Page 1

DIÓCESIS DE JAÉN

Introducción a San Pablo 4 . - C A R T A A L O S G Á L AT A S

Jaén. Octubre 2008


Lectura Bíblica

Gal 5,1-12 1 Para ser libres nos libertó Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud. 2 Soy yo, Pablo, quien os lo dice: Si os dejáis circuncidar, Cristo no os aprovechará nada. 3 De nuevo declaro a todo hombre que se circuncida que queda obligado a practicar toda la ley. 4 Habéis roto con Cristo todos cuantos buscáis la justicia en la ley. Os habéis apartado de la gracia. 5 Pues a nosotros nos mueve el Espíritu a aguardar por la fe los bienes esperados por la justicia. 6 Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad. 7 Comenzasteis bien vuestra carrera, ¿quién os puso obstáculo para no seguir a la verdad? 8 Semejante persuasión no proviene de Aquel que os llama. 9 Un poco de levadura fermenta toda la masa. 10 Por mi parte, confío en el Señor que vosotros no pensaréis de otra manera; pero el que os perturba llevará su castigo, quienquiera que sea. 11 En cuanto a mí, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué soy todavía perseguido? ¡Pues se acabó ya el escándalo de la cruz! 12 ¡Ojalá que se mutilaran los que os perturban!

2


Carta a los Gálatas Problemas de siempre Los que en su familia tienen algún miembro de las sectas saben los problemas alimenticios que eso conlleva. También nos insisten en que hay que guardar el sábado y otras prescripciones de la antigua Ley. Volvemos, pues, a los problemas que se planteaban los primeros cristianos, los problemas que plantea la carta a los Gálatas. Galacia Galacia es una región del centro de la actual Turquía poblada en tiempos de san Pablo por emigrantes celtas. (galos) Esta región no tenía ciudades importantes, pero sí muchas localidades en las que Pablo pudo fundar iglesias. También era una provincia romana que comprendía además las regiones de Pisidia, Licaonia y Frigia con una serie de ciudades que el Apóstol había evangelizado en su primer viaje misionero: Antioquía de Pisidia, Listra, Derbe e Iconio. Se discute si en esta carta san Pablo se dirige a los gálatas del norte o los del sur. Nos da igual porque este problema sólo afecta a la reconstrucción de la biografía de san Pablo. Ocasión de la carta Lo que ya nos importa más es saber que, predicando en ellas, había dejado bien claro que la Ley de Moisés no obliga a los cristianos ya que Cristo es quien nos abre el camino de la salvación dándonos el Espíritu Santo cuando creemos en Él. Si seguimos al Espíritu estamos en la salvación, si no

nos dejamos llevar por Él, no estamos en la salvación. Las comunidades llevaban una vida tranquila con el gozo de la salvación que Pablo les había anunciado. Pero llegaron unos predicadores judeocristianos, judíos convertidos al cristianismo. Venían nerviosos, pisándole los pies a san Pablo para corregir lo que ellos creían que era una desviación del buen camino. Decían que Pablo les había predicado un Evangelio a medias, lo criticaban negándole la categoría de apóstol, e incluso lo acusaban de hacer "rebajas" en el mensaje cristiano, omitiendo aspectos duros o molestos para sus oyentes, para convertir con más facilidad a los paganos. Según estos predicadores Pablo no les había dicho que había que cumplir la Ley de Moisés, por lo menos en cuanto a la circuncisión y algunas cuestiones de fiestas y había que practicar determinados ritos piadosos. Les había predicado un cristianismo devaluado y endulzado. El fondo de la cuestión Detrás de estas cuestiones, como casi siempre, había una gran cuestión política ya que los cristianos judíos no querían chocar en Jerusalén con los judíos acérrimos que acusaban a los cristianos de ser judíos a medias. En Jerusalén se estaba ya fraguando la gran sublevación contra los romanos y todos los que no eran extremistas eran tratados de traidores. Y por otra parte no querían que la Iglesia dejara de beneficiarse del estatuto de "religión lícita" que tenía el judaísmo 3


en el Imperio Romano. Venían a decir: Pablo os está perjudicando porque si no practicáis la Ley no seréis ni judíos ni buenos ciudadanos romanos, ni entraréis en la salvación ni tendréis puesto en este mundo.

salvamos porque cumplimos la Ley o porque creemos en Cristo? ¿La salvación es algo que me debe dar Dios por lo bueno que yo soy, o un regalo de Dios que no me merezco?

El resultado fue una gran confusión en las comunidades de los Gálatas que empezaron a pasarse al "nuevo evangelio". El atractivo de una piedad basada en ritos era muy fuerte para los que no se sentían con fuerzas para enfrentarse a una obediencia radical al Evangelio.

Ya hemos apuntado que todavía hoy resuenan estas preguntas cuando las sectas nos dicen que no podemos comer ciertos alimentos, o que tenemos que guardar el sábado. También dentro de la Iglesia surge esta cuestión cuando nos planteamos nuestra vida religiosa como una cuestión de esfuerzos personales en vez de como una respuesta a la gracia y a los dones de Dios. Lo mismo pasa cuando se pone el acento en formas religiosas exteriores como cuestiones de ropas, normas litúrgicas o penitenciales, métodos de espiritualidad y evangelización, etc. Piensen en todas las cuestiones sobre el traje de los sacerdotes y religiosos, las normas sobre ayunos, los ritos de las celebraciones, la importancia de las novenas o de las devociones marianas, la afición a las apariciones que indican prácticas como el rosario u otras para solucionar todos los problemas. No digo que eso sea malo o bueno, sino que no es lo importante. Será útil o dañino según se planteen y se realicen las cosas.

Reacción de Pablo A Pablo esto le causó un vivo dolor ya que no sólo desprestigiaban su persona, sino sobre todo su obra y más aún la obra de Cristo. Su reacción fue vivísima y, desde Éfeso el año 55 o 56, escribió una carta apasionada en la que reivindica con fuerza su carácter de apóstol incluso con capacidad de enfrentarse a Pedro, deja claro que los cristianos son el verdadero pueblo de Dios, que ya no importa la Ley sino la fuerza del Espíritu Santo que actúa en quienes tienen fe, que es una insensatez pasar de lo perfecto y definitivo que es la gracia y la fe a lo imperfecto y provisional que es la Ley y los ritualismos. ¿Qué es ser cristiano? Lo que se dilucidaba era esto: ¿Es el cristianismo un mero retoque o reforma del judaísmo; o Cristo ha aportado algo radicalmente nuevo? Esta es la gran pregunta que se hacían los primeros cristianos. Una pregunta que tenía muchas consecuencias: ¿Hay que cumplir la Ley de Moisés o no? ¿Hay que hacerse primero judío y después cristiano? Y más radicalmente aún ¿Nos 4

Actualidad de estas cuestiones

División de la carta

1-4 Doctrina Pablo es apóstol 1-2 Nos salva Cristo, no la Ley. 3-4 5-6 Exhortaciones


La carta a los Gálatas y noso- El Evangelio verdadero tros 1,6-9 Como veis, es ésta una carta que Pablo ha predicado el verdeberíamos leer muy a menudo los dadero Evangelio completo. No hay cristianos, sobre todo en épocas como que añadirle nada. la actual en que la tentación de encontrar seguridades puede llevarnos a actitudes más o menos claramente Pablo es verdadero apóssectarias mediante formas "seguras" tol 1,10-2,14 de religiosidad.

Pablo lo ha recibido del mismo Jesucristo por revelación y por eso se asemeja a los profetas (Isa 49 y Jer 1). Él además se ha mantenido siempre en comunión con la Iglesia Apostólica que ha aprobado su manera de proceder. Una prueba de que está en comunión con la Iglesia de Jerusalén es que Pablo está haciendo la colecta a favor de los pobres de aquella Iglesia. Pedro y Bernabé están también de acuerdo con él aunque a veces han tomado posturas contemporizadoras que Pablo considera reprobables porque oscurecen lo principal del Evangelio.

COMENTARIO BREVE Lo que salva es la fe en Jesucristo (2,15-4,11) Saludo 1,1-5 El saludo es precipitado y nervioso omite la habitual acción de gracias y deja claros los dos puntos principales de la carta: que Pablo es verdadero apóstol y que la salvación viene por Jesucristo.

Tesis: La justificación no se obtiene por la Ley Comienza afirmando que es judío, para dejar claro que no es eso lo que importa. Por la Ley no viene la salvación. La salvación viene por Cristo que se ha entregado por nosotros. 5


Los gálatas son unos insensatos si abandonan su libertad en Cristo para someterse a una ley que no salva.

Los judíos no se salvaban por la Ley 3,7-25 Distingue ahora la situación de judíos y no judíos Los verdaderos hijos de Abraham a los que se les cumplen las promesas no son los que cumplen materialmente la Ley, sino los que viven de la fe. Los cristianos que creen en Jesucristo y viven en la libertad son los verdaderos israelitas. Los judaizantes son los hijos de la esclava que quedan fuera de la promesa. La función de la Ley fue prepararnos para la llegada de Cristo, pero una vez que ha llegado Cristo la Ley ya no tiene ninguna función.

Ya no hay judíos ni no judíos 3,26-29

Los paganos no están ya sometidos a las potencias de la naturaleza 4,1-11 Tampoco los no judíos se salvaban por sus ritos. No somos niños, somos adultos y no necesitamos tener quien nos lleve de la mano. Ahora hemos entrado en posesión de la herencia y podemos guiarnos con libertad. Podemos llamar a Dios Padre porque tene6

mos el Espíritu de Dios que nos mueve a hacerlo.

Llamada personal a la perseverancia 4,12-20 Pablo recuerda el bien que les hizo a los gálatas y lo bien que ellos se portaron con él. Les hace también caer en la cuenta que los que denigran a Pablo y su obra no tienen buena intención. Pablo los sigue estimando mucho y no quiere que dejen de ser verdaderos cristianos. Quisiera poder cuidarlos como una madre

No todos los hijos de Abraham son herederos de la promesa 4,21-31 Los que se presentan como judíos son en realidad hijos de la esclava, no descendientes de la promesa, pues la promesa de Dios conduce a la libertad.

Llamada a la libertad 5,112 Nueva llamada a permanecer en la libertad. La Ley no sirve, Dios no está actuando a través del que denigra a Pablo. Pablo no ha actuado con disimulo como dicen sus enemigos, él no va diciendo primero una cosa para luego añadir otra.

La verdadera libertad 5,1326 La verdadera libertad no sirve a los bajos apetitos. La única ley


del cristiano es el amor. Hay unos criterios claros para saber qué espíritu nos está moviendo. Los frutos del espíritu del mundo destruyen, los del espíritu de Dios construyen.

Conclusión

Normas de vida en la comunidad 6,1-10 Pablo hace un breve intento de superar la polémica que ha llenado su carta dando algunas normas de vida común, pero da sólo una sobre la corrección fraterna y otra sobre las relaciones con los catequistas y luego se queda en unos vagos y breves principios generales relacionados con la misma polémica.

Despedida 6,11-18 La despedida es tan nerviosa y poco académica como el saludo. Ataca con fuerza a los que lo denigran e insiste en su tesis fundamental. La garantía de su palabra es que es perseguido como Jesús

Reflexiones

exacto y fiel, pero a la par y por el contrario nos da una peligrosa sensación de seguridad ya que ese cumplimiento más o menos bien hecho nos deja tranquilos y satisfechos. • tomar una postura de libertad dejándonos mover por el Espíritu nos produce alegría y vitalidad, pero también nos da miedo y sentimos nostalgia de la tranquilidad y seguridad que dan las normas. Tal vez hayamos pasado por épocas de los dos tipos, pero no debemos olvidar que siempre tenemos algo de Ley y algo de Evangelio en nuestro interior. El ambiente general de la Iglesia también varía y hay ámbitos y épocas en las que todo el acento se pone en las normas y las seguridades y otros ámbitos y épocas en los que la libertad y la confianza adquieren todo su valor. Tenemos que preguntarnos si nos está moviendo el Espíritu de Dios que lleva a la generosidad del amor o el de “la carne” que lleva al egoísmo En este punto es interesante detenerse a ver lo que dice 5,19-22. En estos breves versículos hay motivo de meditación para largo rato. Tenemos que examinar también si de nuestro modo de enfrentarnos con la vida salen tendencias egoístas, angustia y tristeza, o, por el contrario, generosidad, paz y alegría.

La carta a los gálatas nos lleva a Sabemos que estamos leyendo bien plantearnos seriamente cual es la base la carta si nos mueve a la paz y a la de nuestra espiritualidad: alegría, la estamos leyendo mal si nos • cumplir una serie de normas, produce angustia y miedo. reglas y costumbres nos lleva de por sí a una perpetua insatisfacción porque nunca logramos un cumplimiento 7


Para la Oración El texto de Gálatas 5,19-26 ofrece unas líneas fundamentales para un buen examen de conciencia. ¿Estamos moviéndonos guiados por el Espíritu de Dios o por la carne?

19 Las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, 20 idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, 21 envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios. 22 En cambio el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, 23 mansedumbre, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley.

25 Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu. 26 No busquemos la gloria vana provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente.

Jaén Octubre 2008

24 Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias.

Cuaderno 04: Carta a los Gálatas  

Cuadernos de San Pablo: Carta a los Gálatas