oraciones. Tuvo tres momentos de reflexión: Anunciación-Visitación, Bodas de Caná y Resurrección-Pentecostés. Terminada la procesión 6

ante la imagen de la Inmaculada de la Capilla Mayor, se celebró la eucaristía presidida por el Sr. Obispo, concelebraron el Consiliario de la Delegación de Infancia y Adolescencia D. Jesús Díez del Corral y otros sacerdotes. D. Ramón manifestó su alegría al ver la nutrida participación y felicitó al equipo de la Delegación así como a los sacerdotes, padres y catequistas de los adolescentes. Recordó las palabras de Benedicto XVI que animaba a los jóvenes a vivir su fe unidos como en esta celebración mariana junto a Jesús. Tras preguntar cuántos tenían Biblia en su hogar fue explicándoles el texto evangélico de la Anunciación y comentó como por la desobediencia a Dios se vino abajo lo que Él había preparado para el hombre, pero su gran amor al género humano hizo que desde ese momento les prometiera un Salvador que nacería de una mujer. Habló de la Virgen como la nueva Eva, la joven de Nazaret escogida por Dios, de quien nació Jesús que abrió las puertas del cielo a la humanidad. Finalmente a los responsables de los grupos se les entregó un trabajo para realizarlo en las parroquias como ayuda a los adolescentes a elaborar su proyecto de vida teniendo en cuenta los rasgos más importantes descubiertos en la Virgen a través de los textos bíblicos trabajados durante las catequesis. Como recuerdo de la Vigilia se les regaló a todos un marcapáginas con una oración de Benedicto XVI a los jóvenes que concluye «... María, Virgen del Magnificat, ayúdanos a llevar la alegría al mundo y, como en Caná, condúcenos en el servicio a los hermanos. María, ayúdanos a elevar la mirada. Queremos ver a Jesús. Hablar con Él y anunciar a todos su amor».


7


Dos nuevos diáconos

para la Iglesia de Jaén El pasado sábado, 10 de diciembre, dos jóvenes del Seminario Diocesano de Jaén recibían el sagrado Orden del Diaconado: Manuel Jesús Ceacero Sierra, de la parroquia del Sagrado Corazón y Ntra. Sra. Del Pilar de Linares; y Francisco Javier García Moreno, de la Parroquia de Ntra. Sra. De los Remedios de Los Noguerones. A las 11 de la mañana el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López presidía la Eucaristía en la Catedral de Jaén. La ceremonia estuvo concelebrada, además, por D. Antonio Ceballos, Obispo emérito de Cádiz y Ceuta; el Vicario General, los Vicarios Episcopales, el Rector y los formadores del Seminario y un importante número de sacerdotes diocesanos que quisieron acompañar a Manuel Jesús y Francisco Javier en este día tan especial. Durante su homilía, el Sr. Obispo de Jaén hizo

8

hincapié en la importancia de este día para la Iglesia Diocesana y para los jóvenes candidatos al diaconado. «Antes de nada quiero destacar que es un día muy especial e importante para la Iglesia Diocesana de Jaén. Día muy grande también para estos jóvenes candidatos al diaconado porque el Espíritu Santo va a descender sobre ellos de una forma muy singular y especial, regalándoles el carisma del diaconado y conduciéndoles hasta el último escalón de acceso al sacerdocio ministerial. Por todo ello damos gracias a Dios y destacamos la generosidad y disponibilidad de los dos candidatos para seguir de cerca Jesucristo Buen Pastor, único y eterno sacerdote, hasta el final de sus vidas como Ministros suyos. Nunca el Señor os va a dejar solos». Asimismo, D. Ramón del Hoyo quiso destacar el triple aspecto del ministerio diaconal: «Estos dos hermanos nuestros quedarán constituidos en Diáconos de la Iglesia y ésta contará con dos nuevos servidores de la Palabra, del Altar y de la Caridad. Recibir el Orden del Diaconado significa incorporarse en el primer grado del Sacramento del Orden y, por ello, a la Misión de Jesucristo. Él como Diácono por antonomasia anunció a los hombres, que Dios los ama. Curó las enfermedades del cuerpo y del alma, entregó su vida para reconciliarnos con Dios, fundó la Iglesia para que continuara su Ministerio mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los Sacramentos y, sobre todo, de la Eucaristía y el servicio a la caridad». Los nuevos diáconos, que ya están realizando su periodo pastoral en dos parroquias de la diócesis, recibieron la felicitación de los sacerdotes y de sus familiares y amigos al terminar la ceremonia.


9


«NO HAY MANERA MÁS HERMOSA DE SER FELIZ EN ESTA VIDA QUE SIRVIENDO A LOS HERMANOS» El ministerio del Diaconado, ejercer la caridad, significa para mi ser ante todo consuelo y ayuda para mi prójimo, ánimo y esperanza viva que empuje y trasmita la alegría de la salvación en Cristo. Después de ocho cursos en nuestra bendita casa que es el Seminario Diocesano, llega el momento tan esperado, mi consagración a Dios, consagración en el servicio a los hermanos, en el servicio a la Palabra y esto me llena de profunda alegría y de paz. Estos momentos están llenos de una intensidad indescriptible, me siento como un pequeño que esta a punto de sus primeros pasos, con incertidumbre, temeroso de no dar la talla, pero con la certeza de que no estoy sólo porque Dios me conforta y me ayuda para la labor. Él siempre está con nosotros, siempre está con su mano tendida para agarrarnos si corremos peligro de caer y en estos momentos tan especiales, personalmente he experimentado muy cerca a Jesús durante esta etapa de formación de mi vida aquí en el Seminario. No puedo menos que agradecer a Dios tanta gracia, tanto don como ha derramado sobre este cacharro inútil que soy, sobre este pobre y débil ser humano. Mi alma se llena de gozo y de alegría y no tengo más que agradecer a Dios por tanto como me regala cada día sin merecerlo. Ahora que estoy ya dispuesto para ponerme en manos de Cristo, quiero transmitir a todo aquel que lea estas letras en nuestra revista «Iglesia en Jaén» que merece la pena entregarse a Dios, que no hay manera más hermosa de ser feliz en esta vida que sirviendo a los hermanos, que hay más alegría en dar que en recibir y que Cristo necesita hombres dispuestos para seguirlo y entregarse a los demás. Francisco Javier García Moreno

«EL QUE QUIERA SER GRANDE ENTRE VOSOTROS, QUE SEA VUESTRO SERVIDOR» Mc 10, 43 Esta es la frase que, con ayuda del Señor, quiero hacer vida en mí. Soy consciente que es difícil, pues dejar de ser yo el centro de mi vida, para que lo ocupen los demás, y por supuesto no ser yo el que actúe sino Cristo el que obre a través de mí, supone un dejarse en las manos del Señor y una confianza plena en Aquel que me conforta y por el que entrego mi vida. En estos momentos siento una gran alegría por saberme llamado por el Señor para esta gran tarea, ya no es sólo lo que yo siento, sino que la Iglesia, una vez vista mi vocación, me ordena y por ello me consagro al Señor para siempre en esta apasionante vida, que vivida con el que es la Vida, se convierte en sentido y llena para mí todas mis búsquedas de felicidad. Son muchos los sentimientos que ahora tengo, pero todos están unidos a la vigilancia continua de ser fiel al Señor para siempre, no quiero ser permisivo en ello sino estar en alerta. La felicidad que me invade, es la nota central en mi vida, pues cuando veo lo insignificante que soy y descubro tanto amor de Dios sin yo hacer nada, llega un momento en el que uno se sobrecoge y no me queda más que decir con María: «Hágase, Señor, tu voluntad en mí». Es esta alegría la que quiero compartir con todos vosotros, y animaros a dar vuestro tiempo y todo lo que sois al Señor que es el único por el que merece la pena vivir y gastarse, ya que todo pasa pero tu vida entregada al Señor es tierra fértil donde puede florecer todo lo que somos. Gracias por permitirme estas líneas en las que puedo expresar de manera muy concisa la alegría que da el saberse llamado y querido por el Señor y no olvidéis nunca que no hay que temer pues todo lo podemos en el que nos conforta. Manuel Jesús Ceacero Sierra 10


LA FORMACIÓN DE LOS SEGLARES: PRIORIDAD DIOCESANA Nos acercamos al Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual» El Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual» es una institución al servicio de la formación de los cristianos de la Diócesis de Jaén, para capacitarlos en el conocimiento del Evangelio y en la transmisión de la fe. «El Centro Diocesano San Pedro Pascual es la reunión de tres centros de estudios destinados fundamentalmente a los laicos: Las Escuelas de Formación Cristiana, la extensión en Jaén del Instituto de Teología a Distancia «San Agustín», y el CETEP, el Centro de Estudios Teológico-Pastorales. Cada uno de los centros tiene un nivel y unos objetivos», afirma D. Enrique Cabezudo director del Centro. Los centros funcionaban independientemente, pero en torno al año 2004 se unieron bajo una misma dirección. «Las Escuelas de Formación Cristiana se iniciaron en torno al año1995, el Centro de Estudios Teológico-Pastoral es más antiguo, de finales de los años 80. Y la incorporación al Instituto San Agustín, que está ligado a la universidad de Comillas, también es anterior al año 2000. Fue al final del pontificado de D. Santiago García Aracil en Jaén, cuando decidió unir estos tres centros, que funcionaban independientemente. Desde el 2000 al 2003 fue cuando se fue configurando la unidad de los tres centros. La unidad total comienza en el 2004. Se unen para no multiplicar claustros, proyectos, actividades... Y para darle una unidad de proyecto, una unidad de actuación», continúa D. Enrique. 11


ESCUELAS DE FORMACIÓN CRISTIANA (Nivel Básico) Las Escuelas de Formación Cristiana surgen como necesidad de acercar, a los diversos puntos de la Diócesis, una formación teológica seria y con rigor. Estas Escuelas están destinadas a todos los cristianos con deseo de crecer en la fe, a miembros de cofradías, a catequistas o a colaboradores parroquiales. «Fundamentalmente estaban dirigidas a catequistas y personas que trabajan de alguna manera en las parroquias y en la pastoral. Esa actividad se daba en el centro de estudios teológicos pastorales en Jaén, pero se vio la necesidad también de acercarlo a los pueblos y crear sedes distintas en distintos lugares. Posteriormente el obispo D. Santiago García Aracil pensó que era necesario que los dirigentes de las cofradías tuvieran estos cursos realizados. Y esto ha hecho que estas Escuelas se hayan visto como las Escuelas para los Hermanos Mayores de las Cofradías. Pero no es ese su propósito fundamental», explica Cabezudo. La duración de este curso es de 2 horas semanales durante 2 años lectivos. «Los horarios varían en cada localidad, pero lo que sí tienen es que es un total de 120 horas lectivas, que normalmente se dividen en cuatro semestres con dos horas semanales. En Jaén lo tenemos los miércoles de 8 a 10 de la noche, durante dos años. 30 horas por semestre», subraya. Aunque las Escuelas de Formación Cristiana han llegado a tener más de 1.000 alumnos, el número ha bajado considerablemente en los últimos años. «Podemos decir que también se agota el suelo donde se puede capturar alumnos. Cuando surgieron había mucha gente con ganas, pero ha ido descendiendo el número de alumnos. Aun así, se mantienen estas Escuelas bastante bien. En las Escuelas de Formación Cristiana se da también un fenómeno muy curioso y es que las sedes no tienen la estabilidad que nosotros pretendíamos en un primer momento. Es decir, cuando se agota en una localidad el número de alumnos, suele surgir por otras localidades cercanas

CETEP: CENTRO DE ESTUDIOS TEOLÓGICO - PASTORALES (Nivel Intermedio) El Centro de Estudios Teológico - Pastorales surge para dar una formación cristiana de un nivel más alto a los cristianos interesados. «Todavía no se pensaba en nada de tipo universitario, pero sí de un nivel alto. Entonces este centro de estudios teológicos pastorales, que comenzó estando D. Juan García Carrillo de Rector en el Seminario y que fue el que lo impulsó, tuvo momentos de mucha fuerza, de mucho vigor. Llegó a tener más de 200 alumnos, que se reunían una vez a la semana y que tenían unas clases regladas, con un profesorado de bastante nivel», explica Cabezudo. Este centro está destinado a los cristianos que quieren profundizar un poco más tras el primer nivel, a los responsables de catequesis, a los animadores de pastoral o a los alumnos de magisterio 12

D. ENRIQUE CABEZUDO, DIRECTOR DEL CENTRO el deseo de tener en ellas esa Escuela. Entonces aparecen y desaparecen. El pasado curso, estaban matriculados alrededor de 600 alumnos. Este año hemos 247 diplomas, de estudios acabados». Las Escuelas se imparten en diferentes centros arciprestales. «Muchos arciprestazgos tienen una sede principal y diversas subsedes, aunque en la práctica son sedes también. Tenemos mucho interés en que el número de alumnos no sea tan bajo que no permita tener una cierta actividad académica o que el número de profesorado sea tan escaso que no permita la variedad en la enseñanza. Además, el profesorado queremos que tenga nivel alto, que sea al menos diplomado en Ciencias Religiosas, porque si no se bajaría el nivel de enseñanza», asegura el director.

que quieren obtener la DECA. «Se consiguió que la Conferencia Episcopal reconociera los estudios del Centro de Estudios Teológico-Pastorales, tanto por su programa, como por el profesorado que se tenía, para poder obtener la Declaración Eclesiástica de Idoneidad, lo que se llamaba antes la DEI, para que un maestro pueda dar clases de religión en primaria. Y por tanto tendió a especializarse en esa línea, de modo que ahora muchos los conocen como los cursos para la DECA. Pero tampoco se rehúye que haya otro tipo de personas que están interesadas en crecer en la fe y no quieren entrar en una línea universitaria, propiamente dicha». «Había bajado mucho el número de alumnos, pero el año pasado hubo un repunte, porque muchos profesores que habían estudiado en la Universidad les faltaban algunos créditos y lo hacían aquí. Llegamos a cincuenta y tantos alumnos el pasado año», continúa. El Centro de Estudios Teológico- Pastorales se imparte todos los martes de 5 de la tarde a 9 de la noche en el Seminario Diocesano. La duración es de dos años lectivos.


ISCRD «SAN AGUSTÍN» EXTENSIÓN DE JAÉN (Nivel Universitario) El Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia «San Agustín», es una extensión de la Universidad de Comillas. «Son estudios universitarios que ofrece los dos grados: la diplomatura y la licenciatura en Ciencias Religiosas. Estos estudios tienen un carácter de licenciatura civil cuando se han hecho los 5 cursos o como una diplomatura civil cuando se han hecho los 3 cursos. Los diplomados tienen como salida más normal las clases de religión de secundaria. Y las Extensiones del Instituto Superior «San Agustín» están en muchos sitios», indica Cabezudo. Es una modalidad a distancia, por tanto los horarios se los marca el alumno. «Pero nosotros ofrecemos tutorías los martes por la tarde en el Seminario, normalmente con cita previa. O tutorías por correo electrónico. También hay posibilidades de hacer algunas materias directamente a través de internet, pero esas las asume directamente la Universidad de Comillas, no nuestra Extensión». Según D. Enrique Cabezudo, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas se mantiene bastante estable el número de alumnos, entre 50 y 60.

ASIGNATURAS Y CONTENIDOS Los contenidos y asignaturas del Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual» se enmarcan dentro de los ámbitos fundamentales de estudios eclesiásticos. «Teología, dogma o enseñanza religiosa propiamente dicha; el campo de la Historia de la Iglesia; el campo de la Sagrada Escritura; y el campo de la Moral. Esos son los cuatro grandes campos en los que se mueven los estudios», señala D. Enrique. «En el instituto san Agustín por la misma índole de los estudios universitarios de las materias, se añade, con mucha importancia, el estudio de la filosofía y estudios pastorales un poco más específicos, según las diversas especialidades, porque hay una posibilidad, pequeña, pero real, de especializarse en alguna de las materias. Entonces las materias pueden ir en una línea u otra. También se toca, aquí, el Derecho Canónico. Es decir, se pretende una visión bastante completa de lo que son las ciencias religiosas».

PERFIL Y REQUISITOS El perfil del Centro Diocesano de Formación Cristiana está bastante definido en los dos primeros niveles. «En el CETEP los alumnos suelen ser jóvenes, profesores que acaban de acabar la carrera o que quieren ya completar sus estudios y dejar abiertas todas las posibilidades de trabajo. Y en las escuelas de formación cristiana el perfil es el cofrade que quiere tener posibilidades de acceder a puestos directivos de la Cofradía, y la mayoría de las veces porque la Cofradía le empuja, porque necesita tener cuadros directivos». Sin embargo, en el «San Agustín» el perfil es más variado: «es gente que quiere profundizar y adquirir unos estudios de nivel universitario, y no están tan directamente orientados a la práctica». 13


Asimismo, los principales requisitos están establecidos por los estudios básicos del alumnado: «en los dos primeros niveles se exige un nivel básico de estudios. Y el que quiera hacer la DECA tiene que tener el título de maestro, aunque no tiene que tenerlo para entrar. Y para ingresar en el «San Agustín», se exige lo mismo que en cualquier universidad: o bien el bachillerato con la selectividad, o bien el acceso para mayores de 25 años», señala.

«DAR RAZÓN DE NUESTRA ESPERANZA» Cualquier persona interesada en realizar estudios en el Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual» puede ponerse en contacto con la Secretaría del Seminario en horario de oficina y los martes de 5 a 8 de la tarde. «Es la forma más fácil y la secretaria es extremadamente eficiente y, además, muy simpática y muy agradable. Es una forma de enterarse de los detalles más concretos y adecuados a cada persona: de lo que va a necesitar o de cómo va a poder trabajar. También está pendiente enviar información a las parroquias para que puedan tener una información más completa», afirma el director del centro. Las matriculaciones suelen realizarse en el mes de septiembre: «del día 1 al 30 de septiembre, de lunes a viernes en horario de 11 a 13 horas. El «San Agustín» abre también plazo en febrero, para las personas que quieren coger asignaturas sueltas», explica Mariola Barbero, secretaria del Centro.

14

D. Enrique Cabezudo anima, además, a todos los cristianos a profundizar en los estudios religiosos y en la fe. «Crecer en conocimientos siempre ayuda a un perfeccionamiento en la línea en que uno está estudiando. Crecer en estudios religiosos ayuda también a profundizar en la propia fe. Y muchas veces es una exigencia de la propia fe. Se ha dado y se da muchísimo que personas con muy altos niveles de conocimientos y de formación, cuando se trata de lo religioso, han crecido relativamente poco. Cada cual tiene que responder a la fe adecuadamente con su personalidad y con sus niveles crecimiento humano, en general. Creo que es un problema bastante serio que en esos altos niveles haya personas que en lo religioso no hayan sido capaces de dar un salto a una profundización de la fe y para estas personas estos centros pueden ser muy útiles. Les pueden ayudar a crecer en la fe. No solamente en aspectos prácticos, sino también en estos aspectos de perfeccionamiento y de conocimientos más hondos, una fe mucho más consciente. Se trata, en definitiva, como dice San Pedro, estar formados para saber dar razón de nuestra esperanza».


CURSO DE ANIMADORES DE VIDA ASCENDENTE Treinta y cinco mayores han participado en el curso de formación de animadores de Vida Ascendente, organizado por el movimiento y por el Secretariado Diocesano para la Tercera Edad y celebrado en el Seminario Diocesano. La finalidad de este encuentro es incidir en la formación integral de los animadores y en la coordinación de su labor en el desarrollo de las actividades y funcionamiento de los grupos. La jornada comenzó con la acogida y la oración. Siguieron tres charlas impartidas por Dña. María Dolores Núñez, presidenta diocesana de Vida Ascendente, sobre la tarea del animador en los grupos de mayores; Dña. Manolita Feligreras sobre la Espiritualidad en los mayores; y D. Facundo López sobre la participación de los miembros de Vida Ascendente en la vida de las parroquias. La comida y la convivencia fue otro punto álgido de la jornada. También el Sr. Obispo se pasó en un momento a saludar a los participantes. Todo concluyó con la celebración de la Eucaristía y la evaluación positiva de los participantes. Actualmente existen en la Diócesis de Jaén treinta y tres grupos de Vida Ascendente, repartidos por toda la geografía, tanto en pueblos como en ciudades. Muchas parroquias se benefician del compromiso de más de cuatrocientos mayores de este movimiento que participan en diversas tareas de apostolado.

Nuestr o pr oNuestro pro grama se emite los miércoles a

15


16


17


La Cruz de San Damián FIESTAS DE LA INMACULADA llega a Baeza EN SAN JOSÉ DE BAILÉN

La Cruz de San Damián ha estado en la ciudad de Baeza, en concreto, en el Convento de Santa Catalina de las Madres Clarisas Franciscanas, dentro de una ruta que discurre por diversas diócesis españolas. Varios actos litúrgicos, en los que han participado grupos pastorales, niños de catequesis y cofradías baezanas, se han sucedido el tiempo que esta imagen tan conocida de Cristo crucificado ha permanecido en la iglesia conventual. Por ejemplo, el primer día de permanencia de esta cruz, el 2 de diciembre, las cofradías de la parroquia de El Salvador rezaron el Santo Vía Crucis en el interior de la iglesia participando también la comunidad claustral. El sábado día 3, se celebró una Vigilia de Oración, a las 8 de la tarde, y finalmente el día 4 a las 10:30 de la mañana se celebró una Misa de Despedida de la Cruz de San Damián. El crucifijo de San Damián es un icono de Cristo glorioso. El icono fue pintado sobre tela, poco después del 1100, y luego pegado sobre madera. Obra de un artista desconocido del valle de la Umbría, se inspira en el estilo románico de la época y en la iconografía oriental. Esta cruz, de 2'10 metros de alto por 1’30 de ancho, fue realizada para la iglesita de San Damián, de Asís. Ante este mismo crucifijo oró San Francisco de Asís y se obró el milagro que nos cuenta San Buenaventura (LM 2,1): Salió un día Francisco al campo a meditar, y al pasear junto a la iglesia de San Damián, cuya vetusta fábrica amenazaba ruina, entró en ella movido por el Espíritu- a hacer oración; y mientras oraba postrado ante la imagen del Crucificado, de pronto se sintió inundado de una gran consolación espiritual. Fijó sus ojos, arrasados en lágrimas, en la cruz del Señor, y he aquí que oyó con sus oídos corporales una voz procedente de la misma cruz que le dijo tres veces: «¡Francisco, vete y repara mi casa, que, como ves, está a punto de arruinarse toda ella!» Quedó estremecido Francisco, pues estaba solo en la iglesia, al percibir voz tan maravillosa, y, sintiendo en su corazón el poder de la palabra divina, fue arrebatado en éxtasis. Vuelto en sí, se dispone a obedecer, y concentra todo su esfuerzo en la decisión de reparar materialmente la iglesia. El de San Damián es, se dice, el crucifijo más difundido del mundo. Es un tesoro para la familia franciscana. A lo largo de siglos y generaciones, hermanos y hermanas de la familia franciscana se han postrado ante este crucifijo, implorando luz para cumplir su misión en la Iglesia. 18

La mayoría de comunidades parroquiales y conventuales de la diócesis de Jaén han celebrado los días previos al ocho de diciembre la tradicional novena a la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Muchas localidades de la diócesis celebran con especial fervor las fiestas de la Purísima Concepción y acompañan a esta festividad la procesión con la imagen de la Santísima Virgen. De ocho años a esta parte, se viene celebrando en la Parroquia de San José Obrero de Bailén la Novena a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora. Lo que empezó de una manera sencilla ha ido poco a poco creciendo y son muchos los fieles que han participado en esta celebración litúrgica. Ha valido la pena todo el esfuerzo de estos años porque las fiestas de la Inmaculada en esta parroquia de San José Obrero de Bailén se han consolidado como un momento especial de la vida de esta comunidad parroquial. La feligresía responde con una generosidad digna de destacarse con su presencia y participación en la celebración de la Santa Misa y en la escucha de la Palabra de Dios que se proclama el ejercicio de la Novena. Con la misma respuesta positiva, la Vigilia que se celebra en la víspera de la festividad contó con la celebración de la Santa Misa y del rezo del Santo Rosario con la reflexión de cada Misterio. La procesión con la imagen de la Inmaculada Concepción, que ha organizado la Agrupación de Cofradías, transcurrió por las calles de la demarcación parroquial acompañada por los fieles y presidida por el párroco, D. José Antonio Balboa. Manera esta preciosa de la Novena y Fiesta de la Inmaculada para vivir intensamente el tiempo litúrgico de Adviento y esperar el nacimiento del Salvador.


«UNA MIRADA DESDE EL EVANGELIO A NUESTROS HERMANOS DISCAPACITADOS»

La diócesis celebra el día de las personas con discapacidad El pasado sábado, 3 de diciembre, se celebraba el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Con este motivo la Delegación de Pastoral de la Salud organizaba una celebración eucarística en la Parroquia de El Salvador de Jaén. Así, el vicario de pastoral y párroco de El Salvador, D. Francisco Rosales, presidía la ceremonia, concelebrada, además, por el subdelegado de la pastoral de la salud y coordinador de la pastoral con los discapacitados, D. Manuel Galiano, el postulador de la causa de beatificación de Manuel Lozano Garrido, D. Rafael Higueras, y el consiliario de CECO, D. Francisco Carrasco. Asimismo, asistieron a la ceremonia un buen grupo de personas discapacitadas, así como familiares y amigos. «El objetivo fundamental del encuentro es hacer patente que la Iglesia no se desentiende del que está pasando por el trance del sufrimiento y del dolor, sino todo lo contrario: la Iglesia es pionera a lo

largo de los siglos de cara al necesitado y de cara al enfermo. Queríamos invitar a todos los discapacitados, para que se sienta en familia y compruebe como la Iglesia participa de su alegría, de sus penas, de su dolor y de su enfermedad», asegura D. Manuel Galiano. Durante su homilía D. Francisco Rosales hizo hincapié en la necesidad de que la sociedad acoja, reconozca y asegure un lugar a las personas con discapacidad. «Hoy es el Día de las Personas con Discapacidad. Es bueno que la sociedad recuerde, al menos una vez al año, que las personas que son un poquito más débiles en un sentido, aunque son más fuertes en el alma, también son hermanos nuestros y necesitan un puesto en la sociedad, una reivindicación de sus necesidades, una acogida, un reconocimiento». D. Francisco Rosales también afirmó que «hoy la sociedad mira con unos ojos especiales a nuestros hermanos discapacitados, pero el cristiano no se queda solo con esa mirada solidaria, sino que, además, debe mirar con una mirada desde el Evangelio. Hoy pedimos al Señor y reconocemos delante de Él que son hermanos nuestros y que es una prioridad querernos todos». Finalmente, D. Rafael Higueras hizo patente la figura

del Beato Manuel Lozano Garrido, como un ejemplo a tener en cuenta por los discapacitados de la Diócesis. «Dios quiera que algún día Lolo sea nombrado patrono de los discapacitados, porque realmente lo fue. La vida de Lolo fue un dolor vivido con amor que se convirtió en un valor tan fuerte que se nos presenta hoy como Santo. Dios nos ayude con esta santa discapacidad a confiar en Él, como confiaba Lolo. Y los que no nos sentimos tan discapacitados, tenemos que dar gracias a Dios porque podemos enriquecernos de servir a los demás». Uno de los momentos más emotivos de la celebración fue la intervención de Ignacio Segura y Jesús Marchal que demostraron con sus palabras, la gran fuerza y entusiasmo con la que viven su discapacidad, a pesar del dolor o las dificultades. 19


NUEVA INCORPORACIÓN EN LA ASOCIACIÓN DE LA SAGRADA FAMILIA DE BURDEOS El pasado 13 de Noviembre en la Parroquia de San Ildefonso de Jaén, un matrimonio, Paco y María, feligreses de esta Parroquia, hicieron su compromiso como asociados laicos en la familia de Pedro Bienvenido Noailles, en la asociación de la Sagrada Familia de Burdeos. En la celebración de este compromiso les acompañaban, además de la comunidad parroquial, religiosas y asociados laicos de Alcalá la Real, La Carolina y Jaén. Este matrimonio expresó su alegría por pertenecer como asociados laicos a esta congregación: «Estamos felices y agradecidos, por poder vivir y experimentar cada día el amor que Dios nos regala; por poder compartir y vivir en comunión ese Amor; porque Dios quiso que Jesús, María y José se cruzaran en nuestro camino; porque el sueño que Dios soñó para Pedro Bienvenido Noailles, se está haciendo realidad en nuestras vidas; porque Dios nos ha llamado a formar parte de su familia, la familia de los hijos de Solo Dios, la familia de Pedro Bienvenido Noailles. Y estamos felices y agradecidos por poder firmar nuestro compromiso a los pies de María, Virgen de la Capilla, acompañados y acogidos por todos vosotros. Cada sonrisa, cada mirada, cada abrazo, cada palabra, cada pensamiento, cada sentimiento, en definitiva cada uno de vosotros nos hicisteis presentes a Jesús, María y José, nos hicisteis presente el Amor de Dios, nos hacéis presente nuestro camino de vida. La Asociación de la Sagrada Familia tiene su origen en Burdeos (Francia) en 1820. Tiene como finalidad extender y fortalecer la fe en todos los ambientes, renovar el testimonio de los primeros cristianos que no tenían más un solo corazón y una sola alma. La Sagrada Familia de Nazaret, «dulce imagen de la Trinidad», es la fuente de inspiración de esta asociación. La gracia concedida a Pedro Bienvenido Noailles permanece viva hoy a través de religiosas apostólicas y contemplativas, seculares consagradas, asociados laicos y sacerdotes que componen esta gran familia en diversos países del mundo.

LA PARROQUIA DE SABIOTE MONTA UN AÑO MÁS SU BELÉN ARTESANO JOSÉ NAVARRETE OCHOA Como todos los años, durante el tiempo de adviento y las navidades, los ciudadanos de Sabiote y todos los que deseen visitar este municipio tienen disponible en la Parroquia de S. Pedro Apóstol nuestro belén artesano. Este belén es uno de los más grandes y bonitos de nuestra provincia aunque falta una cosa importante: darlo a conocer a la gente para poder verlo tranquilamente. Muchas son las horas que hacen falta para construir este signo de la Navidad. En torno a un grupo de cuatro o cinco personas se lleva a cabo este proyecto. Uno de los principales ayudantes es José Navarrete Torres, el cual lleva a cabo este belén y lo dirige. Y cómo no destacar al que más experiencia tiene: Antonio Campos Ruiz. Por su profesión como carpintero destaca en la construcción de este belén; y por último, también citar a Antonio Quirós Gómez. También destacar la ayuda de otros paisanos y jóvenes colaboradores de nuestra Parroquia. Somos unos cuantos ayudantes los que intentamos sacar adelante esta preciosa representación del misterio del nacimiento del Salvador. Principalmente nuestro Belén cuenta con un espacio muy amplio donde se construye, tiene unas buenas dimensiones y rodea toda la parte del coro trasero del templo. Una de las cosas que más llama la atención es que todas las casas del belén están hechas a mano. Toda la información sobre el belén está en nuestro blog: www.belendesabiote.blogspot.com Un saludo muy cordial del grupo que montamos este signo cristiano por excelencia de la Navidad. ¡Felices Fiestas!

20


RUTA CULTURAL NOCTURNA PARA MENTES INQUIETAS

El Secretariado para la Pastoral Universitaria de la Diócesis de Jaén ha organizado el pasado uno de diciembre una actividad que contó con una gran participación. A partir de las diez de la noche se realizó un paseo nocturno por el casco antiguo de Jaén que denominaron «Ruta cultural nocturna para mentes inquietas». Esta ruta llevaba el título de «Sol Fe Ando». Consistió en una ruta por diferentes espacios del casco histórico para asistir a seis diferentes actos culturales. En la Iglesia de Santa María Magdalena el acto fue musical. El coro de la Universidad de Jaén interpretó estas composiciones: Laus Trinitati, Ecce Panis, A gaelic Blessing, The Lord Bless you y Hanac Pachap. En el claustro del convento de Santo Domingo tuvo lugar un recital de poesía. Julio Olivares y Rosario Sabariego, acompañados a la flauta por Ana Isabel Linares Medina, recitaron «La hora de Dios», de Miguel de Unamuno, «Anoche, cuando dormía, soñé», de Antonio Machado, «La visita de Dios», de Luis Cernuda, «Cruz, descanso sabroso» y «En la cruz

está la vida» de Santa Teresa de Jesús y «Existe un Dios» de Francisco A. Franco Brousse. En la Iglesia de San Andrés, «Carmila Teatro» interpretó un fragmento del «Gran Teatro del Mundo» de Calderón de la Barca. En el Real Monasterio de Santa Clara, hubo espacio para el silencio con un audiovisual presentado por D. Luís María Salazar García, Director del secretariado de pastoral universitaria. En la Iglesia de San Bartolomé, se tuvo una reflexión a cargo de D. Francisco Rosales Fernández, vicario de pastoral, junto con la interpretación de varias saetas al Cristo de la Expiración interpretadas por el Trío de Capilla «Ánimas». Por último, en el Salón Mudéjar del Palacio del Condestable, el cantautor Migueli ofreció un concierto. Desde el Secretariado para la Pastoral Universitaria de la Diócesis de Jaén se valoró muy positivamente la puesta en marcha de esta ruta tan original y llena de valores evangélicos a través de la cultura. 21


A MIS AMIGOS, LOS NIÑOS Y NIÑAS DE CATEQUESIS Muy queridos amigos: Ya sé que seguís aprendiendo quién es Jesús y que estáis haciéndoos muy amigos suyos. A mí también me enseñaron a serlo y, os digo una cosa, ha sido lo más importante que aprendí: ser amigo de Jesús. Ahora de mayor, me he dado cuenta de algo que no sabía, creo que no puse atención cuando me lo explicaron seguramente, resulta que es Él quien nos busca antes que nosotros para ser amigos suyos. Seguro que algunos ya lo sabíais, pero os lo voy a contar. Nos lo enseña el evangelista San Lucas. Un día Jesús fue a enseñar a una Ciudad que se llamaba Jericó. Cuando caminaba por un paseo, el más importante de aquella ciudad, un hombre que se llamaba Zaqueo, quería verle. Resulta que era muy bajo de estatura, lo que hizo fue subirse a un árbol porque iba a pasar por allí. Lo pensó bien. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos al árbol y le dijo a Zaqueo: «date prisa, baja del Árbol, porque quiero ir a tu casa para comer contigo». Yo creo que no se cayó del árbol del susto porque debía estar bien agarrado a las ramas, pero menuda sorpresa que debió llevarse. Le prepararía una comida de lo mejor que tenía y al final se hicieron tan amigos, que, fijaos bien, de todo lo que había robado Zaqueo, porque se quedaba con lo de otros, devolvió cuatro veces más y, de lo suyo, pues tenía mucho dinero, les dio la mitad a los pobres. Como ya habréis pensado algunos lo que quería Jesús era no sólo comer en su casa sino, sobre todo, hacerse amigo de Zaqueo y lo consiguió. Veis que es Jesús quien nos invita a estar con él, para que le recibamos en nuestra casa que es «nuestro corazón». Si le dejamos entrar nos hace alegres y felices «amigos suyos», como Zaqueo, que, por cierto, siguió siendo su amigo ya para siempre. Hasta podíais dibujar en casa este precioso encuentro. Ya termino. Antes quiero recordaros que están ya muy cerca unas fiestas muy importantes para los cristianos: la Navidad, en que celebramos el nacimiento de Jesús. No sé como las celebrasteis el año pasado pero piénsalo con tus amigos y amigas de la Catequesis o del Colegio. Algunos se les olvida, pero los niños y niñas de Jaén saben preparar el Nacimiento para verle a Jesús en el portal de Belén. Así vamos haciéndonos amigos, cada año más, de Jesús. Saludos para vuestros padres, sacerdote, profesores y catequistas de vuestro obispo. 22


La cue va cuev de BELÉN En un rincón de negras tinieblas dormía la noche callada, soñaba.... Un lucero azul, escondido en una nube blanca, al escondite jugaba con la luna clara. Mientras una cueva, en oscuridades celada, no dormía, en vela esperaba para llenarse de una Luz, la Luz más bella, la más clara, que una estrella nueva, de fina plata, le había anunciado, que nacería en ella antes que llegara el alba. Y la cueva oscura, muy oscura..., dejó, en aquella noche, sus puertas abiertas, de par en par, para dar posada, para recibir en sus entrañas, en su hondonada, a la Luz, la más limpia, la más preclara. Y, mientras que en un rincón de oscuras tinieblas, la negra noche dormía, soñaba..., en la cueva silente, callada, nació la Luz, más brillante y más bella, que, por una nueva estrella, le había sido anunciada, llenándose toda ella de aquesta Luz, que, de lo Alto, bajaba para iluminar al hombre, que en nublas sendas caminaba. Y la cueva, llena de Luz, la más diáfana, deslumbró al sol radiante, a las estrellas y a la luna de nácar, en aquella noche silente, que soñaba y soñaba en vestirse con sus mejores galas para salir al encuentro de esta Luz, la más limpia, la más luciente, la más clara, que venía para quedarse en esta tierra y ser perenne y viva Llama, incendio de Amor, que a todos ilumina y de Amor abrasa. Martín Santiago Fernández Hidalgo Párroco de la Santa Cruz de Jaén EDITA: OBISPADO DE JAÉN VICARÍA de COMUNICACIÓN Depósito Legal: J-121-1990 DIRECTOR: Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

SUBDIRECTOR: Manuel Jesús Casado Mena CORREO ELECTRÓNICO: iglesiaenjaen@diocesisdejaen.es

REDACCIÓN: Vanessa Muñoz Martínez

SUSCRIPCIONES: Jesús Jiménez Jiménez

MAQUETACIÓN: Vanessa Muñoz Martínez

OBISPADO DE JAÉN Departamento de Publicaciones Plaza Santa María, 2. Apartado 039 - 23080 Jaén

WEBMASTER: www.diocesisdejaen.es Julio Segurado Cobos IMPRESIÓN Gráficas La Paz, s.l. Avda. de Jaén, s/n Torredonjimeno Teléfono: 953.571.087

Teléfono 953.230.036 Fax 953.230.039 publicaciones@diocesisdejaen.es

23



Revista Iglesia en Jaén 492