Issuu on Google+

12 DE OCTUBRE DE 2008 โ€ข Nยบ 421


Carta del Director

¿Qué está fallando? EDITA: OBISPADO DE JAÉN VICARÍA de COMUNICACIÓN DIRECTOR: Antonio Garrido de la Torre REDACCIÓN, MAQUETACIÓN Y FOTOGRAFÍA: José Carlos Ruiz Mariscal COLABORADORES: Martín Jiménez, Manuel López, José Antonio Sánchez, Manuel Carmona, Juan Raya, Seminario Diocesano de Jaén. CORREO ELECTRÓNICO: iglesiaenjaen@diocesisdejaen.es ADMINISTRACIÓN Y SUSCRIPCIONES: Jesús Jiménez. Plaza Santa María, 2. Apartado 039 - 23080 Jaén. Teléfono 953.230.036 Fax 953.230.039. Depósito Legal J-121-1990.

En el comienzo del curso pastoral, dentro de las parroquias y colegios ocupa una parte importante del tiempo la organización de la catequesis. Sabemos que es una tarea esencial en el ámbito de la evangelización como vamos a insistir en este número de «Iglesia en Jaén». Ante todo, tengo que mostrar mi gratitud y aprecio por tantos y tantos catequistas que, hasta en la parroquia más sencilla de aldea, se preocupan para que el grupo de niños o jóvenes tenga la necesaria formación cristiana. Gracias al trabajo de los catequistas, la Iglesia sigue anunciando el Evangelio del Señor Jesús. Dar catequesis, más que transmitir contenidos, es propiciar el encuentro con Jesucristo. Esta es la clave. Y difícilmente se podrá dar este encuentro si no se tiene en cuenta la oración, como bien nos recuerda este decálogo del catequista que sigue a mis palabras. Ante el Señor en la Eucaristía, dentro de un clima de silencio, con la reflexión de la Palabra de Dios, podemos dar pasos ciertos en la adhesión de lo niños y jóvenes a Cristo. El catequista, como testigo que vive la fe cristiana, se ha encontrado con el Señor y transmite aquello que sabe pero, ante todo, aquello que vive. Hace unos meses, en un cursillo, escuchaba a un profesor una pregunta que debemos hacérnosla también nosotros. Este ponente empezó a sumar, semana tras semana, las horas de formación que un niño recibe tanto en catequesis como en las clases de religión. Y desde los tres años hasta que se confirma, salía un número muy elevado. Podéis hacer vosotros la cuenta y veréis que salen centenares de horas. La pregunta es: «¿Qué está fallando en la formación cristiana de nuestros niños y jóvenes para que tengan tan poca vinculación eclesial a pesar de los centenares de horas de formación que reciben?» Tal vez, la respuesta puede ser que todas esas horas muchas veces son un mero requisito obligado para poder recibir sacramentos, antes que un ámbito de encuentro con Cristo. • Antonio Garrido de la Torre vicariodecomunicacion@diocesisdejaen.es

IMPRESIÓN Gráficas La Paz de Torredonjimeno, s.l.

Para reflexionar... DECÁLOGO DEL CATEQUISTA En el comienzo del curso pastoral y catequético y como homenaje agradecido a los catequistas: 1.- La catequesis es inseparable de la vida. Catequista no es solo el que enseña, sino, sobre todo, el que testimonia. 2.- La catequesis ha de brotar de la Palabra de Dios. La Escritura, íntimamente asimilada, sugiere los contenidos que se deben anunciar para convertir los corazones. 3.- La catequesis ha ser de proclamación y testimonio de Jesucristo. La verdadera identidad y condición del catequista es la identidad y la condición del testigo. 4.- La catequesis es un servicio, un ministerio eclesial. El catequista no actúa para sí o por sí. No puede ir por libre, ni «predicarse» a sí mismo. Lo hace en nombre de la Iglesia y para la gran causa del Reino. 5.- La catequesis requiere y necesita de la oración. Es su clima, su savia, su abono, su atmósfera más propia, íntima y fecundadora. 6.- La catequesis se alimenta de la Eucaristía. El catequista ha de mostrar con su ejemplo y con su vida que la Eucaristía es la fuente y cumbre de la vida cristiana. 7.- La catequesis se prepara. La catequesis no se improvisa. Porque la catequesis sirve para dar razones de la esperanza cristiana. 8.- La catequesis ha de abrirse a los nuevos y viejos saberes. A las ciencias pedagógicas y a las nuevas tecnologías y medios. 9.- La catequesis sirve a la verdad. La catequesis ha de dar respuestas fundamentales, fundamentadas y humildes. No ha, pues, de suscitar dudas innecesarias ni temores inadecuados. 10.- La catequesis ha de ser pedagogía del amor. La mejor y mayor autoridad del catequista son su testimonio y su amor. (Resumido de Ecclesia digital) 2 / 12 OCTUBRE 2008


LA VOZ DEL OBISPO

«La Palabra de DIOS en la vida y en la misión de la IGLESIA» Queridos hermanos y hermanas: Durante los próximos días 5 al 26 del mes de octubre, se celebrará en el Vaticano la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos. Será objeto de reflexión el titular que figura en esta breve carta. Bien sabemos todos que la Palabra de Dios, junto con la Eucaristía, son los dos pilares fundamentales de nuestra fe, las dos mesas en que nos alimentamos los cristianos. Numerosas instituciones y fieles de la Iglesia han venido aportando sus reflexiones sobre dos documentos de trabajo por los que se ha venido preparando, desde hace meses, esta importante Asamblea1: El denominado «Lineamenta», una especie de índice de cuestiones muy generales sobre la Palabra de Dios, y el titulado «Instrumentum laboris», que es el nuevo documento reelaborado a base de las aportaciones al anterior. Este último es el que servirá a los Padres Sinodales para su reflexión y trabajos. Al final presentarán al Santo Padre, el Papa, una serie de propuestas conclusivas para la elaboración posterior de un Documento en orden, sin duda, a orientar y revitalizar tanto el uso y conocimiento de la Palabra de Dios en la Iglesia, como sobre todo la vivencia de la misma por parte de las Comunidades y de cada uno de los fieles. Puedo decirles, como breve orientación, que el objeto de estudio y reflexión se divide en tres partes, con los siguientes títulos: «El misterio de un Dios que nos habla»; «La Palabra de Dios en la vida de la Iglesia»; y «La Palabra de Dios en la misión de la Iglesia». Estos ricos contenidos van precedidos de una importante introducción y conclusión final. Ante tan importante acontecimiento eclesial, nos uniremos en oración con nuestra Madre la Virgen María en este mes del Rosario, para solicitar

con humildad la luz del Espíritu Santo para aquel nuevo Cenáculo de los Padres Sinodales. Les invito también, de forma especial a los sacerdotes y consagrados, a permanecer muy atentos a estos trabajos y conclusiones para darles a conocer a todos los fieles encomendados. Podemos pensar, por breves momentos, en aquellas palabras del Evangelista San Lucas al referirse a la presencia de la Madre y familia de Jesús, cuando desearon verle, en los que se aclara la verdadera identidad de su familia: «Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 21). San Marcos refiere, con parecidas palabras, la reacción de Jesús a la propuesta de su familia para verle: «Quien cumple la voluntad de Dios, es mi hermano, mi hermana y mi madre.» (Mc 3, 35). Hacer la voluntad de Dios, «del Padre» escribe San Mateo (cf. Mt 12, 50), se concreta en escuchar desde el corazón la Palabra de Dios para así poder cumplirla en nuestra vida. Esta es la razón determinante y el camino seguro de nuestra existencia, pero sólo la Palabra serenamente escuchada, oída, conocida, podrá ser fielmente guardada y obedecida. Dios no se cansa de esparcir la buena semilla, de repartir con generosidad su Palabra, pero procuremos preparar bien la tierra, el corazón, para que no se pierda, y luego hacerla madurar en cosecha de vida eterna. Se darán cuenta que esta próxima Asamblea será un acontecimiento de mucha relevancia y calado para el futuro de nuestra querida Madre la Iglesia, para todos los creyentes en Jesucristo. Debemos por ello apoyarla todos, insisto, con nuestra oración constante y confiada, para luego abrirnos a la voz del Espíritu y hacer nuestras sus enseñanzas. 3 / 12 OCTUBRE 2008


SEMINARIO DIOCESANO

Para comenzar con buen pie.... El domingo 14 de septiembre, festividad de la Exaltación de la Cruz, el Seminario comenzó el nuevo curso con los Ejercicios Espirituales. El director de los Ejercicios fue D. Julio Pérez, sacerdote diocesano de granada. Fueron unos días gozosos de oración y encuentro con el Señor. El director comenzó el domingo con el texto evangélico del joven rico que pregunta a Jesús «¿Qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?». El director nos invitó a preguntarle al Señor qué nos falta y qué nos sobra en nuestro seguimiento a Cristo. El lunes siguió presentando el principio y fundamento de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio: «El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usas de ellas cuanto le ayuden a su fin, y tanto debe quitarse de ellas cuanto para ello le impiden.» El martes por la mañana la meditación trató el

4 / 12 OCTUBRE 2008

pecado del mundo y el pecado personal y por la tarde la conversión. El miércoles y el jueves meditamos sobre el seguimiento a Cristo y los consejos evangélicos, pobreza, virginidad y obediencia. Para finalizar el viernes con la meditación sobre la oración. El día comenzaba con la oración de laudes y tras el desayuno teníamos la meditación de la mañana. A las 13:00 de la tarde celebrábamos la Eucaristía, después la comida y tras descansar la meditación de la tarde. A las 18:30 se exponía el Santísimo para la oración personal y el rezo de vísperas y se reservaba a las 21:00. Tras la cena había un diálogo sobre el transcurso del día para cada uno. El jueves tuvimos la visita de D. Ramón, nuestro obispo, que nos visitó para animarnos y para mostrarnos su preocupación por la escasez de vocaciones pero también quiso manifestar su confianza plena en el Señor que nunca desatiende las necesidades de su Iglesia. Este año hemos comenzado el curso trece seminaristas con una sola nueva cara, Antonio natural de Villacarrillo.


NUESTROS PUEBLOS Y PARROQUIAS

VIDA DIOCESANA

Apertura de Curso del Seminario Diocesano de Jaén El sábado, 27 de septiembre, el Seminario Diocesano de Jaén celebró la apertura de curso junto con el Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual», que engloba a los tres centros educativos de nuestra diócesis: las Escuelas de Formación Cristiana, que tiene numerosas sedes en localidades de la provincia, la extensión en Jaén del Instituto de Teología a Distancia «San Agustín», y el CETEP, el Centro de Estudios Teológico-Pastorales. Los trece seminaristas que componen actualmente la comunidad del Seminario realizaron a mediados de mes una semana de ejercicios espirituales en la casa de espiritualidad de La Yedra y comenzaron las clases la pasada semana. La celebración de la Eucaristía de inicio de curso, presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López, tuvo lugar en la capilla mayor del Seminario Diocesano. Tras la homilía, profesaron públicamente el Credo los dos nuevos profesores del Seminario, D. Antonio Robles Gómez y D. Luís María Salazar García. Lección inaugural El acto académico comenzó con los discursos del rector del Seminario, D. Pedro Ortega Ulloa, y del director del Centro Diocesano de Formación Cristiana «San Pedro Pascual», D. Enrique Cabezudo Melero. También tomó la palabra D. Ildefonso Camacho, rector de la Facultad de Teología de Cartuja, en Granada, con la que está afiliado nuestro Seminario. Tras estas palabras iniciales, el Vicerrector del Seminario, D. Juan Jesús Cañete Olmedo dio lectura a la memoria del curso pasado del Seminario Diocesano y presentó al ponente de la lección inaugural, D. José López Chica. El profesor del Seminario y Delegado episcopal de cofradías y hermandades disertó sobre el tema: «La religiosidad popular. Claves para la evangelización». En su conferencia comenzó analizando los términos «pueblo», «religiosidad» y

agentes de evangelización, para crear comunión y para personalizar y formar en la fe. La lección inaugural concluyó con la exposición de unas tareas concretas sobre la unión de la fe y la vida en el ámbito de las cofradías y la religiosidad popular.

«catolicismo popular» para comprender mejor los contenidos de este fenómeno vivido con tanta intensidad en Andalucía. En la segunda parte de su disertación trató la labor evangelizadora de la Iglesia en relación con la religiosidad popular. Tras realizar un recorrido histórico por la religiosidad popular andaluza, especialmente centrado en el periodo del barroco, el ponente afirmó que la Iglesia debe valorar y potenciar la riqueza evangelizadora de la religiosidad popular, purificando lo necesario a través de una estrategia pastoral adecuada. En relación con las cofradías y hermandades, D. José López Chica hizo un estudio de estos colectivos como sujetos y

Homenaje A continuación, se homenajeó al sacerdote D. Victoriano Renedo Hinojal. Formado en la universidad de Comillas, D. Victoriano fue ordenado sacerdote en 1951. En su estancia en nuestra diócesis a lo largo de veinte años, fue prefecto y profesor del Seminario de Jaén y rector del Seminario de Baeza. Estuvo en la diócesis de Jaén hasta 1971, año en el que marchó a Valladolid con el obispo D. Félix Romero Mengíbar, que fue destinado a aquel arzobispado. D. Victoriano tomó la palabra para agradecer este reconocimiento del Seminario de Jaén y narró algunas de sus experiencias sacerdotales en los años en los que estuvo en nuestra diócesis, vinculado fundamentalmente a la formación de los seminaristas. Tras sus palabras, el Sr. Obispo le entregó una pequeña cruz como signo de agradecimiento por sus años de dedicación al Seminario Diocesano de Jaén. El acto académico concluyó con la entrega de diplomas que el Sr. Obispo hizo a los representantes de los distintos centros de las Escuelas de Formación Cristiana.

5 / 12 OCTUBRE 2008


VIDA DIOCESANA

Nuestra gratitud a D. Victoriano Renedo Hinojal Pedro Ortega Ulloa Rector del Seminario D. Victoriano vivió hace tiempo en esta casa del Seminario. Algunos de nosotros tuvimos la dicha de conocerlo como formador nuestro. Su carácter abierto, optimista y generoso le hace un formador amado por todos. Él y algunos más están en los comienzos de un nuevo modo de educar en el Seminario. Se superan los procedimientos violentos y se abre la vida del Seminario al trato cercano, al diálogo y la persuasión. Estamos en los comienzos de los años cincuenta del siglo pasado. Este grupo nuevo de formadores se exigen entrega, tiempo, dedicación y presencia constante no tanto como vigilantes sino como padres que acompañan, comparten y dan seguridad y paz. Aires nuevos de formación comienzan a correr en el Seminario. D. Victoriano nació en Sotovellanos, pueblo de la provincia y diócesis de Burgos, en 1925. Realiza sus estudios eclesiásticos en la Universidad Pontificia de Comillas. Y se

6 / 12 OCTUBRE 2008

ordena sacerdote en el año 1951. Al conocer la necesidad de sacerdotes en nuestra Diócesis de Jaén, ya que muchos fallecieron asesinados durante la guerra civil, decide incardinarse en nuestra Diócesis. Todo el tiempo que permaneció con nosotros estuvo como formador en el Seminario. Aquí en Jaén como formador («prefecto» se llamaba entonces) de «latinos», los dos primeros cursos de nuestra formación, y de «retóricos», los tres siguientes. Es Rector del Seminario menor de Baeza a partir del curso 1960-61 y hasta el 1971 que marcha a Valladolid, requerido por el obispo D. Félix Romero Mengíbar, que es nombrado Arzobispo de aquella Sede. Como profesor siempre estaba dispuesto a rellenar el «hueco» que fuese necesario. Cuantos han pasado por su vida le recuerda con cariño

por su amabilidad, cercanía, comprensión y dedicación generosa a su tarea. D. Victoriano lleva a Jaén en su corazón. Desde que baja del tren hasta llegar al Seminario ha ido recordando, mientras subíamos, lugares, amigos, circunstancias, sucesos. También han dejado en D. Victoriano sus huellas los años vividos en Jaén. D. Victoriano acepte el reconocimiento y agradecimiento de este Seminario. La pequeña cruz que le entregó nuestro Obispo, D. Ramón, es señal de nuestra estima agradecida.


TRIBUNALES ECLESIÁSTICOS

V Simposio de Derecho Matrimonial y procesal Canónico Durante los días 2 al 4 de octubre ha tenido lugar en el Seminario Diocesano de Granada el V Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico, organizado por el Tribunal Metropolitano de Granada. El acto de apertura corrió a cargo del Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Granada, D. Francisco Javier Martínez Fernández, quien dio la bienvenida a los asistentes el jueves, 2 de octubre. A continuación, D. Manuel López Aranda tuvo la primera de las ponencias, bajo el título «Requisitos para la validez del matrimonio». El Ilmo. Sr. Vicario judicial de Albacete, D. Jesús Rodríguez Torrente, disertó acerca de los «Matrimonios de conveniencia y su enfoque canónico». Un tema muy de actualidad, a raíz de las informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre la existencia de mafias dedicadas a concertar matrimonios en orden a regularizar la situación de inmigrantes ilegales en nuestro país. Asimismo, hizo hincapié en la importancia de la manera en que se han de elaborar los expedientes matrimoniales en las parroquias. El viernes, 3 de octubre, comenzó con la ponencia «Indicios de nulidad matrimonial: la corta duración del matrimonio», elaborada y dictada por el Rvdo. P. José María Díaz Moreno, SJ, de la Universidad Pontificia de Comillas. El Padre Díaz Moreno expuso la realidad, cada vez más numerosa, de los matrimonios que no llegan a los cinco años de convivencia. Resaltó la importancia de la preparación previa al matrimonio, para que los contrayentes no accedan con frivolidad a un sacramento de tal relevancia para la vida de las personas. Tras un breve receso, a las 12’00 h. Dª Cristina Guzmán Pérez, Profesora de la Universidad Pontificia de Comillas y Dª María Álvarez de las Asturias y Bohórquez, Defensora del Vínculo del

Tribunal Ecco. de Madrid, expusieron «Los malos tratos (violencia doméstica) conyugales: su incidencia y tratamiento en las causas de nulidad matrimonial». El tema está a la orden del día y en él una y otra ponente expusieron cómo la Iglesia Católica no hace oídos sordos ante esta trágica realidad como son los malos tratos. Tras la comida, hubo dos mesas redondas: Una, destinada para los miembros de los Tribunales Eclesiásticos asistentes al Simposio, sobre la «Equidad canónica en la aplicación de las normas jurídicas (cc. 221, 2 y 1752, DC art. 308)», a cargo del Prof. D. José Mª Díaz Moreno, SJ y de D. Manuel López Aranda; la otra, a cargo de Mons. D. Juan José García Faílde sobre la prueba en general y más en concreto sobre la prueba pericial psicológica y psiquiátrica, destinada para los Sres. Abogados y Peritos asistentes. En la mañana del día 4 de octubre, Mons. D. Juan José García Faílde, Decano emérito del Tribunal de la Rota de la Nunciatura de Madrid, disertó sobre las «Novedades procesales del Código de 1983 en relación al de 1917 y sobre las «Novedades procesales de la Dignitas Connubii con relación al Código de 1983». A las 13’00 h. del sábado, 4 de octubre, el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Adolfo González Montes, Obispo de Almería, clausuró este V Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico.

7 / 12 OCTUBRE 2008


ENCUENTRO DE CATEQUISTAS

La CATEQUESIS: una de las tareas más importantes de la IGLESIA Julio Segurado Cobos. Delegado Episcopal de Pastoral Catequética Este mes comenzamos en nuestras Parroquias la Catequesis, una de las tareas más importantes de la Iglesia, mandada por el mismo Señor: «Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo». (Mt 28,19-20). Uno de los tres modos con los que la Iglesia proclama el Evangelio es la catequesis: a) Para los no creyentes, o los que ignoran la existencia de Jesús y su mensaje, la Iglesia comienza realizando el primer anuncio o MISIÓN. b) Para los que han creído y quieren profundizar en el conocimiento de Jesús está la CATEQUESIS, que busca ayudar al cristiano a creer, a vivir el Evangelio y a celebrar la fe. c) Por último, para los fieles cristianos, queda la PREDICACIÓN litúrgica, que alimenta la vida cristiana a lo largo de toda la existencia. Al comenzar el nuevo curso pastoral, conviene que todos los cristianos hagamos un esfuerzo por valorar a las personas que desinteresadamente ayudan a los Párrocos en esta tarea. En la Iglesia hay tareas de mucho prestigio, por las que incluso a veces vemos hasta «peleas por el cargo». Por desgracia, el catequista que es uno de los ministerios fundamentales en la Iglesia, queda como algo secundario, difuminado, sin relieve social. Por eso, permitidme unas reflexiones sobre este importante asunto: 1. Ser catequista es un don, una llamada y un regalo de Dios, pues quien tiene la suerte de trabajar con niños, sabe que todos sus esfuerzos se ven ampliamente recompensados. El catequista debe vivir su misión con gran confianza y fe en el Señor, pues si Dios lo llama a esta tarea, él le dará las fuerzas, el entusiasmo y la palabra oportuna para anunciar con alegría su Evangelio, como prometió: «Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo». 2. Sin embargo, la catequesis no puede depender sólo de la buena voluntad del catequista. Es necesaria la formación. Para ella el catequista cuenta con varios medios: a) la Guía del catequista que centra el objetivo de cada tema y ofrece recursos para mejorar cada sesión de catequesis; b) las reuniones de coordinación de los catequistas del mismo curso, en las que se pueden intercambiar ideas, técnicas o recursos propios que pueden hacer mucho bien a los demás; c) la formación que la Parroquia ofrece para todos los fieles cristianos que deseen profundizar en su fe. 3. Desde hace varias décadas, la catequesis tiene una estructura centrada en la persona, o sea, en la vida del niño/a. Por eso la catequesis tiene tres partes: a) en primer lugar, se parte de la situación real que el niño/a vive (su experiencia), 8 / 12 OCTUBRE 2008

b) después se continúa con el anuncio de la Palabra de Dios (el mensaje cristiano), y c) se termina intentando provocar un cambio de vida, una respuesta de fe o un compromiso (la expresión de la fe). A veces, en la catequesis hemos dado excesiva importancia a los contenidos, al mensaje cristiano que deseamos transmitir, pero hemos descuidado la experiencia del niño y el objetivo de provocar un cambio en su forma de vida. Por eso, nuestras catequesis parecen vacías y sin meta, y tenemos la sensación de que los niños no crecen en la fe. 4. La catequesis, por eso, no se reduce a los contenidos que se aprenden, sino que debe ayudar al niño/a a descubrir la importancia de la oración (hablar con Dios) y la necesidad de la Misa del Domingo, la Fiesta del Señor. En este sentido, es muy importante que cuidemos la participación activa de los niños en la Misa del domingo: respondiendo a las preguntas del sacerdote, rezando las oraciones con toda la comunidad, cantando, escuchando, guardando silencio y respeto en el templo, etc., e incluso, realizando las preces, la procesión de ofrendas, la acción de gracias… También es muy importante que les enseñamos a orar y les animemos constantemente a hablar con Dios, con toda confianza. Y dado que nuestra misión es colaborar con el Espíritu Santo, que habita en cada cristiano, conviene que nos acostumbremos a orar por «nuestros» niños. 5. La familia es muy importante en la transmisión de los valores y de la fe. A veces nos llegan niños que han vivido y viven en un ambiente donde apenas se habla de Dios. ¡De poco sirve lamentarnos! El catequista deberá hacer un esfuerzo por suplir esa indiferencia religiosa, consciente de la importancia que tiene su misión: ¡Tal vez, sea la única persona que hable de Dios al niño/a en un ámbito personal y de confidencia! No obstante, lo ideal es que los padres que piden la catequesis para sus hijos aprecien la formación cristiana, y estén dispuestos a completarla en casa. ¡Esto es magnífico! Pues aunque muchos padres tengan la sensación de que sus esfuerzos no sirven para nada, o de que sus hijos desoyen sus consejos y enseñanzas, se equivocan. Basta mirar nuestro propio ejemplo para darnos cuenta de la importancia de nuestros padres en nuestra propia formación humana y cristiana, la que verdaderamente cuenta para la vida. A los padres que estén interesados en la formación cristiana de sus hijos, el Párroco y el catequista, con humildad y caridad, les indicarán cómo va su hijo/a y cómo pueden colaborar desde la casa. Agradeciendo de ante mano vuestro esfuerzo, muchas veces infravalorado, queridos catequistas, recibid un abrazo en el Señor.


ENCUENTRO DE CATEQUISTAS

9 / 12 OCTUBRE 2008


SEMINARIO DIOCESANO

En la INAUGURACIÓN del CURSO del SEMINARIO

El Seminario tiene en sus entrañas una intención fundamental: La posibilidad de revivir la experiencia formativa que el Señor Jesús dedicó a los Doce (PDV 60,2). En este Seminario contemplamos y seguimos aquella experiencia original que nos ilumina en las metas a alcanzar, las exigencias del camino y la ayuda al caminante. (cfr PDV 61, 5). Cada caminante cada joven seminarista que aquí se pregunta y responde por la gracia que es su vocación, es lo más preciado que tenemos. Entre las exigencia del camino el seminarista vive el esfuerzo intelectual. Nunca dedicaremos los profesores de este Seminario el tiempo, las energías e ilusiones necesarias para ayudar a los seminaristas en el crecimiento intelectual. Estamos llamados a más. Y sólo así se formarán «pastores» dispuestos a un diálogo nuevo y verdadero con cuantos se encuentren en su camino. Las metas a alcanzar son variadas. Cada seminarista va sabiendo poco a poco cómo hacer carne de su carne eso de llegar a ser reflejo del «buen pastor que da la vida por sus ovejas» (cfr Jn). Pedro Ortega Ulloa. Rector del Seminario 10 / 12 OCTUBRE 2008


SEMINARIO DIOCESANO

11 / 12 OCTUBRE 2008


ENCUENTRO DE CATEQUISTAS

VIII ENCUENTRO Interdiocesano de CATEQUISTAS Julio Segurado Cobos Delegado Episcopal de Pastoral Catequética Unos 200 catequistas han asistido al VIII Encuentro Interdiocesano de Catequistas de la Provincia Eclesiástica de Granada (Diócesis de Granada, Guadix-Baza, Jaén, Málaga, Almería y Cartagena-Murcia), celebrado en el Seminario Diocesano de Jaén, del 19 al 21 de septiembre. El acto de apertura, presidido por el Sr. Obispo, Don Ramón del Hoyo, y por el Secretario de la Provincia Eclesiástica, Don Manuel Reyes, se celebró el viernes 19 de septiembre, a las 7 de la tarde. A continuación tuvo lugar la primera ponencia «Para mí la vida es Cristo: Pablo se encuentra con Cristo», a cargo de Don Miguel Peinado Muñoz, profesor de Sagrada Escritura de la Facultad de Teología de Granada, que no defraudó a los asistentes. En lugar de una lección magistral, el ponente nos dejó una narración vital de Pablo centrada en su amor a Dios y en su encuentro con Cristo que le cambió la vida. El sábado 20 de septiembre, por la mañana, se impartió la segunda ponencia «¡Ay de mí si no evangelizare!: Como Pablo, misionero por vocación», a cargo de Don Anastasio Gil García, Subdirector Nacional de las Obras Misionales Pontificias y Secretario de la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal Española, versó sobre la dimensión misionera de la catequesis. Fue completada por la presentación de materiales catequéticos que las Obras Misionales Pontificias han preparado para el DOMUND con ocasión del año paulino, y posteriormente por un trabajo de grupos entre

12 / 12 OCTUBRE 2008

los catequistas. Tras la puesta en común, se quedaron a comer más de 120 de los catequistas asistentes al Encuentro. Por la tarde del sábado 20 de septiembre, a partir de las 4’30 de la tarde, Don Francisco de la Torre Tirado, profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Diocesano de Jaén, dictó la 3ª Ponencia: «Llamado por voluntad de Dios: Dimensión vocacional de la catequesis». Tras un interesante y cálido diálogo con el ponente y un breve café, tuvo lugar un amplio tiempo de oración comunitaria ante el Santísimo. A pesar de ser domingo, el tercer día del Encuentro, el 21 de septiembre, volvió a llenarse el salón de actos del Seminario. La ponencia de Miguel Ángel Gil sobre la conversión en San Pablo, llena de anécdotas, de experiencias y de emociones, resultó de las mejores de todo el Encuentro. Tras un trabajo en grupos, se celebró la Misa de clausura, que estuvo presidida por el Vicario de Comunicación Don Antonio Garrido de la Torre, en nombre del Sr. Obispo que se encontraba de Confirmaciones. A lo largo de este Encuentro han participado un total de 220 catequistas, en su gran mayoría los tres días. Ahora nos toca transmitir todo lo aprendido en nuestras Parroquias y acercarnos personalmente con amor y humildad a la gran figura de San Pablo, modelo de evangelizador y de catequista de todos los tiempos. Estas ponencias y otros materiales de catequesis se pueden descargar de la web que la Delegación Diocesana de Catequesis ha creado: http://www.catequesisjaen.es


VIDA DIOCESANA

Cambio de párroco en SAN JUAN DE LA CRUZ, de Jaén Bernardo Galiano de Lara Hace aproximadamente treinta y cinco años en una simple cochera, impregnada de altruismo y de ternura, se plantaba una semilla que germinaría con el tiempo hasta hacerse frondosa y transformarse en la actual Parroquia de San Juan de la Cruz, preciosa, coqueta y acogedora. (Se me representa en la memoria una escena de hace más de dos milenios: una cueva angosta y húmeda; unos padres primero angustiados y pronto felices; un niño pequeñito envuelto en pañales y recostado en un pesebre; luego el mundo supo que había nacido El Salvador.) Desde sus comienzos allí fue destinado un joven y gran párroco, Don Tomás. Llegó con un buen bagaje de experiencia a sus espaldas, con una vocación sacerdotal inquebrantable por la firmeza de su fe. Ese buen pastor se puso de inmediato al frente de su entonces aún pequeño rebaño. Las ovejas caminaban alegres y seguras porque se sabían guardadas de las tarascadas del lobo. El tiempo pasó. El rebaño creció y creció. Pero el devenir de los años fue dejando su huella en nuestro entrañable cura. Se nos hizo mayor físicamente, que no su espíritu, juvenil, dispuesto a nuevos retos, iluminado siempre por el Espíritu Santo. ¡Cuántas alegrías compartidas con los matrimonios celebrados! ¡Cuántas tristezas, en unión a los familiares de los difuntos! ¡Cuánta ilusión al celebrar bautizos y con ellos la nueva entrada de fieles en el rebaño! ¡Cuántos catecúmenos! ¡Cuántos catequistas! ¡Cuántos enfermos visitados! La luz es nítida en el cerebro, los recuerdos se amontonan: ¡Cuántos, cuántos, cuántos...! Llegó su jubilación, y aunque nos entristece la separación nos enorgullece saber que seguirá siendo sacerdote mientras viva, que seguiremos unidos por el vínculo de la fe y que ahora podrá, en su júbilo, dedicarse más a el como hombre sin pensar tanto en los demás. Podrá, ya sin prisas, ver los partidos televisados de su Real Madrid; nos encontraremos más a menudo en el Estadio de la Victoria aplaudiendo a su Real Jaén, y seguramente jugando una partida de dominó (su hobby preferido), escuchando su voz fuerte, varonil: «El seis pito y cierro, he ahorcado el seis doble». El Señor nos dijo: donde hay amor, allí estoy yo; si amas al prójimo el vínculo nunca se pierde. Por ello, Don Tomás, le decimos que seguimos juntos,

que seguimos vibrando con una sola alma y un sólo corazón. En este mes de septiembre de dos mil ocho se ha producido el relevo. Don Francisco inicia un nuevo capítulo del libro de la historia de la Iglesia de La Luna (como la conoce mucha gente). Seguimos adelante. Creemos que Jesús es el único Camino, la Verdad y la Vida, y nos queda mucho por recorrer. Son pues nuevos tiempos, pero una misma meta. La nave seguirá su rumbo por los mares de la vida, sorteando con firmeza los embates de las olas, porque somos los mismos remeros, sólo cambia el timonel. Y Don Francisco, estamos seguros, aferrará con fuerza el timón para seguir surcando el firmamento en pos de la FELICIDAD. Don Tomás: el amor no se engríe; el amor es servicial; el amor no pasa nunca. Don Francisco, nuevo impulsor de nuestros anhelos: ¡BIENVENIDO! Juntos, con la intercesión de nuestro San Juan de la Cruz, conseguiremos nuestra meta. 13 / 12 OCTUBRE 2008


DELEGACIONES EPISCOPALES

XI Convivencia Diocesana de PASTORAL PENITENCIARIA El pasado domingo, día 21 de septiembre, la Delegación de Pastoral Penitenciaria celebró su XI CONVIVENCIA DIOCESANA en la casa de ejercicios de Santa María de los Apóstoles. La asistencia fue superior a años anteriores, no sólo en cuanto al número de participantes, más de 60, tanto que algunos se fueron a comer a sus casas pues habíamos comunicado a la cocina que el número de comensales sería 52; También creció la representatividad de los grupos de iglesia: cofradías, voluntariado universitario, parroquias, familias religiosas... Por supuesto, estábamos también los voluntarios que desarrollamos actividades dentro de la prisión y que habíamos pasado la jornada del sábado en reflexión, estudio y oración, preparándonos para el curso que empieza. Pero lo más significativo en esta CONVIVENCIA fue la representación de ciertos grupos relacionados con la específica actividad de Pastoral Penitenciaria: en esta ocasión estuvieron con nosotros internos de «Jaén II, que se incorporaban por primera vez a estas reflexiones, lo mismo sucedía en el caso de los funcionarios presentes, que no limitaron su participación a meros acompañantes de la Institución Penitenciaria, con nosotros estuvieron aportando su dolor padres de internos, fue muy gratificante que nos acompañaran hermanos que habían pasado por la prisión y ahora, en libertad,

14 / 12 OCTUBRE 2008

quieren ayudar, a través de Pastoral Penitenciaria, a quienes todavía quedan en prisión cumpliendo condena; fue gratificante que algunos internos que estaban disfrutando de unos días de permiso pasaron con nosotros toda la jornada. El contenido del día fue «CONVIVIR»; empezamos haciendo cada uno su presentación personal sin seguir un cuestionario fijado, los internos en prisión no se presentaron relatando su condena o su delito o su situación penitenciaria sino, como el resto de los asistentes, aportaban las vidas de cada uno y, de ellas, lo que cada uno quisiera poner en común. Ni de ellos ni del resto interesaban los títulos académicos o penales. Así pasamos gran parte de la mañana, escuchando, acogiendo las historias ajenas, guardándolas en el corazón. El trabajo se interrumpió para el café de media mañana y se continuó con los relatos de las «Salidas Programadas», se iban repasando con los protagonistas de las mismas, recordando cartas, fotos, anécdotas… Y los presentes volvimos a vivir la visita a Guadix, Úbeda, Navas de San Juan, La Carolina, las visitas semanales a la Catedral. Después de la comida, en el patio y el salón, vinieron los juegos y cantos con Juan José Jurado y Pepelu. Por último entramos en la programación del curso siguiente, teniendo en cuenta lo que se nos pedía desde la Subdirección de Tratamiento y desde algunos módulos particularmente.


DELEGACIONES EPISCOPALES A lo largo de la Convivencia repetidas veces salió la palabra «gracias» referida a unos y otros. No podíamos terminar el día sin detenernos a dar gracias a Dios porque es él quien está sembrando en nosotros la semilla de un «cielo nuevo y tierra nueva». Este fue el lema que nos había convocado: experimentar cómo entre todos estábamos levantando en medio de nuestras historias una «Nueva Jerusalén, bajada del cielo». No era un sueño, no era una burbuja ilusoria, era una realidad que estaba cambiando nuestras vidas y que, como toda semilla sembrada, pedía nuestra colaboración para que no «la arrebaten los pájaros, o la ahoguen las zarzas…» En la eucaristía escuchamos como el Dueño de la viña nos enviaba a cuidar el trozo de viña que hay dentro de los muros de «Jaén II» a todos los reunidos: voluntarios, iglesia de Jaén extendida por las parroquias de la diócesis, internos y funcionarios, a todos nos decía: «Id también vosotros a mi viña». Terminamos la CONVIVENCIA cantando los mayos a la Virgen de la Estrella, que desde ahora tiene también altares en la cárcel de Jaén.

ENCUENTRO DE VOLUNTARIOS EN PRISIÓN Delegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria El pasado sábado, día 20, nos reunimos en la casa de las Misioneras de la Iglesia «Santa María de los Apóstoles» los voluntarios de la Delegación de Pastoral Penitenciaria que desarrollamos actividades diversas en el Centro Penitenciario «Jaén II» o en la Secretaría de la Delegación. La mañana la dedicamos a profundizar en el dato que nos aporta la fe en Jesús Resucitado: que su Espíritu ha sido enviado a los corazones también de quienes están en prisión «para hacerlos participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rom. 8,19-22).

No se trataba de desarrollar esta verdad, sino de aprender a contemplarla en las personas concretas con las que trabajamos en la cárcel, de aprender a reconocer los signos que el Espíritu pone de su actuación en sus vidas, en sus relatos, en sus gestos… A partir de historias concretas fuimos haciendo un aprendizaje de esta lectura teologal del Espíritu del Resucitado en las historias que encontramos dentro de la prisión. Cuando nos acercamos a la prisión buscamos al Espíritu que resucitó a Jesús, que rompió las lazos de la muerte que lo envolvían; y lo buscamos porque sabemos que también está en ese lugar. Terminamos rezando el himno que comienza diciendo. «¿QUÉ VISTE EN EL HUERTO? DINOS, CENTINELA». La tarde la dedicamos a programar las actividades que vamos a desarrollar este curso, teniendo en cuenta las peticiones que nos ha hecho la Subdirección de Tratamiento y las que Dios nos hace desde la vida de los internos. Terminamos celebrando la eucaristía de acción de gracias por las «maravillas» que Dios sigue haciendo entre las rejas de «Jaén II». 15 / 12 OCTUBRE 2008


VIDA DIOCESANA

Reunión de Vicarios y Delegados El pasado lunes, 29 de septiembre, se celebró en el Seminario Diocesano una reunión de delegados episcopales con sus respectivos vicarios de pastoral, a fin de coordinar los objetivos y tareas de cada Delegación episcopal con los que propone el Plan Diocesano de Pastoral, en este nuevo curso 2008/2009, centrado en la comunión. Tras un fluido diálogo y cambio de impresiones sobre la importancia y necesidad de la coordinación entre las distintas delegaciones, se programó un nuevo encuentro para el lunes 27 de octubre, en el que cada Delegación y Secretariado presentará sus objetivos y proyectos a fin de buscar la coordinación en el marco común de las cuatro Vicarías de sectores pastorales. Cada una de las Delegaciones episcopales deberá presentar un estudio en el que aparezca el equipo de la Delegación, una breve fundamentación teológica de su actuación pastoral, la estructura, los objetivos generales, las acciones concretas para este curso 2008-2009 y las fechas más representativas de la Delegación, junto con el presupuesto económico. Se intenta potenciar el encuentro de delegados, dentro del ámbito de las vicarías de sector. El pasado curso se tuvieron algunos encuentros de delegados con el Sr. Obispo y para este curso aparecen otras fechas en el calendario diocesano para potenciar la coordinación de las delegaciones episcopales.

Acercarnos a nuestra Catedral Pepi y Alberto. Desde hace bastantes años, somos guías voluntarios de nuestra catedral y a lo largo de todo éste tiempo, hemos vivido experiencias preciosas, comentadas por personas que nos acompañaban en la visita y de las que nosotros nos hemos enriquecido. Desde experiencias personales, que delante de un cuadro ó de algún Cristo nos ha referido una madre, un profesor ó un joven, hasta emociones vividas dentro de un grupo cuando con interés y devoción, escuchaban nuestras explicaciones. Pero de todas éstas vivencias, no podemos dejar pasar las de mayor emoción, vividas en la capilla de San Fernando, donde se encuentra la imagen de Nuestro Padre Jesús. Pedimos que miren fijamente la cara de Jesús, mientras contamos la leyenda -de todos conocida-, de cómo apareció milagrosamente nuestra imagen en la casería de Tejada del Puente de la Sierra, realizada en una noche por un señor mayor. De ahí el nombre de «El Abuelo». Lo que sí es historia, es que en el año 1681 una epidemia espantosa ocurrió en esta Ciudad de Jaén y habiendo salido la Sagrada imagen de Jesús en procesión y venido a la casa hospital de epidémicos de la calle Josefa Segovia (Alcantarilla), a las 3 de la tarde del 11 de agosto, se observó desde el momento, una gran mejoría y cese de la muertes, a los pocos días se declaró la población en estado de sanidad y cerradas las puertas del hospital, se depositaron las llaves en las sagradas 16 / 12 OCTUBRE 2008

manos de Nuestro Padre Jesús. No solo se emocionan las personas de Jaén, también los turistas se quedan sorprendidos ante ésta imagen que refleja en su rostro, perdón, paz, dolor, aceptación, obediencia... y sobre todo mucho amor. Cuando les decimos que es una talla completa, que tiene todo su cuerpo señalado por los latigazos recibidos, se identifican con su dolor y al terminar la visita, nos comentan que se imaginaban a Jesús con su cruz a cuestas, comino del calvario. El Abuelo no es solo una imagen más para el pueblo de Jaén, es fe, esperanza para todas las personas, es oración y es gozo, serenidad, es la paz de un Padre que te acoge, te abraza, te comprende y del que te puedes fiar porque sabes que nunca te falla.


CASA DE CULTURA Y SOLIDARIDAD COMUNICADO DE PRENSA

En solidaridad con los inmigrantes que Europa asesina Curso 08-09. Campaña Permanente:

«POR LA JUSTICIA EN LAS RELACIONES NORTE-SUR» «Contra las causas del hambre, el paro y la esclavitud infantil» El sábado día 27 de septiembre tuvo lugar en Úbeda un acto solidario, de comienzo de curso 08-09, con los inmigrantes que Europa asesina. Este acto, organizado por el Movimiento Cultural Cristiano, Camino Juvenil Solidario , el partido SAIN (Solidaridad y Autogestión Internacionalista),y la Casa de Cultura y Solidaridad «Pepe Barrera» se enmarca en la Campaña Permanente «Por la Justicia en las Relaciones Norte-Sur» que lleva más de 25 años denunciando este sistema político y económico imperialista, en el que España y la Unión Europea, forman parte decisiva, con todas sus instituciones. Se denunciaba que más de 7.000 inmigrantes mueren anualmente en nuestras costas españolas. La situación de millones de personas que emigran ES PLANIFICADA por los poderosos, cuyo objetivo es consolidar la UE como pilar económico a nivel mundial, y mantener el equilibrio demográfico ante una Europa envejecida. Los informes de la propia Unión Europa afirman que Europa necesita 52 millones de personas inmigrantes hasta el 2060, para mantener su crecimiento económico y sus pensiones. Existe un auténtico mercado de esclavos seleccionados desde los países empobrecidos para posteriormente, etiquetarlos legalmente en Europa según las necesidades del mercado que decide cuántos inmigrantes necesita, en qué trabajos, de qué países… La inmigración es un robo de personas de los países empobrecidos. Les robamos sus riquezas naturales y financieras. Ahora también a sus gentes, generaciones jóvenes, familias enteras… En España, hace tan sólo tres décadas, tuvieron que emigrar 5 millones de españoles. No podemos olvidar nuestras raíces ¡España ha sido y es país de emigrantes! Este nuevo curso se inicia con dos directivas europeas contra los trabajadores: La

Unión Europea, con el beneplácito del gobierno español, haaprobado una normativa que permite retener en Centros de Internamiento, a las personas inmigrantes por un período de dieciocho meses, sin la intervención del juez; deportaciones masivas; el endurecimiento del FRONTEX Hoy Europa es más insolidaria que ayer. El mismo suelo europeo, que vió nacer un movimiento obrero de la solidaridad, está siendo testigo de la traición a siglos de luchas por la dignidad del trabajo, bendiciendo la explotación laboral y decretando la caza del inmigrante. Ante la realidad de la inmigración no es válido actuar sólo para mejorar las condiciones de vida de los que vienen a trabajar (es lo menos que se puede ofrecer, una vida digna). Tampoco lo es la actitud de los partidos políticos, especialmente de este gobierno, que deciden cuándo un ser humano es legal o ilegal en función de las necesidades del mercado. Como ha defendido siempre la Iglesia Católica, los países empobrecidos tienen derecho a no emigrar. Es urgente una acción eficaz contra las causas que provocan esta situación injusta, otra nueva sociedad, un cambio estructural que permita el desarrollo de los países empobrecidos. Defendemos la dignidad de los inmigrantes como personas y no como mercancía. Hambre, paro, esclavitud infantil… seguirán existiendo mientras se mantengan unas relaciones políticas y económicas injustas. Por tanto, exigimos a nuestros políticos que se tomen las medidas necesarias para que los países enriquecidos dejemos de robar a los países empobrecidos, para que nadie se vea forzado a emigrar y a poner en peligro su vida. ¿Cómo juzgará la historia a nuestro continente, que teniendo los mayores medios tecnológicos de toda la historia, pone sus esfuerzos en blindar sus fronteras para que no lleguen o si llegan devolverlos o matarlos por el camino con rutas cada vez más largas…? 17 / 12 OCTUBRE 2008


DESDE CÁRITAS DIOCESANA

El director de la Cáritas Haitiana alerta: «NUESTRA SITUACIÓN ES DESESPERADA» En un mensaje dirigido a toda la red internacional de Cáritas, el padre Serge Chadic, director general de la Cáritas Haitiana, asegura que «la situación en el país es desesperada. Las últimas tormentas han dejado a la gente sin nada y necesitamos ayuda exterior». «Los damnificados –añade— precisan comida, abrigo y agua. En un país ya asolado por los conflictos y la escasez de alimentos, hacemos un llamamiento a la solidaridad activa de todas las Cáritas hermanas, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad para que aporten una ayuda moral y económica a Cáritas Haití». El inicio de la temporada de huracanes en el caribe está siendo devastador para la isla de La Española, especialmente para Haití, que, cuando aún no había logrado recuperarse de los daños causados por las tormentas del año pasado, ha vuelto a ser golpeado en las últimas semanas por los huracanes «Fay», «Gustavo» y «Hanna», a los que, en las últimas horas, se ha sumado el paso del huracán «Ike» y que, según las primeras informaciones, ha resultado más destructivo que los tres precedentes. El pasado sábado, la Cáritas Haitiana evaluaba en 25.000 el número de damnificados que se habían perdido sus hogares y que estaban acogidos en albergues temporales. Los efectos de los últimos huracanas han sido especialmente intensos en la diócesis de Gonaïves, adonde la Cáritas local envió la pasada semana dos camiones con comida y productos de primera necesidad. En esa ciudad, las instalaciones del obispado se han transformado en un centro temporal de acogida para 500 damnificados. En un trabajo contra reloj para dar respuesta a esta emergencia, Cáritas Haití ha preparado un plan de respuesta por importe de 2,5 millones de euros para distribuir ayuda humanitaria a 20.000 personas, levantar cinco campos de acogida e

iniciar la reconstrucción de viviendas. Junto a una adversa climatología, Haití vive en la actualidad una situación de alto riesgo caracterizada por un estancamiento económico y un alarmante deterioro de la situación de las familias, que originó el pasado mes de abril los violentos incidentes a causa de la falta de los alimentos. La tasa del desempleo ronda el 70% y la agricultura, uno de los sectores básicos de la economía haitiana, no es capaz de garantizar actualmente la seguridad alimentaria del país. Respuesta de Cáritas Española Cáritas Española ha decidido responder al llamamiento de Cáritas Haití mediante el envío inmediato de 100.000 euros, que se destinarán a prestar ayuda de emergencia a los damnificados — distribución de alimentos, agua potable y productos de higiene, junto a proyectos de rehabilitación de viviendas, de recuperación agrícola y de apoyo psicosocial— en las diócesis de Puerto Príncipe, Port de Paix, Gonaïves, Hinche, Jacmel y Cayes.

«CÁRITAS CON EL CARIBE» Teléfonos de información y donaciones: 902.33.99.99 – 953.23.02.00 Y EN TODAS LAS CUENTAS DE CÁRITAS DIOCESANA DE JAÉN BANCO CENTRAL HISPANO ................................... LA CAIXA ........................................................... CAJA GRANADA ................................................... CAJA RURAL ....................................................... CAJA PROVINCIAL DE JAEN ................................. BANCO BILBAO VIZCAYA - ARGENTARIA .................. BANCO POPULAR ................................................ UNICAJA ............................................................. CAJASUR ............................................................ BANESTO ............................................................ BANCO PASTOR ................................................... 18 / 12 OCTUBRE 2008

0049 2100 2031 3067 2092 0182 0075 2103 2024 0030 0072

2462 2473 0149 0100 0010 6029 0011 0341 0072 4030 0688

17 96 49 26 12 58 51 34 81 61 78

2314414221 0201020128 0100136980 1147200628 3000202486 0202925939 0601504651 0030630298 3300011557 0850059271 0000100142


LAS LECCIONES DEL SEÑOR MANUEL CARMONA GARCÍA

Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario (A)

Domingo XXIX del Tiempo Ordinario (A)

Sentarse a la mesa viene a ser expresión de nuestra necesidad de alimento y nutrición. Pero, si se trata de un banquete al que se invitó, es un gesto elocuente de la amistad de quien convidó y de la que los comensales le profesan, al acudir para festejar juntos el motivo de su celebración. De ahí que el Señor decidiese dejarnos en forma de banquete –en el que siempre Él es el anfitrión–, el gesto más contundente de su amor y el momento más expresivo de nuestra comunión con Él y entre nosotros para festejar unidos su salvación. Hacia este aspecto, tan esencial del domingo cristiano y su celebración, apunta hoy la lección del Señor. En la primera Lectura escuchamos ya el anuncio por boca de Isaías del gran banquete que Dios prepararía en los tiempos mesiánicos para todos los pueblos: esa «celebración gozosa de su salvación» a la que los tiene destinados en el lugar de su presencia, cuando por fin levante el velo que su rostro podía ocultar y aniquile para siempre la muerte y el oprobio que tanto hicieron llorar. El Salmo expresa la confianza en el pastoreo de Dios hacia ese destino, asegurando con toda certeza: «preparas una mesa ante mí enfrente de mis enemigos… y habitaré en la casa del Señor por años sin término». En el Evangelio es Jesús quien alude hoy al banquete de ese amor inmenso y gratuito de Dios, a cuya degustación ha venido como Mesías a invitar. Y nos propone la parábola de los primeros convidados que despreciaron su invitación y cómo fueron sustituidos por los que, no siendo en principio invitados, sí que acudieron en cuanto fueron llamados a su celebración. Era la denuncia de Jesús a aquellos dirigentes judíos que no lo reconocieron como Mesías, justo por no aceptar el amor misericordioso que predicaba de Dios: ese por el que había más alegría en el cielo ante la conversión de un pecador, que por noventa y nueve justos que no sintiesen necesidad; ese por el que con tanto gusto acudió al banquete que Mateo le montó para celebrar con sus amigos su llamada al seguimiento, sin importarle ya el negocio de los impuestos; ese que manifestó al entrar en casa de Zaqueo, tras haberlo convertido con el atrevimiento de quererse hospedar bajo su techo; ese que intentó hacer ver al fariseo que a su mesa lo sentó, en el atrevimiento y la veneración con que aquella pecadora entró para enjugarle con sus lágrimas los pies. Estas comidas de Jesús venían a ser así como un anticipado reflejo de los comensales que, habiendo ya saboreado el amor de Dios en la llamada de Jesús a convertirse y acoger su reino, llenarían un día la sala del banquete ya eterno. Mientras que fuera y al margen quedaban de su degustación aquellos dirigentes judíos que, teniéndose por justos, no sólo desatendían su invitación, sino que incluso tomaban pie de su actuación para desacreditarlo tachándolo de «borracho y comilón, amigo de publicanos y pecadores». ¡También nosotros podemos desaprovechar tantos domingos la invitación del Señor a degustar una vez más hasta dónde hemos sido y somos amados por Dios!: esa experiencia sacramental de su entrega que nos puede confortar y sostener en toda prueba, o liberar y motivar en toda ocasión, mientras vamos de camino al banquete eterno que en su Reino nos prepara. Es justo la vivencia que, en la segunda Lectura, Pablo desde la cárcel hoy nos confiesa, al enterarse de la ayuda que los filipenses le querían hacer llegar: «sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en Aquél que me conforta».

El concilio Vaticano II dejó plasmada de modo magistral esta afirmación: «El Pueblo de Dios, movido por la fe que le impulsa a creer que quien lo conduce es el Espíritu del Señor que llena el universo, procura discernir en los acontecimientos, exigencias y deseos, de los cuales participa juntamente con sus contemporáneos, los signos verdaderos de la presencia o de los planes de Dios» (GS 11). En esta apreciación quiere orientarnos con su palabra hoy el Señor. En la primera Lectura escuchamos cómo Isaías interpretaba la conquista de Babilonia por parte de Ciro como estrategia de Dios para llevar a cabo su designio salvador. Con su política liberal respecto a los pueblos sometidos –para convertirlos en futuros aliados mejor que en enemigos de su expansión–, Ciro devolvió la libertad a los judíos a los 50 años de su deportación. Podía continuar así la línea de descendencia davídica, en peligro de corromperse si el destierro durase más. Y es que Dios siempre se «aprovecha» de los acontecimientos socio políticos, buenos o malos, que los hombres puedan provocar, haciendo que contribuyan más al cumplimiento que al desmantelamiento de sus planes de salvación. El Salmo canta con entusiasmo al Dios que conduce así la historia de todos los pueblos hacia la salvación. Como instrumentos de la lección que a este propósito nos quiere dar hoy el Señor, hacen su entrada en el relato del Evangelio los fariseos y herodianos: no para entablar un diálogo con Jesús –como pretenden hacerle creer cuando se presentan–, sino para abordarlo con una pregunta-trampa sobre la conveniencia o no de pagar el impuesto al César. Como buen pedagogo, pide que le muestren la moneda para preguntar a continuación: «¿de quién es la imagen y su inscripción?». La respuesta era inevitable: «del César». La conclusión de Jesús es ya contundente: «pues dadle al César lo que es del César». Recomienda, pues, pagar al César lo que le corresponde por gobernar la ciudad, sin meterse para nada en dirimir si es o no justa su ocupación. Y es que el asunto de Jesús y su empeño es hacernos ciudadanos del reino definitivo y eterno, dirigiendo hacia él nuestros pasos en las circunstancias, sólo transitorias, del acontecer terreno. Y así aprovecha la pregunta para llevarnos del terreno político, en el que lo quieren comprometer, al terreno religioso que es el que le interesa a él. Por eso, termina por advertir: «…y a Dios lo que es de Dios». Es lo que Pablo hoy, en la segunda Lectura, viene a subrayar, cuando declara a los Tesalonicenses los motivos por los que los tiene tan presentes en su oración: «Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza». 19 / 12 OCTUBRE 2008



Iglesia en Jaén 421