Issuu on Google+

El proceso de escritura

Índice ¿Cómo debe ser un escrito? Fase I: Proyecto Fase II: Redacción Fase III: Revisión Fase IV: Edición


¿Cómo debe ser un escrito? Los buenos escritores procuran que sus escritos sean: • • • •

Adecuados para la persona a la que se dirigen y para el propósito que tiene el escrito, informar, entretener, convencer... Efectivos, es decir, que realmente consigan el propósito con el que fueron escritos. Coherentes, es decir, que la información sea clara, no incurra en contradicciones y esté bien organizada. Correctos, es decir, que estén escritos sin errores de expresión ni faltas de ortografía y bien presentados.

Escribir significa pensar, evaluar y corregir continuamente nuestro propio escrito.

Para conseguir las cuatro condiciones que he mencionado se realizan una serie de tareas: 1.° Piensan a quién y qué van a escribir y cómo va a ser su escrito. 2.° Ensayan un borrador. 3.° Revisan lo que han escrito y lo corrigen hasta que le dan una forma que les satisface. 4.° Pasan a limpio su escrito procurando que tenga una apariencia correcta y adecuada.

Las fases del proceso de escritura son:

Proyecto

Redacción

Revisión

Edición


Fase I: Proyecto A partir de una idea inicial se empieza a pensar en el contenido y en la organización del escrito. Definir la tarea • • • •

Tema Propósito Destinatario Tipo de texto

¿Sobre qué voy a escribir? ¿Para qué voy a escribir? ¿Para quién voy a escribir? ¿Qué voy a escribir? (un cuento, una entrevista...)

Generar ideas Es muy importante en este momento ir tomando nota de las cosas que se nos ocurran y comentarlas con otras personas. Ellas nos pueden dar su opinión sobre nuestras ideas y aportar otras nuevas.

Ideas ¿Qué aspectos puedo tratar?

Buscar información Si escribimos sobre cosas que nos han pasado o sobre historias que imaginamos, generalmente no necesitamos documentarnos. Pero cuando tratamos otros temas es frecuente que antes de escribir tengamos que buscar información en libros, enciclopedias, revistas, etc. Sin documentos es prácticamente imposible ambientar a los personajes de una novela, un lugar determinado o unas circunstancias históricas concretas. Planificar el escrito Una vez que tenemos algunas ideas sobre el contenido del texto, podemos pensar en cómo organizar nuestro escrito.

Planificación ¿Cómo voy a tratar el tema? ¿En qué orden trataré las ideas más importantes?


Fase II: Redacción El objetivo es crear una primera versión del texto que queremos escribir. El esquema Se organizan las ideas. Refleja la estructura del texto, teniendo en cuenta que, en muchos documentos, esta corresponde a un modelo fijado. El borrador Es tan sólo un ensayo que más tarde revisaremos y corregiremos. Por eso, durante la fase de redacción nos preocuparemos sobre todo por las ideas y la relación entre ellas y no por la forma del escrito ni por la presentación. Seguirá en líneas generales el plan inicial que hemos elaborado en la fase de proyecto. Es muy frecuente que, a medida que se escribe, vayan surgiendo nuevas ideas que van modificando el plan inicial. Tipo de texto Cada tipo de texto tiene una forma particular de organizar los contenidos. Conocer esa forma de organización, a la que llamamos estructura del texto, nos ayuda mucho en la fase de redacción. Ejemplos de estructura La entrevista Introducción -Presentación del entrevistado. -Presentación del tema. Cuerpo -Preguntas y respuestas. Cierre -Resumen de las opiniones. -Comentario personal.

El cuento Marco -Lugar y tiempo de la historia. -Presentación de algún personaje importante. -Situación inicial. Acontecimiento inicial -Hecho imprevisto con el que arrancamos el problema. Acción -Reacción de los personajes. -Hechos que se desencadenan a partir del acontecimiento inicial. Resolución -Hecho que cierra el problema planteado. -Situación final.


Fase III: Revisión Se trata de una fase fundamental para dejar el texto listo. Cualquier escritor relee su texto y lo corrige antes de darlo por definitivo. El objetivo es mejorar el escrito. Evaluar el texto Significa juzgar si realmente conseguimos con él los objetivos que nos hemos propuesto. Para evaluar el texto, un escritor se puede plantear algunas preguntas: • • • • • •

¿Consigo decir en el texto lo que realmente quería decir? ¿Están expresadas las ideas con claridad? ¿Falta o sobra algo de contenido? ¿Está el texto bien estructurado? ¿Sus distintos apartados son claros y están bien ordenados? ¿Se entiende bien el texto? ¿Lo entenderán claramente las personas a las que se dirige? ¿Realmente consigo el propósito con el que escribí el texto?

Las respuestas estas preguntas pueden hacer que el escritor modifique su texto para mejorarlo. Algunos de los arreglos que se pueden hacer son estos: • • •

Introducir cambios en alguna parte que consideremos que no queda suficientemente clara o no se entienda bien. Añadir, quitar o ampliar alguna información. Alterar el orden de algún bloque de información que está desordenado.

Corregir el texto Es muy posible que al escribir hayamos cometido algunos errores de expresión, de puntuación o de ortografía que ahora podemos corregir. Para ello podemos hacernos algunas preguntas: • • • •

¿Están las oraciones del texto bien construidas? ¿Hay alguna incorrección en el vocabulario? ¿Está correctamente puntuado el texto? ¿Hay algún caso en el que la falta de puntos o de comas dificulte la comprensión del texto? ¿Hay alguna falta de ortografía? ¿Están correctamente puestos los puntos?

Para hacer la corrección es muy útil un diccionario en que poder consultar nuestras dudas o dificultades.


Fase IV: Edición Se trata de pasar a limpio el escrito, de introducir imágenes, de hacerle si es preciso una portada y encuadernarlo, de prepararlo para que otros lo lean. Aplicar las normas específicas para la presentación del escrito El documento tiene que dar impresión de claridad y limpieza, tanto si se escribe a mano como si se presenta mecanografiado. Según lo requiera el destinatario o según venga impuesto por el tipo de texto lo presentaremos de uno u otra forma.

¿Debe tener mi texto alguna forma especial?

Pasar a limpio el documento Los programas de edición El uso de ordenadores facilita enormemente todo el proceso de escritura, especialmente las fases de revisión y de edición. Los programas para escritura -Word, WordPerfect...- permiten hacer tareas como cambiar palabras, alterar el orden de las oraciones, ampliar o suprimir una información, sin tener que volver a escribir todo el texto. También permiten mejorar fácilmente la presentación, sirven para diseñar el texto, incluir ilustraciones hacer gráficos, hasta llegar a convertirlo en un libro.

Después de pasar a limpio el escrito, empieza el proceso de edición, en el que se introducen imágenes, se hace, si es necesario, una portada, se encuaderna y se prepara, en suma, para que otros lo lean. Después de editar el texto, hemos de plantearnos otras cuestiones, que afectan fundamentalmente su aspecto final: • • • •

¿Queda el texto claro y legible? ¿Está limpio? ¿Tiene una presentación que resulta agradable? ¿Causa una buena impresión?


El proceso de escritura